1. Arreglado el problema de la barra lateral en Chrome
    Ya se puede dar click en los enlaces :D
    Descartar aviso

Colección Cristales Fragmentarios (5 de 5) Finalizado

Tema en 'Fanfics Digimon' iniciado por Belerofonte, 2 Abr 2017.

  1. Autor
    Belerofonte

    Belerofonte

    Registrado:
    30 Dic 2009
    Mensajes:
    1,443
    Temas:
    23
    Calificaciones:
    +259

    I: Como una Utopía
    ユートピアとして

    Parpadeó dos veces tras desplomarse de rodillas sobre el suelo… con la respiración entrecortada.

    Las palabras de su amigo lo habían atravesado como puñales, sin misericordia alguna. Y mientras estiraba su mano hacia esa fría y ahora inerte pantalla, solo podía pensar en las consecuencias de esas palabras, ya que lo que era, en ese punto de su vida, lo era en buena medida debido a lo que acababa de perder. Y el vacío se apodero de él, hasta asfixiarlo.

    El pelirrojo, sentado en la silla del escritorio unos dos metros a su derecha se limitó a peinarse el alborotado cabello con las yemas de sus dedos. No se encontraba menos afligido, y sin embargo todo lo que quería decirle en aquel momento a su amigo era que no lo decía en serio… "Lo siento, solo era una broma."

    Pero no lo era. Koushiro Izumi rara vez bromeaba, o al menos eso le reprochaban sus amigos, pero de ninguna forma lo haría con algo como aquello, con alguien como Tai.

    —Dime ¿Qué fue lo que ocurrió? —inquirió el castaño con la mirada aun perdida.

    —Se cerró, Tai. —afirmó con la fría obviedad del científico.

    El mayor volteó exasperado. —No me refiero a eso.

    —Lo sé. —respondió alicaído— No tengo idea.

    —¿Y cuándo volverá a abrirse?

    —Tampoco lo se… pero al juzgar por como desapareció la totalidad del algoritmo que abría la puerta, quizás nunca.

    El antiguo elegido del valor acabó de sentarse en el suelo de la habitación, apoyando la frente sobre sus rodillas. —Así que es todo. No tengo idea como voy a decirle esto a Kari, o a Sora. Matt enloquecerá también.

    —Ellos entenderán Tai, es duro para todos.

    —Agumon… me pregunto si estará bien allá solo.

    Izzy sonrió melancólico. —Los digimons estarán bien, después de todo es su hogar, y no estarán solos.

    —Aun así ¿Qué hay de nosotros?

    El pelirrojo abrió los ojos ante la pregunta de su amigo. No pudo responder esta vez. Después de todo sabía que una parte de cada uno de ellos yacía también atrapada en ese improbable mundo. Lo que eran había desaparecido, de alguna forma. Como una utopía.


     
    • Me gusta Me gusta x 3
    Última edición: 2 Abr 2017
  2. Autor
    Belerofonte

    Belerofonte

    Registrado:
    30 Dic 2009
    Mensajes:
    1,443
    Temas:
    23
    Calificaciones:
    +259

    II: Des Tod des Kaisers
    カイザーの死

    Al detenerse frente al frió pináculo de granito le entró una repentina sensación de agobio. El ocaso ya incendiaba el cielo, y el atestado recinto, con sus cientos de lapidas rectangulares cubriendo las colinas cercanas le recordó de forma lúgubre al horizonte de la ciudad de Tokio. No pudo evitar pensar que la cuidad que él habitaba y en la que se hallaba inmerso no eran tan diferentes después de todo.

    —Hermano, tiempo sin vernos. —susurró en voz baja con respeto— El próximo año iré a la universidad. Fui aceptado con honores en la Escuela de Psiquiatría y quería que fueras de los primeros en saberlo.

    —Ken. —exclamó la chica de cabellos violeta tras de él, tomando con dulzura su mano— ¡Tu hermano estaría orgulloso de ti!

    A sus diecisiete años, y a pesar de no ser el niño prodigio que una vez maravilló a su instituto, Ken Ichijouji había sido de los mejores estudiantes de su promoción, y uno de los más jóvenes en ser aceptados en la Escuela de Psiquiatría de la Universidad de Tokio.

