AppFes Children's Summer | La Mansión del Bosque [Jaime Rainsworth & Plotmon]

Reflejo
Moderador
Offline
"La Mansión del Bosque” [Fase 3]
- NPC involucrado: -
- Lugar donde debe ser tomada: -
- Sinopsis: La exploración del grupo por los bosques de la isla los han llevado a encontrar una mansión abandonada, misteriosamente llena de lujos y comida. Llevados por su curiosidad e inocencia, los niños han decidido entrar a explorar pero... ¿Qué les espera ahí dentro?
- Escenario: Mansión
- Objetivos:
  • Explorar la mansión
  • ???
- Notas:
  • Requisitos: 100% de Bond. Haber desbloqueado la evolución a Adult
  • Quest Progresiva: El segundo objetivo se revelará tras haber completado el primero
  • Aunque no hay señales de abandono (todo en la mansión está limpio y la comida está caliente y fresca) No parece haber nadie ahí aparte de ustedes
- Recompensa:
Completación: Medalla y Digivice a elección

[Children's Summer] Jaime Rainsworth & Plotmon

Hi
Relikt Relikt De momento nos etiquetas a mi y a Kira Kira para pedir los pases~
 

Something that remains
Registrado
15 Abr 2016
Mensajes
1,682
Offline
Mientras el par de compañeros caminaban en dirección a Overdell, el joven Rainsworth le contaba a Brienne sobre Arya Stark cuando esta se hallaba ciega y desempeñaba el personaje de Beth, una mendiga ciega. Aquel relato la había empezado a contar cuando el británico observó detenidamente la vara que llevaba en manos, ya que el personaje del cual hablaba usaba un bastón parecido con el cual entrenaba y deambulaba por las calles de Braavos. Plotmon ya se había acostumbrado a las historias de Jaime sobre Game of Thrones, por lo que simplemente dejaba que el niño humano hablara, después de todo estaba empezando a conocer poco a poco los personajes de dicha historia.

Era un día agradable para caminar, el cielo estaba despejado, el sol se hallaba en medio del firmamento iluminando y llenando de calidez la isla, y se podía observar como los Digimon con los que se topaban resultaban ser amigables, algunos se detenían a conversar con ellos debido a lo singular que era encontrarse con un niño humano. Todo podía considerarse color de rosa, excepto por la razón que los había llevado a ese pequeño viaje de campo. En tanto el dúo se encontraba con los Digimon, iban preguntándoles acerca de cualquier suceso extraño del cual pudieran haber sido testigos, sin embargo, ninguno pudo darles una respuesta afirmativa. Cuanto más avanzaban, más confundidos se hallaba el de ojos café y la cachorra. ¿Acaso se habían equivocado? ¿Habrá sido un suceso único lo que le paso a Leomon? Mientras estas preguntas rondaban las cabezas de Jaime y Brienne, estos decidieron detenerse a descansar.

Apenas había pasado medio día y tan solo habían llegado al inicio de Overdell, esto debido a las constantes paradas que hacían para conversar con los Digimon que encontraban a su paso, también porque Plotmon tenía piernas cortas, lo que le dificultaba un poco seguirle el paso a su compañero, quien no tenía inconvenientes en ir más despacio.

No entiendo cómo puede estar todo tan tranquilo en este lugar, Brienne. – Comentaba el joven Kingslayer sentándose en una roca cercana a la sombra de un árbol. – Digo, apenas ayer Leomon malvado estaba causando estragos en la isla y hoy… pues, se ve como si no hubiera sucedido nada.

Parece como si Leomon no hubiera pasado por aquí. – Respondió la Child sagrado mirando su alrededor donde continuaba un claro donde se podía ver un lote baldío. – Tal vez solo estuvo en Sabana Engrane, el Bosque Inquebrantable y el lago. Por eso nadie en este lugar se ha enterado de lo ocurrido.

Supongo que eso debió pasar. – Asentía Rainsworth para luego sacar unas bayas de sus bolsillos y las cuales mantenía envueltas en hojas. – Ten, Brienne, no tenemos botellas de agua pero estas bayas están muy jugosas. – Ofrecía tendiéndole la palma de su mano donde habían varias esferas rojas.

Gracias, ya tenía un poco de sed. – Sonrió la cachorra para luego comer algunas e hidratarse un poco.

A este paso nos encontraremos con el señor Leomon por la tarde. – Decía Jaime llevándose una baya a la boca. – Justo como ustedes habían predicho. Si que son buenos tomando estimaciones de tiempo.

Luego de haber vivido toda una vida aquí, supongo que estamos acostumbrados a eso. – Contestó la pequeña Child después de comerse por completo la baya. – El sol es nuestro reloj natural. – Añadió.

Indudablemente. – Asentía el británico en concordancia.​

Luego de haber descansado un poco, el dúo de compañeros prosiguió su camino para explorar aquel nuevo entorno que les brindaba Overdell. Aunque no sabían que les deparaba el camino, pensaban que mientras estuvieran juntos todo estaría bien, después de todo, Brienne poseía aquella extraña habilidad que la hacía crecer, o por lo menos eso era lo que infería el joven inglés dado que no había conversado con su compañera acerca de ese raro suceso.

