Quest C Cobradores || Ringo, Law & Serah

Estado
Cerrado para nuevas respuestas

Maka.

¡Wubba lubba dub dub!|| Lord of Shipping
Moderador
Registrado
29 Mar 2009
Mensajes
4,683
Ubicación
Wonderland
Offline
"Cobradores"
a) NPC que la solicita: Hagurumon
b) Descripción de la misión: Cada quien busca la manera de ganarse la vida en el Mundo Digital; Algunos obtienen préstamos para "despegar" y tener una base, otros son los que prestan este dinero. Hagurumon pertenece al segundo grupo, teniendo un pequeño "negocio" donde él le tiende la mano a la gente en tiempos difíciles a cambio de unos generosos intereses a la hora de cobrar. Ha llegado el fin del mes y es la hora de que el Digimon máquina cobre su dinero, sin embargo nunca faltan los clientes irresponsables que "le pagarán todo la semana que entra". Nuestro cliente es muy pequeño para resultar intimidante o convincente, por lo que necesita gente que actúe como cobradores, obteniendo el dinero que le deben de los clientes atrasados.
c) Descripción del campo de juego: Ciudad
d) Objetivos a cumplir:
  • Reunirse con Hagurumon
  • Ir hacia los hogares de los deudores y cobrar el dinero
e) Notas
  • A Hagurumon le importa poco la forma en que "convences" a los deudores, siempre que él obtenga su dinero. Sin embargo, ya que su negocio está en la delgada línea de lo legal, trata de evitar meterlo a él en problemas con DS (lo que a ti te pase le da igual)
  • Algunos Tamers y Digimon se pueden mostrar muy renuentes a pagar
  • Para el final del día debes haber obtenido el dinero de al menos tres clientes
Plazo: 14 Días
Post: 3 por persona
Tamer: Betamon & Takanabe Ringo / Tentomon & Law Wolfe / Sarah Farron & Dracumon
Digivice: iC (Ringo & Law) básico (Sarah).
Extra: Law con digimental del valor.

Tizza V.G.Tizza .Wolfe .Wolfe Claire. Claire.
Pueden iniciar, chicos
 

.Wolfe

Lobo. Mi ojo es la luna, mi pelaje la noche.
Registrado
6 Jul 2009
Mensajes
2,898
Offline
La espesura del Bosque Inquebrantable apenas creaba una tenue línea de sombra capaz de rivalizar contra el calor de los rayos del sol. En las primeras horas de la mañana el astro rey sometía al indefenso mundo bajo sus pies con los últimos días del verano, antes de los vientos frio de otoño y las bajas temperaturas del invierno. Muchos de los clientes fieles del Bad Spill se encontraban disfrutando de un delicioso desayuno, otros un dulce frio con el cual afrontar el resto del día mientras un diminuto grupo; los cuales iban en aumento esos días, parecía esperar un servicio diferente al normal. Transcurrido los minutos y llegados a las diez en el reloj de pared, las puertas del establecimiento se abrieron nuevamente de par en par con una fuerza excesiva.

― ¡Good morning~! ― exclamo una voz femenina mientras elevaba la mano, intentando captar la atención del público presente. La mayoría atendieron con un ánimo menos animoso mientras que el pequeño restante la atendió con un entusiasmo poco coherente, sobrellevado y con un sonrojo evidente en las mejillas.

En el poco tiempo que los nuevos integrante del Bad Spill: Serah Farron y su compañero Dracumon, comenzaron a trabajar media jornada en el establecimiento los últimos días se había formado un grupo de fans, estos digimon y a la vez tamers amateur parecían crecer cada más. Aprovechando el suceso y la acumulación de los clientes, Betamon hizo obligatorio que cada uno debía portar al menos una compra para permanecer toda la mañana, un almuerzo para la tarde y un postre durante la noche. Este régimen era exigido por Boss, el cual no tenía predicamentos en aplicarlo a su manera. Por otra parte, los integrantes de la Guild, ignoraban a su manera todo el espectáculo presente. Ringo consideraba que la buena vibra resultaría favorable para mejorar el ambiente del bar y su energía pero siempre se mantenía en su habitación por lo que casi nunca escuchaba los alaridos de estos, Betamon se sentía liberado al medir el presupuesto y todo le parecía una dulce tonada. Tentomon no veía problemas, no le importaba en lo mas mínimo al igual que su compañero humano, Law sentía en su interior lastima por los pobres diablos que caían tan fácilmente en las garras de aquella mujer de cabello rosado tan claro que daba toques dorados en plena luz; asemejando un falso rubio.

― Buenos días, Lobito~ ― sentencio la adolecente al acercarse al aludido a su espalda mientras se encontraba sentado frente a la barra, recostándose sobre él y rodarle el cuello con los brazos, posando su cabeza a un costado y con una enorme sonrisa.

― … ¿A qué estás jugando ahora? ― cuestiono Wolfe con una mirada en el ojo de pocos amigos, pero siendo incapaz de ver a la cara a la chica.

― ¿Huh? ¿De qué hablas, Lobito? ― la voz divertida y cómplice de Serah, incapaz de ocultar su diversión interna al declarar su cuestionamiento fue toda la evidencia que el pelinegro necesitaba. Al girar el rostro contemplo como siempre la mirada asesina de todo el club de fans de la peli rosa contra él, fija y casi mortal. Law no se limito a ignorarlos, ya lo había hecho antes y estos simplemente se limitaron a jugarle bromas estúpidas en contra. Los rivalizo, en el acto saco la navaja que portaba en el bolsillo del pantalón, desenfundando la hoja y apuntarla contra ellos con toda la intensión de utilizarla, las miradas inmediatamente retrocedieron y guardo el arma sin más ―. Oh, ¿acaso estas celoso? ¿Por eso lo dices?

― No me seas hipócrita… ― tomo los brazos de la chica y los lanzo a un lado, apartándola de su lado ―. Yo no soy tan imbécil como ellos, no caeré en tu estúpido juego. Además, esa actitud pasivo-agresivo me está cansado ― sentencio viéndola fijamente a los ojos.

― … Awww. Tan lindo~ ― declaro la chica con una enorme sonrisa, divertida ante la actitud n indiferente, fría y de maloso del emparchado, sintiendo cierta ternura. Lo cierto era que la chica respondía de forma positiva ante sus intentos de alejarla, hecho que lo confundía inmensamente. De forma inesperada, en medio de la conversación, sobre la mesa apareció una enorme cantidad de papeles; algunos envueltos y otros sueltos, traídos todos por el nuevo mesero a medio tiempo de la taberna.

― Lobo, aquí tienes una nueva tanda. Parece que estas siendo muy cotizado hoy, ¡kesh kesh kesh! ― rio divertido. Lo cierto es que entre más aumentaba la reputación de Serah, el de Law disminuía. Las cartas de amenaza, muerte y reto estaban siendo demasiado comunes, tanto que Wolfe le parecía absurdo, al principio la idea le divirtió pero poco a poco fueron perdiendo la gracia por no representar ningún peligro real ―, por cierto, Prette, ¿finalmente te decidiste?

― ¡Sí! ¡Casi lo olvidaba! ― la peli rosa inmediatamente busco algo entre sus ropas, lo cierto es que llevaba días yendo a la Central intentando encontrar el “trabajo indicado” para ella. La chica resultaba ser demasiado quisquillosa, por ello Dracumon desistió de acompañarla después de la tercera ocasión. Esta vez parecía a ver vuelto con algo, finalmente ―. ¡Aquí esta! Un hermoso trabajo, pero parece algo complicado así que quiero que ustedes me acompañen, ¿sí?

El emparchado sin esperar demasiado desistió, no estaba muy conforme de compartir tanto tiempo con la chica, especialmente porque en un lugar público tendría que cuidarse mucho más la espalda si andaba a su lado. Sin embargo, la diosa desgracia, como siempre, acariciaba el costado de su mejilla para demostrar el enorme chiste que resultaba ser su vida. Ringo había entrado por la entrada trasera del bar, que daba a la cocina y las habitaciones, escuchando en ello las palabras de su nueva miembro. En ese momento una media sonrisa apareció entre sus labios, considerando la idea de la joven como una oportunidad para conocer sus actitudes y las de Dracumon.

― Yo creo que sería una excelente manera para hacerlos congeniar y mejorar la tensión entre ustedes~ ― declaro la castaña. Law desde que encontró a la Guild nunca había estado en contra de las decisiones de su Leader, incluso ahora suspiro tragándose sus palabras y aceptándolo de mala gana ―. Entonces, ¿de qué tratara la Quest~?

Tizza V.G.Tizza Claire. Claire.
 

Reflejo
Moderador
Offline
En otras palabras nuestro cliente es un usurero... —reflexionó Wolfe en voz alta, luego de escuchar la propuesta de la pequeña Farron. Takanabe pensó que al menos, por su tono de voz, no parecía muy contento con la idea del trabajo. A ella realmente no le importaba, pero el tuerto alegó que no deseaba tratar con gentuza de esa calaña. Los que cumplían con esa labor, como Hagurumon, solían ser personajes avaros, celosos de perder un centavo de sus montañas de dinero. El hecho de que prestasen Bits no significaba que tuviesen corazones nobles, al contrario, querían devuelta cada moneda y exprimirían hasta la última gota de sangre de sus "victimas" con tal de conseguirlas. Law le advirtió a Ringo con sus propias palabras. — Jefa, en este trabajo te aseguro que no encontrarás "buenas vibras".

Te preocupas demasiado. Solo debemos tomar el lugar de tuerquitas y cobrar el dinero~ —a sus ojos la tarea parecía sencilla. Bueno, normal, para ella todo era simple. Serah soltó una exclamación de alegría cuando su líder le dio el "visto bueno" para la misión. La distraída pensó que la chica era muy enérgica, quizás, solo quizás, le contagiaba sus ganas de trabajar tan arduamente como ella. Por supuesto, Takanabe todavía no lograba comprender cuales gestos de la neoyorquina eran una actuación y cuales no. Ni en sus sueños más salvajes habría imaginado que la pelirosa fuese una experta manipuladora. — ¿Quieren que partamos de inmediato~?

Kesh, me parece una buena idea —comentó el diablillo con una estridente risita — Quiero familiarizarme más con File City, quizás pueda recordar algo relacionando al incidente con el Ghoul —él al reencarnar, perdió gran parte de sus memorias. Naturalmente insistía en presenciar sucesos tan importantes como ese, el hecho de perder su experiencia le afectó de forma negativa. Incluso dijo que era como si el propio destino le excluyese.

Betamon por su parte, pensó que sería buen momento para sacar a relucir el orgullo de su especie: el transporte. GigaSeadramon, la etapa definitiva a la que aspiraba, era un digimon enteramente diseñado para esa tarea. Le gustaba llevar pasajeros sobre su lomo, sentía que se acercaba un poco más a su sueño. — Master, procede.

Sí~ —asintió la distraída con su clásico acento. Salieron afuera del recinto y allí canalizó su aura a través del iC. El digivice permitió la evolución de su compañero. MegaSeadramon apareció, apoyó su cuerpo sobre la tierra y permitió que se subieran sobre él.

Y... ¿Cómo dijiste que le hacías para volar? —le cuestionó Farron curiosa, siendo incapaz de entender por qué una serpiente sin alas podía hacer tal hazaña.

No creo que te sepa responder —Tentomon ya se hacía una idea de que diría el acuático. Aunque bueno, siendo honestos él tampoco se podía poner en su lugar, pues en todas sus etapas evolutivas dependía de sus alas para mantenerse en el aire.

Silencio. He dicho muchas veces que tienen que abandonar la lógica del mundo humano —era una pregunta que le lanzaban constantemente, ya se cansaba de decir siempre lo mismo. Una vez incluso argumentó: "Así como ustedes no pueden explicarme como le hacen para mover sus miembros, yo tampoco puedo decirles como le hago para volar". Fue curioso, inmediatamente después le dieron una respuesta detallada sobre la anatomía humana y tuvo que tragarse sus palabras. Desde entonces se mostraba reacio a tocar el tema.

No pasaron muchos minutos para que el grupo entero abandonará el Bosque Inquebrantable. Desde las alturas y sobre el lomo de MegaSeadramon, apreciaron el constante cambio del paisaje. Las espesas arboledas desaparecieron para dar lugar a un campo abierto cuya extensión era kilométrica. Los humanos notaron como crecía un sentimiento de lejanía cuando contemplaban el mundo desde esa perspectiva. Una sensación absorbente que los metía en una especie de trance, algo adictivo si se superaba la acrofobia. Law incluso dejó de suspirar por primera vez en el día, su mente olvidó por un momento las escenitas que le hizo pasar Farron toda la semana. No obstante, los prados también se esfumaron, la ciudad apareció bajó sus narices.

Llegaron a File City.

Bajaron a tierra de inmediato, la anguila revirtió su evolución y regresó a su etapa Child. El resto del camino lo recorrerían a pie.

Vaya que se nota el cambio —dio su opinión el verdecito. Semanas atrás, la población en general mostraba una paranoia colectiva muy grande por culpa de los Death-X. Los peatones ahora se veían mucho más relajados, volvieron a vivir sus felices y tranquilos días. Serah no simpatizaba con ellos, le era imposible hacerlo siendo que ella misma no vivió el terror del Ghoul ni tampoco fue victima del Gjallahorn. No obstante, no era tan ingenua como para pensar que este era un mundo de puras aventuras, sabía que debía tener un lado oscuro y se sentía algo atraída por eso. De hecho, sospechó que con este trabajo podría ver con sus propios ojos a la escoria de la sociedad. Ni que decir lo emocionada que estaba por empezar.

