Fic Colectivo Azur Lane: Apocalyptic World (Cupos disponibles, comenzamos)

Candy Candy~
Moderador
azur_lane_logo-png.63575




Género: Ciencia ficción, acción, aventura, hentai, drama.

Sinopsis: Existe cierto proyecto secreto que las naciones del mundo han estado realizando en total secreto, algo acerca de armas especiales que se propagarían a diversos países con tal de tener una mejor seguridad y milicia, con sede en Estados Unidos, este proyecto reúne justamente almas de buques de la segunda guerra mundial, los cuales han tomado una forma humana como chicas, el nombre de este proyecto es Azur Lane.


El proyecto fue terminado y estaba a punto de realizarse los envíos, pero algo ocurrió, misiles nucleares fueron lanzados a la estratosfera y terminaron impactando en todo el planeta, esto es conocido como el peor desastre que ha ocurrido en la historia de la humanidad, dejando prácticamente millones de muertos y acabando con mucha flora y fauna en el planeta, la tierra acabó completamente desolada e infértil después de ese desastre…


20 años después, la humanidad no ha logrado recuperarse totalmente de ese desastre, los países perdieron comunicaciones entre ellos y hacen lo posible por sobrevivir, respecto al proyecto Azur Lane… quedó totalmente en el olvido, las armas que debían ser aquellas chicas terminaron por desaparecer y nadie ha podido encontrar algo al respecto…


De cierta forma, hay personas que lograron dar con información al respecto e intentan encontrar algunas de estas armas fabricadas por el hombre, sea por capricho propio o por planes personales, quien logre dar con una de estas, tendrá un arma poderosa que puede ayudarle a cambiar el mundo, desde ahora comienza la búsqueda…


En resumen: En un mundo post-apocalíptico, un grupo de jóvenes busca formarse un harem de chicas barco lol.



Reglas:


- No seré muy estricto, de cierta forma permito dos fichas si desean rellenar y tampoco seré muy exigente si ponen dos hombres, después de todo habrá muchas chicas en este fic, así que pueden poner lo que deseen, si son dos hombres, hombre o mujer o dos mujeres jaja.


- De aquí a dos semanas estaré empezando el fic, así que tendrán todo ese tiempo para postear sus fichas.


- Ideas de algún tipo para desarrollo, ya saben, pueden contactarme por MP para que lo veamos.

Cupos:

- Adrien Belmont
- Hajime Saito
- Cossethe "Seth" Gauthier
- Sebastián Leone
- Dorian Lee
- Sascha
- Mirt Morin
- Edric "Ed" Knight

Chicas apartadas:

- Chicago.
- Zara.
- Jamaica.
- Cleveland.
- Illustrious.
- Bache.
- Graf Zeppelin.

    Modelo de ficha NPCs Flotas Mis pjs



    • Nombre:

      Edad: (De 15 a 35 años)

      Nacionalidad: (La que deseen, la historia se desarrollará en Estados Unidos, así que entonces existen distintas viviendo ahí.)

      Físico: (Imágenes de anime y videojuegos, una pequeña descripción del mismo ayudaría.)

      Personalidad: (Todo lo que se pueda saber acerca de cómo piensa o actúa su pj, pueden extenderse lo que quieran.)

      Biografía: (Como ha vivido su personaje, debido al suceso de los misiles, pueden ser vidas duras, como han sobrevivido a lo largo de todo este tiempo y demás.)

      Arma: (Tipo de arma que utiliza, pueden ser tanto pistolas como de mano a mano)

      Flota: (Esta parte es especial, necesitaré que coloquen tres nombres de barcos que será la flota principal con la que contarán en un inicio, irán encontrándolas conformen pasen los caps e igual irán sumando más, de inicio solo contarán con tres y podrán escogerlas haciendo clic en este enlace (No pueden escoger ninguna de la lista “Collab Ships”) : Lista de chicas barco)

      - (Aquí deben poner un Destroyer o un Light Cruiser)

      - (Aquí deben poner un Heavy Cruiser, Monitor o un Submarino)

      - (Aquí deben poner un Battleship, Battlecruiser o un Aircraft)

      Gustos y disgustos:

      Extras: (Todo lo que no tenga cabida en otros espacios, se pone aquí)


    • Muy pronto


    • Flota de Stan Sandford.

      hammann-png.67958

      Mantiene una personalidad bastante desafiante hacia su comandante, ella no es alguien que realmente le agrade bastante seguir ordenes que vayan en contra de lo que desea, por lo que mayormente mantiene una postura bastante opositora hacia el resto, también mantiene muchas tendencias a buscarle el lado malo a las cosas, más que nada detesta que la toquen sin permiso, por eso mismo no tiene pena en etiquetar de pervertido a cualquier persona que se atreva a tocarla, es bastante enojona con otros y muy poco amable, al menos hasta que alguien pueda mantenerla a raya.

      451px-albacore-png.72984


      Ella se clasifica como una chica amigable, realmente no tiene prejuicios hacia otros, es realmente juguetona como llega a observarse, incluso es una chica que aprovecha en hacer bromas a otros respecto a insinuarse y de ese estilo, intenta ser de aquellas que buscan sacar provecho de las debilidades de otros pero la mayor parte del tiempo es alguien muy amable con la mayoría de la gente, de igual forma no hay que dejar que su personalidad te engañe, ella podría intentar seducirte si tiene la oportunidad.

      Flota de Annie Flowers.

      622px-naka-png.67960


      Es una chica bastante alegre, puede no ser la más estudiosa pero se muestra muy entusiasta en lo que hace, cree tener una función como de educar a otros por lo que no dudará en prestar su ayuda para estudiar en ocasiones, igualmente es alguien bastante trabajadora, se esfuerza en todo por el hecho de querer superar a sus hermanas. Con el comandante es alguien bastante amigable y siempre verá la forma de ayudar en todo lo posible.

      576px-prinz_eugen-png.72986


      Su personalidad es un poco complicada, ella no es una mala persona, lo que sucede al respecto es que tiene un estilo un poco retorcido de tratar con otros, no tiene en miedo en aprovechar lo que el mundo le dio para su propio beneficio, es una mujer que usa prácticamente lo que tenga a su alcance para conseguir sus metas, puede ser tan seductora como ella desea, teniendo el afán de molestar a su comandante con susurros a su oido, tocarle en ciertos lugares e incluso estimularlo de ciertas formas, aunque todo lo haga en broma y para su propia diversión, puede ser peligrosa si llegas a caer en sus redes, puesto que su concepto de diversión es muy distinto al de otros, igual cabe decir que es una bebedora compulsiva, puede tomarse cinco barriles de cerveza y seguir de pie.

      Flota de Sebastián Leone.

      357px-laffey-png.75958


      Ella es alguien que siempre tiene un aura de tener sueño todo el tiempo, se muestra bastante somnolienta así como un poco despreocupada acerca de las cosas, a pesar de ello es alguien bastante obediente y eficiente, se preocupa bastante por su comandante por lo que siempre busca la forma de poder servir de la mejor forma posible, del mismo modo es una chica que atesora bastante sus amistades, puedes contar con ella como gran amiga y compañera que no te abandonará.


    • sin-titulo-1-png.63576

      Nombre: Stan Sandford.

      Edad: 17 años.

      Nacionalidad: estadounidense.

      Físico: Un joven de 1.82 metros de estatura, de un cabello rojizo y ojos verdes, debido a la radiación que sigue latente incluso después de muchos años, estos brillan en la oscuridad, a pesar de ello no le ha sido algún problema al respecto, debido a lo poco de ropa que existe, lleva mayormente musculosas con pantalones de mezclilla y botas, incluso porta una gorra encima.

      Sakamaki.Ayato.600.1878661.jpgSakamaki.Ayato.full.1708640.jpgSakamaki.Ayato.full.1311119.jpgSakamaki.Ayato.full.1604463.jpgSakamaki.Ayato.600.1625544.jpg

      Personalidad: Este joven ha formado un carácter duro a lo largo de su vida, debido a distintas circunstancias que ha vivido, sabe muy bien lo que es el sobrevivir y también la desconfianza, no es alguien que realmente llegue a confiar en otros de manera tan sencilla, sabe muy bien acerca de los peligros y ha obtenido distintas experiencias que le han llevado a ser como es actualmente, muy pocas personas pueden llegar a ganarse su confianza, pero mayormente tiene esa mentalidad de que la gente es rastrera y se aprovecharía de cualquier cosa con tal de conseguir sus metas, puesto que solo ha observado gente mala, no es alguien muy adepto a pensar de otra forma.


      Por el otro lado, es alguien bastante arriesgado, no le importa saltar a la acción y pelear de frente, puesto que igual se ha encontrado en situaciones muy peligrosas, tiende a tomar siempre la delantera y luchar con todo aunque le digan que está mal o se mete en peligro, puesto que es lo único que conoce al respecto, eso le ha llegado a formar para ser como una especie de luchador, alguien que actúa por su propia cuenta y conoce bastante del mundo en el poco tiempo que ha vivido, experiencias valiosas que le han ayudado a lo largo de su vida.


      Biografía: Stan no tuvo la mejor de las infancias por lo que se conoce, nunca pudo saber nada de su padre puesto que este desapareció justo cuando los misiles fueron lanzados, quedando solamente con su madre y teniendo un nacimiento un poco anormal, debido a su madre seguía embarazada al momento del desastre, la radiación la alcanzó y eso tuvo efecto en él, acabando con aquellos rasgos muy singulares en él. A pesar de todo su madre lo crió como cualquier otro hijo, hasta cierto suceso…


      Existe un periodo donde Stan fue dejado al cuidado de un cierto grupo de personas, su madre no tenía idea pero cuando estos se ofrecieron a cuidarlo, ella aceptó, lo que no sabía era que eran parte de cierta organización secreta del gobierno, la cual usaba chicos para experimentos, ya era demasiado tarde cuando su madre se enteró, siendo alejada de él. Durante todo ese tiempo, él pasó por varios experimentos, los cuales consistían en volverlo un soldado, puesto que buscaban criar gente que pudiera ser una fuerza militar para el país y volver a levantarse después de ese desastre.


      Stan pasó cinco años con ellos hasta que no pudo más y decidió escapar, perdió todo rastro de su madre la cual no volvió a ver, sino hasta tres años después que se enteró que había muerto, ahora estando solo, se las decidió arreglarse por su cuenta, trabajando de distintas formas para ganar dinero. En la actualidad, llegó a hacer contacto con un hombre que decía ser un desarrollador de un cierto proyecto secreto, Stan lo obligó a hablar acerca de esto, conociendo todo acerca de Azur Lane, esto le llegó a interesar bastante, por lo que comenzó a embarcarse en un viaje para encontrar a estas chicas y volverlas armas suyas.

      Arma: Pistola 4 mm. Desert Eagle, también cuenta con un cuchillo por si pierde alguna otra arma.

      Flota:

      - Hammann.

      - Albacore.

      - Akagi.

      Gustos & Disgustos:

      + Música rock, metal.

      + Coca cola.

      + Pizza, sushi.

      + Armas, pelear con todo.

      + En general le gusta realizar cosas peligrosas y la adrenalina que surge de ello.


      - Gente peligrosa, pervertidos y violadores.

      - Que se metan con la poca gente que le agrada.

      - Perder el tiempo en estupideces.

      - Malgastar recursos.

      - Que busquen aprovecharse de él.


      Extras:

      - El único recuerdo que le queda de su madre es un collar con una foto de ella, es todo lo que tiene.

      - Puede parecer alguien malhumorado e insensible la mayor parte del tiempo, pero en el fondo es alguien que comprende a otros, busca ayudar aunque no se sienta de esa forma.

      - Tiene un dispositivo especial que fue creado por un compañero suyo, este contiene distintas canciones recopiladas para él, como una especie de MP3.

      - Debido al poco contacto femenino que ha tenido a lo largo de su vida, no sabe muy bien cómo tratar con mujeres.

      -----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------​

      sin-titulo-2-png.63582

      Nombre: Annie Flowers.

      Edad: 16 años.

      Nacionalidad: estadounidense.

      Físico: Una chica albina de cabello grisáceo atado en coletas, ojos rojizos, no tiene una estatura de más de 1.65 metros por lo que es algo pequeña, pero no es para que te engañe realmente, cuenta con un cuerpo esbelto y de pechos modestos, ella es mucho más de lo que parece, ya sus ropas van entre lo que son blusas con faldas puesto es que lo mayormente se encuentra en cuanto a ropa para chicas.

      Cm7sO2QUsAAfz88.jpg large.jpgCpL8PU6VUAASodK.jpg large.jpgCpL9Tf_VUAAI0B3.jpg large.jpgCpwEtvvVIAUB9sv.jpg large.jpgCq4NYK4UsAAINN3.jpg large.jpg

      Personalidad: Ella es alguien bastante alegre y atrevida, uno puede decir que es como una fanática de las peleas puesto que es de esas que siempre se lanzan de primeras al momento de luchar y siempre tiene una sonrisa en todo momento al hacerlo, debido a que es una artista marcial, siempre busca gente fuerte contra la cual pelear y seguir mejorando sus habilidades de alguna forma, así es que puede ser impulsiva en ese aspecto, siendo guiada mayormente por sus instintos cuando la situación lo dicta.


      A pesar de todo, disfruta bastante de la vida, sabe cómo divertirse y siempre mantiene esa sonrisa en su rostro incluso en los momentos más peligrosos, puesto que todo lo ve como un desafío a superar, incluso vivir en un mundo como el actual lo siente como algo que al final le esperará con una gran recompensa. Ella tiende a ser amigable de igual forma, siempre busca sea algún rival o un compañero que la pueda acompañar en lo que busca, alguien relajada cuando se requiere, también bastante confiada y que busca un buen apoyo en otros, sintiendo que realmente puede confiarle su vida a otras personas, conoce muy bien que el trabajo en equipo es algo bastante indispensable para sobrevivir.

      Biografía: Ella vivió en una de las tantas ciudades refugio que se formaron después del desastre nuclear con los misiles, como muchas ciudades dejaron de ser completamente habitables después debido a la radiación, se han creado ciudades subterráneas donde mayormente habita la gente que se ha quedado sin hogar mientras que arriba se han hecho ciudades un poco más modernas donde vive la gente rica o con poder. La familia de Annie ha vivido en la ciudad subterránea desde que tiene memoria, siendo una de estas en Boston, la gente ha sabido adaptarse y regresa poco a poco a la vida habitual en esos nuevos sitios, de tal forma que su familia creó un negocio de repartición de piezas mecánicas para vehículos, los pocos que quedaban, de ese modo ella vivió entre piezas y comprendió poco a poco cómo funcionaban, obteniendo cierto conocimiento de mecánica, pero su interés fue mayor por las artes marciales.

      Empezó a practicar a los 5 años en el único dojo que había en toda la ciudad subterránea, ella se esforzó bastante por aprender, a ese punto que era la mejor de su clase, tanto era su ánimo por estas que no quiso detenerse y buscó aprender más. Una vez cumplió los quince años, le dijo a su familia que deseaba poder viajar a otras ciudades para ver si lograba aprender más, aunque estos no se lo tomaron muy bien.

      Un día de esos, justamente un chico pasaba por la ciudad, este era Stan que iba de paso, por ciertas razones, terminó encontrándose con Annie cuando el pelirrojo se encontraba peleando contra unos maleantes, esto captó su atención que fue a verlo, totalmente interesada, lo retó a un duelo aunque este no aceptó, a pesar de ello siguió presionando sin éxito alguno, fue entonces que decidió acompañarlo a su viaje, eso no se lo tomó bien, aunque luego que lo habló con su familia y viendo que este era fuerte, le encargaron a su hija, desde ese momento los dos viajan juntos.

      Arma: Ella tiene conocimiento de artes marciales por lo que no usa muchas, solo por si acaso mantiene una pistola guardada detrás.

      Flota:

      - Naka.

      - Prinz Eugen.

      - Enterprise.

      Gustos & Disgustos:

      + Artes marciales.

      + Pasteles, helado.

      + Personas fuertes.

      + Mecánica, hacer pequeños aparatos.

      + Música rock.

      + Hacer amigos.

      + Malteadas.


      - Que huyan de ella.

      - Se burlen o le digan que es débil.

      - No poder conseguir lo que desea.

      - Personas cobardes.

      - Que hagan trampa.

      Extras:

      - Es de sueño pesado, a menos que tenga cinco alarmas, es difícil despertarla.

      - Ha practicado karate, Tae Kwan Do, Aikido y Judo.

      - No parece, pero tiene interés en el Pro Wrestling también.

      - Su albinismo es producto de radiación igualmente, aunque ella no lo sabe.

      - Cuando ve a alguien fuerte, no lo saluda, lo que hace es saltar hacia él con una patada, si la detienen, es prueba suficiente para ella como para retar a esa persona.[/COLOR]


Llevo un tiempo deseando escribir esta historia, tenía pensado postearla antes de la gran caída del foro pero se dio y durante ese tiempo me ocupé en otras cosas, ahora finalmente encuentro tiempo suficiente para postearla. Ya digo que tengo demasiadas ideas para este fic, así que espero un buen apoyo como en otros que tengo, ojalá vea participación ;D bye bye.
 
Última edición:

No sign of wings as you turn your back on me
Registrado
16 Feb 2009
Mensajes
972
Nombre: Adrien Belmont

Edad: 28

Nacionalidad: Francés

Físico: Alto (1:80), delgado y de figura marcada. Posee ojos de color gris que en ocasiones parecieran ser solo unos orbes neblinosos. Posee facciones afiladas y algunas cicatrices en distintas partes del cuerpo (Brazo derecho, hombro izquierdo, palma derecha, pierna izquierda y abdomen).
dunno-png.64053

Personalidad: Es una persona que ha aprendido a ocultar sus verdaderas emociones, por lo que siempre muestra una fachada amable y optimista. Le preocupan las demás personas y trata de ayudar lo mejor que puede, pero le resulta muy dificil establecer una conexion con otros y en cierta medida los envidia por la facilidad con que parecen relacionarse entre si. Puede conversar con otros y llevarse bien, pero aun así siente que no encaja y que los demás realmente no le tienen aprecio, por lo que les guarda algo de rencor.

Siempre hace lo mejor que puede, aunque a menudo se cuestiona si en verdad tiene lo necesario para desempeñar su papel.

A veces simplemente gusta de estar solo, momento en que deja caer su fachada y su rostro se vuelve cansado y en cierto modo vacio.

Es justo, pero firme, trata de hacer lo correcto aunque no siempre le agrade lo que ello implica y a menudo se cuestiona si realmente vale la pena.

Es muy paciente, por lo que casi nunca actua de forma impulsiva "No ladres, espera el momento indicado y muerde" sería una forma de ver su actuar, pues nunca da avisos de lo que planea o no hacer, simplemente lo hace cuando llega el momento apropiado.


Biografía: Nacido en una familia francesa, se mudó a estados unidos cuando apenas tenía 3 años. Vivió una niñes relativamente normal, sus padres cuidando siempre de él, hasta que con 8 años las bombas cayeron. El se encontraba en la escuela cuando la primera de las bombas cayó y aunque la distancia de la explosión les salvó de la radiación, la onda expansiva colapsó el edificio donde él se encontraba junto con otros compañeros de clase, sepultando a su profesora bajo los escombros y dejando a un grupo de niños aturdidos, asustados y heridos detras.

