Color
Color de fondo
Imagen de fondo
Color del borde
Tipo de letra
Tamaño de letra
  1. Era una noche tranquila; las cosas parecían ir mejor para Ainhoa que tuvo una escapada nudista nocturna en una vieja prisión de mujeres, donde pasó una buena noche allí. Es una pena de que un lugar donde la violencia y el asesinato ha sido siempre el día a día de ese lugar. Ainhoa había dejado ciertas jaulas abiertas, y una de esas antiguas almas la ha seguido hasta nuestra casa, que en ese momento estaba ausente… hoy, Ainhoa llega a nuestro viejo pero oculto departamento en una ciudad tan oscura y siniestra, completamente desnuda. El edificio era gris, de dos pisos… estando nuestro departamento en la zona más alta; el portal que accedía al interior del edificio se ubicaba en un callejón en la zona izquierda del edificio. Sube por unas viejas escaleras de maderas, notando en sus pies descalzos la humedad de cada una de las escalas de madera. No iba tan discreta porque no teníamos vecinos o mirones en el lugar desde casi 10 años; al llegar a nuestro departamento, abre la vieja puerta de madera con solo mover el pomo sin hace falta llaves y se adentra en el piso. Deja la puerta semiabierta y por un pequeño pasillo, coge una puerta de la izquierda que lleva a una cocina, donde estaba conectada con nuestro dormitorio y un pequeño baño muy pequeño; allí mismo quería ir… atraviesa la cocina notando las frías baldosas blancas en sus pies descalzos. El baño era pequeño, con un lavabo y wáter frente la puerta con una alfombra de color verde que cubría casi todo el suelo del baño

    Ella entra en el baño, abre la mampara de la ducha y se mete ella dentro. La cierra la mampara para tener un poco de privacidad por hoy… la ducha era pequeña, con cuatros paredes de baldosas blancas y el plato era blanco con un pequeño desagüe. Había un pequeño ventanuco en una esquina, en la parte superior de la pared que daba a la calle, una caída de casi 20 metros al suelo, nadie se atrevería a trepar la fachada para mirar por el ventanuco para espiar a Ainhoa por la lisa y compleja fachada que tenía el edificio. Ainhoa abre la llave de la ducha, para recibir el agua en su desnudo cuerpo, recibiendo primero en sus hermosas tetas… recorriendo el tronco, pasando por su peludo coño, por sus nalgas y por sus finas piernas. Del estante; al lado del ventanuco… había un bote de champú, un bote de jabón líquido y una esponja azul. Ainhoa saca el bote de champú para echárselo en su cabello corto castaño y empieza a restregar el champú por todo el pelo; está tenía cerrado los párpados para evitar que el champú no entrase en los ojos, cuando una extraña niebla se gestaba en el exterior frente el ventanuco. Unos ojos casi invisibles observaba el cuerpo de la chica; especialmente… sus hermosas tetas mientras el champú empezaba a recorrer entre los pechos. Parecía tener una fijación sexual con las tetas de Ainhoa, aunque ella no veía la presencia… notaba una extraña sensación de ser espiada. Se aclara el pelo con el agua de la ducha, y se limpia los ojos con sus dedos. Abre los párpados para observa el entorno donde estaba, especialmente… empezó a observar el ventanuco, como algo oscuro se desvanecía. Se extrañó a ver tal extraño fenómeno, así que decidió hacer una estúpida y terrible idea con abrir el ventanuco y observar la calle solitaria, viendo una gran caída… ella pensó que era imposible que fuese un mirón o una mirona; por lo que ella pensó que sería una simple sugestión sexual, tal cosa le provocó una cierta excitación sexual. Se reía un poco…

