Original Fic 2 + 1 = - 1 (final)

I-AM-ROSY!!

O-O¬ Baton pass!!

Registrado
26 May 2016
Mensajes
6,004
Offline
Harima y Yue eran una pareja de recién casados, eran muy felices, parecían el matrimonio perfecto, un ejemplo del amor real. Harima conoció a Yue cuando ella se hizo vecina de él, siendo él un estudiante universitario de 18 años y ella una colegiala de 15, lo que empezó como amistad de vecinos, se convirtió en un lindo noviazgo que concluyó con una bella boda tras seis bellos años de relación. Yue tenía trabajo gracias a la hermana mayor de Harima, siendo su asistente en un despacho de abogados, mientras que él se dedicaba al diseño y asistencia de páginas web de varias empresas, por lo que se la pasaba mucho tiempo en casa. Sin dudas, eran una pareja envidiable, pero, había un ligero detalle que el joven adulto de veinticuatro años ignoraba.



Un día en el que su esposa estaba libre del trabajo, decidió llamarlo a la sala para tener una conversación. Empezó, recordando lo bien que se la pasaban, lo lindo que había sido su relación desde que se conocieron, pero, todo ese tiempo, le hizo entender a Yue algo que había ocultado, algo que no sabía cómo decírselo y era mejor decirlo en ese instante.


- ¿Qué? ¿Quieres el divorcio? -


- Perdón, pero es lo mejor para los dos.
-Dijo la castaña sonriendo apenada con sus manos en plegaria.

- No me jodas Yue, llevamos tres meses casados ¿Cómo es que dices que no ha funcionado como esperabas? -


- No es tanto eso, sólo que, creo que fue un error habernos casado tan pronto. -


- ¿Pronto? Pero si llevábamos seis años juntos, tú fuiste quien insistió en que ya debíamos casarnos. -


- Lo sé, lo sé, pero pensé que así iban a cambiar las cosas y no fue así. -

- ¿A qué te refieres con cambiar? -

- Ya sabes… -
Contestó Yue rotando sus ojos a un lado, siendo sujetada por los hombros por su esposo.

- Yue, cuando haces esa cara es por qué ocultas algo ¿Qué rayos te sucede? Ayer dijiste que me amabas y ahora me sales con que quieres el divorcio ¿Acaso te hice algo? ¿Te fallé en algo? -


- No es eso. -


- ¿Entonces? -


- Es que…. Hay otra. -



Hubo un silencio entre los dos que fue roto por el sonido de las noticias en el televisor, Harima se quedó pensando en las palabras de su linda y sensual esposa, reaccionando tardíamente a ellas.


- ¿Qué? ¿Cómo que otra? ¡Yo nunca te he sido infiel!
- Gritó Harima sorprendido agitando a su esposa que sólo miraba a otro lado evitando cruzar su mirada. - ¿Acaso alguien te dijo eso? ¡Qué hijo de puta! Son mentiras, Yue, yo nunca te engañaría, te he amado desde que nos conocimos, eres la única mujer en mi vida. -

- No me refiero a ti… Harima, creo que soy lesbiana. -



Hubo un silencio mayor entre la pareja, Harima sentía que la imagen de su dulce esposa se quebraba en mil pedazos, pero rebobinó la situación, soltó a su esposa y se quedó pensativo, pues nunca vio una señal en ella de eso, quizá, era una broma, no obstante, Yue no era de hacer bromas.


- Yue, amor ¿Es una broma? -


- Dije creo, aunque no estoy segura, sólo he estado con una mujer.
- Respondió con sinceridad Yue ladeando su cabeza tiernamente, haciendo que Harima se cayera del sofá de la impresión.

- ¿HAS ESTADO CON UNA MUJER? -


- No grites, los vecinos escucharán. -


- ¡A la mierda los vecinos! ¡Yue! ¿Has estado con una mujer? ¿Tuviste sexo con otra chica? -


- Sí, pero es más que eso, he estado pensando que, disfruto más pasar el tiempo con ella que contigo, me siento más segura con ella y siento que se preocupa más por mí que tú. -

- ¿Estás bromeando? -

- No, hablo en serio, Harima… Mmm… Por ejemplo, el otro día que te pedí que me acompañaras de compras, me dijiste que tenías trabajo de un hotel, sí a ella se lo pido, deja el trabajo y me lleva, cuando te pedí la semana pasada que me llevaras al cine, me dijiste que para qué si podíamos verlo en línea, ella me llevó el cine y hasta me compró un combo para mí sola, el mes pasado te pedí que fuéramos a la playa y me dijiste que no te gustaba la idea por qué era una temporada muy calurosa, a ella no le importó y me llevó, hasta hizo una reservación en el mejor hotel. -


- Espera, espera… ¿Cuándo hiciste todo eso con ella? ¿Acaso no trabajas? -


- Pues… -
Rotó los ojos de nuevo Yue haciendo que Harima se jalara el cabello de la desesperación.

