Evento Digimon Festival [20th]

Estado
Cerrado para nuevas respuestas

ORKKRO

Solo llámenme Ork.
Diseñador Oficial
Registrado
1 Oct 2011
Mensajes
4,114
Ubicación
México
Offline
Durante la caminata, Trabis intento averiguar un poco más de detalles sobre el Strabimon perdido, no obstante, debido a la falta de interés que el sagrado había tenido con su acompañante, no pudo decir nada más que no fuera “creo que es un actor”, cosa que no sería de mucho, pues según tenía entendido el lupino, no había alguna obra o lugar donde se pudiera presentar el de su misma especie.

-Bueno, fue aquí donde nos separamos ese tipo y yo- comentó Plotmon tras varios minutos de caminata, pues ya habían llegado a la arena en donde se había a cabo la prueba de relevos.

-¿Y hacía que dirección se fue?- interrogó el morado después de una rápida inspección al lugar, en la cual descubrió que no había nadie similar a él cerca.

-No estoy seguro, pero diría que fue hacía allá- respondió el Holy al mismo tiempo que apuntaba con su pata a una calle donde habían varias tiendas de decoración, las cuales se habían aprovechado del evento para vender mercancía oficial de este.

-Dudo seriamente que se haya desquitado comprando algo- dijo Flame, aunque esto no evito que se acercara rápidamente al callejón para ver si conseguía ver algo.

-¡Vamos, Plotmon! Trata de recordar algo más sobre este Strabimon, no es posible que hayas estado con él más de un par de horas y no hayas descubierto nada sobre él- dijo el morado, consiguiendo con eso que el sagrado intentara recordar algo más sobre lo ocurrido, aunque sin mucho éxito realmente.

-Lo más emblemático que recuerdo, fue nuestro tiempo en la biblioteca- aseguró el cachorro, haciendo con esto que Trabis se llevara una mano a la barbilla.

-Hay una posibilidad de que se encuentre ahí- razonó el lobo, creyendo que si su tarea era estar todo el día con el cachorro, obviamente al perderlo acudiría a un sitio donde el sagrado pudiera encontrarlo fácilmente.

-¡Entonces vayamos a ese lugar!- exclamó apresurado Flame antes de comenzar a caminar nuevamente sin un rumbo fijo, cosa que provoco que Trabis se llevara una mano a la frente.

-¿Sabes más o menos en donde se encontraba ese lugar?- interrogó el purpura después del impacto que su colega le había causado, recibiendo en respuesta un asentimiento por parte del sagrado, quien seguía sin entender porque era que seguía ayudando a ese par, después de todo, él podía comunicarse y ubicar a Joe con el Sound-Linker o los Multi Interphase-Googles en caso de emergencia.

Fue así como dieron inicio a una nueva caminata, durante la cual, el canino prestó especial atención a sus alrededores, solo para ver si alguno de los lugares que miraba le recordaban a algo que hubiera dicho el lupino. Por otro lado, Trabis simplemente se dedicaba a observar a la multitud de los alrededores, esperando que en algún momento pudiera ver un detalle extraño que delatara a su objetivo. Por último, Flame no perdía la oportunidad para acercarse a cuanto Strabimon viera para hacerle unas cuantas preguntas, entre las cuales se encontraban cosas como: ¿Eres tú el contacto?, ¿Dónde tendrá lugar el problema?, entre muchas otras cosas absurdas.

Cerca de diez minutos más tarde, el dueto llegó finalmente hasta la biblioteca, lugar al que Flame entro rápidamente en búsqueda del digimon que buscaban, siendo seguido por Plotmon y Trabis, quienes se habían tomado un tiempo más en la puerta para ver todos los alrededores. Lamentablemente y como era de esperarse, ni dentro, ni fuera del lugar lograron dar con el escurridizo Digimon.

-¿En dónde diablos esta ese sujeto?- gruño molesto el de tipo fuego al ver que ya casi habían desperdiciado una hora de su tiempo en nada.

-Tranquilízate, Flame. Que te enojes no nos ayudara en nada- pidió el lupino, quien simplemente trataba de unir los pocos hilos que el sagrado le había dado sobre su blanco. Era un actor, comedor de carne y atleta, ¿Qué lugar podría ser el perfecto para ocultarse?

-Admítanlo, jamás encontraremos a ese tipo. Está lo suficientemente molesto conmigo para evitar cualquier lugar donde yo pudiera aparecerme- comentó esta vez el cachorro, quien ya se dirigía directamente a la salida para irse a otro lado un poco más entretenido.

-¡Eso es!- exclamó de pronto el morado a la par que hacía un chasquido de dedos –Si está en un sitio donde pueda evitarte, quiere decir que muy seguramente está en una de las zonas más concurridas en este momento y se exactamente cuál es ese lugar- dijo mientras sacaba un leve itinerario de actividades, el cual había tomado a la hora de entrar.

-¿En serio?- preguntó un poco más aliviado el de pantalones rojizos, ya que realmente se encontraba muy preocupado por su colega.

-Para estas alturas del Festival, solo deben de estar compitiendo los mejores digimon en los coliseos- respondió al mismo tiempo que ponía una pequeña marca en el mapa que tenía el itinerario.

-Entonces qué estamos esperando, vayamos allá- indicó emocionado el humanoide antes de ser regañado por la encargada de la biblioteca, la cual solo hizo un leve gesto para que guardaran silencio o se retiraran del lugar.

-Creo que será mejor que hablemos de esto afuera- sugirió el lupino, dado que no quería que le llamaran la atención de nuevo.

Una vez ya afuera, el dueto de Hybrids se puso a analizar otras posibles opciones de lugares donde podría haberse ocultado Strabimon, puesto que sabían de antemano que la zona de combates era tan solo una de las atracciones principales para esos momentos. Al final, el mapa quedo con cuatro zonas marcadas, las cuales eran: El restaurante que Plotmon les había comentado antes, la zona de peleas, el escenario de presentaciones en vivo o la zona de juegos.

-Bien, según lo que hemos estado platicando, creo que nuestra mejor opción es ir a la zona de combates primero- analizó el de pantalones morados, solo recibiendo en respuesta un leve asentimiento por parte del de marcas blancas. Desafortunadamente, no se podía decir lo mismo del cachorro, quien ya se encontraba notablemente fastidiado por la situación de estar buscando a alguien que no quería ser encontrado, así que se negó rotundamente a seguir con ellos.
 

"さあ、往こうか"
Supermoderador
Offline
Agumon #6



- ¿Ves? Te dije que vendría.

La expresión de Noir fue una de satisfacción al ver como, tal y como había predicho, el Child ave salió de su “escondite”, reuniéndose con ellos sin mirarlos a los ojos. Era difícil identificar el significado de su rostro en ese momento, que parecía entre molesto y reticente, sin embargo ninguno comentó al respecto. Para la monja era solo vergüenza por lo ocurrido, algo a lo que ella le restaba importancia, mientras que para el dúo de Childs el hecho que Falcomon se les uniera era un gesto mayor que su expresión. Blanc lo recibió con una sonrisa, así como un rostro que le pedía, una vez más, disculpas por todo lo ocurrido.

- Solo para aclarar – dijo Falcomon – No me sorprendieron o asustaron. Tampoco es que quisiera unirme… - Sus negativas sonaban menos sinceras cada segundo, sin embargo no hubo comentario al respecto - Quería evitar el malentendido…

- No te preocupes – contestó Blanc, tratando de calmar el ambiente entre el búho y el grupo, principalmente la mayor de las monjas – Disculpa lo ocurrido.

- ¿Por qué nos estabas siguiendo? – preguntó Agumon, yendo directamente al punto pero sin tratar de sonar acusatorio – Creo que deberías empezar aclarando eso…

- Dejaron algo en el local de Jokermon – informó Falcomon, provocando sorpresa en el trío que creía cargar todas sus pertenencias. Aquel sentimiento solo se intensificó cuando el Child extendió su ala, donde aún estaba el peluche del juego de puntería.

- ¿Eso? – preguntó Noir, recibiendo un asentimiento - ¿No es el premio del juego de ese estafador?

- Así es. Ustedes ganaron esto, así que les pertenece.

- De hecho no jugué por eso – sinceró la monja – Solo le estaba dando una lección a ese tipo. Además, es lo que querías, ¿no?

Para su sorpresa, Falcomon negó con la cabeza.

- No, el premio no me interesaba – explicó el ave, esta vez sonando sincera a diferencia de sus negativas anteriores – Participé porque lo vi como una oportunidad para probar mi habilidad y precisión.

- … Y te molestó que Jokermon fuera un tramposo – completó Agumon, recibiendo un gesto afirmativo – Entiendo el sentimiento…

- Vale, vale, entonces todos teníamos algo contra el payaso – concluyó Noir – Igual es un regalo, puedes quedártelo.

- No puedo aceptarlo – tajó Falcomon, mezclando determinación con terquedad en sus palabras – No lo gané y no lo necesito.

- De verdad eres…

- ¿Por qué no me lo quedo yo? – sugirió Blanc repentinamente, tratando de llegar a un punto medio entre ambos Digimon que, por lo visto, no tenían intención de ceder - Puedes decir que es un regalo para mí, Noir.

