Fic Colectivo Azur Lane: Apocalyptic World (Cupos cerrados, comenzamos)

Giga Drill Breaker
Registrado
2 Jul 2009
Mensajes
961
Apareció Javelin y por poco Laffey se deja llevar por sus emociones. De momento ellas no han dicho nada y no sabemos en que tipo de control o engaños estarán expuestas.
 

Candy Candy~
Moderador
Buenas, aquí estamos otro lunes con otro cap del grupal, primero vamos a responder como siempre.

parece que el enemigo solo estaba haciendo tiempo para hacer algo , y las chicas que estan con el enemigo no responden a nada me pregunto que les pasa bueno habra que averiguarlo en los próximos capítulos.
Estuvo bastante bueno este capitulo y perdón por no comentar la cuarentena y los trabajos de la U me tenían bastante flojo:52:
ya se sabrá lo que hay con ellas, si que al menos hay una razón al respecto para saberlo.

Ok, sé que el meme será malo pero lo pondre igual:

ESAS KANSEN ESTAN LOCAS, SE LES HA METIDO EL DEMONIOOOO.


Ver el archivo adjunto 182681
Más que el demonio dentro, es otra cadena de mando con la cual están sujetas jaja.

Apareció Javelin y por poco Laffey se deja llevar por sus emociones. De momento ellas no han dicho nada y no sabemos en que tipo de control o engaños estarán expuestas.
Laffey aprecia demasiado a sus amigas y con ella no es la excepción, ya se verá al respecto de lo que sucede con ellas.

Bueno, vamos con el cap, algo tranquilo pero que seguro hay cosas que igual hacen avanzar la historia, sin más qué decir, ahí vamos.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Capítulo 34




Los recorridos por diferentes partes de la ciudad se convirtieron en batallas que las chicas y los comandantes tuvieron que enfrentar, la mayor sorpresa fue ver a más chicas que justamente les atacaron ¿por cuál razón? No podían saberlo ya que se mantuvieron a distancia y no hubo tiempo para dialogar con ellas, al final fueron llamados de regreso a la base británica para algo de descanso pero igual para discutir otras cosas.


- Shikikan. – En el momento que volvieron, Kinu llamó a Stan, este se dio la vuelta para ver a la peligris de cabello corto.


- ¿Necesitas algo?


- Deseo hablar a solas con usted. – Declaró, el pelirrojo no tenía nada más que hacer y por la expresión de ella le parecía urgente el hablar, ya entonces los dos se alejaron en ese momento.


- ¿De qué quieres hablar?


- … Escuche, no puedo decir que esté completamente a gusto con la situación actual, entiendo que es mi deber el pelear pero hay algo más, debe saber cuándo retroceder cuando no se puede pelear.


- … Supongo que te refieres al asunto con Yuugure, creo que ella lo dejó en claro, quiere pelear, no soy alguien para detenerla.


- No me entiende Shikikan, ella no está hecha para la batalla, ya vio como es, sería mejor si la pone atrás o nunca más vuelve a pelear.


- ¿En serio quieres negarle su oportunidad de defenderse a sí misma? De otra forma ella siempre vivirá siendo consentida, debe aprender lo duro que es este mundo.


- Ella llora y fácilmente se asusta, no quiero que vuelva a sufrir de lo su vida anterior… no quiero verla hundirse


- Entiendo la preocupación pero ella quiere cambiar, no importa cuántas heridas reciba, siempre que desee levantarse, es lo que alguien con convicciones haría


- Entonces oblíguela a quedarse atrás, es el Shikikan, usted puede ordenarle no pelear nunca más.


- No soy un maldito tirano para ordenarle algo así, entiende Kinu, todos desean pelear, sea que lo aceptes o no, si ella misma desea lanzarse al campo de batalla, lo aceptaré, si realmente la aprecias como una amiga, entiende sus sentimientos


- Maldición… - Apretó el puño por debajo. - ¿Cómo puede ser tan frío? Es una niña maldita sea, los niños merecen jugar y ser felices.


- En este mundo actual no es posible, lo que he aprendido en toda mi vida es que solo tienes dos opciones, pelear o morir, el pasado no es algo que podamos recuperar por eso nos estamos esforzando para construir un mejor futuro, con la ayuda de todas ustedes es algo que puede hacerse realidad, si debe haber sacrificios en el camino, es por un bien común.


- Eres un maldito. – Sujetó a Stan del cuello de su camisa. – No deseo sacrificar a nadie, si debo pelear por personas como ustedes, prefiero morir antes que hacerlo.


- Adelante, nada te detiene de agarrar tu espada y apuñalarte. – Le retó Stan, Kinu le miró de forma inquisidora antes de soltarlo.


- Eres una escoria, enserio. – No dijo nada más antes de irse, el pelirrojo simplemente se rascó la mejilla.


- Estuviste escuchando todo ¿no? – Habló al aire, detrás de una pared se asomó Yuugure, la pelinegra mantuvo la mirada en el suelo.


- No quería espiar Shikikan… y le pido que no esté enojado con Kinu-san, ella lo hace por mi bien, es buena persona.


- Demasiado buena… no entiende que no podemos a nadie fuera, igual quieres pelear ¿no?


- Si… aunque admito que tengo miedo de morir, pero deseo sobrepasar ese miedo para seguir adelante… igual, no debió haberla provocado.


- No sucede nada, es fácil para mí que las personas me odien, si con ello podrán trabajar mejor, estoy dispuesto a ser odiado por cuantas personas sean posibles.


- No es bueno eso Shikikan, estaría solo al final.


- Si con ello podemos lograr nuestro objetivo, es algo que estoy dispuesto a hacer. – Yuugure se puso triste, Stan pasó por demasiado y no lo entendía, pero creía que verlo solo no es algo que ella quisiera encontrar, sin pensar demasiado lo abrazó por la espalda. - ¿Qué haces?


- … Pensé que abrazarlo lo animaría, no importa lo que otros digan, yo siempre estaré con usted por todo lo que ha hecho por mí.


- … Entiendo, gracias Yuugure. – Acarició la cabeza de la chica gato, esta se sonrojó levemente pero igual sonrió.


- Ey chico. – Dalton apareció en ese momento, al ver a ambos, sonrió de lado. – Realmente te gustan jóvenes ¿eh?


- No sigas con tus chistes de degenerado pervertido. – Le reclamó Stan, Yuugure se separó en ese momento aun estando roja. - ¿Tienes algo que decir?


- Exactamente, el general Rutherford nos está llamando a todos, los demás ya están en el cuartel general, solo faltas tú.


- Entiendo, Yuugure, puedes descansar un rato, ya después iré con los demás.


- Claro Shikikan. – Expresó ella con una sonrisa. Los dos se fueron para ir a la sala de comando general, al atravesar la puerta, el general y los demás comandantes ya estaban dentro.


- Estamos todos reunidos aquí general. – Informó Dalton, este asintió.


- Ahora que todos se encuentran, puedo darles un informe de lo sucedido. – En ese momento mostró un mapa de la ciudad. – Pudimos ser testigos de múltiples ataques de buques no tripulados los cuales todos ustedes enfrentaron pero eso no es todo, las figuras desconocidas que llegaron poco después, ustedes las identificaron como chicas iguales a las que poseen.


- Eso mismo observamos. – Respondió Sebastián. – Nos informaron que son chicas justamente de este país las cuales atacaron.


- Erebus reconoció quienes eran. – le siguió Cossethe. – Dijo que eran Ark Royal, Illustrious, King George V, Glasgow y Glowworm.


- Entiendo… son buques muy famosos en la historia de nuestro país, pensar que quizás el enemigo los posea… es una situación crítica.


- ¿No solamente podríamos derribarlas y ya? Tenemos más de nuestro lado. – Sugirió Dorian.


- Ese sería el mejor curso de acción… pero lamentablemente ocurrió algo más. – En ese momento el general mostró algo en una pequeña pantalla, eran fotos. – Esto fue captado poco después de los ataques de estas chicas.


Se vio en las fotos como un grupo entró dentro de un edificio, parecía ser una fábrica y luego salieron cargando algo.


- Esta fábrica maneja cargas nucleares y es una desarrolladora de armas para el ejército, eso que sacaron… es una bomba nuclear.


- Un momento… ¿Qué acaso la construcción de armas nucleares no está prohibida? – Preguntó Edric.


- Era un proyecto que el primer ministro Colwood mantuvo en secreto, de alguna forma el enemigo lo supo y ahora poseen la bomba.


- Si la usan, podrían destruir todo Londres, no es bueno… - Pensó Adrien por debajo.


- Hay que recuperarla. – Expresó Takumi con el puño apretado. – Son unos cobardes si creen que pueden volarlo todo.


- El problema es que no sabemos dónde está o donde podrían detonarla, ni siquiera de donde aparecen, esto es muy complicado para nosotros. – Respondió el general, en ese momento todos se quedaron en silencio.


- … ¿No hay un sitio posible donde quizás pueda detonarse una bomba de ese estilo? – Preguntó Stan. – Nuestra mejor opción es pensar en quizás donde pondrían la bomba.


- … Se me ocurre un lugar. – Expresó el general. – El castillo de la familia real, desde la desaparición de ellos, ha estado abandonada, si fuera el enemigo, la plantaría ahí mismo.


- Es una buena opción. – Asintió Stan. – El problema es cuando, si solo pudiéramos capturar a un enemigo…


- Todos estamos cansados luego de la batalla Stan. – Expresó Annie. – Creo que debemos tomar este tiempo para descansar.


- Eso es verdad. – Asintió Rutherford. – Terminemos esta reunión, si logro encontrar más detalles, se los haré saber, pueden irse. – La reunión terminó en ese momento, el saber que el enemigo poseía una bomba nuclear era una gran desventaja para ellos, ya se asegurarían de evitar que una catástrofe ocurriera.


(…)


Dentro de la base, las chicas descansaban, era obvio por varias de la Royal Navy el estar preocupadas por el hecho de que pelean contra sus propias compañeras, otra más preocupada era Laffey, desde que vio a su amiga Javelin y buscar alcanzarla sin éxito, se ha visto triste.


- Laffey no tiene sueño… raro para Laffey


- Laffey… - Ayanami vio a su amiga en ese momento, se acercó para hablarle. – Escuché todo, que viste a Javelin-des.


- Laffey no pudo hacer nada para detenerla… ni siquiera pude acercarme para hablarle.


- Habrá otra oportunidad-des. – Se sentó a su lado. – No sé por qué estará con el enemigo pero confiemos en que es nuestra amiga, si logramos hablar con ella, quizás se una a nosotras-des.


- … Tienes razón, Laffey debe confiar en sus amigas.


- Claro. – La castaña pálida sonrió. – Muy pronto estaremos juntas de nuevo-des, me aseguraré de ello.


- Gracias Ayanami, eso animó a Laffey. – ya pudo sonreír ella.


- ¿Cómo va el reconocimiento? – Los comandantes llegaron en ese momento, pidieron a las portaaviones mandar unos aviones para explorar la zona por arriba.


- No hemos visto movimientos sospechosos Shikikan-sama, todo ha estado tranquilo. – Informó Akagi, Stan asintió.


- ¿Ocurrió algo Shikikan? – Preguntó Amagi, todas debían saberlo en ese momento.


- La situación es peor de lo pensado, parece que los ataques fueron una distracción, su objetivo fue robar una bomba nuclear la cual seguro usarán. – Eso alertó a todas ahí.


- Joder, acaso realmente piensan volarnos a todos en pedazos. – Exclamó Baltimore en asombro.


- Hay que evitar que eso suceda, este país necesita ser protegido. – Exclamó Jamaica.


- Ahora mismo el general Rutherford está buscando posibles sitios donde podrían colocar la bomba, aunque tenemos uno. – Comentó Edric.


- Nuestra mejor opción ahora sería capturar a una de las chicas enemigas para interrogar. – Expresó Stan, eso llamó la atención de todas.


- ¿Es posible? – Preguntó Laffey, teniendo la esperanza de que quizás puedas obtener a Javelin.


- Eso queda por verse, solo tenemos que esperar a ver si sale algún grupo en algún sitio. – Respondió Sebastián, de momento tenían que seguir en espera e iba a ser un poco exasperante el esperar.


Ya entonces todas volvieron a separarse una vez más, los comandantes igual necesitaban descansar un poco para estar en buen estado por si alguna próxima batalla estaba por llegar.


Enterprise estaba por su cuenta de nuevo, ella decidió ponerse en la orilla del astillero del cuartel, tenía una barra energética en su mano la cual comía, ella siempre comía de esas porque eran fáciles de cargar y rápidas de comer, además de contener los nutrientes necesarios para que ella siga de pie. Estaba pensando en lo último que se dijo, esa bomba nuclear necesitaba ser recuperada, si podía hacer algo, ella lo haría, aunque ponga su vida en riesgo.


- Señorita Enterprise. – Una voz le llamó por atrás, Belfast se encontraba ahí, llevando esa sonrisa habitual en su rostro, eso hasta que vio la barra energética en su mano. - ¿Nuevamente comiendo de esas barras? Necesitas una comida completa.


- No es necesario… esto es más que suficiente para mí, sacia mi hambre y tiene nutrientes más que necesarios.


- Eso no es algo que pueda permitir como la cabeza de maids de esta base. – Expresó ella, Enterprise no volteó a verla en ningún momento. - ¿Estás preocupada por algo?


- Solo pienso en unas cuantas cosas… ¿Qué piensas sobre la situación actual? – La maid enarcó una ceja.


- ¿Puedes ser un poco más específica?


- Esto de que tus compañeras estén del lado enemigo… en guerras anteriores siempre fuimos aliadas, batallamos contra el enemigo común del Crimson Axis… pero ahora… nuevamente una guerra grande se avecina y quizás no sabremos lo que pueda venir.


- … Entiendo lo que dice señorita Enterprise, estaría mintiendo si dijera que no estoy preocupada por el resto de mis compañeras maids y todas del Royal Navy, incluso puedo verlo en los rostros de nuestras compañeras de esta base, la señorita Formidable es de las mayormente preocupadas por enfrentar a la señorita Illustrious y Victorious. Sin embargo tengo un trabajo el cual debo seguir ejerciendo, no puedo dejar que mis emociones me controlen, eso podría obstaculizar los posibles planes de los comandantes.


- En eso tienes razón… yo no sabría cómo responder si tuviera que enfrentarme a Hornet o… - En ese momento el recuerdo de una mujer de largos cabellos grises pasó por su mente. – A pesar de todo, esa es la guerra…


- Muy bien señorita Enterprise, deja esa barra, voy a prepararte una comida balanceada. – Sujetó la mano de la peligris la cual se sorprendió.


- E-Espera un momento.


- Sin replicas señorita, vamos. – Y entonces se la llevó por su cuenta.


- Ve por ella.


- Wan. – Annie estaba jugando con Yuudachi, arrojaba una pelota para que ella fuera a buscar, aunque intentara reprimir sus instintos caninos, era algo que no podía evitar y eso divertía a la peligris.


- Veo que se divierte. – Prinz apareció en ese momento, Annie la vio de reojo. – No pensé que fuera un poco sádica para molestar a otras.


- Simplemente me divierte verla jugar como perro. – Respondió ella, entonces regresó con la pelota.


- Shikikan, deténgase, no soy un perro y no quiero seguir buscando esa pelota.


- Claro pequeña, ve por ella otra vez. – La arrojó una vez más, aunque Yuudachi peleara, siempre iba tras ella, Annie empezó a reír. - ¿Lo ves?


- Lo es. – Exclamó ella. – Quisiera que hubiera alcohol en esta base.


- No puedes dejar de beber por lo visto.


- Muchas veces mi hermana me lo ha recriminado pero igual poco me importa, ella solo está molesta porque tengo algo que a ella le falta. – Se sujetó el pecho.


- Ahora que lo he visto ¿realmente te encanta molestar a la gente de esa forma?


- Solo a la gente que me agrada. – Soltó un guiño. – Y usted comandante, es alguien que igual disfrutaría molestar. – Annie enarcó una ceja, en eso sintió una mano sobre su muslo, cosa que le dio escalofríos. – No lo sabe mucho pero realmente tengo un interés por comandantes fuertes como usted.


- E-Eso… - Annie empezó a sentirse incomoda, incluso por como los colores se le iban subiendo a la cabeza, entonces Prinz se detuvo, soltando una pequeña risa.


- Que linda~ realmente pensó que la estaba seduciendo ¿verdad?


- N-No realmente… además de que yo no tengo ese tipo de preferencias y…


- Comandante, nosotras no distinguimos realmente en preferencias sexuales, si alguien nos interesa, vamos por esa persona y ya, así que si es hombre o mujer, no cambia en nada, mientras exista el amor de por medio.


- … Creo que empiezo a conocerte mejor.


- Podría serlo mucho más si compartimos cama, mis dedos son mágicos ¿sabe? – Escuchar eso la hizo sonrojar, Prinz nuevamente empezó a reír.


- Detente con eso, por favor.


- Entendido, cuando no tengo alcohol, molestar a otros es mi única forma de entretenimiento.


- Lo tendré en cuenta. – Annie soltó un suspiro, seguramente en el futuro ella seguiría con ese tipo de comportamiento.


En otro lado, Sascha igual tenía mucho que pensar, no solo al respecto con lo de la bomba, quería arreglar las cosas con Shiranui, entiende que ella quizás le odie por ser cobarde, pero si podía cambiar, ese era un momento adecuado y para empezar, podría hablar con ella.


