Original Fic De todo y sin armas

Krauser san

El origen
Registrado
4 Oct 2018
Mensajes
71
Ubicación
Las noches
Offline
Muy buenas a todo Forosdz, es muy grato saber que aun se conserva todo los temas como lo dejamos hace mas de siete meses, en ese tiempo que estado escribiendo una nueva historia de aventuras, nada de isekai, nada de mundos virtuales, esta historia de trata de un investigador y su fiel ayudante, de como se ganan la vida viajando entre dimensiones resolviendo distintos tipos de casos paranormales con tal de ganar algo de dinero para sobrevivir.
de esto se trata de todo y sin armas y a continuación el primer capitulo.
Las frías calles de un pequeño pueblo llamado Lumen estaban decoradas con cadenetas doradas que reflejaban un brillo tenue cuando los faroles las alumbraban, celebrando las festividades de invierno que cada año eran más multitudinaria. Allí me encontraba haciendo unas compras de ultima hora en una bodega en horas de la noche—una barra de chocolate y unas galletas por favor— hice mi pedido formal cuando una hermosa dama de pelo rosado con cara angelical atendió mi pedido rápidamente. La mire como poco a poco reunía las cosas que había pedido para una cena que “combatiera” el frio.
  • Son cinco reales por favor— me respondió terminando con una sonrisa.
Saque de mi bolsillo mi billetera de cuero simple, algo humilde ante la vista, pero con muchos secretos y aventuras presenciadas. Saque el dinero, pague a la vendedora sosteniéndole sutilmente la mano.
Le había dado ocho reales, me despedí con un leve movimiento de ojos algo sutil sin despertar la más mínima sospecha de interés. “esa chica nueva es muy hermosa, debo ir mas seguido a comprar a esa bodega”.
Llegue a mi casa, que mas que casa era una oficina.
  • ¡Amo! ¡Amo! Lo extrañe mucho.
Una mujer de unos diecisiete años salto directo hacia mí, atrapándome y tumbándome al suelo.
  • Roxana…! ouch! eso duele.
Ella me da unos leves besos en el cuello, pero succionaba con tal fuerza que me dejaban leves marcas.
  • Discúlpeme amo, es que… no lo he visto todo el día.
  • Solo cálmate un poco Roxi, traje galletas y chocolate, vamos a prepararlo y ver una película antes de dormir.
  • ¡si! ¡si! Sabia que ibas a venir con un regalo para mí, que rico ya quiero preparar todo, esta vez nadie interrumpirá nuestra velada Yulian, ¿no tienes ningún caso pendiente?
Si mi nombre es Yulian Scared Lampierth investigador a tiempo completo, desde hace algunos años me dedico a resolver las anomalías mágicas que suceden por todo el mundo. Roxi es mi asistente, una muchacha “cambiante”, un no humano que literalmente cambia la forma de su cuerpo a su conveniencia replicando exactamente la figura que ella escoge. Su forma verdadera es de una joven de diecisiete años.
  • Por ahora no he recibido alguna notificación de alguien que necesite mi ayuda, pero ni digas que puede convertirse en realidad.
  • ¡ay no! No quiero ser de mala suerte… olvida lo que dije.
Empecé acariciar la cabeza de Roxana con mi mano.
  • No es para tanto pequeña Roxi. Desde que nos conocimos alejamos la mala suerte de nuestras vidas.
Ella me abrazo fuerte mente, inesperadamente una carta se deslizo bajo la puerta de la entrada de mi casa. Acompañada de un aura misteriosa que oscureció un poco el lugar, y el frio de la calle pareciese que había entrado.
  • ¡Amo! Otra carta…alguien necesita nuestra ayuda.
Sin decir ninguna palabra me levanté rápidamente, cogí la carta y la abrí delicadamente presintiendo algo extraño. Retiré el sobre, el papel donde esta escrita la nota era de un papel de papiro muy antiguo, comencé a leer la carta.
  • “hola… se que puedo interrumpir muchas cosas pero necesito tu ayuda, está ocurriendo una anomalía en la ciudad de Tulum, al parecer una niña fue poseída por un demonio serpiente que esta devorando a los habitantes de la zona, yo podría solo con esa niña pero da la particularidad que me es imposible, es mi sobrina de ocho años. Pero sobre ella está la integridad del pueblo, ella ya ha devorado a mi hermana y mi cuñado, En el sobre hay un pedacito de amaranto para que crees un portal y vengas fácilmente, las coordenadas la adjunto en el sobre. Te pagare al contado cinco mil reales si vienes lo más pronto posible”
PD: saluda a Roxana de mi parte y no juegues con el tiempo.
Atte.
Reynaldo Shurpikay

Retire la piedrecita de amarando del sobre, mire fijamente a Roxi:
  • ¿quieres ir a una nueva aventura? O prefieres descansar en casa.
  • Claro que sí, ¿Por qué siempre me repites la misma pregunta cada vez que vamos a ir a una nueva aventura?
  • Por que no quiero cargar con culpas, no otra vez.
  • Lo entiendo.
Tomé la piedra y la metí a mi bolsillo, fui a mi armario y cogí algunas cosas que me serian útiles en aquella nueva ciudad que estaba por conocer, siempre a donde iba llevaba a “Anne” mi pistola catalizadora, es una reliquia muy especial dada por mi maestro hace mucho tiempo. Tome mi gabardina negra y me dirigí a la sala de invocación— llevar o no llevar sombrero que difícil decisión, creo que esta vez no lo llevare—baje las escaleras al sótano de siempre donde viajaba a otras partes rápidamente, tome las coordenadas y la piedrecita de amaranto.
La máquina de invocación consistía en varios cables que suministraban electricidad a un plato donde se abriría el portal, yo desde una consola colocaba las coordenadas mientras Roxi supervisaba que la energía sea estable. La máquina también tenía rotores de alta velocidad que hacían incrementar el flujo de energía para que el portar se abra sin ningún problema, solo faltaba el toque final. Algo de energía mágica para poder conectar la piedrecita con el dispositivo.
Coloqué la piedrita de amaranto en el centro del plato y desde la consola comencé a supervisar la apertura del portal. La energía comenzó a suministrarse y poco a poco fue ganando mas poder, hasta que el portal estuvo abierto.
  • Roxi entremos rápido antes que se cierre.
  • Ok ¡amo!
Ella me abrazo y juntos entramos al portal.
Una luz intensa nos cubrió a ambos.
Siempre al principio da mareos pero después de un tiempo te llegas a acostumbrar.
Al abrir los ojos estábamos en el sótano de Reynaldo, un hombre de test trigueña, color de cabello negro y no muy alto que digamos que tiene un metro con sesenta centímetros. El nos estaba esperando, no se veía muy bien, tenia la ropa rasgada y algunas heridas que aún no cicatrizaban.
  • Al fin puedo ver lo grabe de tu situación amigo Reynaldo, enfrentarte por poco te cuesta el alma, y a mí una tasa de chocolate con galletas.
  • ¡Yulian! — respondió el hombre que estaba agotado—no pude detenerla fue tan repentido, pensé que lo tenia todo controlado pero no fue asi.
  • Cuéntame los detalles mientras Roxi nos sirve Café a ambos, ¿tienes café e la despensa?
  • Por su puesto.
La cambiante fue a la cocina y empezó a preparar café, mientras yo y Rogelio nos dirigimos a su sala para conversar sobre lo ocurrido, aquella estaba totalmente desordenada, llena de papeles y agujeros de bala por las paredes. Las ventabas estaban recubiertas con material polarizado que no permitía el acceso de ninguna luz.
  • Veo que te has divertido muy bien.
  • Este es mi último refugio Yulian.
El hombre agotado tomo asiento, y sacando un cigarro de su bolsillo empezó a narrar una historia de transformación, muerte y dolor que nunca olvidara.
 

Krauser san

El origen
Registrado
4 Oct 2018
Mensajes
71
Ubicación
Las noches
Offline
Muy buenas noches estimados lectores, a continuación les presento el capitulo dos de esta historia, !disfrútenlo!
Una niña inocente iba caminando de la mano con su joven padre, estaban en un bosque buscando algunas plantas medicinales para poder calmar los males de una vecina muy amiga de la familia. El padre llamado Roy conocía muy bien los caminos del bosque pero siempre le intrigaba un sector que aún no había explorado, un templo oculto donde se dice que antiguamente hubo otro pueblo donde fue arrasado por una gran crisis que ya nadie recuerda.
Aun la luz del sol reflejaba la sombra de los dos seres en el suelo y el padre supo que era la hora de un aperitivo, pero el espero hasta que su hija sintiera la primitiva necesidad del hambre para poder quedar bien con ella, pero la hija no lo sabe. Subieron a una colina muy cerca de aquel lugar que el padre había escuchado en mitos contados por sus abuelos, y estos a su ves por sus bisabuelos.
Roy saco de su mochila una manta y la tendió en el suelo, saco un par de tapers con comida y los servio en la manta a rayas improvisada. De beber saco un par de botellas con jugo de naranja y mirando a su hija le dijo:
  • ¿Noelia, La estas pasando muy bien?
  • Si papi… y ¿mami también vendrá con nosotros?
  • Ella nos estará esperando en casa como siempre Noe, terminando este paseo nos volveremos a encontrar con ella.
Noelia volvió a retomar su almuerzo mientras en la cabeza de Roy estaba invadida por la preocupación. Ya que estaba a nada de separarse de su mujer, Amanda Simons. Su hija no lo sabe.
Estando a punto de terminar el almuerzo, algo en lo profundo del bosque llamo la atención de Roy, entre los arboles logro ver un tenue brillo rojo. Como una luna de sangre se posase sobre el terreno, pensó un momento, él no podía dejar a su hija sola así que sin decirle nada el paseo se dirigió con rumbo al objeto que brilla.
Llegaron a unas grandes escaleras que se perdían en medio del bosque, el padre sin miedo subió las escaleras, pero la niña no.
  • Noelia hija mía, ¿Qué ocurre? —pregunto Roy mirando a los ojos de su hija.
  • Solo que me da miedo ese lugar.
  • Vamos hija estas con papi…cualquier cosa que suceda te protegeré.
La niña acepto el chantaje y subió de la mano junto con su padre.
Roy y su hija subieron las escaleras hasta llegar a un claro, el vio un templo en medio del bosque, pudo notar también que había muchos huesos de serpientes, algo que asusto a Noelia. El padre le tapo con su mano la boca pero aquel grito había despertado a unos cuervos que estaban carcomiendo el cadáver de una serpiente.
  • Noe, tranquila estoy aquí.
  • Papi tengo mucho miedo.
  • Solo quiero echar un vistazo al templo y nos vamos
  • Y si nos pasa….
  • Noelia solo será un vistazo.
Los ojos del padre estaban enfocados en el tempo. Pero su hija estaba corrompida por el miedo y decidió no acompañarlo. Las sombras más se reflejaban dando a conocer que habían pasado algunas horas y que se acercaba la noche.
Noelia se quedo en la entrada del templo mientras el padre, hipnotizado por una fuerza desconocida, entraba sin miedo al recinto. Ya adentro el padre vio muchos libros caídos, polvo y algunos animales muertos. Se acerco inocentemente a tocar uno de los textos que estaban regados en el suelo cuando una suave voz proveniente de las paredes lo detuvo:
  • “hola buen hombre”
  • ¿Quién está allí? — respondió Roy temerosamente.
  • “soy la guardiana del templo a que se debe su inesperada visita”
  • Solo quiero conocer este lugar, pero si estoy molestándote me iré
  • “de irte podrás pero tu hija se tiene que quedar”
Roy salió rápidamente del tempo en busca de su hija, abrió la puerta corrediza tan rápido que emitió un ruido espectral, él se quedó inmovilizado en el lumbral de la puerta cuando vio como muchas serpientes habían inmovilizado a su hija, ella trataba de escapar pero le era inútil, no podía ni hablar.
  • ¡deja a mi hija maldito ser!
Roy invoco de su mano una esfera de electricidad y la arrojo a las serpientes tratando inútilmente de alejarlas, vio como su hija fue arrastrada hacia lo más profundo del bosque.
  • ¡Noelia!
Del bosque emergió una gran serpiente de ojos carmesí. Roy se escondió detrás de un muro para no mirar al ser mientras le hablaba:
  • “fuiste muy útil para ofrecer a tu hija, hace mucho tiempo que no tenia nuevo alimento, pero inspeccionando la mente de tu hija hay una ciudad con cientos de bocadillos para llevar”
  • Si lo que quieres es un cuerpo te ofrezco el mío, pero deja a Noelia ¡déjala por favor!
  • Papi
Un leve llamado hiso girar a Roy, vio como los cabellos de su hermosa hija de ocho años habían cambiado de forma a unas serpientes negras con ojos carmesí que lo miraban fijamente, mientras se acercaba a su padre.
  • Papi es hora de que vallas al cielo.
  • Noelia…!
Había pasado un segundo cuando el padre fue brutalmente devorado por una gran serpiente que había salió del brazo de su hija. Los restos del padre fueron aperitivo de los cuervos mientras Noelia, ahora poseída por la vieja serpiente de ojos carmesí se dirigía al pueblo de Tulum.
 

