Rol Bloody Money

Spooky Yaoi Party
Registrado
29 Nov 2015
Mensajes
1,035
Ubicación
Argentina
[Maraiso/Circo]

Narración Scot


"Estaba a punto de irme en cuanto Rodrigo se levanto de su lugar y me sujeto el extremo trasero de mi prenda superior haciendo que note el tirón al moverme y me quede quieto. Se sonreio levemente sin girarse a mirarme. En cuando me solti, hizo una indicación de me acercase. Su silencio me incomodaba e incluso hacia que se me hiela la sangre. No me quedó otra que acercarme e intentar aparentar tranquilidad. Luego, me miré y cogí el papel con mi número para guardarlo en su bosillo y me hizo una señal de que me sentase en esa silla a su lado. Cuando obedeci, Me hablo sin mirarme."

"Comenzó diciéndome que sin importar donde me oculte siempre sabrá donde estoy, de eso no lo dudaba, sabia perfectamente que en algún momento alguien de la organización vendría a matarme, es por eso que mantenía la guardia en alto en todo momento y todo por una pequeña e inocente niña."

"Incluso me dijo que tenían fotos de mi cuidando a la niña, debo admitir que cuando estaba con ella bajaba mucho la guardia, por lo que no me percaté de nadie que me estuviese observando, fui muy descuidado."

"Esa maldita organización quería ver rodar mi cabeza, pero no se les haría tan fácil, pero no pasará si tengo a este infeliz de mi lado mientras pueda. Me sorprendió más cuando me señaló con la mirada a Iori, me maldeci mil y un veces ahora debía convencerlo de que entregue a la niña o yo pagaré las consecuencias. Pero Rodrigo se encargó de hablar primero con el, si el se niega ese será mi fin. Ahora dependia de el si queria seguir con vida, me hiso una señal de que ya podia retirarme sin antes añadir que me llamaria y luego se retiro."

"Sólo podía limitarme de ver a distancia como Rodrigo se acercaba a Iori, al principio pretendía interferir en su charla pero solo me limite a que terminacen de hablar, necesitaba hablar con Iori cuanto antes."

Narración Iori

"Ese sujeto, el que me había tomado por sorpresa me tomo de la muñeca con fuerza. Y tras escuchar mi reclamo que me soltara, sin mostrar expresión alguna, aflojo el apretón y se puso ante mi para, ahora con la otra mano, darme un empujón para hacer que me siente.

- Solo te podrás ir cuando te diga unas cuatas cosas, ¿De acuerdo? - Fue lo primero que dijo.

"Solo queria marcharme sin oir nada de lo que me dijera. Pero me dio un motivo para escucharle.

- Si te vas sin escucharme, tu hermanito gemelo nos pertenecerá.

"Eso me hizo reaccionar al instamte en que lo dijo. Prosiguió diciendo que mi padre resibio ordenes de traer a Ichi consigo, me sentí aliviado de haber convencido a mi Hermano de que no asistiera a este Circo."

"Por segundo dijo, que sabia que tenía a una niña conmigo, para completar sabían donde se encuentra ahora mismo, Me tomo por sorpresa lo cual trate de mantener la calma. A pesar de todo el se mantenia tranquilo. Como si fuese un amigo de total confianza para todos."

"Me dijo que no me preocupara que la dejaría en paz pero no le crei, sabia que no se conformaría fácilmente. Quería que de la trajera siempre que me lo diga, asegurandome que siempre volverá a mi con una sonrisa de haber sentido puro placer... Que Demonios pasa por su mente, es verdad que no tiene corazón."

"Estaba Pensando en pedir ayuda a la misma mafia, pero ese maldito se me había adelantado hace años atras. Es por eso que mi Jefe me dijo que tuviera cuidado con este sujeto, ahora entendía todo con más claridad. No me imagino el poder que tiene..."

"No podía llevarme la de Maraiso, o facilme te la encontrarían, era ella o mi Hermano, debía tomar una decisión. En todo momento intente nl sentirme intimidado, pero me costaba un poco. Llego me dijo que se sentía generoso lo cual no se notaba, debía llevarle a la niña sin excepciones sin poder negarme, será que digo algo me desagrado en lo más profundo de mi alma..."

- Sin embargo... puedo hacer excepciones en la que tú ocupes el lugar de ella en determinadas ocasiones. Después de todo, quieres protegerla, ¿No es así? - Haría lo que fuera menos meter mi cuerpo en esto, pero que podía hacer.

"No te go elección, debía dejar a un lado mi orgullo para proteger a mi Hermano y está niña que no tiene la culpa de nada, antes de marcharse dijo que disfrutar del espectáculo, como si pudiera."

- Mierda, me tomo por sorpresa - Maldije, me sentía tan impotente en ese momento.

- Iori, disculpa lo de hace un rato - dijo Scot acercándose a mi y luego sentarse a un lado.

- Ahora que demonios se supone que haga!? - Dije llevando ambas manos a mi cabeza, me sentía realmente frustrado.

- Debes tomar una decisión ahora mismo, Mi vida está en juego - Dijo en tono preocupante.

- Lo se, pero no es fácil, La vida de mi Hermano y esa Niña también están en juego - dije alterado.

- Tomate tu tiempo, no te dejes intimidar aun que sea casi imposible - dijo soltando una pequeña carcajada.

- Pareces disfrutar todo esto no es así!? - Dije incrédulo.

- Hay Sonreirle a la Vida nuca sabes cuando vas a Morir, no lo crees!? - dijo sonriendo, a lo que solo asenti con la cabeza - Bueno será mejor que me vaya, ha sido un día muy agitado hoy - Dijo mientras estirabas sus brazos.

- Yo igual me largo, no soporto estar en este lugar un minuto mas - Exprece con desagrado.

"Estaba a punto de irme en cuato una de las jovencitas vestida de pantera negra, se pone de pie e intenta escapar hacia las gradas. Sin embargo, fue frenada al instante por algunos de los payasos. El público estába emocionado ante ese atrevimiento."

- ¡ya saben lo que toca! ¡¡CASTIGO!! - Grito uno de los Payasos.

"La llevaron hasta el centro y la ataron de sus muñecas al suelo con unas correas puestas en el propio suelo, así no puedo levantarse y está obligada a esta a cuatro patas. Luego, se abrieron la gran compuerta de antes y entra un domador con una pantera que lleva un collar y una correa. Cuando se cierran las compuertas, el domador no dudo ni unsegundo en desatar la correa. No hay temor alguno, era muy sumiso. Por lo que piede apreciar era un macho."

- No quiero saber lo que pasará, mejor me largo - trate de irme pero todos se amontonaron por lo que no podía salir - Maldición - solo pude maldecir por mi muy mala suerte.

"El Payaso condujo a la pantera hacia la jovencita. El payaso principal le quito a la víctima sus pantaloncitos y sus braguitas de color negro, exponiendo su culito y su entrepierna. La pantera se acerco a la niña la cual tiemblaba de miedo. Al parecer estaba convencida de que ese animal la atacaria. Todos estábamos convencidos de ello, Pero no fue asi...en las patas delanteras, llevava unos guantes protectores especiales. Lo que hiso fue... ¡Montarse a la chica! La Pantera se arrimo y abrazo más el cuerpo de la Jovencita. Y... ¡La penetro de golpe! Haciéndola gritar aterrada. De su vagina sangro un poquito, eso significaba que era virgen."

"No podía imaginarme a Hime ante una situación así, no lo permitiría.
Ese animal se apareo con la joven a la vista de todos, los cuales daban su aprobación o incluso se rien de esa situación. Esos malfitos no tenian ni una gota de conpasion, mientras tanto, el espectáculo continuaba. Sigue sonando la música y el payaso sigue dando latigazos al suelo para dar las indicaciones a los demás de que sigan con los juegos."

"En cuanto todos se calmaron un poco, aparte a unos cuantos que estaban en mi camino y me dirogui asta la salida. Por fin habia salido de ese infierno solo para encontrarme otra ves con ese Payaso Narimorado."

- Y tu que tanto me ves Estúpido Payaso - me desquite con el, el cual se mantenio callafo y confundido, luego marche de ahí.
____________________________________________________

[Maraizo/Hotel]

"Al llegar a la habitación que había reservado, rápidamente habría la puerto, y luego por dentro Hime sacó el seguro pra permitirme el paso."

- Oni-Chan te encuentras bien!, te ves agitado! - dijo con ternura.

- Estoy bien solo que vine corriendo todo el camino asta acá - dije recuperando el aliento - Y tu como estas no te paso nada!? - pregunté preocupado.

- Estoy bien, nada me paso y obedeció tus órdenes tal y como me lo pediste, Me alegra que estés de vuelta Oni-chan - de abalanzó hacia mi para abrazarme.

- Si yo también me alegro - dije un poco desanimado.

"Como demonios le diré que debe entregarse a un monstruo sin corazón, al menos no la dejaría sufrir sola, tendré que ocupar su lugar en determinadas ocasiones. Aun que deba dejar a un lado mi orgullo..."

- Hime hay algo que debes de saber, recuerdas que te hable de un tal Rodrigo! - Pregunté con delicadeza a lo que ella asintió con la cabeza - Bien, debo llevarte con el entiendes lo que significa verdad - dije algo alterado.

- Si lo entiendo Oni-Chan - dijo como si nada - No te preocupes Anikki me contó que este día llegaría en cualquier momento - respondio si nada malo estuviera punto de pasarle.

- Estas segura de esto!? ¿¡Sabes perfectamente las cosas sucias que te hará ese descarado!? - Dije sujetandola de ambos brazos.

- Lo se Oni-Chan, la Vida de Anikki está en peligro es por eso que el me a preparado cuando ese día llegase, sin importar las consecuencias - exclamó - Anikki sabia desde un principio el peligro que corria al protejerme al igual que tu ahora Oni-Chan - dijo en un tono Triste.

- Me hubiera gustado que las cosas no terminacen de esta manera, pero dalo por seguto que no te dejare sufrir sola - dije abrazandola fuerte - Yo tomaré tu lugar si es necesario - dije poniedome de pie.

"Ya he tomado mi decisión, solo espero que el cumpla con su parte, de que no la hara sufrir y que se olvidara de mi Hermano."
______________________________________________________

[Maraiso/Residencia Sazaki]

Narración Ichi


Me encontraba sentado en la sala esperando a que mi padre llegase, tenía muchas cosas que preguntarle. Pasaron varias horas asta que escuche el Aunto de mi padre estacionarse, había llegado. Luego de unos minutos se escuchó el sonido de la puerta principal abrirse y luego escuchar como el Mayordomo le daba la Bienvenida a Mi Padre.

- Llegas tarde - la Recrimine - Estuvo divertido el Circo Padre!? - Pregunte con sarcasmo.

- Ichi no sabia que seguías despierto, por que no mejor dejamos está charla para mañana - dijo caminando hacia las escaleras - en estos momentos estoy esperando una llamada muy importante de un colega del trabajo - se excusó.

- Con que una llamada y no es muy tarde para recibir llamadas del trabajo!? - volví a recriminarle.

- Ichi no seas duro conmigo soy tu Padre entiendeme, por favor - respondio con pezades.

- Y yo soy tu Hijo y no me gusta que oculte cosas Padre - le Reproche - Quiero que me digas una cosa importante esa llamada que estas esperamdo tuene algo que ver con alguien que se hace llamar Rodrigo!? - Dije a tiempo que mi padre se sobresalto un poco por la pregunta.

- No se de que me hablas Hijo, creo que debes de estar agotado, seria mejor que ya te fueras a la cama...- fue interrumpido por el sonido de su teléfono.

Biiiipppp Biiiipppp

- Es el, no es cierto? - pregunte fulminandolo con la mirada.

"El solo se mantenía en silencio, estaba apunto de colgar pero fui más rápido y le arrebate el teléfono de las manos, para ver quien llamaba y en efecto era ese sujeto llamado Rodrigo, fui yo quiencontesto primero."

- Hola, habla Sazaki Ichi que es lo que quiere de mi padre - Respondí frío y cortante.

_____________________________________________________

Tatsumaru Igrata Tatsumaru Post Listo, Necesitabas rendirle cuentas al Pdre de los gemelos pero el que respondió es Ichi, puede decirle lo que quieras ;)

Lian wolf 16 Lian wolf 16

Tarantulas Tarantulas
 

¡Fuck off!
Registrado
13 Jun 2006
Mensajes
2,469
Maraíso - Circo.

Shin.

¿Que tiene de divertido el techo? - le pregunté Hans, pero no obtuve respuesta, ni me escuchó siquiera, se notaba que intentaba concentrarse en llevar su mente lejos de allí. Le tomé la cara con suavidad y lo hice que me viera a los ojos.

Relájate amiguito, si eres bueno en lo tuyo como dice la vieja no tienes nada que temer - le sobé la mejilla donde tenía el parche un poco y después le acaricié la cabeza - solo has tu magia y todo irá bien - le dije en tono optimista.

Tu... ya pasaste por situaciones como esta... ¿cierto? - pregunto con curiosidad.

Muchas... muchas veces - le respondí sin expresión.

Y de esas... ¿cuantas veces tus ojos azules o tu cabello rubio te salvaron el pellejo? - me dijo con tono sombrío.

Su pregunta me saco saco de onda. Efectivamente, mis rasgos físicos me ayudaron mucho de niño pues había que cuidar "la buena mercancía" y aun de adulto mi apariencia seguía siéndome útil. De inmediato comprendí su punto y a donde quería llegar. Le eche una mirada de pies a cabeza como si fuese la primera vez que lo viera y me dí cuenta que Hans, si bien no era feo en absoluto, no tenía nada destacable ni fuera de lo común, era por decirlo amablemente, bastante normal y de seguro no tendría nada que ofrecer a los cerdos mas que su juventud... o sufrimiento.

No siempre es conveniente ser una oveja bonita en la vitrina de los lobos - me defendí de momento ante su comentario. ¿Que se cree, que tuve una vida regalada? - pensé.

Sabes lo que les pasa a los niños como yo en Maraíso una vez que empiezan a "marcarlos" - continuó quejándose - primero un pequeño corte - dijo tocándose el parche en la mejilla - luego una quemadura de cigarro, después un pinchazo por aquí y otro por haya... hasta que la hoja se llena y no queda mas espacio para rayar, entonces se convierte en mercancía sin valor - dijo con aire pesimista.

Hey hey, si no le hubieses mordido la verga a ese pelado maricón no estarías metido en esta mierda ahora mismo - le recordé. - ademas, recuerda nuestro trato... no me conoces bien aún, pero te aseguro que cuando hago tratos siempre cumplo mi parte, no soy de los que faltan a su palabra - le dije sinceramente.

Pero tu también fuiste perro y conoces... - siguió alegando pero no lo tomé en cuenta. Mi vista se dirigió hasta el sujeto que mencionó a Rodrigo pero ya se había retirado bajando las gradas. El chico de cabello naranja aun estaba ahí y lucía algo nervioso, creo que no fue una charla del todo amena para él. Me levanté y le dije a Hans interrumpiendo sus quejas.

Es mucho... demasiado dinero, Hans. Lo suficiente para comprar un buen pedazo de felicidad - le dije poniendo una mano en su hombro:
¿Quieres salir de Maraíso un buen tiempo?: lo tienes. ¿Quieres que la organización te deje a ti o alguien mas en paz unos años?: lo tienes. ¿Quieres vivir como quieras, totalmente a tu antojo?: se puede conseguir - le dije.

Son juegos especiales, con reglas especiales y premios auún mas especiales - le dije apretando losa puños.
Sigo siendo un perro de mentalidad simple, pero eso juega a mi favor, cuando me dedico a algo mi enfoque es afilado como un cuchillo - le dije cambiando mi expresión mirando gradas abajo - de momento no puedo pensar en otra cosa, será la tercera vez que participe en este juego y esta vez si ganaré... y creo que ya encontré a mi gato... - dije mirando al muchacho de cabello naranja.

Fui directo a él y como esperaba su instinto lo alertó ya que trató de huir pero logré sujetarlo del brazo, quizá algo rudo pues se quejo un poco.

"Oiga que se supone que esta haciendo, no soy ese tipo de persona suélteme" - reclamó.

Necesito hacerte una pregunta - dije soltándolo y dándole una mirada inexpresiva. Si bien se le veía nervioso me sostuvo la mirada. Jeje la vieja siempre decía que puedes reconocer a un buen gato por su mirada y este definitivamente la tenía.

Mi nombre es Shin, y este es mi compañero Hans - le dije apuntando con el pulgar hacia atrás notando que Hans me siguió de inmediato pero se mantuvo alejado de ese chico quedándose atrás de mi.

Lo miré un rato y puso una cara de "y que me importa" no parecía que se iba a presentar así que continué.

Dime, ojos de gato, ¿te gustaría ganar mucho, pero que mucho dinero? - le dije sonriendole.

No... no soy esa clase de chico - se apresuró a decir.

Dinero - repetí ignorando su comentario - Tanto como para quitarse de golpe muchos problemas de encima... tanto como para salir de cualquier mierda en que estés metido... tanto como para vengarse de alguien... - le lancé harta carne a la parrilla, por lo que lo veía interesado, pero no muy convencido. Mi instinto pareció decirme que fuera por un camino menos obscuro.

Incluso... proteger a alguien... si, es posible... muchas cosas son posibles... si participas en juego de "Bloody Money" - le dije convencido.

¿Bloody Money? - repitió él intrigado.

Juegos especiales con premios aún mas especiales - le dije a la vez que eché una mirada a las gradas de abajo y vi que Rodrigo subía.

No tengo mucho tiempo para explicar - dije sacando mi billetera y de ahí una tarjeta que tenía una dirección y un número.

Si te interesa saber mas llama a ese numero o mejor aún, ve a la dirección que sale ahí, en una plaza de Maraíso - dije entregándole la tarjeta - encontraras a una vieja vendiendo chucherías artesanales, ella te pondrá al tanto... y si le caes bien hasta te dar cierta protección - le dije sinceramente.

Lo vi guardar el número. Al parecer solo quería irse de ahí aunque Rodrigo venia por su espalda ya muy cerca de él.

Piénsalo bien, no a cualquier chico de tu edad se le da esta oportunidad - le confesé - Recuerda... mucho, pero que mucho dinero - dije dando media vuelta y apartándome mientras Hans me seguía. Desde la grada de arriba vi una pequeña luz encenderse y apagarse varias veces.

Ah... y algo mas - dije deteniéndome - ¡no te olvides de decirle a la vieja que eres el gato de Shin! - dije en tono alto para que varios ahí escucharan.

¡No soy el gat... - había empezado alegar pero luego notó como un tres sujetos que venían bajando las gradas en dirección a nosotros y detuvieron en seco al escuchar eso. Cambiaron de dirección de repente y al parecer el muchacho capto el detalle.

Chico listo - dije alejándome con Hans gradas arriba.

Pobre - dijo Hans mirandolo hacia atrás - es el tercer tipo que va por el... y de seguido.

El tipo con el que esta ahora... ese es Rodrigo - le informé. Hans tragó saliva y se agarró de mi pantalón con su mano bien apretada. Lo aparté para poder sentarme en la grada, luego lo tomé de la cintura y lo acomodé para que quedase sentado en una de mis piernas.

Quieres que te cuente algo bueno - le pregunté, pero antes que pudiera contestar seguí hablando - los jefes de la organización... los verdaderos... son como el viento, no los puedes ver hasta que están muy enojados y te hacen trizas - le dije sacando mi pipita de marihuana y mi encendedor.

¡Y eso que tiene de "bueno"? - se quejó Hans. Tardé en responderle pues prendí el encendedor, aspiré la hierba, mantuve el humo un rato sintiendo como se me llenaban los pulmones y finalmente lo expulsé por la nariz para luego toser un poco.

Rodrigo... cof cof... es solo el nuevo cerdo de turno... ya... cof cof...argh... ¡¡SPIT!! - escupí al asiento de abajo donde no había nadie - ya eh lidiado con tipos como el - le dije guardando la pipita.

¡¿En serio?! - me dijo Hans mirándome con los ojos enormes como platos como si viera a un super héroe. Miré de reojo gradas arriba y la luz roja volvía a encenderse y apagarse.

Claro. Todo es mas fácil cuando ya no te importa morir - le dijo convencido de ello - vi como su rostro esperanzado se desvanecía rápido.

Me ah tocado matar dos peces gordos de la organización. Uno estuvo a cargo un año y era realmente amable, me caía bien - dijo recordando esa época.

¿Y que pasó? - preguntó Hans.

Tuvo una terrible racha de mala suerte y se mandó varias cagadas seguidas, la que colmó el vaso fue cuando se le perdió un container lleno de mercancía valiosa - saqué un cigarrillo y lo encendí - lo apilaron por error con otros containers en el puerto y solo se dieron cuenta tiempo después, cuando empleados del puerto, que nada tenían que ver con la organización... se encontraron con esa sorpresita - fuuhh expulse humo - ... y esos esos ratones desesperados ahí dentro terminaron comiéndose entre ellos.

Ho.. horrible.. - comentó Hans.

Claro, se gastó mucho dinero en tapar todo eso y rodaron varias cabezas. En fin, al jefe me lo dejaron a mi pues, ningún otro ejecutor quiso hacerlo, como dije, era un jefe carismático... pero trabajo es trabajo - dije mirando a Hans a los ojos - lo consideraba un buen jefe, asi que lo hice lo mas rápido que pude - dije mientras miraba como Rodrigo al parecer terminaba de charlar con el peli naranja ojos de gato pues se había puesto de pie.

Y el otro que me tocó... ese bastardo era todo un caso, de apellido "Steiner" muy agresivo, paranoico, sediento de poder pero demasiado idiota para controlarlo... se creía algo así como un sherif del lejano oeste y se fregó a muchos colegas... a mi intentó cagarme varias veces pero la vieja me salvó el pellejo - dije mirando de reojo el escenario - duró apenas dos meses antes de que me lo "encargaran" y me pidieron explicitamente que fuera ejemplar con él... lo tengo en vídeo, de echo es mejor verlo que contarlo, ¿te gustaría... - comencé a decir.

No - se apresuró a decir Hans.

Como quieras. Resumiendo, la mejor parte fue cuando le arranque verga y bolas con los dientes de mi martillo... y ya que se había vuelto "la señora Steiner" inauguré su nueva concha... jeje... como era tan odiado me gané muchas felicitaciones por ese detalle y "El Corazón sangriento" alcanzó mucha fama esa temporada - dije en tono orgulloso.

¿El corazón Sangriento? - preguntó Hans.

Mi canal snuf en la deep weeb - le expliqué a la rápida - el caso es que para mi no fue tan bonito como se ve en el video pues en ese momento estaba demasiado volado, casi me rompo la verga y terminé con daños considerables meando sangre como dos semanas, ni cuando me han dado palizas tan duras me ah durado tanto el dolor de mear así - el cigarro se me terminó y lancé la colilla abajo.

Así que en fin, ni por mucho que mi publico me pida repetir esa mierda lo haré de nuevo, a menos que me con siga un condón de metal... aunque por otra parte... dije justo cuando Rodrigo llegaba hasta nosotros y se sentó a mi lado.

Fue mas amable de lo que pensaba considerando que llegué con el canasto vacío. Pero ya se venia el regaño, como esperaba. Quise decirle algo pero me silencio sutilmente y siguió hablando.
Vi a Hans tiritar cuando mencionó que serían dos meses y mas cuando habló de dejarle marcas. La verdad no era un mal trato para nada, no me afectaba en lo absoluto y no sentía ningún tipo de simpatía en especial por ese niño... pero había echo un trato con él y por tanto Hans ya no era un perro ordinario, ¡era el perro de Shin! y por tanto... - me acerque un poco hacia adelante para hablar cara a cara con Rodrigo.

Muy bien... estoy agradecido de tu generosidad - le dije sonriendo - En compensación, espero tener una relación sobre todo sincera contigo de ahora en adelante. Por eso... - cambie mi expresión a una inexpresiva.

Hace años que perdí el miedo a la muerte, ni por muy fea que me toque... pero aún así no me gustan las amenazas, hace que me ponga... nervioso... y eso no nos conviene ¿verdad?... por eso, si quieres matarme no me fastidies con toda esa mierda del chico malo, solo hazlo y disfrútalo tanto como te sea posible, "jefe"

Lo vi mirarme algo jovial sin perder para nada su calma.

Y ya que estoy siendo sincero - apunté el dedo hacia Hans - ¡el es perro de Shin! así que sin marcas... o te convertiré en la señora Rodriguez - dije bajando la mirada y mirando así su entrepierna.

Me levanté y lo miré desde arriba - si salgo vivo de este circo significa que estas de acuerdo y si no... tsk, me dará igual - dije volteandome hacia Hans y levantándolo del brazo para que quedase de pie.

Pórtate bien Hans - me agache para darle un beso en la boca que lo dejó algo desconcertado - nos vemos luego - le dije comenzando a caminar cuando de reojo miré al escenario y vi la pantera con la niña.

¿Que pasa chico bonito? ¿esto te trae... "recuerdos"? - Me dijo Rodrigo sonriendo.

De echo si... y buenos recuerdos pese a todo - dije sinceramente - Si hubiesen sido doberman's me habría puesto nostálgico.
Caminé gradas arriba y gire la cabeza mirando a de vuelta a Rodrigo.

Soy un perro algo... caprichoso, pero leal. Si me conscientes algunos caprichosos te mostraré que realmente puedo ser "el mejor amigo del hombre" - dije guiñándole el ojo.

Nos vemos... Shin - me dijo Hans acercándose a Rodrigo y comenzó a lamerle una mano.

El estará bien - pensé alejándome de ambos. Fui directo hasta la parte alta donde estaba esa luz encendiéndose y apagándose.

Allí estaba ese sujeto jugando con su encendedor que iluminaba brevemente su rostro barbudo y su sonrisa de dientes amarillos. Apagaba y encendía el encendedor de manera intermitente.

Supe que hiciste una barbacoa en Foresk... ¿no querrás copiarme mi estilo, perrito? - dijo el sujeto en las sombras.

¿Estilo?... Já, que sabes tu de estilo - le respondí.

Te vi hablando con el jefe allá abajo... Debe ser difícil caminar con esas bolas tan grandes Shin... algún día te terminarán castrando, perro de mierda suicida - dijo con voz áspera y prendiendo y apagando su encendedor mas rápidamente por momentos.

¿Tienes algo para mi "chispita"? - le dije sin tomar en cuenta sus comentarios.

No realmente... vine a pagarle tributos al jefe igual que tú, aunque a mi no se me rompió el canasto, jajaja - se burló.

Mfh... nos vemos - le dije.

Espera, solo bromeaba - dijo levantándose - obvio que te tengo algo, pulgoso... pero lo haremos con dos colegas más - dijo dejando el encendedor prendido.

¿Quien mas viene? - pregunté impaciente.

No comas ansias... debo hablar con el jefe primero ya que el igual tocará una buena tajada de esto... de echo si nos va bien podrías reivindicarte con creces Shin - dijo encendiendo y apagando su encendedor varias veces.

Bajó pasando a mi lado y le pregunté interesado - ¿Y los ratones alcanzaran para todos?

Jajaja, sobraran Shin, sobraran - dijo dándome una palmada en el hombro sin detenerse.

Si va el alemán no voy - dije convencido.

Ummm... como quieras Shin, te echaremos de menos en el juego - se burló mientras bajaba - por cierto... supe que Noi ya tiene sus ratones.... jajajaa...

Sentí una ganas darle un puñetazo y hacerle tragar todos sus dientes amarillos pero luego reflexioné suspirando y mirando hacia el techo. No sonaba mal y estaba casi fuera de tiempo.

Lo haré - le dije tajante y fuerte pues ya iba cuatro gradas mas asbajo.

Buen perro - dijo bajando por las gradas y llegando hacia donde estaba Rodrigo.


... Noi... - Murmuré a la vez que apreté los puños mientras me dirigía a la salida.



Tatsumaru Igrata Tatsumaru Igrata Tiré las cartas a la mesa, ahí queda a tu su disposición.
꧁༒☬ZeℝØ-ᎦᎬᏁᎮᎪᎥ☬༒꧂ ꧁༒☬ZeℝØ-ᎦᎬᏁᎮᎪᎥ☬༒꧂ahi le hice una oferta a tu gemelo criminal con ojos de gato XD
Tatsumaru Igrata Tatsumaru Igrata cuando te hacen una mención tu avatar en miniatura parece un funko pop, jaja.
 
Última edición:

Registrado
22 Abr 2007
Mensajes
4,959
(¡Bien! Ante la situación actual, manejaré a mi personaje en dos sitios a la vez. Uno con los personajes de Zero Sempai y otro con los personajes de Tarantulas. Para coherentar estar mi personaje en dos lugares al mismo tiempo, digamos que todo sucede en dos lapsos de tiempo diferentes, ¿Vale? :3)

[Tarantulas]

No lo negaré. La belleza de Hans era algo impresionante. La mayoría solo sabe asociar belleza con cabello rubio o de color inusual. Ojos azules o de color inusual. Siempre un color específico o inusual. Ignoran lo que puede lograr cualquier individuo sin importar los colores o su estructura corporal. Yo lo que pido no es colores, sino higiene. Sin embargo... últimamente esos detalles también han dejado de importarme. De hecho, alguien sucio hasta cierto límite también resulta muy excitante y morboso. Yo era capaz de ver en ese 'perro' una belleza y unas capacidades que otros ignorarían exclusivamente por no tener una estética en concreto.

(Rodrigo) ...

Escuché sus palabras con atención. Honestamente, me dió igual. Se nota que ese saco de pulgas desconoce lo cercano que me he vuetlo incluso con los jefes de muy alto rango. Especialmente en las noches en las que participo en el sexo colectivo y las orgías. Y en las noches en las que me gano mi sustento legal tocando el piano. Todo eso me permite tener cierto acercamiento. Con el tiempo, aprendes a codearte con los peces gordos. Solo hay que seguir unas pautas específicas Y sobre todo, no tener miedo alguno de intentarlo. Si ven que tienes pelotas, las puertas pueden abrirse. Me resultó muy agradable sentir la lengua de ese 'perrito'. Retiré mi mano y acaricié su cabello con suavidad.

(Rodrigo) Ten paciencia, cachorro... Te haré disfrutar de verdad...

Desde luego que sí. Además, tengo planes para él. Aunque la mayoría tendré que desecharlos, pues sé lo que hará Shin con él. Donde lo llevará a participar. Y sin una garantía de que saldrá este jovencito con vida, sería perder el tiempo. Así que por ahora, solo lo usaré como mi juguete. Y si sobrevive en el futuro... bueno... quizás nuevas sorpresas surjan. Apareció ese viejo, el cual también cumplió satisfactoriamente su misión. En este caso, de forma completa. Aunque es demasiado fácil conseguir recién nacidos cuando ocurren en clínicas clandestinas y secretas a las que van a dar a luz mujeres que no quieren a los niños y quieren deshacerse de ellos. Les ofrecemos dinero a cambio de que nos los entreguen vivos. Así no es necesario ningún aborto y se ganan un dinero extra mientras nosotros también salimos ganando. No les importa el destino de esas criaturas no deseadas. Lo complicado es traerlos sin ser pillados por autoridades de esos paises. Así que hay que reconocer que hay cierta dificultad.

(Rodrigo) Excelente, sin duda alguna. Comunicaré tu éxito y te entregarán tu parte de los beneficios. Puedes retirarte.

Con todo hecho, me puse manos a la obra. Primero me acerqué a los límites de la arena y le dije que le entregase el peluche de conejito a la jovencita. Y que cuando acabe el espectáculo, la lleven a mi casa personal a escondidas. Que la encierren en mi celda secreta.

Obedecen y me vuelvo con Hans.

(Rodrigo) Nos vamos.

Le tomé la mano con suavidad y me lo llevé de allí.

Un rato más tarde...

Llegamos a una de mis zonas seguras. Los de alto rango tenemos varias para despistar a las autoridades ajenas a la realidad oculta en Maraiso. Todas ellas son como pequeños apartamentos, pero están en sótanos ocultas tras puertas secretas. Allí me senté en un sillón cómodamente y le fuí dando indicaciones.

(Rodrigo) Empecemos...

Dije con una sonrisa. Primero que diese una vuelta sobre sí mismo para verle bien. Y entonces, le fuí indicando que se quitase las prendas de una en una. Primero el calzado, luego las prendas superiores y finalmente las inferiores quedando en calzoncillos y calcetines. Otra vuelta sobre sí mismo para verle de nuevo mejor. Despacio... Eso es...

(Rodrigo) Quítatelo todo...

Primero los calcetines y finalmente la ropa interior más íntima. Y por fin, una última vuelta.

(Rodrigo) No tienes ni idea... de lo afortunado que eres al tener tanta belleza... Me provocas una gran envidia...

Dije sinceramente con una sonrisa. Le hice un gesto para que se acercase. Como imaginé, está un poco sucio. Pero eso me encanta...

(Rodrigo) Arrodíllate...

Así lo hizo. Me puse de pie ante él dejando mi entrepierna delante de sus ojos.

(Rodrigo) Desabróchalo... Bájalo hasta abajo... y saborea tu 'premio' por ser tan buen perro...

Estoy deseando experimentar una buena mamada.

Tarantulas Tarantulas

[Zero Sempai]

Hice una llamada. Quería hablar con el padre de esos gemelos. Pero para mi sorpresa, contestó el hijo. Esa forma de hablarme... me hizo sonreír divertido. No reirme, sino solo sonreir en silencio. Con voz tranquila, dije lo único que debo decir.

(Rodrigo) Muy bien. Te lo diré. A partir de ahora, sé un buen niño y haz todo lo que tu padre te diga sin rechistar. Y no olvides que es de mala educación responder llamadas ajenas, ¿Vale?

Colgué inmediatamente la llamada. Debo mantener al menos por ahora el trato con su hermano el criminal. Me marché de ese lugar para conducir rumbo a mi casa.

Al llegar la noche...

Conduje hasta dond sabía que se alojaba ese chico con la jovencita. Me gusta presentarme en persona. Llamé a la puerta y, tal y como sabía que haría, abrió. Solo le saludé al estilo japonés. Le entregué un papel que indicaba la ubicación de un rancho donde se crían caballos.

(Rodrigo) A medianoche. No faltéis.

Me marché sin más.

Al llegar la medianoche...

Estaba ya en una habitación previamente preparada. Tal y como supe que haría, vino. Hay guardias vigilando el perímetro y para recibirles revisando que no escondan nada oculto. Los hicieron pasar para que estemos a solas. Por supuesto, les confiscaron todo objeto que llevasen encima. Incluso les pasaron detectores de metales y pantallas de infrarrojos y rayos X para detectar que no se hallan escondido nada dentro de la garganta o el trasero. Cosas más raras se han visto. Y estando ante mí, solo pregunté.

(Rodrigo) Esta noche la quiero a ella. Puedes mirar o quedarte fuera esperando. Tú decides.

(Puedes ofrecerle en la primera vez algo a cambio para convencerle de ocupar el lugar de la chica, si quieres. XD)

꧁༒☬ZeℝØ-ᎦᎬᏁᎮᎪᎥ☬༒꧂ ꧁༒☬ZeℝØ-ᎦᎬᏁᎮᎪᎥ☬༒꧂

[Lian Wolf 16]

(Por ahora no tengo nada para tí. Solo que te ha sido entregado tu conejito de peluche para que lo tengas a tu lado. Puedes llevarlo a la espalda a modo de jugar a caballito o en la boca como una madre llevando a sus crías. Espero con deseo tu post. :3)

Lian wolf 16 Lian wolf 16
 

Spooky Yaoi Party
Registrado
29 Nov 2015
Mensajes
1,035
Ubicación
Argentina
[Maraiso/Residencia Sazaki]

Narración Ichi

"Efectivamente era aquel sujeto, le respondí de una forma fría y cortante, quería saber a cualquier costo que era lo que se traía entre manos el y por supuesto mi padre, pero..."

- Muy bien. Te lo diré. A partir de ahora, sé un buen niño y haz todo lo que tu padre te diga sin rechistar. Y no olvides que es de mala educación responder llamadas ajenas, ¿Vale? - Dijo en un tono calmado.

- Esper... - Trate de responderle como se lo merecía pero colgó inmediatamente - Maldito quien se cree que es.

- Hijo por favor entiende, sería mejor que no te involucraras en esto demasiado - dijo quitándome el móvil de las manos.

- Como quieres que no me meta, si para esto es que estoy preparándome para ser un buen policía - Respondí seriamente - Voy a hacer justicia con mis propias manos, tu y ese sujeto van a caer - Respondí cortante nuestras comenzaba a subir las escaleras.

- Hijo espera - dijo a tiempo que me sujeto del brazo para detenerme.

- SUELTAME!!! - Le grite furioso, lo cual hizo que me soltara - Eres igual que mi Hermano, siempre me ocultan cosas - dije con la cabeza gacha - Solo dime una cosa, espero que me respondas con la verdad - dije un poco más calmado - Cuando mamá estaba viví tu trabajabas para ese tal Rodrigo!? - pregunte dándome la vuelta para verlo directamente a los ojos.

"El silencio reino por unos segundos en la casa, asta que el decidió romper con ese silencio."

- Si, trabajaba con el - Respondío bajando la cabeza - pero tienes que entenderme Hijo, todo lo Hime por el bien de tu bien, el de Madre y de Iori - dijo desconsolado - Si no lo hacía el...

- Ya no quiero seguir escuchandote, no puedo creer que mi propio Padre sea aliado de un Criminal - interrumpi sus palabras con odio - No quiero volver a ver tu cara el resto del día - dije subiendo rapidamente las escaleras y luego encerrarme en mi abitacion.

- Ichi, si tan solo supieras que si no trabajaba para el, tu y tu Hermano iban a convertirse en sus juguetes, pero veo que mis sacrificios de nada sirvieron...
_____________________________________________________


[Maraiso/Hotel]

Narración Iori


"No había pasado ni una semana desde que fui al Circo, pasaron tantas cosas, primero El encuentro inesperado con Ichi, Scot el cual tenía que encontrarse con Rodrigo, el cual quiere apoderarse de la inocencia de Hime. Pero habia algo que estaba olvidadn paso algo mas en ese circo."

"Si ahora que lo recuerdo aquel sujeto con el niño, si no me equivoco su nombre era Shin y el niño se llamaba Hans. Me había echo una propuesta interesante tal ves una la cual pueda salvarle la vida a Hime de las garras de Rodrigo."

[Flash Back]

[Maraiso/Circo]

Estaba a punto de irme pero al que sujeto me sujeto del brazo, algo rudo pues me queje un poco por el dolor.

- Oiga que se supone que esta haciendo, no soy ese tipo de persona suélteme - reclame.

- Necesito hacerte una pregunta - dijo toltandome y dándome una mirada inexpresiva, la cual tan solo verlo me ponía Nerviso.

- Mi nombre es Shin, y este es mi compañero Hans - dijo apuntando con el pulgar hacia atrás haciendo notar a un niño que lo siguió de inmediato pero se mantuvo alejado de mi quedándose atrás de el.

"Lo miré un rato y no me interesaba en lo absoluto si era su compañero o no, no me iba a presentar ante el primer sujeto que se me atravesará en el camino, el no parecía esperar que me presentará por lo que continuó."

- Dime, ojos de gato, ¿te gustaría ganar mucho, pero que mucho dinero? - Me dijo sonriendo.

- No... no soy esa clase de chico - Me apresure a decir.

- Dinero - repetio ignorando mi comentario - Tanto como para quitarse de golpe muchos problemas de encima... tanto como para salir de cualquier mierda en que estés metido... tanto como para vengarse de alguien... - me lanzo harta carne a la parrilla, lo cual me intereso, pero no estaba muy convencido - Incluso... proteger a alguien... si, es posible... muchas cosas son posibles... si participas en juego de "Bloody Money" - me dijo convencido.

¿Bloody Money? - repeti intrigado.

- Juegos especiales con premios aún mas especiales - dijo a la vez que echo una mirada a las gradas de abajo, lo cual un sujeto se estaba acercando hacia aquí - No tengo mucho tiempo para explicar - dijo sacando su billetera y de ahí una tarjeta que tenía una dirección y un número - Si te interesa saber mas llama a ese numero o mejor aún, ve a la dirección que sale ahí, en una plaza de Maraíso - dijo entregándome la tarjeta - encontraras a una vieja vendiendo chucherías artesanales, ella te pondrá al tanto... y si le caes bien hasta te dara cierta protección - dijo sinceramente.

"Guarde el número rápidamente, pero que solo quería irme de ahí, aunque el otro dije de antes venia por su espalda ya muy cerca de mi."

- Piénsalo bien, no a cualquier chico de tu edad se le da esta oportunidad - me confeso - Recuerda... mucho, pero que mucho dinero - dijo dando media vuelta y apartándose mientras el niño le seguía.

- Ah... y algo mas - dijo deteniéndose - ¡no te olvides de decirle a la vieja que eres el gato de Shin! - dijo en tono alto para que varios ahí escucharan.

- ¡No soy el gat... - había empezado alegar pero luego note como un tres sujetos que venían bajando las gradas en dirección a nosotros y detuvieron en seco al escuchar eso. Cambiaron de dirección de repente, por suerte habia capto el detalle.

- Chico listo - dijo alejándose con Hans gradas arriba.

[Fin del Flash Back]

"Estaba recordando cada una de las palabras que me dijo ese sujeto, si en verdad poder ayudarme de salir de este lío, No me deja otra opcion. Me levanté del sofa y tome las llaves del departamento."

- Oni-Chan vas a alguna parte!? - pregunto intrigada.

- Debo hacer algo de suma importancia, e iras conmigo - dije tomandola de la mano y caminar asta la puerta - No quiero ni pensar dejarte aqui sola y para mi regreso ver que no estás - Dije a tiempo que habría la puerta.

- Oni-Chan es muy amable - dijo sonriendo.

[Maraiso/Plaza]

"Saque la tarjeta que me habia entegado ese tal Shin y me asegure de ver la direccion unas cuantas veces como para no equivocarme de plaza."

- Tiene que se aquí, es la dirección correcta - dije volviendo a ver la tarjeta - No creo que haya equivocado, no veo a ni una vieja vendiendo cosas artesanales, sería mejor que la busquemos - dije buscando con la mirada - No te separe de Mi Hime... Hime!? - en cuanto me Di la vuelta ella ya no estaba tomando mi mano.

"Había desaparecido, como si se la hubiera tragado la tierra. Sólo me distrae unos minutos. Buque por todos lados asta que la pude encontrar en uno de los tantos puesto que había allí."

- Uff...Uff... Hime - dije agotado y a mismo tiempo aliviado de haberla encontrado.

- Oni-Chan! te encuentras bien - respondió confusa.

- Ah como voy a estar bien, si cuando me doy la vuelta ya no estas, me tenías Preocupado, ponte a pensar si algo malo te pasa - le Reclame.

- Pero Oni-Chan encontré a la abuelita que buscabas - respondio señalandome el puesto que neiamos enfrente.

"Sin duda alguna era cierto, la Vieja que Shin me dijo que buscará. Espero que lo que me dijo sea cierto."

- Disculpe, tengo algo importante que preguntarle!? - dije a lo cual ella solo me miro de pies a cabeza.

- Te conozco!? - Fue lo único que dijo.

- Ah cierto, no pensaba en tener que decirlo... - dude unos segundos, pero no me quedo de otra - Soy el Gato De... Shin - Dije ingredientes.

- Oh jejeje ya veo que Shin ya se consiguio un Gato, veo que siguio mi consejo, "Puedes reconocer a un buen gato por su mirada", tu definitivamente la tienes jeje - Respondío soltando varias carcajadas.

- Si si si, ire dicto al punto, estoy aqui por que ese tal Shin me dijo que usted podía ponerme al tanto sobre los juegos de "Bloody Money" - Respondí directamente.

"Lo cual ella se vio muy interesada, espero que no me meta en otro lio, y si es verdad que puede ofrecerme proteccion, prefiero mil veces que proteja a Hime que a mi. El tiempo es Oro, si no me daba prisa en cualquier momento Rodrigo vendria personalmente a saber cual fue mi decisión."

[Tarantulas aquí puedes explicarle lo que quieras acerca de los Juegos]

[Maraiso/Hotel]


"Al caer la noche... Por fin me encontraba de vuelta en el Hotel Junto a Hime, me sentia esausto despues de todo lo sucedido. Primero Scot, luego está niña, el problema de Ichi y mi padre, Depues ese tal Shin y el Maldito de Rodrigo. Es lo peor que me puede estar pasando, Al menos esa Vieja me aseguró que le daría protección a Hime."

"Lo unico que podia hacer ahora es descansar un poco, me eché en el sofá para poder dormir un poco, ya que casi no había dormido nada o eso pensaba hacer asta que alguien toco la puerta. Me levanté y me diriji asta la puerta, en cuanto la habri se me congelo la Sangre. Efectivamente era Rodrigo, a la persona la cual ganas no me faltaban para verlo muerto."

"Solo me saludé al estilo japonés y me entrego un papel que indicaba la ubicación de un rancho donde al parecer se crían caballos."

- A medianoche. No faltéis - dijo sin más y marcharse.

"No podía creer, que apenas aya pasado un día después del Circo, y tenga que volverle a ver la cara. Esta ves no tenía excusas debía ir adonde me había indicado y con Hime."

[Rancho]

"Al llegar la medianoche... llegue junto a Hime al lugar que me habia indicado, al entrar estaba ya en una habitación previamente preparada. Hay guardias vigilando el perímetro y para recibirnos revisando que no tengamos nada oculto. Como si lo fuera hacer. Nos hicieron pasar para que estemos a solas. Por supuesto, nos confiscaron todo objeto que llevasemos encima. Incluso nos pasaron detectores de metales y pantallas de infrarrojos, y rayos X para detectar que no se hallamos escondido nada dentro de nuestros cuerpos. Ya estando ante Rodrigo, solo pregunto."

- Esta noche la quiero a ella. Puedes mirar o quedarte fuera esperando. Tú decides - dijo con una leve sonrisa en su rostro.

"Savia que algo así pasaría, pero no se lo permitiría tan fácilmente, debía pensar en algo rapido. Que podía hacer en una situación así, solo me quedaba una cosa por hacer."

- Te propongo algo, es la primera vez para ella - dije para luego ponerme de rodillas - por favor déjame tomar su lugar, haré lo que me pidas y estare a tus servicios sin rechistar - le implore.

- Oni-Chan - dijo con tristeza.

- Por favor, está también será mi primera vez... Mi Cuerpo está a tu disposición - volví a rogarle.

"Me había rebajado a tanto solo para protegerla, al menos quería que no sufria, no hoy. Ofrecerme a mi mismo era lo unico que podia hacer, sabia que otra cosa el no aceptaria, podia ver en sus ojos llenos de lujuria que estaba ambriento de Sexo. Almenos preferiria sufrir yo en su lugar."
____________________________________________________

Tatsumaru Igrata Tatsumaru Ya le ofrecí lo que quieras a cambio de ocupar el lugar de la niña la primera vez.

Lian wolf 16 Lian wolf 16

Tarantulas Tarantulas
 

¡Fuck off!
Registrado
13 Jun 2006
Mensajes
2,469
Hans - Circo - Departamento.

"El jefe" retiró su mano mientras se la lamía y me acarició la cabeza. Luego dijo: "Ten paciencia, cachorro... Te haré disfrutar de verdad... "
La frase me dio escalofríos, quien sabe lo que este enfermo tendría como concepto de "disfrutar"... golpes, heridas o peor...
Acepté ser perro de la vieja para evitar maltratos y vejaciones extremas, ganando menos dinero que otros perros mas atrevidos que aceptan que les hagan casi de todo con tal de ganar mas y pasar rápidamente a una mejor categoría como gato. No soy ambicioso ni me apura tanto reunir dinero, lo que traté de evitar a toda costa eran situaciones peligrosas como esta... y ahora aquí estoy... con este sujeto que esta por encima del contrato de cualquier perro y puede hacer lo que se le venga en gana. Quizás hubiese sido mejor que todo terminara en esa casa roñosa de Foresk, bajo el martillo de Shin.