- Shiranui. – Encontró a la pelinegra del kimono en una sala, parecía estar escribiendo algo. - ¿Qué haces?


- Solo una lista de inventario para mi próxima tienda… ¿Qué quiere Shikikan idiota?


- Eso duele… la verdad es que quisiera hablar de algo importante. – Ella enarcó la ceja de su ojo no cubierto por el flequillo.


- Que sea rápido, estoy ocupada.


- Así será… la verdad es que… quisiera pedirte disculpas.


- ¿Por cuál razón?


- Por el hecho de haber sido un cobarde, yo… he huido de muchas peleas por algunas cosas de mi pasado… no es algo que pueda decir, por ahora solo quiero que sepas que no es por cuenta propia ni tampoco deseo propio el que no quiera pelear, entiendo la gravedad de la situación y que es necesario que lo haga, es solo que… mi cuerpo no responde cuando quiero, deseo protegerlas a todas ustedes, cuando llegaste a mí, creo que mi soledad se ha disipado un poco.


- Entiendo… - Respondió ella sin voltearle a ver en ningún momento, el ruso soltó un suspiro.


- Realmente me odias ¿no?


- Si se refiere a odio puro, no realmente, es más bien… decepción…


- Ya no quiero que te sientas decepcionada, por eso quiero decirlo ahora, si tu o las demás están en problemas, haré todo lo posible por ayudarlas, no puedo huir para siempre, y no es que pueda, pero si es por ustedes… por ti, creo que podría ser valiente, después de todo eres importante para mí, que llegó en un momento en el que me sentía solo.


- … ¿Es todo lo que va a decir? Si es así, puede irse para que siga concentrándome.


- Claro… espero puedas hacer cumplir tu sueño, me aseguraré de ello. – ya entonces se fue, Shiranui siguió con la vista al frente de la hoja aunque en realidad lo hacía para esconder su expresión, sus mejillas estaban rojas en ese momento, no podía creer que escuchó todo eso de él, que es mayormente cobarde, fue una sorpresa.


- … Realmente eres un idiota Shikikan…


(…)


- ¿Se sigue sin saber la localización de la bomba? – Preguntó Stan el cual entró junto a Akagi y Amagi.


- Nada aún chico, no es algo que podamos saber rápido. – Respondió Dalton.


- Mientras más tiempo pase, peor será si ya lo tienen todo preparado.


- Eso lo sé, pero el general Rutherford hace todo lo posible por trabajar junto a sus hombres, estamos bastante limitados ¿sabes?


- Eso debí pensar… mierda, esto realmente se complica.


- Todo estará bien Shikikan-sama, podremos resolver esto. – Expresó Akagi de forma segura. – Después de todo tenemos aviones recorriendo toda la ciudad.


- A ver si recibimos alguna señal enemiga, si podemos ejecutar ese plan de antes, entonces…


- Shikikan-sama, señal enemiga. – Informó Akagi con seriedad, Dalton y Stan le vieron.


- ¿Dónde?


- Es la zona este de la ciudad, un grupo pequeño se mueve, quizás son patrulleros.


- Es nuestra oportunidad entonces. – Exclamó el pelirrojo. – Hay que reunir un grupo para que ataquen, si pueden inmovilizar aunque sea a una y traerla, sería más que suficiente.


- Entendido, hay que avisar al resto. – Comentó Amagi mientras iban, Stan ya pudo sonreír en ese momento.


- Parece que llegó nuestro momento.


- Es verdad chico, será mejor prepararlo todo. – ya se pusieron en marcha, con esa oportunidad, podrían averiguar más por lo que no podían dejarlo pasar, era el momento de movilizarse para acabar con todo.


Las luces se encendieron, era un set de televisión con una pantalla detrás y dos sillones, en ese momento una música empezó a sonar y alguien salió.


- Hola-nya, me alegra verlos a todos aquí, bienvenidos a la primera edición del rincón histórico de Azur Lane, soy su anfitriona, Akashi-nya. – Se escucharon aplausos. – En esta sección tendremos invitados cada capítulo, conoceremos a las chicas y sus trasfondos históricos, ahora, demos la bienvenida a nuestra primera invitada, Hammann-san.


La chica gato de cabello gris apareció en ese momento aunque no tenía buen rostro, se sentó en el otro sillón.


- Bienvenida Hammann-san, un gusto tenerte aquí-nya.


- Como sea, solo hagamos esto rápido.


- ¿Nya? ¿Acaso no te sientes feliz-nya?


- Es que todo esto no tiene sentido ¿por qué hacer un segmento así?


- Vamos-nya, seguro todos desean conocerte mejor.


- Es un fastidio…


- Bueno, pasando a otra cosa-nya, ya vimos cómo eres, según nuestros estándares, eres lo que se denomina, una tsundere, no eres sincera con tus sentimientos y peleas usualmente con tu Shikikan.


- N-No es mi culpa, él es una basura, no lo soporto y además que es eso de pelear solo, es un completo idiota y suicida además.


- Pero eso no significa que estás preocupada por él ¿verdad-nya? – En ese momento Hammann se sonrojó levemente.


- N-No es cierto.


- Como digas-nya~ ahora pasando a otra cosa, revisemos tus archivos históricos, tu mayor prueba fue en la batalla de Midway, fuiste el destructor que acompañó a Yorktown en esa batalla, aunque debiste protegerla, pues ella…


- Si… lo sé… debí haber hecho un mejor trabajo, por mi culpa… debido a mí, Yorktown, ella… - Empezó a sollozar.


- N-Nya, no llores por favor Hammann-san. – Akashi se vio algo desesperada. – Le tienes un gran aprecio ¿no?


- Si… si en algún momento la encontramos… no quiero separarme de ella, la protegeré como debe de ser en esta ocasión.


- Es bueno saber eso Hammann-san, arreglar los errores del pasado.


- Solo espero que esté en una mejor flota, no quiero que esté cerca de mi comandante.


- Claro… - Un gotón pasó por la frente de Akashi. – Tu historia fue corta como buque pero si tuviste un trabajo importante ¿estás segura de poder aportar mucho a las próximas batallas?


- Me aseguraré de ello, aunque mi comandante sea una basura, haré mi mejor servicio por el resto de mis compañeras.


- Ahí lo tienen, esa fue Hammann, aquí terminamos la primera edición del rincón histórico, la próxima invitada será Naka, espérenlo… y ahora Hammann-san, son 200 gemas por aparecer.


- ¡Carajo, no me cobres por aparecer en tu show!

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Con una bomba nuclear, si que toda la ciudad está en peligro, al menos apareció un grupo, a ver si logran capturar a una de ellas, igualmente hice debutar la nueva sección de omakes, así sabremos un poco más a fondo sobre las chicas, más allá de sus descripciones en el post principal, ya estará después de cada cap, espero les guste, nos vemos en el próximo cap. Bye bye.

Lockhart Lockhart
꧁༒☬ZeℝØ-ᎦᎬᏁᎮᎪᎥ☬༒꧂ ꧁༒☬ZeℝØ-ᎦᎬᏁᎮᎪᎥ☬༒꧂
Popyland. Popyland.
Laharl Laharl
Yuukuru Yuukuru
Reencarna Reencarna
ragnok22 ragnok22
Lorde Slayer Lorde Slayer
Ahkilendra Ahkilendra
 

Registrado
19 May 2012
Mensajes
124
Ubicación
En algun lugar del multiverso
una bomba nuclear esto se pone mas peligroso y vimos algunos comandantes hablando con algunas de sus chicas ,ahora tienen que tratar de capturar alguna de las chicas que tiene el enemigo parace que las cosas no seran faciles.

y Akashi como siempre cobrando gemas aunque fue su idea lo del show XD
 

Looney Tunes
Registrado
22 Sep 2015
Mensajes
1,592
- Eres un maldito. – Sujetó a Stan del cuello de su camisa. – No deseo sacrificar a nadie, si debo pelear por personas como ustedes, prefiero morir antes que hacerlo.


- Adelante, nada te detiene de agarrar tu espada y apuñalarte. – Le retó Stan, Kinu le miró de forma inquisidora antes de soltarlo.
nunca provocar a una persona que tienen una espada :86:

Ey chico. – Dalton apareció en ese momento, al ver a ambos, sonrió de lado. – Realmente te gustan jóvenes ¿eh?


- No sigas con tus chistes de degenerado pervertido. – Le reclamó Stan, Yuugure se separó en ese momento aun estando roja. - ¿Tienes algo que decir?
:08: bienvenido al club de las lolis aunque a Stan no le haga gracia

- Solo a la gente que me agrada. – Soltó un guiño. – Y usted comandante, es alguien que igual disfrutaría molestar. – Annie enarcó una ceja, en eso sintió una mano sobre su muslo, cosa que le dio escalofríos. – No lo sabe mucho pero realmente tengo un interés por comandantes fuertes como usted.


- E-Eso… - Annie empezó a sentirse incomoda, incluso por como los colores se le iban subiendo a la cabeza, entonces Prinz se detuvo, soltando una pequeña risa.


- Que linda~ realmente pensó que la estaba seduciendo ¿verdad?


- N-No realmente… además de que yo no tengo ese tipo de preferencias y…


- Comandante, nosotras no distinguimos realmente en preferencias sexuales, si alguien nos interesa, vamos por esa persona y ya, así que si es hombre o mujer, no cambia en nada, mientras exista el amor de por medio.


- … Creo que empiezo a conocerte mejor.


- Podría serlo mucho más si compartimos cama, mis dedos son mágicos ¿sabe? – Escuchar eso la hizo sonrojar, Prinz nuevamente empezó a reír.


- Detente con eso, por favor.


- Entendido, cuando no tengo alcohol, molestar a otros es mi única forma de entretenimiento.


- Lo tendré en cuenta. – Annie soltó un suspiro, seguramente en el futuro ella seguiría con ese tipo de comportamiento.
:12: es muy provocadora y por un momento crei que llegaria mas lejos

- Por el hecho de haber sido un cobarde, yo… he huido de muchas peleas por algunas cosas de mi pasado… no es algo que pueda decir, por ahora solo quiero que sepas que no es por cuenta propia ni tampoco deseo propio el que no quiera pelear, entiendo la gravedad de la situación y que es necesario que lo haga, es solo que… mi cuerpo no responde cuando quiero, deseo protegerlas a todas ustedes, cuando llegaste a mí, creo que mi soledad se ha disipado un poco.


- Entiendo… - Respondió ella sin voltearle a ver en ningún momento, el ruso soltó un suspiro.


- Realmente me odias ¿no?


- Si se refiere a odio puro, no realmente, es más bien… decepción…


- Ya no quiero que te sientas decepcionada, por eso quiero decirlo ahora, si tu o las demás están en problemas, haré todo lo posible por ayudarlas, no puedo huir para siempre, y no es que pueda, pero si es por ustedes… por ti, creo que podría ser valiente, después de todo eres importante para mí, que llegó en un momento en el que me sentía solo.


- … ¿Es todo lo que va a decir? Si es así, puede irse para que siga concentrándome.


- Claro… espero puedas hacer cumplir tu sueño, me aseguraré de ello. – ya entonces se fue, Shiranui siguió con la vista al frente de la hoja aunque en realidad lo hacía para esconder su expresión, sus mejillas estaban rojas en ese momento, no podía creer que escuchó todo eso de él, que es mayormente cobarde, fue una sorpresa.


- … Realmente eres un idiota Shikikan…
Es algo dificil de complacer :49:



- ¿Se sigue sin saber la localización de la bomba? – Preguntó Stan el cual entró junto a Akagi y Amagi.


- Nada aún chico, no es algo que podamos saber rápido. – Respondió Dalton.


- Mientras más tiempo pase, peor será si ya lo tienen todo preparado.


- Eso lo sé, pero el general Rutherford hace todo lo posible por trabajar junto a sus hombres, estamos bastante limitados ¿sabes?


- Eso debí pensar… mierda, esto realmente se complica.


- Todo estará bien Shikikan-sama, podremos resolver esto. – Expresó Akagi de forma segura. – Después de todo tenemos aviones recorriendo toda la ciudad.


- A ver si recibimos alguna señal enemiga, si podemos ejecutar ese plan de antes, entonces…


- Shikikan-sama, señal enemiga. – Informó Akagi con seriedad, Dalton y Stan le vieron.


- ¿Dónde?


- Es la zona este de la ciudad, un grupo pequeño se mueve, quizás son patrulleros.


- Es nuestra oportunidad entonces. – Exclamó el pelirrojo. – Hay que reunir un grupo para que ataquen, si pueden inmovilizar aunque sea a una y traerla, sería más que suficiente.


- Entendido, hay que avisar al resto. – Comentó Amagi mientras iban, Stan ya pudo sonreír en ese momento.


- Parece que llegó nuestro momento.


- Es verdad chico, será mejor prepararlo todo. – ya se pusieron en marcha, con esa oportunidad, podrían averiguar más por lo que no podían dejarlo pasar, era el momento de movilizarse para acabar con todo.
pero el mundo ya esta lo suficientemente destruido y quieren seguir con la destruccion
 

Giga Drill Breaker
Registrado
2 Jul 2009
Mensajes
961
Es bueno saber que Stan todavía tiene esa empatía que lo caracteriza xD una bomba nuclear para erradicar la monarquía. Me pregunto si lo que dijo Prinz era verdad o solo es cosa de ella.

Ohhh que bueno, me gusta las sección de entrevistas, con esto podemos conocer mejor a los personajes, ademas de saber que opinan ellos de otros.
 

Candy Candy~
Moderador
Buenas, aquí estamos con otro cap, ya vamos acercándonos a un momento intenso, primero vamos a responder.

una bomba nuclear esto se pone mas peligroso y vimos algunos comandantes hablando con algunas de sus chicas ,ahora tienen que tratar de capturar alguna de las chicas que tiene el enemigo parace que las cosas no seran faciles.

y Akashi como siempre cobrando gemas aunque fue su idea lo del show XD
Si que será peligroso por la bomba, algo a lo cual tienen que detener y bueno, Akashi no sería ella si no cobrara gemas jaja.

nunca provocar a una persona que tienen una espada :86:



:08: bienvenido al club de las lolis aunque a Stan no le haga gracia


:12: es muy provocadora y por un momento crei que llegaria mas lejos


Es algo dificil de complacer :49:




pero el mundo ya esta lo suficientemente destruido y quieren seguir con la destruccion
Prinz es alguien que disfruta molestar a otros, claro que siempre pone algo de verdad en sus palabras pero bueno, ella es así.

Es bueno saber que Stan todavía tiene esa empatía que lo caracteriza xD una bomba nuclear para erradicar la monarquía. Me pregunto si lo que dijo Prinz era verdad o solo es cosa de ella.

Ohhh que bueno, me gusta las sección de entrevistas, con esto podemos conocer mejor a los personajes, ademas de saber que opinan ellos de otros.
Bueno, con Prinz se sabrá y sí, quería hacer eso de los entrevistas, conociendo la cantidad de chicas a aparecer, serán omakes que no acabarán nunca jaja.

Bueno, vamos con este cap, veamos como resultará la captura y lo siguiente a hacer.

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Capítulo 35



Con la localización de una pequeña flota que estaba avanzando por el canal, los comandantes decidieron enviar una suya para ver si lograban capturar a una kansen de ellas y sacarle información, de tal modo esta flota, contando con Enterprise como el buque insignia, llevaba a Cleveland, Akagi, Ayanami, Zara, Atago y Belfast. Las siete chicas ya estaban avanzando por el canal en dirección hacia la flota que localizó la chica zorro.


- ¿Alguna actualización de sus movimientos? – Preguntó Enterprise, Akagi puso atención en comunicarse con su avión.


- Se mueven a las diez en punto por el este, solo cambiaron ligeramente su dirección.


- Parece que buscan rodear o quizás buscando algo en específico. – Expresó Cleveland.


- No estamos realmente seguras. – Respondió Belfast. – No tengo idea de quienes puedan estar, pero seguro tienen alguna contramedida al respecto.


- No importa con qué ataque lleguen, Onee-san se hará cargo. – Expresó Atago con una sonrisa, en ese momento Akagi mostró un rostro de asombro.


- Me localizaron, destruyeron mi avión de reconocimiento.


- Eso es malo… - Comentó Enterprise por debajo, ya entonces vieron proyectiles volar hacia ellas, eso la alertó. – Rápido, esquiven.


Empezaron a moverse para evitar los proyectiles, impactando estos duramente en el agua, las chicas siguieron observando como más proyectiles iban hacia ellas.


- Yo me encargo. – una especie de neblina empezó a salir debajo de la falda de Belfast, cubriéndolas a todas en ese momento. – Esta habilidad me permite camuflar con la neblina para que no nos localicen.


- Esa es una habilidad útil. – Sonrió Cleveland, en ese momento vieron aviones ir hacia ellas. – Ahora es mi turno, hora de unas maniobras anti aire.


La rubia empezó a disparar de sus cañones al cielo para derribar a los aviones enemigos que iban hacia ellas, al menos de esa forma tenían cubiertos todos los lados, eso hasta que portales se abrieron y de nuevos esos buques negros aparecieron.


- Así que desean seguir resistiéndose, Onee-san se encargará de ustedes. – la castaña fue directo hacia los buques negros, sacando su katana pasó al lado de ellos para cortarlos con gran velocidad, explotando al instante. – No son nada.


- Vamos por aquí. – Zara disparó unos cuantos proyectiles logrando derribar a dos mientras Ayanami avanzó a gran velocidad con su espada.


