+18 Original Fic BY THE WAY I LOVE YOU -TERMINADO-

O-O¬ Baton pass!!
Registrado
26 May 2016
Mensajes
3,527
:3 Aquí, un nuevo fic con nuevas chicas, :d que les he agarrado cariño por que cada una de este grupito son un amor, sobre todo la protagonista, Scotty Blunt, :3 espero se diviertan.




YAHOO 1




Los años de bachillerato/preparatoria pueden ser maravillosos o desastrosos, dependiendo de la perspectiva y vida de cada persona, pero, para una chica en especial, era lo más grandioso que podría pasarle, siempre y cuando, estuviera cerca de su amiga, la persona más importante del mundo y de su existencia, la luz de sus ojos, ese tesoro que le hacía los días felices, el motivo principal del porqué se esforzó por quedar en la misma institución que ella, no sólo aprovechó su posición familiar y dinero, también, su inteligencia, para demostrar ser una estudiante digna del lugar donde su amiga estudiaría. Por ese logro, su mejor amiga quería llevarla a festejar a una nueva cafetería que recién abrían cerca de los dormitorios donde estarían esos años, era tanta la felicidad, que ella no le soltaba su brazo y temblaba de la emoción.

En la puerta de esa cafetería, una pareja se miraba en el reflejo del cristal, una chica alta de una tez ligeramente bronceada, con ropas casuales que por su físico le daban un aire de modelo, teniendo al lado a una joven de altura promedio, delgada, con unos brillantes ojos azul cielo escondidos entre gafas, con muchos adornos en su ropa y gorra, con una sonrisa pegada al rostro tan grande como su emoción al dar brincos sobre la punta de sus pies por lo que ella tomaba como una cita.

scottyz-png.22945


- ¡CITA, CITA, CITA! ¡Una cita con Blanche! ¡Scotty tiene una cita con Blanche! - Hablaba la ojiazul mientras volteaba a ver a su amiga hasta donde estaba su rostro. - ¿Te besarás con Scotty como en las películas románticas? -

blanche1-png.22946

- Si te portas bien, te besaré en la mejilla. -

- ¡Algo es algo! Dime, Blanche ¿Por qué querías traer a Scotty a esta cafetería? -

- Ya lo verás, es algo que seguro te pondrá de buen humor. -

- ¿Te besarás con Scotty adentro? -

- No, eso no. - Contestó Blanche dándole palmadas en la cabeza a su amiga, abriendo la puerta con la otra mano.

- ¡Bienvenidas a Palette D´Essence! -

- ¡No puede ser! ¿Yadi? -

yadi-png.22947



La cara de Scott, aquella de gafas con peculiar nombre masculino, fue de sorpresa, pues, quien les recibía en el mostrador de esa cafetería, era alguien conocida por ambas, aunque era más alta que antes y sobresalían unos pronunciados senos en su vestido, incluso más grandes que los de su mejor amiga, esa cara amigable y simpática, así como su voz animada, sin duda eran los de Yadira, una amiga que ambas compartieron en la escuela primaria.


- ¡Scotty! ¿Cómo has estado? - Dijo la chica saliendo del mostrador para abrazar fuertemente a su compañera, apretándola contra sus pechos.

- ¡Scotty ha estado genial, pero ahorita, está en el cielo! ¡Son tan blanditos! -

- Mejor la sueltas, luego se pondrá algo animada. -

- ¿Animada? - Preguntó Yadi separándose de Scott al sentir un beso repentino en su escote, viendo el rostro embelesado de la ojiazul. - ¿Qué fue eso? -

- Fue una reacción completamente involuntaria, jaja. -

- Ook… Se nota que no has cambiado en nada… Jiji. - Rio Yadi acercándose a Blanche para susurrarle al oído. - Soy yo o Scotty tiene cara de que está pensando en algo malo. -

- ¿En serio? -



Ambas amigas veían la cara de la chica de coletas, que se reía con una cara maliciosa y sonrojada, observando a las dos, empuñando sus manos frente a su pecho, señal de que estaba imaginándose algo, eso lo sabía bien su mejor amiga, ya que, estaba acostumbrada a esa peculiaridad de ella.


- ¡Estás bien rica, Yadi! ¿Te imaginas a Blanche tan alta que es cargándote en sus brazos para llevarte contra esa mesa y que empiece a devorarte los pechos? Aaah, no, no lo hagas, Blanche, nos van a ver… No me importa, nena, me comeré tus tetas bañadas en crema y kalúa… Aaah, aah, no me muerdas tan fuerte… Si no duele, no sirve… -


Blanche tronó los dedos fuertemente, haciendo que Scott volteara para todos lados, como si hubiera estado en un trance muy profundo. La ojiazul parecía haberse perdido por unos segundos, sin saber porque la cara de la castaña que había vuelto a ver, era de nervios, susto y sonrojo.


- ¡Yadi! ¿Cómo has estado? ¿Desde hace cuanto no has visto a Scotty? ¿Tres años? -

- ¿Qué fue eso? - Preguntó Yadi asustada, mientras Blanche se reía apenada y se acercaba a Scott para darle palmadas en la cabeza.

- ¿Recuerdas que Scotty tenía mucha imaginación en la escuela? Digamos que está en otro nivel. -

- ¿Scotty hizo alguno bueno? Jaja, a Scotty le encanta que la trates como mascota, jaja. -

- ¿Qué le pasó a Scott estos años que no nos vimos? - Preguntó una voz tímida que salía de la cocina.

- ¡Damaris! -

damaris-png.22949


Una chica un poco más alta que la de coletas, con unas ropas similares a Yadira, se acercó al grupo, abrazando a Blanche y luego a Scott, en señal de recibimiento, separándose de esta ultima para sujetarle de los hombros y verle fijamente a su rostro, encontrándose con esa gran sonrisa y ojos abiertos por completo, como si fuese una niña viendo un juguete nuevo.

- Scott ¿Te sientes bien? -

- Damaris, no te quiero romper el corazón y sé que quieres romper el hielo rápido al besar a Scotty frente a ellas, pero, amo a Blanche, jaja. - Dijo Scott sonriendo enormemente haciendo que Damaris volteara a ver a Blanche.

- ¿Acaso… Se golpeó la cabeza? -

- No te asustes, les dije el otro día que se llevarían una sorpresa. -

- ¿Sorpresa? ¿Ya sabías que ellas trabajaban aquí? -

- No sólo trabajan aquí, Yadira es la dueña de la cafetería. -

- ¿En serio? ¿Scotty tendrá café gratis de por vida servido desde los pechos de Yadi? -

- Del café no lo sé, espera… ¿Por qué te daría café en mis pechos? - Preguntó Yadi tapándose el busto al ver como los ojos de su amiga brillaban al mirarlos.

- Scott, por favor, no empieces, nos volvemos a ver en años y harás que ellas dejen de hablarnos si sigues así. -

- Jajaja, lo siento, Blanche, aunque Yadi tiene los senos más grandes que Scotty ha visto, sabes que mi corazón solamente tiene lugar para ti, antes muerta que amando a alguien más, jaja, y si llega a pasar eso, me arrancas el corazón y dices ¡Mío, mío, mío! Jajaja. -

- Scotty ¿Podrías sentarte ahí y esperar a que te demos una sorpresa? -

- ¡Uh, uh! ¡Me encantan las sorpresas! -



Scotty corrió hacía la mesa del fondo, sentándose de lado, pataleando emocionada y tapando sus ojos al esperar esa sorpresa especial de su amada Blanche, dándole tiempo a la chica para señalarle con la cabeza al par para que fuesen a otra mesa y les explicara la situación. Yadira y Damaris se sorprendieron con lo que Blanche les contaba, Scott Blunt, su mejor amiga desde el jardín de niños, quien siempre se mostró hiperactiva, poco a poco, fue haciéndose más y más, peculiar, por darle una definición a su forma de ser, no era una chica mala, solamente, lo que pensaba lo decía, lo que sentía lo externaba, en una mezcla de primera y tercera persona, no tenía muchas amigas más que ella, por lo que, cuando se enteró que sus amigas de la primaria volvían y que sabían un poco más sobre como era Scott, pensó que sería una buena manera de ayudarla a mejorar sus habilidades sociales así, como apoyarla en vivir más en la realidad que en sus fantasías.


- Déjame entender, Scott está enamorada de ti, pero, no puede evitar andar fantaseando abiertamente cosas, entre ellas, cosas… Intimas ¿Cierto? - Preguntó Damaris tapando sus mejillas al sonrojarse.

- Así es, sé que puede ser algo incomodo al principio, pero, no es mala. -

- Bueno, tal vez, Scott es así por querer llamar tu atención ¿No crees? Tal vez, su relación no está funcionando del todo. -

- ¿Relación? -

- Sí, tú y ella son novias ¿O no? -

- No. - Respondió Blanche algo confundida por esa afirmación. - ¿Por qué pensaron eso? -

- Pues, ella parece estar encantada contigo, llegaron juntas muy abrazadas, la manera en que te preocupas por ella al punto de dar la cara por sus ocurrencias, es algo muy lindo de tu parte, por eso, pensé que eran novias, es algo que haría Yadi por mí. -

- Damaris, que cosas dices. -

- Pero es cierto, sé que harías mucho por… Verme feliz. -

- Cosita. -Rio tiernamente Yadi sujetando las mejillas de Damaris, para besarla en la boca, dejando a Blanche parpadeando al no esperarse eso.

- Ok… Esto es nuevo. -

- Oh, lo siento, no te habíamos dicho… Que pena. -

- Damaris y yo somos novias, luego seremos un lindo matrimonio feliz, pero, primero novias, jiji.-

- Yadi, que cosas dices, que vergüenza. -

- ¿ESCUCHE BIEN? ¿YADI Y DAMARIS SON NOVIAS? ¿Cómo Scotty y Blanche? -

- Eso sí que es una sorpresa, vengo a reunirme con mis amigas de colegio y resulta que son todas lesbianas. -

gera-png.22950


Las cuatro chicas voltearon al escuchar esa voz, viendo a una chica de cabello teñido en morado y azul oscuro, de un estilo algo punk, que recién entraba a la cafetería y dejaba su mochila en el suelo, llevando las manos a su cintura para luego, mostrar una leve sonrisa.



- ¿Y qué? ¿No van a saludar? -

- ¿Cómo has estado, Geraldine? - Preguntó Blanche abrazando a su amiga.

- Bien ¿Y cómo ha estado el clima ahí arriba? -

- Muy graciosa. -

- Es cierto, Blanche, has crecido mucho, ya eras alta en la escuela, pero, ahora, eres altísima. -

- ¿Si, verdad? Mi Blanche es perfecta. - Hablaba Scott desde la mesa, pataleando mientras las chicas le prestaban atención. - Un metro ochenta y cinco de pura perfección, sesenta kilos de amor, noventa y uno de pechos ¡Y que pechos! Una sensual cintura de cincuenta y ocho centímetros y un tremendo trasero de noventa ¡Cualquier modelo quisiera tener sus medidas! ¡Y es todita de Scotty, jaja! -

- Déjame adivinar, le dieron a ella refresco de cola con aspirinas ¿Cierto? -

- Es un chiste muy cruel de tu parte, Geraldine, la pobrecita está enferma. -

- Damaris, ya dijo Blanche que no es una enfermedad, no está loquita por eso. -

- ¿No es peor llamarle loquita? -

- ¡A Scotty no le molesta que le digan loquita siempre y cuando le den un besito, jaja! -

- Ok, nos quedamos con loquita. -

-- De seguro ha sido duro todos estos años estar con ella ¿O no, Blanche? - Comentó Damaris mientras Yadira volvía al mostrador para ir preparando café para sus amigas que caminaban a la mesa de Scott.

- Un poco. -

- Más, si es tu novia. -

- No es mi novia ¿Por qué todo el mundo piensa eso? Hasta mi mamá lo piensa. - Respondió Blanche sentándose al lado de Scott, que la miraba fijamente con su rostro emocionado.

- ¿Y mi sorpresa? ¿La sorpresa para Scotty? -

- ¿Para quién es la sorpresa? ¿Para ti o para Scotty? -

- Para mi y para ella, jajaja. -

- Ok… Extiende tus manos. - Dijo la bronceada, sacando un libro con un listón pegado.

- ¡Siiiiiiiiiiiiiii! ¡Un libro! ¿Es un cuento erótico? A Scotty le encantan las historias llenas de sexo, pudor y lágrimas, sobre todo, lágrimas y pudor provocadas por el sexo, jaja. -

- Es un thriller. -

- ¡Esos también son buenos! - Respondió Scotty tomando el libro, y como si fuese magia, su rostro se ponía serio al empezar a leerlo.

- ¿Qué mierda acaba de pasar? Ey, Scott ¿Qué …-

- Shhh… -

- ¿Me está callando? - Preguntó Geraldine mientras las chicas se reían.

- Es el único rato en que la verás calmada, cuando está haciendo tareas o leyendo, es como si se sumergiera a solo eso. -

- Esto… Es abrumador. - Habló la pelimorada sacudiendo su mano frente a Scott. - ¡Es cierto, no hace ca… ¡Hija de … -

- ¡Suelta, Scotty, suéltala! -

- ¿Qué pasa? ¿Por qué gritan? -

- Arrgh.. .Argh… -


Yadi se quedó sorprendida al dejar un rato el café y voltear a ver porque habían gritado, viendo como Scott prendió su boca a la mano de Geraldine, como si fuese una clase de animal, la cara de la atacada era de incredulidad al estar siendo mordida por esa chiquilla, Damaris se jalaba el cabello por el susto de no saber que hacer, la única que reaccionó fue Blanche, que abrazó a Scott y le acarició la cabeza tiernamente y besó su mejilla.



- Ya… Ya… Nadie te quitará el libro, suelta… Suelta… Así es, buena niña. - Hablaba tiernamente Blanche mientras Scott abría su boca y lamía la mano de su amiga, para luego, acurrucarse en los brazos de la alta. - Así. -

- ¿Scotty es una buena niña? -

- Sí, la mejor de todas. -

- ¡Yahoo! -

- ¿Qué maldita relación enferma tienen ustedes? -

- Blanche ama a Scotty, pero no lo sabe, jajaja. -

- Y yo que pensaba que la relación de Martin con su exnovio era rara. -

- ¿Martin? ¿Quién es Martin? -

- Es mi novio. -

- Espera…. ¿Tu novio tenía un exnovio? -

- Si ¿Qué tiene de malo? -

- ¿Eso no lo hace… Gay? - Preguntó Blanche algo confundida, mientras Geraldine se limpiaba la mano babeada con una servilleta.

- Somos bisexuales. -

- ¿Te imaginas Blanche? ¡Geraldine entre dos preciosos hombres bisexuales, dándose amor entre los tres y ella viendo como ellos se dan duro contra el muro y macizo contra el piso! -

- Scotty, tranquilízate ¿Qué dijimos de pensar en cosas así?-

- En realidad, lo máximo han sido tres. -

- ¿Tres? ¡Ay dios, Scotty puede imaginárselo! -

- ¿Tres? ¿Acaso… Que pena, pensar en eso me da vergüenza: -

- No lo pienses Damaris, piensa mejor en conejitos, en nuestro nidito de amor. - Hablaba Yadi dándole suaves palmaditas a la mejilla de su novia para quitarle los pensamientos vergonzosos.

- Tengo que borrar eso de mi cabeza… Un momento, ustedes dos son novias y tú eres bisexual… ¿Cuándo? -

- ¿Cuándo qué? -

- La gente cambia en tres años, Blanche, Damaris y yo empezamos a salir en primero de secundaria y nuestros papás nos apoyaron a vivir juntas, este negocio lo empecé con mis ahorros y tenemos un apartamento en el segundo piso, es nuestro nidito de amor. -

- Yadi, no digas esas cosas frente a las demás, me harás poner roja. -

- Cosita, no te preocupes, no les molesta a ellas ¿Verdad? -

- Claro que no… ¿Y tú? -

- Creo que empezó con una chica de la secu, tuvimos nuestras aventuras, luego me hice novia de Martin, que antes salía con el hermano de esa chica. - Hablaba Geraldine tomando su café. - Oye, sabe delicioso. -

- Es una receta de mi familia. -


Blanche estaba algo extrañada, no era incomodidad porque sus amigas tuviesen una vida amorosa y sexual activa, así como una orientación más abierta y libre, después de todo, su abuela era lesbiana y su madre eran lesbianas, más bien, la facilidad con las que ellas hablaban de ese tema, cosa que temía al explicarles sobre la relación que tenía con Scott, que, aunque eran mejores amigas, ella había estado enamorada de su persona desde que se conocían.



- ¿No es genial, Blanche? ¡Ellas son felices, como nosotras, jajaja! -

- Hacen una linda pareja, en verdad. - Comentó Yadi con una sonrisa, mientras Blanche se reía apenada al sentir como Scott abrazaba su brazo.

- No conozco a nadie más paciente que tú, sin dudas, eres la indicada para Scott. -

- ¡Scotty está feliz! ¡No sólo volvió a ver a sus amigas de la escuela, ellas aprueban el amor que hay entre Scotty y Blanche! -

- ¿Entonces para eso nos juntamos? ¿Te piensas declarar a Scott? - Preguntó Geraldine haciendo que Blanche se sonrojara por el comentario.

- Esperen, chicas, no sé que tanto están pensando, Scotty, deja mi brazo un rato ¿Si? Anda, bebe tu té. -

- ¿Si Scotty se lo toma le darás un besito? -

- Sí, vamos, te daré uno en la mejilla. -

- ¡Yahoo! Ah, quema, quema… Jajaja… Oh, sí, el libro, el libro. - Habló la ojiazul abriendo el libro, quedándose de nuevo concentrada en él.


Blanche señaló con sus dedos a las demás para dejar a Scotty leyendo y ponerse todas en la mesa de otro lado, con taza en mano, la chica más alta, colocó sus brazos sobre la madera y se acercó para que la demás hicieran teamback y hablar en voz baja entre ellas, como si fuese de un gran secreto entre todas.



- Chicas, yo no soy como ustedes. -

- Eso es claro, eres una chica muy alta. -

- No me refiero a eso, yo no soy lesbiana. -

- ¿No? Entonces ¿Qué relación tienes con Scotty? -

- Somos mejores amigas… ¿Por qué piensan que tenemos algo? -

- Pues, dudo que incluso la mejor de las amigas pueda cargar con Scotty, no me imagino como te fue estos tres años que no estuvimos con ustedes, recuerdo que era muy inquieta y siempre andaba corriendo para todos lados, arriba de los árboles, persiguiendo a los gatos, mordiendo a los perros. -

- Ladrándole a los carros, asustando a los profesores, abrazando a todas las chicas. -

- No olvides que también era muy lista ¿Recuerdan que decían que era tan pero tan lista que su cerebro hizo kaput y por eso quedó así? - Comentó Damaris con unos dedos en sus labios, recordando ese comentario. - Pobrecita, es como una genio incomprendida. -

- Bien, es cierto que ya no hace todo eso, es más tranquila que antes. -

- ¿Más tranquila? ¿Acaso no viste como me mordió la mano? Acababa de arreglarme las uñas. -

- Yo te pago la manicura, no te preocupes por eso, además, fue tu culpa, a ella no le gusta que la interrumpan al leer. -

- A eso nos referimos, señorita gigante, te gusta Scotty, es la única razón lógica para que la mimes tanto. -

- Yo no la mimo, solamente, la cuido, es mi mejor amiga. - Sonrió Blanche mientras miraba su café. - Es cierto que es algo complicado tratar con ella, pero, no es una mala persona, siempre hemos estado juntas, incluso, se esforzó para estar en la misma academia que yo, es algo que no haría cualquiera. -

- ¿Ven esa cara? Es la cara de una chica enamorada. -

- Que lindas, enamoradas desde el jardín de niños. -

- Se están divirtiendo con esto ¿O no? -

- Más que bastante, siempre te vi como una chica seria y prudente, me imaginaba que saldrías con algún chico tipo príncipe perfecto, mira las sorpresas de la vida, te enamoraste de la loquita. -

- ¡SCOTTY YA TERMINÓ DE LEER! -

- ¿Eso es posible? Pero si apenas han pasado como cinco minutos. -

- ¡Es genial, cuando están detrás del asesino de su hermanastro y como se enamora de su estudiante! ¡Y resulta ser el director! ¡Scotty no se lo esperaba! - Hablaba emocionada Scotty, corriendo a los brazos de Blanche, lanzándose para abrazarla y sonreírle sin dejar de mirarle a los ojos fijamente. - Por cierto, te amo, Blanche. -

- Ay, que lindas se ven. -

- ¿Scotty y Blanche hacen buena pareja? -

- Si, se ven muy bien, jiji. -

- Creo que esto no fue una buena idea. - Suspiró Blanche para luego reírse apenada, mientras acariciaba el cabello de Scotty y le miraba cariñosamente. - Pero, no la había visto tan feliz, creo que valió la pena. -

+++++++++++++++++++++++++++ O3O ++++++++++++++++++++++++++


Mi nombre es Scott Blunt, pero me llamo Scotty, aunque es un nombre de chico, me gusta, lo eligieron mis papás porque así se llamaba una persona muy importante para la familia Mannes de la cual estoy emparentada, mi abuela se llamaba igual, así que, significa que soy la heredera de un gran nombre, y con un gran nombre, viene una gran responsabilidad. Scotty tiene dieciséis años, mido un 1.58 de estatura, nada mal para mi edad, 76 de pechos, de lo bueno poco, 52 de cintura, soy abrazable y 84 de trasero, un poco más y tendría una cola muy sexy, jaja, me siento feliz como soy y Scotty es feliz como es. Dicen que soy algo extraña, no lo veo así, yo soy yo y Scotty es Scotty, nada más, creo que es lo que la gente no entiende, me ven como si tuviera algo, pero, yo no me siento rara, quizá, si Scotty pudiera ver desde sus ojos, podría saberlo, cosa difícil, no es como si pudiera sacarle los ojos a alguien y ver a través de ellos, jaja. Sin importar eso, soy feliz, mi felicidad tiene nombre, es Blanche, por cierto, amo a Blanche, jaja.

Blanche es la chica más bella y dulce que he conocido en mi vida, es grandiosa, perfecta, no solamente es belleza en una sola palabra ¡Es sexy! Jaja, pero, más que sexy, la amo, amo lo linda que es conmigo, a veces, me pongo a llorar de la felicidad por tenerla, por estar a su lado, porque, no necesito más en este mundo que Blanche, Scotty es feliz porque Blanche existe. ¿Cómo es que Scotty se enamoró de Blanche? Lo recuerdo muy bien, fue un Abril, cuando por fin me metieron a un preescolar, Scotty nunca había ido a un preescolar, mis papás decían que aun no estaba lista, no entendía a que se referían, pero, lo comprendí cuando estaba sola. No sé porque nadie quería hablar o jugar con Scotty, sería su disfraz de príncipe y espada inflable con él que iba a la escuela, una no sabía si aparecerían dragones a cuáles vencer, tal vez, eran las ganas de Scotty de abrazar a todas, o que cuando hablaba, parecía que nadie entendía. Me sentía muy triste, no era divertido estar ahí, Scotty se la pasaba sentada sola debajo de un árbol, pero, Blanche llegó.

