+18 Crónicas de Alola

Krauser san

El origen

Registrado
4 Oct 2018
Mensajes
73
Ubicación
Las noches
Offline
hola con todos.
Les comparto el último fanfic que estoy realizando después de un largo tiempo de ausencia. Cuenta con capítulos no muy largos, para así poder seguir el hilo de la historia sin mayores problemas.

En este fic les comparto múltiples historias de Alola, puede parecer un poco denso pero es una de las formas que me agrada, sobre todo para profundizar un poco en la historia, si algunas son autoinclusivas pero depende del lector el valor que les de.

Espero sea de su total agrado, nunca olvidando que cualquier comentario o critica es bienvenida.

Capitulo 01: Mallow
Oh misteriosa y mágica tierra de Alola…por fin tengo la oportunidad de visitarte.
La emoción me embarga al conocer este hermoso sitio, había oído de tan hermoso lugar por paginas de internet y folletos de aerolínea. Estaba a bordo del primer vuelo de madrugada y mi equipaje había pasado todos los controles respectivos.
-operadora: Llamando a los pasajeros con vuelo hacia Alola por favor abordar el avión que saldrá en 10 minutos.
Avance por la terminal en dirección al avión que me llevaría a esta hermosa tierra. Me habían comentado unas cosas sobre ella en la universidad-en la facultad de arqueología-la gente es muy alegre y carismática vas a querer quedarte mas tiempo de lo debido…decía una compañera de clase que había viajado ya a alola y en su expresión se notaba como “satisfecha”, algo como realizada como si hubiera cumplido los mas obscenos de los fetiches.
Pero yo no solo iba hacer turismo-soy estudiante de arqueología-tenía que investigar acerca de los tapus esas fantásticas leyendas de seres ancestrales que ayudan al pueblo, sus nombres eran Tapu lele, Tapu koko, Tapu bulu y Tapu fini.
Estaba viajando a Alola por un trabajo de investigación. Es mi tesis para graduarme de la universidad así que tenia que ponerle mucho empeño, nada de distracciones.
Aborde el avión y llegue a Alola en dos horas y media, Sali del avión cogí mi equipaje y me hospede en un hotel cercano.
El jet lag había afectado mis sentidos no podía dormir, me puse a leer mas sobre aquellas criaturas por internet y de paso leer algunos libros de fantasía y terror (como un distractor del viaje) hasta esperar en la mañana.
Antes de inicial tal viaje me había contactado con un ciudadano de dicha ciudad amigo de Jaqueline (la compañera que había ido a alola) el cual muy amistoso acepto esperarme en el aeropuerto, un tal Giovani Hancock el cual nunca llego. Estaba prácticamente solo en Alola, trate de contactarme con mi amiga, pero fue inútil, tenía que valérmelas…que mala suerte.
Veo que hemos avanzado mucho en mi relato buenos lectores y aun no me he presentado(que irresponsabilidad) mi nombre es Eduardo Merigold, estudiante de octavo ciclo de la carrera de arqueología de la universidad de Unnova, estaba avanzando mi tesis para graduarme como bachiller arqueólogo, había estudiado temas sobre los pokemones primordiales Groudon y kyorge(era mi tema favorito) pokemones prehistóricos como aerodactyl entre otros.
Volviendo a la historia, por fin me había quedado dormido (maldito Jet lag). Desperté al medio día con mucha hambre e impaciente tratando de saber que es lo que había pasado con mi contacto.
Intente llamarlo de nuevo y su celular estaba apagado.
Sali con un poco de dinero del hotel, antes de irme le pregunte al dueño un buen lugar donde disfrutar de “buena comida” el amistosamente me contesto:
— Buen hombre te veo bien hambriento, si buscas buena comida y probar todo lo que ofrece Alola, dirígete al restaurant de la señorita Mallow inmediatamente.
— ¿Dónde queda aquel restaurant?
— A dos cuadras, camina de frente y dobla a la derecha, el restaurant esta en toda una esquina.
Seguí al pie de la letra la referencia de Luis Santana (dueño del hospedaje, muy amable) llegue y quede sorprendido, aquel lugar tenía la temática de los tapus (era hermoso). Una hermosa mujer de cabello verde, piel morena y de ojos verdes me recibió:
— Hola buen hombre veo que estas muy hambriento, pasa por favor.
— Gracias, cual es su nombre hermosa dama.
Me llamo Mallow sr….
Eduardo Merigold
Un placer Eduardo
El placer es mío — respondi con una sonrrisa
Mientras seguía aquella hermosa dama no pude dejar de observar sus hermosos atributos, era una hembra por donde se mire, su preciosa gran parte trasera resaltaba más con ese pantalón jean ajustado (me estaba incitando), y me gustaba aquella piel morena que combinaba con sus dulces ojos verdes.
— Tome asiento sr. Edu, ¿lo puedo llamar Edu?
— Si no hay problema, solo tu me puedes llamar así Mallow.
— ¡qué bien! -sonrió- siéntase cómodo que en breve le serviremos los platillos que eligió, quedara encantado.
Pude notar como ella me quiño el ojo, yo estaba muy sonrojado.
La comida se tomo su tiempo en llegar, Mallow me ofreció una copa de “visha” un trago típico de Alola que tenia un ligero poder afrodisiaco.
— Es parte de la casa-me respondió ella.
En aquel restaurant se estaba haciendo unas celebraciones por el día de la cosecha, empezaron a venir mucha gente, Mallow dejo de atenderme para priorizar a su clientela. No quería irme de aquel restaurant así que comía de poco en poco distrayéndome con música en vivo y otras actividades.
Sali del restaurant unas horas después y aquella linda chica se despidió de mi con un simple:
— Gracias y vuelva pronto.
Regrese a mi hospedaje ya entrada la noche, no podía dejar de pensar en aquella hermosa mujer de ojos verdes y piel morena. Tenia que idear algo para conquistarla o invitarla salir, solo una salida para matar este deseo que me carcomía por dentro-pensé-el dueño del hospedaje debe saber algo de ella.
Fui a ver al dueño del hospedaje, justo estaba tomando unas cervezas en una sala contigua a la recepción.
Sr. Luis santana ¿puedo pasar?
Adelante Eduardo pasa.
Tenia que ganarme a ese viejo y saber mas de aquella hermosa mujer llamada Mallow.
Tras varias cervezas nos pusimos a conversar sobre las mujeres, aquel viejo estaba conmemorando un año mas del fallecimiento de su esposa. La quería muchísimo, pero muy aparte de estar triste el la recuerda todos los fetiches que le hacia ¡que joyita de persona!
Fue que conversábamos de unos fetiches cuando aquel viejo me conto una anécdota. Una ves probo un gel de jabón para el cuerpo, dicho gel era erógeno y tenia que usarlo con precaución, ese día el y su esposa follaron hasta el día siguiente.
Me dijo que aquel gel lo seguían vendiendo en las tiendas, y la etiqueta es muy parecida al gel de baño normal, la única diferencia es ala hora de comprarlo el vendedor te dice lo que es realmente o si lees las letras chiquitas del envase.
Le pregunte también sobre Mallow, me hablo muy bien de ella, con 19 años ya era dueña del negocio de su padre, aquel había quedado ciego por un glaucoma. Me dijo algo muy curioso e importante, ella suele comprar en una tienda cerca de la zona sus cosas de aseo personales.
Sabiendo esto me dije: si le cambio el jabón normal por el de afrodisiaco al fin seria mía.
El sr. Luis también me dijo donde vivía Mallow, después de esto se quedó dormido, lo cubrí con una sabana y me dirigí a la tienda donde vendían tal jabón gel, lo compre y para mi suerte Mallow estaba allí haciendo compras.
Buenas noches Srta. Mallow tan sola a estas horas haciendo compras.
Hola ¿Edu? Verdad, que considerado gracias.
Veo que llevas muchas cosas ¿te gustaría que te ayude a llevarlas a tu casa?
Gracias, pero vivo muy cerca sabes.
No hay problema tengo algo de tiempo disponible.
Ayude a Mallow a llevar sus cosas a casa, ya afuera de la tienda conversábamos sobre nuestras vidas, aprovechando un momento de distracción mientras cruzábamos la calle. Logre hacer el cambio de gel de jabón normal por el erógeno.
Conversando con Mallow conocí mas cosas de ella, vivía sola desde hace un año, cerca al negocio que ahora administraba, ella rentaba una pequeña casa con todos los servicios básicos. Con sala, comedor y esas cosas.
Me despedí de ella con un suave beso en la mejilla, sin saber que temprano en la mañana estaría en su puerta esperando si hizo efecto aquel gel erógeno o es una mentira mas de un viejo carcamán.

UNA MIRADA DESDE LA PERSPECTIVA DE MALLOW

El despertador suena a las seis y media de la mañana, Mallow como de costumbre cada mañana se levanta para ir al baño y hacer sus necesidades, pero hoy quiere estar bien presentable para la festividad de la cosecha así que usa su gel de siempre (sin darse cuenta que es aquel gel especial del señor Eduardo).
Se desprende de su ligero piyama color rosa claro, y lo deja sobre la cama dirigiéndose al baño.
Justo al pasar se observa delante de su espejo, se observa coqueta y se mesa sus jóvenes pechos-sonriendo-Mallow se desprende de sus pequeñas braguitas de color blanco, en tela semi-transparente, y las tira a la canastilla de la ropa sucia. Abre los grifos de la ducha, hasta que el agua está en su punto, metiéndose en el interior.
La cabina de la ducha es del tipo hidromasaje, lo cual dispone de varios surtidores incrustados en la pared, con diferentes chorros de presión, creando una sensación placentera y relajante al ducharse.
Mallow se remoja bien, sin dejar un rincón de su generoso cuerpo sin mojar, incluyendo sus oberturas más íntimas. El agua se desliza sensualmente por todo su cuerpo, realzando su figura como un bello reflejo erótico. Finalmente, llega el momento de estrenar su gel, coge una suave esponja y rocía el aromático gel sobre su cuerpo.
El aroma del gel es muy agradable. Su olor se asemeja a las flores salvajes de la primavera, con un toque de brisa marina. Mallow cómoda y relajada comienza a deslizar la esponja por su cuerpo, creando sinuosos surcos de agradable jabón en su fina piel.
Comienza frotándose los hombros, bajando por el cuello hasta sus jóvenes pechos, masajeándolos sensualmente con la esponja, provocando un suave gemido de placer en Mallow. Continúa deslizando la esponja hasta su ombligo, suavemente, sin prisas, como un pequeño juego sensual. Se desliza hacia sus caderas, sus muslos, piernas y pies, para acto seguido, subir lentamente, hasta su punto más sensible.
Mojando un poco más la esponja, imprime un poquito más de gel, y comienza a deslizarla por su terso trasero, suavemente, ayudándose con sus finos dedos, para enjabonar ligeramente, ¡¡el interior de su trasero volviendo a soltar otro gemido…Ummm…!! Mallow, por una extraña razón, se nota cada vez mas excitada y que su cuerpo esta cada vez mas caliente (Ella cree que es normal).
Ella prosigue su sensual viaje a su lugar mas intimo y sagrado. Su bella intimidad esta toda rasurada como si fuera una pequeña niña.
Mallow deja la esponja momentáneamente y comienza a masajearse suavemente su intima cavidad, provocando pequeños espasmos de placer sobre ella. Sin saber porque, cada vez esta mas excitada y comienza a frotarse con más frenesí sobre su excitado clítoris, poniéndose cada vez más a tono.
Ummm…Ummm…los jadeos ya incesantes de Mallow, se oyen por todo el baño, por la habitación. Todos los sentidos de la joven Mallow, se funden en uno solo, emanando fantasías en su joven mente. Mallow se introduce sus finos y largos dedos en su interior y no puede parar. Su cuerpo tiembla cual terremoto, su intimidad es como un cálido volcán de Alola a punto de estallar. Mallow cada vez mas y mas excitada, entra en total frenesí y se retuerce y se restriega contra los chorros de cálida agua que salen de la pared, presionando sus pechos sobre ella…Awww…!! Ummm…Siiii…!! ¡¡Oh, dios…!!
Se introduce prácticamente todos los dedos y con inusual violencia, su interior convulsiona en un inmenso torrente de indescriptible placer, hasta que finalmente en una explosión de furia, todos sus cálidos fluidos expulsan con violencia sus dedos hacia fuera-deslizándose por su entrepierna-cálidamente hasta perderse por el desagüe. Mallow, exhausta, cae de rodillas sobre el plato de ducha, temblando todo su cuerpo, por el inmenso placer sufrido, quedándose literalmente, semi-dormida. Pasa un rato, y el agua de la ducha se torna cada vez mas fría, haciendo reaccionar a Mallow.
Se levanta aun aturdida y no comprende que le ocurrió. Cuando coge el gel lee las letras pequeñitas y comprueba que es un gel erógeno, indicado para actividades sexuales, altamente potenciador de la libido femenina. Mas abajo pone…usar con moderación, solo un poco en la esponja. Mallow nota que su cuerpo aun esta muy caliente y que su intimidad le pide más. Mira el reloj, y ve que ya es hora de ir a trabajar.
Se viste rápidamente, y con las prisas no se da cuenta de que volvió a ponerse las braguitas usadas, por lo que estas llevaban impregnadas el olor vaginal del día anterior, y toda la noche. Vestida con ropa ligera sale de su casa, solo para encontrarse en la puerta con Eduardo Merigold que la había estado esperando todo este tiempo.

