Rol DIGIMON DIMENSION II (nuevos cupos)

Estado
Cerrado para nuevas respuestas

Registrado
3 Oct 2011
Mensajes
270
Calificación de reacciones
119
Puntos
50
Edad
29
El frio le ayudaba a pensar coherente, sabia que había hecho y dicho muchas estupideces, pero si algo había adquirido de Luis era su estupido orgullo.
- Que demonios me pasa?- pregunto para si misma la albina, abrazando a su pequeño digimon entre sus brazos.- Dije una tontería completa...-bufo molesta, le costo admitirlo.
- Yo creo que si hiciste algo tonto, pero ya no puedes devolver el tiempo.- Hablo de imprevisto una suave e infantil voz, era una niña que estaba del otro lado del árbol.- Solo puedes concentrarte en solucionar el problema en este preciso instante, enfocarte en lo que quieres y como lo lograras.-continuo.
Por un momento Hikari pensó en cuestionar la identidad de aquella extraña, pero al sentirla tan inspirada y filosófica en aquel momento decidió que no era la mejor opción.
-Pero...Y si no sabes lo que quieres?-cuestiono, era realmente como se sentía.- que hacer si estas confundida?.
- Debes pedir ayuda o dejar que el destino actúe.- respondió tranquilamente aquella misteriosa voz.Seguía del otro lado del árbol, sin mostrarse.- En ocasiones, debemos dejar que las cosas surjan solas, en otras, debemos ser nosotros los que fuercen al destino.
Hikari escuchaba con atención, por un momento pensó que er parte del entrenamiento, ella tenia razón. Primero debía elegir y luego forzar al destino.
- Sabes?- volvió a interrumpir aquella niña.
- Que sucede?- pregunto por ultima vez la albina, antes de sentir un suave abrazo por la espalda ,un beso en la mejilla y una punzada en el cuello.
- Yo soy el destino.- Fueron las ultimas palabras de aquella extraña antes de desaparecer y dejarla perpleja y confundida...Antes de que comenzara a sentir aquel intenso dolor de cabeza que la tumbo en el suelo. Lopmon comenzaba a despertar, preocupado y asustado al sentir el asfixiante abrazo de su elegida. Lo estaba ahorcando.
- Hi...K...Hika....- Hablo a duras penas el digimon. - A...Ayuda....!-Intento gritar Lopmon, desesperado. Comenzó a apanicarse cuando Hikari lo aferro aun con mas fuerza y comenzó a moverse violentamente, estaba convulsionando.
[•••]
-Que demonios?- Los ojos de Yue siguieron aquella pequeña figura, la cual sonreía feliz, inocentemente. Como si fuera una niña que jugaba a las escondidas.El cabello de esta tenía un peculiar tono. Era azul marino y por debajo tenía unas peculiares extensiones en color rosa fucsia. Sus ojos eran azules.
- No puede ser....- fue la expresión en su rostro...Ella había volteado a ver a la cámara y le había sonreído, sabia que estaba ahí, ella había dejado que el la viera. De inmediato tomo el comunicador y llamo a Wizardmon.-No están solos, tengan cuidado...El enemigo esta cerca y probablemente actúe.
[•••]
Domicio estaba preocupado, no entendía que demonios ocurría con Hikari, sabia que esta tenia miedo y que probablemente se estuviera alejando de el al creer que eran hermanos, pero no podía ocultarse lo ocurrido hacia tiempo, debía hablar con ella. Se armo de valor y se dispuso a sentarse a su lado, mas sin embargo se detuvo al ver que Takeshi se le adelanto. Aquello comenzaba a molestarle bastante, sentía que debía moverse y aclarar las cosas que la albina y ahora pelinegra, que debía volver a tomarla para reclamarla como suya...Entonces se detuvo un momento, que le pasaba? Hikari no era una presa...
[•••]
Conforme Takeshi se iba acercando, su preocupación aumentaba, no tardo en darse cuenta de que aquello ya no era un berrinche, Hikari convulsionaba y Lopmon no se podía zafar de sus brazos.
-Hikari...! Necesito ayuda! Labramon, avisa a los demás.- pidió el pelinegro, a lo cual el digimon obedeció y salio de inmediato a buscar a los demás. - Tranquila, estarás bien.
La ahora clon suya parecía no escucharlo , estaba inconsciente. Al simple tacto podía sentir como la piel de la joven ardia en fiebre. No tardo en comenzar a delirar.
- D...Dommi....- hablo entre jadeos la joven, intentando abrir los ojos.- E...El destino...
- Tranquila, estas delirando. - Notando que de los labios de Hikari ae despedía un fuerte aroma a menta. - Lopmon, que paso?
- No lo se, estaba dormido, solo sentí cuando empezó a ahorcarme, no se puede controlar- Jadeaba - Ella va a estar bien. Verdad? Por favor, ayúdala. Que hago?
El llamado llego a oídos de Domicio el cual de inmediato se acercó a revisar. Reviso lo mas básico y se detuvo, incrédulo...
- Que pasa? Sabes que le sucede?- pregunto Takeshi, preocupado al ver la expresión de su amigo.- Ella esta bien?
- La envenenaron. -concluyo y saco una botellita de su bolsillo.- Es el beso de la muerte....
Aquella pequeña botella fue abierta y todo el contenido termino en la boca de la Yagami.
-que? Que es eso? Como lo sabes? Domicio....
Domicio reviso los bolsillos de Hikari y encontró lo que buscaba, una carta se encontraba en el bolsillo del pantalón de la joven, iba dirigida el y estaba formada por la misma persona: "K.L" . Al menos ahora sabia que la "L" era de Lavoissier.
- Espera. - le corto y abrió el sobre, leyendo la carta.
"Bonjour , Domicio.
Mi querido hermano, me siento feliz de que al fin podrás tener tu oportunidad con esa chica, ella no me cae bien, creo que solo esta jugando contigo, pero respeto tu decisión...."
Ni siquiera termino de leer la carta, los gemidos de la joven le jalaron la atención, esta despertaba, aun algo adolorida pero al menos ya recuperada

----/-/-/-/-/-/-//-/-/-/-/-/-/-/-/-/-/-/-/-/-/-/-/-/-/-/-/-/-/-/-/-/-/--/-.-.-//-////-/-/-///-/-/-/-/-/-/-/-/-/-/-/-/-//-/
Perdónenme la vida, he posteado del celular.
Pedradas por privado, por favor(?8
 

Art of life
Registrado
8 Sep 2008
Mensajes
1,543
Calificación de reacciones
133
Puntos
250
Setsuna estaba atónito con todo lo que estaba pasando. Buscó en los alrededores alguna forma más de vida que les pudiera causar problemas, pero desistió cuando al fin pudo saber que estaba solo.
-No presiento ningún digimon más Setsuna -confirmó su compañero digital.
-Esto es cada vez más extraño Gaomon. Si seguimos así empezaremos a caer como moscas en una tela de araña. Somos como cerdos dirigidos al matadero. Tal y como estamos ahora, no tenemos ninguna oportunidad con el enemigo.
-Lo sé amigo, debemos fortalecernos cuanto antes.

Takashi se encontró con el peliblanco de camino a unos matorrales. La naturaleza le había llamado y agarrándose el mástil miró al chico.
-¿Dónde estabas? -preguntó- Bueno, luego me contestas amigo...debo de...evacuar.
-Jajajaja, anda ve.

Cuando Takashi terminó se encontró con Setsuna. Este miraba al cielo de forma melancólica. A su lado Gaomon se encontraba de la misma forma.
-¿Y bien? -escuchó la voz del pelinegro.
-Simplemente fui a inspeccionar la zona. Estoy harto de caer siempre en la trampa del enemigo.
-En eso te doy la razón colega. A mi también me está empezando a encrispar esta situación.
-Debemos fortalecernos. Fíjate como te dejó Yue...
-Calla. No empieces. Lo sé.
-¿Confías en Wizardmon? -la pregunta descolocó al pelinegro que miró también al firmamento y medio sonrió.
-Solo te diré que confío en Akame...y ella confía ciegamente en ese digimon. ¿Y tú? -Setsuna suspiró.
-Confío en ti...y creo que eso hace que confíe en todos.
-¡Ey! os estabamos buscando -Domicio llegó al grupo -Hikari ya despìerta..


Algo cortisimo que me ha dado tiempo esperando. Doy señales de vida e.e
 

Necro Angel
Registrado
3 Jul 2013
Mensajes
169
Calificación de reacciones
169
Puntos
150
La pelinegra despertaba lentamente, gracias a Domicio ya se sentía mejor, pero ahora un nuevo enemigo había aparecido, ¿o desaparecido?, la verdad es que aquella presencia ya no estaba, pero algo era seguro, los elegidos tenían que fortalecerse rápidamente.

-Oye, Wizardmon, se que tenias algo en mente, pero tengo que contarte algo que no le eh dicho a nadie y quizá te sirva como plan para entrenarlos- El ojirojo se comunicaba a través de un dispositivo con el digimon hechicero que escuchaba atentamente.

-¿Que dices?, no puedo creerlo, no sentí su presencia, pero si lo que dices es verdad, sera de gran ayuda para probar a los elegidos, antes de enfrentarse a mi compañera, por favor, ven cuanto antes- Este colgó el transmisor y miro a Sakuyamon -Lo siento, pero ¿podrías esperar un poco mas antes de actuar? -la digimon solo asintió desapareciendo en las sombras.

-¿Amigo, me ayudaras?- frente al albino se elevo una enorme figura entre las sombras-

De regreso en la isla...

-¿Hikari que rayos te paso?- el mestizo hablaba algo preocupado.

-No lo se... me desperté durante la noche, escuche una voz y luego -esta llevo su mano hasta el cuello donde la habían pinchado- una punzada fuerte aquí y dolor, mucho dolor-

-Fue alguien de mi familia estoy seguro, solo ellos dejan esta marca- este mostró la marca de su familia que había encontrado en el bolsillo de Hikari.

-Creo que ya es tiempo de que nos expliques mas sobre ti Dom- el albino de pelo corto fue quien tomo la palabra ahora, preguntando lo que todos querían saber, pero justo cuando iba a responder...

-Elegidos, hoy afrontaran una gran prueba, prepárense porque sera una prueba de gran importancia para que ustedes ganen experiencia- el digimon mago se encontraba sobre un árbol, mientras les hablaba, justo cuando una gran sombra cubrió el cielo.

Todos los digimons se crisparon y se pusieron a la defensiva.

-¿Que pasa Impmon?- la rubia miro preocupada a su digimon.

-Es un digimon muy fuerte...- el pequeño diablillo estaba atento a aquella sombra.

- Esta presencia... no puede ser... ¿joven...Yue?- la pelivioleta vio al cielo, la sombra gigante descendió y pudo verse a un gigantesco digimon con apariencia de serpiente alada y sobre él, se encontraba de pie el ojirojo que tanto conocía.

-Ese es Megadramon
se dice que es el digimon mas fuerte de su tipo en el nivel perfecto, ¿que hace Yue sobre el?- el dragón morado, se encontraba confuso al igual que su compañera.

-¿Acaso Yue es un elegido también?- el albino mas joven pregunto curioso, pero fue respondido rápidamente por el ojirojo.

-Lamento decirles que no, este digimon es mi mascota- este tomo asiento para explicar -recuerdan el Devidramon que "derrotaron" hace un tiempo, bueno, junto con el viejo lo enviamos al digimundo, pero el regreso 1 día después y sin que nadie se enterara me lo lleve a otro lado donde lo estuve criando hasta que finalmente digievoluciono en este amigo jeje, y pues considere que seria un buen contrincante contra ustedes-

-Así es, su tarea de hoy, sera vencer a Megadramon- El digimon hechicero tomo la palabra, dejando a todos algo nerviosos, ya que la imponente figura de Megadramon y su tamaño eran algo intimidantes, pero ninguno de ellos daría el brazo a torcer tan pronto...-¡Comienzen!-





Bien, un pequeño post. Para que tengan algo que postear jeje. Su pelea contra Megadramon ah comenzado, todos tendran que trabajar juntos para vencerlo, pero no sera facil, el hecho que Megadramon vuele y ataque a distancia, les dificultara las cosas, y de por si es muy fuerte. Suerte owo
 

Dama Oscura
Registrado
19 Mar 2007
Mensajes
885
Calificación de reacciones
489
Puntos
700
-Así es, su tarea de hoy, sera vencer a Megadramon- El digimon hechicero tomo la palabra, dejando a todos algo nerviosos, ya que la imponente figura de Megadramon y su tamaño eran algo intimidantes, pero ninguno de ellos daría el brazo a torcer tan pronto...-¡Comienzen!-
La tarea iba ser difícil pero si todos participaban y luchaban juntos solo entonces las posibilidades de vencer a Megadramon no estaban lejos. Akame observo al gran dragón volador y miro hacia donde se encontró Wizardmon, su maestro estaba siendo sumamente exigente con los elegidos, pero estaba claro que su mundo no iba soportar mucho ante el dominio de los tres hermanos del Caos. Alzo la vista hacia el enorme Megadramon y noto que este tampoco estaba con juegos al ver como tomaba posición para lanzar su ataque directo hacia ellos.

- ¡cuidado! -Aviso ya tarde el García al ver como la onda los misiles de energía oscura iba directo hacia ellos.

En esos instantes Akame no lo pensó y se lanzó directo al frente ante la sorpresa del resto incluso la de Yue que estaba al lado del hechicero, pero con las intenciones de socorrer a la jovencita, Wizardmon lo detuvo con su báculo. Fue en ese entonces donde los elegidos y Yue observaron cómo los misiles de Megadramon habían sido detenidos como si de una barrera protectora hubiese aparecido. La joven de cabellos violeta coloco sus dos manos impidiendo que los misiles chocaran contra ellos. La joven dio pasos hacia atrás con dificultad pero con el gran intento su cuerpo fue envuelto de un aura rosada logrando que los misiles volvieran a su dueño

- Pero ¿Qué? –se expresó Setsuna viendo la situación sorpresivo

- ¿Cómo hizo eso? –cuestiono Ziegler viendo como los misiles impactaban justo donde se encontró Megadramon y este había caído en picada hacia el mar.

Takashi corría hasta donde la chica que había caído al suelo de rodillas. Se agacho preocupado para observar cómo está se veía cansada como si ese extraño poder que poseía la cansara de sobremanera al usarlo

- Akame.

- estoy bien, Takashi-kun –respondió ella intentando sonar tranquila alzo la vista hacia el mar- en estos instantes aunque los digimons digievolucionen, no tendrían oportunidad contra ese Megadramon, solo les di algo de minutos –empezó a sentir más cansancio de lo usual pero se levantó con ayuda del pelinegro- pero yo confió plenamente en sus digimons. No te preocupes por mí –respondió ella- lo más importante es que derrotemos a Megadramon –dirigió su atención hacia su compañero digimon que había corrido a socorrerla de la misma manera- Dorumon.

Dorumon afirmo con la cabeza, dio un paso y todo su cuerpo empezó a brillar intensamente frente al resto de los digimon seguido la apariencia de este había cambiado a Dorugamon. Este se elevó en el aire esperando al seguro, furioso, Megadramon.

- no se queden ahí, hagan que sus digimons ¡digievolucionen! –Ordeno inmediatamente Lynn hacia el resto de los elegidos- Megadramon aún no es vencido.

