1. Arreglado el problema de la barra lateral en Chrome
    Ya se puede dar click en los enlaces :D
    Descartar aviso

Rol Rewrite (Cupos abiertos)

Tema en 'Fanfics/Roles Yaoi' iniciado por Sirlanca, 19 Jun 2017.

  1. Puppets

    Puppets Vornehmheit

    Registrado:
    5 Ago 2014
    Mensajes:
    111
    Temas:
    0
    Calificaciones:
    +177
    Rin Mikazuki

    -El chico se había retirado, no sabía que más hacer en realidad, coloque mis manos en mi nuca como un refuerzo y a mi lado caminaba Cristatus, el silencio entre nosotros dos era bastante normal, como mucho de los stand aquel pavo real se transformó en una forma mas compacta, un ave mas pequeña y se poso en mi hombro, no era normal verlo de aquel tamaño, pero no me sorprendió mucho, caminamos hacia dentro de la preparatoria con aires relajados, me seguia preguntando: ¿Quien rayos era Riccu y aquel chico peli-rojo?. Me habia percatado de que tenia un Stand pero no era lo que me llamaba mucho la atención, sabia que no era el único con un Stand pero... ¿por que?, mi cabeza era un sin fin de preguntas sin respuesta.

    Me quede frente al locker, trataba de encontrar mis apuntes, pero mi cabeza estaba en otro universo, debia buscar la manera de toparme nuevamente con aquellas personas, el chico pelos rojos y con Riccu, por lo que me enbauce en la aventura de buscarlos por las aulas, preguntar por si lo conocian y en donde estaban, al parecer mi imaginacion de un trabajo arduo en intentar buscarlo no fue como me lo imagine, realmnte fue muy sencillo, mucha gente sobretodo las mujeres lo conocian, hasta me dijeron su nombre; ''Yamato''.

    Habia sonado la campana, y observe en el momento justo cuando el profesor se retiraba, algo que tambien me sorprendio fue ver su stand por primera vez, me detuve a observarlo un rato

    -Te lo dije, me voy, adios.
    Dijo el ave mientras se retiraba volando, no le preste mucha atención, pero volví en sí en ipso facto, entre al salon de clases, no era mi salón, pero al parecer algunos alumnos se quedaron, con una sonrisa observe a los presentes, me quede asombrado al ver a un gran ciervo, por lo que caí de trasero al suelo, me levante como si nada hubiese pasado y camine hacia el chico peli rojo, extrañamente y con mucha confianza me acerce a su oreja y le murmure:

    -¿tú tambien puedes verlos verdad?.
    me senté en una silla cercana mientras observaba a los chicos que tenia a sus lados, los salude con normalidad y aquella tipica sonrisa.

    --------

    SirlancaSirlanca
    So_ChibiSo_Chibi
    ChrIs090ChrIs090
    *n* Sorry por la tardanza. Y Sorry por lo corto me quede en blanco, espero que no haya problems, si no pss avisarme n_n.
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  2. So_Chibi

    So_Chibi

    Registrado:
    23 May 2014
    Mensajes:
    760
    Temas:
    6
    Calificaciones:
    +83
    La clase le resulto soporífera pese a lo corta que fue. No es que el profesor fuese malo, de hecho había logrado mantener su interés mas de lo normal, pero le resultaba tan difícil concentrarse en la historia. Se le hacía increíblemente aburrida, por más útil que fuera conocer el pasado él siempre se había considerado con los pies demasiado plantados en el presente como para amigarse con la materia. Claro que esa era simplemente su excusa para ser un horror en la asignatura. Cuando el profesor finalmente salió, se estiro con suma pereza y cuan largo era hacia atrás en la silla; despegando las patas delanteras de la misma y llevando su cabeza hacia atrás para poder ver al ciervo que lo observaba y sonreírle. -Payaso- es todo lo que pudo escucharse del stand.


    Una voz llamo su atención y casi lo hizo perder el precario equilibrio que mantenía en la silla. Rio para si, regresando a una postura más normal, sabiendo lo cerca que había estado de irse de espalda al suelo. -¡Hey! ¡Hola! - le saludo desbordando energía y su usual simpatía, no era difícil llevarse bien con él. -Supongo que es demasiado obvio que no soy de aquí, y yo que no quería resaltar – bromeo con soltura y le tendió la mano al contrario para saludarlo. - Gaël Dunnere, pero puedes llamarme simplemente Gaël. No estoy muy seguro como es la cuestión aquí con los nombres de pila. - se encogió de hombros, restándole importancia al asunto y aprovechando para observar más detenidamente a quien tenía al frente. Con algo de suerte no sería tan difícil conseguir amigos como había creído. Antes de que llegase a preguntarle su nombre al contrario, otro de los chicos del salón se acercó a hablar.


    -Solo Gaël está bien.- aseguro, saludándole con una ligera inclinación de la cabeza y una confiada sonrisa de lado. - Igualmente espero que podamos llevarnos bien- Por momentos sus palabras podían ser difíciles de entender debido a su acento o simplemente que sin notarlo mezclaba un poco los idiomas. Claro que en su mente todo salía fluido y perfectamente normal. - Realmente no tengo mucho que hacer, llegue hace dos días, y aunque suene algo patético no conozco a nadie. Bueno – se corrigió- ahora los conozco a ustedes, supongo que cuenta- Era más que normal que escupiera las palabras en el instante en el que se formaban en su mente, sin pensar demasiado en ellas. Saludo al recién llegado con un gesto de la mano, con la naturalidad de quienes se conocen de toda la vida pese a no haberle visto jamás. -Entonces... ¿Tienes algo en mente?- Termino por preguntar a Yamato

    ChrIs090ChrIs090
    SirlancaSirlanca
    PuppetsPuppets
    Me falta alguien?
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  3. CelWolf

    CelWolf Un líder protegerá a quienes lo sigan.

    Registrado:
    8 Ago 2016
    Mensajes:
    97
    Temas:
    3
    Calificaciones:
    +283
    [​IMG] Aurian Barak

    Antes de poder salir del aula Elliot lo paró, había sido de gran ayuda para la primera clase, por lo que le sonrió invitándolo a hablar.

    -Profesor, un gusto conocerlo, solo quiero decirle que voy a entender si me trata diferente cuando los profesores y el personal de aquí le digan sobre mi persona como también para ver si es posible hablar con usted después de clases.

    Eso lo tomó desprevenido, no entendía por qué debía tratarlo diferente y se lo hizo saber -¿Por qué te voy a tratar diferente? ¿Hay algo que deba saber?

    -No se preocupe, para el final del día tendrá toda la información sobre mi jaja.

    -Bueno, ven a la sala de profesores para hablar de lo que quieras- Respondió a su primera pregunta antes de salir del aula.

