Guild Ávalon

Claire.

Lightning
Offline
1570474579904.png

Creada para reunir a tamers que buscan la auto superación, el trabajo en equipo y prestar su servicio a la comunidad, Ávalon es una Guild de ayuda y defensa de quienes lo necesiten, y para sus propios miembros.


 
Última edición:

Claire.

Lightning
Offline
Ver el archivo adjunto 265797
Light y Monodramon finalmente habían alcanzado el rango Medium y Monodramon estaba más que feliz por eso. Aquella mañana habían salido de la Inn de File y estaban en una cafetería cercana degustando un desayuno. Light se encontraba algo pensativa, por lo que el dragón no tardó en preguntar… ya se había acostumbrado a la humana, y podía percibir cuando la estadounidense no manifestaba su característica seriedad, y en cambio estaba rondándole algo en la cabeza.

¿Sucede algo? —Preguntó con un trozo de pastelillo en la mano. La chica le dirigió la mirada levemente de soslayo y se tardó un segundo para negar despacio y tomar un sorbo de su taza de café. El digimon la miró por un momento estático… sin duda la humana estaba pensando algo. Tomó otro panecillo y lo devoró—. Y bueno, ¿decidiste si viajaremos a ese continente del que nos hablaron en la Central? Solo tenemos que tomar el barco de esa chica que conocimos en Pueblo Industrial cuando sucedió lo de Giromon. Parece que ella es la capitana, y el barco sale en Cabo Coela —Light seguía sin mirarlo, con la taza muy cerca de la boca para tomar un sorbo pequeño.

La joven, de hecho, se había proyectado la idea de viajar a otros lugares desde que estuvo en la cima del Monte Infinito por primera vez. Cuando estaba allá, se planteó la interrogante de por qué la habían llamado a aquel mundo, suponía que todo eso tenía un propósito, y se resolvió a encontrar el objetivo de aquello. Despues de todo, ¿no era extraño que llamaran humanos a otro mundo, a conocer y hacer equipo con unas extrañas criaturas hechas de datos, para ponerlos a hacer misiones así como así? ¿Y qué clase de persona sería ella si no se planteaba en algún momento la pregunta de qué era lo que querían con ella ahí? ¿Es que no había mas explicación, o era solo: “Oh, Light, vente a este mundo a trabajar para los digimon”? Algo más tenía que haber allí, y ella no sabía nada. No seguiría simplemente trabajando sin saber para quién o para qué. Y algo le decía que aquellas respuestas las conseguiría viajando por aquel mundo y conociéndolo más a fondo.

Además, estaba el hecho de que sus propios principios la llevaban a no poder ignorar que había allí creaturas que necesitaban ayuda. Como siempre, donde había humanos nacía la maldad, la envidia y la ganas de hacer daño. Y eso era más que cierto con los sujetos maleantes que habían suscitado el odio de algunos digimon hacia los humanos. Lo cual en cierto modo le molestaba, después de todo, ella era una mujer que se había ganado una reputación correcta en el mundo real, ¿por qué tenía que ser juzgada en este mundo por las acciones de otros?

Su sentido de justicia, su sentido de bienestar a la sociedad, la impulsaban a buscar proteger y luchar por lo que era lo bueno. Y era lo que había tratado de hacer hasta el momento. De hecho, la misión que habían terminado el día anterior la habían hecho enlazar dos temas recientes en los que había estado pensando.

Primero, estaba el asunto de que grupos de humanos estaban comenzando a juntarse para propósitos ocultos. Y eso la traía impaciente de cierto modo, ¿qué querían? Sabía que esas pandillas de delincuentes siempre tenían en mente planes más y más peligrosos y presuntuosos, nunca se conformaban con poco.

Segundo, estaba el asunto de las Guild. Nieves Katsukagi le había ofrecido hacía poco ser parte de un grupo que cuidaría y protegería lo bueno y lo justo, que ayudaría al necesitado y pelearía por lo correcto. Aquello ciertamente le parecía bien, pero Light no era de trabajar en grupos. Entendiéndose eso bien… estaba acostumbrada a dirigir pelotones y cadetes, sí, pero aquellos que ella dirigía eran hombres y mujeres que hacían su trabajo excelentemente, no necesitaban que nadie los cuidara y sabían lo que hacían. Y lo que Light se preguntaba era: ¿Podía esa niña cuidarse por sí sola, y además cuidar y proteger a otros? La americana no estaba dispuesta a cuidar de una chica o a cuidar de nadie en absoluto. Aunque tenía que admitir que la jovencita se había valido bien por sí misma cuando hicieron aquella misión hasta Pueblo Industrial: ellos no había alcanzado el rango Medium y Nieves y Ryudamon dieron la cara bastante bien, tal vez los estaba subestimando…

Light no se dio cuenta que ya habían pasado varios minutos en su dialogo interno y que Monodramon estaba frente a ella en aquella mesa, examinándola con sus grandes ojos dorados, esperando que ella respondiera o dijera algo. Volvió a dar un sorbo a su café y se levantó para dejar los bits sobre la mesa. Monodramon ya había terminado el desayuno y era mejor que empezaran a moverse, tenían que llegar a Cabo Coela para tomar ese barco.

Pasaron por la INN rápidamente para tomar sus pertenecías y de inmediato tomaron camino por el medio de la ciudad. Extraña y grandiosa coincidencia fue el que se toparan por la Plaza de File City con Katsukagi y Ryudamon. La japonesa saludó tímidamente y con respeto a la mayor y ésta solo respondió con un “Buen día”. Monodramon y Ryudamon, que ya habían amistado más, iniciaron un animado dialogo donde el purpura le contaba emocionado al dragón de armadura, que ya había logrado digievolucionar y que tenían que algún día trabajar juntos o tener una pelea en el coliseo... Ryudamon lo felicitaba y lo aconsejaba. Sin duda el par de dragones habían logrado conectarse bien, empezando por el hecho de que Monodramon no era para nada tímido, además de que tenía una personalidad encantadora y sencilla, no se quedaba callado y era curioso, lo que lo hacía fácil de tratar.

Nieves sonrió al ver lo animado que estaba Monodramon por el asunto, pero cierto calor la invadió cuando sintió la mirada de Light sobre ella. Levantó la cabeza poco a poco y se encontró con los orbes azules de la ex-sargento.

A –ah... eh… —tartamudeó un poco y desvió la mirada— ¡Felicidades por su ascenso, Light y Monodramon! —Soltó para disipar el nerviosismo. No podía evitar presentir que la peli rosa de algún modo la examinaba, la evaluaba. Y después de la última conversación que habían tenido sobre el asunto de las guild, sintió que esperaba de alguna manera ser aprobada… aun cuando la que había invitado a la otra a hacer un grupo había sido ella.

Gracias —respondió Light sin decir más nada y Nieves fijó la vista en el par de Digimon que seguían conversando. Levemente se mordió el labio, la última vez la americana le había dicho que pensaría lo de unirse a su grupo y la peli azul pensó que si hasta ahora la mayor seguía sin decir nada, era porque probablemente no estaba interesada en unirse a la guild. Si esa era la situación, no tenía caso que ella preguntara o insistiera más, por lo que prefirió no hablar del tema.

Saldremos al Continente Folder hoy mismo… —estaba diciendo Monodramon a Ryudamon. Y aquel comentario hizo que Nieves abriera levemente la boca y despertara de sus pensamientos. Ella y Ryudamon intercambiaron miradas en silencio y la japonesa cerró los labios despacio. Si el par se marchaba a Folder, era mucho más seguro que la estadounidense no estaba interesada en el grupo. Ryudamon deslizó los orbes hacia la peli rosa mientras Monodramon seguía en su parloteo y, para su sorpresa, la joven lo observaba también. Aquel vistazo fue solo por unos segundos pero algo sucedió en aquella mirada que Light y Ryudamon se dieron, el samurái sabía que probablemente su tamer estaba decepcionada y de cierto modo el también lo estaba al no hallar respuesta de parte de la americana. Cuando Monodramon se dio cuenta de que lo estaban ignorando guardó silencio y meneó la cabeza. — ¿Sucede algo? —Preguntó al ver la mirada que mantenían su tamer y el acorazado. Hubo silencio de nuevo.

Será mejor que continuemos, Monodramon —el purpura asintió despacio sin entender mucho y comenzó a despedirse de Ryudamon. Mientras él decía las últimas frases Light dirigió la mirada a la peli azul, ésta aun veía hacia abajo, sin decir nada —. He pensado lo de tu grupo, Katsukagi— Nieves alzó la cabeza como un rayo y la miró con ojos muy abiertos. Los dos digimon guardaron silencio y toda la atención se concentró en la americana. Todos esperaban que Light dijera algo más, pero el incómodo silencio se adueñó del momento—. Veo que tienes un D-Terminal, ¿no? —Dijo la mayor viendo que el aparato colgaba del cintura de la más joven. Nieves parpadeó y miró su cintura. Sí, había obtenido el objeto hacía poco pero lo cierto es que aún no había agregado ni siquiera a la primera persona.

A –ah... si —respondió descolgándoselo suavemente.

Será mejor que nos mantengamos en contacto mientras estoy en Folder —indicó Light sacando su propia terminal para intercambiar correos.

Nieves volvió a parpadear y miró a su compañero, quien se mostró algo confundido también. Si la otra había pensado ya lo de las guild, ¿significaba eso que aceptaba ser parte de grupo? Lo cierto es que la americana no había aclarado bien el asunto, pero para la ex-sargento no había mucha explicación más que dar. Tener un grupo de apoyo no significaba que siempre estaría pegada a ellos, tenía sus propios asuntos con los qué lidiar, pero al menos sus nuevos compañeros de guild serían un soporte para futuros trabajos y misiones en el Digital World. [/JUSTIFICAR ]


……


Bueno ahí está Lady Beelze Lady Beelze , sé que está medio equis el post DX pero ya me estaba tardando mucho con esto, la idea era intercambiar los correos, y aunque Nieves aún queda algo confundida porque Light se fue a Folder, para Light ya es un hecho que pertenece a Ávalon. Pero como dije al final, no le parece que deba explicarlo demasiado o dar un “sí” directo. Actualizo mi ficha para lo que dijimos C:






    Portada Tamer Digimon DigiGnome Registro Inventario & Medallas


    • Claire. Claire. #1

      Light & Monodramon


    • Información Personal

      Información Personal
      Nombre:
      – No se sabe
      Apellido: – No se sabe
      Apodo: Light
      Edad y fecha de nacimiento: 21 años [13/05]
      Sexo: Femenino
      Descripción Física: Es una joven alta y delgada, aun así mantiene una bonita figura femenina, tiene una buena complexión física pues se ejercita constantemente; su piel es blanca como porcelana y tiene grandes ojos azul cielo, su cabello es corto atrás, pero un mechón un poco más largo cae por delante de su hombro derecho, es de color rosa pálido.

      Peso: 60Kgs
      Altura: 1.70 M
      Vestimenta:
      Cuando está en File Island lleva puesto un jersey marrón rojizo de cuello alto con cremallera por debajo de una chaqueta blanca adornada con cintas de cuero y grandes bolsillos abrochada por un cinturón marrón. De cintura para abajo, lleva una minifalda vaquera de color marrón sujeta con un cinturón del que cuelga una bolsa roja de tres bolsillos que lleva en la pierna izquierda. En el calzado, lleva unas botas oscuras abrochadas cada una con tres cintas de cuero grisáceas. Su vestimenta lo completan unos guantes azules de dedos abiertos con una especie de puñal dorado metálico en ellos, una manga negra que cubre casi todo su brazo izquierdo, y una delgada y larga capa rojiza a su espalda. En sus brazos lleva varios brazaletes y en su cuello lleva un collar con un colgante en forma de rayo. Ella también tiene un piercing en el ombligo aunque puede ser difícil de detectar.

      Cambia de ropas cuando está en Folder optando por usar jeans azules a la cadera y una correa gruesa, blusa ceñida al cuerpo, de cuero sin mangas que deja a la vista su abdomen y el piercing que lleva en el ombligo, el atuendo va acompañado con botas largas de cuero negro y varias correas finas adornadas con hebillas; su colgante en forma de planeta, guantes cortos y sin dedos y algunas pulseras metálicas en su mano izquierda. En otras ocasiones se le ve con pantaloncillos, camisetas holgadas y jeans, lo que nunca varía es el modelo de sus botas que siempre son semejantes.

      Personalidad: Después de un tiempo en el Digimundo Light sigue siendo determinada, concentrada, independiente, decidida y muy difícil de hacer temblar. A primera vista pasa por ser malhumorada y arrogante o tal vez tímida, pero lo cierto es que solo es seria y de poco hablar, carácter sereno y firme. Actuará de forma fría, distante y poco empática con quienes no conoce o no le interesa conocer, es decir; jamás empezará una conversación amigable para caerle bien a alguien, aun así nunca es grosera o altiva cuando alguien se acerca a ella a hablarle.

      La filosofía de “solo mira por sí misma y no le importa si alguien se queda atrás” -que aprendió al ser parte de la milicia estadounidense- poco a poco ha ido cediendo para ser alguien más preocupada por el bienestar de otros. Al menos con sus compañeros de guild, con quienes se muestra un poco más relajada, agradable y paciente e situaciones informales, aunque eso no quiere decir que sea suave con ellos al momento de trabajar: exige responsabilidad, esfuerzo y eficiencia a la hora de cumplir algún encargo: ganará su respeto inmediato aquel que le muestre estas cualidades.

      Poco difícil de perturbar o sacar de sus cabales a menos que sea alguien que hable y hable sin parar o un infame de un solo ojo(?), eso definitivamente sí la hace crispar. Es sarcástica cuando se encuentra con algún ingenuo. Cree ser justa, de hecho; pelea por aquello que le parece justo. Tiene un lado más cercano y amable que no muestra claro está a desconocidos, ni siquiera a recién conocidos, solo a las personas que llega a tomarles confianza: Monodramon y los miembros de Ávalon son los únicos hasta el momento.

      Aun cuando es miembro activo de su guild sigue siendo independiente, prefiere muchas veces trabajar sola con el fin de alcanzar sus objetivos sin debate ni preocuparse por la confiabilidad del otro. Su porte transmite autoridad y su mente aguda, capacidad para razonar, autonomía y autosuficiencia hace que los demás la vean como una líder. Es de armas tomar, ve la dependencia de los demás como una debilidad, y su pasión por el servicio, su confiabilidad y su integridad personal impecable les prohíbe caer en la trampa de depender de alguien. Es una persona recta, lógica, práctica y de dedicación incansable, que no tolera la indecisión o la cobardía.

      Gustos y Disgustos:
      +Ejercitarse, lo hace cada mañana que puede y que no tenga alguna Misión que cumplir.
      +Leer, cuando encuentra un tema que le interese leerá e investigará todo lo que pueda del asunto.
      +El mar, es uno de los pocos ambientes de la naturaleza por el que siente una extraña atracción y admiración.
      +Realizar misiones. Ha encontrado una pasión por realizar quest, ya no es sólo para ganar dinero. Más que un trabajo de ha vuelto su dedicación.

      -No le gusta el ruido, de hecho, la irritan las personas que hablan y hablan sin parar.
      -Las personas cobardes, poco responsables e indecisas.
      -Las Rogue Guild y los renegados. Darles caza y atraparlos son sus misiones predilectas.
      -Law Wolfe, desde el incidente en la taberna de Bad Spill en la que terminó perdiendo una absurda apuesta contra él, le ha agarrado el numerito (?)
      -Los fanfarrones y engreídos.

      Historia: Su padre murió cuando ella tenía 5 años en un accidente aéreo, y su madre murió de una terrible enfermedad cuando tenía 8 años. Tiene una hermana menor, por la que se sintió responsable de cuidar cuando sus padres murieron, aunque se sentía sola y asustada por aquella responsabilidad, tuvo que madurar rápido para poder cumplir con aquello. En algún momento de los años de adolescente, cuando ya se consideraba madura se dio cuenta que había descuidado mucho a su hermana, que se habían alejado y ya no existía tanta confianza entre ellas. Trató de acercarse más a la chica pero ya está había crecido y al parecer no necesitaba de nadie, ya no era una niña, eso entristeció mucho a Light y la hizo pensar que no había sido una buena hermana. Aun así su hermana Serah la admira y la quiere mucho y jamás pasó por su mente que su hermana la hubiera descuidado.

      Datos Extra:
      *Su nombre es un misterio para la mayoría de las personas, son pocos los que conocen su verdadero nombre ya que todos la conocen por su apodo. Miemtras estuvo en el templo el agua, Monodramon se enteró de que su nombre es Claire, es el unico que lo sabe hasta ahora pero tiene pensado contalo a sus compañeras de guild, a quienes ha comenzado a apreciar bastante.
      *Tras graduarse del instituto se unió al regimiento de seguridad de su ciudad, llegando a obtener el rango de sargento y estaba asistiendo a entrenamientos de oficial antes de ser llamada al Digital World.
      *Su idioma nativo es el inglés. En ocaciones repite la frase: 'It's not a question of can or can't. There're things in life you just do.' Tiene un significado especial para ella, fueron las últimas plabras que le dijo su madre antes de morir.
      * Originaria de los Estados Unidos-Nueva York.
      *Mientras realizaba la misión "Spider´s house" en Folder, descubrió que tiene asco o aversion a las arañas y los digimon aracnidos, especialmente a los Kodokugumon y Dokugumon.
      *Ha tomado la manía de chequear la información de cualquier digimon que no conoce en el DigiWindow.
      *Su resistencia al alcohol es nula, con sólo beber un par de tragos se vuelve un poco más flexible en cuanto a qué tolerar y qué no. No quiere decir que se embriaga, pero en ese estado puede acceder a hacer cosas que normalmente no haría.
      *Nieves Katsukagi le recuerda a su hermana menor, por lo que tiene un sentido de protección hacia ella. Es de las pocas personas en la que confía, pues en más de una ocasión la japonesa ha demostrado ser capaz y responsable.
      *Ha terminado por aceptar y tolerar la incesante animosidad y energía de Dana Ruikás, quien es tal vez la única persona que la hace reír levemente con sus locuras.
      *Quiere y se preocupa mucho por Monodramon, aunque no es dada a las expresiones de cariño sí está muy al pendiente de la salud de su compañero y de que no termine herido en demasía en cualquier combate. Además de que es consentidora con lo que el dragoncito le pide, bien sea juguetes, comida u otras cosas.
      *Servir y proteger son sus ideales, por aquellos ideales fue que aceptó ser parte de Ávalon.

      • Información Habilidades C.T.


