Rol DIGIMON REBOOT 2.0 (comenzamos)

Amor?? solo dame una maldita arma y ya.
Registrado
4 Feb 2009
Mensajes
746
Calificación de reacciones
112
Puntos
250
Edad
24
Soltando la sopa

Primero nos secuestran, luego nos dejan atados en un lugar donde pienso tendré sexo gratis y resulta que no, un puto tejón me quita la penta y el idiota de Lea no se le declara al estreñido de Roxas, realmente es una serie de eventos desafortunados. Luego de que unos machos de la milicia nos desataran nos dispusimos a seguir al macho alfa del lugar, pero el dato de las 16PM lo vi como una mentira ya que a mí me secuestraron pasadas las 17PM y un golpe no me dejaría inconsciente todo un día, había gato encerrado aquí. Pasamos a la siguiente habitación donde nos dan de comer y empezamos presentarnos, luego de aquella minucia nos empiezan a tirar al agua, primero fue el buenorro de Sebas, que puede manejar la tierra y algunos minerales, ¡JA!, suerte tratando de controlarme, aunque si es de manera sexual no me quejaría, el segundo fue un uke rubio de ascendencia rusa quien controlaba los rayos, algo así como Thor pero versión violable, y fue gracias a él que pude rectificar mi teoría además de estar usando mi habilidad sin que nadie se enterase y, con júbilo, me levanto de mi lugar.


-¡Lo sabía!- exclamé con una sonrisa mientras todos me miraban –Estaban mintiendo allá adentro, no son las 4 de la tarde- informé mientras el de traje solo sonreía con un suspiro –me secuestraron a las 5 de la tarde y es imposible que un golpe me haya dejado inconsciente todo un día, deben ser alrededor de las 9 o quizás las 4 de la mañana, gracias chico, me ayudaste bastante- le comenté con un pulgar en alto.

-Minamoto Kaoru, ¿me equivoco?- preguntó el sujeto mientras me miraba fijamente.

-ese mero- respondí sin ningún tipo de formalidades –no se moleste, ya me presento yo pero tengo una pregunta que hacerle, ¿Cómo supieron de mí?- pregunté mientras hacía memoria.

-tu caso fue un poco más complicado ya que no habían cámaras en el lugar del incidente- contestó ante la interrogativa de los demás.

-¿alguien recuerda el 15 de Mayo del 20XX?- pregunté mientras la chica que llamaba al tío bueno de Gray asentía.

-¿te refieres a la noticia de que cuatro maleantes fueron encontrados en el bosque de Odaiba?- inquirió la chica mientras el mayor asentía.

-¿dígame como lo supo?- pregunté nuevamente, tenía mucha curiosidad.

-fue complicado, primero revisamos el perímetro pero no existían huellas de ningún tipo, la tierra había sido removida de su lugar y oculta por las hojas de otoño, había sido una escena perfecta- inquirió el sujeto mientras me impacientaba –luego vimos los historiales de estos sujetos y se vinculó a un accidente unos meses antes donde una mujer fue arrollada por ellos, allí encontramos la razón, faltaba encontrar el artífice- mencionaba mientras yo sonreía, ya veía por donde iban los tiros –luego de aquel hallazgo investigamos a la víctima, sus conocidos y familia, era extranjera pero vimos el lugar donde vivía actualmente, eso nos acortó la lista al descartar a sus familiares y amistades extranjeras, luego dimos contigo y unas cuantas personas más, las estuvimos espiando a todas por igual, pero tu mostraste una cualidad única en tu patrón, cada fin de mes ibas a una joyería y salías con dinero, eso nos dio la clave para encontrarte, luego de revisar más minuciosamente la escena del crimen y a los imputados logramos encontrar polvillo de Circonio en sus ropas y parte del suelo reveló algunas formaciones de esta, de esa forma te encontramos y te mantuvimos vigilando- habló mientras yo suspiraba.

-ya veo, pues sí que hicieron su tarea- felicité con una sonrisa despreocupada –como se habrán dado cuenta poseo la habilidad de cristalizar lo que sea, crear gemas de diferentes gamas o hacer armas- comentaba mientras levantaba mi mano y se formaba un rubí sobre el –y la respuesta es sí, yo los dejé tetrapléjicos a todos, mataron a mi amiga y eso era lo menos que podía hacer para tomar venganza- comenté con una sonrisa mientras el cristal en mi mano se desintegraba.

-¿Por qué no matarlos?- preguntó uno de los guardias que estaban cerca de su jefe, mirándome como si fuese una amenaza y con una mano en su saco.

-cariño, podría matarte desde adentro mucho antes de que saques un arma, he estado soltando polvillo de cristal desde que entré a esta sala- le informé mientras todos se paralizaban –no mataré a nadie, esto esta tan interesante que no me lo perdería- intenté tranquilizar a los presentes mientras miraba a su jefe sonreír con soberbia –y la razón de no matarlos es fácil, hubiese sido demasiado fácil y aburrido, preferí que experimentaran una vida llena de sufrimiento e impotencia al no sentir sus cuerpos, ahora creo que debí haberles destruido los globos oculares, aquello habría sido hermoso- contesté mientras todos me miraban con miedo.

-un poder tan grande y lo posee alguien tan inestable- comentó el otro guardia con los brazos cruzados, se veía más relajado, tal parece que si se calmó con mis palabras.

-los calladitos somos los peores amor, si quieres te lo demuestro allá atrás- le sugerí de forma pervertida mientras le guiñaba el ojo, cosa que lo descolocó un poco –en fin, si van tenerme miedo adelante, si me quieren de amigo también, si me quieren usar de su pu*a sexual no le veo problemas, simplemente avisen- sonreí mientras me sentaba y tomaba un panecillo de la mesa –no es por ser chismoso, pero hay varios bombones de por aquí que me llaman la atención, quiero saber más de ellos aparte del tamaño de sus poll*s- finalicé antes de meterme un panecillo a la boca, degustándolo, realmente me estoy divirtiendo de lo grande y espero que nadie intente salir huyendo, quiero saber más de esto.


_________________________________________________________________________________________________________________________

bueee, corto, feo y con algo de historia, cortito pero sabrozo dicen algunos, no se nota que mi personaje es una puta xD
Quien es la próxima victima? xD, saludos ;)
 

Registrado
26 Dic 2016
Mensajes
81
Calificación de reacciones
46
Puntos
350
Edad
23
— ¡Quiero respuestas y las quiero ahora! —Ordenó el muchacho


El único que no había sido desatado era el chico conocido como Toka, mientras los otros presentes ya estaba algo más libres y uno de ellos incluso había dado muestras de su poder eléctrico, el pelinegro se le veía molesto totalmente amarrado de brazos y piernas y con dos focos iluminándolo en todo el cuerpo


—Chico cálmate, intentamos explicarles por qué están acá y eres el único que no se quedó tranquilo—Dijo un militar que por apariencia era probablemente el mandamás del lugar


—Claro que no estoy tranquilo ¡Si me tienen cual prisionero de guerra! ¿Además porque los focos? —Preguntó el pelinegro enrabiado


—Por tu personalidad no podíamos dejar que estuvieras en un ambiente con muchas sombras, sabemos todo de ti y tu poder—Respondió el hombre


— ¿Lo de volverme intangible? ¿Qué hay con eso? —Volvió a preguntar mientras la confusión se mezclaba con la ira


