Quest C Asalto en el Herbolario [Ringo Takanabe & Shinta Kogetsu]

Estado
Cerrado para nuevas respuestas

Speed Star
Registrado
20 Abr 2006
Mensajes
4,381
Ubicación
neverland
Offline
Floramon veía con aire ausente una sección del herbolario, los estantes que miraba yacían vacíos y a su alrededor había un ligero desastre esparcido, tierra y objetos tirados por el suelo. No había querido recoger nada hasta que los Tamers que le ayudarían llegara, podría haber alguna pista oculta en el tiradero que los ladrones habían dejado. Sin más, se dedicó a regar el resto de sus plantas sin mucho ánimo, tanto trabajo le había costado conseguir aquellas hierbas medicinales y plantas aromáticas como para que alguien llegase una noche y se las llevara todas.

De pronto, la campanilla de la puerta de malla sonó, indicando la llegada de dos presencias al herbolario.



a) NPC que la solicita: Floramon
b) Descripción de la misión: Nos acaban de informar que alguien ha robado en el herbolario de Floramon. Según la información que nos han otorgado, los ladrones se llevaron varios paquetes de hierbas medicinales y plantas aromáticas que ella misma había recogido del Bosque Inquebrantable. Necesitamos que alguien encuentre a los culpables y, de ser posible, recupere la mercancía
c) Descripción del campo de juego: File City - Bosque Inquebrantable
d) Objetivos a cumplir:
  • Ir a hablar con Floramon para que te relate lo ocurrido.
  • Ir al Bosque Inquebrantable y buscar pistas sobre los culpables.
  • Encontrar a los ladrones. Lo más probable es que sean agresivos, y haya que combatir contra ellos.
  • Recuperar la mercancía robada en caso de que aún la conserven
e) Notas:
  • Quest disponible en modalidad individual o party.
  • Según la información, los ladrones son dos Kunemon y un Dokunemon
Quest C

Mínimo de post en Party: 3 c/u
Paga máxima: 300 bits
Tiempo Límite para Completarla: 10 días
En caso de activo: Máximo 2 puntos de fama/infamia

Fichas:
Ringo Takanabe & Betamon
Shinta Kogetsu & Tentomon
Tizza V.G.Tizza .Wolfe .Wolfe pueden comenzar~

 

Reflejo
Moderador
Offline
El Herbolario no era más que una vivienda de tamaño medio con cierta apariencia rustica. Por fuera se podían apreciar sus paredes blancas cubiertas por tapizados de musgo y polvo, algunas grietas leves también trazaban su recorrido por aquellos muros de piedra. Su aspecto por dentro era mucho más renovado, un enorme tragaluz permitía el paso de la abundante luz solar y lograba que el suelo brille como si fuese nuevo. A pesar de ser una tienda relativamente completa, se podía caminar de un lado a otro sin ninguna dificultad; los bolsones en el piso estaban alineados simétricamente, cada uno de ellos cargaba kilos y kilos de plantas secas. Las estanterías se mostraban repletas de medicinas naturales, ungüentos, infusiones y diversos paquetes con flores y hiervas picadas. Por último, había una cantidad absurda de macetas dispersadas estratégicamente por todo el local, todas contenían hermosas plantas pero lo cierto es que muchas de ellas ni eran comerciales, estaban ahí para mantener la humedad. Si no fuera por el 'pequeño' caos que dejaron los bandidos, el lugar daría una impresión muy acogedora.

- Buenas tardes. - saludó cordialmente un joven de ropas oscuras. Tras él podía apreciarse también a una joven de traje deportivo y un escarabajo rojizo. El muchacho no esperó más y dio un paso dentro de la tienda. - Somos los Tamers que ha solicitado, mi nombre es Shinta Kogetsu y éste es mi compañero Tentomon. - luego de presentarse a sí mismo, hizo lo mismo con Takanabe Ringo, aclarando de paso que Betamon se hallaba dentro del digivice iC.

Si hubo una sensación de alivio dentro de Floramon, no se notó. Prácticamente les respondió con un mirada vacía, llevó una de sus extremidades hasta su frente y chasqueó su lengua con frustración. Parecía padecer de migrañas y sus acciones indicaban que no estaba de buen humor. - Sí...gracias. - dijo ella por simple formalidad. - Verán... anoche dos Kunemon y un Dokunemon entraron a la tienda e hicieron éste desastre. Siéntanse libres de mirar cuanto quieran.

- Sí, sin duda es un desastre bastante llamativo.
- comentó Shinta sin cambiar su semblante. Examinó junto a su camarada cada rastro de polen y la naturaleza del asalto. Notó como una parte de la pared fue abollada por el picaporte de la puerta, sin duda alguna esos maleantes entraron de forma repentina y violenta. A pesar de eso, los daños pudieron ser más grande teniendo en cuenta lo difícil que era hallar cualquier cosa dentro de esa extensa despensa. - Parece que estos tipos sabían dónde encontrar lo que buscaban...

