Quest C A Shadow's Birth [Dante Walker]

Estado
Cerrado para nuevas respuestas

Moonchild
Registrado
27 Nov 2010
Mensajes
3,277
Offline
"A Shadow’s Birth"
Participantes: Solo
Descripción de la Quest: Después de sus varias misiones y experiencias en File, Dante ha comenzado a cuestionarse la vida de un Tamer, ¿realmente es la vida que quiere? Cuando lo que se busca es libertad de acción hay una opción que suena mucho más adecuada: La vida de un Renegado.
Descripción del campo de juego: File City
Objetivos a cumplir:
- Analizar a idea y reunir todo lo necesario para llevarla a cabo.
- Crear un incidente en File City para comenzar a hacer correr rumores sobre el nuevo Renegado.
Notas:
- Quest Progresiva: Los Objetivos y Datos Extra van cambiando a medida que se desarrolla la Quest
- El GF&Buddies posee una regular clientela de Renegados sirve de centro para las misiones de estos, pudiendo resultar en un lugar al cuál se le deba hacer una visita.

Quest C:

Mínimo de posts en Solo: 5.
Plazo: 14 días.
Paga máxima: 300 Bits.
Máximo de stats: 2 puntos.
En caso de activo:

Máximo de Sistema de Fama: 2 puntos.
Máximo de Blast Gauge: 30%
Digivice: iC

Dante Walker & Guilmon

Corvent Corvent, there you go
again
 

|><(((((ಠ> ... Deal with it!
Registrado
15 Sep 2014
Mensajes
1,804
Ubicación
Chile
Offline
¿Realmente esa era la vida que buscaba? En mitad de la noche, un Dante cubierto de sudor y con la respiración agitada se hacía aquella pregunta. Un sueño que lo venía atormentando por mucho tiempo era el causante de la agitación. Lo repetitivo de la situación había hecho que Walker recuperara la calma luego de unos segundos, pero la incomodidad que le producía la pesadilla era algo que no se podía superar.

La mano que cubría parte de su rostro bajó, encontrándose con su par, que hasta hace unos momentos se encontraba fuertemente aferrada de la sábana que cubría al chico. Luego de comprobar que Guilmon continuaba durmiendo tranquilamente en un rincón de la habitación, Dante se dejó ir pesadamente hacia atrás, quedando nuevamente acostado, con la mirada clavada en el techo.

— ¿Cuándo me volví un debilucho que deja que una pesadilla lo moleste? —se preguntó a sí mismo el peliblanco, para luego esbozar una sonrisa ladina.


Aún siendo la mitad de la noche, Dante se levantó, dirigiéndose a la ducha.

[…]

No mucho tiempo había pasado, pero Walker ya se encontraba vestido y listo para salir. Tratando de hacer el menor ruido posible, el tamer se dirigió a la salida de la habitación en la que se encontraba, saliendo del lugar luego de darle un vistazo a su compañero y comprobar que este se encontraba aún dormido.

— La suerte de algunos. —murmuró el peliblanco mientras cerraba la puerta del cuarto, dejando al Digimon sumido en sus sueños.


Las calles se encontraban vacías a esa hora y una suave briza se podía sentir. Tenues luces artificiales se podían ver en diferentes puntos, iluminando lo justo y suficiente como para crear pequeñas islas visibles entre la penumbra de la noche.

Dante comenzó a caminar sin rumbo, de manos en los bolsillos y con un paso bastante calmado. Aquella caminata nocturna hizo que el británico pudiera pensar tranquilamente, sin la interrupción de nadie, ni siquiera la de Guilmon. Si bien Walker no podría pedir un mejor compañero, momentos personales como aquel eran algo que también debían tenerse. Finalmente, el peliblanco volvió a repasar la pregunta que se había hecho ni bien se había despertado de su pesadilla.

— La vida de un tamer, ¿eh?

Vivir aventuras, explorar lugares desconocidos, descubrir cosas que en el mundo humano eran imposibles, sin mencionar la presencia de los Digimon. Un mundo así sería lo que muchos desearían, pero las expectativas del de iris rojos habían sido otras cuando había llegado al Digital World. No, lo que Dante buscaba era libertad, una que desde que tenía conciencia no hallaba.

El peliblanco nunca había tenido una mala vida, pero simplemente no lograba empatía con las reglas que la gente había puesto para vivir como sociedad. ¿Todos son iguales?, ¿hay que respetar y cuidar de los demás? Las cosas no eran así, al menos no para Walker. Las personas no tenían el mismo valor a los ojos del chico, y tampoco veía la necesidad de cuidar a aquellos que no merecían la pena, cualquiera que dijera lo contrario era un cínico. Pero, el Digital World, el lugar en el que Walker pensaba, podría vivir de la forma que él quería, también había sido alcanzado por ese sentido de moralidad que el británico encontraba enfermizo. ¿Qué no había ninguna forma de vivir de la forma en que quería? La había, y Dante ya la había considerado.


[…]


El sol ya había salido, haciendo que Guilmon despertara, alarmándose inmediatamente cuando notó que su tamer no se veía por ninguna parte de la habitación ni de la posada en la que se hospedaban en general. El Child había considerado salir a buscarlo, pero, ¿y si el chico volvía? Mientras se preguntaba cuál era la mejor opción, la puerta de la habitación se abrió, apareciendo el peliblanco.

— ¡Dan!, ¿a dónde te habías ido?
— Oh, buenos días. —saludó el chico, ignorando primeramente la pregunta del Digimon— Pues, en ningún lado en particular. Simplemente salí a caminar.
— ¿A caminar?

Desde el incidente en el que habían tenido que eliminar a Waspmon y en el que había aparecido el Ghoul, el tamer no había estado muy animado. Luego de haber conocido a un Koromon el peliblanco había recuperado en cierta medida su actitud normal, pero seguía estando lejos de ser igual de activo que antes. Por tales motivos, el hecho de escuchar que Dante había salido a caminar sin motivo y por su propia cuenta sorprendía al saurio.

— Sí, a caminar. —replicó el tamer— Pero bueno, preparate para salir. Hoy quiero visitar un lugar en específico.


Guilmon se encontraba cada vez más extrañado de lo que su compañero decía. ¿Realmente el chico se había recuperado?, ¡¿qué había sucedido?! Aún con cierto recelo, el Digimon siguió las indicaciones del británico, no pasando mucho tiempo para que se encontraran camino al lugar al que el tamer quería ir.

Por más que el Virus carmesí le preguntaba a Walker a dónde se dirigían, este último lo mantuvo en secreto, respondiendo con evasivas o derechamente no contestándole a el Child, pero esbozando una sonrisa característica de él, una que Guilmon había aprendido a interpretar. Dante planeaba algo.

Pasado un rato, el saurio notó que al menos su destino se encontraba dentro de la ciudad, puesto que una vez que llegaron al centro de esta, comenzaron a caminar en una dirección diferente, como si estuvieran buscando algo. Al menos eso era lo que pensaba Guilmon, y sus suposiciones se confirmaron cuando su tamer se detuvo abruptamente.