—Oscuridad, ese es tu poder, controlas las sombras, te puedes volver una e incluso moldearlas para transformarlas en armas cortopunzantes—Respondió nuevamente el militar mientras indicaba al muchacho


—Yo…yo solo me he hecho intangible, debe ser una broma—Dijo un confundido Toka


—No, no lo es, si bien aún no explotas tu elemento al 100% nos hemos dado cuenta que solo lo puedes utilizar mientras menos luz haya, hemos revisado a varios de los sujetos con los que has peleado además y todos presentan leves y nada mortales cortes, bueno no tan leves conforme más agresiva haya sido la pelea—Explicó con voz imponente el hombre de dura mirada


—Y por eso le pusieron los focos, para que con luz no pudiera hacer algo—Dijo un muchacho de cabello rubio logrando que el militar le prestara algo de atención


—Exactamente—Afirmó el sujeto quien después nuevamente se giró para ver al iluminado—Ves, hasta tus compañeros entienden más la situación que tú


—No son compañeros, es más, no conozco a nadie de aquí, libérenme, no le diré a nadie sobre su organización super secreta de mutantes o que se yo y todos vivimos en paz—Negoció Toka con malos resultado


—Creo que eso no es posible, pero podemos hacer arreglos—Dijo el hombre mientras esbozaba una sonrisa de confianza en su duro rostro


Con un chasquido, otros dos hombres presentes desamarraron al chico colocándole en los hombros unas pequeñas linternas para que no hiciera nada estúpido, luego de eso lo sentaron en una de las sillas libres que quedaba en la gran mesa donde explicaba el porqué los tenían ahí


Aburrido, Toka solo se limitó a subir sus pies a la mesa a la par de que soltaba un gran bostezo sin taparse la boca para disgustos de los demás presentes


— ¿Qué? No me digan que son de esos que tienen que comer con servilleta—Comentó el chico


Prendiendo la pantalla el hombre comenzó a mostrar diversos casos de los presentes, desde las riñas del chico que en su mayoría eran en callejones oscuros o de noche hasta algunos casos más graves como las del muchacho eléctrico y la de un sujeto que había dejado tetrapléjico a unos criminales y por cómo se sentía de orgulloso por ese hecho hasta lo hacía parecer como un sádico


—Alto, alto, alto, alto, vuelvo a preguntar ¿Por qué me tienen aquí? Solo he peleado con alguno que otro idiota mientras que aquí y disculpen si les duele, tenemos a algunos que son un peligro público—Argumentó Toka quien de golpe ponía sus brazos en la mesa


— ¿Y tú no lo eres? —Preguntó el militar de forma sarcástica


— ¡Oiga! ¡Ya le dije que mis peleas son solo con tarados que se lo buscaron! —Refutó el muchacho mientras los focos de sus hombros se prendían ante cualquier situación


— ¿Seguro? —Volvió a preguntar el hombre


Apretando un botón el militar mostró un archivo de una noticia antigua, esta era de hace unos años cuando Toka recién entraba a los 14 años, se trataba de varios muchachos de una escuela de preparatoria que habían recibido múltiples cortes y puntazos en su cuerpo, públicamente jamás se supo quien había ocasionado eso, pero el sujeto y sus hombres sabían perfectamente de quien se trataba


—De aquí eres posiblemente el más peligroso, te dejas llevar mucho por tus emociones y tu elemento se aprovecha de ello, si sientes rabia te desbordaras y atacaras a quien sea así que me quedaría en silencio y escucharía todo lo que diga de ser tú—Explicó el hombre dejando al muchacho tan adentro que se sentía empequeñecido


—Señor creo que ya es hora—Dijo uno de los acompañantes del sujeto


—Sí, ahora sí ya están de buen humor creo que tendremos que seguir explicándoles el porqué están acá—Aclaró nuevamente el militar

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Capitulo horrible que me salió, sorry si no supe manejar muy bien alguno de sus personajes, como dice Offmon "Gomenasai :c"
 

Dama Oscura
Registrado
19 Mar 2007
Mensajes
885
Calificación de reacciones
489
Puntos
700

HIKARU SHINOMORI
...DIGIMUNDO...

CAPITAL TOKYO.
BASE SECRETO DEL GOBIERNO DE JAPÓN
23:00 P.M

Posiblemente para ellos creer que aquello era sacado de una mala broma de algun programa televisivo, hubiera sido lo mejor. Pero de que aquel hombre rubio, estuviese por enterado de sus habilidades y que yacían por así decirlo obligados estar en aquel lugar en contra de su voluntad, alteraba a cada uno de ellos a su manera, pero no lo de mostraban con su usual actitudes de siempre. El ambiente se habia puesto pesado y silencioso, pero a medida de las "presentaciones" este cambio a uno mas ya que delante de ellos no solo se veía el video del controlador del elemento de Tierra o el de la electricidad, sino también aparecían en las otras pantallas las figuras de cada uno de ellos, controlando las habilidades que habían adquirido desde niños o de jovenes, y el cual habrían querido mantener en secreto, sino fuera porque esa gente los localizo a cada uno. Sin embargo se sabía que había mucho más que contar a parte de saber que ellos eran por así decirlo: "especiales con habilidades únicas" y aquel hombre tenía la clara respuesta del porque yacían en aquel lugar, aunque era obvio y notable que los necesitaban por sus habilidades.




El hombre rubio de ojos azulados se levanto de su asiento, por lo que hizo una señal para que las pantallas se apagaran y una de ellas quedo encendida, haciendo presencia una imagen casi similar al planeta de ellos. Aquello llamo la atención del grupo en general a lo cual el rubio supo que tenía toda la atención de ellos.


Esto que ven aquí es el Digimundo... —Les informo al grupo que miraban atentos a la enorme pantalla.— Su existencia es desconocido para las personas a excepción del gobierno. Creemos que este mundo ha existido por mucho tiempo y hemos averiguado que este es creado a bases de datos de computadoras y ubicado en las redes de nuestro planeta. Al tener conocimiento de este mundo nos hemos encargado siempre de estar al tanto de las posibles situaciones o anomalias que se dan dentro de ese mundo o en el nuestro, ya que ambos están ligados entre sí. Sin embargo... algo está ocurriendo dentro de él, es por ello, que aqui juega el rol importante de ustedes.

Las palabras de aquel hombre no le agradaban a muchos, era por ello que aun así se mantenían en pleno silencio esperando que este siguiera hablando y terminara con su charla para así opinar lo que podían ante tal asunto, aunque ya habian algunos que estaban por interrumpir en cualquier momento como en el caso de Toka o de Sebas.

Se ha dado informe que alguien con el nombre de Emperador Oscuro se ha inflitrado en aquel mundo con las intenciones de manejar todo lo que hay en el a su voluntad, eso puede incluir alteración fuera de ese mundo. Es por ello que lo hemos traídos aquí, al ser los únicos con capacidades fuera de este mundo para poder ayudarnos en detener la amenaza que alborota dentro del Digimundo y de igual manera pueda que, planee usar algún tipo de represaria contra las redes de nuestro planeta adquiriendo poder absoluto. Si esto ocurre deben ser conscientes que puede ocurrir alguna tipo de desgracias en este mundo. La pregunta seria ¿están dispuesto a unirse al gobierno para aceptar esta misión? O ignorar que en sus manos está el destino de tal mundo y el nuestro.

Ante esas palabras el grupo permanecio en silencio hasta que alguien hablo llamando la atención de los demás.

