1. Arreglado el problema de la barra lateral en Chrome
    Ya se puede dar click en los enlaces :D
    Descartar aviso
Color
Color de fondo
Imagen de fondo
Color del borde
Tipo de letra
Tamaño de letra
  1. Se me fue la idea de un vacío en mi cabeza para cerrar la fuga de nostalgia en mi pecho. Volé hasta quedar hundido en el séptimo infierno del pasado. Me acabé el éxtasis en el primer día y ahora nada me libra de la laguna del desierto.

    Estoy sentado en el sofá que está en mi cuarto. Estoy triste, tengo nostalgia, y tengo miedo. Estoy pensando en Sergio y todo lo que implica que no esté.

    Ayer le mandé un mensaje en la mañana con muchas de las cosas que sentía por él, pero creo que no hubo reacción. Sus caritas amarillas en el whatsapp me hicieron sentir alegre. Pero ahora que lo pienso, creo que no fueron muy sinceras, y a la vez sí.

    Una parte de mí me dice: Estás mal. Estás exagerando; otra parte me dice: Quiero verlo.

    No sé en qué pienso. Me la paso discutiendo con quién sabe cuántas voces en mi cabeza. Ojalá sólo fuera una. La más fuerte viene de una parte de mí que ama a Sergio, no piensa en otra cosa. Una segunda voz que he identificado viene de las memorias de mi madre, de sus lecciones y de todo lo que implica. Otra es el ser que sabe que existe Dios, y que se fusiona parcialmente con cualquiera de las otras voces. Hay una cuarta voz que sé que soy yo, aprisionado por las demás voces, cuya mejor amiga es la voz primera y la voz de Dios.

    Aquí enlistaré poco a poco cada una de esas voces:


    De Dios

    De mi conciencia. De todo mi ser que cree, confía y ama a Dios.
    Acercarme ”al camino” de Dios.
    - Se fusiona con otras voces.
    - Es mi amiga.

    Vichi

    De mi ser. De lo más profundo de mí. De todo lo que no soy en el exterior, ni de lo que hago o digo.
    - Soy yo.
    - Está aprisionada por la mayoría de las voces.

    Mater

    De mi subconsciente. Es la voz que emana todas las enseñanzas y lecciones de mi madre. Está ligada a todo lo que creo de mi mamá, de las consecuencias de mis acciones que la afectarán, etc.
    Crear acciones que sean aprobadas por mi madre.
    -Es de las más fuertes.
    -No es mala, pero es de las que más aprisiona a Vichi.

    Cáligo

    De mi corazón. De la parte más sentimental de mi ser. Es ella la que emana muchas de las voces de mis sentimientos. El mayor de ellos, mi amor por Sergio.
    Acercarme a Sergio y hacerlo feliz.
    -Es la más fuerte, aunque en ocasiones pierde su pódium.
    -Sus acciones no siempre son acertadas.
    -Es mi amiga.
    -No aprisiona intencionalmente a Vichi, pero en ocasiones no puede evitar hacerlo como efecto colateral.

    Fallax

    De dos sentimientos: mi ira y mi soberbia.
    -No interactúa con las otras voces.
    -Está en silencio la mayor parte del tiempo.
    -Cuando habla, grita, y provoca acciones espontáneas y radicales.
    -Trata mucho con Vichi, aunque no estoy seguro, pero también es mi amiga.
    -Es celosa de las otras voces.

    Celos

    De los celos y cualquier impulso o sentimiento de posesión desenfrenada, autoritarismo y manipulación o similar a ellos.
    Poseer algo y tomar el control de cualquier situación externa.
    -Es de las que más aprisiona a Vichi.
    -Habla seguido, pero a veces su voz se mezcla con las otras hasta pasar desapercibida
    -Se fusiona con las demás para manejar sus acciones.
    -Peor enemiga de -De Dios- y Cáligo.

    Seka

    De un vacío en mi mente.
    Hacer que las frases que digo y escribo tengan ritmo (tonada). A veces puede querer poesía.
    -Es una voz dormida que sólo se despierta para corregir lo que ya se habla o escribe.
    -Sólo es enemiga de mi propia expresión, ya que a veces retarda cualquier cosa que pudiera plasmar y, en consecuencia, a veces se me olvida.

