+18 Fanfic [C42]El demonio entre las sombras(NaruHarem)

Rhaast

Mi voluntad no decaera

Registrado
22 May 2015
Mensajes
88
Ubicación
tabasco
Offline
bro te quiero golpear:BOM::3838:
me dejaste en la mejor parte mi hermano:8080::6262:
creo que solo basta esperar no
nos vemos bro grandioso fic:1515:
 

Malatesta-0

tenshi no shine

Registrado
3 Sep 2009
Mensajes
23
Offline
esta genial tu fic apenas lo empese a leer ase 4 dias pero ya lo termine suerte en lafacu y espero l continuacion con inpaciencia gracias
y podias covocarme cuando actualises gracias
 
Registrado
21 Jul 2013
Mensajes
65
Ubicación
En mi casita
Offline
Antes que nada, esto no es el siguiente capitulo. En las notas están las aclaraciones.
Humano hablando "Interesante."

Humano pensando "Creo que lo asesinaré."

No Humano hablando "No mereces ese poder."

No Humano pensando "Detenerlo es lo primordial."

Técnicas/ Nombres desconocidos "¡Mokuton Hijutsu Jukai Koutan!"

Renuncia de Derechos: No soy dueño de Naruto, Masashi Kishimoto lo es.

Omake 3 Parte 1

Venganza… Dulce venganza.

Segundo año de Naruto en la Raíz.

Alrededor de cinco meses habían pasado desde aquel día en el que Danzo integró oficialmente a Naruto como un miembro de la Raíz.

En esos meses nada fuera de lo ordinario había acontecido en la vida de nuestro pequeño pelirrojo amigo, además claro de las sangrientas misiones que ya eran usuales para él, debido a que las venía haciendo desde hace mucho antes de ser un miembro oficial de la Raíz.

Naruto había aprovechado sus salidas de la aldea para ponerse al tanto de su creciente organización, pero no podía hacerlo por tiempos prolongados debido a que tenía un tiempo límite fijado por Danzo para realizar sus misiones.

Naruto sabía que Danzo hacía esto ya que no le tenía mucha confianza aún, pero en especial porque no quería que nada malo le sucediera a su 'preciosa arma'. Aunque si bien Danzo nunca había dicho eso abiertamente, Naruto no era estúpido y podía percibir de sus verdaderas intenciones con mucha facilidad.

Pero dejando aquello a un lado, nuestro pequeño amigo, quien estaba vestido con su típico uniforme ANBU de la Raíz con máscara incluida; se encontraba arrodillado ante Danzo, quien por su parte se encontraba escuchando el reporte de un miembro de la Raíz sobre la última misión que habían tenido.

No había sido una misión difícil, fue una misión simple en la que debían asesinar a un importante comerciante del país del fuego que tenía planes de romper relaciones con el país para hacerlo con el país de la tierra.

Obviamente, Danzo no podía dejar pasar por alto tal traición, así que envió a un escuadrón a encargarse de aquel hombre que quería hacer tratos con el mayor enemigo de Konoha.

Danzo durante el reporte no podía evitar mirar en ocasiones hacia Naruto, ya que el líder del escuadrón había informado que Naruto había estado más 'vivo' de lo usual, describiendo con vividos detalles las acciones del pequeño Jinchūriki hacia aquellos que tenían la mala suerte de probar su 'vivacidad'. Pero que a pesar de ello, informó que la misión había sido completada sin inconvenientes.

Danzo sabía el motivo, pero aun así le era refrescante saber que su pequeña arma continuaba creciendo como un espléndido ninja.

El motivo era simple, hoy se cumplían tres años desde aquel día en que esos 'bastardos' habían hecho 'aquello' a Naruto, quien lo recordaba muy bien, y el hecho de que esas personas continuaran respirando hasta la fecha era algo que le enfurecía. Era algo que no podía quitárselo de la cabeza aun si lo intentara.

Naruto ya no podía esperar, deseaba hacer algo para olvidar aquello, y sabía muy bien que la única forma de hacerlo era acabando con esos bastardos de la peor manera que alguien podría imaginarse.

Ya tenía en mente cómo hacerlo, era algo que había estado planeado desde el momento en que Danzo había ofrecido entrenarlo, era algo que ni siquiera Kurama sabía, era algo que Naruto había tramado por su propia cuenta.

No obstante, siguió arrodillado, oyendo el reporte del líder de su escuadrón. Pero por alguna razón, Naruto sintió que había estado hablando durante horas cuando en realidad solo habían pasado unos cuantos segundos.

Así que por tal motivo, se puso de pie para gritar, "¡SUFICIENTE!", haciendo que todos miren hacia el miembro más joven de su escuadrón.

Nadie de su escuadrón se animó a reprocharle nada, todos sabían cómo era él y había que sumarle el hecho de que se encontraba bastante perturbado desde hace ya varias horas atrás. Por lo tanto, ninguno quería que se descargara en ellos como lo había hecho en el pasado con algunos de sus compañeros cuando le habían dicho que se tranquilizara. Así que solo se mantuvieron al margen para oír lo que quería decir.

"¡Viejo! ¡Estoy cansado de esperar! ¡Hoy saldré a la aldea aunque no me des autorización!" Exclamó el pequeño Naruto quitándose su máscara y revelando una mirada furiosa.

Danzo al oír el estallido de su arma, golpeó el piso con su bastón y le dio una mirada sin emociones durante un prolongado periodo de tiempo.

Obviamente, Naruto no tuvo problemas en devolver la mirada, así que sólo continuó con esa expresión de enfado que no podía apartar de su rostro.

Pero eventualmente, luego de casi un minuto, Naruto se percató de que Danzo sonrió levemente y dijo. "Está bien, puedes ir. No es conveniente que estés así. Si bien tu desempeño ha sido bueno en tus últimas misiones, no ha sido igual que en las anteriores. Así que si crees que haciendo aquello podrías volver a tu usual desempeño, entonces no puedo detenerte. Toma, aquí tienes la información y materiales que me pediste. Nos vemos cuando termines aquello." Dijo Danzo entregando dos pergaminos a Naruto, y eso fue todo lo que necesitó antes de ponerse su máscara nuevamente y salir corriendo de ese lugar.

Debía ir sigilosamente a la aldea para evitar ser detectado por los ANBU del Hokage, pero eso poco le importaba. Si bien estaba con ganas de derramar sangre, tampoco dejaría que algo como unos cuantos ANBU estropeen su plan de acabar con aquellos bastardos.

En la base de la Raíz, los compañeros de misión de Naruto miraron a Danzo, y el líder de ellos preguntó. "¿Qué le sucede a Oni, Danzo-sama? ¿Cree que es recomendable que salga en este estado a Konoha? Los ANBU de Hokage-sama podrían atraparlo."

Danzo rió levemente entre dientes, pero contestó mientras se daba la vuelta para retirarse de allí. "No creo que sea un problema caso de que llegue a ser descubierto. Sin embargo, quiero que ustedes se mantengan alejados de él, dejen que su pequeño compañero descargue la furia que lleva dentro. Luego de eso volverá a ser el mismo de siempre o inclusive más letal. Ahora retírense." Los ANBU no esperaron más y luego todos desaparecieron de allí hacia otros lugares de la base, mientras que Danzo fue a su oficina para preparar algunas misiones en solitario para Naruto cuando regresara.

Y Naruto, quien ya se encontraba a medio camino a Konoha, luego de estar corriendo durante unos dos minutos, se detuvo en un área boscosa para leer con detenimiento el pergamino que tenía en su mano derecha.

Naruto lo leyó rápidamente, no pudiendo contener la siniestra sonrisa que cruzó por su rostro al obtener toda la información de sus tres verdugos. Luego de leerlo de principio a fin, Naruto cerró el pergamino para apretarlo con fuerza mientras daba un fuerte salto para subirse a una de las ramas de los árboles.

Una vez allí, Naruto cruzó los dedos y dijo. "Kage Bunshin no jutsu." A continuación, 12 clones aparecieron, todos con oscuras sonrisas en sus rostros.

"Ya saben que hacer…" Dijo el original, y al instante todos se dispersaron, menos dos que quedaron junto con el original. "Vamos." Volvió a hablar Naruto, dispersándose junto con los otros clones hacia el hogar de uno de los hombres que lo había torturado.

Se habían dividido en 4 grupos; tres de los cuatro grupos fueron a los respectivos hogares de aquellos tres hombres quienes estaban por recibir una grata sorpresa, mientras que el último fue a otra zona de la aldea.

El Naruto original iba acompañado por dos clones, así que Naruto miró hacia atrás mientras saltaba de rama en rama. "Nuestro objetivo es Yoshiro Watanabe, 40 años de edad, viudo, con dos hijos; un hijo y una hija, de 12 y 9 años respectivamente. Actual director del hospital de Konoha. Ya saben que hacer…" Dijo Naruto ahora más tranquilo mientras se acercaban a la zona residencial de Konoha.

Eran alrededor de las 2 de la madrugada, así que el movimiento era prácticamente nulo en la aldea. El único inconveniente eran los ANBU y la Policía Militar que solían patrullar por la zona pero Naruto había estado planeando esto por años, así que no iba a dejar que otras personas arruinasen su momento.

Luego de unos pocos minutos de estar saltando sigilosamente de techo en techo, Naruto y los clones aterrizaron sobre el techo de una vivienda un poco sencilla. Era de un piso y tenía un pequeño jardín en el fondo.

El grupo principal permaneció en el techo del hogar de quien fue el cabecilla de aquella ocasión, esperando pacientemente a la señal del grupo de clones que no había ido a ninguno de los domicilios de los 'malhechores'.

Mientras tanto, en otro punto de la aldea, más específicamente en el distrito comercial (la cual estaba vacía a estas horas), se encontraba el otro grupo de clones, listos para comenzar con el plan de Naruto.

Por lo tanto, uno de los clones dijo mientras se tronaba los dedos. "Bueno, es hora de ponerse manos a la obra." Miró a los otros, quienes asintieron con la cabeza y luego de unos instantes, los tres cerraron sus ojos.

Los abrieron casi al instante, revelando que sus ojos habían cambiado a un color rojizo más oscuro de lo habitual y sus cotidianas pupilas rasgadas se hicieron un poco más largas. "Está bien, yo usaré el Shinra Tensei." Dijo el clon de la derecha, cosa que hizo que el clon de la izquierda interrumpiera. "¿Y por qué tú? Yo quiero usarlo, sólo podemos lanzarlo una vez cada veinte minutos y no quiero que un imbécil con cara de idiota lo use. Así que, lo haré yo." Contestó el clon listo para activar el Rinnegan.

El otro clon, obviamente ofendido y enojado por sus palabras, exclamó. "¡¿CARA DE IDIOTA?! Pero si yo soy tú, maldito imbécil. ¿Quién te crees que eres?"

Esto hizo que el clon de la derecha ría entre dientes. "No tengo la culpa de que el jefe me haya creado más apuesto que tú." Afirmó el clon con una sonrisa superior mientras pasaba sus dedos por sus cabellos rojizos.

Esto nuevamente hizo enojar al otro clon, quien estuvo a punto de gritar de nuevo, pero el clon del medio decidió interrumpir. "Silencio, estúpidos, o nos descubrirán. No arruinen el plan del jefe…" Susurró ese clon mientras se concentraba unos instantes para detectar posibles presencias cercanas, pero afortunadamente nadie se encontraba en los alrededores (a excepción de las pocas personas que vivían en algunos de los comercios, pero como estaban durmiendo, no eran un problema).

"Muy bien, yo utilizaré el Shinra Tensei para que no haya quejas, ustedes dos utilizaran otras técnicas y punto. No más quejas, es momento de llevar a cabo el plan del jefe." Dijo el clon del medio con una voz firme que no daba lugar a peros.

Los otros dos clones no tuvieron más remedio que aceptar las órdenes de ese clon, quien en su interior no podía evitar sonreír porque había puesto en su lugar a 'dos pares de idiotas'

En todo caso, el clon luego de decir eso, cerró una vez más los ojos, para esta vez activar el Rinnegan, revelando los ojos purpuras que además estaban rasgados por la mitad, debido a que ese clon estaba utilizando un poco del Chakra de Kurama, al igual que los otros dos.

Luego de eso, el clon del medio miró hacia los otros dos, quienes asintieron con sus cabezas mientras hacían sellos de manos, mientras que el del medio levantaba la mano derecha para apuntarla hacia un edificio que se encontraba al final de la calle y los otros dos apuntaron hacia los edificios al lado de ese. Así que sin más preámbulos, todos ellos sonrieron entre si antes de ejecutar sus técnicas.

En el lugar donde se encontraba Naruto y sus clones, todos oyeron las explosiones además de ver un poco de fuego y humo que prevenía del distrito comercial. Por tal motivo, Naruto y los clones sonrieron, pero esperaron hasta que las presencias de las fuerzas del orden se alejaran y se aproximaran hacia aquel lugar.

Cuando sintieron a todos lo suficientemente alejados de la zona residencial, los tres se miraron unos a otros antes de sonreír oscuramente y juntar los dedos para que cada uno hiciera un Henge.

Si bien el cambio casi no era visible debido a sus uniformes, lo más destacable fue que los tres habían aumentado considerablemente de estatura. Aunque no se podía ver ningún otro cambio destacable además de ese.

Posteriormente, los tres ingresaron a la casa por las ventanas, rompiéndolas y haciendo el mayor ruido posible.

Rápidamente, los dos clones se dirigieron a las habitaciones de los niños, mientras que Naruto iba a la habitación del adulto.

En un instante estuvo allí, y sin pensarlo, Naruto tumbó la puerta de madera de una patada, despertando y asustando a más no poder al hombre que se encontraba durmiendo sobre la cama.

Obviamente, estuvo mucho más asustado al ver a un hombre encapuchado frente a su puerta. Se dispuso a gritar por ayuda, pero antes de que pudiera hacerlo, Naruto ya había llegado frente a él para amordazarlo y maniatarlo a toda velocidad mientras lo golpeaba con dureza unas cuantas veces para que se quedara quieto.

Luego de hacer eso, Naruto lo cargó en su hombro y salió de la habitación, percatándose de que el hombre intentaba gritar y zafarse de sus ataduras, pero obviamente pudo hacer poco para zafarse.

Al salir, el hombre de la casa pudo ver a otros dos hombres encapuchados, y lo que era peor, con sus dos hijos quienes estaban llorando sobre sus hombros.

Esto obviamente le hizo enojar, aunque también le hizo sentir un gran temor por lo que podían hacerle a sus hijos. Así que el hombre gritó que liberaran a sus hijos, pero las únicas palabras que salían de su boca eran balbuceos, debido a las mordazas.

Por lo tanto, sólo pudo zapatear unas cuantas veces a Naruto, quien cansado de esto, lo lanzó al suelo para posteriormente darle una poderosa patada en su nariz, ocasionando que sangre saliera de la misma. "Quédate quieto o mataré a tus hijos aquí y ahora. ¡NO ME OBLIGUES A HACERLO!" Exclamó Naruto con una voz adulta continuando con sus patadas.

Yoshiro, adolorido por las patadas, asintió levemente con la cabeza, haciendo que su atacante por fin se detuviera. Luego giró levemente la cabeza hacia donde se encontraban sus hijos, viendo a los otros agresores poniéndoles vendas en sus ojos antes de que se lo pongan a él.

Luego Naruto lo cargó y salió la vivienda junto con los otros clones para correr hacia un lugar fuera de la aldea, a un lugar que Danzo le había recomendado para llevar a cabo su 'venganza'. Después de todo, Danzo también estaba al tanto de lo que le había sucedido a Naruto y sentía que Naruto debía saldar ese asunto para que volviera a estar a su máximo potencial en las misiones, y principalmente, para que dejara de pensar en ello, para obviamente, concentrarse a pleno en sus misiones.

Como era de esperarse, ninguno de los tres grupos de clones tuvo inconvenientes, ya que la distracción había funcionado a la perfección. Por lo que luego de unos minutos, los otros dos grupos se habían reagrupado con el de Naruto, mientras que el último grupo ya se había disipado apenas y habían ejecutado sus técnicas.

El segundo grupo traía consigo a un hombre y a una mujer, mientras que el tercero traía a un hombre; una mujer y un niño de aproximadamente 8 años.

Todos se encontraban despiertos, nerviosos y bastante asustados ya que ninguno sabía a donde iban y quienes eran los hombres que los estaban secuestrando.

Todos los rehenes se encontraban vendados, maniatados y amordazados para que no pudieran saber a dónde iban y para que no pudieran gritar por ayuda.

Luego de unos cinco minutos de estar corriendo a toda velocidad, los grupos se adentraron hacia los bosques de Konoha, lugar donde corrieron otros 15 minutos hasta llegar al punto de destino.

Era una casa que se veía bastante maltrecha, como si estuviera a punto de desmoronarse. Ignoraron este hecho y rápidamente ingresaron a la vivienda junto con los rehenes.

El interior del edificio estaba vacío, lo único que podía verse era una portezuela justo en medio del piso de madera. Uno de los clones había lanzado a una de las mujeres al piso para poder inclinarse y abrir la puerta.

El ruido del impacto cuando la mujer cayó el piso asustó aún más a los rehenes, mientras que preocupó al esposo de ésta ya que pudo reconocerla debido al sonido de sus quejidos.

Nuevamente, sintieron moverse, pero esta vez lentamente y parecía ser que estaban descendiendo unas escaleras.

Al bajar las escaleras por completo, Naruto lanzó a Yoshiro al piso, haciendo que éste balbuceara mientras se quejaba de dolor.

Ahora estaban en un oscuro pasillo, así que Naruto se había acercado al interruptor de la luz y lo encendió. Al hacerlo, se percató de que había otros tres hombres en ese lugar.

Naruto los reconoció al instante, así que preguntó haciéndoles señas con sus manos. "¿Qué hacen aquí?"

Los otros hombres, quienes eran miembros de la raíz, respondieron de la misma forma. "Danzo-sama nos ha enviado, dice que debemos limpiar el lugar cuando termines tus asuntos. Además, dijo que podríamos ofrecerte de nuestra asistencia por si lo necesitaras."

Naruto los miró fijamente antes de responder. "Está bien, pero manténganse alejados de eso. Vayan a acampar arriba, yo estaré en este lugar junto con ellos durante un tiempo. Estaba a punto de ir a buscar provisiones, así que vayan y cacen algo, también traigan algo de agua para beber. Luego de eso quédense afuera y yo les llamaré en caso de que los necesite." Esto último lo dijo ya que pensó que podrían ser de ayuda en algo 'especial'.