- Despliegue de torpedos. – Lanzó una gran cantidad de torpedos por lo cual estos impactaron directo a los buques, ya en ese momento ella saltó y girando en el aire, cortó a la mitad el cañón de uno de los buques, explotando en ese momento. – Enemigo eliminado-des.


- Bien hecho Ayanami-chan. – Sonrió Atago, en ese momento un proyectil la golpeó directamente, sorprendiendo a la castaña.


- ¡¿Atago-san!?


- ¡Mierda, nos atacan de nuevo! – Avisó Cleveland, nuevamente las chicas del grupo de reconocimiento enemigo volvieron al ataque contra la flota, Atago se recuperó del ataque, escupiendo algo de sangre.


- Eso dolió… Onee-san no está nada agradecida con ese ataque.


- No hay que descuidarnos. – Informó Enterprise, en ese momento vieron más aviones enemigos volar hacia ellas, entre los negros y los de las kansen británicas. – No pasarán por aquí.


Mientras ella disparaba flechas de su arco, Akagi lanzó unos cuantos talismanes por los cuales se transformaron en aviones, sus ojos estaban brillando de rojo carmesí.


- Estúpidas pestes, no podrán hacer nada ante el poder de un buque del primer escuadrón de portaaviones. – Invocando fuego en su mano, lanzó varias bolas hacia los aviones para intentar derribarlos, no muy lejos de ahí, Ayanami aprovechó la distracción para avanzar directo a la flota enemiga, varios buques negros intentaron ponerse en su camino pero los derribaba, en ese momento Belfast pasó por su lado.


- Déjeme a mí el resto señorita Ayanami, vaya por ellas. – La castaña asintió.


- Gracias-des. – Dejando a la maid a cargo, Ayanami continuó avanzando con toda la velocidad que podía para llegar hacia ellas, en ese momento que pudo pasar toda la batalla, estaba cerca, las chicas de la flota enemigas la vieron.


- Yo me encargo. – Una que igual llevaba traje de maid, de piel pálida y cabello recogido fue directo a enfrentar a Ayanami, sacó pistolas bajo su falda para empezar a dispararle, Ayanami bloqueó los disparos con su espada, en ese momento chocó con ella su acero, siendo bloqueada por sus armas.


- ¡Sheffield! – Expresó otra con traje de maid, cabello gris y llevando lentes.


- Aprovechen para huir, luego las alcanzaré. – Respondió ella, estaba un poco dudosa pero fue sujetada por otra para alejarse, quedando solo ellas dos.


- No podrás contra mí-des. – Declaró Ayanami, esta chica maid no expresó nada en su rostro, en vez de ello, se alejó un poco y giró en el agua, buscando ir a su costado para disparar, Ayanami supo de sus intenciones y giró igualmente, bloqueando los disparos.


- Eso lo veremos. – la chica maid apuntó sus cañones a Ayanami, aprovechando la cercanía, pensaba en que no podría bloquearlo o esquivar de alguna forma cuando disparó, esperaba que impactara pero en vez de eso su proyectil fue partido a la mitad, Atago llegó a tiempo, cortándolo con su katana.


- Eso fue por el disparo de hace poco. – Respondió ella, en ese momento la chica buscó retroceder pero Ayanami fue más veloz, directo a sus espaldas, le atacó con sus cañones a quemarropa, la maid sintió el impacto directamente en su espalda, mandándola a volar para impactar contra el agua.


- Rayos… - Cuando quiso levantarse, se vio acorralada, Ayanami y Atago tenían sus espadas directo sobre el cuello de la chica.


- Suelta tus armas si no quieres morir aquí. – Amenazó Atago, la chica no parecía tener otra opción en ese momento, soltó un suspiro.


- Me derrotaron… - Soltó sus armas, ya entonces las dos pudieron detener el combate.


- Aquí Ayanami-des, logramos capturar a una. – Informó ella a través de la radio.


- Entendido, bien hecho, parece que los buques enemigos han decidido retroceder, volvamos a base. – Respondió Enterprise al otro lado, Ayanami asintió, ya una vez terminaron la comunicación, ambas sujetaron a la chica.


- ¿A dónde me llevan? – Preguntó esta.


- A que respondas unas preguntas, si te portas bien, nada malo te pasará. – Respondió Atago, la chica no dijo nada más, siendo escoltada por las dos de regreso al grupo, ahí Belfast la vio.


- Sheffield. – Comentó ella, la chica llamada Sheffield vio a la maid en jefe.


- No esperaba verla aquí señorita Belfast, no en la mejor de las condiciones.


HMS crucero ligero Sheffield. Se ve como una chica de unos 19 años, al igual que otras, lleva un traje de maid, su cabello es castaño realmente palido, también su piel es de una tonalidad albina, ojos amatista, sus botas son metálicas, así como lleva ligeros bajo la falda.


- Parece que capturamos a alguien linda. – Expresó Akagi con una pequeña risa, Sheffield endureció la mirada.


- Es el momento de regresar a la base, ahí los comandantes decidirán qué hacer. – Comentó Enterprise, sin más que decir, se dieron la vuelta para volver, teniendo a una prisionera, quizás lograrían saber más cosas al respecto de quienes son sus enemigos en este lugar.


(…)


La flota regresó exitosamente a la base, ahí estaban los comandantes esperando, observando a la prisionera que obtuvieron, la amarraron con una cuerda para tenerla inmovilizada en ese momento aunque no opuso resistencia alguna, ya entonces ahí estaban Stan, Dalton, Sebastián y Takumi con la chica.


- Muy bien, es momento de que nos digas todo lo que sabes al respecto de sus planes. – Expresó el pelirrojo, Sheffield no dijo nada. - ¿Por qué no dices nada?


- … Estoy bajo el mando de otro comandante, tengo órdenes estrictas de no responder a nada que me pregunten en caso de ser capturada, del mismo modo… no quiero.


- Así que esas tenemos… - Stan sonrió, sacando su cuchillo de hackeo en ese momento. – Una simple apuñalada en tu nuca será suficiente para que cambie de opinión, serás mía.


- Un momento. – Takumi interrumpió en ese momento. - ¿Puedo tenerla yo? Contar con solo dos chicas se ve algo vacío para mí.


- … Supongo, no cambiará en nada el hecho. – le pasó el cuchillo, en ese momento el japonés lo agarró y se acercó a Sheffield.


- ¿Qué harás? – Preguntó ella.


- Nada, solo déjame darte la bienvenida a mi flota. – Clavó el cuchillo en la nuca de Sheffield, sintió como jugaban con su cadena de mando y de repente todo rastro de obediencia a su antiguo comandante se borró para ser reemplazada con Takumi.


- … Eso se sintió raro, pero estoy libre, ahora supongo que estaré con usted master, soy Sheffield.


- Un gusto. – Sonrió Takumi.


- Ahora que eres libre, ya puedes respondernos lo que queremos saber ¿no? – Preguntó Stan, Sheffield le miró de forma inexpresiva.


- Solo obedezco a mi amo, aunque tampoco es que me llame la idea, tener un amo un poco… salvaje. – Respondió viendo a Takumi. – Pero si son sus órdenes, no tengo de otra que obedecer. Realmente no conozco muy bien quien era mi antiguo comandante, no lo vimos realmente, de repente fuimos actividades y nos dieron ordenes de actuar desde lejos, solamente escuchamos unas cosas… que el grupo se le conoce como ALADUC.


- … Un momento ¿dijiste ALADUC? – Dalton expresó asombro en ese momento, Stan lo miró.


- ¿Pasa algo? – Preguntó él, el científico estaba anormalmente serio.


- No son ninguna cosa de juego chico, ALADUC es una organización terrorista que existió hace muchos años, lo sé porque yo mismo los enfrenté junto a tus padres y otros más.


- ¿Mis padres enfrentaron a esa organización? – Preguntó en asombro, no sabía nada de eso, Dalton asintió.


- Según sé, son tres cabezas al mando de ese grupo, el Master, el Comisario y el Abismo, pero antes del desastre nuclear de los misiles, logramos matar al Abismo, no pensé que siguieran vivos.


- Justamente a quien respondemos el comando es a ese llamado el Master. – Siguió hablando Sheffield. – Y no trabaja solo, está con alguien que llaman… sirenas.


- ¿Sirenas? – Eso los confundió.


- Yo tampoco sé realmente, pero parece que estas sirenas son las que hacen aparecer esos buques negros que los atacaron anteriormente.


- Jeje… no solo un fantasma del pasado regresó pero igual consiguieron una fuerte alianza y muy peligrosa… esto ha crecido más de lo que pensamos chico, debemos ser cuidadosos a la hora de enfrentarlos.


- Eso lo sé… al menos tenemos esa información, ahora queremos saber otra cosa… ¿Dónde piensan colocar la bomba nuclear?


- Según instrucciones que recibimos, la bomba debe ser colocada en la cima del Big Ben el día de mañana a las 14 horas.


- Parece que tenemos nuestro curso de acción. – Expresó Stan. – Takumi, ve a avisar al resto de todo esto, hay que movernos rápidamente.


- Claro. – El japonés se fue en ese momento junto a Sheffield.


- Mañana será un día agitado ¿no lo crees? – preguntó Dalton con media sonrisa.


- Realmente, si no tenemos éxito, todo Londres será nada más que solo un cráter, no puedo arriesgarme a que esta bomba elimine a todas las chicas ya que no tendremos oportunidad de escapar.


- Realmente te ablandaste respecto a ello ¿acaso piensas llevártelas a la cama en cualquier momento?


- Maldito pervertido hijo de puta. – Dalton empezó a reír.


- Ya paremos con las bromas chico, esta situación es realmente seria y debemos movernos, no sabemos en cuantos sectores podrían atacar, pero seguro soltarán toda su fuerza mañana para evitar que nos acerquemos.


- Eso lo tengo en cuenta… ya planearemos algo para encargarnos. – Con la información recibida, ya sabían lo que tenían que hacer pero no iba a ser sencillo, esperarían obvia resistencia por parte del enemigo así que tenían que hacer todo lo posible por evitar que suceda.


En otro lado, con todo lo dicho al respecto, sabían que esperar, algunas estaban asustadas, otras dispuestas a pelear debido a que era su deber, se encontraban opiniones mixtas pero era obvio que una gran guerra iba a llevarse a cabo para evitar la destrucción de Londres.


- Yuugure-san, necesitamos hablar. – Kinu se acercó a la chica gato, esta se vio un poco confundida, hizo un ademán para que se alejaran un poco del resto, sin decir nada más la siguió. Se alejaron lo suficiente en los hangares hasta ver que nadie más estaba a los alrededores.


- ¿Qué quieres hablar Kinu-san? – Preguntó ella.


- … Creo que deberías quedarte atrás en esta batalla. – Eso sorprendió a la chica gato.


- ¿Eh? ¿Por qué? Yo igual quiero pelear.


- Te lo digo por tu bien… no deseo que salgas lastimada, deberías estar aquí donde te encontrarás a salvo.


- … Kinu-san… - Yuugure bajó la mirada. – Aprecio la preocupación, pero… yo realmente deseo pelear junto a las demás.


- ¿Por qué? ¿Acaso es por ese Shikikan? Te está obligando a pelear.


- ¡No metas a Shikikan en esto! – Gritó la pelinegra. - ¿Por qué no lo ves? Ha sido una persona amable, nos ha tratado bien, nos dio techo y además se preocupa por nosotros ¿por qué te rehúsas a verlo de esa manera?


- … Todos son iguales, somos armas, simplemente nos usan para pelear, sé que… una vez estemos destruidas, van a desecharnos, él no es diferente de ello.


- … ¿Es eso lo que realmente piensas? ¿Acaso crees que irás solo a morir? ¿Qué es lo que pensaría Nagara-chan de todo esto? ¿Tus hermanas estarían felices si te vieran morir?


- ¡No las metas en esto! – Le gritó Kinu, estaba enfadada, entonces al ver que le gritó a Yuugure, se dio la vuelta. – Chicas como tú merecen vivir más, me sentiría culpable si veo que te hundes… quiero evitar eso…


- Kinu-san… no soy alguien débil, quizás en el pasado tuve miedo, pero gracias a Shikikan deseo pelear igual, no solo por él, también por las demás en la flota, en nuestra base, esto es algo que nunca antes pensamos, que las cuatro grandes naciones estaríamos batallando bajo una sola flota, todas siendo amigas cuando antes nos matábamos las unas a las otras.


- Eso es solo lo que tú crees, verás como todo será como antes… nada de eso podrá evitarse. – Sin decir más, Kinu se fue, Yuugure bajó la mirada, se veía triste.


- … Me esforzaré, para que Kinu-san vea que está equivocada, voy a pelear con todo.


(…)


Llegó la noche, era la última cena antes del gran ataque que llevarían a cabo el día siguiente para evitar la explosión de la bomba, Takumi estaba en ese momento junto a Deutschland para comer.


- Vamos esclavo, tu ama te ordena que la alimentes. – Expresó ella, Takumi simplemente tenía un gotón en la frente.


- Esto… Deutschland, yo soy el comandante aquí.


- ¿Realmente osas cuestionarme? Sabes que puedo castigarte cuando quiera y…


- No diga nada más señorita Deutschland. – Belfast llegó en ese momento con platillos. – Aquí tiene amo.


- Perfecto, gracias Belfast. – Empezó a comer, la alemana chasqueó la lengua aunque Belfast la miró de reojo con esa sonrisa, sacándole un escalofrío, no muy poco llegó Sheffield.


- Terminé de servir los platos Belfast.


- Gracias Sheffield. – Respondió la peligris, ya entonces que acabó, se sentó igual a comer.


- Ya que eres la nueva, háblame un poco, vamos a conocernos. – Expresó Takumi, Sheffield le vio con ese rostro inexpresivo.


- … Claro, debió darse cuenta pero soy una maid, una sorpresa ¿no? – Respondió con ironía en su tono de voz desgastado. – Pero mi verdadera fuerza es que soy experta en combate e infiltración, sé pelear con armas y cuerpo a cuerpo.


- Así que sabes pelear, me agradaría tener un combate de práctica, estoy buscando ser alguien lo bastante fuerte.


- Si es una orden de mi amo, no puedo rechazarla.


- No es realmente una orden, sino una petición. – Expresó él, Sheffield simplemente asintió. Ya una vez terminaron de cenar, Takumi y sus tres chicas salieron, justo en la entrada de uno de los hangares, se pusieron en posición los dos.


- Ahí vamos. – Con una sonrisa, Takumi fue el primero en atacar, lanzó un golpe directo a Sheffield, ella lo bloqueó con su brazo y de forma continua lanzó uno con su izquierda, Takumi tuvo que bloquearlo, siendo arrastrado hacia atrás. – Sí que eres fuerte, aunque lo bloqueé, sentí el impacto.


- Veo que tiene habilidad amo, quizás deba meter algo de presión. – Sheffield fue la que empezó a atacar en ese momento, lanzando distintos golpes contra Takumi, este los bloqueaba o esquivaba, siendo sorprendido por la velocidad de la maid albina al atacar, en ese momento recurrió a una patada al costado de ella, lo bloqueó sujetándolo, quiso levantarlo, momento en el cual Takumi se recuperó en el aire, apoyándose en la cabeza de Sheffield, saltó para alejarse.


- Esto es divertido. – Expresó él con una sonrisa, Sheffield enarcó una ceja.


- Un amo con tendencias masoquistas, que lamentable, pero tampoco puedo decir algo sobre sus preferencias. – Sheffield volvió a atacar, de un salto llegó con un golpe frontal a Takumi, este se movió a un costado para esquivarlo y lanzar una patada lateral, Sheffield se movió para bloquearlo también con su brazo, quiso repetir lo mismo de hace poco pero el japonés se preparó, saltó y con su pie libre la pateó por el costado de la cabeza, eso sorprendió a Sheffield quien tuvo que hacer su cabeza a un lado para amortiguar el impacto, soltando a Takumi.


- Te tengo. – La barró de los pies para derribarla, en ese momento ella se paró de manos para hacer una maniobra hacia atrás, entonces su falda se levantó Takumi vio algo inesperado.


- ¿Cómo? – Debido a la distracción, Sheffield lo golpeó en el pecho, derribándolo en ese momento.


- Veo que gané… pero vio algo que no debía. – Expresó Sheffield, Takumi seguía sin creerlo.


- … Esto… ¿acaso tu no llevas ropa interior debajo?


- … Amo, es un pervertido. – Respondió ella sin mostrar mucha emoción, Belfast simplemente soltó un suspiro.


- Le he dicho que al menos se ponga algo debajo…


La práctica terminó aunque la sorpresa de que Sheffield no lleve ropa interior bajo la falda no es algo que Takumi pueda olvidar, la mañana sería bastante cargada, tendrían una misión bastante grande para poder acabar con todo eso, era todo o nada.


- ¡Nya! Hola a todos, aquí una vez más Akashi con otra edición del rincón histórico de Azur Lane, nuestra invitada de hoy es una chica proveniente del imperio Sakura como yo, denle la bienvenida a Naka-san.


En ese momento la pelirroja con orejas de zorro entró al set, saludó con algo de nervios mientras se sentaba en el sillón.


- Hola Naka-san, me alegra tenerte aquí.


- Esto… igualmente Akashi-san ¿algo que desees saber?


- Bueno-nya, aquí la gente está esperando conocer un poco más de tus orígenes-nya, por eso veremos tu historia. – Sacó unas hojas para revisar. – Ya veo-nya… mayormente estuviste en flotas de transporte y patrullas, entrando en combate con unos cuantos buques, tu participación más grande fue en la batalla del mar de Java.


