-No siempre es bueno ver al emperador en ropas nuevas…



El Caballero del Abismo exclamó a su rey quien parecía derrotado.



-¿Acaso eres un gato o un tigre? ¡Eres el maldito león! ¡Levántate oh Rey del Caos!



El Rey del Caos levantó la mirada, su sangre ardía, ni siquiera a su comandante más fiel le permitiría llamarlo gato.



-Mi leal caballero… Tienes razón… No es de reyes abatirse antes de que la guerra acabe. Estas tierras son mías, yo he forjado mi camino con espada y talento, a sangre y fuego.



-Así es mi señor, esos ingratos aldeanos no saben que los sueños que les han prometido son mentiras, solo el caos es el verdadero soberano. Reina mi señor con entropía, que los traidores jamás lo olviden.



-El sueño de un soberano es ser amado, pero el destino de quién dirige es ser odiado, la verdad… Pero ahora que veo a mi enemigo prefiero otra alternativa, ser temido… ¡Que me vean como el victimario! ¡No estoy aquí para buscar redención de todas formas! Admitiré mi pecado pero no mi derrota. Gracias noble Abismo, me ha recordado mi propósito. Ningún rey llorará por un cobarde. Ensilla mi caballo, es la primera y última vez que el soñador se burla de mi.

(Perdón por estos posts, estoy escribiendo un cuento y no tengo pad de notas a la mano para anotar las ideas.)
  • 1Me gusta
Reacciones: Iza Balecsky