Trama Libre Después de la tragedia... | Tenkei: Xin-Zho

I was lightning before the thunder

Offline
¿Qué sucedió después de los meteoritos aquella horrible noche?

Nami no Kuni devastada.

El tan mítico país de las Olas se había animado a intentar entablar relaciones con los ninjas, esto en contra de la voluntad popular de sus nativos. Algunos pequeños sectores sí veían beneficiario contar con la ayuda de los salvavidas de Modan; otros no pararían de verles con desconfianza. Para ponerlos a prueba se les abrió las puertas de Nami no Sato, habilitando un hotel no usado desde hacía años, condicionándolo para las labores académicas y soportándolo con un pequeño territorio de residencias ya dentro de las inmediaciones céntricas del sector turístico más importante. Todo parecía marchar de maravilla.

Hoy en día solo hay oscuridad en todo el perímetro destruido a causa de unos meteoritos que se pensaba no serían más que estrellas fugaces. Muchos niños perdieron la vida; ninjas y civiles ajenos a este sistema no volverían a ver la luz del sol naciente ante tanta desolación.

¿Un ataque o cosas de la naturaleza?

Desde que los shinobi pudieron acercarse a las rocas extraterrestres, revelaron su composición a primera vista: brillante, azul, aparentemente capaz de sustraer energía, entre otras afecciones. Algunos ninjas informaron no poder coordinar sus movimientos o uso del chakra, manifestando una gran cantidad de poder imparable… salvo por cansancio o la muerte.

Otros eventos suscitaron durante los intentos de recolectar esta roca. Se cree que alguien podría estar detrás de todo esto o mejor dicho, saber más de lo que cualquier persona en Modan tendría de conocimiento al respecto. Las constantes olas que golpeaban la magullada isla, no podían solo deberse a consecuencias del choque de los meteoritos contra el suelo.

¿Continuarán los intentos de reconciliación entre Nami y las Naciones Ninja?

Por ahora ambas partes están sumamente dolidas y afectadas por las numerosas pérdidas humanas. Los civiles no saben en qué creer: ¿fue algo divino? ¿Algo típico de los usuarios del Ninjutsu? ¿Algún enemigo que quisiera hacerles daño porque sí?; los shinobi simplemente no dan crédito a que tanta destrucción pueda venir por el hombre. Ciertamente les agarró desprevenidos y dejará secuelas para… ¿toda la vida?

[…]

Kirigakure

—Al menos nuestro convenio resultó la primera vez que lo mantuvimos.
—¿Dices que estás dispuesto a continuarlo? —Tomó un poco de té luego de morder una galleta dulce.
—Lo estoy —se acomodó en su asiento—. Tenemos una investigación en conjunto pendiente, no se vería bien que de repente parezcamos enemigos también.
—No somos enemigos, Boria. —La Raikage dejó la taza sobre la mesa de patas cortas. —Pero, debo decirte que tengo condiciones esta vez. —El Mizukage hizo un gesto que le permitiera entender que podía continuar. —Tus estudiantes tendrán que ir a Kaminari.
—No puedo aceptarlo así —se puso de pie, yendo hacia unas cuantas plantas que decoraban un gran estante bajo—. Si envío estudiantes hacia tu país, ¿qué pensará la gente? Que estamos comercializándonos prospectos a ninja. O mejor dicho —volteó a verla—, que yo te estoy suministrando ninjas. Los clanes de Kirigakure no aceptarán tal cosa. —Abrió los brazos con gracilidad. —Y yo no estoy dispuesto a vender la imagen de mis pupilos.
—Los pupilos de Kumogakure se quedaron por mucho tiempo aquí.
—Solo a mediados del último año, Taiyou. Solo una parte del período.
—Está bien, acepto eso.
—Los enviaré con algunos profesores, para ayudar a los tuyos con sus clases y que los de Kirigakure no pierdan su enfoque —extendió su mano a la espera de ser correspondida por la rubia y esbelta mandataria de la Nube.

Una tercera persona tocó la puerta de la sala de reuniones “amistosas” del kage de la Niebla, bajo la excusa de tener una información importante que darles a los dos… antes de que cualquier otra entidad supiera al respecto. La persona pertenecía al escuadrón ANBU de investigación; no se le podía apreciar el rostro. Desde atrás extrajo un pergamino que entregara a su superior, procediendo a explicar verbalmente lo que contenía el rollo. Él y otros más realizaron una investigación sobre la lluvia de meteoritos que hacía un par de meses azotó a Nami. Los mandatarios trataron de no expresar nada a través de sus rostros, aunque por lo menos a la fémina se le apretujaba el corazón.