- ¿ y que debemos hacer para evitar aquello? -hablo Hikaru que era una de la más callada del grupo solo asimilando todo lo que escuchaba y veía, determinada de no permitir que su mundo sucumbiera por alguien egoista de obtener poder.

Ok. Corto, horripilante de todo un poco xD Avance un poco mas sin usar ningun personaje. El resto que falta poner como flash black lo de sus poderes, mientras que dark me ayudara a poner la de hikaru junto con la de gray, ambos juntos.
Bien la decisión sera de cada uno como se lo tome pues ya veremos con sus post.







 

Nadie se encuentra a uno mismo sin perderse antes.
Registrado
31 May 2016
Mensajes
30
Calificación de reacciones
47
Puntos
100
Pov’s Hao.

Heroes”

Que clase de tontería dicen estos hombres, y se hacen llamar militares, manejando patrañas de héroes y demás, en fin tendré que seguir el juego para conseguir respuestas, por lo que veo nos van a interrogar ya que todos fuimos llevados a diferentes cuartos, y por lo que puedo suponer son tan cerrados como en el que estoy actualmente.

Es lógico ninguno de nosotros es normal a lo que veo, uno podía usar electricidad, claramente todos tenemos alguna habilidad relacionada a algún tipo de manipulación u elemento, en fin llegar al punto de secuestrarnos y después llamarnos héroes, ¿acaso no querrán volver armas?, bueno eso explicaría por que me esposaron al traerme.

Pov’s Neutro.

En eso entro un hombre vestido de traje entro a la habitación y se sentó frente al chico.

-Hao Féng Yuè… veamos, 18 años, buenas notas, nacido en China y criando en Corea del sur, 2 padres refugiados, niño, no tienes nada fuera de lo normal dejando de lado la situación política de tu padre… fue algo complicado descifrar si tenias alguna habilidad, a final de cuentas es la que mas pasa desapercibida.- comento el hombre.

-Criado en un poblado en la frontera de china, de ahí no pudimos averiguar nada, el mismo gobierno chino nos limito la investigación, debes sentirte honrado chico conseguir esa información nos costo algunos hombres.- hablo el hombre.

Hao no dijo nada pero estaba empezando a inquietarse, ya que ellos sabían demasiado.

-Bueno te pudimos seguir la pista ya que en un par de ocasiones encontramos a vándalos atados al suelo por un montón de raíces y múltiples fracturas, y la única cosa que unía a ambos casos, se toparon contigo, de verdad fue un dolor de cabeza monitorearte después, desaparecer prácticamente cada vez que entrabas en algún área verde o sin urbanizar no lo hacía mas fácil, como dije tu habilidad no es muy llamativa que digamos.-

-¿Los otros son como yo?- pregunto Hao en tono neutro, era obvio que lo habían investigado no tenia caso mentir o quejarse.

-Si todos tienen algún tipo de habilidad.- contesto el hombre.

-Bueno, ¿y que es eso de heroes?,¿y para que nos quieren?, me puede quitar las esposas, no es muy agradable estar atado.- pregunto el pelinegro con molestia.

-No las esposas se quedan, después de ambos incidentes te mantuvimos muy bien vigilado, y el hecho de que seas consiente de tu poder y que tengas cierto control sobre el mismo te hace un peligro potencial, nada personal, solo es una precaución.- contesto serio el militar.- Y contestando a lo de héroes en breve se les será explicado… bueno por el momento quédate aquí, veo que no podre sacarte mas información de la que ya conocemos y ya te di una idea de tu situación, iré a informar a mi superiores.- comento el hombre mientras se levantaba y se disponía a deja la habitación.

En eso el hombre escucho el ruido de metal rompiéndose, después sintió un golpe y como impactaba fuertemente su cuerpo contra la pared, miro aturdido a Hao ya libre, el chico lo había golpeado con una fuerza sobre humana, el militar intento tomar su arma pero el shock del impacto le impidió a su cuerpo reaccionar, Hao tomo el arma y la lanzo lejos de su alcance.

-Saben bastante sobre mí y de suponer que sobre los demás también, prácticamente nos secuestran y nos mantienen cautivos y sin una idea clara sobre nuestra situación o el porque estamos aquí… exijo una explicación de por que el secuestro y los malos tratos, ¿Acaso planean usarnos como armas o algo por el estilo?- Dijo Hao en tono serio mientras levantaba el cuerpo del hombre y lo aventaba a la mesa como si nada, el militar solo podía mirarlo con impotencia, el muchacho le había quebrado varios huesos con el puro golpe y el choque solo había agravado su situación.

En eso la puerta fue abierta abruptamente por un militar armado, quien antes de que pudiera reaccionar fue sometido y desarmado por una llave, posteriormente Hao lo lanzo sin esfuerzo, viendo la situación varios militares se estaban acercando a contener a Hao.

-¡Basta!...-ordeno una voz haciendo que los militares retrocedieran ante la voz de un hombre mayor.- Disculpa el mal entendido, claramente quien te iba a poner al tanto de la situación no entiende el concepto de tener tacto.-

-Pero señor…- hablo el hombre de traje.

-No hay excusa, las habitaciones tenían cámaras oculta precisamente para el caso de que alguno de los involucrados se pusiera violento… sin embargo en ningún momento te dijimos sobre esposar al joven de aquí, tus ordenes solo eran informarle su situación con el mayor tacto posible, a final de cuentas fueron traídos aquí prácticamente por la fuerza.- hablo el mayor, mientras el otro solo bajaba la cabeza.- Llamen a un paramédico y que revise a ambos hombres.-

El mayor volteo a ver a Hao.

-Chico sígueme te explicaremos bien la situación y no te preocupes no planeamos usarlos como armas o retenerlos mas tiempo por la fuerza.- hablo el que parecía ser el teniente o general de esto soldados, Hao respiro hondo para calmarse y no muy convencido siguió al hombre.
 
  • Me gusta
Reacciones: Xx_davex_xX

Amor?? solo dame una maldita arma y ya.
Registrado
4 Feb 2009
Mensajes
746
Calificación de reacciones
112
Puntos
250
Edad
24
Hora de Avanzar.



-¿escuchas eso?, es nuestra canción- comenté frente al militar mientras un par de sirenas tocaban, ¿Cómo se atrevían a comenzar sin mí?


Rápidamente cristalicé la cintura del militar junto a sus manos para que no pudiese sacar su arma, de unas grandes formaciones de cuarzo logré derrumbar la puerta y, frente a mí se encontraban varios agentes.


Realmente me estaba divirtiendo en grande, primero lancé algunas esquirlas de esmeralda para distraerlos, escuché la detonación de las armas a la par que creaba un escudo de diamante, las balas simplemente impactaron este sin provocarle rasguño alguno. Inmovilicé a todos a la par que sus armas se cristalizaban, todos me veían horrorizados a la par que una sonrisa sínica y cruel aparecía en mis labios, en eso veo llegar al chino junto al sexy general, la verdad, de puro instinto, lance algunas esquirlas que separaron al par y, de un rápido movimiento, me llevo al chino mientras creaba obstáculos de diferentes cristales, el chico me miraba raro a la par que destruía algunas puertas, por lo visto los demás hicieron lo mismo y empezaron a usar sus habilidades, realmente estaba muy entretenido con esto de la huida.

Escuché que más balazos venían en nuestra dirección pero una cortina de fuego las derrite antes de hacernos daño.


-Good Job, Flamita- alabé a la par que el chico de cabello azul creaba algunas enredaderas seguidas de arenas movedizas.

