Original Fic APOPHIS VIII -FINAL-

I-AM-ROSY!!

O-O¬ Baton pass!!
Registrado
26 May 2016
Mensajes
4,516
Offline

-O-O SIGAMOS!!



DATA 8



Num despertó lentamente, sentía su cuerpo agotado y adormilado, el sonido de aparatos médicos y el aroma a medicina le hicieron saber pronto que estaba en alguna sala de emergencias, movió su cabeza un poco y se topó con una hermosa pelirroja de cabellera larga hasta la cintura, por su uniforme supo que era la enfermera. La cara de la rubia fue de sorpresa al ver las facciones de esa joven, la conocía, era la cara de una de las ídolos con las que fue criada.


- Kim… -


- ¿Eh? - Reaccionó K1 al escuchar una voz, volteando para ver a Num que ya estaba despierta. - No te levantes, tenías varias costillas rotas y uno de tus fémures también. -


- Eres Kim, no era mentira lo que nos contaron… Tú existes. -


- Creo que me confundes, Kim es mi mamá, yo soy K1. -


- ¿Su hija?… Perdón, tu cara es idéntica a la de ella. -


- Soy quien más me parezco a ella, hasta Hope se ríe de eso. - Rio un poco la pelirroja mientras tomaba una jeringa para inyectar el dispensador de suero que tenía Num conectado al brazo.


- No sabía que Kim tuvo hijas… Mejor dicho, no nos contaron. -


- Somos… Cómo decirlo, un secreto de Eve y ella. -


- ¿Eve? ¿Está aquí? -


- Es quien comanda la nave, trata de no hablar mucho y confía en que estarás sana y salva aquí. -


- Gracias… -


- Eres muy fuerte, una humana normal no podría soportar tanto daño y por tanto tiempo. -


- Entonces… Si soy una humana. -


- Tan humana como yo. -


Num quedó impactada al ver a una hermosa mujer de gran estatura que pasaba a través de la cortina donde era atendida, sus ojos empezaron a llorar al mirarla cosa que a Eve le incomodó porque sabía que esas lágrimas eran por el motivo que más le dolía, esa jovencita estaba enamorada de una mujer con su rostro, tan despiadada como para dejarla en ese estado y aún así, ella la amaba.


- Lilith…No… Sus ojos no son los de ella. -


- Lamento no ser ella. - Dijo Eve acercándose a Num limpiando sus lágrimas. - Y aunque fuera ella, no deberías de llorar así, no lo merece. -


- ¿Eres Eve? ¿La madre de Lilith? -


- No soy su madre… -


- Son idénticas… En verdad son iguales. -


- Los geneticas hicieron un trabajo que me aterra, hasta les dieron un cabello platinado sin tomar en cuenta que el mío no es natural. -


- ¿No es natural? - Preguntó K1 siendo tan curiosa como siempre.


- Me lo tenía en la Tierra para sobrevivir en la tundra más fácil, al llegar a Asthar ya me había acostumbrado y empecé a usar un tinte vegetal similar al de Alaska para naturalizar mi tono de cabello al color plata.-


- Y yo pensé que siempre tuviste ese cabello tan lindo desde chica. -


- K1 ¿Estado? - Dijo Eve para regresar a la pelirroja al tema, sonriendo un poco por esa curiosidad infantil que tenía.


- !Perdón! Tendrá que reposar al menos una semana, pude soldar sus huesos rotos, por suerte no tuvo daños en órganos vitales, esa chica evitó matarla, pero se aseguró de dejarla inmovilizada de forma eficiente. -


- Tratamos con una sádica. -


Num analizó la situación, esa mujer parecía no tener interés en ayudar a Lilith, ni siquiera la conocía y ya tenía un prejuicio de ella, no era así, nadie más conocía a esa joven como Num, que siempre estuvo detrás de Lilith, que la amaba incondicionalmente, era doloroso escuchar que hablaran mal de su amada sin saber lo doloroso que fue para ella enterarse de tantas verdades que les ocultaron tanto tiempo.


- Ella no es así… - Susurraba la rubia mirando a Eve. - Está confundida… -


- ¿Confundida? Su hermana lo dijo, mató a todos en tu equipo ¿O no? -


- ¿Hashem? ¿Esta viva? -


- La verás luego, ocupo que me digas que piensa hacer y a donde se dirige ahora. - Habló la líder del equipo mientras la joven paciente volteó a otro lado para evitar verla.


- ¿Le piensa hacer daño? -


- Eres una… -


- Eve, necesita reposar. -


- Y yo necesito detenerla. - Dijo Eve sujetando el rostro de Num para obligarla a verle a la cara. - Ella pudo dejarte lisiada de por vida y todavía te atrevés a protegerla. -


- Yo… Yo sé que está haciendo algo malo, pero confío en que entrará en razón, sé que si platico de nuevo con ella yo podría hacerla entrar en razón. -


- Si en verdad la amas, ayúdame a detenerla. -


- Yo… -


- No lo entiendes ¿Verdad? Si yo no la detengo, toda la guardia estelar estará detrás de ella, llevará muerte a donde sea que la sigan hasta acabar con su vida ¿Eso deseas? - Alzó la voz la platinada dejando sorprendida a la rubia por sus palabras.


La herida mordió un poco sus labios, ayudar a esas mujeres sería traicionar a Lilith, pero tenían razón en que si ella seguía haciendo todo eso, toda la guardia se pondría en su contra y sería imposible que saliera con vida de esa cacería. Eve vio como la rubia volvía a llorar, sus sentimientos y su juicio estaban en conflicto, no era algo nuevo para la comandante, era lo mismo que vio varias veces en Kim y que la llevó a cometer tantos errores en su vida.


- Las arrestaré a ambas, junto a Hashem. - Dijo Eve logrando recuperar la atención de Num. - Serán prisioneras en un planeta donde estarán juntas las tres, harán trabajos forzados pero estarán vivas, es la mejor oferta que te puedo dar para hacerte confiar en mí. -


- Yo… -


- Podría sacarte la información a golpes, pero no soy una jodida salvaje como tu novia, hasta en eso se equivocaron al clonarme. -


- Acepta, Eve puede ser ruda a veces pero es muy cariñosa y atenta. - Habló K1 relajando un poco a Num por su dulce rostro. - Ha sido como un padre para mí. -


- K1 ¿Puedes evitar ser así por un rato? -


- ¿Ser así? -


- Nada… - Contestó la líder sacudiendo su cabello al no poder reclamarle, sabiendo bien que ya era su forma de ser.


- Me… ¿Me promete que no la lastimará? -


- Si me da razón para hacerlo, lo haré. -


- Eso significa que lo promete. -


- K1 ¿Podemos platicar a solas? - Preguntó Eve mirando fijamente a K1 que abrazaba una tableta electrónica.


- Creo que debemos de dejarla descansar un po… -


- Hablo de tú y yo. -


- Oh… Nos disculpas. -


Eve y K1 salieron de la sala hacía el pasillo principal de la nave, la pelirroja no sabía que quería tratar con ella en persona, tal vez preguntar si fue sincera con los resultados de esa chica o alguna cosa en particular, pero la mirada de Eve le dio cierto temor.



- ¿Qué crees que haces? -


- ¿Yo? -


- Por favor, no le hagas promesas a esa chica que no podamos cumplir. -


- Pero… Hashem y esa chica son… -


- Son mis clones, nada más, nunca vería a un jodido clon como mi... - Dijo tajantemente Eve notando como los ojos de K1 empezaban a lagrimear.


