Oneshot Atraparé tu alma

Registrado
14 Nov 2013
Mensajes
116
Calificación de reacciones
18
Puntos
300
Bueno, no sé que me dio por escribir esto, pero aquí está.

Atraparé tu alma

Vi como un entrenador me observó a la distancia. Agitaría algo si pudiera, mas no me es posible, pero quería que supiera que estaba emocionado de que alguien quisiera capturarme. Sacó su pokédex y me analizó.

‘’Shedinja tiene un cuerpo robusto que no mueve en absoluto. De hecho, parece una especie de caparazón hueco. Se cree que si alguien se atreviera a mirarle por la espalda lo que tiene en su interior, Shedinja le robaría el alma.’’

He escuchado esa entrada de la pokédex un millón de veces. Cómo desearía que fuera verdad, que mi interior pudiera robarle el alma a alguien, eso me haría muchísimo más especial... pero no es así. Bueno, la verdad es que no lo sé, jamás he intentado hacerlo. Quizás debería, así tal vez me sentiría más vivo por dentro, querido, apreciado ¡Como los Ninjask! A ellos sí que los quieren, a diferencia de a mí, que permanezco encerrado entre estas cuatro paredes electrónicas... ¿Cómo es que le dicen? Caja, si no me equivoco. Debo reconocer que es mucho más cómodo y espacioso que su soso nombre lo indica. Bueno, aunque ya ni siquiera permanezco encerrado allí, me desecharon. Fui liberado, un eufemismo para lo que realmente significa, un abandono. Y así es cómo me encontraba ahora aquí, ante la expectación de que ese niño quisiera capturarme.

Sentí el sonido de su pokédex cerrarse. Eso iba a ser todo. Ya lo sabía, no soy apetecido por los entrenadores, mucho menos por aquellos que están recién iniciando sus aventuras en este mundo. Estar en un bosque a estas alturas de la noche tampoco me ayudaba mucho, al fin y al cabo, soy un pokémon fantasma... Cómo se supone que quiera que este niño me capture así, lo más probable es que le esté causando un espanto.

—¡Cariño, la cena está lista!

Escuché una voz en las proximidades. Se oía lejos, pero no lo suficiente como para que no pudiera ser oída. De seguro ha de ser la madre de este niño. No se le oyó preocupada tampoco, así que supongo que su casa estará cerca.

—¡Ya voy, mamá! —gritó el niño.

Dio unos pequeños pasos, trotando. Se oyó el sonido de una rama en el suelo quebrándose, al momento que el niño cayó al suelo. Tropezó, se tomó un momento para atar sus agujetas, y luego se levantó como si nada, sacudiéndose la suciedad de su ropa con sus pequeñas manos.

Al parecer eso había sido todo. Probablemente el entrenador en cuestión no se agradó con mi presencia, y pensó que un pokémon insignificante como yo, un Shedinja, no valía la pena de poseer en un equipo. Hasta aquí llegaron mis esperanzas. Supongo que deberé seguir deambulando sin rumbo. De pronto, escuché los pasos del niño en mi dirección. Al parecer, aún contaba con esperanzas.

Lo vi mirar de un lado a otro. Empinó sus orejas un poco. Supongo que para escuchar el arroyo que estaba en los alrededores del bosque, quizás eso le ayudaba a localizar su hogar. Luego, miró al cielo. Yo hice lo mismo. Las estrellas esta noche estaban hermosas. La lluvia de ayer había limpiado el firmamento, y se podía ver el nítido azul cubierto de luces brillantes. Era algo digno de ver, sin duda. Pero no solamente había estrellas, se podía observar una estela de humo desvaneciéndose a lo lejos. El sonido del fuego crepitando a la distancia me ayudaba a entender que se trataba de una chimenea.

Emprendió de nuevo el chico el rumbo, siguiendo el trazo que dejaba la estela de humo en el cielo. Quizás estaría un poco perdido. La verdad no lo sé, pero decidí seguirlo. Tal vez podría ayudarlo en caso de que sí lo estuviera.