En esos momentos, entre el caos y la destrucción su mente entró en una especie de estupor que le permitió moverse entre los escombros de la escuela sin mucha conciencia de lo que hacia, probablemente presa de un instinto que le instaba a moverse más que a una decisión conciente; sin embargo, alquella acción hizo que otros niños del lugar lo siguieran, pues ellos mismos no sabian que hacer.

Vagó durante un tiempo con muchos de sus compañeros pisandole los talones antes de darse cuenta que su brazo y pierna estaban cubiertas de sangre, momento en que aun presa de aquel estupor intentó cubrirse las heridas, descubriendo que de forma inconciente habia vagado hasta las afueras de la ciudad, que ahora yacia destruida frente a él. Cuando reparó en los demás niños a su alrededor, vió que estos lo observaban como esperando que les dijera algo, aunque no entendia muy bien el que.

Al ser solo niños, y sin tener la menor idea de que hacer, se quedaron esperando en el lugar a que un adulto los ayudara y así permanecieron por tres dias, entonces, una tarde, 3 hombres aparecieron en el lugar, pero lejos de ayudarlos se avalanzaron sobre las niñas del grupo, diciendo cosas como "que más da" y "de todas formas todo se fue al demonio" mientras le arrancaban la ropa a una de ellas e intentaban atrapar a las demás. Sin saber por qué, intentó ayudar a sus compañeras mientras que otros de los niños huian en todas direcciones, sin embargo, al ser solo niños unicamente logró liberar a una a costa de una nueva herida en el hombro, para luego huir del lugar con los otros mientras escuchaban gritos de miedo y dolor de las dos niñas que no habian logrado escapar.

Eventualmente, y aprendiendo a desconfiar de otros el grupo de niños volvió a congregarse a su alrededor, contando con 12 niños y 8 niñas que lo observaban como si esperaran algo de él.

Luego de pensarlo un momento, y conciente de que no recibirian ayuda gracias al incidente con los adultos se dió la vuelta y se adentro en el bosque a las afueras, seguido por el resto de los niños. A lo largo de los años, aprendieron a sobrevivir con lo que podian encontrar y rapiñar, y despues de perder a dos de los niños y a otra de las niñas a manos de pandillas o grupos de sobrevivientes aprendieron a ser sigilosos y ocultarse. Los demás niños lo adoptaron como una especie de lider, siguiendo sus instrucciones y buscando en él alguien que les diera una dirección a donde ir, algo que hacer, olvidando, al parecer que el mismo era un niño.

Eventualmente lograron formar un campamento oculto en el bosque, al que de vez en cuando permitian a otros niños unirse. Los niños se volvieron jovenes y poco a poco el grupo comenzó a crecer incorporando a otras personas de distintas edades. Y, despues de que uno de los nuevos intentara propasarse con una de las chicas, o una madre intentara apropiarse de raciones extra para sus hijos se volvió evidente que era necesario establecer reglas, las cuales al principio nadie parecia obedecer. En un momento dado, y teniendo él ya 17 años una de las mujeres recien incorporadas al campamento decidió que todos deberian obedecerla, pues se consideraba más apta para dirigir al grupo. Luego de confrontarla y pedirle que entrara en razón ella decidió apuñalarlo por considerarlo débil y poco apto para dirigirlos. Para su buena fortuna, la herida no fue fatal, pero le enseñó que mostrar sus verdaderas emociones podría ser visto como una debilidad y que, si permitia que otros desacataran las reglas sería visto como un lider débil y deshechable.

Al recuperarse de la herida, llevó a la mujer, capturada gracias a la intervención de un grupo de leales (todos niños de aquel entonces) al centro del campamento, lugar donde le cortó la garganta delante de todos, demostrando lo que pasaría a quienes traicionaran al grupo y dejando claro que no permitiria que se siguieran rompiendo las reglas.

Desde entonces funge como lider de un campamento de sobrevivientes a las afueras de la ciudad, lugar donde es temido y admirado a partes iguales por quienes le siguen.

Arma: Rifle de caza, sus puños (porque solo un idiota confia su vida a un arma wink wink (?))

Flota:

- Sirius
- Surcouf
- Ranger

Gustos y disgustos:

+El queso
+El agua
+La lluvia
+La noche
+Las personas leales
+Las conversaciones largas

-Las personas desleales
-Que alguien salga herido por un error suyo
-El calor
-Sentirse excluido
-Que ataquen a las personas bajo su mando
-la comida amarga


Extras:

-Las circunstancias lo volvieron una especie de lider, pero el no desea dirigir a nadie en realidad
-A menudo se cuestiona si es apto para guiar a los demás
-Dado su estatus de "lider" la mayoria de las personas es cortés con él, pero no suelen acercarse a él
-No sabe si sus padres sobrevivieron o no al bombardeo
-Es justo con las personas que lo siguen, pero no hace excepciones en el cumplimiento de las reglas del campamento
-No sabe ningún estilo de pelea, pero tiene buen instinto para combatir y nunca pelea limpio
-No tiene problema en admitir a nuevas personas en el campamento, pero estas siempre permanecen vigiladas hasta que se decide que puede confiarse en ellas
-A pesar de estar rodeado de personas se siente solo, pues no posee ninguna conexión profunda con ninguna de ellas.
 
Última edición:

Spooky Yaoi Party
Registrado
29 Nov 2015
Mensajes
1,038
Ubicación
Argentina
jejeje estaba esperando tu prox. Historia DE
Apartó cupo, hoy mismo me pongo a trabajar en mi ficha ;)

Nombre:
Hajime Saito

Edad: 19 años

Nacionalidad: Japones

Físico:

Mide 1,85 metros. Usa su cabello largo de color Índigo atado de lado con una cinta de color blanco, sus ojos son de un relajado color azul oceano y viste en la mayor parte del tiempo un Kimono largo con un diseño simple de color negro, alrededor de su cuello reluce una bufanda, que al igual que el amarre que sostiene el kimono a su cintura, es de color blanco. Cuando sale a patrullar la ciudad utiliza un uniforme negro negro y largo.


Personalidad: Saito es silencioso y reservado, pero muy leal, educado, exelente gerrero y sabio. A menudo analiza la situación y piensa antes de atacar para saber cuales son las acciones necesarias para completar sus propositos y salir con éxito. Es muy serio y pocas veces se le ha visto sonreír (Aunque cuando lo hace su sonrisa es hermosa XD). Le cuesta un poco socializar ya que es algo desconfiado, no por que así lo quiera, simplemente las demás personas no logran comprenderlo o tal ves el no encaje. Es una persona que oculta sus emociones, piensa que es una acción de debilidad.

Biografía: Cuando el tenía apenas un año de nacido, su familia se mudó a Estados Unidos desde entonces todo parecía ir bien para si familia, su padre había conseguido un buen puesto de trabajo y su madre era una famosa modelo muy reconocida. Nada podía salir mal asta que llegó el día en que cayeron las primeras bombas que para su suerte estas la distancia le salvo de la evolución pero sus padres no corrieron con la misma suerte.

Desde la su muerte fue criado por su abuela la cual tambien se había mudado a Estados Unidos en una cabaña bastante alejada de la ciudad, está se encargaba de cuidarlo mientras sus padres trabajaban. A medida que Saito fue creciendo, este fue quien se encargaba de cuidar de ella puesto que ya estaba a una edad demaciado avanzada. Pero al cumplir los 10 años, fue en ese entonces que esta fallecio devido a una extraña enfermedad, a pesar de sus esfuerzos por intentar salvarle la vida era inutil, debido a que la ciudad yacia completamente destruida y probablemente nadie con vidad o muy pocos. Las posibilidades de encontrar un doctor eran excasas.

Desde ese entonces decidió proteger a aquellos quienes más lo necesitaban, personas de avanzada edad, niños y niñas, y mujeres. Y aquellos quienes puedan apoyar con un poco de ayuda. Todas las noches patrulla el bosque al rededor de la casa de su difunta abuela la cual convirtió en un refugio para aquellos que aún tengan las fuerzas y la voluntad de seguir viviendo.

Aún que no siempre todo puede salir bien, siempre ahí algún que otro imbécil que quiere aprovecharse de las mujeres, pero este gracias a su buena capacidad de dirigir a un numeroso grupo de personas y su fuerte sentido de liderazgo, pudo ser capas de solucionar asta el más diminuto de los problemas sin tener que acudir a la violencia, aunque aveces la situacion lo merite.



Arma: Dual Katana y un Kunai (Suele llevar un arma de fuego, pero se niega a tener que usarla)

Flota:

- Chang Chun

- Pola

- Kirishima


Gustos y disgustos:

- El silencio y la soledad
- Meditar
- El soplar del viento
- Ver la Luna
- Los gatos
- Hacer bien su trabajo


- Personas que hablan mucho
- Cometer errores
- El ruido
- Maltrato animal
- Que perturben la paz
- Pelear
- Armas de fuego



Extras:
- Si alguien lo reta a un duelo este no aceptará si la persona es altanera o inrespetuosa.
- No le gusta luchar sin razón, por lo que no suele aceptar duelos.
- Muy a menudo en sus tiempos libres practica artes marciales
- Sale pasar horas despierto observando la Luna, siente que le trae paz.
- Suele estar despierto de noche y dormir de Dia.
- Trabaja toda la noches, patrullando y vigilando los alrededores en caso de alla algún maleante que quiera perturbar a los sobrevivientes.
 
Última edición:

Registrado
6 Nov 2019
Mensajes
5
Cossethe "Seth" Gauthier
|Veinte años|Francesa|


Físico:
Tiene un color de cabello obscuro cortado en una melena media (más o menos por debajo de su cuello) sin embargo suele llevarlo en una pequeña coleta o esconderlo en un gorro de lana. su piel es clara sin llegar a extremos de palidez, mostrando ligeras pecas en la parte inferior sobre las mejillas y nariz. Sus ojos son su mayor atractivo, de un cristalino color azul un tanto grandes para su rostro y muy expresivos, estos están marcados con unas largas y curvas pestañas que a simple vista le dan a sus ojos mas volumen. Posee de estatura algo baja (1.59)
seth-png.65123

Personalidad:
Comúnmente ella se ve incapaz de actuar y expresarse como desearía, suele castigarse con pensamientos del tipo “Debería haber dicho esto” o “Esa idea que tanto les ha gustado se me había ocurrido a mí primero pero no me he atrevido a decirla”. Tiene algunas características físicas que sacan a relucir su lado tímido tales como: enrojecer, temblar o sudar en situaciones sociales ya que estas le generan presión. Puede ser que tras lo anterior parezca que es muy difícil la convivencia con ella, sin embargo pese a todo lo negativo de su personalidad, ella tiende a ser bastante soñadora y un tanto dulce. La mayoría del tiempo es amable con los demás, tiene un sentido innato sobre la protección, el cuidado y la paciencia lo cual la convierten en una persona que siempre estará al pendiente del bienestar de sus allegados con cariñosas atenciones. En situación de riesgo no dudara en hacer lo posible por su bienestar físico al igual que por sus ideales, pondrá en riesgo su integridad realizando actos impulsivos para asegurar sus objetivos.

Biografía:
Seth a tenido una vida bastante difícil. Ella era la hija ilegitima de una prostituta, la cual vivía en la pobreza utilizando a sus hijos como medio de vida, obligandolos a pedir limosna o vender cualquier tipo de sustancia que le trajera unas cuantas monedas. Que ella recuerde tenia mas de tres hermanos mayores, sin embargo con el tiempo estos fueron desapareciendo poco a poco hasta dejarla a ella y al primer hijo de su madre, para su suerte Kerrigan como solían apodarlo en los barrios bajos era un hombre bastante amable y considerado con ella, este le enseño lo suficiente para su supervivencia, aprovechar su estatura y tamaño para toma ventaja de aquellos que intentaran atacar su hogar o integridad. Con el paso de los años, se iba haciendo cada vez mas evidente que Cossethe iba dejando de ser una niña y esto preocupaba de sobre manera a su hermano, quien le aconsejo comenzar a vestirse como varón. Cosseth sabia muy bien la situación en la que se encontraba, el horrible lugar en el que vivía y el tipo de gente que visitaba a su madre, por lo tanto acepto sin poner mucha resistencia. A pesar de que ella comenzó a ser llamada "seth" por su apariencia "masculina", jamas dejo de soñar con usar bonitos vestidos o deja crecer su cabello lo suficiente largo como para llevar un lindo peinado.
Pero todo se fue de mal a peor de una manera repentina en una fría noche de enero. Su madre había llegado ebria en compañía de dos hombres desconocidos, cosseth estaba comiendo un poco de fruta que su hermano había traído y observo atentamente como su madre y los hombres comenzaban a "juguetear" justo en la entrada de la casa. Seth solamente se asomo una vez cuando la mirada de uno de los hombres se poso en ella, sintió como el miedo comenzaba cuando el hombre pregunto: "¿cuanto por una hora con el muchacho?" a lo que mujer sonrió y respondió: "no sera barato, ese muchacho Buen hombre... Es mi única hija" El hombre sonrió y se acerco a cosseth quien inútilmente intento huir, grito con todas sus fuerzas cuando el sujeto se abalanzo encima, ella intento luchar y continuaba emanando gritos con toda la fuerza de sus pulmones, hasta que escucho el ensordecedor sonido de una bala hacer eco en la habitación. El hombre había muerto ha manos e su hermano mayor, el otro hombre que aun estaba con su madre huyo, mientras que la mujer se acerco al cadáver buscando mas billetes que tomar. su hermano la estrecho rápidamente tratando de tranquilizarla pues cosseth lloraba y temblaba por el miedo, su madre no e tomo importancia y eso enfureció a su hermano, quien abrazando a su hermana, la envolvió por completo para evitar que ella viera el asesinato de su madre. Kerrigan le habia ado dos tiros en la cabeza y acto siguiente tomo a su hermana y comenzaron a huir.
Cossethe estaba tan asustada como aliviada, finamente había logrado salir del horrible barrio y las garras de su madre, sin embargo su hermano le preocupaba. Ambos decidieron embarcarse a America, pero ambos fueron separados debido al abarrancamiento de las personas pobres tratando de huir a un mejor futuro. Seth a llorado la perdida de su hermano, pero esta decidida a no dejar de buscarlo.


Arma:
Posse dos espadas, una de madera y una de metal las cuales carga a sus costados.

Flota:

Charles Ausburne

Erebus


Scharnhorst

Gustos | Disgustos:

+Gusta de la comida dulce cocinada por ella misma.
+Tiene un gusto enorme por la playa y todo lo relacionado con el mar (la natación, la arena, etc.)
+Por lo general suele gustarle vestir de un modo bastante fresco y si, continua vistiendo como hombre con ropa holgada.
+le gusta leer lecturas de ligera ya sea romance o un libro histórico.

+Adora las flores de cualquier tipo que pueda encontrar.

¬No le gusta la comida muy picante.
¬ La gente que la trata como si fuera una anulidad.

¬No le gusta estar cazar su propio alimento.

Extras:
* es un poco tímida con las personas, sin embargo ella es capaz de preocuparse e involucrarse demasiado con sus amigos al punto de cometer alguna especie de locura para garantizar la seguridad o el bienestar del mismo.

*A pesar de que suele parecer un niño, ella se siente atraída por los hombres, es una persona muy femenina y suave en su actitud.


*Es bastante soñadora y ensimismada, a menudo se pierde en sus pensamientos buscando el lado positivo de la vida y la supervivencia.

* Jamas dejara de buscar a su hermano, es una de sus grandes motivaciones encontrarlo y poder vivir tranquilamente.

* Es una muy habilidosa esgrimista y corredora, suele actuar rápidamente en situaciones de riesgo.

*No utiliza armas de fuego, debido a que le recuerdan aquella noche en la que huyeron.

*Dentro del grupo de sobrevivientes no suele llamar mucho la atención, realiza lo que se le pide y considera mejor para el grupo, es una persona tímida sin embargo es amable y cordial
 
Última edición:

Giga Drill Breaker
Registrado
2 Jul 2009
Mensajes
917
Nombre:
Sebastián Leone


Edad: 30 años


Nacionalidad: Italiana


Físico:

Personalidad:
Es un poco arrogante y despreocupado, amable con los demás al tal punto que puede parecer tu mejor amigo, aunque para el solo son formalidades. Puede ser tan cauteloso como temerario, pero sus acciones siempre las realiza con astucia.

En el pasado pensaba que un amigo era una persona con la cual compartían opiniones similares, alguien con quien reír y pasarla bien y lo más importante una persona en quien confiar. Actualmente su pensamiento cambio, para el compartir risas, opiniones y gustos no convertían a una persona en su amigo por lo cual no le daba su confianza a nadie.

Cuando una persona no le agrada suele ser sarcástico, nunca se deja dominar al momento de dialogar con gente cretina ya que siempre saca provecho de su labia. Esto lo aprendió gracias a su experiencia tanto en el lado de la ley como en el crimen organizado.


Biografía: Sebastián vivía con su tío ya que sus padres habían desparecido tras un viaje al extranjero. Sebastián vivió en un barrio muy peligroso dominado por la mafia el cual su tio formaba parte y muy pocas veces la policía intervenía por la zona. La mafia protegía el barrio como si fuese su familia por lo cual si alguien ajeno al barrio buscaba problemas se las tenía que ver con la ellos. Salvatore Inzerillo el capo de la mafia encontró a Sebastian escabullirse a una de las reuniones de su tío, tras eso Salvatore lo tomo como aprendiz al ver la determinación de Sebastián y por qué su tío era uno de sus hombres. Su trabajo era informar cualquier movimiento de la policía en la zona. Sebastián también aprendió a jugar cartas y dados como un experto por lo cual podía manipular los dados al lanzarlos y leer la mano de sus oponentes al ver sus expresiones o movimientos corporales.

Siempre peleaba con otros niños incluso mayores que el para demostrar su hombría ante Salvatore. Más adelante Aprendió lo duro y cruel que es el mundo adulto tras una disputa entre mafias, Salvatore fue asesinado por el tío de Sebastián por la espalda para luego escapar del lugar. Tras perder a su líder los hombres de Salvatore se unieron a la competencia cosa que a Sebastián le molesto mucho ver tanta traición por parte de los que solían ser los amigos de Salvatore. Un año más tarde sucede una tragedia mundial el cual deja a la humanidad mal parada, al haber tanta anarquía la mafia toma ventaja en dominar gran parte de la ciudad con violencia.

Años más tarde Sebastián en sus deseos de venganza decide unirse a las fuerzas policiacas o lo que quedaba de ella, con el tiempo Sebastián paso a las fuerzas especiales ganando mejores habilidades en estilo de pelea y uso de armas de todo tipo y con el tiempo se convertiría en líder de escuadrón. Pasaron los años y la fuerza policial creció por ello realizan una redada a los líderes más importantes de la mafia y entre ellos estaba su tío con las manos arriba. Sebastián no soporto ver a tal traidor y lo mata sin piedad. Esto causo que Sebastián sea destituido, pero este no sentía remordimiento y ya que la policía no significaba nada para él decide abandonarla para dedicarse a las apuestas ilegales el cual gana mucho dinero.