    Secchid

    De la parte erótica y sexual de mi ser.
    Hacer de cada acción en el exterior una acción erótica y placentera en el término sexual. También lograr escenas sexuales muy placenteras.
    -Es amiga de casi todas las voces.
    -Sirve a todas.
    -Es mi amiga.
    -Es enemiga del miedo.

    Miedo

    De mis miedos.
    -Es amiga de Celos.
    -Aprisiona a Vichi.
    -Es enemiga de Secchid.
    -No es muy fuerte, pero casi siempre está cerca de Vichi.

    Filos

    De mi sentido común y mi razón.
    Hilar las frases que digo y lograr que tengan buena lógica.
    -Habla poco, pero cuando me concentro, la puedo oír y me ayuda a hablar mejor.
    -Es amiga de Vichi.
    Por el momento estas son las voces que he identificado. No sé si son todas, si están bien tal y cómo las puse, pero podría haberme equivocado muy poco en ese sentido.

    A estas alturas, después de escribir lo anterior, me siento un poco más relajado. Las voces en mi cabeza se han calmado, y sólo estoy hablando yo.

    Sigo esperando ansioso una llamada o mensaje de Sergio, pero ya no estoy como hace unas horas, cuando sentía una tristeza terrible. Ahora espero con optimismo. Espero que él esté bien, pero confío en él. Hace rato sólo podía pensar en muchas cosas malas. Puedo decir que celos y miedo estaban haciendo de las suyas y tuvieron mucho tiempo el control, pero ya no. Me siento tranquilo y en armonía.


    Debo aclarar que las voces no son lo mismo que las sensaciones de mi cuerpo (incluidas las del interior). Las voces son las que provocan las sensaciones. Las segundas sólo están ahí, pero no son entes vivos como las primeras (pues eso parecen ser).
  2. Si los objetivos que persigues son claros, los métodos no deberían ser confusos. No puedes creer que las actitudes maquiavélicas tendrán un resultado eficiente. Cuando distorsionas la realidad puedes lograr algo de lo que quieres, pero tarde o temprano las fuerzas tenderán al equilibrio y suprimirán las acciones y sus resultados. Sin embargo el mayor problema no es esta tendencia al equilibrio, sino la fuerza de contracción o expansión que le acompañará. Será igual que una liga que intenta regresar a su forma inicial después de haberla estirado: tendrá movimientos de ida y vuelta que no representarán la verdadera forma del objeto hasta después de cierto periodo de tiempo.
    Desde luego las personas pueden ser impacientes, y esperar a que la situación sea explícita será difícil, por lo cual seguirán aplicando fuerzas para reducir o contrarrestar las expansiones y contracciones, creando nuevas distorsiones y nuevas fuerzas de repulsión.
    Al final, bajo métodos confusos, las valoraciones serán insensatas y los objetivos serán entes inestables.
  3. Hola.

    Solo quería decirte que haces mi vida especial, a pesar de todo. Aun cuando soy yo el que me equivoco, aun cuando actúo como no debiera, aun cuando estoy ausente. Te amo, y cada día recuerdo y lo vuelvo a grabar en mis venas.

    Esta es la canción que nos tocó bailar juntos, y no seré el primero en irme de la fiesta. Seré el último. Aun después de que los músicos se hayan marchado. Seré el último. Aun después de que todos se hayan ido.

    A mi modo, a mi manera, con los pasos que fueran, me quedaré en el escenario siempre que tú quieras seguir bailando, con los dos brazos alrededor de tu cuello, y volviendo cada vez que haya una pausa, incluso aquella que se queda eterna.

    Me quedo, y espero verte entendiendo, que no importa el color del escenario, yo te seguiré queriendo.
    A chris wolf le gusta esto.
  4. El lenguaje, tan limitado, sólo me deja hablar del pasado. Cuando termino una frase, una palabra, y pienso, montado en la corriente del presente, creo que no he escrito nada, porque todo se plasmó cuando lo pensé hace rato. A eso me acostumbro. Hasta en mi mente los pensamientos se han vuelto sucesivos, temporales y finitos. Me molesta, me estresa, ¿porque la imaginación deja de sobreponer las ideas? - Arréglalo – escuché un día. Significa que debo poner todo a su tiempo, pero así se pierde la emoción de los pensamientos, así dejo de tomar interés hasta del recurso más estúpido.