        • Información de Digimon

          Nombre/Apodo:
          Monodramon
          Especie: (Nivel Child)
          Linea Evolutiva:Hopmon - Monodramon - Raptordramon
          • Armor Evo: Depthmon
          Personalidad:Es tranquilo y apacible, algo ingenuo e inocente como un niño, muy curioso y pregunta por todo lo que no conoce. Es muy sociable y carismático, le gusta conversar, jugar y pasarla bien con sus amigos. Es muy competitivo, le gusta competir para divertirse; al momento de pelear se vuelve muy serio y concentrado, incluso se vuelve metódico pues busca puntos débiles y estrategias. Puede atacar violentamente y con rabia si se burlan de él o le insinúan que es débil. En su etapa adulta se vuelve más callado y serio, su apariencia podría dar a entender que es algo agresivo, pero escucha a Light cuando ésta le dice cómo debe actuar o cómo debe pelear y obedece. Solo cuestiona alguna orden cuando le parece que no funcionará, conserva su competitividad y ganas de triunfar, no le gusta perder.

          Gustos/Disgustos:
          +Comer
          +Jugar con otros digimon
          +Hacer amigos
          +Pelear, es muy competitivo
          +Hacer quest con Light
          +Ama su juguetito de ToyAgumon navideño que Light le regaló en Noche Buena.
          +El Gnome de Dana, Kai. Lo encuentra un ser muy curioso y se vive haciéndole caras y muecas para divertirlo.

          -Que se burlen de él
          -Que le hagan bromas pesadas
          -Que le digan que es débil
          -Perder
          -Que toquen su ToyAgumon, no se lo presta a nadie.

          Historia:No recuerda nada de cuando era un pequeño digimon ni de cuando nació. Sus recuerdos comienzan desde el día en que evolucionó a Monodramon. Estaba jugando en la Plaza de File City cuando extrañamente ocurrió el cambio. Unos pocos minutos después una humana apareció como por arte de magia a su lado y el solo tocó su pierna con su cabeza, sabía que muchos digimon era escogidos para ser camaradas de humanos y de algún modo supo que esa humana era su Tamer. Luego de formar una amistad con ella y acostumbrarse a su carácter han recorrido muchos lugares apoyándose mutuamente y haciendo más fuertes sus lazos.

          Datos Extra:
          *Se enoja con facilidad si se aprovechan de él o le dicen que es débil.
          *Su meta es hacerse más fuerte, digievolucionar y viajar por el Digital World cumpliendo toda clase de Misiones.
          *Se siente orgulloso de sus evoluciones y del poder que hasta ahora tiene.
          *En ocasiones imita a su compañera cuando ésta habla en inglés, parece que quiere aprender inglés o le llama la atención ese idioma, aunque no se le da muy bien el pronunciarlo.
          *Lleva un colgante que le dio Light en el día de la amistad con la forma de un planeta.
          *Quiere mucho a su compañera Light aunque hasta ahora no se lo ha dicho, daría la vida por ella pues cree que ella es fuerte y decidida, razones por la que de cierto modo la admira y se siente orgulloso de tenerla como Tamer y amiga.
          *Siente gran cariño por Black, Impmon y Ryudamon sus compañeros de Guild, con quienes les gusta jugar, conversar y competir.


          Stats
          STR:
          50
          ATK:48
          DEF:42
          VIT:47
          SPD:47
          EVO:49


        • Habilidades
          Nombre: Blast Evolution
          Blast Gauge: 30%
          Evolución: Megadramon

          Raptordramon

          Nombre: Natural Carrier
          Descripción: Una condición que llevan algunos Digimon. Estos se caracterizan por llevar de manera natural en sus cuerpos el "X-Antibody" sin haber sido modificados por este. Los "Portadores Naturales" reciben un ligero aumento de fuerza, al igual que los portadores "Artificiales" del Antivirus.
          Requisitos para Activación: -
          Efecto: Todos los Stats +5

          Nombre: Chrome Digizoid -Armor-
          Descripción: Una aleación de metal refinado mucho más raro que el "Chrondigizoit", y conocido como el "metal más fuerte del Mundo Digital". Se dice que esta aleación, cuando es usada en armaduras, sólo es vulnerable ante los ataques más fuertes o las armas de Chrome Digizoid
          Requisitos para Activación: -
          Efecto: DEF +5



        • Custom Techniques
          Monodramon
          Nombre del ataque: Wing Arrows
          Explicación de la técnica: En este ataque elemental Monodramon dispara desde la boca tres hojas de energía similares al Shadow Wing.
          Datos Extras: Es un ataque que funciona a cortas y largas distancias pero mientras más cerca este del oponente más impacto tendrá. El poder del ataque depende del stat de ATK

          Raptordramon
          Nombre del ataque: Raptor Roar
          Explicación de la técnica: Usando su garganta mecanizada Raptordramon inicia un leve rugido, concentra energía en el rugido, y cuando lo libera, el rugido crea una onda de choque que aturde a su oponente por un periodo corto de tiempo
          Datos Extras:
          - La eficacia aumenta con el ATK del usuario, no es eficaz con Digimon de nivel mayor al Adult




    • Información de DigiGnome
      Nombre: El nombre que le quieran poner a su DigiGnome
      Nivel de Sanación: 1~5 (Todos empiezan en Lv 1)
      Personalidad: Debido a que los DigiGnome tienen una inteligencia más cercana a la de un animal que a la de un Digimon, la Personalidad será algo básico (unas dos lineas bastará, sin necesidad de hacerla compleja)
      Datos Extras: Lo que quieran ponerle

    • Registro de Tamer

      Rango:Medium
      Guild: Ávalon
      Digivice:

      Funciones: -​
      Tag:

      Spirits
      : -
      Digisoul:L3

      Color de Digisoul:Celeste
      Habilidades:
      - El Tamer podrá emanar a voluntad una pequeña cantidad de Digisoul de su mano. Debe activarla conscientemente
      - Realizar Digisoul Charge (Adult) en el Digimon le otorgará a éste +3 en todos los Stats mientras dure la evolución
      - Usando su puño cubierto de Digisoul, el Tamer puede asestar un golpe a un Digimon atacante. Un Adulto sentirá un aturdimiento momentáneo (tres segundos) y trastabillará, mientras que un Child, aparte del aturdimiento, será derribado. El golpe no causa daño alguno (físico o mental) al Digimon, y no tiene efecto en humanos. No funciona en Digimon de niveles mayores y sólo funciona una vez por hora
      - El Tamer puede realizar una "mini" carga de Digisoul para potenciar el ataque de un Digimon, aumentando su poder (el aumento solo dura un ataque y es equivalente al nivel de Digisoul que posea). Se puede usar un máximo de tres veces por tarea.
      - Descarga Espontánea: Una emoción fuerte en el Tamer puede hacer que el Digimon evolucione al Adult sin tener un Digivice. Sin embargo, la evolución dura poco, (la mitad del tiempo de lo que duraría normalmente) y el Tamer quedará exhausto después de usarla
      Bits: 2015
      Ubicación Actual:
      Metal Empire
      Cronología: Click

      Quest Completadas
      D:
      15
      C:14
      B:04
      A: -
      S: -

      Raids Completadas:03

      Batallas de Coliseo
      Victorias:
      05
      Empates:02
      Derrotas:04

      Sistema de Fama:Fama
      Puntos:55
      Clasificación:A medida que continúas construyendo tu reputación, tu nombre se vuelve más y más conocido en el Mundo Digital. Cualquier Tamer actualizado de tu ciudad ha escuchado tu nombre al menos una vez, y la población en general te ve como un ejemplo a seguir de como debe ser un buen Tamer, guardián, y protector; Por lo que incluso algunos clientes de renombre te solicitan específicamente para sus encargos. No solo eso, entes importantes como Digital Security y otras Guild de modesto renombre confían en tí para misiones con sus miembros, y te es más fácil codearte con aquellos Tamers de buena reputación y fama, que saben que has arriesgado tu vida al menos una vez por el bien de los demás, y que lo volverías a hacer sin dudarlo. Sin embargo, este reconocimiento también significa que las Rogue Guilds saben quien eres y que deben ser cuidadosos contigo, por lo que nunca sabes cuando alguien puede ir hacia ti con malas intenciones.



    • Lista de Objetos

        Objetos D-Terminal Digimental Cartas DigiMemories Xros Data


        • Spray Relajante
          Digimon Keychain
          Cuerda de 5mts
          Linterna
          Manto
          Lector de Cartas
          Kit de Camping
          Cinturón Multi-usos
          Botiquín
          Máscara de Buceo
          DigiWindow
          Lentes de Sol
          Traje de baño
          Armor Resonator

        • Kyle Masters [Ficha]
          Law Wolfe [Ficha]
          Takanabe Ringo [Ficha]
          Nieves Katsukagi [Ficha] [FC - Activo]
          Dana Ruikás [Ficha] [FC - Activo]
          Quillan Roghnaithe [Ficha]

          NPC
          Charles R. Collins [Ficha]
          Rei Nishimura [Ficha]




          • Equip Support Technique



            • Nombre: Chrondigizoit Metal Body
              Tipo: Equip
              Descripción: Carta que recubre al usuario con una capa de metal dorado, la cual está basada en la piel de MetalSeadramon. Esta cubierta no sólo aumenta la defensa, también puede reflejar los ataques. Por último, esta carta parece tener una habilidad extra cuando es utilizada por Digimon marinos.
              Efecto: Cubre al usuario de la aleación de Chrondigizoit de MetalSeadramon. Def +5 y permite al usuario reflejar algunos ataques recibidos en la armadura (ataques del mismo nivel o menores). Si el Digimon es marino, permite el uso del "Ultimate Stream", un cañon de energía disparado de la boca del usuario. (La potencia depende del ATK de quién lo usa)
              Requisitos: -

              Nombre: Aero Wings
              Tipo: Equip
              Descripción: Otorga al Digimon las alas del "Holy Dragon" AeroV-dramon. Se dice que estas alas poseen un efecto extra cuando el usuario es de la descendencia de los Dragones.
              Efecto: Permite el vuelo a un Digimon Terrestre. SPD + 5. Si el usuario es un Digimon Dragón o Dinosaurio: ATK + 5
              Requisitos: -

              Nombre: Hyper Mugen Cannon
              Tipo: Equip
              Descripción: Carta que otorga al usuario las armas principales de Chaosdramon. Se trata de dos cañones de alto calibre y poder en su espalda, los cuales toman energía desde la misma Dark Area. Esta carta demuestra su verdadero potencial cuando es usada en un Digimon Máquina
              Efecto: Otorga al Digimon los cañones de Chaosdramon. Permite el uso del Hyper Mugen Cannon (la potencia depende del ATK del usuario) . Si el Digimon es Máquina o Cyborg, ATK +7
              Requisitos: Tamer Medium como mínimo

              Nombre: Excalibur
              Tipo: Equip
              Descripción: Carta que corresponde al arma del ángel sagrado: HolyAngemon. Otorga al usuario un brazalete dorado en uno de sus brazos, del cual se genera una espada de energía de color púrpura. Esta técnica hace un daño extra a los Digimon de oscuridad.
              Efecto: Otorga al usuario la Excalibur de HolyAngemon. Daño ligeramente mayor en Digimon de la oscuridad
              Requisitos: Manos



            • Nombre: Boost Chip
              Tipo: Support
              Descripción: Aumenta temporalmente la fuerza del Digimon
              Efecto: STR + 3, ATK + 3
              Requisitos: -

              Nombre: High Speed Plug-in B
              Tipo: Support
              Descripción: Aumenta temporalmente la velocidad del Digimon
              Efecto: SPD +3
              Requisitos: -

              Nombre: Símbolo del Valor
              Tipo: Support
              Descripción: Una carta que tiene grabado el símbolo de un sol. Al ser activada emite una luz de color naranja, que potencia las habilidades de los Digimon de la familia Dragón
              Efecto: Todos los Stats +5
              Requisitos: El Digimon debe ser del tipo Dinosaurio o Dragón. No puede usarse en conjunto con otra carta de "Símbolo"

              Nombre: The Sparkle of Fate!!
              Tipo: Support
              Descripción: Una carta que se dice es capaz de emular los efectos del legendario "Digimental of Fate". Cubre al usuario en una brillante aura dorada que le sirve como defensa
              Efecto: Def + 10. El aura brillante puede ser un obstáculo en la visión de los oponentes
              Requisitos: Medium Tamer como mínimo

              Nombre: Invalidation Plug-in P
              Tipo: Support
              Descripción: Una carta hecha con la idea de las "Digimon Battles" en mente. Permite al usuario anular los efectos de otras cartas sobre un Digimon.
              Efecto: Anula los efectos que tengan otras cartas sobre el Digimon (propio o uno oponente). Al activarla se eliminan todos los efectos (no se puede elegir solo uno). No puede anular los efectos de una Blue Card
              Requisitos: Una Quest B completada

              Nombre: Powerful Will
              Tipo: Support
              Descripción: Una carta que, se dice, está creada para manifestar las "poderosas voluntades de aquellos que deseaban el bien" y que fue la clave para la milagrosa jogress entre un WarGreymon y un MetalGarurumon durante una batalla en la red de "otro" Mundo Digital. El Digimon afectado por esta carta es recubierto en una brillante aura blanca con la forma de Omegamon, que aumenta su fuerza y modifica las propiedades de sus ataques.
              Efecto: Recubre al usuario con un aura con la forma de Omegamon. Todos los Stats +7. Mientras la carta esté activa, todos los ataques físicos del Digimon pasarán a ser del elemento Fuego y todas sus técnicas de largo alcance serán del elemento Hielo
              Requisitos: Mínimo nivel Adult

              Nombre: Homing Laser
              Tipo: Support
              Descripción: Carta que hace referencia a la técnica especial de MetallifeKuwagamon. Esta carta tiene la capacidad de modiicar las propiedades de las técnicas de los Digimon que involucran disparar rayos de energía, permitiéndole al usuario desviar la trayectoria del rayo para perseguir al enemigo.
              Efecto: Permite a las técnicas de rayos (energía/laser) del Digimon el perseguir a sus objetivos. ATK +5 al momento de usar esas técnicas
              Requisitos: El Digimon debe tener al menos una técnica que consista en disparar un rayo de energía o laser

              Nombre: Immortal Soul
              Tipo: Support
              Descripción: Una extraña carta creada a partir de la investigación de los Digimon Undead. Esta carta permite que un Digimon fuera de combate por graves heridas vuelva a levantarse, adquiriendo a su vez un factor regenerativo que le permitirá curarse de las heridas más fuertes que tenga encima. Sin embargo, durante este efecto el Digimon entrará en trance, actuando como si estuviera en estado Berserker
              Efecto: Permite a un Digimon recuperar el conocimiento y regenerar exponencialmente sus heridas. Durante ese tiempo, pierde el sentido del raciocinio (Este último efecto no aplica en Digimon del tipo Undead)
              Requisitos: El Digimon debe estar herido de gravedad y/o fuera de combate. Solo se puede usar una vez por tarea

              Nombre: Card Loan
              Tipo: Support
              Descripción: Una extraña carta con la capacidad de ganar las habilidades de otras cartas. Esta carta tiene la habilidad de copiar los efectos de una carta usada por el oponente en el Digimon compañero
              Efecto: El efecto de ésta carta es el mismo de cualquier carta que haya usado el oponente en combate (a elección del usuario). Sólo se puede copiar el efecto de una carta.
              Requisitos: Una vez elegida la carta a copiar, el efecto de esta carta será la de la copiada por el resto de la tarea. No puede copiar los efectos de una Blue Card.

              Nombre: Lag
              Tipo: Support
              Descripción: Una carta que emula los efectos que le otorgaron la victoria a un Omegamon por sobre un Diablomon en una batalla en la Red de "otro" Mundo Digital. Al momento de activar esta carta, un oponente a elección del Tamer recibirá una reducción inmensa de su velocidad y capacidad de reacción, volviéndolo presa fácil de cualquier ataque o estrategia que se tenga planeada. Aunque breve, este efecto no puede ser bloqueado, sin embargo tampoco es posible abusar de él.
              Efecto: Al activarse, reduce la SPD del objetivo elegido a 1, y ralentiza enormemente su tiempo de reacción, movimiento, pensamiento y activación de técnicas y habilidades. El efecto dura 10 segundos. Esta carta no puede ser copiada, bloqueada o invalidada por los efectos de otra carta.
              Requisitos: Mínimo Rango Expert. Solo puede usarse una vez por tarea

              Nombre: Kuroi Haguruma
              Tipo: Support
              Descripción: Una carta que tiene grabado el símbolo de un engrane. Al ser activada emite una luz de color negro, que potencia las habilidades de los Digimon máquina y de la oscuridad.
              Efecto: Todos los Stats +5
              Requisitos: El Digimon debe ser del tipo Máquina u Oscuro. Su efecto se anula si existe un efecto de "Símbolo de" sobre el Digimon.