Arma: Doble Desert eagle 44 magnum + cuchillo militar táctico escondido en su abrigo


Flota:


♥ Laffey


♥ Baltimore


♥ South Dakota




Gustos y disgustos:


+
Le gusta apostar

+ Le gusta el dinero

+ Le gusta fumar

+ Le gusta beber

+ Le gusta las armas de fuego

+ Le gusta las mujeres fuertes



- Los traidores

- Los insistentes

- Los mentirosos

- Las personas histéricas

- Los que le hacen la contraria

- Los malos perdedores


Extras:

♦
No sabe mucho de sus padres ya que solo estuvo hasta los 7 años con ellos luego de quedo al cuidado de su tío.

♦ Su tío no lo quería y pensaba deshacerse de el si no fuer por Salvatore lo hubiera echo.

♦ Cuando su tio traiciono a Salvatore se dio cuenta que la amistad es solo una fachada para los interesados. En el fondo quiere que el universo le demuestre lo contrario

♦ Es bueno para conquistar mujeres aunque nunca queda con alguien en concreto y eso suele interpretarse ya que pareciera que las utiliza.

♦ Sabe usar todo tipo de arma de fuego ya que aprendió muy bien en las fuerzas especiales.

♦ Utiliza un alias en el bajo mundo ''Laharl'' para los negocios o apuestas ilegales.



-------------------------------------------------------------------------------------(♦)-------------------------------------------------------------------------------------





Nombre: Dorian Lee



Edad: 25 años


Nacionalidad: USA


Físico:


Personalidad:
Es un busca pleito y actúa como un delincuente por que si lo es, cree que esta por encima de los demás y que puede tomar todo por la fuerza, así como lo hicieron con el en el pasado tratándolo mal y quitandole todo lo que tenia. Suele burlarse de las personas que tratan de enseñarle buenos principios de moral. Sin embargo odia que otras personas molesten a los demás siendo que el también lo hace, no le importa lo que los demás piensen de su doble moral. Puede ser mal educado con las mujeres ya que suele hacerles insinuaciones sexuales hacia ellas, incluso suele tocarlas de forma descarada si ellas no toman atención.

No tiene miedo de morir ya que muchas veces ha estado cerca de la muerte en sus constantes peleas de pandillas. Tampoco tiene miedo de matar a una persona ya que ha estado dentro del circulo de iniciados donde peleaban uno a uno con cuchillos para que solo uno salga con vida.



Biografía: Su madre y padre fallecieron cuando cayeron las bombas mientras él estaba en la escuela primaria. Muchos niños quedaron sin familia ese día, por lo tanto tuvo que vivir en un albergue por mucho tiempo con gente que no conocía. Entro en depresión más de una vez y los niños del lugar se aprovechaban de su situación molestándolo. Dorian extrañaba mucho a su madre y la idea de no verla más lo deprimía. Al momento de racionar los alimentos se realizaba una larga fila, Dorian tomo su platillo que no era nada especial pero el hambre lo hacía ver como si fuese un manjar. Se apartó de los demás para comer tranquilo, pero unos niños más grandes le quitaron su alimento, Dorian no sabía que hacer más que ir con la mujer que repartía los alimentos pidiendo más, esto molesto mucho a la mujer pensando que Dorian quiera una ración extra y su reacción fue darle con el cucharon en la cabeza que fue muy doloroso para Dorian. Hambriento y con un golpe en la cabeza Dorian se quedó dormido hasta el otro día. Un día como siempre un brabucón empezó a molestarlo, solo que en esta ocasión el niño menciono a la madre de Dorian cosa que lo hizo reaccionar abriendo los ojos, el niño al ver su reacción sonrió y continúa hablando cosas fuertes para su madre. Algo en la cabeza de Dorian hizo click abalanzándose contra el otro chico, empezó a golpearlo de tal modo que no se pudo parar y defenderse. Con los puños ensangrentados Dorian no sentía culpa, es más sentía una gran satisfacción que lo demostraba con una sonoriza por haberle reventado la cabeza a ese cretino,. Desde ese día Dorian hacia lo que le diera en gana, nadie lo trataría mal de nuevo. Paso el tiempo y Dorian formo una pandilla, tomaban lo que ellos querían escapando constantemente de la policía y peleando con otras pandillas.


Arma: Pistola Glock 19 + cuchillo plegable

Flota:



♥ Brooklyn


♥ I-26


♥ Tennessee



Gustos y disgustos:

+
Pelar con los demás

+ Doblegar a los demás

+ Humillar a sus adversarios

+ Le gusta Fumar



- Que le den ordenes

- Que hablen mal de su madre

- Que intenten engañarlo

- Las personas que se creen chulas


Extras:

♣ Ha tenido peleas con otras personas usando cuchillos en un circulo limitado

♣ Su estilo de pelea es callejero y muy violento, ademas de ser algo sádico al momento de pelear

♣ Saca la legua cuando se siente emocionado con el oponente, ademas tiene la mala costumbre de marcar a sus oponente con una cicatriz como su sello personal

♣ Tiene muchos tatuajes en el cuerpo, muchos de ellos tienen relación con su pandilla.

♣ El recuerdo de su madre es lo único que logra hacerlo reflexionar hasta que recuerda que ella ya no esta.
 
Última edición:

~The Pig Badass~
Registrado
28 Nov 2010
Mensajes
530
Ubicación
no se...
Nombre: Sascha.

Edad: 24.

Nacionalidad: Ruso.

Físico: Mide 1,72 mts. Pesa alrededor de 60 kg. Tiene la caballera rojiza y larga levemente alborotada. De piel blanca y ojos del mismo tono rojo intenso a su cabello. Viste normalmente ropajes ligeros, siendo la más común una camisa blanca con lineas negras.


Personalidad: Sascha es un chico bastante tímido, a pesar de que su nombre significa “defensor” normalmente huye de los encuentros o intenta evitarlos a toda costa. Es un personaje cuya mentalidad es vivir en paz y tranquilidad evitando la mayor complejidad posible; sin embargo, posee una mala suerte puesto que casi siempre los problemas tocan a la puerta de su casa, generando que deba recurrir a huidas o suplicas para evitar mayores complicaciones. No obstante, Sascha no es inútil ni mucho menos débil, puesto que es un experto combatiente marcial, causado por exigencias de su padre. Sin embargo, debido a su infernal entrenamiento y obligados combates que sufrió, adquirió la mentalidad de no volver a combatir y huir de los problemas si fuese posible. Simplemente porque se cansó de vivir solo en luchas innecesarias.

Es un joven bastante listo, creativo y sobre todo analítico, pero nula todo eso con su timidez e incapacidad de hacer frente los enfrentamientos por los traumas causados en su niñez. Aunque esto le otorga la ventaja de sorpresa, puesto que al considerarle débil, no esperarían que un chico tímido y “cobarde” tuviese una gran fuerza. Sascha no es del tipo héroe que se lanza a socorrer al indefenso, en realidad haría la vista gorda con el fin de evitar traer problemas en su vida, pero su mala suerte le impide huir y obviamente luchar contra los males que busca esquivar.

Sin embargo, no duda en intervenir si ve que alguien realmente requiere una mano, pero solo para pedir perdón por esa persona y buscar alguna forma de escapar. Si esto es imposible, tristemente, recurrirá a su fuerza para erradicar el peligro, cosa que realmente no gusta de hacer.

A pesar de su timidez, reservada personalidad, actitud “cobarde” y extrema pereza en hacer cosas peligrosas, Sascha es alguien confiable, que protegerá a quien realmente se gane un lugar en su corazón, incluso si la situación no le perjudica en lo más mínimo. A simple vista parece alguien que debe ser protegido, pero no es así, su personalidad genera esa mala visión, Sascha es capaz de cuidarse y defenderse por sí solo, simplemente no lo hace para evitar conflictos o peores escenarios.

Biografía: Sascha fue criado únicamente por su padre, un gran competidor y luchador de artes marciales mixtas. Desde muy temprana edad empezó a ser amaestrado ya que su progenitor quería que su único descendiente fuese fuerte y capaz de enfrentar cualquier oponente y problema que se le cruce por el camino. Sin embargo, Sascha negaba rotundamente realizar dichas acciones alegando que no disfrutaba la violencia y menos los combates. Esta ideología generaba descontento en su padre quien le triplicaba los entrenamientos para castigarle y enseñarle de la peor manera el camino correcto; incluso haciéndole combatir con personas de mayor fortaleza en muchos ámbitos.

Su madre pereció cuando él nació, por lo que no le conoció; aunque algunas veces su padre le comentaba que ella fue y será la luz que le dio vida. Cosa que hasta el día de hoy, Sascha no comprende ya que su progenitor niega hablar de su pasado con su madre. No obstante, su padre siempre le exigía demasiado hasta el colapso, generando un profundo rencor de este hacia él, y aunque el padre era consciente, consideraba que ese sentimiento le haría más fuerte.

Cuando ocurrió el desastre nuclear, Sascha fue “protegido” por su padre quien le encerró en un cuarto subterráneo antes de que las cosas empeoraran. Fueron 28 días extenuantes en la oscuridad; hasta que finalmente su propio padre le saco del lugar. Desde ese día, ambos tuvieron que sobrevivir de diversas formas, aunque humildes realizando trabajos pesados y extenuantes para conseguir un sustento. Sin abandonar el entrenamiento infernal que su viejo le obligada a realizar.

Gracias a ese infierno, Sascha sintió repudio en el combate, se volvió alguien tímido y que buscaría el modo de escapar de cualquier confrontación posible. Una noche escapo de la pobre cabaña en que residían abandonando a su padre cuando tenía 20 años. Recientemente vive como puede y busca ganarse el sustento de una u otra forma tranquila, incluso evitando labores que generen problemas. Realmente piensa en su padre y que habrá pasado con él en estos 4 años que le abandono y si aún seguía con vida.

Arma: Puño limpio. Es un excelente maestro marcial a su joven edad, y rechaza utilizar cualquier arma mortal, por lo que se emplea a puño limpio, y en un dado caso, utilizara objetos no letales (como un bastón, rama, etc). Increíblemente, tiene la capacidad de volver ese tipo de cosas en armas hirientes.

Flota:

:58:Shiranui

:66:Furutaka

:53:Langley

Gustos:

► La tranquilidad.
► Los dulces.
► Estar sin hacer nada.
► Lugares donde pueda nadar.
► Evitar los problemas.
► La noche.
► La ropa ligera y cómoda.
► Personas amables.
► Honestidad.
► Ver feliz a quienes quiere.
► Huir con facilidad.
► Resolver las cosas con palabras.

Disgustos:

☼ Combates innecesarios.
☼ Recurran a la violencia.
☼ Lo muy picante.
☼ Climas de mucho calor (Los soporta pero no los tolera)
☼ Que le lleguen problemas.
☼ Personas que traen problemas (Aunque luego les perdona)
☼ No huir.
☼ Tener que luchar.
☼ Lastimar a otros sin razón.
☼ La traición.
☼ Le obliguen a realizar cosas que no quiere.
☼ Lastimen personas que aprecia.
☼ Insulten a su madre.

Extras:

- Sabe variados tipos de artes marciales, como Karate, Judo, Kickboxing, entre otros. Siendo bastante bueno en cada uno de ellos.

- Su cuerpo carece de fortaleza en ataque, sin embargo, su agilidad, destreza, resistencia y rapidez son de temer. Lo que le ayuda a someter al oponente.

- Normalmente piensan que por su timidez es fácil de someter, pero realmente es difícil obligarle hacer algo.

- Usualmente huye o evita los combates estando solo, pero con alguien por medio y que aprecie, anula ese pensamiento y decide hacer frente al problema.

- Sabe lidiar con personas que usen armas (sin exagerar claro) Siendo capaz de quitar armamentos y cuchillos, siempre y cuando consiga la oportunidad de hacerlo.

- A pesar de no disfrutar la violencia ni realizarla, Sascha sigue un riguroso entrenamiento para mantenerse en forma, alegando que es solo para estar en óptimas condiciones para huir.

- Posee variadas cicatrices en su cuerpo por los entrenamientos hechos por su padre, la peor marca esta en su espalda, siendo un corte generado por un cuchillo militar.

- Prefiere vivir solo, puesto que siente que su mala suerte es contagiosa y quiere evitar que otras personas la tengan.

- Realmente tiene una mala suerte en atraer problemas, incluso en acciones estúpidas, puede generar un conflicto (patear una piedra y que esta golpee justamente a un delincuente es un ejemplo de ello)

- Aunque considera que luchar o golpear una mujer es muy bajo, Sascha ha hecho estas acciones y noqueado varias mujeres, de lo cual no está nada orgulloso.

- Posee variados “métodos” de ocultación y huida. Siendo notablemente bueno engañando al enemigo para huir, pero nunca usa estos métodos cuando debe luchar, lo considera de cobardes. Irónico que lo diga él.
 

Looney Tunes
Registrado
22 Sep 2015
Mensajes
1,428
Nombre: Mirt Morin

Edad: 22.

Nacionalidad: Canada

Físico:

Personalidad: Mirt es muy bromista y divertido tiene un sentido del humor tonto y a veces pervertido porque siempre hace bromas con temas sexuales. Conversa mucho y habla demasiado aunque su tema siempre es sobre mujeres y video juegos. Es fanatico de las armas ya que sus video juegos favoritos son los shooter por lo tanto cada ves que ve un arma se emociona y la examina. La gente puede pensar que es un niño grande pero la verdad es que el siempre intenta ver el lado positivo de las cosas para romper la tension y que sus amigos esten mas relajados. Tambien tiene manos inquietas cuando una chica viste de forma muy provocativa se le puede escapar la mano y tocar cosas que no debe y sabe que puede sufrir consecuencias por eso pero las afronta.

Biografía: Sus padres intentaron que tenga una vida de lo mas normal posible pero luego criar a un hijo en un mundo destruido era mas dificil de lo que imaginaron. Mirt es afortunado de tener a sus padres cerca para criarlo y darle seguridad. Cuando tenia 9 años su padre logro conseguir con mucha dificultad una consola para que tenga algo con que distraerse. A los 13 años no le dijo a sus padres pero trabajo como repartidor para ganar dinero y ayudara su familia, hacia entregas de todo tipo de cosas aunque fueran ilegales. Se metia en problemas cuando rufianes intentaban quitarle el paquete y lo lograban, pero con el tiempo gano mas fuerza y experiencia para defenderse de ellos. Mirt vivio en una calle donde mujeres ofrecian sus servicios y fue mucha estimulacion para un niño que empezo a tener mucho interes en las mujeres. Muchas de esas mujeres lo miraban pasar y con el tiempo le tomaron cariño y se volvieron sus amigas aunque el jefe de ellas era un maleante y no quería que Mirt se acercara a su negocio. Pasaron los años y Mirt con 18 años quería conseguir un mejor trabajo, le ofrecieron una mejor paga en otra ciudad y el para ayudar a sus padres estaba dispuesto a intentarlo. Se despidio de sus padres y de sus amigos de barrio al igual de las mujeres pero una de ellas que era mas cercano le preparo un regalo de despedida haciendole una felacion gratis y deseandole buena suerte. Ahora hace entregas peligrosas por una buena paga en varias ciudades.

Arma: Kel-Tec KSG

Flota:

Eldridge

Terror

Gneisenau


Gustos y disgustos:


- vehiculos de guerra
- los deportes
- los video juegos
- las chicas moe
- chicas con ropa ajustadas


- no le gusta ver a los chicos desnudos
- no le gusta que hablen mal de su familia o amigos
- no le gusta la gente que lastima a otros
- no le gusta fallar en sus entragas

Extras:

- Tiene mucha energia para correr por que siempre hace entregas
- En ocasiones piensa que si deberia hacer la entrega ya que el producto es peligroso
- No le gusta golpear a la mujeres pero si la situación se sale de control tiene que defenderse
- Se queda colgado mirando a las mujeres que en ocasiones no se da cuenta que mira de forma desvergonzada hasta que de un golpe reacciona
 
Última edición:

Candy Candy~
Moderador
Ya pasaron dos semanas, así que es momento de empezar esto. Claro que diré una cosa, voy a dejar los cupos abiertos por un tiempo más, si es que alguien más llega a animarse y tampoco quiero dejar a gente fuera, así que veamos si recibiré alguna ficha más, por mientras vamos a dar comienzo, no me extenderé mucho, solamente lean, vamos a darle la bienvenida a esta nueva historia.

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Capítulo 01




Tierra desolada, nada más que polvo levantándose, la ciudad de Atlanta acabó convirtiéndose en un desierto completamente desolado, un desastre conocido como el peor de la humanidad acabó con varias ciudades y con millones de vidas alrededor del mundo, este fue un evento que cambió totalmente el panorama del mundo, debido a ello la gente tenía pocas probabilidades de vivir y solo unas cuantas ciudades pudieron mantenerse en pie, aunque debido a ello la diferencias de estratos sociales se hizo mucho más grande y solo unas cuantas personas tenían el privilegio de contar con vidas acomodadas, el resto se las tenía que arreglar en refugios o ciudades completamente llenas con las cuales buscaban subsistir.



Atlanta no fue ese caso, recibió un impacto de lleno de un misil, acabando con toda la vida de la gente en esta y dejando un aire de radiación alrededor con el cual muy poca gente podría sobrevivir, debido a ello no existían muchas personas que buscaran acercarse ahí. No muy lejos existía la base militar, un campo completamente abandonado del cual no mucha gente se acercaba… al menos eso se pensaba…



Un vehículo, más en concreto una camioneta Ford lobo vieja para la época estaba avanzando no muy lejos de ahí, haciendo su camino directo hacia la entrada de la base, una música de rock sonaba mientras el conductor conducía con velocidad, en cierto momento se detuvo justo en la entrada ya destruida de la base, bajando, junto a él se encontraba alguien más, una chica de cabello grisáceo la cual estiró sus brazos una vez se estacionaron.



- Esas fueron cuatro largas horas… - Expresó soltando un bostezo. – Pero finalmente estamos aquí ¿Es lo que te dijo?



- Ese parece ser el caso. – Expresó el joven de cabello rojizo y ojos verdes. – Si ese sujeto que dice ser desarrollador de este proyecto secreto no miente, aquí debe encontrarse una de esas armas.



- Perfecto. – Expresó la chica con una sonrisa. – Este será el comienzo de nuestro plan ¿no?



- Querrás decir mi plan. – Comentó el joven soltando un bufido. – Tu solo eres una metiche que quiso acompañarme para buscar pelear contra mí.



- Eres fuerte, no dejaré de insistir hasta que aceptes pelear enserio. – Expresó la chica lanzando unos golpes al aire. – No practiqué karate durante años para nada.



- Lo sé, tu cerebro está lleno de músculos, dejemos de perder el tiempo y vamos. – La chica asintió.



Los dos empezaron a adentrarse dentro de la base militar abandonada, no había rastro alguno en kilómetros, siendo las dos únicas entidades vivas que se estaban paseando por ahí, tampoco es que muchos se atrevieran a ir debido a la radiación que rodeaba la zona cercana a la ciudad. Los dos llegaron hasta los hangares donde, se presumía, guardan justamente los equipos y armas del ejército.



- Este es el sitio más normal para que guarden armas… aquí deben estar. – Comentó el pelirrojo por lo bajo.



- ¿Qué harás si nos ha mentido? – Preguntó la chica, el pelirrojo volteó a verla, teniendo una sonrisa amenazante.



- Es obvio, voy a matarlo, arrancándole los ojos de sus cuencas.



