Entre mis conocidos (Los cuales tienden a saber más de televisión que de escritos) y algunos otros no tan conocidos (Los cuales si leen, pero su inherente sentimiento de entusiasta por los medios los llevan a consumir, en su mayor parte, ficción fanática mal escrita) me han considerado un escritor maravilloso, febríl, elocuente, ingenioso, y no sé que tantas mentiras más que no podría contarlas. Es cierto que escribo, más no tanto como un verdadero escritor lo haría. Escribo para redes sociales que escapan de las realidades sociales y son socialmente ineptas. Mi único consuelo sería que en algún momento alguién, no sé a ciencia cierta quien, me leerá con ojos críticos y podrá darse cuenta de lo infame, mentiroso, ladino, convenenciero y chapucero que soy. A dios gracias por la crítica despiadada.

No tengo un buen escrito que sea tan bueno que trascienda el tiempo, soy olvidable como mucho y moderadamente entretenido, y de aquellos que me tachan de ingenioso, debo decir que mi ingenio es resultado de, si se puede decirlo, meditadas conversaciones conmigo mismo donde soy yo quien queda en ridiculo ante mi propio ser... Esta carta puede ser un perfecto ejemplo.

Lo bonito de haber pasado de los treinta sin pena ni gloria es saberse que nunca se será un Borges. Estoy contento con mi estatus de "Jamás una estrella de rock" aunque mi adolescente interior llora por nunca haber aprendido a tocar la guitarra. Aprendo, sin embargo, el poder que tienen las palabras. Desahogos imperfetos para perfectos momentos donde la perfección no es necesaria, como este perfecto ejemplo de tropos que suelo usar cuando escribo. Y escribo esto porque he enviado algunas cosas, malas cosas, mal escritas, a un editor y espero con ansias el rechazo a un texto mediocre con pésima ortografia.

Por ahora solo resta decir que no considero la crítica como algo delesnable, de hecho, la adoro, pero he recibido tantos elogios que estoy enla zona donde necesito mi dosis de realidad. Por favor señor crítico, golpeeme mi rostro con su más cruel editorial. Yo como buen masoquista, aguanto el golpe.
  • 1Me gusta
Reacciones: Jhoel😆