"Hai." Luego de eso se retiraron para realizar lo que Naruto había pedido, después de todo, Danzo les había ordenado hacer todo lo que Naruto les ordenara.

Una vez que se habían ido, Naruto prestó atención al lugar. El lugar era frio, sucio y las paredes tenían algo de moho. Era la primera base de la Raíz, había sido abandonada incluso antes de su nacimiento y por esa razón ya se veía deteriorada. Aunque era impresionante que las redes eléctricas aun funcionaran, sin dudas Danzo construía sus bases para que duraran para la posteridad.

A pesar de ello, era el lugar perfecto para que Naruto pudiera quitarse del pecho esa sensación que lo estuvo atormentando desde hace años. El simple hecho de pensar en lo que haría a estas personas le hizo tener una sonrisa bastante retorcida en el rostro, tanto que contagió a Kurama con esa expresión.

Posteriormente, Naruto volvió a cargar a Yoshiro antes de correr rápidamente por los pasillos de la antigua base de la Raíz.

Unos segundos más tarde, llegó a donde quería. Era una cámara Gesell con una gran puerta metálica ya oxidada. Naruto la abrió lentamente, y el chirrido que ocasionó hizo temblar de miedo a todos los rehenes, debido al mal presentimiento que todos habían sentido.

Entonces, Naruto y sus clones entraron al lugar. En la habitación había bastantes sillas de madera que habían sido atacadas por termitas, además de algunas lámparas que en algún momento fueron utilizadas para interrogatorios.

Al final de dicha habitación, había un vidrio de visión unilateral, el cual mostraba otra habitación de tamaño mediano. Naruto sonrió y entró a esa habitación por la puerta que estaba hacia el lado derecho del vidrio.

Una vez allí, Naruto y los clones pusieron en lugares diferentes a cada rehén antes de mirarse entre sí y extraer una de sus barras de Chakra.

Las clavaron profundamente en el suelo, intentando no hacer mucho ruido al perforar el suelo. A continuación, el original sacó el otro pergamino y quitó algunas cadenas con gruesos grilletes.

Se las entregó a cada uno de los clones, quienes rápidamente colocaron los grilletes en los tobillos de los rehenes para luego asegurar las cadenas a las barras de Chakra.

Estiraron las cadenas con un poco de fuerza para comprobar la resistencia de las barras, y al percatarse de que no se movían, asintieron y luego soltaron las gruesas y pesadas cadenas.

Miraron a sus prisioneros, percatándose de que los más pequeños estaban llorando junto con las mujeres del grupo, mientras que los hombres adultos intentaban en vano zafarse de sus ataduras.

Naruto rió entre dientes y luego disipó a sus clones, dándose media vuelta para salir de la habitación, diciendo. "Nos vemos…" Con esas simples palabras, abandonó la habitación y cerró la puerta, cosa que hizo que las personas allí intentaran gritar. Sin embargo, aún se encontraban amordazados y maniatados, así que fue completamente en vano.

El silencio se hizo presente en la sala, solo se podía oír las agitadas respiraciones de los hombres junto con los sollozos de las mujeres y niños.

Sin embargo, eso cambió cuando la puerta nuevamente fue abierta, pero esta vez bruscamente, cosa que alteró a los más pequeños.

Oyeron los pasos apresurados de su captor, dirigiéndose hacia una de las mujeres. "Cambio de planes… Tú te vendrás conmigo." Le oyeron decir.

Naruto rápidamente le quitó todas sus ataduras, para luego agarrarla del cabello y arrastrarla por el suelo fuera de la habitación. "¡No! ¡No me haga nada! ¡Y-Yo no h-he hecho nada malo! Por favor, déjeme iiirr!" Gritó la mujer intentando apartar la mano de su captor de su cabello. Pero por más que lo intentó, fue inútil.

El esposo de esta mujer, quien fue en aquel entonces el más pequeño de los que estuvieron implicados en la tortura de Naruto; entró en pánico cuando la oyó alejándose de él, a la única persona importante que le quedaba en su vida luego del ataque del Kyūbi.

Su esposa había perdido a su hijo en aquel entonces y por lo tanto siempre se aseguró de cuidar a su esposa con el mayor de los cuidados, y el solo hecho de que pudieran quitarle lo único que le quedaba le hizo darse cuenta de que debía hacer algo para impedir que sucediera lo que más temía.

Así que como pudo, logró quitarse la mordaza que tenía en la boca. "¡Espera! ¡Yo tomaré su lugar!" Gritó

En ese instante, se percató de que el sonido que provocaba su mujer al ser arrastrada se detuvo. Solo para volver a oírlo luego de unos instantes, la diferencia fue que esta vez se oía aproximándose.

El hombre no podía ver nada, pero sabía que su captor estaba justo frente a él, de rodillas mirándolo fijamente. "H-haré lo que sea. P-por favor, no le haga nada malo. S-Se lo imploro." Rogó el hombre.

Naruto le miró fijamente, hasta que decidió hablar. "La amas mucho, ¿Cierto?" Preguntó

"S-Sí… Es lo único que me queda. Por favor, señor. No le haga nada, haré lo que sea." Replicó.

Naruto rió entre dientes. "Me alegra oír eso…" Afirmó.

El hombre sonrió ya que pensó que dejaría a su mujer en paz, pero esto no fue así, ya que Naruto volvió a levantarse para darse media vuelta, diciendo. "Ya oíste a tu amado esposo. Dijo que te ama. Ahora podrás morir en paz, jajajaja." Luego de eso volvió a arrastrarla fuera de la habitación, ignorando por completo los gritos de desesperación y los balbuceos de los demás quienes tampoco querían que se la lleve, ya que pudieron reconocer la voz de sus amigos.

Pero fue inútil, lo último que oyeron fue la puerta cerrarse y los gritos de la mujer haciéndose cada vez más bajos, luego solo hubo silencio absoluto.

Sin embargo, fue por poco tiempo, ya que el hombre, quien se llamaba Tatsuo, no permitiría que se llevaran a su esposa y la mataran.

Empezó a moverse como podía. Las cuerdas en sus muñecas no eran de un material muy resistente, aunque sí estaba bien amarrada.

Se dañó un poco las manos y muñecas, pero logró quitarse las cuerdas y posteriormente la venda en sus ojos. "Saldré de aquí, nos sacaré a todos de este lugar aunque sea lo último que haga." Luego miró hacia los lados y se sorprendió al ver quiénes eran los demás que se encontraban allí

"¿Chicos? ¿Ustedes también?" Preguntó mirándolos, todos estaban maniatados e intentando zafarse para poder huir, pero no podían hacerlo.

Tatsuo, a pesar de ello, sacudió la cabeza. "Nos sacaré de aquí." Entonces se levantó e intentó caminar, solo para tropezarse al instante debido a los grilletes, cosa que le hizo gruñir.

Si bien era un médico, era uno tradicional ya que no podía canalizar su Chakra correctamente para utilizar Ninjutsu Medico, al igual que los hombres presentes. Por lo tanto, no contaba con un método para cortar las cadenas. Es por eso que miró con atención hacia el lugar donde la cadena iba, y se percató de que una barra no muy gruesa era lo único que sujetaba a dicha cadena. Aunque había sido doblada por completo para que las cadenas no pudieran ser sacadas.

"Solo la sacaré del suelo, quien sea que nos haya secuestrado, es un estúpido." Pensó y luego se acercó a la barra.

Se remangó su túnica y acercó sus manos con lentitud hacia los extremos de la barra para intentar extraerla del suelo.

Sin embargo, cuando sus manos hicieron contacto con la misma, Tatsuo sintió que todo su Chakra fue perturbado de alguna forma, cosa que casi le hizo vomitar.

Aun así, continuó sujetando con fuerzas la barra, pero no porque lo quisiera, simplemente porque no podía soltarla. Era como si estuviera siendo electrocutado y no pudiera soltar la fuente.

Aunque sólo duró por unos pocos segundos, ya que luego cayó inconsciente al suelo. Sus amigos intentaron llamarlo, pero una vez más, solo fueron balbuceos.

Nuevamente, la puerta fue abierta, y luego de unos segundos, todos oyeron. "Con que el primero en intentar en escapar, ¿eh? Deberé hacer algo al respecto…" Luego de unos segundos, oyeron otro cuerpo siendo arrastrado por el suelo.

Con Naruto, éste se encontraba llevando al cuerpo inconsciente de Tatsuo a otro lugar de la vieja base de la Raíz. No caminó mucho, abrió la puerta de otra habitación y entró.

Era parecida a la anterior, también era una cámara de Gesell. Por alguna razón, esta base contaba con muchas de ellas. Naruto pensaba que Danzo utilizó estas cámaras para ver el comportamiento de los primeros miembros de la Raíz, pero no estaba seguro.

Sin embargo, no había pensado mucho en eso. Simplemente dejó al hombre en la habitación detrás del vidrio y luego creó un clon de sombra para que se quedara allí hasta que despertara.

Seguidamente, regresó a la habitación donde se encontraban los demás. Al llegar, se percató de que los otros dos hombres estaban intentando zafarse de sus ataduras, obviamente sin resultado alguno.

Cuando oyeron la puerta abrirse nuevamente, se detuvieron al instante, mientras que la mujer que quedaba allí retrocedía debido al miedo y los niños sollozaban con más fuerzas.

Esta vez, Naruto se acercó al niño más pequeño, el único hijo del segundo hombre que había participado en aquella tortura. Este hombre había perdido a su hijo mayor en el ataque del Kyūbi.

Cuando estuvo cerca, Naruto lo liberó de sus ataduras, le ordenó levantarse y el niño lo hizo temerosamente. "¿Cómo te llamas?" Preguntó Naruto mirando hacia abajo al niño.

"M-Mi nombre es T-To-Tomo-Tomohi-Tomohisa, s-señor." Contestó con voz temblorosa el asustado pequeño.

Sus padres, obviamente entraron en pánico cuando se percataron que estaba hablando con él. Gritaron y se movieron lo más que pudieron para que lo dejara en paz, pero para su infortunio, sus suplicas quedaban en simples balbuceos.

Naruto sonrió detrás de su máscara y luego preguntó. "Un gusto conocerte, Tomohisa. ¿Sabes por qué están aquí?"

El niño negó con la cabeza, por lo que Naruto contestó. "Pues porque tu padre ha sido muy malo. Ha hecho algunas cosas muy malas, y debe ser castigado por ello…" Dijo en un tono un tanto infantil, como cuando los adultos hablaban a los niños.

El niño negó con la cabeza, no queriendo creer lo que decía esta persona. Por lo tanto, Naruto se puso de pie nuevamente y dijo. "Vamos, acompáñame. Te demostraré que no estoy mintiendo."

Sus padres intentaron decirle que no lo siga, pero Naruto insistió mucho y al final el niño fue convencido. Así que Naruto lo llevó a otra de las habitaciones y lo dejó allí bajo la supervisión de un clon, el cual le haría pasar el tiempo. Aunque antes de ello debía entrar en confianza, hasta el momento en que el original regresara.

Ahora era el turno del cabecilla, y nuevamente, Naruto había abierto la puerta bruscamente. Caminó a pasos apresurados hacia el hombre y le quitó las vendas de los ojos, al igual que a sus dos hijos.

Esta vez, Naruto empezó a caminar por la habitación con las manos detrás de su espalda, y mientras lo hacía, decidió hablar. "Señor Yoshiro Watanabe, tenemos un serio problema…" Dicho esto, se detuvo completamente para acercarse a Yoshiro y quitarle su mordaza.

"¿Q-Qué problema, señor?" Preguntó nervioso y respetuosamente, no queriendo hacer enojar a la persona frente a él.

Naruto le miró fijamente hasta que luego de unos segundos señaló a sus hijos. "Son ellos, solo uno puede permanecer con vida. Al otro debo matarlo en este preciso instante, y no puedo decidirme por quien. Así que quiero que me ayudes a llegar a una decisión."

El padre se puso pálido ante esto, mientras que los niños empezaban a derramar más lágrimas por lo que habían oído.

Sin embargo, el padre habló como pudo. "¡N-no p-puede pedirme algo así! N-no pudo hacer algo como eso."

Naruto entonces le miró hasta que luego de unos segundos se encogió de hombros. "Está bien, mataré a ambos." Entonces quitó un Kunai de su bolsa ninja y se acercó hacia los niños.

Pero antes de que pudiera hacerles daño, el hombre gritó nuevamente. "¡Alto! N-No lo hagas, ha-haré l-lo-lo que sea. Mátame a mí y deja a ellos en paz. Pero por favor, no les hagas daño." Imploró.

Naruto nuevamente se acercó al hombre, esta vez, diciendo. "No, las cosas no funcionan así. Aquí se hace lo que YO digo. O te decides en 10 segundos, o mato a ambos de la peor forma en que un padre pueda ver a sus hijos morir."

Nuevamente, Yoshiro no supo que hacer. Una decisión así era muy difícil, no podía elegir a un hijo por sobre el otro.

Miró a Naruto y luego en la habitación para buscar algo que pudiera darle una chance para escapar, pero mientras hacía eso, el plazo ya había culminado. "Tiempo…" Oyó.

Naruto giró su cabeza hacia el hombre y se percató de que tenía la cabeza agachada, cosa que le hizo gruñir y acercarse rápidamente hacia él, tumbándolo al suelo y presionando su antebrazo contra su cuello.

Yoshiro pudo sentir el aire en sus pulmones disminuyéndose, así que intentó moverse para quitárselo de encima. Pero no pudo hacer nada, solo pudo oír su voz susurrando.

"Yoshiro-san, ¿quieres saber cómo me llaman en el mundo exterior? ¿En el bajo mundo Shinobi? ¿Quieres saberlo?" Preguntó entre ligeros gruñidos mientras empujaba más su antebrazo.

Naruto sabía que no obtendría respuesta ya que el hombre estaba tornándose azul debido a la presión que ejercía con su antebrazo. Así que solo sonrió detrás de su máscara y contestó "Kirisakioni (Oni el destripador)", viendo la expresión de terror en Yoshiro al oír ese nombre.

Había leído sobre él en el libro Bingo, y decía que se trataba un Shinobi implacable que se tomaba su tiempo para que el cuerpo de sus víctimas quedaran en un estado irreconocible. Un hombre que encontraba satisfacción al destripar a las personas. También era conocido como Kurimuzon akuma shitsuyō (El Implacable Demonio Carmesí), pero este último apodo no lo obtuvo por su apariencia física, la cual era desconocida, sino por el estado en el que se encontraba luego de realizar un asesinato a su estilo.

Aunque este era un nombre que a Naruto no le gustaba debido a la extensión del mismo. Prefería el que era más corto y que mejor lo describía.

Volviendo al asunto, Naruto se apartó de Yoshiro y continuó. "Si bien es un nombre muy simple para describir lo que hago, al mismo tiempo lo hace relativamente bien y además hace saber a las personas que… ¡NO ESTOY PARA PUTOS JUEGOS!"

Luego de eso hizo un clon de sombra y ambos se acercaron a uno de sus hijos respectivamente, el original al niño y el clon a la niña. Los agarraron por sus cabellos y los levantaron hasta tenerlos a la altura de sus hombros.

"¡AHORA DI UN NOMBRE O TE MOSTRARÉ POR QUÉ ME LLAMAN ASÍ!" Luego ambos tomaron sus Katanas que estaban dentro de sus túnicas y las dirigieron rápidamente hacia los estómagos de ambos niños.

"¡NO! ¡ESPERA!" Exclamó el hombre desesperado, haciendo que las Katanas de ambos se detuvieran a milímetros de los estómagos de los aterrados niños.

Ambos entonces voltearon sus cabezas hacia el hombre, viéndole apretar sus puños con fuerza y derramando varias lágrimas en el piso.

"Lo siento… Lo siento…" Los presentes le oyeron susurrar. Luego miró a su hijo con lágrimas en los ojos y le dijo. "L-Lo siento, Yusuke. T-Tu hermana a-aún es muy joven y no tiene por qué pasar por esto. Por favor, entiéndelo." Dijo mirando con lágrimas a los ojos de su hijo, quien también estaba llorando al igual que su hermana. Aunque ninguno de los hermanos podía decir nada ya que aún contaban con las mordazas.

Luego el hombre bajó la cabeza en derrota, oyendo al Naruto original decir. "Muy bien, entonces así será…" Miró a los ojos del niño, quien ya parecía haber aceptado su destino.

Yoshiro entonces levantó la vista levemente, con la intención de ver por última vez los ojos con vida de su hijo. Sin embargo, el Naruto original no había movido su Katana, lo había hecho el clon, quien dijo mientras colocaba la punta de la Katana en la parte inferior de la niña. "¡Entonces haremos lo contrario! ¡JAJAJAJA!" Exclamó para luego levantar con fuerza su Katana.

"¡NOOOOOOOO!" Exclamó Yoshiro intentando ponerse de pie, pero cayó al instante debido a los grilletes, justo para ver a la Katana atravesando a su hija desde la parte inferior hasta que la punta salió por su garganta.

Yoshiro viendo eso se le revolvió el estómago, y vomitó cuando vio que su captor movió la Katana y ésta salió por la parte delantera de su hija. Aunque el clon no se detuvo allí, y cuando el cuerpo ya sin vida de la niña caía al piso, el clon agarró con ambas manos el mango de su Katana y dio un corte en la cintura de la niña, partiéndola en dos con facilidad y haciendo que sus órganos y una gran marea de sangre se desparramara por el piso.

El hombre continuó vomitando, asqueado por la horrorosa escena que había presenciado. Sin embargo, Yoshiro no sabía que se encontraba dentro de un Genjutsu que Naruto había puesto en él justo antes de que Yoshiro eligiera a uno de sus hijos por sobre el otro.

Es más, sus hijos ya no se encontraban en la habitación, sino en la de al lado. Habían sido llevados allí por un clon, y habían permanecido allí por unos minutos más ya que Naruto creía que su padre podría decir algo 'interesante' a continuación. Aunque luego serían llevados a otro sitio una vez que sucediera o no lo que Naruto pensaba que sucedería.

Mientras tanto, los amigos de Yoshiro no podían evitar preguntarse qué le sucedía al oírle vomitando aparentemente por nada. Sin embargo, Naruto y el clon se encontraban sonriendo y chocando los puños debido a que su plan había funcionado.