    Tenía la intención de ir a la sala de profesores a enterarse de lo que Elliot pensaba que le haría cambiar su forma de ser ante un alumno -Suoh, si llegó a dejarme influir por algo que creas no merece la pena, atácame- Le dio la orden serio, una vez se vio solo en uno de los pasillos.

    El dragón asintió, pero en cuanto sintió la barrera colocada en el lugar voló hasta la ventana para mostrársela a su compañero. Aurian repasó el hecho de que en tercero había suficientes stands para no estar en problemas, por lo que en vez de ir a la sala de profesores se dirigió a revisar las demás aulas. No pasó mucho hasta que Suoh le llevó hasta las clases de segundo, más concretamente a una cerrada. Intentó abrirla, pero parecía trancada.

    -¿Están allí?- Preguntó en voz baja al dragón, el cual había crecido hasta un tamaño en el que se pudo aferrar a la espalda de Aurian, cubriendo su brazos con sus alas a modo de armadura, su cabeza a un lado de la de su humano enseñando los comillas y su cola balanceándose atrás haciendo parecer al profesor un demonio blanco. Suoh asintió y su compañero no necesitó mas para colocar la mano en la puerta y utilizar la electricidad para hacer volar los objetos que trancaban la puerta, la cual ahora estaba algo quemada, pero al menos pudo abrir y pasar.

    Todo su cuerpo desprendía electricidad, vio al demonio de lava y le pareció irónico que a su lado pareciera un caballero blanco. No atacó enseguida, aquel espíritu tenía algo… ¿Humano?

    ----------------------------------------------------------------
    ChrIs090ChrIs090
    PomodoroPomodoro KabrerovxyKabrerovxy Espero que no les moleste que me haya unido :08:
     
  4. MexFox

    MexFox El que quiera entender...

    Registrado:
    5 May 2014
    Mensajes:
    100
    Temas:
    7
    Calificaciones:
    +273
    Tora 01.jpg
    Tora Shageki
    Nombre artístico: “ToSha” (Creado por su agencia y manager)
    Edad: 28 años
    Sexualidad: Melomanosexual Homosexual
    Profesión: Músico profesional / Nuevo tutor de música en la Preparatoria Hibiya

    Stand: Byakko (Tigre Blanco)
    Byakko 03.jpg Byakko 01.jpg
    Byakko 02.jpg

    Habilidades:

    + Tora Como usuario de Stand, es capaz de manipularla luz. Siempre que esté en presencia directa a luz producida por la naturaleza (principalmente el sol) puede hacer que esta se magnifique en intensidad llegando a provocar una fuerte ceguera a quien el decida, la puede refractar para revelar cosas que no son visibles a simple vista y también concentrarla para calentar objetos de metal o bien aumentar la fuerza del cualquier fuego a su alrededor.
    Si se expone suficiente tiempo a la luz natural logra almacenarla para liberarla en cualquier otro momento en forma de “lámpara” durante algunos minutos. En el caso de las luces artificiales lo único que puede hacer es trasladarlas a su mano, si por alguna razón la fuente de luz se desactiva la luz que robó se apagará.
    En cuanto a las habilidades humanas, es muy bueno en peleas cuerpo a cuerpo especialmente en lo que involucre contener y deshabilitar. Se le facilita la improvisación y el actuar rápido cuando está concentrado.

    + Byakko Al igual que la mayoría de los Stands puede crear una barrera protectora de gran longitud. Tiene una gran fuerza y destreza lo que le permite pelear cuerpo a cuerpo contra enemigos hasta con tres veces su tamaño sin mucha dificultad. Sus garras pueden cortar a los espíritus (especialmente cualquier extremidad, la actividad favorita del tigre).
    Puede poseer a cualquier ser humano (excepto a elegidos) para controlarlo por un breve periodo de tiempo, aunque nunca podrá manipularlos al grado de hacer algo que el humano no haría por voluntad propia, si puede usarlo para alejarlos de un peligro o cumplir una tarea sencilla.


    Debilidades:

    - Tora La oscuridad o cualquier cosa que pueda bloquear la luz natural (nubes, plantas, rocas, hielo, etc.) le impiden usar sus habilidades de manera parcial o total, pues para hacerlo tiene que estar en contacto con ella.
    Puede ser bastante distraído, pues estando concentrado en algo cualquier otra situación que no esté relacionada directamente con su atención llega a pasar desapercibida. Es malo para las ciencias exactas.
    Presenta Nictofobia si está en un ambiente oscuro y apartado de su Stand.

    - Byakko Estar lejos de su elegido simplemente lo desconcentra, así que eso limita mucho el uso de su barrera o de la posesión. Si se encuentra con un enemigo muy fuerte puede perder la calma y sacar su lado salvaje, lo que lo lleva a actuar de manera imprudente.
    Tiene que pasar un par de horas en contacto con la luz del sol para poder mantener su fuerza y energía durante la noche, así que los días eternamente nublados son sus enemigos mortales.


    Apariencia:
    El ejercicio desde adolescente ha favorecido al buen físico de Tora, actualmente mide 1.80m y mantiene una complexión esbelta. Cabello negro un poco largo que casi siempre tiene alborotado, acompañado de ojos azules claros. Casi siempre va vestido con camisas y pantalones lisos, solo los días que llega a entrenar se le puede ver mas informal.
    Tora 02.jpg Tora 03.jpg
    Tora 04.jpg Tora 05.png
    Hace tiempo llevaba el nombre de Kynígi, y su apariencia era mas apacible.
    Kynigi.jpg

    Personalidad:
    Tora debería de ser un sinónimo de “relajado”, o por lo menos eso dicen los que son mas allegados a el. Aunque a primera impresión parece ser alguien bastante serio, realmente se toma las cosas con calma y procura estar bien con todo. Es dedicado cuando algo le interesa, como es el caso de la música, lo que le permite fijarse metas y centrarse en ellas hasta cumplirlas.
    Aunque recibe con gusto a sus seguidores no suele intimar mucho con las personas pues no quiere sentirse atado a las expectativas de otros ni terminar decepcionándolos. Es poco tolerante a las actitudes negativas o tóxicas lo que hace que se aleje de ellas. No tiene grandes amigos ni tampoco ha tenido una relación formal, pero en el caso de algunos groupies…


    Objeto más valioso:
    · Sus diarios, donde anota principalmente cualquier cosa que le venga a la mente que pueda dar como resultado una nueva composición, desde sueños hasta experiencias en la vida cotidiana.
    · Y Byakko, aunque no es un objeto, no se imagina una vida sin el.