Fue un día más en la triste vida de Scotty en el jardín de niños, cuando, una niña muy bonita, muy alta, la más bonita y alta que había visto, se paró frente a ella, era nueva, no recordaba haberla visto, se veía linda con su vestido de princesa color azul y su corona.


- ¿Eres un príncipe? -

- Scotty es un príncipe. - Dijo Scotty, no podía creerlo, alguien me hablaba y era la niña más bonita que había en todo el mundo.

- Yo soy una princesa, pero, no puedo jugar sin un príncipe. -

- ¡Scotty será tu príncipe! ¡Aunque soy una niña, seré un príncipe! -


Esa niña me sonrió y me tomó la mano, ella me sonreía, eligió a Scotty entre todas las personas del patio de juego, a mí, a nadie más, ella era una princesa y me eligió como su príncipe. Desde ese día, Scotty era feliz. Blanche siempre jugaba con ella, la defendía de otros niños, eran mejores amigas, cuando Scotty le preguntó porque jugó con Scotty, su respuesta la hizo feliz.


- Porque, nadie quería jugar conmigo, me dicen que no puedo ser la princesa, que yo debo de ser el dragón, por ser grande. -

- ¡Siempre serás una princesa para Scotty! -


Ella sonrió y abrazó fuerte a Scotty, Scotty era feliz, no era la única que se sentía sola ahí, pero, ya no tenía que sentirse así, tampoco ella, se tenían las dos, no importaba que nadie quisiera a Scotty por ser Scotty, o que nadie quisiera a Blanche por ser tan alta para una niña de preescolar, nos teníamos la una a la otra, nadie más volvería a hacer sentir sola a Blanche.

Todo el tiempo, estábamos juntas, me aferré a ser feliz, sabía que podía ser feliz, gracias a ella, que siempre estaba con Scotty, ya no me preocupaba por ser normal, por querer ser como los demás, porque, Blanche quería a Scotty aunque nadie más la quisiera por ser como es, siempre. Cuando ella empezó a salir con algunos chicos, Scotty se puso triste, pero, luego volvía a sentirse feliz, porque Blanche se alejaba de esos chicos y siempre volvía con Scotty, para volver a sonreír de verdad, porque, Blanche sonríe de verdad cuando está conmigo, yo lo sé, porque sé cada detalle de ella, no puedo olvidar nada, mucho menos, algo que tenga que ver con Blanche, porque, amo a Blanche.

No sé en qué momento, pero me di cuenta, me gustaban las chicas, en especial, me gustaba Blanche, también deseaba a otras chicas lindas, me sentía mal por eso, pensaba que traicionaba a Blanche, pero, lo comprendí, Scotty quería experiencia, quería tener experiencia para ser capaz de sorprender a Blanche y ser una buena pareja para ella, aunque, no sé cómo hacerlo, me emocionó tanto al verla que empiezo a decir muchas cosas sin sentido, debe de haber otras formas de demostrarle el amor, más allá de besos y abrazos, quisiera ser capaz de poder expresarme más claramente con Blanche, al final, siempre se resume en algo, amo a Blanche.


- Scotty ¿Qué sucede? -


Unas palabras trajeron de vuelta a Scott, quien se había quedado mirando fijamente la taza de té que observaba, la voz que la devolvió a la realidad, fue la de la chica que tanto amaba, que le sonreía y acariciaba el cabello con cariño, cariño que respondió con una tierna sonrisa y un abrazo fuerte.



- Scotty recordaba cuando nos conocimos ¿Lo recuerdas, Blanche? -

- No mucho, quisiera tener la memoria que tienes tú y poder recordarlo todo. -

- No es bueno tener una memoria así, a veces, Scotty no puede dormir porque no deja de recordar, a veces me pongo a recordar el primer día que usaste un brassier, cuando te dio tu primer periodo y… -

- Shh… Eso no se cuenta. - Dijo Blanche algo apenada, mientras Scotty se recostaba en sus brazos.

- Dejando ese momento tan enternecedor entre las que son y a la vez no lo son, me sorprende saber que todas estamos en la misma academia. -

- Es lindo ¿No creen? Estaremos todas estudiando juntas y podremos apoyarnos en los estudios, que bueno que tenemos a Scotty en el equipo. -

- ¿Scotty está en el equipo? ¿Cuál equipo? -

- Es que, Yadi y yo no somos muy buenas en algunas materias, apenas pasamos el examen de admisión. -

- Y si algo recordamos de ti, es que eres muy lista y nos podrías ayudar. -

- ¡Genial! ¡Siempre quise ser una maestra! Scotty usaría un gran escote, liguero, aprovecharía su posición jerárquica para aprovecharse de sus estudiantes, jaja… Ahh, no profesora Scotty, esto no está bien… Sean alumnas obedientes y desnúdense las dos para la profesora Scotty, jaja… No, profesora, solo quiero que Yadi vea mi cuerpo... ¡No me importa, ahora, abran las piernas que tengo hambre! Jaja. -

- ¿Qué dijimos sobre andar fantaseando cosas así? -

- ¿Qué no las diga a viva voz? -

- Exacto… Esperen, ustedes no son malas estudiantes, no que yo recuerde ¿Qué paso? -

- Bueno, digamos que tuvimos un asuntito que nos distrajo de los estudios. -

- Cuando aceptamos que éramos lesbianas y empezamos a salir, dejamos un poco el estudio y eso fue lo que nos trajo problemas con nuestros papás. -

- Para demostrarles que íbamos en serio con lo nuestro y que seríamos responsables, me puse a trabajar de medio tiempo al mismo tiempo que le eché ganas al estudio. -

- También yo, no quería dejar a Yadi con toda la carga. -

- Y cuando teníamos suficiente ahorrado, decidimos rentar esta casa y como mis abuelos me enseñaron mucho sobre el té, café y repostería, decidí que sería una buena idea, iniciar nuestro negocio y así demostrarles a nuestros papás que podíamos salir adelante. -

- Por ahora nos ha ido bien, pero, no queremos fallar, menos cuando logramos entrar a la Step Fast School, saben lo difícil que es pasar su examen. -

- En verdad, siento admiración por ustedes, chicas, dar tanto de ustedes por su relación. - Sonrió Blanche mientras Yadi y Damaris se tomaban de la mano, sonriéndose mutuamente.

- Es el poder del amor ¿Verdad, cosita? -

- Somos un equipo enamorado. -

- ¡Scotty y Blanche también es un equipo enamorado! ¿Verdad, Blanche? -

- Un equipo de mejores amigas. -

- Ajá, y yo soy virgen. -

- ¡Blanche es virgen! -

- Scotty, no digas eso por favor.- Susurró la chica alta apenada mientras las chicas se reían un poco por la sinceridad de Scott.

- No tienes porque apenarte, no tiene nada de malo. -

- No es como si te vieras obligada, cada quien decide con quien y cuando coger ¿O no? -

- Bueno, no usaría esas palabras, pero, sí. -

-¡Scotty no es virgen! -


Todas voltearon a la ojiazul de gran sonrisa por ese comentario, sobre todo, Blanche ¿No era virgen? ¿Scott había tenido relaciones sexuales? ¿Cuándo? Solamente pensar que algún tipo se había aprovechado de su amiga y tuviera sexo casual con ella, le hizo helar la sangre.


- Scotty ¿Es en serio? -

- ¡Si! ¡Willy me desvirgó adelante y Mr. D atrás! Jaja, al mismo tiempo. -

- Vaya vaya, la loquita resultó una fiera. - Habló Geraldine disfrutando de ver la cara de susto de Blanche, pensando. - Parece que alguien va a explotar. -

- Espera ¿Dos? ¿Desde cuando sales con alguien? -

- Scotty no sale con nadie. -

- No puedo creerlo, Scotty tuvo un trío con dos chicos de manera casual. -

- No sé que decir, Scott, no pensé que fueras así. - hablaba Damaris tapando su cara por la vergüenza.

- ¿Chicos? ¿Quién habla de chicos? -

- Pues, de el tal Willy y Mr. D. -

- ¿Te refieres a ellos? - Contestó Scotty esculcando en su bolso, sacando dos consoladores de goma, uno blanco y uno negro. - El blanco es Willy y el negro es Mr. D ¿A poco no son lindos? Jaja. -

- Ya me daba que era demasiado bueno para ser verdad. -

- ¡Scotty! ¡Guarda eso! -

- ¿Qué? Ustedes le preguntaron a Scotty por ellos. -

- ¿Y porque traes esas… Esas cosas en tu bolso? -

- ¿Cómo que por qué? Son armas de defensa personal. - Dijo la chica de gafas agitando un consolador como si fuese una espada, golpeando la mesa con él. - Scotty siempre tiene que estar preparada para defender a Blanche. -

- ¡Oye, no agites eso en la mesa! -

- Menos sabiendo donde ha estado. -

- Eso significa, que la única que no ha tenido experiencia, eres tú, Blanche ¿O me equivoco? - Preguntó Damaris llena de sonrojo, mientras veían como Blanche suspiraba y tallaba su codo.

- No creo que sea algo importante, Geraldine lo dijo, hay que darle tiempo al tiempo. -

- Juraría que la chica más linda de la escuela y que se desarrolló más rápido que todas, tendría un poco de experiencia para estas fechas, es lo más común ¿O no? La chica popular que vuelve loco a los chicos guapos. -

- Yo nunca dije que era popular, no me gustaba llamar la atención. -

- Es difícil que no la llames, eres muy alta y, te lo digo sin rodeos, estás bien buena. -

- ¡Muy muy buena, Blanche es la chica más sexy y linda del mundo, pero es de Scotty, solo de Scotty! -

- Sí, solo tuya. - Respondió Blanche siguiéndole el juego a su mejor amiga para luego voltear a Gera.- Gra… ¿Gracias? ¿Me lo dices como amiga? -

- Claro que, como amiga, aunque, también te lo digo desde otro punto de vista. - Sonrió Geraldine moviendo sus cejas y sonriendo de forma coqueta a Blanche, que sintió nervios en la espalda.

- Blanche rechazó a los idiotas que tuvo de novios, Scotty quería darles veneno, pero, Blanche dijo que era algo ilegal, jaja. -

- ¿Los rechazó? -



Blanche soltó un suspiro y pensó si hablar de eso o no, era algo que solamente sabía Scotty, porque fue ella quien le hizo ver que sus relaciones no funcionaban por ese gran detalle, descubrir que los chicos que se hacían su pareja, solamente tenían interés en su físico y nunca se preocuparon en conocerla a fondo. Una mano tomó la suya, volteó y vio que era Scotty, quien le sonreía, era como si le invitara a hablar, era cierto, eran sus amigas, ellas habían hablado de su vida durante el tiempo que no se vieron, estaban ahí, junto a ellas, aceptando a Scotty, tenía que confiar, como Scotty sentía la confianza de haber vuelto un día más ahí.


- Empecé a salir con chicos en primero de secundaria, creí que era lo normal, se portaban muy lindos conmigo, no pasábamos de besos, tomarnos las manos, pero… El primero, pensé que era algo normal, no me sentí cómoda y terminé con él, luego, pasó lo mismo, así, sucesivamente. - Hablaba Blanche suspirando y viendo a sus amigas. - Cuando creía encontrar al chico correcto, no pasaba del mes y era lo mismo, me pedían tener relaciones, no sólo no me sentía lista, me incomodaba, me sentía… -

- Usada. -

- Geraldine, no digas eso tan feo. - Comentó Damaris mientras la pelimorada fruncía los hombros.

- Suena feo, pero, era cierto, me sentía así, sentía que jugaban con mis sentimientos, que se hacían pasar por un chico atento, amable, me hacían creer en el amor, para luego, exigirme eso, como si fuese un premio por todo lo que estaban dándome, incluso, uno llegó a gritarme y… -

- ¡Cuando Scotty lo vio gritarle a Blanche, corrió y le dio una gran patada en las bolas y le mordió el cuello hasta que sangrará el hijo de puta! ¡Nadie le alza la mano a mi Blanche! -

- Siempre voy a agradecerle a Scotty, no sé qué me pasó en ese momento, me sentía débil, vulnerable…Por mi culpa, por creer en un patán, expulsaron a Scotty un año y tuvo que repetirlo. -

- A Scotty no le importa eso, porque así, pude estar en tu mismo salón, jaja. - Sonrió Scott mientras Blanche le acariciaba la mejilla, sonriéndole al recordar ese detalle.

- Desde ese día, juré no volver a confiar en cualquier hombre, así, como, valorar más la amistad que tengo con Scotty. -

- ¡Scotty te lo prometió desde niñas! ¿Lo recuerdas? Te dije que sería tu príncipe, no necesitas a ningún hombre, yo te cuidaré. - Sonreía la ojiazul, abrazando a Blanche quien le acariciaba tiernamente el rostro.

- Que lindas, es una historia de amor para escribirse en una novela romántica ¿O no, Yadi? -

- Así es, quien diría que Scotty fuese el príncipe que rescató a la grandota de Blanche, de un ogro, jiji. -

- A mí no me queda duda de algo. -

- ¿De qué cosa? ¿De qué cosa? Scotty quiere saber. -

- ¿Sabes porque no te dio interés en el sexo con algún chico? -

- ¿Por qué no me sentía lista? -

- No. - Respondió Geraldine con un brazo en la mesa, con su otra mano, sacó un bolígrafo y escribió algo en una servilleta sin dejar de mirar a Blanche, doblándola y dándosela. - Por esto. -

- ¡Qué dice, Scotty quiere ver! -

- Espera… Espera. - Dijo Blanche tomando la nota mientras sostenía a Scotty para apartarla, sonrojándose por lo que leyó. - ¡Que no! ¡Geraldine, te pasas! -

- ¡Qué dice, qué dice! -

- Creo que ya me imagino que dice, jiji. -

- ¿Qué cosa? -

- Wishu, wishu. - Le susurró Yadi a su novia, quien se puso roja y empezó a soltar risitas.

- Que linda, jiji. -

- ¡Dejen de reírse, ya, no es gracioso, como se les ocurre! ¡Somos mejores amigas! -



Las chicas se reían mientras Scotty trataba de quitarle la nota a Blanche, quien se esforzaba por no entregarla, Yadi cruzó la mirada con Geraldine, quien se reía y le mostró una amigable sonrisa, lo había hecho a propósito, no para molestarla, solamente, no quería que siguiera ese aire de tristeza para Blanche, ella, quien siempre fue la amiga más leal y más atenta con todas, no merecía recordar cosas malas, menos, cuando a su lado, tenía todo lo que necesitaba.



Ella es Damaris, por alguna razón la caja me envía la imagen hasta abajo xwx
 

Adjuntos

Última edición:

O-O¬ Baton pass!!
Registrado
26 May 2016
Mensajes
3,527


YAHOO 2


La cafetería de Yadira volvía a tener alboroto, ya que, aunque no era la hora que solía tener clientes, sus amigas ya estaban ahí, listas para el almuerzo tempranero y echar la plática, por lo que no le molestaba tener que poner el cartel de cerrado, para poder tener al menos una hora con sus amigas y su novia. No obstante, no era pura fiesta, algunas aprovechaban para adelantar tareas o trabajos, con ayuda de Scotty, que, aunque era algo inquieta y parecía estar siempre en su mundo, resaltó por ser una gran estudiante.


- ¿Puedes ayudarme con este problema, Scott? -


- ¡Claro! Amm… Se ve muy muy grande. -


- Scott, estás viendo el escote de Yadi. - Dijo Damaris mientras Yadi se reía.


- ¡Oh, Scotty se distrajo un poco, déjame ver! ¡Está fácil! -


- Para ti, todo está fácil, no sé como a ti y a Martin se les da todo esto, de por sí, ni es necesario. -


- No digas eso, el estudio es algo muy importante y nos ayudará a ser alguien de bien a futuro. -


- Lo dices porque ya tienes la vida arreglada, Scotty es millonaria ¿O no? No tienes porque preocuparte. -


- Yo nunca me he fijado en eso de ella. -


- ¿Eres millonaria, Scotty? -


- Scotty no es millonaria, lo es su familia. - Hablaba la chica de coletas mientras trabajaba en su cuaderno. - Mi abuela Scott y mi tía abuela Rosemary generaron muchas patentes en fármacos y mecánica, no es como ¡Oh dios mío, me puedo bañar en billetes de mil dólares! Pero, Scotty tiene suficiente para comprarle un castillo a Blanche, jaja. -


- También tus parientes son de billete ¿O no? -


- Eso me recuerda, tienes primas en la academia ¿No piensas hablarles? -


- No lo sé, a Scotty se le haría raro empezarle a hablarles cuando no las conoce mucho jajaja, prefiero que las cosas se den y si se da el momento para conocerlas, sería lo mejor ¡Ya terminé tu tarea, Blanche! -


- ¡Ey, eso no es justo! - Reclamó Geraldine golpeando la mesa. - ¿Cómo que le haces la tarea? -


- Blanche, no puedo creerlo, no sólo te aprovechas del dinero de Scotty, también de que te ama para ponerla a hacer tu tarea. -


- Y yo que pensaba que eras una chica amable. - Dijo Yadi actuando de forma dolida, tapando su rostro. - Que decepción. -


- ¡Se equivocan! Yo nunca he hecho eso, Scotty, te he dicho que solamente me expliques, no tienes que hacerme la tarea. -


- Pero Scotty no quiere que te preocupes por esto, mejor aprovecha el tiempo que acabo de darte por terminarla por ti para abrazar a Scotty, jaja. -


- Scotty, amiga ¿Y si me haces la tarea? A cambio, te doy fotos de Blanche cambiándose en el vestidor del equipo de basquetball. -


- ¿Qué? ¿TIENES ESAS FOTOS? ¡A Scotty le tienen prohibido cambiarse cuando están todas! No sé porque se quejan de que las toque, es sólo ser cariñosa, jaja. -


- ¿Por qué me tomas foto en ropa interior? -


- ¿En verdad quieres saber? - Sonrió Geraldine mordiéndose los labios y haciendo una señal de gancho con dos dedos frente a Blanche, haciendo que se ruborizara por completo.


- ¡Dios, Geraldine! ¿Cómo se te ocurre hacer eso? -


- ¿Hacer qué? Se me entumecieron los dedos ¿Qué dices Scotty? -


- ¡Ya terminé tu tarea! -


- ¿Tan rápido? -


- Ahí te van. -


- ¡AY DIOS MÍO, SCOTTY NO SE DORMIRÁ ESTA NOCHE! - Gritó la chica de coletas brincando sobre el sofá al ver las fotos. - ¡BLANCHE, ERES PERFECTA! -


- Scott, no brinques sobre el sofá. -


- No te preocupes, anda en calcetas, además, es divertido ver a Blanche apenarse, jiji. -


- Ustedes disfrutan molestarme ¿Verdad? -


- Si no, no seríamos amigas. -


Tras terminar sus deberes escolares, las chicas continuaron con los alimentos y bebidas, relajándose gracias a la ayuda de Scotty, que, sorprendió a todas al ser muy buena para explicar y enseñar las cosas, si pudiera controlar su hiperactividad, sin dudas sería una gran maestra.


- Genial… Gracias Scotty. - Habló Geraldine estirando sus brazos y piernas. - Por ti, tendré el fin de semana libre. -


- Nosotras también, gracias Scott. -


- Son amigas de Scotty, haría cualquier cosa por sus amigas. -


- ¿Y si hacemos algo este fin de semana? El viernes cae un día feriado, así que tenemos tres días para disfrutar. -


- Tres días y medio, cosita, si contamos la tarde del jueves. -


- No suena mal, Martin irá a Kyoto a un torneo de Futbol, no pienso pasármela sola cuando sé bien que él se la pasará muy bien acompañado. -


- ¿Acaso irán otras chicas? -


- No, pero si le sé de varios “amigos” en su equipo. -


- ¿A qué se refiere con eso? -


- ¡Scotty sabe! ¡Se refiere a que otros chicos se cogen a su novio, jaja! -


- Oh, eso… Que pena. - Susurró Damaris tapando sus mejillas sonrojadas, pensando. - Aunque, un chico con otro… Suena muy erótico… -


- ¿No te preocupa que puedas contagiarte de algo? -


- Un poco, pero, sé que no es descuidado, además, en su escuela son muy estrictos en el área médica, si detectaran a alguno con una enfermedad sexual u otra cosa, ya lo hubieran corrido. -


- Que drásticos. -


- Mejor para mí. -


- ¿Podemos dejar ese tema? Es muy incomodo para mí. -


- Perdón, señorita guardo mi virginidad a mi mejor amiga. - Dijo Geraldine sonriendo y sacando su lengua, haciendo que Blanche se pusiera roja.


- ¡QUE NO ES POR ESO! -


- ¡Ay, Blanche! ¿Es cierto? ¿Guardas tu virginidad para Scotty? ¡Yahoo! -


- Scotty, no es… Ya no me escucha. - Susurró Blanche al ver como Scotty empezaba a correr por toda la cafetería con las manos levantadas.


- ¿Y si vamos a algún lado todas juntas? -


- ¿Qué tal a la playa? -


- ¡Si, a la playa, ya quiero ver a Blanche en traje de baño, tan sensual, tan erótica! ¡Y las tetas de Damaris que son enormes! Jaja, fue buena idea haberme rebajado el área del bikini ¡Mujer precavida vale por dos! ¿Quieren ver? - Hablaba la ojiazul levantando su falda.


- ¡No, Scotty, detente! -


- ¿Por qué? Scotty quiere demostrar lo lindo que me quedó. -


- Trata de entenderla, ella no quiere que nadie más vea tu área del bikini. -


- ¿En serio? ¡Awwwwwww! ¡Blanche, te amo! - Gritó Scotty brincando a los brazos de Blanche, quien se rio apenada por el comentario, aunque prefería decir más para evitar que siguiera insistiendo en enseñar.


- La playa, no estaría mal, hace mucho que no vamos ¿Verdad, cosita? -


- Si, no hemos ido como en tres años. -


- ¡Oh, oh, Scotty lo puede arreglar! La familia de Scotty tiene una mansión en la playa. -


- Pero, sería mucho abuso ¿No crees? Además, dijiste que no te relacionas mucho con ellas. -


- No con mis primas, pero, Scotty ha hablado con su tía Fiorella ¡Está bien rica! ¡Tiene un cuerpo de diosa y unas tetas tan grandes como las de Yadi y unos ojos color índigo muy sexys! -


- No me agradaría que te metas en problemas por querer quedar bien con nosotras. -


- ¿Y si yo pago el hotel? - Comentó la chica de coletas mientras todas le miraban incrédulas. - Scotty con gusto pagaría el hotel de todas, con una condición ¡Pido un cuarto matrimonial para Scotty y Blanche! -


- ¡Hecho! -


- Oigan, no me pueden dejar a solas con ella. - Susurró Blanche a sus amigas mientras Scotty brincaba de emoción y jalaba sus coletas.