- Que miedo~ - Expresó ella a modo de broma, el joven bufó.



- No sigamos perdiendo el tiempo, deben estar por aquí. – Continuaron con la búsqueda, todo estaba lleno de polvo y tierra, pasaron bastantes años desde que aquella base fue abandonada por lo que la mayoría de las armas no debían ser útiles e incluso la pólvora dejó de ser efectiva, pero eso no les importaba, estaban buscando algo más, una información que obtuvieron de un desarrollador de un proyecto secreto, algo a lo cual el pelirrojo le tuvo que sacar con amenazas cuando lo escuchó de reojo.



Revisaron muchos rincones de aquel hangar sin éxito alguno, incluso había tierra por lo que ciertas cosas debían encontrarse justo bajo esta, este simplemente siguió buscando.



- Mierda, esto es más pesado de lo que pensé… - Expresó rascándose la nuca.



- Tú fuiste quien nos trajo aquí, no te retractes ahora. – Expresó la chica.



- Lo sé, viajamos durante varias horas para no conseguir nada, sería una mierda si no resulta que veamos esas armas.



Siguieron viendo, en eso un viento fuerte empezó a soplar, levantando tierra, los dos cubrieron sus ojos para que no les entre, ya entonces que se despejó, vieron algo en la parte izquierda.



- Eso… - Señaló la chica, los dos se acercaron a ver, justamente ahí se encontraban lo que eran como dos cúpulas en las cuales una persona podía entrar perfectamente, una sonrisa se dibujó en el rostro del pelirrojo.



- Nos encontramos la lotería… esto debe ser.



- Abrámoslo entonces. – Expresó la chica. El pelirrojo tomó una barra que estaba en el suelo y empezó a ejercer presión para abrir una de las cúpulas, le costó un poco pero finalmente lo hizo, rompiéndola. Ya entonces acechó para ver, ahí se encontraba dentro una chica la cual estaba durmiendo, a primera vista parecía algo irreal por cómo estaba vestida, teniendo un traje de sirvienta y su cabello gris, lo más raro de todo eran las orejas de gato que se posaban sobre su cabeza y una cola enrollada. En cierto momento esta abrió los ojos, unos ojos azules claros observaban fijamente a ambos.



- Identifíquese comandante. – Expresó esta chica con voz robótica, los dos se vieron sin saber qué hacer.



- … Stan Sandford.


- Analizando… no existe en la base de datos. – Expresó la chica, el pelirrojo llamado Stan soltó un suspiro.



- Parece que no será fácil… deberemos usar eso. – En ese momento Stan sacó lo que parecía ser un cuchillo, este tenía tornillos atados y parecía más una máquina que otra cosa.



- ¿Usarás tu cuchillo especial de hackeo? – Expresó la chica.



- No tengo de otra, si deseo hacer mío a esta arma, debo usarlo. – En ese momento Stan sujetó a la chica con orejas de gato y entonces apuñaló justo detrás de su nuca, algo de sangre empezó a salir de ahí mientras apretaba un botón que venía en su cuchillo, en ese momento la chica empezó a agitarse un poco mientras sus ojos mostraban código, una vez se aseguró que estaba listo, retiró el cuchillo.



- … Que pasó… - Ya la chica maid empezó a hablar de manera un poco más humana.Mi cabeza me duele y esto en mi nuca… - Se tocó viendo algo de sangre. - ¿Acaso alguien cambió mi código de comando? ¿Quién?



- Fui yo. – Expresó Stan, mirando a la chica. – Lo cambié con mi cuchillo de hackeo, ahora yo soy tu comandante.



- ¿Tu? ¿Cómo? ¿Dónde está el comandante Collins? Yo debería estar bajo sus órdenes.



- Quien sea que haya sido tu comandante, ya no debe estar vivo, estuviste desactivada más de 20 años.



- ¿20 años? Se supone que estamos en el 2019 ¿no?



- No es así, este es el año 2039, el mundo no es como lo conoces.



- No puede ser… - La chica se vio totalmente asombrada en ese momento, cayendo de rodillas en el suelo. – Esto es difícil de creer.



- Créelo, ahora tu estarás bajo mis órdenes y cumplirás todo lo que diga. – Expresó Stan con una sonrisa, en eso aquella chica empezó a hacer un puchero.



- ¡Me niego a hacerlo! No tengo razones para obedecerte.



- Tu código me reconoce como tu comandante, debes hacerlo. – La chica empezó a mirar a todos lados, como buscando reconocimiento dentro de su cabeza, miró fijamente a Stan, ciertamente tenía el estatus de comandante implantando en su chip de reconocimiento.



- Maldición… no puedo negarlo, mi procesador te reconoce como comandante, no puedo desobedecerte. – Stan sonrió.



- Perfecto, déjame presentarme, me llamo Stan Sandford y a partir de hoy seré tu comandante.



- … Buque destructor de la clase Sims, Hammann.



USS Buque destructor Hammann. Su apariencia se muestra como el de una chica de unos 15 año, lleva vestido un traje de sirvienta con falda corta, los rasgos más peculiares que tiene son esas orejas de gato y la cola que también lleva detrás sobresaliendo, ojos azules claros, su rostro expresa claro desagrado a la situación.



- Bien Hammann, como ahora estás bajo mis órdenes, usaré tus habilidades para poder llevar a cabo mi meta.



- ¿Cuál es esa meta? – Preguntó ella de mala gana, Stan sonrió.



- Voy a conquistar el mundo.



- ¿Ah? – Expresó ella una mueca de asombro. - ¿Estás loco? ¿Acaso piensas usar a Hammann para cumplir tus estúpidos delirios?



- Di todo lo que quieras, pero eso no quita que seas un arma peligrosa que puede acabar con un ejército entero, mis ambiciones no están lejos.



- No puedo creerlo… estoy bajo las ordenes de un idiota… - Hammann soltó un suspiro.



- ¡Stan, aquí hay otro! – Escuchó a la chica, justamente otra cúpula estaba ahí, ya lo había abierto ella. – Déjame esta a mí.



- … Bien, toma el cuchillo. – Le pasó el cuchillo de hackeo a ella, en eso agarró a la chica dentro y apuñaló de igual manera en su nuca, empezando el hackeo, esta abrió los ojos, mirándola fijamente.



- Ese fue un buen sueño… ¿eres mi comandante? No eres igual a como lo tengo en mi base de datos.



- Así es. – Asintió ella. – Soy Annie Flowers, un gusto conocerte.



- … Hola~ soy el crucero ligero de la clase Sendai, mi nombre es Naka.



IJN Naka, crucero ligero de la clase Sendai. Una chica de cabello rojizo claro, ojos amarillos y una buena figura, aspectos que relucen de ella son justamente esas orejas animales que sobresalen en su cabeza así como una cola de mapache, lleva vestido lo que parece ser un vestido japonés de color rojo el cual se ve bastante ligero, dejando ver su busto, incluso su falda siendo algo corta.



- Encantada de conocerte Naka, seré tu comandante.



- Un gusto~ - Expresó ella, entonces vio a Stan y Hammann. – Ella… ¿Qué hace aquí un destructor de la Eagle Union?



- Eso debería decir yo ¿Qué hace aquí alguien del Sakura Empire? – Expresó Hammann poniéndose en posición de pelea, Naka igual.



- Ustedes dos, cálmense. – Stan se interpuso. - ¿Qué carajos les pasan? Aquí somos todos del mismo bando. – Expresó, Hammann simplemente soltó un bufido.



- No lo entiende comandante, El Eagle Union y el Sakura Empire estamos peleados, ella y sus compañeros son nuestros enemigos.



- Lo mismo digo, no entiendo que pasa aquí. – Expresó Naka, Stan soltó un suspiro.



- Luego les explicaremos todo debidamente, si no parece que habrá más aquí, entonces…



En ese momento escucharon algo afuera, unos vehículos que llegaron en ese momento, todos se quedaron en silencio, Stan acechó a ver justo cerca de la entrada del hangar, eran dos camionetas de cual bajaron hombres que estaban armados, chasqueó la lengua.



- Mierda… llegaron idiotas buscando saquear esta base.



- ¿Qué sucede? – Preguntó Hammann, en ese momento Stan sacó un arma de su bolsillo para dárselo a la chica con orejas de gato - ¿Eh?



- Tómalo, necesitarás esto para defenderte.



- ¡Un momento, Hammann no sabe disparar un arma! – Stan chasqueó la lengua.



- Eres un arma, deberías saber.



- ¡Soy un buque de guerra, tu estúpido! Solo sé combatir en el mar y disparar mis cañones. – Stan buscó no enojarse demasiado, tenía que darle una explicación rápido.



- Esto es el seguro, desactívalo para que puedas disparar, solo tienes que apuntar y darles a los enemigos, es todo lo que necesitas saber… Annie, es momento de pelear.



- Eso esperaba, Naka, si puedes hacer algo, también ayúdame.



- ¿Eh? Un momento… - Expresó Naka pero era demasiado tarde, ambos empezaron a moverse saliendo del hangar, las dos chicas que se quedaron atrás se vieron a las caras.



- … Estamos en guerra ¿no? – Preguntó Hammann.



- No sé qué pensar…



(…)


Stan y Annie empezaron a moverse sigilosamente, si podían atrapar desprevenidos a aquellos que llegaron sería todo más fácil, estando en un mundo como en el que viven actualmente, poseer armas era un recurso muy valioso como la comida, algo con lo cual mucha gente lucha y se mata por conseguir, así que intentar matar a ambos por lo que poseen es un pensamiento común. Los dos acabaron escondiéndose detrás de un tanque estacionado ahí, el pelirrojo recargó su arma.



- En cuanto nos vean, empezarán a disparar. – Expresó Stan, Annie asintió.



- Ya espero poder estrellar sus cabezas contra el suelo. – Comentó Annie con una sonrisa segura.



- Mientras sigamos escondidos, tendremos el factor sorpresa…



- ¡Oigan! – En algo que no esperaban, justamente Hammann y Naka salieron de ahí, siendo bastante ruidosas, la chica de las orejas de zorro les estaba saludando. - ¡Se fueron de repente!



- No puede ser… - Stan se llevó la mano a la frente, claramente ellas dos les estaban delatando, justo en ese momento la gente que estaba ahí las vieron y apuntaron con sus armas. – Ya no hay razón de esconderse, vamos.



Los dos salieron de su escondite, Stan empezó a disparar su arma al igual que los enemigos. Stan disparó una ráfaga la cual llegó a dar unos cuantos justo en sus pechos y cabezas, matándolos al instante, uno quiso ir sobre él por detrás, pero el pelirrojo lo esquivó y entonces derribó con su pie, este quiso dispararle pero Stan no lo permitió, pisando su brazo con fuerza para rompérselo, este empezó a gritar pero el pelirrojo terminó su agonía con un disparo en la cabeza.



Annie empezó a repartir golpes entre varios de ellos, lanzando fuertes patadas directamente al abdomen de uno y luego golpearle justo en el cuello para noquearlo, otro empezó a dispararle, Annie se agachó para esquivar las balas e ir hacia ella, lanzando una patada a sus rodillas para hacerlo caer, en ese momento le empezó a sujetar fuertemente del cuello y entonces se lo giró, el sonido resonó justo en el momento que se lo rompió, matándolo al instante, otro quiso ir por detrás de ella, la peligris rodó en el suelo y se levantó para golpearle en el estómago, seguido de ello le pateó fuertemente en el rostro, los dientes y la sangre salían volando cuando remató con una patada más que lo derribó totalmente.



Hammann y Naka veían todo con asombro, no sabían reaccionar a lo que estaban teniendo enfrente, realmente estaban en un mundo distinto al que conocían dentro de sus circuitos de memoria. En eso vieron como aparecieron otras personas las cuales les apuntaron.



- ¿Eh? – No pudieron reaccionar cuando empezaron a dispararles, a pesar de que las balas les daban, no les atravesaban ni nada. – Auch, esto me hace daño.



- Sé que diseñaron nuestros cuerpos para ser resistentes a balas, pero no deja de doler. – Expresó Naka, en eso ella empezó a correr hacia uno de ellos el cual se sorprendió, la chica del kimono dio un salto y golpeó al hombre, este salió volando. – Parece que nuestra fuerza aumentada está activa también.



- A Hammann no le gusta esta situación, debo hacer algo. – Uno quiso ir por detrás de ella, justo le agarró la cola. - ¡Aaah, no toques la cola de Hammann, pervertido!



Hammann se dio la vuelta con un golpe, el pobre hombre que osó agarrar su cola solo pudo sentir la fuerza del impacto, siendo mandado a volar directo hacia un tanque donde acabó estrellado, siendo partido a la mitad debido a la fuerza, muriendo al instante.



- Veo que esas chicas no lo hacen mal. – Expresó Stan con una sonrisa, en eso vieron a dos que sostenían unas cosas. – Eso es… ¡Puta madre, cúbranse todos, tienen bombas!



- ¿Eh? – Hammann y Naka solo pudieron ver como cosas volaron directo hacia ellas, Stan y Annie llegaron justo a tiempo, sujetándolas y corriendo para alejarse, justo cuando explosiones ocurrieron, cayendo al suelo por el impacto de la explosión.



- Tsk, eso estuvo cerca. – Expresó Stand, usando su cuerpo para cubrir Hammann.



- ¿Qué haces tocando mi cuerpo? ¡Pervertido! – Expresó Hammann viendo como Stan estaba encima de ella.



- ¿Ya acabaste? Esas bombas fueron peligrosas.



- ¡Eres un idiota! Soy una chica con el alma de un barco, explosiones así no harán daño a Hammann.



- Aun así, debo ser precavido. – Se levantaron en ese momento, aprovechando el humo de la explosión, volvió a disparar, matando a dos más. – No quedan muchos, acabemos con esto.



Annie empezó a correr, escabulléndose por debajo para acercarse a uno de ellos, aquel que tiró uno de las bombas no vio cuando la peligris ya estaba justo debajo de él, solo para ser derribado con un agarre justo sobre su brazo para tirarlo al suelo, en ese momento lo aprisionó directamente con sus piernas para sacarle el aire, este intentaba moverse más no pudo, quedando desmayado.



Finalmente quedaba uno, este, al ver que no tenía opciones, soltó su arma, Stan se acercó.



- Con que buscaste matarnos ¿eh? Eres muy valiente para intentar algo así.



- Lo lamento, solo buscábamos algo conque protegernos, tenemos familia, perdónanos.



- Ustedes fueron quienes buscaron pelea, no puedes retroceder. – Sin previo aviso, Stan le disparó justo en su cabeza, matándolo al instante, todo mientras tenía una sonrisa en su rostro. – Eso fue todo.


- ¡¿Qué hiciste!? – Exclamó Hammann, con obvia desaprobación. – Se había rendido, no había razón para matarlo.



- SI lo hubiéramos dejado vivo, seguro hubiera regresado a pedir ayuda e ir por nosotros de nuevo, no podíamos dejarlo vivir.



- Pero… - Hammann se quedó callada, en ese momento escucharon un llanto proveniente de una de las camionetas, se acercaron a ver, encontrando algo inesperado.



- ¿Un bebé? - Preguntó Naka, justamente un bebé estaba en uno de los asientos de aquella camioneta.



- Parece que uno de estos lo trajo para cuidarlo… al final su padre terminó muriendo aquí…



- ¿Qué hacemos Stan? Estamos cerca de la ciudad y la radiación está por aquí.



- Es verdad… no podrá vivir por mucho tiempo si ya respiró la radiación. – Stan miró a Annie la cual asintió, Hammann y Naka no entendían que iba a hacer. – No hay otra opción.



Para sorpresa de ambas chicas, vieron como Stan apuntó su arma al bebé, las dos se quedaron paralizadas ante esa vista.



- ¡Espera, que vas a hacer! – Expresó Hammann con algo de desesperación.



- El niño no va a vivir demasiado, lo mejor para él es matarlo ahora antes de que la radiación lo haga.



- U-Un momento… podemos hacer algo ¿no? Puede salvarse ¿cierto? – Preguntó Naka, buscando algo de esperanza, Annie simplemente la vio, negando con la cabeza, la chica con orejas de zorro ahogó un llanto.



- Ustedes dos… necesitan mentalizarse, el mundo se fue a la mierda hace tiempo, nadie es feliz nunca más, ahora la gente lucha por sobrevivir, así que encontrarse con personas con mentalidades de mierda como esta es normal… aprendan que ahora este es el mundo…



- ¡No, espera, no lo hagas! – Hammann buscó detenerlo pero fue demasiado tarde. - ¡NOOOOOO!



Disparó, los llantos se detuvieron en ese momento, Hammann se quedó totalmente pálida con la visión de su comandante disparando al bebé, esta calló de rodillas, el pelirrojo simplemente soltó un suspiro en ese momento.



- Annie, enterrémoslo, al menos debemos darle un entierro digno. - La peligris asintió, Hammann y Naka se quedaron ahí, totalmente calladas con lo que había sucedido, unas lágrimas empezaron a recorrer las mejillas de la chica con orejas de gato.



Un rato más tarde, Annie enterró en el suelo el cadáver del bebé, Stan hizo una pequeña reverencia de disculpa ante la tumba improvisada mientras ya iba de regreso a su camioneta, ahí estaban Hammann y Naka.



- Es momento de irnos, no tenemos nada más qué hacer aquí, suban a la camioneta. – Hammann y Naka se subieron sin decir nada, el impacto aún seguía en ellas, el pelirrojo soltó un suspiro. – Esto será algo complicado…



- Tampoco esperábamos que estas armas tuvieran formas humanas, ya no podemos retroceder.



- Es cierto, dejemos que el tiempo arregle todo. – Dicho eso, volvieron a subirse a la camioneta para arrancar, iba a ser complicado para ambas chicas el acostumbrarse al mundo actual, muchas cosas ya no son como los conocen, pronto verían que el mundo realmente cambió bastante y no de la mejor forma…


---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Un comienzo brutal ¿no? No lo señalé pero esta historia puede que sea la más oscura que he escrito, tendrá muertes, mutilaciones grotescas, intentos de violación, sino es que violaciones como tal, pseudo NTR y otros temas más que se me ocurrirán, será un fic bastante cargado de edgy jajaja esperen a la próxima semana para conocer el destino ahora de este pequeño grupo.

Also, la pestaña de flotas ha sido actualizada, ahí está lo que sería una minificha con lo básico de la personalidad de las dos chicas barco, así para que las vayan conociendo, toda chica nueva irá a esa pestaña. Nos vemos la próxima semana, bye bye.

Lockhart Lockhart
꧁༒☬ZeℝØ-ᎦᎬᏁᎮᎪᎥ☬༒꧂ ꧁༒☬ZeℝØ-ᎦᎬᏁᎮᎪᎥ☬༒꧂
K Karmha
Laharl Laharl
Yuukuru Yuukuru
Reencarna Reencarna
 

No sign of wings as you turn your back on me
Registrado
16 Feb 2009
Mensajes
972
interesante.

