Quest B Dark Hero Momon [Elizabeth Hale]

Reflejo
Moderador
Registrado
4 Feb 2009
Mensajes
7,264
Ubicación
Dirac Sea
Offline
"Dark Hero Momon”

NPC que la solicita: DarkKnightmon
Descripción de la misión: "Momon", un DarkKnightmon que (aparentemente) proviene de un continente lejano ha llegado por primera vez a "Tierra de Tamers". Sin saber sobre como funciona la "nueva sociedad" de Tamers y Digimon el caballero ha decidido aprender lo más posible (y adquirir dinero) tomando una misión que pruebe sus habilidades, sin embargo no contaba con que la Central sería un lugar destinado para que los Tamers tomaran las asignaciones. La solución es simple, Momon busca un Tamer que lo acompañe para tomar una misión, a la par que le enseña más sobre el continente y su especie
Descripción del campo de juego: Ciudad - Variable
Objetivos a cumplir:

  • Ayudar a "Momon" a encontrar una misión digna de él y acompañarlo a esta
  • Enseñarle sobre los Tamers y la Central
  • Cumplir la misión elegida
Notas

  • Aparte de dinero y conocimiento, Momon parece estar buscando fama para su persona. Es por esto que no se conformará con una misión sencilla o monótona, sino algo que otorgue respeto y admiración al que lo complete.
  • Sería recomendable averiguar sobre bestias salvajes, criminales o rumores para elegir una misión
  • Momon se muestra como un Digimon muy educado y caballeroso. Aún así, procuren no ser una carga o estorbarle durante la misión.
  • Por alguna razón Momon evita hablar de si mismo o su lugar de origen. Si le preguntan solo dirá que viene de "muy lejos"
Tamer: Elizabeth Hale
Digivice: IC
Acompañantes: Agnimon (Digimon de contrato de la Guild)

Luigi Luigi no problem si luce igual que Momon y tiene su misma personalidad ~
 

Digimon Tamer/Pokemon Trainer/Tensaigakure Shinobi
Offline

El Cementerio de Overdell era un paso obligatorio para todos aquellos que viajaban entre File City y la Mansión del Aristócrata Oscuro. Leomon era un viajero cuya última parada en la isla era el Zeit Krokodile: luego de años de haber entrenador física y mentalmente, era hora de ampliar sus horizontes y viajar a Folder Continent para medir fuerzas con los Digimon y Tamers experimentos del mundo. Pero antes de partir, quería tener una última charla con su amigo Vamdemon. A pesar de que la noche recién iniciaba, el cementerio siempre parecía estar rodeado de un aura tétrico. Con cada paso que daba, el felino se estaba percatando de un detalle muy inusual.​
Todo estaba en silencio y sin signo de alguno de los traviesos Digimon de la Oscuridad que merodeaban la zona. Leomon llevó discretamente la mano a su espada, afilando la mirada y observando los alrededores de las tumbas rodeadas de frondosos árboles. Un leve sonido entre las ramas lo hizo desenvainar velozmente su arma y lo obligó a girar su rostro en varias direcciones en búsqueda del culpable.​
Una risa tétrica se escuchó en el lugar y segundos después, el grito de Leomon se perdió en medio de la noche.​
[…]​