Caminaron durante un rato en la parte baldía del sitio y luego entraron en un pequeño bosque. Conforme avanzaban, admiraban el paisaje que los rodeaba. Tanto para Plotmon como para el joven humano, era la primera vez que visitaban ese lugar. Los habitantes con quienes se toparon no eran muy diferentes a los anteriores, tampoco sus reacciones al ver a Rainsworth, por lo que se acercaban a satisfacer un poco su curiosidad. Ni en sus sueños más locos, Jaime pensó que podría ser popular, aunque eso significara serlo para los Digimon.

No estamos llegando a mucho. – Hablaba el niño colocando sus manos detrás de su cuello sin dejar de caminar. – Nadie sabe nada.

¿Deberíamos ir a las Tierras Congeladas? – Preguntó la Child sagrado mirando al frente con expresión seria. – A este paso llegaremos hasta allá, comienzo a sentir el frio.

Oye, Brienne, ¿qué es eso? – Dijo Jaime entrecerrando los ojos para enfocar una edificación que había justo detrás de los árboles a un lado de su camino.

¿El qué? – Decía la cachorra volteando a ver en la dirección que miraba su compañero.​

No muy lejos de su ubicación, el par notó una mansión de tonalidades oscuras que yacía en medio del bosque. Ambos se miraron durante un momento para luego desviarse un poco de su camino y acercarse para verla mejor. Aunque para el chico era un edificio normal ya que había muchos de esos en su mundo, encontrarlo en medio del bosque era lo suficientemente extraño, pero hablando de extrañezas, eso hizo que recordara las cabinas de teléfono que había en la playa. Brienne por su parte, le causaba curiosidad sobre el tipo de Digimon que vivía en esa gran casa, ¿vivirían muchos Digimon o solo uno era dueño? En tanto caminaba, intentaba calcular el número de Digimon Babys que podía entrar en ese lugar.

¡Tal vez en ese lugar sepan algo! – Se le ocurrió decir al de cabellera oscura levantando la mano y su dedo índice. – Vamos a preguntar a ver.

Vale. – Asintió Plotmon sin rechistar.​

El ambiente alrededor del lugar no les dio mala espina a ninguno de los dos, después de todo, ambos podrían considerarse un poco inocentes en ese aspecto ya que asociaban Digimon grandes como posibles enemigos pero dado que la mansión era relativamente pequeña como para que uno de esos entrara en ella, pensaron que no habría peligro alguno.

Al llegar frente a la gran puerta de entrada, Jaime tocó tres veces para luego dar un paso atrás y esperar alguna respuesta. Un par de segundos después la puerta se abrió pero nadie salió a recibirlos, lo que les pareció curioso.

¿Hola? – Saludó dudoso el joven de ojos café. – ¿Hay alguien? – En tanto preguntaba daba un par de pasos hacia adelante para asomarse al interior de la mansión. – Pues, parece que no hay nadie. – Luego inhaló y alzó la voz. – Hoooooolaaaaa. – Nuevamente los segundos pasaron y nadie fue a recibirlos.

Creo que está abandonada. – Comentaba Brienne sentada en las escaleras.

Eso parece. – Murmuraba Rainsworth inclinando la cabeza a un lado.

Oye, Jaime. – Llamó la cachorra mientras olfateaba algo en el aire.

¿Hmm?

¿Hueles eso? – Preguntó ésta poniéndose de pie.

¿Qué? – Decía el niño imitando a su amiga y olfateando. – Oh… Huele delicioso… Creo que es una tarta de manzana.

¿Una tarta de manzana?

Ammm, ¿quieres entrar para que la veamos? – Hablaba Jaime llevando una mano detrás de su cabeza. – Digo, solo echaremos un vistazo, nada más.

Si solo es a mirar, entonces sí, luego nos disculparemos con el propietario. – Asentía la pequeña Digimon.​

A continuación, el joven británico y la Child sagrado entraron a la mansión cerrando la puerta tras de sí. Lo primero con lo que se encontraron fue un recibidor adornado con baldosas en blanco y negro, justo en medio de aquella habitación había una araña de cristal que se veía bastante lujosa y al fondo se hallaban unas escaleras donde al final, justo en la parte de arriba se podía ver el cuadro de un ángel. Los pasos del niño resonaban al caminar, mientras que las pisadas de Brienne eran silenciosas. El dúo camino siguiendo el aroma de la comida, por lo que se acercaron a las puertas francesas de madera que se encontraban del lado izquierdo de la amplia habitación. Cuando pasaron al siguiente cuarto, pudieron ver un gran comedor con una mesa rectangular repleta de comida, no solo la tarta que Rainsworth había mencionado estaba allí, sino también un gran pavo humeante que demostraba estar recién hecho, puré de papas, ensalada de zanahoria, guisantes y coliflor, y muchos otros platillos que tan solo ver y oler hizo que se le abriera el apetito a ambos compañeros.

Esto… esto es un banquete. – Comentó el de cabellera oscura escuchando como su estómago comenzó a gruñir.