— ¡Ah!, ahí estaba. —indicó el peliblanco, mirando a un establecimiento que parecía ser una especie de bar— No recordaba bien la dirección de aquella vez que vinimos.

— ¿Aquella vez? —dijo el saurio al tiempo que miraba detenidamente el local, hasta que logró acordarse— ¡Ese es el GF&Buddies!
— Exacto. —respondió Dante con una sonrisa en el rostro.

Masaru Masaru o/
 

|><(((((ಠ> ... Deal with it!
Registrado
15 Sep 2014
Mensajes
1,804
Ubicación
Chile
Offline
Dante abrió la puerta del lugar, entrando y dando un vistazo alrededor. Un par de tamers acompañados de sus Digimon se podían ver en una mesa, parecían haber estado conversando, pero la súbita entrada del peliblanco junto a Guilmon había llamado su atención, y ahora se encontraban mirándolo fijamente. Walker no le prestó atención a los extraños, ni tampoco a la chica de cabello grisáceo que se encontraba limpiando mesas sin notar la llegada del dúo, pues su objetivo era el hombre de cabello pelirrojo que se encontraba limpiando un vaso tras la barra del bar.

— ¿Los barman hacen eso para lucir bien o siempre hay vasos sucios? —preguntó el de iris rojos sarcásticamente al tiempo que se sentaba en uno de los banquillos que habían frente al mesón. Guilmon se mantuvo de pie a un lado, tratando de discernir la intención de su compañero escuchando la conversación de este con el encargado.
— Un poco de ambos. —contestó el aludido sin perder la sonrisa que tenía en el rostro, dejando el objeto que limpiaba a un lado— Y bien, ¿en qué le puedo servir?, o tal vez debería decir, ¿qué te trae por aquí, Dante Walker?

El británico no pudo evitar mostrarse ligeramente sorprendido. Si bien había bromeado con el pelirrojo, no esperaba ser realmente recordado.

— Oh, ¿dejamos una buena impresión la vez anterior, Evan Ross? —dijo el peliblanco con una sonrisa ladina.
— Algo, pero lo más importante es que por lo menos debía recordarte por el hecho de que sabes lo que sucede aquí.

Las palabras sobraban. En la oportunidad que el dúo había ayudado en el bar se habían enterado que el lugar funcionaba como un centro de trabajos para Renegados, y si bien tamers común y corrientes llegaban por comida y bebidas, cualquier persona que fuera cliente regular seguramente buscaba más que una pizza o una copa de vino.

— Sí, claro. —confirmó Walker— Por cierto, no vi a esa mujer violenta en la entrada. —señaló el peliblanco, recibiendo la afirmativa de Ross.
— Bonnie estaba algo ocupada hoy, pero no por eso el lugar está mal cuidado. —replicó Evan dirigiendo su mirada hacia abajo. En el piso, se encontraba su Dobermon echado, pero con los ojos bien abiertos— Pero bueno, ¿qué es lo que realmente te trae por aquí? Algo me dices que no vienes por un trago.

Dante asintió con una sonrisa amarga, al no estar acostumbrado a que otra persona llevara la conversación o se diera cuenta de sus intenciones. Guilmon miró detenidamente al peliblanco, esperando escuchar lo que él tampoco sabía.

— Pues, vengo a escuchar la experiencia de alguien que lleva tiempo en este “oficio”. —comenzó a explicar el británico— Últimamente he estado pensando que esa clase de trabajo es lo que mejor me vendría, pero hasta ahora no he tenido una verdadera práctica con el tema.

— Así que te interesa la vida de Renegado.
—replicó Evan.

Al escuchar aquellas palabras los ojos de Guilmon delataron su sorpresa. Las vagas palabras del Dante habían dejado al Digimon igual de perdido que siempre, siendo hasta el momento en que Ross resumió el asunto que el Child entendió todo.

— Dan, ¿es enserio? —preguntó el saurio con rostro serio, ante lo cual su tamer se limitó a encoger los hombros, dándole una rápida mirada.
— Pero, ¿qué es lo que realmente quieres saber? —interrogó el barman, ya que sabía que el peliblanco no iba a responderle a Guilmon.
— Pues… —Walker se mostró pensativo por unos segundos, buscando la mejor manera de darse a entender— Quiero lograr algo parecido a lo que ustedes. —replicó el chico, dejando desconcertado por primera vez al pelirrojo— Me refiero al como ustedes, a pesar de que trabajan como Renegados y además administran de cierta forma las misiones de la mayoría de ellos aquí en File, aún logran mantener una vida pública.

Finalmente Evan entendió lo que buscaba Dante. Era algo obvio que un Renegado, dado el tiempo, sería repudiado y perseguido por el resto de los tamer. Entonces, ¿cómo era que los del GF&Buddies podían vivir tan tranquilamente?

— Así que eso es lo que te preocupa. No es algo tan difícil de explicar, simplemente se trata de mantener cierto grado de discreción. —inició Ross— Se trata de tomar medidas para que, aún si la gente sabe de tu existencia, no sepan quién eres. Algunos lo hacen sin darse cuenta y otros planean cuidadosamente cada misión para mantener ese secretismo.

— Ya veo, sería algo así como mantener otra identidad. —
habló Dante.
— Algo así. De hecho, hay algunos que llevan eso al límite.
— ¿Qué quieres decir? —
preguntó el británico.
— Hablo de crear un álter ego. Se vuelven vistosos intencionalmente, pero bajo un nombre y apariencia diferentes, de modo que se vuelven conocidos, pero al mismo tiempo mantienen su vida privada segura.

Ser un desconocido como tamer, pero ser un reconocido forajido. La idea no sonaba nada mal, y sin duda era lo que Dante buscaba desde un comienzo. Pero lograr aquello requeriría una buena cantidad de trabajo, partiendo de la base de crear una nueva identidad. Repentinamente, el nombre de otro de los trabajadores de aquel lugar se le vino a la mente a Walker, uno que quizás podría ayudarlo, o al menos eso creía el británico.

— Hey, ese chico, Taiga, ¿está trabajando hoy?


Como si hubiera adivinado lo que pensaba, Evan sonrió, al tiempo que apuntaba a una puerta a un lado del salón. Aquella era el área de personal, en la que Dante había estado cuando había ayudado en el lugar.

— Así que te decidides por la teatralidad, porque si lo que buscas es ayuda de él no creo que consigas otra cosa. Aunque… —el barman miró por un segundo al peliblanco, como si estuviera tratando de visualizarlo de otra forma— sí, puede que la teatralidad sea lo tuyo. —bromeó.

Walker se levantó de su asiento, ignorando el comentario de Evan, puesto que lo admitiera o no, su idea de un álter ego era ciertamente una que encajaría con el término que había usado el pelirrojo.

Ni bien el de iris rojos se dispuso a caminar hacia la habitación en la que se encontraba Joshuyo, este fue detenido por la intervención de Guilmon, que se paró delante de él, con un rostro que indicaba que quería entender qué había llevado a su compañero a querer ser un Renegado. El británico no necesitaba que el Digimon hablara para entender lo que este quería, por lo que simplemente comenzó a hablar.