    Apoya su espalda contra la mampara, mirando fijamente a la ventana y esta abrió sus piernas para tener su vulva a su alcance… fantaseó que había un mirón observándola desnuda; quería aprovechar para jugar con su propio coño. Con uno de sus dedos, pasa sobre su clítoris… erecto y duro por la excitación, pensaba en ese imaginario mirón que la miraba. Con el dedo, empieza a apretar su duro clítoris para lanzar un gemido… usando sus propios dedos, se dedico a moverlo, estirarlo y apretarlo con fuerza. Movía el botón con cierta rapidez, para poder sentir mejor el orgasmo mientras estaba en sus fantasías. Cuando notaba como una corrida abundante caía en el plato de la ducha mientras gemía de placer… la alegría duraría cuando un cuchillo grande aparecía tras una niebla oscura que se gestaba frente ella, la atraviesa el pecho izquierdo de arriba abajo empezando a gemir de dolor. Con un corte horizontal, le desmiembra ese pecho cayendo en el plato de la ducha, haciendo que chille de dolor. Después, una fuerte puñalada en medio del ombligo la atraviesa sus tripas haciendo que gima más, mientras se empieza a llenarse de sangre el suelo de la ducha. Estando de espaldas contra la mampara de cristal, la puñalada fue tan fuerte que empezaba a desquebrajarse… Ainhoa no entendía lo que pasaba, pero pensaba que era un sueño erótico sugestionado por la fantasía. El cuchillo sacaba del abdomen para empezarla a apuñalarla varias veces en la vulva; mientras chillaba de dolor y excitación a la misma vez. Pedazos del coño iba al plato de la ducha, yendo por el desagüe. La mampara estaba a punto de romperse a consecuencia de los fuertes golpes que hacía Ainhoa con su espalda a cada puñalada en sus partes… y entonces, la mampara se rompe en grandes trozos de cristales afilados, esta se desploma sobre ello, rajando su cuerpo; abriéndole heridas en los muslos, piernas, brazos y nalgas… al caer al suelo del baño; se desnuca golpeando su cabeza con el borde del lavabo, matándola en el acto y desplomándose sobre la alfombra verde de espaldas. La niebla negra que la mató desapareció; y desde todo este tiempo… cuando era masacrada, se puso cachonda… el problema, es que murió tristemente… podía ser que atrajo algo oscuro de la escapada en la prisión femenina y fue a su casa para asesinarla. Cosas que ocurren…
    SIGUIENTE CAPÍTULO:
    Biotecnología de terror
  2. Los oscuros bosques que rodean la ciudad; parece que se esconde agresivos y peligrosos asesinos en serie que se oculta entre las sombras y más allá de la muerte; una de ellas, la legendaria Hortelana; una asesina que suele portar unas enormes tijeras de podar y que masacra a la mayoría de las chicas que deciden acampar desnudas en el bosque completamente solas. En cierto modo, en la ciudad se habla de una simple leyenda… pero debido a la poca población, pues se desconoce de su existencia; incluso, la mayoría no habrán oído hablar de ella.

    Hoy, era de noche y estaba en el bosque… completamente desnuda, sin saber de la historia de Hortelana; portando encima la única tienda de acampar, alimentos y utensilios para sobrevivir en lo silvestre. Durante una caminata; atravieso el inmenso bosque para encontrarme con un pequeño claro cerca de los restos de una vieja casa; solo quedando sus cimientos con un suelo de cerámica en el centro del lugar. Había un dibujo de una gran flor en dicho suelo. Coloco la tienda de acampar en un campo verde al lado de los restos de la casa. Entro dentro de la tienda y cierro la entrada con la cremallera hasta abajo… usando una pequeña linterna, ilumino el interior echándome boca arriba sobre el suelo de la tienda mientras admiraba el lugar y empecé a sentir una atrevida sensación de estar desnuda, sola y estando en un lúgubre bosque. Esta aventura era más bien para poner a prueba mi ninfomanía.

