Original Fic Death World - Armagedon Vol.3 (Capitulo X (XLI) - ¡Sendai!)

Meijin Wanderer
Registrado
8 Ago 2019
Mensajes
72
Offline


Capítulo III (XVIII) – En las buenas y malas



Desde nuestra llegada al sitio abandonado habían transcurrido unas veinte horas sin que ocurriera nada interesante más que solo pasar la noche. Era una mañana lluviosa sin señales de detenerse pronto…

Habíamos logrado obtener algunos materiales para hacer una cubierta improvisada de plásticos a modo de protección personal para cada uno; enfermarse en momentos como estos seria la peor situación sin contar el de recibir una mordida.

Algo me inquietaba desde hace rato y era aquella gran valija rectangular que cargaba mi hermano.

Sentía curiosidad de su contenido, jamás había visto a Ryoken encontrarse tan apegado a algo… incluso era esquivo a preguntas. A pesar de ello, una vez mencionó algo sobre contener un recuerdo importante de quien veló por su seguridad hace unos meses.



“Querida hermana mía, tenemos nuestras capas infernales listas para nuestra protección contra este diluvio a ma-”

“Ya te escuché, deja tus delirios para otro instante. Recuerda las enseñanzas de Papá; puedes esconderte si eres silenciado por la lluvia”

“…”

“Lo siento si perdí la cabeza, no era mi intención mi pequeño heraldo… es solo… hay muchas cosas que sigo sin procesar”

“Tranquila, puedo comprender lo que sientes de alguna forma. No te tardes, de lo contrario tomare la delantera superando tu ventaja natural”


Parece ser que la semilla no cayó lejos del árbol, me avergoncé bastante por su broma picaresca… quería golpearlo con toda mi fuerza. Aun así, me ayudó a no darle tantas vueltas a cada pensamiento facilitando el mantener despejada la cabeza.

Tomamos nuestros bolsos con extras encontrados durante el día anterior, hasta la gata contaba ahora con algo para cargar algunas utilidades pequeñas.

Algunos cuchillos carniceros los manteníamos al alcance de la mano a su vez que había amarrado uno en el extremo de la Naginata en lo posible para tener algo con que cortar a distancia.

Camino a la salida, utilizamos una escalera que encontramos en una de las bodegas para repetir parte del proceso de entrada. Luego de saltar, percibimos algunos muertos merodeando cerca, aunque parecían encontrarse desorientados ignorando nuestra presencia.

Un golpe de suerte a favor, el cual aprovechamos en todo momento… unas cuantas veces tuvimos enfrentamientos directos y en otras solo debimos huir.



“Yuuki, retrocede…”

“¿Por qué dices eso ahora? Debemos continuar ahora que no nos detectan”

“Ese es el problema, algo nos está persiguiendo y dudo sea para saludar”

“¡Ryoken… tu cara esta roja! ¡Espera! ¡Acaso es…!”

“¡No importa! vamos por otro lado ¡rápido!”

“¡P-pero!

“¡VAMONOS!”


Mi intuición era correcta, desde anoche se estuvo conteniendo el dolor en sus oídos ante los sonidos ambientales. Debí tomar cartas en el asunto desde el primer momento… quería hacer mejor mi labor como hermana mayor, sin embargo, aquí estaba sin nada que poder hacer.

Una sonrisa algo arrogante esbozaba mientras me miraba, comprendía a la perfección las palabras existentes en su cabeza en estos instantes.



“Eres astuto señor del caos andante, es tranquilizador además de tierno de tu parte que te preocupes por mi”

“Por su puesto mi querida maestra y hermana! Crecimos juntos aprendiendo el uno del otro. Aun si esta fuera una maldición, no me arrepiento el tolerar aquel zumbido en mis tímpanos si logramos escapar”

“Cierto… ¿De qué estamos escapando?


Aquella respuesta parecía ser una broma sin sentido, no eran muertos ni personas… considere hasta la posibilidad de creer que sería ese mismo “Reanimado” del otro día.

Nos detuvimos a mitad de un largo pasaje sin acceso a nada, nos tenían rodeados. Un aullido anuncio su entrada… una manada de lobos eran los que estuvieron tras nosotros en todo momento.

Eran cerca de quince a simple vista, siendo dos o tres que parecían tener algo extraño al gruñir o aullar según palabras de mi hermano.

Carecíamos en esta situación de planes al respecto… estábamos en momentos difíciles donde no sabíamos que hacer. Fue ahí donde un contenedor de basura cercano era la única opción.



“¡¿De verdad no tenemos de otra?!”

“¡Solo entra hombre! ¡No quiero ensuciarme y menos quedar con olor a basura!

“Ojalá que esto aguante sus golpes”


Estábamos encerrados envueltos en plena oscuridad, el retumbe de sus incesantes ataques intimidaba sin cesar. Aquella agresividad era abrumadora… nos sentíamos similar a un par de roedores rogando dejar el interés de su cazador.

Varios minutos transcurrían pareciendo horas que jamás terminarían. Estar dentro era asfixiante, me sofocaba el calor dentro del contenedor, quería abrir un poco que fuera para obtener una brisa de aire fresco.



“Tranquila, sé que es desesperante. Ellos esperan que alguno se asome para intentar entrar”

“Lo sé, es horrible la verdad… quiero salir… no quiero…

“Perdón, olvide que tienes miedo a la oscuridad. Todo va a estar bien, ya vamos a salir”


Sentía como sujetaba una de mis manos, era una sensación un poco cálida dado que él siempre fue de baja temperatura.

Recuerdos de niñez venían a nosotros… algunas noches donde nos acompañamos, otra ocasión la cual un perro quería atacarnos y Papá termino atemorizando al animal en frente de sus propios compañeros de trabajo.

Poco a poco, el ambiente comenzaba a tornarse silencioso… pareciera haber cesado la cacería. Solo se percibía el caer del agua incesantemente.



“¿Crees que sigan ahí?”

“Pensaras que estoy loco, pero sobre nosotros estoy seguro de que son dos. Es más, puedo oír como mueven de forma leve las garras o golpean con la cola contra el metal”

“Voy a matar a quien fuera su dueño… seguro escaparon de algún zoológico”

“También los matare por esto, si están muertos, solo los rematamos”


Ocasionalmente golpeábamos desde nuestra posición a ver si existía reacción de nuestros cazadores. Al inicio arremetían con extrema violencia haciendo pensar que en realidad atravesarían el metal, pero a medida se repetía el proceso, reducían las revoluciones perdiendo interés.

Estábamos claros que esto era una pelea de voluntad, aquellos que cedieran, perdían todo. Solo debíamos tolerar, mantener la paciencia y cordura hasta ganar.

Desconocíamos cuantos minutos u horas había pasado al entrar en el contenedor de basura… si percibía que mi hermano dormía apoyado a un costado mío, mientras poco a poco yo estaba cabeceando para caer como él.

Fue aquel instante, algo nos hizo saltar del susto… algo o alguien estaba golpeando con suma violencia de frente al contenedor, no cesaba en su ritmo o fuerza. Entramos en alerta buscando una linterna obtenida de la escuela, nuestra sorpresa fue tal tras encenderla cuando vimos los abollones considerables realizados… que clase de demonio era ese.



“Es uno de ellos… incluso con los audífonos puestos, puedo percibir el mismo sonido que un canino al gruñirle a quien este por delante”

“¡¿N-No debería ser capaz de hacer algo como eso?!”

“¡¿Q-Que quieres que diga?! ¡Y-Yo tampoco he vivido antes un Apocalipsis Zombi!”


Rogaba por un milagro, lo que fuera… aceptaría cualquier cosa si ello permitía salvar a mis hermanos.

Estábamos aferrados el uno al otro, sin otras opciones por una pequeña chispa de esperanza. Por primera vez, quería ver a esa aberración del otro día limpiar esta zona para solo huir tan rápido como nos fuera posible.



“Mantén el silencio Yuuki, parece que algo más está por ahí”


Varios segundos después de sus palabras, oímos el frenar con derrape de un vehículo. Sin embargo, solo una voz masculina se percibió con bastante presencia.


“Lo que faltaba… una manada de pulgosos mayor a las del centro comercial. ¡Tu quédate ahí costal de huesos!”

“¡AAAH! ¡Eso fue increíble! ¿Cómo lo hiciste?”


Algo parecía haber sido azotado con bastante odio. Según relataba Ryo, aquel animal que yacía tendido gemía de agonía.

Otra voz adicional también era apreciable, ninguna resultaba familiar. No sabíamos si el peligro afuera empeoraba o teníamos ahora una oportunidad de escapar.



“¡Sera mejor largarnos de aquí! ¡Nunca nos atraparan con vida cachorritos!”


Aquel sonido de quemar ruedas pareciera intentar provocar a los lobos, los cuales terminaron por caer en su juego persiguiendo a esas personas.

Ese hombre parecía ser bastante arrogante por su actuar, nadie en su sano juicio tendría una pizca de osadía para enfrentarse, así como así a cualquier muerto esperando salir ileso, sobre todo cuando vas en compañía de algún niño o niña.

Dejando de lado lo reciente, nos asomamos con cautela a ver si no quedaba ningún animal a la vista.



“¡Ahora es el momento, vámonos de aquí!

“¡Te sigo maestra mía hasta los confines del infierno si es necesario!”

“Solo por esta vez no diré nada…”

“Continuemos recorriendo Hiratsuka, seguro los encontraremos en algún momento”


La mayor interrogante venia ahora ¿Dónde debíamos ir si queríamos encontrarlos?... Conforme se alzaba la noche, seguíamos sin respuestas y tampoco donde refugiarnos.

Había varios “Reanimados” en el sector… que podíamos hacer para evitarlos…

Una oportunidad se presento frente a ambos, un edificio donde podríamos hacer que pierdan el rastro aun si ello implicaba aumentar el riesgo de ser atacados.

Fuimos abriendo paso a golpes con lo que tuviéramos en mano, desde mi arma hasta palos y tubos metálicos, hasta juegos de cuchillos de ser necesarios. Mientras más nos aproximábamos, menos recursos iban quedando por quedarse atascados, romperse o simplemente estar inutilizables.

Solo unos metros nos separaban de llegar a la meta, a plena noche lluviosa contando con la luna de testigo fue cuando él rebelo su anhelado tesoro.



“No quería usar aquella reliquia, pero veo no me dejan opciones. ¡Tu historia será contada a través del fuego emitido por el poder que me heredaste viejo!”

“¡Que diablos fueron esos disparos! ¡¿Espera?! ¡¿De dónde sacaste eso?!”

“¿Te gusta? Es una Steyr Scout que mi salvador entrego en su lecho de muerte. Aun debo practicar bastante, pero descuida que jamás te atinare maestra mía”

“¡Acabas de hacer volar un mechón de mi cabello y quieres que este tranquila!”


Ya era oficial… no sabía quién me volvería loca en estos momentos. Varios de sus disparos pasaban cerca causando psicosis interna de si podría acabar en cualquier momento con algún agujero o peor, ¡una cicatriz imborrable!

La potencia de cada impacto estaba haciéndolos retroceder o tumbándolos conforme nos estábamos acercando al blanco.



“Ahí esta la entrada, ahora debemos asegurarnos de subir con cuidado”

“…”

“¿R-Ryoken?”


¡No podía verlo por ningún lugar! Intente volver, pero fue imposible. Tras subir a ver si desde alguna altura mayor podría encontrarlo, acabo de la misma forma; no estaba a la vista… desapareció de la nada, sin dejar rastro.

Miles de pensamientos venían a mi cabeza, desde los peores escenarios hasta los mejores. Creí en un momento verme superada hasta sentir una mordida en una de mis manos… al notar a Tama siendo la culpable, pude relajarme de a poco.



*Maullidos de gata*

“Es verdad, debo confiar que nos volveremos a encontrar. Cuando iba a pensar sobre ser salvada por un animal… los humanos aún tenemos bastante que aprender. Vamos por ahora a ver nos quedaremos esta noche”


Recorrimos el segundo nivel esperando encontrar algún departamento libre, entre varios cerrados con llave, uno poseía una llave puesta.

Era sospechosamente conveniente e inclusive con todo el nivel despejado. Asegure la amarra del cuchillo en uno de los extremos de la Naginata, empuñe con firmeza preparada para atacar si algo saltaba en defensa propia.

Todo el cuerpo comenzaba a pesarme después de lo vivido en un solo día, solo una pizca de esfuerzo… solo una pizca.



“Ningún ruido desde a dentro, tampoco pareciera haber luces encendidas”


Giré aquella llave con suma precaución ante cualquier duda, abría lentamente la puerta asomando mi cabeza para observar y corroborar después que no había nadie.

Era un apartamento pequeño para una sola persona. Contaba con cama, baño, cocina y todo lo que puedes esperar.



“Al fin podre pasar una noche como corresponde, ya estaba cansada de futones o camas americanas improvisadas”


¡Sentía estar en pleno paraíso! ¡una ducha caliente! ¡ropas para dormir limpias! ¡dejar lavando las prendas propias! ¡y lo mejor de todo, implementos para preparar comida deliciosa!


“Hoy cenaremos como reinas Tama, pero…”

*Maullidos de molestia*

“Lo sé… prometí confiar que volveríamos a encontrarnos


Desempaque tras cerrar la puerta con seguro, procedí iniciando por el baño y luego el cocinar. A ratos solía perderme entre pensamientos sin darme cuenta que algo sonaba cerca, con interferencia uno de los radio transmisores captó una señal… una voz conocida estaba al otro lado.


“¡E-Esa voz!”


Busque sin cesar por donde se ajusta de mejor forma, dando con claridad aun si fue por cosa de segundos.


“Lamento decirte esto maestra, pero otra vez el cruel destino ha divido nuestros caminos. Para desdicha de este, soy alguien que esta condenado a no morir a causa de mi maldición”

“¡I-Idiota! ¡N-No tienes idea de lo preocupada que estaba cuando te perdí de vista! ¡Me alegro saber que están vivo!”

“Estaba desesperado luego de perderme otra vez, no por mi… sino por ti, temía hicieras alguna estupidez. Ahora puedo seguir tranquilo a cumplir con mi misión”

“¡Espera! ¡Dime donde te encuentras!”


Se había cortado la comunicación por una de las partes.

Un lado mío quería llorar, otro estaba tranquilo de saber que estaba vivo. Tras eso, logre continuar en el resto de las cosas que debía hacer.

Terminar de cocinas, cenar, guardar parte de la comida en el refrigerador, buscar ropa de dormir adecuada entre la que había; siendo solo prendas masculinas cuyas tallas superaban bastante las que uso.



“Ahora que veo la cama por otro lado, está limpia y ordenada, mmm… esta suavidad es exquisita, muy acogedora… pareciera que quien durmiera aquí, emitiera energías positivas… incluso… no puedo… mante… nerme… despierta…”


Varias horas pasaron hasta el alzamiento del día por sobre la noche. Dormía muy placida sin querer levantarme, hasta ese instante donde golpeaban la puerta como si fueran a derribarla.


“¡¿Q-Quien está por ahí?!


Salte similar a Tama cuando se asusta, con suerte tenia algo en mis manos sin identificar que era. Alguien intentaba entrar, no sabía que pasaría a partir de este momento. Por si fuera poco, la gata estaba engrifada en posición lista para atacar.

Una voz se escucho cuando fue abierta la puerta.



“Debí suponerlo, dejé las llaves dentro. Por cierto, deja de cargarlo un rato… lo que menos quiero es que termine trepando sobre mi para estar tranquilo”

“¡Entendido! ¡Aunque me gusta sentir su pelaje siendo sincera!”



Autor: Ronin

Coautor: Byleth

Ilustrador: MisterSD


-Cap XIV --> 18/04/20
 
Última edición:

Meijin Wanderer
Registrado
8 Ago 2019
Mensajes
72
Offline

Capítulo IV (XIX) – Desecuentros


Debía ser una broma aquella silueta que tenía en frente, aun si no podía reconocer su voz… seguía viéndose como el fiel reflejo de ella antes de morir.

Sin darme cuenta, fui bajando la guardia poco a poco durante los segundos que la vi entrar. Mis pensamientos eran un turbulento caos.

Estaba parada aun sin percatarse de mi presencia en el lugar, a pesar de haberse volteado quedando de perfil respecto donde me encontraba y ella le hablaba a alguien que entraba con pasos firmes.

Por contrario, Tama seguía en guardia esperando a saltar por el susto. Sin embargo, aún no realizaba movimientos de ataque.

Intente articular palabras de manera reiterada sin llegar a nada, tenia un nudo en mi garganta impidiéndome actuar. Hasta ese preciso segundo donde giró su cabeza hacia donde me encontraba… sus pequeños ojos se abrieron mientras tomaba una bocanada de aire.



“D-De verdad eres tú?! ¡¿C-Chloe?!”

“¿Y-Yuuki…? ¡¿Yuuki?! ¡¡YUUUUUUUUKI!!”


En cosa de segundos dejo caer todo lo cargaba, corrió hacia donde me encontraba usando la cama como trampolín lanzándose encima de mí. Al inicio era solo risas y alegría, pero luego no pude evitar llorar de emoción a causa de otro reencuentro anhelado.

Mi pequeña hermanita finalmente estaba aquí conmigo, entre mis brazos y estrujándome el cuello de paso. Parecía un sueño del que no quieres despertar sin importar nada.

Un sonido raro se percibía en el ambiente, no pareciera ser la gata quien lo hiciera… sorpresa que me llevé al notar un pequeño zorro mirando donde me encontraba.

Aquel animal era un poco más grande que Tama a primera vista, sin embargo, parecía ser dócil y estar acostumbrado al trato con personas ya que no da la impresión de querer huir o atacar.

Era la primera vez que veía uno tan de cerca, sin contar el ir a un zoológico.

Tras varios segundos luego de volver de la impresión por el inesperado encuentro, vi una persona al otro extremo de la habitación dejando unos bolsos en el suelo. Su mirada pareciera ser seria, aunque no intimidante.



“¿Qué tanto escándalo estás haciendo pequeña? Sabes que por seguridad no debes alejarte, sobre todo… ¿Quién eres y como entraste aquí?”

“B-Bueno, estaba la llave puesta por fuera… y…”


Corrección, ahora si se veía amenazador. Su tono de voz daba la sensación de poseer alguna especie de rencor u odio encubierto.


“Lo lamento si estoy siendo tosco señorita, pero debo tomar los resguardos necesarios para encontrar a los hermanos de esa enana y una tipa que está más loca que una cabra. ¿Bien, vas a respon-”

“¡Hermano! ¡No vas a creerlo! ¡Encontramos a mi hermana mayor!”

“¡H-Hola!, soy Minami Yuuki. E-Espero nos llevemos bien”


Al principio, su mirada hacia pensar que dudaba al punto de no creer. Sentía mucha presión en el ambiente como si estuviera dispuesto a matar sin titubear hasta que cerro sus ojos y suspiro.

Se aproximo con total tranquilidad hacia nosotras, de un momento a otro no reflejaba hostilidad e incluso Chloe se veía alegre.

Era solamente el ancho de una cama lo que nos separaba, desconocía que ocurriría en estos momentos, por lo que seguía nerviosa la verdad.



“L-Lamento los inconvenientes de hace poco, no era mi intención causar problemas. Permíteme presentarme, soy Alexis Müller, un gusto conocerte”

“¡AH! ¡Es la primera vez que te disculpas! ¿Te sientes bien hermano? ¿la pelea de anoche aun te afecta?”

“Q-Que sea serio o algo tosco no significa que sea mal educado”


Cuando mi hermanita se bajó de mis brazos y se aproximó a él manteniendo ese dialogo con total confianza, comprendí que estaba fuera de peligro.

A primera vista, cualquiera pensaría que sería un buscapleitos, pero luego de ver esta escena… no puedo evitar reírme.

En ello, un recuerdo vino de la nada haciendo recordar un detalle importante. La ropa que Alexis llevaba era similar a la que vi desde el hospital, por el contrario, mi pequeña bebe estaba usando otro conjunto.

Tras prestar atención en sus tonos de voces, tenía mayores intrigas de ciertos sucesos. Adicional a muchas preguntas, pero parece que no era el momento por los ánimos algo caldeados.



“Por cierto Yuuki, aquella polera que llevas puesta… no, mejor olvídalo”

“¿Qué ocurre con esta prenda? Bueno, solo la use para dormir una noche dado que mi ropa está en la lavadora”

“En fin, tendrás que seguir semi vestida como estas ahora. Aquella maquina tiene problemas, después aprovechare de lavar todo junto”


Continuar vestida así… frente a un chico el cual no conozco… ¡Y ESTAR USANDO ADEMAS SU ROPA!

Quería mantener la compostura a pesar de la situación algo incomoda, si bien por la cercanía entre ellos dos, tenia la seguridad que nada malo pasaría.



“Por cierto, espero no les moleste si voy a dormir. Tuve pésima noche y la verdad estoy cansado”

“¡Espera! ¡Acabas de llegar de la nada con mi hermanita a las 8:00 AM! ¡Que de paso me despertaste con un gran susto de muerte!”

“¡Es cierto! ¡No es justo que solo tu duermas y nos dejes a ambas solas!”


Aquella inocente frase sonó bastante mal, ya me era difícil hablar dado el contexto, ahora no podía articular palabras. Durante esos momentos, sus manos y antebrazos vendados captaron mi atención.

No solo él contaba con heridas, también una de las piernas de Chloe tenía vendas, las cuales recorrían toda su extremidad.

Antes de poder articular palabra alguna, fui interrumpida por el dormilón en frente nuestro.



“Noto preocupación en tus ojos, fuimos mordidos por unos lobos no infectados para nuestra suerte. De paso, esas vendas improvisadas pasaron por baños de agua caliente cercana a cien grados, al menos unas cuatro veces”

“¿Acaso eres una especie de adivino? Digo, acabas de llegar de la nada y crees que puedes darte cuenta como si leyeras mi mente”

“No puedo leer tu mente o saber que piensas y sientes, pero he convivido con tantos pacientes a lo largo de mi vida que aprendí a prestar atención a ciertos patrones de conducta”


Entre toda la conversación, mostró parte de sus manos enrojecidas a causa de la preparación del material mencionado. Por quienes él tenga aprecio, según sus palabras, hace lo que sea a pesar del retroceso que deba recibir.

Comprendía un poco mejor el porque eran unidos o su actuar de hace poco, internamente sentía algo de envidia verlos interactuar con tanta naturalidad… es más, hasta se veían repetir los mismos gestos el uno del otro.



“¡Mira Kyuki! ¡Ahora tenemos un nuevo compañero!”

“Aquí vamos otra vez… espero no les moleste, pero debo ir a buscar unas cosas abajo. No hostigues a la gata sino te va a arañar”

“Tama, cuida de Chloe un rato, volveré enseguida”


Salí de la habitación siguiendo a quien causó tanto alboroto durante la mañana, de forma silenciosa y descalza escabulléndome tras pilares o pasillos intentado no ser descubierta.

¿A donde está pensando ir? Espero no tenga la idea de abandonarnos, aunque no creo sea necesario que siga con nosotras.

Conforme avanzábamos paso a paso, llegamos hasta la escalera para bajar al primer nivel. Aun si ella confiaba, yo tenía aun mis dudas.

Fue ahí cuando las sorpresas se desataron… varios “Reanimados” se encontraban por la entrada siendo una amenaza severa, era imposible intentar pelear sin salir herida, sobre todo por cómo estaba vestida.



“¿Tan impresionada estas por verlos en esa cantidad? Te diré que son de un tipo fácil de eliminar”

“¡¿E-En qué momento me descubriste?! Y de paso… ¡Porque me miras de esa forma!”

“Denme un respiro quieren, en fin, quédate ahí en silencio. A partir de ahora, las cosas se pondrán bastante feas”

“Sin duda no te entiendo gruñón”


Desde unas musleras saco un par de cuchillos, la forma de empuñarlos era con la hoja hacia afuera del cuerpo. Segundos después estaba dando pisotones contra el suelo, emitiendo bastante ruido llamando la atención.

Eran números que nadie podría superar, pelear contra números superiores a diez simultáneamente era ridículo. Íbamos a morir por un tipo imprudente y seguiría sin cumplir mis metas…



“Esto no es nada comparado a lo que se vendrá”


Inicio la pelea contra cada uno de los muertos, estaba haciendo caer con armas pequeñas sin parar. ¿Qué clase de trampa hacia? Ni los chicos de mi grupo llegaban a eliminarlos con facilidad… pero, esos movimientos me parecían conocidos, acaso podrían ser…


“Por casualidad, ¿Tu no estabas hace unos días pelando en un parque?”


Conforme seguía acabando con ellos, su forma de moverse evidenciaba lo obvio. Fueron ellos a quienes había visto esa mañana, estaba anonadada al descubrir que en todo momento estuve tras una esperanza real.

Había limpiado el área, pero no pareciera estar alegre de ello. Era raro ver que en ningún momento ataco a la cabeza, no tenia sentido alguno si no era como lo han mostrado las películas.

Intente hablar cuando caminaba de vuelta, su rostro reflejaba una expresión sombría poniéndome en guardia. Enfundo sus armas frente a mí, a la vez que ambas miradas no se alejaban la una de la otra.

Por mero instinto pregunté por nuestro padre en ese momento, algo me impulsaba a saber su estado.



“Raiko murió, fui culpable de ello”


Mi mundo entero se vino abajo al oír su respuesta, era mentira… debía de estar mintiendo. Papá era muy fuerte, era imposible tal hecho.

El desvió la mirada hacia un lado, por más que intentara entablar contacto visual, no hubo forma. Su silencio lapidario me destruía a medida corría el tiempo.



“Te… odio…”

“No te escucho”

“Te odio… TE ODIO… ¡PORQUE ERES TÚ QUIEN SIGUE VIVO!”


La rabia e ira estaban dominándome, quería matarlo aquí y ahora por arrebatar a Papá de nuestros brazos.

Solté aquella arma que empuñaba para dar paso a comenzar a golpearlo en el pecho con todo lo que tenía. Estaba ahí sin inmutarse, como si fuera un peluche rebotando contra la pared.

Con cada acción me frustraba, me sentía impotente, ¡¿Quién diablos era este tipo?!



“Te sientes mejor al dejar salir todo?”

“Muérete… vete al infierno más profundo que exista y no regreses”

“Aquí vamos otra vez, ya perdí la cuenta de cuantas veces han querido verme muerto. Lo lamento, pero tengo una enorme deuda pendiente por lo que te guste o no, frente a Chloe tendrá que ver que todo está bien”

“Solo por mi pequeña bebe… fingiré normalidad hasta matarte”


Fuimos caminando de vuelta a dos metros de distancia el uno del otro, ninguno articulo palabra alguna. Jamás le quite la vista de encima a ese animal asesino.

Una vez frente a la puerta, entramos actuando con naturalidad para ver a la niña durmiendo junto a ambos animalitos. Susurraba de vez en cuando a ratos…

Habían transcurrido unas horas tras volver, realizamos orden junto a preparar algo de comer. Cruzar palabras no era habitual a menos que debamos usar mascaras escondiendo las rencillas.

Alexis no hablaba mucho, no pareciera poner atención en que hacía. Dudar sobre si estaba con la guardia baja o alta para apuñalarlo era incierta… ganas no faltaban.

Por ahora lo mejor era contener esa necesidad, buscar una situación ideal para hacerla pasar por accidente sin afectar a mi niña. Estoy consiente de lo que sufrirá, pero será algo menor por hacer justicia ante un asesino.



“Estas al tanto que pueden ocurrir accidentes ¿Verdad?”

“¿Debería sorprenderme? Solo lo diré una vez, no hagas estupideces de las que no podrás arrepentirte después”


Conforme el día avanzaba hasta su fin, todo seguía en calma hasta el anochecer. Aún la farsa estaba sin ser descubierta, era una especie de pacto entre ambas partes que no tenía intenciones de seguir del todo.

La primera oportunidad se adentro en esa misma noche… dado el espacio era pequeño en el departamento, está vez fue aquel hombre quién durmió en un futón cercano a su vez que nosotras en la cama.

Ambos animalitos por parte estaban juntos en un rincón acurrucados como dos motas de pelo.

Adentrada en plena oscuridad, me levanté con cuidado de no despertar a nadie mientras cargaba una almohada entre mis brazos. Continúe hasta el baño para hacer uso de este con intención de encubrir lo que haría, ya que dependiendo del resultado podría perderlo todo.

Espere alrededor de cinco minutos antes de salir… todos estaban perfectamente dormidos. Seguí con cautela hasta quedar al lado del chico, me senté lentamente sobre el quedando sobre tu abdomen con mis rodillas flexionadas a ambos lados…



“Sin rencores caballero”


Cubrí su cabeza con aquella almohada, ejerciendo presión sobre su cara hasta asfixiarlo. Ambos brazos me dolían por el esfuerzo tras varios minutos, durante los que no hubo resistencia… tampoco se movía ¿Acaso era tan fácil arrebatarle la vida a alguien?

Tras verlo tendido con más calma, note que usaba la parte inferior de la ropa de dormir. A lo largo de su pecho había una cicatriz vertical bastante grande, cuyo tamaño era mayor que el de mis manos…

En sus antebrazos vendados se veían manchas de sangre en líneas con la misma orientación o sentido que esté… cerca de su cuello también se apreciaban similares.

Al apoyar ambas manos en su pecho para levantarme, sentía mucho calor en las palmas.

Antes de alejarme y volver a dormir, removí la almohada para usarla nuevamente. No podía cantar victoria, al inicio era una sensación de poder por aquel suceso… lo que poco a poco se volvía un trago amargo cuando pensaba en ello.

Nunca noté cuando caí dormida, solo me perdí en plena oscuridad sin saber nada más.

Algo me zamarreaba con fuerza pidiendo que despertara, escuchaba esa voz de manera confusa en mi desorientación.

Lo primero que vi tras abrir mis ojos, fue a mi pequeña hermanita llorando desesperada intentando hablar. Comencé a desesperar al verla de esa forma por primera vez, en ello noté cuando señaló al extranjero que la protegía… en ese momento comencé a verme reflejada en ella igual al día que nuestra madre había muerto.


Autor: Ronin

Coautor: Byleth

Ilustrador: MisterSD

-Cap XX --> 02/05/20
-Cap XIX --> 16/05/20
-Cap XXI --> 30/05/20
-Cap XXII --> 13/06/20
 
Última edición:

Meijin Wanderer
Registrado
8 Ago 2019
Mensajes
72
Offline

Capítulo V (XX) – Confrontaciones e Interacciones



Desesperación, era la única palabra para describir aquello que sentía… viejos recuerdos estaban atormentándome al ver a mi hermanita llorar de la manera en que lo hacía.

Sus ojos y expresiones reflejaban como un espejo cuando perdimos a mamá años atrás.

Mi pecho se oprimía frente a la gran angustia por el daño causado mientras la pequeña continuaba con su tristeza entre mis brazos.

¡¿Qué debía hacer?! No poseía la más mínima idea, mi cabeza se fue a blanco de un segundo a otro buscando soluciones. En ello, me aproximé dejando a la pequeña de manera próxima, me senté sobre el de la misma manera que anoche, sintiendo su frío cuerpo… coloqué ambas manos sobre su pecho para intentar lo que vi en varios programas de televisión.

Comencé a oprimir tu torso rogando alguna señal… estaba arrepentida por el daño hecho. Aun si lo odiaba, no debí actuar impulsivamente… fui cegada ante una rabieta que ahora estaba atormentándome.



“Vamos maldita bestia… quédate con nosotras…”


La maniobra era agotadora, apenas llevaba unos minutos y ambos brazos dolían de manera increíble. Sin importar, debía continuar…

En ese instante que detuve mi actúa por cansancio, el comenzó a levantarse quedando frente a frente… su mirada desafiante me causaba una sensación de helada que recorría a la espalda a lo largo.

Algo pasó tras mi espalda apegándome a él con mucha fuerza, fui arrastrada mientras caíamos de lado, era levemente comprimida por cintura y torso… quería golpearlo no por el susto, sino por donde se estaba acomodando…



“Tanto escandalo a primera hora, tengo frío y casi me asfixian a mitad de la noche… tengan piedad quieren”

“¡¡¡H-HERMANO!!!”

“¡¡AUCH!! ¡¡¡Mis costillas, enana!!!”


Alexis seguía vivo… estaba atónita sobre cómo no murió si le hice presión por al menos unos incesantes treinta minutos. A esta altura era lo de menos, ver a mi pequeña feliz era lo importante, ahora creo entender algo sus palabras o actuar.


“Por cierto… ¡¿HASTA CUANDO PIENSAS USARME DE ALMOHADA?!”

“Ya te escuché Yuuki, no tienes por qué gritar. Primero me atacas, luego te alegras y ahora te quejas… quien te comprende”


¡E-Ese sin vergüenza! ¡¿Quién se cree que es?! ¡La próxima vez que se le ocurra esconder su cabeza en mi busto le partiré la cabeza! En fin… lo importante ya pasó, ahora el día debe continuar.


“Por cierto Alexis, ¿Quién va a preparar el almuerzo hoy?

“Tienes razón. Bueno, no olvides medir el sazonado del curry, recuerda que Chloe tolera el picante suave”

“Espera un segundo ¿A qué vas con eso?”

“Simple… quien pregunta, es quien lo hace”


Había pasado una hora desde todo el escándalo y ya quería matarlo nuevamente. En fin, si queríamos sobrevivir, lo mejor es mantenerlo de aliado que como enemigo… Su destreza con esos cuchillos durante la mañana de ayer decía por sí mismo sus capacidades, inclusive, advertí pericias similares a las de Papá.

Tras estar absorta un buen rato en mis pensamientos, note la ausencia del grandulón. Sin tiempo para preguntar, corte el gas encaminándome hacia donde quiera que saliera.

Corrí con intención de increparlo dada esta oportunidad de estar ambos solos. Mientras aún permanecía utilizando solo aquella prenda, él se había vestido completamente.



“¡Escucha, tengo que ha-…”


No me permitió terminar de hablar. Cuando giro a verme a menos de un metro distancia… sin tener oportunidad de reaccionar, él, avanzo y sujetando firme desde el cuello de mi única prenda, me coloco contra la pared más cercana.


“No digas nada… ahora comienza mi turno”


Sus palabras eran escalofriantes, parecían estar cargadas con la peor energía existente. Carentes de alma o deseos de vivir, ¿Puede ser posible que sea incluso más aberrante que un “Reanimado”?