— Guilmon, ¿porqué eres mi compañero?

El cuestionamiento descolocó al saurio. Contrariamente a lo que pensaba, en vez de respuestas, lo que recibió fue una pregunta. En su confusión, Guilmon miró a Evan, que observaba al par desde atrás del mesón, con una extraña sonrisa en el rostro, una que hizo que el Child se sintiera desplazado. “Seguro que ese humano sabe lo que Dan quiere decir” es lo que pensaba. Fue en ese momento que Guilmon, tratando de pensar en su respuesta, se dio cuenta qué era lo que su tamer pretendía con aquella pregunta.

— Porque así tiene que ser. —replicó el portador del Digital Hazard decidido. Había pasado mucho tiempo con Dante, sin cuestionarlo, conociéndolo, siempre confiando en que el chico tomaría las mejores decisiones aún en momentos complicados. Aquel momento era algo diferente, pero aún así, ¿había motivo para dudar de su tamer? La respuesta era un claro “No”. Guilmon miró al suelo al tiempo que asentía con la cabeza— Me dirás en algún momento porqué decides hacer esto, ¿no?

Walker se rascó la cabeza con una sonrisa complicada y desviando la vista, pero luego su expresión volvió a ser la de siempre, aquella sonrisa ligeramente maliciosa que lo caracterizaba.

— Es un poco difícil de explicar, pero lo intentaré más tarde. —
indicó el chico, pasando a un lado de su Digimon al tiempo que le daba una palmada en la cabeza, para luego dirigirse al cuarto de personal.
— Tal vez sí tenga algo de Renegado. —murmuró Guilmon al tiempo que seguía a Dante.

Masaru Masaru
 
Última edición:

|><(((((ಠ> ... Deal with it!
Registrado
15 Sep 2014
Mensajes
1,804
Ubicación
Chile
Offline
Un chico de cabello desordenado se encontraba sentado junto a una mesa, sobre la cual se hallaba un vaso de leche a medio beber. La concentración del muchacho se encontraba en un libro que leía con pasión, encontrándose justo en la parte en la que el personaje principal se encontraba en un aprieto del cual no parecía tener escape. Fue por aquello que la entrada de Dante y Guilmon pasó desapercibida.

— Oye, Taiga. —llamó el peliblanco, sin recibir respuesta alguna.

El británico se cruzó de brazos, algo molesto, pero luego pensó en el potencial que tenía la situación para molestar al japonés, eso hasta que el compañero de este último apareció por la misma puerta que ellos habían.

— ¡Ah!, ¿quiénes son ustedes y qué hacen aquí? —habló el Gazimon recién llegado con un volumen que rallaba en el grito.

Justo en aquel momento Taiga se levantó bruscamente, colocando un pie sobre la silla sobre la cual se encontraba sentado hace solo unos segundos y haciendo una pose digna de un protagonista de shonen.

— ¡Ahhhh!, no me lo creo. ¡¿Cómo pueden terminar el capítulo justo en la mejor parte?!
— Creo que lo hacen como una estrategia de venta. —
dijo el británico con un tono burlón.
— ¿Eh? —el rostro de Joshuyo se transformó al ver las miradas del peliblanco y del par de Digimon en la habitación.
— ¡Taiga!, estos tipos son sospechosos. —advirtió Gazimon sin ninguna base para decir aquello.

El japonés parecía desconcertado. Quizás por conocer bien a su Digimon y saber que lo que decía no era exactamente acertado, o simplemente por lo inesperado de la situación, el chico miró con detenimiento a Dante, al tiempo que bajaba su pie de la silla.

— Esto, se me hacen familiares… —habló Taiga cerrando los ojos, inclinando ligeramente su cabeza y llevando una mano a su barbilla, tratando de hacer memoria.

El que Evan lo hubiera reconocido de buenas a primeras había sido una ligera sorpresa para Dante, desde un principio había esperado una reacción similar a la que tenía Joshuyo en aquel momento, por lo que en ningún momento se molestó por no ser recordado por el mesero.

— Pues, trabajamos de ayudantes aquí hace tiempo. —explicó el peliblanco.
— ¿Te llamabas Nandito?
— Mi nombre es Dante Walker. —
contestó el peliblanco con un rostro bastante molesto.
— A-Ah, sí, creo que ya te recuerdo. —replicó el de cabello castaño de manera sincera— ¿Vienen a ayudar de nuevo?, no recuerdo que dijeran nada acerca de que vendría un ayudante. —continuó el chico, a lo cual el de iris rojos negó con la cabeza.
— Vine por asuntos personales y ahora buscaba hablar contigo.
— ¿Conmigo? —
preguntó Taiga apuntándose a sí mismo, con una expresión confundida.
— Sí, quería pedir tu ayuda. —el británico trató de buscar la mejor manera de decir qué es lo que quería, pero sin importar cuánto trató, todo sonaría tonto, por lo que decidió ser directo— Quiero que me ayudes a volverme un villano.
— ¿Eh?, podrías repetirlo. —pidió Joshuyo, nuevamente desconcertado.

[…]

Dante, Taiga y compañía se encontraban en la biblioteca de File City. El cómo y porqué habían llegado ahí tenía que ver con el objetivo del británico. Walker le había explicado a Joshuyo qué quería decir con la frase “volverse un villano”. Una vez que el japonés entendió que el peliblanco se refería a su plan de crear una nueva identidad, aquella que usaría como un Renegado. ¿Qué tenía que ver Taiga con el asunto? Dante recordaba el hecho de que el chico era el que había confeccionado los uniformes de los trabajadores del GF&Buddies, por lo que, de ser convencido, podía hacer ropas adecuadas para él.

— ¿Qué opinas de esto? —habló Joshuyo, al tiempo que mostraba un libro abierto a Walker, señalando en específico un pasaje que hablaba sobre mitología cristiana.
— No hay nada que me convenza. —replicó el de iris rojos luego de leer por unos segundos la página.

Que el japonés ayudara a Dante no fue difícil, solo requirió entender lo fanático que era de los mangas, para que luego el británico señalara lo interesante que podía ser crear algo comparable a un antagonista de aquellas historias que tanto disfrutaba el de cabello castaño, pero en la vida real. No se necesitó más que aquello para que Taiga aprovechara su descanso acompañando a Dante al lugar en el que ahora se hallaban.

Joshuyo había sido enfático en que parte importante de un “villano” era su nombre. Este debía transmitir un mensaje, ser algo que la gente recordara y que transmitirá su identidad. La mitología podía ser una buena fuente de inspiración para eso, por lo cual el grupo se encontraba investigando, al menos eso se suponía, pero Guilmon no era exactamente el más indicado para reconocer lo que podía ser útil o no, y Gazimon había sido enviado fuera de la biblioteca por su excesivamente animosa actitud, dejando solo al par de humanos revisando libros.

