Crossover Ash campeón de campeones 31 "Encuentro de colosos".

VICTORELNAZI

El Francotirador
Registrado
12 Jun 2015
Mensajes
356
Offline
Me pregunto que pasara ahora que ahri, lissandra y sona saben lo que la otra siente por ash? uh y cuando venga sarah
Olvidaran sus diferencias y espero qe recuerden qe prometieron ayudar a su amado a pesar que sea para volver a su mundo y no volverlo a ver
 

MaxiCamarkun

El alto, pendejo y amigo de todos.
Registrado
13 Oct 2014
Mensajes
487
Ubicación
Argentina.
Offline
Bueno, quisiera avisarles formalmente que este fanfic estará en reposo por una temporada, pues, estoy trabajando en otro fic corto a modo de especial navideño.
¡Pero no teman!, serán 4 o 5 capítulos, así que "Campeón de campeones" estará con nuevos capítulos antes de que se den cuenta :D
Ah, y ahora se añade otro universo al crossover, agárrense de donde puedan, por que se viene poses, stands y personajes actuales musculosos :3

 

MaxiCamarkun

El alto, pendejo y amigo de todos.
Registrado
13 Oct 2014
Mensajes
487
Ubicación
Argentina.
Offline
Acariciaba su cabeza teniendo mucho cuidado de no despertarla, su mano izquierda siempre hacia el mismo recorrido, comenzaba por su cabeza, luego, lentamente bajaba por su cuello hasta llegar a su espalda alta, donde podía sentir su suave piel a través de aquellos guantes azules, aquella bella piel de porcelana que terminaba donde comenzaba su suave kimono de tela roja con detalles blancos en los bordes, y, a pesar de que estaba algo roto, pues no lo había cambiado desde hace algún tiempo, no dejaba de lucir bien.

Su mano terminaba su paseo en su cintura baja, luego de todo su recorrido a través de la espalda de la chica, junto a su mano derecha que la sostenía de la cadera, y, tras terminar su recorrido, regresaba a su cabeza para comenzar desde cero.

Ash estaba acostado en el suelo, con las piernas estiradas hacia delante y su espalada apoyada contra la pared, su sombrero reposaba en el suelo junto a la mochila que contenía a sus dos amigos dragones.

Ahri, por su parte, reposaba sobre el chico, acurrucándose en el pecho del mismo, mientras sus colas rodeaban a ambos, sus largas y bien formadas piernas descansaban sobre las del chico, mientras este le daba una mirada tierna.

-Vaya, no había notado lo linda que es al dormir…- Ash parecía victima de algún tipo de transe, la suavidad del pelo de las colas de la chica lo hechizaba, su aroma a…, bueno, mejor no hablar del aroma de alguien que no había tomado una ducha desde que ingreso al hospital.

El momento era lindo, pero algo le llego a la mente al chico, a visión de cierta pelirroja que se encontraba unos pisos mas arriba.

Ash miro a la pelinegra, parecía dormir muy placidamente, y seria algo cruel despertarla, así que la cargo con mucho cuidado hasta la cama, en donde la dejo reposar de manera suave mientras se sentaba a su lado.

La damisela descansaba sobre la cama con una gracia que haría envidiar a un ángel, su cuerpo se acomodo volteando hacia el azabache, mientras su sueño se hacia cada vez mas profundo.

Ash, acaricio una vez mas su cabeza antes de levantarse y dirigirse hacia la puerta, al llegar, apago las luces, tomo sus cosas y abandono la habitación cerrando la puerta tras de si.

Se detuvo un momento recostándose contra la pared, se saco aquel pintoresco sombrero y lo miro con melancolía.

Cerro los ojos y llevo su cabeza contra la pared, estuvo así unos 5 minutos, hasta que fue interrumpido, alguien estaba sentado a su lado.

Volteo la cabeza hacia la izquierda, pero no vio a nadie, solo el largo pasillo de aquel hospital, adornado con luces blancas y una alfombra roja, paredes de un marrón claro y un aroma a hierba fresca.

“¿Lo abre imaginado?”, pensó mientras se ponía el sombrero y suspiraba, como si intentara sacarse algo de encima.

-Aquí abajo…- Una vocecilla invadió sus oídos, venia de la misma dirección hacia la cual había volteado con anterioridad, solo que esta vez, al voltear, miro hacia abajo, y vaya sorpresa se llevó.

El pequeño ente se mostraba con la figura de un infante, pero bastante distorsionada, llevaba unas vendas de color cian que le envolvían todo el cuerpo, salvo sus enormes ojos de color amarillo, bastante cabezón, el pequeño parecía repleto de arena y polvo, además de denotar un aura inquietante y misteriosa.

Ash no despegaba sus ojos del enigmático ser, pero fue sorprendido con una pregunta para la cual no estaba preparado.

-¿Puedo abrazarte…?.- Tras escucharla mejor, la voz del niño era apagada, triste, como si muchas pierdas pequeñas se precipitaran sobre un balde con agua.

Ash lo miro un momento, los grandes ojos del niño estaban brilloso, parecía que en cualquier momento se pondría a llorar.

-Seguro amiguito.-Dijo el azabache subiendo a la momia triste a sus piernas para posteriormente rodearlo con sus brazos y recostar su espalda contra la pared.

Pasaron un par de segundos de total silencio, hasta que Ash sintió como la zona sobre la que estaba apoyado el infante estaba mojada, miro hacia abajo para ver que estaba ocurriendo, y, al bajar al mierda, se encontró con la aquel deteriorado niño llorando cataratas por sus grandes ojos amarillos.

Ash se asustó un poco, levanto en el aire al niño para revisarlo.

-¿Estas bien, no estas lastimado?.- El tono del moreno era de bastante preocupación, buscaba incesantemente heridas o algún signo de daño en el pequeño, pero no encontró nada.

-Tu.., tu me abrazaste…- El que parecía incrédulo era el pequeño cadáver, sus ojos estaban muy abiertos, y parecía muy sorprendido.

-Por supuesto amiguito, ¿por qué no lo haría?.- La cara del niño se ilumino mientras dejaba de llorar, parecía haber entrado en algún tipo de shock.

Ash le regalo una sonrisa mientras ponía al niño de regreso en el suelo, cruzo sus piernas cual indio y miro con amabilidad al pequeño llorón.

-Sabes pequeño, hay muchas cosas de este lugar que no entiendo, tú por ejemplo.- Ash rio para luego suspirar.-¿Por qué no me dices que te pasa pequeñín?.

El pequeño se sentó en el suelo con sus pequeñas piernas hacia adelante mientras miraba a los ojos al azabache.