-¡Sáquenme esta maldita cosa pero ya!- exclamaba el chico con linternas mientras rompía las ampolletas -¡Gracias!- dijo a la par que se concentraba y detenía a los guardias uniendo sus sombras a la suya, algo muy estilo Nara de cierto anime que no diré por copyRight.

-mi turno- escuché en un acento bastante marcado a la par que de las habitaciones salían chorros de agua, quizás de los baños, y se impactaba contra los inmovilizados guardias.


Luego de aquello, el buenorro de Gray los congeló, tal parece que usaba el hielo y, seguido de ello, la chica a su lado usa una fuerte ráfaga de viento que, mezclado con el hielo, crea una fuerte ventisca que duró unos minutos, tiempo suficiente para que pudiésemos escapar hacia unas escaleras que decían salida.


-¡Vamos mis valientes!, ¡solo el último tramo!- exclamé a la par que subíamos por las casi infinitas escaleras.


Estábamos por llegar hasta el final cuando una voz me llamo, se escuchaba molesta mientras poco a poco todo se desvanecía a mi alrededor, tal parece que volví a soñar despierto, bueno, que importa, estaba divirtiéndome de lo lindo con mis fantasías.


-Señor Minamoto, le pido que preste atención ya que esta información puede ser vital para ustedes- inquirió el rubio mientras yo despertaba de mi ensoñación.

-aburrido… estaba soñando con un trio bien sabroso con tus guardaespaldas- mentí a la par que mostraba una cara de pervertido mientras todos me miraban con desagrado y los más cercanos a mí se alejaban.

-Minamoto, le pido enardecidamente, por mí y la salud de los demás, que se abstenga de dar tales comentarios de índole sexual- pidió mientras le miraba con una ceja alzada.

-no se haga la puritana comandante, que usted una monja no es- solté mordazmente mientras me estiraba –Japón es un país libre, me da igual si me encierran o no, puedo decir lo que se me dé en gana- rebatí mientras me levantaba –eso me recuerda, ¿Por qué tantas vueltas?, simplemente escúpelo, si ya nos tienes aquí a sabiendas de que más de uno podría matarte- comenté mirando a los chicos, en especial al macarras con lámpara –menos tu luciérnaga, como estas ahora te quedas con las ganas- piqué un poco a la par que el chasqueaba la lengua y me ignoraba, típico de los idiotas normales, machistas y petulantes… totalmente mi tipo- en fin, lo mínimo que puedes hacer es darnos la información que queremos , ¿Qué es eso del digimundo?, ¿Qué es ese planeta que se parece a la tierra?, ¿Cómo se formó?, ¿Cuánto te mide la polla?, ¿Quiénes lo gobiernan?, ¿Qué tan desarrollada está la cultura allí?, ¿ellos saben de nuestra existencia? –pregunté como si el aire me fuese infinito, y eso que solo eran las preguntas básicas, quiero más detalles.

-eres un…- quiso decir algo el guardia al lado del rubio pero le corté en seco antes de que cometiera alguna estupidez.

-termina la frase cariño, me han dicho tantas cosas que ya ni me afectan, pero te advierto que me gusta que me traten rudo, es más emocionante a la hora del sexo- solté mientras él se quedaba callado mientras el general se refregaba las sienes.

-¿puedo contestarte tus preguntas y proseguir con todo esto?- preguntó mientras yo me lo pensaba –“maldito”- pensó apretando la dentadura.

-bueno, ya que esta el ambiente más calmado, pues escupe Guadalupe, soy todo tusho- respondí sentándome mientras las luces bajaron un poco la intensidad para la presentación, por obvias razones no se podían apagar.


“el digimundo es un plano alterno pero que está conectado a nosotros, si ellos saben de nuestra existencia o no, aún está por determinarse, pero tenemos la fuerte creencia de que si lo saben, existen varias teorías referente a su origen, algunos dicen que fue creado en el siglo XX por una mega computadora, otros dicen que Yggdrasil, la Súper Computadora de origen desconocido, fue quien creó el Digimundo. Aunque no hay fuentes que sustenten esta teoría, sabemos que Yggdrasil destruyó el "Viejo" Digimundo a causa del Digital Hazard (Peligro Digital) que ocurrió cuando la capacidad del contenedor de memoria rebasó su límite y amenazó con destruir el Digimundo y toda la red en sí, y construyó un Nuevo Digimundo, con un espacio de memoria ilimitado, para poder continuar con sus experimentos, otros aseguran que el Digimundo es mucho más viejo que nuestro mundo y, por tanto, se creó en algún lugar del espacio y viajo por diferentes planos hasta quedarse en el plano digital, por ende el nombre: Digimundo o Digital World, como quieran llamarlo”


-¿existe alguna señal de vida inteligente?- preguntó el buenorro de Gray a la par que yo prestaba atención, esto me está dando mucha más información de lo que creí.


“El digimundo está habitado por seres autodenominados Digimon, que es una abreviación de Digital Monster o Monstruos digital. Los Digimon Son criaturas digitales que evolucionan (digievolucionan) para mejorar su nivel de poder y habilidades con respecto a su anterior forma. Los Digimon se dividen según diferentes tipos o atributos, actuando o cumpliendo un determinado rol (como un programa informático) que pueden ser principalmente de tipo: datos, vacuna o virus. El número de digievoluciones naturales llega hasta seis. Normalmente los digimons habitan en el Digimundo, un mundo digital posiblemente ubicado en la red de comunicaciones. Los Digimon absorben información, por ejemplo de diversos enemigos, y, eventualmente digievolucionan o bien, con el paso del tiempo y los sucesos. Los digimon primeros están en etapa Digi-Huevo (que todavía no nacen, pero el cuidado del huevo tiene que ver mucho su digievolución), Etapa Bebé (que no tienen poderes por lo tanto su transformación se hará dándole de comer y con entrenamiento básico), Etapa Bebé II (técnica burbujas/defensa), Etapa Niño (con poderes/técnicas según que clase de digimon sea), Etapa Campeón (ya entrenado y con técnicas poderosas), Etapa Ultra (ultra poderoso y más fuerte que el anterior) y Etapa Mega (mega poderoso, más que el anterior). Debido a que después de digievolucionar su apariencia cambia de acuerdo a su grado, actualmente se han contado más de 2000 especies distintas de Digimon. Las especies resultantes de las digievoluciones difieren según la región donde se hayan criado los Digimon. Además, los Digimon digievolucionan en diversas formas dependiendo de la situación, sin tamers (Compañero) o con tamers. Hay muchos Digimon que no llegan al nivel mega debido a que el poder ya es demasiado grande y mueren antes de alcanzarla a menos que tengan un dueño.”


-por lo que nos cuentan, esa criaturas pueden ser racionales e irracionales dependiendo del atributo que posean o los lugares en donde nacen, ¿verdad?- preguntó la chica al lado de Gray mientras el general asentía.

-¿Cómo se llega al digimundo?- pregunté curioso, ahora que tengo la información, simplemente debía saber el modo de llegar –nos mandaran allá, eso es seguro, ¿entonces?, ¿Cómo llegamos?- volví a interrogar mientras aparecía otra diapositiva.

-Generalmente para viajar al digimundo, se utilizan computadoras, o un "transportador”, estamos aun trabajando en eso, pero creemos ya tener la solución- informó mientras yo suspiraba.