- Pero K2 y yo… -


- Perdón… Ven aquí. - Susurró la mujer acurrucando en sus brazos a K1, acariciando tiernamente su cabeza. - Perdóname, no quise decir eso… -


- Perdón por siempre causarte proble… -


- Shh… No es así, a veces no mido mis palabras…K2 y tú son distintas a ellas, tu hermana ha demostrado su valía a cada instante y tú, no hay momento en que Kim y yo no estemos preocupadas por ti… -


- Ellas podrían ser igual a nosotras… Dales la oportunidad como nos las diste. - Murmuraba K1 mientras Eve soltaba un suspiro al abrazar a su hija adoptiva.


- Yo decidiré si se merecen esa oportunidad, por ahora, las veré como lo que son, un riesgo para todos y eso incluye a tus hijas. -


- Papá… -


- Ya… Tranquila. -


Por esa vez, le dejaría que le llamara así, Eve había dicho la verdad, para ella era difícil cuidar su trato hacía K1, ni siquiera con las gemelas tenía que medir tanto sus palabras como con esa pelirroja, era por Kim y ella que más se preocupaba por todo este tema de la clonación, odiaba pensar que ellas eran vistas como simples muestras de laboratorio con las que jugar, eso tenía que acabar en ese planeta. Mientras Eve aminoraba la tristeza de K1, Hura miraba a lo lejos el acto, su gran audición le permitió escucharlo todo antes de darse una vuelta, caminando por el pasillo y pasando por la habitación donde estaba Hashem cerrada bajo circuito, ella apretó sus puños al ver la puerta, Eve tenía razón, si esas chicas intentaban hacerle algo malo a K1, no se la pensaría dos veces en atacar.






-O-O!!
 

I-AM-ROSY!!

O-O¬ Baton pass!!
Registrado
26 May 2016
Mensajes
4,516
Offline





-O-O SIGAMOS


DATA 9


El grupo dirigido por Eve llegaba a unas instalaciones que no aparecían en el mapa del supuesto satélite minero, pero no era necesaria más información para saber que ese lugar era parte del laboratorio. Apenas se acercaban a la ubicación cuando los disparos y explosiones empezaron a escucharse, Lilith ya estaba atacando por adelantado. El vehículo principal se detuvo a un par de kilómetros, K1 quedó a esperas de que se necesitara un médico, estando su hermana lista con un transporte antigravedad para llevarla si fuera necesario, Alaska se colocó entre unas rocas para mantener la vista hacía los hangares y edificios quedando Hashem, Num, Hura y Eve como el grupo de ataque.


- Parece que la fiesta empezó antes de lo esperado. -


- ¿Cambiamos de plan? -


- No, sigamos. - Contestó Eve a Alaska que mantenía su mira hacía los edificios. - ¿Qué clase de seguridad hay? -


- Infantería con armadura, con usar el modo de plasma concentrado. -


- No importa la armadura que usen, yo puedo destrozarla. -


- Tranquila, sólo atacarás si así lo considero. -


- Cuídate mucho, Hura y cuida de Eve por favor. - Dijo K1 mientras la alienigena albina la miraba por su hombro y lo afirmaba.


- ¿En verdad confiarás en ellas? -


- En casos extremos ellas sirven de rehenes. -


- Bien pensado. -


- ¿Listas? - Preguntó Eve mientras activaba su rifle de plasma en dicho modo y miraba a Hashem. - Tú, haz caso y asegurate de que ella no haga algo estúpido. -


- Está bien, mamá. -


- Vamos y deja de decirme… Al carajo, vamos. -


El grupo se movió en sus transporte de doble asiento acercándose a ese punto, siguiendo el sonido de los disparos. Eve analizaba la situación, aunque el objetivo era detener a Lilith antes de que enfocara su visión hacía ellas, no quitaba el hecho de que todos los que estaban ahí eran sus enemigos, eran parte de aquella guardia que sin ética usó su sangre para clonarla.


- ¿Orden? - Preguntó Hura al transformar una de sus manos en un sable.


- Acaba con todos. -


- Mamá. -


- Nada de mamá, Hashem, ellas forman parte de las personas que las engañaron y que usaron mi sangre. -


- Pero… - Hablaba Num mirando a Hashem ya que ambas no eran de disparar a matar, sólo inmovilizar.


- Ellos no van a dudar en matarlos… !Quédense atrás entonces! !Vamos Hura! -


Eve tomó la delante junto a Hura que corría a su lado empezando a disparar contra todos, la alienigena pálida se abalanzó contra los enemigos destazándolos y destruyendo cada arma que veía en su camino, Hashem y Num no podían creer la brutalidad y fuerza que mostraban ambas mujeres, la platinada peleaba de forma fría y calculadora, sin mostrar piedad por cualquiera mientras que Hura parecía una bestia desatada. Tras romper la primera línea, Eve ordenó con sus dedos que avanzaran hacía cierto punto, siendo cubiertos por Alaska que destruía las torretas.


- Sí ustedes no van a atacar a matar, asegúrense de poner esto. - Dijo Eve dándole una bolsa con explosivos a las chicas. - Alaska tiene la orden de dispararles si no obedecen. -


- Entendido, vamos Num. -


Num y Hashem corrieron al interior de uno de los edificios mientras Eve y Hura tomaban otra ruta siguiendo la ráfaga. A la distancia pudieron ver a Lilith disparando contra un grupo de soldados a los que lograba derribar con facilidad, en cuanto la clon y la original cruzaron miradas supieron que irían con todo.


- Cúbreme de esos idiotas, yo me encargo de esta perra. -


- ¿Dónde la tienes? - Gritó Lilith disparando contra Eve que se ocultó tras unas placas de metal.


- !No sé como puedes preguntar por ella después de lo que le hiciste! -


- !No tienes derecho a decirme que hacer, maldita! -


Entre platinadas se disparaban sin cesar mientras Hura peleaba contra los demás agresores, usando su transformación para modificar sus brazos y piernas convirtiéndolas en lanzas, sables, fauces, picos, cuyo filo y dureza era capaz de aplastar toda estructura que se le atravesara, logrando detener a la mayoría de los enemigos sin que ella dejara de estar mirando a ratos a Eve, debía protegerla a toda costa.
En medio de la pelea entre Eve y Lilith, sus rifles perdieron su carga de energía, antes de que la clon pudiera cargarlo la original ya se había lanzando en su contra con una navaja de metal logrando romper la entrada de la batería del rifle inutilizándolo, la joven retrocedió y sacó su propia arma blanca preparándose para pelear cuerpo a cuerpo, si trataba de sacar su pistola esa mujer no tardaría en clavarle ese filo, tenía que buscar una apertura de un segundo, un segundo bastaría para acabar con ella.