- ¿Podría ser que se tratara de antiguos clientes? - preguntó la de rosa mientras observaba con fascinación los distintos arreglos florales.

La dueña del local pensó en silencio varios segundos, pero no tardó demasiado en negarlo con su cabeza. - Todos los Kunemon se parecen, si hubiesen dicho alguna palabra quizás les hubiese reconocido...- es decir, no tenían ninguna pista para encontrarles más que el robo mismo. Según Tentomon, habían tres razones posibles para una atraco de dicha naturaleza; a) Necesidad, b) Re-venta, c) Rencor. Identificar cual era el móvil podría ayudar a la hora de conseguir información a través de unos terceros.

- ¿Qué fue precisamente lo que robaron? - interrogó el insecto tratando de conectar las datos y así crear nueva información.

- Ungüentos de Verbena y flores blancas de Sambucus. Normalmente se utilizan para bajar la fiebre y el dolor de cabeza a través de terapias e infusiones. - explicó Floramon sin demasiadas ganas. - El problema es que se llevaron suficiente como para tratar a una docena de personas y digimon. Agradecería mucho si pudieran traer la mercancía de vuelta, son realmente difíciles de encontrar por estas zonas.

.Wolfe .Wolfe lamento la tardanza. Lo dejo aquí por si quieres agregar algo más a la conversación, sino puede ir directamente al bosque inquebrantable.

 
Última edición:

.Wolfe

Lobo. Mi ojo es la luna, mi pelaje la noche.
Registrado
6 Jul 2009
Mensajes
2,898
Offline

–– No se preocupe, nosotros nos encargaremos de todo. Pero, dígame, ¿cómo sabe que estos digimons son los culpables? –– A palabras de Floramon: temprano en la madrugada noto la sospechosa actividad de estos tres individuos, cargados con una carreta mientras traspasaban la calle posterior. Además de un juego de huellas hechas de tierra y lodo seco que aclaraban sus sospechas.

Terminado el interrogatorio los tamers y digimon iniciaron la investigación. Apenas el sol se alzaba con imponencia en el cielo, entrada la tarde y el robo había sido cometido esa misma madrugada dando un intervalo de ocho horas desde ese momento. Entre palabras y cuestionamientos era más evidente que el saqueo fue cometido por un vecino cercano, o al menos, en un radio no mayor de cinco kilómetros al Herbolario.

––
Por donde se vea, el peso de la carga simplemente no podría ser llevado muy lejos por digimon gusano, sin importar su fuerza, son lentos. –– Describía Tentomon intentando iluminar el caso. Sea como sea, la investigación se encaminaba a buscar algún testigo que pudiera dar información, sin embargo por la hora y el lugar sería sumamente complicado.

Tocaron cada puerta en las viviendas aledañas: un total tres edificios; empleando el comunicador hallado aun lado de la puerta principal, cinco comercios y distintos locales ambulantes. Casi nadie recordaba si había visto algún digimon de esa especie o proporcionado datos relevantes. Entre segmentos de edificios, al sur-este de File City, se topaba un parque hecho de un tramo de árboles separados del Bosque Inquebrantable.

––
Apenas sabemos la dirección que tomaron. No podemos encontrarlos si nadie nos da una pista de quienes pueden ser. –– Suspiro un tanto agotada tomando delicadamente su digivice, necesitan escuchar la opinión de Betamon. El digimon seguramente solo le gritaría pero por otro lado su energía era extrañamente contagiosa.

––
¡Debiluchos incompetentes! –– Exclamo en el instante que su forma estuvo completa. La rapidez con que parecía golpear la cabeza de cada tamer y digimon fue sorpresiva, eficiente y dolorosa –– ¡Como piensan rendirse así de fácil! Esos cobardes seguramente se esconden en algún lugar, y ustedes solo se dejan caer.

––
¿Y cómo quieres que los encontremos, apuntaron con boca? –– Reclamo Shinta adolorido haciendo referencia al cuerno rojizo que poseía un tamaño perpendicular al cuerpo.

––
¡Piensen! ¿Por qué digimons child se atreverían a robar libremente y como es que nadie los reconoce? –– Ese peculiar planteamiento atravesó sus conciencias, mostrando miradas de incertidumbre –– Dokumon es capaz de evolucionar a Gokimon, ¡el lider de la banda Cucaracha!


Tizza V.G.Tizza
Hubo varios puntos faltantes. Espero a verlo manejado bien.
 
Última edición:

Reflejo
Moderador
Offline
Decidieron dejar de intentar con los negocios y hogares circundantes, a cambio, tomaron rumbo hacía el Bosque Inquebrantable. El camino hasta allí no era especialmente extenso si se atravesaba en linea recta, aunque si era cierto que las altas hiervas y los irregulares terrenos drenaban sus energías con más eficacia. Para el pequeño grupo, ver como las brisas sacudían las llanuras de pastizales produciendo sonidos únicos e inconfundibles fue algo bello y notable, no sólo se ahorraban tiempo al no usar los senderos de tierra sino que también gozaban de una vista esplendida.