- Espera… Espera de nuevo… Eso significa, que es alguien de tu trabajo… ¿Es tu jefa, verdad? ¡Lo sabía, se lo dije a Hime! No tiene nada de normal una mujer con cuatro esposas, seguro al ver lo linda que eres, te sedujo y te trata de convencer de que me dejes. -


- Cariño, la señora Cecilia se ha portado muy bien conmigo, su esposa Rosemary si es algo rara y siempre me pregunta la talla de mi sostén, pero aun así es simpática, ellas han sido muy profesionales y nunca me han insinuado nada. -


- Pero no niegas que es alguien de tu trabajo. -
Habló el joven molesto, tomando su celular sin poder teclear bien por el coraje.

- ¿Qué haces? -


- ¿Cómo que qué hago? Le llamaré a Hime, le diré que alguien de tu trabajo te está acosando y te intenta separar de mí. -


- Oye… Harima. -


- Espera.. ¡Maldita sea!
- Gritó Harima lanzando el celular y jalándose las mejillas de los nervios. - ¡No puedo creerlo, una mujer, me estás queriendo dejar por una mujer! ¡Ya verá cuando se entere mi hermana! -

- Harima, pero… Si es ella. -


- ¿Ella? ¿Ella qué? -


- Es tu hermana… Creo que me enamoré de tu hermana. -



Hubo un tercer silencio para la pareja, en los oídos del hombre retumbaba un zumbido, su linda, dulce y sensual esposa, a quien siempre amó desde joven, estaba confesándole que la mujer con la que había tenido relaciones, quién la sedujo, era Hime, su hermana mayor, su propia hermana estaba quitándole a su esposa.









CHANCHANCHAN!! Así empezamos este fic de capítulos cortos nwn/ Una historia cómica que quería contar desde hace unas semanas, espero les divierta :3.
 

I-AM-ROSY!!

O-O¬ Baton pass!!

Registrado
26 May 2016
Mensajes
6,004
Offline
LOL
XD A Cecilia no le gusta este comentario.

Jajajajaja, ay, no, Harima está pasando un mal rato. Creo que empezó todo un poco rápido, pero supongo que es normal porque es una historia corta.
Es algo con un toque de comedía, owo las comedias deben de tener 2 ritmos de tiempos, deben de ser rápidos por la euforia dentro de las mismas y dar pautas repentinas para dar tiempo a digerir la broma, chiste o juego de palabras que se usan para reír.
 

I-AM-ROSY!!

O-O¬ Baton pass!!

Registrado
26 May 2016
Mensajes
6,004
Offline
x3 Seguimos!




Dos


Una joven adulta de aspecto elegante y recio fumaba tranquilamente en su oficina, era un día tranquilo así que se podía dar el gusto de un buen café y un cigarro por la mañana. Miró su celular, mostrando una ligera sonrisa en su rostro que para algunos era frío, pero era parte de la imagen que tenía que dar como abogada. El motivo del porque sonrió al ver su móvil, fue la foto de una preciosa chica en traje de baño, una castaña de cuerpo curvilíneo y una cara simpática, la chica de sus sueños. Su alegría fue disipada por el interfon que daba una inesperada noticia.


- Licenciada, hay un joven muy escandaloso frente a mí, dice que quiere verla cuanto antes. -


- Dile que estoy ocupada. -


- Dice que es su hermano, que le urge verla. -


- Hazlo pasar. -



La mujer siguió fumando pensando en qué ocuparía su hermano, del cual cuidó cuando diez años atrás, cuando ella apenas había llegado a los dieciocho años, perdieron a sus padres en un accidente, todo el tiempo estuvo al tanto de él para que fuese una buena persona, aunque, se dio cuenta que parte de su sacrificio le había quitado vida social, eso fue, hasta que se enamoró y descubrió su verdadero ser. La puerta de la oficina se abrió abruptamente, dejándose ver ese joven respirando agitado y con el rostro furioso.


- ¿Cómo pudiste? ¡Eres mi hermana y te atreviste a eso! -


- Harima, si vienes a gritarme a la oficina, haré que te saquen. -
Dijo la mujer fumando y mirando fijamente a su hermano.



- ¿Acaso no tienes vergüenza? ¿Qué han de pensar nuestros papás de esto? -


- ¿Esto? -


- ¡Yue quiere divorciarse de mí por ti! -
Reclamó Harima golpeando la mesa, haciendo que su hermana tosiera y ocultara una sonrisa para luego mostrarse seria. - ¿Cómo pudiste? ¡Es mi esposa y te atreviste a acosarla y seducirla! -

- Espera un segundo, idiota, si se quiere divorciar de ti no es mi culpa, es tu culpa. -

- ¿Mía? ¡Estás loca! ¡Mis padres han de estar decepcionados de ti! -


Hime golpeó la mesa con fuerza asustando al hermano que cayó sentado en una de las sillas, la mujer apagó su cigarro en el cenicero y se puso de pie, caminando para ponerse frente a su hermano y agarrarle del cuello de la camisa.