- ¿Por qué no? Es tu mejor amiga solamente, tú lo has dicho. -


- La ultima vez que tuvimos una pijamada, fue hace dos años y … -


- ¿Qué? ¿Qué paso? - Preguntó Geraldine con una sonrisa maliciosa.


- No hubo nada, pero, desperté con mis senos fuera de mi blusa y en pantaletas, le pedí a Scotty que evitara volver a hacerlo. -


- Pero, sabes que Scotty lo podría hacer de nuevo ¿O no? -


- ¿Cómo no sentiste que te quitó la ropa? -


- Yo… Soy de sueño pesado. -


Todas las chicas voltearon a ver a Scotty, imaginándose que otras cosas podría atreverse a hacerle a Blanche, provocando que las tres amigas mordieran sus labios por la fantasía de ver a ambas en algo más íntimo, lo que, hizo que las tres se miraran, como si confirmaran que les daba curiosidad saber hasta dónde podía llegar Scotty.



- Vamos, debes de confiar en Scotty, sigues siendo virgen, señal de que no te hizo nada ¿O no? -


- Puede que te movieras mucho al dormir y quedaras así, jiji. -


- Además, está muy contenta por ir a la playa. - Hablaba Damaris apenada, cerrando los ojos al pensar. - Perdóname, Blanche, pero, no puedo evitarlo, fantasear en algo entre Scotty y tú es algo excitante, soy una mala amiga. -


- Bueno… Tal vez, tengan razón, no creo que pase nada. -


- ¡BLANCHE, BLANCHE! Déjame elegir tu traje de baño ¿Sí? ¿Sí? -


- ¿Pues que esperamos? De una vez, vamos de compras. -


- ¡Si! Scotty paga. -


- Scotty, no tienes que pagar todo por nosotras. -


- Pero, Scotty quiere hacerlo. - Dijo la ojiazul con una enorme sonrisa. - Como regalo por ser mis amigas, Scotty no tiene más amigas que ustedes. -


- Scott. -


- Scotty. -


- Ok… Pero, tampoco queremos que pienses que abusamos de tu amistad. -


- Scotty nunca pensaría eso, jaja ¡Vamos, que tengo que elegir algo perfecto para Blanche! -



Scotty tomó la mano de Blanche para salir corriendo de la cafetería, dejando a sus amigas atrás, quienes rieron un poco por ver a la ojiazul tan contenta. Era cierto, no le conocían más amistades o personas cercanas a Scotty que no fueran sus papás y ellas, por eso, siempre trataba de premiarlas, error, no era un premio, era agradecimiento, desde el fondo de su corazón y a su manera, Scott quería demostrarle el aprecio que sentía por todas.



- Saben, Scotty no es tan mala chica, a veces me incomoda por como se fija en el cuerpo de Yadi, pero, nunca nos dijo un no cuando ocupábamos su ayuda. -


- Sí, me alegra ver que siga siendo tan linda con todas. -


- Eso debemos agradecérselo a Blanche, después de todo, es su mundo, ella es feliz porque está a su lado. -


- ¿Crees que Blanche se de cuenta de que está enamorada de Scott? -


- ¿Ella? No, más bien, creo que se niega a aceptarlo. - Habló Geraldine suspirando, caminando hacia la puerta. - Creo que teme arruinar su amistad. -


- ¿Y si les damos un empujoncito? Chiquitito, que no se de cuenta. -


- Me robaste la idea, mejor vámonos que no las alcanzaremos. -


- ¡Vamos! Cosita, deja ahí, recogeremos al volver. -Dijo Yadi tomando la mano de su novia.


- Está bien. -



Las tres amigas siguieron a la pareja que ya se había adelantado al menos dos calles y se detuvieron para esperarlas en un semáforo, sin dudas, Scotty se veía feliz, de igual forma, Blanche, la manera en que se tomaban sus manos, se sonreían, distaba mucho de una simple amistad, lo que más deseaban sus amigas, era que aquella chica alta y bronceada, se diera cuenta de ello.
El grupo de amigas estaba en la parada de autobús al siguiente día, listas para dirigirse a la playa como lo planearon días antes. Como mencionó Scotty, ella se hizo cargo de los costos del hotel, pero sus amigas insistieron en que ellas pagarían los pasajes y los alimentos, para no sentir que aprovechaban la amistad de la ojiazul en cuestiones monetarias. Claramente, la más emocionada por todo el viaje era Scotty, no sólo volvería a ver a su amada Blanche en traje de baño, habían pasado tres años desde la ultima vez que tuvo una salida con sus amigas y eso la ponía de buen humor.


- Se está tardando el bus. -


- Apenas son las ocho, tranquila. -


- Escuché que hay barra dos por uno de once a doce, así que tenemos que llegar temprano. -


- ¿Y Scott? - Preguntó Damaris volteando por su hombro viendo a la buscada. - ¿Qué estará haciendo? -


- Seguro persiguió algún gato, suelo tener que sujetarla porque luego quiere subirse a los árboles tras ellos. -



Damaris no lograba notar que hacía Scotty con su selfie stick, la chica de coletas se había desabrochado algunos botones de su blusa y deslizado su traje de baño, dejando ver un lindo pezón color rosa pastel que coronaba un busto redondito y bien formado, era la primera vez que se animaba a eso, pero confiaba en las palabras de Geraldine sobre como sorprender a Blanche.


- Así… Así… ¡Listo! -


- Mm… ¿Un mensaje de Scotty? - Pensó Blanche al ver su celular, sonrojándose al ver el contenido, volteando y caminando rápidamente hacía su amiga - ¡Scotty, cúbrete! ¿Por qué hiciste eso? -


- Scotty quería que vieras que ya me crecieron, jaja. -


- ¡No vuelvas a hacer eso! ¿Qué si alguien te ve? - Hablaba Blanche preocupada abrochando la blusa de Scotty quien le miraba algo triste pensando que la regañaban. - No estoy enojada contigo, solamente no quiero que alguien te vea de esa manera, no está bien. -


- ¿Blanche no quiere que nadie más vea el cuerpo de Scotty? -


- Yo… Sí, es eso. -


- ¡Ay, Blanche es celosa! - Gritó Scotty abrazando a su amiga, haciendo que sonara un pollo de hule.


- ¿Qué fue eso? -


- Ah, eso, jaja, a Scotty le gusta jugar con juguetes de hule en la bañera, así que me traje a mi amigo, Kike el pollo. -


- ¿Qué no ese juguete lo tienes desde preescolar? -


- ¡Ay, Blanche recuerda todo sobre Scotty, por eso te ama! -


- Oigan, tórtolas, ya viene el bus. -


- ¡Vamos, vamos! -


- ¿Qué estabas haciendo, Scott? -


- Scotty se tomaba una foto de sus tetitas para que Blanche viera que ya me crecieron. -


- ¿Qué? -


El bus empezó su viaje hasta las playas más cercanas a la ciudad, fue un trayecto tranquilo y relajado, bastante como para que la mayoría durmiera en el camino, a excepción de Scotty, que llenaba su memoria número sin saber de fotos de Blanche dormida, en cuanto se acababa su memoria, sacaba una más de su mochila para seguir, no podía desaprovechar para nada ver a la chica que amaba como una bella durmiente. El grupo por fin llegaba al hotel, Scotty fue la primera en correr al vestíbulo para confirmar su llegada en la recepción, regresando donde las demás que descansaban en el área de espera.


- ¡Listo, Scotty tiene las llaves! Dos habitaciones, una familiar con dos camas y.. - Hablaba Scotty respirando agitada con una enorme sonrisa y la cara toda roja. - ¡Una matrimonial Deluxe nido de amor “Mil y una noches” para Blanche y Scotty! ¡Ya quiero poner Careless Whisper mientras nos quitamos la ropa! -


- Eso suena muy costoso. -


- Te está diciendo que pidió la habitación más privada e intima del hotel ¿Y piensas en el costo? ¿Eres o te haces? - Expresó Geraldine cruzando los brazos al ver a su amiga que solamente se rascó la mejilla. - Ya me daba. -


- Umm… -


- ¿Qué tienes, Yadi? -


- Cosita, es que si estamos con Geraldine, significa que nos abstendremos de ciertas cositas. -


- Por mi no hay problema, puedo ver solamente. - Dijo Geraldine con una sonrisa coqueta y un dedo en el labio, haciendo que la pareja sintiera la piel erizarse.


- Jiji, no gracias. -


- ¡Ya me iré a nadar, wiii! -


- Espera, subamos primero las ma… Ya no me escucha. -


- Yo te ayudo ¿Les podemos encargar a Scotty? -


- Nosotras la cuidamos. -


- Por favor, no la dejen entrar al agua a solas, no sabe nadar. -


- ¿Es broma? -


- No, pregúntele por su inflable para que se sienta más segura. -


- Ok… Yo creo que a propósito no le ha enseñado a nadar para cargarla entre sus brazos. - Susurró Geraldine a Damaris haciéndola reír.


- ¡Alcancé a escuchar! -



Damaris, Geraldine y Scotty se cambiaron rápidamente en los vestidores cercanos a la piscina, y tal cual fue la orden de la más alta y joven del grupo, inflaron el salvavidas de unicornio de Scotty y sin perder más tiempo, la pelimorado corrió a la barra para ordenar unas bebidas, con una credencial falsa obviamente.


- ¿Gustas, Damaris? -


- Sólo un poco, no suelo beber mucho. -


- ¡Yo quiero, yo quiero! -


- No, nada de alcohol, Blanche nos advirtió muchas cosas de ti. - Dijo Geraldine mientras Scotty se jalaba las coletas y la miraba con cara de perrito. - Eso funcionará con ella, pero conmigo no. -


- ¡Scotty nunca ha probado ni una gotita! -


- Pues sigue queriendo. -


- Ups… Está algo fuerte, pero está rico. -


- ¡AAAAAAAAH! -


- Ya, no te daremos, quédate sentadita aquí y espera a que lleguen las demás para meternos a nadar. -


- ¿Por qué tarda Blanche?... ¿Y si ella y Yadi están manoseándose sus grandes pechos y besándose a espaldas de nosotras? Yadi, tus tetas son más grandes que las mías… Aaah… Blanche, pero las tuyas son más firmes, me encanta tu piel achocolatada… Que esperas para comer este chocolate ¡Ay dios, de lo que nos estamos perdiendo! -


- No, Yadi nunca estaría con otra chica. -


- ¡AAAAH! -


- ¿Ahora qué? -


- Scotty tiene sueño. - Dijo Scotty recostando su cabeza en la mesa, empezando a dormirse.


- Es normal, te dijimos que también te durmieras en el bus y te quedaste despierta todo el viaje. -


- Creo que se durmió. -


- Guau, eso fue rápido. -


Damaris sonreía al ver a Scotty dormir, era tan curioso que esa carita de niña buena escondiera a alguien tan eufórica y excéntrica, aunque no importaba eso, en el fondo era una chica con un corazón muy dulce y una alegría contagiosa que emanaba de ella como si fuese un pequeño Sol.


- Se ve tan linda al dormir. -


- No sé como puede tener tanta energía y apagarse así de repente. -


- ¿Recuerdas que en la primaria era más despierta? -


- Sí, recuerdo que empezaba a ladrar cuando entraban los maestros o corría para todos lados si entraba una mariposa. - Sonrió Geraldine jugando con su dedo alrededor de la boca de su vaso. - Aunque es una loquita, me agrada y me alegra volver a estar con ella. -


- ¿En verdad? A veces pensaba que no te agrada del todo. -


- Es cierto que hace cosas que incomodan, pero eso no quita que me agrada, además, le debo mucho a ella. -


- ¿Le debes algo a Scott? -


- Sí… - Susurró la pelimorada acariciando la cabeza de la dormilona. - Tú todavía no entrabas a nuestro salón, fue esta loquita la que me hizo ver que no estaba mal ser una misma. -


Geraldine sonreía al ver como la cara de Scotty dibujaba una sonrisa y susurraba un “te amo Blanche” sin parar de repetirlo, le sorprendía que incluso en sueños no dejaba de mostrar ese amor hacía su amiga.


- Mis papás fueron estrellas de rock, se conocieron en un tour y se enamoraron, dejaron ese mundo cuando nací y yo pues a como me dijeron, querían darme una vida sin la tensión de las giras y el show. - Hablaba Geraldine comiendo la cereza de su bebida. - Siempre quise ser como ellos, admiraba su música y su imagen por lo que desde niña empecé a vestirme como mi mamá lo hacía en su tiempo. -


- Con razón, siempre quise preguntarte porque ese color de cabello en especial. -


- El peinado era el mismo que usaba mi mamá, se lo tiñó de morado porque la banda de mi papá de llamaba Purple Faction… Nunca lo hice queriendo llamar la atención de alguien en especial, solamente quería demostrarles a mis papás que yo llevaba su esencia… Pero, en la escuela me iba del carajo, entré en cuarto a la escuela donde iban ellas dos y ahí empezó mi infierno, no me bajaban de puta, zorra, me trataban como un freak… Por más que les decía a los maestros, parecían ignorarme a propósito o pensar que buscaba problemas. Por un momento, pensé en olvidarme de vestir así. -


- Que horror, pero no me imagino que hicieras eso, todo el tiempo te he visto como alguien muy segura de ti. -


- Eso fue gracias a ella. - Contestó Geraldine acariciando la mejilla de Scotty. - Un día, ella llegó a la jardinera donde descansaba, con esa gran sonrisa que tiene y me dijo “Guau, tus uñas son geniales, quisiera poder pintármelas como tú ¿Me enseñas? “… Me enseñó sus manos y me aguanté la risa, tenía los dedos pintados que parecía que hizo pintura con las manos. -


- Suena algo que haría ella, jiji. -


- Al principio pensé que era una chica muy extraña, pero no dejaba de decirme que me veía genial, que le enseñara esto y aquello, no supe en que momento Blanche se sumó a nuestra platica, fue gracias a esta loquilla que me di cuenta que era cierto, era alguien genial y no por como vestía o porque ella me lo decía, lo era porque así lo sentía, no tenía porque importarme la crítica de los demás porque sabía que habría gente genuina como ellas dos, que sin que yo se los pidieran, empezaron a hablarme de tú y se hicieron mis amigas porque les nació serlo… Gracias a Scotty y su irreverencia, comprendí que no tenía porque sentirme mal por como era ni hacerme menos que otros, soy maravillosa como tal porque así me siento, porque me amo. -


- Scotty nos enseñó a todas a querernos como somos. -


- Lo dices por algo ¿O no? -


- Sí… Después de que nos separamos y nos quedamos solamente Yadi y yo, empecé a darme cuenta de que mis sentimientos hacia ella eran algo más que amistad, no sabía que decir porque temía que ella se molestara o nuestra amistad terminara. - Hablaba Damaris apretando su puño con la otra mano. - Fue cuando recordé a Scotty, ella nunca temió decir que quería a Blanche, era muy niña para entenderlo en ese momento, pero luego lo entendí bien, eso era estar enamorada y yo me había enamorado de Yadi. Pensé que si ella podía decirlo sin miedo yo también podía… Me hizo muy feliz que ella sintiera lo mismo que yo y todo fue gracias a Scotty. -


- Quien diría que ella influyera tanto en nosotras. -


- Sí… Jiji, por eso me gustaría verla con Blanche. - Rio Damaris sonrojándose un poco, tomando su bebida para darle un sorbo.


- A mi también. -


- ¿En serio? Creí que te gustaba Blanche. -


- ¿A quien no le gusta? Es la chica más ardiente que conozco, ya desde la primaria se notaba que estaría bien buena, pero, nunca haría algo para lastimar a Scotty. -


- ¿Entonces porque acosas a Blanche? -


- No la acoso, es que me divierte como reacciona, jaja. -


- ¡Volvimos! -


- ¿Por qué tardaron tanto? -


- Blanche y yo tenemos obvias razones para batallar con nuestros trajes de baño. - Rio Yadi señalando con los dedos su gran busto. - Ay, que linda, Scotty se durmió esperándote, Blanche. -


- ¿La dejamos y nos vamos a dormir? -


- Pueden adelantarte, yo estaré un rato con ella. -


- Aprovecha y despiértala con un beso, como la bella durmiente. -


- Geraldine, ya te dije. -


- Blabla, es mi mejor amiga, si claro, no me sorprendería que en cuanto aceptes lo obvio, te vas a convertir en una fiera con ella. - Rio la pelimorada sacando la lengua mientras se iba a la piscina con Damaris y Yadi.


Blanche suspiró por el comentario para luego olvidarlo y dedicarse a acariciar el cabello de Scotty, pensando en que le hacía feliz verla tan tranquila, sin dudas buscaría que ese viaje a la playa fuese ideal para que su mejor amiga tuviera grandes recuerdos a su lado, como mejores amigas obviamente.




 

O-O¬ Baton pass!!
Registrado
26 May 2016
Mensajes
3,527
YAHOO 3


Los ojos de Scotty se estrellaron al despertar y ver a Blanche con ese sensual traje de baño rojo cereza que resaltaba su figura de modelo, quien diría que esa joven con quince años tuviera una altura, curvas y rostro dignas de una revista de prestigio, era tal la impresión que el sonrojo y baba de la ojiazul no paraban de emanar.


- Scotty, se te van los ojos. -


- ¡BLANCHE ESTÁ RIQUISIMA! ¡BENDITO SEA DIOS QUE SE LE OCURRIÓ CREARLA PARA SCOTTY! - Gritaba Scotty agitando sus manos y pataleando en su silla mientras las chicas se reían por su ánimo.


- Te dije que era demasiado atrevido.


- Vamos, Scotty está feliz. -


- Pero todos me están mirando. -


- ¿Quién no lo haría? Eres una chica muy guapa. -


- También te ven a ti, Yadi. - Dijo Damaris sonrojada al ver a su novia. - Tus bombones resaltan mucho. -


- Jiji, es que creo que me crecieron de nuevo. -


- ¡Los pechos de Yadi son enormes! Pero Scotty prefiere los de Blanche, su sensual piel trigueña y sus pezones color almendra son una bendición. - Hablaba Scotty mientras las chicas volteaban esperando que nadie la escuchara y para su fortuna fue así.


- ¡Scotty, eso no se dice aquí! -


- Mejor vamos a nadar. -


- ¡Si! -


- No te olvides de tu inflable. -


- Oh, si, jaja, el inflable. - Rio Scotty mientras Geraldine se acercaba a ella.


- ¿Es cierto que no sabes nadar? -


- Claro que Scotty sabe nadar, pero Blanche no lo sabe y siempre abraza a Scotty para cuidarla. - Sonrió la chica de gafas haciendo sonreír a su amiga con cara de cómplice.


- Eres una jodida genio, jaja. -


- ¿De qué tanto hablan? -


- De nada. -


- Oigan, antes de entrar al agua ¿Qué tal una foto de grupo? -


- Sería muy lindo, no nos hemos tomado una foto juntas en tres años. -


- Vengan. - Dijo Blanche alistando su cámara. - Acércate, Scotty. -


- Sí, jajaja. -


- ¿Qué tienes? -


- ¿Qué le pasa a Scott? - Preguntó Damaris mientras todas notaban que la cara de Scotty estaba toda roja y nerviosa en la pantalla.


- Es que… A…Aah… -


- Tranquila ¿Te sientes mal? - Hablaba Blanche tomando las manos de la pequeña en altura del grupo, quien temblaba de nervios.


- ¡Scotty se pone nerviosa al salir en fotos junto a Blanche! ¡Siempre toma fotos de Blanche a solas pero se pone nerviosa si se trata de una foto juntas porque eres demasiado perfecta y yo soy solamente Scotty! -


- Que linda, se pone así por ti. -


- No es para tanto, sólo es una foto. -


- Trata de entenderla, la imagen que tiene de ti es como una “virgen” inmaculada. -


- ¿Tienes que hacer esto cuando mencionas virgen? - Dijo Blanche apenada haciendo comillas con sus dedos mientras Geraldine se reía.


- Ya sé, Blanche, abraza a Scott y cálmala como tu lo haces. -


- Sí, es por la foto, para que salga bien. -


- Ok… ¿Seguras que es por la foto? -


- Claro, claro. - Rio Yadi mientras tomaba ahora ella la cámara y Blanche abrazaba a Scotty quien se quedaba como piedra al sentir los pechos blandos de su amiga en la cara.


- ¡Perfecto! ¿Ves? Ni se movió. -


- ¡Scotty fue al cielo y al infierno en un segundo! -


- ¿Qué? -


- Oigan, señoritas, vamos a nadar que a eso vinimos. -


- ¡Yahoo, al agua patos! - Gritó Scotty llena de alegría por la foto, brincando al agua con su salvavidas.


- Parece que le puso de buen humor la foto. -


- ¿Qué dices, cosita? ¿Una vuelta y quien gane paga la comida? -


- ¿Segura? Siempre te gano y dices que es por el peso extra de tus melones. -


- Jiji, ya supe como nadar sin problemas. - Rio Yadi pensando. - Así es, si nado de espalda, mis senos no me estorbarán. -



El grupo de amigas entró al agua a nadar y como todas sospecharon, Blanche estuvo pegada a Scotty todo el tiempo, cuidándola y sujetándola de las manos, aunque era obvio que cada una engañaba a la otra ( Scotty sabía nadar pero fingía y Blanche no se esforzaba en enseñarle), su cuadro que mostraban era tan adorable y tan lindo por las sonrisas de ambas y la cercanía de ella, que aún no entendían como es que la alta del equipo no entendía lo obvio por todas.

- Oye, ya bésense. -


- ¡Si, Blanche, besa a Scotty como si fuese una prostituta francesa! -


- ¿Cómo es que se supone que besan ese tipo de mujeres? Y no vuelvas a decir eso, Scotty, es malo. -


- ¿Quieres averiguar como besan? - Dijo Geraldine lamiéndose los labios mientras Blanche sentía un escalofrío en la espalda.


- Oigan ¿Y que hacemos por la noche? -


- Aun es temprano para pensarlo. -


- Ni creas que el tiempo pasa volando… Mmm… Hay una discoteca cerca ¿O no? -


- No podemos ir. -


- ¿Por qué no? -


- A Scotty la altera el punchis punchis de la música y las lucecitas, jaja, empiezo a temblar y llenarme de espuma en la boca. -


- Dios mío, Scott ¿Te dan ataques epilépticos? - Habló Damaris asustada mientras Scotty sonreía como si no fuese gran cosa.


- Es algo normal para Scotty, si veo muchas luces de colores que se apaguen y prendan rápidamente o la música del punchis punchis, siento como si algo quisiera salir de mi cuerpo ¿No será un alien? -


- Alienígena tu cabeza ¿Por qué no nos dijiste eso antes? -


- Es que a Scotty se le olvidan tantas cosas, jaja. -


- Mmm… Eso nos quita algo de diversión. -


- ¿Y si paseamos por la playa? -


- Tampoco podemos. -


- ¿Por qué no? - Preguntó Geraldine con las manos en la cintura.


- A Scotty la deprimen los atardeceres en la playa y empieza a llorar por Hachiko. -


- ¿Quién coño es Hachiko? -


- Oh, Geraldine dijo coño, que atrevida. - Pensó Damaris colorándose de la cara, escondiéndose detrás de su novia.


