Original Fic DigiAKB: Seven Devils [Cap. 15]

Menyan

A beautiful story left incomplete
Registrado
1 Mar 2012
Mensajes
0
Offline
Este es mi primer fic que decido subir y que sabre que terminare >.< Las pj utilizadas son miembros de la familia 48 (AKB, SKE, NMB...) en el nombre de cada una dejare un link para que puedan ver su apariencia en caso de que no las conozcan :3 Espero que les guste~

DigiAKB: Seven Devils



PROLOGO
La historia siempre ha sido simple: Yggdrasil creó el Digimundo, se dice vigila todo lo que pasa desde el núcleo de este, mejor conocido como “Kernel”; lugar que es protegido por Los Tres Grandes Ángeles. Ahí mismo, pero en un lugar llamado “La cámara de la Profecía”, se encuentran Los Caballeros Reales; los cuales sirven fielmente a su Dios. Antes de la creación del Digimundo actual, el Dios ya había creado uno, pero lo destruyo ante la sobrecarga de datos que este no podía mantener. De ese antiguo mundo, al igual que Yggdrasil, vino un ángel a su lado, Lucemon, del cual se dice se baso para crear a Los Tres Grandes Ángeles; ya que ese ángel se corrompió por su gran soberbia, pues consideraba que el debía erigirse como el supremo soberano por ser el único capaz de valerse por sí mismo. Lucemon Chaos Mode, ya en su forma perfeccionada, por comenzar una rebelión en contra de su Dios fue sellado en el Área Oscura junto a sus demás compañeros: Daemon, Belphemon, Belzeemon, Lilithmon, Leviamon, Barbamon, a los cuales denominaron Los Señores Demonio.
La aparición de Los Elegidos despertó cierta ambición en todos los digimons, pues era notable que aquel digimon que poseía un compañero humano también poseía una gran fuerza diferente a la de los demás, en especial si aquel humano era el elegido por uno de los Emblemas. Como último recurso de seguridad, los ángeles crearon Los Medallones Oscuros y los sellaron junto a cada Señor Demonio; su función es la misma que los emblemas, liberar una gran cantidad de poder a través de la conexión del humano y el digimon, la diferencia era que al estar sellados en el Área Oscura no habría posibilidad de que un humano pudiese ser elegido por los medallones. De esta manera la fuerza de los Señores Demonio no podría ser liberada.
El Digimundo comenzó a vivir una época de paz, Yggdrasil y los Caballeros Reales se mantuvieron en calma a pesar de la destrucción, por la pasada batalla, de los líderes de dicho grupo. A pesar del rumor que decía que los Tres Grandes Ángeles también habían desaparecido, los digimons no sucumbieron al pánico, pues creían que si algún mal aparecía los ángeles volverían. Fue por esta guardia baja que un digimon comenzó a movilizarse, en situaciones normales no haría lo que estaba por hacer, pero en esta ocasión se había visto afectado por cierto emblema que con anterioridad ya había traído problemas.
Mientras tanto en el mundo humano, DATS controlaba que ningún digimon pasase de dimensión, pues últimamente se habían estado comportando agresivos por conseguir a un compañero humano. Se comenzó el registro de humanos con digimons y se prohibieron las batallas, pues la mayoría de la población no contaba con un digimon y corrían peligro ante esas peleas. Dado a que comenzaron a llevarse batallas clandestinas DATS estipulo una nueva regla, solo ellos podrían tener a sus digimons en este mundo y los demás tendrían que permanecer en el Digimundo. A pesar de este nuevo control, los algunos dueños de los lugares donde se llevaban a cabo esas peleas, se las ingeniaron para poder seguir con sus peleas; lograron abrir algunos portales al modificar sus digivice, pero esta modificación trajo consigo una nueva función denominada Link S.


Capitulo 1
La clásica melodía del inicio de clases razonaba por el instituto, las chicas se acomodaban por grado en el teatro de la institución para escuchar el mensaje de bienvenida por el inicio de un nuevo curso. Algunas escucharon y otras se las ingeniaron para platicar con sus compañeras, después de unas vacaciones siempre hay mucho de que platicar, ¿no? Todas se dirigieron a la cafetería a tomar su desayuno o simplemente para platicar en la espera de la siguiente campana.
-Siempre me duermo después de Instituto Sakura para señoritas bla bla bla –se quejaba somnolienta una chica de cabello castaño-
-Eso no me sorprende –río otra chica a su lado mientras se llevaba un bocado de sus crepas- pero es algo maleducado, el anciano siempre nos escribe un mensaje –la regañaba a su modo mientras la apuntaba con el tenedor-
-Ah~ Gomen –sonrió la aludida robándole un bocado de crepas a su compañera-
-Pero es el mismo mensaje cada año –apunto otra chica, de cabello más corto, al lado de la anterior -
-¿En serio? –la miro intrigada la chica del medio mientras la otra asentía- So desuka…
Claramente ella tampoco ponía atención a las palabras del director, al igual que su amiga. Las tres rieron y continuaron su almuerzo. Mientras tanto una chica era escoltada por uno de los profesores.
-Bueno Matsui san, aquí es –indico mientras le abría la puerta de la cafetería- No temas en probar lo que quieras, el primer día todo es a mitad de precio.
-Arigato Inoki sensei –realizo una pequeña reverencia y se despidió con una sonrisa-
Compro un omurice y comenzó a caminar para ver donde sentarse; pues como era común, las chicas estaban sentadas por grupos de amigas.
-¡Tu! Alto! –grito una chica de cabello oscuro algo ondulado mientras seguía a la aludida- ¡Oi! Que te detengas –finalizo al alcanzarla-
-Gomen, no sabía que era a mi –realizo una reverencia al disculparse y la miro confusa-
-Nueva, ¿no? –interrogo y la otra asintió- No se permite llevar otro sweater que no sea el de la escuela.
-Oh, gomen, no sabía –volvió a disculparse algo avergonzada-
-Exacto, las nuevas nunca saben –se froto la barbilla con una sonrisa mientras dejaba ver la insignia que llevaba en el ante brazo- Soy la presidenta del consejo estudiantil…
-Minegishi deja de sofocar a las nuevas –hablo una chica de cabello oscuro que llegaba al encuentro-
-No es tampoco como si te hiciéramos mucho caso todo el tiempo –se burlo una de las que llegaron con ella, esta de cabello castaño ondulado-
-¡Oi! No me hagan quedar mal –se quejo con un puchero-
-¿Jurina? –hablo otra chica que apareció detrás de las anteriores-
Rena! –de tener una cara de confusión por la situación, cambio a una gran sonrisa-
-¿La conoces? –pregunto la presidenta viendo a Rena y luego a Jurina-
-No es obvio –respondieron por lo bajo las acompañantes de Rena mientras esta asentía a la pregunta-
-Mi madre le consiguió la beca para poder ingresar –explico sonriendo de vuelta a la chica nueva, que asentía a las palabras de su senpai-
-Dejemos las platicas para después, tengo hambre –informo la castaña mientras comenzaba a caminar-
-Vamos Jurina –le informo Rena para que las siguiera-
-Por esta vez te dejo ir –dijo algo bajo para que no la escuchara el trió que ahora escoltaba a la nueva-
Llegaron a una mesa que estaba en una esquina, con vista al jardín a través de la gran ventana que ofrecía ese lado de la cafetería. Ahí las esperaban tres chicas que ya llevaban el desayuno a la mitad.
-¿Por qué no nos han esperado? –se quejo la castaña recién llegada, al parecer era normal que se quejara porque las demás rieron-
-Yo se lo sugerí a Yuko, pero nunca escucha –informo una de las chicas cerrando los ojos y negando con la cabeza-
-Nunca lo hiciste –la miro la aludida confundida-
-Uh… ¡Es verdad! –sonrió y volvió a su desayuno-
-Nyanya despistada –correspondió la sonrisa Yuko- ¿Quién es este kiddo?
-Eh… -ladeo la cabeza confundida y sorprendida por la expresión de la chica-
-Matsui Jurina –respondió por ella Rena- No hay parentesco, solo amigas con una gran coincidencia –explico al ver que la curiosa estaba por decir algo obvio para ella-
-Soka –espeto mientras remordía el tenedor- Oshima Yuko des, yorrrroshiku! –hizo un ademan y con el tenedor y miro a las demás-
Kojima Haruna! –sonrió la chica a su derecha mientras imitaba el movimiento-
Shinoda… Marrriko! –a pesar de verse algo seria realizo el movimiento pero le agrego suspenso entre su apellido y nombre-
-Itano Tomomi des –se presento en una pausa para seguir comiendo-
-Tomochin, esa no es la actitud –Yuko realizo un puchero y luego miro a la chica sentada al otro lado de Jurina-
Kashiwagi Yuki des! –le guiño un ojo y le dio un símbolo de paz-
-Y bueno, ya conoces a Rena –Yuko volvía a comer otro bocado-
Siguieron desayunando mientras las sempais le explicaban a Jurina el itinerario del primer día. Desde como el desayuno del primer día era más largo que el de los demás días, hasta lo que haría en el salón de clase: conocería a su tutor de clase y luego este haría que todas se presentasen, continuaron diciéndole que el resto del día seria libre, pues todas las estudiantes aprovechaban para ver los clubs.
-Puedes unirte a varios si deseas –adquirió Yuki- pero procura estar al corriente porque te pueden expulsar.
-Y no se te ocurra no entrar a ninguno –continuo Rena- porque te harán hacer servicio social, y suele ser más pesado que estar en un club.
-¡Yosh! –grito una chica a dos mesas de la suya, al ver que algunas chicas la miraban comenzó a disculparse- Gomene –articulo avergonzada al topar su mirada con la de Itano-
-Fu fu~ Kuuchan te adora Tomochin~ -canturrearon Haruna y Yuko mientras las demás reían-
La aludida se limito a terminarse su leche de fresa mientras cerraba los ojos para ignorarlas. Mientras eso sucedía, la atención de Jurina fue atraída por la chica sentada con “Kuuchan”, sus miradas se cruzaron por un momento y luego cada quien volvió a lo suyo.
-¿Quiénes son? –pregunto una vez finalizadas las risas mientras terminaba su jugo-
-Yagami Kumi y Watanabe Mayu –respondió Mariko mientras se llevaba un dulce a la boca- Mejor conocidas como Cyborg y Dance…
-O Kuuchan y Mayuyu –interrumpió Yuko robándole un dulce a Mariko-
-¿Por qué Cyborg y Dance? –miro disimuladamente a las chicas en cuestión-
-Cyborg porque dicen que sus expresiones parecieran calculadas y algo frías a pesar de que te pueda estar sonriendo –reanudo la explicación Mariko- Dance porque no hace otra cosa que bailar, si te das cuenta siempre se está moviendo y cuando camina pareciera que va bailando.
-Kumi es una gran bailarina, ¿ne, Tomochin? –ahora interrogaba Kojima, la aludida asintió- Ambas están en el club de baile –explico a Jurina por si le entraba la duda de cómo es que sabia-
La campana sonó y las alumnas comenzaron a dirigirse a sus salones. Jurina tardo un poco en dirigirse a su salón, pues las sempais le explicaron cómo llegar pero cada una tenía una manera diferente de explicar las cosas y terminaban revolviéndose, cuando tuvo una oportunidad dijo haberles entendido y se abrió camino sola.
-Mastui san –la llamo una voz masculina que reconoció-
-Inoki sensei, ¿sucede algo?
-Pues veras… si, ¿me podrías a ayudar a llevar unas cosas? –señalo unas cajas a su lado-
-Etto…
-No te preocupes, tu salón es el 1B, ¿no? –la chica asintió- Yo seré el tutor de ustedes, así que no te diré nada por llegar tarde –le guiño el ojo y le entrego dos cajas y el llevo el resto- Vamos.
Mientras tanto en el Digimundo el cielo de pronto se oscureció, pero no de manera que indicara algún mal sino como algo bueno, el cielo se torno de un azul marino brillante pero sin estrellas, ya que aun era de día.
-Ya es la segunda vez que pasa en esta semana –decía el viejo Elecmon sentado en un tronco-
-¿Eso es malo? –se acerco un Motimon curioso-
-No lo sé, no suelen irse por separado –explico al tiempo que ocho luces pasaban a lo largo del cielo-
-¿Qué son? –esta vez era un Tanemon-
-Son ocho emblemas para los elegidos –al escuchar esto un grupo dejo de jugar y se acerco para escuchar- Como pueden ver los colores son diferentes.
-¿Pero no es algo malo? –un Tsunomon nervioso se hacía presente- Porque si los emblemas se están movilizando quiere decir que los elegidos vendrán y ellos solo vienen cuando hay problemas.
Los demás digimons comenzaron a entrar en pánico y daban pequeños brincos, solo unos cuantos trataron de tranquilizar a los demás. Elecmon suspiro y golpeo su bastón contra el suelo para llamarles la atención.
-Esta vez es distinto, las veces anteriores los emblemas despertaban después de que el peligro nos atacaba –hablo tranquilo- Esta vez tenemos la delantera –termino con una sonrisa para tranquilizarlos-
El plan del viejo funciono y los pequeños comenzaron a jugar ya más tranquilos una vez que el cielo volvió a la normalidad y los luminantes emblemas desaparecieron. En su interior Elecmon sabía que las palabras de aquel Tsunomon eran verdad, el despertar de los emblemas es por algo malo por venir; en especial lo consternaba que en esa misma semana un emblema se había disparado solo, uno con un resplandor inconfundible para los más viejos, pues los más jóvenes no sabían su significado.
Inoki sensei y Jurina entraron al salón y dejaron las cajas a un lado del escritorio, algunas alumnas miraron con curiosidad por las cajas y otras al no reconocer a la chica. La nueva sintió la presión de las miradas pero respiro hondo y fue a tomar un asiento disponible.
-Aquí hay uno –la llamo una chica al fondo del salón- Casi nadie toma los asientos del fondo y personalmente yo tampoco pero al ver que el de la esquina de la ventana estaba libre imagine que alguien nuevo vendría –explico con voz rápida-
-Arigato –sonrió tomando asiento por un momento-
Las alumnas realizaron la reverencia para recibir al profesor y tutor, este luego comenzó a dar su mensaje de bienvenida. Jurina recibió un papel de la chica a su lado:
¿Cuál es tu nombre? (・ε・)ノ””​
Matsui Jurina, ¿y el tuyo? °ω°​
Kizaki Yuria, es un gusto. (゚▽゚ )​
Igualmente •ᴥ• Etto… No tenías
porque sentarte ahí, si no te gusta,
para conocerme​
Lo sé o(≧∀≦)o
pero en los animes y mangas
la persona que llega tarde y
toma ese asiento siempre
es alguien súper interesante y
la persona a su lado es aquella
que le ayuda en su aventura.​
Espero no decepcionarte ( =°3°=)​
Yuria guardo el papelito después de sonreírle. Las introducciones comenzaron, para algunos esa parte en vez de ser entretenida suele ser algo aburrido y para Jurina así sucedió, después de su introducción se distrajo viendo por la ventana. Llego el turno de Yuria, lo supo porque reconoció su voz, era buena para recordar voces, pero después de que ella terminara volvió a ignorar lo que decían los demás; tal vez la chica a su lado tenía razón, ella era como ese personaje que le gusta sentarse al fondo para poder mirar por la ventana y dejar el tiempo pasar.
-¡Yosh! –esa expresión la hizo voltear, pues era la misma voz que en el desayuno, debía de ser aquella chica- Yagami Kumi des, etto… me gusta el anime, los videojuegos y bailar –era verdad, mientras hablaba no dejaba de hacer ademanes como si estuviera bailando- y creo que eso es todo.
A pesar de ya conocer el nombre de la siguiente chica, decidió esperar a su presentación, pues sentía la necesidad de escuchar su voz.
-Watanabe Mayu, yoroshiku –hablo con una voz dulce, algo hipnotizante- creo que soy casi igual que Kuuchan, me gusta el anime y los videojuegos, pero bailar no mucho, al menos de que sea en algún videojuego, etto… también me gusta el karaoke –sonrió por ultimo-
-¡A Kuuchan también le gusta el karaoke! –a punto la otra chica una vez su amiga tomo asiento-
La clase y el profesor rieron mientras Kumi se avergonzaba con una sonrisa. Pero Jurina se limito a mirar a Mayu, algo en ella le llamaba fuertemente la atención; y por otra parte era verdad, a pesar de estar sonriendo, no se veía del todo feliz, parecía algo fría.

[div]
[/div]​
 
Última edición:

Menyan

A beautiful story left incomplete
Registrado
1 Mar 2012
Mensajes
0
Offline
Capitulo 2​