En esos instantes un furioso Megadramon salió del mar para dirigir su atención en el grupo de digimons que ya en si estaban digievolucionados en su etapa campeón.

¡Cannonball!

¡Grau Lärm!

¡Dash Double Claw!

¡Howling Blaster!

¡Blast Rings!

¡Infernal Funnel!

¡Thunder of King!

Todos los ataques se combinaron entre sí para ir directo hacia Megadramon, creando una explosión en el instante.

- Lo lograron!!! –exclamo Nico esperanzada.

- eso es imposible –respondio Lynn con una mirada seria.

- ¿Qué ocurre? –cuestiono Domicio hacia la chica.

- Megadramon es un tipo de nivel perfecto y estos simples ataques no son nada para el –aseguro la rubia observando hacia al frente. Abrió sus ojos al darse cuenta de que el dragón estaba preparándose para atacarlos- ¡cuidado, hay viene!

El dragón había salido del espeso humo para ir directo hacia ellos y zarpar con sus garras metalicas a los digimons que al darse cuenta lo esquivaron inmediato, aunque uno de estos por desgracia había tenido la mala suerte de ser lanzado con fuerza contra algunos árboles.

- Con ese nivel los digimons no podrán contra Megadramon –dijo Akame intentando buscar una solución al problema- Dorugamon alza vuelo y has que Megadramon te persiga, mientras tanto el resto debe buscar una solución para vencer a Megadramon –fijo su vista en Setsuna y Gaogamon preocupada- ustedes pueden…-susurro más para si misma.

- ¡Gaogamon! –Setsuna preocupado fue directo hacia su digimon que estaba en él suelo un tanto aturdido.

- estoy… bien –respondio Gaogamon sacudiendo su cabeza e intento pararse.

- menos mal –dijo aliviado Setsuna- ¿crees que puedas seguir luchando? –cuestiono este seguro

- por supuesto que si –respondio animadamente el digimon que ahora si se repuso y miro al dragón que estaba persiguiendo por los aires a Dorugamon. Dorugamon esquivaba los ataques con dificultad- mi deber es protegerte Setsuna

El albino sonrío de medio lado y afirmo con la cabeza en esos entonces cierta luz llama la atención del elegido y del digimon notándose que se trataba del digivice. De esa misma manera el cuerpo del digimon empezó a brillar intensamente formándose alrededor de él un círculo binario.

- está digievolucionando...-susurro Akame sorprendida para luego sonreír. Al menos uno había logrado avanzar a sus digimons faltaba el resto- Takashi-kun -miro al pelinegro que observaba al digimon de su amigo para luego mirarla- tu puedes -animo ella con una sonrisa

-
ese condenado -sonrío de medio lado el García- Dobermon adelante, no nos quedemos atrás.


Bueno aqui mi pequeña parte. A ver alguien que quiera seguirle.
Dark Alexyz Dark Alexyz
Dark Fallen Angel Dark Fallen Angel
The Card Maker Doc. K-9
Mona Lise Evangelyne
R Rozenkristall
Nancy wilson
Y Yue208
Z Ziegler

 

Registrado
3 Oct 2011
Mensajes
270
Calificación de reacciones
119
Puntos
50
Edad
29
XD aparto, debo quitarle lo inútil a Hikari .
 

Registrado
9 Abr 2014
Mensajes
228
Calificación de reacciones
194
Puntos
250
bueno aquí esta:
Nombre/Apellido. Alena Konoe
Edad: 16
Personalidad.
Ella es un poco distante y tímida con los jóvenes de su edad, ya que teme no caerles bien o que es extraña por como viste (viste con ropa suelta, tanto que la llegan a confundir con un chico), como ella cree pero cuando pasan esa barrera ella demuestra ser una persona buena que siempre tratara de ayudar, también que puede sonreír, ella es muy dedicada en los estudios y siempre tratara de no causar problemas.
Historia:
Siendo solo ella y su padre el cual es un reconocido científico en biotecnología y profesor en la universidad de Tokio que siempre le demuestra cuanto la ama y protege, Alena siempre ha visto como el se las apaña para nunca descuidarla esforzándose en tomar el papel de su esposa, quien falleció cuando ella tenía 5 años de edad salvándola de ser atropellada, desde ese día el shock de ver el cuerpo sin vida de su mama se vio en el cambio de una niña alegre que paso a una niña callada que se guardara todo en ella para no causarle problemas a su padre para que no fuera molestada en la escuela por su comportamiento callado y cerrado ella misma se propuso entrenar agarrando el ritmo al instante.
Gustos.
- Tocar el violín.
- Cualquier tipo de dulces.
- La comida que prepara su padre.
- Las flores.
- Practicar mutai, Jujutsu y Hapkido.

Disgustos.
- La comida salada y picante.
- Ser molestada cuando práctica.
- Las multitudes.

Debilidad.
Los chicos y que traten de quitarle su gorra.
La sangre.

Elemento escogido.
Tiempo.
Arma.
Chacos
Color de Digivice.
Amarillo con azul.
Extras.
Ella se sigue culpando por lo sucedido a su madre, a pesar de llevar gafas estas no tienen lentes solo las lleva porque le pertenecían a su mamá, el hecho de que nunca se quite su gorra es porque odia su cabello largo al cual no puede cortar porque a su madre le gustaba, cuando se encuentra muy feliz entona una canción que su papá le cantaba de pequeña.
Digimon.
Gokuwmon
Apodo.
Hiroshi
Personalidad.
A pesar que tiene rostro serio que parece como si buscara pelea, Hiroshi es todo lo contrario es alegre y amable sin olvidar que es algo bromista es bueno en cualquier tipo de arte marcial, Hiroshi aria cualquier cosa para proteger a su nueva familia, pero si es algo serio cuando la situacion a si lo quiera.
Gustos.
- El alcohol
- Leer
- Escuchar a Alena tocar el violín.
- Todo tipo de comida.
- Subir a los árboles.

Disgustos.
- Las peleas injustas.
- Que intimiden a su compañera por su forma de ser.
- A las personas que se creen superiores a los demás.
- Que Alena se guarde todo en ella.

Extras.
No recuerda de su vida anterior antes de integrarse a la familia Konoe, en la parte de su espala se encuentran tres grandes cicatrices al igual que en su rostro, se lleva muy bien con el padre de la chica con el cual se llega desvelar tomando alcohol, tiene un vago recuerdo de una persona en medio de una luz.

mimi_sakura mimi_sakura
espero no estorbar.
 
Última edición:

Registrado
3 Oct 2011
Mensajes
270
Calificación de reacciones
119
Puntos
50
Edad
29
El estado de la Yagami no era el mejor, Domicio notaba como se tambaleaba aun, se esforzaba en mantenerse de pie y sabia que eso no duraría mucho, a pesar del antídoto esta debía reposar y recobrar fuerzas.
-No fue el mejor momento... Pero el enemigo tampoco nos preguntara cuando atacar.
-Yo te cubro.- Domicio intentaba darle algo de aire, sabia lo que se sentía ese veneno, el tener que retomar el aliento y la conciencia después de este.
- E...estaré bien, debemos terminar esto.- era terca, eso no lo saco de su madre.- No estamos solos.
- Porque eres tan terca?
Terca? Ella no era terca...no, verdad? ...O si?
- No lo soy....Simplemente quiero terminar esto!.- Bufo molesta.- Acaso es mucho pedir querer volver a casa?
Los ojos de Domicio se posaron en los de Hikari, intentaba encontrar alguna respuesta, algún rasgo de sentido común en las palabras de esta. La entendía, ella no estaba acostumbrada a estar afuera, a sobrevivir...Entonces... No, no era eso. La mente del Lavoissiere empezaba a divagar en mal momento, comenzaba a entenderla. Tenia miedo.
Ella había sobrevivido todos esos años a pesar de todo. Había vivido en el abandono, actuaba asi porque estaba aterrada, era como un gatito herido, buscaba ocultarse al estar herida.Los estruendos de la batalla comenzaban a sacarlo de su pensamiento. Debían hacer algo. EL debía hacer algo para sacarla de ahí. Un animal aterrado era peligroso. El bien lo sabia, cuantas veces no había actuado asi?
Entendía que Akame y Lynn estuvieran enojadas con la Yagami, con su actitud. Pero comenzaba a entender que eran empáticas con ella, pero no la entendían del todo; no entendían del todo sus sentimientos. Sabia que las dos chicas habían sido educadas y entrenadas, tenían magia, estaban habituadas ya y sabían que esa era su misión, entendía que habían visto una tragedia, que habían aprendido a sobrevivir...Pero Hikari no, por eso se sentía desprotegida, abandonada de nuevo.
-Ninjinken!- el conejo digimon pego un fuerte brinco y uso su arma para golpear a su oponente, apenas logrando rasguñarlo.Turuiemon cayo e intento tomar aire, el tampoco podía hacerlo solo, necesitaba hacerlo en equipo. Volteo a ver a sus compañeros, intentando pensar en algo.Su mirada se centro en Liamon, Admitía que Liamon le inspiraba cierto temor. Era bastante grande ..y era un Leon! ...Aun asi, Hikari y Domicio parecían entenderse bien, porque ellos no?
El sentido común de la presa le gritaría que es mala idea.
- Sanda Obu King!- la descarga provoco que Turuiemon se echara hacia atrás, asustado. Tal vez si era mala idea.Pero... en esos instantes, ambos eran presas de todas formas. El ataque iba dirigido al digimon ultimate alado el cual no dudaría en abalanzar su ataque contra los más vulnerables como la ley de la cacería y supervivencia demandaba.
Entonces al conejo se le prendió el foco....
- Yo lo distraigo,atáquenlo en cuanto se acerque, todos juntos!-ordeno Turuiemon, era eso seguir atacando a lo estupido.
El digimon león saltó hacia un lado para acatar la indicación, cualquier idea era buena en esos instantes, y su apariencia y carácter predator, no ayudaba a inspirar confianza instintiva en sus compañeros, en esos instantes todos estaban en el mismo saco de presa.Domicio se hacía cargo, a diario, de saciar su necesidad instintiva de cacería.Lo llevaba a cazar al bosque o a pescar al mar, lo llevaba a saciar esa sed predadora, y siempre era en la mañana o la noche, dependiendo del horario disponible, de ahí que fuera tan tranquilo con sus compañeros y jugara con ellos en vez de calcular como actuar. Pero aun así, eso no quitaba su apariencia feroz
El conejo volvió a lanzar su ataque y grito con fuerza, llamando la atención de la enorme bestia voladora. Megadramon era grande, pero Turuiemon era mas rápido.
"Despierta, mi bebé...."
Aquella dulce voz resonó en los oídos de ambos chicos, tanto Hikari como Domicio podían escucharla. La chica la reconocía...Podia sentir su corazon latir con fuerza. Escucho de nuevo. No era solo el suyo.
Un latido sincronizado.
Los ataques volando aprovechando al distraído digimon que perseguía al ágil conejo. Era la "presa mas fácil", asi es que este se encargaría de distraerlo.
Domicio no reconocía la voz, instintivamente tomo la mano de Hikari, volteando a vigilar el combate al igual que el entorno. Sentía lo mismo, el fuerte latir del corazón, pronto se dio cuenta de que no era solo el suyo.
" Despierta, hijo mío."
De nuevo esa voz.... Después de todo, no eran tan diferentes.El ruido desapareció, solo sentían aquel fuerte palpitar.
Ella no era fuerte, solo se obligaba a mantenerse de pie. Ella no era superflua, solo fingia que lo demás no le importaba para que no la lastimaran mas. Ella no era guerrera, pero peleaba por sobrevivir.Pero en esos momentos ella ya no tenia fuerza, todo se había acumulado, había explotado y la tenia contra el suelo. Débil.
Y al tiempo... Domicio estaba a su lado aferrándole ahora a él, siendo su escudo. Él aparentaba ser fuerte, pero no necesitaba obligarse a mantenerse de pie, era cauto para no volver a ser herido con tanta frecuencia, era un cazador, un predador, pero, también vulnerable cual presa.Y al tiempo... Domicio estaba a su lado aferrándole ahora a él, siendo su escudo. Tenía fuerza y aun así, llevaba tiempo colapsando en el interior de manera silente, mostrándose más fuerte de lo que realmente se sentía aun en sus peores momentos. Las pertenencias se le hacían vanales, pero la gente a la que amaba, sus amigos, su familia pequeña, eran lo único que le impedían colapsar de verdad.Aun ahora, era vulnerable en ese sentido, y el tener a hikari colapsada a su lado y con él latiendo al tiempo que su corazón, el caos, solo crecería.
Ambos aparentaban ser fuertes, ser diferentes a lo que su corazón realmente era.
Ambos toda su vida habían crecido rodeados de malicia, de peligro, toda su vida siguiendo la ley de la naturaleza, peleando por sobrevivir, aparentando ser más fuertes de lo que eran, en alma y en cuerpo. Encerrando para si mismos sus propias almas por miedo a que lo único que quedaba intacto de ellos fuera destruido también.Lo único que les mantenía vivos, cuerdos, era lo escaso que les hacía felices en algún aspecto. Aun cuando fuera un pequeño detalle, una o dos personas únicas, un pequeño objeto. Aun cuando pudieran aparentar por fuera ser diferentes, ser fuertes. Por dentro era otro tema...
Encerraban su verdadero poder, su verdadero potencial, por miedo a que al soltarlo, eso escaso se alejara de ellos... por miedo que al hacerlo, expusieran su lado más débil también y fueran blancos fáciles.
Porque querrían mas problemas? Porque querrían alejar a los pocos que estaban a su lado?
Por el mismo miedo a que la traición surgiera, como ya una vez antes había pasado..
La familia, aquella que supuestamente debía amarte, protegerte, te había traicionado, aquellos que se supone nunca se alejan de ti, se fueron,dejándotee de lado...Para Hikari ese era el pan de todos los dias desde que había nacido.
En domicio... ¿Que nos decía que no hubiera tenido amigos antes de ellos?¿Que nos decía que no hubiera tenido motivos para ser feliz y que de un día para otro, todo aquel mundo colapsara? Una y otra vez, lo que forjaba, se desmoronaba en sus manos, como un castillo de arena en el mar.
No mentía cuando decía que era peligroso ser su amigo, no mentía cuando los apartaba en primer lugar y no jugaba cuando era tan tajante con su comunicación con los demás y que fuera tan apegado a su padre. Una intentaba apartarse de todo y todos, por el miedo a que la traición de antes vuelva a repetirse, pero peor, el otro, por miedo a verlo todo colapsar otra vez, a manos de los que eran sus enemigos. Y lo único que quedaba de todo eso, lo único que sobrevivia a todas las masacres, era él, su padre... lo único que realmente le quedaba.
Los latidos se debilitaban. Otro jadeo. Ambos colapsaban.
Ella había sido dejada sola como si fuera una maldita criminal, él había rezado por ayuda puesto a que no podía solo con todo ello.Todas las noches, en silencio al dormir, lloraban y rezaban por ayuda, su alma gritaba por algo que les diera fuerza, por solo un día de paz.
No de esa ilusión de paz que la ciudad y civilización proveía, sino, de verdadera paz. Un día simple en el que pudieran sonreír y ser felices de verdad... un día en el que todo ese miedo, ese dolor, desaparecieran
Un rugido distante, la batalla seguia...Megadramon había alcanzado a Turuiemon.El leon reaccionó, saltó, defendiendo a la liebre del dragón.
"Despierta, mi bebé... despierta" el llamado, otra vez. Hikari reaccionaba ante la voz.
El leon aterrizo con fuerza contra el piso, herido, y forzándose a levantarse.Turuiemon se levantó y quedo frente a Megadeamon de nuevo, los demás intentaban atacarle. Algo no resultaba, algo no estaba bien.
El leon se poso frente al conejo, para defenderla.
-Hikari... Despierta, no puedo solo.- comenzaba a suplicar- Tu..?
Y ahí fue cuando los dos se dieron cuenta... no habían hablado, ni dicho nada.
"No me dejes" El suplicio Domicio.
"Tengo frio." susurro Hikari.
"No tienes porque tenerlo, yo no dejare que lo tengas" y tras decir eso, le abrazo con fuerza.
El latido volvió a hacerse fuerte, eran uno, eran la misma persona, estaban destinados a estar ahí. Iban de la mano y uno no podría estar sin el otro.
Los digivices de ambos comenzaron a brillar.
Solo dos palabras de ella, todo el resto, habían sido sus corazones y almas, comunicándose entre si. La naturaleza dependía de la tierra, dependía de esta para sujetar sus frondosos bosques y plantas, dependía de esta para que sus animales corrieran y comieran, y la tierra, dependía de la naturaleza para mantenerse nutrida, fuerte, sana.
Y ambas a su vez, dependían de los otros elementos: de la luz del día y la oscuridad de la noche para descansar y despertar,Del calor del fuego, la humedad del agua, la suave brisa del viento, la electricidad del trueno y el reflejar del hielo para mantenerse equilibrados.Pero por encima de todo, la naturaleza y la tierra, dependían el uno del otro para mantener su fuerza, su voluntad, su paz... estaban atados.
Y todo había pasado tan rápido y a su vez, tan lento....Turuiemon y Liamon comenzaron a brillar. Habían alcanzado una nueva etapa.
Turuiemon Digivolve a Antylamon
Liamon Digivolve a Loader Leomon.
 