Escasos segundos posteriores, sentía mis pies despegarse del suelo… aquella fuerza era abrumadora. No alcanzaba a golpearlo de ninguna forma, estaba completamente a su merced…

Observaba sus ojos que, por alguna razón, estos mostraban enrojecimiento y eran algo vidriosos…



“Tu, no… escuchare lo que tengas que decir”

“Estamos en un segundo de nuestras vidas donde las leyes ya no existen, lo que una vez fue la ética y moral solo existe en nuestro propio estado de conciencia en conjunto al crecimiento espiritual. No te odio ni guardo rencor por intentar asesinarme, pero… ¡HACER LLORAR A NUESTRA QUERIDA HERMANITA DE ESA FORMA! ¡¡SIN IMPORTAR CUANTA RABIA TENGA, DEBO MANTENERTE CON VIDA!!, ¿¡¡¡MATAR A UNA PERSONA TE PARECE REALMENTE FACIL!!!?, ¡¡¡TENGO LAS MANO ESCURRIENDO EN SANGRE PERTECIENTE A PERSONAS QUE JURE AYUDAR O DE MIS PROPIOS AMIGOS!!!, ¡¡¡DESDE EL PRIMER MALDITO DÍA NO HE OLVIDADO CADA UNA DE SUS EXPRESIONES Y NOMBRES CON TAL SEGUIR VIVIENDO POR ELLOS MIENTRAS BUSCO SALIR DE ESTE BODRIO!!!”


Su voz había cambiado, ahora evidenciaba desolación… desamparo, confusión, ira, negación y sobre todo tristeza acumulada.

En un pestañeo, imbuido en su propia frustración, separo sus brazos rasgando aquella prenda. Caí totalmente desprotegida, sentada, estaba expuesta sin nada encima. A tal punto era la impresión que no fui capaz de reaccionar.



“Y-YO! ¡No quise, la verdad! ¡Toma! ¡Colócate esto!”

“¿E-eh?”


Retiro tanto su chaqueta blanca y polera de sí mismo, cediendo ambos ropajes sobre mi cuerpo buscando una mayor cobertura posible.

Dando un salto hacia tras en retirada, se largó corriendo en la dirección en la cual iba en origen, chocando de paso con alguna que otra estructura de manera ocasional.

Ahora era la única en pleno pasillo, tarde en reaccionar a la situación actual muriendo de vergüenza. Comenzaba a sentir frío, vestí con su cálida ropa viendo que estas eran más grandes.

Había algo raro, estaba tranquila. No podía sentir enojo por alguna razón… de curiosa, hurgaba dentro de los bolsillos encontrando un teléfono móvil.



“¿No tiene clave? ¡AH! Un video, vamos a echarle un ojo. Seguro es algo caliente”


Aquellas primeras imágenes cambiaron todo, esa inconfundible voz anímica, expresiones e incluso la forma en cómo se rasca la cabeza… varias lagrimas emanaban incesante entre mis ojos.

Proseguí viendo la grabación, prestando atención a cada una de sus palabras y expresiones. Era evidente la ausencia sobre su auto cuidado, tanto la barba larga, cabello maltratado e incluso ojeras pareciendo un panda.

Sus palabras durante esos instantes eran un mensaje para Ryoken, Chloe y yo…



“Al inicio de este caos, accedí a cumplir con mi deber confiando que mis superiores cumplirían con tener a mis pequeñines seguros del peligro. Pocos días después de salir vivo en plena masacre, me enteré de que ninguno había sido rescatado. Eternas noches de tormento envueltas en pesadillas me volvían loco conforme no llegaba información de ustedes, fue ahí, donde abandone todo lanzándome a la suerte contra el mundo”



“Raiko, sé que nuestro encuentro fue inesperado… pero, encontrar a una de sus hijas viva y en buen estado, bueno, creo esta demás preguntar”



“Un pequeño milagro, fue un pequeño milagro que me dio las esperanzas de volver encontrarlos. Si la menor está aquí, entre mis brazos durmiendo de la manera que lo hacía cuando nació… entonces ello podía significar que mis otros dos bebes están en algún lugar”

“Por tus ojos, parece que quieres decir algo más”



Tengo poco tiempo de vida mis queridos hijos, fui mordido por una de esas cosas y desconozco por qué tras casi una semana sigo respirando. Papá los ama… pronto estaré… yo… Alexis… q-quiero seguir viviendo, quiero estar con ellos… ¡NO QUIERO MORIR! ¡POR FAVOR NO! ¡TODO MENOS DEJARLOS SOLOS AHORA!



Varios minutos estuve mirando hacia un punto vano en el espacio, había muchas cosas que quería saber, el arrepentimiento comenzaba a carcomerme por dentro al darme cuenta de mi gran error.

No, la verdad, no fui consciente de cuánto tiempo estuve ahí perdida en el tiempo espacio. Quería decir algo, pero un nudo en mi garganta impedía todo.

Ver de esa forma a Papá, peor incluso que el día del funeral, resquebrajaba todo mi ser. Sentía muchísima presión en el pecho, además de dificultad para respirar. Ambas piernas eran pesadas como los brazos también, carecía del control de mi propio cuerpo…



“E-el… había sido mordido, culpe e intente matar a alguien… Papi, yo… no quería mancillar los que siempre nos enseñaste… siendo tu primera hija, ¡¿Qué debo hacer?!”


Deliraba sin cesar, venían recuerdos de Mamá también. Comenzaba a volverme loca poco a poco, estaba hundiéndome en la tristeza y miseria cada vez que todo ello se cruzaba con el ver a Chloe llorar de esa manera, junto a reflexionar sobre lo que había hecho.


“Te odio… TE ODIO… ¡PORQUE ERES TÚ QUIEN SIGUE VIVO!”


Esa frase resonaba con mayor intensidad, veía como estas letras me envolvían desde mis manos y pies dejándome ciega, sorda e incluso muda.


“Muérete… vete al infierno más profundo que exista y no regreses”


Aquel otro conjunto, veía ese escenario donde era yo quien sufría todas esas torturas en lugar de él.

Nadie venía a tender una mano…

Estaba sola… otra vez totalmente sola. Una mano, solo una señal de lo que sea… lo que fuese.



¡NO QUIERO MORIR! ¡POR FAVOR NO! ¡TODO MENOS DEJARLOS SOLOS AHORA!


Yo… de verdad ¡QUIERO ESTAR CON ELLOS! ¡PAPÁ… RYOKEN… CHLOE!


“Entonces, levántate y déjame cumplir esa última promesa que le hice”

“Tu, esa voz. Pero, yo…”


Antes de darme cuenta, había vuelto a la realidad. Estaba frente a frente, de rodillas sujetando mis hombros con sus manos. ¿En qué momento había llegado?

Su mirada era distinta a la de hace un rato, carente de todo rastro negativo. No comprendía como lograba mostrar cambios bruscos en tan escaso tiempo.



“Escucha Yuuki, estar hiperventilada en estos instantes. Sigue mis indicaciones; respira de manera profunda y lenta, reten el aire durante cinco segundos para después dejarlo salir despacio”

“V-Vale…”


Instintivamente seguí cada indicación intentando mantener el ritmo de la forma en que Alexis me dijo que lo realizara. Cada palabra suya mantenía un tono suave junto al ritmo a llevar.

Me pesaba otra vez el cuerpo, pero ahora se debía al relajo tras pasar aquella angustiosa experiencia.



“Aun me siento algo rara, pero mejor la verdad. G-gracias”

“Sera mejor darnos prisa, la enana nos espera para almorzar y ahora debe estar furiosa”

“No es de asombrar. Tiene el carácter de nuestra madre después de todo”


Luego de esas palabras, el suspiro llevando una mano a su rostro y riendo de manera leve. Pareciera que ya fue testigo de cómo se torna mi hermanita en una pequeña demonio…


“Ahora comprendo porque aparte de tierna, también es explosivamente peligrosa”

“Vieras a Papá intentado huir cuando Mamá se enojaba, pensarías que es imposible dada su personalidad serena…”

“Si alguien del calibre de Raiko sentía terror…, prefiero no pensar en ello”


Encaminados hasta volver al departamento, estábamos al tanto del peligro al abrir la puerta. Esa presión de tener frente a un a un jefe final hacia acto de presencia; La pequeña bestia hambrienta.

Ambos nerviosos, cruzamos el umbral de la puerta y ahí se encontraba. Dudábamos si jugaba con nuestra inteligencia, ya que se encontraba sentada tranquila, sentada en su silla de forma serena sonriendo de manera alegre junto a ambos animales.



“¡¿Piensas lo mismo que yo Alexis?!”

“¡¿Si te refieres a poner en duda este escenario, pues sí?!”


Servimos el almuerzo para los tres, en conjunto a lo correspondiente a Tama y Kyuki. Todo salió en completa normalidad, única diferencia es que Chloe se fue a dormir de forma inmediata una vez finalizado todo.

Bajaron las tensiones, respirábamos con calma.

Recordé algunas preguntas que debía hacer, para lo cual saqué el móvil del bolsillo mirando a quien sería nuestro compañero de viaje.



“Dime, ¿es verdad que él fue mordido? ¿No podías hacer algo para salvarlo?”

“Era cosa de tiempo para mostrarte aquel video, hay muchas cosas que debes saber. Pero para iniciar, una vez infectado, no existe retorno”


Conforme preguntaba, el respondía sin limitarse. La parte intuitiva mía suele ser acertada, en esta situación no era excepción notando su sinceridad a pesar de lo sucedido temprano.

“Por cierto, cuando intenté asfixiarte… ¡¿Porque no moriste si estuve alrededor de media hora bloqueando tu nariz y boca?!, digo, es imposible estar tanto tiempo sin respirar”


En ese instante, sus ojos se cerraron a la par de una risa burlesca. Carecía de sentido tal reacción ante la pregunta y el hecho.


“Primero que todo Yuuki, aquella almohada se encuentra desgastada por tiempo y uso, segundo… es una barrera permeable, por lo que tanto agua como aire pueden pasar con facilidad y tercero, la técnica empleada fue deplorable, ni si quiera cerraste mi nariz o boca”


Tras esa explicación tan simple, otra vez estaba en vergüenza por caer en errores estúpidos. Similar al día en que rompí la hoja de la Naginata, sin considerar el sermón de Ryoken la noche dentro de la escuela.


“Bueno, ¿aun tienes alguna pregunta a la cual responder?, siempre que sea dentro de mis capacidades”

“Si, quisiera saber por qué Papá al ser infectado, estuvo sin volverse un “Reanimado” o como se llamen”

“En estos momentos solo tenemos suposiciones o conjeturas con una profesora, a quien estoy buscando. Algunos de estos planteamientos apuntan a que conforme pasó el tiempo, la capacidad de infección de un muerto a un vivo fue mermando a causa del no morder o contaminar a otro. La segunda opción que debatimos puede deberse a la cantidad de carga existente en la zona donde fue herido por mordedura”

“Vaya, tengo que reconocer que aun si no entendí todo, ustedes dos saben bastante del tema. Pero ¿Como entienden tanto de todo esto?”

“No tengo otra opción verdad? Bueno, la verdad es que estábamos en la zona cero cuando comenzó, tanto mi profesora como yo, desempeñamos diferentes roles en el área de salud”


Ahora si estaba realmente impactada, él estaba trabajando donde se originó todo. Esa área fue aislada dejando victimas a su suerte hasta el ingreso por una parte de las FAD/JGSDF y con la posterior caída de las contenciones aledañas.

¡Frente a mis ojos, tenía una pista sobre la verdad de todo este caos!


Autor: Ronin

Coautor: Byleth
Ilustrador: MisterSD

-Cap XXI
(16/05/20)
-Cap XXII (30/05/20)
-Cap XXIII (13/06/20)
 

Meijin Wanderer
Registrado
8 Ago 2019
Mensajes
72
Offline
Capítulo VI (XXI) – Complicidad antes del peligro


Había caído la noche antes de darnos cuenta. Aun albergaba muchas dudas e interrogantes, sobre todo, aquel chico era la única clave para saber que ocurrió.

Considerando la presencia de mi hermanita, quien había despertado endemoniadamente enérgica, debimos cambiar los planes centrando todo en jugar con ella para cansarla.

Sentía nostalgia al compartir tiempo con ella, ahora comprendía a muchos de los que me rodeaban. No era sobrevivir en si lo que hacían, sino de alguna forma intentaban mantener sus vidas normales.

Tras bastante rato, conseguimos hacerla dormir… al menos por mi parte, estaba muerta.



“¿Los niños… siempre… habían sido… así de enérgicos?”


Ambas acostadas, una al lado de la otra. Sin embargo, Alexis no estaba en el futón y no podía visualizarlo cerca.

Poco a poco fui despegándome, evitando de despertarla. Una puerta entreabierta con luz tenue sirvió de referencia para encontrarlo.

Observaba desde el otro lado que obraba; sentado frente a una pequeña mesa ordenaba papeles mientras tomaba nota en un pequeño cuaderno. Cuando la curiosidad pudo más, entre en silencio solo a mirar.

Tome asiento cerca de él, conforme algunos escritos quedaban de lado, los recogía para leer. Su concentración parecía ser bastante grande dado que ni prestaba atención a lo que hiciera, continúe con lo que iba a hacer.

Según esto, el encabezado decía “Especímenes y variantes avistadas”. He de suponer que se referirá a los “Reanimados

Varias de las palabras en el texto no las comprendía, menos algunas interrogantes marcadas en rojo… aun sin entender, me impresionaba el nivel de detalle u horas de trabajo para recopilar y anotar cada detalle de inicio a fin.



“¿Diferencia entre Devorador y Reanimado? Qué diablos… según esto; el primero recibe su nombre a causa de que solo busca alimentarse en adición de haber estado vivo antes de volverse uno de ellos”

“Por contrario, al segundo, independiente de su actuar o comportamiento, su origen proviene de una persona que murió primeramente para luego volver a levantarse. Parecen iguales a simple vista, pero tienen diferencias de cuidado”


Salté ante la sorpresa mientras prestaba atención a los escritos, siendo una ruma de hojas a su lado.


“¡P-podrías al menos avisar en lugar de tomarme de sorpresa!”

“Lo lamento, estaba muy concentrado haciendo este trabajo. Si tienes preguntas sobre esto, responderé en la medida de lo posible”

“No creo sea necesario, he peleado contra muchos de estos y son bastante débiles. Dudo existan cosas como en los video juegos”


El suspiro de forma profunda a la vez, se estiraba mientras toda su espalda sonaba múltiples veces. Aquellos ojos reflejaban calma, su voz difundía tonos relajados en comparación a unas horas.

Al hablar, fue enfático sobre el nunca bajar la guardia. Todos esos muertos en las calles eran engañosos a la vista para ojos sin entrenar, las diferencias entre uno u otros denotan los riesgos.



“Tienes que estar bromeando, ¿Verdad? ¿Ósea, entiendo el hecho que puedan ser diferentes o incluso puedan ser igual de fuertes a una persona… pero que fueras apaleado por uno?

“Puede sonar irreal después de verme pelear contra los de la entrada, para desgracia de ambos… es verdad”


Comenzaba a sentir frío a lo largo de mi cuerpo, pensar que existirían aberraciones las cuales fueran capaces de vencerlo y hasta la fecha solo tuviera suerte de toparme con los considerados carne de cañón…


“Se fuerte Yuuki, eres la hija mayor y responsable de cuidar de tus hermanos”

“Si quieres, puedo explicarte otro día cada variante con la que me he topado. No importa si soy fuerte o débil, sigo siendo humano al fin y al cabo… no puedo pretender ser invencible”

“Continua, debo ser capaz de sobreponerme… antes solo pensaba en mi familia, ahora comprendo que estaba equivocada. Eres fuerte, más no invencible… pero si estamos juntos, saldremos de cualquier contratiempo”


Note una sonrisa leve esbozarse en su rostro antes de proseguir. Fue algo curioso, parecía otra persona quien se encontraba en frente a comparación del otro día.

Prestaba atención a cada palabra de su explicación, hacia fácil entender cada aspecto de las creaturas que merodeaban afuera.



“Bien, para comenzar, ¿Los primeros dos mencionados serian la base de todos los demás que vas a explicar ahora?”

“Correcto, entendiendo el origen, lo demás se puede explicar solo”


Ahora vendrían las dos variantes con las cuales al parecer me he topado hasta la fecha, siendo los “Errantes” y “Perseguidores


“De los primeros, debes notar que su cabeza simplemente oscila carente de control y su postura se mantiene erguida en todo momento. Los otros suelen estar encorvados, uno o ambos brazos estirados hacia su presa sin quitarles la vista de encima”

“¡Entiendo!, por otro lado, ¿Son los “Perseguidores” aquellos que mantenían capacidades físicas similares a cuando estaban vivos?”

“¡Esos mismos!”


Realmente era interesante todo esto, sonara paradójico de una superviviente, pero comprender algo así…


“Una duda Alexis, ha sido por todo ello que has aprendido, ¿la razón detrás del porque puedes pelear de la forma en que lo haces?”

“¿Te refieres al cómo es que hago frente sin dificultad? Si es eso, te diré que es conocimiento y entendimiento. El meterles una bala en la cabeza o enterrarles algo corto punzante es una broma para ellos, apenas los aturdirás por tiempo indefinido”


En efecto, todo lo que siempre se ha mostrado o dicho era un mito de las películas… eso podría explicar el por qué ayer su objetivo siempre fue el cuello.


“Y si… si estás pensando sobre lo visto en series de tv o cine, es una vil falacia. Tendrías que saber los lugares del cerebro ligados a cada función para saber dónde realizar el daño preciso”

“No quiero imaginarlo, con esto ya es suficiente…”

“Aún queda suficiente material a revisar, exactamente cinco tipos más y tres variantes”


¡¿Acababa de decir que existen otros ejemplares?! Comenzaba a dudar si contaría con los ánimos para seguir o acabaría sorprendida…

Entre sus explicaciones, recordaba algo mencionado por un compañero del grupo al que pertenencia hace un año.



“¿Sabes si es posible la existencia de algún caso que pueda medir dos metros y ser capaz de hacer volar a una persona?”


Tras mis palabras, el guardo silencio de inmediato. Algo no estaba bien… creo haber metido la pata sin querer.

Intente explicar un poco de lo que recordaba sobre sus características; alrededor de los dos metros de altura, sus músculos se asemejaban a los de un físico culturista, mantenía color de piel pálida a diferencia de los demás. Eran las características que seguían en mi memoria tras esa noche de masacre.



“Si lo que dices llegara a ser cierto Yuuki, estaríamos frente a una amenaza igual o peor a los Berserker”

“De ser iguales, no quiero toparme con ellos… incluso de nombre suenan intimidantes”


Al iniciar la explicación, entendí mejor cuando dijo haber sido apaleado. Durante algunos ratos donde jugaba con mi hermanita, menciono que pelearon contra unos zombis aterradores que incluso lastimaron al chico frente a mí.

El mencionaba que estos poseían conductas erráticas siendo notoriamente agresivos, sin embargo, el inconveniente recaía en solo el hallazgo de dos especímenes hasta ahora. Cobraba mayor sentido cuando hizo alusión al nombre usado por quienes dijeron verlos careciendo de pruebas, bautizados como “Histeria” a causa de su comportamiento similar al de una persona sufriendo crisis de ese tipo.



“¡Espera un segundo! Poco tiempo después de llegar a Tokio me encontré con uno que gritaba como perra loca. Incluso destrozaba a los suyos cuando se me aproximaba”

“Sigues viva e intacta por suerte, de haber peleado en primeras instancias sin estar al tanto, no estarías aquí. Por otro lado… me atrevo a decir, casi seguro, debió ser el mismo con el cual tuvimos problemas hace tiempo”

“Bueno, intente pelear con el y termino todo mal en verdad. Si puedo decir que alguien intervino, recuerdo oír voces y sentir olores antes de perder la conciencia aquella vez”

“Sean quienes sean, debemos de tener cuidado. En Nagoya había supervivientes muriendo seguido, no sería extraño que en alguna parte de la ciudad encontremos un sector donde estén albergados”

“¡¿Un lugar repleto de supervivientes?!”


Caí al suelo riendo ante tal broma, no podía ser posible algo como eso… apenas hemos logrado contacto una que otra vez con otros humanos a lo largo de los propios caminos.

Su mirada seria y directa caló en mi en cosa de segundos, no andaba con rodeos ni nada. Era definitivo… todo lo que mencionó debía ser cierto o en su defecto, de alta probabilidad.



“¿Y cómo planeas encontrarlos? La ciudad es muy grande, seria buscar una aguja en un pajar, ¿No crees Al?”

“Es una pregunta interesante, en la otra ciudad tuvimos una única pista siendo balaceras diarias con muertos al por mayor cada noche. Por desgracia, intentar acercarse era inviable… y por cierto… ¡¿Qué es eso de Al?!

“Bueno, pensé en un apodo para alivianar las tensiones. Si vamos a estar en el mismo equipo, ¡intentemos llevarnos bien!”

“Supongo no tendré otra opción…”


Emitió un suspiro de aceptación al decir su última frase, a pesar de ello, paciera no estar en contra. Aunque, juraría por esas casualidades de la vida que podría estar alegre por ello…


“¡Sin más vueltas, Minami Yuuki se ha unido al equipo!”

“¿Eh?”

“No hagas caso, siempre quise decir eso”


Aquella puerta que nos separaba de donde dormíamos se abrió sorpresiva y lentamente. Pequeños pasitos denotaban quien se aproximaba, estaba con sus ojitos cerrados balbuceaba o sonreía mientras caminaba.

Ubicándose de frente, cruzó sus brazos alrededor de mi cuello para luego cargarse encima mío. Era tal cual como decía Mamá cuando yo tenía alrededor de nueve años.



“¿Necesitas ayuda para cargarla? Puede ser pequeña, pero aun así es pesada”

“Una mano o dos serian útiles, nunca creí que crecería tanto desde que nos separamos”

“Ahora que lo mencionas… creo que efectivamente creció un poco desde que la encontré”


Ella sola se reía al soñar. Seguía siendo la misma niña risueña de siempre que recordaba.

Ambos la levantamos para volver a la habitación a dormir. Aunque nada hacía presagiar que seriamos víctimas de una jugarreta… momentos antes de separarnos, fuimos sujetados por sus pequeñas manos y brazos.



“Hermanita Yuuki… Hermanito Alexis… ¡los quiero!”

“Lamento decir esto, pero de aquí no saldremos hasta mañana señorita…”

“¡¿Q-que quieres decir?! ¡¿T-tendremos que dormir los tres juntos acaso?!”

“¡Buenas noches y nos vemos mañana!”


¡Esos dos me habían dejado sola! ¡tendré que regañarlo por enseñarle trucos de baja calaña a mi bebe!

Bueno, mientras ella esté feliz, puedo hacer excepciones de vez en cuando.

Cerré mis ojos dejándome llevar por el sueño, estaba en silencio absoluto. Percibía, asimismo, el calor corporal de ellos dos induciendo más rápido el caer dormida.



“No creo… sea mala idea… dormir…”


Había caído yo también, aunque notaba imágenes vividas de todos juntos… eran cortas y rápidas, pero sin duda, hubo una en particular donde estaba horrorizada; a penas eran entendibles los hechos con alguien tumbado y la vista perdida.

En aquel segundo donde solo quería despertar, una voz retumbo sacándome de esa pesadilla… las palabras eran…



“¡YA ES DE DÍA PAR DE DORMILONES!”

“¡¡AAAAAAAAHHHHHHH!!” (x2)


Fue una pequeña demonio quien se lanzó cerca del abdomen simulando una plancha de lucha libre sobre ambos, llegando a saltar por dolor sorpresivo.

Siendo Chloe una niña, es mero juego siendo dolor soportable… aunque alguien parece haber sacado la peor parte. Al se encontraba en posición fetal, fuera de toda posibilidad de acción.



“¡¿Hermano, te encuentras bien?!”

“D-Des… cuida… dame unos… minutos… y estaré listo…”


Entre las dos lo asistimos en lo posible hasta que se reincorporó. Mi hermanita estaba preocupada por lo acontecido, pero terminó siendo consolada por él… ¿cuán cercanos se hicieron realmente?


“Yuuki, hoy asegúrate de tener todas tus pertenencias listas. Mañana dejaremos este lugar, por tu ropa puedes estar tranquila, esa vieja lavadora ahora le dio por funcionar.

“¡Espera! ¿A dónde planeas ir tan de la nada? ¿Si quiera me dirás donde iremos?”

“Iremos al sitio donde todo comenzó, en busca de respuestas. Tengo una pista que facilitaría acceder a casi la totalidad de las instalaciones”


Mostró una credencial de quien parece haber trabajado en ese lugar. Debía ponerme seria si quería descubrir la verdad, siendo ese tal H.L donde se desató esta masacre.

Estaba emocionada, quería salir en este mismo instante de ser posible. Al se percató de lo que quería hacer, llamando mi atención en el acto.

Tiene razón para frenarme… suelo ser entusiasta o impulsiva cuando algo capta mi interés, si me dejo llevar, seré la primera en morir.



“Ahora, por qué junto con la enana vinimos aquí en realidad, fue por la credencial, abastecernos y descansar; previo a ir hacia la boca del lobo”

“Te pareces a Papá cuando hablas de planificaciones, ahora que recuerdo, creo que mencionaste haber estado bajo su cuidado durante un breve tiempo”

“¡Vieras a ambos esos días que estuvimos juntos hermana! ¡Ambos se llevaban bastante bien!”


Minami Raiko… el mismísimo Minami Raiko dando un trato familiar a un chico similar a mi edad, sin realizar su clásico interrogatorio estilo policial aun si este no sabe que él tiene una hija mayor.

Nadie después de tal catástrofe seria el mismo en verdad, pero no deja de ser chocante y divertido imaginar el cambio por alguna razón.



“Antes que nada, necesito pedirte un favor Al… ¿Es posible esperar un día más antes de salir?

“No hay problema siendo sincero, pero ¿Para qué quieres ese tiempo extra?”


Comencé a explicar punto por punto, no niego el hecho de ser meros caprichos personales. Quería tener el valor de volver a intentar en aquello que falle en antaño…

Tras todo lo hablado, note una sonrisa de interés en su rostro. Estaba convencido, aceptando mi propuesta. No estaba dispuesta a dar pie atrás…



“¿Tenemos un trato Al?”

“Bien Yuuki, esto se puso interesante. Mañana no me contendré en esas dos cosas, más vale no te distraigas.”

“Si quiero ganar, tendré que arriesgar apostando todo”


Las siguientes horas serán claves, se acabaron los tiempos de juegos o inseguridades… lo perdí todo al llegar… no volverá a suceder.



Los vientos del cambio parecen avecinarse, junto al girar de los engranajes del destino.
¡Una nueva aventura se aproxima con peligros desconocidos!

Arco de la nueva perspectiva -- Finalizado


Autor: Ronin
Coautor: Byleth
Ilustrador: MisterSD


Comentario del autor: ¡Espero se encuentren todos bien!. Junto con Byleth queríamos enviarles saludos a todos quienes nos han acompañado, cuídense mucho y mantengan los cuidados necesarios durante la pandemia. ¡Nos veremos en las próximas fechas de emisión y muchos ánimos!

Proximos capitulos:
Cap XXII (30/05/2020)
Cap XXIII (13/06/2020)
Cap XXIV (27/06/2020)

Cap XXV (11/07/2020)
 

Meijin Wanderer
Registrado
8 Ago 2019
Mensajes
72
Offline
Capítulo VII (XXII) – Camino al sitio cero, H.L / Primera parte


Reiteradas veces intente quitarme la vida pensando que no valdría la pena seguir enjaulada en los refugios. Sin importar que hiciera, pareciera que Mamá intervenía desde el más allá para no dejarme morir.

Durante el último asalto, fue en aquel momento decisivo donde con mis antiguos compañeros decidimos al igual que los grupos encargados de repartir y mantener cierta conexión entre cada lugar, el aventurarnos fuera del área segura… el problema vino en que solo contábamos con tres meses de experiencia, lo que más tarde me dejo claro que por valernos de tan poco, terminó provocando que en ese fatídico día fuera la única en llegar a Tokio.

Ahora se, que, tras muchas pérdidas, tengo razones para continuar y dejar de desperdiciar el tiempo. Sobre todo, por esas 24 horas donde le pedí a Al que me enseñara sobre los muertos e incluso a defenderme de alguna que otra forma en caso de ser sorprendida.



“¡Aquí tierra a pelirroja! Deja de andar por las nubes Yuuki, aún tenemos camino que recorrer”

“Lo siento, estaba divagando entre mis pensamientos”

“¡Mi hermana estaba quedándose dormida!”

“¡N-No es verdad!”


Habíamos emprendido rumbo a nuestro destino hace unas dos horas, dejando ese departamento. Habíamos trazado varias rutas opcionales en caso de encontrarnos con calles bloqueadas o de alta afluencia de “Reanimados

La meta era llegar a Shinjuku, pero el inconveniente radicaba que la única entrada era a través de la ciudad de Tokio. Ese problema dificultaba bastante todo el plan, ya que el punto de ingreso contenía alta densidad “Poblacional” de ese tipo…

Es justo ahí donde tengo que hacer bien el trabajo, conocía bien el lugar dado que viví muchos años hasta que nació la pequeña. Jamás creí volver a transitar esas calles en mi vida luego de todo lo ocurrido.

Al comenzó a bajar la velocidad poco a poco aproximándose a una estación de servicio, unos cuantos muertos cerca intentaron aproximarse. Por sus movimientos y postura; eran “Perseguidores” en su mayoría.

Determinada, baje del vehículo empuñando mi Naginata sin vacilar. Aun si solo era la mitad de la hoja, será suficiente para apuñalar.



“¡Vuelve aquí cabeza hueca! ¡No seas imprudente!”

“¡Hermana!”


No había escuchado el llamado de ambos en ese instante, dado que estaba concentrada en asestar con la hoja donde me habían enseñado. Por contrario, al estar en situaciones complejas, Al me recomendó usar cada movimiento con tal de no desperdiciar ningún segundo.

Cuando era incapaz de realizar el corte, aprovechaba el giro del arma para golpear con la base y así generar un daño contundente.

Sin embargo, mi imprudencia casi cuesta caro… ya que no me percate que uno de los cadáveres detrás de mí fue quien me tumbo. Reaccionar a la velocidad que necesitaba me era imposible por mi falta de experiencia.

Oír ese sonido de cuando algo se rompe ayudo a calmarme, fue él quien resguardo mi espalda. Suspiro algo aliviado tras eliminar a ese último.

Tendió su mano ayudando a levantarme mientras mi hermanita mantenía su actitud alegre de siempre.



“En situaciones normales te reprocharía por la imprudencia, pero solo por esta vez será la excepción, buen trabajo”

“¡Yo también ayude a encargarme de ellos hermano!”

“Por cierto… gracias por cuidarme la espalda, prometo también resguardar la tuya”


Fue la primera vez que logré encargarme con mis propias manos de los muertos, por fuerte que me sintiera, debía mantener el control y la cabeza fría. Siempre Papá lo recalcaba… incluso Al también lo hizo cuando me enseño.


“Por cierto, ¿Porque vinimos a este lugar? Digo, ¿No se supone tenemos comida, agua y cuánto necesitamos?”

“Tenemos lo básico… aun así, existen tres cosas que hacen falta con extrema urgencia”

“¡¿Puedo ir contigo hermano?!”

“¿Y esas cosas que serían?”

“Quédate aquí esperando con tu hermana mayor, no tardo en volver. Y si, lo sabrás pronto…”


Mantenía curiosidad sobre que a se refería tras verlo entrar. El silencio duró unos minutos hasta oír golpes al interior, objetos volar de un lado a otro e incluso, un “Reanimado” salió disparado a través de un ventanal.

Luego que la calma reino nuevamente, esperamos preocupadas a que saliera.

Cargaba dos bolsas llenas en una mano y en la otra sujetaba una botella con agua bebiéndola sin parar. Fue ahí frente a nosotras cuando vimos su rostro de mejor animo sin señales de seriedad.



“Lamento la tardanza, al fin conseguí tomar un antiácido, desde anoche estaba sufriendo con aquella molestia. A sí, aquí las otras dos cosas… dinero y otro que no debes perder por nada jovencita”

“¡Un segundo! ¡¿Para qué queremos dinero?!”

“Existen algunas personas que aun transan con esto, por lo que tenerlo puede sacarnos de algún apuro”


Viendo desde cierto punto, era verdad, la ambición de ciertas personas solo empeora conforme peor van las cosas.

Por otro lado, examine una de las bolsas que me entrego encontrando una sorpresa dejando mi rostro más rojo que un tomate; eran aquellas toallas se debían usar siempre.

Las cosas se volvían más incomodas cuando Chloe comenzaba a preguntar que sucedía. Para colmo, ¡este maldito extranjero no ayudaba a manejar la curiosidad de la pequeña bestia!



“Ustedes dos, será mejor irnos pronto. Se aproximan nubes grises y parece que fuera a llover”

“¡E-Entendido!”

“¡Como digas hermano!”


Volvimos a subir a la motocicleta retomando el camino. Muchos caminos se encontraban cortados o plagados, obligando a cambiar el plan de acción reiteradas veces.

Perdimos bastante tiempo sin lograr avanzar. Era frustrante para ambos, pero debíamos sortear las dificultades y evadir muertos a como diera lugar.

Unas cuantas gotas comenzaron a caer desde el cielo, carecíamos de refugio esta vez, debiendo buscar donde ocultarnos.



“¡Vira por ahí!, podemos pasar el rato en el Santuario sintoísta Yasaka, es pequeño pero servirá por ahora”

“¡Aquí vamos!”


Minutos después de quedar bajo techo, se había largado a llover con intensidad. El ruido emitido seria de utilidad para ocultarnos de ser encontrados, incluso para descansar ya que estamos sin parar.

Ahora lo importante, revisar la ruta de viaje. Según conversábamos, debemos estar en la ciudad de Ebina.



“Según el mapa, esta es nuestra ubicación. Debemos tomar la autopista de alguna manera por la E1 si queremos llegar pronto, el único problema… nos estamos alejando respecto a puntos de ingreso”

“Tienes razón, mira este punto. Podemos intentar ingresar a través de la ciudad vecina Ayase… si lo conseguimos, pasaríamos por; ese mismo lugar, después sobre Yamato, Yokohama, Kawasaki cambiando a la auto pista 3, Setagaya, Shibuya, Minato y finalmente Tokio”

“Seré sincero contigo, nos resguardaste tanto a Chloe como a mí con este lugar. La ruta que mencionaste alivio el estrés que cargaba al hacerlo ver fácil… por cierto… ¿has visto a la enana por aquí?”