La caminata está siendo más larga de lo que esperaba. A decir verdad, para mí no supone ningún problema, estoy acostumbrado a levitar largas horas sin rumbo, luego de mi abandono... perdón, liberación. Sin embargo, no podía decir lo mismo del niño. Sus cortos pies no le permitían dar largas calzadas, y se cansaba a ratos, por lo que tenía que dar unas pausas de vez en cuando. No me importaba. El sonido de los grillos del bosque, junto con el sonido del arroyo y el agradable clima me hacía apreciar el paisaje. Además, era la primera vez que pasaba tanto tiempo en compañía de alguien, aun cuando dicho alguien no se percatara que yo estaba allí a su lado. Se sentía distinto, cálido en mi interior.

El niño emprendió el rumbo por cuarta vez esa misma noche. Supongo que la casa de él ha de estar sobre una colina de este bosque, ya llevamos cuesta arriba un buen tiempo. Pobre de él, ya debe estar cansado. Aunque no lo parece, sigue con la misma sonrisa en el rostro desde que me miró hace unos veinte o treinta minutos atrás. Eso sin duda fue algo distinto para mí. Nunca había visto a alguien tan feliz al verme, la expresión de las personas al mirarme solía cambiar, pero la de este niño no, quizás por eso también me sentí inclinado a seguirlo, quién sabe.

—¡Timmy, mi amor, se enfría tu cena!

La misma voz femenina de antes se escuchó en el aire, aunque está vez más cerca que la primera ocasión. También se escuchó otra voz grave, hablando con ella, pero sus palabras me fueron indescifrables. Al menos ahora sé que el niño se llama Timmy.

—¡Ya llego, mami! —gritó Timmy.

El niño comenzó a trotar, como la primera vez que su madre lo había llamado. Corrí yo también, o para ser más preciso, levité más rápido, siguiéndolo como lo había hecho hasta ahora. Sentí una presión fuerte en mi pecho, al verlo alejarse de a poco. Esta noche llegaría pronto a su fin, y la calidez que sentí hace un momento, ya no la volveré a sentir. Todo esto fue grato, pero en algún momento habría de terminar, y ese momento sería pronto. Sí quería robar su alma, debía de ser ahora. Así me sentiría mejor, más lleno y amado. Por eso, me adelanté al chico.

Vi la luz artificial reflejada a través de una ventana de la cabaña de madera que se encontraba al tope de la colina del bosque. Sin duda debía de ser la casa de Timmy. El aroma a comida casera recién hecha aún se podía oler, de seguro volvieron a calentar la cena de su hijo.

Timmy vio la luz unos segundos más tarde que yo, y, preso de la excitación de llegar a su hogar, corrió aún más rápido. Tropezó. Iba a caer cuesta abajo, sin nada que lo detuviera. Era mi oportunidad. Lo único que tenía que hacer era mostrarme ante él mostrándole mi interior a través de mi espalda, y el alma de Timmy sería mía... o al menos eso indicaba la pokédex acerca de los de mi especie.

No pude. Recordé la sonrisa de Timmy, y ese momento que pasamos juntos. Él ni siquiera lo sabía, pero yo lo disfruté. No podía hacerle eso a ese niño, mucho menos cuando sé que hay gente que lo quiere y lo está esperando, cuando sé que tiene un hogar al que volver. Ya llegará otra alma que robar, pero esta no estaba destinada a ser.

Detuve su caída. Utilicé mi telequinesis, y lo hice levitar. Mientras tanto, se reía. Se escuchaba adorable. Mientras lo aterrizaba en el suelo unos cuantos metros lejos de su hogar, más me convencía de que esa alma no era la que tenía que robar.

Ya cuando supe que Timmy estaba firme y seguro en el suelo, dejé de usar mi telequinesis. Al instante, vi como Timmy corrió hacia la puerta de su casa. Escuché las tablas de la pequeña escalera ante la puerta rechinar debajo de los pasos del chico, y luego la puerta abriéndose, mostrando a la figura de su madre y cómo abrazó a su hijo. Los dos entraron, y la madre cerró la puerta. Esa era mi señal. La señal de que todo se había acabado y ya nada tenía yo que hacer ahí. Sin embargo, no me resistí a quedarme un rato más.

