Oneshot Amor a distancia... final alternativo (Pearlshipping) 14/05/17

Thomas200029

Los obstáculos no significa que debas rendirte.
Registrado
29 Mar 2016
Mensajes
513
Offline
Si, se que no me he presentado en tiempo pero los problemas de la preparatoria y muchas cosas me han impedido escribir, es más, esto lo tendria que escribir para febrero y lo subo hasta abril, como dije, el tiempo no me favoreció, lo siento, disculpenme, pero bueno, espero que le guste esta historia.
Con ustedes...


==>Amor...A distancia<==

Sucesos, diversos sucesos pueden ocurrirle a cualquier persona en el mundo. Tanto para el bien, tanto para el mal. Quizá el destino te pone a prueba a diversos tiempos que te hacen reflexionar o... Derrumbar. Señales te da el universo para decidir que hacer o ayudar al universo para tener las señales. La vida de un chico que solamente...Ha pensado cómo sería como los demás. Al principio era buena idea...Pero al final...Estaba equivocado...

Esta es la historia de un chico que simplemente...En este día...Ha sido...Rechazado...

MIÉRCOLES 10 DE ENERO, 07:47 AM.

—Es que...Ash...Solo te veo como mi amigo. —sonreía avergonzada una chica.

—P-Pero...¿Porque? -estaba un chico de unos 16 años de cabellos negros con su típica vestimenta de uniforme escolar, pantalones negros y camiseta blanca con una corbata roja, su nombre era como lo dijo aquella chica que lo había rechazado, Ash, Ash Ketchum, un chico de la provincia región de Kanto. Estudiante de la preparatoria, de buen estatus escolar, que está entre los mejores promedios escolar. La única diferencia de todos sus compañeros es que por su problema de vista, siempre cargaba unos lentes y/o gafas normales. Pero no todo es aquí. Aquel día, mejor dicho todo sucedió en un simple plan...

FLASHBACK...

MARTES 09 DE ENERO, 3:30 PM

-Entonces lo haremos de esta forma Brock, y me ayudarás ¡Se que ahora si podré hacer esto posible!. -empezaban a caminar en la cera de la carretera en la salida de su colegio.

-No piensas que ya es mucho de tu parte por hacer todo lo posible con ella Ash. Digo, ya que la ayudas con todo, no estoy nada en contra de esto pero si ella te aceptara desde un principio ya te hubiera dado señales de que tú le agradas. -era su amigo Brock, un chico moreno de un poco más de altura que Ash.

-Tienes razón. Pero vale la pena intentarlo ya que a veces, los sentimientos pueden estar en lo más profundo de tu corazón. Y con esto puede ser que ella lo resalte conmigo Brock. -sonreía el chico.

-Esta bien, pero solamente quieres darle ¿Esto? -miraba Brock una foto. -esto es lo que me mandaste ayer.

-Si, se que es algo raro pero es lo único que tengo improvisado para el día de mañana. Si tuviera el valor de decirle sobre esto desde hace mucho tiempo. Tendría un mejor plan para ella Brock. Espero tener una respuesta positiva de ella. -llegando a una cuadra cerca de ahí, Ash se despide de Brock y poco a poco Ash llegaba a su casa y se dirigía a su cuarto.

-¿Por que tan feliz Ash? -preguntaba Delia, su madre. Al ver que rápidamente el chico entraba a su cuarto y ella venía con un cesto de ropa limpia.

-E-Es que... -estaba nervioso. El nunca le decía sobre este tipo de cosas a su madre ya que siempre lo fastiaba con burlas. A pesar de que según ella eran burlas de cariño. El siempre los veía de mala manera. -No es nada. -reía avergonzado el chico. -¿Y Pikachu?

-El está abajo durmiendo. Me ayudó a mover unas cosas de tu armario y está cansado. Es mejor que ahora que él está así. Tu arreglas mejor tus cosas para que él no siga así hijo. Iré a tomarme una siesta, el almuerzo está en el comedor. -bosteceaba la señora y se iba del cuarto del chico y atravesando el pasillo llegaba hasta su cuarto a descansar.

-Bueno, tendré que acomodar mis muebles...Madre... ¿Porque siempre ordenas mal mis cosas? -empezaba a ordenar unos muebles. Ponía cerca su escritorio a la cama y así pasó una hora y después de ahí se dirigió a tomarse una ducha y cuando salía del baño. -lo bueno es que no me dejaron trabajos para hacer el día de hoy. -y escucha su celular sonar. -¿Quién será? -y toma el teléfono y decide ponerse sus anteojos. -No puede ser... -empezaba a sonreir.

-¡No puede ser chicos!

-¡A veces pienso que estás mal de tu cabeza Floripondia!

-¡Dejala plana!

-Aún no entiendo como acabé en este grupo de WhatsPoke, ya recuerdo...Fue por la invitación de May. -reía por lo que empezaban a enviar en tal grupo de aquella red social. Y al ver que estaría un rato en eso, decide interactúar esas personas, la mayoría eran chicos amantes de los videojuegos y batallas. Cosa que Ash era fanático. -a veces quiero que mis amigos en la vida real sepan lo que me interesan y se apiaden de mis gustos, y no yo de ellos. -pensaba Ash al ver que sus amigos solo eran chicos que solamente sus Pokémon eran simple mascotas. Y nota que alguien está encima de él. -amigo. -era Pikachu que llegaba y Ash empezaba a abrazar. -¿Sabes? Tengo una idea para mañana con Valerie. -y buscaba en su armario un peluche. -¿Qué te parece? -y recibía un murmullo de su amigo en señal de que estaba muy bien. -sólo que no le digas a mamá sobre esto ¿Verdad? -le guiñaba el ojo a su Pokémon y miraba de nuevo su celular.

-¡Miren! Este será el peluche que le regalaré a la chica que me declararé mañana temprano en la preparatoria. -mandaba en la red social Ash el muñeco que estaba en su escritorio.

-¡Es muy lindo! -respondía una de aquellas chicas que estaba en ese sitio.

-Espero que tengas suerte, ya que con lo que nos contaste, tienes mala suerte con las chicas Ash.

-Creo que el día de mañana, la suerte estará de mi lado. -respondía Ash y notaba que hora era. -nos vemos luego, ya que tengo unas cosas por hacer. -terminaba de hablar Ash y decide dejar su teléfono celular en su mesa de noche que se encuentra localizada en la parte izquierda de su cama.

-Creo que será mejor descansar, no quiero parecer que tengo sueño cuando esté enfrente de Valerie. -empezaba a dormir Ash y empezaba a soñar sobre el suceso que le pasaría el día siguiente.

MIERCOLES 10 DE ENERO, 07:15 AM.

-¡Ya me voy madre! -salía corriendo Ash y la madre notaba que su mochila estaba más abultada de lo normal.

-¿Qué tramara este chico ahora? -mientras que aún veía el noticiero la señora Delia.

El tiempo había llegado, Ash pensaba que se encontraría a Brock en el camino pero su suerte era que no estaba. Así que pensó que quizá ya se encontraba en el colegio. Caminando por ahí se encuentra que su teléfono estaba vibrando.

-¿Qué sucedió? -decía una chica en WhatsPoke

-Apenas no he llegado ni al colegio y me estás preguntando. -respondía Ash.

-Olvidaba que en Hoenn esta a dos horas de diferencia de Kanto. -se disculpaba la chica. -¡Suerte! ¡Espero buenas noticias! -y Ash cerraba la aplicación y guardaba su teléfono. Y deseaba que sucediera algo bueno en ese día.

-Es ahora o nunca. -decía Ash que veía que Brock estaba ahí y decide llevarlo hasta un lugar que ningún chico los escuchase a los dos.

-¿Ahora que? -veía Brock a Ash y miraba que estaba nervioso. -si piensas que te rechazará, no te compliques la vida hermano, ya estás acostumbrado a eso. Pero por ahora, si te gusta tanto ella. Es mejor que se lo digas ahora que está sola en el kiosco, ya que la acabo de ver hace unos momentos. -y se alejaba de el.

-Tengo que decirle... -llevaba su mochila ya que ahí llevaba un peluche de Pancham que anteriormente le había comprado para darle una muestra de cariño de su parte por este suceso. Poco a poco se acercaba Ash a donde estaba la chica y notaba que estaba sola y no habían personas cercas, y eso daría según el. Algo más de privacidad al momento de pedirle tal petición. -V-Valerie... -tartamudeaba Ash y fue visto por la chica que traía en si un teléfono y al ver que está el chico lo guarda y le sonrie.

-Hola Ash. ¿Qué te trae por aquí? ¿Necesitas algo? Puedo ayudarte.

-Es que realmente quería decirte algo...Desde hace tiempo que empezamos a convivir y llegar a hablar muchas veces y has sido muy linda conmigo estas últimas semanas. Que quería decirte algo...Que no se si lo tomes a bien o ha mal.

-¿Qué es lo que te causa mayor misterio Ash?

-Seré directo ¿Entendido? -empezando a tomar valor por si mismo. -¿Quieres ser mi novia? -esto hacía que la chica que estaba enfrente de Ash, Valerie, la chica de cabello negro con grandes orbes de color violeta con negro. Empezaba a suspirar..

-Ash, sinceramente, eres un chico lindo, tierno, y un poco guapo, que siempre se preocupa por los demás y es bien de ti pero hay algo que me hace pensar en diversas cosas y al final te quiero decir al punto en el que quiero llegar...

-¿Si?...

FIN FLASHBACK
MIÉRCOLES 10 DE ENERO, 07:47 AM.

-Es que... Ash...Solo te veo como mi amigo. -sonreía avergonzada la chica.

-P-Pero...¿Porque? -algo sorprendido el chico.