  • Me gusta
Reacciones: Yue208

Dama Oscura
Registrado
19 Mar 2007
Mensajes
885
Calificación de reacciones
489
Puntos
700
Tres digimon habían alcanzado el nivel perfecto y con ello el mismo Megadramon no tenía posibilidades contra esos tres digimons, ahora la balanza iba de las de ganar por parte de los elegidos y sus compañeros digimons. Wizardmon observo como MachGaogamon había logrado golpear con gran fuerza a Megadramon seguido de LoaderLeomon que lo golpe con su cola dandole oportunidad de Antylamon que giro sobre su propio eje como tornado para transformar sus manos en cuchillas y cortar en diversas partes a Megadramon que no pudo defenderse recibiendo tres ataques directos para caer a la arena siendo derrotados por completo por esos tres digimons.

El peliblanco que estaba de brazos cruzados surco una sonrisa sobre sus labios seguido miro de reojo al hechicero y pudo ver un semblante serio en él, notando que no había pizca de sorpresa o algún tipo de interés a lo que sus ojos observaron. Yue era consciente que Wizardmon era un digimon indescifrable de leer por tanto ese tipo de situaciones parecían no ser aprobadas de seguro por el hechicero. Era claro ya que se trataba de un digimon que había combatido desde hace muchos siglos atrás con difíciles enemigos, por tanto era seguro que Wizardmon analizaba y se daba cuenta de los errores que había en el grupo de los elegidos y sus compañeros digimons, incluso el se daba cuenta que esos niños le faltaba mucho por ser un grupo unido en el caso de algunos que no compartan el termino de confianza o amistad.

- yue llévate a Megadramon, el entrenamiento ha terminado por este día.

- ¿a que te refieres? -cuestiono sorprendido el peliblanco.

- necesito hacer algunas cosas -respondió el hechicero de poco expresión- yo volveré a reunirlos para la segunda fase del entrenamiento

Yue se mantuvo en silencio mas no quiso preguntar las razones del digimon, porque era seguro que no iba darles explicaciones.

Aquel día el grupo de elegidos había vuelto a la Ciudad de Tokyo para tomar un gran descanso. Ya que al día siguiente volverían a asistir a sus clases matutinas como chicos normales de instituto hasta que Wizardmon decidiera por la segunda fase de entrenamiento.


Hogar del Luna.

Se podía apreciar claramente el cansancio de tres elegidos entre ellos un Domicio que había pedido permiso al Luna de quedarse solo una noche para cuidar de la aun enferma Hikari, aunque está se negaba rotundamente con orgullo de que el Lavoisser se quedará con ella. Yue simplemente sonreía y no era tonto para no darse cuenta del interés de Domicio hacia la ahora pelinegra, simplemente el peliblanco acepto dejando a una sorprendida Hikari. Akame no tuvo más opción que taparse la boca para no evitar reír pero era gracioso ver la expresión de su amiga.

- Doimicio cualquier cosa -hablo Akame llamando la atención del resto- aunque sea algo pequeño que surja por favor avísanos -pidio la de ojos verdes al muchacho.

- yo me puedo cuidar sola -hablo Hikaru de brazos cruzados.

- eso lo sabemos Hikaru-chan, pero no es malo siempre tener ayuda de otra persona -aseguro la de cabellos lilas que sonrío seguido miro a los pequeños digimon de sus compañeros que eran los más afectados y cansados de la batalla y se dirigió a estos- lo hicieron muy bien -apremio ella con una sonrisa- estoy segura que prontamente se volverán mucho más fuerte de lo que son. -después de todo ellos eran la esperanza para su mundo. Se despidió de sus dos amigos para subir las escaleras que la llevarían hacia su habitación.

En esos instantes Yue se había retirado del departamento para hacer cuanto antes lo dicho por Wizardmon, dejando solo a Domicio y a Hikari.


Suspiro con cansancio para quitarse sus prendas y meterse a la bañera que ya estaba con agua, sumergiendo su cuerpo a está. Se mantuvo por bueno tiempo pensando en el entrenamiento impuesto por su maestro, era seguro que su maestro seguía inconforme con los resultados. Recargo su espalda y alzo la mirada hacia el techo, aun faltaba sacar ese potencial en todo y no era ni la cuarto de ese poder que todos poseían. Se sumergió un poco más y cerró los ojos por minutos.

- Akame... Akame ¡¿me escuchas?!

La joven de tal solo doce años se sobresalto y miro hacia donde se encontró su padre con el ceño fruncido observandola

- lo siento. me decías padre -dijo ella con un tono avergonzado.

El hombre suspiro y coloco una mano sobre la cabeza de la jovencita que lo miro y parpadeo un par de veces.

-
probablemente llegará prontamente el momento en que tus poderes tengan que ser utilizados para está guerra, por eso debes dar lo mejor de ti, hija mía

-
pero... no me gustan las peleas -se quejo ella haciendo un puchero y viendo al mayor- papá tu siempre me dices que vendrán los salvadores de nuestro mundo tarde o temprano -recordo ella con un brillo especial en sus ojos- y yo tengo esa esperanza de que es así.

- algún día lo
entenderás.

La pequeña parpadeo un par de veces sin quitar su mirada en su padre seguido su atención se centro en su recién madre que llegaba junto con sus dos hermanos mayores que al parecer llegaban de la exploración junto con otras personas, pero estás ya se encontraban con sus familias.

- hermanos ¿como les fue? -pregunto entusiasmada acercándose a estos.

- pudimos traer reservas de alimentos y cazar lo necesario para un mes -aseguro uno de ellos- pero nos dimos cuenta que los comandantes están tomando parte de las tierras del este

Su semblante se mantuvo preocupada y miro a su padre que estaba serio fijo su mirada a su madre que de la misma manera mostraba algo de preocupación en sus ojos.

- ¿acaso es tan malo? -pregunto ella mirando a sus hermanos mayores-

-
no tienes de que preocuparte -respondio su segundo hermano que se acerco y bajo hasta su estatura y sonrío a modo tranquilo- tu solo esfuérzate en seguir entrenando para explotar ese don especial que tienes, lo demás déjalo a nosotros.

-
es cierto... no te preocupes por nada Akame -hablo su primer hermano.

-
hermanos...

-
Akame -la pequeña volteo a mirarlo y se agacho para colocar una mano sobre el hombro de su pequeña- hay algo muy importante que debemos decirte -tanto la mujer y los dos muchachos se sorprendieron por sus palabras, más su semblante se mantuvo serio-

- ¿que es papá?

- es con respecto a tu nacimiento, quería decírtelo cuando tuvieras más edad, pero tal vez este sea el momento -tomo la mano de la pequeña- verás... la verdad es que...

- Kamui!

Y todos fijaron su mirada en dos recién hombres que llegaron agitados informando el ataque de un digimon que se había adentrado a su zona.
Akame solo observo como sus padres y hermanos se retiraban dejándola a ella y a su madre preocupadas.

Aquel recuerdo había despertado incertidumbre en ella. Se dio cuenta que seguía en la bañera y seguramente había pasado ya una hora. Se levanto para tomar la toalla y envolver su cuerpo con ella para vestirse y salir del baño viendo a Dorumon descansar en su cama. Sonrío y se recorta en la cama.

A la mañana siguiente.
Dorumon con conomon y firmón comían desesperados ya que eran consciente de que estos habían gastado tanta energía en la batalla por tanto Akame había aceptado hacerle desayuno desde muy temprano a los tres digimons y sus dos amigos. Miro a Dorumon caer al suelo con la panza grande y los dos pequeño digimons seguían alimentándose, esos dos eran lo que más había perdido tanta energía después de haber digievolucionado a la etapa perfecto junto con el digimon de Setsuna.

-
me siento genial -agrego Dorumon sobandose su panza con sus garras

-
me alegro -sonrío Akame y miro a sus dos amigos- me alegra saber que te veas mejor Hikari-chan -se levanto de su puesto para tomar sus platos y encaminarse hacia el fregador, no quería preguntar simplemente quería optar por respetar la situación en sus dos amigos

-
me siento mucho mejor -respondio la pelinegra.

-
hikari-chan lo mejor sería que hoy te tomarás también un descanso -volteo a mirar a su amiga y le sonrío- yo me haré cargo de los apuntes ¿les parece? de seguro Domicio querrá acompañarte este día, además el joven Yue llego muy tarde y debe estar descansando, cualquier cosa le dicen que ahi está su desayuno -dicho eso seco sus manos con un trapo y vio al Lavoissere- por favor Domicio, cuida bien de Hikari-chan, aunque se que no es necesario decírtelo -sonrío a modo tranquila- Dorumon andando, nos veremos chicos -hizo una reverencia formal y se retiro dejando una vez más a Domicio y Hikari.


Observo la gran cantidad de personas en un ir y venir. Miro la gran plaza y sintio algo de nostalgia ya que cuando era pequeña su ciudad era casi identica a Tokyo con grandes edificios y casas pero a causa de los tres hermanos todo su mundo era actualmente un caos donde las ciudad y pueblos habían caído bajo los dominios del enemigo o habían desaparecido. Adame continuo con su camino pensativamente hasta que una mano la hace sobresaltarse para dirigir su atención en un peliblanco que le sonreía.

-
¡joven Setsuna! -exclamo sorprendida la joven de ojos verde.

-
vaya eso de joven me hace sentir viejo -agrego con diversión el nombrado- porque tan sola Akame.

- ¿heh?

- lo digo porque me sorprende de no ver a Takashi por aquí -miro a todas partes en busca de su amigo- supongo que se quedo dormido, aunque eso no es algo tan común en él.

Akame solo río a lo bajo y negó con la cabeza.

-
no estoy sola en realidad -asegura la chica dejando un tanto sorprendido al chico- recuerda que tengo a mi lado a Dorumon, el siempre me cuida y siempre está al tanto de todo

- tienes razón -agrego Setsuna, no se esperaba esa respuesta de parte de la chica, pero sin duda ella siempre tomaba en cuenta a los digimons como parte de su vida.

Ambos chicos siguieron su camino y empezaron una conversación amena junto con un Wanyamon que estaba en brazos de Setsuna, este al ser más pequeño se había negado en depositarse en el digivice hasta que las clases dieran inicio. Adame se detuvo en las puertas del instituto y su mirada se dirigió hacia donde se encontraba Lynn esperándola. Ambas chicas felices se saludaron junto con una tranquilo Setsuna que solo alzo la mano, el era consciente de que ambas femeninas se conocían de casi toda una vida al ser viajeras del otro mundo.

-
hoy será tu primer día en clases Lynn

-
así es -aseguro la rubia con una sonrisa- solo espero acostumbrarme a la forma de vivencia de este mundo.

- en realidad no creo que sea nada difícil, solo déjate ser tu misma, al tiempo conoceras a más gente -agrego el peliblanco encogiéndose de hombros.

Adame sonrío y pudo ver que Lynn poco a poco podía abrirse al resto del grupo. Miro hacia otro punto donde vio a una jovencita de cabellos largo negros caminar con pasos lentos con la mirada baja. Parpadeo un par de vecesy sintio una extraña sensación de acercarse a la jovencita pero volvió a mirar hacia sus amigos.

-
¿ocurre algo? -pregunto con el ceño fruncido Setsuna

-
no es nada -respondio ella con una sonrisa- por cierto... joven Setsuna ¿usted conoce a esa chica? -señalo a la joven de lentes que ya se adentraba hacia el edificio.

Setsuna desvío su atención y vio a la joven por unos momentos se quedo observándola para luego volver su vista hacia la de cabellos lilas sonrío se notaba que Akame era algo despistada

-
Akame ese es Konoe Alena y está en nuestro salón de clase -respondio el peliblanco ante la expresión de vergüenza en la joven que repentinamente se disculpo apenada- no tienes porque disculparte -dice extrañado a la vez que divertido- es normal que no le prestes tanta atención, ya que Konoe en nuestro salón de clase es la chica más tímida y reservada en nuestra clase pareciera que fuera lo opuesto de Ziegler, ya que incluso no se le ve con amigas y prefiere estar sola.

-
y porque rayos me estás nombrado, incluso me comparas con una mujer -dice ofendido el alemán dandole un coscorrón al peliblanco y apareciendo de pronto frente al grupo.

-
porque antes solías serlo -agrego sobándose la cabeza el peliblanco y una media sonrisa en sus labios.

-
Muy buenos días joven Ziegler -saludo alegre Akame hacia el alemán que sonrío y saludo a ambas femeninas.

-
por cierto -noto la ausencia de el pelinegro y de Hikari y Domicio- es extraño no ver a Takashi

-
seguro está vez se quedo dormido -dijo encogiéndose de hombros el peliblanco, aunque lo dudaba ya que su amigo siempre se levantaba temprano para llegar al instituto.

-
Hikari-chan está siendo cuidada por el joven Domicio -informo ella muy sonriente ignorando la expresión en sus amigos.

La rubio se quedo en silencio mientras que Setsuna y Ziegler se miraron por unos instantes y sonrieron complices debido por lo de Domicio y Hikari, más ninguno dijo nada. Ya en otro momento sus sospechas iban ser respondidas en algún momento. Los cuatro emprendieron su camino hacia su salón de clase mientras un repentino Takashi caminaba por los pasillos con las manos metidas en sus bolsillos en esos momentos había llegado más temprano y se había dispuesto a dejar su mochila en su banca para salir del salón y tomar aire caminando por todo el instituto.