Krauser san

El origen
Registrado
4 Oct 2018
Mensajes
71
Ubicación
Las noches
Offline
buenas noches, les presento el capitulo tres de esta hermosa historia, en wattpad lo tengo mas actualizado, te invito a que entres y le des seguirme o una estrella. es gratis y no cuesta nada. me levantas la moral con eso.
Tras haber escuchado a Reynaldo, puse la tasa con café tibio en la mesa de vidrio, lo miré y le dije:
  • La niña acepta al demonio sin ninguna voluntad ¿eso es muy raro Reynaldo? Tal vez hay otro motivo más que estas desconociendo.
  • ¿otro motivo? Es una niña de ocho años, no creo que quiera tener poder para hacer el mal, su inocencia es su aval.
  • ¿Apelas que la inocencia de Noelia la libra de estar comprometida con el caos que hay en Tulum? —mire a Reynaldo tratando de buscarle algún detalle mas
  • Ella no creo que lo haya aceptado, seguro se dejo manipular por ese demonio serpiente.
  • Puede ser pero tenemos que averiguarlo.
Me levante de la silla y aliste mis cosas para salir, llame a Roxana para que se prepare y me acompañe a buscar a Noelia, cuando Reynaldo me detuvo.
  • No vallas afuera, todo esta infectado por las serpientes— Reynaldo intento detenerme.
  • ¿A que le tienes miedo Reynaldo? — le pregunte mientras me dirigía a la salida.
  • Iras conmigo, ya que en el pueblo ya no hay casi nadie, solo estamos los tres.
Ante la grave situación acepte que Reynaldo me acompañe, él es un mago piromántico medicado, ya que años atrás pertenecía a las fuerzas policiales de Tulum, la ciudad estaba llena de ladrones y pandillas que se disputaban el control de la ciudad, la corrupción hacia los policías era pan de cada día haciendo que la reputación de estos caiga por los suelos. Reynaldo trato por muchos años no caer ante la tentación de un dinero extra por permisos especiales, pero al final como cualquier policía se dejo llevar por la corrupción, aquella corrupción fue la causa que le arrebato la vida a su mejor compañero de escuadra, este hecho lo marco alejándolo de la vida policial. Reynaldo se dedicó a delinquir, uniéndose a los Magos Sarracenos y aprendiendo y usando la magia para el mal.
Reynaldo me conoció cuando estaba resolviendo un caso de posesión en Tulum, me robo la billetera pero no conto que también era un mago, tuvimos unos buenos enfrentamientos hasta que poco a poco se volvió un amigo, el me proveía de materiales para poder viajar a las diferentes partes del mundo para solucionar las anomalías que se presentaban.
Al parecer quiera ayudarme para poder enmendar su error de irse al lado del mal, y olvidarse de su pasado.
Verlo muy herido me da algo de intriga ¿Cómo un mago poderoso como el puede estar tan herido? Pareciera como si hubiera peleado solo contra un ejército de ejecutores.
Abrimos la puerta, Reynaldo decidió ir primero mientras nosotros lo seguíamos cautelosamente, al observar el cielo estaba completamente negro y en el horizonte podría apreciarse una gran luna de color rojizo. Salimos de la casa en búsqueda de Noelia, mientras caminábamos por las oscuras calles pudimos observar más cosas macabras, cadáveres en estado de descomposición con los ojos removidos de sus cuencas y mordeduras por todo el cuerpo. Algunos autos chocados y calcinados como si nadie le importara que se consumieran en cenizas, una mujer y su bebe siendo devorados lentamente por serpientes.
Nos alejamos de ese lugar para poder tratar de asimilar lo que habíamos visto cuando un gruñido nos alertó a todos.
  • Escóndanse es un hombre serpiente— susurro Reynaldo mientras yo y Roxana nos escondíamos detrás de un murito que separaba la pista.
El hombre tenia una prominente cabeza de serpiente y solo se guiaba a través de sus instintos.
  • Trata de buscarnos con su olfato, Reynaldo sabes a que son vulnerables esas cosas.
  • Son inmunes a la magia, trate de incinerar con mis poderes a un par de ellos pero me resultó inútil.
  • Habrá que probar un método más arcaico— le dije.
Saque de mi maleta unos guantes de acero, con incrustaciones de diamantina roja, capaz de despedazar carne y algunos metales como untar mantequilla al pan. Me acerque lentamente a la bestia y de un par de golpes logre desnucarlo.
La cabeza de la bestia cayó al suelo haciendo un sonido seco, unos mormullos en unos arbustos nos alertaron y en un abrir y cerrar de ojos salieron mas hombres serpientes. Roxana tomo otros guantes que había en la mochila y se unió a la lucha, como nos superaban en número decidimos escapar. Nos refugiamos en un minimarket, bloqueamos la entrada como pudimos y salimos por la trastienda perdiendo de vista a esas cosas.
Reynaldo me detuvo y me grito:
  • ¡Escóndete!
Solo atiné hacerle caso, y me escondí junto con Roxana detrás de unos botes de basura. Pude observar que era lo que Reynaldo había divisado: la luna roja había tomado la forma de un ojo enorme que derramaba sangre, parecía que estaba buscando algo.
Justo cuando el gran ojo estuvo por inclinar su miraba hacia nosotros me escondí con Roxana en el bote de basura. Mientras que Reynaldo se entró a un restaurante que estaba cerca.
Roxana se me apego despacio, me cubrió con sus brazos y acerco su boca mi oído y me dijo:
  • Podemos aprovechar este momento para un poco de relajación.
  • Podemos hacerlo, pero sin hacer mucho ruido ese ojo que esta en el cielo nos puede percibir.
  • Reynaldo no creo que salga del restaurante por un tiempo, con lo aterrado y lo herido que esta no creo que lo haga.
Tome a Roxana por la cintura, por suerte no había basura en el bote haciendo un gran espacio para poder relajarme, la bese sin desmedida y la mire a los ojos:
  • No demoremos mucho Roxy.
Ella me correspondió con un largo y sensual beso, se puso encima mío y unimos nuestros sexos en una explosiva pasión, ella sabia mucho que ansiábamos este momento. Desde que la conocí aquel día no pude sacarla de mi mente seria mentirme a mi mismo no poder contenerme. Dio varios brincos mientras seguía besándola y acariciaba sus pechos.
  • ¡hmpf! No quiero que esto termine Yulian.
  • Te amo Roxy.
Seguimos amándonos por unos minutos mas hasta que un seco sonido nos detuvo, un sonido proveniente del exterior nos alertó, y decidimos dejar el acto para otra ocasión. Nos alistamos y abrimos del bote de basura.
  • ¿Hola quién eres? Mi tío estaba escondido en el restaurant pero al parecer huyo solo al verme.
  • ¿Noelia? — pregunte sabiendo la respuesta, al ver tal grado de deshumanización de la infanta hicieron que mis ojos se llenasen de lágrimas.
  • ¿Cómo sabes mi nombre? ¿acaso la vieja serpiente te lo dijo?
  • Noelia no podemos conversar aquí, podemos conversar mejor en el tempo.
  • No entiendo, por que no quieres jugar conmigo.
Pude ver por breves instantes como la sombra tenue de un coletazo estaba por impactar al bote de basura, tomé a Roxana y la avente hacia el restaurante y di un salto mientras el bote de basura se hacia añicos a mis pies.
  • Roxy transfórmate en algo que pueda ayudarnos
Obedeciendo mis ordenes Roxi se transformo en una quimera, hace unos meses le había enseñado a dominar tal transformación en caso de emergencia y este era ese momento.
Ella ataco ala niña pero una fuerza desconocida la repelió. Saqué a “Selene” la pistola catalizadora y di dos disparos. No surgieron efecto alguno en la monstruosidad, poco a poco las serpientes se fueron juntando en el cuerpo de la niña haciéndola crecer de tamaño formando una serpiente colosal de ojos carmesí.
  • Roxy acá tenemos ala villana de la película, prepara la transformación a vampiresa.
  • Pero aún no la domino.
  • La vamos a necesitar.
Me ájele un poco de la escena mientras la descomunal serpiente me perseguía, Roxy arremetió de nuevo pero resultaba inútil, cada ataque que daba era repelido por la serpiente hasta que me susurro.
  • “solo déjense llevar lentamente y no sigan con este circo”
Respondí con dos balazos más, haciendo gritar a la serpiente. Sabia que tenia que hacer uso de mi arma pesada “Jotun”, una bazuca con balas de aleación de Sifarinita, un mineral capaz de derretir cualquier cosa que se le cruce pero había un detalle, necesitaba tiempo para poder armarla, tiempo que no disponíamos.
La serpiente intento acorralarnos en un callejón, dispare hacia la pared cual se destruyo por completo, Roxy y yo pudimos cruzar la calle hasta llegar a un parque el cual entramos sin avisar escapando de la bestia que no dejaba de seguirnos. Llegamos a un claro donde algunos columpios y toboganes donde hace algunos días niños inocentes jugaban con sus padres sin temor a que ocurriese una desgracia de tal magnitud, ahora tales niños son parte de la maldita serpiente.
  • ¡Roxy! Tengo un plan, peor hay que distraerla lo suficiente y escapar, tenemos que volver a encontrar a Reynaldo, el debe saber algo mas para poder enfrentar a Noelia.
  • Si me transformo en vampiresa podre estar a la par de la vieja serpiente, voy a hacerlo Yulian.
  • Te doy toda mi autorización.
Roxy comenzó a transformarse en una mujer alta, de cabellos dorados y con un vestido rojo carmesí que era muy revelador, su piel se torno mas blanca y le salieron colmillos. La serpiente nos encontró y sin bacilar ataco inmediatamente, Roxy pudo detener el ataque y con sus manos logro causarle algunas heridas a la bestia mientras retrocedía un poco para poder contraatacar mientras tanto prepare unas bombas de humo y aturdidoras para poder escapar.
No contaba que por detrás los hombres serpiente nos estaban esperando, habíamos caído en una trampa.
Me agarraron he intentaron detenerme, pero saqué una cuchilla de obsidiana y empecé a cortar uno a uno a los que se me acercaban.
  • Roxy son cientos, tienes que escapar.
Ella sin inmutar palabra se lanzo hacia mi rescate eliminando algunos de esos seres despedazándolos con las manos, mientras gritaba incoherencias. Podía ver en sus ojos que estaba perdiendo el control. Inmediatamente saque una bala somnífera y apunte hacia Roxy, pero la vieja serpiente tenia un as bajo la manga. De su gran boca disparo a diestra y siniestra serpientes como si balas se tratasen, estas cosas se dirigían a mi pero pude lograr esquivarlas pero al volver a ver a Roxana la historia era distinta.
Dos serpientes habían impactado en su cuerpo una en el hombro y otra en la pierna derecha, ella estaba emanando mucha sangre de sus heridas y sin medir consecuencias corrí hacia mi amada Roxana mientras ella se desplomaba en el suelo, la vieja serpiente emergió del suelo atrapando a Roxy en sus fauces. Pude observar como la serpiente se reía mientras se preparaba para masticar y despedazar a Roxana. Sin medir las consecuencias lance las bombas de humo y aturdidoras directamente a la boca de la serpiente dejando caer a Roxana, la tome y la puse sobre mis hombros, invoque un portal improvisado hacia la casa de Reynaldo mientras la serpiente lanzaba alaridos y gritos en un idioma impronunciable el cual solo podía entender una palabra.
  • …Silferem…
Escapamos por aquel portal y aparecimos en la casa de Reynaldo, el aún no había llegado.
  • ¡vamos Roxy! Resiste.
Comencé la operación para poder retirarle las serpientes y de paso curar su estado de vampiresa, algo que me tomo cerca de cinco horas en las cuales la tensión y la preocupación de perderla crecían a medida que ella no despertaba.
Había terminado de estabilizar a Roxy cuando Reynaldo entro a la casa.
  • ¡Yulian! Se como podemos detener a Noelia.
  • Que sea algo importante, casi muere Roxana en ese combate y tu ni nos ayudaste— lo mire fijamente y le dije— ahora te cobrare el doble.
  • Yulian con esta información que tengo podemos derrotarla, no se trata de derrotarla físicamente, tenemos que derrotarla entrando en su sueño poder hablar directamente con Noelia.
  • Y dime tu ¿Cómo piensas lograrlo? Esa cosa casi nos mata.
  • Ella estaba enamorada Yulian.
Y cuando Reynaldo dijo eso, pude comprender mas el asunto, de por que la niña había aceptado a la bestia sin restricciones.
Las heridas de Roxana habían sanado pero ella aun no despertaba, la acurruque en el sillón maltrecho de Reynaldo, estaba un poco descosido y se les salían la espuma a los cojines. Me levante y cogi una piedrita de amaranto que tenía entre mis cosas. Cerré la puerta lentamente tratando que ningún ruido incomodase a Roxy en su sueño de recuperación.
Sali de la casa con Reynaldo en dirección al templo a terminar con todo este alboroto y poder irme de Tulum ya que estebe pueblo estaba condenado incluso antes de que llegara el hombre a construir sus viviendas, la vieja serpiente ya habitaba el lugar desde tiempos inmemoriales y cada cierto tiempo despertaba en busca de víctimas sobre todo jóvenes e inocentes niñas.
Reynaldo me cuenta que ubo un gran guerrero llamado Sabi hakuhen, el logro derrotar y sellar a la serpiente en el templo que se encuentra en lo profundo del bosque, pero con los siglos aquel sello se había roto.
Llegamos al templo y utilizamos polvo de desaparición para poder engañar a la vista de las serpientes del lugar, y con un ungüento de boa que Reynaldo había recolectado de uno de sus viajes pudimos nos escabullimos lentamente sin hacer ningún ruido, sabíamos que la niña estaba allí ya que esta se encontraba tendida en medio del patio central rodeada de unas cuantas serpientes que jugaban con las serpientes de su cabello. Sabíamos que la niña estaba bien resguardada así que cualquier movimiento podía ser el último que demos.
Tenía que ser rápido para poder entrar al sueño de la niña si fallaba Reynaldo y yo moriríamos. Recordé la conversación que tuvimos antes de salir al templo
  • La única forma de entrar al sueño de esa maldita serpiente es crear un portal mientras ella está durmiendo, pero necesito una pertenencia de Noelia, la más cercana a ella.
Reynaldo sin decirme nada saco de su mochila un cuaderno forrado de color lila.
  • Este es su mas preciado tesoro, mientras estaban distrayendo a Noelia en el parte fui a la casa de mi hermano y entre en el cuarto de ella. Al principio no había encontrado nada fuera de lo común y comenzaba a perder las esperanzas pero logré encontrar en el ropero detrás de un ladrillo suelto encontré varias de estas revistas.
El tío de Noelia me dio un par de cuadernos y empecé a ojear lentamente cada página buscando algún indicio, alguna debilidad de la niña poseída. Pude observar por primera vez su talento de dibujante cada detalle y dialogo bien ordenado, su estilo era de un manga japones sin colores y a base de tinta negra. Aquellos cuadernos contaban una historia de la cual Noelia había ocultado a todos, la cual era la clave de nuestra victoria y la única esperanza de poder salvar a Tulum de la ruina total.
Volviendo al templo, Reynaldo me dio la señal y comencé a activar el portal mientras el lanzaba un potente somnífero hacia su sobrina. Las serpientes comenzaron a percibir nuestros aromas y comenzaron a atacarnos, mire como Reynaldo batallaba contra los ofidios mientras me daba un breve tiempo para terminar el portal.
El portal se activo y logre entrar al sueño de Noelia.
 

Krauser san

El origen
Registrado
4 Oct 2018
Mensajes
71
Ubicación
Las noches
Offline
Buenas tardes, disfruten la tarde del domingo con la cuarta parte.
“Las consecuencias de un amor no correspondido es el inicio del odio entre los seres humanos, el error de no comprender al otro y a la vez quererlo con toda el alma es el veneno que todas las noches nos mata lentamente.”
Noelia una niña de ocho años se despertaba muy temprano todas mas mañanas para poder ayudar a preparar el desayuno a su joven madre. Ella la esperaba todas las mañanas en la cocina mientras su padre un administrador de una editorial de libros se sentaba a leer el periódico, Noelia no tenía alguien de confianza como para poder confesarle sus más profundos secretos, no podía ni decirle a la vecina de sesenta años que la cuidaba todas las tardes hasta que lleguen sus padres de laborar. Su madre era una abogada que trabajaba en la municipalidad de Tulum resolviendo docenas de casos en los cuales las separaciones y abandono de hogar era pan de cada día, tanto era que ya estaba acostumbrada y se preguntaba que pasara si su marido se enterase que ella sale con su compañero de oficina para realizar horas extras, también sumaria parte a las estadísticas de separaciones de Tulum. La madre de Noelia estaba muy ocupada con el trabajo como consecuencia disponía de poco tiempo para poder enlazar lazos con su hija, al igual que su esposo que como tal si fuera una pieza de ajedrez importante tenia que estar casi todo el día en su lugar de trabajo.
El padre de Noelia también tenia sus propios problemas que día a día lo acosaban entre sueños, el sabia que su hermano pertenecía a la banda criminal de los “magos Sarracenos” unos magos renegados antisistema que asaltan las propiedades de Tulum para poder revenderlas a precios exorbitantes. Y aquellos que se resistían les prendían en fuego o peor aún los desaparecían sin dejar el mínimo rastro de su mortal existencia. El caso ya había alcanzado notoriedad cuando ejecutaron a miembros del cuerpo policial mientras la banda asaltaba un banco local. Lograron apresar a unos tres magos pero su hermano no estaba entre los capturados. Cada Domingo su hermano lo visitaba para conversar y pasar el día con su sobrina Noelia, al principio el padre de Noelia le impidió verla debido a su condición de delincuente pero su hermano le dijo que estaba medicado y que ya no se reunía con los magos Sarracenos con quienes cometía los más atroces crímenes. El padre de Noelia confió en su hermano y dejo que viera y juegue con su sobrina como una familia normal lo hace.
Los días que su vecina por algún motivo no podía cuidar de Noelia, ella se quedaba en casa de su mejor amiga, Cynthia Viljanen, una risueña niña de ocho años que tenia un hermano llamado Luis Viljanen. La familia Viljanen tenía una larga tradición de que sus integrantes pertenecían a la fuerza policial y administrativa de Tulum, en este caso los padres de los jóvenes eran policías y conocían a la madre de Noelia con quien en algunos casos trabajaban juntos para poner fin a la banda de magos que aterrorizaba la ciudad llamada los “Magos Sarracenos”.
Lo que no sabia Cynthia es que cuando Noelia conoció a Luis, estudiante de diecisiete años que cursa el ultimo año de la secundaria, en una tarde de invierno despertó en ella algo mas que una simple amistad, ella había visto en el como a un hermano mayor que podía contar en cualquier situación así sea confesarle algunos de sus más profundos secretos. Juntos se reunían en la sala donde compartían el ambiente para hacer sus tareas y al finalizar compartían un lonche antes que los padres de Noelia llegaran en busca de ella, pero ella con el tiempo sentía una leve tristeza cuando llegaba la hora de irse a su casa.
La joven niña tenia un talento y era el de dibujar. Todas las madrugadas secretamente se despertaba y avanzaba su historia que se trataba de su día a día en el colegio pero esta vez agrego un visitante misterioso el cual poco a poco la protagonista caía en la trampa amor, ella se ideaba situaciones que le nublaban el juicio como consecuencia despertando la imaginación mientras con sus suaves dedos comenzaba a descubrir los placeres de la gente adulta, al principio ella se asustó mucho porque sentía mucho calor pero no tenía fiebre, se sentía agitada pero no estaba asustada, se sentía bien sin haber echo algo bueno. Ella dirigió esos sentimientos a Luis y poco a poco ya no pudo sacarlo de su cabeza. Noelia comenzó a ver algo normal el acariciarse su preciado tesoro mientras pensaba en Luis, haciendo estallar su alma, pero ella quería más quería dar el siguiente paso cruzando el amor y convencer a el hermano de Cynthia que la posea, usar ese amor como un puente para poder llegar al nirvana.
Una tarde de lunes mientras salía del colegio Noelia logro ver al hermano de Cynthia, cuando se encontraba con él siempre la llevaba a la casa de Cynthia mientras que el se encerraba en su cuarto. Esta vez Luis estaba tomando un camino diferente y la joven niña lo siguió. Llego a un parque solitario y pudo ver como Luis se encontraba con una chica de cabellos morados, piel blanca, tenia el uniforme del mismo colegio donde estudiaba Luis. Se sentaron en una banca solitaria mientras que Noelia estaba escondida en unos arbustos, sus ojos poco a poco se llenaban de lagrimas cuando Luis besaba a la chicha. Algo había cambiado en Noelia ese día, fue cuando una serpiente apareció a su lado mientras ella derramaba lágrimas.
La serpiente le susurraba cosas al oído pero ella no sentía miedo alguno.
  • te vi que llorabas, Te vi que llorabas por él, yo sé cómo el podrá ser tuyo.
Al principio ella pensó que era cosa de su imaginación sim embargo cuando salió del lugar caminando por una calle, ella paso por un teléfono público el cual sonaba, ella lo contesto sin permiso. La serpiente le seguía susurrando.
  • Hay una forma efectiva de que él te corresponda, búscame en lo profundo del bosque, convence a tu padre que hagan una caminata por el bosque, yo te susurrare cuando estés cerca.
Noelia entablo una larga conversación con la serpiente, esta llego a convencerla y la atrajo al profundo bosque, donde horas más tarde daría inicio al caos que ahora imperaba en Tulum.
 

Krauser san

El origen
Registrado
4 Oct 2018
Mensajes
71
Ubicación
Las noches
Offline
Disculpen la demora, a cambio publicare 3 capítulos en este día después del "día de los muertos" como regalo de su humilde paciencia.

Disfrutenlo.

Yulian había entrado al sueño de la niña antes de que sea atrapado por las malditas serpientes que intentaban a cualquier costo protegerla. el abrió los ojos y fue recibido por un inmenso desierto con una fuerte tormenta de arena, se había dado cuenta que estaba en uno de los sueños de la niña el cual era una replica del desierto del Ka.
Camino sin rumbo ya que la arena luchaba por entrar a sus ojos el cual los cubría con sus manos, poco a poco se arrastro hasta llegar a un claro, la tormenta seso por un breve tiempo el cual Yulian aprovecho para bajar la duna, la extensión del desierto era infinita y la bóveda celeste estaba llena de estrellas. El hombre bajaba rápidamente hasta lo mas profundo de la duna logrando divisar una figura conocida. Era Roxana que estaba atada con una serpiente al cuerpo, esta era pequeña y estaba luchando por arrastrarse.
El hombre se acercó pero después de dar unos pasos se detuvo en seco al ver a Roxana llena de sangre en la cara, el se estremeció y se cubrió la boca.
  • Esto es solo una pesadilla.
Continúo acercándose y la serpiente comenzó a crecer y al ver a Yulian empezó a escarbar tratando de esconderse de aquel desconocido que profano su presencia, el ofidio arrastraba a la cambiante en el proceso de su huida. El hombre empezó a correr antes que desaparecieran logrando alcanzar a Roxana quien abrió los ojos. Tomo con sus brazos y le dio un beso a aquel que era su dueño sumergiéndolo en un recuerdo.
Yulian había comprendido que aquella manifestación era un fragmento del alma de Roxana, el cual tenia que liberar para que ella pudiese despertar. Sin dudarlo miro atravez de los vacíos ojos de la cambiante que comenzaban a irradiar una luz amarilla cálida el cual rodero todo el lugar llevándolo a un doloroso recuerdo.