-Perdón, lo siento. Es que siempre te ví como un chico adorable, y al ver que necesitaba ayuda, tú fuiste muy amable conmigo y eso es muy lindo por tu parte. Me ayudaste, he mejorado al paso del tiempo y pasar momentos contigo fueron buenos para mi. Pero es que...A mi me gusta otro chico... Lo siento Ash. -la mirada de la chica era de tristeza.

-No te preocupes. -era un Ash que en ese momento, fingiendo una sonrisa de felicidad. -te entiendo. Y además queria darte esto. -sacando el peluche. -quería regalartelo de todas formas. Así que, ten.

-No Ash. -no lo aceptaba la chica. -se que soy grosera contigo pero lo que quiero decir es que ese peluche lo merece una chica que corresponda ese sentimiento que tengas tu con ella Ash, nos vemos luego. -le daba un beso en la mejilla la chica a Ash y se alejaba de ahí. Mientras se iba, el chico se quedaba mirando aquel peluche que había comprado por ese momento que pensaba que sería realidad. Poco a poco Ash escuchaba la alarma de entrada y decide regresar.

Al ver sus amigos que venía le empezaban a preguntar que había ocurrido con Valerie. Pero ninguna palabra dirigía Ash a ninguno de sus amigos. Ni siquiera con Brock. Que el le decía su hermano de otra madre.

Pasaron las horas y Ash estaba distraído. Sumamente distraído. Saliendo del colegio, Ash caminaba solo por las calles de Viridian City, hasta llegar al sitio de autobús que se dirigían al lejano pueblo paleta, en donde vivía con su madre.

Su madre al percatarse de esto, obvio le preguntó ya que la salud de su hijo le importaba pero una vez más. Ash no le contestaba. La dejaba con la palabra en la boca y solo vio que subía las escaleras que se dirigían a su habitación. Ya adentro Ash de esta. Toma su equipaje y lentamente tomaba aquel peluche de un Pancham que con tanto esfuerzo consiguió para dárselo a esa chica que el más quería. Pero nada...No consiguió nada...

-19 veces... -empezaba a sonreir Ash y dejaba a lado de una serie de cosas en una repisa en la parte izquierda superior de su armario aquel objeto que compró hace pocos días, y en ella se notaba que habían más cosas. -tampoco tuve suerte con Angie, ni con Lillie, ni con las otras... -y poco a poco cerraba su armario y se tumbaba en su cama y miraba al techo de este. -¡Soy un tonto sin suerte! -y una pequeña risa salía de él. -¡Ya entiendo todo! -de levantaba de su cama y se sentaba cerca de su escritorio. -¡Maldito destino! ¡Si que me quieres mucho! -decía sarcástico Ash. -no vale estsr triste por alguien que supo recibir tus sentimientos, además que yo ya estoy de que me rechazan a cada rato. ¡Es más! Hoy no ocurrió nada, y mi vida será normal como siempre lo ha sido. -se tomaba una ducha y bajaba rápido de las escaleras.

-¡Ese es mi Ash! -decía Delia que veía alegre a Ash bajar por las escaleras y dirigirse al patio trasero.

-Muy bien, a ver qué tenemos aquí. -miraba en su cinturón y veía 4 de sus pokeball. -¡Muestrate Sceptile!. -y aquel tipo planta se había presente. -¡Hoy haremos ejercicio de calentamiento! En estos días habrá un concurso de batallas en Viridian City y quiero participar. -recibía una respuesta positiva de su Pokémon. El tiempo pasaba y pasaba y Pikachu llegaba y aún así seguían entrenando. -¡Doragon Cro! ¡Tacleada de Volteos! -era un Ash completamente nuevo, no parecía que tuviera rastros de decepción y nada parecido. Era el mismo Ash de siempre. O como el decía, esto... No es nada para el. Un rechazo más por parte de las chicas, ya está acostumbrado a parecerlo.

Poco a poco la noche empezaba a llegar, Ash estaba sudoroso que sin que su madre le dijera por el excesivo olor. Se dió un baño y ya era la hora de la cena. Se notaba claramente que tenía cosas que preguntarle a su hijo.

-Bueno mamá, tal como te queda siempre la cena, delicioso. -mientras dejaba su plato en el lavavajillas. -me voy a mi cuarto a descansar, entrenar me fue muy cansado el día de hoy.

-Espera... -decía su madre haciendo que Ash se detuviera, y le preguntaba que sucedía. -¿Por qué tú cambio de actitud Ash? Hoy cuando regresaste del colegio estabas con la mirada perdida, y después eras el típico Ash que todos conocemos, digo, el que conozco yo ya que según tu no quieres que tus amigos se enteren como eres realmente, un chico animado, y que sabes más cosas que solo estudios.

-Solo te diré que pasé un mal día con un...Un...Examen...¡Si! Examen. -se iba del lugar y con un nudo en la garganta. El sabía que hablar con su madre sobre esto, iba a ser totalmente malo ya que ella piensa diferente según él. Y le diría cosas que no tendría caso tomarles en cuenta. -¡Ha descansar! -pero malas noticias para el, su teléfono empezaba a vibrar. -¡Ahora que! -estaba furioso ya que estaba cansado.

-¡Contestame! ¡No me ignores! -era aquel grupo de amigos extras de Ash.

-Ya se de que serán los demás mensajes. -se empezaba cuestionar Ash.

-Hasta ahora tengo tiempo de hablar, lo siento -empezaba a responder el mensaje de sus amigos. Y miraba que alguien se había unido a tal chat pero dejó a lado dicho suceso.


-¡Si! Pero no importa, nos dejas con la duda, ¿Qué sucedió al final? -la misma persona que le reclamaba al principio, hablaba.

-Hola...Mi nombre es Dawn...Vengo por que ví el grupo en una página y decidí entrar. ¿De qué hablaban? Si se puede saber... -una nueva chica se hacia presente.

-Hola Dawn. -respondía Ash. -no es nada importante al fin. Solo le pedí a una chica que si quería tener una relación conmigo pero al final no se me hizo como otras veces. Nada importante. -respondía aún más el chico.

-Pobre de ti. Parece que eres buena persona. Me haces simpático. Quisiera conocerte. -de repente Ash miraba detenido el mensaje y no se lo podía creer.

-Cuando quieras. Eso creo...
-¡Hola!

-¡AH! -caía de la cama por el susto Ash.

-¡¿Estás bien?! -hablaba con preocupación.

-Nota mental...Dejar de sincronizar mi teléfono con mi ordenador. -se sosaba el golpe Ash y se iba a sentar en la silla que estaba en su escritorio. Pero si antes ponerse de nuevos los lentes ya que con la caída, se le habían perdido, poco a poco la encontró y sin mirar el ordenador se ponía los anteojos. -a veces es mala idea dejar mi celular sincronizado con mi ordena... -de pronto sus palabras dejaban de funcionar.

-¿Sucede algo? -era Dawn, al ver que Ash se había quedado congelado, estaba indecisa por que el chico estaba así. -creo que es la llamada que se congeló.

-¡No! Digo... Perdón. -reía nervioso Ash. -¿Qué me ocurrió? -se empezaba a cuestionarse a sí mismo Ash sobre su carácter tan repentino y su ritmo cardíaco aumentaba más de lo normal.

-¿Entiendo? -trataba de borrar aquel mal momento que pasaron. -Hola. -y una sonrisa de nuevo pronunciaba la chica.

-Que descortés soy ¿Verdad? Hola, mi nombre es Ash, Ash Ketchum, mucho gusto.

-Mi nombre ya lo dije en aquel grupo de WhatsPoke, Dawn, Dawn Berlitz. ¿De dónde eres? -preguntaba a través de la videollamada.

-Soy de Viridian City. En la región de Kanto. Solo que vivo afueras de esta, en Pueblo Paleta, no muy lejos de la ciudad.

-Si que estás lejos de donde soy. -empezaba a cuestionarse la chica.

-¿Porqué lo dices Dawn?

-Porque yo vivo en Júbilo City pero en la región de Sinnoh. -empezaba a reír la chica.

-Eso es... -empezando a sacar cálculos Ash. -¡Más de 10 horas en avión! -quedaba sorprendido Ash ya que se veía que la distancia era algo malo para su conexión. Al menos esto los unía.

-Si que está lejos ¿No? -reía avergonzada la chica y quería preguntar algo se veia. -¿Cuántos años tienes?

-Digamos que no parezco a alguien de mi edad ya que no tengo un aspecto tan afirmante como otros. Tengo 17 años. Hace unos meses lo cumplí. ¿Y tu Dawn?

-Yo tengo 16, así que voy un grado inferior a ti. Sobre lo que dijiste...Lo siento.. -su mirada de tristeza era notoria. -aunque no te conozca como ellas ya que soy nueva conociéndote.

-Descuida, ya van varias veces que me ocurre algo parecido como lo de hoy. Además, son como cosquillas para mi. -reia el chico.

-Te me haces simpático Ash. -reía de forma tierna la chica. -no se que hizo que la chica te haya rechazado. Es más, a mi pareces atractivo. -reía sonrojada la chica.

-¿E-Enserio lo dices? -algo nervioso el chico. Ya que según él, nadie le decía así. Ni siquiera sus amigas más cercanas.

-Claro...Ya que...-pero veía un reloj que estaba cerca de su ordenador de Sinnoh. -perdón, luego hablamos. Ya se me hace tarde para dormir. Tengo clases a primera hora. Adiós Ash.

-¡Espera, sobre lo que me dijiste! -pero ya Dawn había cortado la videollamada. -me dejaste con la duda...

Un silencio estaba con Ash.

