Quest D Exploración | Una cola y dos peras

Tema en 'Alfheim Online' iniciado por Belgium, 31 Jul 2017.

  1. Autor
    Belgium

    Belgium Jiayou <3 Moderador

    Registrado:
    1 Dic 2006
    Mensajes:
    2,664
    Temas:
    134
    Calificaciones:
    +1,460

    Party de 2 a 3: 2 post cada uno.
    Duración máxima: 1 Semana.
    Pagas: de 140 a 250 Yrds + 4 a 15 Reactivos.​

    ErzaErza | Lust
    LazyLazy | Zeros

    Pueden comenzar o3o/
     
  2. NoirExor

    NoirExor "Albino-master" Moderador

    Registrado:
    28 Ene 2010
    Mensajes:
    996
    Temas:
    69
    Calificaciones:
    +611
    Declaro oficialmente el reinicio de esta questie, you know, se empezará a contar la semana a partir de mañana martes(?)
    LazyLazy ErzaErza
     
  3. Lazy

    Lazy You can call me Zero or Zerito

    Registrado:
    22 May 2016
    Mensajes:
    1,600
    Temas:
    73
    Calificaciones:
    +757
    Y otra vez se encontraba solo, su mejor amigo le plantó nuevamente por motivos familiares. Aunque lo comprendía de cierta forma, ya se estaba comenzando a cansar de eso; ya tenía 4 malditos niveles y todos los había ganado sin hacer una sola quest con el maldito español de los cojones. En fin, decidió no pensar más en el tema y concentrarse en lo que iba a hacer ese día en ALO.

    Zeros había arribado a la playa soleada de Seaside nuevamente, pero esta vez no era para derrotar un super mob híbrido entre pez y molusco, ahora se encontraba ahí para realizar un misión simple de recolección de información. Solo debía encontrar a aquel Npc que le diera la tarea y luego se desconectaría, no tenía mucho que hacer si su hermano del alma no estaba con él.

    De entre la gente que estaba disfrutando del agradable bioma, una hermosa Salamander de largo cabello rosado y envidiable figura paseaba tranquilamente en busca de un poco de diversión. La escocesa tenía tiempo que no entraba al juego, algunos contratiempos personales la habían mantenido alejada del mundo virtual que le había llamado la atención desde el momento en que fue anunciado su lanzamiento y mecánicas, no obstante, ahora que se había librado de varias cosas, ya podía disfrutar del mundo virtual lo que quisiera y sin preocupaciones.

    Como era de esperarse, aquel movimiento de cadera al andar llamaba la atención de cualquier jugador sea hombre o mujer, pero eso a ella no le interesaba en ese momento. La fémina centró su mirada en su conteo de Yrd y notó que estaba corta de fondos, por lo que hacer una pequeña Quest no sonaba del todo mal, pero era mucho mejor hacer que alguien la acompañara para que se ocupará de las tareas difíciles.

    Hmm… ¿Quién será el que esté dispuesto a ayudarme? —preguntó al aire a la par que paseaba su mirada por todas partes en busca de alguna presa… Y la encontró, era un jugador de tan solo 4 niveles que se encaminaba justamente a un Npc, sonrío con un poco de emoción generalmente los usuarios de niveles bajos eran más fáciles de engañar, por lo que decidió acercarse al sujeto de ropas negras, quien estaba a punto de iniciar la conversación de apertura a la quest.

    El británico se mantenía atento a lo que la computadora le estaba diciendo, por lo que no notó cuando una silenciosa Lust se colocó detrás de él, esperando a que cierto panel de confirmación apareciera, tenía pensado aceptar la misión de igual forma para que así los dos fueran juntos.

    Me alegra que tú y tu compañera acepten ayudarme con esta tarea tan pesada. —Zeros enarcó una ceja al escuchar esas palabras salir de la boca del investigador.