Todo se ve tan delicioso. – Respondió la cachorra limpiándose un poco la boca ya que empezaba a babear por el aroma. – ¿Estarán esperado a alguien?

Parece que esta mansión no esta tan abandonada como creíamos. – Decía kingslayer negando con la cabeza para apartar la vista de la comida. – Ven, Brienne, comamos la comida que nos empacó el señor Elecmon. Ver todo esto me dio mucha hambre.

¿No podemos probar aunque se aun poquito de esto? – Preguntó de manera tímida la Digimon sagrado.​

Ante esto, el chico se cruzó de brazos pensativo alternando su vista entre su amiga y la comida. A la final, el británico asintió en respuesta, después de todo, probar un poco de aquello no haría daño a nadie y también, en cierta forma quería que su compañera conociera un poco de lo que para él era normal en su mundo. Puesto así, Jaime y Brienne se sentaron en las sillas cercanas frente a la amplia mesa.

¿Qué probamos primero? – Dijo la cachorra aturdida con tanta comida.

Oh, un poco de esto. – Hablaba el joven Kingslayer tomando el recipiente donde estaba el puré de papas. – Es de lo que les hablaba la otra vez, sabe igual a la col blanca. – Mencionaba mientras servía un poco en el plato frente a su pequeña amiga.

Vale. – Contestaba Brienne olfateando un poco antes de comenzar a comerlo lentamente. Progresivamente sus ojos se fueron iluminando por aquel simple platillo, lo que le confirmó al niño que a Plotmon le había gustado mucho.​

Poco a poco Jaime y Brienne probaron un poco de todo hasta quedar satisfechos. Debían admitir que todo había estado delicioso, aunque no haya sido correcto del todo haber tomado bocado de la comida que no les pertenecía, por lo que el británico tomó una servilleta y un trozo de carbón para escribir una disculpa por haber tomado bocado de lo que había sobre la mesa.

Exploremos un poco más, Brienne. – Se levantó el joven para señalar la siguiente puerta al fondo de la habitación.

S-supongo que no nos haría mucho daño ver como es el interior. – Decía la Child sagrado bajándose de la silla.​

Luego de ello, pasaron por la siguiente puerta encontrándose con la cocina que se veía igual de lujosa y moderna como todo lo que habían visto. El dúo fue de puerta en puerta admirando cada nueva habitación, lavandería, baño, habitación, cuarto de limpieza y una habitación de juegos se hallaba en la primera planta. Al subir las escaleras encontraron más habitaciones de descanso, una biblioteca, una oficina y otro par de baños con jacuzzi. Todo estaba en perfecto estado, no había polvo en ningún lugar, aquella mansión era simplemente un lugar el cual era muy extraño que se encontrara totalmente solo.


***
Tizza V.G.Tizza Kira Kira tenemos un par de ladronzuelos, llamen a la policia (?)
 

Something that remains
Registrado
15 Abr 2016
Mensajes
1,682
Offline
La mansión supuestamente abandonada, les resultó algo bastante curioso y ligeramente atractivo a ambos compañeros. Mientras pasaban por las diferentes habitaciones que había en esta, el joven Rainsworth le explicaba a la pequeña Digimon para que se utilizaban y también añadía historias sobre sus vivencias en la casa de su abuelo. Esa visita le permitió al niño hablarle a Plotmon sobre las cosas que había en su mundo, aquellos pequeños placeres que no había en el bosque, como los baños, el papel higiénico, camas confortables y un techo que los cubría de la lluvia o el sol. Definitivamente, ninguno de los dos se arrepintió de haber tomado esa oportunidad de explorar la gran mansión.

Cuando abrieron la puerta de la última habitación que les faltaba por ver, se toparon con que se trataba del cuarto principal. A comparación de las demás habitaciones, aquella era el doble del tamaño teniendo una pequeña sala de estar en medio y al fondo una cama amplia con cuatro pilares de donde caía una cortina blanca casi transparente. A un lado había un par de puertas francesas por donde entraba la luz del sol y se podía ver un balcón de piedra y más allá se hallaba el verdoso bosque por donde habían caminado minutos atrás. Como todo niño que vea una cómoda cama con muchas almohadas y bien tendida, Jaime no pudo evitar correr hacia ella y lanzarse para sentir la suavidad de las sabanas y el colchón. Mientras Brienne veía un poco confundida el acto, el británico alzó la cabeza para ver a su compañera.

Ven, Brienne, esto está muy suave. – Animaba el niño y le hacía señas con las manos para que se acercara. – En mi casa no puedo hacer esto porque las camas no resistirían pero esto es muy resistente así que estará bien si haces lo mismo.

Va-vale… eso creo. – Decía la cachorra acercándose a la cama y saltando para subirse a ella, por lo que inmediatamente pudo notar de lo que hablaba kingslayer. – ¡Vaya! Creí que sería como caer en una cama de hojas, pero esto es diferente.

Lo sé, ¿no te gusta? – Se reía el chico para luego ponerse de pie sobre la cama y comenzar a saltar, por lo que Brienne empezaba a rebotar por el movimiento. – ¡Vamos, inténtalo, es muy divertido! – Invitaba sin dejar de saltar.