- Sin dudas eres la original, eres más rápida, más fuerte que yo. -


- Adular a tu oponente no ayuda ni distrae como tú crees, puedo saber lo que piensas, necesitas un segundo para sacar tu arma y dispararme, el mismo tiempo que necesito yo para acabar con esto. -


- ¿Por qué me tratas de detener? ¿Acaso no odias también a estos malnacidos? -


- Lo hago porque sé que luego irías contra mi. -


- Me conoces muy bien, mamá. - Sonrió Lilith mientras tomaba distancia a la espera de un ataque sorpresa por parte de Eve. - No puedo vivir sabiendo que no soy la mejor, que soy una copia. -


- Entonces te ayudaré a que no te preocupes por eso. -


- ¿Eres tan desalmada como nos contaron? Tan despiadada como matar a tu hija. -


- Tú no eres mi hija… Mis verdaderas hijas me están esperando en casa. -


- Llamarle hijas a las bastardas que tuvo la golfa de tu mujer, que estúpida eres. -


Eve se lanzó contra Lilith que empezó a defenderse, los movimientos de pelea entre ellas eran similares y sus equipos de combate para fortalecer sus cuerpos estaban a la par, cada una esquivaba hábilmente la navaja de la otra y los golpes a puntos vitales, iba todo parejo y el error de una sería la victoria de la otra, pero había una ventaja que la terrestre tenía por encima de la clon, pelear contra otros humanoides no era nada comparado a haber peleado contra uruaes. En un movimiento que fingía tratar de dar un corte de arriba a abajo, Eve soltó la navaja con un efecto de lanzamiento por la inercia de ataque hacía el único lugar que Lilith no esperaría ser atacada, el pie que mantenía hacía atrás. La joven soltó un grito al sentir el cuchillo atravesar la bota y clavarse en la parte superior de su pie, Eve aprovechó ese instante para pegarle a la mano que sostenía la navaja y con una tacleada la tiró al suelo, ella se trató de levantar pero la comandante de Ashtar se dio una vuelta rápidamente para sujetarla de la cintura y hacerle un suplex aturdiendo aun más a la clon, no obstante, no bastaría para que se sintiera segura de que Lilith se detuviera y sin importarle que ya estaba sofocada, la levantó por arriba de su cuerpo para arrojarla contra la pared de un edificio, cayendo con varias heridas y sangre en el cuerpo.


- ¿Es todo? - Preguntó Eve pisando la cabeza de Lilith quien sentía todo su cuerpo destrozado.


- !Maldita! -


- ¿Hasta esto llega tu venganza? Mocosa estúpida. -


- Ya acabé con todos los de este sector, falta esa área. - Dijo Hura acercándose a Eve, observando como tenía a su clon tendida en el suelo. - ¿Le doy el golpe final? -


- No, aún podemos sacarle información. -


- Púdrete, prefiero morir que ayudarte. -


- Si eso insistes. -



El grito de Lilith alertó a Hashem y Num, ya habían terminado de poner algunos explosivos y estaban lo suficientemente cerca para escuchar el sufrimiento de esa joven, las dos corrieron hacía esa dirección y vieron horrorizadas a una platinada en el suelo y otra de pie, por las ropas supieron que Eve había neutralizado a Lilith, pero la condición y la manera en como estaba y ver que la comandante clavó su arma sobre su brazo las hizo levantar sus armas.


- ¿Qué mierda están haciendo? - Preguntó Eve al ver a esas dos jóvenes apuntando hacía ella.


- !Deje a Lilith en paz! -


- Mamá, tú lo prometiste. -


- !Disparen! - Gritó Lilith a su novia y a su hermana que dudaban de hacerlo. - !Por una jodida vez, disparen a matar! -


- !Mamá, ya déjala! -


- Después de que las dejó medio muertas ¿Se atreven a defenderla? -


- Es lo único que tengo en la vida. - Habló Num apuntando fijamente a Eve. - Por favor, no me obligue a disparar. -


- Tú me juraste que no le harías daño. -


- Yo nunca juré eso, te dije que si ella buscaba pelea yo actuaría. -


- ¿Acabo con ellas? - Preguntó Hura mirando fijamente a esas dos jóvenes.


- No, no tienen agallas para disparar. -


- !Disparen! -


- !Mamá! -


- ¿Están dispuestas a matarme con tal de salvar a esta maldita? ¿A quien mató a sus camaradas y las trató como basura? -


- Por favor… - Susurraba Num mientras lloraba, pero la mirada de esa mujer no cambiaba.


- Más para ti, no puedo creer que quieras proteger a quien rompió tus huesos. -


- !Dispara Num, hazlo! -


- !Mamá! -


- Deja de llamarme así !Ustedes no son nada para mí! -


Hashem estaba desesperada al no poder razonar con su madre, ella estaba dispuesta a matar a su hermana, a la familia que tuvo desde que tenía memoria, no tuvo mejor idea en esa desesperación que sujetar el rifle colocando el cañón debajo de su mentón dejando a Eve sorprendida por lo que hacía.


- !Si no sueltas a mi hermana, disparo! -


- Eres una estúpida, si quieres morir, hazlo. -


- !Eve, mi madre nunca dejaría morir a alguien inocente! -


- !Yo no soy tu madre! -


- !Entonces cargarás con mi muerte sin preocupaciones! - Gritó Hashem mientras Eve apretaba su puño libre, si mataba a Lilith su hermana se quitaría la vida y perdería el hilo de la investigación sobre el lugar donde las clonaron y donde las criaron, tenía que tomar una decisión y rápido.






 

I-AM-ROSY!!

O-O¬ Baton pass!!
Registrado
26 May 2016
Mensajes
4,516
Offline


-O-O SIGAMOS!!!



DATA 10




- !Por favor! -


- !Lo haré! -


- Son un par de estúpidas. -


Eve miraba a Hashem que mantenía su arma contra su cabeza, sabía que si esto avanzaba más Hura podría desesperarse y matarlas, por más que odiara saber que fue clonada, necesitaba a esas chicas para sacar toda la información posible, por lo menos ellas parecían cooperar pero en el caso de la que mantenía sometida sabía que no iba a querer hablar.


- No puedo destruir su arma desde esta posición. - Habló Alaska por el transmisor mientras Eve pensaba en que hacer.


- Estás mocosas, si se quita la vida no tendré una manera fácil de averiguar como están organizados.-


- En un segundo puedo romperle sus brazos y piernas. -


- Tranquila Hura. -


- Por favor, mamá. - Suplicó Hashem mirando con ojos llorosos a Eve.


- !Maldición! -


La mujer dio un golpe en la nuca de Lilith para dejarla noqueada, se levantó de ella y sacó unas esposas magnéticas que las arrojó hacía Num que las atrapó, no necesitó palabras, supo que significaba esa acción.


- !Gracias! - Exclamó la rubia corriendo para esposar tanto de las muñecas como de los tobillos a su novia.


- K1, necesitamos un médico. -


- Vamos en camino. -


- Gracias, mamá. - Dijo Hashem bajando el arma mientras miraba los ojos furiosos de Eve sobre ella.


- No me agradezcas, más vale que me sean de utilidad para detener a esos malnacidos ¿Pusieron todos los explosivos? -


- Sí. -


- El aroma de este sitio me recuerda a la estación que destruimos, hay un laboratorio subterráneo. -


- ¿Cómo lo sabes? - Preguntó Eve a Hura quien apuntaba hacía un lado.


- Hay escotillas de ventilación por todo ese lado y por el Este de estas instalaciones, de ahí percibí el aroma. -


- ¿Percibes un aroma similar en áreas cercanas? -


- No, puede que sea el único laboratorio en esta región. -


- Hura dice la verdad, no hay nada más en kilómetros a la redonda, este centro minero era la fachada. - Habló Alaska desde el transmisor mientras Eve miraba como Num acomodaba a Lilith sobre el suelo.


- ¿Hay personas abajo? -


- Entre cincuenta seres. - Dijo Hura volteando al escuchar el vehículo de transporte donde venían K1 y K2.


- Atiende a esa chica, Hura, quédate con K1, protégela de ellas, si hacen algún movimiento en falso, matas a las tres. -


- Pero Eve. -


- Entendido. -


- K2, ven conmigo. -


- ¿Cual es el plan? -


- Nos aseguraremos de que nadie sobreviva. -


Eve y K2 corrieron hacía la escotilla que había señalado Hura, abrieron con ayuda del cuchillo de combate y con señas la comandante le hizo saber a K2 que iría adelante, no podían arriesgarse a que fueran escuchadas por el eco del metal así que trató de deslizarse con cuidado abrazando sus armas, calculó que descendió al menos quince metros, dio unos pasos para hablar por el auricular y dar aviso a K2 que podía bajar al estar despejado. La pelirroja estuvo pronto al lado de la platinada avanzando detrás de ella para cubrir su espalda, mientras lo hacían no dejaba de pensar en porque Eve le perdonó la vida esa chica cuando parecía estar dispuesta a matarla antes, quizá era muy evidente su preocupación porque la mujer notó como la miraba.