Era un día soleado en File City y Agnimon se encontraba caminando en dirección a la Central de Tamers. Desde que se volvió un miembro activo de Ávalon, el Hybrid no dudaba en acompañar a sus miembros a misiones cuando lo requerían. De la misma forma, disfrutaba siempre poder conocer a los nuevos miembros que se unían al grupo. Grande fue su sorpresa al reconocer a 2 de las 6 figuras nuevas de la Guild.​
Era la misma chica con el Black Gabumon que conoció con Rox durante el incidente de Terriermon y Wendimon. Y precisamente por eso mismo, había insistido en acompañar al dueto a tomar una Quest en la Central de Tamers: quería ver con sus propios ojos lo mismo que Rox, Matt y Kyle vieron en ese par, especialmente la humana, para haberlos invitado a unirse a la Guild. Si, la primera impresión de Elizabeth Hale no fue buena para Agnimon y tampoco ayudaba a la causa que ahora dicha joven de verdad pareciera una villana por su elección de ropa y maquillaje.​
Elizabeth Hale por su cuenta, ocultaba su fastidio a pesar de la expresión seria en su rostro: ya era suficientemente malo haber ascendido a rango Expert y que el repentino cambio en su flujo de Digisoul le impidiera utilizarla para evolucionar a Gabumon a su etapa Perfect o que su falta de confianza en el lupino también afectara realizar la evolución por medio tradicional. Para rematar, aquel Agnimon miembro de Ávalon insistió en acompañarla a tomar un trabajo junto a Gabumon, excusándose de que era una espléndida forma de conocerlos. Fue la intensa mirada de Kathleen la que impidió que empezara una discusión con el flamígero.​
-“Estoy segura de que le pidió acompañarme para que me cuidara. No debí decirle nada a Kath de mis problemas de evolución con Gabumon” -pensó Hale con molestia disimulada al recordar que la francesa de cabellos rosados podía ser demasiado sobreprotectora. Suspiró con fastidio para luego calmarse. No podía culpar a Kathleen realmente: era obvio que Briand buscaba reponer el tiempo perdido y asegurarse de que nada malo le ocurriera. -Agnimon -llamó de forma seria y dirigiendo sus orbes azulados al Hybrid. -En serio, no es necesario que te tomes la molestia de gastar tu día y me acompañes como si fueras mi niñera.
-¡Para nada! -sonrió el Adult de cabellos rubios de manera alegre y golpeando levemente su pecho con su mano izquierda. -No me molesta en lo absoluto, Elizabeth. Y no me veas como una niñera, sino como un compañero de armas de Ávalon.
-Me alegra que nos acompañes, Agnimon -Gabu, fiel a su forma de ser, se acercó donde el Hybrid, comenzando a charlar de forma amena con este: era obvio que el Child no tenía problemas en hacer amigos con otros Digimon o personas.​
-“Este día al menos no puede empeorar” -Hale se llevó un par de dedos a su tabique nasal en visible exasperación: a esas alturas era obvio que Agnimon no iba a dejarla sola a ella o a Gabu.​
El peculiar trío continuó con su travesía a la Central de Tamers de File.​
[…]​

Momon era un Digimon que, a pesar de su especie, emanaba un aura de autoridad y nobleza: un Dark Knightmon llegado de tierras lejanas y con intención de crearse un renombre en el mundo dominado por los Digimon Tamers. A pesar de todo esto, su figura se encontraba sentada en una de las tantas bancas de la Central de Tamers, repasando en su mente las palabras de la recepcionista.​
-“Las Quest solo pueden ser tomadas por los Tamers y sus Digimon compañeros” -el caballero colocó un par de dedos en su barbilla, evaluando su situación actual de forma metódica. –“Lo ideal sería solicitar a un Tamer asistencia para tomar un trabajo del tablero” -Momon discretamente observó sus alrededores, percatándose de una dura realidad: la mayoría de los presentes allí lo veían con recelo y cierto temor. –“Esto puede ser más difícil de lo que esperaba en un primer momento”.
En ese instante, su atención se dirigió a la puerta de entrada, viendo entrar a la figura de un Agnimon acompañado de un Gabumon negro y de una joven de apariencia un tanto macabra. A diferencia del resto de humanos del lugar, esta simplemente lo observó por unos segundos y luego procedió a dirigirse al tablero. Momon sonrió por dentro: definitivamente la Diosa de la Suerte le había sonreído de manera inesperada. El caballero negro se puso de pie y se dirigió al peculiar trío.​
[…]​