- ¿Hay algo que podamos hacer que Scotty pueda? -


- Mmm… ¡Ya sé, Scotty quiere una pijamada! -


- ¿Qué? ¿Vinimos a la playa para eso? -


- Es que nunca he tenido una pijamada más que con Blanche, aunque ya no quiere que tengamos, no sé porque, jaja. - Rio Scotty mientras Blanche se apenaba al recordar como despertó ese día.


- No suena mal, si lo piensas, podemos poner la música que queramos, meter bebidas en el hotel y estar tranquilas entre nosotras. -


- Eso es cierto… -


- ¡Oh, oh, Scotty puede pedir el penthouse para nosotras! -


- Ya sería demasiado, ya fue mucho con pagar nuestra habitación. -


- ¡Pero Scotty quiere que la pasemos genial y no es justo que por Scotty no se diviertan! -


- Scott, no dejas de pensar en nosotras. -


- ¡En cambio, me dejan tomar un traguito de cerveza! -


- No. -


- ¡SIIIIIIIIIII! -Dijeron las demás haciendo que Blanche se sintiera fuera de tono.


- Oigan, ella no puede beber. -


- Shhh… Scotty nunca ha probado cerveza ¿Verdad? Déjame prepararle un jugo con gretina y le haremos creer que está bebiendo, así está tranquila. -


- Eso no está bien, creerá que así sabe y pensará que no le hace daño. -


- Espera…. Scotty, con una condición, solamente te dejaremos tomar por hoy ¿Entendido? -


- ¿Qué? -


- ¿Verdad, Blanche? - Guiñó su ojo Geraldine a Blanche quien sonrió por el plan.


- Así es, solamente por hoy y ninguna otra vez.-


-Aaa… Aaa…AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAH.-


-¿Qué le hicieron? - Preguntó Yadi tapando sus orejas al momento que Scotty empezó a gritar, callándose de repente y sonriendo como si nada.


- Está bien, jaja.-


Las chicas siguieron con sus actividades dentro de la piscina, por un momento, lograron convencer a Scotty de intentar aprender a nadar con ayuda de Damaris y Yadi, ya que Geraldine quería platicara solas con su amiga, por el plan que tenían entre las demás para abrirle los ojos a la más alta y aparentemente despistada de todas.


- ¿Gustas? - Preguntó Geraldine en la barra del bar al servirse otra bebida.


- No suelo tomar mucho, además, beberemos en la noche. -


- Vamos, yo invito. -


- Es dos por uno, te la están regalando. -


- ¿Mejor o no? - Rio la pelimorada mientras su amiga daba un sorbo de su vaso. - En verdad, hacen una linda pareja. -


- Es cierto… Nunca creí que ellas dos terminaran juntas, se ve que se quieren y apoyan bastante, todo el tiempo pensé que una relación entre mujeres sería muy demostrativa ya sabes, más explicita frente al público, porque así lo veía con mis abuelas y mi mamá con sus novias, pero se ven muy normales, creo que me dejé llevar por prejuicios. -


- ¿Eres idiota o te haces? -


- ¿Disculpa? -


- Me refiero a ti y Scotty, ellas y yo estamos más que atentas a que estás avanzando muy lenta con ella. -


- ¿Por qué insisten en eso? Somos mejores amigas, nada más. -


- Ajá, Blanche, nosotras tenemos más tiempo aceptando nuestros sentimientos hacia otras chicas y créeme, lo de ustedes es otro nivel, hasta dejan cortas a Yadi y Damaris. -


- No es cierto, ellas son novias. -


- Exacto, son novias y no son tan afectivas frente a las demás como ustedes dos, esos besitos en su mejilla, abrazos, tomadas de mano y miradas, huelen a una relación intensa. -


- Estás loca. - Rio Blanche bebiendo y tratando de ponerse firme ante el tema. - Hablo en serio, chicas, sé que les gustaría que eso pase, pero no pasará. -


- Entonces ¿Te molesta si intento algo con ella? -


Geraldine lanzó una bola curva a Blanche, siendo evidente su alteración al mover un poco el vaso y sacudir los hielos. Hubo un breve silencio y la trigueña volteó hacía la pelimorada, mirándola con mucha seriedad, una mirada no muy común en quien siempre lucía tranquila.


- Ni se te ocurra, tú tienes pareja. -


- Podría dejarla, la verdad, Scotty es una chica muy bonita, aunque es una loquilla, seguro que teniendo alguien que le de mucho amor sería alguien más centrada. - Hablaba Geraldine a propósito viendo que estaba haciendo molestar a su amiga.


- Ni te atrevas, Scotty es mi… -


- ¿Es que? -


- Es mi mejor amiga y no quiero que se te ocurra jugar con ella, en verdad, no quiero que terminemos mal. -


- Fuck, en verdad eres necia. - Suspiró Geraldine mientras Blanche se mostraba confundida. - Nunca le haría nada a Scotty, es verdad que es linda, pero no es mi tipo, me gustan más como tú. -


- Oh… ¿Y porqué me dijiste todo eso? -


- Para que vieras lo celosa que eres, estuviste así de decir Scotty es mía. - Señaló la amiga con sus dedos haciendo que Blanche se ruborizada por la seña.


- ¡No es cierto! -


- Solamente te digo algo que es cierto, Scotty es una chica muy bonita, fuera de su personalidad, tiene un lindo cuerpo, una carita guapa y aún le falta crecer, no seré yo te lo aseguro, pero más de algún chico o chica podría ir tras ella y si tú sigues emperrada en negar que te gusta la vas a perder. -


- Scotty sólo es mi mejor amiga. -


- Entonces no creo que te moleste si alguien más la hace feliz ¿O no? - Remató Geraldine haciendo que Blanche agachara un poco la cabeza. - Te dejo que lo pienses, tal vez es cierto como dices, que solamente la ves como tu mejor amiga, pero ¿Estás dispuesta a que llegue alguien y la alejé de ti? Porque tenlo por hecho que alguien más no vería lo de ustedes como mera amistad. -



Geraldine se fue hacia la piscina cruzando mirada con Yadi, a quien le levantó el pulgar en señal de haberle plantado la duda. Blanche se quedó en la barra del bar, con un puño envolviéndolo en otro, en un estado de pensamiento profundo por lo que le dijo su amiga, era algo que nunca había pensado y que podía ser verdad ¿Qué si alguna vez Scotty salía con alguien? No le molestaba que ella fuese feliz pero, siempre estuvieron juntas desde preescolar y siempre se apoyaron, además de que Scotty siempre le dijo que estaba enamorada de ella y de nadie más, era inconcebible que pudiera fijarse en otra persona. Si sabía todo eso ¿Por qué estaba tan consternada?
El pent-house del hotel tenía una fiesta de lo más privada, con solamente cinco chicas festejando un rencuentro amistoso tras años de no verse, todo a cuenta de la mayor en edad más no así en lo físico del grupo, tampoco era como si Scotty fuese como algunas de sus primas que parecían algo infantiles, pero si resaltaba su delgadez y rostro simpático tras las bellezas curvilíneas que eran sus amigas, esto no le preocupaba ya que ella se sentía bella siempre gracias a la mirada de Blanche que recibía día con día con una ligera sonrisa.




- Wiiiiiiiii. - Gritaba Scotty con una pistola de burbujas mientras las chicas platicaban tranquilamente en la sala. - ¡Mira Blanche, son tan grandes como los pechos de Yadi, jaja! -


- No es cierto, son más grandes todavía. -


- ¿Podrían dejar de lado ese tema? Jiji, ya tengo con saber que aún me quedan años de crecimiento. -


- Scott ¿No piensas comer algo antes de seguir jugando? -


- Jaja, Scotty tiene que preguntarle a Blanche si la cena es buena para ella. -


- ¿Acaso ocupas pedirle permiso a ella? Saliste bien dominante. -


- No es por eso, tengo una lista que me dieron sus papás sobre lo que ella debe y no debe de comer. - Explicó Blanche mientras la chica de coletas corría lanzando más burbujas. - Si puedes comer, Scotty, pero no mucho, recuerda que no puedes dormir si te llenas el estómago. -


- ¡Yahoo! ¿Qué le recomiendas a Scotty, Damaris? -


- Podrías empezar con las papas cambray así como los trocitos de jamón ahumado. -


- Ok… ¿Y mi bebida? ¡Le prometieron bebidas y sexo a Scotty! -


- Nadie dijo nada sobre eso. -


- Ten, no podemos dejar a nuestra amiga sin disfrutar como nosotras ¿O no?- Sonrió Geraldine guiñándole el ojo a Blanche por darle la bebida sin alcohol.


- Recuerda, solamente es un vaso para ti. -


- ¡Wiiiiiiiiii! Lo beberé lentamente, gota a gota, así Scotty recordará este día como el día en que Scotty bebió por primera vez con sus amigas. -


Mientras Scotty comía y platicaba con Damaris y Geraldine, Yadira y Blanche se dirigieron al balcón a tomar un poco de aire libre, pues la pelimorada les había convencido de beber un poco más de lo acostumbrado y querían refrescarse un poco.



- Que agradable es todo esto ¿No crees? -


- Sí, no había visto a Scotty tan contenta, siempre está feliz, pero tener a todas sus amigas a su lado, es algo muy valioso para ella. - Hablaba Blanche recargando su espalda y codos en el barandal, mientras Yadi soltaba una risita. - ¿Dije algo gracioso? -


- Estás bien enamorada, Blanche. -


- ¿También tú? -


- Es que… Tan sólo escuchaste por favor, te preguntaba si te parecía agradable estar todas aquí y sales con que Scotty lo está disfrutando, es como sí tu mundo fuera ella y nada más. -


- Es mi mejor amiga, es lo normal. -


- No, no es normal, una cosa es ser mejores amigas y otra cosa es la manera en que ustedes están juntas. -


- Yadi, no quiero ser grosera, pero yo no soy como ustedes. -


- Entre más insistes en negarlo, más sospechosa te escuchas, mi cosita y yo somos muy cariñosas, pero ustedes se brincan la barda. - Rio Yadi mientras Blanche miraba a otro lado tomando de su vaso. - Esas miradas, esos besitos, esos abrazos, mimos, no solamente tratas a Scotty de forma especial por su personalidad, la tratas así, porque la amas, porque no puedes evitar amarla. -


- No es así… Ella sólo es mi mejor amiga, ya les dije porque me importa tanto. -


- Por eso mismo es que sé que estás enamorada de ella, Scotty es para ti lo que tú eres para Scotty, su mundo, tú le hiciste sentirse normal al estar a su lado y ella te hace sentir normal también, no crea que no notamos que te acompleja un poco tu físico también, no es normal que tengas esa altura a nuestra edad, pero eso pareces olvidarlo cuando está a tu lado, cuando Scotty está contigo, es cuándo más te muestras segura de lo bella que eres. -


- ¿Por qué insisten en ese tema? -


- Porque las queremos… Geraldine no te lo dirá directamente, pero también ella las quiere, nos encantaría verlas felices, pero solamente eso pasará cuando tú aceptes lo que sientes, Scotty siempre lo ha hecho ¿O no? ¿Por qué dudas tanto? ¿Temes que aceptarlo arruine su amistad? -


- Claro que arruinaría nuestra amistad, no digo que sea cierto lo que dicen, pero piénsalo ¿Qué si pasará algo como ustedes dicen y luego nos peleemos? Ya no seríamos ni pareja ni amigas. -


Yadira empezó a reírse de nuevo mientras Blanche le miraba confundida por no saber el motivo de la risa, pensando en que podría burlarse de ella o que tomaba el tema como un chiste.


- Geraldine tiene razón, a veces parece que te esfuerzas por ser una cabeza dura… Blanche, ustedes dejaron de ser amigas desde hace mucho, Scotty te ama y siempre lo ha dicho, tú nunca le has hecho mala cara o rechazado sus sentimientos ¿O no? -


La cara de Blanche quedó impactada, sus labios se separaron ligeramente al querer decir algo, pero la sonrisa de su amiga le daba la señal de que había logrado su cometido, revolver sus ideas ¿Por qué nunca le dijo a Scotty que no podía corresponderle?


- ¿Ya entendiste por fin? Jiji. - Rio Yadi mientras Blanche veía su reflejo en el vaso. - Si en verdad te preocupara que pasara algo entre ustedes más allá de ser amigas, tú hubieras marcado un límite a Scotty desde hace mucho, pero nunca lo has hecho, nunca le has dicho que no puedes corresponderle. -


- Es que… Si le digo algo así, la lastimaría. -


- O no se lo dices, porque no quieres hacerlo, porque en el fondo, sabes la verdad… Te dejo para que lo pienses. -


Yadi regresó con su novia dándole un beso suave en los labios y compartiendo unas risas de complicidad. Blanche se dio la vuelta y observó el mar frente a ella, estaba confundida, no tenía a nadie a su lado a quien le mienta, ya no sentía la misma confianza de decir lo que decía y no entendía porque pensaba así ¿Por qué pensaba que eso tenía sentido? ¿Por qué sentía todo eso? ¿En que momento sentía que su vida no valía sin su ausencia? ¿En que momento su vida giraba en torno a ella? No, no era eso, eran solamente mejores amigas, apreciaba a Scotty porque fue la primera persona que se hizo su amiga sin prejuicios, que vio más allá de esa niña gigante entre los demás, que siempre la recibía con la sonrisa más sincera, desde que estaba con Scotty, ya no existía nada, nada más que ella.
Blanche entendía tras estar contemplando el océano, que quizá, en un remoto lugar de su corazón, existía esa posibilidad, tal vez, sí sentía algo más que amistad hacia Scotty, pero no estaba segura de que en verdad fuese así, la única forma de saberlo sería confrontarlo, para ello, tendría que platicar con Scotty otra vez sobre que era la una para la otra. Cuando la trigueña volteó, se sorprendió que sus amigas platicaban, pero la chica de coletas no estaba ahí presente.


- ¿Y Scotty? - Preguntó Blanche al regresar a la sala.


- Se fue al cuarto, creo que dijo que a esta hora empezaba la hora feliz en la TV. -


- ¿Cuál es la hora feliz? -


- Ya sabes…Wishu wishu. - Susurró Yadi a su novia quien se puso roja y tapó su rostro con sus manos.


- Dios mío, Scotty, que atrevida. -


Blanche decidió ir a la habitación, viéndola entreabierta, no parecía haber una televisión encendida, pero si se escuchaban unos suaves suspiros, casi parecidos a susurros. La chica entró lentamente, sorprendida al ver a su amiga apenas en ropa interior, a medio camino a desnudarse, con unas botellas de licor algo reducidas, en un descuido Scotty agarró esas botellas y sin dudas bebió de ellas.


- ¡Scotty! -


- Blanche… Scotty tiene calor. - Susurraba la chica de coletas con sus pequeños senos fuera de su sostén de puntos de color, mientras trataba de quitarse sus bragas.


- No lo hagas ¿Por qué bebiste? -


- Scotty… Te ama, Blanche… ¿Amas a Scotty? -


Los ojos de la joven se quedaron inmersos en la figura semidesnuda de su amiga, a quien dejó terminar su labor, quitándose las pantaletas dejando ver una zona intima finamente recortada de una manera muy estética e higiénica. Blanche estaba parada al lado de la cama, viendo fijamente la piel desnuda de su amiga, era delgada pero no flaca, tenía unas piernas muy bien torneadas que seguro obtuvo de tanto andar corriendo y brincando por todos lados, unos gluteos bien levantaditos, una cintura pequeña y que seguro podría levantarla fácilmente al sujetarla de ahí, unos senos subdesarrollados que lucían muy coquetos en su cuerpo, pero todo eso quedaba atrás por el rostro que ella tenía, esa cara de niña pasando a mujer, un sonrojo producto de la excitación y el alcohol y unos ojos vidriosos que dejaban ver el tiempo más frágil de ella.


- Blanche… Te amo. - Susurró Scotty mientras se movía un poco en la cama, con lágrimas en los ojos. - A Scotty sólo se le ocurre decirte eso, es una tonta, quisiera decirte tantas cosas y sólo puedo decirte eso… -


- No eres tonta, no lo eres.-


- ¿Puedes quedarte siempre con Scotty? - Lloraba la ojiazul mientras sus manos buscaban a Blanche. - Aunque no la ames ¿Puedes quedarte con ella? Yo siempre te amaré, te lo juro, pero, quédate aquí. -


Blanche sintió ganas de llorar al escuchar esas palabras, era tonta, mil veces tonta, millón de veces tonta, la vida dolía ya lo suficiente para Scotty por ser ignorada por el mundo por ser como era, para que sufriera también pensando en que en algún momento se alejarían. La joven le quitó las gafas lentamente para limpiar su llanto, pasando sus manos por su rostro hasta llegar a sus coletas, desatándolas, viendo que tras esa imagen mona que siempre mostraba, había una hermosa jovencita sufriendo por amor, amor que confesaba a viva voz, pero no le era confirmado.


- No… No me iré Scotty, siempre estaré contigo. - Sonrió Blanche quien sujetó el rostro de su amiga, acercándose a su boquita. - Tú me prometiste ser siempre mi príncipe y yo tu princesa.-


Ese besito pasó un beso más acalorado, ese mismo beso pasó a un abrazo, que se convirtió en caricias, sería la fragilidad de Scotty, el alcohol, las dudas despejadas, las confesiones entre copas, su deseo, ya no importaba nada, Scotty siempre le había regalado sonrisas y un cuento de felicidad, su cuento de amor y no había leído entre los párrafos que ese cuento tenía una parte en blanco para que ella lo escribiera sobre su corazón, mente y piel, piel con sabor a coco que recorría con las yemas de sus dedos y su boca sedienta de devorar el bocado que se había negado.


- Admito la verdad… Ya no quiero pensarlo más, sólo sentirlo… Siempre he estado atada a ti… - Pensaba Blanche mientras empezaba a desvestirse y lamía el busto de su amiga, que suspiraba y tapaba su boca al soltar suaves gemidos. - Desde ese día hasta hoy sigo amándote a ti…-


Damaris se dirigía al baño y a revisar como seguían sus amigas, ya que habían tardado en regresar, quizá se habían dormido. Tras salir del WC, caminó hacía la habitación, escuchando unos quejidos y suspiros, se asomó un poco y su rostro se coloró, como si hubiese visto un fantasma, caminó a prisa hasta la sala, parándose frente a su novia y Geraldine, con la cara congelada.



- ¿Qué tienes, cosita? -


- Parece que viste un fantasma. -


- ¡Bla…Bla… ¡Blanche! - Titubeaba Damaris tapando su rostro y tratando de no gritar. -¡Blanche estaba teniendo sexo con Scotty! -


- No… ¿EN SERIO? -


- Cosita ¿Hablas en serio? -


- ¡Siiiiiiiiiiii! - Susurró la rubia platinada asomando sus ojos entre los dedos. - Pasé a ver si estaban dormidas y… Y… ¡Blanche se estaba comiendo el capullo de rosa de Scotty! -


- ¿Capullo de rosas? -


- Así le decimos a ya sabes que cosa, jiji. -


- Oh cielos, yo pensé que sería una confesión y un beso ¡Blanche se fue por las grandes ligas! - Sonrió Geraldine dando un brinco al momento que sacaba su celular. - Esto tengo que verlo. -


- ¡No, déjalas! ¿Y si se enojan? … ¡Yadi! -


- Shh… No alces la voz, nomás queremos asegurarnos. -



Las tres amigas se asomaron lentamente, impactándose las tres al confirmar lo que dijo Damaris, podían ver el sensual trasero y piernas de Blanche resaltadas con esa tanga de encaje negro, mientras se agachaba para lamer y besar la intimidad de Scotty y sus manos se dedicaban a juguetear con sus senos. Con la misma lentitud que ellas se asomaron, dieron pasos hacía atrás hasta acercarse a la puerta del penthouse.

- Ok… ¿Y si nos vamos a nuestro cuarto? -


- Blanche… Que atrevida. - Susurraba Damaris con la cara roja. - Tan tranquila y amigable que te ves y declararte de esa forma tan atrevida a Scotty. -


- Ya sabes lo que dicen, las más mansas terminan siendo unas fieras en la cama, jaja. -


- ¿Nos vamos? Dejemos a las tortolitas, jiji. -


- ¿Segura? Yo quería grabar su primera vez, como un recuerdo. -


- ¿Cómo un recuerdo o por ver el cuerpo de Blanche? - Rio Yadi mientras Geraldine movía sus cejas en señal de haberle acertado. - Ya me daba.-


- ¿Viste su cuerpazo? Dios, Scotty se sacó la lotería. -


- Chicas, no digan eso. -


- Vamos, sí también te lamiste los labios al verla ¿O no? -


- Yadi… No digas eso. - Susurró Damaris recordando los cuerpos desnudos de sus amigas.- No creo que pueda estar tranquila con eso en mente.

 

PRAISE THE SUN!
Registrado
29 Sep 2016
Mensajes
407
¿Qué tengo que leer antes de esto?
Pain.jpg
 

O-O¬ Baton pass!!
Registrado
26 May 2016
Mensajes
3,527

YAHOO 4


Una joven de tez ligeramente bronceada y de gran estatura para sus quince años, se despertaba de una suave cama, bostezando y tallando sus ojos, parecía haber tenido la mejor de sus noches, quizá por lo blando que era ese colchón tan fino, por las sabanas de seda o lo más probable, darse cuenta que estaba desnuda y al lado de ella, una jovencita de rasgos petizos estaba sin ropas, con una sonrisa al dormir. Blanche tapó a esa chica con la sabana y sacudió su cabeza, tenía que ser una broma, un sueño, tal vez seguía algo borracha, al intentar levantarse, el sonido de un pollo de hule le hizo dar un brinco, golpeándose las mejillas con sus palmas al ver la cabeza de ese pollo entre los gluteos de su mejor amiga.