Luego estaba la razón del viaje, el 'plan' para encontrar a los bandidos. Ringo y Betamon, los cuales ya tuvieron un incidente con los Kunemon, aclararon que éstas criaturas son muy unidas al punto de que jamás delatarían a sus compañeros, incluso si ellos fuesen criminales. Shinta se cuestionaba si aquellos seres tan leales a su especie ofrecerían algo de información útil.

- No estoy seguro. - comentó el anfibio en respuesta a las dudas del tuerto. - La idea es preguntarles acerca del incidente y los tres gusanos. Sí es que saben algo y nos lo ocultan, su comportamiento les delatará. Es decir, pueden evitar darnos la información pero no podrán disimular que no saben nada.

- Entiendo, no es como si fuesen expertos en decir mentiras, sin embargo...no, no es nada. - Tentomon comprendía de que iba la idea, el problema es que no podía evitar pensar que ese método era erróneo. De momento no tenía fundamentos para rechazarlo, de igual forma, la sensación de estar trabajando de manera incorrecta seguía creciendo dentro de su conciencia. No tuvo demasiado tiempo para meditarlo pues no tardaron mucho en llegar al enorme cumulo de arboledas, el frondoso Bosque Inquebrantable. Los cuatro se separaron momentáneamente, deseaban cubrir más terreno y volver más eficaz su búsqueda. El interrogatorio dio lugar a múltiples sorpresas y todo tipo de respuestas, mejor dicho, todo tipo de reacciones. Muchos Kunemon afirmaban no saber nada sobre el incidente pero mantenían una postura sospechosa, algunos ni siquiera contestaban las preguntas y otros simplemente se jactaban de saberlo y, con una actitud soberbia, se negaban a ofrecer dicha información a los humanos.

Dos horas pasaron hasta que volvieron a reunirse.

- Aff, maldita sea. - se quejó el verdecito mientras dejaba caer su cuerpo sobre el suelo. Hizo una mueca de disgusto y escupió con desprecio. - Esas malditas lombrices son tan obvias...no pensé que me afectaría, joder, ¡Me enferma que me mientan en la cara!

- Tranqui- - la frase de la chica de rosa fue interrumpida por su propio bostezo. - Tranquilo Betamon~ No es como si tuviésemos límite de tiempo. Podemos descansar si quieres, de hecho, yo sí quiero~.

Shinta aprovechó ese receso para preguntarle un poco más al anfibio sobre sus blancos. Al parecer, la tal 'Banda Cucaracha' tiene cargos menores por robos pequeños, venta de materiales ilegales como las drogas y difamación de grandes celebridades. Era particularmente raro que hayan asaltado un herbolario. - Entonces, ¿usaran la mercancía para vender analgésicos?

- No, no se llevaron suficiente como para mantener un negocio. Aunque podrían hacerla rendir con otros materiales para alargar su producción. Sobra decir que daría como resultado a un medicamento tan aberrante que incluso haría que tus cigarros parezcan saludables.

- ¡...! - al escuchar esa conversación, el insecto escarlata por fin entendió lo que habían hecho mal. Interrogar a los Kunemon fue un error pues estos mismos podrían alertar a sus compañeros criminales y obligarlos a ponerse en guardia. Se arriesgaron a perder el rastro de aquellos malhechores de segunda. Tentomon inmediatamente les explicó que la forma más prudente de acercarse, era haciéndose pasar por clientes y no por 'detectives'.

Sí se trataba de comprar drogas y otras porquerías, seguro que algún socio soltaría la lengua.

.Wolfe .Wolfe
Por cierto, lo de la lealtad de los Kunemon hace referencia la quest 'Trampa Kunemon'.


 
Última edición:

.Wolfe

Lobo. Mi ojo es la luna, mi pelaje la noche.
Registrado
6 Jul 2009
Mensajes
2,898
Offline

Cada nueva evidencia llevaba a una revelación y sucesivamente aun nuevo tipo de necesidad que esta vez se perdía más allá de sus manos. Según los planteamientos de Tentomon debían encontrar a los culpables no por su locación sino por la preciada mercancía, sin embargo era más fácil decirlo que lograrlo. Devuelta en File City el grupo cuestionaba si sus descripciones ahora se encontraban implicadas tras visitar directamente a los Kunemon, señalándolos como amenazas. Requerían encontrar alguna manera de entrar a su círculo de compradores y seguir al vendedor hasta su fuente. Entre uno de los callejones la presencia de dos jóvenes y digimons se ocultaba en la profundidad.