Pero, acabamos de comer. – Comentaba la Child sagrado poniéndose de pie intentando mantener el equilibrio.

Solo un poco no hace daño. – Respondió el de cabellera oscura alzando las manos.​

Dicho esto, Plotmon suspiró y terminó por aceptar la invitación del joven humano. Cuando esta empezó a saltar, se dio cuenta nuevamente de lo que su amigo humano hablaba, lo que le hizo pensar que nunca había sentido que saltar fuera una actividad tan divertida, por lo que lo adjudicó a encontrarse en compañía de Jaime, después de todo, divertirse acompañada de un buen amigo era lo más gratificante que pudo haber hecho en toda su vida.

Luego de un momento, el par se detuvo y se acostó sobre aquella cama desordenada, ambos reían y jadeaban por el cansancio, por lo que poco a poco comenzaron a quedarse dormidos.

[Flash Back]

Jaime se hallaba recostado a las sombras de un frondoso árbol, el sol iluminaba el basto valle que se extendía a varios kilómetros hasta donde la vista alcanzaba. El pasto verde hacía contraste con el azul celeste del cielo y sus nubes blancas, aquel era un lugar muy pacifico, sin embargo el niño se sentía solo. Al escuchar unas pisadas que parecían acercarse a él, este se volteó para ver de quien se trataba. Un hombre joven y alto de cabellera oscura, cuyo aspecto era ligeramente parecido al del chico.


¿Huyendo otra vez de tus responsabilidades, Jaime? – Preguntaba el mayor llegando donde estaba el joven mencionado. – Tu abuelo y yo te hemos estado buscando por todas partes.

No estoy huyendo de nada, papá. – Contestó Rainsworth inflando sus mejillas en tanto su padre se sentaba a su lado. – Estoy ayudando a una amiga.

¿Ah sí? ¿Qué amiga? – Sonrió el hombre de ojos café.

Se llama Brienne, no la conoces. – Explicó el niño de forma tranquila. – Por ahora estamos en una misión importante. ¡Es cierto! – Exclamó dándose cuenta mientras se ponía de pie. – Tengo que regresar con ella.

¿Por qué? – Dijo el padre inclinando la cabeza a un lado. – Jaime, deberías regresar a casa, estamos muy preocupados por ti.

Pero, papá, Brienne me necesita. – Respondía el joven kingslayer dando un paso atrás para irse, sin embargo fue detenido por la mano de su progenitor, quien lo observó con expresión llena de preocupación.

Ella estará bien sin ti, por favor, hijo, tienes que regresar. – Pedía el mayor, lo que le encogió un poco el corazón al pequeño.​

¿Estaba siendo egoísta al querer regresar con Brienne? Para él, aquella cachorra parlante se había convertido en su primera amiga, ¿podía quedarse en ese lugar y dejarla sin sentir culpabilidad alguna?

[Fin flash back]

Un golpe seco hizo que ambos compañeros despertaran de su profundo sueño. Notaron como la habitación se había vuelto naranja producto del sol que empezaba a ocultarse, al parecer se habían quedado dormidos durante varias horas, lo que les sorprendió a ambos.


***
Tizza V.G.Tizza Kira Kira objetivo 1, completado o3o)7​
 

"さあ、往こうか"
Supermoderador
Offline


Pese a haber terminado ya de explorar aquella mansión, el dúo volvió a recorrerla sin un rumbo fijo una vez más, atraídos por el misterio que el silencioso recinto ofrecía por su presencia. A pesar de no sentirse abandonada, no había señales de vida que los viajeros pudieran notar, llevándoles a preguntarse quién sería el dueño de la comida y comodidades que la vivienda ofrecían. Tras una vuelta infructuosa tanto el niño como su compañero se detuvieron en el lobby, pensando que hacer a continuación. ¿Esperar a qué alguien viniera? ¿Volver a explorar la isla? Fue en ese momento que, como si quisiera darles una pista, el dispositivo que el joven había portado durante toda su aventura empezó a pitar, mostrando en su pantalla un punto oculto en alguna parte de la mansión, incitándolos a investigar su origen. Al parecer la exploración no había terminado, pero ahora tenían un lugar específico donde buscar.


"La Mansión del Bosque” [Fase 3]
- NPC involucrado: -
- Lugar donde debe ser tomada: -
- Sinopsis: La exploración del grupo por los bosques de la isla los han llevado a encontrar una mansión abandonada, misteriosamente llena de lujos y comida. Llevados por su curiosidad e inocencia, los niños han decidido entrar a explorar pero... ¿Qué les espera ahí dentro?
- Escenario: Mansión -> Sótano
- Objetivos:
  • Explorar la mansión
  • Descender al sótano y encontrar lo que el Digivice está señalando
  • ???
- Notas:
  • Requisitos: 100% de Bond. Haber desbloqueado la evolución a Adult
  • Quest Progresiva: El segundo objetivo se revelará tras haber completado el primero
  • Aunque no hay señales de abandono (todo en la mansión está limpio y la comida está caliente y fresca) No parece haber nadie ahí aparte de ustedes
  • La señal del Digivice apunta hacia el sótano de la mansión, al que se puede llegar mediante una puerta que el dúo no había visto antes.
  • Al bajar las escaleras se encontrarán con lo parece ser un laboratorio abandonado. Por alguna razón, todo el suelo de ahí está inundado con agua salada y la temperatura es mucho más baja que en la superficie (el agua cubre los tobillos y la temperatura es soportable, por lo que el niño no estará en riesgo)
  • El Digivice los está guiando a una puerta al final del sótano, de donde parece estar viniendo el agua. La fase termina al abrir dicha puerta
  • Al igual que antes, no hay nadie en la mansión además de ustedes