-¿Ya tienes idea de que trabajo haremos? -preguntó un entusiasmado Agnimon, viendo a la gótica de cabellos negros y morados observar el tablero sin entusiasmo alguno a diferencia del emocionado Gabumon.​
-Buscaré algún trabajo que, de preferencia, esté alejado de la Montaña Basura -fue la respuesta de Hale, cuya mirada paso de los encargos D y C a los de rango B: la idea de tomar una Quest de ese rango por su cuenta no estaba tan descabellada y podría ser el impulso correcto para poder lograr la evolución Perfect de Gabumon.​
-Disculpe señorita. Veo que está buscando realizar un trabajo.
Elizabeth se giró al escuchar aquella voz grave, encontrándose con la figura de Dark Knightmon a unos metros de distancia de ella. La Expert frunció el ceño y se cruzó de brazos al verse abordada por el Digimon virus. A su espalda, Agnimon dio un paso al frente, colocándose de forma no tan discreta entre la Tamer y el Perfect.​
-En efecto. Estoy revisando el tablero para realizar un trabajo -fueron las palabras que salieron de los labios de Haley. A su lado, Gabumon observó con cierta curiosidad al Digimon oscuro. -¿Puedo ayudarle en algo? Mi nombre es Elizabeth Hale. Ellos son Gabumon y Agnimon.
-Ah, que pésimos modales los míos -se disculpó Dark Knightmon al percatarse de cierto detalle. -Mi nombre es Momon, un caballero errante de una tierra lejana -se presentó de forma cortes y realizando una leve reverencia con su lanza. -Y en efecto señorita Hale, me gustaría solicitar su ayuda -sinceró antes de poner su atención en el trío de Ávalon.​
-¿Cómo podemos ayudarlo, señor Momon? -preguntó de forma amable Gabumon, haciendo la pregunta que surcó por la mente de Elizabeth. Agnimon por su cuenta, observó el gesto de la chica y esperando ver un rostro levemente fruncido para denotar su molestia con Gabumon. Para su agrado, y a diferencia de la última vez, Elizabeth no le dirigió una mala mirada o regaño al Child.​
-Verán. He venido desde mi lejano hogar a estas tierras con la intención de llenarme de conocimientos, ganar dinero en el camino y principalmente, tener la oportunidad de labrar mi nombre en la historia de la tierra dominada por los Tamers -fue la respuesta llena de verdad del caballero, que intuyó que lo mejor era ser sincero con todos sus motivos. -Para ello, vine a este edificio con intención de tomar una Quest…
-Y se llevó el golpe en la cara de que no puedes realizar ninguna Quest al carecer de un compañero humano -fue la respuesta del Hybrid de fuego, que no midió sus palabras. Si Momon se ofendió, no lo hizo saber en ese momento.​
-En efecto. Por ello me gustaría solicitar su ayuda: que usted tomé una Quest de rango alto de este tablero y me permita completarla en su compañia. Por supuesto, la recompensa se repartiría equitativamente entre todos -explicó su idea Dark Knightmon. -Usted ha sido la primera Tamer de aquí en no reaccionar con temor ante mi presencia.​
-Comprendo -fue la respuesta de Elizabeth, que analizó la propuesta del caballero oscuro. -Bueno. Creo que es su día de suerte, señor Momon -habló de forme seria y procedió a colocar una mano sobre su cintura. -Ha sido pura coincidencia realmente, pero si gusta, puede acompañarme a hablar con la recepcionista para obtener los detalles de la misión que haremos.
Dark Knightmon sonrió por detrás de su casco al ver que su idea había dado frutos.​
-¿Elegiste un trabajo? -preguntó Gabumon con curiosidad, ganándose un gesto afirmativo de su compañera.​
-Anda, no nos dejes en suspenso -sonrió Agnimon, chocando su puño derecho en su palma izquierda. -¿Cuál es la tarea?
-Es sencillo. Vamos a cazar un vampiro -sonrió de forma divertida Hale, colocando sus manos detrás de su espalda luego de tomar una de las peticiones. -Un trabajo perfecto para una chica horripilante como yo, ¿no lo crees Gabumon?
-Yo… yo no creo que seas horripilante -se avergonzó el lupino antes de tomar valor. -¡Pero puedes estar segura de que no dejaré que te pase nada!
-… Creo que no me queda más opción que tomarte la palabra -Hale se dio la vuelta y comenzó a caminar en dirección a la recepción del edificio.​
-“Definitivamente suena como una Quest digna de mis habilidades” -pensó para sí mismo el Perfect, caminando detrás del trío de Ávalon.​


Tizza Tizza well here we goo
 
Última edición:

