Arrastra para posición la imagen de portada

+18 Rol DIGIMON CODE:E.N.D (Iniciamos, c.c.)

Lady Fortune

I really don't care
Registrado
22 Dic 2015
Mensajes
213
Offline

La situación se complicaba cada vez mas, la maestra reía frenéticamente mientras observa como el joven del grupo se sujetaba la cabeza con fuerza.

¡Drack!— su compañera digimon lo agitaba con una mínima esperanza que este pudiera despertar de su cruel pesadilla. En cambio el chico agitó sus manos lanzando bolas de fuego como si estuviera tratando de protegerse de algo, por suerte su digimon fue mas rápida y logró esquivar.

Esto es aburrido— pronunció la fémina de larga cabellera castaña—Es hora de terminar con esto— apuntó con su dedo en dirección hacia el grupo y varias agujas salieron disparadas de sus plantas, la aun conmocionada Lya fue empujada por su compañera en cuanto a Renamon, no solo esquivaba los ataques de la maestra, los ataques de su compañero no eran de mucha ayuda, aunque con ellos podía protegerse a si mismo, puesto que había logrado quemar algunas de las agujas.

Lyanna observó sus temblorosas manos y luego su vista se posó en su compañero quien aun se retorcía de dolor mientras lanzaba ataques en todas direcciones, algunos iban en dirección hacia su adversaria pero ella los esquivaba sin el menor esfuerzo. Estaba cayendo presa del pánico y la desesperación, observó nuevamente a su compañero y su corazón dio un vuelco mientras observaba como su azulada aura era sustituida por una color oscuro. Renren se encargaba de alejar los ataques de la maestra.

¡Hime-sama!— el grito de la maid la hizo centrarse en su franco derecho por donde había crecido una planta carnívora, con un salto retrocedió saliendo de su alcance. Una extraña vibración a sus pies la hizo retroceder de nuevo cuando una liana surgió del suelo. El ataque paso directo lo cual le pareció extraño, rápidamente se giró cuando entendió que no iba dirigido hacia ella.

¡No!— logró manifestar su arco con el cual disparo flechas para clavar las lianas al suelo. El rubio lanzó una bola de fuego que rozo ligeramente a la fémina e impactó contra una de las plantas carnívoras.

¡Detenganse!

Un grito resonó en su mente ¿Drack? Una fuerte onda explosiva salió disparada del joven rubio chocando con las presentes causando grandes daños. Para suerte del grupo la onda obligó a la maestra a retroceder.

¡Drack!— chilló su rubia compañera tratando de hacerle entrar en razón pero este seguía emanando una fuerte onda de energía que les hacia arder la piel, era un calor insoportable. Gatomon observó hacia todos lados en busca de su elegida, cuando sus ojos se posaron en el rubio, abrió los ojos de par en par al ver a la Galassia frente al joven abrazándolo mientras susurraba algo. Una segunda onda empujó a la fémina lejos de el, la maid se apresuró y la atrapó, la segunda onda causó una explosión.


♦ ♦ ♦ ♦ ♦ ♦ ♦


Una suave voz la llamaba, cuando abrió los ojos se topó con el rostro de su compañera.

¿Cómo se encuentra?— preguntó la digimon. Con cuidado la de cabellos lila se incorporó y observó a su alrededor un poco desorientada mientras todos los recuerdos de lo que había pasado golpeaban su mente.

¿Drack?— Gatomon observó hacia el frente, su elegida le imitó y pudo ver al mencionado sentado mientras era inspeccionado por su compañera quien le observaba con notable preocupación y preguntaba repetidas veces en lenguaje de señas sobre su estado, con un par de señas el joven lograba contestar. Aun se encontraba un poco débil por lo pasado con anterioridad, aunque eso les había abierto una brecha para poder escapar de su maestra, Lya soltó un suave suspiro de alivio.

Es muy pronto para relajarnos, aun debemos salir de aquí— dijo Renren con seriedad. El tiempo se agotaba y las cosas se complicaban cada vez más, nuevamente se encontraban en el juego de las escondidas, pero esta vez las cosas eran mas en serio.

Los encontré— se escuchó un suave susurro seguido de una macabra risa. Del suelo surgió una hermosa flor rojiza y a su lado un girasol. La rojiza flor lanzó gas y el girasol creó una pequeña chispa que en reacción con el gas causó una explosión, el grupo no fue lo suficientemente rápido para huir, cada uno se estampó contra el suelo — Ríndanse, y tendré piedad de ustedes— la voz de la maestra provenía de lo mas profundo de la flora.


Duele … ¿Estas bien?


Si— respondió Lyanna, se detuvo en seco cuando cayó en cuenta que esa pregunta había provenido de una voz masculina. Observó a su maid, luego a Renamon y por ultimo sus ojos viajaron hasta el rubio que la observaba con preocupación ¿Le había hablado?


Lyanna


Se sobresaltó y le observo con extrañeza y pavor, podía escucharlo pero el no estaba moviendo sus labios ¿Acaso era Telepatía? ¿Tenia tal habilidad? ¿Por qué no la había utilizado antes?


No estoy seguro como ocurrió esto, pero es una nueva ventaja ¿no? Ahora podemos comunicarnos.