Akame coloco la mochila en su banca indicandole a Lynn que se sentará de lado izquierdo. Miro hacia otro punto y pudo ver a la misma joven leer un libro en silencio. Curiosa camino hacia donde se encontró la joven de lentes y vio que está se sobresalto y alzo la mirada para verla. Sonrió y la chica bajo su rostro.

-
hola es un gusto Alena-chan -dijo la jovencita de ojos verdes.

Alena simplemente afirmo con la cabeza como respuesta y sin más se levanto de su puesto para salir corriendo del salón de clase, en esos instantes Takashi acababa de entrar esquivando a su compañera de clase extrañado y miro hacia donde se encontró una Akame y pudo divisar una expresión de desilusión en la chica.


- Akame ¿ocurre algo? -pregunto Takashi que se acerco a la joven.

-
no es nada Takashi-kun -respondio la de ojos verde.

-
eso es algo común en Konoe, Akame -hablo Setsuna que vio todo- ella suele siempre esquivarnos a todos incluso a Takashi, pareciera que le tiene miedo incluso

- oye eso no es verdad -se quejo el mestizo con el ceño fruncido.

Akame simplemente sonrió al ver a sus dos amigos seguido miro hacia la puerta y coloco una mano sobre su pecho algo en esa chica le había llamado la atención era esa sensación cuando había conocido a Takashi, Setsuna y el resto de los otros elegidos. Posiblemente esa joven podría ser... El saludo de Nico la saco de sus pensamientos y con una sonrisa saludo a su amiga.


Listo, hay está para que lo continúen. Y les dejo esa parte a Rozen o a doc de sus personajes.
 
Última edición:

Art of life
Registrado
8 Sep 2008
Mensajes
1,543
Calificación de reacciones
133
Puntos
250
Todo había vuelto a la normalidad. Setsuna estaba absorto en sus pensamientos, cuando el pequeño digimon se le pone encima.

-Oye Setsuna, tengo hambre -el chico pestañea dos veces. -Dame algo
-Ya has comido -renegó el muchacho- además, tenemos que irnos a la escuela. Métete en el digivice.
-Nooo, déjame fuera un poco más
-Está bien -suspiró el chico- pero solo hasta que lleguemos a la escuela.

Por el camino se encontró con Akame. Desde ese día contra Megadramon, no había estado con ella. La verdad que ya había olvidado a Hikari. Sabía que tenía algo más especial con Domicio y se dio cuenta que solo la quería como quería a Yuki. Como un amor de hermandad.
Pero cuando estaba con Akame, sentía algo especial. Aun no sabía bien que era.

-¿Y el jóven Takashi? -preguntó la chica. Setsuna casi se golpea a si mismo. Había estado tan despistado que incluso no se había dado cuenta que su digimon seguía en sus brazos y se estaban acercando a las cercanías del colegio.
Era muy raro que su amigo no estuviera. Pensó en la posibilidad de que se hubiera dormido. Pero su papá siendo el director, eso era un hecho muy improbable. Seguro que estaría ya en clases.

En la clase tampoco se encontraba su amigo. Se empezó a preocupar. Escuchó un comentario sobre Hikari y Domicio, ambos ausentes en el día de hoy, le hizo gracia y no pudo evitar reírse. Akame fijó su mirada en él y eso ocasionó que el Stark se sonrojara parcialmente. Agachó la mirada y respiró hondo. Al levantarla vio a la chica que seguía hablando con Ziegler. Sonrió, la verdad es que Akame tenía un cutis muy bonito.

Escuchó la voz de su amigo, Ziegler y él se dieron la vuelta al verle aparecer. Akame ya se había marchado con Lynn.

-No voy a preguntar dónde has estado Takashi, pero anda que avisas -reprendió el peliblanco. El pelinegro, medio sonrió y le dio una palmada en el hombro.
-Que no es para tanto amorcito, luego te doy cariño -Stark le dio una palmada en la mano apartándose rapidamente, mientras Haris reía por el comentario del Garcia. -¿Qué se cuece?
-Nada tio, está todo muerto -informó Haris.-El dispositivo sigue sin brillar y por lo visto no hay info nueva de ninguna clase.
-Entiendo -Takashi se llevó la mano al mentón -¿Y tú que pasa? -preguntó a Setsuna que miraba hacia dentro de la clase.
-Nada nada...cosas mías -El pelinegro achicó los ojos mientras el peliblanco pasaba hacia dentro de la clase.
-La verdad que lleva un tiempo raro sí. -dijo Haris- Le habrá sentado mal lo de Hikari...
-Conozco a Setsuna. No es de esos que se dejan embelesar por una chica.

El peliblanco vio como Akame intentaba hablar con una chica. Era Alena, una chica de pocas palabras muy tímida. Vio como esta salía corriendo después de que la pelimorada entablara conversación con ella. Se iba a acercar a ella cuando vio entrar al pelinegro por la puerta. Al verles juntos sintió algo en el estómago. Se extrañó y se acercó a sus amigos para consolar a la chica, que se acababa de llevar un desprecio. A los segundos apareció Nico que saludó a la chica. Takashi y Setsuna dieron un paso hacia atrás y las dejaron solas.

Horas más tarde Setsuna estaba esperando a su amigo fuera. Vio aparecer a Akame en su lugar.

-El joven Takashi no puede venir. Me ha dicho que te dijera que te marcharas solo a casa- comunicó la chica.
-Vaya...entiendo. Pues nada -se disponía a irse cuando la pelimorada le detuvo.
-Espera...si quieres...te acompaño yo -miró al rededor. Se extrañó de no ver al Luna.
-¿Y Yue? -preguntó extrañado.
-Me dijo a la mañana que tenía un asunto pendiente y que no podría llegar a tiempo -Los asuntos pendientes de Yue le traían mala espina al peliblanco que ya se imaginaba al otro peliblanco, puñós americanos, dando palizas a mafiosos -Me dijo que me acompañara el joven Takashi...pero...
-Está bien -sonrió Stark- Te acompaño yo -la chica sonrió y esto ocasionó que de nuevo Setsuna se sonrojara. Debía de admitir que tenía una sonrisa muy bonita.

Caminaron en silencio. El sol ya se estaba marchando y las farolas a su alrededor se encendían. Era un ambiente muy romántico y ambos lo sabían. Al peliblanco no le salían las palabras y la pelimorada extrañamente estaba muy nerviosa.

-B.bueno..joven Setsuna..¿Qué tal está Wanyamon? -Setsuna se tocó la hevilla del cinturón donde estaba el dispositivo. En toda la tarde no lo había sacado. Que irresponsabilidad.
-Creo..que odiándome -se rascó la nuca con nerviosismo. Una rafaga de aire frio sopló. La chica se abrazó así misma. Setsuna se quitó la chaqueta del uniforme y se la puso en los hombros -¿Mejor? -dijo muy sonrojado cerca de ella. Podía ver sus profundos ojos verdes y sus finos labios rosados. Sintió un impulso que le llevó a acercarse más...Akame estaba con la respiración agitada. Cerró los ojos y decidió dejarse llevar cuando escuchó unos pasos. Los abrió de golpe y vio que también Setsuna había escuchado algo y se separó.
-¿También lo has escuchado? -preguntó la chica recuperando la compostura.
-¡¡CHICOS!! -El de la capa roja cayó de un tejado. -Siento tardar preciosa, pero estaba limpiando -Setsuna tragó saliva. Eso sonaba mal.
-Ey Yue... -la fría y asesina mirada del Luna se clavó en él. Lo sabía. Lo había visto seguramente desde el tejado. -Yo...
-Contigo arreglaré cuentas después...ahora tenemos invitados. ¡Sal ya rata! sé que estás aquí...hueles desde aquí.
-Me sorprende tu olfato humano...
-¿Quién eres? -preguntó Setsuna sorprendido del aspecto. Parecía un angel dorado.
-Mi nombre es D`Arcmon. Y he venido a por ti -con su baculo señaló a la pelimorada que inconscientemente dio un paso hacia atrás chocando con Setsuna.
-Antes tendrás que pasar por encima de mi -dijo el Stark colocando a Akame detrás de él- Wanyamon...cuento contigo
-¡¡ESPERA!! -Yue le miró -Tú y tu digimon sois bebes al lado de ella...tiene un aura de poder muy superior...wanyamon acabaría siendo puré y tú irías detrás. Y luego me tocaría ir a funerales...y odio los funerales -espetó tronandose los dedos -Ella es mía...
-Humano insolente...mis ordenes son llevarme a la chica a mi amo Anubismon. Nadie resultará herido si no os interponeis.
-¿Estás sorda? Lo que ha dicho este mequetrefe tiene razón...si quieres a la chica, intenta vencerme.

Akame vio como la angel se acercaba a paso lento. Yue medio sonrió y atacó con un puñetazo que repelió la digimon con su mano desnuda. Atacó con la espada y este retroceedió de un salto.

-Veo que no eres moco de pavo mujerona. Tendré que darlo todo pues...

La batalla comenzaba.

Y Yue208 Dale amigo
 

El Príncipe de la Dulce Pena
Registrado
3 Mar 2009
Mensajes
1,284
Calificación de reacciones
126
Puntos
400
me extrañaban???? bueno pongo algo random hecho y editado en 20 minutos, hubiera hecho mas pero la situación me obligo a actuar pero bueno en fin, asi demuestro que sigo activo en esto XD.
*************************************************************************************

Regreso a Tokio con el resto, pero a diferencia de sus amigos este no fue directo a su casa, tenía demasiadas cosas en la cabeza y necesitaba meditar un poco, además últimamente su padre ha estado actuando muy extraño desde que el padre de Hikari llego a la ciudad, ahora eso no le daba gran importancia, en esos momentos solo tenía una cosa en mente: Proteger a Akame a toda costa.

Ahora que el enemigo sabia de la existencia de ella era muy probable que intenten algún movimiento. Sabía que el ataque a Hikari solo fue un pequeño mensaje, y si el enemigo pudo acercarse fácilmente a ella ¿Qué impediría que fueran por Akame?

Sabía que el entrenamiento de Wizardmon les serviría para poder enfrentar sin problema alguno al enemigo, pero el estilo que este usaba no era el favorito del mestizo, tenía que hacer algo por su cuenta.


- ¿Te encuentras bien takashi? – pregunto el canino sacando al mestizo de sus pensamientos

- No es suficiente Labramon – comento este confundiendo a su compañero – conozco todas mis habilidades: fuerza, resistencia, agilidad. Prácticamente sobrepaso los límites de un humano ordinario, pero no es suficiente Labramon

- ¿Qué quieres decir?

- Sé que el entrenamiento de Wizardmon nos ayudara mucho en la batalla, después de todo fue el compañero de mi padre antes. Pero aun así, si quiero proteger a Akame de todo peligro, Debo sobrepasar mis propios límites, a partir de este momento tú y yo entrenaremos día y noche, no pararemos hasta poder estar a la par de Anubismon ¿Qué me dices amigo?


El can solo miro por unos instantes a su compañero, él sabía que el amor que Takashi sentía por Akame era el impulso que este tenía para poder seguir de pie ante cualquier cosa, y lo sabía a la perfección, ahora Takashi tenía una meta en la mente y no descansaría hasta lograrla.


- Estoy contigo en toda decisión que tomes Takashi – comento finalmente Labramon logrando dibujar una sonrisa en el rostro de su amigo

- Entonces no perdamos tiempo Labramon.


Entrenaron duro toda la noche, Labramon admiraba esa fuerza de voluntad que posea el mestizo.


La mañana siguiente llego, Takashi estaba completamente exhausto, le hubiera gustado descansar un poco pero por desgracia debía llegar al instituto con el resto, necesitaba ir primero a su casa, cosa que no quería hacer para poder evitar un posible sermón y regaño de su padre. Lo más que podría decir es que se quedó en casa de Setsuna, aun así no podía evitar el regaño que Alex tenia listo para él. No tardo mucho tiempo en llegar a su casa, de hecho le sorprendió el hecho de que su madre se encontrara sola, parecía que Alex también tenía cierto secreto, cosa que aunque intrigaba a Takashi prefirió pasar por alto. Ahora debía darse un baño y alistarse para ir al instituto.

Era más temprano de lo habitual por lo que prefirió llegar con calma, pensó por unos momentos en pasar a casa de Yue para recoger a Akame y cerciorarse de que Hikari esté bien, pero prefirió continuar con su camino. Llego finalmente al instituto, parecía que aún no llegaba ninguno de sus amigos, decidió pasar a la oficina de su padre por mera curiosidad, pero parece que este tampoco había llegado aún cosa que extraño aún más al mestizo.

Entro directo a su salón de clases dejando la mochila en la banca y saliendo para pensar un poco mejor las cosas, tenía mucho en la mente en esos momentos, no solo era Akame, también había otro asunto que lo perturbaba. Desde hace tiempo logro conocer a Hikari y de alguna forma logro tener cierta conexión con ella, después de todo ambos compartía mucho en común. Pero había algo en ella que hacía pensar a Takashi.


Los minutos pasaron, decidió que era tiempo de regresar al salón de clases cuando logro ver en el camino a Setsuna y a Haris los cuales lo reconocieron al instante.


-No voy a preguntar dónde has estado Takashi, pero anda que avisas -reprendió el peliblanco. El pelinegro, medio sonrió y le dio una palmada en el hombro.

-Que no es para tanto amorcito, luego te doy cariño - Stark le dio una palmada en la mano apartándose rápidamente, mientras Haris reía por el comentario del García. -¿Qué te cuece?

-Nada tío, está todo muerto -informó Haris.-El dispositivo sigue sin brillar y por lo visto no hay info nueva de ninguna clase.

-Entiendo -Takashi se llevó la mano al mentón -¿Y tú qué pasa? -preguntó a Setsuna que miraba hacia dentro de la clase.

-Nada nada...cosas mías -El pelinegro achicó los ojos mientras el peliblanco pasaba hacia dentro de la clase.

-La verdad que lleva un tiempo raro sí. -dijo Haris- Le habrá sentado mal lo de Hikari...

-Conozco a Setsuna. No es de esos que se dejan embelesar por una chica.


Entraron al salón de clase cuando el pelinegro noto como Alena salía del salón de clases pasándolo de largo sin decirle una sola palabra, inmediatamente noto la presencia de la ojiverde notando cierta desilusión en el rostro de la chica.

- Akame ¿ocurre algo? -pregunto Takashi que se acercó a la joven.

- no es nada Takashi-kun -respondió la de ojos verde.

- eso es algo común en Konoe, Akame -hablo Setsuna que vio todo- ella suele siempre esquivarnos a todos incluso a Takashi, pareciera que le tiene miedo incluso

- oye eso no es verdad – se quejó el mestizo con el ceño fruncido.


Setsuna y Haris comenzaron a reírse de Takashi como era costumbre, pero el pelinegro solo mantuvo su mirada en la castaña que recién salió del salón, si las cosas no fueran ya demasiado confusas para él, al pasar al lado de Alena tuvo un extraño presentimiento, el mismo que tuvo al conocer a Hikari, Ziegler y Dom, Sabia que aún faltaban elegidos por encontrar y no pudo descartar la idea de que Alena fuera uno de ellos. Miro por unos instantes a la ojiverde y supo inmediatamente que ella también había tenido el mismo presentimiento, ahora solo quedaba resolver aquella duda.


Las horas pasaron.

Las clases prácticamente estaban a punto de terminar. A pesar de que intentaba mantenerse en sus cinco sentidos el mestizo se encontraba demasiado exhausto y parecía que ya no podía mantenerse de pie, cosa que inmediatamente preocupo a la ojiverde.