— ¿Seguro que no te gusta mi idea de “Nandito el Renegado”?, creo que ese nombre tiene cierto carisma. —bromeó Taiga, algo que ya había hecho en el camino a la biblioteca.
— …El que me ayudes no impide que pueda golpearte, ¿sabes? —dijo Dante con un rostro que no reflejaba ninguna emoción.
— Solo bromeaba.

El peliblanco regresó la mirada al libro que sostenía, reanudando su lectura. No fue sino varios minutos después que finalmente algo llamó la atención del chico.

— Esto parece interesante. —murmuró el británico, haciendo que Taiga se acercara a mirar lo que este leía.

El libro hablaba sobre mitólogía griega. La parte en específico que revisaba Walker personificaba a la deidad conocida como Caos. A pesar de que la descripción que daba el libro como origen de aquella figura distaba de los que en la actualidad se entendía por caos, la palabra en sí le agradaba a Dante, poniendo de inmediato su mente en marcha.

— Ya veo… —habló Joshuyo, como si hubiera entendido lo que había capturado el interés de Walker— pero solo “Caos” no suena como algo original.
— Lo sé. —
el peliblanco miró a lo lejos, sin fijarse en nada en particular, eso hasta que vio a Guilmon, que lo observaba atentamente.

El Digimon lo había estado acompañando en silencio durante la mayor parte del tiempo. Guilmon no estaba completamente convencido con la idea de su compañero de ser Renegados, pero había hecho un juramento consigo mismo de seguir a Dante sin importar qué.

— ¿Qué tal algo como “Crimson Caos”? —
habló el británico, con un acento propio de su nacionalidad en el nombre.
— Pues no suena mal. —indicó Joshuyo luego de repasar el término un par de veces— ¿Pensaste en eso por Guilmon?
— Pues, quizás un… diez por ciento es su influencia.
— ¡Hey! —
se quejó el Digimon al sentir como su importancia había sido menospreciada, pero rápidamente una sonrisa bromista se dibujó en la cara de Dante.
— También influye que el color de mi Digisoul es de esa tonalidad, si no me equivoco. —continuó Walker.
— Oh, ya veo, pues creo que se puede trabajar bastante con eso. —admitió el japonés.
— ¿Lo crees? —preguntó el peliblanco, recibiendo la afirmativa de Joshuyo, el cual desbordaba emoción— Entonces creo que podría dejarte la confección de un traje y ropa adecuadas a ti, ¿no?
— ¡¿Qué?!
— Alguien tan talentoso como tú seguramente hará un buen trabajo. —
prosiguió Dante ignorando el quejido del castaño— Oh, pero necesitaremos alguna forma de comunicarnos para hablar del diseño. ¿Tienes uno de esos D-Terminal?
— Pues sí, pero-
— Genial, intercambiemos datos de contacto y así podremos hablar.


La conversación siguió aquel ritmo, hasta que finalmente Taiga aceptó la petición de Walker. A pesar de sus quejidos, el de iris rojos sabía que en el fondo, la idea de hacer el traje emocionaba al japonés, y que aunque no hubiera sido tan insistente lo hubiera hecho de todas formas.

Masaru Masaru o/
 
Última edición:

|><(((((ಠ> ... Deal with it!
Registrado
15 Sep 2014
Mensajes
1,804
Ubicación
Chile
Offline
Habían pasado cerca de tres días desde que el dúo había visitado el GF&Buddies, esperando que Taiga tuviera listo el “traje” que Dante usaría. Pero aquel tiempo no había sido desperdiciado por el británico en lo más mínimo.

[…]

El objetivo era volverse un Renegado conocido, por lo que hacer misiones y ganar renombre tardaría un tiempo, por lo que Walker decidió que debía hacer algo llamativo para su primera aparición. Las palabras de Evan habían resonado un par de veces en la mente del británico mientras se había estado preparando con Guilmon.

— “Teatralidad” era, ¿no? —murmuraba el chico con una sonrisa amarga y dejando escapar un suspiro cada que recordaba— Creo que dio en el clavo.

Que Guilmon lanzara un par de llamaradas por la ciudad podría haber bastado, pero el peliblanco tenía planes más grandes en mente. Si iban a darse a conocer debían hacerlo de forma que la gente quedara con la impresión de que eran un peligro, o de que estaban locos. A largo plazo cualquiera de las dos opciones serviría y ¿qué mejor para aquello que atacar a un miembro del DS? Enfrentarse a aquellos que se habían autoproclamado como la fuerza del orden y la seguridad debía ayudar los suficiente en su plan. Pero el peliblanco no iba a dejar el asunto al azar.

Según Joshuyo, le iba a tomar unos cuantos días el tener la vestimenta lista, por lo que Dante y Guilmon comenzaron la búsqueda de su objetivo. Después del primer día, ya habían reducido las posibilidades a dos, observando sin ser notados cosas como el rango y el Digimon acompañante de los miembros de la policía digital que encontraron. Si bien se meterían en problemas a propósito, la idea era salir victoriosos, por lo que enfrentarse contra alguien sin tener información del oponente era una estupidez.

Para el segundo día de su espera, el par ya había reducido sus opciones a dos, ambos eran de nivel Medium. Siguiendo a cada uno de estos por separado, el peliblanco y el saurio lograron reunir información un poco más variada de ellos, supuestamente para elegir a aquel que sería el oponente más adecuado, al que pudieran derrotar con facilidad, pero hubo algo que hizo que Walker cambiara de parecer.

— Sé que no es lo que había dicho, pero preferiría que nos enfrentáramos a ellos. —habló Dante, apuntando a una hoja en la cual se encontraban los datos que él mismo había reunido de uno de los agentes del DS. Al lado de esta se encontraba otra con el dúo al que había seguido Guilmon y que, basado en su experiencia, había indicado que serían oponentes más fáciles.

Si bien el británico era el de los planes, a la hora de elegir y evaluar enemigos, este le dejaba el trabajo al saurio, el que con su experiencia había demostrado tener un gran juicio para los oponentes. Fue por aquello que desde un principio, el peliblanco le asignó uno de los objetivos para que vigilara. Pero a final de cuentas, había algo que llamó la atención de Walker respecto del dúo que él mismo había vigilado.

— No es como que no podamos derrotarlos, quiero decir, lo que dije lo hice pensando solo en mis habilidades, pero con tu apoyo es diferente. —explicó Guilmon— Pero, ¿por qué quieres?

— Su técnica. —replicó el de iris rojos con su característica sonrisa maliciosa.

— Data Load, ¿eh? —el Virus se mostró pensativo. Era algo que nunca había intentado, pero sabía que en algún momento se podría dar la oportunidad. El saurio asintió, mirando a su compañero— Intentémoslo.

— Sabía que te convencería.

Guilmon no pudo evitar dejar escapar un suspiro, algo bastante extraño en él, que parecía ser un Digimon del tipo energético, pero la extraña situación definitivamente lo había cansado mentalmente. Su único consuelo y a la vez la forma en que el tamer lo animaba era la batalla que se avecinaba, sin duda, su espíritu de lucha podía más que él.