- Vuelves a decir eso y te romperé la cara ¿Decepcionados de mí? Cuidé por ti todo este tiempo, te di estudio, trabajaba mientras estudiaba para que no nos faltara nada ¿Para qué me vengas a decir que yo los decepciono?
- Reclamó la hermana empujándolo a la silla. - !Sí! Me acuesto con tu esposa, la amo mucho más de lo que tú entenderías, si te deja, que bueno, así ya no necesitamos ocultarlo. -

- ¿Qué? ¿Lo dices así como si nada? ¿No te da vergüenza? -


- ¿Vergüenza? ¿A mí? ¿No debería de ser al revés? -
Contestó Hime encendiendo otro cigarro, sentándose en su escritorio con las piernas cruzadas y suspirando. - ¿Acaso no te has visto? Tienes a una sensual y dulce esposa que siempre está en casa para ti ¿Y qué haces? Encerrarte en tu computadora trabajando, viajando por todos lados y sin preocuparte por cómo se siente ella, solamente le das lo que ganas y con eso piensas que ya está feliz. -

- Tú sabes que mi trabajo es así. -


- Pero, no es de hoy, así has sido desde que salían, Yue se sentía sola, platicaba conmigo por qué no sabía cómo captar tu atención cuando te enfrascabas en tus pasatiempos, así nos hicimos amigas y algo más. -


- ¿Desde qué salíamos? -


- ¿Quién crees que tuvo la primera vez de ella?
- Sonrió la hermana haciendo que la boca del hermano se cayera de la sorpresa.

- ¿CÓMO PUDISTE? -


- Eso no importa, lo que importa aquí es una cosa muy simple, amo a Yue, más que tú, si ella piensa dejarte, la apoyaré, así podrá estar a mi lado y le daré todo lo que ella siempre ha deseado, amor. -


- ¿Cómo puedes decirme eso? Soy tu hermano, se supone que deberías apoyarme. -


- Deje de verte como mi hermano cuando me enamoré de ella. -
Contestó Hime con toda sinceridad, dejando impactado a Harima mientras ella fumaba y le miraba seriamente. - he dado los mejores años de mi vida para cuidar de ti, es justo que yo busque la felicidad. -

- ¿Aunque sea a costa de la mía? -


- ¿Acaso eres estúpido? Tú tenías todo para ser feliz al lado de ella y la ignoraste, incluso en tu noche de bodas la hiciste a un lado, te emborrachaste hasta el culo con tus amigos, ella te dejó en la habitación nupcial y fue a buscarme por qué se sentía triste. -


- ¿Qué? ¡Me quitaste mi noche nupcial! -


- ¿Acaso no me escuchas? -
Gritó Hime quemando con el cigarro la mano de su hermano haciendo que gritara. - ¡Todo el tiempo eres tú, no piensas en ella! -

- No es justo, Yue y yo nos amamos ¿Por qué te metiste en lo nuestro? -


- ¿Me metí? Error, tú dejaste un espacio para que alguien más entrara, sino era yo, tenlo por seguro que alguien más te la quitaría… Es simple, son dos más uno, el resultado debe de ser menos uno. -


- No es cierto, son tres. -


- Y luego me preguntas por qué te está dejando tu esposa. -


- Ya verás, no pienso dejarla, no dejaré que te salgas con la suya. -


- ¿Me estás retando?
- Sonrió la mujer ajustando sus gafas y cruzando sus brazos.

- Si es necesario, meteré abogados y… -


Harima se quedó callado al ver a su hermana reírse como nunca le había visto, no sabía que pasaba por la mente de Hime, pero de seguro, no eran buenas noticias.


- Que buen chiste ¿Meterás abogados? ¿Contra mí? Soy la mejor abogada de este despacho y mi jefa una de las mejores del mundo, sí le explico mi situación, se pondría de mi lado, sí le pido a ella que abogue por mí, no habrá quien quiera defenderte. -
Dijo Hime mirando fríamente a su hermano. - Ella nunca ha perdido un caso ¿Quieres demandarme por acoso o cualquier tontería que se te ocurra? Te reto a que lo hagas, luego no me andes pidiendo de rodillas que te deje en la calle. -

- ¿Qué? ¿Por qué me haces esto? -


- Por qué ahora, ya no eres mi hermano, eres mi enemigo, Yue estará conmigo. -


- ¿Crees que nuestros padres que están en el cielo vean bien lo que haces? -


- ¿Crees que me importa eso?
- Sonrió la mujer haciendo entender a su hermano que estaba decidido. - Ellos ya no están y si lo estuvieran, seguro que se sentirían decepcionados tanto de ti como de mí, de ti, por tu repulsiva forma de vivir, a mí, por ser lesbiana y quitarte a tu esposa, ambos seríamos un fracaso por ellos ¿Pero qué vas a entender? Si no has madurado y entendido que tu peor error fue creer que solamente por salir con Yue ya significaba que la tenías ganada. -

- Pero… -


- Ahora, hazme el favor de salir o le pediré a seguridad que te saque de aquí. -


- Yo… ¡Yo le pediré a tu jefa que te despida, que tú me estás quitando a mi esposa! -


Minutos después, Harima era arrojado a la calle por dos mujeres de seguridad, que se notaba que eran fuertes y violentas. El joven empezó a llorar con coraje, mientras era visto por toda la gente con incomodidad y extrañeza.