-no se sirve el “creemos”, sin bases sustentables o verificadas simplemente será un fiasco- comenté mientras todos parecían pensar lo mismo –además, no nos mandara a un grupo hormonalmente inestable, iracundo y/o depravado a un lugar nuevo sin supervisión, supongo que nos dará escolta o algo por el estilo- dije tras unos breves segundos –también está el hecho de ¿Por qué nosotros?, si no mal recuerdo, hace unas semanas en la ciudad de Okinawa hubo un extraño fenómeno en donde se vio la silueta de alguien en las computadoras y que se extendió por todo Hokkaido y Sapporo, si no mal recuerdo también pasó algo parecido en Odaiba pero en menor escala- comentaba mientras todos se daban cuenta del punto al que quería llegar –entonces, si necesita la ayuda de “héroes” como nosotros, eso quiere decir que ya han mandado personas allá y han perdido el contacto por A, B o C motivo, pero si necesitan Meta-Humanos como nosotros, entonces algo de información debe de haberle llegado- sonreí con sorna al ver el ligero movimiento muscular en las finas facciones del rubio frente a nosotros.

-¿poco aprecias la vida de tu familia?- preguntó mientras yo suspiraba, ya se había tardado.

-haz lo que quieras lindura, puedo vivir por décadas sin mover un dedo si así lo deseo, mis padres con suerte y me notan, si desaparezco o ellos desaparecen no creo que haga mucha diferencia- comenté con frialdad, pero tal parece que al general no le afectó en nada.

-¿y de tu amiga?- eso me impresiono, ella estaba muerta, me lo dijeron mis padres cuando la llevaron al hospital general de Tokyo –ella no está muerta, está en coma, no creen que despierte pero puede haber una posibilidad, ¿sería muy cruel negársela?- preguntó con sorna, todos estaban callados mientras una sonrisa se formaba en mis labios.

-si la tocas, da por acabada estas instalaciones amigo, no quedará ni el polvo- informé mientras le miraba con los ojos vacíos y una expresión atemorizante.

-no le temes a matar, tampoco a lastimar a terceros, podrías ser un buen elemento en las fuerzas armadas- comentó mientras el ambiente se relajaba.

-mmm… bueno… con tantas pollas que comer y tanto tío buenorro sería interesante, pero la flojera me gana, prefiero quedarme jugando LOL en casa que hacer ejercicio físico- comenté mientras me sentaba correctamente –en fin, dejando de lado el desvarío, ¿Por qué nosotros?, es hora de que sueltes la sopa y la quiero toda, no te dejes guardado nada papi- pedí mientras me relamía los labios, no mentiré, estaba bien apetecible el hijo de puta.


Este simplemente se recargó en su silla y una nueva pantalla bajo del techo junto a una grabación, era hora de saber a qué nos enfrentaríamos.

__________________________________________________________________________________________________________________________________________

Bien, con esto creo que ya avancé más de la mitad de la intro, espero les guste, en lo particular a mi si xD, sobre todo el inicio, aun que solo sea una fantasía xD, nos vemos ;)

PD: Cualquier cosa ya saben donde estoy, soy todo ojos para ustedes xD, xauuu ^^
 

Art of life
Registrado
8 Sep 2008
Mensajes
1,543
Calificación de reacciones
133
Puntos
250
10 años antes….

En la imagen se ve a un niño saltando en los charcos con una sonrisa en el rostro cogido de la mano de su madre que le miraba sonriente.

- Yago vamos, que luego te resfrías –le recriminaba amenamente su madre.

Al otro lado aparecía un niño sentado en el banco mirando la escena con suma tristeza. El infante que pataleaba al aire con las dos piernas se bajo del banco de un salto cayendo en el agua. Se llevó la mano a la cara y saltó de nuevo.

En su interior sentía que necesitaba que alguien le recriminara. Saltó y saltó y saltó. La ropa la tenía empapada y las zapatillas por dentro caladas.

Nadie venía….

Nadie le recriminaba….


-Me siento solo… -susurró a la nada. Apretó los puños y con ira golpeó el suelo.

De pronto sintió como el puño se le helaba y asustado levantó la mano del charco que en unas milésimas de segundo se congeló a sus pies. Cayó asustado al suelo y se miró las manos. Tenía escarcha en los puños y sentía como si la sangre se le hubiera congelado. Miró a todos lados esperando que alguien le hubiera visto para explicarle que había pasado.

Pero no había nadie…y el charco seguía congelado.

-Qué…qué ha pasado.. –dijo el pequeño de 7 años de edad…que acababa de descubrir un inmenso poder helado en su interior.

En la actualidad…


Por la pantalla el pelinegro observaba su figura juvenil creando figuras de hielo o jugando con los copos que caían en su habitación. Con el paso del tiempo entendió que era mejor que nadie se enterara de su secreto. Era mejor así y eso le hacía especial.

Por su ordenador había leído muchas historias sobre gente con poderes que luego eran conejitos de indias en laboratorios. Se imaginó siendo fruto de una probeta. No le extrañaría. Sus padres desde pequeño, no habían estado con él. Si tenía que llamar padre a alguien…ese era su abuelo.

-En cuanto a ti Takashi…nos costó mucho al final saber que eras metahumano –el pelirubio finge una sonrisa torciendo el labio –hubo unos casos que nos alertó y nos hizo poner un ojo en ti.

En las pantallas aparece un minúsculo recorte de un periódico local donde reza la noticia. “Jóven de 14 años ingresa en la UCI por hipotérmia” la noticia no hubiera sido rara si no fuera porque el periódico era de 26 Septiembre y el día era de 30º a la sombra en Kyoto.

Gray entonces recuerda ese día. Como el chico se metió con él en las taquillas del instituto y como se descontroló al sujetar sus hombros y hacerle bajar la temperatura de su cuerpo.

-fue un accidente… -murmuró cabizbajo- Yo no soy como ellos –señaló al grupo – Usais vuestros poderes fingiendo que es en defensa propia, pero ambos sabemos que no os arrepentís en nada-

-Bueno descansa macizorro, que seguro que no eres una puritana –dijo Minamoto sacándole la lengua varias veces.

-Dais asco –escupió Gray levantadose de la silla de golpe haciendo que esta cediera cayendo al suelo.

-Gray… -susurró la de pelo rosa levantándose con él –Tranquilizate por favor…aquí nadie está juzgando a nadie.

-En cuanto a ti –la mirada del pelinegro se endureció fijando sus ojos en la chica que intentó alcanzarle con la mano pero este se la desvió de un manotazo –No eres la más indicada para hablar.

-Gray…qué te pasa –el chico desvió la mirada a la pantalla donde ahora salía su amiga.

La chica se llevó ambas manos al pecho mientras su mente viajaba en el tiempo.

Unos años antes…

Una alegre chica caminaba por la acera mientras entonaba una rítmica canción. En sus orejas lleva unos auriculares y con la mano izquierda se sujeta un estuche donde lleva su fiel violín. La chica de cabellos rosados se disponía a cruzar cuando un camión la pita y una mano la echa hacia atrás por el hombro con violencia cayendo esta de espaldas al suelo.

-Ve con más cuidado – Un chico de cabellos plateados le sonreía desde arriba. Vestía camisa negra y pantalones vaqueros. Un dije de forma de dragón colgaba con elegancia de su cuello.

-Gracias…perdona, si no es por ti no lo cuento –tomó la mano del chico para levantarse.

-No ha sido nada –el de cabellos plateados se mete las manos en los bolsillos y se dispone a caminar –Ya nos veremos por ahí…siempre que estés en peligro –medio sonrió. La chica se quedó un momento callada y fue a decir algo. Se armó de valor y articuló palabra.

