Actividad NNW Awards 2017 | Mejor Taijutsuka

Tema en 'Naruto World' iniciado por Bishamon, 27 May 2018.

  1. Autor
    Bishamon

    Bishamon Just wild beat communication Moderador

    Registrado:
    12 May 2008
    Mensajes:
    4,191
    Temas:
    209
    Calificaciones:
    +2,157
    [​IMG]

    ¡Los quebranta huesos! No te dejes engañar por sus cuerpos delgados o poco voluptuosos, porque estos ninjas pueden hacerte polvo en poco tiempo con sus puños y patadas. Ninjas que pueden derrotarte con solo un pulgar. Los taijutsukas más poderosos de Modan. Y aquí una pequeña presentación de ellos:


    Tye Einarr Ters Yuki | Chuunin | Kirigakure
    VerwestVerwest
    [​IMG]

    Enroló su cadena en la espada anulando el chakra, tiró de ella y después recibió al individuo con un puño en la cara. El casco se rompió más, sin embargo, él continuó golpeando; tres, cuatro, cinco, seis veces. El tabique nasal se rompía, las cuencas oculares se hundían, y el sonido de carne machacando jugosa carne le incitaba a componer una armoniosa melodía. Para cuando los dientes del afectado salieron volando por los aires, Einarr escuchó un balbuceo, alguna plegaria: ‘mátame’.

    ―Fuuton: Fuusen no Jutsu ―dijo después de una cadena de sellos y llevó su mano izquierda a la boca para escupir sobre ella una pequeña esfera luminosa.

    Se mantuvo atento, necesitaba tener a sus enemigos más cerca. Cuando los malnacidos del Hierro se encontraron a una distancia propicia, Pecho Frío liberó el objeto lanzándolo hacia ellos. La esfera explotó provocando un vórtice de dos metros de diámetro y cinco samuráis que se encontraban a la redonda quedaron atrapados. Seguido, saltó en el aire con sus extremidades extendidas, formando lo más parecido a una ‘X’ pero con cabeza, y de cada poro de su piel segregó pequeñas gotas de agua que se acumularon a gran velocidad para formar miles de estacas miniaturas. El vendaval de seenbons cayó como desgracia sobre los que presumían de dominar el arte de las espadas, dejando a un par de ellos muy mal heridos y al resto con molestias.


    [...]

    Entonces Tye fue a él y se enfrascó en una pelea directa. Einarr dio un salto inverso con giros hacia atrás, aterrizando sobre un tejado más bajito de otra vivienda. En cuanto se recompuso, vio el arma punzocortante arrojada hacia él, pero el niñato no tenía mejor puntería que la ‘escuálida’ o inclusive que él mismo. A Tye le bastó con sólo girar su torso desnudo para evitar sufrir daños, aunque eso llevó a que el hacha impactara en contra de un tanque detrás de él. Enseguida, el sonido de gas desperdigándose alertó a los shinobis.

    —¡Es flamable! —gritó con urgencia Miyazaki, reconociendo la simbología del color del tanque. Todos comprendieron que, si no hacían algo, habría una explosión muy pronto.
    —¿Lo es? —el frígido sonrió de lado y se emocionó ante la idea de ver una inusual explosión bajo los torrenciales de lluvia.


    ---

    Un segundo después, la silueta de Einarr emergió de los escombros como una especie de golem a escala humana. Caminaba con cierta pesadez, parecía que su piel se había convertido en roca. Pero al emitir un leve destello debido al reflejo de la luz, se reveló que en realidad su piel era de hielo. Caminó unos cuantos metros para alejarse del calor y después se recargó de manera lateral en un pilar que sostenía a otro edificio. Profirió algunos de sus típicos insultos y enseguida Miyazaki apareció a su lado.

    —¡Hijo de las mil putas! —vociferó.


    [...]

    Cuando se abrieron de nuevo, alguien presionó el gatillo: al tiempo en que el hielo a su alrededor comenzaba a derretirse, el maldito se lanzó a atacar al criminal con sus puños limpios. Era como si la brutalidad de sus movimientos y su fuerza hicieran innecesario el uso de armas o jutsus elaborados. Lo único que Einarr necesitaba eran sus uñas y sus dientes para arremeter en contra de su adversario, lanzando ofensivas a diestra y siniestra, haciéndole retroceder. Debía reconocer que el tuerto era bastante ágil. Para hacer más interesante la actividad, Tye pateó de repente el piso, haciendo que emergiera una sierra hecha de agua que se disparó directo al enemigo.

    Antes de que este pudiese reincorporarse, Einarr fue hasta él y le tomó del cuello para arrastrarle por lo largo del túnel maltrecho hasta estrellarle en contra del muro; luego contra el muro opuesto; luego en contra de otro. Su desmedida fuerza provocó que más tierra y más rocas cayesen encima de ellos. Esa pequeña cueva colapsaría pronto.

    ─¿Quieres llamar a tu p*ta madre? ─dijo como otra burla, después arrojó al hombre en el piso y puso el pie sano sobre su pecho para impidir que se moviera─ . Tú y tu banda de maricones terminarán rogando por un cambio de pañales. ─el frígido creó entre sus manos una vara larga y gruesa de hielo, con uno de sus extremos peligrosamente afilado y la levantó apuntando al cuello de su enemigo.
    ─Hablas mucho ─antes de que el charco color rojo se hiciera más amplio, Terumi tomó con sus manos ígneas el pie de Einarr en su pecho y lo torció. El de Kiri gritó con furia─ . Los animales como tú solo aprenden mediante el uso de la fuerza ─aseveró el tuerto.