“Cayo dormida al poco tiempo de llegar, los viajes largos siempre la agotan”


Alexis la cubrió con su chaqueta tras acomodarla, su rostro de paz presentaba un efecto tranquilizador.

No había mucho que hacer, estábamos ante una espera indefinida y estaba oscuro dado que las puertas las cerramos. La temperatura descendía poco a poco… fue ahí donde un cobertor me envolvió de sorpresa.



“Si la navegante se resfría, estaremos en severos problemas. Dime, ¿No te molesta si me cuentas sobre tu pasado o que hiciste al inicio? Sería ideal conocer un poco la historia del otro para entendernos mejor”

“Gracias, bueno… la verdad solo llevo tres meses sobreviviendo a campo abierto. Unos amigos me acogieron tras la caída del refugio donde me encontraba…”


Era curioso, parecía ser una persona diferente y por mi parte, hablaba con naturalidad. Nos estábamos entendiendo, ambos somos humanos que sufren o buscan como mantenerse cuerdos.

Notaba que prestaba atención cuando contaba todo… siendo lo primero que estuve decaída al ser separada de mi familia. Ahí tuve que contribuir cuidando de los niños y niñas como si de un kindergarten se tratara, ayudo a olvidar los problemas que vivíamos día a día.

Algunas de las chicas mayores me usaban de modelo para probar ropa traída desde afuera, era demandante la carga respecto a contribuir. La última recayó al tratarse de tintura para cabello, siempre sentía curiosidad.



“Lo sé, es ridículo pensar o darle importancia ahora en pleno caos. Extraño los días aburridos de clases… salir a la calle o vagar por internet… todo en ese lugar era lo más cercano a esa realidad”


Quería contener el llanto, nada volvería atrás… el tiempo pasaría y nunca podría cumplir mi deseo de ser madre en algún momento.


“E-es frustrante… pelear sin saber cuándo podremos vivir”

“Después de la tormenta, siempre sale el sol. Nunca lo olvides”


Sentía su cálida mano sobre mi cabeza, su apoyo fue importante… incluso también se desahogó contando cada vez que mató a alguien importante por petición o no poder hacer algo.

Al sollozaba entre mis brazos al igual que un niño, lo juzgue mal… su apatía reflejaba la forma de evadir la realidad.



“Está bien así, déjalo salir. Aquí está la tía Yuuki para ayudar”


Los roles se invirtieron sin darnos cuenta, estuvo así varios minutos hasta quedarse dormido. Había mucha tranquilidad en el ambiente, la oscuridad nos envolvió por lo que dormimos hasta el amanecer.


“Despierta, ya es de día dormilona”


Ambos me despertaron con gentileza, nunca habían sido así… creí seria una broma a lo cual no fue posible preguntar mucho, ya que ahí venia un comité del cual consideramos realizar una retirada táctica.

Subimos a muestra motocicleta saliendo a gran velocidad. Diversas calles estaban plagadas impidiendo el paso, algo estaba mal… no solo eran muchos, sino estaban inquietos.

Ciertas rutas de ayer que estaban bloqueadas con escombros, ahora se encontraban abiertas. Ahora llegar a la autopista seria cosa de minutos… pero nos preparamos para lo peor, algo debía esperarnos en algún punto.



“¡Yay! ¡Es como una montaña rusa!

“Al menos la enana se divierte… ¿Tu cómo vas ahí atrás?”

“Puedes bajarle un poco en las curvas… me siento algo mareada…”


El cambio repentino al derrapar me hacia dar vueltas la cabeza, con los escombros causando saltos era fatal… sin embargo, no tenia de otra… una vez subiendo a la vía estaría mejor o eso quería creer.

Objetos pesados comenzaron a caer en nuestra dirección de la nada. Era imposible la presencia de un “Berserker” en el área, eran fuertes, pero nunca absurdamente como para lanzar escritorios, contenedores de basura o algo similar.



“¡PERO QUE MIERDA!”

“¡SIGUE AVANZANDO AL! ¡ESTAMOS CERCA DE LLEGAR A LA SUBIDA!”

“¡YUPIII!”


Las maniobras evasivas sirvieron mientras nos bombardeaban. Otro ruido se percibía en los alrededores... se aproximaba, cada vez más fuerte…

Una casa que habíamos pasado hace escasos segundos se venia abajo, entre la cortina de humo, se desvelaba aquella aberración que no esperaba volver a encontrar.



“¡TENEMOS QUE SALIR DE AQUÍ AHORA!”

“¡ESA COSA FUE LA QUE DIJISTE EL OTRO DÍA! ¡SUJETENSE BIEN QUE IREMOS SUBIENDO A 120 KILÓMETROS POR HORA!”


Conseguíamos mantener la distancia evitando ser alcanzados. Ahora el inconveniente era el deshacernos de esa cosa…

Solo contábamos con lo que estuviera en la auto pista para perderle, cualquier cachivache a lo largo del camino valía mientras lo retrasara.



“¡CUIDADO HERMANO!”

“¡MALDICIÓN!”


Varios muertos aparecieron entre los vehículos de sorpresa, de continuar así, acabaríamos encerrados. Me reusaba a aceptar esto como el fin…


“¡HERMANITA! ¡JUSTO AHÍ! ¡DISPARA A ESE OBJETO ROJO!”

“¡CUENTA CONMIGO!”


De no arriesgarnos, no ganaremos… el blanco al cual disparó era nada más que un tanque de combustible entre varios desperdigados.

Esperó hasta último segundo antes de jalar del gatillo, descargo el cartucho completo por lo visto.

Explosiones en cadena ocurrieron sin cesar enviando a volar a los “Reanimados” e incluso algunos autos se volcaron en el proceso. De nuestra parte, se inestabilizó con brusquedad obligando a casi detenernos.



“¡Choca esos cinco, hermana Yuuki! ¡Lo hicimos!”

“Y que lo digas… al menos salimos del problema. El grandote parece no seguirnos”

“¡PAR DE HERMANAS LOCAS! ¡CASI ME PROVOCAN UN INFARTO!”

“¿jeje?” (x2)


En un inicio creímos estaría enojado, pero solo fueron nervios con la sorpresa. Podía entender su reacción, cualquiera habría reaccionado de forma similar… aunque siento que me caerá el sermón de mi vida.

Gruñidos se percibían desde el lugar de la explosión, seguía vivo seguramente y buscaría ir tras nosotros en cuanto se reponga. Dado la tolerancia a las balas o golpes en conjunto a su devastadora potencia bruta, su nombre clave será…



“Al… esa cosa que nos persiguió se llamará “Panzer”, espero no te moleste haberme adelantado”

“Creo aprendiste bien con todo lo que te enseñe, incluso el nombre tiene sentido respecto a sus capacidades. Por poco lo olvido, tendremos que cambiar los planes y seguir de largo hasta Kawasaki sin descansar”

“¿Estás seguro de eso? Con el cuidado que debes mantener al volante, tardaremos tiempo en llegar. Quizás no sea mucho, pero no le resta importancia”


No respondió o mantuvimos conversación durante un buen rato. Observaba el paisaje para matar el tiempo, en otros momentos repartía algo de comer desde las alforjas a mis costados. Al comenzar a aburrirme, él se detuvo lentamente.


“¿Porque nos detenemos ahora? ¿Te sientes mal otra vez?”

“No, solo que la enana se volvió a quedar dormida y requiero acomodarla para continuar. Por otro lado, lamento por no responderte durante el trayecto… no debí molestarme con ustedes, gracias a su locura es que estamos vivos”

“Somos un equipo, es normal apoyarse de forma mutua, ¿no crees?”

“Eres una pelirroja bastante alocada, gracias por ello. No olvides cuidar mi espalda si me distraigo, ¿Vale?”

“¡S-Si! ¡G-Gracias!”


En eso, su rugido se escuchaba a lo lejos… debía estar de vuelta y más furioso que antes. Sin dudas, este viaje no dará respiro alguno.

Aseguramos a mi hermanita igual a un bebe usando un cobertor en Al, subimos a nuestra motocicleta largándonos lo antes posible.



“Y bien señorita, ¿Como piensas que podríamos librarnos del “Panzer”? Acepto sugerencias”

“De la misma manera que seguro estas pensando, perdernos un rato en Kawasaki hasta que pierda el interés. Asegúrate de dejar algo en el camino que pueda distraerlo”

“¡Bueno! ¡Entonces solo resta llegar al primer check point!”


Acelero alzando la rueda delantera, mostraba confianza en el incierto porvenir. Si cada camino se cruzo de esta forma, seguro fue por algo.



Autor: Ronin

Coautor: Byleth
Ilustrador: MisterSD


Próximos
Capítulos:

Cap XXIII (13/06/2020)
Cap XXIV (27/06/2020)
Cap XXV (11/07/2020)

Cap XXVI (25/07/2020)
Cap XXVII (08/08/2020)


¡Muy Pronto nuevo proyecto!...
¡Quizás!...
 

Meijin Wanderer
Registrado
8 Ago 2019
Mensajes
72
Offline

Capítulo VIII (XXIII) – Camino al sitio cero, H.L / Segunda Parte



Desde el incidente del “Panzer” no se han presentado amenazas de muertos u otros agresores. Sin embargo, un desperfecto técnico entorpecería nuestros planes…

Entre el límite de Yokohama y Kawasaki nos vimos obligados a bajar desde la autopista a la ciudad, buscando de forma improvisada un lugar en donde obtener un repuesto de este tipo.



“A este ritmo, no solo la rueda pinchada será el menor de los problemas. ¿Conoces por casualidad alguna de estas ciudades Yuuki?”

“Quisiera decir que sí, pero nunca tuve la oportunidad de recorrer estos lugares. Por cierto, ¿Qué otro problema hay?”

“Batería… nunca te conté que se trata de una moto eléctrica. Durante el escape, removí todo posible ahorro con tal de maximizar el rendimiento sin percatarme del sobre consumo… lo peor, fue que olvidé cargarla antes de salir”

“¡¡¡¿¿¿AAAAAAHHHH???!!!”


Aquel hombre serio, poco amigable, temperamental… con dos años de experiencia sobreviviendo en calles infestadas de creaturas, se olvidó de algo que debía hacer antes de salir…

Suspiré de manera profunda… me descolocó bastante al inicio por la sorpresa, pero somos un equipo, al fin y al cabo, también soy en parte responsable respecto a las consecuencias.

Considerando el hecho de bajar dentro de un área residencial, ahora encontrar un repuesto idéntico será la tarea difícil. En adición, no contábamos con herramientas para desmontar piezas…



“Recuerdo ver en el mapa una universidad cerca, puede que ahí encontremos algo. Era algo de kokuga…”

“Gracias por ello, seguiré tus indicaciones mientras vamos de camino”


Verlo con un carácter dócil era extraño, aun cuando me enseñó el día antes de emprender el rumbo, nunca lo había notado de esa manera… ¿Seguro no estará enfermo?


“¿Estás pensando que estoy enfermo por el cambio de conducta verdad?”

“B-bueno, la verdad si lo pensé… ¡Espera! ¡Como sabias que estaba pensando eso!”

“No es adivinar o leer la mente, se llama conocer a las personas. Por cierto, ¿Por dónde debo virar ahora?”

“Línea recta por dos calles más y después a la derecha”


Conforme nos aproximamos, perdíamos velocidad por temas de carga y el aire restante del neumático…

Empujando los últimos metros hasta la entrada sin otra opción, notamos vacío hasta donde daba la vista. Nos preparamos ante cualquier duda o aparición sorpresa, sea persona o cadáver.

Despertamos a Chloe poco después de llegar, la pequeña somnolienta bostezaba a ratos mientras caminaba a nuestro lado.



“Tengo sueño… ¿Cuándo vamos a llegar?”

“Junto con Alexis debimos desviarnos un poco del camino. Cuando soluciones un inconveniente reciente, prometo que te dejaremos dormir el resto del camino”


Note en el rostro de él, como intentaba contener una risa burlesca. Estaba claro de quien se estaba riendo.

Antes de hablar, unos arbustos cercanos parecieran ocultar a alguien por el ruido emitido… empuñamos nuestro armamento esperando lo peor.

Dos pares de manos se alzaron lentamente a modo de rendición, por las tonalidades de voces, eran un hombre y una mujer. No parecieran ser una amenaza, aunque mi compañero estaba en postura de combate con tendencia a atacar por sobre esperar provocaciones o explicaciones.



“¡E-Espera un segundo!, ¡Tú no eres así de agresivo!”

“P-Por favor escucha a tu amiga… s-somos nosotros quienes necesitan ayuda en verdad”

“Tsk…”


Jamás esperé verlo actuar de aquella manera, incluso su mirada me erizaba la piel aun si esta no recaía en nadie.

Cuando aquella pareja se aproximaba con lentitud, evidenciando falta de armamento, portando ropa común y corriente sin espacio donde esconder algo. Por donde se viera, estábamos en total ventaja.



“Los tengo…”


Sin tiempo de reaccionar entre los presentes, el joven que había salido de los arbustos se encontraba reducido contra el suelo mientras un cuchillo se encontraba cerca de la parte trasera de su cuello.

No concebía su actuar, cada segundo aumentaba la tensión… Chloe estaba algo asustada, la chica respiraba agitada sin saber que hacer y por parte del “rehén”, intentaba tomárselo con calma estando consciente de su situación.



“¡P-por favor… no lo mates!, a-arriba… n-nuestros compañeros dependen de él y además… ¡Taiyo es todo lo que me queda en la vida!”

“H-hermano…”

“Está bien Al, entiendo que has pasado por mucho… recuerda que esta vez, no volverás a sufrir por lo mismo”


Notamos en su expresión como se desataba una batalla interna sobre qué hacer, algo de miedo se encubría en sus ojos.

Poco a poco fue soltando al chico a su vez que envainaba sus armas. Independientemente de lo sucedido, él no se lo tomo a mal, ya que comprendía lo difícil que era creer en la palabra de un desconocido en plena catástrofe.



“¡T-Taiyo!”

“Tranquila, está bien. No es un mal chico, actuó según sus instintos… ¿Sin rencores verdad?

“Sin… rencores…”



Luego de relajar las tensiones, procedimos a presentarnos antes de ir al problema principal.



“Soy Aina, ¡aunque no lo parezca tengo 19 años! Y este chico es Taiyo, nos conocemos desde hace muchos años por nuestros padres”

“No le hagan caso, ella realmente tiene 17 años. Por mi parte tengo 24 años, soy… o bueno, era estudiante de esta universidad hasta que se desato el caos”

“¡Soy Chloe! ¡Ella es mi hermana Yuuki y él es mi hermano Alexis! Aunque no es mi hermano realmente, pero me rescato cuando nadie más pudo”




Por lo visto, estaba todo en calma por ahora. Así que nos adentramos al primer nivel de las instalaciones mientras nos explicaban del porque requerían nuestra ayuda.

Hace un par de días, un zombi bastante agresivo había entrado al recinto causando pánico por todos lados e incluso, a sus propios congéneres los destruía sin más. Si bien, este se encontraba aislado a lo largo del segundo nivel… también representaba un problema para quienes requirieran pasar por los pisos uno y tres.



“¡Suena igual a los que enfrentamos hermano! ¡¿Crees que estén aquí esos dos?!”

“Espera, ¿Pueden explicarnos un poco el cómo actúa o se desplaza?”


Tras esas preguntas, los ojos de Al se abrieron sorprendidos por sus respuestas dejando atisbos de duda en los presentes de que ocurría.

Sea lo que sea, algo no estaba bien e incluso, da a pensar sobre que las cosas se podrán peor.



“De ninguna manera, enfrentarnos a otro “Berserker” ahora es un suicidio… Lo lamento Yuuki, pero le hice la promesa a su padre que velaría por ustedes dos”

“Disculpa mi intromisión, no de tu pasado, pero la forma en cómo me tomaste de sorpresa fue increíble. Tienes bastante habilidad al pelear… sin embargo ¿A que realmente le tienes miedo?”

“¡Taiyo! No seas grosero con nuestros invitados…”


Durante unas horas Alexis no cruzó palabras, aun estando dentro de la edificación para acogernos y organizarnos.

La noche cayo antes de darnos cuenta, ruidos provenientes sobre nosotros evidenciaban quien merodeaba sin descanso… tanto Kyuki como Tama estaban asustados, seguían escondidos dentro de una alforja del vehículo.

Aina de alguna forma mantenía la calma mientras jugaba con la pequeña. Fue ahí cuando entendimos por sus palabras la urgencia que acontecía.



“Dentro del piso al que queremos acceder, establecimos una especie de guardería. Somos pocos los adultos presentes manteniendo el orden, mientras la mayoría son pequeños que perdieron a sus padres o hermanos en los alrededores por los ataques o se separaron de ellos por culpa de la confusión”

“¿¡Hay más niños por aquí!? ¡Quiero jugar con ellos!”

“Aina, lamento interrumpirlas. Me dijeron que Kiki trato de bajar… alcanzaron a rescatarla, aunque ahora no puede caminar dado que recibió un golpe por esa criatura”


Ella comenzó a llorar a penas se enteró de lo sucedido. Dada sus expresiones, la gravedad se encontraba en constante aumento; había alguien que era oxigeno dependiente.

Ambos habían puesto en riesgo su pellejo con el fin de encontrar un repuesto para el funcionamiento de la máquina, según relataron… con la diferencia que quien puede hacer la reparación, ahora se encuentra afectada.



“Por casualidad, ¿Esa chica llamada Kiki es capaz de reparar nuestro problema?”

“¡Al! ¡No es momento de pensar en ese tipo de cosas!”

“Si, es más… tanto ella como está loca llorona a mi lado, son tía y sobrina. Perdían el tiempo metiendo mano a cuanta chatarra encontraran…”

“¡N-No son chatarras! ¡Todo eso mantenía una historia por detrás!”

“Bien, entonces tenemos un trato”


Finalmente nos largamos a dormir antes de preparar todo durante la mañana siguiente. Contrario a lo esperado, no era capaz de conciliar el sueño… tanto dar vueltas, vi que faltaba alguien.

Cruce el umbral del salón en busca de Al. Percibía por audición donde se encontraba, mantenía un nivel de bullicio suficiente para intentar encontrarlo.

Pareciera estar practicando algunos movimientos con sus Bowie, adicional a los Karambit. Jadeaba con intensidad; ¿sería cansancio o alguna otra cosa?

Segundos posteriores de detenerse, cayo de rodillas. Por primera vez en mucho tiempo corrí por alguien… sujeté una de sus manos, la cual estaba helada y temblaba mucho.



“¡Que te ocurre! ¡Has estado extraño desde que llegamos!”

“Una vez cometí un error, confiar en un grupo no hace mucho… puse en riesgo a Chloe por mera estupidez. Cuando tu padre se sacrificó, ella se quedó en shock… ver su cara pérdida, saber que una vez más llegué tarde… Pero, sobre todo, ese día perdí el control sobre mí mismo causando estragos por donde fuera que avanzaba”

"Yuuki, hacía mucho no sentía miedo de perderlo todo”



Coloque ambas manos en su cabeza, había sido muy fuerte por sí mismo hasta romperse reiteradas veces. Tenía traumas con respecto a esos tales “Berserker” similar a yo con los “Panzer”, gritaba por alguien que le tendiera una mano.

Ambos somos humanos, nos resulta imposible estar solos cuando la vida nos destroza de la manera que lo ha hecho hasta ahora.

En este momento lo entendía mejor, había conocido esa mitad frágil del señor gruñón. Quizás, fue por ello el encuentro con mi hermanita y luego conmigo.



“¿Te sientes mejor? ¿Dejaste salir lo que reprimías dentro?”

“Si… gracias Yuuki, espero no abusar de ese lado maternal tuyo”


Verlo mejor de ánimos era gratificante, por lo visto, mañana el saldrá con alguna sorpresa según mi intuición.

Finalmente, todo problema se había calmado, retomamos el camino hacia el salón donde estábamos pasando la noche. Esperando por nosotros se encontraban Taiyo junto con Aina en la entrada.



“Sabemos que les estamos pidiendo algo casi imposible, pero no tenemos la experiencia suficiente… Están en total libertad de rechazar… juzgarlos es algo impensado dada la aberración que permanece esperando”

“Lamento decirles esto, pero esta pelirroja y yo estaremos en la vanguardia. Intenten pasar mientras retenemos al “Berserker”, de ser posible, acabaremos por el en ese mismo instante. Cometí un error cuando nos encontramos, es mi turno de enmendar lo que hice…”

“¡Espera! ¡¡Piensas pelear contra esa cosa!! Bien… debo admitir que ahora sí me tomaste de sorpresa”



Tras seguir dialogando, optamos por dormir de una vez. Se oían los pasos de la criatura al pasar de un lado a otro a altas velocidades… solo podía pedir que no ocurriera nada malo.

Conforme horas pasaron, el amanecer llego eventualmente despertando todos en conjunto. El momento de alto peligro se aproximaba… los nervios me consumían por alguna razón.

Al se encontraba a la cabeza con ambos cuchillos preparados, tras el estaban Chloe y yo resguardando su espalda. Aina con Taiyo cargaban todo lo necesario para correr directo a la barrera, la cual mencionaron que separaba el tercer nivel del segundo.



“Ustedes tres, ¿En verdad quieren hacer esto?... Di algo Aina, también tengo miedo de esa cosa”

“Prometan, por sus vidas que volverán con nosotros… no quiero ver más gente morir”


Sus ojos estaban enrojecidos por tantas lagrimas que derramaba. Esa chica me traía recuerdos, pareciera ser, que también tengo aun cosas que trabajar en mi persona.

Mientras ascendíamos, no nos percatamos de lo que había ocurrido en esos instantes. A duras penas logre notar como Al se abalanzó frenando el envite de la criatura, fue un shock inicial para todo el resto ver una emboscada.



“¡Avancen maldita sea! ¡Esta cosa realmente es fuerte!”


En efecto, su cuerpo era de tamaño normal, pero sus brazos y piernas eran irregularmente largos… unas dos a tres veces el tronco con movimiento similares a los de un látigo.


“¡Q-Que diablos pasa aquí! ¡Al principio no era así! ¡Dime que tú también vez lo mismo que yo Taiyo!”

“L-Lo veo y no lo creo…”


Junto con mi hermanita entramos en pelea directa, facilitando el avance de ambos chicos hacia el siguiente nivel. Mi compañero parecía tener problemas para pelear por alguna razón, no se veía cómodo con sus armas.


“¡Chloe! ¡Yuuki! ¡Retrocedan ahora! ¡Esa cosa quiere ir por ellos!”


En un abrir y cerrar de ojos, nos adelantó colocándose al otro lado quedando de frente a ellos. Los iba a matar sin duda, no alcanzaríamos a llegar.

Pasando en medio de ambas raudamente se encontraba Al… era imposible que frenara en los pocos metros corriendo de la manera en que lo hacía.



“¡TAIYO! ¡AINA!”


Fueron esas sus palabras, a la vez que los empujaba alejándolos del ángulo de impacto.

Todos vimos horrorizados la manera en la cual Alexis se torcía en el aire y volaba a través de la ventana.

Sentimos el impacto tras su grito al caer… el silencio se apodero del ambiente, en ese instante Kyuki y Tama atacaron al “Reanimado” llamando su atención para darse a la fuga.

No quería creerlo, que acababa de pasar exactamente. Por mero instinto sujete a mi hermana para pasar junto con ambos chicos a través de la barrera.

Taiyo golpeaba una pared, lleno de impotencia. Su compañera lloraba entre mis brazos. Chloe se había desmayado de un momento a otro.



“¡Idiota! ¡No se suponía que vivirías para cumplir tu palabra!”


En eso, el chico desapareció de nuestra vista, ¡¿Dónde había ido justo ahora?!

Su amiga intentaba mantenerse firme, se rehusaba a que esto fuera un sacrificio en vano. Tomo a Chloe entre sus brazos mientras levantaba el cargamento con repuestos.



“¡Esto no debió de ocurrir! ¡Tu compañero Alexis no debió de habernos salvado de esa manera! ¡Éramos nosotros quienes debieron ser golpeados!”

“No es tiempo de llorar… el me regañará si no soy capaz de continuar…”

“Que estas dicien… ¿Y-Yuuki? ¿P-Por qué?! ¡¿Cómo puedes mantenerte firme después de lo que acabas de ver?!”

“Una noche, le prometí no dejarme avasallar cuando este todo en mi contra. No faltaré… no faltaré a mi palabra”


Si… sin importar que ocurriera, esa noche, el también juró con su propia vida que cumpliría con una promesa… él debe estar intentando no dejarse llevar por la muerte.



Autor: Ronin

Coautor: Byleth
Ilustrador: MisterSD


¡Nuevo proyecto liberado!
¡Te invitamos a darle una oportunidad!

¡Glazbeni Arken!



Próximos Capítulos:

Cap XXIV (27/06/2020)
Cap XXV (11/07/2020)
Cap XXVI (25/07/2020)

Cap XXVII (08/08/2020)
Cap XXVIII (22/08/2020)






 

Meijin Wanderer
Registrado
8 Ago 2019
Mensajes
72
Offline


Capítulo IX (XXIV) – Camino al sitio cero, H.L / Tercera Parte


Tras asomarme por una de las ventanas en el tercer nivel, intentando divisar por donde se encontraba Al, note que en el desnivel que baja hacia la multi cancha estaba tendido en el pasto … quería ir en su ayuda, pero estaba claro lo hablado esa noche.

Me aproxime donde mi hermanita cargándola en mis brazos dado su estado actual. Luego tendí la mano a la joven Aina quien todavía seguía impactada por lo acontecido hace unos escasos minutos.

Alzó la mirada entre lágrimas, solo éramos las tres en estos instantes quienes debían llegar a destino.



“¿Crees que ellos estén bien Yuuki…? Digo, aquel chico salió volando lejos y Taiyo desapareció de la nada…”

“Si te refieres a Al… no te preocupes, tanto el cielo como el inferno no lo quieren recibir por alguna razón”

“Jeje… sonó algo cruel de tu parte, pero si lo dices, debe ser por algo. Le tienes mucha confianza según parece”


Ella también extendió su mano levantándose una vez más. A pesar de lo ocurrido, sus piernas temblaban un poco… en sus ojos grisáceos notaba una pequeña chispa de esperanza, negada a desaparecer.

Comenzamos a avanzar evitando mirar atrás… reiteradas fueron las veces que quisimos hacerlo, pero sabíamos que los chicos se reirían de nosotras si se enteraban.

Se oían los escándalos bajo nuestros pies por aquella aberración intentando atrapar tanto a la gata como al zorro… esos dos parecieran traerse algo entre patas…



“¿En qué momento ese par de animales aprendieron a pelear? Debo de preocuparme de mi estado mental, cada día es más raro que el anterior sin dudas…”


Note la manera en como la chica se reía, ello aliviaba algo el estrés. Mantuvimos la plática en lo posible hasta detenernos frente a un salón en específico.

En el momento donde aquella puerta fue abierta, la gran variedad de colores en el ambiente me trajo cierta nostalgia. Niños de diversas edades se abalanzaron sobre la joven Aina con alegría al verla retornar.

Había desde algunos que gateaban hasta otros un poco más de la edad de Chloe, después de ellos, ya los mayores venían siendo unos tres de mi edad y otros de edad avanzada. Contra toda realidad, eran una gran familia…



“Ven con nosotros, debes reponerte si quieres ir por el chico poco amigable”

“Poco amigable es darle mucho a favor”

“Aaahh… ya veo, así que aparentas como si no importara cuando realmente es o contrario”

“¡¿Q-Que estas insinuando?!”


Antes de continuar mi respuesta, fuimos recibidas con hospitalidad. Sin embargo, aun existían prioridades que atender.


“Traje las piezas, ¿Dónde esta Kiki?... No puedo hacer esto sin ella”

“A-Aquí… me alegra verte bien… este dolor me está matando sabes…”

“¡P-pero! ¡Sabes que no puedo lograrlo sin ti! ¡Si fallo, la pequeña Kirara morirá!”


La máquina que la mantenía respirando, recordaba ver algo similar en las notas de Al. Tal vez… si él está en condiciones sabría que hacer… nunca había considerado cuanto marcaría la diferencia el conocimiento dentro de un mundo como este.


“Perdón por mi intromisión, me llamo Yuuki. Tengo un compañero que puede ayudarnos un poco al respecto sobre que hacer para ganar tiempo”

“Cualquier ayuda… s-sirve, lamento si sueno moribunda, pero en verdad… siento como si me rompieran la espalda cada vez que me muevo…”

“El equipo tiene suficiente autonomía para casi dos días tía. Por otro lado, algunas piezas para la fuente de poder las cargaba ese idiota”


Después de ello, los ánimos se relajaron lo suficiente para interactuar con normalidad.

Varios de los pequeños sentían curiosidad por la niña que había dejado acostada durmiendo cerca, otros jugaban con mi cabello haciendo trenzas o pequeñas coletas con plena confianza.



“Veo que eres bastante buena con los niños, bueno, la verdad es que nunca habían visto a alguien con un cabello tan largo. Sonara ridículo, pero una de las ancianas nos arreglaba y peinaba cuando estaba viva”

“Comprendo, parece que ellos también les enseñaste algo… por cierto, discúlpame por volver a un tema anterior. Pero, aquella niña, ¿Que le ocurrió?”

“Según nos contaron al traerla, tenia una condición de nacimiento la cual no pasaría del año de vida… es un milagro verla con ocho años, aun si esta atrapada en su cuerpo, ella ha sido feliz al ser integrada por los demás”


Pese a la decadencia, existían quienes esperan retornar al mundo con nuevas esperanzas.

Sin percatarme, Chloe había despertado ignorando donde se encontraba, viendo tantos niños y niñas de su edad, obvio todo largándose a jugar con ellos.



“Se adapta demasiado rápido… bueno, es una niña al fin y al cabo… no debería extrañarme que su mente sea tan dispersa”


Verla tan alegre me reconfortaba, desearía que ustedes también la vieran… Mamá, Papá, Ryo… Al…


“¿Cuándo habrá sido la última vez que estuvo con más pequeños de su edad?”

“Mientras estén aquí, lo mejor será que juegue con ellos. Por otro lado…”


Antes de lograr terminar su frase, su radio comenzó a sonar. Una voz masculina se oía algo agitada, como si recuperara el aliento luego de correr una maratón.


“¡¿Alguien por ahí?! ¡Chicas? ¡Soy yo! ¡Taiyo!”

“¡Sigues vivo idiota! ¡¿Dónde diablos te metiste y como desapareciste sin dejar rastro?!”

“E-Es… una larga historia, pero lo importante… ¡Como controlo a este par de animales! ¡Auch! ¡Ey tú, deja de morderme mi oreja!”

“Jeje… Por lo visto, estas con Kyuki y Tama. ¿Se encuentran todos bien?”

“La verdad, sí… bueno, yo no… si supieras lo que me ha hecho trabajar el extranjero. ¡Tiene mas vidas que un gato el bastardo!
“¡Escuche eso!, apresura tu plan mejor, ¡Aquel “Berserker” tiene deudas que saldar conmigo!”


No pudimos contener la alegría al saber que ambos estaban aun respirando y aparentemente bien.

Mantuvimos comunicación hasta el anochecer, por si fuera poco, la motocicleta estaba casi lista a excepción del reparar la rueda. Aunque inquietaba bastante el bullicio tras bambalinas… ¿Que estaban tramando esos dos?

Cortando la conexión, dispusimos irnos a dormir a ver que planificábamos durante el siguiente día.



“¡Que demonios es todo ese ruido! ¡Esa cosa abajo debe estar peleando!”

“¡Si tienes algo con que pelear… espera, donde esta Chloe!”

“¿No estaba contigo?”


Estaba la puerta entreabierta, mucho ruido se armaba desde abajo… acaso ella…

Cargamos cuanto fuera de utilidad, aparte, alguna que otra potencial arma, notamos varios ojos asustados al percatarse respecto lo que haríamos.



“Por ningún motivo se les ocurra asomarse, iremos con la pelirroja a ver que sucede”


Respuestas nerviosas o entre cortadas fue lo que llego de vuelta. Debíamos volver a toda costa, el resultado podría determinar que vivan o mueran todos.


“¡Hermana! ¡Porque tardas tanto!”

“¡Tú que haces ahí afuera! ¡Si deseabas causar alboroto, ten la confianza de pedir apoyo, enana!

“¡EEEHHH! ¡Porque me dices también así! ¡Ya crecí un poquito!”

“Ustedes son idénticas en carácter… cambiando de tema, apresurémonos, seguro el par de idiotas son los responsables ahora”


Descendimos por las gradillas al nivel intermedio, siendo sospechosa la ausencia de bullicio ahora. Avanzamos con lentitud prestando atención a lo largo del entorno…

Golpes se percibían a lo lejos, no podíamos encontrarlos de ninguna manera. Tomamos la radio rogando contactar con ellos.



“¡Hasta que logran contestar! ¡Saben cuánto llevamos entreteniendo al adefesio larguirucho!”

“¡Vaya, parecen que se divierten bastante! Por cierto ¿Cuántos golpes ha podido lograr mi querido amigo Taiyo?”

“Con esa pala… unos cinco o seis diría… ¡NO ME CAMBIEN EL TEMA! ¡Llorona ilegal, ¡Pelirroja loca!, ¡Enana! ¡QUIEREN VENIR DE UNA MALDITA VEZ!”

“¡EEEEEHHHH! ¡Ya no soy tan pequeñita!”

“¡A quien le dices loca! ¡Ogro amargado!”

“C-creo que vio a través de mis jugarretas…”


Antes de finalizar esa discusión, nos dieron el sitio exacto para ir… estaban a campo abierto peleando, justo en medio de la multi cancha.

Volvimos hacia las escaleras para bajar nuevamente, poco antes de llegar, la chica se apartó comentando sobre algo importante que debía ir a buscar.

Envueltas en la oscuridad, nos abrimos paso hasta llegar al objetivo… un par de ojos rojos a unos dos metros de altura se volcaron hacia nosotras. Su atención cambio de forma evidente, con lo duros que han sido esos dos para aguantar, seguro creería poder por este lado.



“¡No perdonare lo que le hiciste a mi hermano!”


La pequeña se precipitó a disparar hacia ambos focos carmesí como única diana posible. Dados los fuertes sonidos de impacto y algunas quejas del “Berserker” podía atribuir varios aciertos al cuerpo.

Cuando se aproximó lo suficiente para estar en rango de alcance, una voz de fondo hizo acto de presencia, encendiendo todos los faroles en nuestro alrededor lo que causo el encandilamiento de esa bestia.



“La heroína siempre llega al ultimo segundo! ¡Su colegiala favorita, Ai, entra en acción! ¡JAJAJAJAJA!”