Digimon Tamer/Pokemon Trainer/Tensaigakure Shinobi
Offline

Luego de haber tomado oficialmente el trabajo en la recepción, el peculiar cuarteto conformado por el Hybrid de fuego, un lupino negro, una gótica y un caballero oscuro salió de la sede de la Central y se reunieron en una de las zonas verdes aledañas para discutir el encargo que iban a realizar. Al parecer, desde hace varias noches atrás, un Digimon no identificado ha estado atacando Digimon y humanos por igual en los alrededores de Overdell, drenándoles la sangre al punto de dejarlos en condición crítica en los hospitales al punto de que el célebre Vamdemon, solicitó ayuda a la Central. Luego de recibir la información y los informes, los ataques parecían ocurrir en las noches de luna azul o roja y se desconocía si el agresor era un Digimon salvaje o tenía un Tamer apoyándolo.​
-Basado en la información, es seguro decir que este responsable tiene una historia con este lugar llamado Overdell -comentó Momon luego de escuchar todos los detalles de aquel trabajo. Por dentro, el caballero sonreía, ya que completar un trabajo que involucrara a este famoso Vamdemon le daría reconocimiento. Discretamente, evaluó con la mirada al grupo con el que iba a realizar dicho encargo: una humana que no tenía problemas en mostrar un aspecto lúgubre, un Black Gabumon que claramente anhelaba la atención de la humana y un Agnimon que parecía bastante relajado. –“Puedo trabajar con esto. Por lo que sé, la señorita Hale puede causar que Gabumon alcance la etapa Perfect” -sus pensamientos se interrumpieron al ver que Elizabeth iba a hablar.​
-Es una teoría. Por eso pienso que es buena idea visitar a Vamdemon en su mansión y averiguar si existe alguna relación -agregó Hale de forma seria. De su Keychain sacó un peculiar adorno en forma de alas de murciélago en color morado y lo usó para atar su cabello en una coleta lateral. -No descarto que sea una coincidencia que el enemigo eligiera Overdell como su campo de cacería, pero me sentiré más tranquila si eliminamos la posibilidad de que Vamdemon sea responsable de alguna manera u otra.
-Sea como sea, pueden contar conmigo y mi fuerza -Agnimon golpeó la palma de su mano con su puño, liberando una leve flama en el impacto.​
-Muy bien. No veo mal el que procedamos de esa manera -agregó Dark Knightmon de manera educada. -Es mejor descartar todos los escenarios posibles antes del inminente enfrentamiento -concedió para luego, levantarse de la banca en la que reposaba. -Debido a mi ignorancia de la zona, agradeceré mucho el que puedan guiar esta marcha a nuestro destino.
-Muy bien -fue la única respuesta de Hale, que se dio la vuelta y comenzó a caminar lejos de la Central. -En marcha.
El peculiar trío de Digimon empezó a moverse detrás de la humana y en dirección a la Selva Tropical.​
[…]​

Dark Knightmon aprovechó el recorrido para hacerle preguntas a Gabumon y a Agnimon sobre los alrededores: desde los lugares por los que transitaron para llegar a la salida de la ciudad y sobre el frondoso bosque verde lleno de varios Digimon Child insecto y planta que se ocultaban al ver la presencia del grupo. Los 3 Digimon iban un par de metros delante de Elizabeth, que parecía perdida en sus pensamientos y buscaba un poco de espacio.​
-Gabumon -llamó Agnimon al lupino, quien levantó el rostro para observarle. -¿Le pasa algo a tu Tamer? La noto muy silenciosa… más que de costumbre.
-En efecto. Me llama igualmente la atención ese detalle -agregó Dark Knightmon, buscando saber si Elizabeth podía fallar debido a eso en el momento crucial del combate.​
-Ah no. Liz está bien -trató de calmar Gabumon al par de Digimon de nivel superior. -Es solo que no está acostumbrada a realizar trabajos con gente fuera de su círculo de amigos -se apresuró a indicar, logrando tranquilizar a los dos Digimon. -Ella… solo necesita acostumbrarse.
-Entiendo. Me alegra saber que no se siente mal o que no se siente intimidada por… mi aspecto -agregó con tacto Dark Knightmon, buscando sutilmente sacar información a Gabumon sobre Hale: quería confirmar que clase de persona era aquella chica.​
-¡Para nada! -el lupino movió sus manos de forma un tanto agitada. -Liz no es de juzgar discriminar a otros por su apariencia tenebrosa -comentó antes de suspirar y observar levemente a su compañera. -Después de todo, ella sabe lo que significa que otros se alejen por su físico. Ya tuvimos un problema similar una ocasión en otra ciudad y no creo que ella quiera someter a otros a ese trato -agregó antes de esbozar una enorme sonrisa. -A pesar de que no lo aparente, ella es muy amable y dulce. Es solo que… tiene dificultades para tratar con nuevas personas.
Agnimon frunció levemente el ceño: la primera vez que conoció a Hale era obvio que mostraba un evidente desagrado a Gabumon y no entendía como podía defenderla. Aun así, estaba el detalle de que, a diferencia de esa ocasión, la chica no mostraba un rechazó a Gabumon ni tampoco lo veía como si fuera una basura con patas.​
No, podía notar que pareciera que ahora, la Expert tenía miedo de confiar en el lupino.​
-“Quizás solo estoy imaginando las cosas. No es posible que un humano le pueda temer a su compañero Digimon” -pensó Agnimon, golpeándose levemente las mejillas antes de soltar una sonrisa. -¿Sabes? Te tomaré la palabra.
Elizabeth por su manera, decidió observar a los 3 Digital Monster que iban delante de ellos, que parecían charlar amenamente entre ellos. Soltó un suspiro: bajo una situación normal no hubiera aceptado a Dark Knightmon para realizar un trabajo. Pero ella misma sabía que todo su ser actual era culpa de Dorumon y tenía que empezar a armar pieza por pieza la capacidad de confiar en otras personas. Y peor, superar ese miedo subconsciente a Gabumon.​
-“Quizás aquí pueda encontrar respuestas que me ayuden” -pensó la de cabellos negros y morados, notando que ya habían salido de la Selva Tropical y finalmente, llegaron a la entrada de Overdell. -Muy bien. Veamos que puede decirnos el famoso Aristócrata de File Island.