            • Nombre: Atomic Ray
              Tipo: Technique
              Descripción: Carta basada en el ataque especial de Hi-Andromon. Consiste en crear energía de neutrones del lado derecho con energía nuclear del lado izquierdo, combinándolas en un rayo con gran poder destructivo.
              Efecto: Permite el uso del "Atomic Ray" de HiAndromon (La potencia depende del ATK del usuario)
              Requisitos: -

              Nombre: Darkness Claw
              Tipo: Technique
              Descripción: Carta basada en una de las técnicas del Demon Lord Beelzebumon. Consiste en reunir energía oscura en la garras del usuario, usándola para desgarrar al oponente. Esta carta tiene un efecto mayor en las manos de un Nightmare Soldier
              Efecto: Permite el uso del "Darkness Claw" de Beelzebumon. Si el usuario es miembro de los Nightmare Soldiers, STR y ATK +5
              Requisitos: Mano o garra

              Nombre: Devimon Death Claw
              Tipo: Technique
              Descripción: Carta basada en el ataque del Digimon demonio: Devimon. Convierte los brazos del usuario en los de Devimon, que se extienden para clavarse en el enemigo
              Efecto: Permite el uso del "Death Claw" de Devimon (La fuerza del ataque depende de la STR del usuario)
              Requisitos: Brazos

              Nombre: Pata Bomb
              Tipo: Technique
              Descripción: Una carta que permite materializar pequeñas bombas con forma de Patamon. Estas bombas, capaces de flotar en el aire, explotan al contacto, creando una corriente de aire y un estallido que aturde al oponente momentáneamente. No causan daño, sin embargo pueden ayudar en labores de distracción o planificación de estrategias
              Efecto: Permite al usuario crear "Bombas de Patamon"
              Requisitos: -

              Nombre: Heaven's Knuckle
              Tipo: Technique
              Descripción: Carta que otorga al Digimon la técnica característica del ángel sagrado: Angemon. El Digimon concentra energía sagrada en su puño, para luego dispararla en forma de rayo contra el oponente. Además de afectar Digimon de la Oscuridad, esta carta parece ser potenciada cuando el usuario utiliza otra carta en combinación
              Efecto: Permite al Digimon el uso del Heaven's Knuckle. Daños ligeramente mayor a Digimon de la Oscuridad. Si el Digimon está usando la carta "Holy Rod", ATK +5
              Requisitos: Manos humanoides

              Nombre: Seven Heavens
              Tipo: Technique
              Descripción: Carta que otorga la técnica característica del ángel sagrado, Seraphimon. El usuario concentra una gran cantidad de luz sagrada en sus manos, disparando siete esferas brillantes contra el objetivo.
              Efecto: Permite el uso del "Seven Heavens" de Seraphimon (la fuerza depende del ATK del usuario). Daño mayor a Digimon de la Oscuridad
              Requisitos: manos

              Nombre: Cyclomon: Hyper Heat
              Tipo: Technique
              Descripción: Carta que otorga al Digimon la técnica del Digimon dragón: Cyclomon. Consiste en disparar un rayo de calor extremo, con la capacidad de derretir cualquier cosa a su paso
              Efecto: Permite el uso de la técnica "Hyper Heat" (La potencia del ataque depende del ATK del usuario
              Requisitos: Manos o boca


          • Child Armor Adult Perfect Ultimate Hybrid Xros



            • Nombre: Palmon
              Requisito: -
              Técnica: Poison Ivy
              Cantidad de Digimon en la DigiMemory: 1


            • Nombre: Thunderbirdmon
              Requisito: Ser de Rango Medium
              Técnica: Thunder Storm
              Cantidad de Digimon en la DigiMemory: 1


            • Nombre: Togemon
              Requisito: Mínimo rango Medium
              Técnica: Chiku Chiku Bang Bang
              Cantidad de Digimon en la DigiMemory: 1

              Nombre: Leomon
              Requisito: Ser de Rango Medium
              Técnica: Juuouken
              Cantidad de Digimon en la DigiMemory: 1

              Nombre: Garurumon
              Requisito: Ser de Rango Medium
              Técnica: Fox Fire
              Cantidad de Digimon en la DigiMemory: 1

              Nombre: Angemon
              Requisito: Ser de Rango Medium
              Técnica: Heaven's Knuckle
              Cantidad de Digimon en la DigiMemory: 1

              Nombre: Tyranomon
              Requisito: Mínimo rango Medium
              Técnica: Fire Breath
              Cantidad de Digimon en la DigiMemory: 1

              Nombre: Devimon
              Requisito: Ser de Rango Medium
              Técnica: Death Claw
              Cantidad de Digimon en la DigiMemory: 1

              Nombre: Mechanorimon
              Requisito: Ser de Rango Medium
              Técnica: Twinkle Beam
              Cantidad de Digimon en la DigiMemory: 1


            • Nombre: Lilimon
              Requisito: Mínimo rango Expert
              Técnica: Flow' Cannon
              Cantidad de Digimon en la DigiMemory: 1

              Nombre: Digitamamon
              Requisito: Ser de Rango Expert
              Técnica: Nightmare Syndrome
              Cantidad de Digimon en la DigiMemory: 1

              Nombre: LadyDevimon
              Requisito: Ser de Rango Expert
              Técnica: Darkness Wave
              Cantidad de Digimon en la DigiMemory: 1

              Nombre: Vamdemon
              Requisito: Mínimo rango Expert
              Técnica: Night Raid
              Cantidad de Digimon en la DigiMemory: 1

              Nombre: WereGarurumon
              Requisito: Mínimo rango Expert
              Técnica: Kaiser Nail
              Cantidad de Digimon en la DigiMemory: 1


            • Nombre: Rosemon
              Requisito: Mínimo rango Elite
              Técnica: Thorn Whip
              Cantidad de Digimon en la DigiMemory: 1

              Nombre: Omegamon
              Requisito: Ser de Rango Commander, Sólo se activa con un Xros Loader
              Técnica: Garuru Cannon
              Cantidad de Digimon en la DigiMemory: 1

              Nombre: Diablomon
              Requisito: Mínimo rango Elite
              Técnica: Catastrophe Cannon
              Cantidad de Digimon en la DigiMemory: 1


            • Nombre: KaiserLeomon
              Requisito: Ser de Rango Expert
              Técnica: Schwarz König
              Cantidad de Digimon en la DigiMemory: 1


            • Nombre: Dorulumon
              Requisito: Ser de Rango Medium
              Técnica: Dorulu Tornado
              Cantidad de Digimon en la DigiMemory: 1


        • Ninguno por el momento


      Medallas


 
Última edición:

I'll drive you like a hammer on a bed of nails
Registrado
10 Ago 2004
Mensajes
6,283
Offline
La peli rosa se marchó sin decir adiós, con su paso firme y decidido como era su estilo, mientras su camarada abajo se despedía del otro par con la mano en alto y una sonrisa. Ryudamon le despidió en silencio, mientras Nieves trataba de descifrar lo que había ocurrido. Se quedó con el D-terminal encendido en las manos y su primer contacto allí registrado. Pasados varios segundos dio un respingo, miró la pantalla y vio los datos de Light allí, los que no eran muchos: al parecer a la chica le gustaba mantenerse reservada con su información.

—Pero…—soltó la joven, cerrando el aparato y saliendo del ensimismamiento—, no lo comprendo: ¿aceptó unirse o no?

Vio a su camarada abajo, quien se cruzó de brazos mientras pensaba y respondía:

—Me arriesgaría a decir que sí…o al menos que está inclinada a tomar la oferta, considerando que quiere mantenerse en contacto con nosotros.

—Ya veo…


Nieves tardó otro largo momento en asimilar la información. Estuvo a punto de dar un salto dramático en su sitio, como esos que hacían los héroes shonen de la televisión: cerraban su puño, saltaban en el aire y soltaban una exclamación victoriosa, pero en cuanto fue a sonreír anchamente al ver que tenía a su segunda compañera, esta misma aseveración (o cuasi aseveración) la hizo aterrizar con un porrazo contra la realidad.

— ¡Oh no!—chilló, sobresaltando a su dragón.

— ¿Qué ocurre?

— ¡No le dije a Light que Dana es parte de nuestro equipo! ¡Se me pasó completamente!


La chica se dio un palmazo en la frente. ¡Dana Ruikás! La española que había conocido hacía solo unos días había aceptado de lleno (e inesperadamente) ser parte de la Guild que apenas si contaba con un miembro y una casi-miembro. Todavía no estaba segura de si debía llamar a Light como una más del grupo…Ryudamon abajo soltó un suspiro, creyendo que se trataba de algo serio o una emergencia.

—No te preocupes, Nieves—dijo amablemente y con una sonrisa—; en cuanto volvamos a verlos ya se enterarán. No creo que quieras ir corriendo para alcanzarlos y decirles solo eso—soltó, levantando una ceja— ¿Verdad?

La aludida negó con la cabeza y guardó el D-terminal. Soltó un suspiro lamentando no haber sido más directa y haberle preguntado a Light cuál había sido su decisión. Estarse en la incertidumbre no era muy cómodo. Levantó la cabeza hacia el cielo y se quedó pensando un momento en el asunto de la “Guild”. Ya tenía tres miembros, por así decirlo, contándola a ella. Sonrió feliz de que por fin tenía personas con las que contar para las misiones peligrosas o difíciles, a pesar de que las conocía poco y no podían considerarse precisamente amigas. Sin embargo Light se mostraba como alguien responsable, aterrizada y seria…tal vez demasiado seria, pero eso sería muy bueno a la hora de hacer el trabajo. Por el otro lado Dana Ruikás era una chica algo excéntrica y llena de energía. Se había mostrado además como alguien amistosa y simpática; esperaba poder hacer buenas migas con ella, y ojalá las dos chicas se conocieran también dentro de poco. Ella de ninguna forma se consideraba ni podía tacharse de ‘líder’. Era una palabra en desuso en su diccionario personal y le quedaba demasiado grande. Prefería considerarse algo así como una…

— ¿Cómo se le dice a una persona que reúne a otras personas?—preguntó a su compañero, pasado un breve minuto de silencio.

— ¿Buscas una palabra para definirte?—preguntó él a su vez, leyéndole el pensamiento. Ella asintió— ¿Por qué no usas “líder”?

—No me gusta; no me siento como uno—
replicó Nieves, sonrojándose—. No tengo madera para líder.

—Bueno…puedes ser la fundadora si quieres.


Nieves sonrió, satisfecha con la respuesta. Esa palabra le quedaba mejor: un líder daba órdenes y guiaba al grupo. Ella ni siquiera podía darle órdenes a su compañero sintiendo que lo estaba abusando o explotando, o tratándolo como a una de esas criaturitas de bolsillo de la televisión; menos iba a poder hacerlo con personas mayores que ella, pero sí podría reunirlas cuando fuera necesario, sugerir qué hacer y por supuesto, dar todo su apoyo en ideas y esfuerzo. Ryudamon abajo la observó sonriendo y negó con la cabeza. Él si confiaba en que su compañera pudiera hacer el trabajo…tal vez era un poco pronto para ser un “líder” en toda la extensión de la palabra, pero estaba seguro de que las responsabilidades harían madurar a la chica. Eso le hizo pensar…

—Creo que…—soltó él, llamando su atención—sería prudente buscar un lugar fijo en donde reunir a las demás jóvenes cuando sea la hora.

Ella dejó salir un “uh” mientras pensaba. Luego sonrió.

— ¿Algo así como una “Bati-cueva”?

Ryudamon frunció el ceño.

— ¿Qué es eso?—quiso saber.

La peli azul rió por lo bajo y dejó el tema de lado.

—Sí, tienes razón: recuerdo haber leído que los miembros de las Guild tienen lugares establecidos para reunirse. ¡Busquemos uno entonces!

Su camarada asintió enérgicamente y ambos salieron a recorrer la ciudad en busca del nuevo lugar en donde se reunirían a futuro los miembros activos y los futuros de Ávalon.


-----------------------------

Ladies: ahora que somos equipo (falta reclutar a hop 'in-rol') Ryudamon se referirá a sus personajes por "señorita *apellido*". En el caso de Light será srta Light :'D eso, hasta que ustedes decidan y le den pase para que las trate como uds digan~

Claire. Claire. Soncarmela Soncarmela o-o/
 
Última edición:

Soncarmela

Moderador
Offline
Dana se concentraba en el Cubo de Rubik mientras que BlackAgumon revisaba los libros de la biblioteca para llevarse varios y leerlos con tranquilidad. A la chica le gustaba leer... a veces, cuando tenía ganas y la trama le parecía interesante. Su compañero le había tratado de animar a que escogiera uno que le llamara la atención, pero la joven tenía otras cosas que pensar. Desde que había hecho la misión con Nieves y escuchado la explicación de las guild, estaba eufórica. ¿Cuándo se volverían a reunir? ¿Qué harían? ¿Habría más gente a parte de ellas dos? ¡Y Ryudamon era un digimon tan increíble! BlackAgumon todavía era tímido a la hora de hablar con los demás, si bien, Dana estaba segura que el dinosaurio había hecho migas con el pequeño dragón.

El reptil salió con cuatro libros y sólo se le veía media cara. Un ojo verde se posó en Dana y esperó a que reaccionara. Dejó los libros en el suelo y relajó las garras. Finalmente Dana guardó el juguete y le mostró una sonrisa.

Bueno, ¿qué hacemos ahora? ¿Te apetece que pidamos algo de comer y visitemos de nuevo el Bosque Inquebrantable? Y sí... —la chica no terminó la frase porque de repente había visto una figura que conocía un poco adelante—. ¿Serán ellos?

BlackAgumon se giró para seguir la mirada de su amiga, y sí, no había duda, se trataba de Nieves y Ryudamon, aquellos que habían conocido en la misión de arreglar el Coliseo. Los otros dos también los reconocieron, porque caminaron hacia ellos.

¡Nieves! —saludó Dana, alzando la voz, sin pensarlo. Dio unas zancadas y abrazó a la pequeña. Nieves no correspondió al gesto por la sorpresa. La castaña se separó y le mostró una amplia sonrisa—. ¿Qué tal? Hace tiempo que no nos veíamos.

Ah... Bien —contestó finalmente, todavía acostumbrándose a la personalidad explosiva de la otra.

Un gusto verla, señorita Ruikás —se adelantó Ryudamon. Luego se dirigió a BlackAgumon—. ¿Y tú cómo estás?

Esforzándome, como prometimos —respondió y se sorprendieron un poco de que el digimon por fin fuera más hablador. Éste enseguida notó aquello y se sonrojó—. He estado... practicando —explicó, aunque no dio muchos detalles.

Fue Dana la que no paró de hablar después de eso, contando sus aventuras y las ganas que había tenido de volverse a encontrar con ellos para charlar más sobre el asunto de las guild. Nieves le puso al corriente de sus intenciones de encontrar un sitio donde poder quedar siempre que lo quisieran, y no sólo para eso, también para convivir juntas y poder relacionarse un poco más como un equipo. Por supuesto, varias de las cosas fueron dichas por el dragón.

Eso suena muy bien —concedió la mayor, dándose en la sien con un dedo como si pensara—. Un piso, eh... Supongo que aunque ahora somos dos, más se unirán. ¡Tenemos qué buscar algo cómodo y que sea como nuestra base secreta!

Una Bati-cueva —dijo Ryudamon.

¡Oh! ¡Sí, como en Batman!

Ryudamon ya no insistió en el tema. Había tratado de usar el nombre de su compañera para que se pusiera más comunicativa. BlackAgumon les comentó entonces que él conocía algunas viviendas que eran baratas. Las jóvenes se miraron y pusieron rumbo hacia allí. Primero recogieron los libros del dinosaurio, y el dragón le ayudó a cargarlos. Era más divertido pasear por File City en compañía. Dana señalaba de vez en cuando algo que le llamaba la atención y hacía bromas, consiguiendo que alguna risa saliera de la peli azul.

Había algo... que debía decirte —murmuró Nieves, pensando en cómo hacerlo.

Claro, dime —animó Dana.

En realidad no somos sólo nosotras dos. Bueno, eso creo. Yo...

Hay una chica llamada Light que también ha aceptado a unirse a nosotros —añadió Ryudamon, echando un cable a su tamer—. Ha tenido que irse pero la conocerás algún día.

Hasta ahora Dana nunca había tenido intención de tener un grupo, vaya, ni siquiera se le había pasado por la cabeza. Pero entonces se había enterado de las guild y estaba cada vez más emocionada con hacer misiones con más gente y conocer a otros humanos con sus respectivos compañeros. Todo lo que le decía Nieves se lo tomaba muy en serio y trataba de crear una buena impresión, a pesar de ser tan impulsiva, hacía lo imposible para lograr lo que se proponía.

Lamento no habértelo dicho antes —se disculpó la pequeña—. No sabíamos con seguridad si iba a aceptar. Tú me dejaste sin palabras al hacerlo tan repentinamente —confesó.

¿Sí? —Dana rió—. Yo creo que no hay nada qué pensar.

Tú piensas demasiado rápido —objetó el dinosaurio. Ella le sacó la lengua.

Se detuvieron cerca de los pisos que podrían escoger. Dana no lo dudó, entró en la empresa para hablar sobre ellos y decidir lo que sería su hogar durante esos años.


Claire. Claire. Lady Beelze Lady Beelze
 
Última edición:

Claire.

Lightning
Offline
Serían 500 bits por mes y 1000 de depósito —dijo el Stingmon dueño del lugar. La española y la japonesa se miraron. La primera sonriendo, la otra un poco insegura.

A mí me parece excelente, ¿qué dices Nieves? —Exclamó Dana emocionada. La peliazul se llevó una mano al menton, echó un vistazo al lugar de nuevo, y luego miró a su compañero Ryudamon. Entonces se volteó a ver al adult.

¿Nos daría unos minutos para pensarlo y observar bien el lugar? —El insecto asintió y se retiró, dejando solos al cuarteto. Habían llegado allí buscando un lugar donde establecerse como guild, y este parecía acoplarse bien a las necesidades que tenían hasta el momento: era un piso completo, tenía varias habitaciones, dos baños, una cocina equipada con lo necesario, una sala donde habían algunos muebles y una mesa con varios puestos. No era demasiado grande, pero sin duda tenía lo necesario.

Dana estaba más que fascinada con el lugar; de hecho, comenzó a dar vueltas por la sala mientras abría los brazos y tarareaba algo. BlackAgumon se mantenía callado, algo penado por la poca timidez de su tamer. Nieves miraba a la española, ya sabía que Ruikás tomaba decisiones rápido sin pensarlo mucho, pero ella meditaba un poco más las cosas. Ryudamon, por su parte, observaba el lugar de nuevo. Aunque ya Stigmon se había encargado de darles un tour por todo el piso.

No lo pienses tanto Nieves, este lugar es perfecto, ademas es bonito —dijo Dana mientras tomaba un pequeño cojín del mueble de la sala y lo apretujaba como si fuera un peluche—. Ya puedo imaginarnos aquí, planeando todos nuestros planes... —dejó el cojín y se sentó sobre el mueble de modo relajado—, esta es la baticueva perfecta—. Al frente, el piso contaba con unos grandes ventanales que tenían vista a la ciudad, y como se trataba de un edificio de varios apartamentos, habían tenido la suerte de encontrar ese, que estaba en los niveles más altos, por lo que... —La vista de File City es tan linda —Dana corrió a la ventana y se pegó del vidrio.

Ten cuidado, Dana —indicó el saurio negro con suavidad, hasta para él era a veces difícil seguir el paso a la hiperactividad de su tamer.

Nieves se inclinó y se puso a la altura de Ryudamon para poder conversar mejor con él, mientras Dana seguía dando vueltas por aquí y por allá.

¿Tú qué crees Ryudamon? —Preguntó buscando luz. El digimon le dirigió la vista y se llevó una garra al menton.

Tiene todo lo que necesitamos... y no parece demasiado costoso —la japonesa asintió levemente escuchándolo, y guardó silencio por unos segundos pensando en algo.

¿Qué diría Light? — Se preguntó en voz baja, pero Ryudamon alcanzó a escucharla. Pensó un momento en la americana, pero no pudo responder a la pregunta de Nieves. La estadounidense resultaba un misterio para ambos, aun cuando Ryudamon se carcterizaba por ser muy observador y discernidor.

Tamer —respondió finalmente—, tú eres la lider de este equipo, y estoy seguro que cuando la Srta. Light vuelva, estará de acuerdo con lo que hayas decidido.