La joven asintió lentamente, no estaba segura de como habían llegado a esa situación pero el tenia razón. Un fuerte golpe la saco de sus pensamientos, sus ojos buscaron el origen de dicho sonido y se horrorizo al ver como las compañeras de ambos se encontraban colgadas, sujetas por lianas que se enroscaban cada vez mas como si se tratasen de serpientes queriendo ahogar a sus presas. De uno de los arboles surgió la fémina mostrando una juguetona sonrisa.

Cuatro contra uno no es justo, así que decidí hacer las cosas un poco mas justas— la mujer de apariencia engañosa avanzó hacia los estudiantes y mostró nuevamente su macabra sonrisa —La puerta esta tras esos arbustos — apuntó a su espalda —Pueden irse ahora o quedarse e intentar salvar a esas patéticas digimons.

Ambos jóvenes se colocaron en defensa, definitivamente eso no estaba en discusión. La castaña simplemente negó con la cabeza y se encogió de hombros mientras susurraba algo sobre que ellos habían elegido su destino. Los estudiantes se observaron entre si y asintieron con la cabeza, era obvio que mientras eso ocurría un plan era ideado en sus cabezas.


¿Lista?


Lista— Galassia apuntó con su arcó y disparó, la flecha explotó causando una gran nube de polvo.


Con una increíble velocidad Drack se acercó hacia su enemigo atacando con su magia de fuego, con un simple ademan Kimiko detuvo el impacto y con sus plantas ataco nuevamente con espinas que esta vez fueron esquivadas por el joven. Chasqueo los dedos y una de las lianas sujeto a Lyanna por el pie y la lanzo lejos haciendo que se estampara contra un árbol.

Sus patéticas distracciones no funcionan conmigo.

¡Hime-sama!— la de cabellos naranjas forcejaba tratando de liberarse, pero las lianas presionaban con mayor fuerza dejándola casi sin aliento.

Entre mas luches, mas apretaran— advirtió Kimiko. Drack esquivó un puño de madera que se dirigía hacia el, pero los ataques no cesaron pues a su franco derecho e izquierdo surgieron mas ataques, el joven esquivaba con dificultad y lanzaba ataques de fuego, coloco sus manos en el suelo y creó un llamarada de fuego que viajó en cadena hasta la maestra.


♦ ♦ ♦ ♦ ♦ ♦


Lyanna se había incorporado, tenia algunos morados pero debía continuar, no estaba en condiciones de darse por vencida. Se apresuró hacia las rehenes esquivando ataques, el Fusher le había advertido que su prioridad debían ser las compañeras de ambos. Su pasó fue cortado por una enorme planta carnívora, creo un escudo de magia en donde su atacante choco y ejerció una gran presión causando que su escudo se agrietara.


¡Vamos, un poco mas de fuerza!


Reconoció la voz de su compañero, este ahora se encargaba de crear magia de hielo con la cual congelaba las plantas de Kimiko. El joven levantó una defensa de hielo a su alrededor en donde chocaron varios ataques de madera seguidos de algunas espinas. Con ambas manos Lya empujó su escudo y con este a la planta, esta vez creo una espada con su digisoul y atacó con un rápido corte en vertical.

Vaya, no lo hacen tan mal cuando se ponen serios— se burló la pequeña al ver como ambos se mantenían en pie tras recibir varios ataques.

Tras varios golpes la barrera de hielo fue destrozada en mil fragmentos, varias estacas de hielo se clavaron en las plantas y las congelaron al instante, la mujer observó a su oponente con molestia, levantó sus manos haciendo temblar la tierra de donde surgieron mas plantas dispuestas a atacar a rubio, este se colocó en defensa.

Estoy cerca— susurró la fémina de cabellos lila, con su espada cortaba cada planta que se atravesaba en su camino, tenia suerte pues la maestra se concentraba en atacar a Drack, lo consideraba un oponente mas digno, no sabia si sentirse aliviada o decepcionada. Cuando finalmente llegó con las digimons corto las lianas y les explicó con seriedad cual seria su siguiente movimiento, pues Renamon estuvo a punto de saltar en ayuda de su elegido.

Kimiko atacaba el escudo de Fusher mientras reía de forma frenética, había olvidado por completo a la otra estudiante o cual fue una ventaja para Lya, sujetando su arma con fuerza realizó un corte certero que aturdió a la maestra, seguido de eso recibió un fuerte golpe proveniente del mago de hielo quien había creado un enorme puño de hielo, todo gracias a los ataques anteriores, al golpe había enviado a su oponente muchos metros lejos. El grupo aprovechó la oportunidad y se apresuró hacia la puerta, cuando lograron cruzar suspiraron de alivio cuando esta se cerró a sus espaldas.

Buen plan— felicitó Renren, se acercó a su compañero quien se tambaleaba. Le hizo cruzar el brazo por su cuello y le ayudo a caminar por el largo pasillo hasta la salida.

Hime-sama, me siento muy orgullosa— la maid sonrió y tras cerciorarse que su ama no se encontraba mas que cansada, salieron del laberinto.

Una vez fuera observaron como los otros estudiantes ya se encontraban allí, algunos tenían golpes, morados, rasguños y mas. Ese laberinto era algo muy mortal, estaba mas que claro que nadie la había tenido fácil y que era un milagro que aun pudieran mantenerse en pie.