––
¿Estás seguro de esto? –– Cuestionaba las intenciones de su nuevo compañero dándole los últimos retoques a un improvisado disfraz: lentes de sol, capa negra y un distinto peinado posiblemente confundiría a cualquier vendedor insalubre. Para un digimon sin tamer todos los humanos son iguales ––. Sin el vendaje y ese peinado hacia atrás pareces diferente pero, ¿no es demasiado extravagante la capa?

––
Tampoco podemos ir a la tienda a pedir un disfraz del padrino. Así es más fácil, supongo. –– Declaraba Shinta contemplando en un reflejo su rostro. Parecía contraído como si se sintiera desnudo, y en parte así era. Por los terrenos del área sur de la ciudad, según decían los rumores, se hallaban los vendedores ambulantes y digimons en desgracia. Para dos nuevos inexpertos en el crimen identificarlos seria el acto más difícil. Demasiadas entradas y salidas entre los vestigios de cada edificio, dentro de sus entrañas, un grupo de digimons habitaba en las penumbras y estos serían sus primeros objetivos ––. ¿Alguno de ustedes podría darme algo de información? –– Elevo desde su mano algo de efectivo contra la poca luz existente para que fuera más claro. Ninguno lo vio a la cara, limitándose a ignorarlo.

––
… ¿Qué clase de información esperas conseguir? –– BlackGabumon inquirió desde la espalda del oscuro visitante, bloqueando la única salida –– un humano no debería venir solo por estos lugares, puede ser “peligroso” –– impuso esto último acercándose para intentar arrebatarle el dinero de sus manos. Sin embargo este acto se le vio contraído por un sonoro gruñido desde sus cabezas. La presencia de Seadreamon devoro la amenaza mientras el resto presente se limitó a huir –– … o no tan solo, ¿qué puede necesitar un tamer y su digimon por aquí?

––
Información, si eres tan amable. Supe esta mañana de un robo sobre Ungüentos de Verbena, pensaba comprarla pero fui muy lento. Espero saber a quién debo solicitarla ahora –– Seadramon bajo lentamente para depositarse sobre el suelo y convertirse Betamon. Fuera del peligro, por ahora, BlackGabumon describió la falta de información que poseía sobre el producto en cuestión. Se mencionaba por las calles que fue robado y aun no se ha puesto en circulación.

––
Son medicamentos exclusivos por lo que tienen su popularidad. Un cargamento de este tipo serian sumamente escaso y solo abría un lugar donde sacarle provecho. En dos días iniciara una venta masiva en el Bosque Inquebrantable. Si la quieres podrás ir ahí. –– Fue lo último que respondió antes de desaparecer con su paga. Betamon parecía sumamente serio y pensativo. Sentía que BlackGabumon no les habita mentido.

––
Si su intención es venderla en un mercado libre, ¿Por qué las flores? –– Betamon solo pudo concluir el encanto que tiene sobre los digimons insecto, olores dulces provocarían mayor clientela e interés ––. Solo nos queda esperar a ver si alguien sale a hurtadillas y atraparlo.


Tizza V.G.Tizza
Espero te guste xD
 

Reflejo
Moderador
Offline
Requirió mucho más que simples interrogatorios, se necesito de intimidación y persistencia para dar con alguien que en verdad supiese como trabajaba aquella bola de villanos. Kokabuterimon era un reconocido vendedor de drogas y otras mierdas, aunque él era una simple herramienta de una sistema más grande y corrupto, se caracterizaba por su diligente 'trabajo' en la zona norte de File City y su lema era no consumir sus propios productos. A diferencia de la Banda Cucaracha, hacía valer su mercancía con calidad y precios altos. Astuto competidor en el tema de comercio y de un semblante inquebrantable, no era la clase de sujeto que se amilanaría frente a la violencia verbal de Betamon.

Aquella noche, en un callejón apenas iluminado por la luz de la avenida, se hallaba éste misterioso sujeto rodeado por un par de digimon y sus tamers. Ringo llevaba puesto su manto blanco y le había prestado a Shinta el otro negro, los vestían de tal modo que sus rostros eran cubiertos casi en su totalidad. Una voz muy grave acabó con el silencio y la tensión del ambiente. - Si no van a comprar nada será mejor que se vayan. Este no es lugar para niñatos. - el escarabajo azul no parecía muy interesado en sus visitantes, tenía un sexto sentido para identificar a los consumidores y para él era obvio que ellos no vinieron para 'eso'.

- ¡¿Ah?! ¿Demasiado ocupado para tener una charla de cinco minutos? ¡¿Eeeh?! - el anfibio adoptó su habitual tono de matón, no porqué quisiera, era una reacción natural de su personalidad frente al menosprecio. Kokabuterimon simplemente le ignoró y continuó no sin antes sacar un cronometro y ponerlo en modo de cuenta regresiva.

- Cinco minutos, ni un solo segundo más. Hablen. - ordenó él exponiendo su nivel de autoridad y profesionalismo, algo increíble incluso para un negocio tan bajo como el suyo. Estaba claro que Betamon no soportaba ese tipo de tratos, por suerte la distraída le retenía para que no explote.