- Pues, eso…

- Y así tú no te lo quedas – continuó la menor, esta vez hablándole a Falcomon – Todos ganamos, ¿no?

- Es una buena idea – corroboró Agumon, que esperaba terminar pronto con esa discusión – Creo que es lo mejor.

Aunque por un momento Noir parecía estar reacia a la idea, principalmente para no complacer al extraño búho, su cariño por su hermana terminó por provocar que cediera. Su aprobación, breve y mascullada, fue recibida con alegría por la menor, que tomó el peluche de Falcomon y lo apegó hasta su cuerpo, satisfecha por su capacidad de mediación.

- ¡Listo! Todos felices ahora, ¿no?

- Pues, estoy satisfecho… - comentó Falcomon. No era lo que esperaba, pero era mejor que solo conservarlo.

- Yo no – contestó Noir con un gesto infantil – Eso del peluche no es excusa para stalkearnos, así que ahora nos vas a acompañar hasta que aprendas modales.

- ¿Qué?

- ¡Ya me oíste, o vienes o te arrastro, Falky!

- ¡Espera, eso no era parte del trato!

- Resígnate – suspiró Agumon – no cambiará de opinión.

- No te preocupes, será divertido – aseguró Blanc – Vamos.


 

Belgium

Lovely~
Moderador
Offline
#7


Los diablillos se mantenían alertas ante cualquier presencia que hubieran incordiado horas atrás, después de todo, prácticamente se habían trasladado por distintas zonas de la feria, cometiendo sus tretas en puestos que estuvieran lo suficientemente lejanos, así los escándalos no llegarían tan pronto a los oídos de los dueños de los negocios que habían arruinado. Belz era quien buscaba con la mirada su monedero, siendo Devien el encargado de vigilar las espaldas de ambos; el dúo destructor se camufló entre el gentío, al momento de estar cerca del puesto de botellas administrado por Aegiomon.

—¿Ves algo? —Inquirió PicoDevimon por lo bajo, al ver cómo Impmon asomaba su cabeza con precaución.
—Nada —masculló el travieso.
—Por cierto, ¿cómo es el monedero? Así lo encontraremos más rápido.
—Es rectangular, a cuadros de color rojo —explicó el digimon de la rusa—. Podrías intentar asomarte, solo podría sospechar de mí.
—Solo será una vuelta rápida —advirtió Devien, saliendo del escondite para realizar una inspección veloz, aunque ni terminó de completarlo debido a la presencia de Terriermon, preguntando sobre un murciélago como él.

PicoDevimon de inmediato se devolvió al callejón donde se hallaba su amigo de tretas, provocando que el mismo lo observara con confusión, y hasta preocupación debido a la palidez del child.

—¿Alguna vez te comenté que soy perseguido por la ley? —Inquirió el digimon de Campbell, Impmon no pudo evitar enarcar la ceja.
—No, pero lo dudo bastante —respondió el virus—. Debo imaginar que se trata de alguna víctima nuestra que nos está buscando, ¿no es así?
—O tal vez, mía...
—... ¿También te metiste en problemas antes de encontrarnos? —Preguntó Belz, recibiendo un asentimiento de Devien, esperando una reacción negativa del diablillo. Aunque el ser digital morado, sonrió, además de alzar su diestra—. ¡Yo también! ¡Dame esos cinco! ... Bueno, ala.
—En serio, me agradas —admitió PicoDevimon, sonriendo de manera sincera para ser él. Generalmente otros ya lo hubieran juzgado, pero al parecer había encontrado a su otra mitad en medio de la feria en que Joy lo dejó a su suerte.
—¿Qué hiciste?
—Embarrar de soda a algunos digimon actores~ y al parecer el Terriermon es bastante insistente, han pasado horas y sigue persiguiéndome. ¿Y tú? Espero no me decepciones.
—Un Ogremon se burló de mí, así que tomé el martillo que ofrecía para golpear en un juego, pero se me escapó de las manos y bueno... Le di un buen golpe en el pie —contestó Belz de manera divertida, aunque su sonrisa se desvaneció al recordar que el virus mayor sí que parecía desear extinguirlo con sus propias manos—. Entonces, deberemos tener más cuidado aparte de los que nos tendrán en la mira.
—Busquemos rápido ese monedero, no quisiera que nos encuentren —comentó Devien para asentimiento de Belz—. Entonces por aquí no parece estar, regresemos a los otros puestos.
—Espero ningún buen samaritano haya decidido llevarlo a objetos perdidos —suplicó Impmon, lo que menos debían hacer, era acercarse a seguridad. Graciosamente, ambos se persignaron.

De todas formas volvieron a asomarse por el callejón, percatándose que Aegiomon manejaba su negocio como siempre, por lo menos, él no guardaba rencor y prosiguió con su día, superando aquel impase. Belz fue el encargado de salir primero del escondite, para cerciorarse que no hubiera ningún Terriermon cerca; el diablillo le realizó una señal al murciélago, para proseguir con el camino.


Mirae Kiyoe
3 MÁS
 

Moonchild
Registrado
27 Nov 2010
Mensajes
3,277
Offline
Devien
#8


No había ningún Terriermon u Ogremon a la vista y el Aegiomon parecía muy tranquilo o relajado, así que ambos pequeños se acercaron con su mejor cara de no partir ni un plato, comenzando a revisar el área frente a la tienda. El fauno reparó en ellos de inmediato y detuvo lo que hacía para charlar un poco.

—Oh, el pequeño de hace rato, ¿te sientes mejor? —dijo afablemente.

—Sí, gracias por preguntar —sonrió Impmon.

—¿Están buscando algo?

—De hecho sí, temo que perdí mi monedero y no sé donde pueda estar —
suspiró, haciendo un puchero.

—Por aquí no lo veo —comentó Devien.

—Oh, ¿uno a cuadros rojos? —preguntó

—Exacto, ¿lo ha visto?

—Sí, se te habrá caído cuando te tiraste al suelo —
explicó el fauno; a Belz ya le brillaban los ojos de alivio. —Lo llevé a objetos perdidos, no sabía si volverías.

Y así es como se destruyen los sueños de un niño. Belz podria haberse puesto a llorar, no podía regresar a casa sin ese monedero y no podía ponerse a hablar con seguridad, había al menos dos o tres personas que podrían acusarlo de haber armado revuelo en la feria...

—Debe estar allá con tu dinero intacto, ve a buscarlo ¿si? —Aegiomon les dio una amplia sonrisa y volvió a sus tareas en su puesto; con las botellas reemplazadas, ya casi había terminado su trabajo.

—Oh, no, no —dijo Devien al ver la cara desconsolada. —Yo no pienso acercarme a objetos perdidos.

—P-pero mi monedero...

—Compra otro.

—Ese me lo hizo Mila, se pondrá triste...

—Espera a ver a Mila y que ella lo pida en objetos perdidos —
propuso Devien.

—Si le dicen sobre mi, me golpeará —
el diablillo tembló. —Además, quizá no pueda pasar a objetos perdidos, no se permiten Tamers...

PicoDevimon se sintió muy tentado a darse media vuelta y dejarlo ir solo a hablar con seguridad, pero el moradito le caía bien, sería terrible de su parte solo marcharse... claro que él no era para nada un niño bueno... pero también entendía lo que era ser golpeado por su Tamer...

—¿No dijiste que habías golpeado a un Ogremon? —preguntó Devien de pronto, mirando por encima de la cabeza de su compañero y alarmándose un poco, alguien los estaba mirando muy fijamente.

—Sí, ¿por qué?

—Bien, entonces te conviene correr, ahora.


El murciélago giró en el aire y comenzó a aletear para alejarse; Belz solo tuvo que mirar hacia atrás para ver a la figura de Ogremon... que ya se había dado cuenta de su presencia. Pálido como una sábana, el virus comenzó una carrera rápida para alejarse por su vida, procurando no perder de vista a Devien que iba justo adelante de él.

—¡Por aquí! —le dijo el murciélago, virando en el aire para meterse en un estrechísimo camino entre dos tiendas.

—¡Alto ahí! —los llamó el Ogremon a todo pulmon y se escuchó el grito de la gente que se apartaba para salir de su camino.

Belz derrapó y tuvo que retroceder un poco sobre sus pasos para poder girar hacia el callejón y meterse por ahí; era lo bastante grande para él, pero Ogremon no entraría ni de chiste. A pesar de eso, el ogro solo tenía que rodear las construcciones, así que el dúo continuó corriendo hasta que les pareció que por fin lo habían perdido.

—¿Y bien? ¿me acompañas? —preguntó— Podría necesitar ayuda para salir de ahí.


Belgium Belgium o3o/
 

ORKKRO

Solo llámenme Ork.
Diseñador Oficial
Registrado
1 Oct 2011
Mensajes
4,114
Ubicación
México
Offline
-¿Ahora qué es lo que ocurre, Plotmon?- interrogó molestó Flame, pues sentía que cada segundo que perdía, era un segundo más en el que su compañero podría morir.

-Oigan, no tengo problema en que ustedes recorran todo este lugar en búsqueda de tu copia. Pero yo ya me harte de la gente al menos por hoy, así que me quedare aquí para desestresarme- comentó el sagrado, quien inmediatamente después de haber terminado su dialogo, comenzó a caminar al interior de la biblioteca.