Después de esto, deberé someterme a una terapia con urgencia… estoy dudando si realmente estoy aun cuerda…


“¡Bueno, gracias por la apertura! ¡Ahora es mi turno!”


Golpeaba con reiteradas estocadas rápidas a lo largo del tronco causando retroceso, tras ello, intente una sucesión de golpes descendentes alternando entre la hoja y el pomo de mi Naginata.

Sin darme cuenta, un error garrafal volvió a modo de rebote torciendo un poco las cosas. Me había confiado demasiado… intente bloquear su latigazo con mi arma perpendicularmente en lugar de desviar la trayectoria.



“¡¡¡¡¡AAAAAHHHHHH!!!!! ¡¡¡MALDICIOOON!!!”

“¡¡HERMANA YUUKI!! ¡TOMA ESTO GRANDOTE!”


En su enfado, hizo varios disparos a quema ropa alternando entre izquierda y derecha imitando movimientos de desplazamiento que había aprendido por obligación de Al…

La aberración bajo su guardia tras centrarse en mi hermana, ahí me levante para seguir golpeándolo, siendo esta vez con ambas mitades del arma a modo de bastones en un lado. ¿Por el otro lado, llego arremetiendo de sorpresa Taiyo empuñando una especie de pala?… la cual plenamente se lo llevaba a él después de cada golpe.



“¡Esta cosa… no parece… vaya a caer luego!”

“¡Tu solo sigue golpeando! ¡¿Chloe, te queda munición?!”

“¡Descargada totalmente!”

“¡¡¡APARTENCE USTEDES TRES!!! ¡¡¡AQUÍ VA FINALMENTE POR QUIEN LLORABAN!!!”


Aina corría en nuestra dirección llevando un carrito cargado con objetos, entre las primeras cosas a realizar al llegar fue nada más y nada menos que patear una pelota, la cual impacto de lleno en el rostro del cadáver.

En un inicio, consideraba una mera broma sin sentido hasta ver un leve efecto aturdidor. Tras ello, las próximas acciones fueron; arrojar palos, martillos comunes y corrientes, loncheras metálicas, hasta llegar a unas cuantas bombas incendiarias…



“¡TEN CUIDADO CON ESO! ¡CASI NOS DAS A NOSOTRAS!”

“¡Hermana Aina, ¿puedo usar esa resortera?!”

“¡Por su puesto que sí! ¡solo ten cuidado donde apuntas!”

“¡Mantengan distancia mejor… cuando se pone así, no hay quien le haga entrar en razón!”


Debimos dar pie atrás mientras la creatura se retorcía tratando de liberarse de las llamas. En lugar de debilitarlo, solo logramos enfurecerlo y volverlo más agresivo…


“Por cierto, alguien ha vis-…”

“¡CUIDADO!”

“¡ARRIBA TUYO!”

“¡HERMANA!

“¡Q-Que!”


Aquel brazo se extendió por sobre el lugar en que me encontraba, intentaría romper mi cabeza contra el suelo… no puedo oír nada… todo se mueve muy lento… ¿Acaso, era mi momento de morir?


“Si sigues viendo pajaritos de esa manera y me cargas la mano, tendré que cobrarle a tu padre por cuidarte… ¿no crees?”


Esa forma de hablar tosca… malhumorada y seria… una vez más, pude contar con su confianza.


“Debo reconocerlo, para lo fuerte que salió este bicho… han logrado hacerle bastante daño. ¡No bajen la guardia, es ahora cuando tenemos que liquidarlo!”

“¡Cuenta con ello!”

“¡YEEEIIII!”

“No tengo de otra… ¡Por la guardería!”

“¡Pon más energías Taiyo! ¡Su heroína favorita se encargará!”


Ambas chicas mantuvieron su posición arrojando proyectiles sin descanso. Por otro lado, aquel chico, respiraba agitado lo que daba a juzgar un estado físico deplorable.

Deje uno de los extremos de mi arma caer para solo centrar mis fuerzas en donde quedaba esa hoja metálica desgastada… seria la ultima batalla con aquel objeto que me ataba al antiguo grupo donde luche por una esperanza.



“Por cierto Al, ¿Dónde están tus armas? No me digas que piensas pelear a puño limpio”

“¡Esperaba que lo preguntaras! Porque nuestro querido compañero por mal estado físico que posea, ¡Puso en práctica a la rápida su aprendizaje en metalurgia!”


En sus manos y antebrazos se encontraba un armazón bastante extraño, no comprendía bien que eran, hasta el momento donde encajo dos Karambit en cada uno. La parte del filo sobresalía con notoriedad como si de garras se tratara.

Mantenía aquella sonrisa esbozada similar a los niños cuando tienen juguetes nuevos. Dentro de sus ojos había una chispa de vida real, no de aquellas que se aferran a algo, sino de la cual te buscarías aferrar.



“¡Ahora sí estoy listo! ¡Llego mi hora de pelear en se-!


Luego de esa declaración a medias interrumpida por una breve queja de dolor de Al, no pude evitar sentir un poco de lastima y contener la risa por la forma algo graciosa en la que sucedió así como su intento de disimular, el cual no funciono para nada.


¡Ignora mi dolor, son solo mis costillas, pero puedo mantener el ritmo!”

“Por esta vez no diré nada… sin embargo, mientras te recuperas, tendrás que apoyarte en Chloe y en mí. Al fin y al cabo, somos un equipo ahora”

“¡Quieren dejar la charla para después par de tortolos! ¡No tenemos códigos para munición infinita como si viviéramos en un video juego!”


…… Ignoramos por completo esa ultima frase, ahora somos cinco contra esa bestia. Sin tiempo que perder, nos lanzamos dando golpes intercalados entre pala, estocadas y garras de diversas direcciones.

Se estaba desesperando a medida que el daño aumentaba, fue Al quien se mantuvo al frente captando su atención dando aperturas para el resto. Por el dolor presente, evadir no era su primera opción… en lugar de bloquear directamente, desviaba la trayectoria compensando la falta de movilidad.



“¡Está cansado! ¡Ahora es cuando debemos rematarlo! ¡Aina, prepara el bombardeo! ¡Hermanita, dispara a sus ojos y boca! ¡Al, Taiyo… vamos a intentar perforar el pecho esta vez entre los tres!”

“Denme un respiro!”

“¡Los sigo!, ¡Esto termina aquí y ahora!”


Por un lado, la pala no logro atravesarlo, sin embargo, se escuchó como se rompían las costillas y algo adicional. En mi caso, ya no contaba con filo… aun así, por la forma actual de esa hoja, permitió perforar por su punta de lanza.

Otra vez se escucharon ruidos de ruptura, vi cuando esas garras estaban enterradas mientras él ejecuto un movimiento donde giró ambos brazos dañando por dentro los pulmones del “Berserker”.

Retiramos las armas dejándolo caer con extremo dolor… el golpe de gracia provino de las dos compañeras restantes. La pequeña disparando una bola de metal al interior de la boca de la abominación y por parte de la colegiala, quien lo acribillo nuevamente con bombas incendiarias…



“¡YEEEEIII! ¡Lo vencimos!”

“Parece que… lo logramos… buen tra- ¡Ouch… mis costillas, enana!”

“Estoy exhausta… ¡ahora solo quiero darme un buen baño, lavar mi ropa y dormir!

“Y nuevamente he salvado el día!

“Concuerdo con los viajeros… vámonos a descansar un rato…”

“Por eso te dije debes hacer mas ejercicio! ¡Esta vez haré una excepción… ahora es nuestro turno de devolver la mano a nuestros invitados!”


Finalmente logramos vencer a esa cosa, había sido una ardua pelea. Cuando observe la hora, lo que se sintieron minutos, resultaron ser casi dos horas incesantes.

Ahora notaba la real diferencia sobre él porque no querían enfrentarse a esa cosa… bueno, solo queda recuperar el aliento y volver a descansar…


Autor: Ronin
Coautor: Byleth

Ilustrador: MisterSD


Extendemos la invitación a leer
•|||Glazbeni Arken|||•
Donde la fantasía cobra vida y las aventuras inician
∆•~~~~~~~~~~~~~~~|||×|||~~~~~~~~~~~~~~~•∆



Próximos Capítulos:

Cap XXV (11/07/2020)
Cap XXVI (25/07/2020)
Cap XXVII (08/08/2020)

Cap XXVIII (22/08/2020)
Cap XXIV (05/09/2020)
 

Meijin Wanderer
Registrado
8 Ago 2019
Mensajes
72
Offline


Capítulo X (XXV) – Camino al sitio cero, H.L / Cuarta Parte


Sentir la victoria en una noche donde varios nos jugamos el pellejo, jamás se supo sobre alguien que eliminara a semejante alimaña anteriormente. Puedes esconderte o huir… pero lo recién sucedido, en definitiva, es una hazaña sin precedentes.

Los pequeños de entre 13 y 15 años bajaron tras terminar la pelea, no se veían alegres. Ganamos la libertad del lugar a cambio de unas vidas.

La niña conectada dejo de existir antes de calmarse el ambiente, unos adultos mayores parecieran ser por causa natural y lo peor, unos cuantos adolescentes optando por suicidarse.

A pesar de toda esa frustración, fatiga, desgaste, tristeza… era necesario encargarse respecto ello.



“¡Oigan!, los chicos de ahí, llévense a Aina a descansar, esa noticia devastadora fue mucho para ella. Yuuki, Chloe, Taiyo… nos encargaremos de las cosas previas al entierro”

“E-Entendido Al”

“Okey”

“Entiendo”


Viendo la situación hasta el momento, desde nuestra llegada, Aina pareciera ser inestable emocionalmente. En un inicio era asustadiza, después tranquila, alegre, alocada, ahora decaída sin más… aunque, después de tanto podía comprenderla un poco.

Por otra parte, puedo ver claramente en el rostro de Yuuki lo preocupada que esta por su nueva amiga, después de todo por alguna extraña razón se han vuelto cercanas en este corto periodo de tiempo.



“Ve con ella, si requerimos apoyo te avisaremos”

“¿Estás seguro Al?, digo, tus costillas no parecen estar bien”

“¡Yo también quiero ir! ¡¿Puedo?!”

“No se preocupen, los chicos nos pueden ayudar a Alexis y a mí. Les encargo tener paciencia con mi compañera, seguro notaron su inestabilidad emocional, pero en el fondo es una buena chica”

“Ahora bien, prepárate Taiyo, veo que recuperaste el aliento en el momento más conveniente, así que cuento contigo para el trabajo pesado”

“¡P-Porque a mí!”


Fuimos las tres divagando a lo largo de la edificación en silencio. Decidimos ir a darnos un baño liberando tensiones por el agua caliente, ella seguía en silencio…

La única idea en ese momento fue colocar una mano sobre su cabeza, similar a cuando se consola a un niño.



“Se que es difícil de pensarlo, pero las cosas van a mejorar”

“¡C-Como esperas que lo crea! ¡Acaso no vez lo de hace poco!”

“Se que es difícil avanzar en un mundo como este. Pero, ¡Mientras estemos vivas y más importante aún, mientras tengamos algún apoyo, siempre existirá la chispa para que ocurra algún milagro!”

“¡Tal como dice mi hermana! ¡El día que perdí a Papá, una voz me ayudo a superar mi tristeza! Sonaba muy familiar… cuando la recuerdo, siento como si mamá estuviera siempre cuidándonos”

“Chloe…”


Un silencio incomodo rondo posterior a nuestras palabras. Comencé a preocuparme si había cometido algún error cuando quise animarla.

Sumergió su cabeza durante unos cuantos segundos en la bañera donde nos encontrábamos, acto seguido se alzó de golpe cuyo estado anímico era el presentado durante el reciente combate.



“¡Ya volví mis queridas fans!”

“¡Eso fue genial!”

“Eeeh… creo que mejor no seguiré dándole vueltas por mi sanidad mental…”

“Tal como dijiste Yuuki, aun siento dolor y peso, quiero llorar bastante. Es difícil, pero debo seguir por quienes ya no están”


Sus palabras también me alentaron de cierta forma ante todo lo vivido, incluso, siento haberme vuelto más fuerte como persona.

Ya eran casi las dos de la mañana, seguro estaban esperando nuestro retorno antes de ir a dormir. Nos secamos y vestimos algo repuestas topándonos en plena puerta con el par de traviesos.



“¡Kyuki! ¡Tama! ¡Jajaja!”

“¿Dónde se habían metidos ustedes dos? Bueno, me alegra ver que están sanos y salvo. Ven aquí pequeña gata escurridiza”


Estábamos alegres de ver nuevamente a nuestros compañeritos, temía no volver a verlos después que se llevaron al “Berserker” del lugar. Esa creatura terminó siendo tanto fuerte como rápida.


“Valla dúo felpudo tienen. Son pequeños, pero bastante astutos ¡AAAAHHH como también quisiera tener uno!”


Escuchamos un llamado desde algunos metros, eran los chicos quienes se aproximaban. Habían concluido con todo el manejo de quienes habían fallecido hoy.

Se encontraban bastante exhaustos, casi cayendo dormidos en cualquier parte. Fuimos juntos al salón donde descasaban aquellos refugiados, cuyo ambiente se tornaba helado y denso…

Si bien, nos proporcionaron futones en adición a cobertores, no tuvimos otra opción de usar al grandote de estufa…

Antes de darnos cuenta al caer en pleno sueño, las horas transcurrieron hasta amanecer. No vimos a Alexis cerca, alzamos la mirada, medias perdidas para ver como varios de los pequeños de dos o tres años jugaban con él.

Según percibía, estaba enseñando a una cuidadora juegos en conjunto a actividades terapéuticas para niños. Dejando todo ello de lado, sus expresiones y tono de voz desencajaban con la imagen que teníamos respecto a él… también Chloe quedo boquiabierta ante lo visto.



“Veo que ya despertaron, no quise molestarlas tan temprano después de la revuelta de anoche”

“¡¿T-Te sientes bien?! ¡¿Seguro no te golpeaste la cabeza cuando te lanzaron ayer?!”

“¡¿Q-Quien eres y que hiciste con mi hermano?!”

“Creo comprender ahora. La verdad es que sigo siendo el mismo, la diferencia radica en como la forma de realizar una terapia a quien lo necesita repercute en uno mismo”


Vimos notorios cambios en los estados de ánimos comparando a lo que era hace un par de horas. Tras comer algo, vimos a través de una ventana a la mayoría en plena cancha jugando o realizando actividades. Contrario al caso de los más pequeños, quienes se mantenían dentro de un sector acondicionado para ellos.


“Casi me olvido, nos quedaremos un par de días en espera de la reparación por parte de Aina y Kiki”

“Pero no se supone ¿qué ella no está en condiciones para moverse?”

“Su problema fue solucionado, solo era una vértebra movida de su posición original por culpa del golpe recibido… tras oír como sonó su columna, varios terminaron aparentemente traumados”

“Deberían darse el tiempo, ese chico tiene unas manos temibles. Ah, disculpen mi falta de educación, ¡Buenos días!”


Ingreso caminando con total normalidad, irreconocible a cuando la conocí el día de ayer… era una mujer alta y delgada aparte un tanto ruda.

Tras ella, ingreso su sobrina con sus ánimos a tope. Quería llevarnos a los tres al primer nivel, debimos cambiarnos ropa ante de seguirla.



“A si, no te distraigas sobrina, tenemos mucho trabajo que realizar. Ya hicimos una revisión exhaustiva a su motocicleta; existen piezas a remplazar, otras necesitan mantención y para la guinda de la torta es requerida pasar por limpieza”

“¡N-No puede ser verdad! ¡tanto tenemos que hacer!”

“Una semana, en ese tiempo estaremos listas. Por hoy puedes tomarte el día, mañana sin excusas”

“¡S-SI!”


Suspire luego de saber que estaremos una semana en espera… aquí vamos de nuevo…

Así transcurrió nuestra estadía de paz y tranquilidad. Contábamos historias sobre experiencias previas a la tragedia o aquellas en que Al participó en grupos de apoyo.

Pareciera ser un efímero sueño del cual tal vez nunca despertaríamos. Divagando entre pensamientos, mientras caminaba aviste a mi hermanita y compañero durmiendo tendidos sobre el pasto.

No podía entender su balbuceo, aunque captaba que estaba relacionado con comida… tal cual como Papá.

Contrario era ver a Al, inmóvil frente a lo que fuera. Jamás se le vio dormir profundamente; no reaccionaba incluso si pasaba mi mano por su rostro, lo remeciera de manera suave, etc.…



“Está respirando, eso me deja tranquila. ¿Será correcto seguir fastidiando o mejor lo dejo así?”

“¡AQUÍ LLEGO SU IDOL FAVORITA!”

“¡AAAAAAAHHHHH!”


Estaba sentada a un costado con la guardia baja, el susto de Aina me hizo caerme sobre el cuerpo de Al; quien, a pesar su expresión de dolor evidente mantuvo su estado sin despertar.


“¡Idiota! ¡Porque me punzas así por el costado tan de sorpresa! ¡A-Acaso no vez el estado en el que se encuentra Al!”

“Te vi con la guardia baja y me tente en llegar de sorpresa jeje. ¡Verdad, vine para llevarte el trabajo terminado!”

“¡Debes estar bromeando! ¡Se supone eran siete días y terminaron en solo cuatro!”


Sujeto mi mano para luego largarse a correr, costo llevarle el paso a esa loca enérgica. Espero no volver a conocer otra persona capaz de poner el mundo de cabeza…


“¡Hemos llegado! ¡Kiki! ¡Taiyo! ¡Donde están!”

“Puedes bajar un poco el volumen, pasamos toda la noche trabajando. Oh, veo la trajiste, esto se pondrá divertido”

“¿Aina, a que se refieren?”

“Pueeeeeeeees…”


Entre las dos dieron rienda suelta a explicaciones confusas sin captar nada, con suerte que el rendimiento general había sido mejorado.


“Bueno, esperamos no dejar duda alguna sobre el nuevo funcionamiento”

“Está bien, al fin y al cabo, no entendí absolutamente nada de lo que dijeron…”


La expresión de Kiki al inicio asustaba un poco, después solo cayo dormida sin que nadie lograra despertarla… entre Aina y yo optamos por moverlos de lugar para dejarlos descansar.

Nuestro tiempo se terminaba, pronto retomaríamos aquel rumbo hasta la boca del lobo. Llegar a este lugar tal vez fue alguna clase de prueba o reto por meros caprichos de la vida, sin embargo, después de haber confrontado una aberración que unió nuestros lazos a nuevas personas… quizás, esto también fue para nuestro crecimiento personal.



“¡Hey! ¡Tierra a Yuuki! ¡Me escuchas! ¡ESPABILA PELIRROJA ARDIENTE!”

“¡¿AAHHH?! ¡¿P-Pelirroja que?! ¡No digas eso tan fuerte!”

“Estabas con la cabeza en las nubes, de alguna manera debía aterrizarte”


Sus risas a carcajadas llegaban a ser pegadizas. Entre ello, fuimos llamadas a cenar dado la noche se avecinaba.

Con esta experiencia recién vivida, mayor peso tomaba la responsabilidad de descubrir la verdad e intentar ponerle salida al descontrol.


“¡¡YUUUKIII!! ¿Es verdad que mañana nos iremos temprano?”

“Sabes hermanita que debemos continuar, pero ten por seguro volveremos algún día para que juegues con tus nuevos amigos”

“Estamos los tres juntos en esto. Ahora contamos con nuevos aliados y con mayor razón buscaremos una salida de todo esto”

“Al, Yuuki…”


Era extraño, el ambiente difería del habitual al estar solo nosotros tres.


“¡Ya quieren darse el beso de una vez y romper la tensión del ambiente!”

“¡AAAAHHHH!”

“¡EEEEHHHH?!”

“Lo lamento, Aina siempre fue así de imprudente…”

“¡No me vengas con eso Taiyo! ¡Yo sé que estas desesperado por una joven hermosa como yo!”


Buenos recuerdos nos llevamos del lugar, tras calmar los ánimos, dormimos hasta la salida del sol.

Nuestro vehículo esperaba próximo a la entrada, relucía como nueva sin olvidar su nueva pintura.



“Es lo mínimo que podíamos hacer por ustedes, no solo salvaron a casi todos los que están bajo nuestro cuidado, también a este dúo dinámico. ¡Hasta siento mi espalda unos veinte años rejuvenecida!”


Fue una emotiva despedida, ambos lados sabían la verdad. Cargábamos con una importante misión; descubrir lo ocurrido y como se encontraba el mundo exterior.

Retomamos la autopista, camino a Shinjuku. El cielo estaba despejado junto con un radiante sol.

Las brisas del viento daban una sensación de libertad, estábamos renovados de cierta forma. Inclusive, estaba despejada aquella ruta donde transitábamos conforme avanzamos.



“¿Alguna vez viajaron al extranjero o siempre han vivido en Japón?”

“Siempre quisimos conocer el mundo, pero por diversas razones nunca logramos salir”

“¡Déjame adivinar! ¡Nos piensas llevar a conocer el mundo hermano!”

“¿Debes estar bromeando Al?”

“Voy en serio. Desde antes de conocerlas consideré aquella idea, con la diferencia actual que no será por simple supervivencia, sino para que recuperemos varias cosas perdidas ante esta plaga”


Sus palabras parecieran ser de otra persona, había notado su raro comportamiento a pesar de restarle importancia desde esa mañana.


“De ser así, no me molestaría conocer Paris, Inglaterra e inclusive Venecia. Disfrutar aquellos locales de café o la nueva catedral restaurada ¡y para que decir sobre navegar en góndola a través de hermosas calles!”

“¡Yo quisiera ir a un enorme parque de diversiones! ¡para divertirnos todos juntos como familia!”

“Valla par de hermanas ambiciosas… bueno, es una promesa. ¡Una vez descubramos sobre el estado del mundo veremos que hacer primero!

“¡Pareces feliz hermano!”

“¿Tú crees? Pues me siento igual que siempre”

“Efectivamente has cambiado un tanto Al, no pareces tan áspero como en un inicio. Pienso que te ablandaste ante esos días de paz”


Suspiró algo extrañado más no molesto, similar a las palabras de Chloe, diría percibirle alegría al hablar.

A lo lejos oímos un fuerte rugido… reconocimos inmediatamente de quien se trataba, seguía tras nosotros, molesto por ese estallido sorpresa.

Tarde o temprano deberíamos saldar deudas, pero no en estos momentos. Solo tres individuos carentes casi totalmente de armas, terminaría inclinado a suicidio voluntario que cualquier otra cosa.



“¡Si pudimos vencer al del otro día, venceremos al grandote juntos!”

“Tan pequeña y optimista, parece que has sido buen ejemplo Yuu”

“¿Estas bien? Es raro me llames por algún apodo”

“Se que te gustó, pero debo mantener la vista en el frente… en fin, vamos a subir los ánimos. ¿Quieren algo de música?”

“¡Como diría Papá, Rock de 1960!” (x2)

“Bueno, veamos que tiene esta IA para ofrecer. Total, tenemos tiempo antes de llegar o ser alcanzados”


Comenzó a acelerar poco a poco, pareciera tener intensiones de llegar hoy al destino final.

Peligros ignorados hasta ahora nos aguardan en la boca del lobo, siendo la ciudad de Tokio el punto de no retorno. Precisamos ahí el reabastecernos de cuanta arma sea posible, dispuestos a aceptar riesgos con explosivos o cada cosa a disposición… si no morimos por nuestro propio equipamiento, seria a mordidas de cadáveres.



“¿Nerviosas, par de hermanas locas?”

“U-Un poco”

“Sabes que si Al… ¿y tú?”

“También, pero no tengo derecho a tenerlo hasta terminar el trabajo”



Autor: Ronin
Coautor: Byleth
Ilustrador: MisterSD


¡Contamos ahora con Twitter!



Extendemos la invitación a leer

•|||Glazbeni Arken|||•
Donde la fantasía cobra vida y las aventuras inician
∆•~~~~~~~~~~~~~~~|||×|||~~~~~~~~~~~~~~~•∆


Próximos Capítulos:

Cap XXVI (25/07/2020)
Cap XXVII (08/08/2020)
Cap XXVIII (22/08/2020)
Cap XXIX (05/09/2020)

Cap XXX (19/09/2020)
 

Meijin Wanderer
Registrado
8 Ago 2019
Mensajes
72
Offline


Capítulo XI (XXVI) – En la boca del Lobo


Observar la extensión correspondiente a la autopista adentrándose en territorio sellado del resto del país era escalofriante. Shinjuku… el lugar donde emergieron los primeros casos reportados.

Si logramos llegar a este lugar, fue por algo. Ahora resta ir al sector donde se ubica la central y descubrir si aun existen registros del mundo.



“Tierra a Yuuki, ¿me estas escuchando por casualidad?”

“A si, solo divagaba en mis pensamientos. ¿Tu estas seguro sobre continuar ahora o necesitas recuperarte todavía?

“Estoy bien, todavía sigo con dolor, pero es tolerable. Cambiando de tema, no me percate el momento que te dieron esa arma y también los cartuchos de Chloe”

“¿Qué te parece? Los colores de esta Nagamaki combinan bastante bien con mi ropa”

“¡¡Te queda genial Hermana!! ¡Quisiera manejar esas armas cuando sea grande!”

“Qué más puedo esperar de ustedes dos, al menos verlas de ánimos es más que suficiente para estar tranquilo. Bien, será mejor retomar el rumbo; a partir de este punto se dificultará nuestra travesía”


En efecto, Al había cambiado esos días donde descansamos tras liberar esa universidad del único alborotador. Antes solía ser temperamental, serio, tosco e inclusive con carácter menos amigable… contrario a quien es ahora.


“Tengo una duda Al, ¿En que momento Tama se volvió tan amigable contigo?”

“No tengo idea, simplemente ella estaba con Kyuki apegados sobre mi abdomen o cuello mientras dormía en el césped durante las tardes”

“¿¡Mi hermano y Kyuki juntos sin pelear!? ¡Seguro deben estar intentando bromear con nosotras!”

“Sin dudas eres una pequeña muy imaginativa, pero esta vez no es el caso”


El verlo sonreír levemente mientras acariciaba su cabeza resulto extraño, Chloe jamás menciono que hiciera ese gesto… incluso, ni a sus cercanos.


“Sin duda alguna… ahora él también cambio…”

“Eh… ¿Dijiste algo?

“Nada, solo pensaba en voz alta”


Subimos al vehículo, emprendimos rumbo finalmente hacia ese lugar conocido a lo largo y ancho del globo; Health Laboratory.

Famosos por los avances descubiertos en favor de la vida, recuperación de personas e incluso, su ayuda humanitaria a países donde nadie priorizo vocación antes que la economía.

Ver el caos que existe hoy en día, hacia dudar que ellos fueran los culpables… pero es imposible dejarlos libres de toda culpa, nadie es totalmente bueno o malo.



“¡Vamos mas rápido! ¡Esto es divertido!”

“¡¿Por qué estas subiendo la velocidad?! ¿acaso ocurre algo?”

“Solo mira hacia abajo a un costado… está repleto por esta área, mientras antes arribemos, mejor”


El peor escenario estaba justo debajo de esta ruta, aquella cantidad de cadáveres formaban un mar de cadáveres. Sin dudas, estar ahí dentro solo era un pasaje de ida al otro mundo.

Dado los efectos del tiempo y terremotos ocurridos a lo largo de estos dos años, debimos hacer diversas paradas revisando entre dos mapas que poseíamos buscando caminos alternos.



“¿Cuándo vamos a llegar? Ya estoy aburrida…”

“Ten paciencia pequeña, estamos buscando todavía”

“Vamos de mal en peor Al, ninguno de los dos esta actualizado. Se viene la peor de las opciones… tendremos que continuar por debajo”

“No hay de otra, regresaremos hasta donde se ubica el edificio del ministerio de defensa”

Aquel lugar pareciera ser donde habría menor concentración de muertos rondando, en adición al espacio abierto para desplazarse.

Una vez retomamos rumbo posterior a variedad de detenciones, avistamos un Dron sobrevolando el área. Se encontraba lejos… pero no debíamos bajar la guardia ante quien podría estar manejándolo.



“Baja por la primera salida a trecientos metros, tras la curva llegaremos directo a campo abierto. ¿Crees que nos vea si pasamos rápido?”

“Lo dudo por ahora, si te fijas en la dirección que mantiene, existe la posibilidad incluso de ir por debajo, aunque no garantizo nada”

“¡Si quieren puedo intentar dispararle! ¡Seguro lo derribo!”

“Esta pequeña demonio no tiene límites…” (x2)


En el instante que comenzamos a bajar, Al mantuvo la velocidad maniobrando con extrema precaución. Poco a poco pasaríamos de estar en la boca del lobo a danzar entre sus afilados colmillos.


“¡Ustedes dos, sujétense firmes! ¡Vamos hasta el fondo!”

“¡Entendido!” (x2)


Ambas aseguramos nuestra seguridad antes de pasar a la acción. Habían “Errantes” y “Perseguidores” por el lugar, en poca concentración como esperábamos.

Continuamos evadiendo a cada “Reanimado” presente, a pesar de estos intentaran seguir el paso al cual vamos.

En ese instante, otro Dron paso cerca captando la atención de las creaturas cercanas… ahí logramos escapar eludiendo posibles conflictos.



“Me siento… algo mareada…”

“Resiste un poco enana, nos dirigiremos a un lugar donde descansar. ¡¿Yuu, alguna idea?!”

“¡Existe un museo aquí mismo que podría ser de utilidad! ¡Espero que no se encuentre infestado!”

El área esta vacía, la entrada sin seguro… ingresamos raudamente bajando después la cortina metálica a modo de protección no había nadie al parecer a causa del silencio.

Poco después se calmaron los ánimos, la pequeña Chloe estuvo vomitando. Por recomendación de Al, lo mejor era dejarla dormir tranquila durante un tiempo. Esos cambios de rotación cuando fueron las maniobras de evasión no eran suaves

Ante dudas, empuñe la Nagamaki en apoyo de mi compañero, quien cargaba a la pequeña paciente. Había bastante iluminación para suerte nuestra, procedíamos con confianza manteniendo la guardia en alto.



“Relaja los hombros. Mantenerte tensa limitara tu movilidad y capacidad de reacción”

“¡¿T-Tensa?! ¡Pero si estoy relajada! ¡Mi- auch!”

“¿Vez lo que digo?, a penas estoy haciendo leve presión. Creo que requieres atención mientras esperamos a la enana”


No me explicaba como se dio cuenta, aun si mi largo cabello impedía cierta visibilidad. En fin, ya estábamos en esto y no vendría mal una revisión.

Entrando en una sala perteneciente al personal, recostamos a la pequeña entre un lote de cojines. Luego fue mi turno… estaba sentada en una silla con ambos brazos colgando a petición de mi compañero.



“Voy a revisar primero tu cuello, luego hombros y al final el resto de la columna. Va a molestar al inicio, pero después no sentirás molestias”

“¿E-Estas seguro de lo que estás haciendo?”

“He estado haciendo esto cada maldito día de mi vida…”


Movía mi cabeza en todas direcciones y sentidos lentamente, en ello, apreciaba sus templadas manos junto a sus dedos deslizarse por detrás de mi cuello. A ratos, ejercía presión en puntos donde el dolor se volvía insoportable en un principio que luego se perdía conforme el tiempo avanzaba.

Repitió el mismo patrón en mis hombros, existía una diferencia a medida que iba presionando mayor cantidad de lugares. Poco a poco sentía que me pesaba todo… cabeza, ojos, brazos, etc.



“Me siento algo cansada… ¿Seguro debo estar así?”

“Estamos recién comenzando, ahora viene la segunda ronda. Déjame ayudarte a recostarte boca abajo en la mesa”


A penas se presentaba el dolor, que clase de truco estaba usando… en ello, mencionaba ahora estar movilizando cada vertebra a lo largo de mi espalda con cuidado.


“¿Era esto a lo que se refería aquella chica llamada Kiki en la universidad?”

“Exacto, con la diferencia que tu al menos no haces ruidos raros…”

“¿Ruidos… raros?”

“Solo no hagas caso, por cierto, ya terminé. ¿Cómo sientes la espalda?”


Comencé a levantarme lentamente, no había molestias e inclusive, mover ambos brazos, se asemejaban al peso de una pluma.


“Bastante bien la verdad, algo así necesitaba hace tiempo. ¡G-Gracias!”

“No hay problema, este tipo de cosas también son de ayuda para mí. De cierta manera evoca gratas memorias, sumado esa paz, tras la pelea junto con ellos eliminando a un “Berserker” por primera vez…”

“Sabes, durante estos días que hemos convivido, pensaba que eras igual a las personas egoístas o que buscan el beneficio propio”

“No te culpo, fui arrojado a mi propia muerte por quienes peleaban supuestamente a mi lado reiteradas veces”

“Puedes estar tranquilo a partir de ahora, nosotras estaremos a tu lado cuando te falten las fuerzas. Eres un buen chico Al”

“¡¿Ya llegamos?! ¡Tengo hambre!”


Verla aparecer con su carácter de siempre causo gracia rompiendo el ambiente, estábamos todos bien y la confianza se había fortalecido.


“¡EEHHH! ¡Aun no llegamos!”

“Ten paciencia hermanita, estamos bastante cerca. el único problema es encontrar la ruta segura”

“De hecho, ya tengo trazado el camino… son casi dos kilómetros de distancia, salir en estos instantes sería el tema”

“Pero tu eres bastante bueno incluso en total oscuridad hermano!

“Confiamos nuestras vidas entre nosotros, si sabes por donde avanzar aun si esta oscureciendo, ¡entonces no perdamos más tiempo!”

“Yuu… Chloe… ¡Bien! ¡Dejémonos de hablar entonces y salgamos de aquí!

“¡Yey!” (x2)


Una vez encendida la motocicleta y ellos preparados para salir, yo me aproximé a hacia la entrada principal.

No se escuchaba nada afuera, ante lo cual, procedí a levantar con cautela la cortina metálica que resguardaba ese punto. Di media vuelta, subiéndome a la máquina y finalmente dando paso a continuar con el escape.

La luminosidad era escaza, se decidió no encender ningún foco con tal de mantenerse ocultos durante el recorrido.

El plan iba funcionando dentro de lo esperado, solo es cuestión de minutos para llegar al lugar… si, estaba nerviosa todavía en esta espera.

Cualquier pregunta u orden, que fuera a ser emitida, se pactó solo de ser necesario y mantener un tono de voz bajo, independiente del hecho.