- Ya verás… Sniff… Esto es guerra. -


- Mami ¿Por qué llora ese señor?
- Preguntó una niña a su madre al pasar al lado de él.

- De seguro está a punto de divorciarse, justo así lloró tu papá cuando le quité todo, digo, cuando tuvo que irse de viaje. -


- Oh… ¿Y si le damos un abrazo para que se sienta mejor? -


- Que linda eres, pero no, es un perdedor, hija, eso se contagia. -


- ¡Yo no quiero ser una perdedora!
- Exclamó la niña abrazando a su mamá y mirando con miedo a Harima. - Adiós, señor perdedor. -

- ¿Qué no puedo tener un respiro este día? -



Mientras gritaba Harima al cielo, una paloma pasaba volando, soltando sus necesidades en el preciso momento qué el joven abría la boca. Esa era la respuesta celestial a su lamento.





uwur Hime no se anda con mama$%$%
 

تالف و مكسور تماما
Moderador

Offline
No sé por qué (bueno, sí sé, pero ese no es el caso), pero este capítulo me recuerda a un amigo que anda sufriendo por amor jajaja. Justamente el otro día me dijo "sólo falta que me orine un perro, ¿crees que pase?" y no pude decirle nada bonito LOL
 

I-AM-ROSY!!

O-O¬ Baton pass!!

Registrado
26 May 2016
Mensajes
6,004
Offline
SIGAMOS X3



3




Tras unas horas con sus amigos y la bebida, Harima regresó a su casa algo mareado, entró medio tropezando, buscando a su hermosa y dulce esposa, con la esperanza de que todo eso fuese una broma de mal gusto orquestada por su hermana. Buscó y buscó pero nada, ni una pista de Yue, hasta que encontró una en la mesa del sofá.


- “Cariño, Hime me dijo que me fuera a su casa, que de seguro estarías algo molesto por la situación, te quiere, Yue”. -


- PUTA MADRE.
- Gritó Harima sacando su celular para llamar a su esposa, escuchando que contestaban. - ¡YUE, POR FAVOR, REGRESA! -

- Lo siento, pero ella se está bañando. -

- ¡Tú! ¡Mala hermana, pérfida, depravada! -

- ¿Todavía vas a seguir? -


- ¿Cómo pudiste pedirle que se fuera? -


- Te conozco, de seguro te fuiste con la bola de perdedores que tienes como amigos a jugar videojuegos y tomar hasta no poder más ¿Cierto? … Tú silencio lo dice todo. -

- ¡No son videojuegos, son juegos cooperativos de… -

- Eres un asco, de puro milagro te aguantó estos años ella. -


- Por favor, Hime, no me hagas esto, ella es lo que más me importa. -


- Si te importa tanto, le hubieras dado el lugar que merece. -


- ¿Qué puedo hacer para que me la devuelvas? -


- ¿Devolvertela? Ni que fuera un objeto, ella quiere estar conmigo, si me disculpas, hay un babydoll que le compré y que va a usar para mí.
- Dijo la hermana para provocar a su hermano quien se quedó boquiabierto.

- ¡Pero sí a ella no le gustan las prendas tan reveladoras! -


- Lo sé, pero, a ella le gusta obedecerme, es una chica muy obediente. -

- No jodas, mi Yue nunca usaría algo así. -

- Hime… ¿Qué tal me queda? -


- Te ves hermosa. -

- ¿Qué? -

- Espera, deja te paso una foto.
- Habló Hime mandándole una foto a Harima, quien se quedó sin aliento al ver a su preciosa y joven esposa usando un camisón casi transparente de color blanco y unas bragas de encaje debajo de ella, luciendo sus curvas perfectas y su rostro colorado.

- ¡Ni siquiera uso algo así en nuestra noche de bodas! -


- Imbecil, se veía más bella el día de su boda, pero ahí andabas de borracho. -


- Hime… ¿En verdad me veo hermosa? -


- Sí… Te ves encantadora. -
Mencionó la mujer con un tono de voz más dulce, voz que no conocía su hermano. - perdón, pero tengo una invitada que atender, por cierto, revisa tu correo. -

- ¿Mi correo? -



Haríma se dirigió a su buzón de la puerta, mirando un sobre, lo abrió y se fue al suelo, era la notificación de solicitud de divorcio de su esposa, estando como abogada su propia hermana, era algo inverosímil, su hermana mayor no sólo le quitaba a su esposa, también lo estaba demandando.


- ¿Qué? ¿Qué carajo? ¿Quién mierda es Rosemary Blunt que firma como abogada anexa?
- Hablaba el joven sacando su celular de nuevo para marcar el número de la mencionada.

- Buenas noches, llamada a Rosemary Blunt, abogada, química, física, psicóloga, terapeuta, arqueóloga, coleccionista, acosadora de medio tiempo, cazadora de tesoros, hacker, chef gourmet, exiliada de más de veinte países y la cariñosa putita de mi esposa, jajaja. -


- Rosemary, deberías de reducir tu presentación, sólo di, soy Rosemary.
- Se escuchó una voz muy suave y sin brío en el otro lado de la llamada.