-¡Lo siento!- se disculpó el tipo fuego mientras alzaba al cachorro del suelo –Pero Hefesto está en peligro y no pienso dejar que algo malo le pase por tu culpa- indicó a la par que comenzaba a correr hacía la zona de combates, seguido muy de cerca por Strabimon, quien solo había lanzado un leve suspiro de resignación al saber que solo podrían llevarse al sagrado de esa manera.

-¿¡PORQUE TIENE QUE PASARME SOLO A MI ESTO!?- gritó el cachorro a todo pulmón, logrando con esto atraer varias miradas curiosas hacías los Hybrids, aunque estos a diferencia del primero, no se inmutaban por ello.

Varios minutos más tarde, el trío llegó finalmente al área de combate, lugar donde además de peleas, se estaban llevando a cabo unas cuantas rutinas de entrenamiento. En el lugar, el grupo consiguió ver a un par de Strabimon, cosa que logró alegrar bastante al tipo fuego, pues consideraba que ahora si habían dado en el blanco, así que sin más se acercó a ellos para hacer sus mismas preguntas impertinentes.

-¡Disculpe la molestia!- se lamentó Flame mientras tomaba por sorpresa a uno de los Strabimon -¿Conoce usted a este perro?- interrogó sin más, solo ganándose con ello una mirada confusa por parte del extraño y una mordida por parte del cachorro.

-¿Qué acaso no es un Plotmon?- interrogó aún confuso el Strabimon “salvaje”.

-Ya sé que es un Plotmon, me refería a si no había visto en específico a este antes- aclaró el humanoide.

-He visto a varios de su especie en mi vida, así que no creo poder asegurarlo con certeza- respondió el otro.

-Entonces no me sirves para nada- se despidió groseramente el tipo fuego antes de correr en la dirección a la que había visto al segundo de esa especie.

-Perdone a mi compañero- se disculpó Trabis esta vez de manera más educada, dejando aún más confundido al pobre Strabimon.

--------------------------------------------------------​

-¡AH!- gruño molestó Flamon al ver que ninguno de los sujetos que había estado entrevistando era el correcto -¿En dónde diablos se encuentra ese idiota?, ¿Acaso no sabe que su compañero también puede estar corriendo un grave peligro?- se cuestionó mientras comenzaba a caminar de un lado a otro por la desesperación.

-Recuerda que trazamos otras opciones en el mapa, Flame- pidió el lupino, pues en cierto modo le molestaba que su colega perdiera el quicio de manera tan rápida.

-Pero cada vez se hace más tarde, ¿y qué pasa si no lo encontramos a tiempo?, ¿o qué tal si ya se fue al sitio y está esperando pacientemente en ese lugar a que el malo aparezca para salvar a su compañero?- comenzó a enloquecer de nuevo el tipo fuego.

-Creo que ya fue suficiente de la broma por hoy- habló de pronto una voz desconocida para el alterado.

-¿A qué broma te refieres?- inquirió Flame mientras se daba media vuelta, solo para encontrarse con dos Strabimon que se sonreían con complicidad.

-Veras, Andrew y Joe me pidieron que trabajara junto con él para entretenerlos la mayor parte de tiempo posible- explicó Trabis.

-La idea era que en un principio que los cuatro pasáramos un buen momento, pero la situación se comenzó a complicar cuando empezaste a molestar, amargado- continuó esta vez el Strabimon desconocido, el cual había estado siguiendo al trío desde un comienzo.

-¿Y porque tuviste que inventar algo tan horrible como que Hefesto estaba en peligro?- interrogó molesto el naranja, quien se aproximó rápidamente a los lupinos para soltarles un golpe.

-Hubiera ocurrido lo mismo si no te hubiera dicho nada. Digo, en un par de horas te hubieras desesperado de estar aquí y te hubieras marchado a casa para jugar con tus videojuego, no obstante, al ver que Hefesto no estaba en casa te hubieras preocupado y hubieras empezado a buscarlo por toda la ciudad- respondió el lupino compañero de Lee.

-¡Eso es una mentira!- gritó enojado el de marcas blancas antes de que su cerebro finalmente captara el mensaje que el lupino le había dado -¡Espera un momento!- exclamó de pronto -¿De quién diablos dijiste que era compañero este tipo?- interrogó.

-De Andrew, el hermano de nuestros Tamers- respondió Trabis.

-¿Pero no nos habían dicho que muy probablemente él había muerto?- continuo con sus preguntas.

-No murió- habló esta vez el compañero de Andrew -. Fue transportado de manera involuntaria a este mundo y como ya sabrán para este punto, un vez que se llega, no hay forma de regresar a La Tierra- complementó.

-Sí, sí. Muy linda historia, pero dos dudas- interrumpió de pronto Plotmon -Sí ya se resolvió todo esto, ¿POR QUÉ DIABLOS NO ME HAS SOLTADO?- gritó, ocasionando con esto que Flamon finalmente lo dejara en el piso –Y dos, ¿en qué demonios tengo que ver yo en todo esto?

-Realmente en nada- contestó esta vez el lupino sin nombre -. Como te dije desde el principio, Joe solo quería que te divirtieras un rato con tus amigos- explicó, solo logrando con esto que el sagrado crujiera los dientes con fastidio, pues él no consideraba a ninguno de los presentes como un amigo. Aunque tampoco es que pudiera culpar al peliverde de no saber a quién invitar en ese tipo de ocasiones, pues su aversión a la gente le había impedido hacer buenas amistades en los últimos años.

-En fin,- comentó de pronto Trabis -. Sugiero que por ahora dejemos todo este descontrol a un lado y vayamos a disfrutar lo que queda del festival- comentó, recibiendo en respuesta dos afirmativas por parte del resto de Hybrids. No obstante, el sagrado no digo nada con la intención de que se olvidaran de él.

-Prece que tendremos que obligarte a hacer todo este día- dijo Strabimon antes de tomar al cachorro de nuevo por la fuerza, solo par justo después ir tras de sus colegas.
 

Krause

Sophomore
Registrado
2 Oct 2011
Mensajes
3,754
Offline
#10
Una vez dejaron a Garmmon en los Locker junto con su contraparte oso, Dreiz y Palmon se fijaron en el reloj de pared que había en la estancia. Ya era algo tarde, por lo que el Festival seguro no tardaría en dar el anuncio de que ya culminaba el festejo; sin embargo, mientras eso pasaba, aún tenían tiempo para un juego más antes de separarse y volver con sus respectivos Tamer. El carrusel quedaba en duda, pues era un juego que estaba algo lejos de su ubicación actual, por lo que deberían considerar otras opciones.

Koromon, mientras tanto, se encontraba absorto en sus pensamientos de bebé, admirando con sumo interés la máscara de Rizegreymon que traía puesta. Se imaginó siendo ese digimon, defendiendo a su padre y ayudandolo a cumplir sus metas, a la par que luchaba junto a su hermano; en su fantasía, él ya no era el bebé que necesitaba guareserce, ya no era el pequeño llorón que temía por su vida y que siempre necesitaba ser salvado. No. Ya no más. Ahora, a pesar de que fuera menor, podía luchar con su hermano codo con codo, con la misma potencia de fuego que su familiar. Era un sueño que, esperaba, pudiera cumplir pronto.

Dreiz tampoco estaba muy alejado del tren de pensamiento de Horo Horo, pues ver su reflejo en la superficie métalica de los lockers le hizo desear llegar a su etapa final, a ser un Ulforce, para así poder cumplir los sueños de su Tamer y darle un orgullo familiar a sus padres. Desde que recordó que no era huérfano como alguna vez pensó, su más grande anhelo a corto plazo era encontrar a sus progenitores para darles de que enorgullecerse.

-¿Sabes?-Empezó V-mon, ya saliendo de la estancia y tomando rumbo hacia uno de los juegos más cercanos; un pequeño puesto de Go Karts que estaba teniendo mucho éxito ya en las horas finales.-Recordé que tengo padres.

-¿Uh?-Tal afirmación descolocó a Palmon, quién vio con extrañeza al dragón. Quizás al recordar ese tema era el porque se puso tan raro hace sólo algunos momentos.-¿Y por qué me lo dices?

-¿Tú tienes padres?-Cuestionó, con sumo interés.-Sé que es muy normal que varios nazcan en el entorno salvaje, sin conocer a sus padres; pero, por lo que pude recordar gracias a una experiencia extraña, yo nací en un ámbiente controlado. Recuerdo tener una cuna, un gran patio para que mi padre me entrenara y una biblioteca donde mi madre se pasaba la mayor parte del tiempo. Es obvio que ellos no eran salvajes, sino que pertenecían a algún Tamer y que estaban en una época sin Quest cuando me concivieron. Desde que los recordé he querido encontrarlos, hacerme más fuerte, quiero que sientan orgullo de mí.-Omitió la parte que sus padres sintieran orgullo por sus acciones, pues estaba seguro, demasiado seguro, que ellos no aprobarían su relación con un infame. Mas aquello era el destino, algo que Yggdrasil mismo desginó para él; ir en contra de los deseos del gran Dios del Digimundo sería como romper con el orden natural de las cosas.