    ¿Compañera? —el asesino de ilusiones giró su cabeza a todos lados hasta que encontró a una sonriente pelirosa que lo saludaba con su mano derecha— ¿Eh? —no entendía qué estaba pasando, por qué ahora el juego estaba asimilando que él iba a realizar un encargo con alguien totalmente desconocido.

    ¿Sabían que en ese preciso servidor estaba pasando por un pequeño problema de bug, que si pedías una misión en solitario y otro jugador estaba cerca de ti, automáticamente el juego asimilaba que ibas en party? ¿No? Pues sépalo porque en este mismo instante le acababa de pasar al amargado de Zeros, frunció el ceño por la presencia inesperada de la joven Salamander.

    Ni pienses que haré la quest contigo. Ni sé quién eres para empezar. —zanjó con su tono serio y cruzándose de brazos.

    Oh vamos guapo —se acercó y tomó su mano—, te prometo que no seré una carga, sólo necesito un poco de dinero es todo. —le suplicó con una falsa tristeza.

    No me interesa. —apartó su mano sin un ápice de interés en las palabras de la assassin con skin de zorro, quien solo se limitó a soltar un quejido e inflar sus mejillas totalmente disgustada por la actitud tan seria del muchacho, debía ser un poco más insistente con él si quería lograr convencerlo.


    ErzaErza es la primera vez que uso a Lust so, no sé si lo hice bien :T
    Cualquier vaina pégame con tus peras :negro:
     
  4. Erza

    Erza Appetite for seduction Diseñador Oficial

    Registrado:
    9 Abr 2009
    Mensajes:
    10,336
    Temas:
    776
    Calificaciones:
    +2,053

    Soltó un suspiro y pronto cayó en cuenta de que no necesitaba una respuesta, después de todo el juego ya había aceptado la party, además de que se consideraba una experta en ignorar las quejas masculinas. Se dedicó a pasar su brazo alrededor del de Zero dispuesta a ser su compañía, no había porque seguir discutiendo al respecto, así que hizo amago por querer encaminarlo hacia su nueva tarea. El azabache soltó aire por la nariz y no se movió ni un ápice, negándose a avanzar con ella, comenzaba a molestarle la impertinencia de la mujer ¿Qué tan fácil era aceptar un “no”?

    Oh, vamos ―lo jaló, pero evidentemente era muy pesado. Se dio la vuelta e intentó empujarlo por la espalda sin obtener resultados. Vaya sujeto más duro le había tocado. Infló las mejillas y no tuvo más que treparse en él, de tal forma que le fuese imposible realizar la quest sin ella. No se le ocurrió otra forma. Se subió a sus hombros, sentándose en ellos de tal forma que los muslos femeninos terminaron rodeando el cuello del varón. Su cabeza resultaba un buen soporte para sus pechos y las hebras negras venían siendo una especie de agarre. ―¡Vamos! ―dijo animada una vez se le acomodó encima. Una gota de sudor escurría por la frente de Zeros. Vaya mujer tan ridícula. El resto de jugadores que pasaba por allí los veía con curiosidad. Para su desgracia, supo que si no se movía ella tampoco lo haría y de paso, iba a tener que seguirla cargando. ―¡Arre … eh… ¿cómo te llamas?

    No te importa.

    Bueno, te llamaré sombrita. Pareces ser un emo de esos oscuros y malos―dijo entre risas, al mismo tiempo en que jugaba los dedos en el cabello negro, creando pequeños remolinos.

    ¿Y todos los cait sith son estúpidos como tú? ―el chico finalmente comenzó a avanzar. El tiempo se estaba pasando y había que recopilar la información, resignado a que no se desharía de la fémina y que, entre más lo intentara, peor se podrían poner las cosas. Si hubiese aceptado de buena gana no tendría que llevarla en sus hombros. ―Ya. No debía decir eso. ―Zeros dirigió la mirada al frente en busca de algún espécimen, pero era un hecho que entre más usuarios pasaran por allí menos probabilidades habría de lograr el objetivo. Así que no le quedó más que continuar avanzando cerca de la costa.