—Me dejo con la duda Dawn, ¿quién será ella? —pero un latido de su pecho lo estremecía. —¿Qué será esto? Es raro que... ¡¿Tendré algo malo?! —estaba asustado. Pero para ser de el. Corría a buscar a su madre pero de pronto eso desaparece y al notar que el cuarto de su madre estaba cerrado y las luces apagadas, era mejor que sería no molestarla.

Era algo ilógico para un inexperto Ash. Pensando que era algo malo pero en realidad era, una señal ¿quizás del destino? Eso pensaría el. Sin embargo al día siguiente sería algo normal. Todo era que si lo que había sucedido el día de ayer. Se había olvidado por completo, Ash saludaba a los demás. Y estos hacían lo mismo. Nada había ocurrido para el. Valerie saludaba a Ash y este pensaba que por lo de ayer era algo. Más sutil pero estaba equivocado, el pensaba. ¿Qué había sucedido aquí? ¿Quizás hubo un tipo de magia capaz de borrar la memoria de todas las personas de aquel lugar? El pensaba esto pero ninguna cosa lo confirmaba. Quería saludar a su amigo Brock. Pero éste lo atendió de la misma forma.

—¿Te pasa algo Brock? Te noto muy raro desde hoy.

—¿Raro? ¿De qué hablas Ash? Entiendo, ¿será por lo de ayer? No te preocupes hermano, que Valerie se encargó de explicar a los chicos e intento que esto era una broma tuya para sacar una entrevista para el periódico escolar. Pero no es nada de este mundo, digamos que la vergüenza que pasaste ayer, se pudo solucionar de verdad. Ahora es mejor que te comento concentres porque se verán exámenes, aunque para ti no será en realidad nada malo. —y se alejaba de ese lugar.

¿Entonces ella se encargó de todo eso? Dejaba a un Ash totalmente confundido. Entonces ¿Cómo Valerie pudo hacer esto? ¿entonces ella para el no era nadie? Solo le importaba ella misma. Esto hacía que Ash se molestara, pero no lo hizo para no ser percatado por su compañera. El día transcurrió como de costumbre.

Ash hacia su rutina diaria, estudiar y estudiar hasta el cansancio, muchos que querían conseguir pero pocos conseguían. Hasta que nuevamente. Su celular. Era dicho problema.

—Podrian callarse por una vez. De verdad, hoy no estoy en plan de conversar tonterías de videojuegos, me pasaron cosas sumamente desastrosas. —enviaba un audio de voz a la redacción social y cerraba la ventanilla, tirando su teléfono celular a la cama como si no le hubiera costado ningún centavo.

—¿Entonces tampoco quieres platicar conmigo? —una voz provenía del ordenador de Ash que no se había percatado de tal llamada.

—¿Ah? —pero de nuevo ese impulso del corazón de Ash empezaba a palpitar. —Dawn... Pero...

—Si, se que hago mal infiltrandome en tu ordenador pero es que tenía ganas de hablar, perdón. Si quieres podemos hablar después...

—No hace falta —la voz de Ash empezaba a quebrarse—. Es que... Hoy me enteré de algo muy pesado por eso de Valerie.

—¿La chica que te rechazó?

—Si, ella. Bueno, para resumirte todo esto, cuando ella me dijo que sólo me veía como amigo, yo lo tomé de buena manera pero no pensaba que no le importaba yo, si no su estatus social. Cuando llego hoy a la preparatoria, me informo que ella hizo creer a todos los chicos que era una broma mía para un periódico y todo eso me hace pensar que solo me utilizó como la mayoría de las chicas que he intentado conquistar. —una pequeña lágrima empezaba a decaer por la mejilla derecha de Ash haciendo que Dawn lo mirara de una manera tierna por toda la actitud.

—Sabes... Yo si tú me hubieses hecho eso, si te tomaría en cuenta. Porque es un buen gesto, además si un chico estuviera enamorado de mi, vería que intenciones tiene conmigo y como puede ser, ya que como me dijeron una vez. Quizá el, sea mi indicado. Tu, serías alguien perfecto para mi Ash. —un pequeño sonrojo se atenuaba a la chica. Que fue notado por el chico. —Si tan sólo estuvieras aquí. Yo si te aceptaría.

—Gracias por ser conmigo así Dawn, de verdad. Me ayudas porque a pesar de que estamos lejos. Me has sido de buena ayuda a pesar de que no tenemos mucho tiempo hablando.

Y así siguieron hablando por un tiempo. Pasaban los días y días que Ash estaba más feliz de lo normal. Su madre al percatarse sobre esto, solo lo miraba feliz porque eso le interesaba a la señora. Aunque no sabía la causa de tal reacción de su hijo de su felicidad. Esto también fue notado por sus demás compañeros. Más por Brock que no sabía la causa ya que como le dijo Ash a Dawn.

—Ni le he dicho a mis compañeros ni a mi mejor amigo sobre ti Dawn.

—¿Porque lo dices Ash? —le hablaba por teléfono mientras que el chico estaba haciendo sus trabajos. Y este se detiene para hablar con detenimiento.

—Es que, no se como explicarlo, el... En distintas ocasiones tampoco me entiende, el piensa que solo son ilusiones mías pero pienso que tú no lo eres... Eres más especial para mí.

—Q-Qué... Dices Ash, haces que me sonroje y no me concentre. —le contestaba y se escuchaba unas risas de parte de Dawn mientras que el chico sonreía y seguía con sus trabajos.

En fin, la confianza entre Dawn y Ash había sido más lejos. Ambos pensaban que solo era algo mágico del destino que los hizo unirse. La felicidad del chico estaba cada vez mejor. Ya ni sentia nada sobre aquella chica que lo había rechazado. Aunque al ver feliz a Ash quería saber la verdadera razón por que Ash estaba así. Por eso le invitó a salir pero el solo le limitó a decir que no podía. Porque para el era algo tedioso porque quién diría. ¿Por qué la chica que lo rechazó, de la nada lo invitaría a salir? Aunque al pasar los minutos y la insistencia de la chica. Hizo aceptar la petición. Para decir verdad, Ash no pensaba que la chica lo llevaría a tal lugar.

—Lo siento Valerie, no tengo el dinero suficiente para pagar este restaurante. Ya que veo que es de esos caros. —decia con un nudo en la garganta mientras veía alrededor del restaurante, un lugar con bellos adornos que cubrían desde la entrada hasta el fondo del restaurante.

—No importa, mi tío es dueño del lugar y además el me debe un favor por ocultarle algo, pero ese ya es otro rollo. Te traje a este lugar para que me digas. ¿Qué te traes entre manos Ash?

¿Por qué la chica actuaba así? Era la duda de Ash, ¿por qué de la nada le interesaría su vida personal?

—No se de qué me hablas Valerie, no se que quieres saber.

—Como te digo... Tu actitud, es más diferente de lo normal.

—¿Osea que me dices raro? —cruzaba los brazos mientras su entre cejo se fruncía dando la señal que estaba enojado.

—No me di a entender bien Ash. Lo que quiero decir es que. Eres más feliz que antes. No te siento como cuando estabas enamorando de mi.

—Ya no lo estoy. —hablaba con sutileza Ash.

—Pero, si eso fue hace 6 días Ash. No pensaba que te olvidaras tan rápido de mi. Digo, tampoco soy un juguete para que solo me tomes y me tires.

—Recuerdas que me dejaste a la deriva y no me tomaste en cuenta mientrases decías a todos que solo estaba bromeando contigo y se muy bien que lo hacias para tu beneficio Valerie. —y de pronto el celular de Ash estaba timbrando. Solo al verlo prefirió contestar. —Hola... —y miraba a Valerie. —lo siento pero es que tengo que irme. —caballerosamente le daba un beso en la mejilla a la chica y se retiraba dejando a la duda sobre esto a la chica.

—Pensé que era buen momento para hablar Ash.

—No tengas ningún problema Dawn, solo estaba hablando con Valerie. —Ash hablaba por teléfono mientras se dirigía a su casa que estaba a solo unas cuadras de ahí.

—¿Y de qué quería hablar?

—Sobre porque mi actitud. Pero es que no puedo decir porque en realidad. Tu eres esa causa de mi felicidad. Dawn, me gus... —pero el teléfono de Ash empezaba a decir que la batería se le había acabado. Haciendo que se enojara que porque su celular en ese momento lo traicionaria.

Llegando a su casa fue lo primero en hacer y para esperar, prefirió ayudar a su madre con la cena y mientras que empezar a cenar Ash quería hacer un intermediario.

—Madre, que pensarías si te dijera que me gusta alguien. —esto hacía que la madre se atraganta de la emoción.

—Sería lo mejor, ¿y es de tu salón?

—No, ni es de la preparatoria. Es de otra preparatoria. Aunque es un año menor que yo.

—Pues aunque no me lo creas, a mi me parece bien porque así no se distraerían más y así tendrían su espacio personal que importante es.

—Ya lo dices y no le he dicho nada, y quizá ni me acepte. —empezaba a reír Ash y así pasó toda la cena.

Después de que se bañara y se recostaba , más bien, era viernes, fin de semana mas mejor para él. Pikachu se sonría entre sus piernas y el estaba en el ordenador. Y recibió un mensaje dando la secuencia de que alguien quería hablar por videollamada.

—Hola de nuevo.

—¿¡Por qué me colgaste!? —estaba enojada y Ash sabía porque y le daba todo el crédito.

—Lo siento. —y ponía su mano detrás de la nuca. —mi batería se descargó en ese preciso momento que quería decirte algo importante Dawn.

—¿Y qué era eso? —estaba con los brazos cruzados y con la mirada seria.