- Takashi-kun, ¿te encuentras bien?

- No te preocupes linda, simplemente tuve una mala noche – comento notando que la mayoría ya había salido del salón de clases, solo se encontraban ellos dos solos – aprovechando que nos encontramos solos quisiera hablar algo contigo

- ¿Qué cosa? – pregunto curiosa

- es sobre Alena Konoe – comento llamando toda la atención de la ojiverde

- Veo que tú también te diste cuenta

- Es algo raro, el digibice no muestra señal alguna, pero aun así tengo la sensación de que ella pudiera ser otro elegido, no estoy seguro si el resto se haya dado cuenta también

- Tu eres alguien muy perceptible en ese aspecto Takashi, recuerda que fuiste tú quien descubrió que Hikari, Haris y el joven Domicio eran elegidos, pero no siempre podemos guiarnos de esos presentimientos, antes que nada debemos estar seguros.


Ambos callaron por unos instantes hasta que la campana de la salida sonó.


- Bien creo que ya es hora de irnos – comento la ojiverde tomando su mochila – en el camino seguiremos discutiendo sobre Alena

- Sobre eso Akame, esta vez debo hacer una diligencia antes, así que no podre acompañarte a casa – se levantó con cierto esfuerzo de su asiento, le dolía por completo todo el cuerpo, Akame no lo soportaba más, eras más que obvio que algo le sucedía al mestizo.

- ¡Takashi! – Comento alzando la voz – no sé qué te traigas en mente o lo que esté sucediendo. Pero ahora mismo debes parar, puedo notar como tus energías se encuentran al mínimo

- Creo que no puedo ocultarte a ti nada ¿cierto? – Respondió con una sonrisa en el rostro – Solo es un pequeño entrenamiento que estoy haciendo extra

- Yo sé que quieres volverte más fuerte para así poder ganarle al joven Yue, ¿pero no crees que esa tonta rivalidad debe llegar a su fin?

- ¿tú crees que todo esto se debe a ser más fuerte que Yue?

- ¿si no es así entonces que es?


Takashi se acercó a Akame tomándola de la cintura y levantarla logrando que esta se desconcertara y se ruborizara ante la situación


- ¿pero qué estás haciendo? ¿Acaso te volviste loco? Bájame por favor.

- Escucha Akame – comenzó a hablar el mestizo – Prácticamente yo tuve una infancia muy dura a diferencia de lo que piensa el resto – comento recordando todos los maltratos que recibió por parte de su abuelo - desde muy pequeño he sido consiente de la tremenda fuerza que poseo, llámalo talento o lo que sea, pero gracias a eso siempre he salido victorioso ante todo reto frente a mí.- la ojiverde guardo silencio, solo se concentró en escuchar al mestizo - Por esa razón comencé a confiarme de mi fuerza y pensé que mis puños serían suficientes para cuidar de aquellos que me importa aunque desgraciadamente la mayoría de las veces solo lograba encontrar problemas. Pero ahora es muy distinto, Una fuerza amenaza con quitarme aquello que más aprecio, y por primera vez los puños en los que tanta confianza tengo no son suficientes. – El la bajo lentamente sin quitarle la mirada de encima -No voy a permitir que seas solo tú la que cargue con esa responsabilidad por ser la única en hacer uso de aquella energía Mágica… Yo también la aprenderé, y seré tan fuerte que tú no tendrás que arriesgarte a que te hagan algo. Recuerda que te amo demasiado Akame, y no permitiré que te pongan una mano encima, así que por favor no vuelvas a decir que es solo por superar a Yue – dijo finalmente dejando en claro sus intenciones ante la ojiverde -. Se hace tarde, es mejor que regreses a casa o Luna se preocupara

- si…-comento un poco apenada con la mirada baja, no podía evitar preocuparse por el mestizo – lo siento takashi, solo… prométeme que te mantendrás sano y salvo por favor


Se acercó lentamente hacia la peli violeta, la tomo del mentón para así robarle un beso que aunque sorprendió a la peli violeta correspondió sin más, no recordaba cómo se sentían los labios del mestizo desde aquella noche en la que se besaron por primera vez, fue rápido pero suficiente para que Akame sintiera una extraña sensación dentro de sí, solamente Takashi lograba que se sintiera así. Finalmente sus labios se separaron pero aun mantenían la mirada cruzada uno con el otro.

- No te preocupes por mí, te lo prometo – fue lo último que dijo Takashi antes de que saliera del salón de clases.


No dijo nada, solo salió del instituto, en la salida se encontró con Setsuna el cual también esperaba a Takashi. Sin pensarlo dos veces lo acompaño solo para tener algo de compañía en el camino, pero en su mente pasaban miles de cosas. Ella también sentía algo por Takashi, pero no podía evitar pensar en el lado Oscuro que este poseía. Tenía miedo de que esa oscuridad lo dominara por completo, pero no sabía cómo evitarlo. Además sabía que ambos eran de dimensiones distintas. Cuando llegara el momento ella tendría que despedirse de él y eso sería muy duro para ella.


Trato de alejar esos pensamientos de su mente, comenzó a hablar con el albino para pensar en otra cosa, pero por desgracia este era muy parecido a Takashi, por algo son los mejores amigos. De pronto sin darse cuenta este se encontraba muy cerca de ella logrando ruborizarse, no supo qué pero algo la impulso acercarse también hacia él, cerro sus ojos y decidió dejarse llevar por el momento, pero en esos momentos escucho un extraño ruido que llamo por completo su atención. De pronto Yue salió de la nada para sorpresa de Akame, pero había otra cosa que la perturbaba. Un digimon andaba cerca.


Mientras tanto el pelinegro y Labramon se encontraban caminando por las calles, dispuestos a seguir con su propio entrenamiento cuando Labramon logra sentir la presencia de aquel Digimon.


- Takashi, un digimon a aparecido

- ¿estás seguro? – Pregunto, el can simplemente asintió – no hay tiempo que perder, probablemente Akame esté en peligro – fue lo último que dijo llendo directo hacia la ubicación del digimon.
 

Necro Angel
Registrado
3 Jul 2013
Mensajes
169
Calificación de reacciones
169
Puntos
150
Akame vio como la ángel se acercaba a paso lento. Yue medio sonrió y atacó con un puñetazo que repelió la digimon con su mano desnuda. Atacó con la espada y este retrocedió de un salto.
-Veo que no eres moco de pavo mujerona. Tendré que darlo todo pues...


-¡Corran hacia mi casa ahora! - el ojirojo dio la orden para luego crear una fuerte explosión con su brazo metálico, dejando momentáneamente ciega a D'arcmon, momento que aprovecharon los 2 jóvenes para correr, siguiendo las ordenes del albino mayor.
-Maldito infeliz, no te saldrás con la tuya- la digimon ángel, ataco con su espada, pero esta fue bloqueada por el brazo metálico, seguido de un puñetazo en el estomago de la digimon, pero que no le causo prácticamente ningún daño.
-Jeje, quien lo diría, pensé que serian mas grandes- el albino se encontraba manoseando los pechos de aquella ángel, ocasionando que esta se enfureciera sobremanera, solo para comenzar a correr, en dirección a su casa -atrapame si puedes vieja bruja- rápidamente subió los edificios y comenzó a saltar sobre ellos con gran agilidad, evitando que otra gente los viera y permitiendole llegar mas rápido a su destino.

No fue fácil, D'arcmon estaba furiosa y le pisaba los talones, si no fuera por su brazo metálico, quizás ya lo había matado, pero finalmente logro llegar al bosque.

-Crees que puedes ocultarte en este bosque, idiota... cuando te encuentre te haré picadillo- la digimon ángel, se acercaba cada vez mas hacia el albino, el cual estaba oculto entre unos arbustos, pero... -te encontré... -la ángel lanzo su espada, obligando al albino a dejar su escondite, quedando expuesto ante aquel ser.
-Bien, me rindo, parece que ya me ganaste- el joven caminaba lentamente, moviéndose hacia un lateral de aquel angel.
-¿Crees que te perdonare la vida, solo por decir que te rindes?- la digimon se acercaba peligrosamente hacia el albino.
-¡Aléjate de él, yo te enfrentare!- esa vos era fácilmente reconocible para el albino, Takashi por fin los había alcanzado pero...
-¡Ahora!- el ojirojo dio un grito, sorprendiendo a los presentes, solo para ver como una gigantesca garra metálica salia desde el interior de una cueva, aprisionando a D'arcmon -Buen trabajo, Megadramon, ahora veremos que nos puede contar y sino, te la podrás comer jeje- el albino ignoro por completo al mexicano, que había llegado como un héroe, solo para descubrir que ya estaba todo controlado.

Entonces una idea se cruzo por la mente de aquel mestizo, quizás... si se comía su orgullo...

-Yue... quiero que me entrenes- el albino, no supo como reaccionar a aquella petición, por lo cual lo dudo un momento, pero finalmente acepto.
-No sera fácil mocoso, pero si estas tan desesperado como para pedirme ayuda, entonces creo que podrás aguantarlo, luego le diré a tu padre que faltaras a clases durante 1 semana, ya que no tendrás energías para nada mas jeje, por ahora, llamemos a todos, seguro querrán interrogarla -el ojirojo sonrió, para mirar como el mestizo lo miraba decidido.
 

-se intenta figurar como poner su firma otra vez-
Registrado
19 Mar 2006
Mensajes
3,488
Calificación de reacciones
469
Puntos
1,350
Edad
28
Me puse a pensar y me tomo un rato, pero aquí esta mi post


*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*


La noche anterior llegaron a la casa agotados, tras pedir el permiso a Yue y ser bienvenido, cuido a Hikari, aun y cuando el orgullo de ella le impidiera decirlo, ambos sabían que era solo una mascarada para que les dieran cierta privacidad, cuando el Luna se retiro y Akame fue a bañarse, ambos entraron directo al cuarto, no tuvieron que decir ni una palabra.


Ninguno de los dos tenia energía para un acto superior al del reposo, no obstante a pesar como pudieron actuar fuera, al entrar al cuarto, todo cambió. Sin pensar más de dos segundos se acurrucaron en los brazos del otro, sintiéndose protegidos. Aunque podían notar las emociones, nadie más sabía que sensaciones había en su alma en esos instantes, la conexión tan fuerte que tenían y... que tan debilitados estaban ambos realmente en esos instantes, necesitaban una fuente de seguridad y calor.


— Domi — llamo Hikari, ganando la atención del muchacho de ojos negros — gracias.


Sus ojos se cerraron mientras se acomodaban en los brazos del otro, aunque ya el latido había cedido, sus almas seguían juntas, necesitando la calidez del otro para sentirse seguros en esos instantes en donde ambos estaban vulnerables, dormían felices y tranquilos, al día siguiente se quedaron solos en la casa, completamente solos, todos retirándose a la escuela o a atender algo, dejando a la pareja sola.


— Hikari... — musitó Domicio, jalando su atención, los dos digimon aún dormían tranquilamente, y ellos dos estaban juntos, viendo el reloj era hora.

— Que pasa? — pregunto con pesadez la clon del Garcia, sin lograr levantarse

Domicio no supo responder realmente, simplemente la acurruco, la hora del almuerzo llegaba, Hikari no tenia hambre, solo quería dormir y dormir, no tenia animo de nada mas que eso, se sentía pesada y adolorida.

— Ya casi es la hora de almorzar, descansa un rato si quieres, haré algo ligero — señaló Domicio, aunque para Hikari, el abrazo de Domicio solo le reconfortaba emocionalmente, físicamente nada le quitaba el dolor.


Domicio sabía de una receta que podía funcionar, una sopa que su padre preparaba y que era muy buena para esos asuntos, aunque quizá algo de jugo de manzana ayudaría más a Hikari en esos instantes


— solo has para ti, no tengo hambre — señaló Hikari, cansada y debilitada, Domicio simplemente beso sus cabellos logrando que Hikari suspirara y cerrara sus ojos al ser cuidada por el muchacho, a él le dolía mucho verla así — Come tu, por favor Hikari — Por favor, come tu.


Domicio asintió y acostó gentilmente a Hikari, quien al recostarse inmediatamente volvió a quedar dormida, siendo arropada por el pelinegro que preparo una sopa simple, sirvió un vaso de jugo de manzana y tras comer, regreso a cuidarla llevando el jugo para ella que seguía tranquilamente dormida, regreso a cuidarla, ella ya estaba en un sueño muy profundo. Suavemente le dio el jugo, una cucharada cada cinco segundos, no obstante comenzó a toser tras la décima cucharada y no tardo en despertar y a amenazar con devolver el estomago.

La Yagami se levantó tras ello de inmediato, había algo mas, estaba débil, su estomago estaba demasiado frágil, y Domicio le alcanzó el bote de basura


— Perdón — jadeó y Domicio negó calmo, sentándose a su lado y besando su frente, Hikari bajo la mirada decidiendo cambiar el tema — ¿Quien era ella?

— ¿Quien? — repitió confundido intentando entender

— Esa niña que me pudo el veneno — le comentó, recibiendo una negativa de Domicio pero este sospechaba — ¿Recuerdas de lo que quería hablarles? Bien... es una nota de alguien — le comentó, recibiendo un asentimiento de Hikari mientras Domicio sacaba de su bolsillo las notas — Sospecho... que sea ella.


— ¿Quien es? — preguntó y Domicio le mostró estas, sabía que era Lavoissiere, ya le había contado a su padre de esa nota primaria, aun no de la otra, pero ahora se las mostraba a Hikari — ¿Tu familia quiso matarme?


— Es lo que sospecho... Es supuestamente mi hermana, no se cual, mi padre no esta casado y a mi me adoptaron, así que sospecho que seria más exactamente pariente de mi padre de una u otra forma — le explicó

— mmmmh... Debe hacer algo que no sepamos — musitó ella, comenzando a dormitar otra vez, mientras Domicio asentía aún cuidando de ella, luego revisarían al respecto, por ahora ella era quien le necesitaba y beso su frente otra vez — Me duelen las articulaciones...

— ¿Que deseas que haga para ayudarte, Hikari? — le preguntó gentil, esta solo se movió, no tenía apetito sexual en esos instantes, y aunque su orgullo le demandara mantenerse de pie y fuerte, simplemente se sentía demasiado mal, y ya no era el veneno, era algo diferente y Domicio lo sabía, repentinamente, el peso de ella cambió y se torno en un peso muerto, había caído inconsciente, comenzó a consternarse e intentar despertarla. Al no notar que reaccionara corrió al teléfono a llamar a urgencias y despertar a los dos digimon en el acto, ya en el hospital llamaría al resto.


A los pocos minutos, tres exactamente, la ambulancia llegó y recogió a Hikari y a Domicio, quien batallo un rato por contactar al resto del grupo en lo que esperaba a que la salvaran. No logro que le contestaran, sospechaba que estaban ocupados o en una batalla. Liolmon se acurruco en la silla con Lopmon.


-._.-._.-._.-._.-._.-._.-._.-._.-._.-._.-._.-._.-._.-._.-._.-._.-._.-._.-._.-._.-._.-._.-._.-._.-._.-._.-._.-._.-._.-._.-._.-._.-._.-._.-._.-._.


— ¿Señor Lavoissiere? — llamó el Médico y Domicio asintió — ¿Aun no ha logrado contactar con los parientes, tutores o amigos de la señorita? — este negó y suspiro preocupado.