Felicidades, lograron salir en el tiempo estimado— dijo Furika con una suave sonrisa, a su lado yacía el director quien observaba con orgullo a los estudiantes.

Me siento complacido de ver que han aprobado sus pruebas con éxito— el anciano avanzó un poco hasta situarse frente a los jóvenes—No estábamos equivocados sobre ustedes, son nuestros elegidos—. Esas palabras causaron confusión en algunos, pero la otra mitad simplemente lo tomó como algo simbólico, tal vez.

Se que es repentino, pero su primera misión espera por ustedes— la mujer habló con seriedad esta vez. Observó a cada joven que le devolvía la mirada, ya sea con perplejidad o curiosidad. Las miradas viajaron de la maestra al director cuando este aclaró su garganta.

Esta misión es la mas importante que nuestra institución haya otorgado a sus estudiantes— hizo una pequeña pausa, como si analizara sus siguientes palabras, estudio a cada uno de los jóvenes y suspiro, continuo — El éxito de esta misión es indispensable, no hay lugar para el fracaso— dijo con dureza lo cual sorprendió a todos —Seré completamente honesto, el futuro de muchos depende del éxito de esta misión. Por ahora necesitan recuperarse y descansar, los espero dentro de una semana en mi oficina, si quieren mas detalles—. Tras sus palabras el hombre dio media vuelta y se retiro del lugar.

Los heridos serán trasladados a la enfermería y sus heridas serán tratadas de inmediato, recupérense pronto— la maestra dio un suave aplauso, el equipo medico hizo su entrada y se encargó hasta de la mas mínima herida de cada estudiante.


PERDOOOOOON POR LA DEMORA!

No me odien por favor. :Epycries::Epycries::Epycries:

Bueno, mi post se centró un poco mas en acabar mi prueba, la parte interesante es la del final xD
Los estudiantes tendrán una semana para recuperarse tras sus pruebas, en ese transcurso pueden escribir lo que quieran, socializar, etc, o simplemente hacer un skip time, el director los estará esperando en su oficina para explicar los detalles de la primera misión. Cualquier duda escribir al mp, aunque yo no responda mi esperancito lo hará (??) :951:
Dr. Dragon_king Dr. Dragon_king
Venitry Venitry
Dylan Ardilla Dylan Ardilla
Akira Akira
Yaomomo Yaomomo
Blair Blair
CherryBlood CherryBlood
Hiro Hiro
goldenjhon goldenjhon
Tatsumaru Igrata Tatsumaru Igrata
 

スパークル
Supermoderador
Offline

Los ladridos de Shock obligaron a Tess a despertar, separando los párpados perezosamente a la par que trataba de enfocar su visión. El cachorro daba vueltas en el suelo a un lado de la cama de ella, agitando su cola animadamente y con la lengua de fuera, sonsacándole una sincera sonrisa a la portadora del espíritu del viento.

Buenos días Shock. – Normalmente a esa hora ya debería estar despierta, pero se había permitido a sí misma un descanso luego de la exigente prueba del día anterior. Sentía dolor en su cuerpo a causa de una combinación entre heridas y cansancio, había mantenido la evolución por un tiempo considerable; sin embargo la molestia más notoria se presentaba en sus brazos. Al haber disparado flechas constantemente y de manera consecutiva, mucho más que en cualquier otra ocasión, sentía como si hubiera exigido más de la cuenta a sus músculos.

Un ladrido animado, seguido de otro y Jansen ya se encontraba sentada en el borde de la cama. Estiró sus brazos por sobre su cabeza delicadamente, buscando liberar la tensión de sus músculos, pero a la vez evitar el dolor provocado por la misma. Suspiró audiblemente cuando escuchó el crujir de uno de sus hombros, percatándose de un alivio casi inmediato en esa zona. Se levantó lentamente y se dirigió a la cocina, tomando de un gabinete las croquetas del pequeño cachorro y sirviéndolas en el plato de éste. Miró al Shiba con dulzura y extendió uno de sus dedos frente a los ojos de éste.

Sentado. – El can obedeció al instante, provocando que la albina sonriera nuevamente. – Buen chico. Toma – extendió el brazo contrario, con el cual se había hecho con una galleta para perros, entregándosela en el hocico para que éste la ingiriera gustoso, acto seguido el can hundió su rostro en el plato, comenzando a comer sus croquetas –, vaya que tenías hambre. – Se giró hacia el sillón donde su primo se encontraba completamente dormido, escuchando el débil sonido que se escapaba de los audífonos del rubio, suspirando en el proceso. – Cuántas veces le he dicho que no se deje los audífonos puestos cuando duerme… – Rodó los ojos y optó por mejor ir a darse un baño, quizá de ese modo se sentiría mejor físicamente.

[…]

Habían pasado un par de horas desde que la menor de los primos había despertado para cuando Knight finalmente salió de su letargo, casi cayéndose del sofá en el proceso al aparentemente haber estado soñando algo. Tess no tardó en movilizarse hacia el lugar, preocupada por el ruido que había escuchado.