La campana ya había sonado y las alumnas comenzaron a dirigirse a las exposiciones de cada club. En el salón de 2A algunas chicas decidieron quedarse a platicar, pues ya sabían a qué club se unirían, es especial cierto grupo de ellas.
-Siento dejarlas pero le prometí a Jurina que le daría un recorrido… -comenzó a Rena pero se detuvo al ver que Yuki la miraba seria- ¡Gomene Yuki san!
-¡Uoh! Black sama se ha hecho presente –se burlo Yuko mientras la desde atrás por los hombros-
-¡Ch-chigau! –se sonrojo mientras se trataba de zafarse-
-Are are, ¿qué planes tenían? ¿Acaso una cita? –pregunto picara una de dos chicas que se acercaron al trió-
-Fu fu fu~ ¿Acaso son celos hacia la kiddo? ¿Ne Yukirin? –contribuyo nuevamente Yuko-
-Chigau, Takamina, Yuko, chigau –repitió ahora si zafándose, las chicas rieron y después de un suspiro se relajo- Rena prometió enseñarme a tocar la trompeta… ¡No piensen mal! –se volvió a agitar al ver que las dos castañas ponían cara de “no te creo”- Acchan, diles algo.
-Uh… ¿Quién es “kiddo”? –articulo confundida sin hacer caso a la llamada de auxilio-
-Es la lolita de Rena chan –se adelanto a decir Yuko-
-Rena san, ¿piensas formar un harem? –Takamina la miro fingiendo seriedad-
-¿Eh? No, Jurina es una amiga de la infancia –respondió algo sonrojada mientras tomaba sus cosas- ¿Te parece si comenzamos tus lecciones mañana? –miro a Yuki que se encontraba cabizbaja-
-La escena me parte el corazón –se adelanto a decir Takamina- Rena confías en mi ¿verdad? –la aludida asintió expectante- ¡Yosh! Yo tomaremos tu lugar, le mostrare la escuela y le explicare cada club.
-Uhm… Está bien, pero procura no abrumarla con tantas preguntas a la vez.
-Entendido… Acchan, ¡vamos! –tomó de la mano a la chica mientras emprendía su camino-
-¿Por qué yo? Tú te echaste el compromiso… -iba diciendo mientras se dejaba llevar-
-¡Takamina! –Rena corrió a la entrada del salón- ¡Es en el 1B!
La chica del gran moño levanto la mano en señal de haber recibido la información. Mientras las chicas del 1B salían del salón, Inoki sensei les entregaba el contenido de las cajas.
-Ahí encontraran un resumen de cada club, su horario de clases, el calendario escolar y una sección que pueden usar como agenda –explicaba el hombre entregando aquella libretilla- se las he pedido blancas para que cada quien las decore como desee.
-Jurina san –la chica volteo ante la voz femenina-
-Yuria, ¿Qué pasa?
-Nada en especial solo quería despedirme –le sonrió mientras le entregaba un caramelo- Espero te pases por el club de cocina.
Dicho esto la chica continúo su camino dejando a la otra detrás. Yuria doblaba la esquina del pasillo cuando se topo con cierto dúo que venía discutiendo por no encontrar un salón.
-Yuria chan –la llamo una de las dos-
-Maeda senpai –saludo con una pequeña reverencia-
-Este año ya estás en prepa, ¿no? Omedeto~ -canturreo haciendo sonrojar a la chica que agradecía sus palabras-
Mientras tanto Takamina miraba desde la esquina a las chicas que salían del salón que por poco no encontraba. La más joven la miro curiosa mientras Acchan chocaba su puño derecho en su palma izquierda.
-Yuria chan, ¿conoces a Jurina… algo? –preguntó confundida, pues recordó que solo sabían el nombre de la chica-
-Hai, Matsui, es la chica parada junto a la entrada –índico asomándose junto a sus sempais-
-¡Arigato! No vemos luego –respondieron ambas antes de emprender su camino-
Ambas chicas se acercaron a Jurina, que se encontraba recargada junto a la entrada mientras ojeaba la libretilla. Las chicas se posaron frente a ella y está las miro curiosa, en especial a la más baja de ellas que portaba un gran moño sujeto a su coleta.
-Jurina san, hemos venido en representación de Rena san –se explicaron-
-Oh… ¿Le paso algo? –se preocupo mientras guardaba la libretilla-
-No, tranquila, solo ha acudido a su deber –hablo la del moño- Bueno, será mejor que nos vayamos yendo, ya que solo tienes una tarde para conocerlo todo.
Algo inseguro asintió y se dejo llevar por sus sempais. Salieron al patio, pues la mayoría de los clubs habían preparado un stand.
-Oh por cierto, mi nombre es Minami, Takahashi Minami –hizo una pose imitando a James Bond-
-Y yo Atsuko, Maeda Atsuko –realizo la misma imitación que la otra-
-Ma-matsui Jurina des –dijo algo perpleja ante la actitud de las chicas- ¿Acaso todas las amigas de Rena chan son así? –pensó mientras volvía a sonreír-
-Bueno, será mejor comenzar –agrego Takamina- Ya que solo tienes un día para conocerlo todo…
-Eso ya no habías dicho –la interrumpió Acchan-
-Mh soka… Bueno da igual, ¡vámonos! –emprendió el camino- De aquí si vas hacia la izquierda llegaras a la cafetería y mas haya están los dormitorios… Aunque creo que eso ya lo sabes.
Mientras tanto en el salón de música, Rena sacaba de un casillero el estuche que contenía su trompeta, Yuki tomo un atril y acerco dos sillas. La primera, del estuche, saco una gran cantidad de partituras que ojeo por un momento y al decidir cual guardo las demás.
-Oh… -dijo al sacar la trompeta-
-¿Qué pasa?
-Olvide que tenía que comprar otra boquilla –se sonrojo un poco y miro tímidamente- Espero no te moleste que compartamos esta.
-¡Eh! Etto… No, no me molesta –le sonrió igualmente sonrojada-
Asintió aliviada, coloco la boquilla disponible y le entrego la trompeta para comenzar a explicarle.
-Y esos fueron los clubs básicos, ahora vayamos al área deportiva –comenzó a correr- ¡Vamos que no ven que…
-Solo tiene una tarde para conocerlo todo –la volvía a interrumpir Acchan con una sonrisa-
-¡Yosh! –le dedico un thumb up e indico que la siguieran- Personalmente te recomiendo el equipo de natación, soy una de las mejores del equipo y la candidata perfecta para ser la líder en siguiente año –se golpeo orgullosa el pecho-
-Soka, con toda esa energía me imagine que estaría en algún equipo deportivo –la miro emocionada- Maeda san, ¿en que eres buena?
-Uhm… -se llevo el dedo índice al labio y prolongo la búsqueda de su respuesta, la emoción de Jurina creció- En… Nada.
-En nada –la miro perpleja-
-Si, en nada –reafirmaba con una gran sonrisa-
-¿En verdad? –seguía sin creerlo, la otra asintió mientras la del moño soltaba un carcajada-
-Acchan dice no ser buena para nada, pero en realidad es buena esforzándose por ser buena para algo –añadió abrazando a la aludida- ¿Ne, Acchan?
-Takamina~ Me sonrojas –se llevo las manos a la cara y luego le dio un empujoncito-
Las tres rieron y al poco rato llegaron al lugar deseado. Un grupo de chicas paso a su lado corriendo en fila, todas llevaban pants y chamarra en color verde, dos de ella, de cabello oscuro, se detuvieron ante ellas.
-Ohayo Atsumia –saludaron ambas al mismo tiempo-
-Ohayo Rinorie –correspondieron-
-¿Quién es la de primero? –preguntó la que traía colgando un silbato-
-Matsui Jurina des –se presento con una pequeña reverencia-
-¿Eh, Matsui? ¿Eres hermana de Rena sama? –la examinaba la otra mientras se amarraba a la cintura la chamarra-
-Baka~ Rena no tiene hermanas –le dio un pequeño coscorrón-
-Somos amigas, tener el mismo apellido es solo una coincidencia –explico la chica-
-Soka… Yo soy la capitana del equipo de Football, Sashihara Rino, yoroshiku –le guiño un ojo-
-Defensa derecha, Kitahara Rie des –le ofreció una pequeña reverencia con la cabeza- Sera mejor que vayamos al campo o Nito san se enojara con nosotras.
La capitana asintió y el trió las siguió, en el campo el resto de las chicas que pasaron corriendo se encontraban hablando con un grupo de chicas de primero.
-Y esa que viene ahí es Sasshi, nuestra capitana –decía aquella que respondía al nombre de Nito Moeno- Las de tercero se graduaron y nuestras sempais que apenas pasaron a tercero, decidieron tomar otro club para su currículo de universidad, así que la más apta para tomar el puesto era ella –explicó, pues era costumbre que las de tercero tuvieran el liderazgo de los equipos o clubs-
-Así, como lo ha dicho Nito san –la capitana se paró a su lado-
Sasshi comenzó a dar un discurso sobre lo maravilloso que era el equipo de Football de preparatoria, luego el resto del comenzando por la capitana y delantera, Nito Moeno co capitana y portera, Kitahara 1era defensa derecha, Komoria Mika 1era defensa izquierda y Takajo Aki medio campista central.
-¿En serio? –decían al escuchar la posición de la ultima-
-Sí, aunque tenga cara de baka es muy ágil –la justifico Moeno- Hasta las senpais la consideraban la mejor de las medio.
Volviendo al salón de música con cierto dúo.
-Ah~ Esto es complicado –bajo la trompeta decepcionada-
-No te rindas tan rápido –le sonrió la otra-
-Cuando tú lo haces parece tan sencillo, pero al intentarlo termino confundiendo las notas –se dejo caer en la silla tras ella- Además de que conmigo suena como si estuviese muriendo.
-Eso es porque no estás relajada y no aprietas lo suficiente tu abdomen al soplar.
-¿Cómo se supone que me relaje y apriete al mismo tiempo? –hecho la cabeza hacia atrás rendida-
-Anda, te enseñare.
Yuki se levanto de la silla mientras Rena se colocaba tras ella.
-Comencemos –coloco sus manos sobre las de su amiga que ya tenía la trompeta posicionada- Relaja los dedos, así –decía mientras con los suyos presionaba los de ella para que juntas apretaran las válvulas del instrumento-
-A-aja… -dijo levemente mientras comenzaba a sonrojarse por lo juntas que estaban-
-Ahora comienza a soplar –indicaba mientras la otra respondía a sus ordenes- No olvides apretar el abdomen –le indico mientras colocaba un poco de presión con su mano izquierda en el abdomen de la otra-
Rena estaba tan sumergida en su papel de maestra, que no notaba lo sonrojada y nerviosa que Yuki se estaba poniendo. Aunque esta última al notar que por fin “La vie en rose” sonaba como era debido, se relajo.
-Perfecto –dijo una vez que el sonido se detuvo-
Yuki recargo su cuerpo hacia atrás contra el de Rena y comenzó a juguetear con los dedos de su mano derecha que aun se encontraban sobre los suyos.
-Ya vez como no debías rendirte tan rápido, al final si has podido –hablo serena mientras miraba el jugueteo entre sus dedos-
-Bueno, eso es porque tengo una maestra persistente.
-Persistente, Jurina dice lo mismo de… Mí –hizo una pausa en lo que Yuki se alejaba de ella con algo de brusquedad-
-¿En serio ibas a romper tu promesa por ir con ella? –preguntó con voz un poco severa mientras tomaba asiento-
-Yo… creo que… si –acepto avergonzada mirando a la chica que no evitaba verla-
-No es bueno andar haciendo promesas… si no las vas a cumplir –dijo con algo de nostalgia apretando la trompeta entre sus manos-
-Gomen, no era mi intensión ser irresponsable –suspiro dejándose caer sobre la silla al lado de la otra-
-Mh~ no te preocupes –dijo volviendo a su habitual tono de voz- Creo que exagere la situación –la miro al fin y le sonrió-
Jurina, Takamina y Acchan dejaron detrás al equipo de Football para ir al campo de lacrosse, pero fueron interceptadas por cierta castaña juguetona.
-¿Cómo te tratan tus senpais? –preguntó Yuko-
-Bien.
-Yuko rápido, vayamos a ver a tu equipo –hablaba Takamina con determinación- ¡Jurina solo tiene una tarde para conocerlo todo!
-¡Wuoah! –se emociono ante la energía de su amiga pero luego se tranquilizo- No pódenos ir con mi equipo, mejor vayamos al gimnasio para ver al de basketball –tomo la mano de la más joven y comenzó a caminar-
-¿Qué paso con tu equipo? –preguntaba Acchan revisando la hora en su celular-
-Decidimos tomar la tarde libre –respondía estirándose- Mañana tendremos un partido para ver quién se queda con el liderazgo.
-Ya me imaginaba que tus senpais se opondrían a la decisión de las graduadas –aun continuaba viendo la hora-
-¿Entonces si ganan las de segundo tú serás capitana? –la chica asintió- Ara, que injusto si llegan a perder –Takamina se cruzo de brazos-
-Me voy –guardo su celular y les sonrió- mi club me espera –no les dio tiempo a decir nada más y se marcho-
-¡Ganbatte! –la alentó la del moño y la otra comenzó a correr al tiempo que respondía con un “hai”-
-¿A dónde va? –las cuestionó mientras entraban al gimnasio-
-Al club de cocina, Takamina no quería que se uniera pero Acchan insistió –hablo Yuko buscando a alguien con la mirada-
-Acchan es algo torpe a veces, pensé que terminaría causando un incendio –confeso algo ruborizada- Pero como dije antes, es buena esforzándose y al final ha logrado mejorar.
-¡Akigori! –gritó Yuko corriendo hacia una chica alta de cabello oscuro- Uho uho, te extrañe –se le colgó del cuello-
-También te extrañe –decía esta mientras le daba palmaditas en la espalda- ¡Sae, Yuko está aquí!
-¡Yuko! –gritó saliendo de la bodega del gimnasio-
Yuko y Sae corrió con fuerza para encontrarse, la primera salto sobre la segunda y esta termino cayendo.
-Akimoto Sayaka, capitana del equipo –le señalo Takamina a Jurina- Miyazawa Sae, co capitana.
-¿Y tu quien eres? –se les acerco Sayaka-
-Matsui Jurina –se presento a punto de hacer una reverencia pero la capitana la detuvo-
-Deja las formalidades para los ancianos –le sonrió-
-¿También les diste la tarde libre? –hablaba Takamina al tiempo que sacaba su celular y lo volvía a guardar. Alguien le había estado marcando y ella seguía ignorando-
-Pues sí, siempre es así. Es tradición tener el miércoles un juego de demostración con los miembros actuales –explico mientras volteaba a ver a Yuko y Sae que estaban sentadas en el suelo platicando- El primer día siempre hay mucho de qué hablar, ¿no? –sonrió volviendo a la vista a las otras dos-
-Las dejaremos, llevare a Jurina con el equipo de natación.
Ambas se despidieron de Sayaka, que se fue a reunir con las otras en el piso. Se adentraron más al gimnasio al pasar por una puerta y un pasillo para llegar a la piscina. Un grupo de chicas hablaba con un grupo de primero, el dúo comenzó a acercarse a ellas cuando alguien se interpuso.
-¡Takahashi Minami! Te he estado marcando –decía con enojo la presidenta-
-Miichan, goemene~ -junto sus manos como si estuviera orando- Pero en vedad que tenía que hacer esto… ¿Qué haces? Te va a dar frio –dijo mirando como Jurina se quitaba su sweater-
-Lo sé, pero esta mañana la presidenta me ha llamado la atención por usar otro sweater…
-¡EH! ¿Por qué? –Takamina miro a Minegishi sorprendida-
-Solo era una broma, ya sabes, una novatada –hablo con voz infantil- Pero llegaron a interrumpirme y no pude explicarme… Kashiwagi venía a su rescate –agacho la cabeza al recordar ese nombre-
-¿Aun le tienes miedo? –Miichan asintió recuperando la compostura-
-¿Eh, miedo? –Jurina las miro intrigada, pues Yuki no lucia como alguien a quien se le deba temer-
-Yukirin tiene una manera explosiva de reaccionar a las cosas, en especial cuando algo le molesta –le explico la presidenta- Me toco presencia su ira… Bueno, más bien yo provoque su ira –se llevo una mano a la cabeza apenada-
-Creíamos que Miichan solo exageraba pero no –Takamina rió- No es por nada que le llaman Black.
-Bueno, ya basta de platicas, tenemos reunión del consejo y ya estamos retrasadas –le coloco una insignia parecida a la de ella en el brazo derecho-
-Pero ella tiene solo una tarde para conocerlo todo –le informo tratando de zafarse de las manos de la otra-
-En una tarde no podrá conocerlo todo –replico llevándosela- Nos vemos Jurichan… Ponte el sweater o te resfriaras.
Las vio desaparecer por la misma puerta por donde habían llegado. Estaba a punto de acercarse a escuchar pero su estomago se quejo por no haber recibido comida esa tarde.
-Sí que pasa rápido el tiempo –dijo en voz baja viendo la hora-
En unos minutos llego a la cafetería, la cual estaba casi vacía, compro una cajita de takoyakis.
-¡Matsui! –una voz, que ya se había vuelto bastante familiar, la llamo- ¡Siéntate con nosotras!
-Hai –respondió en un tono más discreto, pero lo suficientemente fuere para que la escucharan- Arigato Yagami san –tomo asiento en la silla que la chica le ofrecía a su lado- Watanabe san –saludo a la chica que la miraba de reojo-
-Matsui san –correspondió el saludo con seriedad y sin mirarla, pues se encontraba entretenida en su celular- ¿Eh?
-¿Algo va mal Mayuyu? –preguntó Kumi algo ilegible por tener la boca llena-
-Todo está bien –le dio una pequeña sonrisa-

Esa chica es la que necesitamos​
Me imagino que hablas de
Matsui, ¿no?​
Claro, no tendría porque hablar
de Kumi. Ya te lo habría dicho​
Ok, ¿pero estas segura que es ella?
No quiero desperdiciar mi tiempo​
Estoy segura, ¿acaso crees que
me equivocaría? Soy cero errores
al igual que tu. Ya sabes qué hacer​
Está bien…
¿Cuándo nos reuniremos?​
Cuando llegue el momento adecuado​
 
Última edición:

Menyan

A beautiful story left incomplete
Registrado
1 Mar 2012
Mensajes
0
Offline
Capitulo 3

-¿A dónde se supone que iras? –preguntaba un oso amarillo-
-Al palacio –respondía Elecmon mientras se acercaban al área central de la Ciudad del Inicio- ¡Chicos, Monzaemon ya llegó!
Los pequeños digimons saltaron en torno del gran oso. Con gran facilidad levanto una gran cantidad de ellos.
-¿Nos llevaras a la Ciudad de los Juguetes? –la mayoría realizaba la misma pregunta sin parar-
-Hoy no, pero otro que Elecmon pueda acompañarnos será –respondía a los impacientes- Por ahora solo los cuidare.
Elecmon tomo su morral para emprender su camino. Se despidió de los pequeños y Monzaemon.
-Espero que los caballeros no te vayan a ignorar –le decía mientras se iba- Ya sabes cómo son de arrogantes.
-No creo que lo hagan –respondió antes de desaparecer tras una colina-
A pesar de ya haber terminado de comer, Jurina se quedo platicando con aquel dúo de su clase. Les contaba que venía de Nagoya y que la madre de Rena le había conseguido una beca para estudiar en ese instituto.
-Uhm~ ¡Ya recuerdo! Ella es la directora de la sociedad de padres… ¿no? –Kumi miro a su amiga-
-Si…
-¡Prima! –gritaba una chica acercándose a ellas- Ella está de vuelta este año –la chica se sentaba a un lado de Mayu-
-¿En serio? –preguntaba Kumi y de pronto cambiaba a un gran asombro al ver a alguien entrar- ¡En serio!
No solo ellas, sino el resto de las chicas en la cafetería voltearon a ver a la chica de cabello corto.
-¿Quién? … ¿Por qué la miran todas? –la curiosidad de Jurina se hacía presente una vez sus acompañantes decidieron disimular no mirar a aquella chica-
-Esa chica misteriosamente atractiva es Yamamoto Sayaka –decía con sus manos en el pecho la prima de Mayu- … ¿y tu quien eres?
-Matsui Jurina
-Watanabe Miyuki –le sonrió de una manera demasiada encantadora, Jurina se sonrojo un poco-
-Esa chica intento suicidarse el año pasado –continuo Mayu respondiendo a la otra pregunta-
-Es solo una chica incomprendida que necesita amor –agregaba Miyuki abrazando a su prima- ¿Ne, Mayu?
-Tsk… -aparto los brazos de la chica- Solo no vayas a hacer algo estúpido.
-Claro que no –suspiro y bajo la cabeza- Nos ha tocado en diferentes salones este año.
-Milky, ¿en cuál has quedado? –la aludida le enseñó su agenda donde venia una gran A al frente-
-Es tan triste Kuuchan, tú tienes suerte de estar de nuevo con la encantadora de mi prima –la miro con burla-
Las dos chicas rieron mientras la aludida las ignoraba jugando con su DS. El celular de Jurina sonó de manera extraña, esta sin mirarlo se puso de pie y se despidió. Salió de la cafetería y corrió a los dormitorios, por ir con prisa termino en el piso equivocado pero termino llegando a su destino.
-¡Jurichan te extrañe! –gritó una criatura saldando a sus brazos cuando entro en la habitación-
-Doru, ¿Qué haces aquí? –lo acaricio y se fue a sentar a la cama donde su laptop estaba abierta-
-Tranquila, use la ruta segura –le sonrió el pequeño- Tardaste en llegar –soltó una risita mientras comenzaba a brincar en la cama-
-Gomen, termine en el lugar equivocado.
-¿Estas enojada? Te ves algo seria.
-No, solo me preocupa que alguien pueda descubrirte.
-No hare ningún desastre, me quedare tranquilo en tu habitación –se dejo caer a un lado de la chica-
-Pero no es solo mi habitación –le señalo la otra cama en la otra esquina-
-Ok, pero podre venir cuando ella no este, ¿vedad?
-Claro Doru –le acaricio la cabeza-
Elecmon ya había llegado a su destino, el palacio que servía como fortaleza para el Kernel. Al entrar se dirigió a la Cámara de la Profecía.
-¿Qué haces aquí niñero? –se le acerco Dynasmon, el resto lo miro-
-He venido a preguntarles…
-Que descaro, no puedes solo presentarte y preguntarnos lo que sea –lo interrumpió Crusadermon-
-El afeminado tiene razón, no somos una sociedad abierta a cualquier público –agrego Craniumon golpeando la mesa frente a él-
-Si quiera han estado al tanto de lo que ha pasado esta… -trato de dar a conocer su punto pero Craniumon le lanzo una pequeña roca-
-Eso es descortés –hablo con severidad Gallantmon que entraba a la habitación-
-¿Qué es lo que quieres saber? –lo abordo Duftmon que acompañaba al caballero de la capa roja-
-Quiero saber si algo anda mal –los caballeros se miraron algo serios- El primer emblema en liberarse fue el oscuro y días después los 8 normales cruzaron el cielo.
Los caballeros reales volvieron a mirarse, Elecmon supo que algo andaba mal, tomo asiento y espero a que ellos hablaran.
-Los dulces de tu mundo son mejores que los del mío –hablaba entre mordiscos el pequeño dragón-
-Sí, la comida en tu mundo sabe un tanto diferente –concordó con él-
-Por cierto los em…
Jurina tomo una almohada con rapidez y tapo al digimon, pues la puerta de la habitación se había abierto y una chica entro.
-Ohayo –saludo nerviosa presionando la almohada con su espalda-
-Ohayo –correspondió la chica- Siento si interrumpí o algo –miro alrededor como buscando a alguien-
-¿Eh? No, para nada –la siguió con la mirada-
-Entonces… ¿Hablabas sola? –la miro mientras se sentaba en la otra cama-
-Si… digo, no, etto… Hablaba con alguien a través de la computadora –sin pensarlo quito la almohada-
A los pocos segundos recordó que ahí es donde ocultaba a Doru, pero al voltear solo estaba su laptop.
-Ok –levanto una ceja y comenzó a rebuscar entre sus cosas-
Lo noto hasta después de un rato, ya pasado el susto, esa chica era Sayaka. Tras la pantalla de su ordenador miraba disimuladamente a la chica que parecía buscar algo.
-No fue de esa manera –Sayaka le enseño las muñecas a su compañera curiosa- vez.
-Gomen –se disculpo apena volviendo a su ordenador, de donde Dorumon la llamaba-
Saco un par de audífonos y los conecto para escuchar lo que decía el digimon. Sayaka había encontrado lo que parecía una púa y de un estuche saco una guitarra, al poco rato se sumergió en su propio mundo.
-Casi nos descubren –sonrió el dragón-
-Si… ¿Qué era lo que estabas por decirme?
-Etto… -se quedo pensando mientras se llevaba un puño de dulces que se había llevado- ¡Ah, si! Hace unos días los emblemas pasaron por el cielo, eran como estrellas fugases… pero lentas.
-Entonces no eran tan fugases –el pequeño rió- ¿Crees que lleguemos a tener uno?
-No lo sé, habrá que esforzarnos mucho –se dejo caer en un tronco- No somos el único equipo.
El cielo tras Dorumon comenzó a oscurecerse, tal y como aquella vez que los emblemas desfilaron. Pero esta vez algo era diferente, las nubes parecían formar un gran remolino mientras se oscurecían y el viento soplaba algo violento.
-¿Qué está pasando ahí? –miró más de cerca la pantalla-
-No sé, esto es diferente –el digimon miraba el cielo con gran confusión-
Mientras tanto en la Cámara de la Profecía, Gallantmon tomaba la palabra.
-Lo que te digamos no se lo podrás contar a cualquiera, -hizo una pausa en lo que Elecmon asentía- después de alguien liberara el emblema oscuro cosas raras comenzaron a pasar en el Área Oscura.
-¿Los Señores Demonio? –el can rojo lo miro serio-
-Si, han estado presentando cierta actividad energética –añadía Duftmon- Fue por eso que decidimos ir a checar los emblemas pero estos se dispararon apenas entramos a la sala.
-Tienen que venir y ver esto, ¡Rápido! –entro Kentaurosmon alterado-
Los caballeros presentes y Elecmon salieron a uno de los balcones para presenciar aquel tumulto en el cielo.
-¿Qué demonios es eso? –se hacía presente Examon-
-El principio de la guerra –respondía Gallantmon-
-Imposible, esos no pueden ser –añadía Elecmon con gran preocupación-
-¿Alguien me explica? Como que me perdí –se cruzo de brazos, como se esperaba de Crusadermon, incluso en estas situaciones podía ser distraído-
Seis luces comenzaron a moverse en aquel remolino de nubes, el cielo se oscurecía mas mientras brillaban con más intensidad, comenzaron a tomar un cierto color.
-Avaricia, envidia, lujuria –recito Duftmon al tiempo que tres luces desaparecían en el centro del tumulto. Crusadermon se descruzo los brazos, pues al escuchar eso comprendió lo que sucedía-
-Gula, pereza, ira –recitaba ahora Elecmon- ¿Dónde está?
Al igual que él, los caballeros también buscaban entre las nubes, con la esperanza de que fuese una falsa alarma.
-Soberbia –dijo al fin Gallantmon-
Mayu caminaba tras Kumi por un gran pasillo, se dirigían a su habitación, pues desde el primer año en esa escuela ha estado juntas. La chica a la cual llamaban Cyborg seguía jugando con su DS, mientras su amiga hacia honor a su apodo, pues traía sus audífonos puestos e iba bailando.
-¿Qué es esto? –pensó Mayu tocándose el pecho tras sentir una punzada- ¿Kumi? –soltó apenas audible mirando a su amiga que se había detenido sin más-
-Mayu… itai –hablo la otra también en un tono bajo, después de unos segundos se llevo ambas manos al pecho- ¿Qué rayos fue eso?
-Que voy a saber –se le acerco ya sin el dolor- probablemente algo nos hizo mal.
-Es verdad –hizo un puchero dando pisotones al piso- y apenas es el primer día.
Dorumon fruncía el seño y gruñía mientras aquel fenómeno desaparecía de su mundo.
-¿Esos fueron emblemas? –su tamer lo miraba entre preocupada y curiosa-
-No sé que fue eso, pero en definitivo no fueron emblemas –comenzaba a relajarse- Eso fue algo… oscuro.
-Algo oscuro siempre significa algo malo, en especial en tu mundo.
-Lo sé, iré a ver qué dice Monzaemon –se despidió y corrió hacia donde corrían los demás pequeños-
Jurina cerró el ordenador, se entretuvo escuchando a Sayaka tocando la guitarra y cuando menos se dio cuenta se quedo dormida.
-Alphamon… Alphamon… -decía una voz profunda en su cabeza- Alphamon debe regresar.
-¿Estás bien? –le pregunto Sayaka colocándose una chaqueta-
-Si… -miro a su alrededor, ya era el día siguiente- ¿No es algo temprano?
-Creo que sí –tomo su mochila- nos vemos.
Se levanto de la cama con gran flojera y se metió al baño para prepararse para su segundo día de escuela.
 