Tizza Tizza finalmente el númrero 2(?)
 
Última edición:

Digimon Tamer/Pokemon Trainer/Tensaigakure Shinobi
Offline


El cementerio de Overdell daba una vibra diferente al ser visitado durante el día. A pesar de eso, el ambiente tétrico salía a relucir con la cantidad de tumbas erigidas en el sitio y con el raro Digimon de la zona observando con curiosidad al peculiar grupo que iba en dirección a la mansión de Vamdemon. Dark Knightmon iba observando el lugar, grabando en su mente la localización de varios panteones funerarios que podían funcionar de distintas maneras en caso de una batalla.

No solo eso, el caballero ya tenía una mejor imagen mental general de cada uno de sus acompañantes: Elizabeth era una humana que prefería guardarse sus emociones durante un trabajo, Gabumon se mostraba como una criatura alegre y leal a su compañera. Por último, Agnimon se mostraba como un Digimon noble de buen corazón y bastante enérgico.

-Sobre este Vamdemon, ¿saben algo sobre este Digimon al que visitaremos? -preguntó Momon a sus acompañantes. Gabumon fue el primero en responderle con una sonrisa.

-Vamdemon es uno de los raros Digimon de nivel alto en File Island. De hecho, es muy educado y tiene una reputación de ser alguien pacifico -explicó el Child amenamente y levantando su rostro para sostener la mirada con Dark Knightmon. - Incluso no tiene problema en que los Tamers que lo visitan pasen la noche en su mansión -agregó antes de colocar su mirada al frente: la morada del mencionado Perfect se podía ver más cercana con cada paso que daban.

-Comprendo. Muchas gracias por la información, Gabumon -agradeció el caballero oscuro educadamente. -Cada detalle cuenta en un combate.

-Sea como sea, espero que no tenga responsabilidad de esta situación. Si no me veré en la obligación da darle una patada -afirmó Agnimon de forma valiente: después de todo, tenía la confianza de poder proteger en su etapa Ultimate en caso de que Vamdemon fuera el enemigo.

[…]​

Vamdemon era un Digimon con cierto aire de misterio: si bien en todo momento mostraba una educación y cordialidad no esperada de su especie, eso servía para ocultar su faceta de científico. Por eso mismo se encontraba en el estudio de su laboratorio subterráneo, revisando los documentos de su investigación y a la vez, pensando en los sucesos que estaban ocurriendo en los alrededores de Overdell.

-“No entiendo que razón tendrían para atacar en los alrededores del cementerio. Si bien no puedo descartar a un grupo de bandidos vulgares, no puedo evitar la sensación de que hay algo más relacionado en estos ataques” -pensó el vampiro antes de soltar un suspiro: hace 4 meses uno de sus experimentos recientes no tuvo el resultado esperado y tuvo que volver a la pizarra de diseño. Un Digimon artificial no era fácil de crear y un error podía causar un efecto no deseado.

Esa noche en especifico, tuvo que encargarse de ese experimento fallido y no fue tan difícil debido a la temprana existencia de ese Phascomon. Y si bien cuando lo tuvo que exterminar debido a la anomalía de su existencia, el hecho de que no quedara un Digitama fue algo que lo tuvo pensando durante días. Por semanas, sus sirvientes revisando la mansión de arriba abajo y los alrededores del cementerio, pero no encontraron señal alguna. Finalmente, decidió que fue una situación causada por el problema durante el proceso de creación y luego de eso, todo volvió a una relativa calma.