Un sujeto viejo de dientes amarillos se acercó a hablar con el jefe. No les presté mucha atención salvo el detalle de que ese tipo apagaba y prendía su encendedor, como si fuera una manía que no pudiera controlar. ¿Participaría ese andrajoso en lo que sea que el jefe tuviera preparado para mi?
No, por suerte se fue. El jefe se acercó a la galería un momento y después volvió por mi, tomándome de la mano y haciendo que lo acompañara. De momento al menos no me llevaba a tirones como ese bruto de Shin.

Salimos de ese circo de mala muerte y me llevó a un apartamento pequeño. Se sentó en un sillón y me hizo un movimiento con su mano indicándome que girara, así que lo hice lentamente.
Luego me fue indicando que prenda ir quitándome. Lo hice de la manera en que la vieja me enseñó, movimientos lentos y en posiciones especificas, cuando me quité el calzado lo hice dándole la espalda y sin flexionar las rodillas, encorvando únicamente mi espalda, levantando bien la cola mientras desabrochaba los cordones. Cuando me quité la camisa lo hice cerrando los ojos como si me liberase de una vieja piel, ese tipo de cosas les gustaban a los clientes y me ayudaba a relajarme.
Cuando quedé en ropa interior me acomodé la trusa entre las nalgas para que quedase cono esos calzoncillos al estilo japones y así repetí la misma la acción que hice de quitarme los zapatos, solo que esta vez eran los calcetines. Tras un par más de vueltas lentas me desnudé completamente y finalmente di otra vuelta más a petición del jefe.

Rayos, mi cuerpo apestaba y aún seguía sudando bastante por el nerviosismo de estar frente a ese sujeto tan peligroso... algo que hiciera mal y todo podría terminar de la peor forma para mi. ¡Maldito pelado mierda y su casa roñosa sin ducha de agua caliente!... debía haberme duchado con agua helada, pero hasta el agua de esa casa tenía mal aspecto, seguro era agua de pantano... ¡Y maldito Shin que llegó tres días antes sin avisar! Ahora me daba cuenta que también apestaba a cigarro y a marihuana por culpa de ese sujeto que se la pasó fumando todo el trayecto.
Estaba muy nervioso, hasta ahora todo parecía ir bien pero cuando me acercara y el jefe me oliera todo podría terminar y...

No tienes ni idea... de lo afortunado que eres al tener tanta belleza.. " - dijo ese sujeto sacándome de mis pensamientos agobiantes. Me alegró de sobremanera escuchar eso hasta que agregó:

Me provocas una gran envidia...

Oh no... - pensé de inmediato.
Eso me hizo recordar de inmediato mi ultimo cliente antes que conociera a la vieja... era un sujeto joven y bien parecido que comenzó a tocarme en un autobus aprovechando que este iba bastante lleno. El tipo olía bien y estaba muy bien vestido, tenía pinta como de oficinista. Sin mucho que decir acepté su propuesta cuando me la dijo al oído y lo acompañe a un departamento.
Fue bastante amable al inicio, hasta que dijo esa misma frase, que mi belleza le daba algo de envidia. De a poco se fue volviendo loco por esa "envidia" y terminó dándome una gran paliza... desperté tres días después en el hospital con fracturas, casi que muero... ignoró si me habrá ido a tirar a alguna parte y alguien me encontró y me llevo al hospital o quizás fue el mismo que se asustó por lo que había hecho, solo dijeron que me encontraron inconsciente en la misma entrada del hospital.
Desde esa vez que jamás me aventuré a buscar algún cliente por mi cuenta y después de mucha incertidumbre y hambre la vieja me encontró y me ofreció volverme perro.

El jefe me hizo un gesto y me acerqué a él. "Desabróchalo... Bájalo hasta abajo... y saborea tu 'premio' por ser tan buen perro..."
De momento parecía que mi olor no le molestaba o estaba tan caliente que no le importó, así que hice exactamente lo que quería.
Recordar esos días de angustia me hizo reaccionar un poco y por que hasta ahora me había mantenido con vida. Quizás no fuera la manera mas decorosa, pero era la única manera que tenía de momento de sobrevivir. Si, no vivir, eso era cosa de la gente afortunada. Solo sobrevivir... y si para ello tenía que hacer estas cosas me aseguraría de darle a este infeliz la mamada de su vida.
Desabroché su pantalón y saqué su verga erecta para comenzar a mamársela rápidamente y sin ningún tipo de lentitud ni promiscuidad, quizá algo rudo pero parecía gustarle. Tenía buen aguante por lo que a momentos también lamí sus bolas mientras lo masturbaba con la mano. Tras unas cuantas repetidas de esa combinación lo vi apretar los puños y quejarse un poco por lo cual metí todo lo que pude de su órgano en mi boca y me aseguré de tragar todo lo que tuviera que ofrecer. Fue difícil y terminé tosiendo, no pude evitar botar mucho de eso al suelo, pero cuando levanté la mirada el tenía los ojos cerrados y una leve sonrisa por lo cual parecía haber quedado conforme de momento.

Ahora venía un momento decisivo, a menudo los hombres cuando eyaculaban cambiaban su carácter de repente, algunos se volvían mas lujuriosos, otros perdían el interés y en el peor de los casos se volvían violentos. Haré lo que sea por sobrevivir y aún si este sujeto era el jefe... me arriesgaré.
Me levanté deprisa quedando de pie y lo jalé de repente tomándolo de la camisa y hacia mi. Sus ojos se abrieron algo sorprendidos y por un breve momento nos miramos fijamente. Antes de que reclamará algo tome su cara con ambas manos, de forma quizás algo brusca. Lo acerqué hacía mi y le di un profundo beso en la boca. Aún tenía parte de sus fluidos así que si me iba a matar me había asegurado que cuando menos tuviera una probada de sus propios "hijos".
Cerré mis ojos pues no tenía valor para verle el rostro ante esa osadía y solo atiné a comenzar a lamerme la cara de forma lenta y suave, sobre todo sus mejillas y su mentón. Su cara me raspaba la lengua pues tenía esa barba creciente de días. No se si fue esa aspereza de su rostro o esa adrenalina que sentía pero fue en ese momento cuando recién noté que tenía una erección. Me venía bien, no podía dejar de pensar en que iba a morir, así que si ese era el caso, que mejor irse así, si no puedo vivir con la frente en alto, cuando menos que lo demás se quede en alto.


Shin - Maraíso: "La Hoguera" (Casa de Copper)

Tras otro viaje de mierda por un escarpado camino campestre llegué finalmente al territorio de ese viejo lobo piromano.
Estacioné mi vehículo en el perímetro de su vivienda, un gran patio delantero. Nada mas al bajar se me acercó algo parecido a un caballo pequeño.

¡Oh... waajajaa.. veo que aún vives Bob... ven aquí viejo cabronazo! - dije contento estirando una mano. El enorme perro gran dannés me llegaba hasta la cintura, se acercó contento y me lamió las manos para luego intentar encaramarse tratando de lamerme la cara.

Ya, ya, tranquilo viejo. También me alegro de verte - le dije bajándolo con suavidad. En compañía de Bob que me seguía contento me fui directo hacia atrás de la casa donde había un gran fogón y cerca del mismo había estaban dos chicos pre adolecentes, uno de gorro morado y ojeras marcadas que estaba fumando y otro chico rubio con un abrigo bebiendo vino mirando al suelo, parecía dormitar.

Hola Shin... te ves bien, harto ejercicio ¿eh? - me dijo el chico de gorro en un tono somnoliento.

Hola Nat. También te ves bien - le dije al gato de Copper.

Pensé que ya no venías pulgoso... salí del circo después que tu y llegué antes - me dijo ese viejo de Copper.


Del mal trabajo que tuve en Foresk pasé a la casa del pelado... como siete horas manejando de vuelta... y de ahí hasta el circo... uuuaahh - bostecé - estoy cagado de sueño Copper, así que suelta la lengua rápido... ah, y dormiré aquí en tu casa si no te molesta - le avisé.

Já, tan impaciente como siempre pulgoso - dijo el viejo - ¡Natienel!- le hizo una seña a su gato y el muchacho de gorro se levantó con toda calma a buscar una bandeja con carne, papas y demás comida que me dejo al lado y luego me saludó con un beso en los labios. También me trajo algo de beber.

¿Eh... tu eresss Ssshhh.. Shin?, creí que eras mas... mas... pequeño, digo... por los vídeos... - dijo el chico rubio, levantando la mirada hacia mi, estaba evidentemente borracho.

¿Te conozco? - le pregunté seriamente.

Jerónimo es mi nuevo gato - me dijo el viejo sacando una pipita de marihuana. Hizo una pausa larga para fumar.

Vaya, veo que te va bastante bien Copper... ¿me llamaste para presumir entonces? - lo increpé.

Expulsó el humo y después terminó hablando con toda calma - Te lo ofrezco... por si el gato que pillaste en el circo no se mete a tu equipo - dijo generosamente.

Le eché una mirada a ese pequeño borrachín y en ese estado no tenía ninguna credibilidad, no podía ver su mirada felina ni ímpetu de ningún tipo, si es que la tenía, de echo así como estaba parecía que ni siquiera el mismo sabía donde estaba el suelo ahora mismo.

Vaya, gracias por tu generosidad. Háblame del supuesto gran trabajo que me reivindicará con el jefe de turno - le exigí.

Regresaste hace poco menos de una semana... y supongo no has pillado nada bueno, como varios de nosotros... los ratones y las zonas donde habitan, que son lo mas fácil de encontrar... este año, brillan por su ausencia. Supongo que ya lo sabes... - me dijo poniéndose serio e hizo chispear su encendedor.

Ajá... podría decirse que el Bloody Money... ya comenzó - le dije devolviéndole la mirada seria.

En efecto - me dijo el viejo - diez ratones, cinco conejos, tres perros y un gato - eso piden esta de entrada... nada fuera de lo común... pero varios ejecutores de Maraíso vamos a quedar fuera por escasez de ratones.... parece inverosímil, y nadie le dio importancia hasta que ya estamos casi fuera de tiempo.

Es normal que la población de ratones baje bastante antes del inicio del juego... de hecho controlar la población de ratones es una de nuestra labor como ejecutores y una de las razones de que Bloody Money se creara - comenté.

Juntar tus ratoncitos y eliminar los que no sirvan es un viejo truco para sacar parte competencia del juego... pero nunca al grado de que que falten tantos, la organización no lo permitiría... menos si dejan a varios ejecutores Maraisinos fuera en favor de los participantes extranjeros - dijo sacando mas chispas de su juguete.

O sea que los ratones están vivos y alguien los tiene. Ya, dime de una vez, ¿donde y quien? - le pregunté interesado.

El reformatorio de mujeres, en la colina este - dijo en tono preocupado.

¿Que, ese que está... decía.

En control de la División especial de la Policía de Maraíso - me respondió.
Me quedé en silencio atando cabos sueltos y sinceramente preocupado a donde iba encaminado todo ese asunto.

Desde que la correccional de menores varones se quemó en el Bloody Money pasado... continuó diciendo.

Desde que "QUEMASTE" la correccional de menores varones en el Bloody Money pasado - le recordé majaderamente.

Ya ya... miren nada mas, el señor perfecto increpando a otros... como sea, un pequeño error lo comete cualquiera, tu sabes mad que yo de eso, martillo loco - se quejó - el caso es que crearon una instalación al lado del reformatorio de mujeres y llevaron a los chicos ahí, ahora esa correccional es "mixta.".. bueno, mas o menos, están separados la mayor parte del tiempo - dijo dándole un trago a una botella de licor.

Y ahí no les faltará diversión a esos polis... pero, ir a sacar ratones de ahí es muy arriesgado, no creo que...

¿Ya se te achicaron las bolas, perrito? ¡dejame terminar! - me dio una mirada enfadada que sostuvo un momento - en los años en que estuviste fuera los polis cambiaron su táctica. Primero fue como siempre, agarrando a cuanto ratón podían y soltando a uno que otro, para que corriera la voz de lo terrible que sería que te llevaran a ese lugar. Hubieron hartos suicidios y otros ratones se volvieron perros por el miedo a ser cazados.... así la poblacion de ratones bajó considerablemente, pero despues...

¿Me da un poquito de carne, "papi"? - me dijo de repente el rubio borracho. Como estaba tan metido en la historia de Copper no lo vi venir hasta que estaba al lado mío. Rayos si que estaba cansado, o muy volado...

¡Hey, Jeron, no molestes... allá te dejé tu bandeja, idiota - le dijo Nataniel molesto.

No... me refiero... ah ese tipo de carne - me dijo agachándose para tocarme el hombro y así afirmarse en mí, dándome una especie de masaje en el brazo y lanzandome una mirada quizás pervertida, si sus ojos pudieran apuntar al mismo lado.

¡Largo! - le dije empujándolo con la mano lo que lo hizo caer sentado hacia atrás, quedando con una mirada confundida.

No seas malo con él Shin, es buen chico cuando esta sobrio - me dijo apresuradamente Nat - Vio tus vídeos y quería conocerte, pero estaba muy nervioso y bebió mas de la cuenta.

Tu vídeo... de la señora Steiner... lo eh visto como 20 veces.... ¿por que no haces otro así, eh?- dijo el rubio tratando de incorporarse pero al parecer no podía. Luego comenzó a toser y al parecer tenía arcadas, pero rápidamente se le pasó.

Nataniel... - le dijo Copper a su gato en tono bajo pero impaciente.

Nat se levantó rápidamente y ayudó al chico rubio a levantarse - Ven Jeron, vamos a acostarnos - le dijo llevándoselo de allí.

Lamento eso - se disculpó Copper - pero lo que dijo Nataniel es cierto, Jerónimo es fan de tus vídeos... o sea que es un psicópata en potencia jajaja - dijo encendiendo un cigarrillo. Nada mas verlo me dieron ganas de fumar a mi también así que le pedí uno ya que se me habían terminado los míos.

Ya no hago esa basura. Volví a maraíso por que esta vez si ganaré el Bloody money, o cuando menos me llevaré una buena tajada de los premios, para mi y mi equipo - le dije decidido.

¿O sea que "aperrarás"?... ¿incluso si tenemos que hacer equipo con el alemán? - preguntó con un brillo en los ojos.

Tsk...grr... si... carajo si, sabes que si! - le respondí entusiasmado - ¿quien mas viene aparte de ese loco sádico de mierda? - le pregunté entusiasmado.

¿Quien mas viene?!... mejor pregunta quien no viene... nadie tiene ratones Shin... viene Willard y Erika, Rena-revolver, el carnicero Stan,... umm, Sara - dijo haciendo un ademan como si tocase unos senos en el aire... el gordo Tony... oh, Marisse, seguro a ella la recuerdas bien ¿eh?... vamos pulgosos, que vienen casi todos, toda la pandilla! - respondió alegremente.

Disidente que solo serían dos - le respondí mascando las palabras.... espera, Willard y Rena siguen vivos?... obvio que recuerdo a esa zorra de Marisse... y para que rayos quieres al gordo Tony... espera, ¿dijiste... Sara? - dije muy interesado.

Si, si, oh si, necesitamos el camión del gordo... y oh si, incluso la buenaza de Sara se quedó sin ratones... Y ella será esencial en el plan, tiene infiltrados dentro de esa correccional, si todo va bien, sobrarán ratones y hasta Rodrigo tendrá lo suyo... y como dije, te reivindicaras en grande - me decía entusiasmado, pero luego cambio su mirada y agregó - pero hay una condición especial para ti.

Fruncí el ceño y entonces lo vi levantarse y algo tambaleante caminó hasta mi y se sentó a mi lado y se apoyó en mi hombro.

Si quieres follar tendrás que ser mañana por que ahora estoy que me duermo aquí mismo - le avisé.

Cállate y escucha pulgoso... verás... hay algo especial en esa correccional que te hará quedar como rey ante el jefazo, tu se lo entregarás, pero a nombre de todo el equipo... y ese cabrón terminará besando te los pies - acercó su boca llena de dientes amarillos y me susurró algo al oído.

¿¡Que?!... - dije cuando escuché lo que había. Luego me dio los detalles.

Y bien, que te parece... perrito... ¿lo harás?... en nombre de todos, claro está - me dijo sonriendo de oreja a oreja.

Jee,,jee..,jeeeee,,, - reí maliciosamente escuchando los detalles de ese botín y lo que implicaba.

¡Ohhhh siii! - le contesté. Al fin, desde que llegué a Maraíso esta semana tendría un buen sueño. Y este año, yo ganaré el juego - dije con una sonrisa en los labios mientras el sueño casi me abatía.



Plaza de Maraíso - día.


En una plaza de Maraíso, una vieja de gafas naranjas y una pañoleta en la cabeza tenía su puesto donde vendía chucherías artesanales, hasta que se le acercó una pequeña niña, y tras ella un chico joven.

¿Te conozco? - preguntó la vieja.

Ah cierto, no pensaba en tener que decirlo... - el joven dudó unos segundos - Soy el Gato De... Shin - respondió finalmente algo incómodo.

- Oh jejeje ya veo que Shin ya se consiguió un Gato, veo que siguió mi consejo, "Puedes reconocer a un buen gato por su mirada", tu definitivamente la tienes jeje - Respondió la anciana soltando varias carcajadas.

- Si si si, ire dicto al punto, estoy aquí por que ese tal Shin me dijo que usted podía ponerme al tanto sobre los juegos de "Bloody Money" - Respondí directamente.

Oh... vaaaya, ese pulgoso está desesperado, pero tiene buen instinto. Y ah elegido sabiamente, para variar... tienes une hermosa mirada jovencito... y un buen cuerpo debo decir, me recuerdas a mi Shin cuando tenía tu edad jijijiii.... - dijo frotando sus manos.
El joven le lanzó una mirada impaciente mientras la vieja lo veía de pies a cabeza.

Umm... casi que puedo oler la necesidad... ummmm... la desesperación... ummm, huelo... ah si, la avaricia... ummm... ummm .... huelo ¿virginidad? - dijo en tono burlón poniendo un dedo en sus labios

Tsk - El joven apretó los dientes y le lanzó una mirada incómoda pero fulminante.

Jajajaa, no me mires así, o no podré evitar... ¡excitarme! - le dijo con una sonrisa sin varios dientes mientras metía su mano bajo su ropa entre lo que alguna vez fueron sus senos.

Yiuuuuuujjj! - dijo el joven asqueado - pero luego sus ojos se posaron en una unos cristales muy llamativos que la vieja sacó de entre sus prendas.

Lo que se deba saber del Bloody Money te lo explicará mi perro Shin a su momento, puesto que las indicaciones y requisitos cambian en cada juego... sin embargo la base siempre es la misma. Juegos y premios... y a mayor riesgo, mayores premios - dijo la vieja mientras sus gafas brillaron al sol un momento. Levantó en el aire un cristal verde esmeralda rodeado por un anillo color carmesí que colgaba de un hilo, como una medalla.

Este es un "Ojo de Gato"; Te identifica como parte del equipo de Shin autorizando a participar en el juego... y evitará que cualquier otro equipo, policía o incluso miembro de la organización te moleste mas de la cuenta hasta que comience una de las rondas mortales del juego - le dijo la vieja.

¿Rondas mortales? - pregunto el joven preocupado.

El juego es por etapas. Las primeras fáciles con premios mediocres, pero que los roedores añoran mucho... después va subiendo la dificultad y en riesgo, con grandes premios, suficiente para satisfacer incluso a los perros... pero los gatos son diferentes - dijo la anciana sonriendo.

Las civilizaciones sabias comos los egipcios adoraban a los gatos como dioses - continuó hablando la vieja - y en Maraíso también tenemos mucho respeto por este animal, están en el escalón superior, incluso por sobre los perros... a diferencia de ellos, domesticados o salvajes los gatos siempre se mueven libremente - dijo inflando el pecho orgullosa.

El joven pareció entender de inmediato lo que esa frase significaba y extendió su mano para tomar el cristal pero la vieja retiró su mano de manera rápida negándoselo.

No no no, no es tan fácil amiguito... no te apresures, jijiji... - Sacó otro cristal, esta vez de color dorado y brillante también rodeado por un anillo carmesí.

Este cristal dorado lo llamamos "Pluma de Canario"... le dará cierta protección a la persona que elijas aunque no este participando en el juego - dijo meneando el cristal en el aire - A cada iniciado en el juego solo puedo darle un cristal... claro, puedes obtener más en las otras etapas del juego, así que entre más participes mas oportunidad tendrás de conseguir estos valiosos beneficios, para ti o a quienes quieras proteger, jeje.

La vieja levantó ambos cristales en el aire - y entonces, ¿que harás al comenzar?, ¿vas a protegerte a ti mismo... o alguien más? jijiji...

El joven bajo la mirada viendo a la niña quien tenía la mirada perdida en esos cristales pues dran realmente hermosos.

¿Cual tomarás? ¿El Ojo de Gato?... o ¿La pluma de Canario? - preguntó la vieja.

El joven miró ambos cristales un momento mientras una gota de sudor frío recorrió su rostro. Sujetó a la niña acercándola a su cuerpo y se decidió finalmente por La Pluma de Canario. La miró fijamente un momento y luego se la dio a la niña.

Oh... ya veo.... será ella, de momento. - dijo la vieja sonriendole a la pequeña - Cuando veas a Shin te entregará un dispositivo que te permitirá rastrear ese cristal, eso te será útil ¿verdad?... mientras la niña no lo pierda, claro - le sonrío malignamente.
En base a lo mismo - continuó diciendo - no es necesario que el cristal cuelgue a la vista, los dispositivos de los otros participantes identificaran quien es un blanco y quien está resguardado. Ahora, acercate, jovencito - le ordenó la vieja.

El joven se acercó cautelosamente, casi que nada.

Tsk, ¡mas cerca, no tengo todo el día! - alegó la vieja.

El joven se acercó quedando bien cerca y puso una cara de incomodidad, creyendo que quizás esa anciana intentaría besarlo o algo así, pero la vieja solo se acercó a su pecho, cerca del cuello y le le dio una olfateada como aspirando su esencia y disfrutando el momento. El joven se alejó incómodo ante ese gesto.

¿Y eso que fue? - preguntó el joven desconcertado.

¿Eh... eso?... nada, solo un capricho mío... eres un chico muy guapo, jijiji... me gusta oler la virginidad en un hombre joven mientras aún la conserve jajaaaaa- se río escandalosamente. El joven tomó a la niña de la mano y dio media vuelta. La vieja se calló de momento y luego agregó.

Bienvenido a Maraíso... y buena suerte en Bloody Money.... Iori... - dijo como saboreando su nombre.

El muchacho se quedó quieto y apretó el puño que no tenía sujetada la mano de la niña. Tras quedarse estático un momento se marcho junto con su acompañante, sin detenerse.

Tatsumaru Igrata Tatsumaru Igrata
꧁༒☬ZeℝØ-ᎦᎬᏁᎮᎪᎥ☬༒꧂ ꧁༒☬ZeℝØ-ᎦᎬᏁᎮᎪᎥ☬༒꧂
 
Última edición:

Registrado
22 Abr 2007
Mensajes
4,959
(Lian Wolf 16 se ha retirado del Rol, pero confío en la posibilidad de que en el futuro decida volver. Hasta entonces, manejaré yo a su personaje de vez en cuando. Y le seguiré mencionando a petición suya. :3 Y ahora... ¡Continuemos la diversión! XD)

[Tarantulas]

Su trabajo con la boca y la lengua eran un reflejo de todo un gran profesional. ¡Sabe como complacer a todo un hombre! No me moví para nada. A excepción de una mano a su cabeza para acariciar su cabello.

(Rodrigo) Pensamiento: Que bien lo hace... Sí... El brillo de sus ojos le delató...

Sé percatarme de esos detalles. ¡Sí! Que no se detenga... ¡Buen chico! De hecho... Yo diría que demasiado agradable. Hizo que mi orgasmo llegase más rápido de lo esperado, pero también muy abundante. Tanto que no pudo tragarlo todo. No me molestó que una parte se perdiera. Cumplió muy bien con su labor. Pero entonces...

(Rodrigo) ¡!

Sentí que tiraba de mí y me daba un beso intenso. Me dejé llevar, pero luego pude mirarle mejor. El miedo... El nerviosismo... ¡Que lindo se ve de esa manera! Y cumplía como todo un buen cachorro lamiendo mi cara. ¡Ahora sí que le tenía como yo quería! Me retiré y tomé sus mejillas.

(Rodrigo) Mmm... Cachorrito travieso... ¡Eso no se hace!

Dije con una risa inevitable.

(Rodrigo) Si vuelves a tomar la iniciativa sin permiso, te daré un castigo ejemplar, perrito...

Lo dije como si mi deseo fuese tener un pretexto para darle unos buenos azotes en el culete.

(Rodrigo) Por otro lado... Has demostrado una leve señal de que en tu interior se esconde tímidamente el espíritu de un macho alfa. Así que... ¡Hagamos una cosa! A partir de ahora, no harás nada sin mi permiso. Solo te dejarás hacer. Si cumples... en nuestra próxima sesión te daré una recompensa especial. Pero si vuelves a tomar el dominio sin permiso... ¡Serás castigado! ¿Está claro?

Le sujeté de las muñecas y lo levanté haciendo que incluso despegue los pies del suelo. Cargándolo igual que una presa. Tumbándolo boca arriba. Me recosté sobre él para lamer su cuello y hacerle algún que otro chupetón. Bajando a sus pezones para chuparlos de forma intensa. Mordisquearlos levemente. Bajando a su abdomen para más besos, lametones y esta vez morder un poquito más fuerte, pero sin hacerle daño. Como si lo quisiese devorar. Y al llegar a su entrepierna, separé sus piernas y atrapé de forma brusca, aunque no dolorosa su joven verga. Empezando a chuparla y succionarla con intensidad. Me pregunto si alguna vez se la habrán chupado o si le habrán dejado como a los demás. Sin privilegio de recibir una mamada. Que solo ellos se lo chupen a los adultos. En todo caso, se muestra muy sensible.

Tarantulas Tarantulas (Cuidadito con lo que haces, niño travieso... XD)

[Zero Sempai]

Ya podía devorar a esa jovencita solo con mirarla. Desnudarla con solo fijar mis ojos en cada milímetro de su cuerpo. Pero las reacciones de ese joven chico me pillaron por sorpresa. Me estaba suplicando... ¡Rogando! ¡Implorando! No esperaba que se rebajase de esa manera, pero... ¡Fué divertido! Y eso me dió una idea pervertida con la que podría sacar provecho a lo grande. Sujeté a ese chico por el cuello de su prenda superior para hacer que se reincorpore quedando de rodillas.

(Rodrigo) ¿Estás seguro de que quieres hacer eso?

Parece que sí. Entonces... ¡Está decidido!

(Rodrigo) Levántate, chaval...

Cuando se levantó, me acerqué a su oreja para hablarle en susurro.

(Rodrigo) Susurro: Trato hecho. Pero ella mirará, ¿Está claro? Y lo más importante...

Aquí viene la condición.

(Rodrigo) Susurro: Tanto si te gusta como si no te gusta... debes demostrar que te sientes excitado, complacido, que esa jovencita vea que disfrutas. ¿Entendido?

Me retiré para conocer su respuesta. Sabe que tiene que hacerlo. No tiene elección. ¿El motivo? ¡Es evidente! Sabe que la próxima vez lo haré con ella. Y de nada le servirá suplicar o sobornarme la próxima vez. Pero si ella le ve disfrutar... o al menos que aparenta disfrutar... la joven chica lo verá como que es algo con lo que se disfruta y se pasa una experiencia maravillosa. Eso hará que cuando le toque ha ella la próxima vez, lo acepte de forma más tranquila y agradable. Y no con miedo y trauma. ¡Ahí está la clave! Que la niña lo vea como una experiencia buena y no como una experiencia mala... depende enormemente de lo que ella vea ahora. Ya puede ese chico no defraudarme y mostrarse como que lo disfruta de verdad. O será horrible tanto para él como para ella.

(Rodrigo) Quédate en ropa interior.

Yo empecé a desnudarme también. Le miraba desnudarse. Esa jovencita mirará sentada todo lo que suceda. Nos quedamos en ropa interior. Con un poco de suerte, incluso ella disfrutará con solo mirar.

(Rodrigo) Ponte cómodo en la cama...

Se tumbó y ahora por fin me recosté sobre él. Compartiendo piel con piel. Debido a nuestros tamaños, su entrepierna tocaba mi vientre. Empecé a besar su cuello y lamerlo. Disfrutando esa piel tan suave. Sí, se nota que ese cuerpo ya envejeció un poquito, pero... ¡Igualmente es una experiencia excitante! Y huele muy bien... Instintivamente empecé a hacerle un chupetón para dejarle una marca temporal. Como marcándolo como de mi propiedad. Bajé para lamer su pecho y atrapar sus pezones uno a uno. Mis manos acariciaban su torso por completo. Tanto sus costados como su espalda. Dejaba sus pezones duros y húmedos de tanto chuparlos igual que un bebñe pidiendo leche materna. Bajando a su abdomen para dejar un camino de besos y lametones. Es tan blandito que podría usarle como almohada. Y por fin... Ahí estaba su entrepierna. Separé sus piernas y me hice a un lado levemente para que la niña pudiese ver en todo su esplendor la entrepierna de este chico.

(Rodrigo) Estás bien dotado... Me gusta...

Tomé su pene con mi mano, eposité un beso en la punta de esa verga y abrí bien la boca para engullirlo. Y comenzar una rica mamada. Esto le hará más fácil mostrar que lo disfruta de verdad... XD

(Rodrigo) Mmm...

Debo reconocerlo. Cuando alcanzan casi la adolescencia, también se disfruta mucho. Dijo que nadie ha estrenado su cuerpo. Pero me pregunto... ¿Habrá caido en la tentación de masturbarse o ni siquiera se habrá tocado en ese sentido? Los que aún no se han tocado a sí mismos y no han eyaculado ni una vez... ¡Son los tesoros más difíciles de encontrar entre los de su edad!

꧁༒☬ZeℝØ-ᎦᎬᏁᎮᎪᎥ☬༒꧂ ꧁༒☬ZeℝØ-ᎦᎬᏁᎮᎪᎥ☬༒꧂ (¡Bien! ¡Tu ganas! XD Hagamos que la chica lo vea todo muy lindo y agradable. Así cuando le toque inevitablmente en la siguiente ocasión, lo recibirá mucho mejor... XD ¿O prefieres que tu chico se vea lleno de asco y que ella se traumatice con antelación? Depende de tí... XD

[Lian Wolf 16]

En el circo...

La joven niña disfrazada como una cachorrita de tigre blanco realizaba los juegos lo mejor que podía. Algunos eran sencillos. Pasar por el trapecio y el balancín gateando, Y saltar a cuatro patas un par de vayas bajas. Al llegar al anillo de fuego, el miedo pudo con ella. Especialmente porque lleva a ratos a la espalda y a ratos en la boca sujeto por una oreja a su conejito de peluche. Le da demasiado miedo quemarse. O peor aún, que se queme el conejito. Así que solo pasa del anillo de fuego. Como no hizo ese juego, uno de los payasos llegó cerca de ella y derramó sobre ella un cubo lleno de agua con muchísima espuma. Eso provocó la risa del público. No le quedó otra que aceptar esa humillación mientras retiraba el exceso de espuma en el conejito. Pero podría ser peor. Podría acabar como la niña vestida de pantera negra que acabó atada y sometida sexualmente por una pantera de verdad. Aunque realmente desconocía qué es lo que esa pantera le está haciendo realmente. Pero en todo caso, le da aún más miedo tener cerca un animal salvaje. Por eso, al sonido del siguiente latigazo en el suelo se puso en marcha de nuevo. Solo que ahora, estando empapada resbalaba todo el rato. Se la veía muy graciosa moviendo muy rápido brazos y piernas para evitar caer por el resbalón, pero acababa resbalada provocando más risas del público. Llorando por ello. Se subió a la pelota gigante, pero la propia pelota giró y se cayó de forma graciosa. Mientras tanto, la pantera ya había terminado su labor y el domador se lo llevó. Los demás niños y niñas se aliviaron al verlo marcharse. La chica pantera fué desatada, pero ahora gateaba con las piernas un poco más separadas. Su vagina chorreaba semen de pantera, jugos vaginales y el pequeño hilo de sangre que reflejaba su pérdida de virginidad. Los juegos terminaron y ahora, el payaso ofrecía pujas para ocupar uno de los diez lugares especiales en el límite interior del escenario. El precio inicial era pequeño, pero no tardaban en subir el precio de forma asombrosa. ¡Todos ansiosos por poder ocupar uno de esos lugares! Unos se retiraban de la puja al considerar que no merecía la pena para lo que iban ha hacer, pero otros estaban dispuestos a gastar lo que hiciese falta. Y... ¡Terminó la puja! Los diez mejores postores entregaron el dinero en metálico y ocuparon las diez localidades. Acto seguido, a todos esos jovencitos 'cachorros' les quitaron la prenda que usaban a modo de pantaloncito o faldita incluyendo sus ropas interiores revelando sus culitos y entrepiernas. Y en el caso de las chicas, también la prenda extra que llevaban para tapar sus diminutos y no desarrollados pechos. Realmente era una tontería en algunso casos, pues en la mayoría parecen iguales a los de los niños varones. Entonces, guiaron a los jóvenes hasta esos hombres y mujeres que pujaron y les acercaron a los jóvenes, los cuales recibieron la orden directa de no moverse y de dejarse hacer. O de lo contrario, serán castigados igual que la joven y pequeña pantera. Todos ellos tuvieron el privilegio de acariciar a los 'cachorros'. Solo acariciar, nada más. Les tocaban por todas partes. Cabello, cara, espalda, pechos, vientre, piernas... pero sobre todo sus nalgas y sus correspondientes entrepiernas. No tienen permitido meter ni siquiera un poquito el dedo. Es solo acariciar y nada más. Se los fueron turnando generosamente para que todos y toas pudiesen tocarlos todo lo que quisiesen o incluso abrazarlos como si fuesen cachorritos de verdad. Y entonces... ¡El espectáculo terminó! Retiraron a la 'mercancía' y los payasos con el toque musical final saludaron al público dando las gracias por acudir al espectáculo. Deseándoles buenas noches y que vuelvan otro día. Todos se retiraron y todo fué apagado.

Detrás del escenario...

Procedieron a qutiarles los adornos y complementos incluyendo los dientes postizos. Y bañarles con un compuesto especial. La única manera de poder quitar esa pintura especial. Tarda un poco, pero merece la pena para dejarlos como están. Incluso se burlaban los encargados de la vestida de pantera negra. Preguntándole qué le pareció gozar su primera vez con una pantera salvaje.


Lian wolf 16 Lian wolf 16 (Si alguna vez quieres regresar al Rol, solo dímelo. ¡Te rintegraré al momento! :3)
 

Spooky Yaoi Party
Registrado
29 Nov 2015
Mensajes
1,035
Ubicación
Argentina
[Flash Back]

[Maraíso/Plaza]


Narración Iori

"Me encontraba en una plaza de Maraíso, donde estaba una vieja de gafas naranjas y una pañoleta en la cabeza tenía su puesto donde vendía chucherías artesanales. La cual solo se me quedo viendo confuza, a lo que Tube que confesar que era el Gato de Shin, lo cual ella comenzo a burlarce de mi o almenos asi lo senti, lo primero que le pregunté fue sobre los juegos de Bloody Money."

- Oh... vaaaya, ese pulgoso está desesperado, pero tiene buen instinto. Y ah elegido sabiamente, para variar... tienes una hermosa mirada jovencito... y un buen cuerpo debo decir, me recuerdas a mi Shin cuando tenía tu edad jijijiii.... - dijo frotando sus manos.

"Le lance una mirada impaciente, no tenía tiempo para bromas, pero ella simplemente me veía de pies a cabeza."

- Umm... casi que puedo oler la necesidad... ummmm... la desesperación... ummm, huelo... ah si, la avaricia... ummm... ummm .... huelo ¿virginidad? - dijo en tono burlón poniendo un dedo en mis labios.

Tsk - lo cual apreté los dientes y le lance una mirada incómoda pero fulminante.

- Jajajaa, no me mires así, o no podré evitar... ¡excitarme! - dijo con una sonrisa sin varios dientes mientras metía su mano bajo su ropa.

- Yiuuuuuujjj! - dije asqueado.

"Pero luego mis ojos se posaron en una unos cristales muy llamativos que la vieja sacó de entre sus prendas."

- Lo que se deba saber del Bloody Money te lo explicará mi perro Shin a su momento - Fue lo que dijo.

"Asi que debia encontrar a Shin, aun que no quiera. En más la esmeralda que tenia en su mano estaba rodeado por un anillo color carmesí que colgaba de un hilo, como una medalla. Un "Ojo de Gato"; el cual según ella me identifica como parte del equipo de Shin autorizando a participar en el juego... y evitará que cualquier otro equipo, policía o incluso miembro de la organización te moleste mas de la cuenta hasta que comience una de las rondas mortales del juego."

Preste suma atencion a todo lo que me decia por lo que pude entender todo, luego extendi mi mano para tomar el cristal pero la vieja retiró su mano de manera rápida negándomelo.

- No no no, no es tan fácil amiguito... no te apresures, jijiji... - Sacó otro cristal, esta vez de color dorado y brillante también rodeado por un anillo carmesí - Este cristal dorado lo llamamos "Pluma de Canario"... le dará cierta protección a la persona que elijas aunque no este participando en el juego - dijo meneando el cristal en el aire - A cada iniciado en el juego solo puedo darle un cristal... claro, puedes obtener más en las otras etapas del juego, así que entre más participes mas oportunidad tendrás de conseguir estos valiosos beneficios, para ti o a quienes quieras proteger, jeje.

La vieja levantó ambos cristales en el aire - y entonces, ¿que harás al comenzar?, ¿vas a protegerte a ti mismo... o alguien más? jijiji...

"Baje la mirada viendo a Hime quien tenía la mirada perdida en esos cristales pues eran realmente hermosos."

- ¿Cual tomarás? ¿El Ojo de Gato?... o ¿La pluma de Canario? - preguntó la vieja.

"Obseve ambos cristales un momento mientras una gota de sudor frío recorrió mi rostro. Sujete a Hime acercándola a mi cuerpo y finalmente me decidi por La Pluma de Canario. La mire fijamente un momento y luego se la entrege a Hieme, su vida era más valioso e importante que la mía."

- Oh... ya veo.... será ella, de momento. - dijo la vieja sonriendole a Hime - Cuando veas a Shin te entregará un dispositivo que te permitirá rastrear ese cristal, eso te será útil ¿verdad?... mientras la niña no lo pierda, claro - le sonrío malignamente - En base a lo mismo - continuó diciendo - no es necesario que el cristal cuelgue a la vista, los dispositivos de los otros participantes identificaran quien es un blanco y quien está resguardado. Ahora, acercate, jovencito - me ordenó la vieja.

"Me acercó cautelosamente, casi que nada. Lo cual ella alegó que me acercará aun más, lo cual me acercó quedando bien cerca, a lo que no pude evitar poner una cara de incomodidad, creyendo que quizás esa anciana intentaría besarme o algo así, pero la vieja solo se acercó a mi pecho, cerca del cuello y me dio una olfateada como aspirando mi esencia, y disfrutando el momento. Me aleje incómodo ante ese gesto."

- ¿Y eso que fue? - pregunte desconcertado.

- ¿Eh... eso?... nada, solo un capricho mío... eres un chico muy guapo, jijiji... me gusta oler la virginidad en un hombre joven mientras aún la conserve jajaaaaa - se río escandalosamente.

"Tome a Hime de la mano y di media vuelta. La vieja se calló de momento y luego agregó."

- Bienvenido a Maraíso... y buena suerte en Bloody Money.... Iori... - dijo como saboreando mi nombre.

"Me quedó quieto y aprete el puño que no tenía sujetada la mano Hime, tras quedarme estático un momento me marche junto con mi acompañante, sin detenerme."

[Maraiso/Hotel]

"Una ves en el Hotel, tome el cristal y se lo coloque como colgante a Hime, gracias a que tenía un hilo lo suficientemente largo, era posible que Hime lo llevará puesto y escondido en la ropa, la cual pasaría desapercibido como un simple collar."

- Recuerda llevarlo siempre puesto y por nada en el mundo lo pierdas o se lo muestres a nadie más. Entendido - le ordene.

- Entedido Oni-Chan - Dijo saltando feliz.

"Debía pensar en cómo localizar o hablar con Shin de alguna forma, Maldicion! por que no le pregunte a esa viaja como contactarlo, bueno ahora ya no importa, ya encontraria la forma luego, ahora solo quería descansar un poco pero... por desgracia una visita inesperada no me lo permitió."

[Fin del Flash Back]

[Rancho/Habitación]

"Despues de todo eso solo queria acabar con lo que sea que vaya hecer, recordaba perfectamente lo que me dijo esa Vieja, vaya que asta hora he conservado bien mi virginidad, asta nunca en mi vida me habia masturbado, pero ahora estaba a punto de entregárselo todo a este maldito bastardo."

"El se veía sorprendido por como habia reaccionado. No se esperaba que me rebajase de esa manera, pero... por su expresión pude darme cuenta que le pareció divertido!.
Me sujeto por el cuello de mi prenda superior para hacer que me reincorpore quedando de rodillas."

-¿Estás seguro de que quieres hacer eso?, Parece que sí. Entonces... ¡Está decidido!Levántate, chaval...

"Cuando me levante, se acerco a mi oreja para hablar en susurro."

- Susurro: Trato hecho. Pero ella mirará, ¿Está claro? Y lo más importante...- dijo poniendo como condición - Susurro: Tanto si te gusta como si no te gusta... debes demostrar que te sientes excitado, complacido, que esa jovencita vea que disfrutas. ¿Entendido? - se retiro para conocer mi respuesta.

"No tenía elección. ¿El motivo? ¡Era más que evidente! La próxima vez el lo aria con Hime, y de nada me servirá suplicar o sobornarle la próxima vez. Pero si ella ve que lo disfruto... o al menos que aparente disfrutar...Hime lo verá como algo que se disfruta y se pasa una experiencia maravillosa. A eso se referia Rodrigo, asi ella no sufrira y lo aceptara sin ningun tipo de miedo o trauma."

- Quédate en ropa interior.

"Empecé a desnudarme también, de igual forma el. Hime miraba todo lo que sucedia sentada, prestaba suma atención a todo. Nos quedamos en ropa interior."

- Ponte cómodo en la cama...

"Me tumbe en la cama y luego el se recosto sobre mi. Su piel chocaba con la mia y por la diferencia de nuestros tamaños, mi entrepierna tocaba su vientre. El comenso a besar mi cuello y lamerlo... e instintivamente empezó a hacer un chupetón para dejar una marca. Bajo para lamer mi pecho y atrapar mis pezones uno a uno. Sus manos acariciaban mi torso por completo, tanto los costados como mi espalda. Dejaba mis pezones duros y húmedos de tanto chuparlos. Bajando a mi abdomen para dejar un camino de besos y lametones. Recorrió todo mi cuerpo con sus mano y boca, no se le escapaba nada, asta que... separó mis piernas y se hizo a un lado levemente para que Hime pudiese ver en todo su esplendor mi entrepierna."

- Estás bien dotado... Me gusta...

"Tomo mi pene con su mano, eposito un beso en la punta y abrío bien su boca para engullirlo. Y comenzar a mamarla."

- Mmm... - expresó.

"Asta ahora nadie me habia tocado de la forma en la que lo estaba hacien, ni siquiera yo mismo. Con todas mis fuerzas trate de suprimir mi voz, no permitiria que se me escape ningun gemido, el tan solo pensar que tenga que figuir sentir placer me daba asco, pero era por el bien de Hime."

- ¡Oni-Chan te sientes bien! - pregunto con una expresión de preocupación en su rostro.

"Rodrigo seguia succionando y lamiendo mi pene, pero eso no quería decir que no escuchará lo que dijo Hime... Todo lo contrario desvió su mirada hacia mi esperando una respuesta. Este era un momento desicibo era ahora o nuca Hime debe de estar Asustada, dependía de mi que viera que todo estaba bien."

- E...estoy b...bien - respondi entre cortado - Se se...ente de ma...ravilla - dije ajitado, ese maldito cada ves comenzaba a ponerse más rudo.

- Enserio!? - dudo.

- Es un jue...go muy diver...tido la prox...ima ves por...dras jugar - le regale una sonrisa un poco más relajada.

- Enserio, que bien - Alegó alegre, almenos ya no tenía miedo por lo que le fuera a suceder.

"A cada momento que pasaba comenzaba a sentirme raro, algo estaba a punto de salir. No podía ser posible que a causa de este maldito todo mi cuerpo comenzaba a sentir... ¡Bien!.
El aceleró el ritmo de su mamada, al parecer esperaba que yo... Eyaculara en su voca. Cada vez se me hacía más difícil contener mi voz, por lo que tube que utilizar ambas manos para tapar mi boca, así evitar que este maldito me escuche gemir. Cada vez haceleraba mas el ritmo con su boca, al mismo tiempo utilizaba su legua para lamer la punta."

- N...No lo ha...gas tan ra...pido o sino yo... - apenas podia suplicar, aun que el no me presto atencion.

"Ya no podia contenerme más asta que me corrí en su boca a tiempo que soltaba un Gemido Aogado. Rodrigo ni siquiera se molesto en tragar todo el semen, no se le había escapado ni una sola gota. Eso solo era el Comienzo, algo me decía que este tipo no estaba satisfecho con solo habermela mamado, podía ver que deseaba mucho más. Ahora es cuando debía prepararme para lo que se viene."

__________________________________________________

[Maraiso/Residensia Sazaki]

Narración Ichi


- IORIIIII!!! - Grite, a tiempo que me despertaba - Sólo fue una pesadilla - dije agitado.

"Tenia un mal presentimiento, algo no andaba bien."

- ¡Acaso será que a Iori le pasó algo! - pense angustiado - No! no debería pensar en eso - negue con la cabeza - el sabe como cuidarse solo, asi lo a echo asta ahora - exclame.

"Solo esperaba que así sea, aun que aquella sensación de preocupación me carcomia por dentro y no me dejaba consultar el sueño. Debía hacer algo, almenos asegurarme de que esta bien."

- Pero como sabre donde esta! - me pregunté a mi mismo.

"No creo que este fuera de Maraiso, tal ves este hospedado en algún Hotel, o almenos deseaba por que así sea. Mañana a primera hora comenzaría a Buscarlo, ahí muchas cosas que me gustaría que me aclarará."

Al llegar la Mañana...

"Estaba completamente listo, para buscar a Iori donde sea que esta asta por debajo de la más diminuta de las rocas."

[Maraiso/Calles]

"Por suerte mi Padre no se encontraba en casa, no tube problemas en salir. Ahora solo me preocuparía por encontrar a mi Hermano. Pero por donde debía empesar tal ves en Plaza Central encontraria algún indicio de donde se encuentre, probablemente ahí alguien lo habría visto o sabría algo sobre el."

[Maraiso/Plaza]

"Pregunte a muchas personas pero no conseguí nada, me sentía frustrado por no tener ninguna pista de el, pero... Por alguna razón un pequeño puesto capto mi Atención, una Anciana la cual tenía un puesto con varias chucherías artesanales. No sabia por que pero, tube la corazonada de que ella sabría algo sobre Iori. Me hacer que a ella, sin dudarlo ni una ves."