- ¿Qué está pasando? - Pensaba Blanche pellizcándose las mejillas al ver las botellas de licor vacías, los juguetes sexuales y el pollo de hule que Scotty traía en su bolso y sus ropas por el suelo. - Recuerdo que… Me declaré a Scotty … Nos besamos y … Oh Dios, que nadie se entere de esto. -


- Yawn… -


- Si… Eso pasó… Yo amo a Scotty. - Pensó la joven sentándose al borde de la cama, acariciando la mejilla de su amiga, sonriendo al verla dormir tan tranquila. - Aunque, creo que nos pasamos de copas anoche. -


- Yawn… Scotty siente la boca seca… ¡Blanche! -


- ¿Te desperté? -


- ¡Blanche! ¡Scotty tuvo un sueño hermoso, soñó que le dijiste que la amabas y teníamos sexo desenfrenado con mis juguetes de hule! - Hablaba Scotty alzando sus manos, notando que estaba desnuda y que de entre sus piernas se asomaba el cuerpo de un pollo de hule. - ¡Mira, sigo soñando! -


- No es un sueño, Scotty, lo que te dije si era cierto, te amo. -


- ¿En serio? ¡Blanche ama a Scotty! - Gritaba la ojiazul abrazando con fuerza a Blanche, frotando su cuerpo con el suyo. - ¡No fue un sueño, lo de anoche fue real! -


- Así es… Antes de seguir hablando ¿Puedes sacar eso de… Ya sabes? -


- Oh, jajaja, pero sí tu lo metiste ahí. - Dijo Scotty sacando el pollo de hule de su orificio corporal, lanzándolo a la puerta del baño. - ¿Blanche y Scotty ya son novias? -


-Creo que sí. -


- ¡Yahooooooo! Este día será festejado como el día en que Scotty y Blanche se hicieron novias, podríamos lanzar cohetes y una batalla campal de camisetas mojadas para conmemorarlo, jajaja. -


- Si no te molesta, prefiero que sea algo nuestro. - Sonrió la joven abrazando a Scotty, quien mostraba una linda sonrisa en forma de boca de gato, señal de su alegría. - Perdóname por no haberlo aceptado antes… Por no darme cuenta que sentía lo mismo que tú. -


- No te preocupes, Scotty ya lo sabía, jaja, pero, me haces feliz al decirme que me amas… Auch, auch. -


- ¿Te duele la cabeza? -


- Sí, jajaja, a Scotty le da vueltas la cabeza. -


- Es normal, tomamos mucho anoche, déjame ver por donde dejé mi bolso, traía algunas pastillas. - Habló Blanche parándose, haciendo que la cara de Scotty se pusiera roja y temblara.


- ¡Ay dios mío, Blanche, tu cuerpo desnudo parece esculpido por las propias manos de Miguel Angel! -


- Gracias por el halago, también tú eres muy bella, Scotty, no había notado que sin lentes tienes un rostro más delicado. -


- Jajaja, si Blanche que es la chica más ardiente del planeta piensa eso de Scotty, significa que es verdad, jaja. - Hablaba la ojiazul levantándose con cuidado, tomando la camisa de su recién hecha novia para ponérsela. - Huele a Blanche… Te juro que de vez en cuando no usaré gafas, pero tendrás que tomarme de la mano. -


- Lo sé, no puedes ver más allá de tres metros ¿Cierto? -


- Exacto, es como si el mundo de Scotty tuviera solamente tres metros cuadrados, después de ahí todo está borroso sin mis gafas. -


- Listo, tomate está pastilla. - Dijo la alta dándole un vaso con agua y una pastilla a Scotty, quien miraba la medicina con mucho detenimiento. - ¿Qué sucede? -


- Es la primera vez que Scotty toma pastillas anticonceptivas. -


- No son anti…-


- Buenos días, Blanche, Scotty ¿Quieren desayunar? -


La puerta de la habitación se abrió y casi al instante, Blanche tomó la sabana para taparse, notando a Yadi en la entrada, quien tenía una risita sospechosa que le hacía entender a la más alta que ya sabía bien que había pasado ahí.


- ¡Yadi, Blanche ama a Scotty y ya es su novia! - Exclamó Scotty llena de alegría, sacudiendo sus manos mientras la amiga se reía al verlas así.


- Que linda, por fin aceptaste que amas a Scotty, aunque nunca esperamos que fueses tan… ¿Agresiva sería la palabra? -


- Ni una palabra de esto a las demás, Yadi, por favor. -


- Pero si ya todas lo saben, jiji, vinimos para ver si querían ir a la playa, pero parece que seguían bien dormidas. -


- ¿Todas? -


- Yadi, deja que se cambien… Buenos días, Blanche, Scotty. - Hablaba apenada Damaris tomando la mano de Yadira. - Las dejaremos alistarse. -


- ¡Blanche, Scotty te cargará como si fueses una princesa a la ducha! -


- Que tiernas, pero, dudo que puedas cargarla. -


- ¿Acaso retas a Scotty? -


- Nadie reta a nadie ¿Pueden dejarnos a solas, por favor? -


- Jiji, ok, tórtolas. -


- ¿Por qué hay un pollo de hule en el piso? - Preguntó Damaris mientras salían de la habitación, dejando a Blanche con un largo suspiro de alivio.


- ¿Nos bañaremos juntas? -


- Sí, como en los viejos tiempos. - Sonrió Blanche acariciando la mejilla de su novia, quien movía las mejillas como felino buscando caricias. - Estás muy feliz. -


- ¿Cómo no estarlo? ¡Scotty es tu novia! Es muy afortunada, jaja. -


- La afortunada soy yo. -



Pasada la ducha, Blanche se vistió con un traje de baño rojo debajo de una solera del mismo color, decidiendo dejarse suelto el cabello esa mañana, por su parte, Scotty se vestía con un traje de baño de cuerpo entero y espalda desnuda de color amarillo, con una falda volada. La sonrisa de la alta al ayudarle con sus coletas y sus adornos de siempre era más grande que cualquier otro de los días, tocar esas mejillas suaves y ver de distinta manera esos ojos azul claro le hacían ver lo maravilloso que se sentía aceptarse.



- Blanche ¿Amas a Scotty? -


- Amo mucho a Scotty. - Rio la joven levantándola de la cintura para cargarla y besarle en la boca.


- ¡Yahooo! -


- Shh… Nada de yahoo, sólo disfruta. - Susurró Blanche sujetando la nuca de Scotty besándola como nunca pensó hacerlo, explorando su boca como lo hizo anoche.


- Oh, perdón. -


- Blanche, jiji, oye, la vas a ahogar. - Dijo Yadi al ver la escena mientras Scotty entre cerraba los ojos y las manos se le aflojaban, separándose un poco para tomar aliento.


- Aaah…Aaa… A Scotty no le molesta jajaja ¡Bésame mucho, Blanche! -


- Oigan, par de cursis ¿Podemos irnos ya? Recuerden, dos por uno en el bar. -


- Geraldine, que aguafiestas eres ¿No ves lo contentas que estan? -Dijo Yadi mientras veían a la pareja lista.


- Chicas, gracias. -


- ¿Gracias de que o que? -


- Ellas me hicieron ver ayer que lo nuestro era distinto, es cierto que somos mejores amigas, pero lo que sentimos entre nosotras es amor. -


- Oh, es cierto ¡Geraldine, Scotty tuvo sexo con Blanche y fue fantástico! ¡Uuuy, no sabía que podía usar a kike el pollo de esa manera! - Hablaba Scotty sacudiendo sus pies y vamos mientras Blanche la cargaba y se ponía más roja que un tomate.


- ¡Scotty, no digas eso en voz alta! -


- Ni te preocupes, recuerda que nuestros cuartos están debajo de este, créeme que más de uno pensó que estaba pasando con esos sonidos de pollo de hule. - Dijo Geraldine sonriéndole con malicia a Blanche. - Mira que calladita te veías y anoche te estabas comiendo a tu mejor amiga como si tuvieras hambre. -


- ¿Acaso nos… -


- Un poquito, pero las dejamos solitas. -


- Y… ¿Es oficial? -


- Si… Es oficial. - Sonrió Blanche mientras sus amigas las miraban con alegría al tener a Scotty entre sus brazos. -Amo a Scotty… Y es mi novia. -


- ¡Yahoooo, huele a boda! ¡Tomaremos sidra de entre las tetas de Damaris como celebración! -


- ¿En serio? -


- Claro que no, los bombones de ella son míos. - Dijo Damaris mostrando algo de celos que causó risitas en su novia.


- Por cierto, Scotty, nada de andar pensando en eso. -


- ¿Ah? -


- ¿Qué? -


Blanche paró a Scotty sobre la cama, tomándola de las manos mientras las demás notaban algo inesperado de la chica alta, que miraba fijamente a su reciente pareja con unos ojos llenos de dominio y presión, como la mirada de un tigre sobre un cordero.


- Tú no debes de tener ojos para nadie más que yo ¿Ok? -


- Ooh, oh ¿Estás escuchando, Geraldine? ¡Blanche es celosa de Scotty! - Hablaba la chica de coletas mientras las demás hacían teamback.


- ¿Esperaban eso? -


- Yo no, no parecía molestarle esos comentarios antes. -


- Creo que ahora que aceptó que ama a Scotty, no quiere que diga cosas sobre otras chicas. -


- Yo creo que es más por lo de anoche. - Susurró Geraldine asomándose por su hombro para luego volver al teamback. - Les apuesto a que le gustó tanto el papel de la dominatriz y de que Scotty seguro que está contenta siendo una mansita, que no sólo quiere ser así en la cama. -


- Eso significa. -


- Si… Me encantaría estar en la cama con ella, me pregunto que tan agresiva es. -


- No hablaba de eso. - Dijo Yadi algo apenada por el comentario de Geraldine. - Creo que Scotty estará muy feliz en su relación. -


- ¿En serio? -


- Creo que es lo que siempre soñó ¿O no? -


Las tres voltearon a ver a sus amigas, que no paraban de besarse, notando nuevamente como los ojos de Scotty se cerraban y sus brazos se relajaban al ser besada de esa manera por Blanche.

- Que lindas se ven… -


- Si… ¿Pero es normal que Scotty tenga la cara azul? -


- ¡MIERDA! ¡Blanche, párale! ¡Deja que respire! -


La alberca se llenaba de risas por el grupo de chicas que llegaba a él, así como las miradas que voltearon a ver a más de una de ellas, chicas en edad de colegiala que dejaban ver un gran crecimiento y que podrían causar la envidia de cualquier chica mayor que ellas. De ese grupo peculiar, resaltaba la gran sonrisa de la más chica de ellas (no mucho, pues su metro cincuenta y cinco se veía poco comparado a sus amigas) que brincaba como niña en cumpleaños sin soltarse de la mano de la más alta, que estaba feliz por la actitud de su novia.


- ¡Yahoo! ¡Al agua patos! -


- No olvides tu inflable. - Dijo Blanche agachándose para besar en los labios a Scotty, que cerraba los ojos sin parar de sonreír al sentir como le acomodaba la llanta inflable. -Nada de nadar lejos de la orilla. -


- Scotty no se alejará de la orilla, vamos chicas, vamos a jugar. -


- Se nota que está contenta. -


- Sí… Es tan linda cuando sonríe así. -


- ¡Ay dios, Scotty tomará muchas fotos de recuerdo este día! - Hablaba la ojiazul sacando su cámara antihumedad para tomarle fotos a los atributos de Yadi que lucía un traje de baño de dos piezas.


- Scotty, acércate. -


- ¿Scotty? -


Todas las chicas se sorprendieron al ver como Blanche se agachaba y tomaba de las manos a Scotty, sacándola del agua como si no pesara ni una pluma, cruzando su mirada con la gran sonrisa de la chica de coletas.


- Nada de tomarle fotos a las demás. -


- ¿Por qué no? Sabes que a Scotty le gusta tomar fotos de chicas lindas, pero nadie es más linda que tú, Blanche, jaja.-


- Por eso. - Sonrió Blanche quitándole la cámara a Scotty, para luego, acariciarle las mejillas viendo como ella sonreirá y se frotaba en su pecho como un minino. - Se buena y juega sin andar tomando fotos ¿Ok? -


- ¡Ok! ¡Al agua patos otra vez! -


- Que inesperado es esto. -


- ¿Qué cosa? -


- Antes, parecía darte igual que Scotty insinuara cosas de otras chicas, pero ahora, pareces muy empecinada en evitarlo. - Comentó Geraldine tomando de una copa tropical.


- No sabía que usaras un vocabulario tan elegante. -


- Oye, mis padres eran grandes compositores de rock así que es obvio que me esfuerce en aprender de ellos, y no me cambies el tema. -


- Bueno… Sé que Scotty no puede evitar decir lo que piensa, sé que siempre ha sentido atracción por las chicas pero ahora es mi novia, y me siento incómoda cuando lo hace. -


- Se llaman celos, eres celosa. -


- Claro que no, si en verdad fuese celosa, no la dejaría estar con ustedes. -


- Oh, oh, oh, wait a fucking minute. - Dijo Geraldine riéndose por ese comentario. - ¿Estás diciéndome que por un instante se te ocurrió alejar a Scotty de nosotras? -


- Yo nunca dije eso, solamente digo que si fuera celosa, sería como esas típicas mujeres que ni les dejan tener amistades a sus parejas. -


- Ok, ok, lo dejaremos ahí, jaja… Ay dios, esto no puedo creerlo, no solamente eres una ardiente en la cama, eres celosa. - Reía la pelimorada mientras Blanche le miraba confundida por el motivo de su risa, volteando a buscar a Scotty quien nadaba abrazada de Yadi.


- ¡Tus pechos parecen salvavidas, Yadi! -


- Scotty, no te sujetes mucho, harás que se me caiga el sostén. -


Blanche se lanzó al agua y nadó rápidamente hacia su novia, saliendo por detrás de ella, abrazándola frente a sus amigas, a quienes les lanzó una mirada intimidante que les provocó escalofríos.


- Scotty, no molestes a Yadi, mejor nademos juntas, puedes sujetarte de aquí. - Sonrió la chica alta mientras acurrucaba a Scotty entre sus senos, haciéndola suspirar mientras la paseaba por el agua.


-Scotty se siente en el cielo, jaja. -


- ¿Qué acaba de pasar? -


- Es mi imaginación ¿O Blanche es celosa? - Preguntó Yadi al salir del agua y sentarse en la orilla, acompañada de Damaris y Geraldine quienes las veían nadar.


- Yep, quien diría que esa chica dulce, tranquila, amigable y tan atenta con todas, resultó ser celosa. -


- Tal vez deberíamos de apoyarla con eso ¿No creen? -


- Tienes razón, cosita, es por su bien, es su primera relación lésbica y en el caso de Blanche, su primera relación donde en verdad está enamorada, seguro que no saben mucho sobre esto. -


- Pues al menos ya nos quedó claro que Blanche sabe bastante sobre sexo. -


- Blanche ¿Puedes venir? -


- Estoy algo ocupada. - Dijo Blanche teniendo a Scotty en sus hombros como caballito.


- ¡Miren chicas, Scotty es el sombrero de Blanche! ¿Quieren jugar luchas? Para que vean que no tendremos la ventaja, Scotty levantará a Blanche, jaja. -


- Creo que eso sería imposible, no tienes tanta fuerte. -


- ¿Están retando a Scotty? -


- En serio, queremos platicar con ustedes. -


La pareja se miró y decidió hacer caso a sus amigas, saliendo para todas sentarse alrededor de una mesa de playa, quedando Geraldine en medio de las parejas actuando como una jueza con un vaso como martillo.


- Ok, chicas, estamos aquí porque nos preocupamos por algo. -


- ¿Por algo? ¿Pasa algo? -


- Blanche, estamos contentas en que por fin aceptaste tus sentimientos hacia Scotty y que sean novias, pero, hay un pequeño detallito que no nos pareció. -


- ¿Qué Blanche no le ha pedido la mano de Scotty a sus padres? -


- No, eso no. -


- ¿Qué Blanche no me ha puesto un anillo de compromiso y jure ser siempre mía y si llega a traicionarme la mate y luego me maté yo? -


- No ¿Por qué harías eso? -


- Jajaja, no sé, es algo que leí en el libro de mi bisabuela. -


- Blanche, tú… Eres celosa. -


- No… No… No…!NOOOOOOOOOO! ¡Es imposible! - Hablaba Scotty imitando la escena de aquella película donde el villano revelaba ser el padre del héroe. - Ya en serio ¿Blanche es celosa? -


- Oigan ¿No creen que exageran? -


- Es el primer noviazgo donde en verdad estás enamorada, es obvio que no lo noten, pero Blanche, de repente te pusiste muy en plan de no soltar a Scotty ni dejar que se acerque a nosotras. -


- ¿Yo? Deben de estar bromeando. -


- Ahora que lo pienso… - Hablaba Scotty cruzando los brazos. - Oh, es cierto, jaja, Blanche no ha querido que le tome fotos a nadie más que a ella y quiere que juegue con ella. -


- Así es. -


- ¡Yahoo, a Scotty le pone feliz que Blanche sea así! -


- ¿Qué? -


- ¿Hablas en serio? -


- Vamos, chicas, creo que es normal, Scotty es mi novia y no me siento bien al saber que quiera tomarles fotos a otras chicas o se acerque mucho a ellas. -


- Claro que es normal, pero… Asustas. -


- ¿Asusto? - Preguntó Blanche mientras las tres amigas lo afirmaban con la cabeza.


- Tienes una mirada, como si nos dijeras “Voy a sacarte las tripas por la garganta si te atreves a tocar a mi novia”. -


- No creo que sea tan drástico, es más como “Aléjate de ella. “ -


- Perdón. - Rio algo apenada Blanche rascándose la mejilla mientras las demás la miraban. - Tienen razón, es mi primer noviazgo con otra chica, en especial, con alguien a quien amo como nada en el mundo. -


- No decimos que está mal, yo también soy celosa de mi cosita, jiji, pero, no me pongo en el plan de querer asustar a las demás o molestarme. -


- ¿Celosa de Damaris? Pero si son una pareja muy unida. -


- Secretos de pareja, jiji. -


- Ya te dije que se me fue sin querer. - Susurró Damaris al oido de su novia, llena de pena. - Es que, no he podido sacarme de la cabeza verla así. -


- A mi tampoco, pero eso no significa que no haya pompitas rojas esta noche. -

Tras platicarlo un poco más y hacer apuntes en unas servilletas, parecía que le quedaba muy claro a Blanche, su reciente actitud era señal de que, ahora que era novia de Scotty, tomó una postura celosa que debía aprender a manejar, le alegraba tener amigas que le apoyaran en esto pues era la primera vez que amaba tanto a una persona y deseaba tanto estar a su lado que no quería lastimarla.



- En resumen, solamente relájate, dudo que Scotty tenga ojos para alguien más… Bueno, no confió en sus ojos, pero su corazón sin dudas es sólo tuyo. -


- Gracias, chicas. -


- Y tú, Scotty, ya no puedes andar tomando fotos a cualquier chica linda que veas, tampoco puedes a ponerte decir cada fantasía que se te ocurra con ellas. -


- ¿QUÉ? Pero… Pero… A Blanche nunca le molestó eso. - Dijo Scotty poniendo cara de impactada, mientras Geraldine se le acercaba.


- Entiende, ahora eres de Blanche, si no te portas bien, ella te hará algo que le pasa a las niñas malas. -


- ¿A las niñas malas? Cuenta, cuenta. - Preguntó la ojiazul mientras Geraldine empezaba a susurrarle al oido, cosa que alarmó a Blanche que volteó a mirarlas.


- ¿Qué le estás diciendo al oido? -


- Calma, celostina. -


- ¡OH MY GOD! ¡SI! ¡Scotty seguirá siendo una niña mala para que Blanche azote su trasero con un dildo hasta dejarlo rojo y… MMM…MMM… - Gritó Scotty golpeando la mesa eufórica, siendo callada y atrapada por Blanche para controlarla, agitándose entre sus brazos como si fuera un ataque.


- ¿Qué le dijiste? -


- Geraldine, eres una traviesa, jiji. -


- ¿Qué le dijiste a Scotty? -


- Ups, creo que le dije algo que no era. - Rio Geraldine dando pasos atrás mientras Blanche empezaba a perseguirla cargando a Scotty.


- ¡Ven aquí, Geraldine! ¡Creí que eras mi amiga! -


- ¡Y lo soy, solamente te estoy apoyando! -


- Creo que se hizo lo que pudo. -


- ¿Crees que Blanche le baje a sus celos? - Preguntó Damaris mientras Yadi la abrazaba.


- Claro que sí, dale unos días a que se acostumbre y volverá a ser la Blanche de siempre, igual va para Scotty, Blanche se enamoró de ella siendo tal cual es, dudo que la cambie. -


- Eso es malo. -


- Sí, me gustaría al menos que se le quite esa afición a mis pechos. - Comentó Yadi suspirando con sus brazos debajo de sus senos. - A este paso, terminaré haciéndome una reducción de pechos. -


- ¡No lo hagas, a mi me encantan! -


- Jiji, Damaris, niña sucia. -


- No digas eso, me da pena. - Susurró su novia escondiendo el rostro en los brazos de Yadira, que la abrazaba y frotaba su cabello, pensando. - Mmm… Azotarla con un consolador… No suena mala idea. -

 

O-O¬ Baton pass!!
Registrado
26 May 2016
Mensajes
3,527

YAHOO 5


Geraldine llegaba un poco tarde a la cafetería de sus amigas, al entrar, notó algo que si era muy raro en el lugar, los gritos y risas de Scotty no se escuchaban, en cambio, podía ver a esa chica de coletas hecha bolita en unos de los sofás con varios vasos de leche frente a ella, mientras era consolada por todas las demás.


- Ok ¿Quién se murió? -


- No digas cosas tan feas. -


- Perdón, es sólo un dicho. - Dijo Geraldine tomando una silla para poner el respaldo adelante y sentarse, mirando a Blanche.


- ¿Qué le pasó a Scotty? -


- Sobre eso… -


- ¡AAAAAAAAAAAAAAH ¡ - Gritó Scotty empezando a golpear su cabeza en la mesa, siendo abrazada por Blanche.


- ¡NO! ¡No lo hagas! -


- Buaaaaaaaah ¡No es justo, dale más leche a Scotty, Yadi, Scotty tiene que crecer! - Decía la chica de coletas presionando un vaso en los pechos de su amiga.


- Scotty, dudo que tomando mucha leche puedas crecer, y no creo que tus papás se refieran a ese tipo de crecimiento. -


- ¿Alguien me puede decir que tiene la loquita? -


- Ya… No pasa nada, piensa en lo bueno, en que nuestros papás aceptaron nuestro noviazgo. - Hablaba Blanche abrazando a Scotty quien escondía su rostro en su pecho.


- Pero Scotty quería tener su nidito de amor contigo como lo tienen Yadi y Damaris. -


- Lo que pasa es que el otro día, Blanche fue con su mamá a pedirle permiso a los papás de Scotty para ser novias. -


- Que anticuada saliste. -


- Aunque creo que les sorprendió que se lo pidiera. - Dijo Blanche algo apenada y rascando su mejilla. - Ellos todo el tiempo pensaron que ya éramos novias. -


- Todos pensaban que ya eran pareja, par de lentas. -


- Fue cuando Scotty les dijo que quería vivir conmigo y tener una casa propia… Y… -


- ¡Mis papás me dijeron que no podía, que Scotty no ha crecido bastante para ser independiente y vivir con Blanche! ¡Buaaaaaaaaaaaaah! - Lloraba Scotty mientras su novia frotaba su cuerpo y besaba su frente para relajarla.


- Ya, Scotty, tranquila, tienes que entender a tus papás. -


- Si, si fueras mi hija igual pensaría que no estás lista para vivir con una pareja. -


- ¿Qué? ¿Es porque no he crecido tanto como ustedes? ¡Aún le falta años de crecimiento a Scotty! -


- No se trata de tu altura ¿Cómo se lo explico, Yadi? -


- Déjame a mí, cosita. - Sonrió Yadi acariciando la mejilla de su amiga. - Scotty, lo que pasa, es que de seguro tus papás no quieren que tengan problemas al vivir como pareja, porque tú no estás lista para afrontar vivir por su cuenta. -


- También le dije que tuviéramos paciencia. -


- ¿Por qué dicen que Scotty no está lista? -


- Vamos por lo básico. - Dijo Geraldine tomando una servilleta y tomando el bolígrafo de entre los senos de Yadi.


