Digimon Apocalypse

Registrado
11 Mar 2013
Mensajes
2
Calificación de reacciones
0
Puntos
0
Digimon Apocalypse

Prólogo (parte 1):

Kenshi:

Mi respiración se escucha agitada, de pronto estoy consciente de nuevo, aunque sin mucha idea de donde me encuentro. Miro a mi alrededor y vislumbro el sol, que se ocultaba sobre el horizonte. Con mis manos y rostro siento algo cálido y suave, un pelaje, me aferro a él con más fuerza y suspiro, es un sentimiento tan acogedor que no quiero volver a la realidad, pero lo hago.
Me encuentro sobre thunderbirmon, un Digimon pájaro de color azul, con un cuerno en su cabeza en forma de rayo y una cresta de pelaje blanco que recorre su columna. Sus alas terminan en rayos dorados al igual que sus dos garras.

Miro hacia abajo y observo que estoy a unos kilómetros de distancia del suelo, se pueden apreciar los cientos, o quizás miles, de árboles con un verdor impresionante. Apenas termina el bosque, empieza la playa y el mar con sus aguas calmas y cristalinas.

-Al fin despierta- Suspiró Thunderbirmon- Pudimos escapar de la pelea, pero por poco.

-¿Por poco? ¿A qué te refieres? ¿Cuánto tiempo llevo dormido?- Comencé a desesperarme, me había desmayado y no podía recordar nada.

-Tienes que calmarte o hare una caída libre- Dijo muy seriamente, por un momento no sabía si hablaba enserio, o era su extraña manera de tranquilizarme- Por si no recuerda nos atacó Astamon.

-Astamon… Ryu…-No pude evitar recordarlo. Me parece simplemente injusto que Psychemon, siendo el único que sobrevivió junto a nosotros, este siendo obligado a darnos caza- NeoDevimon es un maldito.

-Lo sé, aun no puedo creer que le hiciera eso a mi amigo, Psychemon no se lo merece- Su voz se escuchó muy triste- Pero, eso no es todo, logramos escapar por los pelos, casi acaba con nosotros… no sé cómo le haremos frente si no puedo evolucionar…- Lo mire a él y se veía muy herido, al parecer la pelea no había sido fácil-Volviendo al caso, la batalla ocurrió hace unas 6 horas, Astamon me había derribado y me golpeaba sin reparo, entonces, para detenerlo, usted salto sobre él, aunque eso no fue suficiente, no solo se liberó, también lo arrojó contra un árbol y perdió el conocimiento. Conseguí distraerlo y subirlo a usted sobre mí, entonces comencé a volar. Por suerte su terreno no es el aire, así que no pudo seguirnos- Soltó una risita.

Entonces recordé todo, y al parecer mi cuerpo también, porque me comencé a sentir muy adolorido, además de que pude notar que tenía la ropa rasgada.

-Oye Thunderbirmon… gracias por salvarme- Al decir esto él hizo un gesto de orgullo hacia si mismo.

-Lo siento señor, no pude oírlo ¿Qué fue lo que dijo?- Como respuesta resople, obviamente no iba a repetir eso.

-Ahora que lo pienso, ¿has estado volando seis horas seguidas? ¿No estás cansado?- Hice un gran esfuerzo por no sonar preocupado.

-No se preocupe por mi señor- Como siempre, mis pensamientos no se le escapaban- No puedo detenerme ahora, debemos seguir con la misión, tenemos que ir a la Isla Limite.

Saque mi D-Arc
y revise el mapa, recién estábamos en la región sur del continente, sobrevolando el Bosque Salvaje y a unos quinientos metros del Mar Unión, el cual debemos atravesar para llegar a la isla, y “chiquito” no es una palabra que lo describa precisamente. Aproveche el momento y mire la hora, eran las 6.43 p.m., dentro de poco anochecería.

-No, pasaremos la noche aquí, no puedes seguir así, muy probablemente tengas hambre y estés cansado, y siendo sinceros, yo también tengo ambas cosas- Soltó un resoplido.

