Casino de Black Jack [Akame y Briareus]

LavaHunter

With every rotation we move forward

Registrado
21 Abr 2015
Mensajes
1,102
Offline
Fue una noche silenciosa y tranquila – o al menos tan tranquila cómo es posible en esta maldita ciudad – de la que me desperté algo confundida al ver un techo limpio y blanco sobre mí, en lugar de la mugre y humedad de mi antiguo departamento.

“Oh… cierto. Aún no me acostumbro a esto… pasé tanto tiempo en esa pocilga llena de cucarachas que ya no cabe en mi cabeza vivir en un departamento limpio”
pensé al recordar la mudanza. Era el primer día en mi nuevo hogar y obviamente tenía que celebrarlo de algún modo… ¡apostando, por supuesto! Ahora que me había hecho de un pequeño renombre en el mundo del mahjong y las apuestas, ya podía permitirme tomar partidas más riesgosas y por mayores cantidades.

Me vestí con un kimono azul y negro que aún tenía de mi época de aristócrata, unos geta negros (calzado tradicional japonés) y me cepillé el pelo antes de decorarlo con una hermosa horquilla con forma de flor de loto. El atuendo daba un aspecto curioso y ligeramente andrógino – aunque mis prominentes pechos me delataban con facilidad - al combinarse con mi pálida piel y ojos rojos, lo que me hacía sentir muy seductora.

Deseosa de satisfacer mi adorado y nada barato vicio, fui inmediatamente a uno de los casinos en la zona de Black Jack llamado “The Lucky 88”, el único en el que aún no había probado mi suerte. Al llegar, un grupo de seguratas claramente italianos insistieron en revisarme, con la excusa de que habían tenido problemas con un par de locos armados últimamente, aunque por su expresión era más que obvio que solo deseaban una oportunidad de tocarme. Decidí que no valía la pena protestar y me limité a lanzarle una mirada cansina.

Obviamente me dirigí de inmediato a la mesa de póker, donde una extraña figura llamó mi atención; era un tipo raro que parecía estar haciendo cosplay de Robocop y se encontraba sentado jugando. Traté de evitar mirarlo directamente mientras me sentaba a su lado para jugar, pero parecía haber llamado su atención.


Qrow Yasuo
 

Qrow

El aventurero

Registrado
27 Abr 2016
Mensajes
219
Offline
Era un día de mierda, aparte de no haber clientela en el taller, tuve que hacer recados para el jefe, mi frustración no podía aumentar, así que sin ninguna idea de que hacer y cogiendo 50 pavos que tenía en mi bolsillo, me fui al casino, aunque tuve problemas para entrar, conocía a uno de los chicos del casino, me dirigí a la mesa de póker donde por suerte mi habilidad con las cartas era enorme.

-Bienvenido señor, la apuesta mínima es de 15, se atreve.- me dijo un hombre bien vestido, la mesa estaba incompleta faltaban 2 jugadores así que fui a jugar.

Unos minutos después una mujer blanca vestida con un kimono se acerco a la mesa, saco sus fondos y empezamos el juego.

-Bien hombres y señorita, la apuesta mínima es de 15 la máxima de 50.- el hombre trajeado empezó a dar cartas bruscamente, parece que nadie lo notaba, pero el hombre estaba haciendo trampa, por mi parte con mi habilidad con las cartas y mis visores pude verlo mejor.

Todos los jugadores se miraron unos a otros, por mi parte me quede mirando al repartidor de enfrente, alzamos todos nuestras cartas y las miramos, el repartidor deja una carta, el hombre de mi izquierda 3 y la mujer 2, sin quitar el ojo al repartidor mientras sostenía mis cartas en las manos, el repartidor repartió de nuevo las cartas.

-¿Usted no descarta?- me dijo con una sonrisa de oreja a oreja.

Dejo todas las cartas, mientras me daba 5 nuevas los demás se reían por dentro y subían las apuestas, ahora la mínima era de 50 y la máxima de 200, yo solo pude ir a la mínima mientras que los demás subían a 100.