- Bueno… fueron tiempos duros, pensaban darme un trato como buque insignia pero mayormente fue utilizada como transporte y patrulla, me hace sentir un poco menos importante respecto a mis hermanas… Sendai tuvo su momento de brillar en batallas nocturnas y Jintsu fue una gran buque insignia en su tiempo… creo que estoy por debajo de ellas…


- Nya, no pienses de esa forma Naka-san, seguro podrás obtener muchos logros en la actualidad, te estás esforzando en ello ¿no?


- Si, me alegra tener a una Shikikan amable, pero siento que estoy siendo dejada de un lado… más chicas se han unido a ella y le ha puesto más atención que a mí, que fui su primera kansen… me hace sentirme triste.


- Naka-san, la primera kansen nunca se olvida, seguro tu Shikikan lo tiene en cuenta, cuando menos lo esperes, serás importante-nya.


- … Espero eso sea cierto, considero que soy alguien sin mucha presencia respecto a mis hermanas y las demás en la flota, ellas tienen personalidades muy interesantes, en cambio yo soy… normal…


- La normalidad también puede ser interesante-nya.


- ¿En serio? – Naka vio a Akashi con brillo en los ojos, esta desvió la mirada.


- Si-nya… no soy realmente buena para dar consejos, solo sé manejar una tienda y reparar barcos, hay una chica llamada Bremerton que sabe más de estas cosas pero no ha aparecido.


- No importa Akashi-san, me siento mucho mejor, gracias por la ayuda. – Respondió la chica zorro pelirroja con una sonrisa.


- Me alegra ayudar, ahora por eso toma, el recibo por la ayuda. – Naka se mostró confundida al ver el papel de recibo, entonces sus ojos se abrieron como platos.


- Espera Akashi-san… esta cantidad de gemas no es algo que pueda…


- Mira la hora, se acabó el tiempo. Eso fue todo por hoy en el rincón histórico, el próximo cap tendremos de invitada a Laffey, adiós-nya. – Y en ese momento se fue.


- ¡Akashi-san, vuelve aquí!

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Ya conocemos la identidad del enemigo y que trabajan en conjunto con otro peligroso enemigo, las sirenas, si saben del juego deben de conocer quienes son y que no son poca cosa, teniendo a estas de aliadas si que representa un gran problema para las kansen en este momento, por ahora saben lo necesario para actuar, el siguiente cap veremos como se efectuará esto, ya digo que veremos demasiada acción en los próximos caps. Bye bye.

Flotas actualizadas.

Lockhart Lockhart
꧁༒☬ZeℝØ-ᎦᎬᏁᎮᎪᎥ☬༒꧂ ꧁༒☬ZeℝØ-ᎦᎬᏁᎮᎪᎥ☬༒꧂
Popyland. Popyland.
Laharl Laharl
Yuukuru Yuukuru
Reencarna Reencarna
ragnok22 ragnok22
Lorde Slayer Lorde Slayer
Ahkilendra Ahkilendra
 

Registrado
19 May 2012
Mensajes
124
Ubicación
En algun lugar del multiverso
kinu es bastante pesimista espero que Yuugure le demuestre que no tiene que preocuparse tanto y Takumi si que se llevo una sorpresa con su nueva chica :31: ,ahora que saben del enemigo ya tienen algunos blancos para eliminar aunque todavia esta el misterio de las sirenas por ahora hay que prepararse para evitar que el enemigo use la bomba sera una dura batalla
 

The Blazing Flash That Shatters The Darkness
Registrado
7 May 2016
Mensajes
938
Al fin al día xD
Bueno debo admitir que la historia va muy bien, las diferentes personalidades de las chicas al igual que las de los comandantes pueden chocar un poco entre ellas, stan es el ejemplo claro con Hammann y ahora con kinu
Por otro lado sobre el cap actual, kinu es muy sobreprotectora con yuugure, al final la sorpresa de takumi fue un gran impacto para distraerlo, y Sheffield tiene descaro para llamarle pervertido cuando ella es la que no lleva nada debajo de la falda xD

Akashi en sus entrevistas debería tener cuidado hay un par que veo capaz de matarle si intenta cobrarles xD
 

Giga Drill Breaker
Registrado
2 Jul 2009
Mensajes
961
Me sorprendió que Takumi la pidiera de esa forma xD quiero decir es lo justo pero fue tan directo que no pude evitar reír. No eh jugado el juego pero eh visto algunos capítulos del anime "por cierto buena animación" y creo que podría haber un tercer involucrado.

Buen capitulo
 

Candy Candy~
Moderador
Buenas, aquí venimos otro lunes con otro cap de este grupal, ya vamos a responder antes.

kinu es bastante pesimista espero que Yuugure le demuestre que no tiene que preocuparse tanto y Takumi si que se llevo una sorpresa con su nueva chica :31: ,ahora que saben del enemigo ya tienen algunos blancos para eliminar aunque todavia esta el misterio de las sirenas por ahora hay que prepararse para evitar que el enemigo use la bomba sera una dura batalla
Con lo de las sirenas, algo que poco a poco se irá revelando, al menos tengo planes bastante grandes para ellas y es que serán un gran enemigo junto al grupo terrorista, ya se verá.

Al fin al día xD
Bueno debo admitir que la historia va muy bien, las diferentes personalidades de las chicas al igual que las de los comandantes pueden chocar un poco entre ellas, stan es el ejemplo claro con Hammann y ahora con kinu
Por otro lado sobre el cap actual, kinu es muy sobreprotectora con yuugure, al final la sorpresa de takumi fue un gran impacto para distraerlo, y Sheffield tiene descaro para llamarle pervertido cuando ella es la que no lleva nada debajo de la falda xD

Akashi en sus entrevistas debería tener cuidado hay un par que veo capaz de matarle si intenta cobrarles xD
Kinu solo piensa en eso de protegerla, ignorando todo el hecho de que ella puede defenderse sola y sí, Sheffield es así la verdad jaja.

Me sorprendió que Takumi la pidiera de esa forma xD quiero decir es lo justo pero fue tan directo que no pude evitar reír. No eh jugado el juego pero eh visto algunos capítulos del anime "por cierto buena animación" y creo que podría haber un tercer involucrado.

Buen capitulo
En comparación con otros, pues sí que tiene pocas chicas y viendo ya con lo que está por venir, pues aquí venimos.

Bueno, sin decir más, vamos con el cap.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Capítulo 36



En la mañana del siguiente día se realizó una reunión para ver el curso de acción a tomar, ya sabían en dónde es que se instalaría la bomba pero había otros factores a tomar, Sheffield explicó un poco después que la base temporal que estaban tomando se posicionaba en el castillo real, por lo cual más enemigos deben encontrarse ahí, por tal razón se ha decidido lo que debe hacerse.


- Como ahora mismo Londres se volverá una mayor zona de batalla de lo que ya es, es mejor dividirnos en equipos nuevamente. – Inquirió Dalton en ese momento. – Un equipo debe ir directo a la zona donde se encuentran los enemigos y ver si es posible capturarlos, si se encuentra uno de ALADUC, atraparlo sin dudar y el otro deberá ir para recuperar la bomba y evitar que explote.


- Ya lo tienes todo pensado ¿eh? – Preguntó Stan, el científico sonrió.


- Chico, tu irás en el equipo de recuperación de la bomba junto a Adrien, Hajime, Sascha y Takumi, ustedes junto a sus chicas tienen que atravesar la ciudad, derribar a cuanto enemigo venga y que la bomba no explote.


- Lo tenemos. – Asintió Adrien junto a los demás.


- Mientras que Annie, Sebastián, Seth, Dorian, Edric y Mirt irán al castillo, acabarán con los enemigos en ese sitio y capturar a algún terrorista de ALADUC.


- Bien, espero haya mucha acción. – Sonrió Dorian.


- Prepararé los helicópteros de transporte, necesitarán recorrer bastante ya que ambos lugares tienen una distancia considerable. – Anunció Rutherford, ya de tal modo empezaron a moverse, no habría mucho tiempo y es que entonces cuando salieron, escuchando explosiones.


- ¡Que mierda! – Justamente a la lejanía, directamente en Londres, aparecieron buques negros que comenzaron un ataque y estaban en dirección a la base. – Esto es malo.


- ¡Hay que movernos! – Gritó Dalton, en ese momento las chicas igual se alertaron.


- ¡Que rayos está pasando! – Expresó Hammann.


- Un ataque, nos dieron indicaciones de qué hacer, no es momento de descansar, hay que moverse todos.


- Ya nos pondremos en marcha. – Expresó Albacore, todas y cada una de las chicas comenzaron a organizarse, no mucho después llegaron vehículos con rebeldes dentro que empezaron a pasar la barricada de la base.


- Oh, parece que vienen a intentar atravesar, que mala suerte para ellos. – Sonrió Charles. – La justicia viene en camino.


- ¡Hijos de puta! – Dorian junto a Stan y Adrien tomaron sus armas y empezaron a disparar contra ellos, caían demasiado rápido pero aun así intentaban atravesar.


- Quieren evitar que hagamos nuestro trabajo, haremos que fallen el suyo. – Cleveland tomó una ametralladora por la cual empezó a disparar, Zara, Atago y San Diego se unieron en disparar a estos junto a los demás chicos.


- A Onee-san no le gustan los chicos malos, manténganse fuera. – Expresó Atago con una sonrisa mientras derribaba a otros. Poco después llegó un soldado británico.


- Los helicópteros están listos, aborden mientras puedan, nos encargaremos de esto.


- Entendido, gracias. – Asintió Stan, ya entonces ellos corrieron directamente a los hangares, ya todos estaban ahí.


- Shikikan-sama ¿se encuentra bien? – preguntó Akagi con preocupación.


- Perfecto, ahora suban a los helicópteros, partamos lo más rápido que podamos.


Todos y cada uno de ellos empezaron a abordar, ya cuando la última chica subió, los helicópteros comenzaron su vuelo en ese momento.


- Joder, no se están guardando nada de todo esto. – Expresó Dorian por debajo.


- Shikikan-sama, tengo una posible razón de todo esto. – Pensó Amagi, Stan la vio.


- ¿Qué tienes en mente?


- Solo podía pensar en que estos rebeldes no podrían moverse por su propia cuenta, así que, hablando de esta organización terrorista, tengo motivos para creer que quizás ellos movilizaron a la fuerza rebelde.


- Es algo posible. – Asintió el pelirrojo. – Quizás ante la captura de Sheffield y que ahora sabemos sus planes, no se van a guardar nada.


- Fue bueno actuar rápidamente, siento que ahora nos atacarán con toda su fuerza.


- Aviso del piloto, se han detectado fuentes de calor desconocidas en camino a nosotros, les sugiero que se sujeten y…


No se pudo terminar cuando de repente un proyectil impactó directamente el helicóptero donde se encontraban.


- ¡Kyah!


- ¡Yuugure!


- Mierda, nos dieron. – Expresó Stan apretando los dientes, sentían como el helicóptero empezó a descender. - ¡Akagi, abre la maldita puerta!


La chica zorro pateó con todas sus fuerzas la puerta del helicóptero, viendo el humo que salía de afuera, observaron aviones enemigos que atacaron directamente el helicóptero, más en específico la cabina, el piloto debía estar muerto.


- ¡Que hacemos! – Gritó San Diego.


- No tenemos otra opción, hay que saltar.


- ¡¿Qué mierda te pasa!? Estamos alto. – Expresó Hammann con desaprobación.


- ¡No hay tiempo, es eso o morir aplastados! – No querían tomar en cuenta la sugerencia del pelirrojo pero era actuar rápido.


- ¡Shikikan-sama, sujétese de mí! – Exclamó Akagi, Stan se sujetó de ella. - ¡Todas, hay que saltar!


- B-Bien Akagi-sama. – Yuugure iba a hacerlo, las demás sabían que era lo más viable así que accedieron.


- ¡No será un aterrizaje suave así que procuren no caer de forma fea! – Avisó Amagi, ya en ese momento empezaron a saltar, Akagi fue primero, después Albacore y así todas empezaron a salir del helicóptero en descenso antes de que impactara.


- ¡Voy a morir! – Gritó San Diego con lágrimas en los ojos.


- ¡No quiero irme antes que Indy! – Igualmente Portland.


- ¡Maldita sea, no hay agua abajo para aterrizar, caeremos en tierra firme! – Anunció Kinu.


- ¡Intenten maniobrar hacia ese edificio, podría amortiguar en algo la caída! – Señaló Stan, ya en ese momento intentaron impulsarse en el aire para ir hacia este como en el paracaidismo, ya entonces maniobraron lo mejor que pudieron, Albacore de primero al ser la más baja y con mayor velocidad, pudo llegar hasta atravesar una ventana de cristal.


- ¡Mierda, sé que estoy hecha de forma artificial pero duele aún! – Gritó la rubia. Poco a poco las demás llegaron, Akagi abrazó a Stan lo más que pudo para evitar que sufra demasiado daño.


- ¡Shikikan-sama! – Vio al pelirrojo, este tenía unos cuantos rasguños de cristal pero nada grave.


- Eso estuvo de puta madre, nunca antes tuve una caída libre de este modo. – Sonrió él.


- ¡Casi morimos, no digas que fue divertido! – Gritó Hammann.


- Calma Hammann, lo importante es que estamos a salvo. – Tomó el comunicador. – Aquí Stan, sufrimos un descenso imprevisto pero estamos bien.


- Entendido, vimos la explosión de su helicóptero, nos reuniremos en el punto A. – Informó Adrien.


- Claro, nos ponemos en camino. – Ya una vez terminó, miró a sus chicas. – Muy bien, espero no les importe avanzar a pie.


- Todo es mejor que nuevamente volar, eso dio miedo… - Expresó Portland por debajo. Empezaron a moverse, un comienzo bastante movido para ellos pero faltaba más al respecto.


(…)


Los helicópteros que llevaban al grupo de Annie llegaron al punto cercano al castillo real, se detuvieron ahí y desalojaron mientras ahora estaban por cuenta propia.


- Stan debe estar bien, algo como eso no lo matará. – Comentó la peligris.


- Se vio peligroso, menos mal están a salvo… - Cossethe soltó un suspiro de alivio.


- Si, mucha preocupación y todo, pero hay basuras que eliminar. – Comentó Dorian, en ese momento aparecieron enemigos. – Y parece que nos reciben con los brazos abiertos.


Llegaron rebeldes pero estos parecían un poco diferentes al resto, su piel tenía un tono grisáceo y sus miradas parecían perdidas, además de estar desarmados, no entendían que pasaba.


- ¿Les sucede algo? – preguntó Mirt, en ese momento los vieron correr rápidamente. - ¡Woah!


- Así que desean pelear con los puños, me parece bien. – Dorian rápidamente soltó un puño a uno de ellos el cual golpeó en el rostro pero no le hizo nada. - ¿Eh? ¡Guuaargh! – Rápidamente recibió un fuerte golpe en el estómago que lo hizo doblarse.


- ¡Comandante! – Brooklyn expresó su preocupación, ya vieron como más de estos rebeldes extraños atacaban de la misma forma.


- ¡Que carajos les pasa a estas personas! No se detienen. – Expresó Tennessee luego de golpear a uno, aunque los derribaran, volvían a levantarse.


- Ni idea, parece que dejaron de ser humanos normales, como si ganaran fuerza y habilidad de repente. – Noshiro cortó a uno de ellos del brazo, en ese momento un par de tentáculos salió de donde cortó. - ¡Aaaaah!


- ¿Eh? Esto es realmente malo. – Annie sacó la pistola que llevaba y disparó repetidas veces en la cabeza a uno de ellos, aunque le atravesó el cráneo, seguía de pie. - ¡¿Cómo!?


- Comandante. – Enterprise disparó una de sus flechas, esta atravesó al rebelde que Annie estaba atacando, logrando volarle la cabeza, finalmente este cayó. - ¿Se encuentra bien?


- Si… estos enemigos son distintos, realmente dejaron de ser humanos…


- Parece que nosotras tenemos más posibilidades de acabar con ellos. – Comentó Scharnhorst al momento que disparó una ráfaga contra uno de ellos y luego le pateó directamente a la cabeza. – Volarles la cabeza significa derrotarlos.


- ¡Malditos hijos de puta! – Dorian tomó una ametralladora y empezó a disparar contra ellos. - ¡Me importa una mierda si debo arrancarles la cabeza, acabaré con ustedes!


- ¡Ahí voy Shikikan! – Nimu saltó en ese momento contra uno de ellos, disparó un par de ocasiones para inmovilizarlo y de forma inmediata tomar el cuchillo que llevaba y rebanar directamente en la frente de uno de ellos, partiendo a la mitad la cabeza y cayendo al suelo.


- Esto es realmente horrible… - Formidable se llevó la mano a la boca. – Quien haría algo así a la gente de nuestro país…


- Parece que las respuestas las obtendremos una vez entremos al castillo. – Señaló Enterprise. – ALADUC… Sirenas… quien sea el responsable, hay que acabar con él…


- Vamos. – Anunció Annie, se movieron en dirección al castillo, este enemigo desconocido era algo de cuidado por lo que necesitaban moverse con mayor precisión.


En otro lado, el resto del primer grupo aterrizó en el punto de encuentro, aún faltaba que llegara Stan junto a sus chicas.


- Al menos están a salvo. – Comentó Sascha. – Esta situación se ha puesto muy peligrosa.