— ¿Que ocurre, doctor? — le preguntó.

— Sufre una rara enfermedad hereditaria llamada Hemotomacrosis, básicamente tiene demasiado hierro y la esta dañando gravemente, para salvarla, necesitamos un trasplante de sangre, el problema es que su sangre es tipo AB- y es un tipo de sangre muy raro de encontrar — informó el médico, no tardo que el celular de Domicio sonara, y reviso, le estaban llamando.

— Doctor, r-reviseme a mi, confirme si soy o no del tipo de sangre correspondiente — pidió inmediatamente antes de revisar quien llamaba y contestar — ¿Takashi? Necesito por favor vengas con todo el resto del equipo — respondió Domicio — Estamos en el hospital.

— ¿Que? ¿Que paso? ¿Están bien? — preguntó el pelinegro consternado, llamaba para verificar que estuviera todo en orden.

— Hikari se desmayo en la casa y no reaccionaba, se estaba poniendo demasiado pálida, tuve que traerla, esta enferma y necesita un trasplante de sangre, necesito que todos estén aquí para escuchar bien la noticia, necesito contarles.


Domicio estaba afligido y consternado, la verdad estaba enamorado de ella, aunque tenía miedo de que los exámenes dijeran que eran parientes, pero estaba perdidamente enamorado de ella, temía por su bienestar, necesitaba apoyo y compañía, y tenía que contarle al equipo al respecto.


*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*


¡Chaaaan! Bien, me tomo más de lo que esperaba, Domicio también es sangre tipo AB- para que sepan. Rozen puede aclarar el resto XDU.


Dark Alexyz Dark Alexyz Dark Fallen Angel Dark Fallen Angel The Card Maker Doc. K-9 Mona Lise Evangelyne mimi_sakura mimi_sakura R Rozenkristall Nancy wilson Y Yue208 Z Ziegler

¡Y luego añadire el color! XD *le da flojera*
 

Registrado
9 Abr 2014
Mensajes
228
Calificación de reacciones
194
Puntos
250
"Una niña llora por haberse caído, el raspón en su rodilla en una muestra de ello. Una niña de tan solo 3 año de edad hincada en en suelo sosteniendo su rodilla por el dolo mientras su llanto sigue, no le importa que su ropa se haya ensuciado de tierra, tampoco se a dado cuenta que frente a ella una mujer de cabellos negro que le llegan hasta la cintura lo cuales están amarrados en una media cola se ha arrodillado para quedar a su altura, vestida con un sencillo vestido de tirantes de color blanco. La mujer golpea delicada mete las mejillas de la niña con la punta de sus dedos, al sentir ese toque ella quien tenia sus ojos cerrados y el rostro abajo la voltea a ver la mujer con un rostro lindo que despide una gran sensación de calidez le sonríe y le dice algo en medio de esa sonrisa que no puede entender."
-Otra vez- dice ella al despertare y tallar sus ojos- creo que es por la fecha.
Ella se levanta de la cama, con algo de pereza soltando un vosteso; solo pasan unos minutos cuando ella ya esta terminando de colocarse su uniforme y alistando sus cosas para la escuela.
-Alena, ya te has levantado- dice una vos del otro lado de la puerta cerras de su cuarto- el desayuno esta listo.
-Esta bien bajo en seguida- es lo que le responde a la voz.
al bajar es recibida por un hombre de cabello rubio y ojos azules, quien se encuentra sentado esperando a que ella se siente frente a él; el desayuno transcurre con calma como todos los días, cuando los dos terminan ella se encarga de recoger los trastes que ocuparon y limpiarlos mientras el termina de guardar unos papeles en su portafolio y acomodar la corbata de su traje así como sus lentes antes de salir los dos hacen una reverencia a un pequeño altar en el cual se encuentra una foto de una persona; al salir de su casa ella sube al coche que esta estacionado a lado de esta, esperando a que el hombre suba a este. El deja a la chica en la calle antes de llegar a la escuela como esta de ha pedido, antes de partir en se despide con una sonrisa la cual ella le regresa de igual manera agregando <ten un buen día papá>.
Salio corriendo del salón de clases, casi choca por ello con uno de sus compañeros, pero la sorpresa de que una de sus compañeras de su clase le haya saludado fue mucho para ella, pero ella regreso una hora después al salón. Cuando todo termino ella tomo sus cosas y salio de la escuela tomando el camino mas largo para su casa pasando al supermercado para comprar las cosas de la comida no termino en este pero eso si que salio con muchas bolsas.
-Vaya si que me a pedido comprar mas- ella amomo su mochila mejor en su espalda.
Así fue como ella inicio de nuevo su camino a su casa sola como siempre a sidos desde ese horrible día.
mimi_sakura mimi_sakura aquí esta mon capitan
ademas de la jefa el que quiera hablar con Alena
 
  • Me gusta
Reacciones: mimi_sakura

Dama Oscura
Registrado
19 Mar 2007
Mensajes
885
Calificación de reacciones
489
Puntos
700
Yue se mantuvo de brazos cruzados y una sonrisa sobre sus labios viendo divertido a D´arcmon que lo maldecía y lo miraba con ganas de matarlo aun así está se negaba a cooperar en decir algún tipo de información acerca de su misión. A los minutos Nico, Haris y Lynn habían hecho presencia un tanto sorprendido de ver a Megadramon pero principalmente aun desconocido digimon presa de Megadramon.

- no me gustaría estar en las garras de Megadramon -opino Setsuna viendo con horror la situación.

- entonces no quieres decirnos nada -dijo el Luna con un semblante serio viendo a la digimon- al parecer no atesoras para nada tu vida.

- yo solo le sirvo a mi amo Anubismon, me tiene sin cuidado si quieren o no eliminarmo insectos -respondio altanera la digimon mirando con enojo al albino.

- con que esa tenemos -dijo el Luna con una media sonrisa logrando alerta a los elegidos, por lo que sabían es que Luna podía ser de actitudes escalofriantes- Megadramon -sonrío con malicia el albino.

- !Espere joven Yue!

Akame había optado por acercarse y depositarse cerca del enorme Megadramon colocando sus pequeñas manos en las garras del enorme ser. Megadramon la miro y parpadeo un par de veces sin comprender.

- no es necesario llegar a ese extremo -dijo la joven dirigiendo su atención en D´arcmon que abrio leve sus ojos y la miro- además estoy segura que ella lo hace por que así son sus ordenes.

- Akame esa digimon desea atraparte y no sabemos cuales han sido sus razones -dijo Yue con tono serio viendo a la joven quinceañera que intentaba darle una oportunidad al enemigo- no podemos tampoco dejar que se vaya de esa manera, es posible que vuelva con más digimons o con el mismo Anubismon para atraparte

- tiene razón -respondio con tono bajo la ojiverde surcando una leve sonrisa- pero me es imposible eliminar aun digimon de tal manera, la mayoría no tienen culpa -agrego con la mirada triste y miro al peliplateado- estoy segura que muchos de ellos son controlados por el poder de la oscuridad, es por ello que yo me haré cargo de purificarla.

- no, espera -apresuro decir D´arcmon con cierto voz de temor ante las palabras de la jovencita llamando la atención de Setsuna y Takashi que la miraron extrañados.

Dorumon que ya estaba fuera del digivice abrio leve los ojos para encaminarse hasta su compañera humana seguido la sostuvo de su brazos.

- sabes lo que estás diciendo Akame, ese tipo de poder es sagrado y sabes que...

- Dorumon recuerdas la primera vez que nos vimos -le recordo Akame viendo la expresión de su amigo seguido coloco una mano sobre la cabeza del digimon- no te preocupes por mí

- ¿que está ocurriendo? -pregunto Takashi acercándose a la chica seguido vio a Dorumon que lo miro pero notaba que el digimon estaba algo parco y serio desviado la mirada a otro punto.

- no es nada Takashi-kun, solo hablabamos de regresar a D´arcmon a nuestro mundo -no le dio tanta importancia de tal manera que fijo su atención en la digimon alada y empezo a dirigirse hacia ella.

- Tu eres la sacerdotiza a quién hemos estado buscando por buen tiempo -empezo hablar D´arcmon viendo fijamente a la jovencita que se le acercaba- la verdad yo no tengo ni la remonta idea de porque quieren atraparte, simplemente mi señor Anubismon me dio esa orden -aseguro con sinceridad la digimon- aunque hay algunos que otros rumores.

- ¿a que te refieres? -pregunto el Luna viendo que la digimon estaba un tanto presionada porque Akame no diera un paso más hacia ella.

- muchos dicen que nuestros maestros, los tres hermanos del Caos y la destrucción quieren el poder de la sacerdotiza para poder abrir los portales dimensionales y conquistar otros mundos en el que ellos puedan viajar sin ningún problema. Hay otro rumor que dice que si la sacerdotiza está a merced de los hermanos, no habrá nadie que los pueda derrotar eso incluye si hay elegidos en otros mundos. Hay otro punto que dicen que esa niña tiene sangre de la familia real del reino Celestial por tanto los hermanos la quieren para encerrarla y que está no despierte el poder. En realidad hay tantos relatos que nadie sabe en realidad porque los jefes están interesados en esa niña -
puntualizo viendo a la jovencita.

Akame por su parte dio un paso hacia atrás un tanto temida por las palabras de la digimon bajo su rostro confundida, ella simplemente era una humana con dones de sacerdotiza pero eso de llegar a tener tal poder era imposible. Alzo su mirada al reconocer una voz y miro hacia la entrada de la cueva un aparecido Wizardmon.

- ¡Wizardmon!

- Yo me haré cargo de ella -hablo Wizardmon viendo al grupo que estaba en silencio seguido miro a Yue, quién afirmo con la cabeza- Akame no tienes que preocuparte, sabes que son simples rumores de nuestro mundo debido a que eres la única con el poder magico que posees. Estoy seguro que los hermanos solo intentan manejar ese tipo de situaciones para que caigas en su trampa. Pero tú más que nadie sabes cual es nuestra misión.

- si, maestro...-susurro la ojiverde con la vista hacia abajo. Como si algo en las palabras de la digimon le estuviesen inquietando por alguna razón, sintio la mano de Takashi sostener la suya y alzo la vista hacia el azabache sonrío a modo de que el chico no se preocupara, pero era consciente ahora que sabía la manera de pensar del chico en que él no iba permitir que le sucediese a ella y agradecía ello, pero aun así...

Minutos despues... Yue, Akame, Takashi y Setsuna se dirigieron hacia la casa del primero. El silencio asechaba y la única chica permanecia pensativa preocupando a más de uno. En este caso Wizardmon se iba ser responsable de D´arcmon por si solo.

- Akame

-
¿si? -miro a Setsuna y lo vio mirandola fijamente se sonrojo levemente que bajo su mirada un tanto incomoda al recordar lo de hace horas atrás.

-
no te preocupes, asi como Takashi dice que te protegera, yo también lo haré -acoto con sinceridad y decision el peliblanco mirando a la jovencita que se sorprendio y volvio a mirarlo- ¿somos amigos, no es asI?

-
¡si! -afirmo con una gran sonrisa en sus labios la joven- muchisimas gracias joven Setsuna.

Takashi simplemente le resto importancia al asunto ya que le parecía bien saber que su mejor amigo y la chica que quería se llevaban muy bien, en cambio Yue solo miro de reojo la situación para dirigir su atención en el pelinegro y luego sonrío viendo divertido la escena.

Casa de Yue.

Extrañado de ver todo en silencio el Luna decide inspeccionar su hogar dejando en la sala a los tres jovenes junto con sus digimons, estos últimos se encontraban hambrientos y Akame había aceptado en prepararle algo de comer. Takashi habia tomado asiento algo cansado para recargarse en el sillón, Setsuna lo miro y tomo asiento, lo conocía y era consciente de que Takashi tenía que decirle pero antes de preguntar Yue hace presencia.

- Ni Hikari, Ni Domicio están en casa -informo el Luna tomando asiento.

- es extraño -hablo la unica chica que regreso con una bandeja en mano y detrás de ellas los digimons que querían alimentarse- La verdad aun Hikari-chan se veía algo desganada y debil

- probablemente pudo haber sucedido algo -comento Setsuna un tanto preocupado.

-
lo mejor será que llame a Dom -dijo el García sacando de su bolsillo su celular y marcando un numero, colocando el telefono en su oreja.


— ¿Que ocurre, doctor? — le preguntó.

— Sufre una rara enfermedad hereditaria llamada Hemotomacrosis, básicamente tiene demasiado hierro y la esta dañando gravemente, para salvarla, necesitamos un trasplante de sangre, el problema es que su sangre es tipo AB- y es un tipo de sangre muy raro de encontrar — informó el médico, no tardo que el celular de Domicio sonara, y reviso, le estaban llamando.

— Doctor, r-reviseme a mi, confirme si soy o no del tipo de sangre correspondiente — pidió inmediatamente antes de revisar quien llamaba y contestar — ¿Takashi? Necesito por favor vengas con todo el resto del equipo — respondió Domicio — Estamos en el hospital.

— ¿Que? ¿Que paso? ¿Están bien? — preguntó el pelinegro consternado, llamaba para verificar que estuviera todo en orden.

— Hikari se desmayo en la casa y no reaccionaba, se estaba poniendo demasiado pálida, tuve que traerla, esta enferma y necesita un trasplante de sangre, necesito que todos estén aquí para escuchar bien la noticia, necesito contarles.
Los dos chicos fijaron su atención en Takashi que se veía con una expresión de preocupación en su rostro. Yue dejando aun lado la taza se levanto seguido de Setsuna para acercarse al pelinegro, en cambio Akame se encontraba un tanto perdida mirando a los digimons como degustaban de los alimentos.

- ¿Que ocurre Takashi? -pregunto Setsuna extrañado.

-
es Hikari -informo el mestizo- me acabo de decir que Hikari se desmayo y tuvo que llevarla al hospital. Al parecer está enferma y necesita un trasplante de sangre, me pidio que todos nos reunieramos.

- entonces será mejor que llamemos a los demás -dijo Setsuna viendo a su amigo que le afirmo con la cabeza.

-
yo creo que también deberiamos llamar al Señor Alex -opino Akame que se acerco a los tres muchachos- además es necesario que el Señor Luis este presente, después de todo es su padre. Tengo la esperanza que Hikari-chan saldrá de está -aseguro positivamente la mas joven de ellos para sonreir con seguridad.

- tienes razón princesa -hablo el Luna con una sonrisa- yo llamare al viejo y así nos dirigimos al hospital para reunirnos con los demás, mientras que ustedes dos encarguense de comunicarse con los demás.

Ambos chicos afirman con la cabeza para tomar sus moviles y marcar los números de sus amigos.

2 Horas espués... Hospital Central de Tokyo.

La espera tenía un tanto intranquilo a Alex debido a que se había hecho examenes junto con su hijo Takashi, este a su vez se mantenía conversando tranquilamente con sus amigos esperando de igual manera los resultados si podían o no donarle sangre a Hikari, extrañamente su padre y él tenían la misma sangre de Hikari, pero aquello no le tomo importancia. Domicio dejo escapar un suspiro cansino seguido miro a su amigo Takashi; en estos casos Yue se encontraba desaparecido haciendo algunos movimientos personales como el había dicho.


- descuida Dom verás que esto se resolvera -tomo asiento al lado de su amigo y coloco una mano sobre el hombro de este.

- gracias Takashi -dijo suspirando el chico con una leve sonrisa en sus labios- la verdad...