Mirae Kiyoe
 

ORKKRO

Solo llámenme Ork.
Diseñador Oficial
Registrado
1 Oct 2011
Mensajes
4,114
Ubicación
México
Offline
Plotmon #10 y Strabimon #4

Varios minutos más tarde, el cuarteto finalmente terminó sentado en una de las cafeterías cercanas al área de combate, pues consideraban que sería bueno comer un pequeño bocadillo mientras veían peles a lo lejos. Algo así como si estuvieran en un restaurante donde se hacen cenas con espectáculo.

-Por cierto, ¿Cómo creen que se tomen sus compañeros el regreso de Andrew?- interrogó Strabimon, puesto que al no conocer a los gemelos Xenedis, no podía deducir como es que reaccionarían a esa situación.

-Siendo honesto, no creo que se lo tomen para nada bien- respondió Trabis –Hefesto y Lykaios ya se han hecho a la idea de que murió y que de pronto este les diga que no es así, puede ser un muy fuerte impacto para ellos- explicó antes de dar un fuerte sorbo a su refresco.

-No crees que están subestimando un poco a los chicos, digo, creo que tienen la fuerza como para soportar una noticia de este calibre- comentó Flame sin dejar de comer, pues no había ingerido alimento en todo lo que iba del día.

-¿Tú cómo crees que reaccionen, Plotmon?- interrogó el Hybrid sin nombre al cachorro, quien se había visto acorralado en el lugar más difícil de escape para que no se fuera en un momento de distracción.

-No sé, ni me interesa- respondió el sagrado antes de voltear a ver un punto sin nada en especial.

-¿Aún sigues molesto por todo lo de hoy?- interrogó, solo para ser vilmente ignorado por el aludido, afirmando con ello a la pregunta.

-Mejor déjalo un rato, veras que pronto vuelve a hablar- sugirió Trabis, solo para después concentrarse en comer y ver la pelea que se estaba llevando a lo lejos. Aunque realmente se encontraba buscando una forma de calmar a sus Tamers una vez llegaran a casa, pues sabían de antemano que no se encontrarían exactamente bien respecto a su estado anímico.

-Supongo que tiene razón- contestó el actor, el cual también comenzó a hacer prácticamente lo mismo que el otro ser de su especie. Por otro lado, el de tipo fuego solo se concentró en ver el espectáculo, restándole así demasiada importancia al asunto que sabía estaba pasando Hefesto. Cosa que fue medianamente buena, ya que su estado de ánimo y sentido del humor, lograban amenizar medianamente el ambiente, pues fue incluso capaz de hacer reír en un par de ocasiones al cachorro.

Terminado aquella breve comida, el cuarteto dio un pequeño paseo para ver como daban fin varias de las actividades del lugar, ya que según la hora, aquel evento estaba a punto de finalizar. Durante esta caminata, el cuarteto habló con mayor profundidad sobre las medidas que cada uno tomaría para animar a sus respectivos compañeros, pues incluso cuando Yamada era el menos afectado de la situación, era más que evidente que terminaría siendo dañado de forma colateral, pues él había sido el intermediario entre los hermanos durante casi un año.

-¡Atención, invitados. El espectáculo de fuegos artificiales está a punto de comenzar-informó de pronto un desconocido a través de los altoparlantes.

-Bueno, el ultimo evento está a punto de comenzar, ¿quieren ir a verlo?- interrogó Trabis al resto del grupo.

-Aunque diga que no me obligaran a hacerlo- contestó el sagrado, quien de mala gana por fin había aceptado pasar un rato con el trío.

-¡Así se habla, P!- exclamó alegre Flamon, quien al parecer no había notado el deje de sarcasmo e indirecta que iba en parte hacia él.

-Yo también iré, después de todo, aún falta algo de tiempo para que Andrew pase por mí- dijo esta vez Strabimon.

Una vez tomada aquella decisión, el grupo se dirigió hacía uno de los pequeños jardines artificiales que se habían puesto en el lugar para que la gente pudiera sentarse a ver. Sin embargo, no fue sino hasta casi 10 minutos más tarde que el espectáculo dio inicio, esto debido a que los organizadores querían dar tiempo suficiente para que la mayor parte de los asistentes pudieran acomodarse. Durante el show, cerca de unos 500 cohetes fueron lanzados, los cuales bañaron parte de la ciudad con una lluvia de luces en una parte de la ciudad.

-Supongo que al final de cuenta no fue una tan mala idea venir- admitió el cachorro finalmente, pues aunque la mayor parte de las cosas las había hecho contra su voluntad, no podía negar que se había divertido aunque fuera un poco. Además de que había descubierto el hecho de que incluso cuando había mostrado su desagrado a ese trío de Hybrids, estos habían hecho su mayor esfuerzo para que pasara un buen rato.

Respecto a los dos descendientes de Juttoushis con nombre, estos habían olvidado la leve enemistad que tenía para planear una estrategia que lograra alegrar a sus colegas una vez llegaran a casa, incluso cuando Flame estaba seguro de que estarían bien. Por último, Strabimon parecía ser el más afectado para ese momento, pues no le quedaba duda que el más afectado de entre todos los eventos de ese día, sería de seguro su colega.

-Solo me queda esperar que todo este caos pase pronto- pensó mientras intentaba mantenerse alegre e incluso emocionado por fuera, ya que no consideraba justo amargar la diversión de otros por solo teorías que tenía en la mente.

Cerca de quince minutos más tarde, el festival finalmente dio fin para todo el público, quien lentamente comenzó a salir de la plaza para encontrarse con sus diferentes compañeros. Durante esta leve ola de caos, el cuarteto decidió esperar unos cuantos minutos para que la gente se disipara un poco. Una vez vieron oportunidad de salir, Trabis y Flame se fueron directamente a su habitación, pues sabían de antemano que sus compañeros no pasarían por ellos, más que nada por temas de seguridad, pues el dúo no quiso exponer a sus colegas a salir solos de noche.

Por otro lado, Yamada y Andrew habían asistido al evento para encontrarse con sus colegas, una vez se reencontraron, el dueto de digitales pudo notar como los humanos no se encontraban en la mejor condición posible, por lo que temporalmente decidieron esconder su preocupación para contar un poco sobre todo lo que habían estado haciendo en el día, esperando con eso endulzar un poco el momento amargo que sus Tamers habían pasado.
 

Belgium

Lovely~
Moderador
Offline
#8

Devien asintió de manera dubitativa, llevado más por la empatía de lo que era ser agredido por tu tamer. Ambos traviesos se dirigieron hacia la área de seguridad que se trataba de una pequeña edificación, justo en medio de la feria para cualquier emergencia que necesitaran los negociantes; ciertamente por la ubicación, el dúo temía encontrarse a los que realizaron tretas, pero al parecer ninguno de ellos se encontraba alrededor. PicoDevimon empujó a Impmon para que se dirigiera hacia el ambiente de objetos perdidos, debido a que él era el dueño verdadero del monedero, y por más que quisiera brindarle una mano, el diablillo debía encargarse de reconocer la pequeña cartera, seguramente le realizarían preguntas, que obviamente no sabría responder.

El de pañoleta roja tragó grueso, caminando de manera robótica hacia el puesto de vigilancia, aunque para su sorpresa, solamente se hallaba un Commandramon bastante contento, el dinosaurio mantenía una sonrisa resplandeciente además de mover la cabeza lado a lado; el militar viró su cabeza en dirección del virus, al percatarse de su presencia. El digimon de la rubia, estaba a punto de dar media vuelta y echarse en las alas de Devien, aunque se mantuvo en su lugar al ver cómo el cyborg se acercaba de manera rauda.

—¡Buenas tardes! —Exclamó a vivo pulmón, sobresaltando a Impmon—. ¿Qué se te ofrece?
—Pues...
—¿Se te perdió algo? —Inquirió el dinosaurio, aunque ni bien el travieso estaba por asentir, lo interrumpió—. ¡No, espera! ¡Seguro te perdiste! ¿O perdiste a un baby? Hay muchos en la guardería, me sorprende la cantidad de irresponsables que hay en esta feria. O también podrías querer indicaciones, aunque te recomendaría acudir al inicio del lugar, hay lindas recepcionistas que te brindarían un mapa para que sepas guiarte —empezó a parlotear, provocando que Belz se sintiera mareado ante tanta palabrería, aunque tras un par de minutos, el child estaba comenzando a fastidiarse.
—¿Te puedes callar? —Preguntó el virus de manera agresiva, a lo lejos, PicoDevimon se dio un facepalm.
—Oh, perdona. Es que estoy muy emocionado, este es mi primer día como parte de la seguridad de un evento, y bueno, no puedo ocultar la alegría que siento al alcanzar una pequeña meta; tal vez, en algún momento llegue a ser parte de DigiSecurity. —Commandramon estaba por explicar su vida entera al diablillo, el mismo que alzó la mano para detenerlo—. Ah, sí, ¿entonces qué necesitas?
—Perdí mi monedero —respondió Belz, esperando que el dinosaurio le brindara con rapidez la cartera.
—¿Cómo es? —Cuestionó el azulado, aunque parecía tener un problema con respetar el turno de hablar de los demás—. Color, tamaño, forma, marca, si posee algún desperfecto. Además de especificar la cantidad de bits y objetos que trae dentro.