-No le agrado a la gente…, ellos se alegan de mí, me tienen miedo, dicen que no debería de estar vivo, dicen que yo estoy maldito.-El pequeño comenzó a llorar de nuevo, pero esta vez, una cantidad de líquido exagerada comenzó a salir de sus ojos, su expresión cambio abruptamente de un momento para otro, pareció enojarse-¡Ellos me odian, dice que soy malo, peor no es cierto, no es cierto no es cierto!.

Algo estaba sucediendo, lo que parecían ser las vendas de aquella pequeña momia estaban despegándose rápido de su cuerpo, pero no parecían revelar lo que había abajo, en su lugar solo giraron a su alrededor con bastante rapidez.

Los giros se volvieron erráticos, Ash retrocedió impactado, el niño parecía estar liberando un brillo de color amarillo, una encandecen te luz cegadora, pero no fue solo eso, Ash estaba siendo suprimido, algo le estaba impidiendo moverse. Algo malo estaba pasando, tenía que tratar de calmar al niño antes de que ocurriera un desastre.

-¡Tranquilo, nadie quiere lastimarte, solo yo estoy aquí!.- Con mucho esfuerzo, Ash tomo al pequeño con ambas manos y los sacudió para tratar de regresarlo a la realidad.- No te are daño, lo prometo.

La pequeña entidad dejo de brillar y regreso a la normalidad tras unos segundos, Ash sentía algo dentro de si, una tristeza enorme, algo estaba mal con ese pequeño.

-¿L-lo dices de verdad?.- La voz del niño estaba quebrada, pero sus ojos dejaron de derramar lagrimas mientras miraba a Ash con unos ojos que parecían un brillante e infinito abismo de color amarillo.

-No te preocupes, lo prometo.- Dijo Ash arrodillándose con una pierna frente al niño mientras le acariciaba la cabeza, tratando de hacer caso omiso a ese sentimiento tan profundo de malestar.- ¿Por cierto, cuál es tu nombre?.

El niño esbozo una sonrisa enorme y abrazo la pierna del chico.- Me llamo Amumu, ¿y tu?.- Dijo el pequeño sin soltarse.

-Me llamo Ash, mucho gusto en conocerte Amumu.- Dijo el guerrero dorado mientras volvía a acariciar su cabeza.

-Ash, ¿seremos amigos para siempre?.- L a pregunta de Amumu tomó por sorpresa a Ash, pero este no tardo en sonreír.

-Claro que si Amumu, lo prometo.-Las palabras de Ash llenaban de alegría a la pequeña momia.- Pero ahora debo irme, tengo que ver a alguien.

El pequeño le sonrió al azabache y se alejó dando saltitos, mientras que Ash se puso de pie para avanzar hacia las escaleras.

Con el alejamiento del pequeño, Ash dejo de sentirse mal, pero ahora lo invadió la intriga, ¿Quién era ese pequeño, y que hacía solo allí?, de verdad había muchas cosas que debía aprender sobre ese lugar. Llego a las escaleras y comenzó a subir agarrándose de la barandilla, mientras deslizaba las llenas cubiertas de sus dedos por las mismas.

Subió los escalones que quedaban hasta llegar al nuevo piso, trato de no prestar demasiada atención a sus alrededores para seguir subiendo escaleras y llegar lo más rápido posible al piso donde estaba la pelirroja, pero algo inevitablemente llamo su atención.

A unos metros de el, el príncipe de Demacia se alzaba con su armadura de color cobre, aparentemente conversando con un colega.

Adentro, muy adentro de su ser, un sentimiento de ira lo invadió, llevo su mano derecha al tirante de su mochila y lo apretó para contenerse, y le dirigió una directa mirada de enojo al castaño, estuvo así un momento mientras se dirigía caminando hacia las escaleras de ascenso.

Su llamativa vestimenta no tardó mucho en acaparar la atención, las personas que lo habían visto comenzaron a susurrar, y en poco tiempo todos lo estaban mirando, pero a él no le importaba.

-“Oye amigo, relájate, ¿qué paso con que no estabas enojado con ellos?.- Resonó la voz del rey en su cabeza.- “Si no le bajas la espuma a tu chocolomo vamos a tener problemas.”.

-“El tiene razón Ash, solo sigue subiendo, una pelea solo seria un fastidio.”- Refuto el dragón dentro de la cabeza del entrenador.-“Vámonos”.

Ash estaba en una situación peculiar, por un lado tenía enfrente a una de las personas que le hicieron daño a su amiga, y las palabras de aquel hombre resonaban en su cabeza como si de una poderosa llamarada que lo quemaba desde adentro se tratase.

-“¿¡Por qué defiendes tanto a esa furcia?!”-

Los las gemas brillaban de un color negro intenso, como si un gigantismo abismo pudiera desprender luz, las personas comenzaron a ponerse nerviosas, y se sentía un peligro latente en el aire.

Lentamente se acercó al príncipe por la espalda, como si lo asechara, el parecía no darse cuenta, pero sus compañeros sí.

-S-señor.- Su compañero estaba señalando al joven mientras retrocedía un poco.

-¿Hmm?- El príncipe volteo con normalidad hasta que lo vio, y reconocio de inmediato, esos ojos color chocolate, que parecían haberse derretido con el calor de un sentimiento latente en lo más profundo de su ser, no podía hablar, su nudo no se lo permitía y parecía estar bastante intimidado.

Ash levanto su mando lentamente y la apoyo en el hombro del príncipe, las personas a su alrededor sentían miedo, mas no todas, pues una mujer y su compañero llevaron las manos a sus armas, el aire que se sentía era simplemente aterrador…

-Buena pelea, demaciano.-Solo esa pequeña frase salió de los labios del chico, quien soltó al príncipe y se volteo para emprender la retirada, ante la mirada de una gran cantidad de individuos.

-¡Alto ahí!.- Se escuchó el grito provenir de uno de los compañeros del príncipe, pelo largo, color negro, joven, unos 27 años, ojos pequeños, y de piel tostada. No consiguió nada, Ash se perdió de la vista de todos al avanzar hasta el piso de arriba y voltear a la derecha para dirigirse a la sala de atención médica.

El piso se quedó en silencio, la tensión se seguía respirando, y nadie parecía querer decir nada.

-No nos escuchara.- Hablo el heredero al trono demaciano.-Esta furioso Xin, pude sentirlo.-

-Si, yo también lo sentí.- Su compañero de pelo largo refuto a su futuro rey.-Ese rencor, solo lo eh sentido antes al combatir con entes mágicos.

-Tenemos que llamar a lux, es la única que lograra hablar con él, no podemos permitir que se vuelva nuestro enemigo.- El castaño se dirigió a la puerta enmarcada seguido por su compañero, pero la misma se abrió, mostrando a un Garen ya recuperado del brazo.

-Ah, Jarvan, que gusto verte.- El fornido guerrero demaciano no tardó en darse cuenta de que algo no estaba bien.-¿Ocurre algo?.-

-Él está arriba.- El hombre de pelo largo tomo la palabra indicándole a Garen la ubicación de un individo.

