Original Death World - Armagedon Vol.4 (Capítulo XI (LIX) - ¡Nuevos pasos y suenan las campanas!)

Meijin Wanderer

Registrado
8 Ago 2019
Mensajes
124
Offline


Capítulo V (XXXVI)
Recién llegados



El avanzar del tiempo parecía detenerse, donde observara, el basto mar azul no reflejaba cambios. Pensar en todo ello y rememorar lo que fue un rotundo éxito, aquel escape me dejaba tranquila.

Sin embargo… comparar eso con cómo me encontraba realmente era patética…


“¿Hermana, te sientes bien?”
“Un poco… solo estoy algo mareada…”
“¡Siempre que me sentía mal, mi hermana me hacía esto para ayudarme!”


Me encontraba recostada en un camarote dada la condición presente. No lograba mantenerme en pie e incluso vomitaba seguido si bajaba la guardia.

La pequeña se sentó próximo a mi persona, deslizaba su pequeña mano a lo largo de mi cabeza con sumo cuidado. A pesar de esa sensación fatal, lentamente comenzaba a relajarme sintiendo pesados ambos parpados.

Jamás llegue a pensar la manera en que se dan vuelta los roles entre nosotras dos, son esos momentos de la vida cuando te das cuenta lo vulnerable que todos llegamos a ser.



“Gracias Chloe, hasta un adulto como yo… es vulnerable en estas instancias…”
“Descansa hermana, siempre me has cuidado en compañía de mi hermano y el resto. Ahora, es cuando yo también puedo ser de ayuda”


Caí rendida, lo último en mis memorias eran sus ya mencionadas pequeñas y cálidas manitos.

Poco a poco oía una voz lejana, se tornaba más fuerte en base a sus repeticiones. Era suave además de amable, me despertaba lentamente.



“Despierta pequeña, has dormido todo el viaje”
“A… buelito…”


Bostezaba dado que aún quería continuar durmiendo. A pesar de ello, era imposible porque estábamos llegando según explicaba, estimando uno 10 minutos máximo.

Él se retiró dejándonos solas. Tras eso, gire cambiando mi posición mirando hacia el techo, mientras la pequeña se encontraba recostada sobre mi abdomen. No tardó también en abrir sus ojitos.



“Hora de levantarse pequeña, ya estamos llegando”
“Cinco minutos más…”
“¿Quién lo diría? Se parece a esos dos en lo que respecta a dormir ¿O tal vez sería al revés?”


La cargué entre mis brazos en primeras instancias, permitiéndole continuar descansando. A pesar de su tamaño, no fue difícil desplazarme ahora a lo largo del navío ya que este se había detenido.

Pase a cubierta notando a la tripulación esperando indicaciones. Esto se debía principalmente porque traían desconocidos desde una zona considerada de alto peligro según explicaba un chico que trabajaba aquí.

Minutos posteriores subieron dos personas armadas escoltando a alguien perteneciente al área de salud. La recepción fue en parte fría, notamos con Kiandi la manera en la cual escondía sus ojeras con maquillaje.

Comprendimos ahí mismo por lo que pudo haber pasado, ante ello, facilitamos toda examinación dictaminada o sistema utilizado desde donde venían.

Volvimos al cuarto anterior junto a ella respetando la intimidad, sin perder tiempo claro está, comenzamos a ir descubriendo las zonas indicadas a medida lo solicitaba.
En un inicio fue el segmento cuello-hombro, luego brazo y antebrazo, seguido de cintura y pierna. Repitieron el proceso con la dueña de la dulcería y finalizaron con la pequeña.

Sin embargo, aún había temas pendientes… realización de controles en cuanto a temperatura, presencia de alteraciones respiratorias conjuntamente al estado del globo ocular; siendo esta última, curiosidad personal.



“¿Disculpe molestar, pero está bien el control?”
“Sí… no hay laceraciones o mordeduras, compromiso respiratorio o algo que evidente estar contaminada”
“Comprendo la mayoría de aquello que evaluó, pero me dejo la duda sobre cuáles serían las razones respecto a los ojos”
“Esto si es una sorpresa… la caótica de H.L no está al tanto… ¿Si quiera es eso posible o será idiota’”
“Ah… sigo aquí, no niego me dolió un poco eso de caótica o idiota la verdad”


La chica suspiró cerrando sus ojos, centró su atención sobre la hoja donde tomaba nota ignorando nuestra existencia. Noté cuando terminó de firmar aquel documento, realizó un segundo suspiro reflejando ya cansancio.

Levantándose de su asiento ya finalizado el proceso, procedió a retirarse, no sin antes voltearse a esclarecer el veredicto; Están aprobados, índice de peligro inexistente.

Respiramos aliviadas tras escuchar sus palabras, salir en medio de la estampida de muertos fue divertido, aunque no lo volveremos a hacer… ya está pactado entre las tres. (o quizás sí)



“¡Entonces ya podemos bajar! ¡Puedo ir sentada adelante otra vez!”
“No hay problema, pero pórtate bien con mi abuelito. ¿Prometido?”
“¡Prometido!”


Chloe salió corriendo cargada de energía, sujetando la mano de quien nos trajo hasta donde estamos. Verlo interactuar de esa forma como si de una bisnieta se tratase me emocionaba un poco.

Subimos al vehículo ya alcanzando tierra para continuar en plena travesía, no sin antes ser advertidos por personal armado sobre zonas de alto peligro.

Explicaban explícitamente a nosotras manteniéndonos al tanto como estaba manejada la situación en el presente sitio. Esto con la finalidad de evitar propagaciones descontroladas.

Siendo un primordial sector restringido, el área abandonada de H.L. Cercada y vigilada 24/7 en un radio mínimo de medio kilómetro por unos cuantos tanques conjuntamente a personal a pie.



“¿Han visto a algún muerto entonces merodear cerca?”
“Solo por esta vez le diremos esa información. Efectivamente, aunque los casos no lograron darse como lo fue el resto del país, pero unos cuantos se escaparon a tiempo para desgracia”
“¡Comprendo! ¿Y por eso mismo bloquearon sitios específicos evitando contacto entre vivos con muertos?”
“Correcto. Suelen aparecer de manera eventual, dando siempre problemas ya que no son fáciles de eliminar”


Suponía intentaban llenarles la cabeza de munición sin éxito considerando toda posible película. Una opción válida, siendo un retundo NO en este caso a raíz de la causa misma.

Al parecer, ingresar seria tarea difícil. Contábamos con tiempo si queríamos planificar maneras de vulnerar la custodia. Ahora la parte difícil, ¿De qué forma lo hacemos? (¡A mí no me miren, ustedes están para ayudarme también!)



“Disculpe mi intromisión señor soldado, ¿Existe alguna posibilidad de ingresar al sitio perteneciente a Health Laboratory?”
“Es área restringida jovencita, no existe forma”
“¡Tengo treinta y cinco! Se que parezco de veinte, pero tampoco es para tanto”


Tras oír la forma de expresarme, se incomodó un poco. Estaba notoriamente nervioso mientras fijaba la mirada.

Fue ahí donde un reto provino desde adelante hacia donde me encontraba, solo esa forma de hablar conseguía hacerme callar sin esfuerzo.



“¡Compórtate un momento nieta, no vez incomodas al soldado raso!”
“¡A la orden!”
“Lamento el actuar de esta chiquilla, a pesar de su edad, sigue siendo algo peculiar”
“N-No se preocupe, no hay problema”
“Por cierto, puede avisarle al teniente que su viejo colega lo estará esperando”


Asintió mientras ambos parecieran reírse, juzgando su actuar debían de haberse conocido antes de llegar.

Una vez se despidieron, emprendimos rumbo hacía lo que aparentaba ser un mero rumor entre supervivientes, siendo una ciudad todavía en pie hasta cierto punto. Cosa imposible hasta no verse.



“¡Mira! ¡¿Esas son vacas señor?!”
“Exacto pequeña, pertenecen a una granja cercana. Suelen dejarlas merodear los extensos prados que puedes ver”
“Hace mucho no te veías tan jovial, en verdad los nietos nos traen alegría a nuestras vidas. Todavía recuerdo cuando llegaste con Amanda de pequeña a mi tienda, te derretías viéndola asombrada ante los estantes llenos”


Las cosas se tornaron interesantes escuchando hablar de sus pasados, llegaron incluso mucho más atrás hasta remontarse a sus años jóvenes. Jamás llegue a pensar cuan destructivo fue mi abuelo junto a su compañera.

Dudaba a ratos sí la existencia de los zombis o ellos implicaba mayor riesgo a la humanidad. Unos van tras ti considerándote comida, contrario a ello, aquí solo un par contaban con antecedentes desastrosos…

Desde robarse un tanque, saltar de un avión con paracaídas defectuosos, etc. Claro, sin dejar de lado lo que contaron antes de venir.
Pase de encontrarme curiosa por sus discusiones sobre cómo fueron los hechos a anonadada al ingresar a la ciudad.



“¿Estoy soñando verdad? Ahora lo veo y puedo confirmar era verdad”


Edificios conservados por el paso del tiempo, locales comerciales abiertos, restoranes e incluso tiendas de ropa. Me entraban esas ansias desenfrenadas de lanzarme entre tanta tela buscando el último grito de la moda junto a Yuuki por alguna razón.


“Vaya, vaya, tu pequeña se está comportando igual a una cachorrita encontrándose con su dueño después de mucho tiempo”
“¡Q-Que estás diciendo Kyandi! ¡N-No es que en realidad tenga ese impulso de comprar!”
“¡Te conozco desde hace años ternurita! ¡Sabes que a la vieja Kyandi no se le escapa nada!”


En definitiva, con ella presente pisar en falso es la menor de cualquier otra preocupación. Ahora tomaría en serio la frase de tenerle miedo a los vivos en lugar de los muertos…

Antes de darme cuenta, llegamos a donde permanecía viviendo mi abuelo. Un edificio de alrededor de cinco pisos, ubicándose en el tercer nivel.

Subimos las escaleras mientras los vecinos saludaban alegres, era raro ver reacciones así en este país y sobre todo en el mundo actual. Tal parece que este apocalipsis desarrollo ese lado empático entre personas o despertarlo en su defecto.

Su departamento intentaba replicar la casa donde pasábamos los veranos años atrás. Las fotos de la abuela con el estaban en perfecto estado si se compara con lo demás.

Era suficientemente amplio para albergar al resto con comodidad, evitando continuar dando vueltas sin sentido, dejé mis cosas y comencé a planificar múltiples posibilidades de ingreso.



“¡Me rindo! Se ve muy fácil en mi cabeza, aunque dar con soluciones sin morir en el intento es imposible”


Alcé la mirada a ver que hacía el resto. La pequeña dibujando, Kyandi tejiendo y el viejo fumando… hace mucho dijo abandonar el vicio.

Cuando su compañera lo miró, durante el ágil movimiento de su mano, le arrebató el tabaco en un pestañeo.


“¿Acaso no puedo relajarme en la comodidad de mi propio hogar?”
“¡No!” (x2)
“Denme un respiro ustedes dos…”


Suspiró y rio ante tal sincronización, aludiendo a recuerdos pasados entre su esposa e hijas. Mamá solía relatar de forma ocasional esas historias.

Giró su cabeza a donde estábamos sentadas, miro luego su reloj en la muñeca para salir con una frase.


“Menos de cinco minutos, descansen porque se viene lo bueno”
“¿A qué te refieres abuelo?”
“Ya lo verán”


Sonó el timbre de manera rítmica, causando tanto el viejo como su compañera cruzaran las miradas. Asintieron de forma mutua para luego ir a abrir.

Alguien estaba tras la puerta, pensando seria cualquiera ante el desconocimiento, sin embargo, se trataba de un antiguo estudiante del viejo quien ahora estaba a cargo de gran parte de la zona.

Tomo lugar en el sofá como si estuviese en su propia casa, destaparon cada una botella de cerveza fría bebiendo hasta la mitad sin parar.

Presento a quienes nos encontramos presentes con el introduciéndonos a la conversación. Prestaba atención a cada tema sin participar mucho, la pequeña tardo en entrar en confianza mientras ellos cruzaban palabras.

Cuando el amigo de mi abuelo preguntó respecto a que hicimos para sobrevivir, Chloe disparo cada cosa y aventura vivida. Al inicio, el teniente pensó que serian solo historias de niños, hasta ya ciertos puntos donde se tornaban específicas. Tornándose levemente pálido ante la sorpresa, miro a esos pequeños ojos carentes de mentira y malicia.



“El mundo ha sido cruel querido amigo, contrario a lo imaginado, existen cosas aún por proteger”
“Si… ha sido chocante en verdad. Dime maestro ¿Crees esto termine algún día?”
“Puede terminar, siempre que me ayuden a obtener todas las piezas del rompecabezas que busco señores”
Interrumpí de sorpresa, descuadrando la seriedad del ambiente como si fuese algo normal y diario. El único afectado era el invitado, dado vino por algo simple y ahora no sabe de dónde sale tanta cosa.


“Un momento señorita, déjeme ver si concibo bien… ¿Me está diciendo que es posible poner fin a esta catástrofe?”
“Puede ser, aplicando la regla de mi equipo claro está. Ve a los orígenes, descubre la raíz, problema solucionado”
“Tan fácil parece, pero esas cosas no se mueren por mucho les disparen en la cabeza”
“Porque todos creen en las películas y series… mire, basta dañar la medula a método rápido de control ¿Bien? Ahora, requiero su permiso para entrar a H.L y extraer información para revertir el problema… o al menos controlarlo”


Cuando acabé de hablar, su mirada clavada en mi parecía quedar mirando un punto en el vació infinito, a su vez se le caía un cigarro de la boca.

“Tú… tú quieres lanzarte a un campo minado verdad?”
“Junto a un estudiante mío y unos más armamos un caos para entrar a Shinjuku hace poco, eliminamos muertos histéricos, debilitamos a uno con complejo de tanque y repelimos una turba no menor… esto sería casi un patio de juegos”
“Maestro, su nieta está loca. ¿Cuándo fue la última vez que quería nos adentraremos a limpiar el área?”
“Bueno teniente, hagámoslo en 72 horas y me estoy arriesgando”


Autor: Ronin
Coautor: Byleth



 
Última edición:

Meijin Wanderer

Registrado
8 Ago 2019
Mensajes
124
Offline


Capítulo VI (XXXVII) –
¡¿72 horas antes del asalto?!



Debía estar escuchando mal, están pensando realizar un ingreso de la noche a la mañana. Soy partidaria de tomar cartas en breve, pero esto ya va a mayor escala.

Intervine buscando la oportunidad de balancear un poco la situación, me ignoraban en totalidad a final de cuentas. Quería evitar cualquier potencial desastre de ser posible.

“¡Ustedes dos! ¡Calmen las pasiones!”
“¿Sucede algo jovencita? ¿Te estas retractando de la nada?”
“¡NO! Eso jamás, aunque es raro que alguien a su nivel decida llevar a cabo los caprichos de alguien como yo”
“Comprendo… la verdad buscamos con tu abuelo excusas para adentrarnos e intentar limpiar todo. El coronel siempre se enoja, aún si obedecemos la orden nos termina por reprender”


Ahora es donde una se pregunta en que se está metiendo… ¿Habré metido la pata peor que nunca o seria alguna oportunidad de hacer mi jugada?

Pensándolo mejor mientras ellos compartían ideas, algo llamó mi atención. Los niveles de confianza no solo no disminuían, se burlaban el uno del otro contando las veces donde salvaron y fueron salvados…

Ver esa faceta alocada del viejo me dejaba perpleja, sobre todo ahora con aquello en mente.

Kyandi extrajo habanos desde los bolsillos de ambos, encendiendo uno a vista y paciencia de ellos mientras se burlaba del par.



“Van a poner el gallinero patas arriba y no me invitan… ¡Si vuelven a hacerlo, no me hago responsable!”


Revelando una granada sobrante, fue directo al grano dejando clara su intencionalidad… ella quiere acción.

Aquel invitado se tomó su tiempo realizando una llamada algo agitada cuyas palabras no me están permitido replicarlas dado razones las cuales desconozco. Realizaba gestos y muecas en dirección nuestra hasta finalizada la conversación.


“¡Tengo noticias interesantes! El coronel nuevamente quiere mi cabeza colgada en su oficina… la mala, negó toda autorización”
“¡¡¡AAAAAHH!!! ¡Acaso ya olvido ese bebe llorón todo cuanto lo cubrimos! Es el colmo, teniente, Viejo…”
“¡Que no he terminado Kyandi! Por el amor del escuadrón gallos locos, baja las revoluciones”
“De acuerdo, de acuerdo, prosigue”


Sin perder la compostura fue capaz no solo de calmarla, además la hizo entrar en razón. La edad del teniente debía rondar por los mismo de mi padre, pero su carácter decía mucho.

Encendiendo un habano restante, pego una bocanada disfrutando el momento.



“Las tropas están asqueadas con el sistema actual, a duras penas logran descansar tras sus patrullajes. Poseo al 90% a mi favor e inclusive, esperan mi orden para organizar el asalto”
“¡Woooow! ¡Eso quiere decir!”
“Correcto… faltaba llegara una loca a prender la ansiada mecha”
“¿Vamos a irnos en otra aventura hermana?”
“¡Exacto pequeña! ¡Esta será más divertida!”
“Yeeeeey!”


El visitante emocionado, terminó de beberse su lata de cerveza en una sola tirada. Despidiéndose, advirtió prepararnos dado se vendrían con todo, siendo claros con relación al nivel de riesgo al interior del establecimiento.

Durante la plática, se alzó la noche antes de percatarnos. Cada uno tomó una habitación para descansar, al final, estuvimos un día entero viajando hasta acá.



“Mmm… ¿Debería? Son las 00:30, seguro estará despierto”


Marcando ese número especifico en mi agenda, esperé a ese sonido y voz.


“¡Mi pequeño Al! ¡Soy tu querida tutora Amanda queriendo saber en que esta mi alumno favorito!”


Tardó en llegar una respuesta, obteniendo carcajadas inesperadas desde el otro lado.

Mi sangre se enfrió en un inicio sin dar crédito lo acontecido. Él mismo quien hace tiempo acabo siendo la viva imagen del muerto viviente, ahora expresaba parte de sí mismo.



“Gracias profesora, mejor dicho… Gracias Amanda. A pesar de las dificultades, parte de mi ha vuelto”
“¡Quien como tú! Con dos bellezas y media cuidándote es razonable”
“Jamás pierdes ese humor característico, me alegra ver te encuentras a salvo”


Mi pecho se apretaba tras percatarme de su regreso, esa voz tranquila pertenecía a mi querido amigo del alma.


“Por cierto, ¿La pequeña se ha portado bien?”
“Chloe se ha portado de maravilla! Cuando duerme, balbucea tu nombre o el de Yuuki sonriendo, aparte, mi abuelo la cuida como si fuera su bisnieta. ¿Los demás se encentran bien?”
“Todos han hecho sus vidas con calma, hasta hay días donde duermen casi las veinticuatro horas. Esta familia ha sido un gigantesco pilar Amanda, espero alcance el espacio en casa para albergarlos”
“¿E-Eso ultimo no te parece mucho? ¿La idea original seria salir del país, pero con tantos a cuesta?”


Suspiró, luego su voz envuelta con templanza respondió esclareciendo sus deseos. Ello causó pegar la mejor sonrisa en años en mi rostro.

Sin duda la semilla no había caído lejos del árbol, descubriríamos la información fragmentada para luego tomar riendas firmes.

También mencionó ser contactado por Kai, quien entregó mayores detalles del porque conjuntamente a que pronto nos encontraremos con él.

Cuando terminó de relatar eso, salté de la cama igual a un gato asustado… jamás pensamos verlo tomar la iniciativa en algo.



“Antes de irme, ¿Llegaron bien a la sede?”
“Estamos en los alrededores, entrar es imposible”
“¿Tienes algún plan he de suponer?”
“¡OOOH YEEEEES! Un teniente hará su revuelta en compañía de soldados enojados en setenta y dos horas”
“Debí suponer saldrías con planes caóticos… ¡JAJAJAJAJA! Sin duda esa eres tú y gracias a ello, me aliento a avanzar. Bueno, me retirare ahora a dormir. Hablaremos en los próximos días
“¡Buenas noches!” (x2)



Las lágrimas de emoción se escapaban entre mis mejillas, aquel tímido aprendiz volvía a surgir desde su dañada psicología. Fue entonces ese acierto del destino, juntarlos para ayudarse, ahora estaba yo incluida a diferencia del primer encuentro.

Segundos posteriores, alguien tocó la puerta. La manilla giró develando la figura de mi abuelito entrando.

Tomando asiento frente a frente, sonrió preguntando si de verdad quería involucrarme en pleno ataque.

Bastó cruzar miradas para entendernos, nos dimos un abrazo extenso de reencuentro, ahora estábamos en un sitio seguro adicional a pacifico.

Kyandi observaba de manera burlesca a nuestras espaldas, respetaba si nuestro espacio, pero insistía en la falta de acción bélica en su cuerpo.



“El teniente planea quemar hasta sus últimas cartas esta vez, ningún soldado aguantaba continuar en esa incertidumbre o rondas eternas”
“¿Piensas participar compañero? ¿Seguro aun puedes?”
“Eso y más, no pienso aceptar me dejes dulces en la tumba porque saldremos vivos”


Ya se daban cabezazos el uno al otro desatando su rivalidad… buen indicio confirmando se encontraban bien.

Tras ello, me recosté a lo largo de esa cama enorme cayendo rápido.

Comenzaba a soñar con ese pasado donde las disputas solían ser pan de cada día. Varios rostros aparecían, aunque irreconocibles siendo uno el cual captaba mi atención.

Ese en particular nunca logre divisarlo, ver sus rasgos o voz. ¿Quién diablos era esa persona?

Acabe despertando acalorada al grado de empapar mi pijama en sudor por el excesivo calor… la ventana y la puerta permanecían cerradas, sabanas con cobertores me cubrían en su totalidad siendo que en un inicio estaba destapada.

Un pequeño bulto se movía entre la pared y yo, siendo nadie más que la pequeña, quien estaba arrumada de lado con ambos brazos y piernas flectados.

Observé ese reloj ubicado en pleno velador el cual marcaba las tres y media de la mañana, opté por ducharme si no acabaría pescando algo más que un resfriado.



“Sentir el agua caliente correr por el cuerpo en verdad relaja… Me trae recuerdo de las veces donde me escabullía cuando mi estudiante estaba en las duchas de madrugada”


A quien quería engañar, mi cabeza estaba apuntando en todo momento al conteo regresivo. La ansiedad no permitía mantenerme tranquila…

Ya habíamos avistado variedades de muertos solo en unas cuantas ciudades, ahora la interrogante era respecto a que variaciones existirían ahí dentro.

Comenzaba a sonar mi teléfono en ello, debiendo cortar todo aquello que hiciera, observé en la pantalla quien era.

Si él estaba llamando a esta hora, algo importante debía de ser. Conteste esperando respuesta.



“¿Sucede algo Kai? ¿se encuentra todo en orden?”
“Ha pasado mucho tiempo querida compañera, ¿llegaron bien al primer punto?
“No es de sorprenderse te enteraras, al fin y al cabo, sabias la razón del porque vendría aquí primero”


Nos conocíamos bastante, estábamos dentro del mismo grupo junto a unos cuantos más desde el comienzo.

Dimos ciertas vueltas en el tema hasta las instrucciones, dado que el comprendía el funcionamiento de aquel sistema operativo interno.

Primero debía encender el sistema eléctrico, con sus seguros evitando cambios de voltaje. Luego probar algunos equipos básicos del sitio a ver como estos funcionaban.

Si ambos resultaban bien, dirigirme al laboratorio principal habilitando las bases de datos y posteriormente, conectar cualquier unidad de almacenamiento externo para realizar la extracción de datos.

Tan fácil de decirlo, contrario a llevarlo a cabo. Sin desmerecer la enorme tropa deseosa tras ese operativo en espera, quienes probablemente se encontrarían desgastados.

Continuamos con la plática y planificación mientras terminaba de secarme adicional a utilizar alguna polera robada a Alexis entre varias extras.



“Espera un segundo… déjame ver si entendí bien. ¿Un teniente va a llevar una rebelión para liberar el espacio?
“Tal cual, los veteranos de guerra están involucrados sin siquiera ser invitados”

“Va a termina bastante turbio, al menos quienes sigan vivos…”
“y que lo digas, sin embargo, tengo razones por las cuales no puedo fallar. Entre esas, descubrir quién fue el responsable de usar nuestro descubrimiento Kai”
“Recordarlo solo hace querer encontrar al zombi del jefe para eliminarlo de cuantas maneras sea posible”
“No olvides a los del otro equipo”


Tras ello, ambos comenzamos a reír cargados en malicia como si de villanos de película se trataran. Jamás hicimos mención respecto al deseo remanente en quienes estaban vivos aun del equipo, siendo este el eliminar todo rastro sobre ese hallazgo con cualquier registro hasta la fecha.

A pesar del rencor existente, contenerlo era la primera prioridad, por ende, priorizamos recabar información respecto al mundo exterior como causas y soluciones.

Avanzaron las horas sin conciliar el sueño mientras ambos preparábamos toda la ruta a seguir, sitios de potencial alto riesgo, etc…

Ya darían las cuatro de la mañana, habíamos terminado solo aquello que sería una base, si lográbamos pulirlo lo suficiente presentándolo antes del día, seguro se evitarían bajas innecesarias.



“Tan trabajadora como siempre, se nota la influencia del extranjero si tuviese que decirlo”
“No lo niego, cuando fuimos separados y negados de todo contacto, él fue el único con la paciencia suficiente a mi lado. Estuve depresiva tras ese aislamiento, he de suponer pasaste por algo similar ¿O me equivoco?


Creí haber cortado la línea casualmente ante solo silencio, sin embargo, no tardó en responder…


“Si, también sufrí ese tiempo… no fue del todo malo, bajé de peso. ¿Habrá sido desde los 168 kilos hasta los 72kilos? Y sigo comiendo como animal hambriento”
“Te odio por eso ultimo...”


Nos largamos a reír por eso ultimo. Preferimos aliviar el ambiente en lugar de intoxicarlo.

“Y dime Amanda, antes de colgar la llamada, ¿Crees lograrlo cuando sea el momento?”
“Antes diría simplemente si, ahora puedo decir con propiedad… lograrlo será un premio de consuelo dado voy más allá de una mera meta”


Nos despedimos manteniendo la intención de pulir lo hablado. Mejor esto a nada, decidí continuar tras dormir y despertar a la hora que sea…




Autor: Ronin

Coautor: Byleth




Tocaban la puerta a horas nada usuales, supuse en primeras instancias en ladrones o acosadores. Sujeté un paraguas con punta metálica dado estaba al alcance de la mano, girando lentamente la perilla procedí a abrir con cautela.


“¡¡T-Tu eres la ojerosa del barco!! ¡Qué haces aquí!”
“A plati… car… zzz…”
“¡Dame un respiro! ¡Al menos saluda primero!


Parecía cursar con un estado febril por la temperatura que percibía a través de su frente.

Su contextura física reflejaba ser normal, contrario a ser increíblemente liviana, siendo fácil de transportar hasta mi habitación.

Sin duda, esta chica requiere ayuda urgente y si vino hasta acá, es por algo.

Procedí a cambiarle de ropa mientras secaba el sudor, utilizando una polera que en definitiva no le robe a Alexis, la vestí aprovechando esa diferencia de tamaño.

Murmuraba palabras igual a personas ebrias, imposibles de entender o captar a la primera.







 
Última edición:

Meijin Wanderer

Registrado
8 Ago 2019
Mensajes
124
Offline


Capítulo VII (XXXVIII)
¡¿Qué se adelantan los planes?!



Esa primera noche cuando llegas pensando en dormir de la mejor manera que puedes imaginar. Sin que nadie te moleste, tus compañeros causando revuelo mañana que exista o una pequeña quien con su ternura te hace olvidar los males del mundo… pero no…

Llega una tipa la cual no conoces y ella a ti si en posible estado de ebriedad, dado su estado decides darle cobijo tras autorizar nuestro ingreso. Para remate termina apegándose, causando que me diera calor, lo que restó las últimas de las ganas para dormir.



“Volviendo a Shinjuku, deberé disculparme con cierto joven después de hacerle lo mismo hace tiempo”


Aquella chica continuaba murmurando, poco a poco comprendía aciertas palabras aún carentes de contexto. Me hacía a la idea por donde se encontraba la posible relación.

Contrario al encuentro durante el examen físico, se veía como una persona diferente, inclusive, tras colocar parte de mi mano en la suya, ella sujeto de forma inmediata emitiendo unas palabras especificas; quédate a mi lado, por favor.



“Esta chica parece haber perdido a alguien importante, debo ser paciente por ver que es lo que quiere. ¡¿Un momento… ya son las 11 am?! ¡¿Me quede dormida?!”


Intentando conservar la compostura, fui cuidadosa mientras me separaba evitando despertarla. Ya habrá tiempo para charlar durante el día.

Salí de la habitación donde pasé la noche notando total ausencia del resto, salvo una nota escrita a puño y letra de mi abuelo mencionando que ambos salieron con la pequeña a un parque cercano.

Preparé algo de comer mientras revisaba algunos documentos tirados sobre la mesa por mera curiosidad. No eran nada del otro mundo ni de gran relevancia, solo sirvieron para matar el tiempo hasta el retorno de Kyandy.



“¡Vaya, al fin despertó la bella durmiente! ¡Faltó poco utilizar dinamita a ver si reaccionabas!”
“¡Ah! ¡Muy temprano para sermones… pase mala noche, suma que llegó la tipa del examen del barco en un estado de dudosa credibilidad!”
“Me fije en eso, estaba en la cocina cuando todo ocurrió. Bueno, solo puedo felicitarte por tu actuar”
“No fue tanto, al menos eso creo”


Ella se rio al escuchar mi respuesta, en adición a colocar su teléfono sobre la mesa abriendo un mensaje en particular.

Me aproximé curiosa de ver el contenido notando el remitente, siendo el teniente quien estaba detrás tras ese texto. Leyendo con detención, note en ese comunicado algo mientras estaba descomponiéndome ante tal disparatado hecho.



“Dime… ¿es una broma no?… ¿acaso no es lo que creo?”
“Exacto querida, el teniente planea adelantar la jugada para mañana a primera hora…”
“¿¡Están locos!? ¡Si dañan el sitio podría perderse información de vital importancia!”
“¡Tranquila mujer! Estará mal de la cabeza, pero tampoco es un imbécil. Él está consciente sobre la posible existencia respecto a documentación relevante por ahí”


Respiré aliviada poco después de eso, sin embargo, ahora pasaba a estar contra reloj si quería explicar como proceder antes de se fueran con la idea de reventar a diestra y siniestra.

Evalué posibilidades e intentando recordar las diferencias de infra estructura entre la central comparada a la sede en donde nos infiltraríamos… si bien, estimaba un 30% de diferencia, ahí mismo era en donde radicaba el principal problema.

Cogí algunas prendas de ropa realizando un cambio rápido con intención de ir tras aquel chiflado.

Cruzando el umbral donde se dividía nuestro refugio y la calle, percibí su llamado antes de continuar.

Me lanzó una pequeña libreta con lo que pareciera ser una especie de mapa, indicando cierta dirección confusa.



“¿Gracias?”
“No hay de que, solo no olvides pedir Whisky con 3 hielos”
“¿Eh? Deje de consumir alcohol luego del incidente ese…”
“No captaste la idea idiota ¡Mejor apresúrate!”


¡Quien los entendía... AH maldición! ¡Porque hacen cosas tan disparatadas! Solo complican en lugar de facilitar las acciones a tomar.

Baje las escaleras, pensativa frente a lo ocurrido, ese adelanto inesperado e incluso donde dejar a la pequeña, dado se encontraba desarmada terminaban causando caos total en mi cabeza.

Sin más, acabé saliendo del edificio topándome con muchas personas deambulando como si fuera un día común y corriente. Familias completas paseando, algunos realizando compras en sectores feriantes o niños jugando al aire libre.

Frente a toda esta calma, apreciaba aquello vivido antes del desastre… esa nostalgia por antaño comenzaba a impulsarme por buscar soluciones.

Volvía a revisar las paginas siguiendo esa locación donde recomendaron ir, a final de cuentas no había más que hacer.



“Bien, según esto es cosa de ir a la derecha, ¡luego pasar de largo estas 3 calles y voila! ¿Un segundo, donde se encuentra la puerta? Ah… error mío, ahí está”


Bajando a través de una escalera se ubicaba lo que sería la entrada a lo que pareciese ser un Bar. Abriendo, lo primero entrando en mis ojos fueron los hermosos muebles junto al decorado en madera, luces tenues y música suave de jazz ambientando el sitio.

Un tablero con dardos en conjunto a una mesa de pool seria parte del entretenimiento, sin embargo, solo se encontraban tres personas si me contaba a mí misma.



“Buenas tardes, señorita, ¿Desea algo para beber?”
“Mmm… ¡Es difícil decidir! ¿Cuánta variedad tiene?”
“Curiosa pregunta, me atrevo a apostar cerca de 437 botellas de diversa índole. Hemos de suponer si está segura de que desea algo, por así decirlo, excéntrico”
“Podría ser un Whisky con 3 hielos…”


La expresión del dueño cambio resguardando silencio, realizo leves señas con una mano indicando seguirlo. Preparada ante cualquier cosa, mantuve distancia sin despegar ambas manos de mi espalda.