- ¡Chispas! ¿Yadi esconde cosas entre sus tetas? -


- Geraldine ¿Cómo supiste que guardo mi bolígrafo ahí? -


- Es raro que alguien no le preste atención a tus pechos. - Habló la pelimorada mientras todas rodeaban a Scotty. - Scotty ¿Cocinas? -


- Para nada. -


- ¿Sabes lavar ropa? -


- Para nada. -


- ¿Compras del hogar? -


- Mis papás. -


- ¿Limpias tu cuarto? -


- Eso lo hace Blanche. - Contestó la chica de coletas mientras las demás volteaban a ver a su novia.


- Le ayudo porque sé que no es muy buena haciéndolo. -


- No es una ciencia ¿Has tenido algún trabajo de medio tiempo? -


- Ninguno. -


- ¿Tienes alguna meta en especial a futuro? -


- ¡Si, Scotty quiere ser la ama de casa sumisa y caliente de Blanche y esperarla todos los días para darle de comer sexo, jaja! -


- No me sorprende para nada eso. -


- Scotty, pero, si no haces nada. -


- Olvídalo, veo difícil que vivan juntas. -


- ¿Qué? - Preguntó Scotty impactada mientras Geraldine soltaba un suspiro.


- Por eso tus padres piensan que no estás lista, no haces nada de lo básico para tener un hogar y no tienes decidido algo serio para vivir. -


- ¿Qué? Pero Scotty no necesita nada más que a Blanche. -


- Pero no puedes ser una carga para ella todo el tiempo. -


- A mi no me molesta que Scotty sea así. - Comentó Blanche sonrojándose al ver a su novia imaginándola como un gatito, pasando el dedo índice en su labio. - No es como si no esté acostumbrada a mimarla. -


- Eres un caso perdido. -


- ¿De quién hablas? -


- De la dos. -


- ¿Por qué no haces nada, Scotty? Eres la chica más lista que conozco, no creo que no seas capaz de eso. -


- Scotty le tiene miedo a la cocina, es muy impaciente con el proceso de lavado de ropa, en cuanto limpia empieza a estornudar, ir de comprar la asusta por tantos precios que ver y etiquetas que leer. -


- Impaciente, ya veo… Blanche, aún estás a tiempo de buscar otra novia. - Dijo Geraldine tomando el hombro de Blanche.


- ¿Qué? -


- Es broma… Tienes que demostrar que si en verdad quieres tener un futuro al lado de Blanche, debes de ser una persona capaz de hacer tareas básicas y pensar en algo para subsistir. -


- ¿Por qué pensaría eso Scotty si con la herencia que he estado ahorrando Scotty y Blanche podemos tener una vida muy cómoda? -


- Buen punto. -


- Oye, dile algo. -


- Es que en verdad, no me molesta eso. -


- Pero no está bien, tampoco puedes vivir consintiéndola, si quieres ser buena novia debes de ser más exigente ¿Crees que yo toleré que mi novio no quisiera seguir estudiando? Le dije, o estudias o aquí terminamos, no iba a salir con alguien que no se preocupa por lograr algo. -


- Mmm… -


- ¿Y si trabajas un tiempo aquí? -



Todas voltearon hacia Damaris al haber hecho ese comentario, se sonrojó un poco por la repentina atención de sus amigas, pero volvió a sentirse tranquila al ser tomada de la mano por Yadi, quien entendió su punto.



- No sería mala idea, Scotty podría trabajar medio tiempo con nosotras, así podría aprender de limpieza, cocina y a ganarse el pan. -


- ¿Ganarse el pan? ¿Qué no se compra? -


- Se refiere a trabajar. - Dijo Geraldine sujetando las coletas de Scotty para darle vueltas y hacerla reír. - A veces no entiendo como puedes ser una genio para los estudios y para lo demás te falta usar la lógica. -


- En verdad, es una buena idea. -


- ¿Blanche quiere ver a Scotty vestida de mesera con una falda hiper mega corta enseñando mis bragas de dinosaurios y que me ofrezca sexualmente como platillo? -


- Si…Digo, no eso Scotty. -


- Tienes unos fetiches muy particulares. -


- Deja eso… -Suspiró Blanche sonrojándose al imaginar eso, para volver al tema. - Me refiero a que no estaría mal, que trabajes aquí un rato te serviría para aprender cosas simples. -


- Wait ¿Por qué no le has enseñado a Scotty todo eso? -



Las tres chicas inflaron sus mejillas mirando con sospecha a Blanche, quien miraba hacía la ventana tratando de ignorar esas miradas.


- No había visto que cambió la cartelera del cine. -


- ¡Lo haces a propósito! ¡Es lo mismo que con la natación! - Reclamó Geraldine mientras Blanche pasaba saliva. - ¡No lo haces porque te gusta mimarla! -


- No es cierto, ustedes me creen ¿Verdad? -


- Es que, Geraldine tiene razón ¿Por qué no le enseñas a Scotty? Eres la única a quien le haría caso. -


- Jiji, eres una chica muy perversa, Blanche. -


- ¡Ya! Para que vean que eso no tiene nada de cierto, yo también ayudaré ¿Ok? Y yo misma me aseguraré de que Scotty aprenda a hacer todo eso sin que lo pidan. -


- ¿Apuestas? -


- Un mes, en menos de un mes, Scotty podrá hacer todo eso y más. - Dijo Blanche segura de si misma mientras Geraldine le sonrió retadoramente.


- Un mes, si no lo logras, me darás una foto de ustedes dos, desnudas. -


- Geraldine, esas cosas no se piden. -


- No se preocupen, con gusto les pasaré las fotos. -


- Hecho. -


- Oh, Blanche… Que atrevida. - Habló Damaris tapando su boca al recordar el cuerpo desnudo de su amiga.


- En cambio, si yo gano… Te rapas. -


- Ooooh, jiji, que drástica. -


- ¿Qué dices, Geraldine? - Sonrió Blanche mostrando una cara intimidante, pensando que su amiga se negaría a arriesgar el cabello que tanto cuidada.


- ¡Ok, acepto! Pero será en dos semanas. -


- ¿Dos semanas? -


- No sé de que están hablando, pero suena divertido, jaja. -


- ¿No estabas escuchando? -


- Estaba distraída viendo el sostén rojo de Yadi, pensaba en que tipo de tela, marca y estilo tiene para poder soportar tremendos pechos. -


- Scotty… - Susurró Yadi tratando de acomodar su escote, notando que Blanche también le miraba un poco, sonrojándose y parando de mover su blusa, pensando. - Blanche… Si me miras así, bueno… Sólo un poquito. -


- Oigan ¿Y si celebramos de alguna forma que Scotty va a trabajar? -


- ¡Yo, yo! ¿Y si vamos a algún lugar a jugar? -


- ¿Jugar qué? -


- ¡Volibol o basquetbol! Cualquier deporte donde pueda ver los pechos de Blanche votar, jaja. -


- Volibol… Mmm… -


- ¿Tú sabes jugar bien o no? Tu abuela y tu mamá han jugado. -


- Sí… No estaría mal, sería algo distinto a lo que hacemos ¿No creen? -


- Suena divertido. -


- Yo podría pedir el gimnasio de la academia. - Habló Blanche mientras tomaba un poco de su té helado. - Mi mamá tiene buena relación de amistad con la directora, fueron compañeras de equipo o eso creo. -


- ¡Genial, ya quiero verlas con shorts bien apretados y sostenes deportivos! -


- Pues ya está hecho, el trabajo, la apuesta y salir a jugar. -


- Oye… Yadi ¿Scotty puede pedirte algo ahora que va a trabajar aquí? -


- ¿Qué cosa? -


- ¿Puedes adelantar las vacaciones de Scotty de los próximos años digamos desde mañana y hasta el siguiente año? -


- Amm… No, jiji. -


- ¿QUÉ? -


- Lo siento, pero, tendrás que trabajar, ya aposté por ti. - Sonrió Blanche acariciando la mejilla de su novia mientras Scotty estaba congelada.


- ¿Scotty va a trabajar? ¡NOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO! -


La puerta del gimnasio perteneciente al equipo de volibol se abría por las manos de una chica de grandes gafas y sonrisa del mismo tamaño, quien brincaba y agitaba sus coletas con el viento por la emoción de jugar con sus amigas, quienes la seguían y se asombraban por las instalaciones.


- ¡Yahoooo! ¿Escuchan el eco? -


- ¿En verdad no hay problema para que juguemos un rato aquí? -


- No hay ningún problema. - Dijo Blanche dejando su bolso. - La directora dijo que no podía decirle que no a la nieta de su capitana. -


- Hasta nos dieron uniformes, que considerada es. -


- ¿Tu abuela y tu mamá fueron buenas jugadoras o no? -


- Mi abuela es considerada la tercera mejor del mundo, así como la mejor jugadora de Grecia de todos los tiempos, mi mamá no se queda atrás pero le gustó más ser instructora de fitness y modelo. -


- ¡La mamá de Blanche está buenísima, imaginen a Blanche pero con un aire de madurita de treinta años, jaja! -


- Es cierto… Recuerdo haberla visto cuando iba a las reuniones escolares y ahora que lo pienso, luce igual a ti. - Hablaba Geraldine haciendo que Blanche se apenara un poco.


- Tuvo la ocurrencia de tenerme joven y suelen creer que somos hermanas gemelas, culpa de los genes y que ella se cuida mucho. -


- Pero no te preocupes, Blanche es más preciosa que la suegra de Scotty. -


- ¿Tienes fotos de ella? - Preguntó Geraldine al oido de Scotty quien mostró una gran sonrisa.


- ¡Claro que tengo, Scotty le toma fotos cada vez que puede porque así se imagina como se vería Blanche en edad adulta! -


- ¿De qué tanto hablan? -


- De nada. -


- ¿Y cómo vamos a jugar? Somos cinco. - Dijo Damaris mientras todas hacían estiramientos.


- Oh, buen punto. -


- ¿No habrá alguien más que podamos invitar? -


- Pues… No, nunca me he preocupado por llevarme con las demás, mi atención siempre ha sido Scotty. - Confesó Blanche tallando sus hombros.


- Y yo estar con mi cosita. -


- Yadi, también pasa lo mismo conmigo. -


- Buenas para nada. -


- ¿Y que hay de ti? - Preguntó Blanche a Geraldine quien reaccionó como si le hubiera llovido en frío.


- Yo… ¿Qué más da? Ya tengo a mis amigas, no ocupo más. -


- Jajaja, Geraldine tiene fama de chica mala por eso la evitan. -


- No cambien el tema ¿Cómo vamos a jugar entonces? -


- Oigan, la puerta no tiene llave. -


Una voz hizo que el cuerpo de Scotty se pusiera como piedra, una voz refinada, preciosa y al mismo tiempo incomoda. La puerta se abrió y tres chicas se hicieron presentes, dos pelirrojas y una rubia, siendo una de esas rojizas de una estatura baja comparada a las otras dos. Los ojos de la más alta del trío se abrieron y una gran sonrisa de alegría se mostró, mientras Scotty temblaba de nervios al ver a esa chica.


- ¡Scotty! ¡Mira, hermanita, es nuestra prima, Scotty! -


- ¿Prima? -


- No sé de que hablas, estás confundiendo a Scotty con otra Scotty, jaja. - Reía nerviosa Scotty dándose la vuelta lentamente mientras Xelha corría hacia ella, sujetándola de los hombros.


- ¡No puedo confundirme, no hay otra chica con tan pésimo gusto para vestir que tú! -


- ¿Qué? -


- Ay… Mírate. - Hablaba la pelirroja actuando de forma dramática. - Sigues peinándote con coletas y sin maquillaje ¡Pareces una niña de la calle! Me dan ganas de llorar contigo. -


- ¿Qué? ¡Pero a Scotty le gustan las coletas y le gusta vestir así! -


- Pero entiende prima, tus gustos son pésimos, deberías de aprender de las chicas que te acompañan, sus peinados se ven geniales y se nota que se preocupan por como se ven, oh, disculpen. - Rio elegantemente Xelha extendiendo su mano. - No me he presentado, soy Xelha Mannes, mucho gusto. -


- ¿Y está tipa de donde salió? -


- Ni idea, pero le dice prima a Scotty. -


- Mucho gusto. - Dijo Blanche besando la mano de Xelha, quien le miró sorprendida a los ojos.


- ¿Por qué hiciste eso? -


- Es lo que hacen cuando se presentan así ¿O no? -


- Veo que eres una chica educada, mm… -


- Pasa algo, cariño. -


- Oh, perdón, no les permití presentarse. -


- Soy Marlon, soy prometida de Xelha. - Habló la rubia tomando del hombro a su pareja.


- Xcaret. -


- Es mi linda hermanita ¿A poco no es linda? -


- No tiene sentido repetir el mismo adjetivo en una oración. -


- Llamaste prima a Scotty ¿Son sus primas? -


- ¡Asi es! ¡Scotty! ¿A dónde vas? - Preguntó Xelha mientras Scotty aprovechó la charla para caminar de puntitas y en silencio.


- ¡Scotty se acaba de acordar que dejó algo en la cocina! -


- Pero Scotty, tú no sabes cocinar. -


- Damaris ¿Por qué traicionas a Scotty? - Lloraba Scotty de nervios mientras su prima corría de nuevo hacía ella para sujetarla de las coletas. - ¡Atatata, no jales mis coletas! -


- Quítate estas coletas, no eres una niña de preescolar para peinarte así. -


- Xelha, déjala en paz, siempre que la ves la molestas. -


- No digas nada hermanita que tú no ayudas mucho pues te vistes igual o peor, a este paso, ella crecerá y se vestirá como una chica de los barrios bajos de New York ¿Y luego qué? ¿Formar una pandilla? ¿Asaltar? ¿Jugar con la tierra? -


- ¿Qué rayos le pasa a tu novia? -


- Se preocupa por su prima, es sólo eso. -


- ¿Podrías dejarla en paz? Por favor. - Dijo Blanche acercándose a la pelirroja, quien soltó las coletas de Scotty y volteó con una mirada pensativa. - Scotty se ve linda así, no necesita cambiar. -


- Mmm… Mmm… -


- ¿Qué sucede? -


- Tu rostro… ¿Dónde lo he visto? ¡Oh, ya! ¡Oh my god! ¿Eres Blanche Leopardi? ¡Maestra del fitness y el volibol? -


- Bueno, sí me llamo igual a mi mamá, pero a ella le llaman así, no a mí. -


- ¡Doble oh my god! ¿Eres su hija? ¡Si luces igual! - Hablaba Xelha emocionada tomando la mano de Blanche. - ¡Tu mamá es genial, mi mamá y yo no dejábamos de ir a sus clases cuando estuvo en Italia! ¡Justo ella fue quien me enseñó a jugar! -


- ¿En serio? ¿Jugar? -


- Obvis, jugar voli ¿O porque estaríamos aquí? -


- Ok… -


- Scotty ¿Qué tienes? - Preguntó Damaris al ver a Scotty hacerse bolita en el piso.


- A Scotty la abruma su prima Xelha, su presencia es muy intensa, es como si brillara tanto por si misma que siento que me voy a ahogar, además de que siempre dice que Scotty no es muy femenina y parece un niño. -


- No le hagas caso, a mi me gustan tus coletas, son lindas. -


- ¿En serio? -


- Si, es parte de tu imagen. -


- ¡Yahoo, Scotty ya no se siente miserable! -


- ¿Y que hacen aquí? -


- Por el uniforme, se deduce que vinieron a jugar. -


- ¿Piensan unirse al club? ¡Grandioso! Tener a la hija de Blanche Leopardi, nieta de la legendaria tercera mejor del mundo en nuestro equipo, nos haría más grandiosas de lo que ya somos. -


- Xelha, nuevamente, usaste la misma palabra en… -


- Shh… Hermanita, puedes platicar de cosas de ñoñas con Scotty luego, ahorita hablamos de deportes. - Interrumpió Xelha sin dejar de sonreír dándole palmadas suaves en la cabeza a su hermana.


- A veces no sé si lo haces a propósito o eres hiriente inconscientemente.


- La verdad, no pensamos meternos al club, solamente queríamos pasar el rato ¿O no, chicas? -


- Estamos festejando que Blanche y Scotty se hicieron novias y que van a trabajar un ratito en nuestra cafetería. -


- Wait. - Dijo la pelirroja levantando la mano con una cara incrédula. - ¿Me dices que mi primita bicho raro pero bonita se hizo novia de una super modelo? -


- Yo no soy super modelo, esa es mi mamá. -


Xelha mostró una enorme sonrisa, de pronto, corrió hacía Scotty a quien atrapó y levantó de sus axilas dándole vueltas como si fuese un niño, haciendo que todas se quedaran extrañadas por esa reacción tan peculiar.


- ¡Scotty, prima! ¡Así me gusta que seas, sin duda estoy orgullosa de ti! Y yo pensé que crecerías y serías tan lenta como mi hermanita. -


- Yo no soy lenta, tú misma dijiste que mi velocidad de desplazamiento y velocidad de aceleración es decente. -


- Se refiere a otra cosa…Mmm… Bonita cola. - Pensó Geraldine al ver como se le ajustaba el short a la cola de esa pelirroja.


- ¡Scotty tiene miedo! -


- ¿Miedo por qué? ¿Y como pasó? ¿Acaso la conquistaste mostrando tu verdadera belleza? -


- Blanche ¿Qué le puede decir Scotty a su prima? - Preguntó la chica de coletas sin parar de temblar en los brazos de Xelha.


- Esa chica es muy guapa, pero, es insoportable. -


- A mi me parece divertida, jiji, además ¿No creen que Scotty está feliz? -


- Ah, Yadi, no creo que esté feliz. - Dijo Damaris al ver que Scotty estaba tiesa en los brazos de su prima.


- Mmm… ¿A qué se refirió con lenta? -


 

O-O¬ Baton pass!!
Registrado
26 May 2016
Mensajes
3,527

YAHOO 6


El grupo de chicas estaba atenta a Xelha, que se ponía en el primer escalón de las gradas para estar más alta y ser el centro de atención, la pelirroja miraba a todas como si las analizara, pensando en como divertirse un rato con la prima con la que más se había relacionado en ese país, debido a la cercanía que tenía la familia Blunt con las Mannes de Italia, a causa del romance que hubo entre Rosemary Blunt y Cecilia Mannes varias décadas atrás.


- ¡Lo tengo, ya sé como acomodaremos los equipos! - Gritó la pelirroja mientras todas se miraban. - Haremos equipos de cuatro y elegiremos mi cariño y yo. -


- ¿Por qué ustedes? -


- Por qué tenemos más experiencia jugando, obvis, además, pondremos una regla más, nada de que las parejas estén juntas, así no tendrán tanta química. -


- Pero Scotty quería estar con Blanche. -


- Y yo con Marlon, pero así será justo ¿Qué les parece? -


- Suena divertido y me parece una gran manera de tener confianza entre nosotras en el deporte. -


- ¿Verdad que sí? Que encantador eres ¡Ay, que feliz que seas la pareja de Scotty! Ojalá tú le enseñes a tener estilo y dejar de vestirse como payasita de circo. - Sonreía Xelha tomando el hombro de Blanche mientras ella se reía apenada.


- A mí me gusta cómo se viste. -


- Pero a veces el amor enceguece, te juro que cuando me enamoré de Marlon creía que era un chico. -


- Cariño, no me recuerdes eso. -


- Entonces ¿Cómo armaremos los equipos? ¿Así como dijeron? -


- ¡Obvis! ¡Empiezo yo! Amm… ¿A quién elegiré? ¡Ya sé, a ti! - Señaló Xelha a Blanche mientras Marlon le aplaudía.


- Gran elección, cariño. -


- ¡Obvis que es grandiosa! Seguro Blanche es tan buena como su madre y abuela, hasta al verla podríamos ver si es digna de estar en mi equipo. -


- Y le dice a Scotty payasa. - Pensaba Geraldine comiendo chicle e inflando globos.


- Yo elegiré a Xcaret, necesito a alguien que cubra perfectamente a ustedes dos. -


- ¡Éxito, hermanita! -


- ¿Por qué me dijo lenta? - Susurró Xcaret pasando del lado de Marlon.


- ¡Elijo a la chica de enormes pechos naturales! -


- Tengo nombre. -


- Discúlpame, pero es que pienso en tu nombre y solamente se me viene a la mente cuanto te has de ejercitar para sostener esos dos grandes atributos. - Dijo Xelha con una cara amigable haciendo que Yadi suspirara al aceptar la afirmación. - Pero no tienes que apenarte, muchas quisieran tener unos senos como los tuyos. -


- ¡Entre las manos, jaja! -


- Scotty, no digas vulgaridades ¿Ves lo que te digo, Marlon? Ya hasta usa jerga de calle, pobrecita…- Lloraba falsamente Xelha mientras la abrazaba su novia. - A este paso, luego la veremos en las noticias por asalto armada o venta de drogas. -


- ¿Qué? -


- Scotty ¿En verdad piensas hacer eso? -


- ¡Claro que no, Scotty le tiene miedo a las armas y ya toma medicamentos como para pensar en querer buscar para vender! -


- Bien, entonces… Yo elijo a Damaris. -


- No sé jugar muy bien. -


- No importa, la cuestión es divertirnos. -


- ¡Elijo a la chica de peinado y uñas genial! - Señaló Xelha a Geraldine quien caminó hacia ellas. - ¡En serio que eres genial! Tu estilo me recuerda a una artista y modelo que escuchaba, Zephiz Poison. -


- Ese era el apodo artístico de mi mamá. -


- ¿En serio? No puede ser ¡Scotty, tienes unas amistades de elite! No solamente sales con la hija de una de las mujeres más bellas y mejores deportista de la década, tu amiga es hija de una de las mejores artistas e influyentes de la moda punk girl de los últimos años, deberías de aprender las dos para tener mejor gusto. -


- Entonces, Scotty se queda con nosotras ¿Scotty? -


- Nadie elije a Scotty por ser una enana y no ser nada atlética, mejor no hubiera venido. - Hablaba Scotty hecha bolita en el piso.


- ¿Qué le pasa? -


- Scotty, tranquila, no fue por eso, es porque siempre se elije a la mejor al último. - Dijo Blanche cargando a su novia para acariciar su mejilla.


- ¿Es cierto eso? -


- Así es, tú tranquila primita, además, no eres una enana, eres igual de alta que Xcaret. -


- ¿Qué? Pero Xcaret mide igual que yo, la hace una enana también, comparándonos a ustedes. -


- Dentro de las Mannes y Blunt tenemos una tendencia a tener baja estatura, Xelha es de las pocas que puede presumir no tener ese gen dentro de su cuerpo, al parecer, está el gen de los Noihara que aunque son japoneses, suelen tener una altura sobresaliente. -


- Oh… Jajaja ¿De qué estabas hablando con Scotty? -


- Yo te con… -


- ¡Olviden eso y vamos a jugar! -


- Estaba a punto de ha… -


- Luego hablan de más cosas de ñoñas, ahorita venimos a jugar Volibol. - Sonrió Xelha mientras su hermana mayor soltaba un suspiro al volver ser callada.