    Aquí están mis recuerdos, los que verdaderamente deseo. Aquí está el nombre que sinceramente pienso conservar. La verdad y la alegría son las definiciones que no quiero soltar. Sencillez y simpatía, amabilidad y filantropía, todo eso con una verdad: me pertenecen y son lo que soy. Conservaré la humildad como huella y destino. Conservare la verdad de la simplicidad como fuente de cariño. Nada me falta, todo lo tengo. Y no necesito ponerlo como una obra maestra, solo necesito escribirlo, con alegría y con emoción sincera. Espero que siempre sirva de algo.

    No me estuve viendo, pero vale la pena admirar el tiempo despierto y olvidar el tiempo escondido; forma parte de un miedo. Y como miedo tiene oído, y boca, y cielo. Todo es no todo, y aquello que no lo es, formará parte del todo. Insistí, me di el tiempo de intentarlo, de entenderlo, de aceptarlo; pero los tiempos cambiaron y mi objetivo es otro. No me resigno ante escenarios inmutables, tomo decisiones que antes que nada sometí a juicio. Y para acabar, tan solo elegí una, aunque no signifique que así lo deseara. Lamento que mi acción parezca certera, pero no lo es. Este es el camino, la decisión, que está más cerca de la verdad. Llegar hasta aquí no es en vano. Cada punto y cada coma fueron puestos en el lugar correcto, solo que con el fin incorrecto. Retiro mi oferta del juego y acepto las consecuencias. Tal parece que el hecho de no ver funciona... no actúo.

    No es que quiera colocarme una meta inmiscuida, solo quiero estar un paso un poco cerca de la ira. Hace tiempo descubrí que me motiva a intentar cosas que de otro modo yo no haría. Tengo miedo de sentir la misma espina, con el rostro encaretado de mil formas indistintas, ya que hago lo que hago por sentir que es cosa mía... pero el mundo se retorna con enlaces de otras vidas. Se halla intenso, se halla inmenso. Tan eterno y firme en otro tiempo, pero de esta misma disciplina, que domino y que conquisto a pesar de mis partidas. Se halla un nudo en mi garganta suprimiendo mis mentiras, pues mis propios enemigos son presentes sin cabida. Leo un mundo, veo un tiempo, y sin más que una idea, dejo solo al pensamiento. Ojalá y lo leas, ojalá y comprendas, porque no puedo explicarte sin temor a que no entiendas. Son palabras de mil letras que al final no dicen nada, pero el mundo aquí en mi mente siente que lo ha dicho todo. Arruino ese momento porque tengo miedo al pensamiento. ¿Qué hago de nuevo? ¿Me atrevo o no me atrevo? No quisiera equivocarme y atornillar un engranaje negro
  5. Un hombre nació como todos los demás,
    a la orilla del vientre de su madre y en la cama de un hospital.

    Los doctores lo golpearon y de su padre un grito se oyó:
    - !Es un varón¡ !Felicítenme, dios mío, es un varón¡
    A esa exclamación de orgullo se le olvidó mencionar,
    que él estaba vivo, que eso importaba aún más.

    Pasaron los años y de ellos este niño aprendió,
    a como la traición se redujo a un engaño y la verdad a una ficción.
    No quedó más a su 16 años que encaminarse a buscar,
    pero tendría que empezar por sí mismo, saber si lo que es… era verdad.

    Todo lo que se encuentra escrito es y será
    la realidad que los hombres se enfrascan en concebir cómo verdad.
    Nótese que no hay respuesta que llegue a saciar la humana curiosidad,
    pero debemos intentar hallarla, eso es lo que podemos legar.

    De ahora en adelante todo lo que conoce es mentira
    y toda la mentira es una traición,
    por eso ni el tiempo ni la ignorancia pueden permitirle mentir y engañar.

