Misión S Trama Hakken Kodai | Dentro | Tensaigakure

Tema en 'Naruto World' iniciado por St. Mike, 14 Dic 2017.

Estado del tema:
Cerrado para nuevas respuestas
  1. Autor
    St. Mike

    St. Mike Sanguine Sanctum

    Registrado:
    13 Abr 2013
    Mensajes:
    1,470
    Temas:
    112
    Calificaciones:
    +930
    [​IMG]

    Primera fase
    “Prevenir el desastre”

    Descripción:
    tras varias reuniones, el Consejo ha decidido pronunciarse confirmando lo que muchos temían: según la investigación de Jitna Maku, El Horizonte corre peligro de ser encarado por fuerzas desconocidas, mismas de las que se tienen registros a lo largo de todo Modan en los últimos meses. Los extraños no se habían avistado en la aldea, o al menos eso se creía hasta que un último informe obtenido gracias a Juno Uchiha dio a conocer la existencia de tales seres en la isla. Kamaku, junto al duunvirato, ha dado órdenes directas de buscar mantener la calma mientras se continúa la investigación. Se requerirá un equipo de ninjas sin aparente relación de rangos para colaborar con el devenir de los acontecimientos.

    Objetivos:
    Inspeccionar la zona de la aldea asignada en busca de personas que encajen con el testimonio de Juno Uchiha.
    Seguirlos.
    Priorizar la seguridad civil por encima de la captura. El operativo no debe caer en conocimiento de los aldeanos.
    Notas:
    Jitna o Shitu (según les convenga) enviará un clon con cada grupo por su seguridad. Se encargarán de flanquearles.
    Del historial, hay tres testimonios con suficientes pruebas para sospechar: escondites o caminos que toman los extraños tras cumplir su cometido, sea o no violento, buscan huir. Son: una cueva en la costa Sur, un pasadizo en el bosque al Este y el centro de comercio Toredo.

    Instrucciones:
    Si estás leyendo esto y aún no revisaste el post en el tema principal, léelo y luego prosigue.
    Deberán moverse según la ubicación asignada por el dado.
    Durante esta fase deberán actuar como ninjas operativos de Kamaku, por lo que, según su preferencia, pueden terminar desarrollando su participación según lo acostumbrado (a partir del tercer post por usuario) por alguno de sus escuadrones (interrogar, espiar, trabajo de laboratorio e ir de policías encubiertos).
    Podrán inmiscuir a los NPC que hayan creado para fines de la trama, e incluso añadir a los suyos que se encuentren dentro de la aldea.
    Tendrán una semana a partir de las 12 AM (hora venezolana) para postear. Pueden empezar antes del inicio del plazo.

    Consejo general
    Esta fase tiene un propósito out-rol idéntico a todo lo acontecido dentro de la trama: hay misterio y polémicas por doquier, aprovechen eso para desarrollar perspectivas propias y posibles intereses de sus personajes con los Mothu, bien sea con antecedentes relatados por algún NPC propio o llegando a entablar una conversación con alguno. Pelear sirve y es pertinente, pero no limiten sus opciones a ello.

    Tengan en cuenta que la postura de los extraños es egoísta y desinteresada en principio, pero puede devenir en otra realidad según desarrollen su participación.

    Sea o no introductoria, esta fase tiene tanto peso como las demás.




    F. UnderwoodF. Underwood Toshio Uchiha
    @Yomerito Ruigetsu Hozuki
    Captain. LazyCaptain. Lazy Mamoru Uchiha
    MirtoMirto Jorund Sturm
    HelaHela Hana Kikkawa
    IzunaIzuna Nick Takanashi
    LuigiLuigi Ryuji Uchiha
    everydayeveryday Ryunosuke Kajiya
     
  2. Lazy

    Lazy I'm Morpheus, nice to meet you

    Registrado:
    22 May 2016
    Mensajes:
    1,842
    Temas:
    90
    Calificaciones:
    +949
    Las hojas se movían al son de la fresca brisa que en el bosque se sentía. Los animales, tranquilos como siempre, disfrutaban de su hogar sin que nadie les molestara. Todo estaba tranquilo y callado; lo cual, mantenía totalmente alerta a cierto pelirrojo que no dejaba de andar a paso lento por esa arboleda tan verde, que poco o nada permitía la entrada de la luz solar. En esa frondosa naturaleza, se hallaban dos sujetos ocultos; callados y totalmente calmados, iguales a un animal que espera pacientemente el momento perfecto para atacar a su presa cuando menos se lo espera. El sonido de las hojas que pisaba Kaizoku, mantenía en tensión al Uchiha, quería atacar. Pero hacerlo sin el permiso de Nyx sería imprudente y, seguramente les costaría la victoria, por lo que esperó a que la señal le fuera dada.

    Si siguen esperando, los terminaré encontrando. Es mejor que ataquen de una vez —exclamó con suma confianza el capitán. Esperaba que sus palabras, hicieran que la dupla reaccionara, pero al ver que nada sucedía, siguió con su camino.

    Si algo Kaizo sabía perfectamente y apreciaba de su mejor amigo, es que era un estratega extraordinario, que sabía cuando era el momento perfecto para actuar en situaciones similares a esa. Por esa razón, planeaba encargarse de él de cualquier forma posible.

    Hayai kemono observaba pacientemente desde un árbol que por su altura y ramas, fungía como el escondite perfecto. Desde su posición podía observar todo el terreno y a su vez, alcanzaría a dar una señal de aviso al menor que se hallaba en unos arbustos a unos cuantos metros en frente. Entre los dos, podían armar la trampa perfecta para el pirata, quien seguía su caminata en medio de ambos. Sin embargo, el mayor de la dupla atacante, conocía perfectamente que una trampa sencilla, no sería lo suficiente para aquel hombre que lo acogió en su momento de mayor necesidad, por lo que era lógico armar unos cuantos planes de reserva para poder vencerle.

    ¿Saben? A diferencia de ustedes, yo tengo cosas que hacer, ¿podríamos terminar con esto de una buena vez? —la voz de Mujihina resonó por todo el lugar, logrando que una pequeña sonrisa se dibujara en el rostro del teniente.
    La paciencia es una virtud amigo —su mano derecha sostenía un pequeño espejo, listo para fungir como un reflector cuando el fino rayo de luz chocara contra el vidrio, dando así la señal para que Mamoru atacara—, y tú no tienes mucha cuando se trata del entrenamiento de Gabu.

    La señal fue dada y tan rápido como sus reflejos le permitieron, el Uchiha cortó un alambre que dejó caer una lluvia de kunais sobre el impaciente capitán. Kaizo se echó para atrás con un simple salto con voltereta, solo para darse cuenta que donde había caído, se hallaba un suelo falso, que lo hundiría en una especie de fango. Su cuerpo se hundió en la segunda trampa y ésto le permitió al Uchiha salir de su escondite con dos copias suyas detrás de él. Su intención era rodearlo para que no pudiera escapar y así terminar de la forma que él había dicho hace unos cuantos minutos. No obstante, todo aquel plan tan meticulosamente ideado, se había roto en el momento que un tronco apareció en el fango. Uchiha y compañía se detuvieron a mitad de camino y se echaron para atrás para quedar espalda con espalda. Las aspas de su Sharingan se movían con intensidad, buscando el rastro de chakra de su temporal enemigo. Nyx se mordió la uña del pulgar, frustrado porque todo había salido mal; seguramente Mujihina había encontrado los otros cepos preparados para él.

    Si no fue directo a por Mamoru, entonces debe estar buscándome. Debo moverme antes de que…
    ¿Antes de que te encuentre? —La voz amenazante de Mujihina le paralizó, por alguna extraña razón, se sintió como si estuviera a punto de morir, la voz, la presión que sintió cuando sintió la caliente respiración sobre sus hombros ¿acaso su compañero olvidaba que se encontraban en una entrenamiento? Si ese era el caso, debía evitar a toda costa que le golpeara.

    Haciendo gala de su velocidad, Nyx desenfundó uno de sus Glaives y lo lanzó por un costado de su enseriado amigo, quien ahora estaba a escasos metros de golpearle la cara con su puño izquierdo. Un destello seguido de una ligera explosión, alejó a las aves que reposaban en la copa del árbol y llamó la atención del chunnin, que hasta ahora se había concentrado en el rastreo de su maestro. Poco o nada sabía que el objetivo de su “padre” era Nyx. La espalda de señor pirata humeaba a la par que su ropa mostraba su quemada piel, descubierta gracias a la técnica empleada por su subalterno. En comparación a lo que iba a sufrir el teniente, la espalda del capitán no era nada, pues el daño que hubiera recibido de aquel puñetazo, lo habría dejado un largo tiempo en cama. El puño del maestro de Gabu había roto por completo el tronco del árbol, dejando la copa del mismo en un lamentable estado.

    Mamoru y sus clones saltaron sobre un árbol y quedaron a la misma altura que sus homólogos, asombrándose de lo que había pasa hace nada.

    Se los digo de una vez. Si me van a hacer perder el tiempo de ésta manera, entonces háganlo interesante. No se contengan, porque yo tampoco lo haré —sentenció con extrema seriedad.
    ¡Bien! Espero que estés listo, porque hoy te venceré de una buena vez —el desafío sonaba bien para el chico, se sentía listo, y con la ayuda de su compañero, el combate se haría sumamente fácil.

    El original y las copias desenvainaron sus tantō con su mano derecha, y con la izquierda tomaron un kunai, listos para comenzar con el verdadero combate.

    ¡Mamoru espera!

    La advertencia fue ignorada por completo y el grumete se lanzó sin pensárselo dos veces junto a sus clones. Kaizo levantó los puños igualando a un boxeador, y rápidamente comenzó a golpear el aire. La fuerza ejercida por Mujihina, logró que una potente ráfaga de aire golpeara a los clones y los hiciera desaparecer tan rápido como aparecieron. Aquella demostración de fuerza y control sobre su cuerpo, no fue lo suficientemente intimidadora como espera que fuera. Uchiha no se detuvo en su avance y arremetió rápidamente con un estocada seguido de una serie de patadas a su zona media, las cuales estaban siendo bloqueadas con suma facilidad. Mamoru no alcanzaba a conectar sus ataques, pero aún así, le estaba demostrando a su maestro que podía seguirle el ritmo con algo de dificultad. Nyx por su lado, observaba todo un poco atónito, el aura asesina del superior había desaparecido por completo y ahora mostraba un estilo más calmado, que esperaba enseñar, no herir… entonces, ¿qué había sido entonces ese ataque tan peligroso? ¿Por qué antes intentó golpearle con todas sus fuerzas y habló de seriedad, cuando ahora golpeaba a Mamoru midiendo su fuerza?

    ¿Me vas a ayudar? —La interrogante de un desarmado Uchiha, sacó al teniente de su mar de dudas. Gabu saltó hacia otro árbol, uno con ramas más gruesas que el anterior, como sabía que su superior le perseguiría, ejecutó una rápida cadena de sellos, para posteriormente disparar una enorme bola de fuego.
    ¿Es todo? —Kaizo realizó su propia cadena de sellos y al terminarla, expelió una gran cantidad de burbujas y espuma que le cubrieron del Katon.

    El choque de elementos se dio y una nube de humo tapó al chuunin. Grumete viraba sus ojos a todas partes.

    Vigila tu retaguardia —el humo se disipó, y la silueta del señor pirata apareció justo detrás de él—. Ya te dije una vez… ¡tus ojos no lo son todo!
    ¡Agh! —Cayó de rodillas al momento de chocar contra el tronco del frondoso árbol. Sentía como su hombro y brazo izquierdo se adormecian, gracias a la patada que había recibido.

