Anécdotas y más 2

Publicado por shinku_medium en el blog Blog de shinku_medium. Vistas: 576

Bien, empiezo contando la experiencia del antivirus.
Me compre mi laptop hace casi 2 años y compre con ella el mcafee. Todo bien hasta que empece a tener problemas con varios programas, busque soluciones en internet y la gente me hacía notar que mcafee tenía problemas de compatibilidad con esos programas. La unica solución era desinstalarlo, asi que lo hice. Pero la cosa no terminaba ahí, pues empece a tener problemas con firefox. Mcafee web advisor lo conservaba porque me prevenia de páginas de posibles virus, pero pronto empezaba a crashear muchas páginas, como las que tenian incrustaciones de facebook. Llego un punto insostenible hasta que desactive el plugin. Y todo volvio a la tranquilidad... seguro
Pasaron algunos días y mi sorpresa al volver a abrir el firefox fue que web advisor estaba activo ahí, con su ícono en la parte superior. Revisé la pestaña de complementos y decia que estaba desactivado! Por fin cai en cuenta que la solución era desinstalarlo por completo...
Mi peor experiencia en adquisición de software

Es gracioso como la gente cree que está segura en la internet. Existen cantidad de herramientas que permiten vulnerar la mayoría de los sistemas con fuerza bruta básica, como simples plugins del firefox que te permiten atacar formularios web en unos cuantos clics.

¿Recuerdas cuando en youtube se podía modificar los colores de tu canal de forma muy personalizada? ¿Cuando veias todo tipo de contenido en terminos de capitulos completos de series? ¿Cuando tenía esa seccion hasta arriba que decia "viendo ahora mismo"? ¿Cuando te mostraba videos random en la página principal sin criterios de seleccion?

¿Notas el polvo que se junta sobre tus objetos preciados por falta de uso? Son tantos objetos polvorientos que no les quitas el polvo porque sabes que es inutil, pues no los tocaras pronto. Tienes tantas cosas que quieres hacer y solo una vida para ello. Estás muy ocupado. No le prestas atención al objeto de tu diversión, o a practicar esa unica y escasa cosa relacionada con el arte en la que eres bueno. ¿Has dejado de tocar esos lápices, colores y hojas donde dibujabas conforme a los patrones que perfeccionabas de rato en rato, y que te permitian liberar esa imaginativa fluyente en tu cabeza? ¿Has dejado de tocar ese instrumento musical con el que te esforzabas mucho para conseguir uno o una serie de objetivos especificos? ¿Has dejado esa hoja blanca, llena de palabras con olor a esfuerzo, donde plasmaste todo tipo de escritos que te permitia vivir un mundo ajeno, un algoritmo de soluciones mentales, o una explayación de tu mundo real?
Necesitas estar identificado para comentar
Cargando...