— Bien, entonces mañana irás a seguirlos a ellos tú. Ve si tienes suerte y los ves pelear contra algún maleante o algo. —indicó el británico.

— ¿Yo sólo?, ¿y tú qué harás?

— Pues, iré a ver qué tal va Taiga. Luego haré un par de experimentos. —declaró Dante.

— ¿Experimentos?

— Lo verás el día de la batalla. —culminó el chico.

[…]

Finalmente el final del tercer día de preparaciones llegaba a su fin, momento en el cuál del dúo se reunió nuevamente.

Dante era el que traía las mejores noticias, pues Joshuyo había terminado su tarea y el británico traía los ropajes que tanto habían esperado consigo.

— ¿Qué tal te queda? —preguntó el Virus carmesí con una pequeña sonrisa.

— Pues, encaja con todo el asunto de la teatralidad. —indicó Walker, para luego enseriar su rostro— ¿Qué tal por tu lado? Si te siente listo entonces mañana-

— Sí. —el de iris rojos se sorprendió por la abrupta respuesta del Child. Guilmon levantó su garra a la altura de su rostro mirándola, al tiempo que un extraño atisbo de anticipación se podía ver en sus ojos— Creo que deberíamos hacerlo, ya hemos investigado mucho y también tienes todo listo, ¿no, Dan?

— Claro. Entonces será mejor que descansemos bien, mañana será el día del gran espectáculo. —sonrió Dante de manera complacida con la actitud de su Digimon.

[…]

Masaru Masaru creo que hoy se me acaba el plazo, habrá algún problema en que postee la última parte mañana?? lo agradecería mucho :/
 

|><(((((ಠ> ... Deal with it!
Registrado
15 Sep 2014
Mensajes
1,804
Ubicación
Chile
Offline
Aquel día era como cualquier otro en File City, especialmente era de notarse el buen clima que hacía, por lo que la ciudad parecía un poco más activa de lo común. Claro que aquello podía simplemente ser una falsa percepción, a fin de cuentas, con la cantidad de tamers que habitaban el lugar, siempre había mucha actividad por todos lados. Era por eso que aquel chico uniformado ya había empezado con su labor diaria.

Noah era un miembro del DS. Él, junto con su Palmon usualmente se encontraban en trabajo de campo, vale decir, haciendo rondas por la ciudad en busca de cualquier problema que requiriera su atención.

File City se podía considerar una ciudad relativamente segura, con problemas habituales como algún ladrón o una riña por cosas sin sentido, pero aún así, aquel responsable y recto chico era feliz con su labor. Encontraba revitalizante el asegurarse por sí mismo que la ciudad en la que vivía era un lugar más tranquilo gracias a él. Aunque no siempre todo era igual de simple. Habían momentos en que alguna catástrofe afectaba la isla, lo cual normalmente terminaba afectando la ciudad, eso, unido a la inevitable presencia de Renegados eran la parte más difícil de su trabajo, pero el muchacho podía decir con orgullo que incluso a eso ya se había acostumbrado… o al menos eso creía.

La mañana había pasado sin ningún acontecimiento importante y Noah estaba pensando en tomar un descanso para comer algo junto con Palmon. Mientras avanzaban por una calle, un restaurante llamó su atención. Varias mesas con sombrillas que salían de su centro se encontraban dispuestas en la parte exterior, por lo que se podía disfrutar del buen clima al mismo tiempo que se disfrutaba de la comida que ahí ofrecían.

— ¿Qué dices Palmon?, parece un buen lugar. —sugirió Noah
— ¡Sí!, después podremos continuar con la ron-

El tipo Planta no alcanzó a terminar de hablar, cambiando su expresión abruptamente y lanzando a un lado a Noah al tiempo que se protegía con una mano. Mientras el chico se encontraba en shock por lo repentino e ilógico de la acción de su compañero, terminó viendo como el de la flor recibía el impacto de una bola de fuego, y mientras caía al suelo entendió que era lo que sucedía. Estaban bajo ataque.

— Oh, esa fue una buena reacción.

Una voz se dejó escuchar, proviniendo de la oscuridad de un callejón que daba a la vía en la que Noah y Palmon se encontraban. El dúo del DS se encontraba con la mirada fija en la sombra. Noah se levantó rápidamente del suelo, observando los alrededores.

— ¡Por favor, evacuen la zona! —indicó el chico a la gente que había quedado sorprendida por el repentino ataque.

Sin duda su acción era una calmada y lógica, digna de un miembro del grupo de seguridad digital, pero antes de que las personas que se encontraban en el lugar pudieran procesar lo que les había dicho el muchacho, la voz desconocida se volvió a escuchar.

— Tienes un gran juicio, pero sería un problema que la gente se fuera, después de todo, la idea es que haya rumores de lo que sucederá aquí.

A pesar de que había sido elogiado, el tono de la voz era ligeramente burlesco, lo que no le permitía a Noah discernir la intención del comentario. Lo único que podía determinar era que la voz le pertenecía a un hombre.

— Desgraciado, ¡deja de esconderte! —ordenó el uniformado algo molesto.
— Ya, ya, no te alteres. —habló la voz con un tono relajado, alargando ligeramente la palabras— De todas formas iba a salir.

Quizás fuera por el silencio generalizado, o por un efecto de la tención del momento, pero los pasos de alguien avanzando se escucharon claramente, junto a un sonido más pesado, pero igual de constante. Finalmente, de la sombra surgió, un enmascarado de cabello blanco, cubierto en su mayor parte por un manto, acompañado de un Guilmon con una actitud que demostraba lo preparado que estaba para saltar a la batalla al más mínimo incentivo.

El aire que acompañaba al desconocido era una de misterio y peligro, o al menos así lo sentían los testigos de la escena. La forma en la que había surgido de la nada había sido una calmada y cuidadosa, que contrastaba en gran medida con las maneras del Digimon que tenía al lado. Pero había algo que llamaba la atención más que cualquier otra cosa, aquello era la máscara que el sujeto usaba. Una amplia sonrisa negra se dibujaba en ella, la cual generaba una leve incomodidad en quien la veía.

— ¿Quién eres? —interrogó Noah, lo que provocó un bufo burlesco del enmascarado.
— La charla está programada para después. —contestó el desconocido.

Como si hubiera estado esperando por esas palabras, el Guilmon dio un salto para impulsarse hacia adelante, reduciendo la distancia con Palmon rápidamente. El tipo Planta se preparó para atacar al saurio extendiendo sus hiedras, pero antes de que pudiera, el Virus lanzó una nueva llamarada, esquivando el ataque por pocos centímetros. Aquello fue una mala decisión, pues, con el poco balance que tenía, Palmon no pudo evitar el ataque de las garras del Digimon carmesí, terminando por recibir el impacto que lo lanzó a un lado, cayendo a un lado de Noah.