VOLVIENDO A LA PERSPECTIVA DE EDUARDO

Llegue muy temprano a la casa de Mallow esperando su hora de salida, parecía que no iba a salir nunca hasta que la puerta se abrió, ella estaba muy caliente podía verla jadear como si hubiera corrido una maratón.
Estábamos frente a frente, ella me miro a los ojos, sus hermosos ojos verdes y me deje llevar por la libido del momento. Comencé a manosearle el trasero, ella estaba muy excitada y subió un poco su faldita.
— Aquí no Srta. Mallow, déjame entrar a tu casa.
— ¡entra y cierra la puerta con seguro!
Entre como un animal salvaje a su sala, la besé con todas mis fuerzas, la recosté en el sofá de la sala, y con mi otra mano comencé a jugar con su excitado y convulso clítoris. Mallow no puede esconder sus gemidos de placer. Ella reacciona comprimiendo sus muslos vaginales sobre mis dedos atrapándolos en su interior, cual serpiente engullendo a su presa.
Comencé a lamerle la oreja y con mi otra mano saque mi miembro(ella se puso de espaldas), comencé a frotarlo suavemente por su trasero, haciendo gozar de placer a Mallow. Mallow a punto del éxtasis no puede mas y agarra mi enorme miembro y lo introduce en su interior.
Todo excitado me apego mas a ella y con gran fuerza introduzco todo mi miembro en su interior. Ella comienza a moverse salvajemente.
— Estoy a punto de estallar, grite.
Intente retirarme, pero Mallow no soltó mi miembro, acto seguido descargue brutalmente toda mi cálida esencia dentro de ella.
Después de una pausa empecé a desabrocharme la camisa, ella cual animal empezó a lamerme el torso, mientras sus suaves manos aflojaban el cinturón de mi pantalón, haciendo que estos caigan al suelo.
Mallow libera nuevamente al grueso y erecto miembro de su prisión. Jugueteando con él, le da tímidos toques con su húmeda y cálida lengua, y cuando volví a estar excitado, ella abrió su boca y engullo por completo mi miembro. Desapareciendo en el cálido interior de su profunda garganta. Mallow comienza a succionar con violenta avidez mi palpitante miembro, hasta que finalmente no pude más y descargué toda mi virilidad nuevamente en el interior de Mallow, tragándose todo sin dejar escapar ni una sola gota.
Ella no sintiéndose satisfecha me tumba al suelo de la sala, y poniéndose encima comienza a introducir mi miembro en su interior, lentamente, centímetro a centímetro, hasta desaparecer por completo en el interior de ella.
Acto seguido comienza a mover muy lentamente sus caderas, haciendo perder mis sentidos, me empezaba a sentir violado.
Mallow sonríe sádicamente, he inclinándose hacia mí, me golpea con sus jóvenes pechos en mi cara, obligándome a que se los chupe (sus erectos y cálidos pezones). Comienzo a lamerlos y ella, satisfecha, jadea suavemente, mientras sigue moviendo sus caderas con el erecto miembro en su interior. Mallow quiere más e incorporándose se da la vuelta dándome la espalda y pone su trasero en mi rostro, invitándome a lamer su cálida salida trasera. Comienzo por lamer, he introducir mi larga lengua en su interior, haciendo gemir de placer a Mallow.
Mallow ya en pleno éxtasis, retira su trasero y adelantándolo hasta mi erecto miembro, se sienta sobre él, introduciendo el grueso y erecto en el interior de su trasero. Mallow emite un pequeño quejido de dolor, para acto seguido comenzar a subir y a bajar su trasero sobre mi miembro. Cada vez más rápido, con frenesí, estaba apunto de explotar, agarro sus hermosas caderas y poniéndola a cuatro patas, la embisto con furia(cual perro salvaje), y finalmente eyaculo violentamente en su interior, resbalando sus cálidos flujos vaginales por su entrepierna, mezclados con mi cálido elixir.
Habrán pasado un par de horas, llamaron por su celular a Mallow y esta se reporto enferma, diciendo esto volvió hacia mi exhausto cuerpo, me comenzó a besar y me dijo:
— Tenemos todo el día libre para hacer lo que tú quieras Edu
— Contigo me quedaría por siempre Mallow, más bien después que terminemos llévame a conocer mas sobre los tapus, es un proyecto para sacar mi tesis.
— Con gusto Edu.
Corriendo subimos a su cuarto y lo hicimos hasta entrada la tarde, nos bañamos juntos y me dio su numero celular para quedar otro día aquella visita de estudio.
Claro que la llame, pero solo para una cosa, volver a estudiar su delicioso cuerpo.


 

Krauser san

El origen

Registrado
4 Oct 2018
Mensajes
73
Ubicación
Las noches
Offline
y a continuación el segundo capitulo:

Giovani Hancock junto con dos compañeros de trabajo, llamados Silvia Strauss y Tony Dávila escoltan a un rival del bando enemigo para interrogarlo. Aquel mal hombre era apodado “El Chacal”, aquel que derretía a sus víctimas con ácido clorhídrico sin dejar rastros o huella de las mismas.
— ¿Quién mato a Damián Faluche, aquel prestamista de Akala? ¡dínoslo bastardo!
— ¡entréguenme de una puta vez perros de Luzamine no cantare!
— Señor Giovani unos choques eléctricos vendrían muy bien, dijo Tony.
— O desollarlo vivo, dijo Silvia.
— Mejor algo mas practico, su cabeza tiene precio en Akala, lo entregaremos así cante o no muchachos.
Todos por unanimidad aprobaron la polémica decisión, subimos al gran barco Benetau de Silvia, la cual media diez metros y tenía todas las comodidades que un gánster mafioso pueda soñar.
Nos dirigimos rápidamente a Akala una tierra llena de grandes ranchos, volcanes, bosques y gente muy especial.
— Akala es un buen lugar para deshacernos de este bastardo, y también de enterrar un antiguo amor eh Giovanni…tal vez un amor que te hizo sufrir.
— Silencio Silvia, no empieces de nuevo, estoy llamando a Carlos para ver la recompensa por este sujeto.
Giovani coge el canal de transmisión de su buen amigo Carlos Kotipelto y empieza la conversación.
— ¿Gio eres tú? Hola amigo hace tiempo que no se te ve por estos lares.
— Hola Carlos, el gran danés blanco.
— Y tú el inigualable oso negro, lo que muerdes no lo sueltas jajaja.
— Jajaja, aun te acuerdas de mi breve paso por la policía.
— Como no si la jefa blood Merry te estimaba mucho, lastima que no siga viva. Ella anhelaba tu regreso.
— Mis condolencias, pero ya tendremos tiempo para seguir conversando de nuestras vidas, iré directo al grano acá tengo a un pez gordo. Este señor se llama Tobias Quesada apodado cariñosamente como “El chacal”, cuando vale este pez gordo.
— Si Gio justo lo pusimos precio a su cabeza, esta valorada en cincuenta mil dólares.
— Perfecto acordemos el punto de entrega en la comisaría local.
— Jaja no te preocupes, allí esperare paciente como siempre…por cierto que hay de…Olivia. (un silencio incomodo), aun la recuerdas ya veo, tengo algo que contarte, respondió Carlos
Carlos le cuenta que Olivia dejo el negocio de vender rocas para evolucionar, y el puesto de kahuna se lo paso a su sucesora, ahora ha abierto un bar en el puerto de akala un bar llamado “el fin”.
Le dice a Giovani que Olivia está pasando por problemas financieros, Giovanni deja remolcado el barco de Silvia y sin decir nada a Tony y a Silvia se va en busca de Olivia.
Mientras tanto Silvia y Tony van a cobrar la recompensa en la comisaria de Akala. Saliendo de la comisaria:
— Tony que estás loco si tu ex te sigue recordando
— tu eres la que se equivoca por que crees que las mujeres piensan como tú. Giovani tiene que ver su problema por mientras disfrutemos de nuestra parte chiquita.
— Deja de decirme chiquita, marrano.
Silvia y Tony Regresan a la lancha y esperan a Giovani, Silvia sale a una playa de bañistas cerca, se sienta en uno de los miles de grandes sillas, echándose algo de bloqueador en su cuerpo se da un baño de sol mientras Tony hace unos arreglos en el motor barco.
Giovani después de tanto caminar y preguntar a las personas que cruza en su tranquilo caminar, llega al bar “El fin”, y se encuentra con un joven le pregunta por Olivia, respondiendo tajantemente que no está, Olivia aparece reconociendo a Giovani y mandando a rodar a Julián el joven antes mencionado.
— Hola Gio veo que no has cambiado nada, estoy con problemas financieros…eres justo mi ultimo cliente voy a cerrar este pequeño negocio.
— Pero Olivia abrir un nuevo negocio en otra ciudad te va a salir más caro, las rentas han subido mucho desde el cambio de presidente aquí en Alola. ¿podrás con eso?
— Jajaja, ay Gio tan preocupado como siempre…voy a cambiar de vida junto a Julián y mis tres hijos.
— ¿Qué?
— Es broma, es broma. Solo Julián y yo somos novios, y tu como vas Giovanni.
— Viviendo con dos locos, ahora soy un cazarrecompensas. (Giovanni sacando del bolsillo un reloj) …lo recuerdas Olivia.
Mientras tanto, Tony está haciendo unos arreglos al barco de Silvia, cuando recibe una llamada del intercomunicador, el amigo policía de Giovanni tiene un nuevo trabajo, atrapar a Julián Celonias, un matón de los puertos de Akala y le dice además que es el novio de Olivia, Tony no presta atención y solo pregunta ¿Cuánto es la recompensa?
Tony sube a una moto acuática, una de tantas dentro del barco, y parte en búsqueda de Julián Celonias, llama a Giovani por celular y este no le contesta, mientras que Silvia se quedó dormida bronceándose.
Volviendo donde Giovanni
Aun recuerdo el día que nos conocimos, fue en una fiesta en la ciudad de kanto, era la noche perfecta, había muchas mujeres muy hermosas pero la que más destacaba eras tú, estaba algo ebrio, pero me decidí a abordarte, como con toda la valentía del mundo me acerque a ti por atrás y pose mis manos en tus caderas y subí hasta llegas a tus pechos y masajearlos.
— Mmmm…que hace una belleza como tu tan sola esta noche.
— Supongo que buscando algo de diversión, el cuerpo lo pide. Respondió Olivia
— Vamos a un lugar más privado, mmm, que te parece los reservados de arriba?.—pregunte muy seguro de sí mismo.
— Lo que digas muñeco— respondió Olivia mientras me quiño el ojo.
Subimos las escaleras y pasamos a un cuarto privado, cerré la puerta con llave, me di vuelta y ataqué sus labios, como si tuviera sed de ellos.
La bese reclamando su boca, cuando se nos termina el aire baje por su cuello lamiendo hasta llegar al escote de su corsé. Con mucha agilidad lo desate y libere sus hermosos pechos, los succione como un bebe.
Con las manos le a sacarle el short color lila, ella también me va desnudando hasta quedarnos completamente sin ropa. Me acuesto en la cama y hago que ella se suba sobre mi para darnos placer oral mutuamente. Cuando Olivia llega al clímax se detiene.
— Creo que ya es hora de probarte bien hasta que quedes satisfecha preciosa-saque el preservativo del dispensador que esta al lado de la cama y me lo pongo mientras Olivia no se pierde de ninguno de mis movimientos.
— Vamos de que este hecho lindo—me dice Olivia mientras me pongo en su encima y acomodo sus piernas en mis hombros.
La penetro de forma violenta y muy deliciosa y empiezo a moverme con mucha energía. Mientras acaricio y amaso sus glúteos. La hago ponerse en cuatro patas y la penetro desde atrás de forma muy ruda mientras azoto sus nalgas y Olivia no puede hacer otra cosa mas que gemir de puro placer. Cuando llego al clímax me derrumbo sobre su cuerpo y caemos al suave colchón. Salgo de adentro de ella y me acomodo a su lado, nos quedamos profundamente dormimos.
en aquel entonces fue una noche mágica, habíamos empezado una bonita relación, nuestro idilio había empezado, meses más tarde había conseguido un trabajo como policía en Akala.
— siempre volvía del trabajo y siempre estabas allí esperándome…eso era todo lo que necesitaba… pero ese día cuando llegué a casa solo encontré ese reloj y una nota pequeña con la palabra adiós. Por alguna razón no me sentí triste, era tan irreal. Pero poco a poco me sentía como moría por dentro. Después de 6 meses se fui de ese lugar y si al acabarse la cuerda de ese reloj tu no has vuelto. No viene aquí a culparte, solo necesito saber…por qué desapareciste.
— Crees que el tiempo en akala no ha pasado, esa es una vieja historia…Ya la he olvidado…No necesito vivir en el pasado, adiós Giovanni…
Giovani se retira del “el fin”, y afuera estaba Julián, lo mira como desesperadamente prende un cigarrillo, mientras tanto Tony está preguntando en la zona donde esta el bar “el fin”.
Julián regresa donde Olivia y le dice que su amigo era un cazarrecompensas, y que ya le pusieron precio a su cabeza, ¡este es el final!
— No es tu culpa, todo es culpa mía por pedirle prestado dinero a ese tipo…tu solo me protegiste decía Olivia.
— ¡No me puedes ayudar si me capturan…! yo mate a un hombre!
— Vámonos de aquí, vámonos ahora solo nosotros dos. Respondió Olivia
Olivia y Julián empacan sus cosas y escapan robando una lancha en el puerto más cercano, justo en ese entonces, Tony los ve y los persigue en una moto acuática pequeña pero rápida. Dispara una ráfaga de metralleta, pero no da en el blanco. Julián responde con su pistola y falla, justo cuando estaba por atraparlos se cruza con Giovanni, el estaba en una lancha más grande. Allí por medio de intercomunicador le dice que Julián tiene una recompensa de cien mil dólares.
— ¿él es el fugitivo? Responde Giovanni
— Aja, Carlos nos dio la información, parece que mato a un prestamista.
Julián sigue disparando mientras Olivia conduce, Giovanni le dice a Tony que se hará cargo y regrese con Silvia que esta en la playa bronceándose.
— No los dejaras ir verdad, dice Tony dudosamente.
— Aquí fui un policía…soy el oso negro una vez muerdo no suelto. No le guardo resentimientos a ella, pero me hare cargo de esto en mi ciudad. Responde Giovanni
— Sentido de justicia y deber verdad, dice Tony.
Tony se va y le deja a Giovanni que controle a situación. Con el intercomunicador se comunica con la lancha de Julián.
— ¡detén la lancha ahora!
— ¿Gio? Dijo susurrada mente Olivia.
Después de una persecución de alrededor 10 minutos en el mar, Giovanni logra estar muy cerca de la lancha de Julián y dispara un arpón atravesando el pequeño motor de la lancha de Julián, destruyendo el motor, Julián con el ultimo empuje logra impactar en una costa cercana, Giovanni llega a la costa, estaciona su lancha, sale de ella y se acerca rápidamente a la lancha de Julián.
Ve a Olivia y a Julián, de repente Olivia saca una pistola apuntando directamente a Giovanni
— ¡Aléjate! ¡déjanos ir, por favor Gio! ¡ya capturaras a otros fugitivos!
— Aunque te deje ir alguien mas te perseguirá…si escapas serás su cómplice, todavía tienes tiempo.
— ¡no te preocupes más por mí!
Olivia dispara tres balas, pero falla
— No has cambiado nada…tu decidías todo y siempre tenias razón, cuando estaba contigo no tenia que preocuparme por nada, todo lo que hacia era aferrarme a ti como una niña, sin preocuparme por nada. ¡quería decidir cómo vivir por mí misma! aunque me equivocara
Olivia rompe a llorar y se le cae la pistola, Julián trata de escapar, pero Giovanni lo atrapa.
— ¡vámonos! ¡no quiero ir a prisión! ¡ayúdame, por favor ayúdame!
Giovani de un puñetazo le cierra la boca y le dice: debes ser fuerte y protegerla
Pasan algunas horas, llega la policía arrestan y se llevan a Julián. Giovani y Olivia se quedan conversando:
— Parece que ese fue un caso de auto defensa, ¿Qué vas a hacer ahora?
— Ya no me iré a ningún lado, esperare a Julián aquí en mi bar.
— No se demorará mucho…por que el tiempo si pasa.
— Nos vemos Olivia.
Se despiden y mientras camina Giovanni nota algo en su bolsillo, es el reloj, este agarra y lo bota al mar, y siguo su camino.
 