    Gustos y disgustos:
    +++ La música, especialmente el Jazz y el Blues.
    + Golpear algo para reducir su estrés.
    + La comida rápida y el alcohol.
    + Salir a bares (donde pueda tener todo lo anterior).
    - La tecnología.
    - La oscuridad absoluta.
    - Multitudes descontroladas.
    - La mala costumbre que tiene de fumar.

    Historia:

    “Nada hay bajo el sol que no tenga solución, pues nunca una noche venció a un amanecer.” Era uno de los versos más reconocidos del prodigioso juglar Kynígi, quien viajaba de pueblo en pueblo por gran parte de la Europa medieval al lado de su fiel compañero Byakko a finales del Siglo XIV. A cada lugar que llegaba lo recibían de buena fe, pues se tenía la creencia que sus melodías ahuyentaban a los malos espíritus y aunque no tenía dinero propio nunca le faltaba comida, ropa ni techo pues los mismos pobladores lo ayudaban con eso. Poco se sabe de su muerte, pero por mucho tiempo se contó su leyenda.
    Hijo único nacido en una familia con legado en Nagoya, Japón. De padre con alto rango en la milicia del país y de madre dedicada a la actuación hasta antes de casarse, creció en un ambiente tranquilo donde generalmente se acataba la voluntad del padre.

    Tora siempre fue más reservado que la mayoría de los niños, le tenía miedo a la oscuridad y los primeros días en que durmió solo simplemente fue una pesadilla para todos, hasta que poco a poco se fue percatando de una presencia en forma de “luz de noche” (o así le llamaba el) permitiéndole conciliar el sueño fácilmente. El temor aún lo acompaña desde entonces.

    Durante su infancia solo se enfocaba a la escuela y procuraba entregar notas altas en casa. Su padre, con la intención de que forjara carácter y que siguiera los pasos del legado familiar en la milicia, lo motivó a practicar Gendai Budo (artes marciales modernas) pasando la mayoría de su adolescencia y juventud en dojos de Judo, Aikido y Karate. Aunque estas actividades no captaban de lleno su interés aprendió mucho sobre control de mente-cuerpo, le ayudó a tener un buen físico que hasta ahora mantiene y principalmente a descubrir su homosexualidad que nunca externó, pues no encontró motivos para hacerlo.

    Un día, mientras acompañaba a su madre a un recital de piano de un viejo amigo, sintió algo que nunca había experimentado: Pasión. Ella al percatarse del nada disimulado interés del muchacho lo llevó tras bambalinas al finalizar la presentación para que pudiera ver al pianista de cerca, le pidió de favor a su amigo que le mostrara alguna pieza y al hacerlo Tora se acercó a ver como tocaba preguntando mil y unas cosas, saliéndose de su normal apatía.

    Recién entrando a la preparatoria su madre tomó la iniciativa y a los pocos días le compró un teclado para que pudiera practicar en casa, pues a pesar del interés del muchacho su padre insistía en el Gendai Budo como prioridad y la música como un pasatiempo. Cuando el militar tenía que viajar fuera por varios días, la ex-actriz se las arreglaba para conseguir tutores que ayudaran a Tora para mejorar su técnica y resolver cualquier duda que tuviera.

    En ese entonces la presencia que empezaba a adquirir una forma semejante a un tigre blanco crecía al mismo ritmo que el progresaba en la música. Byakko, como después se presentaría, lo acompañaba en todo momento, echándose a su lado cuando tocaba, siguiendo muy de cerca sus pasos al caminar y acostándose con el cuando iba a dormir, literalmente se volvieron inseparables.

    La música se volvió su mundo, aunque su padre no estaba de acuerdo tampoco quería oponerse a los deseos de su único hijo, le pidió hacer el servicio militar durante 1 año apenas terminó la preparatoria y al ver que aún no cambiaba de opinión lo envió a Tokio para estudiar una carrera en música con especialidad en composición, titulándose como el mejor de la clase. Su madre rápidamente contactó con la agencia de talentos donde ella trabajaba y consiguió una audición para Tora, ganándose la entrada al mundo del espectáculo.

    Al tiempo le asignaron un mánager para dirigir su carrera ya que el estaba mas enfocado en mejorar su técnica, fue consiguiendo presentaciones alrededor de todo Japón bajo el nombre de “ToSha”, a veces como solista y otras como parte de algún grupo, aumentando su popularidad y sus ingresos llegando al punto de independizarse de sus padres. Con el tiempo una presentación mensual era mas que suficiente para mantener el estándar de la agencia pues Tora apreciaba tener tiempo libre para si mismo, de vez en cuando visitaba algún bar local donde descubrió el otro lado de la música, aquella que para el es mas cálida y honesta que las grandes presentaciones en teatros.

    Fue en una de esas visitas que conoció a Riccu, quien le explicó que el era un elegido, que Byakko era su Stand y que pronto vendrían tiempos difíciles, desde ese entonces notó la aparición de espíritus malignos que de vez en cuando no podía evitar enfrentar. Aprendió a formar un muy buen equipo con el tigre Blanco pues mientras Tora se enfocaba en crear distracciones y desventajas con la manipulación de la luz, Byakko era quien atacaba con gran precisión hasta deshacerse de las amenazas.

    Por alguna rara jugada del destino, su manager y Riccu le recomendaron a Tora entrar como tutor a la Preparatoria Hibiya, el primero argumentando que sería bueno para su carrera además de que tal vez podría encontrar a algún joven interesado en la música, mientras que el segundo decía que se estaba dando una concentración de elegidos en ese lugar así que su apoyo podría ser bueno en caso de ser necesario.

    Aún que no estaba muy seguro de que fuera buena idea, a Byakko parecía agradarle la situación de que su compañero tuviera más contacto directo con la gente, así que decidió continuar. Los trámites para su ingreso fueron rápidos pues entraría en calidad de tutor voluntario y su carrera lo respaldaba en cuanto a la experiencia necesaria. No había vuelta atrás.

    Otros:
    · Mantiene contacto frecuente con sus padres.
    · Hace poco se enteró que en Brasil entrenan un arte marcial fusionado con la música, su sueño es ir para aprenderlo.
    · Cuando le gusta alguien no lo expresa, pues piensa que no encajaría bien en el estilo de vida ajeno. Por otro lado cuando le atrae a alguien, trata de que la relación sea lo más superficial posible para evitar sentimentalismos.


    ____________________
    SirlancaSirlanca, dejo mi ficha, por favor avísame de cualquier corrección que deba hacer.
     
    • Me gusta Me gusta x 4
    Última edición: 9 Jul 2017
  5. ChrIs090

    ChrIs090

    Registrado:
    11 Oct 2011
    Mensajes:
    67
    Temas:
    0
    Calificaciones:
    +42
    Elliot Morrison


    En el salón de clase se podía obsevar a un grupo de jóvenes hablando en la parte de atrás de esa habitación. Ya que al terminar las clases era usual que los estudiantes se reunieran para hablar para la siguiente clase.