La nieve es un factor que siempre estará presente en las historias llenas de sangre como la que se presentará.
En algún lugar del tiempo una carrosa transitaba por un bosque castigado por la nieve, en ella se halla Anderson Richman, un mercenario que se ganaba la vida cazando a los más buscados ladrones o brujos del pueblo al que llegaba. En esta ocasión acepto el contrato de capturar a la cambiante la cual esta sentada a su lado encadenada por un par de esposas y con un ojo morado, el conductor de la carrosa era un contratado del mercenario el cual lo conoció en el bar del pueblo de Rosenroth. Al principio este le dio la negativa al mercenario por que tenia miedo que este le traicionaría pero un detalle le hizo cambiar su parecer, el conductor había conocido a Anderson en una sucia trinchera mientras se desarrollaba la guerra del continental.
La guerra del continental es un conflicto bélico que enfrento a radicales y republicanos del país de Sodeft. El motivo fue el golpe de estado del presidente Kimball el cual buscaba liberar al país de extranjeros y seres anormales que estaban mezclándose con la sociedad aumentando el índice de pobreza del país. Los republicanos acusaban a Kimbal de usurpar el poder para enriquecerse y formar una coalición para poder conquistar más países.
La guerra duro 3 años sangrientos, pero al final salieron victoriosos los republicanos. El conductor y el pertenecían al bando de los perdedores. Anderson lo había perdido todo, su familia y sus tierras, así que para que no lo mataran se fue a la clandestinidad y se dedicó a la labor de mercenario cazando seres anormales. Mientras que su amigo el conductor se alejo de la capital dedicándose a lo que siempre había hecho.
La carrosa se movía mientras el mercenario no inmutaba palabra, hasta que la carrosa empezó a detenerse.
  • Sr. Anderson hay un hombre que esta al lado de la vía pidiendo ayuda.
  • Pasa de largo no quiero que nadie entre a la carroza.
Anderson pensó un momento, saco su cabeza para ver de quien se trataba, vio a un hombre alto con una gabardina azul y bien abrigado con chalinas y sombrero, en su mano portaba una lampara de vela que poco a poco se derretía.
  • Cambie de idea amigo detén la carroza.
El vehículo se detuvo y una voz ronca se escuchó.
  • Hola, amigos soy el teniente Moisés Salamanca, me podrían dar un aventón a la cabaña de Mimi, ya que esta nieve no me deja avanzar.
Anderson saco su escopeta y mirando a Moisés le dijo:
  • De donde vienes, y que haces aquí, ¿acaso eres amigo de esta cambiante?
El teniente levanto las manos en son de paz.
  • Espera amigo yo no soy amigo de ningún ser anormal, he sido de los radicales.
  • ¡pon tus armas al suelo! Y espera.
El mercenario se dirigió a la cambiante, sacando la llave y liberándola por breves momentos de sus ataduras.
  • Vas y recoges sus armas y las traes a la carrosa, y veo alguna intención de escapar te meto un tiro en la maldita cabeza.
Sin decir nada la joven cambiante salió de la carroza y tomo las armas y regreso junto al teniente al carro y este prosiguió con su viaje. Ya en el auto Anderson la encadeno de nuevo a su brazo, este no dejaba de apuntar con su escopeta a Moisés, hubo un cruce de miradas el cual este comenzó a hablar:
  • Veo que tienes una hermosa recompensa mercenario, ¿Cómo te llamas?
  • Anderson — respondió fríamente y mirando a la cambiante dijo— y ella se llama Roxana la perra cambiante.
  • En serio llegaste a capturar a Roxana jajaja, estaban ofreciendo una jugosa recompensa por esta basura que junto con sus compinches causo la muerte de una docena de niños en el orfanato Calcuta.
La cambiante interrumpió vociferando:
  • ¡yo no mate a nadie! Fueron tu gente malditos radicales, todos esos niños eran cambiantes y los mataron sin descaro alguno.
El mercenario lanzo un golpe con su culata de su arma callando a la cambiante mientras que un hilo de sangre brotaba de su nariz.
  • Solo hablaras cuando yo lo diga perra anormal. Llegamos a Rosenrot y la van a colgar como cualquier saco de mierda y yo me iré tranquilo con mi recompensa.
  • Seres como ella no deberían existir lo único que hacen es ocasionar problemas a los más justos— dijo el teniente Moisés mientras la carroza comenzaba a detenerse de nuevo.
El conductor le dijo al mercenario que hay otro hombre de traje pidiendo ayuda, el mercenario esta vez le dijo que se detuvieran para poder resolver este inesperado asunto.
Aquel misterioso caballero empezó hablar:
  • Buen día señores. Soy Terry Hamilton, el nuevo comisario de Rosenroth, por favor denme un aventón ya que el caballo de mi carroza no aguanto el frio y murió, quedándome abandonado en medio de la nada.
Anderson saco su escopeta apuntando al comisario.
  • Pon tus armas al suelo, sr. Moisés vea si tiene alguna arma escondida.
  • Yo también desconfió de él, nunca he escuchado de un nuevo comisario de Rosenroth.
El comisario respondió ante esta duda:
  • Me informaron que un grupo de matones asesinaron al antiguo comisario debido a un malentendido el cual estoy dispuesto a solucionar.
El teniente salió de la carrosa e inspecciono al comisario, acto seguido confisco sus armas y volvieron a la carrosa a seguir el viaje.
  • Buenos días, señorita veo que ha tenido unos problemas con estos hombres que ha sucedió.
El mercenario apuntándole con el arma le conto de la recompensa de Roxana y su captura:
  • Ella no fue nada fácil de capturar, estaba siendo custodiada por un joven campesino y su familia el cual ella suciamente chantajeo. Hable con el señor y mi poder de convencimiento fue mas fuerte ya que antes de hablar con él había cegado la vida de su adorable familia. Ni bien me dijo donde se escondía la cambiante lo asesine. Esta cosa intento escapar pero anticipadamente ya había colocado trampas alrededor de la cabaña.
El comisario contesto:
  • Me parece un método desesperado matar a la familia de campesinos, menos mal que esa gente esta marginada de la ley además que apoyaban a los malditos republicanos.
  • ¿Y por que tanto odio contra los republicanos Terry? Pregunto el teniente mirándole a los ojos.
  • Yo antes era un republicano pero un lamentable incidente hiso cambiar mi visión del mundo, descubrí que un cambiante se acostaba con mi mujer, le tendí una trampa en mi casa y esperé el momento que ellos dos estuvieran a todo para salir de mi escondite y ajusticiarlos. Mate al desgraciado y mi mujer agonizante me maldijo, agarre una pistola con unos guantes y le dispare en la cabeza. Los dos cadáveres los metí a un poso escondido que estaba en mi propiedad. Después me hice unos cortes en las manos y en las piernas y llamé a las autoridades, les dije que un grupo de cambiantes había asaltado mi casa y se llevaron a mi esposa, ellos me creyeron.
  • Los tres tenemos muy buenas historias—dijo el teniente mientras lanzaba unas carcajadas—cuando lleguemos a la posada de Mimi allí podremos platicar mejor.
La carrosa siguió su viaje hasta que en una hora había llegado a la cabaña de Mimi, fueron recibidos por un hombre gordo cubierto de pieles el cual se identifico como Hugo Sevilla. El los condujo a guardar los caballos en el granero, el teniente le pregunto a Hugo sobre Mimi el cual le respondió:
  • Ella se fue a visitar unos familiares en rio seco, al norte de aquí. Ella me dijo que volverá mañana en la mañana.
El teniente escucho y miro con un poco de sospecha pero siguió ayudando a guardar a los caballos. El mercenario y el comisario junto con el conductor habían entrado a la cabaña, cuya puerta estaba sin perilla y para poder cerrarla tenían que hablar una madera.
La gente que estaba adentro grito al unisonó
  • ¡cierre la puerta! Agarre una madera y clavos que están al lado y ciérrela hace un frio de mierda.
En la cabaña había tres personas, un anciano sentado frente a la chimenea, en la otra esquina un vaquero y en la mesa del bar un banquero.
El recuerdo comenzó a disiparte pero Yulian aún era sostenido por los brazos de Roxana, mientras emergían en una densa arena para salir a un abismo lleno de nube blancas y con un sol anaranjado que los iluminaba mientras caían, la serpiente que sostenía el tobillo de la cambiante empezó a subir por su cuerpo hasta llegar hasta el cuello y mirando fijamente al Salta mundos le dijo:
  • Este será tu fin Salta mundos, ella ya no puede salir de este limbo ni de mi mente, si no la sueltas morirás.
Yulian intento coger a la serpiente pero esta se volvió a deslizar. Entre las nubes aparecieron miles y miles de criaturas aladas con forma de insectos compuesto de carne y otras partes que no correspondían a dicha especie, comenzaron a rodear a la pareja mientras caían por el abismo sin fin.
El estaba desesperado no podría logar entrar de nuevo al recuerdo de Roxana y liberarla, así que la tomo de los brazos:
  • ¡Decay!
Invocando un hechizo temporal de protección Yulian logro detener el avance las monstruosidades que incesantemente picoteaban el escudo, este comenzaba a quebrarse. La cambiante despertó del letargo y miro a el Salta mundos como derramaba lágrimas en su rostro y ella lo tomo del cuello y le dio un cálido beso.
Una luz amarilla cubrió el lugar y Yulian logro ingresar de nuevo al recuerdo.

Después de algunos minutos el teniente Moisés y el hombre gordo entraron a la cabaña para refugiarse del inclemente frio siguiendo el rito de cerrar para puerta para que no se congelen. Ya dentro el mercenario seguía encadenado a la cambiante, se dirigió a las despensas del bar buscando algo que comer y de beber.
El teniente se digirió a la fogata mirando fijamente al anciano este lo reconoció:
  • Sr. Richard, coronel de las fuerzas de los republicanos un placer conocer a la leyenda el caballero de Gray port.
  • Cuida tus palabras radical.
  • Mi nombre es Moisés sr. Richard Vargas— respondió el teniente mirándole a los ojos desafiante— vengo solo con el interés de refugiarme y contar muy buenas historias, puedo tomar asiento a su lado.
El coronel lo pensó por unos minutos hasta que acepto la propuesta del teniente.
Mientras el y el coronel charlaban el banquero comenzó a platicar con el mercenario:
  • Hola buen hombre veo que tienes unos asuntos adicionales en Rosenrot. Mi nombre es Tobias Malstein, me dirijo a Rosenroth para administrar el nuevo banco que se va inaugurar en la zona. ¿sabe que la competencia es sana siempre cuando no haya monopolio? Yo y un grupo de personas muy capacitadas vamos a hacer que el otro banco tiemble de haber subido la tasa de sus créditos a sus mejores clientes.
  • Así que eres un banquero con experiencia— respondió el mercenario mirándolo sospechosamente— compartamos una cerveza y veamos si puedo acceder a tus créditos que estas comentando.
El banquero y el mercenario seguían conversando mientras un solitario hombre sentado en una pequeña mesa, un vaquero con el traje desgastado barajeaba un mazo de cartas, como si esperase a una victima para poder sacarle dinero fácil. El comisario se fijo en el y poco a poco se acercó iniciando la plática:
  • al parecer también quedaste varado aquí vaquero.
  • No soy cualquier “vaquero” que tanto llaman, soy Randall Santana, uno de los pocos pistoleros que quedan en Sodeft.
  • ¿pistolero? Nunca había escuchado ese término.
  • Es como una especie de guardián— respondió el pistolero al comisario—no somos ni mercenarios ni comisarios, somos nómades errantes sin un fin específico, el viento es mi guía.
  • Veo que tienes un mazo de cartas ¿te pertenece? — pregunto con sospecha el comisario
Efectivamente el mazo de cartas solo podía pertenecer a una persona, siempre pre y cuando los símbolos de las cartas tengan algún parecido con alguna prenda o decoración de la persona, en este caso el pistolero no tenía ningún objeto que pueda decir que ese mazo le pertenece.
  • Le quite de las frías manos a un cazador de cazadores. Es una muy buena historia permíteme contarle.
  • Ok pistolero, estaré atento y mientras jugamos me contaras esa historia.
Ambos hombres empezaron a platicar mientras la conversación entre el coronel y el teniente se hizo más interesante:
  • Siempre admire sus logros coronel Richard pero aun me pregunto que lo hizo comenzara a perder el control de sus tropas y sufrir una derrota que llevo al triunfo de los republicanos— dijo Moisés mientras coloco una pistola encima de una pequeña mesita que estaba al lado del coronel Richard.
  • Esa pregunta siempre es muy personal, pero como ya acabo la guerra perdí las esperanzas de volver a encontrar a mi hijo. El se perdió en la sierra de Yhuria.
  • Mis condolencias coronel, perder a un hijo es muy difícil para cualquier amoroso padre—decía el teniente mientras se servia un vaso de cerveza— pero justo me encontraba en servicio en Yhuria, el frente más difícil en la guerra del continental aun recuerdo ese día, me encontraba en patrullaje.
  • Si se que ese lugar era prácticamente de los radicales, pero poco a poco la gente de los pequeños pueblos se alió con ustedes, sobre todo los cambiantes.
  • Si eso es cierto general— respondió el teniente Moisés, pero también ese día cuando hacia patrullaje me encontré a un hombre blanco cerca de una refinería abandonada de petróleo, tenía toda la pinta de haberse perdido de su patrulla cuando me conto una historia.
Resulta que estaba en Yhuria buscando a más radicales para poder convencer a los pueblos de la zona a su bando pero el plan le salió muy mal, justo el pueblo donde había llegado estaba lleno de cambiantes y seres paranormales muy resentidos con ese bando por los hechos ocurridos con la quema del orfanato, ellos rápidamente comenzaron a eliminar a su patrulla y él fue el único sobreviviente, el solo tenía un deseo: volver a ver a su padre.
El estaba totalmente desarmado y con las ropas rasgadas rogaba con las pocas fuerzas que le quedaban volver a ver a su padre, ese hombre no había comido en días y el frio comenzaba a afectarle el cerebro. Al verlo solo sentí lo que un honorable republicano debe hacer conducirlo a un lugar seguro pero antes le dije una condición el cual estuvo muy dispuesto aceptarla con tal de encontrar algo que comer y abrigo para solucionar su tan triste situación.
  • Le hize que me chupara mi pene negro, era muy increíble que un radical lo hiciera después de todas las salvajadas que ha cometido aquel buen chico no puso ninguna objeción, realmente estaba desesperado coronel.
Sintiéndose moralmente destrozado el coronel cogió el revolver que el teniente había dejado y rápidamente disparo, pero aquel disparo que se oyó no era de su arma, el coronel callo en el suelo con un disparo en la cabeza. Había comenzado el tiroteo el cual cegó la vida de todos a excepción de el teniente, el comisario y la cambiante.
Heridos habían atado con una gruesa soga a la cambiante para poder darle muerte ahorcándola.
  • Maldita perra pensaste que escaparías de tu destino emboscándonos de era manera con tus amiguitos cambiantes, desde que tu amigo gordo nos recibió ya estaba retratada su mentira— decía Moisés mientras se agarraba la entrepierna que brotaba sangre, él había recibido un balazo en los testículos.
  • Nosotros los republicanos que les amos ayudado y nos pagan de esta manera, tu y tus amigos tienen el derecho de morir ahora, esta cuerda de acero te dará muerte— decía el comisario quien herido sostenía la cuerda firmemente.
Empezaron ahorcando a la joven quien ya no podía ni hablar ni defenderse, las lagrimas se mezclaban con la mancha de sangre de su rostro proveniente de la cabeza de su hermano que el teniente ultimo de un disparo en la cabeza.
Unas pisadas fuertes alertaron a los dos hombres, de repente la puerta se abrió de golpe y se escuchó tres disparos, más que disparos parecían destellos de luces anaranjadas. Uno de los destellos fue directamente a la cuerda quien desato a la joven los otros dos destellos dieron muerte a los verdugos de la cambiante.
  • ¡Roxana! Despierta ya estoy aquí, Yulian está aquí.
Roxana abrió los ojos y acaricio el rostro del hombre diciéndole:
  • Yulian…ayúdame.
El la sostenía en sus brazos mientras todo alrededor de ellos comenzaba a desmoronarse.
  • La serpiente había tomado tu alma, es hora de que vuelvas a la realidad.
  • Y que será de ti— respondió preocupada Roxana mientras sostenía fuertemente la mano de Yulian.
  • Aun tengo cuentas que saldar con esa mierda. ¡Opale! Vuelve a la realidad mi amada Roxana.
El comenzó a resplandecer de un color amarillo mientras con sus manos ahorcaba a Roxana pintándola del mismo color resplandeciente. Poco a poco ella comenzaba a desaparecer y regresar a la realidad.
  • Gracias Yulian te amo
  • Lo se Roxana, Lo sé.
Con un movimiento fuerte partió el cuello de la cambiante regresándola a la realidad.
 

Krauser san

El origen
Registrado
4 Oct 2018
Mensajes
71
Ubicación
Las noches
Offline
Después de algunos minutos el teniente Moisés y el hombre gordo entraron a la cabaña para refugiarse del inclemente frio siguiendo el rito de cerrar para puerta para que no se congelen. Ya dentro el mercenario seguía encadenado a la cambiante, se dirigió a las despensas del bar buscando algo que comer y de beber.
El teniente se digirió a la fogata mirando fijamente al anciano este lo reconoció:
  • Sr. Richard, coronel de las fuerzas de los republicanos un placer conocer a la leyenda el caballero de Gray port.
  • Cuida tus palabras radical.
  • Mi nombre es Moisés sr. Richard Vargas— respondió el teniente mirándole a los ojos desafiante— vengo solo con el interés de refugiarme y contar muy buenas historias, puedo tomar asiento a su lado.
El coronel lo pensó por unos minutos hasta que acepto la propuesta del teniente.
Mientras el y el coronel charlaban el banquero comenzó a platicar con el mercenario:
  • Hola buen hombre veo que tienes unos asuntos adicionales en Rosenrot. Mi nombre es Tobias Malstein, me dirijo a Rosenroth para administrar el nuevo banco que se va inaugurar en la zona. ¿sabe que la competencia es sana siempre cuando no haya monopolio? Yo y un grupo de personas muy capacitadas vamos a hacer que el otro banco tiemble de haber subido la tasa de sus créditos a sus mejores clientes.
  • Así que eres un banquero con experiencia— respondió el mercenario mirándolo sospechosamente— compartamos una cerveza y veamos si puedo acceder a tus créditos que estas comentando.
El banquero y el mercenario seguían conversando mientras un solitario hombre sentado en una pequeña mesa, un vaquero con el traje desgastado barajeaba un mazo de cartas, como si esperase a una victima para poder sacarle dinero fácil. El comisario se fijo en el y poco a poco se acercó iniciando la plática:
  • al parecer también quedaste varado aquí vaquero.
  • No soy cualquier “vaquero” que tanto llaman, soy Randall Santana, uno de los pocos pistoleros que quedan en Sodeft.
  • ¿pistolero? Nunca había escuchado ese término.
  • Es como una especie de guardián— respondió el pistolero al comisario—no somos ni mercenarios ni comisarios, somos nómades errantes sin un fin específico, el viento es mi guía.
  • Veo que tienes un mazo de cartas ¿te pertenece? — pregunto con sospecha el comisario
Efectivamente el mazo de cartas solo podía pertenecer a una persona, siempre pre y cuando los símbolos de las cartas tengan algún parecido con alguna prenda o decoración de la persona, en este caso el pistolero no tenía ningún objeto que pueda decir que ese mazo le pertenece.
  • Le quite de las frías manos a un cazador de cazadores. Es una muy buena historia permíteme contarle.
  • Ok pistolero, estaré atento y mientras jugamos me contaras esa historia.
Ambos hombres empezaron a platicar mientras la conversación entre el coronel y el teniente se hizo más interesante:
  • Siempre admire sus logros coronel Richard pero aun me pregunto que lo hizo comenzara a perder el control de sus tropas y sufrir una derrota que llevo al triunfo de los republicanos— dijo Moisés mientras coloco una pistola encima de una pequeña mesita que estaba al lado del coronel Richard.
  • Esa pregunta siempre es muy personal, pero como ya acabo la guerra perdí las esperanzas de volver a encontrar a mi hijo. El se perdió en la sierra de Yhuria.
  • Mis condolencias coronel, perder a un hijo es muy difícil para cualquier amoroso padre—decía el teniente mientras se servia un vaso de cerveza— pero justo me encontraba en servicio en Yhuria, el frente más difícil en la guerra del continental aun recuerdo ese día, me encontraba en patrullaje.
  • Si se que ese lugar era prácticamente de los radicales, pero poco a poco la gente de los pequeños pueblos se alió con ustedes, sobre todo los cambiantes.
  • Si eso es cierto general— respondió el teniente Moisés, pero también ese día cuando hacia patrullaje me encontré a un hombre blanco cerca de una refinería abandonada de petróleo, tenía toda la pinta de haberse perdido de su patrulla cuando me conto una historia.
Resulta que estaba en Yhuria buscando a más radicales para poder convencer a los pueblos de la zona a su bando pero el plan le salió muy mal, justo el pueblo donde había llegado estaba lleno de cambiantes y seres paranormales muy resentidos con ese bando por los hechos ocurridos con la quema del orfanato, ellos rápidamente comenzaron a eliminar a su patrulla y él fue el único sobreviviente, el solo tenía un deseo: volver a ver a su padre.
El estaba totalmente desarmado y con las ropas rasgadas rogaba con las pocas fuerzas que le quedaban volver a ver a su padre, ese hombre no había comido en días y el frio comenzaba a afectarle el cerebro. Al verlo solo sentí lo que un honorable republicano debe hacer conducirlo a un lugar seguro pero antes le dije una condición el cual estuvo muy dispuesto aceptarla con tal de encontrar algo que comer y abrigo para solucionar su tan triste situación.
  • Le hize que me chupara mi pene negro, era muy increíble que un radical lo hiciera después de todas las salvajadas que ha cometido aquel buen chico no puso ninguna objeción, realmente estaba desesperado coronel.
Sintiéndose moralmente destrozado el coronel cogió el revolver que el teniente había dejado y rápidamente disparo, pero aquel disparo que se oyó no era de su arma, el coronel callo en el suelo con un disparo en la cabeza. Había comenzado el tiroteo el cual cegó la vida de todos a excepción de el teniente, el comisario y la cambiante.
Heridos habían atado con una gruesa soga a la cambiante para poder darle muerte ahorcándola.
  • Maldita perra pensaste que escaparías de tu destino emboscándonos de era manera con tus amiguitos cambiantes, desde que tu amigo gordo nos recibió ya estaba retratada su mentira— decía Moisés mientras se agarraba la entrepierna que brotaba sangre, él había recibido un balazo en los testículos.
  • Nosotros los republicanos que les amos ayudado y nos pagan de esta manera, tu y tus amigos tienen el derecho de morir ahora, esta cuerda de acero te dará muerte— decía el comisario quien herido sostenía la cuerda firmemente.
Empezaron ahorcando a la joven quien ya no podía ni hablar ni defenderse, las lagrimas se mezclaban con la mancha de sangre de su rostro proveniente de la cabeza de su hermano que el teniente ultimo de un disparo en la cabeza.
Unas pisadas fuertes alertaron a los dos hombres, de repente la puerta se abrió de golpe y se escuchó tres disparos, más que disparos parecían destellos de luces anaranjadas. Uno de los destellos fue directamente a la cuerda quien desato a la joven los otros dos destellos dieron muerte a los verdugos de la cambiante.
  • ¡Roxana! Despierta ya estoy aquí, Yulian está aquí.
Roxana abrió los ojos y acaricio el rostro del hombre diciéndole:
  • Yulian…ayúdame.
El la sostenía en sus brazos mientras todo alrededor de ellos comenzaba a desmoronarse.
  • La serpiente había tomado tu alma, es hora de que vuelvas a la realidad.
  • Y que será de ti— respondió preocupada Roxana mientras sostenía fuertemente la mano de Yulian.
  • Aun tengo cuentas que saldar con esa mierda. ¡Opale! Vuelve a la realidad mi amada Roxana.
El comenzó a resplandecer de un color amarillo mientras con sus manos ahorcaba a Roxana pintándola del mismo color resplandeciente. Poco a poco ella comenzaba a desaparecer y regresar a la realidad.
  • Gracias Yulian te amo
  • Lo se Roxana, Lo sé.
Con un movimiento fuerte partió el cuello de la cambiante regresándola a la realidad.
 