¿Estás bien?
Sí, disculpa… – Recogió los audífonos del suelo y se sentó, llevándose la mano a la frente para luego deslizarla hacia atrás, moviendo su cabello en el proceso. Estudió el lugar con la mirada, como queriendo asegurarse de que ya estuviera completamente despierto y de que se encontraba en un lugar “seguro”. Sus ojos terminaron por clavarse en el cuerpo de su digimon, el cual seguía profundamente dormido en el suelo.
¿Levi? Te ves…
¿Preocupado?
Ajá.
No me agrada para nada lo que nos dijeron el día de ayer… Estaba soñando con eso.
¿A qué te refieres?
A todo eso de ser elegidos y tener una misión y no sé qué tanta cosa… Siento que es demasiado pronto, podría pasarte algo, o a mí. No soy capaz aún de usar el nivel 2 de mi magia sin desmayarme. ¿Cómo se les ocurre decir que muchas cosas dependen de que lo logremos o fracasemos? ¡Somos estudiantes! – Tess hizo una mueca ante las palabras de su familiar, ella había pensado cosas similares, pero a la vez no podía simplemente huir de aquello que estaba siendo encomendado al grupo por parte del Director.

Levi, si nos lo están pidiendo es por algo.
¿Y por qué no lo hacen ellos?
¿Qué tal si somos los únicos que podemos hacerlo? – Rebatió ella con voz bastante tajante, el rubio parpadeó varias veces, aquella respuesta le consternaba todavía más. ¿Qué era lo que únicamente podía ser logrado por un grupo de inexpertos estudiantes?
Eso es todavía más peligroso. Esos maestros a los que enfrentamos eran mucho mejores que nosotros y fue evidente para la mayoría, pero aun así nos están enviando a nosotros en lugar de a ellos. – Respiró profundamente, aquello era más un desahogo que otra cosa, bien sabía que no podría lograr que Tess cambiara de opinión y no tenía intención de dejarla ir sola, por lo que comenzaba a resignarse a asistir pasada la semana a la oficina del director.

¿Ya te calmaste?
Estoy en proceso de resignarme.
Vale, cuando termines ven a comer algo. – Y sin más, se giró, dejando a Knight solo en aquella parte de la habitación. El de mayor edad respiró profundamente por milésima ocasión y se limitó a mirar la espalda de su familiar, preguntándose de dónde rayos salía el coraje y valor de la fémina, incluso cuando estaba consciente de que las capacidades de todos no eran algo realmente extraordinario en ese momento. Él no podía dejar de pensar en todos los escenarios negativos, mismos que lo empujaban a querer evitar enfrentar aquel obstáculo que posiblemente era más de lo que podrían manejar.

No se sentía cómodo enfrentando situaciones que estaban claramente fuera de sus capacidades.


Algo corto para animar al resto a postear (?) u_ú vengan, vagos (???)
 