- Disculpe molestarla, ahí algo que necesito preguntarle... - Pregunte cortesmente, pero no me presto atención - Disculpe! - volví a preguntar posando mi mano en su hombro para llamar su atención.

"Ella al sentir mi mano en su hombro, rápidamente sujeto mi mano con fuerza, y luego dijo..."

- .... Ioriiiii .... - dijo con lujuria.

- Eh! Acaso conoce a mi hermano!? Sabe como puedo encontrarlo!? - Pregunté rapidamente angustiado - y por favor podria soltarme, me hace daño - dije un poco más tranquilo.

"Ella simplemente, no dijo nada se quedó como estática ante mis palabras, al parecer no sabía de mi o mejor dicho nisiquiera sabia de mi existencia."

_____________________________________________________

Tatsumaru Igrata Tatsumaru Tu decides como continuar con Iori XD

Lian wolf 16 Lian wolf 16

Tarantulas Tarantulas Ichi se a presentado ante la vieja, responderle como gustes ^^
 

¡Fuck off!
Registrado
13 Jun 2006
Mensajes
2,469
Hans.

Mmm... Cachorrito travieso... ¡Eso no se hace! Dije el jefe riendo.

En ese momento mi corazón dio un brinco. Evidentemente hacer eso había sido un error y ahora debería prepararme para lo inevitable

Si vuelves a tomar la iniciativa sin permiso, te daré un castigo ejemplar, perrito...
Esa ultima frase parecía decir que lo dejaría pasar. Y ese sujeto siguió hablando.

Por otro lado... Has demostrado una leve señal de que en tu interior se esconde tímidamente el espíritu de un macho alfa. Así que... ¡Hagamos una cosa! A partir de ahora, no harás nada sin mi permiso. Solo te dejarás hacer. Si cumples... en nuestra próxima sesión te daré una recompensa especial. Pero si vuelves a tomar el dominio sin permiso... ¡Serás castigado! ¿Está claro?


El dijo "la próxima sesión" así que al parecer de momento parecía haber salvado el pellejo. Asentí con la cabeza incapaz de poder hablar en ese momento.
Después el me levantó y antes que pudiera notarlo estaba sobre el sillón que él antes estaba sentado.
Comenzó a lamerme y darme chupetones de manera intensa pero al menos no mordía ni era demasiado violento, hasta que llegó a mi entrepierna y comenzó a chuparme ahí abajo, algo que no esperaba considerando que el era el jefe y era inusual para mi recibir ese trato, de parte de un ciente hombre al menos. La mamada me hacía cosquillas y me daban ganas de reírme pero me tapé la boca para evitarlo ya que el podría pensar que me estaría burlando. Estaba comenzando a disfrutarlo demasiado pero debía evitar eyacular demasiado pronto o el podría quedar disconforme.
Traté de pensar en otra cosa, mis primeros días en las calles viviendo como un ratón, estos últimos meses bajo el cuidado de la vieja,
el juego del que me habló Shin, las cosas que podría comprar con el dinero que había ahorrado.... ¡¡!!

Como lo esperaba, era ya muy difícil controlar esos impulsos, cada vez disfrutaba mas del sexo, mas de lo que me gustaría admitir, incluso aunque fuera ese sujeto que daba mucho miedo, no pude retenerlo mas y liberé todo en su boca. Pero según lo que dijo, estaba a salvo, por primera vez desde esa angustia que me carcomía desde que mordí al pelado y pensé que con ello había sellado mi destino, finalmente me había relajado.... podría descansar... sentí que toda mi fuerza se diluía y el me la succionaba, sentía que estaba a punto de desmayarme.... comencé a reír levemente.

je...je..jeee... tal vez seas el jefe... ¿pero sabes quien soy yo?... soy Hans... el sobreviviente... - ignoro si lo dije en voz alta o solo lo pensé mientras reía levemente, pero tras eso mi mente se fue a blanco y no recuerdo a nada más.

................................................................................................

Al día siguiente desperté aún desnudo en una cama desconocida, no había nadie mas. Me levanté tratando de no hacer ruido y salí de ese cuarto, donde estaba el sillón y en el mi ropa, la cual me puse rápidamente. Moví una cortina y la luz me golpeó los ojos por lo cual ya era de mañana y nada temprano. fui al baño a orinar y bebí agua directamente de la llave del lavamanos. Había una ducha e instrumentos de baño. Comencé a desnudarme para así... no, quizá ese sujeto aun estuviera por ahí y podría volver, o quizás enviar a uno de sus hombres a limpiar el apartamento. Apesataba de veras, pero decidí salir de ahí tan rápido como pude. No había nadie más ahí y tampoco el lugar estaba sellado. Salí recorriendo unos pasillos y tras unas cuantas vueltas pues el lugar era inusual, logré finalmente salir del recinto y llegar a la calle.
El sector desconocido al principio rápidamente comenzó a volverse familiar. De echo estaba cerca de plaza y por la posición del sol seguro debían ser las como las 10 de la mañana por lo cual la vieja seguro ya estaba instalada en su puesto. Lo mejor sería regresar con ella antes que nada.


Shin - Maraíso; La Hoguera.

Desperté en cuarto muy obscuro por lo cual me puse en alerta, luego recordé que estaba en la casa de Coopper.
El descanso me había sentado de maravilla aunque sentía cierta pesadez en el lado derecho del pecho, y también había cierta.. ¿humedad?
Al fijarme bien, vi que un cuerpo pequeño dormía junto a mi apoyado sobre mi pectoral con la boca abierta y me estaba babeando. aún en la obscuridad noté que se trataba de ese pequeño borrachín pues el abrigo era el mismo.

Bah, quítate - dije con cierto desagrado. Lo aparté empujándolo al costado y su cuerpo cayó al suelo enrollado entre las frazadas. Dijo algo entre sueños pero no se despertó. Me puse mi chaqueta y zapatos que me habían quitado y fui al baño a lavarme la cara y enjuagarme la boca. Tras eso me disponía a darme una ducha cuando sonó mi teléfono. Revisé el número y era la vieja.

Shin, veo que te conseguiste un buen gato, ¿ves como si conviene ir al circo, aunque ya estés grande? jijiji - me dijo.

Osea que fue... dime, ¿que te pareció? ¿elegí bien? - pregunté.

Si, definitivamente tenía una buena mirada, digna de un felino pese a estar notoriamente agobiado.

Servirá entonces - dije a punto de colgar pero ella agregó.

Aunque quizás cuando lo veas de nuevo... puede que ya no tenga esa mirada - dijo intrigantemente.

¿A que te refieres? - pregunté impaciente.

Estaba con una niña pequeña. El optó por una pluma de Canario y se la dio a ella. Inusual que un gato cuide un canario, ¿no te parece? jiji - dijo riendo - se veía "decente" y sabes que ese tipo de muchachos no duran mucho tiempo en esta ciudad... quizás cuando lo veas debas "rearmarlo" de nuevo.

Rayos, creía saber a refería... ¿quizás era virgen?... nah, con tanto porno y regeton a la mano era difícil pillar a un muchacho de su edad en esa condición, ademas con esa pinta seguro las mujeres le llovían, pero si era el caso, era un verdadero idiota. Como sea, tendría que servir, quizás estaba en aprietos y tendría una mala experiencia y debería levantarle la moral. Maldita suerte perra, primero un perro en crisis existencial y ahora un gato posiblemente desmoralizado, pero que mas da, yo les afilaré los dientes y las uñas a esos cachorros de ser necesario.

Mfhh.., me da igual mientras haga su trabajo... - dije finalmente - ¿le diste mi número? - le pregunté.

No. no me lo pidió - me dijo tajantemente.

Bah, como sea... ¿te dio él su numero de teléfono? - pregunté.

... No... - respondió ella aguantando una risita.

Tsk, ya vale viejita, dime... ¿conoces sus numero de teléfono? - pregunté amablemente.

¿Con quien crees que hablas, perro sarnoso?... ¡obvio que lo sé!, y si no lo supiera lo averiguaría en 5 minutos - dijo vanagloriándose.

¿Y me lo facilitaría usted, buena señora? - pregunté con sarcástica cortesía.

No. Sabes bien que mi política me impide dar números ajenos, eso sería descortés Shin jijiji - Se burló. Pero era cierto, esa vieja de $%%$ tenía sus códigos y la discreción era muy importante para ella, por eso resultaba ser una informante tan confiable para muchos.

Nunca lo haces fácil, ¿verdad? - dije suspirando - en fin, como le fue a Hans, ¿sobrevivió? - pregunté desinteresado.

No lo sé, pero estoy casi segura que si, ese chico tiene mas vidas que un gato. Seguro anda jugando por ahí... ya que el asunto con el pelado y con Rodrigo se solucionó le di un teléfono... de él si te puedo dar el número pues esta de acuerdo... - dijo la anciana.

Ok, envíamelo - le pedí - De paso, envíame todos los contactos que me hayan solicitado para este año.

Jejeje, muy bien - dijo ella.

Ah, la magia de la tecnología - pensé - Era malo en este tipo de cosas tecnológicas, pero estos teléfonos eran especiales. Casi a pruebas de cualquier tipo hackeo, eran controlados en gran medida por el informante de confianza del ejecutor, en mi caso la vieja. De ahí que cada vez que regresaba a Maraíso tuviera un nuevo aparato de esos, mas moderno y mejorado e incluso mas mas fácil de usar, pero debía actualizar los contactos cada cierto tiempo. La lista comenzó a llenarse de forma automática y separadas por categorías que solo aquellos veteranos de Maraíso conocíamos. El dispositivo me indicaba donde estaba "La Pluma de Canario" pero no me aseguraba que ese gato estuviera con la supuesta niña que la vieja dijo, además tenía cosas mas urgentes que atender que buscarlo ahora. También me indicaba la ubicación de Hans, eso significaba que la vieja ya le había dado su "collar de perro"

Muchas gracias por la actualización - le agradecí - Ah por cierto, anoche en el circo no solo estuve con Rodrigo el jefazo... sino que me encontré ademas con el otro Rodrigo... - le dije esbozando una sonrisa infantil y ansiosa.

¿Que otro Rodrigo? - preguntó intrigada.
"Si me la chupas te lo digo" muaajaaaa! - le dije riendo y colgué la llamada. Vieja incrédula, ese tipo de bromas se las hacía desde los 9 años y aún caía la muy ingenua.

Tras eso me di una merecida ducha olvidándome un buen rato de todas mis preocupaciones. Después de eso me sequé y vestí de nuevo con toda calma.
Salí del baño y me dirigí al refrigerador donde saque harta comida y me di una gran desayuno/almuerzo. En ese momento apareció Nataniel fumando un cigarrillo y con una lata de cerveza en la mano.


Buengnnos dgdias Nat - le dije con la boca llena.

¿Buenos días?!... Shin... son las dos de la tarde - me comentó.

¿Que? - dije atónito soltando una rebanada pan - Rayos, creí que era mas temprano dije echándome algo de comida en los bolsillos - ¡Debo ir a ver a Willard y Rena ahora!- agregué apurado.

Si es por las entrega de armas no te preocupes Shin, Willard cambió la hora y la entrega será en la tarde... por eso no te quise despertar antes - me informó.

Eres un ángel, Nat - le dije sonriendo.

Si vas a la ciudad, podrías llevarme - me pidió.

Claro... Anoche estaba muy cansado y volado... Copper mencionó algo de que la táctica de los polis había cambiado... - comenté.

El reformatorio de mujeres, ahora mixto, bajo el control de la poli especial - comenzo a decirme Nat- ... ellos organizan una noche libre donde chicos y chicas que se portan bien pueden tener ciertos beneficios, buena comida, alcohol, drogas.. sexo... ya sabes, una vez a la semana ese sitio se vuelvo un paraíso - fuhhh- expulsó humo - los polis sueltan "ratas" en la ciudad y estos corren la voz de lo maravilloso que es ese lugar. Ratones confiados se entregan para conseguir diversión y escapar de la policía normal... y de los ejecutores - me explicó.

Por eso hay tanta escasez de ratones... y así la poli especial se asegura de que muchos ejecutores se quedan fuera del Bloody Money... una táctica astuta - comenté.

Jeron y yo nos dejaremos atrapar esta noche y una vez dentro nos coordinemos con Sara, que es la psiquiatra del recinto. Convenceremos a cuanto ratón ahí dentro sea posible... de echo, checa estas... trata de no matarlas si algo sale mal - Nat se acercó a mi y me mostró unas fotos de chicas.

¿Y esta quien es? - pregunté viendo la foto de una chica bonita aunque tenia una marca de cachetada en la mejilla.

Mi novia - respondió el.

¿Y esta de acá? - pregunté viendo otra foto.

Mi otra novia- respondió sin dudar.

¿Y estas dos? - le pregunté viendo otra oto

Esas son solo amigas... pero con ventaja - exclamo Nat.

Ahrg, se me parte la cabezaaa - dijo el niño borrachín apareciendo en la cocina con la mano en la frente

¿Y este pelmazo quien es? ¿Por que chucha Copper tiene dos gatos si solo piden uno?- pregunté molesto al ver ese borrachín que había terminado durmiendo conmigo y babeandome el pecho.

Mi novio - respondió Nat.

Vaya, que cosa contigo Nat, eres todo un galán... Si quieres un buen consejo, deberías librarte de este pedazo de....
No sea malo Shin - se apresuró a decir Nat - Jeron lo ah pasado mal, hace poco era... perro del alemán... ya sabes...

Oh... - dije reflexionando un poco.

El viejo Copper se lo quitó gracias a una apuesta - dijo Nat poniendo cara de preocupación.

.... Ya veo... - dije mientras comía otro poco.

Bueno, nosotros... debemos... ya sabes, ir a poner el culo en esta misión... - dijo Nat - así que mañana trata de no volarnos la cabeza... sabes que siempre uso un gorro morado, no le dispares a nadie con un gorro morado - se acercó al borrachín y le quitó el gorro del abrigo revelando una cabellera rubia desordenada - ni a este chico rubio... ¿ok? - dijo en un tono tratando de sonar alegre, lo que lo hacía mas lúgubre su tono apagado. Mierda, estos gatos si que eran atrevidos - pen

sé.

Tsk, no prometo nada - dije de manera cortante - Primero que se bañe, no quiero que me apeste el coche, luego que coma algo y arregle esa resaca, nos vamos en 20 minutos. - le ordené a Nat.

Gracias Shin - dijo acercándose y dándome un beso en la mejilla. Sujeto a su amigo del brazo y se lo llevo a tirones - Ven a bañarte inútil - le dijo en tono alegre.

Seguí comiendo. Busqué en mis contactos telefónicos otro número y marque. Dejé que sonara tres veces y colgué la llamada. Repetí esta operación 4 veces mas y me quedé esperando. Al rato mi teléfono sonó.

Emmmm......¿Consulta especial? - sonó una sensual voz?

Hola linda, soy yo, tu perro favorito - le dije con voz juguetona.

Shin.. haha, bastardo, creí que te quedarías en Italia - me comentó.

¿Y dejar Maraíso, perderme el Bloody Money?... ¡¡Jamas!! - le dije decidido - Escucha Sara, necesito una consulta veterinaria...para integrantes de mi equipo - le solicité.

Uh... Shin.... Con esto del reformatorio estoy muy ocupada--- se apresuró a decir.

¡Pagaré bien! - le dije antes de que dijera algo mas - solo es un perrito y un gatito... vamos, dí que si - le imploré.

Ah, ¿solo dos?... pensé que me pedirías por los ratones que vamos a robar... siendo así, creo que si podría hacerme un tiempito, si solo son dos... aunque no te garantizo nada ¿eh? - dijo en tono afectivo.

Gracias. Sabía que podía contar contigo, eres la mejor - le dije.

Claro que lo soy. Por cierto, cuidado Shin, supe que Noi te esta buscando - me comentó.

Apreté el puño moliendo el pan que tenía en la mano - ya lo sabía - dije con una mirada inexpresiva - Te veo después, Sara... y gracias de nuevo.

Cuidate Shin - dijo ella seriamente y colgó la llamada.

Noi... dije mirando el resto de la comida, pero de pronto se me había quitado el hambre... así que saqué un cigarrillo para apalear el estress que volvía de repente.



La vieja - Plaza de Maraíso.

La vieja se encontraba en su puesto como de costumbre cuando divisó a un joven de cabello naranja y muy bien vestido que venía hacia ella.

Jejeje, es él, y ahora viene sin la niña, quizás a pedirme información de Shin. Recuerdo cuando era joven y los chicos se volvían locos por mi... jugaré un rato mas con él - pensó la vieja.

"Disculpe molestarla, ahí algo que necesito preguntarle... - Pregunto cortesmente, pero la vieja no le presto atención - Disculpe! - volvió a preguntar posando su mano en el hombro de la anciana.

Ioriiiii .... - dijo la vieja con lujuria sujetando la mano del joven.

- Eh! Acaso conoce a mi hermano!? Sabe como puedo encontrarlo!? - Preguntó rápidamente angustiado - y por favor podría soltarme, me hace daño - dijo un poco más tranquilo.

¡Oh... vaya, este debe ser "el otro"... jijiji, que suerte tengo, me encantan las ofertas de 2x1... jijiji - río la vieja.

¿El otro? - pregunto el joven extrañado y luego su rostro cambió a uno esperanzado - ¡entonces usted si conoce a mi hermano! - exclamó

Ummm... tal vez si... tal vez no... quien sabe, solo soy una pobre viejecita que a veces le falla la vista - dijo en tono senil pero burlón.

Por favor... si sabe algo debe decirmelo, creo que mi hermano pueda tener problemas... por favor - le rogó.

¿Quien te envía? - preguntó en tono suspicaz.

Eh.. ¿quien?... nadie, nadie me envía, lo busco por mi cuenta, por que es mi hermano y... - decía.

Entonces no tienes negocios conmigo, no tenemos nada de que hablar... - dijo la vieja haciendo una señal con la mano para que se fuera.

Oh... ya veo - dijo el joven cuyo rostro se derrumbó en una desilusión y angustia. De pronto pareció tener una idea y se metió la mano al bolsillo, sacando su billetera y de ella dinero. Se lo ofreció a la vieja.

Tome... es todo lo que tengo, si lo cuenta bien verá que es una buena cantidad. Es todo suyo, a cambio de que me diga donde puedo encontrar a mi hermano - dijo el joven decidido.

La vieja miró el dinero como extrañada y después miro la expresión decidida del joven. Enseguida se echo a reír a carcajadas con su sonrisa sin dientes. Ante esto el muchacho cerró los ojos y apretó los dientes molesto, pero luego guardo su dinero en su billetera con toda clama. Al abrirlos de nuevo su mirada de angustia volvió.

Ahahahahaaa!!! ¿que era eso, tu mesada del mes? hahahaaa eres muy tierno, muy tierno en verdad... ¡Ichi! - dijo con un brillo en sus gafas.

¿Como rayos sabe mi... comenzó a decir el muchacho pero la vieja me interrumpió.

Ya que me has echo pasar un buen rato te daré un regalo especial, ¡averiguaré tu futuro!.... ¡¡Y el de tu hermano!!- dijo decidida.

¡¿Mi futuro y el de mi hermano?! - dijo el joven sorprendido.

¡¡Debo consultar con los huesos!! -dijo la vieja en tono levantando las manos en el aire. Luego se metió las manos a la cartera y sacó una especie de collar de huesos pequeños, algo así como "dientes humanos". Sacudió el collar en el aire y luego lo apuntó al muchacho que al ver esto retrocedió un paso con cara de que eso le daba muy mala espina. La vieja sacudió el collar un poco mas y luego lo puso en su oído, como si este le fuera a decir algo.
Le hizo un gesto al joven de que se acercara. este se acercó interesado pero tímidamente.

Ummmm... Los huesos... - comenzó a decir e hizo una pausa.

¿Si? - preguntó el joven interesado.

Los huesos - repetió la vieja - ,,,,,

¿Que.. que dicen? - pregunto interesado.

Los huesos..... No me dicen nada.... - dijo finalmente, y luego volvió a reírse como loca.

Argh, por que usted... decía el joven en tono fastidiado pero fue interrumpido otra vez.

Mis "artesanías" no son para un chico como tu, Ichi. Vuelve a casa a tomarla lechecita de tu mama... oh, espera... no tienes jijiji...AHAHAHHH.... EEKK!! - a vieja se alarmó cuando súbitamente el joven aparentemente tranquilo la sujeto de la blusa levantandola y parecía dispuesto a darle un puñetazo.

¡No... se atreva... a mencionar... a mi madre! - le dijo mordiendo cada palabra y con furia en los ojos que ahora parecían brillantes e intensos.

Oh... parece que si tienes "la mirada" después de todo... pero será mejor que me sueltes, antes de que te vuelen la cabeza - dijo la vieja seriamente.

La vieja sujetó su mano con una fuerza quizás demasiado en forma para alguien de su edad y con discreción se liberó de su agarre.

Fui amable con tu hermano por que me pareció lindo y sexy... pero tu, aunque tengas su rostro... eres feo ante mis ojos... así que si no tienes a tu mami, entonces ve a tomar la lechecita de papi... jijiji, así como tu hermano tomará la suya de... emm.. como decirlo... ¿otro papi? ahahaaaa!! - se burló esta vez con una sonrisa maligna.

El muchacho parecía casi salirse de sus casillas, estaba evidentmente furioso pero muy desconcertado. de pronto parecía que la tensión lo abrumaba y sus ojos se humedecieron. Parecía que iba a golpear a la vieja quien no se amedrentaba sino que lo veía como una verdadera bruja, entonces el joven dio media vuelta y se echo a correr a toda velocidad.

Es lo mejor, Ichi... olvida a tu hermano y vuelve a tu mundo - murmuró la vieja cuando el joven ya estaba lejos.



Hans - Plaza de Maraíso

Tras regresar a la casa de la vieja ella ya se había marchado, así que pude darme una muy merecida ducha y comer en abundancia. Ese bastardo del jefe no tuvo la decencia de ofrecer nada de comer, entre mas poderosos eran los clientes mas tacaños eran, malditos cerdos que solo pensaban en sexo y nada mas, ojalá se muriesen todos.
Tras bañarme y comer me puse a limpiar un poco los aposentos de la vieja, no había mucho que hacer pues ella era bastante cuidadosa con la limpieza. Encontré una nota, con un teléfono y un cristal negro azulado rodeado de un contorno carmesí. La nota decía:

"Mi niño, si llegas y no estoy, usa este "Collar de perro" es para ti ,así como también el teléfono.
Shin te contactará y te dará indicaciones, ahora quedas a su cargo.
Se obediente y sincero con Shin, estoy segura de que el te cuidará mejor que yo.
Buena suerte Hans y recuerda... ¡Sobrevive!... siempre puede venir un mejor mañana"

Atte:
Denisse.

Inusual que la vieja firmara con su propio nombre por la cual la nota aunque breve se sentía muy especial. Sentía que para bien o para mal una nueva etapa de mi vida comenzaba... ¿lograría sobrevivir al supuesto "juego" del que hablaba Shin?.
Ella aunque era un dolor de cabeza a veces me había cuidado muy bien este ultimo tiempo. En mi nuevo teléfono la tenía como contacto y también a Shin, pero no quise contactar a ninguno de los dos. A Shin por que no le tenía aun suficiente confianza y a la vieja... sentía que lloraría si le hablaba o la veía de nuevo pues tendría que despedirme quizás para siempre de ella.
Después de almorzar le deje una nota breve de agradecimiento y me marché a vagar por ahí... hasta que inevitablemente llegue a la plaza. en el fondo quería despedirme pero no encontré el valor suficiente... y solo la vi de lejos en su puesto de chucherías. En ese momento sonó mi nuevo teléfono. Era Shin.

Hans, te necesito conmigo, necesito que una amiga te examine - dijo seriamente.

¿Examinar? - pregunte nervioso.

Ven la Hogera en cuanto puedas... sabes como llegar, ¿cierto? - preguntó.

Si... nunca eh ido pero se donde es... pediré un transporte - le confirmé.

Bien. De paso, recuerdas al muchacho con el que hablé en el circo? - prteguntó.

el de cabello naranja? - pregunté de vuelta.

Si, ese mismo. Si lo ves, avísale donde estoy, que venga aquí también, a la brevedad - me ordenó.

Ok, le avisaré si lo veo - como si eso fuera simple, pensé.

Bien. Ten cuidado, y nunca te quites el collar. Nos vemos - colgó la llamada.

Lo mejor era irse de inmediato. Al mal paso darle prisa - pensé. Eché una ultima mirada al puesto de la vieja, se le vía feliz e incluso comenzaba a guardar sus baratijas, al parecer se iría temprano y eso pasaba cuando se había divertido y estaba de buen humor. Se me humedecieron los ojos así que decidí retirarme y...

¡¡¡Slam!!!

Algo me golpeó y me hizo caer al suelo, me sujeté el pecho de inmediato sobándome en donde me habían golpeado. La misma persona que me choco y casi se cae el también me ayudo a levantarme y me pidió disculpas con una voz temblorosa para luego seguir su camino. ¿Será posible?... si, cabello naranja, en verdad se parecía, aunque ese circo estaba obscuro. No, definitivamente era él.

Parecía que si iba a echar a correr de nuevo cuando le hablé - Oye espera... tu estabas en el circo, ¿verdad? - le pregunté.

Volteó la mirada y vi que tenía los ojos llorosos, casi que lloraba. Su mirada era diferente a la del circo pero era definitivamente el mismo sujeto.

En... el circo... si... estuve en el circo anoche... - dijo mirándome de reojo y se paso la mano por un ojo como disimulando una lagrima.

Vaya, entonces fuiste con la vieja ¿eh?... aceptaste formar parte del equipo de Shin... ¡que bien! - le dije alegre.

¿Shin? - preguntó desconcertado. Y ahora si volteo poniéndome atención.

Si Shin... y yo soy Hans, nos conocimos anoche, en el circo... ¿no lo recuerdas? - le pregunté.

¿Nos conocimos... en el circo? - dijo el con tono de duda, como si no me recordara, aunque claro, yo no hablé con el, solo Shin, ademas se le veía agobiado entonces... pero ahora se le veía peor.

Shin quiere que vayas a la Hoguera, ahí te pondrá al corriente - le dije - De Hecho yo voy hacia haya ahora, si quieres podemos ir juntos... - no sabía si este sujeto podría ser peligroso o no pero a diferencia de cuando lo vi en el circo no me daba mala espina ahora. Y tener algo de compañía me ayudaría a no pensar en que quizás no volvería a ver a la vieja.

Ayer en el circo - murmuró él en voz baja como si estuviera pensando en algo más - pobre, de seguro tenía mas problemas que yo.

Por cierto, ¿cual es tu nombre?.... Y ¿quieres acompañarme hora, o irás solo después a "La Hogera"? - le pregunté nervioso.




Tatsumaru Igrata Tatsumaru Igrata Ahí puse que Hans se desmayó y al despertar Rodrigo ya no estaba. La verdad con eso de "no hagas nada sin permiso" no me dejaste muchas opciones XD

꧁༒☬ZeℝØ-ᎦᎬᏁᎮᎪᎥ☬༒꧂ ꧁༒☬ZeℝØ-ᎦᎬᏁᎮᎪᎥ☬༒꧂ Ahí ve tu si acompañas a Hans o investigas por tu cuenta. Ni Shin ni Hans conocen el nombre del sujeto que reclutaron, así que si Ichi puede presentarse con su nombre o presentarse como Iori... claro, cualquier opción podría tener diversas consecuencias XD
 
Última edición:

Spooky Yaoi Party
Registrado
29 Nov 2015
Mensajes
1,035
Ubicación
Argentina
[Maraiso/Plaza]

Narración Ichi

- ¡Oh... vaya, este debe ser "el otro"... jijiji, que suerte tengo, me encantan las ofertas de 2x1... jijiji - río la vieja.

- ¿El otro? - pregunte extrañado y luego mi rostro cambió a uno esperanzado - ¡entonces usted si conoce a mi hermano! - exclame

- Ummm... tal vez si... tal vez no... quien sabe, solo soy una pobre viejecita que a veces le falla la vista - dijo en tono senil pero burlón.

- Por favor... si sabe algo debe decirmelo, creo que mi hermano pueda tener problemas... por favor - le roge.

¿Quien te envía? - preguntó en tono suspicaz.

- Eh.. ¿quien?... nadie, nadie me envía, lo busco por mi cuenta, por que es mi hermano y... - decía.

- Entonces no tienes negocios conmigo, no tenemos nada de que hablar... - dijo la vieja haciendo una señal con la mano para que me fuera.

- Oh... ya veo - dije con una expresión de que todo se derrumbó en una desilusión y angustia. De pronto se me ocurrió una idea, meti mi mano al bolsillo, sacando mi billetera y de ella dinero. Se lo ofreci a la vieja.

- Tome... es todo lo que tengo, si lo cuenta bien verá que es una buena cantidad. Es todo suyo, a cambio de que me diga donde puedo encontrar a mi hermano - dije decidido.

"La vieja solo miró el dinero como extrañada y después me miro para luego echarse a reír a carcajadas con su sonrisa sin dientes. Ante esto cerre mis ojos y aprete los dientes molesto, pero luego guarde mi dinero en en la billetera con toda clama. Al abrirlos de nuevo mi mirada de angustia volvió."

- Ahahahahaaa!!! ¿que era eso, tu mesada del mes? hahahaaa eres muy tierno, muy tierno en verdad... ¡Ichi! - dijo con un brillo en sus gafas.

- ¿Como rayos sabe mi... - comenze a decir pero la vieja me interrumpió.

- Ya que me has echo pasar un buen rato te daré un regalo especial, ¡averiguaré tu futuro!.... ¡¡Y el de tu hermano!! - dijo decidida.

- ¡¿Mi futuro y el de mi hermano?! - dije sorprendido.

- ¡¡Debo consultar con los huesos!! - dijo la vieja en tono levantando las manos en el aire. Luego se metió las manos a la cartera y sacó una especie de collar de huesos pequeños, algo así como "dientes humanos". Sacudió el collar en el aire y luego lo apuntó al muchacho que al ver esto retrocedió un paso con cara de que eso le daba muy mala espina. La vieja sacudió el collar un poco mas y luego lo puso en su oído, como si este le fuera a decir algo.
Me hizo un gesto de que me acercara. Eso hice con interes pero tímidamente.

- Ummmm... Los huesos... - comenzó a decir e hizo una pausa.

- ¿Si? - pregunte interesado.

- Los huesos - repetió la vieja - ,,,,,

- ¿Que.. que dicen? - nuevamente volví a preguntar.

- Los huesos..... No me dicen nada.... - dijo finalmente, y luego volvió a reírse como loca.

- Argh, por que usted... - Dije en tono fastidiado pero fui interrumpido otra vez.

- Mis "artesanías" no son para un chico como tu, Ichi. Vuelve a casa a tomarla lechecita de tu mama... oh, espera... no tienes jijiji...AHAHAHHH.... EEKK!! - a vieja se alarmó cuando súbitamente, yo aparentemente tranquilo la sujeto de la blusa levantandola y dispuesto a darle un puñetazo.

- ¡No... se atreva... a mencionar... a mi madre! - le dije mordiendo cada palabra y con furia en los ojos. Asta ahora habia sido cortes y amable, pero a diferencia de Iori tengi un Limite, y estaba disñuesto a golpearla si era necesario.

- Oh... parece que si tienes "la mirada" después de todo... pero será mejor que me sueltes, antes de que te vuelen la cabeza - dijo la vieja seriamente.

"La vieja sujetó mi mano con una fuerza quizás demasiado en forma para alguien de su edad y con discreción se liberó de mi agarre."

- Fui amable con tu hermano por que me pareció lindo y sexy... pero tu, aunque tengas su rostro... eres feo ante mis ojos... así que si no tienes a tu mami, entonces ve a tomar la lechecita de papi... jijiji, así como tu hermano tomará la suya de... emm.. como decirlo... ¿otro papi? ahahaaaa!! - se burló esta vez con una sonrisa maligna.

"Me estaba empezando a hacer salir de mis casillas, estaba evidentmente furioso pero muy desconcertado, de pronto parecía que la tensión me abrumaba y mis ojos se humedecieron. Parecía que iba a golpear a la vieja quien no la amedrentaba sino que la veía como una verdadera bruja, entonces me di media vuelta y me eche a correr a toda velocidad."

- Es lo mejor, Ichi... olvida a tu hermano y vuelve a tu mundo - murmuró la vieja cuando ya estaba lejos.

- "Como mierda voy a olvidarme de el, cuando siento esos malditos malos presentimientos" - pensaba mientras corría.

¡¡¡Slam!!!

"No vi bien por donde corría y de repente choque con alguien y lo hize caer al suelo, se sujeto el pecho de inmediato sobándose en donde le había golpeado. Por choco y casi me caigo también, le ayude a levantarse y le pedi disculpas con una voz temblorosa para luego seguir mi camino."

Cuando iba a volver a echar a correr de nuevo, pero me detuve cuando aquel niño me hablo - Oye espera... tu estabas en el circo, ¿verdad? - me pregunté.

Voltee la mirada y con los ojos llorosos, casi que lloraba.

- En... el circo... si... estuve en el circo anoche... - dije mirándolo de reojo y me pase la mano por un ojo como disimulando una lagrima.

-Vaya, entonces fuiste con la vieja ¿eh?... aceptaste formar parte del equipo de Shin... ¡que bien! - me dijo alegre.

- ¿Shin? - pregunte desconcertado. Volteandome y poniéndole atención.

- Si Shin... y yo soy Hans, nos conocimos anoche, en el circo... ¿no lo recuerdas? - me pregunté.

- ¿Nos conocimos... en el circo? - dije con tono de duda, como si no recordara, Estaba agobiado... pero ahora estaba mas que peor.

- Shin quiere que vayas a la Hoguera, ahí te pondrá al corriente - me dijo - De Hecho yo voy hacia haya ahora, si quieres podemos ir juntos... - Preguto.

- Ayer en el circo - murmure él en voz baja como si estuviera pensando en algo más.

- Por cierto, ¿cual es tu nombre?.... Y ¿quieres acompañarme ahora, o irás solo después a "La Hogera"? - nuevamente pregunto nervioso.

"Tal ves este niño sea solo una víctima más, tal ves si voy con el y me haga pasar por mi Hermano por unos minutos pueda encontrar algun indicio de donde se encuentre Iori. Anoche en el Circo se debe de estar refiriendo cuado Iori Me dijo que me marchará de ahí, el se quedó. Entonces algo debió de haber pasado en ese momento, tal ves ese tal Shin sepa algo de mi Hermano... Bien cuando me lo presente le rebelare que no soy Iori sino que Ichi. Sólo espero que ese sujeto no se de cuenta primero. Esa vieja pudo notar fácilmente que yo no era Iori espero no se repita con ese sujeto. Si no se percata podre preguntarle solo lo necesario."

- Bien, ire con tigo a "La Hogera" - respondí accediendo a acompañarlo - Mi nombre es Iori, es un gusto en conocerte Hans - dije sonriendo, aun que en lo más profundo de mi ser algo me decía que Iori está metido en una Grande.

- Que bien pongámonos en Marcha - dijo alegre.

"Ambos tomamos un transporte, asta ahora este niño no sospecha nada. Claro está que el problema va a ser ese tal Shin si me descubre primero antes de comenzar a inerrogarlo estoy frito."

[Maraiso/Hoguera]

"Fue un largo viaje asta "La Hogera", aunque nunca había visto estos rumbos de Maraiso, salía muy poco debido a mis Estudios. Nos tomo una Hora en llegar, casi me pareció eterno, puesto que ese lugar se encontraba un poco apartado."

- Bien llegamos - dijo Hasn saliendo del transporte.

"Era ahora o nunca ese Shin deberá responder mis preguntas quiera o no."

_____________________________________________________

[Rancho/Habitación]


Narración Iori

"Al parecer di en el blanco, Rodrigo hizo un gesto y me acerqué a él. Luego expuso su Pene ya erecta gente a mi."

- Veamos que lo que puedes hacer! - dijo Con una sonrisa en su rostro.

"Ya me esperaba, no está a satisfecho... verdad estaba tan caliente con solo habermela mamado, de igual forma no quedaba de otra... así que hice exactamente lo que quería. Tome tímidamente su Verga con mis manos temblorosas y lentamente acerque mi boca, comencé a mamársela lentamen con cuidado."

- Deberás hacerlo mejor que eso... - Expresó insatisfecho con una sonrisa - Ya te he mostrado como se debe hacer, asegúrate que llegue asta tu garganta y no muerdas... - dijo tomando mi cabeza con sus mano, asi empujar lo suficientemente fuerte como para que su Verga entrara por completo en mi boca.

"Así siguió, unas cuantas repetidas veces, sentía que me quedaba sin aire... metió todo lo que pudo de su Verga en mi boca. Mientras tenía una leve sonrisa por lo cual parecía disfrutarlo... sin soltar mi cabeza dio la ultima envestida y se corrio en mi boca."

- Asegúrate de tratarlo todo - Expresó en un suspiro.

"Asi lo hice me aseguré de tragar todo. Fue difícil, pero pude tragarlo sin dejar caer ni una sola gota... despues quito su Verga de mi boca y terminé tosiendo, por la falta de aire, pero cuando levanté la mirada el tenía una mirada que parecía haber quedado conforme por el momento."

"Al parecer tragar su semen de golpe me mareo, sentía que en cualquier momento perdería el conocimiento."

- Aún no Bello durmiente - Alego posando su mano en mi barbilla - Por está ves te dejare ir después de esto - Exclamó.

"Acercando su rostro a mío suficiente para depositar un profundo beso en mi boca, tan intenso que pude sentir como introdujo su lengua en mi boca... asi jugeteo por un momente lego de separar su boca de la mia denmjandolas unidas por un pequeño hilo de saliba."

"Luego todo lo que habíamos echo, me dejó irme junto a Hime, la cual al parecer no se veía no parecía verce perturbada o algo por el estilo. Al menos era lo unico bueno que salió de todo esto."

- Hora de volver a casa - Esprese con una sonrisa a Hime.

- Si Oni-Chan, Nos vemos Rodrigo-Ni - despidió a ese bastardo.

Eso último de desagrado demasiado, a pesar de todo lo que el hice con ese maldito, para mis adentros me asqueaba. Al menos por ahora lo pero ya habia pasado, almenos asta todavía sigo conservando mi Virginidad.

[Maraiso/Hotel]

"Por fin me encontraba de vuelta en el Holte, necesitaba descansar, casi podía ver en el horizonte como comenzaba a salir el sol. Lleve a la cama a Hime la cual de iagual forma debe de tener sueño, aun que no tanto como yo."

- Oni-Chan no tengo sueño - Expresó levantándose de la cama.

- Tal vez tu no pero yo si, almenos si no vas a dormir podrías guardar silencio para que pueda descansar un poco - Alege tumbandome en la cama, después de lo que había pasado me encontraba con la moral por los suelos.

- Lo que tu digas Oni-Chan - fue lo último que escuche para luego caer en un largo y profundo sueño.

[Flash Back]

(Pesadilla)


"Me encontraba en un lugar completamente oscuro, lo único que podía ver era oscuridad, asta que de esa oscuridad pude divisar a alguien. Y esa persona sin duda alguna era Ichi. Se le con una exprecion de angustia y al mismo tiempo agobiado."

- Iori Dime por que, por que no me dices lo que esta pasando - Alegó en un tono tembloroso - Necesito saber la verdad - Exclamó derramando lágrimas - ¡Por favor! ¡Te lo ruego! - Expresó en un Grito Aogado.

[Fin del Flash Back]

Luego de eso me despertó la vos de Hime la cual se notaba algo preocupada.

- Oni-Chan estabas teniendo un pesadilla! - Alegó preocupada.

- Descuida solo fue una pesadilla, nada de otro mumdo - Dije con una sonrisa.

Aún que por alguna razón, me daba mala espina, el por que había soñado con Ichi. Sera que algo le paso, aun que sería mejor no pensar lo peor.

- Hime acompañame a la plaza, necesito ver a la vieja - dije levantándome de la cama.

- Si, pero para que necesitas verla!? - pregunto confusa.

- Necesito pedirle el número de una persona, solo espero que no se ponga mezquina - Expresé soltando una pequeña risa.

[Maraiso/Plaza]

Luego de alistarnos, salimos directo a la plaza, como era de esperarse estaba allí en su puesto, se le vía feliz, guardar sus baratijas, al parecer se iría temprano. Me hacer que a ella.

- Oiga, me imagino que no se ha olvidado de mi - ella solo se volteó a verme - iré directo al punto... necesito contactar con Shin, me imagino que tiene su número verdad y tambien vine a dejarle mi numero me imaguino que sabe cual es!- dije seriamente

_____________________________________________________

Tatsumaru Igrata Tatsumaru No pude soportar la tentación necesitaba postear XD

Lian wolf 16 Lian wolf 16

Tarantulas Tarantulas Ichi aceptó ir con Hans, claro haciéndose pasar por su Hermano, asta entonces en cuanto se encuentre con Shin revelará que no es Iori quien el esperaba sino su Hermano Gemelo. Puedes proseguir como gustes.
 

Registrado
22 Abr 2007
Mensajes
4,959
[Tarantulas]

Sé lo que otros dirían. Un niño recubierto de suciedad, sudor y un olor desagradable... ¡Asqueroso! Nadie con un buen estado mental tendría jamás sexo con un niño así. Mira que son idiotas... ¡No se dan cuenta del diamante en bruto que tienen ante ellos! Yo sí sé ver la belleza incluso escondida bajo la mierda. Respiraba profundamente su aroma. La suciedad solitaria sería desagradable, pero el aroma puro de un niño es algo extraordinario. Tanto... que los olores desagradables no estropean la calidad de su aroma natural. De hecho... ¡Pueden incluso mejorarlo! Saborear ese pene era algo que codiciaba mucho. Tanto que me abracé a sus caderas y tocaba sus nalgas. Notaba como su cuerpo vibraba y se revolcaba. Escuchaba como gemía. Como se notaba que disfrutaba. Cuando sentí el semen en mi boca, lo bebí todo tan rápido que apenas duró unos segundos. ¡Que rico! Pero cuando me retiré para felicitarle... ¡Se desmayó!

(Rodrigo) ...

Bueno... ¿Qué más da? Eso no impedirá nada. Le tumbé de lado, levanté su pierna y empecé a lamer su orificio anal. Estará desmayado, pero sus reacciones demuestran que le gusta. Le puse un mayor morbo a la situación y me acerqué a su rostro para apoyar mi orificio anal en sus labios. Movía levemente mis caderas para restregar ese punto de mi cuerpo en sus labios. Creí notar incluso su lengua levemente fuera. Bueno... ¡Basta de juegos! Le puse boca abajo, separé sus piernas y se la metí de golpe. Hizo una leve reacción, pero no despierta. ¡Es como un muñeco! Tiene su puntito esto de follármelo estando inconsciente. ¡Podrá incluso pensar que está muerto! Necrofilia... ¡Que bonita idea! Le embestía bien rudo y sentía su cilito bien suelto. Nuestras caderas chocaban mutuamente todo el tiempo. La saqué para ponerlo boca arriba y follarle otra vez.

(Rodrigo) Pensamiento: Me gusta... Sabía que era especial... Le daré rudo... cada día... ¡Seguro...!

(Al final del post pondré post para todos. No influirá en vuestros personajes diréctamente por ahora, pero así conoceréis otras cosas que oculta la organización en Maraiso y ciertas horrorosas situaciones... XD)

Le puse en múltiples posturas. De lado, contra la pared, haciendo que se doble de forma segura y sin peligro para que se vea más accesible... ¡De todo! En la pose final, le puse boca arriba en la cama y me abracé a su cuerpo con ansiedad. Besando esos labios. Podía sentir su lengua moverse levemente por el instinto. Y me acabé corriendo en su interior en abundancia. De hecho... ¡Se corrió él también! No sé si es que estará soñando que es follado por alguien a quien aprecia o qué, pero... ¡Fué increible! Me retiré y le cubrí con la sábana para dejarle dormir. Pensaba en darle mucho más. En bañarme con él... ¡Lo que surgiese! Pero supongo que no puedo hacer más. ¡Ya haremos algo mejor otro día! Creo que quizás invite a unos amigos para una orgía... ¿Quién sabe? Y por otro lado... puede que sea agradable conservar su aspecto actual. Así cuando mañana se despierte, la cama olerá a él.

(Rodrigo) Bien, cachorro... Te he probado siendo un muñeco viviente... La próxima vez verás un nivel superior...

Me retiré dejándole dormir. Que se vaya cuando quiera. Tengo otro en mente... (Cronológicamente, aquí ya sería que se va con el personaje de Zero Sempai. Así vuelvo a orientar a mi hombre. XD)

Tarantulas Tarantulas (Quería hacer mucho más, pero la próxima vez será mejor. Rodrigo se asegurará de que no se pueda dormir... XD)

[Zero Sempai]

Esa verga era deliciosa. Tanto como la que chupé la última vez. Aunque en este caso, era un cuerpo impecable. Se notaba en todo su esplendor el aroma de un joven bien dotado. Está tan sensible... ¡Cómo me gustan sus reacciones! Y parece que la jovencita presta atención sin perder detalle. Antes de que me de cuenta, el semen invadió mi boca. Y pude notar algo distinto. Algo... ¡Único!

(Rodrigo) Pensamiento: Que suerte... ¡Es semen puro! ¿Realmente es su primer orgasmo? ¡Tiene que serlo!

Un cliente hubiese tenido que pagar un dineral solo por esto, aunque hubiese hecho falta hacerle un descuento debido a que el chico ya tiene sus añitos y es, lo que un cliente consideraría, como mercancía que ha empezado a envejecer y deteriorarse. Para mí, es una verdadera joya. Ni siquiera su edad lo estropea. Cambiamos de posición y le tocó chuparme la polla. No tardó en empezar. Le fuí indicando y pude sentir lo bien que lo hacía. Para ser su primera verga, ¡Sabe chupar! Aunque puedo notar como su lengua se mueve de forma inexperta. Lo que muchos no saben, es que una lengua inexperta es incluso igual o mejor que una lengua profesional. Acariciaba su cabeza y le hacá engullir más verga. A ratos miraba con una sonrisa a la joven chica. Parecía algo inquieta. ¿Se está excitando? Hubiese deseado que ella me lamiese las bolas mientras el joven sigue con la mamada, pero ya podré follármela todo lo que quiera. Y no puedo negarlo. Este chico es demasiado excitante. No puedo dejar de mirar su entrepierna y levemente sus nalgas. Me acabé coriendo en abundancia obligándole a beber. Deseaba empotarlo contra la pared y metérsela por el culo. Dominarle a mi gusto. Sin embargo... ¡Esto me da una nueva idea! Así será una mayor sorpresa para la niña cuando llegue el momento adecuado. En cuanto a este chico... ¡Sí, que conserve su virginidad anal!

(Rodrigo) Buenas noches a los dos. Y no lo dudéis... Mañana os localizaré de nuevo...

Que sepan que habrá mucho más. Dejé que se fueran. Ha llegado la hora de ponerme al día. Miré el reloj. ¡Justo a tiempo! Me marché a mi casa principal.

꧁༒☬ZeℝØ-ᎦᎬᏁᎮᎪᎥ☬༒꧂ ꧁༒☬ZeℝØ-ᎦᎬᏁᎮᎪᎥ☬༒꧂ (Que pena que hallas querido acortarlo tanto. XD Pero la próxima vez tus personajes fliparán... XD Y ten en cuenta que Rodrigo sabrá distinguir entre un gemelo y otro. XD)

[Lian Wolf 16]

Terminaron de limpiarla y dejarla como estaba antes del maquillaje. Recibieron órdenes especiales y la metieron desnuda en una celda climatizada. Solo tiene cama y retrete con lavabo incorporado. La habitación en general es acolchada, por si acaso. Que se quede ahí con su conejito. Han quedado sorprendidos por su belleza y sospechan que pueden conseguir mucho más...