Krauser san

El origen

Registrado
4 Oct 2018
Mensajes
73
Ubicación
Las noches
Offline
tercer episodio
—Mi arte es la pelea, mis puños son hojas que destruyen al enemigo. No lo hago por mí lo hago por mis ancestros.
Era mi lema antes de entrar al ring de boxeo y partirme a golpes con el contrincante, mi nombre es Roy Youngblood. Boxeador de hace más de 6 años, desde que Salí del instituto Providence.
Las luces iluminaban aquel ring, el público desbordaba éxtasis de sangre caliente. Entusiasmados apostaban sin temer su propia vida.
Aquellas apuestas no eran cualquier cosa, los grandes grupos de la mafia de Alola también estaban embarrados de la suciedad de las mismas, colocaban a sus propios boxeadores para asegurar dichas apuestas.
Aquella batalla era contra un boxeador que apodaban “pie pequeño” dirás que gracioso nombre. Pero no es gracioso, él ya había matado a un boxeador en el ring hace años atrás. El ya no competía oficialmente ahora estaba aquí apunto de luchar contra mí.
A mí me apodaban Roy “pies Ligeros” ya que era muy rápido moviéndome y esquivando golpes.
—“Pie pequeño y Pies ligeros” hoy en la arena Salamance en alola a las ocho, no se pierdan la lucha del año.
Así nos daba a presentar la radio, Alola una zona muy alejada del mundo donde solo gente como nosotros podía desarrollarse.
Llego la hora de la lucha. No tardaron en presentarnos:
—En esta esquina, con 1.80m de alto, pesando 80 kilos, tenemos a Roy “pies ligeros” Youngblood.
El réferi estaba nervioso, era su primera vez. La gente no paraba de gritar y aplaudir.
—Y en la otra esquina con 1.85m de alto, pesando 95 kilos, tenemos a Jhon “pie pequeño” Smith.
El réferi nos juntó a ambos en el medio y entre susurros recuerdo que nos dijo:
—Nada de golpes bajos, o serán descalificados.
Diciendo esto comenzó aquella noche de tragedias.
La lucha duro casi 1 hora, deje a “pie pequeño” inconsciente, Salí rápidamente de la arena con el dinero por haber ganado, tome rápidamente un taxi y me dirigía al hotel donde estábamos hospedados Susana y yo.
Susana es una ex enfermera Joe que conocí en Unoba, aquella fue despedida por apoyar a los experimentos de Layla, aquella cruel mujer que experimentaba con pokemons de los entrenadores sin que estos estuvieran enterados.
Ayude a escapar en especial a Susana por que la conocía desde el instituto, nació el amor al volvernos a ver después de tiempo.
Éramos prófugos, Layla fue arrestada y encarcelaba en Unoba, pero creo que si sale buscara primero a Susana para vengarse.
Estaba en aquel taxi cuando la conductora me comenzó a platicar:
—hola, buena pelea “pies ligeros”, me llamo Fernanda.
—Gracias fue muy agotadora, eres mi fan. Dije
—Se podría decir que por casualidad, que sí. Respondió Fer.
Ella me conto que estaba escuchando la radio cuando anunciaron la pelea en otra emisora, su padre también había sido boxeador, era lo que le contaba su madre antes que las abandonase.
Ella escucho atentamente toda la lucha hasta que me dio un anuncio que me dejo helado:
—Mataste a “pie pequeño”, estas jodido mi buen amigo. Dijo Fer.
— ¿Disculpe? Respondí
—Que no sabes.
Fernanda me empezó a contar que aquel luchador era EL luchador de Lusamine, jefa de la mafia de alola. Ella tenía un conocido en aquella mafia, estaban todos furiosos y mandarían a matar al bastardo que mato a su mejor peleador. Me advirtió que escapara de Alola lo más rápido posible.
Los consejos no se niegan a nadie, y más estando solo. Pero no lo estaba tenia a Susana, era lo más importante para mí.
Llegue al hotel, le di las gracias a Fer por el dato. Ella me respondió con un beso en la boca, si no fuera porque estaba preocupado, lo hubiéramos hecho en su auto, me dejo su número de celular. Lo bote a la basura antes de entrar a mi habitación.
Había llegado al hotel Luigi a la media noche, entre despacio, girando la chapa de la puerta muy ligeramente, entre y Susana estaba en la cama leyendo un libro.
—Hola amor, que tal la lucha, me quede dormida cuando desperté ya no sonaba tu pelea en la radio, así que me puse a leer. Decía con un poco de sueño Susana
—Fue muy duro, voy a bañarme, y de paso te contare la lucha con lujo y detalles…
Le conté todo a Susana, no había por que mentirle, era mi chica.
Susana se dio un brinco cuando le dije que el contrincante murió, sin darme yo cuenta, lo que sé es que estaba vivo cuando deje el ring. Murió por las secuelas.
Susana me abrazo, ya en el baño estábamos casi desnudos:
—Ya no estés preocupado, Olvídate de todo, me tienes a mí que es lo más importante. Susana
—Salvarte fue mi mejor acierto, aun tienes recuerdos de esa época oscura. Dije muy tranquilamente.
—Gracias a ti ya no recuerdo, ni quiero volver a ello, sigamos adelante con nuestra relación. Respondió enamorada Susana.
Le respondí con un beso.
—te amo Susana.
Luego de ese beso comencé a acariciarla, ella estaba excitada, aquel pijama de seda dejaba todo al descubierto, la quite con suavidad, nos bañamos juntos, entre besos y caricias.
Su pelo estaba poco a poco perdiendo el rosado característico de las enfermeras Joe, se estaba tornando a un negro, su piel era blanca como la nube, sus ojos azules no dejaban de mirarme mientras la besaba y comenzaba a tocarla con esmero.
Desde que la conocí me hechizaron sus ojos, y su figura. Comencé a besarla por el cuello, morder su oreja, mientras mis dedos hacían círculos en su clítoris., ella a su vez agarra mi polla, comenzaba a jalármela una y otra vez.
Cerré la llave de la ducha, y allí mismo la levante en brazos la lleve a la cama.
Ella comenzó chupándome la polla, una y otra vez, acto seguido me obsesione con su vagina.
Su clítoris ya estaba listo y caliente, introducir mi polla, ella comenzó a gemir como loca. Estaba fuera de sí. Allí mismo volvió al orgasmo que siempre alcanzábamos todas las noches, ella acabo primero, aquel dulce néctar no podía perdérmelo y comencé a chuparle la vagina.
Ella se tocaba las tetas, comencé a chuparlas morderlas y succionarlas, ella seguía gritando de placer. Nuestros cuerpos se habían hecho uno, la noche era interminable, la cama estaba mojada.
Como para terminar acabe dentro de su suave y rosado culo, ella agitada saco un cigarro y comenzó a fumar, imite tal acto, y abrazándonos nos dormimos esperando el alba.
Había despertado primero, comencé a preparar el desayuno, Susana aun seguida dormida, fue cuando me acorde mi reloj de oro de mi padre, aquel ultimo recuerdo que tenia de él.
FLASHBACK
Cuando tenía unos 6 años vivía en Kanto, ocurrió la guerra de Temaren, ella la batalla de dos países que reclamaban el territorio de la península de Jhoto, en aquella guerra participo mi fallecido padre, al terminar uno de sus más grandes amigos el cabo Andersen (aquel buen hombre había peleado junto con mi padre en aquella guerra) llego un día a casa, mi madre lo recibió muy bien, cuando se acercó a mi saco un reloj de oro:
—Tu padre fue un héroe, decía con melancolía el cabo Andersen, y comenzó a contarme una historia de lo más triada.
El y mi padre estaban como prisioneros del enemigo, mi padre había sido envenado con cicuta, ya que a los capitanes los mataban agonizantemente para desmoralizar a sus tropas, Mi padre antes de morir le entrego el reloj de oro, le encargo a Andersen que le diera a su hijo como un último recuerdo, Andersen sufrió mucho para esconder tal reloj, estando como prisionero le revisaban todo, tuvo que metérselo en el ano unos días para que no se llevaran tal reloj, Andersen fue liberado, y regreso a casa con una herida en el brazo que le inutilizaba a disparar armas.
Me entrego el reloj, aún estaba muy niño para comprender el valor de aquel reloj de oro, aun sentía un ligero calor desde su interior. Pero con el tiempo supe comprender el gran valor que tenía.
FIN DEL FLASHBACK
— ¿Susana, donde está el reloj? No lo encuentro en ningún lado, dije.
—Debe estar por allí, si lo cogimos antes de venir acá. Dijo con seguridad Susana.
—No, no lo está Susana, ¡carajo! Tendré que ir a buscarlo en el anterior hospedaje ¡maldita sea! Respondí con furia.
Al fin al cabo no era culpa de Susana, con amargura me fui y subí a mi auto, conduce rápidamente al hotel donde habíamos estado hospedado hace un día.
Había llegado al hotel, sabía que la mafia de Lusamine me estaba buscando. Llegue a mi hotel, la puerta estaba abierta. Entre sigilosamente, busque en la sala y no encontré el reloj.
Escuche un ruido en el baño, me moví sigilosamente hasta la cocina, y allí estaba una ametradadora UZI y al lado en un vaso estaba tal reloj de oro. Cogí la ametralladora y apunte directamente al cuarto de baño.
Se abrió la puerta del baño, era un hombre de saco y corbata. Abrí fuego, dispare cada bala como si dependiera ello mi vida, aquel hombre cayó de espaldas agonizante.
Ya en el suelo aquel hombre empezó a hablarme:
—Soy…Giovanni Hanc...koc, si llegas a conocer a Lilie dile…que la amo.
Diciendo esto aquel hombre se unió al sueño eterno.
Cogí mi reloj y deje la ametralladora en su mano, me fui rápidamente del hotel, cogí mi auto y empecé la marcha.
Llegue a una intersección, el semáforo cambio a rojo, pare el auto y allí parada en las líneas blancas estaba la más grande sicario de Lusamine, Francis.
—Hola Pies ligeros.
Diciendo esto comenzó a dispararme, me agache rápidamente, las balas pasaron por mi cabeza.
Acelere el auto y atropelle a Francis, choque con un poste cercano. Estaba herido, tenía un poco de sangre en la frente. Una chica muy hermosa me auxilio, estaba saliendo del auto cuando vi a Francis a lo lejos incorporarse y disparar.
Las balas mataron a la chica que me había ayudado, un disparo certero al corazón. Comencé a correr mientras Francis me disparaba.
Las balas pasaban cerca de mi cabeza. Francis me seguía rápidamente, seguía corriendo ensangrentado por el golpe.
Llegue a una tienda de armas, cogí un bate de hierro, y espere hasta que Francis entrara. La emboscada resulto un éxito, ni bien entro a la tienda la golpee en toda la jodida cabeza. Ella cayo inconsciente.
— ¡Alto allí hijo de puta! El dueño de la tienda con una escopeta en mano apuntándome se acercaba poco a poco.
—Disculpa pero aquella chiquilla iba a matarme. Le dije
—Tranquilo buen hombre estas en casa. Aquel comenzaba acercarse y no dejaba de apuntarme.
—Sabes necesito unas vendas me está sangrando mucho la frente. Le respondí
—Claro y también una buena anestesia. Dijo aquel hombre
Y de un golpe certero a la cabeza caí inconsciente.
Desperté al cabo de unas horas estaba amarrado a una silla con sogas, solo una luz tenue me iluminaba, lo demás estaba en penumbras. Podía escuchar ligeramente un gemido del cuarto contiguo, uno tras otro y varios golpes cuando de repente apareció un hombre vestido por completo de cuero negro.
—Llego tu hora Papi. Decía aquel desecho humano.
—Estas seguro de eso buen hombre le respondí lanzándole un escupitajo.
Aquel masoca me devolvió el escupitajo con un latigazo, y comenzó a buscar una cadena de hierro para torturarme.
Me dije a mi mismo tengo que escapar, para mi suerte sabia como escaparme amarrado de unas soguillas, desde muy niño lo sabía ya que en el colegio jugábamos a los secuestrados.
Mientras aquel desecho humano estaba de espaldas, me acerque a el lentamente y con la soguilla lo ahorque, mate aquel desecho humano, aquel tenía unas llaves, las cogí y sigilosamente comencé avanzar a donde provenían dichos gemidos.
Avanzaba por la trastienda, llena de polvo, hasta que logre llegar aquel cuarto, la puerta estaba media abierta y puede ver como el dueño de la tienda y un acompañante mas estaban locos de placer mientras violaban a Francis.
La pobre chica estaba amarrada, no podía mover sus extremidades, mientras sus acompañantes introducían su polla en ella, su ropa estaba a un costado, ella peleaba por liberarse pero era imposible, sin esperanza solo tenía que disfrutar aquel acto.
Ella ya estaba cansada, jadeaba. ¿Desde qué momento la estaban violando?.
Hasta que el dueño de la tienda eyaculo en su cara, mientras la golpeaba, y su acompañante seguía dándole por el culo mientras el dueño de la tienda chupaba sus tetas, mordía su cuello, y la forzaba a besarlo. Francis parecía disfrutarlo pero las lágrimas no dejaban e caer en su dulce rostro, aquellos dejaron de hacer lo que estaban haciendo y comenzaron la lamer sus dulces lágrimas.
—Debo detenerlos, susurre.
Pero mi polla estaba erecta, aquellos hombres se tomaron un descanso y volvieron a violarla otra vez. No me aguante fui al baño me masturbe y eyacule.
La tienda estaba cerrada y ya era de noche, camine sigilosamente hasta las armas y cogí una katana, que estaba en la repisa. Aquellos hombres estaban sin armas, no quise optar por un arma ya que haría demasiado ruido.
Avanzaba paso a paso con la katana en mano, mientras oía como Francis gemía, estaba excitada.
Antes de entrar estaba esperando el momento justo, en que estuviesen tan distraídos con Francis para arremeter y matarlos rápidamente.
Abrí un poco la puerta para ver más, el ambiente olía a sexo una mescla de semen y jugos vaginales. Ahora el dueño de la tienda la estaba penetrando el culo, y el otro estaba buscando algo en la repisa de al fondo, estaba de espaldas. Me acerque ligeramente y de un golpe de katana le corte la cabeza, la sangre por litros salía, el otro hombre voltio rápidamente y al ver dicha escena comenzó a vomitar.
Acto seguido le corte la pierna. Un corte preciso el cual nunca se recuperara.
Corte las ataduras de Francis, aun temblando y llena de semen se incorporó y me dijo:
—Gracias por el detalle, tienes hasta el amanecer para escapar. Yo me encargare de este hijo de perra personalmente. Respondía Francis con furia.
—Gracias buena mujer. Respondí
Francis cogió su ropa y se fue al baño, sin antes darle un puntapié a su violador dejándolo inconsistente. Me preparaba para irme, cuando ella me cogió de la mano y me condujo al baño.
Nos besamos, y lo hicimos en el baño, era como un premio por liberarla. Su piel morena me hechizaba mientras me practicaba la felación.
Abrí la llave de la ducha y nos bañamos juntos, no dejaba de besarla y morderle el dulce cuello y sus enormes tetas, su cabello viólela con amarillo era tan largo, que mientras la penetraba analmente la cogía por el mismo, era muy excitante. Eyacule en su boca, la cual se tragó todo mi semen deliciosamente.
Me dio su número de celular, sin antes recordarme:
—Solo tienes hasta el amanecer Roy “dedos ligeros”
—ok mi pequeña y dulce Francis. Respondí excitantemente.
Me puse mi ropa y Salí rápidamente. Cogí la moto del difunto dueño de la tienda de armas y me encamine hacia el hotel donde estaba Susana. Ya iba a amanecer, levante a Susana. Y nos escapamos de la miserable vida de Alola.
Secretamente conserve el número de Francis. Tenía que volver a ver a esa morena algún día.
 