- Recompensa:
Completación: Medalla y Digivice a elección


Relikt Relikt disculpa la tardanza, puedes continuar o3o/
 

Something that remains
Registrado
15 Abr 2016
Mensajes
1,682
Offline
Jaime y Brienne bajaron nuevamente al primer piso de la mansión en busca del extraño ruido que les había despertado. Mientras caminaban, la pequeña cachorra y el joven humano se hallaban apenados de haberse dormido en aquel lugar, sin embargo, no era el único sentimiento que había en el niño ya que en su mente todavía vagaba la duda de que decisión tomaría si llegase a tener que regresar de vuelta a su mundo junto a su padre y abuelo. Para despejar sus pensamientos sobre ese tema en específico, kingslayer palmeó con sus dos manos sus mejillas, lo hizo para traerse de vuelta a la realidad y enfocarse en lo que estaba en ese momento.

¿Te pasa algo, Jaime? – Preguntó la Child sagrado luego de ver lo que había hecho su compañero, quien respondió con una sonrisa.

No es nada, solo intentaba despertarme. – Decía el de cabellera oscura colocando sus manos detrás de su espalda. – No puedo creer que hayamos jugado en casa ajena.

Al menos ordenamos las sabanas y dejaste una servilleta de disculpa por todo. – Comentaba Plotmon saltando el último escalón de las escaleras.​

En ese momento, el dispositivo que colgaba del cinturón de Rainsworth comenzó a brillar en tanto una luz señalaba hacia un lado de la mansión. Aquello sorprendió al dúo de compañeros, por lo que el niño tomó el dispositivo y lo puso entre sus manos para luego moverlo como una brújula, percatándose entonces de que la luz siempre señalaba el mismo camino.

¿Qué crees que signifique? – Preguntaba Brienne viendo el Digivice y luego al lugar que señalaba.

No lo sé, pero creo que nos está diciendo que vayamos hacia allá. – Contestaba el de ojos café girándose hacia el pasillo que indicaba la luz de su dispositivo. – Tal vez encontremos las respuestas que buscamos si la seguimos. – Añadió para empezar a caminar seguido de su compañera.

No estoy segura, pero si tú lo dices. – Murmuraba la cachorra que iba justo al lado del jovencito.​

La luz del misterioso dispositivo que yacía en manos del británico los llevó a una puerta que había al fondo de aquel lugar, dentro de la habitación de lavandería, la primera vez que pasaron por ahí tan solo vieron cuantos electrodomésticos en el sitio pero no la puerta que señalaba la luz, por lo que se sorprendieron descubrir que había detrás del rectángulo de madera, el sótano. Tras abrir la puerta, se toparon con unas escaleras de madera que bajaban hacia la tenuemente iluminada habitación, esperaban que la luz dejara de alumbrar el camino, sin embargo esta continuó indicando el sitio para que siguieran yendo a ese lugar. Con cierta lentitud teniendo especial cuidado en las escaleras, Brienne y Jaime empezaron a bajar, percatándose por primera vez que el sitio se hallaba inundado de agua.

Vaya, creo que se les rompió un tubo de agua. – Comentaba el joven inglés deteniéndose a un par de escaleras antes de llegar al inundado suelo. – ¿Habrá salido el dueño a buscar algún plomero?

¿Plomero? ¿Qué es eso? – Habló la Child sagrado inclinando la cabeza a un lado.

Un señor que se encarga de reparar estas cosas. – Respondió el chiquillo mirando los alrededores del lugar. – Parece que este sótano es un laboratorio, Brienne. Mira esas mesas llenas de polvo y esos tubos de ensayo. Creo que esta parte de la casa es la única que está abandonada.

Jaime, tengo un poco de frio. – Dijo la cachorra acercándose un poco al chico. – La temperatura aquí es diferente.

El dispositivo está señalando aquella puerta. – Anunció el de cabellera oscura. – Ven, vamos a ver. – Decía colocando el dispositivo en su cinturón nuevamente y tomando en brazos a su pequeña amiga para que no se mojara.

Ten cuidado donde pisas. – Pidió Plotmon en tanto su compañero bajaba lentamente los escalones.

Ufff, el agua esta fría también. – Mencionaba Rainsworth. – Rayos, no hay peor sensación que andar con calcetines mojados. Una vez estuve caminando por el bosque detrás de mi casa y me sorprendió una lluvia repentina, logré refugiarme y cuando regresé a casa después de que dejó de llover, todo estaba lleno de barro y charcos.