- A través de ciertos contactos hemos descubierto que guarda cierta 'rivalidad' con el mercader Gokimon. - dijo el tuerto sin moverse de su posición. - No tenemos intenciones de criticar su negocio, pero tenemos asuntos con la Banda Cucaracha.

- Tch. - el vendedor ambulante no tardó en ponerse de malhumor. - No me comparen con esos vendedores de segunda niñatos. - luego de lanzar una mirada cargada de odio explicó. - Mi fuerte es el profesionalismo, es algo que aplicaré incluso para vender una pila de mierda...¡Pero esos malditas larvas se han robado una buena parte de mis clientes con sus vulgares métodos!...No me traigan una conversación tan engorrosa, la charla se termina aquí. - su furia era cada vez más visible, tanto que no le bastó con apagar el cronometro, de hecho, lo lanzó al piso con violencia y siguió su camino.

- ¡Espera! - exclamó la joven de blanco. Para Ringo ya era un incordio esforzarse tanto en esta búsqueda, no podía permitir que esa oportunidad para encontrar a sus blancos se esfumase. - Dentro de dos días planean vender una nueva droga por todo el Bosque Inquebrantable, se espera que hasta los digimon no adictos se vean atraídos por ella. - la última parte fue una mentira de ella, mas una especulación que uso para captar la atención del cornudo. Por lo visto funcionó pues éste último detuvo su marcha. Sin voltearse preguntó.

- ¿Y...?

- La mercancía que usaran fue robada. Si la recuperamos podremos arruinar sus planes y su reputación. - esas palabras le habían convencido, si saboteaban la venta de aquellos infames bien podrían lograr que Kokabuterimon recupere alguno de sus clientes. Él aceptó escuchar un poco más. Al final les dijo que no tenía una idea exacta de su localización, pero se rumoreaba algo sobre una sospechosa zona rocosa al sudestes de la taberna abandonada. Ese fue un dato que sorprendió al grupo, hace poco habían ocupado ilegalmente esa vivienda con el fin de convertirla en el HQ de la guild, tener ese punto de referencia les permitía guiarse con mayor facilidad.

Fue algo difícil atravesar el enorme conglomerado de arboledas, la vista era tan opaca que incluso el equipo tenía dificultades para divisarse los unos de los otros. A veces pisaban ramas secas y otras se embarraban hasta las pantorrillas, si ellos no hubiesen conocido el camino con antelación, probablemente habrían tenido el triple de dificultades para llegar al edificio en ruinas.

- Ah, hogar dulce hogar. - Takanabe no abrió la puerta, simplemente la pateó y ésta en consecuencia se desplomó sobre el suelo, realmente era bastante malo el estado de la taberna. El grupo se aseguró de revisar el lugar, luego de una inspección, garantizaron que de momento no fue usada como guarida clandestina para otros grupos no deseados. - ¿Era al sudeste de aquí no? - no se demoraron con pequeñeces, cada segundo contaba y si podían encontrarles antes de que hiciesen uso de la mercancía mejor. Después de diez minutos caminando lograron alcanzar el área deseada. Justo como dijo el escarabajo azul, un territorio cubierto de grandes pedruscos apareció. No podían avistar directamente a sus blancos, a cambio oían ligeros sonidos de ritmo constante, similares al ruido producido por alguien golpeando una puerta. Ya con los ojos acostumbrados a la oscuridad, se acercaron por fin a la escandalosa fuente.

-
Bingo... - susurró el verdecito con un tono casi imperceptible. Allí estaban ellos, las tres larvas pulverizaban las flores sobre un molde de madera con su cola. Mientra lo hacían, dejaban fluir un poco de sus venenos en la mezcla y luego comprimían el resultado en forma de pastilla. Otros materiales como aserrín y hiervas alucinógenas también eran agregados a la extraña sustancia.

-
Vamos Betamon. - dijo Rin mientras concentraba cierta energía en mano derecha. Un aura verde se extendió desde el centro de su palma hasta la punta de sus dedos y el final de su muñeca. El digivice iC tuvo una reacción. - Digisoul Charge... - esas palabras fueron el detonante, una inmensa luz se extendió por toda el área llamando también la atención de los tres villanos.

Seadramon cargó contra ellos con su máxima velocidad.

-
¿¡Qué puñetas?! ¿¡Ghuh-?! - Dokunemon apenas pudo reaccionar. Él y otro de los Kunemon fueron tomados por la mandíbula de la anguila mientras ésta seguía avanzando, alejándolos cada vez más y más de su último compañero. El plan básicamente era distraer a las lombrices con el ataque de la serpiente, Tentomon daría soporte y los dos tamers recuperarían la mercancía. Lastimosamente sólo dos de ellos fueron arrastrados con ese ataque sorpresa.

El insecto amarillo se puso en guardia, revelando sus intenciones de combatir y proteger el producto. -
¡¿QUIENES COÑO SOIS MALDITA SEA?!