Un salón oculto se ubicaba detrás de una estantería cargada de varios licores, ante ello, quien guio el camino, se limitó solo a decir con cortesía y educación.



“Adelante mi estimada, siéntase cómoda durante la reunión”
“¡Gracias! ¡No es necesario se tome tantas molestias!”


Avancé con cautela, alerta a su vez se cerraba el camino a mis espaldas. Al borde del desenfunde, luchaba internamente con tal de no dejarme llevar.

Fue ahí cuando cambiaron las cosas, una figura conocida se hallaba justo en frente carente de compañía.


“Justo a quien esperaba… tardaste bastante, pero sabía que vendrías”
“¡TENIENTE! ¡Que hace usted aquí!”
“Estos niños de hoy carecen de modales. La verdad, este sitio existe hace años y es donde varias generaciones pertenecientes a ese pelotón se reúnen”
“¿Se refiere al que creo que es?”
“Exacto, ese mismo”


Tomé asiento en el sillón del frente, siendo separados por una pequeña mesa con variedad de comestibles y tablero táctil.

Quien organizaba, invitó amablemente si deseaba pedir algo. Era claro buscaba relajar las tensiones de aquello se avecinaba.

No ocultaba nada a la vista, puesto manifestaba su molestia debido al desgaste de conservar lo que el denominaba ecosistema artificial.

Explicaba detalle a detalle su plan junto al porqué del adelanto.

Querían forzar mayor cantidad de carga sobre los hombros de todos a casi mantener seis días y medio de trabajo continuo con medio de descanso. Limitando en adición las raciones tanto alimenticias como municiones bajo la excusa de escases de producción.

A duras penas lograban guardar sobras tras asaltos de muertos, mencionando lo molesto de verlos ponerse en pie tras volarles media cabeza.

Muchos acababan optando por suicidio observando esfuerzos en vano, no recibir apoyo desde el extranjero, vivir bajo mentiras sobre la situación mundial hasta hoy en día.



“Ya veo, pero, ahora quiero saber lo importante. ¿Qué papel juego yo en todo esto?”
“Trabajaste en H.L durante años, dentro de sus revistas recuerdo ver tu nombre en ciertas investigaciones. Si bien, no entendía absolutamente nada, resultaban divertidas de leerlas y eso mientras esperaba el alta tras mi operación de apéndice”
“Eso creo no fue mucha ayuda… en fin, no daré rodeos. Existe un reporte el cual necesitamos recuperar, según quien redactó parte de ello, mencionaría como se encontraría la situación actual conjuntamente al verdadero origen”


El observaba a través de mis ojos, sin despegar la mirada hasta que cerro los suyos. Procedió a reír y luego suspirar.

Afirmando entregar su apoyo solicitó ahora con toda formalidad mi participación en la erradicación de amenazas internad en esa sede para luego recuperar información existente.

Le explique el único problema a enfrentar sobre diferencias estructurales de consideración. Segundos después respondió tener cubierto ese aspecto, quien facilitó el camino hasta aquí aportaría también.



“Lo lamento Amanda, ya viene siendo hora de volver. Mañana será caótico y debemos descansar, mis hombres dejaran sus puestos en rebeldía a causa del deseo por participar”
“Me agrada la idea, ¿Puedo usar un lanzamisiles?”
“No…”
“vamos, prometo ser cuidadosa!”
“Lo dice quién es capaz de poner los cabellos de punta a mi superior, ¿Necesitas otra explicación?”
“Respecto a eso, muchas cosas pasaron durante ese escape, Jejeje”


Suspiró profundamente, seguido de beber un poco. Algo en su mirada evidenciaba cierta inquietud. El dudaba respecto a preguntar o guardar silencio, era un tira y afloja desesperante.

Varios minutos más tarde sin lograr nada, nos retiramos no sin antes pactar la hora en la cual pasarían por nosotros.

Tras salir a la superficie, tome conciencia sobre cuánto tiempo había pasado, viendo ya debían ser alrededor de las 15:00 horas.

Nos despedimos tomando cada uno su rumbo, compré algunas cuantas provisiones aprovechando el viaje recordando considerar a una quinta persona, no corresponde dejarla a su suerte.

Llegando al edificio, tras subir las escaleras hasta dar con la puerta. Golpee esperando me abrieran, siendo hasta ese momento todo normal.


“¡¡¡Hermana Amanda!!!”


Esa tierna voz en conjunto a sus inocentes acciones acabó sacándome el aire cuando corrió a recibirme impactando en el punto preciso.

Intente contenerme pese a dificultades claras con tal de no asustarla, quien salió a frenarla fue aquella chica. Algo somnolienta, levanto a la pequeña refiriéndose a tener cuidado con los demás.

Siguiendo las indicaciones de ella, la niña volvió al interior bastante alegre. Fue curioso notar su facilidad de manejarla en verdad.



“¿Te encuentras bien? Permíteme ayudarte”


Tendió su mano, facilitando levantarme aún con dificultad. La sensación de ser arrollada por una aplanadora podría no compararse a esto…


“¡Gracias! Por cierto, olvide preguntar tu nombre en el barco”
“Yo… la verdad no recuerdo mi nombre”
“¡EEEH!! ¡Lo lamento! ¡No quería hacerte sentir incomoda o ser cruel!


Bien hecho, primeras palabras y acabaron siendo una gigantesca metida de patas. Si bien, suelo causar estragos con facilidad, esta es de esas pocas veces donde realmente no quiero.


“Descuida, por tu reacción deduzco fue casual. Partes de mi memoria están perdidas por culpa de un accidente”
“Ya veo, perdida parcial de la memoria. Si quiero preguntarte algo, ¿De dónde me conoces?”
“Pertenecía al otro equipo con el cual siempre fuimos comparados por los administrativos. Siendo sincera, hubo variadas prácticas que jamás pude aceptar”


Mientras platicábamos, cargamos las bolsas hasta la cocina previo a preparar lo que sería almuerzo y posterior cena.

Durante varios instantes, noté faltaban cuchillos. Mi abuelo o Kyandy no sabían nada al respecto dado buscaron a lo largo y ancho del departamento.

Pasado un rato, aceptamos ese extravío. Sin embargo, seguía siendo raro el hecho.



“Risa… Así me llamaron en un inicio quiénes me acogieron”
“¿Hace cuánto tiempo estás así?”
“Perdí la cuenta, solo existe un vago recuerdo de algo golpeando mi cabeza”


Sonó el teléfono irrumpiendo aquel ambiente armónico. Siendo Chloe quien atendió, tras unas cuantas palabras llamo a mi abuelito refiriendo ser un estudiante suyo.

Alcanzando la llamada, las tres adultas nos asomamos viendo su serio rostro. Comprendimos algo andaba mal, la interrogante vendría siendo que era.



“Em… ¿Todo bien abuelito?”
“Prepárense, vienen en una hora a buscarnos”
“¿Otra vez se cambiaron los planes?”
“Exacto, tal como dice tu amiga nieta querida”


Se aceleraba todo sin previo aviso, ello implicaba que el asalto estaba a la vuelta de la esquina.

Preparamos algo para comer primero, compartimos juntos durante aquel tiempo restante hasta oír a alguien tocar la puerta.

Fue el dueño de casa a recibir al visitante, siendo quién organizaba la revuelta quien se encontraba al otro lado.



“Bienvenido teniente, lo estábamos esperando”
“Maestro y Superior… Será un orgullo pelear a su lado”





--// Inicia el asalto hacia la sede de H.L. buscando retomar el control! ¡Es el primer paso decisivo entrando en juego! //--




Autor: Ronin
Coautor: Byleth
 
Última edición:

Meijin Wanderer

Registrado
8 Ago 2019
Mensajes
124
Offline



Capítulo VIII (XXXIX)

¡De cabeza al objetivo!




Al principio del asalto todo avanzaba según lo planeado… tomamos ventaja en cuanto a la capacidad de fuego, dañando Reanimados en gran medida. Quería sujetar también un fusil y disparar como si fuera una película, contrario a mis deseos fueron órdenes explicitas las prohibieron se me permitiera tomar el arma que fuese…

Todo bien hasta entonces, excepto ahora me encontraba en niveles subterráneos completamente sola, solo recobre la conciencia estando ya aquí tirada.




“Oh no... Esto es malo... ¡MUY malo! Bastante malo y grave... ¡¡¡Perdí a la niña!!! ¡Si no logro encontrarla sana y salva, Alexis va a matarme!”



Respire de manera profunda intentando recuperar el control sobre mí misma. Tras ello, observe mis alrededores, notando un único camino habilitado con luces intermitentes.

Sabes que es pésima opción esa clase de situaciones, ante toda duda empuñe mi bastón retráctil para mantener distancia. Guardado suele ser solo un metro, pero extendida su longitud rondaba por el metro con ochenta centímetros.

Todo era silencioso, con cada paso sabía que saltaría algo cuando menos lo esperara… aunque sigo pensando es peor mi estudiante en su inestabilidad psicológica si sufre un mental break… aún recuerdo cuando mencionó aquello apartando la mirada.




“¿Por qué estoy pensando en ello ahora? Bueno, de vez en cuando dejar salir todo ese estrés acumulado sirve. La verdad quería grabarlo destruyendo a ver cuan genial podría verse”



Ese pasillo se volvía interminable, estaba aburrida… tan aburrida como para querer su cuota de acción, a lo más reventar a 5 zombis me daba por pa-


“Con quien hablas Aman-¡!”
“¡AAAH!”
“¡Esp-!”


Antes de darme cuenta, había asestado un bastonazo por mero reflejo sobre la cabeza aparentemente de una chica… cuyo eco retumbó con evidente inconveniente. Tras ello voltee a ver, siendo Ryza quien se encontraba tendida inconsciente.

Busque signos vitales en la arteria radial, reflejos oculares y si respiraba. Casi moría yo por el susto sorpresa… ahora que me fijaba ¿De dónde acabó saliendo?



“…”


Estaría loca o juraría percibir ruidos cercanos, prefería no esperar a averiguarlo. Dado que me daban mala espina, cargué a mi compañera de diversas formas, topando con el mismo problema…


“Es… muy… pesada…”


Mejor guardaba silencio, ya estaba en posición desventajosa. Si bien, ella en algún momento despertará, pero desconocía el tiempo. Sin embargo, esta caída acortó tiempo de búsqueda hasta cierto punto. Sobre todo, que por palabras del mismo Kai en los niveles inferiores debía ubicar el área de abastecimiento eléctrico.

Continué hasta dar con un mapa de las instalaciones subterráneas para el personal en plena pared. Estábamos cerca respecto al punto de entrada principal, solo por debajo, mientras donde estaría nuestra primera parada se ubicaba en…



“Debes estar tomándome el pelo, ahora es donde me vuelvo a preguntar… ¿¡quién demonios diseñó las estructuras de estas edificaciones!?”


Nos encontrábamos en el área de la morgue y peritajes, justo al lado de algo tan importante como el sistema de suministre eléctrico. O eran genios incomprendidos o simples idiotas haciendo planes sin detenerse a pensar.

“…”

Otra vez aquel ruido extraño, apresuramos marcha adentrándonos al sitio buscado. Ahora esto requiere asistencia ante lo cual debí realizar una llamada personal.


“¡KAAAAAI! ¡Dime quién diablos hace estos diseños raros de edificación!”
“Un segundo, ¿Tan pronto llegaste? No me digas acabaste cayendo en medio de un caos dos niveles por debajo de la entrada”
“Respecto a eso… sí, tal cual lo dijiste”
“Maldita suertuda… haces parecer eso como si de una habilidad se tratase. Casi lo olvido, hay una chica amnésica contigo ¿verdad?, ella trabajó en esas instalaciones bastante tiempo siendo del grupo investigativo 1. ¿Me permites hablar con ella?”
“Ah… sí, Ryza… sobre eso, pasó algo inesperado”


Me arrepentía cada bastardo segundo por lo acontecido, quien fue mi compañero durante varios años me sermoneaba al igual que a un niño. Unos quince minutos sin siquiera decir algo.

Primera vez me arrepentía ante algo simple.


“Sobre eso, la verdad nunca perdí la conciencia. Solo actué hasta ahora”
“¡Acaso te parece el momento para hacernos una broma!” (x2)


Ella se burlaba de ambos en una situación crítica, quien lo diría. Dejando de lado los inconvenientes, realizamos diversas conexiones siguiendo indicaciones remotas hasta encender el sistema.

Las luces se encendieron no solo en la habitación donde estábamos, también el pasillo de afuera e incluso recuperamos contacto a través de una radio la cual estaba descargada.

Los diversos canales disponibles mantenían conversaciones entre quienes ayudaban en recuperar el lugar, estaban calmados por lo visto.

Hablaban de variedad de bajas, otros convertidos en muertos e incluso perdida de contacto con los tres al mando… dado el caso, permanecieron refugiados para reagruparse primero.

Las dos cruzamos miradas de cómplices… si bien, no éramos amigas, pero nos entendíamos en cierta forma. Tomamos cuanto pudimos en la habitación y la morgue ubicada al lado, cargando cantidad no menor de objetos.



“¿Planeas usar eso primero a penas encontremos las primeras oleadas?”
“¡Claro Ryza! Prefiero armar caos con estilo a morir de manera patética”


Dada la manera de reírse, juraba estar burlándose en mi propia cara. Prefiero sea a comparación cuando nos encontramos de camino cuyo estado era; Seria, ojerosa, desgastada y apagada.


“Te vez mejor de esta manera, creo haber aprendido a conocerte un poco mejor”
“Es irónico lo diga la chica caótica de H.L., siempre causabas desastres molestos, pero concuerdo, creo haber aprendido a conocerte también”


Mantuvimos la plática relajada mientras subíamos las escaleras al nivel menos uno con posterior llegada al piso principal.

Nos asomamos a través de la caja de escala a ver si había algo. Un comité de bienvenida se hallaba ahí.

Encendimos fuegos pirotécnicos de sospechosa calidad hallados abajo, colocándolos en el suelo para posterior verlos salir disparados alborotando el ambiente.

Causando estragos entre los Reanimados, nos escabullimos de la mayoría, salvo unos pocos quienes iban pisándonos los talones.


“¡Maldición! ¡Ryza! ¡Tu sigue avanzando!”


Había tropezado de manera estúpida, quedando parte de mi pie trabado en algunos escombros. Estaba preparada para lo peor, decidida a volver incluso con un pie o brazo menos de requerirlo.


“No lo permitiré”


Esa chica en un parpadeo pateo a los reanimados dándoles vuelta la cabeza a cada uno. Cualquiera dudaría de la potencia proveniente en esas delgadas piernas… tomaré nota de no provocarla.

No solo ella intervino, escondida tras un pequeño mueble saltó una diminuta figura abalanzándose sobre otros reanimamos fuera de nuestro rango de visión. Nunca creímos verla actuar de ese modo.


“¡Hermana Amanda! ¡Hermana Ryza!”


Sí, la pequeña se había escondido. En sus manos estaban dos de los cuchillos extraviados en casa… sin embargo, no comprendíamos como fue capaz de eliminar muertos tal cual lo acababa de hacer.

Dejando de lado ello, la cargué entre mis brazos huyendo las tres juntas, rogando perder el rastro.

Continuaban hostigando peor que un acosador, se sumaban más en esa persecución. Mi compañera arrojo unos cuantos petardos entorpeciéndoles el camino ganando tiempo.

Avisando a través de aquella radio alertando nuestra ubicación segundo a segundo, los pocos soldados en condiciones se asomaron a apoyar descargando cartuchos completos generando bajas notorias.

Otros arrojaban granadas limpiando áreas mayores, aprovechando esa instancia misma subiendo al segundo nivel librándonos así completamente de ellos. Revisamos el punto demarcado, siendo el cuarto piso donde subimos utilizando el ascensor.

Tras abrirse la puerta, se encontraba demasiado tranquilo, sin nada a la vista… era sospechoso. Caminamos con la guardia en alto, como si psicosis sufriéramos a su vez la pequeña tomaba esta situación similar a un juego.


“Pequeña Chloe, ¿Quién te enseño a pelear de esa manera?”

“Mi hermano Alexis! Fue poco después de conocernos, es un poco duro como maestro, pero nunca dejó de preocuparse por mí. Recuerdo hubo noches donde no dormía vigilando no se metieran muertos”
“Ya veo, parece ser un buen chico. Es curioso, por alguna razón el nombre me es nostálgico…”
“Ha vamos, ni si quiera lo conoces para tener nostalgia por él”
“Aquel chico no tiene nada en esto… solo es el nombre lo que tiene mi atención”
“¡Casi lo olvido!¡ Mi hermana Amanda suele hacer enojar mucho a mi hermano con lo desordenada que es!”
“¡C-Chloe! ¡N-No debes decir eso!”


Esas dos se burlaban en mi propia cara, suerte estaba desolado hasta ahora.

Minutos más tarde fuimos a dar con el punto en cuestión, esa oficina de mala muerte donde jamás creí poner un pie en mi vida.

La puerta se encontraba levemente abierta… posterior a ello nos dimos cuenta la presencia de huellas en el suelo. Nos miramos unas a otras antes de entrar con extrema precaución.

Varios “Reanimados” yacían desperdigados a lo largo de la habitación, junto a dos cuerpos avistamos al teniente arrodillado. Percibimos un tenue sollozar desde donde estaba.

Se volteó a vernos con frustración… comprendimos de inmediato ambas lo ocurrido, a primera vista creyeron lograba mantener firmeza, cuando por dentro estaba resquebrajándome a más no poder.


“A-Amanda… Tu…”
“Cuales fueron sus últimas palabras teniente…”
“Ellos dijeron; estábamos consientes de las consecuencias. No nos arrepentimos de nada, solo les encargamos la antorcha del futuro a la siguiente generación”


Sonreí reconociendo esa manera de expresarse, aproximándome, tapando sus ojos cerrados con algún trozo de genero decidí entregar mis respetos. Luego de suspirar decidí avanzar hasta el panel de control buscando los reportes.

Ya vendrían los tiempos para lamentar las perdidas, no estábamos en momentos de flaquear ante frentes desalentadores, cosa que siempre el viejo repetía.


“Hermana… ¿Estas bien?”
“Sí… Tu tranquila Chloe. Una vez salgamos de aquí voy a requerir toda tu ayuda”


Forzando mis capacidades a mantener el foco, daba vuelta a montones de cosas al interior del equipo. Tras varios minutos, Kai logró acceso remoto agilizando la búsqueda.


“No pienso quedarme atrás, También quiero ser parte en encontrar respuestas”
“Es bueno tenerte de apoyo Ryza. Si te soy sincera, me agradó cuando cruzamos nuestras primeras palabras frente a la máquina expendedora”
“¿Frente a una máquina expendedora? Puede ser que no lo recuerde por mi amnesia parcial… Sin embargo, me conforta volver a tener un equipo”


Tardando una hora con veintitrés minutos dimos con el susodicho reporte… las primeras imágenes resultaban confusas. Grabaciones actuales del mundo mostraban sitios plagados de muertos, otros de personas peleando y algunos sin rastro de vida.

Varios factores no concordaban. Si entendimos que la situación global era similar a la de Japón, pero a la vez diferente.

La pequeña se apegó a un costado mío, la alcé entre mis brazos sintiendo su deseo sobre querer mantenerse cerca tras vivir lo mismo que ella. Afectando el estado en el cual intentaba sostenerme.



“Solo tengo una duda, si bien todo el mundo estaba devastado… ¿Existe la probabilidad de encontrar países a salvo? ¿Alguno de ustedes tres tiene idea?”
“Buenas tardes teniente, habla Kai, quien escribió los primeros reportes escondidos y dejo el sistema intentando captar esas imágenes. Si mis hipótesis son correctas, tenemos esperanzas sobre la existencia de países aún conservados sin presencia de Zombis”
“Gracias jóvenes, saber que mis superiores no dieron en vano su vida me reconforta. A partir de ahora, estoy a su completa disposición por el éxito del operativo”


Tras dos bajas importantes, recuperamos un alma perdida quien va a ayudar a sacar esto adelante.

En eso, alguien interrumpió anunciando se abriría finalmente el reporte bajo el titulo; Conservación, solo algunos.





Autor: Ronin

Coautor: Byleth





--Durante ese mismo instante, otros planes se montaban a la lejanía--

¡Porque de todas las personas en el grupo debía ser él! Duerme mucho, es apático, no tiene sentido de la moda y, por si fuera poco, suele hacer oídos sordos…

“Tu fuiste quien propuso resolver las cosas mediante emparejamiento sacando palos de esa caja”
“¡Como iba a saber que acabaría contigo en esto! ¡No debí mantener la boca cerrada!”
“Denme un respiro… tampoco estuve de acuerdo con la idea. En fin, será mejor llevarnos bien si queremos llegar con vida”


Ambos nos encontrábamos al interior de un edificio abandonado en Nagoya, tuvimos cierto percance durante el escape tras ser perseguidos por un “Panzer”.

Habríamos cruzado palabras contadas veces aquella ocasión donde junto con Taiyo fuimos apartados del golpe del “Berserker”.

El silencio del ambiente solía molestarme dado no soy de cosas aburridas… comprendía la situación actual en el mundo, sin embargo, odiaba esto.


“Aina…”
“Que quieres ahora, no estoy de ánimos”
“Vale, no te molestaré. Eso sí, recuerda que cualquier cosa, debemos mantener comunicación”
“Haz lo que quieras…”


Quería volver a casa... o al menos al sitio donde permanecíamos. Si no estaba mi amigo, al menos el rubio cabeza hueca o Yuuki para tener compañía. Jamás lograremos un vínculo entre una joven promesa y un adulto amargado.


“¡Un Segundo! ¡Acaso vas a dormirte nuevamente!”
“Tomara tiempo se caliente el almuerzo, hasta entonces repondré energías”


Tanto le agotaba manejar esa motocicleta desde Shinjuku hasta Nagoya, estoy segura puedo hacerlo mejor que él.



 
Última edición:

Meijin Wanderer

Registrado
8 Ago 2019
Mensajes
124
Offline
Capitulo IX (XL)

Miedo…



Frente a la pantalla se desplegaba todo el contenido de había estado esperado. Creyendo de manera inocente que vendría algo bueno, acabó siendo en parte una bofetada sin previo aviso…


“¡Espera un segundo! ¡Debe ser una broma de mal gusto! ¡Como puede ser si quiera posible que este mapeo se encuentre actualizado! Amanda, Ryza… Díganme que estoy viendo mal por favor”
“¡Tú también lo estás viendo desde la comodidad de tu sillón holgazán! ¡Por lo menos ten la decencia de parecer genuinamente sorprendido! ¡Vamos, tú también dile algo Ryza!”
“Relájate Amanda, exaltarte te dañara la piel y más. Por otro lado, Kai… según este sistema, la última actualización fue de hace una hora”


Revisando como se estipulaban diversas situaciones, notamos la gravedad del asunto. Partiendo con la caída de los países grandes frente al descalabro e irónicamente, los no pertenecientes al primer mundo se encontrarían comprometidos en menor medida.



“La situación a nivel global ha sido un total desastre. Desde el incidente ubicado en la sede japonesa junto al posterior aislamiento del país entero, se inició una trifulca global saqueando diversos puntos en varios países.
Sin embargo, después de un año, iniciaron los primeros casos al interior de residencias particulares. Ello solo agravó el esparcimiento por ubicarse en recintos de acogida, barrios residenciales o centros públicos.
Todo el daño provocado elimino gran parte de Norteamérica y parcialmente a Centroamérica, respecto al resto del continente se desconoce… sectores reducidos pertenecientes a Europa aún se sostienen en la actualidad. Respecto al continente asiático, cayó poco después que el resto y por su parte África y Oceanía no figuran en el presente reporte.
Quien lea esto, sea advertido de los peligros que se avecinan, alteraciones en ADN inestable fue determinado como causal de aquellos denominados “Divergentes”. Dentro de la escases misma en los estudios realizados a los seis meses después del inicio de la catástrofe, aceptamos ese como punto de partida, más no el detonante del “Origen” mismo respecto a las cepas.

Reporte no oficial, parte 2.
Conservación… solo algunos

Code: U



Comprendimos la gravedad del asunto, eso sí, dejaba claro la existencia de vida en ciertas partes. La interrogante apuntaba a que causo ese “Origen”, los continentes restantes y esas “Variantes”


“¡¿QUE DEMONIOS ACABA DE OCURRIR?!”
“Tu perdiendo la compostura… ¡Fufufu! Desearía tener los ánimos para grabarlo”
“¡Acaso no te diste cuenta rubia fabricada! ¡Este no es mi reporte! ¡Peor aún, esta información es desconocida!”


Tardamos varios segundos en reaccionar los tres adultos presentes ante sus palabras. Pensando en un inicio sería mera broma, siendo no este el caso.

Dimos inicio al respaldo de sistema e información residual, cualquier posible cosa pendiente tendríamos que dejarla para analizar con calma tras limpiar el área.

Fue ahí donde se complicaron las cosas… escuchamos junto al teniente a través de un antiguo equipo de comunicación a sus soldados solicitando con urgencia su presencia.
Retornamos acompañándolo al primer nivel nosotras tres ya sin presencia de peligro alguno.

Un joven soldado informaba respecto a un hallazgo detrás de una pared hueca, jamás vimos algo similar. Aquello con forma de capullo nos colocaba los pelos de punta simplemente de pensar que podría contener.



“Carguen C4 en todo el perímetro alrededor de la habitación y esperen órdenes. Mantengan la distancia sin importar lo que ocurra, debemos tener en todo momento la máxima precaución frente a esta cosa”
“¿Puedo hacer los honores, teniente? ¡Prometo será digno de película de acción!”


Cerró sus ojos suspirando, sostenía el puño levemente cerrado además de tembloroso.


“Solo esta vez, dado mi superior ya no se encuentra entre los vivos… Al menos dejare que alguien cercano tome su rol”
“Gracias…”


Sostuve el detonador con precaución. Esperando la orden, la cual no tardó en presentarse después de que eclosionara una aberración.

Un muerto cuya forma y tamaño superaba al “Panzer”, dos cabezas a medio fusionar unidas a un torso cuyas dimensiones equiparaban a un adulto, con ocho brazos emergiendo desde aquella base contando al menos con cuatro a cinco articulaciones por cada uno, acabando en lo que pareciera ser un pequeño apéndice.

Accione el detonador acorde a como se me indicó, esa cosa chillaba hasta causar dolores de cabeza a medida que sufría el impacto de las explosiones.

Luego de disiparse la cortina de humo notamos se encontraba intacto… los soldados no tardaron de abrir fuego sin limitaciones, incluyendo RPG, granadas o aquello al alcance de la mano.



“¡Vamos a liberar este sitio cueste lo que cueste! ¡Somos la última línea de defensa en esta parte de la isla!”


El retumbar del discurso subió la moral de quienes participaban, incluso si el daño infligido era poco y la alimaña respondía con mayor agresividad, nadie escapaba.

Fue hasta ese segundo inesperado donde su enorme tórax realizó una apertura engullendo un soldado entero… todos mantuvieron firme aquel deseo de victoria, aplicando cada táctica aprendida con tal de no ser alcanzados.

Varios cayeron de sorpresa siendo tragados en una pieza, dando resultado el aumento de aquel apéndice.


“¡Amanda! ¡Cuidado!”
“¡¡¡RYZA!!! ¡¡¡CHLOE!!!”
“¡HERMANA!”


De cada rostro emergió una extensa lengua comportándose como un látigo atrapando a la pequeña por un lado y también a la chica con amnesia parcial tras apartarme del camino.

Todo fue tan rápido… a penas convencida del hecho de verlas caer dentro de esa cosa…

Caí de rodillas al piso, lagrimas descontroladas corrían por mi rostro. En mi pecho un huracán de frustración impedía dejar salir cualquier sonido, ahora si había sido destruida.

Varias imágenes pasaron frente de mi memoria, desde cuando entraba a la dulcería, los veranos en esa casa enorme hasta los del primer encuentro con ambas… jamás me di cuenta del tiempo perdido frente al shock.


“¡Reacciona! ¡Escúchame y vuelve inmediatamente!”
“Otra vez no… No podemos dejarte un segundo sin compañía por lo visto”


Sentía esas palabras distantes, imposibles de alcanzar o ser alcanzada. Mi cuerpo no respondía, estaba horrorizada perdiendo cualquier atisbo de voluntad…

Cesaron los disparos o explosiones desmesuradas de la nada, alce la cabeza con la mirada perdida recibiendo un librazo gratis.

Ese dolor ayudó a centrarme además de volver en sí, tratando de entender que intentaban hacer los soldados, su encargado intervino.



“Vaya, pensar los libros tendrían esta utilidad hoy en día. A cierto, dejando de lado las bromas joven Kai, explícale lo mismo”
“Tal como dijo el teniente, estudiando su comportamiento, deducimos intenta alimentarse tras “Nacer”. Sin embargo, gracias a la cámara térmica de las FAD, notamos uno de los cuerpos al interior no deja de moverse y curiosamente es pequeño”
“¡U-U-U-Un segundo! ¡Estas diciendo aún se encuentran vivos! Iré inmediata-!”
“¡Quieta señorita! ¡Primero escucha, mientras mis soldados intentan reducir su movilidad primero!”


Prestando atención al resto de la explicación, buscaban sacar a quienes estaban dentro a la fuerza para posteriormente introducir cargas de dinamita a su interior.

Requiriendo entre 60 individuos adultos por lado facilitando la inmovilización, vendría quien buscaría la apertura del tórax.

Tomé ese rol, habiéndome preparado antes, usé tanto mi bastón al igual que escombros pesados movidos gracias a la ayuda de quienes estaban presentes bloqueando el cierre voluntario de esa cavidad.

Otro soldado ató una gruesa cadena a mi cintura mientras la mitad de mi cuerpo se adentraba a ciegas sacando a un individuo por vuelta. Quienes, salieron primero, fueron los últimos en ser tragados envueltos al interior de una membrana.

Repitiendo el proceso cerca de doce veces bastó para traerlos a todos.


“¡Estamos listos! ¡Hora de la segunda parte!”
“Bien hecho señorita, ahora el resto carguen hasta el último explosivo! ¡Quiero ver tripas volando por los aires!”


Cuando piensas ver cuan desquiciado se puede ser, aquí descubrí que no existen límites. Los enfermos sumaron tanques de gas en conjunto para que esa cosa inflamable se extinguiera…

Ataron cadenas a ese enorme cuerpo, depositaron escombros pesados encima impidiendo toda acción. Minutos habría durado este encuentro, sintiéndose equivalente a años.


“¡A resguardo! ¡Esto se pondrá intenso! ¡Haga los honores jovencita!”


Mientras presionaba el detonador, miraba con odio a la cosa sufrir mientras su apéndice se inflaba violentamente ante las reacciones en cadena. Conforme aumentaba esa expansión, la piel empezaba a abrirse hasta reventar repartiendo tripas por doquier.

Se acabó… es nuestra esta instalación otra vez.

Ya calmada, abrace a la pequeña y a Ryza sin despegarme de ambas luego de que fueran liberadas. No paraba de llorar… tuve miedo, desesperación, creí haberlas perdido para siempre.



“¡Estamos bien Hermana! Algo sucias por esta cosa viscosa, pero aquí estamos”
“¡Ustedes!… ¡Ustedes dos! ¡No vuelvan a darme esos sustos! ¡Por favor!”
“Tranquila, nos aseguraremos de tener cuidado la próxima vez”


Parecía una niña a ojos de quien viera mi estado actual, nunca llegue a pensar mostrar mi lado vulnerable en público.

Habrá sido cosa de cinco minutos luego de explotar a eso cuando alguien advirtió tener cuidado dado se estaba levantando.

Nadie daba crédito a ello, era impensado que tal aberración tratase de alzarse. Estaban todos exhaustos si quiera para pelear, desabastecidos de munición y ahora vuelta a pelear…

Veíamos como a duras penas se aproximaba mientras abría su tórax en un intento desesperado por engullirnos. ¿Acaso enfrentábamos al mismismo demonio encarnado?


“¡Justo así te quería agarrar muerto endemoniado!”


Sosteniendo un racimo improvisado de 4 granadas de mano, aquel subalterno de mi abuelo removió los seguros respectivos arrojando esas ultimas unidades a su interior.

Explotando a destiempo, causaron daño suficiente para acabar aquella cosa. Saltando toda orden de cese al fuego conjuntamente a la alerta de peligro.

Felicidad junto a tristeza inundaron el ambiente, bajo toda perdida se lamentaban quienes ya no contaban con sus compañeros a su vez intentaban mantener los ánimos sabiendo lo que se avecinaba.

Durante las horas venideras tras esparcirse la noticia sobre la victoria por parte de los vivos, los residentes fueron a colaborar entre felicitaciones y contención. Todos movían en equipo aquellos cuerpos de los difuntos, formándolos uno al lado de otro previo al entierro.