- vamos todos somos amigos, y es por ello que estamos aquí -aseguro el joven García dirigiendo su atención donde se encontraba hablando Akame con Setsuna, Nico y la recién ingresada al grupo Lynn- como dice Akame es una forma de demostrarle a Hikari que la queremos mucho como parte del grupo.

A los minutos el doctor había salido acercándose al mayor de todos, Alex, viendo eso el grupo se acerco poco a poco.

-
viendo los analisis he comprabado que es imposible que usted y su hijo puedan donarle sangre a la señorita Yagami -informo el médico.

-
¿porque no podemos donarle sangre? -pregunto con seriedad Alex mirando al hombre de bata que se arreglo sus lentes y lo miro tan fijo.

-
debido a que ambos también padecen de hemotomacrosis.

La noticia había caido como balde agua fría para los dos García. Alex mantuvo aquel semblante serio mientras que Takashi tomo asiento con un rostro pálido mas de lo usual. ¿Quién iba pensar que ellos también padecían de esa enfermadad?



Bueno escribi lo que pude ¬¬ no se quejen.

The Card Maker Doc. K-9 es tu turno. Y a los que no han posteado mejor haganlo o sino buscare nuevos personajes :D a excepción de Hotaru que soy muy consciente de lo que ocurre con ella.


 

-se intenta figurar como poner su firma otra vez-
Registrado
19 Mar 2006
Mensajes
3,488
Calificación de reacciones
469
Puntos
1,350
Edad
28
*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*


El silencio dominó por varios minutos en el lugar, las emociones eran mixtas, pero por encima de todo, terribles. El rostro de los dos Garcia lo delataba todo, estaban ahora pálidos con la mirada seria, en particular el mayor que comenzó a sudar nervioso, su mirada exclamaba Shock, tristeza, miedo, enojo, frustración, otra vez miedo, todo eso se vislumbraba en el rostro de los dos. En particular el mayor el instintivamente comenzaba a buscar una respuesta, una solución para el problema, para la enfermedad.


— Doctor... ¿que podemos hacer? — pregunto al final el director.

— Necesitamos revisar que tan avanzada esta la enfermedad en ustedes para saber que tan urgente es, eso y buscar por donantes de su tipo de sangre en estos instantes — informó el médico revisando la tabla —. Señor lavoissiere, apreciamos su bondad para donar su sangre, pero me temo que no cumple con el requisito de edad mínima para donar.

— Iré a hacer unas llamadas — señalo el Luna para retirarse a una zona privada y llamar a sus contactos, mandaría a buscar la sangre inmediatamente.

— Por otro lado, señor Lavoissiere, los estudios que nos pidió hacer ya salieron — señaló aquel médico, jalando su atención — si desea podemos hablar en privado del asunto.

— Sí doctor ¿Esta bien si es más tarde? — consultó Domicio, recibiendo una afirmativa — ¿Hikari puede recibir visitas?

Una afirmativa de parte del médico fue suficiente y dio el numero de alcoba mientras se reunía en privado con Alejandro y Pedro para poder darles mejor información de los cuidados que necesitaban en lo que obtenían la sangre y Domicio se movió a ver a Hikari, yendo a su lado a sentarse.

— Hey, Hikari... hola — le saludo, esta comenzaba a despertar

— ¿Donde estamos? — preguntó, confundida.

— El hospital... hay, malas noticias — señalo Domicio antes de suspirar y hablar con ella — tienes una enfermedad de nombre hemotomacrosis, la única solución es mediante una transfusión de sangre y... tanto el director como Pedro, tienen la misma enfermedad — le señaló a hikari.

— ¿Y eso a mi que? — No entendía ni hacia conexiones al respecto

— No estoy seguro realmente... solo se que es una enfermedad hereditaria, o es lo que el médico señalo... y tampoco atino a comprender-lo — respondió

— Todo es culpa de el — la pelinegra se acostó en la cama. Por un momento el ratón que tiene por cerebro comenzó a reaccionar, Domicio escuchaba en esos instantes confundido y preocupado

— De papá — cerro los ojos un momento y comenzó a recapacitar. La canción, la sangre, ¿Era eso lo que le ocultaban? ¿Por eso tanto odio?

— ¿Hikari? — llamo Domicio, confundido y preocupado por ella, la joven se llevo las manos a la cabeza, como pudo ser tan idiota? Por eso no la querían, su madre había jugado muy sucio ¡Y ahora a ella también la odiarían!

— ¿Que ocurre, Hikari, que pasa? — volvió a preguntar, consternado, al menos él no sentía rechazo u odio hacia ella, para él, ella era una de las personas más importantes en su vida y su mundo


Pero primero debía comprobarlo, tampoco podía creerlo tan fácil. Sabia que Yue debía saber la verdad, comenzó a recapitular... No, Domicio no sabia, Akame tampoco sabia que ella era inocente, tal vez tampoco Lyn, era nueva en el grupo, ¿Nico? ¿Haris? Tampoco... Estaba segura, Yue debía saberlo.


— Hay algo que sospecho y que temo... Pero necesito que me ayudes a conseguir algo primero. ¿Puedes? Lopmon te ayudara a conseguirlo — pidió ella

— Lo que quieras, Hikari, te ayudare en todo lo posible — juró, por no decir que estaba batallando para ser donante.

— No te preocupes por nada mas, se que Yue tiene el diario de mi madre, ¿Crees poder quitárselo?- pregunto algo tímida a lo que Domicio asintió, lo intentaría —Si el pregunta, no le digas que es por mi. De seguro sabe que intentare robarlo; no. Hay que ir a una fuente mas confiable — cambió de parecer —. Necesito que nadie se entere, pero... Creo que el director Garcia es mi padre — hablo en voz baja mientras Domicio escuchaba alerta y ahora sorprendido y escuchando cauto — Hay una posibilidad y eso respondería muchas cosas, pero nadie mas debe saberlo. También aun debemos saber si tu y yo somos hermanos... Por la trasfusion tranquilo. Se que algo saldrá.



— Haré lo posible por ayudarte a encontrar la respuesta, y aun así... es urgente la transfusión yo la verdad... — intentó decir, pronto se escucho la puerta y el médico entró — digame doctor

— Hemos... decidido hacer una excepción a la norma señor Lavoissiere, si desea donar algo de sangre puede hacerlo — aseguró el médico, el cual no diría nada de como lo convencieron, solo que los habían convencido y brindó tras ello la dirección al cuarto de extracción —, si se pudiera, señorita Yagami, ¿podría hablar en privado con usted? — pidió el médico con calma recibiendo una afirmativa.



^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^

— ¿Estas bien? — preguntó Akame a Pedro, quien parecía algo fuera de si, todos observaban al pelinegro, Nico y Setsuna que habían logrado llegar hacia poco rato, hablaban referente al tema intentando ver si sabían o recordaban de algún donante de sangre que pudiera ayudarles, Haris y Lynn intentaban ayudar al director a calmarse, Kyosuke caminaba de un lado a otro, claramente frustrado y consternado, al final... Yue retorno a la sala, calmo, había terminado sus “llamadas” y atender ciertas cosas y voltearon a verle, no tardo en que el medico les diera el permiso de pasar a ver a Hikari y a Domicio.




*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*

Dark Alexyz Dark Alexyz Dark Fallen Angel Dark Fallen Angel The Card Maker Doc. K-9 Mona Lise Evangelyne mimi_sakura mimi_sakura R Rozenkristall Nancy wilson Y Yue208 Z Ziegler cito a tantos como puedo DX
 
Última edición:

Registrado
24 Jul 2015
Mensajes
21
Calificación de reacciones
42
Puntos
0
Bueno espero que sea de su agrado, esperando poder participar.
Nombre/Apellido.
Qiang Wang
Edad: 22 años.

Personalidad.
Cuando vivía con sus padres era de un carácter seco y callado además de una personalidad estoica y un poco esquizoide. Donde su único objetivo era la de obedecer y acatar todo lo que ellos le decían, así como nunca demostrar debilidad ante otros.
Cuando se fue de su casa y encontró a su madre, esta le enseño que no es malo ser débil, lo cual hizo cambiar toda su perspectiva de la vida dejando pasando de ser un niño reservado a un joven hombre simpático, amable, y cortés. Sin olvidar que ahora cuando se enoja su enfado pasa de ser leve diciendo "tranquilo todos cometen errores", ha "si permaneces aquí te usare como saco de boxeo". Al saber mucho se le puede confundir como alguien arrogante o creído lo cual lo tiene sin cuidado; cuando algo le molesta no se tentara el corazón y lo dirá, su rostro puede ser de alguien serio pero es capas de sonreír.

Historia:

Nacido en una familia rica de buenas influencias y con IQ de 200. Todo mundo pensaría que su vida esta cérvida en una bandeja de oro, pero realmente ese no fue su caso, él fue el producto de una violación de su padre a una de las jóvenes sirvientas, ya que a la que consideraba su madre se descubrió que era infertil. Fue ese hecho que le hizo saber por qué de la falta de amor de esa mujer y las exigencias en ser bueno en todo desde: destrezas físicas (combates cuerpo a cuerpo y con armas), y conocimientos desde básicos hasta académicos. Su vida giraba en torno en hacer felices a sus padres, hasta que descubrió su origen y que hicieron con su madre biológica, después de eso él se revelo y abandono su hogar así como su país "china" junto con su madre a la cual encontró en un delicado estado de salud.
En la actualidad él se graduó a muy temprana edad de la universidad en diferentes carreras como: Ingeniero en sistemas computacionales, Ingeniería en Robótica, Doctorado en Neurología y Traumatología. Todo esto lo logro solo sin las influencias de su familia de los cuales se separó declarando que no tiene ningún lazo sanguíneo con ellos y todo lo que es ahora se debe a su madre que lo apoyo en sus estudios, al final el dejo de usar el apellido de la familia para ocupar el de su madre.

Gustos.
- Pasar su tiempo libre con su madre.
- Actualizar sus computadoras.
- Escuchar música.

Disgustos.
- El desorden, lo estresa mucho.
- Las personas molestas o ruidosas.
- Que alguien mencione a su padre o pregunte por él.

Debilidad.
- Las personas que se crean todo poderoso.
- Ser molestado, en sus días de descanso.
- Ver a alguna chica llorando.

Elemento escogido:
- Sonido.

Arma (no repetir, no arma mágica)
- Kusarigama
Color de Digivice.
- Azul con blanco.
Extras.
- Una vez cada tres semanas se reúne con unos amigos para tocar en un bar.
- Cuando alguien lo desconcentra de lo que este asiendo él le dirá “Te asesinare” para después darle una patada en el trasero y sacarlo de donde este él.
- Sufre de una leve asma, lo cual demuestra porque es muy ordenado y limpio.

Digimon.
Karatenmon.
Apodo.
Sumi.

Personalidad.
Es muy amable y decidido en ayudar en lo que este a su alcance, pero tiene una baja autoestima en el mismo y en su habilidades, que lo hace algo torpe tanto en la pelea. Solo cambia un podo cuando lo alientan o le demuestran que es capaz de hacer muchas cosas.

Gustos.
- Toda la comida dulce.
- Aprender nuevas cosas del mundo humano.
- Entrenar.

Disgustos.
- Que su compañero lo amenace de muerte.
- Ser una molestia.
- Que su compañero le diga que no puede ir con él.

Extras.
- Su baja autoestima se debe a algo grabe que le paso en el pasado.
- A pesar de ser como un adulto (por su tamaño), él se comporta como un niño pequeño.
- El nombre que tiene fue puesto por la madre de su compañero, a la cual considera como suya también.
- Cuando su estado mental se encuentra estable, acta como debe ser, mostrando su gran destreza.
mimi_sakura mimi_sakura
 
Última edición:
  • Me gusta
Reacciones: Yue208

Dama Oscura
Registrado
19 Mar 2007
Mensajes
885
Calificación de reacciones
489
Puntos
700
BIENVENIDO O Owen888 (el digimon que hayas escogido debe estar en nivel novato)

Estaban sumergidos en sus propios pensamientos ajenos a todo a su alrededor desde que habían llegado al hospital no se esperaban que Hikari se encontraba enferma y con ello incluso Takashi y el padre de este. No tenían tanto conocimiento en la medicina además tampoco la mayoría no portaba la sangre para poder ayudar a Takashi y compañía, solo les quedaba apoyar a sus dos amigos. De que otra manera podían resolverlo.

- me siento que no soy de buena ayuda -se expreso Nico con una rostro afligido a lo sucedido.


- no te sientas así Nico -hablo Ziegler apoyando a su amiga- además no nos esperábamos ese tipo de noticia, además Yue dijo que iba hacerse cargo.

- ya verás que todo se va a resolver Niki-chan -hablo Akame con una sonrisa sobre sus labios mirando a su amiga- solo debemos creer que todo saldrá muy bien.

- tienes razón Akame -afirmo con la cabeza la ojiazul con una sonrisa.

Lynn permaneció en silencio viendo el animo que daba su amiga a la otra chica y sonrío desvío su atención hacia el peliblanco que miraba de vez en cuando a Akame y frunció el ceño con extrañeza, una mezcla de sonrisa burlesca se apareció ya teniendo algo en mente.

- es una lastima que no nos hayamos podido quedar más tiempo -comento Takahashi hacia el resto.

- aun seguimos siendo menores de edad Takahashi. Además de nada hubiera servido que nos quedáramos -respondió con simpleza el Stark colocando sus manos dentro de los bolsillos del pantalón- en estás circunstancia estoy seguro que Takashi necesita estar solo para asimilar lo que ocurre, además lo conozco desde la primaria.

- de seguro eran muy lindos cuando eran pequeños -comento la joven de cabellos lilas sonriente, logrando causar un efecto de sonrojo en el Stark, inconsciente de ello- talvez tengas razón y no podamos ayudar como es debido, pero creo que estando todos juntos podemos apoyarlo a él, a Hikari y al Señor Alex, nuestro apoyo cuenta mucho para ellos.

Setsuna fijo su atención en la joven y sonrío de manera que estaba muy convencido por las palabras de la joven del otro mundo. Akame siempre intentaba animar al grupo y en este caso lo hacía, aunque era seguro que ella era la más preocupada por el estado de su amigo, sintió un leve sentimiento extraño que no sabía como definirlo.

- oye Akame -hablo la callada Lynn mirando a su amiga- ¿con quién quedaras en casa de Yue? -cuestiono con interesa la joven rubia. Sabiendo la respuesta de antemano que solo estaría con su compañero digimon- no crees que sería mejor que vinieras a mi casa -propuso la rubia- estoy segura que a mi madre le encantara tenerte en casa. Además piensa que estarás sola y no sabemos si el enemigo pueda aparecer.

- Lynn tiene razón -hablo el Stark uniéndose a la conversación de ambas femeninas- debes tomar en cuenta que no sabemos en que momento el enemigo puede aparecer. El objetivo principalmente de ellos es secuestrarte y no puedes estar desprotegida. Y si soy consciente que Dorumon es un digimon fuerte, solo que no sabemos de que manera el enemigo pueda llegar a atraparte bajo una trampa inesperada y más si estás sola.

-
apoyo a Setsuna -hablo Ziegler uniéndose de igual manera- además no querrás que Takashi se preocupe de más.

- claro que no -respondió inmediato la ojiverde. Dejo escapar un suspiro- de acuerdo, iré a casa de Lynn.