Mi unico comentario sería que tengas cuidado de no meter cosas por puro valor de shock (procura que tengan sentido en el contexto del desarrollo de la historia), mientras ese sea el caso por mi bien que la historia sea más densa.

e.e


 

Registrado
6 Nov 2019
Mensajes
5
✨¡¡Yaaaass, al fin dio comienzo!!✨
No me esperaba lo que pasó al final, de verdad me sorprendió un poco, la dinámica de Stan y de Annie también me agrada, veremos cómo resulta con las chicas barco recién despiertas en la época, después de lo que vieron imagino que no será fácil 😱😱

Y demonios, al principio pensé que colectivo era donde todos escribían, es la segunda vez que me pasa aquí 😅

En si me gustó también tu manera de escribir, es muy digerible, fluida y agradable. Lo agradezco mucho, continuaré leyéndolo 💕✨
 

Looney Tunes
Registrado
22 Sep 2015
Mensajes
1,428
Un comienzo brutal ¿no? No lo señalé pero esta historia puede que sea la más oscura que he escrito, tendrá muertes, mutilaciones grotescas, intentos de violación, sino es que violaciones como tal, pseudo NTR y otros temas más que se me ocurrirán, será un fic bastante cargado de edgy jajaja esperen a la próxima semana para conocer el destino ahora de este pequeño grupo.
Esta genial, parece que es una historia mas oscuro aunque no lo parezca por la portada o el anime el cual esta basado 😁 espero mas capitulos impactantes como este
 

Spooky Yaoi Party
Registrado
29 Nov 2015
Mensajes
1,038
Ubicación
Argentina
Perturbador XD es un trauma para las chicas barco jeje (creo que asi las apodaremos "Chicas Barco") Stan y Anni resultaron ser un poquitin retorcidos jaja aun que claro esta que el mas fuerte sobrevive :86:
Y vaya buen oscuro y grotesco comienzo, apenas empieza y ya se supuso interesante jeje espero el prox. Cap.:45:
 

Candy Candy~
Moderador
Aquí ya estamos otro día, llega el segundo cap y prometo que esto no hará más que mejorar, vamos a responder.

interesante.

Mi unico comentario sería que tengas cuidado de no meter cosas por puro valor de shock (procura que tengan sentido en el contexto del desarrollo de la historia), mientras ese sea el caso por mi bien que la historia sea más densa.


e.e


Lo tengo en mente, no introduciré cosas así extremas solo porque sí, ya algunas tendrán sentido por repercusiones de historia y demás, solo cabe decir que en un mundo así, todo humano puede realizar actos de los más inimaginables.

✨¡¡Yaaaass, al fin dio comienzo!!✨
No me esperaba lo que pasó al final, de verdad me sorprendió un poco, la dinámica de Stan y de Annie también me agrada, veremos cómo resulta con las chicas barco recién despiertas en la época, después de lo que vieron imagino que no será fácil 😱😱

Y demonios, al principio pensé que colectivo era donde todos escribían, es la segunda vez que me pasa aquí 😅

En si me gustó también tu manera de escribir, es muy digerible, fluida y agradable. Lo agradezco mucho, continuaré leyéndolo 💕✨
Justamente es una situación bastante complicada para las chicas, ya se verá todo lo que pasaran y es buena saber esa opinión de alguien nuevo que ve mis fics.

Esta genial, parece que es una historia mas oscuro aunque no lo parezca por la portada o el anime el cual esta basado 😁 espero mas capitulos impactantes como este
Los capítulos impactantes estarán llegado, claro que no todos tendrán algo así, debemos avanzar una historia la cual tengo en mente.

Perturbador XD es un trauma para las chicas barco jeje (creo que asi las apodaremos "Chicas Barco") Stan y Anni resultaron ser un poquitin retorcidos jaja aun que claro esta que el mas fuerte sobrevive :86:
Y vaya buen oscuro y grotesco comienzo, apenas empieza y ya se supuso interesante jeje espero el prox. Cap.:45:
Si varias verán ese tipo de cosas y será muy grotesco para otras, igual todo se llevará con el tiempo. Bien, ya sin más, aquí vamos con el segundo cap, espero que lo disfruten.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Capítulo 02



El sol empezó a ocultarse, Stan se encontraba conduciendo cuando notó que pronto se haría de noche y no había garantía alguna de encontrar una ciudad o campo de refugio cercano para estar, así que solo queda la opción de acampar afuera, por lo menos el pelirrojo estaba totalmente preparado y tenía unas bolsas de dormir.


- No llegaremos a un lugar, deberemos dormir afuera. – Expresó Stan, Annie se encogió de hombros.



- No tengo problemas con ello, pero ellas… - Señaló a Hammann y Naka, las dos se habían quedado calladas en todo el resto del camino.



- Tenemos bolsas adicionales ¿no? Dáselas. – Annie asintió. Ya en un momento Stan estacionó la camioneta cerca de lo que era un edificio en ruinas dentro de todo ese desierto, bajando ambos, las dos chicas atrás igual lo hicieron sin expresar nada. – Saca las latas, esa será nuestra cena.



- ¿Crees que ellas coman comida normal también? – Preguntó la peligris, Stan no estaba muy seguro de ello.



- Lo veremos después, por ahora vamos a preparar todo. – Dicho eso, el pelirrojo empezó con la preparación de una fogata mientras que Annie sacaba todo lo necesario para la cena, las dos chicas barco se quedaron todo ese tiempo sentadas en un rincón sin expresar nada. Ya entonces cayó la noche, la fogata estaba encendida, las estrellas bañaban completamente el cielo mientras Annie cocinaba lo de las latas, siendo unos frijoles así como igual atún enlatado.



- Pronto estará listo, no se preocupen. – Expresó ella mientras murmuraba una tonada, Stan se quedó ahí sentado, mirando al cielo.



- … ¿Por qué? – Escuchó a su lado, volteó a ver, ya encontrando que Hammann habló por primera vez en todo ese tiempo. - ¿Por qué hiciste eso? Ese bebé no merecía morir, eres un asesino. – Stan simplemente soltó un suspiro.



- El bebé había aspirado de la radiación que está cerca de la ciudad, si lo hubiéramos dejado así, hubiera muerto de una forma más terrible y con desfiguraciones, fue lo más sano para él.



- ¡¿Acaso matar a un bebé es lo más sano!? – Finalmente la chica de orejas de gato levantó la voz. – Esto está mal, está completamente mal, ver como un bebé inocente muere frente a mis ojos es una escena que jamás saldrá de mi mente, y tú lo hiciste, sin sentir ningún tipo de remordimiento, eres un asesino, no soportaré estar bajo el mando de alguien que mata bebés como si nada.



- Wuah… Hammann-san, cálmate por favor. – Naka intentó calmar a la peligris pero esta le apartó la mano.



- ¡No me toques! Seguimos siendo enemigas. – Expresó con furia, Naka bajó la mirada con tristeza en sus ojos.



- Yo solo quería ayudar un poco… - Stan no podía soportar que las cosas siguieran así, tuvo que explicar su parte.



- Hammann, debes hacerte la idea de que el mundo no es como lo conoces, no sé cómo fue que terminaron siendo construidas o qué tipo de información tienen, pero deben de entenderlo, el mundo cambió totalmente, pasó de ser un gran y azul planeta feliz a uno desolado, lleno de la peor basura y escoria que existe en toda la humanidad que hace todo lo posible por sobrevivir, si no endureces tu mente, no sobrevivirás por mucho tiempo.



- ¡Yo nunca pedí ser despertada en un mundo así! – Le gritó Hammann en su rostro, Stan no mostró emoción alguna. – No me gusta esto… siempre pensé que cuando empezara mi servicio activo en la flota sería en un ambiente alegre, con muchas compañeras y con mi hermana… nunca quise que las cosas terminaran de esta forma… no me gusta, me rehúso a aceptarlo.



- Yo no tengo la culpa de que el mundo terminara así, si quieres quejarte con alguien, hazlo con la persona que se atrevió a disparar misiles nucleares por todo el mundo. Yo hago todo lo posible por sobrevivir, lo he hecho desde que era pequeño y eso no va a cambiar, así deba matar, mutilar, robar y ser el hijo de puta más miserable que conozcas, mientras siga vivo, todo eso no importa. – En cierto momento Hammann empezó a reír por lo bajo, Stan enarcó una ceja.



- Todo esto es tan irreal… me gustaría pensar que sigo en un estado de hibernación y que todo esto es un mal sueño, solo esperando despertar y aparecer en un mundo normal con mi hermana a un lado viéndome despertar… pero no es así, esto es la realidad… supongo que tendré que aceptarlo… - Lagrimas empezaron a bajar por sus mejillas. – Esto es una basura… una mierda… odio este mundo… lo odio…



- Hammann-san… - Naka se acercó a abrazar a la chica de orejas de gato la cual seguía sollozando, Stan simplemente se rascó la nuca, mirando a Annie.



- ¿Ya está lista la cena?



- Un poco más. – Respondió. Un tiempo ya después, Hammann se calmó, sus ojos estaban rojos por llorar pero estaba más tranquila, en ese momento Annie repartió lo que eran pequeños platos con la cena que hizo, Hammann y Naka no lo vieron con gusto.



- ¿Qué es esto? – Preguntó la peligris.



- Es la mezcla de lo que hay en las latas, no tenemos otra cosa. – Respondió Stan, Hammann hizo un puchero.



- Esperaba carne… no esta cosa que parece vomito.



- Cómelo o déjalo. – Fue todo lo que dijo el pelirrojo antes de empezar a comer, las dos chicas vieron con un gran asco como Stan comía eso sin quejarse, Annie igual.



- Esto Shikikan… ¿realmente debemos comer? – Preguntó Naka, Annie le vio con algo de confusión.



- Si quieres tener energías… y ¿Qué es eso de Shikikan?



- Ah, es así como le decimos al comandante en nuestro idioma natal, espero que no le moleste si le llamo así… - Bajó la mirada con algo de vergüenza, Annie simplemente se hundió de hombros.



- Puedes llamarme como desees. – Eso pareció alegrar un poco más a la chica de cabellos rojizos, saber que tiene la aprobación de su comandante.



- Y bien, me gustaría saber un poco más de ustedes dos, que son realmente y como es que pelean. – Expresó Stan, Hammann realmente no quería hablarle pero seguía siendo su comandante, no podía desobedecerle.


- … Según tengo la información en mi base de datos, pertenecemos a un proyecto secreto el cual involucraba a varias naciones del mundo, siendo los mayores implicados Estados Unidos, Inglaterra, Alemania y Japón, el nombre de ese proyecto es llamado Azur Lane. El propósito del proyecto era crear armas especiales las cuales serían distribuidas a todas las naciones para tener una fuerza militar con la cual se apoyarían mutuamente, el diseño de estas armas se formó con base en los planos de antiguos barcos de la primera y segunda guerra mundial, los cuales programaron almas artificiales para ser introducidos dentro de cuerpos sintéticos de chicas, los cuales contarían con una fuerza mayor a la humana, habilidades para pelear en alta mar y tierra, un proyecto ambicioso de soldados superiores.



- Es casi igual a lo que ese desarrollador nos contó… - Pensó Stan. - ¿Y cómo es que pelean en el mar? No tienen cañones o algo así.



- Si los tenemos, estúpido comandante. – Expresó Hammann con enojo. – Dentro de nuestros cuerpos tenemos algo llamado cubo de juicio, es el núcleo donde están alojadas nuestras almas así como todo el conocimiento del barco del que provenimos, es la fuente de nuestro poder y nuestra vida, si queremos materializar nuestras almas, solo reforzamos nuestra conexión con el cubo, de esta forma.



En ese momento Hammann se levantó de su asiento y se alejó un poco, en ese momento un brillo apareció alrededor de ella, concentrándose mayormente en su pecho, fue entonces que algo apareció de repente, cañones se sujetaron justamente a los costados de la chica gato, así como una especie de botas en sus pies, todo se veía pesado pero Hammann lo portaba sin problema alguno.



- Oh~ - Expresó Annie mientras aplaudía.



- Estos cañones son los mismos que tenía en mi vida como buque y estos zapatos me permiten poder moverme libremente en el agua, algo así como correr encima de ella.



- Entiendo… es una forma interesante de combatir ¿también puedes disparar esos cañones en tierra?



- Eres un idiota… claro que puedo, siempre y cuando los porte, no importa desde donde dispare, tiene el mismo efecto. – En eso Stan formó una sonrisa en su rostro.



- Annie, realmente con esto podremos llegar a cumplir nuestras ambiciones.



- Si. – Expresó la peligris con una sonrisa, Hammann soltó un suspiro haciendo desaparecer sus cañones.



- ¿Es verdad toda esa estupidez de querer conquistar el mundo? – Preguntó ella, volviéndose a sentar.



- Con armas como ustedes dos, es un sueño posible. – Expresó Stan, regresando a comer. – El mundo ha estado en la mierda durante muchos años, la gente ha olvidado lo que es el sentido común y la decencia, si vas a algún sitio solo es posible que te roben, te maten o te violen, peor si eres una mujer, este mundo ha sacado lo peor del ser humano y es un sitio que ya no soporto, es por eso que quiero cambiarlo, seguiré buscando más chicas como ustedes, entre Annie y yo formaremos una gran flota que será una fuerza invencible con la cual el mundo esté a nuestros pies, quiero ser el gobernador de todo el mundo para cambiarlo, ese es mi sueño…



- … No es un mal sueño, es noble al contrario. – Respondió Naka con una sonrisa. – En el imperio Sakura tenemos una fuerte creencia hacia los dioses, pensamos que estos nos escucharán si rogamos hacia ellos y podrán cumplir nuestros objetivos, puede que no sea una sacerdotisa, pero estaré rezando porque ese objetivo sea una realidad.



- Sí, claro, un sueño y todo eso, pero hay un problema. – Expresó Hammann llevándose las manos a la cintura. – El proyecto cuenta con más de cien unidades como nosotras, incluso puede que algunas ya se encuentren en otros países ¿Cómo rayos harás para reunirlas a todas?



- … No lo sé, simplemente que todo suceda como deba suceder.



- Que todo suceda ¿eh? – La chica gato entrecerró los ojos. – Eso es pura mier…


- Hammann-san, no irrespetes el sueño de tu Shikikan de esa forma. – Le interrumpió Naka haciendo un puchero. – Estás bajo su mando, no debes ser mala con él.



- ¡Pero si es verdad! – Exclamó apuntando a Stan de forma acusadora. – Como es que un asesino de bebés como él puede tener un sueño noble de cambiar al mundo, tanto dice de querer acabar con la escoria y él mismo es una, un comandante así no es digno para mí.



- Bien Hammann, si tanto dices que no soy un comandante digno, tienes la libertad de irte a donde quieras, como soy un asesino como tanto expresas, eso significa que te irá bien si te vas por tu cuenta, hazlo, puedes irte, quizás te vaya bien o te encuentres rodeada de estos pervertidos que tanto te gusta nombrar y te violen sin control, seguro verían a una chica joven como tú con ojos lujuriosos, vamos, lárgate de aquí e intenta sobrevivir. – Hammann bajó su mirada, estaba bastante molesta y realmente deseaba irse, pero Stan tenía razón, no iba a vivir demasiado, se tuvo que tragar su orgullo.



- Eres una maldita escoria pervertida… - Expresó por debajo, Stan se limitó a sonreír.



- Así me gusta, eres bastante obediente.



- ¡Vete a la mierda! – Le gritó, Stan se pasó por debajo el insulto, regresando a comer.



- ¿Él ha sido siempre así? – Preguntó Naka de forma disimulada a Annie.



- No conozco todos los detalles, pero él ha estado viajando solo desde que es pequeño, pasó por muchas cosas que lo llevaron a ser así, no espero que lo entiendan totalmente.



- Aunque parezca mal hablado y algo intolerante, tiene buenas intenciones, eso es suficiente para ver que es una buena persona. – Expresó la chica de orejas de zorro con una sonrisa.



La cena continuó, por esa noche necesitaban descansar ya que a primera hora regresarían nuevamente el viaje para ir al siguiente destino.



(…)



Totalmente despiertos, aunque Hammann y Naka estuvieron incomodas de dormir en el suelo con bolsas de dormir, regresaron al camino, con Stan conduciendo tenían que decidir el siguiente destino a ir.



- ¿A dónde vamos ahora? – Preguntó Naka.



- A ustedes dos las encontramos en una base militar, siguiendo ese esquema, iremos a otros donde puede que veamos a más de ustedes durmiendo. – Respondió Stan.



- Eso estaría bien, me pregunto si llegaré a ver a mis hermanas. – Expresó la pelirroja con una sonrisa, Hammann soltó un bufido.



- Es una estupidez… ojalá Sims esté en alguno de ellos… - Expresó eso último en voz baja.



- Así que estaremos bajando por lo que iremos a Florida. – Respondió él.



- ¿Acaso Florida no tiene ciertos problemas? Ya sabes… las manifestaciones que se llevan a cabo. – Expresó Annie mirando a ver a otro lado.



- Mientras no estemos cerca, todo estará bien.



- ¿Acaso pasa algo ahí? – Preguntó Naka.



- Florida ha sido una región un poco olvidada aunque antes de los misiles era uno de los estados más poblados y con mayor turismo, ahora las ciudades principales como Tampa están destruidas y hay manifestaciones al respecto, causando divisiones entre personas normales y personas infectadas por la radiación como yo, un caso típico de discriminación.



- ¿Estás infectado? Y… ¿no es doloroso?



- Para nada, la radiación solo me dio este color de pelo y que mis ojos brillen en la oscuridad, nada raro.



- No le hagas caso, seguro lo dice para causar lastima y estemos de acuerdo con él. – Expresó Hammann.


- Por supuesto, busco causarles lastima para que me sigan en mis planes, Hammann, eres una gran genio y detective ¿sabías? – Expresó con ironía, la chica gato hizo un puchero. – Respecto a encontrarse con otros, no hay problema, si bien la gente está dividida, muchos han decidido armar comunidades en distintos puntos del estado y mayormente esta gente es pacifica, si llegamos a descansar en uno de estos, es posible que nos reciban.



- ¿Acaso el gobierno no hace nada por esto? Conociendo la situación de este país. – Preguntó Hammann, eso causó que Stan soltara una risa seca. - ¿Qué es gracioso?



- ¿Acaso crees que el gobierno tiene tiempo para tratar con manifestaciones? Todo tipo de órgano gubernamental es completamente inútil desde que sucedió el desastre, los gobernantes tienen sus manos completamente metidas en la mierda, ignorando todo lo que sucede a su alrededor para solo buscar engrandecer sus bolsillos y enriquecerse, eso ha causado que la brecha social creciera mucho más que antes, la discriminación ahora es cosa de todos los días y la gente ha aprendido a vivir con ello.



- Pero eso no está bien, la gente vive por su país y el gobierno debe trabajar por su gente, eso sería verdadero patriotismo. – Expresó Hammann buscando contraatacar.



- Ya no existe verdadero patriotismo, nunca más, si tanto deseas ver un cambio, solo puedes hacerlo con tus propias manos, el gobierno decidió hacerse a un lado hace mucho tiempo. – Hammann no sabía en qué creer, realmente el mundo dejó de ser como creía que era.



- Nuestra próxima parada sería Jacksonville, lo bueno es que, de todas las ciudades principales, fue la menos afectada y sigue poblada hasta ahora. – Comentó Annie revisando un mapa.



- Entonces ya sabemos a dónde ir. – Siguió conduciendo. Al cabo de un par de horas, finalmente llegaron a ver el letrero destrozado que señalaba la llegada a la ciudad, ya entonces que entraron a la misma, se veía medianamente destruida, los edificios estaban sucios y viejos, pero igual había gente, así como igual algunos reconstruidos, Hammann y Naka observaban a través de las ventanas.