Siendo laboriosa dicha tarea, terminó cayendo la noche finalizando con los últimos, ese silencio se rompía por quienes traían consigo cargamentos de comida. Llevando a cabo esa celebración recordando a los caídos durante el día de hoy, no faltaron quienes se embriagaron pronto haciendo el ridículo…

A pesar de lo acontecido, me sentía tranquilla. Perdí algo irremplazable durante esta travesía, contrario a ello, recuperé también a dos personas las cuales creí que jamás volvería a ver.


“Lamento no haber sido lo suficientemente fuerte para salvarlos jovencita”
“Tranquilo teniente, ellos estaban cocientes respecto a los riesgos. Conociéndolos, deben estar causando alborotos donde quiera se encuentren”


Se largó a reír apenas escuchó mis palabras, tomando asiento a mi lado en pleno césped. Observaba tanto a Ryza como Chloe quienes dormían sobre mis piernas imperturbables frente al bullicio.


“Ya viene siendo hora de llevármelas, ¿No le molesta si me voy en el vehículo que nos trajo?
“Usualmente no lo permito, pero haré una excepción esta vez… No hagas que me arrepienta quieres…”


Cargando a la pequeña y despertando a la otra, nos retiramos hasta ese departamento donde seria nuestra última noche.
Envuelta en plena oscuridad, lloré hasta caer junta a esas dos perdiendo toda noción de la realidad.






Mientras tanto…

La verdad, en un inicio dudaba respecto del funcionamiento de los equipos entre todos por debido a la distribución azarosa. Contrario a mi pensamiento anterior, ambos hermanos fueron bastante agradables.

El menor suele traer problemas dada su pésima orientación mientras su hermana a calmado su carácter fuerte a algo dócil… manteniendo cierto salvajismo aun…



“Espero se encuentren bien Al y Aina, desde que nos asentamos en un sitio, no recuerdo que estos cruzaran palabras”
“Tengo ese mismo temor, conozco a mi amiga desde hace años y su personalidad explosiva hasta a mí me da problemas”
“Por cierto, mantente en el carril central Taiyo, cambiar a cada rato es molesto”


Todo porque no saben conducir… en fin, temía fuera peor la situación hasta llegar al punto, aprovechare estos momentos de paz antes que me caiga encima la con complejo de Idol…


“El cruel destino nos pone a prueba una vez más. Pero a aquella joven compañera junto a mi demoniaco rival seguro volverán tarde o-”
“¡Quieres dejar de hablar así por un momento!” (x2)
“¡V-Vale!”


Es verdad, Aina puede ser bipolar o caprichosa todo el tiempo. Muchas veces destruye los nervios del resto con facilidad… no puedo dejar de preocuparme por ella, al fin y al cabo, compartimos toda la vida juntos.

Ahora en esta separación, espero ella logre aprender aquello jamás pude enseñarle, lamento volverme una carga con esa petición Alexis, pero no tenía a quien más recurrir.

Ella es una buena chica, algo incomprendida en cierta forma. Por favor, ayúdame a hacerle ver que no puede continuar así.



Autor: Ronin
Coautor: Byleth





 
Última edición:

Meijin Wanderer

Registrado
8 Ago 2019
Mensajes
124
Offline
D.W-A Vol.3

Capitulo X (XLI)
¡Sendai!



La pena posterior a cada perdida fue bastante dura, costaba asimilar aquel hecho reciente. Desde que todo se fue por al tacho de la basura, jamás había sentido miedo hasta ese momento donde me arrebataron a Chloe.

Comprendía un poco mejor a mi estudiante ahora y por qué Yuuki fue capaz de apaciguarlo de la manera en que lo hizo. Viene siendo hora de cambios, sobre todo ahora que vamos zarpando de regreso, con desembarque en otro sitio.

El acorazado era gigantesco, dada su envergadura no se agitaba lo suficiente como para marearme. Recorriendo los rincones de este ayudaba a acortar los días de viaje, siempre había algo que hacer.



“¿No deberías estar durmiendo a estas horas? Tus compañeras hace rato se fueron a su camarote”
“Gracias por la preocupación teniente, solo estaba revisando las imágenes y documentos recuperados de aquel día. Lo que quiero saber es el origen del caos en sí”
“Interesante, sin embargo, dudo sea útil a estas alturas esa información”
“¡Corrección! ¡Comprender las razones del porque es la clave para dar con la solución! Siempre hablábamos de eso con un estudiante mío”


Se largó a reír de la manera en que solo él podía hacerlo, después de todo, también estaba interesado en descubrir tras ser testigo del reporte.

Desde el interior de su abrigo sacó una carta sellada, dando instrucciones de solo abrirla cuando contara con tiempo luego de encontrarnos en tierra firme. Planeaba retornar a cuidar de la ciudad por lo cual no sería capaz de acompañarnos a partir de este punto.

Finalizando la conversación, comentó que llegaríamos al amanecer desembarcando en pleno puerto. Según primeras especulaciones por nuestro anfitrión, no parecen avistarse muertos en general.

Continué durante un rato más prestando atención a los videos ya media dormida, pausando casualmente en un minuto particular aparecía una figura humana saliendo del interior de una casa caminando y despidiéndose con normalidad.



“¿Es… lo que creo que es? Seguro estoy alucinando…”


Suspendí el equipo frente a mí volviendo al camarote ya decidida a dormir. Deje las cosas sobre un pequeño escritorio, dejándome caer sobre una pequeña cama cayendo sin dar pelea.

Pasaron las horas hasta ser despertada por una pequeña buscando su desayuno… tal como solo ella lo haría, lanzándose sobre mi abdomen sin mucha delicadeza.



“Veo que al fin despiertas Amanda, la pequeña no quería ir sin ti. Casi lo olvido, llegamos al puerto de Sendai, deben estar realizando los preparativos finales antes de dejarnos ir”
“¡Vamos a ir a otra aventura! ¡Yeeeeey! Solo espero no aparezca otra de esas cosas gigantes, ¡Fue asqueroso!”


Esas dos se habían hecho buenas amigas, aparte, no comprendía como podían ser tan activas desde tan temprano. Normalmente soy de despertar cerca de media mañana…

Ambas sujetaron mis muñecas llevándome a rastras, ignorando toda opinión o el dolor tras la plancha acometida por cierta enana. Preferí no oponer resistencia dado el inevitable destino que aguardaba.



“Solo espero sea tranquilo… ¡No quiero pelear por un tiempo después de ver esa cosa! ¡Ni en mis peores pesadillas creí imaginar algo como eso!”
“Buenos días, señoritas, ya era hora de que se levantaran. Permítanme ponerlas al tanto respecto a las sorpresas que hemos preparado”
“¡Yey! ¡Sorpresas!”
“Veo una pequeña de buenos ánimos, ¡Jajaja!”


Aquel teniente la cargó entre sus brazos para dejarla sobre sus hombros, fue sorpresivo que mostrara esa faceta de cercanía con los niños.

Durante el recorrido nos enteramos sobre las reparaciones de la Hummer tanto en su estructura externa como interna, reemplazando piezas dañadas y la implementación de neumáticos nuevos a prueba de pinchazos. También nos dotaron con unas cuantas armas de fuego menores y unas cuantas cargas de munición.



“Escuchen, durante el monitoreo a lo largo de estas horas confirmamos la escaza presencia de muertos. La sede de aquí se encuentra ubicada aproximadamente a una hora de viaje, no bajen la guardia aún si ven todo a su favor”
“¡Cuente con ello!” (x2)
“Una cosa más señoritas, quiero que sepan fue un gusto tenerlas de nuestro lado. ¡Desde hoy tienen prohibido morir, es una orden absoluta!”
“¡Entendido!” (x2)


Aquel amable teniente bajo a la pequeña entregándonosla en nuestros brazos, esperó a estar listas al interior del vehículo para bajar la rampla. Tras eso, procedimos nuestra ruta finalmente en Sendai.

“Sino mal recuerdo, esta sede debería estar ubicada en el antiguo ayuntamiento de la ciudad. Nunca tuve la oportunidad de ir, mejor dicho… me tenían prohibido ingresar”
“Eso te pasa por hacer experimentos a lo tonto y loco, ahora deberías comprender el porque te apodaron la caótica de H.L”
“Sobre eso Ryza… ¡Diré en mi defensa jamás haber comprometido la integridad de un tercero! Creo… ¿Quizás…?”
“Un recordatorio sobre que el área administrativa e investigación se ubica en la universidad de Tohoku, eso es algo básico que todos los funcionarios saben”


Mantuve mi mejor expresión intentando aparentar que sabía ello, siendo delatada por la inocencia de una niña quien aprendió a conocerme bastante bien.

Por parte de la enana riéndose de mí, la otra chica me regañaba a su vez comenzaba a dar esa charla sobre lo minino a saber sobre la institución donde desempeñamos nuestras funciones.

Todo el camino fue aburrido sin presencia de nada, comenzaba a creer que la vida nos recompensaba luego del embate de ese zombi aracnoide.

Oímos a través de una pequeña radio de comunicaciones una voz intentando comunicarse. Mucha estática interrumpía reiteradas veces, la chica amnésica reflejaba su lado obstinado intentando dar con la frecuencia.

Los varios intentos fallidos valieron la pena, dando con ello finalmente. Era un hombre quien hablaba, parecía algo malhumorado a primeras impresiones, intente comunicarme también a ver si ocurría algo.

Su respuesta fue instantánea, sin titubear adicionalmente a ir se frente. Casi podía sentir su mano sobre mi cabeza.



“¡Un segundo! Esa voz… ¡AMANDA!”
“¡Miren lo que nos trajo el gato! ¡A que no sabes la última noticia!”
“Dime no hiciste volar por los aires la Hummer o que le pasó algo a Chloe…”
“¡Nada de eso! Todo lo contrario, logramos recuperar el reporte número dos. Contrario a lo planeado, el contenido era diferente del cual Kai mencionaba”


Un silencio incomodo se presentó, pareciera escucharse cierta discusión de fondo entre dos personas. Alexis era evidente, pero la otra voz no pareciera ser la de Yuuki.

Regresando a la línea, explicó el plan de acción tomado respecto a adelantar la búsqueda separándose en dos grupos. Dejando todo en manos del factor suerte, su dupla acabó siendo la revoltosa bipolar Aina.

No se llevan bien al parecer, debido al carácter explosivo e impulsivo de ella, lo cual ya ha generado complicaciones desde que salieron del punto de reunión. Actualmente están escondidos evadiendo un “Panzer” diferente de los anteriores.

Mantuvimos aquella platica durante cerca de dos horas hasta llegar a nuestro destino, decantando por ir a la universidad.

Oí sus risas tras mencionar el establecimiento, aunque no comprendía cual vendría siendo la relación entre ese sitio y su comportamiento.



“¿Estas bromeando verdad? Profesora, sabes cuánto te aprecio, pero acaso olvidaste que ahí fue donde se impartieron las primeras clases del magíster… estabas hasta presente”
“De haber estado presente lo recordaría, no tengo problemas de memoria”
“Cualquiera bajo los efectos del alcohol tras beber mucho podría no recordar nada de lo hecho previamente”


Comencé a ver mi rostro tornarse rojo en el espejo retrovisor, ciertas lagunas en medio de esas memorias afloraban. Ahora sí estaba avergonzada a tal punto donde lo único que quería era pelear contra hordas de muertos.


“Tu voz me suena familiar joven, sin embargo, a pesar de mi amnesia, fui testigo de lo acontecido ese día y esta rubia caótica jamás debe volver a estar ebria”
“Concuerdo, espero no sea mucho pedir esto de mi parte. Por favor, cuida de mi profesora y la pequeña Chloe”
“¡Ustedes dos dejen un segundo de burlarse de mí!”
“¡Jamás!” (x2)


Ya habiendo cesado el cruce de palabras, estacionamos el vehículo al interior mirando hacia la salida en caso de emergencia. Preparamos armamento con bastante munición a cuestas, no queríamos repetir ese sufrimiento ante esa cosa grotesca.

Tras bajarnos, hasta donde se veía estaba desolado, solo nosotras tres ingresando a paso lento.

Las mesas y sillas envueltas por gruesas capas de polvo, cortinas rasgadas, alfombras llenas de moho y el piso de madera hecho un desastre al parecer por filtraciones en cañerías ubicadas debajo a este.

El campus ya no era ni la sombra de lo que fue en su pasado, ahora era una mera estructura abandonada.

Las computadoras ubicadas en el ingreso estaban destruidas, cada venta rota sumado al potencial peligro frente a inestabilidad en el voltaje generalizado.



“Debemos apresurarnos, tenemos la ventaja esta vez”
“Exacto. Síganme las dos, llegaremos pronto dado el mapeo del sitio sigue en mis memorias”
“¡Jiji! Mi hermano suele reprenderme mucho si me aparto de su vista”


Luego de esas palabras, Ryza la tomó de una mano evitando alejarse una de la otra.


“Es normal pequeña, con el peligro que hay en estos momentos, lo que menos quiere es que te ocurra algo”
“¡Y por eso mismo lo quiero mucho! Desde que me rescató ese día, he querido hacer algo por él”


Quién lo diría, esa chica tiene bastante afinidad con los pequeños, debo reconocer me equivoque a fin de cuentas creyendo era tan seria.

Nos hizo una seña indicando detenernos tras avanzar al ala norte, ruidos reiterados alertaban la presencia de peligro.

Arrojé hacia esa misma dirección un pequeño escombro intentando hacer salir a lo que se encontrase ahí… vimos salir a toda prisa dos cosas pequeñas, resultando solo ser un par de gatos negros asustadizos.



“Falsa alarma, podemos respirar tranquilas”
“Diría fue una estupidez hasta cierto punto, lo importante al menos fue que salió todo bien. Lo dejaré pasar”
“Vamos, no seas tan seria mujer. Espera ¿ya llegamos?”


Ella empujó la primera puerta a la derecha luego de ingresar a la unidad de investigación. Cubierta bajo grandes telares se hallaba el equipo utilizado en este establecimiento, habiéndose conservado dada la falta de exposición al medio ambiente.

Procedimos a iniciarlo y esperar. Mientras tanto, intentamos contactar a Kai avisando sobre nuestra llegada sin recibir respuesta en cada intento.

Indignadas, intervenimos directamente sobre el equipo buscando el documental… fue tortuoso a diferencia de los dos casos anteriores, esto debido a una enorme cantidad de iconos en pantalla.



“¡Ya van dos horas y nada! ¡Me duelen las manos de tanto teclear!”
“No eres la única, ojalá los nombres dejaran pistas… lo peor, quedan cerca de casi mil documentos más a revisar”


Tomando un descanso, vimos a Chloe aproximarse al computador con curiosidad e inocencia. Presionaba botones al azar viendo sí ocurría algo.

Durante su jugueteo carente de malas intenciones, acabó abriendo sin querer un archivo cuyo encabezado nos dejó la boca colgando…





“Mil disculpas, arrogancia de un alma cegada”


“Quien este leyendo esto, espero pueda apuntar con esperanzas al futuro… De nada sirvieron las mejores intenciones en favor del mundo si una sola mala decisión tomada por descuido o quizás creerse superior a un Dios nos condujo a este apocalipsis.

Las primeras muestras suponían ser seguras luego de pasar cada rigurosa prueba de control y ética, tomando al menos 10 años para solo ese instante. Aquel día cuando debían ser trasladadas desde el viejo continente, se vieron expuestas a emisiones de rayos X provenientes de un equipo con desperfectos sin detectar… esa vez cuando fue medida, arrojó mediciones lo suficientemente nocivas para el cuerpo humano a mediano plazo, lo cual da a entender entonces como afectaría a estas cepas de células madre en mucho menos tiempo.



Quiero creer esto acabará pronto, pero el panorama es duro. Primero fue japón, USA y las demás potencias o cualquier país con una sede de Health Laboratory presente sufrió el mismo destino en un periodo máximo de seis meses.

Tengo fe en generaciones venideras, cuyas capacidades revertirán a este devastado mundo.



Hiroma Akira, Director de H.L

Sede Japón”





Nuestras risas nerviosas dejaron en claro la frustración que sentíamos, más aún tras tener cierto grado de participación con las bases durante las experimentaciones caóticas…


Autor: Ronin
Coautor: Byleth





 
Última edición:

Meijin Wanderer

Registrado
8 Ago 2019
Mensajes
124
Offline


Capitulo XI (XLII)
La verdad sale a la luz, ¡Memorias a mí!



Durante las próximas horas nos negamos a continuar buscando, aquel impacto causado frente a esa información inesperada fue un balde de agua helada.

Buscamos en que permanecer ocupadas perdiendo toda noción del tiempo.

Ver tal desastre causado… causado solo por un mísero error… un desperfecto técnico donde alguien pasó trasladando las muestras…



“No pensé encontrarte en plena azotea”
“Lo lamento, estaba perdida entre mis pensamientos. ¿Te encuentras mejor Ryza?”
“Aún persisten los dolores de cabeza, sin embargo, son algo tolerables ahora. Ya pronto pasarán…”
“Eso espero la verdad, no quiero recordar esa crisis que tuviste la última noche”


Vi cuando extrajo un cigarro desde su bolsillo, luego de encenderlo comenzó a fumar sin mayor reparo.

Conservando el silencio sepulcral, se tomó su tiempo hasta acabar. Ninguna quería tocar el tema, preferíamos ni pensar.

Fue ahí, cuando ella llevo una mano a su cabeza dando tumbos intentando conservar el balance.


“Me… da vueltas…”


Actuando raudamente al verla desestabilizarse, logré llegar a tiempo evitando se azote la cabeza contra el piso. Oía su jadeo mientras respiraba e inclusive noté un aparente estado febril luego de colocar una mano en su frente.

Cargando ese peso muerto desde nuestra ubicación escaleras abajo evitando caerme en el proceso.

Tardando un aproximado de quince minutos hasta llegar a la habitación, procedí a recostarla y arroparla. Revisando aquel inventario proporcionado por los soldados, carecíamos de fármacos… solo restaba ir a la vieja usanza… reposo y paños húmedos.



“Porque siento estar viviendo una clase de deja vú… en fin. Cambie su ropa por prendas más cómodas, los paños con el agua están listos y solo me falta por ahora ver donde está ya saben quién”


Algo no encajaba, normalmente responde siempre cuando se le llamaba… ahora debía ir tras esa pequeña revoltosa.

“Jijiji”
“Creo hacerme una idea de donde se esconde”


Caminando hacia donde estaba un sofá, noté en su costado los cobertores que buscaba rato atrás. Montados en conjunto a dos sillas pequeñas, estaba claro quien había armado su escondite.


“¡Te encontré!”
“¡WHAAAA!”
“Interesante, jugando a estas horas. A cierto, aún es de día”
“¡¿P-Porque siempre me haces cosquillas?! ¡JIJIJI!”
“Pues, ¡Soy un monstruo de las cosquillas!”


Simples segundos como estos ayudaban a aliviar mis niveles de estrés, aunque no lo parezca. Mantenerse firme o conservar siempre una sonrisa cuando pasas por experiencias traumáticas es difícil.

Lograr sentir a Chloe entre mis brazos ahora era reconfortante. Esa imagen donde las perdía tuvo efectos inesperados como crisis de ansiedad o angustias, en ello considere robarle unos cuantos cigarros a Ryza hasta recordar quien me haría imposible la semana a llamados de atención.

Solo imaginarlo ya hacia se me pusiera la piel de gallina…



“¿Ocurre algo hermana? No sueles abrazarme tanto”
“Ah, no la verdad. Ando media distraída, solo eso”
“Tus manos están frías y tiemblan mucho. ¡Ya se! ¡Llamemos a mi hermano!”
“¡N-N-N-No es necesario! Mejor déjalo descansar por hoy, seguro estuvo muy ocupado”
“¿¡EH!?... Bueno. ¡Casi me olvido, encontré esto bajo el sofá!”


Recibiendo entre mis manos un objeto que pareciera a primera vista ser una unidad de almacenamiento externo, la cual no le di mucha importancia en un inicio dado estaba concentrada en otra cosa.

Observe el reloj más cercano percatándome estaba atrasada, fui a ver a la paciente siendo perseguida como si fuese mamá gallina por la pequeña.

Ambas realizamos los cambios de toallas, donde ella me asistía en cada acción. Si era curioso notar su manejo, esa manera de manejar el material y ubicarlo delata al único responsable.

Sin duda alguna, la capacidad de los niños para aprender es impresionante, absorben con facilidad adicional a rapidez. En virtud de ello mismo, le pedí a Chloe quedarse junto a Ryza cuidando de esta y realizando los cambios mientras yo iría a buscar al vehículo lo necesario para cocinar.



“¡Cuenta conmigo! ¡La mini asistente lista para todo!”
“Nunca dejas de sorprenderme. Mejor me daré prisa, ¡la mini asistente tiene hambre según veo!”
“¡Jiji! ¡Me descubrieron!”


Tras salir de aquel salón, coloque el seguro por prevención. Yendo escala abajo con calma comenzaba a dimensionar los daños estructurales en general, había enredaderas las cuales subían por las barandas o pilares, vidrios desperdigados e inclusive fragmentos de entre pisos derrumbados.

Caminando sobre los escombros evitaba pisar fragmentos inestables evitando caídas que puedan lesionarme, todo bien excepto ese instante donde algo me sujeta del tobillo desequilibrando mi andar.


“¡Pero que-!”


Bajo algunos de esos bloques de concreto, yacían muertos intentando atrapar supervivientes descuidados. Para colmo acabe siendo una de esas…

Esto daba mala espina, diría haber encontrado un campo minado de mala muerte. Golpeando a más no poder buscando me soltara sin éxito, esa cosa me superaba en fuerza.



“¡Maldición! ¡Piensa Amanda! ¡Utiliza el campo a tu favor!”


Agarré un tubo metálico para acabar ensartando lo primero en uno de sus ojos y cráneo adentro, posterior a soltarme, utilizando ese mismo objeto retirándolo de donde se encontraba, reposicionando sobre sus vértebras cervicales para fracturarlas conjuntamente a desgarrar la medula.

Me saltaba el corazón a mil por minuto del susto, se suponía no debía haber nada, aunque nos equivocamos. Debian encontrar cerca de cinco o siete atrapados intentando replicar ese patrón como una medida posible.

Continúe mi camino hasta la Hummer con cautela, extraje lo justo y preciso haciendo rápidamente el regreso.

La primera imagen una vez volvía, fue ver a ambas chicas conversando. Ella había despertado más no se había recuperado.

Realizando una preparación especial para casos de enfermedad como harían los tatarabuelos, utilizando ingredientes recreando las recetas caceras. Al cabo de varios minutos restaba esperar a las cocciones, aproveche esa instancia en revisar lo encontrado por la pequeña.



“Espera… esto no es una unidad de almacenamiento externo…”


Deslizando un diminuto seguro, resulto abrirse evidenciando ser un Micro Pc el cual todavía era funcional.


“¡Fufufu! Vamos a bucear en la marranería a ver si encontramos algo curioso. Total, hoy en día quien lo extravió seguro no tiene nada de valor o importancia, sería demasiado de haber cosas importantes…”


Ya encendido, fue esperar a que acabara de configurarse. Utilizaba un sistema operativo bastante arcaico para el año actual… bueno, cada uno con sus propios gustos como dicen.


“¡Bien! ¡Veamos esos oscuros secretos ocultos en lo más recóndito!”


Mis emociones desaparecieron a poco de iniciar aquella búsqueda, dado no solo no había nada, sino también revisando al detalle se evidencio ser una instalación limpia.

Cuando estaba decidida a rendirme, acabe de casualidad dando con un documento escrito. Revisando cada párrafo, comenzaba a cuestionarme severamente sobre si frente a mí se hallaba una muy buena broma o no.


“Debe ser broma, ¿No? La redacción, los planteamientos en conjunto a estas fórmulas. ¡Es imposible! ¡Hasta toma de base aquellos resultados jamás revelados! ¡¿Quién se supone escribió esto?!”



“H-Hermana!, ¿Te encuentras bien? Te oímos gritar y nos preocupamos”
“No es nada pequeña, solo leí algo que me molesto. ¡Pero fue error mío hacer caso!, puedes estar tranquila!”
“Amanda… veo acabas de leer… mi último informe”
“¡Ryza! ¡Espera, primero debes descansar!”


Ella suspiro profundamente tomándome con la guardia baja, un librazo dio sobre mi cabeza descolocando las ideas cuyo caos me impedía pensar.


“Lo lamento por eso. Estabas demasiado alterada para escuchar y bueno, nada que un buen libro no solucione”
“¡Dolió… Pero espera un segundo!”
“Solo es un estado febril, no me iré a desmallar por ello. La verdad del porque me perdí se debió a los intensos dolores de cabeza ya que estaba recuperando partes importantes de mi memoria”


Creo haber mal interpretado la situación entonces… ahora me resultaba factible pensar con claridad. Poco duro la calma tras percibir leve olor a quemado, debí actuar de manera inmediata antes de perder nuestro almuerzo.


“Quiero saber una cosa Ryza, ¿De qué lado estas tu? Considerando el recuperar parte de ti obviamente”
“Siempre fuiste capciosa a pesar de ser caótica. Mi antigua yo te despreciaba en varios aspectos, sin embargo, este tiempo juntas ha sido suficiente para conocerte”
“¡¿Tú me despreciabas?! Creía ser la única con cierto grado de complejidad… aunque, siendo sincera, una parte de mi mantenía celos hacia ti. Solo mírate, todos te admiraban y respetaban… hasta por hablar te financiaban las investigaciones”
“¡¿EH?! ¡Deja de bromear rubia loca! ¡Es imposible!”


Nuestras miradas serias tensaron el ambiente, quien disparara primero, perdía. Fue entonces donde un gruñido lanzó por la borda haciéndonos dar vuelta.


“¡Hermana! ¡Cuando vamos a comer! ¡Tengo hambre!”


Toda seriedad se perdió luego de su intervención, hemos de reconocer cuan influyente es su inocencia. Lo que pudo acabar como un conflicto entre gatas fieras resulto en solo risas.

Ya habiendo mejorado los ánimos, di otra vuelta al texto en compañía de quien fue mi colega a su vez una pequeña diablilla sentía curiosidad por el aparato electrónico, situación frente a la cual no era posible dejarle usar por ahora.



“Retomando el tema anterior, aquel informe apunta a una potencial “cura” si esperabas esa respuesta. Con toda sinceridad… creo acabó siendo auto engaño para convencerme”
“Yo que tu mejor cambiaria la mentalidad. Existen planteamientos interesantes aquí cuya orientación fue errada”


Buscando los párrafos y agrupándolos, intentando conseguir una especie de resumen para hacerle ver que no esta tan lejos del objetivo. Ella parecía creer le estaba jugando alguna broma, comprensible en verdad.



Regresión/Armagedon


Para cuando este informe ha de ser revisado, es necesario tener en cuenta la ausencia del origen detonante relacionado al apocalipsis.

Contrario a nuestro trabajo, el otro equipo fue reagrupado tras meses de búsqueda cuya finalidad apuntaba a recabar muestras de tejidos y descubrir el funcionamiento de los cadáveres. En contraparte, dependíamos de sus resultados para nuestro trabajo.

Una vez resultados en mano durante esos seis eternos meses, sorprendidos frente a los hallazgos comprendimos la existencia de una posible pequeña chispa de esperanza… esas mismas células madre podrían solucionar el problema.

A diferencia del primer caso, para lograr el éxito, estas deberían ser intervenidas hasta el mismísimo código genético cargando ordenes simples en variadas dosis con alta especialización.



Sede principal Tokio

Subdivisión Shinjuku

Codigo: Revival





Alrededor de las primeras 20 páginas logre condensarlas en solo eso… buscando la manera fácil de hacerle entender sobre lo que ella misma cargaba en sus manos todo este tiempo.

Dialogamos hasta caer la noche intentando entendernos, provocaciones e indirectas iban y venían. Pareciera fuésemos a pelear una vez más, sin embargo, tras decirnos todas las verdades, acabamos entendiéndonos.



“Sabes, cuando redacte ese texto me creyeron loca. Fue frustrante al grado donde cuestione todo lo que conocía”
“Normal si me lo preguntas. Al principio es molesto hasta que te das cuenta quienes son los de mente limitada creyendo saber si es realmente posible o no”
“Lamento haberte tratado como lo hice hace años, yo…”
“No digas nada, míranos, podemos mantener platicas sinceras y ello mejoró nuestra confianza. Con eso me doy por pagada”


Sin perder tiempo, entablamos comunicación con Kai debatiendo los puntos de aquel informe. Los tres parecíamos pollos sin cabeza intentando armar un rompecabezas cuyas piezas jurarías no encajarían.

Logramos cubrir varios huecos a lo largo de los planteamientos, a consecuencia de acabar terminar más agujereados que un queso… fue horrible ver el efecto bola de nieve.



“Ahora que lo mencionas Amanda, olvidamos considerar algo importante. Kai, ¿Cuánto tardaría en recomponerse un cuerpo cuyo compromiso es cercano al 40%?”
“Interesante pregunta, sacando el cálculo estimado podría ser cerca de ¡Un año en estar recompuesto! ¡Ahora encajan las posibilidades!”

Por mera casualidad dimos un paso importante, el segundo enigma apunta a bajo cuales condiciones puede hacerse efectivo revertir a un Reanimado. No podemos olvidar que estos cuentan con signos vitales incompatibles con la vida, sistema nervioso aparentemente desmielinizado en conjunto a comportamientos frente a estímulos.


“Te veo dubitativa compañera, ¿Intentas pensar que diría ese chico cierto?”
“Elemental mi querida Ryza, traer de vuelta a una persona no es tarea fácil. Ya está claro el tiempo máximo según tu informe para lograrlo, pero ahora viene la parte fea”
“Y eso que sería según ustedes dos señoritas”
“Niveles de compromiso y factores ambientales!” (x2)



Autor: Ronin
Coautor: Byleth



Comentario del autor:

¡Buenas noches damas y caballeros! lamentamos la tardanza con los capítulos tanto de Death World - Armagedon como Glazbeni Arken, hubo pequeños inconvenientes que fueron acumulándose sin previo aviso. Sin embargo, la madre de Byleth sufrió un accidente cerebro vascular isquémico, quien gracias a Dios no sufrió secuelas graves con excepción de compromiso leve en la fuerza de uno de sus brazos y unas cuantas cosas más. Actualmente se encuentra bien según supe y esperamos no vuelva a ocurrir.

Agradeciendo su comprensión, se despide atentamente.


Meijin Ronin, del equipo Star Core Novels.



 
Última edición:

Meijin Wanderer

Registrado
8 Ago 2019
Mensajes
124
Offline
D.W-A Vol.3

Capitulo XII (XLIII)
Equipo perdido Reformado



Perdí la cuenta respecto a los días transcurridos desde que comenzamos a trabajar sobre aquel documento donde Ryza planteo una base para una potencial cura.

Dormía aproximadamente cerca de cuatro horas diarias hasta colapsar, sin embargo, gracias a mi compañera y la pequeña logre salir adelante… ello me recordó a cierto tipo medio temperamental.


“Veo te encuentras repuesta, comprendo tu anhelo por revertir este desastre, pero solo viva podrás lograr el cambio. Casi lo olvido, cuidado atrás”
“A que te refieres con-¡!”
“¡Sorpresa!”


Chloe se lanzó encima de mío como un ataque sorpresa, ver la manera de comportarse me hizo entender mis errores. Obsesionada con tal de lograr mi cometido implico dejarla de lado.

Sus conductas habían cambiado desde que comenzó a viajar conmigo, al mantenerla protegida y lejos del uso de armas la mayor parte del tiempo parece influir con notoriedad.



“¿Ocurre algo Hermana?”
“¡N-Nada!, ¡Solo divagaba!”
“¡Ah! ¡Segura estabas pensando en mi hermano!”


Tras oír eso, reaccione de golpe chocando mi cabeza contra lo primero que se interpusiera en el camino.

Ambas se rieron de manera burlesca cuando vieron ese impacto, Kai tampoco se quedó atrás de verlo.



“¡Maldición! ¡Eso fue vergonzoso! ¡Estaban ahí mismo y no me di ni cuenta!”
“Eso te pasa por dormir poco, jugar video juegos hasta altas horas y comer como puerca”
“¡No puedo evitar sentirme aludida! ¡Fufufu!”


Considerando ello, tome con humor la situación. A fin de cuentas, tenían razón respecto a cuidar mi estado de salud, si no mantenía cuidado, acabaría en condiciones donde pasaría a ser una mera carga.

Decidimos darnos unos cuantos días libres evitando problemas… Intenté entablar contacto con los demás, logrando únicamente con Yuuki y su equipo. Hasta ahora todo sobre ruedas exceptuando cuando quitaban el ojo de su hermano menor…

Estimaban arribar a su destino en unos dos o tres días siempre que no ocurrieran inconvenientes.

Contrario a cualquier pensamiento actual, el dúo restante igual mantenía preocupado al resto ante su falta de respuesta. Ir en su búsqueda por egoísta que sonara, seria arriesgado ahora, esto debido al actual paradero desconocido.



“¿Ustedes creen estén ambos vivos? Es verdad tienen sus fortalezas, pero me preocupan sus asperezas”
“Tranquila Yuu, conociendo la suerte de mi estudiante… ni la muerte es capaz de apiadarse de él. Hablando sobre Aina, está bien acompañada… no va a dejarla sola”
“¿Y tú como puedes estar segura?”
“¿Alguna vez te abandono mientras estabas en su compañía?”