Registrado
9 Jul 2020
Mensajes
7
Offline
— ¿Chicos? ¿Dracomon? ¿Gabumon?... Están todos dormidos, los demás también… Tengo la sensación que ahora sí sé complicó la prueba—.
Esa sensación no estaba muy alejada a la realidad, ya que la mirada fría de Dianamon estaba puesta en la joven.
— Solo quedas tu, wow no creí que resistirías —. Hablo con una voz serena la digimon lunar. — ¿Qué harás ahora?—.
Los nervios y el miedo solo recorrían su cuerpo, tenía que desactivar una bomba y pelear sola contra una de las profesoras más poderosas.
— Según el tiempo de la bomba solo quedan 30 minutos, creo que es suficiente para derrotarla y escapar de este lugar —. Su cabeza no dejaba de dar vueltas, pero no era tiempo de dudar, solo de actuar.
La pelimorada salto entre las paredes hasta llegar a donde se encontraba Dianamon, sus ojos se volvieron un rojo brillante, sentía que sus músculos crecían cuanto más se acercaba a la luz de la luna pero su cuerpo no dejaba de temblar.
— Que hábil pequeña, ya veremos que tal te va —.
Dianamon realizó el primer ataque, la flecha de Artemisa, círculos de hielo salieron disparados como dice su nombre, Renée logró esquivar algunos, su velocidad era tal que solo una sombra se veía, pero un mal cálculo provocó que se corta su rostro, haciendo que una gota de sangre recorriera su mejilla.
— Eres rápida, pero siempre serás una humana y eso te hace débil e indefensa —.
Las palabras que más odia Renée, eso provocó que se le lanzara encima encima a la profesora, empezando con patadas y puñetazos tan rápidos y dolorosos que ninguna persona podría haber sobrevivido, pero Dianamon era inteligente y bastante segura de sí misma, decidió no usar todo su poder ante a una niña, por lo que no se tomaba en serio esta pelea, hasta que la joven estudiante realizó un movimiento tan eficaz que empujó a la profesora casi al acantilado.
— Oh creo que te subestime, eres bastante fuerte, pero esos sentimientos son un problema ¿Verdad? Tanta furia contenida, es un arma de doble filo —. Si bien Dianamon es orgullosa, solo habla con la verdad y se dio cuenta que esta pelea no era tan fácil como pensaba, el tiempo de la bomba era de solo 15 minutos, por lo que decidió usar su ataque más poderoso, "Gancho Creciente”. Este poder provoca al enemigo ilusiones para debilitarlo y así realizar su golpe de gracia.
— No me dejaste opción niña —. Y luego de esas palabras, Renée se vio rodeada de una profunda oscuridad, el silencio era tal que solo escuchaba los latidos de su corazón, sin embargo, en la otra punta de ese lugar veía a alguien familiar, era su gran amigo Gabumon.
— Gabumooon, despertaste por fin, ahora si podremos derrotarlos y aprobar esta prueba —. Decía la joven pelimorada contenta y abrazando a Gabumon.
— ¿Y a vos quién te conoce? —. Contestó el joven de capucha con una mirada extraña — Nosotros no somos amigos ¿Quién querría ser amigo de alguien como vos?—.
— Gabumon no es momento de tus malos chistes, tenemos que pelear —.
Decía la joven extrañada por la actitud de su amigo mientras abrazaba su brazo, pero este solo rechazó el gesto y la alejó.
— ¿Qué tocas? Yo no te conozco y la verdad no quisiera conocerte, con ese aspecto se nota que sos una mimada, inútil que no sabe hacer nada por si sola, infantil con ese estúpido conejo que encima está horriblemente cosido, aprende hacer algo y después me hablas, tal vez por eso no tenes amigos, por eso esa chica Bonnie no te volvió a hablar, porque sos una inútil niña, adiós enana —.
Renée sentía una presión horrible en el pecho, la lagrimas brotaban por si solas.
En el plano de la realidad, Dianamon veía que era hora de acabar con todo esto, obvio solo como un susto, no iba a lastimar a ninguno de sus estudiantes, pero al momento Renée se acercó a ella, la agarró de una parte de la armadura y la lanzo hacia el otro lado con una fuerza terrible descomunal.
En la ilusión, Renée había agarrado a Gabumon de la capucha y lo lanzó tal cual como a la profesora, cabe aclarar que Renée es de las lloronas violentas, antes de romperle el corazón ella primero te romperá los huesos.
— DIJISTE QUE IBAS A SER MI AMIGO TODA LA VIDA, QUE SOY FUERTE Y CAPAZ PARA TODO, QUE ME QUERES A PESAR DE SER UNA MIMADA, QUE PUEDO CONFIAR EN VOS Y VOS PODES CONFIAR EN MI Y ME DECIS TODAS ESAS COSAS FEAS, ADEMAS TE ENCANTA MI CONEJO, VEO QUE LO USAS SIEMPRE PARA DORMIR, TONTO GABUMON, TE DIJE, TE VOY A ROMPER TU ESTUPIDA PATINETA Y LO VOY HACER DESPUES DE TODO LO QUE ME DIJISTE BUAAAAAA ESTUPIDOOOOO —.
Con ese golpe de suerte, los poderes de Dianamon se había debilitado un poco, eso hizo que los demás integrantes del equipo despertaran.
— Ay ¿qué pasó? ¿Y ese llanto? Yo lo conozco... —. Gabumon aun seguía somnoliento pero pudo ver que el llanto venía de su querida amiga, la cual estaba luchando con la profesora. — AAAAAAH MI NENAAAA LA ESTÁN HACIENDO LLORAR, DRACOMON DESPERTAAAAA, LAS BOMBAS, RENÉE, LOS PIBES, HAY QUE TERMINAR ESTE LABERINTO —.
—¿Mi nena? ¿Qué sos su mamá?—.
Decía Dracomon aun con los ojos cerrados.
— Eso no importa, la bomba solo tenemos 5 minutos, rápido, después hay que ayudar a los demás —. Ambos corrieron deprisa, Gabumon desactivó la bomba lo más rápido posible, mientras que Dracomon ayudó a Levi y a John para el gran escape.
Arriba, Renée también había escapado de la ilusión, pero lo que vio era aun peor, la mirada fría y furiosa de Dianamon, quien la empezó atacar muy rápido con sus flechas, Renée intentaba esquivarlas todas las que podía con su gran velocidad que de a poco ya se estaba acabando, ya que la luna había desaparecido, hasta que escucho que una voz la llamaba.
— Renéeeeeee baja de ahí, tenemos que escapar ahora —. Era su querido amigo Gabumon, pero estaba tan asustada que Dianamon se diera cuenta del escape y los atacara a los demás ,que se sentía como un gato atrapado en un árbol sin poder bajar.
— Saltaaa yo te atrapo —. Gritaba Gabumon con todas sus fuerzas, eso impulsó a Renée a realizar una maniobra y usar las paredes para huir lo mas rápido posible, cayendo en los brazos de su tan querido amigo.
— Viste te dije que te atraparía, ahora a escapar, rápido antes de que se den cuenta y despierten —. Todos corrieron hacia la salida apresurados.
Renée aun estaba triste por las palabras dolorosas hechas por su amigo en esa ilusión y gotones enormes salieron de sus ojos.
— Eey ¿Por qué lloras? ¿Qué sucedió ahí arriba? —. Preguntaba extrañado Gabumon.
— Dianamon uso su ataque de ilusiones y estabas ahí, pero solo diciéndome cosas horribles, me hacen pensar que realmente soy asi y por eso no tengo nadie o pueden llegar a abandonarme —.
— Mmm si tenés una actitud muy podrida y mandona… siento que sigo diciendo estos chistes el que me van a llevar a cuestas es a mi, solo te molesto, sos mi mejor amiga y no te cambiaria por nadie y no voy a dejar que nadie te haga llorar, es el honor de un caballero(? —.