    —¡Oigan, chicos! ¡Ya llegue!

    —¡Davis, idiota! Se respetuoso. —lo increpó Yolei tan pronto llegó corriendo hasta el lugar donde se encontraban. El atlético jugador de football la miró confundido.

    —¡Oh, lo siento! Osamu, no fue mi intención ser maleducado —dijo avergonzado, haciendo una reverencia frente a la lápida, para desatar la indignación de la chica de lentes y las risas del elegido de la bondad.

    —Muchachos, gracias por venir. —dijo sonriendo el pelinegro— Realmente agradezco que me acompañen hoy.

    Davis sonrió, apoyando la mano sobre el hombro de su amigo. —No tienes nada que agradecer Ken.

    —Así es. —agregó la chica— Es la primera vez que hablas con alguien respecto a esto.

    —Supongo que, de alguna manera, necesitaba dejar algunas cosas atrás. —explicó con seguridad— Desde hace mucho estuve solo, pero es agradable poder contar con mis amigos.

    El antiguo emperador digimon se giró hacia la lápida de su hermano, y asintiendo para sí mismo, sacó del bolsillo su viejo digivice y lo colocó sobre el granito.

    —Nunca tuve la oportunidad de disculparme por tomar tu digivice, hermano. —afirmó sonriendo— Debo agradecerte, ya que debido a él encontré un lugar verdadero en el mundo, y muchos amigos.

    —Pero Ken… —Yolei parecía insegura.

    —Aun si nunca volviera a verlo, wormon siempre será mi amigo, y si las puertas volvieran a abrirse, estoy seguro que con digivice o sin él, buscaría la manera de encontrarlo. Pero ya no necesito el dispositivo, porque ya no estoy solo.

    —Entonces ¿qué les parece si vamos por un helado?

    Ken asintió sonriendo a la propuesta de Davis, mientras los tres dejaban atrás el lugar donde descansaba Osamu. Yolei envolvió su brazo, y apoyó la cabeza sobre el hombro de su novio. —Claro que no estás solo Ken, y nunca más lo estarás.

     
    • Me gusta Me gusta x 1
  3. Autor
    Belerofonte

    Belerofonte

    Registrado:
    30 Dic 2009
    Mensajes:
    1,443
    Temas:
    23
    Calificaciones:
    +259

    III: Haru

    Al entrar a la habitación, tras despojarse como pudo de los incómodos tacones de punta fina que tan bien la hacían lucir y aflojar el moño de su cabellera, Mimi se desplomó sobre el diván, haciendo un rápido chequeo de su agenda electrónica.

    Agosto 11 – Selección de canapés.

    Agosto 12 – Ensayo.

    Agosto 14 – Recepción de familiares y amigos.

    Agosto 16 – Matrimonio.

    La castaña volvió a denotar el último punto de la programación, ahogando un suspiro sordo. No era justo que a sus 25 años el mundo pareciera colapsar sobre ella. Esta debía ser, después de todo, la semana más excitante de su corta y ajetreada vida.

    Intentó cerrar los ojos por unos instantes, pero el sonido seco del golpeteo contra la puerta se encargó de evitarlo.

    —¡Adelante!

    —Mimi, supimos lo del pastel. Pensamos que quizás querías algo de compañía. —dijo Sora abriéndose paso junto con la menor de los Yagami entre cajas de cartón y tarjetas de muestra sobre el suelo— ¡Por dios! Luces terrible.

    —Chicas ¿Por qué me estoy casando?

    —Mmm… ¿Porque soñaste con ese momento desde que éramos niñas? —se atrevió a responder la pelirroja.

    —¿Masoquismo? —Agrego Kari.

    La elegida de la pureza sonrió ante los comentarios de sus amigas, mientras sin levantarse se las arreglaba para tomar una compresa fría y colocársela sobre los ojos. —Quizás es un poco de ambas. Aun así, no me siento como una princesa en estos momentos.

    —Tranquila, te sentirás como una princesa cuando llegue el día. —afirmó Kari con seguridad— Pero hasta entonces, es el infierno de los preparativos.

    Sora se sentó a su lado, apartando algunos cojines. —Diría que quizás te excediste un poco con los preparativos, pero si no lo hicieras, no serias Mimi.