-
Lo siento, pero nos llevaremos eso. - declaró el escarabajo escarlata...

Con Seadramon, Dokunemon y Kunemon.B

Como si se tratara de un tren, el adult marino seguía empujando a los dos pequeños Childs hasta que uno no soportó más. Repentinamente, el cuerpo del acuático fue completamente detenido... - Gokimon te acomodará tu putrefacto cerebro. - dijo la cucaracha en tercera persona. Sus cuatro brazos había detenido con mucha facilidad los movimientos de su enemigo. - No fue muy inteligente de tu parte hacerme enojar, y menos cuando estoy tan ocupado. ¡Ah, aah, esto será bueno para liberar el estrés!. ¡Tu, asegúrate de que las pastillas y los materiales estén a salvo!

- ¡Sí Jefe! -
Kunemon.B salió de la escena dejando a los dos adult completamente solos. No estaban muy lejos del otro grupo, probablemente les separaba una pequeña distancia de 40 metros.

Dos potentes golpes conectaron en el rostro de la anguila, luego, el insecto se separó rápidamente de él y tomo vuelo. Su velocidad no era broma, al menos debía ser un 50% más ágil que Seadramon. - ¡Whajajaja! ¡Terrible Fly! - el ataque asestó sobre el lomo de su rival provocando que éste perdiese el aliento. Aprovechó la oportunidad y le tomó desde su aleta caudal, cómo si fuese un látigo, blandió aquel enorme cuerpo estrellándolo contra la tierra.

- ¡¡Ghaa-!! - la digimon turquesa ahogó su grito de dolor. Se recompuso inmediatamente para no recibir otro ataque en cadena. '¡Jodeeerrrr, es más fuerte y rápido de lo que creí!' sus pensamientos hacían un esfuerzo para mantenerse en orden. Su visión se mantenía media borrosa a causa de la contusión. No elevó demasiado su cuerpo por los cielos, prefería atacar desde la tierra y usar a los árboles como escudos.

- ¡Whajaja! ¡¡Puede qué no sea muy resistente pero en velocidad nadie me gana!! - y continuó con su racha ofensiva, su adversario apenas podía defenderse, casi se lo podía llamar una lucha unilateral. Seadramon bien sabía que no aguantaría mucho tiempo, su respuesta frente a tal frenesí de violencia fue atacar a la nada...

- ¡¡ICE ARROW!! - una ráfaga de viento helado era expedida con violencia en dirección a ningún lado. Era muy potente pero carecía de objetivo.

- ¡¿A dónde crees que estás apuntando?! Menudo idiota. - Durante esa 'batalla' no hubo piedad. El cuerpo de la serpiente estaba cubierto de moretones enormes, leves cortes y polvo. Aún así, su frío aliento no se detuvo ni por un segundo, quizás se esforzaba tanto por temor a que su evolución no durase lo suficiente. La cucaracha, por su parte, sentía lastima de aquel patético e inútil esfuerzo. Suspiró con decepción. - Esperaba una batalla más pareja mi pequeña sardina, en fin...¡Esto se acaba ahora! - bajó en picado con la intención de dar el golpe de gracia. La escena siguiente fue algo confusa para el insecto, de repente se dio cuenta que estaba postrado sobre el suelo mirando hacía el cielo. - ¿Q-qué paso?

- ¿Hace mucho frío, verdad?...¿Puedes agitar bien tus alas? - Gokimon quizás no se había dado cuenta por la emoción del combate, no notó como los continuos ataques de Seadramon cambiaron radicalmente la temperatura del ambiente. En algún punto, y progresivamente, sus alas comenzaron a perder fuerza, en otras palabras; su velocidad de vuelo bajó. Luego, el adult marino hizo uso de su largo cuerpo para atacarle desde un punto ciego. - Sin duda eres más fuerte que yo, cof. - declaró el de mayor tamaño mientras tosía un poco de sangre. - La confianza puede matar a veces. - enrolló su cuerpo alrededor de aquel bicho humanoide, no tenía la intención de dejarlo escapar. A pocos centímetros de su cara, liberó su ataque favorito; Cold Breath. A diferencia del Ice Arrow, ésta técnica era mucho menos violenta, aquellos que respirasen los suaves pero gélidos aires de la anguila, se irían congelando desde dentro hasta que todo tipo de fuerza abandonase sus cuerpos. Gokimon sólo pudo ofrecer resistencia por unos cuatro minutos antes de convertirse en un digitama. El victorioso por otro lado, cayo inmediatamente rendido, perdió su evolución y antes de desmayarse por tal agobio de golpes y cansancio dijo unas palabras. - Tentomon...cuidado.


.Wolfe .Wolfe resiste a los dos Kunemon hasta que Betamon recupere el conocimiento, buena suerte.
 
