En los confines del Río Negro, en Brasil, nos encontramos con un ser mitológico cuyo origen podría remontarse a la era de los dinosaurios. Como un equivalente al monstruo del Lago Ness, el ser acuático nombrado "Manos" por los antiguos pueblos originarios de la región (debido a que literalmente es una mano), ha sido recientemente avistado emergiendo de las aguas sin pavor alguno ante las cámaras humanas. Los reportes de este ser se han dado mayormente en las cercanías de la ciudad de Manaos, por lo que se comienza a especular que el nombre de dicha ciudad fue tomado de este mismo ser.

Screenshot_20220328-211400.png
Screenshot_20220328-211415.png


Se cree que debido a la actividad pesquera y la muerte de peces víctimas del cambio climático, Manos se está viendo obligado a emerger eventualmente y cada vez más a menudo en busca de aves de bajo vuelo.

¿Estarán los humanos más seguros en tierra? Sólo el tiempo lo dirá...