Impmon suspiró con tedio, respondiendo a cada pregunta del dinosaurio que asentía ante cada palabra, hasta el momento que por fin, el cyborg decidió traer una caja que poseía un letrero de objetos perdidos. Belz no tardó en divisar su monedero y estaba por tomarlo, pero Commandramon le dio un manotazo en el dorso, provocando que el diablillo se quejara, aunque terminó callando por el discurso de resondro de parte del child.


Mirae Kiyoe
-apachurra- /u/
 

.Wolfe

Lobo. Mi ojo es la luna, mi pelaje la noche.
Registrado
6 Jul 2009
Mensajes
2,898
Offline
Part. X

El avance de los combates llegó inminentemente a su final. Entre los dos últimos participantes se encontraban el líder de los Gazimon del Nastrand's Maze: Boss, y por otro lado el miembro cabecilla de la misma Guild: Betamon. El combate prometía un inesperado desenlace, siendo las batallas de ambos adversarios sumamente intensas. A.G se preparaba para dar la señal de comienzo mientras el público se mantenía a la expectativa, FlaWizarmon entre ellos permanecía a una distancia envidiable. Las posibilidades de victoria estaban sobre Boss, una leyenda entre los de su rango mientras que por otra parte Betamon había avanzado gracias a su experiencia y dedicación, volviéndose la habilidad el único capaz de dar un desenlace.

Al sonar la campana Betamon invocó desde bajo de la tierra un geiser por debajo de los pies de su contrincante, forzándolo a esquivarlo, permitiéndole realizar su “Force Synapse”; utilizando los pocos segundos de tiempo en cargar una corriente eléctrica a través de su pequeño cuerpo. Por otra parte, Gazimon, tras dar un salto y contemplar las intenciones del anfibio se impulsó hacía adelante con ambos brazos extendidos y sus garras en punta. No obstante, no paso desapercibido de los ojos color azul eléctrico del acuático, reaccionando disparando su “Dengeki Biririn”. El ataque eléctrico logró obligar al Beast a alejarse, saliendo del punto de blanco.

Jajaja. Beta, andas muy preparado, ¿tanto tiempo con Tentomon te ha hecho menos intrépido? ― inquirió Boss con una sonrisa confiada en los labios con sus garras en posición defensiva ―, ¿Dónde están esas intenciones asesinas?

¡Te las voy a meter por el trasero si no te callas! ― respondió con una expresión firme ―. No dejaré que vuelvas a agarrarme a la ligera, esta vez te convertiré en mi saco de boxeo.

Oh, ahí está, por un momento pensé que habías ganado un cerebro por ti mismo ― declaró Gazimon debilitando el auto control de su contrincante, volviéndose un peligro inminente.

¡Mal nacido!

Betamon dio un pequeño salto en el aire e inclinar su cuerpo hacia adelante, lanzando su aleta superior como un bumerán. El arma improvisada fue fácilmente intersectada por el Gazimon, parándola con ambas patas para posteriormente lanzarlo de regreso al anfibio. El movimiento inesperado llevó al pequeño ser a dar un salto hacia adelante mientras inclinaba su cuerpo, saliendo de la zona de impacto de su propia arma. El combate relucía con fuerza, llevándose la emoción y el interés de los espectadores presentes hasta que un extraño sonido se apoderó del ambiente, captando la atención global poco a poco has finalmente enfocarla sobre los altavoces que rodeaban el evento. Ninguno de los presentes pudo asegurar lo que sucedía, pero sus pensamientos fueron interrumpidos por una voz extraña del otro lado del parlante.

Ustedes… ― la voz sonaba cortada, agitada, pero tan profunda y disonante que rayaba en lo perturbador ―. Todos ustedes… Y sus Tamers… Su sangre… Sus órganos… Sus corazones serán devorados por mí… kesh... Incluso su piel será rasgada de su cuerpo, tan lentamente que el dolor experimentado… Será un tormento eterno… ― el remitente rió bajo ―. Escuchen la prueba de la muerte ― anunció y posteriormente se escuchó interferencia ―. MUEREEEE.

El grito generado de forma inesperada logró carcomer los sentidos auditivos de los presentes, los que resintieron el alarido intentaron calmar la sensación de perturbación que rondaba por sus cuerpos al escucharlo. Incluso ambos luchadores detuvieron su enfrentamiento de forma inesperada, quedando ambos con expresiones incrédulas en el rostro, sin embargo, no se trataban de duda o consternación, la razón de ello era mucho más simple y a la vez molesta para ambos.

Ese es… ¿Dracumon? ― consideró Red tras escuchar el “kesh” característico del Undead, al igual que el resto de los miembros del Nastrand's Maze ahí presentes.

Tsh, lo hizo ese maldito enfermo ― recriminó el anfibio perdiendo atención del enfrentamiento cuando de forma inesperada sintió una presencia muy cerca de él, girando inminentemente su rostro para observar a Boss a menos de un paso de él.

Je. ¿Distraído? ― cuestionó antes de dar una patada contra el pequeño cuerpo de Betamon, lanzándolo inminentemente por fuerza del circulo de combate, siendo una completa victoria inesperada ―. El que se distrae, pierde su silla.

Las palabras del provocaron una furia inimaginable en Betamon, sin embargo, sus reclamos fueron inesperadamente opacados por el grito de victoria de A.G. Pero, el público había perdido todo interés en la lucha en ese momento, sintiéndose angustiados antes el extraño presagio desde los altoparlantes.

Tizza V.G.Tizza Claire. Claire. un final necesario XD
 

Moonchild
Registrado
27 Nov 2010
Mensajes
3,277
Offline
Palmon
#10


¿En algún momento Dreiz iba a dejar de sorprenderla de esa forma? Que ella supiera, no había hecho absolutamente nada que mereciera enterarse de que el dragón tenía padres y la elocuente confesión la dejó sin palabras...

—Palmon podría ayudarte a buscarlos, así que conocería a sus cuñados —comentó Koromon; el bebé ya había aceptado el hecho de que Magno tenía padres diferentes al suyo.

—Ahm... —la planta no supo qué contestar a eso, así que decidió pasarlo por alto y contestar la pregunta del Child. —No tengo padres, nací en un poblado de Child planta en el Bosque Inquebrantable —dijo, con una sonrisa un poco triste al recordar su vida en esa población.

—Oh, ya veo...

—Pero estoy segura de que tú conseguirás encontrar a tus padres y ser una familia con ellos —
animó, sonriéndole ampliamente al azulado. —Tal vez sus Tamers y Chris podrían estar en la misma guild.

Magno lo dudaba muchísimo, por lo mismo de estar aliado con un infame, pero Palmon no sabía eso, así que de todas formas apreció sus buenas intenciones y se permitió fantasear por un momento con la idea de un guild compuesta por alguien más que ellos dos, una guild que además tuviera a sus padres en ella. Era un sueño precioso, pero se obligó a controlarlo antes de que saber que probablemente no se hiciera realidad lo arruinara.

La fila que hacían para subir a los Go Kart avanzó y cada uno tomó un carrito diferente, comenzando a conducirlos por la pista mientras se chocaban unos con otros. La intensidad de los choques los hacía bambolearse sin causarles daño y arrancaba risas cuando colisionaba más de un carro a la vez. Koromon iba con Palmon, que lo mantenía sujeto con una liana para evitar que saliera despedido fuera del carrito por su diminuto tamaño; desde su cinturón de seguridad, el pequeño parecía estar pasándolo en grande.

El tiempo se acabó y ambos bajaron de la atracción justo en el momento en que altavoces por toda la feria anunciaban que ya era momento de retirarse y agradecían a todos los asistentes por haberse interesado en la actividad. Ellos volvieron al área de lockers a sacar a ambos osos y Pal devolvió al bebé a su hermano. Se miraron incómodamente un instante durante la despedida.

—Bueno, adios, fue un día interesante —dijo Palmon educadamente.

—Sí, fue divertido —convino Dreiz—, espero volver a verte pronto.

—¡Sí! —
apoyó Koromon. Dreiz parecía decirlo muy en serio y se veía más amable que antes; la planta ya ni siquiera sabía por qué se sorprendía tanto, aquel V-mon estaba muy raro, agradable, pero raro.

—Claro, seguro habrá alguna oportunidad —dijo con una sonrisa.

Magno y Horo Horo se alejaron y a la planta le pareció verlos reunirse con Chris entre la multitud. Ella se quedó exactamente donde estaba, no tenía la menor intención de tratar de caminar con dos osos más grandes que ella, así que esperaría ahí a que Samali se dignara a venir por ella. Mientras lo hacía se le ocurrió que quizá ver al par de hermanos luego no será tan malo, después de todo, el día había sido agradable; aún así, estaba segura de que con Samali y Chris respirando el mismo aire las cosas no serían ni de cerca igual de bonitas. Identificó una cabellera rubia entre la gente que entraba y salía y sonrió, cargando el Monzaemon; pensaba dejarle el Garmmon a su compañera.