- Sé que estás pensando en porqué la dejé vivir. -


- Pensaba que la querías muerta. -


- La quiero matar, pero si ella planeaba lanzar un ataque sorpresa a la estación más cercana, significa que sabe bien donde están los distintos laboratorios de este sector. - Hablaba Eve chitando sus dientes. - Me sirve más viva que muerta, su hermana es una perra, sabe que su ella la dejó vivir y si se quitaba la vida le daría menos motivos para cooperar. -


- Ellas son más parecidas a ti, toman medidas muy drásticas pero dejan al enemigo sin opciones a elegir. -


- No vuelvas a mencionar eso de nuevo… Ahí vienen. -


Eve y K2 lanzaron granadas hacía el corredor del frente y dispararon hacía ellos para accionarlas al instante, aprovecharon el humo causado por la explosión para correr al frente y barrerse agachadas para mantener perfil bajo, cada una disparo hacía el lado contrario a la otra para abarcar la mayor cantidad de enemigos.


- Activa la visión térmica. - Dijo Eve al colocar una bomba de carga estática para quemar la red energética.


Ambas chicas lograron abatir a una gran cantidad de enemigos pero no esperaban que devolvieran la iluminación tan pronto, tenían una segunda fuente o una red a prueba de intervenciones y lograron reagruparse antes de lo esperado, viéndose obligadas a dar pasos atrás y cubrirse entre cajas de metal.


- Mierda… -


- ¿Qué sucede Eve? - Preguntó Alaska al escuchar la voz de Eve quejándose.


- Algunos traen equipos de camuflaje térmico, hay más de lo que pensábamos por esta sala. -


- Retrocedan, podemos reagruparnos y pensar como destruir toda la instalación. -


- Algo es tan importante aquí como concentrar toda la defensa en este corredor. -


- Pero no podrán ustedes solas. - Dijo la joven siendo escuchada por Hura, que cerró los ojos para concentrarse en lo que haría y desactivó el intercomunicador porque sabía que Eve se negaría.


- Alaska, cubre desde arriba a estas chicas. -


- Hura. -


- Iré por ellas. - Habló Hura acariciando la mejilla de K1 para calmarla. - No tardo. -


Hura corrió a toda velocidad lanzándose a la escotilla por donde ingresaron Eve y K2, guiándose por su olfato y su visión calórica, se movió entre todos los pasillos para ubicar a sus dos compañeras. Las dos guerrilleras sintieron escalofríos al escuchar detrás de ellas como las placas de metal del piso eran aplastadas por algo que se movía a gran velocidad, en un parpadeo vieron a esa alienigena pálida pasando como un rayo entre ellas transformando sus extremidades en garras y cuchillas empezando a masacrar a los enemigos. Eve estaba a punto de gritarle a esa criatura pero no podía desaprovechar la apertura que hizo, así que la siguió para empezar a disparar a los soldados que estaban más al fondo. En poco tiempo, el lugar parecía un lago de sangres, Hura no tuvo piedad en matar a todo aquel que se le atravesó, despedazando todo lo que encontró en el laboratorio oculto y quedando de pie frente a una puerta mientras respiraba tranquilamente.


- ¿Por qué mierda desobedeciste la orden que se te dio? - Preguntó Eve sujetando el cuello de Hura para levantarla mientras ella la miraba fijamente con esos ojos anillados.


- No iba a dejar que la hermana y el padre de K1 murieran. -


- Eve, ella nos ayudó. -


- ¿Acaso no entiendes que si te capturan a ti será peor para todas? - Exclamó la líder sacudiendo a Hura que no reaccionaba ante sus reclamos. - Eres el mayor logro de estos jodidos experimentos, si te pones en riesgo también arriesgas la vida de ella. -


- Entiendo… -


- Eve, también me molesta que no haga caso pero nos ayudó. - Dijo K2 tratando de calmar a Eve, que soltó a Hura y se apartó de ella.


- Maldita sea. -


- Hay algo detrás de esa puerta, tiene tu aroma. -


La comandante sintió un escalofrío al escuchar esas palabras de Hura, la puerta frente a ella era de cierto grosor como para pensar que era alguna clase de bodega de armas ¿Acaso era otra clon? Eve cargó su arma para estar preparada. Con la mirada le ordenó a la alien abrirla, en cuestión de segundos ella transformó sus brazos en unos enormes ganchos para romper la puerta y lo que vieron causó un coraje mayor en la mujer, habían encontrado los contenedores de clonación y en medio de todos, un hombre de apariencia humanoide tecleaba rápidamente.


- !No disparen por favor, sólo soy un biólogo! -


- ¿Cuantos laboratorios más hay? - Gritó Eve presionando su arma sobre la cabeza del hombre.


- !Este es el único, los demás eran señuelos o bases pequeñas para ocultar nuestro trabajo, por favor no me mate! -


- K2, ve colocando los explosivos. -


- !Por favor, no me mate! -


- Eres un bastardo, usaron mi sangre como su juguete y todavía me ruegas por tu vida. -


- Eve, hay alguien detrás de esa puerta. - Señaló Hura mirando seriamente a la comandante. - Huele a sangre, orina y semen. -


- ¿Qué tienen en ese lugar? -


- !Te juro que yo no tuve nada que ver! !Fue un fracaso! -


- Abre la maldita puerta !Ahora! -


El hombre fue llevado por Eve que le apuntaba con su arma, K2 y Hura se colocaron detrás de ella para cubrirla mientras el investigador tecleó la clave para abrir esa puerta. Los ojos de la comandante se dilataron al ver a una niña que calculaba unos nueve o diez años, su complexión evidenciaba desnutrición, sus ojeras noches sin dormir, la chiquilla estaba cubierta de semen por toda su cara y cuerpo, sus muñecas y tobillos tenían cortes por haber estado esposada, por un instante ella quiso llorar por encontrarla en ese estado, los mordiscos y moretones por todo el cuerpo decían todo, sabrá por cuanto tiempo abusaron y maltrataron a esa pequeña que por sus rasgos supo que era una clon de ella.

1602023701343.png


- Mamá… -


- ¿Cómo pudieron, hijos de puta? - Gritó Eve apretando el cuello de aquel investigador y poniendo su arma sobre la cabeza del individuo.


- !Ella salió defectuosa, no creció como las otras y no era capaz de obedecer a nadie, hubo un error en su programación y rechazaba cualquier orden que no fuera dada por su madre! !Ella sólo te serviría a ti! -


- ¿Y por eso la usaron así? -


- !Se lo juro que yo no hice nada, fueron los otros que dijeron que al menos serviría de algo!- Exclamaba el hombre pero no pudo hablar más, Eve le voló la cabeza al instante y volteó la punta de su arma hacía esa chiquilla.


- Mamá… Viniste a salvar… Me… -


- Lo siento. -


- Sabía que ven… Vendrías… Que me salvarías. - Sonrió la niña teniendo los ojos en shock, como si se hubiera mantenido en un estado disperso para poder sobrevivir a todo lo que le hicieron.



Eve por primera vez sintió ganas de llorar en hacía mucho tiempo, que usaran a una de sus clones de esa manera era más doloroso que verlas como armas andantes, lo mejor para esa niña era terminar con su sufrimiento, K2 y Hura sólo miraban a la mujer que caminó hacía ella y colocó su arma en su cabeza, viendo los ojos llorosos y esperanzados de esa pequeña que contemplaba a Eve.