—Decirte Dawn, que tú... Me gustas. —con una sonrisa sincera haciendo que el chico se sonrojase y la chica le sonriera. —Eso era lo que quería decir hoy. Solo que no pude por la batería. Pero queria decírtelo porque estuve pensando y me enamoré de como eras, dejaste abrir tus sentimientos conmigo como yo lo hice contigo.

—Tu también me gustas Ash. —con un sonrojo de la chica más que está se ponía en su pecho la mano derecha en donde se encuentra su corazón. —Has sido el chico que jamás hubiera conocido. Eres simpático, simple, sutil, lo mejor que pude haber deseado. Y te agradezco estar conmigo en todos los momentos en que he necesitado a alguien y siempre has estado tu.

—Se que es raro porque estamos distantes Dawn, pero. ¿Quieres tener este amor a distancia? ¿Quieres ser mi novia? —mientras veia a la pantalla y notaba que la chica sonreía y y unas pequeñas lágrimas caían por su mejilla derecha. Producto de su felicidad.

—Claro que si acepto ser tu novia. Pero con una condición.

—¿Cual es?

—Que tú seas mi novio. —esto hacía que los dos empezaran a sonreír y juntar sus cabezas en sus pantallas pensando que así estarían en un futuro próximo, estrechando sus rostros. Pikachu por su parte estaba durmiendo.

Eran los días más felices para un Ash que para el, sería su primera vez de noviazgo. Aunque pensaba que a pesar de que se había enamorado un millón de veces según el. Esta vez, si se había enamorado de verdad. Esta vez no era una ilusión, está vez, era un verdadero amor.
Febrero había llegado, Ash veía por toda la ciudad que se empezaba a adornar las calles dando la llegada del mes del amor. Para suerte Ash, ya no estaría solo en ese festejo como años pasados.

—Fue una buena película. —pero veía que parejas salían abrazados en la salida del cine. Haciéndo que el chica se pusiera triste

Pero ya no sería así. Aunque no estaba junto a ella. Su apoyo estaba con ella. Pasaría por fin, el día de San Valentín, a lado de la persona que ama con todo corazón.

—8 días con Dawn. —se decía así mismo orgulloso. —¿Qué puede arruinar este día más especial para mí? El mes del amor.

Mientras entraba a la preparatoria como su rutina de todos los días. Chicos pensando que dar a todos los demás. Y cosas así, intercambios de regalos, declaraciones, todo lo que se puede pensar para llegar al 14 de febrero. Sus amigos se preocupaban por Ash. El único chico que no había experimentado una relación y pasaría solo de nuevo, así que le preguntaban que pasaría con el. Y solo sonrió y dejó que hablaran solos dejando a sus compañeros confundidos. Orgulloso de su primera experiencia, o eso pensaba.

—¿Pero por que? —era Ash que estaba triste.

—Lo siento, pero es que tienen razón. Digo, de verdad, me gusta tener una relación contigo pero como dicen ellas, la distancia es la causa de todo.

—Si pero...

—Ash, también me duele pero es así. No podemos amarnos de verdad...

—¡Pero yo te amo! —unas pequeñas lágrimas brotaban de Ash. Y empezaba a hablar bajo y con la mirada caída. —Tu me enseñaste que todas las personas pueden llegar a amar a alguien aún así con todos los impedimentos que se les interpongan. Y así... Fue contigo. ¡Tu eres la primera chica que me mostró que se puede llegar a amar de verdad! —la reacción de esta chica fue llorar. Al ver que estaba provocando algo doloroso al chico. Pero como decía ella, era lo mejor para ambos.

—Yo también creo que sentí eso Ash. Me gustaría seguir pero así es esto. Quizá llegará alguien que te valore como yo no lo hice en su momento. No te molestes, que, aún así. Yo te quiero de verdad. —y la videollamada había acabado.
El chico al ver esto. Solo se quitó las lágrimas y lentamente apagaba el ordenador mientras se acostaba en su cama devastado. Mientras que su Pokémon lo veía triste y decide abrazarlo. Ash se pensaba, y se decía a si mismo.

—Y todo lo que pensaba pasar con ella en un futuro. Se fueron a la deriva. Muchas cosas, que jamás se harán. —mientras veía al techo. —Asi como se siente ser devastado por el producto del amor. Vaya que si es doloroso. Pero aún así, yo la quiero de verdad. Aún la amo. —con pensamientos tristes Ash llegaba al sueño.

El día siguiente había pasado. 2 de Febrero para ser exactos. Día de colegio, pero Ash no se quería levantar.

—Que pesadilla tuve el día de ayer. Lo mejor es darle los buenos días a ella. —tomaba su teléfono pero veía que si tuvo esa plática con ella y era verdad. Había terminado su relación con ella. El pensaba que era un simple y absurda pesadilla pero así era. Todo había acabado.

Bajo todo desanimado de las escaleras. No quiso desayunar cosa que le preocupo a la madre. ¿Qué le habrá pasado a su hijo? Ella no se imaginaba nada, ya que el día de ayer, Ash era el chico más feliz del mundo.
Tal vez cuando pasó lo de Valerie, hablaba en pocas palabras. En clases, ni ponía atención a los que los profesores les decía. Todos estaban raros al ver a Ash así. El solo mencionaba que estaba enfermo y lo mejor para todos, era que se regresara a su casa a descansar. Su madre se percató que había regresado mi hoja antes de la salida. El mintió, diciendo que hubo un apagón y esto hizo que llegarán personal y desalojaron por posibles daños por corrientes eléctricas. Su madre le creyó y siguió con lo que hacía.

—Creo que lo mejor es olvidar esto como siempre lo hago. Aunque me es difícil porque ahora si me enamoré perdidamente de ella. —suspiraba. —lo mejor es que me distraiga y bajaba de las escaleras y empezaba a jugar con sus Pokémon. Y así era, se estaba olvidando de sus problemas. En ese momento no estaba pensando en la chica, si no en compartir momentos de diversión con sus amigos. Hasta que llegó la tarde.
Su madre le dijo que era hora de comer pero Ash prefirió dejar a una lado esto para tomarse un baño y acostarse. Y de pronto me llegó un mensaje.

—¿Podemos hablar con videollamada? —el aceptó, se dirigió y se sentó en su escritorio.

—Dime, para que me necesitas Dawn. —respondia como siempre.

—No, nada. Solo quería saber cómo estabas... Ya sabes... Por lo de ayer.

—Pues mucho mejor. Estuve pensando que era algo que deseaste pero no quiero llegar a un problema más serio y dejamos de hablar. Por ahora. ¿Cómo te va?

—Has cambiado Ash. Te noto un poco enojado. —aunque lo decía, era verdad, Ash estaba un poco molesto por lo que la chica le había hecho, le había roto el corazón en "mil pedazos".

—No lo creas, estoy bien, algo confundido aún. Pero así decidiste. Aunque se me dificultará entenderte pero recuerda que decía. Si tú estás feliz, yo estaré feliz. Recuerda Dawn, tu para mí eres alguien sumamente especial, y no me perdonaría si estás enojada por mi. —aunque se sentía mal, lo decía totalmente en serio.

—No me gustaría que cambiaras por algo que yo quise. Solo que era para que dieras tiempo.

—Aun extrañaré decirte "Buenos días cariño" y despedirme de ti. Con todo el amor que te tenía. Pero eso es pasado, y lo pasado, es pasado. Ahora hablaremos del futuro.

Poco a poco Ash intentaba cambiar, aunque no podía hablar en serio porque aún se sentía culpable de todo, y el pensaba. ¿Será cierto de los consejos? O solo ella lo decía para deshacerse de él. Pero así era esto.

En pocas palabras, Ash había cambiado, digamos que al tener esa noticia dadas por Dawn minutos antes lo había hecho pensar, ¿qué originó esto? ¿cómo ocurrió? Nadie sabía la verdad, eso decía el pobre de Ash.

—Queda una semana para el 14 de febrero, y pensé que estaría por fin en una relación, a decir verdad, eso no me importaba, me importaba que por fin alguien estuviera sentimental conmigo, pensaba que Dawn sería la indicada, aunque no se si lo que me dijo en ese tiempo es la verdadera causa, o quizás el consejo del que le dijeron. —estaba debajo de un gran árbol jugando a tirar piedras a un palo de forma de espantapájaros. —¿Será que le hable el día de hoy a ella? Tiene dos días que no he hablado con ella. Aunque fue por mis trabajos extracurriculares que me hicieron estar ocupado. Tiene dos días que ni toco mi celular, y está en mi buró de la recámara. Mejor es ir a verlo. Estoy algo aburrido, quizá me alegré el dia hablar con alguien.

Poco a poco Ash se limpiaba de donde estaba sentado y entraba por la puerta trasera de su hogar para dirigirse a su recámara, no había rastro de su madre ya que estaba de compras según lo que le había dejado una nota cuando llegó de la preparatoria. La actitud de Ash había cambiado, era algo más vago de lo normal, aunque estaba bien en sus notas. Su alma no era la misma, estaba la mayoría del tiempo cabizbajo, algo que se supone que sería una resaca por lo que había pasado. Cambió sus lentes a uno de lentillas en los ojos porque les molestaban cuando estaba en clases.

—Un mensaje, sabía que nadie le importaba mi vida social. —estaba revisando su celular. —es... Dawn. —algo en su mente lo hizo pensar, ¿qué habría ocurrido? —le responderé, o mejor le llamaré. —se sentaba en su ordenador y veía que la chica se había desconectado de la red social apenas 5 minutos antes. —espero que responda a mi llamada. —Disculpa, ví que me habías mandado un mensaje antes...

—¡Si, cuantas...! ¿Ash? —al ver la expresión de la chica se veía que estaba indecisa.