Los equipos se fueron acomodando, quedando cuatro de cada bando, con dos experimentadas en cada lado y dos novatas. Para hacer las cosas más parejas, decidieron que las que darían los saques de cada equipo serían las que menos practica tenían en los deportes, siendo Scotty y Geraldine las que sacarían de cada equipo.



- Me sorprende que no sepas jugar volibol. -


- No me gusta, prefiero el soccer o el basquetbol. - Dijo Geraldine con las manos en la cintura mientras miraba a Yadi. - Me sorprende que hayas jugado en la secundaria. -


- Jugué un poco, la maestra de física dijo que necesitaban a alguien alta y era la más alta de mi salón. -


- Es decir, la única que no ha hecho nada de deportes, es ella. -


- ¿Estás lista para sacar, primita? -



Scotty estaba congelada mientras miraba fijamente el balón, tratando de recordar que hacer con él, había visto partidos de volibol, específicamente, donde jugó Blanche en la primaria y secundaria, pero nunca se preocupó por aprender a jugar, si algo no disfrutaba ella era los deportes, no por considerarlos malos, es porque no le gusta gastar energía física en ello pues ocupaba toda su energía para amar a Blanche.


- ¡Tiempo fuera! - Gritó Scotty mientras su equipo se acercaba.


- ¿Qué sucede, Scotty? -


- ¿Qué tengo que hacer? -


- Mmm… Scotty, no tienes ninguna experiencia de juego ¿Cierto? -


- Nula, cero, nada, vacío. -


- Puedo prestarte mis notas y libros para que aprendas, tengo en el índice características y principios de como jugar. -


- Pero no tiene tiempo para leer. -


- ¿Cómo voy a pasar esa red con este balón si Scotty no tiene fuerzas para g como lo haría Blanche? -


- Ya veo, tu problema es que estás pensando en tu novia. -


- ¡Si, es qué Blanche está buenísima, Scotty está bendecida por más de mil dioses al ser su novia, jaja! -


- Me refiero a que estás pensando en jugar como lo haría ella. - Explicó Marlon parándose frente a la chica de coletas. - No pienses así, no tienes su estatura, ni complexión, ni su experiencia, piensa solamente en golpear el balón con la fuerza para que salte la red y llegue hasta ellas. -


- ¡Eso suena difícil! -


- Mmm… Prima, trata de hacer esto. - Comentó Xcaret explicando la postura y golpe a Scotty. - Es uno básico y te servirá, ambas tenemos una estatura baja por lo que sacar con remate no es viable, te recomiendo un saque con efecto globo, aunque le estarías regalando jugada a ellas, es una forma simple para empezar. -


- ¡Oh, me gusta lo simple, jaja! -


- Listas. -


- ¡Va! -


Scotty imitó el movimiento que hizo Xcaret para pasar el balón a la red de las rivales, sonriendo con esa gran sonrisa que la caracteriza al lograr hacer el pase, provocando en ella un estado de alegría y brincos por ello.



- ¡Lo logró, Scotty lo logró! -


- ¡Scotty, el balón! -


- ¿Qué? - Preguntó la chica de coletas al voltear hacia Damaris, quien le advirtió tardíamente el balonazo que recibía en la cara por el remate de Blanche, noqueándola.


- ¡Punto! -


- ¡SCOTTYYYYY! - Gritó Blanche corriendo hacia su novia mientras todas iban a verla.


- Blanche, te pasaste de fuerza. -


- ¡Lo siento, Scotty, lo siento! ¡Por eso es que abandoné esto! Se me olvida controlar mi fuerza. - Hablaba la castaña cargando en sus brazos a su novia habría sus ojos lentamente.


- Blanche… Si Scotty muere… Muerde las tetotas de Yadi por mí. -


- Está bien, no es nada. -


- Uff, pensé que había sido algo grave. -


- Le da vueltas la cabeza a Scotty… Auauau… -


- ¡Tu remate es grandioso! ¿No te interesa entrar a mi equipo? -


- Cariño, creo que ahorita es importante tu prima ¿O no? -


- Oh, si, perdón, Scotty ¿Crees que tu novia quiera jugar en mi equipo? - Preguntó Xelha con una gran sonrisa mientras todas la miraban con incredulidad.


- ¿Qué? -


- ¡Que narcisista! - Pensaron todas al escuchar el comentario de esa pelirroja.


Al parecer, el partido tardaría más en concluirse.

El juego siguió entre las chicas, siendo un partido sencillo donde estaba más la diversión que las ganas de ganar, aunque eso no era así para Xelha que sin importarle que fuesen novatas, buscaba resaltar luciéndose al jugar, cosa que motivó a su novia y su hermana a tomarse en serio las cosas. No fue para nadie sorpresa que Blanche, hija y nieta de dos jugadoras de nivel profesional y leyendas del deporte, fuese tan buena para alguien que casi no practicaba, dejando más de una vez con la boca abierta a la pelirroja más alta por su gran salto, velocidad y estilo.

- ¡Otro punto para el equipo! - Dijo Xelha chocando las manos con Blanche. - ¡Eres genial, Blanche, te quiero! -


- ¿Qué? ¡La prima de Scotty está tratando de quitarle a su amada Blanche! -


- No me refiero a eso, primita, hablo de que la quiero en mi equipo. -


- Fiuh. - Suspiró Scotty con una sonrisa mientras tallaba su frente. - Por un instante Scotty pensó en poner una bomba en la escuela al perder a Blanche, jaja. -


- ¿Hablas en serio? -


- Jajaja, claro que no. -


- Por si las dudas, revisa que lee en internet. - Le susurró Geraldine a Blanche quien se río apenada.


- Es Scotty, sabes que muchas de las cosas que habla no son en serio. -


- ¿Segura? -


- Mmm… Bueno, no todas, pero sabe controlarse. -


- ¿Segura? -


- Mm… Ok, estaré al tanto. -


- Ya casi ganamos. -


- Si, aunque ya me siento bien cansada. - Habló Yadi notando su blusa bañada en sudor, viendo que los ojos de Scotty se clavaban a sus senos. - Fue mala idea usar este sostén justamente hoy. -


- ¡Scotty, concéntrate! -


- ¿Cómo esperan que Scotty se concentre cuando las tetas de Yadi están al frente? -


- Trata de no mirarla, para mí también es difícil. - Contestó Damaris sonrojada al ver el busto de su novia.


- ¡Va! -


- Va. - Respondió Xcaret al detener el balón de su hermana para darle juego a Marlon.


- ¡Va! -


- ¡Scotty! -


- ¡Vooooooooy¡ -



Scotty corrió a toda velocidad tratando de sorprender a Blanche, dando un gran brinco para alcanzar el balón, pero apenas logró tocarla con los dedos para pasarla y su cuerpo pegó de lleno a la red, provocando que cayera.


- ¡Scotty! -


- ¡Bola! - Dijo Blanche alcanzando el balón suelto por su novia para levantarlo a Geraldine.


- ¡VA! -


- ¡LISTO! -



Xelha logró rematar dándole el gane a su equipo, siendo aplaudida por su novia, fue cuando todas recordaron que cierta chica se había caído al suelo y era Scotty quien se sacudía la espalda por si sola.


- ¡Perdón, Scotty! - Exclamó Blanche corriendo a ella para levantarla. - Por eso no me gusta jugar tanto, se me olvida todo lo demás. -


- ¿Viste, Blanche? ¡Scotty logró tocar el balón que iba bien alto! -


- Parece que tu preocupación está de sobra. -


- Que buen partido, cariño. -


- Gracias, sin dudas fue un buen pasatiempo, fue como un juego de barrio, de esos que pasan en las películas ¿O no? -


- Así es. -


- ¿De barrio? -


- Es algo graciosa la prima de Scotty. - Rio algo forzada Yadira mientras despegaba su blusa del cuerpo.


- ¿Qué tal si para celebrar nos vamos de compras después de bañarnos? -


- ¿Compras? -


- ¡Si! Me dirán que no les gusta ir de shopping. -


- Mmm… No lo sé ¿Qué dicen chicas? -


- Primero vamos a las regaderas, me siento muy incómoda de ya saben dónde. -


- Yadi, tápate, Scotty te está mirando. - Susurró Damaris a su pareja notando la mirada de Scotty fija sobre ella.


- ¡Duchas, desnudas! -


Las chicas fueron a las regaderas, sin dejar de platicar como la pasaron jugando algo que no acostumbraban, aunque Xelha parecía ser alguien muy distinta a ellas por su personalidad creían que era una buena chica, por lo que podían llevarse bien con ella sin caer en su mundo como parecía vivir su novia. Mientras empezaban a desvestirse, Damaris notó que había una ausencia, la más callada de las que estuvieron jugando y de estatura similar a Scotty.


- Chicas ¿Y Xcaret? -


- A mi hermanita le apena mostrar su cuerpo, seguro se intimidó al ver los senos de su amiga siendo que ella las tiene más pequeñas que Scotty. -


- ¿Alguien con senos más chicos que Scotty? -


- No es cierto. - Dijo Marlon mientras se quitaba el pantalón. - A su hermana no le gusta bañarse en baños públicos y compartidos, le teme mucho a los gérmenes, también es algo estricta al momento de la ducha. -


- Es como le dicen… ¿Germofóbica? -


- No tanto, es más ser muy cuidadosa que llegar a ese extremo. -


- ¡Blanche, las gafas, Scotty necesita sus gafas! -


- Las guardaré por ti un rato. -


- ¡Pero sin ellas Scotty no podrá a ver a las demás quitándose la ropa y desnudas! -


- No quiero que veas a las demás, sólo a mí. - Rio Blanche tomando de las manos a su novia para ayudarle a caminar mientras iban ya desnudas.


- Scotty, guau. -


- ¿Guau que? ¿Qué pasa? -


- Scotty, te ves … Muy linda. -


- ¿Qué? -



Scotty no sabía que sus amigas se referían a su imagen actual, con el cabello suelto y sin sus gafas, mostrando sus brillantes ojos azul claro y su bello rostro, él cual lucía más lindo de lo normal quizá por la mirada confundida y serena de Scotty al no ser capaz de ver a las demás.


- ¡Ay que linda! ¿Ves, primita? Necesitas dejarte ese look, te va bien. -


- ¿De qué están hablando? ¿Pueden acercarse a Scotty como un metro más para verlas? -


- Lo siento pero hasta ahí se acercarán. -


- Blanche es algo celosa. - Le susurró Geraldine a Marlon y Xelha quienes asentían el comentario.


- Te ves muy bien con el cabello suelto y sin esas gafas de ñoña, primita. -


- ¿Qué? ¿En serio? Blanche ¿Scotty se ve bien así? -


- De todas las maneras te ves preciosa para mí. -


- ¡Harás que le explote el corazón a Scotty de tanto amor! Jajaja. - Reía Scotty abrazando a Blanche quien acariciaba su cuerpo desnudo.


- Eso me pone a pensar, Scotty ¿Por qué siempre te peinas con coletas? ¿Acaso es un fetiche de Blanche? -


- Yo no tengo esos fetiches. -


- Fue porque cuando Scotty conoció a Blanche, así iba peinada. - Contó la ojiazul mientras las demás seguían quitándose la ropa y la escuchaban atentamente. - Por eso es el peinado favorito de Scotty. -


- Que tiernas. -


- Pero no todo el tiempo puedes peinarte así, Scotty, mira a tus amigas y a tu novia, ellas se preocupan por verse bien. -


- También es bueno vestirse como una quiera y que se sienta cómoda. -


Todas voltearon al escuchar el comentario de Xcaret, quien entraba a los vestidores con una mochila en su brazo, acercándose a su hermana.


- Se te olvidaron las toallas. -


- ¡Gracias hermanita! ¿Qué tal si te quitas la ropa y nos bañamos juntas? -


- No, gracias, no me interesa. -


- ¡Si, bañémonos juntas! - Gritó Scotty sin saber a donde mirar. - Xcaret, quítate la ropa ¡Scotty tiene que saber si es cierto que tus tetitas son más chicas! -


- Mmm… Si me necesitan, estaré en el auto. -


- Creo que se enojó. -


- Bien hecho Scotty. -


- ¿Qué? A Scotty no le digan nada jaja, no puedo ver sin mis lentes y no estoy segura quien es quien. -


- No creo que se haya enojado, mi hermanita no es así. -


- ¿Entonces? -


- Obvis, se quedó sin palabras al verme desnuda. - Dijo Xelha acomodando su cabello y riéndose elegantemente. - Que linda, mi hermanita se apenó por verme. -


- Saben, ahora que lo pienso Scotty no es tan rara. -


- Así es. -
 

O-O¬ Baton pass!!
Registrado
26 May 2016
Mensajes
3,527


YAHOO FINAL


- Bienvenidas a Palette D´Essence! –


Geraldine se sorprendió al ser recibida por Blanche en la entrada de la cafetería que frecuentaba, fue cuando recordó la apuesta que hicieron y que ella estaría ahí para apoyar a Scotty para ser alguien más responsable y capaz, como había estado ocupada por clases extra no sabía que ya había empezado a ayudar en el local.


- Te queda bien el uniforme. – Dijo la amiga chupando su paleta mientras entraba al restaurant. – Aunque la falta es muy corta. –


- No es corta, es que por mi altura se acorta. –


- No dije que no me gustaba. – Contestó Geraldine con una sonrisa coqueta al ver las preciosas piernas de Blanche. – ¿Lista para perder? –


- Claro que no, Scotty está con muchas ganas de aprender a ser más independiente y más hogareña. –


- ¡No, Scotty, eso no se hace! –



El grito de Yadi hizo que Blanche y Geraldine corrieran a la cocina, encontrándose con Yadi suspirando y Scotty sacando su lengua y rascando su mejilla y por la evidencia que había se supo pronto el motivo del regaño.


- ¿Qué haces, loquita? –


- Yadi le dijo a Scotty que lavara los platos, como lavarlos uno a uno es muy lento, Scotty los puso en la cubeta del trapeador, le puso cloro, jabón y los tallé con el trapeador ¿A poco no es más rápido así? –


- Eso no solamente no tiene sentido, es estúpido. –


- ¿Qué? ¡Pero si así se limpian todos y más rápido. –


- Scotty, dios, dame paciencia por favor… - Sonrió Yadi tratando de no alterarse y apuntó a un lugar. – Te dije que ahí está el lavatrastes automático. –


- ¿Qué? No se lo dijiste a Scotty. –


- Si te lo dije, hasta le puse nombre, etiqueté todo lo de la cocina para que no se te olvidara. –


- Oh, por eso, jaja, pensé que era para que no se le olvidaran a Damaris. –


- ¿Te vas quitando la ropa de una vez? – Preguntó Geraldine chupando de nuevo su paleta mientras Blanche soltaba un largo suspiro antes de agacharse para sacar los platos.


- Yo los lavo, Scotty, mejor limpia las mesas. –


- ¡Voy! – Gritó la chica de coletas tomando la escoba para salir corriendo, siendo jalada de sus coletas por Geraldine.


- ¿A dónde vas con la escoba? –


- ¡Es más fácil si me subo a la mesa, la barro y alcanzo la otra con la escoba! –


- ¿Segura que no te quieres quitar la ropa de una vez? Mira que me compré una cámara de alta definición sólo para ustedes. –


- Jajaja, Blanche, Geraldine está muy segura de que ganará la apuesta. –


- A este paso, también nosotras. – Rio Yadi rascando su mejilla mientras le daban vuelta a Scotty y le quitaban la escoba. – Mmm… Scotty ¿Por qué tratas de hacer todas esas cosas? Te hemos explicado varias veces como debes de hacerlas ¿O no nos haces caso? –


- Scotty no se concentra cuando veo tus enormes tetas, jaja. –


- En eso tiene razón. –


- Pero a veces yo te explico. – Dijo Damaris limpiándose las manos al salir de la cocina.


- Oh, ya, ya, jajaja, es que Scotty lo entiende y piensa que es mucho esfuerzo ¡Mucho! Así que planea en como se puede hacer la misma tarea pero con menos energía, jaja. –


- Eres caso perdido… Voy trayendo la cámara. –


- Oye, dijiste que en dos semanas. –


- ¿Y? –


- Apenas van tres días. –


- ¿Segura que no te quieres rendir? – Preguntó Geraldine mientras Damaris le explicaba a Scotty como picar verdura con un cuchillo de punta redonda.


- Y así, debes hacerlo, suave, lento, deja que el cuchillo corte por su filo y no por tu fuerza. –


- ¿Cuándo Scotty podrá usar un cuchillo de verdad y cortar como lo ve en televisión? ¡Auuuh, me corté, me corté! – Gritó Scotty chupando su dedo al hacerse un pequeño corte.


- ¡Scotty! –


- ¡Scotty morirá desangrada! –


- No es para tanto, fue un roce, jiji. – Dijo Yadi tomando la mano de Scotty para ponerle un curita. - ¿Ves? –


- ¡YAHOO, Scotty vivirá! –


- ¿Quién mierda se corta con un cuchillo de punta redonda? –


- Si supieras todo lo que le ha pasado. – Contestó Damaris mientras Scotty abrazaba a Blanche para ser mimada por su herida. – Se ha caído, golpeado, se le ha roto el vestido más de una vez, se ha resbalado, tirado platos, quemado platillos, es como si todo lo más simple del hogar no fuese hecho para ella. –


- ¿Me dices que una genio para las clases es una completa idiota para las labores del hogar? –


- Me temo que si, pero no tienes que ser tan grosera. –


- Está fuerte la cosa. – Dijo Geraldine metiendo la paleta en su boca y cruzando sus brazos para luego ver a la pareja. – Blanche, dejando de lado la apuesta, en verdad debes de ayudarla a lograr todo esto, si piensan vivir juntas. –


- Lo sé. –


- Será muy pesado si todo recae en ti ¿O piensas consentir a Scotty todo el tiempo y tratarla como si fuese un gato? –


Blanche se sonrojó por completo al imaginarse a Scotty con orejas de gato y durmiendo en el sofá, situación que le hizo tratar de voltear a otro lado para que no lo notaran mientras agitaba las coletas de su novia.



- No sería tan malo, alguien tiene que cuidar a los niños mientras yo trabaje. –


- Dios, no tienen corre… ¿Hijos? –


- ¿Hijos? –


- ¿Scotty? –


- ¿Dije algo? – Preguntó Blanche mientras movía las coletas de Scotty quien empezó a dar vuelta lentamente como si fuese una máquina, teniendo el cuerpo congelado.


- Blanche ¿Piensan en tener hijos? –


- Pues… Mis abuelas tuvieron a mi mamá por fertilización in vitro, no digo que sería pronto, pero me gustaría tener un hijo o hija, tal vez dos. – Hablaba la castaña de forma calmada, mientras su novia estaba estática.


- ¡POR QUE NO DIJISTE ESO ANTES! –



Scotty de la nada tomó un pañuelo y el líquido multiusos para rociar y limpiar las mesas de manera compulsiva y mordió el plumero para sacudir su cabeza para limpiar las orillas de las ventanas dejando a todas estupefactas por la reacción de la chica de coletas.


- Ya la rompiste. –


- Scotty ¿Qué haces? –


- ¿Cómo que qué hago? – Dijo Scotty escupiendo el plumero mientras limpiaba. - ¡Los papás de Scotty nunca dejarán que tengamos hijos si piensan que no he crecido y no se cumplirá el sueño de Blanche! –


- Scotty… Mi amor. –


- Que linda, ella quiere cumplir con tu sueño. –


- Si… Es tan linda. – Sonrió Blanche al ver a su novia intentando limpiar aunque lo hacía muy mal. – No sé si decirle un detalle. –


- ¿Cuál es el detalle? –


- Yo soy estéril. – Confesó la castaña a sus amigas quienes se sorprendieron. – Así que, quien se embarazaría y daría a luz sería… -


- Oh, dios, eso suena tan divertido. –


- Scotty se vería tan tierna con una pancita. –


- Pero, con todo respeto Blanche, no veo a Scotty siendo buena madre, no digo que no sea cariñosa pero… - Susurraba Damaris mientras veían como Scotty dejaba bañados las sillas y sofás que estaban cerca de las mesas con su limpieza agresiva. – Es algo… -


- Es Scotty. –


- Exacto, no, no eso. –


- Eso lo sé… Mmm.. –


- La solución es simple. –


- ¿En serio? – Preguntó Yadi mientras Geraldine se colocaba detrás de ella alzándole los pechos. - ¡Geraldine! –


- ¿Por qué no tienes un hijo con Yadi? Hogareña ya es y leche no le faltará a tus hijos. –


- ¡Geraldine, deja los bombones de mi chica! – Reclamaba Damaris dándole golpecitos a la espalda de la pelimorada mientras Blanche se reía por el comentario, quedándose pensativa.


- Tal vez, es mejor estar nosotras dos y algunas mascotas, dejar que el tiempo lo decida ¿O no, Scotty? –


Las chicas se habían juntado en el departamento que compartían Yadira y Damaris, el motivo de su reunión era ver los avances que tuvo Scotty en el reto de demostrar que podía ser más independiente y hogareña. La más interesada en ello resultaba ser la misma Scotty, quien con todo deseo queria que sus padres aceptaran que Blanche y ella vivieran juntas, cosa difícil no sólo por sus edades, también por sus peculiares características mentales. Geraldine tomó una silla, la volteó y se sentó descansando sus brazos en el respaldo, lista para ver a su amiga fallar y hacer perder la apuesta a su novia de verlas desnudas y capturarlas en cámara.



- ¿Lista? – Preguntó Blanche mientras Scotty terminaba de ponerse un delantal.


- ¡Scotty está lista! –


- Bien, empezaremos el reto entre ustedes, como Geraldine es quien hizo la apuesta, ella pedirá las cosas que quiere ver que haga Scotty y todas veremos si las logra cumplir o no. –


Nada de pedir cosas raras, Geraldine. –


- Ahora si empieza lo bueno. – Dijo Geraldine chupando una paleta y señalando con su dedo a la mesa. – Traje algunas cosas, quiero que me hagas un sándwich de salmón ahumado, el pan ligeramente tostado, rebanadas de tomate delgada, lechuga en julianas, poca mayonesa, crema y mostaza, con jalapeño molido. –


- ¿Un sándwich con pura mayonesa? –


- No, tal como te dije. –


- ¿Con pura mayonesa? –


- Blanche. –


- Scotty, concéntrate. –


- Ok, ok, jaja, ya sé ya sé, primero tostar el pan con un poco de aceite de oliva ¿Verdad? – Hablaba la chica de coletas bañando el pan con aceite.