    Abriendo mis piernas con mi peludo coño mirando hacia la cremallera y arqueándolas para tenerla completamente abierta. Mi clítoris se empezaba a erectar y agrandar un poco por la excitación; la veía emerger por encima del peludo monte. Estaba preparándose para la ocasión; como yo quería. Con un simple dedo; empiezo a mover el clítoris para estimularla y hacerla un poco más gordo. Empiezo a gemir de excitación; mientras mi vulva se vuelve más húmeda y mi vagina empieza a expulsar fluidos vaginales para prepararse para una supuesta penetración; aunque solo quería estimularme el clítoris para sentir mejor. Puse la linterna en el suelo de la tienda para una mejor iluminación y con los dedos; lo muevo y aprieto el clítoris con más fuerza para mayor estímulo… estaba tan metida en mis fantasías sexuales que no me percataba de una extraña sombra que empezaba a gestar tras las telas portando un extraño instrumento cortante parecido a unas tijeras de podar para volver a desaparecer. Seguía apretando y pellizcando duro mi clítoris, la cremallera de la tienda empezaba a subir sola… no me daba cuenta de ello; solo notaba como mi vulva quería desbordarse en cualquier momento. Dejé que una gran corrida saliese de mi vagina, manchando el suelo de la tienda… pero había entrando una desconocida encapuchada con unas grandes tijeras de podar. Sin poder casi reaccionar, abre las tijeras de podar y de un corte fino me mutila el clítoris haciendo que chille y empieza a salir una gran cantidad de sangre empapando la tela y el suelo; sin poder defenderme debido al dolor, la asesina agarra las tijeras por la hoja móvil y con la otra hoja… completamente fija, se convierte en un cuchillo afilado improvisionado y empieza a agujerearme el cuerpo con puñaladas rápidas y sabiendo donde atacar. Varias puñaladas recibía en el abdomen; pero la asesina parecía más predilecta con mis grandes tetas, que eran destrozadas y mutiladas con varias puñaladas… con los pezones desgarrados, sangre y restos de grasas y pedazos de mis pechos se saltaba a la tela de la tienda. Gritaba sin parar, mis manos terminan lastimadas cuando intento cubrirme… no podía hacer nada. La asesina terminaría su terrible hazaña, nadas más cerrar sus tijeras de podar para penetrarme duramente por el ano; desgarrándolo por dentro provocando que mucha sangre empezase a salir con abundancia manchando el suelo de la tienda. La chica había desaparecido, pero las tijeras de podar estaba incrustada en mi ano… yacía muerta en un charco de sangre, dentro de una tienda… en medio de un bosque oscuro, alejado de la civilización; de una ciudad a punto de despoblarse… sin que nadie sepa de lo que me haya pasado o empiecen a preocuparse por mi desaparición.
  3. En las afueras de mi ciudad; se encontraba la vieja escuela donde estudiaba hasta el día en que se cerró por la despoblación continua de la ciudad. El edificio era de color amarillo un poco desgastado por el paso del tiempo; con un gran patio lleno de campos de fútbol de gran extensión, a orillas de un río caudaloso. Había más de cuatro entradas que accedía al interior de la escuela, la principal se accede desde el patio interior de la escuela.
    Aunque ya estaba abandonado y silencioso; seguía llendo a la escuela… completamente sola y desnuda; mostrando mi peludo coño, mis tetas y mi culo ante las paredes de la escuela. Estaba desnuda completamente, llendo descalza por el lugar. Aunque estaba abandonado, el lugar seguía limpio; había luz eléctrica y agua caliente todavía, aunque nadie se encargaba del edificio desde hace años. Subía las escaleras de la puerta principal con total tranquilidad para acceder al piso superior; como era habitual, estaba muy solitario y no sentía la presencia de gente observándome, posiblemente, porque estaba acostumbrada a los mirones invisibles que he creado a partir de mis fantasías sexuales. El piso superior, podía decirse que es el lugar más aislado del lugar y alejado de cualquier ayuda posible si me pasase algo. Había varias aulas y salas vacías; con su correspondiente baño en cada piso. Las puertas que estaban cerradas con llaves; pude por fin abrirlas gracias a la llave maestra de la escuela, que cuando todo se cerró, aproveché para crear una copia de la llave y desde entonces, puedo visitar el lugar sin ningún problema. Lo único que hago aquí; es masturbarme todos los días con varios juguetes sexuales que tengo guardado por el edificio, y crear mis propias fantasías sexuales lésbicas. La escuela en si, fue completamente femenina, causa debido a mi lesbianismo.