    —No es eso, es que necesito que todo sea perfecto. —dijo completamente agotada— Para ti será más fácil Sora, después de todo sabes con quien te vas a casar desde… siempre. La boda solo será un formalismo.

    —Piensa que solo faltan 6 días, y podrás verlo en smoking. —exclamó Kari desde la cocina, llevando tres Margaritas hasta sus amigas— Siempre pensé que debe verse lindo en smoking.

    La futura novia tomó un sorbo del coctel, y recuperó la compostura. —A estas alturas chicas, no lo sé. No sé si está bien casarse en una semana y aun tener dudas al respecto.

    —Aun puedes cancelarla ¿Correcto? —soltó Sora con desparpajo. A Mimi se le iluminó la mirada.

    —¿Debería hacerlo?

    —¡Por supuesto! —la animó Kari sin dudarlo.

    —Está decidido entonces. La boda se cancela. —sentenció tras acabar su Margarita, colocando la copa con énfasis sobre la pequeña mesa del salón— Pero les avisaré a todos mañana. Ya estoy muy cansada.

    Mimi apartó otro par de cojines de en medio, y tras estirarse se acostó sobre el diván. —Buenas noches chicas.

    Sora hizo entonces un ademan a Kari para salir del departamento, a lo que la menor asintió con una sonrisa.

    La pelirroja salió con su amiga, entrecerrando la puerta. —Descansa Mimi, que mañana debemos ir a elegir los canapés. Aún queda una larga semana.

     
    • Me gusta Me gusta x 1
  4. Lady Beelze

    Lady Beelze It's pink

    Registrado:
    10 Ago 2004
    Mensajes:
    5,717
    Temas:
    168
    Calificaciones:
    +1,367
    Saludos patro :)

    No había tenido tiempo de postear (y de hecho ahora aún tengo más cosas que hacer xD pero no quise seguir retrasandolo) pero aquí te dejo mi breve impresión de tus drabbles :)

    No tengo mucho que decir sobre tu narrativa, siempre impecable y muy amena de seguir ✨ como son 500 palabras las historias son sencillas pero tienen su pequeño encanto. La primera transmite la tristeza y cierta desolación que sienten los chicos al saber que no podrán seguir viendo a sus Digimon. Creo que en su lugar yo me sentiría devastada :') la segunda, si bien Ken no está entre mis personajes favoritos, fue agradable por el lado de que ya el chico se siente más seguro con sus amigos y se "reconcilió" con su hermano. Ahora sí debería tener paz completa (?)

    La tercera me dejó WTF al principio honestamente xDD pero después recordé: "qué rayos, es Mimí", así que terminó haciéndome gracia el final y todo se sintió "normal" (porque con otro personaje sería descabellado cancelar una boda como si nada x'D)

    Nos estamos viendo ^^ ojalá más gente se anime a leer tus drabbles :)
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  5. Autor
    Belerofonte

    Belerofonte

    Registrado:
    30 Dic 2009
    Mensajes:
    1,443
    Temas:
    23
    Calificaciones:
    +259

    IV: Memories
    思い出

    Takeru se estiró cuanto pudo. Arremolinando con la yema de los dedos su rubia cabellera, heredada por línea materna. Observó entre la multitud de aquel centro comercial buscando a otro espécimen de cabellera rubia, otro gaijin, como tantas veces fue llamado en su infancia, a pesar de ser tan japonés como el mismo Naruhito(1). Al no encontrarla flotando entre ese mar de negras y "japonesas" cabelleras, se resignó a sonreírle al siguiente en la fila.

    — ¡Hola amiguito! ¿Quieres que te lo firme?

    El pequeño niño de lentes asintió con timidez. No tenía más de ocho o nueve años, y eso le trajo una agradable sensación de nostalgia. Estaba ante las mismas puertas que él, a una edad similar.

    — ¿Es cierto que tu estuviste en el libro? Escuché que el protagonista es rubio.

    La curiosidad con la que el pequeño preguntaba se le hizo enternecedora. —Así es. En una época en la que unas criaturas llamadas digimons visitaron nuestro mundo. —asintió sonriendo— Es la historia de mis amigos y la mía, cuando tenía más o menos tu edad.