- Mamá… -


- Lo siento… En verdad, lo siento. - Susurraba Eve quedándose quieta mientras preparaba el tiro de gracia para esa niña, pero algo le remordía la consciencia ¿En verdad podía matarla cuando ella parecía haberse aferrado a vivir?





-O-O CHANCHANCHAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAN
 

I-AM-ROSY!!

O-O¬ Baton pass!!
Registrado
26 May 2016
Mensajes
4,516
Offline

-O-O SIGAMOS



DATA 11




Una vieja memoria de sus últimos días en la Tierra, aferrada a vivir aunque sabía que todo apuntaba a que la salvación podía no existir, sola, con frío, con hambre, con el dolor de haber sobrevivido a costa de la vida de su hermano y su padre, esperanzada con poder salir de ahí y sobrevivir, todo aquello que Eve recordaba antes de conocer a Kim y salir de ese mundo lo veía reflejado en esa niña que veía en ella su última esperanza. Su mente le decía terminara con su sufrimiento, pero ese corazón que trataba fieramente de no dejarle tomar decisiones le suplicaba por su vida, no era justo que ella, siendo quien la mantuvo soñando con salir de ahí fuera quien le diera el tiro de gracia.


- Eve. -


- No puedo… -


- Si no puedes hacerlo, lo hago yo. - Habló K2 tocando el hombro de Eve al notar que dudaba.


- No pienso dejar que cargues con esto. -


- No tienen porque manchar sus manos con sangre, yo lo haré.-


- No se metan, esta es mi decisión, atrás Hura. -


- Entendido. - Contestó Hura dando un paso atrás junto a la pelirroja que se miraron entre sí por el actuar de la comandante.


- Mamá… -


- Tranquila, mamá vino por ti. -


- Eve… -


- Cuida mi arma. - Dijo Eve a K2 dándole su rifle mientras se quitaba su chaqueta para envolver a la niña.


- Okay… -


- Ven, mamá te sacará de aquí. - Habló la mujer cargando en sus brazos y escondiendo el rostro de esa pequeña en su pecho. - No abras los ojos hasta que yo lo diga. -


- Si, mamá. -


- Pensé que sin excepciones y sin sobrevivientes. -


- Ella no es un enemigo, es una victima… Ella no tiene la culpa de tener mi sangre. - Susurró la comandante mirando a Hura y K2.


- Mamá se sorprenderá al enterarse de esto. -


- K2, tu mamá se pondrá contenta cuando le lleve un recuerdo de este sitio. - Comentó Eve riendo un poco por lo que hacía.


- ¿Nos vamos? Me preocupa K1. -


- Parece que no piensas en nada más que mi hermana. -


- Terminemos de poner los explosivos y nos retiramos de aquí… Nos vamos a casa. - Susurró la platinada a esa niña mientras acariciaba su cabeza.



En pocos minutos colocaron los explosivos y salieron con apoyo de Hura abriendo camino por si se encontraban agresores. La cara de K1 fue de alegría al ver a su familia saliendo por la puerta principal de una de las bodegas, pero cambió a una cara de sorpresa cuando se dio cuenta que Eve cargaba a una niña. Hashem y Num estaban sorprendidas de igual manera que la pelirroja, la cara de esa niña les recordaba al de las hermanas y la de Eve.


- Hura… ¿Están bien? - Preguntó K1 corriendo para abrazar a Hura, para luego mirar a la criatura que cargaba Eve. - ¿Y esa niña? -


- La encontramos encerrada en una bodega. -


- Ella… Se parece a nosotras. -


- Porque también es un clon. - Respondió K2 haciendo que la cara de Hashem quedara estupefacta al darse cuenta que había una más como ellas.


- ¿Órdenes? -


- Vamonos de aquí Alaska, esto arderá. - Ordenó Eve mientras K1 activaba la capsula donde llevaban a Lilith como prisionera y paciente.


- La nave ya está lista para salir de la atmósfera. -


- Perfecto... K1, prepara otra capsula para esta pequeña. -


- Eve… Ella… -


- No lo menciones, sólo atiéndela. -


- Entendido. -


- Mamá. - Susurró la niña mientras Eve se la entregaba a la pelirroja, por lo que ella sonrió para calmarla.


- Tranquila, tu hermana te va a curar para que te sientas mejor. -


- ¿Ella es… Mi hermana? - Preguntó la pequeña mirando a K1 quien sonreía y la cargaba con mucho cuidado.


- Ven, te vamos a quitar el dolor que traes ¿Si? -


- Eve ¿Le dijiste que era su… -


- No digas nada. - Respondió la mujer a Alaska quien soltó una risa por notar que ocultaba su vergüenza, pero cambió su mirada al mirar hacia Hashem y Num. - Hablaremos con tu hermana en la nave, pero antes vamos a dejar unas cosas en claro. -


Las chicas lograron agruparse y entrar a la nave nodriza despegando del suelo de ese satélite, desde las ventanas pudieron ver la explosión de todo el complejo de investigación, ese sitio despreciable donde jugaban con la genética de los demás quedaba en el olvido, pero aún faltaba para que se sintieran a gusto, aunque el último investigador aseguró que no había otro laboratorio, debían esperar a que despertara Lilith y reafirmara la información, si ella andaba en busca de venganza, debía saber bastante de todo el plan en general. Cada chica estaba haciendo lo propio dentro de la nave, pero no dejaban de pensar en la acción de Eve, K2 manejaba el transporte, K1 atendía a Lilith y a esa niña que estaba en mal estado, siempre estando Hura al lado de ella cuidando de que las prisioneras no se acercan. Eve y Alaska estaban en una habitación mientras esposaban a Hashem y Num, las dos no se resistían, sabían que hicieron mal en desobedecerla, pero no iban a permitir que acabara con lo más importante que tenían en su vida.


- Son un par de estúpidas, no me sorprende que ella hiciera lo que quisiera con ustedes. -


- Amo a Lilith sin importar lo que haya hecho. - Dijo Num apretando sus manos. - Confío en lo que dijo, en que hizo esto por mí, para mi bien. -


- No tengo a nadie más que a ella, mamá… No podría vivir sin mi hermana. -


- Los sentimientos siempre te nublan la razón. - Pensó Eve tallando su frente riendo un poco por la hipocresía de ese momento. - Hasta a mí me puede hacer cometer una estupidez. -


- Eve ¿Esa niña es un clon tuyo? -


- Sí… El malnacido que aún quedaba nos dijo que ella fue un clon fallido, no se desarrolló como ellas dos… Y los hijos de puta le dieron otro uso. -


- Que horror. - Habló Alaska sintiendo una opresión en su pecho al recordar lo que le hicieron a su hija mayor.


- Mamá… -


- ¿Aún piensan que soy una heroína como les contaron? - Preguntó la comandante mirando fríamente a esas dos jóvenes.


- ¿Qué harás con esa niña? -


- A cierta persona le gusta ser madre, creo que la recibirá con los brazos abiertos. -


- ¿La piensas adoptar? - Expresó la pelirroja sorprendida por el comentario de Eve mientras se reía.


- Pensaba buscarle un hogar con ayuda de tu esposa, pero ese hombre me dejó claro que ella no obedecerá a nadie que no sea yo, fue adoctrinada como ellas para ser una soldado, su falla fue esa… No confiar ni obedecer en nadie que no fuera su madre. -


- Suena complejo. -


- Lo es… Al menos sé que tendrá buena madre. -


- No puedo creerlo. - Reía Alaska por como se expresaba Eve de dejarla junto a Kim.