Lian wolf 16 Lian wolf 16 (Sé que es corto, pero hoy tengo mucho que postear en todos los foros, mucho que escribir y me siento saturado. Así que voy despacio para ahorrar energías y hacerlo mejor todo. :3)

[Todos]

Llegué a donde vivo de forma principal. Me di una ducha estupenda. Un aseo muy profundo y con precisión milimétrica. Me puse ropa urbana cómoda y me marché hacia un lugar específico.

En la última planta de un edificio específico...

Desde que entré al vestíbulo, lo primero que hice fué coger el ascensor. Subí a la última planta. Era un penthouse donde vive alguien en concreto. Subí por las escaleras al tejado, en el cual hay una bonita y pequeña sala decorada en plan el suelo parece cesped, tres paredes y el techo parecen el cielo estrellado con la luna y la última pared, justo la de delante, tiene el diseño de uan casita de cuento. Incluso en la música ambiental se nota de diseño en plan caja de música. En esa casa pintada, la puerta es en realidad también la propia pintura. Parece que no hay salida. Pero entre los simpáticos animalitos felices que hay en plan bonito hay un mecanismo oculto. Una muñeca sostenida por el dibujo del osito. Una muñeca desnuda y con los detalles corporales adecuadamente pintados. Un dedo en la boca y otro en el coñito. Aprieto esos botones bien camuflados y... ¡Tachán! El dibujo de la puerta se mueve hacia arriba revelando que es una compuerta automática oculta. Entro dentro. Es como un museo de muñecos y muñecas. Hermosamente decorados, vestidos, colocados en bonitas posturas... ¡Una colección magnífica! Lo que nadie sabe y nunca sabrán a menos que alguien descubra este lugar y tengan buenos ojos, es que son niños y niñas... ¡De verdad! Disecados...

(Rodrigo) Mmm... Está mejorando...

Me moví hacia la siguiente sala oculta. Esta vez oculta de forma diferente. Esta sala de 'muñecas' está amueblada para que se vea más bonita. Y en el fondo hay varios armarios. En el del centro, al abrirlo se ve todo normal. Pero la tabla del fondo del armario puede deslizarse revelando una puerta metálica. Entro y paso a una sala que parece una morgue. Pero cuenta con material variado de taxidermista. Solo una singular lámpara de techo justo en el centro ilumina dejando las esquinas algo oscuras. Alguien en una esquina trabaja. Para ser exactos, dos. Alguien deslago y alguien con un excesivo sobrepeso. No parecen estar interesados en mi llegada. Siguen a lo suyo como si nada. Hasta que se detienen y se giran a verme.

(Rodrigo) Es impresionante, sin duda. Mejoráis con el tiempo.

Dije muy tranquilo. No recibo respuesta, pero veo sus sonrisas levemente.

(Rodrigo) El gran jefe quiere hacerle un regalo muy especial a uno de nuestros mejores clientes. Quiere saber como va.

La persona delgada se aleja levemente para mostrarme como va el progreso. Ya lo ha destripado y desangrado. Su contenido está en un cubo ensangrentado. Le está preparando para curtir y etirar. Pronto podrá rellenarlo y ponerle los detalles.

(Rodrigo) Aprecio que a este lo torturasteis antes de morir. Os váis superando, ¿Sabéis?

(¿?) Al ser un bebé, no dejaba de llorar y gritar como un loco. Fué divertido darle su merecido por destrozarnos los tímpanos con su voz de pito.

Esta conversación hizo despertar a tres bebés más que estaban uno en cada caja. Suspiraron ante eso. Parece que nuestra conversación los despertó. O eso o es que tienen hambre de nuevo. La persona con sobrepeso cogió a uno en brazos en plan madre sentimental. Animándoel dulcemente a que no llore. Abrazándolo con cariño. Arrimado a su cuerpo. Cada vez más intenso. Intenso... Intenso... ¡Intenso...! Se empezaron a oir quejidos, gritos leves y sonido de huesos rotos hasta que hubo silencio. Con ese mismo rostro de calma, colocó a la cosita sobre la mesa de morgue. Lo había dejado tan roto por la presión que parecía ser deforme. Sangrando por ciertos orificios. Y parece que hará lo mismo con los demás.

(Rodrigo) ¡Espera! Yo me ocuparé...

Me acerqué a la siguiente caja y cogí al bebé en brazos.

(Rodrigo) Qué cosita más tierna...

Lo puse sobre la mesa. Lo miraban con ternura. Lo acariciaba delante de sus miradas. Totalmente desnudo. Es un niño. Le toco por todas partes logrando calmarlo.

(Rodrigo) Seguro que esto le quedará muy bien...

Cogí una brida. La até y la empecé a cerrar alrededor de su cuello.

(Rodrigo) Parece un perrito con collar y correa, ¿Verdad? Pero creo que... está un poco flojo...

Lo cerré hasta el punto justo. ¡Ya se ve mejor! O... ¿Quizás no?

(Rodrigo) Mmm... Demasiaod flojo todavía...

No lo dudé. Lo fuí cerrando cada vez más y más. Las bridas se cierran, pero nunca se abren. No dejé de apretarlo más y más, aunque el apretón y la asfixia de después eran evidentes. Lo apreté en exceso y me retiré para ver junto a los otros dos individuos. Vimos como sacaba la lengua, itnentaba gritar y coger aire, pero no podía. Como sus ojos se volvían rojos por la presión. Como se revolvía sin parar. Y los tres reínos levemente por lo divertido que era verlo moverse de esa manera. Tardó tres minutos. Fué lento y agonizante. hasat que dejó de moverse.

(Rodrigo) ¿Véis? Es divertido verlos bailar tumbados. Son como angelitos que nos bendicen...

Me acerqué a la siguiente caja. El último. Una niña. También un bebé, como los otros. Para ella, tuve una bonita idea. Me acerqué a la pecera. una pecera vacía. Solo está ahí por el mero hecho de decoración visual, lumínica y acuática. Le puse en la cintura un pequeño flotador que había entre la ropa para muñecos. En concreto, la que corresponde a un muñeco en bañador. Y por eso le puse el flotador.

(Rodrigo) ¿Alguna vez habéis visto lo mucho que el agua ama a la vida?

Se acercaron con antusiamo. Puse al bebé en la pecera. Pero... ¡Boca abajo! El flotador lo mantendrá así y sin que pueda reincorporarse.

(Rodrigo) Mirad como mueve las piernas. ¡De forma sincronizada! Como si estuviese corriendo, ¿Verdad?

Realmetne era gracioso verlo. La persona delgda miraba igual que yo. Pero la de sobrepeso miraba mejor el cristal de la pecera. Se divertía mucho más con ver la cara de la criatura. Sujeté sus pequeñas piernas y centré mi vista en su vagina. Como ya pude comprobar, esta es una niña. Inmediatamente acerqué mi rostro para lamer de forma prolongada esa vagian virgen. Sosteniendo sus piernas por sus muslos para que pueda seguir moviendo los pies. No tardó en dejar de moverse en vano. Me aparté un par de pasos y... ¡Me aplaudieron!

(¿?) ¡Cuánta imaginación! Nunca se los hubiese ocurrido lo de dejarlo boca abajo con el flotador. ¡Se mueven de forma muy graciosa!

(Rodrigo) Gracias. Bueno... ¿Dónde pongo a la jovencita?

(¿?) Déjala ahí flotando... Así no surgirá que pueda echar el agua fuera. Además, es uan bonita decoración, ¿Verdad? Lástiam no tener pirañas de tamaño reducido... Sería muy divertido...

(Rodrigo) Bueno... Debo irme ya. Mi público me espera, ya sabéis. El jefe quiere que, a ser posible, su encargo esté en una semana.

Parece que tendrán tiempo de sobra. Así que no hay prisa. Me despido de forma cortés y me voy por donde he venido. Bajando de nuevo abajo, saliendo a la calle y rumbo directo a mi siguiente objetivo.

En un restaurante...

Entré dentro y saludé al encargado, el cual se encarga a ratos de la zoan de bar y a ratos de servir mesas. Le saludo con respeto y voy a la sala de empleados para quitarme la ropa y ponerme uno de mis elegantes trajes. Tanto de corbata como de pajarita. En este caso, uno con pajarita. Me peino con elegancia y un poco de colonia. Sonrío al espejo comprobando mis dientes impecables. Salgo de nuevo al comedor y me siento en el piano. Empiezo a tocar con elegancia, suavidad, precisión y virtud. Una canción agradable y suave... para hacer más cálido el ambiente y que lso clientes disfruten de la música.
 

¡Fuck off!
Registrado
13 Jun 2006
Mensajes
2,469
꧁༒☬ZeℝØ-ᎦᎬᏁᎮᎪᎥ☬༒꧂ ꧁༒☬ZeℝØ-ᎦᎬᏁᎮᎪᎥ☬༒꧂ postearé primero la parte de la vieja con Iori y lo demás despues XD.


Maraíso - Plaza.

En la plaza de Maraíso antes del mediodía una vieja se encontraba instalada con su puesto de baratijas una vez más. Una mujer algo gorda revisaba las artesanías con poco interés mientras su hija, una niña algo escandalosa la apuraba en decidir.

Ya elije cualquiera mamá, que mas da si todas esas piedras son muy feas - dijo de mala gana mientras la vieja apretaba los dientes (los pocos que le quedaban).
Tsk, , vaya niña tan malcriada - pensó la vieja.

Me llevó estas - dijo la mujer.

Al fin.. digo, buena elección querida - dijo la anciana tratando de sonreír - tome de regalo esta, para su hijita - dijo pasandole una piedra roja y brillante.

No la quiero, quédese con su piedra barata, vieja fea - dijo la niña malcriada. La madre no le dijo nada mientras guardaba sus nuevas posesiones en su cartera.

Oh... esta bien hijita - dijo la vieja sonriendole a la niña mientras su gafas brillaban - en todo caso esta piedra es tuya, quieras o no... aquí la llamamos "Lagrima de sangre" jeje - dijo la anciana saboreándose.

¿Disculpe? - dijo la mujer.

No haga caso, solo son nombres que les damos a las piedras para hacerlas mas... interesantes.

Bueno, gracias y que tenga un buen día - le dijo la mujer - vamos hija, tu padre nos espera en la playa.

Siii a la playa al fin, eso si es un sitio divertido - dijo la niña alejándose junto a la madre.

Oh, te aseguro, en nuestra playa encontrarás mas diversión que te mereces... jejeje - murmuró la anciana comenzando a guardar sus cosas cuando alguien habló a sus espaldas.

Oiga, me imagino que no se ha olvidado de mi... iré directo al punto... necesito contactar con Shin, me imagino que tiene su número verdad y también vine a dejarle mi numero me imagino que sabe cual es!- dije seriamente Iori.

Ahh... Ich... digo, Iori, si... Iori jejeje, claro claro, Shin dejó su numero para que te lo diera. Te daré su número de inmediato... me lo hubieras pedido ayer y se habrías ahorrado un viaje extra jijiji... a menos que...ah... ya veo, claro claro, ya entiendo.... - dijo picaramente.

El joven puso una mueca de disgusto e incomodidad.

No me lo pediste ayer para tener la excusa de volver a verme ¿eh?... a que si - le dijo sujetando su rostro con ambas manos como una chica enamorada.

Arghh... por favor, solo deme su numero ya - le pidio el joven con aire cansado.

Ahh, veo que tuviste una mala noche... aunque por alguna razón no se ve te ve tan mal... quizás te gustó mas de lo que pensabas ¿eh? - dijo la vieja sacando un teléfono y se lo entregó a Iori. - Toma, este es tu nuevo teléfono, el número de Shin esta ahí agregado ahí. No pierdas ese teléfono ya que ahí te enviaré nuevos contactos e información a medida que lo solicites, puedes llamarme si hace falta.

Ya veo... - dijo Iori.

Ahh, eso si, no llames tan temprano en la mañana, me levanto tarde... lo mas temprano que puedes llamarme es a las 11 de la mañana y hasta las 19.00... nunca llames entre las 19.00 a las 21:00 por que veo mi telenovela.... espero quede claro. En la noche, puedes contactarme desde después de las 21.00 hasta las 2 AM. Eso es todo cariño.

Justo en ese momento sonó el teléfono nuevo de Iori - Es... es Shin - dijo el mirando la pantalla.

Oh, que oportuno - dijo la vieja - contestale, que esperas - le aconsejo la vieja.

Si... - dijo Iori.

Iori... como no llegaste anoche a la Hoguera, supongo has rechazado mi propuesta... no tengo problema con ello. Pero Hans tampoco llegó a dormir anoche y no eh podido localizarlo... la ultima vez lo deje contigo... dime... ¿donde esta? - pregunto Shin con poca paciencia.

¿Que... La Hoguera... ayer?... de que habla?... yo no estuve con Hans ayer - le dijo Iori.

.................. - hubo una pausa larga.

¿Alo? - dijo Iori extrañado.

Así que vas a hacerte el desentendido ahora... quieres jugar conmigo niño... ¡¡¡¿quieres jugar?!!! - se escuchó la voz furiosa
de Shin.

No... no se de que me habla, acabo de recibir este teléfono .. recién... estoy con la vieja ahora! - alegó Iori.

Emmm... tengo nombre, sabes, me llamó Denisse.... - dijo la vieja en tono bajo algo malhumorada.

Estoy algo atareado estos días, Iori - Dijo Shin en tono más tranquilo pero impaciente - pero no te quede duda, que me haré un tiempo para ti... si le pasó algo a Hans lamentarás esto. Te lo aseguro... voy por ti - la llamada terminó.

¿Pero que? - dijo Iori sorprendido con una gota de sudor en la frente.

Uyyy... alguien está en problemas jijiji.... - se saboreó la vieja - ese perro estúpido de Shin, nunca cambia - un consejo Iori, cuando te enfrentas a un perro no siempre es buena opción escapar, eso activa su instinto de persecución - le aconsejó la vieja.

Que dice, no entiendo nada... usted... usted lo conoce, dígale que me explique... o pídale que se calme, no quiero mas problemas! - le dijo iori alterado.

No no no amiguito, Shin es mi perro, pero incluso a veces los perros muerden a sus amos, sobre todo cuando crecen mucho... yo no quiero mas problemas a mi edad, entiende por favor querido - dijo la vieja con voz preocupada.

Rayos... RAYOS!! - dijo Iori ya mas molesto que nervioso.

Sabes que cariño, pese a todo, me has caído bien, así que haré una excepción contigo - se metió la mano entre lo que le quedaba de pechos y sacó una piedra verde - Toma, es tu ojo de gato, así tendrás algunos problemas menos, que con Shin tras de ti ya tendrás bastante.... ahora acércate, te daré una información muy, muy valiosa - dijo haciendole una seña con el dedo de que se acercara.

Iori se acercó con cautela y entonces la vieja le susurró al oído.

Si te atrapa y aún puedes hablar... dile... - la vieja miró alrededor como asegurando que nadie mas escuchara - dile que besaras su martillo... eso a veces lo calma - le dijo la vieja seriamente. - Ah, y yo nunca te di esa información, por si te llega a preguntar.

"Besar su martillo"?... es algún tipo de... frase de doble sentido? - pregunto el joven dudoso.

Ahí averígualo tu... bye bye - dijo la vieja sacudiendo la mano en señal de que se marchara. El muchacho se alejo junto a la niña que lo acompañaba algo apresurado y se guardó la piedra Ojo de Gato en bolsillo.


El día anterior....

Shin - La Hoguera.

Había terminado de comer, ya me había acabado dos cigarros y con ello la paciencia.

¡Hey por que %$$!! tardan tanto putas, si no se apresuran los dejaré aquí! - les grité a ese par mocosos que me estaban retrasando mas de lo que ya estaba - ¡¡ya vamos!! - se escuchó a lo lejos una voz en el baño.

Eso dijiste hace 10 minutos Nat... argh, ¿sabes que?!, haya ustedes como se las arreglan después, ¡me largo de aquí! - dije levantando mi chaqueta del respaldo de la silla y me la puse mientras salía de la casa. Saqué mis llave y me disponía abrir la puerta de mi coche cuando noté un taxi estacionar a lo lejos de ese campestre recinto.

Los taxis no llegan hasta aquí... debe ser Hans - pensé.

Y en efecto, así era, aunque del taxi bajaron dos muchachos, además de Hans el otro era el que estaba en el circo. Parece que para variar tenía algo de suerte. Vi que el chico de cabello naranja adelantó a Hans al bajar del vehículo y caminó apresurado hacia mi.

Buenas tardes señor, emm, Shin... mi nombre es Ich... -decía el muchacho mientras me daba una mirada de arriba a abajo, al parecer algo sorprendido por mi altura.

¡Hola Shin, el se llama Iori, lo encontré en la plaza y lo traje aquí, ¿que suerte no te parece?! - lo interrumpió Hans.

Buen trabajo Hans - lo felicité - Iori... me alegra que hayas aceptado mi invitación...

No.. verá, de echo mi nomb... -decía el joven.

La vieja me contó que renunciaste a tu ojo de gato por una pluma de Canario - le dije apresurado - Veo que ya estas sacando ventaja de las reglas del Bloody Money, eso me gusta - le dije sonriendo.

Bloody Money... Pluma de can... - Decía Iori.

No tengo mucho tiempo ahora, debo ir a recoger unas armas a la zona costera - les avisé - Hans, sube al auto, te necesitaré, te daré indicaciones en el camino - le informé.

Queee... pero si acabamos de llegar... - dijo Hans en tono desganado.

Sube al asiento del copiloto, Iori. Hans, tu vas atrás - les dije. Parece que a Iori tampoco le agradaba mucho la idea de volver a recorrer ese mismo camino de vuelta nada mas llegar pero me hizo caso y se subió al coche poniéndose el cinturón. En ese momento Nat y Jeron se subieron al coche en los asientos de atrás quedando Hans al medio de ellos lo cual lo hizo ponerse incómodo.

No te preocupes Hans, son amigos... por ahora jeje - le dije y eché a andar el coche partiendo a toda velocidad.


Ruta hacia el centro de Maraíso.

Salí a toda velocidad como era mi costumbre aunque el camino fuese rural, no era nada tan jodido como la ruta pantanosa de Foresk. Al llegar a la carretera pavimentada aumenté aún más la velocidad.

¿Po... podría disminuir un poco la velocidad por favor? - dijo Iori pegado al asiento.

Lo siento, tengo prisa - le dije - Verás, como no tienes tu collar de gato lo mejor sería que te quedaras conmigo hasta que el Bloody Money comience, pero como estas protegiendo a alguien con la Pluma de Canartio entiendo que tengas asuntos que atender, así que te explicaré a la rápida en que consiste el juego y sus beneficios - saqué un ciagarro y lo encendí.

El Bloody Money es la tradición más antigua y respetada de Maraíso - le comenté - Respaldada por la organización pone a prueba a los ejecutores y les aporta grandes beneficios tanto a ellos como a sus asociados - fuhh, expulsé humo - Un ejecutor reúne un grupo y se le asignan varias... tareas. Las primeras rondas son fáciles y hasta amistosas, pudiendo incluso cooperar con otros ejecutores y sus equipos. Pero a medida que el juego avanza se vuelve mas complejo y peligroso, donde se compite con otros equipos de manera mortal. Es común que muchos participantes llegados a cierta ronda no se les vuelva a ver nunca más en Maraíso- le expliqué.

Shin - me dijo Nat haciendome una seña de que quería fumar así que le pasé el paquete de cigarrillos no sin antes ofrecerle uno a Iori.

No.. no gracias - dijo tragando saliva como pensativo.

Vaya - pensé preocupado - apenas y le había dado detalles y ese chico tenía una cara como de perplejidad tremenda que no se molestaba mucho en disimular. Como sospechaba, era muy probable que no fuera originario de Maraíso y por tanto no conociera nada del Bloody Money, pero.. ¿era siquiera algún tipo de criminal aunque fuese de baja categoría e inexperto? Lo que sea que vi en el allá en el el circo parecía haberse esfumado, ahora que lo tenía al lado mío parecía una persona común y corriente, quizás me apresuré demasiado en elegir, pero ya que mas da, por tiempo, es él o estoy fuera del juego. Tenía que darle algo bueno y rápido o este gatito se me escapará.

En el circo, me dio la impresión de que tenías ciertos... problemas... así que te interesará sabe esto. - lecomenté - El Bloody Money es sagrado para los ejecutores y por tanto la organización respeta las reglas a rajatabla. Ni siquiera el jefe de turno irá en contra de esto, así que mientras el juego este en funcionamiento, nadie toca un pelo de los participantes sin el permiso de su lider ejecutor - fuhh - expu lsé humo - los pocos jefes que han tratado de infrigir esta regla lo han pagado muy, pero que muy caro - arrojé la colilla por la ventana.
Y eso de que a ciertos participantes "nunca se les vuelva a ver" implica dos cosas: o mueren en un ronda mortal... o pasan a mejor vida... - le dije sonriendo.

¡¿Y cual es la diferencia?! - me preguntó sorprendido y malhumorado como si le hubiera dicho un mal chiste.

La diferencia, querido amigo - le dijo Nat desde atrás del coche - es tal como el dice; una mejor vida, y lejos de esta ciudad si así lo quieres .

En efecto - dije completando la idea - entre mejor posicionado quedes en el juego, mejores premios tendrás, como largarte de aquí junto con quien quieras llevar contigo si es lo que quieres... y que la organización te deje en paz... claro, si cumples ciertos requisitos - le expliqué - digamos que te permite un retiro en paz sin importar la edad que tengas o una mejor vida sirviendo a la organización en mejores términos. - le expliqué.

Ademas, aunque suene intimidante para los novatos es un juego benevolente... si vez que el reto es demasiado para ti puedes retirarte en solitario o en grupo y participar en otra ocasión... este es mi segundo juego - dijo Nat hablando como todo un veterano - y esta vez si me aseguraré de sacar un buena tajada.... ¡¡Hey hey, hasta aquí llegamos déjanos aquí Shin! - me avisó por lo cual detuve el coche. Nat le dio un palmetazo a Jeron que al parecer venía semi dormido y este se bajo del coche de mala gana.

Se acercó a la ventana del conductor y se despidió de mi con un beso en la boca.

Adiós Shin - me dijo con aire preocupado.

¿Adiós?... - le dije extrañado - nos vemos mañana al celebrar la movida Nat... - le dije como levantandole el animo - cuídate - añadí.

Adiós señor - me dijo el otro muchacho con cierto respeto - le hice un saludo de despedida con la mano.

Eché a andar el coche y en poco tiempo ya estábamos entrando a zona urbana de Maraíso.

Yo eh participado cuatro veces en Bloody Money... tengo recursos suficientes para vivir demasiado bien junto a la gente que quiera llevarme fuera, y de echo eh sacado ya a varios - le comenté sinceramente - ¡pero quiero ganar esta vez! - le dije apretando los dientes mirándolo decidido lo cual creo lo intimidó un poco - Tsk... que miedosito, parece que tendré que tratarlo con pinzas - pensé.

Otra cosa importante una vez fuera sería tener "buenos amigos"... yo tengo buenos contactos en Italia, por si te interesa vivir bien allá por un buen tiempo. Además, mi jefe de allá tiene buena relación con la Organización siendo uno de los proveedores de mercancía favoritos de Maraíso, así que quedando bien posicionado tienes un buen pedacito de felicidad asegurada. - detuve el coche pues habíamos llegado ya al centro de la ciudad.

Así que eso sería muchacho, ahora que te expliqué un poco más sobre todo, piénsalo muy bien - le aconsejé - si te decides, ve con la vieja, que te de un teléfono como el mío y le pides mi número. Y dile de mi parte que te de un Ojo de gato, o si no iré yo mismo a buscarlo... que le quede eso bien claro - dije mirandolo seriamente.
Después vuelve a La Hoguera, esta misma noche, ahí te informaré mas de lo que haremos mañana junto con otros ejecutores - continué explicando - Y si pese a todo lo dicho, no quieres participar... pues ya que, solo vuelve a tu vida y tus problemas... y olvida todo lo que dije y que me conociste... ¿ok?

..... Ok... - dijo en voz baja... lo... lo pensaré - dijo con aire preocupado. Tenía el rostro pálido. Lo cierto es que era normal ponerse nervioso en su primera vez escuchando sobre todo eso, pero ya me había entrado desconfianza con él, no tenía la misma mirada ambiciosa que vi en el circo, pese a sus preocupaciones, casi que parecía una persona diferente. Tal vez la cagaría con lo siguiente que le diría pero no ignmoraría mis instintos así que mejor dejarle en claro eso por si acaso.

Demás esta decir que todo esto es muy... confidencial... si te asustas e intentas ir con la policía o alguna estupidez de ese tipo me harás quedar muy mal por elegir a alguien no apto... y seguro los mismos polis te silenciaran... polis y ejecutores no nos llevamos bien siempre pero cuando se trata de nuestro sagrado juego no perdonamos a nadie... A NADIE... - le repetí apretando los dientes.

Saqué mi teléfono y texteé unas opciones - Hans, le dije a mi nuevo perro - te transfiero algo de dinero, lleva a Iori a comer algo, no se ve muy bien. Y después ve a la ubicación que te indicará tu teléfono, ahí encontrarás a una mujer bonita llamada Rena, dile que eres mi perro y muéstrale tu collar, ella te dará algo para mi.

Hans revisó su teléfono y se sorprendió. - ¡Pero esto... es mucho dinero Shin... es mas de lo que eh ahorrado en meses!... no puedo... nunca eh llevado tanto.

Jejeje, esa cantidad no es nada Hans... realmente nada jejee - me reí ante su inocencia - Ahora bajen rápido, tengo prisa - les ordené.

Hans "ayudó" a bajar a Iori que se veía realmente mareado, seguro en taxi demoro una hora mas en llegar y de vuelta conmigo 25 minutos por lo rápido que suelo conducir.En fin apenas bajaron partí a rumbo a la zona costera.


Maraíso - Zona costera.

Cerca del puerto estacioné mi coche en la entrada de una zona de containers y me dirigí a uno que estaba abierto y modificado para funcionar como oficina. Afuera de esta estaba un sujeto fumando.

Hola Willard, disculpa la demora... - dije saludándolo de mano - le dije.

Extraño que tu llegues impuntual Shin, ¿como te va? - dijo devolviendome el saludo.

No muy bien, llegue hace pocos días y apenas tengo a mi equipo - le dije quejándome.

Eso nos paso a todos, yo llegué hace apenas dos días, solo tengo a mi gata de siempre... esta vez los extranjeros y la organización nos la pusieron difícil... pero eso cambiará mañana - me dijo en tono optimista y botó la colilla al suelo.

Entramos al container oficina y me pasó una carpeta con documentos - esta todo en orden, ¿se lo darás a Copper? - preguntó.

Nah, el viejo Copper dio un paso al costado y quiere que yo me encargue este año... Yo le presentaré al nuevo jefe las estipulaciones del Bloody Money - le avisé.

Ah ya veo.. entonces conoces al nuevo jefe, ¿que tal? - me pregunto mientras salíamos de la oficina y nos dirigimos hacia atrás entre otros containers.

No lo conozco, solo lo vi ayer de pasada en un show que organizó, pero me da la impresión que es sensato. No creo que tengamos problemas con el respecto al juego una vez que le explique lo que se viene - le comenté - Además, si todo sale bien y es como me dijo Copper, le daremos un bonito regalo... y si hace falta, esta vez tengo recursos considerables para dejarlo aún mas que conforme - le dije confiado.

Ah, veo que te fue bien en Italia entonces - dijo dándome una palmada en el hombro - ¿estas listo entonces para cambiar ese martillo por verdaderos juguetes? - dijo en tono entusiasta, justo nos deteníamos frente a un container y Willard lo abrió.

Mi martillo es un clásico - le dije convencido - al entrar a ese nuevo container vi la gran cantidad de juguetes a los que se refería. Había suficientes armas para iniciar una pequeña guerra a gran escala. Aunque las armas de fuego no era lo mío, debía admitir que la vista era maravillosa y me entretendría un buen rato revisando que todo estuviera en orden y charlando un rato con Willard para ponernos al día.


Hans - Centro de Maraíso.

Revisé la ubicación en mi telefono y no parecía estar lejos. Ahora debería ir a reunirme con esa tal Rena.

Entonces... ¿quieres ir a comer algo? - le pregunté a Iori. De por si era raro para mi ir a comer a algún restaurante en la zona centro, eran muy costosos pero ahora me sobraba el dinero a montones y hasta podía invitar a mi nuevo amigo que no tenía buena cara. ahí podría conocerlo un poco mejor.

No... lo siento, pero debo irme ya... adiós - me dijo repentinamente dando media vuelta y alejándose a paso apresurado aunque hasta se tambaleó un poco. Pobre, realmente se mareó por culpa de ese Shin y su estilo de conducir.

A... adiós... - le dije con cierta tristeza, me hubiera gustado conocerlo un poco más - Nos vemos después - le dije en voz alta en tono optimista. No volteó pero extendió la mano hacia arriba en plan de despedida.

Después estaba a punto de entrar al restaurant mas costoso del lugar y darme una buena comida cuando escuché una voz conocida.

Vaya, vaya, es "Hans el sobreviviente" - me dijo un niño a mis espaldas.

Ohhh, pero si no es el mismísimo "Tristán el escapista" - dije sonriendo sin voltear pues reconocí la voz en el acto.

Como has estado pequeño granuja - dijo dándome un abrazo que recibí con gusto.

Pues me va muy bien últimamente... ¡¡hasta participaré en Bloody money!! - le dije contento levantando las manos.

¿En Bloody que? - me preguntó extrañado.

Upss... olvidalo... solo un juego simple... con... unos amigos - dije nervioso - me emocioné mas de la cuenta, no debía revelar esa información tan a la ligera al comun de los mortales" ahora estaba jugando en una liga diferente.

¿Y que haces aquí las puertas de este restaurant?... no me digas que te va así de bien como para pagar aquí... - dijo dudoso.

Mhhf... vengo aquí todos los días - le mentí con una sonrisa presuntuosa... ¿ quieres que te invite a comer? Así nos pondremos al corriente - le pregunté entusiasmado, siempre era mejor comer con amigos que solo.

Me encantaría Hans, pero debo tomar un taxi para ir a dejar un recado, o mi dueña se impacientará - dijo nervioso.

Oh... te acompaño si quieres, tengo un rato libre - dije sin dudar. Shin no me dio una hora exacta para verme con la tal Rena así que no creo hubiera problema.

Claro, me encantaría, vamos, es cerca de aquí - me dijo Tristán. Llamamos un taxi que tuve el buen gesto de pagar yo y recordamos los buenos tiempos en el trayecto. Su historia era similar a la mía, el igual había huido de casa y nos conocimos cuando eramos ratones, hasta que después el se volvió perro, idea que no me gustaba en ese tiempo hasta que después acepté ese estilo de vida. De pronto, la nostalgia dio paso a cierta preocupacion cuando bajamos del vehiculo pues tras 20 minutos de viaje me di cuenta que el sector era algo alejado del centro y el barrio no se veía muy amigable que digamos.

Tardarás mucho... si quieres te espero mejor aquí - le dije nervioso.

Tranquilo, este lugar tiene mala pinta pero no es tan malo como se ve - Me dijo - entramos a un recinto viejo que estaba bastante descuidado, parecía una bodega vieja. De pronto aparecieron unos chicos algo mayores que nosotros que nos rodearon rapidamente. Tuve el instinto de escapar corriendo pero me dos me sujetaron de los brazos fuertemente.

Buen trabajo Tristán - dijo una chica algo mayor que apareció entre las sombras. Se te pagaré como de costumbre.

¡¡¿Que es esto... que esta pasando aquí?!! - pregunté asustado mirando a mi "amigo"

Lo siento Hans... pero yo tambien necesito sobrevivir - me dijo Tristán con una cara de amargura.

¿Que... no.. como pudiste Tristán?.. ¿que me van hacer? - le pregunté mientras esos sujetos me arrastraban al fondo del recinto. El se quedó en la entrada conversando la chica.

¡¡Suelt..tenme!! - traté de forcejear pero apareció un chico gordo y me dio un puñetazo en el estomago sacándome el aire y me quitó mi telefono. De ahí fui arrastrado llevado de los brazos mas y mas al fondo. De reojo me pareció ver que había sangre salpicada en las paredes.
Bajamos por una escalera de piedra y comencé a escuchar muchos ruidos, parecía haber una especie de fiesta allí abajo. Tosí un poco de sangre por el golpe en el estomago y mis captores hiceron una pausa mientras tosía.

Tranquilo, solo respira... trata de no desmayarte todavía - dijo uno de los chicos que me sujetaba un brazo.

Llegamos a una especie de gran sótano donde las luces eran psicodelicas, parecía una disco eh incluso había una especie de escenario y niños bailando. Otros fumaban, bebían y hasta jugaban videojuegos. Si, era una verdadera fiesta, hasta tenían su propio DJ que tambien era un niño co un sombrero extraño como de bufón. Y lo mas extraño además de que todos fueran niños es que en su mayoría llevaban disfraces muy llamativos y cabellos de varios colores, como si fuera alguna especie de fiesta de disfraces. De pronto al fondo vi unas jaulas bastante pequeñas y en ella había algunos niños encerrados incomodamente que me miraban con expresión de amargura.
Me arrojaron a los pies de una especie de trono donde había una chica que tenía una corona en la cabeza y bebía vino, tenía un plato con botanas al costado y revisaba su teléfono aparentemente divertida.

¿Y este? - preguntó la chica sin siquiera mirarme metida en lo que sea que miraba en su teléfono.

Lo trajo Tristán, lo encontró en la zona centro y parece que tiene mucho dinero - dijo uno de los chicos dándole mi teléfono que ella recibió y comenzó a revisar.

Ummm... es un teléfono especial, casi como el mío... dijo ella dándole una mirada minuciosa - desbloquealo y revisalo - le dijo pasandole el aparato a un chico de lentes que se puso a trabajar en él de inmediato.

¿Como te llamas, ratón? - preguntó la chica con poco interés.

Me llamo Hans.. ¡¡Y no soy ratón, soy perro!! - le hice saber.

Umff, ya lo veremos. Revísenlo si tiene algo mas de valor - les ordenó a los gamberros que me arrastraron antes.

Uno me sujeto doblandome un brazo hacia atrás haciendome quejar adolorido y otro comenzó a resgistrarme.

Uhhh... mira Nina, si es cierto, tiene un collar de perro! - le dijo asombrado.

¿En serio? - dijo ella interesada.

Así es malditos, y no soy cualquier perro... ¡¡Soy el perro de Shin!! - grité fuerte para que todos ahí escucharan bien.

Aunque la música y el sonido de videojuegos siguió, gran parte del ruido cesó de inmediato pues todos se callaron al escucahr eso. El sujeto detrás de mi me soltó de inmediato y el que revisaba mi telefono me miró asustado. El que había revisado mi piedra/collar puso una cara de asombro y preocupación.

Ehh.. jeejeeejee... no, no puede ser cierto... - dijo ella con una gota de sudor corriendo por su mejilla. Su rostro había cambiado completamente... ¿en serio eres perro de Shin?...

Increíble, había funcionado. Tenía el presentimiento de que Shin era conocido en el bajo mundo pero no esperaba esa reacción de su parte de manera tan automática. Incluso muchos comenzaron a dirigirse a la salida a paso acelerado y asustados como dismulando el miedo... hasta que uno se echo a correr y de pronto todos comenzaron a escapar hacia la escalera de piedra hacia la salida. El chico que revisaba mi telefono salio tan rapido que dejó caer mi teléfono al suelo y me apresuré a recogerlo. Suerte que no le paso nada.

Jajaja, eso es... ¡¡huyan como las ratas que son!!... - les dije sintiendo una gran confianza - Cuando Shin se entere de lo que me han echo.... comemcé a decirles.

Apaguen la música...

Una horrible voz ronca y tétrica se escuchó desde la parte mas obscura del sótano, donde había un gran sillón. Lo que a primera vista parecía una especie de... "mueble extraño" era en realidad un hombre adulto que estaba jugando videojuegos. Solo vi su silueta pues la luz del televisor lo dejaba a contraluz pero tenía un costado de su chaqueta manchada de sangre y en la espalda llevaba un bate de metal. Ademas también en la espalda tenía escrito en letras blancas: N01
La música se detuvo de repente y el DJ escapó como un ratón.

El... el... vendrá... y... vendrá... - mi voz me traicionó, tiritaba y apenas podía hablar. Sentí una presencia terrible, había pasado por situaciones peligrosas antes pero nunca había sentido nada similar. El sujeto se incorporó del sillón y... ¡¡Era enorme!! ¡Realmente enorme!!... Si Shin medía como un metro noventa este sujeto seguro pasaba los dos metros con facilidad... no mucho mas, era un coloso... además su contextura era monstruosa, irreal, jamas vi a alguien así.

Sujeté mi piedra/collar con ambas manos - El... el perro de Shin... el perro de Shin...- dije apenas sollozando y mostrandole la piedra/collar como si fuera una especie de cruz y tratara de espantar a un verdadero demonio.

Jah, así que "mi novio" ahora recluta cachorritos... que desesperado debe estar...

Cuando esa enorme mole se acercó más pasando por una zona más iluminada vi que tenía una horrible máscara lo cual lo hacía mucho más intimidante.


Ahh, realmente no quiero ver esto - dijo la chica de la corona nerviosa. Pasó a mi lado y puso su mano en mi hombro - acabas de cavar tu propia tumba niño, ojalá tengas buen sabor, por que Noi te convertirá en mermelada - dijo eso y se alejó.

Y a nosotros nos obligará a comerla después - dijo otro de los niños pasando a mi lado tambien y se aseguró de golpearme el hombro con el suyo a propósito.

N...Noi.... - dije transpirando frío. Recordé que a Shin se lo mencionaron muchas veces durante nuestro viaje de Foresk hasta Maraíso. Entonces este era, su enemigo... Shin me había dicho que decir que era su perro podría ser un arma de doble filo, una apuesta. Aposté y perdí de inmediato. respiraba entrecortado. Caminé hacia atrás y quedé pegado en la pared cercana.

Jajajaa, miren miren, se está meando!! - dijo un niño que quedaba - Ya vamosnos - le ordeno la chica de la corona.

Pese a todo lo que había vivido era la primera vez que estaba tan asustado para que me pasara eso. Baje la mirada instintivamente, no quería mirar esa mascara tan fea. miré el piso y vi mi propia orina esparciéndose al piso.

Perro cochino, mira que venir a mear en mi propia casa... - dijo esa mole con furia.

Creo... sob... snif... creo que debí haber entrado a ese restaurante... - dije llorando recordando lo cerca que estuve de comerme una langosta.

Ahh... que balbuceas, mocoso meón... - dijo sacando un gran bate de metal de su espalda, aunque en sus manos se veía pequeño. con el bate me lo puso en el mentón levantando mi cara y obligándome a ver esa horrible máscara.

Hubiese querido probar esa comida... al menos una vez - dije tratando de simular una sonrisa.

Que lástima... bueno... llegó la hora de enviarle a Shin un buen mensaje - dijo tomando el bate con ambas manos y poniéndose en posición de batear.

Cerré los ojos y trate de pensar rapidamente en un buen recuerdo... pero no alcanze ni a pensar en nada.

¡¡¡¡CRASHHHHH!!!!!!
 
Última edición:

Spooky Yaoi Party
Registrado
29 Nov 2015
Mensajes
1,035
Ubicación
Argentina
[Centro de Maraiso]

Narración Ichi

El día anterior....

"Ese tal Shin no me dejó hablar ni 5 minutos, en que lío me había metido o mejor dicho Iori en que lío estas metido. Shin al parecer esperaba a mi Hermano, explicó muchas cosas sobre un Juego llamado Bloody Money y sus Beneficios, y también sus desventajas."

"Me estaba comenzando a marear mas por el largo viaje que por lo que me habia contado Shin, pero eso no significaba que no estuviera Nervioso. Una ves llegamos al Centro de Maraiso, ese niño llamado Hans me "ayudó" a bajar, en verdad estaba realmente mareado que apenas podía mantener el equilibrio."

Entonces... ¿quieres ir a comer algo? - le pregunté a Iori. De por si era raro para mi ir a comer a algún restaurante en la zona centro, eran muy costosos pero ahora me sobraba el dinero a montones y hasta podía invitar a mi nuevo amigo que no tenía buena cara. ahí podría conocerlo un poco mejor.

No... lo siento, pero debo irme ya... adiós - le dije repentinamente dando media vuelta y alejándome a paso apresurado aunque hasta me tambaleaba un poco.

A... adiós... - dijo con cierta tristeza - Nos vemos después - dijo en voz alta en tono optimista. No voltee pero extendi la mano hacia arriba en plan de despedida.

"Para mi suerte sabia perfectamente en donde me encontraba, por lo que no me tomo mucho tiempo en conseguir un taxi de regreso a casa, nuevamente va ser un largo camino. Con solo pensarlo comenzaba a darme náuseas, pero mientras más rápido mejor."


[Maraiso/Residencia Sazaki]


"El taxi le tomo una ahora aproximadamente en llegar a mi casa, pero al final de cuentas por fin estaba de regreso, por suerte tenia el dinero suficiente para pagar el Taxi. Ya eran las 2 de la mañana, me imaguino que mi Padre me esta esperando, y no debe de estar muy feliz."

"Por suerte tenia una llave extra, abrí la puerta con cuidado sin hacer ruido... pero de nada funciono entrar sigilosamente."

- Sazaki Ichi!!! - Alegó frunciendo el ceño - Mira la hora que es! Me tenías muy preocupado! - regaño.

- Yo... lo siento pero es que tenía algo muy importante que hacer, y sabia que no me dejarías salir - me defendí.

- Suspira - Eso Es lo de menos, lo que me preocupa es que estés en la calle a estas horas, es muy peligroso! - vovio a regañarme.

"Lo se perfectamente... asta pude comprobar que Maraiso está lleno de Criminales, jamás pensé que la policía estaría metida en esto. Ahora veo que no puedo confiar en nadie más que en mi mismo, tengo las manos atadas."

- Dejemos está discusión para después Padre, necesito descansar - simple un bostezo.

- Esta bien, que no se vuelva a repetir Ichi - Alegó subiendo las escaleras en dirección a su Habitación.


{...}

______________________________________________________

[Rancho]

Noche Anterior...


- Buenas noches a los dos. Y no lo dudéis... Mañana os localizaré de nuevo... - Con tan solo recordar sus malditas palabras me dan escalofrio.


{...}


[Maraíso/Plaza]

Narración Iori

"Me volví a encontrar con la Vieja para pedirle el Número de Shin, pero parece que ya se esperaba verme... pero siempre me miraba de esa forma la cual me daba repulsión. Desde que la conocí comenzó a hablarme con libertad y sin tapujos, como si me conociera de toda la vida."

Por un momento pensé que podía ver a través de mi alma... - Arghh... por favor, solo deme su numero ya - le pidi con aire cansado.

- Ahh, veo que tuviste una mala noche... aunque por alguna razón no se ve te ve tan mal... quizás te gustó mas de lo que pensabas ¿eh? - dijo la vieja sacando un teléfono y me lo entregó - Toma, este es tu nuevo teléfono, el número de Shin esta ahí agregado ahí. No pierdas ese teléfono ya que ahí te enviaré nuevos contactos e información a medida que lo solicites, puedes llamarme si hace falta.

Ya veo... - dije.

"Luego me dio Explícitas instrucciones de cuando podía llamarla, no llamarla temprano, eso ya me lo esperaba temprano en la mañana."

- Eso es todo cariño - terminó diciendo.

Justo en ese momento sonó el teléfono nuevo que la vieja me había dado - Es... es Shin - dije mirando la pantalla.

- Oh, que oportuno - dijo la vieja - contestale, que esperas - me aconsejo la vieja.

Si... - dije.

"Desde el otro lado de telefono podia escuchar claramente todo lo que Shin me decia. Algo de que no acepte ir a la Hogera Anoche!?... A que se referia, pero ese no fue el mayor problema. Supuestamente yo estaba con Hans anoche, como es eso posible, ahora tenía que cargar con la culpa de algo que no hice. Shin se oía impaciente, se mantuvo en silencio un segundo antes mi respuesta."

- ¿Alo? - dije extrañado.

- Así que vas a hacerte el desentendido ahora... quieres jugar conmigo niño... ¡¡¡¿quieres jugar?!!! - se escuche la voz furiosa de Shin.

- No... no se de que me habla, acabo de recibir este teléfono .. recién... estoy con la vieja ahora! - alege levantando el tono de voz.

- Emmm... tengo nombre, sabes, me llamó Denisse.... - dijo la vieja en tono bajo algo malhumorada, lo cual llegue a escuchar.

- Estoy algo atareado estos días, Iori - Dijo Shin en tono más tranquilo pero impaciente - pero no te quede duda, que me haré un tiempo para ti... si le pasó algo a Hans lamentarás esto. Te lo aseguro... voy por ti - la llamada terminó.

- ¿Pero que? - dije sorprendido con una gota de sudor en la frente.

- Uyyy... alguien está en problemas jijiji.... - se saboreó la vieja - ese perro estúpido de Shin, nunca cambia, un consejo Iori, cuando te enfrentas a un perro no siempre es buena opción escapar, eso activa su instinto de persecución - me aconsejó la vieja.

- Que dice, no entiendo nada... usted... usted lo conoce, dígale que me explique... o pídale que se calme, no quiero mas problemas! - le dije alterado.

- No no no amiguito, Shin es mi perro, pero incluso a veces los perros muerden a sus amos, sobre todo cuando crecen mucho... yo no quiero mas problemas a mi edad, entiende por favor querido - dijo la vieja con voz preocupada.

- Rayos... RAYOS!! - dije ya mas molesto que nervioso.

- Sabes que cariño, pese a todo, me has caído bien, así que haré una excepción contigo - se metió la mano entre lo que le quedaba de pechos y sacó una piedra verde - Toma, es tu ojo de gato, así tendrás algunos problemas menos, que con Shin tras de ti ya tendrás bastante.... ahora acércate, te daré una información muy, muy valiosa - dijo haciendome una seña con el dedo de que se acercara.

"Me acerque con cautela y entonces la vieja le susurró a mi oído."

- Si te atrapa y aún puedes hablar... dile... - la vieja miró alrededor como asegurando que nadie mas escuchara - dile que besaras su martillo... eso a veces lo calma - me dijo la vieja seriamente. - Ah, y yo nunca te di esa información, por si te llega a preguntar.

-"Besar su martillo"?... es algún tipo de... frase de doble sentido? - pregunte dudoso.

- Ahí averígualo tu... bye bye - dijo la vieja sacudiendo la mano en señal de que me marchase. Me aleje junto a Hime la cual me acompañaba algo apresurado y me guarde la piedra Ojo de Gato en bolsillo.

"Maldición, ahora Shin está completamente molesto con migo... no más que molesto está furioso, que demonios habra pasado con Hans. Acaso será que Ichi tiene algo que ver con esto!? Eso lo averiguaste ahora mismo."

- Oni-Chan no camines tan rápido - Alegó Hime.

- Lo siento, no me había dado cuenta que no podías seguirme el paso - me disculpe acariciando su cabello.

- Te perdonó, pero Oni-Chan a donde vamos ahora!? - pregunto curiosa.

- Iremos a visitar a alguien, el cual necesito que me aclare una duda la cual me va hacer explotar la cabeza o aun pero hacer que Shin me mate - Dije algo nervioso.

- No, quiero que maten a Oni-Chan o me quedaré sola - Dijo con tristeza.

