Misión E Ayuda a los mayores | Seijun Inuzuka

Estado
Cerrado para nuevas respuestas

Something that remains

Offline
Ayuda a los mayores

Una anciana de la aldea requiere de ayuda para acomodar los libros que tiene en su casa, son bastantes y recientemente desordenados por culpa de un genin que buscaba atrapar al gato de la señora; la aludida tiene problemas de espalda, por eso no lo hace por su cuenta.

Objetivos:
— Acomodar los libros como pida la mujer.​
— Evitar hacer más destrozos.​

Datos Extras:
— Son aproximadamente 100 libros, unos bastante viejos, por lo que se deben tratar con cuidado.​

***

Una mujer mayor se encontraba en una de sus tantas habitaciones que había en su residencia, esta veía como su pequeña biblioteca había sido completamente desordenada por cierto jovencito Genin mientras había intentado atrapar a su querida gata, Miko. La anciana estaba molesta, el chico solo debía hacer un trabajo sencillo, pero al no saber cómo tratar con su angelito peludo, terminó complicando toda la situación. Por fortuna, era una mujer benévola, por lo que le había hecho una nueva solicitud a la academia ninja para que alguno de sus estudiantes fuese a ayudarle a ordenar su biblioteca, después de todo, ella sola no podía encargarse de limpiar y ordenar dado que sufría de dolores de espalda que le impedían inclinarse para recoger los libros y objetos del suelo.

Aquel era el primer encargo que Seijun realizaría para la academia, su corazón latía a mil, se sentía un poco ansiosa pero no tenía miedo, estaba bastante emocionada de poder ayudar e iniciar así sus labores ninja, y aunque se trataba de un trabajo sencillo, la joven del clan Inuzuka pensaba que el viaje de mil millas comenzaba con ese primer paso. Asahi por su parte, trotaba a su lado mientras se movilizaban por la aldea, su cola se movía de un lado a otro con muchos ánimos dado que la felicidad de su compañera se le había contagiado.

La casa de la señora Usami estaba cerca del centro de la ciudad, se trataba de un pequeño edificio de dos pisos donde se podía ver como algunos gatos rondaban el lugar y salían desde la ventaba del segundo piso. En el piso inferior había una tienda de dulces donde los niños del vecindario iban a comprar sus productos usando sus mesadas, por lo que la mujer mayor estaba ocupada al pendiente de su puesto.

Buenos días. — Decía la chica de cabello rosado, el cual estaba atado en dos colas. — He venido de parte de la academia, Usami-san.

Bienvenida, pequeña. — Saludó una mujer mayor de cabello plateado y ojos café, la cual salió de detrás de una cortina que había al fondo de su tienda. — Oh, una niña del clan Inuzuka.

Si, espero eso no le moleste. — Comentaba Seijun tomando en brazos al lobo de pelaje rubio. — Prometo que Asahi no molestará a los gatos, es un buen chico.

Bueno, el chico que vino a atrapar a mi querida Miko no tenía un compañero e igual no lo hizo tan bien. — Suspiraba la anciana colocando una mano sobre su mejilla en tanto negaba con la cabeza. — Tendré más fe en ti, no me decepciones, Inuzuka-chan.

Mi nombre es Seijun. — Asintió con una sonrisa la menor. — Él es mi compañero, Asahi.

Usami Momo. — Respondió la señora.

A continuación, Ichigo se quitó los zapatos antes de entrar a la residencia y después la mujer la guió hasta la segunda planta donde se hallaba su biblioteca, la cual contaba con cerca de cien libros que ahora estaban esparcidos por el suelo. La señora Usami le indicó a la chica que le hiciera el favor de ordenarlos por orden alfabético, a lo que Seijun respondió con un asentimiento mientras inspiraba profundo, aquella no era una tarea divertida, pero era su trabajo, por lo que se mentalizó y le garantizó que haría su trabajo a cabalidad.

Una vez que la dueña del lugar regresó al primer piso, la chica Inuzuka se sentó en el suelo para comenzar a amontonar primero los libros uno encima de otro y así poder tomarlos fácilmente, si bien pensó que tal vez solo era ordenarlos, al ver que eran libros viejos casi listos para romperse al menor contacto, por lo que Seijun le pidió a Asahi que permaneciera en un rincón ya que si mordía los libros para ayudarla a organizar, terminaría por romper uno sin querer.

Encontraré los que empiecen por la A y partiré desde ahí. — Mencionaba la chica poniéndose manos a la obra.
 