-Mala suerte, ¿eh? Pobrecillo.- decía la mujer de ojos carmesí con una mirada fría.

-Si, empecé el día sin clientela y luego tuve que hacer unos recados con este sol.- como no podía expresar expresiones los demás se rieron.

-De que hablas.- dijo el hombre de mi izquierda.

-De nada, ¿Listos?- los jugadores cambiaron sus rostros.

Estaban listos, se creían que me iban a dejar desnudo, que estúpidos, cada uno enseño sus cartas, el repartidor tenia una escalera, el de mi izquierda un trió y la mujer Póquer.

-¿Que? Eso es imposible solo hay un 2.4·10^-2 % de probabilidad que saques eso.- la mujer rio.

-Aun queda uno.- las miradas se centraron en mí, la mujer ya veía su botin.

Enseñe mis cartas y los jugadores y los espectadores quedaron anonadados.

-u-u-una… escalera real.- el repartidor se quedo de piedra.

-Como lo has hecho solo hay una probabilidad de 1,539·10^-4 %, es imposible.-

Cogiendo el dinero lo explicó gustoso.

-Mirad bien, es cierto.- me guardaba el dinero en mis bolsillos. – y eso fue lo que paso, si el repartidor no hubiese hecho esos movimientos tan bruscos la chica pudo haber ganado, pero, no fue el caso.- y dejándolos atrás salí del casino.

LavaHunter LavaHunter
 

LavaHunter

With every rotation we move forward

Registrado
21 Abr 2015
Mensajes
1,102
Offline
Me quedé gratamente sorprendida con aquél extraño hombre, y no podía dejar de pensar en cómo se había dado cuenta de la trampa. La forma brusca en la que el repartidor daba las cartas me había indicado que estaba haciendo trampa, pero me era imposible contarlas a tal velocidad, por mucho que lo intentase. Iba a seguirlo fuera del casino para cuestionarle al respecto, pero entonces vi que entraba un hombre al que reconocí rápidamente. Su nombre era Kazutaka Sanada, uno de mis contactos dentro de la Matsudaira, y al igual que yo, era un apostador compulsivo, aunque él tenía mucho más dinero con el que podía permitirse jugar.

“Robocop” pareció notarlo también, y se detuvo justo frente a la entrada mientras le observaba. Cuando el nipon hizo un gesto de su mano, unos hombres italianos desalojaron una mesa de Blackjack rápidamente, y tras unos segundos apareció otro con una pequeña cajita de piezas de mahjong. Nunca dejo de sorprenderme con lo mucho que mueve el dinero en esta ciudad, incluso llegando al extremo de poder sentirte como el jefe en territorio de otra mafia con solo agitar un poco la billetera. Me pregunto si es solo aquí, o si es que todo el mundo está podrido hasta la médula. La lealtad está muerta que dios después de Nietzsche.

- ¿Alguien aquí sabe jugar mahjong? – dijo Sanada en voz alta, llamando la atención de todos los presentes, a excepción de un par de adictos idiotas demasiado absorbidos en su juego como para prestar atención al mundo que les rodeaba.

Por supuesto, yo me acerqué rápidamente, emocionada de tener la oportunidad de demostrar mi verdadera valía, y de paso, conseguir más dinero.
 

Qrow

El aventurero

Registrado
27 Abr 2016
Mensajes
219
Offline
No era gran fan de mahjong, pero al menos me gusta jugarlo en mis ratillos de aburrimiento, antes de que pudiera acercarme, la fémina de ojos carmesí ya se había sentado delante del hombre, no tardaron en jugar y mientras mas veía al hombre mas se me hacia familiar su cara, creo que lo vi una vez en mis tiempos de Yakuza, eso me hizo enojar, cuando terminaron la partida que la chica gano, rápidamente fui a la mesa, agarre al tipo y sus hombres sacaron unas STAR BKM de 9mm, que armas tan preciosas, la fémina me dio una patada y se cayó al suelo.

-Pero que cojones.- la chica me miro con enfado y odio.

-Gomenasai señorita, pero mi cuerpo es así.- al decir esto los hombres con las pistolas corrieron asustados.

