Rol Libre Rengō De vuelta a Rengō

Estado
Cerrado para nuevas respuestas

Morpheus's Dream ♚
Registrado
12 Abr 2015
Mensajes
1,479
Ubicación
Medium Coeli
Offline

    Regreso Resumen


    • Las fiestas han terminado y es hora de que los estudiantes regresen a la academia. Dejar los hogares a los que algunos volvieron por esas cortas vacaciones -si es que se le puede llamar así- para continuar con el año académico justo donde lo dejaron… más o menos.

      • Son libres de escribir sobre su regreso a la academia.
      • Además de ser un rol libre, se espera que con el resumen agregado puedan saber cómo van académicamente en Rengō y actualizar o crear sus cronologías.
      • A futuro, las actividades escolares se suspenderán o se intentará que ninguna quede abierta durante los festejos, actividades o eventos como los recientes.


    • Recordemos los requisitos para completar el Primer Grado:
      - Haber completado tres entrenamientos.
      - Haber completado nueve clases, al menos cuatro de ellas deben ser de heroísmo básico y cinco teóricas.
      - Haber completado dos roles libres.
      En la tabla de abajo se mostrará de forma general lo que tienen, ¿pueden ustedes confirmar esa información?~ Se cuentan las clases completadas y los Roles Libres que se encuentran cerrados.

      UsuarioEstudianteEntrenamientosClasesRoles Libres
      Nya Nya Alberona Kana085
      Relikt ReliktDazai Sumire054
      Lazy LazyLalbay Rashidi096
      RocioJ RocioJLovelace Rivka097
      Lian wolf 16 Lian wolf 16Miharu Kazil075
      LadyAzulina LadyAzulinaNomura Amayah096
 

Morpheus's Dream ♚
Registrado
12 Abr 2015
Mensajes
1,479
Ubicación
Medium Coeli
Offline
Era lo que había necesitado -estar con su familia, recargar las pilas, hablar con Jes- para volver a Rengō con ánimos renovados y nuevos propósitos para el año. Hacía frío, pero Amayah percibía que el ambiente se encontraba animado por el regreso a clases. Hizo el mismo camino al irse que al volver, pero a la inversa: junto a Rowan y Markus tomó un taxi desde su casa hasta la estación de trenes, en donde se cambiaron por el vestuario exclusivo de Nagoya, y al llegar a la ciudad tomaron un bus para alcanzar la academia. Sus guardaespaldas, apenas la chica atravesó la protección de la escuela, se dirigieron con las maletas a Administración, dejándola andar con tranquilidad a sus anchas. Pero era porque sabían de antemano que la chica se retrasaría.

Justo ahora estoy haciendo algunas compras, ¿quieres acompañarme?
Sin responder y con una sonrisa, la azabache inició la llamada. En cuestión de segundos su mejor amiga se encontraba de forma holográfica a su lado y mientras le explicaba con señas qué era lo que estaba buscando, Amayah se dirigía al interior del edificio. Los pelirrojos llevaban su maleta, pero ella cargaba con la pequeña mochila en la que solía llevar sus cosas personales y un bolso que tenía dentro el botiquín de la clase de medicina. Cuando la joven Nomura estuvo dentro del edificio principal, se detuvo para echar un vistazo a la pantalla de su celular y así continuar la conversación con Jesbell, comentándole cuál de las opciones parecía mejor.

Debía aceptar que ese método de compañía no la hacía sentir exactamente acompañada por el hecho de que en el lugar donde Jesbell estaba no percibía nada, la luz sólo era luz. Sin embargo, verla a su lado y poder hablar con ella le llenaba un poco el corazón de cierta calidez. Después de que la chica en Tokio decidió, siguió su camino hacia las residencias de la academia. Bell lograba mantener una conversación sobre cualquier cosa, detalle que Amayah apreciaba.


—¡Maya, ya has vuelto! —en un primer momento el sonido llegó desde muy lejos—. ¡Bienvenida! —pero en el segundo estaba muy cerca. La aludida había cerrado los ojos para evitar que la correntada de aire producida por Yael le molestara, abriéndolo al cabo de unos segundos.
—Gracias. Veo que ya te has acomodado, ¿llegaste hace mucho?
—¡Qué va! Si recién llegué.