-Yo puedo seguir, además usted durmió seis horas- Al decir esto no pude evitar sonrojarme de la vergüenza- Y usted no me da órdenes, yo hago lo que quiero.

-No es momento de ser rebelde ¿sí?- Dije muy seriamente- Has estado volando por seis horas, no puedes seguir, si avanzáramos un par de kilómetros mar adentro podrías cansarte tanto que caerías, y en medio del agua, sin tierra firme cerca, créeme que no sería una buena idea- Soltó otro resoplido, siendo más fuerte que el anterior y luego asintió- Bien, ahora vuela hasta la orilla, descansaremos allí.

Con gran agilidad, pero sin tirarme al suelo, descendió en la costa, a tan solo unos cuantos metros del bosque. Agarre mi morral y baje de su lomo.

-Ya vuelvo, voy a buscar unas ramas hacia el lado izquierdo, tu ve a buscar algunas por el lado contrario, por favor- Aun me dolía el cuerpo y no quería exigirme tanto, pero luego de seis horas continuas, no podía presionar aún más a mi compañero.

Un halo de luz envolvió a Thunderbirmon y su forma comenzó a cambiar, el digiegg de la amistad salió de él y entro en mi D-Arc, cuando los destellos desaparecieron estaba allí parado un Digimon con forma de un Diablo chiquito; el color de su piel es violeta, con una carita sonriente en su vientre; lleva puesto un par de guantes rojos y un pañuelo del mismo color.


-Claro- Levanto su mano y comenzó a caminar hacia el lado derecho- Si necesitas ayuda solo grita.

-En tus sueños- Y comencé a caminar para buscar ramas.

Ya había recorrido varios metros, el sol estaba a punto de desaparecer sobre el horizonte, por lo que busque en mi morral y saque una linterna.
Seguí avanzando y las ramas comenzaron a saltar a la vista, por lo que recogí varias.
“No se cómo le haremos frente si no puedo evolucionar…” Las palabras de Impmon retumbaban por mi mente, ¿Cómo haremos para despertar a las demás bestias sagradas si perdió su capacidad de llegar al nivel perfecto? Sé que al encontrar a la próxima el dispositivo le devolverá ese poder, pero hasta entonces seremos atacados por enemigos más poderosos que nosotros, y el grupo ya no está… a este paso no lo lograremos. En ese momento suspire.

Volvía al último lugar donde me separe de Impmon y a varios metros ya se podía ver un gran resplandor, entonces me acerque aún más. Había colocado la hoguera a unos tres o cuatro metros de los árboles, sobre la arena, así evitaríamos cualquier incendio.

-Veo que ya prendiste el fuego- Me senté a su lado y puse las ramas junto a mí.

-No pude esperarte, eres muy lento, además debía tenerla lista para cocinar la comida que tú tienes.

Con sus ojos siguió mis manos mientras sacaba unas manzanas que tenía guardadas desde hace unos días, cuando hice esto el D-Arc cayo y del compartimiento del costado salió la llave en forma de tuerca, la cual estaba gris. Su color refleja el hecho de que estuviera inactiva, pues debería ser dorada. La sostuve con mis manos y la observe en silencio, esta pieza chiquita desbloqueaba el poder del nivel perfecto, era simplemente asombroso. Alce la vista y me di cuenta que Impmon me observaba.

-Cuando recupere mi capacidad de evolucionar, buscaremos a NeoDevimon y lo haremos pagar por Psychemon, Ryu y todos los demás, esto no va a quedar así- Su mirada reflejaba furia, aunque muy dentro se veía miedo, miedo por no lograrlo.

-Por supuesto- Le sonreí y el me devolvió la mirada- Bueno, asemos estas manzanas- le dije, para así cambiar de tema- Aunque no creo que queden muy ricas.

-Eso es porque Hawkmon no sabía cocinarlas, cuando pruebes las que yo preparo vas a quedarte atónito.