Luego de quince minutos, por fin llegaron a su destino. Se trataba de un edificio pequeño, a diferencia de los aledaños, sus paredes no estaba hechas de cemento sino de acero. Las ventanas eran de una sola dirección, por lo que en el exterior funcionaban como espejos y se volvía imposible ver que había dentro. Encima de la puerta, yacía un pequeño cartel con el nombre del negocio: "El engranaje fiable". Dracumon y Ringo creyeron que era un mote divertido, Wolfe y Tentomon pensaron que era bastante sospechoso. ¿Era necesario remarcar lo "fiable" que era para que le diese seguridad a sus clientes?

No le dieron más importancia y entraron.

En el interior, el panorama estéril cambió bastante. El piso estaba alfombrado con un material de alta calidad. Los muebles eran de roble, había estanterías lujosas con libros dedicados al ámbito financiero y cuadros elegantes por doquier. Para finalizar, un enorme tragaluz debía iluminar la habitación. Una lástima, el día estaba nublado y fresco, de momento no era posible depender del sol así que las lamparas de encargaban de ello.

¿Quienes son ustedes? —allí, en medio de la sala estaba Hagurumon. Uno de sus engranajes estaba cubierto por un material felpudo, lo hacía girar sobre la mesa de madera para lustrarla, así hasta dejarla reluciente como un espejo.

Venimos por el trabajo, ¿no te avisó la Central~? —le contestó Ringo con una expresión adormecida.

¡Oh, así que ustedes son Nastrand's Maze! ... No se ven muy capaces, pero uno de mis clientes me dijo cosas buenas de ustedes, supongo que confiaré... —el digimon maquina fue demasiado sincero, se notaba que no sabía tratar con las personas. — Para ser honestos, es la primera vez que contrato a alguien, pero he llegado a un punto en el que no puedo hacerlo todo yo solo.

... —Wolfe se quedó en silencio y comenzó a sacar conclusiones en su mente. Por el lujoso cuarto, entendía que a la maquina no le faltaba dinero. Su afirmación anterior y el hecho de que estuviese limpiando por su cuenta, confirmaba su teoría de que todos los usureros eran tacaños. Hagurumon no era capaz de contratar ni a un empleado para el aseo. El tuerto se puso un cigarrillo apagado sobre su boca y le interrogó. — Si le ayudamos a recaudar las deudas, ¿nos pagará el dinero acordado? —a los ojos de otros, lo que decía él era una obviedad. No obstante, temía que ese sujeto fuese la clase de bastardo que utilizaba a los demás y luego encontraba una excusa para no recompensarlos y salirse con la suya.

El dueño del local no respondió de inmediato. Su rostro inexpresivo era imposible de leer y giraba sus engranes como si estuviese procesando la pregunta. — Depende... la ayuda no basta, tendrán que triunfar en esta tarea sí quieren mi dinero. Aquí no habrá premios consuelo. ¿Están a la altura, mmm?

Claire. Claire. te toca.
.Wolfe .Wolfe hola (?)

Estoy tan adormecido que no sé si lo que escribí es coherente. Mañana lo reviso xD
 
Última edición:

Claire.

Lightning
Offline
El grupo quedó en silencio mientras Wolfe taladraba con su único ojo al Child mecánico, algo en él no le agradaba, además de que su humor no era el mejor esa mañana. La más chica del grupo movía de modo impaciente sus dedos entrelazados detrás de la espalda y curvó sus labios levemente hacia arriba al notar aquello; sonrió de modo algo malicioso y entonces dio un saltito en su lugar.

¡Por supuesto que sí! —exclamó ella lanzándose sobre el Digimon y colgándose de él. Hagurumon de inmediato soltó una maldición por el susto y comenzó a pedir que lo soltara, pero la falsa rubiecilla simplemente lo ignoró para acariciar con su diestra el "rostro" del jefe del día. Dracumon vio aquello, notando la doble fe de la joven humana en sus actos y rió por lo bajo.

Law chasqueó la lengua y rodó el ojo mientras masticaba el cigarrillo en la boca intentando aplacar su molestia, él también se daba cuenta de la manipulación de la adolescente y de cierto modo lo irritada. Ringo, por su parte, sonreía complacida de ver que la nueva miembro de su guild era tan enérgica y "agradable" para sus clientes. Tentomon permaneció estático y Betamon bufó aburrido, fue el verdecito quien detuvo todo el actito.

Bueno, bueno, ya basta de charla, estamos aquí para trabajar. Mejor díganos a dónde iremos y con qué clase de gente nos toparemos —Hagurumon y Serah fijaron la vista sobre él y entonces la chica se descolgó de la tuerca digital para de nuevo adoptar su postura de niña inocente, colocando las manos detrás de la espalda y meciéndose sobre sus pies mientras le sacaba la lengua a Betamon. Hagurumon carraspeó, soltó el trozo de tela en su "mano" -con el cual estaba limpiando su escritorio-, entonces se dirigió a un archivador que permanecía a un costado y sacó de allí una carpeta delgada. El grupo lo observó mientras él extraía unos cuantos papeles que al final solo fueron cinco hojas, las cuales acomodó sobre el escritorio y de frente a los miembros de Nastrand's Maze.

La distraída fue quien se acercó y sin cambiar la ausente expresión en su rostro contempló lo que decía cada hoja: en estas estaban impresas las fotografía de los deudores, además de una breve reseña que mostraba de cuánto había sido el préstamo, cuándo se realizó y qué cuota se debía pagar cada mes, sumado a los intereses que imponía Hagurumon por su bondadosa contribución. También estaba marcada la dirección de habitación que había dado la persona o Digimon deudor para ir por él en caso de que se retrasara su pago.

Después de un par de minutos, Takanabe entonces tomó las hojas y se volteó a su compañero de gremio más antiguo para pasarselas; el californiano tomó los papeles y les dio una ojeada. Serah se acercó para ver la información, poniendo su cabeza casi sobre estas y no dejando ver al emparchado; lo cierto es que hacer cualquier cosa que lo molestara le divertía. Aún no olvidaba que este tenía alguna clase de relación con su hermana mayor, pero necesitaba ganarse algo de la "confianza" del equipo de Nastrand's Maze para luego indagar un poco más. Por ahora contaba con sustento y techo gratuito, de modo que mientras más tiempo pudiera mantenerse con ellos, para ella y Dracumon era bueno.

De acuerdo, tomaremos el trabajo~ —dictó la japonesa y Hagurumon giró los engranes que le fungían como "manos" en señal de aprobación. El ahora trío de humanos junto con sus compañeros Digimon y Hagurumon, salieron del local de negocios del Child y se dirigieron a la dirección que decía uno de los papeles. Ya habían acordado que irían a los que estaban más cerca antes y luego a los más lejanos; de modo que solo tuvieron que atravesar unas tres calles para llegar al primero. El deudor se hospedada en una Inn de varios pisos y que estaba dividida por apartamentos.

Bien, ¿cuál es la información que tenemos de este? —preguntó la adolescente Farron, volviendo a meter su cabeza sobre los papeles mientras el estadounidense veía lo que decía la hoja. Wolfe lanzó un 'tsk' y gruñó.

... Tú deberías saberlo ya —dijo de modo tajante (refiriéndose a que ella podía ver más que él) y la empujó levemente, dejando las hojas en su mano para caminar al frente. Tentomon lo siguió y Serah infló las mejillas, mientras que Dracumon se tapó la boca para ocultar su "kesh, kesh, kesh" del lobo; si el chico lo descubría burlándose seguro se molestaría más—. Jefa, yo iré por este —dijo el azabache mirando a la castaña y esta asintió sin darle mucha importancia y con una expresión somnolienta. Hagurumon flotó para colocarse al lado del varón del grupo—. ¿Hm... ? ¿Irás? —preguntó él.

¿Cómo sabrás en qué apartamento es? —cuestionó encarándolo.

... Lo dice la hoja —contestó de modo seco. Betamon miró arriba algo aburrido de la conversación.

¡No pierdan tiempo, joder! —regañó y la japonesa a su lado bostezó. Wolfe suspiró y continuó adelante, si Hagurumon iba o no le daba igual. El papel de la información anunciaba que se trataba de un Tamer de Rango Amateur, así que suponía que no sería muy difícil. Tentomon no dijo nada, notaba a su camarada algo tenso, lo cual era extraño tratándose de un encargo tan sencillo; aunque nunca se podía saber qué clase de tratos había hecho ese Hagurumon.

El azabache, Tentomon y Hagurumon ingresaron al lugar y se consiguieron con una jovencita que atendía una vitrina dentro.

Buenos días! ¿En qué puedo ayudarlos? ¿Vienen a rentar los servicios de la Inn? ¡Tenemos los mejores precios! —exclamó con ánimo. Wolfe la observó fijamente sin decir nada y Hagurumon también. Después de un par de segundos el Child mecánico miró de soslayo al humano.

¿Qué esperas? —preguntó en tono reprobatorio.

... Es tu conocido, ¿no? Pregunta por él —respondió Law.

Para algo los contraté —refutó el engrane con molestia.

El infame volvió a soltar aire con pesar, no quería meterse en el trabajo y tuvo que "aceptar" casi que de mala gana, ¿y ahora recibía ordenes de un usurero y tacaño Child? Tenía que agradecerle infinitamente a la pequeña, dulce y gran manipuladora que ahora era parte de su guild. Para su desgracia, el joven que le debía a Hagurumon aparentemente había dejado la ciudad hacía un par de días y no dijo a dónde. Aquello, por supuesto, afloró el mal humor del engranaje digital, que se dedicó a vociferar amenazas hacia el joven Amateur e insultos a los miembros de Nastrand's Maze por haber "fallado" -según él-, mientras iban camino a la ubicación del próximo deudor. La situación completa empeoró el estado anímico del californiano, que estaba a punto de deshacer en datos a ese fastidioso Child que los insultaba; o en su defecto, a cualquiera que se le atravesara en el camino.


.Wolfe .Wolfe Law está sensible (?)
Tizza V.G.Tizza x33
 
Última edición:

Reflejo
Moderador
Offline
¿Cómo piensan juntar el dinero, mmm? —Hagurumon seguía con sus reclamos irracionales. Era un digimon que necesitaba respuestas certeras para mantener la boca cerrada. Su mal genio nublaba su juicio, muchos de sus clientes aprovechaban esto para evitarlo a él y sus deudas. La maquina no tenía el sentido común necesario para saberlo, por eso pensó que las cosas cambiarían si contrataba a nuevas personas para el trabajo. Lastimosamente, desde su perspectiva, los miembros de Nastrand's Maze empezaron con el pie izquierdo. — ¿Planean seguir decepcionandome, mmm?

Obtendremos el dinero... —masculló Wolfe, intentando mantener su actitud profesional. Para el tuerto era ciertamente muy difícil no matar a Hagurumon. Incluso si la pequeña Farron no le hubiese "marcado" para sus bromas, la sola presencia de este child habría bastado para sacarle de quicio.

¡Eso espero! Mi tiempo también es valioso, tenlo muy en cuenta ¿mmm?

Tentomon vio como su compañero se mordía el labio hasta hacerlo sangrar. No estaba seguro de si debía dedicarle un par de palabras de ánimo o simplemente darle un poco de espacio. La segunda opción parecía más atractiva, no deseaba que se desquitara con él.

La pareja volvió a reunirse con los otros cuatro miembros a las afueras del edificio. Como el primer objetivo fue un fracaso, decidieron ir por el siguiente.

Nombre y apellido: Lucas Castillo
Edad: 26 años
Nacionalidad: Peruana.
Número de D-Terminal: 906-453452
Dirección: File City, calle 52. Posada de la Madre Digital, segundo piso.
Suma retirada: 4.000 bits
Interés por mes: 10%
Total a pagar: 8.800 bits
... ¿En serio le prestó dinero a un tipo como este? —se preguntó Law luego de elevar sus prejuicios al máximo. Le bastó con ver la foto para entender que se trataba de un matón, conoció a uno muy parecido en el incidente con Dracumon. El mes ya había llegado a su final y Hagurumon debía intentar reclamar sus merecidos bits una vez más, no obstante, el tuerto entendía que ese sujeto jamás le pagaría por las buenas. Si se tenía en cuenta que llevaba un año entero evadiendo su deuda, quedaba claro que Lucas solo se mofaba de la maquina. Ringo se acercó para ver la imagen del hombre.

Oh~ mira Betamon, tiene cicatrices como las tuyas~ —el asunto era una nimiedad, pero logró captar la atención del verdecito. Éste último, después de examinar la imagen, infló su pecho y bufó con cierta prepotencia.

— Pff, ¿qué dices Master? ¡Mira bien de cerca, las mías son más grandes! —sentenció como si se tratara de una competencia. Sus heridas eran sus medallas, no permitiría que le comparasen con un simple humano. — ¿Y bien? ¿a dónde vamos?

A la calle 52~.

Hmn... ¿Eso no queda al otro lado de la ciudad? —cuestionó Serah mientras se cruzaba de brazos. Ella era una habitante nueva del mundo digital, sin embargo, en su corta estadía logró aprender una buena cantidad de direcciones. Dracumon intuyó que Betamon les volvería a llevar, tuvo razón en esa parte, no era conveniente ir caminando durante otros cuarenta minutos cuando en su lugar podían ir volando. Takanabe tomó su iC y procedió a forzar la etapa perfect de su compañero.