— ¡Palmon!, ¿estás bien? —preguntó el chico ayudando a levantarse a su compañero, que se sujetaba un costado con una expresión de dolor.
— S-Sí, solo me tomó por sorpresa. —declaró el Data con al tiempo que se ponía de pié.
— Vamos, la idea es que den una buena pelea, Guilmon se decepcionará si no es así. —se mofó el enmascarado al tiempo que se acercaba a su propio compañero, quedando los dos grupos mirándose de frente, en medio de la calle.
— ¡¿Qué es lo que quieres?! —gritó molesto Noah, quien no podía entender al extraño.

Un suspiro se dejó escuchar, y el peliblanco se llevó una mano al rostro, como si estuviera harto de ser molestado.

— Ya te dije que la charla viene después. Ahora lo importante es la batalla y el que haya gente para verla.

El de la sonrisa falsa miró a un lado, cruzando miradas con un par de personas. Nadie había hecho nada hasta el momento, puesto que habían decidido dejarle el asunto al miembro del DS que estaba frente a ellos, cosa de la que los más inteligentes habían comenzado a dudar después del intercambio entre Guilmon y Palmon de unos momentos atrás.

Lo que decía el de cabello blanco no era mentira, pero tampoco era toda la verdad. No quería perder tiempo o atención y terminar con otro agente del DS llegando a apoyar a Noah. Ese hubiera sido el peor desenlace para la situación. Pero como respondiendo a su preocupación el policía digital sacó su Digivice, un D-Arc.

— ¡Batallaremos y te detendremos!, no creas que te saldrás con la tuya.

— Pero si eso es justo lo que estoy haciendo. —
murmuró sin ser escuchado por Noah el enmascarado, para luego reírse, enfadando aún más al uniformado.
— Palmon, ¡digievoluciona!

A la orden del chico, el Child fue envuelto por una luz brillante, para dejar en su lugar a un ser parecido a un cactus.

— Da- Boss. —habló el Guilmon, dándole una mirada al enmascarado, esperando que este lo hiciera evolucionar también, pero contrario a eso, el humano sacó un Lector de Digimemories.
— ¿Recuerdas que te dije que iba a probar algo?, pues ahora será el momento. Apóyame si ves que me encuentro en problemas.

Una vez dicho aquello, el peliblanco insertó una memoria en el dispositivo que tenía, haciendo aparecer un ser mecánico, ligeramente translucido que se quedó completamente quieto.

— Simplemente deja que te use, Mechanorimon. —indicó el enmascarado, subiéndose a la cabina que se abrió en la parte superior del Digimon.
— ¿Pero qué-?

— Oh, no te preocupes, solo es un experimento. —
habló con voz alegre el de la falsa sonrisa al miembro del DS, tras lo cual la cúpula de Mechanorimon se cerró.

Acto siguiente, el Digimon mecánico pareció cobrar vida, levantando sus brazos del suelo. Togemon pareció entender que sucedía y levantó sus puños, lo cual fue la acción adecuada, puesto que el Adult Virus se impulsó hacia él, lanzando un golpe con una de sus extremidades, siendo bloqueado fácilmente por el tipo Planta.


— Ya veo, después de todo, esa cosa es un vehículo. —
concluyó Noah.
— No se mueve rápido pero sus golpes son fuertes. —declaró el Digimon cubierto de espinas, lanzando el brazo mecánico que no se había movido de su posición desde el golpe.

La reacción de su oponente fue inmediata, lanzando otro golpe, que también fue detenido. Pronto, lo ataques de Mechanorimon y su piloto comenzaron a repetirse en patrones, que aunque en un principio parecían no ser problema para Togemon, pronto comenzaron a mostrar que su propósito no era la velocidad, pero sí la fuerza, desgastando a el cactus a lo largo del tiempo. Al darse cuenta de ello tanto Togemon como Noah supieron que debían evitar continuar con el intercambio, pero fue el Digimon el que tomó la iniciativa, dando un puñetazo a su oponente, empujándolo varios metros.

— ¡Boss! —gritó el Guilmon, pero sus preocupaciones fueron despejadas al momento en que el tipo Máquina volvió a impulsarse a su oponente, que esta vez dio un salto hacia atrás para no quedar en el rango de sus ataques.
— ¡Resiste!, esa cosa no durará mucho más. —indicó Noah.

El muchacho estaba en lo cierto, puesto que al poco tiempo, después de que el Adult Data esquivara unas cuantas veces los avances de Mechanorimon, este volviera junto a Guilmon, para luego desaparecer, momento en el cual el enmascarado apareció, cayendo al suelo de pié, desde el lugar que había servido de cabina.

— ¡Ah! —exclamó largamente el peliblanco, notoriamente cansado— Manejar esa cosa es horriblemente difícil, requeriría mucha más práctica para dar una buena pelea.
— Ya veo, pero parece que podría llegar a ser algo muy útil, Da- esto, Boss. —indicó el saurio, asintiendo a las palabras de su tamer.
— ¡¿Crees que esto es un juego?! —reprochó Noah al ver la tranquilidad con la que actuaba el hombre misterioso.
— Vamos, vamos, no te enojes. Realmente quería probar eso, han sido de mucha ayuda. —replicó el aludido en el usual tono que no permitía saber si hablaba enserio o si se estaba burlando— Ahora si viene la batalla enserio.

El enmascarado sacó un Digivice IC, generando un aura de una intensa tonalidad de rojo en su mano, para luego cargarla en el dispositivo, evolucionando así a su compañero. Aquél pequeño saurio se convirtió en uno mucho más grande, que aunque guardaba cierto parecido, tenía características mucho más fieras.

— Espero que me des una buena batalla. —dijo el Demon Dragon, adoptando una pose de combate.
— Noah.

Al llamado de su Digimon, el uniformado deslizó un par de cartas por su D-Arc.

『Boost Chip』+ 『Petit Thunder』

Aquella combinación estaba le daba un ligero aumento de fuerza a Togemon, pero había mucho más que eso.

Electricidad comenzó a juntarse en los puños del tipo Planta, la que si bien en un principio debía ser lanzada, este la mantenía en su lugar, dándole un efecto extra a sus puñetazos, una técnica original de aquel dúo. No limitándose solo a eso, espinas salieron en los guantes del Adult.

— Vaya, esos puños son terroríficos. —bromeó el enmascarado, aún si sabía que aquello no era ninguna mentira, sobre todo por el hecho de que era una combinación que podían usar varias veces.
— Pero no son los únicos. —declarando esto, Growmon levantó sus brazos. Descargas eléctricas comenzaron a generarse en las cuchillas de sus codos, hasta que un intenso brillo las envolvió.
— ¿Vieron eso?, mi compañero también hace cosas con la electricidad. —bromeó el peliblanco para la molestia de Noah.

Antes de que el miembro del DS se pudiera quejar, Growmon se lanzó al ataque, tomando la iniciativa nuevamente, pero esta vez, sus cuchillas cargadas fueron evadidas por Togemon, que las evaluó como algo que no podía ser volqueado sin recibir daño significativo de todas formas. El guante espinado y cargado de electricidad del cactus hiso contacto, aprovechando la cercanía del Demon Dragon, y a pesar de que no fue un golpe de lleno, aún así logró generar una herida en un costado del Virus.