Me acerqué un poco a la cabaña. Un leve calor se sentía desde el exterior, supongo que ha de ser la leña de la chimenea. Unido con la luz, podía ver que era una cabaña acogedora, sin importar su tamaño. Además de eso, sentí el sonido de los cubiertos traquetear contra el plato. Timmy ha de haber estado hambriento, porque el sonido de los cubiertos contra el plato se terminó tan pronto como comencé a escucharlo; no era para menos, dada la larga caminata desde la base del bosque hasta esta ladera donde se encuentra su casa. Después, escuché la silla arrastrándose, y ver que la luz se apagó. Ahora sí era el fin de la jornada, Timmy se iría a dormir, y yo volvería a deambular por aquí, con mis amigos, el ruido de los grillos y el agua del arroyo chocando entre las rocas.

Al poco tiempo que comencé a alejarme, oí como la puerta se abría despacio, y los mismos pequeños pasos que hicieron rechinar la madera de la corta escalera frente a la puerta los oí otra vez, pero con menor intensidad.

—¡Te tengo!

Un pequeño niño saltó hacia mí, y de repente, ya estaba siendo atrapado por unos cortos brazos como si fuera un peluche. No era nada más ni nada menos que Timmy.

—Ahora tú vas a ser mi mejor amigo —dijo Timmy.

Sonrió, con esa misma sonrisa que había tenido toda la noche, pero ahora aún más grande. Podía haberme liberado de su abrazo, pero para qué, me sentía muy bien entre sus brazos. Amado, querido. La cabaña se sentía igual de acogedora por dentro que por fuera. Vi que la luz de la sala se encendió.

—¿Qué es eso? —preguntaron los padres de Timmy casi al unísono, apuntándome.
—¡Es mi nuevo amigo! —respondió Timmy.
—Bueno mi amor. Qué lindo que hayas hecho un amigo, pero ahora es tiempo de ir a dormir, es tarde. —dijo su madre.

Su padre le revoloteó el cabello y apagó la luz de la sala. Volvieron a su cuarto. Mientras tanto, Timmy todavía abrazándome, fue a su cuarto también. En ese entonces entendí, que aún si no había hecho que Timmy viera mi interior a través de mi espalda como lo dice la pokédex, me había logrado ganar su alma de todas formas.
 

血液破綻
Registrado
14 Jun 2009
Mensajes
885
Calificación de reacciones
250
Puntos
400
Que extraño, en un principio me pasaba por la mente que iba a suceder una tragedia de las que como me gustan a mí (?) conforme iba pasando párrafos me daba cuenta que se dirigía por el camino del happy ending y culminó muy bien de esa forma, describe un lado de un pokémon del cual poco podría verse dado que hasta en las animaciones de los juegos es algo creepy verlo así, pero me gusta que sea de esa forma.

Esto contrasta con un anterior OS sobre este pokémon el cual se iba por el camino del horror (este estuvo a punto) aquí se muestra como un alma en soledad si se pudiera decir (?) algo ahí no cuadraría ¿verdad?, lucha por obtener a un compañero para vivir esas experiencias que solo no podría imaginar que sucedieran, compartir momentos con alguien es un anhelo que todos podrían poseer en cualquier tipo de creación ya sea ficticia o real (entiéndase de esa forma).

En fin me gustó porque me sorprendió el rumbo, es algo dulce a su manera porque por fin pudo encontrar un amigo y ganárselo sin tener que recurrir a la fuerza que pudiera o no ser verdad porque en un momento quiso probar si era cierto o no que sucedería y ahí el pokémon sería el que realizara la captura, esa mezcla me gusta también.

Algo más, en los años que han pasado olvidé muchas cosas porque me ocupé de otros asuntos (excusas) con el paso del tiempo puedo volver a mis viejos tiempos de remarcar errores, acá hay unos cuantos que no inciden (digamos, hay un cómo y un sí que no deberían de llevar acento, así como una confusión con el tiempo de narración, pero eso queda sujeto a mi capacidad de comprensión a estas alturas); otra cosa que me puse a pensar al leer una parte de igual manera fue la del sonido de los grillos y me pregunté ¿existen los animales verdaderos en el mundo pokémon? claro los pokémon mismos están basados en animales reales, pero no me acuerdo con exactitud si habrá un pokémon grillo... qué edad tenía Timmy (ese nombre, perfecto para un niño) porque su recorrido fue descrito de tal forma que pareciera que estaba más lejos de lo que aparentaba, pero eso es cuestión de interpretar la edad para calcular la distancia que se recorrería con zancadas del tamaño de alguien de corta edad.