Así que tenían esa carta bajo su manga, ¿mmm? —Hagurumon se mostró sorprendido, nunca tuvo la oportunidad de presenciar una evolución artificial de cerca. Creyó que era bastante asombroso y le dio algo de crédito a la guild por eso, en otras palabras, dejó de soltar tantas quejas. Todos subieron sobre el lomo de la serpiente y partieron al lugar de destino. No les tomó ni diez minutos llegar. Una vez de nuevo en la tierra, MegaSeadramon le hizo una petición a su tamer.

Me quedaré así Master. Seguro que me necesitan luego —cambiar de forma era un proceso muy agotador. Cuando abusaba demasiado de ello en un día, sufría repercusiones tales como dolor de cabeza y una disminución en sus reflejos. En casos más extremos incluso podía perder su evolución de forma involuntaria. La distraída asintió y procedió a guardar a la anguila dentro del digivice iC. Si querían viajar de nuevo, el acuático ya estaría preparado.

La Posada de la Madre Digitial, una de las casas de huéspedes más antiguas de la ciudad, se veía rebosante de vida. Más de una docena de inquilinos vivían en armonía bajo el mismo techo. Todos cenaban juntos, se apoyaban entre sí e incluso se turnaban para usar el único baño del edificio. Pese a que era una estructura vieja, tanto las paredes como las ventanas estaban muy bien cuidadas. Ringo tocó la enorme puerta de madera. Después de unos segundos, una mujer de a aproximadamente treinta años los recibió. Tenía el cabello rubio teñido, ondulado o más bien, enmarañado. Vestía un camisón blanco y pantuflas acolchonadas. Con una taza de café en la mano, apoyó el resto de su cuerpo contra el marco de la puerta y les recibió:

¿Sí? ¿Qué necesitan?

Lucas Castillo, ¿cree que podamos verlo? —la pregunta de Wolfe fue recibida con una mueca de disgusto. Parecía que nombrar a aquel sujeto le causaba un poco de molestia a la mujer.

Lucy no está aquí hoy, no ha vuelto en todo el fin de semana —Dracumon casi estalla de risa cuando escuchó el diminutivo del deudor, tuvo que taparse la boca con ambas manos para evitarlo. Farron también tuvo una reacción similar, solo que ella supo disimularlo mucho mejor. — Sus amigos me dijeron que se quedó en el casino, probablemente siga ahí.

¡¿Otra vez?! - estalló la maquina al escuchar que su siguiente objetivo tampoco estaba dónde debía. Por un momento Wolfe creyó que volvería a tragarse todos los reclamos de Hagurumon. No obstante, esta vez tenían una idea de dónde se podría encontrar el tal Castillo. MegaSeadramon los llevó al centro de la ciudad, no sin antes recordarles que su idea de permanecer como perfect fue bastante acertada. Se enorgullecía de sí mismo cada vez que usaba su pequeño cerebro.

El casino de File era como cualquier otro del mundo humano. El piso de madera y la iluminación venía casi en su totalidad por fuentes artificiales. Maquinas tragaperras por doquier, bingo, ruletas, juegos de cartas y muchas cosas más. La actividad era buena, el lugar prácticamente que reventaba de clientes. Por supuesto, para ingresar debías tener al menos 18 años. Uno de los guardias le advirtió a Serah que podía entrar pero no participar en los juegos. Entre la multitud, Hagurumon identificó el característico corte de pelo de Lucas. Sin perder tiempo, se acercó hasta él.

¡Hombre, pero si es mi tuerca favorita!—exclamó Castillo sin despegar la vista de la maquina tragamonedas. Después de jalar la palanca y ver que el resultado no era el deseado, suspiró y se levantó para encarar al digimon. Con un metro ochenta de altura y una complexión musculosa, desprendía un aura intimidante, aunque la misma era mitigada cuando él se encorvaba y sonreía. Detrás suyo yacía un Targetmon con una expresión sombría. — ¿...? ¿Quiénes son esos?

Hagurumon antes de responder, giró sus tuercas y entrecerró sus ojos. — Son ayudantes —tajó con un tono seco. — Sabes por que vengo, estamos a fin de mes.

Ah, ¡eso! —con un gesto dolido, el matón se preguntó. —Tendrás que esperar un poco más, ya te dije que te lo pagaré cuando pueda ascender.

¡Es lo que vienes diciendo desde hace dos meses! ¡Tu deuda no hace más que incrementar y no parece que tengas intención de pagarla! —explotó el usurero. Era el colmo que le diese la misma excusa cada vez que le veía.

No puedo darte lo que no tengo —sentenció el peruano al tiempo que lo liquidaba con la mirada. Su actitud amistosa desapareció de un momento a otro.

E-eso es... —el engranaje no tenía idea de que hacer cuando llegaba este momento. Le dedicó una mirada a los miembros de Nastrand's Maze, esperando que estos hicieran algo. Ringo no lo notó y Farron fingió no hacerlo. Ésta última estaba disfrutando el ataque de pánico de su cliente. Wolfe volvió a suspirar antes de caminar hasta el deudor. Le miró con unos ojos vacíos y luego observó a su alrededor.

Hm, aquí hay dinero —encima de la maquina tragaperras había un vaso de plástico lleno de fichas. Lo tomó con una mano para calcular su peso y cantidad. — Y mucho. Imagino que esto lo puedes canjear por 3.000 bits. Lo tomaremos.

¡Oye oye oye! ¡Eso lo necesito para vivir las siguientes semanas, déjalo dónde estaba antes de que me enoje! ¡Targetmon! —el mono que hasta el momento se había mantenido en silencio, dio un salto enorme desde su posición y le arrebató las monedas a Wolfe con un movimiento audaz, evitando que ninguna se cayese. Las personas alrededor de ellos notaron los gritos y la atmósfera se puso tensa, no tardó mucho para que viniese la seguridad y los echase a todos por el escándalo que estaban armando. Afuera del edificio, Lucas maldijo y golpeó la pared con su puño. Se lastimó los nudillos al hacerlo pero no le importó. — ¡Joder! ¡Estaba de buena racha, lo han arruinado!

Kesh, patético humano —el diablillo se mofó de la actitud que estaba mostrando el deudor. — No te sulfures Lucy, nosotros solo tratamos de hacer nuestro trabajo.

¡...! —cuando le llamó por su sobrenombre, Castillo apretó sus dientes con fuerza. Su vena sien se inflamó y su rostro se puso rojo como un tomate. — ¡Se lo han buscado! ¡Targetmon!

Éste si que se parece a ti, ¿no Seadramon? —dio su opinión Serah, confiando que la serpiente aún podía oírle desde el iC. Justo como pensó, una voz salió del aparato.

¿Quieren que le de una lección? Ese bastardo me está sacando de quicio.

Tranquilo Seadramon, nosotros nos encargamos —Wolfe vio en el deudor, un blanco potencial en el cual desquitar su ira. Estaba ansioso por ponerlo en su lugar, aunque su rostro no reflejase dichas emociones. Evolucionó a Tentomon en FlaWizardmon y llevaron a Lucas hasta un callejón sin salida.

Si es posible quiero evitar esto, denos el maletín señor Lucas —el mago de fuego estaba siendo amable, el asunto se resolvería por un tiempo si el deudor pagaba al menos una cuota.

¿¡Me intentan robar?! ¿¡Crees que Security se quedará de brazos cruzados?!

Yo creo que sí~ —le interrumpió Takanabe desde una posición segura. — Si tomas acciones legales, sabrán que no pagaste tus deudas~. ¿No es cierto jefe?

S-sí —afirmó la tuerca algo nerviosa por la situación. — Si vas con la policía, lo más probable es que embarguen todas tus pertenencias. ¡Así que paga la maldita deuda, no tienes opción!

El peruano creía tenerla, otra solución para el asunto. Solo debía darles la paliza de su vida a esos malditos usureros y cancelar su deuda mediante el uso de la fuerza. Targetmon se paró frente a él, de sus zapatillas salieron chispas y gruño con cierta rabia. FlaWizardmon levantó su guardia. Después de que ambos se mataran mutuamente con la mirada, el primero salió despegado de su posición.

(¡Aquí viene!) —el títere saltó sobre las paredes, en un terreno tan cerrado como ese, podía permitirse el uso de acrobacias. Por el impulso generado y la tracción, su velocidad era mayor que la del hechicero, sumado al hecho de que sus movimientos eran impredecibles. Con una voltereta el mono acortó distancias hasta estar justo en frente de su oponente. Apuntó con una zapatilla a los tímpanos de FlaWizardmon, con la otra, decidió ir por su traquea. La secuencia fue tan rápida, que el humanoide solo pudo defenderse levantando una barrera de fuego sobre su cuerpo. Naturalmente recibió el ataque de lleno, aunque también le provocó unas quemaduras al simio. — ¡Cgoff-...! — su cuerpo fue empujado hasta que se estrelló con unas bolsas de basura. Le costó respirar durante los siguientes segundos. — (Es bueno, sabe como aprovechar su ventaja de terreno y va por mis puntos vitales) —pensó todavía con algo de calma. También notó que sus estadísticas generales eran bastante inferiores. El hecho de que tuviese que compensar sus movimientos con técnica indicaba que no era lo suficientemente fuerte.

¡Vamos, levántate lerdo qué recién comenzamos! —habló por primera vez en el día Targetmon.

El combate no sería sencillo bajo esas circunstancias. No podían contar con Dracumon por ser pareja de una amateur ni tampoco con MegaSeadramon, pues éste haría destrozos en los alrededores. El mago era el único que tenía una evolución que encajaba perfectamente en lugares cerrados, razón por la cual no estaba tampoco en su clásica forma de insecto.

Lucas se acercó a Law Wolfe, el primero también tenía la intención de comenzar un combate entre humanos. Parecía consiente de que era un delito que los digimon atacasen a las personas y por eso confiaba de que no lo tocarían. Obviamente no sabía con quienes estaba tratando.

.Wolfe .Wolfe
Claire. Claire.

Luego corrección muchachos.
 
Última edición:

.Wolfe

Lobo. Mi ojo es la luna, mi pelaje la noche.
Registrado
6 Jul 2009
Mensajes
2,898
Offline

Lucas le dedicó una mirada penetrante al pelinegro y su grupo. Su puntiaguda sonrisa y sus palabras rebosantes de confianza, denotaban muy bien su actitud mezquina. Además, su rostro lleno de cicatrices y su corpulento cuerpo le dotaban con un aura bastante intimidante, muy típica a la de un pandillero. Los miembros de Nastrand's Maze entendieron de inmediato con qué clase de escoria estaban tratando. Serah tenía experiencia con ese tipo de individuos, sabía lo peligrosos que podían llegar a ser por su falta de escrúpulos. De igual forma, la actitud de éste la confundía inmensamente. ¿Por qué tanta confianza cuando estaba a punto de encarar a Dracumon y MegaSeadramon? Él podría ser una amenaza para los humanos, pero los digimon a su lado debían ser capaces de despacharlo en un instante. Luego recordó lo que le dijeron en la Academia de Tamers, aparentemente, atacar a alguien con un digimon se consideraba un crimen grave, pero, ¿debía haber situaciones justificables, no? Law y Ringo, tras ver las claras intenciones del hombre, sabían perfectamente a donde los terminaría encaminando. Ningún digimon podía ponerle una pezuña encima a un humano, por lo tanto, estaban completamente indefensos contra lo que éste hiciese. El mayor tomó al emparchado desde el cuello de su chaqueta, sujetándolo con fuerza y amenazándolo sin palabras, buscando intimidarlo con su fuerte mirada. Law se limitó a contestarle con la misma acción para después girar su único ojo hacia el combate que llevaban ambos digitales en el otro lado del callejón.

FlaWizarmon se levantó de entre las bolsas de basura y con una expresión firme se dispuso a continuar. Sin embargo, su adversario no esperó ni un momento, en cuanto se puso de pie le embistió con la punta llameante de su cabeza. El elemental intentó esquivarlo, pero el pequeño títere cambió su dirección con un salto y se impulsó a la misma velocidad que un proyectil: debido a la escasa distancia que los dividía, impactó de lleno contra el pecho del humanoide, haciéndolo chocar contra la pared del callejón y perder el aire contenido en sus pulmones. Al ver eso, Wolfe chasqueó la lengua, quería ayudar a su compañero, pero en ese momento debía preocuparse de lo que tenía en frente. El agarre de Lucas se volvió mucho más firme, levantando unos centímetros el cuerpo del menor, logrando atraer nuevamente su atención.

No te distraigas, maldito. Ahora, escúchame bien, tú y tu grupito de zorras se irán de mi vista en este momento o… ― el peruano elevó su vista, fijándose en el cuerpo de las jóvenes que acompañaban al emparchado. Su descarada e incesante mirada puso un tanto asqueada a Serah, bufando a lo bajo e imaginando la clase de pensamientos que debían estar rondando por la cabeza. Ringo ignoró ese gesto, ella realmente sentía lástima por todos, incluyéndose. Se dio cuenta de que habían sido atrapados en otro remolino de violencia y que no tenía manera de escapar de el. ― Me encargaré personalmente de que me las pagues todas, empezando contigo y luego con ellas ― susurró contra la oreja de Law sin despejar su atención de las chicas ―, ¿cuál me recomiendas primero? La rubia es linda, pero me gustan más los pechos de la otra, ¿quizás ambas a la vez? ¿Tú que dices? ― Wolfe no respondió, se limitó a escuchar mientras buscaba con una mano algo en su bolsillo y con la otra simplemente apretaba su puño.