-Bueno, creo que voi a saldar una vieja deuda.- sace mi Desert Eagle personalizada de 20mm

El hombre estaba cada vez mas asustado y preocupado por su dinero, no decía nada interesante, de nuevo la fémina me golpeo esta vez con una silla, lo cual hizo que soltase a mi sujeto, el hombre corrió a la salida apunte con mi pistola y le dispare, para su buena suerte la femina lo protegió saltando encima mio, lo que hizo que le dispárese en el brazo, agarre a la mujer y la tire contra la mesa.

-Por qué coño protegías a ese hombre.- le grite mientras le apuntaba con mi pistola.

-¿No sabes con quien estás hablando? Soy…- dispare a su lado, sus ojos se encogieron de terror.

-Ahora me contaras todo lo que quiero saber.- apolle mi pistola en su craneo.

-No... no me das miedo... ¡maldito robocop!- sus ojos soltaban unas lagrimas de terror pero su mirada era de odio.

LavaHunter LavaHunter mete un poco mas de accion, recuerda que mi personaje era de una organicacion militar.
 

LavaHunter

With every rotation we move forward

Registrado
21 Abr 2015
Mensajes
1,102
Offline
Me hizo algo de gracia la exagerada reacción del ciborg, pero sabía que tenía que hacer algo rápido, antes de que ambos muriésemos acribillados a manos de los italianos.

- ¡¿Acaso estás loco, maldito imbécil?! ¡Estamos en medio de Black Jack! ¡Los Genoverse te harán picadillo cuando se enteren de esto! – grité al semi autómata mientras forcejeaba en vano contra su agarre.

Esta ciudad nunca dejaba de sorprenderme con la cantidad de idiotas dispuestos a tirar su vida a la basura, que parecían multiplicarse con cada día que pasaba. En ese momento, unos siete hombres armados claramente miembros de la Famiglia, entraron corriendo y nos apuntaron mientras gritaban a mi captor que me soltase junto con las armas.


- Putos tanos de mierda… - murmuró enojado mientras me estrujaba más fuerte y comenzaba a avanzar lentamente hacia la parte trasera.

Por un momento creí que los italianos dispararían sin importarles mi vida, pero entonces me di cuenta de que sabían quién era, y de que no podían permitirse perder una potencial fuente de ingresos como yo. A decir verdad, me sentí bastante orgullosa, y no pude evitar lanzar una pequeña risotada al notarlo, que dejó muy desconcertado a mi captor.
 

Qrow

El aventurero

Registrado
27 Abr 2016
Mensajes
219
Offline
No sabía muy bien qué coño pasaba pero estaba jodido hasta decir basta, los putos italianos me apuntaban con unas ametralladoras pero no disparaban, era raro, cuando vi a la mujer sonreír se me ideo un gran plan, la puse de escudo humano mientras me dirigía a la puerta de atrás.

-¿Qué haces? suelta a la sieñore Akame.- cada vez se ponían más tensos.

-Mirad… podemos hacer un trato.- ya estaba al lado de la puerta.

-¿Que intentas maldito cyborg?- dijo la mujer de ojos carmesí.

-Vosotros atendéis a la señorita y yo…- Lanzó a la mujer. –¡CORROOOOO!- 2 hombres cogieron a la chica los otros dispararon.

Que suerte tuve, solo me hicieron unos rasguños, al menos saque un poco de pasta del asunto, sin nada más que hacer volví a mi mugrienta casa a curarme.

Al día siguiente al taller llego una limusina negra, me dio mala espina fui a dentro saque la escopeta del jefe y espere haber quien salía, no me lo pude creer era la misma mujer acompañada por un viejo con puro y cachaba.

-¿Ese es el robot querida?- la mujer de ojos carmesí asintió con una risa maliciosa.

El viejo dio un golpe al suelo con la cachava y salieron dos hombres, a mi parecer querían hacer limpieza asique saque la escopeta y apunte con ella.

-Calma muchacho vengo a decirte, que cuides de Akame.- la cara de la mujer cambio de golpe.
 

22 Aniversario de Foros Dz

Arriba Pie