    Aún en esa situación, Kaizo no se iba detener. Levantó los puños de nuevo y se fue acercando al menor. Lo que no esperaba, es que Nyx apareciera en otro destello explosivo y se colocara justo detrás de él, con clara intención ofensiva. Una media sonrisa apareció en el rostro del capitán. Inmediatamente, se dio la vuelta y se preparó para asestar un golpe mortal al teniente. Nuevamente había aparecido esa aura asesina, aunque esta vez Nyx no vaciló, lanzó otra Glaive con un efecto curvo y ejecutó esa habilidad tan extraña que nada se parecía al Hiraishin.

    Si me estás pidiendo que me alejé, no lo haré —zanjó el recién transportado Nyx, luego de intentar corta a su amigo con la daga que portaba en su mano derecha. El pirata evadió el ataque y se preparó para una contra, pero lo que no esperó por parte del chuunin, es que éste lo golpeara en el abdomen con sus puños envueltos en llamas.

    Kaizo retrocedió y miró como la dupla se reorganizaba.

    Nada mal.
    ¿Cómo está tu brazo?
    Algo mejor, supongo. Creo que fue en serio lo que dijo antes de empezar.
    Lo es.
    Ya, les dije que tengo cosas que hacer. Si se van a rendir, que se a ahora.
    ¡Tch! ¡Cállate viejo! —Gritaron al unísono. Aquello no agradó mucho al tutor de ambos, por lo que usó su velocidad para acercarse a ellos y así terminar con toda esa molestia.
    [...]​

    Kaizo veía a sus subalternos tirados en el cesped, sus ropas estaban rasgadas y en su piel se veían varios moretones, productos de la golpiza que les propinó el capitán. Por un momento pensó que se había sobrepasado, pero ese pensamiento se desvaneció al instante cuando recordó las palabras del muchacho: Si vamos a tener un combate de entrenamiento, quiero que se sienta lo más real posible.

    Ahí tienes tu real —musitó previo a sentarse en una piedra a esperar que el par reaccionara.

    Los minutos se fueron pasando lentamente y la espera se estaba tornando irritante para el pirata. Por lo que decidió echar la cabeza hacia el cielo, donde se percató de la presencia de una majestuosa águila, que inmediatamente se lanzó en picada en su dirección. Mujihina levantó el brazo para que el ave se posara tranquilamente en este, cuando lo hizo, Kaizo notó el papiro que tenía amarrado a su lomo. Como no tenía nada que hacer, decidió quitárselo y leerlo. Finalizada su lectura, el ave se dio al vuelo y el hombre se levantó de su asiento, al parecer Mamoru tenía un misión importante y si estaba recostado en el suelo no iba a poder asistir. Le pateó el costado hasta que el joven se terminó de despertar.

    Ahh... me duele todo.
    No me interesa, quejumbroso. Debes reunirte con un grupo, porque tienes misión, muévete —le dijo previo a lanzarle el pergamino para que lo leyera—. Te acompañaré hasta la entrada de la aldea —levantó al aún inconsciente Nyx y lo colocó en su hombro como un costal de papas—, tengo que llevar a éste tonto al hospital y luego irme a una reunión importante. Andando.
    Creo que también iré al hospital, porque alguien se tomó las cosas demasiado en serio.

    LuigiLuigi HelaHela MirtoMirto everydayeveryday St. MikeSt. Mike F. UnderwoodF. Underwood May the perico be with you
    Amiguitos si quieren cuadrar algo avísenme por discord o por MP,
     
    • Me gusta Me gusta x 1
    Última edición: 21 Dic 2017
  3. Madara

    Madara I'm the queen, bitches.

    Registrado:
    16 Dic 2011
    Mensajes:
    1,088
    Temas:
    52
    Calificaciones:
    +618
    Era un día extraño en El Horizonte, pero no en su generalidad, como si las personas hubieren cambiado sus hábitos súbitamente; sino más bien en el aire, el ambiente que se respiraba, pero no para el colectivo, sino para los entendidos. Rapunzel llevaba ya un par de meses o más en la aldea desde aquel encuentro aleatorio con Nagare en el país de Las Olas; quizás, aquella había sido una situación clave para definir el destino que le deparaba, o quizás era otro lugar de paso como muchos otros anteriores. No estaba sola, nunca lo estaba y por ello agradecía, sin embargo no estaba segura de que sus decisiones desde hacía poco más de un año fuesen las más acertadas; porque si bien es cierto que uno toma las riendas de su vida según le parezca, cuando esas decisiones involucran a un tercero, la cosa cambia completamente, y más si ese tercero es importante para uno.

    Al principio se sintió reacia a sentar base en Tensai, hallaba mil excusas; que si el país del Agua, que si el clima, que si Hogaku, que si Nagare… múltiples etcéteras que al fin y al cabo no terminaban de ser un todo determinante para su retirada, ¿que si habían cosas buenas? Claro que las había, la temperatura era horrible pero los paisajes, la increíble infraestructura que Bakudai había creado a partir de la ya existente, las múltiples culturas y armonía entre aldeanos que poblaban la isla lo contrarrestaban por mucho; Tensai era una pequeña metrópoli donde podías encontrar hasta lo más absurdo que se te ocurriese, pero al mismo tiempo parecía ser un lugar donde podías vivir tu vida tranquilo sin preocupaciones. Su llegada ahí fue inesperada para ambos, pero los recibieron sin problemas –aparte del hecho de que fueron introducidos por el mismo Ruigetsu– y cuando se cruzó con Sakura Minami se dio cuenta que, aunque no quisiera admitirlo, ella era una de los poquísimos amigos que había copilado en los últimos años.

    Todo era muy lindo, muy tranquilo y todo lo demás, pero no distaba de cualquier otro lugar que hubiere visitado antes; incluso el país de Las Olas le parecía un bello destino. Lo que realmente “ataba” a Hana Kikkawa a El Horizonte era una conversación que tuvo con la manipuladora de la sangre, Sakura.

    Su parada en Tensaigakure fue estrictamente pensada para llevar a Tatemono y encontrar a Minami, ya que necesitaba tratarse con un ninja médico para sanar algunas heridas y consecuencias de su última misión; la rubia insistió en hacerle múltiples exámenes médicos y revisarla desde la A hasta la Z para asegurarse de que todo estaba al cien por ciento, pero halló algo muy fuera de lugar en su análisis, algo que incluso le obligó a repetirlo un par de veces e incluso recurrir a otros laboratorios. El resumen es una pequeña explicación y es que todo ser humano posee una pequeña cantidad de hierro en su cuerpo, que es el responsable de transportar el oxígeno en la sangre mediante la hemoglobina, estimula el sistema inmunológico y brinda fuerza al organismo; sin embargo, esa cantidad no debe excederse de lo normal porque los estragos serían fatales, cada análisis arrojaba el mismo resultado y era que… Hana no tenía el gramaje de hierro que intoxicaría a una persona hasta matarla, sino a más de diez.

    Su sangre era extremadamente tóxica, tanto que le pidieron a Lobo Gris un pedazo de acero hecho de su chakra para experimentar con él y su sangre fue capaz de crear una fina capa de óxido en la superficie luego de un tiempo de reposo. Aquello dejó a Princesa con la boca abierta, nunca había visto algo semejante, no estaba completamente segura de que se tratara de una línea sucesoria, y ¿cómo podría? Hana ya poseía el Konton en sus venas, sus padres eran Kikkawa de ambas partes, no era lógico que mágicamente desarrollase una segunda línea sucesoria así como así… pero no era normal, era imposible, con ese grado de hierro a Rapunzel se le tendría que haber freído el sistema desde hacía mucho rato y estaba fuerte como un toro, no había ni un sólo síntoma de intoxicación en su cuerpo. De manera protocolar, Sakura solía mantener a sus pacientes con una historia clínica completamente confidencial por mera ética, y esta vez no sería la excepción, sólo que ahora tendría más razones para hacerlo. Grinch le insistió que no quería que nadie más metiera sus narices en el asunto y que ambas buscarían la respuesta a su hemocromatosis crónica; a pesar de que Minami instó a dejar a Rapunzel hospitalizada, ésta se negó; a cambio, prometió que si se sentía mínimamente extraña o débil, acudiría a ella, y así estuvieron de acuerdo.

    Pero como todo lo malo perseguía a la morena por alguna razón ilógica, no faltó mucho más para que se hallara en esa situación. Era obvio que Hōzuki no aceptaría al dúo de La Niebla porque sí, así que algo a cambio debían dar; como era lógico, prestaron su servicio militar de manera extraoficial en caso de que lo necesitasen –más que todo Hana, ya que Nick no se hallaba muy asiduo a la idea–. Con ese acuerdo, vivieron desde su llegada en una casa que había construido Tatemono aparte de la Torre Mirai Este, en agradecimiento por ayudarlo a llegar sano y salvo a El Horizonte; no era la gran cosa pero era todo lo que la pareja quería, un lugar tranquilo. Kayako dudaba poder vivir en paz en el tejemaneje de las Torres con ese montón de gente.

    Aquel día fueron reclutados Nick y Hana, pero no había sido por el aguado sino por un albino de nombre Jitna; a según, era el jefe de una organización llamada Kamaku, que era más o menos un escuadrón secreto medio suicida que hacía el trabajo sucio que los ANBU no tenían tiempo de hacer… o algo así entendió Rapunzel. Tampoco fue muy explicativo al respecto, y para ser sinceros, a la Jounin le importaba muy poco; por lo que pasó a lo que concernía, la misión. Que, bueno, no era una “misión” como tal, sino más bien un ejercicio de reconocimiento donde tendrían que buscar a un grupo de individuos no identificados que tenían una serie de habilidades no identificadas y ahí fue donde Hana rodó los ojos. Comenzaba a odiar el espionaje y toda la mierda que éste involucraba.

    El dúo se trasladó al lugar que le fue asignado, conectados por radios casi imperceptibles, ambos se vistieron de civiles y aprovechando su anonimato en aquella aldea, decidieron caminar por ahí en búsqueda de pistas, separando sus caminos. Era evidente la tensión entre los aldeanos, había incertidumbre y nerviosismo, Kikkawa pudo notar los murmullos entre el zumbido constante de contaminación auditiva; las Torres Mirai eran por naturaleza ruidosas y sobrepobladas por tener múltiples propósitos –como lo era albergar gente y servir como mercado libre en sus calles–, el lugar era majestuoso, eso sí, pero lógicamente sería un punto fácil de acceso para un terrorista que buscara provocar un atentado. Y por ello, ambos estaban ahí; Maku dijo que otros ninjas acudirían al mismo destino y que un clon propio les cubriría las espaldas, pero cualquier cosa podía pasar ¿mucha gente y mucho espacio? Olía muy mal.

    Hana se limitó a evaluar la actitud de los aldeanos, cómo se sentían al respecto de lo que se rumoreaba, qué pensaban, si habían escuchado algo que fuera potencialmente importante, si alguien tenía alguna anécdota, pero básicamente todos repetían el mismo cuento una y otra vez, uno con variaciones, otros exagerando, pero en síntesis era siempre lo mismo. Estaba a punto de desaparecer en las escaleras para subir a uno de los puentes y observar desde arriba cualquier anomalía, pero entonces escuchó una conversación.

