Original Fic Death World - Armagedon Vol.3 (Capitulo X (XLI) - ¡Sendai!)

Meijin Wanderer
Registrado
8 Ago 2019
Mensajes
72
Offline


Capítulo V (XXXVI)
Recién llegados



El avanzar del tiempo parecía detenerse, donde observara, el basto mar azul no reflejaba cambios. Pensar en todo ello y rememorar lo que fue un rotundo éxito, aquel escape me dejaba tranquila.

Sin embargo… comparar eso con cómo me encontraba realmente era patética…


“¿Hermana, te sientes bien?”
“Un poco… solo estoy algo mareada…”
“¡Siempre que me sentía mal, mi hermana me hacía esto para ayudarme!”


Me encontraba recostada en un camarote dada la condición presente. No lograba mantenerme en pie e incluso vomitaba seguido si bajaba la guardia.

La pequeña se sentó próximo a mi persona, deslizaba su pequeña mano a lo largo de mi cabeza con sumo cuidado. A pesar de esa sensación fatal, lentamente comenzaba a relajarme sintiendo pesados ambos parpados.

Jamás llegue a pensar la manera en que se dan vuelta los roles entre nosotras dos, son esos momentos de la vida cuando te das cuenta lo vulnerable que todos llegamos a ser.



“Gracias Chloe, hasta un adulto como yo… es vulnerable en estas instancias…”
“Descansa hermana, siempre me has cuidado en compañía de mi hermano y el resto. Ahora, es cuando yo también puedo ser de ayuda”


Caí rendida, lo último en mis memorias eran sus ya mencionadas pequeñas y cálidas manitos.

Poco a poco oía una voz lejana, se tornaba más fuerte en base a sus repeticiones. Era suave además de amable, me despertaba lentamente.



“Despierta pequeña, has dormido todo el viaje”
“A… buelito…”


Bostezaba dado que aún quería continuar durmiendo. A pesar de ello, era imposible porque estábamos llegando según explicaba, estimando uno 10 minutos máximo.

Él se retiró dejándonos solas. Tras eso, gire cambiando mi posición mirando hacia el techo, mientras la pequeña se encontraba recostada sobre mi abdomen. No tardó también en abrir sus ojitos.



“Hora de levantarse pequeña, ya estamos llegando”
“Cinco minutos más…”
“¿Quién lo diría? Se parece a esos dos en lo que respecta a dormir ¿O tal vez sería al revés?”


La cargué entre mis brazos en primeras instancias, permitiéndole continuar descansando. A pesar de su tamaño, no fue difícil desplazarme ahora a lo largo del navío ya que este se había detenido.

Pase a cubierta notando a la tripulación esperando indicaciones. Esto se debía principalmente porque traían desconocidos desde una zona considerada de alto peligro según explicaba un chico que trabajaba aquí.

Minutos posteriores subieron dos personas armadas escoltando a alguien perteneciente al área de salud. La recepción fue en parte fría, notamos con Kiandi la manera en la cual escondía sus ojeras con maquillaje.

Comprendimos ahí mismo por lo que pudo haber pasado, ante ello, facilitamos toda examinación dictaminada o sistema utilizado desde donde venían.

Volvimos al cuarto anterior junto a ella respetando la intimidad, sin perder tiempo claro está, comenzamos a ir descubriendo las zonas indicadas a medida lo solicitaba.
En un inicio fue el segmento cuello-hombro, luego brazo y antebrazo, seguido de cintura y pierna. Repitieron el proceso con la dueña de la dulcería y finalizaron con la pequeña.

Sin embargo, aún había temas pendientes… realización de controles en cuanto a temperatura, presencia de alteraciones respiratorias conjuntamente al estado del globo ocular; siendo esta última, curiosidad personal.



“¿Disculpe molestar, pero está bien el control?”
“Sí… no hay laceraciones o mordeduras, compromiso respiratorio o algo que evidente estar contaminada”
“Comprendo la mayoría de aquello que evaluó, pero me dejo la duda sobre cuáles serían las razones respecto a los ojos”
“Esto si es una sorpresa… la caótica de H.L no está al tanto… ¿Si quiera es eso posible o será idiota’”
“Ah… sigo aquí, no niego me dolió un poco eso de caótica o idiota la verdad”


La chica suspiró cerrando sus ojos, centró su atención sobre la hoja donde tomaba nota ignorando nuestra existencia. Noté cuando terminó de firmar aquel documento, realizó un segundo suspiro reflejando ya cansancio.

Levantándose de su asiento ya finalizado el proceso, procedió a retirarse, no sin antes voltearse a esclarecer el veredicto; Están aprobados, índice de peligro inexistente.

Respiramos aliviadas tras escuchar sus palabras, salir en medio de la estampida de muertos fue divertido, aunque no lo volveremos a hacer… ya está pactado entre las tres. (o quizás sí)



“¡Entonces ya podemos bajar! ¡Puedo ir sentada adelante otra vez!”
“No hay problema, pero pórtate bien con mi abuelito. ¿Prometido?”
“¡Prometido!”


Chloe salió corriendo cargada de energía, sujetando la mano de quien nos trajo hasta donde estamos. Verlo interactuar de esa forma como si de una bisnieta se tratase me emocionaba un poco.

Subimos al vehículo ya alcanzando tierra para continuar en plena travesía, no sin antes ser advertidos por personal armado sobre zonas de alto peligro.

Explicaban explícitamente a nosotras manteniéndonos al tanto como estaba manejada la situación en el presente sitio. Esto con la finalidad de evitar propagaciones descontroladas.

Siendo un primordial sector restringido, el área abandonada de H.L. Cercada y vigilada 24/7 en un radio mínimo de medio kilómetro por unos cuantos tanques conjuntamente a personal a pie.



“¿Han visto a algún muerto entonces merodear cerca?”
“Solo por esta vez le diremos esa información. Efectivamente, aunque los casos no lograron darse como lo fue el resto del país, pero unos cuantos se escaparon a tiempo para desgracia”
“¡Comprendo! ¿Y por eso mismo bloquearon sitios específicos evitando contacto entre vivos con muertos?”
“Correcto. Suelen aparecer de manera eventual, dando siempre problemas ya que no son fáciles de eliminar”


Suponía intentaban llenarles la cabeza de munición sin éxito considerando toda posible película. Una opción válida, siendo un retundo NO en este caso a raíz de la causa misma.

Al parecer, ingresar seria tarea difícil. Contábamos con tiempo si queríamos planificar maneras de vulnerar la custodia. Ahora la parte difícil, ¿De qué forma lo hacemos? (¡A mí no me miren, ustedes están para ayudarme también!)



“Disculpe mi intromisión señor soldado, ¿Existe alguna posibilidad de ingresar al sitio perteneciente a Health Laboratory?”
“Es área restringida jovencita, no existe forma”
“¡Tengo treinta y cinco! Se que parezco de veinte, pero tampoco es para tanto”


Tras oír la forma de expresarme, se incomodó un poco. Estaba notoriamente nervioso mientras fijaba la mirada.

Fue ahí donde un reto provino desde adelante hacia donde me encontraba, solo esa forma de hablar conseguía hacerme callar sin esfuerzo.



“¡Compórtate un momento nieta, no vez incomodas al soldado raso!”
“¡A la orden!”
“Lamento el actuar de esta chiquilla, a pesar de su edad, sigue siendo algo peculiar”
“N-No se preocupe, no hay problema”
“Por cierto, puede avisarle al teniente que su viejo colega lo estará esperando”


Asintió mientras ambos parecieran reírse, juzgando su actuar debían de haberse conocido antes de llegar.

Una vez se despidieron, emprendimos rumbo hacía lo que aparentaba ser un mero rumor entre supervivientes, siendo una ciudad todavía en pie hasta cierto punto. Cosa imposible hasta no verse.



“¡Mira! ¡¿Esas son vacas señor?!”
“Exacto pequeña, pertenecen a una granja cercana. Suelen dejarlas merodear los extensos prados que puedes ver”
“Hace mucho no te veías tan jovial, en verdad los nietos nos traen alegría a nuestras vidas. Todavía recuerdo cuando llegaste con Amanda de pequeña a mi tienda, te derretías viéndola asombrada ante los estantes llenos”


Las cosas se tornaron interesantes escuchando hablar de sus pasados, llegaron incluso mucho más atrás hasta remontarse a sus años jóvenes. Jamás llegue a pensar cuan destructivo fue mi abuelo junto a su compañera.

Dudaba a ratos sí la existencia de los zombis o ellos implicaba mayor riesgo a la humanidad. Unos van tras ti considerándote comida, contrario a ello, aquí solo un par contaban con antecedentes desastrosos…

Desde robarse un tanque, saltar de un avión con paracaídas defectuosos, etc. Claro, sin dejar de lado lo que contaron antes de venir.
Pase de encontrarme curiosa por sus discusiones sobre cómo fueron los hechos a anonadada al ingresar a la ciudad.



“¿Estoy soñando verdad? Ahora lo veo y puedo confirmar era verdad”


Edificios conservados por el paso del tiempo, locales comerciales abiertos, restoranes e incluso tiendas de ropa. Me entraban esas ansias desenfrenadas de lanzarme entre tanta tela buscando el último grito de la moda junto a Yuuki por alguna razón.


“Vaya, vaya, tu pequeña se está comportando igual a una cachorrita encontrándose con su dueño después de mucho tiempo”
“¡Q-Que estás diciendo Kyandi! ¡N-No es que en realidad tenga ese impulso de comprar!”
“¡Te conozco desde hace años ternurita! ¡Sabes que a la vieja Kyandi no se le escapa nada!”


En definitiva, con ella presente pisar en falso es la menor de cualquier otra preocupación. Ahora tomaría en serio la frase de tenerle miedo a los vivos en lugar de los muertos…

Antes de darme cuenta, llegamos a donde permanecía viviendo mi abuelo. Un edificio de alrededor de cinco pisos, ubicándose en el tercer nivel.

Subimos las escaleras mientras los vecinos saludaban alegres, era raro ver reacciones así en este país y sobre todo en el mundo actual. Tal parece que este apocalipsis desarrollo ese lado empático entre personas o despertarlo en su defecto.

Su departamento intentaba replicar la casa donde pasábamos los veranos años atrás. Las fotos de la abuela con el estaban en perfecto estado si se compara con lo demás.

Era suficientemente amplio para albergar al resto con comodidad, evitando continuar dando vueltas sin sentido, dejé mis cosas y comencé a planificar múltiples posibilidades de ingreso.



“¡Me rindo! Se ve muy fácil en mi cabeza, aunque dar con soluciones sin morir en el intento es imposible”


Alcé la mirada a ver que hacía el resto. La pequeña dibujando, Kyandi tejiendo y el viejo fumando… hace mucho dijo abandonar el vicio.