Krauser san

El origen
Registrado
4 Oct 2018
Mensajes
71
Ubicación
Las noches
Offline
el capitulo ocho y el fin de la primera parte de la historia.
Todo alrededor del trotamundos se disipo como una neblina, el cuerpo inerte de su amada se volvió ceniza y se dejo llevar por el viento. Una infinita oscuridad lo rodeaba al mismo tiempo que se daba cuenta que estaba en un lago negro, no se divisaba horizontes ni límites.
  • He llegado, ¡aparece ofidia!
No había respuesta alguna.
  • He venido a terminar lo que Sabi Hakuhen comenzó hace varios años. ¡eliminarte!
Al decir el nombre de ese espadachín legendario las aguas del lago empezaron a vibrar. Frente al hombre emergió el cuerpo desnutrido de Noelia rodeado de serpientes que emitían un fuerte color fluorescente. Sin perder tiempo el trotamundos empezó a atacar.
  • ¡Deschain! Te invoco, por el rostro de tu padre invoco a las armas Excalibur.
Alrededor de Yulian emergieron miles de serpientes, una vez terminado el hechizo de sus manos emergieron dos pistolas que emitían una fuerte luz dorada, aquellas pistolas terminaban en una punta que más parecía una gran bayoneta. El con un par de disparos elimino a gran parte de las serpientes que se dirigían a darle muerte.
Dio un salto mientras seguía contratacando, poco a poco se abrió paso hasta llegar al cuerpo de la niña. Pero seguían saliendo mas serpientes hasta que en un momento se escucho un gran grito gutural que hizo que las serpientes de desasieran en sus lugares. Una gran columna de agua se acercaba hacia ellos, unos gigantes ojos rojos emergían atravez de la gran columna de mar negro haciendo que luzca más amenazante. Yulian rápidamente sabia lo que tenia que hacer, cogió a la niña para poder apuñalarla y llevarla ala realidad, pero una onda emitida por la gran ola lo empujo lejos, de aquella gran masa de agua emergió una gran serpiente.
  • Pensabas que era muy fácil como quitarle el dulce a un niño, estas muy equivocado trotamundos, esta niña es solo huesos y pellejo.
  • ¡déjala! ¡ofidia! Ya tuviste mucho que hacer en este mundo—decía Yulian mientras trataba de incorporarse.
  • Mientes, así como una vez mentiste a la ama Anathar la señora de los dones. Aquella que solo responde a mismo dios de la existencia misma, tu solo eres una pequeña escoria que trata de resaltar entre el resto.
  • ¡detente! Yagdrashal la serpiente fiel— respondió el trotamundos ya incorporado y decido a acabar con la ofidia.
De su gran boca la serpiente soltó una gran saliva espesa el cual encapsulo a la niña, y de la misma salida resplandeciente emergió una mujer, alta, cubierta de escamas en las partes mas sensibles de su cuerpo, tenia dos enormes cuchillas por brazos. La serpiente se desasió en una nube de cenizas, aquella mujer grito:
  • ¡Lanza relámpago! (Rhogdyminad)
Un as de luz intenso ilumino el lugar haciendo que el mar vibrara fuertemente, la mujer había lanzado su ataque.
  • ¡Decay!
Un gran escudo invocado por el trotamundos paro el ataque pero aun la energía seguía allí tratando que quebrar el escudo. Poco a poco este comenzó a quebrarse haciendo temer a Yulian de su inminente fin, el veía con su reojo que aquella mujer se acercaba rápidamente a darle muerte, cogió la pistola Excalibur y disparo al suelo impulsándose por los aires logrando desviar el ataque de Yagdrashal.
La pistola se había roto.
La mujer también salto hacia el hombre que invadió su tierra y ponía en peligro sus planes. Yulian en el aire reacciono y se dio cuenta que una de sus armas se había partido, con su otra arma detuvo el ataque de la Ofidia. Ambos cayeron al lago, se levantaron rápidamente y siguieron enfrentándose. Las chispas y las vibraciones podían verse a lo lejos como las dos únicas personas en el desolado mundo podían hacer que cobre algo de vida nuevamente en la monotonía sumergía en que se encontraba.
Habían pasado treinta minutos.
En cansancio comenzaba a menguar a Yulian, vio como su arma estaba por romperse mientras que la ofidia seguía incansable con sus ataques. El trotamundos inesperadamente le lanzo el arma a la mujer.
  • ¡detente! Tú has ganado.
El arma callo al lado de Yagdrashal dándole una oportunidad de oro para acabar con su invasor.
  • Es inútil, nunca tuviste la más mínima oportunidad desde que entraste a este lugar solo para rescatar a tu amada firmaste tu sentencia de muerte.
Varias serpientes ataron las extremidades de Yulian impidiéndole moverse.
  • Preparado querido para recibir una dosis de amor, aquel amor del bueno— dijo la mujer mientras hacia retroceder el percutor del arma.
Ella activo el gatillo pero no salió sonido o disparo alguno, lo intento dos veces mas sin éxito. El trotamundos se empezó a reír fuertemente alterando a la ofidia.
  • ¡crees que es gracioso imbécil!
  • Si en realidad quieres darme muerte tienes que hacerlo con tus propias manos, la niña te los puede dibujar ya que ella es una mangaka.
Un escalofrió recorrido el cuerpo de la serpiente. Los pensamientos de Noelia invadieron la mente de Yagdrashal, los sentimientos de una niña avergonzada no tardaron en manifestarse en su cuerpo, y haciendo preguntas del tipo ¿Qué tal te parecen mis dibujos? ¿estoy mejorando? ¿Te gustan mis dibujos hermanito?, así cariñosamente le decía a Luis Viljanen quien actualmente esta aterrado escondido en algún lugar de Tulum con su novia Velvet Ríos “la de cabellos morados”.
Las preguntas sin sentido seguían poseyendo a la ofidia. Las serpientes soltaron a Yulian quien volvió a coger su arma, esta a su vez volvió a resplandecer de una luz amarilla.
  • Nunca entenderás a una hermosa niña como ella Yagdrashal, mándale mis saludos a Silferem y dile que su sueño jamás se cumplirá. Pero si hay un sueño cumplido, y es este.
Un disparo destruyo ala ofidia. De aquel disparo emergió una luz tan fuerte que cubrió todo el lugar Regresando a la realidad a Yulian.
Una fuerte lluvia empapaba el cuerpo de Yulian mientras pensaba en volver a ver a Roxana. Unos sollozos hicieron despertar a Yulian, al abrir los ojos vio a Reynaldo sosteniendo el cuerpecito de Noelia, mientras ella se mantenía inmóvil.
  • Ha muerto Yulian ¡murió en mis brazos!
El hombre cargo a su sobrina y el trotamundos ayudo en el entierro, una oración fue recitada antes de la despedida final.
Antes de enterrarla Reynaldo coloco en sus manos el manga que su sobrina estaba dibujando y nunca pudo completar.
  • Nunca pude ser un gran ejemplo para ella, todo por seguir mis ideales no pude proteger el amor de una niña. Me siento como una basura Yulian.
Reynaldo desesperadamente tomo del cuello a Yulian.
  • ¡mátame! ¡mátame por favor! Ya no tengo familia quien me espera en casa, ya no tengo a nadie que me prepare la cena
  • Cálmate vamos juntos a casa.
Al ver que Reynaldo no podía calmarse Yulian se metió una descarga eléctrica y lo dejo inconsciente. Termino de enterrar a Noelia y con algo de esfuerzo logro llevar a casa a Reynaldo mientras un cálido sol los recibía mientras bajan las escaleras del templo.
Unas horas mas tarde.
Reynaldo dormía plácidamente en el sofá de su sala cuando es despertado por Noelia.
  • ¡Noelia! Perdóname por ser alguien tan malo, por no comprenderte cuando necesitabas ayuda.
  • Te perdono tío Ray, siempre te tendré en mi mente a ti y a mis padres, te quiero mucho.
  • Y yo a ti Noelia, ¡te quiero!
Raymundo se había quedado dormido de la emoción, la dulce niña cruzo la puerta y se transformo en Roxana, al lado Yulian le decía mientras limpiaba las lágrimas de su amada.
  • Hiciste lo correcto Roxi, al fin tendrá un poco de paz ahora que esta solo en el mundo.
El trotamundos y su amada se fueron caminando juntos hasta llegar al portal para regresar a su mundo que previamente Yulian había puesto a funcionar.
  • Por eso siempre digo que me paguen adelantado para poder cubrir cualquier percance, este pueblo tardara mucho tiempo para que vuelva a ser lo que era antes del ataque de ofidia.
  • Creo que nos metimos en algo que nos puede costar la vida amo—respondía tímidamente Roxana.
  • Tranquila Roxi mientras estemos juntos todo estará bien.
Mientras ambos se dirigían al portal fueron sorprendidos por un joven.
  • Esperen ¿Quiénes son ustedes? Como lograron salvar el pueblo.
  • Cual es tu nombre muchacho—dijo Yulian mirando fijamente al joven
  • Mi nombre es Luis Viljanen, ¿señor?
  • Joseph para ti estimado Luis, te nombro protector de este pueblo mientras intenta recuperar su antigua gloria. Puedes vivir tranquilo con la de “cabellos morados”
El joven un poco avergonzado volvió a confrontar a Yulian.
  • Ya dime ¿quién eres?
  • Solo alguien que no es necesario recordar, a menos que necesites una ayuda muy personal con algo fuera de la comprensión mortal.
Yulian deslizo de sus bolsillos una tarjeta y se la dio al Luis Viljanen diciéndole:
  • Solo cuando llegue el momento me invocaras mientras tanto vive la vida sin preocupaciones joven Luis y conviértete en una gran persona digna de admirar hasta entonces nos vemos.
Yulian y Roxana entran al portal desapareciendo ante la vista atónita de Luis, el joven volvió a ver la tarjeta que esta decía:
“El que resplandece”
Solo se revelará cuando el usuario verdaderamente necesite ayuda, hasta entonces guárdela, como si su vida dependiera de ello.
De todo y sin armas.​
Luis guardaría esta tarjeta por un tiempo aun no definido no se sabe si alguna ves lo usara, hasta entonces lo tendrá guardado en su billetera.
 

Krauser san

El origen
Registrado
4 Oct 2018
Mensajes
71
Ubicación
Las noches
Offline
Buenas noches, abriendo un nuevo arco de mi historia empezando por el capitulo nueve. por fin conoceremos alguien muy importante que podría cambiar la vida del protagonista principal, sin mas spoiler aquí esta el capitulo:
Una mujer albina con un biquini negro con detalles rojos que cubrían su torso, me miraba fijamente con sus ojos amarillos. Cualquier persona se podría haber asustado pensando que era una demonia salida de lo más profundo de hades, pero esa no era la ocasión. Esta vez era algo más trivial que unía nuestros caminos.
En su parte inferior estaba cubierta por un pantalón apretado color negro que hacían resaltar su muy bella figura, media un metro setenta centímetros aproximadamente, cabellos plateados que podían notarse a plena luz de luna. Ella comenzó acercarse lentamente desenfundando una hermosa espada larga que a la luz de la luna hacia resplandecer tenuemente pudiendo ver nítidamente estrellas y constelaciones que la componían armónicamente.
Ella siguió acercándose mientras la miraba fijamente.
Retrocedí unos pasos pisando el pasto que se movía lentamente por un desconocido viento que a su vez hacia volar algunas hojas secas a su alrededor. Era de noche solo en el cielo podían verse la luna acompañada de estrellas, podría verse también una galaxia definidamente con todas sus estrellas revoloteando alrededor del agujero negro masivo que les daba movimiento.
Estaba preparado para contraatacar, pero aun nos seguíamos mirando fijamente como si el tiempo se hubiese detenido en ese instante, pero la mujer no iba a poder esperar más y arremetió.
Lanzo su primer espadazo el cual logre esquivar por poco, la estela que dejaba la espada en el aire se hizo deducir que aquella arma no es normal, es una particularidad en si misma, el aire que había cortado de encontraba como opacado, como si aquella arma habría cortado más allá del plano terrenal. No había duda que era la espada que estaba buscando.
  • ¡Sapphire ¡
Ella por fin me respondió:
  • Veo que no eres alguien normal, ¿Cuál es tu nombre?
Y le respondí con la verdad:
  • Edipo, alguien que necesita esa espada para ganar algo de dinero para subsistir.
Ella me miro con odio y me dijo:
  • ¿Acaso estas jugando?, dime la verdad o te cortare el alma. No puedo creer que solo por un capricho de alguien que te pago vengas a los jardines de medianoche a tomar a Sapphire.
Ella puso en movimiento su arma y volvió atacarme una vez más, los esquive grácil mente, pero el tercer espadazo fue directo hacia mi pecho. Le arroje un arma, pero curiosamente la espada lo traspaso.
  • ¡sierre discrets!
De mi pecho abrí un cierre el cual paso por allí el arma y el otro cierre lo abrí en la muñeca de mi abrigo haciendo que saliera la otra parte de su espada. La mujer albina se quedo horrorizada mientras su propia arma le perforaba uno de sus ojos amarrillos
La mujer lanzo un aullido del dolor, mientras una rosa de sangre emanaba se su rostro.
  • ¡maldito! ¡te cortare el alma hijo de perra!
  • No me has dicho tu nombre mujer, no puedo dejarte vivir así.
Tuve que hacer más esfuerzo para poder terminar una vez el combate. Invoque rápidamente a las armas del caos.
  • ¡Rey carmesí! Te invoco en nombre de lo profano.
  • ¡aún no ha terminado el juego! — respondió la mujer albina mientras se reincorporaba y se ponía en posición de combate.
Dos cadenas salieron de los arbustos que estaban cerca amarrando a la albina. Aparecieron dos hombres más con túnicas blancas que contrastaban con el ambiente.
  • Edipo no dejaremos que te diviertas solo con esta perra, ¡suelta la espada!
Con un apretón de sus cadenas y un fuego proveniente de las mismas hicieron que la mujer suelte la espada sagrada.
El otro hombre que amarraba su mano izquierda dijo:
  • Dinos cuál es tu nombre bella mujer.
Ella aún se negaba así que me acerqué a ella y cogí su rostro ensangrentado con mis manos y la comencé a besar.
  • Se cómo te llamas maldita, Susana la maldita, la demonia
Ella me miraba mientras comenzaba a tocarle sus senos.
  • ¡detente! ¡hmgf! ¡por favor! ¡detente!
  • Eso es gime demonia, tu hermosísima espada ahora nos pertenece, pero hay algo mas que nos corresponde por derecho.
Cornelius y Orion se acercaron hacia la albina, la cogieron con sus manos sus partes mas sensibles mientras cogía la espada colocándola en su garganta para por fin darle muerte.
  • Susana, nuestro objetivo es evitar que tengas este poder entre tus manos, nosotros los mas fieles al dios Silferen están aquí para poder evitar la desgracia que quieres imponer, la desgracia que traerá el fin del universo mismo.
  • ¡mientes maldita basura ¡respondió desafiante la albina mientras los dos hombres empezaron a profanas sus partes íntimas, ella no lo disfrutaba.
La volví a mirar a sus hermosos ojos amarillos. Y dije.
  • Es hora de desterrar a esta desgraciada su hermana Yllia ha estropeado la mayoría de los planes de nuestro amo. Lo siento Susana es hora de morir.
Cornelius y Orion la dejaron de profanar, ella contraataco rompiendo las cadenas, pero con su propia espada le partí las piernas y le quité el corazón.
La sangre era abundante, pero se disipaba en los jardines de media noche, Orion invoco un portal, cogimos el cuerpo de la albina y la arrojamos hacia él.
El portal se había cerrado y nos retiramos del jardín de medianoche junto con las piernas y el corazón de Susana con la esperanza de que nunca volviera a interferir en los planes de Silferen, el amo del universo conocido.
 