- asunto resuelto -hablo el alemán sonriente- aquí nos dividiremos yo iré a llevar a Nico a su casa, mientras que tú Setsuna encargate de llevar a las señoritas a la casa.

- no es necesario que me lo digas -respondió con una media sonrisa el albino para despedirse de su amigo chocando su puño con el de su amigo- nos veremos mañana.

Wanyamon había salido estrepitosamente del digivice de Setsuna y se había colado en los brazos de Akame que feliz empezó una conversación con la joven. En cambio Setsuna solo suspiro resignado su compañero digimon en esa etapa podía ser un tanto travieso, sintió la mirada de alguien y vio a la rubia mirarlo

- ¿ocurre algo?

-
no es nada -respondió a seca la rubia con la vista clavada hacia al frente- gracias por ayudarme en convencer a Akame

-
en realidad lo hice porque tenías toda la razón -respondió el peliblanco fijando su atención en su compañero digimon que se llevaba bien con la de cabellos lilas- además dejar a Akame sola es como dejarla desprotegida para que el enemigo haga de las suyas.

-
Stark... ¿te interesa Akame? -pregunto directa Lynn con tono serio- y no lo digo como amiga

El albino abrió leve sus ojos seguido desvío su atención a otra parte intentando no mostrar aquel sonrojo que había surcado en sus mejillas.

- no se de que hablas
-dijo este con tono inseguro- es como todos, una amiga.

-
se que no me debo entrometer, pero tanto Takashi como tú deben estar conscientes de que Akame no es de su mundo y lo que menos quiero es que mi amiga sufra -su tono de voz denotaba frialdad en sus palabras- los estaré vigilando a los dos y no solo a ustedes, también al resto de los elegidos.

- oye.

Y la conversación hasta ahí quedo ya que Lynn avanzo varios pasos para acercarse hasta su amiga y unirse a la conversación del digimon y la chica. El peliblanco dirigió toda su atención en la rubia y pudo divisar cierta desconfianza de la rubia hacia todos ellos, talvez Lynn no los aceptaba como elegidos seguro no tenía tanta esperanza como Akame para que ellos pudiesen ayudar en su mundo o simplemente Lynn protegía a Akame como cual hermana mayor cuidaba a su hermana menor, en todo caso la rubia no confiaba para nada en ellos.


Al día siguiente.
Casa de Nancy y Lynn.


Nancy había despertado muy temprano, consciente de lo sucedido de su amigo Alex y su hijo tomo cartas en el asunto para poder contactar con personas que pudiesen incluso ser ayuda para su amigo y no solo ello también tenía que apoyar a su amiga Madison que seguro se encontraba preocupada por el caso de su esposo e hijo. Escucho una voz conocida y no pudo más que sonreír, tenerla en la casa la hacía sentirse feliz de cierta manera, ya que nunca pudo compartir su niñez como había querido.

-
buenos días señora -saludo cortésmente la joven de ojos verdes asomándose por la puerta de entrada al comedor.

-
buenos días Akame -sin duda esa educación le hacia recordar a Celes de cuando vivía con ellos en aquel tiempo- veo que has despertado muy temprano.

-
heh... si la verdad necesito hacer algo importante en el colegio

-
¿enserio? ¿y que es? si se puede saber -cuestiono curiosa Nancy viendo la expresión en la joven un tanto insegura si decirle o no.

-
en realidad... no sé como explicarlo, pero creo que hay una chica en el salón de clase que me llama la atención en cierta manera....-dijo pensativamente con la mirada hacia abajo- algo me dice que puede ser una elegida -alzo la mirada hacia la mujer y pudo apreciar una sonrisa en su rostro. Se sonrojo y volvió a bajar su rostro sin saber si la señora al frente suyo le creía o no.

-
entiendo -respondió Nancy- pero antes debes alimentarte ¿de acuerdo? eso incluye a tu Dorumon -comento logrando confundir por unos instantes a la jovencita seguido recibió un !Si! alegre no podía más que sonreír, Akame era la viva imagen de su cuñada a esa edad.

Encantada solo se mantuvo mirando a la jovencita comer y entablar cualquier tipo de conversación interesante, realmente cada expresión que la pequeña adolescente mostraba le hacía tener esos recuerdos de su hermano Janick y Celes. Si tan solo en aquel entonces los tres hermanos del Caos no hubieran despertado entonces todo hubiera sido diferente y junto a ella estuvieran su hermano y Celes, sin embargo la castaña había visto un futuro trágico en su mundo. Daba gracias en cierta parte que su cuñada había tenido el don de la premonición y con ello había salvado la vida de la pequeña Akame y sus hermanos que seguían escondidos en algún lugar del otro mundo por conocidos de parte de la familia real. El pensar en ello la hacia sentirse con ese sentimiento de culpa, ella más que nadie sabía que en aquel entonces no había sido nada fácil para Celes y Janick alejarse de sus hijos principalmente de la más pequeña de todos que a sus tres años había tenido que separarse de su hermano y Celes, incluso a su hermano le había dolido ese tipo de separación, pero su hermano siempre mostraba esa expresión indiferente y seria. Desde ese tragico incidente ella y su hija habían sido las unicas sobrevivientes junto con su esposo, Elliot, quién se encontraba en el otro mundo esperando su regreso. Dejo escapar un suspiro al verse sola de nuevo.

- bueno es hora de despertar a Lynn de seguro va a dar un grito al cielo cuando se entere de que su prima la dejo -dijo la rubia imaginandose la situación. Detuvo por unos instantes su caminar y miro hacia la rejilla en donde se encontro alguien observandola- ¿Wizardmon?

- necesitamos hablar.

- ¿Que ocurre? -pregunto extrañada por tener al digimon en su hogar.

-
Mephistomon también logro pasar por el portal de las dimensiones y se encuentra en Tokyo junto con Anubismon.


Se detuvo en seco y sintio una extraña sensación recorrer su cuerpo, la presencia de digimons estaban cerca, muy cerca, busco con su mirada pero lo unico que pudo divisar fue la gran cantidad de personas que iban y venian de un lado al otro por el centro de la calle en el que estaba. En el techo de un alto edificio dos entidades desconocidas cubiertas por túnicas rojizas observaban a la joven.

- parecer ser que se ha dado cuenta.

- es necesario regresar con esa niña a nuestro mundo.

- ¿y que harás con los chicos de este mundo?

- Eliminarlos.

- Anubismon estás siendo algo sumiso ¿sabes? La niña está sola ¿que no es tu oportunidad de atraparla?

- Calla. Yo sé lo que hago, Mephistomon.

- solo te recuerdo que la paciencia de nuestros señores puede llegar a acabarse en cualquier momento.




Nancy tomo asiento mirando con un rostro serio al digimon hechicero que estaba con una taza en mano probando algo de té. Alex y Madison tenían asuntos que resolver y Luis también tenía sus problemas personales.

-
Los niños y sus compañeros digimons aun no están capacitados para combatir contra Anubismon y Mephistomon. Es más no han podido despertar su elemento sagrado y por desgracia en este mundo no lo pueden hacer -hablo la mujer que se limito a suspirar pesadamente- Wizardmon tu más que nadie sabes que si los niños se dirigen a la otra dimension serían presas faciles para el enemigo ¿Que haremos?

- aun faltan elegidos por encontrar Nancy, es necesario que Akame los encuentre cuanto antes. Yo tendré que hacerme cargo si en caso tal ellos pretenden dar un golpe directo al grupo. Anubismon es consciente que los digimons no están a su altura. Además tenemos aun megadramon de nuestra parte. -recordo al digimon que había podido controlar el muchacho de cabellos blancos. Ahora que lo pensaba Yue tenía cualidades para poder convertirse también en un elegido, pero aun así no había aparecimiento de digivice.

-
¿un megadramon? dices

-
si. Es una larga historia, lo mejor será que te informes.



Tenía que estar precavida si por algún momento podía aparecer un digimon repentino solo esperaba que Anubismon no intentará aparecer y a causa suya toda esa gente podría ser afectada de cierta manera. Camino con pasos rapidos esquivando a cuanta persona pudiera intentando alejarse de la multitud de personas, aun sentía que era observada pero ya no sentia esas presencias. Cayo de bruces al suelo sentada y sin darse cuenta el digivice que portaba en su falda había salido cayendo al suelo.

-
lo lamento ¿estás bien?

-
disculpeme -se disculpo apenada ella con la vista hacia abajo- fui yo quién no se fijo

-
no, está bien -dijo el muchacho de cabellos oscuros para extender su mano y ayudar a la jovencita a levantarse. Akame por su parte agradecio varias veces seguido se despidio amablemente de él. Metio sus manos dentro de sus bolsillo y bajo su rostro para observar un pequeño artefacto en el mismo sitio que había caido la jovencita. Curioso de ello lo tomo en sus manos para observarlo detenidamente, miro hacia atrás y pudo divisar a la jovencita alejarse a toda prisa- es probable que sea de ella. Lo mejor será que se lo entregue personal. Además ese colegio está a unas cuadras de aquí.


Alena tomo asiento en su puesto notando que sus compañeros de clase aun no llegaban. Saco de su mochila aquel libro que había dejado de leer el día anterior y se coloco sus gafas para continuar con la lectura. A los minutos después su primer compañero había llegado ignorandola por completo, siguio con su lectura y solo noto cuando este salió del salón sin dirigirle la palabra. Ya era costumbre que ese tipo de cosas le pasaran con sus compañeros ya que todos los días siempre ocurria lo mismo.

- ¡Muy buenos días! -saludo efusiva una compañera seguido vio que no habia casi nadie- ah... solo es Konoe -dijo la jovencita de cabellos azules cortos restandole importancia a su compañera presente.

Alena volvio a ignorar aquel comentario continuando con su lectura seguido otro par de compañeros volvieron a ingresar al salón para volver a sentirse sola en el salón ya que sus tres compañeros habían optado por salir.

- ¡Buenos días Konoe-chan!

Los ojos de la joven se abrieron de tal manera que alzo su mirada y pudo divisar a una aparecida Akame que caminaba a pasos lentos hasta donde ella estaba. Parpadeo un par de veces aquella chica había vuelto a dirigirle por segunda vez una palabra.

- ¿heh? ¿ocurre algo?

- no -respondio quedita la jovencita agachando su rostro hacia la lectura. solo que nadie me llama por mi nombre

- ahhh es eso -dijo sonriente la ojiverde- ¿te molesta que te llame por tu nombre? -pregunto ella y vio la negación en la timida chica- entonces me puedes llamar Akame ¿de acuerdo? -extendio su mano al frente de la joven que la miro dudosa seguido acepto la mano para estrecharla con la de la joven.

Era la primera vez que alguién le habla de manera amistosa y no la ignoraba como el resto de sus compañeros. Sonrío extrañamente nunca lo hacia solo en casos especiales y ahora con una chica que de repente le hablaba. Desde que habia visto a Akame ingresar a su salón como la nueva en el grupo penso que era igual a sus otras compañeras popular y no se fijaba más que en ella misma. Pero al tiempo vio que la jovencita trataba de siempre llevarse bien con todos aunque parecía ser que la chica solía ser algo ingenua y despistada, debido a que era olvidadiza para recordar nombres.

-
disculpame si todo este tiempo te he ignorado Alena-chan -pidió la joven uniendo sus dos manos como disculpas- muchas veces suelo ser muy despistada con mi alrededor.

Alena no pudo evitar reír ante la disculpa de Akame realmente esa chica era distinta. Negó con la cabeza, ella también en cierta parte tenía la culpa ya que era tímida con las personas y no se acoplaba al grupo en sí, ni mucho menos compartía con sus otros compañeros.



Vale. Hasta aquí integrando a los nuevos :)

Otro punto se les recuerda a los nuevos que aun sus digimons no están con sus personajes.
 

Registrado
24 Jul 2015
Mensajes
21
Calificación de reacciones
42
Puntos
0
El sol se asomaba por las cortinas de la ventana de un cuarto, para dar justo en el rostro de una persona que dormía en una cama, y hubiera seguido dormido pero el sonido estridente de un despertador fue el detonante para que el sujeto despertara.

- ¡por que!– fue lo que dijo al apagar de un manotazo el despertador que descansaba en la mesilla de noche - . ¿Qué no te puedes apiadar de uno? Que no sabes que ayer estuve dos veces en el quirófano.

- No claro que no, tu solo suenas a la hora que te programo. – siguió discutiendo con el aparato mientras se levantaba de la cama y se dirigía a su armario.

Como siempre Qiang, se despertaba de mal humor. Ser doctor era muy duro, doblar turnos o hacer horas extras, pero el decidió eso, así que ahora al terminarse de vestir con unos pantalones de mezclilla y una blusa de mangas largas de color negro; termina en acomodar perfectamente su cama, para salir de su cuarto y caminar a la cocina tomando una taza de la alacena, para acercarse a la cafetera.

Su desayuno en las mañana es solo una taza de café. Cuando termina limpia la taza y va a la sala donde dejo su maletín colgado en el perchero, así como su abrigo y bufanda. Al salir se asegura en cerrar bien la puerta y acomodar sus pertenencias; iba caminando por la calle distraído hasta que choco con una joven.
- lo lamento ¿estás bien?
- disculpeme -se disculpo apenada ella con la vista hacia abajo- fui yo quién no se fijo
- no, está bien -dijo el muchacho de cabellos oscuros para extender su mano y ayudar a la jovencita a levantarse. Akame por su parte agradecio varias veces seguido se despidio amablemente de él. Metio sus manos dentro de sus bolsillo y bajo su rostro para observar un pequeño artefacto en el mismo sitio que había caido la jovencita. Curioso de ello lo tomo en sus manos para observarlo detenidamente, miro hacia atrás y pudo divisar a la jovencita alejarse a toda prisa- es probable que sea de ella. Lo mejor será que se lo entregue personal. Además ese colegio está a unas cuadras de aquí.
Mientras caminaba asía la escuela de donde era la joven, en su cabeza se le formulaban muchas preguntas sobre el artefacto que se le cayó como: ¿será un nuevo celular? ¿Un nuevo iPod? Esas eran las preguntas que pasaban por su cabeza, tanto que no se dio cuenta que ya se encontraba en frente de la escuela, y ya había pasado la entrada de la escuela.

- Pero no veo entrada para los audífonos solo estos tres botones y la pequeña pantalla, de ¿verdad? Es esto un reproductor. - una vibración en el bolsillo interior de su abrigo lo saco de su concentración. - ¡ay! Ya llegue sí que me concentro mucho.

Él saco su celular, viendo que era una llamada de su trabajo, cuando respondió se escuchó a la persona del otro lado algo preocupada.

- Bueno, si lo siento en unos minutos más llego para allá, si calma… - soltó un suspiro antes de seguir hablando- si todavía no llego, pasa a mis pacientes una hora más tarde y pásale a Toya el expediente de la señora Sanjō que lo revise… si tranquila Masaki, estaré ahí en unos minutos.

-Ahora donde estará esa chica- fue lo que dijo al colgar y ver asía el edificio.
mimi_sakura mimi_sakura (espero sea de tu agrado)
@ a todos
 

El Príncipe de la Dulce Pena
Registrado
3 Mar 2009
Mensajes
1,284
Calificación de reacciones
126
Puntos
400
aprovechando que ya tengo instalado el office(2007 ¬¬) aprovechare para continuar algo aunque sea random... :1515:
 
Estado
Cerrado para nuevas respuestas

Comentarios por Facebook