    Llegando al piso superior; se notaba la soledad y la tranquilidad del lugar; mientras me dirigía hasta lo más profundo del pasillo, escucho un ruido extraño de algo moverse en el baño. Me sobresaltó un poco; me dirigí con lentitud hacia el lugar del ruido hasta ponerme en la puerta de los servicios, pero no había nadie. Miré dentro de los retrete abriendo puerta por puerta, pero no había nadie dentro. A pesar del ruido, no notaba alguna presencia observando y seguía silencioso. Pero aprovechando que estaba aquí, decidí entrar en uno de los retretes para poder hacer mis necesidades; bajo el asiento y coloco mis pies sobre el wc y de cuclillas, con mi vulva abierta sobre el inodoro, mostrando mi uretra, mi vagina y todo mi clítoris con total libertad hacia la nada. Empiezo a descargar una gran meada sobre el water escuchando chirrispeando en el agua. Estaba completamente tranquila, cuando aparece una chica desconocida rubia vestida con el uniforme escolar portando un enorme cuchillo frente a mí; me sobresalto al ver la presencia, y ella, me apuñala con violencia en mi coño penetrando por la vágina desgarrándome por dentro todavía orinando, haciendo que chille de dolor mientras un gran chorro de sangre salía de mi vulva recorriendo mis piernas y el agua del retrete empezaba a teñirse de rojo. La rubia me apuñala cuatro veces más en mi vulva; desgarrándome el clítoris, los labios mayores y la uretra. Chillaba sin parar; mientras más sangre y varios pedazos de mi vulva mutilada caía dentro de retrete. La asesina se va, y la terrible hemorragia que padecía fue lo que me provocó que me desmayase y caía al suelo, desplomándome sobre el suelo del baño, mientras mi vulva mutilada no paraba de brotar sangre y complétamente muerta sobre el suelo frío del baño.
  4. Mientras hago el corto 4, el corto 10 podía hacerse a partir de un rol individual o fic dual. El corto de terror se hace llamar Aguas Oscuras; que habla de la mala idea de bañarse en una bañera aislada rodeada de oscuridad. Si alguien, de verdad... le gusta el eroguro como a mí, pueden apuntarse. Si conseguimos finalizar la historia; el corto 10 se podrá a crear.
    Si nadie se apunta, el corto 10 nunca existirá.

    Para ciertas reglas:
    - No quiero que la víctima sea violada por un hombre o varios hombres
    - La víctima es asesinada a manos de una mujer.
    - Es sobrenatural.
  5. En una población conocido por un importante distrito escolar; ocurrió un grave incidente que causó la muerte de una estudiante de unos 16 años. La historia fue así; una chica inteligente que sacaba muchas notas y que hacía la “vida imposible” a dos chicas estúpidas que eran conocidas por ser malas estudiantes, pero si por ser populares y hermosas. Los profesores hablaban de la lista como su chica popular mientras tenía una manía extrema con las dos estúpidas de clase; el motivo fue que la chica inteligente fue el objetivo de las burlas y agresiones verbales de estas dos, pero no era suficiente y decidieron gastarle una broma usando la oscuridad dentro de un sótano bajo el colegio; y al parecer… un mueble muy pesado se cayó sobre la estudiante y su cabeza fue reventada por el peso del armario; y murió en el acto. Una tragedia para la escuela, donde hubo un gran funeral y la escuela estuvo de luto durante una semana. Las dos se salva de ir a la cárcel ya que todos pensaron que fue un accidente, cuando la gente lloraba por la pobre chica… las dos estúpidas celebraban por la muerte de la estudiante:

    - Por fin la eliminamos… ya es historia – decía una de las dos en una pijamada en la casa donde vivían; una casa construída por el propio distrito escolar.