    -Yamato, verdad? Es algo inesperada tu invitación pero la aceptare.-Dijo Morrison que a pesar tener dudas la acepto y pensado en si mismo. -(Para que Yamato me invitaría repentinamente para hacer algo).

    -Si, Mi nombre es Yamato y me alegra que aceptes- Respondio el joven pelirojo.

    -Entoces, iremos despues de clase si no me equivoco bueno si no te importa esperare en… en ese momento un joven cayo al entrar al salón aunque no le presto mucha atención Yamato se acerco para hablarle. Elliot no se soprendio mucho ya que Yamato tenia una aptitud para conocer a todas las personas y ser amigos de ellos.

    En eso Elliot empezó hablar con el chico nuevo la cual a pesar de tener dificultad de entenderlo pero no era imposible tener una conversación con él. Se veía como un buen chico y era muy fácil para el peli negro tatuado crear una posible amistad con él ya que ambos tenían algunas cosas en común una de esas en que ambos son extranjeros.

    Asi que Gael, de que donde eres?- Dijo el joven mientras intentaba tener una conversación amable como a la vez intentar ignorar al gran ciervo detrás de él. El joven respondio a la pregunta-Irlanda, estoy aquí porque mi padre consiguió trabajo aquí en Japon. Y ¿por qué tu estas en Japon veo que hablas diferentes a los demás?

    -La historia es larga jajaja, simplemente digamos que estoy con unos de los pocos familiares que podía vivir con ellos. Digamos que por es porque fui problemático jaja.- Elliot respondio de manera agradable aunque a la vez en el interior de el sentía tristesa al recordar la razón de vivir a Japon. En eso se acerco al a Yamato ya que se acordó de su invitación.

    Hey, Yamato antes que se me olvide te esperare en la entrada del edificio si te parece bien. Al finalizar las clases espero en la entrada del instituto como ambos acordaron.

    _____________

    Lo siento por tardar es que tengo problemas con el internet. Y es algo corto jeje. Lo voy a editar y ponerlo mejor dentro de pocos.

    SirlancaSirlanca

    @Los demas
     
    • Me gusta Me gusta x 3
  6. Autor
    Sirlanca

    Sirlanca Don´t burn the witch

    Registrado:
    8 Dic 2010
    Mensajes:
    664
    Temas:
    9
    Calificaciones:
    +472
    - Pues... - Se llevó un dedo a los labios con gesto pensativo - Planeaba ir hacia el parque Genkuro, al parecer hay un arenero donde han ocurrido cosas extrañas, ¡Ah! Y también hay una sucursal de helados Frostys muy cerca así que también quiero pasar por un especial de maracuya con limón, son increíbles, tienen bolitas que parecen grenetina en el fondo pero son muy suaves y cuando las revientas tienen un líquido que sabe diferente dependiendo del sabor que pidas - Sonrió bastante animado más por la idea de comer helado de sabores cítricos que descubrir si en el arenero se encontraba un espíritu viviendo.
    Pero cuando fue interrumpido por el chico de cabello castaño que había visto ayer, sonrió aun más mientras lo señalaba - Oye yo te conozco, eres el de ayer ¿Cierto? Clase A - Ya lo había visto en otras ocasiones por el pasillo aun que jamás se había detenido a hablarle así que esperaba a que este le dijese su nombre - Les decía a los chicos que si querían ir al rato conmigo al parque Genkuro ¿Te apuntas? - Lo invitó sin pensarlo demasiado pero al oír que Elliot le llamaba, volteó para prestarle atención, asintió en señal de acuerdo sobre el punto de reunión.
    El resto de las clases pasaron sin pena ni gloria para el pelirrojo, solo que Riccu volvió a aparecer a la hora del almuerzo para quitarle la mitad de su comida mientras escuchaba la intención de los chicos por ir a visitar el arenero del parque Genkuro antes de quedarse dormido completamente satisfecho.
    En cuanto las clases acabaron Yamato guardó sus cosas y se apresuró a salir del salón antes de que sus compañeras le detuviesen para que les presentara a Gaël no sin antes hacer una señal a sus dos nuevos amigos con una mano en señal de que los veía afuera, pasó por su locker para cambiarse los zapatos y tomar de este su paraguas morado al igual que unas cartas dejadas por algunas chicas de otros cursos, ya se había resignado a recibir confesiones de todo tipo aun que siempre terminaba rechazándolas lo más amable posible.
    - Vaya vaya, a este paso vas a tener que plantár una hectarea completa de árboles con todo el papel que desperdician tus compañeras - Se burló Riccu moviendo la cola mientras veía al pelirrojo desde arriba, Hebi solo siseo enroscándose sobre la coronilla del pelirrojo antes de bajar a su hombro y quedarse segura sobre los hombros, oculta bajo el largo cabello.
    - Ya ni me digas, agradezco el detalle pero me hacen sentir mal al rechazarles y que usen tanto papel - Bufó el pelirrojo por lo bajo mientras cerraba su taquilla y acomodaba la mochila sobre su hombro.
    - Bueno ¿Y por que no simplemente aceptas a alguna de ellas? Así el resto te dejaría en paz ¿No?- Riccu saltó de la taquilla al suelo para caminar, o mejor dicho saltar a un lado de Yamato en dirección a la salida de la escuela - En serio no sabes nada sobre el corazón de las mujeres ¿Verdad? - Preguntó Yamato con una sonrisa comprensiva - No podría hacer eso, puedes decirme anticuado si quieres pero no me gustaría engañar a alguien así, fingir que siento algo por esa persona solo para protegerme sería demasiado cruel, además, si me hiciera novio de alguien en este momento y apareciera la persona que está destinada a ser mi amor en esta vida entonces sería un gran problema.
    Riccu se detuvo de golpe - Pero si sigues esperando a tu princesa entonces quizá no seas capáz de ver a quienes tienes enfrente, la oportunidad de conocer y probar distintos tipos de sentimientos, eso es parte importante del crecimiento como ser humano en tu nueva vida... ¿No me digas que esperas encontrar en esta vida una parte de el? - Murmuró con pesar a lo que Yamato se giró para poder oírle mejor- ¿Que dijiste?
    - Nada -Riccu agitó la cabeza - Vámos que nos están esperando - El espíritu apresuró sus saltos para adelantarse.