Se sostuvo por breve que fuese el silencio al otro lado de la línea, luego los tres respondieron un rotundo si unísono.

Las horas siguientes continuo esa llamada ya facilitando a través de altavoz la participación grupal, tratando desde los hallazgos importantes hasta temas banales.





--En cualquier otro lugar de Japón (Ubicación desconocida)--



Finalmente habíamos logrado perderlos de vista, jamás creí toparme con muertos tan obstinados…

La motocicleta se encontraba al borde de quedarse sin carga y mi actual compañera poco colaboraba, sumado a ello estar también molido físicamente e incluso llevaba días sin bañarme con tal de escapar.

Ella evitaba hablarme… bueno, podía vivir con eso tranquilamente mientras fuese capaz de evitar se la comieran.



“Nos quedaremos al interior de esa tienda abandonada, ¿Alguna objeción?”
“Ninguna…”


Aquel chico me advirtió sobre su bipolaridad antes de partir, con el tiempo ella se daría conmigo igual que el resto.

Opte por remolcar el vehículo guardando lo poco que le restaba de carga ante potenciales emergencias, por suerte se encontraba despejado durante ese anaranjado atardecer ayudando a no decaer en ánimos.

Ya al interior notamos estar en una tienda de ropa, luego procedimos a bajar la cortina metálica buscando ocultarnos visualmente evitando ser presa fácil durante la noche. Últimamente se han tornado más activos durante esas horas… me preocupaba fueran procesos “Evolutivos Naturales” similares a los vistos en ese pueblo o en la entrada de Nagoya.



“Oye… tengo hambre…”


Apartaba su mirada al hablar, mientras se sentaba al costado del transporte envolviéndose con mi chaqueta la cual había dejado ahí mismo.

Revisando los interiores y armado hasta los dientes ingresé a la bodega buscando la caja de fusibles, avanzando paso a paso evitando hacer ruido no había señales de nada.



“¡Mierda!”


¡Algo me había saltado encima! Gruñidos fuertes era todo lo que emitía, debí recurrir a mí una opción disponible.


“¡AINA! ¡AYUDAME!”
“Ahora que quieres… no estoy de humor para tus bromas”
“¡Te parece una broma esto! ¡Podrías dejar de parlotear e intentar golpearlo con alguna cosa en tu bolso!”


Ella se dio media vuelta con total calma a hurgar entre sus cosas, después volvió dejando cerca una especie de martillo esperando hiciera algo.

Ya veo, será tal como me advirtieron. ¡Pero primero lo primero!



“¡Hey! ¡Acaso no piensas ayudarme!”
“Tú eres lo bastante fuerte, requerir de quien es más débil carece de sentido. A si, no tardes o acabare des…”
“¡Genial! ¡Justo lo que me faltaba! ¡Ahora si estoy molesto!”


Odiaba esa faceta desde hace años, me rehusaba a volver a depender de mi enojo e inclusive de volver a perder el control. Ya no soy ese mal humorado e irritable tipo del inicio.

Busque entre sus empujes un patrón del cual colgarme, segundos posteriores aproveche ello para dar vuelta la situación colocándolo abajo sujetando su gélido cuello con una mano y la otra ensartando dos Karambit en sucesión por ambos costados laterales del cuello dañando las cervicales junto a la medula.



“Tenle paciencia… ella no está en condiciones…”


Camine hasta donde se había caído recogiéndola entre mis brazos, respiraba con normalidad y su pulso estaba bien. Primeras conclusiones… debía estar fatigada, a penas comía en mi presencia.


“¡Ustedes dos pueden estar quietos unos minutos! ¡Kyuki! ¡Tama!”


A penas la recosté en un sillón, ambos le saltaron encima cuidando en cierta forma. Cambiando las prioridades, opté por cocinar algo… para ello, volví a adentrarme en la bodega sin recibir sorpresas.

Una vez encendido el sistema eléctrico, el alumbrado permitió apreciar los espacios a disposición. Entre ellos la parte de atención al cliente, la bodega, una sala de estar con cocina y adicional un baño.

Proseguí a preparar algo rápido antes de caer también presa del hambre, aunque por mejor instinto, el plato de curry era de sabor suave, de manera fuese tolerable a quienes no aguantaran el picante.

Habría sido cerca de media hora lo que tomó el proceso, tiempo en donde no me percate de su entrada al cuarto. Se encontraba sentada esperando mientras miraba seria cada acción realizada.



“No es necesario lo digas, ya estoy sirviendo”
“Lo siento”
“¿Ah? un momento… no tienes por qué hacerlo”
“Estoy molesta, cansada, sucia e irritada… sin embargo, no se justifica lo que hice”


Cambios de humor repentinos o sentimientos de culpa, independiente de cuál sea poco importaba. Ahora importaba avanzar y saber dónde nos encontrábamos, entablar comunicación, etc.

La chica persistía en evitar cruzar la mirada, comiendo en silencio evitando conflictos durante ese rato. Aunque de manera eventual esbozaba una leve sonrisa.



“Ve tu primero a bañarte, eres quien más lo deseaba desde hace días”

“¡¿S-Seguro?!, digo, ¿Después de lo ocurrido antes de llegar hasta acá?!”


Solo bastaba prestar atención al brillo en sus ojos para comprenderla, aún faltaba atar cabos sueltos cuando ella decida relatar su historia. Hasta entonces, restaba ser paciente.


“¡G-Gracias!”
“Tomate tu tiempo mientras revisaré algunas prendas. Ya viene siendo tiempo cambiar de aires”
“¡Más te vale combinen bien! ¡O te arrestaré por crimen a la moda!”
“Tu… ¡JAJAJAJAJAJA!”
“¡Q-Que te parece tan gracioso!”


Tras calmar los ánimos caminamos hasta que ella ingresó a ese cuarto y por mi parte planeaba dirigirme donde estaba nuestro vehículo, ello fue hasta que…


“¡A-A-A-A-A-A-A-A-A-ALEXIS!!!”


Oír mi nombre a gritos mientras se repetía un suceso familiar, siendo ahora apaleado cortesía de la joven quien intentando trepar, resbalaba reiteradas veces mis piernas y espalda.


“Déjame adivinar… no hay zombis, pero si hallaste-¡!”
“¡¡¡RATONES!!!”


Bien, la situación venía siendo cómica excepto cuando eres golpeado de paso junto a sentir como te entierran las uñas y muerden un hombro.

Correteaba a los roedores con ella a cuestas en la medida de lo posible, hasta escuchar ese fuerte maullido. Los instintos de caza dormidos en Tama causaban estragos menores, el pobre Kyuki estaba mirando desde un rincón sin querer moverse.



“Asunto resuelto, déjale el trabajo a ella”
“Perdón si te pido esto… pero puedes acompañarme… por favor…”


Inocente paloma fui al creer que únicamente esperaría cerca, sigo preguntándome como acabé compartiendo el diminuto espacio de la tina de baño… aclaro no ocurrió nada… ¡¡NADA…!!

Aina no tardó nada en su búsqueda, quedándose con una falda corta blanca, polera mesclada entre calipso con amarillo y tenis blancos.

Buscando ya entre los montículos de ropa, una única prenda de pantalón negro largo siguiendo un diseño de campana me acomodaba. Por calzado seria botines hasta el tobillo y una polera verde cuya talla quedaba ajustada.



“¡Tu espalda!”
“¿Que hay con ella?”
“N-nada, solo me sorprendió ver esa marca”


Había olvidado la presencia de esa cicatriz con los últimos revuelos debido a los múltiples escapes. Nadie anteriormente sabia de esta, ni si quiera mi profesora Amanda estaba al tanto.

Se había inquietado creyendo haber tocado un tema sensible. Tras ello, suspiré con calma recomendándole tomar asiento.

Comencé a explicarle respecto a mi pasado situándola en contexto, un poco sobre a que me dedicaba, porque estaba en un país extranjero y haciendo énfasis en los primeros momentos de la catástrofe.

Ahora prestaba atención con curiosidad e interés, ella no podía esconder nada según mostraba, siendo un libro abierto.



“Tras quedar a mi suerte, fui invitado a participar en grupos de apoyo y traslado. Debíamos llevar suministros como labor principal, rara vez nos tocaba llevar supervivientes”
“¡Interesante! ¡Seguro ayudaste a muchas personas!”
“¡Exacto! Cuando fui descubierto por otra integrante del equipo, no me quedó de otra. Pasar a ser uno de los más protegidos fue precisamente lo mejor… el precio a pagar era insano”
“¡Vamos! ¡Tienes el apoyo de muchas personas!”


Logré mantener la compostura, fue difícil al inicio tras escucharla tan relajada. No comprendía mi frustración dado no ha pasado por las mismas experiencias… viéndola con detención, es mejor conserve ese grado de inocencia.


“Si, aunque el sufrimiento era perder a tus camaradas sin poder lograr nada por salvarlos”


Estaba anonadada, fue duro el impacto. Aina no sabía que decir, quería arreglar lo dicho previamente a pesar de no lograr emitir palabras.

Me aproxime conteniéndola entre mis brazos, fue ahí donde logró dar su respuesta…


“Jamás creí tuvieras que cargar con tal dolor, lamento si fui descuidada con mis palabras. Por favor, no te enojes conmigo…”
“Descuida, Taiyo me contó bastantes cosas. Tienes un excelente amigo, a espaldas tuyas me llamaba cada noche previo a perder contacto para saber sí estabas bien”
“¡E-Ese idiota no tiene remedio! Pero me alegra tenerlo en mi vida, cuando volvamos a encontrarnos todos, le diré-¡!”
“Le dirás…”


Sentía sus garras clavadas en mis costillas algo temblorosas, junto a su atorada voz intentando no tartamudear. Cuando volteé a ver, descubrí a la culpable de arruinar el momento…

Quería acabar mi relato sobre mi cicatriz a lo largo y ancho de mi espalda, historia la cual deberá esperar dado sufriré por tercera ocasión lo mismo.



“¡¡¡RATONES!!!”


Exacto, sentada aproximadamente a un metro nos miraba cargando un cadáver de los roedores de hace un rato.


“¡ALEJALOS! ¡ALEJALOS! ¡ALEJALOS!”
“¡No puedo si me sigues jalando hacia el otro lado!”
“¡AAAAHHHHH!”
“¡Kyuki haz algo quieres!”
*Sonidos de zorro confuso*


Nuestro querido amigo se llevó a su compañera fuera del rango de visión, se oían los sonidos emitidos de ambos animales, como si estuviesen dialogando… con cada cosa vista, ya no parece descabellada la posibilidad que imiten a los humanos en ese aspecto.


“¡JA! ¡Ya estoy de vuelta y más recargada!”
“¡Fue insanamente rápido, ya han sido muchas emociones por hoy!”
“¡Que dices! ¡Esta soy yo mientras esté bien cuidada!”


Me largue a reír tras esa frase, es verdad cuando dicen sobre cada loco con su tema, contrario a lo malo que parezca… hay ocasiones donde te cambian el humor sin querer.

Fuerte golpes provenían del exterior, guardamos silencio evitando llamar la atención contemplando la potencial presencia de un “Panzer”. Disparos y explosiones también ocurrían de un momento a otro, estando literalmente ahí mismo, separados solo por una mera cortina metálica.



Autor: Ronin
Coaturo: Byleth
 
Última edición:

Meijin Wanderer

Registrado
8 Ago 2019
Mensajes
124
Offline


D.W-A Vol.3

Capitulo XIII (XLIV)
¡Un Plaga!



Tras varios minutos cargados de ruido y explosiones notamos la reducción de intensidad proveniente del exterior. Uno que otro grito temeroso de alguien mientras sus pisadas señalaban una retirada rápida.

Preparados para lo peor, evitamos bajar la guardia aún si pareciera ser el caso. Sin embargo, no contábamos con un pequeño detalle…

La cortina metálica era levantada lentamente, no la estaban forzando desde el exterior. Frente a ambos aparecía una figura delgada vestida de manera elegante, sujetando un bastón por su izquierda y utilizaba una máscara como los doctores del siglo XVII y XVIII.


“¡Interesante!”


Nuestras reacciones tardaron en aparecer ante tal espécimen… es más, hasta nos mirábamos el uno al otro preguntándonos cual debería ser la reacción.


“Disculpe mi rudeza, pero usted qu-”
“Albert Pier Louise Joseph Joule Rafel Strauss Von Plaga, pero pueden llamarme Un Plaga”
“¿Ah?” (x2)
“¡Exacto! ¡Un Plaga mi nombre es! ¡Y a mis pacientes he de ayudar!”


El extraño tipo mientras se presentaba, realizaba un juego de pies similar al baile irlandés. No emana hostilidad alguna tanto en sus palabras al igual que sus actos o gestos… puede ser que únicamente le falten tornillos…


“Permiso jóvenes, pero tomaré asiento por aquí. No se preocupen de ser atacados por los muertos ya que son bastante amigables la verdad”
“Bueno, esperamos se sienta cómodo doctor Pla-”
“¡Un Plaga!”
“¡JAJAJAJA! ¡Quién lo diría Alexis, el señor Un Plaga tiene su toque divertido!”
“Vale, vale… ya estoy adaptado a tratar con casos extravagantes. Permítanos presentarnos, la chica risueña se llama Aina y yo soy Alexis Müller”
“Ya los conocía bastante bien, mis pacientes hablan siempre sobre a quienes siguen. Les he dicho dejen tranquilos a los demás, pero oulala… insisten por razones desconocidas”


Fue durante un descuido donde se adentraron unos tres perseguidores intentando ir por nuestras cabezas. Sorpresivamente acabamos salvados cortesía del extraño sujeto.


“¡Ustedes tres! ¡Dejen tranquilos a mis huéspedes quieren!... ¡NON! ¡¿Oulala?! Bueno, me encargaré de manera personal entonces. Regresen a hacer su día y dejen en paz a los viajeros”


Observar su manejo de la situación parecía estar fuera de cualquier posible realidad siendo primera vez un caso como este. Cabe recalcar la obediencia de estos hacia su persona.


“¡Eso fue increíble! ¡Jamás creí ver un super humano!”
“Relájate un poco Aina, vas a molestar a Un Plaga si insistes tanto”
“¡Interesante! ¡Curioso! La chica enérgica veo está bastante saludable e incluso su estado físico, pero debería tener una charla severa también para cubrir lo restante”


Ella sostenía su asombro… sin embargo, esas últimas palabras creo dieron donde justo no quería oír.

Cuando pensé esto se calmaría, me di cuenta era el mero comienzo. Aquel hombre sentado elegantemente con una pierna cruzada sobre la otra me apuntó con su bastón.



“¡Usted mi estimado no cante victoria! Su cuerpo y mente solicitan a gritos intervención”
“¡Tiempo fuera! ¿¡A que rayos se está refiriendo!?”
“Querida asistente, por favor prepare las cosas de esta lista. Si posee dudas, encontrara lo anotado en la bodega a mano derecha”
“¡¿EH?! ¡¿Yo asistente?!”
“Un Plaga soy y hora del método Un Plaga he de hacer. Despreocúpate, los métodos puedes cuestionarlos, pero no los resultados… Tal vez”


Comenzaba a sentirme mareado, perdía fuerza y tenía la visión borrosa… una especie de dardo había notado en uno de mis hombros… otra vez mi mala suerte se estaba burlando de mi…


“M… mal… di… ción…”
“Tranquilo muchacho, nos veremos en tres días o quizás cinco”


Varias imágenes venían conforme intentaba volver en sí, los sonidos eran distorsionados imposibilitando entender el ambiente.

Cada respiración pesaba bastante hasta parecer asfixiante adicional al calor que tenía en ese instante… llegaba a creer estar casi por los 40°. Todo daba vueltas desconociendo la posición actual de mi cuerpo.

Jamás logré concientizarme respecto a cuanto ha trascurrido desde ese punto de partida, solo podía comprender lo eterno que se tornaba esto para posteriormente perderme por última vez.


“¡Un Plaga! ¡Está despertando!”
“¡Oulala! Ya venía siendo tiempo, ni te imaginas el trabajo que nos diste”


No comprendía sus palabras en mi estado actual, tras ello, fui incorporándome poco a poco llegando a sentarme.

Prestando atención a los alrededores, observe una cubeta con agua y toallas, varias sabanas empapadas y abajo mío una camilla improvisada.


“¿Qué diablos pasó? ¿Cuánto tiempo ha transcurrido?”
“Estuviste una semana durmiendo gorila, ¡No tienes idea lo titánico que fue moverte para colocarte sobre donde estas ahora!”
“Tal cual dice la jovencita, incluso con ayuda de mis pacientes, a duras penas lo conseguimos. Por otro lado… manifestaste todos y cada uno de los efectos adversos posibles esperados”
“¿Y esos serian?”
“Fiebre, náuseas, vomito, delirios, mareos, espasmos musculares, alucinaciones, hiperhidrosis entre otros”


Percibía mi cuerpo más ligero, los dolores musculares habían desaparecido en adición a tener la cabeza despejada.

Escuchando la explicación de Un Plaga, cada uno de los males o efectos adversos vividos inducidos por su método forzaban al usuario a perderse, dejando el cuerpo vulnerable y a sí mismo, hacía que este se tratase dejando salir las cargas mediante lo referido previamente.

Por otro lado, aquel par charlaban incesantes de tema que saliera. Habían hecho buenas migas durante mi ausencia, también Kyuki y Tama se le acercaban carentes de cautela.



“Sir Alexis, espero mi petición no sea inoportuna para Lady Aina y usted dado recién hemos de conocernos en persona”
“¿Petición? Bueno, evitaste fuéramos atacados el otro día junto a mantener a raya a cada potencial amenaza referente a muertos de por ahí, sería lo mínimo en retribución”
“Verán, mi quería carrosa victoriana acabó destruida cortesía de cierto paciente fornido quien estaba furioso mientras me dirigía camino a casa. ¿existe posibilidad alguna me aproximen?”
“¡Di que sí por favor! ¡Te impresionaras con cuanto te puede enseñar!”


Suspiré ante su enérgica reiteración… teníamos una deuda con él, en especial por la terapia sorpresa, vaya que había sido efectiva.

Intentando resolver ahora el problema principal referente al espacio disponible, considerando si uno de los tres fuera del tamaño de Chloe no habría problema alguno, pero aquí se trataba ya de tres adultos.

Buscando respuestas y soluciones al problema solo me dejaban en el mismo punto muerto.



“Si te preguntas Alexis, ayer dejaron una motocicleta abandonada con ese carro a un lado cerca de aquí. Un Plaga aprovecho la oportunidad para evitar que se la llevaran”
“Debe ser una maldita broma que fuese tan coincidente… denme un respiro quieren”
“¡Oulala! Para nada mi estimado, la idea provino de su joven compañera. A cambio de salvarles la vida me sugirió buscar el vehículo abandonado”


Esa pequeña mente malvada me preocupaba más en comparación a salir de noche durante pleno escape. Sus risas traviesas si bien no ayudaban, contario a lo pensado previamente, ese actuar ha sido la razón del porque logramos llegar hasta aquí.

“Lo diré esta vez, aunque no se acostumbren, buen trabajo Aina por la idea. También para usted Un Plaga, dentro de unas horas traeremos ello hasta aquí”
“¡UN!”
“¡PLAGA!”
“Ah… Fue raro”


Verlos realizar una pose rara seguido de ese paso irlandés causó un instante hilarante ayudándome a olvidar cualquier preocupación.

Primero preparé algo de comer, esos siete días se hacían notar. Seguido de lo anterior, volví a vestirme utilizando otro juego de ropa diferente.



“¡Guau! Nada mal gorila, sorprendes de vez en cuando sin cometer un crimen a la moda. ¿Qué dice Un Plaga?”
“¡Fabuloso! Aún si no es de mi gusto, he de admitir los buenos gustos presentes en generaciones actuales”


Salimos los tres en camino al objetivo, rodeado de errantes que custodiaban evitando se aproximaran los extraños. Ya en el sitio volvieron a dispersarse ignorando nuestra presencia.

Tomo alrededor de media hora desmontar la parte requerida considerando falta de herramientas necesarias, ya desplazarla fue otra historia.

Revisando con calma vimos que quien armó la motocicleta que usaba, contempló la posibilidad de montarle el carro a un lado.



“Considerando la carga de batería completa y contar con mayor espacio, me atrevo a decir estaríamos listo para partir en cualquier momento”
“La joven señorita se encuentra durmiendo ahora, en cuanto despierte le informaré las buenas nuevas”


Pronto retomaríamos rumbo a nuestro próximo destino… ya era mucho tiempo perdido sumado a la perdida de contacto.


“Mi estimado, sé que puede ser repentino, pero me concedería una charla mientras”
“¿Y ello a que se debería?”
“¡Caprichos! Caprichos sobre ideas para revertir la condición en mis pacientes


Aquel tipo me tomo de improviso si lo mencionado era lo que creía haber entendido, he oído cada historia durante esos primeros dos años, pero restaurar cadáveres trayendo personas de vuelta sonaba descabellado.

Y claro… resultó ser eso, comenzó por explayarse en relación con muestras tomadas notando células anormales vistas en microscopios. También se refirió a las tesis provenientes de H.L. sobre el tema de células madre dejándose llevar por su propia euforia.



“Deberías relajarte Un Plaga, a fin de cuentas, acabó siendo un enorme desastre…”
“Puede haber sido un desastre, sin embargo, veo estás pensando de manera inconsciente en lo que justo quiero que pienses”
“Eres bastante astuto sabias, utilizar el mismo problema como solución”
“¡Oulala! ¡Fue rápida la deducción! Ahora vamos al otro aspecto, requeriremos instalaciones adaptadas y personal”
“¿Planeas intervenir muestras modificando su codificación molecular o ir ante una idea simple?”
“Tus ojos te delatan estimado, ¿Tienes tu propia deducción no es así? Mejor dila, a fin de cuentas, no existen aciertos y errores mientras no se vean resultados”


Suspire conservando el silencio durante unos segundos ordenando las ideas antes de dar respuestas.


“Igual al caso de las matemáticas si junta positivo con negativo obtendremos este último, por el contrario, con dos negativos obtenemos un resultado positivo”
“¡Un! ¡Plaga! ¡Es justo la respuesta que buscaba! Pasamos de tejido sano a dañado dado hubo mala interpretación proveniente de las células, peeeero”
“De aplicarlo sobre tejidos dañados…”


Él se largó a reír, felicitando ese planteamiento. Poco después Aina se reincorporo animada para salir nuevamente.

Acomodamos lo que faltase y partimos intentando recuperar el tiempo perdido. Ignorados por las enormes hordas de muertos gracias al médico extravagante con nosotros.
Los Panzers intentaban seguir nuestra pista, pero acababan siendo disuadidos por él sin mucho esfuerzo.

Muchos secretos debían rodearlo considerando el simple hecho de no ser atacado e intentar dialogar con sus llamados pacientes.

Hacia mucho extrañaba la sensación llamada libertad… volver a recorrer las calles sin deber escapar era invaluable. Desearía que el resto tuviera esta misma oportunidad de sentir el viento danzar alrededor de uno con tranquilidad.


“Está sonando tu móvil Alexis, es increíble tengas cobertura en estos lugares”
“¡Aléjense! ¡Cuántas veces les debo decir lo mismo! ¡Respeten el espacio que el muchacho tiene una llamada importante!”


A pesar de sus excelentes modales, también su genio se hacia notar con evidencia. Creo se pondrá interesante la cosa con su compañía.

Procediendo con la llamada en pantalla marcaba un número desconocido, ojalá no fuese propaganda o cobranza… se venga el mundo abajo y ellos siguen como si nada pasase.


“¿Aló? ¿Quién habla?”
“¡Y así de cortante le hablas a tu mejor compañera tras estar ubicable nuevamente!”
“¡A-AMANDA!”
“¡La mismísima cariño!”
“¡Hermano! ¡Por fin respondes!”
“¡¿Chloe?! ¡Eres tú! ¡Me alegra escuchar estas bien!”
“¡Todos aquí preocupados por ustedes dos y recién se pronuncian!”
“¡Esa voz! ¡¿Yuu?!”


Durante la llamada refirieron volverse a encontrar ya habiendo pasado por otras terminales hallando reportes cuyo contenido apuntaría a un futuro alentador.

También salió el tema referente a trabajar en lo que vendría siendo una cura en base al proyecto original.

Fue ahí donde Un Plaga hablo interviniendo con especial interés, entre los presentes solo mi tutora reaccionó ante tal nombre exaltándose.

En ello, Kai se incorporó en plena llamada desde donde quiera esté su madriguera preguntando si era verdad con quien me encontraba.


“Ustedes dos… ¿Que bicho les picó?”
“¡¿Tanto tiempo trabajando con nosotros y nunca te diste cuenta la agenda que Amanda siempre traía consigo?!”
“¡No puedo culparte mi querido aprendiz! ¡No tenias porque saber sobre nuestro ídolo del área de salud!
“Nada más ni nada menos qu-¡!” (x2)
“Albert Pier Louise Joseph Joule Rafel Strauss Von Plaga, pero pueden llamarme Un Plaga”
“¡Es el mismísimo!” (x2)


Ahora no comprendía absolutamente nada… esos dos parecían quinceañeras y creo tener a mi lado a un tipo famoso, vaya manera de iniciar el viaje…



Autor: Ronin
Coautor: Byleth
 
Última edición:

Meijin Wanderer

Registrado
8 Ago 2019
Mensajes
124
Offline
D.W-A Vol.3
Capitulo XIV (XLV)
El chico misterioso

Careciendo respecto a la noción del tiempo perdido, ninguno de los tres se esforzó si quiera averiguarlo. Por si fuera poco, aquellos equipos electrónicos se desconfiguraron sin previo aviso…

Durante varios días vagamos por sitios desconocidos realizando paradas eventuales mientras Un Plaga realizaba atención a sus denominados pacientes ya sea en ciudad, carretera, etc. Si agradezco una cosa, la cual era no estar sometido al constante estrés de huir o pelear cuando era necesario.



“Estimado joven, lo noto un tanto distraído. De sentirse mal, tenga toda la confianza de hablar para descansar durante el día, inclusive la señorita se encuentra preocupada”
“Gracias a ustedes dos, me siento en perfecto estado, aunque no lo crean”
“¿Y cómo podemos estar seguros de eso? Mientras él atiende a sus pacientes, tú te has dedicado a mirar el cielo como un tonto”
“Sienten aquella brisa suave en estos instantes?”
“Es bastante agradable!” (x2)
“Ahora comprenden como me he sentido durante este trayecto, pueden estar tranquilos sobre mi estado de salud”


Ellos chocaron sus puños tras oír mis palabras, podrían ser un dúo de locos más no malos compañeros de equipo.

Ya acabando la rutina de revisión en trayecto cortesía del caballero tras la máscara, estando a portas de arrancar, uno de los muertos retorno en dirección a nosotros buscándolo a él.

Su dialogo se sostuvo durante varios minutos, sorprendiendo al mismísimo medico en reiterados momentos llamando la atención sobre algo que acontecía.

Tras ponernos en marcha nadie hablaba… jamás llegue a considerar el silencio tan molesto, ni Tama con Kyuki intentaban colocarse contra el viento… Cuando menos lo esperaban, Un Plaga señalizaba con su bastón direcciones conforme avanzábamos. Generando cambios tanto en la dirección en la que nos movíamos tanto en pistas como en ciertas salientes llevando todo el conglomerado a posibles lugares poblados.

Decidimos continuar directo sin realizar escalas a menos fuese cargar la batería o baño… Únicamente era Aina quien dormía, para ello la acomodábamos con nuestro actual navegante. El espacio en aquel carro era favorable para dos viajeros y equipaje, contrario a ello, me impresionaba ver la resistencia de ese hombre.

Nos detuvimos un rato a comer algo, debían de ser cerca de las diez de la noche juzgando cuanto había pasado desde la puesta de sol.


“Deberías descansar un poco Alexis, llevas mucho tiempo al volante”
“No se preocupen, estoy… bie…”
“Concuerdo con ella, ya de por si es mucha la carga que llevas”


Odiaba admitir sus palabras y sin importar cuanto me negara, debía ser prudente con mi actuar. Antes de tomar una decisión, pregunté respecto a cuanto faltaba para llegar al sitio habitable más próximo.

Ninguna respuesta provino de ellos… opté continuar bajo el compromiso de detenerme antes de llegar al límite, propuesta que fue aceptada e hicieron notar la vigilancia sobre mi persona.

Progresando con calma siguiendo la ruta hasta donde indicaba la punta del bastón era la tónica, hasta toparnos frente a un automóvil cruzado entre ambas pistas y un individuo intentando hacerlo funcionar.

Dado había escaza luminosidad ambiental conjuntamente a las provenientes de la motocicleta, vernos de forma mutua estaba fuera de alcance. Aquella persona solo pedía asistencia con traspaso de electricidad para encender el motor. Frente a cierto grado de dudas, entrego un revolver a modo de pago previo sabiendo el riesgo que ello implicaba.

Hacía mucho frío en el ambiente, razón suficiente para actuar rápido en cuanto a solución de problemas. Tardó unos minutos en dar el chispazo inicial antes de partir, se percibía ese respiro de alivio proveniente de su parte.


“¡Creía que no la contaría! ¡Estoy en deuda con ustedes tres!”
“¡No hay de que! ¡Somos el equipo de soporte y rescate a su servicio!”


Tras oír esas palabras de Aina, el chico se largó a reír sorprendido. Repitió con un cierto aire de nostalgia la frase de “Equipo de soporte y rescate” como si fuese conocedor del tema.

“Se está haciendo tarde y estas bajas temperaturas no perdonan ni a los muertos. Estamos a cosa de diez minutos de llegar a la ciudad, si vienen conmigo podrán pasar la barrera de seguridad”
“¡Oulala! ¡Al fin podré reabastecer mi recetario!”
“Esa línea fue graciosa, doy gracias haberme topado con buenas personas”
“Dejemos las presentaciones para después, mejor avancemos antes que se vuelva a detener ese motor”


Siguiendo su pista en todo momento fue donde llegamos eventualmente al sitio mencionado. Durante un inicio, las fuerzas armadas se negaban a permitir el paso por mucho insistiera quien nos invitaba.

Uno de los tipos realizó una llamada a su superior esperando alguna clase de orden cuya aparente intención iba a impedir el paso. Este realizaba una descripción individualizada evitando referir los nombres mientras el anfitrión debatía con el otro sujeto.



“¡P-Pero señor! ¡Comprendo sus indicaciones, pero no tenemos idea del nivel de riesgo q-!... De acuerdo… También le programaré una entrevista exclusiva con el sujeto de la máscara… A sí, estarán viviendo con el chico, usted sabe a quién me refiero”

La cara de pitbull enojado se divisaba de seguro desde el otro lado del país, de mala gana debió aceptar órdenes y quizás un poco más.

Revisados de pies a cabeza ante dudas de estar infectados junto a un riguroso control por porte de armas, las cuales debimos entregar de forma temporal para su serialización absoluta antes de recuperarlas.


“¡Lamento las molestias! ¡No creí ocurriera esto justo ahora!”
“¡Descuida, cosa normal en estos tiempos!”
“Joven anfitrión, levante su cabeza, estos accidentes ocurren con frecuencia”


Ya bajo la luminosidad de la ciudad en adición a cruzar las miradas, acabamos quedando estupefactos, pensando estar frente a una clase de broma bastante particular.


“¡¿Kay?!”
“¡¿Alexis?!”
“¡Qué demonios estás haciendo aquí! ¡¿Acaso crees que es estas son horas de andar jugando bromas?!” (x2)
“Creo es mejor dejarlos un rato solos Un Plaga…”
“Concuerdo con usted señorita, esto va para largo…”


Nuestra discusión acabo siendo tan corta a causa de encontrarme fatigado que a duras penas se lograron cruzar palabras. Fue durante un descuido al borde de perder la conciencia cuando me sujeto evitando mi caída, tanto él como los otros dos me ayudaron a avanzar hasta el departamento donde pasaríamos los próximos días.

Apreciar durante esa caminata a tantas personas llevar una vida “normal” aunque implique cierto grado de encierro tras grandes paredes. Desearía tener al resto conmigo ahora… los extrañaba, quería olvidar cualquier búsqueda o la situación mundial y vivir aquí, una parte anhelaba ello mientras otra apuntaba hacia buscar soluciones al desastre.



“Gracias por apoyarme equipo, apreciar este lugar me da esperanzas respecto al futuro”
“No digas tonterías, ahí afuera todos fuimos esa luz en algún momento en la vida del otro. Desde que se fueron, Taiyo se tornó un poco más valiente”
“Jajaja… esa noche recuerdo lo hice trabajar hasta casi destrozarle los nervios”
“¡Vaya! Se nos puso sentimental el extranjero, te pareces al viejo tu del laboratorio. ¡Casi me olvidaba! ¡Bienvenidos a la ciudad refugio del sur, Fukuoka!”
“¡Bravísimo! ¡En casa finalmente! ¡Victory Dance!”


Jamás comprendí porque realizaba ese paso de baile irlandés… estaba tan cansado a estas alturas que solo podía limitarme a reír. Perdí poco después la conciencia, exhausto ya por la suma a lo largo del viaje.