Cuando su compañera lo miró, durante el ágil movimiento de su mano, le arrebató el tabaco en un pestañeo.


“¿Acaso no puedo relajarme en la comodidad de mi propio hogar?”
“¡No!” (x2)
“Denme un respiro ustedes dos…”


Suspiró y rio ante tal sincronización, aludiendo a recuerdos pasados entre su esposa e hijas. Mamá solía relatar de forma ocasional esas historias.

Giró su cabeza a donde estábamos sentadas, miro luego su reloj en la muñeca para salir con una frase.


“Menos de cinco minutos, descansen porque se viene lo bueno”
“¿A qué te refieres abuelo?”
“Ya lo verán”


Sonó el timbre de manera rítmica, causando tanto el viejo como su compañera cruzaran las miradas. Asintieron de forma mutua para luego ir a abrir.

Alguien estaba tras la puerta, pensando seria cualquiera ante el desconocimiento, sin embargo, se trataba de un antiguo estudiante del viejo quien ahora estaba a cargo de gran parte de la zona.

Tomo lugar en el sofá como si estuviese en su propia casa, destaparon cada una botella de cerveza fría bebiendo hasta la mitad sin parar.

Presento a quienes nos encontramos presentes con el introduciéndonos a la conversación. Prestaba atención a cada tema sin participar mucho, la pequeña tardo en entrar en confianza mientras ellos cruzaban palabras.

Cuando el amigo de mi abuelo preguntó respecto a que hicimos para sobrevivir, Chloe disparo cada cosa y aventura vivida. Al inicio, el teniente pensó que serian solo historias de niños, hasta ya ciertos puntos donde se tornaban específicas. Tornándose levemente pálido ante la sorpresa, miro a esos pequeños ojos carentes de mentira y malicia.



“El mundo ha sido cruel querido amigo, contrario a lo imaginado, existen cosas aún por proteger”
“Si… ha sido chocante en verdad. Dime maestro ¿Crees esto termine algún día?”
“Puede terminar, siempre que me ayuden a obtener todas las piezas del rompecabezas que busco señores”
Interrumpí de sorpresa, descuadrando la seriedad del ambiente como si fuese algo normal y diario. El único afectado era el invitado, dado vino por algo simple y ahora no sabe de dónde sale tanta cosa.


“Un momento señorita, déjeme ver si concibo bien… ¿Me está diciendo que es posible poner fin a esta catástrofe?”
“Puede ser, aplicando la regla de mi equipo claro está. Ve a los orígenes, descubre la raíz, problema solucionado”
“Tan fácil parece, pero esas cosas no se mueren por mucho les disparen en la cabeza”
“Porque todos creen en las películas y series… mire, basta dañar la medula a método rápido de control ¿Bien? Ahora, requiero su permiso para entrar a H.L y extraer información para revertir el problema… o al menos controlarlo”


Cuando acabé de hablar, su mirada clavada en mi parecía quedar mirando un punto en el vació infinito, a su vez se le caía un cigarro de la boca.

“Tú… tú quieres lanzarte a un campo minado verdad?”
“Junto a un estudiante mío y unos más armamos un caos para entrar a Shinjuku hace poco, eliminamos muertos histéricos, debilitamos a uno con complejo de tanque y repelimos una turba no menor… esto sería casi un patio de juegos”
“Maestro, su nieta está loca. ¿Cuándo fue la última vez que quería nos adentraremos a limpiar el área?”
“Bueno teniente, hagámoslo en 72 horas y me estoy arriesgando”


Autor: Ronin
Coautor: Byleth



¡También puedes contactarnos a través de Facebook y/o Twitter!

Star Core Novel - FB

SCN - Twitter


Extendemos la invitación a leer
•|||Glazbeni Arken|||•
Donde la fantasía cobra vida y las aventuras inician
∆•~~~~~~~~~~~~~~~|||×|||~~~~~~~~~~~~~~~•∆

 
Última edición:

Meijin Wanderer
Registrado
8 Ago 2019
Mensajes
72
Offline


Capítulo VI (XXXVII) –
¡¿72 horas antes del asalto?!



Debía estar escuchando mal, están pensando realizar un ingreso de la noche a la mañana. Soy partidaria de tomar cartas en breve, pero esto ya va a mayor escala.

Intervine buscando la oportunidad de balancear un poco la situación, me ignoraban en totalidad a final de cuentas. Quería evitar cualquier potencial desastre de ser posible.

“¡Ustedes dos! ¡Calmen las pasiones!”
“¿Sucede algo jovencita? ¿Te estas retractando de la nada?”
“¡NO! Eso jamás, aunque es raro que alguien a su nivel decida llevar a cabo los caprichos de alguien como yo”
“Comprendo… la verdad buscamos con tu abuelo excusas para adentrarnos e intentar limpiar todo. El coronel siempre se enoja, aún si obedecemos la orden nos termina por reprender”


Ahora es donde una se pregunta en que se está metiendo… ¿Habré metido la pata peor que nunca o seria alguna oportunidad de hacer mi jugada?

Pensándolo mejor mientras ellos compartían ideas, algo llamó mi atención. Los niveles de confianza no solo no disminuían, se burlaban el uno del otro contando las veces donde salvaron y fueron salvados…

Ver esa faceta alocada del viejo me dejaba perpleja, sobre todo ahora con aquello en mente.

Kyandi extrajo habanos desde los bolsillos de ambos, encendiendo uno a vista y paciencia de ellos mientras se burlaba del par.



“Van a poner el gallinero patas arriba y no me invitan… ¡Si vuelven a hacerlo, no me hago responsable!”


Revelando una granada sobrante, fue directo al grano dejando clara su intencionalidad… ella quiere acción.

Aquel invitado se tomó su tiempo realizando una llamada algo agitada cuyas palabras no me están permitido replicarlas dado razones las cuales desconozco. Realizaba gestos y muecas en dirección nuestra hasta finalizada la conversación.


“¡Tengo noticias interesantes! El coronel nuevamente quiere mi cabeza colgada en su oficina… la mala, negó toda autorización”
“¡¡¡AAAAAHH!!! ¡Acaso ya olvido ese bebe llorón todo cuanto lo cubrimos! Es el colmo, teniente, Viejo…”
“¡Que no he terminado Kyandi! Por el amor del escuadrón gallos locos, baja las revoluciones”
“De acuerdo, de acuerdo, prosigue”


Sin perder la compostura fue capaz no solo de calmarla, además la hizo entrar en razón. La edad del teniente debía rondar por los mismo de mi padre, pero su carácter decía mucho.

Encendiendo un habano restante, pego una bocanada disfrutando el momento.



“Las tropas están asqueadas con el sistema actual, a duras penas logran descansar tras sus patrullajes. Poseo al 90% a mi favor e inclusive, esperan mi orden para organizar el asalto”
“¡Woooow! ¡Eso quiere decir!”
“Correcto… faltaba llegara una loca a prender la ansiada mecha”
“¿Vamos a irnos en otra aventura hermana?”
“¡Exacto pequeña! ¡Esta será más divertida!”
“Yeeeeey!”


El visitante emocionado, terminó de beberse su lata de cerveza en una sola tirada. Despidiéndose, advirtió prepararnos dado se vendrían con todo, siendo claros con relación al nivel de riesgo al interior del establecimiento.

Durante la plática, se alzó la noche antes de percatarnos. Cada uno tomó una habitación para descansar, al final, estuvimos un día entero viajando hasta acá.



“Mmm… ¿Debería? Son las 00:30, seguro estará despierto”


Marcando ese número especifico en mi agenda, esperé a ese sonido y voz.


“¡Mi pequeño Al! ¡Soy tu querida tutora Amanda queriendo saber en que esta mi alumno favorito!”


Tardó en llegar una respuesta, obteniendo carcajadas inesperadas desde el otro lado.

Mi sangre se enfrió en un inicio sin dar crédito lo acontecido. Él mismo quien hace tiempo acabo siendo la viva imagen del muerto viviente, ahora expresaba parte de sí mismo.



“Gracias profesora, mejor dicho… Gracias Amanda. A pesar de las dificultades, parte de mi ha vuelto”
“¡Quien como tú! Con dos bellezas y media cuidándote es razonable”
“Jamás pierdes ese humor característico, me alegra ver te encuentras a salvo”


Mi pecho se apretaba tras percatarme de su regreso, esa voz tranquila pertenecía a mi querido amigo del alma.


“Por cierto, ¿La pequeña se ha portado bien?”
“Chloe se ha portado de maravilla! Cuando duerme, balbucea tu nombre o el de Yuuki sonriendo, aparte, mi abuelo la cuida como si fuera su bisnieta. ¿Los demás se encentran bien?”
“Todos han hecho sus vidas con calma, hasta hay días donde duermen casi las veinticuatro horas. Esta familia ha sido un gigantesco pilar Amanda, espero alcance el espacio en casa para albergarlos”
“¿E-Eso ultimo no te parece mucho? ¿La idea original seria salir del país, pero con tantos a cuesta?”


Suspiró, luego su voz envuelta con templanza respondió esclareciendo sus deseos. Ello causó pegar la mejor sonrisa en años en mi rostro.

Sin duda la semilla no había caído lejos del árbol, descubriríamos la información fragmentada para luego tomar riendas firmes.

También mencionó ser contactado por Kai, quien entregó mayores detalles del porque conjuntamente a que pronto nos encontraremos con él.

Cuando terminó de relatar eso, salté de la cama igual a un gato asustado… jamás pensamos verlo tomar la iniciativa en algo.



“Antes de irme, ¿Llegaron bien a la sede?”
“Estamos en los alrededores, entrar es imposible”
“¿Tienes algún plan he de suponer?”
“¡OOOH YEEEEES! Un teniente hará su revuelta en compañía de soldados enojados en setenta y dos horas”
“Debí suponer saldrías con planes caóticos… ¡JAJAJAJAJA! Sin duda esa eres tú y gracias a ello, me aliento a avanzar. Bueno, me retirare ahora a dormir. Hablaremos en los próximos días
“¡Buenas noches!” (x2)



Las lágrimas de emoción se escapaban entre mis mejillas, aquel tímido aprendiz volvía a surgir desde su dañada psicología. Fue entonces ese acierto del destino, juntarlos para ayudarse, ahora estaba yo incluida a diferencia del primer encuentro.

Segundos posteriores, alguien tocó la puerta. La manilla giró develando la figura de mi abuelito entrando.

Tomando asiento frente a frente, sonrió preguntando si de verdad quería involucrarme en pleno ataque.

Bastó cruzar miradas para entendernos, nos dimos un abrazo extenso de reencuentro, ahora estábamos en un sitio seguro adicional a pacifico.

Kyandi observaba de manera burlesca a nuestras espaldas, respetaba si nuestro espacio, pero insistía en la falta de acción bélica en su cuerpo.



