Rol DIGIMON DIMENSION II (nuevos cupos)

Estado
Cerrado para nuevas respuestas

El Príncipe de la Dulce Pena
Registrado
3 Mar 2009
Mensajes
1,284
Ubicación
Mexico
no se para que me molesto pero aparto, quiero poner algo random y quiero ponerlo antes de que alguien mas continue
 

El Príncipe de la Dulce Pena
Registrado
3 Mar 2009
Mensajes
1,284
Ubicación
Mexico
Listo, la primera parte de mi post, quería subirlo todo de un jalón pero me voy a tardar mas si lo hago así que nadamas puse una pequeña parte para que N Nancy wilson y R Rozenkristall puedan continuar y mientras yo sigo escribiendo lo que tengo planeado y valla que tengo planeado algo bueno solo no usen a lady devimon o a mephimon por favor,. bien pues por el momento los dejo, ya luego el pongo color y todo cheedo.
*****************************************


La ojiverde veía con alegría el regreso del mestizo, se alegraba de que Takashi estuviera bien, pero no podía creer el estado en el cual se encontraba este, sabía que Yue le tenía un entrenamiento duro pero jamás se imaginó el grado al que llegaría. Setsuna solo tenía unos pequeños golpes si se le comparaba con el estado del mestizo, pero lo que la sacaba aún más de así era aquella cicatriz que atravesaba por completo su ojo derecho. ¿Qué clase de entrenamiento le habrá puesto Yue?


- ¿Qué te paso? – pregunto al fin la peli violeta – jamás te había visto de esa manera, me duele ver el estado en el que estas

- Te hice una promesa la primera vez que nos conocimos. Por ti voy a enfrentarlo todo ¿recuerdas? – comento pero Akame solo guardo silencio – tuve que tragarme mi orgullo y soportar este duro entrenamiento, pero al final todo valdrá la pena. Voy a protegerte, no importa lo que suceda.


Akame simplemente guardo silencio por unos momentos, en verdad no soportaba todo lo que Takashi estaba pasando solo por ella, pero en parte se sentía aliviada de que no le haya sucedido nada grave, simplemente se acercó al mestizo para darle un abrazo.


- No seas tonto Takashi – comento con una sonrisa en el rostro – tu siempre lo has hecho. Desde que te conozco, jamás, ni por un instante me he sentido insegura ya que estas a mi lado. Pero recuerda que todos somos un equipo, tú también debes confiar en mí. mi fuerza depende de la tuya ¿recuerdas?


Setsuna solo se mantuvo en silencio mientras los miraba a ambos. ¿En qué demonios estaba pensando? , él siempre supo que Akame y Takashi tenían cierta conexión y lo mucho que Takashi amaba a la ojiverde, pero no podía dejar de pensar en ella. Sabía que no podía enamorarse de la misma chica de la que su amigo pero simplemente no podía evitarlo. Además también estaba lo que le había comentado Lyn, y ella tenía razón; tarde o temprano Akame tendría que regresar a su dimensión y él lo sabía perfectamente, pero se preguntaba si Takashi también lo sabría. Solo esperaba que cuando ese momento llegase tanto el cómo su amigo sepan cómo manejar la situación.

Setsuna fue sacado de sus pensamientos al notar que el mestizo estaba derramando algunas lágrimas, cosa que le causó cierta gracia pues muy pocas veces veía a su amigo así.


- viejo ¿etas llorando? – comento un poco sorprendido tratando de aguantar la risa

- Takashi… ¿acaso te conmoví tanto? Jamás te había visto llorar, que lindo entonces si tienes un lado sensible

- Yo diría que dos lados sensibles, Yue me rompió 8 costillas, tengo el brazo lastimado y además hay heridas que aún no cierran, y tú me abrazaste muy fuerte – comento con cierto dolor

- Lo siento – dijo un poco apenada soltando finalmente al mestizo

- No importa, estaré bien

- No seas un llorón hermano, como te puedes doblegar así por un simple abrazo – comento con cierta burla lo cual no fue bien tomado por Akame

- No lo molestes Setsuna, tu estas casi en las mismas condiciones – replico en defensa del mestizo

- Tranquila linda, solamente es una broma entre amigos, además creo que no debo recordarle a Stark aquella vez que nos subimos a la montaña rusa - comento en respuesta del comentario de su amigo provocando que este finalmente guardara silencio- pero ahora hay otras cosas de las que debemos hablar, según me he enterado nuestras sospechas de que Alena era un elegido fueron ciertas.

- Espera un momento, ¿ustedes dos lo sabían desde el principio? – pregunto sorprendido

- Solo eran sospechas, Takashi y yo de alguna forma pudimos sentir la presencia de alena, pero primero debíamos estar seguros que si se tratara de una elegida como todos.

- Bueno por lo menos ya tenemos dos cosas menos de que preocuparnos, pero aún queda una cosa muy importante por hacer – aclaro el mestizo –. Ahora que sabemos cuál es su verdadero objetivo, debemos de mantenernos alerta ante cualquier aparición del enemigo.

- Bueno, pero aún no estamos a la altura de un enfrentamiento directo – agrego el albino – cada vez nos encontramos con enemigos más fuertes y nuestros digimon no están a la altura de ellos, menos nosotros.

- Estoy segura que mientras todos nos mantengamos unidos podremos con cualquier cosa que se nos interponga – comento la peli violeta con cierto entusiasmo.

- Bien creo que es hora de irme, aún hay un asunto pendiente que debo resolver

- Yo también debo irme – agrego Akame -. El joven Qiang menciono que solo debe tomarte unas radiografías, así que no te preocupes Setsuna, veras que él cuidara bien de ti.

- Bueno chicos, entonces creo que los veré mañana para que podamos discutir mejor del asunto – se quedó callado por unos instantes mirando a su amigo, no sabía que decirle ¿acaso seria que sospecha algo? Simplemente no podía quitarse esa idea de la cabeza – Takashi yo…

- Hablaremos luego amigo, ahora es mejor que descanses héroe, la verdad agradezco que cuidaras de Akame en mi ausencia – comento con una sonrisa en el rostro lo que solamente aumentaba la culpa del peliblanco


Ambos salieron del hospital dirigiéndose a la casa del Luna. A pesar de que los dos estaban felices de verse de nuevo aún continuaba aquella tensión entre ellos. El mestizo se encontraba demasiado callado, más pensativo de lo normal y es algo que Akame pudo notar. No sabía que era pero Takashi ocultaba algo, jamás había visto a Takashi meditar de aquella forma ¿acaso se trataba de algo grave?


- Takashi – dijo finalmente rompiendo aquel silencio - ¿Qué tal estuvo el entrenamiento del joven Yue? – pregunto curiosa

- Creo que fue la peor semana de mi vida – comento seguido de un suspiro – la verdad jamás me imagine el tipo de entrenamiento que ese demente me pondría, aunque debo admitir que valió la pena.

- ¿enserio? La verdad aún sigue sin convencerme los métodos del joven Yue

- Bueno debía imaginarme desde el principio que no me dejaría las cosas fáciles, pero no me quejo de los resultados.

- lo importante es que te encuentras bien, y eso es lo que importa.


Mientras tanto en un lugar desconocido una reunión era llevada a cabo entre Anubismon y Mephismon, el primero parecía estar molesto y cuestionaba las decisiones que había tomado el demonio.


- ¿Qué están haciendo ustedes para destruir a los elegidos? – pregunto furioso

- No es de tu incumbencia lo que yo haga, además esos mocosos son más fuertes de lo que pensaba.

- Te dije que no te confiaras Mephismon, mientras más tiempo pase más fuerte se van haciendo, y eso implicaría una gran molestia para nuestros planes.

- ¿acaso crees que no lo sé? Debemos ser pacientes y encontrar el momento adecuado para atacar, mientras el caminante del abismo este con ellos no hay mucho que podamos hacer.

- Usa tu ingenio Mephismon. Debes encontrar una forma para romper esa unión que todos tienen.

- No te preocupes Anubismon, yo sé lo que hay que hacer.

- Eso espero, no tolerare más errores, y no te preocupes de Alejandro Garcia y ese estupido hechizero, ya luego me encargare de ellos – comento el enorme chacal alejándose del lugar.

- ¡LadyDevimon¡ - exclamo el carnero consiguiendo que apareciera la súcubo ante él

- ¿Qué sucede señor? ¿es hora de poner en marcha el plan?

- Solo quiero que mantengas vigilada a la sacerdotisa, no quiero que actúes a menos que yo te lo diga, debemos esperar el momento justo para atacar.

- Como diga señor – comento haciendo una reverencia al demonio carnero


Mientras tanto Akame y Takashi habían llegado al fin al hogar del Luna, aunque parecía que este aún no había llegado.


- Bien, ya llegamos – comento el mestizo

- Si – afirmo Akame – sabes, aunque fue divertido quedarme con Lyn extrañaba este lugar

- ¿Segura que solo era la casa?

- Bueno, también te extrañaba– comento con una sonrisa – la verdad no era lo mismo sin ti y las locuras que siempre haces

- Bueno, yo y mis locuras estamos de regreso – comento con una sonrisa mientras la miraba fijamente a los ojos.


Nuevamente se quedaron en silencio mirándose el uno al otro, como siempre Akame quedo hipnotizada por aquellos azulados ojos, pero le inquietaba la enorme cicatriz que portaba el mestizo cerca de su ojo. Simplemente acaricio el rostro de Takashi mientras miraba con tristeza aquella cicatriz. ¿Hasta qué punto estaría dispuesto en llegar Takashi con tal de protegerla?

Ya no quería que nadie siguiera arriesgándose por su culpa. Solo quería que todos estuvieran a salvo y que nadie más resultara herido.

- Déjame curar tus heridas Takashi, no será mucho pero te sentirás mejor

- Sé que te preocupas por mi Akame, pero no puedo permitir que hagas eso. Estoy consciente de lo que te pasa cada vez que usas tus poderes, la verdad no podría perdonarme si algo te pasara por mi culpa.

- Takashi – susurro sin dejar de ver al mestizo


Nuevamente se quedaron en silencio sin nada más que decirse, Akame estaba demasiado cerca de Takashi como para sentir el aliento de este, poco a poco sus labios se iban acercando intentando rosarse, pero antes de que pudieran hacer algo más el pelinegro escucho algo dentro de la casa lo cual rompió aquel momento.


- ¿Qué fue eso? – pregunto Akame

- Seguramente la casa no estaba tan vacía como creíamos, tal vez Hikari se encuentra dentro


Ambos se dirigieron hacia la habitación donde efectivamente la pelinegra se encontraba recostada en su cama mientras leía detalle a detalle cada página de aquel diario. Aun no podía creer todo lo que su madre había escrito allí, cada página contaba todos los sucesos de la vida de la albina. Desde su separación con Luis hasta el momento donde quedo perdidamente enamorada de Alex. Eso afirmaba su teoría por completo y aun no podía creer que todo este tiempo se lo hayan ocultado.

En cuanto noto la presencia de Hikari y Takashi cerró bruscamente el diario para tratar de esconderlo.


- ¡Takashi! - exclamo al ver al mestizo - ¿Cuándo demonios regresaste?

- A mí también me alegra verte Hikari

- ¿Qué estabas leyendo? Se veía entretenido – pregunto una curiosa Akame

- No es nada, pero cuéntame Takashi ¿Cómo te fue? ¿lograste volverte más fuerte? ¿Cómo sobrevivieron una semana ustedes dos solos?

- Bueno Hikari con gusto contestare todas tus preguntas, pero antes hay algo que quiero hablar contigo. Akame ¿podrías dejarnos solos por unos instantes?

- Claro chicos, preparare un poco de te mientras ustedes charlan


Hikari estaba totalmente confundida ¿de qué quería hablar Takashi? Conocía perfectamente al pelinegro y sabía que estaba comportándose de una forma muy rara, pensó que sería mejor que ocultara la verdad por el momento hasta encontrar el momento justo, pero lo que vino fue lo último que esperaba.


- Toma, olvide darte esto cuando regresamos de la isla – comento entregándole su celular

- Muchas gracias, pensé que lo había perdido – comento mientras miraba con alegría su celular, pensó que nunca lo volvería a ver- y bien Takashi ¿de qué quieres hablar?

- Lo sé todo Hikari – comento para luego soltar un gran suspiro, realmente no sabía cómo explicárselo pero debía de hacerlo

- ¿de qué hablas Takashi? ¿Qué es lo que sabes? – pregunto confusa ante la actitud de su amigo

- Hikari…tu y yo somos hermanos.

****************************************

🌸mimi_sakura🌸 mimi_sakura Dark Fallen Angel Dark Fallen Angel The Card Maker Doc. K-9 O Owen888 N Nancy wilson R Rozenkristall Y Yue208
 

Registrado
5 May 2011
Mensajes
0
en casa de Nancy, muy termprano, antes de que las dos jovencitas se despertaran, esta se encontraba cocinando, su mirada se mantiene feliz ante el recuerdo de os días que ha compartido con su sobrina, tambien, porque le provocaba nostalgia de los días en que era una niña elegida, así continua y mientras lava unos trastes, wizardmon se presenta frente a ella - tengo un mensaje del reino - - asegura este mientras mira como Nancy deja de hacer sus actividades para prestarle atención

la chica y el mago se van a la sala, donde ella mira como, a través de unos ademanes, logran entablar una conexión con el reino, del otro lado, se encontraban el maestro Gigimon, y un hombre de cabellos plateados

Maestro Gigimon - Nancy hace una reverencia rápida al igual que el antiguo hechicero, entonces su atención se fija en su esposo - mi amor - sonríe al ver al hombre, el cual permanece con el mismo gesto - ya te extrañaba - asegura el señor para luego mirar al hechicero - me alegra saber que los 3 pudieron cruzar hasta esa dimensión - sonríe - que bueno que regresaste a casa querida

sí - sonríe vi a mi padre - suspira - y vi a Akame - asegura para luego notar como Elliot tiene una sonrisa de nostalgia - no sabes las ganas que tengo de verla, dice sinceramente, para luego bajar la mirada - es lo único que queda de mi hermana

- es idéntica - sonríe - es como una reencarnación antes de tiempo asegura - también vi a mis viejos, y lo digo literalmente - sonríe ante el pequeño chiste - viejos amigos - dice con una sonrisa

y cómo está mi princesa? - pregunta con más entusiasmo aún

la rubia mayor sonríe - ella está muy bien, como lo imaginé, es muy amiga de Akame desde que ambas vivieron en el reino de Celes, pero... - baja la mirada - siento que ella no acepta a los elegidos de esta dimensión - dice con incertidumbre -no los acepta por completo

como una lección - Elliot interrumpe - ella sabe y debería recordar que tú, su madre, viene de ese mundo- sonríe y que eres y siempre has sido un ejemplo para ella, debes entenderla, tal vez sea algo más, imagino que nunca has hablado de eso con ella

no - asegura - solo la he observado, no es altanera ni nada, solo es muy reservada,

y cómo están Hawkmon y Kudamon?

ellos están bien, Hawkmon no ha dado señales por si pasa algo, y Kudamon aún continúa en recuperación - asegura apretando con fuerza su amuleto para luego ambiar su expresión - te extraño cariño - dice esta con los ojos cerrados

este suelta un suspiro - alguien tenia que cuidar el reino, y lo más importante, alguien tenía que cuidar a Akame - asegura, en eso, la señal comienza a fallar

debemos despedirnos - dice Elliot estirando su mano,con la intención de tocar a su esposa, y ella impulsivamente imita esa acción, entonces la señal comienza a a desaparecer

- saludame a mi princesa y a Akame - pide con voz un tanto triste, para luego desaparecer la comunicación interdimensional

afuera de la casa, escondida entre las sombras - como han pasado los años - asegura Ladydevimon conuna sonrisa diabolica
___________________________________________________
shit, no se me ocurre nada
 

Dama Oscura
Registrado
19 Mar 2007
Mensajes
886
Había optado por preparar té en esos instantes al dejar solos a Takashi y Hikari de seguro la conversación de esos dos iba para largo y al ver esa expresión seria en el azabache seguro era algo sumamente serio. Había tantas cosas que sucedían a su alrededor pero incluso ella no las entendía o mejor dicho aun no se daba cuenta de ello. Su mente seguía pensando en los posibles acontecimientos que se habían dado durante hace semanas aproximadamente desde el día que D´arcmon hizo aparecimiento; la caída de Hikard hacia una enfermedad, el encuentro de dos nuevos elegidos: Qiang y Alena; la aparición de un Ogremon, la recuperación de Setsuna en enfrentarse contra un digimon y la ahora llegada de Takashi y Yue. Ladeo su cabeza ahora que lo pensaba al estar muy contenta de volver a ver a Takashi, no pudo más que tener su mente en el pelinegro dejando de lado al albino mayor, miro a los dos lados para notar que Yue no se encontraba en la casa.

- ¡Que lástima! me hubiera gustado ver al joven Yue! -dijo con sinceridad dejando escapar un suspiro resignada.

- pero lo volverás a ver, seguro más tarde -agrego Dorumon desde el digivice.

- si, pero...-medito por unos instantes- últimamente noto que el joven Yue se mantiene ocupado y es poco que lo he visto a parte de la semana que tuvo entrenando a Takashi

- es posible que tenga asuntos personales que resolver es por eso que lo ves muy poco -agrego el digimon bestia pensativo- no debes preocuparte. Ese Yue es un hombre sumamente fuerte. -Y un leve destello se alumbro por toda la cocina para hacer presencia Dorumon que miro a su elegida.