- No, Scotty, es pasarle el aceite con una brocha de cocina, déjame hacerlo, tú ve abriendo la mayonesa y la mostaza. –


- Ok, jajaja, am… aaaa… ¡AAAH!- Gritaba Scotty al no poder abrir la mayonesa. - ¿Blanche, abres la mayonesa por Scotty? –


- No tienes remedio, déjame ayudarte. –


- Ok… No diré nada hasta que terminen. – Pensó Geraldine levantando una ceja al ver que Blanche hacía todo sin darse cuenta.


- Bien, mientras el pan se tuesta, corta el tomate y la lechuga. –


- Ya, ya… Ah… ¡AAAH! Blanche, Scotty se pone nerviosa con los cuchillos. –


- Déjame cortarlo por ti. –


- Ok, ok, jaja. –



Tras esperar unos diez minutos, Scotty caminó hacia Geraldine con un plato en mano, trayendo un sándwich con todas las especificaciones de su amiga, luciendo apetitoso y elegante. La pelimorada miraba seriamente a la chica de coletas, quien mostraba una gran sonrisa de satisfacción en su rostro al “cumplir” la petición.



- ¿Qué es esto? –


- Un sándwich, mira que rico se ve ¿O no? – Decía Scotty levantando el plato para verlo de lado. – Me quedó genial, jaja. –


- ¿Te quedó… Genial? ¿Acaso no tienes sentido de la vergüenza? –


- ¿Qué? –


- Un sándwich, un jodido sándwich tostado ¿Y tuvo Blanche que ayudarte? –


- Es qué somos un equipo, jaja. -


- Scotty, el reto era que tu prepararas la comida. – Comentó Damaris a Scotty mientras Geraldine tomaba el sándwich para comerlo lentamente. – Pero todas vimos que quien hizo todo fue Blanche, tú sólo le pusiste una banderita con la aceituna. –


- Pero a poco no me quedó bien bonita la banderita de queso, jaja. –


- Blanche, debes de dejar que haga las cosas solas. –


- Es la costumbre. – Rio apenada Blanche rascando su mejilla.


- Bien, ahora quiero que laves algo de ropa, traje unas blusas mías. –


- ¡Eso es fácil! –


Todas siguieron a Scotty que iba al cuarto de lavado, atentas a lo que haría, metió la ropa hecha bola dentro de la lavadora y dejó que se llenara mientras veía todos los líquidos que había y leía las etiquetas.


- Mmm… ¡Ya recordé! Se debe de echar una tapa de cloro por prenda. –


- Scotty no es… -


- Shh, déjala. –


- Pero es tu ropa. – Susurró Yadi a Geraldine quien comía el sándwich todavía.


- Es ropa vieja que ya no me queda, solamente quiero ver hasta donde se equivoca. –


- ¿Tan segura estabas de que iba a fallar? –


- Si, pero es divertido ver como Blanche se apena más y más por su novia. –


- ¿Qué? ¡Blanche, la ropa se está quedando sin color! ¿Es por el blanqueador? –


- Dios mío, como puede ser una genio para tantas cosas y para cosas simples es como dejar a un chimpancé con una pistola. –


- Scotty, solamente se le pone una tapa pequeña de cloro y se vierte sobre el agua, no sobre la ropa. –


- ¿En serio? Pero en la etiqueta dice una tapa por carga, y pues cada pieza de ropa es una carga, jaja. –


- No puedo creerlo. – Dijo Blanche llevando sus manos a la nuca mientras las demás se reían por la situación. – A este paso, voy a dejar que Geraldine nos vean a Scotty y a mí desnudas. –


- ¿Qué? ¡Pero si estoy lavando la ropa bien, mira, ya no tiene manchas, jaja! –


- Ni un color que se vea. –


- Ven, siéntate aquí. – Pidió Yadi a Scotty mientras todas se ponían alrededor de ella, provocando que ella volteara a todas algo confusa. – Scotty ¿Qué sucede? Esto lo estuviste haciendo día tras día pero no lo aprendiste. –


- Es que cuando Scotty trata de recordarlo, empiezo a pensar en otras cosas, jaja, luego pienso, tranquila Scotty, Blanche está siempre ayudándote y te ayudará a salir de problemas. –


- Scotty, que dulce que pienses eso de mí. – Habló Blanche abrazando a su novia para besarla suavemente en la boca.


- Oye, no es algo para festejar ¿Te das cuenta que no logra concentrarse en cosas elementales de la vida diaria? ¿Acaso no te incomoda saber que tendrás que ayudarle a bañarse, cambiarse, limpiar todo para consentirla y darle de co… ¿Bromeas? –


- ¿Bromear? Sobre que. –


- Blanche, Geraldine empezó a decir todo eso y empezaste a sonreír y sonrojarte. –


- ¿Yo? –


- No puedo creerlo ¿Estás feliz con tener una mascota en vez de una novia? –


- Woff, woff, jaja ¿O es mejor miau miau? –


- Chicas, yo he estado consciente de que Scotty no posee capacidades para la vida diaria. – Confesó Blanche algo sonrojada. – No me molesta, me enamoré de ella tal como es y aunque no sea buena para ciertas cosas, sobresale en otras y es en ellas donde más la voy a apoyar. –


- Suena tan lindo y romántico. –


- Bien dicho, Blanche, así debe de ser una novia. –


- Ustedes dos no ayudan. – Suspiró Geraldine para luego sonreír a sus amigas. -Pero, no tienes que pensar que solamente tú la vas a ayudar, somos sus amigas ¿O no? –


- Geraldine. –


- Tal vez en dos semanas no aprendió nada, pero no nos rendiremos, entre todas haremos que Scotty sea capaz de valerse por si misma. –


- ¡Yahoo! ¡Scotty demostrará que es una persona independiente! –


- Gracias. – Sonrió Blanche a su amiga quien le mostró una sonrisa coqueta.


- Por cierto, mañana las veré aquí a la misma hora, vengan con su mejor lencería. –


- No se te olvidó ¿Verdad? –


- He esperado cada maldito segundo por esto. – Contestó Geraldine lamiendo sus labios haciendo que Blanche sintiera escalofríos. – Y lo pienso disfrutar. –


++++++++++ Unos días después o3o +++++++++++



- Bien señoritas ¿Saben porque nos encontramos aquí? –


- ¡Yo, yo, tomar fotos desnudas de Blanche y Scotty! –


- Así es. –


- ¿Y porqué tiene que ser en nuestro departamento? –


- Ustedes son las únicas que tienen camas King Size, me pregunto por qué. –


- ¡Seguro es porque necesitan mucho espacio para las tetotas de Yadi! –


- Mis pechos no son tan grandes. –


- Es cierto, solamente usa talla cien. – Dijo Damaris haciendo que Yadi hiciera cruces con las manos para que no hablara.


- Woah ¿Talla cien? Yadi, quítate también la ropa, esos pechos tienen que mostrarse al mundo. –


- Lo siento, pero mis bombones solamente los puede ver mi cosita. –


- Y sólo me puedes ver a mí. –


- Bueno, ya no demos más rodeos ¿Empezamos? -


Geraldine mostraba una gran sonrisa mientras cruzaba sus piernas y alistaba una cámara, estando sentada frente a la cama de la habitación de Yadira y Damaris. Era claro el motivo del porque estaban todas en ese lugar, la pelimorada quería que Blanche cumpliera su apuesta y mostrara su belleza al natural junto a su peculiar y juguetona novia de coletas. Blanche sabía que la apuesta fue una tontería y se dejó llevar por su amiga, como muchas veces le pasó en tiempos de la escuela, pero tampoco quería quedar como una mentirosa frente a todas, entre ellas con Scotty, quien parecía divertirse por lo que estaba pasando.



- ¿Estas segura de hacerlo? –


- Una apuesta es una apuesta. – Dijo Blanche algo sonrojada mientras veía a Scotty. – Lo siento, Scotty. –


- Fue culpa de Scotty que no puede hacer mucho, jaja, pero a futuro lo logrará. –


- Así es. –


- Bien , fuera ropa. –


- ¡YAHOO, TODAS ANDAREMOS DESNUDAS! –


- No, solamente ustedes dos. –


- ¡Pero quiero ver las tetas talla cien de Yadi! –


- Todas pero ella no tiene el valor como ustedes. –


- No se trata de valor, yo no aposté, jiji. -


- Geraldine ¿En verdad piensas obligarlas a desnudarse para que les tomes fotos? –


- Yo no las obligo, ella apostó, anda, rápido que tengo una apuesta con Yadi que ganar. –


- Yadi ¿Apostaste? – Preguntó Damaris haciendo que su novia se riera apenada.


- No es cierto, yo nunca apostaría contra mis amigas. –


- Ella apostó a que Blanche tiene una depilación permanente. –


- ¡Oh, oh, eso es cierto, Scotty lo sabe! –


- Scotty, no cuentes de eso. – Habló Blanche mientras Geraldine suspiraba y sacaba un billete.


- Me decepcionas, pensé que te gustaba mantenerte al natural. –


- Fue ocurrencia de mi mamá, las dos nos lo hicimos. –


- Yo no le veo problema, jaja, está siempre suavecita. –


- Vamos que tengo una memoria que llenar. –


- Ok… Hagamos esto rápido. –



Blanche se quitó el pantalon y su playera quedando con una lencería de color rojo que resaltaba muy bien sus curvas. Las tres amigas se sorprendían de nuevo de ver esa figura tan sensual de su amiga más alta, aunque ya la habían visto desnuda sin esperarlo en el hotel y disfrutaron de verla en traje de baño, no dejaba de sorprenderles su belleza y su cuerpo resultado del ejercicio y unos buenos genes.



- ¡Blanche, estás buenísima! –


- Vamos, no te quedes atrás Scotty. –


- ¡Oh, cierto, cierto! – Dijo la chica de coletas quitándose la ropa rápidamente, trayendo una lencería similar a la de su novia pero de color azul.


- Que linda se ven, deberíamos de usar ropa interior a juego como ellas ¿O no, Yadi? –


- Es buena idea, cosita, jiji. –


- El trato es sin ropa. –


- Es que Scotty no se siente lista para su primer video porno. –


- ¿Qué? –


- Geraldine dijo que me daría una mochila en forma de rana por el vídeo, jaja. –


- ¿Acaso estás aprovechándote de Scotty? –


- Es una broma ¿Me creen capaz de querer un vídeo sexual de dos de mis mejores amigas? – Comentó Geraldine mientras todas la miraban con sospecha. – Bien, suban a la cama y quítense la ropa. –


- ¿No me van a dar un besito? Jajaja, Blanche siempre le da un besito a Scotty antes de quitarse la ropa, jaja. –


- Yo te lo daré, no será nada malo, sólo es una foto ¿Cierto? Gera. –


- Si, si, una foto, iré activando la cámara rápida. –


- Oh, oh, primero Blanche, me encanta ver a Blanche quitarse la ropa, es taaaaan sexy, jaja. –


- Opino lo mismo, vamos, enséñanos todo, amiga. –

Blanche suspiró al escuchar esa petición, aunque era incomodo ella siempre cumplía su palabra, asi que empezó a quitarse el sostén lentamente, dejándolo caer y mostrando sus senos perfectos que hicieron que sus amigas se le quedaran mirando profundamente, incluso Geraldine olvidó empezar a tomar fotos por el deleite. Con más paciencia, se retiró la tanga meneando sus caderas por costumbre, enseñando su erotico trasero y su exquisita zona intima que tenía ese mismo tono de ligero bronceado que poseía Blanche, era tanta la excitación de verla desnuda que un leve gemido se liberó, haciendo que todas voltearan a ver quién lo soltó.



- ¡Perdón! – Dijo Damaris tapando su cara de la vergüenza.


- Jajaja, Damaris se excitó al ver a Blanche, jaja. –


- No es cierto, si me disculpan, ocupo ir al baño. – Contestó la chica caminando rápidamente al baño.


- ¡Sigo yo, sigo yo! –


Scotty se quitó la ropa rápidamente de forma chusca, contraria a la cadencia de su novia, aunque su cuerpo era menos desarrollado que él de Blanche, no dejaba de tener una figura hermosa, su complexión delgada, sus caderas y trasero acorde a su cuerpo y unos senos pequeños perfectos en ella.



- ¿Qué tal? ¿A poco no es sexy Scotty? –


- Mucho. – Dijo Blanche con una sonrisa de enamorada mientras las chicas miraban fijamente a su amiga.


- Bonito depilado. –


- Jajaja, gracias, Blanche es quien me ayuda. -


- Porque no me sorprende. –


- Bien, Blanche, quiero que te recuestes con las piernas abiertas y Scotty gateando como si fuese a darte sexo oral. –


- ¿Qué? –


- ¡HECHO! –


- ¡Oye, dijimos que sólo sería una foto desnuda, no esto! – Exclamó Blanche tratando de detener a Scotty quien gateaba por la cama.


- Es por puro arte. –


- Gera, pero la cámara está apagada. –



Las palabras de Damaris retumbaron en los oídos de Blanche, que se bajó desnuda de la cama y se acercó rápido confirmado que así era, la cámara estaba apagada y por la manera en como su amiga sacaba su lengua y volteaba a otro lado fue evidente que todo este tiempo había estado haciéndole una broma de alto tono a sus amigas.



- ¡Eres una mentirosa! – Gritó Blanche llevando contra la pared a Geraldine quien se reía y aprovechaba que su amiga estaba desnuda para verla bien. - ¡No sabes lo avergonzada que me siento de mostrarnos desnudas! –


- ¿Qué clase de amiga me crees? Nunca les tomaría fotos a mis amigas que las comprometan. –


- Jajaja, tienes que aceptar que fue una buena broma, Blanche. –


- ¿Ves? Hasta Scotty sabe que fue divertido… Te pones algo de ropa o… - Habló Geraldine presionando uno de los pezones de Blanche provocándole respingar, por lo que corrió a la cama para cubrirse.


- ¡Está me la pagarás! –


- Jajaja, ok, ok, cuando quieras apostamos de nuevo. –


- ¿En verdad nunca quisiste tomarle fotos? –


- Era una broma. – Rio la pelimorada mientras Blanche ayudaba a Scotty a ponerse su ropa interior. – Es como dije, nunca haría algo que las comprometa o les haga mal, son mis mejores amigas. –


- Somos las únicas que tienes, jajaja. –


- Ignorare ese comentario. – Respondió Geraldine sonrojándose por esa afirmación tan cierta.


- Ya, diles la verdad, Geraldine. –


- ¿Cuál verdad? –


- ¿Si ¿Cuál verdad, cosita? – Preguntó Yadi sorprendida por no saber lo que ocultaban su novia y amiga.


- Me dijo que escondiera un pastel, refrescos, cerveza y otras cosas, para celebrar juntas que cumplimos un mes de volvernos a ver. –


- ¿En serio? –


- No fue mi idea, fue de Damaris. – Contestó Geraldine apenándose y cruzando sus brazos para voltear a otro lado. – Ella dijo que sería divertido hacer algo y le dije que podíamos hacer una fiesta. –


- JAJAJA, Geraldine se puso roja como tomate. –


- No pensé que fueses tan amigable. –


- Te daré una patada amigable. –


- ¡Wiii, fiesta! – Gritó Scotty brincando en la cama en ropa interior. - ¿Dejarán a Scotty tomar? –


- No, la última vez que tomaste terminaste encamada con ella. –


- No lo digas de forma que suene tan feo. –


- Pero es verdad, cosita, hicieron ya sabes que. –



Tras vestirse, Blanche y Scotty fueron a ayudar a las demás, Yadi y Damaris se dedicaron a la cocina mientras Geraldine preparaba bebidas, así que la más alta y la más baja del grupo decidieron ponerse a inflar globos y decorar, para darle mejor ambiente a la sala. Era graciosa la situación de celebrar apenas un mes, pero al mismo tiempo gratificante, les hacía ver cuanto se apreciaban como amigas y que aunque no se vieron por tres años, no dejaban de estimare.



- Oigan, acabo de recordar ¿Cómo es que todas empezaron a hablarle a Scotty? –


Todas voltearon a ver a la chica de coletas sorprendidas de que ella no lo recordara, pues fue ella quien empezó a hablarle a todas, la que motivó a ese grupo de chicas a conocerse y entablar esa maravillosa amistad.


- ¿No lo recuerdas, Scotty? –


- ¿Recordar que? –


- Todas nos conocimos y nos hicimos amigas gracias a ti. –


- ¿En serio? – Preguntó Scotty mientras Blanche se acercaba para jugar con sus coletas. -¿Es en serio, Blanche? –


- Si, fuiste tú quien nos unió. –


- Tú fuiste la primera en tratarme bien cuando todos me veían como un bicho raro. – Comentó Geraldine acercándose a su amiga.


- Me empezaste a hablar diciendo que era una chica muy bonita y amigable, cuando yo estaba acomplejada por que mis pechos habían crecido mucho para estar en primaria. –


- A mi me hablaste preguntándome sobre flores y postres, y fuiste tú quien me dio la confianza de confesarme a Yadi. –


- Guau, jajaja, Scotty hizo muchas cosas que no recuerda… Pero… ¿Y si fue una Scotty de otra línea del tiempo y yo soy la Scotty real de este tiempo y nunca lo supe? –


- ¿Qué? –


- Nada, así es Scotty. – Rio Blanche jugando con las coletas de su novia para besarla en la frente.


- Jaja, si eso paso, entonces todo es gracias a Blanche, fue ella quien alegró a Scotty cuando todos la ignoraban. –


- Scotty… -


- Al final, todas somos unas desadaptadas, jaja. –


- No hables por todas. –


- Pero solamente nos tenemos como amigas a nosotras ¿Verdad? –


- Bueno, eso si, es porque sé que ustedes son buenas personas, aunque Scotty y Geraldine hacen muchas bromas sobre mi busto, sé que no lo hacen con mala intención como otras personas de la escuela. – Confesaba Yadi abrazando de la cintura a su novia. – O que digan cosas sobre Damaris y yo por vivir juntas. -


- ¿Cosas? ¿Qué cosas? –


- Nada, no queremos tomarle mucha atención. –


- De todos modos quisiera saber, para darles una lección. – Dijo Geraldine tronando sus dedos mientras sus amigas le tomaban las manos para calmarla. – Por eso no me agradan los demás, son muy hipócritas. –


- Eso es cierto… Ya saben bien que me pasó antes y fue gracias a Scotty que dejé de confiar tan fácil en los demás y valorar más a mis verdaderas amigas. –


- Scotty solamente las tiene a ustedes pero no necesita a más, jaja. –


- Creo que tal vez si somos un poco desadaptadas, jiji. –


- No, no lo somos, solamente encajamos mejor entre nosotras. – Habló la pelimorada haciendo sonreir a sus amigas. - ¿No lo creen? –


- Jajaja, como si cada una fuese pieza de un rompecabezas. –


- Asi es, nos complementamos bien. –


- ¡Yahoo, que lindo es tener amigas! –


- ¿Qué esperamos? – Gritó Geraldine destapando una botella de vino. – A celebrar, niñas. –


- ¡Yahoo, vino! –


- Para ti hay jugo de uva. –


- ¿Qué? –


- Ya escuchaste Scotty, nada de alcohol para ti. –


- ¡Que injusto, y se dicen mis amigas! – Contestó Scotty con los ojos llorosos haciendo reír a todas mientras la pelimorada veía en su celular una foto desnuda de sus amigas.


- Si, que buenas amigas. –










Y así termina esta primera parte :3 porque By the way sigue con más diversión.
 

مكسورة و تالفة
Moderador
Registrado
20 Oct 2006
Mensajes
10,288
Qué linda Scotty :3
Ya sabes que también me gustan mucho estas chicas (tanto en físico como en personalidad jaja). Mención especial a Gera ;3
 

O-O¬ Baton pass!!
Registrado
26 May 2016
Mensajes
3,527
Qué linda Scotty :3
Ya sabes que también me gustan mucho estas chicas (tanto en físico como en personalidad jaja). Mención especial a Gera ;3
Todas tienen lo suyo :d y de la personalidad, creo que es lo que hace que Gera sobresalga tanto jaja, :3 tenemos a la chica amable y guapa que es Blanche, la bien positiva y tetona de Yadi, la timida e "inocente" de Damaris, la irrevente Scotty y la chica cool que es Gera x3.
 

Registrado
4 Ene 2011
Mensajes
1,374
Ya lo leí y me gustó la pareja que hacen Scotty y Blanche, su historia y las amigas que las apoyaron. Scotty me recuerda a Rose y ya te dije que ella y Coraline fueron mi pareja favorita de los fics viejos. Supongo que me gusta que sean tan locas y pervertidas pero amen con prioridad a sus respectivas novias. Ambas son adorables y tienen suerte de haber encontrado alguien que las cuide, pero Scotty sobretodo, porque con lo poco que sabe del cuidado del hogar me pareció más dependiente que Rose.
 

O-O¬ Baton pass!!
Registrado
26 May 2016
Mensajes
3,527
Ya lo leí y me gustó la pareja que hacen Scotty y Blanche, su historia y las amigas que las apoyaron. Scotty me recuerda a Rose y ya te dije que ella y Coraline fueron mi pareja favorita de los fics viejos. Supongo que me gusta que sean tan locas y pervertidas pero amen con prioridad a sus respectivas novias. Ambas son adorables y tienen suerte de haber encontrado alguien que las cuide, pero Scotty sobretodo, porque con lo poco que sabe del cuidado del hogar me pareció más dependiente que Rose.
De hecho, Scotty vendría siendo nieta sobrina de Rose, Rose era más independiente que ella, lo que tenía era un gran problema de amoralidad (no comprende los límites de lo bueno y lo malo o lo decente) mientras que Scotty es hiperactiva, tiene un trastorno de disociación que la lleva a verse y a referirse a ella como tercera persona para poder resolver sus problemas, eso lo explico mejor en la cuarta parte, :d está es la primera, son:

By the way I love You
By the way your belong to me
By the way I'm sorry
By the way Scotty Knows Something (terminado pero sin publicar)
Y en desarrollo By the way Scotty is Happy.

Es un personaje que le he agarrado mucho cariño, pues con el pasar de las partes, verás cosas de ella que no se conoce, como ella influye en tantas vidas y :3 que Scotty es una gran amiga.
PD: Si tengo planeada una historia de una nieta de Rose, :3 pero está en los proyectos pendientes, no será tan loca como la abuela pero sí un personaje lindo y divertido.
PD1: Ya empecé a escribir la nueva temporada de Cris :d ya teniendo 3 o 4 capis escritos empezaré a publicar.
PD2: Cris junto a Scotty estarán en el show de RED ZONE, el tema clásico que abro cada año para preguntas en general de mis historias u opiniones de las personajes, :3 estarán Cris, Scotty, Geraldine (también una que he aprendido a amar más y más :d ), Lily y Leyte (las presentadoras originales). Para que vayas pensando en preguntas.
 
Última edición:

O-O¬ Baton pass!!
Registrado
26 May 2016
Mensajes
3,527
Hourouka Hourouka en sí, muchas veces converso con Kissu Kissu XD por la situación de que tanto Scotty como Cris son las personajes que les he agarrado bastante cariño y que no se cual sería mi favorita de este año :d, de hecho, ellas son primas aunque no se tratan mucho por las distancias.
 
Arriba Pie