“El teniente planea quemar hasta sus últimas cartas esta vez, ningún soldado aguantaba continuar en esa incertidumbre o rondas eternas”
“¿Piensas participar compañero? ¿Seguro aun puedes?”
“Eso y más, no pienso aceptar me dejes dulces en la tumba porque saldremos vivos”


Ya se daban cabezazos el uno al otro desatando su rivalidad… buen indicio confirmando se encontraban bien.

Tras ello, me recosté a lo largo de esa cama enorme cayendo rápido.

Comenzaba a soñar con ese pasado donde las disputas solían ser pan de cada día. Varios rostros aparecían, aunque irreconocibles siendo uno el cual captaba mi atención.

Ese en particular nunca logre divisarlo, ver sus rasgos o voz. ¿Quién diablos era esa persona?

Acabe despertando acalorada al grado de empapar mi pijama en sudor por el excesivo calor… la ventana y la puerta permanecían cerradas, sabanas con cobertores me cubrían en su totalidad siendo que en un inicio estaba destapada.

Un pequeño bulto se movía entre la pared y yo, siendo nadie más que la pequeña, quien estaba arrumada de lado con ambos brazos y piernas flectados.

Observé ese reloj ubicado en pleno velador el cual marcaba las tres y media de la mañana, opté por ducharme si no acabaría pescando algo más que un resfriado.



“Sentir el agua caliente correr por el cuerpo en verdad relaja… Me trae recuerdo de las veces donde me escabullía cuando mi estudiante estaba en las duchas de madrugada”


A quien quería engañar, mi cabeza estaba apuntando en todo momento al conteo regresivo. La ansiedad no permitía mantenerme tranquila…

Ya habíamos avistado variedades de muertos solo en unas cuantas ciudades, ahora la interrogante era respecto a que variaciones existirían ahí dentro.

Comenzaba a sonar mi teléfono en ello, debiendo cortar todo aquello que hiciera, observé en la pantalla quien era.

Si él estaba llamando a esta hora, algo importante debía de ser. Conteste esperando respuesta.



“¿Sucede algo Kai? ¿se encuentra todo en orden?”
“Ha pasado mucho tiempo querida compañera, ¿llegaron bien al primer punto?
“No es de sorprenderse te enteraras, al fin y al cabo, sabias la razón del porque vendría aquí primero”


Nos conocíamos bastante, estábamos dentro del mismo grupo junto a unos cuantos más desde el comienzo.

Dimos ciertas vueltas en el tema hasta las instrucciones, dado que el comprendía el funcionamiento de aquel sistema operativo interno.

Primero debía encender el sistema eléctrico, con sus seguros evitando cambios de voltaje. Luego probar algunos equipos básicos del sitio a ver como estos funcionaban.

Si ambos resultaban bien, dirigirme al laboratorio principal habilitando las bases de datos y posteriormente, conectar cualquier unidad de almacenamiento externo para realizar la extracción de datos.

Tan fácil de decirlo, contrario a llevarlo a cabo. Sin desmerecer la enorme tropa deseosa tras ese operativo en espera, quienes probablemente se encontrarían desgastados.

Continuamos con la plática y planificación mientras terminaba de secarme adicional a utilizar alguna polera robada a Alexis entre varias extras.



“Espera un segundo… déjame ver si entendí bien. ¿Un teniente va a llevar una rebelión para liberar el espacio?
“Tal cual, los veteranos de guerra están involucrados sin siquiera ser invitados”

“Va a termina bastante turbio, al menos quienes sigan vivos…”
“y que lo digas, sin embargo, tengo razones por las cuales no puedo fallar. Entre esas, descubrir quién fue el responsable de usar nuestro descubrimiento Kai”
“Recordarlo solo hace querer encontrar al zombi del jefe para eliminarlo de cuantas maneras sea posible”
“No olvides a los del otro equipo”


Tras ello, ambos comenzamos a reír cargados en malicia como si de villanos de película se trataran. Jamás hicimos mención respecto al deseo remanente en quienes estaban vivos aun del equipo, siendo este el eliminar todo rastro sobre ese hallazgo con cualquier registro hasta la fecha.

A pesar del rencor existente, contenerlo era la primera prioridad, por ende, priorizamos recabar información respecto al mundo exterior como causas y soluciones.

Avanzaron las horas sin conciliar el sueño mientras ambos preparábamos toda la ruta a seguir, sitios de potencial alto riesgo, etc…

Ya darían las cuatro de la mañana, habíamos terminado solo aquello que sería una base, si lográbamos pulirlo lo suficiente presentándolo antes del día, seguro se evitarían bajas innecesarias.



“Tan trabajadora como siempre, se nota la influencia del extranjero si tuviese que decirlo”
“No lo niego, cuando fuimos separados y negados de todo contacto, él fue el único con la paciencia suficiente a mi lado. Estuve depresiva tras ese aislamiento, he de suponer pasaste por algo similar ¿O me equivoco?


Creí haber cortado la línea casualmente ante solo silencio, sin embargo, no tardó en responder…


“Si, también sufrí ese tiempo… no fue del todo malo, bajé de peso. ¿Habrá sido desde los 168 kilos hasta los 72kilos? Y sigo comiendo como animal hambriento”
“Te odio por eso ultimo...”


Nos largamos a reír por eso ultimo. Preferimos aliviar el ambiente en lugar de intoxicarlo.

“Y dime Amanda, antes de colgar la llamada, ¿Crees lograrlo cuando sea el momento?”
“Antes diría simplemente si, ahora puedo decir con propiedad… lograrlo será un premio de consuelo dado voy más allá de una mera meta”


Nos despedimos manteniendo la intención de pulir lo hablado. Mejor esto a nada, decidí continuar tras dormir y despertar a la hora que sea…




Autor: Ronin

Coautor: Byleth




Tocaban la puerta a horas nada usuales, supuse en primeras instancias en ladrones o acosadores. Sujeté un paraguas con punta metálica dado estaba al alcance de la mano, girando lentamente la perilla procedí a abrir con cautela.


“¡¡T-Tu eres la ojerosa del barco!! ¡Qué haces aquí!”
“A plati… car… zzz…”
“¡Dame un respiro! ¡Al menos saluda primero!


Parecía cursar con un estado febril por la temperatura que percibía a través de su frente.

Su contextura física reflejaba ser normal, contrario a ser increíblemente liviana, siendo fácil de transportar hasta mi habitación.

Sin duda, esta chica requiere ayuda urgente y si vino hasta acá, es por algo.

Procedí a cambiarle de ropa mientras secaba el sudor, utilizando una polera que en definitiva no le robe a Alexis, la vestí aprovechando esa diferencia de tamaño.

Murmuraba palabras igual a personas ebrias, imposibles de entender o captar a la primera.







¡También puedes contactarnos a través de Facebook y/o Twitter!

Star Core Novel - FB

SCN - Twitter

Extendemos la invitación a leer
•|||Glazbeni Arken|||•
Donde la fantasía cobra vida y las aventuras inician
∆•~~~~~~~~~~~~~~~|||×|||~~~~~~~~~~~~~~~•∆
 
Última edición:

Meijin Wanderer
Registrado
8 Ago 2019
Mensajes
72
Offline


Capítulo VII (XXXVIII)
¡¿Qué se adelantan los planes?!



Esa primera noche cuando llegas pensando en dormir de la mejor manera que puedes imaginar. Sin que nadie te moleste, tus compañeros causando revuelo mañana que exista o una pequeña quien con su ternura te hace olvidar los males del mundo… pero no…

Llega una tipa la cual no conoces y ella a ti si en posible estado de ebriedad, dado su estado decides darle cobijo tras autorizar nuestro ingreso. Para remate termina apegándose, causando que me diera calor, lo que restó las últimas de las ganas para dormir.



“Volviendo a Shinjuku, deberé disculparme con cierto joven después de hacerle lo mismo hace tiempo”


Aquella chica continuaba murmurando, poco a poco comprendía aciertas palabras aún carentes de contexto. Me hacía a la idea por donde se encontraba la posible relación.

Contrario al encuentro durante el examen físico, se veía como una persona diferente, inclusive, tras colocar parte de mi mano en la suya, ella sujeto de forma inmediata emitiendo unas palabras especificas; quédate a mi lado, por favor.



“Esta chica parece haber perdido a alguien importante, debo ser paciente por ver que es lo que quiere. ¡¿Un momento… ya son las 11 am?! ¡¿Me quede dormida?!”


Intentando conservar la compostura, fui cuidadosa mientras me separaba evitando despertarla. Ya habrá tiempo para charlar durante el día.

Salí de la habitación donde pasé la noche notando total ausencia del resto, salvo una nota escrita a puño y letra de mi abuelo mencionando que ambos salieron con la pequeña a un parque cercano.

Preparé algo de comer mientras revisaba algunos documentos tirados sobre la mesa por mera curiosidad. No eran nada del otro mundo ni de gran relevancia, solo sirvieron para matar el tiempo hasta el retorno de Kyandy.



“¡Vaya, al fin despertó la bella durmiente! ¡Faltó poco utilizar dinamita a ver si reaccionabas!”
“¡Ah! ¡Muy temprano para sermones… pase mala noche, suma que llegó la tipa del examen del barco en un estado de dudosa credibilidad!”
“Me fije en eso, estaba en la cocina cuando todo ocurrió. Bueno, solo puedo felicitarte por tu actuar”
“No fue tanto, al menos eso creo”


Ella se rio al escuchar mi respuesta, en adición a colocar su teléfono sobre la mesa abriendo un mensaje en particular.

Me aproximé curiosa de ver el contenido notando el remitente, siendo el teniente quien estaba detrás tras ese texto. Leyendo con detención, note en ese comunicado algo mientras estaba descomponiéndome ante tal disparatado hecho.



“Dime… ¿es una broma no?… ¿acaso no es lo que creo?”
“Exacto querida, el teniente planea adelantar la jugada para mañana a primera hora…”
“¿¡Están locos!? ¡Si dañan el sitio podría perderse información de vital importancia!”
“¡Tranquila mujer! Estará mal de la cabeza, pero tampoco es un imbécil. Él está consciente sobre la posible existencia respecto a documentación relevante por ahí”


Respiré aliviada poco después de eso, sin embargo, ahora pasaba a estar contra reloj si quería explicar como proceder antes de se fueran con la idea de reventar a diestra y siniestra.

Evalué posibilidades e intentando recordar las diferencias de infra estructura entre la central comparada a la sede en donde nos infiltraríamos… si bien, estimaba un 30% de diferencia, ahí mismo era en donde radicaba el principal problema.

Cogí algunas prendas de ropa realizando un cambio rápido con intención de ir tras aquel chiflado.

Cruzando el umbral donde se dividía nuestro refugio y la calle, percibí su llamado antes de continuar.