Una vez asadas las manzanas tuve que felicitar a Impmon, ya que estaban simplemente riquísimas. Luego de esto apagamos la hoguera para no llamar la atención de algún invitado indeseado y nos acostamos bajo el reparo de un árbol.

De mi bolsillo saque un pequeño artefacto de color dorado, su forma es circular y tiene el curioso grabado de un cuadrado que es atravesado por una cruz, entonces lo sostuve sobre mi cabeza y lo contemple.

-NeoDevimon debe estar muy desesperado por conseguir esto y acabar con nuestras vidas- Le dije a Impmon sin apartar la vista del aparato.

-Por supuesto, mientras nosotros vivamos y tengamos eso, amenazamos la existencia de su extenso reino demoniaco- En su voz se notaba cierto orgullo.

-Ojala este sufriendo al saber que no está sobre sus manos- Me incorpore, lo guarde en mi morral y me volví a acostar, para al fin cerrar los ojos- Buenas noches, Impmon.

-Buenas noches, Kenshi.
 

Registrado
11 Mar 2013
Mensajes
2
Calificación de reacciones
0
Puntos
0
Prologo parte 2:


Kaori:


Observe hacía mi izquierda, el colectivo aun no llegaba y yo me impacientaba. Mi “mamá” se pone nerviosa cuando tardo en aparecer, más aun, teniendo en cuenta que no es propio de mí. Busque en la mochila mi celular y le mande un mensaje para que no se preocupara.


Unas chicas pasaron frente a mí y comenzaron a reírse, esta simple acción me hizo sentir muy avergonzada, sobre todo porque la causa de esas risas no era otra cosa que mi ropa. Gracias a los tratamientos que me tenían que pagar, no podía permitirme un uniforme nuevo y limpio, lo único que pude hacer fue conformarme con el actual, y como siempre, eso hice.


Suspire y me senté en un banco, era de día, pero aun así el cielo estaba oscuro y llovía. Me quede asombrada al ver como un destello de luz atravesaba las nubes a toda velocidad y se acercaba hacía mí. Tuve tanto miedo que no pude moverme, me quede inmóvil, supe que cualquier intento de correr seria en vano.


Cerré mis ojos con fuerza y me quede así unos minutos. Luego de un rato me di cuenta de que aún seguía viva, nada había pasado.

Abrí mis ojos y no pude dar crédito a lo que vi, delante de mí, había un dispositivo extraño de color blanco levitando. Mire a mi alrededor y de pronto la ciudad parecia muerta, no había nadie cerca.

El dispositivo desplego una pantalla de luz, y como si de una televisión se tratase, comenzó a reproducir un video. En el aparecía alguien, aunque solo se podía ver su silueta.


-No sé quién esté viendo esto, pero confió en que es la persona indicada- La voz parece asustada- Los //interferencia// han aparecido, dieron caza a cada uno de los R//interferencia// y los asesinaron, ahora vienen por mí. Conquistaron todo el continente, y gracias a esto apareció una resistencia, pero no lograron repeler al enemigo- La silueta tose varias veces- Hace cinco meses, luego de la desaparición de los R//interferencia// y la conquista del continente, se le asignó una misión a varios Tamers, desafortunadamente, la gran mayoría de ellos fueron acorralados y asesinados, actualmente uno se encuentra en paradero desconocido- Una explosión se escucha de fondo- No hay tiempo, me encontraron. Escucha con atención, ahora eres un Tamer y el objeto que emite el mensaje es un digivice modelo D-Arc, créeme, te será útil. Deberás cumplir la misión, para eso busca a la resistencia, ellos te dirán que hacer… Recuerda, el mundo te necesita- La imagen se volvió estática y se hizo el silencio.


La pantalla de luz desapareció y el dispositivo floto hacia mí. Casi instintivamente lo tome en mis manos, y su color, antes blanco, cambio a amarillo.