    Mentir en un tiempo lo que en otro se prometió,
    es convertir todo lo que hablas en una grave traición,
    el someter a tus palabras a conformarse con la realidad,
    te deja ciego a lo que realmente es bueno. Te hace sufrir aún más.

    Y en aquel niño una cosa perdura:
    No se promete encontrar, pero nunca dejará de buscar.
    A tostada frita y chris wolf les gusta esto.
  6. Si fuera verdad esa magia tan falsa que se esconde debajo de un sombrero, detrás de un telón y frente a un público inexperto. Me habría dado cuenta que no he perdido la ilusión del mundo perfecto.
    Por desgracia, el orden que impone el humanismo correcto, me obliga a ser racional, a ser real y a no ser incrédulo.
    ¿Qué loco o demente ha de sentirse esclavo de los límites de la moral actual? ¿Cuán libre soy y cuánto puedo ser más, bajo las normas de la sociedad? ¿He ofendido a Dios, o a caso esas normas son tan falsas que solo existen para que algo más exista?
    La magia existe. Por que para un niño que no conoce los límites de la realidad, una palabra significa ser parte de lo que en un futuro llamará imposible.
    La magia existe y existirá, siempre que una persona que ha dejado de ser infante encuentre nuevamente el significado de esa palabra, y se de cuenta que siempre formó parte de de ella.
    Los límites han sido impuestos, pero la libertad siempre existió, y lo extraordinario siempre ha figurado como una opción.
    A chris wolf le gusta esto.
  7. Fueron figuras, como las brasas.
    Quemaron lo que tenían que quemar.
    Se apagaron.
    Hicieron del lugar un infierno
    y perdieron todo hasta ser polvo.
    Fueron, se quedaron y dejaron de existir.
    Amo el sombrero de todos los días.
    Amo lo admirable.
    Amo los girones de aurora,
    y odio las gotas que deja el rocío.
    Echo de menos los pasos, el misterio,
    las pasiones, dos dudas, un pie,
    las andanzas, todo, nada y el camino a la escuela.
    La memoria de lo que queda sin ser juzgado.
    Fueron tres, son cuatro, serán seis.
    Funciona si lo cuentas al revés.
    Te equivocas si lo tratas de restar.
    Las sumas son las mismas hacia delante y hacia atrás,
    pero cambia el número al final.
    De continuar, debería pasar la maleta por el detector.
    Si quedan armas, bajaré del avión.
    Si me voy, pagaré en otro lado.
    No servirá de nada el viaje, me voy y me quedo.
    Fuego y no es fuego.
    Uno se quema, el otro vive.
    Buscar tendría que ser un vuelo,
    andar sería un lugar.
    El fuego es la llama eterna que nunca se apaga.
    Ambas piezas son figuras del viento,
    siendo el viento el tiempo.
    Fuimos amigos y fuimos, quizá, algo que no sabría cómo llamar.
    Una mentira o un sentimiento que se oculta para parecer valentía.
    Fuimos tanto y tan poco, porque se queda la duda de saber dónde empieza lo primero y termina lo segundo.
    Se fue algo y se queda lo importante. Lo que vale la pena que exista.
    Tiene un nombre pero llamarlo podría hacer que desaparezca.
    Funciona mejor que sea y no esperar a que sea.
    Lo que siempre debió haber sido.
    Se llama Angélica.
    Debería darle un mejor nombre, pero ese le queda para desviar la atención.
    A JackBox357 y chris wolf les gusta esto.
  8. Siluetas de jazmín
    adornando tu mirada,
    segundos de cristal
    que se parten en la nada.

    Momento de pensar:
    si he reído, si he vivido,
    si mi pie por esta tierra
    ha valido el recorrido.

    Llovizna de pasión
    que se acaba en madrugada
    me engaña, me sacude,
    me trastorna la palabra.

    Me lleva el calendario
    atentando con mi amigo,
    la obra del telón que no cayó
    y no se encierra en el olvido.

    Maldito el fundamento,
    maldita la palabra,
    secuencia de destinos
    que te acosan a la espalda.