- tienes razón Dorumon -afirmo la joven con una sonrisa positiva para tomar asiento- sabes Dorumon ahora que lo pienso con mucho detalle. Me siento feliz de haber venido a este mundo, porque he conocido, personas maravillas en él -agrego sonriente la de ojos verdes para colocar su mano derecha sobre su pecho- al principio tenía temor y miedo, pero gracias a la ayuda del joven Yue y de Takashi-kun pude acoplarme a está forma de vivir eso incluye también a los conocimientos de mi maestro Wizardmon que me hablaba de este mundo -reconocio la joven que se levanto de su puesto y camino hacia directo el jardín en conjunto con Dorumon que la seguía- estoy segura que la reina también se debio haber sentido de esa manera, ella debio ser muy feliz mientras estuvo en este mundo.

Dorumon abrio leve sus ojos y alzo la mirada hacia su elegida.

- al quedarme en casa de Lynn, su madre,
la señora Lannister me contaba sus experiencia como elegida al lado del padre y madre Takashi, así como los de Hikard e incluso su hermano mayor y la reina de Celes, sentía esa sensación de felicidad al querer saber más de ellos y de los valientes digimons que los acompañaban -comento ella- es una lástima en cierta manera -dijo con un tono triste- me hubiera gustado que todos ellos hubieran podido reencontrarse ¿no lo crees, Dorumon? sería fantastico el verlos reunidos a todos y que estos nos ayudasen a enfrentar a los hermanos del Caos y la Destrucción -dijo motivada seguido su mirada se entristecio- pero solo sería un sueño en el que en realidad sabemos que no se puede cumplir debido a las circunstancias que se dieron las cosas.

-
Akame.

-
pero sabes -volvio a sonreír- quiero esforzarme al máximo como ellos lo hicieron y pudieron vencer juntos a Phellesmon, estoy segura que todos nosotros como equipo podemos afrontar las adversidades que nos esperan en el otro mundo -agrego segura de sus palabras sin dejar de mirar aquel cielo azul esbozando una reconfortante sonrisa que logro que el digimon de la misma manera sonriera.

-
Akame.

- Hola, princesita. Ya Llegue

La ojiverde abre sus ojos para voltear hacia atrás y ver aun sonriente Yue depositarse sobre el marco de la puerta que daba al jardín.

-
¡joven Yue! -exclama feliz la jovencita que corre hacia el muchacho y sin pensarlo se lanza a los brazos de este logrando sorprenderlo por unos instantes

-
veo que me has extrañado mucho pequeña -agrego sonriente el albino viendo la forma de recibir de la chica.

-
como no tiene idea -respondio con sinceridad la de ojos verdes para separarse del ojirojo y ver que este también se encontraba con leves golpes en el cuerpo, seguro a causa del entrenamiento- joven Yue, usted también...

-
ah, esto, no es nada -se encogio de hombros despreocupado el Luna viendo el semblante preocupada de la jovencita. Coloco una mano sobre la cabeza de está- no te preocupes, solo es necesario darme un baño, alimentarme, descansar lo necesario y quedaré como nuevo. Seguro Hikari se encuentra en casa ¿verdad?

-
si -afirmo ella- pero ahora está conversando con Takashi

-
entiendo -dijo pensativo y callado el Yue.

-
¿heh? ¿ocurre algo? -pregunto extrañada la jovencita viendo la expresión seria del albino.

-
no es nada -dijo este para soltar una sonrisa despreocupada- bien iré a ducharme.

Asintió con la cabeza para ver al peliblanco irse subir las escaleras y desaparecer de su vista miro hacia su digimon que la miraba de la misma manera, ambos curiosos de seguro había algo que escondían y ellos ni por hay. Cuando estaban apunto de también subir las escaleras para dirigirse a la alcoba, el sonido del telefono llama su atención.

-
Akame

-
¿Setsuna? -extrañada permanecio en silencio por unos minutos hasta que sus ojos se abrieron- ¿entrenamiento? -dijo sorprendida la chica de ojos verdes- ¿porque? -pregunto esperando una conscisa respuesta. Bajo su rostro y mordio su labio inferior- no deberías. Apenas has salido de esa recuperación -le recordo.

-
no te preocupes, el doctor Qiang me informo que todo está bien. Además lo bueno es que Takashi ha regresado ¿no es así?

-
eso no tiene nada que ver -insistió la jovencita con preocupación. Bajo su rostro le dolía pensar, que ahora no vería al albino, por querer entrenar personalmente con su padre. Era claro que Setsuna tampoco quería quedarse atrás y quería volverse fuerte, por algo esos dos eran los mejores amigos- Setsuna... en realidad, yo... -se sonrojo de cierta manera y no supo, porque razón se sentía nerviosa, negó con la cabeza varias veces- solo ten mucho cuidado, por favor. Te estaremos esperando.

Se recargo en la pared y suspiro. Esa expresión no salio desapercibido por Dorumon que ladeo su cabeza mirando a su elegida, al parecer había cosas que su elegida tenía que lidiar por si misma.

-
Akame ¿sucede algo?

-
no es nada... solo que Setsuna por unos días entrenará con su padre -dijo la ojiverde- y en realidad, creo que... lo extrañare.

-
durante estas semanas te has acercado más al compañero de Gaomon -agrego Dorumon- ¿acaso te gusta? -pregunto con inocencia el digimon logrando causar un gran sonrojo en la jovencita

-
pero que dices Dorumon! -se exalto la de ojos verdes moviendo sus manos a los lados de arriba abajo- él y yo solo somos amigos.

-
si, lo sé -dijo el digimon- pero eso no quita que puede que te guste, así como te gusta Takashi, no hay nada malo -dijo ingenuamente el digimon logrando que la chica se le subiera el color.

-
no digas eso Dorumon -reprendio la jovencita- además...-susurro ella- yo... ya ni se que siento, me siento algo confundida -dijo con sinceridad suspirando para bajar su rostro- Takashi y Setsuna son casi identicos en personalidades, pero siempre habrá algunas cosas que los distingan; no cabe duda que son dos chicos magnificos y son los mejores amigos -opino ella con una sonrisa sobre sus labios- pero incluso yo no debería sentir nada hacia ninguno de los dos. Mi deber ahora es velar por el bienestar de los elegidos y regresar a mi mundo para combatir contra el mal que habita en él -miro hacia el techo- aunque me duela en realidad... yo solo deseo la felicidad de los dos, porque ambos son mis amigos -miro a su digimon y sonrio despreocupada

Dorumon por su parte se le empaño los ojos con las intenciones de romper en lagrimas ante las palabras de su elegida, sabiendo que ella siempre velaba por el bienestar de otros que el de ella misma.

-
oh, es cierto. Dorumon que tal si vamos a visitar a Alena-chan y luego al joven Qiang


Casa de los Stark.

Arrodillado y agachado hasta el suelo se encontraba el albino ante la presencia de su padre. Aquel hombre de cabellos oscuros dejo escapar un suspiro resignado sabiendo lo terco que podía llegar hacer Setsuna y en ese caso lo estaba siendo.

-
padre, por favor, vuelveme a entrenar -pidió con tono suplicante el joven.

-
Setsuna... ¿a que se debe? -pregunto con seriedad en su voz el hombre- ¿acaso... has encontrado algo o alguién para proteger?

-
en realidad... -quedo pensativo apretando sus puños- quiero volverme fuerte, muy fuerte para poder proteger a mis seres queridos. Para protegerla a Ella.

El hombre sonrió para colocar una mano sobre el hombro de su "hijo" logrando que este se levantara y lo mirara.

-
Setsuna, está bien. Pero te aseguro que estos entrenamientos que te ponga de ahora en adelante serán más dificiles de los que te he puesto anteriormente

-
no importa lo superare cueste lo que cueste -aseguro el joven de cabellos blancos con una sonrisa.



Hogar de los Konoe.

Alena observo con una sonrisa a la criatura que seguía degustando de algunas frutas que había traido del supermercado. Se dispuso a observarlo por buen tiempo hasta que escucho el timbre de la puerta sonar y un tanto extrañada se dispuso abrirla para sorprenderse que al frente suyo se encontraba su amiga Akame sonriente.

-
Akame

-
siento la repentina llegada Alena-chan -se disculpo haciendo una reverencia la jovencita- ¿te encuentras sola?

-
si, papá se encuentra en la universidad dando clases -informo la joven de cabellos oscuros para abrir un poco más la puerta- adelante, pasa.

-
muchas gracias Alena-chan. Sabes traje un pastel -dijo la chica mostrando su pequeña caja- ¿te parece si lo compartimos entre los cuatro? A los digimons le gustan mucho los pasteles especialmente a Dorumon que es muy adicto a ello -y con esas palabras el digivice de ella empezo a brillar intensamente para hacer aparecer al nombrado.

-
¡Pastel!

Ambas chicas ríen ante la escena graciosa de Dorumon.


Lynn alzo el ceño y miro fijamente a su madre para cruzarse de brazos y dirigir su atención en Wizardmon este la miro y luego desvio su mirada a otro punto sin restarle importancia a la actitud de ella. Wizardmon siempre era reservado y poco conversador incluso con ella aun siendo hija de Nancy y el pricipe Elliot. A diferencia de que su amiga Akame si se habia ganado la confianza de aquel Wizardmon.

-
y porque no me despertaron -dijo con molestía la jovencita.

-
ya te dije, es tabas dormida y fue repentino -agrego Nancy masajeandose la sien para levantarse de su puesto y proseguir en hacer la cena de esa noche- cariño, no te molestes más. Además tu padre se encuentra bien, eso es lo más importante.

Lynn suspiro para mirar hacia el suelo un tanto triste al saber que su padre no se encontraba con ella y más porque estaba solo en su mundo a parte de que quería volver a verlo. Miro a Hawkmon que estaba gustoso alimentandose a su lado. Suspiro derrotada.

-
mamá. No es justo, porque no le pides a Akame que se quedará -regaño la rubia menor- tu dijiste que ella se podía quedar.

-
Ella misma decidio irse, Lynn -respondió Nancy con una expresión triste en su rostro sin voltear a mirar a su hija- estoy segura que ella estará bien.

-
no te preocupes -hablo Wizardmon mirando a la joven rubia- yo estaré vigilandola, por si en caso tal algo sucede

-
Lynn mejor ve a cambiarte, saldremos con tu abuelo -ordeno Nancy volteando a ver a su hija con una sonrisa en sus labios. La joven rubia solo afirmo con la cabeza para retirarse junto con Hawkmon que había decidido seguir a la jovencita. Tanto Nancy como Wizardmon permanecieron en silencio por unos instantes.

-
vaya que tu hija saco ese lado terco del principe Elliot -agrego Wizardmon al recordar al joven de cabellos platinados en aquel entonces cuando era más joven.

-
tienes razón -respondio Nancy- por cierto Wizardmon, alguna noticia de Anubismon.

-
por el momento no -respondio con semblante serio el hechicero- lo que si sé es que he podido sentir su presencia, pero a causa de mayores el ha sabido esconderse muy bien. Mientras tanto Alex y yo estamos intentando dar con su paradero -suspiro- pero ahora Alex tendrá que afrontar lo que le espera de ahora en adelante

-
te refieres a lo de Hikari -dijo la rubia de ojos azulados tomando asiento- comprendo. pero también me preocupa como se lo tome Madi -dijo la rubia con preocupación en su rostro- solo espero que todo pueda resolverse y esa niña pueda comprenderlo. -medito por unos instantes para dirigir su atención hacia Wizardmon- incluso ahora también me preocupa cuando Akame se entere de todo.

Wizardmon simplemente permanecio en silencio, el más que nadie era el que más temia por la forma en como podía actuar su pequeña pupila al enterarse de la verdad, pero él más que nadie sabía que Akame siempre veía las cosas de manera distinta a otras personas, por eso él no perdía la esperanza de que Akame comprendiera las razones que llevaron a cometer tal decisión de sus padres.

O Owen888
Dark Alexyz Dark Alexyz
Dark Fallen Angel Dark Fallen Angel
R Rozenkristall
N Nancy wilson
Y Yue208
K Hotaru181
The Card Maker Doc. K-9
 

Necro Angel
Registrado
3 Jul 2013
Mensajes
169
Esto no tiene nada que ver con lo que pondra Nancy, por eso tranquila y continua con tu post owo.

-----------------------------------------------xxx--------------------------------------------------

El agua caía sobre el rostro del albino, su mente se encontraba divagando a través de los sucesos ocurridos recientemente.
La verdad sobre Hikari y el hecho de que ella lo supiera, el hecho de haberle contado a Takashi sobre el asunto durante su entrenamiento (aunque muy poco), la sensación de que pronto... aquellas pequeñas que había llegado a querer se fueran de su lado, hacia un lugar donde no podría cuidarlas... todos esos pensamientos mantenían poseída la cabeza del ojirojo.
Esbozo una leve sonrisa al recordar el hecho ocurrido hacia un momento... cuando Akame lo abrazo... que idiota fue al reaccionar de esa forma, si hubiera estado normal no hubiera dudado en darle un beso, después de todo no seria la primera vez (en ese momento un extraño calor recorrió los labios de Akame que misteriosamente llevo los dedos a su boca, mientras caminaba rumbo a la casa de Alena).

-¿Acaso no hay nada mas que pueda hacer? - se preguntaba para si mismo.

Si bien había estado reuniendo información sobre los atacantes de Domicio y Hikari, realmente de que serviría... lo mejor seria enviarlos al digimundo, ellos no podrían seguirlos allí... pero si los digimons de aquel lado querían matarlos también, entonces no podría protegerlos...

-Me siento tan inútil ahora mismo, quisiera ser mas fuerte, quisiera que todo saliera como yo quiero pero... je, supongo que no siempre iba a conseguir todo lo que yo quisiera- cerraba sus ojos mientras se recostaba y sumergía en la tina, escuchando las gotas provenientes de la ducha mientras chocaban contra la superficie del agua, debía tranquilizarse, volver a la normalidad, quizás... seria bueno que se apartara de todos un tiempo, quizás intentar encargarse del asunto de Domicio entre las sombras, por supuesto no dejaría a los elegidos solos, Megadramon quedaría con Alex para que ayudara a cuidarlos, pero... podría realmente hacer algo para mejorar las cosas -¿que diablos estoy pensando?, ese no es mi estilo, se supone que solo me preocupo por mi mismo, desde cuando comencé a pensar en proteger y ayudar a los demás... creo que la llegada de Akame me cambio mas de lo que yo creía, sino por que rayos permitiría que ella siguiera siendo virgen... vamos que jamas hubiera dejado pasar esa oportunidad en el pasado y es mas, ¿ahora ayudaba a que otro hombre la tomara?, rayos... estoy loco -fue lo ultimo que pensó el albino, para salir de debajo del agua y dar por terminado su baño.

El albino había despejado alguna de sus preocupaciones, pero que podría hacer, quizás tendría que hablar con Wizardmon al respecto, puede que existiera otra forma de ayudar.
Al salir de la habitación noto la ausencia de la pelivioleta, seguramente abría ido a ver a algún elegido y Hikari continuaba hablando en su habitación, según su tono de voz, al parecer Takashi ya le había contado que sabia de lo ocurrido.

-Esto se complicara- suspiro el ojirojo, para salir de su casa con rumbo incierto.
 

Registrado
9 Abr 2014
Mensajes
228
"Es per no molestar"
Cuando esa pequeña bolita de color verde, le preguntó su nombre y ellas le respondió. Alena sintió una gran alegría, que escapo por los ojos.
¡Eh!, ¿Qué tienes por qué lloras?
Es que… es que, es la primera vez que preguntan mi nombre… porque quieren saberlo…
Que bien…
Antes de que pudiera hablar más Hiroshi, la puerta del cuarto de la chica es abierta, dejando ver a su padre, quien al darse cuenta de él no duda en adentrar se al cuarto parándose frente a Hiroshi y levantarlo.
Alena, venía a decirte que me llamaron de la universidad… ¿este peluche es nuevo?― su padre la volteo a ver y vio como ella se limpiaba su rostro, eso lo asusto―. Alena, ¿porque lloras?
Es por felicidad, señor. Ella está feliz.
¿Feliz?... ¡espera un minuto tú hablas!, no eres solo un peluche, Alena que es esto…
No lo sé… Hiroshi solo apareció― respondió, ella―. Yo no lo entiendo muy bien… ¡note desharás de él ¿verdad?!
Alena, veras al no saber de dónde vino, no sabemos si tiene dueños…― su padre se arrodilla a su lado acariciando su cabeza―. Además ya tenemos mascotas, ¿Cómo crees que sentirán ellos?...
No soy mascota, soy nuevo amigo señor y yo no tengo dueños.― dijo molesto Hiroshi, a aunque por su aspecto parecía un simple puchero que lo hacía ver más adorable―. Yo le dije a Alena que me quedaría con ella…
jajaja ah jeje. Lo siento pero si querías verte amenazador no funciona… está bien puedes quedarte en nuestra casa, pero Alena tendrás que cuidar de él. Bueno eso es todo tengo que irme, deje la comida lista si quieren…
¡No!, te esperare. Quiero que comamos juntos.
Bien comeremos cuando vuelva. Todos juntos nos vemos Hiroshi, cuiden la casa.
¡Señor! ¿Cómo se llama?
Alexei ―dijo él mostrando una sonrisa. Acto seguido sale del cuarto.