    El parque Genkuro no quedaba muy lejos en realidad, uno se hacía veinticinco minutos aproximadamente caminando, la mayoría de sus areas verdes se encontraban bien cuidadas al igual que los caminos de ladrillo gris para que la gente evitara pisar el pasto, en el centro se encontraba un kiosko forjado de herrería negra donde algunas parejas o familias podían entrar si no querían descansar en una de las múltiples bancas del parque.
    Más hacia la entrada noreste se encontraba el area de juegos infantiles, había columpios, sube y baja y hasta una especie de carrusel muy pequeño como para niños de kinder, también había una resbaladilla en forma de lengua que salía de la boca de un león, era casi la hora de la comida para muchos hogares por lo que no era raro que los niños no estuviesen jugando en el parque.
    - Vaya, esto me trae recuerdos - Exclamó el pelirrojo al agarrar una de las cadenas laterales de un columpio - Solía sentarme y girar para que la cadena se enrollara, luego alzaba los pies para que el columpio girara muy rápido, era muy divertido - Se quitó la mochila para dejarla sobre el asiento y sobre esta dejó su paraguas cuidando de que no se cayera, se agachó para tomar una piedrita entre sus dedos y en cuanto se incorporó miró hacia donde el arenero se encontraba, levantó el brazo y con un rápido movimiento junto a una pequeña flexión de la muñeca lanzó la piedra con bastante fuerza hacia la arena. Sus atentos ojos azules permanecieron fijos sobre la superficie unos segundos en espera de notar algo, lo que fuera pero apenas unos diminutos granos se movieron por culpa de una corriente de aire.
    - Solo es una inofensiva caja de arena - Exclamó con consideración mientras apoyaba las manos sobre su cintura - Te equivocas - Replicó Riccu serio, había tomado posición sobre una estructura de tubos de metal donde los niños podían escalar y colgarse.
    Del centro de la caja emergieron cuatro apéndices que se extendieron hacia el cielo hasta alcanzar una altura considerable para flexionarse y apoyar las bases de sus patas en el suelo, permitiendo que de entre la arena emergiera un cuerpo grande, considerablemente grande para el arenero. El espíritu tenía la forma de una araña de color gris pero la cabeza ciertamente tenía un aspecto humanoide si quitaban los ojos rojos y los grandes colmillos que asomaban de forma amenzadora de su boca.
    En cuanto Yamato la vió, su rostro se volvió terriblemente pálido mientras su labio inferior temblaba, sintió como una ola de ácido subía por su esófago hasta quemárle la garganta, no pudo evitar el reflejo nauseoso por lo que se cubrió la boca y cerró los ojos con fuerza al darse media vuelta para no tener que ver más al espíritu.
    - Chicos... - Su voz sonaba amortiguada debido a sus manos - Quizá esto pueda parecerles muy rudo de mi parte... - Se detuvo un momento para no terminár vomitando justo sobre sus manos - Pero ughhh cuento con ustedes - Apartó solo una mano para formar un puño en señal de ánimo antes de echár a caminar de forma tambaleante y rápida hasta un bote de basura. Cuando alcanzó su objetivo, se dejó ir sobre este, arqueando su cuerpo al frente y aferrándose a las orillas como si su vida dependiera de ello mientras vomitaba hasta su alma.
    - Las arañas le dán asco - Explicó Riccu calmadamente aun viendo hacia el espíritu en forma de araña tratando de decifrar si su hermano se encontraba dispuesto a atacarles - Esto es malo, Yamato es un completo inutil en este momento, ustedes no han combatido jamás y yo no puedo intervenir diréctamente, será una prueba muy difícil para ustedes pero no podemos retroceder ahora - La voz de Riccu era determinante.
    La araña cerró y abrió la boca varias veces emitiendo ruidos chasqueantes en señal amenazante, no se trataba de un espíritu amistoso o simplemente travieso que deseaba interactuar de nuevo con los humanos - Riccu... Sigues tratándo de cuidar de los humanos... ¡Traidor! - La araña gritó al saltar impulsándose sobre sus patas para lanzar desde el aire su telaraña en contras de los indeseados guardianes.
    - ¡Rápido! ¡Uno de ustedes forme una barrera para proteger el lugar! - Ordenó Riccu, la batalla había comenzado, Yamato sería protegido por Hebi mientras este permanecía fuera, y el haría lo posible por guiar a los otros chicos para que pudiesen vencer a su hermana Mekai.


    Doña araña patona o también llamada Mekai, gusta de comer carne humana, sobre todo de niños, le gustan los lugares obscuros y estrechos así como atrapar a sus presas en su telaraña.

    [​IMG]

    ------------------
    ChrIs090ChrIs090 , PuppetsPuppets , So_ChibiSo_Chibi Buena suerte :D - echándose a correr
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  7. So_Chibi

    So_Chibi

    Registrado:
    23 May 2014
    Mensajes:
    760
    Temas:
    6
    Calificaciones:
    +83
    Las clases habían fluido, lentas pero constantes. Gaël parecía aún más metido en su propio mundo desde antes del almuerzo. En algún punto del primer periodo de clases se había perdido camino a los baños, a veces podía resultar sorprendente lo mala que era su orientación,y en el pasillo se había topado con el animal más raro que había visto en mucho tempo. Una especie de cruza entre gato y conejo que no terminaba de cuadrarle, quien se había presentado como Riccu y le hablo sobre espíritus y demás. Con demasiado poco detalle como para dejar tranquilo al rubio. Sus pensamientos habían girado en torno a aquello, lo que quedaba del día, poco a poco había ido notando a los otros Stand; lo cual no había ayudado a sacarlo de su desconcierto inicial. Se sabía especial¿Quién no lo creería teniendo a semejante ciervo espiritual siguiéndolo a todos lados? Incluso había experimentado con sus dominios sobre la tierra, pero nunca se había cruzado a alguien como él. Sentía que de un momento a otro había sido arrastrado a un juego y aun no tenía muy en claro las reglas.


    Había permanecido más cayado de lo normal, de hecho cualquiera que lo conociese un poco estaría espantado de verle tan tranquilo y pensativo. Así fue como siguió al grupo, casi sin fijarse en el camino y apenas cruzando un par de palabras. Cuando llegase a su casa tendría que hablar muy seriamente con Cernunnos y exigir respuestas, probablemente tendría que llevar al gato-conejo también.


    -Yo solía columpiarme muy alto para luego saltar, me rompí más de un hueso en ese juego –
    compartió aquella anécdota con un divertida sonrisa en los labios,saliendo de su ensimismamiento. -Entonces ¿Qué se supone que haremos en un parque para niños? - Quizá tendría que haber aprovechado el tiempo para interrogar a sus nuevos compañeros en vez de perderse en sus cavilaciones. Le costaba comprender que ya no era el único "niño especial" del vecindario. Dejo la mochila en el suelo junto al columpio y observo al pelirrojo sin entender muy bien la gracia de lanzar rocas al arenero. Antes de que pudiese decir nada más, se quedó de piedra al ver como unas gigantescas patas de araña salían del pequeño arenero. Su raro-metro había escalado de cero a cien en dos segundos y su mente aun no terminaba de procesar lo que sus ojos veían emerger.