“Primera curva leve hacia la izquierda… procedo a acelerar”


Aun restaban seis virajes en el camino, los últimos podrían ser los de alto riesgo. El nerviosismo proveniente de Al se percibía por los “espasmos musculares” que mencionaba.

Un sonido reconocible se hizo presente otra vez, uno de los Drones pareciera estar siguiendo nuestro paso. Mantenía sus luces intermitentes dejando en claro que estaba ahí.



“Segunda curva leve hacia la derecha chicas, se viene la parte difícil”


Desde este punto, no solo había mayor cantidad de “Reanimados”, sino también los giros en ciertas esquinas cambiando de calle.

Solo restaba poco para llegar a Health Laboratory…


“Tercera curva, cerrada hacia la derecha”


La inclinación fue notoria, sentía la fuerza de rotación intentando llevarme en diversas direcciones a la cual debía mantenerme. En un segundo de desorientación, creí haber soltado a mi hermana menor, contrario a eso, ella estaba amarrada al conductor de la mejor forma posible.


“Cuarta curva, cerrada hacia la izquierda”


Pocos segundos tras entrar al giro, mis manos estuvieron a poco de zafarse por comenzar a marearme. Fue él quien presiono uno de sus brazos por encima de los míos evitando un accidente. Dolió bastante al ser una reacción instantánea, pero no había de otra.


“¡Argh!… ¡Q-Quinta curva!, ¡Derecha!”


Algo crujía en su tórax… estuvo conteniendo ese dolor todo este tiempo, ¡Qué clase de animal era para no decirnos que aun estaba sufriendo!


“¡Sexta curva! ¡Izquierda! ¡Solo a una de llegar!”


¡Estábamos al fin aquí! ¡Una sola vuelta más y todo terminaría… no podemos fallar a estas alturas!


“¡Ultima curva! ¡Hora de virar al interior!”


Un enorme portón estaba abriéndose mientras llegábamos, coincidencia o quien pilotaba ese Dron nos estaría esperando… amigo o enemigo… sea lo que sea, era mi turno de ser quien proteja a mis compañeros.


“¡Al! ¡¿Estas bien?! ¡¿Porque no nos dijiste que seguías mal?!”

“Hermano! ¡No te mueras! ¡No quiero volver a perder a mi familia!”

“R-relájense un poco, en verdad duele, pero ya estamos dentro… llegando al punto clave tomare el tiempo necesario para recuperarme


Una vez más, ambas tomamos la iniciativa resguardando a quien velo por nosotras cumpliendo con la última voluntad de papá.

El área estaba despejada en su totalidad, sin rastros de muertos hasta donde permitía la vista. Decidimos avanzar a paso lento evitando riesgos innecesarios… en ello, la puerta principal se abrió de forma automática.



“Tengo una ligera sospecha quien debe estar aguardando nuestra llegada…”

“¡D-Dime que no es esa loca acosadora hermano!”

“¿Loca acosadora? No creo sea posible algo así ahora”

“¡Es mejor que lo creas!” (x2)

“B-Bueno… T-Tampoco es para que se pongan a la defensiva…”
“De haber sido ella en todo caso, se comunicaría de antemano o estaría aquí mismo estampándose contra nosotros. Escucha bien Yuu, ella es todo un personaje… el día que la conozcas, solo ten cuidado de no caer en sus bromas”

“¡No preguntes hermana! ¡Solo escucha nuestras palabras!”


Algo me inquietaba y mucho… no pareciera ser peligrosa, pero si una especie caótica mil veces peor comparado a los “Panzer”.

Evite darle tantas vueltas al asunto, ahora la prioridad actual apuntaba a revisar las instalaciones esperando encontrar pistas o rogar la inexistencia de alguien en el interior.



“¿Q-Que fue eso? ¿Hermanita…? ¿Al… fueron ustedes?”

“Estamos detrás de ti, además de que me volvieron a subir a la moto”

“Seguramente deben ser Kyuki y Tama quienes están revoloteando en plena oscuridad”

“Pero ellos están aquí conmigo, no se han separado”

“¿E-Entonces?, ¿Si no fueron ellos quienes pasaron entre mis pies…?”


Una vez dentro, las luces del hall principal se encendieron de golpe encandilando a quienes estábamos presentes.

Poco después visualizamos el entorno vacío y desordenado, dado el reciente hecho confirmamos que había alguien más en el edificio. Observe hacia mis pies con tal de corroborar eso que pasaba por debajo…



“A-Ah… s-son… s-son…”

“¿Ocurre algo Yuu? suenas nerviosa”

“Ra… Ra…”

“¿Ra?”

“¡¡¡AAAAAAAAAAHHHHHH!!! ¡¡¡RATONES!!!”


Aquel impulso instintivo de saltar hacia atrás de manera inevitable, a tal grado que termine encaramándome sobre Al ignorando todos los dolores que le ocurrían. Nada diferenciaba a un gato asustado respecto a mi persona.


“¡¡Más Animales!! ¡Primero Kyuki! ¡Segunda Tama! ¡Y ahora ratoncitos!”

“Quieres calmarte un poco… no son la gran cosa Yuu. Lo lamento enana, ya tenemos suficiente con estos dos”

“¡Buuu… pero entiendo! ¡Así puedo dedicarme más a ellos dos!”

“¡¿Y-Ya se fueron verdad?! ¡Dime que huyeron por favor!”

“Si, si… ya se fueron señorita. Puedes calmarte, respira profundo y enfócate ignorando el incidente de recién”

“G-Gracias… ahora me siento mejor, solo me tomaron de sorpresa”

“Me alegra oír eso. Ahora si estas mejor, sería agradable si te bajas y dejas mi costado señorita”

“… ¡L-Lo siento!”


Proseguimos finalmente, sin repetir escándalos similares a el reciente ocurrido. Mucha tranquilidad hacía sospechar del entorno… algo vendría cuando menos lo esperáramos.

Una voz se anunciaba por los altavoces, estaba alterada en su tono de voz sonando bastante grabe. Desconocíamos si pertenece a algún hombre o mujer, pero sea quien sea, estaba esperando por nosotros.



“Estuve esperando su llegada. Para su tranquilidad, toda la edificación está limpia de zombis, eso sí, más les vale darse prisa, de lo contrario cosas malas pasaran, ¡HAHAHAHA!”


Mantuvimos nuestra postura firme, evitando ser intimidados ante quien nos observaba. Alcé la Nagamaki apuntando hacia una cámara, sonreí levemente desafiando a esa persona.


“¡Habrás logrado verme saltar por los roedores, pero cuando nos encontremos en persona, pelearé sin contenerme!”


Autor: Ronin
Coautor: Byleth
Ilustrador: MisterSD


¡Contamos ahora con Twitter!
https://twitter.com/Ronin68178795


Extendemos la invitación a leer


•|||Glazbeni Arken|||•
Donde la fantasía cobra vida y las aventuras inician
∆•~~~~~~~~~~~~~~~|||×|||~~~~~~~~~~~~~~~•∆


Próximos Capítulos:

Cap XXVII (08/08/2020)
Cap XXVIII (22/08/2020)
Cap XXIX (05/09/2020)

Cap XXX (19/09/2020)
Cap XXXI (03/10/2020)
 
Última edición:

Meijin Wanderer
Registrado
8 Ago 2019
Mensajes
72
Offline


Capítulo XII (XXVII) – Verdades caóticas…



Varios de los pasillos seguían iluminados aun con luces intermitentes simulando a películas o escenas donde sabes que algo saltará sin previo aviso.

Continuamos en silencio siguiendo indicaciones de Al mientras avanzamos por el primer nivel, la tensión del ambiente se hacía sentir…



“¡¡HYAAAAHHHH!!”

“Eh… lo siento Yuu, no creí te asustarías”

“¡Jijiji! ¡Esa fue una buena broma hermano!”

“¿Broma? La verdad solo quería abrigar mis manos y me tenté un poco”

“T-Tu…”


Aquellas manos heladas se habían posado sin previo aviso sobre mi cintura, cuyo cambio repentino de temperatura y los nervios harían saltar a cualquiera. Solo por esta vez ignoraría lo sucedido…

Tras mirarlos detenidamente, parecía raro que ambos siguieran tan tranquilos posterior a descubrir la existencia de alguien esperando por nosotros. Bueno, considerando si se compara el nivel entre las dos bestias frente a una persona… el peligro inminente creo seria por ellos por sobre los vivos.



“¿Hermano, crees que sea esa persona se encuentre por aquí?”

“No lo pongo en duda… al igual que esa loca, a ese panzón le faltaban bastantes tornillos”

“¿Panzón?”

“No me presten atención hermanita, solo alguien que recordé”

“¿De quienes hablan ustedes dos? No parecieran ser demasiado confiables…”

“Solo sigamos avanzando. Después de este pasillo, debemos ir al segundo nivel”


Estaba algo desorientada respecto a donde debíamos llegar, primero subir… luego bajar o tomar direcciones contrarias entre cada piso… este edificio parecía un laberinto.

Por palabras de mi compañero, la idea tras el diseño extraño contaba dentro de las medidas de seguridad. Debido a atentados en el pasado por parte de quienes creían en falsa información o por rumores infundados y buscaban incendiar instalaciones en áreas específicas.



“¡Esa era la razón del porque había tantas personas haciendo de guías!”

“¡Bingo! por cierto… ¿Como sabes eso si nunca has estado en estos lugares?”

“S-sobre eso… vine cuando nació Chloe la primera vez…”

“Eh de suponer una segunda, ¿Verdad?”

“Cuando me rompí una pierna por subirme a un árbol…”


Dejando de lado las conversaciones, cuando presté atención a nuestra ubicación actual, preguntamos al unísono con mi hermanita a donde continuar… su silencio bastó… estábamos perdidos…


“¿Qué esperaban?, a penas logre recorrer parte de las instalaciones un año antes de la tragedia”

“¡Llevas entonces tres años en Japón!” (x2)

“Exacto, fue difícil adaptarme durante el primer mes por costumbres y zona horaria”

“P-pero… ¿No extrañas a tu familia? ¡N-No quise preguntar algo incomodo! ¡O-Olvida lo que dije!”


Durante esos eternos segundos, muchas ideas pasaron por mi cabeza… había hecho una pregunta problemática. Ahora desconocía que hacer con tal de remediar la situación.

El coloco una mano sobre mi cabeza con amabilidad cuya mirada mantenía una templanza conciliadora. Aquel ogro hostil había desaparecido sin rastros de su existencia, ¿Quien entonces se encontraba enfrente nuestro ahora?



“Alivien las preocupaciones un poco ustedes dos. Sobre mi familia, los extraño en verdad… caí en depresión severa por mucho tiempo, sin embargo… ahora tengo un par de hermanas locas con las cuales regresar a casa”

“¡Entonces seguiremos juntos como prometimos cuando nos conocimos!”

“Tal cual pequeña. Más te vale ser obediente en todo momento, ¡Sino Kyuki te morderá las orejas!”

“¡Jajajajaja! ¡Me haces cosquillas!”

*Sonidos de zorro confuso*


Verlos de esa manera reconfortaba el ambiente y despejaba también aquello que nublaba nuestra vista a causa de las preocupaciones de no entendernos…

“¡Una luz! ¡Al! ¡Chloe! ¡Miren al edifico en frente!”

“¡No la había notado! ¡Esa es mi Yuuki!”

“Somos un equipo, dependemos el uno del otro, hermanita”

“Buen trabajo avistando Yuu. Dado el dolor, me ha sido difícil enfocarme en los alrededores como antes”


Buscando alguna ruta hasta esa única luz, dimos con un mapa para público general donde señalaba el área de rehabilitación e investigación siendo el punto de destino. Fue ese mismo instante donde él cargo a la pequeña sobre uno de sus hombros y sujetó una de mis manos.

Comenzó a acelerar el paso evitando descuidarnos. Bajando hasta el Hall de entrada, pasamos a través de un ventanal dando posteriormente al patio central hasta cruzar al otro extremo.

Si bien, ambos estábamos expectantes a que encontraríamos en ese lugar, pero Chloe por su parte disfrutaba como si de un juego se tratase… sobre todo al saltar o bajar escaleras.

Decidimos subir con calma para recobrar el aire poco a poco, en ello, bajamos a la pequeña antes de continuar evitando el sobre esfuerzo por parte de Al.

Tras recuperar el aliento una vez más, llegado al tercer nivel avanzamos con total cautela durante el trayecto hasta ese sitio. A mitad del pasillo oímos por alto parlante sus palabras…



“¡Esperen un segundo! ¡Aun no termino de hacer mis planes y presentación! ¿pueden esperar cincos minutos por favor?”

“… … … (x3)”


La seriedad en un inicio acabo siendo una mera burla tras oír su petición parados frente a aquella puerta… mi compañero deslizo una tarjeta en una ranura, percibimos el remover del seguro.

Una figura femenina yacía frente a nosotros con extremo nerviosismo… su cabello rubio resaltaba en contraste a sus ropas oscuras y sus ojos verdes tampoco se quedaban atrás…



“¡¿A-A pasado tiempo no lo creen?! ¡¿V-Veo finalmente llegaron a este lugar mi querido aprendiz y la pequeña pollito?! ¡¿Y-Y v-veo trajeron a una… p-p-peli- digo, c-c-compañera nueva?!”

“¿Profesora… Amanda? No puedo estar equivocado… esa tonalidad de voz alocada, esa altura de un metro y medio, corte de cabello con solo cola de caballo y sobre todo… esas expresiones de pervertida descubierta…”

“¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡HYYAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA!!!!!!!!!!!!!! ¡AHORA SABEN MI MAYOR SECRETO! ¡ME QUIERO MORIR!”

“¡U-Un segundo señora! No creo sea para tanto. Bueno, el mundo ahora está en su peor momento, aunque el color de cabello no creo sea algo a estas alturas”

“¡S-Señora…!”


Antes de lograr calmarla, ella se desvaneció de la nada. La sujetamos en el aire, evitando se diera duro contra el suelo… nunca espere tener un encuentro de este tipo.

Tras ingresar y recostarla sobre un diván, decidimos escudriñar en la computadora principal. Al comprendía mejor respecto del manejo; según sus palabras, reiteradas veces estuvo presente durante su uso, en adición de usarla una vez para cooperar en un estudio.

Buscando que hacer, vi a mi hermana dormida junto a Tama. El día fue demandante sin olvidar el largo trayecto sin descansar hasta llegar aquí, ante ello, baje la intensidad de las luces evitando apagarlas. Por otro lado, Al continuaba revistando archivos en busca de información…


“¿Seguro no quieres descansar? Vamos, dormir te ayudara a recuperarte”

“Gracias, dame solo un par de minutos. Si hago esta búsqueda con Amanda, será un total desastre… es una buena chica, a pesar de ser caótica por naturaleza”

“¿Y ese archivo en esa esquina? ¿Intentaste revisarlo?”

“¿Proyect S?, Veamos que contiene”


Abrirlo fue imposible, estaba resguardado mediante contraseña junto a una pista extraña. Finalmente nos dimos por vencidos hoy, ordenamos el lugar que estaba hecho un desastre.


“Por la mañana veremos si la loca tiene alguna idea, hazme recordar de darle una buena reprimenda de paso”

“Vamos, no trates así a esa chica, no creo sea tan mala… pero ese aroma suyo, me recuerda a algo”

“Lo sé. Aunque no lo parezca, es muy confiable y un amor de persona. A excepción de cuando hablamos de limpieza, sigue fallando en eso…”


Dado sus comentarios junto a expresiones, la conocía bastante bien. Estaba intrigada por saber más al respecto, aunque por ahora solo quedaba dormir.

Apenas apoyé mi cabeza en la almohada perdí cualquier rastro alrededor, el extenso trayecto realmente agota.

Transcurridas las horas, los primeros rayos de sol inundaban la habitación, comencé a incorporarme de a poco después de abrir mis ojos. Vi a esos dos trabajando, intentando descifrar el documento de anoche… decidí aproximarme a ver que sucedía.



“¡Buenos días Yuu!, ahora permítanme presentarla de la manera correcta. Amanda, ella es la hermana mayor de Chloe, su nombre es Yuuki”

“Es un gusto conocerte y volver a verte!”

“¿De dónde nos conocimos?!”

“Pues… cuando quedaste inconsciente en plena calle, yo fui quien te dejo al interior de una casa y muchas cosas pasaron… pero aquí estamos”

“Continuando… y Yuu, ella es Amanda, aunque no lo parezca, ella es mi tutora en este lugar.


Durante unos instantes estuve anonadada al observarla con detención. Ella era más baja que yo, su color de ojos poseía una tonalidad llamativa además de su cabellera rubia la cual resaltaba mucho.


“E-Es un gusto cono… cer…te…”

“Profesora… quiere comportarse un segundo…”

“¡Auch! ¡Ese golpe lo conozco!”


Su rostro fue incomodo viéndola babear similar a si fantaseara, aunque nada le duró la diversión dada la intervención de Al. Contrario a toda reacción esperada, pareciera ser en aspecto positivo.

Lo poco que entendí, fue un gracias sincero al notar a aquel chico retornando en cierta medida a su antiguo yo. Estaba cada vez más confundida por este encuentro…



“¡AH! ¡Conozco esa serie! ¡Doki Doki Mahou Shoujou Club!”


Cuando la pequeña menciono ese nombre, el sistema reconoció la clave requerida habilitando todo acceso al archivo misterioso. Nuestras caras de impresión sin duda estaban para un retrato.

Sin perder tiempo, abrimos ese icono en pantalla. Lo primero en revisar era un video ubicado en primera posición… jamás creímos llegara a ser cierto lo visto.



“Las imágenes y grabaciones presentes son del mundo exterior… exactamente dos meses después del cataclismo en Japón. Se desconoce el estado actual a nivel global, aunque se presume la caída de la totalidad del primer mundo, quienes curiosamente contaban con sedes de H.L a lo largo y ancho en sus territorios… nadie sabe que salió mal, solo estamos al tanto que estos “Muertos” por llamarlos de cierta forma son imposibles de matar con disparos en la cabeza. Esto fue solo un mero fragmento, el resto de información se encuentra repartida a lo largo de cinco sedes en el país, esto lo hice para evitar que cayera en malas manos…”


Entonces… existía la posibilidad tanto de una extinción total o al menos a gran escala… sin embargo, quien dejo ese mensaje fue claro en algo; se desconocía el estado actual…


“Al, Amanda… ¿Ustedes dos creen que todo vuelva a la normalidad?”

“Jeje, noto mucha confianza entre ustedes dos. ¿Acaso ya pasaron ese punto, pequeñines?”

“¡C-Claro que no ha pasado nada aun!” (x2)

“¡Fufufu! ¡Se ven tan lindos cuando se enojan así!, por cierto… ¿a que se refieren con aun?”

“… … (x2)”


Esta mujer tiene una personalidad desastrosa… ¡estamos frente a información crucial y ella piensa en otras cosas!


“Relajen un poco las pasiones ustedes dos. Soy consciente de todo esto también, sin embargo, perder la cabeza no ayudara a solucionar el problema. Fue algo que aprendí gracias a este gorila a nuestro lado… perdí a mi madre durante los primeros días y no pude hacer algo por ella”

“Lamento haber reaccionado de esa forma, comprendo tu dolor… perdimos a nuestra madre hace años y hace poco a nuestro padre”


Ella me envolvió entre sus brazos, igual a una madre consolando a sus hijos. Sentí unas ganas horrendas de llorar ante la frustración, siendo interrumpidas por nuestro conductor de carácter cambiante.


“Lamento interrumpirlas, aquí hay algo que deben de saber… es aparentemente sobre el origen del Proyect S”

“¡Porque eres una aguafiestas! ¡La tenía lista justo en la mejor parte!”

“¡Deja tus perversiones para otra ocasión!” (x2)


De cierta forma, olvidábamos durante esos momentos todos los problemas que estaban en nuestras cabezas. Pero ahora entiendo porque dijeron lo de jamás bajar la guardia con ella…

Posterior a sus bromas, Al procedió a leer un documento.



“Proyect Survive. Según información clasificada en la base de datos de Health Laboratory, tuvo sus inicios en el año 2001 tomando aquella idea sobre el Proyecto Genoma Humano. Tras alrededor de 35 años, se descubrió “teóricamente” como mejorar la calidad de vida de las personas; frenando el envejecimiento y comorbilidades asociadas.

Esto a raíz de una problemática basada en precaria natalidad con escaso cambio generacional. Durante mucho tiempo se experimentó a través de células madre gracias a su capacidad de volverse cualquier tipo de célula, logrando los primeros resultados hasta hace un par de años; precisamente el 2087 en pacientes con daño neurológico severo.

Reporte no oficial, parte 1.

Asistente de investigación

Alias: Kai”


Esta persona había recolectado información sobre el tema, espero no se encuentre muerto. Seguro el contenía algún archivo con el resto de los reportes.

Los rostros de esos dos parecían algo confusos, querían intentar recordar algo o deducir quien sabe que…



“¡ESPERA! ¡ACASO ES ESE MISMO KAI!” (x2)

“¿S-Sucede algo?”
“¡Jajaja! ¡Se ven divertidos cuando actúan así!


Definitivamente lo conocen… de eso no existen dudas. En eso, un mensaje apareció en la pantalla escribiéndose en el acto.


“Soy quien dejo el reporte, no puedo captar bien la imagen… ¿Ustedes son?”

“¿Acaso no reconoces a tu maestra en video juegos de pelea?

“¡¡A-A-A-A-A-Amanda!!”

“¡La misma única y caótica Tsukuyomi Amanda!”


¡Nuestro día iba mejorando cada minuto! Primero información, luego aliados nuevos y ahora, ¡una persona que seguro nos brindaría soporte vital!


Autor: Ronin

Coautor: Byleth
Ilustrador: MisterSD



Byleth: Quiero ver quien encuentra la referencia xD.



Comentarios del autor:

Primero que nada, quería darles las gracias de corazón a todos quienes siguen este proyecto, ¡cumpliendo un año de emisión constante!


En segundo punto, pedirles las disculpas correspondientes por habernos atrasado en un día respecto a la publicación del capitulo... si, estoy molesto conmigo mismo ya que para mi, atrasarme es como faltarles el respeto durante su espera entre semanas. ¡Bueno, ahora volviendo a los bueno!

¡Quiero reiterarles nuestra gratitud por este largo año y esperamos superar aun más toda posible expectativa!
¡Un gran saludo a todo mundo de corazón por el apoyo, a los grupos en face, la taberna en cuarentena y más!!!




¡Contamos ahora con Twitter!
https://twitter.com/Ronin68178795


Extendemos la invitación a leer

•|||Glazbeni Arken|||•

Donde la fantasía cobra vida y las aventuras inician
∆•~~~~~~~~~~~~~~~|||×|||~~~~~~~~~~~~~~~•∆


Cap XXVIII (22/08/2020)
Cap XXIX (05/09/2020)
Cap XXX (19/09/2020)
Cap XXXI (03/10/2020)

Cap XXXII (24/10/2020)
 
Registrado
3 Oct 2019
Mensajes
3
Offline
Cuando me mencionaste que estabas escribiendo,me llamó bastante la atención que un hombre se atreviese a esto (SORRY SI ES ALGO ESTEREOTIPADO! Paso viendo que hay mas mujeres que escriben -me incluyo!-) y captaste mi interés . Eh,no soy de leer historias de zombies,pero entendiendo uno que otro motivo del por qué escribes,empecé a echarle el ojo (Literal ahahahaha,tú entiendes el chiste) con muchas ganas. Hay cosas que se deben pulir (nadie es perfecto!!) pero lo estás haciendo muy bien y no me dan tics cuando leo ahahahahaha. Quiero verte llegar al final de esto para molestarte con mi arsenal de "lindas palabras" y tener que releer 82746727282873 veces para captar detalles que se me pasan.

Y no te enojes :( Peor sería no cumplir,al menos a mi no me faltas el respeto...salvo cuando me dices enana,ciega,y cosas similares (ES BROMA! Si hasta yo me hago bullying del bueno y eres testigo xDD)

Feliz año,jovencito! (Y dale con que es joven...)

P.D: Mucho texto(?)

P.D2: Leer ayuda harto a pasar estos días de cuarentena,distrae,igual que Fate!

P.D3: Te quiero,idiota

P.D4: [evita decir sobre la referencia que me tuviste que explicar]
 
Última edición:

Meijin Wanderer
Registrado
8 Ago 2019
Mensajes
72
Offline


Capítulo XIII (XXVIII) – A portas del camino



¡Primero fueron los reportes y ahora quien los había escrito! Debía contenerme, enfriar toda emoción para no ser impulsiva.

Continuamos prestando atención a las explicaciones provenientes de quien se apodaba como Kai. Mencionaba haber escondido aquella información en al menos cinco terminales rogando no cayera en malas manos.



“Entonces, ¿Deberemos ir a otros cinco lugares a buscarlos? Y nosotros que acabábamos de llegar… estoy exhausta…”

“Ustedes tres tomen un descanso, seguro pasaron por mucho antes de llegar hasta aquí. ¡Quien es la niña más bonita del grupo! ¡Te extrañe muchos pequeña pollito!”

“¡Yeii! ¡Pasamos juntos por muchas dificultades! ¡Incluso vencimos a una de esas cosas alocadas llamadas ber… ber…!”

“¿Berserker?” (x3)

“¡Siii! ¡Pero fui una niña valiente ayudando hasta el final!”


Ellas dos congeniaban bien, a pesar de ser una persona alocada que recién conozco, debo asumir esta en nuestro bando.

Contrario a lo anterior, debimos asistir a Al hasta la sala de rayos X. Tanto él como Amanda querían corroborar una duda… me pidieron esperar fuera en compañía de la niña y el par de animales.

Los minutos avanzaban aburriendo a cualquiera… de lo poco que sé, no deberían tardarse tanto, ya van cerca de veinte minutos.



“¿Habrá sucedido algo…?”

“¡Ahí vienen!”


Sus pasos evidenciaron su retorno eventual, conservaban sus expresiones de siempre dando a entender aparentemente que todo estaba bien, hasta ese instante donde explicaron los resultados.


“Exacto, este grandulón estará fuera de toda pelea durante un tiempo. Pero ustedes dos tranquilas, bastara con tratamiento para acelerar su recuperación junto con evitar esfuerzos”

“Bueno, espero no ser una carga para ustedes mientras me recupero del daño en mis costillas”

“Con lo fuerte que eres… ¡Sin duda estarás listo!”

“¿Eso fue durante la pelea ayudando a Taiyo y Aina tras salir volando desde el segundo piso?... siento que pude haber ayudado a evitarlo de alguna manera…”

“Tranquila, ninguno espero esa emboscada. Contrario a lo que ocurrió, me conforta saber que ustedes dos y los chicos no les sucedió nada”


Una sensación de peligro rodeaba nuestra ubicación… esa risa de quien busca causar caos se evidencio por si sola.

Antes que ella lograra llevar a cabo su jugada, sonidos de huesos frenaron su actuar. Solo conocíamos a una persona capaz de controlar a aquella mujer desenfrenada…

Luego de que le hicieran sonar la espalda completa frente a mis ojos, dude si sentir compasión o tranquilidad… aunque pareció disfrutarlo en exceso. Ahora puedo decirlo con total propiedad, es una pervertida de tomo y lomo…



“¡Me hacía falta algo así! Sin duda has mejorado las técnicas en este último tiempo”

“¡Verdad que sí! Aunque en mi caso fue diferente, mis hombros continúan sintiéndose livianos desde ese día”

“Dejen de distraerse quieren, tenemos aun asuntos por atender”

“¡Jijiji, si Ryoken estuviera aquí, sería más divertido!”


Optamos por dividirnos en dos grupos, donde debería asistir a la Profesora en cuanto a los datos que requería y Chloe acompañaría a Al durante su terapia. Sin embargo… ¿en que podría ser de ayuda frente a equipos de computación que nunca he usado?

Retornamos en dirección a la oficina donde fue el encuentro, ambas observando un monitor lleno de iconos desconociendo por cual iniciar. El numero indicado según el contador, sería de 486 a revisar… siendo mi curiosidad más fuerte, hice oídos sordos buscando si existía algo oculto.


“¡SABIA QUE ALGO NO COINSIDIA! ¡SI FUERAS HOMBRE-!”

“¡N-No vengas con tus arranques de locura ahora!”

“Solo bromeo, debes relajarte un poco Yuuki. Ponerte nerviosa o estar a la defensiva siempre puede pasarte la cuenta. Revisemos ahora que contiene el 487, a juzgar por el nombre, seguro ese tipo está detrás”


El encabezado se encontraba en otro idioma, impidiendo leer su contenido. No era inglés para mala suerte… tampoco contábamos con diccionarios al alcance de la mano.

Probamos en las configuraciones a ver que resultaba y nada, cerca de dos horas perdidas buscando solucionar el problema sin éxito… se terminaban las ideas.

Optamos por descansar un buen rato, a ambas nos dolía la cabeza levemente de tanto exponernos a la pantalla del equipo. Poco después volvieron el par restante de muy buen ánimo, incluso trajeron algo de comer y bebidas frías.

Santa salvación oportuna… estas son las veces donde agradeces a los héroes sin capa, actos simples capaces de voltear problemas en cosa de segundos.



“¿Porque está en alemán este documento? Seguro fue Kai quien lo dejo así…”

“¡Un segundo Al! ¿Cómo es que sabes en que idioma se encuentra el documento?”

“¡AH! ¡Lo había olvidado! ¡Alexis es mitad alemán y mitad ingles!”


Ahora venía a recordar ese detalle… en fin, al menos podremos entender lo escrito…

Observamos como llevaba a cabo la traducción durante unos treinta minutos, por sus expresiones, pareciera tener ciertas dificultades. La noche cayo y terminó con el trabajo pendiente.


“Estoy exhausto… hacía mucho tiempo no trabajaba con mi lengua nativa, sin mencionar algunas partes mal escritas…”

“¡Hermano eso fue genial! ¡¿Acaso sabes hablar más idiomas?!”

“Bueno, él ha vivido en diversas partes en Europa a lo largo de su vida. ¿Cuáles eran los idiomas que nunca pudiste aprender?”
“portugués y francés, no hubo forma posible de lograrlo… hasta perdido en ambos países fui incapaz, vaya malos recuerdos tengo”
“¿Algún día nos llevarías a conocer esos países hermano? ¡Prometo portarme bien!
“Ni modo, de todas formas, prometí cuidar de ti y tus hermanos. Quieran o no, eventualmente saldremos de Japón.

“¡¡¡YEEEIII!!!


Bajo situaciones normales estaría oponiéndome, pero seguir estancados aquí y sabiendo las inciertas condiciones actuales, continuar juntos en otro país es esperanzador.


“Bien, aquí tenemos una lista de los lugares donde se encontrarían estas terminales”


Revisamos en conjunto, estaba repartidas tal como dijeron… a lo largo del país dificultando nuestra situación. Dos chicas poco experimentadas en este mundo caótico, un lesionado y eso nos dejaba solo a una persona.

Aunque se le veía de buen ánimo, las dudas sobre cómo se movilizaría permanecían en mi cabeza. Juzgando su tamaño y contextura, utilizar la motocicleta pareciera impensado.

Notamos su mirada burlesca aun si ella buscaba permanecer seria… estoy comenzado a pensar que tal vez, solo tal vez… los “Panzer” llegarían a parecer seres inofensivos al lado de Amanda.



“Por cierto, como fuiste capaz de llegar hasta este lugar cuando estábamos en Nagoya”
“Fufufu, en una Hummer que encontré por ahí…”
“E-Esa respuesta no es muy convincente Amanda, ¿Qué dices Al, Chloe?”
“No puedo poner en duda su palabra Yuu… seguro se la robó a unos despistados, ella es capaz de hacerlo”
“¡Son de esos autos gigantes como los que conducía papá! ¡¿Cuándo subiremos?!”


La respuesta era bastante clara, efectivamente esa enorme bestia debía estar escondida al interior de las instalaciones. Me alegraba de tenerla como amiga en lugar de enemiga…

Dejando de lado los detalles, retomamos el tema inicial sobre los próximos destinos y la manera de ir.

Ante de emitir cualquier pregunta, ella alzó su brazo sin dilación. Nos pidió estrictamente permanecer al interior de las instalaciones, dado las condiciones de Alexis y refiriendo ser su turno de hacer algo.



“¿Estas convencida de no querer nuestro apoyo?, digo, estaremos en condiciones dentro de poco p-”
“No tienes por qué seguir joven Yuuki, basta observarlos con cuidado y notar el cansancio o desgaste. Tu con la pequeña pueden pelear bien, sin embargo, les falta experiencia adicional y mejorar sus destrezas en combate… contrario a ello, mi estudiante tiene costillas fracturadas”
“¡Pero!”
“Basta Yuu, ella lo hace por nuestro bien. Aunque no lo creas, esa rubia enana loca ladrona es bastante hábil, dicho de otra forma; Amanda vela mucho más por la seguridad de quienes aprecia que yo”


Acepté el hecho de permanecer escondida. Observé mi rostro en un espejo junto a mis manos, eran pocos días desde que perdí a mis compañeros, pero ahora estoy notando el efecto del no parar.

Me invadía un poco la culpa pensando en cuanto daño fui capaz de causar por imprudente.

Amanda se ubicó a mi lado acogiéndome entre sus brazos al igual que una madre consuela a sus hijos. Percibía su calidez mientras me relaja con lentitud, hasta…


“Interesante… son del mismo tamaño…”
“¡¿Q-QUE CREES QUE ESTÁS HACIENDO RUBIA CALENTONA!?”


Segundos posteriores, alguien estaba con ambas manos en la cabeza quejándose de recibir un librazo de sorpresa…


“¡NO ME ARREPIENTO DE NADA!”
“Profesora, compórtese por favor con decencia frente a Yuu”
“¡AWWW… LO QUE ES EL AMOR! ¡AUCH!”


Cinco librazos del calibre de una biblia no fueron suficiente para frenarla… aunque su sonrisa, contrario a cualquier pensamiento era genuina. Estaba realmente feliz de tenernos cerca.

Relajando las pasiones después de esa charla, leímos con detención el documento traducido. Según lo transcrito, decía lo siguiente:




“Las presentes Terminales, es donde pueden hallarse los demás reportes conjuntamente a información actualizada sobre el mundo exterior. Quien lea esto, tenga presente las consecuencias respecto a esos sitios… no sea que la ambición y egoísmo nuble su juicio, caiga en la locura o preso de su ignorancia.”


Asahikawa, Sendai, Osaka, Hiroshima y Fukuoka


Advertencia:


Nada garantiza acceder a los datos en los lugares indicados… las trampas abundan en el mar de la estupidez…



Asistente de investigación.