Posteriormente, Naruto hizo disipar a su clon y se acercó al hombre, tocándole levemente para alterar su flujo de Chakra y de esta forma sacarlo del Genjutsu, el cual fue uno muy simple, pero fue muy efectivo debido al estado emocional actual de Yoshiro y la situación en la que se encontraba.

Naruto entonces se arrodilló frente a él y le agarró de la barbilla, levantó su cabeza y le miró a los ojos mientras sonreía detrás de su máscara. "Esto solo es el inicio de tu castigo, maldito bastardo. Prepárate porque las cosas se pondrán peor de ahora en más." Afirmó Naruto, haciéndole creer que había asesinado a su hija en realidad.

Se percató de que tenía la mirada perdida, casi como si estuviera dentro de un trance, además, su piel había perdido el color luego de presenciar la escena del Genjutsu. Aunque luego Naruto vio que aquellos ojos aparentemente sin vida, súbitamente parecieron encenderse, y el hombre en un momento de cólera, movió su cabeza hacia abajo y mordió con todas sus fuerzas el dedo índice de Naruto.

Naruto, sin embargo, había quitado muy rápidamente su dedo para ponerlo a salvo, aunque una marca había quedo en él a pesar de reaccionar rápidamente. "¡MALDITO BASTARDO!" Oyó Naruto gritar a Yoshiro, quien estaba intentado liberarse de sus ataduras para intentar vengar a su hija.

Naruto solo le observó mientras se ponía de pie, viendo que estaba haciendo su máximo esfuerzo para intentar llegar a él. "¡¿POR QUÉ LA MATASTE?! ¡TE DIJE QUE MATARAS A MI MALDITO HIJO, NO A ELLA!"

Naruto oyendo esa declaración instantáneamente sonrió, aunque ignoró las continuas maldiciones de Yoshiro hacia su persona. Naruto entonces se dispuso a salir de la habitación, aun pudiéndole oír gritando con todas sus fuerzas continuas maldiciones hacia su persona y en especial a su madre, cosa que hizo que Naruto dejara de sonreír. Cambió su expresión a una de fastidio, se volteó y caminó hacia él.

"¡Ya cierra la puta boca!" Exclamó propinando un fuerte golpe en la barbilla del hombre, noqueándolo al instante. Seguidamente, se puso de pie y miró hacia la pareja que quedaba en la habitación, quienes retrocedieron lo más que pudieron cuando Naruto puso sus ojos en ellos.

"Ahora, descansen que mañana será un día muy agitado." Naruto afirmó con una oscura sonrisa que pasó desapercibida por la pareja gracias a la máscara del tenebroso hombre.

Obviamente, no querían saber qué significaba eso, lo único que les importaba era saber sobre la condición actual de su hijo. Pero no podían preguntar debido a las mordazas en sus bocas. Así que impotentes, solo pudieron rezar para que nada malo le sucediera a su pequeño hijo.

Naruto entonces se dirigió a la salida. "Jejeje, es hora de corromper a unos niños…" Pensó Naruto emocionado por la torcida idea que tenía en mente.

A Kurama también le gustaba esa idea, pero tenía sus dudas. "Será divertido. Pero creo que será difícil que convenzas a esos niños. Pero bueno, intuyo tendrás tus métodos, yo solo continuaré observando." Naruto simplemente asintió y continuó caminando hacia la salida.

Al salir de la habitación, Naruto se dirigió hacia donde se encontraban los miembros de la Raíz que habían venido por orden de Danzo, y continuó pensando mientras caminaba hacia allí. "Por cierto, eso que me dijiste el otro día. ¿Sexo?"

Kurama oyendo eso levantó una ceja, curioso por esa mención. "¿Y qué con eso? Sí, te lo explique pero creo que estás algo joven para eso…"

"Ya lo sé, además, me asquea pensar en eso que me dijiste. No le veo sentido alguno, es repugnante." Afirmó el pequeño Naruto mientras subía las escaleras para salir al exterior.

Kurama por su parte no pudo evitar soltar una poderosa risa mientras decía. "¡Incrédulo! Tu sigue diciendo eso, que algún día experimentaras aquello y pensarás que fuiste un idiota por decir esas palabras."

"No lo creo, yo no cambio de opinión a la ligera." Replicó el pequeño, seguro de sí mismo.

Kurama esta vez rió entre dientes, pero decidió dejar a un lado eso y preguntó. "Pero bueno, ¿Qué tienes en mente por eso que mencionaste eso?"

"Si lo que me dijiste es cierto, eso del amor y esas cosas que no comprendo. Entonces el esposo de esa mujer se sentiría mal si ella tiene sexo con otros hombres frente a él. Tengo pensado usar a las marionetas de Danzo para ello. Además, quiero probar esa habilidad que me enseñaste con esa mujer, la de las feromonas."

"Oh, ya veo. Entonces las cosas se pondrán interesantes, jejeje. Pero ten cuidado con tus feromonas, puedes volverte… irresistible. Jejeje."

Ignoró ese último comentario y luego levantó la puerta que cubría las escaleras, accediendo de esta forma a la cabaña que se encontraba en la superficie.

Una vez allí, caminó hacia fuera, percatándose que los miembros de la Raíz se encontraban allí montando guardia.

Con un silbido llamó su atención y se acercó hacia ellos mientras levantaba su máscara. "¿Las provisiones?" Preguntó

Ambos quitaron unos pergaminos y cargaron Chakra en los mismos, revelando instantáneamente unas botellas de agua, pan, leche, carne, en fin, todo tipo de alimentos como para que no tuviera que preocuparse por ello.

Naruto asintió, luego selló los alimentos en su propio pergamino antes de guardarlo en su bolsa ninja. "Síganme, tengo algo interesante para proponerles…" Posteriormente, los tres caminaron de regreso hacia el nivel inferior.

XxXxXxXxXxXxXxX

Notas:

Está bien, este es el primer capítulo del Omake de la venganza de Naruto. Está dividido en tres partes e iré publicándolas semanalmente (posiblemente).

Este Omake lo vengo escribiendo desde hace meses, y hace poco lo terminé. Ahora escribiré el siguiente capítulo y espero terminarlo para el momento en que publique el último capítulo del Omake.

La razon por la que estoy publicando los Omakes como capitulos es porque, en primer lugar, aun no escribo el siguiente capitulo (bueno, 1000 palabras recién). Y en segundo lugar porque estoy bastante ocupado con la facultad (y el Omake lo escribo desde hace meses, como ya leyeron)

Ahora bien, los implicados son los actuales jefes del hospital de Konoha, siendo Yoshiro quien ostenta el rango de director. Como ya leyeron, los tres son médicos normales, como los de nuestro mundo. Tienen Chakra, pero no pueden utilizarlo correctamente, así que hacen las operaciones y demás a la antigua.

Si bien hay médicos con mejores capacidades, es obvio que no se ganaron esos puestos por sus habilidades, sino más bien por lo que le hicieron a Naruto y fue como un premio por lo que habían hecho.

También pude incluir el nombre con el cual conocen a Naruto mediante el libro bingo, quise ponerlo hace bastante tiempo, pero nunca se dio la ocasión. Solo en este Omake pude hacerlo, aunque más a futuro ya habrán mayores menciones debido a que Naruto obviamente dejará la aldea.

Al final también se pudo ver cuál era la opinión de Naruto referente al sexo y lo inocente que era en ese entonces, XD.

Pero dejando eso de lado, espero que les haya gustado este primer capítulo del Omake. Como ya dije, intentaré publicar los demás semanalmente, dependerá de cuanto avance con el nuevo capítulo.

Un saludo y hasta la próxima actualización
.


 
Registrado
10 Oct 2015
Mensajes
323
Offline
Muy bueno el capítulo *ya deseo ver que torturales les depara al resto muajajaaja* a pesar de no ser in nuevo capítulo mi y bueno el omake
P.D: vengo en representación de Willy Uzumaki ya que esa es mi antigua cuenta la cual por problemas la perdí
 
Registrado
2 Jul 2014
Mensajes
114
Offline
Muy buen capitulo, bro esta genial tu historia la vengo siguiendo desde hace tiempo, sin dudas una de las mejores que he leido
Amantes del gore apareciendo en 3...2...1... YA LLEGARON¡¡¡¡¡ xD
 
Registrado
21 Jul 2013
Mensajes
65
Ubicación
En mi casita
Offline

Humano hablando "Interesante."

Humano pensando "Creo que lo asesinaré."

No Humano hablando "No mereces ese poder."

No Humano pensando "Detenerlo es lo primordial."

Técnicas/ Nombres desconocidos "¡Mokuton Hijutsu Jukai Koutan!"

Renuncia de Derechos: No soy dueño de Naruto, Masashi Kishimoto lo es.

Omake 3 Parte 2
Venganza… Dulce venganza.

Momentos después.

En una de las tantas salas de la antigua base de la Raíz, Naruto se encontraba frente a tres confundidos hombres que no habían entendido lo que 'Oni' había dicho cuando llegaron a dicha sala.

Uno de ellos, intentando romper el silencio que había invadido a la habitación luego de las palabras de Naruto, dio un paso al frente mientras levantaba la mano. "¿Qué es eso llamado sexo, Oni-san?" Los otros dos asintieron y esperaron a la respuesta de Naruto, quien por su parte levantó su mano.

"Son un tontos, ¿Cómo no pueden saber qué es el sexo? Tienen más años que yo…" Reprochó cruzándose los brazos.

"Lo sentimos, Oni-san." Dijeron los tres al unísono y monótonamente.

Naruto asintió y luego prosiguió. "Pues muy bien, les explicaré. Sexo es… Sexo es… Uhm… ¿Kurama, qué es sexo?"

Kurama instantáneamente cayó de espaldas, pero rápidamente recuperó la postura y exclamó. "¡Idiota! ¡Por qué aparentas ser sabio si a fin de cuentas tú tampoco lo sabes! Además, ¡ya te lo había explicado antes! Maldito mocoso." Esta vez fue Kurama quien reprochó.

Naruto, estando ahora en su paisaje mental, se rascó la cabeza. "Bueno, pensé que podría explicarlo. Pero no encontré las palabras adecuadas. Tus explicaciones fueron ambiguas."

Kurama lo miró con una gota de sudor en la cabeza. "¿Eres un idiota, sabias? Pero bueno, haz esto…"

Los tres miembros de la Raíz se habían mirado entre sí ya que Naruto repentinamente había quedado en silencio, y cuando uno de ellos estuvo por preguntarle qué sucedía, le vieron levantar ambas manos.

Con una de sus manos hizo un círculo y en la otra levantó el dedo índice, acercando este último muy lentamente al círculo de la otra mano.

Los tres miembros de la raíz se miraron entre sí y uno de ellos preguntó. "¿Qué quieres que hagamos con nuestras manos, Oni-san? ¿Así?" Posteriormente, los tres imitaron el gesto de Naruto, quien suspiró.

"Parece ser que Danzo debe incluir clases de educación sexual en su plan de estudios…" Pensó negando con la cabeza. La verdad era que eso no le importaba en lo absoluto, pero parecía ser importante después de todo.

Los miembros de la raíz no se caracterizaban en hacer este tipo de cosas, ya que luego de los entrenamientos especiales de Danzo, estos perdían todo rastro de emociones. Además, las principales funciones en la organización eran las ramas de infiltración, sigilo y asesinato. Así que Danzo concentraba todo su conocimiento en esas tres ramas.

Asimismo, al no dar ese tipo de clases, Danzo no se arriesgaba a que sus operativos hicieran preguntas innecesarias o desarrollaran su libido y terminaran siendo seducidos en alguna misión.

Pensando en todo eso, Naruto pensó por última vez. "No, no lo hará ni en un millón de años. Pero las cosas estarán mejor así… Kurama, necesito que me apoyes ahora…"

Posteriormente, miró a los tres miembros de la raíz, quienes seguían haciendo el gesto que Naruto les había enseñado momentos antes.

"Ya paren con eso, síganme…" Dijo Naruto con firmeza, aunque por dentro se encontraba bastante indeciso por lo que estaba a punto de hacer.

Los tres asintieron y siguieron por detrás a Naruto, quien caminó con lentitud en dirección donde se encontraban el resto de los adultos que aún no habían sido separados, oyendo con detenimiento y asqueo las explicaciones de un emocionado Kurama.

Una vez que ingresó a la cámara de Gesell, Naruto les dijo que observaran a través del vidrio lo que haría a continuación y que luego ellos replicaran lo mismo, pero con el 'amigo' de abajo (cosa que sí conocían).

Abrió la puerta abruptamente, cosa que asustó a los presentes en ese lado de la habitación. Con pasos lentos y dudosos, se aproximó a la única mujer restante en la habitación, quien sintió su corazón acelerarse debido al miedo cuando sintió a Naruto parado frente a ella.

"Muy bien, Naruto, ¿estás listo? Recuerda que debes mantener un equilibrio constante entre tu Chakra y el mío para que tus feromonas funcionen apropiadamente."

Tragando saliva, Naruto asintió. Pero sacudió la cabeza; no podía demostrar debilidad en estos momentos. Era el momento de su venganza y tenía la intención de que estos hombres sufrieran de la peor manera posible.

Así que muy lentamente, el Kyūbi liberó su Chakra para potenciar las feromonas de Naruto, mientras que Naruto concentró el suyo como Kurama se lo había enseñado.

Cuando Naruto sintió que Chakra estaba saliendo por todos los poros de su cuerpo, se arrodillo y quitó las vendas de la mujer, quien aterrada retrocedió un poco, balbuceando sus palabras al mismo tiempo.

"Hola. ¿Cómo te llamas?" Preguntó Naruto y luego le quitó la mordaza.

"Na-Natsuko." Contestó ella.

El esposo de esta, llamado Hikaru; intentó gritarle a Naruto que no le hiciera nada, pero como se encontraba amordazado, solo pudieron salir balbuceos.

"Un gusto conocerte, Natsuko. Parece ser que tu esposo está preocupado por ti. ¿Qué dices si le quito la venda?"

La mujer no respondió, solo permaneció en su lugar temblando, aunque sintiendo algo extraño y leve surgiendo en ella.

Naruto entonces se aproximó al esposo y le quitó la venda pero no la mordaza, percatándose de que el hombre le había dado una mirada desafiante y odiosa.

No le prestó mucha atención a ello y dijo lo siguiente mientras miraba a su esposa. "Por favor, Hikaru-san, deseo que mires esto con los ojos bien abiertos." Lo dijo con voz oscura, pero en realidad estaba nervioso por lo que haría a continuación.

Así que pensó en hacerlo rápidamente y ya no darle vueltas al asunto para que sus 'compañeros' pudieran entender lo que tenía en mente. Bueno, en realidad Kurama quien tenía eso en mente, ya que era él quien estaba instruyendo a Naruto en estos momentos.

Creó un clon para ello y le dijo "Sujétala firmemente", mientras que él se dirigía hacia su receptor de Chakra y lo quitaba de un estirón.

El clon, quien había sujetado a la mujer, quien había gritado al oír las palabras del original, volteó a la mujer para que su parte trasera apuntara hacia el vidrio de la sala antes de sujetarla por el frente.

El esposo de la mujer pudo entender instantáneamente lo que estaban intentado hacer, así que con desesperación movió sus manos en un intento de romper las cuerdas mientras gritaba de la misma forma.

Naruto entonces se paró detrás de la mujer, dándole la espalda en primer lugar debido a que hizo señas con sus manos a los que se encontraban detrás del vidrio para que prestaran atención.

Los tres sujetos se acercaron un poco más al vidrio, viendo a Naruto haciéndole la misma seña que hace unos momentos, pero usando una de esas extrañas barras negras en lugar de su dedo, aunque también señaló su parte bajo y les dijo que pensaran que la barra era eso. Asintieron, pero no respondieron a Naruto ya que sabían que se trataba de un vidrio espejado.

Naruto intuyó que habían entendido sus señas y entonces se volteó, esta vez para levantar el kimono de la mujer en su parte trasera. "No, ¡noo!" Gritó la mujer dándose cuenta de lo que estaba por suceder, moviéndose desesperadamente para intentar huir.

Pero el agarre del clon era lo suficiente como para impedir que la mujer se retorciera, aunque el original recibió algunas patadas debido a que nadie la estaba sosteniendo de cintura para abajo.

Así que para solucionar esto, creó a otro clon de sombra, el cual una vez más tuvo que levantarle el Kimono que se había caído luego de que la mujer pateara a Naruto, antes de sujetarla firmemente por su trasero. Finalmente, lograron mantenerla completamente quieta.

La mujer, temiendo lo peor, solo pudo derramar lágrimas y liberar ligeros sollozos que eran ahogados por la mano del clon que se encontraba frente a ella.

Naruto entonces se arrodilló y muy lentamente empezó a bajar la ropa interior de color blanco que llevaba la mujer. "¡Qué asco!" Pensó el pequeño cerrando los ojos luego de ver la vagina de la mujer, pero no se detuvo ya que no había vuelta atrás.

Lo siguiente que hizo fue levantar la otra mano en donde tenía la barra y acercarla hacía su vagina como Kurama se lo había indicado. "Ugh, ¿estás seguro de esto, Kurama? ¿No la mataré o algo así? ¿Si meto esto en ella no la asesinaré? No es como si me importara, pero sería muy pronto." Dijo el Jinchūriki sin deseos de abrir sus ojos aún.

Kurama, sonriendo de la emoción, y empezando a perder la concentración debido a ello, contestó. "Por supuesto que no, mocoso. Ahora apresúrate y haz gemir a esa mujer como nunca en su vida lo ha hecho."

Naruto suspiró y abrió uno de sus ojos levemente, ya teniendo la barra frente a su entrada. "Muy bien, ahora mete eso en ella muy lentamente y sácalo de la misma forma. Luego aumenta la velocidad gradualmente."

Naruto tragó saliva y volvió a cerrar los ojos, pero esta vez empujó la barra y sintió que ésta ingresó en ella. Además de ello, pudo sentir que la mujer se retorció y pareció gritar al igual que su esposo.

"Eso es, eso es. Aunque deberías abrir los ojos, es una experiencia única, mocoso." Aconsejó Kurama. Si bien Naruto tenía los ojos cerrados, Kurama podía ver a través de su Chakra y no necesariamente a través de Naruto. Así que el hecho de que tuviera los ojos cerrados poco le importaba ya que ahora mismo su Chakra estaba siendo liberado ligeramente.