Alena observo con una sonrisa a la criatura que seguía degustando de algunas frutas que había traido del supermercado. Se dispuso a observarlo por buen tiempo hasta que escucho el timbre de la puerta sonar y un tanto extrañada se dispuso abrirla para sorprenderse que al frente suyo se encontraba su amiga Akame sonriente.
- Akame
- siento la repentina llegada Alena-chan -se disculpo haciendo una reverencia la jovencita- ¿te encuentras sola?
- si, papá se encuentra en la universidad dando clases -informo la joven de cabellos oscuros para abrir un poco más la puerta- adelante, pasa.
- muchas gracias Alena-chan. Sabes traje un pastel -dijo la chica mostrando su pequeña caja- ¿te parece si lo compartimos entre los cuatro? A los digimons le gustan mucho los pasteles especialmente a Dorumon que es muy adicto a ello -y con esas palabras el digivice de ella empezo a brillar intensamente para hacer aparecer al nombrado.
- ¡Pastel!
Ambas chicas ríen ante la escena graciosa de Dorumon.
Ella los guio a la sala, donde se encontraba Hiroshi comiendo la fruta, solo que no se encontraba solo, sino rodeado de tres gatos de diferentes colores; dos de ellos observan como comía y el tercero de bes en cuando tomaba del plato un pedazo de fruta.
Puedes tomar asiento iré a preparar un poco de té…― cuando volteó a ver a Akame, esta se encontraba viendo el altar que se encontraba en la sala, en donde sobre salía una foto de una mujer con quimono y cabellos negros―. Ella es mi okaasan.
Okaasan, ella es Akame; que le parece si vamos a mi cuarto. ― dijo con algo de incomodidad por la situación, se acercó al sillón donde tomo a la Hiroshi―. Lo siento: Kei, Shiro, Aika me llevare a su amigo. Vamos Akame y Dorumon mí cuarto está subiendo las escaleras.
Alena los guio hasta la segunda planta abriendo la puerta de su cuarto un cuarto con mucho color; ellos no tardaron en entrar y sentarse en unos cojines que se encontraban cerca de una mesa pequeña de centro.
Los dejo unos minutos.
Así salió dejándolos a los tres, en donde Akame y Dorumon observaban todos, notando que en una de las esquinas del cuarto había una pila de muchos peluches y cerca de ellos una mesa una casa de muñecas con un letrero que decía: “No tocar”.
Vaya sí que le regalan muchas cosas…, pero se ve que no las ha tocado nunca.― dijo Dorumon al ver que los peluches todavía tenían los moños y tarjetas de cumpleaños.
Tienes razón… oh mira en su cama si hay uno― ella señala a un conejo que era en único en la cama―. ¿Qué le abra pasado? Sebe que a pesar que lo cocieron no quedo bien…

🌸mimi_sakura🌸 mimi_sakura
 

Dama Oscura
Registrado
19 Mar 2007
Mensajes
886
Así salió dejándolos a los tres, en donde Akame y Dorumon observaban todos, notando que en una de las esquinas del cuarto había una pila de muchos peluches y cerca de ellos una mesa una casa de muñecas con un letrero que decía: “No tocar”.
Vaya sí que le regalan muchas cosas…, pero se ve que no las ha tocado nunca.― dijo Dorumon al ver que los peluches todavía tenían los moños y tarjetas de cumpleaños.
Tienes razón… oh mira en su cama si hay uno― ella señala a un conejo que era en único en la cama―. ¿Qué le abra pasado? Sebe que a pesar que lo cocieron no quedo bien…
Ambos se miraron por unos instantes observando la habitación de Alena viendo con curiosidad cada objeto. Akame tomo aquel peluche entre sus manos observo detalladamente y sonrío de manera que supo que aquel peluche podría significar mucho para su amiga Alena, lo volvio a poner en su sitio.

- se nota que debe ser muy importante para ella -hablo Dorumon de igual manera curioso viendo aquel peluche para mirar a su elegida que afirmo con la cabeza depositando aquel peluche de nuevo en la cama para que ambos volvieran tomar asiento en sus puestos esperando la llegada de Alena

- ¡Datirimon! estoy segura que Alena-chan es muy buena contigo ¿verdad que sí? ella es una muy buena chica -hablo Akame tomando entre sus manos al pequeño digimon y alzandolo hacia arriba- seguro serán los mejores compañeros en está aventura que les espera.

Alena sonrío al escuchar las palabras de la ojiverde al entrar a su habitación logrando llamar la atención de los tres presentes en su habitación. Minutos después los dos digimons se degustaban y de vez en cuando pedían más pastel. Akame sonrío al ver lo bien que se llevaban Datirimon y Dorumon seguido miro a su amiga y cierta curiosidad la invadio, aunque sabía que era como invadir vida personal de su amiga. Probo un poco de su té.

- Alena-chan -ladeo su rostro y miro a su amiga que la observo- ese altar es por tu mamá ¿verdad?

Y esa pregunta hizo que Alena bajara su rostro hacia abajo ante esa expresión en su amiga, Akame bajo su mirada hacia el pastel que tenía en su plato.

- está bien -dijo con una sonrisa- disculpame debe ser muy dificil para ti, hablar de ello. Pero sabes de vez en cuando es bueno hablar -aseguro ella colocando sus dos manos sobre su pecho- en casos como estos si crees que necesitas desahogarte, no olvides que yo siempre estaré ahí para escucharte, después de todo somos amigas, nunca lo olvides, asimismo lo son Hiroshi y Dorumon y el resto de los elegidos -dirigio su atención en los dos digimons.

La joven de cabellos oscuros alzo la vista y observo a su amiga que le sonreía con sinceridad. Sus ojos se abrieron leves para afirmara con la cabeza y esbozar una sonrisa. Ambos digimons permanecían en silencio pendiente a la conversación y se miraron entre sí.

- mamá murió cuando yo apenas tenía 5 años de edad -dijo la joven de cabellos oscuros con la mirada hacia la taza- a causa mía ella murió salvandome de ser atropellada. Es por eso que...-bajo la vista queriendo romper en llanto seguido apretó sus manos formandolo en puños- yo... tuve la culpa...

- yo creo que tu madre ha de sentirse sumamente feliz donde este -dijo con sinceridad en sus palabras haciendo llamar la atención de Alena- sé el significado de perder a una persona importante -agrego segura de sus palabras recordando el fatidico día- sé que tu madre debe sentirse orgullosa desde donde esté, porque su pequeña Alena se ha convertido en una señorita muy linda, además tu no tuviste la culpa de nada. Piensalo de está manera te brindo una segunda oportunidad para que puedas vivir todo lo que ella pudo vivir en este mundo incluso para que tengas amigos.

- amigos...-susurro Alena con la mirada fija en la jovencita.

- ¡Si! -afirmo con la cabeza feliz- estoy segura que nuestro encuentro no fue casualidad, ni nada por el estilo. Yo creo que estabamos destinados desde antes de nacer a conocernos.

- ¿eso crees? -cuestiono sorprendida la joven ante la forma positiva de su amiga, esbozo una sonrisa sobre sus labios.

- sabes Alena el mundo donde resido está siendo afectado por los hermanos del caos y la destrucción, estoy segura que la señora Lannister y el director Alex te lo habrán contado -agrego con una mirada hacia la taza- de cierta manera mi deber ha sido buscar en este mundo a los elegidos que me ayudarán a combatir en mi mundo a los digimons de la oscuridad -esbozo una leve sonrisa- pero no te miento, tengo miedo, no por mí, sino por ustedes -dijo con sinceridad en sus palabras- pero yo sigo creyendo que juntos podemos superar los obstaculos que nos impongan para poder vencer a los tres hermanos. No sé que cual sea tu decisión -dijo está alzando la mirada hacia su amiga- pero cual sea yo la respetaré.

-
gracias Akame -agradecio la joven de lentes observando aquel semblante sonriente de su amiga- tu también has pasado por mucho ¿verdad? -bajo su mirada hacia su taza de té- no sé que hubiera hecho si mi mundo estuviese de esa manera como el tuyo, estoy segura que hubiera perdido esperanza alguna, en cambio tú demuestras tener mucho valor, y esperanza incluso te esfuerzas siempre en seguir adelante. -aseguro la joven de cabellos azabache viendo a la joven que se deleitaba con el pastel que había traído. Sonrío de manera que probo también de su dulce- está delicioso

- ¿verdad que sí? La señora Lannister nos llevo a Lynn y a mí a ese lugar donde venden muchos pasteles -recordo la joven quinceañera con un brillo en sus ojos-
y estoy feliz de saber que te guste el pastel que traje -bebio un poco de su té y suspiro- es por mis padres.

-
Akame -miro a su elegida y él más que nadie sabia que el tema de los padres de la chica era un tema delicado, aunque no lo demostraba hacia nadie.

-
¿Ah? -observo a Dorumon por unos instantes y luego miro a la nombrada que sonreía de manera despreocupante.

-
ellos siempre me enseñaron seguir adelante y no rendirme -recordo con la mirada enfocada hacia otro punto- porque siempre habrá un mañana para todos, por eso quiero vivir el ahora y no arrepentirme de nada. Incluso quiero tener bonitos recuerdos de este mundo

-
¿recuerdos bonitos?

- ahora que lo recuerdo -hablo la joven- necesito hacer unas llamadas ¿crees que puedas prestarme el telefono?


Dorumon observo a ambas chicas retirarse para luego suspirar hondo ante la mirada curioso de Datirimon.

-
¿ocurre algo?

-
Datirimon tu eres un digimon al igual que yo -hablo Dorumon viendo al pequeño- tú sabes que tarde o temprano nosotros tendremos que volver a nuestro mundo ¿verdad? -vio al digimon que asintio- Tanto para los digimons como para los elegidos será un aparte dificil tener que decir ádios, cuando todo está batalla termine pero eso incluye también a Akame

- te preocupa mucho que Akame pueda llegar a sentirse muy triste -dijo el pequeño Datirimon para permanecer pensativo por unos instantes.

-
si... en cierta parte hubiera querido que tanto Akame como yo no hubieramos aceptado la misión de Wizardmon -susurro más para asimismo Dorumon que para su compañero digimon.

- estoy seguro que ella más que nadie lo sabe Dorumon -hablo el pequeño digimon llamando la atención del nombrado- tu solo apoyala, después de todo eres su amigo y su digimon compañero

Dorumon por su parte permanecio en silencio ante las palabras de Datirimon para solo asentir con la cabeza.


PARQUE CENTRAL DE TOKYO.


-
TE FUISTE SIN SIQUIERA DESPEDIRTE DE MI!!!

Alena observo perpleja como su compañera de clase Lannister le gritaba a su amiga notando que Akame simplemente sonreía despreocupada como si estuviera acostumbrada a la forma de ser de Lynn. Bajo su mirada en sus brazos donde tenía a Datirimon y a su lado se hallaba un Dorumon vestido de manera graciosa con ropas enormes que solo lo alcazaban a esconder su identidad.

-
lo siento, enserio -se disculpo la de ojos verdes- es que fue tan repentino la llegada de Takashi -dijo jugando con sus dedos con nerviosismo- además también queria ir a ver al joven Yue

-
pero al menos me hubieras avisado -dijo con tono de regaño la rubia de brazos cruzados- por cierto que llamaste antes de haber salido con mamá y el abuelo.

-
¿ibas a salir? lo siento.

-
no importa, no quería realmente -dijo sincera ella clavando su mirada hacia la otra chica- por lo que veo ya su digimon nació -fruncio el ceño al ver que el digimon estaba en brazos de la joven pelioscura- que no le dijiste que no es posible tener al digimon afuera, si alguién se entera de la presencia de los digimons, es posible que ocurra algún problema -indico con su dedo índice a Dorumon- eso también va para ti, Dorumon.

-
¿que? pero yo soy muy consciente de que no puedo andar por hay -se defendio el digimon- además es por eso que visto de está forma. aparentado ser humano

Lynn fruncio el ceño mirando de arriba abajo achicando la mirada

-
es obvio que llamas mucho la atención pareces alguien sospechoso -apunto la chica de ojos azules viendo fijamente al digimon.

-
eso no es así -gruño con algo de molestia Dorumon.

-
por supuesto que si!

- Lo siento en verdad, pero prometo que Datirimon no se movera de mis brazos y no hablará -pidio Alena ante la forma de ser de Lynn para bajar su mirada en su compañero digimon.

-
No lo pierdas de vista niña -dijo Lynn con expresión seria hacia Alena- me disgustaría mucho si algo le pasase a Datirimon por tu irresponsabilidad y si alguien más se enterase de la existencia de ellos -se dio media vuelta- te la verás conmigo.

-
parece que no le agrado -dijo en susurro Alena con la mirada hacia abajo.

-
no digas eso -hablo Akame colocando una mano sobre el hombro de su amiga- Lynn es muy buen amiga solo dale tiempo para conocerte a ti y al resto de los elegidos, ya lo verás.

-
Akame ¿adonde vamos? -interrumpio la rubia colocándose al frente de ambas chicas.

- iremos a divertirnos! -agrego con una sonrisa sobre sus labios la joven- adelante, vamos -animo ella a los dos chicas que se miraron por unos momentos y sin decir nada empezaron a seguirla.

Y sin darse cuenta ninguna de las tres elegidos y los dos digimons eran observados desde las sombras por un ser que no podía distinguirse a simple vista solo unos aterradores ojos rojos seguían de cerca al grupo.


COMERCIAL DE TOKYO.


Una rubia y un castaño se encontraban observando a las personas adentrarse al gran edificio, de vez en cuando el joven se mantenia con la mirada fija en su reloj mientras que la rubia se distraía con el pasar de las personas.

-
¿a que hora dijo que nos reunieramos? -cuestiono Ziegler, el alemán con aquel expresión de impacientarse al no ver a sus amigos llegar a tal hora asignada.

-
debes tener algo de paciencia -dijo la amable rubia de ojos azulados colocando una mano sobre el hombro del chico. Fijo su atención hacia cierto punto y sonrío al reconocer a los integrantes de aquel grupo- bueno al parecer Akame pudo convencer a Konoe

Y el castaño dirigio toda su atención hacia el grupo de tres chicas y lo que más llamo su atención fue la vestimenta que llevaba Dorumon mientras caminaba al lado de las humanas, esbozo una sonrisa.

-
¡disculpen la demora! -se disculpo la más joven de ellos

-
despreocupate después de todo solo llegamos diez minutos antes -respondio Nico con una sonrisa sobre sus labios.

-
yo pensé que Setsuna y Hikari venían con ustedes -noto la ausencia de los otros tres

-
en realidad el día de hoy Takashi llego de su entrenamiento con el joven Yue y tenía algunas cosas que hablar con Hikari, mientras que Setsuna, el ha empezado un entrenamiento -respondio la de ojos verde con una muestra de tristeza en su mirada-

-
¿entrenamiento? -fruncio el ceño extrañado el castaño mirando a la jovencita. Y su rostro palideció- no me digas que seré el único chico en el grupo -dijo con algo de preoupación en su rostro. Él más que nadie sabía que las mujeres cuando estaban en el centro comercial podían volverse unas locas con las compras y el solo imaginarselo se

-
despreocupate yo también estaré presente.

Y todos los presentes fijaron su atención en cierto pelinegro que observaba al grupo en general.

-
Qiang! -exclamo feliz Dorumon de volver a ver al joven médico se le acerco.

-
es bueno volver a verte Dorumon -agrego el muchacho acariciando la cabeza del digimon

-
¿quién es él? -pregunto Ziegler mirando al muchacho.

-
es cierto. Les presento al joven Qiang, el también se ha convertido en un elegido -presento ella al hombre seguido miro al muchacho- me siento muy feliz de saber que ha podido aceptar la invitación joven Qiang, por cierto les presento a mis amigos, ellos también son elegidos. Hay algunos que aun no conoce como el caso de Ziegler, Nico y Alena

- es un gusto -saludo el joven mirando a cada uno de los jovenes presentes.



Digievolución para los personajes de Puwamon y Datirimon. La elección de digimon sera decidido por ustedes O Owen888 y K Hotaru181. Akame se encargara de utilizar una barrera para no afectar el centro comercial. mientras los digimons pelearan contra el digimon que escogan.

Dark Alexyz Dark Alexyz
Dark Fallen Angel Dark Fallen Angel
R Rozenkristall
N Nancy wilson
Y Yue208
The Card Maker Doc. K-9
 

Registrado
3 Oct 2011
Mensajes
270
Ubicación
Digiworld
¨19/12, Tokyo, Japon.
Mi querida Gretel, estoy tan feliz por tu pronta llegada.Sin el amor que yo siento por tu padre tu no habrías podido ser concebida.Aun faltan tres meses, pero se que en poco tiempo estarás en mis brazos. Te enseñare toda Alemania, después visitaremos Francia,Estados Unidos, debes conocer a tus abuelos y tíos. Se que seras una niña muy feliz!.
Se que cuando lleguemos a casa nadie nos molestara. Nadie nos lastimara.¨


Negación
/aislamiento
Lopmon dormía tranquilamente en su regazo, había llegado al punto máximo del agotamiento al pasar dos noches despierto cuidando de Hikari. Temía que hiciera alguna tontería de nuevo. Incluso comenzaba a tenerle mas miedo a alguna estupidez de Hikari que al mismo Anubismon y empezaba a cuestionarse a si mismo si estaba haciendo bien su trabajo de ayudarla y protegerla.

-Descansa tranquilo. lo mereces.- Hablo en voz baja la ahora albina de nuevo a su digimon.- Tal vez sera mejor que nos vayamos. Deberíamos buscar otra casa.
Un largo suspiro salio de los labios , hablaba para si misma en aquellos instantes.

-Irnos lejos donde nadie nos moleste. Nadie me buscaría a final de cuentas.
El bostezo de Lopmon le hizo callarse por unos momentos.
-Le pediré una disculpa a Akame y a Yue, tras eso nos iremos. Espero que puedas irte conmigo.- Rascando detrás de la enorme oreja.