—Ajá, si, soy yo. —de la manera de hablar de aquellos días algo serio y cortante.

—Has cambiado, tu cabello largo, tus lentes y tú... Sonrisa... Todo ha desaparecido... —la voz de la chica bajaba en tono.

—Descuida... Cada uno tiene su razón, los lentes... Me harté de ellos, mi cabello, no he tenido tiempo de ir a la barbería, y la sonrisa... No hay nada... Que me haga feliz. Solo te marcaba para que no estuvieras preocupada o algo parecido

—Que he hecho... —se repetía la chica y fue escuchado por Ash.

—No has hecho nada. No tienes la culpa de todo. Gracias a ti, pude darme cuenta de muchas cosas, tanto moral y sentimiental, aún soy el mismo de siempre. —intentaba forzar una sonrisa el chico pero la chica pensaba lo contrario.

—No, has cambiado, ¿sabes como me siento yo? ¿sabes como siento al verte que por mi culpa has cambiado Ash? —la chica se le entrecortaba la voz, una voz que Ash pudo notar, esa voz que tenía cuando el día que terminaron, la chica hablaba enserio. ¿Qué habría ocurrido con el chico?

—Creo que tengo algo de culpa igual pero no es de nadie. Tuve ocupado por mis trabajos, cosas raras que no se si entenderías si te explicaba. No tengo nada, ¿verdad? —aun así la sonrisa de Ash estaba esforzándose.

—Pensé que lo habías entendido, pensé que estabas de acuerdo. Tu me habías dicho que si yo soy feliz...

—...Yo también seré feliz... —una sonrisa se estaba formando en la chica. —yo te dije eso, y lo reafirmo aún, si decidiste terminar contigo, tendrás tus razones para hacerlo y no hay discusión apropiada para decirte cosas.

Poco a poco era así nuevamente, quizá Ash había entendido ¿acaso hay que ser cruel con Dawn? Obvio que no, aún así que hayas terminado, dependiendo, puedes terminar siendo...

—La vida normal...

Habían pasado dos días, 5 para el 14 de febrero. ¿qué pasaría ese día?

—Tengo algo se contarte Ash. —era habitual, desde que se reanudaron hace dos días, ambos pasaban más tiempo hablando, no era hablar y perder el tiempo, cada quien en esos momentos, se pasaban trabajos así como ayudas en cada una de sus materias. En diversas ocasiones Delia, la madre de Ash, escuchaba a su hijo hablar con alguien en el ordenador, conociendo a Ash, ella no lo molestaria y dejaría a lado de eso, pero notaba que la sonrisa de su hijo, ya estaba de regreso.

—¿Sobre que? —estaba algo indeciso Ash y se rascaba la cabeza.

—Digamos que alguien... Me está empezando a gustar de verdad y no me importa nada que lo impida... —se sonrojaba Dawn. Algo nuevo para ella por lo que se veía.

—Que suerte... Bien por ti ¿eh? —regresaba a lo que estaba haciendo Ash. —no me quiero ilusionar de nuevo contigo. —decía susurrando pero no fue escuchado con la chica.

—Pensé que te interesaría quien era. —empezaba a reír levemente Dawn llamando la atención de Ash. ¿seguro que ese chico era el? ¿acaso Dawn había dejado atrás esa regla de no tener un "Amor a distancia"?

—¿Y como es el?

—Es lindo, te entiende, y está decidido a hacer todo lo posible por superarse, digamos que, que es asombroso. Además sobre todo, es muy divertido cuando hablas con el.

¿Seguro era el? A decir verdad la mayoría del tiempo Ash hacia siempre sonreír a la chica con las anécdotas que le contaba, sus rechazos, golpes, y muchas ocurrencias que le había pasado a través del tiempo. También Ash entendía a la chica, que le dijo una vez que tuvo una mala experiencia con alguien, cosa que Ash aconsejaba, eso hacía que el chico diera a más pistas, ¿era él? ¿era el escogido y notorio por Dawn?

—...Solo espero que el te acepte, eres alguien genial Dawn. Lo siento, me iré a acostar, mañana tengo examen. —se despedía Ash de Dawn y apagaba el ordenador, eran las 11 de la noche, aunque no habían diferencia de horarios, era algo cansado. —acaso ese chico, ¿seré yo? —empezaba a sonreír Ash mirando el cielo. Su Pokémon amarillo lo veía feliz, esa sonrisa de Ash, había vuelto.

Al día siguiente, faltaban 6 días para el 14. El día esperado.

—¡Adios mamá! —bajaba de las escaleras Ash y salía corriendo como de costumbre.

—¿Tan feliz eh Ash? —era Brock.

—Digamos que tengo algo pensado para el 14 de febrero. Es algo costoso pero valdrá la pena, lo aseguro.

—¿Puedo saber que es Ash?

—Si te lo digo, ya no será sorpresa, y es más probable que no se cumpla Brock. —reafirmaba Ash y se iban a clases.

Tiempo después, Ash había regresado a su casa y el plan había puesto en marcha, Dawn había dado una nota que no podría hablar por los dos días siguientes porque tuvo un problema con su familia y le impedía estar comunicada pero diciendo que no se preocupara ya que estaría bien.

—Tengo tiempo de sobra...—decía Ash tomando una hoja de papel y lápiz y sentándose en su escritorio poniéndose en marcha.

El plan había puesto en marcha. Ash escribía y borraba seguidos. ¿qué estará tramando aquél chico de cabellos azabaches? Hasta su amigo se acercaba a mirar y siempre Ash le decía.

—Esto es personal amigo, es mejor que estés apartado. —y el Pokémon se alejaba del chico. Haciendo que el pequeño amigo se pusiera a pensar ¿y este desgraciado que tramará?

Los dos días acordados habían pasado, faltaban ni menos de 4 días. Dawn había vuelto y le dijo cosas a Ash. Por su parte la chica le preguntaba al chico sobre su actitud. Apesar de haber cambiado, este le producía sonrojos a la chica por la manera de hablar. Cosa que le agradaba a ambos. Dawn le pedía consejos a Ash de como ser con un chico para que éste se de cuenta de sus sentimientos. Ash por su parte le daba aquellos pensando. "¿Le doy consejos para que me conquiste?"

Faltaban solamente un día, era el día 13 de febrero.

—¿En serio te vas Ash? ¿No es demasiado lejos a donde vas?

—Si salgo ahora es que quiero llegar al amanecer del 14 madre. Sabes que está a más de 10 horas en avión.

—Y la pregunta Ash, ¿qué harás tan lejos?

—Bueno, iré a ver unas cosas que necesito personales, tú sabes, videojuegos y todos esos, y no te preocupes del dinero, tengo el dinero ahorrado y más que suficiente para comprar y por el pasaje, ya compré en línea los boletos de regreso e ida. Así que lo demás es para compras. —era notorio, Ash estaba mintiendo, conocía perfectamente a su madre y como reaccionaria, no quisiera que de alegrara antes.

Ash llevaba una pequeña mochila para solamente un día de estancia. Apesar de todo eso, se dirigió al aeropuerto de la ciudad y prendió el viaje a aquel lugar, su salida a las 11 de la noche de aquel día 13, daba lugar a las 9 de la mañana del 14.

—Sinnoh, mi llegada por fin. —veía Ash por la ventana, aquel lugar de aspecto frío por las montañas, pájaros volando y el amanecer que horas antes se asomaba por los valles del Monte Coronet.

Ash bajaba de las escaleras del avión y caminaba por todo el lugar, respiraba felizmente.

—Le daré una sorpresa. —felizmente Ash caminaba hacia la salida y con la ayuda de un taxi llegaba a un lugar específico.

Era claro que Ash había llegado a Sinnoh. ¿Que tramará este chico?

—Por fin, el parque Júbilo, según Dawn, cada sábado estaba por estas horas caminando para relajarse, son las 10 de la mañana, creo que lo mejor es esperar. —pero después escucha un sonido peculiar. —¿Pikachu? Espera... ¿No que odias tu pokeball? Bueno, es que mira... Lo que pasó es que le tengo una sorpresa a Dawn, quiero ver su cara de reacción al verme en persona, y el plan era este y lo tengo calculado y si acepta un día conmigo, tengo todos los sitios planeados. —sonreia el chico y el Pokémon igual sonreía. De pronto un ruido de un celular molestaba a Ash. —un mensaje de Dawn.

—"Ash, quería decirte que...."

—Lo mejor es esperar que pasa. —se guardaba el teléfono Ash sin terminar de leer el mensaje. Y poco a poco, Dawn empezaba a llegar al parque de aquel lugar y se veía que estaba observando su teléfono y luego guardandolo en su bolso. Ash por su parte iba a salir por de pronto...

Un chico desconocido para Ash la abrazaba por detrás. Ash solo observó para ver la situación, poco a poco el chico le tomaba del brazo y le daba un ramo de rosas. Cosa que hizo a Ash pensar que Dawn... Tenía ya una pareja.

—El mensaje... —Ash sacaba lentamente el mensaje y decía lo siguiente.

—"Ash, quería decirte que gracias a ti, pude entender bien esto, se que lo que te diré te pondrá triste y no quiero que estés así, pero hace unos minutos, un chico que conozco de mi vecindario desde hace años le empezé a gustar y el día de hoy, me pidió que fuera su novia y acepté porque últimamente en estos meses ha sido lindo conmigo. Estoy tan feliz y por eso quise decirtelo Ash. ¡Deséame suerte Ash!

Esto hizo que Ash entendiera toda la situación. Entendió que, nunca tuvo oportunidad para competir con aquella persona, la distancia con la chica era considerable para que no sintiera ese amor que Ash tenía con aquella chica. Todo lo que había hecho, había sido derrumbado por una amistad o mejor dicho amor, de un simple acercamiento.