- Eso no pasará, mejor no hablemos de eso y pongámonos en Marcha... el tiempo es oro - dije volviendo a tomar la mano de Hime y ponerme en Marcha pero está ves no tan rápido.

{...}


[Maraiso/Residencia Sazaki]

"No me tomo mucho tiempo en llegar a la casa donde Ichi vivía, la verdad que mi Pdre si que le dio muchos lujos... claro que todo esto lo consiguió a base de trabajar para ese maldito de Rodrigo. Nos ocultamos tras un Arbol para evitar que el Vigilante nos delatara por intrusos."

- Oni-Chan - llamo mi Atención bañándome levemente de la prensa - De quien es está hermosa casa!? - pregunto curiosa.

- Aquí vive mi Padre y mi Hermano Gemelo - dije lo cual Hime abrió sus ojos tan grandes como pudo de la sorpresa.

- Enserio, Entonces ahora tengo otro Oni-Chan! Viva!!! - Expresó felicidad a los saltos - Vamos!!! - dijo a punto de echar a correr.

- No tan rápido Hime - dije sujetando la de la mano - Primero debemos esperar a que alguien se vaya, solo esperemos unos minutos más - dije aciendo que calmar a su felicidad un poco.

"Pasaron 30 Minutos, en cual quiere momento tendría que salir mi Padre para supuestamente trabajar en la oficina."

- Oni-Chan!!! ya no quiero esperar más!!! - Alegó mostrandoce aburrida.

"Yo Tambien estaba comenzando a perder la paciensia pero debia evitar mas problemas a cualquier costo... luego de unos 10 minutos, por fin se dio el lujo de salir, se subió a su Auto y se marchó. Es ahora o nunca."

- Hime en marcha - dije dirigiéndome a la parte de atrás de la casa.

- Oni-Chan no sería mejor entrar por delante! - dijo confundida.

- No, llamaríamos mucho la atención del vigilante.. ahora que mi padre se fue voy a poder hablar mucho más tranquilo con Ichi - dije colocando una escalera en una de las cuantas ventanas.

"No sabia con exactitud cual ventana era de la habitación de Ichi, solo me quedaba rezar de que no fuera en medio de un pasillo con servidumbre en el camino."

- Bien, Hime siente a mi espalda y sujetar bien - dije lo cual ella hizo y comencé a subir las escaleras.

"Como lo pense, esta ventana llevava al pasillo, para nuestra suerte no había nadie en el camino... ya podia suspirar tranquilo. Ahora solo debía encontrar la habitación de Ichi. Pensé que nos tomaría más tiempo, pero justo en el momento más oportuno Ichi habría la puerta de su habitación, parecía que apenas se había levantado de dormir."

- Ichi!!! - dije para captar su atención.

- Iori!? Que Demonios haces aquí... - Rápidamente le tape la boca y lo volví a meter en su cuarto.

- No hay tiempo para discutir ahora, hay algo que necesito que me aclares - Alege serio.

- No... yo soy el que necesita que me aclare que demonios está pasando - interrumpió - en que lios andas metido Iori, Quien demonios es Rodrigo y por que ese Tal Shin te necesita!? - comenzó a interrogante.

- Espera, como es que sabes de Shin!!! - exclame.

- Ah! es que yo... - dijo nervioso - Anoche me hice pasar por ti, para saber que mierda está pasando... - Grito frustrado.

- Entonces tu te hiciste pasar por mi - dije comenzando a entender - Ichi que sabes de Hans, tu fuiste el ultimo em verlo sabes donde esta!!! - Pregunté tomándome de la camisa.

- Hans! acaso te refieres al niño que estaba con ese sujeto - solo asenti para que continúe - La verdad que luego de que Shim se marchara, yo me fui de ahí y deje al niño solo - exclamó.

- Entiendo, entonces no le has echo nada o almenos no tu - le dije soltandolo.

- Acaso le sucedió algo a ese niño! - pregunto angustiado.

- No lo sé com exactitud, pero probablemente si - respondí.

- Oni-Chan necesito ir al baño - dijo Hime jalandome de la prensa inferior.

- Lo siento, com todos los problemas que tengo olvidé ocuparme bien de ti Hime - le dije nuevamente acariciando su suave cabello.

- Esa niña, de donde la sacaste Iori, no me digas que la robaste!!! - Alegó confuso.

- No soy tan estúpido para hacer una cosa así... - le dije - Necesito que me hagas un favor Hermano.

- Que clase de favor! - pregunto extrañado.

- Cuida de Hime en mi Ausencia - le dije con una expresión sería.

- Esta Bien, pero que prendes hacer - pregunto preocupado.

- Necesito aclarar unas cuantas cosas en persona con Shin - Alege acercándomea la ventana.

- Ese Homebre es muy peligroso, podría matarte - dijo nervioso y al mismo tiempo preocupado.

- Descuidas se como manejarlo, una ves aclare lo sucedido - le dije con una leve sonrisa - Hime portate bien con tu nuevo Oni-Chan - Exclame bajando por las escaleras.

- Si, que te valla bien Oni-Chan - Se asomó por la ventana y con una mano simular despedirse.

{...}


[Maraiso/Calles]

"Saque mi nuevo teléfono, busque en la lista de contactos el numero de Shin. Me sentía un poco nervioso, pero devia enmendar el error que cometio mi Hermano."

*El Número que ha marcado se encuentra fuera de Line o Apagado*

- Tsk... no me horas Shin, anda contesta el maldito teléfono - maldije nuevamente volviendo a llamar.

*El Número que ha marcado se encuentra fuera de Line o Apagado*

- Vamos no me hagas esto maldita seas!!! - dije a regañadientes.

"Nuevamente volví a llamar al telefono de Shin, rogamdo que me contestara... pero perdí las esperanzas de que contestara. Eso pense asta que..."

- Que Demonios quieres! - contestó malhumorado.

- Shin Necesito aclararte personalmente lo que sucedió, por favor necesito saber donde estas para aclarartelo personalmente - rogue por que me hiciera caso - La persona que estaba con Hans Anoche no era yo, era mi Hermano Gemelo - Alege algo alterado - Si algo le paso a Hans lo menos que puedo hacer es ayudarte a encontrarlo, por favor déjame ayudar!!! - suplique.

"Solo me quedaba rezar por que me creyera, o nuevamente debía ver a la vieja y me diga donde se encuentra Shin ahora mismo. Pero si el Aceptaba hablar con migo de frente, debia ir preparado y ni olvidar lo que me aconsejo la Vieja es decir "Denisse", espero me de tiempo para decile "Besare tu Martillo"... Aún no entiendo com exactitud que quiere decir con eso."


{...}

_________________________________________________________

[Maraiso/Restaurante]

Narración Scot



"Me encontraba en uno de los tantos Restaurantes de lujo de Maraiso, necesitaba un descanso. Ese Rodrigo me encargo mucho trabajo a propósito, aún que me lo tenía más que merecido por haberle traicionado... Al menos me dio una última oportunidad, gracias a el sigo con vida. De no ser así ya estaría lidiando con algún que otro Exterminador jaja"

"Me encontraba solo en una mesa disfrutando de un Rico y costoso Vino tinto mi favorito. Uno de los Mosos se hacerlo a mi mesa y me trajo otra botella de vino."

- Espere no ordene otra botella!!! - le dije confuso.

- Es un pequeño detalle de aquella Señorita - me señaló con la mirada.

"No podía creer quien era, hace tanto tiempo que no la beia."

- Por que tan solo Guapo!? - dijo una joven mujer, la verdad que era realmente Hermosa.

- Jaja la vida es un poco Injusta sabes - Alege tomando un sorbo de vino.

- Ya veo problemas, no has cambiado en nada Scot - respondió - Veo que te has librado de esa niña - alego tomando acuento frente a mi.

- Ja si, pero debo admitir que no fue fácil para mi - le dije volviendo a tomar otro sorbo de vino - realmente me emcariñe con esa niña, asta la consideraba como a mi hija - le dije soltando una pequeña risa.

- Mñn... vaya que se nota que la querías - dijo reuniendo el ceño - y que ahora está aquí ahogado tus penas en el Alcohol - bufo.

-Jaja no soy de eso tipos, solo necesitaba una copa eso es todo - Alege.

- Si lo se, por cierto no olvides que me debes un favor - Alegó quitándole la copa de Vino de las manos para luego darle un sorbo - Ya que yo fui quien ye ayudo a escapar con la niña - exclamo entrecerrando los ojos.

- Si si si, no lo he olvidado, pero por favor no hay otra forma de devolverte el favor que no sea con Sexo! - Alege.

- Mñn... asta cuando pretendes seguir así - Refunfuño.

- Seguir así como!? - pregunte.

- No te hagas el tonto! - me reclamo - Sabes exactamente a que me estoy refiriendo - protesto.

- Ah si a eso te referías- dije sacándole la sien.

- Si ya tienes 34 años, crees que ya es hora de sentí el Placer - alegó con entusiasmo.

- No soy como tu "Elena", que se acuesta con el primer sujeto que se te cruza - le dije con sarcasmos.

- Mira quién habla - dijo acercando a mi oído para susurrar - Vir-Gen - susurro soltando una pequeña carcajada.

- Ja ja ja Muy graciosa, no tiene nada de malo serlo - le dije frunciendo el ceño y luego tomar un sorvo de vino.

- Perdona, es que Aún no me cabe en la cabeza el le que pretendes seguir siendo "Virgen" a tu edad - Interrogo.

- Bueno, es simple cuando encuentre a alguien la cual se gane mi corazón será con quien pierda la virginidad - le dije y luego tome un ultimo sorbo de mi copa - fin de la discucion - Exclame.

- Que aburrido eres - bufo.

"No tenía por que hacerle caso, simplemente quería preservar ese momento para cuando me enamoras de alguien, si es que ese alguien llegase a existir. La noche transcurrio con calma platicando con Elena, una vieja compañera, la cual me ayudó a ocultar a Hime... de no haber sido por ella ahora estaría mil metros bajo tierra jajaja."

"Parecía que nada arruinado a está noche, o eso pense. Cuando de repente se escucho una canción agradable y suave... para hacer más cálido el ambiente y que hizo que varios clientes disfruten de la música. Me voltee para ver quien tocaba el piano, al principio no lo reconoci pero caundo afine mejor mi vista me que deje completamente perplejo. Sentía como un escalofrío recorrió mi espalda."

- Elena no quiero alarmarte, pero echa un vistazo a la persona en el Piano - Alege sin quitarle el ojo de encima.

- Por que!? - pregunto confusa y luego dirigiendo su mirada al pianista - No puede ser cierto - dijo sorprendida.

"Era el, sin duda alguna era Rodrigo el cual tocaba con elegancia, suavidad, precisión y virtud el piano. No me esperaba verlo aquí y menos sabia que trabajaba aquí. Al parecer no se habi dado cuenta de nuestra precensia... llame al Moso haciendo una seña con la mano de que nos trajera la cuenta. Luego de pagar me puse de pie junto a Elena para marchamos cuanto antes de ese restaurante."

"Eso estaba por hacer asta que para mi desgracia Rodrigo ya se había percatado tando de mi precensia como la de Elena. Me miraba fijamente sin dejar de tocar el plano, si mi mente no engañaba tal ves quería hablar con migo o tenía algún otro trabajo para mi."

- Elena no quiero causarte problemas, sería mejor que te marcharse a casa - dije seriamente.

- Entiendo, cuidate Scot ese hombre es muy peligroso - se despidió dándome un beso en la mejilla dejando una marca de lápiz labial rojo.

"Luego de despedirme de Elena, me diriji a la parte trasera del Restaurante, donde se encontraba la puerta de servicio por donde salíamos empleado. Me carge en una pared y luego encendí un cigarrillo, a esperar que Rodrigo a que saliece de con su supuesto trabajo."

"Una dos horas mas tarde, por fin habia salido... me había fumado do paquetes de cigarros, con solo ver su mirada se me elaba la sangre."

- Me imaguino que tienes más trabajo para mi o tines algo que decirme - Alege tirando una colilla de cigarro al piso.

{...}

[No queremos dejar excluido a Rodrigo de la Diversión XD]

_____________________________________________________

Tatsumaru Igrata Tatsumaru Puedes proseguir como gustes :)

Lian wolf 16 Lian wolf 16

Tarantulas Tarantulas Aquí tu decides si quieres hablar con Iori personalmente, aún que si Shin se niega, Iori le pedirá a la Vieja que le de la localización exacta de Shin XD
 
Última edición:

Registrado
22 Abr 2007
Mensajes
4,959
En el restaurante...

La melodía clásica fluía con suavidad en el aire. Cautivando a los clientes. Haciendo su momento de disfrutar de deliciosos manjares mucho más entretenido. A ratos con mis ojos cerrados. Dejándome llevar por la inspiración. En otras mirando a mi alrededor para ver la tranquilidad de los clientes. Y en otras... mirando a un individuo específico. No mostré cambio alguno en mi rostro. Hice como si nada. Aunque no quiero que olvide que tengo algo que decirle. Pero tendrá que esperar...

Dos horas después...

Terminé de tocar. Mi jornada terminó. Así que me fuí al vestuario para quitarme el traje y vestirme con mi ropa de antes. Y tras recoger mi sueldo, salí por la puerta de empleados. Ahí está. Le miré tranquilo. Como si nada.

(Rodrigo) Acompáñame.

Salimos del callejón he hice una llamada.

(Rodrigo) Recogedme frente al restaurante de siempre.

Colgué y esperamos.

(Rodrigo) Me he fijado en que tienes un buen gusto para el vino. Yo te recomendaría también algunos licores selectos. Te sorprenderías...

Dije con una dulce sonrisa. Llegó el vehículo y uno bajó para abrir la puerta.

(Rodrigo) Sube.

Me metí en el coche y esperé a que él subiese. Un sedán de lujo.

(Rodrigo) Hoy tengo un antojo...

Dije sin más. El conductor ya sabe donde es. Ahora sí que me centré en ese hombre.

(Rodrigo) Sí, ya sé que trabajo encomendarte. Dos trabajos, para ser exactos. Si los superas con éxito, seré generoso y tu traición a la organización quedará perdonada. Si fallas o si nos traicionas de cualquier manera, date por muerto.

Eso debe tenerlo muy en cuenta.

(Rodrigo) La primera tarea es una orden directa de uno de los jefes de la organización.

Le entregué un papel con una dirección y una contraseña.

(Rodrigo) Es un hospital privado. Pregunta por el director del centro médico y dale esa contraseña. Te guiará hacia uno de los secretos de la organización y te dará un paquete especial. Debes llevarlo intacto a la otra dirección que figura ahí. Te esperarán miembros de la organización para recoger y revisar el paquete. Si todo va bien, te dejarán marchar y me darán la buena noticia. Me aseguraré de que te llegue la recompensa merecida. La segunda misión te la diré días más tarde.

El vehículo paró. Bajé la ventanilla y estábamos ante el interfono de un restaurante de comida rápida especializado en manjares mexicanos.

(Rodrigo) Cuatro fajitas con picante extra, cuatro tacos con picante extra, dos raciones de aros de cebolla fritos y una coca cola grande. ¿Quieres algo tú? ¡Te invito!

No sé si fué por el nerviosismo o la tensión, pero dijo apresurado que uno de cada. Nos sorprendió a todos, pero yo acabé riendo por esa reacción. Y...

(Rodrigo) Será un placer...

¿En serio? ¡Sí, en serio! Dije al interfono que también un menú de cada tipo completo. Desde el más pequeño y sencillo hasta el más grande y elaborado. No me importó cuanto costase. El vehículo avanzó hacia la taquilla.

(Rodrigo) Imagino que debes llevar días con hambre. ¿Acaso eres de esos que se alimentan de caldos y nada más?

Seguramente la mayoría lo tire a la basura. ¿O quizás se lo coma todo con el paso de los días? Eso no me importa un carajo. Uno de los presentes en el coche recogió las bolsas. Una para cada pedido. Pagué en efectivo.

(Rodrigo) Quédate el cambio.

Me siento generoso. Y de todas formas, el cambio pendiente es apenas unas monedas.

(Rodrigo) Vamos a su casa.

El vehículo arrancó rumbo a la casa de ese tipo.

(Rodrigo) Bueno... La misión debes cumplirla mañana por la noche. Entre la medianoche y las dos de la madrugada. ¿Entendido?

Antes de que se diese cuenta, ya estábamos frente a su casa. Puse am i lado mi pedido personal y le invité a salir del vehículo cargado de bolsas con la comida.

(Rodrigo) Que duermas bien. ¡Y buen provecho!

¿Qué hará? ¿Se lo comerá todo poco a poco con el paso de los días? ¿Se lo zampará todo en una soal noche? ¿Lo repartirá con otros? ¿Lo tirará para que se alimenten lso gatos y los ratones? Imaginarme todas las opciones me resulta divertido. Le vimos entrar en su casa y el vehículo arrancó marchándose del lugar. Rumbo a mi casa principal. Hoy necesito a Hans. Llamé por teléfono a Shin. No tardó en responder.

(Rodrigo) Me alegra hablar contigo de nuevo, Shin. ¿Serías tan amable de decirme por donde anda Hans? Tengo algo especial para él esta noche.

Parece que no está de humor. No lo aparento, pero me encanta escucharle tan cabreado. Pero dice algo que me sorprende.

(Rodrigo) ¿No sabes donde está? ¿Es en serio?

¡No me jodas! ¡Tenía que pasar justo ahora! Y parece que no consigue contactar con él. Hans no es de esos Eso estoy seguro. No me lo imagino cometiendo el error estúpido de escapar.

(Rodrigo) De acuerdo. ¿Dónde lo viste por última vez?

Me explicó que le dió dinero para ir a comer fuera. Y me dijo la calle. ¡La misma del restaurante en la que trabajo! No tengo garantía de que entrase a ese restaurante, pues oculta un oscuro secreto. y hay otros restaurantes buenos en la misma zona.

(Rodrigo) Yo me ocuparé de esto, ¿Vale? Encontraré a Hans a toda costa.

Colgué el teléfono.

(Rodrigo) Pensamiento: Tengo un mal presentimiento...

¡Manos a la obra! Ahora me toca hacer numerosas llamadas. Hay que iniciar una investigación.

꧁༒☬ZeℝØ-ᎦᎬᏁᎮᎪᎥ☬༒꧂ ꧁༒☬ZeℝØ-ᎦᎬᏁᎮᎪᎥ☬༒꧂ (¡Disfruta de la comida! XD Quería ponerle un toque de comedia. ¡Espero que te guste! :3)
Tarantulas Tarantulas (Espero haber cabreado a Shin. XD Iniciando investigación...)

[Lian Wolf 16]

Estás sola en esa celda. En compañía de tu conejito. Abren una pequeña escotilla situada en la parte baja de la puerta y meten algo antes de cerrarla otra vez. Te acercas y recoges eso. Es una foto. La foto de una pared acolchada similar a la de la celda y justo en el centro una puerta abierta con un cartel encima en el que pone 'Libertad'. Le das la vuelta y ves que hay algo escrito.

Lee en voz alta, sin miedo y con determinación. Este es el primer paso hacia tu libertad.

- Soy una niña sucia. Soy una niña pervertida. Soy el juguete de todos. Soy el urinario de todos.
- Deseo ser azotada. Deseo ser penetrada. Deseo ser acariciada. Deseo ser mimada.
- Sois mis amos. Sois mis dioses. Sois mi felicidad. Sois mi vida.
- Dadme vergas. Dadme lenguas. Dadme semen. Dadme orina.
- ¡Un azote más, por favor! ¡Un latigazo más, por favor! Dadme un animal salvaje. Dadme un animal sumiso.
- Hasta que mi último aliento exhale. Hasta que mi último latido suspire.

Sin notarlo, lo leiste en voz alta. Seguramente sin comprender la mayor parte de lo que pone. Y al terminar, escuchas como se abre la puerta. Un hombre vestido con ropajes negros abultados que oculta su cuerpo y una capucha que oculta su cara está ante tí. Señala una dirección. Coges tu conejito y sales de la celda. Siguiendo el pasillo hasta la única puerta abierta. Dentro hay tres mesas. En una hay carnes suaves como salchichas y pechugas. Pescados sin espinas en filetes tanto tiernos como crujientes. Patatas fritas. Frutos secos. Croquetas. Trozos de pizza. Fajitas. Fideos asiáticos con buen acompañamiento y sabor... ¡Todo huele muy bien! En la segunda mesa hay tartas y pasteles. Y en la tercera hay bebidas. Agua, zumos, refrescos, batidos y viceversa. Sientes como te ruge el estómago. Preguntas si puede comer. Solo asiente con la cabeza. Te acercas a una de las mesas y empiezas a comer. No te decides por donde comenzar, pero enseguida empiezas a comer. ¡Realmente lo necesitabas! Te sientes mucho mejor.

Lian wolf 16 Lian wolf 16 (¡Buen provecho! Tu niña lo necesitará... XD)
 

¡Fuck off!
Registrado
13 Jun 2006
Mensajes
2,469
Shin -La Hoguera.

Miré la hora en el reloj de mi coche, eran las 4 AM. Estacioné el vehículo y me dirigí a la parte trasera. Como esperaba, el fogón aún estaba encendido y el viejo Copper estaba sentado en un tronco mirando el el fuego. A sus pies estaba echado Bob, su perro gran danes y dos botellas de licor vacías y una a medio tomar.

Creí que llegarías mas temprano - dijo Copper. Evidentemente había bebido de mas - ¿como te fue con Willard? - preguntó.

Todo en orden... si no va mal en la correccional tendremos suficiente poder de fuego para reducir ese lugar a añicos... ¿esta Iori despierto? - pregunté.

¿Iori? - preguntó Copper.

Si, el chico de cabello naranja, el que estaba con Rodrigo en el circo... quedó de venir aquí... ya te había avisado viejo senil... ¿ no le habrás volado la cabeza? - pregunté algo preocupado.

No, lo siento Shin, pero no llegó nadie nuevo anoche - dijo tomando licor -

¿Y Hans está durmiendo?, supongo - pregunté.

¿Hans?... No ah llegado, creí que estaba contigo - dijo Copper con algo de preocupación.

Marqué al teléfono de Hans pero estaba apagado.

Que raro... no contesta... quizás se quedó con Rena y olvidó avisarme... - marqué al número de Rena.

Shin... ¿tienes idea de la hora que es? - se quejó semi dormida.

Disculpa Rena... ¿esta Hans contigo? - pregunté esperanzado.

Ehh,,, no... tu perro nunca llegó Shin. Haya tu te lo pierdes, tendrás que revisar mi encargo el mismo día que nos reunamos... - se quejó.

Pero sabes que soy malo en esas cosas tecnológicas... se suponía le enseñarías a Hans como operar esa cosa... podemos reunirnos mañana, me haré un tiempo y... - le decía.

No, tengo la agenda llena mañana, así que cagaste Shin... ahora déjame dormir pedazo de animal - cortó la llamada.

No es bueno... deberíamos ir a buscarlo - Dijo Copper intentando levantarse pero nada mas ponerse de pie cayó sentado en el tronco.

Nah, muero de sueño... y tu tambien deberías dormir, venga, arriba - dije levantandolo de un brazo.

Que dices... te esperé por horas para beber un poco - se quejó. Lo levanté con algo de dificultad y me lo eché al hombro como si fuera un saco de papas.

Hey.. hey, bájame pulgoso - alegó. Con el camine hasta el interior de la casa y abrí la puerta de su habitación de una patada. Luego lo dejé sobre esta con algo de cuidado - Buenas noches Copper, ya habrá tiempo para beber y celebrar después - dije retirándome, pero Copper añadió algo

Escucha Shin... si esos bastardos de la poli especial se les pasa la mano con mi gato... juro que quemaré ese maldito lugar, con todos esos bastardos dentro - prometió en un tono totalmente serio y amenazante, sin que se le enredara la lengua, es como si al decir eso su borrachera se hubiera ido totalmente. Regresé hasta quedar junto a él. Le hice cariño en su mugrosa cabellera.

Nat y el otro niño estarán bien... pero si fuera el caso, con gustó te ayudaré en eso que prometes. Ahora duerme ya, viejo lobo - le bese la frente.

Jajaja, que grande estas Shin... tanto que ahora tu me acuestas a mi... recuerdo te quedabas dormido en cualquier parte del patio... y pasaba horas buscándote - su tono era cada vez más cansado - te agarraba del pellejo y te llevaba a dormir adentro... hasta podía levantarte con una sola mano... - dijo en tono casi dormido. - recuerdo.... - murmuró algo incomprensible y finalmente se durmió. Su perro Bob entró al cuarto y se echó al cosatado derecho, al lado de la cama.

Tras eso me fui a dormir en la de Nat. Fumé un cigarrillo mientras veía los poster pegados en la pared, en su mayoría de grupos musicales de temática metalero gótica. Cheque mi teléfono viendo la lista de cosas que debía hacer y ya me daba rabia pues sería un día de mierda. Con eso en mente, el descanso no fue nada bueno.


Maraíso - varios lugares...

En la mañana me levanté como a las 10 y tras asaltar el refigerador de Copper salí nuevamente a hacer mis labores que consistían en checar al resto de la pandilla y bien que todo estuviera en orden.
El gordo Tony estaba algo escéptico pero aún así logreé convencerlo de que facilitara su participación, como esperaba no me dio problemas.
La segunda que fui a ver fue Erika que me mostró como es que funcionaría la droga en un "voluntario" que haya se había conseguido.

Aún no podía contactar con Hans así que recordé que ayer lo deje con el gato del circo, quien al no llegar a la hoguera anoche seguro no había aceptado formar parte de mi equipo. Niño cobarde, mira que desperdiciar tamaña oportunidad, pero en fin, quizás el supiera algo de Hans: lo llamé por teléfono.

Si... - dijo Iori.

Iori... como no llegaste anoche a la Hoguera, supongo has rechazado mi propuesta... no tengo problema con ello. Pero Hans tampoco llegó a dormir anoche y no eh podido localizarlo... la ultima vez lo deje contigo... dime... ¿donde esta? - le preguntécon poca paciencia.

¿Que... La Hoguera... ayer?... de que habla?... yo no estuve con Hans ayer - me dijo haciendose el desentendido.

.................. - si algo odio es que intenten hacerse los desentendidos así como así solo por estar resguardados tras su telefono..

¿Alo? - me dijo Iori extrañado.

Así que vas a hacerte el desentendido ahora... quieres jugar conmigo niño... ¡¡¡¿quieres jugar?!!! - le grité.

No... no se de que me habla, acabo de recibir este teléfono .. recién... estoy con la vieja ahora! - me alegó Iori.

Estoy algo atareado estos días, Iori -le dije en tono más tranquilo pero impaciente - pero no te quede duda, que me haré un tiempo para ti... si le pasó algo a Hans lamentarás esto. Te lo aseguro... voy por ti - colgué la llamada.

Fumé un poco de hierba para quitarme el mal rato y despues volví a mi coche para disponerme a viajar de nuevo.
Ya para la hora del almuerzo fui con el carnicero Stan y almorzamos juntos. Tan jovial y hospitalario como siempre me tenía preparado un buen festín que me hizo olvidarme del gato cobarde y del perro perdido, todo en el matadero de Stan estaba en orden y el tenía claro cual sería su función.

Durante el viaje de vuelta intenté llamar a Hans pero nunca contestó, empecé a preocuparme así que llamé al a vieja quien como siempre empezó con sus estúpidas burlas así que la interrumpí comentandole por que la llamaba.

¿Dices que no llegó en toda la noche? Hans no es así, el es muy responsable y puntual - dijo la vieja preocupada. - Esta bien Shin, averiguaré donde esta y te contactaré - dijo cambiando el tono a uno serio.

Gracias - le dije terminando la llamada.

Lo siguiente fue reunirme con Marisse, lo cual me hizo olvidarme esa tarde de algunas de mis preocupaciones. Como siempre se le vía bien y me explicó a detalle como inutilizaría los sistemas de seguridad de la correccional si hacía falta. Ya casi anochecía cuando revisé el ultimo contacto... aunque prefiero hacer las cosas cara a cara... a el... a el específicamente no quería tenerlo cerca, ni siquiera a 10 metros de mi, así que llamé a la vieja.

Soy yo... ¿alguna noticia de Hans? - pregunté impaciente.

Nada aún Shin, solo averigüe que estuvo en la zona centro ayer por la tarde - dijo en tono serio.

Tsk, estás perdiendo calidad vieja... bueno, no te llamó por eso.. quiero... - tragué saliva - quiero que le des mi número al alemán.. y que me llamé si esta de acuerdo - le dije seriamente.

Oh... entiendo... - dijo ella. Lo haré - colgó la llamada.

Justo en ese momento recibí un llamado. - Mierda, lo que me faltaba - regañe, pues era el cerdo de turno de Rodrigo.

Me alegra hablar contigo de nuevo, Shin. ¿Serías tan amable de decirme por donde anda Hans? Tengo algo especial para él esta noche.

Oh, vaya, no me digas, que sorpresa, cerdo de mierda - pensé para mi - No será posible - dije tajantemente - Esta perdido desde ayer - le conté.

Emm, pues no lo conozco bien, pero siendo perro de la vieja estoy seguro no intentará escapar, asi que temo algo le paso.

¿eh?... claro, agradezco tu ayuda - le dije sinceramente. Si el averiguaba algo me podría quitar un problema de encima. Le di detalles de la ultima vez que lo vi, en el centro de Maraíso, cerca de la zona de restaurantes de lujo y luego me despedí agradeciéndole sinceramente y finalizando la llamada.
Ahora venía una difícil espera.

Los siguientes minutos se me hicieron eternos, estaba en mi coche y me fumé varios cigarillos, creo pasó mas de media hora cuando por fin me llamó ese sujeto.

Ssshin - dijo con su acento característico.

Si... hola Müller... como sabrás estoy a cargo de la operación... y... y... - le decía con cierto nerviosismo.

Entiendo que nos hemos llevado algo mal Sshhinn, perrro no te prreocupes, harrré mi parrrte en la mission y evitarrre.. cualquierrr tipo de incidente contigo... - explicó.

Me parece bien... sin incidentes esta vez - le dije - y colgué la llamada.
Me recosté en el aciento del coche y suspire algo aliviado... de paso tuve la impresión de que también el estaba nervioso. Se mostró muy amable y sin provocaciones... ese infeliz era todo un sádico hijo de la gran perra pero si se comprometía a algo seguro podía contar con su macabra eficiencia.

Iba a echar a anda el coche cuando este comenzó a sonar... no. no quise contestar. Ahí venía, la burla o el desafío... se vanagloriará de l oque me hizo la ultima vez... sentí como el nerviosismo dejo paso a una creciente ira... según que me dijera era capaz de ir hasta su maldita guarida y agarrarlo a martillazos esa misma tarde.. a la mierda la misión.... pero afortunadamente el teléfono dejó de sonar.

Eche a andar el coche a toda velocidad y nuevamente lo ignoré... y lo ignoré... y seguí ignorando, un buen rato, ya ni siquiera veía el camino y de pronto casi que me salgo de la carretera. Mi coche se pegó una raspada en barrera de contención. Detuve el coche, suerte la autopista estaba despejada. Ahora si, alemán de mierda, ya se enteraría ese infeliz. Tomé el teléfono y este sonó como si lo fuera a romperse.

¡¡¡Que, que demonios quieres!!! -refunfuñe alterando.

Shin Necesito aclararte personalmente lo que sucedió, por favor necesito saber donde estas para aclarártelo personalmente - escuché una voz que claramente no era ese alemán hijoputa... pero la voz era familiar.

La persona que estaba con Hans Anoche no era yo, era mi Hermano Gemelo - dijo la voz - Si algo le paso a Hans lo menos que puedo hacer es ayudarte a encontrarlo, por favor déjame ayudar!!! - se escuchó una voz genuinamente afligida... tanto que debía ser falsa, me aconsejó mis instinto.

La persona que estaba con Hans. - pensé - recordé de pronto el gato del circo... claro, si, dejé a Hans con ese gato, entre tanto ajetreo me había olvidado de él. Ayer estuve con ambos y le solté todo sobre el Bloody Money... después se acobardó y no llegó a la Hoguera... ¡y ahora esto?... Ese gato naranja... ¡¡El tiene la culpa por dejar a ese perro solo!!... no, quizás él lo tiene y quiere tenderme una trampa... ¿que es esa mierda del hermano gemelo, se creerá que nací ayer? - pensé mientras me hervía la sangre.

Escucha bien.... - dije mordiendo las palabras - entiendo que te acobardaras y quinas no tuvieras nada que ver con la desaparición de mi perro... pensaba en dajarlo pasar... pero ahora me sales con esta excusa tan infantil.. ¡¿con quien crees que estas tratando ñiñato de mierda?! ¡¡YA ESTUVO, DATE POR MUERTO!! - le grité y colgué la llamada.

Me hervía la sangre y manejé a toda velocidad. Ni toda la marihuana del mundo me hubieran calmado en ese momento, sentía adrenalina y furia a la vez y no salí de ese trance hasta que vi el indicador de bencina casi agotado. Estaba bien lejos de la hoguera, en realidad bien lejos de mi territorio, había llegado a un barrio alto con buenas casas de lujo. Conocía el lugar por algunos trabajos anteriores, donde era mas sigilo que brutalidad, pero ciertamente no tenía nada que hacer ahí, solo había manejado mas de la cuenta. Busqué en mi teléfono la ubicación de una bencinera cercana y pasé a echar bencina al coche. Le eché una mirada al cielo y atardecía... ¿cuanto rato había andando en coche y sin rumbo para llegar a ese barrio?
El poco efecto que me quedaba de la marihuana se esfumó y sentí mucha hambre. Estaba harto de andar en coche y debía buscar un buen lugar para comer y descansar un poco la mente. Revisé el telefono y entonces...

Claro, no esta demás checar donde andará ese gato infeliz... y quizás con algo de suerte - pensé. Pero no, la ubicación del ojo de gato estaba bastante lejos... de echo parecía dirigirse al territorio de Copper, cerca de la hoguera. ¡mierda, andaba por haya,... y yo debería estar haya!... por un momento sentí la necesidad de agarrarme a martillazos yo mismo. entonces vi algo interesante: La pluma de canario no estaba moviendose, no estaba junto al ojo de gato... de echo... estaba muy cerca de quí, en este mismo barrio seguramente... y no se movía.

Je.je.jeeeee - dije riendo maliciosamente - Así que dejaste a tu canarito solo y desamparado ¿eh?... o mas bien debería decir... mi canarito - dijo subiendo al coche y manejando por esas calles tan bonitas llenas de areas verdes. Despues de todo, debería adecuarme al lugar y manejar decentemente como todo un niño bueno. Siguiendo la ubicación llegué a:


Shin - Maraíso - Residencia Sazaki .

Una casa de lujo... no, toda una mansión... destacaba sobre las ya lujosas residencias cercanas, al punto que incluso estaba separada de las demás por un perímetro considerable, pero ese me convenía. Tras una vista rápida me alejé algunas cuadras estacionando mi coche bien lejos. Saque mi espantá-perros y un revolver de la cajuela y lo guardé en una cartera en mi pecho, al lado de mi martillo. Baje del coche y volví esas cuadras caminando a paso moderado. Si bien no había nadie en la calle, ni vehículos. Cerca de la mansión rodeé y noté la presencia de un vigilante cerca de la entrada.
Rodeé el perimetro y en la parte de atrás no parecía haber nadie. Trepé la reja y entré al recinto. No parecía haber haber alarmas pero por si acaso no toqué ninguna puerta. Por suerte había arboles que permitían esconderme bajo sus sombras. Tras rodear un costado de la mansión noté una ventana que parecía cerrada pero en realidad el borde no tocaba la pared, estaba semi abierta, pero en el segundo piso. Eso bastará - pensé.

Saqué mi espanta-perros, un dispositivo pequeño de tamaño como de tres pebdrives y lo encendí. Esperé unos minutos y se escucharon unos ladridos en el vecindario, pero ninguno en el perimetro de la casa. Subí la intensidad del aparato y los ladridos lejanos se intensificaron transformandose poco a poc en aullidos caninos. Esa cosa era efectiva y aunque no oía nada seguro los oídos hiper sensibles de esos perros debían estar ardiendo en estos momentos.

Con mi martillo en mano comencé a correr a toda velocidad y de un gran salto apoyé un pie en la pared para lograr un pequeño impuslo más y con los dientes de mi martillo lo estampé fuertemente en la madera del segundo piso. Ya cerca de la ventana hice un movimiento de barra de manera facil y con la mano libre me sujeté de la cornisa. guarde el martillo en mi chaqueta y con ambas manos me agarré a la cornisa arrimandome para quedar ahora de pie junto a la ventana semicerrada. La abrí y llegué a un pasillo con varias habitaciones. No había nadie de momento. ni habitantes ni servidumbre, una suerte... para ellos.

Me dirigí directamente a una habitación en que estaba La Pluma de Canario, según mi teléfono. La puerta estaba sin llave, asi que entré sigilosamente. Solo había una cama, aunque era amplia. en ella había alguien durmiendo, aunque el bulto en ella era demasiado pequeño para ser Iori. Me acerque con cuidado con el martillo en mi mano y quita la cobija suavemente.

Era una niña pequeña, que dormía plácidamente, estaba chupándose el dedo mientras lo hacía. Ni idea quien podría ser, pero tenía la Pluma de Canario.
De pronto mi instinto me alertó y me situé escondido al costado de la cama, el que daba hacia la ventana y al contra la puerta de entrada. Saqué mi revolver. Comencé a mirar por debajo de la cama y vi que alguien entro.

Hime.. te dije que cerraras la puerta... oye... te traje la cena - escuché en voz baja. Senti que dejo algo en un velador, quizas una bandeja de comida por lo que dijo. Luego se acercó a la niña y susurró.

Hime... ¿ya te dormiste?... buena chica.. descansa - luego escuche un sonido como de besito, quizas la besó en la frente. En ese momento me incorporé de golpe y extendí mi mano tomando a Iori directamente por la garganta ahogando un grito de asombro mientras se llevaba ambas manos al cuello. efectivamente era él, estaba usando un pijama para dormir y unas pantuflas.

Un grito y los mato a los dos - le dije en tono gélido mostrandole el revolver. Enseguida lo solté y el retrocedio dos pasos tosiendo un poco y mirandome muy angustiado.

Shh..Shin... dejame explicar... parecía decir mientras rodeaba la cama y me acercaba a él.

¿Oni chan... que pasa? - dijo la niña como despertándose, aparentemente por la tos de Iori. Para entonces ya estaba al costado de ese gato traidor y guardé mi revolver en la cartera de mi pecho. Le susurré al oído

Dile que soy tu amigo. Si me da problemas la callo aquí mismo - le dije.

Iori obedeció y así lo hizo, mientras yo cerré la puerta de la habitación y le puse pestillo. Estaba cagado del hambre así que me fui directo a esa bandeja de comida y la devoré en quizas un minuto.

Estohm... es commidda de Cannarioh - le dije con la boca llena pero en voz baja. Necesito más - le avisé.

Te... traeré mas... solo no nos haga daño.. y dejame explicar... Hime, ven, acompañame a la cocina - le dije él como ayudandola a levantarse.

Ja, si.. claro.... - le dije sujetándolo del brazo y jalándolo hacia mi.

Oni chan, también tengo hambre - dijo la niña aún semi dormida.

Tranquila pequeña, oni chan y yo iremos a la cocina y te traeremos algo de comer... ¿verdad ONI CHAN? dije dandole una mirada agresiva un momento.

Lo tome de la mano apretándolo un poco haciéndolo que me siguiera. ¿cuantos sirvientes hay.. cuantos guardias hay? - le pregunté secamente.

Los... sirvientes ya duermen... guardia solo en la entrada... por favor no le hagas daño a nadie, dejame explicar... por favor... rogó en voz baja mientras bajamos una escalera. De momento parecía decir la verdad, no se veía ni un alma.

Ah si, lo primero lo primero, no viajare media ciudad para atraer a tu cómplice - dije ignorando sus peticiones y sacando mi teléfono - vamos a llamar al que sea que le hayas dado tu valioso Ojo de Gato - le dije acorralándolo contra la pared - Llamé al supuesto Iori falso y cuando contestó puse el teléfono en la boca de mi rehén y con la otra mano sujeté todo su paquete, verga y bolas y le di un pequeño apretón que lo hizo dar un pequeño gemido de sorpresa y dolor.

Si realmente eres el gemelo de este chico que tengo frente y te importa su vida vendrás a mi - le dije cortante colgué la llamada de inmediato.

Claro, no le dije donde llevaría a mis rehenes, de echo aun no pensaba en como sacarlos de aquí pero si solo había un guardia como decía este chico no sería tan difícil. Si realmente era un gato competente deduciría que puede rastrearme con su teléfono. Así me ahorraría persguirlo y vería si realmente tenía agallas.

Claro, tienes un hermano gemelo... si, como no - le dije sarcásticamente y con poca paciencia.

¡Pero es cierto! - dijo levantando un poco la voz. - Baja la voz - le advertí.

Llegamos a la cocina, había luz tenue, en general toda la mansión la tenía, para no quedar totalmente a obscuras... vaya lujo se da esta gente. Abrí el refrigerador. Había de todo, excepto licor. Comencé a comer rápidamente de ahí mismo y guardé algunas cosas en el bolsillo de mi chaqueta. Iori me miraba asombrado, era obvio por la situación en que estaba aunque parecía sorprendido de verme comer. Bueno, siempre sorprendía a la gente cuando me veían comer. De pronto sentí que alguien venía, me refugie tras una pared oculto en las sombras y saque el revolver.

inventa algo. si no se va en un minuto le vuelo la cabeza. Me quedé esperando.

Señorito Ichi... que hace aún aquí, si le preparé recién algo de comer? - dijo una sirvienta de edad mediana y algo gordita, sobre todo de rostro.

Ehh.. es que.. tengo mucho apetito esta noche - dijo el gato algo nervioso

¿Ichi?... - pensé - seguro era su falso nombre de civil. Sabía que los gatos podían darse buenos lujos pero una mansión en este sector y su propio personal... como presnetí en el circo, no era un gato ordinario, quizas aún me lo pueda llevar al Bloody Money, pero esta vez pagará por tratar de engañarme, sobre todo con ese cuento tan absurdo del hermano gemelo.

Tras un intercambio mas de palabras la sirvienta se fue así que al poco rato comí un poco mas hasta quedar mas satisfecho. el llevo comida en una bandeja y se la llevamos a la niña, aunque esta de nuevo se había quedado dormida.

Umm... "señorito" - me burlé - mientras el me veía algo enfadado pero aun nervioso y se sobaba la entrepierna por el pequeño apretón que le di.

Dejasela en el velador... ahora, vamos a charlar... - le dije haciéndole un gesto con el dedo para que se acercara.

Espera un momento por favor... necesito ir al baño - dijo como si recien se le hubiese ocurrido esa tonta idea.

Que tan seas patético - le dije con poca paciencia.

Es...es en serio.. estuve ocupado escondiendo a la niña durante la tarde... estoy muy nervioso ahora... por favor - me rogó.

Escucha bien amiguito. Ni piensas en alertar a nadie ni llamar a la policía. Desde ahora en adelante, a donde tu vayas voy yo, así que, si tantas ganas tienes de ir, pues vamos - le dije abriendo la puerta y haciendole un gesto de cortesía de que saliera - pero si alguien aquí aparece... - palpé mi pecho donde estaba mi revolver. El tragó saliva y aún asi decidió salir.

En el mismo segundo piso y apenas unos metros de la habitación en que estábamos había un cuarto de baño. Me quedé atras de él, bien cerca esperandolo.

¡Que esperas, orina ya! - le ordené.

Pero... no puedo... si estas mirando - dijo con aire compungido.

Seras ñiñato... ni siquiera eres capaz de ir al baño solo - dije fastidiado. Desabroché mi pantalón y saqué mi verga, apuntando al retrete y comencé a orinar largamente, después de todo habían sido muchas horas de viaje y en la cocina bebí como 4 latas de refresco.

Vez, así se hace - dije echándole una mirada a su verga de la que aún no salía nada. cuanto mas tardaría. en ese momento noté que estaba bien dotado, pese a su edad y su rostro de aún de niño. Tenía la cara roja, estaba genuinamente avergonzado... ¿que clase de criminal era este tipo?... quizas de esos en que el sexo no era habitual en su vida. Habiendo follado desde los 8 años me costaba imaginar vivir sin sexo.

Sujeté su verga suavemente y me acomodé detrás suyo apoyando mi mentón en su hombro derecho.

¿Que haces?! - dijo nervioso.

Vamos, solo relájate un poco y podrás orinar - le dije de manera cariñosa. Sentía como su cuerpo se relajaba pero su verga se erectaba un poco por el contacto con mi mano, resultaba paradójico; Relajarse y endurecerse a la vez jaja, ya que me había fastidiado ahora estaba decidido a fastidiarlo a él al ver que era tan vergonzoso. Tras lavarnos las manos revisé un pequeño estante donde había unos cepillos de dientes. tome uno y me lavé los dientes, sin usar pasta dental, odiaba esas cosas.

¡Oiga, ese es mi cepillo! - alegó aún con la cara roja mientras guardaba su verga en su pijama.

Y te lo agradezco - le dije devolviendoselo. me lo arrebató de las manos de un jalón, parecía haber perdido un poquito el miedo tras orinar y demostraba algo de caracter.

Volvimos a la habitación y lo cierto es que con eso ultimo también me había relajado yo. Si, muchas horas de viaje, mucho cigarro y esa comida me había pasado la cuenta. Si me hubiese dado una ducha seguro me quedaba dormido bajo el agua... debía dormir, un poco que fuese.

Escucha bien... dije poniéndole el pestillo a la puerta del cuarto - estoy molido, así dormiré aquí - dije sacandome mi chaqueta y tirtandola sobre una silla - Si alguien llega a descubirme tendré que matarlo y será tu culpa - advertí. Así que coperá y reza para que tu complice venga antes de que pierda la poca paciencia que me queda - le avisé.

¡¡¿Que?!! , imposible, ya es difícil esconder aquí una niña pequeña, no puedo ocultar ademas un hombre en mi cuarto... menos de tu tamaño! - se quejó.
Por mi parte ignoré sus quejas y me quité toda la ropa, pues odiaba dormir con ella.

Hey, que haces, dije que no puedo esconderte aquí! - siguió quejándose.

Shh... vas a despertar a la niña - le advertí - De paso, quítate la ropa, odio el contacto con esos malditos pijamas, no duermas con esa basura, ya no eres un niño... ¿oh si? solo hace falta que esa cosa tenga diseños de animalitos - le dije en plan de burla.

Como se le vía fastidiado y avergonzado fui hasta mi chaqueta y tome mi revolver. Entonces comprendió y se quito la parte de arriba del pijama de mala gana y con nerviosismo. Deje por tanto el revolver en el velador, al costado de donde dormiría.

Dormiré a este lado. La niña al otro... y tu al medio - le ordené. No hubo protestas, de echo parecía algo aliviado de que mantendría asi a la niña lejos de mi contacto.

Te quieres apurar?! - le dije fastidiado por su lentitud de desnudarse, aunque finalmente lo hizo. Deje que se acostara y abrazó a la niña dormida. Procedí a acostarme y lo abracé a él, violentamente jalandolo hacia a mi, quedando pegado a mi cuerpo.

Escucha, tengo el sueño liviano, así que si intentas zafarte me daré cuenta - le avisé sinceramente.

Al fin, podría descansar un poco, me hacía falta, y de paso le daba una pequeña lección a ese granuja. Después de todo había cooperado y me divertía con él, se estaba ganando su perdón a pulso. Pero cuando llegara su cómplice con el ojo de gato... ahí vería si realmente mi lado amable o perverso podría salir.