Mientras las amenazas del moroso se llevaban a cabo, su compañero digital aprovechó la cercanía que tenía contra el armor y le propinó una serie de golpes con sus zapatillas electrificas, todas dirigidas a la cabeza. Las descargas entumecieron el cuerpo del humanoide; menguando sus pensamientos y su capacidad de reacción. No obstante, el mono interrumpió su frenesí cuando escuchó un gemido familiar desde el otro lado del callejón. Giró su cabeza y vio, con los ojos bien abiertos, como su tamer retrocedía con una expresión de dolor y sorpresa. Éste sujetaba una parte de su antebrazo izquierdo con su mano derecha. Una hilera de sangre se derramó de entre sus dedos hasta caer al suelo. El simio estaba estupefacto, no podía creer que Lucas fuese herido por un flacucho como el tuerto, luego entendió que tal hazaña fue gracias a una navaja. Su sorpresa se convirtió en furia, liberó un estridente chirrido e ignorando por completo al mago, se lanzó sobre el mercenario de Nastrand's Maze. Todos los presentes contemplaron su arranque de ira. Lastimosamente para él, apenas le fue posible dar unos cuantos pasos antes de que un semi-aro de fuego le obstaculizase el camino, deteniéndolo por completo. La atención inmediatamente paso de Targetmon a FlaWizardmon. El mago pudo reaccionar a tiempo, aunque seguía aturdido. Le costaba mantener sus ojos abiertos y apenas podía mantener el equilibrio, por que usó la pared como punto de apoyo antes de ejecutar su técnica.

Rayos… Me tomó por sorpresa ― pensó separándose lentamente del paredón, dando unos cuantos pasos tambaleantes ―. Su fuerza no es gran cosa… pero, es muy rápido y su precisión es aterradora, ¿acaso no es un Child?

¿Estás bien, Red? ― cuestionó el emparchado, rompiendo el silencio tras la agitación de ambos digitales.

Sí… ― respondió con dificultad, recuperando poco a poco la estabilidad del cuerpo. Los tímpanos le dolían al igual que la cabeza, pero la corriente eléctrica lentamente desaparecía junto con el semi-circulo de fuego. La expresión de rabia en el rostro de Targetmon era incomparable, más al presenciar con desprecio tanto a Tamer como Digimon, siendo consciente de que no podía ir contra uno sin acabar con el otro.

¡Rockie! ― exclamó el peruano ―. ¡Acaba primero con ese maldito, yo me encargaré de este bastardo! ― ordenó. Durante la pequeña distracción, el matón aprovechó para rasgar la parte inferior de su camisa y usarla como vendaje, cubriendo el área de corte.

¡Sí! ― afirmó el adult, preparándose nuevamente para la confrontación.

― Lucas observó tanto a su compañero como al emparchado, recapituló sus acciones y decidió que su herida fue consecuencia de una leve distracción. ― Vaya que eres estúpido, pero para ser un lisiado tienes garra. Vamos, ven aquí, intenta utilizar de nuevo ese juguetito y te lo voy a encajar.

Hm ― el pelinegro se mantuvo en silencio, viéndolo fijamente, notando como el mayor parecía una bestia a punto de saltar sobre él con el primer paso. Ciertamente, someterlo sería mucho más fácil con su navaja y mucho más divertido, sin embargo… ― No, no la necesito ― declaró limpiando el filo con los dedos, soltando el líquido restante sobre el suelo antes de tomarlo por la hoja y estirar el brazo hacia Serah, obligándola a sujetarlo. Ésta no comprendió por que se la daba, pero por reflejo agarró el arma por la empuñadura ― … Si se atreve a acercarse a ustedes, úsalo.

Farron se mostró sorprendida. Law de inmediato se alejó de su Leader y ella, poniéndose en un ángulo que no las pusiera en peligro. La falsa rubia quiso cuestionar la decisión del tuerto, incluso se sentía extrañada de que la eligiera a ella directamente, pero al posar sus ojos sobre el semblante de Ringo, comprendió en parte sus motivos. Takabane hacía una mueca de disgusto en lugar de la expresión perezosa e indiferente que siempre cargaba. Serah recordó el poco tiempo que llevaba formando parte del NM. Ringo se limitaba siempre a mantenerse al margen de cualquier cosa que le resultara agobiante, incluso la más insignificante y ridícula discusión. En ese momento, toda la tensión en el aire debía estarla ahogándola. La estadounidense tendría que defenderla a ella en el peor de los casos.

Mientra caminaba, Law se despojó de su chaqueta, quedándose únicamente con una camiseta negra y lanzando la gruesa prenda hacia Dracumon. El recién re-nacido se mantuvo en todo momento al margen. Llevaba apenas casi una semana desde que salió del digitama y su debilidad le obligaba a permanecer como espectador, siendo lo único que realmente deseaba. No estaba ahí para luchar y sudar, solo para observar. De momento todo le resultaba fascinante y divertido. El vampiro sin dudarlo agarró la chaqueta del pelinegro, no por servidumbre o estima, sino porque deseaba que el combate entre humanos continuase sin más distracciones.

Lucas rió al verlo, si ese chico pensaba que podría luchar contra él en igualdad de condiciones, entonces era un estúpido. Esbozó una sonrisa de burla, iba a disfrutar partirle la cara y borrarle esa expresión de “chico malo”.

El primero el lanzarse al ataque fue el pandillero, elevando uno de sus puños al nivel de la barbilla y contrayéndolo hacia atrás antes de ejecutar el golpe. Law reaccionó de inmediato para esquivarlo, sin embargo, el movimiento de su oponente resultó ser una finta que le permitió al mayor acercarse y lanzar un puñetazo bajo directo a su estómago. Wolfe sintió como el aire escapaba de su interior, encorvándose inconscientemente hacia adelante para luego recibir una tercera arremetida que impactando de lleno contra su barbilla. Los ataques del pandillero eran firmes y directos, todos estaban dirigidos a la cabeza, intentando atontar y debilitar mentalmente al adversario. Tanto Tamer como Digimon peleaban con la misma estrategia; inhabilitar y destruir.

Durante el combate de los digitales, Targetmon repitió nuevamente su técnica inicial, saltando de un edificio a otro mientras alcanzaba gran velocidad pero esta vez con un nuevo factor en sus acciones: golpeaba la suela electrificada de sus zapatos contra la pared creando explosiones de energía cegadoras que al repetirse constantemente afectaba la visión de FlaWizarmon. El mago, al percatarse, se cubrió los ojos con el borde de su sombrero y bajó la mirada al suelo, en el momento que los destellos desaparecieran, su adversario atacaría y aunque no pudiese verlo, podría saber perfectamente por dónde vendría. La sombra del humanoide apuntaba siempre al lado contrario de donde Targetmon empleaba su técnica, haciéndole fácil poder seguirle la pista sin tener que verlo directamente. Los primeros intentos del simio por atacar fueron infructuosos, su objetivo se movía justo después de cada destello y siempre en una dirección que le impedía poder alcanzarlo, como si estuviera leyéndole los pensamientos de alguna manera.

¡Deja de burlarte de mí! ¡No sé a qué estás jugando, pero no te servirá por mucho tiempo! ― exclamó el títere tras detenerse. Una sonrisa de satisfacción se dibujó en el rostro del elemental al escuchar tales palabras, en su forma de insecto comúnmente le era imposible demostrar emociones y al evolucionar como FlaWizarmon no podía controlar sus expresiones, siendo un libro abierto tanto para amigos como enemigos. La sola demostración de esa sonrisa mientras sujetaba la punta de su sombrero con los dedos, logró que el mono estallase, pues se sentía insultado y menospreciado ―. ¡Hijo de…!

¡…! No puedo seguir con este juego, necesito buscar la manera de atraparlo y detenerlo ― pensó. El armor consideró por un segundo la mejor decisión y tomó sus cerillos que le funcionaban como arma antes de adoptar una posición firme, quedando completamente estático.

¿Huh? ― la bestia no sabía que haría su adversario, por lo que decidió atacarlo antes de que hiciese algo. Al generar la suficiente tracción en sus pies, se impulsó en dirección al wizard. Sin embargo, una extraña y abrasiva onda de calor se impregnó a su cuerpo justo antes de que alcanzara su objetivo. Perdió el balance y cayó al suelo, sintiendo en ese momento como su cuerpo era calcinado. ― ¡Ah! ¡¿Qué rayos es esto?! ― exclamó confundido mientras un círculo de fuego lo rodeaba.

La razón por la que mi especie es reconocida ― sentenció el elemental desde fuera, al tiempo que apuntaba ambos cerillos en dirección a su rival. En el poco tiempo que se mantuvo estático concentró su magia en el suelo bajo sus pies, elevando la temperatura hasta el punto de crear un vapor seco que se fue dispersando por los alrededores ― Y ahora… ― elevó un poco más ambas varas y creó una bola de fuego en las puntas de distinto color ― …rindete.

La pelea entre los humanos por otra parte continuaba, Law apenas podía moverse sin ser asediado por un puñetazo de Lucas dirigido hacia su punto ciego, llegando a formarle varios moretones y heridas sangrantes en el rostro. El emparchado no había visto tal nivel de cobardía desde que recibió su última paliza, pero a diferencia de esa ocasión, el peruano no demostraba la misma habilidad y fuerza, siendo simplemente un debilucho en comparación a Tom Esnuph. Además, por algún motivo, el pandillero solo parecía conocer dos movimientos y los usaba constantemente. Wolfe al notarlo comenzó a contar los segundos entre golpe y golpe; uno elevado y otro bajo seguido por uno alto, siempre ejecutados de la misma manera. Aprovechándose de ello le dio oportunidad al matón de continuar, manteniéndose a la defensiva. Tras decidirse en bloquear el primer ataque alto con ambos antebrazos, Law esperó tres segundos y retrocedió, logrando esquivar el ataque a las costillas y permitiéndole acercarse nuevamente para lanzar un puñetazo a la cara, el primero que había logrado dar. Sin embargo, su adversario ni siquiera se mosqueó, todo lo contrario, apenas se dio cuenta del golpe, concentró una mirada asesina sobre el menor y por reacción inconsciente se lanzó encima suyo, cayendo ambos al suelo. Lucas se posicionó encima, poniéndose de rodillas y presionando con su cuerpo al pelinegro para luego atacarlo con total libertad.

¡No te dejes vencer viejo! ― exclamó MegaSeadramon desde dentro del iC. A la serpiente le traían sin cuidado las peleas entre humanos, pero si uno de sus compañeros estaba luchando, por supuesto que lo apoyaría a él. Serah tensó su cuerpo, si Law perdía sería ella quién tendría que lidiar con Castillo, aunque esperaba que Dracumon o la serpiente le defendiesen. Ringo quería irse de allí para quitarse de encima las vibras negativas, pero entendía que debía hacer su papel como líder hasta el final, por lo que no abandonaría al tuerto a su suerte ni dejaría el trabajo de lado.

El único que realmente llevaba una sonrisa entre los labios era el diablillo, satisfecho por del espectáculo y con ganas de tener más. No obstante, algo distrajo su atención de la pelea. En un momento dado, debido a su pequeño tamaño, contempló desde las piernas de las humanas como la maleta que Lucas portaba parecía flotar lentamente, pero al captar bien la situación, observó a Hagurumon aprovechándose de la situación para irse con el dinero. Lo único que hizo el virus fue reír para sí mismo, le agradaba la actitud oportunista de su primer cliente, en especial cuando estaban perdiendo.

La sangre del pelinegro comenzaba a cubrir sus vendajes. Entre cada golpe que recibía todavía mantenía un atisbo de conciencia, buscando la manera de salir de ese predicamento, sintiendo una enorme cantidad de ansiedad y adrenalina recorriéndole el cuerpo (aunque gracias a ella soportaba mejor el dolor). Fue en ese momento que un recuerdo invadió su mente, la noche que el huevo de Dracumon eclosionó, y tuvo el pequeño incidente con la pequeña Farron. Tuvo una idea. Levantó ambos brazos, posándolos en el cuello del mayor, atrayéndolo a él antes de que pudiera resistirse mientras levantaba la cabeza y la parte media de su cuerpo con todas sus fuerzas. En el proceso golpeó con la punta de la frente la nariz del mayor, sintiendo como algo tronó y se quebró. El tacto del cartílago contra el hueso hizo retroceder a Lucas, el cual soltó un grito de dolor. Law le empujó y le tiró contra la tierra, tomando la posición dominante. No tenía dudas, había logrado romperle la nariz, como prueba solo tenía que ver la inmensa cantidad de sangre que salía de entre las manos del pandillero, las cuales cubrían su rostro.

… Hm… Te prometo... Que no disfrutaras esto… ― susurró con dificultad el pelinegro, al tiempo que estrangulaba al mayor, evitando que pudiera moverse o levantarse. Al sentir la falta de aire, éste último intentó zafarse, poniendo las manos en el antebrazo de Wolfe, exhibiendo como de su nariz y boca estaban empapadas en sangre. Sin perder más tiempo, presionó su puño y empezó a golpear el rostro del contrario con el mismo afán. La sensación de la carne contra los nudillos al principio fue extraña y dolorosa, pero lentamente pudo ignorarlo y agarrarle el gusto, aumentando la ejecución de los golpes al punto de no reconocer el momento en que Lucas perdió el conocimiento.

¡Law, detente! ― exclamó FlaWizarmon, contemplando molesto el estado en el que se encontraba su compañero. El humano frenó sus movimientos después de reconocer su voz, como un perro salvaje amaestrado, se levantó y lo encaró ― ¿Te calmaste?