    — ¡Que increíble! —exclamó entusiasmado, paseando sus dedos ansiosos entre las páginas del recién adquirido ejemplar. —Alguien de mi edad puede tener aventuras como esa…

    —Solo si tienes amigos que estén contigo en los momentos difíciles, supongo

    El pequeño parpadeó un par de veces, mirándolo con interés. — ¿Y no te dio miedo?

    —Claro que si ¡Muchísimo! —afirmó sorprendido— Pero todos me ayudaron a superarlo.

    —Y tú ayudaste a todos a superar los suyos ¿O te olvidaste? —dijo una voz a su espalda. Al fin el gaijin que había estado esperando hacia su entrada.

    —Hermano… —soltó con el disimulado entusiasmo propio de los adultos, que el niño en el libro hubiese sido incapaz de contener. –Pensé que no vendrías.

    El mayor, con aspecto desgarbado hizo un ademán de poca importancia. —No seas idiota. —exclamó fingiendo molestia— Cancelé una reunión importante para venir. Cuando Kari me dijo que por fin saldría a la venta todos en el JAXA pensaron que finalmente me habían asignado una misión.

    —En ese caso ¡Toma! Presúmelo con tus compañeros de la Agencia.

    Matt tomó el libro como pudo, sosteniendo con orgullo sus casi seiscientas paginas. "Memorias de un gaijin en el Mundo Digital." —¿Gaijin? ¿En serio aun recuerdas cuando te molestaban en la escuela con eso como para restregárselos con tu libro?

    —No sé de qué hablas hermano. —dijo el menor aparentando perplejidad, mientras se volteaba y firmaba un par de ejemplares más— No soy el gaijin, solo soy el escritor. Digo ¡Mírame! ¡Soy tan japonés como el mismo Naruhito! El único gaijin que veo por acá eres tu ¿Verdad?

    A Matt se le cortó la respiración por un instante, y solo pudo recuperarla cuando sus dedos lograron manejarse para abrir el ejemplar que le acababa de arrojar su hermano. El rubio de barba mal afeitada y aspecto desgarbado posó su mirada sobre la primera página, como si de nuevo se encontrara frente a las puertas del digimundo.

     
    • Me gusta Me gusta x 1
  6. Dark Fallen Angel

    Dark Fallen Angel Art of life

    Registrado:
    8 Sep 2008
    Mensajes:
    1,709
    Temas:
    3
    Calificaciones:
    +122
    Wow tiempo sin leerte Belerofonte! La verdad...es lo primero que leo desde hace años y me has traído mucha nostalgia. A veces entro solo para volver a hace 8 años cuando esto era un sin parar de subir fics y crear roles y sonrío recordando tantos momentos...
    Antes de ponerme más nostálgico...
    Como recordaba de ti, una narrativa casi perfecta, sabes hondar en los sentimientos de tus personajes elegidos y nos trasladas ahí con cada palabra.
    Los primeros drabbles impecables, tal vez el primero un poco más flojo, yo habría hondado más en el sentimiento de autoculpa de Koushiro por no poder abrir la puerta y un pelin más en la tristeza de Taichi en saber que no va a ver más a Agumon y en como explicárselo al resto de elegidos como líder de ellos que es.
    El segundo, lo reitero, impecable. Casi se me escapa una lágrima al recordar a Osamu, para mi el verdadero digimon emperador y me hizo gracia saber que Daisuke sigue igual de idiota jajaja.
    El tercero muy Mimi. Pasan los años y sigue sin saber lo que quiere. Y Hikari y Sora, la primera más adolescente, y la segunda como siempre, haciendo de hermana mayor. Supongo que ese guiño hace ver que Sora se casa con Tai pero el marido de Mimi...¿Michael? Supongo que nos lo tendremos que imaginar.
    Y este último, has estado muy maduro en tu forma de narrar. Sin duda el que más me ha gustado por tu forma de narrar por tu forma de hacernos ver ese Takeru más maduro y como mira hacia atrás receloso.
    Como viene de familia parisina como nos hizo ver 02, por eso al pobre le hacían bullying en el colegio llamándole Gaijin.
    Y nos dejas ver un Matt haciendo de hermano mayor desde siempre y con ese aire protector hacia su hermanito.