Iori se quedó en silencio y tranquilo un buen rato. como lo pegue a mi pecho ya no abrazaba a la niña. Seguro no dormia aún pero parecía que no daría problemas.
Eso es, buen chico - le dije acariciandole la cabeza.... y baje un oco la mano hasta su cuello y espalda. Ciertamente, tenia la piel miu suave, baje mas por su espalda, gluteos y muslo, luego le sobe un brazo y el pecho, luego pegue mi verga a su trasero como acomodandola entre sus nalgas. Se estremeció de inmediato.

Tranquilo... puedo ser un verdadero hijo de perra a a veces... bueno, en realidad no solo a veces sino muy a menudo... pero no me gusta violar a nadie - le dije sinceramente - habiendo sido perro la mayor parte de mi vida, no estoy a favor de ello... aunque en tu caso, me cuesta controlarme jejejeee - lo fastidié un poco. Y eso sería, dejaría mi pene no erecto entre sus nalgas a modo de castigo por haberme mentido, realmente quería dormir, pero despues caí en mi propia trampa, mi pene se erectaba al contacto con esa zona de su cuerpo, el sueño se me iba y en general, me estaba poniendo muy caliente.

Tsk, mala idea - dije en voz alta - Mejor voltéate - le ordené para no excitarme mas de la cuenta, pero por seguridad lo volví a abrazar fuertemente contra mi pecho.

Tsk, ahora lo tenía respirando directo sobre mi pecho... sentía de echo que su respiracion era mas agitada... ¿acaso se estaba excitando tambien pese a la situación?... acerqué mi verga ya erecta a su entrepierna y esta se encontró con la suya... si, estaba tan duro como yo, asi que le di una ligera frotada, obteniendo una reacción inmediata de su parte¿sera posible que?...

Dime Iori... ¿te has masturbado alguna vez? - le pregunte con voz sensual. Sin importar su respuesta ya había comenzado un movimiento de vaivén frotando mi verga con la suya. No me detendría hasta haberle sacado a ese chico un buen orgasmo, me pregunto cuanto tardaría en hacerlo....




Tatsumaru Igrata Tatsumaru Igrata no tenía mucho para ti esta vez, pero Shin ya le contestó a Rodrigo.
꧁༒☬ZeℝØ-ᎦᎬᏁᎮᎪᎥ☬༒꧂ ꧁༒☬ZeℝØ-ᎦᎬᏁᎮᎪᎥ☬༒꧂ Shin se esta diviertiendo de lo lindo con uno de tu gemelos y será mejor que el otro se apresure en llegar o si no....
 
Última edición:

Spooky Yaoi Party
Registrado
29 Nov 2015
Mensajes
1,035
Ubicación
Argentina
[Maraiso/Residencia Sazaki]

Narración Ichi


"Ya casi estaba a punto de obscurecer y no tenía noticias de Iori, ni siquiera tenía su número para poder llamarle... solo para asegurarme que este bien. Mi padre todavía no habia llegado y no tardaria en hacerlo."

- Ichi-Ni! - dijo Hime bañándome la prenda - Tengo sed! - Alegó señalando sus labios con el dedo indice.

- Oh! perdona... ah!? Hime, con todo lo que ha pasado olvidé traerte algo de beber o comer - le dije acariciando su cabeza - enseguida bajo a la Codina y te traeré algo, tu eso era aquí y no hagas mucho ruido - le dije, Hime solo asintio.

"Salí de mi habitación y baje las escaleras, e inmediatamente fui a la cosina le pedi a una de las sirvientas de edad mediana y algo gordita que prepare algo de comer.

- Que descanse señorito Ichi! - Alegó una de las sirvientas.

"Nuevamente me dirigó a mi habitación, me pareció escuchar un leve golpe pero no le tome mucha importancia, al llegar noté que la puerta de la habitación estaba levemente abierta, supongo que Hime la habría abierto."

- Hime.. te dije que cerraras la puerta... oye... te traje la cena - dije en voz baja. dejando la bandeja de comida junto al velador. Luego me acercó a Hime y le susurró.

- Hime... ¿ya te dormiste?... buena chica.. descansa - le di un beso en la frente.

En ese momento de golpe sentí como una mano metomaba directamente por la garganta, lo cual me hiso soltar un ahogado grito, del asombro lleve ambas manos al cuello. Efectivamente era él, Shin como sabia que estaba a aquí, como me encontró, habrá descubierto que no soy Iori!? Un grito y era mi fin, dijo mostrandome que llebaba un revolver. Enseguida me solto y retrocedi dos pasos tosiendo un poco y mirandole muy angustiado. Todo ese escándalo iso que Hime se despertara, Shin me ordenó que le dijera que somos amigos, "Es lo que más deseaba en estos momentos", Shin cerró la puerta de la habitación y le puso pestillo. Luego fue directo a la bandeja de comida y la devoré en un minuto.

Al parecer no quedó satisfecho - Te... traeré mas... solo no nos haga daño.. y dejame explicar... Hime, ven, acompañame a la cocina - le dije como ayudandola a levantarse.

- Ja, si.. claro.... - dijo sujetándome del brazo y jalándome hacia el.

- Oni-chan, también tengo hambre - dijo Hime aún semi dormida.

"Shi me tomo de la mano apretándola un poco haciéndo que le siguiera. ¿cuantos sirvientes hay.. cuantos guardias hay?, me pregunto, le respondí claramente que los sirvientes a está hora duerme y un solo guardia en la entrada, roge por que no les haga daño a nadie. Le rogue por que me dejara Explicarle mientra bajavamos la escaleras... pero ignoro mis peticiones y sacando su teléfono, propuso llamar a Iori el cual al parecer tenía un valioso Ojo de Gato! A que se referia con eso!? Deinmedia me acorralo contra la pared, le marco al supuesto Iori falso para el y cuando contestó puse el teléfono en mi boca, y con su otra mano sujeté todo mi paquete, y le dio un pequeño apretón que me hizo dar un pequeño gemido de sorpresa y dolor.

- Si realmente eres el gemelo de este chico que tengo frente y te importa su vida vendrás a mi - le dijo cortante colgo la llamada de inmediato.

"Shin todavía no creía que tenía un Hermano Gemelo, pero cuando Iori llegara todo por fin se aclararia, no importaba cuantas veces le insistiera, no me hacia caso. Una vez llegamos a la cosina, Ahí arrasó como un tornado el refrigerador. Comia rápidamente de ahí mismo y se guardo algunas cosas en el bolsillo de su chaqueta. Sólo podía mirarlo con asombro, mas por la situación en que estaba aunque parecía sorprendido de verlo comer. De pronto sntimos que alguien venía, Shin se oculto tras una pared en las sombras y saco el revolver."

- Inventa algo. si no se va en un minuto le vuelo la cabeza - alego esperando.

- Señorito Ichi... que hace aún aquí, si le preparé recién algo de comer? - dijo la sirvienta de edad mediana.

- Ehh.. es que.. tengo mucho apetito esta noche - dije algo nervioso

"Tras un intercambio mas de palabras la sirvienta se fue así que al poco rato Shin comio un poco mas hasta quedar mas satisfecho. Tome comida en una bandeja y se la llevamos a Hime, aunque esta de nuevo se había quedado dormida.

- Umm... "señorito" - se burlo, mientras lo veía algo enfadado pero aun nervioso y me sobaba la entrepierna por el pequeño apretón que me dio el bastardo.

"Por fin llego la hora de charlar, deje la bandeja en la veladora como el me dijo, e hiso un gesto con el dedo para que se acercara."

- Espera un momento por favor... necesito ir al baño - dije.

- Que tan seas patético - dijo con poca paciencia.

- Es...es en serio.. estuve ocupado escondiendo a la niña durante la tarde... estoy muy nervioso ahora... por favor - le roge.

- Escucha bien amiguito. Ni piensas en alertar a nadie ni llamar a la policía. Desde ahora en adelante, a donde tu vayas voy yo, así que, si tantas ganas tienes de ir, pues vamos - dijo abriendo la puerta y haciendo un gesto de cortesía de que saliera - pero si alguien aquí aparece... - Paolo su pecho donde estaba el revolver. Trage saliva y aún asi decidi salir.

"En el mismo segundo piso y apenas unos metros de la habitación en la que estábamos había un cuarto de baño. El se quedo atras de mi, bien cerca esperando. No podía hacerlo si estaba mirandome, se hacerlo fastidiado, desabrocho su pantalón y sacó su verga, apuntando al retrete y comenzo a orinar largamente, después de todo se habia bebído como 4 latas de refresco.

Vez, así se hace - dijo echándole una mirada a mi verga de la que aún no salía nada.

"De seguro tenía la cara roja, estaba genuinamente avergonzado... ¿que clase de tipo es este?... Nadie se pondría a orinar enfrente de otro si te está viendo, claro también es tan esos tipos de baños en los que si puedes ver a la otra persona, pero no hay razón para esto. Al parecer Shin se inpacientaba cada ve más, Sujeto mi verga suavemente y se acomodo detrás de mi apoyando su mentón en mi hombro derecho.

-¿Que haces?! - dije nervioso.

- Vamos, solo relájate un poco y podrás orinar - dijo de manera cariñosa.

"Sentí como mi cuerpo se relajaba pero mi verga se erectaba un poco por el contacto con su mano, acaso estaba comenzando a fastidiarme a propósito! Tras lavarnos las manos, Shin se hacerlo a un pequeño estante donde había unos cepillos de dientes. tomo uno y se lavo los dientes, sin usar pasta dental. Le reclame que ese era mi cepillo aun con la cara roja mientras guardaba mi verga en mi pijama. Agradecio devolviendomelo, lo cual se lo arrebate de las manos de un jalón. Luego Volvimos a la habitación."

- Escucha bien... - dijo poniéndole el pestillo a la puerta del cuarto - estoy molido, así dormiré aquí - dijo sacandose la chaqueta y tirandola sobre una silla - Si alguien llega a descubirme tendré que matarlo y será tu culpa - advertío - Así que cooperá y reza para que tu complice venga antes de que pierda la poca paciencia que me queda - aviso.

- ¡¡¿Que?!! , imposible, ya es difícil esconder aquí una niña pequeña, no puedo ocultar ademas un hombre en mi cuarto... menos de tu tamaño! - me queje. El solo ignoro mis quejas y se quito toda la ropa - Hey, que haces, dije que no puedo esconderte aquí! - seguí quejándome.

"No me quedo otra mas que mantenerlo oculto. Podia ver que Shin no confia en mi, por lo que me impuso unos cuantos requisito. Tenia que quedarme completamente desnudo para dormí y lo peor de todo es que el estaba en la misma circunstacias. Lo unico que hacia era burlarse de mi, Ya veremos quien rie al final cuando Iori llgue. Estaba realmente fastidiado y avergonzado, Ahí fue hasta su chaqueta y tomo el revolver. Entonces comprendi. Dejo por tanto el revolver en el velador, al costado de donde el dormiría."

- Dormiré a este lado. La niña al otro... y tu al medio - ordenó.

"No hubo protestas, de echo me parecía algo aliviado de que mantendría a Hime lejos del contacto con el. Me apure en denudarme con lentud por la verguenza que sentia, asta que fanalmente lo hice. Dejo que me acostara y abraze a Hime dormida. Procedío a acostarse y me abrazo, violentamente jalandome hacia el, quedando pegado a mi cuerpo. No había forma de Zafarme, si lo hacía lo haría enojar. Me quedé en silencio y tranquilo un buen rato...como me pego a su pecho ya no abrazaba a Hime. No podia dormir, me sentía incomodo.

- Eso es, buen chico - dijo acariciandome la cabeza.... - y bajo un poco la mano hasta mi cuello y espalda.

"Ciertamente, nadie pero absolutamente nadie me habia tocado como lo estaba hacien el ahora, bajo mas por mi espalda, gluteos y muslo, luego me sobo un brazo y el pecho, luego pego su verga a mi trasero como acomodandola entre mis nalgas. Me estremeci de inmediato. Trato de tranquilizarme pero no fue posible, como me fastidiaba. Podia sentir su pene no erecto entre mis nalgas, podía sentir como su pene se erectaba al contacto con esa zona de mi cuerpo, al parecer se estaba poniendo muy caliente.

- Tsk, mala idea - dijo en voz alta - Mejor voltéate - me ordeno, pero por seguridad me volvío a abrazar fuertemente contra su pecho.

"Etaba muy agitado, seguro el lo habrá notado ya que podía sentír mi repiracion em su pecho... ¿acaso me estaba excitando pese a la situación?... acercó su verga ya erecta a mi entrepierna y esta se encontró con la mia... que ya estaba tan duro, comenzó dando una ligera frotada, obteniendo una reacción inmediata de mi parte. Esto era nuevo para mi, pese a que mi padre me habia hablado de esto pero jamás en mi vida me habia tocado o masturbado."

- Dime Iori... ¿te has masturbado alguna vez? - pregunto con voz sensual.

"Sin importar mi respuesta ya había comenzado con un movimiento de vaivén frotando mi verga con la suya."

- Cu...anto va a tar...dar Esto!? - dije con la respiracion ajitada.

- Veo que lo has sentido, bueno es tu culpa por ser un lindo chico - susurro con voz sensual - responde con la verdad, alguna vez te has masturbado... - volvió a preguntar.

- Que asco, q...que ra...zón tendriá para hacerlo, n...nunca me he mas...turba... - Por culpa de mis malditos Gemidos los cuales no podía contener, desperté a Hime.

- mmm... Que hacen - dijo frotandoce un ojo simulando sueño - Oh ese juego es muy parecido al que jugó Iori Oni-chan con Rodrigo-Ni, hacia los mismos sonidos... - Alegó contenta.

"Es mi imaginación o Hime está diciendo la verdad, estoy seguro de que ella no parece estar mintiendo. Tanto yo como Shin quedamos sorprendidos ante lo que dijo Hime, pero eso no detuvo a Shin que siguiera estimulamdome. Quería a cualquier costo mi primer orgasmo."

- Espe.... S...Shin... , ya.. n..No puedo más - dije entre gemidos.

- Que Mal y yo que quería seguir jugando, bien anda correte - Alegó acelerando el movimiento de va y viene.

"Ya no podía más, no podia contenerme más asta que me corrí sobre el abdomen de Shin manchando las Sábanas de pre-semen. No parecía molestarle el echo de que me corriera sobre el, todo lo contrario se le veia feliz casi oigo una leve risa salir de el."

- Q..que es tan gracioso - Alege con fuso ante su reacción.

- Nada, solo que aún no me he venido - Alegó volviendo a frotar su Verga contra la mía.

"Este tipo si que tenía aguante, cuanto le tomará correrse, no es que quiera marcharme con su semen, la razón era que nuevamente podía sentir que me correría por segunda vez. Ahora es cuando debía prepararme para lo que se viene."

- Trata de aguantar un poco más, aún no estoy listo - alego acelerando nuevamente.

"Hime solo observaba con suma atención todo, no me parecería raro que ella también estuviera comenzando a exitarce, claro según lo que acaba de decir no es la primera vez que presencia un situación así. Iori deberá explicarme muchas cosas cuando venga."

- Y..a casi, trata de soportar un poco más - dijo Shin algo ajitado.

- Pues... da.. te prisa.. c...creo que n..No podré hacían.. tan más.. ah... - cada vez sus movimientos se volvían más brucos e intensos.

"Su Verga se sentía cada vez más caliente y grande, el también estaba duro. Ya no podía aguantar más, nuevamente me correría antes que el, pero Shin me susurraba que aguantará un poco más pero no podía. Podia sentirlo, ya estaba a punto de correrme."

- Ya casi... - Alegó Shin excitado.

"Ante esas últimas palabras, ambos llegamos al orgasmo, manchando nuestroscuerpos y sabanas con pre-Semen. Apenas podía respira, estaba demasiado agitado, como para formular alguna palabra."

"En ese momento alguien toco a la puerta, y como ninguno de los dos se le banto para habrila, repente la puerta de mi habitacion de habrio de golpe, ciendo Iori quien la habro con una patada y entro, no dijo nada solo se quedo estático observandome a mi y a Shin por la situación en la que nos encontrábamos."

- Oni-Chan te perdiste de la Diversión - Alegó de un salto Hime.

{...}

_______________________________________________________


[Maraiso/Calles]


Narración Iori

"Por fin después de haberle marcado incontables veces, Shin contestó le implore lo mas que pude sin éxito alguno."

- Escucha bien.... - dijo mordiendo las palabras - entiendo que te acobardaras y quisas no tuvieras nada que ver con la desaparición de mi perro... pensaba en dajarlo pasar... pero ahora me sales con esta excusa tan infantil.. ¡¿con quien crees que estas tratando ñiñato de mierda?! ¡¡YA ESTUVO, DATE POR MUERTO!! - grito y colgo la llamada

- ¡¡¡HIJO DE PUTA!!! - Grite al teléfono pero ya habia colgado - ahora que se supone que haga - Alege con pesadez.

"Pero tal ves me quedaba una salvación, tal vez se encuentre en la Hogera que había mencionado antes, pero está muy legos, tal ves hay alguien el cual puedas darme un abenton."


{...}


[Maraiso/Casa de Scot]


"Toque la puerta desesperadamente por que me abriera y si no lo hacía era capas de echar bajo la puerta."

- Ya estuvo bien - dije tomando distancia dispuesto a derrumbar la puerta. En cuanto esta se abrío, encontrandome a Scot confuso ante lo que estaba apunto de hacer.

- Que Demonios estabas por hacerle a mi puerta! - Alegó confuso.

- No hay tiempo para eso - deje entrando a su casa - necesito pedirte un favor, Tienes Auto! - Pregunté.

- Si, pero para que lo necesitas - alegó con cansancio.

- Necesito llegar a la Hogera de inmediato, donde es tan tu llaves - dije casi poniendo la casa patas arribas.

- Oye espera un segundo, no estarás pensando en que te deje manejar mi auto - dijo incredulo.

- Si, algún problema o es que tienes la amabilidad de llevarme! - dije saqueando una ceja.

- Bien tu ganas te llevo pero antes que nada tines hambre - pregunto caminado al refrigerador.

- No tengo tiempo para eso, el tiempo es oro - Alege alterado.

- Ya, calmate así no llegarás a ningún lado en mas te ves agotado, deberías comer algo antes, es malo para tu salud un viaje tan largo con el estomago vacío - colocando lo que parecia ser comida rápida en el microondas.

"Luego de comer, y de esperar a que Scot se alistase e escucharlo quejarce por mas de 30 minutos, nos pusimos en marcha rumbo a la Hoguera, como quedaba lejos ni me importa que acelerar a toda máquina, mientras más rápido mejor."


{...}


[Ruta hacia la Hogera]


"Sería un largo viaje por lo que no sabía de que hablar con el, hace un ya uno varios días que me dejó a cargo de Hime y asta ahora no me había preguntado por ella, tal vez no le importe o eso pensaba yo."

- Que tal se encuentra mi princesa, se está portando bien, no te causa problemas! - pregunto con una leve sonrisa.

- Es todo un encanto, no me da problemas, en estos momentos se encuentra al cuidado de mi Hermano mientras no estoy con ella - respondí con cierto cansancio.

- Se ve que llevas días sin dormir bien, descansa un poco - dijo sacando un cigarrillo y lo emvemdia - no te preocupes te despertare en cuanto lleguemos y me alegra oir que mi pequeña está en buenas manos fuhh~ - Alegó expulsando humo.

- Si es un Angel~ - fue lo último que dije, cayendo en un profundo sueño.

"A partir de ahora sólo podía hacer es reponer fuerzas para enfrentar a Shin, lo cual no será fácil, un perro enfadado es lo peor que me podría esperar al llegar."


{...}


[Hogera]


- Iori... Iori despierta ya hemos llegado - me sacudió un poco para lograr despertarme.

- Enserio - dije frotamdome un ojo.

"Luego de media hora de Viaje, por fin habíamos llegado. Ya casi estaba oscureciendo, había una fogata encendida frente a una vieja choza. Me baje del Aunto junto a Scot, al parecer no había nadie por los alrededores pero no perdía nada con tocar la puerta. Toque varias veces pero nadie respondia."

- Creo que fue una pérdida de tiempo, de seguro ese tal Shin que buscas no está aquí - Refunfuño Scot.

- Si no está qui en donde podría estar - dije volviendo a tocar la puerta.

"Que por fin se había abierto, mostrando a un hombre viejo grande con sombrero, de cabello largo y barba. Al parecer era el dueño de está casa, solo espero que Shin se encuentre dentro."

- Disculpe que lo molestamos a estas horas, Se encuentra Shin! - Pregunté con la esperanza de que fuera afirmativa su respuesta.

- No, acaba de irse hace unas dos o fueron 3 horas - dijo confundido y también se veía que estaba tomado apestaba a alcohol.

- No es de mi incumbencia pero al parecer este sujeto está realmente borracho - susurro Scot en tono senil pero burlón.

- Si lo se, y no me da buena espina - igualmente susurre.

- Oigaaann que tanto cuchichean hipp - alego el gran hombre - No soy un borracho ni nada que se les paresca hipp - protestó tambalenadoce - Tengo nombre y es Cooper - respondió recuperando la compostura.

- Bien Cooper, sabe donde está Shin!? - insisti.

- Nooo espera sii, no se donde está Shin ahora mismo - respondío, justo lo que pensaba estamos perdiendo el tiempo.

- Lamentamos haberlo molestado, con su permiso - dije dándome la vuelta.

- Un momento - alego el hombre, sujetando mi mano - por haber interrumpido mis sueño, ahora tendrás que hacerme sentir bien - dijo entrelamiemdoce los labios - Que me índices muchachito - jalandome hacia el.

- Suelteme pervertido - dije mientras trataba de zafarme de su agarre.

- Será mejor que lo suelte Señor, es de mala educación abusar de su visita! - Alegó Scot, sujetando la mano de ese gorila, de esa forma aflojo su agarre dejándome libre - Bien señor Cooper - exclamó Scot - seria mejor que tomara un descanzo mire la hora ya es tarde no cree - dijo acompañando a ese Goriala adentro.

"Luego de dejarlo como antes, de repente sono mi teléfono nuevo, tal y como mostraba en la pantalla era Shin. Maldito me iso venír asta aqui por nada, ahora mismo me va a decir donde se encuentra para acabar con esto de una ver por todas."

- Alo Shin - Dije contestando.

- Si realmente eres el gemelo de este chico que tengo frente y te importa su vida vendrás a mi - Alegó con tono serio, y luego corto la llamada.

"No puede ser cierto, no podía creer que Shin este con Ichi y Hime en la Mansión. No lo creía e intente marcar al teléfono de Shin, pero este no contestaba ninguna de mis llamadas. Si sigo perdiendo el tiempo aquí, puede que algo malo les pase. Si mal no recuerdo, Dennise dijo que los teléfono podían rastrear "El Ojo de Gato" y "La Pluma de Canario". Entonces sería capas de rastrear a Shin, y saber si es cierto que se encuentra en la Mansión Sazaki."

"Revise minuciosamente el Teléfono, el cual incluia una opción de rastreo, lo Active y al mismo tiempo pude ver el mapa de Maraiso en la pantalla... y la localización de Hime y alguien más..."

- Mierda!!! MIERDAA!!! - dije a tiempo que me subía al Aunto del lado del copiloto - Scot ven rápido tenemos que irnos, AHORA!!! - Alege molesto y desesperado.

- Que sucede - Pregunto confuso subiendo al auto - Por la cara que tienes no son buenas noticias, no me digas que el que acaba de llamar hace un rato es ese sujeto Shin! - dijo echando andar el coche, solo asenti con la cabeza - Ya veo, será mejor que nos demos prisa, que no se le ocurra ponerle un dedo en cima a mi Princesita - Alegó serio, acelerando a todo lo que pudo.

"Enserio ese maldito sería capas de acabar con las vidas de Ichi y Hime... por suerte no tardariamos mucho en llegar. Ninguno de los dos dijimos nada después de aquello que paso, tampoco es que quería hablar... Scot pudo notar lo inquietó y preocupado que estaba, com tan solo saber que Shin se encuentra con Ichi y Hime en estos momentos, me preocupa pensar en que les haga daño. Continuamos en silencio todo trayecto de regreso."

{...}


[Maraiso/Recidencia Sazaki]

"Tardamos aproximadamente una hora y media en llegar, rogaba por que no sea demasiado tarde, Scot estación en un lugar un poco apartado de la casa para no levantar sospechas. Solo tuvimos que volver una cuadra atrás, y ya enfrente rodeamos el perímetro para vurlar al vigilante, nos infiltramos en la Mansión pero está ves por la puerta trasera, ya que por alguna razón la escalera no estaba donde la había dejado la última ves. Por suerte la puerta de la parte de atrás estaba abierta, no había nadie en los pasillos. Pude subir sin problemas por las escaleras, camine nerviosamente por los pasillos asta la habitación de Ichi..."

"Una vez frente a la puerta de la habitación podia sentir como latia rapidamente mi corazon a tiempo que una gota de sudor resbalaba por mi frente, con mi mano temblorosa tome el pomo de la puerta y lo jire lententamente... pero estaba echado el pestillo, toque la puerta pero nadie comtesto, junto a Scot pateamos lo suficientemente fuerte la puerta como para echar abrir el petillo, una ves echo eso pude entrar. Al entrar me quedé completamente estático observando a Ichi junto a Shin en la cama y ambos estaban completamente desnudos de la cabeza a los pies."

- Oni-Chan te perdiste de la Diversión - Alegó de un salto Hime.

"Para mi alivio Hime se encontraban bien. Pero podía decir lo mismo de mi Hermano ese maldito se atrevio a mansillar el cuerpo de mi hermano, no se lo perdonaria."

- Eso no pinta para nada Bien - dijo Scot en tono despreocupado - Te portaste bien Princesita, no te hicieron daño - dijo con una sonrisa.

- Papi!!! - salto Hime sobre Scot.

- Ni siquiera soy tu Padre, bueno eso no importa - exclamó atrapando en el aire a Hime - Veo que ustedes tienen mucho de que hablar, Vamos a la cosina princesita, tus Nichan necesitan hablar en privado - Alegó cerrando la puerta.

"No tenía palabras, no podía ver así a mi Hermano con Shin en la misma cama. No podía imaginarme las cosas que le ha echo, y todo por mi culpa."

- Eres un MALDITO!!!, como te atreviste a hacerle eso a mi Hermano!!! - Alege furioso, ya no me importaba si nos descubrían.

"Estaba a punto de matar a este maldito Perro, no me importaba si era mas fuerte que yo, no permitiría que se vurle de mi como lo ha hecho con Ichi."


{...}

_____________________________________________________

Tatsumaru Igrata Tatsumaru Al final de cuentas tal ves si se coma toda la cómida XD

Lian wolf 16 Lian wolf 16

Tarantulas Tarantulas Ahora si que se armó una grande, llegó justo cuando Shin y Ichi estaban en plena acción jajaja
 

¡Fuck off!
Registrado
13 Jun 2006
Mensajes
2,469
Shin - Residencia Sazaki.

Aunque llegué aquí muy enfadado y con intención de darle una paliza a este chico, lo cierto es que me la estaba pasando de maravilla con él.
Quería darle una pequeña lección fastidiándolo un poco y funcionaba de maravilla, sobre todo cuando dijo que nunca se había masturbado pues lo consideraba asqueroso. Se le veía incómodo pero gozando a ratos, parece que entre mas quería guardar el control mas lo perdía, así que aumenté el ritmo de mis movimientos haciéndolo gemir lo suficiente para despertar a la niña, lo cual no me importó mucho, pero ella dijo algo extraño.

- mmm... Que hacen?... Oh ese juego es muy parecido al que jugó Iori Oni-chan con Rodrigo-Ni, hacia los mismos sonidos...

Como lo esperaba, el jefe ya había tenido una probada de este muchacho, pero ¿por que se refería ella a Iori como fuese alguien más y el no estuviera ahí?...

Espe.... S...Shin... , ya.. n..No puedo más - dijo Iori entre gemidos.

Lo cierto es que quería correrme junto con él para dejarlo bien manchado y que nuestros fluidos se entremezclaran, a ver que tan "asqueroso" le parecía eso... pero se le veía genuinamente excitado y seguro no duraría mucho, al menos me avisaba jaja - Que Mal y yo que quería seguir jugando, bien anda correte! - le dije como dandole permiso a la vez que aumentaba mis movimientos.
Como lo esperaba, terminó corriéndose antes y hasta me salpicó en el abdomen... no solo estaba bien dotado sino que disparaba bastante bien, casi que le creí eso de que nunca se había masturbado. Me reí un poco por el gemido final que hizo... sonó... bueno, mas como una chica que como un chico jajaja.

Q..que es tan gracioso? - Alegó.

- Nada, solo que aún no me he venido - le mentí para no arruinarle el momento y comencé a frotar mas rápido, no le daría oportunidad de recuperarse ni escapar hasta dejarlo bien manchado. Pero haciendo solo eso tardaría un rato, de por si había desarrollado aguante al follar debido a años de experiencia. Con todo y eso me alegró de no habersela metido pues estaba tan caliente que seguro asi no paraba y habría despertado no solo a los sirvientes simno a todo el vecindario.

Trata de aguantar un poco más, aún no estoy listo - dije acelarando más y más, incluso hasta dolió un poco, seguro con eso le tenía ya su verga enrojecida, pero el no había perdido su erección y de echo volvía gemir, incluso parecía que se iba a correr de nuevo. Vi que la niña nos miraba con atención e incluso se le vía algo excitada, lo sé por que conozco bien esa mirada rara en los niños, debido a mis trabajos... lo cierto es que teneral a ella así mirando en primer plano haciendo gemir a su "oni chan" solo me ponía mas caliente.

Y..a casi, trata de soportar un poco más - le dije estaba vez algo agitado. estaba cerca.

- Pues... da.. te prisa.. c...creo que n..No podré hacían.. tan más.. ah... - vaya, parecía que si se iba a venir de nuevo, eso me emocionaba más. Sería un mejor orgasmo si nos corríamos a la vez... así que le susurre que aguantará un poco más - Ya casi... - le dije muy excitado al tiempo que me subía ligeramente sobre él pegando mas mi cuerpo al suyo y finalmente...
Nuestras vergas explotaron a la vez y como me había puesto un poco encima y su cuerpo era mas pequeño él recibió la mayor parte de la descarga sobre su abdomen, pecho y quizás parte del cuello. Vaya, para haber sido solo una frotada no estuvo nada mal, me quedé momentáneamente sin aliento pero satisfecho ya que Iori respiraba con dificultad y hasta se convulsionó un poco. sin duda aunque mentía de no haberse masturbado, no estaba acostumbrado a esto.

Ahora estaba realmente cansado, necesitaba dormir y no me daba ni para moverme, cuando escuché la puerta... de inmediato tuve el instinto de saltar de esa cama, llegar hasta mi chaqueta, tomar mi revolver y apuntar a la puerta... y asi lo hice... en mi mente... mi cuerpo se negó a mover un dedo, pesé a que escuchaba mas golpes.

No están golpeando la puerta, la quieren derribar!... debo salir de aquí ahora mismo - pensé como recuperando para de mi movilidad.

De pronto alguien entró al cuarto, una figura pequeña y otra mas grande.

- Oni-Chan te perdiste de la diversión - dijo la niña saltando y moviendo las manos. Lo cierto es que pese a que mi instinto me alertaba de que etsba en una mala situación ahora, su reacción tan espontanea e infantil me causo gracia y no pude evitar reírme.

Eso no pinta para nada Bien... ¿Te portaste bien Princesita, no te hicieron daño? - dijo el mas alto, a quien no pude verle la cara debido a la falta de luz, pero su tono era algo despreocupado.

Papi!!! -dijo la pequeña contenta.

- Ni siquiera soy tu Padre, bueno eso no importa... Veo que ustedes tienen mucho de que hablar, Vamos a la cocina princesita, tus Nichan necesitan hablar en privado - dijo el extraño y tuvo la cortesía de cerrar la puerta. a diferencia del otro sujeto el mas bajo habló con furia:

Eres un MALDITO!!!, como te atreviste a hacerle eso a mi Hermano!!!

Me froté los ojos pues no creía lo que estaba viendo, al punto de que tuve que mirar al otro chico en la cama y después al recién llegado... y después de nuevo a al de la cama y de nuevo al recién llegado para convencerme bien... ¡¡Eran idénticos!! Me senté al costado de la cama asimilando el hecho.
Entonces, toda esa ridícula historia de los gemelos resultó ser cierta... y lo mejor, el chico frente a mi si tenía "la mirada" que vi en el circo... al punto que no pude evitar comenzar a reír a carcajadas ante mi buena fortuna y lo inverosimil de la situación.

Cállate, como te atreves!! - escuché decirle al recién llegado y mi cabeza fue sacudida por un puñetazo que recibí de lleno... y luego otro, y otro y otro... haciéndome casi caer de espaldas y solo atiné a taparme el cuerpo poniendo mis antebrazos adelante, donde seguían llegando golpes... no se cuanto fueron en realidad, lo cierto es que la alegría me invadía.

¡¡Defiendete!! - escuché su grito que me hizo reaccionar un poco pero de pronto sus golpes se detuvieron un momento. El chico que estaba en la cama se había incorporado y lo detenía un momento.

Calmate Iori... él... el no me... le comenzaba a decir.

Y aprovehcé esa pequeña pausa y lo agarré sujetandolo con ambos brazos en un abrazo de oso que lo dejó preso pegado a mi cuerpo. al levantarme lo hice despegar sus pies del suelo.

¡¡Tu... tu eres mi gato!!- le dije emocionado y de manera brusca y le di un beso violento en la boca, para luego arrojarlo hacia el costado de la cama cayendo al lado del otro.

Jajajaa, así que era eso... habían dos de ustedes... Iori 1 y Iori 2 - dije jovialmente caminando hasta mi chaqueta mientras ambos me miraban algo confundidos por mi reacción... entonces el que estaba desnudo trató de alertar al otro.

¡Cuidado tiene un... - dijo alterado - arma... - dijo en tono cansado cuando ya la había sacado de la chaqueta.

Si, tengo un arma... - les dije como si nada - pero, verán, ahora que comienzo a a entender que está pasando aquí, retomaré el plan que tenía previsto, el cual es formar mi equipo para el Bloody Money... y buen equipo necesita confianza... y para lograr confianza necesitamos sentido común... y tiempo para generarla... por desgracia tiempo no tengo, así que apelaré a su sentido común, por eso - dije caminando hacia el que estaba vestido quien se puso en alerta.

El Iori con ropa puso una cara de incredulidad cuando le di mi revolver y lo tomó algo asustado como si le estuviera pasando un animal venenoso.

Apelaré a tu sentido común amiguito... quédate con ella, por si te sientes mas seguro... si quieres matarme hazlo, pero te aviso, soy un trabajador valioso... a la Organización no le hará gracia que mates al "perro de la vieja" - le avisé.

Como vi que no me apuntaba con el arma parecía que si había captado el mensaje, así que agregué - Como ya le dije a tu hermano, dormiré aquí, estoy muy cansado... de ustedes dependen que no me descubran aquí... y ya sabes que sería peor llamar a la policía que matarme - dije rodeando la cama mientras el que estaba desnudo se levantaba raído y se tapaba con su pijama que estaba al borde de la cama.

Seguro habrá algún cuarto de huéspedes por ahí que puedan usar, o duermen aquí conmigo si quieren - les dije picaramente - solo mantengan la voz baja para que pueda dormir... además sospecho que ustedes tienen que ponerse al corriente... - le aconsejé.

Una consa más, Iori o como te llames - le dije al que estaba con ropa - pude haber violado y matado a tu hermano y a la niña, pero no lo hice... ese tipo de "bondad" no es común en esta ciudad, así que tenlo en cuenta - dije tapandome con las cobijas.

Buenas noches - dije acurrucándome de lado. Había resuelto hartos problemas ese día, solo me faltaba encontrar a Hans, asi que sentía esta vez el sueño si sería reparador.


Residencia Sazaki (por la mañana)

Desperté por instinto cuando sentí un cambio de luz en la habitación. La cortina estaba semi abierta y dejaba pasar un aro de luz que me daba directo en la cara. Eché una mirada al costado de la cama y vi un colchón en el piso y unas mantas donde estaban los dos Ioris y al medio estaba la niña durmiendo junto a ellos. Así que no quisieron cambiar de cuarto y armaron una cama improvisada ahí mismo, quizás para no despertar sospechas, pero... ¿que acaso no vivan los dos ahí?... o sería por la niña... como sea, no era asunto mío. Me levanté con cuidado de no hacer mucho ruido y salí del cuarto totalmente desnudo pues ya sabía donde estaba el baño. Cerré con llave, lavé los dientes y me di una muy merecida ducha.
Después volví al cuarto donde mis anfitriones aún dormían. Me vestí con calma y encendí mi teléfono.
Comencé a revisar mis mensajes. Tenía solo tres. Estaba el de Sara, que era la que me faltaba, al parecer todo estaba en orden. Y... había un mensaje de la vieja.

Quien agarró a Hans fue Noi. Hice una ecepción y le di tu telefono.
Shin, haz que pague.​

Me tome la frente tapándome los ojos un momento suspirando fastidiado. Luego vi el tercer mensaje, que eras de Noi.

Tu perro esta delicioso... ¿quieres que te guarde un poco?...

Ahhh... suspiré cerrando los ojos mientras me apoyaba en la pared. En ese momento los gemelos parecieron despertar al mismo tiempo, quizás sintieron la mala vibra que se iba abriendo paso en mi.

¿Que... que te pasa?... - me preguntó uno de ellos, ni idea de cual.

Iori, les dije a ambos - Te reunirás conmigo mas tarde, y trae a tu hermano contigo - le ordené.

No, el trato es conmigo, dejarás a mi hermano fuera de esto - me dijo uno de ellos con expresión seria mientras se levantaba.

No, el se metió solo en esto y ahora debe pagar. Si copera en esta misión, lo dejaré en paz... pero si se niega... no solo volveré aquí y los matare a los dos, sino a también a la niña y a cualquiera en esta mansión, incluido su padre - les dije seriamente, no estaba de humor para tonterías. Vi como sus rostros cambiaron de molestos a preocupados.

¿Que.. que haremos exactamente? - preguntó el otro Iori.

Se los diré mas tarde, solo se reunirán conmigo después y me ayudaran a entrar a cierto lugar - Ahora, vístanse rápido, uno distraerá al vigilante y el otro a los sirvientes... denme chance de salir desapercibido de aquí, es lo que mas nos conviene de momento a los tres - les dije.

No les quité la vista de encima mientras los vi vestirse. Usaron el mismo atuendo lo cual fue una buena idea, asi engañarían de mejor manera al personal de su residencia. Una vez listos salí de allí esperando que distrajeran lo suficiente y nadie me viera.


Maraíso - Restaurante de lujo.

En la entrada de un lujoso restaurante un niño bien vestido revisaba su teléfono algo nervioso - este es el lugar - dijo tragando saliva.
Su misión, a comparación de otras que había tenido era sencilla, pero su instinto le daba mala espina, por lo cual se detuvo antes de entrar y leyó el mensaje que había en su aparato en voz baja antes de entrar:

Ve al lugar indicado.
Habrá una mesa reservada para ti.
Todo esta pagado de antemano.
Disfruta de la comida... con moderación.
Cuando termines de comer, el mesero te preguntará si deseas un bajativo.
Debes decirle que quieres el servicio especial.
Disfruta del servicio especial.
Alguien vendrá a ti y a esa persona le darás mi encargo.
En privado.
Donde esa persona decida.
Una vez que le entregues mi regalo te presentas... sabrás cuando.
Y no te olvides de decirle de parte de quien vas.
Buena suerte.


Era la quinta vez que leí el mensaje y seguía nervioso. Pero el niño así lo hizo. Siguió las indicaciones y disfrutó de la comida de su vida.
Tras quedar satisfecho, el mesero se acercó a él y le preguntó si quería un bajativo. Entonces él pidió el servicio especial.

Ohh... - se sorprendio el mesero. Saco un dispositivo como consultando algo y después le dijo.

Todo está en orden, es usted muy afortunado. Disfrute del servicio especial - dijo el mesero.

De momento no paso nada lo cual lo desconcertó un poco, pero luego la iluminación cambió y una zona del escenario iluminó un piano.
Un hombre apareció desde el costado del escenario y le dio una mirada apacible al público. Todos los presentes miraron al niño algo sorprendidos y algunos con cierta envidia. La luz se volvió mas tenue y solo quedó bien iluminado el piano de momento.
Tras sentarse, el pianista comenzó a tocar una pieza musical, bastante tranquila y agradable, que duró como 3 minutos, pero volviendose muy intensa al final.
Al finalizar la tonada, el hombre se levantó y los aplausos no se hicieron esperar.
Luego el pianista extendió la palma de su mano en dirección al niño dando a entender que la pieza iba dirigida a él. De inmediato todos miraraon al niño y lo aplaudieron a él, muchos sinceramente alegres por él, otros con cierta envidia. el niño se incomodó al recibir esa atención encoguiendose en su asiento.
Las luces volvieron a su atmósfera habitual y los clientes a lo suyo, conversar o seguir comiendo. El pianista caminó hasta el niño quedando junto a él y lo miró cariñosamente. el niño se sonrojo un poco.

Te gusto la musica - le preguntó el hombre jovialmente.

Em... si... este... creo... no, tengo algo para usted - le dijo nervioso - debo entregarselo... en privado.

Acompañame - le dijo el hombre en tono bajo y caminó hasta la salida. el niño lo acompaño.
Subieron ambos atrás de un auto pues el tenía su propio conductor, que los dejo cerca de una zona de departamentos.


Maraíso - Departamento.

Dentro de ese edificio y tras un par de vueltas llegaron a un departamento privado donde el niño abrió una maleta. Dentro había un frasco de mermelada y un aparto electrónico.

Emm.. este... una vez que vea el vídeo.. yo.. yo me iré enseguida.. ¿le queda claro? - dijo el niño en actitud levemente amenazante.

El hombre ignoró al niño y también el frasco de aparente mermelada y tomó el aparato, encendiendo un televisor proyetando una señal del dispositivo ahi.

Aparecieron unas imágenes algo obscuras y desenfocadas pero luego la calidad mejoró. Se veían varios niños de edad entre 8 a 12 años, todos vestidos con diversos disfraces en su mayoría de personajes de ficción conocidos, tanto de anime como de videojuegos o series americanas.
Los niños se veían relativamente felices en sus roles pues hacían algunas poses características. Después la cámara enfocó una jaula donde había un niño disfrazado de manera identica al protagonista del juego "La leyenda de Zelda" pero en version infantil, hasta tenía las orejas de elfo y los accesorios, hubiera sido igual salvo los ojos que eran cafés y no azules. Por un breve momento el niño disfrazado se levantó la toga del traje y mostró su intimidad.
Luego la imagen enfocó a una hombre enorme con una mascara que comenzó que se situó al lado del niño vestido de elfo y habló con una temible voz.

Jeje, casi idéntico ¿verdad?.. salvo los ojos... nada que unas lentes de contacto azules no puedan hacer - Dijo acercándose luego a la cámara y quedando en primer pano. Su mascara era horrible.

Hola... jefecito.... esta es solo una parte de mi mercancía... y esta a su disposición si la desea - dijo haciendo una especie de reverencia y tratando de sonar cordial pese a la horrible voz.

¿Jefecito?... - ¿ese pianista... era el jefe? - pensó el niño asustado de pronto y mirando alguna ventana, puerta o lugar para escpar, pero estaba todo cerrado.

Mis conejos están muy bien entrenados, pueden representar diversos personajes ya asignados a su apariencia y disfraces... o aceptar la imagen que los clientes deseen... ademas de estar acostumbrados al maquillaje, tintes de cabello y lentes de contacto, viven por y para el sexo y casi no tienen restricciones de uso... son de la mejor calidad... ¡¡¡A DIFERENCIA DE LA MERCANCÍA BARATA DE SHIN!!! - rugió.

Si... Shin... se que él tenía una deuda con usted, pagandola a través de su perro... por desgracia, ese perro ya no existe, muy tarde me enteré de este asunto y ya lo había cocinado... Así que le envío una parte de él, por si quiere darle una ultima saboreada... o guardarla como recuerdo - le dijo.

Así que le ofrezco mi mercancía... mis servicios y mi amistad... soy un perro dócil... mientras se me trate bien... lo único que pido a cambio... ¡¡es el corazón de Shin!!... lo arrancaré de su pecho y me lo comeré crudo - dijo apretando el puño como si se imaginara haciendo eso.

Sin nada mas que agregar de momento, me despido humildemente - dijo sacando un bate de metal de su espalda - Puede disponer del mensajero, como usted desee... el tiempo que desee... puede incluso dejarle las MARCAS que desee...

¡¡¿Quee?!! - dijo el niño sorprendido.

Espero hagamos negocios, pronto... - luego le dio un batazo a la cámara y el vídeo terminó abruptamente.

El niño se apresuró a ponerse a cuatro patas y así mismo se movio en el duro suelo hasta llegar a los pies del hombre sentado en el sillon. Comenzó a lamerle la mano con frenesí y nerviosismo.

Mi... mi... nombre es To...Tobías - dijo tatamudeando con la lengua afuera - Soy.. soy perro de Noi - agregó al momento que dejaba de lamer y comenzaba a realizar un jadeo forzado como un perro cansado.

A cambio el hombre le devolvió una mirada pervertida y una sonrisa maligna.




꧁༒☬ZeℝØ-ᎦᎬᏁᎮᎪᎥ☬༒꧂ ꧁༒☬ZeℝØ-ᎦᎬᏁᎮᎪᎥ☬༒꧂ Shin está en mejores terminos con tus gemelos... por ahora XD pero los solicitará esa misma tarde para una misión.
Tatsumaru Igrata Tatsumaru Igrata ahi Noi te contacto y te envió un regalito doble.
 
Última edición:

Spooky Yaoi Party
Registrado
29 Nov 2015
Mensajes
1,035
Ubicación
Argentina
[Maraiso/Residencia Sazaki]

Narración Scot

"Luego de llamar a Iori a la Hogera y después devuelta a Maraiso, asta una casa de lujo, donde al parecer vivía su Gemelo Ichi. Por la cara que Iori traía podía notar que tenía demasiados problemas, tanto que se está descuidando mucho de su propia Salud, debería descansar más amenudo. Una ves nos infiltrados en la Mansión, tuvimos que echar la puerta a patadas ya que tenía el pestillo echado, una ves abierta pudimos entrar y vaya escena con la que nos encontramos."

- Oni-Chan te perdiste de la Diversión - Alegó de un salto Hime.

- Eso no pinta para nada Bien - dijo Scot en tono despreocupado - Te portaste bien Princesita, no te hicieron daño - dijo con una sonrisa.

"Vaya que ese sujeto si que se divirtió con el otro chico, pues estaba manchado de pre-semen por todo el cuerpo asta le llegaba al cuello, y se recurría asta el suelo, al parecer estaba en plena acción ya que ese semen era reciente, y estaba fresco. No es que sea un pervertido pero es evidente que asi es como es tan las cosas."

- Papi!!! - salto Hime sobre mi.

- Ni siquiera soy tu Padre, bueno eso no importa - exclame atrapando en el aire a Hime - Veo que ustedes tiene mucho de que hablar, Vamos a la cosina princesita, tus Nichan necesitan hablar en privado - Alege cerrando la puerta.

"Baje junto a Hime a la cosina, me alegraba volver a verla, siento como si no la hubiera visto en Años... asta creo que ha crecidó un poco. Una ves en la cosina, me hacegure de que no haya nadie, luego me hacer que al refrigerador y tome un pudin, y luego una cuchara. Y se las entregue a Hime."