Última edición:

.Wolfe

Lobo. Mi ojo es la luna, mi pelaje la noche.
Registrado
6 Jul 2009
Mensajes
2,898
Offline


Tentomon y Kunemon.A

Apenas la silueta de Seadramon estuvo lo suficientemente lejos Shinta aprovecho el momento para tomar posesión del material robado. Tentomon combatía contra la pequeña larva, sus ataques eléctricos apenas alcanzaban a la escurridiza criatura que parecía más concentrada en jugar al gato y al ratón. Las múltiples extremidades junto a un punto de gravedad bajo, casi arrastrándose por el suelo le permitía recorrer un espacio extenso en poco segundos. Los relámpago fugases provocaban deformaciones significativas creando diversas zanjas y montículos. Cada intento de escapatoria de Kunemon era contenido súbitamente y su “Electric Thread” creaba pequeñas explosiones al someterse al relámpago eléctrico del escarabajo carmín.

Kogetsu se abría paso entre las rocas encontrando escondida una pequeña caverna hecha artificialmente por piedras y madera, dentro se situaban dos sacos de lana que parecían contener los ungüentos de verbena. Aunque pesadas no podía permitir abandonar ninguna de estas en esa locación y con dificultad llevo ambas hasta el campo de batalla. Aun el combate parecía estar empatado, la facultades aéreas de Tentomon competían contra la velocidad terrestre de Kunemon, ningún parecía poseer la necesidad de retirarse.

––
¡Tentomon, ya recupere las medicinas es momento que acabemos con él! –– Dictó con pasión intentando alentar a su compañero. No obstante esas palabras fueron destruidas por un poderoso grito acompañado de la visión del ciclope desplomarse ante la mirada impactada del su digimon.

––
¡Shinta! –– Exclamó sumamente contraído ignorando su batalla, yendo en su ayuda.

––
¡Ni pienses acercarte! –– El segundo de los hermanos había aparecido. Posiciono su pequeña fisiología sobre la cabeza del joven que parecía encontrarse aturdido. Los rastros del ataque eléctrico que recibió parecían desaparecer mientras sus gemidos demostraban que aun se hallaba consiente ––. Hermano, ¿estás bien? –– Cuestionó contemplando como su se mostraba notoriamente cansancio, faltándole el aire ––. Ustedes ya nos han causado demasiados problemas, en cuanto el jefe acabe con sus amigos nosotros nos encargaremos de ustedes, empezando por este entrometido. –– Presiono una de sus extremidades sobre el rostro del aludido intentando atravesar el vendaje del ojo. Tentomon observaba impotente conteniendo la rabia y la ansiedad.

––
Tsk… –– Gimió antes de girar su rostro para contemplar a su atacante, reaccionando por el dolor ––. Me atacaste por la espalda, maldito.

La sorpresa en Kunemon apenas duro unos segundos. Preparando un nuevo ataque dio el tiempo suficiente para que Shinta posicionara a un costado de este su digivice. El brillo del artefacto parecía cegarlo y quemarlo de cierta manera, distrayéndolo y obligándolo a retroceder. El escarabajo contemplo la oportunidad de atacar volando a gran velocidad para dar varios golpes de cuchilla antes de impactar un potente ataque eléctrico a quema ropa. Finalizada la combinación la figura de Kunemon se transformo en un digitama. Tras contemplar como su hermano era vencido y a falta de mayor resistencia el gemelo intento huir con lo poco que le quedaba de fuerza. Siendo envuelto repentinamente por una tela blanca.

––
No en mi guardia. –– Recalcó Ringo amarrándolo como un saco de papas.

Las batallas habían terminado. Luego de un tiempo de reposo y descanso encontraron la carretilla que habían utilizado los ladrones para transportar la precia mercancía. Poniendo los sacos junto con Betamon y Tentomon además de la actual presa de caza, el viaje de regreso se hizo complicado pero sumamente necesario.


Tizza V.G.Tizza
Kira Kira Mision finalizada.
 

Speed Star
Registrado
20 Abr 2006
Mensajes
4,381
Ubicación
neverland
Offline
Narrativa
En cuanto al estilo narrativo de V.G. no vi ningún problema, salvo unos cuantos errores de tipeo que fácilmente pasan desapercibidos, no fueron nada graves, además de pocas faltas de acentuación. Pero en sí, gozas de una buena fluidez y dinamismo a la hora de narrar, lo que vuelve agradable el leerte. En cuanto a Wolfe sí debo remarcar que en múltiples ocasiones tu narración pierde fluidez y en ciertas partes también carece de coherencia, ya sea porque haces oraciones demasiado largas sin siquiera utilizar signos de puntuación o conectores, o porque colocas comas en donde no van y esto entorpece la lectura. En cuanto a tu ortografía debo decir que vi muchas palabras sin acentuar (generalmente verbos en pasado), no es "digimons" es "Digimon" solamente, aún si es en plural, y tiendes a comerte palabras, lo cual claramente perjudica la lectura.

