Los clásicos: Alicia en Sunderland

Tema en 'Comics' iniciado por Soichiro, 14 Ene 2018.

  1. Autor
    Soichiro

    Soichiro Yukino's boyfriend

    Registrado:
    11 Dic 2005
    Mensajes:
    5,970
    Temas:
    1,303
    Calificaciones:
    +558
    LOS CLÁSICOS

    ALICIA EN SUNDERLAND

    [​IMG]

    Título original: Alice in Sunderland.
    Dibujo y guión: Bryan Talbot.
    Primera edición: Jonathan Cape (Gran Bretaña, 2007).

    Esta hazaña estilística revela las historias sorprendentemente entrelazadas de Lewis Carroll, su joven musa Alice Liddell y la ciudad de Sunderland. Con destreza, Bryan Talbott convierte este cómic en un entretenimiento ambientado en el Empire Theatre de la ciudad, incluyendo un intermedio, una visita entre bastidores, dos finales y "numerosas desviaciones y digresiones".

    Talbot utiliza programas informáticos digitales para fusionar imágenes, objetos, mapas y fotografías en múltiples estratos. Estas sirven de telones de fondo y escenarios para los tres álter ego de Talbot: el intérprete, el plebeyo y él mismo. Consciente de que los monólogos en ocasiones densos de su narrador corren el riesgo de parecer lecciones, los modera con arrebatos de plebeyo cascarrabias o el fantasma del difunto cómico Sid James, de Carry On, que murió sobre el escenario y, según dicen, todavía se aparece en el teatro, o en un momento dado el Talbot "real", que se despierta de una pesadilla y se ve asaltado por las dudas. El autor explora el legado de los cómics: el discurso de batalla de Enrique V de Shakespeare parodiado en Mad Magazine; la batalla de Hastings con una pátina de Marvel Comics; e incluso una página escrita por Leo Baxendale, la leyenda de The Beano. Todo ello se une para celebrar la alquimia de las palabras y las imágenes, desde el Tapiz de Bayeux y los grabados de Hogarth hasta los propios libros de Alicia.

    En el segundo de los dos finales, en el cual Bryan Talbot se despierta de un sueño como si de Alicia se tratase, el mismo clímax hace consciente al lector de lo conectadas que están nuestras vidas.
     

Compartir esta página

Cargando...