Me lanzó una pequeña libreta con lo que pareciera ser una especie de mapa, indicando cierta dirección confusa.



“¿Gracias?”
“No hay de que, solo no olvides pedir Whisky con 3 hielos”
“¿Eh? Deje de consumir alcohol luego del incidente ese…”
“No captaste la idea idiota ¡Mejor apresúrate!”


¡Quien los entendía... AH maldición! ¡Porque hacen cosas tan disparatadas! Solo complican en lugar de facilitar las acciones a tomar.

Baje las escaleras, pensativa frente a lo ocurrido, ese adelanto inesperado e incluso donde dejar a la pequeña, dado se encontraba desarmada terminaban causando caos total en mi cabeza.

Sin más, acabé saliendo del edificio topándome con muchas personas deambulando como si fuera un día común y corriente. Familias completas paseando, algunos realizando compras en sectores feriantes o niños jugando al aire libre.

Frente a toda esta calma, apreciaba aquello vivido antes del desastre… esa nostalgia por antaño comenzaba a impulsarme por buscar soluciones.

Volvía a revisar las paginas siguiendo esa locación donde recomendaron ir, a final de cuentas no había más que hacer.



“Bien, según esto es cosa de ir a la derecha, ¡luego pasar de largo estas 3 calles y voila! ¿Un segundo, donde se encuentra la puerta? Ah… error mío, ahí está”


Bajando a través de una escalera se ubicaba lo que sería la entrada a lo que pareciese ser un Bar. Abriendo, lo primero entrando en mis ojos fueron los hermosos muebles junto al decorado en madera, luces tenues y música suave de jazz ambientando el sitio.

Un tablero con dardos en conjunto a una mesa de pool seria parte del entretenimiento, sin embargo, solo se encontraban tres personas si me contaba a mí misma.



“Buenas tardes, señorita, ¿Desea algo para beber?”
“Mmm… ¡Es difícil decidir! ¿Cuánta variedad tiene?”
“Curiosa pregunta, me atrevo a apostar cerca de 437 botellas de diversa índole. Hemos de suponer si está segura de que desea algo, por así decirlo, excéntrico”
“Podría ser un Whisky con 3 hielos…”


La expresión del dueño cambio resguardando silencio, realizo leves señas con una mano indicando seguirlo. Preparada ante cualquier cosa, mantuve distancia sin despegar ambas manos de mi espalda.

Un salón oculto se ubicaba detrás de una estantería cargada de varios licores, ante ello, quien guio el camino, se limitó solo a decir con cortesía y educación.



“Adelante mi estimada, siéntase cómoda durante la reunión”
“¡Gracias! ¡No es necesario se tome tantas molestias!”


Avancé con cautela, alerta a su vez se cerraba el camino a mis espaldas. Al borde del desenfunde, luchaba internamente con tal de no dejarme llevar.

Fue ahí cuando cambiaron las cosas, una figura conocida se hallaba justo en frente carente de compañía.


“Justo a quien esperaba… tardaste bastante, pero sabía que vendrías”
“¡TENIENTE! ¡Que hace usted aquí!”
“Estos niños de hoy carecen de modales. La verdad, este sitio existe hace años y es donde varias generaciones pertenecientes a ese pelotón se reúnen”
“¿Se refiere al que creo que es?”
“Exacto, ese mismo”


Tomé asiento en el sillón del frente, siendo separados por una pequeña mesa con variedad de comestibles y tablero táctil.

Quien organizaba, invitó amablemente si deseaba pedir algo. Era claro buscaba relajar las tensiones de aquello se avecinaba.

No ocultaba nada a la vista, puesto manifestaba su molestia debido al desgaste de conservar lo que el denominaba ecosistema artificial.

Explicaba detalle a detalle su plan junto al porqué del adelanto.

Querían forzar mayor cantidad de carga sobre los hombros de todos a casi mantener seis días y medio de trabajo continuo con medio de descanso. Limitando en adición las raciones tanto alimenticias como municiones bajo la excusa de escases de producción.

A duras penas lograban guardar sobras tras asaltos de muertos, mencionando lo molesto de verlos ponerse en pie tras volarles media cabeza.

Muchos acababan optando por suicidio observando esfuerzos en vano, no recibir apoyo desde el extranjero, vivir bajo mentiras sobre la situación mundial hasta hoy en día.



“Ya veo, pero, ahora quiero saber lo importante. ¿Qué papel juego yo en todo esto?”
“Trabajaste en H.L durante años, dentro de sus revistas recuerdo ver tu nombre en ciertas investigaciones. Si bien, no entendía absolutamente nada, resultaban divertidas de leerlas y eso mientras esperaba el alta tras mi operación de apéndice”
“Eso creo no fue mucha ayuda… en fin, no daré rodeos. Existe un reporte el cual necesitamos recuperar, según quien redactó parte de ello, mencionaría como se encontraría la situación actual conjuntamente al verdadero origen”


El observaba a través de mis ojos, sin despegar la mirada hasta que cerro los suyos. Procedió a reír y luego suspirar.

Afirmando entregar su apoyo solicitó ahora con toda formalidad mi participación en la erradicación de amenazas internad en esa sede para luego recuperar información existente.

Le explique el único problema a enfrentar sobre diferencias estructurales de consideración. Segundos después respondió tener cubierto ese aspecto, quien facilitó el camino hasta aquí aportaría también.



“Lo lamento Amanda, ya viene siendo hora de volver. Mañana será caótico y debemos descansar, mis hombres dejaran sus puestos en rebeldía a causa del deseo por participar”
“Me agrada la idea, ¿Puedo usar un lanzamisiles?”
“No…”
“vamos, prometo ser cuidadosa!”
“Lo dice quién es capaz de poner los cabellos de punta a mi superior, ¿Necesitas otra explicación?”
“Respecto a eso, muchas cosas pasaron durante ese escape, Jejeje”


Suspiró profundamente, seguido de beber un poco. Algo en su mirada evidenciaba cierta inquietud. El dudaba respecto a preguntar o guardar silencio, era un tira y afloja desesperante.

Varios minutos más tarde sin lograr nada, nos retiramos no sin antes pactar la hora en la cual pasarían por nosotros.

Tras salir a la superficie, tome conciencia sobre cuánto tiempo había pasado, viendo ya debían ser alrededor de las 15:00 horas.

Nos despedimos tomando cada uno su rumbo, compré algunas cuantas provisiones aprovechando el viaje recordando considerar a una quinta persona, no corresponde dejarla a su suerte.

Llegando al edificio, tras subir las escaleras hasta dar con la puerta. Golpee esperando me abrieran, siendo hasta ese momento todo normal.


“¡¡¡Hermana Amanda!!!”


Esa tierna voz en conjunto a sus inocentes acciones acabó sacándome el aire cuando corrió a recibirme impactando en el punto preciso.

Intente contenerme pese a dificultades claras con tal de no asustarla, quien salió a frenarla fue aquella chica. Algo somnolienta, levanto a la pequeña refiriéndose a tener cuidado con los demás.

Siguiendo las indicaciones de ella, la niña volvió al interior bastante alegre. Fue curioso notar su facilidad de manejarla en verdad.



“¿Te encuentras bien? Permíteme ayudarte”


Tendió su mano, facilitando levantarme aún con dificultad. La sensación de ser arrollada por una aplanadora podría no compararse a esto…


“¡Gracias! Por cierto, olvide preguntar tu nombre en el barco”
“Yo… la verdad no recuerdo mi nombre”
“¡EEEH!! ¡Lo lamento! ¡No quería hacerte sentir incomoda o ser cruel!


Bien hecho, primeras palabras y acabaron siendo una gigantesca metida de patas. Si bien, suelo causar estragos con facilidad, esta es de esas pocas veces donde realmente no quiero.


“Descuida, por tu reacción deduzco fue casual. Partes de mi memoria están perdidas por culpa de un accidente”
“Ya veo, perdida parcial de la memoria. Si quiero preguntarte algo, ¿De dónde me conoces?”
“Pertenecía al otro equipo con el cual siempre fuimos comparados por los administrativos. Siendo sincera, hubo variadas prácticas que jamás pude aceptar”


Mientras platicábamos, cargamos las bolsas hasta la cocina previo a preparar lo que sería almuerzo y posterior cena.

Durante varios instantes, noté faltaban cuchillos. Mi abuelo o Kyandy no sabían nada al respecto dado buscaron a lo largo y ancho del departamento.

Pasado un rato, aceptamos ese extravío. Sin embargo, seguía siendo raro el hecho.



“Risa… Así me llamaron en un inicio quiénes me acogieron”
“¿Hace cuánto tiempo estás así?”
“Perdí la cuenta, solo existe un vago recuerdo de algo golpeando mi cabeza”


Sonó el teléfono irrumpiendo aquel ambiente armónico. Siendo Chloe quien atendió, tras unas cuantas palabras llamo a mi abuelito refiriendo ser un estudiante suyo.

Alcanzando la llamada, las tres adultas nos asomamos viendo su serio rostro. Comprendimos algo andaba mal, la interrogante vendría siendo que era.



“Em… ¿Todo bien abuelito?”
“Prepárense, vienen en una hora a buscarnos”
“¿Otra vez se cambiaron los planes?”
“Exacto, tal como dice tu amiga nieta querida”


Se aceleraba todo sin previo aviso, ello implicaba que el asalto estaba a la vuelta de la esquina.

Preparamos algo para comer primero, compartimos juntos durante aquel tiempo restante hasta oír a alguien tocar la puerta.

Fue el dueño de casa a recibir al visitante, siendo quién organizaba la revuelta quien se encontraba al otro lado.



“Bienvenido teniente, lo estábamos esperando”
“Maestro y Superior… Será un orgullo pelear a su lado”





--// Inicia el asalto hacia la sede de H.L. buscando retomar el control! ¡Es el primer paso decisivo entrando en juego! //--




Autor: Ronin
Coautor: Byleth



Aviso:
Nos tomaremos un receso el día 6/7 de marzo respecto a publicar los capítulos, ¡También requerimos descansar de vez en cuando!
¡Por ende nos veremos el día 20/21 del mismo mes!


¡También puedes contactarnos a través de Facebook y/o Twitter!


Star Core Novel - FB
SCN - Twitter
Extendemos la invitación a leer
•|||Glazbeni Arken|||•
Donde la fantasía cobra vida y las aventuras inician
∆•~~~~~~~~~~~~~~~|||×|||~~~~~~~~~~~~~~~•∆

 
Última edición:

Meijin Wanderer
Registrado
8 Ago 2019
Mensajes
72
Offline



Capítulo VIII (XXXIX)

¡De cabeza al objetivo!