    ―¡Te digo que no estoy mintiendo! ―La voz del hombre titubeaba, estaba nervioso.
    ―¿Cómo puedes estar tan seguro? ―preguntó el otro, mientras limpiaba la suela de un zapato con un paño frente al taburete.
    ―Thai, te juro que Yusuke le lanzó una de sus agujas especiales… el tipo ni siquiera se movió, y las agujas se dispersaron en otras direcciones sin siquiera tocarlo… ¡deben ser ellos! ―comentó, mientras miraba con insistencia hacia el callejón contiguo, como buscando a alguien―. No sé qué diablos están esperando en Kami pero esos tipos son peligrosos.
    ―Deberías hablar con las autoridades ―
    instó el zapatero.
    ―No lo sé, amigo, creo que me está siguiendo o algo, ¿y si quiere matarme…? ―El bullicio acalló la conversación a medida de que la Jounin se adentraba a uno de los callejones.

    Ya sabía que uno de ellos estaba ahí, sólo faltaba encontrarlo.

    -

    Introducción ghei
    SakuraSakura mención a tu personaje ~
    IzunaIzuna St. MikeSt. Mike
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  4. everyday

    everyday Moderador

    Registrado:
    22 Jul 2012
    Mensajes:
    7,037
    Temas:
    689
    Calificaciones:
    +2,417
    Ryu se llevó la cuchara a la boca con tal motivación que parecía que de un momento a otro iba a desplomarse contra la mesa, tras masticar su alimento y tragar, para lo cual tuvo que pasar toda una eternidad, el chico se dignó a soltar un largo y profundo bostezo. El problema con el Chuunin no era tanto que hubiera dormido poco o que hubiera trasnochado, sino más bien que estaba realmente aburrido: Luka había partido a Arashigakure hacía un par de días y su maravilloso, además de responsable, padre se había largado como de costumbre sin dar el más mínimo detalle de a dónde se dirigía o cuándo pensaba volver, la única señal que le advirtió de la partida de su progenitor era que el señor no se había presentado a desayunar, alimento que nunca se perdía cuando se encontraba en casa. Era así pues que Ryunosuke no tenía absolutamente nada interesante qué hacer y eso le generaban unas grandes ansias de desplomarse en la cama y volver a los brazos de Morfeo, cosa que ahora le resultaría imposible por la cantidad de luz y ruidos provenientes del exterior.
    Fue ahí, mientras se encontraba tirado en la enorme sala de estar, mirando fijamente el techo de aquella gigantesca jaula a la que llamaba hogar, que Ryunosuke se percató de que tan solitaria era su vida sin la presencia de aquél ninja castaño o su molesto padre. Si bien podía cruzar esa puerta y salir allá afuera a buscar gloria capturando algún renegado o satisfaciendo las necesidades de la aldea cumpliendo misiones, la verdad es que aquello carecía de sentido si no había con quien presumir dichos logros o contar sus grandes proezas, porque sí, todo lo que realizaba terminaba de forma heroica y épica, como para que un pintor viniese y realizase un cuadro tan solo para conmemorar dicha acción o al menos así le gustaba pensar al shinobi.


    Sus pensamientos fueron abruptamente interrumpidos cuando un golpeteo se escuchó en su puerta, una sensación de alegría se formó en su pecho cuando se imaginó la posibilidad de que se tratase de Luka, pero pronto esa ilusión se apago como la llama de una vela que se expone a una tempestad: la persona al otro lado de la puerta había deslizado un sobre por la puerta y el Chuunin fue capaz de escuchar como de inmediato se echaba a correr, sin embargo, el actuar de su repentino visitante le hizo suponer que ese documento no era uno cualquiera.

    Se acercó con cuidado y arqueó una ceja cuando vio el sobre que yacía en el piso, al desdoblarla y leer su contenido abrió los ojos de par en par.

    —Por supuesto —Dijo mientras arrojaba el papel a cualquier dirección—. Es obvio que el consejo iba a pedirme ayuda a mi —Se cruzó de brazos mientras sonreía de forma burlesca y asentía para si mismo—. Después de todo el mismísimo Toshio recomendó mi ascenso.

    [. . .]

    Al parecer había una situación “crítica”, como de costumbre cuando le llamaban, que en esta ocasión perjudicaba directamente a la aldea del horizonte. Como de costumbre, el consejo había optado por trabajar de manera silenciosa para no despertar el pánico entre sus habitantes y, claramente, para adelantarse a cualquier intenciones de los potenciales enemigos, aunque aquello no quedaba del todo claro, de hecho Kajiya aún no comprendía si esos sujetos estaban tratando de invadir la aldea, destruirla, conquistarla o simplemente realizar algún acto de terrorismo o espionaje.

    —Como sea, estas misiones de sigilo siempre son molestas —Susurró para si mismo, una vez que alcanzó la punta de un tejado—. Con lo que me encanta estar quieto sin mover un solo músculo… Aunque debo admitir que esto es interesante…

    El paisaje industrial que ofrecían las Industrias To podía resultar repulsivo para algunos, pero para el caso de Kajiya resultaba fascinante a pesar de que algunas columnas de gases negruzcos se elevaban como dedos que deseaban tocar la azulina bóveda celeste, eso sin mencionar la maquinaría e infraestructura que te encontrabas ahí a donde llegaras a posar tu mirada. Aquella tecnología contrastaba bastante con el aire de misticismo que siempre rodeaba a los ninjas y sus culturas o tradiciones, como las pocas que su madre y padre le habían inculcado, tal vez la curiosidad por lo desconocido es lo que le mantenían distraído de esa manera.
    Fue en una de esas observaciones que sus orbes se posaron en algo curioso: un peculiar sujeto apareció por una de las ventanas del edificio principal, lanzándose al vacío sin más para después aterrizar en el techo colindante. No había sido un accidente, el individuo en cuestión supo cómo caer y rodar para no hacerse daño en el proceso, en pocas palabras, estaba entrenado para realizar semejantes acciones. Por si no fuera demasiado su acción para sospechar que algo no estaba bien, llevaba ropaje bastante largo y su boca estaba cubierta.


    —Parece como si nuestro amiguito no quisiera que lo reconocieran —El chico estiró sus manos y piernas—. Bien, creo que ya tengo a mi sospechoso, esta será una corta misión…

    Autumn.Autumn. leve mención deuka(?)
     
  5. Mirto

    Mirto Mind hacker

    Registrado:
    31 Mar 2010
    Mensajes:
    688
    Temas:
    47
    Calificaciones:
    +183
    Llevaba meses desconectado de los aconteceres globales; se había centrado tanto en sí mismo y en su ‘tranquilidad’ a un punto que los Gottschalk dejaban de tolerar. Jorund se encontraba en total rebeldía al sistema en el que vivía, no sentía dependencia ni lealtad a su aldea ni a sus líderes, se negaba a seguir órdenes y a realizar misiones. A duras penas prestaba atención a las amenazas de los pocos Gottschalk que respetaba.

    Hogaku me está pidiendo tu cabeza — Matthew, su hermano mayor, era prácticamente la única voz de la razón a la que de vez en cuando escuchaba.
    Dile que venga a agarrármela.
    Sturm… —El par llevaba días encontrándose en el salón del consejo del clan, ya que estaban recibiendo constantes visitas de aliados del extranjero y las reuniones en el salón ocurrían a diario, Matt obligaba a su hermano a asistir—. Desde que llegaste a la aldea te has esforzado casi únicamente en quedar bien con los viejos, agradarles y que te vean como uno más del clan.
    Lo sé.
    Desde que se consolidó el sistema de aldeas el clan Gottschalk ha sido totalmente leal a su aldea, sin importar nada —Recibió una mirada de desagrado del bastardo, quien sabía exactamente lo que Von Gottschalk diría a continuación—. Antes de considerar agradarle a los viejos deberías empezar por agradarle a Hogaku y Nagare.
    Al aguado le caigo bien —Refunfuñó.
    Le caes bien —Soltó antes de una risa sarcástica—. ¿Crees que Nagare confiaría en que cuidaras su mascota?
    ¿A qué viene eso?
    A ver —Matt se recostó en su silla y estiró los pies sobre la larga mesa en la que sucedían las reuniones —. Heredaste la absurda fuerza de papá y sabes cómo usarla, eres astuto, inteligente, sabes salir de situaciones en las que incluso un Jounin podría tener problemas. Y estoy seguro que aún así no te confiaría una tarea tan tonta como cuidar a su loro.
    Me han colocado misiones más difíciles, deja de hablar estupideces.
    Difíciles, claro —Bajó los pies de la mesa y apoyó los codos —. Pero ¿Qué tan importantes han sido? —La voz de Matt se tornaba cada vez más seria conforme hablaba —. Luchar contra un malhechor lo hace cualquiera, investigar sobre una organización también, proteger al hijo de un empresario hasta un Genin habilidoso. ¿No te das cuenta que te ven como uno más del montón?
    Precisamente por eso, no haré misiones en las que otros se beneficien por mi esfuerzo.
    ¡No seas imbécil! —La insolencia del bastardo crispaba el temperamento del mayor—. Precisamente esa actitud es la que genera desconfianza del par de arriba, de los viejos, del consejo de la aldea y te apuesto que de los mismos aldeanos. Tu actitud tan indiferente con respecto a Tensai y a quienes te rodean hace que todo el mundo desconfíe de ti. No has ganado fama, has ganado infamia. Tu forma de estirar las reglas en tu beneficio, tu carencia de respeto, la poca importancia que le das a vidas ajenas. ¿Sabes por qué te he obligado a estar en las reuniones del consejo?
    Dilo.
    Porque más de uno ha llegado a compararte con Barend. Y no de la forma que te gustaría que lo hicieran —La conversación fue interrumpida por una tercera persona presente en el lugar.
    Jorund… —Yosei Azai. Fue la única autoridad que tuvo Sturm en su infancia y, pues, todos sabemos que no lo hizo bien —Hace varios años tuviste una actitud similar, ¿recuerdas a lo que te llevó?
    Sí, y mírame donde estoy ahora.
    Que terco —Se quejó el rubio.
    Anda, ve, haz lo que te dé la gana; sigue así y más temprano que tarde tu cabeza estará en cualquier libro bingo por un precio ridículo.
    Al menos así podría decir que viví para mí y que fui feliz haciendo lo que me dio la gana —Tras las palabras del berenjeno un golpeteo en la puerta dio paso a un no-invitado. Sveinn, un primo del par de muchachos que llegó a hacer entrega de un pergamino para el bastardo—… Mira, misión —Tras sus palabras rompió el pergamino.
    Nagare supo que iba a suceder eso, me entregó este otro —El rubio menor entregó otro pergamino el cual, por alguna razón, no lo pudo romper.
    Mira, malcriado —Matthew respiró profundo y se dispuso a buscar otra alternativa—. Te propongo algo.
    ¿Hmm?
    Que Yosei te acompañe.
    ¿Y qué tendría eso de interesante?
    Hace tiempo me dijiste que ya estabas en un nivel mucho más alto que el suyo ¿No? —Sonrió con malicia—. No creo que haya mejor forma de demostrarlo.
    La ceja arcada del albino y el comentario retador del rubio activaron –por fin- las ganas de Jorund de hacer algo —Está bien, pero si te me acercas demasiado, viejo, juro que te freiré a patadas.
    Con gusto.
    Por cierto —Interrumpió Matt la salida dramática de su hermano—. Antes que te vayas hay dos cosas que debo recordarte. Primero: Recuerda todo lo que ha hecho tu clan por ti, incluso cuando te han denigrado por ser un bastardo. Segundo: Recuerda quien es tu padre. Y por si alguna duda, pregúntale a quien quieras, incluso fuera del país, quién demonios era Bertram von Gottschalk.
    Sigues usando la carta de Bertram. Déjalo descansar en paz —Respondió Sturm con apatía.
    Recordarlo no es invocarlo, no confundas.