Naruto no contestó, solo continuó empujando la barra hasta que esta llegara al límite, y al sentir que había llegado a ese punto, la extrajo muy lentamente.

En este punto, Naruto se había sentido algo raro, en especial en su garganta ya que un extraño sabor estaba surgiéndole en ese lugar.

Y esto se debía a Kurama, ya que se había emocionado tanto que en cierto punto liberó más Chakra de lo necesario y éste opacó al de Naruto.

Kurama no se había dado cuenta, ya que estaba sonriendo mientras veía a Naruto aumentar la velocidad con la que penetraba a la mujer, quien para sorpresa de Naruto y de su esposo, había empezado a gemir.

Naruto no sabía lo que la mujer estaba haciendo, creyó que se trataba de algún síntoma de molestia, pero Kurama y Hikaru sabían muy bien lo que era, y éste último no pudo evitar preguntarse.

"¿Natsuko? ¿Por qué haces eso? ¿Por qué pones esa cara?" Preguntó con consternación y voz temblorosa, viendo la expresión de éxtasis en el rostro de su mujer, con la lengua afuera y saliva cayendo por la comisura de sus labios.

"M-Más…" Susurró la mujer mientras hacía fuerzas para sostenerse, el placer que estaba sintiendo en estos momentos era indescriptible para ella y solo quería sentir más de ello.

Naruto no sabía la razón de ello, pero en cuestión de segundos se vio en la necesidad de preguntar qué estaba sucediendo. "Kurama, ¿Qué diablos le está sucediendo a esta mujer? ¿No me dijiste que las feromonas solo funcionaban en mujeres que tienen deseos de iniciar algo? Y además, ¿QUÉ ES ESTE SABOR A MIERDA EN MI GARGANTA?" Gritó mentalmente al final ya que no pudo aguantar más el sabor que hace un tiempo estaba aguantando.

Estaba haciendo grandes esfuerzos para contener los reflejos nauseosos que sentía debido al mal sabor en su garganta. Así que sin poder aguantarlo más, quitó la barra de la húmeda vagina de la mujer para tirarse hacia atrás y exigirle a Kurama que dejara de liberar las feromonas.

Por su parte, Natsuko al percatarse de que su secuestrador había dejado de estimularla, se volteó rápidamente para lanzarse sobre él e intentar levantarle su túnica. "Por favor, no se detenga. Necesito más…" Dijo ella, sorprendiendo y disgustando con enormidad a su esposo, quien continuaba con sus intentos de romper las cuerdas.

Naruto, mientras tanto, estaba luchando para que la mujer no cumpliera con su cometido al mismo tiempo que intentaba no vomitar. Si bien ambos, Kurama y Naruto, ya había detenido la proliferación de las feromonas, aun así Naruto podía sentir aquel sabor en su garganta.

"Kurama, ¿Qué diablos?" Preguntó Naruto mientras intentaba retroceder y empujar a la enloquecida mujer.

Kurama, suspirando al percatarse de lo que había sucedido, decidió contestar. "Creo que nos hemos sobrepasado un poco y esta mujer ha enloquecido."

"¿A qué te refieres? Yo solo hice lo que tú me dijiste. Maldita sea…" Luego de decir eso, empujó a la mujer a un costado y le dio un golpe en el cuello para noquearla.

Se paró lentamente, colocó en posición correcta sus prendas y finalmente sacudió el polvo antes de mirar de reojo al esposo de la mujer, quien parecía estar mirándole con una expresión que decía: '¿Qué le hiciste a mi mujer?'. Pero Naruto ignoró esto y se dirigió a la salida mientras oía a Kurama contestar.

"Mi Chakra opacó al tuyo, y entonces, las feromonas aumentaron en intensidad. Eso hizo que la mujer sintiera una gran atracción hacia ti."

"¡¿Qué?! Entonces fue tu culpa. Se suponía que tú tenías que controlar la cantidad de tu Chakra." Replicó el pequeño abriendo la puerta.

"Hmpf, es tu culpa por no saber utilizar correctamente mi Chakra aun. Si supieras como hacerlo, entonces no sería necesario que yo lo hiciera." Contestó con los brazos cruzados.

"Increíble. Ahora me hechas la culpa a mí de tu incompetencia. Realmente eres increíble…" Al entrar al otro lado de la habitación, se dio cuenta de que los tres miembros de la raíz se encontraban observándole.

"¿Entendieron?" Preguntó, viendo asentimientos por parte de los tres.

"Pues bien, harán eso cuando esta mujer despierte. Pero antes, irán con la mujer que se encuentra en la habitación al final del pasillo, lleven al hombre que se encuentra en la habitación de enfrente para que pueda observarlos." Agregó y luego los tres salieron de la habitación.

Si bien ninguno de ellos entendió que fue lo que había sucedido, los tres sintieron 'algo extraño' al ver a 'Oni' haciéndole 'aquello' a la mujer y también cuando la mujer intentó quitarle sus prendas.

No sabían lo que era, pero lo que si sabían era que se habían puesto 'duros' al presenciar el acto, y por alguna extraña razón, deseaban replicar lo hecho por Oni con aquello que se había endurecido en sus partes bajas.

Mientras tanto, Naruto se había dirigido hacia las escaleras para salir a la superficie y respirar aire fresco.

Mientras lo hacía, Kurama sonrió y preguntó moviendo las cejas. "¿Y bien, mocoso? ¿Qué tal estuvo jugar con esa mujer?"

Naruto hizo una expresión de incredulidad al oír el tono de su voz. "Estas bromeando, ¿cierto? Fue la peor cosa que he hecho en mi vida. Me siento completamente asqueado. Y todo fue culpa tuya…"

Kurama dejó de sonreír e intentó excusarse, pero Naruto no le dejó y prosiguió mientras subía las escaleras. "Pero algo he aprendido…"

Kurama levantó una ceja, oyéndole continuar. "Lo que sea que hiciste, será eficaz en mi organización. Aunque aquel sabor que tuve en la garganta cuando tu Chakra opacó al mío es un precio muy alto a pagar, tendré que practicar esto con la siguiente mujer una vez que aquellas marionetas terminen de experimentar con ella…"

Dicho esto, abrió la portezuela y salió afuera, pensando a continuación. "Aunque tienes razón en algo… Debo aprender a controlar tu poder a mi voluntad. Deberé aprovechar más mis salidas para entrenar fuera de la mirada de Danzo."

Kurama asintió y agregó. "Será lo mejor. En la raíz tus movimientos son muy limitados y en pocas ocasiones puedes practicar con tu ojo. Además, si utilizas mi poder allí, levantarías mucho la atención."

"No hace falta que me digas lo que ya sé…" Agregó Naruto, oyendo un gruñido por parte de su inquilino.

Posteriormente, Naruto fue afuera y allí dijo mientras miraba hacia el cielo. "Ya está amaneciendo, descansaré un poco." Luego saltó a la rama de un árbol y se recostó por el árbol.

"Yo también, estoy bastante cansado luego de utilizar esa cantidad de Chakra en aquella mujer." Finalmente bostezó y ambos cerraron los ojos para poder descansar unas pocas horas.

Una semana después

En los días posteriores, los tres miembros de la raíz habían continuado con las sucesivas violaciones a las dos féminas que se encontraban en la base. Si bien ninguna de las dos mujeres se sentían molestas por ello (ya que Naruto había utilizado en ambas su recién aprendida técnica de las feromonas con el Chakra del Kyūbi), esto no fue impedimento para que los esposos de éstas se sintieran abatidos al ver el estado en el que se encontraban.

A simple vista no había nada malo en ellas, era todo lo contario, ambos podían ver con claridad que sus esposas estaban disfrutando el ser ultrajadas por aquellos hombres 'despreciables'. Sin embargo, ambos sabían que ellos habían hecho con ellas… No, aquel hombre con la máscara demoniaca.

En esta semana, los tres prisioneros, se estuvieron preguntando quién era este hombre y cuáles eran sus verdaderas intenciones. Pero no pudieron descifrarlo ya que luego del primer día ya no había vuelto a aparecer.

Los únicos que interactuaban con ellos fueron los otros tres miembros de la raíz, pero ellos no hablaban, solamente le daban unas minúsculas raciones de alimentos antes de volver a violar a sus esposas.

Obviamente, los esposos habían intentado escapar con todas sus fuerzas, pero luego de que Tatsuo haya intentado escapar, sus amarras habían sido atadas con más fuerzas.

Mientras tanto, el cabecilla de todo esto se encontraba en una habitación sentado en el piso con sus piernas cruzadas, rodeado por tres niños quienes lo miraban con atención y seriedad mientras oían los relatos de sus misiones.

"Y me encontraba yo allí, parado frente a aquel acabado samurái a quien se me fue ordenado asesinar; mirándolo fijamente a los ojos mientras él, en un intento desesperado por detenerme, tomó a su propia esposa como rehén para detenerme…" Hizo una pausa, viendo las reacciones de los niños.

Los vio sonreír y él preguntó. "Entonces, chicos. ¿Qué creen que hice en esa situación?"

"Pues eso es fácil, ¡mataste a ambos!" Exclamaron los tres con una sonrisa.

Naruto también lo hizo y preguntó. "¿Y por qué?"

"Porque la misión es lo más importante, rehenes y compañeros no importan a la hora de cumplir los parámetros de la misión." Recitaron los tres en sincronía.

Naruto sonrió y se puso de pie, se acercó a cada uno de los niños y les acarició en sus cabezas, haciendo que estos rieran debido al tacto. "Ustedes están en lo correcto, niños. Recuérdenlo muy bien, esa es la única verdad…"

Posteriormente se volteó sin que los niños le quitaran los ojos de encima, y dijo para finalizar. "Ahora iré junto a sus padres, recuerden que deben ser castigados por los pecados que han cometido. Espero que estén listos cuando llegue ese momento."

"Hai, Onii-chan." Contestaron los tres y vieron a Naruto salir de la habitación.

Una vez fuera y luego de haber cerrado la puerta, Naruto no pudo evitar reír entre dientes mientras se quitaba su máscara, revelando una sonrisa oscura que se extendía de lado en lado. "Esto será muy divertido." Pensó, ahora caminando hacia el frente.

Kurama por su parte, agregó. "Sin duda te las has arreglado para poder doblegar a esos niños. Pero aun así, ¿estás seguro que harán aquello?"

"Por favor Kurama, ¿acaso estás dudando de mis habilidades de mis habilidades?" Preguntó fingiendo estar ofendido.

Posteriormente, Naruto creo dos clones de sombra, todos se pusieron sus máscaras y se dirigieron a las habitaciones donde se encontraban los adultos.

Mientras tanto, si bien Kurama se sentía emocionado, sus pensamientos giraban en torno a Naruto y en lo que tenía planeado.

Aunque al pensar en ello, los recuerdos de aquel día cuando Naruto se reunió con los niños por primera vez llegaron a su mente.

Flashback – Una semana atrás

Luego de unas seis horas de haberse recostado para dormir, Naruto había abiertos los ojos con lentitud al ya no sentirse cansado. Al tenerlos abiertos por completo, se puso de pie, bostezó y se estiró un poco. "¿Sigues durmiendo?" Preguntó mentalmente

"Argh, déjame descansar más. Sabes muy bien que aún me siento débil luego de que el Yondaime bastardo me haya sellado con tan poco poder." Contestó un malhumorado Kurama por haber sido despertado tan tempranamente.

Naruto se encogió de hombros y decidió dejar a Kurama en paz por el momento. Saltó desde la rama al suelo y una vez allí utilizó los materiales que selló en el pergamino.

Utilizó un poco de agua para lavarse el rostro y posteriormente comió algo para tener energías para el resto del día.

Una vez hecho esto, caminó en dirección a la cabaña. Fue a las escaleras, caminó por el pasillo y se paró frente a la puerta donde se suponía que los miembros de la raíz deberían de estar.

Decidió no entrar debido a que pudo oír sus gemidos y los llantos de la mujer como del esposo de esta. Así que en lugar de decirles que se detuvieran, decidió dirigirse a las salas donde se encontraban los niños.

Creó dos clones de sombra, para que cada uno fuera a cada habitación mientras él iba a otra (debido a que los tres niños habían sido puestos en habitaciones diferentes).

Los niños en sus habitaciones se encontraban durmiendo, cansados por los acontecimientos de horas atrás y porque habían jugado con los clones de Naruto hasta el cansancio.

Así que con suavidad, los clones y Naruto despertaron a los niños, quienes una vez despiertos, saludaron a Naruto como 'Onii-chan'. Parecía que los clones de Naruto hicieron un buen trabajo para entrar en confianza.

Naruto y sus clones les dijeron que se levantaran y que lo acompañaran para que pudieran desayunar.

Caminaron hasta el antiguo comedor de la base, y cuando los grupos se encontraron, se sorprendieron cuando vieron a los clones desaparecer. "Por aquí, niños." Dijo Naruto, no prestando mucha atención al asombro de los niños tras de él.

Se sentaron en la mesa y mientras esperaban a que Naruto regresara con los alimentos, los hermanos conversaron con Tomohisa para conocerse mejor.

Una vez que Naruto regresó con sus desayunos, las conversaciones pararon. "Coman tranquilos, niños. No deseo que se atraganten con la comida o algo así." Bromeó un poco, cosa que hizo que los niños sonrieran.

"Por cierto, deseo hablar con ustedes. Pero por ahora, coman." Agregó Naruto, viendo asentimientos por parte de los tres.

Los observó con aburrimiento comer. En verdad, aparentar ser tan amigable ya le estaba colmando la paciencia, Naruto simplemente quería retorcerles sus ideas para que tuviera la máxima diversión posible a la hora de vengarse de los adultos.

Además de estar aburrido, también se encontraba enojado ya que odiaba a niños como ellos. Niños despreocupados que no tenían ningún propósito en su vida y quienes no podían ver más allá de sus narices.

Es por eso que los pondría a prueba, sus vidas dependían en la charla que tendrían en unos pocos minutos. Si lograba torcerlos a su voluntad, eso aseguraría hasta un cierto punto la supervivencia de los niños.

Por lo tanto, espero con paciencia e impaciencia a que terminaran de comer, observándolos en la cabecera de la mesa mientras lo hacían.

Pasados unos minutos, los niños dejaron los utensilios sobre la mesa y agradecieron a Naruto por la comida.

"¿Qué querías decirnos, Onii-san?" Pregunto Yusuke.

Naruto, fingiendo nerviosismo, apretó sus manos y contestó. "Niños, esto que estoy por decirles no será fácil para ustedes aceptarlo. Pero me gustaría que me oyeran hasta el final."

Los niños asintieron y le permitieron continuar. "Yo sé que ustedes se encuentran preocupados e inclusive nerviosos ya que no saben por qué están aquí. Inclusive preguntando por qué los traje a este lugar y por qué no se encuentran con sus padres."

Solo ahora los niños pudieron recordar que sus padres se encontraban en algún lugar dentro de la gran base subterránea. Se olvidaron de ellos por la simple razón de que los clones de Naruto estuvieron jugando con ellos hasta el cansancio.

"¿Por qué estamos aquí?" Preguntó esta vez el más pequeño de ellos.

Naruto le miró, suspiró y contestó. "Tomohisa, como te lo dije ayer, tu padre hizo algo muy malo. Fue a un niño inclusive más pequeño que tú."

Tomohisa solo ahora recordó las palabras de Naruto cuando fue sacado de la habitación, y nuevamente, el temor le invadió lentamente.

Naruto se percató de ello, y decidió tranquilizarlo. "Pero yo no deseo hacerles nada malo a ustedes, solamente debo castigar a sus padres por el crimen que cometieron." Habló con cierta ternura mientras le acariciaba la cabeza.

Tomohisa se tranquilizó un poco, aunque se sentía preocupado por sus padres porque este hombre deseaba castigarlos, y no tenía idea de cómo sería ese castigo.

Esta vez Yusuke tomó la palabra. "¿Qué le hicieron? ¿Y de dónde conocías al niño?" No había nerviosismo ni preocupación en sus palabras, solamente interés.

"Lo mataron." Contestó Naruto tajante, cosa que abrió los ojos de los presentes.

"¿L-lo mataron?" Preguntó la niña, quien se llamaba Misaki, con incredulidad, tapándose los oídos y sacudiéndose su cabeza. No podía creer, que su padre, el hombre que les había criado con tanto amor, hubiera sido capaz de hacer tal barbarie.

Pero Yusuke había agachado su cabeza y preguntó de la misma forma. "Onii-san, ¿Por qué mi padre dijo que quería que me mataras antes de que saliera de la habitación?"

Naruto, oyendo eso, sonrió mentalmente, pero contestó con fingida tristeza. "Di una prueba a tu padre, Yusuke. Le di a elegir entre la vida de ustedes dos."

Instantáneamente, Misaki se detuvo y le miró. "¿Q-qué? Pero si nosotros no estábamos allí." Replicó ella.

"Utilicé una técnica ilusoria en tu padre. Una donde ambos se encontraban en peligro y tenía que elegir a uno para salvarlos… Craso error."

Yusuke lo entendió, pero Misaki preguntó a qué se refería.

"Un buen padre nunca pone a un hijo por encima del otro. Un buen padre es aquel, que por todos los medios, lucha por el bienestar de sus hijos sin importarle las adversidades o las diferencias que pueda haber entre ellos. Un buen padre, nunca abandonaría a uno de sus hijos por el bienestar del otro." Lo dijo con tranquilidad, pero por dentro se encontraba irritado.

No porque el Yondaime hizo todo lo contrario de lo que había dicho, sino porque pensaba que eso era lo que su madre hubiera hecho en caso de que estuviera con vida.

Naruto no odiaba a su padre por haberle abandonado, le odiaba porque pensaba que ensuciaba la memoria de su madre por las decisiones que había tomado.

Pero sacudió levemente su cabeza, no tenía tiempo para pensar en esas cosas. Ahora solo debía de tener en mente el torcer a estos niños y cumplir con su venganza.

Así que miró Misaki, quien estaba derramando algunas lágrimas luego de oír las palabras de Naruto, y dijo para rematar. "Y lamento decirte que tu padre dista mucho de ser un buen padre. La verdad es que al verse presionado revela su verdadera naturaleza…"

"¡Mientes!" Exclamó la niña, una vez más tapándose los oídos.