— jajaja cállate tonto, sabes me podes bajar ya eh, sino tu imagen va a estar en riesgo cuando salgamos —.
— No me importa como me vean, lo importante es que estés bien —.
Esas palabras calmaron su corazón y cada vez que se acercaban más a la salida, más somnolienta se sentía Renée, puesto que afuera ya era casi mediodía. al salir, rayos de luz cubrieron sus rostros y Renée pudo descansar un poco.
Luego de salir el director les dedicó una palabras a los estudiantes que los descolocó aún más , al menos tendrían una semana para descansar, lo necesitaban y bastante.
Al salir, el equipo de Renée se felicitaron por su gran trabajo y cada uno se fue por su lado.
— Aaaaaaah, bueno hoy fue una mañana muy agitada ¿Qué tal si descansamos y comemos chocolate?—. Decía Gabumon con increíble gran humor.
— Oooh, eso suena bien, si mejor vamonos—.
Al irse, pudo ver a Bonnie, aún más cansada que ellos, pero con una gran sonrisa como siempre, ahora que Renée pudo pelear con una profesora de alto nivel, un simple "hola" será solo un juego de niños.
Al día siguiente, las clases continuaron tal cual como si nada, tal vez con una pared menos que casi podías ver al patio, pero fuera de eso todo lo normal. En la hora del almuerzo, la joven pelimorada se pudo encontrar con Bonnie, la timidez le comía por dentro pero con gran valor, se acercó, le tocó el hombro y un ”hola ¿Cómo estas?” salieron de su boca.


Lady Fortune Lady Fortune 💕
perdone la tardanza, ama y señora del rol jajaajajaja

goldenjhon goldenjhon
Blair Blair
perdonen por la tardanza a los dos también

Venitry Venitry
mención nvn
 
Registrado
22 Abr 2007
Mensajes
4,986
Offline
[Takato / Black-Renamon]

Veinte minutos después...

Nos despedimos de Chen y Dorumon, los cuales nos agradecieron toda la ayuda que les ofrecimos.

(Takato) Es un honor, amigo. Si necesitáis más ayuda, no dudéis en decírnoslo.

(Black-Renamon) Que tengáis un buen día.

Obviamente, en el exterior no habrá mucho para relajarse o divertirse. El sonido de la lluvia se hizo más intenso con el paso del tiempo. Se había convertido en tormenta. Y podíamos sentir como en algunas habitaciones emanaba magia. Seguramente sea en las habitaciones más dañadas con la esperanza de lograr un apaño provisional y evitar las filtraciones de agua que puedan mojar pertenencias privadas o deteriorar aún más el edificio.

(Takato) Por ahora tenemos suerte. Si hubiese llegado el daño hasta nuestra habitación, nos hubiésemos visto forzados a irnos a la casa familiar. Y honestamente, no me agrada nada la idea.

Mi compañera asintió dándome la razón. Tenemos suerte, pero el temporal hace que lo que queda de día sea realmente aburrido.

(Black-Renamon) Después de un baño tan calentito y relajante, no me agrada la idea de salir a mojarme bajo la fría tormenta.

Y ahora... ¿Qué hacemos? Todo lo que pudimos hacer, fué suspirar rendidos.

(Takato) Bueno... Mañana será otro día.

Dije con una leve sonrisa intentando mantener el ánimo. Black-Renamon asintió ante mi afirmación y finalmente decidimos que lo mejor sería irnos ya a dormir. Además, el baño nos había ayudado a coger el sueño. Nos desnudamos y cada uno a su propia cama.

Aquella noche...

¡Y ahora viento fuerte! Menudo día eligió el clima para caer tan brusco. Incluso en los pasillos se escuchaba como algunos alumnos colaboraban con sus habilidades para impedir que empeoren las habitaciones más afectadas por los daños estructurales. Ahora que ya habíamos cogido el sueño... ¡Qué crueldad! Pero... ¡No! ¡No pienso ceder en irme a dormir con la familia! No quiero comenzar el día siguiente con la rutina que ya he realizado desde que nací. Pero tanto mi compañera como yo tenemos sueño y no podemos conciliar el sueño. Encendemos una de las luces y nos miramos agotados.

(Black-Renamon) Qué tortura...

Odio reconocerlo, pero... ¡Sí, esto es una tortura! No me gusta lo que voy ha hacer, pero es lo mejor. Utilizo el teléfono para contactar con una pensión tradicional al estilo japonés que yo conozco. En realidad podría permitirme un hotel de lujo, pero nunca me han gustado los gastos innecesarios. Alguna vez un pequeño capricho específico y totalmente pasajero, pero casi nunca.

(Takato) Buenas noches. ¿Les quedan habitacines libres para esta noche?

Tenemos suerte. Hay algunas.

(Takato) Me gustaría hacer una reserva para dos a nombre de Takato Takamoto. Llegaremos en media hora, más o menos.

Con todo confirmado, nos levantamos para vestirnos.

(Takato) Lo siento mucho, Black-Renamon. Debería haber sugerido esta alternativa antes de que la tormenta fuese a peor. Perdóname...

Mi compañera solo sonríe y acaricia mi hombro.