    […]

    Entre todos los lugares a los que podía haber sido enviado, entre todas las calles, sectores y distritos que odiaba casi tanto como la misma aldea… escogieron el peor, uno de los más transitados y abarrotados de hediondos civiles.

    Sabía que ‘los de arriba’ lo habían enviado para allá con la mala intención de incomodarlo al máximo. Sabía también que Yosei buscaría la forma de fastidiarle apenas tuviese la oportunidad; pero ya tenía el reto encima, así que no le quedaba de otra.

    Que bueno —Ironizó el albino—. No sabes cuánto tiempo llevaba esperando tener tiempo de calidad con mi amado sobrino.
    Viejo —Jorund rodeó con su brazo a Azai—. Tú te puedes morir.

    La tensión en el ambiente era palpable, no solo por el nerviosismo e incomodidad evidente en Sturm, entre los aldeanos había cierta pesadez que se transmitía solo con acercarse; ahora imagínate como estaría el ambiente en uno de los lugares más transitados de Tensai. Ya era momento de ponerse en marcha y dejar de ocuparse en tonterías.

    Sí, la verdad es que Jorund en este post debía hacer algo relevante, pero el narrador procrastinó al punto de que sus ideas se esfumaron tan rápido como el tiempo en el que tardó el lector en darse cuenta que el post era puro relleno.



    Yosei Azai
    Sistema - Biblioteca de NPC [No se admiten antagonistas] | Página 17 - Naruto World | Foros Dz
     
    Última edición: 29 Dic 2017
  6. Lazy

    Lazy I'm Morpheus, nice to meet you

    Registrado:
    22 May 2016
    Mensajes:
    1,842
    Temas:
    90
    Calificaciones:
    +949
    Las vendas y pastillas que le dieron en el hospital Enjintō, apaciguaron el dolor en todo su cuerpo. Fue sorprendente para los médicos, el que un joven tuviera esas heridas, cuando le preguntaron al que en ese momento se presentaba como su representante, éste sólo respondió que el dúo había resbalado y rodado por una ladera. Por suerte, el personal no siguió preguntando, el tener que narrar lo sucedido habría sido un fastidio para el capitán quien observaba como el chuunin se levantaba de la camilla y tomaba sus pertenencias. Tenía una misión y ya iba tarde para que le informaran con más detalle los objetivos de la misma. Mujihina se acercó y le colocó las manos en el hombro, acto que le logró sacar un chillido de dolor al menor.

    ¿Vas a seguir lastimándome?
    No sé de qué me hablas. Hasta donde sé, tú y Nyx cayeron por una ladera —la incredulidad misma se reflejó en el rostro de Mamoru al escuchar esa frase
    Inventaste eso para que no te reprocharan, ¿cierto?
    No sé de dónde sacas eso, sería incapaz de mentir —respondió previo a voltearse y dirigirse hacia donde estaba el aún inconsciente Nyx—. Como sea, estuvo interesante el entrenamiento de hoy. Has progresado, aunque sigues dependiendo de esos ojos tuyos. Te los arrancaré un día de éstos.
    Trataré de mejorar eso. Si es todo, tengo que irme —exclamó luego de acomodarse el porta kunai en su pierna.
    Lo mismo digo, tengo que encontrarme con alguien —Gabu se paralizó. ¿Había escuchado bien? ¿Kaizoku Mujihina iba a verse con alguien? Para suerte del aprendiz, Kaizo no podía ver la sonrisa traviesa que se había dibujado en su rostro. El muchacho se dirigió hacia la puerta y luego viró su rostro hasta que el capitán le viera el perfil sonriente.
    Suerte en tu cita.
    No es una ci… se marchó.

    [...]​

    Según el papiro, debía reunirse con un pequeño grupo de no más de nueve personas. El lugar de reunión era uno de los tantos puestos estratégicos distribuidos por toda Tensai, se caracterizaban por ser centro de reuniones secretos y que solo se utilizaban para la coordinación en casos de emergencia, lo cual le pareció bastante extraño al Uchiha ¿qué estaba pasando, como para que les llamaran a ese lugar? Comprendía la falta de aclaraciones en el pergamino que mantenía en su mano, en ocasiones, era mejor mantener la información entre los participantes del encargo que arriesgarse a una filtración de la misma. Aún así, su curiosidad aumentaba por cada segundo que pasaba, quería saber lo que sucedía y el por qué de la reunión en un sitio como ese, por eso decidió apresurarse.

    Al momento de llegar, Mamoru recibió muchas miradas curiosas que preguntaban por su estado, tal vez el verle vendado en la cabeza y brazos hizo que muchos se cuestionaran su disponibilidad para la misión. Un “estoy bien”, resonó en la sala repleta de cajas con provisiones y armamento. Aquellas dos palabras bastaron para que Jitna saliera de las sombras con su figura femenina. El muchacho no le conocía del todo, pero sabía quien era y a qué se dedicaba; el susodicho aclaró su garganta y, con suma tranquilidad, comenzó a narrar lo que estaba pasando, tanto en la aldea como alrededor de Modan. Su forma tan tranquila de expresarse no le restaba importancia alguna a sus palabras, más bien, el informe sonaba totalmente precario. Para la mayoría de los presentes, sonaba algo absurdo y descabellado, que personas de ese estilo estuvieran causando problemas en todo el continente, por eso, el líder de Kamaku pidió lo total atención en la búsqueda de los individuos; si llegaba la oportunidad de encontrarse con uno de ellos, y éste buscaba pelea, debían priorizar la seguridad pública sin descuidar la misión. Habían otros escuadrones realizando la misma misión en diferentes lugares de la aldea, el grupo de Mamoru -liderado por un bunshin- se dirigiría a una zona bastante complicada, el Centro de comercio Torēdo. Muchas preguntas surgieron en la mente de los presentes, pero fueron respondidas poco a poco.

    ¿Los civiles están al tanto de todo lo que pasa? —Cuestionó uno de los dos Jounin presentes. Jitna le observó y negó con la cabeza.
    El duunvirato, está de acuerdo con que toda ésta operación sea secreta. Nadie del pueblo debe saber lo que sucede... —los presentes entendieron a la perfección lo que implicaba—. Si no hay más preguntas, movilícense.
     
    Última edición: 27 Dic 2017
  7. Madara

    Madara I'm the queen, bitches.

    Registrado:
    16 Dic 2011
    Mensajes:
    1,088
    Temas:
    52
    Calificaciones:
    +618
    Aparto después de estos retardados de amor.
     
  8. Lazy

    Lazy I'm Morpheus, nice to meet you

    Registrado:
    22 May 2016
    Mensajes:
    1,842
    Temas:
    90
    Calificaciones:
    +949
    Todos los presentes tomaron su equipo que no era la gran cosa: unos binoculares y una radio, era lo que llevarían para montar vigilancia, las otras herramientas y armas irían por cuenta de ninja de un escuadrón. Mamoru encendió su radio y decidió colocarlo en un lugar donde no correría peligro alguno, si en algún momento llegara a suceder algo grave -lo cual esperaba que no ocurriera-. El grupo del grumete contaba con dos genin, un jounin y su presencia, parecía algo decepcionante, pero la presencia del líder del escuadrón relajó un poco los hombros del Uchiha; a decir verdad se sentía más seguro con él estando en su grupo. Sus recientes heridas en el entrenamiento lo hacían estar en una condición bastante deplorable y sabía que el par inexperto no sería de mucha ayuda, por lo que todo el peso caería sobre el jounin, el cual tampoco mostraba una gran confianza, sus expresiones al momento de escuchar el informe, le daban una imagen de impaciente que no se la quitaría nadie.

    Supongo que estaremos en las calles y techos de Torēdo —teorizó uno de los inexpertos con un deje de ilusión, se veía un tanto emocionado y eso de cierta forma reflejaba la falta de experiencia que tenía en el campo. Jitna asintió.
    Mejor vayamos de una buena vez, hay mucho trabajo que hacer.

    Como era de esperarse a esas horas del día, el centro Torēdo mostraba una cantidad de personas exorbitante. Muchas personas iban y venían, atraídos por las diferentes tiendas y locales de comida que se podían encontrar en uno de los centros comerciales más grandes de Modan, si buscabas alguna joya o alguna prenda de ropa, ahí la encontrarías sin problema alguno. Era curioso como algunos turistas opinaban que al entrar y perderte en las múltiples y llamativas tiendas de Torēdo, sentías como si estuvieras en otra ciudad aparte de Tensai. Aún así, el lugar era el peor para una misión de vigilancia y captura, lo que era un beneficio a nivel turístico, resultaba ser una gran contra para la fuerza armada de la aldea. La vista amplificada de todos, pasaban de un lado a otro en busca de cualquier extraño que levantara sospechas, lo cual resultaba imposible, era como buscar un aguja en un pajar. Mamoru suspiró lo cual llamó la atención del menor en rango que se situaba a su lado; a diferencia del otro, ese chico de cabello azul claro, parecía entender lo que una misión como esa significaba. No solo la aldea estaba en peligro, sino el continente entero se hallaba bajo el acecho de una peligrosa fuerza enemiga superior. Uchiha se había convencido al momento de participar y sobrevivir a la guerra contra los samurais, que nadie sería rival para los ninjas… qué tonto.

    ¿Pasa algo? —Cuestionó con suma curiosidad el muchacho, sin dejar de observar con sus binoculares a las personas. La dupla se hallaba en ese momento sobre un tejado lo suficientemente alto como para fungir como atalaya.
    Nada, solo estoy algo cansado —mintió, no quería transmitir sus preocupaciones al menor.
    Yo te noto tenso —Mamoru río por la asertividad del menor.
    Ya que me descubriste, te daré la razón. Me pone tenso que nuestro objetivo esté entre toda esa gente y, que sea capaz de atacar a inocentes al sentirse acorralado.
    Para eso estamos nosotros, no te preocupes —la voz del albino llamó la atención del dúo—. Recuerdas cuál es una de las prioridades de la misión, ¿no? La seguridad de los aldeanos lo es todo —el tono de Jitna, aunque era el correcto, no bastó para calmar las inseguridades del chuunin—. Además, no somos el único escuadrón al tanto de lo que pasa, toda la villa tiene un ojo abierto, si ocurre algo que se pueda escapar de las manos, se enviará el apoyo necesario.
    Supongo que estas radios, también están en una red que sirva para contactar a cualquiera.
    Supones bien, por aho… —Su conversación se vio cortada por la voz que resonaba en la radio que cargaba. Era el jounin perteneciente al grupo, quien se encargaba -junto al otro de genin- de vigilar a las personas desde la concurrida calle.

    El mensaje fue claro para todos los que alcanzaron a oírlo: Tenemos a la vista a un presunto sospechoso. El pequeño grupo y el escuadrón sabían lo que debían hacer; mantener una distancia prudente y vigilarlo, todo con el fin de descubrir si andaba solo o todo lo contrario. Una vez confirmado si estado, el proceso de captura se llevaría a cabo con la mejor de las discreción posible. Tomarían una formación sencilla para así observarle por todos los ángulos posibles: derecha, izquierda, a su espalda y por encima de él, fueron las posiciones acordadas y tomadas por cada uno de los ninjas. Mamoru iba junto a Jitna, por en encima de él, mientras que ambos genin se situaban a sus costados y el jounin por descarte, se quedó para quedarse a unos cuantos metros de él.