—Se le llama Xin-Zho, según culturas ajenas a Modan, Mizukage sama.
—¿Eso significa que para otras personas esto no es nuevo? —El ANBU lo confirmó al mover la cabeza. Boria y Nishikino se miraron directo a las pupilas.

[…]

Un pequeño rol libre historia para tener presente cómo va el poco entramado desarrollado en esta nueva etapa, partiendo del evento pasado. Por si no ha quedado muy claro, los que sean estudiantes participarán en las instalaciones de Kumogakure, como si fuese un intercambio estudiantil. Esto se hizo en la primera tanda de NG en vista de que resultaba mejor mantener a los estudiantes juntos que separados, y hasta el momento parece ser que todavía continúa siendo lo más apropiado.

¿Los estudiantes de Kirigakure tendrán que hacer misiones tomando en cuenta el territorio de Kumo y ya? No. Es opcional. Podrán trabajar partiendo de la ambientación de Kumogakure, como también hacer alusión de que de repente viajaron a Kirigakure por una semana libre o unas cortísimas vacaciones.

De la única forma en la que podría contar una misión como “conjunta”, es si realizan misiones con GENIN de una aldea que no sea la del estudiante.

¿Quieres participar en este rol libre y mostrarnos qué fue/ha sido de tu personaje tras ese evento? ¡Hazlo! El tema estará abierto durante un par de semanas. Si no estuviste/participaste en ese pequeño evento, igual puedes postear aquí. Encontrarás el link del tema principal para que puedas “ambientarte” e imaginar qué fue de tu personaje entre el lapso que comprende el final de la situación y el inicio/continuidad de sus vidas. Por ejemplo: para aquellos que estaban en Nami y regresaron a sus villas, ¿cómo fue el proceso? ¿Cómo se sentían?

Clic para ir al tema de la MT pasada

Podrás obtener una pequeña bonificación de cumplir la siguiente condición:

Los post deben superar las 300 palabras mínimo.

Al final de cada post lanzarás un dado de 3 caras, así según la cantidad que obtengas vas a ir ganando Tokens. Los Tokens son monedas especiales usadas en una actividad que solemos llamar “Lotería”, en la cual puedes ganar cosas muy buenas. Para participar necesitas de esos Tokens.

También obtendrás 10 Ryo’s por cada post y 1 PR por cada 3 post.

Todo eso bajo la condición expuesta arriba.
 

LW16

Let's play a funny game!

Registrado
9 Oct 2017
Mensajes
1,385
Ubicación
Paradise island~
Offline
En los pisos inferiores de la academia de kumogakure, mas exactamente en las casas que hacían de residencia para los estudiantes se encontraba Akamaru mirando la televisión, siendo esta la única fuente de luz. En su regazo estaba acostado y durmiendo a modo de bolita nishiki. El estudiante acariciaba su negro pelaje de forma distraída mientras observaba los programas que pasaban en el canal.

La academia últimamente se sentía muy fría y vacía, como si todo el edificio estuviera de luto por los estudiantes que nunca volverían a pisar sus salas, asistir a sus salones y recorrer las instalaciones y sinceramente, el no era la excepción.
Las últimas semanas no se hablaba de otra cosa que no fuera el incidente en el país de las olas y de las vidas que se perdieron. Muchas de esas fueron de compañeros y conocidos que estudiaban junto a él.

Akamaru suspiro al recordar la primera vez que vio a lovetta y lo fuerte que fue para el verla con su prótesis lo fuerte que debió haber sido para una niña de su edad.
Muchos dirían que al ser un ninja esas cosas suelen pasar y akamaru no lo discutía, pero aún así aunque sea ninja, perder una extremidad es simplente horrible para cualquiera y peor aun para una niña.

El estudiante apago la televisión sumiendo la habitación en la oscuridad. Solamente una pequeña luz se dejaba entrever por los espacios de la cortina que cubría la ventana.

ahh~... — suspiró mirando el techo de la habitación.

estas bien? Has estado suspirando todo el día y llevas decaído desde hace tiempo — nishiki levanto la cabeza para mirar a su dueño con la preocupación pintada en sus ojos carmesí.

oh, lamento haberte despertado nishiki— dijo acariciando su cabeza suavemente.