- Esta ya parece una ciudad un poco más normal. – Expresó la chica gato.



- Hay personas que, a pesar del desastre, no quisieron abandonar ciudades y han trabajo en conjunto para buscar reconstruirlas, Jacksonville es uno de esos casos que la gente unió fuerzas para salir adelante, se puede decir que es el punto neutro del estado.



- Naka ¿puedes hacer algo con tus orejas y cola? Necesitaremos salir y si las ven… - Preguntó Annie.



- No puedo hacer nada Shikikan, son parte de mi cuerpo, así que no puedo esconderlas por gusto.



- En serio ¿Quién tuvo la idea de darles esos rasgos animales y esa ropa? – Preguntó Stan un poco descolocado por lo inusual de sus apariencias.



- ¿Qué voy a saber yo? No tenemos completa idea de lo que pensaban nuestros desarrolladores. – Expresó Hammann soltando un bufido. – Debieron ser unos pervertidos y fetichistas.



- Ese podría ser el caso puesto que los científicos tienden a ser excéntricos, seguro había algún otaku o zoofílico entre ellos y decidió darles orejas y colas de animal. – Respondió Stan buscando burlarse de ella.



- Bueno, gran parte de nosotras del Imperio Sakura tenemos rasgos iguales, mayormente orejas y colas de zorro u otros animales. – Respondió Naka.



- Entender a los desarrolladores parece ser complicado… - Expresó Annie con un gotón en su frente. Un tiempo después ya encontraron un sitio donde estacionarse, bajando en ese momento, Stan decidió darles gabardinas que tenía guardadas a ambas chicas para esconder sus rasgos animales, sumados a unos sombreros.



- ¿Es necesario que lleve esto? Me da calor. – Expresó Hammann.



- A menos que desees llamar la atención y posen sus ojos sobre ti.



- Bien, lo entiendo. – Hammann soltó un suspiro. En ese momento caminaban hasta pasar por la zona de restaurantes, eran pocos los que estaban funcionando y se encontraban abiertos, en eso escucharon el sonido de un estómago.



- Esto… lo lamento… - Se disculpó Naka, sintiéndose avergonzada. – La cena de ayer no me llenó realmente…



- Stan ¿tenemos dinero? – Preguntó Annie.



- Debes saberlo. – En eso sacó su billetera, Hammann y Naka se sorprendieron de ver muchos billetes en esta.



- ¿Cómo? – Preguntó la chica gato con ingenuidad.



- Desde que era pequeño realicé muchos trabajos, sea de vigilante, ayudando en construcción o guardia, hubo un trabajo en específico donde pagaban grandes cantidades de dinero, la de ser piloto de helicóptero.



- ¿Piloto? ¿Sabes manejar?



- Tuve que aprender, fueron unos cuatro años en los que estuve en ese trabajo y la paga fue bastante buena, llegué a ahorrar mucho dinero que mantengo guardado.



- Increíble… - Expresó Naka con asombro.



- Si desean comer, no tengo problemas en comprarles algo. – En ese la chica de orejas de zorro se acercó, sujetando las manos de Stan.



- Por favor. – Expresó con seriedad, como si ese fuera un llamado para ella, el pelirrojo soltó un suspiro.


- Bien…



- Yay~ - Expresó ella con felicidad, Hammann no quería demostrarlo pero igual estaba un poco feliz de tener comida normal, Annie observó a Stan con una sonrisa.



- Gracias por el gesto, parece que no tienes problemas en consentirlas un poco.



- No quisiera que estén sin energía para otra batalla… - Fue todo lo que dijo. Ya entonces hicieron su camino para entrar a un restaurante, era sencillo y vendían mayormente comida casera. - ¿Qué van a querer? – Preguntó.



- Una sopa de maíz con piernas de pollo. – Pidió Hammann.



- Yo quiero esa hamburguesa de ahí. – Apuntó Naka.



- Vamos con un plato de alitas de pollo. – Pidió Annie.



- Yo no pediré nada, ustedes coman. – Terminó por declarar Stan, Hammann le vio de reojo.



- ¿En serio? Ahora que podemos comer algo medianamente normal.



- Sigo satisfecho de la cena de ayer, esto es para ustedes. – Hammann realmente no estaba segura pero no podía decir nada, fueron a sentarse a una mesa mientras esperaban sus pedidos, Naka se veía excepcionalmente alegre por la comida.



- Comida, comida, ven ya la comida~ - Empezó a cantar con una tonada un poco rara, algo que hizo que Annie soltara una pequeña risa.



- Debiste decirnos que tenías todo ese dinero. – Comentó Hammann a su comandante. – Pudimos comprar mejor comida que eso que tenías.



- Realmente no es que el dinero sea tan indispensable, si bien muchos sitios siguen bajo el sistema económico normal, eso no tiene validez en lugares totalmente inhabitados, por eso es que he ahorrado años de dinero y nunca lo he usado. – Expresó hundiendo los hombros.



- Realmente es un fastidio tenerte de comandante… pero debo admitir que al menos cuentas con recursos.



- Entonces ¿me tienes mejor aprecio? – Preguntó sonriendo suavemente, Hammann se puso roja.



- N-No es así, sigo pensando que eres una mierda y un pervertido. – Buscó replicar, Stan disfrutaba verla frustrada de esa forma. En poco tiempo llegó la comida, Naka vio con felicidad la comida normal sobre la mesa, juntando sus manos.



- Itadakimasu~ - Expresó antes de empezar a comer, las tres chicas comían mientras Stan solamente les observaba, Naka estaba disfrutando de su comida como si nunca antes hubiera tenido una.



- ¿Realmente no quieres comer nada? – preguntó Annie, Stan negó con la cabeza.



- Ustedes coman, lo necesitarán más.



- Déjalo, si prefiere morirse de hambre, que así sea. – Expresó Hammann soltando un bufido. – Seguro piensa que es cool por aguantar el hambre y seguir de pie.



- No aguanto el hambre, simplemente estoy siendo eficiente, no he gastado mucha energía, cuando sienta que deba comer, lo haré. – Hammann no dijo nada más. Una vez terminaron su comida y salieron, ya tenían energías renovadas, Naka estiró sus brazos.



- Estoy satisfecha… gracias por la comida. – Expresó con una sonrisa a Stan.



- No fue nada… ya que terminamos aquí, quizás debamos… - En ese momento vieron como dos camionetas de carga pasaron por ahí, justamente los ojos del pelirrojo captaron algo que reconoció al ver como una puerta trasera de ellas estaba medio abierta. – Eso…



- ¿Qué pasa? – Preguntó Annie con algo de duda, vieron como su rostro se puso serio.



- Vi algo parecido a las capsulas donde estaban ellas dos. – Respondió, eso sorprendió a las chicas.



- ¿Capsulas? Entonces ellos tienen… - Comentó Naka, en eso Stan apretó su puño con fuerza.



- Maldita sea… parece que ya no es un secreto nunca más… tienen a una de ustedes.



- Quizás sea alguien que conozca, debemos hacer algo. – Expresó Hammann, Stan sonrió de forma segura.



- Lo haremos… no permitiré que cualquier persona se atreva a robar a una de las chicas que tanto busco reunir. – Expresó. De esa forma tuvieron que seguir por detrás para alcanzar a esas camionetas, viendo que se estacionaron cerca de lo que sería un almacén, cuatro hombres bajaron de estas.



- Bien, ya la tenemos, realmente no pensamos que habría chicas dentro de esa base militar, una suerte ¿no?



- Es cierto, serán bien pedidas si las vendemos como muñecas sexuales. – Expresó otro, Naka se cubrió la boca al saber eso.



- Malditos… - Rugió Hammann por debajo, pensando en que iban a vender a quien tuvieran ahí como muñeca sexual, Stan no quería permitirlo, en eso salió del escondite. - ¿Comandante?


- Es cierto, será una gran fortuna jajajaja… - En eso uno de los hombres cayó al suelo al tener un agujero en su corazón, los otros le vieron con sorpresa.



- ¡¿Cómo!?



- Ey. – Vieron como Stan se acercaba, teniendo una sonrisa amenazadora. – Dicen que piensan vender eso como muñeca sexual ¿eh? Lo siento, pero no es algo que pueda permitir, yo igual las estoy reuniendo.



- ¡Hijo de puta! – Gritó uno de ellos, entonces sacaron lo que eran ametralladoras, empezando a disparar, Stan empezó a correr para cubrirse de las ráfagas de balas y evitar que le den.



- ¡Comandante idiota, es descuidado salir así! – Le gritó Hammann mientras salía y corría hacia los hombres armados, estos disparaban pero veían que las balas no le afectaban. - ¡Tomen esto! – De un salto, lanzó un puñetazo a uno de ellos, este salió volando por la fuerza mientras su cabeza fue destrozada totalmente, siendo aplanado contra la pared de la camioneta, los otros tres se vieron intimidados.



- ¡Aaah! – Annie saltó justo por delante para lanzar una patada al rostro de otro, haciendo que soltara su arma para luego seguir con un golpe ascendente a su mentón.



- ¡Tenemos intrusos, se quieren llevar la mercancía! – Expresó el restante solo para ser recibido por una patada de Naka en su abdomen, sintió como sus costillas fueron rotas con ese impacto, cayendo al suelo.



- Gracias. – Expresó Stan saliendo del escondite, Hammann soltó un bufido.



- Pudiste haber muerto… - Comentó ella con desaprobación.



- Contaba con la ayuda, ahora veamos… - Se subió a la parte de atrás de la camioneta, observando la capsula, sacó su cuchillo de hackeo para abrirla. Quien estaba dentro era lo que parecía ser una niña con una edad aproximada de 12 años, tenía cabello rubio y lo más notorio de todo era que solo llevaba un bikini color negro. - ¿Quién rayos dejaría a una chica así?



- No sigas viendo, pervertido. – le regañó Hammann, Stan desvió la mirada, ya clavando el cuchillo en la nuca de la niña, esta abrió sus ojos, siendo activada, soltó un bostezo.



- Ese fue un buen sueño… parece que fui despertada jeje. – Soltó una pequeña risa. – Soy un submarino de la clase Gato, mi nombre es Albacore, mucho gusto en conocerlo~ - Expresó con una sonrisa. Una nueva chica fue despertada en medio de todo ese alboroto, no era todo, aún les esperaba más al final.


----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Este cap trajo toda la información que necesitan saber de las chicas, al menos una buena parte, claro que ellas siguen teniendo algunas cosas misteriosas y como es que se comportan demasiado humanas, por mientras ya apareció una más al final pero la presentaré de una mejor forma en el próximo cap, así que nos vemos la próxima semana para ver como seguirá esto. Bye bye.

Lockhart Lockhart
꧁༒☬ZeℝØ-ᎦᎬᏁᎮᎪᎥ☬༒꧂ ꧁༒☬ZeℝØ-ᎦᎬᏁᎮᎪᎥ☬༒꧂
K Karmha
Laharl Laharl
Yuukuru Yuukuru
Reencarna Reencarna
 
Última edición:

Registrado
6 Nov 2019
Mensajes
5
Soy yo o stan es bastante 'lindo' en este cap? Después del primero me pareció un tanto cute ver qué se preocupa por el bienestar y la comodidad de sus compañeras... no se por que pero me subo al ship de Stan con Hammann (soy bastante shipeadora aún que las parejas no vengan al caso, les aviso) amo la toxicidad que me inspira💕

En general me pareció interesante conocer el funcionamiento de las chicas barco (como cariñosamente las hemos apodado) no puedo esperar para leerlas en acción, aún que se que tomara algo de tiempo. El desarrollo me está gustando bastante y tengo que admitir que me tiene enganchada 👀✨
 

Registrado
19 May 2012
Mensajes
108
Ubicación
En algun lugar del multiverso
Si todavía es posible unirse aquí dejo mi ficha


Nombre: Edric 'Ed' Knight

Edad: 26

Nacionalidad: británico/japones

Físico:
650710c16b21adcccf2bc3aa362de5e1-png.72038

Personalidad: Se le puede ver como alguien muy alegre y burlón, hablando informalmente con la mayoría de la gente como si fueran amigos íntimos, a menudo utilizando apodos ,disfruta enormemente de poner a las personas en situaciones miserables o caóticas con el fin de observar sus reacciones. Con un profundo conocimiento del comportamiento humano y sus tendencias, es capaz de determinar los pensamientos de la gente y predecir sus reacciones con gran precisión ,Tiende a molestarse si no pude predecir a alguien aunque esto es solo por un momento.

También es muy leal y siempre cumple sus tratos ,ademas de ser muy cariñoso y sobreprotetor con la gente que ama,aunque es muy difícil ganarse su lealtad a pesar de su personalidad alegre

Biografía: estando con su familia en los estados unidos por un viaje de negocios cuando cayeron las bombas , el y su familia sobrevivieron por poco aunque sus padres y su abuelo contrajeron una enfermedad incurable y a el se le volvio el cabello blanco y sus ojos de color rojo y celeste extrañamente no le paso nada mas.Sabiendo que iban a morir su familia lo entreno para poder manejar lo que quedaba de su negocio familiar ,su abuelo un ex miembro del SAS británico le dio un entrenamiento militar y su madre le enseño el manejo de la katana. Después de que su familia muriera el se encargo del negocio familiar y también se volvió un informante ,teniendo una red de imformacion que cubre todo los estados unidos

Arma: uns katana (regalo de su madre) y una pistola

Flota:

- Vampire

- Atago

- Formidable

Gustos y disgustos:
-te
-lasaña
-dulces
-la compañía de una chica hermosa
-un buen libro
-las reacciones de otros estando en una situación caótica o vergonzosa

-traidores
-la gente que no cumple sus tratos
-violadores
-aquellos que lastiman niños

Extras:
-apesar de ser alegre es muy estricto con sus subordinados aunque justo por eso es muy querido por sus subordinados
-cuando esta pensando en un plan tiende a jugar con su cabello
-tiende a practicar y darle mantenimiento a su katana siempre que puede
-le gusta meterse en situaciones caóticas debido a que lo encuentra divertido
-su padre es británico y su madre japonesa
 
Última edición:

Candy Candy~
Moderador
Buenas, ya vamos para subir el tercer cap de este fic en el día, primero vamos a responder.

Soy yo o stan es bastante 'lindo' en este cap? Después del primero me pareció un tanto cute ver qué se preocupa por el bienestar y la comodidad de sus compañeras... no se por que pero me subo al ship de Stan con Hammann (soy bastante shipeadora aún que las parejas no vengan al caso, les aviso) amo la toxicidad que me inspira💕

En general me pareció interesante conocer el funcionamiento de las chicas barco (como cariñosamente las hemos apodado) no puedo esperar para leerlas en acción, aún que se que tomara algo de tiempo. El desarrollo me está gustando bastante y tengo que admitir que me tiene enganchada 👀✨
Conociendo todo lo que Hammann ha pasado en las últimas horas, no es de sorprenderse que se vea así de enfadada jaja, ya digo que muchas chicas cuando aparezcan van a tener ese tipo de reacciones hacia sus propios comandantes, todas tienen personalidades tan distintas que pueden comportarse de una forma distinta a otra, más que nada cuando se trata de matar gente o ver escenas grotescas, ya se verá más adelante.

Si todavía es posible unirse aquí dejo mi ficha
Claro que si se puede aún, ya dejo un tiempo más con cupos abiertos antes de cerrar, hay una buena cantidad de pjs pero esperaré un poco más, ya está agregado. Y ahora vamos con el cap, veamos lo que hay para el día de hoy.

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Capítulo 03.



Submarino USS Albacore. En apariencia se le observa como una niña pequeña, de cabello rubio y ojos verdes, la gran diferencia es el hecho de que solo lleva un bikini negro como ropa y aquellos cascos sobre su cabeza, más allá de todo, no se observa que tenga nada más.


- Hola~ - Se presentó ella, ya entonces dirigiendo su mirada al resto. – Hammann, me alegra verte.



- Igualmente Albacore… - la chica gato soltó un suspiro.



- ¿Pasa algo? – Preguntó Annie.



- No es nada… digo, no es malo encontrarla, pero esperaba a alguien más…



- No te pongas triste, ahora estoy yo para alegrar las cosas. – Expresó la chica del bikini. – Y tú, ahora que eres mi comandante me aseguraré de cumplir con mis misiones.



- Si… solo una pregunta… ¿por qué solo llevas un bikini? – Preguntó Stan, Albacore le vio con interrogantes en su cabeza.



- Bueno… soy un submarino ¿de qué otra forma podré sumergirme en el agua? ¿Con ropa normal y pesada? Es sentido común comandante.



- Claro, sentido común. – Expresó con ironía el pelirrojo. – Necesitarás ponerte una playera encima, luego te la damos.



- Ok~ - Expresó la rubia, ya entonces vio que ahí estaba Naka. - ¿Oh? ¿Qué hace alguien del imperio Sakura aquí?



- Es una larga historia, luego la contaré. – Expresó Naka, en eso vieron como más hombres salían de un almacén con armas. – Más enemigos.



- Jeje, parece que llegó mi tiempo de actuar. – Expresó Albacore con una sonrisa, en eso manifestó lo que parecía ser un lente en su ojo izquierdo. – Mi radar detecta diez fuentes de calor ahí dentro… y una señal parecida a la nuestra, parece que hay otra chica dentro.



- ¿Otra más? Entonces debemos recuperarla. – Expresó Annie, Stan asintió.



- Toma esto, ese radar igual te proporciona una mira de precisión ¿no? – Albacore asintió, el pelirrojo le pasó una pistola. – Dispárales con esto, no dudes en matarlos si la situación se pone peligrosa.



- Ok, gracias por el arma comandante, la usaré bien. – Expresó la rubia con una sonrisa, ya mirando de frente. Justo salieron dos con metralletas los cuales empezaron a disparar, todos se cubrieron detrás del camión en aquel momento. – Son ruidosos.



- Vamos. – Stan acechó y empezó a disparar desde su posición, logrando darle a uno en el hombro para deshabilitarlo, Albacore igual empezó con los disparos, ella tenía mayor precisión logrando atravesar el cráneo del segundo.



- Lo hice~ - Expresó ella con alegría. – Felicíteme comandante.



- Lo hiciste bien, ahora vamos. – Señaló al grupo para que siguieran avanzando poco a poco, asomando su cabeza por la entrada del almacén, vio al resto de hombres cuidando otra capsula, Stan chasqueó la lengua. – Tienen ametralladoras todos y están alrededor de la cápsula.



- Hay que recuperarla, si es otra de nuestras compañeras. – Expresó Hammann, el pelirrojo asintió.



- Creo poder hacerlo desde aquí… - Murmuró Albacore, Naka la vio de reojo.



- ¿Qué harás Albacore-chan?



- Unos cuantos cálculos… si es posible desde esa posición deberá darle… comandante ¿me da permiso para intentar algo? Juro que no fallaré. – Stan la vio, no sabía que tenía en mente pero parecía saber lo que hacía.



- Inténtalo. – La rubia sonrió de forma segura.



- No le fallaré. – En eso apuntó su pistola a cierto punto entre la entrada y una pared, cerró los ojos, enfocando solamente su mira, en ese momento disparó.