    El sujeto en cuestión era alto y delgado, sus ropas no dejaban mucho a la vista por la gabardina con capucha que llevaba puesta; no obstante, los cinco shinobis pudieron divisar su piel caucásica y las castañas hebras que formaban su cabello. Con la vista puesta en él, era imposible que le perdieran la pista, solo debían tener el mayor cuidado posible para no ser descubiertos. Los clientes del centro, hacían la pantalla perfecta para los que estaban más cerca del sospechoso. No obstante, el sujeto, en un punto de su caminata se detuvo. Viró un poco su cabeza, como si estuviera al tanto que le seguían y, demostrando una gran agilidad para evitar tropezarse con las personas, comenzó a correr.

    ¡No dejen que escape! —Ordenó el albino por la radio, segundos después de que el hombre se diera a la fuga. Las personas alrededor no asimilaban lo que estaba pasando, ¿un ladrón? Sí, esa era la única razón lógica que sus mentes inocentes y ajenas al asunto, podían maquinar.

    La persecución estaba tomando más de lo debido, los genin se comenzaban a cansar y el jounin se estaba retrasando, debido a que el fugitivo, en su escape chocó con un puesto de fruta, acción que ocasionó un gran revuelo en el que el desesperado shinobi quedó atrapado. Ahora solo quedaban en pie Mamoru y Jitna, quienes estaban teniendo dificultades con los callejones que el sujeto tomaba. Cuando el perseguido salió a una calle más amplia y no tan concurrida, Uchiha decidió usar los claves -que servían para mantener alguna que otra publicidad a la vista de los turistas- como un soporte para luego impulsarse cual proyectil a toda potencia.

    ¡Deja de correr! —Gritó segundos antes de atraparle y aprisionarle con una llave de inmovilización.

    La calle en la que se encontraban ahora, era una más centrada a los restaurantes; por lo que no fue extraño para el dúo ninja ver como algunos comensales y meseros salían del local para observar lo que sucedía. Sin embargo, la presencia de toda esa gente y los quejidos de dolor por parte del apresado, fueron totalmente ignorados y el protocolo de captura fue puesto en pie.

    Suéltenme, yo no hice nada. Tengo derechos —exclamó con algo de temor y nerviosismo el sujeto, que por muy increíble que pareciera, no había perdido su anonimato debido a su capucha. La gente comenzaba a formar un círculo alrededor de la escena, expectantes a descubrir realmente lo que estaba pasando y lo que pasaría posteriormente. Por suerte, Jitna llegó.
    No se preocupen, este hombre es un ladrón que se dio a la fuga —exclamó mientras le echaba un mirada a Gabu—. No hay nada que ver, todo está…
    ¿Bajo control? —Una vez gruesa que cortó el bullicio fue la que llamó la atención de todos. Mamoru la reconoció al instante y confirmó su sospecha al mirar a su “padre”, quien salía de entre la multitud, con un rostro bastante molesto.
    ¡Kaizo! —Gritaron al unísono el chico y el apresado.
     
    Última edición: 10 Ene 2018
  9. Autor
    St. Mike

    St. Mike Sanguine Sanctum

    Registrado:
    13 Abr 2013
    Mensajes:
    1,470
    Temas:
    112
    Calificaciones:
    +930

    [​IMG]
    Segunda fase

    “Llamada de auxilio”

    Descripción: “este es un informe de alerta, pertenezcas al Horizonte o no, pedimos auxilio. Un desastre sobrenatural acaba de suceder en la isla. El edificio más importante a nivel gubernamental se encuentra en el ojo de un tornado amarillento y brillante; no conocemos muy bien sus propiedades pero algo de preparación tenemos. La aldea está siendo asediada por cambios climáticos sin precedentes y apariciones extrañas: masas de chakra elemental gigantescas, similares a un Suiryuudan o Doryuudan han destrozado algunas estructuras pequeñas y gran parte de los civiles (suponemos que la mitad de la población aldeana) han sido poseídos por una fuerza extraña que tergiversa sus mentes y cuerpos, como si fueran títeres de otras personas. Se denotan violentos y llenos de una energía inexplicablemente poderosa para su papel como ignorantes de las tácticas ninja. No hay una conclusión clara respecto a eso. Tengan cuidado si se acercan a las zonas concurridas de la aldea, incluso la frontera es peligrosa.

    A todos los sobrevivientes civiles, les recomiendo resguardarse y buscar ninjas que les ayuden a llegar a centros de salud. Los escuadrones están a su servicio. Conserven la esperanza”.

    Objetivos:
    Sobrevivir al desastre.
    Priorizar, ante todo, la seguridad de los aldeanos que no hayan sido afectados por la lluvia amarillenta.
    Encarar a los afectados con finalidad de análisis. Necesitaremos un expediente de la situación lo más global posible.
    Si parecen superados en fuerzas o en número, podrán recurrir al asesinato para defenderse. Se otorgará un equipo de protección cerca de las zonas concurridas de la aldea.
    Ante todo, deben oponerse al dominio tanto territorial como estratégico de los poseídos y cualquier extraño que les acompañe.
    Hallar la forma de frenar las manifestaciones de chakra, parecen ser muy resistentes, prácticamente sólidas.

    Notas:

    Los puntos de control se ubican en cuatro localizaciones estratégicas, previstas por Jitna Maku: la entrada del centro Toredo, el hospital Enjinto, la torre Mirai Este y las oficinas Kenkiu. El teatro Yoku fue invadido por los poseídos inhabilitando su uso como lugar seguro.
    En las zonas mencionadas podrán encontrar comida y agua racionada, junto con armas ninja especialmente diseñadas para combatir a los Mothu: cuchillas capaces de cortar sus redes de energía, bombas de gas de la misma sustancia que utilizan para sus técnicas (las inhibirá por unos segundos), y capuchas de un material impermeable que reducirá el riesgo de ser poseídos.
    Los aldeanos afectados parecen ostentar rangos diferentes según sus capacidades: hay algunos que parecen haber aprendido muchas técnicas elementales, siendo capaces de usarlas con destreza junto con una movilidad superlativa, otros sólo han obtenido la capacidad de utilizar la línea sucesoria de los Mothu y algunas técnicas familiares de las que no se tiene gran conocimiento.
    Parece ser que los afectados se organizan en grupos con cierta estrategia e inteligencia, aunque los cuerpos se resisten de vez en cuando a la posesión en medio de convulsiones (sólo ocurre en casos excepcionales).
    Son dirigidos por comandantes de extraño aspecto que diferencian en demasía sus capacidades con el resto.
    Las posesiones aparentan ser como si una voluntad, personalidad y alma pasaran a un cuerpo ajeno y tomaran control de él.

    Aclaraciones:

    Durante esta fase, seguirán ostentando el mismo resultado en sus dados, por lo que podrán seguir desarrollando a los NPC asignados y hasta darles Técnicas familiares acorde a lo que imaginen.
    La barrera alrededor de Tensaigakure solo impide el acceso o escape de los Mothu por tierra o agua, los ANBU tienen orden de mantenerla para evitar que el mal se expanda, pero no detendrá la entrada de ningún ninja o persona común.
    Si terminan en el Horizonte gracias a perseguir o luchar contra un Mothu, es posible que acceda a la aldea mediante un pasadizo subterráneo.
    El suceso acontecido en la isla pudo verse desde los terrenos más cercanos del Mizu y Nami no Kuni (incluso Tetsu, si es que alguno tiene un contexto que plantear desde perspectiva samurái).
    Algunos de los rayos de energía producidos por la lluvia de espíritus lograron traspasar la barrera a presión, volando a direcciones lejanas de Modan (sí, esto quiere decir que sus NPC's fuera de la aldea también pueden terminar siendo poseídos).
    ✘ IMPORTANTE: Podrán decidir si llegar a Tensai en persecución, por cercanía al territorio, siendo secuestrados o teletransportados gracias a una técnica en los NPC's de la primera fase que les enviará a la aldea en un santiamén.


    [​IMG]
    [​IMG]

    Toda la información de la aldea aquí: CLICK

     
  10. Madara

    Madara I'm the queen, bitches.

    Registrado:
    16 Dic 2011
    Mensajes:
    1,088
    Temas:
    52
    Calificaciones:
    +618
    Se prendió el beta, menol.

    Aparto para más tarde.
     
  11. Lionel

    Lionel A few moments could define us

    Registrado:
    8 Oct 2015
    Mensajes:
    4,150
    Temas:
    267
    Calificaciones:
    +5,095

    ──Por acá ──susurró el Hozuki atravesando por uno de los pasajes secretos para entrar a la villa, la situación era algo urgente y valía la pena hacer los barajustes necesarios ya que así se requería.
    ──
    Sensei, ¿qué está pasando exactamente? ──preguntó Ake mientras seguía a su maestro entretanto vislumbraba la luz al final del pasaje──, ¿qué fue todo aquello?
    ──Al parecer, problemas…


    […]


    Akenuri, Ruigetsu y Aminary iban montados en Akira mientras volaban por las cercanías de la segunda villa en el país de Agua que era reconocida aparte de Kirigakure no Sato. Todo parecía estar bien cuando de pronto una especie de cambio climático los obligó a aterrizar de emergencia; a lo lejos un enorme y extraño tornado se hacía en el medio de Tensai mientras otras cosas similarmente extrañas acaecían por la cercanía. Decir extraño era poco. Nevaba, Olas enormes azotaban algunos de los anillos internos, llovía, relampagueaba y aparentemente había otro extraño fenómeno.

    ──
    ¿Qué está pasando? ──Akira fue la primera en sentirse intimidada por el bramido del clima──, lo siento zorro tonto. Pero no puedo llevarte hasta allá, el viento es demasiado irregular y no puedo planear bien. ──mencionó en cuanto tuvo tiempo de maniobrar contra el tiempo desfavorable.

    ──
    No te preocupes, hiciste un gran trabajo, Akira ──mencionó en cuanto bajaba de ella y ésta asentía para luego desaparecer en una nube de humo regresando al lugar de donde vino.

    ──
    Síganme, no hay tiempo ──mencionó el ANBU siendo seguido por los dos miembros del clan. Su objetivo permanecía igual, pero estaba siendo dejado de lado por el mero hecho de que la villa escondida en el Horizonte necesitaba ayuda de inmediato.

    […]

    ── ¿Cómo está la situación? ──fue lo primero que preguntaron en cuanto salieron por uno de los pasajes llegando a penas al hospital de la villa. Decir que se vieron obligados a tratar de pasar desapercibidos a sabiendas de que ignoraban la situación y su peligrosidad, fue una desventaja para ellos. No sabían que hacer en una situación tan desinformada y ¿por qué Tensai?¿Por qué ahora?──, ¿hay heridos?

    ──
    Es difícil de explicar por los momentos ──esta vez fue Hozuki quien intervino. El ninja que estaba allí se notaba desinformado al igual que ellos y por la reacción de Ruigetsu, de seguro no era algo de conocimiento público. Así que preguntar era inútil──, quédate acá y ayuda por los momentos a los heridos.
    ──Serás de mucha ayuda, estamos escaso de personal ──mencionó señalando como había niños, mujeres y hombres, la mayoría civiles que había sido afectados por los temblores o cualquier otro cambio de clima que les haya afectado físicamente──, ven conmigo.