¿Te regañaron por llegar sucio? – Preguntó Brienne curiosa.

No, pero mis zapatos se llenaron de agua y cuando caminaba los sentía extraños, tanto que me causaban incomodidad y hacían ruidos chillones. – Contestaba el chico haciendo una mueca y haciendo reír un poco a su amiga.​

Al acercarse lo suficiente se dieron cuenta de que el agua que había inundado el lugar estaba originándose justo detrás de esa puerta. Jaime enarcó una ceja y colocó a Brienne debajo de su brazo izquierdo para poder tomar la perilla y así poder halarla y abrirla.


***
Tizza V.G.Tizza Kira Kira Masaru Masaru objetivo listo​
 

"さあ、往こうか"
Supermoderador
Offline



Aunque el agua en el suelo hizo un poco difícil abrir la puerta, el niño no encontró verdadera resistencia al hacerlo, auto-invitándose de inmediato a la nueva habitación al sorprenderse por lo que vio ahí dentro. Se trataba de una sala amplia, de techo alto y poco amueblada, que compartía el mismo estado de abandono del resto del sótano. No obstante, había algo en específico que resaltaba en ese lugar y que a su vez resolvía el misterio de dónde provenía toda esa agua. Una especie de agujero en el centro, como una puerta a un mundo paralelo, flotaba pacíficamente en ese lugar, mostrando del otro lado el paisaje de una playa gris, desprovista de colores, que empujaba agua hacia el sótano con cada ola que tocaba la costa. El extraño fenómeno invitó al dúo a acercarse con cautela, notando como el olor a mar y el frío aumentaban a medida que se acercaban más, con pasos que eran remarcados con el incesante y cada vez más intenso pitido del Digivice. Finalmente el chico interrumpió la marcha por ambos, deteniéndose a escasos metros del vórtice al ver una sombra humanoide del otro lado.

- ¿Hay alguien ahí?

La figura no contestó, sin embargo la voz, o tal vez el sonido del dispositivo del infante, captó su atención. En silencio alzó lentamente sus manos hasta ponerlas frente a él para acto seguido, y de manera inexplicable, extenderlas de manera sobrenatural hasta que sus manos aferraron el “borde” del portal. Tanto el niño como el Digimon se alejaron por el susto, una decisión acertada puesto que, un segundo después, la misteriosa figura se impulsó hacia su frente, cruzando hasta la habitación en un parpadeo. La cercanía les permitió confirmar que se trataba de un Digimon: Una criatura humanoide, cubierto casi en su totalidad de un traje de cuero negro, que dejaba ver partes de su rostro, de piel gris muerta; así como un par de ojos rojos pero vacíos.

- Ustedes… ¿Nos llamaron?

La pregunta del Digimon desconocido fue clara, pero sin mirar directamente a ninguno de los aventureros. El dúo dudó si contestar, no obstante tampoco fue necesario puesto que la criatura se respondió tras unos momentos, continuando una especie de “monólogo” al percatarse más directamente de la apariencia y presencia del niño.

- No… Tú no eres un Digimon… - dijo - Un humano… - identificó de inmediato sin necesidad de explicaciones - Esa luz que llevas… ¿Vas a interferir con su Majestad?

La situación se hacía cada vez más confusa. En especial porque aquel Digimon no parecía querer (o poder) mantener una conversación coherente. No obstante, su hostilidad quedó más que clara en un instante, cuando se elevó con ayuda de sus alas rasgadas con su mirada fija en el niño y el Digivice que portaba.


- Sus existencias serán ofrecidas a su Majestad… El Rey de la Destrucción



"La Mansión del Bosque” [Fase 3]
- NPC involucrado: -
- Lugar donde debe ser tomada: -
- Sinopsis: La exploración del grupo por los bosques de la isla los han llevado a encontrar una mansión abandonada, misteriosamente llena de lujos y comida. Llevados por su curiosidad e inocencia, los niños han decidido entrar a explorar pero... ¿Qué les espera ahí dentro?
- Escenario: Mansión -> Sótano
- Objetivos:
  • Explorar la mansión
  • Descender al sótano y encontrar lo que el Digivice está señalando
  • Defenderse (y eliminar) al Digimon que apareció del portal (Devimon)
- Notas:
  • Requisitos: 100% de Bond. Haber desbloqueado la evolución a Adult
  • Quest Progresiva: El segundo objetivo se revelará tras haber completado el primero
  • Aunque no hay señales de abandono (todo en la mansión está limpio y la comida está caliente y fresca) No parece haber nadie ahí aparte de ustedes
  • La señal del Digivice apunta hacia el sótano de la mansión, al que se puede llegar mediante una puerta que el dúo no había visto antes.
  • Al bajar las escaleras se encontrarán con lo parece ser un laboratorio abandonado. Por alguna razón, todo el suelo de ahí está inundado con agua salada y la temperatura es mucho más baja que en la superficie (el agua cubre los tobillos y la temperatura es soportable, por lo que el niño no estará en riesgo)
  • El Digivice los está guiando a una puerta al final del sótano, de donde parece estar viniendo el agua. La fase termina al abrir dicha puerta
  • Al igual que antes, no hay nadie en la mansión además de ustedes
  • A pesar de su actitud "distante" Devimon es un Digimon inteligente, cuidado al enfrentarlo.
  • Una vez empezada la batalla Devimon no brindará más información. Originalmente se enfocará en el niño pero una vez que el Digimon evolucione su atención pasará a este.
  • Devimon no siente dolor físico, por lo que amedrentarlo por este medio no es posible. La luz del Digivice puede frenarlo, pero no por más de unos segundos
  • La fase termina al darle el golpe final a Devimon. A diferencia de un Digimon este no se volverá un Digitama, si no que se desintegrará en arena y piedras negras.