Naruto sonrió oscuramente detrás de su máscara y replicó. "Sé que es difícil para ti creerlo por ahora, Misaki. No quisiera mostrarles lo que sus padres hicieron a aquel niño, pero creo que no tendré más remedio."

Entonces dio un paso al frente, dispuesto a mostrarles en un Genjutsu lo que sucedió en aquel día. Pero Yusuke habló antes. "Yo no necesito verlo, Onii-san. Yo te creo. Tiene que ver con aquel niño, ¿cierto? Al que todos llamaban el Zorro Demonio."

Naruto instantáneamente se detuvo y le miró, oyéndole continuar. "Ya lo suponía. Mi padre siempre odio a ese niño porque decía que era el responsable de la muerte de nuestra Kaa-chan, siempre estuvo algo enojado. Pero hace unos años, todo cambió. Empezó a sonreír con mayor frecuencia y a dejar de hablar de aquel niño…"

Entonces miró a los ojos de la máscara y finalizó. "Y esto empezó cuando se dio la noticia de la desaparición de aquel niño."

"¿Onii-san?" Preguntó la niña, secándose las lágrimas de los ojos y mirando hacia su hermano.

Naruto por su parte había estado mirándole fijamente, hasta que dio un paso al frente y colocó una mano sobre su cabeza. "Me sorprendes, a pesar de que eres muy joven, pudiste descifrarlo todo. Espero que entiendas por qué estoy haciendo esto. Aquel niño no hizo nada malo para merecer lo que tu padre y sus amigos le hicieron. Es por eso que debo castigarlos y necesitaré de la ayuda de ustedes."

"¿Por qué?" Volvió a hablar el mayor, parecía ser que había tomado el rol del líder entre los más pequeños (ignorando el hecho de que Naruto fuera más pequeño que ellos).

Naruto cruzó sus brazos y levantó el dedo índice de la mano derecha. "Deben mostrarles a sus padres que ustedes no están de acuerdo con lo que hicieron. Ya que nada impediría que volvieran a hacer lo mismo con otras personas que pudieran hacerlos enojar. Bien podría hacerles lo que quisiera, pero las palabras y acciones de sus propios hijos llegarían más profundo en ellos." Finalizó con una oscura sonrisa, sonriendo aún más cuando oyó que los niños dijeron que si era por ese motivo, lo harían.

Naruto rió mentalmente, estos niños no sabían en lo que se habían metido. "Me alegra oír que cooperaran. Pero aun no haremos nada, por el momento, dejaremos que sus padres piensen en todas las cosas malas que han hecho hasta ahora… Ahora, acompáñenme. Vayamos a fuera a jugar un poco, ¿Qué dicen?" Instantáneamente recibió exclamaciones de afirmación por parte de los niños mientras salían de la habitación para ir a la superficie.

Si bien Naruto había logrado convencerlos, la charla de hace unos momentos solo había sido el inicio. Todavía no había llegado al punto de corromperlos como quería, pero ya habían cedido y corromper sus ideas en los días siguientes ya sería tarea sencilla.

Fin Flashback

Una vez que Kurama dejó de recordar, vio que Naruto se encontraba conversando con los miembros de la raíz. No sabía sobre qué estaba diciendo ya que estuvo ignorándolos porque estuvo sumido en sus pensamientos.

Continuó observando, ahora oyéndoles decir sobre lo que habían aprendido en estos días que habían estado aquí además de darle algunos informes a Naruto, quien había asentido a cada palabra que decían.

Sin embargo, cuando todo aparentaba ser una simple conversación entre compañeros, Naruto, sin que los miembros de la raíz pudieran verlo, había desenfundado su Katana y había realizado varios largos y profundos cortes en los miembros de la raíz, quienes cayeron al suelo agonizando.

"Hmpf, basuras. Ya no sirven para estar en la raíz." Posteriormente limpió su Katana y finalmente la guardó en su funda, ignorando los débiles gemidos de las personas que se desangraban en el piso.

"Como siempre, tu siendo tú." Dijo Kurama con una sonrisa luego de ver su acción.

Naruto se encogió de hombros e hizo unos clones de sombra para que finalizaran con ellos y luego se encargaran de sus cuerpos, mientras que él se adentraba en la base. "Danzo hubiera hecho algo peor con ellos si se enteraba de lo que hicieron aquí, cosa que les sería difícil de ocultar. Así que matarlos fue la mejor decisión."

Kurama sonrió y preguntó en tono de burla. "¿Oh? ¿Acaso eso es compasión? No me digas que el Implacable Demonio Carmesí se ha ablandado."

Naruto gruñó y replicó. "No es eso. Simplemente no quería oír las estúpidas preguntas de Danzo en relación a lo que sucedió aquí. Decirle que los he asesinado será menos tedioso."

Kurama rió entre dientes, pero no dijo nada más mientras observaba a Naruto caminar. Se dirigió a la sala donde se encontraban los niños y llamó a Yusuke y a Tatsuo para comenzar con el 'castigo'.

Los niños asintieron sin rechistar y acompañaron a Naruto a través de los oscuros y fríos pasillos de la antigua base.

Al estar caminando por los pasillos, Naruto ingresó a otra de las tantas habitaciones y se dirigió a uno de los casilleros, quitando un pergamino

Volteándose, y con una sonrisa en el rostro, Naruto le mostró a los niños lo que tenía en manos. "Muy bien, niños. Es hora de poner a prueba a sus padres."

Los niños asintieron y siguieron nuevamente a Naruto hacia las habitaciones donde se encontraban ya reunidos los adultos, excluyendo a las féminas que se encontraban en otro punto de la base.

"Recuerden bien, niños. Primero los probaremos y luego iniciaremos con su castigo." Prosiguió, obteniendo asentimientos por parte de ambos niños.

Naruto sonrió y dijo una última vez antes de ingresar a uno de los campos de entrenamiento de la base.

El lugar no parecía en lo absoluto un campo de entrenamiento, y esto era debido a que en esta semana Naruto, con la ayuda de los tres enviados por Danzo, crearon una especie de circuito con todos los tipos de elementos de tortura que uno se podía imaginar.

Para ello, habían montado varias habitaciones en dicho circuito para separar cada sección de la otra, y la única forma de acceder a las otras secciones era completando las anteriores por orden.

Así que, Naruto, al contemplar esto, dijo. "Jejeje, ahora solamente me queda una cosa que decir… Que empiece el juego." Finalizó con una torcida sonrisa en su rostro.

XxXxXxXxXxXxX

Notas

Parte dos completada.

En este capítulo vimos a Naruto como profesor de educación sexual, aunque hizo todo eso gracias a los consejos de Kurama.

También, esta fue la primera vez que usó sus feromonas y fue aquí donde descubrió que las cosas pueden salir 'mal' si es que no mide la potencia. Aunque durante este tiempo aun no descubre que solo con alcohol puede calmar el sabor de su garganta, eso lo descubre años después.

Por cierto, Yusuke creyó que su padre y sus amigos 'mataron' a Naruto cuando éste fue atacado por aquella turba cuando tenía 5 años, cuando en realidad fue torturado por ellos cuando tenía 3 años. Sin embargo, Naruto pensó que sería mejor que pensara eso, ya que no perdería tiempo entrando en detalles. Después de todo, a Naruto no le importa mentirle a un niño.

Eso sería todo, el siguiente capítulo es el último y es el más largo.

Saludos y dejen sus comentarios.
 
Última edición:
Registrado
28 Mar 2009
Mensajes
132
Offline
muy bueno el cap
la chica tambien participara en lo que aran a las mujeres digo que ella mire como se las follan
me a gustado que naruto no haya echo daño a los niño espero que sean los niños quien maten a sus padres
espero una orgia en el siguiente Xd
 
Registrado
10 Oct 2015
Mensajes
323
Offline
muy buen cap. bastante interesante y entretenido
me dio un poco de gracia la parte de las feromonas y la "inocencia" de naruto , para la siguiente opino lo mismo que minatokyubi minatokyubi YO TAMBIEN QUIERO ORGIA xD
Miren lo bajo que han caído pedir orgías con Naruto y las mujeres que maldad que vergüenza XD mentira esa ni yo me la creo espero el siguiente capítulo con orgías y torturas:HAHAHA::HAHAHA:
 
Registrado
21 Jul 2013
Mensajes
65
Ubicación
En mi casita
Offline
Parte final del Omake

Humano hablando "Interesante."

Humano pensando "Creo que lo asesinaré."

No Humano hablando "No mereces ese poder."

No Humano pensando "Detenerlo es lo primordial."

Técnicas/ Nombres desconocidos "¡Mokuton Hijutsu Jukai Koutan!"

Renuncia de Derechos: No soy dueño de Naruto, Masashi Kishimoto lo es.

Atención, contenido altamente gráfico. Leer con precaución. (Pueden oír la OST de Saw en casi todo el capítulo)

XxXxXxXxX

Omake 3 Parte 3

Venganza… Dulce venganza.

Momentos después.
Instantáneamente luego de haber dicho aquellas palabras, Naruto había llevado a Yusuke y a Tomohisa a al final del circuito, mientras que decía a Misaki que esperara fuera de la habitación hasta que esto terminara.

En la parte final de dicho circuito, había tres sierras circulares que estaban incrustadas en el piso, mientras que por encima de dichas sierras se encontraban unas cuerdas que estaban sujetadas por unos ganchos que estaban unidos a unos cables de corriente eléctrica.

"¿Están listos?" Preguntó Naruto mirando a los niños.

"Sí." Respondieron ambos y Naruto prosiguió a amarrarlos, amordazarlos y vendarlos para luego colgarlos por las amarras en los ganchos que estaban por encima de las sierras.

"Ya vuelvo." Dijo Naruto y a continuación fue a buscar a la esposa de Tatsuo para realizar el mismo proceso con ella.

No obstante, al entrar a la habitación, tuvo que maniatarla y amordazarla para que no intentara nada indecente. Así que la cargó en su hombro, oyendo gemidos por parte de la mujer, cosa que hizo suspirar con fastidio al pequeño Jinchūriki.

Volvió a la habitación y también colgó a la mujer, pero ella no se había quedado quieta y en todo momento intentó liberase para saltar encima de Naruto para hacer cosas no decentes.

Una vez más, tuvo que recurrir a sus manos y noqueó a la mujer con un fuerte puñetazo en su estómago que le quitó todo el aliento. Ya estando quieta, Naruto la colocó en mejor posición para que no cayera, y posteriormente se dirigió fuera del campo de entrenamiento.

Caminó tranquilamente hacia la antigua sala de seguridad que había sido reparada en la última semana al igual que las cámaras que habían sido colocadas en cada una de las habitaciones del circuito.

Una vez dentro, Naruto cambió sus prendas. Se puso un esmoquin negro con camisa blanca para luego colocarse otra mascara diferente a la que tenía antes.

Era blanca, con la frente, nariz y mejillas protuberantes, con espirales rojos pintadas sobre ellas. Sus labios rojos formaban una sonrisa. Sus ojos eran de color negro, con iris de color rojo, y en su cabeza, su pelo era negro, desordenado que resaltaba su calva.

Una vez que se había colocado la máscara, se dirigió hacia una cámara que apuntaba a una silla y finalmente se sentó allí, sonriendo ya que 'el juego' estaba a punto de iniciar.

Momentos antes, los tres adultos, quienes se encontraban en habitaciones separadas entre sí, habían abierto los ojos.

Lo último que ellos podían recordar eran las constantes violaciones a sus esposas antes de que todo se volviera negro. Resulta ser que habían sido drogados por los miembros de la raíz luego de recibir una cuantiosa cena el día anterior, y como era de esperarse, no pudieron evitar comer hasta las últimas migajas ya que habían estado hambrientos luego de estar una semana sin casi probar bocado alguno.

Confundidos y con nerviosismo, miraron a su alrededor. Poco o nada podían ver debido a que las habitaciones estaban muy oscuras, aunque repentinamente las luces se encendieron, lo cual hizo que los tres tragaran saliva y retrocedieran un poco en sus respectivas habitaciones al contemplar el lugar donde se encontraban.

El lugar parecía una especie de quirófano, pero la diferencia era que las paredes se encontraban cubiertas de sangre al igual que los diversos instrumentos quirúrgicos que estaban sobre las mesas frente a ellos.

"¿Q-Qué es esto?" Fue el pensamiento que los tres compartieron.

Antes de que pudieran gritar qué estaba sucediendo, un televisor que se encontraba en la esquina de la habitación se encendió, y los tres pudieron ver a la extraña perfilada figura.

La figura en el televisor muy lentamente giró la cabeza hacia ellos, aumentando su nerviosismo. "Hola, señores. Quiero jugar a un juego…" Dijo eso que parecía un muñeco en una voz bastante gruesa.

"Hasta ahora, y en lo que podría ser llamado 'sus vidas'; lo han hecho bajo la premisa de 'ayudar' a otros desde las posiciones que ocupan en la sociedad. Una sociedad que los ha llamado sanadores, terapeutas, médicos… héroes." Esto último lo dijo por el mote que habían recibido luego de torturar a Naruto hace años atrás

Hizo una pequeña pausa y continuó. "Yo los llamo desmerecedores de esos títulos que ésta hipócrita sociedad les ha otorgado, aumentando su egocentrismo y avaricia con el correr de los años, sintiéndose orgullosos de aquello que hizo que merecieran esos títulos de los cuales nunca fueron dignos."

"¿De qué está hablando?" Se preguntaron, pero no dijeron nada debido al miedo.

"Ahora, ustedes se preguntarán, por qué se encuentran en este lugar y para qué… Fui enviado para que comprendieran la injusticia que cometieron hace tres años atrás contra un pequeño niño que su único pecado fue confiar en los demás…"

Esas últimas palabras hicieron que los tres abrieran un poco los ojos. "¿El mocoso demonio?" Susurraron los tres al mismo tiempo. Aunque luego, Yoshiro gritó. "¿Estamos aquí por ese maldito mocoso? ¡¿Qué demonios?! Se suponía que estaba muerto." Sus amigos pudieron oír el grito, así que ambos miraron hacia las paredes de dónde provino la voz.

Con voz tranquila, Naruto contestó. "No, no lo está. Yo fui la persona que lo salvó, la persona que le hizo abrir los ojos y que lo cambió a algo mejor. Soy la persona que se encargará de que ustedes sientan el calvario que él sufrió, y tal vez redimirse por los pecados que cometieron…"

Esta vez, los tres sintieron el instinto asesino en el ambiente. Fue tan aterrador que todos ellos vieron ilusiones donde eran mutilados de la peor manera en que alguien pudiera imaginarse.

Los tres cayeron de rodillas, en shock al presenciar sus muertes en esa ilusión. El primero en recobrarse luego de unos minutos fue Tatsuo, y exclamó mientras se ponía de pie. "¡No! ¡Por favor! ¡Tan solo mátame de una buena vez!" Habló con temor puro en su voz. Si eso era lo que le esperaba, morir de una forma rápida sería lo mejor. A su reacción, también había que sumársele el cansancio físico y mental luego de estar una semana encerrado en este inhóspito lugar.

Naruto tuvo una gran sonrisa oscura en su rostro al ver esa expresión, pero se mantuvo en su papel y siguió hablando con seriedad. "Lo lamento, Tatsuo-san. Pero eso es algo que no puedo hacer. Como ya les dije, quiero jugar a un juego…"

"¿U-Un juego?" Preguntaron al unísono mientras miraban los elementos quirúrgicos en la sala.

"Sí, un juego… Las reglas son sencillas." Posteriormente, los tres televisores hicieron un ruido de estática, y los clones que se encontraban en la sala de seguridad, transmitieron en esos televisores la imagen de la última habitación.

Viendo la imagen frente a ellos, los tres cautivos abrieron sus ojos a más no poder. El primero en levantarse para intentar acercarse fue Hikaru, pero solo pudo avanzar unos pocos centímetros debido a que tenía grilletes y las cadenas eran muy cortos.

"Si estuviera en tu lugar, no me movería." Dijo Naruto haciendo una pequeña pausa antes de continuar. "Frente a ustedes se encuentran unos hilos que no pueden ser vistos a simple vista, y si llegan a romperlos, el juego iniciará antes de que pueda explicarles las reglas…"

Hikaru instantáneamente se detuvo, no queriendo iniciar lo que fuera aquel retorcido juego que este hombre no paraba de mencionar.

Naruto, viendo la oportunidad, prosiguió. "Ustedes, que han derramado sangre sin dudarlo, veremos si son capaces de derramar su propia sangre con el fin de proteger aquello que ustedes más atesoran."

Con una pequeña pausa para ver sus expresiones aterrorizadas, continuó mientras un contador se encendía cerca de la puerta el cual mostraba una hora exacta, y al lado de él había un foco rojo. "Ahora explicaré las reglas… Como pueden ver, frente a ustedes se encuentran algunos 'materiales'. Deberán disponer de ellos para acceder a las siguientes fases del circuito y así poder avanzar hasta el final. Sin embargo, para acceder a cada etapa, deberán de hacer un 'sacrificio'. Más específicamente, un sacrificio de sangre."

Posteriormente, en la pantalla apareció una grabación que mostraba una habitación parecida a donde se encontraban. Pudieron notar a aquel primer hombre con la máscara del demonio y a una persona a quien nunca habían visto, pero quien parecía ser algún ciudadano de Konoha.

No había sonido, pero se podía entender que ese hombre intentaba por todos los medios huir de aquel hombre de la máscara del demonio, pero este hombre le obligó a pararse frente a la mesa, y sin importarle incrustó por completo su Ninjato en la garganta de aquel ciudadano hasta el punto de que saliera por el otro lado.

Posteriormente movió de forma brusca el Ninjato hacia los lados y la sangre salió a borbotones, cayendo en lo que parecía ser un lavadero.

Luego, la grabación se enfocó en los focos que estaban por la pared, y aquel que era rojo se apagó y el de color verde se encendió.

Acto seguido, la puerta al final de la habitación se abrió lentamente, y la persona de la máscara del demonio quitó su Ninjato al decapitar por completo a aquella persona, cosa que hizo que los tres sintieran nauseas al ver la cabeza rebotando y rodando en el piso.

Después, aquel hombre se acercó a la puerta y la abrió por completo. Aunque primeramente señaló unas cuantas veces al lavadero y a la puerta, como si estuviera enseñándoles la forma de abrir dicha puerta.

Los cautivos pensaron que ese sería el final del video, pero aquel hombre se acercó al cuerpo sin vida de la otra persona, para levantarlo y sentarlo sobre el borde de la mesada en dirección a la cámara.

