Quest A Historia El Gran Robo de Folder [Law & Light]

Tema en 'Digital World' iniciado por Takerudark, 9 Nov 2017.

  1. Autor
    Takerudark

    Takerudark Esposo Canon de Hoppie

    Registrado:
    20 Jul 2006
    Mensajes:
    7,350
    Temas:
    401
    Calificaciones:
    +1,161
    "El Gran Robo de Folder"​

    Participantes: Law Wolfe&Red y Light&Draak&Luna
    Descripción de la Quest: Dentro del Continente Folder se ha iniciado un rumor que lentamente fue tomando relevancia a los últimos meses. La razón de ello se centra principalmente en la “Alianza” entre los líderes de dos de las más poderosas Rogue Guild del continente: Stuart “Belial” West de los Ángeles Oscuros y Stephen Scorpion del Escudo de Leviatán, junto al infame conocido como Wolf. Esta información fue catalogada de “Secreta” desde inicios de junio por Digital Segurity, sin embargo, al volverse un secreto a voces se ha empeorado los medios de investigación y diluido los informes recolectados al respecto, volviéndose difícil catalogar lo real entre lo falso. Muchos aseguran, incluso el primer de los miembros del DS en descubrirlo, es que el trio planea realizar un robo maestro. No obstante, se desconoce aun cuando, donde y qué.
    Escenario: Folder Continent: Holy Angel Citadel | Star City | Metal Empire
    Objetivos a cumplir:
    -Quest progresiva.
    Datos Extra:
    -Existen una cantidad desconocida de Tamer pertenecientes a las Rogue Guild/Digital Security.
    -El mayor Rango de los Tamers es desde Medium y una parte Expert.
    -Los Leader de ambas Guild son los únicos que poseen Rango Ultimate.
    Acompañantes:
    -NPC: Dinohumon
    -NPC: Hope Estheim & Gaomon
    -NPC: Digimon por Contrato: Duskmon. [Law Wolfe]
    -NPCs: Clockmon & Hagurumon
    -NPC: Sonnenschein “Sol” Nightmare & BlackGabumon
    Extra:
    -Prologo: Hunting the Wolf [Link]
    -Continuación del QH: Un lobo escurridizo [Light vs Wolfe]


    Mínimo de posts: 5 por persona.
    Plazo: 28 días.
    Digivice: iC [ambos]

    Adelante~

    Claire.Claire. .Wolfe.Wolfe
     
    • Me gusta Me gusta x 3
  2. .Wolfe

    .Wolfe Lobo. Mi ojo es la luna, mi pelaje la noche.

    Registrado:
    6 Jul 2009
    Mensajes:
    2,928
    Temas:
    63
    Calificaciones:
    +522
    El eco de las voces aglomeradas en el centro del enorme complejo era lo único que predominaba a cada rincón, cada agujero y habitación segundaria únicamente lo amplificaba más, dando la idea de estar rodeados entre fantasmas. Las luces encendidas no daban abasto para abarcar la inmensa profundidad, siendo apenas suficiente para iluminar la mesa de centro que poseía una forma ovalada. Los humanos y Digimon presentes permanecían expectantes, observando impasibles hacía la oscuridad o sus contrarios del otro lado; vigilándolos, algunos en silencio y otros comunicándose únicamente entre pequeños murmullos. El único ser que parecía mantenerse ocupado en algo más “productivo” era un Clockmon que trabajaba con una especie de laptop modificada, tecleando de forma incesante con gran habilidad y una enorme sonrisa en el rostro, aparentemente muy entretenido. Los cables de la misma estaban conectados a un Haguramon a su espalda y de este modo otros tres cables iban dirigidos a tres dispositivos posicionados a lo largo de la mesa. El Child conservaba una sonrisa imborrable y extraña en el rostro, perturbando a algunos de los presentes que lo observaban fijamente.

    Los minutos trascurrían con ellos ahí sin levantar un solo musculo a lo que una serie de pasos pesados y constantes resonaron con fuerza en medio del vacío y llamó la atención de los presentes en el proceso, saliendo de entre la oscuridad para posicionarse bajo un punto escaso de luz, el individuo se encontraba vestido completamente con un traje de protección NBQ muy moderno; típico de los especialistas del Imperio de Metal, y adornado con una gabardina. Tras él comenzaron a aparecer otra serie de personas y Digimon, trayendo consigo varias bandejas de comida.