- Ay Lily, es que debes de tener estilo ¿O quieres que sea como tú que te quedas callada hasta que escuches quien está llamando? -

- Es por qué uno no sabe, además, es por educación que debe de identificarse la persona que llama. -


- ¿En serio? Mmm… Ahora que lo pienso, tendría lógica, pero ¿Y si ya conoces la procedencia del número? -


- Eso no significa que sea la persona en cuestión, puede ser otra persona que esté usando el celular o el número del conocido. -


- ¡Es cierto! ¡Eres una genio, Lily! -


- Dame una galleta. -


- ¡Qué buena chica, jaja! -


- ¿Hola? ¿En verdad llamó a la abogada Rosemary Blunt? -


- ¿Qué no escuchaste? -


- Pregunta quién es, tal vez es un acosador, recuerda que muchos hombres andan detrás de Thames. -


- Oye, Thames no es la única chica sexy de la casa, también Ceci tiene muchos admiradores. -


- Lo sé, pero no tanto como Thames, todos adoran su cuerpo y su cara pasiva. -


- Bueno, hay de gustos a gustos, es cierto que ella tiene un cuerpo muy ardiente y su cara es tan dulce que provoca violarla, tanto hombres como mujeres, pero no me vas a decir que miento cuando digo que Cecilia tiene lo suyo. -


- Cierto, Cecilia tiene un aire de mujer ruda y fuerte, me gusta cuando me carga en sus brazos. -


- Jajaja, ni le digas frente a ella o te agarrará a nalgadas. -


- ¿Hola? -


- ¡Cómo enfadas! ¿No escuchas que estoy platicando con Lily? -


- ¿Qué? ¡Usted es la que ya me tiene enfadado! ¡Exijo que me explique si está apoyando a mi hermana en lo del divorcio! -


- Divorcio… Divorcio… ¡Así! ¡Eres el pendejo del hermano de Hime, jaja! Lily, no sé lo digas, pero…Si se le nota que está pendejo, Lily.
- Susurró Rosemary mientras el hombre se jalaba el pelo.

- ¡LA ESTOY ESCUCHANDO! -


- No es para qué te enojes, mira, la cosa está así, o dejas a tu esposa ¡Y qué esposa tienes, está buenísima! -


- Rosemary, concéntrate. -


- Cierto, cierto, jaja, cómo decía, o dejas a tu esposa o pierdes todo, así de simple. -


- ¿Cómo que así de simple? ¡Eso es chantaje! -


- No es cierto, se casaron con bienes mancomunados, así que tienes una semana para decidir, jaja ¿No soy buena? Te estoy dando mucho tiempo, si fuese Ceci ya estarías fuera de tu casa, jajaja. -



La mujer le colgó dejando al hombre hecho bolita en el suelo, pensando que no podía irle peor, pero una tarjeta dentro del correo le traía más malas noticias, haciendo que se tirara por completo al suelo, empezando a llorar.


- ¡Cancelaron el proyecto! ¡No me darán el bono que me prometieron! -





Chanchanchan X3 Rosemary y Lily ( :3 como me divierten estas dos cuando están juntas)
 

I-AM-ROSY!!

O-O¬ Baton pass!!

Registrado
26 May 2016
Mensajes
6,004
Offline
:3 Próximo capítulo, final de esta pequeña historia.


4






Harima llegaba a la oficina de su hermana, esperando poder platicar con ella, encontrándose con su aún esposa acomodando unos documentos. El hombre quiso hablar, pero fue detenido al ver como salía de una puerta principal, a Hime con una preciosa mujer, alta, castaña y de cuerpo muy curvilíneo, para sus cincuenta años, era una de las bellezas más despampanantes que había visto.


- Hime, quiero platicar contigo. -


- ¿Esté tipo es tu hermano? -


- Sí, perdóneme jefa, sé que no le gusta que tengamos visitas privadas. -


- No, al final, es uno de nuestros casos… En serio, Yue, que pésimo gusto tienes.
- Dijo Cecilia a la asistente que rotó su vista.

- Créame, no es la única que me lo recuerda. -


- ¡Yue, sí tu decías que me amabas! -


- Mmm… Creo. -


- ¿Cómo que lo crees? -


- Es que, ahora que estoy con Hime, me doy cuenta que tal vez, sólo no te decía la verdad para no lastimarte. -


- ¿Qué? -


- ¿Duelen las verdades o no? -


- ¡Tú cállate, mala hermana! -


- Si no viniste a discutir los términos del divorcio, te pido que mejor te vayas. -


- ¡Yo no voy a divorciarme, lo consultaré con mi abogado!
- Gritó el joven sacando su celular para marcarle. - ¡Oye, Makato, necesito tu ayuda! -

- Mmm… -



Cecilia sacó su celular también y marcó rápidamente, para sorpresa del joven, su amigo le colgó al mismo tiempo que la abogada, que sólo ajustó sus lentes y dio un bostezo.