—Felicidades Dawn, lo acabo de notar en estos instantes, se ven bien juntos. Suerte. —mandaba Ash en un mensaje y de pronto veía que a lo lejos la chica veía su teléfono y de la emoción miraba a todos lados buscando a alguien pero para suerte, Ash estaba ocultándose más entre los árboles en donde al principio estaba.

Se arrodilló y una pequeña lágrima se caía de el. Su amigo lo miró raro y solo se acercó a él para abrazarlo. Ash al ver así triste a su Pikachu solo sonrió y lo miro.

—No te pongas así ¿eh? —sonreía Ash mientras se quitaba las lágrimas. —estamos en una nueva región, tenemos que aprovechar esto ¿eh? Que tal si vamos a un lugar de aquí y luego regresamos a casa y le compramos algo a nuestra madre. —y el Pokémon se alegraba y se levantaba del lugar y salía de aquel lechoso arbusto que lo cubría.

Pero el pensamiento de Ash eran estos...

—Quizá está aventura de amor fue la mejor para mí, conocí el verdadero significado, conocí muchas cosas. Pero bueno, al fin al cabo la distancia es algo malo para todo, no se puede realizar cosas que personas cercanas puedan realizar. Salidas, paseos, convivencias que cualquiera uno se imagina. Desearía conocer más a esa persona, saber más de ella, saber todo de ella. Pero creo que esto no se podrá. Aun así, tomaré el papel de un simple amigo más en su vida como siempre, al fin al cabo estoy acostumbrado desde hace años. Como te dije, si tú estás feliz, yo estoy feliz...Al final, quizá muchos tienen suerte con este tipo de amoríos pero en lo caso yo no tuve suerte con el... "Amor a distancia".

Poco a poco Ash caminaba feliz por las calles de aquel lugar, conociendo aquellos lugares, empezaba a correr y admirar los lugares, paisajes, a pesar de no tener a nadie como el se suponía que estaría en este día. Ni los planes que tenía que en dado caso Dawn aceptara este día con el. Tales como paseos, tours y el planeado...
No le importaba ver a las demás parejas felices, estaba feliz por lo que era. Deseándole a todos... La felicidad, que él no puede tener.

—Ash... —Dawn desde lejos veía que Ash estaba comprando un helado y disfrutando mirando el cielo del clima frio de Jubilo en Sinnoh...

Fin.


Espero que les haya gustado, denle like si es así para próximas actualizaciones, comenten!!!!!!! No se les olvide. Nos vemos luegoxD.
 
Última edición:

Emilion

¡He regresado para una nueva ronda en el foro!
Registrado
18 May 2016
Mensajes
1,933
Ubicación
Perú
Offline
¡¡Vaya, has vuelto Thomas!! En el foro ya se te extrañaba tu presencia, pues faltaba fanfic con relación al Pearlshipping. He oído grandes cosas de ti por parte de Emilion, y siendo sincera espero deleitarme leyendo de tus contenidos entre Ash y Dawn :ian:. La historia esta bien resaltada con buenas dosis de sentimentalismo entre los personajes, incluso admito que me dejaste nostalgia en la temporada de Diamante y Perla (En realidad no tanto, con el cambio de mi contra parte en la región de Unova, gracias a Iris). Pues no tengo mucha afición con los shipping de Ash :2222:, admito que me encanta los shipping de Dawn con Barry y Paul :2323:. Sobre la narración le doy un 8/10 siendo franca estuvo interesante para ser la primera vez que lo leo. Aunque no siempre soy del tipo que comenta con algo positivo, a veces soy algo aterradora en algunos casos :5151:. Bueno dado una pequeña parte de mi opinión, espero que sigas publicando más de tus fanfic, en especial el Aureliashipping que son los preferidos por mi jefe Emilion. Nos vemos, bye bye. :7676:

Atte. Platinum


 

Fers(?)

¿Qué buscas?
Registrado
7 Abr 2016
Mensajes
998
Ubicación
De donde sea, mijin.
Offline
Vaya, vaya, vaya. Miren quien volvió, ¡nuestro amigo Thomas! Ya se extrañaba al loco con en el Pearl.

Tu historia me gustó mucho (demasiado, diria) aunque, quizás le haya faltado algo, no lo diré, porque quiero que te des cuenta.

Un gran escrito. Son pocos los que se ven últimamente en el foro, y menos de esta Magnitud, pues los indicados en hacerlo, ya son los que tienen experiencia en el mismo.

Me fui por las ramas (?)

Al grano. La historia, de principio a fin, se mantuvo en un perfecto estado. Utilizaste un realismo, muy bien, y lo supiste adecuar para cada situación, sin embargo, siempre haz tenido un problema, la narrativa, —no soy un experto — y veo que no es tu fuerte. Recuerda que la narrativa, no sólo es decir lo que hace, es interpretar las acciones, y establecer un balance entre emociones, diálogos, y acciones, eso es narrativa. Aunque, a comparación de tus anteriores escritos, este los supera, pues haz mejorado, a pesar, de no dominar la del todo.

Creo que es el único defecto que le encuentro. Muy buen escrito. Le doy un 8,5 de calificación final. Y creo que ya explique la razón.
 

oswaldo prime

No dire nada, porque no hay nada que decir
Registrado
13 Ago 2016
Mensajes
314
Offline
Ya extrañaba leer uno de tus escritos Thomas-sempai; WOW!, esto es realmente, no se ni como decirlo, es..., es..., es hermoso, es tan real (no se si entiendan a lo que me refiero con "real") que me hizo llorar (no mucho, solo unas 3 lagrimas) cuando rompieron, y si entiendo a este Ash, la verdad me siento identificado con el, porque me pasa o mas bien paso su misma suerte, solo que no con tantas chicas, no, fueron solo 5, pero a diferencia de este Ash, no me toco lo de "amor a distancia", escribiendo este comentario me doy cuenta de la vida tan sad y solitaria que tengo t.t.
Parece que yo tengo que terminar este comentario porque mi creador esta llorando en su almohada, asi que..., la calificacion que yo le pondria seria un nueve de 10, ¿por que?, porque hicieron llorar a Oswaldo, ah mira, hay viene...bueno, ya estoy mejor; Sin mas que decir...
GRACIAS POR LA LECTURA THOMAS-SEMPAI

PD:
-¡Doragon Cro!
Esto fue lo que me alegro.
 

oswaldo prime

No dire nada, porque no hay nada que decir
Registrado
13 Ago 2016
Mensajes
314
Offline
Bueno, es porque me basé en lo que me sucedió hace unos dos meses con alguien. Digamos que a veces uno se basan en sus vidas y bueno, yo me basé en lo que me pasó. XD lo de 10 horas de avión, es de los 10 horas de autobús. Alguna duda más?
¿Enserio te rechazaron mas de 15 veces?, es decir, a mi solo 5
 

oswaldo prime

No dire nada, porque no hay nada que decir
Registrado
13 Ago 2016
Mensajes
314
Offline
Ajá, las cosas que pasaron, la Valerie, todo eso me ocurrió xD. Pero al final, me llevo bien con la chica que hizo el papel de Dawn en la vida real xD.
Sempai ¿No te hace sentir sad el haber pasado por todo eso y al final te quedas solo?
 
Registrado
10 Mar 2015
Mensajes
298
Offline
Vaya, no me esperaba este final pero aun así esta muy bueno y muy triste, tal vez sentí un poco acelerado cuando hablan por primera vez y ella ya decía que le hacia simpático y quería una videollamada.. cuanta confianza a pesar de estar en una red social, ahora que mencionaste que esta basado en lo que te paso lo hace mas interesante y triste(?) tal vez hubo uno que otro error al escribir pero no fueron tantos. Buen oneshot, hasta la otra :51:
 

Thomas200029

Los obstáculos no significa que debas rendirte.
Registrado
29 Mar 2016
Mensajes
513
Offline
Final alternativo de esta historia, espero que le guste, es algo distinto. Sin más que decir, empezemos!.


Poco a poco Ash intentaba cambiar, aunque no podía hablar en serio porque aún se sentía culpable de todo, y el pensaba. ¿Será cierto de los consejos? O solo ella lo decía para deshacerse de él. Pero así era esto.

En pocas palabras, Ash había cambiado, digamos que al tener esa noticia dadas por Dawn minutos antes lo había hecho pensar, ¿qué originó esto? ¿cómo ocurrió? Nadie sabía la verdad, eso decía el pobre de Ash.

—Queda una semana para el 14 de febrero, y pensé que estaría por fin en una relación, a decir verdad, eso no me importaba, me importaba que por fin alguien estuviera sentimental conmigo, pensaba que Dawn sería la indicada, aunque no se si lo que me dijo en ese tiempo es la verdadera causa, o quizás el consejo del que le dijeron. —estaba debajo de un gran árbol jugando a tirar piedras a un palo de forma de espantapájaros. —¿Será que le hable el día de hoy a ella? Tiene dos días que no he hablado con ella. Aunque fue por mis trabajos extracurriculares que me hicieron estar ocupado. Tiene dos días que ni toco mi celular, y está en mi buró de la recámara. Mejor es ir a verlo. Estoy algo aburrido, quizá me alegré el dia hablar con alguien.

Poco a poco Ash se limpiaba de donde estaba sentado y entraba por la puerta trasera de su hogar para dirigirse a su recámara, no había rastro de su madre ya que estaba de compras según lo que le había dejado una nota cuando llegó de la preparatoria. La actitud de Ash había cambiado, era algo más vago de lo normal, aunque estaba bien en sus notas. Su alma no era la misma, estaba la mayoría del tiempo cabizbajo, algo que se supone que sería una resaca por lo que había pasado. Cambió sus lentes a uno de lentillas en los ojos porque les molestaban cuando estaba en clases.