    Se fue mi posesión,
    el segundo que era mío,
    y ahora no concibo
    no llorar lo que he perdido.
  9. En los territorios hay espacios vacíos, pedestales vueltos al olvido y sentimientos amarrados a un sitio de reposo.
    Un claro de luz ilumina la orilla del ventanal, atento al movimiento de las siluetas que, indolentes, se balancean dentro y fuera de la habitación.
    La oscuridad gobierna. Arde en melancolía. Los ojos que yacen en el paraje se devoran con tristeza. Eclosionan.
    Un estruendo carcome el aire, es veda de la tempestad quebrantada del tañido muerto.
    Un ruiseñor aparece en escena. Canta con tierna canción alada. Rompe el llanto de la habitación, se vuelve poeta. El júbilo de inocencia hace de la luz una puerta al mundo de la esperanza. La alegría está, ahora a los pies, del tiempo presente.
    A chris wolf y -WhiteScratch- les gusta esto.
  10. Un día quiero entender que pasa. No estoy aprisionado, no me quedo, pero no voy ni vengo, ni me muevo.
    Conservador y entusiasta vacío..., quiero caos.
    Ya imaginé guerras, novelas, canciones y dimensiones alternas, pero aún me falta algo que no sé.
    Estoy feliz, pero me preocupo. Siento paz y a la vez angustia. Creo que comienza a desesperarme la incertidumbre. He sido paciente y constante, pero el tiempo... el tiempo es un desgraciado.
    ... Es todo lo que digo, por el momento, para no tener más problemas con el bosquejo que resuena en mi cabeza
    A chris wolf le gusta esto.
  11. Aquí, sintiéndome tan miserable como siempre.
    Sin saber qué decir.
    Viendo como repito las mismas cosas, las ideas, los sentimientos.
    Queriendo llorar de vergüenza, y de tristeza.
    Entendiendo que estoy mal; entendiendo que no hago las cosas bien.
    Esta vez por lo de siempre, un fantasma que no veo ni entiendo, pero me hace ser indiferente.
    Sentirme vacío. Sentirme repugnante.
    Me fui. No hice nada. Eso es lo que hice.
    Te extraño, pero ¿quién querría soportarme?
    No pienso en alguien más, no pienso en nada. Sólo me detengo mientras mi cuerpo se mueve.
    Haz hecho tanto, haz dado tanto, y parece que yo no le doy a ello el respeto que merece.
    Pero lo entiendo, me doy cuenta que es mucho, pero me desaparezco y un cascarón no es más que basura.
    ¿Qué hago?
    ¿Qué puedo hacer?
    No ataco, no grito, no digo algo indebido, sólo parece que no te quiero, y eso es mentira.
    Me tortura el sólo pensar que mis acciones te causan algo negativo, sin siquiera importarme si es cierto o no. Porque aunque sólo sea en mi mente, para mí es real, y no merezco tener paz.
    El miércoles, el lunes, el viernes, creo que desperdicié tu compañía. Será de lo que me arrepentiré de mi vida.
    El 11 no fue distinto.
    ¿Qué puedo decir?
    ¿Perdón?
    Me disculpo a cada rato.
    Malgasto esa palabra.
    Quizá ese es mi retrato.
    Un tapete usado, con un "perdón" como bienvenida, que no se va de la puerta, que tiene sustitutos en cada supermercado, que no es importante, que sólo es diferente porque quiere estar en tu puerta, pero hay mejores retratos en la sala que son más valiosos que este sucio tapete.
    Estoy tan acomplejado.
    Aunque me esfuerzo por subir, sigue rompiéndose mi suelo.
    De golpe, sin aviso.
    Perdón.
    Me gustaría que pudieras contestarme, porque soy un perro que quiere que lo acaricien para sentir que no ha hecho algo malo.
    Tardaré mucho antes de superar mis recuerdos.
    Te quiero, y no digo más para no malgastar más palabras.
    Disculpa.
    A -WhiteScratch- y chris wolf les gusta esto.
  12. Hoy amanecí en la locura. Mi mirada no está presente. Todo es un sueño.
    Veo con un ente que parece ver por mi. Que susurra: - Todo está bien -... y duermo.
    Las pupilas atentas a nada, los párpados en su función. Pero el circuito está roto, va a ningún lugar.
    Escucho, siento, no veo.
    Fui a jugar, a trabajar, a pasar un tiempo, pero todo es una predicción: la capacidad de mover mis extremidades en función de lo que sé que ocurrirá.
    Jugué como hace años no lo hacía. Me lastimé, sentí el presente y observé. Especté, no observé. Fue como entender cada idioma, cada tiempo, cada ente y su lenguaje, sin saber si quiera como hablar.
    Me moví entre una pintura de Moet; entre una dimensión del puntillismo. Me podía mover sobre ellos y entre ellos, incluso esas rendijas de ausente coloración que dan el toque de imperfección a una obra humana maestra.
    Es como sentir las consecuencias, saborear el color, masticar el tiempo, así me sentí hoy.
    Cumplí con cada cosa que debí hacer... como en un sueño.
    Cumplí, con sólo desear, a la perfección, con las tareas, con los juegos, con la habilidad, con el deseo, con todo lo que me imaginé pasar. Terminó bien.
    En este final, el día de hoy, me dice aquella voz el tomar una decisión un tanto trascendental; algo que a mi futuro mucho afectará. Y lo peor, algo que afectará a alguien más...
    La mejor decisión conlleva un gran sacrificio... perder un poco de mi felicidad.
    Pero sé que a pesar del dolor, el potencial de ser felices será mayor para los dos.
    Acabará por liberar de las cadenas a un prisionero de la traición; y a otro, lo hará subir y salir del foso en el que se quedó.
    Aquella decisión no fue tomada, pero espero en la puerta el veredicto final, el momento en que no quede más que esforzarme a estacarme un ¡No!.
    La condena no hace esclavos, el final sí.
    A -WhiteScratch- y chris wolf les gusta esto.
  13. "Bridgeport -pregunté.
    Camelot -me respondió."