“Mmm… Ya Kyuki… Deja de lamer mi cara…”
*Sonidos de zorro confuso*
“¿Eh? Debí suponerlo, era Tama la responsable de ello”


Me hallaba tendido sobre un sofá cuyos cojines se hallaban bastante desgastados, gesto típico de Kay cuando se trata de mantención o cambio de muebles.

Recorrí el lugar sin encontrar a nadie, habían salido, hasta dejaron una pequeña nota cerca.

Según aquel reloj ubicado en plena sala de estar, ya eran las cuatro de la tarde. Supuse ellos no volverían hasta la noche ante lo cual me arreglé un poco para salir a recorrer.

Inmensas calles donde el flujo de personas era limitado, pero constante a lo largo del rato mientras notaba familias compartir sin preocupaciones. Había solo un problema en todo esto… desconocía que llamaba más la atención, un zorro en compañía de una gata corriendo de un lugar a otro o el extranjero a cargo de estos dos…

A lo largo de tantas vueltas acabé perdiéndome, dado seria mi primera vez en la ciudad de Fukuoka…



“Quien lo diría, volver a perderme antes de veinticuatro horas nuevamente. Bueno, situaciones como estas ayudan a evitar días monótonos”
“¡Te encontré!”


Escuché una voz a mis espaldas mientras apuntaban y presionaban con un dedo a mi espalda, evité cruzar palabras pensando en las clásicas bromas de Aina. Así lo creía hasta notar la postura del zorro, conservando su silencio, pero alerta ante posible agresión.

Salté buscando ganar distancia frente a quien sería una total desconocida, mejor dicho, dos desconocidos.

La confusión no hacia otra cosa que no fuese aumentar cuando hablaban sobre enseñarles lo que sabía, ambos parloteaban con confianza contrario al efecto al cual apuntaban.


“Lamento decirles esto, pero me están confundiendo con otra persona”

“¡Corrección! Junto a mi hermano estábamos buscándote”

“Quien en su sano juicio estaría buscando a un extranjero en estos tiempos donde somos menos del 0,5% de la población total”

“Ella en realidad se refiere a uno de los participantes en grupos de rescate, las fotografías del equipo se viralizaron a tal grado donde muchos niños querían ser como ustedes”


Cuando hice conexión entre ideas, ese instante durante el inicio respecto a la solicitud del jefe frente a una cámara ahora cobraba sentido.
Esa imagen en sus manos venía siendo la noche donde me había incorporado. Tuve mis dudas del porque mis antiguos camaradas solían tomarse fotografías de manera frecuente… ahora creo entender la verdadera razón, malditos bastardos, como los extrañaba.


“Pequeños demonios, tienen el coraje de evocarme recuerdos valiosos…”
“¡Entonces si era verdad! ¡Encontramos a uno!”
“Me disculpo por la intromisión de mi amiga, lo que realmente quiere decir es que le interesa saber historias sobre los conocidos grupos de apoyo y rescate. ¡Casi me olvidaba! Ella es Ito Minori y yo soy Iwasaki Shin”


No pude evitar reírme viendo la escena cómica montada en cosa de segundos entre ambos, ya venia siendo el momento de tomar el tema para cerrar ese ciclo donde viví momentos alegres, conciliadores, frustrantes y otros los cuales jamás quise rememorar.


“¡Kyuki! ¡Tama! No se les ocurra alejarse, por ahora tomaremos un receso”
*Sonidos de animales alegres*
“Volviendo con ustedes, tomen asiento. Veamos, por donde inicio”


Miraban con detención, me incomodaba un poco ser una especie de centro de atención la verdad. Continué sin darle muchas vueltas hasta dejarme llevar, percibía sus voces, expresiones, etc.…


“El primer encuentro fue durante una larga noche en un refugio, estaban buscando gente voluntaria en un inicio. Cuando se enteraron de la existencia perteneciente a salud, a los más jóvenes nos llevaron contra voluntad”
“¡O sea, te secuestraron!”
“Así tal cual, me negaba a acatar indicaciones. Cuando murió el sujeto a cargo, el siguiente logró cambiar varias cosas y entre esas, estábamos los tomados a la fuerza, pasando a favor”


Bombardeos de preguntas llovían irrumpiendo el relato, no lograba alcanzar a dar respuesta para volver con otra horda siendo imposible seguir el ritmo.


“¡Hey tranquilos ustedes dos!”
“¡E-Entendido!” (x2)
“Denme un respiro…”


Decidido a proseguir, fui interrumpido por una voz conocida. Se trataba de Kay, quien salió a buscarme según daba a entender el momento.

Conocía lo suficiente a ese tipo, su rostro cargaba la palabra “broma” a millas de distancia.


“Hasta donde vine a encontrarte”
“¿Acaso tienes un rastreador para saber dónde estaba?”
“¡Para nada!”
“Debí suponerlo, ahora dime que ocurre”


Su sonrisa de oreja a oreja ya daba mucho que pensar… me entregó su teléfono estando en plena llamada para hablar con quien se encontrara al otro lado, pero se cortó a penas sujete el equipo.


“Bien, mejor responde lo siguiente. ¿Dónde esta la sede ubicada en Fukuoka?”
“Sobre eso, tengo buenas y malas noticias”
“Aquí vamos otra vez”
“Punto bueno, se dónde y la manera de llegar. Punto malo, no he encontrado modo de entrar o pasar las barreras, ¡jeje!”


Mientras él se reía a modo burlesco, yo suspiraba intentando comprender qué diablos estaba insinuando.


“Em… si se refieren a ese edificio abandonado, nosotros sabemos cómo entrar”
“¡¿Qué ustedes dos qué?!” (x2)


Autor: Ronin
Coautor: Byleth


¡Damas! ¡Caballeros! este es un mensaje bastante atrasado, lo se, lo se... ¡Me olvide por culpa del trabajo y por ello mismo aprovecho de decirlo ahora!
¡Feliz aniversario a ambas historias! ¡Death World - Armagedon en su segundo año de emisión (8 de agosto) y Glazbeni Arken cumple primer año (13 de junio)!
Ha sido bastante tiempo y la verdad con Byleth estamos agradecidos por el apoyo durante este trayecto, esperamos nos sigan acompañando en los capítulos venideros (¡¡¡Y los próximos 5 proyectos en cola también!!!).
¡Sin más que decir, muchas gracias a todos por parte de Star-Core Team!



 
Última edición:

Meijin Wanderer

Registrado
8 Ago 2019
Mensajes
124
Offline
D.W-A Vol.3
Capitulo XV (XLVI)
Algunos secretos existen por una razón



Bajo condiciones normales, Kai evitaría colocar trabas cuando se trata de información. Ello daba a pensar que estaría escondiendo algo… ¿Qué estás pensando ahora?

“¡No me mires así! ¡Ayer debía ponerte al día y te desmayaste!”
“Mejor parte explicando por ese lado, sabes que ser elusivo te deja como sospechoso”
“Volvamos a mi departamento, necesito leas algo”
“Lamento no haberles podido contar todas mis historias, sin embargo, estaré varios días en la ciudad”
“¡Yey!” (x2)


Hice un llamando a la dupla felpuda ordenando el retorno, esos dos aparte de llamar la atención resultaron ser populares entre los niños presentes en el momento.
Durante el corto trayecto me explicaba aquel colega sobre un proyecto realizado antes de mi llegada, siendo netamente una versión experimental en lo teórico.



“¡Debes estar bromeando! No tenemos ni una sola muestra de la cepa original, inclusive cuando estuve en el sitio cero, el lugar donde estaban almacenadas estaba destruido”
“Tu tranquilo y yo nervioso, logré recuperar un plano básico previo a ser evacuado. Ahora, una chica del equipo principal redactó una especie de documento apuntando posibles puntos de corrección”
“¿Te refieres a donde se debería interferir a nivel de los componentes celulares?”
“Exactamente…”


Verlo mantener aquel ánimo característico de siempre facilitaba mantener la compostura optimista. Pero… existe un límite en donde se debía interferir.


“Kay, ¿Puedo pedirte un favor?”
“Es inusual viniendo de tu parte, ¿Estas tramando pedirme prestado esos tesoros bajo el colchón? ¡Podemos llegar a un muy buen trato!”
“¡Aprieta los dientes!”
“¡Espera un seg-!”


Él llego a darse vuelta en pleno vuelo para acabar tendido contra el piso. Ahora es cuando se pondrá de pie enojado intentando devolver mi puñetazo hecho una furia…


“Em…”


Decidí aproximarme con cautela, tenía un mal presentimiento el cual sin querer acabó ocurriendo. ¡Se me acabó pasando la mano dejándolo inconsciente, cabeza en blanco y a llevármelo antes que existan testigos!

Lo cargué de la misma manera que se suele llevar a una persona ebria intentando pasar desapercibido aun levantando ligeras sospechas, si daba un único paso en falso terminaría rodeado de policías.



“Vaya jugada torpe, esa falta de modales mi estimado te está pasando la cuenta”
“¡Conozco esa voz! ¡Un Plaga!”
“¡Yes, my Boy! Si creías te dejaría cometer una estupidez solo, pues te equivocas”
“me sorprende lo problemático que eres cuando no hay alguien presente. ¿Ahora existen más motivos para viajar en grupo, alguna objeción Un Plaga?”
“¡Non! ¡Non! ¡Non! ¡Sobre todo, me ayudaron a llegar a casa, estoy abastecido nuevamente y recargado para seguir!”


Volví a reírme posterior a su entrada con tintes cómicos, ellos sabían la manera de subir los ánimos.

Llegando al sitio donde nos reciben, cruzando esa puerta fue el instante cuando retornó en si aquel hombre. Inspiró profundamente reteniendo su respiración, segundos después dejo salir todo con lentitud.



“¡Dolió bastante, no lo vuelvas a hacer por favor! Y, en segundo lugar, gracias por eso mismo… ahora pienso con claridad, mantenerse hiperventilado estorba bastante”
“Supuse estarías escondiendo algo, pero sobre ese estado, dejaré en claro fue mera coincidencia”
“¡Olvide- Ouch! No vuelvas a hacer eso sin previo aviso… bien, continuemos”


Desde su escritorio sacó varios documentos anillados repartiéndolos sobre cuanta superficie se encontrará disponible. Unos contabas con fotografías de los muertos, otros llevaban un encabezado de “Plan de contingencia” y al final unos sin nada escrito encima.

Uno en concreto captó mi atención… escrito alrededor de una imagen del mundo estaba anotado la siguiente línea: “Seguimiento continental”

Sorprendido ante tal nivel de seguimiento, ese lunático llevaba el registro quincenal de cada país o área a lo largo de cada continente. Había demarcaciones sobre el sentido de propagación e inclusive sectores a los cuales se daban por perdidos.



“Dime esta es otra de tus bromas clásicas, ¿En realidad te tomaste todo ese tiempo haciendo esto?!”
“No, no es una broma amigo mío… lo siento, pero Europa está a tal grado donde solo puede demarcarse como extinción”


Cerré ese texto con la mirada perdida, salí al nivel inferior por mi propia cuenta… intentaba procesar lo que acababa de leer…

¿Acaso era posible no lo lograran? ¿O la horda acabo siendo a tal nivel donde sin importar el escondite alguno te detectaría?


“¿Míster?”


Madre… Hermano… tanto para nada…

Ignorando el hecho de ser seguido, recibí un bastonazo rompiendo esos pensamientos los cuales me abstraían de la realidad.



“¡Míster Alexis! ¡Deje de mostrar esa faceta de debilidad! Es una noticia terrible, pero mientras no exista cuerpo a la vista, existen esperanzas”
“Gracias por esas palabras Un Plaga… Únicamente… Me tomaron con la guardia baja”
“Te daré un testimonio ejemplar del porque nunca debes darte por vencido. Promete guardar el secreto claro está, seria chocante para Aina de enterarse”


Asentí con la cabeza mientras aún pensaba algo en ello… Oí el suspiro del viajero previo a que empezara a remover su mascara estilo cuervo, la sorpresa fue mayor frente al rostro descubierto. Pese a todo, el seguía tal cual lo conocíamos.


“Esperaba esa reacción, no puedo culparte en caso de desear alejarte joven caballero”
“Agradezco tu confianza… lo tuyo por sorpresivo que pueda llegar a ser, resulta en chispas de pequeñas esperanzas que había perdido hace tiempo. Sigues siendo tú mismo y eso no lo va a cambiar nada ni nadie”
“¡Excellent! Con mucho gusto me tornaré una razón para mostrarle a la humanidad cuan errada puede encontrarse su mentalidad”


Vaya disparatado comentario vino a soltar retorciendo algo impensado, ahora comprendía por qué éramos ignorados por los zombis.


“Un Plaga, tu secreto se mantendrá entre estas paredes”
“La realidad es dura hijo, aceptar una cosa racional es difícil y más aún irracionalidades como la que soy”


Si, todo ello se debió únicamente a su presencia… podía convencerlos de evitar abalanzarse sobre los vivos.


“¡Una anomalía existencial”
“¡Danzar entre vida y muerte, ser ambos, pero a la vez ninguno!”
“¡El singular no muerto, Un Plaga!” (x2)


Sostuvimos un corto minuto de silencio el cual acabo interrumpido ante su hilarante risa con relación al nivel de sincronización e idea de esa última frase.

Quien sabe cuánto tiempo debe de llevar en esa condición. Nadie aguantaría aceptar vivir en aquel estado.

Una pregunta surgió a raíz del tema de conversación, quizás no todo estaba perdido dependiendo la manera en que se mire.


“Si estás pensando preguntar lo que creo que es, déjame decirte que sí, existen otros supervivientes igual a mí. A diversos grados claro está, caben destacar cierto Berserker domesticado”
“¡¿Como sabes eso ultimo?!”
“Elemental, mis pacientes tienen millones de temas a conversar, muchos son interesantes si pides mi opinión”


Debimos dejar en espera la plática dado vinieron los demás y no queríamos revelar algo importante. Dejaron clara su preocupación tras notar mi reacción frente al documento, agradecía tal gesto viniendo de ellos. Si bien, me deje abrumar ante primeras impresiones o pensamiento premeditados, por el contrario ahora ya estaba de vuelta y centrado.


“¡Chicos! Encontré esto por ahí hurgando entre rumas de papeles”
“Déjame revisar Aina. Kay, ¿Puedes explicarme esto quieres?”
“Si te refieres a los animales salvados mediante el proyecto fallido, bueno, ese zorro está dentro del conjunto de especímenes. Gracias a esos resultados se pudo formular en su momento una especie de cura al problema”
“¿Entonces en que quedo ello?”
“Lamentablemente en nada, nos cancelaron y nos requisaron la mayoría de los animales”


Tanto esfuerzo para acabar desperdiciando tiempo además de recursos, quien entendía a esos altos cargos.


“Sabes Alexis, a pesar de no haber logrado lo planeado, te interesaría saber que en realidad si nos llevamos anotaciones de interés”
“Debes estar bromeando…”
“Esta vez no es el caso! Solo tengo un inconveniente, tengo todo metido en esa pila de objetos”
“¡Tomen asiento y déjenselo a la Idol adolescente! ¡Ahí voy!”


Esa chica enérgica me agotaba con solo mirarla… hasta Tama se lanzó también, siendo plena noche continuaban los escándalos que ahora venían del departamento contiguo.
Suspiré, dado nada más podía hacer ahora ya que el cansancio me pasaba la cuenta. Plantee retomar la búsqueda mañana, considerando eran pasada la medianoche, nadie objetó.

Cada uno fue al lugar donde pasaría las noches, por mi parte, estaba en un sillón-cama duro… si seguía así, tendré que cambiar de sitio pronto antes de sufrir lumbalgia.


*Sonidos de zorro*
“Puedes quedarte si eso es lo que deseas, pero te debes comportar, ¿Vale?”
“Hagan un espacio, hace frío saben”
*Sonidos de zorro desaprobando*
“¡Hey! Vamos, no seas así”
“Mientras me dejen dormir tranquilo, pueden hacer lo que se les venga en gana”


Al rato llegó la gata colándose a través de mi cuello, era tal el desgaste a cuestas que simplemente pasé de largo ignorando toda potencial perturbación.
Ya después de salir el sol, me escurrí evitando despertar a los demás para leer algunos documentos. Partí con el de los animales, sorpresa que me llevé…



“Los seres humanos fuimos afectados de manera negativa por motivos desconocidos, ello conllevo al desastre que vivimos tras el primer año. Se planteo realizar pruebas en animales resultando en rechazo por parte de los altos cargos, sin embargo, un zoológico desesperado debido a una crisis interna acudió solicitando ayuda obteniendo la misma respuesta.


Dada la enorme problemática de ambos lados y casualidades de la vida permitiendo un encuentro conveniente, se pactó tras bambalinas llevar a cabo la intervención de forma “Clandestina”.

Resultados: 98 de 100 especímenes lograron salir adelante.
Método utilizado: Suministración de células madre codificadas.

Todos los funcionarios fueron desvinculados y sometidos a juicio, se consideró el logro de salvar a la casi totalidad con énfasis a la conservación de especies en vías de extinción.

Aquel punto importante del cual se cree determinante, serían las menores dosis diarias a través de suero fisiológico durante periodos mayores de tiempo.
Contamos con el zorro bautizado como Kyuki bajo nuestra custodia, suponemos se habrán rescatado otros animales antes de ser sacrificados por órdenes gubernamentales.”




Tras encontrar su firma entre los involucrados, me hacía dudar respecto a la salud mental de él. De todas maneras, culparlo tampoco es justo ya que, de no ser por ello, ciertas especies se habrían perdido quien sabe a que costo.

Proseguí mi lectura cuando encima por encima del texto se apilaba una revista de carácter erótico, causando cierta incomodidad.


“¿¡Qué clase de broma planeas Kay!?”
“Mira ese rostro enrojecido, picaron descarado. Pierdes la compostura frente a una revista, pero no con una chica”
“¡Me tomaste de sorpresa! ¡Piensas que reaccionaré como si nada ocurriera!”
“¡Jajajajaja! Sigues siendo el mismo chico de aquel entonces, es agradable volver a cruzar palabras contigo Alexis”


Preferí respirar de manera profunda calmando ese caos interno, al fin y al cabo, él siempre salía con una que otra jugada inesperada.

Sentados en la cocina bebiendo café de igual manera que esos atesorados meses donde debatíamos todo tipo de cosas.


“Bonjour caballeros, permítanme ser participe de sus curiosas platicas”
“¡Tome asiento Una Plaga! ¡Tener a alguien como usted aquí sería un privilegio!”
“Lamento preguntar esto, pero ¿En realidad es tanta la fama que posee?”


El enmascarado se reía frente a la situación, explicó sentirse habitualmente hostigado cuando personal de salud solía tocar temas donde él solía estar involucrado, en adición a agradecer el recibir un trato de igual a igual.

Dejamos de lado lo reciente para retomar lo relevante; la importancia del zorro.


“También leí ese documento muchacho, fue interesante y me gustaría saber más sobre ese tema”
“Verán, contamos con una potencial “Cura” en la teoría, pero hay aspectos los cuales siguen sin coincidir en su formulación. Se midió algunas variantes sobre utilizar codificación, mantener la actual, crear desde cero una cepa, etc.… ahora, el rol de los animales aquí apuntaría a utilizar muestras de sangre intentando generar el salto de una especie a otra siendo este caso solo el beneficio”
“Very well boy, tiene sentido, muchos años atrás se les solía aplicar dosis mínimas no infectantes de virus para aprovechar la inmunidad que estos generaban”
“Tal como usted dice, el plan es replicar el sistema hasta cierto punto. ¿Qué cambiaria en este intento? Pues serían cultivos evitando exponer ahora a un ser vivo ya que si genera alteración o mutación acabaría siendo contra producente”


Autor: Ronin
Coautor: Byleth




 
Última edición:

Meijin Wanderer

Registrado
8 Ago 2019
Mensajes
124
Offline


D.W-A Vol.3
Capitulo XVI (XLVII) –

¡Caos en Fukuoka!
¡Es ahora o nunca, no permitiré que se repita la misma historia!
– Primera Parte


Después de la interesante charla, nos tomamos un par de días de descanso para despejarnos. Contábamos con más pistas sobre qué hacer al respecto a la hora de intentar generar una potencial “Cura”.

Los informes redactados por Kai perdieron importancia ya que alguien intervino sobre escribiendo datos o simplemente hackeando las computadoras tiempo atrás. Aunque esos archivos obtenidos no era nada despreciable, avances son avances.


“¡Mira! ¡Es el señor viajero!”
“Ah… así que eran ustedes dos, ¿Podrían evitar llamarme señor? Solo tengo 26 años”
“¡Lo sentimos!”


En vista de la ausencia de prisa, tomé asiento bajo un enorme árbol. Pensar que nos volveríamos a encontrar en el mismo sitio, seguro frecuentaban esta zona o deben de vivir cerca.

Aquellos ojos evitaban apartar la mirada con su claro mensaje de querer oír más sobre esas historias. Resignado, busque entre mis memorias unas cuantas donde me tocó vivir el lado bueno… recordando ese primer encuentro con Chloe trajo cierta nostalgia.


“Entonces, ¿Luego de mucho fuiste capaz de salvar a alguien?”
“No sabría si salvar seria la palabra adecuada, pero saber que esa niña se encuentra bien y verla sonreír me es suficiente”
“¿Crees que seas capaz de volver a lograr esa hazaña?”


Flashbacks vinieron a mi mente con esa última pregunta, incertidumbre la cual aparecía ahora cuando había superado los quiebres mentales de antaño.

He de suponer que aún quedan cosas pendientes por trabajar, tal y como lo dijo Amanda ese día.


“Lo haría sin miedo. Después de todo, estuve muerto durante mucho tiempo”
“¡Wooow!” (x2)


Antes de darnos cuenta, la noche se pronunciaba mediante una fría brisa. Quería disponerme a escoltarlos hasta donde vivieran, dado los más pequeños se les tenía prohibido transitar solos pasada cierta hora.

Sujetando a cada uno de la mano procedí a llevarlos… unos cuantos tipos por su lado fumando y otros solo compartiendo sin meterse con nadie. Adoraba esta tranquilidad.


“Casi lo olvido, ¿Ustedes viven cerca de aquí?”
“¡A tres calles!”
“¡Pasando el negocio, ese que nunca cierra!”
“Deberíamos entonces llegar pronto, pero no preocupen a sus padres, ¿me entendieron?”
“¡Entendido!” (x2)


Sus comportamientos se parecían a de la pequeña, espero poder llevarle algún obsequio antes de partir a reencontrarnos.


“¡Papi!” (x2)


Ambos salieron corriendo tras verlo, pensar lo débil que fui en su momento sin conseguir evitar la tragedia de Raiko… mínimo debía evitar se repitiera la historia.

Disponiendo la retirada, el hombre me alcanzó colocando su mano sobre uno de mis hombros. Di media vuelta un tanto nervioso ante la desconocida reacción de este, quien agradeció de forma muy cordial.



“¡N-No es para tanto! La verdad solo soy una persona quien hizo lo correcto”
“Eres un buen muchacho, debió ser dudo participar en los equipos de rescate ¿verdad?”
“¿Usted cómo sabe de ellos? ¡¿Espere?! ¡Ahora si estoy confundido!”


El reía con total calma, carente de hostilidad mencionó la importancia sobre la existencia de estos.


“Les comenté a mis pequeños, uno de los grupos encargado de las entregas de donaciones de sangre y órganos me dieron una segunda oportunidad de vida”
“¡¿Se refiere usted al conocido equipo N°1 donde solo unos pocos eran aceptados?!”
“Exactamente, desde ese entonces he recolectado las fotos de los 13 equipos. Los de rescate siempre sufrieron de grandes pérdidas, mi más sincero pésame joven”
“Saber eso me gratifica… las muertes de mis camaradas entonces no han sido en vano”


Me entregó un paquete bien envuelto, el cual dijo debía llevar siempre conmigo y solo usarlo cuando creyera llegara el momento.


“Lo que cargas te protegerá a ti, junto a quienes te rodean. Está en buenas manos”


Agradecí un tanto confundido recibiendo el desconocido contenido, la verdad pesaba más de lo que aparentaba.

Tras llegar al departamento posterior a comprar unas cuantas cosas pendientes encargadas por Kay, noté estaban todos durmiendo con excepción de Un Plaga.

Me preguntó si estaba en condiciones de platicar, cosa rara de su parte dado siempre actuaba primero y después realizaba la pregunta.


“Es raro verte actuar de esa manera, he de suponer algo no anda bien”
“Very well… ¿Por dónde debería comenzar?”


Tenía un mal presentimiento, se estaba tomando su tiempo para formular aquello a expresar.

Realizaba gestos en el aire hablando consigo mismo, seria la primera vez viéndolo comportarse así.


“Joven, ¿Has pensado en la posibilidad de un brote al interior de la ciudad?”
“Siempre existe ese riesgo, pero no debiese ser el caso considerando la rigurosa revisión al entrar”
“Desde el día cero nunca se han dado casos aquí siendo contradictorio respecto al contar con una sede de H.L… suerte que se ubica en las afueras de los dominios. Sin embargo, conoces mi secreto y este último tiene una peculiaridad”
“¿Peculiaridad? ¿A qué te refieres?”
“Aparte de comunicarme con los muertos, también puedo percibir potenciales casos de zombificación”
“¡¿Debes estar bromando?! ¡Un momento! Si estás diciendo esto justo ahora… ¡acaso!”
“Jamás obraría bromas de gustos poco refinados, sobre todo que estamos en un campo minado a punto de estallar”


Desde afuera se oían gritos por doquier… vehículos comenzaban a colisionar minutos después de asomarnos a ver como se desataba el caos.

Kai y Aina saltaron de golpe de sus camas, desorientados se incorporaron intentando comprender qué demonios ocurría.

Ambos chicos recogían sus pertenencias junto a su equipamiento, Un Plaga refirió salir ahora a ver si contenía unos cuantos individuos.



“¡Oulala! Advertí al sargento de turno en la entrevista. Bien, me divertiré bastante recriminando su negligencia más tarde”
“Ustedes dos mejor esperen aquí. ¡Volveré pronto!”
“¡Hey! ¡Que estas planeando ahora!” (x2)
“¡Tama tu vigila los alrededores! ¡Kyuki ven conmigo!”


Cargando al interior de mi bolso un par de cosas extras junto al zorro, corría a través de las calles empuñando ambos Bowie con la hoja apuntando hacia abajo.

La propagación reflejaba un comportamiento inusualmente rápido… se suponía la capacidad de infección debería encontrarse reducida por el tiempo transcurrido hasta ahora.

Continúe en búsqueda de ambos niños, rebanando cuellos al por mayor. Debía evitar se agrupasen y aprovechar sus intentos de asalto individuales tomando ventaja de su torpeza.


“¡Apártense! ¡Les dije que se aparten!”


Cargando de manera violenta termine abriendo paso. Tras llegar vi como el padre era acorralado junto a los niños, superados en número escaseaba el tiempo… cada segundo marcaba la diferente entre vivir o morir.

Viejas memorias afloraban ahora siendo menos oportuno. ¿Sería capaz de lograrlo?, ¿volveré a llegar tarde?


“¡Maldición! ¡No hay espacio para dudas!”
*Sonidos de zorro molesto*
“Tienes razón, Kyuki… Llegó mi prueba de fuego. ¡Ahora seré quien rompa las cadenas que yo mismo me coloqué!”


Observe mis armas ya desgastadas, sin filo y con unas cuantas grietas. Por otro lado, intentar alternar ahora entre una dupla de Karambit y otra sería contraproducente en estas circunstancias al grado de perturbar el balance al cual acostumbro.

Fue ese instando donde el paquete al interior captó mi atención, tras abrirlo, había dos cuchillos de caza. Sorprendido, solo los empuñe evitando pensar en esa coincidencia.

Me incliné hacia adelante impulsándome en carrera para entrar rompiendo cuellos mientras las hojas atravesaban los tejidos blancos como si fuera mantequilla.


“Tus ojos dijeron todo, gracias por venir en nuestro rescate”
“¡Hablaremos después de eso! ¡Primero evacuen el área!”
“¿Vas a estar bien señor viajero?”
“¡Por favor, no te mueras!”


Suspiré ya más aliviado, se hallaban sanos y salvo. Ordene al pequeño zorro no alejarse de los niños, mientras los seguiría de cerca velando por su seguridad.

Grupos pertenecientes a las Fuerzas de Auto Defensa priorizaban la llegada de civiles a zonas especiales de refugio; divididos en quienes resguardan estos sitios, los evacuadores y por último estaban los de asalto.


“¡El grupo de ahí! Quietos. ¿Alguno ha sido mordido?”
“Ninguno oficial, nos encontramos intactos a pesar de perder nuestra casa”
“Bien, vengan con nosotros entonces. ¿Un zorro dentro de la ciudad? Después de esto voy a pedir mis vacaciones…”
“¡Tu! ¡El de los cuchillos! ¡Porque estas empapado en san-¡!”


En una rápida acción pasé a un lado del soldado ignorando sus palabras, decapitando a un muerto el cual se había levantado sorpresivamente en completo silencio.

Fui apuntado por quien acababa de salvar junto a otros cuatro soldados. Las probabilidades que se les escapara un tiro de forma accidental estaban aseguradas si me llegaba a mover.



“Bajen sus armas, ya se los he dicho, deben controlar sus impulsos, independiente de la situación. Por cosas como estas no me gusta estar a cargo de nuevos con menos de seis meses de formación”


Respiré aliviado tras verlos bajar sus fusiles… hasta sentí relajarse mis hombros igual a cuando te quitas una mochila gigantesca.


“Lamento el actuar de mis chicos, pasaron hace no mucho de ser civiles a soldados. Aun así, gracias por ayudar en el control durante este caos…”
“No hay problema, ¿sucede algo?”
“Me preocupa todo esto, es raro se diera este brote tan de la nada. El tipo de la máscara dijo tuviésemos cuidado, era alto el riesgo de un empeoramiento si tardamos en reducir a los muertos”


Un Plaga preocupado… ya se puede decir oficialmente que esto irá de mal en peor. Ahora la gran interrogante al problema, ¿Dónde diablos se metió?


“¿Ocurre algo joven? ¿A quién estas buscando aparte de los recién rescatados?”
“Al tipo raro vestido como médico de la plaga, venia conmigo y desconozco donde se fue”
“Dame unos segundos, consultaré por ra-¡!”
“¡Oulala! ¡Presentía alguien me llamaba!”


Referirse a él ya bajo la connotación de “Es un personaje” se quedaba corto, hasta qué punto puede llevar esas tres simples palabras sin perder su gracia.

Conforme el grupo avanzaba, el encargado de patrulla y su colega al otro lado de la línea discutían con nuestro excéntrico compañero… sin previo aviso, me hicieron llegar un mensaje a través de esa misma radio.


“Joven Alexis, debo hacerle saber esta importante información”
“¡Se te escucha maltrecho, dime por favor que no estas lastimado!”
“¿Yo? ¿Maltrecho? ¡Patrañas! ¡Solo estaré con una que otra fractura o articulación luxada, pero me vieras fresco como lechuga bailando igual que siempre!”


Un incómodo silencio se apodero del ambiente cercano a dos minutos… jadeos se percibían desde el lado opuesto.


“Quiero que sepa, estos no son mis pacientes… me es imposible dialogar con ellos. Evite ponerse en peligro por favor, estamos frente a una potencial variante del caos proveniente de las células madre originales…”
“¡Un Plaga!”
“¡No me des por muerto, Boy! Volveremos a encontrarnos de seguro”


Cortó la comunicación, aquel payaso vestido de negro parecía estar despidiéndose. Tomando en cuenta cada aspecto de su persona, seguro no querrían comérselo por miedo a indigestarse.


“Gracias por su ayuda, aquí está su radio… debemos llegar rápido al sitio de evacuación”
“¿Estas en condiciones de continuar?”
“Nunca tuve opción si se refiere a caer, menos ahora con una pequeña esperando mi regreso”
“No somos muy diferentes, tengo una esposa y dos bebes. ¿Puedo pedirte te nos unas, mientras persiste la contingencia?, Siempre faltan manos en esta labor para nuestra mala suerte”


Volvimos al punto de partida con esto; a diferencia de en aquel entonces donde abundaban dudas e inseguridades, soy una persona diferente hoy en día…


“¡Primera regla de quienes conformaban el equipo de traslado y rescate!”
“¡Prohibido morir de manera estúpida y/o irresponsable!” (x8)
“¡¿Ah?! ¿Qué demonios acabo de escuchar?!”


Juraba se burlaban en mi cara repitiendo las palabras del encargado, tardé en procesar el acontecimiento.

Mientras avanzamos eliminando esos cadáveres escalofriantes mencionaban los logros o hazañas de cada grupo, ahí aprendí el origen de estos. Formados en un inicio por otra rama de las Fuerzas de Auto Defensa de manera voluntaria se dieron paso a las 13 caravanas.

Cada una preparada para desempeñar un único rol y otra función compartida a modo de compatibilizarlas todas. Dado el alto riesgo que afrontaban, las bajas jamás decaían arriesgando perder un lote entero.

Tras la inclusión voluntaria de los primeros civiles, se priorizó su preparación física conjuntamente a someterlos desde un inicio a afrontar situaciones de peligro con una doble intencionalidad.