Krauser san

El origen

Registrado
4 Oct 2018
Mensajes
73
Ubicación
Las noches
Offline
cuarto e inesperado capitulo
A veces los mejores trabajos están mas cerca de lo que te imaginas, mi nombre es Ricardo Saavedra, de profesión mecánico, aunque en realidad no ejerza del todo mi profesión. Hago prácticamente de todo lo que se necesite para el mejor cuidado y mantenimiento del hogar.
Llegue Alola la semana pasada y logre colocar mi aviso en el periódico local:
“servicios generales, sr. Ricardo Saavedra cel:954125846 “
Junto con un logo de Bob el constructor (ojalá no me demanden) y con mucho entusiasmo por comenzar a ganar dinero en esta hermosísima tierra. Alquile una habitación en el conocido hotel de aquel amable hombre llamado Luis Santana, dicho cuarto era de un solo ambiente, contaba con baño y una ducha modestos como el precio del alquiler.
Pague por adelantado tres meses, había dejado la lejana tierra de kanto atrás debido a problemas con mi familia. Necesitaba independizarme para un mejor desarrollo personal, si cuento con treinta años cumplidos a la fecha y aun no tengo trabajo seguro.
Me tome unas horas para poder acomodarme en la estancia, no llevaba mucho equipaje ni joyas de que presumir, solo mi celular era lo mas valioso de mi equipaje y mi gran actitud y personalidad para poder enfrentar a la vida. Una vez terminado me tomé una ducha y me acosté en la cama viendo el techo y pensando los hechos y algunos amores que he tenido y por “mi inmadurez” había perdido.
Cerré los ojos tratando de olvidarla, tratando de olvidar a mi pesada carga mental llamada kanto cuando de repente sonó el maldito celular:
— Hola buenos días, con el señor Ricardo.
Era la voz de una dama, por su tono de voz podría calcular que tiene unos treinta y dos años.
— Hola si, buenos días con quien tengo el gusto.
— Layla Simons, necesito de sus servicios Sr. Ricardo – continúo narrando la dama- al parecer tengo una avería en la tubería de mi lavaplatos de mi cocina, quisiera saber si dispone de tiempo para poder arreglarlo.
— No hay ningún problema Srta. Layla, estoy para encargarme de esos problemas y muchos más con mucho gusto.
Layla me dio su dirección exacta, cogí mi caja de herramientas y me dispuse a embarcarme a su encuentro. Su domicilio no quedaba muy lejos del hotel del Sr. Santana, Preguntando a los aldeanos de la zona pude llegar en tan solo quince minutos. ¡que bárbaro!
Mientras caminaba me maravillaba con el paisaje de la cálida y dulce Alola, sobre todo sus mujeres que vestían ropas muy provocativas. Llegué a una acogedora casa de playa con la dirección proporcionada por la dama y me dispuse a subir las escaleras. Mientras subía pude notar un dulce aroma:
— ¿estará preparando el almuerzo?
Pero los ruidos de unas tijeras mataron ese pensamiento, me dejé guiar por el ruido que me condujo al patio trasero y pude ver por primera vez a esa hermosa dama. Ella aún no había notado mi presencia pero me deleitaba la miraba con solo verla.
Cabellos azules recogidos, estaba de cuclillas cortando unos geranios, tenia un short muy bien apegado como prenda inferior que dejaba al descubierto sus suaves y carnosas piernas blancas mientras ella inocentemente seguía cortando sin preocupaciones.
— Buenos días ¿señorita Layla?
Un leve espasmo recorrido el cuerpo de la mujer, dejo las tijeras y la canasta en el suelo girando su cuerpo para obsérvame.
— Hola, Sr. Ricardo como esta.
— Dígame Srta. Layla, me comento que tenia problemas con su lavaplatos.
— Si, al parecer se atoro y rebalsa el agua del grifo, por favor valla a verlo y repararlo, mientras tanto terminare de cortar estas flores.
— Muy bien señorita no hay problema.
Mientras la observaba solo podía pensar en una cosa, sus enormes senos, ni su prenda superior podía opacar la belleza de sus grandes pechos además de sus ojos azules como el cielo y una mirada tan inocente que prácticamente hizo despertar algo dentro de mí. Pero tenia que contener mis ganas y seguir mi trabajo.
PERSPECTIVA DE LAYLA
Layla encomendó al joven Ricardo a arreglar el asunto de su lavaplatos, mientras ella seguía cortando los geranios.
— Esta hierva mala esta matando poco a poco a los geranios, al parecer es un Pokémon que puede estar haciendo esto ¿Por qué?
Layla siguió contando en la maleza hasta que corto algo que no era normal, algo como duro.
— ¡AWWWWN!
Un chillido seguido de una nube aromática alcanzo a Layla haciéndola entran en un trance, Layla había cortado accidentalmente una parte de un roselia macho el cual en respuesta a la agresión soltó la más cargada concentración de su aroma, llegando inmediatamente a las fosas nasales de Layla perdiendo absolutamente el control de sus impulsos más carnales.
Layla se sentó dejando caer la canasta y las tijeras, y en un acto poco de ella comenzó a tocar su sexo. Se bajo el cierre de su ajustado short y comenzó a dar suaves toces a su lugar sagrado.
— ¡Awww! ¡Ummm…si! ¡oh dios!
Los jadeos incesantes de Layla empezaron a invadir el ambiente, todos sus sentidos se funden en uno solo, emanando fantasías en su mente. Layla introduce sus finos dedos y no puede parar, su cuerpo tiembla cual terremoto y su intimidad se convierte en un cálido volcán a punto de estallar. Layla cada vez más excitada entra en total frenesí, se retuerce y su interior convulsiona de indescriptible placer restregando chorros de su cálido elixir en la hierba recién cortada.
Layla aun un poco aturdía comienza a pedir más, quiere algo más serio, un semental que la haga gemir y disfrutar ese placer que no sentía desde hace tiempo. Va en busca del joven Ricardo entrando rápidamente a su casa, lo logra encontrar en la cocina y sin previo aviso le comienza a abrazar por atrás.
VOLVIENDO A LA PERSPECTIVA DE RICARDO.