Devien
#9


—No puedes solo tomar el objeto, las reglas dicen que solo el encargado del puesto puede manipularlos hasta que los entregue a su dueño original —comenzó Commandramon—; no tenemos forma de saber si junto con ese tomas alguna otra cosa que no te pertenezca, así que por favor abstente de meter tus manos dentro de la caja, yo soy el único que puede tocarlas y no me quiero meter en problemas por un descuido tan tonto, el expediente debe estar impecable para que Digital Security te acepte y...

—¡Ya basta! —
se exasperó Belz, ¿qué demonios le daban de comer a ese dinosaurio?

—Ah, perdona, se me va la lengua muy fácil, pero no es necesario gritar, ya te expliqué que estoy muy...

—Contesté a las preguntas sobre el monedero, ¿vas a darmelo o no? —
inquirió el diablillo, ya se estaba exasperando.

—Cierto, cierto.

Commandramon comenzó a revolver en la caja, tomó el monedero del diablillo y lo revisó para constatar que todo lo que había dicho el virus estaba correcto, así era, así que se lo puso en las manos casi con solemnidad.

—Aquí tienes, amigo; por favor recuerda tener mayor cuidado con tus pertenencias, esta vez lo han traído a objetos perdidos, pero podría ocurrir que los encuentre alguien que no tenga tan buen corazón y en ese caso los organizadores no se hacen...

Belz gruñó y directamente se alejó, dejando al azulado hablar solo. No podía creer que existiera alguien con una lengua tan floja en este mundo. Se colgó el monedero del cuello, lo ocultó debajo de la pañoleta y se reunió con Devien, quien ya estaba muy impaciente por salir de ese lugar antes de que alguien los reconociera.

—¿Un Impmon, dice? —preguntó una voz detrás de ellos; ambos se quedaron tiesos y voltearon disimuladamente.

—¡Sí! Me enredó con la lana cuando dijo que quería ayudarme, ¡quiero que se disculpe!

Ouch, la Cutemon de antes seguía molesta por el golpe que se había dado contra el suelo. El dúo ni siquiera esperó a ser reconocido, simplemente emprendió una carrera fuera de ese lugar y entre la multitud de la feria, aprovechando que la rosada no se había dado la vuelta y reparado en ellos para nada. Cuando llegaron a un callejón varias cuadras lejos del edificio de seguridad, les pareció que podían detenerse y tomar un respiro.

—Gracias por acompañarme —dijo Belz, sonriendo.

—De nada, pero al final no necesitaste ayuda.

—Por poco, si esa Cutemon se hubiera dado la vuelta...

—También el Commandramon podría haberse molestado —
añadió Devien.

—Es que hablaba hasta por la cola —se quejó Belz.

—Bueno, aún nos queda algo de tiempo hasta el final de la feria, ¿quieres hacer otra travesura? ¿subir a algún juego? ¿comprar algo de postre? —preguntó Devien; a él todas las posibilidades le parecían igual de buenas y, lo que es mejor, combinables.

—¿Qué tal si tomamos la opción que nos encontremos primero? —preguntó Impmon al estar en la misma duda.

—Me parece excelente idea —
sonrió el volador.

Así, los dos salieron a la calle y comenzaron a recorrer la feria, con cuidado de no toparse a nadie "peligroso" y atentos a las posibilidades a la vez; probablemente eran los únicos digimon tensos de toda la feria, pero al menos sabían disimularlo.



Krause Krause finito <3 Belgium Belgium, GOGOGO
 
Última edición:

Belgium

Lovely~
Moderador
Offline
#9

Los virus prosiguieron con su caminata, esperando toparse con cualquier puesto que iluminara sus mentecitas diabólicas. El dúo no tardó en observar a lo lejos, una Piyomon que portaba un gracioso delantal además de una gorra, llamando a viva voz; las miradas de ambos traviesos resplandecieron al divisar que se trataba de un negocio de helados, acercándose lo más rápido posible para degustar el postre. La vacuna sonrió de manera amigable, extendiendo las nieves de sabor chocolate hacia los child, quienes se dirigieron hacia una banca cercana para, por fin, tomarse un descanso en que evitaran sus diabluras, por lo menos hasta que terminaran el helado.

—Entonces, ¿cómo es tu tamer? —Preguntó Belz, retomando la conversación que habían dejado pendiente.
—Es el mismo demonio —respondió Devien, colocando un rostro malévolo, supuestamente imitando a Campbell—. Para ser su compañero, tuve que firmar un pacto de sangre y en caso de fallarle, tomará mi alma como recompensa.
—Si fuera un baby, capaz te creería —interrumpió Impmon, provocando que el murciélago se enfurruñara y desviara su mirada—. No parece gustarte hablar de tu tamer.
—Ella me odia, y yo la odio a ella —contestó PicoDevimon de manera simple, frunciendo el ceño, mientras seguía degustando la nieve.
—Supongo que no deben llevarse muy bien, ¿recién la conoces?
—No hace mucho, sí. Y por el contrario, tú sí luces gustoso con la que tienes.
—No es tan fácil, aunque sí mejor que antes —comentó el diablillo—. Entonces, es mujer, ¿su nombre?
—Joy, aunque sí es un demonio, en cierta forma —insistió Devien, aunque dejó el tema del lado al procesar lo dicho por Belz—. ¿Mejor?
—Al inicio, Mila se mostraba reacia a realizar actividades en el mundo digital —explicó el de pañoleta roja—. Pensaba que lo veía como un desperdicio de tiempo, pero, al final simplemente no quería perder a alguien más bajo su cuidado —agregó, señalándose a sí mismo—. A veces me golpea por mi mal comportamiento, o me mira de manera estricta, pero es bastante noble, y no desea atravesar por más dolor; después de algunos tropiezos, y experiencias que vivimos juntos, decidió confiar en mí, y ahora ha dejado aquella actitud pesimista.
—Eso suena como un cuento para niños —se mofó el murciélago, el mismo que parpadeó al recibir palmaditas de parte de Impmon. Devien estaba a punto de ofenderse, al pensar que su nuevo amigo estaba sintiendo lástima por él, aunque se calmó al observar cómo el moradito sonreía.
—Si para mí, mejoró, seguro que para ti también —pronunció Impmon con optimismo.
—No lo creo, soy insoportable para Joy.
—Bueno, Mila fue criada bajo tutela militar, ¡y mírame! Yo soy un demonio y aún así, nos llevamos bien, aunque sí que me gané unos buenos golpes por ello...

El virus volador rió entre dientes, al apreciar cómo el child se frotaba la cabeza, seguro recordando la cantidad de coscorrones que le prodigaba Mila en un inicio. Devien suspiró de resignación, asintiendo ante lo dicho por Belz, tal vez, en algún futuro lejano, mejoraría su relación con la americana; a decir verdad, quisiera admitirlo o no, PicoDevimon sí lo deseaba. El murciélago sacudió su cabeza, no debía pensar en cursilerías baratas.


Mirae Kiyoe
Otro más!
 

Moonchild
Registrado
27 Nov 2010
Mensajes
3,277
Offline
Devien
#10


El dúo de virus se terminó sus respectivos helados y reemprendieron el camino por la feria. El cielo ya se estaba oscureciendo y quedaba si acaso una hora para que la festividad tocara su fin. Devien se preguntó si Joy iría a buscarlo o si tendría que ir él solo de regreso al INN; lo más probable era lo segundo, pero se valía tener esperanzas.

—¿Ahora travesura o juego? —preguntó Belz.

—Falta poco para que esto termine, podríamos subirnos al carrusel —dijo Devien— y hacer alguna travesura luego si nos da tiempo.

—De acuerdo, el carrusel nos queda cerca —
dijo el moradito, virando en dirección a la atracción.

El dúo mantuvo una charla superficial mientras llegaban a la atracción y se metieron a la fila que había para subir. Probablemente ambos consideraron las diabluras que podrían hacer ahí, pero terminaron decidiendo que sabotear la estructura podría hacerle daño a ellos, cosa que no eran lo bastante tontos para ocasionar. La fila avanzó bastante rápido y ambos se montaron en sendos Centarumon miniatura, disfrutando del movimiento que daban los "caballos" al subir y bajar en el amplio círculo de su recorrido. PicoDevimon, al tener solo sus alas y no manos, resvaló y salió volando por el movimiento de la atracción, chocándose con Impmon y haciendo que ambos cayeran al suelo del juego.

—Perdona, me resbalé —se excusó este.

—Auch, sujétate bien —se quejó Belz.

Devien lo obligó a tumbarse de nuevo para esquivar las patas de uno de los Centaurmon y ambos rodaron hasta un punto en el que no se fueran a topar con ninguno.

—Vamos, tratemos de subirnos de nuevo —dijo el murciélago. Lo intentaron y esta vez fueron los dos en el mismo para evitar nuevos incidentes.

—¡Domamos al Centarumon de Amida! —gritó Belz y se escucharon risas entre los que estaban lo bastante cerca para escuchar.

—¡Arre! —gritó Devien, sentado delante de él.

Así continuaron, gritando y saltando hasta que el tiempo de la atracción se acabó; aún con el insidente se lo habían pasado genial ahí dentro y se reían a todo pulmon cuando salieron. Luego de ahí aún no había ningún anuncio del final del día, por lo que supusieron que aún les quedaba algo de tiempo más.