Última edición:
Registrado
11 Ago 2007
Mensajes
325
Offline
ay no no, me muero! Digimon y AKB? esto puede ser mejor? >u<
Las cosas ya se estan poniendo turbias! me gusta como estas llevando las personalidades de los personajes, ahora no puedo comentar mucho más porque la historia recién está empezando. El digimon que le pusiste a Jurina es de mis preferidos >w< que coincidencia!
hace un monton que no entro a este foro xD ahora voy a entrar seguido para leer tu fic!
Solo te hago una pregunta, me podrías decir la edad de las chicas? porque en mi pais no hay preparatoria así que los años esta divididos diferentes.
Voy a estar esperando la conti! :3
 

Menyan

A beautiful story left incomplete
Registrado
1 Mar 2012
Mensajes
0
Offline
Capitulo 4​

Aun se encontraba en ropa interior, pero para ella era más importante acomodar su flequillo a ponerse el uniforme. Se paso del espejo de su mesa al de cuerpo completo que estaba a un lado de la entrada del baño, continuaba acomodándose el flequillo y el largo de su cabello.
-¿Ara? –se echo hacia atrás el pelo para deja visible el lado izquierdo de su pecho- Esto… ¿Es?
Un círculo con un símbolo en su interior, era como si alguien se lo hubiese tatuado; estaba algo tenue y parecía tener un poco de color en una parte. Tomo su blusa con rapidez al ver a su compañera.
-De repente vuelvo a sentir la punzada –decía de una manera apenas elegible para cualquier persona, pero totalmente entendible para su mejor amiga- Tal vez comimos algo malo –termino después de escupir la pasta de dientes-
-Quizás –respondió tranquila mientras se abotonaba la blusa del uniforme- No te preocupes, seguro es algo pasajero –ahora se ponía la falda-
-Tal vez no atravesó un espíritu y su presencia nos acompaña –la miro emocionada, esperando que ella también compartiera su teoría-
-No digas tonterías –la miro con una media sonrisa, que desapareció cuando vio que su amiga también llevaba un circulo pero con otro símbolo- ¿Sabes qué es? –preguntó señalando el símbolo-
-¿El qué? –miro hacia donde la otra señalaba- ¿Tengo algo anormal?
-No, tranquila –le arrojo una blusa y una falda- Vístete ya o llegaremos tarde al almuerzo.
Kumi soltó un pequeño gruñido mientras respondía a la orden de Mayu, la cual se estaba atando la corbata pensativa, al parecer solo ella podía ver aquel símbolo.
-Ne, ¿no crees que es ilógico cepillarme los dientes si voy a comer después? –habló mientras se ponía la falda y la blusa-
-Tal vez, pero muchos acostumbran hacerlo así.
-¿Qué hay de ti? –sonrió acercándose a ella con la corbata en mano-
-Tantos años juntas y no has notado algo tan rutinario –soltó una risita que la otra correspondió al tiempo que le hacían el nudo de la corbata- al levantarme solo uso el enjuague y después de que almorzamos, cuando regresamos a la habitación por las mochilas, es cuando me cepillo los dientes.
-Soka… Es en ese momento cuando recuerdo que olvide recordar llevar el cargador del DS o del PSP –hablo saliendo de la habitación-
-No llevaras tu cargador –le aviso apuntado el cargador del PSP-
-Eso rompería la tradición –le guiño un ojo-
Mayu salió y cerró la puerta tras ella para encaminarse a la cafetería. Ambas tomaron su bandeja con su desayuno y se encaminaron a la mesa de siempre, donde Jurina las esperaba.
-Ohayo –saludaron las tres chicas casi al unisonó-
-¿Qué tal tu primera noche? –pregunto Mayu en lo que sacaba su celular y se ponía a teclearlo-
-Bien, creo, tuve un sueño extraño pero me despertaron –respondía Jurina para tomar de su jugo-
-¿Qué has soñado? –Kumi se unía a la conversación tras llevarse un bocado de crepas-
-No estoy segura, era más como escuchar una voz en un lugar oscuro… algo así.
-¿Y quién te ha tocado de compañera? ¿Te cayó bien? –la curiosidad de Kumi salía a relucir al tiempo que su almuerzo desaparecía-
-Pues ahí viene –saludo con la mano a su compañera para indicarle que se sentara a su lado- y creo que si me cayó bien.
Kumi la miro sorprendida al ver de quien se trataba, Mayu se limito a darle un pequeño vistazo y luego volvió a su celular.
-Ohayo –saludo Sayaka con una pequeña reverencia y tomo el asiento a un lado de Jurina-
-Ohayo –su roommate le sonrió-
-Oh-oh –trato Kumi antes de aclararse la garganta para desvanecer su asombro- Ohayo~
Desde otra mesa Miyuki miraba sorprendida a las chicas, no pudo evitar sentir celos y pensar que Jurina era de esas chicas que iban por ahí robándose los amores de las demás.
-¿Milky? –la llamo la chica a su lado que parecía preocupada-
-¿Paru? –respondió con otra interrogativa-
-Estas apretando mi mano, si continúas así me la arrancaras.
Miyuki volteo a su mano derecha para ver como apresaba la mano izquierda de su amiga.
-Gomen –la soltó y volvió a su almuerzo tras ofrecerle una sonrisa típica de ella-
Era un habito que cuando se ponía celosa, se enfurecía o se asustaba tomara la mano de la persona a su lado, que casi siempre terminaba siendo Paru, y la apretase, entre más fuerte le daba la emoción más fuerza utilizaba.
Rena y Yuki se dirigían a la mesa de siempre con sus compañeras, pero por petición de la primera se detuvieron en otra mesa por un momento.
-Ohayo gozaimas –saludo Rena con su peculiar voz serena-
-Ohayo –correspondieron las demás con una pequeña reverencia con la cabeza-
Yuki a su lado se limito a dirigirles una pequeña sonrisa, la cual se desvaneció cuando su mirada se cruzo con la de Mayu. La mayor frunció el seño y desvió la mirada hacia la ventana, la menor trato de decir algo pero lo contuvo y volvió a su celular. Jurina se quedo intrigada, pero eso era algo que preguntaría más adelante.
-Siento lo de ayer pero algo se me atravesó –bajo la mirada un momento pero luego la llevo a la de Yuki, pues esta había soltado un “Aja” de una manera que le molestaba- ¿Qué tal te trataron Maeda san y Takamina? –sonrió al decidir ignorar el comportamiento de su amiga-
-Bien, son bastante peculiares… no digo que sean raras, sino que son bastante agradables –se sobre explico, pues a pesar de que Rena la entendiera con pocas palabras, sentía cierta presión ante la presencia de Yuki- No me mostraron todo… pero tampoco es que sea exigente y quiera conocerlo todo de ya, etto…
-Tranquila Jurichan, ya iras conociendo el resto –le dio palmadita en el hombro- solo no olvides inscribirte por lo menos a un club.
-¿Podemos irnos ya? –se adelanto Yuki al ver que la otra respondería algo-
-Nos vemos –se despidió después de desaprobar la acción de la otra con una mirada-
Continuaron almorzando, Jurina y Kumi llevaban una conversación fluida a la cual Sayaka intervenía de vez en cuando mientras que Mayu se limitaba a seguir con su celular.
-¿A qué club entraran? –Jurina repasaba la lista de clubs que venían en la libretilla que el sensei les había dado-
-Al de danza, como cada año –Kumi sonreía viendo de reojo a cierta sempai sentada a unas mesas-
-¿Qué pasa con el de música? –pregunto Mayu sin mirarla-
-Este año me enfocare en uno solo y así solo en ella~ -canturreo tapándose el sonrojo con su manos-
-Yo volveré al de artes manuales –se adelanto a la pregunta de Jurina, le dedico una pequeña mirada y volvió a su celular-
-¿Y tu Sayaka?
-A ninguno –respondió seria- Hace ya dos años que no me uno a un club y tampoco tengo pensado hacerlo.
La curiosidad de Jurina estaba por dispararse pero se contuvo al ver que Kumi le negaba con la cabeza. Rápidamente relaciono eso con la causa de su intento de suicidio.
-¿Qué tanto buscas Watanabe san? –optó por saber-
-Un símbolo, pero es algo complicado cuando salen demasiados.
-¿Símbolo?
Realmente no quería seguir contestando preguntas a las cuales no tenía una respuesta segura, la campana sonó para indicar el inicio de clases.
-Kumi tenemos que ir por la mochilas o llegaremos tarde –se apresuro a decir mientras se ponía de pie-
-¡Hai! –imitó su acción y se despidió con la mano de las otras dos- Jurichan nos vemos en el salón, Yamamoto san espero vuelva a sentarse con nosotras.
Las aludidas correspondieron el saludo también con la mano y se dispusieron para ir a sus salones correspondientes.
-¡Sub kaicho! ¡Acchan! –saludo en sobre tono cierta chica de cabello castaño entrando al salón-
-Yuko –le devolvió el saludo la de cabello corto mientras la otra permanecía mirando los papeles en su mesa-
-El papeleo del comienzo de curso, ya es tradición –comento Rena entrando tras Yuko- Ohayo.
-Rena chan, ohayo –la saludo Acchan- Ohayo Yuki
La recién mencionada le sonrió y sin más se fue a sentar. Takamina levanto la mirada para ver a sus compañeras, luego se volteo para ver a la otra pero volvió a lo suyo.
-¿Pelearon?
-Creo… que si –Rena tomo asiento en su lugar- A veces no la entiendo y de la nada se pone así.
-Es casi como si fueran una pareja… Como Nyanyan y yo –se dio un golpecito en el pecho orgullosa-
-¡EH! –el grupito de chicas grito al unisonó-
Las demás chicas del salón las miraron por un momento, Yuki prefirió ignorarlas y comenzó a ojear sus libros.
-Solo era una broma –sonrió divertida Yuko- Nyanyan aun no acepta caer en mis encantos.
-Hablando de encantos, ¿a qué hora será tu partido? – Takamina guardaba todos los papeles en su maletín- Pareces bastante relajada.
-A las 4 –se acomodo en su lugar- Confió en que todo saldrá bien, por algo las sempais me dejaron a cargo.
Mientras tanto Kumi y Mayu corrían hacia su salón.
-Ahora si llegaremos tarde –reñía la más baja-
-Gomen, no recordaba haber dejado el cargador bajo la almohada –aun iba guardando cosas en su mochila-
Se detuvieron en seco al ver al profesor que estaba a punto de abrir la puerta de la parte delantera del salón. Este las miro y les sonrió, con un gesto les indico que entraran por la otra puerta, una vez las chicas entraron él realizo la misma acción.
-Inoki sensei es de lo mejor –le susurraba Kumi a su compañera-
-Supongo –respondió cortante mientras acomodaba su mochila-
-Gomen, no volverá a pasar.
-No te disculpes, al final todo salió bien –le sonrió para tranquilizarla-
Jurina las observaba desde su lugar, en tan poco tiempo había notado que solo ante Kumi, Mayu era capaz de sonreír de manera natural y sincera, no como algo forzado. La hiperactiva compañera noto la mirada de la otra y le mando una señal de OK, Jurina simplemente le sonrió.
-Es bueno ver que te llevas bien con ellas –Yuria llamo la atención de la Matsui-
-Sí, son bastante… entretenidas.
-Se nota… Comenzaba a sentirme mal por no acompañarte ayer –se sonrojo apenada- llegue a pensar que tal vez estarías sola.
-No te preocupes, no estuve sola –Jurina le sonrió para relajarla-
El profesor comenzó a anotar cosas en el pizarrón, lo cual era conveniente para las chicas, pues podían estar apuntando y platicando en voz baja. Jurina de vez en cuando voleaba a ver al par al otro lado del aula.
-Por cierto, ¿en qué club estas?
-En el de cocina, es entretenido y bastante fácil si sigues las instrucciones.
-Oh, entonces conoces a Maeda san, ¿no?
-Sí, es raro que alguien no sepa de ella –sonrió- Yo creo que si le preguntas a cualquiera dentro de la escuela sabrá quién es ella.
-Soka… -dejo de escribir y dio un largo suspiro- ¿Qué sabes de Watanabe san?
-¿Mayu? Uhm… -se quedo pensando un momento, jugando con su bolígrafo- Pues ella antes era diferente, creo que algo tuvo que ver Kashiwagi san… pero no estoy segura.
La mañana continuo sin ninguna novedad. Curiosas e interesadas se acercaron al campo de lacrosse para presenciar el partido.
-Senpai jugare en su equipo –una chica más joven se acerco a Yuko en los vestidores-
-Myao ,¿en serio? Pensé que este año nos dejarías para unirte a algo más “femenino” –se burlo haciendo poses-
-Al diablo con eso, esto es más divertido –rio abriendo el casillero a un lado del de Yuko, en el cual se leía Miyazaki Miho- Además esas chicas de tercero no pueden creerse mejor que usted senpai, ¡no las dejaremos ganar!
-¡Yosh! –chocaron sus puños y comenzaron a cambiarse-
El dragoncillo morado brincaba de cama en cama mientras comía sus acostumbrados dulces.
-Recuerda estar alerta, Sayaka san dijo que no volvería hasta tarde pero no hay que confiarse –le advirtió su humana a punto de salir de la habitación-
-Lo sé, no te preocupes Jurichan.
Se sonrió como despedida y ella cerró la puerta tras su salida. Dorumon se dejo caer en la cama de su tamer y comenzó a husmear en la laptop de ella.
-¿Jurichan cuando tendrás mas amigas? –decía viendo fotos- Aquí solo esta Rechan y la señora amargada-esclavista de su madre.
Cerro la laptop y se dejo caer en la almohada de Jurina, tras un gran suspiro se hundió en un profundo sueño. Pasaron unos 25 minutos cuando un aroma lo despertó, no era algo molesto ni tampoco algo agradable, era un aroma familiar… ¿Familiar? No era Jurina, ni Rena, ¿qué podía serle familiar en este mundo al pequeño digimon? Ese aroma era el de otro digimon.
Tomo un puñado de dulces y se los devoró para después saltar al borde de la ventana. La abrió para poder salir, camino por el borde, lo cual le resulto fácil pues era suficientemente grueso, llego a una ventana que daba al pasillo y entro. Se aventuro siguiendo aquella esencia pero de pronto algo lo detuvo, pasos en su dirección; dos, tres o tal vez cuatro personas caminaban rápidamente. Salto por la ventana más cercana y se escondió para esperar a que pasaran.
-¡Shimazaki! ¿Por qué huyes de tus amigas? –gritó con burla una de ellas-
-Ustedes no son mis amigas –la chica apretaba con fuerza sus libros-
-¿Desde cuándo?
-¿Por qué dices eso? Nos hieres.
Se burlaron las otras dos que venían tras la primera. Las tres chicas rodearon contra la pared a la chica de los libros. Dorumon observaba con cuidado desde la ventana.
-Haruka chan –la líder del trió, o eso parecía, sin más le dio un fuerte manotazo a los libros para que cayeran- siempre tan descuidada.
-¿Descuidada? Más bien es una torpe –de las otras dos, la de cabello oscuro corto, le dio un empujón para que rebotara contra la pared-
-Una torpe total –concordó la otra, de cabello castaño, y le dio otro empujón para que cayera-
-No tienes remedio Ponkotsu –rio la líder dándole un golpecillo en la frente-
Las otras dos rieron con ella. Dorumon sintió un fuerte calor recorrer su cuerpo, sentía la gran necesidad de correr a la ayuda de la chica, hacer justicia. Contenerse fue en vano, decidió a saltar pero algo a su lado lo retuvo.
-¿Estás loco? Si te ven te reportaran y no volverás a ver a tu elegido –chillo en voz baja una especie de conejo café-
-Pero no puedo dejar que sigan con ese abuso –le reñía en el mismo tono tratando de zafarse-
-Escuche que tuviste que rehacer el examen final para pasar de año –se burlaba la de cabello corto-
-Torpe y baka –la castaña la tomo de la blusa para levantarla- que se podía esperar de Ponkotsu.
-No sean tan crueles –interrumpió la líder- Que no ven que ahora lleva libros para estudiar mas –se burlo pateando los libros a los pies de la chica arrinconada-
-Maeda, Nagao, Takahashi –les llamo la atención una chica que llegaba; justo a tiempo, pues Dorumon estaba por librarse de su opresor- ¿Qué se supone que es esta escena tan patética? –aunque su voz era serena, se podía sentir severa-
-Yui senpai –dijeron al unisonó alejándose de “Ponkotsu”-
-Nosotras solo estábamos ayudándola a levantarse –se explico la líder-
-Ponko… Shimazaki es bastante torpe y tropezó –agrego la castaña-
-Yokoyama san solo está mal interpretando la situación –terminó la tercera-
-No se atrevan a tomarme por tonta.
Yui se acerco a las chicas, basto una mirada para que el trió comprendiera que debían irse o pagarían caro lo que habían hecho.
-Lo siento Paru –decía mientras la ayudaba a recoger sus libros-
-Senpai no tienes porque disculparte –le sonrió recibiendo sus libros-
-Si yo no lo hago nadie lo hará.
-Pero… -frunció confundida el ceño- Eres una chica extraña senpai.
-Tal vez, pero extraño es bueno ya que es diferente a lo común.
Paru se sonrojo ante la sonrisa de Yui. Mientras tanto Dorumon se propuso a encarar al conejo opresor, este le indico que se callara y que lo siguiera. Tras una caminata entraron por una ventana a otra habitación.
-Gabumon tenía razón –hablo un dinosaurio azulado- Es un Dorumon –le entrego una bolsa de dulces al conejo-
-Te dije que apostar contra eso era un pierde seguro –añadió una especie de vela-
-Veemon no es bueno desconfiar de los instintos de Gabu –rio el conejo-
-Aaah~ Lo sé, lo sé –el aludido se acerco al dragón-
-¿Dónde te encontró Lopmon?
-Esa era mi línea Candlemon –se cruzo de brazos Veemon-
-En una ventana, evito que hiciera algo bueno que era malo.
-¿Algo bueno que es malo? –se acerco otro digimon, Gabumon-
-Era bueno porque podía salvar a una chica, pero malo porque me descubrirían –se explico aceptando un puñado de dulces que Lopmon le daba-
-Tranquilo Gabu, mi Yuihan la salvo –agrego Lopmon antes de que hablara el lobo-
-¿Cuál es el nombre de tu humana? Porque debe ser una, ¿no? –se le acerco Candlemon curioso- Sería raro que fuera uno.
-Pues ella siempre me ha dicho que no diga su nombre completo –se dejo caer a un lado de Lopmon que seguía compartiéndole dulces- Yo le digo Jurichan.
-La mía es Takamina –hablo Gabu mientras abría una lata de soda-
-Mariko es el nombre de la mía –Candlemon se acomodaba en la ventana para ver el patio-
-Yuko –añadió cortante Veemon cambiando los canales de la tv-
-¿Creen que nuestras humanas conozcan a su humana? –el conejo miraba con ilusión al lobo-
-No lo sé, ya nos habrían presentado antes.
-Tal vez si se conozcan, mi humana apenas es nueva aquí.
El conejo y el lobo asintieron ante la teoría del dragón, ya averiguarían que así era.​

[MENTION=177864]rochilu[/MENTION] Arigato! >w< No pude imaginarme a Jurina con otro digi que no fuera Doru ^w^
Aqui tienes las edades de las chicas en el fic:
Jurina, Mayu, Kumi, Yuria, Milky, Sayanee, Paru, el trio bullying (Ami, Marya y Juri) tienen 16
Yuko, Rena, Yuki, Tomochin, Acchan, Takamina, Miichan, Yui, Aki (y el resto de su equipo(?)) tienen 17
Mariko, Kojiharu, Sae y Sayaka tienen 18
 
Registrado
11 Ago 2007
Mensajes
325
Offline
OMG Yui siempre tan genial y gentil dakjsdas >u< Lopmon queda perfecto en ella
Estoy super perdida con que ships vas a usar, por momentos pienso que es uno y despues pienso que es otro sobretodo con Mayuki/JuriMayu/WMatsui/YukiRena(? ojala que al final sea Mayukiiii~ >///< aunque el JuriMayu no me molesta tampoco (?
Gracias por aclararme las edades.
Que sera las marcas que ve Mayuyu? :O quizas sean los emblemas? ojala que no sean los malvados :c aunque, si se hace mala Yuki puede venir a salvarla eue jajaja bueno bueno, te dejo lo de la historia a vos! yo voy a estar esperando la continuacion :D me gusta como lo escribis, creo que ya lo dije antes igual jaja
 

Menyan

A beautiful story left incomplete
Registrado
1 Mar 2012
Mensajes
0
Offline
Capitulo 5​