Yahra sonrió, no era difícil de imaginar. Se sobresaltó un poco cuando las señas de su amiga le llamaron la atención.

—¡Oh! Es Yael, mi primer amigo de la academia —le comentó en señas antes de capturar al muchacho en cuestión para que Jesbell pudiera verlo.
—Hola, es un placer —el holograma inclinó un poco la cabeza justo como la chica tenía que estar haciendo a kilómetros de distancia.
—Mmh… Hola —luego de un par de intentos, el castaño pudo hacer las señas a una velocidad en la que puedan ser comprendidas. Tras eso se llevó la mano a la nuca, avergonzado—. Es todo lo que sé decir en ese lenguaje —rio con suavidad—. Es un placer conocerte también.
—Maya —
Jesbell regresó a las señas—, ya llegué a destino. Te escribiré contándote cómo me fue.
—Buena suerte, Bell —
y la llamada finalizó.
—Oh… No me digas, ¿la incomodé? —la expresión de Yael sorprendió un poco a Amayah.
—¡No! Nada de eso. Tenía un compromiso y-… ¡Lo siento! ¡Volvimos a hablar en señas!

Yamil soltó una divertida carcajada.

—¡No te preocupes por eso! Sólo bromeaba. A ver, ¿crees que pueda darte un abrazo de bienvenida? ¡Tienes mucho que contarme! Desde que te despediste de mí no sé nada de cómo pasaste las fiestas.

Los ojos dorados de la azabache se humedecieron por más de una razón. Se secó uno de ellos con el dorso de la muñeca mientras asentía, rodeándolo con los brazos por la cintura a la vez que él la presionaba por los hombros, apoyando apenas la mejilla sobre su cabeza. Era la primera vez que Maya se sentía a gusto entre los brazos de alguien que no era su familia.

“Al fin puedo hacer esto”, pensó Yamil, habiendo esperado todo el año escolar por ello.


Lazy Lazy


Entrenamientos
Clases
Rol Libre
N/A
N/A
N/A
N/A
MED 101 [Tutoría]
N/A
N/A
N/A
N/A
N/A
N/A
N/A
N/A
• En resumen, me faltan 3 entrenamientos y 4 clases de heroísmo básico~
 
  • 1Me gusta
Reacciones: Lazy

Lazy

I'm Morpheus, owner of a dream
Registrado
22 May 2016
Mensajes
2,816
Ubicación
por ahí marico
Offline
Las vacaciones de diciembre habían concluido y el año nuevo escolar daba inicio. Los estudiantes de Rengō llegaban animados a la escuela, como si ese tiempo en fuera de las responsabilidades académicas le hubiesen recargado las baterías a todos. La mayoría de estudiantes se hallaban contentos por los amenos reencuentros con sus amistades y, por qué no, con los profesores y directores de la academia. En los lobbies de los dormitorios se podían observar más de una cara sonriente. Era sin dudar, un ambiente bastante agradable.

Taishi Honō dejó su equipaje junto al de su hermano y se sentó en el gran sofá de la sala común, el muchacho de piel tostada se hallaba cansado por el largo y tedioso viaje y pensó que podría descansar un poco antes de llevar las cosas a su habitación. Además, pocas veces podía observar a tantas chicas reunidas y emocionadas por verse luego de un largo tiempo fuera de la escuela. Su vista azulada se posaba en cada chica, analizandolas como si estuviera buscando a su próxima presa del mes. No obstante, su “investigación” se vio interrumpida por el gruñido histérico de su hermano mayor.

Eishi se hallaba en un estado evidente de inquietud a pesar de estar parado al lado de su hermano menor. Su pie se movía de arriba abajo de manera incesante mientras mordía con fuerza su labio inferior. Tai sabía lo que le pasaba pero no por ello iba a hacer algo; más bien, el asunto le resultaba totalmente entretenido. Ver a su hermano ansioso por Rivka era algo que debía observar y disfrutar.

¿Por qué tan frustrado, hermano? —El tono de Tai fue suficientemente molesto como para dedicarle una mirada que, intimidaría a cualquiera que no fuera el Honō menor—. ¿Todo bien con Riv? —Escuchó el gruñido del caucásico peliblanco—. Creí que vendría con noso…
Tai… puedes morirte un momento, ¿sí? Sólo un momento, luego vuelves a joder pero ahora no.