Al principio del asalto todo avanzaba según lo planeado… tomamos ventaja en cuanto a la capacidad de fuego, dañando Reanimados en gran medida. Quería sujetar también un fusil y disparar como si fuera una película, contrario a mis deseos fueron órdenes explicitas las prohibieron se me permitiera tomar el arma que fuese…

Todo bien hasta entonces, excepto ahora me encontraba en niveles subterráneos completamente sola, solo recobre la conciencia estando ya aquí tirada.




“Oh no... Esto es malo... ¡MUY malo! Bastante malo y grave... ¡¡¡Perdí a la niña!!! ¡Si no logro encontrarla sana y salva, Alexis va a matarme!”



Respire de manera profunda intentando recuperar el control sobre mí misma. Tras ello, observe mis alrededores, notando un único camino habilitado con luces intermitentes.

Sabes que es pésima opción esa clase de situaciones, ante toda duda empuñe mi bastón retráctil para mantener distancia. Guardado suele ser solo un metro, pero extendida su longitud rondaba por el metro con ochenta centímetros.

Todo era silencioso, con cada paso sabía que saltaría algo cuando menos lo esperara… aunque sigo pensando es peor mi estudiante en su inestabilidad psicológica si sufre un mental break… aún recuerdo cuando mencionó aquello apartando la mirada.




“¿Por qué estoy pensando en ello ahora? Bueno, de vez en cuando dejar salir todo ese estrés acumulado sirve. La verdad quería grabarlo destruyendo a ver cuan genial podría verse”



Ese pasillo se volvía interminable, estaba aburrida… tan aburrida como para querer su cuota de acción, a lo más reventar a 5 zombis me daba por pa-


“Con quien hablas Aman-¡!”
“¡AAAH!”
“¡Esp-!”


Antes de darme cuenta, había asestado un bastonazo por mero reflejo sobre la cabeza aparentemente de una chica… cuyo eco retumbó con evidente inconveniente. Tras ello voltee a ver, siendo Ryza quien se encontraba tendida inconsciente.

Busque signos vitales en la arteria radial, reflejos oculares y si respiraba. Casi moría yo por el susto sorpresa… ahora que me fijaba ¿De dónde acabó saliendo?



“…”


Estaría loca o juraría percibir ruidos cercanos, prefería no esperar a averiguarlo. Dado que me daban mala espina, cargué a mi compañera de diversas formas, topando con el mismo problema…


“Es… muy… pesada…”


Mejor guardaba silencio, ya estaba en posición desventajosa. Si bien, ella en algún momento despertará, pero desconocía el tiempo. Sin embargo, esta caída acortó tiempo de búsqueda hasta cierto punto. Sobre todo, que por palabras del mismo Kai en los niveles inferiores debía ubicar el área de abastecimiento eléctrico.

Continué hasta dar con un mapa de las instalaciones subterráneas para el personal en plena pared. Estábamos cerca respecto al punto de entrada principal, solo por debajo, mientras donde estaría nuestra primera parada se ubicaba en…



“Debes estar tomándome el pelo, ahora es donde me vuelvo a preguntar… ¿¡quién demonios diseñó las estructuras de estas edificaciones!?”


Nos encontrábamos en el área de la morgue y peritajes, justo al lado de algo tan importante como el sistema de suministre eléctrico. O eran genios incomprendidos o simples idiotas haciendo planes sin detenerse a pensar.

“…”

Otra vez aquel ruido extraño, apresuramos marcha adentrándonos al sitio buscado. Ahora esto requiere asistencia ante lo cual debí realizar una llamada personal.


“¡KAAAAAI! ¡Dime quién diablos hace estos diseños raros de edificación!”
“Un segundo, ¿Tan pronto llegaste? No me digas acabaste cayendo en medio de un caos dos niveles por debajo de la entrada”
“Respecto a eso… sí, tal cual lo dijiste”
“Maldita suertuda… haces parecer eso como si de una habilidad se tratase. Casi lo olvido, hay una chica amnésica contigo ¿verdad?, ella trabajó en esas instalaciones bastante tiempo siendo del grupo investigativo 1. ¿Me permites hablar con ella?”
“Ah… sí, Ryza… sobre eso, pasó algo inesperado”


Me arrepentía cada bastardo segundo por lo acontecido, quien fue mi compañero durante varios años me sermoneaba al igual que a un niño. Unos quince minutos sin siquiera decir algo.

Primera vez me arrepentía ante algo simple.


“Sobre eso, la verdad nunca perdí la conciencia. Solo actué hasta ahora”
“¡Acaso te parece el momento para hacernos una broma!” (x2)


Ella se burlaba de ambos en una situación crítica, quien lo diría. Dejando de lado los inconvenientes, realizamos diversas conexiones siguiendo indicaciones remotas hasta encender el sistema.

Las luces se encendieron no solo en la habitación donde estábamos, también el pasillo de afuera e incluso recuperamos contacto a través de una radio la cual estaba descargada.

Los diversos canales disponibles mantenían conversaciones entre quienes ayudaban en recuperar el lugar, estaban calmados por lo visto.

Hablaban de variedad de bajas, otros convertidos en muertos e incluso perdida de contacto con los tres al mando… dado el caso, permanecieron refugiados para reagruparse primero.

Las dos cruzamos miradas de cómplices… si bien, no éramos amigas, pero nos entendíamos en cierta forma. Tomamos cuanto pudimos en la habitación y la morgue ubicada al lado, cargando cantidad no menor de objetos.



“¿Planeas usar eso primero a penas encontremos las primeras oleadas?”
“¡Claro Ryza! Prefiero armar caos con estilo a morir de manera patética”


Dada la manera de reírse, juraba estar burlándose en mi propia cara. Prefiero sea a comparación cuando nos encontramos de camino cuyo estado era; Seria, ojerosa, desgastada y apagada.


“Te vez mejor de esta manera, creo haber aprendido a conocerte un poco mejor”
“Es irónico lo diga la chica caótica de H.L., siempre causabas desastres molestos, pero concuerdo, creo haber aprendido a conocerte también”


Mantuvimos la plática relajada mientras subíamos las escaleras al nivel menos uno con posterior llegada al piso principal.

Nos asomamos a través de la caja de escala a ver si había algo. Un comité de bienvenida se hallaba ahí.

Encendimos fuegos pirotécnicos de sospechosa calidad hallados abajo, colocándolos en el suelo para posterior verlos salir disparados alborotando el ambiente.

Causando estragos entre los Reanimados, nos escabullimos de la mayoría, salvo unos pocos quienes iban pisándonos los talones.


“¡Maldición! ¡Ryza! ¡Tu sigue avanzando!”


Había tropezado de manera estúpida, quedando parte de mi pie trabado en algunos escombros. Estaba preparada para lo peor, decidida a volver incluso con un pie o brazo menos de requerirlo.


“No lo permitiré”


Esa chica en un parpadeo pateo a los reanimados dándoles vuelta la cabeza a cada uno. Cualquiera dudaría de la potencia proveniente en esas delgadas piernas… tomaré nota de no provocarla.

No solo ella intervino, escondida tras un pequeño mueble saltó una diminuta figura abalanzándose sobre otros reanimamos fuera de nuestro rango de visión. Nunca creímos verla actuar de ese modo.


“¡Hermana Amanda! ¡Hermana Ryza!”


Sí, la pequeña se había escondido. En sus manos estaban dos de los cuchillos extraviados en casa… sin embargo, no comprendíamos como fue capaz de eliminar muertos tal cual lo acababa de hacer.

Dejando de lado ello, la cargué entre mis brazos huyendo las tres juntas, rogando perder el rastro.

Continuaban hostigando peor que un acosador, se sumaban más en esa persecución. Mi compañera arrojo unos cuantos petardos entorpeciéndoles el camino ganando tiempo.

Avisando a través de aquella radio alertando nuestra ubicación segundo a segundo, los pocos soldados en condiciones se asomaron a apoyar descargando cartuchos completos generando bajas notorias.

Otros arrojaban granadas limpiando áreas mayores, aprovechando esa instancia misma subiendo al segundo nivel librándonos así completamente de ellos. Revisamos el punto demarcado, siendo el cuarto piso donde subimos utilizando el ascensor.

Tras abrirse la puerta, se encontraba demasiado tranquilo, sin nada a la vista… era sospechoso. Caminamos con la guardia en alto, como si psicosis sufriéramos a su vez la pequeña tomaba esta situación similar a un juego.


“Pequeña Chloe, ¿Quién te enseño a pelear de esa manera?”

“Mi hermano Alexis! Fue poco después de conocernos, es un poco duro como maestro, pero nunca dejó de preocuparse por mí. Recuerdo hubo noches donde no dormía vigilando no se metieran muertos”
“Ya veo, parece ser un buen chico. Es curioso, por alguna razón el nombre me es nostálgico…”
“Ha vamos, ni si quiera lo conoces para tener nostalgia por él”
“Aquel chico no tiene nada en esto… solo es el nombre lo que tiene mi atención”
“¡Casi lo olvido!¡ Mi hermana Amanda suele hacer enojar mucho a mi hermano con lo desordenada que es!”
“¡C-Chloe! ¡N-No debes decir eso!”


Esas dos se burlaban en mi propia cara, suerte estaba desolado hasta ahora.

Minutos más tarde fuimos a dar con el punto en cuestión, esa oficina de mala muerte donde jamás creí poner un pie en mi vida.

La puerta se encontraba levemente abierta… posterior a ello nos dimos cuenta la presencia de huellas en el suelo. Nos miramos unas a otras antes de entrar con extrema precaución.

Varios “Reanimados” yacían desperdigados a lo largo de la habitación, junto a dos cuerpos avistamos al teniente arrodillado. Percibimos un tenue sollozar desde donde estaba.

Se volteó a vernos con frustración… comprendimos de inmediato ambas lo ocurrido, a primera vista creyeron lograba mantener firmeza, cuando por dentro estaba resquebrajándome a más no poder.


“A-Amanda… Tu…”
“Cuales fueron sus últimas palabras teniente…”
“Ellos dijeron; estábamos consientes de las consecuencias. No nos arrepentimos de nada, solo les encargamos la antorcha del futuro a la siguiente generación”


Sonreí reconociendo esa manera de expresarse, aproximándome, tapando sus ojos cerrados con algún trozo de genero decidí entregar mis respetos. Luego de suspirar decidí avanzar hasta el panel de control buscando los reportes.

Ya vendrían los tiempos para lamentar las perdidas, no estábamos en momentos de flaquear ante frentes desalentadores, cosa que siempre el viejo repetía.


“Hermana… ¿Estas bien?”
“Sí… Tu tranquila Chloe. Una vez salgamos de aquí voy a requerir toda tu ayuda”


Forzando mis capacidades a mantener el foco, daba vuelta a montones de cosas al interior del equipo. Tras varios minutos, Kai logró acceso remoto agilizando la búsqueda.