De pronto, el mundo a mí alrededor se volvió un torbellino de imágenes y me desmaye…


Mi cabeza daba vueltas y solo unos minutos después me pude incorporar. Mire a mi alrededor algo confundida, ya no estaba en casa, ni siquiera estaba en la ciudad. Todo a mi alrededor era un gran y extenso campo, excepto por mi izquierda, pues a unos cincuenta metros se encontraba un gran bosque.

Junte mis manos en mi boca, a modo de megáfono, y grite lo más fuerte que pude… pero nadie respondió.


Comencé a desesperarme, no sabía que hacer y empecé a tener calor por culpa de los rayos del sol. Busque mi celular en la mochila, pero nada, no se encontraba allí. En cambio, lo que si pude encontrar, es el dispositivo que emitió ese extraño mensaje, al parecer todo eso había sucedido verdaderamente. Lo tome y presione uno de sus botones, de pronto, a unos pocos centímetros de distancia de la pantalla, se desplego un mapa holográfico de unos 20x20 cm. En él no se podía ver ninguna ciudad, ni siquiera algún rastro de civilización, de hecho, tampoco llevaba marcada ninguna ubicación, lo único que podía leerse era el nombre del lugar en el que estaba: “Isla Limite”, al parecer me encontraba en una isla, una de la cual nunca había escuchado.

Ya no sabía qué hacer, la sed me estaba molestando mucho y mi botella estaba vacía. Al observar el mapa, note que había un lago cerca, si el agua era limpia podría beberla sin problemas. Me acerque al límite del bosque y comencé a caminar por allí, pues si lo seguía hallaría el lago.


La sombra y el viento fresco me servían de cobijo contra el sol, suspire de satisfacción, a menos que fueras a una plaza, no podías disfrutar de esto en la ciudad.

Luego de caminar unos minutos, llegue a un punto en donde el bosque hacia una curva, para volver a remontar a unos cincuenta metros por lo misma dirección de antes, formando una media luna que se abría hacia la pradera. En vez de seguir la curva decidí atravesarla directamente, así me ahorraría tiempo.

Al salir del cobijo de las hojas, el sol me daba de lleno, volviendo todo más agotador, pero ya solo me faltaban unos 20 metros para volver al bosque. Me tropecé con algo y caí.


-Que rápida eres, recién empezamos a jugar y ya me encontraste BlackT…- La criatura, que se escondía entre los altos pastos, ahogo un grito al verme- N-no puede ser ¡Ayuda! ¡Un humano!


La criatura tenía la forma del cachorro de un perro, pero con una cabeza más grande, pelaje de color crema y un collar dorado alrededor de su cuello, con unas inscripciones ilegibles.
Me sentí tan asustada ante ella, que no pude moverme, estaba paralizada.


-C-c-calma- Hice un gran esfuerzo por hablar, pero era en vano.


-¡BlackTailmon!- Chillaba la criatura.


A toda velocidad, otro ser apareció delante del que tiene forma de perro; se ve como un gato negro; sus orejas son enormes y en la puntas tiene tres mechones de color violeta; en sus patas delanteras posee unos guantes con tres garras; y su cola es atigrada con un color violeta, terminando en tres mechones del mismo tono.

-¿Estas bien Plotmon?- Dijo, sin apartar la vista de mí, al parecer le hablaba al cachorro, pero este solo se limitó a asentir- ¿Qué quieres aquí humana? Los tuyos no están permitidos.


-B-b-bueno…- El miedo era tal que me costaba hablar- Estoy perdida.


-Claro, en el mundo digital, una humana perdida, que coincidencia- Su tono era completamente sarcástico- Escucha, justo ahora nosotros nos iremos, tu quédate aquí y no nos sigas ¿Entendido?


-No, no puedo hacer eso, necesito ayuda- La tal “BlackTailmon” me dedico una mirada fulminante- Por favor, no les voy a hacer nada malo.


-Claro, eso dijeron los humanos muchas veces, pero siempre mienten ¿Qué quieres aquí?