- Hola, aquí el general Rutherford. – Escucharon al otro lado del comunicador, Adrien lo tomó.


- Aquí Adrien ¿pasa algo?


- Estamos manteniendo a raya a los atacantes aquí en la base pero las cosas están lejos de terminar, aquí el señor Dalton detectó algo, una fuente increíble de calor está cerca de ustedes.


- ¿Fuente de calor grande? – Preguntó Adrien.


- No tengo idea pero podría ser un enemigo, hay que tener cuidado, cambio y fuera. – Terminó la transmisión.


- ¿Hay algún problema? – Preguntó Takumi.


- Podría ser un enemigo que está cerca, se acerca por agua.


- ¿Acaso hay algo más que viste mientras te tenían Sheffield? – Preguntó el peliazul a la maid, esta negó con la cabeza.


- Nos limitaron bastante información, por lo que no tengo idea.


- Langley ¿puedes enviar aviones de reconocimiento? – Preguntó Sascha, la peliverde asintió y envió unos cuantos por el canal, en ese momento que puso atención, de repente sintió algo. - ¿Pasó algo?


- … La señal desapareció, y lo sentí por unos cuantos segundos pero si era grande. – En ese momento un fuerte rugido se hizo ver, voltearon a ver y entonces lo encontraron, se movía por el agua, era una especie de criatura deforme la cual se encontraba ahí, con la forma de un caparazón que estaba rondando por los alrededores.


- Que mierda… - Expresó Deutschland por debajo.


- Esa criatura es una aberración… no es algo que haya visto antes. – Comentó Belfast con seriedad. En eso vieron cómo se abrió una especie de cañón apareció de esta, preparando un disparo, la maid ensanchó los ojos. - ¡Va a disparar!


No hubo más tiempo de reaccionar cuando vieron como lanzó un rayo láser directo hacia donde estaban ellos, a duras penas lograron moverse hacia abajo, viendo como el láser atravesó directamente un edificio y derribó como si nada.


- … Oye, eso no es realmente justo. – Expresó Kirishima. - ¿Cómo enfrentaremos una cosa así?


- No creo que haya forma, pero debemos hacer algo al respecto. – Expresó Ranger. – Hay que pelear con todas nuestras fuerzas.


- Esa criatura del mal no prevalecerá, hay que hacerla caer a toda costa. – Expresó Jamaica.


- Tengan cuidado. – Comentó Adrien, Ranger sonrió.


- Volvemos después de que nos encarguemos de ella… vamos chicas. – Todas hicieron aparecer sus equipos antes de ir al agua, lo que sea que sea esa criatura, había que eliminarla antes de que cause más desastres.


(…)


Stan y sus chicas seguían moviéndose por su cuenta, aún seguían bastante lejos de donde se estaba llevando la acción en ese momento pero tenían que moverse, estaban avanzando por el lado sur de la ciudad para llegar hasta el centro.


- Por suerte no hemos encontrado a algún enemigo. – Expresó Hammann con un suspiro de alivio. – Es mejor que sea así.


- ¿Qué tanto falta para que lleguemos? Estoy un poco cansada. – Comentó Sandy.


- Deberían ser como unos cinco kilómetros más desde donde nos encontramos. – Respondió Stan, la pelirroja se dejó caer al suelo.


- Ya no puedo más… comandante, descansemos un poco. – El pelirrojo enarcó una ceja.


- ¿Pueden cansarse?


- Nos hicieron lo más parecido a ser humanas, así que igual podemos cansarnos, o acaso crees que el hecho de que podamos dormir y comer comida normal es falso. – Respondió Hammann.


- Ya lo entendí… solo un rato… - En eso buscó un edificio por el cual pudieran descansar, vieron entonces un hospital en ese momento. – Vamos ahí, Albacore, carga a San Diego.


- Claro comandante. – la rubia cargó a Sandy en sus hombros mientras se movían al hospital, como muchos otros edificios se veía abandonado, en la parte frontal no se veía nada y estaba destruido, Albacore dejó caer a Sandy sobre los asientos. Stan sacó una botella de agua en ese momento para tomar.


- ¿Quieren? – preguntó a las chicas, Hammann y Yuugure se sonrojaron, Kinu no demostró nada, Portland puso una expresión de asombro y Amagi simplemente escondió una sonrisa.


- Yo quiero. – Akagi obviamente tomó la botella para empezar a beber. – Que alegría… mi primer beso indirecto con Shikikan-sama.


- … ¿En serio creen en esas cosas? Es solo tomar agua de la misma botella. – Se quejó Stan.


- No lo entiendes idiota. – Respondió Hammann con enojo. – Es algo importante para nosotras y…


- Si anteriormente me hubiera preocupado de eso no hubiera podido pensar en pelear, en batallas es común compartir raciones, el agua es un recurso valioso, sobre todo cuando las botellas son limitadas, deben mantenerse hidratadas si desean pelear sin problemas.


- El comandante realmente carece de delicadeza. – Expresó Portland. – No lo culpo, si tuviera a alguien como yo tengo a Indy, quizás…


- Hagan silencio. – Kinu pareció detectar algo, en ese momento se quedaron todos callados, entonces se escucharon pasos en ese momento, por cualquier cosa Stan dio señal de que dispararan si era un enemigo, así que prepararon sus armas, los pasos se hicieron más cercanos en ese momento.


- Esto… - Quien apareció en ese momento fue una enfermera. - ¿Qué hacen aquí?


- Más bien… ¿Qué hace aquí? – Preguntó Stan.


- Este hospital lo estamos usando… después de todo aquí resguardamos a niños…

Nuevamente, desde el estudio, la chica de cabello verde y orejas de gatos se presentó, Akashi estaba ahí sentada en uno de los sillones.


- Hola a todos-nya, soy Akashi, bienvenidos a otro rincón histórico de Azur Lane, en esta ocasión tenemos a una gran invitada, formando parte del escuadrón inicial de destructores, denle la bienvenida a Laffey.


La peligris entró en ese momento con una botella de soda en mano, fue a sentarse al otro sillón frente a Akashi.


- Hola…


- Hola Laffey, en un gusto tenerte aquí-nya, espero que podamos tener una buena conversación y…


- Buenas noches… - Sin previo aviso, Laffey se recostó en el sofá para dormir.


- ¡No te duermas-nya! – le gritó Akashi.


- Lo siento… es que se siente tan cómodo que a Laffey le da sueño…


- C-Como sea-nya… empecemos de una vez. – Revisó las hojas. – Tuviste un periodo de servicio muy corto, tu primera gran batalla saliste bien, incluso enfrentaste a Aoba, Furutaka y Fubuki, pero en la siguiente batalla que fue de Guadalcanal resultaste hundida ¿algo que decir al respecto-nya?


- No realmente… Laffey hizo lo mejor que pudo durante ese tiempo, ahora puedo seguir esforzándome por mi comandante como siempre, Laffey le tiene aprecio.


- ¿Realmente no sientes rencor por el pasado-nya?


- Laffey aprendió a seguir adelante, ahora Laffey puede dormir y beber todo lo que quiera, además de tener a un comandante que me aprecia, Laffey realmente quiere al comandante, haría todo lo que fuera por él.


- Ya has visto que no eres la única, hay más chicas con él-nya ¿te preocupa en algo que quizás una de ellas avance con él?


- Laffey mentiría si dijera que no está preocupada, pero yo fui el primer buque del comandante, tengo ventaja sobre las demás.


- Pareces realmente segura-nya, por cierto ¿por qué bebes demasiado?


- A Laffey le encanta beber, el oxy-cola es delicioso pero no hay aquí, esta alternativa de Coca Cola igual es muy buena, aunque Laffey prefiere beber alcohol de vez en cuando.


- Esto… Laffey, tienes la apariencia de una niña, no te venderán alcohol-nya…


- Laffey tiene cientos de años… soy completamente legal.


- No creo que así funcionen las cosas-nya… - Un gotón surgió de su frente. – Una última pregunta ¿Qué opinas de tu flota actual?


- Todas son buenas con Laffey, tenemos quienes fueron enemigas pero se llevan bien, el comandante es muy buena persona, realmente deseo tener un lugar a su lado… y que se case con Laffey.


- Entiendo-nya, eso sería todo por hoy, gracias por venir Laffey, por cierto, la coca cola te costará gemas-nya. – En ese momento Laffey sacó una pistola, apuntando a Akashi. - ¡¿Nya!?


- No le cobres a Laffey… - Entrecerró los ojos.


- C-Claro-nya… será gratis… - Esas palabras le dolieron. – Nos vemos en la próxima edición, la siguiente invitada es Charles Ausburne, adiós-nya… deja de apuntarme con la pistola-nya…


-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Empieza la acción, sobre estos enemigos que parecen mutados, hablaremos de ellos más adelante, no pienso revelar todo desde un inicio así que lo irán sabiendo conforme pase la historia, y pues a ver como se desarrollan las cosas en los tres lados, se puede poner bastante feo, nos vemos en el próximo cap. Bye bye.

Lockhart Lockhart
꧁༒☬ZeℝØ-ᎦᎬᏁᎮᎪᎥ☬༒꧂ ꧁༒☬ZeℝØ-ᎦᎬᏁᎮᎪᎥ☬༒꧂
Popyland. Popyland.
Laharl Laharl
Yuukuru Yuukuru
Reencarna Reencarna
ragnok22 ragnok22
Lorde Slayer Lorde Slayer
Ahkilendra Ahkilendra
 

The Blazing Flash That Shatters The Darkness
Registrado
7 May 2016
Mensajes
938
Jaja ya decía yo que en algun momento le iban a apuntar a akashi con algún arma
Bueno fue una situación curiosa los grupos se separaron stan fue derribado y el y sus chicas fueron separados de su grupo y terminaron en un hospital, seguro ellos actuaran ahí ayudando a la gente de ahi
El otro equipo se encontraron con humanos "zombies" y que tienen tentáculos, no creo que ninguna de las chicas quieran estar muy cerca de eso xD
Por último Adrien, hajime, Sascha, takumi y sus chicas se enfrentan a un enemigo desconocido en el agua con un poderoso poder de fuego

A ver como sigue todo para cada grupo
 

Giga Drill Breaker
Registrado
2 Jul 2009
Mensajes
961
Una nueva clase de enemigo que no morirán de un bala "genial" por que serán un reto. El beso indirecto jajaja me pregunto si en japon de verdad toman eso en cuenta. Creí que tendrían x años mas los 20 años que pasaron pero ¿cientos de años? tal ves se refieren a los busques originales CREO. Pues si Laffey es especial por ser la primera xD
 

Candy Candy~
Moderador
Buenas, aquí estamos otro lunes con otro cap, vamos a responder antes de ello.

Jaja ya decía yo que en algun momento le iban a apuntar a akashi con algún arma
Bueno fue una situación curiosa los grupos se separaron stan fue derribado y el y sus chicas fueron separados de su grupo y terminaron en un hospital, seguro ellos actuaran ahí ayudando a la gente de ahi
El otro equipo se encontraron con humanos "zombies" y que tienen tentáculos, no creo que ninguna de las chicas quieran estar muy cerca de eso xD
Por último Adrien, hajime, Sascha, takumi y sus chicas se enfrentan a un enemigo desconocido en el agua con un poderoso poder de fuego

A ver como sigue todo para cada grupo
Si que en cada lado les sucede algo, ya es algo que abarcaremos más en este cap pero igual está lejos de terminar.

Una nueva clase de enemigo que no morirán de un bala "genial" por que serán un reto. El beso indirecto jajaja me pregunto si en japon de verdad toman eso en cuenta. Creí que tendrían x años mas los 20 años que pasaron pero ¿cientos de años? tal ves se refieren a los busques originales CREO. Pues si Laffey es especial por ser la primera xD
Ya tenía planeado agregar enemigos que no fueran fáciles de vencer y la verdad es que saldrán más de ese estilo, verán cosas que no existen normalmente y sí, Laffey se refiere a su edad como buque el cual lleva cientos de años, así sienten las chicas su edad jaja.

Bien, ya sin más que decir, veamos los problemas por los que acabarán pasando en cada lado, ahí va.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Capítulo 77



Dalton seguía en la base, como su trabajo es más de supervisión, estaba en contacto con el resto de equipos para saber la situación que se lleva a cabo por su lado, mientras Rutherford y sus hombres mantienen a raya a los rebeldes atacando la base, él estaba en la sala de mando, en ese momento recibió un mensaje de uno de los equipos.


- Aquí Dalton ¿pasa algo?


- Soy Edric, hay algo raro cerca del castillo, personas nos están atacando pero están algo distintos, como si no tuvieran vida, lo peor es que al cortarlos, aparecen como tentáculos de ellos.


- ¿Es verdad eso? – Preguntó el científico algo escéptico.


- Lo es, no tenemos idea de lo que está sucediendo, solamente pudimos descubrir que cortando sus cabezas pueden eliminarse.


- … Entiendo, sigan así hasta infiltrarse al castillo, descubran más cosas.


- Entendido. – Terminó la llamada, eso tomó por sorpresa a Dalton, nunca antes escuchó de personas modificadas a cierto punto, no eran mutantes por la radiación, era algo distinto. En sí, ALADUC no tiene fondos para hacer algo así, entonces… ¿eran sus compañeros? Esas sirenas seguían estando en un gran misterio, en ese momento otra llamada se produjo.


- Aquí Adrien, una criatura grande apareció cerca del canal, las chicas fueron a enfrentarlo, pero no es algo que hayamos visto antes.


- … Anteriormente me reportaron de personas que tienen un estado alterado, dejando de ser humanas, ahora esto… ¿creen que puedan derribarlo?


- No tenemos idea, todas están batallando actualmente contra esa cosa pero parece ser bastante resistente.


- Hagan lo mejor posible, cualquier información que pueda recopilar aquí, se los haré saber.


- Entendido, nos encargaremos de ello. – Terminó la llamada, Dalton se encontraba más confundido que de costumbre, no era algo que simplemente el alcohol podría hacerle olvidar.


- Sirenas… qué diablos son ustedes…


(…)


Stan y sus chicas terminaron llegando a un hospital, no esperaban que este se encontrara ocupado y que además ahí estén refugiando niños, no mucho después de que la enfermera salió, un grupo de niños se asomó, empezando a rodear a las chicas.


- E-Esperen un momento, no corran tanto… ¡Kyah! ¡Quien tocó mi cola! – Se quejó Hammann, los niños realmente sentían curiosidad por todas ellas, la enfermera soltó un suspiro.


- Lamento si son muy revoltosos, hemos estado aquí desde que inició todo el desastre de la rebelión afuera.


- No importa. – Respondió el pelirrojo. – Estamos trabajando con el ejército para poder acabar con esta batalla absurda.


- Me alegra saberlo, aunque… el aspecto de esas chicas es extraño. – Las señaló en lo que seguían molestando a Hammann e igual tocaban a Akagi aunque ella, con su aura siniestra, los alejaba por miedo.


- No es algo que necesite saber, a pesar de todo, han logrado resistir bastante en este sitio


- Londres se ha convertido en un verdadero desastre, a pesar del desastre nuclear ocurrido hace años, nos hemos esforzado por salir adelante, pero entonces la familia real ha desaparecido y se armó esta rebelión, las personas han tenido que vivir escondidas por el miedo a morir ahí afuera, el hospital se encargó de acoger a estos niños huérfanos ya que no tienen otro sitio donde quedarse, pero actualmente nuestros suministros están escaseando, no tenemos tanta comida y agua como cuando el ejército nos ha traído de vez en cuando.


- Ya veo… actualmente esta zona se volverá mucho más peligrosa, si pudieran irse.


- No podemos, realmente tenemos que proteger a los niños, sin importar que pase…


- Entiendo… - Se rascó la nuca. – Vamos a hacer algo, protegeremos la zona cercana si enemigos se acercan, de tal modo no les sucederá nada, aseguro que, una vez termine todo esto, podrán estar a salvo.


- Eso sería lo mejor… gracias, en serio. – La enfermera hizo una reverencia.


- No es nada… es momento de organizar todo. – Fue con sus chicas para explicar la situación, hubo quienes estuvieron entusiastas de ayudar a los niños. En tal caso, Albacore, San Diego, Yuugure y Portland se quedarían con los niños para mantenerlos entretenidos, las demás estarían con Stan en vigilancia de algún enemigo que pudiera atacar.


- Es muy amable de su parte el ayudar a esos niños Shikikan-sama. – Comentó Amagi, Stan seguía con la mirada al frente.


- Puedo ser un bastardo hijo de puta, pero a pesar de todo, si hay gente indefensa, es mejor que ellos no sufran lo que yo viví.


- Pero bien que mataste a un bebé cuando nos conocimos. – Expresó Hammann.


- ¿Hasta cuándo vas a seguir mencionando eso?


- Por siempre, jamás lo olvidaré. – En ese momento escucharon un ruido, Stan hizo señas de que se quedaran calladas, fue a cubrirse detrás de unos escombros mientras acechaba por una esquina a ver lo que sucedía, entonces vieron a personas, pero no parecían ser normales, tenían una tonalidad pálida en su piel.


- No son personas normales… y se acercan al hospital… - Hizo seña a Hammann la cual asintió, los dos prepararon sus armas para disparar en cualquier momento mientras más se iban acercando, no caminaban de una forma normal por lo que quizás no estaban conscientes, en ese momento y a señal de Stan, salieron y empezaron a disparar, las personas recibieron todas las balas, suficientes para matarlos pero, por alguna razón, seguían vivos. - ¿Eh?