    Bueno, espero el siguiente drabble. Me seguiré pasando por aquí, no sólo a rememorar mi infancia...sino voy a subir un rol, por si quieres participar, estás más que invitado.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  7. Autor
    Belerofonte

    Belerofonte

    Registrado:
    30 Dic 2009
    Mensajes:
    1,443
    Temas:
    23
    Calificaciones:
    +259

    V: Le Mal du Pays
    望郷

    Hikari Yagami observó su desayuno, infestado de calorías por doquier. Desde que su sobrino estaba quedándose con ella, el cambio de la dieta había afectado a todos. El Yakitori Don era una bomba calórica que, sin embargo, lograba que el pequeño Naoki se comiera todo, y eso compensaba el hecho de haber aumentado un par de kilos durante la última semana.

    Terminó de colocar la mesa y se desplomó sobre el banco del comedor, agotada. A pesar de que la joven maestra de escuela estaba acostumbrada a tratar con niños pequeños casi a diario, debía aceptar que su pequeño sobrino era, al menos, tan enérgico como su padre.

    Quizás debido al olor de aquel pollo agridulce, que le recordaba a los desayunos que Tai y ella acostumbraban a comer de niños, o al ajetreado horizonte de la ciudad de Tokio frente al balcón de su departamento que parecía ser inmutable al tiempo, la chica de 26 años se sintió, como hace tiempo no lo hacía, impregnada de una profunda melancolía. Esa tristeza, sin razón aparente, que la contemplación del pasado despierta en el alma.

    Un cercano tintineo metálico absorbió su atención repentinamente, despertando un torbellino de remembranzas en su interior, devolviéndola a un pasado que hacía mucho estaba enterrado y haciéndola dudar de su completa salud mental. La castaña volteó alarmada, y se tranquilizó cuando pudo comprobar que solo era su sobrino. El pequeño niño pelirrojo entró corriendo al comedor, y con una energía que parecía ser inagotable se abrazó de una de sus piernas.

    – ¿Qué ocurre Naoki? Ya está lista la comida.

    –Te buscan Obasan. –Intentó pronunciar sonriente– Te están buscando.

    La antigua elegida de la luz se extrañó de no haber escuchado el timbre, pero absorta en sus recuerdos como estaba, tampoco le dio una gran importancia. Se levantó como pudo del comedor y se dirigió a la puerta del departamento. –Quizás se trata del correo o algún vecino. –Concluyó al no estar esperando visitas.

    –Naoki, no hay nadie acá ¿Cómo era quien me estaba buscando? –Preguntó extrañada, frente a un pórtico completamente vacío. El chico de 4 años apenas empezaba a hablar con regularidad, y aun le costaba encontrar las palabras adecuadas.

    –Blanca.

    –¿Era blanca?

    –Sí. –aclaró inquieto– Ella me dijo que te estaba buscando, Obasan.

    Kari pareció confundida. –Pero Naoki, no hay nadie buscándome, mira. –hizo un ademan para enseñarle el pasillo vacío tras la puerta.

    –¡No Obasan! No acá. –El pequeño Naoki daba pequeños saltos en medio de su frustración para comunicarse– No te buscan en la puerta, está en la pantalla.

    – ¿En la pantalla? ¿Cómo una video llamada o…? –Hikari estaba tratando de descifrar a su sobrino cuando de golpe le sobrevino, como una estocada en el abdomen. Los saltos del niño habían generado el tintineo metálico que había escuchado hacia unos momentos, y al ver qué lograba ese particular sonido quedo petrificada. El pequeño tenía un metálico silbato plateado colgando de su cuello, y en medio del alboroto no lo había notado. Un silbato que no pertenecía a ningún lugar de aquel departamento, y sin embargo era completamente familiar para la castaña.

    –Naoki el… el silbato que traes ¿Te lo dio quien me está buscando? –La chica preguntó esto último aterrada, con el aliento entrecortado y su atención enfocada únicamente en aquel sencillo objeto de metal.