Releía una y otra vez aquella ultima nota.Aquella que su madre había escrito un día antes de morir, un día antes de su cumpleaños. Se negaba a creer que el García fuera su padre, que este hubiera engañado a su esposa, que ella fuera realmente una persona doble cara. No podía renegare ni exigirle a nadie. Sentía que seria mejor si se alejaba, que nadie le viera y nadie le preguntara, no necesitaba a nadie compadeciendo la. Nadie debía enterarse de aquello. Quería estar sola, pero al parecer eso no seria posible, alguien abría la puerta sin importarle lo que ella quisiera. Había pedido no ver ni siquiera a Domicio. Al abrirse por completo la puerta lo primero que noto fue el cabello negro de Takashi.
El moreno entro y cerro la puerta, de un pequeño vistazo a la joven se dio cuenta de su estado, sobre todo que volvía a ser albina.


-Tu cabello es blanco de nuevo, creí que seria difícil sacar el tinte negro.- Comenzó Takashi mientras se sentaba en la cama de la albina.
-El tinte se boto, supongo.- respondió con un hilillo de voz.

El aspecto de Hikari no era mejor que cuando salio del hospital. Se veía aun pálida y su cabello de nuevo blanco le hacia lucir fantasmal, su bata rosa solo servia para saber que no era un fantasma.
Permanecía sentada en el suelo, recargada contra la pared debajo de la ventana mientras sostenía entre sus manos el diario de su madre.Su blanco cabello estaba despeinado y caía sobre su cara, cubriendo las marcas del llanto.

-Que quieres aqui? Eres a la persona que menos quiero ver en este momento, sabes? - Aclaro la ahora albina.- No me siento bien aun como para recibir visitas.

-Yue me dijo.- respondio Takashi- Se que sucede, estoy tan sorprendido como tu. Lo que me sorprende es que te quedes así. Tu no eres así, Hikari. Levántate y vamos afuera, hagamos algo.
Solo quería animarla, sacarla de ese trance en el que se sumergía probablemente hasta la muerte misma.

Ira
Hikari solo sentía como comenzaba a hervirle la sangre, como se atrevía EL a cuestionarla? Como se podía atrever si quiera a ir a verla, el no tenia voz en aquel asunto, al menos eso sentía. El no tenia que sufrir eso.
-Asi como? Me acabo de enterar que mi madre era una zorra. Fui el desquite de quienes debían quererme y que estoy sola.- Con cada palabra iba subiendo el tono, estaba furiosa.
-A que te refieres con zorra? Por lo que escuche tu madre era bondadosa, tenia el emblema de la pureza. Quien dijo que sus sentimientos no eran puros? Que ella realmente amo? - No era por justificar a la Brownwolf, pero debía ver ambos lados de la moneda.
-Son excusas!
-No son excusas, Hikari. Deja el pasado en el pasado.! Concéntrate en el presente! .- Grito con la misma fuerza al tiempo que ambos se levantaban para quedar e Frente, Hikari debía verlo hacia arriba al ser de mucho menor estatura.
-Lo dices fácil, no? Tu no estas solo ahora. Tienes una familia, una madre, un padre. - le volvían las lagrimas, aun así no bajaba la mirada, estaba enojada.
- Y solo por eso vas a abandonar todo? a donde te iras eh? Deja de compadecerte a ti misma. No estas sola, pequeña idiota, reacciona.
-Deberías estar tan furioso como yo!, acaso no vez la verdad? No vez lo que sucedió? o acaso eso no te lo dijo? Acaso no te dijo Yue que tu padre se acostó con mi madre? - Le soltó burlona. Lopmon despertaba ante las voces altas, para su sorpresa se poso atrás de Takashi y no de ella.-Lopmon...
- Claro que estoy molesto, no soy de palo- comento con toda la calma del mundo mientras que cargaba a Lopmon y lo ponía en sus hombros.- Pero a diferencia de ti aprendí que si lastimo a aquellos que están cerca de mi y que realmente me aprecian me van a dejar . Se que eso es lo que quieres, crees que así dejaran de lastimarte.
-Siempre lo has hecho. Crees que si alejas a todos el dolor se va a terminar siendo que no es asi. No estas sola, Hikari. - Esta vez fue Lopmon quien le interrumpió.- Hay personas que te aprecian ahora y que no dejaran que te lastimen de nuevo.
La cara de la albina había cambiado, estaba sorprendida de escuchar aquello.
-Tienes ahora una familia, tal vez no como la que tu pensabas, pero has descubierto quienes realmente te queremos. - Volvio a hablar Lopmon.
-Te equivocas, si tienes familia de sangre. Somos hermanos, independientemente de lo que piensen mamá y papá, no te dejare.
-Hermanos...? - a lo que el Garcia le asintio.
-Vamos, inténtalo Hika-chan- Le animo Lopmon, sabia que no seria fácil y que su compañera era muy terca, pero confiaba en todos los chicos, sabia que podrían ayudarle.
[°°°]
Aquella extraña joven vigilaba de cerca a Akame, sabia que el momento estaba cerca. Si había atacado a Hikari con tanta facilidad, Akame seria aun mas fácil estando sola y distraída.

_________________________________________________________________________
:v cortito e irrelevante, pero al menos es para darle seguimiento.
🌸mimi_sakura🌸 mimi_sakura
Y Yue208
The Card Maker Doc. K-9
Dark Alexyz Dark Alexyz Dark Fallen Angel Dark Fallen Angel
N Nancy wilson
K Hotaru181

:v si falto alguien me avisan.


 

Dama Oscura
Registrado
19 Mar 2007
Mensajes
886
Qiang y Ziegler se mantenían callados mientras que las chicas; al menos Akame, Nico conversaban de diversas cosas mientras que Lynn en ocasiones opinaba lo que le llamaba su atención, mientras que Alena permanecía un tanto callada en ocasiones o respondía con leves palabras lo que Datirimon le preguntaba curiosamente acerca de su mundo. Ziegler soltó un suspiro resignado colocando ambas manos sobre sus bolsillos miro de reojo al hombre alto de cabello oscuro que caminaba junto a él. Aquel muchacho sino mal calculaba debería tener la edad de Yue, por tanto le sorprendía que alguien de la edad de él, fuera elegido incluso le daba curiosidad saber ¿qué clase de digimon tenía?

- ¿sucede algo? –pregunto Qiang percatándose de la mirada que de vez en cuando el joven castaño le brindaba- ¿te incomoda mi presencia?

- no he dicho nada –respondió con tono serio el joven alemán mirando hacia delante y no pudo evitar sentirse molesto al ser descubierto, miro a otro punto para suspirar era una lastima que Setsuna, Takashi, ni Domicio se encontrasen, era muy claro que le faltaba mucho por conocer al doctor y tampoco se le hacía nada fácil tener una amena conversación con el pelinegro, tal vez por la diferencia de edad o simplemente por que no era el tipo de hacer platica a la primera que lo presentaban con otra persona. En todo caso mientras el resto de los chicos no estaban presente más alerta debía estar si en caso tal un digimon apareciera para proteger a sus amigas principalmente a Akame que era el objetivo principal del enemigo. Saco de su bolsillo su digivice donde habitaba su compañero digimon- Gabumon debemos estar alerta ¿de acuerdo?

- por supuesto que sí Ziegler –respondió atento el digimon dentro del digivice. El castaño sonrío ante ese tipo de respuesta siendo visto por Qiang que se limito a guardar silencio.

Alena permanecía callada solo de vez en cuando respondía a las preguntas de Datirimon o de Akame que buscaba temas para unirla a la conversación junto con el resto reconociendo que la peli oscuro, aun no se acoplaba al grupo en general; en tanto Lynn siempre se mostraba un tanto a la defensiva aun no tenía plena confianza con los elegidos de aquel mundo a diferencia de Akame que se llevaba bien con todos e incluso con los dos nuevos del grupo. En esos instantes los seis elegidos se hallaban dentro de un local de comida. Aquel lugar no era tan concurrido por personas por tanto los digimons hacían presencia para degustar de igual manera de la comida y compartir conversación en grupo.


- lo más importante ahora es estar alerta a la presencia de Anubismon –aclaro Lynn colocando su bebida en la mesa y de brazos cruzados- no entiendo porque estamos tan tranquilos sin hacer nada.

- calma Lynn, no te enojes –hablo Hawkmon mirando a su elegida- recuerda que Anubismon es demasiado poderoso


- creo que mi madre, el director García, el señor Yagami e incluso Wizardmon están perdiendo el tiempo, deberíamos de buscar el escondite de Anubismon todos y darle un golpe directo

- te has puesto a pensar que tenemos a dos nuevos participantes en el grupo y sus digimons aun siguen en etapa menor –recordó el castaño con la mirada fija hacia la rubia para señalar a Qiang y a Alena que permanecían pendientes a la conversación- reconozco que aun juntos no seriamos rivales para Anubismon o es que olvidaste aquel día en que apareció

- ¡por supuesto que no! –exclamo la rubia levantándose con molestia.

- después de todo Anubismon es uno de los comandantes de los tres hermanos del caos y la destrucción y es quién ha dirigido el ejercito para derrocar a los reinos vecinos –recordó Akame con la mirada hacia el plato- lo que quiero decir es que comprendo la preocupación que siente Lynn al saber que Anubismon se encuentre en este mundo, no sabemos en que momento pueda atacar y de todo esto, los perjudicados serían las personas de este mundo.


La rubia desvio su mirada no queriendo mostrar cierto tipo de debilidad. Dejó escapar un suspiro resignada, era consciente que los elegidos aun no estaban a la altura de Anubismon, pero el solo hecho de saber que el chacal andaba merodeando aquel lugar le daba demasiado espina principalmente porque haría cualquier cosa para obtener a su amiga.


- puedo saber ¿quién es Anubismon? –pregunto con tono tímido Alena hacia el resto de los presentes que la miraron haciéndola tensarse de modo que bajo su mirada avergonzada de manera que susurro: lo siento.

- está bien Alena-chan –hablo Akame sonriéndole a su amiga- además el joven Qiang y tú tienes que estar enterados de todo lo que concierne a este asunto –la joven pelioscura solo afirmo con la cabeza seguido su expresión se endureció de manera que el resto permaneció callado- como ya saben en el mundo que vivo está la existencia de los digimons –señalo al grupo de estos que seguían disfrutando de su festín- desde mucho tiempo atrás tanto humanos como digimons han convivido juntos en un equilibrio, sin embargo cuando existe la luz también yace la oscuridad. Mucho siglos atrás nuestro mundo fue consumido por las fuerzas malignas de las ambiciones de digimons, pero no solo ellos también hubieron humanos implicados. Pero antes de que se desatara lo de Phelesmon también hubieron muchas guerras milenarias ante el dominio de nuestro mundo, ya que en aquel entonces tengo entendido que aun los humanos no aceptaban a los digimons y viceversa –suspiro- quién les puede hablar más acerca de ello es el maestro Wizardmon yo solo sé algo previo.

- yo creo que la Historia de tu mundo es más interesante que el nuestro, cuando estoy en clases de Historia no puedo evitar dormirme –bromeo Haris causando una risa leve en la joven de cabellos lilas, logrando así su cometido, después de todo no le gustaba ver a Akame seria, no era costumbre verla con esa actitud, ella siempre rompía la tensión en el ambiente y siempre mostraba alegría por doquier.

- eso fue algo lindo de tu parte Haris –susurro Nico sabiendo lo que su amigo había logrado hacer haciendo sonrojar al castaño para mirar a la joven de cabellos lilas que s encargaba de limpiar con una servilleta el rostro de Dorumon.

- yo... solo hice lo que supongo harían Takashi o Setsuna –dijo el chico con vergüenza logrando causar una risa en Nico que solo asintió con la cabeza ante sus palabras.


Y antes de que pudiesen seguir con la conversación Akame se levantó bruscamente asi como los digimons dejan aun lado sus alimentos; reaccionando de manera intranquilos. De modo que todos sintieron una sacudida repentina para dirigir su atención hacia la ventana donde se veía aun montón de personas huyendo en el instante. A los minutos salieron del local para dirigir su atención a unos metros donde un aparecido digimon hizo aparecimiento en forma de un enorme dinosaurio de color rojizos.


Ver el archivo adjunto 258409

- es tyrannomon -reconocio inmediato Dorumon viendo al enorme dinosaurio.

Fuera del centro comercial Wizardmon había hecho aparecimiento viendo a los humanos correr; inmediatamente alzo su báculo al cielo de modo que este empezó a brillar intensamente deteniendo el tiempo impidiendo llamar más la atención y en este caso ese tipo de situación no podía ser vista por los humanos ordinarios eso afectaría tanto la presencia de los digimons como la de Akame. El hechicero comenzó a caminar entre los humanos para adentrarse hacia aquel centro comercial y observar la barrera que había sido creada por su aprendiz

O Owen888
K Hotaru181
Dark Alexyz Dark Alexyz
Dark Fallen Angel Dark Fallen Angel
R Rozenkristall
N Nancy wilson
Y Yue208
The Card Maker Doc. K-9

 

-se intenta figurar como poner su firma otra vez-
Registrado
19 Mar 2006
Mensajes
3,491
Ubicación
Mexico - Jalisco
*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*

Ese día Domicio estaba más calmado al fin y se encontraba yendo a la tienda a comprar algunas cosas, priorizando el papel higiénico que se había agotado -ejem liollmon, quien iba en sus brazos lo desgarró cual buen gato y Domicio tuvo que ir a comprar más antes de que su padre se enterase- y estaba camino a la tienda atrás de la tienda donde el equipo comía cuando el Tyranomion apareció a hacer su ataque, velozmente Domicio corrió a dar la vuelta al edificio para toparse con un callejón sin salida y frustrado intentar usar el otro lado para toparse con una pared y tener que correr para darle la vuelta a la cuadra para poder alcanzar al digimon mientras buscaba su celular, aunque era bueno saltando... un muro de 7 metros de alto y una calle llena de autos tras de ti no era una cosa brillante, a parte de que no quería ser arrestado por irrumpir el transito y alboroto público.
Pronto logró llegar justo al lugar y ver al resto del grupo.

— ¡Vamos Liollmon, ayudemos en esto! — señaló Domicio soltando a su compañero que salió corriendo veloz a ayudar al equipo al tiempo que el tamer corría tras este para unirse al grupo mientras dos personas vigilaban su movimiento con interés... seguían cada paso suyo, tenían ya un plan.


^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^

Por otro lado mientras la ausencia de su hijo, Emile había salido un rato también, suspiro suavemente y fue a un lugar privado que él conocía en donde una especie de altar estaba, habían sido ya varias semanas y aun el dolor en su corazón seguía, a pesar de haber sido ya años atrás todo ese evento. Durante esos días pudo ver a los nuevos amigos de su hijo y recordar sus rostros para suspirar con pesar una noche, ese secreto que ahora querría llevarse a la tumba solo para que su niño no sufriera por sus pecados y acciones. ¿Quien iría a creer que era él un culpable de la agonía de los amigos de su hijo? ¿O la verdad tras su historia? Pero ahora sabía más... y sabía que su hijo escondía algo y algún día lo descifraría al saber que era algo serio que podría poner en riesgo su vida o que podría acabar con esta, un suspiro triste surgió de sus labios cuando llego finalmente a un lugar... un altar.

— Han sido ya muchas semanas desde que vengo a verte, moi amour — musitó limpiando el área y colocando unas flores antes de limpiar una fotografía — han pasado tantas cosas, y al parecer el destino me ha dejado ver a uno de tus familiares sobrevivientes, y esta persona se volvió muy cercana a petit Domicio... ¿Sabes? Aun lamento que a pesar de mis esfuerzos no pudiera salvarte... es mi culpa que tu estés muerta... aunque, algo me dice que de todas formas me hubieras odiado por lo que le hice a tu prima — continuó — se que esconde algo y tengo que investigarlo para ver como protegerles... y creo está vinculado a esos “peluches” que dom y sus amigos tienen... ¿sabes? Me da miedo tener que contarle la verdad ahora... es este pasado que cargo yo ahora el que ocasiono tanto dolor a la familia de algunos de los amigos de domicio o a sus amigos mismos. Y me da miedo que esta verdad salga a la luz, después de todo... podría destruir esa nueva felicidad que ellos le dan.

> Es mi culpa que ella este muerta, Sophia, y se que lo sabes bien... me duele mucho más porque lo hice para evitar que te lastimaran y esconder tu secreto de ser tambien tu una brownwolf y así poder estar los dos a salvo... pero al final no fue tan simple, y se dieron cuenta... — suspiró, él era el asesino de Rosemary, quien viajo a japón siguiéndola en orden de atender rápido esa misión, al parecer su familia fue contratada para eliminarla, y no sabía quien era el cliente, solo que le obligaron a hacerlo amenazando que de lo contrario, su amada sufriría las consecuencias, y cuando regreso para liberar a Sophia, se lo habían dicho claramente...


~*~*~*flash*~*~*~

— ¡Excelente trabajo Emile! — expresó satíricamente una chica con una sonrisa soncardona, sus cabellos eran rubios pero con mechones rojos, ella era Dulcinea, su hermana mayor — el cliente esta feliz, pero surgio una cosa... hay otra brownwolf junior vivo que quiere eliminar.

— ¿Que quieres decir con eso? Ella era la única involucrada en ello — reclamó Emile refiriendose a Rosemary

— Oh, no, no lo era y de hecho sabemos quien es, su verde es único — comentó Dulcinea, sonriendo gratamente al ver como su hermano menor palidecía.