“No pienso quedarme atrás, También quiero ser parte en encontrar respuestas”
“Es bueno tenerte de apoyo Ryza. Si te soy sincera, me agradó cuando cruzamos nuestras primeras palabras frente a la máquina expendedora”
“¿Frente a una máquina expendedora? Puede ser que no lo recuerde por mi amnesia parcial… Sin embargo, me conforta volver a tener un equipo”


Tardando una hora con veintitrés minutos dimos con el susodicho reporte… las primeras imágenes resultaban confusas. Grabaciones actuales del mundo mostraban sitios plagados de muertos, otros de personas peleando y algunos sin rastro de vida.

Varios factores no concordaban. Si entendimos que la situación global era similar a la de Japón, pero a la vez diferente.

La pequeña se apegó a un costado mío, la alcé entre mis brazos sintiendo su deseo sobre querer mantenerse cerca tras vivir lo mismo que ella. Afectando el estado en el cual intentaba sostenerme.



“Solo tengo una duda, si bien todo el mundo estaba devastado… ¿Existe la probabilidad de encontrar países a salvo? ¿Alguno de ustedes tres tiene idea?”
“Buenas tardes teniente, habla Kai, quien escribió los primeros reportes escondidos y dejo el sistema intentando captar esas imágenes. Si mis hipótesis son correctas, tenemos esperanzas sobre la existencia de países aún conservados sin presencia de Zombis”
“Gracias jóvenes, saber que mis superiores no dieron en vano su vida me reconforta. A partir de ahora, estoy a su completa disposición por el éxito del operativo”


Tras dos bajas importantes, recuperamos un alma perdida quien va a ayudar a sacar esto adelante.

En eso, alguien interrumpió anunciando se abriría finalmente el reporte bajo el titulo; Conservación, solo algunos.





Autor: Ronin

Coautor: Byleth





--Durante ese mismo instante, otros planes se montaban a la lejanía--

¡Porque de todas las personas en el grupo debía ser él! Duerme mucho, es apático, no tiene sentido de la moda y, por si fuera poco, suele hacer oídos sordos…

“Tu fuiste quien propuso resolver las cosas mediante emparejamiento sacando palos de esa caja”
“¡Como iba a saber que acabaría contigo en esto! ¡No debí mantener la boca cerrada!”
“Denme un respiro… tampoco estuve de acuerdo con la idea. En fin, será mejor llevarnos bien si queremos llegar con vida”


Ambos nos encontrábamos al interior de un edificio abandonado en Nagoya, tuvimos cierto percance durante el escape tras ser perseguidos por un “Panzer”.

Habríamos cruzado palabras contadas veces aquella ocasión donde junto con Taiyo fuimos apartados del golpe del “Berserker”.

El silencio del ambiente solía molestarme dado no soy de cosas aburridas… comprendía la situación actual en el mundo, sin embargo, odiaba esto.


“Aina…”
“Que quieres ahora, no estoy de ánimos”
“Vale, no te molestaré. Eso sí, recuerda que cualquier cosa, debemos mantener comunicación”
“Haz lo que quieras…”


Quería volver a casa... o al menos al sitio donde permanecíamos. Si no estaba mi amigo, al menos el rubio cabeza hueca o Yuuki para tener compañía. Jamás lograremos un vínculo entre una joven promesa y un adulto amargado.


“¡Un Segundo! ¡Acaso vas a dormirte nuevamente!”
“Tomara tiempo se caliente el almuerzo, hasta entonces repondré energías”


Tanto le agotaba manejar esa motocicleta desde Shinjuku hasta Nagoya, estoy segura puedo hacerlo mejor que él.



¡También puedes contactarnos a través de Facebook y/o Twitter!

Star Core Novel - FB
https://www.facebook.com/Star-Core-Novels-115471613641373

SCN - Twitter
https://twitter.com/Ronin68178795

Extendemos la invitación a leer
•|||Glazbeni Arken|||•
Donde la fantasía cobra vida y las aventuras inician
∆•~~~~~~~~~~~~~~~|||×|||~~~~~~~~~~~~~~~•∆
 

Meijin Wanderer
Registrado
8 Ago 2019
Mensajes
72
Offline
Capitulo IX (XL)

Miedo…



Frente a la pantalla se desplegaba todo el contenido de había estado esperado. Creyendo de manera inocente que vendría algo bueno, acabó siendo en parte una bofetada sin previo aviso…


“¡Espera un segundo! ¡Debe ser una broma de mal gusto! ¡Como puede ser si quiera posible que este mapeo se encuentre actualizado! Amanda, Ryza… Díganme que estoy viendo mal por favor”
“¡Tú también lo estás viendo desde la comodidad de tu sillón holgazán! ¡Por lo menos ten la decencia de parecer genuinamente sorprendido! ¡Vamos, tú también dile algo Ryza!”
“Relájate Amanda, exaltarte te dañara la piel y más. Por otro lado, Kai… según este sistema, la última actualización fue de hace una hora”


Revisando como se estipulaban diversas situaciones, notamos la gravedad del asunto. Partiendo con la caída de los países grandes frente al descalabro e irónicamente, los no pertenecientes al primer mundo se encontrarían comprometidos en menor medida.



“La situación a nivel global ha sido un total desastre. Desde el incidente ubicado en la sede japonesa junto al posterior aislamiento del país entero, se inició una trifulca global saqueando diversos puntos en varios países.
Sin embargo, después de un año, iniciaron los primeros casos al interior de residencias particulares. Ello solo agravó el esparcimiento por ubicarse en recintos de acogida, barrios residenciales o centros públicos.
Todo el daño provocado elimino gran parte de Norteamérica y parcialmente a Centroamérica, respecto al resto del continente se desconoce… sectores reducidos pertenecientes a Europa aún se sostienen en la actualidad. Respecto al continente asiático, cayó poco después que el resto y por su parte África y Oceanía no figuran en el presente reporte.
Quien lea esto, sea advertido de los peligros que se avecinan, alteraciones en ADN inestable fue determinado como causal de aquellos denominados “Divergentes”. Dentro de la escases misma en los estudios realizados a los seis meses después del inicio de la catástrofe, aceptamos ese como punto de partida, más no el detonante del “Origen” mismo respecto a las cepas.

Reporte no oficial, parte 2.
Conservación… solo algunos

Code: U



Comprendimos la gravedad del asunto, eso sí, dejaba claro la existencia de vida en ciertas partes. La interrogante apuntaba a que causo ese “Origen”, los continentes restantes y esas “Variantes”


“¡¿QUE DEMONIOS ACABA DE OCURRIR?!”
“Tu perdiendo la compostura… ¡Fufufu! Desearía tener los ánimos para grabarlo”
“¡Acaso no te diste cuenta rubia fabricada! ¡Este no es mi reporte! ¡Peor aún, esta información es desconocida!”


Tardamos varios segundos en reaccionar los tres adultos presentes ante sus palabras. Pensando en un inicio sería mera broma, siendo no este el caso.

Dimos inicio al respaldo de sistema e información residual, cualquier posible cosa pendiente tendríamos que dejarla para analizar con calma tras limpiar el área.

Fue ahí donde se complicaron las cosas… escuchamos junto al teniente a través de un antiguo equipo de comunicación a sus soldados solicitando con urgencia su presencia.
Retornamos acompañándolo al primer nivel nosotras tres ya sin presencia de peligro alguno.

Un joven soldado informaba respecto a un hallazgo detrás de una pared hueca, jamás vimos algo similar. Aquello con forma de capullo nos colocaba los pelos de punta simplemente de pensar que podría contener.



“Carguen C4 en todo el perímetro alrededor de la habitación y esperen órdenes. Mantengan la distancia sin importar lo que ocurra, debemos tener en todo momento la máxima precaución frente a esta cosa”
“¿Puedo hacer los honores, teniente? ¡Prometo será digno de película de acción!”


Cerró sus ojos suspirando, sostenía el puño levemente cerrado además de tembloroso.


“Solo esta vez, dado mi superior ya no se encuentra entre los vivos… Al menos dejare que alguien cercano tome su rol”
“Gracias…”


Sostuve el detonador con precaución. Esperando la orden, la cual no tardó en presentarse después de que eclosionara una aberración.

Un muerto cuya forma y tamaño superaba al “Panzer”, dos cabezas a medio fusionar unidas a un torso cuyas dimensiones equiparaban a un adulto, con ocho brazos emergiendo desde aquella base contando al menos con cuatro a cinco articulaciones por cada uno, acabando en lo que pareciera ser un pequeño apéndice.

Accione el detonador acorde a como se me indicó, esa cosa chillaba hasta causar dolores de cabeza a medida que sufría el impacto de las explosiones.

Luego de disiparse la cortina de humo notamos se encontraba intacto… los soldados no tardaron de abrir fuego sin limitaciones, incluyendo RPG, granadas o aquello al alcance de la mano.



“¡Vamos a liberar este sitio cueste lo que cueste! ¡Somos la última línea de defensa en esta parte de la isla!”


El retumbar del discurso subió la moral de quienes participaban, incluso si el daño infligido era poco y la alimaña respondía con mayor agresividad, nadie escapaba.

Fue hasta ese segundo inesperado donde su enorme tórax realizó una apertura engullendo un soldado entero… todos mantuvieron firme aquel deseo de victoria, aplicando cada táctica aprendida con tal de no ser alcanzados.

Varios cayeron de sorpresa siendo tragados en una pieza, dando resultado el aumento de aquel apéndice.


“¡Amanda! ¡Cuidado!”
“¡¡¡RYZA!!! ¡¡¡CHLOE!!!”
“¡HERMANA!”


De cada rostro emergió una extensa lengua comportándose como un látigo atrapando a la pequeña por un lado y también a la chica con amnesia parcial tras apartarme del camino.

Todo fue tan rápido… a penas convencida del hecho de verlas caer dentro de esa cosa…

Caí de rodillas al piso, lagrimas descontroladas corrían por mi rostro. En mi pecho un huracán de frustración impedía dejar salir cualquier sonido, ahora si había sido destruida.

Varias imágenes pasaron frente de mi memoria, desde cuando entraba a la dulcería, los veranos en esa casa enorme hasta los del primer encuentro con ambas… jamás me di cuenta del tiempo perdido frente al shock.


“¡Reacciona! ¡Escúchame y vuelve inmediatamente!”
“Otra vez no… No podemos dejarte un segundo sin compañía por lo visto”


Sentía esas palabras distantes, imposibles de alcanzar o ser alcanzada. Mi cuerpo no respondía, estaba horrorizada perdiendo cualquier atisbo de voluntad…

Cesaron los disparos o explosiones desmesuradas de la nada, alce la cabeza con la mirada perdida recibiendo un librazo gratis.

Ese dolor ayudó a centrarme además de volver en sí, tratando de entender que intentaban hacer los soldados, su encargado intervino.