Estaba tratando de poder arreglar el lavaplatos de la señorita Layla, al parecer la poca limpieza de las tuberías y el constante uso hizo que se formara coliformes que taparon la cañería. Después de unos minutos y un poco de esfuerzo logre destaparla.
— Tengo que comunicarle a la señorita Layla inmediatamente.
Deje mis herramientas en el suelo y me levante para hacer una inspección final, cuando sin previo aviso la dama me abraza apasionadamente.
— Sígueme Ricardo tengo una recompensa especial por tu arduo trabajo.
Me acerque a ella y la bese apasionadamente mientras tocaba sus muslos.
— ¿y tus hijas, y esposo? – le pregunte
— Ambos de viaje – ella solo atinó a decirme eso.
Sentía el inmenso calor de la mujer era por poco sofocante ella me condujo a su baño: dios gracias por la bendición…-pensé.
Ya en el baño seguí besándola y comencé a sacarle lentamente su ropa, se podía notar sus grandes pezones bien erectos. Layla se destapo con sus manos.
— ¡KYAAA! - grito Layla avergonzada.
— No tienes por que avergonzarte- le dije mientras le sacaba la ropa.
Layla dejo de taparse haciendo que me vuelva completamente loco, nos metimos a la ducha mientras la besaba, metí mi lengua saboreando cada rincón de su dulce boca, empecé a sacarle sus bragas haciendo que se vea hermosa en la intimidad.
— Estoy avergonzada – dijo Layla sonrojada
— Te vez linda cuando te sonrojas - dije excitado.
Luego fuimos al yacusi, lo llenamos de agua semi caliente y nos metimos, ya cómodos metí cuidadosamente mi miembro en su tesoro intentando no hacerle daño. – me encanta volver a sentir esa sensación- pensé.
En un vaivén de emociones ambos nos volvíamos locos de placer, toce los voluminosos pechos de Layla haciendo que se excitara aún más.
— ¡espera Richi! ¡Ngh! - decía Layla mientras gemía.
No podía aguantar mas estaba a punto de correrme, saqué mi miembro y empecé a besarla y a jugar con sus suaves senos.
— Richi tu…eres virgen? - preguntaba Layla entre besos.
— Ya no - le dije mientras seguía besándola.
Comencé a chupar los pechos de Layla lentamente, eran muy dulces y suaves, cada vez que lo hacia ella gemía mas fuerte. Aproveché y metí mis dedos en su vagina.
— Richi …! Ngh!!oh si ¡¡sigue así! - ahora es mi turno, respondía Layla.
Ella se agacho y comenzó a lamer mi erecto miembro mientras yo acariciaba su cabeza.
—¡Ngh! Sigue Layla… se siente muy bien.
Esto fue una excitación inimaginable, salimos del yacusi y seguimos la fiesta en su cuarto, en él había una cama redonda muy cómoda. Después de secarnos un poco nos tumbamos y comenzamos a hacer el “69”. Ambos gimiendo y suplicando por mas Layla lamiendo mi miembro y yo su convulso sexo.
Justo antes de correrme miré fijamente a Layla y le dije:
— Te voy a embarazar, seré el padrino de tu hijo.
— ¡hazlo! ¡embarázame! ¡Ngh! ¡richi!
Introduci mi cálido y erecto miembro en su sexo, nos movimos bruscamente hasta que eyacule mi cálido elixir dentro de su ardiente tesoro. - el interior de Layla es cálido y suave…pensé.
Exhaustos nos acostamos en la cama mirando el techo, había unas calcomanías de estrellas, mientras Layla sacaba unos cigarros de la cabecera de su cama. Nos metimos unos puchos y nos quedamos dormidos cobijados en su suave cama.
El ambiente desprendía un fuerte olor a sexo, hasta que ella poco a poco se quedo profundamente dormida.
— ¡oh Layla!, espero que nos volvamos a ver amor mío.
Deje mi tarjeta personal en la cabecera de su cama, con una nota muy llamativa, me duche, y me despedí de Layla con un cálido beso.
No paso mucho tiempo para que vuelva a sonar mi celular, pero esa es otra historia.
 

Krauser san

El origen

Registrado
4 Oct 2018
Mensajes
73
Ubicación
Las noches
Offline
buenas gente, a continuación les traigo algo verdaderamente especial de mi autoria. van hacer varias partes asi que prepárense.
Tras casi cinco años de la ausencia de Lusamine, la fundación Aether no era más la cúspide de tecnología e innovación que fue en su mejor momento. Luego que ella cayera en un delicado estado vegetal—producto de la infección del UE01—la fundación fue multada con cifras exorbitantes, producto del gran desastre ocurrido con los ultraentes y los portales inestables en todo Alola.
Fue en una tranquila tarde cuando los signos vitales de la presidenta indicaban un índice de actividad neuronal estable, lo que se manifestaba en el lento despertar de la rubia mujer. La vicepresidenta Wicke, quien ha mantenido la dirección de Aether todo este tiempo, fue la primera en presentarse. Ella puso a corriente respecto a los acontecimientos posteriores a su accidente: la situación de sus hijos, ya adolescentes; la crisis de Aether, junto al cese de su área de investigación; y la restauración de las biosferas afectadas por los ultraentes rezagados.
Lusamine, muy agradecida por las atenciones de Wicke, le propuso organizar una gran celebración dentro del paraíso Aether. Serian invitados los viejos amigos de cada una de las islas de Alola, celebrándose el sábado próximo. Wicke acato el mandato de su superior, considerando que podría ser la mejor forma de mostrar la nueva cara de Aether.
No obstante, las verdaderas intenciones de la presidenta trascendían la vana intensión de agasajar a amigos y a empleados.

Al encontrarse presente todos los invitados, Lusamine descendió por las ornamentadas escaleras hacia el salón principal.
Traía puesto un glamoroso vestido blanco con detalles en dorado, además se había recogido el cabello dejándola con un sofisticado estilo. Todos los presentes comenzaron a hablar del saludable aspecto de la presidenta, lo que no hacía más que satisfacer su ego.
Una vez llego hasta el estrado, tomó el micrófono y se dirigió a todos.
— ¡Distinguidos invitados! Me alegra contar con su presencia en esta noche tan especial para mí. Puede que hoy no haya un día festivo, o cumpleaños que celebrar. Pero… ¿Eso importa?
La blonda mujer hizo una breve pausa para visualizar a sus hijos y conocidos de entre todos los presentes. Gladio y Lillie se encontraban en una mesa junto a sus amigos; Wicke se había reunido en otra junto a Olivia y Laila; y, para terminar, tanto los empleados de Aether como los invitados de toda Alola se encontraban en el resto de las mesas.
A continuación, le hizo una seña a una de las asistentas para que le alcanzara una compa de champagne.
— Quiero disfrutar plenamente el hecho de sentirme viva una vez más. — prosiguió la presidenta levantado su copa y expresándose de forma enérgica. — Entonces… ¿Qué estamos esperando? ¡Levanten esas copas y celebremos…! ¡Celebremos a la vida! ¡Salud!
— ¡Salud! — respondieron todos los presentes al unísono, bebiendo de sus respectivas copas.
En ese instante, muchos de los mozos comenzaron a agruparse sospechosamente en las rutas de salida. Acto seguido se acercaron hacia los invitados, haciendo un gran circulo alrededor de ellos. Algunos de los presentes pensaron que era parte de un espectáculo, aunque Gladio y Lillie no eran tan optimistas.
De pronto, el líder del team Skull aparece al otro lado del escenario y con un micrófono se dirige a la multitud.
— Un pajarillo me conto que los ricachones de Alola vendrían a la fiesta de la presidenta… — comento Guzma con mucha seguridad. — Pero lo único que nos importa es hacernos con los pokemons más exclusivos que puedan traer.
El indiscreto intruso tomo una de las copas de champagne y la bebió, mientras su sequito liberaba a sus pokemons para amedrentar a los presentes.
— ¡Guzma! ¡No permitiré que dañes a nadie! — exclamo Lusamine.
— ¡¿Ehhhh…?! No creo que pueda ocasionar aún más daño de lo que lo que tú ya hiciste hasta ahora, presidenta. — exclamo Guzma en forma burlona.
Entonces Gladio y Lillie liberaron a sus pokemons, Silvaly y Ninetales, para confrontar a los maleantes.
— ¡Aléjate de mi madre, Guzma! — Gritaron en coro ambos jóvenes.
Lusamine se colocó nuevamente en el centro del escenario, dejando atrás a Guzma.
— ¡No tienen por qué alarmarse! Después de todo, ¿Qué es lo que sería de la vida si careciera de situaciones espontáneas? — exclamo Lusamine, ante la sorpresa de todos. — Pero quédense tranquilos, tengo la solución.
Acto seguido, la presidenta saco un control remoto cuyo botón principal acciono de inmediato. Parecía que esto había accionado alguna clase de mecanismo remoto dentro la mansión.
– Lo he pensado mucho y creo que es momento de compartir con ustedes uno de los grandes descubrimientos de la fundación Aether: el Rosenidor. — dijo Lusamine a través del micrófono.
Pronto se pudo divisar que una especie de niebla, de color violeta, empezaba a circular por todo el lugar. Antes que pudieran siquiera considerar escapar ya todo el salón se encontraba repleto de ella. Tanto los invitados como los intrusos empezaban a manifestar síntomas de desorientación y cansancio.
Por su parte, Lusamine continúo con sus palabras.
— Este es un extracto que proviene del dulce aroma producido por los Roselias en los periodos de apareamiento. Bajo ciertos tratamientos se puede conseguir un psicotrópico de efectos afrodisiacos nunca antes vistos.
Gladio y Lillie, confundidos por el accionar de su madre, decidieron llamar a sus pokemons de vuelta. Wicke intento acercarse al estrado para hacer entrar en razón a Lusamine, sin embargo, no fue capaz de moverse debido a los primeros efectos del psicotrópico.
Lusamine observa, llena de expectativa, como la primera parte de su plan transcurre sin contratiempos.
Al haber transcurrido ya unos minutos, tras la liberación del Rosenidor, algunos de los presentes comenzaron a tener arranques de euforia, las cuales se manifestaban en desvergonzados arrebatos pasionales. No importaba si las personas fueran familia, amigos de toda la vida, o siquiera si se conociesen, pues simplemente eran poseídos por sus instintos más primitivos.
Entre las personas quienes todavía se resistían a tales efectos se encontraba Gladio, quien opto por cerrar los ojos para no sucumbir ante el psicotrópico.
Lusamine observo aquella reacción con ternura.
—Diviértete por allí un rato. — dijo Lusamine, dirigiéndose a Guzma. — Nos veremos luego.
Habiendo recibido aquella orden, Guzma podía suponer cuál sería la razón por la que esa droga no hubiera logrado su efecto en ellos. Volvió a observar minuciosamente su copa y sonrió ante el buffet de posibilidades que tenía en frente suyo.
Pero antes siquiera de mirar a otra persona, contemplo la esbelta figura de su compañera de desventuras. Tomo otra de las copas de champagne que había en la mesa y brindo.
— Volviste, Lusamine.
 