— No... ¡Teníamos un trato, yo hacía esto y ustedes la dejaban a ella en paz! — exclamó, furioso.

— Oh, pequeño e ingenuo Emile... ese trato quedo nulo cuando descubrimos la verdad, además ya haz cumplido con lo que queríamos pero seré buena por esta vez y te daré la oportunidad de despedirte — comentó con sequedad dejando el paso tras abrir la cortina... dejando ver a una malherida y gravemente enferma mujer de cabellos verdes.

— ¡Sophia! — gritó corriendo a su lado, esta dificilmente abrio sus ojos para verlo — por favor ¡Resiste! Tu... tu... — dijo volteando a ver a Dulcinea, cargando a su amada y lanzando la daga contra un objeto para crear una distracción y llevarse a su amada al medico rogando por una esperanza o milagro — Tienes que resistir, Sophia... ¡Por nuestro bebé! Amor. Vamos, no te rindas.

— Emile... — musito, ella ya sabía que no sobreviviría, que era muy tarde — Lo...Lo siento... Perdóname — la frágil mano de la peliverde fue a su vientre. En su vientre ya no había movimiento, aquella frágil criatura que vivía dentro de ella ya no se movía. Incluso la misma Sophia sentía como se le escapaba la vida con cada suspiro.

— Resiste ¡Por favor aguanta! — le suplicaba mientras le llevaba como podía al hospital, Ivanina, aquella prima a la que veía como una madre les daba tiempo para escapar a pesar de las dagas clavadas en sus hombros, no le importaba y no las sentía, su Sophia estaba primero.

— Emile... Por favor. — Las lágrimas le quemaban la piel ya. - Aun y cuando lleguemos, sabes que mi corazón no lo soportara.

— S-sophie... — jadeaba, aferrándola — Te amo — le dijo, aferrandola, no iban a llegar comenzaba a darse cuenta, la iba a perder.

— Y yo a ti, Emile — Dejo que le aferrara a pesar del terrible dolor que le provocaba. Quería estar con el en esos últimos momentos,sentir su calor por ultima vez.

Emile abrazo a Sophia, besándola con suavidad, buscando darle paz con ello, no iba a poder salvarla pero quería mostrarle su amor al menos

— Era una niña — le confeso por ultimo, quería por lo menos que el recuerdo de su primogénita fuera preservado — Kassandra había pensado en llamarla.

Emile le escuchaba alerta, y le beso tiernamente memorizando ese nombre, su hija, su pequeña no nacida a la que no pudo salvar

— K-kassy, mi niña yo... lo siento tanto... — se lamentaba besándola otra vez y le miro con ternura a pesar del dolor y tristeza, sabía que también tenia un nombre si hubiera sido niño — y-y si hubiera sido diferente... u-un niño? — quería al menos así hablar, un poco de calor, un poco de corazón y esperanza... no la salvaría, pero al menos una sonrisa, ver una ultima sonrisa en su rostro, que no partiera con dolor.

— Domicio... — le sonrió mientras decía el nombre, algo especial para una persona especial y Emile le escucho, aun protegiéndola a pesar de que las lagrimas querían salir y volvio a besarla tiernamente, sabía que ella pronto iba a morir, podía sentirlo, su pulso iba cayendo.

— Sophia... yo lo siento tanto — le dijo, no pudo protegerla, no pudo salvarla ni evitar que la atraparan, y ahora ella iba muriendo en sus brazos, tal vez no podría volver a amar a otra mujer... pero el futuro le deparaba algo completamente diferente, algo que lo mantendría aferrado a la vida al menos por varios años más. La mano de Sophia acaricio por ultima vez la mejilla de su amado antes de comenzar a desfallecer. Lo ultimo que vería antes de morir seria el rostro de su amado y lo ultimo que sentiría seria serían sus labios cálidos y Emile sintió su último cariño al tiempo que la veía morir y le besaba por ultima vez antes de romper en llanto completo

~*~*~*flash*~*~*~

Poco después la policía llego, y tras una serie de procesos y ser llevado al hospital al desmayarse por la perdida de sangre Ivanina hizo mucho más para salvarlo, aunque al día siguiente cuando terminaban de atenderlo y él de dar su testificación pasó un evento que cambio para siempre su vida, Domicio en un as de luz había llegado como un bebé llorando a pleno pulmón, un bebé que no pudo ser calmado sino hasta que llego a sus brazos. Era notorio que se parecía a un Brownwolf, y Emile era el único que podría protegerlo de los Lavoissiere con apoyo de Ivanina, que había logrado conseguir el perdón de este de una u otra forma... y Emile para honrar a su amada, llamo Domicio al niño al verlo como un mensaje de ella, de su Sophía, de que siguiera adelante


— ¡Así que eso es lo que le paso a la madre de Hikari! — exclamó una voz tras de Emile, una no muy contenta.

— ¿Sabes? No es muy educado escuchar una conversación privada, monsieur luna — respondió en respuesta el Lavoissiere.

— Tu... por tu culpa — gruñó este en respuesta.

— Lo se... y no hay día en el que me arrepienta de ello ni los otros asesinatos que he cometido. No obstante tendrás que esperar un tiempo antes de siquiera buscar venganza, Domicio aun no esta listo para enfrentar solo el mundo y hasta que él no este listo, yo no puedo morir — le señaló.

— Pero... aun así ¿Por que no le haz dicho? Y ¿Por qué sigues suelto si confesaste tus crímenes? — le cuestionó.

— Por muchas razones, pero debes entender una cosa... hay ciertas cosas del pasado que son diferentes a lo esperado y muchas historias, de las cuales algunas deben irse con uno a la tumba — marcó.

— A ver viejo ¿Por que no me cuentas la historia? — suspiró, al menos intentaría ver su perspectiva antes de decidir las cosas.


-._.-._.-._.-._.-._.-._.-._.-._.-._.-._.-._.-._.-._.-._.-._.-._.-._.-._.-._.-._.-._.-._.-._.-._.-._.-._.-._.-._.-._.-._.-._.-._.-._.-._.-._.-._.



Por otro lado, las dos figuras que acompañaban a la chica lavoissiere que había logrado internar a Hikari vigilaban a Domicio aun, meditando... Ella había tenido un plan el cual ellos no estaban certeros si era o no buena idea... pero que parecía ser la única alternativa, y vigilaban al tiempo la batalla presente ante ellos, meditando como lograr el objetivo.


*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*~*

¡En el proceso de escritura, me saltó la canción “my heart will go on” de celine dion y luego una de vivaldi que es claramente trágica, so acabe llorando en el proceso! ¡Dang it, se me deprimio la compu T-T!

Dark Alexyz Dark Alexyz ¡Que conste que te pregunté y nunca respondiste!

Dark Fallen Angel Dark Fallen Angel The Card Maker Doc. K-9 @Evangelyne 🌸mimi_sakura🌸 mimi_sakura O Owen888 R Rozenkristall N Nancy wilson Y Yue208
 

Necro Angel
Registrado
3 Jul 2013
Mensajes
169
- Por muchas razones, pero debes entender una cosa... hay ciertas cosas del pasado que son diferentes a lo esperado y muchas historias, de las cuales algunas deben irse con uno a la tumba - marcó.

- A ver viejo ¿Por que no me cuentas la historia? - suspiró, al menos intentaría ver su perspectiva antes de decidir las cosas.

-Entiendo que quieras saber, pero yo también tengo dudas y se que tu podrías contestar algunas de ellas, asi que, si gustas podemos hacer un intercambio de información- Emile se mostraba sereno, no dejaría pasar la oportunidad de descubrir en que andaba su hijo y estaba seguro que Yue sabia la respuesta.

El Luna cerro los ojos y soltó un leve suspiro, entendía la situación y él tampoco es que odiara al padre de Domicio, seguro tenia sus motivos y Yue no era alguien libre de pecados, asi que tampoco estaba en pos de juzgar a nadie por sus acciones pasadas, él solo se dedicaba a observar el presente y en este momento podía notar que Emile solo quería ayudar a su hijo. Entonces acepto el trato, y comenzó a comentarle los sucesos ocurridos hacia ya unas semanas atrás.
-Cierto día me encontré con una jovencita extraña, luego nos enteramos de que pertenecía a otro mundo y había venido aquí en busca de elegidos que le ayudaran a salvar su mundo y el nuestro propio. Domicio resultó ser uno de esos elegidos y al igual que todos, le fue asignado un compañero digimon, que básicamente son extrañas criaturas digitales que cuentan con forma física. Ahora todos los elegidos se están entrenando para ser mas fuertes y asi partir hacia el otro mundo y evitar la destrucción total- el albino contó los sucesos de forma resumida pero concisa, dejando prácticamente ninguna duda, para asi darle paso al padre de Dom, que contara su historia.

-Bien, como prometi, te contare la razon por la cual lleve a cabo ese asesinato. Todo se remonta a mi infancia, nací en la familia Lavoissiere, que a pesar de ser de origen francés son mundialmente conocidos como los asesinos de la daga negra, la cual estaba regida por mujeres en su mayoría. A si que cuando nací, ellos simplemente quisieron eliminarme, puesto que en ese entonces no les era útil, pero gracias a una prima, que considero mi madre, logre sobrevivir pero de igual forma fui odiado de por vida.
Un día conocí a Sophia, y entre nosotros se genero una amistad que con el tiempo y el paso de los años se transformo en amor, dando como resultado una niña, fruto de nuestro amor, pero... las cosas no podían ser perpetuamente buenas.
Mi familia se entero de Sophia, y comenzaron a acechar y amenazar con más y más fuerza y yo solo atinaba a buscar la forma de protegerla y esconderla, pero fue en vano. Me asignaron la misión de matar a la hija menor del embajador alemán en japón, a su preciada y adorada niña a cambio de perdonarnos la vida a Sophia, mi bebé y a mí. No tenia opción, debía matar a Rosemary, si no lo hacia ellos arrancarían al bebé del vientre de Sophia y la matarían frente a mis ojos.
Pero al final de nada sirvió, ellos se enteraron del verdadero origen de Sophia y la mataron, me quede solo y destruido. La razón por la cual no estoy en prisión es porque mi prima logro intervenir una ultima vez, para permitirme salir libre y mientras estaba en el hospital recuperándome, repentinamente apareció Dom y bueno, el resto es historia-
el francés levanto la cabeza, como mirando al cielo en busca de aquella persona que tanto amo.

-Lo entiendo, comprendo tus motivos, en tu lugar yo habría hecho lo mismo. Pero ahora esto tiene que llegar a un fin, no quiero que tu familia siga persiguiendo a Dom y mucho menos ahora que esta tan cerca de Hikary, por lo cual te propongo algo. Seguro lo sabes, pero los Lavoissiere no son la única organización que existe en el lado oscuro, yo tengo unas amigas que podrían ayudarte a eliminarlos de una vez por todas y puedes llevar esto a cabo, cuando Domicio se valla al otro mundo. Ellos no podrán seguirlo ahí y tu no tendrás nada que te presente un impedimento para buscar tu venganza y la seguridad a futuro de tu hijo- el Luna hablaba serio, mientras Emile lo miraba con interés.

-Si, se de lo que hablas joven, solo que es difícil encontrar a un amigo, cuando la organización tiene tantos infiltrados por todas partes, por lo cual agradezco tu ayuda- Emile estaba satisfecho, había encontrado alguien en quien confiar al menos un poco, luego de tantos años y eso podía significar por fin el final de la era de perseguimiento.


La conversación de ese día termino ahí, puesto que una llamada alerto al albino de un digimon en la ciudad. No tenia tiempo que perder, incluso sin ser un elegido, era su deber el ayudar.
 

Dama Oscura
Registrado
19 Mar 2007
Mensajes
886
Ambos compañeros de Qiang y Alena habian digievolucionado de modo que estaban por vencer al Tyrannomon pero por causas mayores el dinosaurio se habia recuperando lanzando a lo lejos a los dos digimons que ya.no podian seguir con la batalla

- ¿ que haremos? -pregunto Nico preocupada.

- normalmente estos digimons suelen ser dociles en nuestro mundo - aclaro Lynn con un rostro serio.
-pues no me parece nada docil -agrego Ziegler

La pelilila simplemente permanecio en silencio viendo al imponente digimon miro hacia los digimons que lanzaban de vez en cuando sus ataques buscando la solución para regresar al digimon donde pertenevia. A los minutos un aparecido Domicio hizo presencia junto con su compañero Liollmon dispuestos en ayudar. Akame aonrío agradecida de volver a ver al chico para dirigir su atención hacia el enorme dinosaurio.

- Akame ¡estas bien? -pregunto preocupado Dorumon siendo.consciente que su elegida debia tener una barrera que cubriera el perimetro del.centro comercial y gastaba energía más de la.necesaria en aquel mundo

- si, descuida -contesto la chica formando na sonrisa sobre sus labios- lo más importante es Tyrannonmon.

- cuanto antes debemos.enviar a ese tyrannomon a nuestro mundo -reconocio Dorumon con una expresión serio para dar varios pasos- debemos luchar junto y digievolucionar -sugirio Dorumon a los digimons - estoy seguro que asi ganaremos

- de acierdo -afirmo con la cabeza Liollmon

- no me queda de otra -dijo impmon de brazos cruzados.
 

Registrado
5 May 2011
Mensajes
0
La decisión de Celes había sido tomada, era momento de que todos los Digimon se integraran a la batalla, pues para los dos novatos, era demasiado difícil, pues se trataba de un Digimon en muy resistente, todos asintieron, en ese momento cada Digimon alcanzó el nivel campeón, Hannumon, Peckmon, Garurumon, Devimon, y Aquilamon se alzaron frente a el enorme Tyranomon


Los niños elegidos nuevos miraban con asombro las digievoluciones de sus amigos, mientras estos combatían fuego a fuego con el dinosaurio, la situación se había emparejado, aunque ese Tyramomon parecía más fuerte de lo usual,


La atención de Akame se centró en el ala de Aquilamon, la cual, tenía una mancha negra, entonces, miro a su amiga, la cual estaba concentrada en la batalla – oye Lynn – le jala la camisa a su amiga, captando su atención – dime – sonríe, para ver la incertidumbre de la chica – qué es eso que tiene tu Digimon en el ala? – Cuestiona, pero la chica al parecer tmapoco tiene la respuesta – no lo sé, mi madre dice que así era antes, y pues, hasta ahora esa herida no da ni siquiera molestias – sonríe y entonces voltea su atención de nuevo en la lucha, al igual que Akame


Con un último ataque, Garurumon y Aquilamon logran derrotar a Tyranomon – lo… lo lograron? – pregunta Qwang tratando de asimilar lo ocurrido, al igual que Alena, para ellos había demasiado que descubrir


Akame y Wizardmon terminan de crear la barrera en el centro comercial, en ese momento la chica desfallece lentamente, pero es detenida por Lynn, Ziegler y un aparecido Wizardmon


Se necesita demasiada energía para hacer lo que hicimos – dice Wizardmon viendo a la exhausta Akame, luego mira a cada uno –pelearon bien – dice para luego transportarlos a todos a casa de Nancy


Una vez ahí, entre Wizardmon, Ziegler y Quang, los 3 recuestan a la dormida Akame en el sofá, entonces Nancy hace acto de presencia – qué le pasó? – fueron las palabras de la rubia mayor


Gastó mucha energía para que la gente no saliera afectada responde tímida Nico


Ziegler fue el siguiente en tomar la palabra – hubo un Tyranomon atacando el centro, entre nosotros nos hicimos cargo de él, Akame y Wizardmon protegieron a las personas con un hechizo


Nancy recupera un poco de la tranquilidad y se acerca a su amiga, para luego mirar a los demás – muy bien... niños – dice para luego apenarse y mirar al Dr Quang –elegidos – corrige apenada, y luego vuelve a un tono más serio supongo que es todo por hoy – mira hacia la ventana – manténganse comunicados para cualquier emergencia –fija su vista en Akame – ella se quedará aquí, por seguridad – volta a ver a los elegidos - la verán mañana en la escuela –en ese momento, algo en su mente la traicionó, pues al voltear a ver a la chica recostada, clara mente pudo visualizarla como su cuñara cuando tenía la misma edad, su mirada comenzó a quebrarse, pero lo que realmente la llenó de tristeza, fue imaginar como si su hermano se acercara a ver a Celes, rápidamente se da la media vuelta, y se despide de los elegidos - los veré después – asegura para subir por las escaleras evitando chocar las miradas con los otros


Todos se quedan dudosos ante el comportamiento de Nancy, es Nico quien toma la palabra creen que esté bien? – pregunta a los demás


Seguramente se siente mal – trata de explicar Harris, entonces mira al Dr – tú podrias ayudarla si se siente mal – sugiere al doctor,quien le toma la palabra – debe ser la presión – se dispone a seguir las escaleras, pero Wizardmon interrumpe – no es necesario, ella solo está fatigada, déjenla descanar – dice serio el brujo, pero en ese mismo instante, puede sentir una mirada llena de intriga por parte de Lynn, ni siquiera ella sabía lo que estaba pasando, cuánto tiempo más debe seguir el misterio incluso para ella y Akame… poco a poco, los elegidos se van despidiendo, deben descansar para estar listos a todo lo que venga el dia siguiente
 

Dama Oscura
Registrado
19 Mar 2007
Mensajes
886
Wizardmon permanecio de brazos cruzados observando desde una esquina a su aprendiz apreciándo que la joven se encontraba teniendo un mal sueño al ver en sus facciones molestia. El hechicero se acercó a pasos lentos y supo que aquel sueño podría significar algun recuerdo pasado de su aprendiz que no la dejaba dormir. Ojeo con la mirada la habitación, esa misma habitación era la que tiempo atrás su princesa utilizaba en ocasiones cuando se queda en casa de ambos hermanos. Volvió mirar a la joven que sudaba leve ante sus pesadillas. Coloco su mano sobre la cabeza de esta y una luz dorada emergió sobre ella.