“Vaya, pensar los libros tendrían esta utilidad hoy en día. A cierto, dejando de lado las bromas joven Kai, explícale lo mismo”
“Tal como dijo el teniente, estudiando su comportamiento, deducimos intenta alimentarse tras “Nacer”. Sin embargo, gracias a la cámara térmica de las FAD, notamos uno de los cuerpos al interior no deja de moverse y curiosamente es pequeño”
“¡U-U-U-Un segundo! ¡Estas diciendo aún se encuentran vivos! Iré inmediata-!”
“¡Quieta señorita! ¡Primero escucha, mientras mis soldados intentan reducir su movilidad primero!”


Prestando atención al resto de la explicación, buscaban sacar a quienes estaban dentro a la fuerza para posteriormente introducir cargas de dinamita a su interior.

Requiriendo entre 60 individuos adultos por lado facilitando la inmovilización, vendría quien buscaría la apertura del tórax.

Tomé ese rol, habiéndome preparado antes, usé tanto mi bastón al igual que escombros pesados movidos gracias a la ayuda de quienes estaban presentes bloqueando el cierre voluntario de esa cavidad.

Otro soldado ató una gruesa cadena a mi cintura mientras la mitad de mi cuerpo se adentraba a ciegas sacando a un individuo por vuelta. Quienes, salieron primero, fueron los últimos en ser tragados envueltos al interior de una membrana.

Repitiendo el proceso cerca de doce veces bastó para traerlos a todos.


“¡Estamos listos! ¡Hora de la segunda parte!”
“Bien hecho señorita, ahora el resto carguen hasta el último explosivo! ¡Quiero ver tripas volando por los aires!”


Cuando piensas ver cuan desquiciado se puede ser, aquí descubrí que no existen límites. Los enfermos sumaron tanques de gas en conjunto para que esa cosa inflamable se extinguiera…

Ataron cadenas a ese enorme cuerpo, depositaron escombros pesados encima impidiendo toda acción. Minutos habría durado este encuentro, sintiéndose equivalente a años.


“¡A resguardo! ¡Esto se pondrá intenso! ¡Haga los honores jovencita!”


Mientras presionaba el detonador, miraba con odio a la cosa sufrir mientras su apéndice se inflaba violentamente ante las reacciones en cadena. Conforme aumentaba esa expansión, la piel empezaba a abrirse hasta reventar repartiendo tripas por doquier.

Se acabó… es nuestra esta instalación otra vez.

Ya calmada, abrace a la pequeña y a Ryza sin despegarme de ambas luego de que fueran liberadas. No paraba de llorar… tuve miedo, desesperación, creí haberlas perdido para siempre.



“¡Estamos bien Hermana! Algo sucias por esta cosa viscosa, pero aquí estamos”
“¡Ustedes!… ¡Ustedes dos! ¡No vuelvan a darme esos sustos! ¡Por favor!”
“Tranquila, nos aseguraremos de tener cuidado la próxima vez”


Parecía una niña a ojos de quien viera mi estado actual, nunca llegue a pensar mostrar mi lado vulnerable en público.

Habrá sido cosa de cinco minutos luego de explotar a eso cuando alguien advirtió tener cuidado dado se estaba levantando.

Nadie daba crédito a ello, era impensado que tal aberración tratase de alzarse. Estaban todos exhaustos si quiera para pelear, desabastecidos de munición y ahora vuelta a pelear…

Veíamos como a duras penas se aproximaba mientras abría su tórax en un intento desesperado por engullirnos. ¿Acaso enfrentábamos al mismismo demonio encarnado?


“¡Justo así te quería agarrar muerto endemoniado!”


Sosteniendo un racimo improvisado de 4 granadas de mano, aquel subalterno de mi abuelo removió los seguros respectivos arrojando esas ultimas unidades a su interior.

Explotando a destiempo, causaron daño suficiente para acabar aquella cosa. Saltando toda orden de cese al fuego conjuntamente a la alerta de peligro.

Felicidad junto a tristeza inundaron el ambiente, bajo toda perdida se lamentaban quienes ya no contaban con sus compañeros a su vez intentaban mantener los ánimos sabiendo lo que se avecinaba.

Durante las horas venideras tras esparcirse la noticia sobre la victoria por parte de los vivos, los residentes fueron a colaborar entre felicitaciones y contención. Todos movían en equipo aquellos cuerpos de los difuntos, formándolos uno al lado de otro previo al entierro.

Siendo laboriosa dicha tarea, terminó cayendo la noche finalizando con los últimos, ese silencio se rompía por quienes traían consigo cargamentos de comida. Llevando a cabo esa celebración recordando a los caídos durante el día de hoy, no faltaron quienes se embriagaron pronto haciendo el ridículo…

A pesar de lo acontecido, me sentía tranquilla. Perdí algo irremplazable durante esta travesía, contrario a ello, recuperé también a dos personas las cuales creí que jamás volvería a ver.


“Lamento no haber sido lo suficientemente fuerte para salvarlos jovencita”
“Tranquilo teniente, ellos estaban cocientes respecto a los riesgos. Conociéndolos, deben estar causando alborotos donde quiera se encuentren”


Se largó a reír apenas escuchó mis palabras, tomando asiento a mi lado en pleno césped. Observaba tanto a Ryza como Chloe quienes dormían sobre mis piernas imperturbables frente al bullicio.


“Ya viene siendo hora de llevármelas, ¿No le molesta si me voy en el vehículo que nos trajo?
“Usualmente no lo permito, pero haré una excepción esta vez… No hagas que me arrepienta quieres…”


Cargando a la pequeña y despertando a la otra, nos retiramos hasta ese departamento donde seria nuestra última noche.
Envuelta en plena oscuridad, lloré hasta caer junta a esas dos perdiendo toda noción de la realidad.






Mientras tanto…

La verdad, en un inicio dudaba respecto del funcionamiento de los equipos entre todos por debido a la distribución azarosa. Contrario a mi pensamiento anterior, ambos hermanos fueron bastante agradables.

El menor suele traer problemas dada su pésima orientación mientras su hermana a calmado su carácter fuerte a algo dócil… manteniendo cierto salvajismo aun…



“Espero se encuentren bien Al y Aina, desde que nos asentamos en un sitio, no recuerdo que estos cruzaran palabras”
“Tengo ese mismo temor, conozco a mi amiga desde hace años y su personalidad explosiva hasta a mí me da problemas”
“Por cierto, mantente en el carril central Taiyo, cambiar a cada rato es molesto”


Todo porque no saben conducir… en fin, temía fuera peor la situación hasta llegar al punto, aprovechare estos momentos de paz antes que me caiga encima la con complejo de Idol…


“El cruel destino nos pone a prueba una vez más. Pero a aquella joven compañera junto a mi demoniaco rival seguro volverán tarde o-”
“¡Quieres dejar de hablar así por un momento!” (x2)
“¡V-Vale!”


Es verdad, Aina puede ser bipolar o caprichosa todo el tiempo. Muchas veces destruye los nervios del resto con facilidad… no puedo dejar de preocuparme por ella, al fin y al cabo, compartimos toda la vida juntos.

Ahora en esta separación, espero ella logre aprender aquello jamás pude enseñarle, lamento volverme una carga con esa petición Alexis, pero no tenía a quien más recurrir.

Ella es una buena chica, algo incomprendida en cierta forma. Por favor, ayúdame a hacerle ver que no puede continuar así.



Autor: Ronin
Coautor: Byleth





¡También puedes contactarnos a través de Facebook y/o Twitter!

Star Core Novel - FB
https://www.facebook.com/Star-Core-Novels-115471613641373

SCN - Twitter
https://twitter.com/Ronin68178795

Extendemos la invitación a leer
•|||Glazbeni Arken|||•
Donde la fantasía cobra vida y las aventuras inician
∆•~~~~~~~~~~~~~~~|||×|||~~~~~~~~~~~~~~~•∆


 

Meijin Wanderer
Registrado
8 Ago 2019
Mensajes
72
Offline
D.W-A Vol.3

Capitulo X (XLI)
¡Sendai!



La pena posterior a cada perdida fue bastante dura, costaba asimilar aquel hecho reciente. Desde que todo se fue por al tacho de la basura, jamás había sentido miedo hasta ese momento donde me arrebataron a Chloe.

Comprendía un poco mejor a mi estudiante ahora y por qué Yuuki fue capaz de apaciguarlo de la manera en que lo hizo. Viene siendo hora de cambios, sobre todo ahora que vamos zarpando de regreso, con desembarque en otro sitio.

El acorazado era gigantesco, dada su envergadura no se agitaba lo suficiente como para marearme. Recorriendo los rincones de este ayudaba a acortar los días de viaje, siempre había algo que hacer.



“¿No deberías estar durmiendo a estas horas? Tus compañeras hace rato se fueron a su camarote”
“Gracias por la preocupación teniente, solo estaba revisando las imágenes y documentos recuperados de aquel día. Lo que quiero saber es el origen del caos en sí”
“Interesante, sin embargo, dudo sea útil a estas alturas esa información”
“¡Corrección! ¡Comprender las razones del porque es la clave para dar con la solución! Siempre hablábamos de eso con un estudiante mío”


Se largó a reír de la manera en que solo él podía hacerlo, después de todo, también estaba interesado en descubrir tras ser testigo del reporte.

Desde el interior de su abrigo sacó una carta sellada, dando instrucciones de solo abrirla cuando contara con tiempo luego de encontrarnos en tierra firme. Planeaba retornar a cuidar de la ciudad por lo cual no sería capaz de acompañarnos a partir de este punto.

Finalizando la conversación, comentó que llegaríamos al amanecer desembarcando en pleno puerto. Según primeras especulaciones por nuestro anfitrión, no parecen avistarse muertos en general.

Continué durante un rato más prestando atención a los videos ya media dormida, pausando casualmente en un minuto particular aparecía una figura humana saliendo del interior de una casa caminando y despidiéndose con normalidad.



“¿Es… lo que creo que es? Seguro estoy alucinando…”


Suspendí el equipo frente a mí volviendo al camarote ya decidida a dormir. Deje las cosas sobre un pequeño escritorio, dejándome caer sobre una pequeña cama cayendo sin dar pelea.

Pasaron las horas hasta ser despertada por una pequeña buscando su desayuno… tal como solo ella lo haría, lanzándose sobre mi abdomen sin mucha delicadeza.



“Veo que al fin despiertas Amanda, la pequeña no quería ir sin ti. Casi lo olvido, llegamos al puerto de Sendai, deben estar realizando los preparativos finales antes de dejarnos ir”
“¡Vamos a ir a otra aventura! ¡Yeeeeey! Solo espero no aparezca otra de esas cosas gigantes, ¡Fue asqueroso!”