- No son personas normales. – Expresó Amagi. – Shikikan-sama, no es algo que armas comunes puedan encargarse.


- Iré yo. – Kinu salió en ese momento, desenvainando su katana, corrió con velocidad suficiente para cortar a uno de ellos directamente en el centro del pecho, entonces se vio como una sangre azul salía de esa persona, pero no fue todo, tentáculos se asomaron por el corte. - ¿Cómo?


- Que es eso… - Expresó Hammann por debajo, nunca antes lo había visto, Stan chasqueó la lengua.


- No es momento de estar sorprendidas, hay que seguir atacando. – No perdió el tiempo y continuó con los disparos, aunque poco podían hacer, al menos lograba retener en algo a esos mutantes con tentáculos. – Akagi, intenta a ver si el fuego puede hacerles algo.


- Como diga Shikikan-sama. – La chica zorro sacó talismanes y arrojó hacia los enemigos, encendiendolos en llamas, aunque no los eliminó totalmente, si que pudo ralentizarlos lo suficiente.


- Eso servirá. – Kinu aprovechó para ir a atacar en ese momento, ya que quizás cortes normales no servirían contra ellos, buscó una forma distinta de eliminarlos, esta vez decidió apuntar a una zona cercana al cuello, cortando a uno cerca de la yugular, un gran torrente de sangre azul salió disparado pero seguía de pie, decidió hundir más la hoja hasta atravesar directamente toda la zona y cortando su cabeza, la sangre salió disparada y en ese momento el cuerpo cayó inerte al suelo. - ¡Eso es, hay que cortarles sus cabezas!


- Esa es una posibilidad. – Sonrió Stan. – Amagi, usa tus cañones, veamos si las explosiones son suficientes para partirlos en pedazos.


Ella asintió, invocando sus cañones, apuntó a un grupo que estaba en ese momento, hizo señal de que se cubran por el fuerte disparo que iba a realizar, el proyectil voló con fuerza hasta impactar la zona, muchos escombros se levantaron y se pudo ver que no quedó nada, solo manchas de sangre azul.


- Funciona, nuestros cañones igual pueden eliminarlos. – Expresó ella.


- Hay posibilidades entonces, todas, acaben con ellos haciendo uso de sus cañones, que no quede nadie vivo. – Las chicas asintieron, haciendo aparecer sus armas para empezar el fuego contra ellos.


Mientras tanto, dentro del hospital, se escuchaban todo lo que sucedía afuera, las explosiones y demás, lo cual asustaba a los niños.


- Calmados, todo estará bien. – Comentó Yuugure con una sonrisa. – Están peleando para protegernos.


- Es cierto. – Le siguió Albacore. – Alejemos todo lo malo jugando aquí.


- ¿Quieren escuchar una canción? Puede no parecerlo pero soy una idol, la gente adora mis canciones. – Sandy hacía buen trabajo distrayendo a los niños, de tal modo ellas pudieron mantenerlos calmados, la enfermera se sentía aliviada.


- Agradezco realmente el trabajo que hacen por mantener calmados a los niños, presenciar la guerra no es algo que realmente deban hacer.


- No es nada, nos encanta jugar. – Respondió Yuugure. – Lo entendemos porque igual somos niñas, aunque hemos luchado igual en muchas ocasiones…


- Son muy valientes para pelear a corta edad, no sé realmente lo que sean ustedes, pero ahora mismo, es lo mejor que tenemos para superar la adversidad.


- Claro… prometo que todos estarán a salvo mientras sigamos aquí. – Sonrió Yuugure, todo estaba tranquilo por ese lado y no había ningún peligro, entonces escucharon un ruido en la zona trasera.


- ¿Qué fue eso? – Preguntó Portland, de momento se quedaron callados, Albacore se puso delante de los niños para protegerlos en caso de que fuera un enemigo, Yuugure se acercó a la puerta para ver, entonces esta fue derribada de repente, aparecieron tres de esas personas mutantes, los niños empezaron a gritar del miedo.


- ¡Rápido, llévenselos de aquí, escóndanse en otro lugar! – Ordenó Yuugure, la enfermera empezó a actuar rápido y dirigió a los niños que seguían asustados a otro lado, quedando solo ellas contra esos tres.


- Hay que evitar que pasen de aquí, acabemos con ellos. – Albacore saltó con intención de darle una patada a la cabeza a uno de ellos, aunque impactó, fue como si no le sucediera nada. - ¡¿Que!? ¡Uooorgh! - Golpeó con fuerza a la rubia, tanto que la dobló e hizo escupir sangre en ese momento.


- ¡Albacore! – Portland no pudo reaccionar cuando otro la sujetó y empezó a golpear en el rostro, haciéndola sangrar de la boca.


- ¡Suéltala! – Yuugure reaccionó sacando su arma y disparándole pero, por más que le diera, no hacía nada. - ¡Eh!


- No son personas normales… qué diablos les pasa… - Expresó Albacore apenas recuperándose del ataque. – No existen personas tan fuertes…


- Ahora mismo es más necesario pelear contra ellos, hay que proteger a los niños. – La chica gato tuvo que golpear a uno para que lo derribara, a pesar de ello, tenían una gran resistencia incluso a la fuerza aumentada de todas ellas.


- ¡Maldito! – La rubia fue con su cuchillo a lo cual saltó para clavarlo en el cráneo de uno de ellos, lo hundió lo suficiente como para que alcanzara su cerebro, eso logró detenerlo. - ¡Sandy, lograron huir todos!


- ¡Si, están a salvo! – Informó la pelirroja.


- Perfecto, ahora podremos pelear sin posibilidad de retenernos. – Regresó al ataque, Yuugure ayudó a Portland a levantarse.


- ¿Te encuentras bien?


- Si… - Se limpió la sangre de la boca. – Golpean muy fuerte… se supone que personas normales no pueden hacernos este tipo de daño.


- Creo que no son normales… me pregunto si Shikikan estará enfrentando a estos ahí afuera…


- Si pudiéramos usar nuestros cañones aquí les harían daño, pero con los niños… - La peligris bajó la mirada.


- Por ahora, solo peleemos cuerpo a cuerpo, su cabeza es su punto débil, si se las cortamos o alcanzamos el cerebro, caerán. – Informó Albacore, fue por el siguiente apuntando una vez más a su cabeza pero de cierta forma lo vio venir y sujetó a la submarino del cabello. – ¡Aaah!


- ¡Albacore-chan! – Yuugure fue a su auxilio, tacleando directamente al mutante en el estómago, logró que soltara a la rubia pero ahora ella lo tenía de frente. – Seré valiente… aunque sea yo sola, voy a enfrentarte.


En ese momento y para su sorpresa, el propio mutante cortó su brazo, no supo como hasta que vio tentáculos salir de este, la pelinegra se sorprendió y buscó reaccionar pero estos la sujetaron directamente de ambos brazos.


- ¡Yuugure! – Albacore quiso auxiliarla pero el tercer mutante se puso en camino, golpeándola y mandándola a volar hasta impactar la pared. Yuugure seguía presa de los tentáculos de ese mutante, le estaba apretando fuertemente.


- S-suéltame… - Intentó librarse pero era realmente fuerte, apretaba con mucha presión sus brazos. – No… por favor… - La presión era bastante que sentía que iba a quebrarle los brazos, entonces…


*Crack*


- ¡AAAAAAAAAAAAHHHHHHH!


(…)


Las chicas del primer grupo, lideradas por Belfast se sumaron al canal, ya con sus cañones y avanzando sobre el agua, empezaron a ir con dirección hacia donde estaba esa criatura grande de la que no sabían nada.


- ¿Cómo vamos a enfrentar algo así? No es algo que jamás hemos visto. – preguntó Deutschland.


- Nuestra mejor opción ahora es atacarla con todo lo que tenemos. – Respondió Ranger. – Langley, combinemos el poder de nuestros aviones a ver si podemos hacerle un daño significante.


- Entendido, es nuestro trabajo como las portaaviones de mayor experiencia aquí. – las dos chicas lanzaron sus aviones en ese momento para ir a que ataquen.


- Surcouf, ve si puedes hacerle daño debajo del agua con tus torpedos. – La submarino francesa asintió.


- Intentaré todo lo posible.


- El resto, que preparen sus cañones, no sabemos que ataques pueda hacer esa cosa.


- Esa cosa es realmente fea. – Zara puso rostro de asco. – No quisiera tocarla para nada.


- Estoy de acuerdo mi querida hermana. – Pola asintió.


- Hay que mantenerse alerta ante cualquiera movimiento que haga. – Expresó Belfast, solamente vieron como esa cosa se movía sobre el agua sin hacer algo más, de forma realmente grotesca y tentáculos a sus alrededores.


- Observándolo de cerca, realmente me enferma. – Chicago tuvo escalofríos. – Espero que los disparos a distancia sean suficientes para acabarlo.


- … No está solo. – Señaló Sheffield, empezaron a aparecer buques negros.


- Genial… - Expresó Shiranui desviando la mirada. – Más enemigos.


- Hay que combatir. – Señaló Belfast. – Adelante chicas.


Empezaron a moverse en ese momento, los destructores enemigos comenzaron a disparar sus proyectiles, las chicas tuvieron que separarse, rompiendo su formación para esquivar los disparos, Sheffield sacó sus pistolas a lo cual empezó a disparar con estas junto a sus cañones, derribando uno de los buques enemigos, en ese momento aviones empezaron a ir contra ellas.


- ¡No lo harán! – Kirishima disparó cañones contra estos, Juneau, a pesar del miedo que tenía, igual tenía que pelear y entonces lanzó sus proyectiles anti aire, era la que más podía hacer contra los aviones.


- ¿Cómo está la situación con esa cosa? – Preguntó Ranger.


- Estoy a cien metros de ella, de momento no ha hecho nada. – Informó Surcouf. – Parece que solo avanza en línea recta y… ¡Aaah!


- ¡¿Surcouf!? ¿Qué pasó?


- Sacó tentáculos bajo el agua, eso me sorprendió… parece que tiene un mecanismo de autodefensa si nos acercamos demasiado, intentaré ver si mis torpedos le llegan.


- Entendido, hazle el mayor daño posible. – Terminó la comunicación. – Las que puedan, ataquen a esa cosa ahora.


Fusou, Jamaica, Zara, Chang y Deutschland dispararon contra el enemigo gigante, recibiendo los impactos, eso debería hacerle daño pero cuando el humo se esfumó, se vio que estaba como si nada.


- ¡Que carajos, no le hizo nada! – Expresó Deutschland.


- ¡Va a hacer algo! – Informó Zara, en ese momento vieron como el agujero que tenía justo en medio empezó a brillar por unos segundos, justo después de ello un gran rayo salió disparado, las chicas tuvieron que moverse para evitar el rayo el cual dividió el agua por unos segundos.


- Si nos hubiera dado esa cosa, estaríamos muertas. – Comentó Fusou.


- ¿No hay forma de detenerla? Eso realmente no es justo. – Se quejó Chang.


- Parece que solo podríamos tener una oportunidad si atacamos de cerca, pero con esos tentáculos en el camino. – Pensó Langley, la frustración estaba atacando a las chicas.


- Intentaré acercarme. – Sugirió Sirius. – Si puedo atacarle con mi espada en un punto débil, quizás podamos detenerlo.


- Es peligroso. – Belfast mostró su negativa. – Ya vimos el poder de ataque que tiene, si te acercas, podrías morir.


- Entiendo eso Belfast… pero debo hacerlo, luego podrá castigarme por mi insubordinación. – Sin decir más, la peligris se fue, Belfast no pudo hacer nada para detenerla.


- Esa chica… que alguien la acompañe, estará mejor si van dos.


- Yo me encargo. – Respondió Kirishima. – Soy una ninja, así que soy una experta en huir.


- Te lo encargo. – Así la pelimorada fue tras Sirius, en ese momento Belfast recibió una comunicación de su comandante. – Amo ¿pasa algo?


- Por ahora, sigan encargándose de esa cosa, nosotros iremos por nuestro lado para intentar localizar la bomba, eviten que vuelva a disparar.


- Como diga… solo tenga cuidado, no quiero que le pase nada.


- No te preocupes, soy lo suficientemente fuerte para cuidarme. – pudo saber que Takumi estaba sonriendo al otro lado. – Nos vemos después.


- Entendido amo, buena suerte. – terminó la comunicación, sabiendo que sus comandantes iban a ponerse en peligro buscando la bomba, tenían más razón para resistir, no podían permitir que se acercaran más, lucharían con todo.


(…)


Con el segundo grupo, la eliminación de esos mutantes fue dura, gracias al descubrimiento de Scharnhorst, pudieron acabar con ellos cortando sus cabezas, ahora podían seguir hasta adentrarse al palacio.


- Es un sitio algo grande, hay que abarcar distintos lugares. – Comentó Sebastián.


- No podemos darnos el lujo de separarnos, no con todo el peligro que existe. – Comentó Edric.


- Eso lo sé… pero no tenemos otra opción, nos puede esperar algo mucho peor si solo tomamos un camino. – Expresó Annie.


- Entonces tomemos esa opción, hay tres caminos, vamos por separado y estaremos en contacto. – Sugirió Sebastián, asintieron, de tal modo Annie y Hajime tomaron un camino, Dorian y Mirt otro y Sebastián y Cossethe el último, con los equipos divididos, empezaron a moverse. Por su lado, Laffey se veía algo preocupada mientras más se adentraban, Ayanami pareció darse cuenta.


- ¿Sucede algo Laffey? – Preguntó la castaña pálida.


- … Laffey se pregunta si Javelin está aquí.


- Debe estarlo… la encontraremos y entonces la traeremos de vuelta a nuestro lado, es nuestro deber como sus amigas.


- Si… Laffey desea eso…


- Vienen más enemigos. – Informó Erebus, ahí vieron más de esos mutantes, estos llevaban trajes de mayordomos y mucamas, debían ser los trabajadores del palacio.


- Eran personas totalmente ajenas a todo esto… que los dioses les acompañen al otro mundo. – Hiei sacó su katana y en un rápido movimiento cortó la cabeza de uno de ellos.


- Siempre buena con la katana Hiei-neesan. – Comentó Haruna, la pelinegra sonrió. Ayanami fue por otro el cual cortó sin problemas por su cabeza, Sebastián empezó a disparar para ralentizar a uno en lo que llegó Baltimore y le golpeó a este con un uppercut, sacándole la cabeza de raíz.


- A eso se le llama fuerza. – Sonrió con determinación.


- Bien hecho Baltimore. – Sonrió Sebastián, la castaña se sonrojó levemente. – Creo que no habrán más enemigos por aquí, hay que continuar. – Todas asintieron, ya entonces cuando avanzaron por una esquina, un proyectil impactó cerca de ellos, Dakota pudo intervenir a tiempo, bloqueando con otro proyectil lo cual causó que el pasillo acabara hecho un desastre.


- ¿De dónde rayos vino eso? – Preguntó Cleveland.


- No estamos solos… - Expresó Scharnhorst por debajo, debían encontrarse más de las chicas ahí.


- Javelin… donde estás… - Comentó Laffey, el humo seguía bloqueando su vista, en ese momento del humo salió una figura la cual iba en dirección a la chica con orejas de conejo, Ayanami pudo apartarla a tiempo, bloqueando el ataque con su espada, la que salió fue una chica rubia de cabello corto.


- No lastimarás a mi amiga. – Declaró ella, chocó su acero de su espada con el del mosquete que ella llevaba, peleando duramente en esa zona, pero no pasó mucho para que otro proyectil impactara, alertando a todos, eso hizo que la chica aprovechara a retroceder.


- Se está alejando, deberíamos seguirla. – Sugirió Charles.


- No tan pronto, podría ser una trampa. – pensó Sebastián. – No podemos avanzar sin cuidado aquí.


- Es verdad. – Asintió Cossethe. – No podemos ser imprudentes. – Y en ese momento tentáculos se acercaron casi a la francesa con tal de atraparla, Hiei reaccionó a tiempo, cortando estas. – Gracias Hiei…


- No es nada Shikikan. – Vieron más de esos mutantes los cuales tenían tentáculos por brazos. – Llegaron más enemigos.


- Hay que atravesarlos todos. – Expresó Cleveland. – Estos malditos no sabrán con quienes se metieron.


- Vamos. – Señaló Sebastián. La batalla en todos lados seguía bastante dura, la situación avanzaba y el tiempo se acortaba, necesitaban lograrlo.

Nuevamente, desde el set, se encontraba Akashi sentada en el sofá, contando gemas con sus manos.


- Bienvenidos de vuelta-nya a otra edición del rincón histórico de Azur Lane, nuestra invitada de hoy es alguien que ama la justicia y tiene una gran familia, denle la bienvenida a Charles Ausburne.


En ese momento la castaña entró al set, se sentó en el sofá con los brazos cruzados.


- Bienvenida-nya, me alegra tenerte aquí.


- Claro, supongo que invitar a la líder de los Little Beavers es un gran honor. – Respondió de forma segura.


- Claro-nya, pasando a lo importante, formas parte de una gran familia, la clase Fletcher tiene cientos de buques-nya, como se siente tener muchas hermanas.


- Bueno, muchas de ellas son mis hermanas a las cuales adoro mucho, por eso mismo armé mi propio escuadrón con algunas de ellas, y yo soy su orgullosa líder, espero pronto pueda reunirme con todas ellas.


- Es bueno saber eso-nya… ahora respecto a tus logros históricos… tuviste muchos logros en campañas, Guadalcanal, las Islas Solomon, las islas Marianas y otros lugares, tuviste una vida muy activa.