El emparchado no respondió, en su lugar escupió sangre a un lado y suspiró con pesadez. Vio en el otro lado del callejón el cuerpo de Targetmon, éste no podía hablar por el dolor e intentaba arrastrarse dónde su compañero. —
¿Así que lo venció? — pensó para sus adentros. Dejando eso de lado, se quitó la camisa y la usó para limpiar sus heridas. FlaWizarmon le observó por un momento, luego relajó los hombros y le dedicó una mirada al resto del grupo, notando la tensión en los rostros de todos menos en Dracumon, el cual no dejaba de sonreír, siendo algo que no le extrañaba ―. ¿Huh? ¿En dónde está Hagurumon? ― la pregunta causó confusión y sorpresa en las jóvenes, el Child había desparecido sin dejar rastro.

… Kesh kesh kesh. Ese cobarde se fue hace un rato, mientras le daban la paliza a Law. Se llevó el dinero Kesh kesh kesh ― respondió entre risas el virus y causando una pequeña irritación colectiva, al menos entre la mayoría, siendo Serah la única a la que le parecía realmente divertidas las palabras de su compañero. Ahora que la "pequeña" riña había terminado, el no-muerto sintió que era su momento de interferir. Se acercó al inerte Targetmon, quién aún permanecía consciente, y le dedicó un par de palabras. — Si no quieren que esto se repita, será mejor que paguen el resto el próximo mes. ¿No querrás que Lucy termine peor, verdad? Kesh, kesh.

Tizza V.G.Tizza Claire. Claire.
 
Última edición:

Claire.

Lightning
Offline

Justo en ese instante, el mago elemental dio un brillo volviendo a su forma Child y algo de tranquilidad se respiró en el ambiente; al menos así lo pensó Serah, pero de inmediato giró los orbes para ver a la chica mayor del grupo. Takanabe permanecía viendo al hombre en el suelo fijamente y sin dibujar expresión alguna en su rostro, sentía algo de pena por él pero no lástima; después de todo, le sucedió por no pagar a tiempo.

—Hey Rin, ¿estás bien? —preguntó la estadounidense, haciendo que las miradas se posaran en la japonesa. Wolfe volteó para ver a su líder y soltó un suspiro silencioso, sabía que aquellos espectáculos perturbaban a la castaña y ella era una persona a la que respetaba demasiado como para causarle esas molestia.

—... —bajó la cabeza sintiéndose avergonzado, probablemente había perdido algo de control—. Jefa, lo siento —dijo desde su lugar y la más chica del trío deslizó sus orbes esmeraldas entre él y la distraída, esta simplemente negó suavemente y comenzó a caminar hacia un costado.

—Sip~ Terminemos el trabajo~ —fue lo único que dijo al momento de pasar por un lado de Farron para salir del callejón. La de falso cabello rubio la siguió con la vista y entonces giró para ver a Law: este aún se limpiaba las heridas de su cara con su camiseta sin prestarle atención. La adolescente lo escaneó con cuidado desde atrás e intentó esconder su sonrisa mordiéndose el labio levemente. No había sido una situación precisamente "agradable", aunque ella no era de las que se espantaba por ver una pelea callejera; pero si algo había capturado su atención fueron definitivamente los actos de Wolfe. El azabache pretendía ser alguien frío, calmado y desinteresado; pero al parecer era una cajita de sorpresas que a Serah comenzaba a causarle curiosidad. ¿En qué momento explotaba y salía a relucir su verdadera personalidad? O lo que era más divertido de saber, ¿cuál era su verdadero yo?

—Interesante, muy interesante... —dijo en tono bajo, entonces le quitó la chaqueta a Dracumon para dar unos cuantos pasos hasta donde estaba Law y lanzarsela. El muchacho acababa de tirar su camiseta a los estantes de basura cercanos y no tenía ninguna otra prenda así que ella supuso que usaría esa. Law tomó la chaqueta sin decir una palabra e intentando no mirar a la chiquilla; después de todo, parte de su mal humor del día era gracias a ella—. Estás hecho un asco... —dijo Serah entre risas, haciendo al californiano sentirse algo crispado; pero la chiquilla ignoró aquello y sin decir más nada se acercó a él para devolverle la navaja. Llevó su rostro muy cerca del chico y entonces le susurró:— You looked awesome hitting that asshole~ —confesó y rápidamente se alejó, sonrió alzando los hombros ante la mirada atónita de Law y se volteó para seguir a Ringo.

—... She's totally crazy... —musitó el de cabello negro mientras veía como ella se alejaba dando saltitos.

(...)

Unos pocos minutos después la guild de Mercenarios ahora se había vuelto a reunir con su cliente del día, Hagurumon. El engranaje los instó a que se fueran rápido de allí, pues quería evitar problemas con DS y los chicos concordaron con aquello; el Child parecía estar de mejor ánimo luego de ver lo que el equipo había hecho para recuperar su dinero de las manos de Lucy, por lo que mientras caminaban hacia el siguiente cliente rodaba con entusiasmo los engranes que le fungían como manos. Ringo, Serah y Dracumon lo seguían de cerca mientras que Wolfe y Tentomon permanecían un poco más atrás: el ambiente entre ambos compañeros infames se sentía algo tenso, el insecto no aprobaba del todo la conducta del humano y el muchacho no pretendía dar excusas por sus actos. No luego de que ya había hecho cosas peores en el pasado. Mega Seadramon permanecía dentro del iC de la líder, pero se abstuvo de dar más comentarios en cuanto al asunto.

No pasó mucho rato para que finalmente el grupo llegara a su siguiente objetivo: se trataba de una tienda pequeña en una calle de la zona comercial de File.

—Aquí es el siguiente —dijo Hagurumon algo irritado. La distraída pidió los papeles con la información del deudor, tanto ella como la pequeña Farron y Dracumon -quien subió sus manos para ver con los ojos incrustados en ellas- lo vieron.

Nombre: Gomamon.
Dirección: Calle Central de File City. Tienda Nro 12.
Suma retirada: 500 bits.
Interés por mes: 20%
Total a pagar: 800 bits.

— ¿Otro matón, Master? —preguntó el Perfect desde el interior del iC y la chica negó.

—Se trata de un Child~ —bajó el papel y miró por sobre su hombro a Law, que permanecía detrás; Ringo decidió encargarse ella de ese, todos los trabajos no tenían que concluirse con violencia y él hecho un saco de moretones. La japonesa dio un paso para ir hacia la entrada de la tienda de Gomamon pero una jalón de su chándal la detuvo. Giró con los ojos muy abiertos y de dio cuenta que era su nueva miembro de guild quien la detenía.

—Déjame este Rin —la de cabello rosa se le acercó, rodeó el brazo de Ringo con el de ella y pegó su mejilla contra la de la asiática mientras que sonreía dulcemente. La distraída abrió los ojos y pestañeó varias veces, algo sorprendida ante el acercamiento de la más joven—. Te prometo que Dracumon y yo volveremos con el dinero —le guiñó el ojo y entonces se soltó de ella para avanzar—. Vamos Dracumon~ —imitó el acento de su líder y comenzó a caminar al frente; Dracumon sonrió por lo bajo y Hagurumon se dispuso a seguir al par de Amateur. La joven entonces se detuvo y le habló—. Tú mejor quédate tuerquitas, no necesito que vengas a hacer tus dramas —le dijo y continuó. El engrane quedó paralizado ante el odioso comentario y volteó a ver a la líder del gremio.

— ¿Seguro que puede sola? Ese animalejo es... escurridizo —musitó algo irritado. Ringo solo miró a un costado dubitativa y alzó los hombros, Serah a veces podía ser muy convincente, pensó la castaña; además sería bueno ver qué tan capaces eran el nuevo par de miembros de Nastrand's Maze.

...

La campanilla que anunciaba la llegada de un cliente en la tienda del pequeño Gomamon sonó y la foca de inmediato dio un brinco desde el suelo (donde acomodada unas cosas en la vitrina baja) hasta una silla alta que le permitía ver a sus compradores. Sonrió con simpatía y saludó alzando su aleta.

— ¡Buenos días! ¡Bienvenidos a la tienda de antigüedades de Gomamon! ¿En qué puedo servirlos? —dijo con entusiasmo.

— ¡Pero qué cosita tan linda! —exclamó la americana y se lanzó sobre el Child de manchas púrpuras y cresta rojiza. Gomamon quedó de una pieza cuando sintió que era abrazado y que el rostro de una humana acariciaba su propio rostro con cariño. No tardó en sonrojarse cuando pudo apreciar con cuidado el angelical semblante de su cliente del día—. Awww, quiero cargarte todo el día y peinar tu cabello —dijo la chica, esta vez pasando la mano por los pelos de la parte superior de la cabeza de la foca y haciendo que este se sonrojara hasta el último cabello.

Dracumon, que permanecía debajo, ya había aprendido a identificar las manipulaciones de su nueva compañera humana y podía darse cuenta cuando montaba sus actitos y cuando no. La mayoría de las veces la dejaba actuar y él observaba, le encantaba ver como vez tras vez cada idiota era embobado de forma tan fácil. Si algo admitía de la pequeña bribona que tenía como compañera es que era experta en engaño, lo cual le agradaba; además que le evitaba comenzar peleas y conseguir las cosas con métodos más "sutiles", lo cual era su estilo. Al ver a Gomamon sonrojado por los halagos de Serah, escondió una risita rasposa entre sus labios e intentó no estallar en risas en ese momento y arruinar el plan de Serah. Prefirió echar un vistazo a los objetos en la tienda, notando que a un costado de él habían unos curiosos aparatos del tamaño de un bloque sobre unos estantes: parecían unas computadoras, pero seguro eran bastante antiguas para ser tan grandes.

—B-buenos días señorita, d-dígame en qué puedo ayudarle —balbuceó Gomamon intentando sostener la fija y hermosa mirada esmeralda de la humana en frente. La chica colocó los codos por encima de la vitrina y apoyó el mentón sobre sus manos, entonces se dedicó a mirar con cuidado al Child sin quitar su dulce sonrisa, lo cual hizo que este se pusiera más nervioso. Luego de unos cuantos segundos Serah dio un respingo y entonces habló.

— ¡Oh, es cierto cosita bonita! —alzó su mano y volvió a acariciar la cresta de Gomamon, este sonrió embobado por el gesto —. Estamos aquí de parte de un malhumorado Hagurumon —dijo y de inmediato los ojos del Child se abrieron de par en par—, dice que le debes un dinero y quiere que se lo pagues, por eso —Serah no terminó de hablar cuando la foca dio un salto y bajó de la silla para intentar huir hacia una puerta que estaba a un costado y conducía a una zona trasera—. ¡Dracumon haz algo! —chilló Serah y el pequeño virus solo alzó los hombros. Sin saber que más hacer tomó con ambas manos la vieja "computadora" del tamaño de un bloque que estaba viendo y la lanzó a Gomamon, antes de de que este pudiera abrir la puerta e irse. El Child lo esquivó de modo bastante ágil y siguió, Serah corrió de inmediato hacia la foca y le cayó encima para sostenerlo y forcejear por un momento con el pequeño Child. Dracumon dio unos cuantos saltos hasta Gomamon y de inmediato le acercó ambas palmas de las manos a la cara para usar su Eye of Nightmare en él. Los brillantes ojos de color rojo y verde incrustados en las manos del pequeño vampiro se movieron suavemente y liberaron la técnica.

—Kesh, kesh, kesh, ahora harás lo que yo diga, kesh, kesh —murmuró el virus entre risas y no pasaron más de unos cuantos segundos para que Gomamon sintiera un leve mareo y su cabeza dando vueltas, sus ojos perdieron algo de brillo y cuando dejó de forcejear el par supo que ya lo tenían hipnotizado.

—Uff... —dijo Serah pasando la mano por su frente—. Casi lo perdíamos —se levantó y dio un saltito cuando vio a Gomamon bajo el control de su compañero—. Eres genial Dracumon —halagó entrelazando sus manos y levantando un pie al aire.

—No negaré que lo soy kesh, kesh —contestó el Undead riendo. Serah entonces tomó al Child deudor entre sus brazos y se volteó hacia la caja registradora del local; Dracumon dio un salto hacia arriba y se colocó sobre el mostrador, ordenó a Gomamon abrirla y la foca obedeció. Con total tranquilidad la adolescente pudo agarrar la cantidad de bits estipulada para Hagurumon y los guardó; como vio que quedaban unos cuantos bits de más en la caja los tomó y los escondió en los bolsillos de su minifalda de cuadros roja, para algo le servirían luego.

La chiquilla y el virus se miraron y rieron, estaban listos para marcharse -pues ya tenían lo que buscaban- pero Dracumon no quería irse sin dejar su huella. Vio a un lado de la caja registradora un empaque con unos cuantos marcadores de colores dentro y los tomó, rápidamente comenzó a pintar cosas en el rostro de Gomamon mientras este permanecía embobado y viendo a la nada, aún hipnotizado. A Serah le pareció divertida la broma y tomó el marcador rojo para escribir en la frente de Gomamon "Paga a tiempo el próximo mes". También escribió por sobre algunos objetos el nombre de Hagurumon y Dracumon dibujó unos cuantos ojos parecidos a los de su máscara por los estantes y las vitrinas. Después de unos pocos minutos se marcharon, Gomamon pronto saldría del estado de hipnotismo y querían estar lejos y con el dinero para ese momento.

Ambos novatos salieron del local aprisa para conseguirse con sus compañeros. La estadounidense pidió que se marcharan rápido sobre MegaSeadramon; al mostrar los bits Hagurumon saltó de su lugar, le arrebató el dinero de las manos y accedió a que se fueran de inmediato. Ya sobre el lomo de la serpiente sobrevolando el cielo de File City Hagurumon iba contando los bits bastante entusiasmado y Ringo preguntó a Serah cómo habían logrado que Gomamon pagara. La chiquilla y el vampiro se dirigieron una mirada cómplice, pero obviaron responder alegando que era mejor llegar pronto a los otros dos clientes de la lista que faltaban.