V.G. - 24/25
Wolfe - 18/25

Interpretación
El manejo de personajes por parte de V.G. estuvo bien interpeetado y respetaste las fichas, tanto la tuya como la de tu compañero. No obstante, Wolfe, a pesar de no haberte desviado en la personalidad de alguno, le diste poco uso a Ringo, prácticamente dándole un par de diálogos a lo largo de la Quest y enfocando toda tu atención en Betamon. La misión bien pudo haber sido de tres, pues realmente el pj de V.G. brilló casi por su ausencia. Aunque ciertamente no puedo cargarte todo ese peso a ti, pues el mismo V.G. tampoco utilizó mucho a su propio personaje, delegándole cosas sencillas y que nada o poco oeso tuvieron en la trama general. Así que esta observación va hacia ambos, sé que uno como autor puede darle el uso que desee a su personaje, pero no por ello estarán en una misión de adorno. Y otro punto que quiero tocar es la falta de conexión y seguimiento que hubo en las continuaciones de ambos. Me explico: en interpretación también se toma en cuenta si uno leyó lo que su compañero escribió previamente, y aunque puedo decir que se nota que si leían lo del otro, al momento se seguir sus posts (al menos los primeros) no llevaban una línea de seguimiento con el anterior. Pongo de ejemplo el final del segundo post de Wolfe y el principio del de V.G.; Betamon dijo algo al final que bien puede considerarse relevante para su misión, y enseguida V.G. comenzó su post encaminando al grupo al Bosque Inquebrantable, técnicamente haciendo caso omiso a lo dicho por Betamon. Así que no sé si entre ambos se pusieron de acuerdo para formar la quest o cada uno saltó con ideas y sólo las incluyó acorde a lo que se le ocurría, porque esa fue la impresión que a mí me dio. 18/25

Realismo
Este fue el aspecto que más ruido me causó, y esto debido a que pecaron de cierta omnisciencia que les ayudó a saber exactamente, y desde un inicio, quiénes eran los ladrones que debían de buscar. Primero con Floramon, que ya sabía con completa seguridad que habían sido exactamente dos Kunemon y un DoKunemon los que le habían robado, y esto simplemente porque los vio con una carretilla. Ok, pueden ser soapechosos del robo, pero de eso a asegurar completamente que fueron ellos desde un principio ya me parece poco lógico. Segundo, de todos los DoKunemon que deben existir en File/Bosque Inquebrantable, ¿cómo es que Betamon sabe que ese que aparentemente asaltó la tienda es el Gokimon? Bien puede ser otro, pero desde ahí ya se van con lo dicho por él para buscar a la supuesta Banda Cucaracha. Luego encuentro algo fuera de lugar y que no se relaciona (bajo mi perspectiva) a lo dicho por Floramon al inicio, si se robaron ungüentos de verbena y flores (que hasta ella misma dice se usan para bajar la fiebre y los dolores), ¿por qué terminaron siendo supuestos ingredientes de una droga? No soy experta en esa materia, pero no suena a un ingrediente tan relevante para la producción de drogas. Haciendo esto a un lado, la forma en que interrogaron a BlackGabumon sin levantar sospechas (tomando en cuenta que andaban en los barrios más "bajos" de File) me pareció ilógico, sobretodo porque nadie vio aparecer de pronto a Seadramon de la nada. Y bueno, hay muchas cosas que no me cuadran, como lo dije en el punto anterior, pareciera que cada quien colocó sus ideas como quiso sin preguntarle al otro ni ponerse de acuerdo en algo, lo cual al final dejó con ideas dispersas y unas cuantas algo inconclusas. Y vaya, al final se llevaron consigo las medicinas y en las especificaciones de la Quest dice que recuperaran los ingredientes, ¿pero a Floramon de qué le va a servir eso? No comentaré nada por haber matado a dos de los ladrones, porque en realidad no estaba prohibido, pero lo vi algo innecesario (aunque contribuyó a la infamia de uno de los personajes), de cualquier forma no tomé mucho en cuenta eso. 10/25

Desarrollo
La extensión de los posts y el número de ellos estuvo bien. Pero como en esta parte también influye la forma de desenvolver toda la trama de la quest, debo decir que sí les perjudica un poco el revoltijo de ideas que cada quien incluyó en sus posts. Y aunque hicieron ligeramente extensos los posts, no ayuda mucho si el desarrollo y las ideas en sí fueron confusas. So, no tengo mucho más que agregar, únicamente que cuiden bien ese aspecto a la hora de tomar una quest en party, porque la idea es que los posts e ideas de ambos se conjunten de buena manera y exista una armonía en toda la historia. 15/25


Evaluación - Paga
Tizza V.G.Tizza 67/100 - 200 bits
.Wolfe .Wolfe 60/100 - 180 bits

+1 punto de infamia y +1 EVO a V.G.
Masaru Blair Blair
 
Última edición:
Estado
Cerrado para nuevas respuestas
Arriba Pie