- Makato Ichika me debe varios favores, no creo que esté en posición de abogar por ti. -


- ¿Qué? ¿Acaso no es eso ilegal? ¿Por qué está ayudando a mi hermana de esta manera? -


- Tú sabes por qué, mi jefa es una de las nuestras, no dejaría que nosotras perdamos la oportunidad de ser felices por tu incomprensión hacía los sentimos de Yue. -


- ¿Cuáles sentimientos? Tú la engatusaste. -


- Harima, lo harás más fácil si lo aceptas, soy lesbiana.
- Dijo la mujer juntando sus manos como suplica.

- ¡Qué no lo eres, fue mi hermana quien te hizo creerlo! -


- Seguimos con eso, Yue, bésame. -


- ¿En frente de él? -


- Sí así lo entiende.
- Habló la hermana abrazando a la esposa de su hermano para prenderse a sus labios, dejando con la boca abierta a Harima.

- ¡DIOS MÍO, ESTÁS BESANDO A MI ESPOSA! -


- Y otras cosas más en privado.
- Sonrió Hime haciendo que Harima se jalara el cabello mientras Yue se sonrojaba.

- Hime, no me habías besado así en mucho tiempo. -


- Es el momento. -


- ¿Ahora le crees? -
Preguntó Celilia mirando al hombre que parecía incrédulo.

- Pero ¿Por qué? ¿Todas esas noches que estuvimos juntos no las disfrutaste? -


- Bueno… En realidad, me dio un poco de asco. -
Dijo la joven rotando sus ojos y tapando su boca. - pensé que estando contigo empezaría a disfrutarlo, pero, me sentía rara, no era lo mismo que estar en los brazos de ella. -

- Ouch. -


- ¡Por favor, no digas eso! -


- Es que es cierto, sólo pensarlo me dan nauseas. -


- Mejor ve al baño. -



Yue corrió hacía el baño dejando a Harima con las dos tirubonas del juzgado, Hime sacó un cigarro ofreciéndole una a su jefa, compartiendo fuego de un encendedor para echarse una bocanada, para luego, ambas mirar al hombre que estaba casi a punto de arrodillarse.


- ¿Qué haces? -


- Te lo pido por favor, no me quites a Yue. -


- ¿Qué no lo entiendes? Ya la perdiste hace muchos años. -


- Si en verdad dices amar a esa chica, deberías de aceptar que ella ama a tu hermana y dejarlas ser feliz. -

- ¿Pero por qué tuvo que ser así? Hubiera aceptado hasta que se enredara con usted, pero ¿Con mi propia hermana? -

- ¿Se lo digo yo o se lo dice usted? -
Preguntó Hime a Cecilia quien cerró los ojos y suspiró por la pregunta.

- ¿Decirme qué? … No… No… Díganme que bromean ¿USTED TAMBIÉN? -


- ¿Yo qué? Fue sólo una vez que festejamos un caso y se nos pasaron las copas a las tres. -


- ¿A las tres? ¿Y sólo una vez? Usted no se emborracha nunca, me sorprende cuanto aguanta bebiendo, y más que tenga gusto por usar un pene de goma con las mujeres. -


- No sé, Rosemary piensa que en el fondo quisiera ser hombre para penetrarlas, se le olvida que es ella quien me provocó tener gusto por eso. -


- ¿Penetró a mi esposa con un pene de goma?


- Un strapon sería mejor dicho. -


- ¿Y tú contenta con eso? ¡Dices amar a mi hermana y la compartiste con tu jefa! -


- Vamos, ya es una mujer adulta, yo no la obligué… Mejor dicho, ellas nos obligó. -


- Ahora me haces ver como la villana del cuento. -


- ¿Qué no se escuchan? ¡Están diciéndome que las dos le hacen el amor a mi esposa! -


- Dios santo, este tipo es insoportable, me recuerda a Keitaro. -


- ¿Su socio qué es un paranoico y piensa que las lesbianas queremos conquistar el mundo? -


- Ese mismo. -


- No puedo creerlo ¡Esto no se va quedar así, si mi esposa me deja, me mato, les juro que me mato! -


- Mmm… Será una gran pérdida.
- Dijo Yue quien salía del baño limpiándose la boca. - pero, sí pasa, solamente nos queda velar por ti. -

- ¿Qué? ¿Cómo puedes decirme eso? -


- Amenazar con que te suicidarás si ella te deja es chantaje, eso puedo usarlo en el caso y ella lo sabe al trabajar aquí. -


- No pierde tiempo, jefa. -


- Por algo soy la mejor. -


- ¡Ya verán, ya verán!
- Gritó el hombre retirándose y señalando a las tres sin parar, golpeándose con la puerta y asomando su dedo sin parar de señalarlas.

- ¿En verdad crees que Harima se suicide? -


- No creo… O quien sabe, nunca estuvo bien de la cabeza. -


- Oiga, jefa ¿Entonces si tuvimos sexo esa noche que me quedé en la oficina?
- Preguntó apenada la joven tapando su boca de la vergüenza. - creí que sólo nos habíamos quedado dormidas. -

- Mmm.. Creo que hay varias cosas que tengo que contarte que han pasado entre ustedes dos y yo en esta oficina, pasen para que te enteres. -


- Créeme Yue, quien más lo has disfrutado has sido tú. -


- Oh… Pues, siempre me pareció una mujer hermosa la señora Cecilia, quisiera verme tan bien como ella a su edad. -


- Muchas gracias, pero, tú eres muy bella, Yue, Hime es afortunada de que la ames. -


- Afortunada y bendita.
- Río la ojiverde mientras la oficina cerraba las puertas.