“¿Alguna idea joven rescatista?”
“Pues ninguna, nuestro encargado nunca daba explicaciones”
“Filtrar a quienes de verdad estaban dispuesto a todo y forjar carácter para que sepan lo que se siente estar en una situación compleja. Nunca lo olvides, en tiempos de debilidad, tú debes transmitir una chispa de esperanza para quienes estén perdidos”


Autor: Ronin
Coautor: Byleth




 
Última edición:

Meijin Wanderer

Registrado
8 Ago 2019
Mensajes
124
Offline
D.W-A Vol.3

Capitulo XVII (XLVIII) –

¡Caos en Fukuoka!
¡Es ahora o nunca, no permitiré que se repita la misma historia!
– Segunda Parte



Conseguimos llegar al departamento a buscar al resto, ellos nos esperaban con variedad de cosas a cuestas. Entre esos, algunos documentos en conjunto a una que otra baratija con la cual golpear.

Mencionaron también el haber barrido el edificio previo a nuestro ingreso. Durante ese tiempo, Kay había tomado una muestra de sangre y tejido para estudiarlo a la rápida llegando a corroborar las palabras de Un Plaga…



“Efectivamente, es una cepa divergente… sin embargo, estamos de suerte”
“¡Tal cual pueden oír! Si aislamos a cada persona sana, ¡Puede realizarse una purga en la ciudad!”
“Denme un respiro… eso estuvo un tanto demás Aina, pero es correcto. De actuar rápido, prevendríamos también la diseminación”
“Tomen sus cosas jóvenes, los trasladaremos rápido. Vamos a controlar este frenesí entre todos”


Oímos disparos a medida que bajamos avistando cuerpos repartidos en el suelo tanto de adultos, niños, personal de fuerzas de auto defensa y muertos. Estos permanecían inmóviles desde los cuales escurría bastante sangre.


“¡Rápido, por aquí!”
“¡Donde se encuentra su equipo soldado!”
“¡Acaban de ser eliminados señor! ¡Soy el único superviviente!”


Considerando lo recién acontecido, poner en duda su palabra equivaldría a darse un tiro en el pie. Proseguimos tras él abriendo paso de igual forma, casi llegando al punto de entrada.

Estaba desolada esta área, alzando sospechas sobre el riesgo real…



“Dejen esas caras de estúpidos y mejor apresuren el paso”


Quien nos llamaba se ubicaba al interior de un vehículo militar para transporte de tropas, el cual salía de una casa colindante.

“Suban, son los últimos a trasladar. No pregunten por nuestra unidad… todos eliminados”
“Buen trabajo jóvenes, esas siete personas a las que ayudaron siempre les estarán agradecidas. Es doloroso… pero hicieron lo que debían”
“Gracias…”


Subimos al interior, tomando asiento en la corrida de enfrente mantuvimos durante parte del trayecto el silencio.

Conocía esa mirada a la perfección, estaban nerviosos como quien esconde algo para contrabandear en el mercado negro.



“¿Ocurre algo Kyuki? Tranquilo pequeño”
“Parece estar enferma la niña de esa familia, ¿Creen puedan ayudarla Alexis?”
“¿Trajiste insumos Kai?”
“¿Me preguntas o quieres gastarme una broma?”


Su sarcasmo dejo claro cuanto traía de cargamento. Preparamos aquel kit considerando cada escenario posible…

Ellos mostraron cierta hostilidad cuando intentamos aproximarnos, situación la cual puso a ambos animales en alerta.

Mi compañero me observó realizando una simple seña habitual entre personal de salud, indicando cuando se estaba frente a pacientes que representan riesgo biológico.

Negándose a hablar o colaborar, los FAD presentes intervinieron tras comprender lo delicado de la situación… Dieron orden explicita de ceder a la madre, debido a como se encontraba la situación actual no querían arriesgar a nadie.


“¡P-Porque entonces nos dejaron subir! ¡Si mi hija ya estaba así!”
“Querida, basta… sabes bien la verdad. Lamentamos las complicaciones… yo como padre autorizo su ayuda, primero nuestra hija y al último nosotros”
“¡No se preocupen! ¡Estos dos chicos seguramente lograran sanarla!”
“Creo nos tienes mucha estima Aina…”
“Vaya niña caótica trajiste Al, suerte no existen días aburridos con ustedes”
“¡Quieres callarte Kai! ¡Siempre termina mal cada vez que dices eso!”
“Ups…”


Tras recostarla, removimos el cobertor evidenciando una pequeña herida en su muslo izquierdo cercano a la rodilla. Su color daba mala espina y ese hedor solo apuntaba de mal a peor.

Sospechábamos presentaba fiebre cercana a los 39°, también presentaba notoria sudoración excesiva… junto a mi compañero comprendimos adentrarnos en territorio desconocido ante los procedimientos a seguir. Sin opciones, ambos realizaríamos curaciones e intervenciones de tipo invasivas.



“Esta área se me muy mal, de no llegar pronto a un sitio especializado…”
“Podría perder la extremidad o morir de un shock séptico”


Durante varios segundos de licencio nos miramos en silencio intentando pensar en una solución con tal de ganar tiempo.

Fue ahí el instante donde sonidos similares a esos muertos se percibían, literal, entre los presentes causando estado de alerta y temor hasta cierto punto.

Buscamos el origen con extrema cautela evitando el descontrol de aquella familia ya estresada.



“Chicos… creo saber ya de donde proviene eso…”


Ambos desviamos la mirada hacia Aina, quien apuntaba de manera disimulada y cautelosa hacia abajo de nosotros.

Tensos, evitamos movimientos bruscos retirándonos poco a poco. Sin embargo, Kyuki tuvo la brillante idea de lamer algunas heridas, incluso pareciera haber comenzado bajo uno que otro descuido.



“Hey, sal de ahí. No tenemos ya nada que hacer”
*Sonidos de zorro lamentándose*
“Debí suponer actuarias así… pero, independiente de tu decisión amigo, Chloe estaría triste si algo te ocurre”


Retiré al pequeño animal del sitio, dando espacio a los familiares de aquella chica a sabiendas que, sin importar el caso, el resultado acabaría siendo el mismo.

En eso, el vehículo donde éramos transportados se detuvo de la nada desestabilizando a la mayoría de los presentes.

Un llamado desde el exterior esclarecía la situación, habíamos llegado al refugio o al menos, la puerta de entrada.



“Muchas gracias joven rescatista. mientras estos niños puedan mantenerse a salvo, sería capaz de poner mi cabeza en juego de ser necesario”
“He perdido a muchos amigos como para permitirle realizar tal acto, sobre todo porque tengo una pequeña quien espera mi regreso tras perder a su padre”
“Lo lamento, me deje cegar otra vez”
“¡Te volvieron a regañar!” (x2)


Clavarle la mirada seria consiguió influenciar su decisión imprudente, estos niños lo adoraban igual que Chloe muestra su cariño conmigo. Extraño a esa enana, será mejor darse prisa en ayudar a solucionar estos dilemas para volver a encontrarnos.


“¡Hija! ¡te has recuperado!”
“Ma… má… lamento haberte preocupado”
“Dime que estás viendo lo mismo que yo Alexis”
“Lo veo y no lo creo Kai”


Aquella joven había recuperado su color de piel rosácea, recupero la conciencia y su mirada ya no se encontraba perdida en el espacio tiempo.

Fuimos agradecidos ante algo cuya resolución no fue cosa nuestra. Ahora deseamos resolver el enigma en paralelo a ayudar durante el traslado.



*Sonidos de zorro juguetón*
“A puesto fuiste tú el responsable, no me mientas”
“siempre te veo hablar con aquel zorro como si te entendiera”
“Te sorprendería conocer la historia tras nuestro encuentro Aina, contando aparte lo respectivo a la convivencia”
“¡Ya veo! ¡Entonces más te vale salir vivo para relatar esa historia!”


Posterior a confirmar la llegada ya de manera oficial, asistimos el traslado correspondiente de la paciente, quien examinábamos en la medida de lo posible intentando zanjar toda potencial duda o sospecha.

Los hedores iniciales también acabaron atenuándose con el cicatrizar casi instantáneo en donde fue la suturada. Ya viendo ello, tanto Kai como yo cuestionamos por poco si estábamos vivos o bajo los efectos de alguna droga alucinógena.



“¡Retrocedan! ¡Acaban de informar la presencia de infectados al interior del refugio!”
“Kai… recuerdas lo que te pedí no volver a decir”
“Bueeeeeeno, no creo se pueda volver peor”


Las alarmas fueron activadas junto a luces rojas abarcando pasillos completos donde civiles corrían en estampida intentando escapar.

Fracturas se oían claramente, alaridos de quienes las sufrían y el eco retumbante de cada una inquietaba el ambiente. Íbamos de mal a peor, cortesía de una simple frase mal invocada…



“Em… ¡Ups!”
“La infaltable línea legendaria de la muerte, Taiyo no me creerá cuando le diga la existencia de alguien más caótico que yo”
“Normalmente estaría agradecido, pero esta ocasión si dolió el comentario”


Respiré profundamente calmando las ganas de matar a alguien, dejando toda broma de lado, ya esto parecía chascarro de película barata sostenida mediante la infalible cinta de ducto…


“Síganme, tomaremos un desvío. Dos soldados conmigo adelante, otro dos en el centro de la formación”
“¿Y nosotros?”
“Ustedes tres en retaguardia junto a los demás soldados, tienen experiencia contra estas cosas. Les confío nuestro punto débil jóvenes”


Bajo condiciones normales acataríamos, sin embargo, aquí se presentaba la oportunidad de controlar el brote antes que terminase descontrolándose.

Rebatimos con argumentación valida a su vez aceptamos cada respuesta, dado eran acertadas como las nuestras.

Sabiendo la existencia de esta posibilidad por ambas partes, quien conoció al encargado de mi antiguo grupo accedió planteando una curiosa idea.



“De ser ese el caso, ustedes adéntrense primero cumpliendo el rol de avanzada. No uniremos en cuanto llevemos al resto de civiles a zonas seguras”
“Me parece un trato justo, a cambio, tienen todos prohibido morir”
“¡JAJAJAJAJA! ¡Sonaste igual que ese tipo! Parece acabó enseñando mejor que cualquiera del pelotón”
“No es para tanto, ese par de caóticos seguro controlaran bien el problema mediante un alboroto”
“¡Que no hables demás niña!” (x2)


Aquel pellizco en ambas mejillas fue suficiente castigo, los pucheros venideros nos causaron un poco de lastima debido al hecho de ya habernos aprendido a conocer.

Ya pactando el actuar por lado, nos separamos dirigiéndonos al punto del brote con intención de cortar la cadena de contagio.

Durante inicios del trayecto no detectamos nada raro hasta pasado los 20 metros de pasillo, encontrando números pequeños de Reanimados bastante agresivos, pero parecieran ser similares a los “Perseguidores”.



“¡Yo me encargo! ¡Bombas incendiarias serán suficientes!”
“Espera un mo-¡!”


Bastaron dos o tres segundos tardíos para activar las alarmas de incendio, ahora estábamos empapados y la ropa hacía sentir el peso.


“¡N-No se les ocurra darse vuelta! ¡Me escucharon!”
“Te regañaría por esto, bueno, energías no me faltan… pero, gracias por enfriarme la cabeza”
“¡Quién lo diría, mi viejo amigo volviendo a ser como antes! Debo de reconocer Aexis que esta chica-¡!”


Lo próximo que retumbo a nuestro alrededor acabó siendo un aplauso de una mano y a Kai rebotando contra la pared más cercana.

Vaya fuerza se guardaba esta chica… bueno, preferí pasarle mi abrigo a modo de cubierta, mejor es tenerla despreocupada como siempre.



“¡Espero ni pienses en hacerte ideas equivocadas! ¡De lo contrario, usaré este bate para que acabes con fetiches raros!”
“Ustedes dos ya cálmense, tenemos comité de bienvenida”


Mi compañero tomó la iniciativa partiéndoles la cabeza con martillos comunes y corrientes. Pareciera encontrarse en un estado eufórico, disfrutando el realizar barridos o eso quería creer.


“Porque ya nada me sorprende hoy en día…”
“¡Q-Que diablos es esa cara! ¡Tu amigo tiene una cara perturbadora!”
“Tu haz la vista gorda… seguro debe tener algún complejo masoquista”
“Me arrepentiré de esto el resto de mi vida Alexis”
“Descuida, antes era peor”
“¡Debes estar bromeando!”


Conseguimos avanzar barriendo cada pasillo, en ocasiones se tornaba complejo dado los objetos desperdigados, suelo mojado o incluso Reanimados capaces de correr.

No faltaron los “Child” saltarines y silenciosos que me agarraron por la espalda, dado al escaso tiempo de reacción no tuve otras acciones que arrojarme contra las paredes aplastando esos frágiles cuerpos.

Aprovechando muebles junto a escombros conseguíamos montar barricadas bloqueando el paso u ocultándonos. Uno que otro fusil tirado entre cadáveres fue de utilidad entre los pocos tiros que proporcionaba.



“¡Kai! ¡Aina! ¡Detrás de ustedes!”
“¡Esta es para evitar actives otra cosa pequeña loca!”


No conforme de partir cráneos, ahora aplastó la cabeza completa desperdigando los restos del cerebro.

Admito fue asqueroso presenciar restos necrosados con su hedor característico… sin embargo no terminaba allí el asunto.

La chica apuntó en mi dirección con una onda cuyo proyectil estuvo a nada de volarme un ojo.



“¡100 puntos para mí!”
“¡Ten cuidado donde apuntas! ¡Necesito ambos ojos para afrontar la emergencia!”
“¡Descuida! No lo haría de ser peligroso. A si, de ocurrir algún accidente estate tranquilo, siempre que tengas un ojo para ver a Yuuki en ropas menores en suficiente”


Solo por la emergencia junto a esa promesa no le pongo un dedo encima… de todas maneras, usaría al otro de escudo humano si le aventaba lo que fuese.


“¡Rápido! ¡Ambos en alerta!”
“!” (x2)


Tras llegar al área de albergue, conseguimos por nada evadir un conteiner arrojado del cual no sabemos su procedencia.

Sangre desperdigada entre suelo, paredes, techo, etc coloreaban el espacio en cuyo centro existía una masa amorfa cuyos cuerpos se apilaban imitando las espinas de los erizos de tierra.



“¡Qué demonios!”
“Parece el resultado evolutivo de esa cepa variante!”
“Vamos a ganar tiempo, no podemos permitir esta cosa salga de aquí”
“¡Alexis! Perver-Kai! ¡Cuando volvamos, tendremos una gran fiesta de reunión! ¡Pero nada de alcohol me escucharon!”
“Desde cuando tanto moralismo, el gruñón a mi lado no le gusta beber, pero ¡Al menos déjame disfrutar dado estamos de cara a la muerte!”


Solo nosotros tres contra una aberración engendrada hace cosa de minutos… ¿Quién diría que llevamos a penas una hora de caos y ya tenemos aberraciones?



¡EL mayor problema yacía frente a nosotros!

¡Jugarse la vida o perder el control de Fukuoka!



D.W-A Volumen 3. – Fin

Autor: Ronin
Coautor: Byleth






 
Última edición:

Meijin Wanderer

Registrado
8 Ago 2019
Mensajes
124
Offline



D.W-A Vol.4

Capítulo I (XLIX) – ¡Gracias por todo!



Aquella cosa no se movía, existía una posibilidad de estar siendo ignorados por ahora o quizás estaba intentando jugar con nosotros como si de meras presas se tratasen.

Los segundos posteriores tras entrar, conservando la guardia en alto, eran eternos… caminamos lentamente en silencio apegados a las paredes del área.



“¡Rápido, mueve de ese lugar Aina!”
“¡¿Te encuentras bien?! ¡¿No te alcanzó Alexis?!”
“Descuida… logré apartarla a tiempo, pero la onda expansiva me hizo retumbar un poco la cabeza”
“A ver si con eso te recompones en parte, viejo amigo”
“Vaya humor para situaciones inapropiadas”


Todo fue tan rápido que a duras penas comprendíamos lo acontecido.

La pared detrás del grupo había sido dañada y agrietada mientras un cuerpo yacía reventado contra esta… fue chocante el descubrir las consecuencias si se era alcanzado.



“¡Esa cosa casi me mata! ¡Solo porque se arruinaron mis bombas incendiarias no arremeto con todo!”
“Será mejor te relajes, de no tener cuidado seremos nosotros quienes sean aplastados”
“De acuerdo… Pero, acabaremos con una explosión digna, ¿Vale?”
“Vaya problemas me acarrean, sin embargo, me vendría bien dejar salir algo de estrés”
“¡Espero ustedes dos estén preparados, esa cosa creo quiere venir por nosotros!”


Nos pusimos de pie sin perder tiempo para largarnos a correr, evadiendo los disparos provenientes de esa aberración. Kai mantenía una dirección fija mientras yo iba en sentido contrario con Aina.

La presión que nos ejercía la cosa desgraciada nos obligaba a enfrentarlo muy a la defensiva, siendo la gran interrogante el cómo podríamos aproximarnos.



“¡Rayos! ¡Sigue disparando y no conseguimos nada!”
“¡Un segundo! ¡Algo anda raro con la cosa esa!”
“¿¡Y eso sería!?”
“¡Mira las paredes Alexis!”


Ella dio en el blanco con su observación, los últimos impactos causaban menor daño estructural comparado a los primeros. También la aparente barrera estilo Erizo se perdía conforme aguantábamos.


“¡Excelente jugada Aina! ¡A este ritmo tomaremos ventaja por desgaste!”
“¡No lo olvides! ¡Como toda buena Idol, debo prestar atención a los detalles!”
“¡Es nuestro turno de tomar la ofensiva!”


Kai utilizaba uno de los subfusiles recogidos de entre los cadáveres de camino, contrario al caso proveniente de la autoproclamada Idol, quien golpeaba de forma contundente con cada cosa disponible en su bolso…

La criatura se estremecía tras recibir impactos y cortes consecutivos, comprensible si tiene sus paquetes neurovasculares expuestos siendo una masa de músculos y grasa.

Cuando creímos tomar la ventaja, esta respondió disparando hacia el techo los pocos cuerpos restantes que tenía a una alta potencia. Los huesos, aparte de fracturarse, rebotaron a modo de proyectiles hacia donde estábamos.



“¡Kai! ¡Alexis! ¡¿Se encuentran bien?!”
“¡Yo estuve de suerte dado mantengo distancia, pero mi compañero parece que no!”


Recibí varios impactos directos, aún si no lograron atravesar mis ropajes, el dolor generado era como si me clavaran miles de agujas…


“¡No se preocupen! ¡Puedo aguantar!”
“¡Será mejor retirarnos! ¡Ustedes dos están heridos!”
“¡¿Ella también?! ¡¿En qué momento?!”


Tras voltear, noté como sujetaba uno de sus tobillos. Durante un instante pudo perder el equilibrio y acabar lesionándose o inclusive recibir alguna que otra esquirla por alcance.

Con cierta dificultad consiguió reincorporarse, no sin antes reírse de forma burlesca a su más puro estilo… era claro que esta loca se negaba a mostrar debilidad. Debo darle el punto favorable ante ello, igual al libro de Sun Tzu.



“¡DUELE MUCHISIMO! ¡PERO MIRENME REIR DEL PELIGRO! ¡JAJAJA!”
“Esta niña…”


Otro cadáver disparado pasó justo a un lado suyo, cosa la cual acabo callándola de sorpresa.

Segundos después se encontraba detrás mío alardeando otra vez… ya deseaba volviera el personal de las FAD para acabar rápido.



“¿Dónde fue toda esa confianza de hace poco?”
“¡S-Sigue aquí! ¡Idiota!”
“Claro, claro… lo que digas…”
“¡Quieren concentrarse ustedes dos! ¡Esa cosa esta actuando raro!”


Nos apoyamos intentando alejarnos con dificultad, ya que la aberración hizo emerger nuevos cuerpos en aquellos orificios donde eyectaba los cuerpos anteriores.

Esto se estaba tornando cada vez más complicado, ahora si debíamos retroceder a como dé lugar dado nos encontrábamos dentro de un aparente rango efectivo.

Habiendo perdido el progreso anterior, cuestionamos cada posible estrategia considerando las posibles gracias con las cuales nos pudiésemos topar.



“¡Lo que falta! ¡Ahora resulta es capaz de moverse!”
“¡Maldición! ¡Y yo aquí casi sin munición!”
“¡Retrocede tu primero! ¡Llévatela también!”
“¡U-Un momento!”


Ignorando sus palabras, decidí encomendársela a mi compañero. Actuando de distractor, forcé la reapertura de heridas previas conjuntamente al hecho de remover un cadáver del agujero.


“¡Cuidado, Alexis!”
“¡¡¡¡¡AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAHHHHHHHHH!!!!!”


Un disparo inesperado proveniente del interior de la cosa esa me tomó desprevenido, tal era el dolor que no lograba distinguir si estaba fracturado o luxado cerca del codo derecho.

No quería moverme… mi respiración se agitaba cada vez más, cada pensamiento a duras penas lograba comprenderlo y para rematar, veía todo en cámara lenta.



“¡Lo van a matar! ¡Déjame ir!”
“¡De eso nada señorita!”
“¡P-Pero!”


Me negaba a aceptar este final… tras salir vivo da tantas ocasiones mientras la muerte se reía en mi cara intentando restregarme de forma humillante cada atisbo de esfuerzo.

Las próximas imágenes que cruzaron ante mis ojos fueron las de mi compañero volando lejos por los aires…



“K-Kai… ¡Kai! ¡¡KAAAAAI!!”


Los ojos lagrimosos de Aina se hicieron notar tras darme vuelta. Se encontraba impactada ante el mismo suceso, donde un amigo acababa de perder la vida.


“Huye…”


Estaba afectada y paralizada de miedo, conocía bien esa sensación… sin embargo, mi prioridad era evitar pérdidas.


“¡¡¡HUYE!!!”
“¡¡¡E-E-ENTENDIDO!!!”


Sacó desde el interior de su mochila una especie de soga o arnés, mediante el cual, intentó llevarse aquel cuerpo tendido en el suelo.

Ganar tiempo a como diera lugar se volvió lo único que me importaba. A fin de cuentas, salvar Fukuoka traería esperanzas futuras a las generaciones venideras junto a quienes están buscando este paraíso.



“Solo somos tú y yo…”


La cosa siguió reventando cuerpos contra el techo intentando dañarme, conseguía tolerar los impactos estilo perdigones siempre que no dieran en mi brazo. Lograba ser hasta tolerable, excepto si el ultimo mencionado se movía.

Iba perdiendo fuerzas poco a poco, sufría mayor desgaste intentando evitar el dolor incapacitante. Tanto fue el caso, que ignoré completamente el estado del entorno cometiendo un error fatal.



“¡M-Mierda! ¡¿Porque justo ahora?!”


Me concentre solo en evitar a la aberración, descuidando la sangre derramada en los alrededores. Tras perder el equilibrio e incapacitado en pleno vuelo de toda posible acción, recibí otro impacto, esta vez en mi pierna izquierda.

Caí soltando intensos gritos ya al borde del llanto, ambas extremidades acabaron golpeándose al contactar el piso. No era capaz de moverme… creyendo sería el final en una situación frustrantes, oí un llamado a lo lejos.

Disparos y explosiones se repartían por doquier, comandando ordenes incesantes esclarecían de quienes se trataban.



“¡Superviviente herido! ¡Repito! ¡Superviviente herido!”
“¡Equipo médico!”
“¡Copiado! ¡Procedemos a llevarnos al joven!”


Me subieron a una tabla espinal con prisa, posteriormente estos me amarraron para trasladarme al exterior.

Sentía mi cuerpo muy pesado… todo se tornaba borroso… intentaba resistirme sin importar nada.



“¡Estamos contigo muchacho! ¡Lo hiciste increíble!”
“¡Vamos! ¡Te está esperando la señorita en el exterior!”
“Yo… no los… es…cho…”


Ya mis sentidos estaban acabando de perderse, a duras penas conseguía entablar diálogos conmigo mismo.

Antes de darme cuenta… acabé desvaneciéndome…




-Tiempo después del incidente-


Percibía algunos sonidos junto a mi respiración, a juzgar por ello, podría encontrarme en una especie de hospital.

Mis ojos parecían pesar casi una tonelada, dada sensación solía ser efecto proveniente de la anestesia general que suelen aplicar en pabellón.



“¿Dónde estoy?”
“¡Al fin despiertas perezoso!”
“¡¿Aina?!”
“Para nada, solo soy el hada de los dientes…”


Sorprendido, me incorporé rápido con ciertas dificultades a causa del dolor presente en dos extremidades.

Existiendo mejores opciones a utilizar, fueron por el clásico yeso. Ojalá cuenten al menos con una bota, deseaba al menos acelerar la recuperación para caminar.



“Es bueno ver que sigues siendo la misma”
“Idiota…”


A penas recordaba unas cuantas cosas desde el asalto en pleno albergue, pasaron muchas cosas en tan poco. Perdimos a dos importantes integrantes durante ese Outbreak desatado.

Pareciéramos aún poder escuchar esas voces…



“Sabes Alexis, juraría poder oír el clásico ¡Good Morning! Cantado de Un Plaga”
“También su ¡Well done my boy!”
“Pero, por lejos se encontraba su prese-¡!”
“Albert Pier Louise Joseph Joule Rafel Strauss Von Plaga, pero pueden llamarme Un Plaga”


Soltamos risas nerviosas durante escasos segundos creyendo ciegamente estar ante una broma de muy mal gusto o una paranoia psicológica de fuerte negación a la realidad.


“¡Un Plaga mi nombre es! ¡Y a mis pacientes he de ayudar!”


Mi compañera se levantó de su silla en dirección a la cortina que actuaba de biombo entre camillas evitando contacto entre pacientes. Estaba al grado donde ignoraba estar dependiendo de un bastón canadiense y su tobillo inmovilizado.

Desplazó aquel telar maltrecho de golpe, solo para quedarnos con la mandíbula desencajada de sorpresa...



“¡Good Morning! ¡Es bueno verlos después de tantos días!”
“Bastardo suertudo, sigues vivo, aunque mal trecho”
“Well, pues mira quien habla”
“¡Sigues vivo Un Plaga!”


La joven lloraba al verlo tendido sobre la camilla en lugar de una tumba. Este se encontraba vendado desde el cuello hasta los pies conservando únicamente su mascara característica.

Explicaba haber sufrido múltiples fracturas, desgarros e incluso severas heridas punzantes. Gracias a quienes pasaron cerca de su locación es que fue trasladado, siendo tratado con exclusiva confidencialidad.

Sostuvimos la plática hasta el anochecer. Al fin y al cabo, nada podíamos hacer en las condiciones actuales.

Comenzaron a golpear la puerta, era aquel hombre a cargo del grupo de las FAD de ese día.



“Despertaste al fin, ese viejo estaría orgulloso de verte”
“Seguro debe estar causando estragos en el infierno”
“Estragos es poco… vaya le tienes estima”
“Por cierto, ¿Que ocurrió con esa aberración?”
“Pues…”


Él nos explicaba las dificultades generales, tardando cerca de cinco días en eliminar de manera completa a esa masa amorfa.

Debieron lidiar tanto en las calles como el subsuelo con los cadáveres en espacios reducidos. Sin embargo, el eventual derrumbe aplastó a esa cosa conllevando cierta reacción en cadena.



“Por su expresión, me hace pensar en algo parecido a mente colmena”
“¡YEEES Boy!”
“Bueno, nuestro medico en jefe con mascara de cuervo nos dio pistas. Cuando comprendí la mencionada conexión a la cual se refería, pero que no se daba con estas variantes, empezamos a seguir sus indicaciones realizando variadas pruebas”
“Well, la muerte definitiva de uno de esos cadáveres causaba cierta reacción en los demás. Tras su asalto a la “Reina”, estos a ratos se retorcían dejando expuestos cada punto para su eliminación”
“Y como puedes estar tan seguro de ello?”
“Tengo una conexión con mis pacientes, Boy. Aquí ocurría algo un tanto similar, es mero razonamiento clínico”


A duras penas comprendía ya lo que querían decir, seguía afectado por la posible anestesia.

Desde la otra camilla en la habitación, alguien golpeteaba intentado captar la atención. Aquel FAD se asomó a ver y prosiguió a reírse de la nada.



“¡Lo lamento!, ¡Es solo que su expresión!, ¡Mejor véanlo por ustedes mismos!”


Moviendo la cortina, quien se encontraba conectado a ventilación mecánica no invasiva no podía ser otro que Kai… con su expresión única de “extremo aburrimiento clamando acabar con su sufrimiento”


“¡Y tu como sigues vivo después de haber volado cerca de seis metros!”


Escribiendo en una pequeña pizarra explicaba el no recordar si quiera lo acontecido poco antes de perder la conciencia.

Su cabeza estaba vendada casi por completo, también contaba con un collarín cervical adicional al uso de vendajes compresivos en su torso.



“Conozco esa sonrisa, ¿Qué estas planeando Aina?”
“Nada… ¿Por qué habría de dar esa imagen?”


Ya a un costado de mi viejo amigo, utilizando la punta de su dedo índice comenzaba a fastidiarlo. Punzando cerca del abdomen mientras intercalaba con las mejillas.

En un inicio este la ignoró por completo, sin embargo, el retumbe proveniente de un periódico enroscado contra su cabeza dejaba clara la molestia.



“¡E-Eso dolió!”
“Bueno, agradece fue solo eso. Kai era conocido por sus bromas de mala muerte, el ultimo iluso casi acabó en una piscina a casi cuatro metros bajo tierra”
“Deberé pedirle me enseñe, seguro a Taiyo le vendrá bien una o dos de esas… ¡Ouch, mi cabecita!”



Autor: Ronin

Coautor: Byleth





 
Última edición:

Meijin Wanderer

Registrado
8 Ago 2019
Mensajes
124
Offline


D.W-A Vol.4

Capítulo II (L) – Futuro, nuevos horizontes



Ya no recordaba a que día de la semana nos encontrábamos, viviendo una rutina en espera del alta médica…

Gracias a las visitas constantes de Aina y sus locas ideas se volvía llevadero en adición a tolerar de mejor manera el aburrimiento.



“Por cierto, ¿Ahora cuál sería el plan o camino a seguir?”
“Nos restaba una sede a la cual dirigirnos. Sin embargo, el resto del grupo ya debe de estar sembrando caos en ese sitio…”
“¡Ya veo! En ese caso, vamos a dar una vuelta al hospital Alexis”
“¿Te parezco encontrarme en condiciones?”

Las risas burlescas de Un Plaga y Kai tras esa propuesta fueron instantáneas, dado una pierna se encontraba inmovilizada.


“¡Well boy!, tu por lo menos caminas a medias, medio cojo. Nosotros pasamos como momias parlantes si no prestan atención”
“Querrás decir semi parlantes. Uno puede hablar, pero el otro debe escribir”
“¡Good Point!”


Decidí levantarme poco a poco hasta dar con el borde de la camilla, señalé una silla de ruedas cercana la cual sería de utilidad.

Nuestra compañera, tras llevarla hasta donde me ubicaba, procedió a asistir en el traspaso de un lado a otro. Fue difícil realizar aquella transición ahora como paciente, siendo que ya estaba acostumbrado ubicarme desde la perspectiva del tratante…



“Si claro, muy gracioso Kai… más tarde hablaremos del tema, verdad no puedes aún”
“¡¡¡JAJAJAJAJAJAJAJAJAJA!!! ¡V-Vamos a hablar más tarde! ¡¡¡Esto me supera sin dudas!!!”


Ella no podía parar de reírse de la situación, tirada en el piso se revolcaba mientras sujetaba con ambas manos su abdomen.

De haber realizado aquel comentario poco antes, ahora me encontraría en la misma posición, con la diferencia radical de estar adolorido a más no poder.



“En fin, mejor pongamos pies en marcha o acabaré arrepintiéndome”
“¡¡¡P-Pies en marcha y se encuentra enyesado!!! ¡¡¡Acaso quieres matarme de risa!!!”


Bien, en lugar de esperar, intenté coordinar la propulsión generada por mi brazo sano a través de la rueda con mi pierna intacta realizando apoyo.

Intentando avanzar con cierta dificultad hasta pasar la puerta de la habitación virando en pleno pasillo, fue donde alguien llegó y me tapo los ojos llegando por la espalda.



“¿Otra vez con tus bromas peli rosa loca?”
“Jijiji”


Esas risas… seguro ya estaba alucinando después de tanta acción o tal vez a causa de algún medicamento suministrado en el suero.


“¿Ya te rindes hermano?”
“¡¿C-Chloe?!”
“¡YEI!


Se abalanzó alegre en cuanto dije su nombre. La pequeña niña risueña estaba justo aquí, era realmente ella.

Notaba a primera vista el cambio de estatura al quedar frente a frente desde nuestra despedida, sumado ahora a su cabello el cual se encontraba hasta mitad de su espalda. Hasta cambió el estilo de vestimenta.

Tenerla aquí me alegro bastante e incluso mejoraron aspectos propios como el simple hecho de sonreír.



“Si tu estas aquí, significa que…”
“¡Viajamos todos juntos camino a la ciudad!”


De fondo se sumaban las risas estrepitosas de Amanda, haciendo alusión al estado actual de Kai recalcando su expresión; Acaben con mi sufrimiento.