.Wolfe .Wolfe Tizza V.G.Tizza no pude colocar la imagen, sorry Dx Luego le doy una revisión a esto por si acaso.
 
Última edición:

Reflejo
Moderador
Offline
Tentomon le echó un ojo a las heridas del tuerto desde su punto ciego. Notó como la sangre seca manchaba sus mejillas, además, los moretones en su rostro comenzaban a inflamarse y sus nudillos tenían raspones graves. Había golpeado a aquel sujeto hasta el punto que se lastimó a sí mismo. Después de ese "pequeño" incidente, el insecto vio un bajón en la actitud de Wolfe. No respondía a las provocaciones de la neoyorquina, se lo veía un poco más pálido y cojeaba cuando caminaba. Fue entonces que le preguntó si se encontraba bien, y éste simplemente le respondió con un gesto afirmativo. Law realmente había dejado salir todo su estrés en ese combate, no obstante, la adrenalina del momento terminó más pronto de lo esperado. Cada vez que movía un músculo, un dolor agudo recorría su columna vertebral, sentía como si estuviesen tirando de su piel con alfileres de gancho. Para distraer un poco su mente y poder soportarla mejor, revisaba constantemente la lista de deudores. Sus ojos estaban fijos en la información de su siguiente objetivo.

Nombre y apellido: Shirai Zaramii
Edad: 19 años
Nacionalidad: Japonesa.
Número de D-Terminal: 469-527491
Dirección: File City, calle 23. Tienda "El tesoro de Zaramii".
Suma retirada: 2.000 bits
Interés por mes: 20%
Total a pagar: 2.800 bits
Tenía problemas para juzgarla por su apariencia, no sabía que esperar de ella. — Hagurumon, ¿por qué esta tal Shirai te pidió un préstamo?

¿Acaso te importa, mmm? —le cuestionó la tuerca con cierta molestia. Después de contar su querido dinero, se lo metió por la boca y lo guardó dentro de su cuerpo. Ahora disfrutaba de la vista que le ofrecía viajar en el lomo de un MegaSeadramon, no tenía ganas de aclarar las dudas del emparchado.

¿No sería bueno que nos digas algo sobre ella? El Gomamon de antes no reaccionó muy bien cuando escuchó que veníamos en tu nombre —explicó Serah sin entrar demasiado en detalles. Wolfe la miró con su ojo bien abierto, no esperaba que le secundara y mucho menos que le ayudase a convencer al digimon maquina.

Son bastante insistentes, ¿mmm? —dijo el child al tiempo que soltaba un suspiro. — La niña dijo que quería empezar su propio emprendimiento. Una locura pensé yo, es mucho más fácil ganar dinero tomando un pedido de la central, justo como ustedes. ¿No lo creen, mmm?

Quizás eso no le gustaba~ —opinó Takanabe sin darse la vuelta. Ella estaba sobre el casco de la serpiente, y ésta última no iba muy rápido, así que de igual forma pudo escuchar la conversación. — Me parece que su estilo de vida es bastante saludable~.

Muy lindo, muy lindo. Pero si con su nuevo "estilo de vida" no consiguió el dinero, ella va a tener un problema —por la forma en que Dracumon planteó tal posibilidad, no parecía muy reacio a la idea. El día ya había tenido muchos momentos de tensión y conflicto, pero el diablillo creía que siempre habría espacio para un poco más. Un par de minutos más pasaron hasta que MegaSeadramon llegó a su destino. Luego de descender a tierra con movimientos espirales, fue almacenado de nuevo dentro del iC.

En los alrededores había una amplia cantidad de comercios. Aunque no estaban en el centro de la ciudad, las calles eran bastante concurridas. En medio de todo eso se encontraba la tienda de Shirai. El edificio tenía vitrales enormes, la puerta también era de vidrio y en general ostentaba un aspecto bastante pulcro. Antes de entrar, Wolfe le dijo a Hagurumon que esperase fuera, no quería que la deudora reaccionase mal por la presencia de éste último. Una campanilla sonó cuando la puerta se abrió. Dentro habían otros tres clientes, así que cuando los miembros de Nastrand's Maze se acomodaron, se dieron cuenta de que estaban ocupando demasiado espacio. Serah le echó un vistazo a la mercancía que se exhibía en las estanterías: tazas, utensilios, diseños a escala de muchos digimon, collares y pulseras. Era un negocio especializado en la artesanía. Los materiales para fabricar los productos variaban desde distintos tipos de maderas y plásticos a metales e incluso hilos.

La chica tras el mostrador les recibió con un saludo formal para luego volver a prestarle atención a su cliente anterior. Era Shirai, en ese momento vestía un kimono turquesa con un decorado floral y una sandalias de madera. A pesar de que ella misma fabricaba accesorios para hombres y mujeres, no tenía puesto ninguno, ni siquiera aretes. El grupo tuvo que esperar a que los otros tamers hiciesen sus compras. Después de diez minutos, finalmente llegó su turno.

Lamento mucho la espera, ¿vienen todos juntos? —preguntó Zaramii con un tono cordial y sereno. Había notado el estado maltrecho del tuerto, pero por cordialidad ignoró ese detalle. La distraída asintió a la pregunta que le hizo. — ¿Buscan algo en particular o solo están viendo?

Dinero~.

Un momento de silencio llenó el lugar. Tentomon ya se estaba preparando para lo peor.

¿Cómo dice? —volvió a preguntar la joven con vestimentas tradicionales. No entendió de primeras a qué se refería Takanabe.

Jefa, debes explayarte más —le dijo el tuerto, compartiendo el sentimiento de incomodidad de la dueña del local. Wolfe se aclaró la garganta y procedió a explicar. — Somos los recaudadores de Hagurumon, tenemos entendido que tiene una deuda de 2.800 bits con el Engranaje Fiable —para darse un poco más de credibilidad, también señaló a la tuerca flotante por la ventana.

¡Oh! —Shirai juntó sus manos y soltó una exclamación alegre, acción que descolocó a todos los presentes. — Qué amables de venir hasta aquí por eso, últimamente no tengo tiempo de dejar la tienda, no podía ir hasta allá —tenía el D-Terminal para comunicarse, pero la muchacha estaba tan absorbida con su trabajo que siempre lo olvidaba. Se fue detrás del mostrador, abrió un cajón y de allí sacó una bolsa repleta de dinero. — Aquí tienen.

¿Qué...? ¿Vas a pagar... así por las buenas? ¡¿Cuál es el truco!? —le interrogó el no-muerto al tiempo que tomaba el paquete y se aseguraba de que los números cuadrasen. — ¡...! Pues sí... aquí hay 2.800 bits.

¿Truco? No entiendo —Zaramii le dedicó una mirada confundida e inocente que los otros no le supieron corresponder.

No, no es nada... Muchas gracias por su colaboración —susurró Law, incrédulo por su buena fortuna de toparse con este tipo de personas. La gente solía pedir un préstamo para despegar en el mundo empresarial o salir de una situación desesperada. Era bastante raro ver a alguien que lo lograse en tan solo dos meses. La japonesa explicó que habría pagado antes, de no ser porque se dedicó el primer mes enteramente a la producción.

Sin más que hacer allí, los miembros de Nastrand's Maze se dispusieron a retirarse. No obstante, una voz les interrumpió.

¡Espera! —venía del interior del iC, era MegaSeadramon. El acuático había estado observando en silencio la mercancía, fue entonces que vio algo que llamó su atención. — Master, mira a tu derecha.

¿Hmn~? —Ringo obedeció y de inmediato entendió que trataba de señalar su compañero. Allí había una pequeña estatuilla de Seadramon-X. Tenía treinta centímetros de largo, color y lujo de detalles. Realmente era un modelo a escala perfecto. — Oh~ ¿lo quieres Seadramon~?

¡No lo dudes! —afirmó la anguila, dejando salir su impulso consumista.

¿Cuanto cuesta~?

¿La de Seadramon-X? 700 bits —dijo Shirai complacida por el interés del digimon. Wolfe comenzó a toser cuando escuchó el ridículo precio. En un gesto de buena voluntad, se acercó a la distraída y aconsejó a la serpiente.

No creo que sea buena idea Seadramon. ¿Por qué mejor no le pides a Song que te haga una? Si se trata de él, seguro podrá —la hiena del Bad Spill era lo suficientemente hábil como para respaldar tal hazaña. Sin embargo, el perfect siguió insistiendo con terquedad que quería esa.

¡No seas tonto! ¡Para hacer una replica tan perfecta y majestuosa se debió necesitar un modelo! ¿Sabes siquiera lo raros que son los Seadramon con X-Antibody? —la joven de ropas tradicionales respaldó tales palabras. Le costó bastante encontrar a un tamer que tuviese tal digimon y puso varios días de esfuerzo para terminarla. Sin dudas el precio era exorbitante, pero ella afirmaba que por la pasión y el amor que puso en el producto, lo valía. A Takanabe no le importó demasiado, su dinero también era de Betamon. Fue así como los cobradores terminaron pagando. El tuerto, a pesar de que no puso su dinero, sintió que les habían robado. Pudo entender como la artesana se las había arreglado para quitarse de encima sus deudas con tanta "facilidad".

Farron por su parte, se mostró bastante complacida con la actitud responsable de Shirai. No porque fuese una niña buena que paga sus deudas, sino porque le permitió ver los dos extremos de este trabajo.

Claire. Claire. .Wolfe .Wolfe
¡Aquí el relleno! No, ya en serio. Quería hacer un post mucho más tranquilo, y siendo que 4/5 clientes van a pagar (de un modo u otro), quería poner a alguien colaborativo. Más que nada para ilustrar que no todo el trabajo es "turbio".

 
Última edición:

Claire.

Lightning
Offline

Después de conseguir la estatuilla para MegaSeadramon el grupo volvió a observar la lista de deudores de Hagurumon: el que venía a continuación era el último y según la información no estaba muy lejos de allí, pues vivía en una Inn que colindaba con los límites de la ciudad y el Bosque Inquebrantable.

Nombre y apellidos: Jacob/Jaco Kidman
Edad: 38 años.
Nacionalidad: Australiano.
Número de D-Terminal: 424- 062473
Dirección: File City. Calle Terminal - Inn "El Buen Digimon".
Suma retirada: 1600 bits
Interés por mes: 15%
Total a pagar: 2250 bits.
Hagurumon aseguró saberse de memoria la ubicación de la nombrada Inn, de modo que guió con rapidez al trío de Nastrand's Maze por dos calles más hasta que finalmente la zona boscosa se vio adelante y la pequeña y modesta Inn apareció frente a ellos.

—Es ahí, los esperaré aquí —dijo el engrane—. Es el último así que no me decepcionen, recuerden que si no hacen bien su trabajo no les pagaré, ¿mmmm? —declaró con tono bajo y dando vueltas a sus tuercas/manos. Las dos chicas del equipo lo ignoraron y Wolfe fue quien se giró levemente a verlo por sobre su hombro con algo de molestia. Aunque había descargado algo de su enfado con "Lucy" el pequeño virus lo hacía perder la paciencia, pero esperaba controlarse para no dar otro espectáculo como el anterior. El Perfect que los transportaba iba en el iC de nuevo, Dracumon acompañaba a las chicas hacia el interior de la posada y Tentomon vigilaba de cerca a su amigo, que prefirió quedarse fuera para fumar un cigarrillo.

Ya dentro, las dos jóvenes no tardaron en encontrar el número de habitación de Jacob, de modo que rápidamente ascendieron al segundo piso del lugar para tocar a la puerta 15 y esperar pacientemente que abrieran. Serah sonreía mientras esperaba y Ringo miraba a los alrededores, el pasillo de la Inn. Hacía comparaciones entre la posada que ella tenía en Star City y otras con más tiempo, solo para poder percatarse de algún sistema que hubiera que implementar en la propia. Pero The Hills al parecer no tenía nada que envidiarle a esta, que parecía tener bastante tiempo desde la última vez que le habían dado un retoque.

—Comparado con The hills esto es una pocilga —espetó la serpiente desde el iC y la distraída asintió soltando un '¡ujum!' animado. Serah la miró de soslayo para preguntar, pero justo en ese instante se abrió la puerta.

—Hola, ¿qué desean? —para sorpresa de ambas, quien había salido era una hermosa chica que probablemente rondaba la edad de ellas, de larga cabellera castaña y ojos azules; su semblante era tierno y su sonrisa suave, en su cuello estaba enrollado un somnoliento Kudamon. Farron fue quien carraspeó y entonces respondió.

—Hola, buscamos a Jacob Kidman, ¿está él? —la castaña parpadeó guardando silencio y Serah también. Ringo se unió a la danza de parpadeos sin saber qué pasaba hasta que la de ojos azulinos sonrió.

—Oh, mi amado no está ahora. ¿por qué lo buscan? —¿Su amado? Se preguntaron las dos chicas de NM dentro de sí. Ringo fue quien siguió, prefería no darle muchas vueltas al asunto, tampoco es que era problema de ellas.

—Debe algo de dinero en El Engranaje Fiable~ Su cuota este mes ya expiró, así que vinimos a recoger su dinero~ —explicó la japonesa y la chica con la que hablaban contrajo el semblante y se mordió el labio.

—Oh vaya, lo lamento mucho pero Jaco ahora no está, sabemos que tiene esa deuda, ¿podrían darnos un poco más de tiempo? Él ahora está trabajando mucho en la nueva fábrica de Pueblo Industrial y estamos ahorrando para nuestra boda. Tan pronto nos casemos podrá pagar lo que debe —dijo la castaña con una expresión dolida en el rostro.