:d Esa Cecilia.
 

I-AM-ROSY!!

O-O¬ Baton pass!!

Registrado
26 May 2016
Mensajes
6,004
Offline
Cecilia con todo contra todas xD
Y Yue es tan franca jajaja. Igual recordé un poco a Kei, pero sólo un poco.
XD Cecilia no tiene remedio, uwur y pues Yue por más que le explica a Harima y este tipo no capta, :d ya luego subiré el capítulo para cerrar con esta historia u3u tengo que ir dejando terreno para las otras historias.
 

I-AM-ROSY!!

O-O¬ Baton pass!!

Registrado
26 May 2016
Mensajes
6,004
Offline
Terminamos u3u


FINAL



Harima llegaba a la oficina donde trabajaba su hermana y su esposa, iba dispuesto a solucionar las cosas de manera pacífica, ya que no quería perder a ninguna de las dos, sin importar lo que hubiera hecho Hime, ella siempre le apoyó y cuidó, por lo que iba a tratar de acomodar el enredo. El hombre entró caminando directamente hasta el piso donde estaba la jefa de ellas, al no ver a Yue en su escritorio, pensó que estaría dentro de la oficina presidencial, sin esperar permiso, abrió la puerta y entró, con toda la determinación del mundo, topándose con Cecilia Noihara, que veía un poco de café y miraba la televisión.


- Buenos días, señora Noihara, he venido a negociar. -


- ¿Negociar? ¿Negociar qué?
- Preguntó Cecilia ignorándolo mientras tomaba unas galletas y las comía a bocados pequeños.

- ¿Dónde están Yue y Hime? Quiero platicar con ellas y solucionar todo esto. -


- Ellas están de vacaciones. -


- ¿De vacaciones? ¿En dónde están? ¿En el departamento de mi hermana? -


- Fueron a Hawaii. -


- ¿A Hawaii? ¿Pero por qué?
- Gritaba el hombre mientras Cecilia abría un cajón y sacaba un sobre dejándolo en la mesa.

- A celebrar el divorcio de ustedes, felicidades, eres soltero otra vez. -


- ¡ESO ES IMPOSIBLE! ¡YO NUNCA ACEPTARÍA ESO! -


- Lo sé, por eso platiqué con tu abogado y le hice entrar en razón todo lo que podían perder él y tú si nos íbamos a juicio, Yue fue muy amable y decidió que todo lo que tenían quedara a tu nombre, igual no creo que le haga falta, Hime tiene el doble de ingresos que tú y ella juntos, además de ser una mujer muy organizada, debiste aprender más de tu hermana. -


- ¡Esto es ilegal!
- Exclamó el hombre abriendo el sobre quedando impactado por el acta. - ¿Cómo puedo estar divorciado si yo no quiero? -

- Puedes apelarlo ante un juez, pero, llevará meses arreglar el problema y es mucho dinero de por medio, dime ¿Podrás contra tu hermana en esa cuestión? -


- Dios mío… Mi hermana me quitó a mi esposa.
- Sollozó Harima cayendo de rodillas mientras Cecilia tomaba su café y volteaba a verlo.

- Escuché de Yue toda la historia, creo que debiste darte cuenta de que tu esposa era lesbiana desde hacía mucho, más cuando fingía en la cama. -


- ¿Fingía? ¡Dios mío, mejor me mato! -


- No lo hagas, sólo la pondrás triste.
- Dijo Cecilia apagando la televisión para prestarle toda la atención. - Mira, Harima, eres un buen chico, pero, algo despreocupado, en una relación, no basta con decir, es mi esposa o es mi novia, hay que demostrarle afecto cada día de una u otra manera, desde un te amo hasta que linda te ves con ese peinado, cualquier detalle, tenías a una esposa tan preciosa, tan simpática y tan buena en la intimidad, que me sorprende que hayas tenido la oportunidad de estar con ella, era demasiado para ti. -

- ¿Me está diciendo que no merecía a Yue? -


- No dije eso, sólo que, no supiste valorar lo que tenías a tu lado y tu hermana sí, por tu bien, no les guardes rencor y trata de buscar a alguien acorde a ti. -


- Serían unas palabras de aliento muy buenas ¡Si no me lo dijera una mujer que se acostó con mi hermana y mi esposa! -

- No es necesario que lo grites, estoy aquí. -

- ¡Maldita sea! Mejor me mataré. -


- Bueno, hice todo lo que pude. -



Harima salió corriendo del edificio, hasta llegar al puente colgante más cercano, estando todo agitado y estresado por lo que pasaba. El joven adulto se bajaba por los andamios del puente, al piso inferior, se sujetó de unas barras de acero, pensando en todo lo lindo que pasó con Yue, sin parar de llorar al pensar en que su vida se había acabado sin ella, fue cuando un lament le hizo darse cuenta que no estaba solo, ya que, al lado de él, una hermosa chica estaba llorando y parecía querer brincar también.