-¿“El”?, se mas especifico Xin.- Dijo el castaño sirviéndose un vaso con agua del dispensador del piso.

-El joven que nos dio una paliza, el guerrero dorado está en el piso de arriba.-Con esto, Garen escupió el agua para mirar al su compañero totalmente exaltado.

-¿Seguro que está arriba?.-El castaño parecía muy impaciente por una respuesta.

-Acaba de subir las escaleras, yo y Xin tuvimos una “charla” con él, pero déjame decirte que pude sentir como nos odiaba con cada gramo de su ser, sinceramente te recomendaría que no subas, lo mejor será que tu hermana hable con el.- El príncipe fue firme, pero Garen se mostraba poco complacido.

-¡No voy a dejar que ese monstruo le haga algo a mi hermana o a Demacia, terminare esto aquí y ahora!.- Garen se disponía a subir las escaleras, pero fue jalado hacia atrás.

-¡Garen, esto es serio, deja de ser tan impulsivo, si subes ahora podría matarte, y si lo haces enfadar, sellaras no solo tu destino, sino el de toda nuestra nación!.- Jarvan era un guerrero, el quería tanto como Garen saldar cuentas con Ash, pero con su posición como heredero, jamás haría algo que comprometiera su patria. Garen por su parte, se encontraba frustrado, allí, a solo unos metros, se alzaba aquel que había roto su orgullo al humillarlo con suma facilidad frente a todos sus compañeros, no solo eso, también era el defensor de aquella que había costado tantas vidas a su patria, la que había arrebatado tantas vidas inocentes, la que le había roto el corazón.

-Sí, mi príncipe.- Se alejó de las escaleras y se sentó en un banco pegado a la pared, se llevó las manos a la cara y comenzó a meditar.

Se tomó unos minutos así, Jarvan y Xin Zhao se retiraron tomando el ascensor, hacia la planta baja, dejando a Garen solo consigo mismo.

-“¿Qué estoy haciendo mal?”,- No lo entendía, simplemente no cabía en su cabeza que un adolescente lo venciera a él y a sus compañeros. Pensó en ellos, sus compañeros, en como los había perdido a varios en sus constantes batallas contra el avance noxiano, entonces lo noto, nadie de los suyos había muerto después de que el azabache había intervenido.

También recordó que, el jamás lo ataco por simple gusto, primero lo golpeo con algún tipo de técnica congeladora para frenar la ejecución de la daga siniestra, y luego lo dejo fuera de combate cuando el asesino a Katarina.

Entonces lo comprendió, él no lo asesino.

El guerrero dorado, Ash Ketchum, no lo mato, ni al él, ni a sus camaradas, según lo que le habían dicho, obligo a todos a replegarse, pero jamás mato a nadie.

Se pasó la siguiente media hora con la cabeza baja, meditando, hasta que lo entendió.

-Él es mejor que yo.- Susurro en un suspiro casi inaudible.

-Indudablemente.- Le respondió una voz de mujer.

Garen alzo la vista, solo para encontrarse a cierta pelinegra de mechones carmesí fumando un cigarro.

-Gracias por tu honestidad Fiora…- Dijo sarcásticamente.

-Cundo quieras.- Le respondió con su peculiar asentó tirando el cigarro por la ventana.

Se levantó de donde estaba sentado y, sin titubear, se dirigió a las escaleras abandonando a la duelista. Mientras subía por ellas sujetado por la barandilla, reconoció a quien bajaba desde arriba.

A simple vista parecía un médico normal, pelo recogido por una red color verde fluorescente, lentes de borde oscuro y cristales reflectantes, para que sus ojos no pudieran verse, su bata, muy semejante a un traje, era más oscura que su rodete, y de un verde más claro, además de llevar una mascarilla con bordes blancos, además, llevaba en su espalda lo que parecía ser una funda de algo, y en su cinturón portaba un bisturí con el filo protegido.

-Ah, el poder de Demacia, ¿ya te sientes mejor?.- pregunto con formalidad el medico mientras revisaba unos papeles.

-Si, mi brazo y mi espalda sanaron tal como lo habías previsto, gracias.- Respondió de forma humilde al robusto hombre.-Necesito preguntarte algo, ¿en que parte del piso se encuentra Ash Ketchum?.- Trato de sonar lo más amable posible, pero al cirujano no pareció gustarle su pregunta.

-Mira, se que te duele el orgullo, pero hay gente arriba que esta en recuperación, y si intentas pelear con el, puedes lastimar personas, y si eso sucede, yo te matare.- Fue muy directo con el castaño, quien se alarmo por esto, pero trato de mantener la compostura.

-No quiero hacerle daño.- se defendió Garen.- Quiero pedirle una disculpa.- Refuto sudando en evidente nerviosismo.

La situación fue tensa durante unos segundos, pero al final Shen lo dejo pasar, pero no sin antes darle una advertencia.

-Si llego a sentir que alguien esta sufriendo daños allí, me “mantendré unido” a esa persona, ¿comprendes?.- El medico miro una vez mas a Garen esperando su respuesta.

-Entendido.- Dijo Garen para subir las escaleras y llegar al pasillo principal.

Miro hacia la izquierda, en donde se encontró con una puerta, suponía que ese sería la sala en donde la gente estaba reposando, se disponía a irse en la otra dirección, pero las puertas se abrieron y el salió de allí.



-Se que no puedes escucharme.- Le dijo mientras no perdía de vista su delicado rostro.-Pero quiero que sepas, que no hay nada que me haga más feliz que saber que estarás mejor.-

El azabache se sacó el sombrero y lo puso en sus piernas mientras miraba sus guantes, la tela de la que estaban hechos esa muy extraña, cómoda, pero resistente, y sus gemas se sentían raras, no parecían simples adornos, y por supuesto, no lo eran.

Sus ojos desprendían un brillo bastante peculiar, estaba maravillado con lo que veía.

Ella había recuperado su color natural de piel, había dejado ese color tan pálido con el que la había visto la primera vez que llego al hospital, su cabello, largo y rojo, desprendía un aroma dulce, que se filtraba por la nariz del entrenador con una facilidad y sutileza dignas de alguna deliciosa comida de su madre.

No pudo evitar llevar su mano hasta la de ella, la cual, si bien estaba conectada a un tuvo para administrarle suero, no dejaba de sentirse suave, pero a la vez fuerte, características increíblemente específicas que noto a pesar de estar usando guantes.

-“¿Qué es lo que sientes, Ash?”.- La voz del emperador de Pokelantis resonó en su cabeza.

-No lo sé, me pasa siempre que estoy con ellas, estoy feliz, pero confundido, y todo esto es… tan raro, primero esto del elegido, después los poderes y ahora esto, ¿Qué me pasa?.- pregunto a su compañero, pero solo recibió como respuesta el barullo de fondo de los otros pacientes.