-Yo no lo sé ¿sí?- Puse mi mano en el bolsillo para sacar el “D-Arc” y BlackTailmon se puso más tensa- Mira, una cosa extraña me dio esto, y me dijo que buscara a la resistencia, pero yo solo quiero un poco de agua ¿me pueden ayudar?- Le dije, sosteniendo el dispositivo en mi mano. Al parecer dudaba que hacer, pues me miraba de manera indecisa.


-No- Y comenzó a caminar junto a “Plotmon”.


No supe que hacer, solo me quede ahí y me arrodille, completamente devastada ¿Qué iba a hacer ahora? Esos eran los únicos seres inteligentes con los que me encontraba, además ¿Qué rayos eran?

De la nada, BlackTailmon se detuvo en seco y puse una mano delante de Plotmon, para que dejara de moverse, al parecer oía algo.


-¡Plotmon! ¡Corre!


-P-pero- Su amiga le dedico una mirada seria y decidió guardar silencio, para luego huir al bosque.


De entre los árboles, a unos veinte metros, apareció una criatura con aspecto amenazante.


El D-Arc comenzó a brillar y en su pantalla me mostro la información de aquel ser.


Dobermon:



Digimon cazador de gran ferocidad.

Nivel: Adulto.

Ataques:

Grau Lärm.

Schwarz Strahl.


“Dobermon” comenzó a correr a nuestra dirección, y en tan solo unos momentos, ya estaba muy cerca de nosotros. Con un ladrido arremetió contra BlackTailmon, que no pudo leer sus movimientos y cayó al suelo, a varios metros de distancia.

El enemigo camino hacia ella, mostrando los dientes, pero el felino no se rindió, cuando lo tuvo a un metro le dio una patada en el hocico, aturdiéndolo.


-¿Quieres más o eso fue suficiente?- Dijo con mirada orgullosa, pero esta cambio al ver que el can la miraba sin inmutarse.


No quise ver más de la pelea, por lo que me levante y corrí al bosque ¿Qué estaba pasando? ¿Por qué me tuve que encontrar con estos locos?


Escuche un grito de BlackTailmon, y cuando mire atrás, ella estaba en el suelo, herida y con marcas de garras, pero Dobermon no dio el golpe final, en vez de eso, arremetió contra mi sin pensarlo.

Hice un gran esfuerzo por escapar, pero las piernas me fallaban, estaba cansada y quise que todo terminara.


Tropecé y caí.


Me voltee con dificultad, entonces sentí el mayor terror imaginable, delante de mí estaba Dobermon mostrando sus dientes, intentando dejar claro que con ellos iba a desgarrar mi carne.

Me arrastre hacía atrás, pero choque con un árbol, estaba atrapada, mire a mi alrededor, pero no había nada con que defenderme .El can se abalanzo sobre mí y antes que hiciera algo, puse mis pies sobre su pecho y cuello, si iba a morir, no le iba a dar el gusto de que fuera fácil. El siguió forcejeando, con tal de hundirme en sus fauces, pero de pronto, Plotmon lo tacleo y me lo saco de encima.


-¿Estas bien, humana?- Dijo con la voz temblorosa.


-Si- Mi respiración era agitada- Gracias.


Ella me sonrió y yo hice lo mismo.


Dobermon se volvió a incorporar, camino en forma circular mirándonos con rabia. Sus garras se iluminaron de un color negro y arremetió contra Plotmon, pero esta vez no lo iba a dejar hacer de las suyas. Agarre mí mochila con fuerza y a solo unos milímetros de la Cachorra, lo golpee con fuerza, tirándolo contra un árbol que estaba a mi derecha.


El sonido del pasto seco, que se resquebrajaba, llego hasta mí. Mire hacía allí y vi a BlackTailmon, algo lastimada, al parecer se había recuperado y vio lo último que había pasado.


-S-salvaste a P…- Pero no pudo terminar de hablar, pues Dobermon se había reincorporado.


Con un grito de batalla, BlackTailmon dio un gran salto y cayó sobre el enemigo, haciendo que este quedara tirado, y con furia comenzó a golpearlo en la cabeza.