...— el can recorrió la habitación con la mirada antes de hablar. —es difícil no?

que cosa?

ya sabes... — hizo un gesto ambiguo con la cabeza, como si se sacudiera. —... saber que no vas a verlos nunca más

bueno... Si, un poco....no,en realidad bastante, todas las perdidas son difíciles no??

si, lo son, pero no puedes convertir la tristeza en tu pan de cada día, no es saludable

tienes razón, lo se... — sin embargo había un "pero" implícito en el final de la horacion y nishiki lo supo, akamaru no estaba tan bien como decía, tenía que distraerlo o alegrarlo de una forma.

que hora es? — soltó el can de repente.

cerca de las 2,por?

vamos a la cafetería, podemos comer algo y te servirá para despejarte— dijo en un tono que no admitía protestas mientras caminaba hacia la puerta.

vale... — suspiro el estudiante mientras abría la puerta y salía de la habitación.


________________________

Bishamon Bishamon espero esté todo correcto ;v
 

LW16

Let's play a funny game!

Registrado
9 Oct 2017
Mensajes
1,385
Ubicación
Paradise island~
Offline
Mientras caminaba por los pasillos de la academia con nishiki a la siga no pudo evitar recordar el tiempo que pasó con sus padres durante el lapso en el cual se cancelaron las clases.

Recordaba que su padre había preparado una cena increíble por su llegada, consistido en su mayoría por carne de cerdo y pollo.
Luego había pasado el resto de la tarde contándole a sus padres sus aventuras y las misiones que había vivido hasta la fecha. Ellos lo habían escuchado atentos y alegres de ver que su hijo lo estaba pasando bien aunque fuera lejos de casa. Durante todo el día nadie tocó el tema del porqué había tenido que volver a casa antes de las vacaciones.

Los días siguientes se la paso disfrutando de aquellas vacaciones con sus padres, pero aún así tenía aquella espinita enterrada en el corazón.
Había sido su madre quien un día lo llamó para hablar.

Los dos se sentaron bajo la sombra un roble que solían frecuentar desde que akamaru era pequeño.
Ahí su madre le habló sobre lo que había pasado y le explicó y pidió que tenía que ser comprensivo y empatico con sus compañeros cuando llegaran, ya que muchos habían perdido a sus amigos y conocidos.

Akamaru sabía todo eso, al fin y al cabo eran sus compañeros los que habían ido al país de las olas,pero oírlo de su madre hizo que en verdad entendiera la gravedad del asunto, no solo para el o la aldea, sino para el resto del mundo shinobi. Estudiantes y ninjas de otras aldeas muertos en una actividad diplomática es un gran golpe para las dos aldeas involucradas.

Durante unos minutos ambos hablaron sobre en lo que afectaba a la aldea aquello. Su madre al ser una ninja tenía mayor experiencia que el en el ámbito y se aseguró de traspasarle esa información a su hijo en aquel momento.


...

hey! Akamaru~... Tierra llamando a akamaru? — nishiki observaba al estudiante con la cabeza ladeada.

u-uh? Que pasa? — respondió este a su vez.

ehhh... Así como que... Ya llegamos — dijo el can señalando con una de sus patas la cafetería.

oh... — recién entonces notó que se había abstraído mientras caminaban.
Palmeando su pierna akamaru le hizo un gesto a nishiki, quien de un salto trepó hasta el hombro del estudiante en donde se agazapo para no caer.

Juntos caminaron por entre las mesas casi vacías. En realidad la cafetería pese a la hora que era estaba muy desolada, con una carente horda de alumnos.
Moviéndose lentamente el estudiante tomó una bandeja con comida y ubicó una mesa apartada del centro del lugar en donde se sentó dejando su comida frente a el.

Como era costumbre, akamaru dividió una porción de su comida (que por suerte hoy era arroz con carne) y le sirvió una pequeña porción en un cuadro libre a nishiki, el cual de un salto bajó a la mesa y dedicándole una mirada preocupada a akamaru comenzó a comer lentamente.
Este último tomó su tenedor y pinchando un trozo de carne se lo llevó a la boca, masticandolo despacio y sin ganas...