-Nuestro pequeño está creciendo.- le dijo con orgullo el rey al dragón quien miraba la situación sonriendo.

-Sí, está aprendiendo a entenderse así mismo y a los demás, y, una vez que comprenda y acepte sus propios sentimientos, podrá ser capaz de entender mucho mejor a la gente que lo rodea, pero mientras tanto, dejémoslo a solas con su “amiguita·.- El dragón se abrió paso sobre el departamento en la dirección en donde estaba el “stand”, del cenizo, acompañado del rey por supuesto.

Las gemas brillaron con un tenue color rosa, mientras Ash lentamente llevo su mano al rostro de la jovencita bastante ruborizado. Estuvo así un rato, hasta que la chica comenzó lentamente a moverse.

El chocolate se encontró con la esmeralda en un cruce de miradas que duro solo unos segundos antes de que ella retornara a su letargo, pero lo suficiente como para que ambos se contaran todo.

Todo sin decir nada.



--------------------------------------------------------------------------------------------------------------POTOTIPO 1: SION MECHA ZERO, EN LINEA.-

-¿Lo oíste cara pescado?, ¡pronto saldremos a buscar al gorra!.-


Esta historia continuara.

Bueno bueno bueno, tiempo sin actualizar, la verdad es que trata de pulir lo mas posible este capitulo, espero que haya quedado lindo.

Aviso 2 cosas, la primara, esto si es un harem, se la creyeron we xd.

La segunda, estoy buscando un dibujante, y estoy dispuesto a pagar, tanto con dinero como en skins del juego, si estas interesado, puedes hablarme aquí a MP o al LOL, me encontraras como “Muhammad Avdol”, juego en Las.

Comenta si te gusto, pls!

Imagenes:
 
Última edición:

Mario Uzumaki Fanfics

Escritor que esta en Wattpad
Registrado
10 Nov 2015
Mensajes
2,678
Ubicación
Chile, Viña del mar, Limonares.
Offline
Bueno, me presento, mi nombre, (como lo abran notado) es MaxiCamarKun, escribo este fic porque, desde siempre he admirado a la comunidad de DZ y creí que sería tiempo de unirme a ella, y, asi contribuir con su crecimiento, sin mucho más que decir empecemos.




Nos encontramos con nuestros protagonistas después de que Ash recibiera, de manos de Korrina su tercera medalla de gimnasio.

Decir que estaba feliz era poco, estaba encantadísimo con su victoria, después de todo, no cualquiera vence a un Mega Lucario con un Frogadier asi de fácil, así que, para celebrar todos decidieron relajarse en la playa que quedaba al lado de la torre de Ciudad Yantra.

-Ahhh…, esto si que es vida, ¿no es así Citron?- dijo ash mientras se bebía un frio y delicioso jugo de bayas.

-Claro que si Ash- dijo mientras volteaba momentáneamente para ver a su amigo, ya que, al parecer, estaba en ese momento “armando” una especie de sombrilla.

-¿Qué haces hermano?- pregunta Boonie quien acababa de llegar con los chicos, ya que se encontraba tomando sol con Srena y Korrina quienes, al parecer se habían quedado dormidas.

-Ciencia mi querida hermana, ciencia- le respondió amablemente, pero no se dio cuenta que su “querida” hermana al oír lo que el hacia prosiguió a retirarse y volver con las chicas –AJA, HE TERMINADO, PREPARENCE PARA VER DE LO QUE LA CIENCIA ES CAPAZ- dijo alzando la voz y llamando la atención de su amigo.

-¿Qué hiciste Citron- dijo Ash parándose de su silla y acercándose a su amigo.

-He sido capaz de crear un maquina capaz de tomar los rayos del sol, modificar sus átomos y transformarlos en un agradable viento frio- dijo con orgullo y presionando un botón que hizo que la maquina se encendiera.

-Genial citron, de verdad eres un genio- dijo ash admirando la creación de su amigo, pero algo salió mal, la maquina empezó a descontrolarse y estallo en una nube de humo.

Esto no hubiera sido preocupante, de no ser porque la maquina no se destruyó y callo “apuntando” hacia ash, y para poner la cereza sobre el pastel parecía estar encendida…

-Ash quítate del camino- le grito desesperado citron a su amigo para que se apartase, pero fue demasiado tarde, un haz de luz salió disparado hacia ash y, al impactar la zona donde este se encontraba exploto en una nube de humo.

¡Ash!- grito desesperado Citron, eso fue lo que alerto a las chicas quienes vinieron de inmediato.

¡¿Qué DEMONIOS PASO AQUÍ?!- Grito una alterada Korrina quien se acercó al lugar de los hechos.

¡¿Dónde etsa ash?!- pregunto una asustada serena.

¡¿Qué paso hermano?!- pregunto una asustada boonie.

Yo, yo,yo…- citron intentaba articular palabras pero simplemente no podía.

¡Donde esta ash!- pegunto una vez mas una desesperada serena.

No lo se…- fueron la únicas palabras que logro articular el rubio.


Mientras tanto…




Mientras tanto…
-Que aburrimiento, por amor a Dios, ¿es que nadie sabe que podríamos hacer para entretenernos?- Expreso una chica de ojos dorados, cabello azabache largo, una orejas de perito y nueve colas, vestida con lo que seria un vestido estilo kimono rojo que cubría la mayoría de su cuerpo, pero dejaba ver sus muslos y unas botas del mismo color que el vestido.

-no me preguntes a mí, Ahri, desde que la liga de leyendas le dio a sus campeones seis meses de descanso me encuentro en la misma situación que tu- Le respondió lo que parecía ser una especie de robot, o mejor dicho golem, ya que este poseía unos guanteletes de boxear considerablemente grandes y, a pesar de que se veía imponente su voz era calmada y amigable.

-Mmm…, tienes razón, supongo que tendremos que buscar nosotros algo interesante que hacer, algo asi como una aventura, ¿pero que podríamos hacer?-expreso la chica, pensativa

-Aventura…, ¿he?, Mmmm…, tengo una idea.-expreso como si hubiera sido el descubridor el fuego.

-que tienes en mente?- le pregunto aquella hermosa chica.

-bueno, voy a adentrarme en la jungla a ver si encuentro algo…- y dicho esto se levantó de la roca en la que se sentaba y partió hacia la jungla…, pero algo lo hizo detenerse, pudo observar cómo, del cielo, se podía observar algo caer, rápidamente utilizando un ampliador de imagen que tenía instalado en su ojo derecho logro enfocar lo que en un principio pensó sería una roca espacial o algo asi, resulto ser una persona, no alcanzaba a distinguirla bien pero caía rápidamente hacia su posición.