Krauser san

El origen

Registrado
4 Oct 2018
Mensajes
73
Ubicación
Las noches
Offline
el segundo capitulo de la saga lusamine party
El hijo mayor de la rubia anfitriona escuchaba como los grandes tacones de su madre resonaban firmemente mientras se acercaba, paso a paso, hasta su ubicación. Al llegar hasta él tomo el rostro de Gladio y lo levanto, haciendo la vea directamente a los ojos.
— Madre… tienes que detener esta locura. — dijo el joven.
— Amor, mira a tu alrededor. — respondió ella.
Lusamine hizo ver a su hijo lo que acontecía en el salón: amantes uniéndose en cuerpo y alma, ignorando las convenciones sociales que puedan señalar como inapropiadas a aquellas muestras de deseos clandestinos. Gladio se ve dominado por una mezcla de sentimientos, entre el pánico, la desesperación y el deseo de la carne.
Al no ser capaz de soportar más los efectos del gas, abrazo con todas sus fuerzas a su madre, en un último intento de encontrar protección en su regazo. Al notar esto, la blanca mujer deja caer los tirantes de su vestido, exponiendo sus firmes senos en frente del rostro de su hijo.
Casi como un acto reflejo, Gladio se dispuso a sorber de ellos, sucumbiendo inevitablemente al deseo.
— Eso es… eres un buen chico, Gladio. — dijo la orgullosa presidenta. — El verte después de estos años, convertido la viva imagen de tu padre… perdóname, pero no puedo dejar pasar esto.
Ambos se miraron nuevamente y se dieron un embriagante beso.
Podía notarse que el deseo de Gladio se acrecentaba con cada caricia que su madre le dedicaba. Ya no la veía más como la figura de autoridad que había guiado los primeros años de su vida, sino, más bien, como la hermosa estrella a la que todo Alola amaba y admiraba.
La rubia mujer interrumpió por un momento sus besos para poder usurpar las prendas de su primogénito. Acto seguido, ella se sienta sobre él con la intensión de introducir su erecto miembro en su húmeda vagina.
— Es momento de que mami te enseñe a ser un adulto.
Lusamine introduce el miembro de su hijo dentro suyo, tomándose el tiempo para disfrutar el lento recorrido de este en su interior. Su corazón volvía a latir fuertemente a causa de la pasión que le fue negada en sus años de sueño profundo.
Ante los ojos de la presidenta, poseía nuevamente a aquel hombre que desapareció de su vida.
Por su lado, ella empieza a moverse en círculos a fin de estimularlo. Sus raudos movimientos logran
— bien, creo que llego el momento de subir la intensidad.
— ¡Hmph! ¡Maldición! ¡No creí que tuvieras un miembro tan grande!— dijo Lusamine entre gemidos, tras subestimar a su hijo.
Ella empezó a moverse de arriba abajo, haciendo que el corazón de su hijo se acelerara rápidamente. Algunos de los invitados, quienes aún no habían caído bajo los efectos del afrodisiaco, vieron consternados el acto de amor sexual entre madre e hijo.
Fue entonces que gladio no pudo más, y tomo control de él el más primitivo deseo por la carne. El cambio en su actitud era visible tanto en sus ojos como en sus movimientos. Tomo a su deliciosa madre por la cintura y ejerció presión en sus movimientos, presagiándose una pronta “entrega”.
— ¡Hmph! ¡Mmm…! ¡Finalmente! ¡Estas entendiéndome! — grito extasiada la presidenta, mientras una gran sonrisa de satisfacción dibuja su rostro.
Los senos de la presidenta rebotaban de arriba abajo, mientras cabalgaba con mucho vigor a su joven hijo. Las caderas de la presidenta empezaron a temblar, dándole a gladio mayor dominio del cuerpo de su madre.
Finalmente ambos llegaron al clímax, mesclando sus cálidos elixires en una amalgama de ardiente pasión.
— ¡Aaahhh…! Finalmente… ¡Mi hijo es todo un adulto! —Exclamo excitada Lusamine, mientras fijo su mirada en su tierna hija Lillie.
Lillie había estado observando todo lo ocurrido con su madre y Gladio, sin embargo, los efectos del afrodisiaco la tenían en un estado catatónico. Ella no era capaz de reaccionar naturalmente a lo que estaba sucediendo en frente de sus narices, siendo más bien como una especie de zombi sin voluntad.
Lusamine se recuperó del éxtasis vivido con su hijo, levantando sus caderas y dejando caer unas gotas del cálido elixir de su hijo. Acto seguido, ella introdujo sus dedos dentro de su sexo, extrayendo un poco de sus fluidos en sus manos.
— Creo que sería egoísta de mi parte no compartir contigo, cariño. — Dijo Lusamine, mientras se acercaba a su hija.
Sin mayor esfuerzo, Lusamine abrió la delicada boca de su catatónica hija e introdujo los fluidos de su hermano. Lillie, sin comprender lo que hacía, bebió de las manos de su madre hasta el final.
— Mi pequeña y virginal Lillie ¿Qué mejor forma de afianzar nuestra relación madre e hija que tomando de ti tu más puro tesoro? — Dijo Lusamine, lujuriosamente a su hija.
La presidenta saco de los maletines, que había en todo el escenario, unos cinturones que emulaban un miembro. Recostó a Lillie en un asiento contiguo e introdujo el falso miembro de inmediato. Sin embargo, algo parecía sorprenderla e incomodarla de sobremanera. Resulto ser que la sangre, característica de una mujer virgen, nunca apareció.
— Definitivamente no esperaba algo así… ¿Cómo es posible que mi hija ya haya entregado su pureza a un desconocido? — Comento enojada Lusamine, deteniéndose de golpe. — Esto merece sin duda un castigo excepcional, ¡Gladio! ¡Démosle el placer que tanto desea mi lujuriosa hija!
Gladio había recuperado el aliento luego del encuentro con su madre, obedeciendo a esta de inmediato.
—Mi querido gladio, tu tomaras la profanada intimidad de tu hermana. — Ordeno Lusamine, poniéndose el cinturón. — Mientras que yo le daré el más profundo placer que cualquier hombre haya intentado ofrecerle.
La presidenta tomó de entre sus cosas un látigo de látex, junto con un cinturón que emulaba en miembro, comenzando con la penitencia de su tierna hija. Gladio la tomo directamente, haciéndole el amor en su profanado sexo; mientras que, por detrás de ella, su madre introducía un gran miembro artificial en su joven trasero.
Pese al estado inicialmente pacifico de Lillie, el tener a su hermano y madre haciéndoselo por ambos lados, el sentimiento de satisfacción logró notarse en su agitada respiración.
— ¿Lo estás disfrutando, hija mía? — Dijo Lusamine, mientras el gran miembro entraba y salía de su interior. — ¿No pudiste esperar un poco antes de entregar tu virginidad a cualquier sucio hombre?
Lillie, con un rostro de agobiante locura, no puede hacer más que reconfortarse con su hermano, a quien le da un apasionado beso en los labios. Por otra parte, el gran miembro-cinturón de Lusamine se va adentrando cada vez más en Lillie, descubriendo lugares a los que nadie ha tomado antes.
Es entonces que Lillie comienza a temblar, tal como sucedió con su madre, mostrando los previos indicios al clímax. Gladio y Lusamine aceleran la intensidad de sus movimientos, sincronizándose en un orgasmo entre los tres miembros de su familia.
Lillie cae rendida sobre su hermano Gladio, derramando sus lágrimas sobre su desnudo pecho. Gladio había, sin saberlo, eyaculado dentro de la desprotegida vagina de su hermana menor, viéndose a las pequeñas gotas blanquecinas caer del sexo de Lillie.
Lusamine viendo ya completamente satisfechos a sus jóvenes hijos, decide ir por su siguiente presa, su perro lazarillo, Guzma.
 

Krauser san

El origen

Registrado
4 Oct 2018
Mensajes
73
Ubicación
Las noches
Offline
el tercer capitulo de la saga lusamine party
- abraza mi cuerpo, déjate envolver por mi cabello ¿era eso lo que querías, verdad? Pues bien, seré tuya no solo a través de mi cuerpo, sino también de mi alma. (a Guzma)


Él estaba totalmente afectado por el afrodisiaco y teniendo intimidad con una personal femenina de Aether. Un sentimiento de celos enfermizo se originó en el corazón de Lusamine, ella se acerco paso a paso dispuesta a mover a quien este en su camino con tal de llegar donde su amado.
Al llegar hasta donde ellos, Lusamine tomo del cuello a su empleada y le dijo:
— ¡Ya te entretuviste suficiente!
La presidenta tomo de la mano al líder del team Skull llevándolo hasta el escenario, haciendo caer a la joven con la que él mantenía intimidad.
Ella tumbo a su amado en medio del escenario y le dijo:
— ¡ Tú eres mi propiedad querido mío y de nadie más! — le dijo ella en un tono pasivo agresivo.
Ella comenzó a recorrer los fornidos pectorales de Guzma. Siempre de una forma tan apasionada que él no pudo evitar darse cuenta del gran deseo que ella tenía por él. Guzma también se tentado a tomar los grandes pechos de la presidenta, mientras los besaba y succionaba como si se tratase de un niño.
Entonces él se quita el cinturón en donde tenía sus pokemons, dejándolo sobre una silla que se encontraba cerca de ellos.
Cuando ella vio lo que hizo, le dijo una palabras al oído.
— Se me ha ocurrido una gran idea, cariño.
Como si ambos estuviesen en la misma sincronía, detuvieron sus caricias para tomar parte, de una extraña participación, en un inusual “intercambio de parejas”. La presidenta saco de sus pokeball a un Mudsdale y a una Lounpuny.
Ambos pokes serían afectados inmediatamente por el gas de Rosalía, siendo fácilmente manipulables por ellos. Lusamine se apoyó en una mesa, tentando al Mudsdale moviendo su trasero, como ansiando ser copulada por aquel gran pokemon. Mientras tanto, Guzma uso la megapiedra para evolucionar a Lounpuny, haciendo que su cuerpo sea mucho más exuberante.
Mudsdale al ver el enorme trasero de la presidenta, fue directamente al grano pensando que esta era una de sus miles de parejas que tenía en el rancho. Apoyo sus grandes patas en la meza e introdujo su virilidad en el ansiado culo de la presidenta.
— ¡Auuugh! ¡esto es increíble! ¡esta llegando hasta mi intestino!—dijo completamente exitada la presidenta.
Mudsdal, sin piedad, empezó con todo. La mesa comenzó a moverte fuertemente al unisono con los gemidos de la rubia mujer, de sus ojos brotaban lagrimas de exitacion.
Por su lado Guzma, se sintió incitado por los gritos de su amada presidenta, dándole rienda suelta a sus instintos junto a la exuberante lounpony. Aunque los pechos del pokemon no sean nada extraordinarios, su enorme trasero era todo un espectáculo.
— ¡Estoy complacido de seguirte el juego, Lusamine! — Grito Guzma. — ¡Cada idea tuya es más interesante que la anterior!
El mudsdale que montaba a la presidenta empezaba a sobreesforzarse, sacudiendo con más fuerza a la esbelta dama. Al notar esto, Guzma movió a su compañera pokemon para hallarse cerca de su amada, la cual le extendió una mano, entrelazando los dedos de ambos amantes.
Fue entonces que, de forma sincronizada, la pareja llego al climax junto a sus compañeros pokemons.
— ¡Hmph! ¡siento toda su desendencia inundar mis entrañas! ¡es tan calido! —dijo la presidenta.
—¿me querrías igual si este mudsdale me preñara?.
Guzma no contesto con palabras la interrogante que su desequilibrada le propuso, simplemente la tomo del rostro y la silencio con un apasionado beso.
Es así que ambos amantes mantuvieron una apasionante experiencia pokefilica juntos. Mostrando, finalmente, el amor real que mantenía el uno por el otro.
 