    Chihiro Miyazaki | Jounin | Kumogakure
    C. UnderwoodC. Underwood
    [​IMG]

    —No puede estar aquí, joven.
    —¿Es que en serio no vive nadie? —Apuntó la casa con su pulgar al llevarlo hacia atrás por encima de su hombro.
    —Y no solo eso. Está prohibido el paso y solo policías o personas con un permiso especial pueden acceder.
    —Entiendo… no puedo creerlo —ahora miró hacia la vivienda—. Eran mis amigos. Tenía mucho tiempo de no verles…
    —Qué pena —la verdad no lo sentía y por alguna razón Hiiro se sintió molesta por sus falsas palabras—. Debe marcharse.
    —Ya lo sé.


    De repente agachó la mirada fingiendo sorpresa al decir que había encontrado algo en el suelo, justo a los pies del sujeto. Por supuesto que no había nada, no obstante esa fue la manera en la que la artista pudiera dar inicio a sus planes. Hiiro se colocó de cuclillas simulando que iba a recogerle al mismo tiempo que el hombre reclinaba un poco su cuerpo hacia adelante para poder ver eso que no existía; cuando menos se lo esperó, la fémina alzó su pierna dominante pegándole tremenda patada en la barbilla gracias al Kage Buyo. A continuación apareció detrás de su víctima para aplicar una que otra patada en el aire producto del Shishi Rendan y así estamparlo contra el suelo. Fue un movimiento arriesgado pero necesitaba dejarle tan inconsciente como le fuese posible.


    [...]

    Sin embargo, lo que sea que creara el usuario acuático fue destruido con el embate de una cerbatana. El menor abrió sus ojos más de la cuenta al ver a la kunoichi entre él y el otro varón, esta vez cubierta por un sobretodo con capucha que apenas sí dejaba ver parte de su rostro, flequillos, pantalón y botas. Hiiro no tenía idea para qué o cómo se usaba la famosa fukiya pero si con eso podría golpear, qué importaba no saber.

    En cuanto pudo pegó una patada a la altura de su mentón, enviando por los aires a Zahon para proceder con el Shishi Rendan.


    [...]

    Hiiro rodó, recomponiéndose tan rápido como pudiera para evitar que la punta de una katana alcanzase su pecho. De la nada activó una de las puertas celestiales, Kyuumon, por lo que su fuerza fue suficiente para sacarse de encima al sujeto, así como su velocidad para encestar una patada baja en su barbilla enviándolo por los aires. Otro samurái se acercaba, queriendo no desperdiciar la brecha y la posición incómoda en la que yacía la fémina; no obstante, bastó que utilizara una mano para extraer dos shuriken que lanzara hacia ese sin intención de pegarle… pues las mismas explotaron y le afectaron por el solo hecho de estar cerca.

    ---

    —Gracias —le miró a los ojos al decirlo. Un leve sonrojo apareció de repente y no se esfumó hasta que el shinobi no colocara un pedazo de tela de su ropa alrededor de la herida de la kunoichi. Él y los que le habían ayudado parecían ser Hozuki; en ese instante de cuasi desliz, ella se dio cuenta de la aproximación de otro enemigo, advirtiéndole al varón que tuviese cuidado; tras volverse agua con el encaje del arma blanca, Hiiro agarró de la muñeca al samurái (justo la mano con la que usaba su espada), torciéndola con un movimiento simple; con su yari atravesó su cuello sin piedad.



    Kyoko Hori | Meijin | Konohagakure
    Kari WalkerKari Walker
    [​IMG]

    Después de realizar semejante espectáculo, Kaname comenzó a reírse a carcajadas, extasiado por el desastre y por el hecho de haber jodido a los ninjas. Poco a poco su risa se iba intensificando y su rostro, de por sí ya cambiado, se iba distorsionando más y más… Aunque la diversión le duró muy poco, ya que una Kyoko de piel roja y aura verde salió de la tierra detrás de él y esta vez no obtuvo la ventaja de la velocidad porque fue superado. Le dio una patada fortísima en la espalda que, debido a su exagerada rapidez, generó una mini explosión, esas a las que tan vulnerable era. El hombre cayó de bruces contra el suelo.

    —¡Ahora! —Gritó la que parecía poseída, dando varios saltos para alejarse del tipo. Ya que eso fue rápido y el Hachimon Tonkou perduraba por tres minutos, debía aprovechar para partir madres y padres en el resto del campo de batalla. Parecía bolita de ping ball pegándole a los pasmados militares de Ren y samuráis.


    [...]

    Entonces el peligro fue latente, porque la kunoichi ahora era más fuerte. Bajo los efectos de la séptima puerta el poder de la hija del Hierro fue notablemente menor, recibiendo una paliza casi instantánea; no fue difícil romperle los huesos con una serie de ataques físicos, los cuales terminarían con la cereza del pastel del Hirutora. En este punto, Koko ya no se podía defender y no había alguien más que lo hiciera por ella, ni siquiera su hermano.

    —¡Este es el fin! —Exclamó la chica enfurecida de piel roja.

    En ese último ataque concentró una presión masiva en su puño derecho, el cual tomó la apariencia de la cabeza de un tigre enorme de color azul chakra. La samurái no pudo hacer nada más para evitar ese puñetazo, ya que su poder no era el suficiente… No tenía nada qué hacer contra la potente explosión que se suscitó en el momento en el que la cabeza de tigre tocó su cuerpo. A partir de ahí todo se volvió llamas, y eso fue lo último que sus ojos vieron antes de perecer por completo, muriendo casi igual a los que ella misma hubo asesinado minutos antes.




    ¡Felicidades!
     

Compartir esta página

Cargando...