Krauser san

El origen
Registrado
4 Oct 2018
Mensajes
71
Ubicación
Las noches
Offline
Buenas noches, mas vale tarde que nunca aquí les presento el capitulo décimo.
Me encontraba caminando por las grises calles de Dousland, estaba rodeado de mucha gente concentrada en sus propias vidas, ignorando a los mendigos que se posaban en alguna triste esquina esperando conseguir algo de dinero para subsistir, y en algunos casos financiarse su droga para seguir adelante con sus vidas, esa misma que los martiriza día a día. Seguía caminando solo por unos callejones que daban hacia un cementerio municipal el cual estaba abandonado, la ciudad estaba en una completa crisis, la basura estaba por doquier ya que no les pagaban a los empleados de hace meses y cansados de los abusos decidieron irse a la huelga junto con varios colectivos de estudiantes y grupos sociales en contra de la alcaldía de Dousland. Ya que se sospechaba que sus funcionarios cometían corrupción desde hace varios años.
Ya era de noche y aun sin reclamar el dinero de mi primer trabajo como investigador paranormal me moría de hambre. Pero tenia que llegar a la casa de mi contratista la señora María que me pidió que le ayudara con un fantasma que había invadido su propiedad.
Aquel ente era una niña que solo estaba perdida en la ciudad y había muerto atropellada. Su alma se refugio en su propiedad, lo que hice solamente fue conducirla a su hogar, el cual estaba abandonado ya que sus padres habían abandonado la ciudad tratando de olvidar el dolor de perder a una hija, que se hubiera convertido en una hermosa mujer, que se hubiera casado y hubiera tenido hermosos hijos que nunca pudo traer al mundo.
Mientras cruzaba el cementerio algo me llamo la atención, en el medio del cementerio estaba una gran estatua de un ángel con una trompeta en su mano, el cual en las sagradas escrituras decía que anunciaría el fin del mundo, pero para mi, mi mundo estaba muy desolado. No es por que la desgracia me persiga, es porque no me dio la gana de poder vivir muy bien o aprovechar mejores trabajos que este. Pero como dicen los sabios has lo que mas te gusta, llora cuando tengas que llorar y ríe cuando tengas que reír, y a veces siempre es bueno que un amigo te de la mano en estos momentos de desesperación donde no hay trabajo, dedicarse a este trabajo es un tabú en la ciudad, pero lo tenía que hacer ya que con tanta crisis no había un trabajo formal.
Había quedado desempleado desde hace seis meses, me dedicaba hacer labores de contador en un banco muy conocido de la ciudad, pero como siempre mi pasado me estaba condenado, anteriormente había trabajado en esa entidad pero me habían despedido por no aprobar un examen para poder ascender, ahora había regresado y vi algunos viejos amigos que ahora eran jefes , eso pone muy mal a uno pero aun así no me desanime, volví a dar el examen y logre ser supervisor por un tiempo hasta que renuncie porque no pensé que creía que sería tan difícil, además de que podía notar que a otras personas les daban mas privilegio que a otras, en el mismo trabajo podía ver la diferencia social que en las calles abundaba.
Deje el trabajo y me dedique hacer trabajos de investigador paranormal, la liquidación me estaba durando, pero sabía que tarde o temprano se iba a acabar.
Llegué al centro del cementerio y vi a una mujer que estaba sujetada a las piernas del ángel, ella portaba un biquini negro y estaba ensangrentaba, los nervios empezaron desde mi estomago y no pude contener el vómito. Era una pesadilla, el cielo estaba oscureciendo y me acerque poco a poco a la mujer que parecía inconsciente hasta que movió la cabeza hacia mí. Era una mujer albina, estaba tuerta de un ojo y con una herida profunda en el pecho que aun emanaba un poco de sangre.
Me había quedado paralizado.
La mujer comenzó a gesticular algunas palabras.
— ¡ayúdame por favor!
En mi subconsciente me decía que no la abandone, pero la adrenalina me hizo correr a través del cementerio, mi corazón latía a mil por hora y no podía contener las lágrimas.
— ¡no te vayas! ¡ayúdame! ¡estoy sola!
El cuerpo mutilado de la mujer comenzó a dar brincos, brinco tras brinco trataba de alguna manera alcanzarme sabia que era su boleto de salida del infierno en el que estaba sometida.
Me detuve antes de salir del cementerio abandonado y regresé, yo no era alguien que se caracterizaba por ser un buen samaritano. Pero.... En esta ocasión era muy diferente y particular, aún tenía un dinero que reclamar y dude por unos momentos de ayudar a la pobre mujer. Comencé a reflexionar, si alguien puede estar peor que yo, necesita de alguna manera ayuda, con fin de devolverle la esperanza a la gente de esta ciudad y de paso sentirme bien conmigo mismo y enmendar todos los actos malos que había cometido, alguien me necesitaba así que en automático camine hacia ella mientras las horas bajaban y el sol se ocultaba.
Iba ayudar a una completa desconocida.
Cogí una piedra de uno de los nichos solo porsiacaso si ella de alguna manera me atacase, mientras me acercaba a la mujer trataba de arrastrarse hacia mí.
Su rostro hacia cambiado de una tristeza profunda hacia una alegría indescriptible.
— Espera llamare a la ambulancia para que te ayude, tengo que ir a la salida del cementerio para...
— ¡ellos no pueden ayudarme! — respondió la mujer, no me creerás en lo que estoy a punto de contrate, he estado sola todo el día en este abandonado lugar, me siento muy mal solo tu puedes aliviarme veo que eres alguien especial como te llamas.
— Mi nombre es Yulian Scared Lampierth
Cometí un error, decirle mi verdadero nombre.
Ella dio dos saltos más y estábamos prácticamente cerca, me senté a su lado y comencé a preguntarle sobre su situación, como había llegado a ese lugar y por qué estaba literalmente destrozada.
Ella me contesto:
— Fui atacada por dos cazadores de demonios, me quitaron el corazón y las piernas. He perdido tanta sangre que mi vista empieza a ser invadida por una oscuridad interminable— ¡por favor ayúdame!
Al principio había pensado que era una loca por lo que había dicho, ¿cazadores de demonios?, si le quitaron el corazón ella ya no podría estar hablando en este momento, comencé a alejarme cuando ella volvió a decir.
— No soy de este mundo, vengo de los jardines medianoche, ellos me quitaron a Sapphire, una espada capaz de cortar el alma de cualquier ser.
— ¡pero como puedo ayudarte! nunca había visto a alguien tan atractiva y ala vez tan vulnerable—dije mientras mi cuerpo seguía paralizado sin saber que hacer.
— Solo... tienes... que dejarme beber de tu sangre.
Al decir eso naturalmente pensé que era una especie de vampira, era obvio que necesitaba un poco de fuerza vital para poder recuperarse, pero la consecuencia estaba en que me iba a transformar en un vampiro como ella, ella contesto explicándome el proceso:
— Solo necesito beber un poco de tu esencia vital, no te convertirás en vampiro si es lo que piensas, soy media demonia así que no correrás ese estúpido riesgo.
La mire unos segundos, y pensé que podría pasar si lo haría, si salvara a esta demonia tirada a los pies de la estatua de un ángel, mi familia vivía muy lejos y muy raramente me visitaban así que si llegaba a pasarme algo creo que ni lo sabrían pasado unos años. acerque mi cuello a sus labios de ella:
— Antes de hacerlo dime tu nombre.
— Susana Akerfeldt es mi verdadero nombre, joven Yulian.
Ella me mordió sin piedad, sentía como mi energía poco a poco era consumida además de zambullirme en las profundidades de la inconsciencia.
Desperté cerca de la media noche y me encontraba en mi dormitorio, tenia un ligero dolor de cabeza y un leve mareo que me hacia tambalear un poco a la hora de levantarme. Mis libros estaban en su lugar y las luces estaban apagadas mire alrededor y a mi costado estaba aquella mujer acurrucada en mi cama con una de mis sabanas favoritas.
Me tape la boca para no gritar.
Sigilosamente me levanté de la cama aun mareado me dirigí al baño, cerré la puerta y encendí la luz. Me fastidio un poco, pero pude acostumbrarme rápidamente al brillo, me miré al espejo y efectivamente en mi cuello estaban dos orificios pequeños, pero aun un poco morados, como si una amante te hubiera dado un chupetazo como para marcarte y hacer saber que eras suyo ante tu novia, si esta se daba cuenta estabas en graves problemas amigo, pero este no era el caso. Hace tiempo no tenia novia ni mucho menos una mujer en mi cama, ni una tan hermosa como la que esta ahora mismo echada sin alguna prenda que cubriera su hermoso cuerpo blanco.
Apagué las luces y Salí del baño, lentamente me fui a mi cocina a tomar un vaso de agua y sentarme unos momentos a reflexionar todo lo que había pasado en este enigmático día. Recordé que no había ido donde la señora maría a recoger el pago, encendí la luz de la cocina y allí en el medio de mi mesa se hallaba el dinero.
Me acerque a verlo y comprobar que no hubiese sido cosa de mi imaginación o quizás del sueño, pero de repente una voz de hiso girar todo mi cuerpo:
— Veo que tienes mucha sed como también dudas.
Era la mujer alvina, cubierta con mi sabana color blanco mirándome con el único ojo que le quedaba, el otro ya había cicatrizado, pero aún quedaba un hueco como recuerdo de que una vez hubo un globo ocular fino. Miré sus piernas y terminaban en pezuñas, si definitivamente pude corroborar que era una mujer demonio.
— Estaba apunto de reflexionar de todo lo que me ha sucedido hoy, es como si fuera algo sacado de mis libros de aventura y fantasía, pero al grano como conseguiste el dinero de la señora María.
Ella no dudo en responderme crudamente.
— Tomé prestado tu cuerpo, pude ver en tu Yulianpedia que le habías echo el favor de ahuyentar el espíritu de esa niña, así que puede saber donde estaba ubicada su casa y entando en tu cuerpo fui a reclamar de la recompensa.
— Pero hay mas dinero de lo pactado... ¡que le has hecho!
La mujer seguía contándome sin tabúes ni censuras.
— Fue muy fácil llegar a su casa, la pobre estaba muy agradecida por lo que habías hecho que te dio un poco mas del dinero que habían pactado, era muy amable así que no pensé en devorarla, pero conversando con ella supe que era una religiosa al culto del Dios Silferen.
— ¿Silferen? Y que le hiciste — respondí inocentemente.
— Salí por unos instantes de tu cuerpo, ella me miro horrorizada pero no tuvo el tiempo de ir a su cuarto y coger su crucifijo. Me la devore de un par de mordiscos solo dejando una huella de sangre donde alguna vez estuvo su cuerpo.
Casi vuelvo a vomitar, ella noto eso y me toco el hombro.
— Tranquilo Yu, al menos tienes a una buena mujer a tu lado y mucho dinero para que comas muy bien durante un mes, y pagar todos tus gastos.
— Le quitaste el dinero a una anciana, sabes que puedo meterme en muchos problemas.
— Tus problemas no son tan graves como los míos, si alguien viene a amedrentarte estaré allí como tu sombra para protegerte, ahora quiero que me ayudes a recuperar mi corazón y mis piernas.
— ¿Qué? No fue suficiente con lo que acabas de hacer y me pides que te ayude con que fin o misión.
— Ahora veo por que eres un hombre difícil, comprendo que aun no entiendas la situación en la que estamos los dos, voy hacer algo inmoral espero que me perdones
Seguía sin entender las palabras de Susana, sin darme cuenta había aparecido un vaso con agua en la mesa.
— Quieres que te muestre como apareció ese vaso. Dame tu celular para que lo puedas grabar tú mismo.
Muy desconfiado saque mi celular de el bolsillo de mis pantalones que estaban en una silla frente a mí cama, aún seguía sin prenda alguna que me cubriese eso a susana parecía no importarle en el absoluto, no deje que ella toque mi celular y lo puse en un lugar donde podría grabar todos mis movimientos, fue encima de mi refrigeradora, le di iniciar a la grabación y de nuevo sin darme cuenta estaba sentado y al frente mío había un charco de líquido seminal.
— ¡Carajo! Susana que me has hecho.
— Solo mira tú grabación ¡imbécil!
Ella trajo el celular y reprodujo la grabación sin antes decirme:
— No me importa que contenido obsceno tengas en tu celular, solo quiero que veas lo que has grabado para que me creas de una puta vez niño.
Vi la grabación y no podía creerlo.
La mujer demonio entraba a mi cuerpo a través de mi sombra, controlándome movió mi cuerpo y comencé a masturbarme hasta caer sentado en la escena antes mencionada.
— ¿Qué clase de brujería es esta?
— Se llama Untouched—dijo Susana—es algo mas fuerte que la posesión demoniaca, aparte de poder controlarte puedo ver información acerca de tus conocimientos aprendidos en este mundo.
— Prácticamente es como si me controlaras de una ventana.
— Si, además que hay que tener una mente muy fuerte para poder estar consciente mientras sucede el Untouched.
Después de escuchar eso me levante de mi silla y fui a la repisa de mi cocina, la abrí y saque de ella un par de cigarros con un mechero.
— ¿fumas? Le pregunte.
Ella solo atino a decir si y seguir observándome.
Cogí otra silla y ella por fin se había sentado, prendimos los cigarros y empezamos a fumar.
— Cuéntame acerca de ti Susana por favor. Aunque por tus poderes creo que ya sabes suficiente de mí.
Ella volvió a mirarme con sus ojos amarillos, y aspirando y botando humo del cigarro me dijo.
— La única forma de que entiendas mi misión es que tu mismo la vivas, cierra los ojos he intenta entrar a mi mente, estamos fuertemente conectados así que debe ser muy fácil.
Aun con desconfianza cerré los ojos, sentí como la realidad que me rodeaba comenzaba a distorsionarse, miré a Susana y pude ver una luz amarilla resplandeciente.
— Ven entra a mi mente de una buena vez buen hombre.
La invitación había sido aceptada, es hora de conocerla historia de Susana Akerfeldt.
 

Krauser san

El origen
Registrado
4 Oct 2018
Mensajes
71
Ubicación
Las noches
Offline
Hola, ha sido una larga ausencia.
aveces uno se tiene que tomar un largo descanso para poder meditar las cosas y poder seguir con las historias que habían quedado pendientes y esta es una de ellas. todo iba de maravilla hasta que el mes pasado me agarro Corona chan y no me soltó por una semana, sobreviví pero aun sigo con secuelas que estaré plasmando en mi obra. sin mas comentarios por el momento aquí el capitulo once. si quieren mas información sobre las otras historias que escribo tienen el enlace de mi wattpad.

Al abrir los ojos pude ver una larga cadena de montañas, podía ver el borde del mundo a donde ella me estaba llevando mientras caía y gritaba desesperadamente, éramos como dos almas en medio de un recuerdo que poco a poco ella lo revelaba, comencé a vibrar lentamente mientras la velocidad de mi caída aumentaba hasta que mi vista se enfocó en un gran reino que aparecía ante mis ojos.
Había innumerables palacios de estructura victoriana color blanco en la mayoría de ellos, los techos y las puertas eran de madera y el asfalto era de concreto puro. Me detuve en seco cuando ella comenzó a narrar.
  • Bienvenido al mundo de Alciferem. Anti ti humano está el reino de Halion que una vez fue gobernado por mi padre el gran Daniel Akerfeldt, yo vivía en el gran castillo que resalta a la vista, el gran castillo de Zarzak.
Alzo su mano y me señalo su antiguo hogar, rápidamente nos movimos a ese lugar.
En el jardín real Pude observar un grupo de seis hermosas niñas, eran hermanas ya que cada una tenía un parecido particular.
  • Aquellos años donde convivía con mis hermanas era pura felicidad, yo era la mayor de todas del primer compromiso de mi padre. En este reino se practicaba mucho la endogamia, mi padre llego a tener seis esposas que cada una le dieron a una hermosa hija.
Podía ver como Susana jugaba con sus hermanas en el jardín real mientras el viento ondeaba lentamente su cabello, una de las hermanas menores le había traído un ramo de lilas.
  • Te quiero mucho hermana, me da mucha felicidad que estés pasando la fiesta de Ramabala con nosotros.
  • ¿Ramabala? Pregunte y Susana me lo explico.
Ella me decía que este día era la conmemoración de la más grande batalla vista por la existencia misma y la unión de todos los clanes de arquería, hace más de cuatro mil años una plaga invasora de mundos intento invadir el mundo de Alciferem, poco a poco fueron diezmando a cada uno de los clanes de arqueros que estaban repartidos por el mundo mediante traiciones y guerras civiles. De los doscientos cincuenta clanes que reinaban en el mundo solo habían quedado doce clanes los cuales terminaron sus diferencias y decidieron unirse para repeler a la invasión que en solo una semana ya había sometido a más de la mitad de nuestro mundo.
  • ¿Cómo lograron derrotarlos? Le pregunte.
  • Gracias al dios Silferem. El junto con sus magos nos ayudaron a repeler la plaga invasora de mundos. Solo con una única condición de adorarlo, pero eso ya se acabó.
  • ¿a qué te refieres?
Susana con un movimiento de sus manos adelanto el tiempo de los recuerdos, llegando a un momento donde su segunda hermana Jazmín Akerfeldt ya era una joven. Ella era devota al culto de las monjas de Arris adoradoras del dios Silferen
Mi padre en su ambición quería que el propio dios preñe a una de sus hijas ya que según una profecía uno de los hijos del dios será quien lo derroque y ponga fin a la era de los dioses.
 

Krauser san

El origen
Registrado
4 Oct 2018
Mensajes
71
Ubicación
Las noches
Offline
Largos días y placenteras noches lectores, ha demorado mucho tiempo pero por fin aquí esta el capitulo doce de De todo y sin armas. estaré publicando mas seguido ya que quiero terminar esta historia para poder continuar los viajes del alma, encontraran mucho mas historias en mis redes lectoras.
Susana le contaba las oscuras intenciones de su padre, él quería un hijo varón que sucediera su trono y en especial sea hijo del mismo dios Silferen para que se cumpla la profecía que sus ancestros le habían contado. Jazmín fue embarazada por el Dios, y ya gestando ella planifico su huida porque si el dios llegase a enterarse de aquella traición acabaría con todo el mundo.

  • Mi hermana mayor Jazmín me conto el asqueroso y ruin plan de mi padre, aquel plan que ponía en riesgo a todo nuestro adorado mundo, me pregunte a mi misma siempre que lo motivo a desafiar al dios, que lo llego a ese tal grado de locura incomprensible.
  • Aun no lo entiendes verdad— dijo Yulian mientras observaba la Visión de Susana.
  • Jamás lo entenderé del todo, pero prosigamos.
Después de enterarme de tal información valiosa. Decidí directamente confrontar a mi padre, sin decirle a mis hermanas menores me dirigí a la sala principal y pregunté por mi padre. Antes de desafiarlo le dije a mis sirvientas Kaeli y Sarahi que busquen a Jazmín y la lleven fuera de la ciudad ya que sabía muy dentro de mi corazón que mi padre me podría tender una trampa.