¿Tú crees? —Respondió Nieves algo incredula y el asintió. Lo cierto era que el dragón solo quería que su compañera se atreviera a tomar aquella desición por sí sola. La peliazul estaba haciendo muchos progresos, tal vez ella misma no se daba cuenta de lo mucho que todos estos cambios la harían madurar, pero Ryudamon sí lo veía.

Entonces, ¿qué decides? —Preguntó el acorazado. Justo en ese momento Dana se acercó al par junto con Black Agumon, preguntando lo mismo.

Entonces, ¿qué decides? —Nieves dio un saltito y se puso de pie. Penso por dos segundos mas, paseó la vista por el lugar nuevamente y luego por el trio que la observaba.

De acuerdo, ¡Esta sera nuestra Bati-cueva! —Habló sonriendo y Dana dio un brinco. Ryudamon asintió satisfecho y orgulloso y BlackAgumon sonrió levemente.

Sin perder tiempo buscaron a Stigmon para comunicarles su desición y hacer todo el papeleo necesario. Este, más que complacido con los nuevos inquilinos, les llenó todos los formularios rápidamente y después de haberse realizado el pago, les indicó que podían mudarse ese mismo día si querían. Ambos pares no lo dudaron, y se marcharon para buscar sus pertenencias en las habitaciones de las INN en las que se habían hospedado últimamente y traerlas a su nueva morada. Ya tendrían tiempo de sobra para hablar, decorar, jugar. Y ya querían empezar.


................... DOS SEMANAS DESPUÉS .........................​

Nieves y Dana se habían levantado de buen humor aquella mañana. La española estaba a reventar de emoción, pues ese día, ella y BlackAgumon asistirían a encontrarse con Charles R. Collins, para aplicar al examen de ascenso de Amateur a Medium. Así que se despidieron de Nieves y Ryudamon... estos les habían deseado suerte y les habían dado muchos consejos acerca de los lugares de la Isla. Se verían dos días después, aunque Nieves estaba segura que Dana pasaría el examen: ella era una joven energica e inteligente, y su compañero era alguien muy precavido y cuidadoso; no cabía duda de que lo lograrían.

Cuando la japonesa estuvo sola en el piso, se sentó sobre los muebles de la sala y disfrutó por un momento de la soledad. Aunque estaba con Ryudamon, apreciaba el silencio que en ese momento el dragón le brindó. Ambos se deleitaban en el silencio y la tranquilidad de a ratos, y ciertamente, con Dana viviendo con ellos, eran pocos los momentos de esos que tenían.

Fue en ese instante en que un sonido hizo que el par abriera los ojos: era el D-terminal de Nieves,que reposaba junto con su digivice en la mesa central de la sala. La japonesa se extraño de aquello, no era que el aparatio le sonara muy a menudo, de hecho, probablemene era la primera vez que lo escuchaba sonando.

¿Qué será? ¿Batería baja? —Estiró la mano para tomarlo, y Ryudamon solo miró a la chica mientras esta abría el terminal y los ojos de par en par, dibujando una mueca de espanto-asombro-emocíon(?), no supo bien qué, en el rostro. El mensaje era corto pero con demasiada informacion que procesar para el momento.

¿Qué pasa? —Preguntó el dragón. Nieves leyó el mensaje tal como estaba escrito.



"Katsukagi, he vuelto a File esta mañana, necesito verlos a ti y a Ryudamon en la alcaldía de Jijimon en treinta minutos, tenemos una misión importante"
Remitente: Light.






Lady Beelze Lady Beelze Soncarmela Soncarmela
 

Soncarmela

Moderador
Offline
Era un día como cualquier otro, donde Dana se había levantado más temprano para revisar la nota de la comida que le tocaría preparar hoy. BlackAgumon estaba a su lado y salieron al mercado para comprar los ingredientes necesarios. Llevaba casi dos meses en el Digimundo y empezaba a conocerse la Ciudad bastante bien. Saludó al vendedor de vegetales y observó los que parecían más sabrosos y grandes. El reptil negro llevaba las bolsas y no tardaron en regresar al apartamento.

Desde que estaban allí, habían empezado a decorar el salón, poniendo algunos cuadros, y la cocina ya tenía el reloj que tanto había pedido BlackAgumon. La chica fue hasta allí para dejar los alimentos y se preparó un vaso de zumo de naranja. Cuando escuchó la alarma, supo que Nieves se iba a levantar ya, así que saludó a Ryudamon, que fue el primero en aparecer en el umbral de la puerta, y le lanzó una manzana que el dragón cogió al vuelo.

Buenos días —saludó la española.

Buenos días, señorita Ruikás. ¿Qué está preparando?

Dana corrió para quitar la nota y guardarla en el bolsillo del pantalón. Al darse la vuelta, contestó a la pregunta:

Será una sorpresa. Eh... por cierto, ayer en la noche me fijé que había una maleta en el sofá. ¿Tenemos visita?

Es la señorita Light, la chica de la que te hablamos. El otro día hicimos una misión con ella y finalmente vino aquí, ya que también será su apartamento —explicó Ryudamon—. Pero no creo que esté en su habitación, se habrá levantado antes para hacer algún encargo —le dio un mordisco a la manzana—. ¿Tenéis algo que hacer hoy?

BlackAgumon miró a Dana y entre los dos aceptaron contar lo que habían pensado.

Vamos a irnos a Star City —anunció el dinosaurio negro.

¿De verdad? —Nieves salió del lavabo.

Desde que superaron el Ascenso, la española había tenido en mente explorar nuevos lugares junto a BlackAgumon. Le había costado decidirse porque no quería abandonar el apartamento tan pronto cuando apenas lo estaban decorando, pero como sabía que no era un adiós para siempre, no se preocupó demasiado. Volvería en unas semanas, como mucho, o quizá estaba exagerando. Cortó la lechuga y se giró para explicarlo, haciendo un resumen.

No pasa nada, Dana —dijo la chica de pelo azul, sonriendo.

¡Podrías venirte con nosotros! Es decir, tú y Ryudamon —ofreció Dana, animada.

Ryudamon volteó, y observó a su tamer. Nieves se puso algo nerviosa y negó lentamente con la cabeza.

No sabían por qué a Nieves le costaba tanto dejar atrás File City, pero Dana no insistió en el tema y el dragón continuó comiendo su manzana. La chica se sentó en la mesa y se preparó un tazón de cereales, mientras que la española revisaba el calendario. Todos alzaron la cabeza al escuchar la puerta abrirse y, por primera vez, Dana pudo ver a Light. La impresión que tuvo al observarla fue que parecía muy seria, aunque ya lo descubriría después. Tenía el pelo rosa y ojos azules, parecidos a los suyos. Y, para variar, era más alta. A su lado había un digimon morado, que sonreía.

La española corrió, sorprendiendo a Light y haciendo reír a su compañero.

¿Eres Light? —ella asintió, y Dana se apresuró a cogerle la mano y estrechársela—. ¡Qué bueno conocerte! Me habían hablado de ti pero aún no habíamos podido coincidir. Me llamo Dana Ruikás.

Light...

¿Es tu nombre? ¿Un apodo? —la de pelo rosa hizo una mueca—. ¡No importa! Es bonito.

Le soltó la mano y esbozó una amplia sonrisa.

Espero que hagamos una misión juntas algún día, ¿vale? —propuso Dana.

Sí, vale. Iré a mi habitación —contestó ella.

Ya le habían avisado que Light no era muy habladora, por lo que la castaña no se lo tomó mal y dejó pasar a la mayor, para después regresar a su puesto en la cocina.


Lady Beelze Lady Beelze Claire. Claire. Espero haber usado bien a tu personaje xD Cualquier cosa, me dicen.
 

I'll drive you like a hammer on a bed of nails
Registrado
10 Ago 2004
Mensajes
6,283
Offline
— ¿Coliseos?—repitió Katsukagi con curiosidad.

— ¡Sí!—exclamó Dana, golpeando con ambas palmas sobre la mesa— ¿En serio nunca has escuchado de eso?

Las chicas de Ávalon se encontraban a esas horas del mediodía en la plaza, sentadas en unas mesas con sombrillas dispersas por ahí, comiendo papas fritas y hablando de lo que harían dentro de poco. Ruikás se marchaba al otro continente, y Light había llegado hacía poco más de una semana, por lo que el tiempo que compartían como grupo completo era breve. Sus tres digimon estaban sentadas junto con ellas, escuchando y robando papas fritas de las bolsas. Monodramon y Ryudamon eran los que más conversaban del trío digital, mientras que BlackAgumon soltaba algo de vez en cuando, esforzándose por dejar de lado su timidez habitual.

—Bueno, sí he escuchado algo—replicó Nieves, bajando la mirada hacia la mesa—, pero no estoy muy metida en el asunto que digamos…

—Yo he ido algunas veces—
dijo Light, cruzada de brazos y piernas, y recargada en el asiento—; no está nada de mal. Es bueno para practicar.

— ¡Y es muy divertido!—
añadió Ruikás con su consabido ánimo—Conoces a otros tamers, entrenas y tu digimon se hace más fuerte. Aprendes nuevas técnicas y es muy emocionante, ¿verdad que sí, Black?

—Emocionante, sí—
respondió el lagarto, siguiéndole la cuerda.

— ¡Deberías venir alguna vez con nosotras, Nieves!

La aludida parpadeó un par de veces, bastante insegura sobre el asunto. Miró abajo a Ryudamon, quien tenía sus ojos verdes fijos en la mesa y rascaba suavemente con sus garras la superficie de madera. No quería mirar a su compañera y hacerla sentirse obligada, porque de seguro algo en su expresión lo delataba. A él siempre le había gustado luchar y entrenar, había sido criado así y en su familia se jactaban del poderío de sus antecesores en batalla. Él era el más dejado en ese aspecto, y no porque quisiera, sino porque Nieves siempre lo refrenaba un poco. No le gustaba que se esforzara más de lo necesario ni se metiera en peleas que no fueran estrictamente necesarias para cumplir alguna tarea. La muchacha desvió la mirada, como dándose cuenta ella sola de estas cosas y sintiéndose algo mal por su digimon. Por mantenerla tranquila a ella se privaba de una de las cosas más valiosas para un guerrero: tal vez hasta habían estado desperdiciando una gran oportunidad para crecer y hacerse más fuertes solo por el exceso de preocupación de ella.

—No tienes que estar nerviosa al respecto—dijo la americana, cerrando los ojos con su gesto serio y llevándose una patata a la boca—, hay reglas allí que mantienen seguros a los digimon.

— ¿En serio?—
preguntó Nieves.

—Sí—terció Dana—, además, si vamos como equipo nos cubriremos la una a la otra. Ya hemos trabajado juntas varias veces y podemos ayudarnos.

—Tú no vas a tener mucho tiempo para coliseos en equipo ahora que te marchas—
dijo Light, arqueando las cejas.

—Ya sé; pero de todos modos podremos ir cuando nos topemos por ahí—replicó la otra, sonriendo y echándose en el asiento con las manos detrás de la cabeza—, igualmente tú y yo aún no hemos tomado ni una tarea juntas.

—No nos conocemos desde hace tanto…—
replicó la peli rosa con seriedad.

— ¡Pero somos compañeras, y con eso basta!—soltó Dana, sin darle más importancia.

La otra fue a responder, pero un leve tirón en su ropa por parte de Monodramon la hizo distraerse. El digimon le estaba pidiendo su parte de las papas fritas, considerando que aparentemente su tamer no se las comería. Ella soltó un leve suspiro y le alargó la bolsa, poniendo muy feliz al rookie morado.

— ¿Y bien?—volvió a insistir Dana, mirando a la peli azul.

La chica volvió a dar un ligero respingo. No podía tomar decisiones así como así; siempre pensaba mucho antes de decidir algo, y que le preguntaran tantas veces tampoco ayudaba mucho. BlackAgumon, pasivo y calmado como ella, pareció notar esto y habló con su tamer.

—No la presiones tanto, tal vez necesita pensarlo.

Nieves se volvió enteramente a ver a Ryudamon, quien seguía haciéndose el desentendido para no poner en problemas a la chica, pero ella igualmente insistió.

—Ryudamon, a ti te gustaría participar de eso, ¿verdad?

El digimon recorrió todo el cielo con la mirada, jugó nerviosamente con sus garras como hacía a veces y asintió lentamente con la cabeza. Al instante dio un respingo y se giró a verla.

—Pero me atendré a lo que decidas de todas maneras, tamer. Sé que no te gusta que peleemos innecesariamente…

Se acalló en cuanto ella le puso una mano en la cabeza. La joven sonrió levemente y después de una larga mirada, soltó una inspiración por la nariz y se decidió.

—Vamos a probar cómo está eso de las batallas en coliseo—declaró—. Si son muy violentas o peligrosas, nos marchamos, pero si es divertido y nos ayuda a progresar como ustedes dicen, entonces podemos intentarlo más veces, ¿te parece?

A Ryudamon casi se le mojaron los ojos. Asintió con energía y sonrió anchamente, feliz de la resolución de su compañera. Esta asintió a su vez y se volvió a ver a sus compañeras de Guild. Dana estaba radiante, mientras que Light apenas esbozaba una leve sonrisa.

—Vale, lo intentaremos entonces—soltó Katsukagi, preocupada y emocionada a partes iguales.

Todas las cosas nuevas le causaban esa sensación, pero no podría descubrir si le gustaban o no si no las probaba primero. Así pues, las tres chicas y sus digimon declararon probar las batallas de coliseo en conjunto cuando tuvieran la oportunidad, ayudándose a sí mismas a crecer y hacerse más fuertes junto a sus digimon. Quién sabía qué les depararía el competitivo mundo de los coliseos…solo el tiempo y la suerte lo podían decir.


--------------------------------------------------

Habrán notado que el fragmento se sitúa antes de que Dana se marche a Folder -un par de días antes- cx
espero que sus personajes coman papas fritas Ò_o

y es así como Ávalon le declara la guerra de coliseos a NM y Utopia (??????????) xD
Claire. Claire. Soncarmela Soncarmela
 

Soncarmela

Moderador
Offline

Parecía que habían pasado años desde que se había ido de File City para explorar otros continentes. Había estado en Star City, consiguiendo el D-Scanner y prometiendo que iba a mejorar como tamer. Ya no se sentía una inútil cuando no podía hacer nada en una batalla, porque realmente era falso, ella ayudaba a su compañero con estrategias y avisándole de posibles ataques del enemigo. Tras eso, había puesto rumbo a Holy Angel Citadel, donde había realizado varias misiones de ladrones y, de repente, una noche, había escuchado una llamada desde su nuevo dispositivo digital. Y, de esta manera, había tenido una aventura increíble; donde, finalmente, había obtenido algo muy especial. En resumen, ya nunca estaría sola: tendría una segunda voz que, en ocasiones, hacía algunos comentarios y le aconsejaba antes de tomar una decisión.

Y allí estaba, en la entrada de la Academia, contenta de regresar a ese sitio. File City era más tranquilo y estaba deseando volver a ver a sus compañeras de guild. Si bien todavía no tenía una gran relación con Light, con Nieves se llevaba estupendamente. Además, había estado todo el viaje pensando la manera de contarles que ahora era capaz de convertirse en un Guerrero Legendario. A parte de explicarle a Arbormon cada cosa que el digimon veía y le parecía curioso. Al haber estado tanto tiempo en ese templo, no tenía ni idea de la gran mayoría de cosas que habían ocurrido en el Digimundo.

La principal razón por lo que había decidido contárselo, era porque eran sus amigas. Y a pesar de que quería mantenerlo en secreto, viviendo con ellas, sería muy difícil escondérselo. Había tenido una clase antes en la Academia y, nerviosa, había decidido finalmente que tenía que explicárselo a ellas. Más que nada porque verían raro que hablara con la nada, “sola”, como si estuviera completamente loca. Para confirmar sus pensamientos, Arbormon se materializó detrás de ella, colocándose una mano en la boca y levantando los dientes para proferir un bostezo. Llevaba horas dormido, lo cual era muy normal viniendo de él. Apenas se quedaba despierto unas horas y luego desaparecía para volver a descansar.

Buenos días, Arbormon —saludó Dana con una sonrisa—. ¿Qué tal estás? ¿Tienes hambre?

Sí, Arbormon comía de todo y no tenía fondo. A veces ni masticaba, se tragaba la comida como si nada y pedía más. A la chica le gustó aquello, porque podría cocinar de todo y él se lo comería sin problemas. Aunque también tenía que pensar en el gasto que eso conllevaría.

Los dos puntos amarillos de Arbormon —sus ojos— se movieron para clavarse en los de Dana. La chica entendió que su pregunta había sido alto tonta: él siempre estaba hambriento.

Finalmente salió de la Academia, saludando a los habitantes que conocía y observando desde lejos las tiendas nuevas que habían abierto. No se entretuvo mucho para llegar hasta el apartamento. Buscó las llaves en los bolsillos y abrió con cuidado, queriendo dar una sorpresa a las dos chicas que vivían con ella. Arbormon fue el primero en asomarse, sabiendo que no le podrían ver. Indicó con la cabeza que podían continuar y Dana y BlackAgumon cerraron la puerta tras de sí.

Buscaron entre las habitaciones la pista de alguna de las chicas, pero estaban todas recogidas, con sus sábanas y demás, sin la presencia de las humanas. Dana suspiró y caminó hasta la cocina, buscando algún papel pegado en la nevera por si alguna estaba en una misión. No obstante, no encontró nada. Hizo una mueca y se encogió de hombros: ya regresarían.

Las camas parecen cómodas —murmuró Arbormon. Era una de las cosas que más le interesaban.

Dana rió un poco. Arbormon se acercó a ellas y observó dentro de la nevera que la muchacha acababa de abrir. La española se tocó el pelo mientras que pensaba en algo para preparar y, como era de esperar, el Guerrero la alentaba, deseoso de comer algo más. Cuando ya estaba a punto de coger unos huevos, la puerta del departamento hizo un ruido. Desde ahí, BlackAgumon saludó a los recién llegados: las dos muchachas y sus compañeros. Ryudamon, BlackAgumon y Monodramon sonrieron al mismo tiempo al volverse a ver después de unas largas semanas. Light se limitó a alzar las cejas y saludar con la mano que tenía libre, pues la otra la tenía ocupada por una bolsa. Nieves esbozó una gran sonrisa y le expresó a Dana lo bien que le parecía que hubiera regresado. Para sorpresa de la peli azul, aunque en realidad estaba algo acostumbrada, Dana la abrazó con fuerza y levantó un pulgar.

¡Al fin he vuelto! —exclamó la española, alegre—. Eché en falta esta pequeña casita de todas nosotras —reconoció, con las manos en las mejillas—. ¡Y a vosotras también, por supuesto! ¿Cómo os ha ido?