-Me llamo HIkaru –dijo con una sonrisa alegre llena de nerviosismo.

-Satoshi –murmuró el chico con fuerza suficiente para que la escuchara la de ojos granates.

Después de ese encontronazo, se veían con frecuencia. Muchas veces se podía ver al chico esperándola a la salida de sus clases de violín.

Pero un buen día…

-Lo siento señorita Shinomori…pero solo un familiar puede entrar a verlo –Un doctor con anteojos la miraba con dureza ante las insistentes quejas de la de cabellos rosados por querer pasar a la habitación.

-Dejala pasar –se escuchó al fondo –Es mi novia…es de la familia. –El médico se hizo a un lado no sin antes poner una mano en su hombro y esta vez con mirada más triste decirla

-Despídase de él…no llegará a mañana.

Hikaru aun no recuerda como entro a la habitación. Su mente bloqueó ese momento de angustia, malestar, tristeza, vacio que había en su interior. Un remolino de sentimientos que a cada paso que se acercaba a la cama, se acentuaba en su interior.

-Mañana vamos al parque –escuchó decir al chico que tenía tantos cables conectados que apenas se veía su imagen. En lugar de sus cabellos plateados, había un cúmulo de vendas que se asemejaban a un casco –Florecen los cerezos y quiero pasear contigo. Luego podemos sentarnos en la hierba y me puedes tocar esa canción que tanto amo con tu violín. ¿Querrías Hikaru? –el chico le sonrió y ella solo pudo abrazarlo y romperse delante de él

-Claro que sí –dijo con la voz apagada.

-Ten –el chico le puso su colgante en el cuello –te lo dejo. Devuelvemelo cuando nos volvamos a ver –dijo con una sonrisa. Hikaru pudo ver como se le escapaba una lágrima.

-Debe irse –dijo el médico al entrar a la habitación –Sus padres quieren verlo…debe de entenderlo señorita.

Unos minutos después los testigos afirmarón que un tornado había destruido media calle a las afueras del hospital.

En la actualidad…

Hikaru agarraba con fuerza el colgante del dragón mientras unas lágrimas brotaban de sus ojos. Gray vio la escena y se acercó a la chica para poner una de sus manos en el hombro de la chica. La miró con seriedad y afirmó con la cabeza. Era inútil que discutieran entre ellos.

-Lo siento

-No es nada Gray –sonrió la chica. El pelinegro le quitó una lágrima con el dedo y medio sonrió.

-Tu novia tiene razón Takashi .se escuchó en la sala. Gray volteó algo sonrojado y vio a Toka con los brazos cruzados esperando a ver su video.

-No es mi novia –dijo el chico chascando la lengua. Ante esa afirmación la de pelos rosados se rió un poco y volvió a agarrar el colgante.

-Gracias…Satoshi. Siempre te llevaré en mi corazón –murmuró hacia ella misma, pues fue la única que escuchó esas palabras.

Después de ver los vídeos, el general joven les dio una breve explicación sobre el digimundo y quién era su enemigo.

-Con que digimon emperador… -susurró Hao.

-Y ese pringao qué se piensa ¿qué es Castro? –dijo Sebas aludiendo al dictador de Cuba. El general mostró una sonrisa ante el comentario.

-Nuestros últimos informes nos hace pensar que es inclusive peor. Varias zonas de este mundo están bajo su yugo. Muchos digimon son sus esclavos y los que no, sus aliados con carta blanca para hacer lo que les plazca, desde asaltar aldeas y que no queden ni las cenizas a robar comida y matar al pueblo de hambre.- Se levantó de la silla al momento que en la pantalla aparecía la foto del llamado Emperador oscuro de los digimon. –Esta persona es su objetivo. Memorizar su rostro, sus ropas, para mi demasiado llamativas, creo que os será fácil de recordar.

-Tiene un polvazo el nene –dijo de forma lasciva el ya conocido Kaoru.

-Tú solo pienas en lo mismo –le recrimino Hiro.

-A ti qué más te da, culofino.

-Ya está bien –dio un golpe Hao en la pared y les miró a ambos con dureza –Pareceis críos.

El general miró la escena y sin decir nada tocó su mando a dsitancia donde pasó otra foto.

-Este es el mundo digital. Está dividido en zonas como he dicho antes. Vosotros iréis a esta zona de momento. Es donde tenemos nuestro cuartel general. Allí os esperarán vuestros compañeros digimon, que están conectados a vosotros…

-Espera espera espera… -cortó de improvisto Bran -¿Compañeros digimon?

-Son vuestros aliados…

-¿No estaban bajo el control de ese macizorro? –dijo Kaoru que había echo una foto con su móvil y le tenía de fondo de pantalla. Por su mente solo pasaban formas de dominarlo en su cama.

-No todos..

-¿Pero entonces vamos a ir a ese mundo y pelear contra esos seres de ese mundo y contra el gótico de escena? Dijo de forma nerviosa Yatsu mordiéndose la uña del dedo de la mano.

-Si me dejáis explicaros.. –el general tenía una risa nerviosa y una vena en la yugular que palpitaba demasiado.

-Yo no tengo claro…

-¡¡¡Caallaros de una vez!! –gritó dando un manotazo a la mesa central- Sentaros todos –ordenó mientras le mriaban de forma asustada –Vais a vestiros con la ropa de combate que os daremos, iréis a una sala especial donde os daremos unos dispositivos que con ellos accederéis al programa que os llevará a este mundo. Allí en el cuartel general se os dará más detalles. Ahora marchen soldados! –de forma remota y casi sin quererlo todos le hicieron el gesto militar mientras se levantaban de las sillas y de forma ordenada abandonaban la habitación.

-Me pone cachondo como nos ha gritado el general –a Gray se le resbalaba una gota por la sien viendo como de la noche a la mañana había acabado con un grupo peculiar en una misión para la humanidad.

Dentro de la sala anterior había quedado el general que pudo respirar hondo cuando se marcharon sus nuevos soldados peculiares. De pronto una pantalla se enciende y muestra la figura de una chica con el pelo verde.

-General, todo está listo aquí –

-Perfecto Aina. Los sujetos van en camino. Recuerda discreción. No des detalles de la verdadera misión. Sólo explicales lo esencial y que Vincent te ayude.

-El gandul está de nuevo con los videojuegos –dijo la chica que le resbalaba una gota por la nuca.

-Se de unas personas de este grupo con las que se va a llevar bien entonces…

Yatsu tuvo que respirar hondo hasta tres veces cuando vio la enorme sala con multitud de pantallas y varias personas trabajando yendo de un lado hacia otro.

-Esto no es bueno para la ansiedad –comentó tragando saliva.

-Muy bien –un militar les entregó a cada uno un aparato –Esto es vuestro dispositivo digital. Os conecta a vuestro compañero digimon que os están esperando al otro lado y sirve de enlace entre vosotros. Tiene gps, navegador y muchas cosas que iréis descubriendo poco a poco. Ahora vestiros con los trajes militares y os quiero en esa pantalla –señaló a la gran pantalla del fondo de la sala –en T-10minutos ¿oido?

-Estoy hasta las narices de que me ordenen –susurró entre dientes Hiro.

-¿Qué ha dicho soldado? –preguntó enfurecido el militar.

-Nada….supongo –se puso recto el chico .

Después de cambiarse de ropas el grupo estaba frente a la pantalla. Como les dijo el militar extendieron sus dispositivos hacia ella y fueron tragados literalmente bajo haces de luces.