Eve río un poco por la risa contagiosa de su amiga al imaginarse como iba a portarse Kim en cuanto viera a esa niña, pero esa risa cambió al notar que Hashem sonreía mucho, como si algo le estuviera divirtiendo y eso le incomodaba bastante.


- ¿De qué te ríes? -


- Si a ella la aceptaste como tu hija, aún hay esperanza para nosotras ¿Verdad? -


- No compares la situación que ella vivió con lo de ustedes. - Reclamó Eve mirando seriamente a Hashem. - Ustedes eran tratadas como élite, de seguro tenían muy buen pago y hasta se daban una buena vida, mientras se divertían jugando a las heroínas de guerra, ella...-


La comandante se paró y no dijo una palabra más, solamente salió de la habitación siendo seguida por Alaska que se aseguró de poner el sello eléctrico para que no salieran las prisioneras. En el pasillo la pelirroja podía notar que Eve estaba demasiado tensa, averiguar la existencia de esa niña y lo que le habían hecho debía ser doloroso, por más que le dijo a Kim que no se sintiera culpable de sus clones porque tuvieran su sangre, no era fácil para ella digerir la situación.


- Estará bien, K1 es la mejor médico que conozco después de Valea. -


- Sé que está en buenas manos… -


- ¿Puedo saber que pasó allá abajo? - Preguntó Alaska mientras Eve se daba la vuelta y descansaba su espalda contra la pared del pasillo mientras presionaba su frente con el antebrazo.


- Cuando la vi, iba a darle el tiro de gracia, iba a dejarla descansar tras todo lo que le hicieron… -


- Pero no pudiste. -


- Me llamó mamá… Ella me estuvo esperando Alaska… - Susurraba Eve con la voz quebrada mientras la pelirroja veía como deslizaban lágrimas por su mejilla. - Esa niña estuvo aferrada a la vida porque soñaba que yo la iba a salvar… Sus ojos… Sus ojos se iluminaron en cuanto me vio y no pude… !Maldita sea! -


- Ya… -


- ¿Cómo pudieron hacerle eso? - Murmuró la mujer siendo abrazada por Alaska que frotaba su espalda para consolarla.


- A veces… No podemos vencer a nuestro corazón… Así me pasó cuando me encontré a Hope… Esa bebé representaba todo lo opuesto que me enseñó mi madre para ser capaz de sobrevivir… Pero ¿Sabes algo? No me arrepiento de lo que hice y sé que no te arrepentirás. -


Eve no dijo nada más, sólo abrazaba a Alaska y pensaba en sus palabras, nadie mejor que ella para aconsejarle de que hizo bien, que fue la decisión correcta, incluso alguien que era considerada la guerrera suprema de la guardia asthariana no estaba dispuesta a sacrificar a una persona inocente que su único pecado era ser “defectuosa”.





Q-Q- Pobre niña y pobre Eve.



 

I-AM-ROSY!!

O-O¬ Baton pass!!
Registrado
26 May 2016
Mensajes
4,516
Offline

-O-O SIGAMOS


DATA 12



- Oye, despierta. - Hablaba Eve tratando de despertar a Lilith que dormía en el cuarto de prisión preventiva.


- Mamá, déjala dormir. -


- Tenemos que platicar antes de llegar a mi casa. -


- ¿Tu casa? - Preguntó Hashem sonriendo pero Eve le miró con seriedad.


- Dejaremos a esa niña al cuidado de alguien, vamos a ir de cacería, pero para eso ocupamos nuestro sabueso. -


- ¿Sabueso? -


- A veces se me olvida que ya no vivo en la Tierra. -


Una serie de bofetadas suaves despertaban a Lilith, al abrir los ojos pudo darse cuenta que estaba en alguna clase de celda, tanto manos, el cuello y pies estaban con esposas magnéticas, le sería imposible poder zafarse de ellas por más fuerte que fuera. Al mirar un poco más a su alrededor, vio a su hermana y a Num, sentadas en una banca con las manos esposadas, frente a ellas estaba Eve, la persona de la cual la clonaron y que no mostraba alteración emocional en su rostro, seguía luciendo como esa mujer fuerte, dominante y fría que admiró de niña, que veía como su madre y modelo a seguir.


- Hermana. -


- No hables, traidora. -


- Sino fue por ella estarías muerta, maldita mocosa malagradecida. - Dijo Eve mirando fijamente a Lilith que preservaba unos ojos tan fríos como su supuesta madre.


- No quita el hecho de que está de tu lado. -


- Deja tu orgullo de estúpida a un lado, el laboratorio fue destruido. -


- Dice la verdad, Lilith, nosotras le ayudamos a destruirlo, ya no tienes porque seguir peleando. - Habló Num mientras su novia chitaba los dientes.


- Mi motivo para seguir peleando está frente a mí. -


- Entonces te lo dejaré fácil. -


Eve se separó de ella y desactivó las esposas de las extremidades de su clon, que no supo como reaccionar, tal vez había alguna trampa, por lo que decidió quedarse quieta y mirar hacia todos lados notando un detalle, al quitarse la esposa de su cuello notó una cadena negra algo ajustada.


- Si yo muero, tu mueres y ellas también. - Dijo Eve lanzándole una pistola a su clon. - Ellas tienen esa misma cadena de silicona explosiva, están calibradas para que en cuanto mi corazón deje de latir, estallen, por más fuerte que seas nadie puede vivir sin su cabeza. -


- !Eres una enferma! -


- Tú eres la que quieres seguir con esta tontería ¿Tanto quieres matarme? Hazlo, si no te importa sacrificar la vida de los demás por una idea tan infantil como ser la única ¿Ser más fuerte que yo? De nada te servirá demostrarlo, lo único que provocarás es que más gente ande detrás de ti ¿Podrás proteger a tu hermana y a tu novia de ellos? ¿Piensas involucrarlas más en tu capricho por no aceptar que eres una copia mía? -


- !Para ti es fácil decirlo, tú eres la original! -


- !NO ES FÁCIL DECÍRTELO! !NO ES FÁCIL QUE LES HAYAN HECHO CREER QUE ERA SU MADRE CUANDO NUNCA ESTUVE AHÍ PARA USTEDES! -


Lilith dio un paso hacía atrás al escuchar el grito de Eve, la que siempre lucía serena mostraba una cara llena de frustración y coraje, su molestia no era hacia ellas, era hacía la gente que usó su sangre, que jugó con el sentimiento de esas jóvenes y peor aún, que hicieron esas depravaciones a la más pequeña de las creaciones.


- Mamá… -


- Ustedes vivieron una mentira… No es mi culpa no haber estado ahí para ustedes, pero sí seré culpable de que les pase algo a mis seres queridos por el capricho de ustedes, a mi no me importaría matarlas, pero no ganaré nada en estos momentos cuando hay un enemigo en común, también ustedes los odian tanto como yo. -


- Mamá… Entonces ¿Nos ocupas para? -


- Vamos a buscar los laboratorios que quedan, acabaremos con todos y nos aseguraremos de que nadie más pase lo que ustedes ni que sigan jugando con mi sangre. -


- Lilith, ayudemos a mamá, por fin podemos estar con ella. -


- Te equivocas...No puedo ser su madre, ni pienso aceptarlas como hijas, pero tampoco voy a permitir que la estupidez de tu hermana lleve a una batalla campal donde arriesgue la vida de gente inocente y que llegue a peligrar al mundo que nos acogió. - Hablaba Eve mirando seriamente a Lilith. - ¿Quieres ser mejor? Demuestra que eres más que una asesina sin sentido, protege a la chica que te ama y que nunca te daría la espalda a pesar de que estuviste a punto de matarla, cuida de tu hermana que estuvo a punto de dar su vida a cambio de la tuya. -


- ¿Por qué me dices esto? ¿No es más fácil para ti matarme de una vez? -


- Porqué aún es pronto para morir. - Dijo la mujer ofreciendo su mano a la clon. - Ayúdame a buscar los otros laboratorios, nos aseguraremos de que esos hijos de perra deseen jamás habernos conocido, a cambio les quitaré estos collares. -


- En cuanto me lo quites, trataré de matarte. -


- Tú lo dijiste, tratarás, pero te faltan años si crees que podrás derrotarme, mocosa. -


- Eres una perra anciana. - Contestó Lilith a Eve quien sonreía al ofrecer su mano, mientras la clon dudaba de tomarla o no.