—Un mensaje, sabía que nadie le importaba mi vida social. —estaba revisando su celular. —es... Dawn. —algo en su mente lo hizo pensar, ¿qué habría ocurrido? —le responderé, o mejor le llamaré. —se sentaba en su ordenador y veía que la chica se había desconectado de la red social apenas 5 minutos antes. —espero que responda a mi llamada. —Disculpa, ví que me habías mandado un mensaje antes...

—¡Si, cuantas...! ¿Ash? —al ver la expresión de la chica se veía que estaba indecisa.

—Ajá, si, soy yo. —de la manera de hablar de aquellos días algo serio y cortante.

—Has cambiado, tu cabello largo, tus lentes y tú... Sonrisa... Todo ha desaparecido... —la voz de la chica bajaba en tono.

—Descuida... Cada uno tiene su razón, los lentes... Me harté de ellos, mi cabello, no he tenido tiempo de ir a la barbería, y la sonrisa... No hay nada... Que me haga feliz. Solo te marcaba para que no estuvieras preocupada o algo parecido

—Que he hecho... —se repetía la chica y fue escuchado por Ash.

—No has hecho nada. No tienes la culpa de todo. Gracias a ti, pude darme cuenta de muchas cosas, tanto moral y sentimiental, aún soy el mismo de siempre. —intentaba forzar una sonrisa el chico pero la chica pensaba lo contrario.

—No, has cambiado, ¿sabes como me siento yo? ¿sabes como siento al verte que por mi culpa has cambiado Ash? —la chica se le entrecortaba la voz, una voz que Ash pudo notar, esa voz que tenía cuando el día que terminaron, la chica hablaba enserio. ¿Qué habría ocurrido con el chico?

—Creo que tengo algo de culpa igual pero no es de nadie. Tuve ocupado por mis trabajos, cosas raras que no se si entenderías si te explicaba. No tengo nada, ¿verdad? —aun así la sonrisa de Ash estaba esforzándose.

—Pensé que lo habías entendido, pensé que estabas de acuerdo. Tu me habías dicho que si yo soy feliz...

—...Yo también seré feliz... —una sonrisa se estaba formando en la chica. —yo te dije eso, y lo reafirmo aún, si decidiste terminar contigo, tendrás tus razones para hacerlo y no hay discusión apropiada para decirte cosas.

Poco a poco era así nuevamente, quizá Ash había entendido ¿acaso hay que ser cruel con Dawn? Obvio que no, aún así que hayas terminado, dependiendo, puedes terminar siendo...

—La vida normal...

Habían pasado dos días, 5 para el 14 de febrero. ¿qué pasaría ese día?

—Tengo algo se contarte Ash. —era habitual, desde que se reanudaron hace dos días, ambos pasaban más tiempo hablando, no era hablar y perder el tiempo, cada quien en esos momentos, se pasaban trabajos así como ayudas en cada una de sus materias. En diversas ocasiones Delia, la madre de Ash, escuchaba a su hijo hablar con alguien en el ordenador, conociendo a Ash, ella no lo molestaria y dejaría a lado de eso, pero notaba que la sonrisa de su hijo, ya estaba de regreso.

—¿Sobre que? —estaba algo indeciso Ash y se rascaba la cabeza.

—Digamos que alguien... Me está empezando a gustar de verdad y no me importa nada que lo impida... —se sonrojaba Dawn. Algo nuevo para ella por lo que se veía.

—Que suerte... Bien por ti ¿eh? —regresaba a lo que estaba haciendo Ash. —no me quiero ilusionar de nuevo contigo. —decía susurrando pero no fue escuchado con la chica.

—Pensé que te interesaría quien era. —empezaba a reír levemente Dawn llamando la atención de Ash. ¿seguro que ese chico era el? ¿acaso Dawn había dejado atrás esa regla de no tener un "Amor a distancia"?

—¿Y como es el?

—Es lindo, te entiende, y está decidido a hacer todo lo posible por superarse, digamos que, que es asombroso. Además sobre todo, es muy divertido cuando hablas con el.

¿Seguro era el? A decir verdad la mayoría del tiempo Ash hacia siempre sonreír a la chica con las anécdotas que le contaba, sus rechazos, golpes, y muchas ocurrencias que le había pasado a través del tiempo. También Ash entendía a la chica, que le dijo una vez que tuvo una mala experiencia con alguien, cosa que Ash aconsejaba, eso hacía que el chico diera a más pistas, ¿era él? ¿era el escogido y notorio por Dawn?

—...Solo espero que el te acepte, eres alguien genial Dawn. Lo siento, me iré a acostar, mañana tengo examen. —se despedía Ash de Dawn y apagaba el ordenador, eran las 11 de la noche, aunque no habían diferencia de horarios, era algo cansado. —acaso ese chico, ¿seré yo? —empezaba a sonreír Ash mirando el cielo. Su Pokémon amarillo lo veía feliz, esa sonrisa de Ash, había vuelto.

Al día siguiente, faltaban 6 días para el 14. El día esperado.

—¡Adios mamá! —bajaba de las escaleras Ash y salía corriendo como de costumbre.

—¿Tan feliz eh Ash? —era Brock.

—Digamos que tengo algo pensado para el 14 de febrero. Es algo costoso pero valdrá la pena, lo aseguro.

—¿Puedo saber que es Ash?

—Si te lo digo, ya no será sorpresa, y es más probable que no se cumpla Brock. —reafirmaba Ash y se iban a clases.

Tiempo después, Ash había regresado a su casa y el plan había puesto en marcha, Dawn había dado una nota que no podría hablar por los dos días siguientes porque tuvo un problema con su familia y le impedía estar comunicada pero diciendo que no se preocupara ya que estaría bien.

—Tengo tiempo de sobra...—decía Ash tomando una hoja de papel y lápiz y sentándose en su escritorio poniéndose en marcha.

El plan había puesto en marcha. Ash escribía y borraba seguidos. ¿qué estará tramando aquél chico de cabellos azabaches? Hasta su amigo se acercaba a mirar y siempre Ash le decía.

—Esto es personal amigo, es mejor que estés apartado. —y el Pokémon se alejaba del chico. Haciendo que el pequeño amigo se pusiera a pensar ¿y este desgraciado que tramará?

Los dos días acordados habían pasado, faltaban ni menos de 4 días. Dawn había vuelto y le dijo cosas a Ash. Por su parte la chica le preguntaba al chico sobre su actitud. Apesar de haber cambiado, este le producía sonrojos a la chica por la manera de hablar. Cosa que le agradaba a ambos. Dawn le pedía consejos a Ash de como ser con un chico para que éste se de cuenta de sus sentimientos. Ash por su parte le daba aquellos pensando. "¿Le doy consejos para que me conquiste?"

Faltaban solamente un día, era el día 13 de febrero.

—¿En serio te vas Ash? ¿No es demasiado lejos a donde vas?

—Si salgo ahora es que quiero llegar al amanecer del 14 madre. Sabes que está a más de 10 horas en avión.

—Y la pregunta Ash, ¿qué harás tan lejos?

—Bueno, iré a ver unas cosas que necesito personales, tú sabes, videojuegos y todos esos, y no te preocupes del dinero, tengo el dinero ahorrado y más que suficiente para comprar y por el pasaje, ya compré en línea los boletos de regreso e ida. Así que lo demás es para compras. —era notorio, Ash estaba mintiendo, conocía perfectamente a su madre y como reaccionaria, no quisiera que de alegrara antes.

Ash llevaba una pequeña mochila para solamente un día de estancia. Apesar de todo eso, se dirigió al aeropuerto de la ciudad y prendió el viaje a aquel lugar, su salida a las 11 de la noche de aquel día 13, daba lugar a las 9 de la mañana del 14.

—Sinnoh, mi llegada por fin. —veía Ash por la ventana, aquel lugar de aspecto frío por las montañas, pájaros volando y el amanecer que horas antes se asomaba por los valles del Monte Coronet.

Ash bajaba de las escaleras del avión y caminaba por todo el lugar, respiraba felizmente.

—Le daré una sorpresa. —felizmente Ash caminaba hacia la salida y con la ayuda de un taxi llegaba a un lugar específico.

Era claro que Ash había llegado a Sinnoh. ¿Que tramará este chico?

—Por fin, el parque Júbilo, según Dawn, cada sábado estaba por estas horas caminando para relajarse, son las 10 de la mañana, creo que lo mejor es esperar. —pero después escucha un sonido peculiar. —¿Pikachu? Espera... ¿No que odias tu pokeball? Bueno, es que mira... Lo que pasó es que le tengo una sorpresa a Dawn, quiero ver su cara de reacción al verme en persona, y el plan era este y lo tengo calculado y si acepta un día conmigo, tengo todos los sitios planeados. —sonreia el chico y el Pokémon igual sonreía. De pronto un ruido de un celular molestaba a Ash. —un mensaje de Dawn.

—"Ash, quería decirte que...."

—Es mejor esperar que pasa en estos momentos. —Ash veía que Dawn estaba llegando aquel lugar sola, como de costumbre según lo que le notificaba a Ash. Poco a poco Ash empezaba a caminar lentamente detrás de la chica y aún está no se había percatado del chico.

—Es un buen día para estar en el parque... —pero de repente los ojos se le encontraban apagados ¿que podrá ser? —¿quien eres?

—Reconocerás... ¿mi voz? —poco a poco Ash levantaba sus manos del rostro de la chica haciéndo que está se sobresaltara y volteara a ver.