—Esos son... ¿fuegos artificiales? —dijo el volador, señalando una caja de los mismos que había al borde de un amplio espacio despejado del festival. Había un par de trabajadores organizando cosas alrededor, pero nadie parecía estar prestando mucha atención al material pirotécnico.

—Eso parece —asintió su compañero con una sonrisa.

—¿Se te ocurre lo mismo que a mi?

—Oh, sí~


Ambos intercambiaron una sonrisa cómplice y se acercaron cuidadosamente, planeando como echarle guante a unos cuantos de esos fuegos artificiales; había un mundo de posibilidades teniendo un par de esos en su poder y varias de las cosas que se les ocurrían definitivamente calificaban en la categoría de "finale" para acabar ese festival por todo lo alto, al menos en su consideración, aunque los demás probablemente no pensarían lo mismo.

—Ahora —murmuró Belz, viendo un momento perfecto para acercarse a la caja y efectuar su pequeño robo.


Belgium Belgium GO
 
Última edición:

Belgium

Lovely~
Moderador
Offline
#10

Ambos sonrieron de manera amplia al poder adueñarse de un par que cohetes cada uno, reptando lejos de los trabajadores, antes que se percataran de una disminución del material que debían utilizar para dar paso al fin de la feria. Devien y Belz reían, claramente divertidos, observando a todos lados para decidir en donde cometerían su última travesura; el dúo estaba por decidirse por otro juego inflable, tal vez no tan emblemático como el que tuvo Puppetmon, pero sí lo suficientemente inflamable para desatar el pánico. Los traviesos estaban por adentrarse a la atracción, aunque el chillido de entusiasmo de un baby II, atrajo la atención de los virus, dirigiendo sus miradas hacia donde señalaba el pequeño; tanto diablillo como murciélago entreabrieron los labios, al percatarse de una torre que estaba siendo adornada por fuegos artificiales, seguramente como la atracción principal del espectáculo, claro está, que se trataba de pirotecnia inofensiva, en el aspecto que simplemente alumbraría con colores vistosos, si es que un par no interfiriera en ello.

Devien se encargó de codear a Impmon, el mismo que no tardó en entender que debía de buscar fósforos, después de todo, no podrían hacer nada sino conseguían de ello primero. El murciélago, por mientras, empezó a posicionar los cohetes desde un callejón, para que al dispararlos, dieran de pleno a aquella torre. Belz se dirigió hacia un puesto de papas fritas, donde obviamente necesitaban cerillas para prender la candela; el diablillo comenzó a arrastrarse por el suelo, optando por rozar la pierna de una Sistermon Blanc, quien estaba sentada al lado de un Aegiomon, el mismo que se sobresaltó al ser abofeteado por la monja.

—¡Insolente! —Reclamó la sagrada, para sobresalto de Bearmon quien era el encargado del negocio. El oso quiso calmar los ánimos, saliendo de su estante para tranquilizar a Sistermon que estaba a punto de abalanzarse sobre el fauno, y aquella distracción fue aprovechada por Belz, tomando la caja de fósforos para así salir corriendo hacia el escondite donde se hallaba PicoDevimon.
—Te tardaste —pronunció Devien que ya estaba listo para la última treta.
—De todas formas, debemos esperar a que prendan eso —señaló Belz, dirigiendo sus esmeraldas hacia la atracción.

Justo en ese instante los altavoces comenzaron a anunciar que era el fin de la feria, e invitaba a todos los visitantes a dirigirse a la plaza central para que admiraran el cierre de la festividad; los diablillos rieron ante el éxito que tendrían, aunque se maravillaron ante los fuegos artificiales que se disparaban hacia el cielo, admirando la belleza de estos.

Tras unos minutos, los trabajadores prendieron la mecha de la torre de pirotecnia, maravillando más aún a los espectadores, los mismos que aplaudían emocionados por lo que relucía ante sus ojos. Ciertamente, cualquiera sentiría culpa por arruinar tan bello momento, pero no el dúo de diablillos que sonrieron victoriosos, prendiendo el cerillo que desataría el desastre. Ambos corrieron para resguardarse del cohete prendido, tirándose tras unas cajas y así observar cómo el fuego artificial impactaba contra la torre, desatando distintas explosiones.

Esperaban que Joy y Mila, jamás se enteraran del incendio que habían desatado.


Mirae Kiyoe
We did it /u/
 

"さあ、往こうか"
Supermoderador
Offline
Agumon #7



Tras aclarar la situación con el Digimon búho, el ahora cuarteto continuó su recorrido por el festival, esta vez de manera más calmada y, a excepción del ave, tranquila de lo que había sido anteriormente. Aunque era mucho más “normal” el caminar junto al grupo en lugar de solo seguirlos desde cerca, Falcomon seguía sin estar del todo cómodo con la manera en la que habían transcurrido las cosas, en especial con la mayor. No es que la Adult lo intimidara, él mismo sabía que no tendría problemas en derrotarla en las “condiciones” correctas, sin embargo tenía que reconocerle que haberlo sorprendido no era normal. Además, su modo de actuar y reaccionar, tan diferentes a los propios, le parecían “alienígenas” hasta cierto punto. Había decidido acceder a la sugerencia de Agumon de “resignarse” y seguir la corriente al no ver otras alternativas, pero aún así el no poder (o mejor dicho, no saber como) reaccionar normalmente ante la monja de negro, que guiaba al grupo en base a lo que él consideraba caprichos, no era de su agrado. Aquello pareció reflejarse en su rostro tras un rato, puesto que el líder de Gungnir se dirigió a él con un leve suspiro.

- No tienes que estar tan alerta – comentó Agumon – Noir podrá ser extraña pero no es mala persona… Aparte, ninguno de los tres vamos a hacerte nada. Tú nos estabas siguiendo, no al revés…

- Tenía que devolver el peluche…

- Ese tema ya pasó, dejémoslo así, ¿sí? – pidió Blanc, recibiendo una afirmación del reptil que, como ella, tampoco quería atosigar a su nuevo “compañero” con ese tema – Creo que no nos presentamos antes: Soy Blanc, un placer conocerte.

- Yo soy Agumon.

- Noir aquí~ - canturreó la Adult, sin perder detalle a la conversación de los menores. Falcomon pudo sentir un ligero escalofrío ante el irritante tono de la monja, sin embargo lo ignoró para poder contestar.

- Falcomon… - dijo – Tal vez debí decirlo antes, pero me agradó la forma en que pusieron en su lugar a ese Jokermon, aunque no se la haya pedido…

- Awn, gracias – respondió la pistolera por todas, sabiendo que ella había sido la responsable de lo ocurrido – Es nuestro trabajo, ¿sabes? Cuando un maleante cree que puede hacer de las suyas… – estiró su pulgar como si fuera una pistola para acompañar sus palabras - ¡Bang!

- ¿Qué es eso…? ¿Se creen héroes?

- Bueno, no “héroes” en realidad, pero si formamos parte de un gremio – explicó Blanc – Tomamos encargos de ese estilo de vez en cuando.

- ¿Entonces los tres poseen Tamers?

- No, solo yo – aclaró Agumon, sin dar mayor detalle sobre Masaki o Gungnir por simple precaución – Blanc y Noir trabajan con nosotros, pero no tienen Tamers, son más bien…

- Mercenarios – soltó Falcomon, sin ademán de sonar ofensivo. Simplemente por completar la idea.

- Hmm… creo que preferiría el término “Ayudante” – rió Blanc - ¿Tú que opinas, Noir?

- No me molesta – contestó la Adult, encogiéndose de hombros – No me pagan pero si haría cualquier cosa para protegerlos. Son mi familia después de todo.

Falcomon no contestó a esto, ocupado en analizar la expresión y tono, ligeramente más serio, con los que Noir había dicho esas palabras. No iba a admitirlo, pero el sentir convicción emanar de ellas le hacía sentir un poco más de respeto por la monja, algo positivo considerando la primera impresión que había tenido de ella.

- ¿Y tú polluelo, tienes un Tamer?

- No me digas así – contestó Falcomon, sintiendo ese respeto desvanecerse tan rápido como había llegado – Y sobre eso, pues…

Antes que Falcomon pudiera contestar, y tal vez para fortuna de él, una voz amplificada por un megáfono interrumpió la conversación del dúo, que se volteó en busca de su origen. Cerca de ellos, un nuevo local parecía estar listo para recibir clientes, anunciando una promoción para los primeros que llegaran. Los ojos de Noir destellaron, al tiempo que una sonrisa gatuna se dibujaba en su rostro.

- ¡Vamos! – dijo, dejando de lado por completo la conversación que estaban teniendo. Ya podrían retomarla más adelante, si es que la recordaba en primer lugar.


 

"さあ、往こうか"
Supermoderador
Offline
Plazo terminado. Se pasará a la revisión y validación de Posts y en una fecha próxima se anunciarán los resultados (junto a la lista de premios) de manera pública en un nuevo tema. ¡Gracias a todos por su participación!
 

Reflejo
Moderador
Offline
Hola gente. Las pagas de este evento son algo que quedó pendiente desde hace más de medio año, no me extrañaría que algunos incluso lo olvidasen. Por eso quiero agradecer la enorme paciencia mostrada al staff en este aspecto y trataremos de corresponder para que una situación como esta no se vuelva a repetir nunca en el futuro.