Cuando el dúo del DS pensaba que habían conseguido un poco de ventaja, un extraño pelo de tonalidades blancas y azuladas comenzó a cubrir a Growmon. Estupefacto, Noah miró en dirección al enmascarado, que sostenía un Lector de Cartas y una tarjeta en su mano.

『Mithril Fur』


— Creo que te vendría bien un poco más de defensa. —
dijo el peliblanco a su compañero, que se lanzó al ataque una vez más.
— No creas que eso te ayudará mucho. Esa cosa solo te permite usarlo una vez, nosotros seguimos teniendo la ventaja. —declaró Noah.

Efectivamente, el Digimon carmesí había comenzado hacer retroceder a Togemon, utilizando sus llamas y cuchillas para atacarlo. El continuo ataque comenzaba a surtir efecto, generando pequeñas quemaduras y cortes que, aunque superficiales, se iban a acumulando. Pero la diferencia en los dispositivos que los humanos usaron con las cartas era clara, Noah podría usar su combinación más veces que su oponente.

Pasado un rato, los puños del cactus dejaron de soltar chispas. Sin perder tiempo, el uniformado usó nuevamente su combo, devolviéndole su habilidad a Togemon. Solo era cuestión de tiempo para que el pelaje protector de Growmon desapareciera, y la ventaja la recuperaran ellos, pero el misterioso enemigo tenía otros planes.

『Invalidation Plug-in P』

Las corrientes eléctricas volvieron a desaparecer de los guantes de box del Adult planta, dejando estupefacto a Noah.

— ¡Desgraciado! —gritó el chico a su oponente, que simplemente lo observó y ocultó sus manos bajo su manto. Un chasqueo de lengua se dejó escuchar de parte del uniformado. Solo le quedaba un uso de su combo de cartas, pero estaba seguro de que podía ganar con eso.

Nuevamente la combinación 『Boost Chip』+ 『Petit Thunder』fue usada, casi al mismo tiempo que el pelo protector de Growmon desapareció.

— ¡Ja!, ahora es cuando damos vuelta las cosas. —se jactó el miembro del DS, pero luego sintió un escalofrío.

A pesar de que lo que veía era una máscara y a pesar de que desafiaba toda lógica, Noah podía jurar que la sonrisa dibujada en ella se había vuelto más maliciosa. Sentía que algo estaba mal, y sus sospechas fueron confirmadas cuando el peliblanco sacó nuevamente las manos a la vista.

『Powerful Will』+ 『Attribute Change(Vacuna)』+ 『Yaksha Armory - Bao Chu [Rat]』


— ¡Tres cartas! —
exclamó Noah, sin saber cuáles habían sido.
— Son mi combinación favorita, espero que te gusten. —bromeó el enmascarado, inclinando levemente la cabeza y cerrando los ojos, que eran lo único visible de su rostro. El uniformado lo atribuyó a que, debajo de aquella cubierta, el peliblanco estaba sonriendo, una verdadera expresión, una que demostraba lo seguro que estaba y cómo veía aquella batalla como un simple juego.

Un aura blanca cubrió al Demon Dragon, al tiempo que un objeto de color esmeralda se materializaba junto a él. El cuerpo desconocido se movió por sí sólo, como si tuviera vida propia, lanzándose contra Togemon, que lo bloqueó con un fuerte puñetazo, pero por unos segundos su atención fue desviada de Growmon, y su visión de él fue obstruida por el extraño artefacto. Antes de que lo supiera, el Virus carmesí apareció a un lado de él, atacándolo con sus garras. El tipo Planta logró bloquear el zarpazo, pero el no conocer las cartas que había utilizado el peliblanco les jugó en contra.

— ¡Cuidado, Togemon!

La advertencia de Noah llegó demasiado tarde. Un segundo sorprendió al Adult verde por la espalda, uno que provenía de un oponente aparte del que había bloqueado primero, un segundo Growmon. Dejando escapar un quejido, Togemon escapó por la única ruta de escape que le quedaba, saliendo del alcance de los dos Growmon y del artefacto de color esmeralda. La visión que tuvo en aquel momento le quitó cualquier deseo de lucha que le quedara.

— N-No puede ser… —los ojos de Noah iban de un lado a otro. No había solo un oponente, tampoco eran dos, el número ascendía a seis repartidos por la calle, incluso dos de ellos sobre los edificios a los lados, sin contar el objeto que flotaba por sí solo.
— Bueno, creo que hasta ahí queda tu ventaja. —el enmascarado rió, para luego mirar a la gente alrededor.

Nadie intentaba hacer nada, quizás por la gran cantidad de oponentes que habían aparecido. En aquel momento el de la falsa sonrisa se dirigió a su “público”.

— Espero hayan disfrutado el espectáculo, pero ahora debo pedir la asistencia de la audiencia para el acto final. —dos de los Demon Dragon se acercaron a la gente, levantando sus garras, listos para atacarlos, en lo que el enmascarado se acercaba a Noah, que se encontraba separado de Togemon— Ríndete, o podrían haber algunos “daños colaterales” de nuestro pequeño juego.
— ¿Qué? —el miembro del DS entendía que el enmascarado iba a lastimar a la gente, pero no entendía qué quería decir con que debía rendirse.
— Cancela la evolución de Togemon, si lo haces, daremos esto por terminado, ya me he divertido suficiente.

Noah se mordió el labio y un poco de sangre brotó de este. Había sido humillado, y la cúspide de aquello sería declarar su derrota y dejar escapar al peliblanco, pero la seguridad de os civiles era más importantes. De malas ganas, el uniformado devolvió a su Digimon a su etapa Child.

— Noah, lo siento. —se escuchó la voz del Child. El chico no contestó nada, pero sabía bien que no era la culpa de su compañero el haber fallado, si había un responsable, era el loco que había aparecido de la nada atacándolos.
— Maldito desgraciado. Preguntaré de nuevo, ¿quién eres? —interrogó con clara molestia Noah.
— Sí, ahora puedo responder. Llámame Crimson Caos. —respondió el hombre, hablando lo suficientemente fuerte para que lo escucharan los cercanos— Espero que recuerdes el nombre y la humillación que la persona que te hizo pasar. —En aquel momento, los Growmon comenzaron a desaparecer, dejando solo a uno restante— Ah, bien, duraron los suficiente. Por cierto, lo de irnos así sin más, no es exactamente lo que tenía planeado, lo siento.

El tono alegre que no calzaba con las palabras que dijo el enmascarado hizo que Noah se pusiera pálido, y antes de que lo notara, el Demon Dragon saltó con sus cuchillas de plasma cargadas atravesando al indefenso y cansado Palmon con una de ellas.

Datos comenzaron a liberarse del cuerpo del Child, cosa que el Adult no desaprovechó, absorbiéndolos sin dudar, no dejando nada atrás.