Esas dos se habían hecho buenas amigas, aparte, no comprendía como podían ser tan activas desde tan temprano. Normalmente soy de despertar cerca de media mañana…

Ambas sujetaron mis muñecas llevándome a rastras, ignorando toda opinión o el dolor tras la plancha acometida por cierta enana. Preferí no oponer resistencia dado el inevitable destino que aguardaba.



“Solo espero sea tranquilo… ¡No quiero pelear por un tiempo después de ver esa cosa! ¡Ni en mis peores pesadillas creí imaginar algo como eso!”
“Buenos días, señoritas, ya era hora de que se levantaran. Permítanme ponerlas al tanto respecto a las sorpresas que hemos preparado”
“¡Yey! ¡Sorpresas!”
“Veo una pequeña de buenos ánimos, ¡Jajaja!”


Aquel teniente la cargó entre sus brazos para dejarla sobre sus hombros, fue sorpresivo que mostrara esa faceta de cercanía con los niños.

Durante el recorrido nos enteramos sobre las reparaciones de la Hummer tanto en su estructura externa como interna, reemplazando piezas dañadas y la implementación de neumáticos nuevos a prueba de pinchazos. También nos dotaron con unas cuantas armas de fuego menores y unas cuantas cargas de munición.



“Escuchen, durante el monitoreo a lo largo de estas horas confirmamos la escaza presencia de muertos. La sede de aquí se encuentra ubicada aproximadamente a una hora de viaje, no bajen la guardia aún si ven todo a su favor”
“¡Cuente con ello!” (x2)
“Una cosa más señoritas, quiero que sepan fue un gusto tenerlas de nuestro lado. ¡Desde hoy tienen prohibido morir, es una orden absoluta!”
“¡Entendido!” (x2)


Aquel amable teniente bajo a la pequeña entregándonosla en nuestros brazos, esperó a estar listas al interior del vehículo para bajar la rampla. Tras eso, procedimos nuestra ruta finalmente en Sendai.

“Sino mal recuerdo, esta sede debería estar ubicada en el antiguo ayuntamiento de la ciudad. Nunca tuve la oportunidad de ir, mejor dicho… me tenían prohibido ingresar”
“Eso te pasa por hacer experimentos a lo tonto y loco, ahora deberías comprender el porque te apodaron la caótica de H.L”
“Sobre eso Ryza… ¡Diré en mi defensa jamás haber comprometido la integridad de un tercero! Creo… ¿Quizás…?”
“Un recordatorio sobre que el área administrativa e investigación se ubica en la universidad de Tohoku, eso es algo básico que todos los funcionarios saben”


Mantuve mi mejor expresión intentando aparentar que sabía ello, siendo delatada por la inocencia de una niña quien aprendió a conocerme bastante bien.

Por parte de la enana riéndose de mí, la otra chica me regañaba a su vez comenzaba a dar esa charla sobre lo minino a saber sobre la institución donde desempeñamos nuestras funciones.

Todo el camino fue aburrido sin presencia de nada, comenzaba a creer que la vida nos recompensaba luego del embate de ese zombi aracnoide.

Oímos a través de una pequeña radio de comunicaciones una voz intentando comunicarse. Mucha estática interrumpía reiteradas veces, la chica amnésica reflejaba su lado obstinado intentando dar con la frecuencia.

Los varios intentos fallidos valieron la pena, dando con ello finalmente. Era un hombre quien hablaba, parecía algo malhumorado a primeras impresiones, intente comunicarme también a ver si ocurría algo.

Su respuesta fue instantánea, sin titubear adicionalmente a ir se frente. Casi podía sentir su mano sobre mi cabeza.



“¡Un segundo! Esa voz… ¡AMANDA!”
“¡Miren lo que nos trajo el gato! ¡A que no sabes la última noticia!”
“Dime no hiciste volar por los aires la Hummer o que le pasó algo a Chloe…”
“¡Nada de eso! Todo lo contrario, logramos recuperar el reporte número dos. Contrario a lo planeado, el contenido era diferente del cual Kai mencionaba”


Un silencio incomodo se presentó, pareciera escucharse cierta discusión de fondo entre dos personas. Alexis era evidente, pero la otra voz no pareciera ser la de Yuuki.

Regresando a la línea, explicó el plan de acción tomado respecto a adelantar la búsqueda separándose en dos grupos. Dejando todo en manos del factor suerte, su dupla acabó siendo la revoltosa bipolar Aina.

No se llevan bien al parecer, debido al carácter explosivo e impulsivo de ella, lo cual ya ha generado complicaciones desde que salieron del punto de reunión. Actualmente están escondidos evadiendo un “Panzer” diferente de los anteriores.

Mantuvimos aquella platica durante cerca de dos horas hasta llegar a nuestro destino, decantando por ir a la universidad.

Oí sus risas tras mencionar el establecimiento, aunque no comprendía cual vendría siendo la relación entre ese sitio y su comportamiento.



“¿Estas bromeando verdad? Profesora, sabes cuánto te aprecio, pero acaso olvidaste que ahí fue donde se impartieron las primeras clases del magíster… estabas hasta presente”
“De haber estado presente lo recordaría, no tengo problemas de memoria”
“Cualquiera bajo los efectos del alcohol tras beber mucho podría no recordar nada de lo hecho previamente”


Comencé a ver mi rostro tornarse rojo en el espejo retrovisor, ciertas lagunas en medio de esas memorias afloraban. Ahora sí estaba avergonzada a tal punto donde lo único que quería era pelear contra hordas de muertos.


“Tu voz me suena familiar joven, sin embargo, a pesar de mi amnesia, fui testigo de lo acontecido ese día y esta rubia caótica jamás debe volver a estar ebria”
“Concuerdo, espero no sea mucho pedir esto de mi parte. Por favor, cuida de mi profesora y la pequeña Chloe”
“¡Ustedes dos dejen un segundo de burlarse de mí!”
“¡Jamás!” (x2)


Ya habiendo cesado el cruce de palabras, estacionamos el vehículo al interior mirando hacia la salida en caso de emergencia. Preparamos armamento con bastante munición a cuestas, no queríamos repetir ese sufrimiento ante esa cosa grotesca.

Tras bajarnos, hasta donde se veía estaba desolado, solo nosotras tres ingresando a paso lento.

Las mesas y sillas envueltas por gruesas capas de polvo, cortinas rasgadas, alfombras llenas de moho y el piso de madera hecho un desastre al parecer por filtraciones en cañerías ubicadas debajo a este.

El campus ya no era ni la sombra de lo que fue en su pasado, ahora era una mera estructura abandonada.

Las computadoras ubicadas en el ingreso estaban destruidas, cada venta rota sumado al potencial peligro frente a inestabilidad en el voltaje generalizado.



“Debemos apresurarnos, tenemos la ventaja esta vez”
“Exacto. Síganme las dos, llegaremos pronto dado el mapeo del sitio sigue en mis memorias”
“¡Jiji! Mi hermano suele reprenderme mucho si me aparto de su vista”


Luego de esas palabras, Ryza la tomó de una mano evitando alejarse una de la otra.


“Es normal pequeña, con el peligro que hay en estos momentos, lo que menos quiere es que te ocurra algo”
“¡Y por eso mismo lo quiero mucho! Desde que me rescató ese día, he querido hacer algo por él”


Quién lo diría, esa chica tiene bastante afinidad con los pequeños, debo reconocer me equivoque a fin de cuentas creyendo era tan seria.

Nos hizo una seña indicando detenernos tras avanzar al ala norte, ruidos reiterados alertaban la presencia de peligro.

Arrojé hacia esa misma dirección un pequeño escombro intentando hacer salir a lo que se encontrase ahí… vimos salir a toda prisa dos cosas pequeñas, resultando solo ser un par de gatos negros asustadizos.



“Falsa alarma, podemos respirar tranquilas”
“Diría fue una estupidez hasta cierto punto, lo importante al menos fue que salió todo bien. Lo dejaré pasar”
“Vamos, no seas tan seria mujer. Espera ¿ya llegamos?”


Ella empujó la primera puerta a la derecha luego de ingresar a la unidad de investigación. Cubierta bajo grandes telares se hallaba el equipo utilizado en este establecimiento, habiéndose conservado dada la falta de exposición al medio ambiente.

Procedimos a iniciarlo y esperar. Mientras tanto, intentamos contactar a Kai avisando sobre nuestra llegada sin recibir respuesta en cada intento.

Indignadas, intervenimos directamente sobre el equipo buscando el documental… fue tortuoso a diferencia de los dos casos anteriores, esto debido a una enorme cantidad de iconos en pantalla.



“¡Ya van dos horas y nada! ¡Me duelen las manos de tanto teclear!”
“No eres la única, ojalá los nombres dejaran pistas… lo peor, quedan cerca de casi mil documentos más a revisar”


Tomando un descanso, vimos a Chloe aproximarse al computador con curiosidad e inocencia. Presionaba botones al azar viendo sí ocurría algo.

Durante su jugueteo carente de malas intenciones, acabó abriendo sin querer un archivo cuyo encabezado nos dejó la boca colgando…





“Mil disculpas, arrogancia de un alma cegada”


“Quien este leyendo esto, espero pueda apuntar con esperanzas al futuro… De nada sirvieron las mejores intenciones en favor del mundo si una sola mala decisión tomada por descuido o quizás creerse superior a un Dios nos condujo a este apocalipsis.

Las primeras muestras suponían ser seguras luego de pasar cada rigurosa prueba de control y ética, tomando al menos 10 años para solo ese instante. Aquel día cuando debían ser trasladadas desde el viejo continente, se vieron expuestas a emisiones de rayos X provenientes de un equipo con desperfectos sin detectar… esa vez cuando fue medida, arrojó mediciones lo suficientemente nocivas para el cuerpo humano a mediano plazo, lo cual da a entender entonces como afectaría a estas cepas de células madre en mucho menos tiempo.



Quiero creer esto acabará pronto, pero el panorama es duro. Primero fue japón, USA y las demás potencias o cualquier país con una sede de Health Laboratory presente sufrió el mismo destino en un periodo máximo de seis meses.

Tengo fe en generaciones venideras, cuyas capacidades revertirán a este devastado mundo.



Hiroma Akira, Director de H.L

Sede Japón”





Nuestras risas nerviosas dejaron en claro la frustración que sentíamos, más aún tras tener cierto grado de participación con las bases durante las experimentaciones caóticas…


Autor: Ronin
Coautor: Byleth





¡También puedes contactarnos a través de Facebook y/o Twitter!

Star Core Novel - FB
https://www.facebook.com/Star-Core-Novels-115471613641373

SCN - Twitter
https://twitter.com/Ronin68178795

Extendemos la invitación a leer

•|||Glazbeni Arken|||•
Donde la fantasía cobra vida y las aventuras inician
∆•~~~~~~~~~~~~~~~|||×|||~~~~~~~~~~~~~~~•∆


 
Arriba Pie