    Maldijo entre dientes, pues es todo lo que su asombro le permitió hacer ente la horripilante figura. Las cosas no pintaban bien y el ver a Yamato regresar el almuerzo, claramente fuera de combate, no le daba ánimos. Esquivo la telaraña por escaso margen y miro a Riccu casi sin creérselo. -¿Se supone que tenemos que luchar contra eso?- preguntó, exaltado, buscando determinación en su ser para ir contra algo que, en la vida real, nunca había enfrentado. Solo basto una mirada para que Cenunnos comprendiese el mensaje y formara una amplia barrera, que pareció crecer del suelo como blancas ramificaciones, conformando una cúpula. -No es como si no hubiera hecho esto antes- se dijo voz baja, infundiéndose ánimos. -Hemos limpiado mazmorras con criaturas que daban más miedo que una araña- Claro que aquello había sido en papel y con dados, pero en estos momentos esos eran detalles menores.


    -Supongo que asi comenzamos: nivel uno, primer dungeon. - Golpeo el suelo con los puños y rocas recubrieron sus manos y brazos hasta el codo; conformando unos, en apariencia, pesados y fuertes guanteletes. - Chicos, no sé que se supone que saben hacer, pero sería un bueno momento para actuar. - golpeo sus puños entre si, haciendo sonar la dura roca, y cargo contra la araña. -Hay que aplastar un insecto. - Lo movía la pura fuerza de voluntad y la certeza, de un experimentado jugador, de que era mejor morir luchando que esperar a ser eliminado.

    ----------------------------------
    SirlancaSirlanca
    PuppetsPuppets
    ChrIs090ChrIs090

    Chicos, de ser posible no usen a mi pj. Si es necesario correrlo o algo así no hay drama, pero no lo hagan interactuar o hablar.
    Cualquier error me dicen.

    A este estilo le quedan las manos, aunque mas rudimentario.
    [​IMG]
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  8. ChrIs090

    ChrIs090

    Registrado:
    11 Oct 2011
    Mensajes:
    67
    Temas:
    0
    Calificaciones:
    +42
    Elliot Morrison
    Parque Genkuro.

    Al llegar el grupo de joven lo que parece ser un terreno de juegos para que los niños. Al parecer Lilith se sentía algo intrépida desde que llegaron a ese lugar llamado El parque Genkuro. Elliot se sorprendió por un momento que el parque estuviera vacio ya que usualmente estos lugares estaba llenos de niños jugando y padres o niñeras sentando dentro de un lado. Pero el joven al ver la hora en su reloj vio que era la hora de comer por lo cual explicaba esa situación.

    El joven pelirojo puso sus pertenecías en el parque y le agarro una piedra la cual lanzo al arenero que se encontraba al frente del joven problemático la cual en el instante que la piedra impacto tanto el joven como su Stand Lilith sintieron una presencia.

    -Hay algo en ese arenero cuidado. Dijo la serpiente la cual estaba cerca del joven poniéndose en una posición defensiva.

    -Se sentí algo raro cuando esa piedra hizo contacto con el arenero. Al decir eso el joven se acerca a la estructura metalica la cual se encontraba en el parque.

    En eso Yamato exclamo: Solo es una inofensiva caja de arena.

    -Te equivocas: Respondiendo Riccu se coloco en la estructura metalica pero se notaba una actitud seria.

    -Odio decirlo pero este gato tiene razón. El joven rompió una de las barandillas de metal de la estructura para usarla como defensa.

    En ese instante de ese arenero salio un espíritu algo amenazador y diferentes a los pocos espiritus que Elliot ha visto o enfrentado con anterioridad. Tenia un aspecto palido y terrofica entre araña y humano. Tenía un aspecto amenazador en ese momento la actitud de yamato cambio parecía como si tuviera alguna especie de malestar y cayó al suelo. Parecia que le tenia miedo a las arañas según Riccu pero el pelirojo parecía que en cierta manera daba un animos a los presentes para enfrentar a la criatura.

    -Esto es malo, Yamato es un completo inutil en este momento, ustedes no han combatido jamás y yo no puedo intervenir diréctamente, será una prueba muy difícil para ustedes pero no podemos retroceder ahora - La voz de Riccu era determinante antes este suceso.

    -No es del todo cierto y yo tengo algo de experiencia. Le dijo a Riccu el joven Elliot. Pero en su mente solo pensaba las veces que peleaba cuando estaba en la banda delictiva, con policías o su padrastro como también las 3 ocasiones que peleo con espiritus pero no lucían tan amenazador como este sabía.

    En eso La araña ataco sin pensar al chico la cual de milagro esquivo ese ataque milagro. La telaraña casi atrapa al joven. Al poco tiempo el stand de ese chico creo una especie de barrera protectora alrededor del área del parque. En eso el joven parecía listo para la acción. Ya que su aptitud lo demostraba.

    En eso Elliot dijo: Chicos espero que tenga una idea mientras tanto yo voy a servir de distracion contra esta cosa. Vamos Lilith.

    -Entonces vamos a divertirnos-Lilith respondio hacia la determinación del Elliot.

    En ese el joven con su Stand se lanza contra la criatura llamado la atencion de esta para así intentar descubrir como derrotar a ese enemigo.

    ______________________
    Pueden usar mi PJ si quieren pero si tienen esto un error o quieren que cambie algo porfa dígamelo
    SirlancaSirlanca
    So_ChibiSo_Chibi
    PuppetsPuppets
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  9. Autor
    Sirlanca

    Sirlanca Don´t burn the witch

    Registrado:
    8 Dic 2010
    Mensajes:
    664
    Temas:
    9
    Calificaciones:
    +472
    Yamato no podía si quiera prestar atención a las palabras de emoción de sus compañeros por combatir la asquerosa araña, en serio, tenía que concentrarse en pensar en otra cosa que no fuera aquel espíritu o si no acabaría vomitando hasta su alma, el sudor le perlaba la frente y la amarga sensación de bilis no hacía mejor la experiencia. Era un blanco fácil para la araña de no ser por que Hebi se deslizaba por el suelo en forma amenazante y se erguía a modo de defensa en caso de que llegara algún ataque por parte de Mekai.
    En cuanto Mekai vió como los elegidos se avalanzaba contra ella, usó sus patas para volverse a impulsar y lanzar su telaraña con la intención de atraparle - Humanoooos - Gorgogeo furiosa - Es inutil - siguió lanzando su telaraña con la intención de tejer una trampa alrededor y evitar que pudiesen escapar de la zona, los iba a acorrolar y en cuanto quedaran atrapados entre los finos hilos de su trampa mortal, les envolvería para asfixiarlos y así comerles cuando le placiera - Son tontos, merecen desaparecer, me los comeré, si, eso haré - Se jactaba al momento en que alzó una de sus largas patas para golpear en el aire tanto a uno de los usuarios como a su stand.
    ----------
    Pues como Yamato está out en este momento, tendrán que ingeniarselas contra Mekai, lo que si les puedo decir es que su punto débil es su pancita pero para eso van a tener que dejarla patas arriba.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  10. Pomodoro