    ──
    Necesito informar a los demás ──el clon se deshizo mientras Akenuri tomaba posición para ayudar a curar a los heridos mientras se aclaraba la situación.

    ──
    Akenuri-sama ──llamó la fémina mientras se acercaba──, yo no seré de mucha ayuda así que montaré guardia en las afueras. Supongo que es un ataque de ellos.
    ────mencionó algo preocupado mientras se acercaba a una niña para realizar el ninjutsu medico.
    ──
    No se preocupe ──esta vez, ella se estaba alejando para realizar la su comisión, pero antes se detuvo a verlo otra vez──. Candy, Darius y Belisario están movilizándose para encontrar alguna otra información en los templos que conozcan. Además, Candy está recaudando toda la investigación posible acerca de ellos.

    ──
    Eso es una buena noticia; seguro que eso le será útil a Ruigetsu-sensei en todo este desastre.

    St. MikeSt. Mike mención a tu personaje y algunos otros detallitos.​
     
  12. Lazy

    Lazy I'm Morpheus, nice to meet you

    Registrado:
    22 May 2016
    Mensajes:
    1,842
    Temas:
    90
    Calificaciones:
    +949
    Tres días habían pasado ya, y en esas setenta y dos horas, Mamoru no hizo otra cosa más que investigar, vigilar, interrogar y apoyar en todo lo que estaba pasando en Tensai. Muchos de sus compañeros se hallaban tensos y las pocas horas de sueño que se podían permitir, lo que lograban era empeorar estado físico y mental de todos, estaban muy estresados con la seguridad de la aldea. Fue un milagro que al tercer día, optarán por tomar turnos; un sistema un poco más organizado y beneficioso para los que estaban trabajando. A los más afortunados les había tocado el turno de la mañana; entre esos se encontraba Mamoru, que en sus horas de descanso, decidió ir a ver a su mentor. Verle era de suma importancia, debía conversar con él y disculparse con Gakusha, por el incidente en el centro comercial, aunque algo de él le daba una mala espina.

    Fue algo incomodo cuando lo apresó y se dio cuenta que era un viejo amigo de Kaizo, aunque el médico no dio muy buenas aclaratorias del por qué había comenzado a correr. No obstante, aquello no fue suficiente como para librarlo de sospechas, por lo que Jitna y el grupo de ninjas, se llevaron al científico para interrogarlo y así quitarle cualquier sospecha encima. Kaizo estaba totalmente disgustado, y si no hubiera sido por Mamoru y Nyx, seguramente hubiera ideado y ejecutado algún plan para sacar de la prisión a su amigo; por suerte, Gakusha no duró mucho tiempo bajo interrogatorios, unas treinta y seis horas bastaron para que lo dejaran en libertad. No obstante, aquello se veía raro; se suponía que las sesiones de interrogación duraban más tiempo que tan solo un día y medio; además, cuando los sospechosos no colaboraban, o no daban la información suficiente, la tortura a manos de los miembros de Kamaku llegaba a niveles extremos. Sorprendente fue que saliera totalmente ileso, el viejo amigo de Mujihina.

    Sigues pensando que es extraño y sospechoso, ¿no?

    El desconfiado muchacho no estaba solo, a su lado se hallaba un Nyx recostado sobre uno de los palos horizontales que se encargaba de sostener la ahora amarrada vela blanca de la embarcación; era el único presente ignorando al capitán y su amigo, quienes conversaban amenamente en la proa. Los integrantes de la tripulación se encontraban en las tabernas cercanas al muelle. El tono de Nyx era relajado, similar a esas personas que solo les gusta vaguear y mirar el paso de las nubes como las que estaban sobre el dorado cielo de ese día. El subalterno de Kaizo no tenía mucho que hacer, por lo que decidió matar el rato con el chico, quien no dejó de hablar sobre el mal presentimiento que tenía por la presencia del ex-pirata, si bien las sospechas tenían todo el sentido del mundo, Nyx conocía un poco a Gakusha y lo que menos podía llegar a ser era una amenaza para alguien, tal vez era bastante raro y algo asocial, pero eso no lo hacía ver como un enemigo.

    Sí, pero estoy tan ocupado que ya no le prestaré atención.
    No esperaba que fueras tan responsable.
    Tengo que… la fuerza de Tensai anda como loca.
    ¿Qué tanto? —Ante la interrogante, Mamoru decidió estirarse un poco la piel del pómulo derecho, revelando así sus ojeras. Nyx silbó impresionado—. Ese enemigo los debe tener con las manos atadas.
    Sí. Aún estoy impresionado por como burlaron la seguridad de la aldea —bramó previo a estirarse en su lugar—. Quisiera que todo acabara, para seguir con el entrenamiento.
    ¿Para qué? Para que nos deje con moretones —expresó refiriéndose al último entrenamiento que tuvieron juntos—. Creo que todavía tengo un morado en el culo, los muchachos me joden porque creen que fue bateo para el otro lado.

    Las risas de la dupla, lograron llamar la atención de Gakusha y Mujihina. Ambos hablaban tranquilamente de los viejos tiempos, mientras observaban la noche caer. El escuchar las carcajadas del par, solo ayudó al momento nostálgico de la conversación. Kaizo miró a su aprendiz, ignorando por completo que el barco comenzaba a balancearse con un poco más de fuerza de lo habitual.

    Es bueno saber que encontraste a un sucesor.
    No sé de qué hablas, solo cuido de él por un favor —expresó cambiando un poco su semblante a uno un poco más serio.
    Vamos, no me lo niegues a mí —pronunció a sabiendas que el tema era delicado.
    Sabes perfectamente que no quiero a nadie metido en eso. Además, Nyx puede ser mi reemplazo.
    No sé qué tanto cambiaron las cosas desde mi partida, pero dudo que consideren a Nyx como tu sucesor.

    Gakusha tenía razón y maldecía que fuera así. Kaizo se ató las manos en el momento que comenzó a entrenar a Mamoru, conocía perfectamente las ansias del muchacho por seguir sus pasos, y eso, le aterraba de cierta forma. Los dos se quedaron callados unos instantes, solo para notar que el viento soplaba más fuerte y la marea -que hasta hace poco se encontraba tranquila-, se comenzaba a comportar de una manera inusual, ¿una tormenta? No, era imposible sin que el clima diera alguna señal horas antes; sin embargo, aquella duda desapareció, cuando en la lejanía, el cuarteto presente en el barco divisó una explosión previa a la formación de un gran y brillante torbellino. Uchiha y Nyx bajaron del palo mayor para poder observar catatónicos el suceso desde la borda, ¿qué estaba pasando en la aldea o mejor dicho, en la isla? Bastó con virar un poco el rostro para encontrarse con diferentes cambios de clima.

    ¡Tenemos que salir de aquí! —Gritó Kaizo luego de observar como una gran ola se alzaba a sus espaldas.

    El cuarteto ignoró el agresivo clima y saltaron hacia el muelle. Su objetivo era el terreno alto y lo más cercano eran las palmeras que limitaban con el bosque. Los cuatro subieron con rapidez el tronco de la planta. Una vez arriba el cuarteto esperó a que el agua barriera todo el terreno, el barco de Kaizo, al ser tan grande, solo fue arrastrado hasta encallar.

    ¡¿A dónde vas?! —Cuestionó el capitán al momento de notar como Mamoru planeaba irse.
    ¡¿Acaso no es obvio?! ¡Soy un ninja de Tensai!
     
    Última edición: 17 Ene 2018
  13. Lionel

    Lionel A few moments could define us

    Registrado:
    8 Oct 2015
    Mensajes:
    4,150
    Temas:
    267
    Calificaciones:
    +5,095

    Ringo se hallaba en el lugar y, a decir verdad, parecía un desastre. La iluminación no era muy buena y se hallaba maltrecho; había niños por el suelo esperando ser curados, algunos con sus padres y otros no. Se acercó a uno que estaba siendo atendido por su madre mientras esperaba que se le ayudara.

    ──
    ¿Están bien? ──preguntó más ellos se sintieron cohibidos, se abrazaron con temor ante la llegada del albo──, estás herido, ¿cierto? ──preguntó dando una sonrisa a ellos haciendo que se relajara──, déjame ayudarte.

    El niño asintió y el albino se acercó a él para sanarlo, la mujer tras haber visto al pequeño mejorar le agradeció el acto de bondad del Ringo. Sin embargo, aun seguían llegando heridos por el desastre que estaba azotando a Tensaigakure en ese momento.

    ──
    Escucha ──una persona que llegó con un grupo de sanadores estaba sin aliento──, ¿hay algunos más? ──fue lo que le preguntaron mientras Ringo solo se quedaba por allí a escuchar entretanto ayudaba a uno que otro que lo necesitara.

    ──Sí, un par de personas más atrapadas del otro lado de la calle. No pueden venir, está muy lastimadas ──espetó jadeando hasta que se recostó y recuperó el aliento──, además, hay unos demonios rondando cerca y están muy asustados de ser visto.

    «Ya los hubieran detectado si ese fuere el caso» pensó Akenuri mientras terminaba de escuchar lo que hablaban. Aun así, quizás había algunas otras circunstancias que se lo impidiera.

    ──
    ¿A que se refiere con demonios? ──no se aguantó la curiosidad y decidió preguntar.
    ──
    Personas poseídas ──quizás podrían estar bajo algún tipo de Genjutsu, fue lo que seguro pensó Ringo──, no eran normales, juro que vi a un viejo comerciante a que le compraba coles entre ellos.

    ──
    Así que son pobladores ──reflexionó, se levantó de su posición anterior y se acercó al sujeto y a los doctores──, yo iré por ellos. Debemos hacer lo sumo posible por ayudar a los aldeanos, ¿no?

    ──
    Es algo peligroso ──mencionó uno de los presentes.
    ──
    No tenemos mucha información tampoco, por lo que aumenta el riesgo ──expresó el segundo que estaba atendiendo al ciudadano.

    Byakko agradeció la preocupación y le dio un Kunai espacio-tiempo a uno de los sanadores para que lo guardara, eso le ayudaría a regresar en caso de una emergencia. Caminó hacia las afuera del sitio encontrándose con Aminary afuera para partir, ella no lo dejaría solo y era más que cierto que necesitaría ayuda si se encontraba con esos Mothu de nuevo, no sabía de lo que era capaces de hacer completamente, pero disponer de manejar el espacio tiempo o cosas similares no era algo muy bueno para tenerlos invadiendo el lugar; eso era un ataque planificado. Una especie de guerra, pero, ¿por qué? Esa era una buena pregunta que seguro tenía repuesta y podría saberla su maestro.

    Salieron a la calle mirando como el desastre climático aun estaba en apogeo, era una extraña mezcla de sucesos, pero lo principal era avanzar hacia allá. Se escurrieron por unos escombros hasta que visualizaron el lugar que antes se les había hablado. Una razón por la que no habían sido descubiertos era porque estaba derrumbado y a penas se podía ver como una mano le hacía señas para que los fueran a rescatar. Sin embargo, había un pequeño problema.

    ──
    Hay muchos de ellos por allí…
     
  14. Madara

    Madara I'm the queen, bitches.