Esto alerto al golem el cual rápidamente, lanzo su braso hacia aquella persona y logro atraparla antes de que se encontrara con el suelo y le diera un saludo a la mama de Bambi.

Luego de poner a esta persona a salvo y acomodarla sobre una roca Blitzcrank le pidió a Arhi que buscara a Sona y así poder curar a esta persona si es que se encontraba dañada.

Cando la chica se fue buscando a su amiga el golem pudo apreciar mejor al chico pudo notar que se trataba de un joven de unos 15 o 16 años, pelo azabache desordenado, tez ligeramente morena, complextrua no demasiado musculosa pero se notaba que el chico hacia ejercicio y unas arcas como Z en sus mejillas.

Pero pudo sentir otra cosa que llamo su atención fue lo que sintió en el chico…, no podía explicarlo pero sentía como si una increíble fuerza emanara de el, no una fuerza común, algo… algo mas alla de lo físico.

Pasaron las horas y Arhi avía llegado con su amiga para que curara a la persona, valla sorpresa que se llevaron al ver como su amigo bonico custodiaba a un joven tan…

-lindo- pensaron amabas chicas al ver al joven, pero este pensamiento se esfumo al recordar por que estaban allí, ese joven necesitaba su ayuda.

-Blitzcrank, como se encuentra este joven?- pregunto Arhi al ver al chico.

-no soy medico, pero yo diría que nada bien-expreso con impotencia aquel golem.

-Sona- llamo Arhi a su amiga peli azul

Esta asintió y prosiguió a intentar diagnosticar y curar al joven, pero cuando comenzó sintió la misma energía emanando del joven, anqué no le tomo importancia y prosiguió a curarlo.

Pasaron cerca de 40 minutos y la chica había finalizado, y al parecer el chico comenzaba a despertarse.

-Ahh…, ¿Qué ocurrió?, donde…- pero no pudo terminar la frase ya que la cara del golem lo asusto demasiado, grito, pero se calló de la roca en la que estaba acostado.


-Tranquilo, chico, no te lastimaremos- expreso el golem, tratando de calmarlo y logrando su cometido.

Pasaron 20 minutos en los que las dos chicas y el golem, bueno la chica y el golem ya que zona es muda, le explicaron al chico lo que había pasado, también le dijeron sus nombres y done se encontraba (en la afueras de Piltover), como lo encontraron, lo que sabían de el.

Bueno ahora qu te dijimos lo que querías saber, dinos, como llegaste aquí, de donde vienes, quien eres- le dijo Arhi mirándolo a los ojos, mentas Blitzcrank asentía y zona se le quedaba viendo con un ligero tono carmesí en sus mejillas.

Bueno-dijo sentándose en una roca- mi nombre en Ash Ketchum y…- pasaron otros 20 minutos asta que Ash logro explicarles todo, agregándole también una explicación del mudo pokemon, el cual fascino mucho a los otros tres, y estos llegaron a la conclusión de que ese chico no ere de esa “dimensión”.

-Bueno, les agradezco mucho por ayudarme, pero tengo que encontrar la manera de volver a casa con mis amigos- dijo el joven levantándose, pero arrodillándose por el cansancio.

¡Espera!- dijo Ahri para ir a socorrerlo- aun estas débil, te llevaremos a mi casa para que descanses unos días y luego buscaremos la manera de que regreses a tu hogar, ¿de acuerdo?- dijo ella llevando el brazo de chico a su hombro pasándolo por su cuello.

-Muchas gra- no pudo terminar ya que su que a su otro brazo le ocurro lo mismo, solo que este era tomado por zona.

-Gracias- finalizo el chico para empezar a caminar ayudado por dos hermosas damiselas, en dirección a la casa de Arhi siguiendo de manera protectora y muy de cerca por Blitzcrank.

-Creo que…, encontré una aventura- pensó aquel golem mirando a su nuevo “amigo”.



Bueno así termina este capitulo, espero les guste este fic, si a alguien le interesa cooperar, es vienbenido.

Ah, y la pareja de ash será un harem, que ustedes elegirán (Arhi, Sona y Korrina ya incluidas)

Sin más que decir me despido Adiós.

Sona


Ver el archivo adjunto 118414


Ahri

Ver el archivo adjunto 118415

Blitzcrank
Ver el archivo adjunto 118416



Ash
Ver el archivo adjunto 118417
Animo
Me gusto el fic
Continúa asi
 

Mario Uzumaki Fanfics

Escritor que esta en Wattpad
Registrado
10 Nov 2015
Mensajes
2,678
Ubicación
Chile, Viña del mar, Limonares.
Offline
Acariciaba su cabeza teniendo mucho cuidado de no despertarla, su mano izquierda siempre hacia el mismo recorrido, comenzaba por su cabeza, luego, lentamente bajaba por su cuello hasta llegar a su espalda alta, donde podía sentir su suave piel a través de aquellos guantes azules, aquella bella piel de porcelana que terminaba donde comenzaba su suave kimono de tela roja con detalles blancos en los bordes, y, a pesar de que estaba algo roto, pues no lo había cambiado desde hace algún tiempo, no dejaba de lucir bien.

Su mano terminaba su paseo en su cintura baja, luego de todo su recorrido a través de la espalda de la chica, junto a su mano derecha que la sostenía de la cadera, y, tras terminar su recorrido, regresaba a su cabeza para comenzar desde cero.

Ash estaba acostado en el suelo, con las piernas estiradas hacia delante y su espalada apoyada contra la pared, su sombrero reposaba en el suelo junto a la mochila que contenía a sus dos amigos dragones.

Ahri, por su parte, reposaba sobre el chico, acurrucándose en el pecho del mismo, mientras sus colas rodeaban a ambos, sus largas y bien formadas piernas descansaban sobre las del chico, mientras este le daba una mirada tierna.

-Vaya, no había notado lo linda que es al dormir…- Ash parecía victima de algún tipo de transe, la suavidad del pelo de las colas de la chica lo hechizaba, su aroma a…, bueno, mejor no hablar del aroma de alguien que no había tomado una ducha desde que ingreso al hospital.

El momento era lindo, pero algo le llego a la mente al chico, a visión de cierta pelirroja que se encontraba unos pisos mas arriba.

Ash miro a la pelinegra, parecía dormir muy placidamente, y seria algo cruel despertarla, así que la cargo con mucho cuidado hasta la cama, en donde la dejo reposar de manera suave mientras se sentaba a su lado.

La damisela descansaba sobre la cama con una gracia que haría envidiar a un ángel, su cuerpo se acomodo volteando hacia el azabache, mientras su sueño se hacia cada vez mas profundo.

Ash, acaricio una vez mas su cabeza antes de levantarse y dirigirse hacia la puerta, al llegar, apago las luces, tomo sus cosas y abandono la habitación cerrando la puerta tras de si.