-Señor, tiene visitantes -un Bakemon entró al lugar de trabajo de Vamdemon, el cual arqueó una ceja al escuchar aquello. -Dicen que vienen de parte de la Central a investigar los ataques recientes en Overdell y que les gustaría hablar con su persona -agregó de forma seria. -Lo están esperando en la sala de visitas.

-Entiendo. Gracias por informarme mi querido Bakemon -agradeció el vampiro y cerrando el libro con sus anotaciones. -Iré a recibir a nuestros invitados. Es de mala educación hacerlos esperar más tiempo.

[…]​

Elizabeth, Agnimon, Gabumon y Dark Knightmon se encontraban en una enorme sala. El grupo tomó asiento mientras que un amable Impmon los estaba acompañando, a la espera del Bakemon que fue a informarle a Vamdemon de su llegada. Elizabeth observó el lugar, reconociendo que el decorado estilo victoriano elegido en los muebles era bastante hermoso. No solo eso, el gusto de pinturas del dueño de aquella mansión era bastante exquisito y variado por lo que podía ver.

-Es un placer darle a cada uno de ustedes la bienvenida a mi mansión -una voz se escuchó a la derecha y el grupo dirigió su atención a su origen: Vamdemon finalmente llegó acompañado de Bakemon. -Soy Vamdemon, es un gusto conocerlos a todos y espero que disculpen la tardanza en recibirlos.

-Somos nosotros los que nos disculpamos por llegar sin previo aviso -
respondió el caballero oscuro de forma cortés. -Yo soy Momon, el Dark Knightmon. Es un placer conocerlo -se presentó educadamente antes de proseguir. -Ellos son mis compañeros de aventura: Elizabeth Hale, Gabumon y Agnimon.

-Es un placer conocerlo, señor Vamdemon -habló Elizabeth de manera educada y con un temple serio. Se cruzó de brazos y dirigió su atención al vampiro. -Estamos investigando los ataques en los alrededores de Overdell -explicó la razón de su visita. -Y nos gustaría hacerle algunas preguntas, principalmente porque los que han sobrevivido presentan heridas en formas de colmillo en sus cuerpos -agregó sin temor de ir directamente al punto.

-Lo que mi compañera quiere decir, es que nos gustaría saber si han notado algo extraño durante los últimos días en Overdell o si pueden tener alguna idea de quien pueda estar bajo los ataques -se apresuró a decir Gabumon con ciertos nervios: temía que la sinceridad de Elizabeth hubiera faltado el respeto a Vamdemon.

-Entiendo el razonamiento detrás de sus palabras -respondió el dueño de la mansión y luego, realizó una leve reverencia. -Pero puedo darle mi palabra señorita, de que no soy el autor intelectual ni físico de estos ataques -comentó de forma educada. -He vivido durante muchos años en este lugar de manera pacífica y no tengo planes de romper dicha rutina -agregó ante los ojos de sus invitados.

-Bueno, me alegra saber que usted no es el responsable -habló Agnimon de forma rápida y creyendo de entrada a las palabras del vampiro. -En ese caso, ¿tiene alguna información que nos pueda ayudar con nuestra misión?

-Lamentablemente, los sistemas de seguridad de mi hogar tienen cierto rango de alcance y los ataques han ocurrido lejos de la mansión -
habló Bakemon de forma seria, mientras que Impmon fue a la cocina por pedido de Vamdemon. -Incluso hemos investigado los alrededores de la mansión y el cementerio, pero no hemos encontrado nada.

-Lo único que hemos descubierto fue lo que le informe a la Central cuando reporte estos ataques: que ocurren durante la luna azul o roja -
explicó Vamdemon de forma seria. En ese instante, Impmon volvió a la sala con un carrito de bocadillos y varias tazas de té humeante. -Por favor, siéntanse cómodos y degusten estos aperitivos.

-Muchas gracias por su hospitalidad -
sonrió Gabumon, tomando una taza de té y lo que parecía ser una galleta en forma de croqueta.