_____

Esto vive? Pos... Aprovecho para conseguir tokens :v/
 

Something that remains

Offline
Seijun había permanecido en su habitación gran parte del día, luego de recibir la noticia de que varios de sus compañeros habían sido heridos durante el intercambio estudiantil al cual habían asistido en el país de las olas, los que corrieron con una peor suerte habían muerto. Todo había sido adjudicado a un fenómeno de la naturaleza, aunque todavía se especulaba sobre un ataque enemigo. Fuese como fuese, el saldo de heridos y muertos era bastante alarmante, sobre todo con los jóvenes estudiantes que simplemente habían ido a explorar nuevas fronteras, muchos de ellos eran compañeros de Seijun de la academia, solo unos pocos eran amigos de toda la vida. Mientras los ánimos en la ciudad estaban lúgubres, lo mismo ocurría en la habitación de la joven de cabellera rosa.

Asahi estaba acostado a su lado, recibiendo una esporádica caricia de la Inuzuka que parecía inmersa en sus pensamientos. Seijun se preguntaba qué hubiese ocurrido si ella también hubiese aceptado ir al intercambio, ¿estaría bien? ¿Hubiese podido hacer algo para ayudar a sus amigos y compañeros? Ese remolino de pensamientos estaba volviendo un pequeño caos la cabeza a la chica, ni siquiera sabía lo que debía ocurrir después de eso. Sabía que no volvería a ver a sus amigos, sabía que las cosas probablemente cambiarían y también, sabía que esa no era la única vez que recibiría ese tipo de noticias, sobre todo en el mundo de los ninja. Un suspiro escapó de los labios de la pelirrosa, mientras abrazaba una almohada acostada en su cama, Ichigo miraba hacia la ventana cerrada que había al otro lado. El día había acabado y la noche había dado inicio, la oscuridad del cielo y algunas pocas estrellas adornaban el pequeño cuadro que daba al exterior de la ventana, el frio de le noche se colaba en la habitación, moviendo las cortinas y enfriando el cuerpo de la jovencita.

La puerta de Seijun fue tocada para luego ser abierta, sin girarse, la chica escuchó pasos que ingresaban en su habitación hasta detenerse al lado de su cama, luego sintió como su cama se hundía y una mano acarició suavemente su cabeza.

¿Estas bien, cariño? — Preguntó una voz masculina en tanto apartaba unos mechones de cabello de la frente de la joven Inuzuka. — No has comido nada en todo el día, debes tener mucha hambre.

Comeré algo más tarde. — Murmuró Ichigo en voz baja.

Tu madre hizo Nyumen, dijo que tal vez preferías comer algo ligero. — Comentaba el hombre alejando la mano.

¿Ustedes ya cenaron? — Dijo la chica incorporándose y girándose hacia su padre, quien tenía el cabello y ojos del mismo color que ella.

Estábamos esperando para cenar todos juntos. — Sonrió Junichiro viendo asentir a su hija. — ¿Y bien?

Esta bien, tengo un poco de hambre. — Respondió Seijun mientras su estómago gruñía fuertemente. — Bueno, tal vez mucha hambre.

Eso alegrará a mamá. — Decía el de cabellera rosa poniéndose de pie. — Hizo ese Nyumen extra especial, solo para ti.

Vamos, Asahi. — Llamó la joven a su fiel compañero en tanto bajaba los pies de la cama. — También debes tener hambre.
 
  • 1Me gusta
Reacciones: LW16

Something that remains

Offline
Tres platos de humeante Nyumen estaban colocados en la pequeña mesa rectangular del comedor, dos tazones con carne se hallaban en el suelo los cuales tenían puesto los nombre de Asahi y Tsukino, el lobo de pelaje plateado y ojos azules que era compañero de Seiran. Con una pequeña sonrisa y el cabello desordenado, Seijun saludó a su madre, que estaba de pie al lado de la mesa, al parecer se encontraba esperándola para que todos pudieran comer juntos. En silencio, Junichiro apartó la silla más cercana para que su hija se sentada para luego él sentarse al otro lado junto a su esposa. Seiran Inuzuka poseía las características de su clan, el cabello castaño y los ojos de una tonalidad avellana así como su piel ligeramente tostada y las marcas faciales en forma de colmillos, mientras más se fijaban las personas en madre e hija, menos parecido le encontraban.

Me alegra que hayas salido de tu habitación, Ichigo. — Dijo la castaña con la típica sonrisa materna viendo como su hija asentía y tomaba los palillos.