— ¿Se casarán? —preguntó Serah sin poder ya aguantar la curiosidad y la otra asintió con alegría— Oi, pero es bastante viejo para ti, ¿no? —dijo recordando la foto del australiano— ¿Cuántos años tienes? ¿16? —ambas chicas la miraron y la castaña sonrió al momento en que un silencio sepulcral, que terminó siendo incómodo, se suscitó .

—Mejor vayanse, Jaco no está —dijo la chica y dio un portazo dejando a la estadounidense y a la japonesa solas. Estas se miraron confundidas y Dracumon fue quien soltó un kesh, kesh, kesh debajo.

—Tal vez preguntaste de más~ —dijo la japonesa a la otra al momento de salir del recinto. Hagurumon fue el primero en lanzarse sobre ellas esperando su dinero, pero cuando ambas explicaron lo que sucedió este comenzó a expulsar humo, lanzar insultos y llamar incompetentes a los miembros de Nastrand's Maze, enfrentando a la líder—. ¿Terminamos aquí entonces~? Pero antes de contratar a alguien más, deberíamos recibir nuestra paga~ —respondió ella con tranquilidad, haciendo que el jefe del día se molestara más con la respuesta "pacífica" de la humana. Giró sus engranes y se acercó a ella de modo amenazante, pero de inmediato el varón del grupo se puso en su camino y lo confrontó, tomó de la mano a Ringo y la puso detrás de él. Mega Seadramon se materializó desde el iC y bajó la cabeza hasta el suelo para abrir la boca y lanzar un chirrido en contra de Hagurumon. El Child de inmediato se congeló de la impresión. Serah y Dracumon observaron todo en silencio, a la humana le causaba curiosidad ver a sus compañeros de guild en tan diferentes facetas y el Un-dead moría por ver al Perfect tragándose al señor tuerquitas como si fuera un pequeño bocado.

—Aclaremos algo por si aún te quedan dudas... —espetó Wolfe con el ceño fruncido—, será mejor que lleves esto con cordialidad si no quieres salir seriamente lastimado —amenazó y MegaSeadramon le secundó gruñendo, lo cierto era que "tuerquitas" y su actitud comenzaban a irritarle.

—Dame una razón para no volverte metal derretido en este instante, pedazo de hojalata —cuestionó la serpiente, Hagurumon retrocedió y se disculpó falsamente, alegando que no iba a hacerle nada. Ringo no le dio importancia y se alejó del alboroto, tal vez su compañero de gremio había tenido razón al decirle esa mañana que no encontraría "buenas vibras" en ese trabajo. Serah fue quien se acercó a calmar los ánimos del usurero y el Perfect.

— Bueno, bueno ya, calmate MegaSeadramon —dijo la neoyorquina caminando para ponerse entre la boca de la serpiente y el engrane—. Escucha Hagurumon, la chica dijo que el tal Jacob está trabajando en la nueva fábrica de Pueblo Industrial. Podemos ir hasta allá, recuperar tu dinero y deshacernos de ti rápido, o puedes simplemente pagarnos e ir tú por tu cuenta allá a buscar el dinero... —declaró de modo directo, los demás la escucharon en silencio algo sorprendidos de la convicción en su tono. Normalmente hablaba de modo más dulce y suave.

El Child mecánico gruñó para sus adentros y vio al grupo frente a él: tres Tamers y tres Digimon, uno era un Perfect y ya había visto al otro Armor Digievolucionar; tenía que admitir que había conseguido un buen grupo de cobradores, aunque no fuera a decirlo en voz alta. Aún cuando el de cabello negro y la serpiente fueran irritantes, lo mejor que podía hacer era aprovecharse de ellos para terminar el trabajo y luego irse con su dinero completo. Decidió irse por lo seguro y que esos humanos acabaran la tarea de él.

Al terminar de acordar aquello, todos subieron sobre MegaSeadramon de nuevo y este tomó rumbo por encima el Bosque Inquebrantable para ir a Pueblo Industrial. Sobre la serpiente los ánimos se relajaron un poco, el sol no estaba demasiado fuerte y las brisas con un aire de otoño ya se sentían, de modo que Ringo estaba disfrutando al máximo el hermoso sol sobre ellos y el aire levemente frío que golpeaba su rostro. Serah iba encantada pues Seadramon esta vez había tomado más altura y ella se sentía como en la montaña rusa; además, pudo ver lugares que no conocía aún como lo eran el Lago Ojo de Dragón, la Montaña Miharashi y la Sabana Engrane. El pequeño Tentomon fue quien se dedicó a responder con paciencia todas las preguntas que la adolescente hacía de cada lugar. El californiano simplemente escuchaba todo sin descuidar los movimiento de Hagurumon y Dracumon estaba cerca, igual de interesado que la neoyorquina, aprendiendo de aquel lugar que ahora era su nuevo lienzo para hacer bromas e imaginando toda las cosas que podría hacer para alzarse como un gran infame en esa pequeña isla. Extrañamente recordó que en su vida pasada había deseado muchas veces venir a File Island y conocerla, pero nunca tuvo la oportunidad, al menos hasta ese momento.

No pasó mucho para que finalmente llegaran a Pueblo Industrial y preguntando a sus amables habitantes rápidamente dieron con "la nueva fábrica" que buscaban: el grupo se enteró que se trataba de una fábrica de baterías que dirigía un Mechanorimon y donde solo trabajaban alrededor de unos veinte Kokuwamon. Aquel dato llamó la atención del emparchado, que consideraba eso mientras iban camino allá: si solo trabajaban Digimon en esa fábrica, ¿cómo era posible conseguir al tal Jacob ahí?

Al llegar al lugar no tuvo que preguntarse más: eran cerca de las cinco de la tarde y todos los Child se estában reuniendo en el patio de la fábrica para recibir su cena; el único humano presente llevaba puesto un gorro alto en la cabeza y vestía un delantal, además manipulaba la comida que servía con guantes. De inmediato lo identificaron: era Jacob Kidman, al parecer el cocinero de los trabajadores. Todos los Kokuwamon parecían llevarse muy bien con él y el australiano los atendía con un sonrisa y con amabilidad.

Hay distintos tipos de Digimon maquina: algunos tienen emociones, otros no. Algunos duermen, otros no. Y algunos disfrutan comer una deliciosa batería mientras que otros no. Los Digimon que rodeaban a Kidman pertenecían al último grupo, por extraño que parezca, se entusiasmaban por probar cualquier tipo de comida que preparase el humano. Hamburguesas, sopas, fideos, guarniciones, un mundo nuevo de sabores aparecían en frente de ellos, contar con la ayuda del australiano se había vuelto una costumbre. Por supuesto, la hora de la comida era breve, de modo que cuando terminaba, Kidman y su camarada (un Agnimon) se encargaban de trabajar en tareas de carga y manutención en la fábrica.

—Creo que lo hemos conseguido~ —dijo Ringo y por alguna razón Hagurumon se sintió lo suficientemente envalentonado para flotar hasta el humano, pasando por en medio de los Kokuwamon, y comenzar a lanzar improperios al hombre mayor. Los miembros de Nastrand's Maze se observaron entre ellos y ninguno lo detuvo, cada uno tenía sus razones pero lo cierto era que para los tres ese tacaño era un fastidio. Kidman intentó disculparse con Hagurumon al instante y quiso explicarle la situación, pero el engrane no quiso escuchar y comenzó a amenazarlo frente a todos. Fue repentinamente que el virus mecánico sintió un leve corrientazo recorrer su espalda. Se volteó para ver a un pequeño Kokuwamon tocándole y pasándole corriente; se extrañó, pero mucho más lo hizo cuando vio que los alrededor de 20 trabajadores de la fábrica comenzaron a apostarse cada uno frente a Jacob y fulminaban al Hagurumon con sus orbes rojizos, claramente molestos.

—No me gusta a dónde está yendo esto —el único que hablo fue Tentomon, dándose una idea de lo que estaba sucediendo.





Tizza V.G.Tizza rellenoso pero bueh, me inspiré(?) xD
.Wolfe .Wolfe termina esto así como tú sabes (?) x33
 
Última edición:

.Wolfe

Lobo. Mi ojo es la luna, mi pelaje la noche.
Registrado
6 Jul 2009
Mensajes
2,898
Offline
Las palabras del insecto antecedieron a la opinión generar del resto de los miembros del NM. Todos eran conscientes de la falta de carácter del engrane, pero en ese momento había elegido una vez más el momento y lugar equivocado para abrir la boca. Aunque el grado de poder en las cargas de los Kokuwamon dependía enteramente de su estado de ánimo y de peligro, la gran cantidad que rodeaba al Child resultarían sumamente nefastas al punto de ponerlo en peligro. Hagurumon inmediatamente intento alejarse, pero estaba completamente rodeado y sin escapatoria. Llevó una mirada de súplica adornada con rectitud y soberbia sobre sus “colaboradores”, no obstante ninguno de ellos parecía interesado en mover un dedo por él. Especialmente Wolfe parecía más interesado en ver como resultaba todo, al igual que Serah y Dracumon, por otra parte Ringo y Tentomon tenían las manos atadas; la humana siendo incapaz de acercarse sin sacar a MegaSeadramon innecesariamente y el insecto al verse impedido sin tener la ayuda de su compañero ante la cantidad de objetivos.

― ¡Deténganse! ― exclamó una voz masculina, firme y ronca. Al escucharlo no solo los Kokuwamon atendieron inmediatamente, sino también el resto de los presentes, sintiéndose aplacados por alguien de mayor autoridad y liderazgo. Jacob dio unos pequeños pasos, atravesando el circulo de escarabajos mecánicos y llegar hasta el engrane, observándolo fijamente ―. Hagurumon, lo lamento. Chicos, esto es mi culpa, pedí un préstamo para poder pagar el alquiler de mí casa y creí que reuniría el pago en poco tiempo, pero la vida es muy dura y no puedo encargarme de todo ― declaró bajando la cabeza, cerrando los ojos y apretando los puños con fuerza, mostrando el cansancio en su rostro ―. Hagurumon solo está aquí por su dinero, y lo siento, en verdad lo siento, no es algo en lo que deben involucrarse, todo es mi culpa.

Un silencio pesado se apoderó del lugar en el momento que el mayor finalizó. La impotencia era clara al ver como presionaba su semblante, incapaz de abrir los ojos, girando el cuerpo y dándole la espalda a todos los presentes por vergüenza. No obstante, fue retenido inesperadamente, al girar el rostro notó que el causante era un Kokuwamon. El pequeño maquina lo tomó con una de sus pinzas, al captar la atención del humano estiró su pequeño brazo para entregarle unos cuantos billetes. Kidman lo observó sumamente confundido, pero apenas pudo considerar completamente sus ideas cuando el resto de los insectos mecánicos repitieron la acción de su compañero, en poco tiempo el humano poseía un total de dos mil bits en las manos.

― Chicos, no puedo aceptar esto…

― No nos rechaces, Jacob. Tu siempre nos has ayudado, y si necesitamos algo para comer, no nos niegas el servicio aunque no tengamos dinero ― mencionó el primero en haber colaborado con el aludido ―, por favor, acéptalo. Eres un buen amigo.

Unas cuantas lágrimas salieron de entre los ojos del mayor, soltando un suspiro pesado y tragándose en el proceso su orgullo, consciente de que se los renovaría de otra forma. Contó los bits y cubrió la diferencia antes de acercarse a Hagurumon, el cual lo observó en todo momento como un lince listo para caerle encima al ver todos los billetes en las manos de su deudor, pero de hacerlo acabaría nuevamente en medio del circulo de la muerte. La cantidad total fue tomada por el engrane con su boca antes de tragarlo, finalizando de ese modo la confrontación y terminando con ambos lados en paz. Posteriormente el encargado de "El engranaje fiable" se acercó a sus colaboradores.

― ¿Todo listo~? ― cuestionó la Leader. La mirada que le dedicó Hagurumon ante sus palabras fue de desprecio, acto que no llamó la atención de la distraída pero si la del resto.

― Sí, y no gracias a ustedes, ¿para qué les estoy pagando? Debían protegerme ― recriminó el maquina formando una mueca en el rostro de Wolfe y una pequeña risa por parte de Dracumon, divertido por la insinuación de su cliente ―. ¡¿Qué es tan divertido?!

― Tsk ― chasqueó la lengua el pelinegro ―. Somos mercenarios, hacemos lo que nos piden a cambio de dinero, en este momento nos contrataste como cobradores. Si quieres guardaespaldas, también lo somos, pero eso es un trabajo y paga aparte. Si no te gusta, habla con nuestra Leader, pero te dejaré algo claro, tengo la costumbre de roer mi correa así que no esperes un buen servicio.

El único ojo de Law observaba a su cliente con una mirada tan o más amenazante que la qué el mismo Hagurumon le dedicaba a él. El conflicto silencioso solo provocó una risa más directa y fuerte de parte de Dracumon, y de igual forma una sonrisa burlona por parte de Serah, la cual se divertía con ese lado de la personalidad del pelinegro. Ringo fue la única que se mantuvo al margen mientras MegaSeadramon se materializaba y rompía el ambiente tenso. Al subirse todos sobre el lomó del Perfect desde tierra Serah y Dracumon contemplaron la llegada de un Agnimon al área de construcción, el mismo vestía las mismas prendas que el deudor; desde los guantes hasta el delantal, parecía traer algo de mercancía en unas cajas y llegar con el “cocinero”, este mismo no pudo evitar recibirlo con un abrazo un tanto emocional.