-Entiendo -Momon rechazó cortésmente los alimentos y llevó una mano al mentón de su casco. –“No parece haber mentira alguna en sus palabras y su historia en esta isla indica que difícilmente, dañaría a sus habitantes”. -Vamdemon, viendo que mañana es la primera noche azul, me gustaría solicitarle la posibilidad de que podamos pasar una noche en su mansión -habló seriamente antes de proseguir. -De esta forma, podemos revisar los alrededores de la mansión y el cementerio para encontrar al responsable de estos ataques.

-Sería de mucha ayuda para nuestro trabajo -
Elizabeth tomó un sorbo de su té antes de dejar la taza en la mesa que tenían al frente.

-Y le garantizo que en el instante que encontremos a ese responsable, recibirá lo que se merece -Agnimon le mostró el pulgar a Vamdemon y luego se señaló a sí mismo. -No lo dude.

-Comprendo -
fue la respuesta del vampiro, que esbozó una sonrisa al escuchar a sus invitados. -Será para mi todo un placer ser su anfitrión durante su estancia en mi morada.

Tizza Tizza el número 3. Solamente faltan 4(?)
 

Digimon Tamer/Pokemon Trainer/Tensaigakure Shinobi
Offline

Luego de la reunión con Vamdemon y que este accediera a hospedarlos por la noche, un grupo de Bakemon escoltó por la mansión al pintoresco grupo, mostrándoles sus respectivas habitaciones y a la vez, dándoles un tour superficial por la mansión del Perfect. Luego de eso, el grupo se encontraba reunido en la que era la habitación de Momon, evaluando lo aprendido y comparándolo con la información que tenían a su disposición.

-Si le creemos a Vamdemon, el no tiene relación alguna con los ataques -Dark Knightmon se llevó una mano a su barbilla, pensando en la historia que les comento el otro Perfect. -Aún así, es sospechoso que el agresor evite la zona cercana a la mansión -comentó de manera seria.

-Existe la posibilidad de que el responsable quiera evitar una confrontación directa con Vamdemon y por eso evita acercarse demasiado a la mansión -explicó Elizabeth, recordando los datos de los ataques recientes. -Lo que sabemos es que ataca por las noches de luna roja o azul y todas las victimas que han logrado sobrevivir tienen heridas de colmillos.

-No entiendo, ¿cómo entonces se desconoce la identidad de este Digimon si ha dejado sobrevivientes? -
preguntó de forma confusa Agnimon, ladeando el rostro y entrecerrando los ojos.

-Por alguna razón, la memoria de estos queda borrosa y son incapaces de identificar al culpable -fue la respuesta de la gótica, que cerró los ojos y se cruzó de brazos. -No negaré que, por el momento, el mejor plan que tenemos es investigar Overdell mañana por la noche.

-¿Y que hay de Vamdemon? -
preguntó Gabumon de forma inocente: realmente el no creía que el vampiro fuera el culpable, en especial después de todo el tiempo que llevaba en File.

-Realmente, por ahora lo dejaré en que solo es una víctima de la circunstancia -fue la respuesta de Liz, que soltó un suspiro. -Después de todo, fue el quien solicito la ayuda de la Central. Si fuera el culpable no se expondría de esa forma.

-Me alegra saber que hemos llegado a la misma conclusión, señorita Hale
-respondió Momon a las palabras de la chica y asintiendo con leve satisfacción al ver que la humana compartía su tren de razonamiento. -No solo eso, como usted lo indica, nuestro mejor curso de acción es investigar mañana durante la luna azul. Dudo que encontremos algo explorando los alrededores hoy y estarías desperdiciando energía en algo no productivo -explicó de forma seria.

-Entonces, yo sugiero que deberíamos pensar en como actuaremos con este enemigo -habló Gabumon nuevamente y cerrando los ojos de forma adorable. -No sabemos a que nos enfrentamos… por lo que sabemos podría ser un Digimon modificado inclusive -bajó el rostro, recordando el triste final de su amigo, Guilmon. Parpadeó con sorpresa al sentir una mano acariciar el pelaje de su cabeza.

-No te preocupes Gabumon. Sea lo que sea, puedes estar seguro de que yo los protegeré a todos -afirmó Agnimon, chocando sus puños y liberando una leve llamarada. -Tú y Elizabeth pueden confiar en que no permitiré que les pase algo.

-Gracias -
sonrió Gabu, sintiéndose feliz por saber que contaban plenamente con Agnimon y por el hecho de que Elizabeth le acarició para calmarlo.