- descansa bien, pequeña Dama -murmuro el hechicero de modo que pudo apreciar como la joven expresaba tranquilidad esta vez al dormir. Una inconsciente sonrisa afloro en los labios del hechicero.

- Wizardmon.

- ¿como te sientes, Nancy?

- bien -respondio la recién aparecida mujer- siento lo sucedido, no debí...

- descuida... después de todo Akame tiene mucha similitud con ella -opinó el hechicero mirando hacia la joven- es por eso que te trae recuerdos pasados.

- si -suspiro la rubia- no pude evitarlo... además el recuerdo de cuando eramos elegidos y mi hermano...-se sentó en la silla- aun no lo supero.

Wizardmon, silenció. El no era o mostrar afecto a otros, al menos que se ganasen su confianza y en este caso Nancy necesitaba de una palabra, esa mujer había pasado por mucho en aquel tiempo, a parte de ser asesinada se le habia brindado una segunda oportunidad en otro mundo y aunque habia encontrado la felicidad también había tenido que ver la calamidad en como su nuevo hogar se hundía en el dominio de los tres hermanos del Caos y la Destrucción.

- talvez el pasado no puede ser cambiado, pero sigue como los has hecho estos años hacia adelante por la memoria de ellos y tu familia -hablo con tono serio el hechicero.

- gracias -agradecio la mujer rubia esbozando una sonrisa para sentarse en una silla que estaba al lado de la cama de su sobrina- se parece tanto a ambos, pero en especial a mi cuñada -la mirada de la mujer irradiaba meláncolia al ver a la joven dormida- me pregunto como ella tomara cuando le sea contado la verdad.

- Akame ha pasado por muchas cosas Nancy -hablo el hechicero con la vista clavado en su aprendiz- me es imposible reconocer como se pondra al saber la verdad.

Nancy suspiro, ella también poseia ese mismo pensamiento. Y desde hace mucho había optado por callar por el bien de su sobrina, pero esa pequeña espinita seguía afectandole al no poder decirle a su hija que su mejor amiga en realidad era su prima de sangre y aunque sabía que Lynn se pondría feliz a la vez se molestaria reprochándoles a ellos por no decirle la verdad, de esa misma manera Akame podría actuar o peor aun.

- Wizardmon -alzo la mirada hacia el hechicero que la miro fijo- sabes ¿porque en realidad el enemigo desea tanto a Akame?

- tengo ciertas sospechas, Nancy -admitió de modo que volvio a mirar a la joven que dormía para luego dirigir su atención hacia la ventana- Una vez la princesa de Celes me comento acerca de algo que no comprendía hasta que ocurrió.

- ¿ a que te refieres, Wizardmon?


Una hermosa mujer de cabellos castaños cortos y ojos verdes observaba desde un gran ventanal los jardines del gran palacio a un hombre de cabellos oscuros y ojos negros reía junto aun grupo de niños que lo rodeaban sosteniendo en sus brazos a una más pequeña de cabellos lilas que reía feliz. Aquella mujer esbozo una sonrisa para desviar su atenciòn hacia atrás al sentir la presencia del recién llegado

- su majestad.

- Wizardmon -volteo por completo para sonreírle a su más fiel caballero

- he vuelto de la misión que me encomendo en Ciudad Del Saber -informo este haciendo una reverencia respetable.

-Wizardmon... lo puedes sentir ¿verdad? -hablo la mujer de cabellos castaños volviendo mirar hacia la ventana - el sello que retiene a los hermanos cada vez más se debilita e incluso hay alteraciones en las dimensiones

- princesa, usted.

- cuando los hermanos despierten este mundo sufrira una detención de tiempo y la oscuridad empezara a consumir todo a su paso -reconoció la mujer de ojos verdosos con una mezcla de tristeza y preocupación en sus ojos- solo pocos podrán sobrevivir a ese hecho.

Los ojos del hechicero no se hacían mostrar llenos de sorpresa e incluso el no había venido ver aquel futuro. La mujer esbozo una leve sonrisa de ver a su esposo compartir dicha felicidad con sus hijos

- no le digas nada a Janick, por favor. Pero he decidido intervenir antes de que los tres hermanos despierten -confesó ella- wizardmon te confiare el cuidade de Akame, cuando la encuentres. El poder que reside Akame puede ser utilizado tanto para bien como para mal y en este caso si los hermanos se dan cuenta de su existencia querrán deshacerse de ella o peor aun controlarla a voluntad propia. Los hermanos del Caos y la Destrucción fueron condenados a convivir por siglos en el mundo del Abismo siendo sellados por los antiguos guerreros y un descendiente real, sin embargo el precio a pagar es la sangre de la familia real.

-¿ que quiere decir con eso? - pregunto con incertidumbre seguido sus ojos se abrieron de modo que dio varios pasos hasta colocarse de lado de la mujer- no puedo permitir, que usted...

La mujer alzo la mirada hacia aquel cielo azulado cubriendo su rostro con sus flecos castaños permaneciendo en silencio por momentos.

- nosotros no lo permitiremos, nosotros la protegeremos a costa de nuestra vida -aseguro el hechicero con determinaciòn en sus palabras y mostrando clara expresión de emoción en su rostro

La castaña bajo la vista para dirigir su mirada en aquel hombrecito deposito una mano sobre el hombro de este para sonreír dulcemente y agacharse leve

- Wizardmon hay algo sumamente que quiero que sepas si en caso tal no me encuentre -dijo con tono despreocupada logrando que el hechicero exprese tristeza en su mirada- disculpame no quería decir eso -se disculpo la de verdes para ponerse recta y mirar como el hombre pelinegro ayudaba a la menor de sus hijos que diera pacitos por si sola, sonrío- mi padre antes de morir me comento algo importante de la guerra que se dió siglos con los hermanos del Caos y la destrucción y es que en aquel tiempo los guerreros de ese tiempo sellaron en sus poderes en armas -la expresión de Wizardmon parecia ser un tanto sorpresiva- lo que quiero comunicarte es que esas armas también pueden llegar a ser muy importantes para los elegidos quienes enfrentaran a los tres hermanos y a sus comandantes -alzo la. mirada una vez más en el cielo- wizardmon necesito que tu te encargues de localizar la posición de las armas, según papá estas se encuentran escondidas en.diversos lugares de nuestro reino, los únicos capaces de saber su posición son los antiguos guerreros pero ellos ya no están aqui. Es por eso que necesito que cuando el momento llegue puedas ayudar a los elegidos para dar con esas armas, es lo que te pido Wizardmon.

- Lo haré -dijo decidido él logrando que la mujer le sonreía y sin , la castaña lo abrazo de modo que su semblante fue de sorpresa por unos instantes seguido sus ojos se dirigieron a otro punto.


Si tan solo esas palabras no hubiesen sido reales y mucho menos hubiese sido mandando a la misión, hubiera impedido la destrucción del reino y con ello, la muerte de su reina.

Oculto su rostro bajo el sombrero picudo, Nancy se había retirado a descansar y el se mantenía cuidando de su aprendiz. La miró por unos momentos donde analizaba a la joven fisicamente sin duda Akame había heredado los rasgos de su madre e incluso podria ser una copia en su forma de actuar o expresarse.

SEMANAS DESPUÉS.
El enemigo no hacia presencia, ni mucho menos había alteraciones de parte de ellos, en cambio habían digimons salvajes que aparecían pero siempre eran detenidos por los elegidos y sus compañeros digimons regresándolos con ayuda de Akame o Wizardmon de nuevo a su mundo estos a la vez impidiendo que las personas se implicarán al colocar una barrera que protegiese la zona en donde loa digimons atacaban. Esas semanas Qiang y Alena se habían integrado más al grupo e inclusos sus digimons se llevaban bien con el resto de los digimons. Aquel día casi el grupo se encontraba en el salón de clase casi la mayoría reunidos conversando sobre los ultimos acontecimientos y lo extraño que Anubismon no apareciese.

- no hay que bajar la guardia no sabemos en que momento podría atacar -comento Takashi a sus amigos.

- es muy cierto -hablo Setsuna de brazos cruzados recargado en el marco de la ventana- algo nos dice que Anubismon tiene un as bajo la manga.

- pero al menos somos mas -comento Nico hacia los chicos- lo digo porque loa digimons han estado ganando experiencia en batalla.

- sin embargo si lo que dice wizardmon es cierto, nuestros digimons aun no han podido digievolucionar a su maximo nivel -hablo Ziegler

- Labramon y el resto de los digimons lo harán, estoy seguro -dijo Takashi con optimismo.

Alena permanecia en silencio junto con Lynn que estaba seria sin querer unirse a la conversación, miro a la peligris que le dirigio la palabra.

- ¿que opinas de todo Lannister-san? -pregunto timida la de lentes al ver la mirada seria de la rubia - lo - lo siento, yo no quería...

- Anubismon sigue siendo un enemigo fuerte -respondió la de ojos azulados con la mirada a otro punto- lbalanza puede llegar a cambiar de manera que los digimons pueda hacerle enfrentamiento a él si tienes la fuerza para hacerlo.

Alena solo afirmo con la cabeza y una leve sonrisa sobre sus labios. Al instante el grupo observo la llegada de Hikari Domicio y Akame, la última parecia mantenerse silenciosa de modo que saludo de manera poco emocional a todos sus amigos para tomar asiento en su puesto. Aquello no salió desapercibido por todo los presentes e incluso Hikari y Domicio se habían extrañado por ver a una silenciosa Akame en todo el trayecto, preocupándolos incluso a ellos sabiendo lo siempre alegre que era la jovencita.

- algo le ocurre a Akame -susurro el alemán hacia Nico- normalmente siempre saluda todos en el salón ¿no lo crees?

- Akame te sientes bien -hablo la Takahashi por todos que no dejaban de ver a la chica.

- por supuesto -respondio la ojiverde con una leve sonrisa para acomodarse y recostar su cabeza en sus brazos mientras reposaba en su asiento.

- Akame -hablo Takashi para acercarse a la chica y colocar una mano en su frente en respuesta por si estaba enferma- no tienes fiebre

La chica solto una leve sonrisa cerrando poco a poco los ojos para perderse en el mundo de los sueños ignorando por completo las voces de susamigos. Las clases habían dado inició extrañads y preocupads el grupo notó como la joven del otro mundo permanecia ajena a las horas de clases quedandose profundamente dormida por cosas mayores los profesores parecían ignorar a la joven que dormía como si no existiese. Unas horas después...

Akame desperto de manera brusca para notar el salón casi vació viendo a sus cuatro amigas acercarsele con diversas expresiones en sus rostros.


- despreocupate estamos en hora de receso -hablo Alena a su amiga para calmarla- Akame ¿estás bien, en verdad?

- por supuesto, Alena-chan -aseguro la de ojos verdes sonriente.

- pues no lo parece, te la has pasado dormida las primeras horas en clase -hablo Hikari a modo de reproche sin embargo suspiro para colocar sobre el.brazo de su amiga- Akame, tienes algo que comentarnos, eres nuestra amiga y...

- yo estoy bien, Hikari-chan -miro a la de ojos dorados- siento el preocuparlos a todas e incluso a los chicos, por cierto ¿donde están?

- fueron a comprar el almuerzo para todas ya que decidimos que nosotras nos quedaramos contigo -hablo Lynn con una mirada tajante y seria hacia su amiga. A diferencia del resto Lynn tenía claro que Akame se debilitaba al usar las barreras en aquel mundo y por tanto su limite se reducía cada vez, pero aquella explicación se lo ahorraba a los elegidos, en quienes aun no confíaba del todo.

- muchas gracias chicas -agradeció la joven sonriente- pero ya me siento mucho mejor -dijo con ánimo en su voz hacia sus amigas.

Lynn suspiro y las demás sonrieron de ver a la misma Akame de siempre tan energetica y animada, seguro no habia dormido del todo bien y ellos preocupándose de más.

- para la proxima trata de no preocuparnos tanto -atajo Hikari con tono molestó a la vez que le implanto un leve golpe en la cabeza a su amiga. Notó como su amiga se disculpaba un par de veces hacia ella, no pudo evitar sonreír. Akame era tan amable que no se molestaba con sus leves golpes o gritos. Y aunque no lo demostraba ella también se preocupaba por su amiga, ya que la consideraba como parte de alguien especial en su vida- Akame...

- Akame podemos hablar a solas -hablo Lynn mirando a su mejor amiga que la miró- busquemos un lugar apropiado -dicho esas palabras comenzo a caminar dejando a una molesta Hikari que iba decir algo, pero la habia interrumpido, mientras que Alena y Nico solo quedaron en silencio viendolas salir.

Setsuna había sido llamado por su capitán de Kendo, por tanto había decidido dejarle el mandado al resto de los chicos. Con sus manos dentro de los bolsillos saliendo del club de Kendo. El Stark regresaba a su salón de clase esperando que Akame ya se hubiese despertado. Cerró la puerta del club para comenzar a caminar de regreso al salón de clases, sin embargo dos voces conocidas llamaron su atención, curioso se dirigió hacia atrás para ver a Lynn y Akame. Frunció el ceño extrañado de ver a ambas chicas detrás del edifició y con el menor ruido se acerco a pasos lentos ocultándose en la pared.

- oye setsu no crees que es mala educación escuchar conversación ajena -hablo Gaomon a su elegido desde el digivice al escuchar las voces de las dos jovenes.

- shsh... no hables gaomon -pidió el albino

- A mi no me engañas, Akame. Soy consciente de lo que te ocurre -hablo Lynn con tono serio- porque insistes en protegerlos a ellos y a este mundo -dijo con reproche- se que es egoista...-bajo la mirada hacia abajo- eres mi amiga y estás exponiendo tu vida innecesariamente

- Lynn... no pienses de esa forma

- Porque siempre actuas como si no te afectase en lo absoluto -hablo la rubia dandole la espalda y cruzándose de brazos- tu cuerpo ya esta exhausto -volteo a encararla- acaso quieres desaparecer, Akame! -exclamo de modo que empujo a su amiga para estrellarla contra la pared y colocar sus manos sobre sus hombros- respondeme!

- yo no...-susurro la nombrada escondiendo su rostro bajo sus flecos

- hemos perdido nuestro hogar -apretó con fuerza los hombros de su amiga para lentamente recargar su cabeza en el hombro derecho de ella- hemos perdido incluso nuestro forma de vida, nuestro mundo sigue colapsando. ¿acaso tu también quieres desaparecer? Porque si es así

- claro que no! -respondió la joven ocultando su rostro- yo...

-entonces ya es hora de regresar a nuestro mundo, porque sino lo haces -su voz sonaba sumamente inexpresiva- desapareceras de este mundo y lo sabes bien.

Los ojos del Targaryen permanecían asombrados de modo que observo como Lynn se había retirado susurrandole algo leve a su amiga sin poder escucharlo, más noto como la rubia lo miró serio pasando por su lado a modo que lo ignoro como si no estuviera ahí. No pudo evitarlo y dió pasos lentos para ver como Akame volteó a mirarlo con una expresión de tristeza.

- escucharon todo ¿no es así? -desvió su mirada hacia las copas de los árboles que se movian con la brisa- por favor, no se lo digan a nadie -pidió ella tanto para el elegido como para su compañero digimon.

- como puedes estar tranquila -dijo el albino apretando sus puños- y porque lo has callado todo este tiempo

- porque asi lo decidi, Setsuna -dijo con sinceridad- además fue la decisión que he aceptado.

- si lo que dice Lynn es cierto, tu estas exponiendo tu vida por nuestro mundo -dijo el albino dando varias zancadas- no deberias...

- la existencia de los digimons debe ser un secreto para tu mundo -respondió honesta sintiendo el fuerte apreton en sus hombros por parte del albino- es por eso que he decidido protegerlos de esa manera

- Takashi, lo sabe.

- sabe que utilizando mi poder me puedo debilitar pero no sabe cual es el motivo principal y no quiero que lo sepa -pidió ella- ultimamente lo he visto muy cercano a Hikari -esbozo una sonrisa sobre sus labios- y es mejor que lo siga haciendo y que no se preocupe por mí.

- no digas tonterias, el siempre

- por favor, Setsuna! -exclamo ella queriendo no seguir con la conversación- no se cuanto me quede, pero yo solo quiero protegerlos a todos hasta que regrese a mi mundo.

- maldición, Akame. Que no lo entiendes -dijo el albino molesto de modo que no pudo evitarlo. Abrazó a la jovencita que se sorprendió en el instante- no es solo Takashi o Yue, yo tampoco me perdonaría si algo malo te sucede.

- Setsuna...-alzo la mirada viendo al albino- perdonamé, yo no quería que nadie se enterara.

- toda verdad sale a la luz tarde o temprano Akame -dijo Setsuna acurrucando a la chica entre sus brazos- los demás tarde o temprano lo sabrán y no seré yo quién se los diga. Pero proteme que ya no seguirás arriesgando tu vida.

- Setsuna.

- por favor, Gaomon yo te protegeremos -aseguro decidido en sus palabras.

Setsuna caminaba con expresión seria, ignorando los saludos femeninos, detrás de el caminaba la joven de largos cabellos lilas con la vista hacia el suelo, pensativamente.

- la sacerdotiza no podrá aguantar mucho en este mundo.

- ¿ a que te refieres Anubismon?