- Tómala Lilith, Eve parece alguien mala pero sé que algún día nos aceptará. -


- Ella aceptó a una de ustedes, tenías otra hermana. - Habló Num sorprendiendo a la joven que miró fijamente a Eve al no creerlo.


- ¿Otra hermana? ¿Otra clon? -


- Siéntate al lado de ellas, te pondré al corriente de esto. -


Lilith golpeó la pared al escuchar la historia de esa niña, estaba llena de rabia, pensar que no sólo jugaron con sus sentimientos y con sus vidas, que a una de ellas les tocara convertirse en un juguete sexual para la depravación de aquellos que descaradamente se llamaban científicos. La cara de Num y Hashem eran de depresión, pensar que a una de ellas le fue peor, comprendían ahora porque Eve la dejó vivir y porque la tomó como una hija, era muy distinto el caso, ella necesitaba en verdad una razón para olvidar todo eso.


- !MALDITOOOOOOOOOOOOOOOOS! - Gritó Lilith golpeando la pared mientras Num y Hashem la abrazaban para tranquilizarla.


- !Lilith, ya pasó, ya está lejos de esa gente! -


- Eve la cuidará, tranquila, hermana. -


- !VAMOS TRAS ELLOS! - Habló fuerte la clon al mirar a Eve, su mirada seguía llena de rabia y odio, pero esta vez era distinta, su hambre de venganza por fin comprendía la diferencia de haber sido privilegiadas como le pasó a ellas tres, al lado de lo que pasaban los que no cumplían con sus expectativas, ella fue la mejor y nunca supo lo que pasaba la peor.


- Todo a su tiempo… No se aparten de mí, haremos un descenso con límite de tiempo, tenemos que salir del planeta en menos de cuarenta minutos. -


- ¿Por qué tan poco tiempo? -


- Porque si llegan a verlas a ustedes, tendremos que dar muchas explicaciones y es tiempo muerto para nosotras. -


La nave de Eve descendió en el hangar propio de su casa, en la entrada de ella estaba la familia de Eve y Alaska esperando por su llegada. La rampa se abrió y Alaska corrió a abrazar a Synrah que la levantó como si nada por la diferencia de estatura y el poco peso de la joven madre, K2 y K1 salieron caminando hacía Kim que las recibió con un brazo mientras miraba hacia la rampa, viendo que Hura venía detrás y se apartaba un poco de ellas, aún no parecía sentirse aceptada por la familia.


- Tuvieron una misión turbia. -


- Aún no termina. - Susurró Alaska a su esposa al ya estar enterada de lo que estaba pasando.


- Bienvenidas. -


- Mamá… Te extrañé tanto. -


- Sólo fueron unos días K1. - Dijo K2 viendo como su hermana se apenaba mientras Kim la abrazaba.


- K1 ¿Nos trajeron algo? -


- Al menos una roca de recuerdo. -


- Eva, Ada, no deben de pedir nada, iban en una misión. - Regañó Kim a sus gemelas mientras todas volteaban y se sorprendían al ver que descendían varias chicas.


La cara de Kim fue de sorpresa total, Eve bajaba con una niña entre sus brazos que por sus rasgos rápidamente supo que era una de sus clones, así como las dos chicas que iban a su lado, una de cabello en media melena con un busto mayor al de su novia y una que era completamente idéntica a Eve pero con un peinado distinto, al lado de esa chica en particular iba una rubia de rasgos muy delicados que la abrazaba del brazo.


- Kim, sé que te gusta ser mamá así que te traje esto. - Comentó Eve trayendo a la niña en sus brazos que miraba con curiosidad a Kim y luego a Eve.


- Mamá ¿Quién es la chica que se parece a mi hermana K1? -


- Ella es tu otra mamá. -


- ¿También es mi mamá? !Mamá! - Exclamó la niña estirando sus brazos para abrazar a Kim, que la tomó entre sus brazos estando plenamente confundida.


- Eve ¿Qué significa esto? -


- Que cuidarás de una nueva hija… Vamos, las tengo que poner al corriente antes de que salgamos. -


Kim no podía creer lo que pasaba, Eve salió hacia unos días en una misión para destruir los laboratorios de clonación de la guardia galáctica y regresaba con tres clones y la más pequeña se la acababa de encargar, pero lo más sorprendente aún, la trataba como a una hija. En verdad, esto se salía de la regla de lo que conocía de su novia de toda la vida.








-O-O Eve tan considerada jaja, sabe que a Kim le da por ser madre así que le trae una nueva hija, jaja.


 

I-AM-ROSY!!

O-O¬ Baton pass!!
Registrado
26 May 2016
Mensajes
4,516
Offline

-O-O Y CERRAMOS APOPHIS VIII. O-O- No es lo último que veremos de este universo, ya saben como es wolfito jaja, gracias por leernos.



DATA FINAL







- Es hora de dormir. -


- Mamá… -


- Tranquila, tus dos madres te van a cuidar, ahora quiero que seas una niña buena y duermas. - Sonreía Eve acostando a esa niña en la cama de su habitación, besando su frente y cubriéndola con un cobertor.


- Sí… Mamá ¿Cuando habrá los ojos de nuevo tú estarás aquí? -


- Lo estaré, en caso de que no me veas, usa esto. - Dijo la mujer dándole un transmisor de pulsera a esa pequeña, viendo como sonreía. - Presionas aquí y donde esté te llamaré. -


- Y si algo falta, estaré aquí para cuidarte. -


- Mamá… ¿Las dos me van a cuidar? - Preguntó la niña mientras Eve sonreía al escuchar esas palabras de boca de Kim.


- Las dos te cuidaremos, te lo prometo. -


- Gracias Kim. -


- Afuera me explicas. -


- Mamá ¿Puedes dejar la luz encendida? -


- Si, descansa. -

Eve y Kim se separaron de esa niña para salir de la habitación cruzando su mirada con sus gemelas que estaban extrañadas por la actitud de esa mujer alta, que cambió su rostro por esa cara seria que siempre mostraba.


- Papá ¿Esa niña? -


- Es su hermana, quiero que la cuiden mucho. - Dijo Eve frotando la cabeza de ambas niñas al responder a Eva.


- No recuerdo que nos mencionaras que tuvieran otra hija además de K1 y K2, también me gustaría saber sobre las otras dos chicas que se parecen a ti ¿También les llamaré hermanas? En ese caso ¿Serían hermanas mayores? -


- Siempre tan lista, Ada, luego te explicaré las cosas, sólo te pido que recibas a esa pequeña como una hermana menor y seas atenta a ella. -


- Entendido, papá. -


- ¿Y cómo se llama? -


- Noah. -


- Así se llamaba tu hermano. - Habló Kim mirando fijamente a su novia quien le tomó la mano.


- Ven, sé que quieres que te explique que está pasando, niñas ¿Pueden ir con Hope y Synrah? Entre todas busquen algo de ropa para su hermana, creo que le quedará bien la que tenían hace dos años. -


- Yo la veo más chicas que todas nosotras pero haremos el esfuerzo, vamos Eva. -


- ¿Puedo conducir el deslizador? -


- Sólo si me haces caso al conducir, a veces me haces pensar que aunque somos gemelas no tienes ni una pizca de mi ingenio. - Dijo Ada haciendo reír un poco a Kim.