    ― ¡Bien! Lamento la demora, pero es difícil cumplir con el refrigerio a tiempo desde aquí ― declaro Don Brywrn; miembros de la organización de limpieza “Cleanners”, hablando con gran entusiasmo mientras sacaba una libreta y un lapicero de un bolcillo, tachando las solicitudes hechas por los miembros de los “Ángeles Oscuros” y el “Escudo de Leviatán” ―. Los jugos se remplazaron por refrescos, solicitud del Jefe por la cafeína. Emparedados de salami, pavo y queso, listos. Por ultimo el café helado de vainilla y el helado de fresas, están listos, pero de la hamburguesa de McBurgamon, por desgracia solo tenían de pollo, lo siento ― tachó cada mención, organizando los puntos ―. ¡Con esto es todo, buen provecho y cualquier otra necesidad avisarme con gusto! ― anunció con el mismo gran entusiasmo, retirándose en medio de la oscuridad.

    Durante los anuncios del extraño personaje los miembros de ambas Rogue Guild encargados del servicio posaron cada plato en la mesa, encontrándose entre estos los pedidos de los tres cabecillas de la reunión. El café helado acabó delante del criminal reconocido bajo el alias de Wolf, el helado de fresa pertenecía a Belial y por último, la hamburguesa de McBurgamon, la recibió Stephen Scorpion. La expresión del importante príncipe de los mares fue de completa indiferencia mientras observaba atento la hamburguesa, levantando el brazo donde portaba el Digivice 01 y apuntar el láser del mismo a la cabeza de su Digimon: Otamamon X, el cual flotaba a su lado como un pez globo masivo con una pequeña corona decorando su cabeza, depositando en él un pensamiento.

    ― … ¿Al menos trajo la salsa secreta de queso, Jonathan? ― cuestionó el digital marino en lugar de su Tamer con una voz imponente y profunda, digna de un emperador.

    ― Sí, mi rey, y doble mayonesa, como solicito ― respondió el aludido, un hombre de tercera edad, cabello blanco y vestido de traje, dirigiéndose directamente al Scorpion, logrando que este último asintiera satisfecho, señalándole que se retirara. El mayordomo obedeció, dando una pequeña reverencia como acto de respeto y servidumbre, dando unos pasos atrás y posicionarse a la espalda de su superior, esperando paciente a un nuevo llamado.

    El orden de los integrantes era de cinco a cada costado de la mesa, cada uno perteneciente al bando de su Leader. Belial y Scorpion se encontraban sentados en los hemisferios Este y Oeste, entretanto Wolfe estaba al norte y a la cabeza, sirviendo como anfitrión principal al encontrarse todos en su casa. La sede de la reunión era el local vacío del Crimson Light, un punto imparcial en el centro mismo del Área Desértica, a varios minutos en Trailmon del Imperio de Metal y lugar donde finalmente se decidiría el día del “robo”.

    ― Ja. Me sorprende que para ser un “conde” eres bastante burgués, ¿no, rey de las medusas obesas? ― resaltó el miembro principal de los Ángeles con burla, señalando al hijo de aristócratas londinenses con una cucharilla de helado que portaba en la mano ―. Nunca imagine que tendrías esos gustos tan simples.

    ― No hables demasiado, Belial, pobre admirador de Devil May Cry ― reclamó una de las miembros de Scorpion a dos asientos a la derecha de este ―, creyéndote gran cosa con ese helado de fresa, sucia imitación. ¡No te creas con el derecho de insultar a nuestro príncipe!

    ― ¡Silencio, sabandija! ― sentenció esta vez la voz del mano derecha de Belial, levantándose de su asiento ―. ¡Dante es amor! ¡Dante es vida!

    ― ¡Ja! ¡Dante es solo un sucio lolicon de rubias tsunder! ― recalcó con mayor determinación la chica, mucho más molesta y alterada.

    ― ¡Te arrepentirás de eso, maldita! ― sentenció un tercero de los Ángeles Oscuros, provocando que varios de los miembros de su Guild se alzaran en protesta.