Code: Kai



Dada la facilidad de donde encontrar estas indicaciones… las sospechas abundaban, incluso los dos expertos en frente mío debatían sobre la veracidad o si existían claves ocultas.


“¡Ese panzón está jugando con nuestra mente! ¡Siempre hace lo mismo!”
“¡Pero también era el único capaz de manejar los equipos tecnológicos a otro nivel!, ¡Aunque dejo algo así de importante a la mano de cualquiera!”


Su discusión no aguanto los cinco minutos, colapsaron casi de forma inmediata… poner a esos dos a ese nivel me causaba preocupación sobre la clase de personas a encontrar en nuestro viaje.

Frente al desgaste, ambos decidieron irse a dormir sin si quiera intentar esforzarse por descubrir la existencia de algo turbio. Nunca espere verlos caer en Knockout de la manera que lo hicieron… me compadecía la verdad.

Solo quedábamos la pequeña y yo despiertas. Hacía tiempo no contábamos con este espacio a solas para nosotras, por lo cual, salimos un rato al patio central del establecimiento. El clima estaba agradable a pesar de ser un poco frío.



“¡Hey! ¡No salgas corriendo de la nada!”
“¡Vamos a esos juegos juntas! ¡Igual a cuando me llevabas después de la escuela!”


Desde nuestra llegada, nunca presté atención a los detalles del lugar. Algo tan claro como sitios recreativos para niños en sitios de espera y no haberlo notado, creo comprender ahora sus palabras.

Preferí despejar mi cabeza de todo pensamiento u obsesión, dedicaría este momento a mi hermanita compensando la falta que debí hacerle desde aquel entonces.

La enana escurridiza subía y bajaba igual a un pequeño mono por todos lados, intentar atraparla se tornaba una tarea en verdad titánica…



“¡¡Eres muy lenta hermana Yuuki!!”
“¡No soy lenta! ¡solo tu eres muy pequeña!”
“¡¡BUUUA!!”
“¡AAAAHH! ¡De donde demonios saliste!”



Tras una hora de jugar, nos detuvimos a descansar. Reíamos igual a un par de niñas similares a su edad… antes de darme cuenta, la pequeña había caído dormida.

Su sonrisa de oreja a oreja en conjunto a su forma de arrumarse entre mis brazos me confortaba el alma, sin dudas, era una niña muy valiente.



“Vamos de vuelta al cuarto, nos están esperando mi pequeña”

La cargué igual a una recién nacida todo el camino, los avisté al final del pasillo esperando nuestro regreso. Un comentario dejo en evidencia que quisieron dejarnos un tiempo a ambas…


“La verdad Yuu, para ustedes dos desde su encuentro, era necesario este espacio sin terceros”
“Fufufu… se volvió él sentimental de siemp- ¡aich!”
“¡Jajaja! Ustedes dos en verdad me suben el ánimo, muchas gracias”
“Es lindo ver a una joven doncella enam- ¡aahhh!”


Aquel ultimo librazo bastó para dejarla inconsciente, al menos por un periodo de tiempo indefinido o hasta mañana… quizás.

Contrario a cualquier reacción esperada, ella sonreía babeando mientras Al la sujetaba evitando callera de bruces.



“¿Sabes?, me gustaría aprender un poco más respecto de los zombis al igual que ese día”
“Es inusual verte realizar esas peticiones. Dado que estaremos con bastante tiempo de descanso, seguro aprenderás un par de cosas nuevas”
“Como diría mi pequeña Chloe, somo una familia ahora”



Autor: Ronin
Coautor: Byleth
Ilustrador: MisterSD




¡Contamos ahora con Twitter!
https://twitter.com/Ronin68178795


Extendemos la invitación a leer

•|||Glazbeni Arken|||•
Donde la fantasía cobra vida y las aventuras inician

∆•~~~~~~~~~~~~~~~|||×|||~~~~~~~~~~~~~~~•∆



Cap XXIX (05/09/2020)
Cap XXX (19/09/2020)
Cap XXXI (03/10/2020)
Cap XXXII (24/10/2020)
 

Meijin Wanderer
Registrado
8 Ago 2019
Mensajes
72
Offline

Capítulo XIV (XXIX) – Determinación


Días de paz prosiguieron con total cotidianidad sin enfrentamientos de ningún tipo. Aun sabiendo las ciudades en las cuales se encuentran los reportes, primero se debían preparar todos los recursos y planificaciones antes de salir dado el hecho de que iría una sola persona.

Cada mañana, mientras me cercioro de revisar unas cuantas tareas para colaborar, veo a Al y Amanda realizando entrenamiento físico. Si bien, menciona respecto a su caso mantener bajos niveles de exigencia, evitando interferir con su recuperación… por el contrario, pareciera no darle respiro o piedad a ella…

No soy rencorosa… pero eso se lo gano por todas sus bromas en doble sentido y… ¡Esa información indebida que sigue causándome vergüenza!


“¡Como es posible que sean tan puercos para llegar a 36 veces por semana! ¡¿Acaso son un par de malditos conejos en celo cuando se trata de eso?!”
“¡Hermana Yuuki! Te estaba buscando”
“¡C-Chloe! Me tomaste de sorpresa, estaba perdida entre mis pensamientos. ¿Ocurre algo?”
“¿Has visto mis listones? No puedo encontrarlos por ningún lado”


Se notaba preocupada tras haberlos extraviado, después de todo, fueron un regalo de nuestros abuelos durante el último viaje de verano.

Fue cosa de minutos antes de encontrarlos, pues, tanto Kyuki como Tama los tenían amarrados similar a un collar en sus cuellos. A la gata le quedaba bastante bonito, aunque al zorro pareciera disgustarle.



“Creo mejor se los dejare a ellos, ¡Me gusta cómo les quedan!”
“Lo lamento hermanita, pero Kyuki se ve algo incómodo. ¡Pero si se a quien le quedaría mucho mejor!”
“¡¿A quién sería entonces?!”


Sus ojitos ilusionados ante la duda continuaban reflejando su inocencia de niñez en un mundo cruel. Aquello seguirá permaneciendo como una bendición, la cual se deberá preservar para el momento donde se retorne alguna vez a la normalidad.


“¿Puedes cerrar un segundo los ojos?”


Ella obedeció esbozando una sonrisa de oreja a oreja mostrando sus dientes bien cuidados. Tras ello, sujete un mechón largo proveniente desde atrás de su cabeza para colocarlo.


“¡Sorpresa! Mira donde está ahora”
“¡Me gusta mucho! ¡Gracias, hermana!”


Verla feliz era suficiente, desde esa noche donde actué egoísta pensando en matar a Al y haciéndola sufrir de esa manera.

Bajando la guardia, la pequeña me sujeto de una mano intentando llevarme a algún lado sin querer mencionar a donde. Solo se refirió a acompañarla.

Ambas fuimos a dar al patio, justo en frente de los dos finalizando su práctica matutina. Mientras la profesora yacía tendida en el suelo agotada sin lograr mover un dedo además de jadear intentando recuperar la falta de aire, él se mantenía tranquilo y sudado, aunque curiosamente estaba usando vendas alrededor del torso en su totalidad.

Tras irlas removiendo, las iba enrollando sin dejarlas como salida de caja. No pareciera sentir dolor en estos instantes a pesar del trabajo físico.

La pequeña estaba presumiendo su arreglo de cabello recién hecho mientras recibía cumplidos de quienes la cuidaron. Ver su comportamiento diferente me hacía cuestionar si solo los retrasaría…



“¿Ocurre algo Yuu? Te noto distraída”
“No es nada, solo es la tranquilidad que me tiene pensativa”
“Si necesitas hablar algo, sabes que cuentas con nosotros”
“¡D-Debe de estar… c-caliente por su periodo!”
“¡Esto estuvo demás! ¡Y no lo digas frente a la niña!” (x2)


Durante unos segundos de distracción, escondí uno de los cuchillos Bowie de Al en mi pantalón antes de retirarme… estaba segura, pero no decidida sobre lo que haré.


“No le des tantas vueltas ahora Yuuki, espera a que todos se vayan a dormir primero”


Ahora los nervios se disparaban a su vez que mi corazón se aceleraba. Si podía corroborar el enorme sermón que me llegaría de no proceder con cuidado… pero, un primer paso, es un primer paso.

Fui a encerrarme al interior de un baño esperando no ser encontrada por alguno de mis compañeros. Observaba aquel filo del arma, cortaba con extrema facilidad abrumando sin dificultad.

Reiterados intentos fallidos frente al espejo donde era incapaz de realizar corte alguno… aunque, realmente no quería cortarme el cabello y ello me detenía.



“Llevas mucho tiempo dentro, Amanda y la pequeña están preocupadas ¿Ocurrió algo?”
“¡¿A-Alexis?! ¿Cómo fue que me encontraste?”
“Seguí las marcas de tierra que dejaste al pisar, bajo condiciones normales, sueles limpiar con sumo cuidado la suela evitando ensuciar las áreas comunes”


Estaba feliz por sentir la preocupación de mis cercanos, ahora o nunca… reuní todo el valor posible. Sujetando mi cabello a la altura de mi cuello con una mano y la otra usando el Bowie realicé el corte evitando pensar o titubear.


“¡Que es ese sonido! ¡Abre la puerta Yuu!”
“Tranquilo, estoy bien… solo intento conservar el valor que me han transmitido”


Su mirada atónita al verme sujetando una larga extensión de cabello en una mano después que abriera la puerta, creo que jamás podré olvidarla.

Antes de hablar, me sentó en una banca y con una tijera retocaba los lados disparejos en silencio. Sus manos eran grandes, pero muy amables al deslizarse sobre mi cabello, sin percatarme de haber terminado, colocó un espejo en frente.



“Muchos le temen al cambio y me incluyo. Sin embargo, es la oportunidad donde puedes apuntar a ser una mejor versión de ti mismo… te lo he dicho, lo diré y repetiré cuantas veces sea necesario. Gracias por todo, poco a poco estoy volviendo a ser yo o una mejor versión”
“No eres quien debe mencionar eso, al contrario… gracias a ustedes por todo, ahora afrontaré los cambios sabiendo que hay personas apoyándome”


Continuamos el resto del día con normalidad, salvo la impresión del corte de cabello sorprendiendo frente a falta de costumbre. Poco antes de irnos a dormir, la frase de Amanda me dio a entender el actuar de una antigua compañera… sobre el corte brusco de cabello en una mujer y lo que simbolizaba.

Mientras dormíamos, se percibía calidez en el ambiente. Pasaron las horas y el cantar de los pájaros anunciaban el inicio de una nueva jornada, conjuntamente a un fuerte estruendo sacando a todos del sueño.



“¡QUE FUE ESO DIABLOS FUE ESO!” (X3)
“¡Dejen dormir unos minutos más!”
*Sonidos de animales enojados*


Hicimos cambio rápido de ropa dado que estábamos todos a medio vestir para salir rápidamente a ver que sucedía. Siendo la entrada principal el problema mismo en si…

Las rejas habían sido desplazadas de la base y un auto se encontraba volcado en el lugar. Desde el interior, una voz chillonamente enérgica junto a otra que pareciera ser más tranquila evidenció quienes eran…



“¡Te dije que mantuvieras firme el volante Taiyo! ¡Esa cosa gigante tal vez no tarde en llegar por nosotros!”
“Lo dice quien se aferró como histérica al conductor entorpeciendo la visibilidad…”
¡Esa cosa iba tras nosotros y estaba asustada!”
“¡Pueden dejar de pelear un segundo! ¡Me duele el cuello!”


Asistimos su salida del automóvil con sumo cuidado siguiendo las indicaciones tanto de Al y Amanda. Tanto Taiyo como Aina se encontraban sin problemas… siendo sorpresa quien ocupaba el asiento posterior enroscado con los cinturones de seguridad.

Esa cabellera rubia, sonrisa con tono de voz peculiar… sumado a un enorme escuche cargando un arma. No solo había regresado mi hermano con ellos dos, incluso estaba intacto sin herida alguna.



“¡Interesante! El destino nos ha reunido enfrentando toda adver- ¡Que le paso a tu cabello hermana!”
“Es una larga historia para otro momento. Por ahora, bienvenido hermanito mío, hay mucho que conversar”
“¡¡AAAAAAAHHHH!! ¡No los quiero asustar, pero esa cosa esta trepando el muro!”


Aquel grito de Aina alerto en buen momento, otro enfrentamiento estaba listo para comenzar. Esta ocasión, seria ese “Panzer” del puente… logró dar con nosotros nuevamente…

Había rastros de piel quemada a lo largo de un lado de su cuerpo, a pesar de eso, el daño sufrido no fue suficiente como lo fue con el “Berserker” de la escuela.

Se notaba si estar algo exhausto tras la reciente persecución. Ello nos otorgó una ventaja considerable a la hora de prepararnos… desde recargar munición, empuñar armas y la chica loca, sacar sus sorpresas del bolso.

Aquel enorme agresor se abalanzo enfurecido cuando nos vio a todos juntos. La profesora cogió a la pequeña mientras la motocicleta se aproximaba hacia ella, mi hermano disparo sin siquiera dudar y el dúo de la universidad se traía algo curioso entre manos para ayudar.



“Esperas una invitación para pelear o prefieres ir de frente, ¿Que dices Yuu?”
“Quien reciba el primer golpe, deberá cocinar y lavar toda la semana”
“Me parece justo”


Con Nagamaki y Karambits equipados similar a esa noche, corrimos de frente a enfrentarlo. Evadíamos sin mucha dificultad sus golpes dado que era lento a diferencia de cuando corría, su tamaño también le desfavoreció ante la situación.

Aumentaba el daño causado al incorporar los proyectiles arrojados por Aina y Taiyo, hasta los disparos de Ryoken con Chloe poco a poco lo hacían retroceder.



“¿A esto le llaman un tanque? No merece que gaste mis balas infernales en el”
“¡Jeje! Nada mal muchacho, pero espera a conocer la super arma que mi compañero está diseñando”
“Ya te dije que no es una super arma Aina, solo son prototipos de trabajos anteriores”


Esos dos estaban congeniando bien, bueno… si venían juntos sin pelear por algo será.

La mentora de mi compañero por otro lado era bastante diestra al volante entre lo poco que lograba visualizar. Ahora se volvía interesante conforme superábamos el conflicto.



“¡Yo también lo golpeo! ¡Sujétate bien pequeña, nos unimos al conflicto directo!”
“¡Firme y asegurada!”


Aun al volante, el vehículo continuaba avanzando sin desacelerar o perder el equilibrio. Ello explicaría la razón que Amanda pasara días completos metida viendo esa moto.

En un giro inesperado, la bestia giró tumbando a los cercanos. Cojeando en un inicio, gano paulatinamente mayor velocidad hasta ser imposible alcanzarlo, perdiéndose detrás del muro y edificaciones.



“¿Se encuentran bien? ¿Alguien herido entre los cuatro?
“¡¡¡¡ALEXIS!!!!”
“¡Espera un segundo! ...”


Durante unos instantes, viendo el actuar de la profesora, juraría que se golpeó la cabeza… nunca la vimos reaccionar así.

Esta se lanzó encima de él apegándose demasiado, llegando hasta ser incomodo de ver.



“Lamento mi actuar desenfrenado… solo me sorprendió verlo sonreír y disfrutar como lo hacía antes”
“¿Estas refiriéndote al viejo Al? ¿Por cierto, donde esta Chloe?”
“Ustedes dos no me ignoren…”
“Ella fue a ver a su querido hermano mayor y sí, era el mismísimo animal que te dije. Antes que lo olvide… ¡Escuche su apuesta, tengo ansías de ver que prepararan en conjunto!”


No solo ella nos presionó, los demás tras vernos a ambos se reían esperando el almuerzo. Hasta volver a enfrentarnos a esa alimaña, restaba ser pacientes o eso fue lo que creímos…

Pues aquel estruendoso alarido causó alerta a varios de los presentes. Cuando lo vimos ingresar en compañía de otros sin que este destrozara alguno bastó para dar cuenta el nivel de gravedad.



“Lo que me temía, finalmente dio con este lugar. escuchen, no se espanten por lo que les diré…”
“¡¿Acaso vendrá aquel rebelde abismal desde los confines mismos a luchar de nuestro lado gran maestra?!”
“¡Exacto! ¡Dama y caballeros! ¡Un “Berserker” está de nuestro lado”!


Tras terminar de hablar, uno de ellos emergió de quien sabe dónde, corriendo a enfrentar a su par. Estábamos atónitos frente a tal hecho, después de lo vivido hasta hoy en día, seria esta la guinda de la torta.


“Increíble… el mismo que casi nos mata en pleno refugio, ahora pelea a mi lado. Amanda, tendremos una larga charla después respecto a que hiciste”
“Asegúrate de no morir, tengo mucha información que debatir. Por cierto, solo ataca cuando es agredido”
“Ese olor… ¡No me digas!”
“¡Bingo! ¡Él nos protegió y yo te deje al interior de esa casa!”


Ahora comprendía porque su voz y aroma me parecían conocidos. ¡Nuestro encuentro tampoco debió de ser coincidencia!

Las voces del dúo universitario solicitaron atención durante unos segundos para hacer entrega de juguetes hechos para el resto. Ambos se notaban animados tras entregarlos.

A una Five Seven de la pequeña le instalaron un silenciador junto a munición extra, por el caso de Al, un soporte más elaborado protegiendo tanto sus manos como antebrazos, adicional a contar ahora con los tres Karambits en formación de garra y a mí, protección tanto en piernas, caderas y antebrazos.

Sabemos la dificultad de la situación actual, contrario a desalentarnos, ahora contábamos con experiencia tras derrotar a uno de su tipo. Sin olvidar el equipamiento, compañeros adicionales y todos en mejor estado físico mental.



Autor: Ronin
Coautor: Byleth
Ilustrador: MisterSD




¡Contamos ahora con Twitter!
https://twitter.com/Ronin68178795


Extendemos la invitación a leer

•|||Glazbeni Arken|||•
Donde la fantasía cobra vida y las aventuras inician
∆•~~~~~~~~~~~~~~~|||×|||~~~~~~~~~~~~~~~•∆


Cap XXX (19/09/2020)
Cap XXXI (03/10/2020)
Cap XXXII (24/10/2020)
 
Última edición:

Meijin Wanderer
Registrado
8 Ago 2019
Mensajes
72
Offline
Capítulo XV (XXX) – Primer Asalto, Rebelión


-// Una vez reunidos al fin, ocurre aquella inoportuna entrada. ¡Contra todo pronóstico, peleando codo a codo en medio del clímax! //-


Observar el choque entre ambos “Reanimados” era sin dudas brutal, la forma de golpearse paralizaría a cualquiera que estuviera observando esto.

A pesar de ello, no parecieran afectarse mutuamente independiente de cuanta sea la fuerza aplicada… observando ahora, tras haber aprendido cosas nuevas, en realidad cambia mucho la idea que teníamos al respecto.

Entre varias de esas cosas, algunos “Perseguidores” se desplazaban a una mayor velocidad como si fuese una persona trotando, mientras que había unos pocos “Child” que emitían gritos al por mayor casi sin moverse de donde se encontraban.

Mientras esos enanos se encuentren ahí, no dejaran de venir más muertos al lugar… perderemos si intentamos resistir.



“¡JA! Permitan a su servidor el honor de eliminar a esos molestos Imps, bastará una bala demoniaca en sus cabezas para aniquilarlos”
“¡Eso fue genial hermano! En ese caso, si se aproximan esos grandotes, me encargaré de apoyarte”
“¡Ya los oíste Taiyo, ayúdame a preparar los frascos con combustible! ¡La fiesta acaba de comenzar!”
“Aquí vamos otra vez…”


Contrario a lo que se esperaría ver, reaccionaron de buena forma. Viendo las expresiones en sus rostros, era claro como disfrutaban más el deseo de platicar con tranquilidad ahora por sobre otras cosas.

Un sonido metálico a mi lado me tomo desprevenida, al darme vuelta, lo vi hacer un leve ajuste en sus armas esbozando con naturalidad una sonrisa. Aquel Karambit central, lo removió de su lugar, bajando a dos, igual a la pelea anterior.



“El chico adivinó que esto podría ser incomodo, pero también dejo un sitio al costado del antebrazo para acomodarlo y cumplir con su función de corte. Casi lo olvido, me adelantare por ahora Yuu, no olvides que el menú para hoy será Pizza”
“A penas inicia este conflicto y ya piensas en comida. Bueno, debo darle crédito ante la iniciativa… deberé buscar algún recetario”
“Vaya, hace mucho no veía tan animado a Alexis. Tal vez no sea el mejor momento para decirlo, pero gracias por traerlo de vuelta pelirroja coqueta”
“Mira quien habla, rubia calentona”


Ambas comenzamos a reírnos escuchándonos hablar estupideces, nos entendíamos mejor según veía.

Ella empuñó un bastón de casi dos metros, extendiendo su mano en señal de amistad. Respondí estrechando la mía también mientras sonreía.



“Dejemos ahora de andar perdiendo el tiempo Yuuki, el gorila puede encargarse de los velocistas en su estado actual. El espécimen de nuestro lado necesita ayuda”


Afirmé la Nagamaki con confianza, seguí su paso adentrándonos tras Al para llegar con nuestro aliado. Mientras abríamos paso conforme nos aproximábamos, más de ellos se acercaban.

Pareciera que lo estuviesen protegiendo de ser eliminado, estaré ansiosa de aprender algo nuevo cuando esos dos planteen sus ideas.

La sensación que recorría todo mi cuerpo era extraña… a ratos el tiempo se detenía absolutamente y en otros no. Llegando a sentir miedo durante breves instantes conforme peleábamos…



“¡DEJA DE ESTAR EN LAS NUBES HERMANA! ¡ACASO NO VAS A DEMOSTRARME LO GENIAL QUE TE HAS VUELTO EN ESTOS DÍAS!”
“Descuida pelirroja, la primera vez siempre es eso nada más, luego te acostumbras”
“¡¿R-Ryoken?! ¡¿A-Amanda, que clases de cosas estas diciendo ahora?!”
“Me refería a pelear contra multitudes donde te superan diez a uno. ¿Qué ideas tienes en esa coqueta cabeza?”


Ante tal nivel de vergüenza, mantuve silencio enfocándome únicamente en pelear. Ya estábamos a solo unos dos metros de distancia…

En ello, alguien jalo mis brazos moviéndome del lugar de sorpresa.



“¡TRIO A LA VANGUARDIA! ¡SALGAN DE AHÍ, VAN CALLENDO LAS INCENDIARIAS!”
“¡YA LOS OIMOS! ¡ASEGURENCE DE NO ASESTAR AL QUE ESTA DE NUESTRO LADO!”
“¡RELAJA LAS PASIONES GORILA, LLEVO TIEMPO PRACTICANDO!”


Mis compañeros habían sido quienes me protegieron. Ver las murallas de fuego alzarse con intensidad, el abrasar de las llamas alteraba a los muertos tanto los alcanzados por el fuego como los que se salvaron.

Si algo lograba dañarlos hasta el grado en donde terminaban en eliminación, sin contar daño medular, sería lo mencionado anteriormente.

Según explicaban Amanda y Al, aquellos cuerpos presentan deshidratación adicional a piel seca. Esos dos aspectos juntos facilitan la eficacia respeto a su utilidad.

Lográbamos mantener el ritmo constante de bajas impidiendo aglomeraciones de alto riesgo, no obstante, continuaban apareciendo “Reanimados” con menor frecuencia.

Varios intentos tomaron hasta dar al fin con ambos “Berserker”, quienes seguían como si nada. Nosotras tomamos la iniciativa apoyando con todo lo que teníamos, permitiendo a aquel hombre colaborar en el control de invasores.

A pesar de realizar golpes algo predecibles, había un problema tras impactar con las armas. Existía cierta diferencia si se comparaba con el de la universidad, siendo que el presente espécimen era resistente a daños cortantes, perforantes o contundente.

Persistimos atacando, intentando desgastarlo rogando que su compañero asestara algún impacto critico capaz de eliminarlo.

El tiempo transcurría sin percatarnos, dada la proyección de nuestras sombras supimos que ya era medio día, siendo iniciada esta trifulca alrededor de las nueve de la mañana.

Hacía mucho calor, el cielo se encontraba despejado y el sol imponía su presencia… pareciera no ser la única comenzando a sufrir por el cansancio. Me rehusaba a aceptar cualquier perdida, menos ahora con mi hermano a mi lado otra vez.

Me encontraba con una rodilla en el suelo y la otra pierna flexionada, sujetándome con ambas manos a la empuñadura de mi arma. Amanda jadeaba mientras el sudor recorría su rostro.

Quienes apoyaban desde la retaguardia bajaron su ritmo a causa de la misma razón.

Intentando avistar a cierto gruñón, noté su presencia en la entrada principal alineando aquel portón en sus rieles mientras evitaba el ingreso de otros. Debía esforzarme un poco más, nadie quería rendirse…



“¡Hey! ¡Eso dolió!”


Un par de piquetes en mis orejas me tomaron de sorpresa… resultaron ser Kyuki y Tama, quienes no se veían para nada alegres. Tras cruzar las miradas, dieron media vuelta lanzándose, causando mayor caos sobre aquel mastodonte.

Respiré profundamente… me levante una vez más. Coordinando ataques en conjunto a la rubia calentona buscando solo asestar en áreas determinadas hasta generar hacer que su cuerpo se desgastara un poco más.



“¡Primero detrás del cuello!”
“¡Ahora costillas!”
“¡Y al final, a un lado de las rodillas!”


De haber sido cinco personas quienes lo enfrentáramos en simultaneo, sería diferente. ¡Pero, logramos superar a uno de esos antes, podremos superar a varios más!

Aumentamos el daño por segundo, exigiéndonos golpe tras golpe, depositando la nuestra confianza unos a otros.

Oímos sonidos de algo romperse… estaba cediendo finalmente… eso creímos hasta el momento que se dio vuelta a nuestro lado, tumbándonos con brusquedad.

Estábamos ambas expuestas al próximo movimiento, su demacrado rostro esclarecía una necesidad de matar incontrolable.

Por detrás de él, su congénere agarró sus brazos intentando retenerlo. El forcejeo se intensificaba conforme se resistía uno y el otro buscaba zafarse.

Aquellos crujidos aumentaban escalando en violencia, sus alaridos se tornaban molestos al grado de agitarse azotando su cabeza en conjunto con sus piernas golpeando a quien intentaban frenarlo.

Ocurrió en cosa de segundos sorprendiendo a los presentes… a nuestro “Berserker” le acaban de romper sus brazos. Este calló de rodillas soltando un desgarrador grito por el aparente dolor percibido…



“¡Maldición! ¡Acaso siempre nos superó en fuerza por mucho que contuviéramos sus movimientos! ¡Me niego a aceptarlo!”
“¡No importa lo fuerte que sea! ¡Volveremos a levantarnos profesora, debemos tener el valor para atrevernos una vez más!”


Un potente disparo empujó a la creatura de sorpresa, seguido de un azote usando una pala y de remate, el impacto de una pelota de fútbol.


“¡Yahooooooo! ¡Logramos controlar varios invitados no deseados, pero quede desabastecida!”
“Nada mal para solo ser un año mayor, pero insisto respecto a mí que disparo fue mejor”
“Bien hecho Chloe! A tu corta edad eres una niña muy valiente”
“¡Gracias, señor Taiyo! ¡Usted también fue genial con sus inventos de hace poco
“C-creo que lo de señor estuvo de sobra... jeje…”


Guardando la conversación para después, nos centramos en continuar ejerciendo daño sin parar… no dábamos respiro alguno atacando al azar entre todos, alterando sus posibilidades de enfocarse en un único objetivo.

Desde cada dirección posible e incluso realizando ataques simultáneos de forma ocasional… aun si era resistente en lo físico, sus órganos podrían ser susceptibles a cualquier alteración. Viendo la forma en como perdía su orientación intentando defenderse, comprendí que las conclusiones de Al esa noche se cumplían.

Por cansados que estuviéramos, bastaba un esfuerzo más. En cualquier momento una zona expuesta se dejaría ver para finalizar con el calvario.

Solo éramos él y nosotros… todos contra uno, se rehusaba de forma rotunda a ceder. Durante instantes de descuido, Aina arrojó una cadena a manos de ambos chicos quienes enrollaron alrededor del cuello del grandote junto con sus brazos y torso restringiendo su movilidad.

Estaba expuesto, había encontrado donde asestar la perforación. Las manos de mis compañeras también alzaron la Nagamaki, entre todas juntas ensartamos la afilada hoja donde se encontraría su corazón.



“¡Resistan! ¡No dejen ir esas cadenas!”
“¡Acaben con la miseria del “Berserker” ahora, estos músculos se encuentran al límite!” (x2)


Contra toda adversidad, aquel órgano vital se laceraba… poco a poco bajan sus niveles de agresividad hasta apagar su existencia. Tras estar varios segundos sin moverse, este se tumbó contra el suelo.

Se termino… habíamos ganado. Logramos superar una amenaza capaz de sembrar el caos frente a multitudes y dejarlos sin voluntad de pelear.

Caímos rendidos, unos sentado y otros tirados. Reímos, lloramos, nos abrazamos celebrando en lo posible nuestra victoria.

Poco después noté que faltaba alguien… era aquel chico, no lograba verlo en ningún lado. Nos comenzamos a preocupar que le hubiera ocurrido algo…



“¡Miren! ¡Parece encontrarse el valiente guerrero descansando, rodeado del favor de las hijas del gran Odín! ¡Valien-!”
“Quieres dejarte de hablar estupideces por unos minutos hermanito…”
“Concuerdo con ella, después que te perdiste esa vez donde escapamos junto con nuestro “Berserker”, será mejor te comportes”
“Mi cabeza… eso dolió…”

Me aproxime a él, se encontraba tendido boca arriba. Sus ojos estaban cerrados y una expresión de tranquilidad.

Decidí sentarme a su lado sin mucha intervención, oía su profundo suspirar mientras el viento jugueteaba en los alrededores. Los demás respetaron el espacio optando por retirarse a donde estaríamos alojados.

Del tiempo que llevamos juntos, esta sería la primera vez donde se mostraría durmiendo aparentemente relajado sin estar en alerta.

La seriedad del asunto escalaba a tal grado, donde podía pasar mis dedos entre su cabello revoloteándolo y no recibía alguna clase de llamado de atención. Pocos minutos después me sentí mal por lo que hacía…



“Sabes, desconozco si estarás realmente escuchando mis palabras, pero he aprendido bastante a lo largo de este viaje. Todavía existen muchas cosas que desconozco o si lograre llegar al final del camino hasta ver el mundo restaurado… Gracias por todo Al, seguiré bajo tu cuidado una vez más”
“Espero te encuentres preparada, mientras sea quien deba cuidarte, ni la muerte será una escapatoria. Gracias por todo Yuu, espero puedas tener la paciencia con mi carácter mientras me termino de sanar”
“A-A-Al… T-Tu… ¿¡Estabas despierto escuchando todo!?”
“En parte nada más, hacía mucho no conseguía sentirme así al dormir. De contar con tiempo, el castigo a cobrar seria que siguieras jugando con mi cabello”

Al cabo de un rato, volvimos con el resto. Separamos los turnos para tomar un baño, preparar algo de comer y luego limitarnos a solo dormir el resto del día… tantas horas bajo condiciones adversas desgasta hasta al más fuerte.

Mañana sería de arduo trabajo, debido a que Amanda partirá en dirección de las terminales donde residiría información de vital importancia respecto al estado actual del mundo. Preparar cada aspecto de la planificación requeriría del apoyo de todos nosotros.



Autor: Ronin

Coautor: Byleth
Ilustrador: MisterSD



--En algún lugar de Japón, varias horas más tarde…--


“Jamás habría pensado llegarían a este punto, me alegra fueran ustedes quienes irán tras los reportes”
“Ya te pusiste sentimental panzón… sabes que tarde o temprano alguien perteneciente al equipo de trabajo se haría a la idea”
“Mira quien habla rubia loca… y por cierto ¿Cómo se ha encontrado Alexis? ¿Alguna mejoría en su estado psicológico?
“¡Fufufufu! Luego decías que no lo considerabas tu amigo, te falta ser más sincero contigo mismo Kai”
“Eso fue hace dos años, ahora he cambiado”
Si, si, lo que tu digas… bueno, sobre él, al fin está progresando. Gracias a un par de hermanas, ha logrado ir apaciguando sus tormentos”
“Me alegra saberlo, por cierto, Amanda, tengo una información interesante. El sitio donde me encuentro ahora es una ciudad con población sana”




¡Próximamente!
¡Capitulo XXXI!
¡Final del Vol2!
(Y también pagina de FB)


¡Contamos ahora con Twitter!
https://twitter.com/Ronin68178795


Extendemos la invitación a leer

•|||Glazbeni Arken|||•
Donde la fantasía cobra vida y las aventuras inician
∆•~~~~~~~~~~~~~~~|||×|||~~~~~~~~~~~~~~~•∆

 
Última edición:

Meijin Wanderer
Registrado
8 Ago 2019
Mensajes
72
Offline


Death World – Armagedon Vol.2

Capítulo XVI (XXXI) – Calma antes de la partida



Tras aquella larga mañana ya había transcurrido cerca de un mes. Durante ese tiempo, debimos enfrentarnos en reiteradas ocasiones contra el “Panzer” y unas cuantas hordas que acarreaba.

Con cada intento realizado se fue evidenciando un desgaste, sus capacidades físicas decaían conjuntamente al daño recibido el cual no sanaba; según explicaba Amanda.

No todo fue tan malo como se pensaría… la convivencia entre todos mejoró bastante. Entre Ryoken y Aina surgió una sana rivalidad, pero durante los ataques se ponían ambos algo violentos viendo quien eliminaba mayor número de “Reanimados”.

La profesora se perdía tardes enteras trabajando en sus proyectos personales, cargaba usualmente mucha tinta negra, hojas y plumas por lo visto hasta altas horas de la noche… casi olvidaba sus risas raras…

Taiyo se obsesionó de la nada con la motocicleta, pasando varios días interviniéndola ya que durante un enfrentamiento fue severamente dañada. Por palabras de su compañera, nunca se le vio de esa manera.

En el caso de Chloe, hemos compartido mayor tiempo juntas como hermanas en lugar de supervivientes. La tranquilidad era lo único presente, con excepción de cuando sucedían los ataques sorpresa.

Con aquel chico extranjero no se daba nada por sentado… si bien, menciona mantener sus rutinas de entrenamiento y terapia, pero ahora, se le suele ver dormir más frecuentemente bajo los árboles. A pesar de ello, su carácter actual daba la sensación de ser algo dócil.