-Yuko nos reservo buenos lugares –comento Yuki, ya se le veía más alegre a comparación de su estado de ánimo durante la mañana-
-Yukirin~ -canturreo Kumi saludándola a unos asientos de ella-
-Kuuchan –le devolvió el saludo, pronto su alegría desapareció por la persona a un lado de la chica que saludaba- ¿En verdad tenemos que sentarnos aquí?
Sus compañeras miraron a un lado de Kumi, Mayu y Jurina estaban a su lado. ¿Cuál de las dos chicas molestaba más a la chica?
-Si no quieres sentarte aquí ve a buscar otro asiento por tu cuenta –respondió Tomomi sentándose a un lado de Kumi, esta se emociono tanto que no pudo formular palabra y se limito a sonreírlo algo atontada- Yo estoy cómoda aquí –le correspondió la sonrisa a la chica-
-Opino lo mismo que Tomochin –Haruna tomo de la mano a Mariko y se sentaron en los siguientes lugares-
Rena fue a tomar el asiento siguiente y palmeo el que tenia a un lado para que Yuki lo tomara, vacilo un momento pero cuando se decidió a tomarlo, Takamina seguida por Acchan tomaron el lugar a un lado de Rena y el siguiente a este. Yuki miro a Rena esperando que esta dijera algo pero se limito a encogerse de hombros, la Kashiwagi se cruzo de brazos y miro hacia otro lado. Su mirada se topo con una chica de cabello castaño que le saludaba con la mano, le dedico una sonrisa forzada y luego volvió a mirar a sus compañeras.
-Me iré donde Akicha –sin esperar respuesta alguna fue a donde su amiga-
El primer de cuatro del partido de lacrosse comenzó, bastante parejo, a pesar de que el equipo de Yuko atacaba lo suficiente, las de tercero sabían cómo defenderse. Mientras tanto Paru y Yui entraban a la biblioteca.
-Paruru~ Te tardaste –le espeto Milky sin deja de ver sus apuntes-
-No fue su culpa –abogo Yuihan-
-Oh, Yui senpai, no la había notado –le sonrió dejando su libreta a un lado-
-No hay problema.
-Te ves algo desaliñada –comenzó a arreglarle el cabello- ¿Qué sucedió?
No pudo evitar preguntar, pues Haruka realizo un gesto con su mirada que indicaba algo malo y Yui había soltado un suspiro.
-Na… -se detuvo al sentir el dedo de Milky en sus labios-
-Yui senpai –miro a la aludida, pues sabía que su amiga prefería decir “nada” a contar lo sucedido-
-Maeda, Nagao y Takahashi, eso sucedió.
-Esas tres no aprenden –frunció el seño mientras miraba preocupada a su amiga- No volveré a dejarte sola.
-No digas eso, suena a que soy una pequeña o algo que necesita sobreprotección –se cruzo de brazos-
-Paruru~ No eres pequeña ni una cosa y mucho menos necesitar sobreprotección –le descruzo los brazos y la tomo de la manos- Pero si eres mi amiga y necesitas protección porque esas bakas no te dejan en paz por mi culpa.
-Miyuki tiene un punto, mientras te molesten nosotras estaremos ahí para evitarlo –Yui añadió viendo los apuntes de las chicas- No dejare que se llegue a repetir la historia –dijo en un tono bajo, las chicas frente a ella prefirieron hacerse las que no habían escuchado-
-Sera mejor que continuemos estudiando –Paru se libero de su amiga y apilo los libros por materias-
-¿Por qué están estudiando? –la senpai las miro extrañada-
-El viernes tendremos un examen diagnostico, los bajos promedio tendrás que tomar clases extras –explicó Watanabe-
-En otras palabras, no quiero terminar tomando clases extras y Milky me está ayudando.
-Me parece bien –sonrió con aprobación- También ayudare, si tienen alguna duda yo la aclarare como mejor pueda.
-Arigato –hablaron al unisonó-
Yui se acomodo mejor en la silla y comenzó a supervisar el estudio de las otras dos. Había planeado ir a ver el partido pero simplemente lo olvido al momento que vio a Haruka.
-No entiendo –Yuki ladeaba la cabeza viendo el partido-
-¿Qué no entiendes? –Akicha no apartaba la vista del campo-
-¿Por qué no simplemente se lanzan la pelota con la mano? –hacia un puchero poniendo boca de pato-
-Pues porque no es baseball –dejaba escapar una risita- no seas baka Yukiringo~
Las dos rieron, a su lado el dúo Rinorie las miraba extrañadas, era raro que Yuki no reaccionase mal ante el “baka” que acaban de espetarle.
-Raro –dijeron en voz baja-
-Siempre han sido así –se les unía Moeno al otro lado, junto a Mika que asentía- y es lo mismo con Kuramochi.
-Es verdad, ¿Dónde andará? Akicha no la ha mencionado –indagaba Rie-
-Yo la vi con Kasai, con eso de que están juntas en el club de baile –agrego Rino-
-¿Se abra peleado con Aki y Yuki? –soltó la pregunta Moeno-
Las tres miraron a Mika que negaba con la cabeza, ellas asintieron con un “ah” mientras volvían a concentrarse en el partido.
-¿Ustedes son los únicos digimons por aquí? –Dorumon dejo los dulces a un lado, ya había comido bastante-
-No, también hay un Agumon y un Gaomon –contesto Candlemon- pero no vinieron hoy, probablemente se quedaron el Digimundo con Salamon y Patamon, estos dos también son digimons de compañeras de nuestras tamers pero nunca salen del Digimundo.
-¿Por qué?
-El sistema de seguridad se activa cuando intentan pasar –explico la vela-
-Todo fue mi culpa… o eso creo –añadió Lopmon- Antes era normal que vinieran pero después de un día que intentamos pasar los tres algo ocurrió y pues ya no han podido cruzar.
-Eso es extraño, ¿no creen? –todos asintieron-
-Yo pienso que todo tiene relación con lo que ha estado pasando –Veemon le dio la espalda a la tv para ponerse serio-
-De nuevo tu con eso –sonrió Candlemon-
-Sí, solo es cosa de pensarlo un poco, todo comenzó a verse raro desde ese día –miraba a sus compañeros- Además ahora tenemos un Dorumon en el equipo, algo importante nos espera.
-Seamos realistas Veemon, no todo lo que nos pasa está destinado a estar relacionado al Digimundo –habló Gabumon-
-Lo siento pero yo soy un soñador, o por lo menos eso siempre dice Jurichan –saltaba Dorumon energético- Yo creo que Veemon dice la verdad, a demás de que mi niña ha tenido sueños extraños desde que lo raro en el Digimundo sucediera.
-¡Lo ven!
-Sueños raros… ¿De qué tipo? –Lopmon comenzaba a integrarse al par “soñador”-
-Raros como en oscuros donde de la nada alguien te hablan pero no recuerdas nada al despertar… solo sabes que fue un sueño raro.
-Bueno, eso podría ser algo… pero no necesariamente significa que todos nosotros estamos relacionados a lo que pasara –volvía Gabumon con su escepticismo-
-Ya llegara el momento en el que te diga “Te lo dije” –el dinosaurio azulado volvió a la tv tras cruzarse de brazos-
Un pase de Myao fue lo que marco la victoria para el equipo de Yuko, segundos después el partido termino.
-Ne, Takamina –Yuko llamo a la chica- ¿Hay gente en la piscina hoy?
-Sabia que eso pasaría –sonrió ante la sonrisa picarona de la otra- Les dije que la dejaran libre para hoy.
-¡Yosh! Myao también puedes venir.
-Arigato senpai, pero tengo que estudiar para el examen del viernes –respondió desanimada-
-Cierto que ustedes tiene ese examen, que bien que somos de segundo –se paso un mano por el cabello- Bueno, no vemos en las practicas.
-Claro, capitana –se despidió con la mano y emprendió su camino-
-Uhm… -Yuko miro a sus amigas- Me faltan dos –miro a Mariko y a Sayaka-
-Yui no se apareció, le mande un mensaje pero no me respondió –informo Sayaka encogiéndose de hombros-
-Yuki anda rara –respondió la otra- Termino sentándose con Aki.
-Esta así desde la mañana –Acchan puso al corriente a Mariko-
-Rena, ¿Qué le hiciste a la pobre chica? Ya te había dicho que no es bueno obligar a tu mujer a hacer cosas que no quiere –la miro seria pero a la vez con una sonrisa burlona-
-¿Eh? Yo no hice nada malo –se apeno ante la acusación-
-Hablando del diablo.
-Buen partido Yuko, no entiendo el juego pero era emocionante cuando metían gol –Yuki le dio una palmadita a la aludida-
-¿Gol? No es futbol –rio abrazándola con una mano- ¿Iras con nosotros a la piscina o nos cambiaras por Akicha?
-Gomen, no estaba de humor…
-¿De estar cerca de Watanabe… o será de alguna de las Matsui? –Mariko la abrazaba al igual que Yuko por el otro lado-
-Chigau –se zafo de ambas- solo no estaba de humor.
-¿Eso significa que vendrás? Porque realmente ya quiero ir a la piscina, el clima ahí es más agradable –Kojima se frotaba los brazos-
Un momento después y ya estaban en los vestidores cambiando a sus trajes de baño, desde que el grupo de amigas comenzó a juntarse Takamina sugirió que siempre guardaran un traje de baño, a parte del reglamentario deportivo de la escuela, para cuando fueran.
-Rena, gomen, he estado sobre actuando –bajo la mirada-
-No te preocupes, también ha sido mi culpa en parte… ¿Yuki? –se agacho un poco para encontrarse con la mirada de la otra-
-Eso de ahí… Bonito bañador –cambio de seria a una mas alegre-
-Arigato, el tuyo también es lindo.
Dicho esto Rena se fue a reunir con las demás, mientras Yuki se acercaba a cerrar su casillero.
-Mayu, esto tiene que ser obra tuya –se dijo en voz baja mientras fruncía el seño viéndose al espejo de su casillero-
Sin más lo cerro de golpe. Llego con las demás, Kojima corría de Yuko que la perseguía como si fuera un anciano pervertido, Mariko las miraba sentada desde la orilla de la piscina y las demás ya se encontraban dentro. Yuki le hizo compañía su senpai, aunque era raro para ellas llamar senpai a Mariko o a Kojima.
-Un gato corriendo de una ardilla, inusual, ¿no lo crees? –le sonrió la mayor-
-Inusual para quien, Yuko siempre hace lo mismo –la otra le asintió divertida-
-¡Yuko hentai! –gritó Kojima haciéndole frente a la otra, de un empujón la tiro al agua-
-Yo solo quiero un poco de Kojiharu san –hablo mientras se dejaba hundir-
-Mari dile algo –hizo un puchero acercándose-
-No puedo, hoy es su tarde –se encogió de hombros-
Yuki noto lo mismo en Kojima, ese dibujo extraño, ¿Acaso solo ella lo podía ver? Rena igual lo portaba como ella pero no había dicho nada. Bajo la mirada, se entretuvo viendo el movimiento de sus pies en el agua. Pasó un buen rato sin notarlo, estaba en su propio mundo hasta que se acerco una de sus amigas.
-¿Estás bien? –Tomochin la miraba algo preocupada-
-Ah… si, creo que si –ahí estaba de nuevo el dibujo extraño- ¿Sabes qué significa? –le señalo el lugar del dibujo-
-¿Desde cuándo los bikinis tienen significado? –la miro confusa-
-No lo tienen… Trataba de hacer una broma –fingió su mejor sonrisa-
-¡Ara! ¿Qué es esto? –Sae le señalaba el pecho a Yuki, casi tocándolo con su dedo índice-
-Na-nada –titubeo pensando que ella también pudiera verlo-
Bajo la mirada, Sae movió su dedo hacia arriba y le dio un golpecito con este en la nariz a Yuki.
-Caíste –ella y Tomomi rieron-
Casi de manera inconsciente empujo con ira a Sae hacia el agua, el sonido del golpe en el agua fue notorio, las demás voltearon a ver. Yuki se puso de pie de inmediato y fue al vestidor para ponerse su ropa sobre el bañador.
-Iré a caminar –les informo sin ganas antes de salir-
-Wuo, en serio Rena, no obligues a tu mujer a hacer cosas que no quiere –Mariko volvía a burlarse-
-Sí, luego nosotros pagamos las consecuencias –continuo Takamina dándole empujoncitos con el codo-
Kumi también lleva uno, pero
¿por qué solo yo puedo verlo?​
…​
¿Qué significan?​
…​
Me estás haciendo perder tiempo,
ya podría estar avanzando más.​
Mayu mensajeaba sin obtener respuesta, a su lado Kumi iba escuchando música mientras leía los apuntes de su amiga.
-¿Ya puedo poner mi música? –Kumi se retiro los audífonos-
-No hasta que termines de estudiar lo de hoy, la música clásica estimula mejor tus neuronas –guardo su teléfono y tomo de la chamarra de su amiga el reproductor- Ya no te falta mucho –le selecciono una nueva lista de canciones-
-Ok~ -estaba por colocarse los audífonos pero los soltó para saludar a la chica que se aproximaba a ellas- Yukirin~
La aludida la ignoro, Kumi bajo su mano al ver el ceño fruncido de esta y dio un paso tras Mayu.
-Tenemos que hablar –Yuki miro a Kumi- A solas.
-Comprendo… yo regresare a la habitación –se coloco los audífonos y partió a paso veloz-
-Me sorprende que quieras hablar conmigo –Mayu la miro con una media sonrisa-
-Como si no supieras, deja de hacerte la tonta Watanabe.
-Probablemente lo sé, pero sería más fácil hablar de ello si me dices que es.
-De esto –se bajo el cierre de la chamarra y jalo a un lado el cuello de la blusa, dejando ver el símbolo- ¿Qué nos hiciste?
-Yo nada, eso es algo que uno mismo se hace –explico ocultando sus emoción-
-No me salgas con eso –la tomo del cuello de la chamarra con ambas manos- ¿Qué planeas?
-Nada… aun –titubeo por la agresión de la otra- y yo no comencé esto –hizo una mueca al sentir como la levantaba ligeramente y la acercaba a ella- Alguien mas me hablo de esto.
-Solo te digo que si algo malo nos pasa me encargare de ti.
La soltó con fuerza, Mayu tambaleo un poco y para no caer se recargo en la pared.
-¿Ellas que dicen al respecto? –a pesar de sentirse en peligro su mirada seguía siendo tan arrogante al mirar a la otra y mas al verla baja la mirada ante la pregunta- No pueden verlo pero tu si, ¿no? –sonrió complacida al tiempo que le enseñaba el símbolo que ella también llevaba-
-Dime de qué va todo esto…
-¿En serio vas a pegarle?
-No te metas Yamamoto –respondió Yuki mirándola con desdén-
-No creo que sea buena idea decirme eso –se acomodo el estuche de la guitarra que llevaba como mochila-
Yuki apretó sus puños con fuerza, le dio una última vez, se cerró la chamarra hasta el cuello y partió por el pasillo por donde había llegado.
-Supongo que arigato.
-Has escuchado eso de, “Toda magia…
-Viene con un precio” –se le adelanto a completar- ¿Qué quieres?
-Al parecer lo mismo que Kashiwagi, solo que yo te daré algo a cambio primero.
Sayaka tomo asiento en la ventana más cercana, dejando a un lado el estuche de guitarra, Mayu la siguió sentándose a su lado. La chica de cabello corto saco una pad de una de las bosas del estuche.
-Deduzco que Kashiwagi tiene un símbolo y tu también, de lo contrario no me explicaría porque moverte el cuello del suéter de esa manera –dicho esto se jalo el cuello de la blusa para enseñarle su símbolo-
-Ok, ¿a dónde va esto?
-Supuse que esto estabas buscando esta mañana –comenzó a teclear la pad-
-No encontré nada al respecto.
-¿Buscaste en el lado religioso? –la chica negó incrédula- Eso lo explica, estos son los símbolos que representan a los 7 pecados capitales por lo tanto a sus 7 demonios.
Le enseño la información en la pantalla, parando en el que lucía como el de ella.
-Esto es Avaricia, sin ver el tuyo te puedo decir que es este –bajo un poco para detenerse en otro símbolo- Soberbia.
-Bastante conveniente –sonrió satisfecha por la información-
-Por lo tanto, el de Kashiwagi es Ira, ¿no? –le enseño otro símbolo-
-Sí, ese es –frunció el ceño mientras pensaba- Hay uno que tiene como un trapecio y una especie de cuadro.
-Envidia –respondió la otra bajando más, hasta posicionarse en el símbolo- ¿Quién lo posee?
-Kumi –hablo casi en un susurro-
-Vaya, eso no me lo esperaba –guardo la pad de vuelta en el estuche- Ahora dime lo que sabes.
-No mucho, durante las vacaciones recibí un mail, alguien ofreciéndome poder para hacer las cosas a mi manera, poder para cambiar el cómo se hicieron algunas y volverlas a hacer de la manera correcta –respondió bajándose de la ventana-
-¿Y luego?
-Lo vi como un correo estúpido, pero estaba tan aburrido que lo contesté con un si –se encogió de hombros- Tiempo después me llego un mensaje de un número desconocido, esta era la misma persona del mail. Nos hemos estado mensajeando desde entonces.
-Eso no puede ser todo –también bajo de la ventana y se colgó el estuche-
-No del todo, esta persona comenzó a decirme de una gran fuerza del Digimundo, una fuerza dividida en 7, cosa que ahora cobra sentido; en ese entonces me decía que necesitaba encontrar a mi equipo pero que no tendría que escoger, ellas simplemente se dejarían ver… y una fuerza que los ayudaría.
-Los siete símbolos, conocemos cuatro –Mayu asintió- ¿Cuál es la fuerza?
-Creo que Yuki conoce el resto o una parte –se llevo las manos a las bolsas de la chamarra- Con respecto a la fuerza, eso es algo que no puedo decirte hasta que la encuentre –mintió astuta-
-Bueno, habrá que hablar con Kashiwagi de una manera tranquila.
-Ya planeare algo.
Tras decir esto ambas tomaron direcciones opuestas hacia sus habitaciones.
-Tranquila –hablo Rena al escuchar como azotaban la puerta de la habitación-
-¿Qué haces aquí? Pensé que seguirías en la piscina –pregunto al tiempo que comenzaba a tomar un cambio de ropa-
-Recordé que tenia cosas que hacer.
-¿Cosas que hacer en tus incontables grupos y clubes?
-Algo así –sonrió desocupando su escritorio- Fui a inscribirme a algunos y luego recordé que había prometido a Jurina que le ayudaría a estudiar.
-¿Entonces vendrá a nuestra habitación? –abrió la puerta del baño y miro a Rena-
-¿Podrías tratar de ser amable? El primer día estabas muy bien con ella.
-Tratare pero no creo que sirva de mucho –Rena la miro seria- Es solo porque en cuanto salga del baño quiero caer rendida en mi cama, dormida no podre hacer nada –se excuso entrando al baño-
-Ok, pero lo intentaras después, ¿verdad?
Le sonrió al tiempo que le guiño un ojo, tras hacer eso cerró la puerta del baño.

[MENTION=177864]rochilu[/MENTION] para que usar un solo ship cuando pueden ser todas con todas (?)
Ya se iran formando bien conforme avance la historia :3
 
Registrado
11 Ago 2007
Mensajes
325
Offline
ahh ya me estaba preguntando si ibas a usar a salamon~ es mi digimon preferido pero preferido de verdad! ^u^
eeeeeh ! entonces Yuki también puede ver los símbolos? y Sayaka también? tengo una idea de lo que podría estar pasando... pero quizás este equivocada D: asi que voy a seguir la corriente de tu fic y enterarme en el momento que vos lo escribas xD
Me hizo reír tu comentario xDDD si ahora está medio enquilombado. Por que a Yuki le molestara tanto Mayu? les hizo algo antes? D: veo que sus personalidades se mezclan con las de Majisuka también, no?
 

Menyan

A beautiful story left incomplete
Registrado
1 Mar 2012
Mensajes
0
Offline
Capitulo 6

-Con esto es suficiente por hoy –Jurina estiro los brazos- es hora de que haga lo que Kashiwagi san.
-Sí, ya es algo tarde –Rena le ayudaba a guardar sus cosas-
-Renachan, ¿dije algo malo? –la aludida la miro confusa- Esta mañana Kashiwagi san se comporto extraña y también en el partido.
-No lo creo, veras ella… es complicada –suspiro poniéndose de pie- Ya se le pasara.
-Ok… tengo que darme prisa –se colgó la mochila- olvide las llaves, espero encontrar aun despierta a Sayanee.
-Oyasumi.
-Oyasumi –le dio un abrazo y salió corriendo-
En el palacio, los caballeros, se juntaron en la terraza junto a Andromon y un par do Guardromons. Los tres digimon robot se hallaban operando alrededor de una gran máquina, el de forma humanoide se acerco a los caballeros mientras monitoreaba un panel que llevaba en manos.
-¿Los encontraron? ¿Podremos proceder ya? –Gallantmon lo interrogo-
-Encontramos un leve rastro, no recomiendo que se movilicen aun –respondió aun atento a su panel-
-¿Qué necesitan para tener un mejor rastro? –se acerco Duftmon-
-A los elegidos por los emblemas, en otros tiempos sería fácil reconocerlos puesto que serian los únicos humanos en entrar al Digimundo –se explico-
-Debe haber una manera para localizarlos –intervenía Kentaurosmon-
-Claro que la hay pero es algo peligrosa, cabe la posibilidad de que DATS intercepte la señal y se lleve a esos humanos, sin mencionar que acabarían con sus digimons.
-El que no arriesga no gana, eso dicen los humanos –Crusadermon llegaba acompañado de Dynasmon-
-Si los de DATS aparecen protegeremos a esos elegidos.
-Por muchas armas que tengan, no podrán con los caballeros reales.
-Raro pero estoy de acuerdo con estos dos –el caballero centauro se cruzo de brazos-
-¿Duftmon? –el caballero blanco miro al alado-
-No veo porque no.
-Bien, Andromon procede a hacer lo que tengas que hacer.
El robot asintió y se fue a reunir con los otros dos, la maquina comenzó a emitir otros sonidos, pues comenzó a cargar energía.
-Espero no haberte despertado –Jurina entro a la habitación-
-Para nada, casi voy llegando –Sayaka se dejo caer en su cama- ¿Qué paso con tu llave?
-La deje en la mesa para no olvidarla.
-Creo que necesitaras otro método.
-Si –dejo escapar una risita pero guardo silencio al notar que su compañera permanecía inmutada-
¿Sayanee estaría pensando que tal vez Jurina era una mala compañera? ¿O simplemente su seriedad era difícil de romper algunas veces? Después de ponerse la pijama la chica prendió su laptop en busca de su Dorumon pero solo se encontró con un “sin señal” en una pantalla azul.
-¿Y a donde fuiste? –se acomodo de la cama viendo a su compañera-
-Por ahí –respondió cortante para después acomodarse bajo la cobija-
-Ah –se quedo viendo un momento el techo- Oyasumi, Sayanee.
Sonrió para sí misma sin esperar respuesta e imito a la otra metiéndose bajo la cobija.
-Takamina te dije que cerraras la ventana –Acchan levanto la cabeza de la almohada con pereza- ¿Takamina? –miro a su alrededor- ¿Takamina!?
La aludida le lanzo desde su cama un cojín, que le fue devuelto de la misma manera para hacerla despertar.
-¿Por qué no simplemente la cierras… tu? –analizó su entorno mientras se sentaba al filo de la cama- Por lo menos en este sueño mis pantuflas están aquí.
-¿Sueño? Takamina no creo que esto sea un sueño.
-Creo que tienes razón, por lo general mis sueños son realmente divertidos –rio recordando-
-Lo dudo –susurro para sí arqueando una ceja-
-¿Crees que hayamos muerto? –pregunto tras un rato de ir caminando por el bosque-
-No, creo que es el Digimundo.
-¿Cómo pudimos entrar si estábamos dormidas? No seas ilógica.
-¿Entonces como los justificas? –comenzó a saludar con la mano-
Un Agumon y Gabumon corrían felices hacia ellas.
-Por fin aparecen –hablo el lobezno-
-Tardaron tanto que creíamos que DATS las había atrapado –el reptil abrazo a su tamer-
-Gomen ne~ Takamina no se levantaba y comenzó a decir incoherencias.
-No eran incoherencias, eran teorías.
-Como sea, tenemos que ir con el resto –Gabu tomo a su elegida y la comenzó a guiar-
-Te extrañe Acchan –el hacía lo mismo-
-Igual yo Agumon.
Cuando por fin salieron del bosque pudieron divisar el palacio, minutos más tarde ya eran recibidas por el caballero alado. Las llevaron a la terraza donde se encontraban las demás.
-Bien ya están completas –hablo Duftmon colocándose a un lado de los demás caballeros-
-¿Ara? Pero aun faltan –Takamina miro a las presentes- Yuko, Mariko, Miichan, Aki, Yui… ¿Watanabe y Shimazaki?
-Solo las elegidas estamos aquí, eso las incluye –explico Yuko- Yo también me sorprendí.
-¿Qué hay de Sayaka y Sae? –Acchan miro a los caballeros- Pensé que ellas eran elegidas.
-Así es –hablo Gallantmon- Pero ustedes nueve son las elegidas por los emblemas.
-¿Nueve? Los digimons nos contaron que solo ocho fueron lanzados juntos –Mariko se veía extrañada-
-Recuerda que hubo otro que se lanzo antes –añadió Miichan-
-Lo sé, el emblema oscuro, pero no creo que alguna de nosotras sea su elegida ¿o me equivoco?
-No, estas en lo correcto, el noveno emblema aun no ha sido lanzado –interrumpía Andromon- Una de ustedes esta aquí por lo energía de las demás, en espera de la aparición de su emblema.
-Nosotras tres no tenemos digimon –Aki se hacía presente levantando la mano y señalando a Paru y Milky-
-Cuando las volvamos a reunir irán en busca de sus digimons a la Ciudad del Comienzo –un Gaomon llegaba al lugar y se acomodaba a un lado de Miichan- Comenzaba a extrañarte.
-He estado algo ocupada, lo siento –sonrió al ver que el canino azulado le sonreía-
-Tranquila, yo también he estado ocupado.
-Ahora podrían darme sus digivice, necesito sincronizarlos con el rastro de los emblemas para comenzar una mejor búsqueda –el robot humanoide se les acerco-
-Nosotras no tenemos –Milky se cruzaba de brazos desilusionada-
-Seguras –Yui las miro risueña- revisen sus bolsillos, estas cosas suelen aparecer de la nada en el instante en el que entran aquí.
Las tres chicas se miraron y casi en sincronía sacaron el artefacto, sorprendidas los entregaron al robot. Mientras esperaban a que se los devolvieran entraron a la cámara de los caballeros.
-Kitarie y las demás creerán que estoy mintiendo cuando les cuente –Aki se veía bastante emocionada-
-No creemos conveniente que hablen de esto con cualquiera que no haya estad esta noche aquí –Duftmon las miro con seriedad- La situación es algo confusa así que será mejor movernos en silencio.
-¿Qué hay del dúo Saeyaka? –Yuko se sentaba en uno de los escalones-
-Ellas si pueden saberlo, son de confianza –concluyo Duftmon-
Cierto cuarteto de digimons se hallaba murmurando sobre algo que no sabían si debían decir o simplemente guardárselo. Kentaurosmon los miro y levanto una ceja, los cuatro se exaltaron al sentir la mirada.
-Díganlo de una vez –le indico-
-Conocimos a un Dorumon esta tarde, creímos que el seria “él Dorumon” –comenzó Candlemon-
-Pero no está presente y tampoco su tamer –continuo Veemon al tiempo que miraba a las chicas- Dijo que su nombre era Jurichan.
-¿Takahashi Juri? –sugirió Paru con algo de temor-
-No, es alguien mas –Takamina miro a Yuko que le asintió indicando que pensaba lo mismo-
-Mastui Jurina –Yuko miro a los caballeros- ¿Pudiera ser que ese no es el Dorumon indicado?
-Ver Dorumons es algo inusual pero no imposible, si ella no fue llamada hoy significa que no es la indicada –hablo Gallantmon-
-Los ves Veemon, no era –Gabumon sonrió triunfante-
-No lo era pero si estamos incluidos en algo importante.
-Tiene razón –lo apoyo Lopmon-
Veemon sonrió triunfante mientras se acomodaba en los brazos de Yuko. Tras un rato de espera Andromon entro a entregarles sus digivice, todas volvieron a su mundo como si nada hubiese sucedido, como si nunca hubiesen despertado esa noche.
Ven después de las clases
al lugar de antes​
¿Para qué?​
Te explicare lo que no hice
ayer… aunque no es mucho​
Lo que tengas estará bien​
Yukirin guardo su celular al tiempo que dirigía su mirada hacia Mayu, la otra chica permanecía usando el celular, esperaba que fuera otro mensaje pero nada le volvió a llegar.
-Yuki –la voz de Rena la saco de sus pensamientos-
-¿Hai?
-A clases, ya sonó la campana –le indico acomodándose la mochila-
-Ah, es verdad.
Ya comenzaron a movilizarse​
Nosotras igual, pero sería
mejor si me dieras mas
información​
Mañana te mandare lo
que necesitan saber hasta ahora​
¿Hasta mañana?
¿Por qué ir tan lento?​
Porque aun no has reunido a las 7
Identifícalas y te daré más​
Mayu se encontraba acompañada de Sayaka en un antiguo salón que se encontraba junto a otros detrás de la escuela.
-¿Ha dicho algo interesante? –la chica de pelo corto jugueteaba con su guitarra-
-Solo que el otro equipo también ha comenzado a moverse –comenzó a teclear en su portátil-
Mientras tanto Yuki terminaba de cambiarse de ropa para salir a su encuentro. Rena se hallaba concentrada en un montón de hojas y cuadernos que tenia sobre su mesa.
-¿Y eso? –pregunto volteándose a ver a su compañera que la abrazaba por detrás-
-Gomen, estos días he estado insoportable –recargo su cabeza en el hombro de la otra-
-No te preocupes, con tantos años de práctica ya estoy acostumbrándome –le sonrió sin dejar de escribir-
-Ok~ -le dio un beso en la mejilla y se le separo- Nos vemos luego.
-Ve con cuidado –le sonrió algo sonrojada-
-Siempre lo hago –sonrió de vuelta antes de salir-
Camino lo más rápido que su poca condición le permitió, pero al salir de los dormitorios se detuvo cuando escucho que la llamaban.
-Yukiringo~
-Akicha, ¿sucede algo? –miro a la chica que llevaba ropa deportiva-
-No, es solo que quería saber si no quisieras ir a jugar tenis conmigo.
-Ahora no puedo.
-Oww, ¿segura? –la miro algo desilusionada-
-Sí, lo siento, tengo algo que hacer –Yuki odiaba ver a Aki triste, ya que ella era como una hermana- ¿Por qué no le preguntas a Mochi? –trató de alegrarla al mencionar a la otra chica-
-Eso pensé pero ya sabes, desde que se junta con Kasai se ve algo distinta.
-Que se vea distinta no quiere decir que vaya a negar a sus viejas amigas, ¿ne?
-Tienes razón –Aki recupero su sonrisa- Veré si la encuentro, bye Yukiringo.
-Bye Akicha.
Ambas chicas tomaron diferentes caminos, unos minutos más tarde Yuki ya se encontraba en la parte antigua del instituto. Entro al antiguo salón de artes para encontrarse con Mayu y Sayanee.
-Debí suponer que tu héroe también estaba involucrada –tomo una de las sillas y la coloco cerca de las otras dos- ¿Desde cuándo son tan amigas?
-¿Celosa, Kashiwagi?
-Demasiado, debería atentar contra mi vida.
Sayanee se puso de pie y se acerco a Yuki, Mayu exhalo con fuerza y jalo a la chica de pie.
-No hagas caso, por su edad dice cosas sin pensar –Sayanee sonrió volviendo a su lugar con su guitarra y Yuki la miro con enojo- Tu comenzaste.
-Como sea, dime lo que me prometiste.
-¿Qué quieres saber primero?
-¿Qué son estas cosas y por qué aparecieron? ¿Ella también tiene uno?
-Aun no estoy segura de lo que son pero cada símbolo representa cada pecado capital, soberbia, avaricia e ira –índico enseñándole una presentación que había estado elaborando-
-Eso de la ira te queda bien, ¿ne, Kashiwagi? –Sayanee se burlo-
-Sayaka posee avaricia –respondió rápido para que no comenzaran a discutir- Al parecer son algo similar a los emblemas, escogen a una persona que llene sus expectativas.
-Maldito Digimundo, pensé que eso ya habría quedado en nuestro pasado –se cruzo de brazos-
-Vuelve para darnos otra oportunidad… -Mayu detuvo su discurso para abrir el correo que le acaban de mandar-
-¿No dijo que te mandaría mas información mañana? –Sayanee miro intrigada-
-Sí pero dice que es un pequeño regalo por progresar rápido –leyó lo más rápido que pudo- En resumen: se llaman sellos, cada uno representa a los medallones que liberan a los Señores Demonio del Digimundo.
-Bien Mayu, ahora me involucras en sectas.
-Nada de eso, ya te dije que tu sola te involucras en eso y más si cumples con las expectativas.
-Entonces si necesitamos siete personas –Sayanee volvió a su guitarra-
-Ya sabemos de cuatro y tú sabes del resto.
-Tomochin, Kojiharu y Rena –respondió sin más algo confusa- ¿Quién es la otra?
-Kumi –Mayu comenzó a escribir tres nuevos perfiles en su presentación-
-¿Kumi? ¿Qué podría estar ella representando? –pregunto extrañada-
-Envidia, hasta Mayu no entiende el porqué –Sayanee guardo su guitarra y saco su pad- ¿Qué símbolo portaba cada chica? –le enseño los siete símbolos-
-Casi segura que eran estos.
-Pereza, lujuria y gula.
-No hace falta que me digas quien llevaba cual, es deducible –hablo Mayu actualizando los perfiles-
Bien, gran avance.
¿Nos darás otro regalo?
Claro, ya debe estar llegando
En ese momento otro correo entro, no tardo en abrirlo y leer en voz alta, pues no era muy largo.
-Los sellos solo pueden ser vistos por ustedes y el elegido oscuro. Por ahora ustedes tres son las únicas de notarlo puesto que son las únicas en aceptar la principal cualidad. El sello se convertirá en medallón cuando logren iluminarlo, lo conseguirán con la experiencia de su digimon. Y no se preocupen de no tener uno que eso ya lo tienen resuelto, al estar completas los digivice se harán presentes.
-Entonces Yagami, Matsui, Kojima e Itano son como adictos –hablo Sayanee colgándose el estuche- Saben que tienen una adición pero no la aceptan.
-Algo así –Mayu cerro el portátil y se puso de pie- Sayaka tiene que irse, continuamos con esto después –le indico a Yuki-
-Si descubren algo más me avisan –la chica de la guitarra salió del salón-
-Estaré en mi habitación, Kumi necesita estudiar mas –aviso cuando las dos salieron-
-Yo veré si encuentro a Akicha, tiempo sin jugar con ella.
-Tú y deportes, ten cuidado o te lastimaras.
-No necesito tu preocupación Mayu.
Jurina caminaba sin rumbo hasta que vio a las dos chicas saliendo de aquel viejo salón. Las espió hasta que se fueron por caminos separados.
-¿Qué es de ustedes? –se pregunto en voz baja-
-¿De quién?
-… Doru! ¿Dónde habías estado?
El pequeño salió detrás de un arbusto.
-Por ahí, ayer no pude entrar a tu habitación porque tu compañera me vería –le salto a los brazos- Trate de regresar al Digimundo desde el salón de computo pero marcaba sin señal.
-Sí, lo note –se lo escondió entre el suéter- ¿Qué sería?
-No se pero DATS no creo, ellos no conocen la vía que utilizamos.
-¿Que tal que anoche lo hicieron?
-Seria un problema, como regresaría al Digimundo… ¿pero no nos habrían rastreado ya?
-Cierto, entonces todo está bien.