Lamento haberlos preocupado. — Comentó la estudiante levantando la vista hacia sus padres. — Yo… no quería estar en la academia y vine aquí sin permiso.

Esta bien. — Respondió el hombre de ojos rosa soltando un suspiro. — Lo que ocurrió fue algo lo suficientemente impactante como para que hicieras algo así. Mañana te acompañaré de regreso, hablaré con los profesores para que no recibas un castigo por ello.

Gracias, papá. — Agradeció Seijun introduciendo sus palillos en su plato de Nyumen.

Durante un momento, la familia comió en silencio, aunque Seiran y Junichiro estaban preocupados por su hija, si esta no quería hablar al respecto no podían intentar forzar las cosas, después de todo, sabían que era la primera vez que su pequeña estaba sufriendo una pérdida importante en su vida y más aún, no iba a ser la última. La chica de cabello de algodón de azúcar juntó sus manos y agradeció por la deliciosa comida que había preparado su madre, antes de que se levantara para regresar a su habitación, su padre se adelantó a informar que tenían postre, por lo que no podía irse todavía. Al ver que Asahi movía la cola ante la mención del postre, Seijun no tuvo más remedio que permanecer sentada para recibir un trozo de pastel de vainilla con relleno de fresas, justo el postre que a ella le encantaba. Definitivamente sus padres estaban desviviéndose para levantarle un poco el ánimo, eso se los agradecía de todo corazón, por lo que luego de la primera cucharada que llenó de un frio sabor dulce su paladar, la joven suspiró.

Estamos a punto de graduarnos, solo… solo era un viaje de estudiantes de intercambio… ¿por qué tenía que pasar algo así? — Preguntaba Ichigo cerrando los ojos y apretando la cuchara en su mano derecha.

Son cosas que suceden, cariño. — Contestaba el hombre de cabello rosa con seriedad. — En el mundo de los ninjas cada misión puede ser fácil o puede poner en riesgo tu vida, como estudiantes es algo que deben tener en cuenta siempre.

Pero todavía no somos ninjas. — Dijo la menor volviendo a abrir los ojos y enfocándose en su pastel a medio comer.

A pesar de ello, están entrenando y aprendiendo jutsus para llegar a serlo. — Continuó con su postura impasible el mayor. — Desde un principio se les informó sobre el mundo al que iban a ingresar. Tienes razón con que solo eran niños en un viaje escolar, pero al ser potenciales amenazas para nuestros enemigos, son los más afectados ante un ataque. Ichigo, estoy seguro de que tus amigos fueron auxiliados por los profesores y ninjas de mayor rango, a pesar de ello, ponte en los zapatos de tus amigos, ¿te hubieses quedado de brazos cruzados al estar frente a un ataque?

Probablemente no. — Murmuró Seijun sin dejar de mirar su plato.

Ichigo, tus compañeros y tú conocen los riesgos de ir a una batalla, aunque son niños, han entrenado para responder a una situación así. — Comentaba Seiran extendiendo su mano para sostener la de su hija. — Ya sea un ataque o un evento de la naturaleza, ningún profesor, ninja o compañero tuvo la culpa de lo que pasó o las decisiones que se tomaron en ese momento para ayudar a los civiles.

A lo largo de mi vida como ninja he perdido a muchos compañeros en batalla, para ti será igual, Seijun. — Hablaba Junichiro mientras su hija asentía. — Por cosas como esta debes entrenar, volverte más fuerte, para proteger a todos y protegerte a ti misma. Aunque no quisiera decirte nada de esto… creo que hubiese sido mejor si hubieses tomado clases en una academia normal para luego volverte florista, así me hubiese preocupado menos.

Pero querías que supiera defenderme, que no dependiera de nadie para ello. — Mencionaba la pelirrosa alzando la vista hacia su padre.

Si, y sabía las consecuencias de que aceptaras ingresar a mi mundo. — Expresó el mayor con un rostro lleno de tristeza. — Lo siento.

Está bien, aunque hubiese querido ser florista e intentar vivir una vida normal como cualquier civil, cosas como esa pueden pasar y los civiles siempre son los más vulnerables. — Comentó Ichigo tomando con lentitud otra cucharada de pastel. — Me sentiría inútil si no pudiera hacer nada ante tales actos.