— ¿P-Pa-Palmon…? —habló el miembro del DS como si no le quedara aire en los pulmones, cayendo al suelo de rodillas.
— ¡Mmm!, cuanto drama, ¡esa reacción es fantástica! —elogió el peliblanco— Realmente, esta fue una buena experiencia. Ahora si me disculpan nosotros nos retiramos.

La evolución de Growmon fue cancelada, y el ahora Guilmon se acercó a su tamer. El enmascarado sacó su Lector de Memorias, insertando una en él, tras lo cual, un enorme digimon negro apareció. Alas obscuras se extendían en su espalda, luciendo garras y dientes de un profundo rojo, lo que le confería una apariencia de dragón. Aquel Digimon era Devidramon.

El dúo victorioso se subió a la espalda del ser invocado, tras lo cual el humano hizo una pequeña reverencia.

— Muchas gracias por su asistencia querido público, espero que disfruten el resto del día.

Ni bien aquel hombre terminó su despedida, Devidramon comenzó a batir sus alas, elevándose por sobre los edificios y alejándose luego del lugar, rápidamente desapareciendo de la vista de los presente y dejando atrás a un estático Noah, que seguía observando el lugar vacío donde había desaparecido Palmon.

[…]

Un día había pasado desde la aparición de Dante como “Crimson Caos”. Su conclusión es que todo había resultado de maravilla, un rotundo éxito. El británico se encontraba en una cafetería desayunando junto con Guilmon, con una sonrisa que demostraba lo contento que estaba.

— Dan, ¿por qué crees que ese Togemon no usó más técnicas? —preguntó Guilmon de la nada.
— Creo que es porque no quería arriesgarse a herir a la gente alrededor. Sus técnicas con las espinas no son tan directas, si las usaba iba a causar más daños que nosotros mismos.

— Ya veo, entonces si la batalla hubiera sido en un lugar abierto hubiera sido diferente.

— Probablemente. Prometo que intentaré que para la próxima sea en un mejor lugar, esta vez fue una excepción por el bien de la fama. —
rió Walker— Me pregunto que podríamos intentar ahora. Oh, claro, deberíamos ir a ver a Taiga, y tal vez Evan pueda conseguirnos alguna misión.

Mientras una idea tras otra surgían en la mente del británico, había una que se sobreponía a cualquier otra cosa. Estaba realmente entretenido.

Masaru Masaru Finished!!! ahhh, ya veo venir todos los errores de ortografía XD pero valió la pena! /o/
Hice Data Load de Palmon con Growmon, la técnica que me interesa es Poison Ivy
 

Maiku

Mr. Nobody
Registrado
5 Dic 2009
Mensajes
4,902
Ubicación
Homeland
Offline
Bueno, lo prometido es deuda. Reitero las disculpas por la demora de la evaluación, cualquier cosa, sabes que puedes contactarme por privado.

Narrativa: Me causó gracia el final de tu último post. Es vedad que hubo errores en este apartado, algunos bien repetidos, pero en general se notó que hubo empeño a la hora de escribir y eso devino en una redacción muy fluida. No te mentiré, hubo muchos deslices alarmantes, como escribir “a el” o “tencion”; así como una tendencia a repetir una y otra vez las mismas palabras o expresiones en el mismo párrafo o en algunos inmediatamente cercanos (Por ejemplo: Por lo que, a un lado, Walker, etc.). Aún así, no encontré que fuera algo del otro mundo como para decir que tuviste un mal rendimiento en este apartado, sobre todo porque la forma en que explicaste todo se me hizo bastante lógica y llevadera. Como consejos, trata de releer tus post. Sé que siempre se dice, pero la mayoría lo hace inmediatamente luego de escribir y con apuro, cuando lo que creo más acertado es releerlo justo antes de escribir el siguiente. Así te darás cuenta de varios detalles que arreglar, así como recordar alguna que otra circunstancia para que no quede en el aire, a medida que avanzas en la trama. También, trata de que no se vuelva costumbre el “[…]” como timeskip. Existen conectores de tiempo para ello “días después, esa misma tarde, antes de que fuera por los trajes, etc…”. (20/25).

Interpretación: No puedo opinar mucho respecto a los objetivos, ya que fueron bastante amplios e impuestos por ti mismo, por ser quest historia. En general, creo que el manejo de los personajes y las circunstancias fue adecuado. Solo hubo dos momentos en que me costó creer la justificación que diste a ciertas reacciones. Me refiero, primero, a que Guilmon no cuestionara más la decisión de Walker ni se mostrara algo pensativo con la muerte de Palmon. En segundo lugar, la forma tan simple en la que Taiga aceptó diseñar los trajes. Recuerda, por más sátira o cómica que sea una historia, se pierde la gracia si la esencia de los personajes se ve mermada por ello. Que sea otaku e infantil, o sumamente leal –en cada caso respectivo-, no quiere decir que se muestren convenientemente a favor de todo lo sucedido. (23/25)

Realismo: A decir verdad, todo iba muy bien en este punto, al menos hasta la pelea. Te felicito por mantener un manejo del tiempo y el espacio coherente, así como preocuparte de dar una base o argumento a todas las decisiones de Dante, sin que quedara algo en el aire. Sin embargo, la actitud del público frente a la derrota de Noah y que este ni pensara en obtener refuerzos, fue algo extraña. En un mundo lleno de Tamers y Digimon, donde un Adult puede ser retenido con ayuda de los números, me sorprendió que todos se dedicaran a ver solamente cómo el policía era humillado. También, creo que huir sobre un Devidramon fue inverosímil, ¿no lo habrían podido seguir durante esos tres minutos? Quedó algo expuesta su identidad por ese desliz, pero convenientemente todo salió perfecto. Más cuidado con eso, sobre todo porque fuiste tú quien tocó el tema de tener un público y el obstáculo que los refuerzos implicarían. (20/25)

Desarrollo: Aquí quiero felicitarte, porque en general me gustó que te dieras el tiempo para explicar la transición de Dante hacia el lado oscuro de la fuerza, pese a que traigo a colación lo ya dicho sobre la personalidad de Guilmon. En ese sentido, encontré que todo fue muy entretenido y llevadero. Aún así, creo que esta quest no creó un incidente suficiente para ser catalogada de “C”, pues se trató de una simple emboscada que, convenientemente, no llevó más dificultad que acorralar al oponente y ejecutarlo a través de una mentira. Así, creo que te centraste demasiado en la explicación del nombre, del traje y la relación con la guild F&P que en el clímax, cual era el verdadero primer paso hacia la “infamia”. Cuidado con cómo balanceas las ideas en una quest de este tipo. (20/25)

Total:
(82/100). Quest aprobada.
Paga: 245 bits
Fama/Infamia: +2 puntos.
EVO: +1 a Guilmon, de proceder.
Stat: +1 ATK, de proceder.

**Obtenido Data Load de Palmon, técnica: Poison Ivy.

Corvent Corvent Masaru Masaru
 
Estado
Cerrado para nuevas respuestas
Arriba Pie