-… Muchas gracias, Agnimon -respondió Elizabeth luego de unos segundos de silencio.

-Lo recomendable mañana es dividirnos en grupos -recomendó Dark Knightmon a los presentes. -Trazaremos una ruta y en caso de emergencia, avisamos con una señal al cielo -su expresión llena de emoción era ocultada por su casco. -Yo puedo explorar la parte este y sur mientras que ustedes la oeste y norte -explicó y dejando implícito que, si bien no le molestaba hacer equipo, su interés era un combate 1 a 1 con el enemigo y derrotarlo por su cuenta.

-No veo problema. Aunque me gustaría agregar que, en caso de encontrar al culpable, enviemos la señal -respondió Elizabeth de forma seria. -Después de todo, es un Digimon que ha logrado derribar a varios Adult y a un par de Tamers Expert que estaban en una misión por la zona.

-Comprendo. Precaución, ante todo -
sinceró Momon antes de ceder al punto. -Muy bien, si llego a encontrar al enemigo, de forma inmediata enviaré la señal -fue la respuesta del caballero antes de levantarse. -Iré a descansar y a prepararme para mañana.

-Yo igual iré a descansar -
se despidió Agnimon con una sonrisa.

Gabu y Liz observaron como ambos Digimon se marcharon de la habitación, dejándolos solos y en un peculiar silencio. El lupino parpadeó, extrañado de que Bakemon no le mostrara una habitación propia y comenzó a sudar frío: no sabía si iba a terminar durmiendo o no en el pasillo.

-¿Por qué pones esa cara de asustado? -la gótica arqueó la ceja y se cruzó de brazos al ver la actitud del felpudo.

-Ah… es que… es que Bakemon no me mostró mi habitación y no se donde voy a dormir -sinceró con cierta vergüenza.

-¿Qué no es obvio? Vas a dormir conmigo -respondió Hale como si fuera lo más obvio del mundo y dándole la espalda al lupino. -Además… yo… quiero pedirte una disculpa.

-¿Disculparte? -
Gabu abrió los ojos como platos al escuchar esas palabras de su Tamer, que se sujetó un brazo con la mano opuesta.

-Es… es mi culpa que no puedas evolucionar a tu etapa Perfect -sinceró Elizabeth, mordiéndose levemente sus labios pintados de negro. -A pesar de que… estoy tratando de confiar en ti, todavía me asusta la posibilidad de… -sus palabras quedaron en el aire al sentir las garras de Gabumon tomándole una mano.

-Yo siempre estaré para ti -sonrió Gabumon de manera radiante. -Puede que hoy tengas miedo de que yo haga lo mismo que Dorumon… pero llegará el día en que podrás confiar plenamente en mi y daremos un nuevo paso juntos.

-… Ven aquí.


Gabumon por primera vez se sintió en los brazos de su compañera: Hale se había agachado a su altura y lo envolvió en un monumental abrazo que lo dejo totalmente descolocado. Por un instante, pensó que estaba soñando.

-Lamento no ser una Tamer como los demás.

-No te preocupes. Hoy hemos dado un paso juntos.


[…]​

Su cuerpo le dolía: en ocasiones podía manifestarse físicamente y en otras, su cuerpo simplemente fallaba, distorsionándose como un simple glitch y carente de la capacidad de interactuar con el mundo. Su mente maldijo a Vamdemon y el grito que soltó fue incapaz de escucharse.

Su existencia era un fallo. Una herejía que mismo mundo intentaba arreglar. El único momento donde su cuerpo no sentía dolor y se materializaba eran durante las noches de luna azul o roja, con la luz emitida por estas estabilizando temporalmente su cuerpo. Aún así, necesitaba más ara sobrevivir y ese algo lo obtenía de humanos y Digimon.

Cuando obtenía sangre o datos, el dolor de su cuerpo se detenía y podía mantenerse más tiempo de lo habitual materializado. Podía mantenerse vivo y prolongar su existencia. Eso mismo lo hizo llegar a la conclusión que entre más sangre y datos pudiera obtener, más pronto su cuerpo sería normal.

El problema era la dificultad de controlarse, ya que había terminado matando a algunos Digimon y a un humano. Si bien sus vidas no le importaban, estaba consciente de que, si seguía así, dejarían de visitar el cementerio y eso significaba una cosa.

Falta de alimento y por ende… la extinción de su vida.

Tizza Tizza
 
Arriba Pie