    Los planetas se crean con las casualidades y las exactitudes. Un ser existe y se desarrolla a diario, no es un tiempo ni un lugar. En el presente convergen, pero el futuro y el pasado son uno, uno más que uno solo.
    Se mueve la lógica. Hay un umbral entre lo que puede y no puede ser una persona. Si sale de él, viene el caos; si se mantiene, el suicidio. El cambio es intrínseco. ¿Cómo llamar a la media? Quizá este sea Bridgeport.

    Camelot...
    A -WhiteScratch- y chris wolf les gusta esto.
  14. Vaso de cristal, estático y soporífero; elegante y casual. Reliquia moderna. Caudillo eterno de lo pasajero. A su tiempo cantante; de momento profeta. Tu corazón virgen seduce mi impaciencia, como a muchos otros pretendientes. Entre tú y yo hay nada, pero quiero un beso. La esencia bélica de tu belleza es la paz, un pueblo te ama.

    Algo pasa, apuntan a matar.

    Vaso de cristal, han ultrajado tu inocencia. Mutaste. Veo tu voz: anhelas tu muerte, y el asesino pasional es de nuevo tu amante.

    Abrázame y acabemos con esto, termina lo que empezaste.

    Vaso de cristal, estoy en soledad. Sobre tu sepulcro tendré otro amante.
    A EMERY08, Quil Furanshizuko y chris wolf les gusta esto.
  15. Todo inicia a media noche, con el final, con el triunfo del héroe, con todos los allí presentes festejando como cuando un político visita un pueblo.

    Las personas no son personas, pero así se consideran. Son siluetas con forma humana, color humano y actuar humano, pero con rostros planos, sin nariz, con boca de pato y frentes picudas.

    Hay una colina, donde inicia la única calle de la ciudad, hay una plaza y alrededor edificios prósperos donde todos viven egoístas y felices.

    Cuesta abajo, en terrenos casi vírgenes, al costado de la calle, hay una vieja casa de madera a punto de derrumbarse. Allí vive una anciana gorda, pero bondadosa, junto con un niño inquieto al que todos, menos ella, odian.