Sobre el Berserker, desapareció una noche sin previo aviso o rastro tanto del mismo modo que el cuerpo de su igual.

Parecía una mera ilusión estar sin correr por tu propia vida. Juraría estar soñando…


“¡Tierra a pelirroja!, ¡¡Yahooooo!!, ¡Deja de pensar un segundo en tu pareja!”
“Lo siento, estaba divagando un poco en mis pensamientos… Eres tú Aina. ¿En qué puedo ayudar? ¿Problemas con mi hermano otra vez?”
“Se nota no estabas prestando atención… en fin, Amanda nos está llamando a todos”
“Seguro está tramando algo no muy bonito…”


Las tres nos dirigimos al punto de encuentro, recogiendo al compañero de la chica de paso. Su rostro decía todo… no ha dormido y sus ojeras de ultratumba espantarían inclusive a los mismísimos muertos.

Intentamos contactar con los otros dos sin resultados, proseguimos hasta ingresar al lugar. Ahí se encontraban en espera nuestra.

Una vez reunidos, ella comenzó a explicar respecto a lo que vendría junto a cómo proceder. Estaba especialmente seria hoy, cosa anormal de ver…



“¿En verdad piensas ir sola? Sería mejor si Alexis fuera contigo al menos”
“¡SI! ¡Mi compañero tiene razón! No desconfiamos de tus capacidades Amanda, pero de ser importante, es información que no se puede perder”
“Agradezco su preocupación, sin embargo, el continúa recuperándose tras la pelea donde los ayudó en la universidad. Antes de su llegada, habíamos acordado que yo me haría cargo, además… ¡Si les dejo todo el trabajo acabare subiendo de peso!”
“¡¿Qué?!” (x2)


Sus últimas expresiones dejaron claro que estaba les tomando el pelo a los presentes. Aunque debo reconocer la preocupación por el resto que mostraba. Bueno ahora restaba preparar su armatoste de vehículo antes de salir.

Fuimos a revisar el nivel de combustible, aire en neumáticos y si encendía. Nada fuera de lo normal, salvo aquel desorden interior.

Amanda estaba temblando levemente mientras mi hermanita solo reía sin razón aparente. No entendía que ocurría hasta el instante donde di media vuelta viéndolo con una expresión intimidante.

Silencio era todo a nuestro alrededor… Al estaba actuando raro… sujetaba a quien se encontraba al interior de esa Hummer lanzándolo hacia el exterior. Con implementos de limpieza en mano, recogió diligentemente cada envoltorio o pedazo de posible alimento desperdigado…

Bolsas llenas eran arrojadas desde adentro una tras otra. Apreciar un suceso como ese me dejaba anonadada, jamás había atestiguado tal nivel de obsesión por orden y limpieza…



“¡Jajajaja! ¡Ver así a mi hermano es divertido!”
“No ahora por favor, después del desastre que causaste cuando estuviste ayudando en la universidad fue traumatizante…”
“Descuida Yuuki, te acostumbraras. La última vez me saco de mi propio departamento a la mala con tal de dejarlo impecable”
“Pueden darme un respiro por favor… ¿cuándo será el día donde no aparezcan estas situaciones raras?”


Jamás creí sentirme superada por mis propias impresiones, pero me equivoqué… aunque… de vez en cuando tanto arranque de locura ayuda a olvidarse de los problemas.

Luego de terminar con distintas tareas de limpieza y preparación del vehículo, cargamos las bolsas conforme salían para despejar el área, transportándolas hasta el sitio donde serian eliminadas.

Tras retornar, observamos mayor espacio disponible al interior del automóvil, inclusive, la parte posterior contaba ahora con espacio suficiente para que duerman hasta cuatro personas.



“Bien, ya terminé… Profesora, ahora sabe tan bien como yo lo que NO debe hacer”
“N-no necesitas recordármelo, con esa vez donde me hiciste ordenar mi propia habitación fue suficiente…”
“¡¿Quien rayos eres?! ¡Lograr acorralar al caos dorado de esa forma! ¡Tu definitivamente eres-!”
“¡Quieres dejar un segundo tus fantasías Ryoken!”


Un librazo en la cabeza fue suficiente, conllevando el Knockout esperado. Esos dos eran un copiar y pegar en vida real… aun en momentos difíciles, convivir con ellos me ha enseñado a no desesperarme o dejarme llevar por mis inseguridades.


“¿Sucede algo Yuu? ¿Te sientes bien?”
“S-si, a decir verdad, me siento como en casa”
“Aaawwww… ¡Que lindos se ven jun-!”


Se repetía el suceso anterior, solo que ahora eran dos quienes sucumbieron ante el poder de más de trecientas cincuenta paginas provenientes de una historia de fantasía.

“¡Jiji! ¡Sin duda mis hermanos y hermanas son una familia muy divertida!”
“Tal como dices pequeña, ¿tú que dices Aina?”
“¿Por cierto hermano Taiyo, ella es tu novia?”


El tiempo se detuvo en ese mismo instante, nadie lograba emitir palabra alguna o moverse. La inocente Chloe realizó un disparo tan potente que hasta Al terminó impactado sin previo aviso.


“Chloe… esa clase de pre-”
“¡¡¡AAAAAAAAAHHHHHHHHHHH!!!”


Aina lanzó un grito enrojecida a causa de la vergüenza. Cubriendo su rostro con cuanta cosa fuera posible, posterior a ello, corría igual a un pollo sin cabeza chocando con ambos chicos dejándolos sin aire…

Tras ello, se perdió al interior de las instalaciones causando estragos en su camino. Ahora quería reírme en respuesta a todas las bromas hechas aquella vez, pero no podía evitar empatizar frente al suceso inesperado.

Por otro aspecto, ellos dos intentaban recobrar el aliento con dificultad. Ahora apreciaba en práctica uno de los consejos de Al en cuanto a defenderme…



“Nunca imagine que esa idiota tuviera una cabeza tan dura… y sin mencionar el habernos criado juntos, ¿Alguien más fue golpeado aparte de nosotros?”
“Descuiden, estamos bien. Pero ¿Seguros se encuentran mejor?”
“Si… esa chica ha sido peor en otras circunstancias, esto fue solo un cariñito de su parte”
“Gracias por la preocupación Yuu, aunque los experimentos locos de Amanda causaban estragos durante semanas enteras. Esto no es nada la verdad”
“¡Hey! ¡Escuche eso!”
“¡Así que estabas consciente!” (x3)
“¡Maldición! ¡Me descubrieron!”


Dejando a un lado toda distracción, continuamos con el plan original. Preparando equipamiento y suministros para la travesía próxima, donde seria ella quien emprendería la búsqueda de información.

Considerando la distancia entre terminales, tomara varios días en cuanto a ir de un lugar a otro.

Durante las horas posteriores continuamos buscando y cargando, buscando evitar cualquier inconveniente, inclusive los de remota posibilidad. Bajo las condiciones venideras, nadie estaba dispuesto a perder.

Se perdía el astro rey en el cielo dando paso al alzar de la noche, cuyo guía iluminaba entre el mar de estrellas como único testigo ante nosotros…

Tras la extensa jornada, cada uno fue por su lado, siendo mi caso el de ir a tomar un buen baño. El agua caliente era verdaderamente relajante, con mayor razón si consideramos cada acontecimiento a lo largo del mes.


“¿Y eso que estas escribiendo Yuuki? ¿Acaso la jovencita anda romántica?”
“¡¡AHH!! ¡¿C-Cuál es tu problema Rubia loca?!”
“Relaja un poco los ánimos, no vengo con intenciones de alborotar las cosas como siempre. Aunque no me creas, quiero tener solo una charla entre mujeres con toda normalidad”


En un inicio estuve desconfiando y en espera de sus jugarretas, cosa que nunca ocurrió. Fue la primera ocasión donde hablamos con confianza, conociéndonos mejor además de entendernos.

A ratos platicaba sobre Al, contando sobre cómo era cuando se conocieron e inclusive las circunstancias de ello. Mi perspectiva respecto a ambos cambiaba conforme se extendía el tema.


“¡Un segundo! ¡Me estás diciendo que independiente de su estado de ánimos, ese punto débil siempre lo termina desarmando!”


“¡Exacto! Varias veces cayó en la trampa. ¡Por si fuera poco, hasta escondía su mirada!”

“Suena interesante la verdad, ¿crees siga siendo efectivo?”


“Eres una chica atrevida pelirroja, ¿Pero porque mejor no intentarlo? Hazlo tú, debes apreciarlo con tus propios ojos”


Esas últimas palabras me hicieron dudar de si se traía algo entre manos, pero mi curiosidad era mayor. Buscamos su ubicación hasta dar en la sala de terapias.
Ingrese sola a paso lento, vestida con ropa para dormir. Entre mis manos cargaba un pequeño objeto.



“Buenas noches Yuu, me tomaste de sorpresa. Estaba enfocado en mi tratamiento que no te sentí entrar”
“No te preocupes por ello, la verdad, quería darte las gracias por todo lo que has hecho hasta ahora”


Sonreía frente a él, mientras extendía mis manos intentando entregarle un obsequio. Percibía como saltaba mi corazón por los nervios… aun si solo era una simple broma y experimento…


“A-Ah… Gracias, no era necesario te tomaras las molestias”


Tal cual fue explicado por Amanda. Su expresión nerviosa, mirada evasiva, instantes de silencio e intento de esbozar una sonrisa. Con solo mirarlo un poco, podías ver todo lo que estaba pensando en ese momento, era gracioso.


“¿Y? ¿Qué tal el presente?”
“¿Estas segura? Se ve muy costoso e importante para ti”
“Si, este collar con forma de una estrella cubierta por 2 pares de alas fue un regalo de parte de mi madre. Lo mando a fabricar pensando en Chole y yo. Se que ella estaría de acuerdo si eres tú quien lo guarde”


Su rostro era ver a alguien diferente, estaba anonadada frente al cambio. Cada vez más se tornaba interesante ir conociendo aquellas facetas.


“¡Fufufu! Sabía que funcio-!”
“¡Debí suponer que era muy bueno para ser verdad!”
“¡Ese librazo dolió!”
“¡Jajajajajajaja! ¡Ustedes dos chicas en verdad sorprenden! Hace mucho no me sentía de esta forma. Ahora comprendo un poco mejor que ocurre, me tomaron con la guardia baja”
“¡S-Se está riendo!” (x2)


Definitivamente esto ya se volvía mucho para un solo día, contrario a lo esperado, estaba conforme con el resultado observado. Nos encaminamos a la habitación junto al resto, mañana partiría una importante amiga en una aventura de forma independiente.

Sabiendo los riesgos que ello implicaba, decidimos llevar a cabo una fiesta improvisada de despedida.

No fue tan larga por la misma razón evidente. Estábamos todos exhaustos, caímos uno tras otro sin mucho esfuerzo hasta el alzar del sol.

Las horas transcurrieron hasta el momento en donde nos levantamos para ir a despedirla. Quien en reiteradas ocasiones nos jugó infinidad de bromas, durante un tiempo a partir de ahora estaríamos extrañándola…


“Gracias por venir a despedirme, ¡Volveré tal cual me están viendo!”
“Tomate el tiempo que estimes conveniente! Junto con Taiyo velaremos por el grupo”
“Iugh… No hables tan fuerte, aún estoy con resaca…”
“Profesora, nos conocemos hace tiempo y solo diré esto una vez… Más le vale volver sana y salva”
“Sin dudas el destino nos volverá a unir gran maestra, hasta entonces esperaremos con calma”
“Amanda, antes que partas… cuídate, prometo velar por la recuperación de Al”


Ella se reía igual que siempre, estaba tan alocada como siempre… sin embargo, Chloe no estaba aquí, la buscamos por todos lados y nada. Supusimos no quería despedirse o se fue a jugar con Tama y Kyuki como siempre en algún lugar de áreas infantiles.

La vimos subir al vehículo, abrimos el portón para luego verla salir. Se perdía en medio de las calles al grado de no oír aquel automóvil. Se había ido, ahora solo podíamos tener esperanzas respecto a su retorno triunfante.




Arco de Minami Yuuki – Finalizado

Autor: Ronin
Coautor: Byleth
Ilustrador: MisterSD

D.W-A Volumen 2. – Fin


En algún lugar… en pleno apocalipsis…

“¿Creyeron seria este sería el final?, ¡Non non non mis queridos espectadores! ¡Ahora viene mi turno de llevar esta caótica historia a su siguiente parte con el Volumen 3!, Fufufu, Tsukuyomi Amanda toma las riendas a partir de este punto!”


death_world_armageddon_portada2.png


Notas:
Bueno, primero que nada lamento otro nuevo retraso a causa de mi trabajo como parte de la primera linea de salud.
Sin embargo, esto no ha terminado, ambas historias seguirán avanzando pero mientras dure la contingencia existe el riesgo de presentar retrasos
con lo que espero contar con su apoyo y comprensión.

Hasta la fecha no he dejado de escribir como verán, pero me tomaré la fecha del 17 del presente mes a modo de descanso.
¡Y para cerrar, tenemos pagina de face! Pueden preguntar con toda confianza y mantener contacto 24/7 ante cualquier duda al respecto



¡Contamos ahora con Facebook y Twitter!


https://twitter.com/Ronin68178795


Extendemos la invitación a leer
•|||Glazbeni Arken|||•
Donde la fantasía cobra vida y las aventuras inician
∆•~~~~~~~~~~~~~~~|||×|||~~~~~~~~~~~~~~~•∆

 
Última edición:

Meijin Wanderer
Registrado
8 Ago 2019
Mensajes
72
Offline



Death World – Armagedon Vol. 3

Capítulo I (XXXII) – Suave travesía a lo largo del infierno



Jamás imaginé tomar este tipo de decisiones, aunque ver la forma en que maduraban a su ritmo y superación seguro fue la causa del porque me encuentro viajando por la ruta E6 hacia el norte ahora.


“Un segundo… ¿Desde cuándo me volví tan reflexiva?”


Definitivamente la edad no tiene relación con esos pensamientos… para nada… ¡¡Lo digo en serio!!, aun soy una linda joven, solo se me pegaron las malas prácticas de mi estudiante.

Me aburría con cada minuto… había autopista hasta donde alcanzaba la vista, ni zombis para arrollar siquiera.



“¡¡¡Me aburro!!! ¡Sabía que era mejor traer a alguien con-!”
“¡BUENOS DÍAS, HERMANA!”
“¡¡¡WWWWAAAAAAAHHHHHH!!!”


Por aquel susto, pisé el freno de golpe perdiendo control del vehículo. Tras varios segundos yendo y viniendo conseguí evitar un accidente.

Mi cabeza daba vueltas en todos los sentidos, solté el cinturón de seguridad dirigiéndome a la parte del maletero a buscar a la pequeña… quien respiraba además de contar con pulso.

Menuda forma para comenzar la historia, ¿no creen?

Pensando con detenimiento… ella no estaba esa mañana cuando me despidieron, si se encuentra conmigo ahora… oh, Dios…

Realice una llamada de extrema urgencia temiendo lo peor. Unos diez intentos tardaron en contestar, corroborando mis temores.



“¿Eres tú Amanda? Lamento no responder antes, contener a Al fue una tarea titánica, pero se encuentra dormido ahora”
“¡Dime que no le ocurrió nada a nadie! ¿Están todos bien?!”
“Tranquila, fueron las primeras horas el mayor caos. ¿Por cierto, mi hermanita se encuentra contigo verdad?”
“¡Correcto! Hicimos una parada y se encuentra durmiendo. Jamás espere tener una polizona enana durante la travesía”
“Te encargo su seguridad amiga mía, me tranquiliza saber que se encuentra en buenas manos. Déjame encargarme del grandote, puedes confiar en esta hermana menor, jeje”
“¡H-Hermana menor! ¡S-Segura esta todo bien! ¡No me enojare si lo toc-!


Cortó sin previo aviso… ¡Esa pequeña gata ladrona seguramente está jugando conmigo!, sin embargo, él sigue recuperándose del daño psicológico desde ese día.

Ojalá ella consiga suplir la ausencia de un cable a tierra, ¡Espera! Deja de darle vueltas y confía más… ¡Piensa positivo! ¡Puede lograrlo si se lo propone!

Mientras divagaba entre mis pensamientos, una pequeña voz preguntaba algo desorientada incorporándose.

Chloe se levantaba conservando su ánimo característico, su risa de niña juguetona pareciera dar píe a burlarse de mi en cierta forma…



“Bueno, volviendo a lo importante. ¿Qué haces aquí en lugar de mantenerte con tu familia? ¡Y sabes lo peligroso que será este viaje!”
“¡Estaba explorando junto a Tama cuando vi el enorme auto abierto! ¡Recordé un poco a papá al entrar y me dormí!”


Sus ojitos color café miraban con evidente curiosidad obviando la complejidad en la cual nos encontramos.

Dejando de lado ello, regresamos a los asientos delanteros antes de retomar el rumbo hacia Asahikawa como primer destino. Considerando las distancias en adición a aquella recomendación de Kai, tomaremos la terminal de Sendai al regreso.

Contra las posibilidades, esperaba encontrar a una persona en particular… sin embargo… no contemplé un gigantesco problema, no contábamos con medios para cruzar el mar.

Durante parte del trayecto ambas fuimos en silencio. Esperaba en realidad mantener una conversación al nivel de un par de cotorras similar hasta antes de esto.



“Hermana Amanda, ¿Por qué siempre estas tan alegre y animada?”
“¿Y esa pregunta a que se debe pequeña ternura?”
“Yuuki siempre preguntaba, pero mi hermano siempre le decía que primero debía conocerte mejor”
“Esa es una laaaaaarga historia, te la contaré antes de irnos a dormir. ¡Es una promesa!”
“¡Yay!”


Tras esas inocentes palabras, logramos dialogar igual que siempre. Mientras avanzamos considere relatarle unas cuantas desdichas cómicas consiguiendo aligerar tensiones.

Desde cuando tenía su edad hasta algunas del susodicho ex gruñón en sus tiempos donde era capaz de reír.

Su sorpresa continuó al enterarse respecto de una vez donde su hermano Ryoken causó una explosión en plena gasolinera, cuya repercusión acabó con ambos volando al estilo película de acción.



“¡Jijijiji! ¡En serio fue así!”
“Fue tal cual… lo peor, es que funcionó despejando toda el área a nuestro alrededor. Prométeme jamás hacer algo como eso…”
“Bueno… lo prometo”


Por mucho se esfuerce en engañarme, la verdad estaba ahí mismo… desvió su mirada e intentaba contener una sonrisa nerviosa. Sin importar cuanto lo adore, el caos causado pareciera ser hereditario…

Dejando de lado ese último hecho, comenzamos a adentrarnos a una ciudad por obligación debido al camino por el que íbamos y también por el anochecer.

Buscando donde aparcar el vehículo, fuimos a dar con una edificación cuya entrada permitía el ingreso de este. Aunque no descenderíamos por nada del mundo, a no ser una emergencia que lo amerite.

Ya estacionados con el frontis apuntando en sentido a nuestra salida, apagamos el motor disminuyendo la luminosidad en el área.

A duras penas podíamos vernos la una a la otra, el silencio era abrumador. Hacia algo de frío, aun así, este era manejable.

Entre algunas pertenencias a mano, encendí una linterna buscando las mantas para este tipo de situaciones. Pasábamos ambas entre las corridas de asiento sin bajarnos, acomodando el interior poco a poco intentando optimizar el espacio disponible.



“¡Estamos listas! Bueno, nuestra prioridad es comer. Toma, estas hamburguesas las prepararon el grandote junto a tu hermana”
“Deliciosas! ¡Incluso son mejores que esa vez cuando viajamos por papá!”
“¡Quién lo diría! Esos dos han mejorado bastante. ¿Sucede algo con mi cabello?”
“Antes era de otro color, ¿Por qué es diferente ahora?”


Se arrimaba a un costado, sosteniendo su curiosa mirada. Hablar del tema implicaba ahondar en aquel nocivo pasado.

Habían transcurrido muchos años y puede ser tiempo de cerrar esas etapas dejando ir lo que una vez fue tormento.

Comencé a hablar sobre un bisabuelo proveniente del extranjero, con intención de dar a entender la razón del por qué tanto el color de ojos como del cabello.

Fue por su asombro la razón para detenerme en pleno relato, tenía el rostro algo sucio al descuidarse mientras comía. Normalmente tratar con niños era impensado, ahora estoy reconsiderando en cierto grado la idea.



“¡Hey! ¡Mira esa carita! Déjame limpiarte antes que sigas comiendo”
“¡Jijiji! ¡Me haces cosquillas!”
“¡Ah sí! ¡entonces seré el monstruo de las cosquillas para solo hacerte reír!”


Interactuar de esta forma aliviaba mi ansiedad, ahora podría continuar relatando sobre mi pasado. ¡Más les vale prestar atención!


“Bueno, ahora sabes el porqué de mi cabello, ahora sobre cuando tenía la edad de Ryoken y lo prometido en contarte”


Varios años atrás, siempre destacaba mucho dado ese color dorado. Tanto chicos como chicas mantenían su atenta mirada, al grado de verme intimidada e intentar evadir cualquier tipo de contacto.

No faltó quienes me agredían o buscaban causar daño por ser diferente, mi madre me traslado de escuela en escuela sin lograr mejorías. Cuando no dábamos para más, el traslado de mi padre al extranjero termino siendo solución requerida.



“¡Quieres decir que viviste fuera de Japón por muchos años! ¡Es genial!”
“¡Fufufu! ¡Créeme pequeña! ¡Vas a alucinar cuando viajemos por el mundo una vez que todo termine!”
“¡¿De verdad?!”
“¡YES! Gracias a esa experiencia, termine conociendo a Alexis cuando era un polluelo recién trabajando. Sigue conservando todavía aquella pequeña chispa de luz desde ese encuentro”


De a poco la pequeña caía presa del sueño, decidí extenderme en la medida de lo posible para recostarla encima de mí. Se aferraba igual un recién nacido a su vez acomodaba esa misma manta.

Verla desde esta perspectiva tan en paz derretiría incluso lo que le resta de frialdad al grandulón.



“Duerme bien Chloe, mañana será alocada la aventura”


Los recuerdos seguían viniendo… cambiar el color de cabello a negro facilito el bajo perfil, contrario al resultado ansiado al volver a Japón, percibía rechazo por parte de mis colegas.

Mientras se limitaban de manera tediosa en su línea investigativa cuyos pasos presentaba resultados, aunque lentos y sin dar a relucir algo llamativo. Quienes conformábamos otro quipo terminábamos explotando ese laboratorio asignado para nosotros cada jueves cerca del mediodía.

Habiendo causado estragos para desgracia de varios, ciertos resultados abrían nuevas bases con planteamientos interesantes. Pero el último de ellos, atrajo todas las miradas de los jefes en adición del otro equipo.

Hostigamiento, amenazas, saboteo entre una serie daños por parte de aquel bando buscando obtener eso mismo; células madre cuya capacidad regenerativa rompiera las barreras conocidas.

La información recolectada durante los escasos días acabó siendo robada durante esa noche, varios compañeros desvinculados contrario a mi situación y la de Kai, quien defendió al equipo.



“Mmm… ¿Qué hora es? Ya veo… me quede dormida, quisiera continuar descansando, aunque ya viene siendo tiempo de levantarse. Despierta pequeña, nuestro viaje debe continuar”
“Unos minutos más, tengo sueño…”
“Bueeeeeeeno, si insistes…”


Buscando puntos donde fuese cosquillosa, esta empezó a reír con mayor energía al grado de que ya estaba despierta. Se molesto solo un poco, aunque después de un rato se calmó.

En eso, observé a través de los ventanales del automóvil a ver si había algo o alguien a los alrededores. Nada cerca, tampoco ruidos, pero desconocíamos como estaba la situación afuera de la estructura que nos resguardaba.

Pasamos a los asientos delanteros tras arreglarnos y desayunar, ajustamos los cinturones de seguridad. Encendimos el transporte ejecutando una rauda salida, nos encandilamos a causa de la luz solar durante segundos para terminar arrollando algunos muertos como consecuencia de la falta de visión. ¡Suerte no estaban vivos, de esa manera no pueden culparme de asesinato!


“¡No puedo ver Hermana! ¡Me molesta la luz!”
“¡Tranquila, mantén tus ojos cerrados hasta que te diga que puedes abrirlos!”
“¡Entendido!”


Recuperaba la visión en consecuencia de forzar la vista manteniendo el enfoque mientras nos alejábamos cada vez más.

Varios de los cadáveres intentaban ponerse frente camino sin éxito en detener nuestro avance, contrario a ello, debía pelear con tal de conservar el control de este.



“¡Que está sucediendo hermana!”
“¡Nada de que preocuparse, son solo piedras en el camino!”


Embriagué en ese instante, moví la palanca de cambio a quinta marcha consiguiendo abrir el paso ante tal aglomeración… se posicionaban a destiempo comparado al inicio.

Segundos posteriores dejaron de percibirse los saltos sobre cadáveres o los empujones generados por su impacto frontal. Retornamos a la libertad por ahora… pero estaba segura volveríamos a vernos sobre pasadas si nos descuidábamos.


“¡Bueno pequeña, puedes abrir los ojos!, hazlo lentamente para evitar malestares”
“¡Bien! Lentamente…”
“También puedes cerrarlos y volver a-… ¿Una llamada? ¿Qué esta ocurriendo en estos momentos?”


Bajé el volumen con extremo cuidado… era Yuuki quien hablaba, por la forma de hablar, sentía una clara intensión asesina sobre mi…


“Descuida, estamos todos bien. Algo aburridos la verdad, pero… exijo saber la procedencia de esas hojas en tu escritorio”
“A… B-Bueno, estaba aburrida y quise intentar hacer una especie de comic… ya sabes…”
“No desvíes el tema… que clase de ideas cruzan por tu cabe-…”


Corté la llamada haciéndole parecer que fuera por batería, por ende, debí apagar el móvil si quería justificar mi intento de fuga… estaba en claro su nivel de peligro como toda mujer enojada.

Ahora es donde me hago la pregunta a mí misma; ¿Cómo consiguió abrir ese cajón?

Se encuentra con llave, la cual esta escondida en mi armario con solo una persona… una… persona… rayos, ahora me vengo a percatar la manera tan estúpida de cometer ese error.



“¡Amada! ¡Al fin logré abrir mis ojos!”
“¿Vez? ¡No es difícil pequeña, es cosa de tener cuidado y saber ser paciente!”
“Por cierto, ¡A quien quieres ver en el lugar donde iremos?


Estaba intrigada de saberlo, al fin y al cabo, sigue siendo una niña cargada de curiosidad. Seguro se sentirá alegre si mis expectativas son acertadas.


“Iremos a la casa de mi abuelito”
“De tu abuelo! ¡Y el se encuentra bien! ¡Has logrado verlo!”
“La verdad desconozco la situación de su ciudad, pero espero lo mejor posible. Lo extraño bastante”
“Seguro debe estar cuidándonos junto a mi papá! ¡Ambos son buenos personas al fin y al cabo!”


Sentía húmedos los ojos, palabras inocentes ignorantes de toda maldad en un mundo que se cae a pedazos… seguramente, si este viaje nos unió, debe tener algún motivo.


“Si, ellos seguramente deben están cuidando de nosotras”



Autor: Ronin
Coautor: Byleth

Ilustrador: MisterSD



¡Contamos ahora con Facebook y Twitter!


https://twitter.com/Ronin68178795


Extendemos la invitación a leer
•|||Glazbeni Arken|||•
Donde la fantasía cobra vida y las aventuras inician
∆•~~~~~~~~~~~~~~~|||×|||~~~~~~~~~~~~~~~•∆

 

Meijin Wanderer
Registrado
8 Ago 2019
Mensajes
72
Offline
Capítulo II (XXXIII) –
Próxima parada… ¿Acaso será?



¿Alguna vez te detuviste a pensar en lo frágil que es la vida? ¿Consideraste como todo cambia de un segundo a otro?, y seguramente estas preguntándote por qué hago todas estas preguntas…


“¡Hermana! ¡Despierta!”
“Chlo…e… que… suce… dio…”
“¡E-Estas viva! ¡Tuve mucho miedo!”


Me sentía fatal, todo me daba vueltas… las primeras imágenes que vi tras abrir los ojos fueron a la pequeña llorando.

Continuaba sin comprender lo sucedido, recordaba al parecer un accidente de camino a un puerto donde podría encontrar a alguien capaz de ayudarnos.

Ella sujetaba una de mis manos tratando de sonreír… cuando intente incorporarme, sentía sus bracitos alrededor de mi cintura. Dentro de los minutos seguideros mantuvimos silencio mientras la consolaba hasta tranquilizarla.



“Está bien pequeña, ya paso todo. ¡Aunque lo dudes, estoy en perfecto estado! ¡Se requieren cosas peores para hacerme caer!”
“¡Jijiji! ¡De verdad siempre me haces reír! ¡Gracias!”
“Promete no decir nada de esto frente a Alexis… si se entera, no saldré viva de seguro”
“¡Prometido!”


Observe donde nos encontrábamos ahora, si no estaba equivocada, era alguna especie de almacén. ¿Cómo diantres terminamos aquí?

Presté atención al Hummer a nuestro costado, sus ventanas estaban en parte dañadas mientras el parabrisas si estaba severamente trizado. Puertas abolladas y para remate, aun funciona bien…

Consideramos el realizar orden del interior, a causa del accidente que no recuerdo, todo estaba hecho un caos. En ello, algunas pertenencias se encontraban extraviadas, sin importar que hacer, no aparecían.

Fue ese instante en el cual recordé al par de animales, si estos subieron con ella dado a que jamás se separaban y que les ocurriera algo.



“Una duda pequeña, ¿Por casualidad Tama junto con Kyuki subieron contigo?”
“Mmmm recuerdo ver a Tama, pero cuando me dormía ella se alejó del auto. Kyuki se encontraba con mi hermano por alguna razón”
“Ah… ya veo, bueno, me tranquiliza saber esos dos siguen vivos, además de seguros”


Me miraba con sus ojitos curiosos nuevamente… ¡No lograba evitar caer en tentación de abrazarla frente a su ternura!


“¿Son tan importante ellos dos como para que estés preocupada hermana?”
“La verdad si, al menos por Kyuki. Logramos salvarle la vida hace casi ya un año, fue increíble verlo salir adelante con lo mal herido que se encontraba”
“¡Esa es una historia impresionante! ¡Quiero saberla!”


Considerando las condiciones actuales, sumado a la caída de la noche fue la razón de acceder a su capricho. Se olvidaba del peligro recién vivido conjuntamente de mejorar sus ánimos.

Poco a poco se estaba relajando, sus parpados comenzaban a cerrarse. La dejé recostada al interior del transporte envolviéndola con frazadas. Reflejando en su rostro una sensación de paz después de lo vivido…


“Te… quiero… Hermana”
“Yo también mi pequeñita, que tengas buenas noches”


Esta sensación en mi pecho desconocía cual era. Quizás, así debía de sentirse tanto Alexis como Yuuki cuando cuidaban de Chloe en situaciones como ahora.

Una vez aseguré que se encontrara bien resguardada, decidí asomarme escasamente al exterior a ver si existía algún peligro. Ninguna luz encendida, tampoco presencia de muertos merodeando o ruido alguno.

Debian ser las 23:50… caminar aun presentaba dificultades, ello fue suficiente para mantenerme a resguardo. La verdad, quería salir a recorrer el lugar a ver dónde nos encontrábamos y quizás tan solo tal vez… causarle unos cuantos estragos a los zombis que no serían muy zombis…



“Me siento algo cansada… creo mejor iré a dormir, igual pienso arruinarles el día a los muertos”


Retorne al móvil acomodando mi posición, siendo presa de aquella inocente criatura. Siempre se arrumaba a un costado sujetando con sus brazos alrededor de un hombro.

A penas cerré mis ojos, perdí la conciencia dejándome llevar por el sueño. Lo próximo que percibía fue a aquella pequeña hurgando entre los archivos de mi teléfono mientras reía.

Dado los sonidos, algunas risas estaría jugando algo… aunque ya había amanecido, estaba con sueño. De manera ocasional, tenia la sensación de estar escuchando a Yuuki o al Gorila a ratos…



“¡A sí! Ella está durmiendo todavía, creo no quiere despertar. ¿Qué le pase el teléfono? ¡Entendido!”


Una voz seria al otro lado de la línea emanando un aura de alto peligro me forzó a levantarme en dos tiempos. Intentando conservar la naturalidad con tal de no hiciera alguna estupidez como la de venir a buscarnos, dialogamos un muy buen rato.


“Ya comprendí, ahora relájate un poco quieres. La niña se encuentra bien, no ha pasado ni hambre o frío, contrario a todo, he pasado un poco mal algunas noches. Asegúrate de cuidar de la chica, tanto ella como la pequeña se preocupan por tu salud”


Segundos antes de cortar, pude oírlo decir con suma sinceridad una simple palabra igual a su antiguo yo: ¡Gracia Profesora!

La nostalgia venia a mis memorias sobre cuando nos conocimos por primera vez. Siendo motivado y algo inseguro en un inicio, sin embargo, conservando su presencia a mi lado en todo momento.

Tras terminar de conversar, nos dispusimos a arreglarnos junto con desayunar para salir a explorar donde nos encontrábamos.

Las calles despejadas hasta donde la vista lo permitía, sin rastros de sangre o daños sembrando la duda la existencia de supervivientes o cadáveres en sitios cercanos.

Silencio era lo único en los alrededores… viendo un poco más al detalle, se avistaba un área costera donde había pequeños barcos pesqueros… todos estos en la bahía fuera del agua.

Me era familiar, bastante diría yo. Intentando recordar, suaves tirones de mi mano captaron la atención… aquella niña señalaba a nuestra izquierda. Una tienda de dulces estaba abierta.


“¿No me digas que quieres ir allí?”
“¡Sii!”
“Puede ser peligroso, aunque encontremos pistas. Vamos con mucho cuidado y promete no te separas de mi lado ¿vale?”
“¡Palabra de hermanita!”
“Cada vez más creo comprender a ese tipo…”


Preparamos nuestras armas a medida que nos aproximábamos, adosándonos a un lado de esta, me asomé muy levemente intentando mirar al interior.

¿Una persona… se encontraba leyendo… un periódico… en pleno apocalipsis? Debo suponer esto era alguna clase de mala broma con cámaras ocultas ¿no?