Antes de que alguna pudiera comentar algo, notaron como Dana miraba hacia otro lado y parecía escuchar algo. La joven se percató enseguida de su movimiento y sus mejillas se tornaron de rojo. Cogió los huevos y una sartén, tratando de hacer como si no pasara nada. Light no le dio importancia y Nieves tampoco, pues a veces Dana hacía cosas extrañas o ella misma pensaba y ponía caras raras.

¡Pienso hacer una gran comida de celebración! —alzó los brazos y, Arbormon, a su lado, imitó su movimiento, haciendo reír a la tamer. Nieves alzó una ceja y correspondió a la risa, imaginando que Dana se lo tomaba todo con muy buen humor.

Mientras que lo preparaba, hablaba un poco con Arbormon, el cual ya se estaba cansando de estar de pie y desapareció para descansar un rato hasta que llegara el momento de que Dana quisiera presentarlo. Cuando terminó de cocinar, dejó los platos en la mesa y Nieves ayudó con los tenedores y cuchillos. Ya sentados y comiendo, Dana carraspeó y procedió a contarles:

Cuando estaba en Holy Angel Citadel… Ah, por cierto, es una Ciudad hermosa, repleta de digimon sagrados. Bueno, a lo que iba. Recibí una especie de llamada…

Mía —de la nada, Arbormon volvió aparecer, justo al lado de la chica.

Déjame terminar —Light dejó caer el tenedor y Nieves se echó hacia atrás. Los otros digimon también parecían asombrados. Dana acababa de mirar al lado derecho, donde no se encontraba nadie. BlackAgumon estaba a la izquierda y simplemente desvió la mirada, dándose cuenta que su compañera no era la mejor para guardar secretos o tratar de hacerlo durante unos minutos—. Creo que mejor voy al grano.

Se levantó de la silla, descalza y sacó el D-Scanner. De la nada, una especie datos cobraron vida en el puño de la española. Light ya no le interesó tanto porque era similar al Digisoul, sin embargo, Dana deslizó su propia mano por el digivice y, tras un brillo, ya no había Dana. Nieves pegó un salto, entre asombrada y asustada, llevándose la silla hacia atrás. Ryudamon se posicionó delante de su tamer, preocupado, y dirigiendo una mirada de interrogación a BlackAgumon; el dinosaurio se encogió de hombros y pidió que esperaran un poco.

¡Soy yo! —exclamó una voz, para nada parecida a la de Dana, pero como que tenía algo que se hacía familiar—. Yo soy Dana —meneó la cabeza—. No sé por qué he dicho eso —rió y se tocó la grande cabeza con sus nuevas manos—. ¿Qué tal me veo, por cierto? —se fijó en la comida y la otra parte se dejó llevar. Nieves y Light observaron, sorprendidas, como Dana cogía un tenedor y picaba en las bolas de queso que ella misma había preparado.

¿Señorita Ruikás?

Ahora Dana puede convertirse en un Guerrero Legendario —explicó BlackAgumon.

Pero… ¿cómo es posible? —musitó Nieves.

Soy digna de él —contestó Arbormon, encogiéndose de hombros mientras que seguía comiendo.

Para darle más credibilidad, Dana volvió a ser ella misma, todavía con el tenedor en la mano. No supo cómo reaccionar a las caras de sus amigas. ¿Costaba mucho aceptar que ahora una de ellas podía ser un digimon?

Lady Beelze Lady Beelze Claire. Claire.
 

Claire.

Lightning
Offline
Aquel día en la bati-cueva de las chicas de Ávalon, la mayor decidió tomarse un día de descanso y relax. Pues últimamente había estado viajando y trabajando mucho y necesitaba de ello.

Nieves había salido con su compañero a alguna misión y Light no supo nada de Dana, por lo que cuando salió de su habitación y llegó a la sala, se estiró con algo de pereza pero feliz de estar sola, y no con tanto ruido alrededor. Desde que Ruikás se había unido a la guild nunca faltaba un tema de conversación a ninguna hora del día.

Monodramon aún estaba en el baño, así que la americana se acercó a la cocina: habían dos pequeños platos sobre el mostrador, cada uno con un par de sándwiches y una pequeña notita que decía : "Para Light y Monodramon. Espero que les gusten. Disfruta el desayuno, Lucecita. Dana. "

El papel tenía algunos corazoncitos y signos de exclamación. Light alzó una ceja y frunció el ceño a la vez que rodó los ojos...

El día anterior la de cabellos chocolate había, repentinamente, decidido llamarla por aquel mote 'cariñoso' y aunque la americana le había dejado muy claro que la llamará 'Light', al parecer la chica no escuchó.

Negó levemente mientras tomaba el pan y daba un mordisco: asintió, no podía negar que estaba rico. Si algo había bueno en la chiquilla española era que cocinaba divino, y aunque Light no se lo hubiera dicho, disfrutaba de las comidas que Ruikás preparaba.

Así se fue la mañana, con Light y Monodramon vagueando por todo el departamento. El dragón pasó parte del rato jugando con su ToyAgumon Edición Especial y Light no salió ese día a hacer ejercicios. Solo se recostó sobre el sofá y leyó el periódico , para entonces quedarse dormida en el mueble. La tranquilidad hizo que Monodramon también poco a poco fuera sucumbiendo al sueño, y se quedó sobre el suelo dormido en forma de bolita.

Fue de repente cuando un ruido los hizo despertar a ambos. La humana se incorporó rápidamente y el dragón alzó la cabeza para mirar de donde provenía el sonido. Sonaba como algo golpeando el piso.

De inmediato, Monodramon se levantó y se acercó a Light y ambos cruzaron miradas serias. El ruido provenía del pasillo de las habitaciones, pero se suponía que no había nadie.

—¿Crees que alguien haya entrado? —preguntó el dragón en voz baja.

—No lo sé —respondió la tamer con el semblante serio y el mismo tono de voz—. Acerquemonos poco a poco —el dragón asintió y la chica se levantó del mueble.

Comenzaron a caminar hacia el pasillo con cuidado de no hacer ruido. Efectivamente, había alguien dentro porque el sonido no dejaba de escucharse. Algo pesado golpeaba contra el suelo o contra una pared, no estaban seguros.

La primera habitación era la de Nieves y Ryudamon. La japonesa no estaba, y cuando Light llegó a la puerta y colocó el oído sobre esta, no escuchó nada; de ahí no provenía el sonido. Monodramon se adelantó a la siguiente puerta: era la de ellos. Puso la oreja sobre la entrada y no, tampoco era allí donde se escuchaba el golpeteo. La habitación que seguía era la de Dana, que se suponía que tampoco estaba, pero igual, se acercaron con cautela. Comprobando que, efectivamente, el sonido se hacía más fuerte a medida que avanzaban.

Cuando llegaron a la puerta, ambos colocaron la oreja sobre esta y pudieron corroborar que de dentro de la habitación de la española era que se producía el ruido. El dragón y la estadounidense se miraron y se asintieron, dispuestos a entrar y ver quien había invadido su hogar. Seguramente era un digimon, quien sabe si lo había enviado alguna Rogue Guild, sea lo que fuera, debían detenerlo.

La humana acercó la mano a la perilla y miró a Monodramon mientras hacía la cuenta hasta tres con sus dedos y susurrando.

—Uno, dos, ¡tres! —abrió la puerta rápido e ingresaron con prisa. Solo pudieron ver un pequeño ser blanco de cuerpo alargado y cabeza redonda . Estaba de frente a la pequeña biblioteca que tenía unos libros, y algunos de los libros estaban sobre el suelo. Este inmediatamente dio un respingo al ver otras personas allí y voló rápido por la habitación para esconderse—¿Qué es eso? —gritó la sargento.

—Quítate Light, usaré uno de mis ataques —exclamó Monodramon con nerviosismo y abriendo la boca y saltando al frente. De hecho, todo el asunto ahora estaba pareciendo algo gracioso.

—¡Deténganse! —una voz desde fuera los paralizó. Dana y Black Agumon habían vuelto.


Soncarmela Soncarmela te toca c:
Lady Beelze Lady Beelze
 

I'll drive you like a hammer on a bed of nails
Registrado
10 Ago 2004
Mensajes
6,283
Offline
El dúo caminaba de regreso a la bati-cueva una vez hubo acabada la clase que habían tenido con Kazuo y Miguel, en silencio y con un aire pesado rodeándoles. Era muy temprano todavía, ni siquiera eran las once. La peli azul iba con el ceño levemente fruncido, como rara vez le pasara, con las manos en los bolsillos y metida en sus pensamientos. Su camarada no iba con la cabeza tan erguida y ese aire marcial que le caracterizaba: lucía algo apenado y cada tanto miraba a la joven de reojo sin mover la cabeza, esperando el momento en que le dijera algo.

Las calles no estaban tan transitadas todavía. Ese día habían decidido no tomar encargos de la central, pues debían alistar su viaje al continente Folder. Partirían dentro de poco, finalmente lo habían decidido y puesto una fecha, por lo que toda su atención se centraba en ello, en las clases a las que estaban asistiendo, y a algunas tareas que tomaban cuando recibían un mensaje en el D-terminal. De pronto ese aparato sonaba y sonaba, y Nieves no sabía porqué.

—Oh, vamos—soltó el dragón al fin, deteniéndose en medio de una cuadra, a solo dos calles de llegar al edificio—, no es tan grave.

El digimon no pudo seguir adelante con el silencio pesado que los acompañaba. No quería llegar a casa, encontrarse con sus compañeros animosos y ellos con esas caras. La chica se detuvo más adelante, dejó salir un leve suspiro y se volvió a ver a su camarada. No lucía buena cara, aunque tampoco era que estuviera furiosa. Solo algo…levemente mosqueada.

—Tal vez no sea algo grave—replicó ella—, pero igualmente pudiste decírmelo antes.

— ¿Cómo iba a saber que algo así te iba a importar tanto, tamer?


Tamer. De pronto el digimon había regresado al uso de esa palabra.

—Si tiene que ver contigo o con mis amigos me importa.

—Pero no es algo de vida o muerte, ¿o sí?—
dijo él—Hemos pasado por situaciones muy peligrosas incluso antes de venir a File, y no hemos necesitado de la Jogress en ningún momento.

—Ya, pero es una herramienta útil. ¿Quién sabe si algún día la necesitamos? Como esa vez en Pueblo Industrial: solo con las cartas o los digimon con forma Armor podían evolucionar. Tal vez algún día necesitemos de la Jogress y no vamos a tener ni el Digivice ni vamos a saber de alguien con quién hacerla.

—Sí, pero ni que fuéramos a tener tanta suerte…


La peli azul se giró a verlo completamente, con gesto de confusión.

— ¿A qué te refieres?

El digimon estiró levemente los labios y rodó los ojos, como hacía cuando trataba de eludir un tema. Nieves entrecerró los ojos e insistió.

—Anda, ¿qué quieres decir con que no tendríamos suerte?

Ryudamon suspiró levemente, cerró los ojos y luego miró a su compañera con un gesto impertérrito. Ladeó la cabeza de derecha a izquierda antes de hablar:

—En mi forma como GinRyumon solo soy compatible con tres digimon: Omekamon, Growmon X y TobuCatmon. Con los dos primeros se obtiene la forma de HisyaRyumon, que es la misma que he tenido siempre. Con el último se consigue Garudamon X.

Su compañera asintió: conocía a los Garudamon, así que podía hacerse una idea de su versión X. Su digimon siguió explicando:

—Como HisyaRyumon soy compatible con dos digimon: Triceramon X y CannonBeemon. Con el primero se evoluciona a OuRyumon…

—La misma forma que has tenido siempre—
repitió ella.

—Sí. Con el segundo se obtiene TigerVespamon.

Nieves dio un respingo, su boca se estiró largamente y sus ojos brillaron. Conocía a ese digimon: ¡era uno de los camaradas que tenía en el Digital World Simulator! Un digimon veloz, fuerte y de energía inagotable armado de dos sables de luz, como los de Star Wars…Ryudamon sonrió levemente ante su gesto, pero no contaba con que fueran a encontrarse con un digimon así. Los del grupo X parecían ser bastante escasos, hasta ahora solo se habían topado con un par…

—Y en mi forma como OuRyumon solo soy compatible con un digimon, y es casi imposible que los lleguemos a encontrar alguna vez y encima obtengamos alguna clase de “lazo” como para forzar una Jogress.

—Ale, qué negativo eres a veces—
le recriminó la joven—, ¿Qué digimon es?

—Alphamon—
dijo Ryudamon a secas.

La japonesa se quedó perpleja un momento. Luego y poco a poco, todo su gesto se fue apagando hasta que ella lució como una muñeca sin vida. Nunca había visto uno de verdad, solo en ilustraciones y en la estatua de la academia. Ryudamon le había contado innumerables historias —bastante increíbles por lo demás— sobre un digimon mítico, poderoso y casi único en su tipo llamado Alphamon, tal vez la criatura más fuerte de la creación digital, guardián del orden y bienestar del digimundo, líder de los Royal Knights, y un sinfín de títulos más. Era tan misterioso el velo que envolvía a este digimon, que hasta se creía que era un invento. Muy pocos aseguraban haberlo visto, y se trataba de personajes importantes como los mismos caballeros de la Realeza, o en el caso de Ryudamon, los Generales que luchaban al lado de esos trece digimon. Le parecía increíble que su compañero viniera de la línea de un digimon capaz de fusionarse con…esa cosa; ¿qué clase de bestia se suponía que salía de esa fusión?

Nieves se quedó largamente callada, como digiriendo esta información. Finalmente se rascó la nuca y paseó sus ojos por la acera.

—Vale, ya sé porqué dices que será imposible encontrar a uno…—reconoció, y al instante cambió su gesto—pero, ¡hey! Encontramos un Hackmon, ¿o no?—dijo, sonriendo levemente—Esos en tu mundo están extintos: ¿quién sabe? Tal vez algún día conozcamos a un tamer que posea un Alphamon y podamos hacer una Jogress increíble con ellos.

—Sí, pero para eso ambos grupos tendríamos que estar luchando del mismo bando y por los mismos ideales, además de entablar alguna clase de vínculo—
objetó el dragón.

—Bueno, tú eres un digimon muy noble; no creo que alguien que desee tener un Alphamon y posea intenciones peligrosas llegue a conseguir uno, ¿o sí?

Ryudamon levantó notoriamente las cejas, al punto que se perdieron en su casco negro. Miró con algo de escepticismo a su camarada de azul, quien se quedó con una sonrisa graciosa en la cara y esperando a que le rebatiera de nuevo. El digimon suspiró y se resignó: no quería intentar arruinar la tranquilidad que habían conseguido después del asunto de la Jogress escondida de él, dudaba que algún día algo así fuera a pasar, y si al menos eso le daba motivos a Nieves para seguir adelante y conocer más mundo, por él estaba bien.

—Bueno—soltó al fin, caminando y reuniéndose con ella—, tal vez pase algún día; solo te pido que no te hagas muchas ilusiones.

—Claro; solo las suficientes mientras conseguimos un D-3 o un Digivice 01—
replicó ella sencillamente y caminando también.

— ¡¿Qué has dicho?!—exclamó el dragón, dando un salto y mirándola.

—No tiene nada de malo. Debe ser genial tener tantos digivices diferentes y con tantos usos útiles. Además, si conseguimos uno hasta podríamos viajar por medio de esas puertas que mencionaron antes…

—Digital Gate—
dijo el digimon, recuperando la compostura.

—Sip. Podríamos ir con Dana y Light, viajando por ahí y sin tener que pagar un bit. Me parece de lo más conveniente.

—Así que…aparte del Digivice IC intentaremos obtener un D-3.

—Así es. Y si conseguimos ese grandote que tienen las chicas expandiremos la colección.

— ¿El D-scanner?

—Ese.

— ¿Vas a intentar ir por un espíritu?

— ¡Ahahah! Lo dudo mucho—
rió ella, mirando al cielo y pensando en lo alocado que sería eso—, pero nunca se sabe. Si llego a encontrar uno en nuestros viajes tal vez le pida que nos acompañe, y si quiere venir tendríamos un compañero nuevo. Aunque no me veo convirtiéndome en un digimon; eso sí es de lo más raro, ¿no crees?

Ryudamon no respondió. Intentó meter a Nieves en alguno de los espíritus, y la verdad es que la mezcla no le cuadraba con ninguno porque técnicamente la chica no estaba hecha para luchar mano a mano de ninguna manera. Prefirió cambiar el tema sobre el trabajo que tenían alistando su viaje a Folder. Estaba emocionado y ansioso por conocer aquel lugar, especialmente después de lo mucho que Monodramon le había hablado sobre eso.

Al llegar al edificio y subir a su piso, el dúo se encontró con una particular escena que estaba teniendo lugar allí, y que llevaría a Nieves y su digimon de regreso a la academia, al día siguiente…



colado haha o_o/
Claire. Claire. Soncarmela Soncarmela
 

Soncarmela

Moderador
Offline

En cuanto la criatura pequeña escuchó la voz de Dana, echó a volar hacia ella con miedo, posándose en su hombro y escondiéndose entre el pelo de la muchacha. Bueno, pensó Monodramon, no sería un gran peligro si la española dejaba que se colocara en una parte de ella. No obstante, querían una explicación y lo expresaron perfectamente con sus rostros confusos.

Lo lamento, os lo tendría que haber contado pero preferí dejar un poco de tiempo para que Kai se acostumbrara a la casa. Lo dejaba salir cuando no estabais y hoy se quedó dormidito… Por eso no lo desperté para que se viniera con nosotros.

Kai enterró la cara entre el cuello de Dana, todavía aterrado por Monodramon. El digimon morado se sintió un poco mal de pronto, tratando de acercarse para hacer buenas migas con el pequeño ser. La española sonrió y acarició un ala del Gnome para que se tranquilizara, pues, a su manera, ya le había hablado de sus compañeras de guild. Aunque, claro, si de repente te venían con gritos uno se asustaba fácilmente.

¿Kai? ¿Qué es esa cosa? ¿Viniste con alguien más que… el espíritu?

Arbormon se materializó al acto al escuchar que decían su nombre. Saludó en vano, porque sabía que no podían verle.

Es un DigiGnome, se llama Kai y es algo tímido. Hay que darle tiempo para que confíe en vosotras. Lo conocí en la Tierra Espiritual. Digamos que allí había muchos rumores sobre un tipo de criaturas llamadas DigiGnomes que entablan amistad con un tamer, no muy a menudo, pero sí en ocasiones donde el humano creaba interés en él. Y… esa sería la historia. Fui hasta allá y le gustamos a Kai.