Recordamos que las recompensas otorgadas por este evento son estas:
- Por cada post en el evento: 50 Bits (Máximo 500)
- Por cada dos (2) posts en el evento: 1 MT (Máximo 5)
- 5 Posts en el Evento: Cartas "Dramon Breaker" y "Z'd Hou"
- 7 Posts en el Evento: Medalla "Digital Monster" y V-Pet
- 10 Posts en el Evento: DigiMemories: VictoryGreymon [Trident Gaia] & Z'dGarurumon [Fullmetal Blaze]

- Extra: 10 Post en el Evento + 10 Post en Digitama Party: D-Pet (Si el Tamer ya posee uno, entonces desbloquea las funciones "Healing Chamber" y "V-Pet" del mismo)

Y en este tema también se asignará el apartado "Extra" a sus fichas.

Sin más, aquí podrán revisar el recuento de post y si alguno fue invalidado (en dicho caso las razones serán explicadas más adelante)
Digimon Festival - Google Sheets

Masaru Masaru [Masaki]: 350 bits, 3 MT, Cartas "Dramon Breaker" y "Z'd Hou", Medalla y V-Pet.
ORKKRO ORKKRO [Joe]: 500 bits, 5 MT, Cartas "Dramon Breaker" y "Z'd Hou", Medalla y V-Pet, DigiMemories: VictoryGreymon [Trident Gaia] & Z'dGarurumon [Fullmetal Blaze].
ORKKRO ORKKRO [Lykaios]: 200 bits, 2 MT.
Kira [Raisa]: 100 bits, 1 MT.
Luigi Luigi [Kyle]: 450 bits, 4 MT, Cartas "Dramon Breaker" y "Z'd Hou", Medalla y V-Pet.
Luigi Luigi [Elizabeth]: 500 bits, 5 MT, Cartas "Dramon Breaker" y "Z'd Hou", Medalla y V-Pet, DigiMemories: VictoryGreymon [Trident Gaia] & Z'dGarurumon [Fullmetal Blaze]. D-Pet.
The Card Maker [Shelldon]: 500 bits, 5 MT, Cartas "Dramon Breaker" y "Z'd Hou", Medalla y V-Pet, DigiMemories: VictoryGreymon [Trident Gaia] & Z'dGarurumon [Fullmetal Blaze]. D-Pet.
Tizza V.G.Tizza [Ringo]: 150 bits, 1 MT.
Lady Beelze Lady Beelze [Nieves]: 500 bits, 5 MT, Cartas "Dramon Breaker" y "Z'd Hou", Medalla y V-Pet, DigiMemories: VictoryGreymon [Trident Gaia] & Z'dGarurumon [Fullmetal Blaze]. Funciones Healing Chamber & V-Pet.
Krause Krause [Christian]: 500 bits, 5 MT, Cartas "Dramon Breaker" y "Z'd Hou", Medalla y V-Pet, DigiMemories: VictoryGreymon [Trident Gaia] & Z'dGarurumon [Fullmetal Blaze]. D-Pet.
Acuarius [Jun]: 100 bits, 1 MT.
Mirae Kiyoe [Samali]: 500 bits, 5 MT, Cartas "Dramon Breaker" y "Z'd Hou", Medalla y V-Pet, DigiMemories: VictoryGreymon [Trident Gaia] & Z'dGarurumon [Fullmetal Blaze]. Funciones Healing Chamber & V-Pet.
Mirae Kiyoe [Joy]: 500 bits, 5 MT, Cartas "Dramon Breaker" y "Z'd Hou", Medalla y V-Pet, DigiMemories: VictoryGreymon [Trident Gaia] & Z'dGarurumon [Fullmetal Blaze].
.Wolfe .Wolfe [Law]: 450 bits, 4 MT, Cartas "Dramon Breaker" y "Z'd Hou", Medalla y V-Pet.
Claire. Claire. [Light]: 150 bits, 1 MT.
Claire. Claire. [Serah]: 200 bits, 2 MT.
Corvent [Dante]: 350 bits, 3 MT, Cartas "Dramon Breaker" y "Z'd Hou", Medalla y V-Pet.
Keith. [Holly]: 50 bits.
Keith. [Dioh]: 50 bits.
Maiku [Niklaus]: 150 bits, 1 MT.
everyday [Ethan]: 500 bits, 5 MT, Cartas "Dramon Breaker" y "Z'd Hou", Medalla y V-Pet, DigiMemories: VictoryGreymon [Trident Gaia] & Z'dGarurumon [Fullmetal Blaze]. D-Pet.
Relikt Relikt [Kathleen]: 500 bits, 5 MT, Cartas "Dramon Breaker" y "Z'd Hou", Medalla y V-Pet, DigiMemories: VictoryGreymon [Trident Gaia] & Z'dGarurumon [Fullmetal Blaze]. D-Pet.
Arthemisa [Gaia]: 500 bits, 5 MT, Cartas "Dramon Breaker" y "Z'd Hou", Medalla y V-Pet, DigiMemories: VictoryGreymon [Trident Gaia] & Z'dGarurumon [Fullmetal Blaze]. D-Pet.
Lionel [Rhydian]: 500 bits, 5 MT, Cartas "Dramon Breaker" y "Z'd Hou", Medalla y V-Pet, DigiMemories: VictoryGreymon [Trident Gaia] & Z'dGarurumon [Fullmetal Blaze]. D-Pet.
Lazy Lazy [Yohken]: 500 bits, 5 MT, Cartas "Dramon Breaker" y "Z'd Hou", Medalla y V-Pet, DigiMemories: VictoryGreymon [Trident Gaia] & Z'dGarurumon [Fullmetal Blaze]. D-Pet.
Belgium Belgium [Mila]: 500 bits, 5 MT, Cartas "Dramon Breaker" y "Z'd Hou", Medalla y V-Pet, DigiMemories: VictoryGreymon [Trident Gaia] & Z'dGarurumon [Fullmetal Blaze]. D-Pet.
LadyAzulina LadyAzulina [Fiorella]: 500 bits, 5 MT, Cartas "Dramon Breaker" y "Z'd Hou", Medalla y V-Pet, DigiMemories: VictoryGreymon [Trident Gaia] & Z'dGarurumon [Fullmetal Blaze]. D-Pet.
Light. [Shin]: 100 bits, 1 MT
K Kardynale [Jeremy]: 500 bits, 5 MT, Cartas "Dramon Breaker" y "Z'd Hou", Medalla y V-Pet, DigiMemories: VictoryGreymon [Trident Gaia] & Z'dGarurumon [Fullmetal Blaze]. D-Pet.
Verwest [Dylan]: 500 bits, 5 MT, Cartas "Dramon Breaker" y "Z'd Hou", Medalla y V-Pet, DigiMemories: VictoryGreymon [Trident Gaia] & Z'dGarurumon [Fullmetal Blaze]. D-Pet.
Autumn. [Louis]: 100 bits, 1 MT.

Anotaciones:
Luigi Luigi tu post número 8 fue invalidado por ser considerado relleno. El problema de enfocar todo el post en los Leomon fue que no narraste nada que tuviese impacto en la historia escrita ni en tus personajes.
Claire. Claire. Como ya te comenté por privado, se nos fue la mano con la broma de Dracumon. Un evento que afectaba el Festival entero (de forma negativa) no debió ser permitido. Sin embargo, como la broma solo tuvo éxito en tu post final, ese será el único afectado.
.Wolfe .Wolfe Lo tuyo fue un efecto rebote por el post de Claire. Como la broma ya fue descanonizada, tu último post también es afectado por las mismas razones que expliqué arriba.

Voy a dejar el tema abierto por si tienen alguna duda, queja o simplemente se nos traspapeló algún premio y no se los entregamos.

Una vez más, muchas gracias por esperar.
 

Reflejo
Moderador
Offline
Tienes razón Velvet. Velvet. Lo tuyo era: 500 bits, 5 MT, Cartas "Dramon Breaker" y "Z'd Hou", Medalla y V-Pet, DigiMemories: VictoryGreymon [Trident Gaia] & Z'dGarurumon [Fullmetal Blaze]. Funciones Healing Chamber & V-Pet.

Ya está pagado.
 

Digimon Tamer/Pokemon Trainer/Tensaigakure Shinobi
Offline
@v.g. tizza acabo de revisar el post en cuestión y no se de donde sale que TODO fue enfocado en el chiste de los Leomon cuando la conversación para a recordad el primer encuentro entre Agumon y Guilmon y el reto de Agumon en e l coliseo o.o
 

Reflejo
Moderador
Offline
acabo de revisar el post en cuestión y no se de donde sale que TODO fue enfocado en el chiste de los Leomon cuando la conversación para a recordad el primer encuentro entre Agumon y Guilmon y el reto de Agumon en e l coliseo o.o
Si obviando ese contenido en tu post hubiese llegado a las 500 palabras, entonces se habría validado. Pero como el relato fue usado para rellenar el mínimo de palabras, por aproximadamente la mitad, se anuló.
 
Estado
Cerrado para nuevas respuestas
Arriba Pie