- Es cierto, tuve mis mayores enfrentamientos en esos lugares. – Respondió la castaña con orgullo. – Fueron batallas muy divertidas pero luego decidieron transferirme a otro lugar.


- Es verdad, serviste como parte de Alemania durante un tiempo hasta que finalmente te desmantelaron, al menos no acabaste hundida como otras.


- Oye, eso no es precisamente algo bueno. – Expresó la castaña con seriedad. – Me hubiera gustado servir un poco más pero incluso yo llegué a mi limite.


- Entonces-nya… en la actualidad ¿Cómo ves las cosas?


- Me alegra estar de regreso a la acción, puedo llevar a cabo mis acciones para mejorar este mundo, la justicia siempre prevalecerá mientras me encuentre aquí y espero volver a juntar mi escuadrón, tenemos bastante por lo cual pelear para que este mundo vuelva a su cauce normal.


- Unas palabras muy interesantes-nya ¿Qué opinas de tu Shikikan?


- Puede parecer algo cobarde pero entiendo que busca mí mismo ideal, quiero demostrar que puedo pelear con todo y entonces podamos alcanzar nuestras metas juntos.


- Grandioso-nya, eso sería todo el día de hoy, gracias por venir, normalmente te cobraría gemas, pero… - escalofríos recorrieron su cuerpo. – Mejor dejo eso de lado, gracias por venir.


- No es nada. – Sonrió ella.


- Nuestra siguiente invitada será Sirius-nya, nos vemos en la próxima edición. – Se despidió del set.


----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Todo está lejos de terminar, cada lado tiene sus propios problemas y buscan una forma de poder arreglarlo, si que en tal caso las cosas solo pueden llegar a complicarse con lo que venga, nos espera más acción para el siguiente cap, nos vemos entonces. Bye bye.

Lockhart Lockhart
꧁༒☬ZeℝØ-ᎦᎬᏁᎮᎪᎥ☬༒꧂ ꧁༒☬ZeℝØ-ᎦᎬᏁᎮᎪᎥ☬༒꧂
Popyland. Popyland.
Laharl Laharl
Yuukuru Yuukuru
Reencarna Reencarna
ragnok22 ragnok22
Lorde Slayer Lorde Slayer
Ahkilendra Ahkilendra
 

Registrado
19 May 2012
Mensajes
124
Ubicación
En algun lugar del multiverso
una especie de zombis mutantes y mas encima un monstruo de tentaculos gigantes que ni le pudieron hacer daño esto esta mas peligroso de lo que pensaba ademas de eso parece que les esta yendo bastante mal al grupo de yuugure que dejaron a cuidar a los niños.

Aunque me pregunto que paso en el palacio considerando que los que trabajaban hay se transformaron en esos zombis por que eso quiere decir que se transformaron hace tiempo ya que nadie a entrado al palacio desde la desaparición de la familia real.

bueno estuvo interesante el capitulo espero el proximo
 

The Blazing Flash That Shatters The Darkness
Registrado
7 May 2016
Mensajes
938
Pobre yuugure, siento que la ira de kinu caerá sobre su comandante aunque el no tenga la culpa, sirius fue muy temeraria al mandarse así e ignorar oredenes pero es algo necesario para que puedan derrotar a lo que sea que sea esa cosa que les ataca, no se por que pero en mi mente recorrió la idea de que ella con gusto recibiría cualquier castigo que le diera su comandante xD
No importa como se mira las situaciones se les medio salieron de control al grupos con los mutantes y el monstruo desconocido, son muchas cosas inesperadas
 

Comenzando pillaje.
Registrado
26 Sep 2009
Mensajes
1,365
Ubicación
Chile
Justo cuando creías que las Sirens eran un problema ahora aparece un grupo terrorista y mutantes tentaculares, eso ultimo me hizo recordar a Girls Frontline. Esto se esta poniendo feo para el team kansen.
 

Giga Drill Breaker
Registrado
2 Jul 2009
Mensajes
961
La variedad de enemigos es a tomar en cuenta xD pero al final la solución es atacar con armamento pesado. Laffey continua preocupada por su amiga solo espero que llegado el momento no se deje llevar por lo que siente aunque me temo que sera de esa forma.

Buen capitulo.
 

Candy Candy~
Moderador
Buenas, estamos en otro lunes para postear el cap, vamos a responder antes.

una especie de zombis mutantes y mas encima un monstruo de tentaculos gigantes que ni le pudieron hacer daño esto esta mas peligroso de lo que pensaba ademas de eso parece que les esta yendo bastante mal al grupo de yuugure que dejaron a cuidar a los niños.

Aunque me pregunto que paso en el palacio considerando que los que trabajaban hay se transformaron en esos zombis por que eso quiere decir que se transformaron hace tiempo ya que nadie a entrado al palacio desde la desaparición de la familia real.

bueno estuvo interesante el capitulo espero el proximo
Ya como se dice, si que por ahí, pasó su tiempo desde que fueron transformados, la verdad que hay algo detrás de todo ello.

Pobre yuugure, siento que la ira de kinu caerá sobre su comandante aunque el no tenga la culpa, sirius fue muy temeraria al mandarse así e ignorar oredenes pero es algo necesario para que puedan derrotar a lo que sea que sea esa cosa que les ataca, no se por que pero en mi mente recorrió la idea de que ella con gusto recibiría cualquier castigo que le diera su comandante xD
No importa como se mira las situaciones se les medio salieron de control al grupos con los mutantes y el monstruo desconocido, son muchas cosas inesperadas
Con Kinu ya se verá, pero si que el haber dejado sola a Yuugure no es algo que ella podrá perdonarse, igual no podían saber que algo así sucedería.

Justo cuando creías que las Sirens eran un problema ahora aparece un grupo terrorista y mutantes tentaculares, eso ultimo me hizo recordar a Girls Frontline. Esto se esta poniendo feo para el team kansen.
La verdad que no solo las sirenas serán enemigas, tengo grandes planes para este grupo terrorista y que sacará mucho juego a futuro.

La variedad de enemigos es a tomar en cuenta xD pero al final la solución es atacar con armamento pesado. Laffey continua preocupada por su amiga solo espero que llegado el momento no se deje llevar por lo que siente aunque me temo que sera de esa forma.

Buen capitulo.
Algo va a pasar con Laffey, ya es algo que verás en este cap jajaja.

Bueno, ya sin nada más que decir, vamos con este cap que me salió algo largo, que lo disfruten.

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Capítulo 38



Mientras las kansen se encargan de aquel monstruo que se encuentra en el canal, los comandantes se pusieron en marcha hacia el Big Ben para encontrar la bomba nuclear, necesitaban recuperarla y en su caso desactivarla para evitar que destruya todo Londres, por ello empezaron a moverse lo más rápido que podían para llegar.


- ¿Qué tan lejos estamos del lugar? – Preguntó Takumi.


- Creo que son solo unos cinco kilómetros, eso sería como unas cuatro cuadras si vamos corriendo. – Informó Adrien, ya mientras seguían corriendo, observaron a rebeldes aparecer pero eran distintos, tenían piel palida y sus ojos brillaban con un color azul. - ¿Qué es eso?


Hajime no perdió el tiempo y fue a atacar con la vaina de su espada para detener a uno más cuando le golpeó, no le hizo nada de daño y este atacó, tuvo que saltar hacia atrás.


- ¿Qué pasa ahora? – Preguntó Sascha.


- Parece que no son personas comunes. – Respondió Takumi con seriedad. – No son gente contra la que podamos ir de forma suave, hay que derribarlos.


Adrien apuntó con su rifle a uno de ellos y disparó, esperando que eso pudiera derribarlo, a pesar de que le atravesó la bala el pecho, seguía moviéndose como si nada.


- … Dejaron de ser humanos… - Expresó por debajo. – Esto es realmente malo.


- ¿No deberíamos de huir? Es mejor no pelear contra ellos. – Sugirió el ruso.


- No tenemos otra forma de llegar a nuestro objetivo a menos que atravesemos estas cosas. – Respondió Takumi, lanzando una patada a uno de ellos para al menos alejarlo. – Maldición, son muy resistentes.


Hajime tuvo que sacar sus dos katanas para atacar en ese momento, no deseaba hacer daño sin razón a alguien pero era una situación crítica, pasó para realizar un corte al costado de uno de ellos, vio como sangre azul salía de la herida y entonces se sumaron lo que parecían ser tentáculos.


- ¡Aléjate! – Adrien le gritó al japonés que saltó hacia atrás, los tentáculos casi lo sujetan, en ese momento Adrien disparó directamente a la cabeza de ese rebelde y entonces lo derribó, viendo que estaba inmóvil. – Así que la cabeza es su punto débil, apunten ahí.


- Entendido. – Asintió Takumi el cual se puso en posición, una sonrisa cruzó su rostro. – Así que te crees duro, veamos que tal será cuando te ponga una paliza. – Comenzó su ataque con varios golpes al pecho de uno de ellos, aunque resistía bastante los ataques, quiso sujetar al peliazul pero lo esquivó y dio un salto con una patada directamente a su cabeza para aturdirlo un poco. - ¿Qué sucede? ¿Eso te sacudió el cerebro? Ahora pasemos a esto. – Sacó la Katana que llevaba y entonces con un giro le apuñaló directamente a la zona de la carótida, una gran cantidad de sangre azul salía de ahí y aplicó más fuerza hasta separarle la cabeza del cuello. – Listo.


- Veo un hueco por donde pasar. – Señaló Sascha, Adrien asintió.


- Sigamos, no tenemos más tiempo que perder.


- Ya rugiste. – Sonrió Takumi, pasando de lado mientras cortó a otro, Hajime también pudo despejar un poco el camino derribando a otros, de tal manera lograron avanzar y seguir sin detenerse para acercarse al lugar objetivo.


- Pudimos salir de esa sin mucho daño. – Sascha soltó un suspiro de alivio.


- No podemos relajarnos demasiado, no sabemos en qué momento podrían atacarnos de nuevo. – En ese momento recibieron una comunicación de las chicas en el canal. - ¿Pasa algo?


- Aquí Belfast… ha surgido un problema.


- ¿Cuál?


- … Sirius decidió ir por su cuenta a enfrentar a la criatura. – Eso alarmó a Adrien.


- ¿Qué es lo que está pensando?


- Fue demasiado tarde para intentar detenerla, al menos envié a Kirishima para que la acompañe, solo espero no se haga mucho daño.


- Luego trataremos ese asunto, nosotros estamos en camino y encontramos enemigos que parecen ser resistentes y sacan tentáculos.


- Entendido, igualmente, cuídense. – De esa forma Belfast terminó la comunicación, ella siguió mirando al frente mientras las demás chicas mantenían a raya los buques enemigos que estaban llegando.


- No dejan de llegar. – Expresó Zara mientras derribaba a otro con sus cañones. – Esto no parece que se acabe en cualquier momento.


- Solo podemos resistir. – Respondió Fusou. – Pero pronto podríamos quedarnos sin aceite.


- Quizás esa cosa gigante es la causa. – Señaló Sheffield. – Realmente debe ser eliminada.


- Entonces que Sirius y Kirishima se encarguen. – Pensó Belfast. – (Espero no suceda nada malo)


Mientras tanto, la maid siguió su avance directo hacia la criatura, no mucho después Kirishima logró alcanzarle.


- Belfast me envió para apoyarte, sabes que estás haciendo una locura ¿cierto?


- Lo sé. – Asintió la peligris. – Pero no tenemos otra opción, si logro alcanzar un punto débil con mi espada, tomaré esa oportunidad.


- Entendido… vamos entonces. – Las dos empezaron a avanzar con velocidad hacia la criatura, esta empezó a sacar sus tentáculos para atacarlas, esquivando rápidamente cada ataque que iba hacia ellas y con su katana fuera, Kirishima empezó a cortar los apéndices. – Estas cosas asquerosas.


- Me encargaré del otro lado. – Sirius sacó su espada y fue por la izquierda, llevándose una cantidad de tentáculos que la perseguían, tuvo que ver de reojo mientras la seguían, en cierto momento dio una vuelta rápida y con su espada pudo cortar varios de los tentáculos en ese momento, viendo sangre azul salir expulsada y cayendo al mar.


Por el otro lado Kirishima se movía con todo, lanzó unos cuantos kunais para ralentizar los tentáculos, necesitaba ver cómo podría deshacerse de ellos, en ese momento lanzó unos cuantos proyectiles de sus cañones, los tentáculos los esquivaron pero entonces Kirishima aprovechó, desapareció en ese momento y apareció por encima, cortando a la mitad con su katana a tres tentáculos, uno de ellos vio venir el ataque de la ninja y entonces la golpeó con fuerza en el abdomen.


- ¡Aaargh! – Sintió bastante dolor e incluso la parte de su máscara se manchó de rojo debido a que escupió sangre pero eso no la detuvo, sujetó el tentáculo en ese momento que empezó a moverse con fuerza para apartarla. - ¡No me mandarás a volar! – Pudo aprovechar el tentáculo para pararse encima y usarlo de plataforma y saltar en ese momento vio el panorama de la criatura y lo que estaba al frente, un punto justo en medio que parecía ser un hueco con un ojo, fue lo que pudo observar antes de caer nuevamente al agua de pie y alejarse, aprovechando para reunirse con Sirius.


- ¿Viste algo? – Preguntó la maid.


- Si, tiene un ojo en la parte de en medio aunque es un punto algo chico, creo que si le hacemos daño, podría estar más vulnerable.


- Entendido, debemos llegar ahí.


- El problema es cómo, esos tentáculos, siguen estorbando para que no podamos acercarnos.


- Es verdad…


- ¿Necesitan ayuda? – Para sorpresa de ambas chicas, Surcouf salió a la superficie en ese momento.


- Rayos, me asustaste. – Expresó la ninja, la submarino francesa soltó una pequeña risa.


- Lo lamento, si necesitan una distracción, puedo ofrecerme, si disparo torpedos desde abajo, deberá prestarme atención.


- ¿Estarás bien? Es peligroso. – Preguntó Sirius.


- Lo tengo todo asegurado, esto es por el bien de todas. – Asintió Surcouf. – Vayan, ya me encargo. – Nuevamente volvió a sumergirse, las otras dos chicas asintieron mientras se pusieron en marcha. Bajo el agua, Surcouf empezó a moverse, con la plataforma submarina que invocó, comenzó a moverse con velocidad, varios tentáculos buscaron atacarla pero los esquivaba. – Vayan, torpedos.


Varios torpedos fueron disparados desde la plataforma submarina de Surcouf, impactando directamente contra otros tentáculos pero igual eran esquivados o destruidos, Surcouf aprovechó para distracción para pasarlos de lejos y seguir adelante, quizás realizar algo a la parte de soporte de la criatura podría desequilibrarlo por lo que fue directamente a esa zona, cargó una nueva oleada de torpedos y disparó a esa zona.


Mientras tanto en la superficie, Sirius y Kirishima vieron como la criatura parecía estar ocupada y entonces una explosión ocurrió a sus pies, de repente la criatura empezó a irse de lado, como si perdiera el equilibrio, era la señal para empezar a moverse.


- Vamos. – Ordenó la ninja. Las dos chicas comenzaron a moverse con tal de subir encima de la criatura ahora que estaba vulnerable, sus tentáculos empezaron a moverse pero les fue más fácil el esquivarlo, ya finalmente estaban cerca y entonces saltaron para subirse encima, aterrizando sobre este. – Uggh, se siente como gelatina, que asco.


- Hay que ir al centro. – Comentó Sirius, las dos chicas comenzaron a correr sobre la superficie gelatinosa de la criatura mientras iban más al centro, entonces notaron que no había tanta resistencia por parte de esta.


- (Que raro… estamos encima de ella y no hace nada, no puedo evitar tener un mal presentimiento…) – Pensó Kirishima, en eso vio unos poros de la superficie abrirse al lado de Sirius y entonces algo como cañones salieron de estos, sus pupilas se dilataron. - ¡Sirius, cuidado!


- ¿Eh? – A pesar de la advertencia de Kirishima, fue demasiado tarde, los cañones dispararon a quemarropa a la maid, recibiendo el impacto de frente, una gran explosión se formó.


- ¡SIRIUS!


Un ataque de tal índole no es algo que puedan resistir, Kirishima pensó que Sirius estaba acabada con ese ataque pero, para su sorpresa, la maid seguía ahí luego de que el humo se despejara, su ropa estaba casi rota y quemada, dejando ver su ropa interior, su cabeza estaba sangrando y tenía varios cortes.


- … Cough… - Tosió sangre, a pesar de todo, seguía de pie. – Esto… no es suficiente para acabar conmigo, por mi amo… voy a derrotarte.


- ¡Yo destruiré los cañones, sigue adelante! – gritó Kirishima, Sirius asintió y continuó adelante, más cañones aparecieron pero la ninja se adelantó, lanzando kunais, tapaba los cañones los cuales explotaban por el agujero, de tal modo Sirius pudo continuar hasta llegar a la zona de en medio, ahí el ojo la observó, ella respiraba agitadamente.


- Se acabó… no seguirás causando más daño… - La maid empuñó la espada frente al ojo. – Este es tu fin ¡Aaaaaaaahhhh!


Clavó la espada en el ojo y en ese momento un gran chillido se escuchó, la criatura empezó a agitarse con fuerza, Kirishima casi pierde el equilibrio.