- ¿Qué fue eso? – Expresó uno de los que estaban adentro cuando de repente cayó al suelo al tener su pecho atravesado por aquella bala, sorprendiendo al resto.



- Funcionó. – Expresó Albacore en victoria.



- ¿Cómo hiciste eso? – Preguntó Hammann, la rubia le vio con una sonrisa gatuna.



- Fácil, todo es cuestión de cálculos, nosotras los submarinos tenemos una gran precisión, solo enfoqué mi disparo para que rebotara en aquella lamina de metal y dirigiera justo hasta uno de ellos.



- Claro… muy sencillo… - Un gotón surgió en la frente de Hammann. Stan sonrió complacido.



- Lo hiciste bastante bien, ahora que todos están distraídos, vamos dentro. – Dicho eso, todos entraron para sorpresa de los hombres, estos despertaron mientras empezaban a disparar, Stan no le dio la oportunidad a algunos con una ráfaga la cual derribó a tres, Albacore igual empezó a disparar con precisión dando en puntos vitales para matarlos de una vez, más en específico en la cabeza y el corazón.



- No me subestimen solo por ser una niña.



Annie lanzó una patada alta justo al mentón de otro al cual derribó, de ese modo llegó Naka por detrás de ella con una patada justo en su abdomen, haciendo que salga volando y atravesara totalmente la pared de lámina del almacén, Hammann saltó hacia un lado por uno que quería capturarla y le golpeó en la cabeza, rompiéndosela.



- Intenten tocar a Hammann y sufrirán, pervertidos. – Expresó ella, justo por detrás llegó Stan disparando a uno en sus piernas para luego patearlo en la cabeza. – Esa ayuda no era necesaria, Hammann se las puedes arreglar.



- Esa confianza es peligrosa. – Fue todo lo que dijo, Albacore mató a otro más que estaba a un costado de Stan, la rubia miró al pelirrojo con una sonrisa mientras él igualmente disparó a uno que estaba a espaldas de ella, ya solo quedaba uno, este buscó huir pero Annie no se lo permitió, lanzándole un puñetazo justo en el estómago que le sacó el aire, Naka lo sujetó con fuerza para mantenerlo en el suelo.



- Bien hecho Naka. – Felicitó a la chica zorro. – Stan, ya tienes una, déjame esta ahora. – El pelirrojo asintió, pasándole el cuchillo, ya entonces se acercó a la cápsula y se abrió, mostrando a una chica de cabello grisáceo y un tipo de vestido negro con rojo. – Ahora vamos a activarte. – Hizo el proceso del cual unos segundos después la chica despertó, soltando un largo bostezo.



- ¿Hmmm? Parece que me despertaron a la fuerza y ahora tengo a otro comandante… - La chica tenía un acento alemán en su voz, mirando con sus ojos color ámbar a Annie. – Así que tú eres mi comandante, Guten Morgen, mi nombre es Prinz Eugen de la clase Hipper.



Crucero pesado KMS Prinz Eugen. Se observa como una chica de una edad entre 19 y 20 años, de cabellos grisáceos con un cierto tono rojo en uno de sus mechones, ojos de color ámbar y una figura bastante curvilínea, su ropa parecía una especie de uniforme negro con tonalidades rojas y cruces, en su cabeza parecía llevar accesorios de metal que recuerdan a unos cuernos.



- Hola Prinz, soy Annie y seré tu comandante ahora.



- Ya veo, no es que pueda decir nada que esté en territorio enemigo, más aún cuando vea unas cuantas caras indeseables aquí. – Expresó viendo a Hammann y Albacore, la chica gato simplemente gruñó por lo bajo al verla. – Pero si estoy bajo sus órdenes y ellas son aliadas, poco puedo hacer aquí ¿Qué sucedió aquí?



- Te rescatamos a ti y a Albacore de ser llevadas por estos sujetos, intentaron venderlas para ser muñecas sexuales o algo así. – Informó Stan, Prinz enarcó una ceja.


- Así que muñeca sexual ¿eh? – Ahí ella se acercó al pobre tipo que seguía derribado en el suelo. – Tu eres uno de esos que quiso vendernos para satisfacer sus necesidades ¿no?



- No tengo nada que decirle a la mercancía. – Respondió este, de repente sintió su cabeza ser pisoteada por la bota de Prinz. - ¡Arrgh!



- Juju~ que lindo, supongo que antes te veías muy valiente con tus hombres que ahora están muertos, debe ser una gran desesperación encontrarte en esta situación ¿no lo crees? Yo lo siento… algo gratificante. – En eso miró a Annie. – Comandante, ya que yo fui una de las victimas aquí, creo que es necesario que tome esto bajo mis propias manos ¿puedo?



- Si es lo que sientes, no tengo problemas. – Expresó ella, Prinz sonrió suavemente.



- Danke… ahora, Naka, puedes soltarlo. – Ella obedeció, soltando al hombre el cual ahora estaba apresado por la presión de la bota de Prinz. – Yo realmente no siento odio hacia ti, después de todo es normal querer estar con una mujer, acostarte con ella y buscar desatar toda la lujuria que tienes, en el momento que fui construida y me dieron este cuerpo, sabía que podía aprovecharlo para ciertas cosas… hombres como tú que buscan dinero fácil, mujeres y una buena vida son el tipo que más disfruto destrozar… si de algo puedo agradecerte es haberme sacado de mi prisión, por eso lo haré rápido… adiós.



- ¡No, espera, no me ma…!



Fue demasiado tarde, Prinz terminó por hacer suficiente presión con la cual aplastó la cabeza del hombre, la sangre y pedazos de cerebro salieron por todas partes en lo cual se vio como un globo explotando, Hammann fue la única que se sorprendió al ver tal grotesca muerte, Prinz solo observó lo quedaba de cuerpo el cual se agitaba por puro impulso y la sangre que salía de la parte donde antes estaba su cabeza.



- Eso fue… satisfactorio, luego me limpiaré la bota. – Fue todo lo que ella expresó.



- Toda una femme Fatale. – Expresó Stan por lo bajo con una sonrisa. – Si no hay nada más qué hacer aquí, es momento de irnos. – Todos asintieron, Hammann era la única que no podía salir de su asombro, Prinz la vio de reojo.



- ¿Pasa algo gatita? Parece que te comiste la lengua.



- N-No es nada, Hammann está bien. – Prinz simplemente soltó una pequeña risa por lo bajo, la chica gato simplemente apretó su puño, no podía creer que los demás estuvieran bien observando tal cosa. Una vez salieron de ahí, regresaron a la camioneta, era momento de partir nuevamente, ahora contando con dos nuevas chicas en su grupo, la cosa solo estaba creciendo.



- Así que Estados Unidos… parece que no logré llegar a mi país antes de todo esto. – Expresó Prinz, ya Stan aprovechó para contarles todo en el camino a las dos recién llegadas.



- Si esos misiles detuvieron el proyecto, entonces varias de nuestras compañeras deben estar en otros lugares, debemos encontrarlas. – Declaró Albacore.



- Ese es nuestro plan, no sabemos si hay más de la base donde las sacaron a ustedes dos, por lo que iremos ahí.



- Perfecto, aunque dudo que hayan más de nuestras queridas compañeras de Ironblood, no parece que seamos bienvenidas aquí. – Expresó observando a Hammann, esta la miró con molestia.



- ¿Qué dices? – Preguntó ella, Prinz cubrió su boca con una mano.



- Nada, simplemente expresó que mi posición puede no ser del agrado de algunos, dada nuestra historia.



- Si intentas hacer algo, Hammann jura que…



- Ustedes dos, cálmense. – Las detuvo Stan. – Hammann, ya expliqué que aquí todos somos aliados, así que no importa si en el pasado todos fueron enemigos o lo que sea, el presente importa y ella es tu compañera, trátala bien.



- ¡No puedes obligarme, comandante hijo de puta!



- Si puedo, tu código te obligará.



- ¡Carajo! – Gruñó con fuerza, Prinz se estaba divirtiendo por ver como Hammann estaba siendo molestada, mientras Albacore y Naka hablaban amigablemente, ya se habían vuelto amigas con facilidad.



Una vez llegaron a la camioneta y todos abordaron, fue el momento de salir de la ciudad, ya yendo en camino hacia su siguiente objetivo, una base militar que no se encuentra muy lejos de ahí.



(…)


Saliendo de la ciudad, volvieron a las calles desoladas las cuales parecían más un desierto que otra cosa, una tormenta de arena estaba desatando la zona lo cual no permitía una buena visibilidad del camino, Stan conducía en línea recta simplemente.



- ¿No deberíamos detenernos? Parece peligroso el conducir con esta tormenta. – Expresó Annie.



- No es que pasen más vehículos por esta zona, así que no hay peligro de nada… Albacore ¿puedes sentir algo con tu radar?



- Permítame comandante. – Expresó la rubia, en eso manifestó su lente y una especie de antena surgió justamente de su casco la cual brillaba. – No siento nada… mi alcance es de 20 kilómetros cuadrados por lo que estoy segura.



- De momento es seguro, así que no hay problemas al respecto. – Fue lo que dijo antes de que el rostro de Albacore cambiara.



- Un momento, capto algo… parecen ser dos vehículos los cuales se están acercando a gran velocidad, uno de ellos se mueve un poco extraño…



- … Parece que sucede algo. – Expresó, en ese momento vieron una camioneta pasar muy cerca de ellos, Stan tuvo que maniobrar para no chocar, pero la otra no tuvo el mismo destino, observando como esta dio la vuelta y empezó a rodar, un accidente bastante feo.



- ¿Qué fue eso? – Preguntó Hammann algo exaltada.



- Ese vehículo terminó volteándose, no parece que hayan sobrevivientes a un accidente así. – Respondió Stan.



- Puede que quede alguien aún, vamos a ver. – Sugirió Naka. – Comandante, solicito el permiso para asegurarme de que haya gente ilesa.



- ¿Qué dices Stan? – Preguntó Annie a su compañero, este soltó un suspiro.



- Veamos. – Respondió, eso hizo que Naka se alegrara. Dio la vuelta a la camioneta y regresó para ver qué pasaba, quedando ya cerca del vehículo volteado, se bajaron para observar, este expulsaba humo lo cual parecía que en cualquier momento podría explotar.



- Voy a ver. - Naka se acercó para acechar, revisando justamente por las ventanas que estaban rotas, algo de sangre estaba goteando ahí, viendo como el conductor estaba prácticamente muerto, pero no estaba solo. – Encontré a dos niñas aquí.



La chica zorro hizo esfuerzo para romper la puerta y entonces sacar a las cuales parecían ser dos niñas pequeñas, una de ellas tenía una herida abierta en la cabeza debido a que mantuvo a la más pequeña abrazada, las sacó con cuidado.



- ¿Qué harán estas dos niñas aquí? – Preguntó Annie, Stan las revisó para ver si no tenían heridas mucho peores, sacando un pañuelo para limpiar la sangre de la cabeza de la mayor.



- Quien sabe, pero no creo que un accidente así sucediera de la nada, parecen seguir respirando ambas.



- Es bueno saber eso. – Expresó Naka con una sonrisa. En ese momento una de ellas empezó a despertar, la más pequeña sintió un dolor mientras intentaba levantarse.



- Hermana… Hermana, despierta… ¿Qué pasó?



- No te levantes de repente, quédate acostada. – Le comentó Annie, la pequeña buscaba seguir parándose, preocupada por su hermana.



- Mi hermana… ella…intentó protegerme, todo porque nos llevaron… quisieron alejarnos de papá y mamá.



- ¿Alejarlos? – Preguntó Hammann, Stan lo entendió.



- Parece que el conductor de esa camioneta las secuestró. – Respondió, sorprendiendo al resto.



- Por favor… llévennos con papá y mamá, quiero verlos… - Expresó la pequeña con ganas de llorar.



- Comandante, debemos llevar a estas niñas a su hogar. – Se acercó Albacore, miró a la pequeña a la cual le sonrió. – Sería bueno de su parte si lo hacemos, seguro sus padres se lo agradecerán.



- No intentes dialogar con él, seguro intentará salir con alguna excusa edgy y decir que no es prudente hacerlo, mejor abandonarlas y…



- Bien lo haremos. – Interrumpió a Hammann con eso, Albacore se mostró alegre, en cambio la chica gato estaba sorprendida.



- ¿Por qué rayos estás aceptando ahora? – Preguntó ella buscando saber.



- Si las secuestraron, eso significa que su comunidad no debe estar muy lejos de aquí, de ese modo sabremos a donde ir y quizás nos paguen por haberlas rescatado dejándonos entrar, puede que algunas comunidades sean hostiles pero igual agradecen ciertos gestos.



- Tsk. – Chasqueó la lengua, Prinz simplemente rio por lo bajo a un lado de ella, Hammann la fulminó con la mirada. Un par de segundos después, la otra niña despertó.


- Mary…



- ¡Hermana! – La pequeña se acercó a ella, abrazándola. – Tengo miedo… extraño a papá y mamá.



- No te preocupes, estoy contigo… - En eso vio al resto. - ¿Van a alejarnos de papá y mamá como esos hombres malos?



- No, en realidad los regresaremos con ellos. – Expresó Naka viendo a la pequeña con una sonrisa. – Mi nombre es Naka ¿Cuál es el tuyo?



- … Susie…



- Muy bien Susie-chan, no tienes de que preocuparte, quiero ser tu amiga, mira, puedes tocarlas. – Les mostró sus orejas de zorro, ambas niñas las vieron con sorpresa, empezando a tocarlas. – jeje, da cosquillas~



- … Increíble… me encantan, son lindas. – Expresó la pequeña Susie, en eso sintió un dolor. – Mi cabeza…



- Parece que tiene una contusión, hay que tratarla con cuidado. – Respondió Stan, Naka asintió, ayudándola a levantarse.



- ¿Puedes pararte? – Preguntó, la pequeña empezó a levantarse con ayuda de su hermana menor. – Yo te estaré cuidando, ya verás que regresaremos con tus padres. – Ambas niñas asintieron.



- Será mejor que subamos, esta tormenta de arena puede empeorar y si ese otro vehículo nos encuentra, puede que sean cómplices de aquel conductor y busque a las niñas. – Todas asintieron, regresando a subirse, Naka estuvo en todo momento con ambas niñas las cuales disfrutaban de tocar sus orejas.



- Estos buenos actos, no los hacen simplemente por empatía ¿cierto? – Preguntó Prinz con algo de curiosidad.



- Todo siempre tiene un beneficio, el mundo actual se rige por este tipo de actos con los cuales uno busca beneficiarse de aquello, cosas como caballerosidad o simple empatía ya no son válidas, todos quieren beneficiarse a costa de otros, por eso existen mercenarios afuera que hacen trabajos pesados.



- Ya veo… el mundo se volvió interesante mientras dormía. – Expresó Prinz con una pequeña sonrisa.



- Lo será aún más… por ahora sigamos, es momento de ir a esa comunidad. – Expresó Stan. Arrancó la camioneta, ya poniéndose en camino, de momento tomarían esa desviación de su objetivo original.



(…)



“Carolina del Sur”



En un sitio abandonado, un hombre de cabello azulado estaba frente a ese sitio pero no estaba solo, frente a él se posaba lo que parecía ser una chica de cabello gris atado a coletas, lo más sobresaliente de ella eran esas orejas de conejo que parecía tener de adorno, el hombre la vio con algo de asombro, por lo como salió de esa capsula que encontró ahí.



- Que sueño… mi nombre es Laffey, un gusto conocerlo comandante…


-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Ya presentamos a nuevas chicas que se unieron al grupo y como seguirán sus aventuras, ya digo que Prinz puede ser la que mejor se acostumbre al nuevo mundo en el que están, solo viendo su personalidad jaja, de momento el grupo tendrá un nuevo objetivo pero luego veremos de ello, para el siguiente cap pasaremos con un nuevo pj y como empezará a meterse en este mundo, algo que terminó siendo un accidente jaja, ya lo veremos. Bye bye.

Flotas Actualizadas.

Lockhart Lockhart
꧁༒☬ZeℝØ-ᎦᎬᏁᎮᎪᎥ☬༒꧂ ꧁༒☬ZeℝØ-ᎦᎬᏁᎮᎪᎥ☬༒꧂
K Karmha
Laharl Laharl
Yuukuru Yuukuru
Reencarna Reencarna
ragnok22 ragnok22
 

Registrado
19 May 2012
Mensajes
108
Ubicación
En algun lugar del multiverso
buen capitulo ,me encanto la aparicion de prinz y su personalidad ,empiezan a aparecer los otros personajes las cosas se podrán mas interesantes, espero el próximo capitulo
 

Looney Tunes
Registrado
22 Sep 2015
Mensajes
1,428
- Así que muñeca sexual ¿eh? – Ahí ella se acercó al pobre tipo que seguía derribado en el suelo. – Tu eres uno de esos que quiso vendernos para satisfacer sus necesidades ¿no?



- No tengo nada que decirle a la mercancía. – Respondió este, de repente sintió su cabeza ser pisoteada por la bota de Prinz. - ¡Arrgh!



- Juju~ que lindo, supongo que antes te veías muy valiente con tus hombres que ahora están muertos, debe ser una gran desesperación encontrarte en esta situación ¿no lo crees? Yo lo siento… algo gratificante. – En eso miró a Annie. – Comandante, ya que yo fui una de las victimas aquí, creo que es necesario que tome esto bajo mis propias manos ¿puedo?
esta mujer me da miedo pero me gusta XD

Danke… ahora, Naka, puedes soltarlo. – Ella obedeció, soltando al hombre el cual ahora estaba apresado por la presión de la bota de Prinz. – Yo realmente no siento odio hacia ti, después de todo es normal querer estar con una mujer, acostarte con ella y buscar desatar toda la lujuria que tienes, en el momento que fui construida y me dieron este cuerpo, sabía que podía aprovecharlo para ciertas cosas… hombres como tú que buscan dinero fácil, mujeres y una buena vida son el tipo que más disfruto destrozar… si de algo puedo agradecerte es haberme sacado de mi prisión, por eso lo haré rápido… adiós.



- ¡No, espera, no me ma…!
:51: una cosa es ser pisoteado por pervertido pero a nadie le gustaria que le reventaran la cabeza como a este pobre diablo :80:


- No intentes dialogar con él, seguro intentará salir con alguna excusa edgy y decir que no es prudente hacerlo, mejor abandonarlas y…
:08: Hammann es el personaje mas divertido por que no tiene pelos en la lengua
 

Candy Candy~
Moderador
Buenas, aquí ya estamos para subir otro cap de este grupal, realmente me está gustando escribirlo, vamos a responder.

buen capitulo ,me encanto la aparicion de prinz y su personalidad ,empiezan a aparecer los otros personajes las cosas se podrán mas interesantes, espero el próximo capitulo
Ya con Prinz, ella si que al menos tengo cosas planeadas para que haga más adelante, es algo que se verá.

esta mujer me da miedo pero me gusta XD


:51: una cosa es ser pisoteado por pervertido pero a nadie le gustaria que le reventaran la cabeza como a este pobre diablo :80:



:08: Hammann es el personaje mas divertido por que no tiene pelos en la lengua
a Hammann realmente le gusta estar a la contraria jaja. Bueno, este cap ya presentamos otro pj y también una nueva chica, se le unirá en un problema que habrá de resolverse, ya lo verán, ahí va.