- en esta dimensión la magia no es utilizable de modo que la sacerdotiza pierde más energia vital al usarla. La ley de cada dimensión es diferente y en este caso esta dimensión reconoce que la sacerdotiza no pertenece aquí, puede llegar incluso a expulsarla. De esa misma manera los digimons yacen expuestos a desaparecer, si alteran este mundo. Es por eso que la sacerdotiza y ese hechicero utilizan sus poderes para mantener ajenos a los que residen en este mundo. Pero a mi no me importa lo que pueda ocurrirle a este mundo -dijo el chacal de brazos cruzados- a nuestro señores les interesa la otra dimensión, el cual ya tenemos ventaja de dominio.

- entonces perdemos mucho tiempo, porque no atacamos ya -hablo mephistomon hacia su compañero- la sacerdotiza no es tan importante y esos elegidos tampoco.

- mephistomon, no seas estupido! Todos esos niños poseen magia ancestral en su interior y si el hehicero decide utilizar aquello que creo, esos niños despertarán el poder sagrado de los antiguos guerreros.

- oye no me llames así ¿entonces que diablos haremos?

- Llevarnos a la sacerdotiza y matar al hechicero para que los niños no puedan ir a la otra dimensión.

- me parece perfecto, Ladydevimon.
Las clases habían finalizado y el grupo estaba por salir del instituto entre bromas y conversación. Un helado viento se sintió logrando que Akame se detuviese y mirara aquel cielo azulado y no pudo evitar sentir un extraño presentimiento que algo pudiera ocurrir en cualquier momento. Coloco una mano sobre su pecho llamando la atención del albino que se detuvo para voltear a mirarla al contrario de los demás que seguían caminando. Ambos se dirigieron mirada por unos instantes hasta que una voz desconocida llamo la atenicón de todos.

- sacerdotiza, regresaras con nosotros a nuestro mundo.

El cielo empezó a oscurecerse de modo que el viento soplaba con másfuerza y unas misteriosas siluetas hacían presencia frente al grupo de elegidos.
 
Última edición:

Registrado
5 May 2011
Mensajes
0
nadie fue la excepción, toda la gente podía ver el paisaje que se llenó de oscuridad en un abrir y cerrar de ojos, la gente ajena a los digimons se mantenían perplejos, mientras tanto, la pequeña Akame comenzó a concentrar su energía para crear un campo de fuerza y ayudar a los que se encontraban ahí, en eso, siente como las manos de Stark la toman de los hombros y este se coloca delante de ella

no lo hagas - pide con seriedad el chico, provocando duda en ella - te lo pido, de la misma manera que Lynn - comentó para luego quitar sus manos de la chica - Gaomon, yo, Lynn, todos, protegeremos a la gente, confía en nosotros - píde este para luego sonreír, generando confianza en la chica, que devuelve el gesto - Stark, no puedo, toda la gente sufre por mi culpa - sonríe generando confusión en el chico, él, al igual que Lynn, no querían que la chica protegiera a la gente, no cambio de su vida, sin embargo, el semblante de la chica, lo hace resignarse, viendo como esta se empieza a cubrir de un aura blanca, para generar un campo de fuerza que ayude a los ajenos


en el patio de la escuela, un enorme trueno cae, dando presencia a Anubismon, delante de él, muchos Bakemon, el enorme digimon perfeccionado tomó el mando de sus tropas - encuentren a los niños y traiganme a la princesa - ordenó, para luego ver como uno de sus subordinados era destruido por el aullido explosivo de Garurumon, causando cierta molestia en Mephistomon

vamos a proteger a la gente - fueron las palabras de Takashi que hacía acto de presencia junto a todos sus amigos y los digimon en etapa adulta, incluso Qwang y su Peckmon

yo no lo creo - dice LadyDevimon apareciendo a partir de cientos de murcielagos - no tienen el poder suficiente para hacernos frente mocoso idiota, solo miren a su alrededor tontos - dice la demonio haciendo notar la superioridad numérica de su ejército, aproximadamente 200 bakemon

el primero de los digimon elegidos en lanzarse a atacar es peckmon, que rapidamente acaba con 5 bakemon

asi se hace - anima el Dr Qwang

Gokuwmon se encarga de destruir otros 5 - muy bien - anima Alena mirando el desempeño mejorado de su digimon tras el entrenamiento

acabaremos con su maldad - asegura Garurumon, en eso, Gaogamon se pone a su lado, y salta sobre aproximadamente 15 Bakemon, comenzando a repartir golpees a todos ellos, y ya que están débiles, son rematados con un aullido explosivo

Haris y Stark chocan las palmas de sus manos por la colaboración de sus digimon

Turuiemon tambien ataca 7 enemigos con sus poderosos golpes

el devimon de Nico acaba con 6 Bakemon, al tiempo que su elegida anima a su digimon

Aquilamon derrota 6 Bakemon más, Lynn sonríe hacia su amiga, quien se muestra feliz al ver el gran desempeño que han mostrado todos

Dorugamon destruye 9 enemigos mas con su poderosas esferas de metal

Akame parece tranquila, pues lentamente, los digimons justicieros van arrasando con el ejército de Bakemons

el último bakemon es destruido por Dobermon

LadyDevimon, quien durante todo ese tiempo permaneció cruzada de brazos, se molesta, y se prepara para ir a pelear, pero es detenida por la llegada de Anubismon, quien aparece en medio campo de batalla, ninguno de los niños lo podía creer, los digimons estaban exhaustos, a pesar de haber acabado con una enorme cantidad de enemigos

esos malditos - dice Takashi Takashi chocando sus manos entre sí - estaban guardando lo más difícil para el final

el imponente digimon de nivel mega mira desafiante a los elegidos - este será su fin - sonríe, pero en eso, junto a Dynasmon hacen presencia Alex, Mad y Nancy

- mamá - dice Lynn, por alguna extraña razón, tenía un presentimiento, n eso, los elegidos anteriores se acercan a la nueva generación

mamá - Takashi mira apenado a sus padres - teníamos la situación bajo control - asegura el chico mirando a sus amigos, para luego mirar a sus padres

me temo que no mi cielo - dice la mujer para luego sonreir y mirar a sus contemporáneos - vinimos, porque se acercan tiempos más difíciles - asegura Alex generando confusión en los elegidos

Nancy parece molesta hacia los enemigos - por qué no revelan su gran plan?

Anubismon esboza una sonrisa malvada- bien - alza la mano - salgan ahora - ordena, provocando la aparición de Slayerdramon

- así que ese era su plan dice Lynn, para luego enfurecerse un poco - querían que nos confiaramos y luego nos darían el golpe de gracia - se percata de algo - planean encararlos solo con Dynasmon?

en eso, su madre se coleca en frente de ella - cariño, has cuidado bien Hawkmon, pero... es hora de que ese digimon regrese a su antigua dueña - mientras la rubia mayor pronunciaba estas palabras, los niños la miraban confundidos - cuando me fué devuelta la vida, tambien fue devuelta la vida de Hawkmon, pero prometí no involucrarme en las batallas, sin embargo, ya no puedo con la culpa de permanecer apacible durante el ataque de los hermanos del caos - mira al ave - Hawkmon, tú y yo fuimos compañeros alguna vez

mamá - Lynn luce confundida - tú - lentamente, madre e hija se toman de las manos, llenas de determinación se miran entre si, generando una luz amarilla en ellas y en Aquilamon, el cual, es cubierto por la luz de la digievolución, asombrando a todos los presentes

ante todos, aparece el arquero emplumado, Valkyrimon, para equilibrar la balanza - ahora lo recuerdo todo - mira a Nancy - todos estos años tú...

es increíble- dice Takashi animado - otro digimon poderoso de nuestro lado

Después de todo, los padres de Lynn también fueron guerreros al lado de tus padres - comenta Harris

lamento decirte que aún somos 2, y te recuerdo que ya una vez luchams - dice Anubismon tratando de provocar al renacido guerrero, y enfoca su mirada en la herida provocada a Valkyrimon hace tantos años, sin embargo, con toda la determinación del mundo, despues de 30 años, desenfunda su poderosa espada Fenril una vez más - al menos debo pelear, para vengar la derrota de mis antiguos compañeros - mira a Dynasmon - es un gusto ver que incrementaste tus poderes Wizardmon, digo, Dynasmon, me alegra verte - voltea a ver a Alex y Madi - ustedes tambien - sonríe, para luego mirar a su elegida temporal - eres muy fuerte Lynn, sé que contigo tambie hubiera alcanzado el nivel mega

la nombrada sonríe para luego mirar a su madre - sé que tú puedes mamá- entonces, esta se acerca a su hija, y se quita un colgante, para entregarlo a su hija -esta vez, esto es para ti cariño - menciona, tras recibir el colgante, dentro de Lynn, se genera incertidumbre

veremos el poder de uno de los amigos del dr García - menciona Stark con una emoción media

Slayerdramon suelta una carcajada - aunque tengamos el mismo nivel, no podrán vencernos, sus otros amigos lo intentaron, y miren ahora...

también ayudaremos - comenta Akame, pero son detenidos por García - no, estos digimon son poderosos, ustedes quédense atras

los vamos a ayudar, Gaogamon - dice Stark, desafiando la orden de Alex, y su digimon se lanza contra Slayerdramon, pero es recibido por una patada, dejándolo en el suelo

el imponente digimon lo mira con indiferencia - diganle adiós al primero - se prepara para asesinar a Gaogamon, con su poderosa espada

Gaogamon - dice preocupado su compañero, pero justo cuando el can iba a recibir el ataque, Valkyrimon detiene a este con sus espada, forzajeando contra Slayerdramon

Nancy llama la atención a Stark - te dijimos que no te metieras niño, y lo mismo les pasará a ustedes - mira a la nueva generación , entonces regresa su mirada a su compañero - tú puedes - trata de animar, entonces, la esposa de Alex les dice unas palabras - dejen estos a Dynasmon y Valkyrimon - pide Madison

- era de esperarse, eres rápido - dice teniendo a unos cuantos metros a su rival - será interesante saber qué arma es más poderosa, -comenta, para retroceder, entonces, Valkyrimon ayuda a gaogamon a levantarse

estuvo cerca para ustedes - comenta Anubismon mirando fijamente a Dynasmon, y rapidamente se teletransporta frente al Wyvern, el cual, se dispone a golpear al Anubismon, pero su golpe es detenido, tan solo frunce el ceño - ya pelearemos en otra ocasión - comenta el digimon mega,, para dar un ultimo vistazo a los elegidos, y desaparecer junto a sus subordinados, al igual que la neblina oscura

los detuvimos - dice Harris recostandose en el suelo, mientras todos los digimons regresan a la forma infantil

ellos fueron los que nos salvaron - dice Stark mirando a los adultos - si no hubiera sido por ustedes, Slayerdramon nos habría acabado

cuando todo el caos y alboroto había acabado, todos fueron a casa de Alex

el Director Garcia toma la palabra - lo que pasó hoy, pudo haber salido mal de no ser por nuestra llegada -fija la vista en su hijo - en fin, deben saber algo - tan solo con esas palabras, atrae la atencion de los elegidos y los Digimons - como último legado, los digimons que fueron nuestros compañeros, antes de morir, dejaron parte de sus poderes almacenados en armas poderosas, esas armas aumentarán tanto las fuerzas de ustedes como las de sus Digimons - las palabras del director intrigaron a todos

Nancy toma la palabra - de alguna manera, cuando Akame atravesó la brecha dimensional, las armas también, están esparcidas en este mundo, su primer deber es encontrarlas, pueden ser usadas por cualquiera, por el mismo enemigo

esa dificil batalla había sido todo por hoy,cada quien se retiró a su casa a descansar, Akame se había quedado a dormir en casa de Lynn, mientras la pelivioleta dormía apaciblemente, Lynn miraba detenidamente el regalo que le había dado Nancy - un nuevo compañero... - eran las palabras de la rubia, que debía acostumbrarse a un nuevo digimon

una tarea más se había sumado a esta difícil batalla, es hora de adquirir un nuevo poder, por ahora la balanza se había puesto del lado de los elegidos, con la aparición de Dynasmon y el regreso de Valkyrimon,
________________________________________
Dark Alexyz Dark Alexyz Dark Fallen Angel Dark Fallen Angel 🌸mimi_sakura🌸 mimi_sakura R Rozenkristall The Card Maker Doc. K-9 K Hotaru181 O Owen888 Z Ziegler
 
Última edición:

Registrado
9 Abr 2014
Mensajes
228
Hiroshi, realmente todo ha pasado tan rápido…―dijo a su compañero ya evolucionado en Apemon, quien jugaba con los gatos de la casa―. ¿Crees que todo saldrá bien?

El digimon estaba por contestar a su compañera cuando la puerta de la entrada se abrió, dejando ver al sr. Alexei, el cual cargaba las bolsas de la compra, Hiroshi por educación lo auxilio, sin notar que los tres gatos seguían colgados de su espalda. Algo que provocó la risa de los humanos.― ver a un mono grande de pelaje dorado con rojo y unas cuantas joyas encima de él, con tres gatos que se asomaban por su espalda para ver que había en las bolsas, no era visto todos los días―. Después de eso, todos se dedicaron a comer cuando el padre de Alena los llamo.

Hija mañana iré hablar con el director. No es nada malo, solo quiero pedir un permiso para puedes faltar. ¿Sabes por qué? ―el hombre le mostró una cálida sonrisa, esperando por su respuesta.

Si… mañana es el cumpleaños de okaasan.― respondió bajando la vista a su plato―. Puedo retirarme.

Sin esperar respuesta ella se levantó de la mesa, subiendo a su cuarto dejando a su padre y Hiroshi; el primero solo se levantó para sacar del refrigerador dos latas de cerveza, que ofreció al digimon ―el sr. Alexei, nunca se preguntó por el rápido crecimiento del digimon, solo agradeció que estuviera a lado de su hija cuando este trabajaba―, Hiroshi no se percató de eso, él seguía viendo hacia dónde se fue su compañera preguntándose porqué de su comportamiento.

Descuida ella siempre se pone así en estas fechas… Sabes he visto las heridas que ustedes tienen en sus cuerpo, tu más, y aunque no son graves quisiera saber ¿Cómo se las han hecho? ―el hombre no lo voltio a ver, solo se limitó a abrir su lata de cerveza, pero vio claramente como este se tensaba― Ya veo… no puedo saberlo. Solo prométeme que ustedes dos se cuidaran.

Se lo prometo señor.― respondió y sin levantarse de la mesa dio una pequeña reverencia, para después chocar su cerveza con la del señor sacando a ambos una gran sonrisa.

Cuarto de Alena.
Ajena a esa conversación, Alena permanecía sentada en el suelo recargada a su cama abrazando al conejo, que era el único peluche que reposaba en su cama. Pasado unos minutos, sacó del bolsillo de su pantalón su celular marcando un numero.― tratando de no equivocarse, ya que sus ojos comenzaban a empañarse por las lágrimas que luchaban por salir―. El sonido de marcado finalizó al escuchar como alguien tomaba el teléfono.

B-buenas tardes Srta. Nancy… ¿se encuentra Akame? ― fue lo que dijo, al escuchar la voz.

Claro deja le llamo. ¿Te encuentras bien Alena-chan?

No me la pase. Solo quería decirle que mañana no iré a la escuela, que me perdone con los demás, pero mañana es una fecha importante.― antes de que la señora le respondiera, esta le colgó―. Mamá, mañana te presentaré a un nuevo amigo.

Dark Alexyz Dark Alexyz Dark Fallen Angel Dark Fallen Angel 🌸mimi_sakura🌸 mimi_sakura R Rozenkristall The Card Maker Doc. K-9 O Owen888 Z Ziegler
(A ver si estoy bien :23:)
 

Registrado
24 Jul 2015
Mensajes
21
Hospital de Tokio.
Área de rehabilitación.

En una habitación grande, con mucho equipo para rehabilitar, Qiang permanecía parado, observando como un par de enfermeros ayudaban a una mujer a mover una gran pelota. La mujer al verlo le mostró una gran sonrisa dejando de hacer sus ejercicios.

― Veo que le está yendo bien con su rehabilitación.― dijo al acercarse al grupo.
― Pues ya ve esta mujer mayor es un hueso duro de roer.
― Hehe lo veo y por lo que me han dicho, puedo decir que pronto regresará a su casa. Eso es todo, me retiro y siga así de bien.― dio media vuelta despidiéndose al salir de ahí.​

Alrededor de las cinco de la tarde, después de un largo día de trabajo ―con revisiones y consultas, así como supervisar a los novatos―, Qiang se encontraba en los jardines tomando su merecido descanso observando a cierto digimon que corría de un lado para otro, deteniéndose solo para ver algo que haya captado su atención.

― Hermano, ¿Cómo se llama esta flor? ―preguntó el ave al situarse a lado de una jardinera―. ¿Y esta?
― Rosa baby romántica y la siguiente una violeta.― le respondió sin voltear a ver las flores, ya que él sabía de memoria las flores de que se encontraban en ese lugar―. ¿Por qué no te quedaste con mamá?, sabes que no puedo estar mucho tiempo contigo y que tú no puedes ser visto por los demás aparte de esos niños.​

El digimon no respondió, solo se limitó a correr de nuevo por ahí.― un digimon que seguirá con la mentalidad de un infante, fue lo que pensó él―. Las horas pasaron y con ello su hora de descanso; guardando a su compañero se dirigió de nuevo al interior del hospital, donde ya lo esperaba una enfermera, pero ajeno a todo el ajetreo del lugar, Qiang seguía pensando en todas las cosas que le pasaron desde que chocó con esa niña y como se vio arrastrado de un lugar y otro, luchando con otros digimons. Es acaso que esos niños no sabían que él al ser doctor tenía una vida más ajetreada de lo normal y que no podía salir de su trabajo, solo porque se lo pedían.― solo haría una excepción y esa era su madre―. Saco su celular para ver la hora y de paso ver la foto que tomo clandestinamente a esa niña que permanecía alejada de los demás, para él solo le recordaba a un pequeño conejito temeroso.