- ¡Q-Que pasa! – En ese momento vio como todos los poros se abrieron, saliendo cañones, ella se puso pálida. – U-Un momento, esto no puede ser…


- ¡No harás nada! – Sirius empezó a presionar más contra el ojo ya destruido, mucha sangre azul salió de la cuenca mientras enterraba más profundamente la espada, esta llegó hasta el fondo hasta que de repente la criatura se quedó quieta, había alcanzado el cerebro.


“Secuencia de autodestrucción en veinte segundos”


- ¡¿Autodestrucción!? – Kirishima vio a Sirius. - ¡Hay que salir de aquí!


- Ya voy… - La maid sacó su espada pero cuando quiso avanzar, se cayó de lado. – Rayos… ya no tengo fuerzas…


- Maldición. – Kirishima corrió rápido hacia Sirius y entonces la sujetó, cargándola en su espalda. – Espero pueda correr rápido. – Empezó a correr mientras la cuenta regresiva continuaba, al menos logró bajar de la criatura pero no sabía que tanto era el rango de la explosión.


5… 4… 3… 2… 1…


En ese momento una gran explosión ocurrió, la criatura acabó en pedazos mientras una gran nube de humo empezó a alzarse, Kirishima salió volando debido a la onda expansiva, aterrizando pesadamente sobre el agua, ya solo pudo voltear a ver por la gran bola de fuego que se formó por la explosión.


- ¿Están bien? – Surcouf salió a la superficie en ese momento. – La explosión agitó el agua bastante, menos mal me alejé.


- Ya destruimos esa cosa… - Respondió Kirishima con alivio. - Sirius hizo un buen trabajo.


- Si… - La maid peligris se limitó a sonreír. – ya no tengo energías… quiero descansar…


- Es cierto… yo igual estoy cansada. – Kirishima sonrió a través de su mascarilla. Ya con las demás, vieron como los buques enemigos empezaron a retroceder luego de que la criatura fuera destruida.


- ¿Se están retirando? – Preguntó Chicago con asombro.


- Lo lograron. – Sonrió Belfast. – Esta pelea terminó.


- Menos mal… - Langley soltó un suspiro de alivio. – Hicimos bien en resistir.


- Eso es un problema menos. – Comentó Ranger. – Podemos regresar a tierra chicas, hemos ganado esta batalla. – Poco después volvieron Kirishima y Surcouf, la maid seguía en la espalda de la ninja.


- Sirius. – Belfast se acercó a ver, observando el estado herido de su compañera. – Como la maid en jefe, no apruebo totalmente tu modo de hacer las cosas… pero no quita que haya sido efectivo, bien hecho.


- … Agradezco escuchar eso… ahora tengo sueño, permiso para descansar…


- Concedido. – Sonrió Belfast, Sirius cerró los ojos para dormir por el cansancio.


- Oye, no la cargaré todo el camino. – Se quejó Kirishima, Belfast soltó una pequeña risa.


- Aguanta por ahora… debemos volver, hay que apoyar a nuestros comandantes. – Todas asintieron, se movieron para volver a tierra y ayudar a los comandantes, una batalla terminó y ganaron pero faltaba más para que la guerra terminara.


(…)


Continuando su recorrido a través del castillo real, Sebastián y Cossethe junto a sus chicas, avanzaban por una de las alas mientras revisaban las salas, encontraban más de esas personas pálidas con tentáculos, acabando con ellas.


- ¿Cómo es que terminaron de esa forma? – preguntó la francesa.


- No tengo idea… pero obviamente no es algo hecho por el humano o producto de la radiación… - pensó Sebastián. – Por ahora, no podemos bajar la guardia, no sabemos que otros peligros podrían esperarnos aquí.


- No importa cuantas de esas cosas vengan, acabaremos con ellas. – Sonrió Cleveland con confianza.


- No hay que confiarse demasiado. – Respondió Erebus, en eso cerró sus ojos. – Las presencias aquí no pueden descansar en paz a menos que sean destruidas… es como si hubieran sido corrompidas por una fuerza externa, puedo sentirlo en sus auras.


- Realmente no entiendo como eso funciona, pero solamente debemos matarlas. – Simplificó Charles.


- Vienen más. – Informó Scharnhorst, en ese momento más de esos mutantes aparecieron y empezaron a pelear, las chicas se adelantaron para acabar con estos, atacando directamente a las cabezas las cuales cortaban o destrozaban. Laffey miraba para todos lados como buscando algo.


- ¿Qué buscas? – Preguntó Ayanami.


- … Javelin no se encuentra aquí tampoco.


- … La encontraremos, eso es algo seguro-des, por ahora es más importante pelear.


- … Es verdad, Laffey no bajará la guardia. – Siguieron moviéndose, en ese momento llegaron a una sala algo extensa por la cual se situaba una fuente al otro lado.


- No hay nada por aquí. – Comentó Dakota.


- Es solo una sala vacía. – Expresó Baltimore. – Quizás debamos volver por el otro lado.


- Es verdad. – Asintió Cleveland. – Vamos y…


Antes de que dieran la vuelta, humo blanco empezó a rodear toda la sala, se pusieron alerta ante cualquiera ataque que pudiera ocurrir.


- No actúen por su cuenta, no sabemos desde donde podrían atacar. – Expresó Sebastián, las chicas se mantuvieron alerta, Laffey y Ayanami estaban juntas mientras observaban a todos lados.


- ¿Ves algo Laffey? – Preguntó la japonesa.


- Nada Ayanami… - En ese momento Laffey detectó algo, una lanza iba directo a Ayanami, reaccionando rápido apartó a su amiga.


- ¡¿Laffey!?


*SPLAT*


- Agh… agh… - El humo se disipó, todos pudieron ver lo que ocurrió, una chica de cabello morado y vestido estaba ahí sujetando una lanza y Laffey estaba colgando de ella, la lanza había atravesado su cuello totalmente. - … Ja… Javelin…


La chica que atacó era Javelin, esta solo vio con asombro a Laffey la cual colgaba de su arma, la chica con orejas de conejo escupió sangre mientras la dejaba caer, quitando su arma, el gran agujero en el cuello de Laffey no dejaba de sangrar.


- N-No… Laffey… yo no quería…


Ayanami se quedó totalmente tiesa, ver a su amiga con esa gran herida, con un gran charco de sangre saliendo de ella, ahogándose por el agujero, de repente empezó a hiperventilar.


- L-Laffey… no… no mueras… por favor… - En ese momento algo en la mente de Ayanami empezó a reaccionar, solo veía el cuerpo inmóvil de Laffey en el suelo con el charco de sangre rodeándola, se negaba a creer que su amiga había muerto. – No… no quiero esto… Laffey… por favor…


1110000001111100001010101010100000111110000


“Demon Mode… Activated”


Los ojos de Ayanami empezaron a brillar de color carmesí mientras un aura empezó a rodearla, Erebus se puso de rodillas.


- ¿Qué pasa? – Preguntó Cossethe.


- … Esta aura… es muy peligrosa… Ayanami… se está descontrolando…


En otro lugar, Annie y Edric junto a sus chicas iban por otra aula, también habían encontrado enemigos también por su lado pero los acababan, de momento no había nada más.


- Por suerte no hemos visto nada de peligro. – Expresó la peligris.


- Ha estado muy tranquilo… bastante… - pensó Edric.


- ¿Piensas en algo?


- No sé, pero creo que hay algo malo más adelante.


- Si mi querido piensa eso, es que debe ser verdad. – Expresó Vampire con una sonrisa.


- Entonces debemos avanzar con cuidado. – En ese momento hubo un cambio repentino de temperatura, todo el pasillo empezó a sentirse frío. – Que hay con este frío repentino.


- Creo que proviene de la siguiente sala. – Apuntó el inglés al frente donde se situaba una puerta, se acercaron a ella y al tocar la perilla, quemaba de lo fría que estaba.


- La abriré. – Sugirió Enterprise, tomando la perilla lentamente la abrió, procurando que no haya un enemigo al otro lado, en ese momento la abrió y observó de reojo lo que estaba dentro, en ese momento su expresión mostró terror. – Q-Que es esto…


- ¿Qué hay dentro? – Preguntó Annie.


- … Deben verlo por ustedes mismos… - Abrió la puerta para que vean lo que estaba dentro, eso los dejó helados. Capsulas se hallaban dentro, casi igual a las que contenían a las chicas pero eran de color negro y tenían una consistencia carnosa, no solo eso, sino que estaban ocupadas, los mutantes mayordomos y criadas que vieron antes, había gente de estas capsulas flotando en un líquido azul, como si estuvieran en un estado de incubación.


- ¿Cómo pueden hacer esto? – Preguntó Noshiro con asombro.


- Entonces… así es como hacen esos mutantes con tentáculos… los incuban en personas… - Pensó Edric, en eso miraron más alrededor de la sala, observaban de reojo las incubadoras y las personas suspendidas dentro.


- ¿No hay forma de sacarlos? – Preguntó Naka, Prinz intentó golpear uno de estos pero era resistente, como si rebotara su golpe.


- Es imposible… además… parece que nada puede hacerse. – Vieron tentáculos surgir de los orificios de las personas, Annie apretó los dientes.


- Rayos… no pudimos salvar a estas personas.


- Aquí hay algo. – Formidable encontró algo sobre una repisa, era una especie de libreta de investigación, se acercaron para ver, dentro había varias hojas de observaciones respecto al crecimiento de estas incubadoras y los efectos que sufren.


- Es como si experimentaran con estas personas… que clase de monstruo lo haría… - Expresó Edric, en eso leyeron algo más, ahí decía la palabra “Sirenas” – Sirenas… es lo que nos dijeron antes que trabajan con ALADUC ¿acaso estas sirenas son las responsables de todo esto?


- Parece ser el caso… - Respondió Annie mirando una incubadora. – No sabemos que son realmente… pero son un enemigo fuerte como para crear mutantes… es realmente un peligro para la humanidad.


En ese momento, todas las incubadoras empezaron a abrirse y cada uno de los mutantes dentro salieron, rodeando al grupo.


- De repente se puso peor. – Expresó Edric con seriedad.


- Hay que luchar, esto no puede llegar más lejos así que terminemos con esto. – ordenó Annie, era una situación mala pero no iban a rendirse, no dejarían que el plan de ALADUC y las sirenas fuera más lejos.


(…)


Stan y sus chicas seguían combatiendo a los mutantes para evitar que se acercaran al hospital, Kinu y Akagi lograron acabar con la mayoría por lo que parecieron detenerse en ese momento.


- Ya no hay más por los alrededores. – Amagi observó para asegurarse.


- Parece que lo logramos. – El pelirrojo soltó un suspiro de alivio. – El hospital deberá estar a salvo.


- Es cierto… - Expresó Amagi, pero entonces hubo algo, a pesar de todo, debería haber ruido adentro. – Sin embargo… se siente muy callado dentro, y deberían haber salido una vez pasara el peligro.


- … Esto es malo, vamos rápido adentro. – ordenó Stan, el grupo se apresuró a ir adentro mientras avanzaban por los pasillos, llegaron hasta la sala donde deberían estar las otras chicas con los niños, solo para encontrarlas en el suelo y uno de los mutantes sujetando a Yuugure, sus brazos estaban doblados.


- ¡Yuugure! – gritó Kinu, la peligris no perdió el tiempo y corrió rápidamente con su katana, pasando al costado para cortar la cabeza del mutante que sujetaba a la chica gato pelinegra, cayendo al suelo. - ¡Yuugure, resiste!


- … Kinu-san… - Ella apenas podía hablar, las demás se encargaron de los otros dos que estaban ahí.


- Maldición… - Stan chasqueó la lengua, fue con Albacore que era la menos lastimada de las cuatro. – Albacore, que mierdas pasó.


- … Comandante… lo siento, parece que nos atacaron por detrás, al menos la enfermera pudo llevarse a los niños a otra sala, pero nosotras… Yuugure recibió lo peor, sus brazos…


Kinu pudo revisar, Yuugure tenía los brazos totalmente destrozados, se los habían roto totalmente, la peligris apretó los dientes con fuerza.


- ¡CARAJO! – Stan golpeó el suelo con fuerza pos la frustración, como no pudo saber que algo como eso sucedería, ahora cuatro de sus chicas estaban heridas, peor, Yuugure tenía los brazos totalmente inútiles.


- No es su culpa Shikikan-sama. – Amagi buscó calmarlo. – Ni siquiera yo pensé que atacarían por detrás, por si acaso… yo igual comparto la culpa, soy la estratega y conozco de tácticas de ataque.


- Muy bien… se lo buscaron, acabaré con todos esos hijos de puta, hasta que no quede ninguno de ellos, el maldito responsable de todo esto, le sacaré los ojos y se los meteré por el culo para que luego se los coma con todo y mierda.


- Cielos. – Expresó Akagi con asombro. El pelirrojo se acercó a Yuugure la cual Kinu seguía sujetando.


- Albacore, San Diego y Portland pueden seguir peleando, pero Yuugure…


- Shikikan… déjela fuera, llévala de regreso a la base, no puede moverse, por favor, se lo suplico. – Ella se puso de rodillas, nunca antes se vio tan preocupada, el pelirrojo soltó un suspiro.


- No tenemos tiempo, incluso ahora mismo la base sigue estando bajo ataque, por si acaso, la llevaré cargada todo el camino.


- No puede hacer eso, no meta a Yuugure en más peligro. – Expresó la peligris.


- Kinu, no creas que eres la única que está sufriendo ahora… tenemos una batalla que continuar, vamos. – Dijo para terminar, Kinu apretó el puño por debajo al saber que Stan no pondría a Yuugure a salvo, ya por última ocasión se despidió de la enfermera al ver que no serían atacados de nuevo, se preocupó por Yuugure y ofreció tratarla pero no es algo que pudiera hacer ella, no es humana. La batalla iba a continuar y solo se complicaría mucho más.

- Hola-nya, aquí Akashi y venimos con otra edición más del rincón histórico de Azur Lane-nya, nuestra invitada de hoy es una maid la cual fracasa totalmente en su trabajo, hace un té sabor a agua con hierbas y es una masoquista de closet, denle la bienvenida a Sirius.


La maid apareció en ese momento, sentándose al otro lado del sillón mientras cruzó sus piernas.


- Gracias por traerme aquí, aunque siento que la descripción de antes está de más.


- Lamento eso-nya, ahora pasemos con algo de tu historia como buque. – Sacó las hojas para leer. – Participaste en una batalla en el mediterráneo, en la operación Husky y en otros deberes, pero mayormente fuiste escolta junto a Aurora-san, se puede decir que ustedes dos han sido compañeras por un buen tiempo.


- La señorita Aurora ha demostrado ser un buen apoyo, es alguien muy amable, servicial y atenta con todos, puedo decir que no tuve mejor compañía.


- Es bueno saber eso-nya, ahora respecto a tu situación actual ¿alguna opinión de tu comandante y flota?


- Me alegra servir a mi amo, cuando me encontró, estaba muy confundida al respecto, pero ha demostrado ser amable, respecto a mi flota, siento que algunas de estas señoritas buscan acercarse a mi amo más allá de lo permitido, al menos quisiera que pintaran una línea de lo respetable.


- Parece que alguien está celosa-nya… bueno, una última cuestión, realmente no entiendo porque eres una maid si eres pésima en ello.


- No tengo idea, pero adoro este trabajo, por más que me regañen, quiero ser de ayuda… se le acabó el té ¿no? Dame le sirvo. – Sirius tomó la tetera y empezó a servir el té en la taza de Akashi pero en ese momento el mango de esta se rompió y todo cayó sobre el regazo de la chica gato.


- ¡NYYYYYAAAAAAA! ¡Me quemaaaaaa!


- ¡L-Lo siento, iré por algo para limpiar! – Sirius se apresuró a buscar algo, fue a recoger un pañuelo pero en ese momento jaló cables con sus pies y ella se cayó, esos cables sostenían las luces del set, de repente todo se desestabilizó, el letrero, las luces, todo se cayó al suelo y quedó hecho un desastre, con Akashi enterrada bajo los escombros, Sirius solo pudo ver el desastre que causó. - … Lamento todo esto, aceptaré cualquier castigo que me den.


- N-No importa… - Exclamó Akashi enterrada. – Eso fue todo por hoy… la siguiente invitada será… Chang Chun… nos vemos… auxilio… llamen a un médico…



-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Sirius se llevó bastante protagonismo en este cap y respecto a Laffey ¿realmente ha muerto? Ayanami parece que causará un desastre, ya se sabe que las sirenas están detrás de todo y a ver qué sucederá con Yuugure que no pueden llevarla de regreso, muchas cosas sucedieron y hay más, se verá en el próximo cap, nos vemos entonces, bye bye.

Lockhart Lockhart
꧁༒☬ZeℝØ-ᎦᎬᏁᎮᎪᎥ☬༒꧂ ꧁༒☬ZeℝØ-ᎦᎬᏁᎮᎪᎥ☬༒꧂
Popyland. Popyland.
Laharl Laharl
Yuukuru Yuukuru
Reencarna Reencarna
ragnok22 ragnok22
Lorde Slayer Lorde Slayer
Ahkilendra Ahkilendra
 

Giga Drill Breaker
Registrado
2 Jul 2009
Mensajes
961
No lo puedo creer, eso fue una sorpresa ya que hirieron gravemente a Laffey. La verdad esperaba algo malo pero la escena donde se menciona que colgaba de la lanza me lo imagine xD rayos. Me pregunto como reaccionaran los demás con esto y en especial....

Buen capitulo
 
Arriba Pie