El cuerpo decapitado, y con sangre aun brotando por el irregular corte; continuó en la misma posición mientras 'Oni' agarraba una pequeña hoz de la mesada.

Se paró ligeramente al costado del cuerpo para no tapar la visión de la cámara, y sin mediar palabras, incrustó la punta de la hoz en el ombligo del cadáver.

Pero no, no se detuvo allí, y como si se tratara de un cuchillo caliente y mantequilla, cortó al hombre hasta donde hace unos minutos estuvo su cabeza.

Los tres amigos habían cerrado los ojos al verle metiendo ambas manos en el estómago del cadáver y abrirlo con monstruosa brutalidad.

Ahora, aunque tenían los ojos cerrados, oyeron a una persona riendo entre dientes, pero no tenían deseos de abrir los ojos y contemplar la sádica escena. "Jejeje, qué sucede… ¿No pueden soportar un poco de sangre?" Esta vez, la voz se les hizo demasiado familiar, era la voz de un niño incluso más pequeño que sus hijos.

Tragando saliva, los tres negaron con sus cabezas. No, no podía tratarse de él, no había forma de que un niño tan 'débil' y 'llorón' pudiera haber hecho todo lo que estuvo haciendo durante esta semana que estuvieron cautivos, en especial lo que hicieron con sus esposas y con el hombre del video.

"Jaja, predecibles, tan predecibles…" Dijo la voz, pero aún se negaban a abrir los ojos. "¿Qué sucede, chicos? ¿Dónde quedó aquel estomago de acero cuando torturaron a aquel mocoso tonto, débil y llorón? ¿Dónde quedó la fortaleza que demostraban al cortar la carne y alma de ese mocoso?" Preguntó entre risas

"¿Oh? ¿Qué sucede? ¿No saludarán? Y eso que me tomé tanto tiempo en organizar este maravilloso reencuentro. Por favor, abran los ojos." Preguntó una voz que entonaba tristeza y burla al mismo tiempo. No se atrevían a hacerlo, pero una corriente eléctrica a través de sus grilletes les obligó a abrirlos.

No teniendo tiempo para lamentar el hecho de abrirlos, solo pudieron ver con horror a aquel niño que creían muerto, con una apariencia y expresión tan horrenda en el rostro que uno consideraría anormal, sacada de una película de horror inclusive.

Estaba cubierto en su totalidad con la sangre de aquella persona que había destripado, además tenía una sonrisa tan torcida que hizo que escalofríos corrieran por todos sus cuerpos, nerviosos y aterrados por aquella pequeña criatura que ya no se parecía en nada a aquel niño que recordaban de hace años atrás.

Sabiendo que se trataba de una grabación, ninguno pronunció palabra alguna, así que simplemente esperaron al niño que ahora sí parecía un demonio, hablara.

No transcurrieron muchos segundos antes de que Naruto volviera a ponerse su máscara y riera entre dientes. "Increíble, ¿no? Que un niño pueda hacer esto sin siquiera inmutarse. Pero ustedes y toda la aldea lo han dicho en innumerables ocasiones… Soy un demonio." Finalizó con una fuerte risa

Luego tomó un trapo mientras limpiaba lentamente su máscara cubierta de sangre. "Jejeje, me gustaría ver las expresiones en sus rostros. Una lástima que esto se trate de una grabación…"

Cuando terminó de limpiar su máscara, lanzó el trapo hacia un costado y prosiguió. "Pero bien, dejaré de darle tantas vueltas al asunto y les explicaré el motivo de este video."

"Como ya vieron con anterioridad, al poner una cantidad determinada de sangre en el lavadero, la puerta frente a ustedes se desbloqueó y el foco verde se encendió. Este juego consistirá en eso, deberán usar su sangre para acceder a los distintos niveles del circuito. Son en total cuatro, y tienen una hora en total para llegar al final antes de que sus seres queridos sufran una lenta y dolorosa muerte, jejeje."

Dejó de reír y reanudó. "En fin, pueden elegir no realizar esta prueba, pero las muertes que les daré no serán comparables ni con una película de horror. Así que, si completan esta prueba, les prometo otorgarles una rápida e indolora muerte. Así que, participen por favor, señores 'justicieros.'" Finalizó con su voz de niño y una risita por igual.

Los tres al oír las noticias de que morirían sin importar lo que sucediera, se pusieron completamente pálidos. Ambas opciones eran malas, pero luego de ver sus horribles muertes en la ilusión de minutos atrás, fue obvio cual fue el pensamiento que los tres médicos compartieron al contemplar sus opciones.

Naruto, desde la habitación de seguridad, sonrió al ver las expresiones de derrota en las expresiones de los 'participantes'. Emocionado, continuó con el video que había grabado.

"Entonces ya lo saben. Ah, y un consejo, intenten no desangrarse ante del ultimo nivel y tampoco intenten quitarse sus vidas o huir, será una de las peores decisiones que podrán tomar. Yo me encargaré de que cumplan al pie de las letras con las reglas este juego, así que… ¡A divertirse!" Exclamó al final con su voz de niño y dando unos saltos como si se tratara de un niño feliz a punto de entrar en un parque de diversiones.

Los tres se encontraban sudando, algunos de ellos estaban a punto de romperse a llorar. "Este… Este es el demonio que creamos." Pensaron los tres con sus cabezas agachadas, pero lo levantaron para ver a un niño con una máscara de un demonio haciéndoles la señal del triunfo, y si hubieran sido capaces de ver detrás de su máscara, hubieran visto una sonrisa que se extendía de oreja a oreja.

Luego, y como si nada, la grabación terminó y ahora estaban viendo al hombre que apareció al principio. "Ese fue el demonio que ustedes, este pueblo, y yo, creamos…" Dijo Naruto como si les hubiera leído la mente, aunque había sido una simple coincidencia.

"Sin embargo, ya no es momento de que piensen en las consecuencias de sus acciones. Sin más que decir…" Dicho esto, levantó la mano para que sus clones en el panel de control liberaran sus cadenas. No obstante, al verlos decaídos y casi sin ganas, suspiró y agregó algo que pensó que podría animarlos.

"Antes de ello, debo agregar algo. Algo que les dará un propósito para jugar." Con una pequeña causa, observó que los tres 'concursantes' levantaron sus cabezas para mirar a los televisores.

No le dio más vueltas y dijo lo que tenía que decir. "Hikaru y Tatsuo, como habrán observado. Sus esposas han tenido un comportamiento bastante errático en esta última semana…"

Al tocar ese punto, los dos apretaron sus puños con fuerzas, aunque en sus rostros también se podía observar una gran tristeza. "Seré directo… Están siendo controladas."

Esto hizo que ambos instantáneamente prestaran atención y susurraran "¿Controladas?"

Naruto pudo oírles gracias a las cámaras de seguridad y prosiguió. "En fin, los único que les diré será que sus condiciones actuales son reversibles. Claro, si logran ganar este juego…"

Tatsuo se movió levemente mientras decía. "E-Espera, ¿e-eso quiere decir que Ikumi no estaba haciendo todo eso por gusto?" Pensó con algo de amargura mientras la recordaba gimiendo y pidiendo por más mientras era 'violada' por los miembros de la raíz.

El hombre con la máscara asintió. "Estás en lo correcto. Aquel niño, al que ustedes llamaron demonio, se encargó de 'someterlas' con una técnica especial. Pero puede ser revertida, digamos que ese será el premio en caso de completar el juego a tiempo." Finalizó, sonriendo porque ahora parecía que ambos tenían más determinación.

Posteriormente, prestó su atención al hombre que faltaba. "Yoshiro Watanabe, también tengo algo que decirte… Mejor dicho, enseñarte." Casi al instante, la imagen fue cambiada y se podía observar a una niña junto con otro niño en una habitación pintando algunos dibujos mientras sonreían, aunque estaban acompañados por 'Oni'.

Los padres de ellos instantáneamente reconocieron a sus hijos y se levantaron levemente al mismo tiempo que decían sus nombres debido a la sorpresa, aunque se sintieron aterrados al ver a aquel sanguinario junto a sus preciados hijos.

Luego notaron que 'Oni' miró fijamente hacia la cámara durante unos segundos antes de palmear los hombros de los niños, quienes se detuvieron, se voltearon, sonrieron y mostraron sus dibujos hacia la cámara.

No eran obras de artes, pero los dibujos hicieron que unas pequeñas lágrimas corrieran bajo las mejillas de sus padres debido a lo que representaban. Eran unos dibujos de ellos, como familia, tomados de la mano en un día bastante soleado.

Luego la imagen volvió a cambiar y ahora estaban viendo al otro hombre, cosa que hizo que ambos se pararan por completo e intentaran avanzar para poder alcanzar los televisores y volver a la imagen anterior. Pero fue imposible debido a las cortas cadenas, así que solo pudieron maldecir por lo bajo.

Seguidamente, Naruto volvió a hablar. "Como pueden ver, sus hijos se encuentran a salvo… Yoshiro, lo que viste días atrás fue una técnica ilusoria. Tu hija aún sigue con vida. Por lo tanto, ¿Estás dispuesto a derramar tu propia sangre para que esto continúe de la misma forma?" Cuestionó con seriedad, pero aun sonriendo.

No hubo necesidad de respuesta, ya que la expresión de Yoshiro lo decía todo. Debía salvar a su hija sin importar qué.

Por último, Naruto agregó. "Por cierto, solo uno de ustedes puede salir victorioso y el resto morirá irremediablemente. Así que, ¿Quién derramará más sangre para alzarse con la victoria?" Hizo una pausa, sonriendo al ver las expresiones aturdidas en los rostros de los tres. Y para concluir, dijo. "Que empiece el juego." Posteriormente, los televisores se apagaron y sus cadenas cayeron.

Ninguno se había movido, ya que las últimas palabras les habían sorprendido. Ellos pensaron que podían llegar hasta el final y salvar juntos a sus familiares, pero el último comentario quebró todas esas esperanzas.

Ahora debían competir uno contra otros. No, no era simplemente eso, los que los tenía desconcertados era el hecho de que en sus manos estaban las vidas de los familiares de aquellos que perdieran el 'juego'. Si uno de ellos ganaba y esto resultara en la muerte de los demás, ¿Serían culpables de ello o no?

Muchas dudas cruzaban por sus mentes, pero el no hacer nada significaría que sus familiares morirían de una forma brutal y aquel 'demonio' 'jugaría' con ellos de la forma que vieron en aquella ilusión.

Yoshiro, por su parte, luego de contemplar todas las opciones, apretó los puños y dijo. "Chicos, ¿pueden oírme?"

"Sí." Contestaron ellos, si bien las murallas eran gruesas, Naruto había puesto unos caños en cada habitación para que los sonidos producidos en dichas habitaciones se oyeran en las de al lado.

Apretando sus puños con más fuerzas, y cambiando la expresión en su rostro a una de determinación, continuó. "Lo lamento. Pero por el bien de Misaki-chan, debo ganar este juego." Y sin más que decir, atravesó las cuerdas frente a él y corrió a máxima velocidad hacia la mesada para elegir los instrumentos.

Los otros dos no tuvieron tiempo de reaccionar, solo maldecir cuando vieron que el contador empezó a descender. Así que, sin más preámbulos, y dejando las dudas atrás, también imitaron a Yoshiro. Perder no era una opción.

Solo cuando estuvieron frente a las mesadas, Tatsuo habló. "¿Cuál es el significado de esto, Yoshiro? Podríamos haber ideado algo, ¿Por qué tuviste que empezar esto tan rápido?" Preguntó mientras se movía con desesperación en busca de algo para poder infligirse un corte no muy grande pero que derramara una suficiente cantidad de sangre pero que tampoco le desangrara.

Pero por más que buscara, solo encontraba instrumentos llamativos y que parecían lo suficientemente afilados como para cortar una piedra.

Yoshiro también se encontraba en las mismas, pero pudo oír la pregunta. "Tatsuo, tú no tienes nada que perder. Yo tengo que salvar a dos niños. Y por lo que pude deducir, tu esposa ya no es la misma. Así que no tienes nada que perder."

Tatsuo gruñó con enojo. "¡No seas egoísta! ¡Qué puedes saber tú!" Exclamó

"¡Entonces yo soy el que tiene todas las de perder!" Agregó Hikaru, "Mi hijo aún puede estar con su madre una vez que esto se acabe. En cambio, ¿Quién cuidará de tus hijos, Yoshiro? Y tú, Tatsuo, ¿Qué hará tu esposa una vez que se entere que estás muerto? ¿Crees que podrá soportarlo luego de perder a tu hijo en la tragedia del Kyūbi? ¡Acabará suicidándose!"

Esto hizo gruñir con furia a los otros dos, pero decidieron no responder por ahora y concentrarse en lo suyo.

Naruto, desde la sala de control, no pudo evitar soltar una carcajada al ver y oír los primeros piques de malicia entre los supuestos 'amigos'. "Jajaja, sigan así. Demuéstrenme lo fácil que una larga 'amistad' puede romperse cuando se encuentran contra las cuerdas. No puedo esperar hasta que busquen matarse los unos a los otros." Dijo con una gran sonrisa oscura.

"Hmm, aunque han estado desde hace unos minutos allí parados y sin hacer nada…" Agregó Kurama, despierto y observando con detenimiento todos los detalles.

Naruto asintió y contestó. "Jeje, es una prueba difícil. Puedo apostar que no saben qué hacer…"

"¿A qué te refieres?" Replicó Kurama con una ceja levantada.

"Es sencillo. Solo tienen dos opciones y ambas son malas. La primera es que realicen un corte lo suficientemente grande como para que sus puertas se desbloqueen rápidamente, pero corren el riesgo de no cerrar bien sus heridas lo cual haría que se desangraran en los siguientes niveles. Y la otra es que realicen un corte pequeño, pero como no están seguros de la cantidad de sangre necesaria para que las puertas se desbloqueen, eso podría quemar muchos valiosos minutos lo cual haría que todos sus esfuerzos en futuras etapas sean en vano. Además, debes agregarle el factor de que no es sencillo auto infligirte daño, no cualquiera es capaz de hacerlo…"

"Ya veo… Vaya, cuando te lo propones, puedes pensar en cosas aterradoras." Afirmó Kurama con una pequeña risa al final.

Naruto dio una de sus típicas sonrisas y contestó. "Por supuesto. Vengo planeando esto desde el momento en que nos encontramos por primera vez." Con una pequeña pausa, dejó de sonreír para decir. "Pero tienes razón. Ya se están tardando… Es hora de darles el último empujón." Finalmente volvió a sonreír e hizo una seña a los clones en el panel de control, quienes también sonrieron y prosiguieron con el 'último empujón'.

Mientras tanto, en cada una de las habitaciones, los tres 'amigos' ya habían elegido las herramientas. Pero como si Naruto les hubiera leído la mente otra vez, no sabían qué cortar y cómo hacerlo.

Nerviosos y asustados, solo pudieron maldecir mientras veían el contador en el tablero disminuyendo mientras sus manos temblorosas intentaban realizar, aunque sea el más leve corte. Pero como Naruto había dicho, no era algo sencillo.

Aunque repentinamente, y sin que ninguno de ellos hubiera abierto la boca, los televisores se encendieron nuevamente.

Girando sus cabezas en dirección a ellos, sus corazones dieron un vuelco al ver la imagen actual proyectada en los televisores.

Era el mismo video de sus familiares por encima de las sierras, la gran diferencia era que éstas ahora se encontraban girando a gran velocidad y las cadenas que los sostenían empezaban a ceder por cada minuto que transcurría.

"Tic-Tac, Tic-Tac… El tiempo corre y ustedes aún no han empezado." Oyeron la voz de aquel hombre con la extraña mascara, pero se seguía viendo el mismo video.

"Maldición, maldición. ¿Qué puedo hacer?" Pensó Yoshiro con manos temblorosas mientras acercaba el gancho que había agarrado a la palma de su mano.

Cerró sus ojos y procedió a realizar un corte. Sin embargo, antes de que pudiera hacerlo, oyó un grito desgarrador que le heló la sangre. "Esta voz es de…" Pensó mientras miraba hacia el lado derecho, lugar donde provino el grito.

"Parece que uno ya ha hecho el primer movimiento… Aunque fue algo drástico." Una vez más se oyó la tranquila voz de aquel hombre y luego la imagen en los televisores cambió.

Yoshiro y Tatsuo giraron sus cabezas y vieron con horror a Hikaru, quien tenía el rostro arrugado y estaba apretando fuertemente su antebrazo izquierdo con su mano derecha. Pero lo que los dejó horrorizados era que sobre la mesada se encontraba su ensangrentada mano izquierda.

"C-cortó su mano." Pensaron atemorizados, pero luego cerraron sus ojos. Ellos tampoco tenían que perder el tiempo, así que sin esperar más también realizaron los cortes.

Naruto desde su lugar había dejado de presionar el botón del micrófono y estalló en carcajadas. "Jajaja, ¡idiotas! ¡No puedo creer que los tres hayan cortado sus manos! ¡Jajaja! Continuó riendo mientras ponía sus manos sobre su estómago.

Kurama también rio, pero simplemente porque le agradaba que Naruto se estuviera divirtiendo con algo tan sanguinario como eso. Sin dudas le había tocado un excelente Jinchūriki, pensó.

Pero no se pronunció, simplemente continuó observando en silencio con una sonrisa, ahora emocionándose debido que le estaba gustado el 'juego' que Naruto había planeado.

De regreso en las habitaciones, los tres 'concursantes' se veían bastante adoloridos y debilitados por la pérdida de sangre que conllevó cortarse sus manos.

Si bien no era necesario que se cortaran sus manos por completo, la ansiedad que sintieron cuando vieron a Hikaru avanzando ocasionó que actuaran irracionalmente.

Y como era de esperarse, Hikaru fue el primer quien llegó a la cantidad de sangre requerida para abrir la puerta. Pero no se apresuró y lo primero que hizo fue suturar la herida para que no perdiera sangre en las siguientes etapas.

Si bien no podía utilizar Ninjutsu médico, aun tenia conocimientos de este tipo, y, además, Naruto les había dejado algunos elementos para que trataran sus heridas en esta etapa. Aunque no lo hacía por simpatía, sino para que sintieran más desesperación en las siguientes etapas cuando se percataran de que ya no contaban con elementos para tratarse y que deberían apresurarse para no morir desangrados.