Hubo un momento de silencio, dejando que el otro dúo, compuesto por Lucecita y Monodramon asimilaran lo que acababan de escuchar. No era sencillo aceptar que su compañera de guild traía consigo no sólo un espíritu al que no podían ver, sino también una pequeña criatura que ahora siempre iría con ello y que, por ende, viviría con todos ellos en el apartamento. Monodramon fue el primero en acercarse e inclinar la cabeza, pidiendo disculpas e insistiendo en que no lo volvería hacer.

Eres un amigo —dijo—. Te pido perdón y espero que podamos llevarnos bien. Eh… ¿Entiende lo que decimos?

A veces. Se podía decir que según el tono de voz comprende cuando estamos enfadados, cariñosos o extrañados. Aunque he comprobado que entiende unas cuentas palabras de tanto repetirlas. Por ejemplo, cuando yo alzo los brazos ya sabe porque estoy feliz y él también se pone contento. Ah, y le encanta jugar con un cubo que tengo como juguete. Es juguetón, si tenéis paciencia y os coge confianza, no me extrañaría que pronto se ponga encima de tu cabeza, Monodramon.

¿En serio? —El dragón morado esbozo una gran sonrisa—. ¡Eso sería genial!

Poco a poco, Kai sacó la cabeza del cuello de la castaña para observar a los dos que lo habían asustado. Light frunció el ceño sin comentar nada más, mientras que Monodramon hacía carantoñas para caerle mejor a la criatura. Dana le acarició la cabeza al Gnome y se puso de puntillas para mirar el plato que había dejado.

¡Te lo has comido! ¿Estaba bueno? ¿Crees que le faltaba algo para que creciera el punto de sabor? ¿Qué te ha parecido?

La puerta se abrió dejando paso a los últimos miembros de la guild. Nieves respiraba, cansada y Ryudamon saludaba animadamente a los demás. No obstante, los dos se dieron cuenta de la presencia desconocida de la criatura que estaba en el hombro de Dana. La castaña explicó lo mismo que le había dicho a la del pelo rosa para que no montaran un escándalo y, al terminar, Nieves se vio muy intrigada por Kai.

Es bonito… —murmuró, acercándose despacio por los consejos de Ruikás de no asustar al Gnome—. ¿Puedo… Puedo tocarlo?

No sé si te dejará, pero más adelante es seguro que sí —contestó la otra chica, susurrándole palabras al Gnome para que saliera de su protección. Cuando Nieves alargó el brazo, Kai se echó hacia atrás y revoloteó hasta posarse en la cabeza de BlackAgumon—. Dale tiempo. A partir de ahora nos acompañará en las misiones, para que vaya cogiendo más confianza y valor. ¡Así veréis lo que es capaz de hacer!

Un pensamiento cruzó le mente de Light: si la española seguía trayendo nuevos amigos al apartamento, les iba a tocar comprar una vivienda más grande.


Lady Beelze Lady Beelze Claire. Claire. Al final lo subo ya xD Así cobra sentido la Academia​
 

Claire.

Lightning
Offline
Sí, así transcurrian las cosas en Ávalon, con Dana traendo espíritus y hadas... Light sacudió la cabeza al pensar en aquello: "Espiritus y hadas". Soltó un suspiro, cuando menos lo supieran tendrían allí a la bruja, la princesa y la manzana encantada. Bueno, todo era poible con la castaña.

Después del susto con el Gnome, Dana contó con lujo de detalles su viaje a la tierra de las hadas y Nieves emocionada, dijo que cuando estuviera en Folder trataría de buscar aquella tierra. Light por su lado no le dio mucha importancia, andar buscando haditas por ahí no era algo que le llamara mucho la atención.

Paaron unos días y era Lunes, Katsukagi se marcharía a Folder en una semana, por lo que todos esos días la bati cueva estuvo algo sola y callada, a excepción de en las noches cuando estaban todas reunidas... así hasta el día Jueves. De nuevo, Dana Ruikas trayendo cosas a la casa.. esta vez, personas, especificamente hombres. Pero ya no era algo raro; de hecho, cuando la española llegó levantando los brazos y muy entusianmada para presentar a su amigo, Nieves solo saludó y Light ni se molestó en mirar... ya no era extraño que Ruikás saliera siempre con algo.

-Él se llama Quillan este es su compañero Impmon, nos conocimos hoy en una clase en la Academia -empezó. El pelinegro que la acompañaba se veía un poco avergonzado y mantenía las manos en los bolsillos, el digimon a su lado, un Impmon, veía a los dos dragones que jugaban en el suelo con interes. Mientras tanto Dana hablaba de la asombrosa idea que se le había ocurrido de hacer al extraño parte de la guild, y todos la escuchaban sin entender bien el asunto. - Así que lo traje, para que viva aquí con nosotras - terminó Dana y todos dieron un respingo, Light se volteó a mirar a la chica y BlackAgumon a su lado se puso la mano en la cara. ¿Cómo se le ocurrían a su tamer ess cosas así de repente? Jaló el pantalon de la muchacha y esta le dirigió la vista.

-Dana, creo que esto es muy repentino - la joven ladeó la cabeza sin entender. El muchacho a su lado se puso nervioso y alzó las manos.

-Creo que esto fue una mala idea -dijo, dirigió la vista a su compañero y este a él-, disculpen por favor, será mejor que me marche.

Dana trató de detenerlo pero todo había sido tan de improviso que nadie más dijo nada, y Ryudamon, Monodramon, Light y Nieves tampoco trataron de hacer que se quedara. El pelinegro se marchó y la española quedó con el rostro algo triste. Cuando miró a sus compañeras Nieves mantenía la expresión confusa y Light frunció el ceño de modo reprobatorio.

-Ruikás no puedes traer a cualquiera así por así y soltar de repente que sea parte de Avalon y viva aquí -regañó.

La española cerró la puerta y se acercó.

-¿Por qué? -preguntó de modo inocente y Black Agumon casi se cae para atras-. Es un buen chico, creo que nos ayudaría mucho -miró a Nieves y la peliazul desvió la vista, ella tampoco estaba de acuerdo en traer extraños a casa a vivir con ellos, corrió la mirada para ver a Ryudamon. Light se cruzó de brazos y negó lentamente, entonces se levantó del sofá y se marchó a su habitación, Monodramon la siguió rápido.

Dana y Nieves quedaron a solas.

-Nieves -dijo Dana, sin saber como empezar...



Lady Beelze Lady Beelze Soncarmela Soncarmela Erushi Tsuki22 habia olvidado esto .w.

LadyB creo que deberas escribir tú, no sé, alguna conversación con Dana o algo, para que no sea así repentino que Quillan llegue DX por eso lo puse unos días antes que Nieves se marchaba. Sigan ustedes... :c
 

I'll drive you like a hammer on a bed of nails
Registrado
10 Ago 2004
Mensajes
6,283
Offline
Nieves detuvo a Dana de empezar levantando levemente la mano, a lo que la otra se quedó callada. La peli azul se volvió levemente y se llevó una mano al cuello, pensando en lo que había sucedido. La actitud de Light había dejado claro a todas luces que le había incomodado severamente la decisión tomada por la española. A Nieves no le había agradado del todo…había sido una situación de lo más rara e incómoda. El problema ahora era que como líder del grupo le tocaba esclarecer algunas cosas que tal vez debió haber mencionado desde el principio. El otro problema radicaba en que más que una líder, Nieves era amiga de las dos chicas, así que no se sentía en “calidad” de reprocharle nada a nadie. Ryudamon se la quedó viendo desde la sala en donde había estado con Monodramon. Comprendía la situación en la que se encontraba su compañera. De entre todos, Black era el más avergonzado.

—Ven, Dana…—llamó la menor, haciéndole un leve gesto a la otra para que se acercaran al sofá.

Se sentaron una frente a la otra, con Nieves tomando asiento junto a su compañero, como si eso de alguna forma le traspasara la tranquilidad y cabeza fría de su digimon para tratar esa clase de asuntos, a la par que su delicadeza y prudencia para decir las cosas. Tal vez debiera tomar ella unas clases de Bushido también…

—Lo siento, Nieves—volvió a decir la castaña, interrumpiendo el silencio que se había creado—. No pensé que se fueran a molestar tanto…

—No, no—
le interrumpió la japonesa, con ambas manos levantadas. Carraspeó un poco y trató de poner en orden lo que quería decir—. Mira…no es que estemos enfadadas contigo.

—Light sí lo parece—
soltó Ruikás estirando los labios.

—Bueno—dijo Nieves, mirando al techo levemente—, es que ella por lo general está muy seria y parece que se enfadara con facilidad, pero no es tan así. Mira, Dana; cuando te uniste a la Guild, que si bien estaba vacía, noté que lo hiciste con mucha…ligereza, por llamarlo de alguna manera. Eso está bien si son tus propias decisiones, pero tienes que pensar que ahora somos…bueno; un grupo, como una familia, y sabes cómo se hacen las cosas en familia, ¿no?

—Entre todos toman las decisiones—
respondió la mayor, juntando sus dedos con aire arrepentido.

—Sí. Si vamos a integrar a alguien nuevo, lo más prudente es hablarlo entre todos primero. No está mal que quieras traer miembros a Ávalon, es decir eso es genial; me encantaría que nuestra Guild crezca y tenga muchos miembros para ayudarnos los unos a los otros, en serio me gustaría, pero tampoco se trata de traer a la primera persona simpática o amable que encuentres por ahí y…

— ¡No se trata solo de eso!—
dejó salir Dana repentinamente, haciendo que la otra diera un salto— ¡Quillan no solo es amable y educado, también es responsable y quiere ayudar a los demás, tal y como nosotras!

— ¿Hace cuanto le conoce?—
preguntó Ryudamon con aire sereno.

—Este…lo conocí hoy en una clase…—respondió la chica, perdiendo los aires casi al instante.

Su respuesta hizo que Nieves estirara la boca en una larga línea y Black se rascara apenado la frente. La peli azul trató de continuar:

— ¿Ves? Es a lo que me refiero. Lo conociste apenas hoy en una clase. Me parece bien que ese chico tenga las mismas metas que Ávalon; significa que podría ser un buen candidato para unírsenos…

— ¿”Pero”?

—…pero no puedes asumir que ya es un miembro solo porque tenga nuestras mismas metas, Dana: puede que sea alguien que dice eso solo para intentar entrar a nuestro grupo y hacer quién sabe qué cosas aquí.

— ¡Él no es…!

— ¡Dana!—
soltó el reptil oscuro a un lado, haciendo que su tamer se volviera a verlo—Deja que termine de hablar…

—Ah…lo siento—
la aludida se echó en el sillón, tratando de estarse más calmada.

—Gracias—dijo Nieves al virus—. Decía; puede que sea alguien con malas intenciones, como puede que sea alguien que de verdad persigue nuestros mismos intereses y se una a nosotros más adelante. Solo necesitamos que se gane esa confianza y nos demuestre que de verdad le interesa esto por las mismas razones nuestras, y no por mero interés.

— ¿Quieres hacerle una prueba?—
preguntó la española, arqueando las cejas.

—N-no tanto como “hacerle una prueba”…—la chica miró a su compañero a un lado, como pidiendo que le echara una mano.

—El termino correcto sería “ponerlo bajo prueba”—acotó el dragón.

— ¡Sí, eso!—dijo Katsukagi—No es hacerle una sola prueba, sino que esté un tiempo con nosotros realizando trabajos y ayudándonos. Así podremos conocerlo más a fondo, ver cómo trabaja, las cosas que le interesan de verdad, y si realmente quiere formar parte de la Guild por ayudar a otros y no por simples intereses. ¿Me estás entendiendo?—preguntó por fin, soltando un suspiro de cansancio. Aquello realmente era complicado para la chica.

Dana le dio vueltas a las palabras de la japonesa por un momento, hasta que sonrió por fin y asintió con la cabeza.

— ¡Claro! Y si cumple con todos los requisitos y nos demuestra que es de confianza…

—Podremos incluirlo en la Guild—
terminó Nieves por ella, sonriendo nerviosamente—, solo hay que usar un tiempo razonable y no solo…un par de días.

— ¿Cómo cuanto tiempo sería eso?


La peli azul volvió a mirar a su compañero, sin ocurrírsele cuanto tiempo sería necesario para conocer bien a una persona, o al menos tener una idea más completa de ella.

—Dejemos que tome un par de trabajos con cada uno de nosotros—aconsejó el dragón—, de ese modo todos tendremos nuestra propia versión del joven Quillan y de Impmon, podremos hacer comparaciones y ver si no muestra distintas facetas con cada uno, y se muestra tal cual es. Si es el caso, podremos darle más espacio dentro de la Guild hasta que sea un miembro completo y activo de Ávalon.

Nieves asintió a sus palabras. ¡Estupendo! Ella no pudo haberlo dicho mejor. Dana sonrió ampliamente y se puso de pie de un salto.

— ¡No suena nada de mal!—exclamó— ¡Iré a contarle de inmediato a Quillan sobre la decisión y planificaremos nuestro primer trabajo!—soltó, sin dejar tiempo para nada más y saliendo precipitadamente de la sala.

Black Agumon hizo amago de llamarla y detenerla, pero la otra ya se había marchado, por lo que soltó un suspiro, se volvió hacia el dúo, pidió disculpas y dio las gracias por la comprensión, y salió persiguiendo a su compañera. Nieves se quedó con el brazo estirado en el aire: aún había que hacérselo saber a Light…su cabeza cayó y luego su brazo también. Por fin, soltó un suspiro y se volvió a ver a su compañero sentado a su lado.

—Muchas gracias, Ryudamon—dijo sonriendo, agradecida—, me ayudaste mucho.

— ¿De qué estás hablando?—
preguntó él con aire inocente—Yo solo te di un consejo y te soplé un par de palabras. Fuiste tú quien le explicó todo a Dana y esclareció la situación sin montar una escena ni dividir al grupo—el digimon le estiró su mano—. Te portaste como una buena líder, tamer: estoy orgulloso de ti.

La aludida se sonrojó enteramente ante el comentario. Estrechó la mano de su compañero con algo de vergüenza y soltó:

—Gracias…pero no me digas eso, por favor…


Claire. Claire. Soncarmela Soncarmela Erushi Tsuki22 ya está :D un millón de disculpas por la demora. Ahora solo hay que tomar un para de quest más con Quillan e Impmon para que sea un miembro "oficial" o-o/ tsuki, ya puedes postear libremente en el tema <3
 

Erushi

I'm a top magician
Registrado
1 Dic 2010
Mensajes
2,095
Offline
Principios de septiembre, se habían acabado las vacaciones.

Ahora que ya había sido oficialmente aceptado en la guild Ávalon tocaba trasladarse a la bati-cueva, el nombre que le habían dicho era por el cual llamaban a la base de File. El moreno tenía sentimientos encontrados respecto a eso, estaba emocionado y alegre de ser ya un miembro y que lo aceptaran en su casa, tenía las llaves de la base de Folder y sólo faltaba que al trasladarse le dieran las de File, pero también se sentía algo triste de dejar el lugar al que había llamado hogar durante prácticamente todo un año, por eso se le hacía algo difícil hacer las maletas.

¿Ya preparaste algo?― Entró a la habitación, comprobando que a simple vista estaba todo igual.

El moreno solo negó con la cabeza.

Quedamos en que hoy nos mudaríamos, antes del anochecer debemos tener todas las cosas en la bati-cueva―. Se sentó a su lado en la cama mirando las bolsas aún vacías.

Estará listo para entonces, nada más dame algo de tiempo ¿a ti no te cuesta irte de aquí? Hemos pasado mucho tiempo aquí, los primeros meses prácticamente me lo pasaba aquí salvo por las visitas para conocer los alrededores.

¿Y no te agrada el cambio? En aquel entonces apenas mantenías una conversación cortés con quienes hablabas y ahora aunque a veces aún te cueste, hablas normalmente con los demás, tanto así que hasta te has conseguido la confianza de tus compañeras.

Lo miró con los ojos entrecerrados y una sonrisa traviesa en sus labios.

Como si yo fuera el único que hubiese cambiado.

Arg―. Impmon se sonrojó y le puso una mano en la boca para que no dijera nada más. ―Mejor preparemos todo ya.

Algo lentos, porque aunque a Impmon parecía no afectarle lo hacía, comenzaron a empacar todo revisando bien que no se dejaran nada ya que no iban a volver más a ese lugar.

Una vez seguros de que lo tenían todo, se despidieron de su casa, la que fue su hogar para dirigirse a la que sería su nueva casa y que en un futuro próximo esperaban que la pudieran llamar hogar.



Lady Beelze Lady Beelze, Claire. Claire., Soncarmela Soncarmela Me hubiera gustado escribir quizá algo más interesante pero ya lo postergué por mucho tiempo y pues oficialmente quería poner mi ingreso.
 

Claire.

Lightning
Offline
Ese mañana la playa de OverBeach se veía tranquila y pacífica, una suave brisa movía levemente el agua que rompía en un pequeña ola en la orilla, haciendo que el sonido fuera constante y agradable por toda la bahía. Era en aquella playa donde estaba ubicada la residencia de los miembros de Ávalon en Star City, donde solo habían estado Nieves, Dana y Light en los últimos meses -aunque la estadounidense estaba en la actualidad en Metal Empire. Quillan se encontraba en File, pero hacía poco la líder del gremio había convocado a todos los del grupo en Folder: tenía que dar algunas noticias y era necesario hacérselo saber a todos.

Dos días antes de lo acordado, Light arribó a Star City junto con su compañero Monodramon, tomando por sorpresa a Nieves y Ryudamon. La japonesa y el dragón estaban felices de ver a sus amigos de nuevo y el acorazado se ofreció de inmediato a preparar una comida para los cuatro. Monodramon, emocionado por la idea, quiso ayudarlo; dejando a las dos chicas solas en el living room de la planta baja. Un silencio inundó el lugar pero no se sentía incómodo, ambas tamer tenían ya tiempo conociéndose y, a pesar de las primeras impresiones, habían podido llegar a hacerse cercanas y sentirse relajadas en presencia de la otra.

Light se estiró un poco haciendo que Nieves la mirara con atención. La estadounidense caminó por la sala y se sentó en el mueble, la de cabello azul la imitó tomando asiento en un sofá individual frente a ella, comenzando a jugar con sus dedos en silencio. La pelirosa entonces le dirigió los orbes y pasados unos segundos Nieves dio un respingo al sentirse observada.

— ¿H- has... hablado con Dana? —preguntó la menor suavemente. Light deslizó la vista a un costado y asintió en silencio.

—Me encontré con ella no hace mucho en la Sábana Guardián. La central nos llamó para una misión con un Cyclomon fuera de control —Nieves parpadeó y miró abajo.

—Entonces... supongo que t- te dijo —Nieves se mordió el labio y guardó silencio y Light terminó la frase.