- Come te hará bien, ahora debo irme - dije acariciando su suave melena rubia - cuando hayas terminado regresa a la habitacion con tus Oni-chans - alege saliendo de la cosina.

- Adiós Papi!!! - dijo despidiendoce con la mano.

"Escucharla llamarme asi me partia el corazon, me daban ganas de abrazarla muy fuerte y llevarmela lejos donde nadie nos conozca y pueda encontrarnos. Pero en lo más profundo de mi ser sabia que era imposible, sin importar donde o cuando Rodrigo nos encontraria fácilmente.Y pondría en riesgo su vida, y mucho más la mía de lo peor que esta."

"Antes de Irme, me volví hacia donde está Hime comiemdo pudin y rápidamente la abrace como nunca lo había echo en mi maldita vida, ella correspondio el abrazo."

- Cuidate Princesita, aún que no esté contigo siempre te cuidaré desde lejos - Alege cortando el abrazo y luego salí de ahí rápidamente.

"A pesar de ser un adulto, podía sentir como se me comenzaban ezcapar unas cuantas lagrimas, las cuales limpie con el dorzo de mi mano."

- Aaahhh Creo que tengo algo en el ojo - Alege Senil pero algo triste.

"Una vez salí de la Mansión sin levantar sospechas, camine una cuadra donde se encontraba mi Auto estacionado. Del bolsillo de mi chaqueta saque un papel con una dirrecion y contraseña. Luego de echarle una mirada y memorizado la dirección me puse en marcha.


{...}


[Hospital Privado]


"Luego de unos 50 minutos aproximadamente llegue al sitio indicado, baje del Aunto y me emcamime al interior de aque Hospital, ya adentro me acerqué a la recepcion donde se encontraba un gran escritorio, en el cual se encontraba un hombre sentado tecleando una computadora, al parecer se encargaba de los turnos y expedientes de los pacientes. Ya casi era Medianoche, era hora de ponerme en Marcha y acabar con esto."

- Me hacerque a ese sujeto el cual de hace rato se encontrba tequeando - Buenas noches, Se encuentra el Direcctor del Centro Médico - dije entregandole el papel con la contraseña.

- La tomo y la observo minuciosamente - si se encuentra, dígame por favor - haciendo una señal con su mano de que lo siguiera.

"Caminamos por los pasillos del Hospital asta que llegamos al despacho privado del Director, el recepcionista toco la puerta y una ves le dio permiso dio entrar, habrio la puerta y me dejo a solas con el."

- Sentado en una de esas sillas de Oficina - Te estaba esperando, llegas justo a tiempo - Alegó dándoce la buelta, Mostrandice ser un Viejo, con barba y algo oveso - Este paquete es muy valioso, deves entregarlo a esta otra direccion - dijo entregandome un papel con una dirección y otra contraseña escrita en ella.

- Así será, no lo dude - Asegure tomando el paquete pero este lo sujeto con fuerza haciendome caer encima del escritorio.

"Se acercó quedando bien cerca y puso su cara cerca mi cuello y le dio una olfateada como aspirando mi esencia y luego me cambio la mejilla con su asquerosa legua, la cual apela a sentí me parte rápidamente con el paquete en mano.

- Que Demonios fue eso! - Pregunté desconcertado y asqueado.

- Desde que entraste por esa puerta pude sentir la esencia Virgen que emanas - dijo entrelamiendoce los labios - solo quería asegurarme de que si en verdad eras tu, y ya vez que si - Respondió soltando una carcajada - La conservas muy bien, si algún día te cansas de seguí así, aquí tienes a un voluntario - dijo volviendo a reír.

- Le agradezco su ofrecimiento pero no Gracias - Dije acercándome a la puerta.

- Que mal - alego decepcionado - Bueno tu te lo pierdes - dijo con una sonrisa, mientras metía su mano dentro de su pantalones en dirección a su entrepierna - Con solo haber aspirado tu esencia, hiso que me excitara - comenzando a Mastrubarce frente a Mi.

"Rápidamente guire el pomo de la puerta y salí de ahí lo más rápido posible, camine de regreso asta la recepción, agitado y algo nervioso."

- Eso fue raro - Alege desconcertado.

"Lego de eso, salí fuera de ese Hopital Privado, no quería estar ni un minuto más ahí. Me subi a mi Auto y lo puse en Marcha lo más rápido que podía."


{...}


[Maraiso/Burguel]


"La siguiente dirección era de un Burgel un poco apartado de la ciudad, pero no era un Burguel comun y corriente. Sino que en ves de Mujeres Jóvenes y Bellas, habían niños y niñas de todas las edades. Ya quería acabar con esto. Camine entre la gente, desde una de las tantas mesas sen encontraban tres sujetos con algunos niños, uno estaba sentado en las rodillas de unos de los sujetos, otro se encontraba sirviendoles ma bebida y el ultimo niño sen encontraba complaciendo a último dándole una mamada, a este último no le importaba si lo estaban viendo o no. Uno de ellos me hiso una señal de que me hacercara, al parecer eran ellos los miembros de la Organizacion, aun que me disgusta ver lo que estaban haciendo debía mantener la calma, a cualquier costo."

- Traes el paquete! - pregunto uno de los tres el cual tenía al niño sentado en las piernas.

- Si aqui esta - Le entregue el paquete el cual - estaba intacto como querían - dije.

"Revisaron el paquete minuciosamente y una vez se aseguraron de que todo estaba en orden, dejaron que me marchará no antes de asegurarme que le darían la buena noticia a Rodrigo. Liego me despedi de ellos, y salí de ahí a paso velos."

- suspira - Al Fin Mision Cumplida, Que demonios paso con esta gente - alge mas desconsertado de lo que ya estaba - Mejor, me largo antes de que se les ofrezca algo más - dije entrando a mi Aunto, y ponerlo andar.

"Ahora solo necesitaba descansar para poder despejar mi mente de malos y sucios pensamientos, todo lo que acabo de vivir hoy realmente me desagrado. Pero todavía faltaba La segunda misión, la cual Rodrigo me daría, unos días más tarde. ¿¡Me pregunto de que se tratará!?"


{...}

______________________________________________________

[Maraiso/Residencia Sazaki]


Narración Iori

- Eres un MALDITO!!!, como te atreviste a hacerle eso a mi Hermano!!!

Shin se veia sorpendido se froto los ojos pues no creía lo que estaba viendo, al punto de que tuvo que mirar Ichi en la cama y después a mi... y después de nuevo a Ichi en la cama y de nuevo a mi, tal ves para convencerce bien... Se sentí al costado de la cama tratando de asimilar lo que sucedía, y comenzo a reír a carcajadas ante la situación.

- Cállate, como te atreves!! - alege dandole un puñetazo en el rostro el cual recibio de lleno... y luego otro, y otro y otro... haciéndole casi caer de espaldas.

Solo atino a tapars el cuerpo poniendo sus antebrazos adelante, donde seguía dnadome golpes..."

- ¡¡Defiendete!! - grite furioso, estaba a pumto de darle otro golpe pero Ichi me detubo.

- Calmate Iori... él... el no me... - me comenzaba a decir.

Lo cual Shin aprovehcé esa pequeña pausa y me agarro sujetandome con ambos brazos en un abrazo de oso que me dejó preso pegado a su cuerpo. Al levantarme me hizo despegar mis pies del suelo.

- ¡¡Tu... tu eres mi gato!! - dijo emocionado y de manera brusca me dio un beso violento en la boca, para luego arrojarme hacia el costado de la cama cayendo al lado de Ichi.

"Acaso se volvió completamente loco, o es que Aún no podía creer el echo que tenía un Gemelo, luego de que me besar a comenzó a reírse jovialmente, camino hacia su chaqueta. A lo cual Ichi dijo alterado que Shin tenía un Arma.

- Si, tengo un arma... - dijo como si nada - pero, verán, ahora que comienzo a entender que está pasando aquí, retomaré el plan que tenía previsto, el cual es formar mi equipo para el Bloody Money... y buen equipo necesita confianza... y para lograr confianza necesitamos sentido común... y tiempo para generarla... por desgracia tiempo no tengo, así que apelaré a su sentido común, por eso - dijo caminando hacia mi, poniendome en alerta.

"Ya enfrente mío, me dio su revolver y lo tome algo asustado como si me estuviera pasando un animal venenoso. Dijo que apelaria a mi sentido comun, que con ella lo matar pero eso me traería mucho más problemas, al ser Shin un Trabajador Valioso para la Organizacion, el Perro de la Vieja, no me convenía en mas no tendría el valor como para dispararle estando Ichi presente, si lo hacía tal vez el Esquibe la bala y rápidamente sacaría su martillo, y me haría papilla. En ningún momento me atreví a apuntarme con el arma."

- Como ya le dije a tu hermano, dormiré aquí, estoy muy cansado... de ustedes dependen que no me descubran aquí... y ya sabes que sería peor llamar a la policía que matarme - dijo rodeando la cama mientras.

"Mientras Ichi se levantaba raído y se tapaba con su pijama que estaba al borde de la cama."

- Seguro habrá algún cuarto de huéspedes por ahí que puedan usar, o duermen aquí conmigo si quieren - nos dijo picaramente - solo mantengan la voz baja para que pueda dormir... además sospecho que ustedes tienen que ponerse al corriente... - nos aconsejo - Una consa más, Iori o como te llames - me dijo - pude haber violado y matado a tu hermano y a la niña, pero no lo hice... ese tipo de "bondad" no es común en esta ciudad, así que tenlo en cuenta - dijo tapandoce con las cobijas - Buenas noches - dijo acurrucándoce de lado.

"Al parecer si fue muy bondadoso al no marta a Ichi y Hime, oero podia confiar en que no violo a mi Hermano, pero almenls el problema de que si tenia un Gemelo que do resuelto, Pero eso no quería decir que estaba en deuda con el, Maldición. Luego de que Shin se quedará completamente dormido. Fui a una de las habitaciones de huéspedes tome un colchón y lo coloque en el suelo, no pensaba dormir en la misma cama que el después de lo sucedido con Ichi. Este salió de la habitación y se fue al baño el cual se encontraba al lado. Me imaguino que para ducharse, claro de encontraba completamente lleno de Semen de si mismo y de este pervertido."

"Despuede unos cuantos minutos volvió Hime la cual se encontraba completamente sonoliemta, la reviste en el colchón para que descansará, está se durmió al instante. Luego volvió Ichi, ya duchado y con un pijama limpio."

- Iori yo... - susurro haciendo una pausa - yo se lo que estás pensando y créeme que no he hecho ese tipo de cosas con Shin te lo juro - Alegó afligido.

- Eso ya no importa, te creo pero lo importante es que tu y Humime es tan bien - dije con una leve sonrisa - de haber tardado mas tiempo tal ves, Shin te hubiera violado - elege sintiendome culpable.

- Pero no paso, y no es tu culpa es mía por haberme entrometido en tus problemas - dijo culpamdoce.

- Tal vez sea de ambos, pero eso no cambie que me sienta molesto con tigo - Refunfuñe molesto.

- Eso debería decirlo yo, que es eso de que lo hiciste con Rodrigo! - interrogó.

- Como es que sabes que yo... - dije confuso.

- Así que es cierto, tal ves Shin me haya masturbado pero tu quien sabe que cosas hiciste con Rodrigo - Alegó cruzandoce de brazos.

- No he echo nada, bueno tal ves si lo hice pero fue por defender la inocencia de Hime - Exclame.

- Eso no quiere decir que tengas que entragertele de cabeza, habían otras opciones sabes - Dijo saqueando una ceja.

- Ah! si lo conocieras te darías cuenta que a ese hombre lo unico que le interesa es el Sexo!!! - Alege levantando el tono de voz. Lo cual Shin se quejo en sueños - Mejor dejemos esta conversacion para mañana, o ese perro nos matara si le arruinando el sueño - Alege recostandome al lado de Hime.

- Bien, como quieras - dijo enojado, acostamdoce del otro lado de Hime, dejando a este en el medio.


{...}


(Por la mañana...)

"Estaba completamente dormido, no me importó escuchar algún que otro ruido simplemente seguí durmiendo, pero tambien debia estar un poco alerta ya que Shin se encontraba com nosotros en la misma habitación y también podía alguien entrar, y tomarnos por sorpresa en especial a Shin. Ya que con temendos hopes que le dimos entre Scot y yo rompemos el pestillo."

"Pensaba seguir durmiendo pero pude sentir una mala vibra que se iba abriendo paso. Ichi igual lo sintió, ambos nos despertamos al mismo tiempo."

- ¿Que... que te pasa?... - preguntó Ichi a Shin.

- Iori - nos dijo a ambos - Te reunirás conmigo mas tarde, y trae a tu hermano contigo - me ordeno.

- No, el trato es conmigo, dejarás a mi hermano fuera de esto - le dijo con expresión seria mientras me levantaba.

- No, el se metió solo en esto y ahora debe pagar. Si coopera en esta misión, lo dejaré en paz... pero si se niega... no solo volveré aquí y los matare a los dos, sino a también a la niña y a cualquiera en esta mansión, incluido su padre - dijo seriamente, parece que no estaba de humor para tonterías en estos momentos. Eso me preocupaba un poco, no sabía si aceptar o no.

- ¿Que.. que haremos exactamente? - preguntó Ichi.

- Se los diré mas tarde, solo se reunirán conmigo después y me ayudaran a entrar a cierto lugar. Ahora, vístanse rápido, uno distraerá al vigilante y el otro a los sirvientes... denme chance de salir desapercibido de aquí, es lo que mas nos conviene de momento a los tres - nos dijo.

"No nos quitaba la vista de encima mientras nos veia vestirnos. Usamos el mismo atuendo lo cual fue una buena idea, asi engañaríamos mejor al personal de la residencia. Una vez listos, Shin salio de allí esperando a que distrajeramos lo suficiente y nadie lo viera. Así lo hicimos, asta que Shin pudo salir de la Mansión sin problemas. Luego nos regresamos de vuelta a la habitación, por supuesto me volví a poner mi ropa."

- Dime Iori, que es lo que pretendes con participar en los Juegos del Bloody Money!? - Pregunto curioso.

- Bueno la verdad es que... espera como sabes tu del Bloody Money!!! - Alege confuso.

- Oh! cierto, me hice pasar por ti antes en la Hogera y Shin me explico en que consiste el juego, y sus beneficios - Dijo algo Nerviso.

- Necesito saber todo lo que te dijo - dije tomando haciendo en la cama - recuerdas lo que te contó sobre el juego del Bloody Money!!! - Pregunté.

- Si, recuerdo perfectamente - dijo con inquietud - Escucha con atención, que no me gustaría explcartelo dos veces - Alegó.

- Soy todo oidos - dije senil.

- El Bloody Money es la tradición más antigua y respetada de Maraíso - me comento - Respaldada por la organización pone a prueba a los ejecutores y les aporta grandes beneficios tanto a ellos como a sus asociados. Un ejecutor reúne un grupo y se le asignan varias... tareas. Las primeras rondas son fáciles y hasta amistosas, pudiendo incluso cooperar con otros ejecutores y sus equipos. Pero a medida que el juego avanza se vuelve mas complejo y peligroso, donde se compite con otros equipos de manera mortal. Es común que muchos participantes llegados a cierta ronda no se les vuelva a ver nunca más en Maraíso - explicó tomando aire, para luego retomar la palabra - El Bloody Money es sagrado para los ejecutores y por tanto la organización respeta las reglas a rajatabla. Ni siquiera el jefe de turno irá en contra de esto, así que mientras el juego este en funcionamiento, nadie toca a los participantes sin el permiso de su lider ejecutor - explicó asiendo una pausa.

- Que sucede Ichi, de repente te has puesto un poco pálido - dije acercandome a el preocupado.

- N....no es nada mejor sigo contándote - dijo inflando y luego exlanado un poco de aire - Los pocos jefes que han tratado de infrigir esta regla lo han pagado muy, pero que muy caro. Ya algunos de lo que partipan de ese Juego "nunca se les vuelva a ver" implica dos cosas: o mueren en una ronda mortal... o pasan a mejor vida... - dijo Nervioso.

- Entiendo, prosigue - dije dejandole retomar la palabra.

- Entre mejor posicionado quedes en el juego, mejores premios tendrás, como irte lejos de aquí junto con quien quieras llevar contigo... y que la organización te deje en paz... claro, si cumples ciertos requisitos - me expliqué - te permite un retiro en paz sin importar la edad que tengas o una mejor vida sirviendo a la organización en mejores términos - explicó - para los novatos es un juego benevolente... si vez que el reto es demasiado para ti puedes retirarte en solitario o en grupo y participar en otra ocasión... - dijo terminando de explicar.

- Entiendo todo a la perfección, ese Juego puede ser mortal y peligroso pero los beneficios que te brinda hace que valga la pena participar - Alege pensando en lo que me acababa de explicar Ichi.

- Espera no estarás pensando en participar!!! - Alegó nervioso y malhumorado.

- Es mi decisión, y nadie me hará cambiar de opinión - alege decidido.

"Ni siquiera mi propio hermano me aria cambiar de opinion, es por su bien y le Hime, si ganábamos en Bloody Money, todos nuestros problemas se solucionaría en un segundo. Es la única forma de vivir en paz."

"Pase la mañana en casa de Ichi, el cual no tuvo problema en dejar que yo y Hime nos quedaríamos un rato más, al menos asta saber donde dejar a Hime. Con todo lo que paso olvidé que teníamos que reunirnos con Shin, no me quedaba otra mas que llegar la con nosotros. Unas horas mas tarde llame a Shin, para acordar el lugar en donde nos reuniriamos. Le marque a este el cual atendió enseguida."

- Aló, Shin Necesito saber donde nos reuniremos!? - pregunte.Espero que sea lo que se que este planeando no sea nada malo - Bien en el Centro de Maraiso, ahí estaremos - dije colgando.

- Esto no me gusta nada Iori - Alegó Ichi Nervioso, se lo veía asustado.

- Tranquilo, mientras yo este a tu lado nada malo te sucederá - dije calamandolo un poco - Te prometo que todo saldrá bien - dije sonriendo, a un que la verdad que también estaba un poco nervioso.


{...}


______________________________________________________

[Maraiso/Residencia Sazaki]

Narración Ichi

"Luego de haberle replicado a Iori todo dobre Bloody Money, sus veneficios y desventajas que traía, no estaba del todo a gusto de que el participará. No importa cuantas veces le insistierá nada lo haria cambiar de opinion, podia ver que estaba decido en ganar los Juegos del Bloody Money. Unas horas mas tardes Iori llamo por telefonl a Shin, para acordar en donde no reuniriamos, siendo el Centro de Maraiso el lugar acordado. No me agradaba volver a ese lugar, en solo pensar estar allí me hacía recordar a ese niño..."

"Todo parecía estar en orden asta que... por desgracia nuestra mi padre había regresado de trabajar. Al menos no estuvo aquí en el momento que Shin se infiltro, o cuando este comenzó a hacer eso de Tocarme, eso hubiera sido un gran problema o mejor dicho una catástrofe. Devia estar alerta por si mi oadre llegaba a venir a mi habitación, y así fue. Iori se escondió en el closet junto a Hime, mientras que y la tendía a mi padre asta que se marchará."

- Bueno a días, padre como te fue en el trabajo - dije nervioso.

- Buenos días Hijo, me fue bien pero parece que en mi Ausencia pasaron muchas cosas aquí, y que le pasó a pestillo de tu puerta - Alegó señalando la puerta - debe que está totalmente dañado, se que estas molesto con migo por lo que paso la otra noche y no tengo justificación para eso, pero te ruego que me perdones por habértelo ocultado - Dijo en tono sereno.

- Descuida ya quedó en el pasado, después de todo era ni padre y te perdono - dije dándome un abrazo, para evitar que vea la cama la cual estaba completamente llena de Pre-semen debajo de las cobijas.

- Gracias por aceptar mis diculpas, ahora iré a descanzar un poco, no vemos más tarde - dijo saliendo de la habitación.

- Uff ya se fue, es seguro pueden salir - avise a Iori y Hime, los cuales salieron del armario.

- Eso estuvo cerca - alego Iori en un suspiro.

- Si, lo bueno es que nuestro Padre tomará una larga siesta y no creo que despierte asta muy tarde - le dije - Por lo que podré salir de casa sin problemas - Asegure.

- Bien, mientras menos problemas tengamos podremos centrarnos resolver lo que tenemos pendiente con Shin - dijo arrodillandoce para que Hime subiera a su espalda estilo caballito - ahora en marcha, a Shin no le gusta que lo hagan esperar - dijo senil en tono burlon


(Por la tarde...)

"Esa misma tarde Tomamos un Taxi, hacia el centro de Maraiso tal y como habíamos acordado con Shin, preocupaba un poco pensar en lo que pasaría... me sentía muy nervioso y asustado... tenía ganas de salir corriendo pero no podía abandonar a Iori, no después de que todo esto está pasando por mi culpa. Maldición debí haber acompañado a ese niño, soy un completo imbécil... tal vez la mayor parte de la culpa es mía, de no ser por mi no estaríamos enrredados en este tremendo problema."


{...}


[Centro de Maraiso]


"Una ves llegamos allí, debíamos esperar a Shin frente a un elegante restaurante, el mismo en el que ese niño me había invitado a comer... Demonios no podía quitar el sentimiento de culpa de mi mente, pero ahora no había vuelta atrás lo echo está."

- Asta cuando tenemos que esperar! - Alege impaciente - el Sol se pondrá en cualquier momento y ese maldito asesino aun no ha llegado, vaya inpuntual que es! - Refunfuñe.

- Se paciente, no debe de tardar - dijo Iori despreocupado.

"A diferencia de mi, el no parecía estar nervioso ni nada. Como si estuviera acostumbrado a este tipo de situaciones de vida o muerte. Bueno no lo culpó, estuvo escapando de las autoridades desde que... asesino a nuestra madre, debe de cargar con la culpa para siempre. Ahora que lo pienso, todo rencor que sentía asia el, se había estimado... no me sentía para nada molesto, si no todo lo contrario, nuevamente puedo hablar con el como cuando éramos unos niños. Estaría haciendo bien en perdonarlo por haber matado a nuestra Madre o seria todo lo contrario."

-"Mierda por que todo tiene que ser tan comolicado"- me queje en mis pensamientos -"Vamos Ichi, debes perdonarle, Tal ves nuestra Madre estaría feliz con eso"- pense.

"No estoy seguro en como reaccionaria, pero me gustó ver su reacción al escuchar que lo perdono por haberla matado... Bueno tenía sus razones, nuestros padres querían separarnos debido a nuestra mala e insoportable actitud. En medio de todo eso Iori se sintió presionado, el simple echo de ver como nos separariamos... lo atormento demasiado, tanto que optó por esa opción de asesinar a su propia Madre por evitar que nos separen. Bueno aun que de todos modo terminamos separandonos, y tomando caminos separados. Creo que es hora de perdonarle y dejar el rencor a un lado, después de todo fue capas de golpear a ese asesino con tal de defenderme, y está haciendo todo esto por mi y esa pequeña niña."

- Iori yo necesito decirte algo - dije rompiendo el silencio que había entre nosotros - La verdad es que quería perdonarte por haber....

- Mira Oni-Chan tu amigo ha llegado - dijo Hime señalando que Shin había llegado.

- Hablando del Rey de Roma - Alegó senil Iori.


-"Vaya que inoportuno soy" - pense decepcionado.

- Ah! ¿¡Que querías decirme Ichi!? - Pregunto Curioso.

- No es nada de importancia - dije moviendo las manos simulando negación - Llegas tarde - Regañe a Shin.

"El cual solo, ingnoro mis palabras... como me fastidiaba este sujeto, no pude evitar el sentirme un pco avergonzado... el verlo me hacía recordar lo que paso anoche en mi habitación, y que Iori nos sorprendierá en esa situación tan vergonsoza."

-"Mierda Ichi piensa en otra cosa"- pense con un leve sonrojo golpendome las mejillas con las Palmas de mis manos.

- Te sientes bien Ichi-Ni - se acercó Hime algo confusa.

- S....Si estoy bien jaja - reí algo nervioso.

"Todo esto es culpa de Shin, por haberle comportado como un matan con migo... Ahora sabríamos que demonios se trae entre manos."


{...}

______________________________________________________

Tatsumaru Igrata Tatsumaru Misión Cumplidad, hice que los miembros de la Organizacion se vean más despiadados de lo que parecen, ahora Scot solo debe de esperar la segunda Misión XD

Lian wolf 16 Lian wolf 16

Tarantulas Tarantulas Listo mis gemelos ya se reunieron con Shin, tardó un poco pero tendrás tus razones XD Ahora a ver que te tres entre manos XDXDXDDD
 

Registrado
22 Abr 2007
Mensajes
4,959
Me llevó un tiempo, pero empecé a llamar a determinadas personas clave. El payaso del circo, la vieja de la plaza o el dueño del restaurante donde toco el piano. Determinados miembros de la policía y del ejército privado, algunas de mis más fieles mascotas que ahora son 'mascotas' de determinados individuos de la organización y que me sirven de ojos y oidos de forma infiltrada. ¡Muchos de ellos! El mensaje era tajante. Un 'perro' ha desaparecido. Deben localizarlo y notificar su ubicación. Que hagan preguntas y revisen todo lo que puedan. Con astucia, pero con discreción. Y notifiquen cualquier información obtenida a nuestros informáticos. Que les soliciten a ellos la imagen del 'perro' para estar seguros. Tras hacer todas las llamadas, entré en mi casa principal. Necesito dormir.

A la mañana siguiente...

Mi jornada fué sin cambios. Por la mañana, mis tareas habituales en la organización. El único cambio fué cuando recibí un par de llamadas. La primera fué de alguien concreto de la organización.

(Rodrigo) ¿Sí?

Me confirmó que el paquete había sido enviado. Sin problemas y sin testigos.

(Rodrigo) Excelente. Que le envíen cien mil en efectivo.

Me preguntan si realmente tanto dinero.

(Rodrigo) Así es. El cliente fué realmente generoso. Y era la única manera de cumplir con el plazo. Esa cantidad no será nada en comparación con lo que el cliente ha pagado. Y quiero que le incluyáis un par de regalitos más. Hablad con el restaurante y que preparen una caja de doce botellas de cada uno de los mejores doce vinos que tengan. Y hablad con nuestro contacto en el hotel-balneario de lujo de Maraiso. Que reserven un fin de semana en la suite principal, en pensión completa y diez tratamientos del balneario a libre elección. Ponedlo a su nombre y con posibilidad de que pueda ir con un acompañante de su elección. Yo me ocuparé de esos dos gastos finales. Pero dejadle claro que ese lugar no tiene nada que ver con los negocios de la organización. Así que no se le ocurra pedir algo como determinada compañía o algo turbio, ya me entiendes.

Me confirma que así se hará. Ya tienen su dirección. Así que se lo entregarán todo cuando puedan. La llamada termina. Y dos segundos después... ¡Otra llamada!

(Rodrigo) ¿Sí?

Es el dueño del restaurante. Ha contactado alguien específico preguntando por mí y necesita que trabaje también esa misma tarde. Me dice que no me preocupe. Que me pagará esas horas extra.

(Rodrigo) De acuerdo. ¿Hay novedades con el caso de ayer?

Me dice que sí, pero todavía nada claro. Por lo visto, estuvo a punto de entrar en uno de los restaurantes cercanos al suyo, pero otra 'mascota' le saludó y le ofreció ir ha algún lugar en taxi. Ya tienen el número de identidad del taxi y esperan noticias de cual fué la ruta que tomó.

(Rodrigo) Buen trabajo. iré enseguida.

Seguí con mis tareas habituales hasta que la hora llegase.

En el restaurante...

Me preparé para el gran momento. Mientras me ponía mi ropa, el dueño me explicó de qué se trataba. Hay alguien que quiere transmitirme un mensaje. Pero al ser horario de alto nivel de clientes, sería arriesgado. Demasiados testigos ajenos a la realidad. Pedirá uno de los servicios especiales en los que dedico una partitura a ese cliente. Y cuando acabe, debemos marcharnos. Ya ha preparado el lugar para reuniones privadas. Termino de ponerme mi ropa de gala y espero a que llegue el momento. Alguien pedirá el servicio especial. Cuando surgió el momento, entré en escena al mismo tiempo que se encendían los focos. Ahora ya sé quien es. ¿Un niño? Casi seguro que el perro de alguien. Me senté frente al piano y toqué una de las mejores partituras que tengo. jugando con los tonos fuertes y suaves. Dándole emoción y vida a la melodía. Cuando terminé, recibí los aplusos del público. Sin embargo, el dueño me hizo una señal disimulada. Necesita un poco de tiempo para servirle el postre al que pidió el servicio. Así que improviso algo apasionado. No es la primera vez que lo hago. Toco una canción en el piano, la cual es una melodía correspondiente a una de esas que se escuchan ahora, pero en versión piano. Y llego incluso a cantar la canción con mis labios. Demostrando una gran maestría incluso con mi tono de voz. ¡Sí, también sé cantar! Por supuesto, dura solo un par de miutos, aproximadamente. Y al acabar, recibo aplausos mayores. Se ve que hoy en día no es suficiente con solo la música clásica. Pero igualmente, me levanto y saludo con respeto a los clientes. Ya puedo acercarme.

(Rodrigo) ¿Te gustó la música?

Tras su respuesta, hice que me acompañase. Llegó el momento de averiguar de qué iba todo esto.

En el departamento...

Recibí el regalo. Parecía mermelada, pero tenia... un aroma peculiar. No es mermelada normal. Eso seguro. Entonces pude ver el video. ¡Lo conozco!

(Rodrigo) Noi...

Me enseñó su mercancía. Y además... confesó lo que me temía. ¡Ha matado a Hans! Una de msi cejas tembló levemente ante la noticia. Y reflejé una leve expresión de molestia al escuchar eso de mercancía barata.

(Rodrigo) ...

El video terminó. Ese niño cambió su actitud de neutral a temeroso y complaciente cuando supo cual era su realidad. Incluso me lamió gentilmente la mano con su suave lengua. Le sonreí con satisfacción y acaricié su cabello.

(Rodrigo) Sé un buen cachorro y ven aquí.

Lo acompañé hasta una de las esquinas de la sala en la cual había una viga metálica. Le esposé las manos a dicha viga y a la espalda para que no pudiese irse o levantarse.

(Rodrigo) Espera aquí unos minutos, ¿Vale? Volveré en un segundo. Tengo una llamada importante que hacer.

Me dijo que sí. Yo le sonreí.

(Rodrigo) Dilo como un buen perro...

Captó el mensaje. Me dijo sí de nuevo, pero no literalmente. Lo dijo con un... '¡Guau!' Un tierno ladrido de cachorro.

(Rodrigo) Buen chico...

Me salí de la sala y llamé a la vieja de la plaza.

(Rodrigo) Hans a muerto. Noi lo ha matado. Lo convirtió en su famosa mermelada. Avisa a Shin de ello.

Colgué de inmediato. Y ahora... tocaba la llamada más difícil. Pero antes de hacerla, recibí varios mensajes. Investigación completa. El culpable es Noi. Incluían donde murió. La identidad del perro que lo llevó hasta allí. Otra información variada. Todos han cuplido. Lástima que un poco tarde, pero al menos queda probada la eficacia de la organización. Averiguado en apenas veinticuatro horas. Y por fin... hice la llamada.

(Rodrigo) Hola, Noi...

Sí, le llamé a él.

(Rodrigo) Sí, me he fijado en que tu perro es una verdadera belleza. Aprecio mucho que aceptes con dignidad asumir la deuda de Shin. Para odiarle tanto, técnicamente le has hecho un favor librándole de sus deudas. Sin embargo... ya conoces las normas más sagradas impuestas por el gran jefe, ¿Verdad?

Parece algo confuso ante mis palabras. Así que especifico.

(Rodrigo) Como bien acertaste, cuando alguien perturba y destruye una deuda, debe asumir esa deuda. Pero en esos casos, el gran jefe dejó claro que el que intervino debe pagar la deuda en su totalidad... incluyendo un sustancioso extra para demostrar su arrepentimiento y su lealtad a la organización. Y el gran jefe suele ser demasiado exigente, ¿Sabes? Llega incluso a una tarifa diez veces superior a la original.

Le notaba algo preocupado. Eso me gusta.

(Rodrigo) No es nada personal, ya lo sabes. Solo es lo que el gran jefe decidió. Yo no hago las normas. Solo las aplico. Tengo cierta autoridad, pero no infinita. No puedo librarte de tu deuda, pero sí puedo... reducirla un poco, aunque eso implique que yo mismo deba pagar la diferencia. En lugar de diez veces más... pagarás solo la mitad. Cinco veces más. Ya has pagado la original. Así que solo queda ese extra.

Me pregunta si podría reducirlo un poco.

(Rodrigo) Bueno... Podría haberlo reducido a solo tres veces más, pero has cometido dos errores muy graves. El primero... decir que Hans era mercancía barata. Por si no lo sabes, yo soy capaz de ver el verdadero valor de una mercancía más allá de las simples apariencias. Quizás Hans fuese un poco barato, pero tenía más valor del que imaginas. Y tenía grandes planes para él, los cuales se han ido a la mierda gracias a tí. Y tu segundo error, fué enviarme una muestra de lo que hiciste con él. Conozco el agradable sabor de esas... mascotas... pero enviarme lo que hiciste es como una burla hacia la deuda que Shin tenía conmigo. Eso equivale a burlarse de los negocios de la organización. Por eso he subido a cinco. Si crees que eso es injusto, mejor cinco veces que diez veces, ¿Verdad?

En todo momento hablaba con toda naturalidad. Y de todas formas, tiene muchas mascotas y consigue más y más cada día. Seguro que este precio podrá pagarlo.

(Rodrigo) El precio total es el siguiente. El perro que me has enviado, pasará a ser mi perro. Y los otros cinco que me envíes también pasarán a ser míos. Así todas tus deudas estarán saldadas y demostrarás toda tu lealtad. Si la mercancía demuestra cumplir mis espectativas, incluso estaría dispuesto a recomendarte para un pequeño ascenso en la organización. Como ves, puedo ser muy generoso...

Parece que no le queda otra. Me pregunta que tipo de mascotas estoy interesado en recibir de forma permanente.

(Rodrigo) Pues de los cinco que faltan... dos machos y tres hembras. Me los puedes ir entregando de uno en uno. Uno por semana. Así cumplirían tu deuda en aproximadamente un mes y medio como minimo o como máximo en dos meses. El tiempo que hubiese durado la deuda de Shin. Y de entre esos dos machos... creo que me interesa mucho uno del que he oido hablar. Como se llamaba... ¿Tristán?

Sé que no es tonto. No lo pido por coincidencia. Quiero que sepa que ya le descubrí de otra manera. Y que si no hubiese sido por su pago voluntario, le hubiesen hecho una visita unos 'amiguitos'. Y no le hubiese gustado lo que hubiese sucedido. Parece que todo está conforme. El pago se hará poco a poco. Y serán solo míos y mías.

(Rodrigo) De acuerdo. Cuando llegue el primero, que lo acompañe uno de tus amigos. Así podré encargarle que te devuelva la mermelada. Y fingiré que nunca recibí ese regalito. ¿De acuerdo?

Todo en orden.

(Rodrigo) La lealtad será recompensada. Nunca lo olvides.

Cuelgo el teléfono. Y vuelvo a la sala. Ahí está. Quieto y sumiso, como debe ser.

(Rodrigo) Bien, Tobías...

Le quité las esposas y le ayudé a levantarse.

(Rodrigo) Cuanto antes lo sepas, mejor. A partir de ahora... eres perro de Rodrigo. ya lo he hablado con tu anterior amo.

Es hora de jugar. Teniéndolo de pie ante mí, tiene mi entrepierna ante su mirada.

(Rodrigo) Desabróchalo, descubre tu juguete favorito y disfrútalo con tu boca y lengua...

Esto será divertido.

__________

La noche anterior... En el centro médico privado... (Esto es para uno de los personajes de Zero Sempai)

El individuo llegó con la petición para ver al director. El recepcionistal o guió hasta allí, pero realmente le resultó extraña esa frase incluida en el papel junto con la dirección de ese centro médico. ¿Qué significará? Lo reunió con el director y los dejó solos. El director recogió el papel con la contraseña y enseguida supo que ese hombre era quien recogería el paquete. Le pidió seguirle y reveló un pasadizo secreto tras la estantería, la cual se movió sola a modo de puerta secreta pulsando cierto mecanismo. Llevaba hacia unas escaleras que van hacia abajo. Por supuesto, cerró el pasaje al entrar ambos. Por el camino, le dijo que tiene suerte de que las contraseñas no signifiquen nada a primera vista y que siempre se cambian. Porque debería tener cuidado de a quien le enseña esas contraseñas. Nunca debió enseñársela a su recepcionista, pues es ajeno a todo esto. Siempre debe tener cuidado de a quien le dice algo en concreto. Pero al ser algo vanal, lo pasará por alto esta vez, aunque ya está ese hombre advertido. La escalera dió hasta una puerta blindada con mecanismos de cerradura de my alta seguridad. Numerosos mecanismos para abrir solo esa puerta. Y cuando se abrió, pasaron a salas y pasillos recubiertos en paredes, suelo y techo de axulejos blancos. Realmente perturbador. La primera sala era solo un salón simple. Pero luego había otras salas. Celdas, laboratorio, quirófano, morgue, horno crematorio... ¡De todo! Incluso habia una sala criogénica y otra llena de tanques de cultivo. En esos tanques parecía haber algo firmándose. Parecían humanos, pero con extraños rasgos. Había salas donde empleados que no tienen realmente pinta de saber acerca de medicina limpian sangre, fluidos y cosas similares. Se oyen gritos en numeras celdas. También llantos y el sonido de golpes. Hay incluso una cámra de torturas. Cosas que se agitan bajo sábanas en camas ensangrentadas y sucias... ¡Un horror! En este caso, el objetivo es una sala de autopsias. Hay una niña y un niños atados a la cama. Y hay guardias y ayudantes vigilando y preparando el instrumental. Desde ahí también se ve algo flotar en tanques de cultivo. No se sabe que es, pero parecen humanoides. Unos con escamas. Otros con pelaje y garras. Te pregunta si te parecen hermosos. Que está realizando maravillosos proyectos. Uno de ellos es cuplir el sueño que se ve en la fantasía. Por lo visto, en algunos paises han conseguido encontrar esqueletos fósiles de dinosaurios... ¡Y de dragones! Algo que, obviamente, el mundo oculta al público. Le costó una fortuna conseguir un trocito de ese tipo de fósiles. Pero ha logrado extraer y descuifrar su ADN. Y junto al ADN humano y de otros animales existentes tanto domésticos como salvajes, está buscando la clave para crear humanoides perfectos o incluso Nekos. Serán los juguetes sexuales del futuro o incluso mascotas que serán la envidia de los millonarios. Por ahora, todo han sido deformes o inestables. Pero cada vez está más cerca. Ahora se centra en los dos menores desnudos y atados a las camillas. Te comenta que en breve tendrá lo que necesita entregarte. Pero que no lo tiene todavía. Quería esperar la llegada del mensajero para garantizar la frescura del producto. Te ofrece esperar fuera o mirar, si lo deseas. Pero que guardes silencio. (Si te quedas dentro, puedes mirar la matanza. Pero lso guardias no te quitarán el ojo de encima. Si decides esperar fuera, pues solo esperar sin más viendo levemente las salas que alcanzan a ver tus ojos.) Se pone la ropa adecuada y procede. Los abre con precisión quirúrgica. Sus intentos de gritar y convulsiones demuestran que no ha usado anestesia. Parece que le gusta escucharlos sufrir, aunque también tiene otros motivos. Que el cuerpo segregue pura adrenalina nutriendo más lo que espera extraer de cada uno de ellos. Los dos dle mismo grupo sanguineo. La sangre brota, las convulsiones aumentan. El dolor es una tortura sin igual. Pero no los deja morir. Sabe como hacerlo. Solo mueren cuando corta el punto clave. Limpia en profundidad y con delicadeza lo qu ha extraido. A uno el corazón. Lo mete en una cápsula esterilizada y estanca. Conectado a un suministro de suaves impulsos eléctricos y un deposito pequeño de sangre que se oxigena una y otra vez por medio de mini-bombonas de oxígeno y nutrientes. Y también incluye un hñígado y un par de riñones. El hígado sellado y cosnervado en frío. Los riñones limpios en profundidad y conservados en un líquido especial en frascos. Las dos cajas perfectamente preparadas y esterilzadas con metidas en una caja metálica grande. Sale del quirófano tras desvestirse y te pide que le sigas. Volvéis al despacho. Te lo entrega. Te dice que debe ser entregado cuanto antes. Pero antes de irte, juega un poco contigo demostrando lo mucho que disfrutaría contigo. Como goza con tu aroma. Te deja marchar. La caja grande es insonorizada para que no se escuchen lso latidos. Y cuando llegas al punto de entrega, das la caja. La abren con cuidado para ocnfirmar el contenido.El producto final está bien resguardado. Por eso se puede abrir sin peligro. Únicamente no hay que tocar lo más importante. Confirman que todo en orden y puedes irte. Vuelves a tu casa, pero es difícil olvidar lo que has visto. Experimentación, tortura, violación, operr sin anestesia, cosas sospechosas que se movían bajo mantas y que a saber que monstruosidades eran, conectados a máquinas eperimentales... ¡Un horror! Quizás sea mejor acogerse a la ignorancia.

Tarantulas Tarantulas (¿Te esperabas lo que Rodrigo le dijo a Noi? XD)
꧁༒☬ZeℝØ-ᎦᎬᏁᎮᎪᎥ☬༒꧂ ꧁༒☬ZeℝØ-ᎦᎬᏁᎮᎪᎥ☬༒꧂ (Horrible, ¿Verdad? XD)

[Lian Wolf 16]

Terminas esos deliciosos manjares. Obviamente, no todo. Pero sí comes y bebes hasta que te sientes satisfecha. Incluso acabas eructando del gusto. Te acompañan a una diminuta sala de al lado. Un pequeño baño con retrete y lavabo por si tuvieses que hacer tus necesidades tras comer o lavarte cara y manos. Y al terminar, te acompañan a la siguiente sala. Hay dos mesas. Una verde con un tallado hermoso de vegetación y animalitos silvestres. Y la otra mesa es roja con un tallado de llamas y calaveras. Entre las dos mesas, una mesita marrón claro con una nota encima.

- Dos mesas. Dos elecciones.
- Una fácil y agradable. Otra difícil y desagradable.
- La fácil es sencilla y te ofrece recompensas diminutas. La difícil es complicada y te ofrece recompensas gigantescas.
- Puedes elegir solo una. Puedes elegir las dos.
- Quien elige una, es considerado como un humano. Quien elige las dos, es considerado como un dios.
- ¿Te espera la vida? ¿Te espera la muerte? ¿Te espera el placer? ¿Te espera el dolor?
- Todo es posible. Nada es imposible.
- ¡Elige tu destino!

Por supuesto, no has pasado por alto las dos cajas grandes. Una encima de cada mesa. Una blanca sobre la verde. Una negra sobre la roja. ¿Elegirás la dos? ¿Elegirá solo una? Teniendo en cuenta tu situación y la de tu conejito, quizás no tengas nada que perder, sea lo que sea.


Lian wolf 16 Lian wolf 16 (Incluso aunque no quieras reintegrarte en el Rol todavía, te hago una sencilla pregunta. ¿Qué te gustaría elegir? ¿La verde? ¿La roja? ¿Las dos en un orden determinado? Por favor, responde a la pregunta en mi perfil con un mensaje. Gracias. :3)
 

¡Fuck off!
Registrado
13 Jun 2006
Mensajes
2,469
Shin - Maraíso.

Tras salir de la residencia Sazaki con la ayuda de "los Iori´s" caminé tranquilamente algunas cuadras y llegué hasta a mi coche que estaba tal cual y donde lo había dejado.

Ah, que barrio tan agradable - pensé subiéndome al vehículo.
Después de salir de esa zona me dirigí a un modesto local de comida que solía frecuentar. El dueño se alegró al verme y antes de que le dijera ordenó que me trajeran tres platos de comida que devoré con calma (como en 7 minutos)
Justo cuando me marchaba recibí un mensaje de texto el cual solo tenía un:
💋

Sonreí de oreja a oreja pues ese simple emoticón me indicaba que Sara tenía todo listo en la correccional. Le mandé un mensaje a Copper avisándole sobre ello, seguro le hará bien saber eso y que sus muchachos estarán bien.
Salí del local de comida y contacté a la vieja para que consiguiera un departamento en la zona centro. Aunque Copper es muy hospitalario, ya estaba harto de viajar a la Hoguera todos los días, ademas debería volver al centro por la tarde. Una vez que recibí los datos cortesía de la vieja me dirigí al lugar.


Maraíso - Lugar desconocido.

En una azotea de un edificio abandonado un niño nervioso se acercó al borde de la cornisa donde una figura grande y humanoide estaba sentada al borde. a su lado, tenía una bandeja de comida tapada.

¿Me... me mando a llamar? - dijo finalmente el niño al ver que no le diriguían la palabra. entonces solo recibió una indicación con el dedo de que se acercara.

El niño se acercó con cautela y recibió una orden simple: ¡Sientate!

El niño se sentó al lado de aquella figura que era fácilmente cuatro veces o mas su volumen y al mirar hacia abajo tragó saliva viendo la gran altura.

Tristán... me has servido bien - dijo la mole a su lado.

Tristan suspiró algo aliviado.

¡Peeero! - dijo enérgicamente su amo haciéndolo dar un brinco.

Al vender a tu "amigo" me hiciste un gran favor para enviarle un mensaje a Shin... pero resulta que... ese tal... ¿como era que se llamaba? - preguntó.

...Ha...Hans... dijo el niño con una cara de amargura.

Si... ese tal Hans, estaba pagando una deuda con el jefe... deuda que ahora yo debo pagar... y resulta que ademas de cederle a mi Toby... te esta solicitando a ti - dijo impaciente.

Yo... yo no lo sabía... como podría haberlo sabido...no... ese no era el trato... dijiste que si te raía al perro de Shin... alejó Tristan.

La mole extendió su enorme brazo sujetando el cráneo del niño y por un momento lo sacó de la cornisa para luego sentarlo en su enorme pierna.

Tranquilo - dijo abrazándolo con un brazo - no dejaré que te lastimen... - dijo acariciándole la cabeza... pero me ayudarás a recuperar a mi Toby.. no queremos dejar a Toby en manos de ese hombre tan malo... ¿o si?

¿Que... que quiere que haga? - preguntó Tristán con aire derrotado.

Vas a ir con Rodrigo-sama jeje... y le darás...

¡¡No... no!! - se quejó Tristán intentado zafarse pero luego miró hacia abajo y se detuvo.

Decía... vas a ir con Rodrigo-Sama... y le darás un mensaje de mi parte - dijo pasándole un teléfono a Tristan.

El niño guardó su teléfono en la cartera de su camisa y pregunto - ¿ya puedo irme? - pregunto temerosamente.

¿Tan pronto?... aquí la brisa se siente tan bien... mira Tristán... mira las nubes - le dijo Noi. El niño miró el cielo despejado.

Mira bien Tristán... Hans esta haya arriba, en el cielo... su alma descansa en paz ahora... - Tristán se acurrucó en su enorme pecho y se puso llorar en silencio.

Ya, ya... tranquilo, estoy seguro de que no te odia, pues en el paraíso no existe ese sentimiento... seguro la esta pasando demasiado bien para acordarse de nosotros haya arriba, esta comiéndose una langosta en el paraíso justo ahora. Y no te odia Tristan, pues sabes que lo que hiciste, fue por él - dijo Noi acariciándole la cabeza. El llanto del niño se intensificó

Si realmente Hans era un niño bueno como tu decías, seguro estará ahí... y por eso le di una muerte tan rápida... no te culpes... hiciste lo correcto - dijo en un tono de cierta ternura pese a la voz.