- Mejor vete de aquí, se va a poner feo.
- Le dijo la chica a Harima quien se limpió las lágrimas y mocos.

- Eso mismo te iba a decir, no intentes detenerme, la vida ya no vale nada. -


- Así es… Sniff… Al menos sé que moriré con un testigo. -


- Pero yo también voy a brincar. -


- Oh… Bueno… Ya me dieron nervios, estando sola me daba más confianza. -

- También a mí… ¿Y si me dices por qué vas a suicidarte y yo te digo por qué? -

- Es buena idea… -
Contestó la chica limpiándose las lágrimas- Yo… Me mataré por amor. -

- ¿Por amor? -


- Mi…Mi… Mi esposo… ¡Es gay! -


- ¿Queeeeee? -


- ¡Si, le gusta el pene! Buaaaaaaaaaaa ¡Y me dejó por mi hermano! -
Lloraba la chica sorprendiendo a Harima por su confesión.

- ¡A mí me pasa lo mismo! -


- ¿También te gusta el pene? -


- ¡No! ¡Mi esposa es lesbiana y me dejó por mi hermana! -


- ¿En serio? Eso suena… Patético. -
Dijo la joven mientras se aguantaba las ganas de reír.

- Oye, yo no me reí de lo tuyo. -


- Es que… Es gracioso por qué, eres simpático, aunque eres de esos hombres que necesitan de una mujer para sobrevivir, mira cómo te ves, se ve que no has comido bien en días. -

- Yo no entiendo por qué te dejó ese tipo, digo, eres muy bonita. -


Hubo un silencio entre los dos, lentamente, se apartaron de las barras, mirándose mutuamente, la chica volteó a otro lado y frotó su hombro algo apenada por lo que estuvo a punto de hacer, mientras Harima metía sus manos a los bolsillos y miraba al piso superior.


- ¿No quieres ir a comer? No puedes suicidarte así, sin haber disfrutado una última comida, mi casa está cerca. -


- No es mala idea, también, no puedes suicidarte sin… ¿Qué debería de decirte? -


- ¿Sin cocinarle a alguien?
- Preguntó la joven riendo los dos, mientras caminaban hacía las escaleras. - Por cierto, me llamó Aoi. -

- Mucho gusto, Aoi, soy Harima. -



Ambos salieron del piso inferior y caminaron por el andador del puente, en dirección a la casa de Aoi. La fortuna parecía sonreír para Harima, sólo faltaba que él se diera cuenta, que el karma estaba dándole la oportunidad de reiniciar las cosas, a cambio de dejar a su hermana y a su querida Yue ser felices.

En Hawaii, Yue y Hime estaban recostadas sobre toallas y cubiertas del Sol por una gran sombrilla, disfrutando de la playa, ignorando la vista de los hombres inclusive mujeres que se deslumbraban con sus bellos cuerpos resaltados por sus trajes de baño. Yue bebió un poco de su piña colada, mirando algo distante el horizonte, Hime se acomodó para recostarle la cabeza en su hombro, notando lo preocupada que estaba.


- ¿Lo extrañas? -


- No, estoy feliz de estar contigo, sabes que te amo a ti, sólo, me preocupa, él nunca ha estado sólo ¿Estará bien? -

- Mi hermano es un inútil, pero, saldrá de esta, te lo prometo, además, que ahora seas mi novia no significa que lo vamos a abandonar. - Sonrió Hime haciendo que Yue sonriera y le abrazara fuertemente. - Eres muy considerada en preocuparte por tu exesposo. -

- Aunque ya no sea mi esposo, no deja de ser tu hermano, lo que lo hace ahora mi cuñado. -


- Cierto, muy cierto. -


- Es un buen chico, espero que pueda encontrar a alguien con quien pueda ser feliz. -

- Mejor dicho, alguien que quiera aguantar a un hombre descocido que necesita ser bien remendado. -Comentó Hime haciendo reír a Yue. - te amo, Yue. -

- Y yo a ti, te amo tanto. -



Las dos chicas miraban al mar, cerrando los ojos para disfrutar del sonido de las olas, imaginando que para bien o para mal, estaban juntas, enamoradas, y que el destino le depararía algo de alegría para ese joven que tuvo la desdicha de entender que a veces, dos más uno da como resultado, menos uno.






x3 Y todo termina con un final feliz!
 

تالف و مكسور تماما
Moderador

Offline
Jajajajaja, me dio mucha risa que Harima encontrara a una chica en una situación muy similar.
Un final muy feliz (ya sabes que no soy fan de la felicidad, pero estuvo bien).
 

I-AM-ROSY!!

O-O¬ Baton pass!!

Registrado
26 May 2016
Mensajes
6,004
Offline
Jajajajaja, me dio mucha risa que Harima encontrara a una chica en una situación muy similar.
Un final muy feliz (ya sabes que no soy fan de la felicidad, pero estuvo bien).
u3u Era comedia, tenía que tener un final bonito, y si, pensé en como darle un final feliz a Harima y dije ¿Y si se topa con alguien en la misma situación?
 
Arriba Pie