(Black-Renamon) No tienes que disculparte, Takato. Sé que no te gusta desperdiciar el dinero a lo tonto. Solo intentabas evitar un gasto que parecía no ser necesario. Y de todas formas, mejor tarde que nunca, ¿No?

Acaricié su cabello suavemente a modo de agradecimiento, lo cual siempre le gusta. Se siente cómoda. Cuando terminamos, llamo a un transporte para que nos recoja. y entonces, salimos de la habitación cerrando bien la puerta con llave y nos acercamos a la salida de la residencia escolar esquivando alumnos arriba y abajo con tanto jaleo. Desde abajo podíamos contemplar la tormenta y la reja de salida de los terrenos.

(Black-Renamon) Parece que vaya a ser el fin del mundo.

(Takato) Sí... Incluso siendo de noche, se nota el cielo revuelto.

Vimos a lo lejos el transporte pedido y tocaba salir fuera. Fuimos por donde estaba cubierto para impedir mojarnos todo lo posible. Luego tocó abrir nuestros paraguas y ajustar los chubasqueros para caminar bajo la tormenta y llegar al vehículo, el cual inció ruta hacia nuestro destino.

Y una vez llegamos...

Enseguida se completó el registro y el pago en recepción y fuimos a nuestra habitación asignada. Fué divertido que el encargado preguntase dudoso que si mi compañera no era demasiado joven en comparación a mí. Cuando le revelamos que ella es uan Digimon, casi no pudimos ocultar la risa. Cerramos la puerta de acceso y extendimos los futones.

(Takato) ¡Qué gusto! Silencio, tranquilidad, bien aislado del sonido de la tormenta y mañana desayunaremos bien.

(Black-Renamon) Afuera hace mucho frío, pero ha merecido la pena venir. La calefacción tradicional sienta muy bien.

Con todo listo, nos metimos cada uno en nuestro correspondiente futón y por fin pudimos dormir. ¡Esto es otra cosa!

A la mañana siguiente...

Ni siquiera pusimos alarma para despertarnos. En el exterior ya no hacía ruido. ¡Por fin terminó la tormenta! Fuí el primero en despertar, pero me quedé tumbado un rato más. Podía escuchar a mi compañera roncanco un poquito y la vería despatarrada sobre el futón. Se la ve muy a gusto. Así que con sigilo la tapé de nuevo con el futón para que no coja frío y la pude ver sentirse ma´s relajada en sueños. Así que dormiríamos un ratito más. o al menos, quedarnos tumbados. Debió pasar unos carenta minutos cuando por fin mi compañera despertó. Fingí despertarme a la misma hora que ella y le di los buenos días. No es necesario ducharnos de nuevo. Aún estamos bien limpios de ayer. Nos vestimos y salimos a la zona del comedor a desayunar. El típico desayuno japonés preparan hoy. Comimos a nuestro ritmo. Sin prisas. Pudiendo disfrutar del momento. Y al terminar, completé los trámites de pago y salida para poder marcharnos. Aún sopla un poco de fresco, pero al menos ya no llueve y el cielo está casi despejado del todo. Volvimos a la academia dando un paseo.

De vuelta a la academia...

Todo parece seguir igual que siempre. Los obreros reanudan las obras de reparación. Parece que tienen pensado terminar hoy todo de forma intensiva y completa, pues entre el deterioro causado por la tormenta sobre las reparaciones previas y después de conocer como pasaron la noche los alumnos, hoy se meterán prisa. Así que para antes de que anochezca todo estará reparado y secado. ¡Buenas noticias! Así que se acabarán los jaleos nocturnos como los de ayer. Daremos un paseo por los terrenos. A ver que tal va lo demás.

Akira Akira (No especifiqué si tu personaje acepta o no el ofrecimiento de mi anterior post. Dejaré que lo decidas y relates tú en tu siguiente post a modo de Flashback.)

__________

[Aoi / Guilmon]


Al llegar la noche...

Me desperté a causa de un trueno. Y podía escuchar ruiditos en la otra cama. Encendí un momento una lamparita cercana y pude ver a Guilmon intentando dormir, pero no podía.

(Aoi) ¿Estás bien?

(Guilmon) Guilmon no poder dormir. Tormenta ser demasiado fuerte.

Los truenos fastidian en exceso, pero el viento y el agua golpeando la ventana ya es demasiado. Bajé la persiana por completo. Aunque eso implique estar totalmente a oscuras, al menos no molestará el ruido en loscristales y el marco de la propia ventana. Al menos el ruido contra la persiana es más suave.

(Aoi) Así mejor, ¿Verdad?

(Guilmon) Sí, pero ahora habitación quedará oscura.

(Aoi) Lo sé, pero no hay nada mejor.

Abrieron la puerta de nuestro cuarto. Era mi madre. Preguntando si va todo bien.

(Aoi) Sí, mamá. Pero la tormenta nos dificulta dormir.

Nos dice que no nos preocupemos. Que ahora nos trae algo calentito para ayudar a coger el sueño. En unos minutos biene con dos tazas de chocolate caliente con un toque de té dulce.

(Guilmon) Bebida oler muy rico. ¡Gracias!

Nos tomamos cada uno nuestra taza. Poco a poco nos sentimos más relajados. Las hierbas naturales vienen muy bien.