[MENTION=177864]rochilu[/MENTION] sin salamon no es lo mismo ^w^
creo que se van contestando algunas de tus dudas o quedaron peor D: xD
mas adelante sabras el pasado oscuro del mayuki (?)
 
Registrado
11 Ago 2007
Mensajes
325
Offline
jajajaja rena tiene a Gula xD
aaah se esta poniendo interesante >u< cual sera el digimon de Mayuyu? Jurina va a ser la elegida oscura? D: que tengan estos simbolos significa que despues van a tener que purificar a las chicas o algo asi? (? jajaja o no se, si no queres no contestes D:
entonces pueden tener estos sellos y ser niñas elegidas al mismo tiempo? D: yo pense que iba a haber como una especie de guerra y las chicas que tenian los pecados se iban a poner re locas e iban a romper todo (? ajjaja buen, al menos ahora se que eso no es... por el momento, quizas pasa mas tarde? D:
 

Menyan

A beautiful story left incomplete
Registrado
1 Mar 2012
Mensajes
0
Offline
Capitulo 7​

-Akicha!
La chica volteo al escuchar su nombre, su sonrisa se volvió una “o” al encontrarse con la dueña de esa voz.
-Itano san…
Tomochin hizo un gesto con la mano para que se le acercara, la chica lo dudo por un momento pero al dejo su raqueta en la banca, junto a sus acompañantes, y camino hacia la reja donde se encontraba la otra.
-¿Sucede algo Itano san? –la miro extrañada-
-Nada malo –le sonrió-
-Soka… -comenzó a balancearse ligeramente sobre sus pies mientras el silencio incomodo aparecía-
-¿Desde cuándo conoces a Kasai? –bajo la mirada para esconder el leve rubor de su cara-
-Uhm… Ya la conocía de vista pero formalmente desde hoy –respondió para quedarse quieta-
-Ah… ¿Es verdad que…? –la parte final de su pregunta no fue legible-
-Etto, Itano san –su sonrisa juguetona había vuelto- ¿Me podría repetir su pregunta?
-¿Qué si es verdad que… –comenzó a jugar con sus pies, aun con la mirada baja- que Kasai sale con Kuramochi?
-No, solo son amigas –respondió poniéndose de cuclillas para hace contacto visual con la otra- Podría ser que ¿a Itano san le gusta Kasai san?
-De ninguna manera –se exalto colocándose en la misma posición que la otra- Solo es curiosidad.
-Calor, porque Itano san tiene novio.
-¿Uno? La última vez que cheque tenía como cuatro –una tercera persona se les unía-
-Necesito sentirme satisfecha –se excuso risueña tras ver la cara de asombro de Aki- Deberías tratar algún día.
-Akicha no necesita tratar nada de eso.
-Yuki tiene razón –se puso de pie- eso no es lo mío.
-Como quieras –también se puso de pie- Las dejo.
-¿En verdad tiene cuatro novios? –su amiga sintió- Vaya!... ¿Ya estas libre?
-Si, por eso vine.
-Yosh, ahora podremos jugar en parejas –la tomo de la mano y la encamino a la banca-
-Asuka tiempo sin verte –le sonrió a la chica de largo cabello oscuro-
-Lo mismo digo Yukirin –correspondió la sonrisa-
-Kasai jugando tenis, eso es nuevo.
-No suelo andar haciendo deportes pero el tenis se me da bien –sonrió- Puedes llamarme Tomo, no es necesaria la formalidad Yuki.
-Bien, supongo que harás equipo con Mochi –comenzó a hacer un poco de estiramiento-
-Supones bien.
Kumi caminaba por los pasillos de los dormitorios con un libro en manos, al doblar una esquina se quedo parada, se estiro y cambio la música, de clásica a pop. Comenzó a bailar a lo largo del sortario pasillo pero de la nada choco contra algo, más bien alguien; una gran cantidad de hojas volaron por el pasillo mientras las dos se ponían de pie.
-Gomenasai senpai –hizo una reverencia-
-Eh! No te disculpes, fue mi culpa –replico de inmediato negando con sus manos el gesto de la otra-
De inmediato se puso a agrupar las hojas, la otra la miro un momento y luego hizo lo mismo.
-Arigato senpai –tomo las hojas que le entregaba-
-No es nada –le sonrió- …Yagami Kumi –le extendió la mano-
-Kimoto Kanon –tímidamente le tomo la mano-
-Bien... Nonchan, ¿no te molesta si te digo asi, verdad? –el apretón de manos concluyo y comenzó a caminar- tengo que continuar por mi camino
-Etto… Senpai!
-¿Hai? –se volteo para mirar que la chica le entregaba algo-
-Casi olvida su libro.
-Arigato.
Sus miradas se encontraron y permanecieron mirándose.
-Kuuchan deja de ligar y ven a terminar de estudiar –Mayu paso por un lado rompiendo el momento-
-Tengo que ir a entregar esto –Kanon bajo la mirada sonrojada-
-Claro, yo iré para haya –también sonrojada-
Las dos tomaron su camino y al poco rato Kumi entro a su habitación, Mayu se encontraba en su portátil.
-No tenias porque haber dicho eso –aun seguía roja- Pensara que soy alguna loca lolicon.
-¿Y no lo eres? –se burlo bajando la pantalla-
-Sí pero no estoy tan loca –se dejo caer a un lado de su amiga- Además a mí ya me gusta alguien.
-Alguien que para nada tiene aires de loli.
-Itano Tomomi, la gal de mis sueños.
-Sueña después de estudiar lo de hoy –le dio un almohadazo-
Rena caminaba por el campo de futbol, cerca de ahí Yuki jugaba tenis, no le fue difícil reconocerla a pesar de la distancia. Se acerco para ver el juego, la otra no tardo en notarla y se sonrieron.
-Akicha déjame esta –corrió para golpear la pelota-
-Buena Yuki –la halago Akicha-
Yuki miro a Rena que le sonreía con admiración.
-Tomare esta también –hablo casi corriendo tras la pelota, pues Rena la miraba y no perdería otra oportunidad para impresionarla-
Esta vez la pelota fue a gran velocidad, Yuki apenas alcanzo a golpearla pero no paso al otro lado; rebotó en uno de los postes que sostienen la red y terminó con fuerza en Yuki, la cual se dejo de caer de rodillas con una mano en la ceja izquierda.
-Yuki! –Rena corrió al interior de la cancha-
-Rena san –Mochi llego corriendo para entregarle el kit de emergencias-
-Me desangro –se quejo Yuki sin querer retirar su mano de la herida-
-Lo harás si no me dejas curarte –le insistió mostrándole una bolita de algodón con alcohol-
-Ok –bajo su mano-
Rena levanto el flequillo para poder limpiar la pequeña herida de la ceja.
-Listo –dijo tras ponerle una bandita-
-Tal vez no sea una gran herida pero sí que dolió el golpe –se paro con la ayuda de Rena- ¿Me llevas a la habitación?
-Claro.
-Ya concluiremos este juego otro día.
Se despidieron de Asuka, Tomo y Aki para luego irse rumbo a los dormitorios.
-Sayanee~ -canturreo para si asomándose desde el segundo piso- ¿A dónde crees que vaya? –la miraba caminar hacia la entrada principal del instituto-
-Tal vez a realizar su servicio social –Paru se la miro desde su lugar-
-¿No es algo pronto para eso? –soltó un suspiro cuando la chica desapareció de su vista-
-Creo que sí.
-Debería seguirla para asegurarme que nada malo le suceda –dicho esto se retiro de la ventana-
-Milky eso es ser un stalker total –la retuvo agarrándola de la parte trasera de la blusa-
-Mou~ No puedo hacer nada divertido -se cruzo de brazos y se dejo caer en su silla-
-¿Divertido? Esa chica se hartara un día de que la estés vigilando e investigando.
-Eso no pasara, estamos destinadas –levanto su meñique-
-Si tú lo dices –sonrió y volvió a los libros frente a ellas-
Rena y Yuki entraron a su habitación, la primera aun de apoyo de la segunda.
-No era necesaria tanta ayuda, solo fue un golpe –decía mientras la se sentaban en su cama-
-No cualquier golpe, fue uno en la cabeza –le indico que se recostara después de acomodarle las almohadas- Ahora no te vayas a quedar dormida.
-Pero estoy cansada –se quejo haciendo puchero-
-Algo podría pasarte por… –tras mandar un mensaje se paró a dejar su celular en su mesa- dormir tras ese golpe –completo regresando con la otra- ¿Por qué no me haces cas baka? –sonrió tras un suspiro, pues ya se había quedado dormida-
Procedió a quitarle los zapatos deportivos y tras otro suspiro contemplo su rostro por un momento; algo nerviosa se inclino para besarle la frente.
-¿Qué haces Matsui? –la chica abrió sus ojos justo cuando la otra estaba por cumplir su cometido-
-Nada, te dije que no deberías dormir –se hizo la enojada frunciendo el ceño- Podrías morir.
-No moriré aun.
Sin darle tiempo de decir algo o de que se retirará de esa posición, Yuki levanto un poco la cabeza para posar sus labios en los de Rena. Todo termino cuando Yuki cayo dormida de nuevo.
-¿Quién se duerme durante un beso? –pensó Rena sonrojada- Yuki baka –musitó en una sonrisa yendo a su cama-
Kumi corría de Mayu por el pasillo hasta que fue detenida por Jurina.
-Nooo~ Déjame ir, ya no quiero estudiar mas –miro suplicante a su captora-
-Debí imaginar que era algo así –la soltó una vez que Mayu ya estaba junto a ellas-
-No la habría alcanzado, arigato –le sonrió-
-De… nada –correspondió la sonrisa algo sonrojada, pues Mayu le había sonreído de una manera diferente a como normalmente lo hacía-
-¿Qué haces por acá? –Kumi rompió el momento recargándose en Jurina-
-Iba rumbo a la habitación de Rena para que me ayudara a estudiar –miro el celular que aun llevaba en manos y lo guardo en uno de sus bolsillos- Pero me mensajeó diciendo que no podría.
-Oh~ Puedes estudiar conmigo –le ofreció Kumi retirándosele- Así no me aburro por ser la única repasando.
-¿La única? –volvió su mirada a Mayu-
-Hai, la señorita Cyborg lo memoriza todo a la primera.
-Es porque si pongo atención –se defendió-
Yuko, Myao, Haruna y Mariko esperaban fuera de los vestidores del equipo de basquetbol, tras un buen rato salieron Sayaka, Sae y el resto del equipo.
-Para haber sido un partido de exhibición fue demasiado genial –salto Yuko emocionada-
-Si las senpais de nuestro equipo jugaran así seguro nos hacen pedazos –Myao se unía a la emoción de Yuko- Pero son un pedazo de… basura que solo se creen la gran… cosa.
Las chicas rieron por las palabras de la más joven, era evidente que estaba dejando de lado las palabras altisonantes pero batallaba encontrando con que remplazarlas.
-Demonios! –soltó al fin la chica tras ver su reloj- Ya es tarde y no he estudiado nada.
-Tranquila Myao, el examen es pasado mañana –hablo Mariko mientras le abría una paleta a Haruna-
-Lo sé, pero no he estudiado nada, ayer lo intente y me quede dormida –se puso en marcha- Oyasumi senpais.
-¿Esa es tu mejor jugadora? –Sayaka miro a Yuko que sonrió con una amplia sonrisa- Digna jr tuya.
-Vayamos por algo a la cafetería, muero de hambre –Sae se sobo la pansa-
-Apoyo eso –Haruna hizo la misma acción- Los dulces ya no me calman.
-Vayamos entonces –Yuko abrazo a Sae y Haruna para comenzar a caminar-
Sayaka y Mariko las siguieron fuera de los vestidores y luego a la cafetería. La noche paso rápido, las chicas se reunían para el desayuno en sus mesas acostumbradas. Milky y Paru se sentaron donde Mayu, Kumi, Jurina y Sayanee.
-Muero de sueño –Milky echaba la cabeza hacia atrás-
-¿Tanto estudiaste? –Mayu levanto una ceja incrédula-
-No, se desvelo en el balcón esperando el regreso de Say…
-Oh Paru pero que dices –rio nerviosa- me devele jugando candy crush.
Rena y Yuki llegaron a la mesa con las demás de su grupito, la primera cargando ambas bandejas de comida y la otra de dejo caer en su lugar para luego sostener su cabeza con las manos.
-Ya nos enteramos de tu gran hazaña campeona –se burlo Itano dejando de lado su esmalte de uñas- De saber que ocurriría me hubiese quedado más tiempo.
-Por favor Tomochin –Rena la desaprobó moviendo su cabeza-
-Ok, solo porque veo que a pesar de eso viene de buen humor –desinteresada volvió a pintar sus uñas-
-¿Qué hicieron que viene de buenas? –Mariko les sonrió con picardía-
-Seguro que hubo acción –Yuko se unía a Mariko con la misma sonrisa-
-Claro –Yuki las miro con una sonrisa infantil- Ayer la bese.
-Buena esa Yukirin –Haruna rio junto a las demás-
Yuki comenzó a comer su desayuno tranquila mientras Rena hacia lo mismo pero con la cabeza baja para ocultar su sonrojo. La campana sonó a tiempo como siempre y el día se dio rutinario normal; en la tarde Mayu y Kumi volvieron a invitar a Jurina a estudiar con ellas y Miyuki volvía a quedarse como stalker desde la biblioteca viendo partir a Sayanee, mientras a su lado Yui ayudaba a Paru a estudiar. Yuko se preguntaba si Myao estaría estudiando o de nueva cuenta se habría quedado dormida, mientras correteaba a Nyanyan por la habitación de esta y Mariko, la cual solo miraba divertida. En la habitación de Takamina y Acchan, la primera trabajaba con un montón de papeles con Miichan mientras la otra se divertía mirando la tv.
-Jamás lo olvidaría –hablo Yuki desde su cama viendo a Rena-
-¿Olvidar que? –fingió indiferencia leyendo un manga-
-El beso.
Apenas la escucho bajo el manga para mirarla. Un silencio se manifestó pero pronto fue roto por una risita de Yuki.
-Pensaste que lo había olvidado por estar dormida, ¿verdad?
-Era una posibilidad –se sonrojo- Pero esperaba que no fuera así.
-¿Por qué? –su sonrisa se volvió juguetona-
-Mala, lo sabes pero quieres que yo lo diga –la miro asentir mientras su sonrisa se volvió más grande- Porque era mi primer beso –dijo tras un suspiro y volvió a su manga para tapar su cara, de tanto sonrojarse sentía la cara caliente-
-Tienes razón, ya lo sabía –satisfecha se paso a la cama de la otra-
-¿Qué? –apenas la miro por los nervios de tenerla tan cerca de pronto-
-¿No me cambiaras la bandita? –señalo el lugar de su herida-
-Creo que ya no es necesario que uses bandita –se la quito con cuidado- Ya está bien para dejarla descubierta.
-Eso sí que no –se acomodo el flequillo-
La hora del examen para las de primero por fin había llegado. Mientras el profesor daba las últimas indicaciones para el examen, ciertas chicas al fondo del salón B se pasaban un papel.
Buena suerte Jurina ^ω^​
Igualmente Yuria •ᴥ•​
Terminado el examen, Jurina se despidió de Yuria y corrió para alcanzar a Mayu y Kumi.
-¿Qué harás mañana? –miro a Mayu-
-Nada.
-Oh bien, ¿te gustaría acompañarme por un helado a la ciudad? –lanzo su pregunta algo nerviosa- Te sugeriría un lugar en especifico pero no conozco ninguno.
-Claro, no te preocupes –le sonrió-
-Podrían ir a la plaza más cercana, ahí suelo ir con el club de baile –sugirió Kumi sin dejar de jugar en su PSP-
-Lo sé, ya he ido, yo no soy nueva.
-Verdad, lo olvide –sonrió sacando su lengua-
-Bien entonces mañana nos vemos en la entrada del instituto… -Jurina hizo una pausa y miro a la otra chica- También puedes venir Kumi.
-No gracias, ya tengo planes –le guiño el ojo y volvió a su juego-
-¿A la 1 está bien? –Mayu ignoro las acciones de Kumi y se concentro en Jurina-
-Sí –se acomodo la mochila- Entonces te veo mañana, iré a dejar mi selección de club.
-¿Cuál decidiste?
-Atletismo, soy buena corredora.
Le sonrió antes de perderse de vista. Mayu tomo del brazo a Kumi para guiarla de regreso a la habitación, pues la chica no soltaba la consola.

[MENTION=177864]rochilu[/MENTION] Jurina podría ser elegida oscura, si te dijera se acaba la trama x3 jijiji
el digi de Mayu y las demás como ella aparecerán mas adelante ^w^
y si, sera una guerra entre ellas pero por ahora están en modo pasivo, ya llegaran los golpes y la sangre a lo maji *^* (?)
 
Última edición:
Registrado
11 Ago 2007
Mensajes
325
Offline
aaaaaaaaaydhaksdha Kaaaanooooon!!! <3
" me devele jugando candy crush."
ajjajajajajajjaja Milky tambien cayo en esa perdicion D:
Yattaa, extraño a Mayu en su modo Nezumi ._. gracias por traerla a la vida de nuevo *^* y encima va a haber una cita JuriMayu djakshda >u< me encanta! aunque no tanto como el Mayuki, pero digamos que es mi 2do OTP? (? algo asi xD
que Mayu pida helado de chocolate amargo, le queda perfecto (?
 