    Pomodoro Pomodoro&Kabrerovxy forever ♥

    Registrado:
    30 Mar 2010
    Mensajes:
    2,291
    Temas:
    29
    Calificaciones:
    +836
    Ok, nada había salido como él hubiera querido. Desde que el muchacho más pequeño lo tomó de la muñeca y lo guío por las aulas hasta encerrarse en una del segundo piso no pudo articular palabra sin saber por qué. Su posición era relajada y tranquila con respecto al contrario. El espíritu que los seguía era de fuego, algo que no le preocupaba a Dai ni a él. Esa confianza siempre estaba cuando su Stand se mantenía calma en su forma de burbuja.

    — Trata de tranquilizarte… — pidió al ver como este seguía tratando de bloquear el camino cuando entraron al salón. Caminó hasta los lavados, al ser el salón de química en la pared contraria a la entrada del salón había piletones para poder lavar los utensilios. No podía tener tanta suerte.

    En cuanto le dio la espalda al azabache, todo lo que sucedió con el espíritu y él, se lo perdió. En cuanto el agua empezó a correr se dio media vuelta para volver a su compañero, pero ahora sólo estaba esa nueva criatura.

    — Oh, esto sí que es nuevo — La burbuja de jabón había hablado con un tono cantarín mientras que su usuario retrocedía hasta el punto de chocarse contra los lavados. — El niño está dentro de toda esa porquería, Ko —

    — ¿Y qué quieres que haga? — preguntó algo histérico.

    — Principalmente… No mueras — dijo forjando el típico escudo al ver que la criatura lanzaba una bola de lava hacia el rubio que se cubría el rostro con ambos brazos en una cruz. Sin perder tiempo, abrió sus manos girandolas sobre su mismo eje haciendo que el agua lo cubrieran como si fuesen cadenas.

    — ¡Hey! ¿Chico, me escuchas? — inquirió el rubio, pero este solo rugió atacando nuevamente.

    — Creo que no lo hace — Le contestó a regañadientes su stand, haciendo que el agua de las canillas saliera con más presión.


    Fue entonces, que desde la puerta se escuchó leves explosiones seguidas de una mayor haciendo que todo lo que la bloqueaba se disperse. La atención de la criatura envuelta en llamas fue en dirección a ese hombre, cosa que Ko aprovechó. El agua que lo rodeaba se desprendió en diferentes porciones tomando forma de balas de cañón. Usualmente hubieran sido estacas de hielo, pero dentro estaba ese muchacho.
    Con movimientos rápidos de sus manos, como si estuvieran azotando el aire, las balas de cañón impactaron con fuerza contra la bestia haciéndola retroceder. No era momento de distraerse, sólo tenía que aturdir lo suficiente como para poder sacar al chico de ahí.

    ----

    CelWolfCelWolf
    KabrerovxyKabrerovxy
    Perdón por la demora, entre la U y el LOL no tengo vida (?
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  11. So_Chibi

    So_Chibi

    Registrado:
    23 May 2014
    Mensajes:
    760
    Temas:
    6
    Calificaciones:
    +83
    Esquivo como pudo la pegajosa red, temiendo que en cualquier momento podría acabar siendo la cena de aquel horripilante ser. Claro que le atemorizaba toda la situación, pero no podía simplemente dejarse morir. Observo los movimientos del ser sin dejar de avanzar, intentando idear algún tipo de estrategia que le permitiera ganar. Algún punto débil debía tener la criatura, nada era indestructible, aunque realmente no se hacía a la idea de cuál podía ser. Aprovecho la distracción de Elliot parecía estar dando resultado y se acercó a la criatura por el flanco hasta una de sus largas y negras patas. Lo mejor que podía llegar a hacer en ese momento era intentar inmovilizarla para ganar algo de tiempo. Golpear sus patas con sus pétreos puños no parecía ser la salida más inteligente, así que en vez de eso la sujeto con ambas manos. Siguiendo sus deseos, lo que antes cubría sus manos ahora se deslizo con el sonoro raspar de las tocas hasta envolver un tramo de la pata y al mismo tiempo fundirse con el suelo. Realmente no sabía que tanto iba a funcionar aquello, Pero al menos era algo.


    Se alejo, dispuesto a ir por otra pata para repetir el proceso, pero un paso en falso lo dejo con una pierna y un brazo atrapados en aquella pegajosa e increíblemente fuerte seda. No había notado, en su propia introspección, que la araña había comenzado a tejer su propia trampa para ellos y cual mosca había caído derecho en la red. Antes que nada,debía salir de allí, antes prefería enterrarse a si mismo bajo una pila de escombros que terminar a merced del sanguinario insecto. Pensó en gritarle a Elliot, pero aquello alertaría al ser, claro que si era como una araña seguramente ya había notado que una presa había caído en la trampa. -Piensa... como salimos de aquí? - murmuro, pensando que podía hacer un "hechicero" de tierra para escapar.

    SirlancaSirlanca
    PuppetsPuppets
    ChrIs090ChrIs090
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  12. Mr. Scriven

    Mr. Scriven Rolling, bowling, I just can't get it right (8)

    Registrado:
    Ayer
    Mensajes:
    1
    Temas:
    0
    Calificaciones:
    +1
    Con permiso de la señorita Jefa. (?)

    [​IMG]

    Keita Hayashi
    Apodo: Kei
    Edad: 15 años
    Sexualidad: Bisexual
    Profesión: Estudiante de 1° año de preparatoria.
    Stand: Balam (Jaguar). Es un espíritu aclamado como un “Dios” debido a su belleza y ferocidad en las principales culturas centroamericanas y algunas sudamericanas.



    [​IMG]

    Habilidades:

    Balam es conocido por ser un espíritu de la naturaleza. Su poder radica en la creación y manipulación de plantas: desde los arbustos llenos de flores, hasta los grandes e imponentes árboles gigantes. Puede crear lianas capaces de atrapar a sus enemigos, así como grandes arboleadas que le permiten camuflajearse y brindarle protección ante proyectiles o simplemente brindarle una ruta de escape segura. Sumado a esto, Balam posee unas poderosas garras y colmillos, los cuales le permiten acabar con sus enemigos en una sola zarpada si es bien dada.