    Ante la afirmación del pelirrojo de cabello alborotado, el mundo en el que Hikari Yagami creía vivir dio un giro inconmensurable. Con la mirada aun perdida, tomó la mano de su sobrino, y caminó lentamente hacia la habitación. El lugar estaba vacío y oscuro, solo una luz azul, emitida desde la pantalla del ordenador inundaba los contornos. Al principio tuvo dudas, pero otro sonido, mucho más armónico y digital la terminó de convencer.

    –Naoki… te voy a contar una historia. –dijo tratando de contener la emoción– Cuando yo tenía tu edad, en Hikarigaoka, tu padre y yo…


    Fin.


     
    • Me gusta Me gusta x 1
  8. Dark Fallen Angel

    Dark Fallen Angel Art of life

    Registrado:
    8 Sep 2008
    Mensajes:
    1,709
    Temas:
    3
    Calificaciones:
    +122
    Un cierre fantástico. Como bien dices dejas ver una Hikari más madura y atemporal. Naoki me recordó mucho a Hikari de niña. Esa inocencia que transmitía fue muy conmovedora.
    No tengo ningún peros a este último capítulo, fue un final de spin off de la primera Ova de digimon.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  9. J.M.

    J.M.

    Registrado:
    6 May 2010
    Mensajes:
    1,023
    Temas:
    44
    Calificaciones:
    +146
    Hola. Saludos. Pasaba por aca y vi este fic. Y como los capitulos son cortos pues me anime. XD Al parecer estos capitulos enfocados en la madurez que cada personaje tuvo años despues parece muy relevante especialmente porque aun estamos en medio de Adventure Tri. Aunque parece que ya concluiste todo pero no abarcaste todos los elegidos.
    El de Ken creo que fue el que mas me agradó. El de Mimi me parecio el mas confuso. XD

    Ojala sigas escribiendo al menos Oneshots la verdad como veterano debes saber que el subforo de fanfics esta practicamente muerto. Aun recuerdo esos años donde comentaban hasta completos desconocidos. Que tiempos.

    Saludos.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  10. Autor
    Belerofonte

    Belerofonte

    Registrado:
    30 Dic 2009
    Mensajes:
    1,443
    Temas:
    23
    Calificaciones:
    +259
    J.M.J.M. Un gusto volver leerte después de tanto tiempo ^^ en efecto, la idea del fic era trabajar sobre la transición de los elegidos hacia la adultez, empezando por el necesario paso del cierre de las puertas digitales y por ende el corte del cordón umbilical que representa su vinculo con el digimundo, y que de cierta forma simboliza su pasado heroico, en un mundo hipotético donde estas puertas no se volvieron a abrir dos anios después como ocurre en tri. El fic esta compuesto por drabbles, y parte de lo involucra esto es que queda mucho espacio vacío para que el lector rellene con sus ideas e hipótesis. Los únicos personajes que realmente no pude tocar fueron Joe y Cody, en parte porque quería limitar obra a 5 capítulos, que son semi independientes entre si, pero también parte de lo que implica plantearse un fic así es que desgraciadamente apenas puedo rozar la superficie de las cosas que quiero tocar, principalmente los elegidos y sus realidades.

    El tercero probablemente es el mas confuso, es un capitulo con una atmósfera intencionalmente opresiva, aunque quería que mantuviera la ligereza y espontaneidad de Mimi. Es sobre el peso de la responsabilidad de la adultez que cae irremediablemente sobre ella, simbolizada por su matrimonio y la proximidad de este. Mimi esta sofocada, y sus amigas, que pronto también van a pasar por allí, intentan ayudarla a drenar. La boda nunca se cancela realmente, solo es la válvula de escape que encuentra Mimi para ese día infernal, por ello la nula reacción de Sora y Kari y la aclaración final de que al día siguiente deben seguir con la agenda.

    Gracias por tu lectura, y claro que pienso seguir activo, aunque la frecuencia no pueda ser la de antes. Por ahora tengo activo mi fic de Digimon: Re Genesis te invito a leerlo si gustas, es una recomposicion completa del que hice en el viejo Dz, y seguro algún proyecto menor voy a publicar de vez en cuando. Tambien extraño el antiguo nivel de actividad, y tratare de ayudar a mejorar el actual.
     
    • Me gusta Me gusta x 1

Compartir esta página

Cargando...