La sonrisa victoriosa de Tai fue tan indescriptiblemente molesta que Eishi no tuvo de otra más que apartarse un poco de él. Quería un momento de paz para poder pensar bien lo que haría con toda esa frustración que sentía por culpa de su pareja. ¿Por qué Rivka había rechazado regresar a Rengō junto a él? ¿Acaso había preferido la compañía del imbécil de Alex? Si era así, entonces ella tendría mucho que escuchar cuando se toparan.

Tomó su celular y comenzó a escribir un par de mensajes:

Dónde estás? Quiero hablar contigo 10:10am

Eeehhh... ¿ordenando mi habitación? 10:10am

Por qué no me avisaste que ya estabas acá? 10:11am

¿Tenía que hacerlo? 10:15am

SÍ! Soy tu mejor amigo, idiota 10:16am

Pensé que llegarías con Rivka y estarían ocupados. 10:18am

No, no vino conmigo. De eso quería hablarte 10:18am

🙄No voy a hablar contigo de lo molesto que estás ahora. 10:20am

Tch… 10:20am

Estoy armando algo para Roy. Te escribo en un rato. 10:25am

Jodete 10:26am
Tras eso, Eishi guardó su celular en su bolsillo con la misma molestia con la que lo sacó y luego se dirigió hasta el sofá en el que se hallaba su impertinente hermano antes de que se marchara a su habitación con las maletas. Se acomodó lo mejor que pudo y se dedicó única y exclusivamente a mantener el ceño fruncido y los brazos cruzado cual niño regañado… o ignorado en este caso.

Sus ojos azulados se fijaban en los estudiantes alegres y eso sólo lo enojó un poco más… hasta que, inesperadamente, la silueta de una chica apareció en la sala de estar y, junto a su llegada, una idea vino a la mente del peliblanco. Una sonrisa apareció en el rostro del muchacho, con lo que tenía en mente, seguramente haría que su árabe amigo hiciera acto de presencia en cuestión de segundos.

Nomura Amayah había llegado a la academia, luciendo tan preciosa con aquella inocente y alegre sonrisa sobre su rostro. Parecía compartir la emoción de la mayoría de alumnos y eso, sin duda alguna, le hacía ver mucho más radiante de lo que ya era.

Era perfecto para lo que tenía planeado, tan sólo debía tomar un par de fotos para mandarselas a su mejor amigo. Sacó su celular y activó su cámara para iniciar con el bombardeo de fotos hacia la hermosa sensora, sólo debía presionar con su pulgar el botón táctil de la cámara… pero su movimiento se vio interrumpido en el momento en el que la silueta de una hermosa pelinegra apareció en su campo de visión en forma de de holograma.

La malicia, la irritación y las ganas que tenía de molestar a su mejor amigo desaparecieron en el preciso instante en el que vio a aquella hermosa chica de bellos ojos rojos. La muchacha que hablaba con Amayah por lenguaje de señas había (inconscientemente) embobado al chico usuario de llamas azules, tanto que no se percató en el momento que el chico más veloz de su clase había aparecido en escena.

Apretó el celular con ligera fuerza a la vez que sentía un calor agradable en su pecho. ¿Qué le sucedía? Ni Rivka le había hecho sentir tan idiota... bueno sí, pero no a ese grado. A pesar de sólo haberla visto en un holograma y a una distancia considerable, Eishi Honō no pudo evitar el impacto desmedido que aquella figura de belleza perfecta le ocasionó. Sus ojos se abrieron como platos y sus labios se resecaron instantáneamente, obligándolo a relamerselos por instinto. ¿Quién era ella? Y más importante, ¿por qué se sentía tan embelesado? Cuando la chica sonrió para Maya antes de desaparecer, Eishi pudo sentir cómo ella le robaba el aliento y el raciocinio, dejando en su cuerpo la intriga y las ganas de rogarle que se quedara un poco más para nunca olvidar su hermoso rostro, aunque era imposible que lo olvidara.


LadyAzulina LadyAzulina
 
Última edición:
Estado
Cerrado para nuevas respuestas
Arriba Pie