Un silencio estaba entre aquellos dos chicos...

—... Dawn... —mientras daba una sonrisa sincera.

—...Ash... —se empezaba acercar Dawn a Ash. — ...Ash...— y ponía sus brazos en los hombros de Ash. —Estás aquí. —y lo miraba de pies a cabeza. —Ash. —y empezaba a llorar Dawn.

—Vine a verte... —y al pronunciar las siguientes palabras empezaba a sonreír. —fue algo difícil. Vives muy lejos.

—P-Pero ¿cómo?. —empezaba a abrazar a Ash. Y aún la chica estaba llorando.

—Quería que este día. —la tomaba del rostro y le quitaba las lágrimas que tenía. —la pasaramos los dos juntos Dawn.

Al momento de hacer eso, Dawn sonrió, cosa que Ash le encantaba ver ahora mismo en persona.
Ver, ese rostro que estaba feliz por aquel chico, ¿quizá la chica empezaba a experimentar algo por el ahora? Aún no se sabía con claridad.
Por ahora, el día completamente era para los dos. Ambos chicos empezaron a disfrutar de la ciudad, Ash iba a un centro comercial acompañado de Dawn y empezaban a divertirse. Salian de aquel cine que querían ver una película que ambos le fascinaba. Después de salir a cenar. Ash tenía una idea.

—Estaba buscando sobre un buen lugar Dawn... Hay un lago cerca ¿verdad?

—Si, ¿porqué lo dices? No está muy lejos de aquí.

—¿Quieres ir? —Dawn algo confundida al final aceptó. Poco a poco llegaban aquel lugar, algo retirado de la ciudad, como a media hora para ser exactos.

—Aquí estamos. Es muy lindo ¿cierto? —mencionaba Dawn mientras corría en círculos feliz.

—Completamente. Ven siéntate. —Ash se sentaba mientras Dawn hacia lo mismo y la luz de la luna estaba asomándose en aquel lago. —Sabes Dawn... Me alegra estar a tu lado en estos instantes, no estar distanciados por una región, o por una red social.

—Quiero decir lo mismo, pensaba que en este día, 14 de febrero, estaría sola. Pero ahora estás tú. —empezaba a tomar a Ash de las manos. —tu me mostraste muchas cosas el día de hoy, y me has mostrado muchas cosas a través del tiempo que te he conocido, me has apoyado, animado, hacerme feliz, y aunque tuve la culpa de terminar contigo...

—No eres culpable Dawn, sabía que pasabas un mal momento por eso.

—Pero, a partir de eso no pude entender muchas cosas, entendí la felicidad que me hace estar a tu lado, la importancia de saber de ti. Me has dado la felicidad que ningún chico me había dado, y por eso aunque no sabía que vendrías, en el 14 de febrero, te mandé un mensaje que no has visto según yo... Y que decía...

—No lo he visto, déjalo que lo vea —empezaba a leer Ash. —dice... Que tú...

—Que te amo Ash, eso decía el mensaje, me enamoré de ti a pesar de la distancia que hemos tenido. —poco a poco la chica tomaba de las manos a Ash, con un sonrojo y más la luna proyectaba una luz en la superficie del lago, empezaba a besar a Ash.
El chico no sabía que reaccionar, al ver a la chica con los ojos cerrados y besándolo, decidió hacer lo mismo, cerrar sus ojos y contemplar aquel hermoso beso que tenían.
Fueron pocos minutos que el oxígeno no podía unirlos. Ambos chocaban sus frentes y empezaban a sonreír, entre aquellas palabras eran que Ash le había pedido nuevamente hacer que Dawn fuera su pareja y ahora sí lo consiguió. Pasaron unas horas y empezaban a llegar a la ciudad con la luz de noche que poseían todos los edificios. Ahora ya eran una pareja, sin importarle a ambos un "Amor a distancia"

—Te amo Dawn...
—Te amo Ash...

Después de eso, sin importar el regreso del chico días después a Kanto de donde provenían, seguían hablando por aquella red social y en diversas ocasiones Ash visitaba en vacaciones a Dawn o al revés en diversas ocasiones. Al fin a acabo esta historia, no acabaría....

Fin

Comenten y denle like para mucho más.

 

oswaldo prime

No dire nada, porque no hay nada que decir
Registrado
13 Ago 2016
Mensajes
314
Offline
"Con lo que dijiste anteriormente...o con lo que entendi de lo que dijiste" me deja en duda si este final feliz enrealidad te paso o solo se te vino a la cabeza y escribiste cada palabra que te llegara (?
Damas, caballeros y pokemon, esto si es un verdadero final feliz.
 

Thomas200029

Los obstáculos no significa que debas rendirte.
Registrado
29 Mar 2016
Mensajes
513
Offline
"Con lo que dijiste anteriormente...o con lo que entendi de lo que dijiste" me deja en duda si este final feliz enrealidad te paso o solo se te vino a la cabeza y escribiste cada palabra que te llegara (?
Damas, caballeros y pokemon, esto si es un verdadero final feliz.
El otro final es el feliz porque fue lo que en realidad paso en mi vida, y ahora es el triste porque es lo que yo quería que hubiera pasado ?¿entiendes? XD jaja
 

Jetto

Latin groovin'
Registrado
31 May 2010
Mensajes
172
Ubicación
la primera capital mexicana.
Offline
Hace un buen tiempo, en la época en la que se emitía en Japón la saga DP, recuerdo vagamente leer siempre el nick de un usuario en esta zona. En aquel entonces creo aún no había escrito nada fuera de un SongFic navideño bastante cliché.
Fue mucho tiempo que veía el mismo fic, hasta que simplemente dejó de aparecer un día. En parte me alegré, siendo sinceros. Pero poco tiempo luego apareció el mismo nick en otra historia, y de la misma manera que la historia anterior, tenía comentario sobre comentario sobre comentario.
Más meses luego, incluso llegando a socializar un poco en el foro, por fin me ganó la curiosidad de ese nick que me parecía tan molesto, así que lo leí.

Técnicamente, era malo. Ortografía solo pasable y cosillas de puntuación que incluso para mi edad en aquel entonces eran simplemente horrorosas. La historia era buena, eran básicamente unas 5 o 6 cartas entre una pareja de enamorados. Recuerdo el sentimiento que me causó, porque no entendía por qué los comentarios de esa historia hablaban tanto de lo bien que estaba hecha, o de lo mucho que sentían a los personajes. Para mí era un 6.5/10.

Fue cuando, algún usuario comentó en ese tema que le costaba un poco entender algunas cosas que se decían en el fic -igual yo las dudaba, pero era demasiado tímido para preguntar-. No recuerdo si fue alguien más o el autor quien le respondió que esas cartas eran la continuación de su fic anterior, el tema que yo odiaba por siempre ver en la primera página.

La curiosidad me ganó, y me digné a leer ese fic. Puedo afirmar con total confianza y con un testigo -muerto en este foro, pero que sigue siendo un gran amigo mío en otras redes sociales-, que ese fic tiene la mejor historia que he leído en mi accidentada vida. Técnicamente, era peor que el fic de las cartas, pero la manera tan natural en que el autor narraba hacía que todo se pasara de largo. Hablaba con una naturalidad tal, que sentías el personaje. Odiabas lo que el protagonista odiabas. Amabas lo que el protagonista amaba. Todo empezando de una de esas amistades de 2-3 meses que se dejan allí por azares del destino. Y que el tiempo mismo luego permitió seguir creciendo de una manera tan agónica y dolorosa como la vida misma. El amigo que comento y un servidor, hasta la fecha, seguimos con el vacío de no poder leer de nuevo ese fic porque fue eliminado en una limpieza del foro hace muchos años, y es que ese fic es nuestra 'llama', como el buen Grey lo dice. Ese fic, esa historia con tantos horrores gramaticales y de ortografía son lo que me hicieron como autor, y si alguno está familiarizado con mis pocos trabajos, quizá lo dude mucho.

Quisiera ser totalmente honesto contigo, pero no lo haré porque no hay gente tan fuerte como para recibir las palabras que tengo en la punta de la lengua. Solo diré que este fic tuyo me recuerda un poco a lo que leí en aquel entonces. Aquella historia, "Mi vida en la escuela" del desaparecido Jor-G, y su continuación "Cartas al corazón" que guardé en mi disco duro hace ya más de 5 años.

Me encantaría como no tienes la menor idea poderte ofrecer una copia -digital- de "Mi vida en la escuela", porque en ti veo un poco de la madera que rondaba en aquellos días. Creo que, si encuentras la 'fórmula' correcta y te enamoras de leer y escribir, podrías escribir historias como las de esa "Era dorada" que tantos nostalfags queremos leer de nuevo. En serio, me pesa no haber guardado ese fic.

Por otra parte, podría escribir un documento del doble de longitud que tu fic -con todo y final alternativo- de los errores que tienes aquí. Pero no lo haré. Ni siquiera te diré si son puntos o comas o palabras mal usadas o redundancia. No tengo registrado nada en específico en mi mente. Solo te daré un pequeño consejo que rescato del estilo de este tal Jor-G: Escribe tu historia como si se la platicaras a alguien. Imagínate en una cafetería, o en una biblioteca, o en un restaurante, no importa. Imagínate en ese sitio, frente a alguien de confianza en un día hermoso -para tí-. Confiesale que quieres escribir una historia que tienes tiempo pensando y que no te puedes quitar de encima. Y cuando esta persona te pregunte, con interés, si se la platicas, cuéntasela con tranquilidad, al ritmo que sientas cómodo narrarla, diciéndole las pequeñas cosas que son importantes.

Porque, a final de cuentas, ¿qué es escribir, sino platicar eternamente?
 
Arriba Pie