La menor de los Inuzuka siguió comiendo su pastel hasta dejar limpio el plato, agradeció a sus padres por la conversación y luego se retiró a su habitación seguida por Asahi. En la mente de la pequeña, el mundo que había visto como estudiante no era nada comparado con lo que vería como Genin, se preguntó si estaría preparada pasa eso a pesar de conocer técnicas de defensa y Jutsus. El tren de pensamientos continuó durante la mayor parte de la noche, después de ello, consideró que era algo que tenía que hablar con alguien que estuviera en su misma posición, ya que solo pensar en solitario haría que se arrepintiera de proseguir con el camino de los ninjas y decidiera apartarse de él, en ese momento solo podía pensar en los contras más que en los pro. Por su parte, el cachorro rubio se acostó junto a ella y la observó dormir, o por lo menos intentarlo.
 
  • 1Me gusta
Reacciones: LW16

LW16

Let's play a funny game!

Registrado
9 Oct 2017
Mensajes
1,385
Ubicación
Paradise island~
Offline
La hora de almuerzo para akamaru se sintió como si fueran tan poco unos segundos, apenas había probado la comida y había dejado que Nishiki devorase el resto de lo que quedó de su intento de almorzar.

Luego de eso estuvieron vagando por la academia un rato. Akamaru con nishiki sobre su hombro recorrieron diversas instalaciones del lugar, sin que ninguna le llamara la atención o se viera lo suficiente invitadora como para querer detenerse en ella.
Al final de unos cuantos minutos el dúo de inuzukas se detuvo un momento en uno de los puentes de piedra que conectaban las cúpulas de cada parte de la academia. Al horizonte podía verse el atardecer lanzar sus últimos rayos de luz, comenzando a desaparecer cediendole paso a la noche.

—...— Akamaru dejó que la brisa revolviera sus cabellos unos segundos antes de inhalar profundamente y acariciar al can sobre su hombro. —te apetece ir a uno de los salones de entrenamiento internos? — soltó de improvisto.

—mientras eso te ayude a cambiar esa cara por mi está bien— Nishiki meneo suavemente su cola dándole una cariñosa lamida en la mejilla. —por qué no buscas a seijun y practican ambos? Se veía como una niña simpática —

—no la veo desde ayer... — respondió llevándose una mano al mentón. —además no quiero molestar, me imagino que a de estar igual que todos por aquí — dijo estirandose un poco.
—vamos—

Minutos después Akamaru se hizo con una de las salas de entrenamiento de la academia.
Era una amplia sala con piso de cemento, habían 3 pilares de madera de más o menos 2 metros con un círculo rojo a modo de diana para practicar tiro al blanco. También habían otros implementos pero Akamaru simplemente se concentró en los pilares.

Nishiki bajo de su hombro de un salto y se sentó a un lado del inuzuka una vez tomó distancia de los blancos, siendo separado por unos 10 metros aproximadamente.
El estudiante sacó de su bolso dos shuriken, uno en cada mano.

Echó su brazo hacia atrás y disparó los shuriken, uno tras del otro, que cortaron el aire emitiendo un familiar sonido antes de impactar la diana cerca del borde.
—...— en silencio akamaru sacó otros dos y volvió a repetir el proceso.

Tras vaciar su bolso de proyectiles fue hacia las tres dianas, las cuales tenían una combinación de kunai y shuriken repartidas en distintas partes, unos cuantos ni siquiera impactaron la diana y fueron a parar más abajo.

Mientras sacaba de la madera sus herramientas oyó como alguien se acercaba. Al voltear pudo divisar una mata de pelo rosado dirigirse a él.
—seijun...buenas tardes— saludo akamaru hacia la menor, ofreciendole una leve sonrisa mientras guardaba los shuriken y kunai en su bolsa mientras se preguntaba que estaría haciendo a esas horas rondando por ahí.
—estoy practicando mi puntería, te unes? — explicó ante la mirada interrogante de la pelirosa, ofreciéndole uno de sus kunai por el mango.

Ichigo contempló en silencio el arma antes de asentir y tomarla, tomándose un segundo en apuntar para luego lanzarla. El cuchillo se clavó en una zona cercana al centro y la menor sonrió hacia akamaru en silencio.

El mayor sacó otro cuchillo y lo arrojó rápidamente, impactando justo a un lado del de seijun.