Se detuvo un momento recostándose contra la pared, se saco aquel pintoresco sombrero y lo miro con melancolía.

Cerro los ojos y llevo su cabeza contra la pared, estuvo así unos 5 minutos, hasta que fue interrumpido, alguien estaba sentado a su lado.

Volteo la cabeza hacia la izquierda, pero no vio a nadie, solo el largo pasillo de aquel hospital, adornado con luces blancas y una alfombra roja, paredes de un marrón claro y un aroma a hierba fresca.

“¿Lo abre imaginado?”, pensó mientras se ponía el sombrero y suspiraba, como si intentara sacarse algo de encima.

-Aquí abajo…- Una vocecilla invadió sus oídos, venia de la misma dirección hacia la cual había volteado con anterioridad, solo que esta vez, al voltear, miro hacia abajo, y vaya sorpresa se llevó.

El pequeño ente se mostraba con la figura de un infante, pero bastante distorsionada, llevaba unas vendas de color cian que le envolvían todo el cuerpo, salvo sus enormes ojos de color amarillo, bastante cabezón, el pequeño parecía repleto de arena y polvo, además de denotar un aura inquietante y misteriosa.

Ash no despegaba sus ojos del enigmático ser, pero fue sorprendido con una pregunta para la cual no estaba preparado.

-¿Puedo abrazarte…?.- Tras escucharla mejor, la voz del niño era apagada, triste, como si muchas pierdas pequeñas se precipitaran sobre un balde con agua.

Ash lo miro un momento, los grandes ojos del niño estaban brilloso, parecía que en cualquier momento se pondría a llorar.

-Seguro amiguito.-Dijo el azabache subiendo a la momia triste a sus piernas para posteriormente rodearlo con sus brazos y recostar su espalda contra la pared.

Pasaron un par de segundos de total silencio, hasta que Ash sintió como la zona sobre la que estaba apoyado el infante estaba mojada, miro hacia abajo para ver que estaba ocurriendo, y, al bajar al mierda, se encontró con la aquel deteriorado niño llorando cataratas por sus grandes ojos amarillos.

Ash se asustó un poco, levanto en el aire al niño para revisarlo.

-¿Estas bien, no estas lastimado?.- El tono del moreno era de bastante preocupación, buscaba incesantemente heridas o algún signo de daño en el pequeño, pero no encontró nada.

-Tu.., tu me abrazaste…- El que parecía incrédulo era el pequeño cadáver, sus ojos estaban muy abiertos, y parecía muy sorprendido.

-Por supuesto amiguito, ¿por qué no lo haría?.- La cara del niño se ilumino mientras dejaba de llorar, parecía haber entrado en algún tipo de shock.

Ash le regalo una sonrisa mientras ponía al niño de regreso en el suelo, cruzo sus piernas cual indio y miro con amabilidad al pequeño llorón.

-Sabes pequeño, hay muchas cosas de este lugar que no entiendo, tú por ejemplo.- Ash rio para luego suspirar.-¿Por qué no me dices que te pasa pequeñín?.

El pequeño se sentó en el suelo con sus pequeñas piernas hacia adelante mientras miraba a los ojos al azabache.

-No le agrado a la gente…, ellos se alegan de mí, me tienen miedo, dicen que no debería de estar vivo, dicen que yo estoy maldito.-El pequeño comenzó a llorar de nuevo, pero esta vez, una cantidad de líquido exagerada comenzó a salir de sus ojos, su expresión cambio abruptamente de un momento para otro, pareció enojarse-¡Ellos me odian, dice que soy malo, peor no es cierto, no es cierto no es cierto!.

Algo estaba sucediendo, lo que parecían ser las vendas de aquella pequeña momia estaban despegándose rápido de su cuerpo, pero no parecían revelar lo que había abajo, en su lugar solo giraron a su alrededor con bastante rapidez.

Los giros se volvieron erráticos, Ash retrocedió impactado, el niño parecía estar liberando un brillo de color amarillo, una encandecen te luz cegadora, pero no fue solo eso, Ash estaba siendo suprimido, algo le estaba impidiendo moverse. Algo malo estaba pasando, tenía que tratar de calmar al niño antes de que ocurriera un desastre.

-¡Tranquilo, nadie quiere lastimarte, solo yo estoy aquí!.- Con mucho esfuerzo, Ash tomo al pequeño con ambas manos y los sacudió para tratar de regresarlo a la realidad.- No te are daño, lo prometo.

La pequeña entidad dejo de brillar y regreso a la normalidad tras unos segundos, Ash sentía algo dentro de si, una tristeza enorme, algo estaba mal con ese pequeño.

-¿L-lo dices de verdad?.- La voz del niño estaba quebrada, pero sus ojos dejaron de derramar lagrimas mientras miraba a Ash con unos ojos que parecían un brillante e infinito abismo de color amarillo.

-No te preocupes, lo prometo.- Dijo Ash arrodillándose con una pierna frente al niño mientras le acariciaba la cabeza, tratando de hacer caso omiso a ese sentimiento tan profundo de malestar.- ¿Por cierto, cuál es tu nombre?.

El niño esbozo una sonrisa enorme y abrazo la pierna del chico.- Me llamo Amumu, ¿y tu?.- Dijo el pequeño sin soltarse.

-Me llamo Ash, mucho gusto en conocerte Amumu.- Dijo el guerrero dorado mientras volvía a acariciar su cabeza.

-Ash, ¿seremos amigos para siempre?.- L a pregunta de Amumu tomó por sorpresa a Ash, pero este no tardo en sonreír.

-Claro que si Amumu, lo prometo.-Las palabras de Ash llenaban de alegría a la pequeña momia.- Pero ahora debo irme, tengo que ver a alguien.

El pequeño le sonrió al azabache y se alejó dando saltitos, mientras que Ash se puso de pie para avanzar hacia las escaleras.

Con el alejamiento del pequeño, Ash dejo de sentirse mal, pero ahora lo invadió la intriga, ¿Quién era ese pequeño, y que hacía solo allí?, de verdad había muchas cosas que debía aprender sobre ese lugar. Llego a las escaleras y comenzó a subir agarrándose de la barandilla, mientras deslizaba las llenas cubiertas de sus dedos por las mismas.

Subió los escalones que quedaban hasta llegar al nuevo piso, trato de no prestar demasiada atención a sus alrededores para seguir subiendo escaleras y llegar lo más rápido posible al piso donde estaba la pelirroja, pero algo inevitablemente llamo su atención.

A unos metros de el, el príncipe de Demacia se alzaba con su armadura de color cobre, aparentemente conversando con un colega.

Adentro, muy adentro de su ser, un sentimiento de ira lo invadió, llevo su mano derecha al tirante de su mochila y lo apretó para contenerse, y le dirigió una directa mirada de enojo al castaño, estuvo así un momento mientras se dirigía caminando hacia las escaleras de ascenso.