Menyan

A beautiful story left incomplete
Registrado
1 Mar 2012
Mensajes
0
Offline
Capitulo 8

-¿Lista para tu cita? –decía Kumi girándose en la cama para quedar de espalda a esta-
-No es una cita –Mayu se paro frente a la puerta- ¿No habías dicho que tenias planes?
-Sí, me quedare a jugar, comer dulces y escuchar mi música para olvidar la tortura por la que me hiciste pasar –se volvió a girar- La próxima vez que escuche música espero que sea hasta alguna de las cenas de la abuela Kashiwagi.
-Solo no te vayas a indigestar.
Tras su advertencia salió de la habitación escuchando un “hai” mientras cerraba la puerta. Minutos después ya se encontraba en la entrada del instituto, ahí ya la esperaba Jurina, tras saludarse salieron para tomar el autobús que las dejo frente a una plaza. La mayoría de las personas ahí eran chicas del mismo instituto.
-¿Entonces ya quedaste inscrita en el club de atletismo? –preguntó tras sentarse a comer su helado de chocolate amargo-
-Hai, Takamina se sorprendió por mi elección, igual Yuko san –tomo asiento a un lado de la otra- Ambas pensaron que escogería alguno de sus equipos.
-Comprendo, hubo un tiempo en el que también esperaban me uniera a sus equipos.
-¿Por qué no lo hiciste?
-No soy una chica de deportes –le sonrió-
Tras sonrojarse, Jurina comenzó a comer su helado, pues sentía que si lo comía no se notaria tanto su rubor. Mientras tanto en algún lugar en el campus, una chica se encontraba sentada en el pasto viendo hacia arriba como si fuera lo más hermoso del universo.
-Akicha –la llamo desde lejos- Akicha –repitió acercándose- ¿Akicha? –la miro algo confusa mientras se sentaba a su lado-
-Takamina san –respondió al fin, sin desviar su mirada del cielo-
-¿Qué tanto miras? –su mirada se postro en la misma dirección sin ningún resultado-
-Las nubes viajeras –contesto con una sonrisa- mi abuelo solía decir que eran las almas de nuestros seres queridos, que siempre nos protegen.
-Soka… ¿Y que cuando llueve?
-Eso es llanto por la frustración de no poder estar en el mismo plano que sus personas, no se puede ser feliz sin saber sufrir –sonrió mirando a la chica a su lado-
Takamina le devolvió la sonrisa y continuaron viendo hacia el cielo.
-Etto… Takamina san, ¿a qué viniste? –la aludida la miro ladeando la cabeza- No es por ser grosera, pero se me hizo raro que vinieras hacia mí.
-Supongo que si es raro –su sonrisa volvió- Vine por ti para ir al Digimundo, hoy obtendrás tu digimon y me ofrecí a llevarte.
-Oh~ Vamos ya! –se puso de pie de un brinco y jalo de la mano a Takamina para levantarla-
-Vamos pues.
Se dirigieron a la habitación de Takamina para usar el portal de su laptop. Jurina caminaba junto a Mayu, trataba de estar lo más cercana a ella de manera discreta, pues sentía que si se pegaba a ella sus nervios le harían una mala jugada, pero tampoco quería ir muy alejada.
-¿Uh? –Jurina saco su celular para ver el mensaje que tenia, tras escribir la respuesta lo guardo- Mi mamá, olvide que tenía que llamarla hoy.
-No pensé que fueras del tipo de chica que olvidan cosas –bromeo recargándose en el barandal que rodeaba una de las jardineras-
-A veces me pasa –se dio un ligero golpe en la cabeza- ¿Qué tu no fallas a veces en llamar a tu mamá?
-Yo… No la llamó –postro su mirada en las flores para no ver a la otra-
-¿No? –se recargo en el barandal a un lado de ella- ¿Por qué?
-Porque… -la sonrisa que trataba de mantener se desvaneció- Ella se fue.
-Oh, lo siento –su sonrisa también desapareció-
-No es tu culpa, ella es la que debería disculparse –frunció el ceño-
-¿Eh? O sea que…
-No está muerta –le completo al notar su confusión- Se arto de mí y mi padre, y un día simplemente se fue… No es como si me importara.
-Mayu… -pronuncio en un susurro-
-Anda, puedes preguntarme lo que sea –Jurina la miro sorprendida- Tienes esa expresión que dice que quieres preguntar algo pero no estás seguro de si debas.
-Oh… es que tengo curiosidad –se revolvió el cabello con una mano- ¿Cómo fue que tu y Kumi se hicieron amigas?
-Por pura convivencia, nuestras madres fueron grandes amigas y desearon lo mismo para sus hijas –explico balanceándose- Así que crecimos como hermanas y las mejores amigas… o eso creo –termino con una risilla-
Jurina también rio al sentirse contagiada por la otra. Le parecía tan lindo ver a Mayu actuar de esa manera tan relajada y juguetona, cosa que no podía apreciarse en el instituto.
-¿Como sabré cual es el mío? –Akicha caminaba junto a Takamina por un prado-
-Lo sentirás en cuanto lo veas –levanto su mano para saludar a alguien que las esperaba más adelante-
-Espero que esto no interfiera en tu rutina del día –se dirigió Gabumon a Aki apenas las tuvo cerca-
-No te preocupes, no tenía nada en mente –le sonrió-
-Bien… Aunque en caso contrario no perderías mucho tiempo.
-Aquí en tiempo es distinto que en nuestro mundo… a pesar de sentirse igual –explico Takamina-
Akicha parecía no estarlos escuchando, pues su vista estaba en el grupo de digimons en etapa bebé que jugaban más adelante bajo la vigilancia de Elecmon. Los tres caminaron hacia el digimon perro, tras saludarlo, Aki comenzó a juguetear con los pequeños.
-¿Cuál es tu nombre elegida? –el grupo digimons la rodearon-
-Takajo Aki –se presento poniéndose de cuclillas para verlos- pero para pueden llamarme Akicha
-Yo quiero ser el digimon de Akicha –comenzaron a saltar emocionados-
-Y yo los quiero a todos como mis compañeros –se alegro aun más- pero solo puedo tener uno… aunque eso no significa que no pueda seguir jugando con ustedes.
-Esto podría tardar más de lo que imagine –Elecmon suspiro alegre sentándose en su tronco-
-¿Por qué lo dices? –Takamina se dejo caer en el pasto y a su lado Gabumon-
-Esta mas inmersa en jugar con ellos que en buscar a su compañero –saco su pipa- Lo tiene frente a ella pero aun no lo nota.
-¿Tu sabes cuál de ellos es? –Gabu lo miro intrigado-
-Tanto tiempo en esto, se vuelve claro ver el hilo del destino entre tamer y digimon.
Takamina y Gabumon miraron a Aki y al resto de los digimons, agudizaron sus ojos pero fue inútil, no vieron dicho hilo del destino.
-¿Y Kashiwagi san? ¿Cómo la conociste?
-¿Eh? Yukirin~ –canturreo mientras caminaba a la banca más cercana- Pues mi padre y el suyo fueron socios pero no la conocí directamente hasta hace 4 años.
-¿Directamente? –Tomo asiento después de que Mayu lo hizo-
-La había visto por el instituto y sabia quien era pero no hablamos hasta ese día.
-¿Cómo fue?
-Kumi y yo jugábamos en un parque cerca de mi casa…
:Flash Back:
-Mou~… -se quejó desanimada Kumi dejándose caer de rodillas en la nieve-
-¿Qué pasa Kuuchan? –Mayu se le acerco tras dejar caer una bola de nieve- ¿Te lastime?
-No, estoy bien –miro la nieve en sus manos-
-¿Tus guantes no reducen el frio? –se acuclillo frente a ella-
-Tampoco es eso –sacudió sus manos para limpiar la nieve de sus guantes- Mis bolas de nieve son un desastre, hasta se deshacen antes de tocarte –hizo un ademan con sus manos- Las de Mayuyu son perfectas.
-Ah, con qué es eso –sonrió tomando un puñado de nieve- Solo tienes que comprimirlas como si hicieras un onigiri.
-Onigiri… –imitó lo que la otra hacia- ¡Yatta!
Tras ver lo bien que le había quedado se la lanzo a Mayu, la otra rio y le respondió el ataque, pronto se pusieron de pie y comenzaron a correr lanzándose bolas de nieve.
-Que infantiles –una chica pasó a un lado de Kumi y le dio metió el pie para que cayera-
-Itai –se puso de pie sacudiéndose la nieve-
-¿No te vas a disculpar? –la chica la miro de manera altanera, Kumi la miraba confusa- No puedes ir por ahí tropezando en el camino de tus senpais, ¿acaso eres tonta?
-La tonta aquí es la que metió su pie en el camino en su camino –Mayu se acerco a ellas-
-Rata enana no te metas –la amenazo dándole un empujón que la derribó-
-Para ya, me disculpare –añadió Kumi antes de que su amiga respondiera la ofensa- Gom…
-¿Pero qué haces? –la interrumpió para tomarla de los hombros y forzarla a caer- Tiene que ser de rodillas.
Mayu negaba a con la cabeza para que la otra no obedeciera lo que decía la chica, esta al darse cuenta pateo nieve en dirección de Mayu y luego hacia Kumi.
-Te atreves a llamarte su senpai tratándolas de esa manera –habló otra chica- Eres una escoria Kasai.
-No te metas Kashiwagi –tomo un puñado de nieve y se lo lanzó-
-¿Puedes dejar de humillarte? –se sacudió de manera delicada y comenzó a acercarse-
La chica corrió contra la otra para derrumbarla pero una bola de nieve le dio en la cara y luego una chica se lanzo contra ella, como si fuera una luchadora, la derrumbo ágilmente.
-¡Mochi, sugoi! –festejó la que había lanzado la bola de nieve-
-No fue nada Akicha –le sonrió algo sonrojada-
-Sera mejor que te vayas Tomomi –Kashiwagi le sonrió burlona mientras la aludida se paraba y se iba-
-Es una pesada –Akicha se cruzo de brazos poniendo boca de pato-
-Tal vez solo una incomprendida –le revolvió el cabello Mochi-
-¿Están bien?
-Hai –Kumi y Mayu respondieron al unisonó- Arigato senpais.
-No fue nada –respondió con una sonrisa en representación de las tres- Yuki, y esas dos Aki y Asuka –señalo a sus amigas que jugaban entre sí, repitiendo el movimiento de lucha usado por la ultima-
:Fin de Flash Back:
-Suena como el inicio de un anime –rio Mayu al terminar el relato-
-Un poco –levanto una ceja algo confusa- Me cuesta imaginar a Kashiwagi san como en tu relato.
-Comprendo, no has visto casi su lado bueno.
Gabumon veía como Takamina se le única a Aki y al resto en el campo de almohadas.
-¿No te unirás? –Elecmon lo miró-
-Soy un digimon maduro –se cruzo de brazos-
-¿Seguro? Parece realmente divertido, creo que hasta yo me uniré y tendrás que quedarte aquí vigilando –bacilo en ponerse de pie-
-Está bien, iré –se sonrojo y corrió con los demás- ¿Uhm?... –fue bajando su velocidad hasta detenerse ante ellos-
-Pensé que no vendría Gabu –Takamina saltaba alegre viéndolo pero no obtuvo respuesta- ¿Qué pasa?
-Tienen que regresar ahora con Elecmon –la seriedad en su voz llamo la atención de todos, de inmediato dejaron de saltar… a excepción de Akicha que no comprendía-
-Puño imperial –apareció a gran velocidad-
-¡Akicha! –Takamina trato de saltar para lanzarla a un lado-
El ataque del digimon ogro la alcanzo, por suerte cayo aun en la zona acolchonada. Gabumon tomo posición de ataque, el resto de los digimons comenzaron a correr donde Elecmon, el cual se acercaba para ayudar.
-No pensé que los golpes dolieran –se puso de pie al tiempo que atrapa en sus manos un pequeño digimon-
-Estas en el Digimundo, no en un sueño –arque una ceja la pequeña criatura amarilla-
-Lo sé, pero esperaba que en ese aspecto fuera lo mismo.
Gabumon corrió hacia el Ogremon, este levanto su mazo para golpear pero el lobo salto a tiempo y agarro fuerza de la caída para darle un cabezazo.
-¿Estás bien? –Takamina se reunió con Aki-
-Algo así –le sonrió-
Takamina se arqueo como si le hubiesen dado un golpe en el estomago y luego se giro para ver qué Ogremon golpeaba con furia al lobo.
-Es lo que llaman Link S –habló Viximon aun en manos de Aki-
-¿Link S?
-Conecta tamer y digimon, da más fuerza a ambos pero también comparten daño… de una manera mínima, pero se ve que duele –explicó-
-¡Gabumon! –Takamina corrió como pudo para ayudarlo-
-Cachorro inútil –se burlo al tiempo que Gabumon rebotaba en el suelo, luego con su mazo lo lanzo contra su tamer-
Por la fuerza del impacto rodaron hasta chocar en el tronco de un árbol. El Ogremon comenzó a acercarse donde Akicha, Viximon salto de sus manos y se coloco frente a ella.
-Lo distraeré, vuelve con Elecmon –le ordeno antes de echarse a correr contra el ogro-
-Otro maldito cachorro –refunfuñó dándole una patada-
Aki sintió un dolor y cayó de rodillas, mientras se sobaba las piernas noto el brillo del digivice en el bolso de su pantalón.
-¿Podría ser…? –se puso de pie al tiempo que sacaba su digivice y lo apuntaba hacia el Ogremon-
-¿Qué hace Akicha!? –Takamina grito mientras corría junto a Gabumon-
La chica mantuvo su posición viendo al ogro correr hacia ella, cerró los ojos esperando el golpe pero eso no ocurrió, sintió como si estuviera saltando. Abrió los ojos para encontrarse en brazos de una criatura humanoide, la cual se poso grácilmente de vuelta en el suelo y dejo a Aki junto a Takamina.
-Acabemos con esto Gabumon.
El aludido asintió con una sonrisa y ambos corrieron tras su enemigo. Ogremon comenzó a mover su mazo de manera violenta, Renamon lo esquivo sin problemas apareciéndose tras este y le dio una patada. Gabumon, que aun seguía corriendo hacia el, le dio un cabezazo que lo regreso a donde estaba el zorro.
Antes de que pudiera defenderse comenzó a darle una ráfaga de puños en llamas azules, al final lo derribo con una patada. El fuego azul de Gabumon se convino con los diamantes del Koyosetsu de Renamon, la fuerza de los ataques redujo a datos al Ogremon.
-¡Sugoi! –festejó Aki junto al resto de los digimons bebé-
Mayu y Jurina caminaban hacia la parada del autobús, había más chicas, Jurina supuso que también serian estudiantes del instituto. Se sonrojo al sentir como Mayu se aferraba a su brazo, seria porque no quería perderse entre tanta gente o eso pensó la Matsui para evitar ponerse completamente roja.
-No –hablo Mayu al tiempo que Jurina trataba de decir algo- Guarda esa pregunta para después.
-…Ok –la miro sorprendida-
-Te parece si salimos otro día, ¿tal vez el próximo sábado o incluso el viernes? –la miro ligeramente apenada-
-¡H-hai!
-No es que sea una excusa, del todo, para salir de nuevo –hablo tras un rato de silencio ya arriba del autobús- También es que no me apetece hablar de eso ahora.
-Comprendo –Jurina sonrió-
-¿Y tu como conociste a Matsui san?
-Por un mal entendido en la biblioteca –se llevo la mano libre a la cabeza- olvide entregar un libro y se lo estaban marcando a Rena, por suerte llegue en ese momento y se aclararon las cosas.
-¿Solo así?
-No del todo, coincidimos más veces y por la curiosidad de tener el mismo apellido comenzamos a hablarnos –comenzó a buscar algo en su celular- terminamos haciéndonos amigas.
Al final le mostro una foto de su celular, ella y Rena en ese entonces, Jurina se veía como de unos 10 por lo tanto la otra tendría unos 11 años.
-¿Eh!? –Takamina miraba por la ventana de su habitación sorprendida-
-¿No habían dicho que el tiempo en el Digimundo era distinto? –Aki miraba a su lado-
Era de tarde cuando ellas se habían ido y al regresar el sol ya estaba por ocultarse.
-Creí que no nos habías escuchado –hablo mientras miraba que su reloj marcaba las 7 pm-
-Pareciera que no pero si lo hago –rió mientras se sentaba a un lado de Acchan que las miraba sin dejar de comer gomitas-
-¿Qué digimon te toco? –Acchan la miro intrigada ofreciéndole gomitas a cambio de su respuesta-
-Un Renamon –tomo la bolsita de gomitas a sorpresa de la otra-
-Solo eran unas cuentas –sonrió dejando que le quitaran la bolsita-
-Gomen, pero realmente tengo hambre.
-Mejor vallamos a la cafetería por algo –Takamina retuvo la puerta mientras dejaba que salieran- Las gomitas no son realmente una buena cena.
-Hai, hai –respondían las otras dos ya en el pasillo-
Se detuvieron en la intersección de pasillos que las separaría para que cada una fuera a su habitación.
-Siento que te agobie con preguntas, gomen –Jurina bajo la cabeza-
-Y yo siento que fui egoísta por solo hablar de mi –le sonrió cuando volvió a subir la mirada- Fue divertido salir contigo.
-¿En serio? –se alegró-
-Sí, es diferente cuando voy con Kumi o con mi prima –suspiró- Contigo no me dieron ganas de regresar a penas bajamos del autobús –bromeo recordando a las otras dos chicas-
-Bien, no lo hice mal.
Se miraron y guardaron silencio, ninguna de las dos quería despedirse o después les era incomodo despedirse de la nada. Al final fue Mayu la que se acerco a Jurina, le dio un abrazo.
-Arigato –le susurro al oído-
Jurina se quedo estupefacta viendo como la otra se alejaba. Antes de hacer cualquier otra cosa comenzó a dar unos saltitos en su lugar, se le notaba bastante feliz, algunas de alumnas que pasaban por ahí la miraron extraño pero las ignoro. Soltó un gran suspiro y emprendió su caminata a la habitación.​

[MENTION=177864]rochilu[/MENTION] de nada, yo también extrañaba a Mayu a lo Nezumi ^w^
Creo que la mayoría hemos caído en la perdición u.u aunque yo ya me rehabilite (?)
 
Registrado
11 Ago 2007
Mensajes
325
Offline
Yatta!! otro cap ~ e hiciste que Mayuyu coma mi helado favorito >///<
nyaaaaaaaaaa dksjdaklñd me muerooo Mayu abrazo a Jurina >w< y despues le susurro al oidooo, puede ser mas tierno eso? tan inocente :3
Akicha ya tiene su digimon! felicidades Akicha (? y que raro Acchan comiendo xD yo tambien quiero gomitas Acchan DD:
 

Menyan

A beautiful story left incomplete
Registrado
1 Mar 2012
Mensajes
0
Offline
Capitulo 9​

El lunes llego sin ninguna novedad aparente, tras el estrés de la semana pasada, las de primero se sentían aliviadas de saber que no tendrían clases y que solo pasarían a sus salones para mirar las listas de resultados. Paru salía del salón 1A, llevó su cabeza hacia atrás, relajada suspiro y se detuvo para mirar hacia atrás, Milky iba saliendo con una gran sonrisa.
-Valió la pena, ¿ne? –su sonrisa se agrando más-
-Si, realmente salí bien, deberíamos ir a agradecerle a Yuihan.
-Eeh~ Sera… ¿o solo quieres verla para que te abrase a modo de felicitación? –comenzó a picarle el costado con su dedo-
-… Chigau –volvio a caminar con la cabeza agachada para ocultar el sonrojo-
Milky tras liberar una ricilla juguetona la siguió. Apenas se acercaban a la esquina del pasillo cuando alguien salto en su camino, la miraron serias ladeando la cabeza, la otra se aclaro la garganta y les sonrió apenada, pues esperaba asustarlas pero no había funcionado.
-Te dije que no funcionaria –hablo con calma mientras se acercaba al trió-
-Yui senpai, ohayo –Paru hizo una reverencia con su cabeza-
-Ohayo –saludo de vuelta sonriendo-
-¿Qué las trae aquí a esta hora? –Miyuki las miro curiosa-
-Las llevaremos al Digimundo por su compañero –Yuko había recuperado su postura habitual y sonriente-
-Pero las regañaran por saltarse clases –intervino Paro con preocupación sin dejar de ver a Yui-
-Estaremos bien, tenemos justificantes por actividades extras –puso su mano en el hombro de la chica para tranquilizarla-
-Además no creo que nos tome mucho tiempo –terminó Yuko-
Las cuatro se dirigieron al salón de cómputo para acceder al Digimundo, caminaron por el prado hasta llegar con el viejo Elecmon, Veemon y Lopmon. Tanto el dinosaurio como el conejillo café llevaban en sus espaldas una mochila.
-¿Qué tanto traen ahí? –Yuko trataba de ver el interior de la mochila de su digimon pero este no la dejaba-
-Cosas y más cosas –respondió este aun moviéndose-
-Tendrás que ir a la aldea que esta camino a la feria hoja de otoño –explicó Elecmon- Al parecer han tenido problemas y es su deber ayudar.
-Está bien… ¿Pero qué pasa con encontrar a sus digimons? –Yui recibió un guiño como respuesta mientras cargaba a Lopmon-
-Sera mejor que nos vayamos ya –el conejo se acomodaba en los hombros de su tamer-
Asintieron y emprendieron su caminata hacia el bosque, lo bueno de esa parte del bosque a esa hora es que no hace ni frio ni calor, su atmosfera es agradable.
-Están por tomarnos la delantera –golpeo la mesa con ambos puños-
-Tranquila, no es como si nos faltara mucho para estar en empate de nuevo…
-¿Empate? No se trata de empatar –se sacudió el cabello con ambas manos para relajarse- Se trata de ganar.
-Lo sé… ¿Harás algo?
-No, yo no soy la que tiene que hacer esto.
-Pero prácticamente tú estás moviendo los hilos.
-Y así debe ser por ahora –se giro para mirar a la otra- Yo aun no debo tener contacto con ellas –le dijo casi en un susurro mientras le acariciaba la mejilla-
-Seria más rápido…
-Todo a su tiempo.
Los arboles cada vez se volvían más distantes y disminuían en cantidad, pues un gran prado las esperaba delante antes de volver a adentrarse al bosque.
-El sol~ -se quejo Yuko tras un rato de caminar por el prado-
-Necesito agua –Milky se le unía mientras se echaba aire con una mano-
-¿Paru tienes sed? –la chica asintió a lo que Lopmon le entrego una botella de su mochila- Aquí tienes.
-Arigato~ -la recibió con una sonrisa-
-Una para ti también Yuihan.
-Arigato Lopmon.
-¿Para nosotras? –las otras dos se le acercaron haciéndole ojitos-
-Lo siento, solo traje para la mitad del equipo –miro al dinosaurio- Veemon debe traer el resto.
El aludido esquivo la mirada al escuchar eso y comenzó a silbar mientras disimulaba buscar algo en el cielo.
-Veemon –su tamer se le acerco seria-
-¿Uhm?
-Traes tu parte, ¿cierto?
-Dependiendo de que “parte” te refieras –la miro dudando-
-Veemon que demonios traes en esa mochila! –grito lanzándose contra el-
Tras forcejear y rodar por el pasto unos minutos, la humana salió victoriosa poniéndose de pie con la mochila en manos. Su cara perdió cualquier emoción al abrir y comprobar el contenida, las demás la miraron tras mirar al digimon, el cual solo les sonrió nervioso.
-¿Yuko san? –Milky se le acerco-
-Cho… cho… chocolate –fue lo único que dijo sin dejar de mirar el interior de la mochila-
-¿Chocolate? –repitieron al mismo tiempo mirando a Veemon-
-Pensé que me tocaba traer la parte de la comida –se defendió-
-Veemon!~ -Yuko se dejo caer de rodillas- Tengo sed! –lloriqueo lanzándole la mochila de regreso al digimon-
-Yo igual –el dinosaurio la imito pero colgándose de vuelta la mochila-
-Refrescante –hablo feliz Milky-
-¿Eh?
Yuko y Veemon la vieron tomando agua de la botella de Paru, la elegida se acerco a Yui en busca de su botella pero esta le señalo al conejillo a su espalda que tenia la botella vacía en manos.
-Pudiste haberme dejado un poco –continuaba lloriqueando pero esta ve recargándose en Milky-
-Gomen~ Tenía mucha sed, además no fue mi digimon el que olvido traer más agua.
-Tu ni digimon tienes aun.
-Es verdad –rió dándose un golpecito en la cabeza-
Reanudaron su caminata, Yuko y Veemon iban de tras del grupo aun quejándose cabizbajos por no tener agua y solo chocolate, pero el dinosaurio se detuvo en seco y miro a todas direcciones en el cielo.
-Deja de acerté el loco.
-No estoy jugando –respondió serio agudizando la mirada- ¿Orejotas, escuchas eso?
El resto se detuvo mientras Lopmon cerraba los ojos para concentrarse y percibir lo que el dinosaurio.
-Un zumbido… -hablo abriendo los ojos- es el aleteo de un insecto.
-Menos mal, sigamos… -Paru dio unos pasos pero al notar que no la seguían volteo- O mejor no –alzo las cejas antes las cabezas negantes de las senpais-
Milky solo observaba sin entender y justo cuando estaba por preguntar, el zumbido se hizo notable; tras el grupo apareció un Snimon volando rápidamente a punto de envestir.
-Al suelo! –Yuko dio la orden-
Paru se quedo petrificada por un momento y luego salió corriendo, el digimon insecto voló tras ella.
-Pero que!... Dije al suelo –gruñó Yuko-
Veemon y Lopmon se miraron, tras tirar las mochilas a un lado corrieron tras el digimon alado. El conejillo fue lanzado por el dinosaurio mientras usaba su técnica de remolino para ayudarse a ir más rápido; apenas alcanzo a la chica la tumbo a tiempo para que Snimon no se la llevara.
-¿Estás bien?
La chica se limito a asentir, el gran insecto dio la vuelta en el aire y se lanzo en picada contra el par. Veemon se lanzo con el puño listo evitando que las dañaran, el enemigo se retiro.
-No falta mucho para llegar al bosque –señalo Yui mientras corría hacia ellos- démonos prisa.
-Si regresa, cuando diga al suelo es al suelo –recalco Yuko pasando a un lado de Paru-
El zumbido no tardo en volver tras ellas, Lopmon salto a los hombros de Veemon y al tiempo que este se colocaba al final del grupo para que el conejillo pudiera lanzar disparos de aire helado. Pánico volvió a invadir la mente de Paru, sin poder evitarlo resbalo e hizo tropezar a sus defensores.
-Haruka! –Milky corrió en ayuda de su amiga-
Snimon acelero mas, al tiempo que Yuko y Yui corrían para salvar al otro par, pero sin poderlo evitarlo el insecto se tomo a Miyuki y continuo su vuelo, perdiéndose en el bosque.
-Pudiste… haberla… ayudado –regañaba a Paru mientras se recuperaba de tanto correr-
-Tranquilízate Yuko –Yui parecía recuperar primero el aliento por estar más relajada-
-No, ella entro en pánico! –señaló a la chica- Eso no puede ser, ¿Qué pasara cuando nos enfrentemos a peores cosas? Moriremos por su culpa.
-Estas exagerando –frunció el seño al ver que Paru estaba por llorar-
-Di lo que quieras, –ayudo a su digimon a ponerse de pie y continúo hacia el bosque- sabes que es una posibilidad si continúa así.