(Aoi) ¿Era ese té que relaja el cuerpo y da sueño?

Nos dice que sí. Eso nos ayudará. Se marcha dándonos buenas noches y recordándonos que nada de dormir juntos en la misma cama. Cuando se va, nos reímos por lo bajito. El comentario fué gracioso, sin duda. Volvimos a la cama mientras hacíamos el vijeo truco de contar ovejitas. Apenas llegué a la número veinte, me dormí. Guilmon lo hizo en la número quince.

A la mañana siguiente...

Nos despertó mi madre. Abrió la persiana dejando pasar la luz del día. Parece que dejó de llover. ¡Mucho mejor!

En el comedor...

Guilmon y yo disfrutamos del desayuno que nos había preparado mi madre. Comentando que papá tuvo que irse muy pronto a trabajar. Parece que deben terminar las reparaciones y las obras en la academia con urgencia, pues esta noche la tormenta hizo que allí todo fuese un caos. Eso hizo que me sintiese afortunada de no haber dormido allá. De paso, nos pregunta acerca de como fué ayer las clases.

(Guilmon) Aoi y Guilmon hacer una prueba muy difícil. Los dos terminar ganando, pero prueba ser muy peligrosa.

(Aoi) Así es. Nunca habíamos hecho pruebas tan intensas y arriesgadas. La verdad, no sé en qué estaban pensado.

Mi madre se siente confusa. Nunca había oído hablar de pruebas así, pero que ya preguntará en la próxima reunión de padres en la academia. Terminamos de prepararnos y salimos hacia la academia.

Y llegando a la academia...

Lo primero que vemos es el material de construcción y a los obreros trabajando. Incluso vemos a mi padre manos a la obra, pero no le molestaremos.Seguiremos a lo nuestro como si nada. Empezando con un pequeño paseo por los terrenos.
 
Registrado
9 Abr 2018
Mensajes
153
Offline
No sin dificultades, el equipo había logrado salir del laberinto que era su objetivo. El siguiente paso se lo comunicó el director, despues de felicitar a todos por haber pasado la prueba, reveló que tras una semana de descanso, tocaría enfrentarnos para lo que fuese para lo que nos hubiese preparado la prueba. De la costa se había despedido de sus compañeros de prueba utilizando a Sam como muleta para dirigirse a la enfermería, donde al llegar se encontraron con alguien que les era muy familiar a ambos:
- Hey Lily tiempo sin verte- le saludó la rubia.
- !Chicos que ha pasado!- dijo la joven enfermera al ver a Jhon con un torniquete en la pierna hecho con su camiseta.
- Creeme lily esto no es para presumir de cuerpo- bromeó el joven.
- Nuestra prueba le acertó un disparo en la pierna- Explicó la compañera de Jhon.
- Ah si, esa prueba, algo me dice que será un día movidito en la enfermería- dijo mientras deshacía el torniquete.
- Al menos parece que ese deputymon era muy bueno disparando, igual que entró salió la bala- dijo el ojiazul viendo el lado positivo.
Cuando Lily acabó de curar a ambos, se despidieron y la enfermera se preparó para el siguiente herido que llegara. Mientras el duo iba caminando sin rumbo por los pasillos el día se oscurecio de repente:
- Bueno, vayamos a descansar creo que nos lo hemos ganado- le sonrió el rubio a su compañera.
- ¿Que tal te encuentras, Jhon?- le preguntó a su compañero con algo de tristeza en su voz.
- Bueno, te mentiría si te dijera que no duele, pero casi agradezco que ese deputymon fuera un buen tirador. Y a ti ¿que te ocurre?- dijo algo preocupado el rubio.
- Se que no me obligaste, pero sentí que era necesario usar ese ataque, el cual intenté olvidar por lo que es capaz de hacer- explicó Sam.
Ambos llegaron a su habitación, cuando de repente, un rayo iluminó toda la habitación al que le siguió un fuerte trueno:
- Como odio las tormentas despues de cosas que marcan mi vida- se lamentó de la Costa.
- ¿Sigues teniendo ese mal presentimiento?- preguntó la fémina ojiazul.
- Si, y esta tormenta no ayuda mucho- le respondió su compañero - y escuchame no te sientas mal por haber usado ese ataque, solo preguntate por qué lo usaste.
- Gracias por intentar animarme pero...- dijo la rubia metiendose al baño.

El joven de la Costa se sentía preocupado por su compañera cuando de repente, recordó que la compañera de la joven Galasya era un gatomon y le podría preguntar a ella cual era el alcance de ese ataque, así que descansaría un poco y la buscaría. Tras su tiempo de descanso, Samantha dormía en su cama, aunque se había olvidado de arroparse, asique Jhon la arropó y salió silencioso de la habitación. Jhon pensó que Lyanna podría encontrarse en su habitación así que se dirigió hacia el cuarto de la pelirrosa. A medida que iba avanzando, iba viendo la destrucción mayor o menor de algunos cuartos y cuando llegó a la habitación de la mencionada chica, llamó a la puerta y esperó respuesta

Blair Blair y CherryBlood CherryBlood perdon por la espera
Lady Fortune Lady Fortune interacción. Si no puedes escribir no te preocupes, si se me ocurre algo con lo que seguir pondría que Lyanna no esta en su cuarto.
 
Arriba Pie