“Ya estoy bastante vieja para esto, la experiencia me ha enseñado mucho en mi vida y sobre todo en este ultimo tiempo. Dejen de esconderse y asómense las dos”


Nos descubrieron, mantuve la guardia en alto evitando darle el favor. Excepto por…


“¿Estos dulces aún se encuentran bien?”
“Por su puesto pequeña, eso sí, no comas muchos o te vas a enfermar del estómago”
“¡Entendido! ¡También muchas gracias por los de ayer!”
“¡Un segundo! ¡Los de ayer! ¡¿Hace cuanto llegamos a este lugar Chloe?!”


Algo no me cuadraba… se supone llegamos hace muy poco al poblado, ¿Como es posible llevar más tiempo?

La señora reía con ánimos al respecto tras verme entrar, algo pareciera ser turbio en el ambiente.



“¡Pero miren lo que nos trajo la marea! ¡nada mas ni nada menos que la pequeña Amanda!”
“¡S-Señora Kyandi! ¡Es en verdad usted! ¡Está viva!”
“Jeje, tendré 84 años… pero estos huesos se niegan a ceder. Desde que esas cosas aparecieron, solo han espantado a mis clientes”
“¿Qué ha sido de su marido? No me diga…”
“¿El viejo ese? Murió hace años ya, bueno, casi me fui con el tas verlo merodeando estos lugares. Por la deuda que dejo a nuestro sueño e intentar irse con otra mujer fueron razones suficientes para meterle el plomo del señor a ver si se deja de andar por ahí. ¡Por cierto!, prueba este dulce pequeña, es el especial de la casa”
“¡Gracias abuelita!”


Tal como la recordaba, su carácter fuerte sigue siendo el mismo. Fue una lástima enterarme de lo sucedido entre ellos dos.

Hacia años no venia a este lugar… un segundo… ¡No me digan que nos encontramos en Aomori! En que momento fue avanzamos tanto… lo ultimo en mis memorias fue alrededor de Osaki donde pasamos una noche y luego salimos.

En eso, me invitaron a tomar asiento junto a esa esperada charla de mujeres poniéndose al corriente. Fui informándome de lo ocurrido en este lugar durante los últimos dos años, lo principal recaía en varios locatarios cruzando el mar buscando refugio en Hokkaido.

Durante lo que fue aquel éxodo masivo, otros grupos se repartieron en las islas aledañas evitando colapsar la zona principal. Cada quince días zarpaba una pequeña embarcación desde Hakodate hasta aquí buscando cosechas y cultivos supervisados por la anfitriona presente.

Según relataba, hoy mismo deberían de llegar a realizar recambio completo. Aparte, algunos de los navegantes pasarían cerca de un mes con la finalidad de observar la situación en la ciudad conjuntamente a todas las barreras de seguridad.



“Hablando de cosas ya más personales Amanda, ¿Esta pequeña es la hija tuya y del muchacho extranjero que siempre hablabas?”
“¡Jijiji! ¡Te pusiste roja hermana! ¡Te ves muy graciosa!”
“¡Oye!”


Mientras una se reía, la otra simplemente se burlaba sacando partido de todos sus años de experiencia… peor… era tan brutal el nivel de doble sentido que lograba hacer pensar a la enana que esto era solo un juego inocente… y para remate entendía a la perfección cada cosa a la cual se refería.


“Me rindo… esto es mucho para mí. Solo dos capítulos y ya me dieron la paliza de mi vida, creo será mejor disculparme con la pelirroja cuando volvamos”
“¡Vamos hermana!, ¡prueba este dulce! ¡De verdad esta increíble!”


La vieja Kyandi no conocía limites… cuando crecí en los alrededores hace años, aprendí bastante de ella en mis veinte años, ahora dimensionaba su desmesura.

“Dejando de lado todas las bromas mi pequeña, ¡Se de alguien que estará encantado de verte!”
“¿Quien podría ser? Gran parte de la población a lo largo del país está muerta…”


Golpearon la puerta de forma inusual, aparentando ser una especie de acogido proveniente del exterior.
La dueña respondió con un simple; Adelante. Manteniendo su sonrisa mientras abrazaba a Chloe como si de su nieta se tratara.



“Lamentamos la tardanza, el mar se encontraba algo agitado y los nuevos se marearon con extrema facilidad”


¡Conocía esa voz! Esa manera de expresarse e irradiar amor respecto a cualquier cosa relacionada al océano mismo…


“Es curioso, tener visitas en estos días es un privilegio”


Voltee a verlo. Cruzamos miradas al primer contacto percibiendo efímeros segundos como si de horas se tratase…


“¡No puede ser! ¡Dime es una broma Kyandi!”
“Sabes al igual que yo que esto es real, hasta fue sorpresa para mi”
“¡A-A-Abuelito! ¡Estas vivo!”
“¡Mi pequeña nieta!”


Mi cuerpo se encontraba en shock, no lograba reaccionar de alegría. Solo lagrimas corrían a través de mi rostro.

Sus brazos me envolvieron dando el primer paso, seguía pensando estar en pleno sueño. Jamás creí volver a encontrarme con alguien tan querido.

No dejaba de llorar, ambos estábamos felices con esta sorpresa. Poco a poco nos fuimos calmando hasta ser capaces de sostener una conversación como tal.

Dentro de los primeros minutos, mencionaba el estado actual de la isla… si bien, hubo casos en aquel entonces, pero fueron reducidos en su momento dado que alguien quemo los cuerpos a penas el brote dio inicio.

También cortaron los transbordos y vuelos aislando temporalmente todo peligro potencial. Sin embargo, varias otras cosas salieron bastante mal acabando en guerras civiles reduciendo a la población misma.

Una que otra ciudad termino desolada a consecuencia de lo ocurrido, otras se unieron buscando supervivencia a pesar de las tensiones.


“¡Soy Chloe! ¡La hermana menor de Amanda!”
“Es un gusto pequeña, espero mi nieta no te esté causando ningún problema”
“Juntas hemos pasado por muchas aventuras! ¡Incluso mis otros hermanos ahora están esperando a que regresemos de nuestro viaje!”
“¡Ya veo! ¿Qué están intentando hacer?”
“Era algo de unos laboratorios… es… que era hermana?”
“La verdad abuelo, estamos buscando unos reportes que fueron escondidos en ciertas sedes de H.L”


Su mirada dejo en claro lo que pensaba, desaprobaba la idea de adentrarse en ese lugar peligroso. Mostró su peor lado posible, siendo de negación absoluta sin intentar explicar razón alguna.

Jamás se le vio esa conducta… ello evidenciaba alguna tragedia que le tocó vivir…


Autor: Ronin

Coautor: Byleth
Ilustrador: MisterSD

Nota Autor:
El siguiente meme explica la razón del porque se atrasó en una semana la emisión, pero recordamos también la influencia por parte de la pandemia y la contingencia mundial en sí respecto a mi trabajo.


126508476_2751486581847192_3241377597500672739_n.png



¡También puedes contactarnos a través de Facebook y/o Twitter!



Extendemos la invitación a leer

•|||Glazbeni Arken|||•
Donde la fantasía cobra vida y las aventuras inician
∆•~~~~~~~~~~~~~~~|||×|||~~~~~~~~~~~~~~~•∆

 
Última edición:

Meijin Wanderer
Registrado
8 Ago 2019
Mensajes
72
Offline


Capítulo III (XXXIV) – La chica sin remedio…



La discusión entre los dos continuo durante varios minutos sin querer atender a razones. Era un viejo testarudo de tomo y lomo, no cedía ante nada cuando se le cruzaba la idea en su cabeza.

Conociendo su forma de ser, deseaba protegerme a toda costa aún si implicaba convertirme en un ave enjaulada. De haber sido la antigua yo, la historia sería diferente.



“¡No tienes idea de nada pequeña enana! ¡Antes eras una dama!”
“¡Con que cara lo dices viejo verde! ¡Tienes idea al menos de cómo me siento!”
“Deberías sentirte bien de estar viva y ver que aun tienes familia viva!”
“¡¿Ser un ave enjaulada es felicidad?!”


Fue ahí donde se percibía olor a alcohol cuando subía su tono de voz… había estado bebiendo antes de llegar. Esto se estaba tornando difícil si continuaba con su terquedad.

La dueña de la dulcería intervino cortando de raíz la disputa con una mirada de esas donde no hay marido que se mantenga en pie.

Tras tomar asiento, Chloe hizo de las suyas aproximándose a mi abuelo dada su curiosidad. Ubicada a un lado, replicaba cada movimiento observando en silencio con lo cual contener la risa se tornaba una tarea titánica.

Su mirada confusa respecto a nuestro actuar dejaba en claro no haberse percatado de quien estaba jugando con él.



“Si no las conociera lo suficiente, diría se están burlando de mi…”
“La verdad abuelo, ¡no te equivocas!”
“¿A qué te refieres Amanda?”
“¡Jijiji!”
“¿Eh? ¡Veo eres una pequeña diablilla! Me recuerdas mucho a mi nieta hace varios años”


Habían congeniado en segundos… es más, hasta pareciera haber olvidado el reciente conflicto.


“Lamento haberme enojado abuelo, se lo mucho que te preocupas, pero… hay algo que debo hacer”
“Soy yo quien debería pedir las disculpas. Fui débil dejándome caer en los vicios cuando perdí a mis hijas ante esta… esta…”
“¿O-Ocurre algo abuelito?”
“¡Se encuentra bien señor!”
“¡No es nada, solo no puedo decir una palabra teniendo a una niña presente!”


En efecto, sigue siendo el mismo de siempre, cuidando lo que dice frente a los demás por su educación. Tal vez pueda tranzar luego sobre nuestro próximo destino.

Por ahora debía de traer el vehículo hasta la tienda en caso de emergencia, tenerlo a la mano será de utilidad. Dejé a la pequeña a cargo de los dos ancianos mientras me encaminaba, necesitaba recuperar esas memorias respecto a que ocurrió antes de llegar.



“Hacía mucho tiempo no observaba este paisaje, incluso, estando totalmente desolado trae cierta nostalgia de mi niñez”


Quisiera cree que esto es solo un sueño del cual mi estudiante me despertaría como de costumbre con su clásico: Despierte profesora, otra vez se durmió en el laboratorio.

Una imagen perfecta, en el momento perfecto arruinada por una llamada inesperada… este tipo sabe maneras de arruinar esos momentos…

Sin importar cuantas veces le colgara, este volvía a llamar. ¿Ya sabrán quien gano la pelea por aburrimiento?



“¡Vamos Amanda! ¿Esa es tu forma de saludar a tu colega después de dos años?”
“Em… hablamos hace casi un mes Kai. ¿A qué se debe la repentina aparición luego de mantenerte incomunicado maldito animal?”
“Descuida, sabes que también me preocupo por ti y el muchacho. Bueno, vamos al grano ¿Qué prefieres, las buenas o las malas?”
“No le des tantas vueltas, arruinas la puesta de sol…”
“Por algo pocos se mantenían cerca de ti. En fin, las malas noticias son el avistamiento de nuevas variantes de muertos”
“Que novedad… a no espera, eso sí es malo si ya has visto los reportes”
“Las buenas, serian la presencia de unas cinco urbes recuperadas en gran parte. Entre esas, existe una sede de H.L.”


Una parte de sus palabras subían la moral de forma importante, pero la otra causaba cuidado. Siguió explicando sobre esos avistamientos a través de cámaras de seguridad a lo largo de diversos puntos.

Aun requerían mayor estudios y atención para reconocer los atributos que los dotaran de peligrosidad o su posible origen.

Contario a ello, saber de ciudades recuperadas o intactas adicionales a las existentes sería una señal de esperanza para todos nosotros. Sin embargo, él explicó un enorme defecto, suelen ser muy susceptibles a invasiones o ataques de cierta cantidad hacia arriba.



“Lamento decirlo, pero hay otros planes Kai… quedarnos o largarnos dependerá si moldeamos el futuro a favor o no”
“Quien, como tú, jamás dejaron de sorprenderme”


Tras cortar la llamada, mire hacia atrás notando me habían seguido. Planee dejarlo tranquilo al interior de casa un rato antes de volver, siendo inútil por lo visto.

Mi abuelo se aproximó sin presentar intenciones hostiles, sus ojos reflejaban deseos de colaboración. Ninguno emitió palabras hasta dar con la Hummer, cosa la cual dejó boquiabierto al viejo.

Era la primera vez estando en frente a tal bestia blindada, en comparación a automóviles más pequeños con los cuales ya poseía experiencia.

Ya ubicados en los asientos respectivos, encendí el motor encaminando la ruta… fue ahí donde me explicó el abuelo sobre la perdida de mis primos, tíos, etc.

Mis palabras luego de oírlo fueron la peor navaja con la cual se debió de cortar, dado logró comprender la capacidad de su nieta.



“Ambos sobre vivimos durante dos años, peleamos por esta oportunidad desconociendo el resultado. ¡Pero aquí estamos! ¡Riendo! ¡Llorando! Dando hasta aquello que no poseemos para lograr esta clase de milagros”


Se largó a reír enérgicamente. Esclareció sus verdaderos motivos tras ello, los cuales apuntarían a incorporarse en búsqueda de otros integrantes.


“Nieta mía, eres la viva imagen de tu madre, cargando ese espíritu osado y aventurero. Te has vuelto una mujer increíble mi pequeña, la pequeña niña me contó absolutamente todo”
“¡E-Espera! Chloe te dijo cada cosa desde que la rescataron?!”
“¡Claro! Sigo sorprendido con esas historias con tu amigo y la otra chica. Sus ojos brillaban de ilusión mientras la escuchaba”
“Entonces, ¡Estas dispuesto a ayudarme en esta cruzada abuelito!”
“Ustedes dos son despiadadas… recordar mis viejos tiempos en la marina junto a esa panda problemáticos compañeros es suficiente, bueno, te llevaré hasta la isla”


Retornamos minutos después dada la velocidad acostumbrada de tanto viajar, aparte nos estaban esperando para pasar de largo hasta el día siguiente.

Cerramos puertas y ventanas frente al desaparecer del sol, Kyandi cortó las luces cuando menos lo esperábamos. Nos encontrábamos a ciegas y encerrados, intentando hacer preguntas al respecto, simplemente me indico mantener silencio.

Varios minutos posteriores comenzaban a percibirse cosas raras en el ambiente, ruidos peligrosos cruzaban en diversas direcciones con suma violencia. Quien nos acogía, explicaba sobre muertos cuya aparición dentro del sector era cada siete días de forma estimada.

Intenté verlos ubicándome cerca de alguna ventana en el segundo nivel, sorpresa me llevé viendo a uno de esos pasar a poco menos de un metro de distancia. Ignoraba sus alrededores más no lo que tiene en frente… su forma era la de un adulto como la mayoría de los muertos, mantenían postura cuadrúpeda imitando animales durante instantes de cacería. Su contextura generalizada no presentaba alteraciones notorias aún si contrastaban respecto de sus capacidades. Dar un paso en falso, durante aquel cruce, pudo ser tan simple como emitir sonido alguno ante la impresión o inspirar sorpresivamente.

Tan rápido como se posaba, se largaba. Varios continuaban merodeando en las calles dentro de lo visible, pero no es todo.


“M-Mi cabeza… ¿Por qué me duele justo ahora?”


Imágenes rápidas aparecían en secuencia, en varias de estas estábamos con Chloe de camino, otras pareciéramos estar huyendo de algo.

Intente concentrarme analizando detalles, prestando atención al comportamiento visto en conjunto a esas memorias, las piezas encajaban tal cual.



“Venimos escapando de ellos… ahora comprendo todo, durante el recorrido estos nos emboscaron durante la noche. Los impactos del vehículo en adición fueron por culpa de ellos y el golpe de mi cabeza también”
“Hermana… tengo miedo…”


Todos optaron quedarse en el segundo piso a modo de resguardo, mientras los dos mayores cubrían los espacios mínimos en las ventanas, contenía a la pequeña.

Murmuraba el nombre de Alexis a ratos, subconscientemente estaba buscándolo, dado fue su primer encuentro y cuidador. Reacción natural proveniente de los niños bajo situaciones donde no se sienten seguros.

Haciendo otro esfuerzo por recordar algo de utilidad… Al mencionaba en ocasiones cantarle algo para hacerla dormir, priorizando aquel tema Estrellita Brillante, el cual pareciera gustarle en particular.

Hacia lo mejor posible, a pesar de ser igual de desafinada que él. Inclusive, mi abuelito también apoyaba.



“¿Cómo sabes que me gusta esa canción?!”
“Esa es la sorpresa, ¿Qué clase de hermana sería de no conocerte?”


Ella sonrió algo más confiada, de igual manera acomodamos el ambiente facilitando la inducción del sueño. Antes de darnos cuenta, ya se había dormido.

Tras presentarse la calma, junto al abuelo planificamos maneras de llevar esa Hummer a la isla. Dado su embarcación no estaba hecha para el transporte de vehículos, intentar llevarla implicada un riesgo casi asegurado de perderla en el mar.

Creyendo ver el peor panorama posible, la risa contenida de ambos viejos pareciera ser en sentido de complicidad. Intentando prever su jugada, ella soltó una llave cuya forma difería comparado a cualquier otra.


“¿No me digas, sigue en pie aquel navío?”
“La verdad no, pero pueden remolcar el de la isla e intentar ajustar la dentadura de la llave”
“¡¿Sabes lo que implica si quiera ambas tareas vieja loca?!”
“A estas alturas, solo nos resta vivir y sorprendernos. ¿no fuiste tu quien así decía hace cinco años?”
“¡Jaja! Ustedes dos realmente jamás decaen en cuando a sorpresas se refería”


Minutos posteriores se armó la planificación. Desde la isla emprenderían rumbo hasta la ciudad remolcando un transbordador, junto a quienes adaptarían la llave para hacerla funcionar. En estos mismos instantes de modo que mañana mismo se iniciara el proceso.


“Primera vez en mucho tiempo los chicos estaban tan animado de hacer algo así de insensato. Cuando les hablé, creí me lanzarían por la borda”
“¿Te refieres a tu grupo de marina abuelo? ¿Esos mismos dementes con los cuales cantaban ebrios exclusivamente en año nuevo?”
“También fui parte de su equipo Amanda, solo unos dementes harían algo de tal calibre… los espero a primera hora”
“Bien vieja dulcera, es hora medirse a ver quién cuelga el ancla primero”


El ambiente cambio antes de darnos cuenta a encarar antiguas rivalidades en el momento menos indicado. Ruego salga bien…

Presas del cansancio, nos retiramos a dormir en espera de los isleños. Estaba algo nerviosa luego de lo vivido y recordado, ante lo cual me costaba conciliar el sueño, también estaba segura deberemos estar preparado para lo peor.

Fue ahí donde unas palabras vinieron entre las memorias, las cuales decían; Jamás te dejes abrumar frente a las dificultades… es ahí donde puedes mostrarte a ti misma de lo que estas hecha. Tendí a repetirlas en voz baja mientras una enana me usaba de colchón.



“Esas palabras me traen nostalgia, uno del equipo siempre nos las encaraba cuando salía adelante en situaciones imposibles. Tal vez fue por ello que decidí cambiar de opinión”
“¿Estabas despierto abuelo?”
“Después de ver esas cosas merodeando, no puedo simplemente mantener ambos ojos cerrados. Bueno, quizás uno abierto y el otro no, pero que quede claro que solo es preocupación”


Si claro, cree que no lo conozco lo suficiente… es comprensible tenga miedo, estuve igual cuando nos rescataron hace dos años junto al gorila con quien nos apoyamos en todo sentido y maneras posibles.

Ahora debía enfocarme en el operativo de mañana si queríamos tener éxito, es más… tendré que recurrir a recursos provenientes de mi antigua yo.

Contrario al monologo interno, algunos murmullos entre risas de los viejos parecieran ser palabras caóticas sobre que deseaban hacer mañana mismo si estos muertos se presentaban.



“Sin duda alguna… esto es de familia. ¡Soy una chica sin remedio!”



Autor: Ronin
Coautor: Byleth
Ilustrador: MisterSD




¡También puedes contactarnos a través de Facebook y/o Twitter!

Star Core Novel - FB

SCN - Twitter


Te dejamos extendida la invitación a leer:

Extendemos la invitación a leer
•|||Glazbeni Arken|||•
Donde la fantasía cobra vida y las aventuras inician
∆•~~~~~~~~~~~~~~~|||×|||~~~~~~~~~~~~~~~•∆

 

Meijin Wanderer
Registrado
8 Ago 2019
Mensajes
72
Offline


Capítulo IV (XXXV) –
¡Aquí vamos de nuevo!



Había amanecido finalmente y la embarcación no tardaría en llegar por nosotros… todo continuaba con normalidad excepto por un solo contra tiempo, el cual vendría siendo los zombis que permanecían merodeando.

Según explicaba la anfitriona, estos los veía pasar durante horarios nocturnos unas dos veces por semana. Gracias a ello, podía suponer cierta especie de patrón conductual semejante a los animales.



“Lo que nos faltaba… siguen dando vueltas ahí afuera, ¡Son peor que las cucarachas!”
“Vamos pequeña, tranquila, enojarte solo arrugará tu piel. ¿Por qué no endulzas tu día igual que la niña?”


Intenté mantener la cabeza fría durante la espera, cada minuto se tornaba eterno… preguntaba con frecuencia a mi abuelo cuando llegaría la embarcación y solo respondía; Ten paciencia.

Fueron esos instantes de ocio donde buscaba alguna solución respecto a cómo distraer a los muertos si seguían merodeando aquí.

Daba mil vueltas intentando dar con algo, no se me ocurría ninguna idea en definitiva… estaba en una carrera contra el tiempo.

Tras recuperar las memorias de camino a la ciudad, fuimos perseguidas por esas “Variantes” siendo no solo rápidas, sino también resistentes a impactos. Bastaba observar los abollones que sufrió el vehículo.



“¡Que estás haciendo hermana!”
“¡Chloe! ¡Ven pequeña niña escurridiza!”
“¡Jajaja! ¡Me estás haciendo cosquillas! ¡No es justo!”
“¡Soy una malvada hermana mayor! ¡Muajaja!”


Aquel juego iba bien hasta recibir una pequeña patada en el mentón… pasé por alto las consecuencias de olvidar que los niños no se miden al jugar.

Sonidos de campanas de ring venían a mi cabeza mientras mis alrededores daban vueltas, creo ahora tomarle el peso cuando el grandote dijo tener cuidado con la pequeña.

Reía con energía pensando que era parte del juego. Durante esos instantes mirando el techo, un juguete captó mi atención, aunque no entendía el motivo.

En eso, ambos veteranos de guerra ingresaron a la habitación. No indagaré preguntando nada viendo sus rostros, ya que se encontraba una pequeña niña inocente que, de paso, me usaba de cojín tras casi causar un Knockout…

Contrario a lo esperado, esta vez sin siquiera esperar respuesta o notificación alguna, llegó el aviso… la embarcación estaba próxima a llegar.



“¡Lo dices enserio abuelo! ¡Entonces ya vamos con la acción!
“Baja las revoluciones querida nieta, recuerda el problema que aún persiste. Nos van a esperar y solo podremos subir si es seguro, los muchachos tienen la estricta orden de no exponerse en caso de riesgos”
“¿Alguna idea sobre como distraer a los muertos sin ser devorado en el intento?”
“Solo cuento con unas granadas de mano, munición de escopeta, un cuchillo, analgésicos, baterías y dolor lumbar… ¿Te sirve algo?”


Cerré mis ojos considerando lo mencionado conjuntamente a todo aquello que disponíamos al interior de la dulcería… planes poco ortodoxos aparecían entre cada sinapsis… era mejor eso a nada.


“Conozco esa mirada… mi abuelo, mi padre, mi hijo y ahora tu… siento esto acabará siendo un caos”
“Veo no cayó muy lejos la semilla del árbol. En todo caso, recuerda eres el menos indicado para hablar”
“¡P-Pero es mi nieta de quien hablamos!”
“Mejor guarda silencio, hemos hecho cosas peores. ¡La última que casi nos cuesta la vida fue el almacén de fuego artificiales viejo caliente!”


Contaba con ella de mi bando, la niña me acompañaría sin dudarlo y ahora él no tiene de otra. Sin perder más tiempo, busque esos juguetes de monos con platillos los cuales son habitualmente bulliciosos para revisar uno por uno si aun funcionaban.

La pequeña también ayudó mientras se divertía tras ver las raras expresiones y sonidos emitidos.



“¡Jiji! ¡Son graciosas estas cosas!”
“¿Verdad que sí? Bueno, serán estos monos los que nos ayudarán a llegar al barco para continuar nuestro viaje”
“¿Y cómo nos ayudarán? Son solo juguetes”


Ella observó mi sonrisa de cómplice, imito la expresión comprendiendo de cierta manera que se avecinaban sorpresas.

Fue ahí donde quedamos solas nuevamente. Ante la curiosidad, le pregunté a Chloe respecto a lo que suele cargar siempre.



“Bueno, Kyuki pasaba varios días con mis hermanos. Tama jugaba conmigo hasta cuando me quede dormida arriba del auto, las pistolas… a sí, mi hermano Alexis las había guardado para no extraviarlas como pasó una vez”
“Vaya, pensar aún tiene esa paciencia. En fin, tendré que hacerme cargo dado que estas sin armas”


Le acariciaba la cabeza de igual manera que todos los demás cuando la felicitaban al realizar un buen trabajo. Se reía de forma traviesa ante el gesto, aquella inocencia era un tesoro por proteger en un mundo que se estaba cayendo a pedazos.


“¡Amanda! ¡Chloe! ¡Hora del almuerzo!”
“¡Ya vamos!” (x2)


Bajamos atendiendo al llamado, no podíamos pretender causar un caos en pleno escape con el estómago vacío.

Durante ese tiempo donde compartimos, ambos veteranos reflejaban cierto grado de complicidad. Si no los conociera, diría que están tramando algo grande para evadir a nuestras amenazas hambrientas.

Conforme avanzamos, la hora prometida se aproximaba. Se percibía tranquilidad en el ambiente, normal entre quienes causan desastres sin buscarlo.

Sonaba un teléfono antiguo cerca del comedor principal con intervalos raros de tiempo. Mientras a la pequeña le llamaba la atención lo raro que pareciera, a los otros dos a duras penas contenían la risa entendiendo un posible mensaje.


“Debe ser una broma viejo verdad… no podían contactarte a tu móvil de forma directa?”
“¡Aaaagggg! Les dije a esos novatos tuvieran cuidado con lo que dijeran… cambio de planes niñas, nos largamos ahora”
“¡Seguiremos de viaje a la isla! ¿Debería llevar algún dulce para el camino?”
“¡Déjale eso a la vieja Kyandi! ¡Incluso los muertos de afuera sabrán a quien se están enfrentando!”
“¡WAAH! ¡Es una señora increíble!”
“¡Y aún no has visto nada pequeña!”


¡Al fin saldríamos de este lugar! sin embargo, ocurrió un pequeño inesperado en todo esto siendo la partida aquí y ahora, que los distractores estaban a medio armar adicional a los faltantes.

Pregunté respecto al tiempo restante, siendo máximo alrededor de los quince minutos como máximo de espera.

Corrí al segundo nivel a recoger cuanto fuese posible, arrojando todo al interior de un bolso. Los monos, carretes de hilo, autos a control remoto, baterías, etc.…

En la medida de lo posible, habría finalizado cerca de seis o siete unidades útiles para librarnos si estos se acercaban mucho. Las demás, a lo más comprarían tiempo extra.



“Interesante jovencita, ver este tipo de clásicos me trae recuerdos”
“Kyandi! Lo lamento, estaba enfocada en terminar rápido con esto. Por cierto, a que te refieres con eso de ¿Ver este tipo de clásicos?”
“Cariño, no te hagas la desentendida. Sabes tan bien al igual que yo a lo que me refiero”
“Ah… ahora entiendo… ¿Tan popular era esto?”
“Bueno, durante periodos de guerra los más mal de la cabeza siempre pueden trastornar a los estrategas. No es como si tu abuelo o yo fuéramos responsables de algo así”
“Si, sí, eso ultimo estuvo de sobra. ¿Me haría los honores de hacer el primer lanzamiento?”
“¡ESO NO SE PREGUNTA HIJA QUERIDA! ¡VAMOS A ENSEÑARLES A VOLAR POR LOS AIRES!”


Creo haber abierto una especie de caja de pandora, ¡Me agrada!

Subimos al Hummer cargados hasta el cuello. Mi abuelo estaría al volante dado estaríamos a cargo de liberar a los monos explosivos de ser necesario.

La pequeña iba de copiloto, las otras dos estábamos en la parte del maletero a espera de amenazas. Creímos erróneamente tardarían poco en ir tras nuestra pista, pero ¡Parecían una horda de mandriles histéricos intentando alcanzarnos!”

Por si fuera poco, el viejo al volante realizaba virajes evitando bajar la velocidad logrando entorpecer la parte correspondiente a quienes se harían cargo de la retaguardia.



“¡Haré los honores, joven investigadora! ¡Ahí les va un simio!”


Ella removió el seguro de la granada poco después de encender el bullicioso juguete, posteriormente lanzándolo a través de una ventana. Se desvió del trayecto inicial tras caer y rodar, sin embargo, resultó ser lo suficiente escandaloso para llamar la atención de varios cadáveres.


“¡Nada mal Kyandi! Diría nueve de diez puntos. ¡Faltaron cuerpos volando!”
“Mira quien habla, tu recreaste estas bromas de mala muerte y a mi edad no falla la técnica, solo el conductor es el problema”
“¡Hey! ¡Las estoy escuchando!”


Segundos después, estos se reagruparon otra vez. Preparamos dos unidades esperando a que se aproximaran lo suficiente, sumado a no intentarlo durante una curva.

En efecto, el problema no se trataba de llegar al sitio y subir a la embarcación, al contrario, era llegar sin exponer a la tripulación a infectarse.

Había escases de personal dado suicidios masivos ante la psicosis colectiva. Perder una cabeza equivocada conllevaría un efecto “bola de nieve” a largo plazo, causando el riesgo de terminar en un callejón del cual no habría retorno.

Oíamos risas en la parte delantera, la pequeña se divertía según suponíamos por las curvas e inclusive, por los revotes provocados a causa de las irregularidades del camino.



“¿Y eso que tienes en la bolsa?”
“¿Esto? ¡Ah! ¡Ya recordé! Son abrojos caseros. Nunca supe porque los tenía mi exmarido, muchas veces pensé en eliminarlos, pero ahora comprendo porque son de utilidad”
“¡¿Quién en su sano juicio guardaría abrojos caseros?!”
“¿Te parece que ambas tenemos un sano juicio joven profesora?”
“Me siento alagada por lo de joven profesora. Bueno, juicio aún tenemos… ¿Sano? Podríamos debatirlo acorde a la situación”


Nos entendíamos bastante bien a pesar de la diferencia de edad, los años de niñez donde compraba en su tienda no terminaron siendo en vano.

Se apreciaba ahora la misma vitalidad de hace veinticinco años, tal vez no tan caótica como decía mi abuelo, pero si disfrutaba estos momentos.



“¡Ustedes dos ahí atrás, guardia en alto!”
“¡Parece un parque de diversiones!”
“¡Sujétate firme pequeña, esto se pondrá alocado!”
“¡¡Yupi!!”


A quien piensa engañar, el viejo se estaba divirtiendo sin admitirlo. Conocía su forma de hacer las cosas o tomar acciones y esta explicaba mucho.


“¡Maldición!”
“¡¿Qué ocurre abuelo?!”
“¡Los muchachos están retrocediendo! ¡No lo vamos a lograr!”
“¡Tonterías! ¡Durante los operativos saltabas de puentes en plena elevación, no te acobardes ahora!”


Ello fue un duro golpe a su orgullo, su silencio repentino reflejaba molestia ante tal comentario… hundió el pie en el acelerador mientras rugía el motor con suma fuerza.

Nos vimos empujadas de la nada, además de ganar distancia respecto a quienes venían tras nosotros. Estos se agrupaban sin bajar el ritmo, ante lo cual arrojamos cada mono explosivo disponible.

Cuerpos volaban de un lado a otro según los juguetes cumplían su labor. Habían sido disuadidos lo suficiente para entrar a la embarcación.



“¡Agárrense firme señoritas!”


Lo próximo que supe tras oírlo… fue que estábamos en pleno vuelo, suspendidos viendo en cámara lenta alejarnos de tierra firme.

Miles de ideas pasaron por mi cabeza hasta cuando sentí el porrazo cuando dimos con el transbordador.

Me dolía el cuerpo con el revote, caí de lleno como si de una caricatura se tratase. la pequeña se reía, ambos viejos se encaraban el uno al otro.

Poco después la tripulación nos recibió con los brazos abiertos viéndonos sanos y salvos a pesar de lo visto.

Fuertes aplausos recibimos, esa hazaña, mencionaban no cualquiera se atrevería a llevarla a cabo, por ende, reconocían más aun al capitán a cargo.



“¡¿Usted es el capitán del barco señor?!”
“¡Por supuesto, bienvenida a bordo pequeña! ¡Jajaja! ¡Ahora chicos, a toda prisa camino a puerto!”
“A la orden mi capitán!” (x6)


Sin perder tiempo, se pusieron en marcha alejándose tan rápido como fuera posible de la ciudad mientras los pocos “Reanimados” tras nuestra pista caían al mar ahogándose en su propia miseria.

Lo habíamos logrado… recuperamos el rumbo al primer objetivo, restaba ser pacientes y descansar hasta llegar. Poco se sabia sobre el estado interior de la sede a la cual nos aproximábamos.



“Aun me duele todo tras estamparme en esa caída…”
“¡Pero fue divertido hermana! ¡Estuvieron increíbles!”
“¡Gracias por el cumplido hermanita querida!”


Envolverla entre mis brazos igual a un osito de peluche era inevitable, más aún con su expresión de emoción.

Su risa traviesa se hacia notar, al final no podíamos olvidar algo importante… sigue siendo una niña.



“Quien lo diría, eres una mujer de armas tomar Amanda. Ahora que lo recuerdo ¿Qué planeas buscar en Health Laboratory después del cierre total?”
“Pues, es una pregunta interesante Kyandi… la verdad, estoy buscando…”



Autor: Ronin
Coautor: Byleth
Ilustrador: MisterSD



¡También puedes contactarnos a través de Facebook y/o Twitter!

Star Core Novel - FB

SCN - Twitter



Te dejamos extendida la invitación a leer:

Extendemos la invitación a leer
•|||Glazbeni Arken|||•
Donde la fantasía cobra vida y las aventuras inician
∆•~~~~~~~~~~~~~~~|||×|||~~~~~~~~~~~~~~~•∆

 
Arriba Pie