Los demás tampoco se quedaron atrás y realizaron la misma acción, logrando ingresar casi al mismo tiempo que Hikaru, solo hubo unos pocos segundos de diferencia.

Haciendo un esfuerzo sobre humano para no ceder ante el dolor, ingresaron a la siguiente habitación para continuar, aunque no creían que fueran capaces de hacer algo tan imprudente devuelta.

El marcador estaba en los 50 minutos, y cuando ingresaron a la siguiente habitación, no vieron absolutamente nada. Era igual a la habitación anterior, pero sin mesadas, así que miraron a los en busca de cuál era la prueba en esta habitación.

Vieron el televisor en la esquina, y casi como si éstos supieran que buscaban información, se encendieron y mostraron al mismo hombre de siempre. "Felicidades, han superado la primera prueba con honores. Debo decir que me han sorprendido, no pensé que los tres realizarían la misma acción para obtener la mayor cantidad de sangre en el menor tiempo posible…" Dijo con seriedad, pero sonriendo detrás de la máscara.

"D-Déjate de j-juegos, ¿Cuál es la siguiente prueba?" Preguntó un débil Tatsuo, haciendo un gran esfuerzo para permanecer consciente.

"¿Aun no se han dado cuenta? La prueba ya ha iniciado…" Contestó con una gran sonrisa.

En ese entonces, los tres sintieron varias punzadas en sus espaldas, punzadas que hicieron que caigan de rodillas y gritaran de dolor.

Del techo, el cual se había abierto levemente, salieron alrededor de quince cadenas con grandes y afilados ganchos, los cuales se clavaron sin misericordia en las espaldas, brazos y piernas de los tres participantes.

"Ustedes que han usado el bisturí para cortar la carne sin consecuencias, ahora deberán cortar su propia carne para intentar salvar a sus seres preciados." Continuó aumentando su sonrisa, viéndoles tambalearse mientras intentaban ponerse de pie.

Obviamente, la sangre salía en cuantiosas cantidades debido a que los ganchos se habían clavado muy profundo en la carne de los tres. Y los ganchos no eran unos simples ganchos, éstos se adentraban cada determinado tiempo.

Naruto no tenía intenciones de decírselos, ya que esperaba que lo descubrieran por cuenta propia. Naruto simplemente había dicho "Ahora, lo único que deben hacer, es llegar a la siguiente puerta. Como habrán visto, ya está desbloqueada." Con una última sonrisa, cortó el video.

Los tres sabían que no sería sencillo, pero no querían pensar qué tan difícil podría ser esta prueba en realidad. Lo único que pensaron fue en pasar esta etapa, aún tenían fuerzas, y ya habían hecho un gran sacrificio para llegar hasta este punto. Así que no era momento para dudar, retroceder ya no era una opción, ir hacia adelante hasta el final era la única alternativa.

Adoloridos, pero teniendo la meta tan cerca, dieron los primeros pasos, los cuales resultaron ser los más difíciles. Gritaron de dolor cuando sintieron que a los ganchos estirando la carne, causando estragos en sus tejidos.

Aunque muy pronto notaron que las cadenas ya no estaban estirándose, es más, ahora estaban arrastrándose por el suelo. Así que pensando que el 'juego' tuvo una falla, se apresuraron antes de que el fallo se solucionara.

De esta forma, apuraron el paso y antes de que la 'sorpresa' se activara, estuvieron aproximadamente a unos doscientos centímetros de distancia de la puerta.

Aunque no sabían que estos últimos centímetros serían los más difíciles y donde deberían demostrar una gran perseverancia para poder seguir adelante.

Pero ignorando esto, ellos siguieron caminando. "Falta poco…" Pensaron al mismo tiempo

Naruto en ese preciso momento sonrió y apretó uno de los botones del tablero, haciendo que las cadenas instantáneamente retrocedieran hacia el lugar de donde habían salido, pero no completamente. Solo lo suficiente como para que las cadenas ya no se arrastraran por el piso y los participantes ya no pudieran moverse con tanta facilidad.

La sangre escurrió en el suelo, y los tres participantes gritaron de dolor al sentir que sus espaldas casi fueron arrancadas. Casi habían caído de rodillas, pero no pudieron hacerlo debido a las cadenas, las cuales le dejaron colgados a mitad de camino, pero esto solo hizo que volvieran a gritar debido a que los ganchos habían estirado más carne.

Así que, Naruto, luego de contemplar esto, dejó de reír y continuó con la transmisión, apareciendo nuevamente en los televisores que se encontraban en la segunda habitación. "¿Habían creído que esta prueba sería sencilla o que tuvo algún desperfecto?" Empezó, viendo con diversión las miradas perdidas de los participantes. Parecía ser que la diversión se terminaría antes del platillo principal, pero eso no significaba que Naruto no seguiría con el juego hasta donde pudiera.

Obviamente, no había recibido respuesta alguna, así que continuó. "Había advertido que deberían derramar sangre para poder continuar. Así que se los repetiré una última vez… ¿Quién derramará más sangre para proteger aquello por lo que han sacrificado tanto? Que continúe el juego."

Posteriormente, cortó la conexión, justo para ver a los tres moviéndose. Los tres habían cambiado sus expresiones a unas de determinación, cosa que no molestaba a Naruto en lo absoluto. Esas expresiones eran las que él quería ver, quería que estén seguros que sus esfuerzos tendrían algún tipo de significado, solo para describir la cruda realidad cuando llegaran al final.

Los tres concursantes sabiendo que esto dolería como el infierno, apretaron sus dientes lo más fuerte que pudieron y dieron los primeros pasos hacia el frente.

Contuvieron el primer impulso de gritar cuando sintieron que su carne fue jalada aún más. Pero eso no les fue un impedimento y dieron el segundo paso, obteniendo una reacción igual que con la primera.

Pero ya se había cumplido 'aquel tiempo determinado', y la sorpresa fue grande. Fue tan grande que perdieron la conciencia por unos leves segundos mientras más sangre brotaba por sus heridas hasta caer en el suelo.

El primero en recobrar la consciencia fue Watanabe, quien exclamó debido al subidón de adrenalina. "¡¿Q-qué fue eso?!" Justo en ese momento, el televisor se encendió. "Olvidé mencionarlo. Cada cierto tiempo, los ganchos se adentrarán unos centímetros en ustedes. Así que, si no quieren ser atravesados por completo, les sugiero que completen esta prueba lo más pronto posible." Sin esperar palabras por parte de ellos, volvió a cortar la conexión.

Ahora, además de la sangre que brotaba de sus heridas, el sudor había aumentado debido a las nuevas noticias. Así que, los tres, como si estuvieran conectados para pensar lo mismo, contuvieron la respiración e hicieron algo que hizo que Naruto se levante de su silla por la sorpresa.

Luego de haber contenido la respiración, los tres se habían agachado levemente y luego corrieron hacia la puerta, ignorando por completo que los ganchos estaban estirando con más fuerza.

Parecía ser que el hecho de que podrían perder, además sumado el hecho de que sentirían más dolor si es que tardaban, les había impulsado a realizar algo que parecía ser un disparate.

Pero esto hizo que Naruto empiece a reír además de dar unos pequeños aplausos al verles con tanta resolución. Por lo tanto, mientras veía a los tres casi a punto de tocar las puertas, llamó la atención de sus clones.

"No desbloqueen las puertas cuando las toquen…" Esto hizo que todos los clones que se encontraban en el panel se voltearan sorprendidos, pero no preguntaron debido a que el original prosiguió.

"Y ustedes tres, tomen tres de los botiquines que están por allí y llévenselos. Luego pueden abrir la puerta. Jejeje, tengo la intención de prolongan esto lo más que pueda. Esto se ha vuelto demasiado divertido como para que termine, así como así, jajaja." Rio casi como un maniático al final, cosa que hizo que los otros clones de sombra rieran entre dientes.

Pero como lo había ordenado, tres de los clones agarraron un botiquín cada uno y rápidamente se dirigieron hacia el circuito para entregar los botiquines.

Regresando al segundo nivel del circuito, en las tres habitaciones, los tres participantes se encontraban a escasos diez centímetros de las manijas de las puertas, obviamente tenían sus brazos extendidos.

Los ganchos ya se hallaban bastante estirados, y en cualquier momento estarían quitando pedazos de sus carnes para que se liberaran por completo de ellos.

La sangre continuaba emanando de sus heridas, el piso estaba cubierto de sangre, pero aun no era suficiente para desangrarse. Pero eso no significaba que no se encontraban débiles, los tres sabían muy bien que no podían prologar esto por más tiempo o en verdad se desangrarían y entonces ya no habría nada más que hacer.

En consecuencia, en un último esfuerzo saltaron hacia adelante lo más fuerte que pudieron, y justo en ese entonces, los ganchos salieron de sus espaldas. Pero no a un precio bajo, sino todo lo contrario, ya que varios pedazos de carne quedaron en cada uno de los ganchos, lo cual hizo que el desangrado aumentara en gran medida e hizo que los tres cayeran sin fuerzas al piso.

Maldijeron, ya que podían ver la manija de la puerta a escasos centímetros de ellos, solo debían levantar los brazos y serían capaces de acceder al siguiente nivel. Pero no les quedaban fuerzas, y lo que era peor, aún quedarían dos niveles más, y no estaban seguros si serían capaces de soportar tanto.

Así que, en unanimidad, decidieron cerrar los ojos y 'descansar'. Pero por fortuna, antes de que hicieran eso, las tres puertas se abrieron simultáneamente.

"¡Sorpresaaa!" Exclamaron las personas abriendo los brazos, todos eran clones de Naruto y tenían el mismo traje con el cual había mutilado a aquel hombre en el video que vieron al inicio del 'juego'.

Los tres sintieron sus corazones acelerándose al verle, pero ya no tenían energías ni para correr o gritar. Así que, solo se limitaron a observarlos con temor, creyendo que acabaría con ellos de la misma forma que había hecho con ese hombre del video o como en la ilusión.

Pero cuando les observaron mejor, pudieron ver que en sus manos derechas tenían un maletín blanco con una cruz roja en el centro. En otra situación, hubieran pensado que se trataba de un simple botiquín, pero como era Naruto, intuyeron que allí dentro tenía sus elementos de tortura.

Por lo tanto, bajaron sus cabezas en resignación, ya no tenían fuerzas, tal vez morirían desangrados antes de que la tortura iniciara.

Naruto, al verlos en este estado, bajó los brazos y dejó de sonreír. "¿Qué sucede? ¿No gritaran? ¿No atacarán? ¿No harán nada? Vamos, no sean tan aburridos…" Dijeron los tres clones al mismo tiempo, pero al no obtener respuesta alguna, suspiraron, se pusieron de rodillas frente a ellos y colocaron los botiquines en el suelo antes de abrirlos.

Los tres giraron sus cabezas levemente y pudieron constatar que se trataban de botiquines reales. No dijeron nada, ya que no les quedaban fuerzas y además porque Naruto había hablado antes.

"No crean que hago esto por gusto. Lo único que deseo es cortarlos en pedacitos a ustedes y a sus familiares. Pero aquel viejo bastardo quiere que el juego continúe, parece ser que se sorprendió al ver sus fuerzas de voluntad y decidió darles una ayuda."

Hizo una pequeña pausa mientras sacaba los materiales que iba a utilizar. "Debido a que son unos mediocres que ni siquiera pueden utilizar Ninjutsu Médico, me veré obligado a utilizar un método un poco más 'drástico'" Finalizó sonriendo y poniendo frente a ellos una chapa de metal.

"Muerdan esto." Dijo acercando a sus bocas unos pedazos de madera cubiertos con un trapo.

Los tres instantáneamente supieron lo que tenía en mente, pero aun en sus estados se sorprendieron que un niño como el tuviera este tipo de conocimientos. Pero no era de extrañar, Danzo sabía muy bien como instruir a sus soldados desde muy temprana edad.

Posteriormente, Naruto les hizo los primeros auxilios y finalmente colocó las placas en sus espaldas, por lo que mordieron lo más fuerte que pudieron. Sin embargo, también sintieron que les inyectó dos cosas que aliviaron casi al instante el dolor que sentían.

"Les di un poco de morfina y adrenalina para que no se desmayen. Ahora viene la parte divertida…" Dicho esto, cada uno de ellos colocaron las palmas de sus manos en cada una de las chapas, concentrando muy lentamente Chakra de estilo fuego en ellas.

Los bloques se calentaron muy lentamente, hasta llegar al punto en que ya se encontraban casi al rojo vivo. Si no hubiera sido por las drogas aplicadas por Naruto antes de que hiciera esto, entonces los tres o se hubieran desmayado o hubieran muerto debido al dolor.

Pero eso no quería decir que no sentían dolor, sí, lo hacían, pero no en gran medida como para que se cumplieran los puntos ya mencionados.

Una vez que las heridas en sus espaldas estuvieron cauterizadas, Naruto prosiguió a cauterizar las menores, y una vez hecho todo esto, alejaron las chapas de ellos.

"Traguen esto, son píldoras de soldado…" Dijo poniendo las pequeñas bolas de color negro frente a sus bocas. No eran muy grandes, ya que no quería que se llenaran de energías, solo quería que tuvieran las suficientes energías para continuar.

Los tres asintieron y se las tragaron. Posteriormente, Naruto agarró los palos que tuvieron en sus bocas y dijo mientras salía de la habitación. "Eso será lo último que haré. No crean que hice esto por gusto, solo lo hice porque él me lo ordenó… Es más, espero impaciente a que pierdan…" Al decir esto, se quitó su máscara y les reveló la torcida sonrisa que tenía en el rostro.

"De ser así, tendré la oportunidad de jugar con ustedes personalmente, jejeje…" Finalizaron poniéndose nuevamente sus máscaras, y antes de salir, les aplicó algo para contrarrestar el efecto de las drogas de antes. Finalmente salieron y se disiparon.

"En verdad eres un demonio…" Pensó Watanabe poniéndose de pie.

"Prefiero morir antes de que eso suceda." Pensó Tatsuo.

"Maldita sea… Debo ganar esto como sea." Pensó Hikaru aterrado.

Los tres entonces se pusieron de rodillas para poder tomar los elementos que quedaban en dentro de los botiquines. Ya no había drogas, solo elementos de primeros auxilios, pero aun así era mejor que nada.

Luego de unos 5 minutos de tratar las heridas que Naruto había ignorado, se pusieron de pie y guardaron en sus bolsillos lo que quedara de los botiquines, ya que no estaban seguros si en los siguientes niveles tendrían tanta suerte como en este.

Agarrando simultáneamente las manijas de las puertas, ingresaron a la oscura habitación contigua, e instantáneamente, sintieron que algo se les amarraron en ambos tobillos.

Al encenderse las luces, pudieron ver fueron unos objetos rectangulares que tenían una cuerda en las partes traseras, se dirigían hacia un pequeño agujero en el piso.

Nuevamente, el televisor en esa habitación se encendió y los tres prestaron atención. "Puedo ver que aquel a quien ustedes han marginado, ha hecho un buen trabajo con ustedes. Sin embargo, diré rápidamente en que consiste esta prueba antes de que se les acabe el tiempo." Al decir esto, los tres se fijaron en el contador, sudando debido a que faltaba alrededor de 15 minutos para que llegara a cero.

"Ustedes que intentaron arrebatar el derecho de caminar a un inocente, deberán experimentarlo en carne propia …" Posteriormente, los tres sintieron que los grilletes que tenían en sus pies se apretaron ligeramente, e instantáneamente, se percataron que tenían unas navajas.

"El funcionamiento es simple. Para poder avanzar al siguiente nivel, deberán cortar los pies de sus adversarios para que ustedes puedan liberarse. Para ello, deberán utilizar una gran cantidad de fuerza para que las cuerdas puedan accionar los grilletes que los demás tienen en sus pies." Hizo una pausa, viendo que en las expresiones de los tres no había ningún gramo de duda. Dañar a sus amigos para obtener la victoria ya no parecía importarles.

Satisfecho con esas expresiones, prosiguió. "Obviamente, aquellos que pierdan en esta etapa podrán continuar. ¿Pero cuanta sangre derramaran antes de cumplir su meta? Así que les doy un último consejo, derramen la sangre de sus 'amigos' y que no derramen las suyas…" Dicho esto, cortó la conexión.

No se necesitaron consultas, no se necesitaron disculpas, no se necesitaron despedidas, los tres, sabiendo lo que esto significaba, caminaron hacia el frente para cumplir con el objetivo tan deseado. Sin embargo, parecía ser que los tres utilizaron la misma fuerza, y por lo tanto no pudieron avanzar casi nada como tampoco pudieron sentir tanto a las navajas.

"Tch, ¡¿pueden oírme?! ¡Seré yo quien gane esto!" Exclamó Hikaru estirando el pie derecho lo más que pudo.

Ambos, Watanabe y Tatsuo gruñeron de dolor cuando sintieron que las navajas atravesaron sus pieles. No obstante, ya habían llegado demasiado lejos como para darse por vencidos.

Naruto, desde la sala de control, estaba riendo de diversión al verles intentando con todas sus fuerzas dañarse los unos a los otros. "¡Sí! ¡Sigan así! ¡Valió la pena curarlos, jajaja!"

Luego intentó poner cara seria, pero fue completamente inútil. Por lo tanto, les observó con una sonrisa, viendo que Tatsuo fue el primero en ceder ante la fuerza de los otros dos.

Le vio gritando en agonía, probablemente debido a que la navaja había tocado su hueso. De este modo, hizo una seña hacia sus clones en el panel, quienes asintieron y enviaron una corriente de Chakra de tipo rayo a la navaja que conectaba al pie herido de Tatsuo.

¿El resultado? Un pie cercenado y una gran cantidad de sangre brotando de la herida, sin olvidar el grito en el que casi se le salen los pulmones.

Los que hace unos días atrás habían sido buenos amigos, ignoraron por completo a su malherido amigo, quien estaba desangrándose en el piso… Aunque no parecía que se daría por vendido tan fácilmente, ya que Naruto le vio arrastrándose hacia adelante, haciendo grandes esfuerzos para no perder el otro pie.

Naruto, por su parte, no tenía intenciones de jugar limpio, así que decidió nivelar la balanza. Para ello, ordenó a sus clones. "Que los estirones de los otros dos no afecten al bastardo que ya perdió un pie. Luego hagan que esos dos pierdan sus pies, pero háganlo sutilmente." Los clones no necesitaron más explicaciones y aumentaron lentamente la fuerza de los estirones de ambos.