Eve y Kim caminaron hacía una habitación al fondo que tenían para huéspedes, dejando a las demás mujeres cuidando a sus clones y a la chica que las acompañaba. Tras cerrar la puerta, Eve se dejó caer a la cama tapando sus ojos al relajarse por fin tras el estrés que sintió por esa niña. La pelirroja no dijo nada, sólo se sentó al lado de ella y tomó una de sus manos.


- Alaska me puso al tanto de lo que pasó pero no me explicó lo de la niña. - Hablaba la pelirroja mientras se recostaba en el pecho de Eve. - ¿Qué pasó? Nunca en mi vida pensé que llegarías de la nada trayéndome a una nueva hija. -


- No pude abandonarla, no pude matarla… La vi a ella y fue como vernos a nosotras. -


- ¿Vernos? -


- Kim… En verdad no pude. -


- Si sientes ganas de llorar, hazlo…-


- Yo no pude evitarlo. - Dijo Eve sorprendiendo a Kim por esas palabras.


Eve empezó a contarle a su novia lo que vio en aquellas instalaciones, no pasó mucho para que Kim empezara a llorar y sentir impotencia por lo que escuchaba, era desgarrador pensar que jugaron con el sentimiento de esas niñas y peor lo que hicieron con la protegida que trajo Eve, convertida en un juguete para satisfacer a esos enfermos. Pasaron unos minutos hasta que ambas se calmaron, la platinada acariciaba el cabello de la pelirroja y besaba su frente mientras ella solamente se acurrucaba más entre sus brazos.


- No soy quien para pedirte que la quieras, sólo te pido que la cuides. -


- Eve, que la trajeras para tenerla a nuestro lado basta para saber que la voy a querer como a una hija, me aseguraré de que se olvide de todo eso. - Hablaba Kim buscando los labios de Eve, sonriéndole. - Pero no vuelvas a decir frente a las demás que porque me gusta ser madre me trajiste a esa niña. -


- Pensé en una frase ingeniosa para amortiguar la noticia. -


- Y lo hiciste… - Susurró la pelirroja besando suavemente a Eve quien acariciaba todo su cuerpo. - ¿Y ahora qué? -


- Me gustaría tener sexo. -


- Eve, hay casi diez chicas en la sala de nuestra casa. -


- Estoy bromeando. - Dijo Eve levantándose un poco mientras acariciaba la cabeza de Kim. - Iremos tras ellos. -


- ¿Vas a pedir ayuda a todas? -


- No, iremos Hura, K2 y yo, llevaremos a las chicas que nos servirán para reconocer la estación donde servían y le pedí ayuda a Kaé, destruiremos todo. -


- ¿Y luego que hará con tus clones? -


- Eso lo decidiré cuando acabe con esos malnacidos. -


Mientras Eve y Kim dialogaban antes de partir, las clones de Eve estaban quietas en un sofá, los ojos de todas estaban encima de ellas, sobretodo la mirada de Hura. Lilith pensaba que podía intentar escapar pero la mirada de su hermana y de Num le decían que no lo intentara, sin dudas esa criatura era peligrosa.



- Ni lo intentes. - Dijo K2 tomando el hombro de Lilith, susurrándole al oído. - Estamos en casa de mamá, pero sobretodo, estás en la casa donde vive mi hermana, si tratas de hacer una tontería, Hura no dudará en matarte. -


- ¿Por qué tienen una uruae en sus filas? -


- Ella no es una uruae, es una nueva especie. -


- Apophis, así me nombraron. - Contestó Hura alcanzado a escuchar mientras miraba fijamente a esa clon para luego caminar hacia la cocina donde estaba K1 preparando comida para todas.


- ¿Crees que Eve logre vernos como hijas así como a ustedes? -


- No lo sé, ella nunca ha sido muy afectiva, pero nos ha aceptado como hijas, en especial a K1. -


- Así que tú eres la no deseada. -


- Fui yo quien salió de la casa por iniciativa propia, tengo que cuidar de mi mujer y mi familia. -


- Si Kalea te escuchara llamarle su mujer se pondría roja. - Comentó Alaska provocando la risa de las chicas presentes, relajando un poco el ambiente.


- Alaska, pero si todas sabemos que siempre te presentan como la mujer de la excomandante Synrah. -


- !K2! - Reclamó la pelirroja provocando la risa de la clon de Kim.


- Todo esto… Es raro. -


- Sí… No era como nos lo mostraban. -


Num y Hashem recordaron las imágenes y vídeos que les mostraban sobre la vida de Eve y Kim, las presentaron como héroes de guerra, combatientes aguerridas y frías que cumplían toda misión de forma perfecta, pero en ese lugar sólo había alegría, calidez y un clima lleno de amor y amistad, algo que muy poco conocían ellas tres más allá de la relación que tenían de hermanas entre Hashem y Lilith y la relación amorosa de Num y su novia.


- Esto… Es tan agradable. -


- Esto es tener una familia. - Dijo K2 tomando del hombro a Hashem quien le miró por el hombro. - Si en verdad quieres que Eve las reconozca, demuestra que puedes defender todo esto por lo que ellas han luchado. -


- ¿Eso es lo necesario para ganarse su confianza? -


- No, nunca pienses que es lo necesario, hazlo porque así es como lo deseas. -


- Hablas muy fuerte K2, eso lo heredaste de ella. -


Las chicas voltearon rápido a Eve quien salía del pasillo seguida por Kim, al ver que la comandante iba con todo su equipo táctico y su traje de combate puesto, sabían que la misión estaba reiniciando.


- K2, Hura, vámonos. -


- ¿En serio no ocupas más ayuda? - Preguntó Synrah parándose para acercarse a su amiga. - Puedo hablar con la asamblea. -


- Platica con ellos por adelantado sobre la situación de las cuatro, K1 tiene los registros médicos para demostrar que esta chica es una humana nacida en la Tierra. -


- ¿Es una terrícola? - Dijo Kim sorprendida al ver a la rubia que agachaba un poco la cara al estar apenada.


- No agaches la cara, ser una terrícola no es nada malo, por el contrario, eso te asegurará que la alianza cuide de ti al ser una especie protegida. -


- Perdón. -


- De ellas, depende de que hagan en la misión sabremos su destino. - Habló Eve saliendo del edificio.


- Es hora. -


- Vamos, hermana, demostremos a esas personas que no somos juguetes. -


- Esta vez me aseguraré de que seamos las únicas. -


- Nos aseguraremos. - Dijo Num abrazando el brazo de Lilith quien sonrió por el gesto.


El equipo salió en dirección a la nave que estaba en el hangar. Esta vez no había enemistades, Eve dejaría de lado acabar con sus clones porque necesitaba de ellas para asegurarse de acabar de una vez por todas con ese plan macabro, mientras que las dos buscarían demostrar que eran más que un ser artificial, tenían convicciones y eso las llevaba a apoyar a la original en esa misión. Por primera vez, Eve haría una misión con un poco de tintes personales, pero siempre arraigado estaba el deseo de asegurarse que la paz que obtuvieron se mantuviera, aunque eso significara convertirse en enemigo público número de la guardia estelar.







-O-O ¿Qué pasará? ¿Eve aceptará a estas niñas? Lo veremos en el siguiente Apophis!
PD: O-O- Sé que el yuri no es tan explícito o es muy poco comparado a otras historias de wolfito pero es porque es una historia enfocada a la acción jaja.
 
Arriba Pie