—Así es... —cierta expresión de tristeza se vio en la japonesa, pero de inmediato alzó la mirada para ver a su compañera.

—La extranaré, pero sé que ella y BlackAgumon serán de más ayuda para la Central y para el Digital World allá, a donde los han asignado —dijo con los ojos algo brillantes y sonriendo débilmente. La americana devolvió la sonrisa, claro, ella también extrañaría a Dana y al saurio oscuro, pero aunque estuvieran ahora en caminos diferentes no dejarían de ser amigas y de recordar a aquella alegre e hiperactiva española que los despertaba a diario con deliciosos desayunos, una contagiosa sonrisa y por supuesto, sus extrañas locuras cuando hablaba con Arbormon y parecía conversar sola. Dana Ruikas siempre sería alguien apreciada para los restantes miembros de Ávalon.

—Pero... —Light se acomodó sobre el mueble—, no nos citaste a Quillan y a mí solo para eso, ¿o sí? —preguntó cruzando una pierna sobre la otra y Nieves negó levemente.

—Bueno, aún hay que darle a Quillan la noticia de Dana. Pero en realidad, hay otras cosas que han sucedido —se detuvo para mirar hacia la cocina, donde Monodramon y Ryudamon seguían moviendo cosas de aquí para allá y el lugar ya comenzaba a impregnarse por todos lados con el olor a comida. La japonesa se levantó de su asiento, se acercó a un buró que descansaba a un costado, entonces tomó unos papeles para darselos a la mayor. Esta los recibió y los observó, mientras Nieves volvía a su asiento frente a ella, esperando alguna reacción. La pelirosa alzó una ceja mientras leía la información.

—Ya veo, aspirante a la guild. Isabelle Bennet. Rango Medium. Digimon compañero: Renamon. Acaba de llegar a Folder—. La americana siguió revisando la información y luego de un par de minutos habló, dirigiendo los azulinos a la menor—. ¿Y la aceptarás? —Nieves dio un respingo.

—A- ah pues, quería comentarlo con todos primero. Por eso les pedí a ti a Quillan venir aquí —Light volvió a mirar el papel.

—¿Ya la has conocido? —preguntó y Nieves negó.

—Me comuniqué con ella por correo. De hecho, quedamos en encontrarnos en dos días —informó y la otra asintió. Justo en ese momento un mensaje entrante sonó en el D- terminal de Light. La pelirosa abrió el aparato y parpadeó.

—Es Quillan , dice que acaba de abordar el Zeit y que estará aquí en dos días...—guardó silencio—. Tal vez sea el mejor momento para que todos la conozcamos —Nieves sonrió y asintió con entusiasmo.

—Cierto, podríamos invitarla aquí y conversar con ella —dijo mirando a la otra, quien afirmó con la cabeza.

—De acuerdo —contestó y cerró el D-terminal. Después de haber conversado eso, y quedar de acuerdo en que sería Light quien se encontraría con el par de aspirantes, ambas chicas y sus compañeros se reunieron en la cocina para ayudar con la comida. En solo dos días más los tres miembros de Ávalon estarían reunidos para conocer a la futura nueva compañera.


Erushi Tsuki22
Lady Beelze Lady Beelze
M Markie go! Lo siguiente sería que Light se encuentre con Isabelle y la lleve a la base de Ávalon, para conocer a los demás.
 
Última edición:

Madara.

Markie
Registrado
1 Oct 2011
Mensajes
3,193
Ubicación
Ñarnia XD
Offline
Movió la nariz graciosamente, sus grandes ojos seguían contemplando el papel que imprimó antes de dejar File City para arribar a Folder Continent en especial a Star City, sabía que recordar a dirección sería bastante complejo por lo que prefirió tener apuntado todo en un solo material.

— ¿Crees que les llegue agradar? — Preguntó Isabelle con un ligero temor, de hecho, desde que salió del puerto no había dejado de pensar en eso—; no he conocido a otro Tamer desde que llegué al Digimundo.

— Según tengo conocimiento de la persona que te envió el correo, puedo opinar que es alguien a la que no deberías de temer—
contestó Renamon, sus brazos seguían siendo un amortiguador para su cuerpo mientras fijaba los ojos azules sobre la mar—. Su compañero es un Ryudamon, los cuales son generalmente Digimon tranquilos y fácil de convivir.

— Pero no solo es ella, creo que dijo que habían dos personas más—
se acomodó los anteojos—. Una chica llamada Light y un muchacho de nombre Quillan.

— Ah, sí, el Tamer que posee un Impmon—
se cruzó de brazos en seriedad—, no hemos tenido una estupenda relación con ese tipo de Digimon.

— Tal vez no sea igual al Impmon que enfrentamos en una misión.


Renamon suspiró, siguió mirando fijamente las masas de agua al bordo de Zeit Krokodile, uno de los navíos más conocidos del Digimundo. Desde algunos unos días atrás, Isabelle meditó poderosamente la plática que mantuvo con la líder, Nieves Katsukagi, de un guild llamado Avalón; nunca antes le llamó la atención de formar parte de un grupo pues con Renamon se sentía suficientemente bien pero de cierta manera su Digimon compañero tenía razón con respecto a relacionarse con otros humanos. Tal vez era un incentivo a que creciera como persona y así mismo llenarse de seguridad para enfrentar lo desconocido.

— ¿Sabes quién te recogerá llegando a la base de aquel guild? — Indagó la kitsune sin inmutarse a ver a su amiga pues ella la imitó con la concentración sobre el paisaje—. Es la primera vez que llegamos a una ciudad tan alejada, bueno, sería una segunda ocasión.

— Pero solo tuvimos suerte porque mi padrino ya conocía aquella Isla —
Isabelle recordó su primera Navidad en el Digimundo y así mismo el largo descubrimiento que hizo al saber que su el hombre al que quería mucho también, en su juventud, fue un Tamer al igual que su difunta esposa— ¿Podríamos ir a visitar Cutemon y a Dorulumon?

— Si tenemos suerte quizás, recuerda que ellos viajan mucho y sea tal vez que no tengamos suerte de encontrarnos.

— No pierdo las esperanzas—
se encogió de hombros, la kitsune estiró su mano para acariciar los cabellos castaños de su amiga—, tampoco que los miembros de Avalón me acepten sin cuestionar mi procedencia y mis habilidades.

— Ya verás que las cosas no serán tan difíciles.


La joven humana sonrió aunque su compañera prefirió mantenerse serena. De pronto, el sonido del barco les dio aviso que habían arribado a su destino. Isabelle arrugó el papel, se llenó de valor cuando tomó sus pertenencias, siendo ayudada por su Digimon, y bajó del barco junto a otros pasajeros.


Le gentío era menor a comparación de File City por lo que Isabelle no tuvo reparo en intentar curiosear por allí aunque quedó maravillada por las playas y el cristalino mar que se abatía en lentitud para los turísticas. El sol, llegando a un punto alto, casi provoca que la chica de anteojos se cayera por el cansancio y el intenso calor que sentía ya que aún no se acoplaba al cambio de clima drástico que su cuerpo lograba asimilar.

— Quizás debiste venir con un poco de ropa ligera— dijo Renamon ayudando a su compañera que se mantuviera de pie—, el abrigo es bastante exagerado.

— Es el más cómodo que tengo en mi guardarropa—
sonrió divertida buscando a la vez una liguilla para atarse el cabello—, ¿y tú no sientes el calor?

— Me adapto fácilmente a cualquier clima, mi cuerpo es resistente.

— Te envidio demasiado ¿sabías eso?


La kitsune negó casi graciosamente la cabeza al ver la expresión de su amiga; ambas siguieron su camino, observaron de un lado a otro a muchas personas junto a sus Digimon, parecían divertirse mucho en Star City pese al clima aunque tal vez fue la atracción preciosa de las playas era la excusa perfecta para pasarla bien en dicho lugar.

— ¿A quién tenemos que esperar? — preguntó Renamon tras llevar a su Tamer bajo la sombrilla de un puesto de helados.

— A una chica que es miembro oficial— respondió, se quitó el abrigo y lo metió en su maleta—, aunque no sé quién sea pero podemos sacarlo por su Digimon ¿no crees?

— Dime entonces quienes son.

— Nieves tiene un Ryudamon, Light posee a Monodramon y Quillan esta con un Impmon así que si vemos a cualquiera debemos presentarnos.


Renamon asintió y buscó con la mirada entre los presentes. Había muchos que paseaban con vestiduras apropiadas por lo que Isabelle se sintió un poco desencajada aunque estaba más enfocada en buscar algún Digimon que tenía en las fotos pues sabía que con los Tamer podría errar.

No fue hasta que pasó media hora para vislumbrar a un pequeño Digimon tipo dragón de un color morado, poseía alas de murciélago unidas a ambos manos lo cual le daba un aspecto aterrador; en un principio, Bennet imaginó que podía ser cualquier compañero de algún humano pero al notar a una joven alta y delgada, era bastante bonita con el color de piel de porcelana y el cabello corto de color rosa pálido.

— Mmmm, creo que ella debe de ser Light. — la chica se frotó el mentón pensando en no equivocarse.

— ¿Estás segura?

— Nieves me mandó las fotos—
le extendió el papel a la kitsune para constatar lo dicho—, ¿podrías acercarte tú? — Renamon enarcó una ceja—. Me apena hablarle, quizás no le llegue agradar.

— No siempre vas a huir de los demás pero solo por esta vez hablaré por ti.


Isabelle asintió y siguió a su compañero por entre la multitud hasta llegar al lugar donde la joven yacía de pie a lado de su Monodramon. En un momento, Bennet dudó en mirarla pero al ver la postura frívola de su compañera asumió en que debía de presentarse correctamente.

— Buenos días…— tosió para llamar la atención de la Tamer, quien fijó su mirada a la menor—, tú eres Light ¿verdad?

— Efectivamente—
contestó seriamente, cosa que provocó en la castaña un ligero temor—, ¿Isabelle Bennet? — Asintió la aludida—. Bien, estábamos esperándote en Avalón.

— Disculpen ustedes por la tardanza—
se acomodó los anteojos, el calor la estaba sofocando—, ella es mi compañera y amiga Renamon.

— Descuida, suele surgir contratiempos—
la joven seguía expresando clama y seriedad—. Este es mi Digimon, Monodramon— el dragón asintió con una jovial sonrisa en su rostro—, vamos ya o podrías sofocarte con este clima.

Isabelle asintió y en completo silencio siguió a la joven mujer hacia su destino.


Claire. Claire. , perdón por tardar ;T_T;
Lady Beelze Lady Beelze
Erushi Tsuki22
 

Claire.

Lightning
Offline

Light miró por sobre su hombro al dúo que venía siguiéndole. La chica se veía algo tímida, y no era de extrañar que frente a alguien como la americana la timidez se acentuara. La pelirosa estaba consciente de que transmitía algo de temor a primera vista. Dejó salir aire levemente y observó que Monodramon caminaba a un lado de Renamon, con la cabeza alzada y tratando de sacarle conversación a la kitsune. Para el dragón hacer amistades no era difícil, su personalidad jovial y buen ánimo hacían que le cayera bien a cualquiera.La americana bajó la velocidad de sus pasos para acoplarse a los de Bennet y cuando estuvo al lado de ella finalmente le habló. La chica iba mirando hacia abajo, sosteniendo fuertemente con ambas manos una maleta.

—¿Llevas mucho tiempo en el Digital World? —la castaña dio un respingo y alzó la vista para mirar a la mayor y sonreír apenadamente.

—S-sí, ¡q- quiero decir, no! —articuló torpemente—. Pues m-más o menos —susurró, los nervios le estaban jugando en contra.

—Unos pocos meses —respondió Renamon y de inmediato Monodramon empezó a preguntar acerca de las misiones que habían realizado en File y la digievolucion de Renamon. La zorra dorada contestó cada pregunta con seguridad, el moradito le había caído bien. Si todos los miembros del gremio eran amables como ese pequeño dragón, no tendría mayor problema en ser parte de aquella guild.

—Cuando lleguemos podremos hablar un poco más y conocerás a todos los miembros de Ávalon —informó Light.

—S-sí —respondió Isabelle—. Por cierto, ¿a dónde vamos? —La americana dirigió los orbes a la chica, que veía a todos lados de Star City. Fue cuando recordó que apenas estaba llegando al continente.

—Es verdad, es tu primera vez en Folder —la castaña asintió—. Pues mira, nuestra base esta en una playa privada aquí en Star City. Es el lugar donde nos quedamos cuando estamos aquí. También tenemos una base en File City.

—Ah sí, la Central de Tamers me dio la dirección cuando pedí información de la guild —dijo algo apenada—. Pero vaya, ¡una casa en la playa suena bien! —la mayor confirmó con la cabeza para finalmente después de caminar varios minutos señalar con su dedo el hermoso lugar que fungía como base para Ávalon.

—Dentro están Nieves y Quillan junto con sus compañeros digimon —explicó Light e Isabelle sintió su corazón palpitar fuertemente. Sintió un cuerpo detrás de ella y no tuvo que voltear para saber que se trataba de su compañera Renamon. La peruana dio una bocanada de aire y viendo el lugar sonrió.

Ambas fueron guiadas por el otro par, quienes luego de abrir la puerta principal, les dieron la bienvenida a su hogar. Dentro, la japonesa y el noruego esperaban junto a Ryudamon e Impmon. Quillan había llegado la noche anterior y ya se le había informado de la despedida de Ruikás de Ávalon y aunque se había entristecido un poco - pues Dana fue quien principalmente los invito a él y a Impmon a ser parte del gremio-, se sintió feliz al entender que sus amigos ahora estaban en misiones muy importantes para el mundo digital. También le habían dicho ya de la nueva aspirante que conocerían ese día.

Fue repentinamente que la sala se quedó en silencio cuando Light y Monodramon entraron, trayendo detrás de ellos al otro par que los acompañaba. La líder y el muchacho se pusieron de pie, la primera mostrando una sonrisa amigable y el chico intentando no parecer tan serio. Ryudamon observó al par por un momento examinándolos e Impmon se sintió algo intimidado cuando la kitsune le clavó aquellos profundos ojos azules.

—Isabelle, estos son los miembros de nuestro gremio —dijo la americana y todo quedó en silencio de nuevo. Ryudamon fue quien carraspeó y habló.

—Bienvenidas, mi nombre es Ryudamon y ella es mi tamer —el dragón tocó la pierna de ja japonesa y esta dio un respingo.

—Ah, mucho gusto, yo soy Nieves Katsukagi, adelante por favor, pasen y siéntense—Isabel y Renamon asistieron en silencio y se sentaron donde les indicaron— Estos son Quillan e Impmon —el muchacho alzó la mano y solo musitó un "hola" y el diablillo de la bufanda hizo lo mismo —y ya conocen a Light y Monodramon —la estadounidense miró a la chica y todos se sentaron en el living room...



Lady Beelze Lady Beelze continúas esto en la raid(?) creo que un pequeño párrafo explicando que clase de guild es Ávalon y que luego llegue el aviso de la misión estaría bien(?)
M Markie bienvenida a Ávalon:D
Erushi Tsuki22
 

Asta.

Kill. Me. Slowly~♡.
Registrado
10 Dic 2015
Mensajes
1,275
Offline
[]

Finalmente estaban en aquel lugar luego de lo que les pareciera una eternidad, no porque el camino fuera muy difícil o que la dirección hubiese sido mal suministrada, el principal problema y por el cual habían tardado unas cuantas semanas en estar allí luego de recibir la invitación había sido uno tan claro como tonto: El miedo de Llednar a encajar correctamente ahí. Dracomon lo intentó convencer una vez tras otra de darle una chance a la invitación de cierta peliazul de ir a visitarlos, alegando que quería volver a juntarse con quienes fueron sus compañeros de armas, pero la testarudez del joven lo posponía todo lo posible. No fue hasta que el dragón se amotinó de ir a costa de faltar a las eventuales misiones que se les presentarían que al alemán no le quedó otra que aceptar. Por eso ese mismo día emprendieron marcha hasta los cuarteles de Ávalon.

Llevaba consigo su mochila, con algunas prendas, y su Keychan además de su Digivice, si la invitación era tal y como ellos habían propuesto tal vez lo mejor sería dejar unas cuantas cosas en “su” cuarto, aunque no iba con demasiadas ilusiones debido principalmente a lo que había tardado en presentarse. En definitiva solo habían hecho dos Raids en conjunto a la Guild Leader y a su mano derecha… Además del vergonzoso encuentro en el restaurant, del cual aún debía disculparse, no creía que eso valiese lo suficiente para ganarse la confianza de gente tan importante. Volvió a dejar escapar un suspiro de su boca mientras se acomodaba el cabello con la diestra, quedaba poco para llegar y sus pasos se iban volviendo más lento a medida que se acercaba.

Dracomon por su parte viajaba impacientemente en el iC, molesto por aquel inusual trato, pero Llednar sabía de sobremanera que si el trayecto se le estaba haciendo duro caminando solo todo aquello solo podía empeorar si se encontraba el hiperactivo Digimon con él. Para el Child esa era una oportunidad perfecta para que su socio comenzara a hacer amigos de verdad, además de poder expandir por su parte su círculo personal de sociales el cual se veía bastante reducido últimamente. Aun así, aunque aquellas razones frívolas jugaban un papel real en su decisión de impulsar a Llednar a aquel lugar, la más grande recaía en los Digimon de los otros miembros: Ryudamon, Monodramon y Guilmon, todo ellos más fuertes que él, lo cual hacia hervir su sangre de sobremanera en ansias de mejorar.

Casi sin darse cuenta, por culpa del irremediable resultado de caminar hacia adelante por más lento que lo hiciera, finalmente la cabeza anaranjada se encontraba frente a la puerta principal del recinto, casi ni se había dado cuenta de cuando había subido los escalones de piedra y se encontraba sorprendido de no solo la locación del lugar sino de su belleza. Los segundos pasaban mientras se quedaba pasmado por tocar la madera del portal, se le hacía demasiado complicado tomar dicha simple acción pero decidió que debía tener valor. Extendió lentamente su mano en forma de puño, ya casi estaba por tocar por realizar la acción, solo unos centímetros más y…


— ¡Ya golpea la puta puerta, Zanahorio! — El rugido en forma de orden del Child, proveniente desde el Digivice, sobresaltó a Llednar por completo, crispando sus nervios.
— ¿Qué crees que intento hacer, Saco de Escamas? No es tan fácil como parece, ¿sabes?
— Pues déjame hacerlo a mí, seguro me cuesta menos y todo. — Dracomon nuevamente incentivaba al humano a pelear, como ya era casi diario entre ellos.