Ya tienes suficiente información,
ahora quiero más progreso.​
Lo tendrás.​
Eso espero, te estás atrasando
y no es bueno… para ti.​
Dame esta semana,
las tendré listas.​

-Tengo sed… y hambre –Veemon se recargo en el tronco de un árbol y se dejo resbalar hasta sentarse-
-Come tus chocolates –Yuko se dejo caer a su lado-
-Lo haría –se sobo la pansa- pero deje la mochila a mitad del prado cuando el primer ataque.
-No comiences de nuevo –se adelanto Yui mirando a Yuko que cerró la boca mientras se cruzaba de brazos-
Lopmon busco el árbol más alto y comenzó a escalarlo.
-Yui, ¿en verdad… podemos morir aquí? –pregunto en vos baja con la mirada baja-
-Tengo entendido que si pero no es tan fácil –respondió volteándose a ella- Si un digimon muere y sus datos no son devorados, puede renacer, con los humanos… se podría decir es igual.
-¿Apareceremos en la ciudad del inicio?
-No, aparecemos en nuestro mundo –Paru la miro asustada- Vivos, parecemos vivos. Pero con alguna lesión simbólica a lo que nos causo la muerte en este mundo.
-Entonces Miyuki estará bien, ¿verdad?
-Claro, ya la rescataremos.
El conejillo se dejo caer desde el árbol, usando sus orejas como paracaídas.
-La aldea está un poco más adelante –indico la dirección- Ahí podremos descansar y comer algo.
-Vayan sin mi~ -Veemon les indico haciéndose el muerto-
-Baka, vamos –su tamer lo ayudo a levantarse-
Por la pequeña aldea caminaban Tanemons, Budmons, Floramons, Palmons y de algunos lugares colgaban Minomons.
-Bienvenidas sean elegidas y sus digimons, mino –saludo un Minomon que colgaba en el arco de la entrada-
-Minomon! –Veemon se abrió paso al frente del grupo- Muero de hambre, sed, cansancio.
-No desespere, mino –movió un hilo a su lado-
-Que bien que llegaron –se acerco un Palmon acompañado de un Floramon-
-Si nos acompañan podremos darles su festín –indico la flor-
Entraron a la cabaña principal, la gran mesa se encontraba llena de frutos y algunos panes, al final se encontraba sentado un viejo Togemon.
-Me alegra que llegaran con bien –hablo tras un rato de comenzado el festín-
-Arigato, pero fuimos atacados en el camino –Yui respondía por el grupo-
-¿Snimon o Kuwagamon?
-Fue Snimon, ¿sabe donde se esconden?
-Tenemos una idea, ¿irán directamente tras ellos?
-Si…
-Y rápido, porque capturaron a una de las nuestras –se adelanto Yuko mientras comía-
-Comprendo, nosotros también perdimos a alguien –se acerco un Budmon-
En ese momento un Wormmon resbalo al entrar, tirando la jarra de jugo que llevaba.
-Torpe como siempre –gruño otro Budmon-
-Lo siento –se disculpo recogiendo los restos de la jarra-
-Es lo único que saber hacer –se quejo el primer Budmon- Pero eso no la traerá de vuelta.
-Suficiente! –Togemon golpeo la mesa con su copa- No lo culpen por algo que no pudo haber detenido.
-Pero pudo haberlo intentado –respondieron al unisonó los Budmons antes de salir de la cabaña-
Paru y Lopmon se levantaron para ayudar de recoger los últimos pedazos de la jarra, acompañaron al Wormmon a tirarlos y luego fueron por otra jarra.
-¿Qué sucedió? –Veemon miro al viejo cactus-
-Hace unas semanas Snimon y Kuwagamon se llevaron al único Lalamon de la aldea –se sirvió un poco del nuevo jugo- Los Budmons culpan a Wormmon por ser descuidado y no haber hecho nada al haber estado más cerca cuando sucedió.
Snimon libero a Miyuki a la entrada de una cabaña improvisada.
-Kuwagamon! –cerro la reja que tenían como puerta- Traje un la cena!
-Eh… ¿la cena? –la chica se señalo incrédula-
-¿Cómo vamos a cenarnos a una humana? –el escarabajo escarlata la estudio con la mirada-
-No sé, dile a esa cosa que se apure y la prepare –se sentó en un montón de ramas-
-Ya oíste, apúrate que tenemos hambre –le indico al digimon que salió de lo que parecía la cocina-
La elegida no se resistió y acompaño a la pequeña criatura.
-¿Por qué haces lo que dicen? –la miro picando verduras-
-Porque no quiero ser yo la cena.
-Como se van a comer a su empleada –sonrió algo burlona pero luego se quedo seria al estudiar la situación- No eres su empleada, ¿verdad?
-No –aventó las verduras picadas a un caldero- Por favor, ¿podrías meterte ahí?
-Claro… -le volvió a sonreír pero se detuvo- No me creas tan ingenua –le acaricio la cabeza por un lado de la ramita-
-Se enfadaran.
-Tranquila, mis amigas nos rescataran –se coloco lavo las manos y tomo el cuchillo- vamos a entretenerlos hasta que ellas lleguen.
Lalamon asintió y le llevo más verduras. Mientras tanto Togemon les enseñaba un mapa para indicarles la ubicación de sus enemigos y darles algunas indicaciones.
-¿A dónde vas elegida? –el gusano salió de la cabaña tras Paru-
-Le probare a Yuko san que puedo ser útil –apretó los puños decidida- Fue por mis errores que capturaron a Milky.
-Iré contigo –frunció el ceño decidido-
-¿Seguro?
-¿Segura que quieres ir contra esos dos tu sola?
-Es verdad…
Tras un rato caminando por el bosque se detuvieron para que Paru viera el pequeño dibujo que traía en la mano.
-Creo que es por acá.
-Elegida creo que más bien es por allá –señalo el digimon hacia el humo-
-Eso parece… Soy Haruka pero mis amigas me llaman Paru –le extendió la mano-
-Wormmon pero en la aldea me llaman… inútil –le choco la mano-
-Creo que mejor te llamare Wormi.
-Wormi está bien –le sonrió-
-En donde se metió! –Yuko miraba a todas direcciones- ¿A dónde vas?
-Por Miyuki.
-¿Qué hay de Paru?
-Te sorprenderá pero se nos adelanto.
-¿Qué!? –Veemon se le unió a su tamer-
-Por más que trate de demostrarte algo no será útil si no la apoyamos
Termino Yui y se encamino con Lopmon en hombros.
-Milky, se están hartando de verduras –Lalamon entro preocupada- Quieren “el” plato principal –enfatizo señalándola-
-Una vez en la clase de cocina mi amiga Paru abrió antes de tiempo la olla de presión –comenzó mientras tapaba el caldero muy bien- Fue como una bomba, por suerte alcanzamos a meternos debajo de la mesa y no nos quemamos.
-Comprendo… creo –colocaron el caldero en una mesa con rueditas- Espero funcione.
-Ya era hora, tantas verduras hartan.
-Lo siento, pero es que tenía que estar bien cocinada –dejo el caldero entre los dos y se fue alejando hacia la cocina-
Apenas alcanzo a entrar a la cocina cuando se escucho la explosión y los gritos de los digimons por lo caliente del agua. Kuwagamon se echó a volar rompiendo el techo de la cabaña, mientras que Snimon trataba de arremeter en contra de Lalamon y Milky que intentaban escapar.
-Déjalas! –gritaron al unisonó Paru y Wormmon-
-Como si les fuera a hacer caso.
Antes de poder volar, Wormmon le disparo hilo que le pego las alas, una con la otra, sus pies también se pegaron al suelo.
-Esto es por tenerme de esclava.
Lalamon le disparo tres semillas, una con más potencia que la otra; entre Paru y Milky le aventaron el resto del agua caliente. Snimon se libero de la adhesión del hilo y comenzó a moverse violentamente pero sin control, al final termino chocando contra los arboles y tras cortar uno sin saberlo, fue aplastado.
-Ustedes sí que son peligrosos –Veemon miraba asombrado y divertido-
-Gomen pero… -trato de explicarse Paru al ver que Yuko se le acercaba-
-No podría estar más orgullosa –la abrazó- Hiciste algo que parecía estúpido que termino siendo genial, justo como yo.
-A-arigato.
-Pero ¿están bien? –Yui se les unió-
-Sí –respondió Milky- pero… ¿Por qué no simplemente los atacaste antes para irte? –miró al digimon flor-
-Porque mi ataque no era fuerte, apenas y podía realizarlo –se explico-
-Lo mismo yo –Wormmon levanto su manita- Nunca había podido disparar tanto hilo así.
-Elecmon lo sabia! –Lopmon salto de los hombros de su elegida- Sabia que aquí ellas encontrarían a sus digicompañeros –brincaba alegre alrededor de los nuevos miembros del equipo-
-Un gusano y una flor, nuestro equipo ya está completo –Veemon se unió a corrió a ver de cerca a su equipo- Totalmente intimidantes –bromeo chocado puños con el gusano-
-Quien lo imaginaria –Yuko sonreía- ese viejo no pierde el toque.
-Debimos imaginarlo, hizo casi lo mismo con nosotras –Yui le palmeo gentilmente la espalda a Paru- Bien hecho.
Tras regresar a la pequeña aldea y contarles lo sucedido, Wormmon fue visto como héroe. Tras otro festín, las elegidas y sus digimons regresaron a la ciudad del inicio al anochecer; se despidieron de Elecmon y las chicas regresaron a su mundo.
-Eso fue divertido –Milky no paraba de sonreír-
-¿Cuándo volveremos? –Paru no podía contener su emoción-
-Eso depende de los caballeros, ellos nos darán la última señal –respondió Yui mientras salían del salón de computo-
-Arg~ Todo un día en el Digimundo y aquí apenas es hora de comida –se quejo Yuko-
-Ve el lado bueno…
-Es verdad, no tuvimos que regresar a clases.
-No me refería a eso.
-Como sea –las miro entusiasmada- Patearemos el trasero de cualquiera que se esté metiendo con nuestros amigos en el Digimundo –dio un brinquito- Iré a buscar a Nyanya y Mariko.
-Recuerda que no puedes decir nada frente a Haruna –le dijo antes de que se echara a correr-
Se dio la media vuelta sin dejar de avanzar y le mando una señal de OK para completar la vuelta y seguir su camino.

[MENTION=177864]rochilu[/MENTION] tu me diste la idea del helado, fue fanservice (?)
No se me ocurrio algo mas random que Acchan comiendo gomitas x3
 
Registrado
11 Ago 2007
Mensajes
325
Offline
yaaay, fanservice fanservice ♪ :D
Así que las elegidas ya tienen todos sus digimons!
bah... falta el de Mayuyu, no? ya lo tenes pensado? mas te vale que sea el mas genial del mundo eh, porque sino... *le muestra un cuchillo* ok no xDD no te voy a lastimar (? pero que sea genial :c
 

Menyan

A beautiful story left incomplete
Registrado
1 Mar 2012
Mensajes
0
Offline
Capitulo 10

Yuki caminaba junto a Rena por los pasillos de la escuela, las clases ya habían terminado y de igual manera la sesión del club de música. La chica portadora de la Ira se le veía tranquila a pesar de traer cargando el estuche con el instrumento de su amiga y las mochilas de ambas; mientras tanto la otra cargaba con unas carpetas, iba revisando los papeles en el interior de estas mientras murmuraba cosas para sí misma.
-Creo que es demasiado trabajo –habló Yuki al ver como su amiga maniobraba para no dejar caer las cosas-
-Lo es, pero no tengo alternativa –sin siquiera mirarla le entrego unas carpetas para que las cargara-
-Si la tienes.
-No, mi madre se enfadaría si dejo mis actividades extra –replico volviendo a tomar las carpetas que le había entregado-
-Aun así es demasiado trabajo, ni Takamina o Miichan tienen esa cantidad de carga –al parecer su Ira comenzaba a asomarse, pues ya había fruncido el ceño y daba un aire de enojo- Apenas y tienes tiempo libre, y cuando deberías tenerlo sigues trabajando.
-Como te dije, no tengo alternativa. Tantos años de conocernos y cada vez te quejas más…
-¿Quejarme? –se detuvo en seco- Solo trato de te des cuenta que te estás explotando cuando deberías disfrutar de tu tiempo libre… Me prometiste que haríamos tantas cosas.
-Dame espacio Yuki, no siempre puedo estar contigo -la miro fastidiada-
-Nunca estás conmigo! –dejó caer el estuche y las mochilas-
-Yuki! –dejo de lado las carpetas y se hincó para revisar el estuche- Estas loca, el estuche no es resistente a todo, podría llegar a abollarse y dañar la trompeta.
-Loca estas tú por soportar a la demente de tu madre –se cruzo de brazos-
-No insultes a mi madre –la desaprobó con la mirada-
-No la insulto, solo digo la verdad.
-Eres una malcriada –comenzó a revisar la trompeta con detenimiento- Que se podía esperar de alguien que… -Rena cerró la boca y trago saliva, tímida miro a Yuki-
-Sino fueras tu ya te abría volado la cara –tomo su mochila y sin más se fue-
Tras mirar su reloj, la Matsui guardo la trompeta y como pudo tomo todas sus cosas, y se apresuro a sus clases extras.
-Black! –grito una voz animada tras ella-
-Mou, Haruna, no me llames así –se quejo dándose la vuelta para verla-
-Gomen ne~ Yuki –le dedico una sonrisa y camino junto a ella- ¿Por qué andas enojada?
-Discutí con Rena.
-¿Otra vez? –la otra la miro con fastidio- Quiero decir, o que mal –corrigió sin dejar de sonreír-
Kojima era de las pocas personas que sin importar el nivel de la mala actitud de Yuki, nunca se cohibía ante sus miradas. Tras entrar a la cafetería se sentaron en su mesa habitual.
-Por cierto, no fuiste hoy al salón de música –la miro acusadora tras dejar su mochila de lado-
-Eh~ es verdad –se quedo pensativa un momento y volvió a sonreír- Me quede dormida.
En ese momento llego Mariko y dejo caer unas hojas frente a Haruna, ella y Yuki la miraron confusas.
-Son tus trabajos hasta ahora –respondió sentándose junto a su roommate-
-Bien! –procedió a ojearlos- Gracias, realmente no me sentía con ganas de entrar a la última clase.
-No creo que quieras verlos –puso su mano sobre las hojas antes de que la otra las viera-
-Pero quiero hacerlo.
-Estas por debajo del mínimo en 4 de esos trabajos –le explico seria-
-Uhm… eso significa que estoy bien en los demás –sonrió-
-Algo así, los otros 3 los pasas con la mínima calificación.
-Solo tendré que pasar los 3 restantes y pasare la unidad –complacida dejo de intentar ver las hojas- O solo 2, si 2 son suficientes. No quiero estresarme con tanto trabajo en la primera unidad.
-Rena debería aprender de ti –decía Yuki sin dejar de mirar a Haruna sorprendida aunque algo preocupada-
-Rena no necesita malos ejemplos –se burlo Mariko dándole un empujoncito a la chica-
-Soy un buen ejemplo.
-Claro, para toda aquella que quiera ser una floja –guardo las hojas en su mochila-
-Es verdad –sonrió dejando deslizar sus manos por la mesa y finalmente usarlas como almohada- Yuki se volvió a enojar con Rena –pronuncio en un bostezo.
-¿Y ahora porque? –sonrió Mariko estirándose-
-Por culpa de sus clases extras –respondió desviando la mirada-
-Eso no es novedad –Mariko recargo su barbilla en su mano-
-Creo que insulte a su madre –se sonrojo y frunció el ceño-
-Woh! Eso es nuevo –Nyanyan se levanto de inmediato y la miro-
-¿Supongo que hasta ella se enojo? –Mariko se veía divertida y entretenida al igual que Haruna-
-No del todo –suspiro y bajo la mirada- Al tratar de enojarse cometió el error de casi recordarme lo de mis padres.
-Ow! Punto sensible, no es justo en una pela.
-Pero no puedes enojarte del todo por eso –la senpai de cabello corto tomaba la palabra- Ten en mente que tú has llegado a decir o hacer cosas peores cuando te enojas.
-Lo sé –Yuki volvió a suspirar-
Rena se encontraba parada frente a una puerta que tenia escrito “Sociedad de Padres, Dirección”, se le veía insegura en si debía o no entrar, su mano se acercaba a la manija pero luego la retraía. Tras un gran suspiro entro con gran decisión.
-Pensé haberte enseñado que hay que tocar antes de entrar –habló la mujer tras el escritorio sin siquiera mirarla-
-Gomenasai ma… Okasan –hizo una leve reverencia perdiendo toda su seguridad de antes-
-¿A qué se debe tu visita? –abrió una libreta con fechas y miro ese día- No teníamos nada planeado.
-Lo sé, es solo que he estado pensando en algo –se explico tomando asiento tras recibir la invitación con un gesto de su madre-
-Espero que esto que piensas no te este distrayendo de tus estudios –la miro fijamente-
-Pues no me distrae pero si tiene que ver con eso –comenzó a entrelazar sus dedos nerviosa-
-¿Qué es?
-Creo que estoy llevando demasiada carga extra.
-¿Crees? –se recargo sobre el respaldo de su asiento- Rena, para ti esa carga no es nada, este año llevas menos que los anteriores.
-Lo sé pero es solo que pienso que debería disfrutar más –bajo la mirada-
-Jamás me habías salido con eso –entre cerro sus ojos acusadora- ¿Quién te metió estas ideas a la cabeza?
-Nadie, solo fue una observación de Yuki.
-Ah, Kashiwagi san –movió la cabeza en desaprobación- Rena sabes muy bien que desapruebo tu amistad con ella, si te dejo seguir con eso es porque me prometiste no volverte floja –tomo sus lentes del escritorio y los limpio con un pañuelo- Ya es tarde, seguro tienes tareas que hacer –se coloco los lentes- Ve a tu habitación y que no te distraiga Kashiwagi san.
-Hai, okasan.
Le ofreció una reverencia y salió de la oficina. Tras un rato llego a su habitación, la televisión estaba prendida a un volumen discreto y Yuki se encontraba dormida del lado opuesto a su almohada.
-Creo que lo diré por ambas, gomen –susurro y apagó la tv-
Tomó su pijama y entro al baño, tras una ducha se encontraba terminando de cepillarse los dientes cuando observo algo en su pecho.
-Rena! –Yuki entro al baño apresurada tras escucharla gritar- ¿Ya puedes verlo? –notó que sus manos estaban tapando el lugar del sello-
-¿Cómo que “Ya puedes verlo”? –colocó sus manos en los hombros de la otra y la empujo fuera del baño- ¿Estás diciendo que lo tenía y no podía verlo?
-Exacto –le respondió manteniendo la calma a diferencia de la otra-
-¿Desde cuándo tengo esto?
-No sé, yo apenas comenzó a verlo la semana pasada –se jalo el cuello de la pijama para mostrarle el suyo- Somos una clase de elegidas.
-Elegidas… -bajo sus manos y se dejo caer en su cama-
-Quisiera explicarte mejor pero aun no lo comprendo del todo –hizo lo mismo pero en la de ella- Tal vez Mayu pueda aclarar tus dudas.
-¿Mayu? –la miro sorprendida-
-Ella también tiene uno, al igual que Yamamoto… el resto aun no lo puede ver.
-Mou, es lo único que me faltaba –se quejo llevándose las manos a la cabeza-
-Deberíamos dormir, mañana te llevare con Mayu.
Rena asintió y se acomodo para dormir, Yuki hizo lo mismo tras mandarle un mensaje a Mayu. Quedaron de verse al término de las clases en el camino que llevaba a la parte trasera del instituto, pero la Matsui mayor no se veía por ningún lado hasta que Haruna apareció en su lugar.
-Nyanyan, ¿Qué haces aquí? –pregunto Yuki al tenerla cerca-
-Rena me envió, dice que lo siente pero que olvido que tenia reunión con el consejo –le explico mientras se estiraba lentamente-
-¿Por qué simplemente no me mando un mensaje?
-Lo mismo le pregunte, pero las hacen apagar sus celulares –saco dos de su mochila- Mari mejor me dio el suyo.
-Eso explica porque estabas con el consejo.
-Sí, la acompañe y luego me mandaron a buscarte –le sonrió devolviendo los celulares a su mochila-
-Bueno, nos vemos –estuvo a punto de irse pero la mayor la retuvo del brazo- ¿Qué pasa?
-Etto… Creo que hice algo malo y no lo recuerdo –le susurro apenada-
-Ko-kojima san! –la miro sonrojada y sorprendida-
-Chigau, eso no baka –hizo un puchero-
-Menos mal –suspiro aliviada- ¿Entonces qué es?
-Tengo un tatuaje y apenas lo note esta mañana.
Yuki no necesito mas información para saber que Haruna ya era capaz de ver su sello al igual que Rena.
-Tranquila, no es algo malo –le sonrió- ¿Me podrías acompañar a ver a Mayu?
-No tengo nada que hacer… eso creo –sonrió de vuelta-
-Sígueme –tomo el camino al viejo salón de la vez pasada-
-Así que… ¿engañas a Rena en secreto con Mayu? –la miro pícaramente-
-Chigau! –le dio un coscorrón- Solo somos amigas, ella te explicara sobre ese tatuaje… Ella los llama sellos.
-¿Sellos?
Ambas entraron al salón, Mayu y Sayanee ya se encontraban ahí, la primera en su portátil y la segunda con su guitarra. Haruna se mantuvo tras Yuki, agarrándola por detrás del brazo, mientras se acercaban.
-No muerdo –hablo fría Sayanee al ver el comportamiento de la senpai-
Mayu no tardo en explicarle la situación a Nyanyan de una manera cuidadosa, pues era algo común saber que la chica con poco se distraía y dejaba de escuchar si no comprendía. La reunión con el consejo estudiantil término justo a tiempo para la comida, Rena salió acompañada de Mariko y Yuko, capitanas del club de música y lacrosse respectivamente.
-¿Qué fue todo eso Rena? –Yuko reia al recordar el comportamiento inusual de la chica en la reunión-
-No lo sé –nerviosa apretaba su mochila-
-Ya sea impaciencia por ayudar a todas o impaciencia por querer tener el mejor curriculum escolar –Mariko también reía- eso fue un poco exagerado, ¿segura que podrás con todo?
-Espero que sí -su voz también se mostraba nerviosa-
-Matsui san –una chica las alcanzó por el pasillo-
-Kuwabara san –se detuvo al tiempo que se giraba para verla-
-¿Podrías ayudarme con unos asuntos del club?
-Eh~ ¿Estás segura Mizuki? Rena no llega ni a nivel medio como bailarina –se burlo Mariko-
-No tendrá que bailar –dejo escapar un pequeña risa- Solo son papeleos y cosas que no comprendo del todo.
-Claro, no hay ningún problema –Rena sonrió como si hace un momento no hubiese estado nerviosa-
-Arigato Matsui san.
-Tienes un problema con el trabajo o con decir que no –Yuko le dio una palmadita en el hombro y siguieron su camino-
Un rato más tarde llegaron a la cafetería donde el resto del grupito las esperaba en la mesa de siempre. Yuko tomo su lugar entre Haruna y Mariko, Rena a un lado de Yuki.
-Gomen –le susurro a Yuki-
-Mayu dijo que te mandaría un informe escrito –respondió normal para sorpresa de Rena- Así puedes saber lo que ocurre cuando tengas tiempo de leer.
-Ne, Rena, yo también tengo tu problema –le sonrió Nyanyan con una mano en el pecho-
-Nyanyan no creo que tú seas adicta al trabajo –rio Yuko recargando en ella-
-Tú más bien no puedes decir que no pero a la flojera –Mariko también se burló-
-Es cierto –respondió orgullosa también riendo-
-Y lo acepta como si nada –sonrió Tomochin casi sin importancia en el tema-
-Kojiharu san, no tienes vergüenza –suspiro Yuki-
-La tengo pero para otras cosas –abrió su bolsa de dulces- Además se aceptar lo que soy, no como tu que no aceptas ser una mujer oscura de corazón viejo –rio llevándose unos cuantos dulces a la boca-
Las demás rieron, incluso Tomochin que casi escupe su leche de fresa, Rena por más que trato de disimularlo recibió una mirada por parte de Black sama.
-¿Quieres? –le ofreció los dulces como si nada-
-No gracias –Yuki se cruzo de brazos esquivando la mirada.
Mientras tanto Mayu permanecía en aquel salón viejo con Sayanee.
-Matsui Rena, normalmente responsable con la escuela y sus estudiantes, un modelo a seguir por su buena actitud y modales –redactaba Mayu con una sonrisa burlona- Lastima, que los sellos cambien la actitud de sus poseedoras.
-Sera divertido ver cómo cambia la estudiante modelo –sonrió Sayanee limpiando con cuidado su guitarra- ¿Qué opinas de Kojima?
-Esa floja, me sorprende que no pudiera ver desde antes el sello –rio cerrando la pantalla de la portátil- Mañana comenzaremos la ultima parte de esta faceta.
-Ya lo tienes todo planeado, ¿no? –guardo su guitarra, lista para irse de ahí-
-La pregunta viene sobrando –hizo lo mismo con su portátil y se dirigió a la puerta- Pueden llevarnos la delantera pero al final seremos quienes ganen.
-Bien, porque odio perder –Sayanee pasó por la puerta primero-
-Igual yo –termino cerrando la puerta tras ella-​