    Registrado:
    16 Dic 2011
    Mensajes:
    1,088
    Temas:
    52
    Calificaciones:
    +618
    *vuelve a apartar porque es arrecha*
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  15. Lionel

    Lionel A few moments could define us

    Registrado:
    8 Oct 2015
    Mensajes:
    4,150
    Temas:
    267
    Calificaciones:
    +5,095

    Había más o menos 6 o 8 parados, inmóviles y sin ningún sentido de orientación. Vagaban como zombies, moviéndose lentamente con su cabeza boca abajo y su cuerpo algo emblanquecido. Parecía extraño como si algo los poseyera ciertamente, quizás algún tipo de jutsu les hacía parecer marionetas sin capacidad de relacionarse conscientemente con su entorno.

    ──
    Vayamos con cuidado ──expresó Aminary mientras le señalaba a su compañero que usara el Hirashin para llegar allá. Envolvió el Kunai bajo una capa provista por el primer jutsu del Buyo Buki para luego lanzadla llegando a donde estaban los escombros de lo que parecía ser el antiguo hogar de las personas antes mencionadas, teletransportandose de inmediato mientras la fémina se deslizaba por los laterales evitando ser vista bajo un Genjutsu.

    Akenuri llegó a donde estaban los individuos atrapados, era una casa que se había venido abajo y como se le había referido, había señales de vida. Alguien, por un hueco del sitio estaba haciendo señas con una especie de espejo reflejando la luz de este para atraer su atención.

    ──
    Tranquilos, soy un shinobi ──dijo al ver que la mano se retrajo rápidamente al verlo acercarse inesperadamente, ellas habrían pensado que habían sido descubiertos más no fue el caso.


    Byakko comenzó a rodar escombros tratando de pasar desapercibido, pero un falso en falso llamó el sonido de los inmóviles y estos comenzaron a ejecutar sellos de manos convocando ataques de Raiton y Katon de rango B contra el Ringo. «Demonios» pensó el albino al esquivar levemente uno de ellos siendo electrocutado por el segundo.

    ──
    Akenuri-sama ──Aminary rápidamente saltó del sitio usando el modo sennin y golpeó a uno de ellos haciendo que chocara con otro──, ¿se encuentra bien? ──preguntó en su tono neutro como de costumbre.

    ──
    N-No los lastimes mucho, siguen siendo gente de Tensaigakure. Trata de inducirlos en un Genjutsu para recobrar su conciencia, bueno, si es posible ──mencionó al ver el estado de los sujetos. A pesar de todo, seguían siendo aldeanos como bien dijo el albo tras examinar los daños, notó que su resistencia física era más o menos baja o eso pensó.

    ──
    No creo que debamos contenernos mucho, siguen levantándose y además poseen mucho… ¿chakra, quizás? Tienen el mismo flujo de energía que esos Mothu ──contestó a ella mientras se ponía en guardia──, yo me encargo de ellos, usted vaya por los niños atrapados y su madre.

    ──
    Está bien.

    Tras decir aquello, corrió hacia adelante y evitó dos jutsus de Doton que consistía en un golpe de varias piedras. Cargó sus espadas con una capa de chakra similar al que usó con el Kunai espacio tiempo para cortar las rocas a una buena velocidad y luego usar el Ration: Hotaru no Hikari y electrocutarlos, quizás parándolos por unos momentos. Se detuvo colocando sus manos en el suelo para invocar a 6 mapaches de nivel tres y estos les ayudaran más rápido.

    ──
    Ey bastardo, ¿para que interrumpes mi dulce sueños? ──preguntó Zaben al verse invocado con los otros cincos.

    ──
    No quiero estar peleando contigo ahora, Zaben ──se llevó la mano a la cabeza para sobársela, ese animal siempre le daba dolores de cabeza──, solo mira a tu alrededor. ──le indició haciendo que este asintiera──, ayúdame a sacar esta gente de acá y llevarlos al hospital, además, si te sobre tiempo dale una mano a Aminary.

    ──
    Tsk ──se quejó──. Okey, pero deberás una.


    Zaben corrió lo suficiente como para llegar a donde estaba uno de los civiles que habían sido electrocutados por el albo para inducirlos a un Genjutsu y estos se quedaran quietos. Los otros cincos ayudaron a Ringo a sacar los escombros dando por fin con los infantes y la madre. Se le preguntó por sus heridas siendo tratadas por el líder del clan y luego siendo transportado por los mapaches hasta el lugar de sanador para que le dieran refugio.

    ──
    ¿A dónde vas? ──una voz le llamó para luego percibir un ataque elemental de Fuuton que lo lanzó contra la pared. Su cuerpo se llenó de cortadas por la fuerza del impacto que rompió parte de su vestimenta──, no podemos dejarte sin antes eliminarte.

    ──
    ¿Mothu? ──preguntó retóricamente al verse con uno de ellos, era diferente al que se había encontrado en Ame no Kuni pero lo suficientemente semejante a la figura──, ¿podemos?

    ──
    Sí, podemos ──una segunda voz, similar a la primera, golpeó el costado derecho cuando trató de levantarse──, ¿pensaste que estábamos solos?

    Minutos antes...

    Zaben estaba tratando de inducir a un gejutsu para tratar de que le hicieran caso, pero fue un fracaso total. Aminary se dio cuenta de lo mismo cuando trató de hacer lo mismo. Ella pensó que con su nivel podría hacerlo más no fue así. Al parecer eran controlados por algo más fuerte que el chakra como ya habían escuchado de Candy, pero no imaginaron que la superara. Cuando vio a Akenuri este fue atacado sorpresivamente por dos chicas, gemelas por cierto, haciendo que ella saliera a ayudarlo.

    ──Mapache, detenles.
    ──No me des ordenes que sobran ──refunfuñó mientras otros dos mapaches, de los que no fueron a llevar a los aldeanos, se juntaron para distraerlos──. Muchachos, tenemos trabajo. ​
     
    Última edición: 9 Ene 2018
  16. Sawako

    Sawako Dee~

    Registrado:
    8 Mar 2010
    Mensajes:
    1,074
    Temas:
    24
    Calificaciones:
    +336

    Cerró sus ojos aún más fuerte cuando sintió que su cuerpo fue absorbido por una fuerte corriente que la haló hacia abajo y fue ahí cuando por fin sintió viento, mucho viento y la sensación que caía desde muy arriba. Giró para poder caer decentemente a donde sea que fuera aterrizar, sin embargo todo se quedó en intenciones, pues el cuerpo de alguien recibió su impacto evitando que se hiciera daño.
    Sintió que la persona bajo ella se retorcía queriendo quitar su pequeño cuerpo, Issei giró sobre su costado adolorida porque aún así había sentido el impacto al caer. Miró su alrededor y dedujo que estaba en una aldea, cualquier aldea menos Kumogakure. Habían escombros de casas destruidas y personas corriendo de un lado a otro buscando refugio, pero ¿de quién?

    Escuchó que ese alguien que la recibió empezaba a murmurar algo, pero en realidad se estaba retorciendo; como si estuviera convulsionando, se agachó para tratar de ayudarlo pero al parecer ya había muerto ¿Qué había pasado?

    Oye, ¿me puedes decir donde estoy? — Interrogó la pequeña en estatura a un joven que pasaba junto a ella, sin embargo no tuvo respuesta, este chico la miró pero sus expresión era rara, como si no estuviera ahí. Y entonces fue cuando su contrario extendió su brazo para golpearla, Issei logró percibir el movimiento y rápidamente se alejó de ahí lo más que pudo, no sabía que le pasaba a ese tipo, pero podía sentir que era más fuerte que ella, casi la misma sensación que el Mothu con el que se había encontrado antes.

    Issei, busca dónde puedas refugiarte — se dijo cuando tres personas más llegaban con su atacante. Sabía que eran aldeanos inocentes de lo que fuera que estuvieran haciendo, pero aún así no dejaría que la lastimen.
    Lanzó un sello explosivo atado a un kunai al pequeño grupo delante de ella, no tenía ánimo de pelear y mucho menos cuando le ganaban en número, esperó que detonará y cuando lo hizo aprovechó el polvo y humo provocado para salir de ahí, sin embargo, nada de eso los detuvo. La Kazuki se sorprendió al ver el cuarteto acercarse a ella sin importar que la onda de ese sello les afectará, saltó hacia atrás cuando varios kunai fueron lanzados en su dirección sin saber qué justo en su actuar uno de ellos, un señor de unos treinta y tantos la agarraba de su pie para lanzarla fuertemente calle arriba.

    "Okey, creo que a esto se refería el viejo cuando me decía que entrenará más" — pensó mientras trataba de incorporarse, observando que llegaba al campo de batalla de otros ninja. Pues supo de eso cuando alguien más aterrizaba a unos cuantos metros de ella y no esperaría a saber si era enemigo o “amigo”, tenía que irse de ahí rápido y procesar todo lo que estaba pasando.


    LionelLionel
     
    • Me gusta Me gusta x 1
    Última edición: 10 Ene 2018
  17. Lionel

    Lionel A few moments could define us

    Registrado:
    8 Oct 2015
    Mensajes:
    4,150
    Temas:
    267
    Calificaciones:
    +5,095

    ──Ey, Bastardo ──Zaben usó su velocidad para taclear a una de las chicas mientras Aminary logró golpear a la otra──, ya me debes dos, ¿entiendes, no?

    ──
    Después te lo pago, Zaben. Ahora estoy algo ocupado ──mencionó tras evitar una técnica de Katon rango B como era una enorme bola de fuego de uno de los aldeanos. Tiró del mapache para impulsarse a luchar contra la Mothu que estaba allí cuando de pronto sintió que murmullos de gente que se acercaba. Los otros dos mapaches hacía bien contra los aldeanos al mantenerlos alejados, se aproximaba algo más de ellos. ¿La razón aparente? Una chica que había llegado a los bordes de su enfrentamiento atrayendo a muchos más consigo──, encárgate, hay que mantener a los civiles a salvo.

    Ringo, quien no estaba muy lejos de ella, corrió a auxiliarla.


    ──
    Oye se- ──no dejó que terminara cuando usó el empuje que llevaba para alzarla y llevarla en el hombro──, ¿q-que haces?
    ──Te llevo a un lugar seguro con los otros civiles ──mencionó el albo para luego sentir que le estaban dando golpecitos en la espalda.

    ──
    Soy un ninja ──dijo haciendo que el Chuunin se detuviera y la bajara pidiendo disculpa por la confusión, aunque preguntó qué era lo que hacía allí──, Aparecí de la nada en este lugar, estaba siguiendo algo y puff, estoy acá. ──Akenuri se detuvo a verla un momento fijándose que era una chica de cabello blanco y ojos azulados no muy alta que tenía la bandada de Kumo──, por cierto, ¿dónde estoy?

    ──
    Estás en Tensai, y no en un buen momento que digamos ──Ringo parecía algo preocupado por la situación y su repentina y extraña situación, bueno, comparado con el resto, no parecía ser algo raro──, toma esto ──al ver que no poseía ningún armamento visible, le dio una espada eslabón, a decir verdad, su primer arma que poseía dos efectos mayores: Adamantino y Arma Necrófaga.

    ──
    Cuidado ──señaló con su dedo. En esa dirección Zaben venía hacia ellos siendo arrojado por la fémina de los Mothu; Ringo la tomó y evitaron el golpe que fue a dar contra uno de los muros destrozándolo más de lo que ya estaba──, Este…

    ──
    Akenuri ──dijo al ver que trataba de buscar su nombre.

    ──
    Gracias, soy Issei Kazuki ──mencionó antes de presentarse al chico──, creo que aparte de ellos, tenemos muchos aldeanos más molestos; supongo que fue porque aparecí y caí sobre uno de ellos.