    Pasa los días, las semanas, los meses y un año; y nos olvidamos sobre la estudiante que murió. Entonces, llega el día del primer aniversario de la muerte. Las dos estúpidas salían de clase y se dirigían a su casa para poder descansar un poco de tantos exámenes y ser las más populares de la escuela; la más pequeña, rubias con grandes coletas, y su compañera, pelirroja de pelo largo. Cuando llegaron a la casa en la más pura y oscura noche, encontraron pegado en la puerta una gran nota que decía: Apagón de 6 horas. Las dos lo leeyeron y tiraron la nota a la papelera. Estas entran en casa y nada más intentar en casa, ven la gran oscuridad del entorno; cuando la rubia decidía encender la luz de casa, se ve que no funcionaba… parecía que lo del apagón era cierto. Entonces, una luz la ilumina cegándola un poco debido al fuerte brillo… su compañera había sacado una linterna bastante potente para iluminar entre la oscuridad. Ellas atraviesan las salas lleno de muebles, sombras creando pareidolias extrañas, las dos notaba una sensación extrañisma de ser observadas; pero se decidieron ir de valor hacia el baño. Ellas ilumina un baño grande con suelo y paredes de baldosas de color anaranjado, dando un aspecto extraño. No tenía bañera; pero si, una ducha empotrada en una esquina; mientras las dos entra, la pelirroja decide cerrar la puerta con el seguro puesto para que nadie entre; estando completamente seguras dentro. Las dos se se descalzan y se quitan la ropa; la rubia, tenía los pechos no muy grandes, aunque redondos y compactos; la pelirroja, eran más grandes que las de su compañera. Sus vulvas tenía vello púbico y sus culos eran prominentes.
    La pelirroja posa la linterna en el suelo de la ducha iluminando solo el pequeño espacio donde estaban y rodeadas de una densa oscuridad. La rubia abre el grifo de la ducha donde las dos reciben el agua en sus desnudos cuerpos; poco a poco, empieza a enjabonarse sus cuerpos y entre ellas, masajear sus pechos y sus nalgas para aumentar el estímulo sexual. Poco a poco; el deseo sexual aumenta entre las dos y la rubia va más allá mientras besa a su compañera en la boca con mucha pasión, jugando su lengua con la suya mientras la empotra de espaldas contra la pared y mirando a la oscuridad. Al rato, empieza a bajar chupando uno de los pezones donde lanza pequeños gemidos de excitación; sigue bajando hasta llegar a la vulva de su compañera, empezando a chuparla y lamer su clítoris haciendo que la pelirroja gima de excitación. Ella estaba completamente metida en su mundo, mientras la rubia atacaba a su duro clítoris haciendo que lance chillido de excitación; aunque la rubia estaba metido en el papel, la pelirroja escucha como un ruido de pequeño golpeteos en el interior del baño y una extraña orbe pequeña blanca brillante recorrió con rapidez casi hasta entrar en la ducha. La pelirroja, un poco sobresaltada, habla con la rubia

    - Oye… algo raro ha entrado en las duchas; como una luz – decía algo asustada
    - ¿Cómo una luz? – decía la rubia extrañada

    La pelirroja agarra la linterna y entonces, ilumina la oscuridad del baño para ver si encuentra la misteriosa orbe que ha recorrido el lugar; pero estaba solitario y tranquilo, y la puerta del baño, estaba bien cerrada con seguro. No encuentra nada, pero entonces, la luz de la linterna empieza a parpadear viendo que la batería estaba casi agotada; para quedarse a oscuras. Las dos se sobrecogieron, se ocultan bajo la ducha y siente la sensación de que había alguien más con ellas. Una extraña voz como casi lejana aunque estaba en una zona muy cerrada se escuchó en los oídos de las dos…

    Asesinas…
    Sin poder reaccionar; algo muy afilado como un gran cuchillo termina mutilando las tetas de la rubia y de la pelirroja… a la vez de un gran corte, haciendo que las dos grite de mucho dolor mientras sus mutiladas tetas caía sobre el plato de la ducha, que cuando llegaron al suelo… se reventaron en pedazos de carne, sangre y grasa. Entonces, algo muy afilados hacía que sus cuerpos fuesen rajados, abiertos y empaladas una y otra vez mientras lanzaba chillidos de terror y dolor rodeado de oscuridad. Sus nalgas y sus vulvas eran el objetivo de la mayoría del cuchillo invisible ya que terminaban destrozadas por los cortes profundos.

    La rubia pedía ayuda, pero estando en un baño rodeado de oscuridad y de paredes tan gruesas; nadie las escuchaban; hasta que ese cuchillo invisible afilado terminan decapitándolas a las dos, donde terminaron de chillar en seco y sus cuerpos se desmoronaron sobre el plato de la ducha. Solo se escuchaba el rumor de la ducha del agua.

    Poco después, la luz volvía a la casa… incluyendo la del baño, y nada mirar la ducha; nos encontramos con una escena cruda. Los cuerpos de las dos estúpidas sobre un charco de sangre, con sus cuerpos mutilados por los profundos cortes ya muertas. De sus cabezas, no se pudieron encontrar pero la puerta del baño seguía cerrada con seguro. Sus cuerpos no se encontraría semanas más tarde invandido por hongos y corrompidos por la putrefación.

    Pocos antes de que las dos fueron asesinadas; se descubrió que el mueble que mató a la estudiante fue empujado adrede con intención de matarla. La muerte de las dos estúpidas fue echa por la propia víctima que vino del más allá para acabar con sus asesinas.

    Practicar bullying es algo que no debemos hacer nunca

    PS: Debido a un error interno; mi cuenta fue borrada dos veces por error y mis dos primeros fics también, espero que alguien me pueda recuperar los dos fics primeros que hice para completar mi colección completa
Cargando...