Efectivamente, ambos sintieron que las navajas estaban apretando con más fuerzas, pero eran ignorantes del motivo. Ellos creían que eran ellos mismos lo que estaban haciendo esto, así que ni se les cruzó por la cabeza que era Naruto quien estaba detrás de esto.

Por lo tanto, ambos temerosos de perder sus pies, hicieron más fuerzas, cosa que los clones de Naruto aprovecharon con gusto. Así que muy prontamente, las navajas ya habían tocado los huesos de ambos y tuvieron la misma reacción que Tatsuo.

De este modo, los clones hicieron lo mismo que con Tatsuo y enviaron las corrientes para que las navajas pudieran cortar sus huesos.

Los gritos no se hicieron esperar y esta vez fueron ellos quienes cayeron en agonía al piso, retorciéndose y maldiciendo tal y como lo hizo Tatsuo momentos antes.

Como ellos habían hecho con él, Tatsuo también les ignoró. Simplemente continuó con su meta de alcanzar la salida lo más pronto posible, no deseaba perder otro de sus pies.

Pero hacerlo era difícil, porque la cuerda que iba conectada al otro pie que le quedaba estaba tensionada. No le importaba el motivo, solo quería seguir hacia adelante y acabar con esto de una buena vez.

En la sala de control, Naruto entonces vio que los otros dos se habían tranquilizado y a gran velocidad se vendaron sus nuevas heridas con lo que quedó de los botiquines. "Je, astutos." Dijo Naruto para sí mismo.

Posteriormente, les vio pararse y dar reiterados saltos hacia adelante. Pero el dolor era tal que hizo que cayeran nuevamente al suelo. Así que, sin más remedio, se arrastraron en dirección a la salida.

Pero estaban siendo demasiados lentos, es más, parecía que habían perdido la motivación de hace unos momentos. Por lo tanto, Naruto gruñó y ordenó a sus clones que encendieran los televisores en las habitaciones.

Una vez hecho esto, las imágenes de sus familiares aparecieron en las pantallas, y los tres se detuvieron instantáneamente. Preocupados, vieron que la distancia entre ellos y las sierras eran unos escasos 15 centímetros, por ello, se tragaron el dolor y aumentaron el paso.

"Ustedes serán los que caerán… Me importa una mierda lo que les suceda." Dijo Watanabe, oyendo gruñidos por parte de sus compañeros.

"Vete al demonio, Watanabe. Siempre fuiste un egoísta de mierda. Todo esto es culpa tuya, nunca tuve que dejarme convencer de hacer aquello." Replicó Tatsuo.

Ahora fue el turno de Hikaru. "Idiotas, ya no es el momento de buscar culpables. Pero Watanabe tiene razón, aquí ya no somos amigos o compañeros. El que tenga la mayor convicción, será el vencedor, y esa persona, soy yo." Finalizó poniéndose de pie y dando pasos pesados hacia adelante.

Los otros dos instantáneamente sintieron las navajas cortando un poco de sus carnes, y, por lo tanto, no pudieron evitar maldecirle. "B-Bastardo… ¿Qué tú tienes la mayor convicción? T-Te d-de-demostraré que e-estás equivocado." Replicó Watanabe poniéndose de pie y realizando la misma acción que Hikaru.

Una vez más, Tatsuo fue el desafortunado que estaba recibiendo los estirones por parte de ambos, y en muy poco tiempo, los clones procedieron a cortarle el pie por completo.

Naruto luego de haber oído sus palabras rio mientras decía. "¿Convicción? Pobres idiotas, no saben que desde el principio estuvieron en las palmas de mis manos… Es hora de demostrarles que esa convicción de mierda no sirve de nada aquí. Esta vez, no sean discretos." Finalizó torciendo su sonrisa.

Los clones asintieron y enviaron las cargas, cortando sus pies al mismo tiempo. Sin embargo, luego de haberse cortado sus manos y haber perdido uno de sus pies con anterioridad, en esta ocasión no demostraron tanto el dolor como en ocasiones anteriores.

Si bien el dolor era innegable, no era momento para preocuparse por ello estando tan cerca. Así que, sin tener más remedio, se arrastraron lo más rápido que podían en dirección a la puerta, ya que podían ver por los televisores que Tatsuo estaba muy cerca de alcanzar la salida, aunque se veía bastante pálido (casi al igual que ellos).

"*Tos* Falta *tos* tan *tos* poco." Susurró Tatsuo, levantando su mano hacia al picaporte, rozando el objeto metálico con la punta de sus dedos.

Naruto, al ver que estaban a punto de abrir las puertas, habló. "Esto se ha acabado. Es hora de destruir todo rastro de 'convicción' y esperanza en ellos…" Sonrió y, finalmente, se paró de su silla para salir de la habitación, en dirección al circuito para encontrarse con los participantes.

Ellos, por otro lado, luego de haber abierto las puertas, simplemente se desplomaron y ya no avanzaron ni un centímetro más. La pérdida de sangre ya era grave, sus ojos ya les pesaban bastante, y sabían muy bien que, si los cerraban, entonces nunca más lo volverían abrir. Pero la tentación de descansar era bastante atractiva, y muy lentamente, cerraron los ojos.

O esto intentaron hacerlo, ya que volvieron a abrirlos al oír los lentos pasos y aplausos de una persona que se aproximaba hacia ellos. "Felicidades, bienvenidos a la última prueba…" Dijo la persona sin dejar de aplaudir o caminar.

Giraron levemente sus cabezas, y se dieron cuenta de que se trataba del hombre en los televisores. No dijeron nada, simplemente le observaron hasta que se pararon, Naruto y sus clones, frente a ellos. "Levanten esos ánimos… Les tengo una sorpresa." Dicho esto, las puertas al final de la habitación se abrieron, y con los ojos bien abiertos, vieron que aquellos por quienes tanto se sacrificaron, entraron corriendo en dirección a ellos.

Naruto, viendo las expresiones de felicidad en los 'concursantes', sonrió detrás de su máscara y continuó mientras los niños y la esposa de Tatsuo se acercaban. "Han hecho un gran esfuerzo. Han superado todas las adversidades y han llegado hasta este punto. No me queda nada más que felicitarlos…" Dijo con cierta burla al final, pero ninguno de ellos pudo notarlo. Sólo tenían la mirada puesta en aquellos que atesoraban mientras éstos se acercaban a ellos con sus manos detrás de sus espaldas.

"Misaki" Dijo Watanabe casi al punto de llorar al ver a su hija sana y salva, acercándose con su hermano.

"Tomohisa." Esta vez dijo Hikaru, también al punto de romperse a llorar

Lo mismo sucedió con Tatsuo al ver a su esposa, extrañamente también tenía las manos detrás de su espalda.

Los tres levantaron sus manos para intentar tocar los rostros de aquellos a quienes tanto amaban, pero ellos no se habían acercado por completo, habían mantenido una cierta distancia mientras miraban hacia abajo con cierta decepción hacia sus padres. Esto fue en el caso de los niños, pero en el caso de la única mujer presente era diferente, ya que su condición era irreversible y solo estaba allí por órdenes de Naruto, quien esperaba impaciente al desenlace de esto.

"¿Q-qué sucede, cariño?" Watanabe preguntó con voz débil, haciendo un esfuerzo sobre humano para seguir consciente.

Lo mismo preguntó Hikaru, al igual que Tatsuo. Posteriormente, Naruto hizo una seña, y en sincronía, los que tenían sus manos detrás de sus espaldas la llevaron hacia adelante. Mientras hacían eso, Naruto y sus clones habían metido sus manos en sus bolsillos y sacaron más jeringas de adrenalina.

Los tres 'concursantes' pudieron ver que en sus manos tenían unos frascos pequeños con la inscripción: 'Atención, sustancia altamente toxica y corrosiva. Utilizar con precaución', además del dibujo de una calavera en la etiqueta.

Naruto sonrió ampliamente y en ese entonces todos inyectaron más adrenalina a los tres para darles un último impulso antes del último suspiro.

Luego, Naruto se separó y se quitó lentamente su máscara mientras oía a Misaki decir. "Papi, me he enterado de lo que has hecho. Y por eso debes ser castigado…" Entonces abrió la tapa de la botella.

Su padre, confundido en extremo, miró con nerviosismo a su hija. "C-Cariño, n-no sé lo que te dijeron. P-pero no es verdad, d-deja eso en el suelo… Yu-Yusuke, controla a tu hermana…" Intentó gritarle, pero la verdad es que no tenía más fuerzas para eso.

El hijo no habló, fue la pequeña quien continuó. "Quédate quieto, papi. Con esto, todas las cosas malas que has hecho quedaran perdonadas. Nii-san lo dijo, esto es para que puedas ir al cielo sin preocupaciones."

Mientras tanto, Tomohisa también había dicho algo parecido. Y obviamente el padre se había mostrado bastante confundido, incluso había intentado levantarse, pero el clon había puesto un pie en su pecho para que no lo haga.

"Eh, tranquilo. Quédate quieto, ¿Qué no ves que tu hijo quiere que su papi pueda ir al cielo? Deja que sus deseos se cumplan." Dijo riendo con diversión y quitándose la máscara por completo. "¡Jeje, sorpresaaaa!" Exclamaron acercando sus rostros y sacándoles la laguna mientras zarandeaban sus cabezas.

"¿Q-Qué?" Articularon confundidos. ¿Acaso había sido él en todo momento y fueron engañados desde un principio?

"¿Sorprendidos? Jejeje. ¡Sí! ¡Fui yo en todo momento! ¡Fui yo quien diseño este circuito! ¡Fui yo quien les dijo que hacer! ¡Fui yo quien jugó con sus mentes e hizo que se traicionaran entre sí! ¡Sí, siempre fui yo y nadie más!" Exclamaron riendo al final a todo pulmón.

"P-Pero…" Intentó decir Hikaru, pero Naruto alzó su voz y continuó. "Y, sí. También fui yo quien hizo saber a sus pequeños retoños lo que ustedes hicieron… Así que niños, es momento de que sus padres paguen todas las cosas malas que han hecho. Denles un poco de redención a sus turbias almas… ¿Cómo estuvo eso, Kurama?" Preguntó mentalmente al final.

"Un poco presuntuoso, pero viendo sus expresiones fue más que suficiente. ¡JAJAJA!" Kurama contestó

En ese entonces, Misaki, Tomohisa, e Ikumi, dieron unos pasos hacia el frente mientras inclinaban los frascos muy lentamente.

"¡No! ¡Esperen! ¡No hagan esto! ¡Todo lo que hicimos hasta ahora solo fue por ustedes! ¡No crean en lo que el demonio les diga! ¡Es solo un demonio!" Exclamaron los tres no queriendo experimentar más dolor, además del emocional que estaban sintiendo ahora mismo.

Naruto, y los clones, entonces se cubrieron sus manos y brazos con sus mantos de Chakra como medida de precaución y se agacharon para abrirles sus parpados. "Siéntanlo bien, hijos de puta. Ahora es mi turno de 'quitarles aquello que les permite ver la luz del día todos los días.'" Susurró las mismas palabras que ellos le habían dicho en el pasado.

No vacilaron, y los niños desparramaron muy lentamente el líquido corrosivo en el rostro de sus padres. En cambio, Ikumi, lo derramó todo de una vez (consecuencia de su deteriorado estado mental).

Apenas y las primeras gotas habían tocado, no solo sus ojos, sino gran parte de sus rostros, los gritos de agonía no se hicieron esperar. Muy rápidamente sus rostros se desfiguraron al mismo tiempo que el líquido expedía un humo blanco de sus rostros.

Una vez que se percató de que sus ojos habían sido completamente quemados, se separó de ellos y dejó que los niños y la mujer continuaran derramando la sustancia corrosiva, lo cual obviamente seguía incrementando la severidad de las quemaduras y la agonía que sufrían los afectados.

Cuando los frascos habían quedado sin contenido, Naruto y sus clones hicieron señales de alto y hablaron entre los gritos de los pobres diablos en el piso. "Eso fue suficiente. Yo me ocuparé de ellos de aquí en más, pueden ir afuera."

"¡Hai, Nii-san!" Exclamaron los niños, mientras que la mujer se abalanzó hacia el clon, motivo por el cual no tuvo más remedio que volver a noquearla y crear otro clon para que le llevara fuera de la habitación.

Una vez que todos estuvieron fuera, prosiguieron. "¿Saben? Hay un viejo dicho que dice: 'lo que no te mata te hace más fuerte'. Y no puedo estar más de acuerdo. Gracias a lo que ustedes y este pueblo me hicieron, pude hacerme fuerte, pude madurar. Comprendí que había sido un iluso y que no podía esperar a que un cambio llegue por sí mismo. Así que tuve que buscar e intentar alcanzar ese cambio por mi propia cuenta, y fue gracias a ustedes que estoy cada día más cerca de alcanzar ese cambio… El cambio que pondrá fin a esta miserable y patética aldea." Luego de pronunciar esas palabras se agacharon frente a ellos y dijeron unas últimas palabras a los hombres mutilados en el piso.

"Y déjenme devolverles el favor. Veamos si ustedes también pueden volverse fuertes… Jejeje." Finalizaron metiendo sus pequeñas manos en sus bocas y agarrando firmemente sus lenguas.

Instantáneamente, los hombres se sacudieron con las pocas fuerzas que les quedaban, ya que Naruto estaba estirando sus lenguas con fuerza sobrehumana. La sangre muy rápidamente brotó de sus bocas, y en un instante, Naruto tuvo sus lenguas en sus manos. Pero no se detuvo allí, y con la otra mano se encargó de destrozarles sus quijadas.

No obstante, aún no tenía intenciones de detenerse, y rápidamente tomaron sus Ninjatos y en reiteradas ocasiones atravesaron sus estómagos, hasta el punto en que quedaron grandes aberturas donde sus manos podrían caber con facilidad.

Sus intenciones fueron obvias, y por ello había introducido sus manos para sacar sus órganos uno por uno con una gran sonrisa en su rostro y una risa de por medio, mientras arrojaba los órganos que extraía a sus rostros o simplemente hacia los costados.

Kurama, había observado en silencio. No estuvo asqueado por el accionar de su contenedor ya que era algo casi usual en él. En cualquier caso, estuvo contento ya que por fin sería capaz de quitarse ese peso de encima. Aun así, decidió expresar lo siguiente. "Creo que eso es suficiente, recuerda que asesinaste a los hombres de aquel viejo decrepito y lo más probable es que tu termines limpiando todo este desastre."

En ese preciso instante, Naruto se detuvo, se levantó y sacudió las manos para quitarse la mayor cantidad de sangre de sus manos. Luego miró hacia abajo y rio entre dientes. "Al final no pudieron hacerse más fuertes." Dijeron contemplando sus cuerpos sin vida. Seguidamente, los clones se disiparon y solo el original quedó presente.

Con un suspiro, se quitó sus prendas cubiertas de sangre antes de lanzarlas al suelo. "Demonios, no tuve que haber asesinado a esos bastardos aun… Pero que me importa. Danzo se las verá." Luego de ello, caminó hacia la salida y posteriormente hacia la sala de control donde había guardado sus prendas de repuesto.

Mientras se dirigía allí, Kurama le preguntó. "¿Y qué harás con esas personas?"

Naruto se encogió de hombros. "Hmm, enviaré a los niños con unos clones a una de las bases y dejaré que los entrenen, serían unos buenos soldados. En cuanto a las mujeres, también unos clones las llevarán, pero dejaré que Gatō decida qué hacer con ellas."

Consecutivamente, llegó a la sala de control, lugar que ya se encontraba vacío debido a que Naruto había disipado a los clones una vez que estos habían desmantelado el lugar.

"¿Y cómo te sientes?" Preguntó Kurama interesado mientras veía a su contenedor poniéndose las prendas de repuesto.

"¿Que como me siento?" Preguntó Naruto agachando la cabeza y riendo entre dientes. "Me siento… revitalizado, pero no lo suficiente. Es como si me sintiera incompleto, como si quisiera continuar derramando más y más sangre, en un frenesí incomparable donde nada ni nadie pueda detenerme. Pero la verdad es que debo esperar, aun no tengo la suficiente fuerza para hacerlo." Hizo una pequeña pausa para ponerse su máscara y prosiguió. "Pero ahora que he acabado con esos bastardos, podré estar más tranquilo. Así que mi único objetivo por ahora es volverme más fuerte y encontrar el método de sacarte de tu jaula. ¿Eso responde a tu pregunta?" Preguntó al final

"Convincente." Contestó Kurama con una sonrisa, viendo a Naruto saliendo de la habitación.

Al llegar a la base de la Raíz, tendría que explicar a Danzo algunas cosas, en especial el motivo por el cual asesinó a los que le acompañaron. Aunque con la ayuda de Kurama y sus descripciones vividas, no sería difícil hacerle entender por qué ya no habrían servido a la organización.

Así que, sin preocupaciones en su mente, y ahora aliviado porque se había quitado un gran peso de encima, estableció rumbo a la base luego de dejar unos clones con los familiares de los difuntos 'concursantes'.

XxXxXxXxX

Notas

Y colorín colorado, este Omake se ha acabado. :v

Okey, al fin este Omake llegó a su fin. No fue tan brutal como le tenía planeado ya que cambié algunas cosas, en especial el futuro de los niños.

Hablando de ellos, quiero dejar en claro que ya no aparecerán de vuelta en el fic. Serán soldados, pero dudo mucho que vuelva a mencionarlos o que tengan palabras con Naruto más adelante. Lo mismo con las mujeres. Probablemente ya están muertas en la actualidad…

De todos modos, espero que esta "trilogía" les haya gustado y me gustaría que dejen sus impresiones en los comentarios.

Un saludo y ya nos estaremos leyendo en el nuevo capítulo.
 
Última edición:
Registrado
10 Oct 2015
Mensajes
323
Offline
Sádico como siempre Sempai
Un gran capítulo me encanta Saw y que lo hayas usado para las torturas es simplemente -una lágrima sale de sus ojos - hermoso
Hasta la próxima
 
Registrado
2 Jul 2014
Mensajes
114
Offline
Digno de usted Kuro Sempai
Me encanto la descripcion de las escenas, en lo personal no soy muy fan de ese tipo de capitulos, pero este a valido la pena y el uso que le diste a Saw, simplemente sublime
Sin mas de momento ADIOS¡¡¡¡
 
Arriba Pie