    El ambiente se tensó en un abrir y cerrar de ojos. Era relevante la falta de cordialidad que existía entre ambas RG, resaltando en sus constantes conflictos internos una vez se encontraban en el mismo espacio o habitación. Incluso las escasas mujeres de cada bando parecían dejarse llevar por la mayoría. Tanta era la costumbre de sus constantes peleas que ni siquiera los pocos miembros neutrales presentes reaccionaban por un nuevo intento de ambos bandos de matarse mutuamente. Incluso Wolf solo se limitaba a saborear cada cucharada de su merienda; manteniendo su máscara de gas colgándole del cuello. En el momento en que los Digimon presentes parecían ya preparados para lanzarse a luchar, una columna de fuego apareció delante de los presentes, asustando a algunos y haciendo retroceder a otros, deteniendo la batalla de insultos.

    ― ¡Ya cállense y coman! ― demandó FlaWizarmon como si no fuera la primera o la última que debiera disponer de su magia para controlarlos. Las invocaciones de magia elemental de fuego ya lo estaban hartando, incluso sentía la necesidad de no gastar energía en que las llamas no despidieran calor y sintieran su verdadera molestia.

    ― Jeje. Me encanta que traigas individuos tan divertidos, Lobo. Ya es la tercera vez que lo hacen desde que llegaron y no pierde gracia ― declaró Clockmon con una sonrisa divertida en el rostro, pero sin despegar los ojos de la pantalla anta él.

    ― Hm. Limítate a terminar, Overlord, llevamos más de una hora esperando ― respondió el lobo acercando la boquilla del embace a sus labios, absorbiendo el líquido residual descongelado del helado.

    ― Paciencia ― solicitó ―. La limpieza toma más tiempo del que imagine, pero valdrá la pena, a no ser que quieras una visita de los elites del imperio tocándote la puerta. El trabajo de cemento y el barniz protector en el exterior tardo meses en terminar, no creo que quieras verlo destruido en un instante ― las palabras del maquina lograron silenciar al humano, un logro un tanto memorable. Wolf únicamente apretó con fuerza en embace en su mano, suspiró suavemente y tomó el café helado de golpe antes de ponerse nuevamente la máscara en el rostro. Overlord no podía resistir percibir la esencia del humano en esos momentos, resultándole satisfactorio su evidente necesidad de demostrar predominio y control. Fue en ese momento que un aviso apareció en la pantalla de la laptop, ensanchando aún más su sonrisa ―. Hagurumon, prepárate a transmitir la señal.

    ― Si, my Lord ― respondió el child.

    ― Transmisión ― declaró Clockmon activando el programa que paso directamente al cuerpo de su esbirro con el fin de descodificar la información y pasarlo así a los proyectores de hologramas, haciendo aparecer una imagen en tercera dimensión de sus objetivos; los centros de control, almacenamiento e investigación que controlan las tres ciudades de Folder: Holy Angel Citadel, Star City y Metal Empire. Los ojos del Adult se eliminaron en regocijo al verlos, incapaz de contener su felicidad ―. ¡Finalmente! ― resaltó con relevante excitación en sus palabras, siendo el más emocionado, por mucho, de todos los espectadores presentes.

    ― Impresionante, ¿cómo obtuviste mapas tan detallados? Son distintos a los planos que nos enviaron hace meses ― resaltó Belial contemplando el punto de ataque de HAC, encontrando menciones distintas a las que había estado estudiando hasta ese momento. Del mismo modo, la inquietud de ello resalto en Scorpion y su sirviente, haciéndose la misma pregunta.

    ― Eso es porque no son mapas, es un escáner directo de las computadoras principales de las tres sedes, cada una tan irremplazable como la que está a su lado. Las tres tienen un tiempo de antigüedad de una semana ― recalcó Overlord analizando cada diagrama como si se diera la vida en ello, ahogado en su propio regocijo y ego.

    ― Eso es imposible, todas las defensas creadas por HiAndromon deberían volver su servidor un campo minado ― reclamó una de las miembros del Escudo de Leviatán, evidentemente aterrada ―, ¡sería como firmar una sentencia de muerte si el descubre donde tienes esto!