Me quede inmóvil ante la situación, no sabía si detenerla o por el contrario, dejarla.


A diez metros de donde estábamos, el D-Arc, que al parecer se me había caído, comenzó a emitir una luz. Me incorpore, me acerque a él y lo tome. Una pantalla holográfica, de 20x20 cm, apareció con el siguiente mensaje: “Listo para purificación”, no supe que significaba, pero al observar a Dobermon, note que sus ojos eran de un color oscuro poco natural, por lo que instintivamente supe que hacer. Me aproxime a BlackTailmon, que aún lo golpeaba y le puse una mano en el hombro.


-Aléjate, humana, tengo que acabar con él- Me dijo, con un tono amenazante.


-No, no puedo explicarlo, pero sé que hacer- Ella me observo por un minuto, parecía analizarme, tal vez veía si podía confiar en mí, sea como fuere al final cedió.


Me arrodille junto a Dobermon y sostuve el D-Arc frente a él. El dispositivo desprendió una luz muy intensa que no solo lo curo, si no que hizo desaparecer ese extraño color de sus ojos. Luego me lo guarde en el bolsillo.


-¿Estas bien?- Le dije, mientras se incorporaba lentamente, al igual que yo.


-S-si- tosió- gracias.


-¿Qué te paso?- Le dijo Plotmon, mirándolo con sus grandes ojos.


-No lo sé, lo único que sé es que algo muy malo paso en la aldea Sala.


-¿Aldea Sala?- Desplegué el mapa del D-Arc para ver si aparecía, pero no.


-Es una aldea no muy lejos de aquí- Dijo BlackTailmon- Aunque es horrible- Soltó un resoplido.


-Pues es extraño, en mi mapa no aparece nada- Le comente, mostrándoselo.


-Por supuesto que no, tienes que registrarlo- Dijo el felino, algo molesta- ¿Qué clase de Tamer eres?- ¿Tamer? Eso dijo el mensaje, que ahora yo era una Tamer.


-Ejem- Dijo Dobermon, llamando nuestra atención- Gracias por salvarme, pero debo irme, adiós.


Sin que pudiéramos despedirnos, echó a correr por la pradera a quien sabe dónde.


-¿Saben dónde está la “resistencia”? ellos podrían saber cómo devolverme a casa- Ambas negaron con la cabeza- ¿entonces saben dónde está esa aldea? tal vez alguien sepa algo- Les comente.


-Aquí- BlackTailmon la registro en el mapa, por lo que siempre me aparecería, y resultaba estar junto al lago al que me dirigía.


Plotmon toco la pierna de su amiga para llamar su atención y luego la miro con sus grandes ojos.


-¿Podemos acompañar a la humana?


-¡¿Que?! No, ni hablar- Dijo de manera contundente- Tenemos que ir a casa.


-Pero necesita ayuda, y parece buena persona- Le suplico- Además de que no quiero ir a casa, es una triste y fea cueva.


No hice más que verlas discutir, no podía pedirles algo así, pero al mismo tiempo si quería que me ayudaran.


-Bien- Dijo BlackTailmon, para mi sorpresa, aunque luego suspiro, obviamente no quería.


Plotmon se puso muy contenta y corrió a nuestro alrededor.


-Gracias- Le dije.


-Ni lo menciones.


El D-Arc, el cual aún tenía en la mano, hizo un ruido, para luego desplegar una pantalla holográfica con palabras escritas.


“Información de Tamer actualizada:


Nombre: Kaori Himura.


Edad: 16 años.


Compañeros Digimon: Plotmon. BlackTailmon.”


Me quede pasmada, este dispositivo tenía mi información, y al parecer, según esto, ahora ellas eran mis compañeras “Digimon” aunque ignoro qué significa eso...
 

Yo soy solo un Mic
Moderador
Registrado
18 Nov 2009
Mensajes
1,829
Calificación de reacciones
254
Puntos
1,050
Edad
28
Interesante manera de narrativa en primera persona, me gustaría leer más de la historia.
 

Comentarios por Facebook