  • 1Me gusta
Reacciones: LW16

Something that remains

Offline
Durante un par de horas Seijun buscó y ordenó en varios lotes de libros siguiendo el alfabeto, a pesar de que la joven de cabello de algodón de azúcar estaba concentrada en su labor, pudo percatarse de la presencia de los felinos que había visto salir por la ventana cuando había llegado. Al girarse para encarar a los pillos, estos ya se hallaban en mitad de la habitación, muy cerca de un par de los libros que había apilado.

Oigan, no se muevan, bolas de pelo. — Pidió la estudiante colocando una mano al frente para intentar detenerlos.

Cuando el grupo de gatos se percató de la presencia de Asahi, sus colas se erizaron y comenzaron a gruñir mientras que el joven lobo solo movió la cola como si aquello se tratara de un juego. Seijun le indicó a su compañero que no hiciera nada, sin embargo esa orden no detuvo a los gatos de salir corriendo llevándose por delante los libros y esparciéndolos nuevamente en el suelo. Los mininos salieron por la ventana dejando a la chica lamentándose por el trabajo y el tiempo que se había perdido ordenando esa sección de libros, Inuzuka suspiró para luego mirar hacia el lobo rubio.

Gatos. — Mencionaba señalando los libros regados en el suelo. — Gatos. — Repitió alzando los brazos al aire. — Cerraré la ventana.

Después de que Seijun cortó las vías de acceso de los felinos, prosiguió con su trabajo iniciando nuevamente a ordenar las pilas de libro que se habían caído. Por su parte, Asahi se acostó en un rincón quedándose dormido mientras Ichigo pasaba de ordenar por pilas a hacerlo en las estanterías. Algunos títulos les llamo la atención, hasta estuvo tentada en leer un poco para saciar su curiosidad, sin embargo se estaba haciendo tarde y todavía llevaba la mitad del trabajo hecho, por lo que aceleró el paso llenando poco a poco los estantes.

El cielo se había teñido de naranja para cuando la chica termino, un gruñido proveniente de su estómago le indicó que había estado tan concentrada que había olvidado almorzar. Luego de limpiarse el polvo de su ropa, Seijun se disculpó con Asahi por haberlo hecho que se saltaran la comida, prometiéndole que compraría algún bocadillo de camino a casa. Puesto así, y sintiéndose satisfecha de ver el suelo sin libros y las estanterías llenas, la chica del clan Inuzuka junto a su lobo rubio bajaron al primer piso donde la señora Usami estaba atendiendo a unos jóvenes que habían ido a comprar algunos dulces.

Hemos terminado, Usami-san. — Dijo Seijun mientras hacía a un lado la cortina divisoria entre la casa y la tienda.

Oh, escuché un ruido más temprano, ¿qué fue? — Preguntó la mujer de cabello plateado girándose un poco para ver a la chica de cabello rosa.

Los gatos se asustaron por la presencia de Asahi, pero no se preocupe, mi pequeño no los persiguió. — Asentía Ichigo con una sonrisa. — Tuve que cerrar la ventana para que los gatos no entraran mientras ordenaba, pero la volví a abrir antes de bajar.

¿Están organizados por orden alfabético? — Continuaba la mayor con su pequeño interrogatorio.

Si, justo como usted lo solicitó. — Respondía Inuzuka bajando el escalón de la tienda para ponerse los zapatos. — Todos los estantes están llenos, no creo que haya más espacio para que añada más libros a su colección.

Aun puede entrar una estantería nueva. — Meditó la mujer cerrando los ojos y asintiendo. — En fin, agradezco el servicio, Inuzuka-chan.

No ha sido nada. — Decía Seijun haciendo una reverencia. — Si nos disculpa, mi mamá nos está esperando para la cena, no debemos llegar tarde.

Oh, tengan. — Ofreció la de cabello plateado tendiendo un pequeño empaque de carne seca. — Lamento que hayan durado tanto tiempo ordenando una aburrida pila de libros.

Gracias. — Sonrió ampliamente la de ojos rosa. — No ha sido nada, por favor, siga confiando a los estudiantes y ninjas de nuestra academia los trabajos que necesite.

Dicho esto, Seijun y Asahi se despidieron de la señora Usami para luego regresar a casa mientras comían felizmente su carne seca.
 
  • 1Me gusta
Reacciones: LW16
Estado
Cerrado para nuevas respuestas
Arriba Pie