    Por otra parte, Keita dispone de un gran equilibrio al caminar, permitiéndole cruzar por caminos estrechos o de difícil paso. Al ser el usuario de Balam, este igual dispone de sus habilidades de manipulación de la naturaleza y (en menor medida) la de creación de la misma. Tiene un gran dote para el dibujo, por lo que le es fácil dibujar todo aquello que ve o recuerda ver.

    Debilidades:

    Balam es especialmente malo para crear barreras, ya que a diferencia de otros stand, su barrera es creada en forma de una arboleada que crece a sus pies cada vez que camina, por lo que para ocupar grandes zonas, tiene que dejar por un tiempo significativo a su usuario, dejándolo desprotegido y consumiéndole una cantidad significativa de energía.

    En relación a lo anterior, tanto Balam como Keita son descuidados a la hora de pelear contra demonios u otros oponentes, dejando (en la mayoría de los casos) evidencias de que hubo un “acontecimiento extraño” en el área. (Dejando grandes cráteres, arboles tirados, hojas y lianas rotas por doquier) o terminando con “heridas de guerra” (como Balam suele llamarle a los raspones y demás heridas de Keita).

    Sumado a esto, Balam es un perezoso. Prefiere dormir la siesta antes que tener que gastar energía en una pelea sin sentido. (Véase cazar por cazar) y es sumamente débil en ambientes donde radica el frio y el hielo. (Debido que existe muy poca maleza en lugares con temperaturas bajas y que soporte los climas gélidos).

    Balam tiene una fortaleza, y a la vez debilidad, particular. Keita lo llama el “El Gran Reloj de Balam”. A pesar que la lógica supondría que un espíritu de la naturaleza es fuerte durante el día, la fuerza y energía de Balam van a la inversa. Balam es particularmente fuerte en la noche, siendo su punto de fuerza máxima a la medianoche y su punto más débil al mediodía. Esto ve afectado su fuerza, energía, velocidad y control de poderes de manera positiva o negativa, dependiendo del caso y la hora.

    Por su lado, Keita a pesar de su gran agilidad y equilibrio, es un enclenque en cuanto a fuerza se refiere, siendo malo en peleas cuerpo a cuerpo. Aparte, es un paciente asmático. Si bien, el asma no le impide hacer ejercicio moderado, es común que sufra un ataque ante un ejercicio continuo o extremo (como lo pueden ser batallas de larga duración o que requieran una cantidad anormal de energía).

    Apariencia:

    Keita es un chico de rasgos “comunes” según el mismo. Su cabello es de un color castaño oscuro y ligeramente largo, posee unos ojos cafés claros y una nariz respingona. Aún conserva algunos rasgos aniñados en su rostro. De piel clara y complexión delgada, no tiene ningún musculo notable en su cuerpo. Pesa 49kg y mide unos 1.55mts de altura. Algo notable en su piel, es que posee una cicatriz en la parte lateral de su hombro izquierdo.
    [​IMG] [​IMG] [​IMG] [​IMG]

    En su vida pasada, fue una guerrera que radicaba al sur del nuevo continente en la época de la colonización.

    [​IMG]
    Personalidad:

    Keita es de esos chicos que no se meten con nadie y que le dicen si a casi todo lo que le proponen. Es un chico paciente y calmado la mayoría de las veces, con una actitud de no romper ni un plato, se le nota principalmente cuando está concentrado dibujando o mirando a las estrellas. A veces se le suele salir aquel diablito interno y realice una pequeña travesura que nunca daño a algún tercero. Puede ser testarudo a veces si le llevan la contraria, llegando incluso a hacer rabietas (de las cuales luego se avergüenza).


    Objeto más valioso: Un reloj de bolsillo funcional que le ha regalado su abuelo. Dentro tiene guardado un trébol de 4 hojas.


    Gustos/Disgustos:

    + Le encanta dibujar, sobretodo paisajes y a Balam.
    + Es un aficionado a mirar las estrellas en noches despejadas.
    + Le gusta la jardinería (No sabe si por influencia de Balam o de su madre).
    + Es un glotón en cuanto helado se refiere.
    + Los espíritus amiglables.
    + Adicto a las selfies.

    - Odia los climas radicales: ya sean o muy cálidos o muy fríos.
    - Su asma y todo lo que esto conlleva.
    - La contaminación de las grandes ciudades, le provoca ataques de asma más seguido.
    - La destrucción y caza furtiva de especies de animales como de plantas.


    Historia:


    Keita es el hijo único de una singular familia nipona. Su madre es una botánica experta en plantas exóticas, mientras que su padre es un científico especializado en la bioquímica. Gran parte de su infancia la paso con su abuelo, en una casa de estilo tradicional en la periferia del distrito Nishi, en Sapporo, Japón. A los 6 años fue su primer contacto con los espíritus, al seguir unas pequeñas lucecillas fuera de la casa de sus abuelos hasta una zona boscosa, cercana a su hogar. Sin darse cuenta, el pequeño Keita había entrado a una zona considerada sagrada en la región. Fue ahí, donde conoció por primera vez a Balam, quien lo esperaba reposado en una rama de un árbol. Al principio Balam, no podría creer que aquel niño sea el siguiente elegido, más que nada por lo débil y enclenque que aparentaba ser, sin embargo el mismo Keita le cerró la boca por lo que hizo después.

    El pequeño Keita no entendía nada de cómo aquel felino fue a dar al árbol. Por lo que su mente infantil formulo lo siguiente: Gato arriba de un árbol significaba que necesitaba ayuda para bajar. Sin pensarlo, empezó a escalar el árbol lo más rápido que un niño de 6 años podría, diciéndole que “le ayudaría a bajar”. El espíritu se sorprendió ante la tenacidad del pequeño en querer escalar, y algo en los ojos del pequeño le decía que verdaderamente era el elegido.

    Desde entonces, Keita y Balam han sido cómplices inseparables, ayudándose mutuamente a resolver sus problemas (principalmente los de Keita) y Balam, enseñándole a Keita como debe ser un elegido.

    Keita no recuerda mucho de su vida pasada. Solo sabe mediante imágenes fugaces que fue una valiente mujer guerrera en (aquel entonces) el nuevo continente y que murió en una batalla. La verdad no recuerda mucho de ella y a veces tiene dolores de cabeza cada que intenta recordar. Sabe que Balam sabe más de ella, pero él se niega a decírselo.


    Otros.
    - En la mochila siempre lleva un inhalador por si le da algún ataque fuerte de asma. Sin embargo, se avergüenza tanto de ello que rara vez lo saca al público.
     
    • Me gusta Me gusta x 1

Compartir esta página

Cargando...