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Capítulo 04



“Carolina del Sur”


En los estados un poco más al oeste se pueden encontrar ciudades con un estado un poco mejor que el resto, debido a que el gobierno de estos decidió trabajar un poco más y poner bastante presupuesto en la reconstrucción, se observan mejores edificios, de tal modo hay un movimiento en el bajo mundo y las apuestas se han hecho bastante frecuentes, siendo un modo de subsistir, muchos han ganado grandes cantidades de esta forma.



En la parte del sótano de uno de esos edificios se llevan otro tipo de apuestas, unas las cuales involucran más de lo que uno pueda conseguir y mayormente se termina perdiendo grandes cantidades o acabando en deudas las cuales uno puede pagar incluso con la vida. Una de esas tantas apuestas se estaba llevando justo en ese momento.



- Muy bien Sebastián, esta es tu última oportunidad, gana cien mil y te perdonaremos. – Respondió un hombre de negro, el llamado Sebastián asintió, no había pasado por una buena racha y ahora estaba contando con una deuda, algo que solo podía saldar una vez logre ganar la cantidad estipulada, por esa razón estaba en aquel sitio, si deseaba salir con vida, tenía qué hacerlo.



- Voy a ganar ese dinero. – Declaró. De ese modo pasó a la mesa al frente, ya se encontraban los oponentes esperando, con tal de ganar tal cantidad se le fue prestado unos diez mil y con ello poder duplicar la cantidad para salir ileso. – No se preocupen.



- Esperemos, cumplas tu palabra. – Expresó el hombre de negro mientras ya dejaba que se fuera. Una vez se sentó, los otros tres jugadores también se prepararon.



- Señores, es el momento de empezar, pongan sus apuestas sobre la mesa. – Expresó el encargado, hicieron caso, dejando cierta cantidad sobre la mesa como apuesta inicial, les pasaron sus respectivas cartas para empezar con el juego.



Sebastián revisó la mano que tenía, de momento no era nada buena pero tenía confianza en que descartar y pedir otras quizás le dé una oportunidad, ya ha estado en situaciones así con anterioridad por lo que estaba seguro de que lo lograría.



- Entren o descarten.



- Descarto. – Decidió salirse, no apostó demasiado por lo que apenas estaba empezando, una vez terminó la primera partida, ya dio comienzo a la segunda, de tal modo le repartieron sus cartas, ahora ya se veía que tenía una buena mano, cosa que le puso alerta.



- Apuesto esto. – Puso 1000 dólares, eso terminó llamando la atención de los otros jugadores.



- Si con esas vas, lo doblo. – Otro jugador metió mil más y de ese modo fueron sumando más dinero, quedando con una gran cantidad apostada.



- Si nadie más meterá, muestren manos. – Sebastián estaba seguro, mostró su mano la cual era buena, por lo menos tenía la confianza en que esa iba a ser ganadora, ya se sentía de esa forma, pero…



- Esta es mi mano. – Otro jugador mostró su mano, algo que terminó por sorprenderlo, resultando en tener una mejor que él, debido a ello, terminó siendo el ganador de esa partida. – Todo es para mí. – Exclamó con una sonrisa, por mientras el hombre de negro se acercó a espaldas de Sebastián, ya sentía la presión encima.



- Lo haré bien en la siguiente… - Aseguró, pero no todo es como uno sale. AL final de esa partida, resultó en mayores pérdidas que ganancias, por ello fue que terminó siendo alejado.



- ¡uugh! – Recibiendo un golpe en el rostro, cayendo pesadamente afuera sobre un bote de basura, el hombre de negro se acercó a él.



- El jefe fue un idiota por confiar en ti, necesitas reponer lo perdido.



- Eso solo fue mala suerte… - Exclamó el de cabello azul una vez se limpió la sangre de su boca.



- A pesar de todo es alguien generoso y está dispuesto a ofrecerte otra oportunidad… solo debes escoger. – le arrojó un cuchillo. – Debes estar dispuesto a cortarte dos dedos, eso o permitir que te lo metan por el culo, escoge cuidadosamente.



Agarró el cuchillo mientras lo observaba cuidadosamente, ninguna de esas opciones era realmente buena para él, por ello una media sonrisa cruzó su rostro.



- … Supongo que escogeré la tercera opción, correr. – Terminó arrojando el cuchillo hacia el hombre, este se clavó justamente a la altura de su garganta, quedando completamente shockeado y sin aire debido a que bloqueaba la tráquea, Sebastián decidió no hacer más larga su agonía, terminó sacando un arma de su saco, apuntando a quien una vez le supervisaba justo en la cabeza, el agujero quedó hecho mientras caía al suelo completamente muerto. – Esto es malo… debería huir mientras no sepan nada de él.


Una vez dicho eso, comenzó a correr por los callejones de la ciudad, si lograba alejarse en el menor tiempo posible iba a estar a salvo, sabía muy bien que hacer enojar al jefe de aquel hombre era una mala idea, incluso cuando el mundo fue dejado en la ruina por misiles nucleares, la delincuencia y el bajo mundo sigue funcionando.



Conocía bien las redes del jefe del bajo mundo en esa ciudad, son bastante eficaces y sabrían en poco tiempo que mató a su supervisor, así que buscar huir era lo mejor para el momento, de tal modo que siguió recorriendo las calles, pudo observar tipos vestidos de negro y gabardinas, eran sus hombres, chasqueó la lengua.



- Ya lo descubrieron… no puedo ir por ahí. – Tomó otro camino, tenía muchos hombres bajo su cargo por lo que escapar sin ser visto de la ciudad sería bastante complicado, al menos si pudiera encontrar un escondite por donde resguardarse hasta pensar en un plan mejor. En ese momento llegó a encontrar una bodega abandonada, no tenía otra opción por lo que terminó entrando ahí para esconderse hasta que no hubiera nadie cerca. Abrió la puerta con esfuerzo para luego dejarla cerrada, todo estaba a oscuras, ya entonces sacó su teléfono para tener algo de luz y ver lo que había alrededor, nada más que puras cajas antiguas y todo.



- Este sitio debió estar abandonado por bastante tiempo… - Comentó al observar, ya entonces la luz captó algo que parecía ser distinto ahí. - ¿Qué será eso?



Se acercó para verlo de cerca, parecía ser una especie de cápsula que estaba ahí, fue entonces que pasó la luz encima del cristal para ver lo que había dentro, aquello lo sorprendió.



- ¿Una chica? – Lo que encontró dentro era justamente lo que parecía ser una chica, no sabía por qué estaría dentro y como es que no ha despertado o algo por el estilo, quizás podría parecer que no era nada de su preocupación, pero viendo que el sitio estuvo cerrado por bastante tiempo, nadie debió ir por ella en todo ese tiempo, soltó un suspiro. – No es que la haga de héroe ahora mismo…



Decidió abrir la cápsula, aplicando fuerza notó que estaba flojo por lo que se abrió sin problemas, en ese momento sujetó a la chica para sacarla de ahí, era más ligera de lo que pensaba y su ropa también se le hacía un poco extraña. Pensó en una forma de despertarla, dándole unas pequeñas palmaditas en la mejilla e incluso hablándole pero no parecía servir de nada…



- ¿Cómo despertará? – Decidió abrir su parpado para ver, en ese momento una especie de luz salió de esta, haciendo que se sorprendiera, la chica abrió sus ojos mientras esa luz escaneaba el sitio.



- Señales de comandante no detectadas. – Respondió en voz robótica, Sebastián pensaba en lo raro que era todo eso. – Señal de vida humana detectada, cumpliendo protocolo de emergencia #42, traspasando ordenes de comandante a la única persona disponible en la habitación. – Una vez terminó de decir eso, nuevamente se dejó caer al suelo, Sebastián no sabía cómo reaccionar ante lo sucedido, decidió acercarse a verla.



- Que será esto…



- Hmmm… - La chica soltó un pequeño gruñido, para sorpresa del peliazul, observó cómo empezó a levantarse. – Dormí por mucho tiempo…



Sebastián la observó fijamente, no podía creer que una chica así pudiera levantarse ¿acaso era una especie de robot? Pasó por su mente, de tal forma la humanidad no debió haber avanzado tanto debido al desastre como para crear robots así.



- Aun tengo sueño… - En eso sus ojos se posaron sobre Sebastián. – Usted debe ser el comandante… soy un destructor de la clase Benson, mi nombre es Laffey.



Destructor USS Laffey, se ve como una chica de 15 años, su ropa es una especie de blusa color blanco con una falda roja, llevando encima una camisola rosada, tiene como unos accesorios para el cabello que hace parecer que tenga orejas de conejo.



- … ¿Comandante?



- Si, el comandante de Laffey es el comandante y mi programa me está diciendo que usted es el comandante de Laffey, así que haré todo lo posible por cumplir sus órdenes.



- … Un momento, creo que hay algo mal aquí, no sé qué sea realmente eso de ser comandante o lo ocurrido anteriormente, solo buscaba esconderme de ciertas personas que me están buscando.



- ¿Hay personas buscando al comandante? ¿Son malas? – Preguntó ella.



- No es nada de lo que debas preocuparte, deberías huir de aquí y… - Antes de que pudiera terminar, se escucharon golpes en la puerta, Sebastián chasqueó la lengua. – parece que ya descubrieron que estoy aquí.



- Así que personas malas están persiguiendo al comandante, no se preocupe, Laffey se encargará de todo.



- Un momento. – Quiso detenerla pero la chica ya estaba empezando a correr hacia la puerta bloqueada. Afuera se observaba un grupo de hombre que tenía rodeado el sitio, todos portando armas.



- ¡Sebastián Leone, ya no tienes donde esconderte, sal de ahí o disparare…! – En ese momento la entrada salió volando, sorprendiendo a todos ahí, entonces vieron a una chica de cabello gris saltar.



- No lastimarán al comandante de Laffey. – Declaró con aquella voz somnolienta, en ese momento ella dio un salto para golpear a uno de ellos en el rostro, quedaron asombrados al ver como salió volando con ese simple golpe, atravesando el metal de la pared del almacén.


- ¡Esa niña es peligrosa, ataquen! – En ese momento empezaron a disparar, aunque seguían, Laffey no sufría ningún daño.



- Esas balas no hacen daño a Laffey, pero si duele un poco. – Se acercó a uno el cual agarró de su brazo y lo puso a girar, mandándolo a volar hacia un poste de luz el cual impactó, otro quiso capturarla por atrás, Laffey se dio cuenta y saltó con una patada a su abdomen, sacándole el aire, de forma seguida lo sujetó del cuello y apretó con fuerza, escuchándose el crujir de los huesos al romperse.



- Esa chica… es un monstruo… - Comentó uno de ellos bastante asustado.



- No tengan miedo de una simple mocosa, disparen. – Nuevamente empezaron a disparar a la espalda de Laffey.



- Eso molesta a Laffey… - Empezó a correr, saltando encima de uno para caerle, en ese momento agarró su ametralladora y dispararle a quemarropa en su pecho, los agujeros se hicieron presentes mientras moría al instante, otro que estaba totalmente aterrorizado empezó a huir de ahí, solo quedando uno. – No molesten más al comandante…



- ¡Maldita niña! – Empezó a disparar, Laffey saltó del cadáver en el que estaba sentada, el pobre sobreviviente miraba a todos lados para buscar donde se encontraba, en eso sintió algo a sus espaldas, el frío metal.



- Por el comandante. – las balas le atravesaron, su cuerpo quedó lleno de agujeros, cayendo muerto. Sebastián salió del almacén en ese momento, completamente asombrado por lo que hizo esa chica, y completamente sola, se acercó a él.



- Comandante, Laffey terminó con todos los chicos malos que lo perseguían, pido que me acaricie el cabello. – Expresó ella con rostro neutro, no podía creer que ella matara a toda esa gente sin inmutarse.



- … Si, bueno, está bien. – Empezó a acariciarla de su cabello, brillos surgieron alrededor de Laffey.



- Laffey está muy feliz. – Expresó sin mostrar emoción.



- Esto realmente me meterá en grandes problemas… por ahora debería regresar al hotel donde me hospedo. – En eso vio a Laffey. – Oye ¿no tienes sitio donde quedarte?



- No hay lugar… y además mi nombre es Laffey, me gustaría que me llame así.



- Sí, claro… entonces Laffey ¿por qué estabas dentro de una cápsula? – La peligris de coletas ladeó su cabeza.



- … Laffey fue creada como parte de un proyecto secreto, mi función es servir al comandante. – Fue lo que explicó, Sebastián se llevo la mano a la frente.



- No entiendo nada… mejor debo descansar.



- Laffey estará con usted, mientras me encuentre a su lado, nada le pasará. – Claro que podía creer eso, viendo como acabó con ese grupo de hombres con facilidad, era mejor tenerla, el peliazul asintió.



- Vamos entonces. – Laffey asintió, en ese momento ella sujetó la mano de Sebastián. - ¿Qué haces?



- Laffey quiere ir agarrada de la mano con el comandante. – Pidió ella, a pesar de que era muy fuerte, ella era solo una niña, Sebastián no podía ignorarlo.



- Vamos así entonces.



- Laffey es muy feliz. – Expresó ella. De ese modo empezaron a irse juntos para alejarse de ese sitio, tenía mucho que pensar al respecto.



(…)



Los dos llegaron al hotel donde el italiano se estaba hospedando, llegaron hasta la habitación donde ella se estaba quedando, Laffey fue para sentarse en la cama mientras Sebastián miraba a través de la ventana en el segundo piso.


- Definitivamente debo irme de aquí, ya no hay forma de que pueda quedarme… - Musitó por lo bajo.



- Comandante, Laffey tiene sed ¿no hay Oxy cola?



- ¿Qué es eso?



- Es lo que Laffey le encanta tomar, es muy deliciosa. – Expresó ella con un rostro decidido.



- No tengo algo así, siquiera dudo que exista.



- ¿No hay Oxy cola? – se veía shockeada al escuchar eso. – Como voy a… sobrevivir sin Oxy cola… es mi fuente de vida…



- Toma esto. – le pasó una lata de Coca Cola, Laffey lo sujetó, viéndola. – Debería ser parecido ¿no?



- … Si el comandante se lo da Laffey. – Ella abrió la lata, empezando a tomar, en ese momento sus ojos se abrieron. – Que… es esto… es algo que Laffey nunca antes ha probado en su vida, es… delicioso… - Sebastián sonrió suavemente al ver su reacción de sorpresa.



- De forma sorprendente, algunas empresas populares como Coca Cola siguieron funcionando a pesar del desastre nuclear que ocurrió.



- ¿Desastre nuclear? Laffey no sabe nada de ello.



- ¿No lo sabes? – preguntó un poco sorprendido, la peligris negó con la cabeza.



- Laffey estuvo todo el tiempo dormida en esa capsula hasta que el comandante llegó y me activó, no sé nada sobre lo que ha ocurrido durante todo este tiempo.



- Ya veo… quizás deba contártelo. – En ese momento Sebastián se tomó el tiempo para contarle todo, sobre los misiles y como acabaron con casi todo en la tierra, quedando completamente en algo inhóspito. – Eso sería todo.



- … Laffey ya entiende lo que sucede… es un poco difícil de creer, pero no creo que el comandante le mienta a Laffey, solo estoy un poco triste por las demás…



- ¿Hay más como tú? – preguntó, Laffey asintió.



- Muchas chicas como Laffey fueron creadas conmigo, todas tienen igual espíritus de buques dentro y pueden pelear como Laffey. – Sebastián creía que todo eso que era asombroso. – A Laffey le gustaría volver a ver a sus amigas, extraño a Javelin, Nimi y Ayanami.



- ¿Ellas igual son como tú? – Laffey asintió. – Sería realmente peligroso si alguna otra chica como tú cae en manos equivocadas… creo que puedo hacerlo, te ayudaré a reunirte con ellas.



- … ¿El comandante ayudará a Laffey a reunirse con sus amigas? – preguntó ella con algo de sorpresa en su voz, Sebastián asintió.



- Es lo menos que puedo hacer luego de haberme ayudado anteriormente, por ahora eso nos convertiría a los dos en aliados.



- Aliados… Laffey prefiere que el comandante le dé órdenes. – Sebastián enarcó una ceja.



- ¿Por qué exactamente?



- Así está en el programa y código de Laffey, debo obedecer las órdenes del comandante, sin importa que sean, incluso puede pedirme cosas un poco más personales… - En ese momento ella se bajó un tirante de su blusa, el peliazul la detuvo.



- Jamás te pediría algo así, lo importante ahora es salir de aquí y buscar a tus amigas. – El rostro de Laffey se iluminó, saltando para abrazarlo. - ¿Eh?



- Laffey está muy feliz de que sea mi comandante. – Expresó ella, Sebastián simplemente sonrió, sujetando a la peligris para dejarla en el suelo.



- Por ahora lo primero será irnos de aquí, solo deja que avise en recepción que nos iremos y…



En ese momento ocurrió algo, de repente la pared fue atravesada por algo, Laffey intervino saltando encima de Sebastián para protegerlo, entonces la habitación se volvió un desastre.



- Laffey sintió un proyectil acercarse al comandante. – Expresó ella con seriedad, Sebastián se levantó, viendo lo ocurrido.



- Debe ser un francotirador… realmente no es seguro seguir aquí, debemos irnos pronto.



- No necesita preocuparse, Laffey le defenderá de cualquier persona mala que quiera lastimarlo. – Declaró ella con seguridad.



- Agradezco la ayuda… pero yo igual pelearé. – En ese momento sacó de su saco el arma que llevaba, cargándola con munición. – Será más fácil si los dos peleamos para salir de esta.



- … No sabía que el comandante podía pelear, entendido, Laffey apoyará al comandante. – Dicho eso, los dos salieron, no tenían tiempo que perder puesto que su vida estaba en peligro, al menos teniendo a su lado a Laffey, pensaba en que saldría de ahí con vida, sin embargo, algo seguía siendo muy misterioso para él, como es que ella fue creada y si realmente debe de cumplir todas sus órdenes, no podía evitar sospechar de ella, que le esté engañando, por ello no podía decir que confiara en ella…


---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Ya tenemos a otro pj que tuvo su encuentro con una chica, Laffey es una chica bastante apegada a su comandante y Sebastián no confía en ella totalmente, al menos se puede decir que nada y piensa que puede ser un engaño, ya se verá todo más adelante, su problema no ha terminado, ya veremos en el próximo cap para saber qué pasará, bye bye.

Flotas actualizadas.

Lockhart Lockhart
꧁༒☬ZeℝØ-ᎦᎬᏁᎮᎪᎥ☬༒꧂ ꧁༒☬ZeℝØ-ᎦᎬᏁᎮᎪᎥ☬༒꧂
K Karmha
Laharl Laharl
Yuukuru Yuukuru
Reencarna Reencarna
ragnok22 ragnok22
 

Registrado
6 Nov 2019
Mensajes
5
Me hizo reir la personalidad de Sebastián, tengo que decir que el personaje es un poquito alivio cómico a los capítulos anteriores y me agrada bastante el como se va desarrollando. En cuanto a la chica barco ¡Me parece tan cute que podría morir! Ninguna me había parecido tan linda como ella, no sé si es por qué habla en tercera persona o por qué le gusta la coca cola casi tanto como a mí jsjsjs

Buen capitulo comandante, esperamos el siguiente 🙋
 
Arriba Pie