Puedo hacerte el mismo favor Tristan... una muerte rápida, aquí y ahora... pero sabes bien que tu no eres un niño bueno Tristán, no iras a reunirte con Hans precisamente... ¡¡IRAS AL INFIERNO!!... donde seguramente después iré yo... y Shin... y también Rodrigo... a su momento todos iremos a hacerte compañía... así que.. ¿para que adelantarse? - le dijo Noi. Luego lo tomó de la cintura con ambas manos y lo dejó sobre la cornisa con cuidado

¿Entonces... le entregarás mi encargo al jefecito? - pregunto Noi suavemente. Tristan hizo un movimiento afirmativo con la cabeza secandose las lágrimas.

Buen chico, como premio... - Noi destapó la bandeja de comida. En su interior había una langosta cocinada y aun salía algo de vapor de ella.

¡¡¡Taaaraaan!!! - dijo como presentando el platillo - Es para ti... cómela.. ¡en nombre de Hans! - le dijo caminando hacia la salida.

El muchacho se acercó a la bandeja y olfateo el aroma. Sus lagrimas comenzaron a brotar de nuevo, pero cerró los ojos un momento y al volver a abrirlos su mirada era de furia. Enseguida pateó la bandeja haciendo que la comida cayera del edificio.

¡¡Hey, tienes idea de cuanto vale esa cosa.. oye!! - rugió Noir

¡¡Cumpliré la misión!!... ¡iré con el maldito jefe y le daré tu mensaje!... pero, de todo corazón Noi... ¡espero que Shin que te mate! - Dijo Tristan llorando y salió corriendo hacia la salida.

Jajaja, "Tristan el escapista"... tal vez puedas escapar de mi... tal vez puedas escapar incluso del jefe... pero veamos cuanto tiempo lograrás escapar... de tu propia culpa... jajajaa jajaaaaaaa!! - se rió Noi a carcajadas mientras Tristan bajaba a prisa por las escaleras escuchando su horrible risa.



Shin - Maraíso centro - Departamento.

Cuando llegué al lugar un niño albino en un uniforme escolar me recibió en la puerta.

Hola... tu debes ser "Martillo loco Shin" el perro de la vieja - dijo con toda confianza, suerte que no había nadie cerca que escuchara.

La llave - le dije dándole una mirada fría pero ni se inmutó. Se metió la mano al bolsillo y me pasó la llave. La recibí y le dije:

Pagaré como de costumbre, la vieja se encargara de darte tu parte. Adiós y gracias - le dije entrando al departamento pero el puso rápidamente el pie en la puerta.

Espera un poco - me dijo- tengo una propuesta para ti... de hombre a hombre - dijo seriamente.

Ja... de hombre a hombre - repetí echandole una mirada divertida hacia abajo.

Bloody Money... quiero entrar - dijo con un brillo de avaricia en su mirada mientras sonreía.

Jajaja... adios niño - le di un pequeño empujón hacia atras y cerré la puerta.

Me diriguí primero al refrigerador, había abundante comida y buena bebida, saqué una botella de vino y la destapé sirviéndome una copa que bebí de una sola vez, luego fui a echar una mirada al lugar, la cama se veía confortable. Saqué mi teléfono y revisé que tenía un mensaje de Copper agradeciéndome la información. Me recosté en ese momento y me llamó Sara.

Shin, contacté a la vieja y me informó lo de tu perro, por que no pudo llegar. En verdad lo lamento - me dijo seriamente.

Ya no importa, la vieja solo se burló de mi una vez más al darme un perro tan débil... en la correccional encontraré un un buen ratón y lo convertiré en un mejor perro que el qye tenía.. ¡y será uno con dientes! - le dije entusiasmado.

Oh... tu dolor es conmovedor Shin - me dijo ella sarcásticamente.

¿Por que debiera de sentir lástima por un perro que se deja atrapar nada mas quitarle los ojos de encima? En fin, aún no sé como solucionaré eso del dron... no tengo ni tiempo ni paciencia para aprender a operar esa mierda... dime, ¿segura no puedes prestarme uno de los tuyos? - pregunté esperanzado.

Lo siento, mis chicos estan ocupados en otras tareas de la operación. En el peor de los casos, solo tendremos un dron menos pero no importa, seguro lo solucionaremos en la marcha - dijo ella decidida.

Ok... tengo gran parte de la tarde... si quieres podemos... - le decía

Celebraremos cuando la operación este terminada. Hasta entonces, Shin - dijo ella tajantemente.

Tsk, rayos, zorra escurridiza - pensé algo desilusionado. Lo mejor sería comer algo y beber un poco de buen vino, así que volví a la cocina y entonces me encontré que.. ¡el niño albino estaba sentado y sirviendose una copa de vino! - traté de disimular mi sorpresa pero el captó mi reacción sonríendo confianzudamente por lo que solo le di una mirada enfadada.

Ah, lo siento, me dejaste afuera pero tengo copia de la llave... - dijo jovialmente - verás este es Mi departamento, solo se lo arrendé a la vieja y ellas te lo presta así, de paso yo compré toda la comida, con el dinero de la vieja, claro... descuida, todo esta en orden y no hay nada envenenado, te lo aseguro... en fin.. ¿en que estabamos? - dijo llenando su copita de vino y le dio un sorbo leve.

Ah si... El Bloody Money... quiero participar y se que estas escaso de personal... también soy perro de la vieja y uno con dientes - dijo dándome una mirada malvada por un leve momento - así que, ¿que dices?... ¿hacemos equipo? - dijo en tono confiado.

Lo cierto es que su actitud era demasiado altanera pero tenía un buen punto, estaba escaso de personal. Pero ya había tenido un percance cumpliendo los caprichos de la vieja. Medité un momento mientras me servía otra copa de vino.

Soy rápido, escurridizo y silencioso... ni siquiera me escuchaste entrar, ¿verdad? - dijo de nuevo con su actitud ya molesta. - Además- agregó - soy bueno en las cosas tecnologicas las cuales son tu debilidad... pagué buen dienero por obtener esa información - dijo confiado y orgulloso.

De echo si, lo admito, no me gustan las cosas tecnológicas para nada - dije sinceramente - este chico, quizás pueda ayudarme con el dron de Sara - pensé rápidamente.

Entonces soy perfecto para ti... pero tengo tres condiciones si quiertes que sea tu perro - dijo levantando tres dedos en el aire.

Oh, vaya ¿cuales? - dije tratando de sonar jovial - Mocoso de mierda quien se cree que es... según que "condiciones" me planteara recibiría tres martillazos, pie, mano y cabeza, no me importa si grita y debo dejar el departamento abandonado para volver a la Hoguera.

La primera condición es - tragó saliva de repente - quizás presintió mi cambio de animo y que estaba jugando con fuego.

1: Matarás dos personas a mi elección... sin preguntas - dijo con una mirada malvada.

No dije nada pero puse una cara de "ok, puedo hacer eso".

2: No me obligarás a tener sexo, ni contigo ni con nadie, soy un perro decente - dijo acomodándose la corbata.

Puse la misma cara, la verdad no importaba esa demanda, ni que fuera la octava maravilla del mundo.

Y tres, la más importante - dijo decidido - por sobre todo, me protejerás del nuevo jefe de turno... hasta que comience el Bloody Money... dicen que es un cerdo lujurioso que solo piensa en el sexo y no voy a caer en sus sucias garras... no le dirás a nadie que soy tu perro, ¡no quiero que el sepa ni siquiera que existo! ¿esas de acuerdo con mis términos? - preguntó esperanzado.

Umm... - dije meditando - esa última está difícil... no solo por que Rodrigo tiene ojos en todas partes, sino que además le estaba pagandole una deuda con mi anterior perro... así que el remplazo que necesito debe aceptar ese termino - le dije sinceramente.

...Ya veo... entonces... - Su animo cambió de pronto y su actitud altanera se desplomó dando paso a un tono apagado y deprimido. - entonces no tenemos negocios entre nosotros - dijo tomándose la copa de vino de un sorbo y al parecer no estaba acostumbrado a ello pues hizo una mueca de desagrado al terminar.

Como dije, la pones difícil por que soy mas de los que protegen que de los que esconden - le dije sinceramente antes de que fuera - dime, ¿sabes operar drones? - le pregunté de repente.

Ehh, ¿drones?... pues así, algunos... depende de que tipo - dijo como recuperando un poco el animo - ¿necesitas que arregle, hackee o aprenda a usar uno? - preguntó interesado.

¿hackee?... creo que era el término que usan muchos de los ladrones informaticos... quizas este mocoso altanero si me sea útil despues de todo.

Escucha niño - dije llenando su copa de vino nuevamente - quizás podamos hacer negocios.... si es que puedes aprender a operar uno de esos drones en poco tiempo. Ve con la vieja y pidele un telefono especial, despues...

Ya tengo un telefono de esos - dijo sacandolo de la cartera de la camisa - dime que hay que hacer - dijo espectante.

¿La vieja te dio un teléfono?... ¡¡que ahora le regalan estas cosas a cualquiera?! - dije algo molesto aunque en el fondo estaba satisfecho pues eso me ahorraría tiempo.

La vieja me pidió personalmente que te ayudara en algo... tecnológico, pero no me dijo mas, no sabía que eran drones... y claro, me dijo que debía preguntarte primero si me aceptabas como parte de tu equipo - dijo tomando la copa y dándole un sorbo.

Bien - dije apuntando mi teléfono al suyo y le transmití un mensaje - Ve a esa dirección, te encontrarás con una chica llamada Sara y le dirás que vas de mi parte. Si logras convencerla de participar en mi operación formarás parte de mi equipo, se te dará un collar de perro y estarás a salvo del jefe cuando el Bloody Money comience.

Espera, mejor dame la autorizavion para solicitar un collar devperro ahora... si a Sara no le digo que soy tu perro tal vez no confíe en mi... y ademas necesito que me protejas del jefe ANTES de que comience el juego... si se llega a enterar que trabajo para ti podría reclamarme para esa supuesta deuda - me dijo preocupado.

No estas entiendo, yo solo protejo a mis perros y tu aún no lo eres... a Sara solo convéncela como me convenciste a mi, eres bueno hablando, no creo que te sea muy difícil, a ella le gustan las cosas... pequeñas jejejee - reí al ver su cara de incomodidad cuando escuchó eso - Y en cuanto al jefe - agregué - será mejor que no se entere de nada ni te vaya a agarrar antes del Bloody Money, jeje - le aconsejé.

Parecía dudar, entonces le dije finalmente - Es todo lo que te puedo ofrecer por el momento....

Lo... lo haré - dijo decidido.

Bien. Espero que seas mas eficiente que mi perro anterior... lo cual no será dificil pues resultó ser un maldito inutil, no duró ni dos días en el trabajo, mira que dejarse agarrar tan facil por Noi - dije enfadado.

....¿Noi?... repitió el trafando saliva.

De echo - continué hablando - tendrías que esforzarte en serio para ser peor que el anterior... casi que tendrían que matarte nada mas salir de este departamento para ser mas inútil, jaja - le dije a modo broma.

Miró la puerta tras de si, como si de repente le diera miedo salir del departamento.

Estúpido Hans - dije para mi mismo aunque en voz alta - quizas si le quite a Noi uno de sus frascos de mermelada, para comerte, digerirte y que vuelvas asi a tu estado natural... ¡una mierda! - grité golpeando la mesa con el puño.

Noi... ese mutante mezcla de Braun Strowman de la WWE y Negan de Walking Dead... bromeas, ¿cierto?... - dijo con una sonrisa nerviosa.

¿Que haces aún aquí?... ¡Largo! - grité - tengo mucho en que pensar - le grité sirviéndome una copa de vino.

El niño tragó saliva y abrió la puerta. se quedo ahí un momento y lo vi transpirar en serio. De pronto salio dando un portazo y creo se fue corriendo.

Lo siguiente que hice fue beberme toda la botella de vino y después comi abundantemente. Empuje una mesa trabando la puerta de la entrada por seguridad, no vaya a a ser que ese niño albino tenga la estúpida idea de que sería mas fácil lidiar conmigo que con Noi.
Despues me recosté en la cama y pude dormir plácidamente un par de horas... eso hasta que una llamada me despertó.

Vi la imagen y era la máscara de Noi. Deje que sonara mientras me fui a enjuagar la cara y me mojé el cabello. Al volver el teléfono seguía sonando y finalmente contesté.

¿Hooola "chinge"... tanto tiempo... ¿como estas mi amor? - dijo socarronamente.

Cometiste un grave error al matar a mi perro, Noi - dije seriamente. No solo era mío sino que molestaste al jefe de turno - le dije.

Ja, yo me las arreglaré a mi manera con "Rodrigo-sama"... muchas gracias por preocuparte por mi, tan dulce como siempre, amorcito... dime... ¿vendrás a mi?... ¿o tendré que salir a reventar cabezas hasta que te encuentre? - preguntó amenazante.

Sabes que nunca huiría de una mierda como tu... solo dime, donde será esta vez - dije seriamente.

En donde nació nuestro amor, jaja... te estaré esperando - dijo fríamente y colgó la llamada.

Por mi parte recibí la notificación y guarde el teléfono en mi bolsillo. Como lo anticipé, sería allí, hice bien en citar a los Ioris en la tarde, ellos serían mi boleto de entrada.

Ya verás - dije apretando el puño. Esta vez... será la última - dije decidido.



Centro de Maraíso - Cerca del atardecer.

Estacioné mi coche algo lejos y divisé a los Iori´s... estaban con la niña ¿para que rayos la trajeron?... bueno, uizas no tenian a nadie de confianza que la resguardaras... bah, no importa, aunque no hubiese comenzado ún el Bloody Money, ni Noi se atrevería a matar a alguien que tenga una pluma de Canario. Esperé un rato a ver si habían invitado a mas amigos a la fiesta como la policia pero parecía no ser el caso, aunque no estaba demás pasarse de precavido.

Vaya, realmente son idénticos - pensé - aunque estaba casi seguro que mi gato era el que estaba menos nervioso, además el podía conocer mi ubicación exacta con su teléfono. Me acerqué a ellos.

Llegas tarde - me reclamó uno de los Iori´s. No lo tomé en cuenta y dirigí al Iori lider.

Te sientes bien Ichi-Ni - le dijo la niña al que ignoré.

- S....Si estoy bien jaja - contestó riendo algo nervioso y se sonrojó. - Ajá, entonces ese fue el que estuvo conmigo - pensé.

A donde vamos no es lugar para ella - le dije haciendo referencia a la niña - Vayan hasta mi coche y espérenme ahí.

A donde vas? - preguntó el Iori líder.

A mi coche. _vuelvo en 10 minutos - le recalqué con voz firme y me alejé de ellos. Ni volteé para ver si me hacían caso o no.

Cerca de esa misma plaza caminé una cuadra entera y me situé en la esquina. A media cuadra de mi había un motociclista sentado en su moto y revisando su telefono. Al verme prendió la moto y avanzó hasta mi, entregandome un paquete grande.

Tengo prisa y no puedo revisarlos aquí... ¿Estará todo en orden?... ¿atuendos de lucha libre IDÉNTICOS, tal como solicité? ¿como lucen? - pregunté al repartidor.

Idénticos, tal cual... - aseguró el repartidor - ¿como lucen?, ni idea, yo solo entrego, no reviso... aunque el encargado me dijo algo de que eran de color purpura... de un luchador mexicano de peso crucero, que tras meterse con la gente equivocada desapareció... ya sabes - hizo unas señas en el aire.
El caso es que son de buena calidad - aseguró.

ah si, y por que nadie los quería entonces? - pregunte suspicaz

Ni idea, pero ya sabes como son de supersticiosos esos mexicanos, que el chupacabras, que la llorona, que la puta virgen de Guadalupe y todas esas mierdas... me parece que hay cierto respeto o quizás MIEDO por ese traje... seguramente por ser de un difunto... por eso nadie quería sus atuendos - dijo el repartidor en tono casual.

Miedo... mejor aún - dije mirando la bolsa.

Ya págame para poder irme - me apresuró. Saqué mi teléfono y el sacó uno parecido. Sonaron ambos y la transferencia quedo lista.

Excelente. Adiosín - el sujeto se alejó en su motocicleta sin decir nada mas.

Volví a mi coche y ahí estaban sentados los tres, la pequeña niña y mi nueva dupla de luchadores amateur. Abrí la bolsa y adentro no solo estaban embalados los trajes sino que había algo de mercancía de lucha, unos dvds, unos posters, una figurita de acción entre mas merchandising del fallecido luchador. Vaya, y eso que pagué barato por el pack completo, en fin, pobre desgraciado, había pagado mas comprando frutas en la feria que por todos sus recuerdos.

Saqué los trajes que estaban aparte del resto de la basura en bolsas plásticas, pulcramente embalados y se los pasé a los gemelos. - Les traje un regalo les dije mientras se los pasaba por la ventana de atrás y luego subí a mi coche.

Que es esto preguntó uno de ellos.

Son trajes de lucha amateur. Ponganselos - dije echando a andar el coche.

¿Que? ¿ahora? ¿aquí? ¿y por que? - dijeron intercaladamente una vez cada uno. No se si lo habrán echo a propósito o si fue coincidencia, pero me causo gracia y disimulé una sonrisa.

Ejem... iremos a una arena de lucha... allí enfrentaré a un viejo rival.... pero como requisito, debo llevar a una dupla de luchadores jóvenes - les advertí.

¿dices que... vamos a competir? - preguntó uno de ellos sorprendido.

Si... encadenados y dentro de una jaula electrificada... no es gran cosa les dije como si nada.

¡Imposible! - dijo uno de ellos.

¡Olvídalo! - dijo el otro mas seriamente

¡Esa es la misión! O reciben un par de golpes a mano limpia... o reciben esto - mirándolos por el espejo saqué mi martillo y lo hice girar en el aire sin soltar el volante con la otra mano. Luego lo guarde de vuelta en mi cartera de la camisa.

Pero no somo luchadores... no estamos en forma ni conocemos esa técnica de pelea - se quejo el otro genuinamente preocupado. Quizás era el mas consentido de los dos por su forma de expresarse.

Escuchen - dije calmadamente - no pelearan contra luchadores expertos sino contra niños de su edad, o incluso menores... todo en plan amateur... pero real.... ademas los combates no son a muerte ni tan violentos, es una mezcla entre realidad y espectáculo... pueden pelear un poco y rendirse, me da igual, aunque si ganan... obtendrán buena pasta pues las recompensas se dividen solo entre los ganadores - les dije sinceramente.

Es un requisito presentar ahí una dupla de luchadores para poder entrar. Se como funciona ese lugar pero no tengo perros que me representen por el momento, asi que ayúdenme en esto y no solo los dejaré en paz, sino que estaré genuinamente agradecido con ustedes... ademas... si muero esta noche, vayan con la vieja, ella les dará parte de mis ganancias, algo así como una especie de jugosa herencia... - les dije sinceramente.

Pero, acabas de decir que los combates no son a muerte - dijo uno de los Ioris.

El mío sí.... - dije secamente. Y tras decirlo en voz alta tuve que sacar un cigarrillo con una mano quizás demasiado temblorosa. Había evitado fumar en todo el día pero el estress me la estaba ganando. NECESITABA fumar.

En esa arena - fuhhh - expulsé humo - Se puede luchar con o sin mascara, así que si no les gusta el traje pueden luchar a rostro descubierto - les avisé, teniendo por seguro que no tomarían esa opción.

¡Ya, pónganse los trajes! - les ordené


Comenzaron a cambiarse en el mismo auto con algo de incomodidad y no solo por el poco espacio y el movimiento del vehiculo, sino por hacerlo bajo la mirada de la niña y la mía, de echo hasta parecían avergonzarse entre ellos... ¿que acaso no se conocían tan bien? - pensé. de reojo uno me miraba por el espejo del retrovisor mientras se cambiaba, tenía la cara mas roja que el otro, seguro fue el que estuvo conmigo jeje.

Eran increíbles, ademas de lindos idénticos... me pregunto como hubiese sido mi vida si hubiese tenido un hermano igual a mi... si me lo follara ¿sería como follarme a mi mismo? ¿ver mi propio rostro sumido en placer?... me pregunto si ellos han considerado esa idea... si, definitivamente sus cuerpos..

¡¡¡¡BIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIPPPPPPPPPPPPP!!!!!!!

A ultimo momento gire el volante esquivando enorme camión que salió de la nada. no se si el venía en sentido contrario o yo me cambié a la otra pista por distraerme con los chicos de atrás.

¡Mierda! - dije mirando por el espejo retrovisor como el camión se perdía aun tocando la bocina y casi que se me cae el cigarrillo de la boca. Estaba por la mitad pero lo arrojé por la ventana pues me dio un susto de muerte. Que Noi ni bloody Money ni que nada, estuve a punto de morir por estar calentándome con un par de chicos. Todo es culpa de Sara, si me hubiera recibido esa tarde no estaría tan caldeado de animo ahora ¡Concentrate Shin!

¿Están bien ahí atrás? - pregunté disminuyendo la velocidad y dando una mirada rápida. Vi que uno de los ioris se había estampado en la esquina del vehiculo y el otro estaba pegado a él, semi desnudos y con los trajes a medio poner. De entre sus cuerpos apareció la niña y gritó.

Yuupiiiiii, de nuevo!!!! - levantando los brazos.

Jajaaaaa, me agrada esta niña - dije riendo a carcajadas.


Maraíso - Arena Clandestina.

Con los Ioris en sus nuevos trajes entramos a la arena. El portero nada mas verme nos dejo pasar de inmediato.

Adentro el especataculo ya había comenzado, se escuchaba el ruido del publico vitoreando, abucheando y seguramente haciendo apuestas.
el referí salio a nuestro encuentro y aunque ya me conocía se soprendio al verme.



¿Shin, realmente eres tu?... ¡estas enorme! - dijo sorprendido. Luego miró a mis acompañantes ¿y esos alfeñiques? - dijo como disimulando una risa.

Mi cuota de entrada. Es su debut - le expliqué. Luego lo miré serio - Vine por Noi, así que apresúrate, que luchen ahora mismo. dije clavandole los ojos en los suyos.

Claro... si, solo quedan tres combates y...

No... cambia el orden - le aconsejé.

Emmm, veré que puedo hacer - dijo caminando hacia los vestidores.

Cuando se alejó me dirigí hacia los Ioris - Escuchen bien, de niño luche varias veces aquí, conozco bien este lugar, aunque esta algo diferente, seguro las reglas son las de siempre. Aunque las peleas sean reales esto es un show, no vayan siempre a toda maquina, si ven que su rival queda sin aire en el suelo no lo ataquen sin piedad, aprovechen de celebrar con el publico y denle tiempo de recuperarse, si les tienen consideracion ellos la tendran con ustedes.

Aún bajo el traje los vi tragar saliva - Tranquilos, todo estará bien, dije cuando el arbitro volvía y nos dijo que los siguiéramos a la zona de los vestidores.

Esta bien Shin, a lo que termine el combate actual siguen ustedes... ¡a la otra avísame con anticipación, perro mugroso! - se quejó- Su atuendo es igual, ¿te molesta si los presento como hermanos? - preguntó - Así el siguiente combate será una lucha de hermanos contra hermanos - dijo entusiasmado el referí.

Ja, haz lo que quieras... así que sus oponentes son hermanos - dije sonriendo - ¿quienes son son? - pregunté algo preocupado - mierda, si son hermanos seguro serán una buena dupla. Si les ganan a mis chicos me harán ver mas debil ante mi lucha contra Noi - pensé nervioso...

No los conoces Shin, son nuevos... aunque tienen mucho talento, los hermanos Tiger llevan tres meses aquí y han perdido pocas veces - me dijo el referí.

Ya veo... pues mis muchachos tampoco pierden muy a menudo - le mentí para darles algo de credito a ellos y a mi mismo.

¿Pelearan en la jaula electrificada? - pregunté como si nada.

Jajaja, nah, ya no son los viejos tiempos Shin, aunque por lo mismo ahora tenemos verdadero talento, ya que duran mas... el negocio se ah vuelto menos violento perova bastante mejor a como era en tus tiempos - dijo jovialmente.

Pero los luchadores son mas consentidos... al parecer - dije mirando los pasillos viejos pero limpios. Por un momento sentí un leve mareo y vi las paredes manchadas de sangre, como en mi época, pero me froté los ojos y todo volvió a ser como estaba, demasiado limpio.... - umph, este lugar ya no es lo que era - dije para mi mismo.

Escuchen novatos - les dijo el referí a los gemelos en tono serio mientras caminabamos a los vestidores - Nada de golpes bajos, nada de piquetes a los ojos, sin mordidas y si armas, solo una lucha de exibicion. Pueden perder por conteo de tres al tener las espaldas planas y por rendición... emm... el K.O también es aceptado. recuerden darle espacio a su oponente e interactuar con el público... aunque quizas los abucheen, sus oponentes son muy populares y queridos por la fanaticada - avisó el referí.

Estos son sus oponentes - dijo señalando a dos personas .

Mi nombre es Joe. Es un placer - dijo un niño rubio que tenía pinmtura corporal. Estaba sentado al borde de un rincón.

Ah..., carne fresca... Yo soy Jane, jeje - dijo una chica bien en forma, estudiando a los Ioris con la mirada.


Creí que eran menores, ¿que edad tiene ella? - le reclamé al referí.

Jane tiene 17 y Joe tiene 13, yo mismo lo verifiqué- me dijo seriamente.

Tsk, la chica se veía realmente ruda y experimentada pese a su corta edad. El niño tenía una pintura corporal algo estrafalaria, seguro era mas un fan que un luchador veterano aunque se le veía en buena forma. Que da da, pudo ser peor, pudieron ser dos chicos de 17 experimentados.

¿Y tu, no usas pintura corporal? - le pregunté a la chica.

Bah, esas son cosas de niños - dijo ella sin perder la calma - ¡Hey! - le reclamó su hermano.

Al igual que esas mascaras tontas - dijo ella a los Ioris buscándoles pelea antes de tiempo - Si ganamos, esas mascaras son nuestras - sentenció.

No le hagan caso, solo tengamos un buen combate - dijo el niño pintado amablemente saludando con la mano. Su hermana solo se levantó estirandose y haciendo crujir sus manos. Ambos salieron de los vestidores y se encaminaron a la arena.
Los seguimos quedándonos en la zona de entrada. Se escuchaba el ambiente del publico afuera. parece que estaban tirando la casa por la ventana.... ah que nostalgia...

¡N... no puedo hacer esto, no puedo! - me dijo de repente uno de mis muchachos, nervioso y en voz baja para que solo el y su hermano escucháramos.

¡Hey, tranquilo, solo es pánico escénico... a mi igual me paso la primera vez. Y ten en cuenta, es un precio bajo para libarse de mi. ¡Tu!... - le dije al otro - tranquiliza a tu hermano, y no me hagan quedar TAN mal.. ¿ok? - en ese momento un presentador se acercó a nosotros.

Eres el maneger de los retadores... ¿Como se llaman? - preguntó.

No es de tu incumbencia - le dije sin mirarlo siquiera.

Me sujetó del cuello de la camisa bruscamente y me jaló hacia abajo - era un tipo bajo y algo fornido.

¿No es de mi incumbencia?... ¡¡Claro que es de mi incumbencia imbecil!! ¡¡Necito presentarlos adecuadamente!! - reclamó.

Emmm... bueno... se llaman... se llaman - dije mirando a los Ioris con sus nuevos trajes - mierda, no pensé en algo tan simple pero necesitaba ponerles un nombre y que sonara algo rudo, pero era malísimo inventando nombres.

Y escuchamos la presentación de sus oponentes que salían hacia la arena.

La siguiente es una pelea sorpresa que no estaba anunciada en la cartelera de esta noche.
¡Una lucha entre hermanos!!
Presentando primero a los favoritos de muchos, la dupla con colmillos, los jóvenes tigres Maraísinos;
¡¡¡Tiger Joe y Tiger Jane!!!

Se escuchó una gran ovación y comenzaron a corear "Jane-Joe-Jane joe" repetidamente.

Se ve que son algo populares - dije bajándole el perfil al asunto.

¡El nombre, carajo! - rugió el presentador - ¡a la mierda, seguro los encontraste hoy en la calle! - dijo malhumorado empujandome hacia atrás y salió de ahi por el costado.

Yo cuidare bien de la niña hasta que termine su lucha. Hasta entonces, buena suerte - le dije a los gemelos tomando a la niña en brazos y me fui con ella a la zona de managers. Salimos por el costado igual que el presentador y nos ganamos en la zona de personal especial, cerca de la mesa de transmición.

¡¡¡Como que no sabes!!! - le reclamó el locutor con su micrófono desactivado al presentador que estaba conmigo.

¡No tienen nombre, usan unos trajes obscuros con una araña en la cabeza... no se, inventa algo maldita sea! - le reclamo este de vuelta y se alejo de él.

Rayos eres un inútil - dijo el locutor y ahora activaba su micrófono para hablar a la audiencia.

Y con ustedes los retadores, ellos son... emmm... ¡¡son extranjeros!! - dijo de repente lo que ocasionó un abucheo inmediato del publico.

Si si, son malos, son terribles, su pasatiempo es matar animales por mera diversión y se sabe que atacan a traición!! - dijo el presentador estableciendo a mis muchachos rápidamente como los villanos... maldito infeliz, los abucheos se incrementaban.

Con ustedes, "Los gemelos Tarantulas" - gritó a todo pulmón ocasionando mas abucheos.

Jajaja, que ironía... seguro se le ocurrió por ese diseño de araña en las mascaras... a Tom le hubiera encantado ver esto - dije riendo alegremente.

¿Quien es Tom? - me pregunto la niña en mis brazos.

Jajaja... emm.. nadie... nadie - le dije nervioso sin darme cuenta que había pensado en voz alta.

En ese momento salieron los Ioris... se les veía nerviosos caminando por la pasarela camino al ring, pero caminaban casi idénticos, lo que les daba un aspecto algo robótico que captó la atención del publico que comenzaron a cesar los abucheos y les pusieron atención.

Si, esto será bueno - dije recordando lo mucho que me encantaba esto - ¿quieres bebida y palomitas? - le pregunté a la niña quien me dijo que si con la cabeza.


Roll Of:

꧁༒☬ZeℝØ-ᎦᎬᏁᎮᎪᎥ☬༒꧂ ꧁༒☬ZeℝØ-ᎦᎬᏁᎮᎪᎥ☬༒꧂ Tu te metiste en esto y ahora te toca luchar para salir XD
Tatsumaru Igrata Tatsumaru Igrata pronto recibirás otra visita... y otro mensaje de Noi.
 
Última edición:

Spooky Yaoi Party
Registrado
29 Nov 2015
Mensajes
1,035
Ubicación
Argentina
[Maraiso/Arena Clandestina]

Narración Iori


"Shin nos dio unos Trajes Morados de lucha, que eran bastantes incomodos en especial em la entrepierna, como se supone que hacian los luchadores para moverce en esta ropa. Luego entramos a la arena. El portero nada mas vernos nos dejo pasar de inmediato. Adentro el especataculo ya había comenzado, se escuchaba el ruido del publico vitoreando, abucheando y posiblemente haciendo sus apuestas. El referí salio a nuestro encuentro y al parecer ya conocía a Shin, pues soprendio al verlo."

"Luego de un breve intercambio de palabras con nuestros contrincantes, los cuales eran una chica, que se veía realmente ruda y experimentada pese a su corta y el niño tenía una pintura corporal algo estrafalaria, se le veía en buena forma. Despues de escuchar la presentación de nuestros oponentes que salían hacia la arena. Nos tocó a nosotros pero por desgracia Shin no penso en algo tan simple, podía ver era malísimo inventando nombres. Que más da después de una breve discusión con el presentador."

"Por fin el Locutor nos presentó de una forma que me dio Rabia, ganas no me faltaban para hacerle tragar ese Micrófono."

- Y con ustedes los retadores, ellos son... emmm... ¡¡son extranjeros!! - dijo de repente lo que ocasionó un abucheo inmediato del publico - Si si, son malos, son terribles, su pasatiempo es matar animales por mera diversión y se sabe que atacan a traición!! - dijo el presentador estableciendonos rápidamente como los villanos... Hijo de Perra, los abucheos se incrementaban - Con ustedes, "Los gemelos Tarantulas" - gritó a todo pulmón ocasionando mas abucheos.

"En ese momento salimos...Ichi se veía mas nervioso que yo caminando por la pasarela en camino al ring, el publico comenzon a cesar los abucheos y nos pusieron atención. Ya en el Ring el Referí dio la señal de comienzo."

- Esto no me gusta para nada Iori - Dijo Ichi en voz vaja para que solo yo lo escuchara - No creo que pueda hacerlo - Podia escuchar su voz temblorosa.

- No te preocupes, yo estoy aquí para protegerte - Alege seguro - en más tal ves yo tenga un poco más de experiencia en peleas que tu, no creas que la Mafia fue fácil - Alege regalandole una sonrisa para calmarlo un poco.

- Oigan ustedes dos - alegó la chica - la campaña acaba de dar comienzo a la pelea, así que vasta de charla y más acción - Dijo poniéndome en posición de pelea - ya tendrán tiempo después para ir a llorar a los brazos de vuestra mami jajajaj - se burlo saltando una carcajada.

- Tsk... eso ya lo veremos, Ichi atrás yo me encargo... - dije pero este ya se me había adelantado atacando por sorpresa a Jane, dándole un golpe en el rostro.

- Como te atreves a mencionar a nuestra madre sin conocerla, MALDITA BASTARDA!!! - grito Ichi sorprendiendo a nuestros oponentes y al público - no te atrevas a memcionarla - dijo con la mirada perdida, asta ahora no había visto ese lado de Ichi.

- Estas bien Jane - Dijo el otro chico hacernadoce preocupado

- Tal ves me hallas tomado por sorpresa, pero el próximo ataque lo recibirás tu - dijo reincorporandoce

"Lego corrio velosmente para atacar Ichi, ya estando cerca da un puñetazo con su brazo derecho, el cual recibí interponiemdome entre ella y Ichi. Con mis brazos en posición de defensa recibí su puño, el cual me hizo retroceder casi haciendome perder un poco el equilibrio. Está chica si que era fuerte, a causa de su golpe hizo que una especie de escalofrío recorrerá todo mi cuerpo por el impacto de su golpe, también hiso que me endumeciera el cuerpo, a causa de la maldita cicatriz que tenía en el abdomen en el lado izquierdo, la cual me hizo mi Madre en luchar por su vida con la misma navaja, con la cual le arrebate cruelmente la vida."

- Iori estas bien!!! - dijo alarmado - No debiste haber interferido - Alegó alterado.

- Estoy bien solo se me entumecio un poco el cuerpo - dije reincorporandome - Almenos Shin tenía razón - dije observando como los otros celebraban con el publico - Nos estan dando tiempo de recuperarnos, al parecer si nos tendran consideración - dije ya completamente reincorporado.

- ¿¡Que hacemos!?... A este paso no harán trizas o peor - dijo Ichi poniéndome nervioso.

- Veo que solo aveces demuestras tu lado oscuro - dije senil en tono burlon.

- Dejate de bromas, y estate atento, están a punto de contra atacar - Me advirtió Ichi.

"Esta ves atacaron los dos juntos, como pensé trabajarán en equipo o eso pensé, es chica me atacó nuevamente, eh inutilmente pude esquibar sus golpes, algunos me rosaban el cuerpo, era demasiado rápida. Mientras que su hermano atacaba sin cesar a Ichi el cual apenas podía defenderse con su brazos para no recibir un puñetazo en el rostro."

- Oye! Mantén tus ojos en mi por que el siguiente golpe no te será tan fácil esquivarlo - dijo pateandome justo en el abdomen y luego un golpe en el rostro, haciendome caer de espaldas contra el suelo del ring.

- IORI!!! - alegó Ichi acercándose a mi, tu rostro demostraba preocupacion.

"Nuevamente volví a caer, y esos dos otra ves celebrando con el público. Y el Referí comenzó a contar, con dificultad me volví a poner de pie y escupi un poco de sangre, no pensaba perder, esa palabra no esta en mi diccionario. Podía ver como me muchos me observaban con asombro, de ser otra persona, tal vez... ya se ubiera rendido."

- Eso es Oni-Chan!!! -

"El traje me hacia sentir algo incómodo, en más no podía ver bien, la máscara solo me estorbaba, ya no me importaba si veían mi rostro o no, ahora me importaba ganar y salir de esto... cuanto antes mejor. Me quite la mascara, la cual ya era un estorbo, y se la arroje a Jane."

- Te la regalo, no la necesito - Alege serio.

- Iori! que pretendes hacer! - pregunto confuso.

- Ichi, recuerdas las locuras que hacíamos de niños - alege, este solo asintió confuso - Bien, pues es hora de demostrarles que es trabajar en equipo - Exclame.

- Bien, yo tampoco necesito está máscara - dijo Ichi quitandoce la mascara y tambien arrojandocela al otro chico.

- Acaso se están burlando de nosotros - alegó molesto Joe.

- Tanquilo Joe, parece que en verdad son gemelos - dijo tomando del suelo las mascaras que arrojando - y ya sacaron las uñas, me parece perfecto - dijo aspirando nuestra escenscia de las mascaras - Que la divercion de comienzo, está vez no les tendremos piedad - dijo tirando las máscaras fuera del Ring.

- Lo mismo decimos - dijo Ichi está ves menos nervioso.

- Yo me encargo de la fuerza bruta y tu te encargaras de confundirlos un poco - le dije a Ichi en vos baja para que el solo escuchara.

- Veo que aprovecharse bien el echo de que somos gemelos - dijo Ichi dibujando una sonrisa.

- Esa es la Idea - dije poniendome en guardia.

- Basta de charla y más acción - dijo Jane abalanzandoce asia nosotros.

"Como esperaba, es demasiado impulsiva, lo unico que pensaba era en atacar sin pensar, pero para nuestra suerte pudimos esquivarlo a tiempo. Es hora de actuar."

- "Eso es todo" "Pense que" "Eras" "Mejor" - dijimos intercaladamente una vez cada uno - "Anda ataca" "No atacarme a mi" "No a mi" "No a mi" - intercalando nuevamente.

- YA CALLENCE!!! - grito sujetandoce la cabeza.

- AHORA!!! - corrí asta ella, atine a golpearla con un puñetazo que recibío de lleno... y luego otro, seguido de otro y otro... haciéndola caer de espaldas.

"Todo quedaron sorprendidos, no entendía que fue lo que sucedió, el Referí confuso comenzó a contar."

- Jane levantate, Vamos - Esta con un poco de dificultad se reincorporó.

- Es si me tomo por sorpresa - dijo limpiandoce un hilo de sangre de su boca.

- Mierda es muy resistente - Alege fastidiado.

"Debíamos acabar con esto de una vez, y rápido entonces si no podíamos acabarla a ella debíamos, poner en juego el plan B. Tal vez su hermano este en forma pero no tenga la misma resistencia que su hermana. Tomaremos ventaja de ello, pero había que sacar del camino a Jane con ella en medio no podíamos atacar a Joe."


{...}


______________________________________________________

[Maraiso/Arena Clandestina]


Narración Ichi

"Nos encontrábamos en el Ring, luchando con una chica mayor que nosotros muy abilidosa pero demasiado impulsiva, y su hermano el cual mantenía la clama pero también su distancia. Era hora de pasar al plan B, Iori al tener más resistencia que yo, debia mantener alejada a Jane de su Hemano, y yo hacer todo lo posible por hacerlo caer. No estaba seguro de poder hacerlo pero debía intentarlo, Iori ya había hecho mucho por mi, ahora es mi turno de hacer algo... después de todo es mi culpa que estemos en este lío. Debía remediar mi error, pero solo ganando está pelea podría."

"Iori comenzó a fastidiar a Jane, asta el punto en que ella solo se fijará en el, de esa forma la alejo lo suficiente de su hermano."

- Jane calmate, debemos trabajar juntos - alegó preocupado Joe.

- Seria mejor que no te distraerse tanto! - dije golpeandolo en el rostro - Eso te pasa por distraído - Alege, por fin habia logrado hacer algo.

- Me tomaste por sorpresa, pero a diferencia de mi hermana yo no me dejo llevar por mis impulsos - dijo comenzado a atacarle con varios golpes.

"Esquibaba cada uno de sus golpes como podía e incluso debía utilizar mis brazos para cubrirme, debía acabarlo rápido o Iori no resistirá mucho tiempo. Puedo ver que está agotado, ya casi no le quedan energías para segir esquivando los golpes de Jane."

- Si vas a segir golpeandome de esa forma no tiene sentido seguir luchando contigo - Alege simulando un bostezo para probocarlo.

- No me fastidies - dijo corriendo hacia mi para golpearme.

- Ahora Iori!! - dije agachandome en cuatro patas, haciendo tropezar a Joe.

"De esa forma Joe calló sobre las guardas rebotando contra estas haciéndolo caminar de espaldas perdiendo el equilibrio, pero antes de que callera al suelo Iori lo golpeó con fuerza en el rostro haciéndolo impactar fuertemente contra el piso del Ring. Todos quedaron boquiabiertos tratando de entender lo que acababa de suceder."

- Oiga usted es el Referí, comience el conteo de una vez! - Alege llamando la atención del referí el cual se encontraba completamente estatico ante lo sucedido - ME ESCUCHA GRAN IMBÉCIL!!! - grite haciendo reaccionar.

- Ah! Si Uno... Dos... Tres... - dijo terminando el conteo.

- Aún que no lo crean, "y asta yo mismo no lo creo" - dijo lo ultimo en voz vaja para si mismo el Locutor - Los ganadores son los "Gemelos Tarantulas" - gritó a todo pulmón.

- Muy Bien Oni-Chan y Ichi-Ni!! -

- Lo logramos Iori! - alege contento.

- Si, es bueno trabajar en equipo - dijo Iori sujetandoce el abdomen adolorido - Creo que esa patada que medio, si que dolio - se quejo perdiendo un poco el equilibrio.

- De no haber sido por mi, no estaría así ahora - dije sintiéndome culpable.

- Yo no pensaría esa, creo que lo peor se lo llevó aquel chico, por poco y lo dejo inconciente pero parece que es igual de impulsivo que su hermana - Bromeó Iori.

- Tal vez tengas razón, volvamos con Shin - Dije cargando a Iori en mi hombro.

- Apuesto que está saltando en una pata ante nuestra victoria - alegó con una sonrisa.

- Supongo que si! - dije igualmente sonriendo, mientras caminábamos por la pasarela devuelta a la zona de entrada.

- Quiero preguntarte algo Ichi! - exclamó Iori - Te sientes incómodo con la presencia de Shin por lo sucedido la noche anterior!? - pregunto haciendome poner nervioso.

- Bueno yo... no es que... me sienta nervioso... - dije sintiendo como mi rostro comenzaba a arder con recordar lo sucedido esa noche.

- Mmm... Bueno dejalo así, no te preguntaré más sobre eso, si te molesta - alegó caminado por su propia cuenta.

- Espera no puedes caminar tu solo - le dije pero no me escucho, acaso se habrá molestado - Iori, oye estas molesto - pregunté angustiado.

- No, lo que me molesta es que no confíes mi, despues de todo te confece todo lo que estaba planeando, y sobre qie participare en lo que tu ya sabes - Alegó molesto.

- Iori, no quiero hablar acerca de lo que pasó entre Shin y yo - dije con un leve rubor.

- No se... parece que lo disfrutaste! - dijo incrédulo, arqueando una ceja.

- Acaso estas celoso!? - Exclame, tapandome la boca con ambas manos al notar que Shin estaba detrás de Iori, este noto su presencia pero igual forma siguió hablando.

- Así que es cierto - dijo... mientras yo, no podia evitar ruborizarme ante la presencia de Shin y las palabras de Iori - admitirlo... te gustó que Shin te tocará, no puedo creerlo - alegó.

- Que no es cierto! - dije completamente rojo y nervioso.

- De que hablan Oni-Chan - pregunto Hime bañándome la prenda inferior a Iori.

- No es nada Hime, es solo un juego... verdad Ichi - dijo a regañadientes.

- Si solo un juego jeje - reí nervioso.

"Shin solo se quedó viéndome de una forma la cual me daba escalofríos y me ponía nervioso, espero no este pensando en lo que yo estoy pensado... Demonios Iori es tu culpa, que ahora este asesino se este poniendo caliente con todo lo que escucho. No es que que me importe, pero mi cuerpo se siente raro cuando Shin está presente. Lo unico que podia hacer era desviar la mirada, y no verle. Sólo hacia que me ponga aun más Nervioso."


{...}


______________________________________________________

[Maraiso/Casa de Scot]


Narración Scot

Estaba de vuelta en casa, pero me era difícil olvidar lo que había visto. Experimentación, tortura, violación, operaciones sin anestesia, cosas sospechosas que se movían bajo mantas y ni pensar que monstruosidades eran, conectados a máquinas eperimentales... ¡Un horror! Quizás sea mejor acogerse a la ignorancia. Apenas pude pegar el ojo esa noche.

(Por la Mañana...)

"Me llegó un E-mail con una gran suma de dinero, cien mil para ser exactos, me sorprendió la cantidad, por lo que me asegure de no estar soñando... pero no era así. Esta por dormir un rato más pero tocaron a la puerta. Quien podría ser, tal ves era Iori de nuevo, si es asi no sorprende que necesite mi ayuda otra ves."

- Ahora que se te ofrece Iori... - dije viendo que no se trataba de el como pensé.

- Usted es el señor Scot!? - pregunto un mensajero con una caja grande en manos, a lo que solo asenti - Este es un presente de Rodrigo-Sama - alegó dejándome la caja - y tambien tengo otro mensaje para usted - dijo emtregandome un sobre.

"Me explico detalladamente de que se trataba, era una reservación en el Hotel-Balneario de lujo de Maraiso, con pencion completa y diez tratamientos del balneario a libre elección. Y eso no es todo, está a mi nombre y con posibilidad de que pueda ir con un acompañante de mi elección. Todo eso Reservado por un finde semana en la suite principal. Pero como pensé no tiene nada que ver con los negocios de la organización. Luego de eso se marchó."

"Lo unico que podia pensar era en que no haya una cabeza en la caja o algo pero, pues pesaba, pero ahora que me daba cuenta, la caja contenía la marcas de varios de los mejores vinos. Si el dinero me dejo inpactado esto aun mas, tan bien hice mi trabajo."

- Bueno sería Descartes si no voy a ese Hotel de Lujo este fin de semana, así será Rodrigo - dije sacando mi teléfono para hacer una llamada - Alo Elena, estas libre este fin de semana - Alege en tono sereno - descuida no te haré perder el tiempo en estupideces mías, todo lo contrario, se que te gustará esto - Alege mirando el sobre.

"Ya había conseguido a mi acompañante, por alguna razón, sentía que me volvería a ver con Rodrigo y está vez Elena también, a pesar que ella no trabaja para la Organizacion me ayudó, a escañar y ocultar a Hime todos estos años, solo espero está no se sobrepase con el, si por alguna razón nos lo llegamos a encontrar."


{...}

______________________________________________________

Tatsumaru Igrata Tatsumaru Jaja vaya que dejas traumado a más de medio mundo XD El pobre apenas pudo pegar los ojos XDXDXDDD aceptó con gusto tus regalos (a ver que te traes entre manos XD)

Lian wolf 16 Lian wolf 16

Tarantulas Tarantulas De algún modo u otro mis gemelos tenían que ganar, si no podían con Jane entonces con Joe si (ese es el trabajo en equipo). Y deje un poco de picantito por ahí, Ichi todavía no se quita de la cabeza lo de la noche anterior con Shin XD
 
Arriba Pie