Krauser san

El origen

Registrado
4 Oct 2018
Mensajes
73
Ubicación
Las noches
Offline
buenas gente les traigo la quinta parte de este suculento fic, para mas historias como esta solo visiten los enlaces en mi firma.
Durante la ceremonia a de apertura se encontraban tres viejas amigas sentadas compartiendo una amena tertulia sobre cada una de sus vidas. Wicke, la vicepresidenta de Aether, junto con Olivia, una ex Kahuna, y Laila, la reconocida madre (muy bien proporcionada) de Lana.
Una vez bajo los efectos del afrodisiaco expuesto por Lusamine, incluso ellas dejaron salir sus más lujuriosa facetas en un encuentro que las marcara de por vida.
—¡Presidenta! ¡¿Qué está haciendo?! — Grito Wicke a su superior, cuando libero los canales de gas en todo el anfiteatro.
— ¡Chicas, debemos salir de aquí! — Dijo Olivia, mientras tomo del brazo a Wicke y hacia lo mismo con Laila.
No obstante, el efecto surgió de inmediato en ella, cambiando radicalmente su forma de pensar y percibir las cosas. Fue entonces que aprecio los enormes pechos de su amiga con cierto grado de celos. Siempre pensó que Wicke era una mujer afortunada por encontrar el amor, cuando Olivia, sin embargo, solo buscaba en los hombres nada más que placer hedonista de una sola noche.
Detuvo lo que iba a hacer e introdujo sus manos en el escote de su amiga Wicke, acariciando sus pechos suavemente.
— ¡Oh.. Olivia! — Grito Wicke confundida.
Olivia solo podía pensar que aquellos grandes senos que siempre había envidiado estaban en sus manos, perteneciéndoles por ese breve instante. Wicke no podía hacer nada contra los nacientes instintos de su gran amiga, pues su propio cuerpo parecía estar desconcertado con lo que realmente deseaba. Viendo Olivia la dulzura e inocencia presente en los ojos de su amiga, no pudo resistirse en darle cálido beso. La excitación se elevó tan rápido que sus lenguas pudieron verse revolverse entre sí.
Laila no podía creer lo que ocurría en frente de sus ojos, quedándose en un estado de estupefacción.
Olivia abre, sin reservas, el cierre de la falda de Wicke, introduciendo su mano en el húmedo sexo de su amiga. Wicke se limita a dar delicados y dulces gemidos ante el pervertido accionar de su amiga. Al notar esto, Olivia vuelve a besar, una y otra vez, a la excitada vicepresidenta.
Laila experimenta un calor intenso en su intimidad, el cual va calmando con suaves toques producidos por sus propias manos. Es entonces que tres empleados de Aether la ven, tan predispuesta a la acción, que deciden acompañarla.
— ¿Una mujer tan exquisita como tú se encuentra tan sola? — Dijo uno de ellos. —Me parece que la vamos a pasar muy bien los tres.
Ellos comienzan a explorar el amplio catálogo de carnes que poseía la apetitosa milf. Uno de ellos presionó sus enormes senos talla “D”, mientras que otro expandía traviesamente las “llantitas” que tenía en su abdomen. Un tercer tipo no tuvo tanta paciencia y destruyo el hermoso vestido que traía puesto, introduciendo de inmediato su miembro en el húmedo sexo de la milf.
La recostó en una silla cercana y comenzó a moverse desenfrenadamente. Sus colegas no dejarían que el tipo se llevara la gloria solo. Uno de ellos le introdujo el miembro en la boca, cambiando la pasiva expresión de Laila. Por otro lado, el tercer sujeto acomodo a la gran mujer para penetrarla por el trasero.
Ni siquiera hubo necesidad de utilizar preservativo alguno, haciendo que la madre soltera sintiera el calor y la pasión de tres jóvenes viriles en cada uno de sus agujeros.
Por su parte, Wicke dejo florecer la pasión que sentía muy al interior, mostrando signos de dominancia ante su improvisada pareja. Ambas, endemoniadamente excitadas, ejercían movimientos salvajes mientras flotaban sus vaginas la una con la otra.
— ¡Hmph! ¡Es tan bueno! — Gemía Wicke, mientras se dejaba llevar por el libido del momento. — ¡Esto es demasiado bueno!
Olivia vio de reojo como su tan recatada amiga Laila era poseída por tres jóvenes mientras ella misma tenía un apasionado sexo lésbico con la vicepresidenta de Aether.
— ¡Esto es perfecto! — Grito Olivia. — ¡Ya decía que debíamos pasar más tiempo divirtiéndonos!
Fue entonces que, como un volcán en erupción, las tres amigas coincidieron en un dulce orgasmo múltiple. Los fluidos corporales de Olivia y Wicke estaban tan mezclados que su propio aroma era el de una sola persona, mientras que, Laila era llenada por el cálido elixir de sus entusiastas compañeros.
 

Krauser san

El origen

Registrado
4 Oct 2018
Mensajes
73
Ubicación
Las noches
Offline
Feliz navidad y buen año 2019, lastima que para mi haya sido un mal año, en fin les traigo otra maravillosa parte de la fiestita de lusamine.
Una de las integrantes del team Skull, al notar el efecto de los gases afrodisiacos, decidió liberar a su Belloson para que con la ayuda de su movimiento “campana cura” pueda inmunizarla de los efectos del gas.
A unos metros de ella se encontraba uno de los guardaespaldas de Lusamine, llamado Giovanni Hancock. Él se encontraba resistiéndose a los efectos del gas, pensando en la forma racional de cómo salir de este bizarro lugar. No obstante, algo en cierta parte del salón llamo por completo su atención.
Se trataba de una bella joven, de piel color canela, cuya belleza le recordaba a un antiguo amor que tenía en Akala. Se trataba de la joven Mallow, quien afectada por el gas, solo se mantenía de pie luchando contra sus efectos.
Giovanni, sin pensarlo dos veces, se dirigió raudamente hacia ella. Incluso pudo ver, mientras se trasladaba, a una pareja de chicas masturbándose con furor. Pero esto no fue motivo suficiente para ignorar a la dama de piel canela que lo había cautivado.
Un sucio miembro del team Skull tomó a Mallow de los pechos, estando a punto de besarla, cuando entonces llego Giovanni a apartarlo de un gran golpe. Él tomo las manos de la joven, de verdes ropajes, y pronuncio unas palabras.
— Con el debido respeto, que una dama como usted se merece, quiero adentrarme en cada rincón de tu bello ser... hasta amarte de formas que nadie jamás a inventado. — Dijo Giovanni románticamente, haciendo uso de su muy profunda y masculina voz.
Mallow habia idealizado demasiado el significado del amor, sintiéndose muy marcada por cada una de las palabras que su desconocido amante dedico hacia ella, correspondiéndole con un apasionante beso.
Acto seguido, Giovanni quito poco a poco todos los ropajes a la tierna Mallow, a la par que recorría cada centímetro de su cuerpo. Mallow no dejaba de llenarlo de besos, mientras ambos se recostaban en un sofá contiguo para empezar a sentir el amor desnudo de estos dos improvisados amantes.
Mientras tanto, la joven del team Skull inmunizada se asombraba del vigor y belleza que tenia el guardaespaldas de Lusamine, Giovanni. Se dirigio hasta él, pensado en que los efectos del gas le permitirían tener algo de acción con él. No obstante, aun llenándolo de besos y caricias, él no mostraba interés en nadie más que Mallow.
La joven recluta se vio desilusionada al notar que su intentos no daban resultados.
— Creo que estas sobrando allí, recluta. — Dijo una voz familiar detrás de ella.
Se trataba de la comandante Francis, quien también tenía una expresión lujuriosa en su rostro.
— ¡Fran… Francis! — Grito la recluta sorprendida.
— ¡¿Esa es la forma de dirigirte a un superior, recluta?!
Acto seguido, desvistió de la parte inferior a la joven recluta e introdujo un miembro cinturón dentro de su sexo. Debido a que no había estado tan húmeda como las otras mujeres de la sala, la penetración le incomodo considerablemente.
— ¡Aahhh..! ¡Deténgase, por favor! — Gritaba la recluta, sin obtener ninguna respuesta.
Ella sentía como el gran pene falso se metía tan dentro suyo, tal como ningún hombre lo había hecho jamás. La recluta tenía un remolino de sentimientos, una combinación extraña de odio y placer hacia su comandante, cada vez que ella la penetraba hasta el fondo.
La pelirosa joven solo podía observar como Giovanni era tan gentil con los movimientos que hacia con Mallow mientras que ella, por su parte, era penetrada salvajemente por su comandante Francis.
La gardevoir problemática.
Todo el ambiente emanaba al nutrido aroma de todos los amantes en la sala. Eran pocos quienes aun se resistían, o permanecían inmobiles, antes los efectos del potente afrodisiaco.
Una de estas personas era una joven y candida empleada de la fundación Aether. No media mas del metro sesenta, por lo que su apariencia parecía mas bien infantil. De test calena, cabello azabache y un flequillo hacian que su cabello se mantenga en perfecta simetría. Fue entonces que uno de los matones del team Skull “le hecho el ojo”, acercándose hasta su ubicación, tomándola por la cintura.
— ¿Qué haces aquí tan sola? — dijo el sujeto besándola forzosamente.
La confundida muchacha aun en su estado de confusión se resistia a los tocamientos que aquel extraño le propinaba. Llego al punto en el que ella azoto con una bofetada a aquel vulgar sujeto.
— ¡Perra desgraciada! ¡¿Con quien cree que te estas metiendo?! —dijo el enfurecido sujeto.
Más que físicamente, el golpe le dolio en el orgullo al recluta. Levanto la mano, con la intención de abofetear a la empleada, sin embargo se detuvo en el ultimo momento.
— No. Tengo una mejor idea para tu rebeldía.— Dijo más calmado aquel sujeto. — ¡Bulbasaur! ¡yo te elijo! .
Entonces, tomando una de las pokebals de su cinturón, libero a la verde criatura.
— ¡Bulbasaur! ¡Amarra a esta mujerzuela a la columna!
En seguida, el pequeño pokemon rodeo con sus lianas a la indefensa joven, sujetándola fuertemente a la gran columna que estaba detrás de ella.
— ¡Ahora si viene lo chido! — Dijo entusiasmado aquel sujeto.
Instantes antes de poder tomar la carne de la tierna mujer, el sujeto cae abruptamente al suelo. Una figura extraña puede ser visualizada detrás de el. Se trata de una gardevoir que, al parecer, se libero de su pokeball mientras su amo estaba distraído en otros asuntos.
— Mu-uchas gracias. —dijo aliviada la joven.
Su felicidad no parecio durar mucho tiempo, pues enseguida aquella Gardevoir altruista esboso una insana sonrisa que termino por atemorizarla profundamente.
La pokemon observo al Bulbasaur y, mediante sus poderes psíquicos, ordeno que extendiera sus lianas hacia el sexo descubierto de la cautiva joven. Al notar esto, la muchacha comenzó a hiperventilarse de los posibles actos que fueran a sucederle. Pero su destino ya estaba consumado.
Bulbasaur introdujo fuertemente sus lianas, lo que la hizo estremecerse gritando desesperadamente. Mientras tanto, gardevoir recorrio su cuerpo extrayendo los retazos de ropa que ella aun llevaba puesto.
— ¡detente porfavor! ¡para me haces dañooo! —imploraba la joven.
Fue entonces que Gardevoir volvió a dirigir su mirada al pequeño Bulbasaur. Ahora también abria introducido sus lianas en el sexo del esbelto pokemon, mientras ella recorria el cuerpo de la muchacha entre besos y caricias. Le regocijaba el notable sufrimiento de aquella joven, el cual iba aumentando cada vez que el bulbasour usaba sus lianas para azotarla.
— ¡Es suficiente! ¡Me duele demasiado! —gritaba desesperada la joven.
Como su ultima orden, Gardevoir maquino que Bulbasaur introdujera otra de sus lianas en la boca de la empleada, llegando hasta lo mas profundo de su garganta. Esto le impedia seguir gritando, sin embargo, el resonar de su respiración aun persistía.
Gardevoir dio un vistaso a las mesas cercanas, observando una fila de velas las cuales tomo.
Entonces se acerco devuelta hasta la joven y acariciando su rostro dejo caer gotas de cera caliente sobre su pecho. De inmediato esta se retorcio con todas sus fuerzas intentando safarse de su catutiverio. Con gritos sordos, la muchacha se fue acercando poco a poco al orgasmo mas doloroso que ha tenido en su vida.
Por su parte la delicada Gardevoir no habia quedado satisfecha con el espectáculo brindado, haciéndole mil y un obsenidades durante toda esa noche.
 

Krauser san

El origen

Registrado
4 Oct 2018
Mensajes
73
Ubicación
Las noches
Offline
y toda buena historia tiene su final.
Lusamine vio cómo su compañero Guzma, el único que seguía y apoyaba en todas sus locuras, permanecía durmiente luego de compartir con él horas enteras dedicadas al amor sin desenfreno.
Dar un vistazo a sus invitados le hizo notar que apenas un par de parejas seguían manteniendo los actos amatorios con lo que comenzaron desde la noche anterior. Entre ellos destacaban Mallow y su guardaespaldas, Giovanni Hancock, quien mantenía vigorosos movimientos para con su joven amante.
— ¡En buena hora esa jovencita es mayor de edad! — Exclamo burlonamente la presidenta.
Por otro lado, entre las sombras, se encontraba aquella recluta del team skull que había grabado todo cuanto ocurrió en aquel lugar. No era difícil pensar en los usos prácticos que aquella Sodoma cinta puede causar en la sociedad de Alola, llevando a sus protagonistas hacia una inevitable consecuencia imprevista.
Continuara…
 

Krauser san

El origen

Registrado
4 Oct 2018
Mensajes
73
Ubicación
Las noches
Offline
Largos días y placenteras noches lectores. hace un buen tiempo que no me reporto por estos lugares. he estado creando mas historias pero ahorita estoy en un proceso de estancamiento. en esta ocasión publicare el primer capitulo de mi crónica de alola, los que me siguen en wattpad ya lo abran leído en 2018. pero ahora lo publicare. sin otro particular la primera parte de una historia con Lillie:
Me encontraba bebiendo mi café como lo hago todas las mañanas, mientras veía la televisión, un programa de noticias de la mañana, "al que madruga dios le ayuda", con esas palabras empezaba el noticiero, mientras ponía en el tostador unas rebanadas de pan, fui a la cocina a freírme unos huevos, tostadas con huevos y jugo de naranja una perfecta combinación, mientras freía los huevos, comenzó a sonar mi celular, un celular clásico, no de pantalla táctil, ya que a la hora de trabajar no te vas a lucir un celular modernísimo, y que los envidiosos comienzan a chismorrear, sobre ti y de tu hermosísima familia, conteste inmediatamente, la voz de comenzó hablar me dejo un poco sin habla, era lusanime , la jefa de la mafia en alola, que les contaría de lusanime, después de recuperarse de su coma hace algunos años, formo una alianza con Guzma , el líder del equipo skull, para formar un tinglado, el primer tinglado formal de alola, mis contratantes, lusanime me llamo para encargarme algo muy importante a palabras ella:

- Giovanni, tengo otro trabajo para ti, recibe a mi hija en el aeropuerto de alola, llegara esta tarde de viaje de Kanto, voy a hacer unos arreglos a la mansión para que ella pueda quedarse en ella, ya coordiné con ella, te va esperar en el lugar indicado.