― Ya estoy sonando como un lolicon ―dijo al guardar el celular y regresar al trabajo.
Dark Alexyz Dark Alexyz
Dark Fallen Angel Dark Fallen Angel
🌸mimi_sakura🌸 mimi_sakura
R Rozenkristall
The Card Maker Doc. K-9
Z Ziegler
 

-se intenta figurar como poner su firma otra vez-
Registrado
19 Mar 2006
Mensajes
3,491
Ubicación
Mexico - Jalisco
Domicio se encontraba preparándose para el viaje señalado, sabia que era hora de comenzar con ello, la parte más fuerte que sería la separación, revisaba buscando por los suministros que se necesitaría más: Comida, agua, kits de primeros auxilios y de acampar, entre otras cosas. Suspiraba preocupado, no le gustaba mucho la idea de alejarse de su padre, no obstante ya era tiempo. Si quería que el mundo fuera errr... Bueno, si quería que el mundo siguiera extinguiendo y fuera libre al igual que los universos vecinos tenía que hacer eso. Iba trabajando en la ropa, prenda por prenda. Empacando todo de la siguiente forma:



https://s-media-cache-ak0.pinimg.com/736x/a0/20/50/a020502b6e489b049577779127f7904b.jpg


No obstante reemplazo la mayor parte de la ropa, llevando solo la interior, los calcetines y una muda para desierto, una para nieve y una para verano... y su traje de baño y reemplazando el resto con comida y equipo de alpinismo básico... sospechaba que le iba a ser de utilidad y dejaría atrás la bombona de gas, llevando consigo solamente las latas de comida y una hoya para hervir agua, considerando la guerra en el otro universo y las cosas... el gas podría ser peligroso.



Emile por su parte, solo suspiro observando ello y a Liollmon observar a Domicio empacar.



— Hijo, ven por favor — llamó Emile, con una voz calma pero solemne, decidida a pesar del ligero miedo en su tono, pidiendo a su hijo atención el cual obedeció y se aproximó a su padre adoptivo, dejando de lado el empaque de la mochila y suministros que iba a llevar—. Necesito hablar contigo trae a tu amiguito también...



Domicio escucho a su padre atentamente y cargó a Liollmon en brazos por la indicación de este, el pobre intentaba luchar y parecer ser un peluche unicamente. Por su parte, Emile los guío hacia otro lado, este lo había estado pensando muy seriamente y sabía que su hijo pasaría a hacer algo peligroso, y no podría estar ahí para ayudarlo o defenderlo. Quería que él supiera la verdad antes de partir... temiendo no poder verlo otra vez. Le llevo a donde aquel altar dedicado a la mujer que él más amo en su vida, aquella mujer que iba a ser su esposa y que iba a darle una hija igual de hermosa que ella misma. Y su hijo observo con su amigo digital el lugar.





— Padre ¿Que ocurre? ¿Que es este lugar? — preguntó Domicio confundido.

— Este, hijo... es el altar que he dedicado a quien habría sido tu madre adoptiva, mi amada Sophía — comentó Emile con suavidad — es parte de la confesión que debo hacerles a los dos... No necesitas actuar más, Liollmon, se que eres y porqué estás aquí. Lo dialogue hace un tiempo corto con el señor Luna y estuve pensando durante ese periodo referente a esto, ya han sido varios años hijo mio, pero es tiempo de que sepas algo más de la verdad en el mundo y... puedas ayudar mejor a los que te rodean y estés preparado, ¿como logre obtener esta información? Dando a cambio otra de igual peso. De ahí se que estas por embarcarte a un viaje peligroso



Domicio por otro lado parpadeo sorprendido con Liollmon el cual volteo a ver a su compañero y tras ello ambos retornaron la vista a Emile.



— Entonces... ¿no tiene caso que me quede cayado más tiempo? — preguntó Liollmon a lo que Emile nego con suavidad — ¡Al fin puedo hablar en casa cuando quiera! — sonrió el digimon — señor papá de Domicio, ¿que... que es lo que necesita hablar con Domicio? ¿No es nada malo verdad?

— En ciertos aspectos si lo es... en otros tantos no, eso quedaría a su discreción. Pero es información relevante e importante — explicó Emile, mientras Domicio se acerco — debes saber una cosa... que de en ese entonces haberme sido posible habría evitado hacer lo que hice a toda costa. Tu tendrías más familia con nosotros, una madre y una hermana mayor o menor incluso... esto, es algo que lleva años sobre mis hombros y quiero que tu sepas para... para que así un ciclo de dolor comenzado por los Lavoissiere pueda ser cerrado.



Luego de ello tomó aire conteniendo un suspiro, y comenzó a relatar su historia siendo honesto y directo a lo que Domicio y Liollmon escucharon en un comienzo confundidos, y luego sorprendidos...



------------------------------------------------------------------------



Continuara...









Odio mi falta de inspiracion -w-U quiza cuando se me ocurra algo lo ponga a modo de flashback. Pero esto es todo lo que se me pudo ocurrir por ahora! Al menos es algo .w.U Luego edito y decoro post -w-U
 
Última edición:

Dama Oscura
Registrado
19 Mar 2007
Mensajes
886
Recosto su rostro sobre sus brazos mirando fijo hacia el reloj de escritorio soltando un suspiro, sino fuera gracias a su maestro y al digimon de la madre de su amiga, no la contarían, en pocas palabras a todos les faltaba mucho sino habian podido con un comandante y sus subordinados ¿que les esperaría más adelante con los hermanos del CAOS. No quería perder las esperanzas, ella no era así, porque creía que en un lugar lleno de oscuridad un pequeño rayo de luz existía era por ello que quería seguir creyendo en ellos, sus amigos y los digimon.

- Akame la cena está servida -informo una repentina Lynn abriendo la puerta para ver a su mejor amiga perdida en sus pensamientos sin siquiera responder- Dorumon se nota que está muy hambriento y dice que no te dejara nada -La rubia frunció el ceño a lo que se acerco a la de cabellos lilas moviendo su mano hacia adelante tratando de llamar su atención- ¿Akame? -coloco una mano sobre el hombro de la chica haciéndola reaccionar al instante y que la mirase confundida

- ¿Lynn? lo siento ¿decías?-dijo esbozando una sonrisa sobre sus labios a lo cual intento mostrarse despreocupada frente a la rubia, pero era imposible sabiendo lo atenta que era Lynn con ella.

- ¿en que piensas? -pregunto directa la rubia tomando asiento en la cama sin dejar de mirar a Akame- supongo que piensas en lo que nos dijeron el Sr. Alex y Wizardmon

- algo asi -dijo con sinceridad la de ojos verdes para mirar hacia el reloj- sinceramente nos falta mucho por superar a Anubismon, sino fuera por el maestro y el guerrero Valkyramon entonces ni Dorumon y el resto de los digimon no estuviesen co nosotros -su mirada se planto hacia otro punto en concreto- no pensé que mi llegada alteraria demasiado este mundo.

- tu no tienes la culpa Akame -hablo la rubia tomando las manos de su mejor amiga, queriendo trasmitirle apoyo incondicional e incluso ella también tenía muchas cosas en mente hacia el enemogo- recuerda que tú sola viniste a este mundo para buscar ayuda, pero al parecer el enemigo supo como llegar hasta esta dimensión

- si... -susurro la de ojos verdes.

- Akame... ¡Tú no eres así! -regaño Lynn con el ceño fruncido y jalándole las mejillas a su amiga que se quejo al instante

- ¡eso duele Lynn! -se quejo tocando su mejilla derecha rojiza y con lagrimillas en sus ojos mirando a su amiga- ¿porque hiciste eso?

- la Akame que conozco siempre ve las cosas positivas -le recordó la rubia a lo cual su amiga abrio leve sus ojos y la miro sin parpadear- siempre sonríes tras todas las cosas malas que suceden dandonos apoyo, vamos Akame estoy segura que todo esto podemos resolverlo juntos, aunque todavia insisto que aun no he aceptado del todo a esos niños -dijo con total sinceridad en sus palabras cruzándose de brazos

- gracias, Lynn -soltó de pronto la de ojos verdes sonriendo a su amiga, la cual asintió con la cabeza con una sonrisa sobre sus labios.

- ¡Lynn, Akame la cena!

Se escucho decir a Nancy, la cual estaba en el primer piso esperando que ambas jovenes bajaran. La rubia mayor al escuchar el sonido del teléfono se acerco para recibir una llamada y reconociendo la voz inmediato.

― Claro deja le llamo. ¿Te encuentras bien Alena-chan?

― No me la pase. Solo quería decirle que mañana no iré a la escuela, que me perdone con los demás, pero mañana es una fecha importante.― antes de que la señora le respondiera, esta le colgó―

Nancy parpadeo confundida a lo cual permanecio asi por unos minutos hasta que coloco el telefono en su lugar para ver bajar a su hija y sobrina. Sonrió de manera que le hizo recordar su juventud cuando en aquel tiempo Celes vivia con Janick y ella; ambas jovencitas bajaban las escaleras mientras hablaban cosas de jovenes.

- no es así -no pudo evitar sonrojarse de manera que su amiga solo le hizo un gesto de burla.

- como no si se le nota que tiene interes en ti para que decidiera en que no usaras la barrera -dijo con diversión la rubia para dirigir su atención hacia su madre- ¿mamá?

- acabo de llamar Alena-chan y me dijo que mañana no iba asistir a las clases por ser una fecha importante -comento Nancy para avanzar al comedor con ambas jovenes que se miraron.

- una fecha importante...-susurro la ojiverde sentándose en la silla- me peguntó si Alena-chan estara bien.

- de seguro ha de ser algo personal, despreocupate recuerda que tiene a su compañero digimon -hablo Lynn como si nada a lo que su amiga solo afirmó aun con preocupación- y si algo pasa, nosotros iremos a rescatarlos será pan comido

- Lynn que te he dicho hablar de esa manera -amonesto Nancy mirando a su hija la cual solo hizo caso omiso. Suspiro no solo se parecia con esa actitud a su padre, también le recordaba a su hermano Janick.

- es cierto...-susurro la de ojos verdes para dirigir su mirada en el abuelo de Lynn inclino su cabeza en forma de respeto frente al mayor quién tomaba asiento y la miraba con una sonrisa.

- ¡quiero más! -expreso un repentino Dorumon mostrándo su plato al frente e ignorando toda la conversación que se efectuaba en la mesa

- ¡Dorumon, que te he dicho! -esta vez llamo la atención Akame algo avergonzada por la actitud de su compañero digimon.

- claro Dorumon te servire más -dijo Nancy tomando el plato del digimon que le brillaron los ojos agradecido de tanta amabildad por parte de la señora.

- aun no entiendo -comento la joven rubia mirando al digimon seguido de su amiga- si son tan diferentes son compañeros -con burla enfatizo las últimas palabras- Akame es más dulce y amable, mientras que Dorumon es un salvaje sin modales.

- ¡oye! -se quejo Dorumon viendo fulminante a la rubia para luego sonreír de medio lado- lo dices porque querias ser mi compañera y sabes lo poderoso que soy -dijo con mucho orgullo el tipo bestia

Hawkmon por su parte miro anonado la situación a lo que le hizo recordar sus tiempos. Nancy sonrió al ver la escena junto con su padre, los únicos que faltaban en la mesa era su esposo, su hermano y su cuñada, junto a ellos tres, la familia se formaría. Si la situación hubiera sido diferente entonces Akame estuviera con sus "verdaderos padres" miro de reojo a una esquina sabiendo que alguién estaba haciendo su labor de proteger a la pequeña princesa.

- wizardmon, tu también ven a cenar -hablo Nancy cerrando los ojos por unos instantes- te recuerdo que el comer también es importante para que puedas cuidar y proteger.

El hechicero hizo presencia repentina llamando la atención de los tres más jovenes que dejaron de hacer escàndalo para quedarse quietos ante la mirada seria del hechicero, no es que le tuviesen miedo a Wizardmon solo que el hechicero representaba respeto y admiración para ellos.

- Wizardmo ha pasado tanto tiempo -alzo la ala Hawkmon a su viejo amigo y conocido, y el unico que habia sobrevivido a tal hecho.

- me sorprende que el padre de la señora nancy no se sienta sorprendido de ver a los digimon -expreso Akame curiosa ante el hombre mayor que la miro y le sonrío.

- yo también me sorprendi que el abuelo viera como si nada a los digimon -comento Lynn metiéndose algo de comida a su boca y mirar al padre de su madre.

- yo supe de ellos el tiempo que Nancy y Janick eran elegidos pero debido a mi trabajo era poco probable verlos por lo que decidi guardarlo en secreto -comento el hombre observando a sus nietas, quienes lo miraron curiosas- luego de lo sucedido hace 30 años creí que mis hijos habian muerto debido a todo el suceso de los digimon, por lo que decidi, no decirle a nadie dando entender a muchos conocidos que Janick y Nancy estaban fuera del país estudiando en el extranjero -miro a su hija quién lo miro con arrepentimiento de no haber podido contactarse con él en todo ese tiempo- pero tenía un rayo de esperanza que ellos estuvieran vivos en cualquier sitio y que en algún momento volveria a verlos.

Lynn estaba con ojos llorosos; Akame solo sonrío enternecida; mientras Hawkmon y Wizardmon escuchaban atentos el relato del señor Takahashi y Dorumon solo comía ignorando todo.

- talvez no sea lo mismo, pero...-hablo Akame llamando la atención de los presentes. Bajo la mirada hacia su plato con una leve sonrisa- yo también anhelo volver a ver a mis hermanos...-achico la mirada. Y Dorumon que caía lleno de tanto comer dirigio su mirada en su compañera sin decir nada- ...debido a los hermanos del Caos y su ejercito, no se si esten bien en el lugar que se supone deban estar a salvo, por lo que lo comprendo -alzo la mirada hacia el mayor y sonrío- yo tampoco pierdo la esperanza de volver a verlos.

- estoy seguro que lo están -hablo el hombre de manera que sonrió ante las palabras de la joven. No esperaba que esa niña fuera la hija de su difunto hijo, Janick. Lo poco que recordaba de su hijo es que este siempre era reservado en sus sentimientos y no solo eso, siempre era recio con él como si no lo aceptara desde la muerte de su esposa, por lo que comprendía la actitud de su hijo. Pero el saber de Nancy, que único hijo varón habia encontrado el amor se sintió feliz por él, ya que aunque nunca estuvo atento a su hijo del todo. Este al final encontro la felicidad en otra persona, que le brindo más de lo que él, no pudo brindarle en los años que habían sido familia.

...A la maña siguiente...
Observaba desde su salón de clase a los alumnos que ingresaban al instituto fijo su vista hacia Lynn que conversaba con una recién Nico. Volvio su mirada hacia fuera de la ventana enfocando su mirada verdosa hacia la ciudad seguido bajo su atención hacia su mano derecha precisamente su palma notando como este comenzaba a ponerse transparente por unos segundos.

- buenos dias, Akame

Su reacción fue esconder su mano para voltear en ver al recién ingresado Setsuna que le sonrío a medida que colocaba su mochila en su puesto.

- buenos días, Setsuna -saludo sonriendo de manera despreocupada por el cual no fue notado por su amigo- también a ti Gaomon -sabiendo que el nombrado lo escuchaba atentamente desde el digivice.

La mañana paso de manera tranquila sin alerta de ningún tipo de ataque por parte del enemigo, por lo que la mayoria de los elegidos estaban reunidos en un salón.vacio por la zona de los salones de música.

- ¿donde se supone que debamos encontrar tales armas? -cuestiono intrigado a la vez que curioso el joven García.

- por el momento el maestro no me ha informado de ello -comento Akame mirando al resto de los elegidos- supongo que el espera el momento indicado para ello.

- ¿y eso cuando será? -cuestiono Hikari de.brazos cruzados y con el.ceño fruncido

- posiblemente cuando seamos capaces de poder llevar a nuestros compañeros digimon hasta la otra etapa -hablo Lynn seria- si, yo fuera Wizardmon creeme que incluso no me atreveria ni siquiera decirles donde se encuentran esas armas

- Lynn -miro a su amiga seriamente.

- solo.digo la verdad -se defendio la rubia- si no podemos si quiera defendernos de los esbirros de Anubismon como podemos aprender usar un arma

Akame solo suspiro cansada en cierta parte su amiga tenia razón pero no podían perder las esperanzas por aquel incidente. Y no pudo evitar sentirse mareada para recaer al piso de rodilla sujetandose con fuerza sobre un viejo escritorio

- Akame! -grito preocupada Nico asi como el resto de los demás que se le acercaron.

- descuiden estoy bien, talvez sea solo la calor -se excuso la de ojos verdes sonriendo a sus amigas, las cuales decidieron sacarla del lugar

Setsuna apreto los puños con fuerza para empezar a caminar y detenerse para escuchar la voz de su amigo

- Setsuna, sabes algo ¿no es asi?

- yo no se nada -mintió el peliblanco a lo cual miro de reojo a su amigo para luego salir del sitio.

TORRE DE TOKYO
Wizardmon observaba atentamente la ciudad hasta que un aparecido Sakuyamon hizo presencia.

- maestro. He encontrado una de las armas...
 
Estado
Cerrado para nuevas respuestas
Arriba Pie