Si ellas dos están acá, ¿Dónde se encontraría el resto?, esperaba no se sean malas noticias.



“Por cierto Chloe, ¿Y el resto del grupo?”
“Los demás están de compras, cuando llegamos a casa estaba vacío el refrigerador y apestaba bastante. ¡Llegue a recordar ese día cuando abrimos una puerta con un olor asqueroso!”
“¡Vaya día fue ese! ¡Jajaja! ...”
“¿Sucede algo hermano?”
“Bienvenidos a casa, los extrañe”


Luego de esas últimas palabras, su siguiente abrazo fue diferente. Era cálido, acogedor e incluso emanaba aquel deseo de reencuentro.

Comprendía bastante por qué se comportaba de esa manera, ahora volveríamos a estar juntos viajando.

Escondía su cabeza sin alzar el rostro, no quería que la viera sollozando a pesar de percibirse.



“¿Te sientes mejor?”
“Si…”
“Vamos por algo para beber, ¿Qué dices?”
“¡Si!”


Intentando avanzar con dificultad recorríamos los pasillos del hospital, donde ocasionalmente la niña por iniciativa se ubicaba tras la silla de ruedas para empujar.

Ello hasta la intervención de una enfermera, quien asistió con suma amabilidad el camino restante hasta llegar a una especie de jardín donde había máquinas expendedoras.



“Cuando necesiten volver me pueden llamar, debo ir a revisar unas fichas de pacientes en una de las oficinas. Pueden de igual manera preguntar preguntarle a la señorita a cargo por mi”
“Gracias por su apoyo, la iremos a buscar en cuanto terminemos”
“¡Muchas gracias, señorita!”
“¡Eres una niña muy educada! Debo felicitar a tu padre por haberte enseñado bien, esperemos se recupere pronto para que vuelvan a casa juntos”
“¡Entendido!”


Esos impulsos de decirle que no éramos padre e hija eran fuertes, aunque en la condición actual deseaba estar tranquilo en verdad.

Tras despedirnos, Chloe miraba de forma media burlesca esbozando su inocente sonrisa carente de maldad.



“¡Déjame ayudarte! ¡Pa-pá!”
“Vaya niña traviesa saliste”
“Jijiji”


La altura no acabo siendo impedimento gracias a la distribución de botones, eligiendo jugo de manzana para ella y un café para mí, los cuales bebimos bajo la sombra de un árbol.

Siendo una hermosa mañana soleada, brisa fresca conjuntamente al canto de varias aves tornaban toda esa paz en una especie de mini paraíso.

Comparado a lo ocurrido antes de caer inconsciente, daba a pensar que fue solo un pésimo sueño.



“Veo que alguien se quedó dormida”
“¡N-No estoy dormida! S-Solo estaba relajada”
“Mmm… Ya veo”
“Tu sueles cerrar tus ojos haciendo siempre lo mismo”
“¿Oh? Vaya, vaya, me acabas de tomar por sorpresa”
“¡Enserio te sorprendí! ¡Yey!”


Es normal verlos imitar a figuras paternales o mayores por los cuales sientes confianza y cercanía. Ahora lo recordaba, primera vez donde adopta un comportamiento de alguien más.


“¿Porque siempre acabas hecho un desastre? Menudo hombre saliste”
“¡¡Hermana Yuuki!!”
“¡Bienvenida! ¡Es bueno volver a verte Yuu!”


Se sintió aquel leve nerviosismo, posterior a ello volvió a su actitud alegre habitual respondiendo con un grato; la llegue.


“Por cierto, ¿Que le paso a tu brazo y pierna?”
“Larga historia, una aberración enorme producto del brote en la ciudad”
“Debió ser doloroso”
“No me lo recuerdes… ¿Y qué hay de tu cabello junto a tu ojo?”
“Ah… sobre eso, no encontré tintura del color hasta volver al original, por lo otro, me confié solo un poco, pero muy poquito”
“¡¿Te encuentras bien de la visión?!”
“Corrí con suerte, solo fue la piel. Aun así, g-gracias por preocuparte”


La invité a tomar asiento en la banca donde se encontraba Chloe, continuamos contando las desventuras correspondientes hasta este reencuentro.

Durante unas dos horas habremos platicado previo a retornar a la habitación donde fuimos internados, en ello, la pequeña recordó ir a avisarle a aquella enfermera que contábamos con un apoyo ahora.



“¿Te duelen mucho hermano?”
“Ahora no siento nada, aunque, es molesto estar limitado de esta manera”
“Tu tranquilo, puedes contar con nosotras. Logramos frenar un grupo de reanimados descontrolados sin mucho esfuerzo, ¿Verdad hermanita?”
“¡Fue genial! ¡Muchas personas agradecieron el haberlos ayudado! ¡Hasta el gigante daba mucho miedo, pero fuimos valientes!”


Oírla expresarse de esa manera tan tierna le alegraría el día a cualquiera, a pesar del daño general expuesto, ella todavía era la pequeña e inocente niña desde ese encuentro.

Continúo contando cada cosa hasta llegar a la habitación… vaya caos se armaba en ausencia de uno…



“¡Ayuda Alexis! Me colocaron este letrero además no quieren me dejar ponerme de pie…”
“Bien profesora Amanda, dime que hiciste ahora”
“Solo estaba fastidiando a Kai como todos los días…”


Respiré profundo tratando de procesar sus palabras, siendo también Aina la otra castigada en el mismo rincón…

Preferimos omitir todo compromiso hasta percatarnos de la presencia de un médico quien me estaba buscando.



“Buenas tardes, joven Alexis, me alegra ver tiene buenas amistades con usted”
“Muchas gracias a usted, según las enfermeras, logró estabilizarme al poco rato de ser ingresado”
“No hay de que, eso sí debo informarte de buenas noticias. Tu pierna se encuentra bien, salvo si nos fijamos en la rodilla tras haber sido luxada”
“Porque algo me dice la tendremos complicada”
“De hecho, es lo contrario, la cirugía tras tu ingreso y cierta falta de movilidad ayudaron a recuperar las estructuras generales. Ahora es posible comenzar a caminar con cuidado y el brazo… es fractura”
“No tengo quejas la verdad, entre ambas situaciones, el volver a caminar era mi prioridad. Con ello, lo demás me encargaré de atenderlo”


El buen hombre ya contaba varios años a cuestas, estaba al tanto que volvió tras su retiro en ayuda de personas afectadas sin hacer distinción del problema.

Su decisión se debió a la necesidad presente en la comunidad, un ejemplo de vocación si debiese mencionarse.



“Ustedes tres son afortunados, los presentes preguntaban siempre por su estado de salud. En otras noticias, uno se va con alta hoy y el otro chico le toca ser extubado”
“¡Oulala! ¡Ahora tendremos charlas interesantes!”

Nos anunciaron ya mismo podría volver hoy a casa, se me recetaron medicamentos junto a controles cada cierto tiempo. También prestaron un bastón el cual utilizaré de apoyo.


“Espero no sea mucha la molestia, pero nos quedaremos acompañando a los internados. ¿Algún inconveniente Taiyo?”
“Sabes te acompañaré, esta demás la pregunta”
“¡Bien!”
“Tengo planes, ¡Esta noche prepárense los cuatro!”
“Prepara los ánimos Aina, Amanda va enserio…”


Previo a retirarnos, entregaron las llaves del departamento avisando encontrarse listo. Asistidos por personal del lugar, decidieron trasladarnos en un furgón para pacientes.

Quien estuvo al volante, fue la enfermera de esta mañana. Poco antes de bajarnos, nos enteramos curiosamente de que la chica era nieta de aquel médico.



“Nunca creí llegar a decir esto, pero… Extrañaba este lugar”


Tomando asiento en la sala de estar entre los tres, decidimos relajarnos mientras nos preparábamos ya para decidir sobre el futuro.


“Si te soy sincera, después de la última sede y la información obtenida, lograron crear una muestra experimental”
“Debes estar bromeando… quizás ello explica las ojeras de Amanda”
“Estas pensativo, ¿Sucede algo?”
“Una vez solucionada la catástrofe o controlada en su defecto, planeaba intentar abrirme paso hasta Europa”
“¡¿Estás seguro de lo que dices Al?! ¡No sabemos nada sobre el mundo a excepción de esos registros!”
“Tengo una familia a la cual encontrar, pero tampoco planeo dejarlas a ustedes dos a su propia suerte”


Ella comenzó a reírse al prestar atención a mis disparatadas ideas. Primero entre preocupada y/o exaltada para acabar al otro extremo de las cosas…

A pesar de ello, acabó declarando con determinación que me acompañaría en ese camino. Siguiendo esas mismas líneas, la pequeña respondió incorporándose.



“Vaya par de hermanitas, a este ritmo tendré que cobrarle a Raiko independiente su estado actual”
“¡Entonces vamos a conocer tu casa hermano!”
“Mmm… podría decirse, bueno, lo que queda de ella”
“¡¡Pido dormir contigo!! ¡Vamos a jugar video juegos hasta tarde!”


Tal inocencia hacia olvidar los problemas, independiente su origen, hasta consiguió sacarme una sonrisa.


“¿Alguien dijo?”
“¡Ir hasta el viejo continente!”


Desde el interior del baño se asomaba el hermano de las dos señoritas presentes y de una habitación otra persona cuyo rostro me era familiar.


“Siento conocerte de alguna parte, ¡Espera! ¿H. L?”
“Correcto, estaba en el equipo contrario a Amanda. Permíteme presentarme como es debido, soy Fukui Alexis del departamento de investigaciones o lo que queda de ello”
“¡Debe ser una broma!” (x2)
“Ustedes dos deberían relajarse, no hay nada extraordinario en mi presentación”
“¡Tenemos el mismo nombre! ¡Eso ya enreda las cosas!”
“¡Se supone te llamabas Ryza! ¡A qué viene el cambio repentino!”
“Ah… Lo lamento, recuperé más fragmentos de mi memoria durante las ultimas noches y tuve una crisis existencial”


A este paso viviré envuelto en caos… no existía un solo día tranquilo con ellos, en fin… al menos esto hará llevadero el viaje hasta casa.


“Cuento con todo el arsenal infernal a mi disposición, bastará chasquear los dedos si deseo limpiar los terrenos apocalípticos”
“Sin dudas tu hermano no ha cambiado…”
“Lo lamento por ello, ya son años así”


Mi doble presentó un mapa enorme del mundo con gran cantidad de marcas, colores y anotaciones.

Explicaba al detalle cierto comportamiento de los muertos, tomando de referencia los documentos de Kai. Bajo ciertos ajustes en compañía de variables geográficas propias de cada área, logró ajustar las rutas y sectores perdidos.



“Si planean viajar hasta Europa, les tengo noticias interesantes”


Postura determinada, sonrisa confiada en adición a declarar ser parte de la travesía fueron las claves de lo venidero.



Autor: Ronin
Coautor: Byleth




 
Última edición:

Meijin Wanderer

Registrado
8 Ago 2019
Mensajes
124
Offline


D.W-A Vol.4

Capítulo III (LI) – Situaciones incomodas…


Intentando digerir tal información, tomé asiento prestando atención, casi absorto respecto a sus palabras.


“Tómalo con calma mi otro yo, faltan detalles todavía”
“Lo lamento, me deje llevar… es solo que…”
“Tu familia, Amanda me dijo todo”


Ella suspiro a su vez extendía un mapa encima de una mesa, contenía varias marcas y anotaciones cortas.

Revisando de manera minuciosa, estas referían a rutas potencialmente inhabilitadas o ya imposibles de cruzar. Siendo los países aledaños los principales a evitar sin importar el costo.

China dada su alta densidad poblacional siendo un mar muerto, luego Rusia con sus bajas temperaturas junto a sus salvajes tierras silvestres.



“Disculpen interrumpir su conversación, pero siendo tal el caso, debe quedar alguien capaz de pilotar un avión en el país. Según esta nota, Croacia es uno de los mejores candidatos”
“Tal cual, salvo el punto donde el piloto conozca la zona”
“Nunca subestimes las capacidades de las personas en tiempos de crisis Alexis”
“¿A cuál de los dos le hablas?”
“Ustedes parecen mellizos cuando responden de esa forma…”


Durante la plática, Chloe se aproximó con un teléfono en sus manos entregándolo a Yuuki.

Por su forma de hablar, debía ser alguien conocido. Fuimos mencionados sin previo aviso en una reacción sorpresa.



“Amanda acaba de decir que probarán la muestra en unos cadáveres recuperados por las FAD, recibieron autorización además de apoyo desde otra ciudad”
“¿Vamos a salir de nuevo? ¡Acabamos de llegar!”
“Será solo unos minutos hermanita, incluso llevaremos a Kyuki y Tama”
“Dame tu mano pequeña, iremos juntos”
“¡Pero hermano, tu estas herido!”
“He estado peor… aunque, he contado con unos ángeles increíbles quienes me han salvado en múltiples ocasiones”


Despeinando a la enana a modo de jugueteo, logré hacerle olvidar sus preocupaciones respecto al estado actual.

Estábamos juntos desde hace ya bastante tiempo… no podía fallarle en transmitirle confianza.

Solo existía un problema, jamás dijeron donde debíamos dirigirnos, lo cual acabó en salir a pasear. Durante el trayecto apreciamos aquel remanente lado bueno por parte de los vivos ayudándose de forma mutua.

Tanto moviendo escombros como repartiendo alimentos, realizando juegos para niños al aire libre en busca de subir la moral del ciudadano.



“¡Mira hermano! ¡Son los niños a los que ayudé el otro día!”
“¿Se volvieron amigos?”
“¡¡¡SIII!!!”
“Vamos a tomar un descanso, si quieres puedes ir a jugar con ellos un rato”
“¡YEEEI!”


Quien pensaría sus nuevos amigos acabarían siendo los mismos pequeños a los cuales les relataba historias antes del desastre.

El padre de los niños se sentó junto a nosotros, nos dio a entender la decisión que había tomado tras vernos afrontar a los muertos sin titubear.



“Debió ser duro perder a su esposa y criar ambos niños solo, entiendo lo que sintió, pues perdí a mi madre a temprana edad… mi hermana jamás la conoció, sin embargo, es el fiel reflejo de ella”
“Lamento eso señorita, aunque la vida le puso en su camino un buen novio según puedo ver”
“¡¿N-Novio?! ¡S-Solo somos amigos! ¡C-Compañeros de grupo!”
“Esto se puso interesante, la chica salvaje si contaba con una debilidad”


Se suponía estábamos sosteniendo una plática casual para salir con esto, para remate la chica apaciguada solo estaba echándole leña al fuego.

Ahora comenzaba a sentirme incomodo, peor se volvía cuando Yuu me miraba nerviosa con ese rostro enrojecido.

Risas provenían desde un teléfono en manos de la chica Alexis, reconocería ese tono de voz donde fuese.



“¡¡¡Debimos suponer era obra tuya Amanda!!!” (x2)
“¡¡Te falle jefa, toca huir!!”


A pesar de su delgada figura, corría tan rápido que sin importar cuanto hiciéramos, jamás la alcanzaríamos.

Quedando solos, proseguimos la reunión casual descubriendo en ello sobre personas las cuales todavía realizaban vuelos dentro del país.

Cruzamos miradas de reojo con dudas sobre la información, situación sospechosamente conveniente para nuestro gusto.



“Lo lamento, pero es imposible creer sobre la existencia de pilotos hoy por hoy”
“También lo cuestione en un inicio joven, a pesar de ello… muchos ansían volver a domar los cielos de igual forma que tu tratando de sanar personas”
“¡¿Porque nos entregaría así de fácil algo tan importante?! ¿Seguro está bien de la cabeza?”
“Seguro tendrá sus razones Yuu. Aparte de ello, esa mirada solo han de poseerla quienes perdieron todo y buscan volver a vivir”
“¡Eso quiere decir!”
“Tal cual jovencita, esos niños no son mis hijos biológicos…”


Llegue hasta saltar de mi sitio cortesía de tal noticia, bajo situaciones normales cualquiera creería lo contario, compartían rasgos muy similares.

Ahora ya estaba confundido sin tener idea como proseguir, él se reía ante nuestras expresiones atónitas.



“Soy primo lejano de ambos niños, con 49 años a cuestas”
“¡Pareces con suerte de 30 años!” (x2)
“Aquí tienen mi documento de identidad, ¿Tranquilos?”


Nos rendimos, tantas cosas irreales que está ya fue la gota que rebalso el vaso. Será mejor apagar las neuronas un tiempo.


“Unos amigos planean realizar un asalto al aeropuerto abandonado con intenciones de recuperarlo. Parte de las FAD tiene intenciones de colaborar, pero tras esto dudamos funcione…”
“Si conseguimos acelerar la recuperación de la ciudad, podría lograrse lo que planteas”
“Eh… ¿Y cómo estas tan segura de eso Yuu?”
“Pues mientras alguien estaba internado, yo me dedicaba a apoyar de diversas maneras mientras escuchaba rumores de parte de quienes hablamos en estos momentos”


Fue recibir una patada con malicia de su parte, vaya señorita, debía reconocer por lo menos su lado voluntario.

Desde hace mucho perdí tal capacidad, ahora solo me da cuidar una niña teniendo suerte.



“¿Ocurre algo Al?”
“Pareces cansado muchacho, ¿Seguro te sientes bien?”
“Solo no hagan caso… Aún estoy cansado tras el desastre”
“Si quieres regresar a descansar, es cosa de decirlo Al, ¡No te sobre esfuerces!”
“Que estoy bien”


A estas alturas, no quería involucrarme en grandes conflictos considerando acontecimientos previos.

Primera vez en mucho tiempo estaba deseando tener espacios tranquilos y seguros donde descansar, dormir e incluso no preocuparme.


“Familia, eso es todo lo que deseo volver a ver”
“Al…”
“Creí en ese momento, viendo todo en cámara lenta, que mi vida acabaría justo bajo el gigantesco cadáver amorfo. Sintiendo ahora el peso de la vida, no quiero volver a pelear”
“¡¿Que tú qué?!” (x2)
“Un momento, alguien de dudosa reputación acaba de enviar un mensaje”


Quien más podría haber sido, mi profesora había escrito una especie de testamento explicando paso a paso el procedimiento para solo acabar diciendo; “Toca esperar, jiji”


“Válgame el cielo, hacer leer tanto y resumir en tres palabras es clásico de ella”
“Logré acostumbrarme a su humor, carecía de opciones por lo cual ahora te entiendo. Bueno, no es tan malo a la larga”
“Hablando en serio… ojalá consiga efectos positivos pronto, de ser el caso, recuperar el país dejará de ser un sueño”
“¿Ustedes creen ella pueda lograr tal hazaña? Desconozco los detalles, aunque tengo fe sobre la aparición de una cura”


Aquel hombre nos entregó una tarjeta de presentación perteneciente a un conocido suyo, estando dispuesto a colaborar en cada cosa posible a modo de agradecimiento.

Llamo a los niños avisando debían irse a casa, estos se despidieron prometiendo volverían a jugar juntos.

Lado contrario, Kyuki dormía plácidamente sobre mi hombro sano a su vez Tama caminaba al lado de Chloe.



“Por cierto Al, tengo una duda”
“Esa mirada curiosa es primera vez que la veo”
“¿Desde cuándo te llevas bien con los dos animales?”
“Ah… de eso se trataba entonces, bueno, aprendimos a llevarnos bien durante el viaje. No estaban ni la pequeña o tu presente, cosa les afectaba en ocasiones”


Aquella diminuta mano sujeto la mía, esbozando una gran sonrisa inocente menciono encontrarse cansada. Fuimos retornando ya a casa, cargando sobre mi brazo sano estaba durmiendo la pequeña desconectada de toda realidad.

Yuu apoyaba llevando al zorrito junto a una bolsa de cosas recién compradas, sonreía alegre y un tanto nerviosa.

Como cualquier lugar del mundo, mientras caminábamos por la calle oíamos los incomodos comentarios provenientes de las personas sobre parecer una familia o ser padres jóvenes.



“¿A-Acaso no tienen nada mejor que hacer con sus vidas en esta ciudad?”
“V-Verte nervioso m-me sorprende más l-la verdad”


Quien no lo estaría, a pesar de ser adultos jóvenes sanos, no implica ser desvergonzados.

Sobre verme nervioso… ¿Desde hace cuando recuperé esta emoción? O, mejor dicho, ¿Porque me siento así?

Evite desviar la mirada sin importar nada, salvo una tenue pinza que sujetaba un costado de mi camisa.



“¡Ya llegamos!”
“Parece no haber nadie, iré a dejar a Chloe a la habitación donde están ustedes”
“Entendido, de paso, compre estos parches de morfina para los dolores por tu fractura. Te espero en tu habitación mientras preparo uno”
“G-Gracias por el gesto Yuu”


Ella sonrió con calidez, igual a cuando nos refugiamos al interior de la central de H.L en Shinjuku.

Recosté a la niña con cuidado de no despertarla, susurraba palabras sueltas pareciendo soñar cosas bonitas. La cubrí parcialmente adicional a colocar un conejo de peluche entre sus brazos.



“Descansa bien pequeña”


Volviendo a mi habitación, vi a la chica sentada en una silla a un costado de la cama con todo listo.

Tomé asiento quedando frente a frente, desabotonando la camisa de forma asistida fui capaz de exponer la zona necesaria para la aplicación.

Sentía sus manos cálidas, suaves y pequeñas limpiando bajo mi clavícula, me latía el corazón como loco… claro, podía enfrentar situaciones críticas u hordas de reanimados con toda normalidad, sin embargo, ahora estaba al borde del colapso mental.


“¿P-Porque están nervioso?”
“D-Deja de hablar cosas sin sentido”


Aquella mano se deslizaba ya demás en la zona correspondiente, bastando distraerme unos segundos para irme de espalda. Posterior a ello sentí un ruido raro justo sobre mí.

Mi mano yacía sobre algo ubicado justo por delante de sus axilas siendo que en ninguna circunstancia debía de estar ahí… llegue a creer en ese mismo instante morir a manos de Yuu hecha una furia, siendo todo lo contrario.



“¡L-Lo s-siento Yuu!”
“Sigue… quiero saber cómo se siente”
“¡U-Un momento! ¡Esto no es normal en ti!”
A-Amanda me contaba sobre todos esos cientos de veces donde ustedes… ya sabes”


Ahora comprendía la situación… conseguí calmarme tras escuchar sus palabras y procedí a explicar un gigantesco malentendido.

Tras reincorporarme a su vez ella estaba sentada encima mío, notaba su mirada de querer morirse de vergüenza absoluta mientras maldecía a aquella rubia loca.



“La parte verdadera de la historia serian que no soy virgen, lo hicimos un par de veces, ¡Pero jamás al grado de ser animales implacables!”
“¡Voy a matarla cuando la vea! ¡Jugar así con el corazón de una dama es imperdonable!”
“Tranquila, tranquila, respira profundo. Tomate el tiempo necesario, a fin de cuentas, no es como si realmente fuese capaz de moverme”


Escondió su cabeza cerca de mi cuello evitando fuese capaz de verle el rostro, solo pidió mantenerse así un poco más.

Apoyando en silenció sin cruzar palabras, cada minuto transcurrido se volvían eternos hasta la aparición de un ruido raro.



“- Alguien está escondido en tu armario -”
“- Tu desde arriba y yo embisto de frente… -”
“- De esta no saldrán limpios, ¿Entendido Al? -”
“- Entendido Yuu -”


Abrí de golpe esas puertas buscando impresionar a quien se escondiera cosa de tomar ventaja, viendo dos bultos con rostros tapados los cuales intentaron huir fallando en el proceso.

Mi compañera logró atrapar a la segunda, contrario a la primera que se hallaba entre mis manos.



“Olvidaron desactivar el sonido de la cámara, ahora, será mejor hables profesora”
“¡P-Puedo explicarlo mi querido estudiante! ¡N-No es como si todo esto fuese realmente planificado! ¡¿Verdad que sí Alexis?!”


La otra chica hizo el viejo truco de hacerse la muerta dejando sola a la mente maestra, lastima por ambas dado acabaron topándose con la chica equivocada.


“¡E-Esta bien! ¡Voy a hablar!”
“¿Oh? Así me gusta, a diferencia del gruñón, no soy tan amable cuando me enojo”

En eso, ella miró el contenido del móvil encontrando videos conjuntamente a fotografías de lo recién acontecido, siendo cerca de 30 o más tomas e incluidas su rostro explicito.

Ahora si sentía miedo por esas dos… Yuu poseía un temperamento de respeto, solo pude colaborar a través de una línea.



“Que Dios se apiade de ustedes…”
“¡Nada de eso! ¡Tú y yo las haremos pagar toda esta maquinación!”



Autor: Ronin
Coautor: Byleth


 
Última edición:

Meijin Wanderer

Registrado
8 Ago 2019
Mensajes
124
Offline
D.W-A Vol.4

Capítulo IV (LII) – El inicio de un nuevo ciclo


Desde aquella tarde alborotada habían ya transcurrido unos dos meses, los ánimos se habían calmado, aunque ciertas jugarretas no parecían querer ceder con el tiempo.

Los demás fueron dados de alta del hospital eventualmente, situación que favorecía nuestra logística, sobre todo ahora que fuimos contactados por personal de las Fuerzas de auto defensa dado se dio el visto bueno al intento de recuperación del aeropuerto.



“A penas es medio día y ya me quieren de vuelta en acción, sin mencionar la retirada del yeso hace una semana…”
“Eso te pasa por no mantener un bajo perfil mi querido estudiante”
“Fuera de bromas, era eso o convertirme en alimento. ¿Hablando de ello, alguna novedad en el laboratorio?”


Veníamos de realizar compras para la semana, como ya era costumbre, debía cargar la mayoría de las bolsas. Suerte contábamos con un carrito, ya que aún seguía mi restricción en cuanto a peso se refiere.


“Logramos avances notorios, aquel suero consiguió restablecer tejidos de piel y músculos. Pese a ello, ciertos órganos todavía siguen sin ser afectados”
“¡Sorprendente!”
“No es la gran cosa, sigue siendo un fallo a fin de cuentas”
“¡Te equivocas! Lo que llamas un fracaso, son los primeros pasos al éxito. Antes ni existía forma de imaginar aquellas pruebas, ahora abriste una puerta de esperanza”


Ella se largó a reír agradeciendo por aquellas palabras de aliento. Al fin y al cabo, hubo noches donde se le sentía sollozando de frustración tras fallar en reiteradas ocasiones.

Junto con Kai buscamos mantenerle ocupada evitando se deprima, pues se sentía culpable a causa del último desastre tras considerar esto parte de su fallo hace dos años.



“Sabes Alexis, agradezco el apoyo que me han dado… quizás siempre me han visto animada y todo lo demás, pero tengo miedo de que esto no termine nunca”
“Deja de darle vueltas al asunto mujer, te van a sobrar años si decides ir enserio con la formula. Hasta tendrás tres bebes sin llegar a la edad límite”
“¡I-I-I-Idiota! ¡C-Como se te ocurre decirle eso a una dama! ¡así como así!”


Su rostro enrojecido de vergüenza combinado con aquel tartamudeo descontrolado generaba bastante gracia, para rematar el momento cómico, sus golpes de puño perdían fuerzas eventualmente.

Tanta paz sacó a relucir ese lado oscuro cuya existencia evitamos mostrar, siendo holgazanería el de ella. La buena acabó arrebatándole lo poco atlética que era.

En fin, me tocó cargar mayor peso tras verla cansada, pero no quita haber compartido al igual que cuando éramos profesora y estudiante.



“¡Hermano! ¡Bienvenido a casa!”
“¡Mira quien tenemos aquí! ¿Hiciste las tareas que te deje Chloe?”
“¡Si! Pero tuve que pedirle ayuda a mi hermana, no me acordaba de algunas cosas”
“No hay problema, después de almorzar las revisaré”
“¡Yey!”


Fuimos recibidos por toda la horda quienes ayudaron con el resto de las cosas. Cada día resultaba en caos debido a juntar diversas personalidades en un solo departamento.

Durante unos instantes Yuu fue a atender el teléfono, sus respuestas resultaban precisas y algo serias.

Giraba a mirar donde nos encontrábamos, estaba claro de quien se trataba… antes de lograr comunicar si quiera una palabra al respecto, una fuerte voz vino desde atrás.



“¡Buenas tardes! Ha sido bastante tiempo desde la última vez”


Vaya sorpresa nos llevamos, nuestras visitas resultaron ser el médico tratante junto al teniente, ambos vestidos de manera casual.

Traían cosas para compartir dejando claro que querían animar la fiesta.



“Lamentamos llegar de sorpresa, jamás celebramos su victoria contra la cosa esa y su salida del hospital”
“Tal y como dice el joven, con ustedes parecíamos estar viviendo en fiesta todos los días”
“¡Vamos doc.! Relájate, no estas en edad de andar de viejo cascarrabias”


Ahora cobraba sentido por qué la lista resultaba ser tan larga…

Preparando los ingredientes en compañía de quienes me salvaron aquella tarde, tocamos varios temas curiosos, inclusive el medico también mencionaba estar sorprendido con los resultados informados desde sus instalaciones.



“Si les soy sincero, espero ese suero me quite unos veinte años de encima”
“Aunque no lo creas joven extranjero, el viejo aquí presente era todo un Don Juan. Incluso contaba con su libro de consejos de amor a buen precio”
“Debe estar bromeando…”
“Bueno, he de suponer sabes el por qué con el teniente te estábamos buscando”


Sabía hacia dónde apuntaba la situación, prefería negarme a ser participe, pero siendo ellos se tornaba difícil.

Refirieron el tema sobre el aeropuerto y el reclutamiento de personal para el operativo, al contrario de lo esperado, mencionaron otra cosa como importante.



“¿Y qué sería lo más importante? Digo, planean una recuperación importante”
“¿Lo dice usted doc. o yo?”
“Verás mi estimado joven… hace no mucho dimos con el paradero de esos grupos”
“Debe ser una broma, esos se habían disuelto”
“Corrección, esos fue lo que nos hicieron creer. El mentor de tu grupo les enseño todo lo que debían saber, excepto una sola cosa la cual el jamás aceptó”
“¿Eso sería?”
“Esconderse sin dejar rastro, sonará estúpido, pero tras los múltiples ataques sufridos con fuertes bajas, se centraron por completo en el ocultamiento”


Durante unos instantes el mundo se detuvo ante mis ojos, creería estarían bromeando o si se tratase de cámaras ocultas. Considerando el calibre del tema, comprendía no se trataría de un juego.

Mostraron una carta firmada conjuntamente a una foto perteneciente al primer contacto, entre los integrantes reconocí varios rostros… se les notaba el paso del tiempo… a pesar de ello, se habían reunido.

Iban enserio sobre recuperar el país, ya viene siendo hora de aceptar los hechos.



“Bien, ustedes ganan. Recuperamos el país, eso sí, necesito me ayuden en una búsqueda en otro país”
“Sabía no saldría gratis, después de todo, diste tu vida por muchos inocentes. A penas estemos mínimamente funcionales, iré de forma personal en apoyo”
“Vaya ustedes dos, irán al extranjero y no invitan”


En ello, los demás nos vinieron a ver ya que estaba la parrilla lista. Compartimos sin novedades durante varias horas.

Fue ahí cuando Un Plaga en compañía de Kai, Amanda y Yuuki sacaron el tema sobre el gran plan…



“Dame paciencia Raiko, que si me das fuerza no se en que acabaré convertido…”
“¡Oulala! Sube esos ánimos, joven, esto será a gran escala. Viejos colegas tuyos deberían de llegar a medianoche”
“¡¿AH?! ¡Debes estar bromeando!”
“Lo lamento, pero sabes que el famoso profesor Un Plaga es incapaz de mentir, deberías saberlo Alexis”
“Kai… ¿Cuándo planeas devolverme mis días de tranquilidad?”


Solo se limitó a reírse, ya estaban coordinados quizás hasta con los civiles supervivientes en este plan.

Optaron explicar aquel modo de operación sobre el cual se trabajaría. Esto involucraba también a quienes habitan en Sapporo y sus alrededores, pero existía una limitante.

La fabricación del suero representaba el desenlace respecto a evitar rebrotes o controlar la catástrofe, siendo una situación contra reloj.



“Otro enorme problema sobre el suero, es como lograremos aplicarlo de forma constante a grandes cantidades de cadáveres”
“No olvides el otro gran dilema Amanda, si logramos generar la reversión utilizando esa fórmula que redacté, entonces ocurrirá una especie de guerra civil entre muertos”
“Buen punto Alexis…”
“¿Podemos aclarar el tema de los nombres pronto?” (x2)
“¿Y si intentamos aplicarlo mediante el sistema de regadío de la ciudad junto a alarmas de incendio? Digo, considerando el gran alcance de estas redes”

Cada uno de los presentes cayó en silencio incomodo tras las palabras de Yuuki, volteamos a mirarla. Entre sus brazos sujetaba al pequeño Kyuki quien saltó de golpe desordenando varios documentos cercanos.

Por otro lado, ella estaba nerviosa y roja pensando haber dicho una estupidez. Intentando retractarse de lo dicho, terminó entre los brazos de ambas encargadas del proyecto.