Y así fue. Conseguí la información que mi padre estaba en la terraza de astronomía, un lugar donde las noches más claras podíamos ver las estrellas y tratar de predecir nuestro destino. Lamentablemente un día antes el planeta rojo Kabal estaba brillante en el cielo, solo significaría una cosa: Habría muerte y guerra muy pronto, pero no pensé que llegaría tan pronto. Abrí la puerta y allí estaba sentado, tuve una charla acalorada con el pero no decidí atacarlo ya que un sequito de guardias de él me habían rodeado y me escoltaron a las mazmorras del castillo de Zarzak.

Ya en cerrada en la mazmorra mi padre me dijo:

  • ¿Como pudiste desafiarme? Acaso no tienes fe que la profecía se cumpla, podemos de una vez por todas derrotar a Silferen para así ser el único imperio en todo el universo y tratar de que nuestro legado perdure la eternidad.
  • Padre, sé que Silferen últimamente ha hecho mucho daño a nuestro pueblo, pero por favor no seas desesperado.
  • ¡Silencio! Te quedaras aquí hasta que recapacites por tus actos, si no fueras mi hija ya te habría mandado a decapitar.
Y con esas palabras mi padre con sus mejores guerreros partido en busca de Jazmín. Y el futuro heredero al trono que llevaba en su vientre.

Perdí el sentido del tiempo encerrado en aquel oscuro y lúgubre calabozo, las filtraciones de gotas de agua había por doquier y era tan húmedo que hacia un calor abrazador. Una pequeña luz descendía de las escaleras contiguas de piedra y veo a mi hermana Yllia sosteniendo un farol, ya estaba vestida con su ropa de batalla, arco largo y flechas. Un traje ligero para que pueda moverse rápidamente ante cualquier situación.

  • Susana, hermana mía tenemos que salir de aquí—Dijo Yllia mientras trataba de romper la cerradura de la celda de Susana.
  • Mi padre fue en busca de Jazmín, le dije a mis sirvientas que la escolten lejos del reino.
  • Ahora no hay mucho tiempo para eso, Salazar Barrens nos ha traicionado, el secretamente se alió con el dios malo y le conto todas las intenciones de nuestro padre— respondió Yllia mientras abría la puerta de la celda.
  • Mataron a todo el escuadrón de mejores guerreros de nuestro padre, solo el regreso muy mal herido a Halion y Jazmín sigue desaparecida.
Sabia muy dentro de mí que las cosas se iban a poner muy interesantes, una de las amigas de Yllia le envió un cuervo parlante el cual le dijo que el Dios malo como ella lo llamaba, había juntado un gran ejército y se dirigía a destruir todo el reino y el mundo si no le entregamos a Jazmín.

Yllia me coge el hombro y me dice:

  • He preparado las defensas de la ciudad en tu ausencia, mis amigas y yo defenderemos el reino lo más que podamos.
  • Buscare a Jazmín—Respondí con decisión y mire a susana a los ojos y le dije—no volveré hasta que encuentre a nuestra hermana.
Ya estaba por partir cuando Yllia me dice:

  • Antes que partas, habla con nuestro padre. Tal vez que te una pista en donde puede estar jazmín
  • Lo hare.
Corrí y Sali de los calabozos hasta llegar a la cámara de mi padre, un sequito de curadores lo estaba rodeando tratando de aliviar el dolor de sus heridas, lo miro y el me mira y me dice:

  • Hija mía, mis fuerzas están flaqueando así que no creo que tenga mucho tiempo en este mundo.
Corro hacia el que estaba tendido en su cama y cojo su mano:

  • Padre iré a buscar a Jazmín, tratare de que nuestro mundo no sea destruido.
El me responde:

  • La verdadera razón… de derrotar a Silferen, es que no halla…cof…cof más dioses que rigen la existencia, dándole la libertad a cada ser vivo de decidir su futuro. Por favor encuentra a Jazmín…cof…cof y salva el reino.
Mi padre cerro los ojos para siempre, yo con el corazón en la mano ignore cualquier voz que me decía, siento tu partida. mi mas sentido pésame, y partí hacia la caballería me puse mi ropa de guerra y partí rápidamente con mi caballo llamado “Raziel” hacia la búsqueda de Jazmín.

En unos minutos Sali de Halion y me interne en el bosque oscuro, ya que hace años cuando éramos adolescentes nos encantaba escondernos en aquel bosque misterioso, jugábamos a las escondidas. Hasta que en una ocasión vimos lo que parece ser una rajadura. Una falla espacio temporal que nos conduciría a otro universo, mi padre ya nos había advertido que si nos encontramos con este tipo de rarezas debíamos alejarnos lo mas que podamos inmediatamente. Desde ese entonces solo volvimos al bosque oscuro para cazar o practicar nuestro tiro al arco mas no jugar y divertirnos.

Ya en el bosque oscuro había escuchado de un pequeño pueblo que estaba en una quebrada, aquel pueblo se llamaba Remilla. La gente de ese puedo es muy amable y amistosa, aunque está cerca del reino más creo yo que se sienten mas protegidos viviendo en el bosque oscuro que estar bajo la protección de Halion. También se dice que gente de otras dimensiones provenientes de las rajaduras del bosque, visitaban esporádicamente el pueblo, era un poco difícil identificarlos, pero allí estaban. Remilla como mencione se hallaba en una quebrada y a la vuelta de esa montaña se encontraba en gran desierto de Kataro. Aquel desierto que todo ser viviente estaba prohibido de ir ya que se presume que allí habita un mal milenario que desde el “Ramabala” la batalla de las batallas, atormentaba a nuestro pueblo.

Me detuve en la caballería de Remilla para que “Raziel” descansara un poco del largo y caluroso viaje, me dirigí directamente al bar de Remilla, entre y había varias personas encapuchadas que me miraban, pero no les preste atención, me senté en una silla con una mesa. Saqué una pipa que me había regalado mi padre hace años y empecé a fumar, el mesero, un hombre alto, musculoso, pero de test oscura se me acerco:

  • Distinguida Dama, bienvenida a Hory la cantina de la aldea Remilla, que es lo que desea pedir.
  • Una cerveza de raíz y unas Empanadas de carne de Larok para merendar.
  • Así será distinguida Dama.
El Larok era una especie de cerco que habitaba en las fronteras del bosque oscuro, pero bueno. El mesero trajo la orden, cuando me percate que una mujer encapuchada se me acerco:

  • Que haces por estos lares Susana, sabes que aquí habita mucha gente mala.
Era Karina Salamanca, una antigua amiga de la infancia que actualmente es una renombrada hechicera. Me puse muy contenta después de no verla por mas de dos años, le comenté mi problema y le dije que estaba buscando a mi hermana. Ella me llevo a un cuarto secreto de la taberna donde solo entraban los clientes Vip, Karina era una de ellas. Ella con su Legeromancia, arte de buscar y ubicar personas, encontró a mi herma y sus sirvientas.

  • Ellas están por el peligroso paso de Shert—comento Karina.
  • Ese lugar esta lleno de mutantes, tengo que rescatarla.
  • Conozco a un buen guerrero que nos podría ayudar, le diré que la paga será muy buena así que no rechazara nuestra oferta—Dijo Karina mientras miraba transmitiendo confianza a Susana.
Aquel guerrero se llamaba Jack Malestrom, el conocía muy bien a Karina ya que ella me comento que andaban saliendo. El estaba sentado cerca a la puerta de salida del Bar, como si estuviera esperando un encargo destinado, él nos miró y rápidamente Karina se acercó a él, supongo que para contarle todo lo que conversamos. Después de un momento él se acercó y me dijo:

  • Al parecer eres de la realeza señorita Susana, pero en estas tierras todo el mundo tiene rencores con la realeza, pero dejemos eso de lado, actualmente estoy trabajando como mercenario y sé que necesitas me ayuda.
  • Aunque no te agrade, tendrás una buena paga por el trabajo, empecemos de una vez a buscar a mi hermana antes que sea demasiado tarde.
Salimos de la taberna y nos reunimos en la caballería, no tomamos muchas conversaciones ya que la preocupación de no volver a ver a mi hermana me carcomía por dentro, si ella moría sería el fin de todo lo que conocemos, Karina y Jack no lo saben, pero en realidad el encontrar a mi hermana y llevarla de vuelta al reino dependía el destino de nuestro mundo.

Nos dirigimos al paso de Shert una quebrada que quedaba mas arriba que la aldea Remilla, estaba mas para el lado del desierto de Kataro y era conformado por múltiples cañones que le daban un relieve muy accidentado. No tardamos en encontrar una ciudad edificada por los mutantes, eran estructuras de madera y adobe la cual tenían huecos como ventanas y escaleras, cada edificio no contaba con mas de tres pisos de alto. Lentamente nos acercamos deslizándonos por la ladera y tratando que los mutantes no se den cuenta de nuestra presencia. Bajamos la ladera y vimos que algunas casas estaban decoradas con las banderas de una rosa negra y un fondo rojo, era indiscutible que se habían aliado con el dios Silferen.

  • Esos malditos mutantes, ¿desde hace cuánto tiempo están aliados con el Dios Maldito? —dije eso mientras caminaba sigilosamente acercándome a una de las casas.
  • Los mutantes ahora están mas organizados, Susana debemos estar muy atentos, ayer atacaron a un grupo de mercenarios, los masacraron a todos.
Jack me conto de como uno de sus mejores amigos murió aquel día intentando proteger a su prometida, solo testigo del hecho, un campesino que recogía madera para su hogar lo vio todo. De los diez mercenarios que eran no quedó nadie con vida ya que los mutantes les cayeron por hordas de treinta, los superaron en número.

  • Susana, si llegamos a encontrar a tu hermana creare un portal para que ella pueda regresar al castillo de Zarzak inmediatamente.
  • Gracias Karina, tienes que tomar algo de mis pertenencias para que puedas localizar el castillo ¿verdad?
  • No va ser necesario Susana—Dijo Karina, he perfeccionado la magia de los portales mas de lo que te puedas imaginas.
Después de aquella optimista respuesta nos acercamos mas a la ciudad, parecía vacía, hasta que observamos a unos mutantes que estaban pateando una pelota, nos escondimos de tras de unos montículos de costales de tierra, al parecer eso usaban para construir sus casas, mientras los mutantes seguían jugando con la pelota de cuero.

Sin previo aviso un gran terremoto nos sorprendió a todos, miré directamente al cielo vi como caían meteoritos color naranja al parecer había llegado el fin del mundo, y aun seguíamos buscando a Jazmín. Algunas estructuras de la ciudad se habían derrumbado y los mutantes corrieron a rescatar a los suyos mientras nosotros seguíamos internándonos en la ciudad sin que se dieran cuenta y asesinando instantáneamente a mutantes solitarios.

  • ¿Qué fue eso? Pregunto Jack, mientras en el cielo se podían ver más meteoritos caer.
  • Debemos apresurarnos al parecer es una lluvia de asteroides, pero ¿Por qué tan repentino? —se preguntó Karina mientras avanzaba por un callejón.
Al final de aquel callejón llegamos a la plaza principal de la ciudad solo para contemplar el horror.

En el medio de la plaza yacían empaladas mis sirvientas y al lado de ellas estaba Jazmín, golpeada y con el pelo algo chamuscado.

  • ¡Oh no! ¡Jazmín! Mi hermana, que le han hecho a mi hermana.
Sali de mi escondite y mate con mi arco a cuatro mutantes que estaban desorientados por el terremoto, y decapite a unos dos con mi gran cuchillo hasta llegar donde Jazmín, le quite de sus ataduras, trate de despertarla, pero no reaccionaba.

  • Susana, debemos refugiarnos en una de esas casas, están empezando a venir mutantes por todos lados, ya se dieron cuenta de nosotros—decía Jack mientras ponía fin a la vida de un par de mutantes con su espada.
Entramos a la casa, Jazmín había despertado, estaba gritando del dolor, Karina me dijo que ella esta entrando en labores de parto, —Oh no puta madre digo en mi mente. La maga sin esperar hace la labor de partera mientras le ayudo en eso. Jack por su parte se quedo en la puerta de la casa matando a todo mutante que entraba.

Jazmín me toma la mano y me dice:

  • Ya no puedo mas hermana, esos bastardos…me golpearon y abusaron de mí.
  • Tranquila ya estoy aquí, siempre estaré aquí contigo, ¡puja hermana...! puja!
Un gran grito se escuchó, y aquel niño, el hijo de Jazmín había nacido, el hijo del Dios Silferen. Trate de hacer reaccionar a mi hermana, pero ella había dejado de existir en mis brazos, Karina con lagrimas en los ojos me dice que el bebe esta sano y que lo teletransportara al castillo si deseo.

  • Jazmín no desearía eso—Respondo francamente a Karina—ella deseo que su hijo viva en un mundo feliz y tranquilo sin guerras, puedes hacer ese deseo realidad.
Karina tomo mi mano y me miro a los ojos:

  • Este niño es el hijo de un dios, la profecía que había escuchado hace tiempo esta por cumplirse y creo firmemente que nuestro fin esta cerca Susana, transportare al niño a otra dimensión, pero tal vez me consuma en el proceso.
  • Gracias Karina, Gracias
Las lagrimas brotaron de mis hotos mientras ella estaba conjurando el hechizo. Una rajadura violeta se abre ante nosotros y veía como Karina comenzaba a envejecer.

  • Lánzalo Susana, Lanza al niño.
Antes de lanzarlo le di un nombre:

  • Adiós Rezafshar, que donde vallas encuentres un mundo pacifico y fuera de mal.
Lance a Rezafshar al vórtice y desapareció junto con él. Aquel nombre en nuestra lengua significa luz naciente o hacedor de luz, La alta lengua de los arqueros. Una gran explosión sucedió y caí inconsciente no sé por cuanto tiempo, pero al despertar, de Karina solo quedaba su sombra, y unos metros más al centro Jack estaba siendo masacrado por algunos mutantes supervivientes, su piel de ellos está totalmente blanca por las quemaduras. Estaba mal herida, tenia quemaduras en mis brazos y en una de mis piernas, la cabeza me sangraba un poco pero aun así logre pararme y buscar a mi caballo “Raziel”. Lo llame y el vino, aquel caballo también había sido afectado por la explosión, pero aún tenía fuerzas para cabalgar y llegar de regreso a Halion nuestro reino. Cabalgue sin descanso y mientras dejaba la ciudad de mutantes veía la destrucción que había dejado el pequeño meteoro, destrucción completa y mutantes chamuscados. Seguí cabalgando y vi como el cielo de un azul hermoso cambio a un rojo sangre y de nubes tan negras como la misma noche. Llegue a Remilla y era un completo caos, la gente superviviente armo pequeños fuertes para defenderse de los mutantes, al verme abrieron la puerta del pequeño fuerte y me dejaron entrar, un sanador me atendió y curo mis heridas, aunque necesitaba unas horas para poder recuperarme totalmente. Le pregunte a la curadora:

  • Que fue lo que paso señorita, lo ultimo que recuerdo fue que callo un meteoro.
  • Me llamo Carmila, si, cayeron varios y los mutantes se descontrolaron, están atacando organizadamente. Debes descansar.
  • Sara— de di un falso nombre, una mercenaria que vio morir a mis amados amigos por culpa de esos mutantes
  • Ok entiendo, descansa sara, te recomiendo llegar a Halion tal vez sea la única ciudad en pie después de todo este desastre.
Dudaba de sus palabras, pero tenia que tener la esperanza que sea así.

Ya mas recompuesta partí inmediatamente, cortando camino por los bosques oscuros, el cielo seguía igual y a lo lejos escuchaba mas explosiones y gritos desgarradores que hacían que el bosque tenga un aura espectral mas espeluznante de la que me podía haber imaginado. Una gran explosión cerca de donde me encontraba me puso en total alerta, cuando me di cuenta vi que a lo lejos el bosque empezaba a incendiarse rápidamente y el cielo que estaba rojo comenzó a disiparse dando paso a la infinita bóveda celestial del espacio. Deduje fríamente que el planeta donde todos estos años estaba viviendo se estaba quedando sin atmosfera, el terror me invadió y le grité a “Raziel” mi corcel que galopara lo más rápido posible para poder llegar a mi hogar.

Logre salir del bosque solo para ver el panorama mas desolador que haya contemplado, el Reino de Halion estaba siendo consumido por las llamas. Prácticamente las pocas estructuras que quedaban luchaban por mantenerse en pie mientras las llamas invadían todo lo que alguna vez fue mi amado hogar, “Raziel” exhausto de recostó en el gras para nunca más levantarse, camine unos pasos y no soporte mas el dolor que me embriagaba. Grite maldiciendo a Silferen, maldiciendo el destino que me había tocado. No dejaba de llorar por mas que me hacia la fuerte. Hasta que vi un gran meteorito cayendo directamente al mar que estaba detrás de nuestro Reino, la gran explosión de aturdió y cubrió todo el lugar, cegándome, caí inconsciente mas que por la explosión fue por el dolor de perder lo que tanto amé durante toda mi vida.

La luz de la Visión de Susana se había disipado, Yulian volvió a estar en si y consiente de su alrededor. Aunque ahora ya no estaba desnudo y estaba con sus bóxeres, se levanto de la silla donde estaba sentado y fue a la cocina. Antes de llegar a ella se dio cuenta que era de día ya que la luz del sol estaba atravesando su ventana, miro a Susana que tenia puesto solo un delantal para no ensuciarse mientras preparaba el desayuno que consistía de huevos con tocino, pan de molde y jugo de naranja.

  • Al fin despertaste dormilón—Dijo susana mientras terminaba de preparar el desayuno—pensé que te habías quedado absorto viendo mi visión.
  • Un poco—le conteste. Aun sigo un poco aturdido y pensar que pasaste por tantas dificultades, pero aún me pregunto ¿Cómo llegaste a sobrevivir?
  • Yulian, déjame servir el desayuno primero y ver algo de televisión de paso te lo contare.
Susana sirvió el desayuno y nos acomodamos en el Sofá que estaba frente a al televisor de la sala, pusimos algo de noticias primero, pero como nos aburrió decidimos ver una serie de acción mientras ella comenzó a contarme y responder mi pregunta.

Ella me dijo que ese día, el mas doloroso de todos fue el fin de Susana Akerfeldt.
 

Krauser san

El origen
Registrado
4 Oct 2018
Mensajes
71
Ubicación
Las noches
Offline
Largos días y placenteras noches lectores, con ustedes el capitulo trece de De todo y sin armas.
Ella me dijo melancólicamente:

  • Ese día fue el Fin de Susana Akerfeldt.
Aquellas palabras resonaban en mi mente mientras ella me seguía contando.