La serpiente carmín recorrió la distancia entre el Pueblo Industrial y File City en un tiempo sumamente corto, con el trabajo cumplido ya solo faltaba regresar al maquina a su recinto de trabajo y reclamar ahí su paga. Una vez de vuelta en la ciudad el Perfect regresó dentro del IC. Hagurumon fue el primero en entrar a toda prisa al local, procurando dejar a los Tamer y Digimon atrás, lo cual hizo dudar un poco a Wolfe y Tentomon de sus motivos. La pareja fue la primera en atravesar la puerta después que el Child. Justo ante ellos el maquina comenzó a extraer todo el dinero que había amasado dentro de sí y lo depositó justo detrás de la mesa que servía como recepción. Law dibujo una pequeña expresión de asco en su rostro mientras se detenía justo en la entrada, evitando inconscientemente que el resto de los miembros del NM contemplaran tan repugnante escena.

― Espero recuerdes separar de eso nuestra paga ― declaró el emparchado mientras sus compañeros tomaban posición a su lado.

― Sí, no me he olvidado de ustedes ― respondió Hagurumon con un tono de reproche, dejando unos cuantos billetes sobre la barra de madera excesivamente cuidada ―, aquí tienen su pago, ahora váyanse de mi vista ― Serah fue la primera en acercarse al ver los bits, tomándolos inmediatamente con una enorme sonrisa en los labios, siendo su primer pago oficial. Sin embargo, rápidamente su expresión se deformo en una pequeña mueca.

― … Esto es solo la mitad ― recriminó la joven.

― Así es, estoy bastante insatisfecho con su trabajo, y no cumplieron con todos los encargos. De cinco únicamente lograron cuatro y en mi negocio tenemos la costumbre de: “Es todo o nada”. Si no les gusta, haber cumplido con lo prometido ― sentenció, excusándose de forma cobarde.

Un pequeño silencio se apoderó del recinto. Ninguno de los presentes musito una sola palabra ante la clara falta de su cliente. MegaSeadramon se sentía sumamente indignado, llenándolo una enorme necesidad de coger al Child entre sus fauces y destrozarlo, dato por dato. Sin embargo, eso es lo que él esperaba. Dentro de la ciudad y su local fraudulento, cualquier incidente atraería la atención del DS y los únicos en un conflicto público serian ellos, siendo el tipo de fama que simplemente les perjudicaría. Law se los había advertido desde el inicio, no podían esperar menos de alguien de su calaña.

― Huh. Jefa, ¿podrías salir? ― cuestionó el Medium. Sus palabras atrajeron la atención de los presentes e incluso hicieron sonreír al máquina, confiado de usar la falta de paciencia de Wolfe en su beneficio. MegaSeadramon inmediatamente intentó hacerlo desistir, pero apenas pudo articular un par de palabras antes de ser callado por el pelinegro ―. Lo sé, Seadramon. Solo salgan, tardaremos solo un momento. Serah, ve con ellos.

― Nop, estoy bien aquí ― respondió por su parte la peli rosa con una enorme sonrisa entretanto la castaña atendía la petición de su compañero, saliendo nuevamente del recinto.

― No sé qué demonios está pasando por tu estúpida cabeza, pero entiende algo, muchacho, estas en mi propiedad y es lo único que importa ― mencionó Hagurumon, sin embargo sus palabras no lograban captar la atención del humano quien se limitó a sacar un cigarrillo del bolsillo de su chaqueta para posarlo entre los labios ―, si tú o tu cucaracha con alas intentan ponerme una mano encima, tendré a toda la central sobre ti, eso te lo ju…

La amenaza del maquina no pudo culminarse cuando el emparchado se abalanzó sobre la barra, cargando en la mano diestra su digisoul; llegando al punto de tomar una tonalidad carmín. El cambio rotundo de eventos no solo tomó por sorpresa al Child sino también al resto de los espectadores, los cuales contemplaron con claridad de detalle como el humano golpeaba su puño lleno de energía contra el rostro del digital, haciéndolo retroceder. Un incesante dolor se apoderó de los nervios de Wolfe, sus músculos aún estaba resentidos de la paliza que había recibido hace solo unas horas. Su abdomen, brazos y cara, cada músculo estallo en dolor tras un parpadeo, pero le importaba muy poco en ese momento. Aprovechándose del estado de desequilibrio en el que se encontraba Hagurumon, lo tomó con ambas manos de los engranes, empujándolo de lleno contra la pared.

― ¡B-bastardo! ¡¿Qué crees que estas…?! ― nuevamente Hagurumon fue interrumpido en medio de sus palabras, pero esta vez tras contemplar como Wolfe adentraba su brazo derecho dentro de su boca, impactándolo por completo.

― Cállate, estoy cansado de escuchar tu voz ― dijo el tullido, deslizando su brazo en el interior del Child como si fuera un mero juego ―. ¿Sabes lo que pasara si llegas a cerrar la boca? Te llenaras de mi sangre, y eso no lo podrás explicar en la central. Y aun si fueras tan estúpido para llamarles, personalmente haré que te conviertan en datos para así desaparecerte de mí vista ― relató con una voz suave y calmada, viendo fijamente con su ojo a los del máquina ―, no me provoques o créeme que te arrepentirás… ― finalizó sacando su extremidad y dejando sin habla a Hagurumon, incapaz de comprender todavía lo que había sucedido ―. Dracumon, coge el resto de nuestra paga, nos vamos.

― Kesh Kesh Kesh, ¿con un pequeño bono por las molestias? ― sentenció el virus encantado con el espectáculo y una enorme sonrisa en los labios. Sin embargo, Law le reprochó la idea, siendo únicamente negocios, no iban a ser considerado también ladrones ―. Que aburrido ― mencionó reuniendo con las manos el dinero ante el Child, el cual se sentía asediado tanto por los humanos como por los digimon de estos; estando Tentomon sobrevolando su cabeza y vigilando su movimiento ―. Fue un gusto hacer negocios con usted Kesh Kesh Kesh ― dedicó como despedida el pequeño vampiro dirigiéndose inmediatamente a la salida junto con el resto.

― ¡Hasta luego! ― despidió la joven, siendo la última en abandonar el recinto, acabando de esa forma su primer trabajo de forma “satisfactoria”.

Tizza V.G.Tizza Claire. Claire. Maka. Maka Evans listo
 

Maka.

¡Wubba lubba dub dub!|| Lord of Shipping
Moderador
Registrado
29 Mar 2009
Mensajes
4,683
Ubicación
Wonderland
Offline


Narrativa:
Bien, me complace leerlos. Es grato toparme que cuentan con puntos bastante fuertes en lo que a ortografía y gramática refiere. Tienen narrativas sencillas, fácil de seguir y fieles; cosa que ayudó muchísimo a lo largo del trabajo, me encantó el modo en que parecía se llevaban una a la otra; aun así noté ciertos detalles que me gustaría tuvieran en cuenta.

Wolfe: Hace mucho que no te leía, pero fue un gusto volver a hacerlo, ahora bien: Noté algunos errores de acentuación en palabras como: frío; exclamó; sentenció; más; cuestionó; limitó; rivalizó; sacó; guardó; estás; tomó; lanzó; declaró; rió; buscó; declaró; pasó; entre otros –sobre todo en el primer post-, y que se iban extendiendo a los otros pero en menor medida.

Además, las redundancias te jugaron sucio en algunos puntos:

“… con un ánimo menos animoso”. “…y los lanzo a un lado, apartándola de su lado”. “…Ringo había entrado por la entrada trasera del bar”

Mucho ojo. En este punto te sugiero buscar sinónimos que puedan complementar mejor la descripción de este tipo de apartados, pues de ese modo se vuelve redundantes. Recuerda que los pequeños detalles hacen la diferencia.

Muchos puntos y seguido, siendo que se pueden usar más tipos de conectores, así como una que otra coma fuera de sitio. El tipeo tampoco estuvo completamente libre de errores, solo hay que estar alertas.-

[19/25]

Tizza: En general no noté gran problema contigo, Tizza. Si bien encontré algunos puntos donde tenías deslices con la acentuación de algunas palabras, u otras mal escritas como: Cuáles; bajo (lo que pasa es que en esta colocaste una tilde que no iba); víctima; quiénes; máquina; decepcionándome (decepcionandom); tú; cuánto, no fue nada del otro mundo, solo hay que tener cuidado con estos.


Finalmente, algo que quiero aplaudirte, son tus descripciones tan agradables en cada post.

[23/25]

Claire: Al igual que Tizza, tus problemas se los atribuyo más a que no hubo una revisión detallada del escrito al final, pues a pesar del agradable ritmo narrativo noté ligeros problemas con la acentuación de algunas palabras como: pasárselas; órdenes; estaba (no lleva tilde); cálmate; habló. O en su defecto el tipeo en: hospedada > hospedaba; molestia > molestias; una > un. Mucho ojo con esto.


[23/25]

Desarrollo:
Primeramente, quiero aplaudirles el modo en que lograron hacer que me olvidara el estar leyendo a tres personas distintas –de hecho de no ser por los cambios de colores en textos, o los ligeros detalles que les coenté anteriormente sobre sus narrativa ni me acuerdo mucho-. Tuvieron un flujo de hechos y acción bastante agradable. Lograron mantener la introducción adecuada y el desarrollo fluido en cada momento; hicieron un balance de hechos adecuado para un trabajo de rango C, equilibraron cada momento del trabajo de modo que, a pesar de tener sus momentos de tensión, acción, comedia y demás… fue sin duda un trabajo agradable de leer en conjunto.

Individualmente, solo diría que hay que trabajar en no saturar los post de información, pues por momentos había unos que se volvían un tanto pesados debido a la cantidad de contenido, mientras que otros parecían algo descuidados. Mucho ojo.

[22/25]

Realismo:
¿Qué les puedo decir? El repertorio de personajes y personalidades que tuvieron, jugó muy de cerca un papel importante a lo largo de la quest; cada una de las personalidades de los deudores apoyaba significativamente el desarrollo del momento, así como el nivel de realismo del mismo.

Observaciones extras que tengo que hacerles, sí.

- Comencemos con el hecho de que durante la batalla en el callejón, nadie pareció pasar por ahí. Sí, es un callejón, pero que nadie pasara por ahí en ningún momento, ni mucho menos les llamase la atención el espectáculo me pareció bastante misterioso y/o fortuito.​

- Ya que tocamos a la serpiente… ¿Estuvo todo el tiempo en su forma de Mega Seadramon? ME preocupa un poco el manejo de los tiempos, si bien las distancias no eran el problema, si a duración con cada cliente.

Tizza: Otro punto que me pareció extraño fue que, al llegar al casino tuvieras a MetalSeadramon, pero al salir le llamaras Seadramon. ¿En qué momento volvió a adult? Realmente no supe si fue error de omitir una palabra o que. –esto solo es una observación-

[23/25]


Interpretación:
Mi parte favorita del trabajo. Las personalidades de sus personajes son tan diversas, y entretenidas de leer, ciertamente fue interesante ver como se desenvolvían los tres. Hay química entre sus personajes y se agradece; supieron cómo manejar las situaciones que les rodeaban así como el como el modo de reaccionar de todos. Ringo, Law, y Serah son personajes que logran una sinergia bastante peculiar, además de que sus Digimon no se quedan atrás, logrando darle ese plus a los momentos. Bien hecho, me gustó ver esto, de hecho me encantó poder leer a cada uno.

En cuanto a los NPC, quiero mencionar que también quedé muy satisfecha al ver el resultado de las personalidades que le brindaron a cada uno. Tenían su propio encanto brillaban por si solos.

[25/25]

Extra
: Claire, quiero mencionar algo en específico. Me encantó ver el contraste de personalidades que logras manejar, pues Serah es completamente otro cuento, a comparación de lo que tengo acostumbrado leerte con Ligth ~ buen trabajo.

Total:
Wolfe: 88 / 100
Paga: 270
Stats: + 2 Fama +1 EVO; +1 Def
(a Law no le puedo dar puntos de stat, ¿no? tremenda paliza no cualquiera)
Tizza: 93
Paga: 280
Stats: + 2 Fama +1 EVO +1 SPD​
Claire: 93
Paga: 280
Stats: + 2 Fama +1 ATK
Tizza V.G.Tizza Claire. Claire. .Wolfe .Wolfe De verdad, lamento la demora ;__;
Masaru Masaru
Todo listo~ perdonarme la tardanza ;_;
 
Última edición:

Reflejo
Moderador
Offline
- Ya que tocamos a la serpiente… ¿Estuvo todo el tiempo en su forma de Mega Seadramon? ME preocupa un poco el manejo de los tiempos, si bien las distancias no eran el problema, si a duración con cada cliente.

Tizza: Otro punto que me pareció extraño fue que, al llegar al casino tuvieras a MetalSeadramon, pero al salir le llamaras Seadramon. ¿En qué momento volvió a adult? Realmente no supe si fue error de omitir una palabra o que. –esto solo es una observación-
Gracias por la evaluación o3o, igual quería aclarar esas dos cosas antes de que cierren.

El tema del tiempo con MegaSeadramon, es que tiene un bono pasivo de 15 de evo gracias al digisoul y el emblema, por eso puede permanecer en esa forma cuanto le plazca (y no peleó como para que su forma se revirtiese).

¿En la observación te referías a los diálogos no? xD Le llaman Seadramon porque es más fácil que MegaSeadramon (para mi es lo mismo que llamar a una persona por su nombre completo cada vez que te dirigís a ella). Pero bueno, lo tendré en cuenta para la próxima.

Saludos.
 
Estado
Cerrado para nuevas respuestas
Arriba Pie