Ambos entonces comenzaron a discutir, como si toda la situación anterior hubiera quedado por completo olvidada. Mientras que en el caso de Dracomon era porque su mentalidad no daba para más allá de encargarse de lo que tenía enfrente, para Llednar eso era una manera inconsciente de distraerse de la presión que sentía. Seguían enfrascados en lo suyo hasta que escucharon un par de risas detrás de ellos que los hicieron voltearse, completamente sonrojados por la vergüenza ambos al ya saber lo que vendría a continuación: Otra vergonzosa disculpa.

— A ustedes los conozco. — La voz provenía de un conocido castaño, Kyle Masters, con el cual habían trabajado en la pasada Raid. Reía amigablemente mientras le sonreía al dúo. — Llednar y Dracomon, ¿no? ¿Por qué tardaron tanto en venir a saludar? ¿Se perdieron?
— Estuvimos ocupados, fue un tanto difícil venir hasta aquí… — No logró acabar su frase, ya que fue interrumpido por su socio.
— En realidad a él le daba vergüenza. — La cantarina voz del Child casi sacaba de quicio a Llednar, siendo interrumpidos de nueva cuenta por el mayor antes de que su discusión pasara a mayores.
— Aunque no lo crean, los entiendo. A mí me paso exactamente lo mismo cuando llegue aquí.​

Ya habiendo calmado un poco las aguas entre Tamer y Digimon, el mayor decidió entonces pedirles que lo siguieran hacia dentro. Abrió la puerta permitiéndole al dúo ver la hermosa y hogareña sala de estar, la cual distaba del centro de operaciones que pensó Llednar en un primer momento pero que fascino hasta el júbilo a Dracomon. Se encontraban allí parados casi inertes cuando escucharon a Masters avisarles que iría a ver si el resto se encontraba allí para darles la bienvenida, cosa que los Expert solo asintieron mientras observaban cada recoveco del lugar. Habían escuchado mucho sobre las Guilds desde que el humano fue convocado, pero nunca tuvieron exactamente la oportunidad de ver un lugar o como se manejaban así que todo era nuevo para ellos.

Casi sin darse cuenta, y mientras desperdiciaban el tiempo en hablar entre ellos en susurros, fue que el castaño nuevamente se encontraba bajando las escaleras para ir de nuevo en su encuentro. Lo que no sabían los invitados es que tal vez su estadía se alargaría por algo más que un par de horas de compromiso.


-------
Bueno, tardé pero finalmente aquí esta la intro (luegodelaraidqueaundebemoshacer). Supongo que debo mencionarlos o algo (?) Luigi Claire. Claire. Lady Beelze Lady Beelze
 

Claire.

Lightning
Offline
Un sonido desde atrás hizo que el par que visitaba la base de Ávalon voltearan: Kyle volvía sonriendo, con Guilmon siguiéndolo.

―Listo, ya le avisé a los demás que están aquí. Nieves vendrá en un momento ―declaró el castaño poniéndose ambas manos en la cintura y mirando al otro par. Detrás de él se materializó el milenario Grottomon para ver de quienes se trataba, dando un bufido al reconocer al dúo y volviéndose a refugiar en el canalizador de su portador―. Vengan a la sala, les ofreceré algo de beber ―ofreció Masters –el esclavo (?)- pasando por un lado de Llednar y Dracomon, quienes se miraron. Fue el dragón zafiro quien dio una sonrisa y no tardó en dar un paso al frente para seguir al británico; Malheur esperó un segundo, sintiendo un leve nerviosismo, antes de mover su pie para dar un paso.

Al pasar a la siguiente habitación el humano de cabello naranja miró con disimulo a sus alrededores y su compañero fue el que alabó la bonita casa, mirando a todos lados con la boca abierta: aunque no se trataba de un lugar exuberante o muy lujoso, los miembros de la guild habían hecho lo posible para que fuera acogedor y cómodo para todos.

― Siéntate ―ofreció Kyle mirando por encima del mostrador de la cocina mientras sacaba de la nevera algunas cosas. Llednar parpadeó mirando el mueble a un costado y, tal como el chico le ordenó, se sentó haciéndole señas a Dracomon para que se comportara y se sentara tranquilo a su lado. Guilmon los miraba con algo de diversión pero no dijo nada, ese Dracomon parecía un pequeño niño pero, considerando las personalidades de los miembros Digimon de Ávalon, no creía que fuera a desencajar.

Justo cuando Kyle puso unos vasos en la mesa pequeña del living, unos pasos se escucharon por un costado y Ryudamon apareció detrás del muro. El samurái observó al par con una sonrisa y saludó bajando levemente su cabeza

―Bienvenidos, joven Malheur y Dracomon―el dúo aludido dio un respingo y el humano se levantó rápido haciendo que su compañero lo imitara. La formalidad del de armadura lo hacía creer que debía responder del mismo modo, así que bajó la cabeza levemente y movió la mano para forzar a Dracomon a bajarla también.

―Ryudamon, es un placer volver a saludarlo ―dijo Rotschopf mientras que su camarada intentaba liberarse de su agarre, lográndolo finalmente y cayendo al suelo de frente cuando el chico quitó su mano de golpe. El dragón alzó la cabeza apenado y Llednar se palmeó el rostro.

―H-hola Ryudamon ―saludó el child y el de armadura rió. Justo en ese instante apareció Nieves detrás de su compañero y la mirada azulina del pelinaranja se alzó para encontrar la sonrisa de la líder de Ávalon.

― ¡Llednar, Dracomon, es un gusto volver a verlos! ―el corazón del alemán se aceleró, estar frente a semejante leyenda como Nieves Katsukagi aun lo ponía bastante nervioso, por lo que no pudo evitar incluso sonrojarse un poco y tartamudear.

―Ho-Hola Katsukagi ―alzó una mano y la sacudió. Katsukagi sonrió y pasó por delante de su camarada para ayudar a Dracomon a levantar, este la saludó y entonces los tres tomaron asiento en la sala para beber lo que Kyle había traído.

Pasó un rato en que el trío intercambio palabras de lo que habían estado haciendo, con Dracomon hablando de más y recibiendo un par de veces pequeños golpecitos de su Tamer en la cabeza para que no soltara tanto la lengua, lo cual causaba gracia a los otros. Hubo un momento, cuando se hubo acabado la bebida, en que la sala quedó en silencio. Kyle y Nieves se miraron disimuladamente y a sus Digimon, desde la vez anterior en la participaron en una peligrosa raid con el alemán los miembros de Ávalon habían conversado entre ellos decidiendo que el muchacho podía ser de potencial ayuda para el gremio y aquella era la razón por la que lo invitaron a pasar por la base algún día. El gesto de miradas entre ellos no pasó desapercibido para Malheur, quien apretó un poco el vaso vacío que aún estaba entre sus manos antes de estirarse para ponerlo en la mesa y mirar fijamente a Nieves.

Esta le sonrió algo nerviosa y miró a Ryudamon, quien le devolvió la mirada y asintió. La japonesa jugó con sus dedos algo apenada y entonces habló.

―Llednar, Dracomon, la razón por la que les pedí que vinieran era por algo en específico ―el zanahorio miró con atención a la chica tragando saliva disimuladamente―, pero… ―Nieves miró a Kyle ―, ¿dónde está Light? ―preguntó la peli azul y el castaño alzó su D-terminal.

―Le escribí tan pronto ellos llegaron y me dijo que venía en camino―respondió el Elite―, no debe tar… ―el sonido de la puerta detuvo sus palabras―. Ah, debe ser ella ―todos miraron a un costado y solo unos segundos pasaron antes de que unas apresuradas pisadas se sintieran y apareciera por el umbral del living el pequeño moradito compañero de la estadounidense.

― ¡Dracomon! ―Monodramon corrió por el lugar rápidamente y el aludido dio un saltito desde su asiento, recibiendo al moradito mientras ambos chocaban las garras.

― ¡Ea, amigo! ―respondió el de los cuernos. Las personalidades de ambos dragones era muy semejante por lo que no se les dificultó demasiado hacer buenas migas durante la raid pasada. Llednar sonrió un poco al ver lo rápido que su camarada podía acoplarse, pero su sonrisa se borró cuando la Tamer del dragón apareció por donde este había venido.

Light cruzó miradas serias con Malheur y este correspondió del mismo modo. Había tenido la oportunidad de trabajar con la pelirrosa en dos ocasiones y no había que ser muy experto para no conocer algo ya de la famosa “aliada de DS”, miembro de Ávalon que trabajaba hombro a hombro con Digital Security en la caza de renegados e infames. Por reflejo el muchacho se levantó, lejos de estar nervioso como con Nieves, experimentó cierto sentir que no pudo descifrar, ¿era respeto o deseo de mostrarle de lo que era capaz? ¿Acaso era algún espíritu de competencia, como si fuera una rival a la que debía superar? No lo supo exactamente, ni tampoco porque sentía eso.

Nieves fue quien cortó el ambiente y le habló a su compañera.

― ¡Light! Te esperábamos, finalmente Llednar y Dracomon pudieron venir aquí―la estadounidense miró a la menor.

―Eso puedo notar ―los azulinos dela neoyorquina volvieron a toparse con los de Llednar, dirigiéndole un saludo con un movimiento de su cabeza mientras se llevaba una mano a la cintura y le lanzaba una mirada gélida. El varón le respondió asintiendo sin decir nada, justo en ese momento su mirada descendió para ver detrás de las piernas de la ex sargento una pequeña Lunamon que miraba con recelo al chico.

El zanahorio alzó una ceja recordando haber visto a esa Digimon trabajando con ellos en la raid bajo las órdenes de la pelirrosa.

―Bien, ahora estamos todos ―declaró la japonesa dando un respingo mientras que Light avanzaba junto con Lunamon para tomar asiento en uno de los muebles. Malheur hizo lo mismo y volvió a su asiento―. Oh, bueno, Quillan e Isabelle están en File ahora, así que tal vez los conozcas luego; aun así, ya habíamos conversados entre todos de esto ―dijo la chica mirando su manos, tenía la atención de todos en el lugar. Un breve silencio se produjo y el alemán decidió hablar.

―Agradecemos la invitación ―dijo cortésmente y Kyle sonrió.

―Vamos viejo, no tienes que ser tan estirado jaja ―dijo el británico y Rotschopf alzó una ceja ante aquel comentario, ¿Qué más estirada que su misma compañera de guild? Pensó para sus adentros mirando de reojo a Light, quien endureció su semblante un momento y lo hizo voltear rápido al otro lado.

―B-Bueno jaja ―Nieves sonrió algo nerviosa, sí, ya lo habían hablado entre todos y no había tomado aquella decisión ella sola, pero aun así siempre se sentía algo incomoda de ser la portavoz todo el tiempo, era lo que le tocaba por ser la líder de aquel gremio―. Llednar, Dracomon, desde la última vez que estuvimos en aquella raid pudimos darnos cuentas que son una pareja que se preocupa por el bien del Digital World ―dijo ella y volvió a guardar silencio haciendo que Dracomon asintiera.

―También bastante poderosos ―habló Ryudamon mirando al dragón de cuernitos y este sonrió orgulloso―, serían de mucha ayuda en nuestras filas ―Malheur dio un respingo sintiéndose apenado y volteando a mira a Nieves, quien asintió con una sonrisa dulce en sus labios. Los ojos de Llednar viajaron a Kyle y a Guilmon X quienes alzaron los pulgares en modo de asentimiento y luego el alemán volvió a mirar a la pelirrosa americana, solo para recibir un semblante serio y estoico de parte de ella, un puchero de Lunamon y una sonrisa grande de Monodramon.

― La pregunta será si quisieran ustedes… pues ― la chica miró a su camarada y el de ojos esmeralda sonrió ― ¿les gustaría ser parte de Ávalon?




aqui un aporte Asta. .Mordecai. Luigi Lady Beelze Lady Beelze Erushi Tsuki22
espero esté bien Morde, si no lo está, pues te conformas (?) :v
 

Asta.

Kill. Me. Slowly~♡.
Registrado
10 Dic 2015
Mensajes
1,275
Offline
Llednar se encontraba sentado mientras escuchaba el ofrecimiento, aunque por dentro no podía evitar sentir una llama de interés por lo dicho no era tampoco un secreto para sí mismo que no era capaz de imaginarse en dicha situación. Observó lentamente las expresiones de cada uno de los presentes encontrándose con la felicidad de varios de los presentes (incluyendo a su compañero), la expectación del dúo líder y una mirada analítica proveniente de cierta pelirosa que parecía tenerlo entre ceja y ceja. Sabía que debía dar una rápida respuesta antes de que su socio se encargara de hacerlo, algo que probablemente los pondría en un embrollo de ciertas dimensiones dadas sus formas de expresarse.

El tiempo en la sala se hizo bastante más pesado y largo de lo que realmente era, ya que todos eran capaces de ver como el alemán se mantenía pensando en la respuesta. Una pregunta a la que normalmente el gran grueso de Tamers del Digital World respondería de inmediato con un “Sí, claro que acepto” se estaba demorando demasiado, generando finalmente ciertas dudas respecto a que diría el Expert y, obviamente, empeorando aún más el ambiente. Nieves estaba a punto de intervenir, a punto de excusarse por si había sido muy precipitado todo, cuando el chico aclaró su garganta y decidió que era el momento de tomar palabra.


― Primero que nada, agradezco mucho el ofrecimiento. Es algo que entiendo el honor al me veo sometido, pero debo ser sincero con ustedes. ― Mientras decía cada palabra Dracomon se asustaba más y más, a la vez que Light era capaz de alzar una ceja en señal de sorpresa. ― Desde que he tenido en ya dos ocasiones la oportunidad de trabajar con ustedes soy capaz de decir que son verdaderamente poderosos… Seguramente todos y cada uno más fuertes que yo.
― Joven Malheur, realmente eso no es un problema. La fuerza se adquiere mediante… ― No fue capaz de terminar su frase el curtido dragón, debido a que el susodicho alzó su mano mientras portaba un gesto serio.
― No he terminado, Ryudamon, por favor. ― Se excusó levemente mientras tomaba valor para proseguir. ― Los respeto a todos ustedes, sinceramente, pero hay algo que aún me cuesta digerir… O mejor dicho alguien, ¿lo entiendes, Nieves?​

El aire se tensó de un momento a otro en el cual las sonrisas y el ambiente amigable que rondaba el lugar se terminó de difuminar a la vez que se permitía ver que la seriedad de Llednar era palpable como el acero. Dracomon, que actuaba normalmente como el elemento capaz de frenar a su Tamer cuando se iba de boca estaba callado con los ojos cerrados, era quien más lo conocía y sabía que todo terminaría llegando a ese asunto, preparándose para lo peor. Kyle de inmediato perdió su sonrisa, tomando un semblante digno del momento al no ser capaz de imaginarse a que se refería el pelirrojo pero si figurándose de quien. La persona que por su parte tuvo menos problemas en demostrar su disconformidad fue la otra Expert en la sala, la cual se paró estrepitosamente e increpó de forma directa a su igual.

― ¿Qué quieres decir con eso? ― Los ojos de ambos volvieron a chocar por enésima vez en el día, en un choque azul y verde que demostraba fiereza. Light realmente no le pensaba dejar pasar aquello. ― ¿Crees que puedes venir aquí y hablar de Nieves así?
― Lo siento, pero estoy hablando con ella. ― Dicho esto el joven cortó el contacto visual y volvió a mirar a la peliazul, el semblante de Light solo se endureció por la falta de respeto. No podía entender que le pasaba al chico, pero los Digimon de ambos sin duda estaban en alerta total. Solo la susodicha pudo calmar el ambiente.
― Light, lo siento, creo que sé a qué se refiere. Y no es algo tan malo, ¿no? ― La Elite suspiró al darse una idea de lo que pensaba el muchacho, permitiendo que de paso a las explicaciones. ― ¿Puedes proseguir, por favor?
― Sí, sí. ― El alemán rascó su mejilla, a la vez que todo volvía a calmarse, al menos por unos segundos. ― Me refiero a que me cuesta digerir tu forma de ser. Eres una Tamer de Rango Elite, incluso eres reconocida como una leyenda debido a tu título de “Digital King” y líder de una de una Guild de renombre. Incluso he trabajado contigo y puedo dar testimonio de tu fuerza.
― ¿No puedes digerir a alguien más fuerte que tú? ― La voz canturreante era definitivamente la de la D-Linker, quien indagaba entre burla y pregunta.
― No. Lo que me cuesta tolerar es su personalidad, alguien que rehúye completamente de su fama, constantemente resta el valor de sus acciones y actúa de una manera tan dependiente. ― Las palabras salían de su boca a una velocidad hiriente que molestaba a los presentes, dado el descaro de ser tan directo y desconsiderado. ― Por otro lado… Debo admitir que al momento de tomar cartas en el asunto eres distinta, eres una líder en la que todos confían, creen y capaz de tener mucho más valor del que cualquiera diría a simple vista. Entiendes a qué me refiero, ¿no?
― Hummm… Creo que sí. ― Nuevamente ella dedicó esa suave sonrisa, devolviéndole la calma a los presentes. ― Creo que ya sé tú respuesta a mi pregunta. Es un “No”, ¿verdad?​

Llednar solo asintió, momento en el que se levantó de la silla a su vez para quedar parado frente donde estaba la Guild Leader y la observó fijamente durante unos cuantos segundos. Luego de eso se sacudió los pantalones y se sentó en el suelo con ambas piernas cruzadas, las manos en las rodillas y la cabeza mirando hacia abajo. Dracomon no pudo evitar una sonrisa que mostraba sus dientes a la vez que observaba al resto, viendo la unanimidad en la cara de sorpresa en ellos. El alemán finalmente soltó un suspiro y alzó los verdes ojos a ella de inmediato.

― Contesto con “No” a tu pregunta porque creo que si vas a ser mi líder tienes que tener un poco más de orgullo y dejar de ser tan blanda como para ser tu quien invite a alguien. ― Entonces se despeinó a si mismo antes de volver a acomodar sus naranjas cabellos, mientras una débil sonrisa se le escapaba de los labios. ― Pero esas mismas cualidades que tanto me cuestan digerir son las que levantan mi interés en esta Guild y me permite confiar en ti… Y en tus compañeros. Así que te lo pediré yo, ¡por favor, déjame formar parte de Ávalon!​

Así, luego de no pocas risas entre todos los presentes, y por más que Kyle quisiera discutir sobre que no tenía relevancia quien proponía qué sino el resultado, o por mucho que Light intentase mantenerse seria y no reírse con toda la situación, de ese modo fue como Llednar Malheur había aceptado la invitación hecha y comenzaba su nueva vida como integrante de Ávalon.

---------
Los mencionaría, pero ya saben todos por el canal de Discord que iba a postear.
 
Arriba Pie