Lo dicho anteriormente entonces se tomarían como paranoias de mi parte.

El escenario completo fue bien descrito, no hubo necesidad de pensar tanto para dibujarlo en la mente al igual que personalidades que no se necesitó mucho porque el centro de atención recaería completamente en los sentimientos de Shedinja.

En pocas palabras: buen OS. Te leo a la próxima...
 
Registrado
14 Nov 2013
Mensajes
116
Calificación de reacciones
18
Puntos
300
Que extraño, en un principio me pasaba por la mente que iba a suceder una tragedia de las que como me gustan a mí (?) conforme iba pasando párrafos me daba cuenta que se dirigía por el camino del happy ending y culminó muy bien de esa forma, describe un lado de un pokémon del cual poco podría verse dado que hasta en las animaciones de los juegos es algo creepy verlo así, pero me gusta que sea de esa forma.

Esto contrasta con un anterior OS sobre este pokémon el cual se iba por el camino del horror (este estuvo a punto) aquí se muestra como un alma en soledad si se pudiera decir (?) algo ahí no cuadraría ¿verdad?, lucha por obtener a un compañero para vivir esas experiencias que solo no podría imaginar que sucedieran, compartir momentos con alguien es un anhelo que todos podrían poseer en cualquier tipo de creación ya sea ficticia o real (entiéndase de esa forma).

En fin me gustó porque me sorprendió el rumbo, es algo dulce a su manera porque por fin pudo encontrar un amigo y ganárselo sin tener que recurrir a la fuerza que pudiera o no ser verdad porque en un momento quiso probar si era cierto o no que sucedería y ahí el pokémon sería el que realizara la captura, esa mezcla me gusta también.

Algo más, en los años que han pasado olvidé muchas cosas porque me ocupé de otros asuntos (excusas) con el paso del tiempo puedo volver a mis viejos tiempos de remarcar errores, acá hay unos cuantos que no inciden (digamos, hay un cómo y un sí que no deberían de llevar acento, así como una confusión con el tiempo de narración, pero eso queda sujeto a mi capacidad de comprensión a estas alturas); otra cosa que me puse a pensar al leer una parte de igual manera fue la del sonido de los grillos y me pregunté ¿existen los animales verdaderos en el mundo pokémon? claro los pokémon mismos están basados en animales reales, pero no me acuerdo con exactitud si habrá un pokémon grillo... qué edad tenía Timmy (ese nombre, perfecto para un niño) porque su recorrido fue descrito de tal forma que pareciera que estaba más lejos de lo que aparentaba, pero eso es cuestión de interpretar la edad para calcular la distancia que se recorrería con zancadas del tamaño de alguien de corta edad.

Lo dicho anteriormente entonces se tomarían como paranoias de mi parte.

El escenario completo fue bien descrito, no hubo necesidad de pensar tanto para dibujarlo en la mente al igual que personalidades que no se necesitó mucho porque el centro de atención recaería completamente en los sentimientos de Shedinja.

En pocas palabras: buen OS. Te leo a la próxima...
Lo de los acentos y los tiempos te lo concedo, nada más me dejé llevar por la dulce historia que se formó en mi mente. De hecho, pensé que iba a terminar en tragedia cuando empecé a escribir, pero quedó algo más lindo y cursi y me gustó.

Sobre si hay animales en Pokémon, sí los hay, hubo un perrito en el festival de no me acuerdo qué cosa, y también habían peces en el acuario de Misty, pero sí, supongo que pude haber usado pokémon y haber dicho el sonido de los Kricketot en lugar de los grillos, tienes razón.

Por último, sobre la edad de Timmy... La verdad es que quise dejarlo a la imaginación, pero tratando de hacer ver que es un niño pequeño, espero que se haya entendido. :D
 

Comentarios por Facebook