- Srta. luzanime, le respondí, con gusto hare lo que me pida, pero por que un trabajo tan fácil de niñera, ¿solo pregunto?

- Jajá, es un trabajo, y trabajo es trabajo, confió que lo harás con acierto, cuídala hasta mañana, ella no dormirá con los perros verdad.

- Disculpe por cuestionarla Sra. Luzanime, hare lo que me pida.

- Muy bien Giovanni cuento contigo, reclutarte ha sido el mejor acierto de mi vida.

Al referirse con acierto, era porque soy uno de sus mejores sicarios. Y me dio el grato trabajo de cuidar a su hija, como guardaespaldas, porque sabe muy bien que sus enemigos están acechando constantemente, en una ocasión casi matan a gladio en la universidad, un desconocido le clavo una puñalada en la espalda, el pobre casi pierde un pulmón, pero se logró a estabilizar.

Termine de tomar mi desayuno, Salí de mi apartamento, el cual llevaría a este lugar a la hija de lusanime, Lillie, actualmente dicha señorita debe tener 18 años, hace 5 que no ve a su madre, ¿la extrañara?, le habrá puesto al tanto de los que sucede en alola, en fin solo voy a recogerla y cuidarla el resto del día.

Subí a mi auto, Salí de la cochera de mi apartamento y comencé a conducir por las calles de alola hasta llegar al aeropuerto, eran las 10 de la mañana cuando llegue, el lugar de encuentro, las sillas de la sala de espera en su mayoría estaban vacías, entre rápidamente , y me puse a esperar, en cualquier momento ella llegara, me puse a leer el periódico que había comprado antes de subir a mi carro, el titular decía corrupción el alola, alcalde responde, el nuevo suplemento guía del maestro en alola, resientes avances científicos entre otros, por los ventanales de la sala de espera, vi a una chica , muy hermosa jugando con su lycanroc, por suerte no era de luna llena , sino estaría en peligro, jugaban en el jardín, le lanzaba una pelota , la recogía el perro ese , y se lo devolvía a su dueña, y repetían el ciclo mientras reían , y ladraban, entre ladrido y risa escuche una voz que me llamaba.

- Hola mi nombre es Lillie, ¿eres el amigo de mi madre?

- Hola Srta. lilie, mi nombre es Giovanni Hankoc, un gusto (la salude mientras miraba sus hermosos azules, piel blanca, cabello rubio, lo tenía como cola de caballo, llevaba una ropa deportiva donde resaltaba todo de ella, sus carnosas y jugosas piernas, sus pechos, y su gran trasero, basto un par de segundos para analizar todo lo descrito), seré su acompañante en el resto del día.

- Si ya me informo mi madre, eres el mejor de sus hombres.

- También te conto eso, le respondí.

- No tienes que explicarme todo, respondió lilie, ya no soy una niñata, aún tengo algo de resentimiento con mi madre, pero lamentablemente es mi madre, y tengo que verla amenos por una vez al año, ya que soy su hija, ¿cómo se encuentra gladio?, me dijo mi madre que sufrió un accidente.

- El joven gladio está muy bien, se está recuperando, también te extraña mucho Lillie.

- Si tu fueras parte de mi familia también ¿me extrañarías?, (respondió Lillie, tenía que pensar que decirle sin tocar aun sus finos sentimientos), quien no lo haría Lillie, sino no sería familia. Vamos, subamos a mi carro, y vamos a mi apartamento.

- Antes de ir a tu exclusivo departamento quiero ir a un restaurant a comer algo.

- Lillie. Le respondí, mejor para que no ocurran accidentes, vamos a mi apartamento a guardar las cosas, y después vamos a ese restaurante.

- Ok hecho Giovanni.

Subimos al auto, y salimos del aeropuerto, eran las 3 de la tarde, en el trayecto ella puso música de la radio local, una movida, y una tranquila de baladas, mientras le hablaba algo de mí, como empezó en esto, en un intento de ganar su confianza, y ella también me contaba muchas cosas, de su viaje a Kanto, y otras regiones, también me conto que un amigo suyo viajo por todas ellas, y que le enseño bastante acerca de los pokemon, una conversación muy interesante sin nada de cosas sexuales por el momento.
 

Krauser san

El origen

Registrado
4 Oct 2018
Mensajes
73
Ubicación
Las noches
Offline
Largos días y placenteras noches lectores, ha pasado un buen tiempo y me di cuenta que aun no había terminado la historia de lillie, aquí la segunda parte.
Llegamos a mi apartamento a las 4 de la tarde, al llegar ella se quedó asombrada, palabras de ella:

- Es muy grande tu apartamento, decía eso mientras note que se sonrojaba un poco, de verdad que vives solo, Me pregunto.

- Si, este apartamento y ese carro son años de trabajo con la organización de tu madre, tengo una sala, cocina, baño, dos dormitorios, una azotea, y un cuarto de videojuegos.

- También ¿juegas a videojuegos?, gladio también jugaba bastante antes de ir a la universidad. Me respondió lilie.

- Si y no, sabes que cuando hay trabajo siempre uno debe concentrarse en el trabajo, ¿y a ti que te gusta jugar?

- Sonara vergonzoso, respondió lilie mientras se sonrojaba, juego los juegos de citas, y de baile.

- Interesante, no sé cómo jugar esos juegos, llegando del restaurant me enseñas a jugarlos.

- Con gusto respondió lilie, y es más te ayudare a revelar todos los secretos.

Dejamos las cosas en el apartamento, subimos a mi carro, y nos fuimos a un restaurant, eran las 7 de la noche, estacione mi coche cerca de la entrada, bajamos, y nos sentamos en esas raras sillas, de colores de varios pokemones, y en el techo estaban colocados los mismos pero de plástico, muy bonito, había gente en el local, por poco nos quedamos sin sitio:

- Que hermoso lugar Lillie no te parece.

- Sí, es como si estuviéramos en un juego virtual, un hermoso juego. Dijo Lillie.

- Si, dentro de un momento llega el mozo con la carta, y has jugado un juego de temática violenta. Le pregunte.

- Justo ayer estaba incursionando en eso, respondió Lillie, el juego se llamaba Nagioto, el juego se trataba de 5 asesinas que te daban a escoger para cumplir misiones, una que le decían la sniper Wolf, una francotiradora letal, mataba de una distancia de 1 kilómetro con su rifle AWP, otro era la samurái moderna, peleaba con katanas, fusiles ak y metralletas, estaba también la negra, que era experta con los cuchillos, matar cuerpo a cuerpo , y por ultimo estaba el personaje que escogí, la serpiente alvina, una blancona , de ojos celestes y cabello rubio, experta en el arte de las katanas y pistolas silenciadoras, era con la es más difícil jugar pero ganabas las mejores recompensas.

- Y a quienes tenían que matar. Le respondí

- Diversas personas muy enfermas de la cabeza, respondió lilie, un pedófilo, jefe de una red de pederastas, un narcotraficante, un asesino de asesinos entre otros, tiene una trama muy interesante.

- De allí me lo prestas para jugarlo le dije, y ella me respondió con un desacuerdo.

Al cabo de 15 minutos llego el mozo, tomo nuestros pedidos, yo pedí un jugo especial con una hamburguesa, y ella pidió un fresa frozen, y un Queque de naranja.

Mientras esperábamos que llegaran nuestro pedido, lilie me pidió permiso de ir al baño, al cual le di autorización, y que no necesitaba pedirme permiso.

Lilie se fue al baño, abrió la gran puerta blanca, donde decía solo mujeres, entro raudamente, se chocó con una chica , que le increpo , pero ella ni caso le hiso, se metió al primer baño libre que vio, cerró la puerta despacio, saco de su cartera una pequeña bolsita blanca, y la coloco en la tapa del baño, que por suerte justo ese baño tenia tapa, saco una regla para hacer trazos, y comenzó a echar un poco de ese polvo banco, lo acomodo de tal forma que hizo un par de líneas, aquello blanco miraba a Lillie, y ella lo miraba con excitación, saco un billete, lo enrollo de tal forma que pudiera aspirar aquella droga que tanto la excitaba y destruía a la vez, en sus viajes no solo aprendió lo bueno, también aprecio a drogarse, aspiro fuertemente, el efecto en ella fue inmediato una sensación indescriptible de placer, antes de subir al avión que le llevaría alola, se había metido uno igual, pero en esa ves no tenía nadie en que pensar, y solo se pasó todo el viaje colocada, pero ahora si tenía en quien pensar, su guardaespaldas quizás, ya no le daba miedo el que dirán los demás , había creció, en un mundo lleno de fantasía y drogadicción, ella tenía mucho dinero para correr con sus infernales gastos, mientras en los viajes decía a su madre que era para su estadía y alojamiento, ella casi dormía en las calles, si no fuera por gente amable que le daba hogar, hubiera muerto de hipertermia en uno de sus viajes.

Tal era la sensación de deseo que comenzaba a temblar , su cartera la puso a un lado del inodoro, que era de un blanco óseo, abrió la tapa, y comenzó a masturbarse, lo hacía en silencio para no llamar la atención, mientras tocaba con sus suaves dedos su vagina, está a su vez se comenzaba a calentar y a segregar jugos de amor, ella se estaba masturbando pensando en Giovanni, se imaginaba como su caliente polla , desgarraba la blancura de su vagina, y como esta se ponía rosadita, Lillie llego al clímax, y exhalando un gemido termino ese pequeño acto, por suerte a la hora de gemir solo ella estaba en el baño, se secó con papel higiénico, salió del baño, se lavó la cara, las manos, aún seguía muy sonrojada, se notaba ya que su blancura no ocultaba sus más bajos instintos, espero hasta que se le baje la calentura para poder salir de baño como la misma chica que entro, espero un poco, salió del baño para darse el ansiado encuentro con Giovanni.

Lilie llego a la mesa se sentó, y rio un poco, Giovanni noto que estaba risueña:

- Que tal estuvo tu viaje en el baño, le respondí.

- Estoy muy feliz, gracias Giovanni.

Fue cuando después que dijera esas palabras, el anunciador del restaurant hablo.

- Buenas comensales, aquí estamos organizando un torneo de baile, y la pareja que se mueva mejor que todas ganara unos 500 dólares y un trofeo, a ver quién se anima gente, quien dijo yo.

Fue cuando lilie me miro:

- ¡Hagámoslo Giovanni!, dijo lilie, ganemos ese premio, tengo tanta energía que bailaría toda la noche.

- No me puedo negar a la petición de una hermosa dama como tu lilie.

Salimos a la pista de baile, la primera pareja de la noche, comenzó a soñar la canción, imagínense una canción muy movida, como la cumbia del marcianito, en fin, mientras daba mis primeros pasos, note que Lillie antes de bailar se quitó los tacos, y empezó a moverse muy bien, parecía una fiera, el movimiento de sus caderas me hipnotizo peor que un Hipnos, ella con un chasquido de dedos me hiso recuperar la concentración y mostré mis dotes para el baile, ella se fijó en mis ojos, y yo me fije en ella, y bailamos como si el tiempo fuera infinito. Bailamos como los grandes esa noche.

Eran las 12 de la noche, y el concurso había terminado, subimos al carro, con el trofeo y los 500 dólares, y nos dirigimos a descansar a mi apartamento, Lillie no dejaba de decir lo contenta que estaba, y que buen bailarín resulte, mientras conducía ella me hablaba de cómo aprendió a bailar, su madre le había enseñado, pero lo que paso hace años en alola, tras la desaparición de su padre la marco, y sentía odio a su madre por causar la crisis de los ultra entes, pero en el fondo ella perdonaba a su madre porque era su madre, ya mañana iba a verla después de 5 largos años viajando por el mundo, Lillie lloro en el trayecto.
 
Arriba Pie