Su llamativa vestimenta no tardó mucho en acaparar la atención, las personas que lo habían visto comenzaron a susurrar, y en poco tiempo todos lo estaban mirando, pero a él no le importaba.

-“Oye amigo, relájate, ¿qué paso con que no estabas enojado con ellos?.- Resonó la voz del rey en su cabeza.- “Si no le bajas la espuma a tu chocolomo vamos a tener problemas.”.

-“El tiene razón Ash, solo sigue subiendo, una pelea solo seria un fastidio.”- Refuto el dragón dentro de la cabeza del entrenador.-“Vámonos”.

Ash estaba en una situación peculiar, por un lado tenía enfrente a una de las personas que le hicieron daño a su amiga, y las palabras de aquel hombre resonaban en su cabeza como si de una poderosa llamarada que lo quemaba desde adentro se tratase.

-“¿¡Por qué defiendes tanto a esa furcia?!”-

Los las gemas brillaban de un color negro intenso, como si un gigantismo abismo pudiera desprender luz, las personas comenzaron a ponerse nerviosas, y se sentía un peligro latente en el aire.

Lentamente se acercó al príncipe por la espalda, como si lo asechara, el parecía no darse cuenta, pero sus compañeros sí.

-S-señor.- Su compañero estaba señalando al joven mientras retrocedía un poco.

-¿Hmm?- El príncipe volteo con normalidad hasta que lo vio, y reconocio de inmediato, esos ojos color chocolate, que parecían haberse derretido con el calor de un sentimiento latente en lo más profundo de su ser, no podía hablar, su nudo no se lo permitía y parecía estar bastante intimidado.

Ash levanto su mando lentamente y la apoyo en el hombro del príncipe, las personas a su alrededor sentían miedo, mas no todas, pues una mujer y su compañero llevaron las manos a sus armas, el aire que se sentía era simplemente aterrador…

-Buena pelea, demaciano.-Solo esa pequeña frase salió de los labios del chico, quien soltó al príncipe y se volteo para emprender la retirada, ante la mirada de una gran cantidad de individuos.

-¡Alto ahí!.- Se escuchó el grito provenir de uno de los compañeros del príncipe, pelo largo, color negro, joven, unos 27 años, ojos pequeños, y de piel tostada. No consiguió nada, Ash se perdió de la vista de todos al avanzar hasta el piso de arriba y voltear a la derecha para dirigirse a la sala de atención médica.

El piso se quedó en silencio, la tensión se seguía respirando, y nadie parecía querer decir nada.

-No nos escuchara.- Hablo el heredero al trono demaciano.-Esta furioso Xin, pude sentirlo.-

-Si, yo también lo sentí.- Su compañero de pelo largo refuto a su futuro rey.-Ese rencor, solo lo eh sentido antes al combatir con entes mágicos.

-Tenemos que llamar a lux, es la única que lograra hablar con él, no podemos permitir que se vuelva nuestro enemigo.- El castaño se dirigió a la puerta enmarcada seguido por su compañero, pero la misma se abrió, mostrando a un Garen ya recuperado del brazo.

-Ah, Jarvan, que gusto verte.- El fornido guerrero demaciano no tardó en darse cuenta de que algo no estaba bien.-¿Ocurre algo?.-

-Él está arriba.- El hombre de pelo largo tomo la palabra indicándole a Garen la ubicación de un individo.

-¿“El”?, se mas especifico Xin.- Dijo el castaño sirviéndose un vaso con agua del dispensador del piso.

-El joven que nos dio una paliza, el guerrero dorado está en el piso de arriba.-Con esto, Garen escupió el agua para mirar al su compañero totalmente exaltado.

-¿Seguro que está arriba?.-El castaño parecía muy impaciente por una respuesta.

-Acaba de subir las escaleras, yo y Xin tuvimos una “charla” con él, pero déjame decirte que pude sentir como nos odiaba con cada gramo de su ser, sinceramente te recomendaría que no subas, lo mejor será que tu hermana hable con el.- El príncipe fue firme, pero Garen se mostraba poco complacido.

-¡No voy a dejar que ese monstruo le haga algo a mi hermana o a Demacia, terminare esto aquí y ahora!.- Garen se disponía a subir las escaleras, pero fue jalado hacia atrás.

-¡Garen, esto es serio, deja de ser tan impulsivo, si subes ahora podría matarte, y si lo haces enfadar, sellaras no solo tu destino, sino el de toda nuestra nación!.- Jarvan era un guerrero, el quería tanto como Garen saldar cuentas con Ash, pero con su posición como heredero, jamás haría algo que comprometiera su patria. Garen por su parte, se encontraba frustrado, allí, a solo unos metros, se alzaba aquel que había roto su orgullo al humillarlo con suma facilidad frente a todos sus compañeros, no solo eso, también era el defensor de aquella que había costado tantas vidas a su patria, la que había arrebatado tantas vidas inocentes, la que le había roto el corazón.

-Sí, mi príncipe.- Se alejó de las escaleras y se sentó en un banco pegado a la pared, se llevó las manos a la cara y comenzó a meditar.

Se tomó unos minutos así, Jarvan y Xin Zhao se retiraron tomando el ascensor, hacia la planta baja, dejando a Garen solo consigo mismo.

-“¿Qué estoy haciendo mal?”,- No lo entendía, simplemente no cabía en su cabeza que un adolescente lo venciera a él y a sus compañeros. Pensó en ellos, sus compañeros, en como los había perdido a varios en sus constantes batallas contra el avance noxiano, entonces lo noto, nadie de los suyos había muerto después de que el azabache había intervenido.

También recordó que, el jamás lo ataco por simple gusto, primero lo golpeo con algún tipo de técnica congeladora para frenar la ejecución de la daga siniestra, y luego lo dejo fuera de combate cuando el asesino a Katarina.

Entonces lo comprendió, él no lo asesino.

El guerrero dorado, Ash Ketchum, no lo mato, ni al él, ni a sus camaradas, según lo que le habían dicho, obligo a todos a replegarse, pero jamás mato a nadie.

Se pasó la siguiente media hora con la cabeza baja, meditando, hasta que lo entendió.

-Él es mejor que yo.- Susurro en un suspiro casi inaudible.

-Indudablemente.- Le respondió una voz de mujer.

Garen alzo la vista, solo para encontrarse a cierta pelinegra de mechones carmesí fumando un cigarro.

-Gracias por tu honestidad Fiora…- Dijo sarcásticamente.

-Cundo quieras.- Le respondió con su peculiar asentó tirando el cigarro por la ventana.

Se levantó de donde estaba sentado y, sin titubear, se dirigió a las escaleras abandonando a la duelista. Mientras subía por ellas sujetado por la barandilla, reconoció a quien bajaba desde arriba.