  • Ese día nació mi alter Ego llamado “la demonia” es como me conocen ahora los seguidores de Silferen.
Un par de días después el cielo de Halion volvió a su color normal, me levante aun herida por la gran explosión con mucha hambre y sed. Llegue caminando atreves de los páramos que antes eran frondosas praderas hacia lo que era mi hogar ya devastado por un Dios que jamás perdonara cualquier viveza de uno de sus seguidores. Ya en la ciudad en ruinas empecé a buscar algún superviviente de esta masacre, al principio encontré cuerpos chamuscados irreconocibles tirados en una calle que solía transitar cuando aún era la princesa de Halion. Llegue a una casa que anteriormente era una farmacia, seguía aun en pie milagrosamente y en ella encontré algunas medicinas como antinflamatorios en brebaje y cremas para las quemaduras, todo eso lo consumí para poder sanar un poco mis quemaduras que me había dejado la gran explosión, logre aliviar el dolor y seguí con mi travesía por las ruinas de la ciudad. Para mi horror encontré también banderas de todos los clanes de arquería chamuscados junto con más cuerpos irreconocibles, algunos aplastados otros solamente masas de carne chamuscada con piezas de armadura incrustada. Pude darme cuenta que había terminado la era de los grandes clanes de arquería que liberaron al mundo de la plaga, tenía una esperanza de encontrar alguna de mis hermanas vivas ya que eran astutas, mis fuerzas otra vez empezaron a menguar poco a poco.

Logre llegar a un gran almacén donde guardábamos la comida en tu mundo Yulian se le conoce como un gran mercado, logre abrir la puerta y comí lo que quedaba ya que el resto de alimento había sido consumido por las llamas, aquel almacén de provisiones en su tiempo era tan gran que podías encontrar comida hasta por quince días, ahora solo queda mas que comida chamuscada y con suerte puede encontrar algo de carne fresca y un jarrón de agua que aún seguía un poco tibia por el calor que emanaron las explosiones. El resto de jarrones se habían destruido, me quede allí un par de horas esperando a que algún superviviente me contacte, pero nada, hasta que un sonido de madera quebrándose cerca de mí me alerto, me levante y desenfunde mi espada.

  • ¿Quién anda allí? —Pregunte
  • ¡Hermana!, Hermana baja la espada por favor.
Era Yllia mi hermana, tire la espada al suelo y abrace a mi hermana, lloramos tanto que los ojos se nos pusieron un poco irritados, cuando mire sus ojos de mi hermana me di cuenta que había cambiado, note eso, pero no le dije nada de su cambio en su momento. Sus ojos tenían un color amarillo, ella me conto que vio morir a mi hermana claudia Akerfeldt, nuestra cuarta hermana, incinerada por los fuegos de la ciudad y que mis otras dos hermanas pequeñas Yenefer y Kasandra fueron secuestradas por los seguidores de Silferen.

  • Maldita sea—Grite, y sin darme cuenta patee una gran madera que mande a volar por los aires.
Yllia me calmo un poco y me conto que había adquirido un gran poder, un poder que podía poner fin al mismo Dios malo, pero que el proceso de obtenerlo seria un poco rudimentario. Le conteste que aceptaría cualquier poder con tal de volver a ver a ese bastardo y terminar con su vida para así vengar todo lo que me ha quitado. Sin previo aviso Yllia me mordió el cuello y luego me beso, pude sentir como su sangre entraba en mi cuerpo, Sangre demoniaca. Le pregunte donde había adquirido tal poder, y ella me explico que había conocido a una bruja las afueras de la ciudad días antes que sucediera todo. Y que le ayudo a obtener tal poder, en ese momento empezó mi dolorosa transformación. Mi cuerpo rechazaba la sangre demoniaca, pero mi hermana me ayudo a retenerla, la única manera era someterme a ella para que así pudiera controlarme y poder tener el control de la sangre hasta que yo misma pude controlarla, duramos unas horas así hasta que pude controlar la sangre demoniaca.

  • Susana, debemos separarnos—Respondió Yllia—Ahora seremos buscadas por todas las dimensiones por Silferen, si ese es su verdadero nombre.
  • En nuestras manos esta el cumplir el deseo de nuestro padre, darles la libertad a los seres humanos y de toda índole.
Ella me dice que se ira a buscar a personas idóneas y poderosas que puedan ayudarnos en nuestra causa, también me dijo que teníamos el poder de viajar por dimensiones si conseguíamos el suficiente poder para realizarlo. Mis viajes continuaron por años, buscaba una forma de destruir al dios que me arrebato todo, perdí la cuenta de los años hasta que encontré con la leyenda del jardín de media noche y la espada “Sapphire” capas de herir a dioses. Cuando llegue a ese lugar me interceptaron los seguidores de Silferen, me descuartizaron y me dejaron tirada en tu mundo, hasta que me encontraste.

  • Oh, ahora entiendo todo—Respondió Yulian mientras se levantaba del sofá y se paró frente a Susana.
Mirandola a sus hermosos ojos amarillos le comenzó a decir:

  • Susana Akerfeldt, te ayudare en lo que mis capacidades semi-humanas puedan, ahora que también que tengo parte de tu sangre recorriendo por mis venas, es el momento de ayudarte a que vuelvas a ser tú, la Susana Akerfeldt de antes de ser destrozada por esos infelices.
Yulian miro cogió las suaves manos de Susana y con lágrimas en los ojos le dijo:

  • Lo prometo.
  • Pero tu familia—Dijo Susana, de verdad no tienes a nadie quien pueda extrañarte
  • Hace cinco años que estoy viviendo solo, y que en cada trabajo que he estado nunca me he sentido mas vivo que siendo investigador—Respondió Yulian— y ahora ayudándote hará que mi vida tenga sentido, hará que no pierda la esperanza de construir un universo mejor.
Susana al escuchar la determinación de Yulian se puso nostálgica, comenzó a llorar y abrazar a Yulian.

  • Tranquila Susana—Dijo Yulian—Ahora dime cómo podemos empezar.
 

Krauser san

El origen
Registrado
4 Oct 2018
Mensajes
71
Ubicación
Las noches
Offline
Largos Días y placenteras noches lectores, sin otro particular mas que una nueva actualización de De todo y sin armas.
Susana le explico a Yulian que los Exorcistas secuaces del Dios malo que la atacaron, viajan por infinitas dimensiones y la única manera de poder encontrarlos es lograr llamar su atención.

  • La única manera de traer a un monstro hambriento de sangre como ellos es el provocar lo que buscan, consumiendo y masacrando gente, tan rápido como sea posible para que ellos sientan una perturbación en una dimensión y acudan para ver que es lo que está pasando.
  • Y si llegan a venir los tres de golpe—Dijo Yulian ya cambiado con su ropa de salir, mientras alistaba una mochila con provisiones para el viaje
  • No lo creo, hare que esa perturbación no sea muy llamativa para llamar incluso otros viajeros indeseados, cuando comience a matar gente sabrán que soy yo por mi aura demoniaca, ellos la pueden percibir en diferentes grados de intensidad.
Susana le explico a Yulian que el objetivo es atraerlos de a uno para así tener posibilidades en derrotarlos, además que esa tarea de masacrar gente le compete a ella ya que no desea que Yulian se convierta en demonio completo.

  • Yulian—Dijo Susana—no participaras en esta masacre ya que, si llegaras a convertirte en un demonio, inmediatamente tendré que absorberte.
  • ¿absorberme? —Dijo Yulian un poco asustado.
  • Si, mi sangre lograra consumirte y ya no podrás regresar nunca más hacer un humano completo. Perderás la razón y serás como un alma en pena al que debo eliminar, así que no te metas en la masacre.
Después de escuchar las Ordenes de Susana, el y ella ya listos salen del apartamento, comenzaba a amanecer así que había poca gente en la calle, algunos comprando el pan recién salido del horno de la panadería mas cercana pero esta vez Yulian ya no iba hacer ese rito diario, él estaba acompañado de una demonia yendo a cazar gente por todo el maldito estado de Douchland. A la demonia le fue fácil conseguir un vehículo, aquel era de color blanco y estaba estacionado justo al frente del departamento de Yulian, ella no rompió la luna ni nada, solo convirtió su dedo en garra y forzó la cerradura y mágicamente la puerta se abrió.

  • Entra, se conducir, no te preocupes Yulian.
Ambos subieron al vehículo el cual no emitió alarma alguna, y lo arranco rápidamente y partieron aun sin un rumbo Fijo. Susana le pregunto a Yulian si conocía una ciudad alejada, pero con muchos habitantes concentrados en un solo lugar. A Yulian solo se le ocurrió un nombre la ciudad de Signos, donde había muchos habitantes que trabajaban como obreros en fabricas de autos y de otros rubros, Yulian reviso la maletera del auto y encontró un mapa, Señalo en el lugar a donde dirigirse y se lo mostro a Susana, quien entendió perfectamente.

Habían llegado a la carretera veinticinco una de las mas importantes vías del estado de Douchland, para ser temprano aún no había muchos vehículos transitando por lo cual fue rápido cruzarla rápidamente.

  • A este paso llegaremos a signos en unas dos horas, es raro que no haya muchos vehículos siendo un lunes por la mañana—Dijo Yulian mientras miraba a los vehículos y arboles pasar.
  • Al parecer —Respondió Susana—el destino quiere que lleguemos rápidamente a la ciudad de Signos por alguna razón.
Al cabo de unas horas llegaron al pueblo de signos, condujeron hasta el primer hotel que vieron, se estacionaron en el estacionamiento del edificio, salieron de el y fueron a recepción, pidieron una habitación. La recepcionista era una mujer guapa con anteojos parecía tener veinte años. Da las llaves de la habitación a Susana y a Yulian y ambos suben las escaleras rápidamente. La mujer al observarlos pensó que era una pareja calenturienta esas de miles que abundan signos en busca de un sexo rápido y efectivo así que no les presto mucha atención.

Llegaron a la habitación, en ella había una cama de dos plazas, con almohadas en forma de corazón, en el techo de la habitación se hallaba un gran espejo y al costado de la habitación se hallaba una mesa de noche, al frente de la cama había un baño con una ducha de agua caliente y un baño, cerraron las cortinas y apagaron las luces.

  • Yulian—Dijo Susana mirándolo—tendrás que quedarte aquí, aunque escuches gritos y lloriqueos no salgas para nada de la habitación, empezare la cacería ni bien salga de esta habitación así que te pido que guardes tranquilidad y mucha paciencia, solo yo no mas puedo otorgarte el permiso de salir.
  • No te preocupes, esperare tu llamada para poder Salir y antes que salgas apagare las luces y me recostare en la cama tratando de pensar en nada.
Yulian apaga las luces y Susana sale de la habitación, antes que la demonia cierre la puerta Yulian pudo ver por un instante como su cuerpo se iba transformando hasta que se cerro la puerta de golpe, y luego silencio. El joven se recostó en la cama, escucho un golpe fuerte que provenía de la recepción, ignorando aquel fuerte golpe se coloco las almohadas al costado de sus orejas y se puso a descansar.

Pasaron exactamente cuatro horas, Yulian había estado durmiendo todo este tiempo hasta que un leve temblor lo despertó, el escuchaba a lo lejos gritos leves. Se dirigió hacia la venta para alzar la cortina lentamente y ver el exterior. Lo que ve lo deja aterrorizado, un par de caros en llamas y cuerpos de personas desmembradas, las paredes y ventanas de una tienda cerca al hotel llenas de sangre, como si un gran globo lleno de liquido rojo hubiera estallado, ventanas destrozadas como si fuera una gran explosión. Unos golpecitos débiles hacia la puerta de la habitación lo hicieron entrar en alerta, unos leves sollozos lo pusieron mas nervioso y lentamente se dirigió a la puerta, él no podía salir de la habitación así que llamo a la puerta para ver quién era.

  • ¿Quién es?
Y recibió como respuesta una suave voz diciéndole:

  • Por favor ayúdame
Escullo la voz de una chica, y como lloraba por un dolor aun no conocido. Yulian vio por el rabillo de la puerta y pudo observar un rastro de sangre que conducía a su habitación y unas piernas muy blancas de una fémina. El entro en dudas si ayudar aquella voz o no, el pensar que le haría Susana si abría la puerta paso de lado al escuchar mas sollozos de aquella mujer. Yulian pregunto a aquella voz si estaría bien que saliera, ¿Quién le habría hecho tanto daño?

  • Estoy desangrándome, una mala mujer ha atacado a todo el pueblo, nos están masacrando…cof…cof. Por favor abre la puerta—Dijo la chica mientras gemía de dolor—ha matado mujeres, niños, ella no tiene piedad.
  • ¿Cómo te llamas? —Dijo Yulian
  • Me llamo Pricilla Gascoine.
 

Krauser san

El origen
Registrado
4 Oct 2018
Mensajes
71
Ubicación
Las noches
Offline
Largos días y placenteras noches lectores, ha sido casi un largo mes de ausencia por una tragedia familiar pero he regresado. sin otro particular aquí les comparto una nueva actualización de la historia que estoy escribiendo De todo y sin armas.
Pricilla insistía desesperadamente que Yulian abriera la puerta, pero este se negó, un fuerte ruido espabilo a ambos. En la ventana de la habitación del hotel se hallaba Susana quien entro rápidamente, ella estaba bañada en sangre y observando a Yulian le dijo:

  • Yulian, abre la puerta lentamente, debemos prepararnos el primero de esos malditos está en camino.
El joven miro a los ojos de Susana, eran de un amarillo intenso, sin especular palabra Yulian abrió la puerta de la habitación, por fin pudo ver a Pricilla Gascoine, era una chica de no más de diecisiete años, el abdomen lo tenia abierto de un tajo y se llegaban a ver sus intestinos saliendo de su abdomen perforado. Yulian comenzó a vomitar por la impresión él nunca había visto nada igual, nada tan intenso como eso, pero se incorporó rápidamente.

  • Tienes que consumirla Yulian para que tengas el poder de enfrentar al exorcista.
  • No, no puedo hacerlo Susana, ella…es solo una adolescente—respondió Yulian desesperado mientras seguía observando a Pricilla—debe haber alguna forma de salvarla.
  • Si la consumes ella tendrá la oportunidad de vivir en tu mente Yulian—Afirmo Susana mientras le daba un abrazo—cálmate.
Pricilla en el suelo comenzó a gesticular algunas palabras diciéndole algo a Yulian.

  • Hazlo, acepto mi destino, no lograre sobrevivir tienes que consumirme…ahora.
Yulian dio unos golpes a Susana intentando atacarla, pero fallo todos los golpes. Susana de un empujón avienta a la cama al joven y le dice:

  • ¡Ahora eres un semihumano! Si no consumes a alguien perderás el control y tu lado demonio ganara, perderás la capacidad de volverte humano otra vez.
El joven se levanta de la cama y comienza a lanzar un grito seco. Se dirige lentamente donde Pricilla y la mira por ultima vez.

  • Perdóname…Perdóname.
Acto seguido comienza a devorarla lentamente empezando por el cuello, pechos, muslos partes blandas. Yulian noto que su boca y sus brazos se hicieron mas bestiales, como si de un animal salvaje se tratase comenzó a consumir todo el cuerpo de Pricilla hasta dejarle solo algunas entrañas sueltas.

Yulian lanzo una arcada y quedo inconsciente por unos momentos. En ese momento de inconciencia pudo ver la vida de Pricilla Gascoine.

Ella quedo huérfana a la edad de siete años, no se sabe mucho de como murieron sus padres, pero no tenía un familiar cercano que se hiciera cargo de ella por lo que se refugió en las calles, se ganaba la vida cantando de ciudad en ciudad, luego de unos meses fue capturada por el servicio social he internada aun orfanato, pasaron un par de años hasta que una oportunidad llego, fue adoptada por el alcalde de la ciudad de Signos. Un magnate caritativo que ayudaba a las personas de escasos recursos, la vida de Pricilla fue más acomodada y tranquila. Yulian pudo notar que Pricilla tenía un don, cuando cantaba podía revivir los recuerdos mas felices de las personas, haciendo que sean fácilmente manipulables, ella en su mente le decía a Yulian:

  • Si vas a usar mi Don de manipular mentes, tienes que conocer mas mi pasado, si me terminas por agradar podrás usar mi don.
Yulian despierta, Susana esta a su lado y le dice:

  • El alma de Pricilla siempre vivirá en ti, pero al ser un alma asesinada puede buscar una forma de dominarte, pero debes ser fuerte y tener siempre el control.
  • Por cierto—Continuo Susana—ya identifiqué al pequeño bastardo que nos tocara primero, se llama Orión uno de los primeros exorcistas del Dios malo que me ataco.
Susana le dice que es Orion uno de los que la ataco, aquel tiene en posesión sus piernas. Y que es muy pronto llegara la hora de enfrentarlo.
 

Krauser san

El origen
Registrado
4 Oct 2018
Mensajes
71
Ubicación
Las noches
Offline
Largos días y placenteras noches Lectores. Hoy por fin llego un nuevo capitulo de #Detodoysinarmas. cuídense mucho ya que el covid no esta distinguiendo entre raza, genero o estatus social. este capitulo es especial ya que en el narro una de las batallas importantes en la historia y fue escrito hace algunas semanas. aun tengo otros capítulos en proyecto pero ya poco a poco estaré actualizando. ya alcanzamos al wattpad. Sin otro particular el capitulo dieciséis
Las calles de la ciudad de Signos se encontraban sin vida, la sangre de sus propios habitantes hacían una decoración a sus paredes, era muy macabra a la vista y los miembros desmembrados resaltaban tal detalle de lo oscuro y terrorífico, daban muestra de la brutalidad de Susana a la hora de enfrentarse a cualquier enemigo y eso que aún no recuperaba la totalidad sus poderes. Una figura misteriosa apareció caminando entre la neblina que cubría las casas de Signos, caminaba rápidamente como buscando una presa, aquella figura era acompañada por dos figuras mas pequeñas, cuando ya la niebla se disipo se pudo ver quien era. Era Orión uno de los Asesinos del Dios Silferen, él era un hombre caucásico, vestido con un atuendo victoriano, gabardina, pantalón de vestir y zapatos de cuero negro. Aquel cazador cargaba un gran ataúd color blanco con decoraciones doradas, era tan grande que en el podían caber dos infantes. Junto a Orión había dos niñas alvinas que lo seguían, ellas como en un juego saltaban, reían, se perseguían y daban canticos en una lengua extraña y desconocida. Ellas estaban vestidas con un vestido de seda blanco transparente que mostraba la pureza de sus almas, las niñas tenían alas que nacían de su espalda, una de ellas tenia ojos color rojos carmesí y la otra tenia ojos completamente azules como el mar, sus cabellos también eran blancos y les decoraba una rosa roja en sus cienes.

El cazador Orión había llegado a la ciudad, el lado izquierdo de su camisa estaba bordada una rosa negra delineada con decoraciones doradas, era la señal indiscutible de un Sirviente de alto mando de Silferen además tenía un cubrebocas color negro y un sombrero puntiagudo que se asemejaba a los cazadores de una época moderna, no poseía ninguna arma más que su ataúd. Susana y Yulian podían sentir su presencia, salieron a la azotea del hotel y pudieron verlo como cada vez se acercaba a donde se encontraban.

  • Yulian—Dijo Susana mientras bajaba las escaleras—Escóndete y espera mi orden para atacar, yo tratare de distraer a Orión lo más que pueda, tu trata de controlar el alma de Pricilla.
  • Así será Susana—Respondió Yulian con determinación.
Yulian corrió a la habitación Nª201 y cerro la puerta con cerrojo para que nadie lo distrajera en su meditación. El intentaría dominar el nuevo poder que había adquirido al consumir el alma de Pricilla. Susana Salió del Hotel para obtener más información del enemigo y si es posible encontrárselo y distraer el tiempo suficiente para que su compañero pueda controlar sus nuevos poderes.