    ― Jajajaja ― rió de forma burlona Overlord, callando así a la joven ―. Que insolencia, me da asco que una simple humana intente sermonearme ― señaló posicionando sus ojos por primera vez fuera de la pantalla y sobre ella, provocando que su Hangyomon la defendiera, posándose a su lado ―, yo no robe esta información, me la enviaron ― aseguró ―. Esto lo obtuve por medio de esfuerzo, dedicación y tiempo. Mi mayor logró, mi mayor fruto, ¡El trabajo de mi existencia esta ante sus ojos y no permitiré que ninguno me señale como un simple ratero! ― recalcó con una sonrisa delirante para luego volver a su labor, encerrándose en sus ideas y provocando una prolongada sensación de delirio despidiendo de su cuerpo, llegando a asustar a la mayoría.

    De forma percibirle los cabecillas de ambas RG giraron la cabeza en dirección al enmascarado. Wolf los contempló a ambos a través del visor, razonando uno segundos sus siguientes acciones antes de ponerse finalmente de pie. Evidentemente los dos reclamaban una explicación y él no se las negaría. Aclaró un poco la garganta debido al frio del helado y se dispuso a hablar. Hacía casi dos años un grupo desconocido se dio a la tarea de atacar y eliminar al ex-gerente de comunicaciones del Imperio de Metal. El atentado fue catalogado como “El asesinato estelar”, por los integrantes del bajo mundo. Gracias a ello lograron ocultar el secuestro del asistente de este, un Solarmon, sin embargo, el mismo fue rescatado unas horas después al día siguiente, para su fortuna este incidente también colaboró en ocultar los verdaderos motivos del atentado. Ahora Solarmon, desde ese tiempo, se volvió su Caballo de Troya, permitiéndoles obtener toda clase de información relevante para lograr su objetivo.

    ― Vaya… Así que al final era cierto, tu organizaste el asesinato de DarkSuperstarmon. Al principio no lo creí, pero ahora mismo no puedo seguir diciendo lo mismo luego de todo lo que ha pasado. ¡Ja! ― mencionó Belial tras acabada la historia ―. Pero, ¿cómo lograron asustar tanto a esa maquinita como para decir que no les tendrá una trampa?

    ― Porque no puede ― anunció Wolf volviendo a tomar asiento, creando una mueca de desconfianza en el amante del “Black Metal” ―. Y aunque quisiera con todas sus fuerzas, no podría. Overlord no es solo un hacker informático, diseño y perfeccionó un método para entrar y modificar la estructura interna de un Digimon máquina. Ahí, donde lo ves, es el mayor científico loco de todo Folder ― sentenció alzando uno de sus brazos al aire para apuntar al Child que se encontraba a su espalda a la derecha, a un metro de él ―, como prueba, esta él, su primer experimento exitoso. Pero, no el último. Solarmon obedece todos los comandos que Overlord implantó en su cerebro, no puede negarse, lo sabemos, de otro modo no hay razón para que estos mapas llegaran a nuestras manos.

    Un silenció prolongado, estático, invadió a los presentes al solo imaginar la clase de prisión en la se encontraban tanto Solarmon como Hagurumon. La idea de un individuo tan nefasto jugando con su cerebro a voluntad género escalofríos en el cuerpo de muchos, otros, lo más susceptibles, tuvieron que contener un gemido de terror al ver por segunda vez los ojos de Hagurumon y percibir una vez más esa esencia que transmitía, casi suplicando la muerte. De forma repentina una risa suave provocó un nuevo eco en el lugar, captando la atención de los presentes, alterándolos mucho más al salir repentinamente de sus pensamientos.

    ― Jeje, Lobo, por favor, no hagas que me sonroje ― habló Overlord antes de dar los últimos tecleados y provocar que los tres escáneres tridimensionales se disminuyeran a un formato más simple ―. Ya es hora de que acaben la conversación y se preparen, esta noche atacaremos.



    Claire.Claire. finalmente el primer post xD

    Datos Importantes:
    -Información del Crimson Light en el Tema de la Guild: NM
    -Ficha de Don Brywrn en: Crimson Light -> Asientos Libres/Pista de Baile
     
    • Me gusta Me gusta x 1

Compartir esta página

Cargando...