“¡Esa es una brillante idea!”
“¡Siempre es bueno contar con diferentes puntos de vista!”
“¡U-Ustedes dos me están haciendo sentir I-Incomoda!”


Cuando estaban los ánimos ya calmados, se aproximó Chloe a un lado, apegándose a uno de mis brazos. Conocía ese comportamiento, suele hacer eso cuando esta asustada.


“Dime hermanita, que es lo que te preocupa”
“¿Vas a volver a lastimarte?”
“No, la última vez fue por descuido”
“¿Prometes volver sano y salvo a casa?”


El levante tras sujetarla por debajo de sus axilas sosteniéndola en el aire, mostrándole una imagen firme además de segura sonriendo.

Notando su cambio de ánimos, declaré jamás volver a caer… es más, aseguraríamos conseguir sanar a cuantos sea posibles para no tener que volver a huir.



“¡Vaya palabras del maestro! Tu convicción supera todo mi poderío infer-¡!”
“Mucho drama para aceptar haberte emocionado”
“¡El temible abanico de mi hermana! ¡Sin dudas aún tengo por mejorar!”


Quien lo pensaría, nadie estaba dispuesto a quedarse fuera. Hasta la pequeña estaba exclamando sobre no quedarse fuera, digna hija de su padre…

Tanto desorden se vio relegado cuando al teniente se le fue advertida mediante radio la masiva llegada de vehículos al portón principal.

Durante un breve intercambio de palabra, este accedió emocionado dando orden de recibimiento.



“Llegaron antes de lo previsto, los últimos supervivientes llegaron mi estimado personal de salud”
“Siento me estas arrojando una línea que mi área prefirió olvidar hasta la muerte”
“Tranquilo, hasta yo aprendí bajo la lluvia sobre ese error… mi esposa fue quien pagó el precio”


Su rostro se hallaba frente a la ventana, serio, como si buscara aún respuestas. Fue claro en jamás haberla olvidado.

Yuuki pidió atención previa a terminar la celebración, hablo tener una importante noticia que comunicar.



“Verán… hasta yo estoy sorprendida, tenía miedo en un inicio mientras no estaba segura si era real”
“¡Oulala! ¡Acaso es lo que creo que es señorita!”
“Relaja las pasiones mi viejo amigo Un Plaga, llevo esperando ver las reacciones desde que la atendimos en mi hospital”
“¡Jiji!, Gracias por sus palabras. ¡Bueno, tengo que decirles que tengo dos semanas de embarazo!”


La sorpresa nos dejó boquiabiertos a todos, cuando mencionó quien vendría siendo el padre, acabé aplastado, cortesía del resto quienes ya estaban felicitándome.


“¡U-Un momento! ¡Dos semanas! ¡Porque no me dijiste nada!”
“B-Bueno, a-aún no podía creerlo hasta la ecografía”


Por primera vez en mucho tiempo, me invadía una felicidad tras enterarme de tal noticia, a duras penas lograba sacar la voz.

Los demás se asustaron cuando vieron lagrimas escurrir de mis ojos, quien se dejaba llevar más emocionada era Chloe quien preguntaba sobre si ahora éramos familia.

Después de responderle un sí, esta se largó a llorar sabiendo ahora estaríamos vinculados de cierta manera.



“Ya pequeña, está bien, aquí esta tu hermano para apoyarte. No te mentiré, sigo sorprendido ante la noticia”
“Joven Yuuki, ¡Déjame decirte te acabas de sacar la lotería!”
“¿P-Porque lo dices A-A-Amanda?”


Mi maestra mostraba esa clásica sonrisa picaresca, aquella manera de mostrarla era exclusivamente para ocasiones especiales.

Kai hizo sonar esos clásicos conos que utilizas en celebraciones haciendo saltar a todos.



“Conocemos bien a este chico, siendo dos mentores y una colega presentes damos testimonio de ello, ¿No lo crees Alexia?”
“¡S-Sabes que nunca me gustó me llamaran así!”
“JAJAJAJA! ¡Nunca cambias!”


Ordenamos el desastre tras la confesión. A pesar de ello, el teniente pidió retirarse llevándome consigo, dado requerían mi presencia.

Nadie se opuso, estaban al tanto de donde me llevarían.




--//Camino al sitio de reunión//--



Nuestro destino era un bar frecuentado por personal de las fuerzas de auto defensa, sitio predilecto para organizar temas importantes evitando estrés laboral.


“Primero que nada, permíteme felicitarte joven superviviente. Estoy seguro el serás buen padre”
“Gracias… sigo sin poder dimensionarlo aún, pasar un día de cortar cabezas a cambiar pañales de verdad es una vuelta descomunal”
“JAJAJAJA! Tienes lo necesario chico, esas dudas son buena señal. A sí, ya llegamos”


Bajamos del vehículo para ingresar al punto de reunión, estaba vació. En ello, el encargado hace una seña indicando una puerta.

Tras pasar aquel umbral, varios rostros nos observaron con miradas de cuchillo las cuales después se transformaron en risas enérgicas.



“Siempre llegando antes de tiempo, deberían avisar de vez en cuando”
“¡Lo lamentamos jefe! ¡Nos dejamos llevar!”
“Ese chico… ¿Acaso eres tú Alexis? ¡Me impresiona sigas vivo después de ser un desaparecido en acción!”
“Mala hierba nunca muere dicen por ahí”


Varios saltaron a recibirme como sí se encontrarán con quien daban por muerto… no podía quejarme.

El mandamás se levantó de su silla pidiendo orden, dado ya estaban todos presentes se daría inicio al plan de restauración.




Autor: Ronin

Coautor: Byleth





 
Última edición:

Meijin Wanderer

Registrado
8 Ago 2019
Mensajes
124
Offline
D.W-A Vol.4

Capítulo V (LIII) – ¡Prueba de fuego! ¡El último recurso en juego!



Los ánimos estaban a tope, a quienes se les dio por muertos desde hace tiempo resultaban encontrarse aquí reunidos.

No pude evitar ser objeto de burlas tras las palabras del encargado de las fuerzas de auto defensa sobre ser futuro padre…



“Bien, ya ha sido mucha diversión por hoy. Sobre el plan del cual hablamos hace cosa de días, les pregunto ¿Están dispuestos a poner sus vidas en juego una vez más?”
“Hemos puesto el pellejo sin miedo a la muerte desde que nacieron los grupos de rescate, apoyo, traslado y búsqueda. Usted lo sabe perfectamente mi subalterno”
“Casi lo olvido… ¿Dónde está el resto? Creí vendrían casi cien personas”
“Vinimos solo diecisiete por temas de orden, otros cincuenta se dirigen camino a Sapporo para colaborar al realizar la táctica en pinza y el resto con preparativos. Esos muchachos quieren causar alboroto a lo grande si se torna peligroso”
“Siempre buscando causar estragos cuando la situación es desfavorable… bueno, tengo otra noticia importante, les recomiendo sujetarse firmes donde estén pues se irán hacia atrás”


Tras revelar la producción del suero con resultados hasta cierto grado, nadie pudo creer o asumir en primera instancia tal hecho. Sin embargo, se agregó la recuperación del aeropuerto buscando conectar los extremos del país.

Los aires estaban mejorando luego de imaginar toda posibilidad de recuperar a sus seres queridos.



“Ahora les dejo al muchacho quien puede explicar un poco sobre ello”
“No esperé me arrojaras a los tiburones así de rápido”
“Nunca sabes cuando se presentan las emergencias”
“En fin, no daré tantos rodeos. La fase experimental va a ritmo muy lento, podríamos tardar años con los recursos actuales a nuestra disposición. Al contrario de lo que puedan pensar, existe un as bajo la manga capaz de permitir avances en menor tiempo pero… cuyo costo elevado no garantizaría traer a todos de vuelta”


Un silencio incomodo se apoderó de los presentes, estaban pensando probablemente sobre ello.

Comprendía aquel sentimiento tras haber perdido a varios de mis amistades. Era claro aceptaríamos su decisión en conjunto al norte del país.



“¡Les ganaremos tiempo muchacho!”
“Prefiero arriesgarlo todo, no hay ninguna gracia en irme antes mientras mi madre anda devorando a sus posibles pretendientes”
“¡No tengo nada que perder! ¡Vamos por la victoria!”


Habían perdido la cabeza estos tipos, en verdad les faltaban tornillos, aunque, ninguno dejaría escapar esta oportunidad. Son capaces de volverse someterse a experimentos si se vuelven “Reanimados” posterior al gran asalto para celebrar recuperando su humanidad.

En ello, quien me trajo, mencionó haber recibido hace cosa de minutos un mensaje desde el norte. Dispuestos a mover personal y equipos necesarios para acelerar el procesamiento del suero.



“Ahora es cuando usted dice, Ups… creo haber dejado la radio encendida”
“Ups… creo haber dejado la radio encendida”
“¿Está seguro de esto teniente?”
“También he perdido mucho, si podemos conseguir algo capaz de abrir un camino a la esperanza, créeme no titubearía. Oír esto, me hace imaginar la sonrisa inocente de mi hija”
“¡Lo lamento, no quise abrir esa clase de heridas!”
“Tranquilo muchacho, ustedes están sanando esas heridas de cierta forma”


Cargábamos con un enorme peso sobre nuestros hombros, poseíamos las piezas y debíamos responder. A fin de cuentas… quiero dejarles un mundo donde mis pequeñinas puedan correr con seguridad.


“Joven Alexis, parece te están llamando”
“Gracias teniente, no me había percatado de mi teléfono”


Noté el nombre en la pantalla, no es usual ella me llame, pero he de suponer sería algo importante.

La platica inicio sin nada fuera de lo usual, aunque ella preguntó si Kyuki estaba conmigo. Mencionando tenerlo a un lado mío dado se coló como lo hace habitualmente.



“Menos mal se encuentra sano y salvo, bueno, ¡Puedes estar tranquilo si piensas lo yo creo que piensas!”
“Em, ni idea si te soy sincero”
“Veras, necesito al pequeñín por unas muestras de sangre y saliva. ¿Supongo te percataste el porqué de esa parte, cierto?”
“Ya he vivido en primera persona los efectos, recibí unos disparos tiempo atrás, sorpresa que me llevé cuando esté lamia mis heridas”


Ella prometió mantener a salvo al animal a toda costa. Guardaba especial cariño a este, gracias a sobrevivir cuando se le aplico una carga de células madre este le mostró la existencia de posibilidades.

También refirió intentar evitar este punto, dado el nivel de urgencia actual careciendo de tiempo, aceptó el riesgo.

Acordamos encontrarnos en la entrada del hospital, puesto me llevaría hasta las instalaciones para conocerlas.



“¿Necesitas transporte?”
“¿Está seguro de contar con tiempo? No quiero abusar de su buena fe”
“Relájate un segundo muchacho, para mi es una lástima no contar con alguien que me espere en casa”


Nos sentamos en el vehículo personal del teniente para encaminarnos, sobre mis piernas yacía el zorrito tendido. Me preocupe al verlo comportarse de esa manera siendo jamás tuvo tal conducta…


“¡Kyuki! ¿Te ocurre algo? Vamos pequeño, no me asustes”
*Sonidos de zorro disgustado*
“Creo que sabe a qué vamos, igual a un niño que no le gusta la atención en salud”
“Aún recuerdo las veces donde recibí puñetazos mientras trabajaba en pediatría… los niños nos veían aparecer y se volvía un caos”
“¡JAJAJAJAJA! Vaya dolor de cabeza debió ser, bueno, mi hija tenía personalidad. Me atrevo a decir que era una copia exacta de mi esposa”


Varios minutos después llegamos al hospital, siendo recibidos por aquella rubia de personalidad desastrosa. Durante la caminata hasta el laboratorio, oíamos un maullido reiterativo.

Volteamos a mirar intentando descubrirlo sin éxito alguno… ni Amanda sabia de donde provenía.



“Es bastante acogedor incluso si es pequeño, diría se parece a la enfermería donde atendí a Chloe cuando nos encontramos”
“No me quejo la verdad, prefiero esto, así debo caminar menos de llegar a requerir algo”
“Tranquilo, vas a estar bien. Va a ser rápido ¿vale?”
“Sujétalo bien Alexis, esto se va a poner de horror”
“¡Explicateeeeeeeeee! ¡Ese es mi brazo!”


Dado el nerviosismo del animal, este clavo sus dientes en mi brazo. Para remate estaba mostrado las garras con las cuales intentaba arañar a mi profesora.

Ni la intervención del teniente, Kai y Alexis conseguíamos manejar esto… la peor parte de la llevaba yo al encontrarme atrapado bajo su mordida.

En ello, una bola de pelos apreció sin previo aviso cargándose por encima de Kyuki mientras mordía por detrás de su cuello evitando se moviera.



“¡¿Que hace Tama aquí?!”
“Un momento, ¿Ustedes no la trajeron?”
“Curioso, pero ella vino con ustedes en el automóvil”
“¿Y cómo puedes saber eso mi doble?”


Aquella chica cuyo nombre solía causar confusiones, se aproximó percibiendo el aroma de mi ropa. Asintió después de unos segundos.

“Efectivamente, partes de tu ropa tiene los aromas de ambos animales. No olvides también que ambos no se despegan exceptuando las veces donde fijan una presa”
“Me sorprendes como en tan poco los conociste bastante”
“Cuando trabajas mucho tiempo en laboratorios de investigación, aprendes a fijarte en los detalles y conductas a tu alrededor. Cambiando de tema ¿Te encuentras bien?”
“Aún duele, nunca imagine semejante mordida para su tamaño”
“Ven conmigo, dejemos a Amanda con Kai para procesar las muestras para los cultivos”


Tomé asiento en la sala contigua donde Alexis trataba mis heridas, durante la duración, ella refirió sobre lo divertido de los nombres coincidentes. Variando entre diversos países, situación donde sus padres tras desconocer si naciese hombre o mujer, buscaron llamarla de forma provisoria hasta acabar siendo ese su nombre definitivo.

Desde ese día iniciaron los preparativos en la ciudad, volviéndose de conocimiento público para quienes quieran ser partícipes. Lo que causó mayor revuelo fue el suero en proceso con su posible resultado…

Fueron dos largas y arduas semanas de intenso trabajo sufriendo en reiteradas ocasiones los efectos de privación de sueño, eran horribles noches donde los cinco no llegábamos a casa a dormir.

Con la llegada en barco desde el norte cargados en insumos, equipos y personal se logró desarrollar dentro de ese plazo.



“Finalmente… está listo… ¡Hora de dormir!”
“Kai, me ayudas a llevarla”
“No es como si tuviese de otra. Un Plaga, te encargamos los contenedores”
“¡Será un honor, Monseñor!”


Ya en casa, fuimos cayendo uno tras otro como insectos por el desgaste. Nos dejaron luces encendidas esperando nuestra llegada.

Ella sonreía mientras sus manos estaban sobre su abdomen, era muy pequeña e imperceptible el leve aumento de tamaño, aunque ya se encontraba iniciando.



“Bienvenido a casa, ha sido arduo trabajo”
“Si, pero es un mero precio por pagar si se compara a recuperar la libertad en Japón. Chloe podrá ir a la escuela, hacer nuevas amistades y…”
“Nosotros criar a nuestro bebe!”
“Espero Raiko no intente matarme, la promesa fue reunirlos y cuidarlos”
“Tu descuida, seguro estará babeando donde quiera se encuentre mientras espera a su primer nieto o nieta”


Después de causarme gracia su comentario, decidimos irnos a dormir. Mañana sería el día de prueba para apreciar el sacrificio hasta entonces.



--//En pleno laboratorio, siendo las 02:00 AM//--



Es curioso ser convocado por él a estas horas, considerando la presencia del director del hospital era seguro solicitaría algo extremo.


“Primero que nada, gracias por venir. Seré egoísta y sin rodeos, quiero ser el conejillo de indias fuera de la vista de los niños”
“Ya suponía esa solicitud, siempre fuiste mi estudiante problemático”
“¡Un momento! ¡¿De verdad planean llevar esto a cabo?!”
“Ver la osadía de esta generación ante tal trágico mundo me hizo pensar bastante. Si no lo logro, desháganse de mi cuerpo e inventen que debí atender un asunto urgente”
“¿Y si sales vivo? ¿Has pensado en ello?”
“¡Good Point! ¡Esa es la mejor parte! ¡Verlos caerse de sorpresa sobre sus traseros será inigualable!”
“Vaya tipo excéntrico… En fin, ya he visto muchas cosas que nada me sorprende”


Ingresamos al médico extravagante a una cámara cerrada, vistiendo solo la misma bata utilizada por los pacientes.

Mientras amarraba sus extremidades en los bordes de una camilla, petición emitida de él mismo, el director calibraba las proporciones entre cantidad de suero por litro de agua.

Cerré la puerta tras salir, ubicándome junto al hombre que llevaría a cabo tal cosa.



“Antes de comenzar, quiero que sepas mi pupilo… por raro que fueras, siempre te respeté. Más te vale no morir maldito animal”


Dimos inicio al ensayo no autorizado en secreto, activando los rociadores como si fuese alarma de incendio.

Parecía seguir igual, hasta verlo reaccionar con extrema violencia.

Forcejeaba las correas agitándose bajo el descontrol absoluto y gritando de forma desquiciada… ya era tarde para detenernos…



“Doctor… acaso hemos fallado…”
“Me temo mi estimado que es muy pronto para hablar”
“¡No lo entiendo, nada ha cambiado! ¡Salvo ahora se volvió una mera bestia!”
“Presta atención joven, todo inicia desde lo más pequeño”


Tarde en comprender sus palabras, intentaba ver aquello que él veía. Sin embargo, ahí yacía el fin del camino.

Los agujeros huecos en su cuerpo pasaban a mostrar la aparición de órganos con posterior cierre de estos.

Aquella cámara térmica que debí de instalar al interior con sumo cuidado marcaba áreas rojas y aumento de temperatura haciendo notar la formación de vapor.



“Teniente, la razón del porque nuestro paciente sufre de esa manera, es debido a que su cuerpo está liberando mucha energía de golpe en lugar de forma paulatina”
“¿E-Eso que diferencia tiene?”
“Una persona normal explotaría en llamas en cosa de segundos. Debido a ello, nuestro cuerpo sabio como solo este puede ser, regula el proceso exotérmico proporcionando lo necesario acorde al momento. Piense en una ametralladora gatling, si no paran unos segundos, estas se calientan arriesgando a fundirse”


Tras perderse la visibilidad y los gritos, detuvieron el regadío. Una mano se posó en el vidrio haciéndome retroceder… esta cambió su forma a un puño levantando su pulgar.

Atónito, trataba de incorporarme a su vez el medico dictaba la orden de abrir la cámara.



“Que esperas, no vendrán los muertos a buscarte, sabes”
“¡Entendido!”


Mis manos temblorosas removieron los seguros de aquella puerta, sintiendo la salida del vapor. Los pasos desde el interior de alguien que camina descalzo sobre piso mojado eran evidentes.


“¡Lamento la tardanza mi gente! ¡Un Plaga ahora con nuevo look de belleza está listo! Oulala teniente, esa cara de tonto no le sienta bien”
“Lo veo y no lo creo… Es un milagro… Un… ¡Un maldito milagro!”


Ahogado en lágrimas acabé de rodillas contra el piso, ese nudo en mi garganta era horrible. Contrario a cualquier otra cosa, este llanto provenía de una esperanza que creí haber perdido.



Autor: Ronin
Coautor: Byleth




 
Última edición:

Meijin Wanderer

Registrado
8 Ago 2019
Mensajes
124
Offline


D.W-A Vol.4

Capítulo VI (LIV) – Operación: Liberar el nido



Pasado el mediodía posterior tras crear aquel suero, recibimos una llamada de emergencia proveniente del hospital.

Se nos indicó prepararnos a quienes conformaran el equipo de trabajo involucrado, minutos después serían recogidos por un móvil del mismo recinto.



“Hermano… ten cuidado”
“No te despidas de esa forma pequeña, recuerda que aún debo cuidar de ti”
“¡Puedes estar tranquila hermanita! ¡Este hombre ha salido de situaciones peores!”
“Sin dudas no podré tener días tranquilos. Sobre todo, contigo”


Palabras dirigidas a quien estaba en camino a nuestras vidas.

Yuuki se sonrojó intentando esconder su abdomen con un cojín, acto seguido de Chloe apegándose como si se tratase de una hermana mayor.

La inocencia que esbozada su sonrisa me hacía recordar la existencia de bondad capaz de surgir cuando uno menos se lo espera.



“¡Oh! ¡Mira que sorpresa!”
“¡Se te cayó otro diente hermanita! ¿Sabes lo que significa?”
“¡Yey! Aunque, prefiero que te lo lleves tu hermano. ¡Estoy segura te ayudara cuando creas que estas perdido!”


No pudimos evitar emocionarnos luego de oír tales palabras provenientes de una niña la cual aún está descubriendo el mundo.

Mi compañera guardo la pieza dental en una bolsa cuya cuerda la pasó sobre mi cabeza.

Comprendí fue hecho a mano, su estilo de costura era peculiar. Ahora cobraba sentido por qué hubo noches donde se dormía más tarde.



“¡Mírenlos tan lindos coqueteando antes de atender una urgencia!”
“¡Parece le enseñamos muy bien a nuestro estudiante galán!”
“¡Ustedes dos quieren comportarse como adultos responsables!”
“Las palabras “adulto” y “responsable” son incompatibles con Kai, Amanda y yo joven estudiante”


Vaya amistades… al menos podía estar tranquilo sabiendo que, si algo me ocurría, podría contar con ellos.

Ha sido un largo viaje cargado de emociones, encuentros y despedidas. Pero, imaginar el hecho de recuperar el país sigue estando fuera de mi entendimiento.



“Desde que los conocí, aprendí a superar mis temores. Incluso Aina ha madurado con este viaje, en agradecimiento les preparé esto como agradecimiento”


Un par de brazales ligeros bastante llamativos, cuyo estilo pareciera estar basado en novelas de fantasía.

Cómodos y resistentes por lo visto, seguro ayudarían bastante en el asalto al aeropuerto.



Gracias Taiyo, prometo volveremos todos a casa”
“¡Ya se pusieron sentimentales! Mejor pónganse a caminar… ¡Shu! ¡Shu! No ven se pondrá sentimental si siguen aquí”


Tras subirnos al móvil encargado de trasladarnos, una voz comenzaba a pronunciarse a mitad de camino.

Parecía bastante familiar, sin embargo, su rostro resultaba ser desconocido siendo primera vez donde lo vemos.



“¡Poor boys! Llevo tanto con ustedes viajando y durmiendo para me desconozcan… ¡Oulala donde están sus modales!”


La cara de estúpidos con la cual acabamos en ese instante era digna del recuerdo… su estrepitosa risa tampoco se quedaba atrás, fatal combinación donde casi acabamos protagonizando un accidente automovilístico.


“Veo nuestra idea del suero con las muestras de kyuki tuvo éxito Amanda”
“Eso pasa cuando dejas a las mejores mentes de H.L causando descubrimientos, ¿No lo crees Alexis?”
“¿A quien de los dos te refieres?” (x2)
“No puedo creer lograran hacerme la broma a mí también…”
“Eso te pasa por no hacer caso”
“¡Cállate, Kai! ¡Harás empeoren las cosas!”
“¡Y que sean al cuadrado!” (x2)
“¡¡¡AAAAAAH!!!”


El recorrido fue de unos 20 minutos hasta llegar a otro sitio, siendo un sector altamente concurrido de Fukuoka según explicaba Un Plaga.

Se habían reunido miles de personas con la intención de presenciar la llamada Reversión anunciada. Los conocidos del equipo de rescate hicieron acto de presencia cuya relevancia reforzó la confianza de los presentes.



“Antes de iniciar, quiero agradecerles a todos por asistir. Muchos ya me conocen por ser director del hospital más antiguo de la ciudad y el único en reabrir por vocación en la catástrofe… Pero dejemos eso de lado”
“¡YES! ¡Tal cual habla nuestro querido medico! Pero bueno, hemos de aclarar que como todo en la vida… “VIDA” entendieron?... ok fue un mal chiste… Retomando, existen probabilidades tanto de éxito como de fallo”
“Vaya aprendiz me saliste de la universidad… En fin, ya tenemos a los reanimados listos”


Las fuerzas de auto defensas trajeron a los sujetos de prueba ingresando a cada uno a un contenedor dando inicio al proyecto.

Conforme se explicaba de simples formas, algunos espectadores estaban aterrados viendo el sufrimiento que conllevaba…

Los primeros en salir observaban con ojos confundidos donde se encontraban o que ocurría hasta segundos después, darse cuenta entre posibles memorias confusas de cual era la situación actual y lo último que hicieron antes de convertirse.



“Sabemos es difícil de digerir, yo perdí a mi hija. Seguro me recuerdan algunos, soy el teniente que participó junto a los jóvenes que lograron darnos esta esperanza. De lograr el operativo para recuperar el aeropuerto, tendremos conectados el Norte y el Sur… por lo cual, ¡Podremos ir recuperando nuestras tierras después de haber sucumbido ante el caos!”


Muchas más personas decidieron unirse a la causa, sin embargo, varios no sabían de qué manera podrían colaborar.

Los encargados correspondientes a los equipos de rescate presentes explicaron la importancia de hasta el rol más simple.

Horas después fuimos llevados a un pequeño cuartel donde se encontraban presentes todos quienes estaban a cargo de diversas áreas.



“Jamás creí posible se desarrollase una cura, menos conocer a los jóvenes capaces de llevar a cabo tal acto. Coronel Akira de la división aérea, estoy al tanto de sus planes y cuentan con el apoyo de mi unidad”
“Si el cielo planea alzarse, pues los mares también nos pronunciaremos… Pueden llamarme Wild Cat como todos mis subordinados, General de división marítima”
“Y con esto, damos por hecho la formación de resistencia de Japón. Ellos apoyaron el traslado de equipos, tropas y un sinfín de cosas para el éxito de esto…”

La seriedad del ambiente decía muchas cosas, parecieran intentar contener sus preocupaciones.

Viendo nadie daba algún paso sobre que ocurría, intervenimos rompiendo la tensión del ambiente.



“¿Y bien? ¿Cuál es el problema sin resolver?”
“Sobre eso…”
“Podrá sonar raro joven, pero según quienes fueron a explorar, mencionaban la existencia de un chico que al parecer controlaría los zombis en el aeropuerto”
“Parece encontramos un segundo caso similar al Doctor Un Plaga. ¿Tiene imágenes de quien podría ser ese individuo? Estoy segura serviría para comprender mejor la situación”
“¡Buena idea Alexia!”
“Se siente incomodo de tu parte llamarme así Alexis…”
“Lo siento, lo tendré en consideración”


A través de un proyector ubicado en el techo, procedieron a emitir imágenes captadas provenientes de un dron que sobrevolaba la zona.

El cuerpo del chico en primeras instancias parecía encontrarse en buen estado. Su forma de caminar era normal, sus movimientos no tenían nada raro o que llamase la atención.



“Te veo muy atento Kai, ¿Acaso piensas en cómo conseguir novia?”
“La verdad no es eso Amanda, pero por su ropa, creo haberlo visto hace un tiempo”
“¿Seguro no estas delirando de tanto estar solo?”
“Chicos… algo le ocurre a mi otro yo”


Tal cual ella dijo, recordaba perfectamente aquel rostro donde lo viera… desde esa noche donde logramos escapar acabando él mal herido, realización del tratamiento de emergencia y apostando a muy bajas posibilidades de éxito…

Sorprendido, había saltado desde la silla donde estaba para después caer de vuelta con las manos en el rostro.



“¡¿Te encuentras bien otro yo?!”
“¡Oye, oye! ¡Te ves pálido!”
“Estoy bien… es solo…”


Los presentes notaron la manera de reaccionar, durante unos segundos el silencio se apodero del lugar hasta dar a entender que ocurría.


“Aquel chico… sigue vivo, esa noche cuando viajamos a buscar a Raiko en otra ciudad acabamos con Chloe siendo atrapados por otros supervivientes. Durante nuestro encierro, él fue nuestro cómplice para escapar”
“No es necesario sigas hablando, te lo dejaremos a ti para que intentes negociar. Es mejor opción dado se conocen”
“Tal como dice el gato loco, en adición a ganar tiempo intentado recuperar personal y civiles”
“¿Están seguros de dejarme tal misión a mí?”
“Se han ganado la confianza de varios muchachos, los vejestorios a cargo pueden ser cabeza dura. Sin embargo, asimismo reconocen cuanta es la capacidad de los jóvenes frente a ellos”


Las miradas recayeron sobre el teniente quien se reía de la situación, entregando la señal esperada.


“Pasado mañana a las 5 AM daremos pie al asalto, aprovecharemos la oscuridad para movernos”
“También el frío mi estimado, siendo la profesora a cargo tengo el deber de informarle sobre la ralentización por disminución de los signos vitales”
“¡Un momento señorita Amanda! ¡¿Me estás diciendo que los muertos son menos activos según el clima?!”
“Exacto, dado el organismo cuenta con signos vitales y metabolismo, implica que funcionan además de verse afectados por las mismas condiciones que nosotros”
“¡Bien! ¡Eso ayudará bastante al éxito de la operación!”


Tras ser despachados a casa, compartimos con el resto del equipo explicando cada detalle.

Los ánimos se caldearon cuando decidieron participar quienes accedieron a quedarse en casa. Fuera de eso, alguien sufrió un ataque de inspiración encerrándose al interior de su taller de la misma forma que un científico loco para crear alguna cosa útil antes del asalto.

Vaya día en plena tarde estábamos compartiendo, suerte que Yuu se hallaba tranquila. No podía bajar la guardia durante su primer trimestre de embarazo.



“¿Te encuentras bien con la noticia?”
“Por su puesto que sí, a fin de cuentas, ni la misma muerte parece quererte”
“E-Eso dolió un poco…”
“Mejor para mí de ser el caso, puedo estar tranquila que nadie posará sus garras sobre ti”


Me causaba gracia oírla, a pesar de nunca haberlo dicho formalmente, comprendí ya estábamos juntos en realidad.

Esos dos meses donde accedí a sus caprichos creía seria pasajero… no me arrepiento de nada.



“¡¿Ocurre algo Chloe?”
“¡Quiero ir contigo hermano! ¡Basta estar a tu lado para salir vivos!”
“¡¿Eh?!”
“¡¿Que?!
“¡¿Es una broma?!”
“¡¿H-Hermanita?!”


Nadie podía creer el escuchar a la pequeña dispuesta a participar en el conflicto. Si bien, es verdad que ha sobrevivido y salido adelante en casos menores, pero ahora se trataba a mayor escala que nunca.

No queríamos arriesgarla a sufrir daño alguno… al contrario de aquello que decidiéramos, era lo suficientemente astuta como para colarse.

Suspire en conjunto con Yuu, dimos el visto bueno bajo la condición de por nada del mundo debía apartarse de mi lado.



“Prometo mantenerme a salvo y no volver a ser tragada! Fue asqueroso esa vez”
“No me hagas recordarlo pequeña… esas capsulas viscosas me dan escalofríos de solo recordarlo”
“Aunque la manera en como lo hicimos detonar fue espectacular”
“¡Siii! ¡Incluso mi hermana Amanda nos abrazaba llorando del susto!”
“¡¡HEY!! ¡No es cierto!”
“Como olvidarlo, ella decía jamás asustarse ante nada ni nadie”
“¡Tú también Alexis!”
“¿Cuál de los dos?” (x2)


El único ausente era Un Plaga, avisó se quedaría en el laboratorio realizando más cultivos para preparar mayores cantidades del suero.



--//Al interior del Aeropuerto esa misma noche//--



“Parece vendrán noches frías… dime Rika… ¿No crees que esta capacidad adquirida es increíble?”
“¿Tu… te parece poco… el habernos drogado para utilizarnos a conveniencia… e intentar engañar a más personas para tu propio beneficio?”


Adentrados en plena oscuridad ubicados al interior de una oficina, aquel joven escolar mantenía como su rehén personal a una mujer quien podría ser su madre.

Arrepentida tras rememorar cuantos fueron dañados y sacrificados, mordía sus labios en señal de impotencia mientras se hallaba amarrada de manos y pies.



“Me impresiona… siendo un joven con tanta educación, resultaste ser bastante malo”
“¿Malo? ¿Yo? Creo entender lo que sientes, si quieres otra dosis basta la pidas. A fin de cuentas, tengo de sobra”
“Tuviste la suerte… aquella ocasión dado… ese joven con la niña eran buenas personas… El destino suele ser irónico a pesar de intentar evitarlo, ¿Sabias?”
“¡Puedo hacer mi voluntad! ¡Puedo ordenar a los muertos! ¡También someter voluntades con droga! ¡Soy imparable maldita vieja!”
“Cada uno… paga lo suyo… y yo ahora, debo cuidar de esos dos niños…”


La mujer perdió la conciencia tras intentar sostenerse después de recibir una golpiza de quien fue su estudiante.

Colocando una mano sobre la mitad de su rostro se largaba a reír, esclareciendo cierto grado de arrogancia descarriada igual a una persona que se siente intocable…

Las horas previas al asalto estaba contadas, se avecinaban encuentros junto a despedidas que impactarían a futuro el resultado de quienes cierren la caja de pandora…



Autor: Ronin
Coautor: Byleth




 
Última edición:
Arriba Pie