-Paquete en camino –dijo el militar con una sonrisa de victoria.

En el cuartel general…

-Es normal que estéis algo desorientados…tranquilizaros y respirad hondo. –Una chica de cabellos verdes les sonreía desde arriba –Bienvenidos al digimundo.


Bien chicos. Se me acabó el tiempo…un enano de 50cm quiere comer y si no se transforma en supersaiyan y me mata.

-Cosas a tened en cuenta:

Solo sabemos que el enemigo se hace llamar digimion emperador .

Estamos en una zona neutra de momento. Si quereis batallar deberéis de esperaros por el momento o haced que Vincent os lleve a una sala de entrenamiento para pelearos. Teneis via libre.

Ahora mismo AQUA nos llevara a una sala donde hay digihuevos. Estos reaccionaran con nuestro dispositivo sagrado y se abrirán. Allí conoceremos a nuestro digimon.

Estamos en un cuartel general. Hay militares y si quereis poner conflictos teneis mi permiso. Eso sí, prohibido atacar a los militares. Seamos sensatos. Estamos en una guerra, no es bueno atacar al bando amigo, ¿no?

Cualquier cosa, por el mp grupal será respondida ^^
 
Última edición:

Amor?? solo dame una maldita arma y ya.
Registrado
4 Feb 2009
Mensajes
746
Calificación de reacciones
112
Puntos
250
Edad
24
¿Coraza?



Bueno, debo decir que todo esto me tiene muy sorprendido… ¡es mi fantasía hecha realidad!

Chicos buenorros de un lado, maduros musculosos por otro, una gran variedad para gustos y colores, lo único que me incomoda es…


-¿Habitaciones separadas?, moo… sí que son aburridos- solté mientras caminábamos tras la peliverde quien ni se inmutaba, pero mis compañeros de viaje se sentían bastante incomodos con mi presencia, es una lástima pero ya que, mi habilidad me trajo a esto y no es como si quisiera escapar de todos modos.


Llegamos a una habitación que parecía un laboratorio, lleno de contenedores de varios líquidos y formas raras, me hubiese encantado crear un escándalo pero la chica nos recuerda sobre una especie de celular que, según ella, nos servirían para “enlazarnos” con nuestros compañeros digitales, por unos instantes quise realizar alguna pose tonta o divertida, realmente me sentía un Super Sentai como los Kamen Riden o algo por el estilo, pero me detuve al ver como una pared se elevaba al cielo y daban paso a unas largas hileras de estantes con huevos tamaño extra mega jumbo en estas.


-Les pido que avancen por el lugar, su Digivice reaccionara ante el digitama con quien tengan más afinidad- habló la chica mientras tomaba una tablilla parecida a las que usan mis padres para hacer registros médicos y un lápiz.


Poco a poco nos fuimos adentrando a la recamara y mi “digivice” no reaccionaba, era lógico, con mi tipo de personalidad hubiese sido raro encontrar un compañero tan rápido. Algunos ya habían encontrado los suyos y yo nada, estaba a punto de hablarle a la chica encargada, alegando de que mi juguetito estaba roto pero una tenue luz me hizo detenerme y, como si fuera un celular con poca cobertura, empiezo a moverlo en diferentes direcciones para que captara mejor “Señal”. Caminé por los pasillos hasta llegar al final y, menuda suerte la mía, el huevo que me tocaba era de color blanco con mitivos rojos bastante lindo, claro, estaba hasta la punta del estante más alejado, pegado a la pared y, probando suerte, uso mi habilidad.

Como lo había sospechado, mis habilidades estaban intactas y, con una plataforma de cristal, hago que el “Digitama” llegue a mis brazos, esto de tener habilidades es genial en ocasiones, lástima que eso no ayude tener novio sincero o un buen amigo, Lea y Millereth son las excepciones, claro está, a Lea le salvé la casa mientras que a Mille… vaya, hacía mucho que no recordaba cómo nos conocimos, será mejor pensar en eso por ahora, no quiero montar una escena por mi sentimentalismo enterrado en mi corazón.

Salí del lugar con el huevo en brazos y, en efecto, fui el ultimo, no me sorprende para nada, después de todo, lo mejor siempre se reserva para el final… o eso dicen.


-por ahora deberán cuidar esos Digitama hasta que eclosionen, según las investigaciones hechas…- adivinen quien la interrumpió.

-¿nos puede dar el resumen si no es demasiada la molestia?, el rubio nos dio toda una catedra acerca de este mundo y, para ser sincero, me siento algo mareado- comenté con un falso ademan, bastante exagerado debo recalcar, de pesar y cansancio.

-…- bueno, quizás si me pasé ya que me están mirando feo… ¡Nah!, por algo me dicen que seré buen actor.

-ejem, como les comentaba, y a petición de uno de ustedes, les informaré lo más relevante, los DIgitamas se abrirán en un plazo máximo de 12 horas, en las cuales ustedes podrán entrenar, conocer las instalaciones, educarse sobre el digimundo y, lo más importante, adaptarse a este nuevo mundo- comentó con una pequeña sonrisa, algo no me cuadra mucho –ahora que están todos al tanto, los llevaré con su superior- habló con calma mientras suspirábamos, ¿es que siempre sería así?

-menuda mierda, no pienso obedecer órdenes de un cualquiera- contestó el macarra latino y con esa actitud realmente me deja los pezones como piedras angulares.

-¿Cómo se llama el superior?- preguntó la chica quien no se separaba del buenorro de Gray, a estas alturas ya se quien se colara en la habitación de quien.

-…- y nuestro querido Thor uke simplemente hace un gesto de nerviosismo disfrazado de pesar mientras abrazaba su digitama, se ve que esta algo sensible y no lo digo únicamente por las altas y bajas en las luces.

-tranquilo- le susurró el chino mientras le pasaba la mano en el hombro como muestra de compañerismo, al igual que la pelirroja quien le dedico una media sonrisa, esto se volverá un enredo bastante grande, lástima que no tengo con quien divertirme en el grupo.


Mirándolos a todos más de cerca puedo notar que cada uno esconde algo, un pasado difícil o algo por el estilo, pero lo que realmente me está chocando en estos momentos es el hecho de tener que trabajar con ellos en estos momentos, quizás no sea la persona más madura del mundo ni mucho menos el más cuerdo pero si algo he aprendido en mis cortos 17 años de vida es a desligarme de mis emociones, puedo matar si así lo deseo y no sentir remordimientos, soy un excelente mentiroso y buen estratega, por algo soy oro 2 en mi videojuego favorito. Todos aquí estamos cagados por así decirlo, pero espero que aprendan pronto que esto es más fuerte de lo que creen.


-matar o morir… típico- susurré mientras la peliverde me miraba extrañada.

-¿Qué dijo señor Minamoto?- preguntó mientras salía de mis cavilaciones como si nada.

-Comer o Dormir, Idílico, simplemente son palabras inconexas que se me escapan de mi revuelta cabeza- contesté mientras el macarras me miraba con sospecha, simplemente le guiñe un ojo antes de relamerme el labio, es tan fácil traumar a estos idiotas.

-asqueroso- musitó mientras una sonrisa aparecía en mis labios.

-vamos luciérnaga, no te me malhumores tan temprano- le comenté inocentemente, cosa que el ignoró, mejor así, después de todo seré el “marginado” del grupo.

-no me dirijas la palabra- cortó en seco mientras suspiraba.