- Recompensa:
Completación: Medalla y Digivice a elección

Relikt Relikt todo listo. Luego que lo venzas yo me encargaré del cierre de la historia y tu tendrás un chance para la conclusión personal para tus PJs, suerte o3o/
 

Something that remains
Registrado
15 Abr 2016
Mensajes
1,682
Offline
Aquel Digimon que había aparecido le erizaba la piel al joven Rainsworth e infundía temor en Brienne. En pocos segundos el dúo de compañeros se dio cuenta que se hallaban en una muy mala situación, primero porque el extraño Digimon oscuro parecía ser fuerte y lo segundo era que se encontraban en un lugar cerrado como para poder enfrentar se a él, por lo que definitivamente debían salir de ahí lo más pronto posible. Al ver que el niño humano intentaba retroceder con cierta dificultad debido al agua, Devimon gruñó y decidió ir hacia este y su compañera, quien al verlo acercarse saltó de los brazos de Jaime mientras usaba su Puppy Howling para intentar detenerlo, pero siendo inefectivo debido a la gran diferencia de fuerza entre ellos, el tipo oscuro estiró su brazo derecho para sujetar entonces a la cachorra y luego lanzarla a un lado provocando que impactara contra una de las paredes cercanas.

¡Brienne! – Exclamó con preocupación el joven granjero al ver herida a su amiga.

Tú. – Decía el Ángel Caído posicionándose frente al niño y extendiendo sus alas para cortar el campo de visión entre este y la Child sagrado. – Acabaré con tu luz primero. – Amenazaba en tanto dirigía sus garras hacia Rainsworth, quien se cubrió con sus brazos sobre la cabeza para intentar protegerse.​

Antes de que Devimon pudiera siquiera tocar al niño, el dispositivo en el cinturón de Jaime comenzó a irradiar luz nuevamente, provocando que el Adult gruñera y aleteara un poco para alejarse de este. A un lado mientras el Digivice continuaba iluminado, Plotmon se ponía de pie y digievolucionaba hasta adoptar la forma de Nefertimon.

Aléjate de Jaime. – Dijo la bestia sagrada usando su Rosetta Stone para captar la atención del enemigo.​

La lapida golpeó al ángel caído empujándolo a un lado permitiéndole al joven de cabellera oscura correr hacia su compañera en tanto su dispositivo dejaba de brillar. Aunque ahora el dúo de Digimon se encontraba en igualdad de condiciones, había algo en ese Devimon que le daba muy mala espina a Brienne. El hostil simplemente se incorporó como si nada, luego se giró hacia el niño y su amiga Digimon.

Tú… fuiste bañada con su luz. – Murmuró con seriedad el Adult oscuro observando detenidamente a Nefertimon, quien se colocó frente a Jaime para evitar que Devimon volviera a acercarse a este. – Semejante aberración no debería existir… debe desaparecer.

¿Aberración? – Preguntó Rainsworth indignado. – Oye, busca pleitos, no le digas cosas feas a mi amiga.

¿Por qué dices eso? ¿Quién es tu amo? No hemos hecho nada malo para que nos veas como tus enemigos. – Decía la Digimon con armadura intentando razonar con el ángel caído, sin embargo, este comenzó a negar con la cabeza.

Su majestad arrasará con todo y ustedes son un estorbo. – Alzó la voz el enemigo batiendo sus alas creando una ráfaga de viento oscuro que empezó a cortar las paredes e hizo raspones en la armadura de la Digimon Bestia, quien por fortuna había logrado proteger en su totalidad al pequeño humano. – ¡Conviértanse en su alimento!

Al decir esto, Devimon extendió sus garras hacia Brienne, quien se puso en guardia y así utilizar su Curse of Queen que golpeó el pecho del tipo virus pero no lo detuvo ya que parecía no sentir nada. Su garra cambió de tamaño hasta poder cubrir por completo a la Adult sagrado y la elevó hasta el techo presionándola en sus manos como si de un muñeco se tratara. Nefertimon gruñó de dolor y Jaime se asustó más de lo que ya se encontraba, el joven humano no sabía qué hacer, sentía casi la misma impotencia del momento en que Leomon oscuro había sujetado a su amiga, sin embargo, en esta ocasión no había ningún arma que detuviera a Devimon de que siguiera lastimándola, el niño sacó su dispositivo de su cinturón para ver si emitía nuevamente su luz, pero este no reaccionó de forma alguna, ¿qué debía hacer para que funcionara? Los latidos del corazón de Rainsworth aumentaron así como su desesperación.