    Eh… alguien nos está siguiendo ―las manos de Lust tomaron el rostro del inglés para hacerlo mirar a la derecha y con eso, encontrarse con el sujeto que los había contratado. Ciertamente, el chico lo reconoció como el solicitante de la quest.

    Vo-voy a ir con ustedes―dijo un tanto dubitativo. Llevaba un gran folio bajo el brazo, seguramente dispuesto a llenarlo de las anotaciones que pudiese obtener. ―Espero no les moleste mi presencia ―se acomodó los lentes ―, seré invisible. ―Por alguna razón ninguno de los dos le creyó, pero bastaría con que no estorbara. Zeros volvió a suspirar. Una carga más. Aunque no podía negar que a pesar del peso de la mujer cuyo nombre aún no conocía, resultaba agradable al contacto. ―Pueden llamarme Gregor.

    ¡Mucho gusto Gregor! Yo soy Lust y él sombrita.

    Zeros ―corrigió el azabache.

    Avanzaron un par de kilómetros hasta llegar a un punto solitario y tranquilo a donde con más probabilidad las criaturas se presentarían. Y ciertamente, a la orilla de la playa se anclaba un flan en busca de alimento. Hacía honor a su nombre con la apariencia gelatinosa, Lust ya los había visto y no tenía bonitos recuerdos de ellos. Enredó los dedos en el cabello negro del chico y lo animó a ir por la víctima.

    ¿Quieres dejar de jalarme?

    Es para que apures el paso ―resolvió inocente.

    Entonces bájate y camina por ti misma. ―la zorra hizo un puchero, pero entendía que ya era hora de trabajar. No negaba que allí arriba se sentía muy cómoda y amaba la sensación de poder controlarlo. Además claro, de ser muy atractivo. Movió su cola esponjosa pensando que indudablemente haría más cosas con él. De un salto descendió para alivio del varón quien no dudó en masajear sus hombros. Era más pesada de lo que parecía. ―Acerquémonos más. ―El investigador asintió con intenciones de observar mejor a la criatura. No tenía órganos visibles ni miembros. Anotó en su folio.

    Veamos si se defiende. ―La pelirrosa tomó su chakram y él su sable. Primero experimentarían con armas, por supuesto, en todo momento ella se mantuvo detrás de su espalda a sabiendas de que los flanes eran casi inofensivos, pero qué horrible ensuciarse con uno. La punta del filo se hundió ligeramente en la consistencia suave del flan, el sujeto miraba y anotaba. El animal parecía no morir ante la primera penetración. Quizás si fuese más profunda. Para cuando el gelatinoso quiso desplazarse, Lust emitió un chillido de miedo y le lanzó el arma giratoria, partiéndolo por la mitad. En seguida el flan se deshizo al ser impactado en su núcleo.

    ¡Lo rompiste! ―gritó Gregor con algo de pánico. ―¡NO! ¿POR QUÉ? ERES UNA SALVAJE. ―Gritó el sujeto acercándose al cadáver, tropezando con sus propios pies para caer encima del líquido residual. Zeros lo levantó jalándolo de la ropa. ―AAAAHHH, DEBE SER VENENOSO ¡QUITÁMELO! ¡ME VOY A MORIR!― entró en pánico mientras la sustancia resbalaba por su rostro. ―¡AAAAAHHH!

    ¡YAMEEROO! DILE QUE SE CALLE. ―chilló la escocesa tapándose los oídos.​


    @Lazi cualquier cosa, me dices o3o
     
  5. Autor
    Belgium

    Belgium Jiayou <3 Moderador

    Registrado:
    1 Dic 2006
    Mensajes:
    2,664
    Temas:
    134
    Calificaciones:
    +1,460

Compartir esta página

Cargando...