A simple vista parecía un médico normal, pelo recogido por una red color verde fluorescente, lentes de borde oscuro y cristales reflectantes, para que sus ojos no pudieran verse, su bata, muy semejante a un traje, era más oscura que su rodete, y de un verde más claro, además de llevar una mascarilla con bordes blancos, además, llevaba en su espalda lo que parecía ser una funda de algo, y en su cinturón portaba un bisturí con el filo protegido.

-Ah, el poder de Demacia, ¿ya te sientes mejor?.- pregunto con formalidad el medico mientras revisaba unos papeles.

-Si, mi brazo y mi espalda sanaron tal como lo habías previsto, gracias.- Respondió de forma humilde al robusto hombre.-Necesito preguntarte algo, ¿en que parte del piso se encuentra Ash Ketchum?.- Trato de sonar lo más amable posible, pero al cirujano no pareció gustarle su pregunta.

-Mira, se que te duele el orgullo, pero hay gente arriba que esta en recuperación, y si intentas pelear con el, puedes lastimar personas, y si eso sucede, yo te matare.- Fue muy directo con el castaño, quien se alarmo por esto, pero trato de mantener la compostura.

-No quiero hacerle daño.- se defendió Garen.- Quiero pedirle una disculpa.- Refuto sudando en evidente nerviosismo.

La situación fue tensa durante unos segundos, pero al final Shen lo dejo pasar, pero no sin antes darle una advertencia.

-Si llego a sentir que alguien esta sufriendo daños allí, me “mantendré unido” a esa persona, ¿comprendes?.- El medico miro una vez mas a Garen esperando su respuesta.

-Entendido.- Dijo Garen para subir las escaleras y llegar al pasillo principal.

Miro hacia la izquierda, en donde se encontró con una puerta, suponía que ese sería la sala en donde la gente estaba reposando, se disponía a irse en la otra dirección, pero las puertas se abrieron y el salió de allí.



-Se que no puedes escucharme.- Le dijo mientras no perdía de vista su delicado rostro.-Pero quiero que sepas, que no hay nada que me haga más feliz que saber que estarás mejor.-

El azabache se sacó el sombrero y lo puso en sus piernas mientras miraba sus guantes, la tela de la que estaban hechos esa muy extraña, cómoda, pero resistente, y sus gemas se sentían raras, no parecían simples adornos, y por supuesto, no lo eran.

Sus ojos desprendían un brillo bastante peculiar, estaba maravillado con lo que veía.

Ella había recuperado su color natural de piel, había dejado ese color tan pálido con el que la había visto la primera vez que llego al hospital, su cabello, largo y rojo, desprendía un aroma dulce, que se filtraba por la nariz del entrenador con una facilidad y sutileza dignas de alguna deliciosa comida de su madre.

No pudo evitar llevar su mano hasta la de ella, la cual, si bien estaba conectada a un tuvo para administrarle suero, no dejaba de sentirse suave, pero a la vez fuerte, características increíblemente específicas que noto a pesar de estar usando guantes.

-“¿Qué es lo que sientes, Ash?”.- La voz del emperador de Pokelantis resonó en su cabeza.

-No lo sé, me pasa siempre que estoy con ellas, estoy feliz, pero confundido, y todo esto es… tan raro, primero esto del elegido, después los poderes y ahora esto, ¿Qué me pasa?.- pregunto a su compañero, pero solo recibió como respuesta el barullo de fondo de los otros pacientes.

-Nuestro pequeño está creciendo.- le dijo con orgullo el rey al dragón quien miraba la situación sonriendo.

-Sí, está aprendiendo a entenderse así mismo y a los demás, y, una vez que comprenda y acepte sus propios sentimientos, podrá ser capaz de entender mucho mejor a la gente que lo rodea, pero mientras tanto, dejémoslo a solas con su “amiguita·.- El dragón se abrió paso sobre el departamento en la dirección en donde estaba el “stand”, del cenizo, acompañado del rey por supuesto.

Las gemas brillaron con un tenue color rosa, mientras Ash lentamente llevo su mano al rostro de la choca bastante ruborizado. Estuvo así un rato, hasta que la chica comenzó lentamente a moverse.

El chocolate se encontró con la esmeralda en un cruce de mierdas que duro solo unos segundos antes de que ella retornara a su letargo, pero lo suficiente como para que ambos se contaran todo.

Todo sin decir nada.



--------------------------------------------------------------------------------------------------------------POTOTIPO 1: SION MECHA ZERO, EN LINEA.-

-¿Lo oíste cara pescado?, ¡pronto saldremos a buscar al gorra!.-


Esta historia continuara.

Bueno bueno bueno, tiempo sin actualizar, la verdad es que trata de pulir lo mas posible este capitulo, espero que haya quedado lindo.

Aviso 2 cosas, la primara, esto si es un harem, se la creyeron we xd.

La segunda, estoy buscando un dibujante, y estoy dispuesto a pagar, tanto con dinero como en skins del juego, si estas interesado, puedes hablarme aquí a MP o al LOL, me encontraras como “Muhammad Avdol”, juego en Las.

Comenta si te gusto, pls!

Imagenes:
Awesome = asombroso
 

cutesaralisa

Ocasionando desmadres desde... SIEMPRE
Registrado
14 Sep 2015
Mensajes
2,337
Ubicación
Argentina,
Offline
tanto tiempo y finalmente un capitulo, ahora se viene una guerra entre muchos mundos, y faltaria que Maximun se decida entre 2 peces humanoides que tienen el título de ''Lesbian fish that wears armor''
 

Lector Luigi

El eterno lector del fanfiction
Registrado
11 Sep 2012
Mensajes
441
Offline
Han pasado 84 años...ya en serio, gracias por la actualizción Maxi. Buentrabajo. Si, todos caimos como inocentes palomitas. De seguro Nelson dira su ¡Ja,ja!. Pero que bueno que aun seguira el harem. Por fin Ash esta despertando al romance y se esta acercando a sus enmoradas. Tambien sus intereaccones con los Demasianos fue interesante ver ese lado de él.
 

VICTORELNAZI

El Francotirador
Registrado
12 Jun 2015
Mensajes
356
Offline
Buen regreso maxi, el fic cada vez se pone mejor pero a pesar de ser un harem aun faltaria saber quien se declarara primero y la posicion de la que tiene mas ventaja con ash en mi opinion es esta
1-katarina
2-ahri
3-sarah
4-Sona
5-vi
6-caytlin
7-akali
 
Registrado
13 Dic 2016
Mensajes
57
Offline
Jejeje gracias Maxi por seguir continuando este fic ya espero los momentos chistosos con su harem, pero lo que me intriga es que les paso a sona y como se llama a la de hielo jajaja pobres todavía de recordarlo
 
Arriba Pie