Aunque el niño se hallaba tan asustado que veía todo perdido, la bestia sagrada no iba a rendirse en ese momento, no mientras Jaime se encontrara en ese lugar, ya que sabía que si perdía el británico estaría a merced de aquel Digimon malvado y eso era lo que más le asustaba en esos instantes. Puesto así, los brazaletes que se encontraban en sus patas delanteras empezaron a brillar y múltiples gemas rojas salieron para golpear al ángel caído. Tal vez este no sentía dolor físico, pero aquel ataque si causó un efecto en el pequeño humano.

Brienne. – Murmuró Jaime sintiéndose orgulloso de verla esforzarse.​

Ante esto, el Digivice reaccionó nuevamente causándole daño al tipo virus, quien soltó a la esfinge para cubrirse de la luz.

Brienne, atácalo ahora. – Decía el de ojos café señalando con su dispositivo al Digimon oscuro. – Tal vez con ayuda de esto podamos tener una oportunidad.

Nefertimon asintió y batió sus alas hasta llegar al techo para luego regresar al suelo a toda velocidad usando sus Nile Jewelry, los cuales explotaron al impactar sobre Devimon, quien sufría los efectos del brillo irradiado por el Digivice de Rainsworth. Cuando se hallaba a centímetros de este, la bestia sagrada utilizó su Hot Foot para empujar fuertemente al ángel caído para que se golpeara contra el suelo cubierto de agua. El salado líquido proveniente del mar oscuro al otro lado del portal se elevó por los aires mojando a todos alrededor. Al abrir los ojos, Jaime divisó al Digimon humanoide con los brazos abiertos contra el piso y observando con odio a su amiga, quien nunca apartó su vista de él hasta que se hubo convertido en piedras oscuras y luego en polvo.

¿Por qué no se volvió un huevo? – Preguntó sorprendido el de cabellera oscura sin moverse de su lugar.

N-no lo sé. – Respondía la esfinge mientras bajaba sus patas de lo que había sido el pecho de Devimon y que ahora era una pila de rocas negras. – Esto… es extraño.


***
Masaru Masaru 3era fase finalizada
Mención especial a Kira Kira porque me estuvo acompañando en toda esta pequeña travesía... y a Tizza V.G.Tizza por los pases flash (?)
 

Speed Star
Registrado
20 Abr 2006
Mensajes
4,377
Ubicación
neverland
Offline
Relikt Relikt ha sido un camino largo, pero bastante entretenido y me ha agradado mucho haber acompañado al dúo de amigos durante todo el evento (aunque, nuevamente, disculpa mis momentos de desaparición repentinos). Ahora sí, procediendo a la validación de esta fase, debo de decir que me resultó un tanto corta en comparación a las demás, pero no por ello lo vivido acá dejó de tener peso en las vidas de ambos. Por primera vez en toda la aventura, Jaime comenzó a preguntarse lo que ocurriría si dejaba a Plotmon (a través del sueño que tuvo), si llegaba el día en que cada uno debiera permanecer en sus propios mundos/dimensiones. Y eso, para un niño de su edad y habiendo reconocido a Brienne como su primer amiga, tiene un gran impacto en él; y temo que eso se verá y deberás desarrollarlo en la conclusión que debas darle al evento. Y lo temo porque siento que será muy triste. Por otra parte, si bien me hubiera gustadoque se desarrollara una batalla un poco más compleja y ver a un Devimon con una personalidad más distante como se describe en la misión, en grandes términos estuvo muy bien, le dificultaste las cosas a Nefertimon y nunca tuvo su victoria asegurada, especialmente por la misma naturaleza pacífica de Brienne lo cual hace que no sea una guerrera innata, pero con la suficiente voluntad para proteger a su ser más preciado. En resumen, llegados a este punto, es sumamente palpable el crecimiento de ambos y el desarrollo que han tenido tanto individualmente como en equipo, recordando que en un principio Plotmon era una Digimon sumamente asustadiza y tímida, ahora no duda en encarar al peligro por proteger o ayudar a alguien más. En cuanto a Jaime, siendo un pequeño que nunca había salido de su granja, ahora tuvo la oportunidad de valerse por sí solo, tomar los conocimientos que su familia le dio año tras año para plasmarlos en su aventura o explicarle situaciones a Brienne. Me resultó una pareja muy fresca, noble y con un crecimiento nutrido por su continua convivencia con el otro. Por mi parte sería todo, ojalá algún día Jaime y Brienne vuelvan a la acción de algún modo; y quizás un día la cachorra pueda ver episodios de GoT y ver por fin la serie que tanto fascinó a su niño humano. ¡Felicitaciones por terminar el evento! Estaré en espera de ver el final~


- Recompensa:
Completación: Medalla y Digivice a elección


Masaru Masaru fase lista y validada o/
Tizza V.G.Tizza gracias por el apoyo acá~
 
Arriba Pie