    ──
    Bueno, no te preocupes por eso… tenemos muchas otras cosas por las que debemos estar pendiente ──aclaró sacando los ninjatos y poniéndose en posición de ataque contra la chica azulada venía hacia su posición para luego teletransportarse por detrás, si no fuera por Zaben quien lanzó una enorme piedra gritando abajo en ese momento, estaría algo perdidos. Obviamente, la piedra no le dio a la mujer más Ringo fue rápido para tomar a Issei por el brazo jalándola hacia él y luego lanzar un pulso de chakra con el Kitsuregan haciendo que la fémina enemiga se sintiera levemente aturdida y él aprovechara eso para alejarse poniendo a la desorientada chica a salvo. Aunque viendo la situación, Aminary enfrentándose a la otra gemela mientras ellos estaban allí. Tendrían que eliminarla a ella antes de evitar a la muchedumbre y por eso necesitaría su cooperación──, ¿puedes ayudarme con algo?

    SawakoSawako
     
  18. Lazy

    Lazy I'm Morpheus, nice to meet you

    Registrado:
    22 May 2016
    Mensajes:
    1,842
    Temas:
    90
    Calificaciones:
    +949
    Falta uno coño
     
  19. Sawako

    Sawako Dee~

    Registrado:
    8 Mar 2010
    Mensajes:
    1,074
    Temas:
    24
    Calificaciones:
    +336

    De querer hacerlo podría, el problema era que ya estaba cansada; y era verdad, pues saliendo de una misión le habían llamado a otra y fue en esa que se había encontrado con el Mothu. Estaba golpeada, estrujada y agotada. Pero aun así tenía que ayudar al ninja que esperaba una respuesta positiva de parte de ella.

    —Hubiera dejado que me lleve al refugio — dijo suspirando mientras asentía a la petición de Akenuri.

    El Chuunin estuvo por decirle a Issei lo que tenía planeado, más la interrupción repentina de quién había sido su enemigo les hizo retroceder; este permanecía a cierta distancia de ellos con sus manos sobre el suelo, enviando los escombros hacia ellos con una sonrisa socarrona en su rostro, al parecer había percatado el fastidio de la menor al tener que batallar y más con alguien que le superaba en nivel.

    —Solo trata que no te den — dijo el de melena blanquecina también retrocediendo, miró como Kazuki blandía su espada con la intención de detener los pedazos de escombros que iban hacia ella —. Esa espada tiene unos efec… — Le quiso explicar las cualidades del arma, pero ahora fue a él que le enviaron la técnica doton y a la fémina la asediaban los aldeanos poseídos.
    —Primero acabaré contigo — habló la Mothu mirando al Chuunin, —, y luego sigues tú, chiquilla.

    Issei frunció el ceño, esa palabra despectiva hacia ella no le había gustado, solo sé la permitía a una persona y esa era su padre adoptivo. Estuvo por ir hacia ella, sin embargo sus contrincantes le cerraron el paso, evitando cualquier contacto con el recién conocido y su enemigo.

    —¡Yo me encargo de ellos! — Gritó Issei sin opciones y apartándose un poco del lugar para llevarse consigo más de cinco aldeanos con ella. —¡Suerte y gracias, te la devuelvo luego! — Dijo elevando la espada para que Ringo supiera de lo que hablaba. No quería ser una carga, además que esas personas poseídas iban a ser un estorbo, tenía que ayudar en algo. Ahora debía buscar un lugar seguro donde ella pudiera deshacerse o por lo menos perder a los zombificados.

    Nunca antes había blandido una espada pero aun así no le iba nada mal con ella, lograba cortar con facilidad todo aquello que le arrojaban. Llegó a un callejón sin salida, donde unos metros no muy lejos de ella observó a otro shinobi golpeando fuertemente a uno de los aldeanos por la nuca, dejándolos inconscientes. No era mala idea intentarlo así que esperó que uno de ellos se acercarán para comprobarlo.

    Esquivaba los golpes que le pretendían dar, al parecer se habían percatado lo poco experta que era en taijutsu y era por eso que le atacaban entre dos o tres, a pesar que ya había noqueado a un par de ellos más seguían llegando. Era como si supieran con exactitud el lugar donde se encontraba ella.

    —¡Ayuda! —Escuchó a lo lejos Issei, lo cual le hizo voltear su cuerpo para buscar el origen de la voz.
    —No ahora —dijo observando que los poseídos que permanecían alejados de ella también habían escuchado el clamor de ayuda, cambiando de dirección para salir de la calle.

    Rápidamente dio un salto alto para llegar a un balcón y de ahí llegar hasta los que pretendían irse, hizo sellos de manos con la esperanza que el jutsu que tenía en mente funcionara, así sea para ganar unos minutos.

    —No irán a ningún lado.— Convocó un relámpago que iluminó la calle en la que estaban y no esperó a saber si había funcionado, rápidamente salió de ahí y se dirigió al lugar donde volvió a escuchar el llamado de auxilio.
    —¡Por favor, alguien que me ayude! — Gritó una pequeña niña, frente a ella permanecía una mujer con arma en mano apuntando en dirección a la pequeña, cuando vio a la genin aproximarse sus ojos brillaron. — No la lastime, es mi hermana.
    — No hay problema, solo ocúltate — dijo Kazuki con un ademán de su mano libre a una casa semi destruida que se hallaba cerca de la niña, la cual asintió.

    La joven que estaba por atacar a la niña giró su cabeza para observar a Issei, rápidamente se abalanzó sobre ella soltando su arma, en el aire dio una voltereta para llegar sobre la genin con su pierna estirada; con la intención de golpearla fuertemente con su pie. Para la Raiton hubiera sido un golpe fuerte a no ser por la espada, la cual la puso de soporte para detener el golpe por el lado de la lámina sin filo, sus rodillas estaban empezando a flexionarse a causa del impacto y peso de su contraría.

    Issei reunió las fuerzas que pudo y tiró hacia arriba, haciendo retroceder a la chica, la cual no dudó en volver atacar, esta esperó que se acercara, dejó que el puño que iba dirigido a su rostro pasará de largo sobre su hombro izquierdo para tomar con su mano derecha la cabeza de su atacante y dirigirla a su rodilla, sabía que eso no la detendría, así que antes que callera o reaccionara y volviera a atacarla le golpeó la nuca con el mango de la espada.

    La niña gritó al ver su hermana caer inconsciente al suelo y sus ojos en blanco, creyendo que estaba muerta, sin embargo su mayor la tranquilizó diciéndole que solo estaba dormida, que se quedará ahí mientras iba por ayuda, pero los aldeanos que anteriormente la asediaban se dejaron ver a lo lejos. Issei maldijo y tomó a la pequeña para ocultarse bajo los escombros dónde estuvo la niña.

    —Shhh, no nos verán, solo haz silencio — dijo mientras pasaban de largo, dando gracias al cielo que no la habían visto.

    Una vez los pasos de sus aparentes enemigos se dejaron de oír, el par salió y fue ahí cuando un pequeño grupo de más ninjas apareció, por fortuna de la genin. Se llevaron a la niña y su hermana en una camilla improvisada, también ofrecieron llevarla a ella a un refugio pero Issei se negó.

    —Gracias, pero tengo que devolver esto a su dueño — mencionó la de cabellos blanquecinos, mostrando la espada.

    Esperaba que el joven que la había confundido por un aldeano estuviera bien, y bien se refería a libre de enemigos, pues ya estaba más que irritada por tener que liar con... Ya no sabía contra quién estaba luchando y eso la incomodaba más. Recordó el camino por el que había venido y se dirigió por ahí para volver con Akenuri.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  20. Lionel

    Lionel A few moments could define us

    Registrado:
    8 Oct 2015
    Mensajes:
    4,150
    Temas:
    267
    Calificaciones:
    +5,095

    ──Suiton: Homatsu Rappa ──tan pronto como resonó aquella frase, Ringo expelió una fuerte y condesada que podía ser explosivo al contacto, pero la chica trató de desviarlo con una técnica procedente de su tercera habilidad. Cargó por la derecha de su visión usando un golpe para destrozar el pequeño edificio del sitio; Ake esquivó el golpe por suerte, bueno, no tanta por los escombros nublaron su visión──. Demonios… ──no podía abrirlos por la tierra que tenía dentro.


    No obstante, un golpe que pensó que se estrellaría con él, nunca llegó. Una voz trató de tranquilizarlo diciéndole que no se preocupara. Después de abrir bien los ojos, notó como un sujeto, de cabellera larga y azulada, con un cuerpo tonificado y alto, se hallaba peleando al mismo nivel que el Mothu. Cuando giró para encontrarse con Aminary, esta tenía el cuerpo de la otra chica atravesada con un pedazo de hierro que sobresalía de una construcción y ahora se dirigía con el chico. En cuanto llegó, pudo darse cuenta de que el sujeto que los estaba ayudando, acabó fácilmente con la mujer que ya estaba desgastada por el combate anterior.


    ──
    ¿Quién eres? ──preguntó Ringo al ver que todo había transcurrido velozmente sin saber qué, exactamente había ocurrido. El sujeto, quien no dijo nada hasta que se acercó, puso a la defensiva a la fémina del clan Ringo.

    ──
    Me llamo Waku ──dijo mostrando el sello del clan Mothu──, sí, es lo que piensan pero a la vez no. No estoy con ellos ──expresó dándoles a saber que no había de que temer.

    Entre tanto él seguía hablando, Issei apareció agitando cansada la espada eslabón de Akenuri. Éste se acercó a ella y casi se desmaya, o eso pareció. Ringo la atrapó acariciando su pelo largo y blanco. Colocó su cara contra su hombro mientras se agachaba.

    ──
    Estoy cansada, quiero dormir ──el chico se extrañó por las palabras.

    ──
    No creo que tengamos tiempo para esto y en estas circunstancias ──ella gruñó aun con los ojos cerrados. Byakko viéndola en su inocencia, suspiró──, ¿creo que si te llevo atrás de mi espalda un rato, puedas dormir? ──la verdad, no quería forzarla a nada, pero era una Genin y quizás todo aquello fuere muy duro y agotador mentalmente para ella.

    ──
    Cuando se trata de dormir, puedo hacerlo muy bien en donde sea ──declaró haciendo que Ringo la colocara sobre su espalda y ella posara sus dos brazos sobre su pecho mientras su cabeza se recostaba sobre su cuello muy acurrucada──, se siente bien tu pelo, parece una almohada.

    ──
    Akenuri-sama ──Aminary iba a replicar pero él la calmó con una sonrisa──, está bien. Pero, ¿qué podemos hacer contra ellos, Waku-san? ──preguntó dirigiendo la atención de todos al Mothu.

    ──
    Al parecer, hay varios puntos en donde está reunidos actualmente. Uno de ellos son el complejo Uchiha y el Hozuki. ──cuando mencionó a dicho clan, Akenuri rápidamente se acordó de Ruigetsu──, pudiéramos dividirnos. Sin embargo, necesitamos refuerzos.

    ──
    Creo que sería bueno preguntarle a Ruigetsu-san sobre cómo hallarla o si hay algún punto dónde hacerlo ──especuló la fémina de ojos rojos.

    ──
    Podemos volver al punto de control más cercano y pedir ayuda ──susurró entre sueños la alba de ojos azules.

    ──
    También es una buena opción, de seguro ya se han reorganizado.

    Waku SawakoSawako
     
    • Me gusta Me gusta x 1
    Última edición: 17 Ene 2018
Estado del tema:
Cerrado para nuevas respuestas

Compartir esta página

Cargando...