Sin que los estudiantes lo vieran, tanto asashi como nishiki sonreían ante la visión de ambos inuzukas practicando...
_________

Relikt Relikt espero te guste ^^
 

Modo Zombie

Registrado
30 Oct 2017
Mensajes
692
Offline
Te toca…

Lovetta apenas escuchó la voz de Shirayuki mientras observaba el entrenamiento entre Mure y Juhi a través de las puertas corredizas -que habían abierto para ella- en el salón. Se había vuelto costumbre que a media tarde ambas chicas se sentaran a jugar shogi, así la joven tendría algún tipo de entretenimiento mientras disfrutaba de la calidez de la tarde. Solo que la niña no tenía cabeza para el shogi, no le interesaba ni tenía la paciencia de su compañera para aprender.

Tsume…


La loba blanca había crecido en sus [meses] de descanso y se había aprendido todas las estrategias del ajedrez japones, todo lo contrario a Lovetta quién acariciaba la página del libro de medicina en donde se había quedado antes de que la distrajeran las voces de afuera. Era su entretenimiento desde que le hablaron del dolor fantasma…


***

Una insistente pulsación en su pantorrilla derecha la despertó. Sus embotados sentidos la hicieron alucinar con el mar; trataba de recordar qué había pasado antes de quedarse dormida mientras una de sus manos palpaba en busca de su pierna dolorida, pero… Lovetta se incorporó y abrió los ojos, todo estaba en penumbras, pero pudo distinguir la silueta de Mure -cabeceando en un sillón junto a su cama-, Yoru aovillado a sus pies. Shirayuki había estado todo ese tiempo acurrucada junto a su cuello. Lovetta no tenía ni la más remota idea de donde se encontraba y eso no hizo más que aumentar la sensación de angustia que se alojaba en su pecho.

La joven no recordaba mucho de ese momento, la turbación que sintió al arrancarse la sábana de encima para ver su pierna mutilada ocupó toda su atención durante el viaje de regreso a casa. Lo que sí tenía presente era el rostro derrotado de su cuidador cuando le tocó la tarea de explicarle su nueva situación.

Pero me duele la pantorrilla…


Le dijo Lovetta señalando el espacio vacío, estupefacta.

Ha de ser dolor fantasma.


Fue lo único que le respondió Mure antes de buscar los medicamentos para el dolor que debía tomarse desde entonces.


***

Lovetta suspiró antes de volver la vista a su partida de shogi. No tenía idea de en qué se había quedado, así que movió una pieza al azar.

Kyōsha no mueve así… —susurró Shirayuki al ver que su compañera de juegos desplazaba la pieza a un recuadro diagonal.


¿A no? —Lovetta devolvió la pieza a su lugar—. ¿Qué hace entonces..? —Su nueva tentativa dejó la figura a un lado, pero la loba negó—. Entonces… aquí.

El lancero de Tsume quedó dos casillas adelante de la posición en que estaba. Shirayuki asintió.

Kyōsha solo se mueve hacia delante.


Lovetta asintió sin realmente prestarle atención.

Kyōsha solo se mueve hacia delante —El rostro se le iluminó al repetir las palabras de Shira—. ¡Sí! Igual que nosotras.


La sonrisa de la niña no dejaba lugar a dudas de que planeaba algo, otra vez.

No estarás pensando intentar algo de nuevo… —gruñó la loba.


¿Intentar qué? —Tsume había vuelto su atención al libro que tenía sobre las piernas—. ¿Seguir haciendo lo que me gusta? Que solo tenga una pierna o que tía Tsume me negara continuar mi camino ninja… ¡no va a detenerme!

Justo cuando había de terminado de decir la frase su madre irrumpió en el salón, visiblemente emocionada, cargando un paquete de gran tamaño.

—¡Ya está aquí! —dijo, con una gran sonrisa pintada en el rostro.

La chica maniobró en su silla de ruedas para apartarse de la mesa y acercarse a su madre. Apenas el paquete tocó el regazo de la niña comenzaron a abrirlo cual regalo de navidad.

¡Es perfecto! —dijo Lovetta, levantando una prótesis deportiva—. ¡Con esto podremos convencer a tía Tsume! ¿No es así?


Annalise asintió. Apoyaría a su hija en todo lo que pudiera, aunque eso la hiciera desobedecer una orden de la líder del clan.

—Claro que la vamos a convencer.



2 o 3 semanas (?)
 
  • 1Me gusta
Reacciones: LW16
Arriba Pie