[MENTION=177864]rochilu[/MENTION] Despues de tanto tiempo otro cap, la uni me tiene ocupada :c
Tranquila -se pone su armadura contra cuchillos(?)- ya lo tengo pensado, su digimon es genialgenialoso y la parte mas importante de la historia :3
 
Registrado
11 Ago 2007
Mensajes
325
Offline
awww ya te estaba extrañando TnT
que hiciste Yuki D: que paso con los Padres ? :O quizas por eso es asi de ortiva ? (?
-Ya lo tienes todo planeado, ¿no? –guardo su guitarra, lista para irse de ahí-
-La pregunta viene sobrando –hizo lo mismo con su portátil y se dirigió a la puerta- Pueden llevarnos la delantera pero al final seremos quienes ganen.
-Bien, porque odio perder –Sayanee pasó por la puerta primero-
-Igual yo –termino cerrando la puerta tras ella-
Obviamente que mi Nezumi chan tiene todo planeado *u* pero ganar a quien? a las otras chicas elegidas? o a la que le da la informacion? :O
akdhaskda voy a confiar en vos y esperar al digi de Mayuyu ojala que no falte mucho para que aparezca :B
Suerte con la uni! ^^
 

Menyan

A beautiful story left incomplete
Registrado
1 Mar 2012
Mensajes
0
Offline
Capitulo 11

-Espero no estar interrumpiendo senpai.
Mayu había entrado al salón donde practicaba el club de baile. Su líder, Kuwabara Mizuki, alumna del tercero A. El grupo de chicas se voltearon hacia la puerta mientras entraba.
-Mizuki no está –respondió Yukiko- ¿La necesitabas para algo?
-No, de hecho a la que necesito es a Kumi –señalo a su amiga en el montón- Es algo importante.
-Como sea, no estamos haciendo gran cosa –le sonrió mientras con la cabeza le indicaba a Kumi que podía hablar con Mayu-
-¿Qué paso? –la chica se notaba preocupada-
-La señora Matsui me informo que hubo una falla en la actualización de tu beca –tras verla preocupada le sonrió- Tranquila, por mientras yo lo cubriré.
-Pero Mayu, es mucha carga que también te tengas que encargar de esto…
-Nada de peros, eres mi mejor amiga y te cuidare hasta de la escuela –le dio un empujón en el hombro-
Yukiko que aun se encontraba cerca escuchaba, una chica le pregunto qué era lo que decía Mayu, la chica se acerco al grupo para dar el chisme.
-Sera mejor que vuelva a artes o mi senpai se enojara.
-A sí que eres una becada –dijeron apenas Mayu salió y Kumi se volteo hacia ellas- ¿Cómo es posible? Eres una baka!
Las chicas rieron, Kumi levanto sus cejas mortificada por sus burlas. Alguien tras ellas aclaro su garganta y todas se quedaron calladas, Tomomi se hizo paso entre ellas y se coloco a un lado de la chica dando le espalda al resto.
-Ignóralas, solo quieren molestar –le dedico una media sonrisa antes de continuar hacia la puerta-
-¿A dónde vas Itano? –Yukiko salto del montón-
-Tengo unas cuantas citas, Mizuki no está, así que no creo que sea un inconveniente que me vaya.
Sin esperar una respuesta por parte de la sub líder Kinoshita, Tomochin salió del salón de baile. Yukiko hizo un berrinche dando una pisoteada en el suelo. Kumi apretó los labios para evitar soltar una risotada, no era que le cayese mal Yukiko pero a veces se creía la líder incluso estando Mizuki con ellas.
-Ne, ne, Kumi –se le acerco Ami- ¿Qué más te paga la CG?
-Ella no me paga nada –sonrió nerviosa y miro hacia otro lado-
-¿Es cierto que es igual de rica que la familia Kashiwagi? –a Marya casi se le podía notar el símbolo de dinero en los ojos mientras se le acercaba-
-Tal vez…A ella realmente no le gusta que hable de eso –Kumi retrocedía nerviosa con sus manos frente a ella-
-Mou, dejen en paz a Kumi san –una chica menor se abrió paso para colocarse aun lado de la interrogada-
-Arigato Anna.
-Ishida, eres una traidora –Ami sonrió apuntándola con el dedo-
-De lado de una becada, que bajo –Marya dio una mordida al aire-
Las dos junto con Anna rieron y Kumi ladeo su cabeza confundida. Yukiko se le paro al otro lado y la rodeo con el brazo.
-Kuuchan, ¿por qué no nos habías dicho? –le comenzó a apretar el hombro-
-Porque sabía que comenzarían a actuar así –se libero de su senpai- Mejor me voy, al parecer no habrá mucho que hacer hoy.
Rápido fue al fondo del salón para tomar sus cosas y dirigirse a la salida, donde Yukiko le obstruyo en paso con su brazo.
-Solo recuerda que la cuota del club se paga mañana –retiro su brazo lentamente- Y también no olvides que este año es más alta.
-Kumi!
Se escucho a Jurina, Milky y Paru gritas cuando la chica cayó de cara en su propio almuerzo. Kumi solo sonrió tontamente mientras se limpiaba.
-Tomochin, pasaste la noche con “bailando” con Dance~ -canturreo Yuko tras ver el incidente en la mesa de sus juniors-
-¿De qué demonios hablas? –apenas y la miro por el cansancio que traía-
-Bueno, como Kumi también se ve que no durmió mucho solo decía.
Tomochin solo le respondió con una mirada, pues estaba tan cansada que no protesto cuando le quitaron su leche de fresa. Para la tarde, en el club de baile, Kumi había llegado en el momento en el que Mizuki y Tomomi dejaban el salón, pues la líder le reclamaba a la otra su falta de interés en el club.
-¿Qué te está pasando?
-No sé.
-No me vengas con eso Itano.
-La verdad es que el club no es el mismo desde que Kasai, Kuramochi y Muto lo dejaron.
-Lo sé pero…
-Además Yukiko me tiene harta con esa actitud de ser la siguiente líder.
Kumi se vio en una situación incómoda tras ellas, pues tapaban la entrada al salón. Mizuki le abrió la puerta y con la mirada le indico que entrara, esta no desobedeció y de inmediato hizo caso; al estar dentro y escuchar que la puerta ya estaba cerrada de nuevo, prefirió no haber hecho caso.
-Kuuchan! –Ami se le acerco alegre y le recogió la mochila- Te vez cansada, ¿no dormiste bien?
-Seguro que estabas preocupada por el pago de hoy –Anna le sonrió-
Kumi igualmente sonrió, pero de manera extraña, pues la atmosfera se sentía extraña e incluso la chica que creyó de su lado no lo parecía más o tal vez solo nunca lo estuvo ahora que lo pensaba mejor.
-El dinero, Kuwabara senpai tiene que llevarlo en un momento –Marya le extendió una caja que llevaba en las manos-
-Hai… -comenzó a buscar en la mochila que aun sostenía Ami-
-Bien Kuuchan –Yukiko se lo arrebato antes de que lo pudiera meter a la caja- No pensé que una becada pudiera traer tanto dinero –decía al tiempo que lo contaba- Una parte para el club y la otra para “el club” –sonrió echando a la caja un monto pequeño y el resto guardándoselo-
-¿Qué hacen?
Al escuchar la voz de la líder, Ami dejo caer la mochila de Kumi y Marya pronto le llevo la caja.
-Reuníamos el dinero del club, senpai.
-Bien –tomo la caja y le sonrió- Comiencen a calentar, vuelvo en un momento… y nada de irse.
Tomomi puso los ojos en blanco y se acomodo en su posición para calentar, Kumi tomo su lugar a un lado de ella, pues por mas mala cara que trajera, se sentía segura teniéndola cerca.
-Oi! Mañana Kumi invita! –anunció Anna mientras hacia los calentamientos-
-Bien Dance –sonrió al fin Tomochin-
Kumi asintió con una gran sonrisa, pues para ella era la primera vez escuchar que Tomomi la llamara así, se sintió completamente en otro mundo pero regreso al razonar que “invitar” significaba pagar todo. Esa noche, al igual que la anterior, no pudo dormir pensando en que haría… al final paso saliva y decidió que tenía que enfrentarse al acoso de esas chicas.
-¿No vas a comer algo? –Mayu la miro extrañada al ver que llegaba sin nada a la meza-
-Cene demasiado, aun me siento llena –se tomo el estomago-
-Si tu lo dices –la CG volvió a su almuerzo-
-Sigue en pie lo de mañana, ¿verdad? –Jurina tomó asiento a un lado de Mayu-
-Claro, misma hora, mismo lugar –le sonrió-
-Fufu~ Tendrán otra cita –bromeo Kumi recibiendo una mirada de Mayu-
-¿Cita? –Milky llegaba acompañada de Paru-
-No es una cita.
-Como digas prima –rió al ver la cara de Kumi que asentía tras de Mayu y que Jurina se sonrojaba- ¿Dónde está Sayanee?
-No sé, cuando me desperté ya se había ido –respondió Jurina para tomar jugo, tal vez así se le bajaría el rubor-
-Mou~
-Tal vez deberíamos ir con el club de baile de fiesta hoy –sugirió Paru para animar a su mejor amiga-
-No!
Soltó Kumi saltando de su asiento, las chicas la miraron extrañadas, comenzó a sonreír nerviosa y se llevo una mano a la nuca.
-Es el primer viernes que salimos juntas, como tradición solo vamos las del club –se calmo lo mas que pudo para decirlo- Sera en otra ocasión.
Tras el sonido de la campana Kumi se las ingenió para escabullirse de la vista de Mayu pero no tardo en comenzar a recibir mensajes de ella preguntándole por su paradero. Para evitar encontrarse con algún maestro o prefecto, se fue a sentar a la parte trasera del gimnasio, no tardo en quedarse dormida.
-Kumi –la agito lentamente-
-¿Ha-hai? –abrió los ojos lentamente pero al ver a la persona frente a ella termino de abrirlos de golpe- Itano san!
-Eh~ No pensé que siguieras llamándome con tanta formalidad –le sonrió sentándose a su lado-
-Etto… fue solo de la impresión Ita… Tomomi –correspondió a su sonrisa con un leve sonrojo-
-Soka.
La junior se quedo en espera de alguna palabra más, pero esa era Tomomi, terminaba las frases como si fuese a decir más pero no lo hacía o como Kumi lo veía, ese aire de misterio que deja al final de sus palabras.
-¿Y qué haces aquí?
Preguntaron al mismo tiempo, rieron por la coincidencia y luego Kumi le ofreció la palabra a su senpai.
-Voy llegando de mis citas, realmente no sentí el tiempo y cuando acorde ya era de mañana –suspiro con una gran sonrisa de satisfacción- ¿Por qué esa cara?
-Sabes, no creo que sea correcto que salgas con tantos chicos… y hagas cosas con todos ellos –su voz, para sorpresa de Tomomi y la misma Kumi, era totalmente seria y no tímida con esas palabras-
-No es como si lo hiciera con todos al mismo tiempo –rió buscando la mirada de la otra-
-Eso no es ninguna broma, te has puesto a pensar que ninguno de ellos te quiere y que es obvio que ni tú los quieres, ¿eh?
-Claro, y también piensas que sería mejor si saliera con una chica –comenzó a utilizar un tono irónico mientras le sonreía- Y súper bien si esa chica eres tú, ¿no?
Kumi se quedo atónita con eso, tenía unas ganas terribles de decirle que sí, pero esa no era la escena romántica que ella imagino para confesarse. Tras un momento de silencio, Tomochin soltó un bufido y se cruzo de brazos.
-Ser la compañera de Miichan tiene ciertos beneficios –comenzó a caminar- No pienso meterme en problemas.
Se adelanto a contestar la pregunta que la mirada de Kumi expresaba. La chica golpeo levemente su cabeza contra la pared del gimnasio, cerró los ojos mientras desaprobaba la manera en la que acaba de comportarse con la chica que tanto le gustaba y no solo eso, sino con la única aliada en el club de baile… sin contar a Kuwabara senpai.
-¿Dónde estuviste? –Mayu entro a la habitación mientras Kumi se arreglaba el cabello-
-Po ahí –respondió algo enojada mientras se pintaba los labios-
-Traje tu tarea para el lunes…
-Bien, déjala por ahí.
-Kuuchan, ¿dije algo malo? –se sentó sobre la cama de su amiga-
-Tal vez, si no me hubieras hablado de la beca mientras estaba en el club… Olvídalo.
La chica continuaba arreglándose, buscando cosas de aquí para allá en el cuarto, mientras Mayu solo la seguía con la mirada.
-Me voy, que las chicas me esperan –le dirigió una última mirada y se dirigió a la puerta- Gomen ne.
Pronuncio apenas en un susurro que quedo opacado por el sonido de la puerta al cerrarse. Mientras se dirigía al lugar acordado para reunirse con el club de baile su celular comenzó a vibrar, lo ignoro pensando que sería Mayu, pero poco antes recordó que ese tipo de vibración indicaba un mensaje. Se detuvo en seco y su cara cambio, su gran sonrisa volvió a su rostro, un ligero sonrojo inundo sus mejillas y de la emoción mordió su labio inferior.
Lets Dance!
Gomen por lo de hace rato​
La que debería disculparse
soy yo, gomen Tomomi​
Como sea, las dos nos perdonamos
y… creo que quiero compensarlo
-//w//-​
Ok, ¿qué tienes en mente?
°///3///°​
A las 11 nos vemos en
el jardín trasero, ¬¬ se puntual​
Roger! :-D​
-Apresúrate Kumi! –movía su mano a lo lejos una chica de cabello oscuro y largo-
-Hai Yuka!
-Ya somos todas, Tomochin ya nos espera haya –sonrió Mizuki mientras abordaban su camioneta-
-Mou~ Itano san es tan afortunada, todos sus novios tienen coche –decia Yuka mientras se acomodaba en asiento-
-A si es más fácil salir del instituto –concordó Anna a su lado-
-O es mejor si tiene transporte propio como Kuwabara senpai…
Kumi ignoro la conversación y se concentro en mirar el camino al casino, siempre iban al mismo, por ser el más cercano a la escuela pero no estaba tan mal. Esa zona de la ciudad se podría llamar “la zona alta” de acuerdo a la clasificación económica, lo cual convertía a ese casino en uno de los mejores de la ciudad.
-Todo corre por mi cuenta esta noche! –gritó Kumi a su grupo apenas entraron al lugar-
Las chicas correaron de felicidad y corrieron a donde más quisieron, el lugar estaba lleno de jóvenes y algunas chicas no tardaron en encontrar algún chico con quien bailar. Aun faltaba mucho pero cada cuando Kumi miraba la hora en su celular para no fallarle a Tomochin; la cual se encontraba bailando con lo que el resto del grupo dedujo seria uno de sus novios.
-Tanto tiempo Kumi –la saludo una chica alta de cabello negro-
-Kuramochi san –correspondió el saludo- No pensé verla por aquí.
-El que ya no esté en el club con ustedes no dignifica que no salgo –sonrió y luego agito elegante una copa que traía en la mano- Tomo nos consiguió unas buenas identificaciones.
-Kasai san no cambia –rio la junior mientras buscaba con la mirada a la aludida- ¿Te ha dejado sola?
-Creo que sí, pasa casi todo el tiempo –levanto una ceja al ver que la chica la miraba algo confundida- No estamos “juntas”, solo somos amigas.
-Gomen, es que como siempre están juntas… digo unidad… bueno, son realmente muy amigas, ne
Bajo su mirada para ocultar su pena, pero tras escuchar la risa de Asuka volvió a subirla, esta le ofreció un trago per se negó; pocas veces había bebido y no le había sentado del todo bien, ahora necesitaba estar bien para su encuentro con Tomochin.
La hora al fin había llegado, se abrió paso entre la gente para salir al jardín trasero, estaba solo pero los arboles, las flores y las bancas daban una sensación agradable. Camino por los alrededores en busca de la chica, su celular ya indicaba 5 minutos pasados de las 12.
-Me dice que no llegue tarde y ella lo hace –dijo para sí mientras sonreía-
-¿Te hice esperar mucho? –esa voz la hizo suspirar a pesar de escucharse algo lejana-
-No del todo –escucho pronunciar, a pesar de haber abierto la boca, esa no había sido su voz-
-Bien, porque no ha sido mi culpa…
-No me des escusas Itano –sonrió la dueña de aquella voz-
Kumi se asomo tras un árbol, lo que encontró fue doble Tomomi, Kasai y su amada Itano, esta última se encontraba sonrojada y con una sonrisa juguetona, la otra se veía más segura.
-¿De qué querías hablar?
-De… Del club, deberías regresar.
-Lo sabía, me extrañas…
-Chigau! Si regresas también lo hará Mochi y tal vez Tomu –se cruzo de brazos y desvió la mirada-
-¿Cuándo lo aceptaras? –se le acerco-
-No tengo nada que aceptar.
-Ara, ara~ Solo admítelo, todas en esa escuela tienen ese lado –le desdoblo los brazos y la tomo de las manos- Hasta la señorita “mil novios”.
Kumi no necesitaba que Tomochin aclarara nada, comprendía a lo que Tomomi se refería, apretó la corteza del árbol con fuerza a pesar de estarse lastimando. Su enojo se detuvo en cuanto vio como “su chica” besaba a la otra.
-Solo dije que lo admitieras no que me besaras.
-Baka –sonrió la chica del “diente de león”- Y yo no soy como el resto en esa escuela, yo no me enamoro de cualquiera.
-Cierto, solo pretendes salir con esos idiotas para ocultar tu amor por mi –bromeo dándole un pequeño beso en la frente-
-Bakas!
Ambas voltearon sorprendidas para encontrarse con Kumi, la chica nos las miraba, se limitaba a mantener la cabeza hacia abajo mientras se les acercaba.
-¿Por qué no puedo tener las cosas que quiero!? –le grito con lagrimas en los ojos cuando las encaro-
-Kumi…
-Es divertido molestarme, ¿no? Al fin la tonta chica becada no puede hace nada en contra de ustedes.
-Yagami, no sé qué paso pero tienes que tranquilizarte –Kasai tomó la palabra pero solo recibió una mirada de odio-
-Itano san, deja de jugar con las personas y madura de una vez!
Grito antes de salir corriendo de regreso al club, al cual solo pasó a recoger su chaqueta y se dirigió a la salida, pero fue detenida por Yukiko.
-¿A dónde vas? Te toca pagar.
-Haz lo que quieras –le entrego una tarjeta-
-Arigato querida Kuuchan.
Se hizo a un lado para dejar pasar a la chica, tomo el primer taxi y regreso al instituto. Las Tomomis aun trataban de procesar lo que acababa de suceder.
-Entonces no lo sabes.
-Para nada, desde esta tarde la vi rara –explicó Tomochin mientras se le pegaba a la otra-
-Qué raro, Kumi siempre fue tan tranquila –miro a su lado, la chica la miraba mientras se mordía el labio- Ara, ara, sabes que así te ves demasiado linda.
-¿Solo linda? –se le acerco mas y comenzó a acariciarle el cabello-
-Un poco sexy –la tomó de la cintura- Espero que nadie interrumpa esta vez.
Kumi entro a su habitación azotando la puerta, Mayu solo levanto la mirada de su portátil, espero a que se saliera del baño y se acostara ya un poco más tranquila.
-La pregunta es obvia –cerro la portátil para mirar a su mejor amiga-
-Soy la mayor baka de todas –contestó sin dejar de mirar el techo- Itano san me mando un mensaje y me dio ilusiones… Se estaba besando con Kasai.
-Vaya, eso es demasiado –se paró de su cama para ir a la otra- Pero eso no te hace una baka.
-Si lo hace, bien me dijiste que no me ilusionara… -se puso boca abajo y hundió su cara en la almohada- Lo peor es que tome de tu dinero.
-Entiendo, tenias que pagar el club…
-No solo para eso, tome tu tarjeta y la use para pagar todo esta noche!
-… ¿nani?
-Y aun hay más.
-¿Más!?
-Deje la tarjeta en manos de Kinoshita.
-Tenemos suerte que mi padre pague sin ver cuánto gasto –se dejo caer a un lado de Kumi en la misma almohada-
-Mou~ ¿Por qué mi padre no es como el tuyo?... ¿Mayu!?
Kumi estaba sonrojada y sorprendida, pues Mayu la había girado rápidamente y se le subió, se le veía pensativa y sin decirle nada a Kumi, le comenzó a jalar el cuello de la blusa por el pecho.
-No sabía que tu…
-¿Lo ves?
-¿Eh? ¿Ver el que? Mayu! –su cara parecía explotaría de lo roja que se puso cuando la chica se comenzó a desabotonar la pijama- ¿Cuándo te hiciste un tatuaje?
-Lo sabía, ya puedes verlo.
Tras bajarse de su amiga se abotono la blusa y volvió a su portátil, no hizo caso a las preguntas de Kumi, solo le dijo que la acompañara a la entrada de los dormitorios. Casi sincronizadas al lugar llegaron Yuki, Rena, Sayanee, Haruna e Itano, esta fue la última que se encontró con el grupo.
-No se imaginan la noche que tuve –se le veía bastante feliz y desarreglada-
-No necesitamos saber de tus aventuras de cama Itano san –hablo Mayu al centro del grupo-
-¿Qué sucede? –miró a Kumi, tal vez tenía que ver con lo que había pasado- ¿Kumi?
-Ni yo lo entiendo –respondió esta aun confundida-
-Ah llegado el momento de nuestro movimiento –sonrió Sayanee provocando que el resto también lo hiciera-
-Ne, ne Mayu, diles de una vez –brinco Rena emocionada-
-Tomomi, Kumi, son parte de nuestro equipo –comenzó a hablar poniéndose al frente del grupo- Ha llegado el momento de que las elegidas oscuras entren al juego y tomen el primer lugar.
-¿De qué estás hablando? –Tomomi la frunció el ceño ante sus disparates-
-Tantas noches de… pasión y nunca lo notaste, ¿Cómo es posible? –se le acerco, ella retrocedió pero fue detenida por Yuki y Haruna- Eres de las nuestras Tomomi.
-Qué demonios… -miro el círculo en su pecho-
Así esa noche las ahora denominadas “elegidas oscuras” comenzaron sus planes, tras una explicación rápida en el salón viejo de artes, las chicas volvieron a sus habitaciones. El juego por fin había comenzado.​

[MENTION=177864]rochilu[/MENTION] de nuevo me tarde mucho con el cap, gomen x3
Yuki no hizo nada, ya sabrás que paso :3
ya en el siguiente cap comienza la guerra .3. ya tienes idea contra quien? jijiji
 
Registrado
11 Ago 2007
Mensajes
325
Offline
omg omg omg >u< ya se pusieron en accion!!! Muy bien ahi Mayuyu tomando la postaa yatta!! vos podes bebe! :B
ya quiero que llegue toda la accion :D
Aww pobre Kumi, seguro que fue una de las del grupo de baile la que envío ese mensaje, que malas que son u.u
y por uuuuultimo, siiiiiiii :D JuriMayu cita ~
 
Arriba Pie