    <<Sé que aquello acabará. Sé que el niño y su amigo sobrevivirán flotando en medio del mar sintiendo nostalgia antes de cerrar los ojos, pero dejo que suceda.>>

    El día inicia con el niño huyendo de las patadas de dos buenos samaritanos que se encargan de regresarlo al orfanato. La anciana lo recibe con un abrazo tratando que el reclamo de los agresores no aumente sus lágrimas. Cuando se marchan, el niño le regala la flor que trae en su mano.

    Al poco tiempo llega corriendo el amigo del niño, tropezándose como siempre. Pasa seguido por allí para llevarle desechos de la ciudad que usan como juguetes. Él ya es mayor, 24 años si mal no recuerdo, pero cuando juega con el niño con los cacharros y chatarras, parece de siete.

    Se va después de dos horas, como siempre, porque debe regresar corriendo a sus labores. Mañana regresará.

    <<A momentos debo cambiar de posición, pues es incómodo ver toda la ciudad con el mentón pegado en la mesa, por eso me interrumpo tanto.>>

    Está la anciana regando sus flores, el niño juega en el patio arenoso debajo del árbol, un día común. De repente se escucha una multitud enardecida; muy agitado llega el amigo del niño, cayéndose pero evitando el tropiezo, que lo toma del brazo para que corran: las personas quieren deshacerse de él. Sin perder un instante se marchan dejando todo atrás. A la distancia la anciana se despide agitando suavemente la mano, con un rostro de sincera felicidad y tristeza. El niño hace lo mismo mientras se aleja forzado por su amigo.

    Se acercan a la orilla del mar, junto a un bote. El niño se esconde en él debajo de un montón de lonas y colchas, adentro parece un lugar cómodo. Por una rendija el amigo le dice que espere allí, ya vuelve.

    Al poco rato se observa un cohete volar encima de la ciudad y soltar un paquete. Todos saben lo que significa, es el fin. A pesar de la anunciada muerte, la única preocupación del niño es saber si su amigo regresará a tiempo.

    Se ve muy lejana la plaza de la ciudad donde caerá el paquete. Explota. No hay luces ni desastre, sólo sonido (que no se escucha, se ve). El sonido es lo que se expande y va silenciando todo. El niño ve como todo desaparece en una burbuja transparente mientras se dirige hacia él. De repente su amigo irrumpe, entra al bote y tapa la rendija que servía de ventana. Se acuestan juntos en el centro y cierran los ojos. En la oscuridad se siente como el bote ha entrado al agua turbia... esperan a que llegue su turno.

    Abren los ojos y levantan las sábanas, están en un malecón sin nadie alrededor. Bajan del bote para buscar sobrevivientes. En la única calle nada es igual, un hombre alto, con cabeza de sombrero de copa y traje azul les ofrece alojamiento en los muchos edificios blancos que ha construido.
    Le alegra ver que por fin tiene clientes.

    Según se entiende, han pasado muchos años, sólo aquel hombre sobrevivió y trató, en su soledad, de construir una utopía para quién quisiera visitarlo.

    El niño y su amigo eligen un edificio al final de la calle. Adentro apenas caben los dos. El niño se asoma por un hueco al otro lado de la calle y ve de espaldas a la bondadosa anciana, en una bella casa de dos pisos, con estancias de cristal y flores por todos lados. Sonríe y se despega de la pared. Al retirarse, la pared cae. Sabe que está en el parque y que siempre estuvo allí.

    El, el amigo y el señor del traje azul esperan preocupados el arribo de otros sobrevivientes que se acercan en un bote. Desde lo lejos muestran su desprecio a que el niño siga vivo. Apenas llegan reclaman todos los edificios blancos como suyos, pero los tres residentes se niegan a entregárselos.

    Tiempo a tiempo las cosas cambian. Han arribado otras personas a la isla, más que los que odian al niño. Ellos lo defienden. Juegan voleibol y mientras juegan 3 contra 3, otros más se van uniendo, hasta que es imposible contar cuantos contra cuantos están jugando.

    <<Terminé en medio de la multitud viendo todo desde abajo y no desde arriba.>>
    A Nashandra y chris wolf les gusta esto.
Cargando...