Yulian cerro las cortinas, se sentó en el suelo que estaba decorado con una fina alfombra y trato de comunicarse con Pricilla. Era algo que nunca había hecho, pero en su nueva condición resulto ser más fácil de lo que esperaba. Volvió a encontrarse con Pricilla y ella se manifestó en forma que espectro que salió de su cabeza, se sentó en una silla que estaba cerca a la cama de la habitación.

  • Te atreves a tratar de dominarme ser del inframundo —Dijo Pricilla mientras toma una posición defensiva.
  • Detente Pricilla—Respondió Yulian—no he venido hacerte daño solo quiero conversar contigo.
Pricilla miro fijamente a Yulian, el observo como todo a su alrededor se desdibujaba y era transportado a un recuerdo de Pricilla, Recuerdos muy tristes y todos los sentimientos negativos reprimidos que alguna vez había sentido.

La visión se había manifestado, ambos se encontraban en un colegio, otrora el lugar donde estudiaba Pricilla ya cuando estaba viviendo con su padre el Alcalde de Signos, vio como ella estaba sola mientras había compañeros de clase que sabían su secreto y se burlaban de ella por esa condición de “recogida” de la calle. Ella llego a sentir un desprecio por todos ellos por lo cual no tuvo amistades verdaderas en su época de colegio.

  • Pricilla, cálmate por favor—Decía Yulian mientras salía del colegio, cada vez que se cruzaba con alguien le decía lo repugnante y odiosa que era Pricilla.
  • Eso no es todo Yulian aún hay más.
  • Detente, llévame a tu hogar, quiero ver algún recuerdo que te agrade
  • No lo encontraras—Respondió Pricilla mientras todo se desdibujaba otra vez y eran transportados a su hogar.
Su hogar que era una gran casa grande, lleno de áreas verdes y piscina la cuales divertirse con amistades era lo lógico, pero en el mundo de Pricilla no lo era, al llegar a la sala principal pudo ver al padre de Pricilla, un hombre de unos cincuenta años, canoso y de terno azul. El estaba conversando por teléfono con alguien, pero mas que conversar le gritaba hasta que colgó de la frustración. Se sentó en su sofá de cuero y se sirvió una copa de wiski con la botella que estaba en la mesa de madera. Bebido demasiadas copas hasta que el propio padre comenzó a decir:

  • Lo tengo todo, pero a la vez nada, tanto anhelaba tener un hijo de mi propia sangre. Perdí muchas oportunidades en la vida al estar enfocándome en el trabajo de administrador y ahora alcalde siento que cada rato libre que tengo me desgasta.
Observe a Pricilla como rompió a llorar mientras observaba a su padre seguir libando alcohol y diciendo lo miserable que era su vida y de lo mal que se sentía no tener un hijo de su propia sangre.

  • Esa no es toda la historia Pricilla, te estas equivocando. El no quiere sentirse solo, siempre todos los seres humanos en algún momento sentimos depresión por lo que no pudimos alcanzar en vida, pero en el caso de tu padre te tiene a ti.
Yulian avanzo mas el recuerdo, y vio como El padre de Pricilla se dirigía al orfanato donde ella se encontraba, entro asistido por una de las nodrizas que cuidaban a los huérfanos, tras largas conversaciones pudo obtener una conversación con Pricilla.

  • Eso fue antes que se convertirá en alcalde, Yulian ¿es este es un recuerdo Feliz?
  • Eso no es todo— Respondió Yulian mientras abrazaba a Pricilla.
La soledad que consumía día a día al futuro padre adoptivo de Pricilla por fin había terminado, Aquel hombre la observo y dijo:

  • ¿Cuál es tu nombre?
  • Me llamo…Pricilla Gascoine
  • Un gusto Pricilla, mi nombre es Dan Rosenrot, un contador de profesión y que se siente muy solo, te gustaría pasear por el parque conmigo.
Pricilla quien nunca había salió del orfanato sentía un gran temor por salir a la calle, ella ya conocía su don y al mirar en la mente de Dan pudo observar todo lo que había pasado, el era verdaderamente un hombre solitario en que podía confiar, normalmente cualquier persona que quería adoptarla siempre les leía la mente y siempre tenían sentimientos vacíos hacia ella, como tratarla como lastre o un simple capricho de tener una hija mimada, pero en esta ocasión Dan tenia sentimientos sinceros hacia ella.

  • El de verdad estaba desesperado Yulian, Así como acto de piedad decidí ser su hija—Dijo Pricilla.
  • No fue un acto de piedad Pricilla—Dijo Yulian mientras la miraba fijamente—Fue un acto de amor, tu don que te había dejado sola hasta ese entonces donde pudiste observar que no todo el mundo tenia intenciones oscuras hacia ti, pudiste ver que salvaste la vida de aquel hombre y donde este estará eternamente agradecido.
Pricilla le menciono que unas horas antes que sucediera la masacre en Signos ella estaba celebrando su graduación en la escuela antes que de Susana atacase a todos, antes que acabar con su vida como la conocía.

  • Te mostrare la razón de por que no tenia a nadie que me amara como soy. Yo no desee ser salvavidas de alguien solo necesitaba…
La visión se desdibujo, y Yulian pudo observar un salón de clases donde estaba lleno de gente y allí en el cuerpo de Pricilla podía escuchar las voces y pensamientos de todos sus compañeros, era como una antena receptora de múltiples conversaciones sin sentido y esto provoco que ella dejara de asistir a clases, ella ya no podía controlar su Don y su padre al darse cuenta de esto la llevo con varios médicos Psicólogos y Psiquiátricos.

  • Los Exámenes para mi diagnostico fue una tortura—Dijo Pricilla mientras veía sus recuerdos—Ellos pensaban que era esquizofrénica.
Los médicos le dieron un diagnóstico, Pricilla Sufría de depresión crónica. Inmediatamente fue medicada y solo así pudo continuar sus clases hasta graduarse, ella se convirtió en adicta a los medicamentos antidepresivos y no tardo en planificar su suicidio el cual iba a cometer después de su graduación. Yulian vio como ella y su padre después que terminara la ceremonia de graduación salieron a almorzar a un restaurante llamado Salen Chickens, pasaron un grato momento hasta que su padre tubo que irse a trabajar y le dijo a Pricilla que se fuera a casa, pero ella con algo dinero en el bolsillo desobedeció a su padre y al despedirse de él tomo otra ruta que la llevo al mismo hotel donde horas más tarde se hospedarían Susana y Yulian.

Se encerró en la habitación Nª201 la misma donde estaban, cogió varias navajas de afeitar que había en el baño y se cortó las venas, pero al ver que no moría rápidamente decidió salir de la habitación para encontrar algún cuchillo o subir ala azotea del hotel para lanzarse y poner fin a su existencia, fue cuando una ráfaga de viento negro con unos puntos Amarrillos la atravesó dejándola despanzurrada por el pasillo fue donde horas más tarde despertó y se encontró con Yulian.

  • Aun hay esperanza Pricilla—Dijo Yulian mientras la visión de desvaneció y volvieron a estar en la habitación.
  • Yo ya las he perdido Yulian, no sé qué hacer…
  • Tienes una oportunidad de redimirte, lo que te sucedió fue muy difícil y mas aun teniendo un Don que no podías comprender, pero ahora juntos podemos dominarlo y hacer buenas acciones.
Yulian levantándose del suelo miro a Pricilla fijamente que seguía sentada en la silla sollozando:

  • Permíteme utilizar tu poder Pricilla y prometo liberar tu alma cuando deje de ser lo que soy, un semi demonio que solo quiere evitar el fin de la existencia misma
Pricilla entre sollozos dijo:

  • Yo…solo buscaba alguien que me ame, Yulian este mundo esta podrido y lleno de mucha gente mala incomprensible.
  • No hay acto mas grande que el amor Pricilla, el querer salvar la existencia misma.
Yulian se acerco a Pricilla y dándole un abrazo le enseño mediante otra Visión la historia de Susana, de su razón para derrotar a Silferen y el significado de todo, y de lo mas importante, ella no estaría sola en este camino ya que al ser parte del grupo también se convertiría en una amante y lo que ella tanto buscaba podría volverse realidad.

  • Seré parte de tu familia—Dijo Pricilla mientras se levantaba de la silla.
  • Si—Respondió Yulian.
  • Entonces Acepto mi destino, Yulian te doy mi consentimiento para poder usar mi don de controlar mentes.
Mientras tanto en otro lado de la ciudad.

Susana había localizador al Cazador Orión, ella estaba escondida en un callejón y esperaba que Orión pase por allí para poder emboscarlo. Cuando Orión ya estaba en su rango de ataque ella sin dudarlo se lanzo a por el Cazador, logro asestarle un gran zarpazo de su mano que se había convertido por breves instantes una garra, pero como si un fantasma se tratase lo atravesó y callo de bruces al suelo. Al ver esto las dos acompañantes del cazador atacaron sin dudar enviando directamente ondas de impacto que salían de sus bocas dirigiéndose directamente a Susana, la cual ella logro esquivarlas por poco. Las ondas destruyeron unos contenedores metálicos de basura, lanzando su contenido por los aires. La basura caía lentamente y Susana sin esperar lanzo otro ataque a una de las niñas la cual le dio el zarpazo, pero la niña al parecer no sintió dolor y siguió con el ataque, esta vez comenzó a bailar una danza macabra que elevaban algunos trozos de vidrio de su alrededor proveniente de las botellas rotas de los contenedores de basura, sin dudarlo se los lanzo a Susana quien de nuevo por poco los esquivo.

La demonia se vio presionada y comenzó a correr en dirección a una tienda de armas cercana, las niñas la seguían persiguiendo. Ella entro a la tienda y se escondió en el almacén mientras orión y sus niñas destruían todo a su paso. Susana logro contactar mentalmente con Yulian y le dijo:

  • ¡hey chico! Estoy enfrentándome a ese maldito de Orión, las niñas que le acompañan tienen ataques psíquicos y al parecer ese no es el verdadero orión, lo ataque y lo atravesé como si fuera un fantasma.
  • Acaso el verdadero orión pudiera estar en otra dimensión—Dijo Yulian.
  • Es muy probable, pero tenemos que desbaratar su engaño primero—Respondió Susana.
Las niñas empezaron a llegar donde Susana, ella rápidamente salió por la puerta trasera de la tienda y justo después la puerta exploto saliendo Orión y sus compañeras a su casería.

Las niñas empezaron a volar:

  • Oh mierda—Dijo Susana mientras corría por las calles sin un rumbo especifico.
Una de aquellas compañeras de Orión se llamaba Riphana, ella abrió su boca y de esta salieron varios tentáculos el cual llegaron a atrapar a Susana, cayendo al suelo y golpeándose la cabeza. Mientras la otra compañera llamada Maya se abalanzó sobre Susana, con sus largas y afiladas uñas empezó a clavarlas en el cuerpo de la demonia, ella forcejeaba, pero no podía escapar ya que estaba firmemente sujetada por Riphana. La sangre y los gritos no tardaron en salir, con un gran escuerzo Susana tomo de la cabeza a Susana y la lanzo lejos cerca al hotel donde ella y Susana se hospedaban.

  • Yulian hazlo ahora.
Yulian salió del hotel, corrió rápidamente a donde estaba maya hasta alcanzarla. Riphana seguía apretando mas a Susana dejándole sin aire hasta que sin previo aviso Maya se abalanzó sobre su hermana y sin piedad la degolló con frialdad. Sus últimos momentos de Riphana fue el observar que su propia hermana la había degollado mientras se atragantaba con su propia sangre que pintaba de rojo aquella calle donde se realizó la pelea, Maya con sus garras se las incrusto en el cuello auto degollándose. Los tentáculos que Sostenía a Susana lentamente se fueron desvaneciendo en el aire y pudo liberarse. Al levantarse ella pudo observar a Yulian quien con su nuevo poder adquirido de Pricilla logro dominar la mente de Maya eliminándolas.

  • Eso estuvo cerca—Dijo Susana—tenemos que buscar a Orión, aun tiene mas trampas en su haber para poder eliminarlo.
Un extraño presentimiento invadió la mente de Yulian.

  • ¡Cuidado Susana!
Una lluvia de flechas callo sobre ellos, Susana reacciono rápidamente empujando a Yulian dentro de una casa cercana mientras ella recibió parte de las flechas.

  • Maldita sea—Dijo susana mientras se sostenía el brazo derecho que estaba lleno de flechas—Orión ya está aquí.
Sin previo aviso Orión se les apareció fuera de la casa donde se refugiaban. Susana se levantó y salió de la casa.

  • No lo hagas Susana, ¡espera! —Grito Yulian.
  • No te tengo miedo Maldito Cazador, devuélveme mis piernas.
Orión miro a susana y se rio, una intensa lluvia empezó, los rayos y el aguacero no tardo en aparecer mojando los jardines y las ropas de los peleadores.

  • Ya no hay escapatoria Susana, aunque aun debo investigar como murieron mis asistentes, tu brazo derecho no se puede regenerar ya que esas flechas están diseñadas para cazar demonios problemáticos como tú. Ahora pondré fin a todo este lio y que el orden del amo siga hasta el fin de los tiempos.
  • Tu amo miente —Respondió desafiante Susana
  • ¡Muere! —Grito Orión.
En una fracción de segundos, salieron brazos espectrales del ataúd que tenia en la espalda el cazador sujetando firmemente a Susana por los aires. Apretaba con tal fuerza que Susana no pida respirar, intentaba zafarse, pero le era imposible, Yulian quien estaba escondido en la casa pudo observar por la ventana como su amiga estaba siendo asesina.

  • Ella está muriendo—Dijo Pricilla en la mente de Yulian.
  • Debe haber alguna forma de derrotarlo, alguna manera.
Yulian observo detenidamente a Orión, vio que sus piernas estaban iluminadas tenuemente por una luz azulina.

  • Sus piernas deben ser su catalizador, él no está en esta dimensión así que él no puede golpearla directamente, es un ser adimensional ¿o no?
El observo con más detenimiento, sabía que no podía hacerle daño directamente ya que el cazador era inmune a cualquier daño.

  • Susana Akerfeldt—Dijo Orión mientras manifestaba una espada fantasmal en su mano derecha—has sido condenada a la muerte, esta espada llamada “Zatanhael” una de las ciento un espadas asesina de demonios forjadas por Masamune el herrero del mismo dios Silferen, te dará la tan ansiada muerte verdadera.
Yulian estaba al borde de la desesperación cuando vio detenidamente a los tentáculos que sostenían a Susana, pudo observar cientos de caras, eran almas que el cazador utilizaba para poder atar a Susana.

  • Pricilla ya lo descubrí, el usa esas almas para poder atrapar a Susana tenemos que dominar la mente de esas almas para ponerlas en contra de su amo.
  • Entiendo, pondré todo mi esfuerzo Yulian.
Concentrándose el joven uso el poder de Pricilla entrando en cada una de las mentes de las almas del ataúd de Orión regresándolas a su origen. Susana callo al suelo y por fin pudo respirar una bocanada de aire que tanto deseaba. Yulian al controlar las almas se dio cuenta que pertenecían a otra dimensión y aquella dimensión era donde se encontraba Orión, así que ordeno a esas mismas almas que lo trajesen.

El cazador atónito no sabía lo que estaba pasando, de repente sus almas estaban en su contra como si de una cruel venganza se tratase. El verdadero Orión estaba frente a un espejo sentado en un reino muy lejano en una de las miles de salas del castillo del Dios Silferen, del espejo salieron cientos de tentáculos que lo atraparon y de un tirón lo trajeron a la realidad donde se encontraba Yulian y Susana.

  • Malditos, que clase de brujería están usando, Silferen los encontrara y los matara.
El holograma del cazador se desvaneció y el verdadero Orión se levantó, era un ser amorfo, su rostro era solo una boca sin ojos y era totalmente blanco, las venas violacias y marcadas se extendía por todo su cuerpo el cual media unos dos metros, tenía como aletas en sus manos que a simple vista tenían algo de filo. De un movimiento Orión corto los lazos existenciales de su Ataúd liberando a todas las almas que estaban contenidas en el. Susana se levanto del suelo y rápidamente le dio una patada al ser amorfo el cual lo mando a rodar varios metros. El cazador aun no comprendía exactamente el por que sus almas le desobedecieron.

  • Males terribles necesitan medidas drásticas—Dijo orión mientras con su cabeza hacia gestos—llamo a mi Ataúd a una audiencia Extradimencional, que la gracia de nuestro santo creador me proteja en esta batalla.
  • Nada de santos—Grito Susana mientras se acercaba rápidamente a Orión para darle muerte.
Yulian que aún seguía un poco desorientado por el corte abrupto de las almas se pudo se pie y salió de la casa, manteniéndose a una distancia prudencial vio como Orión de su ataúd invoco un portal dimensional el cual salieron Cuatro versiones del cazador en diferentes etapas de su vida, una mas joven y otra mas anciano que lo observaban al ser adimensional, cada uno de ellos tenía un arma diferente, lanza, espada, pistola y hacha en sus manos listos para contratacar.

El cazador de un soplo de viento por sus branquias tumbo a susana al Suelo mientras sus otras copias se le abalanzaban para poder detenerla. Orión vio a Yulian y empezó a acercársele para también darle muerte. De repente las cuatro copias que había invocado orión se detuvieron y con movimientos rápidos atravesaron al Cazador original provocándole heridas mortales, Yulian de su mente volvió a manifestar a Pricilla quien comenzó a cantar mientras Orión desaparecía desvaneciéndose en el aire, y con una sonrisa en el rostro les dijo:

  • Adiós y mucha suerte, la necesitaran.
El espectro de Pricilla también volvió a la mente de Yulian, las cuatro copias de Orión aún seguían en su poder mental y les ordeno suicidarse, las copias cogieron sus armas y se quitaron la vida. Susana se levanto del suelo y camino hacia el ataúd, encontrando sus piernas.

  • Lo logramos Susana.
  • Mil gracias Yulian, ahora por fin he de tomar de regreso a estas chicas.
Susana consumió sus piernas como un bocado se tratase, ella empezó a crecer un poco, ahora parecía una joven de diecinueve años.

  • Susana—Dijo Yulian—Pricilla aun sigue en mi mente, le mostré tu pasado y también quiere unirse a tu causa, juntos buscaremos a los otros dos cazadores que te quitaron tu corazón y espada.
  • Tenemos que terminar esta misión para que la existencia misma no vuelva a estar en peligro
  • Y después ¿qué? Susana—le pregunto Yulian mientras miraba a la demonia regenerarse sus heridas.
  • Serán libres y nuestros caminos se separan, tal vez el destino nos vuelva a encontrar en otras situaciones mas favorables o no, pero el punto es que nunca dejaremos ser lo que somos y nunca nos olvidaremos.
Susana camino unos pasos y dijo:

  • Es hora de buscar al siguiente cazador, debe estar cerca ya que haber matado a su compañero debió atraerlo.
  • En marcha Susana—Dijo Yulian mientras se incorporaba y seguía a Susana.
 
Última edición:
Arriba Pie