-uy, si, ahora me llamaras insecto y te proclamaras de la alta “suciedad”- comenté en tono de broma mientras el macarras latino apretaba la dentadura –aburrido, te guste o no tendrás que soportarnos a todos durante un largo tiempo, esto es una guerra cariño, no tienes el gusto de escoger, de haber sido así simplemente te hubieses quedado con las chicas y quizás rayitos- solté mientras las puertas se abrían y dejaba pasar a un pedazo de hombre.

-¡waa! que sueño, esas ranked estuvieron intensas- soltó aquel adonis de cabello largo, piel clara y ojos rojos cuan sangre.

-buenorro, parece de 30, cabello marca Pantene Pro-V, adicto a LOL, decidido, me casó con el- solté mientras a todos le caía una gota por la sien, ¿Qué esperaban?, está bien apetecible, pero cuando noto su mano izquierda un bufido salió de mis labios –mierda, ya se me adelantaron, menuda bazofia- solté mientras me sentaba en el suelo abrazando mi huevote con un pequeño puchero.

-em… ¿ellos son…?- preguntó algo incómodo ante la situación mientras la chica asentía con pesar –bueno, dejando aquello de lado, mi nombre es Vincent Valentine y seré quien los mantenga vigilados- comentó con una sonrisa ligera.

-conmigo no cuentes bom-bom, no me van los matrimoniados- solté mientras me paraba -¿Dónde está el área de entrenamiento?, tengo ganas de crear un poco de caos- solté mientras mi mente empezaba a crear varias formas de despedazar a un enemigo.

-yo te llevo- comentó la peliverde algo nerviosa, yo simplemente le agradecí mientras nos marchábamos.

-si alguien me necesita, cosa dudosa, estaré entrenando, nos vimos- solté antes de que la puerta se cerrara, caminamos un poco antes de que volviera a hablar –gracias por salvarme- solté ante la impresión de la chica –no me creas idiota, ese tipo es más peligroso de lo que se deja ver, en verdad creí que tendría que pelear allí mismo- comenté mientras la chica a mi lado se detiene.

-¿Por qué eres así?, según tu reporte psicológico, deberías ser alguien callado y tranquilo, en cambio solo eres un arrogante degenerado- soltó la chica, tal parece que se está relajando demasiado pero eso me agrada, es más fácil que suelten la sopa de esta forma.

-uy, que difícil son las pruebas de psicología, me las sé todas al dedillo, no se martirice- respondí con sorna mientras reanudábamos la marcha –y sí, estoy más que consiente que mi actitud no es la mejor pero yo soy así, no puede cambiar un caballo solo por pintarles rayas ¿verdad?- le dije mientras nos deteníamos en un área de entrenamiento espaciosa, sin nadie a la vista.

-esta área fue reservada para ustedes, pueden practicar tanto habilidades como cuerpo/mente- me comunico mientras yo asentía y dejaba mi Digitama en el suelo -¿no te sientes solo?- preguntó de la nada mientras yo quedaba paralizado, justo aquello quería evitar pero creo… que no está mal abrirse un poco.

-siempre, pero la soledad es la única que me ha acompañado desde que tengo memoria, a veces… ayuda a que tú mismo puedas ser tu propio amigo- contesté mientras quitaba aquellas ideas de mi mente y me desprendía de mi chamarra –empezaré a entrenar, le sugiero que se retire, comenzaré intenso- finalicé a la par que creaba algunas gemas a mi alrededor.


La mujer simplemente asintió y se retiró, por mi parte, empecé a moverme lento, para calentar mis músculos, los cristales de diversos colores se movían al compás de mis movimientos pero rápidamente estos se abalanzaron contra mí, yo simplemente saltaba y esquivaba, este era mi entrenamiento, esquivar y desviar sin usar mi propia habilidad, si alguna me rasguñaba o me pasaba a llevar no me importaba, solo dejaba que mi cuerpo fuese libre, incluso puedo decir que es como una danza y la verdad era… que esta es mi propia danza de la muerte y morir... no es una opción.


_________________________________________________________________________________________________________________________________________

Well... aqui mi parte, simplemente me deje llevar, sorry si hay errores, no se me ocurría nada mas :V, cuaqluier cosa avisan xao ;)
 

Registrado
26 Dic 2016
Mensajes
81
Calificación de reacciones
46
Puntos
350
Edad
23
Capítulo feo, sorry si es muy feo pero el resfrío no me deja pensar bien ;_;

El confuso grupo se encontraba en la sala escuchando la explicación del militar una y otra vez, viendo videos de sus sobrenaturales poderes y como estos habían causado especies de alborotos de diferentes estilos como cambios de temperaturas extremos, ataques a civiles, distorsiones en el paisaje a menor escala etc.

Luego de toda la palabrería, uno de los últimos que había visto su “pequeña lista de desastres menores” había sido un muchacho conocido como Gray el cual lucía algo impactado por las imágenes, aunque no tanto como una de las dos chicas que se encontraba en el lugar la cual solo podía derramar algunas lágrimas para luego ser calmada por este con quien intercambiaron unas palabras

—Tu novia tiene razón Takashi —Comentó Toka con un bostezo mientras recibía una mirada de molestia del sonrojado chico


—No es mi novia –Dijo Gray con una muesca


Los videos de los muchachos terminaron su emisión para dar paso a la explicación de lo que parecía ser la misión de la humanidad, el general ponía en la pantalla lo que parecía una zona de guerra mostrando además una gran isla coronada con una enorme montaña y diversas zonas contrastantes entre sí como desiertos en un lado y zonas nevadas en el otro, como otros lugares que lucían bastante destruidos


—Señores, señoritas, esto que ven es el Digital World, este será su siguiente parada—Anunció el militar


— ¿Digital World? Suena como a un parque de diversiones baratos—Comentó el chico de sombra


—Y no está más alejado de eso, el Digital World si me permiten explicarles es un mundo diferente al nuestro


—¿Cómo que un mundo diferente? ¿O sea un mundo de extraterrestres? —Preguntó la segunda muchacha extrañada


—Sabía que los gobiernos ocultaban las presencias de los aliens y ahora que lo sabemos nos van a hacer callar—Dijo Toka con un tono de enfado mientras apoyaba sus brazos en la mesa


—No sería más fácil que no los hubiéramos traído entonces


—Entonces expliqué, ¿Por qué nos dicen esto? —Indicó el chico como cierto abogado de videojuegos


—El Digital World es un mundo fuera de nuestra dimensión, como su nombre lo dice, es un mundo Digital, les explicare mejor para no atrofiarles la cabeza, especialmente a aquellos que solo piensan con los puños—Dijo el general mandando una fría mirada a Toka


— ¡Pues que vean que me han ayudado mucho estos dos!


El muchacho fue completamente ignorado por el militar quien solo se disponía a cambiar de diapositivas


—El Digital World es aquel que mantiene a flote la humanidad, en un principio creíamos que era un anexo a Internet pero diferente a ello, es lo que mantiene a toda la tecnología que poseemos en este momento, si no fuera por el Digital World o Digimundo como prefieran llamarlo, las acciones mundiales caerían en un 99,9% de sus valores y la economía se iría a la basura, la electricidad no podría ser ocupada por lo que volveríamos al siglo XIX prácticamente, y por si fuera poco, si algo afecta al Digital World lo más seguro es que estallaría en una tercera guerra mundial en nuestro mundo


— ¿Y…Y eso que tiene que ver con nosotros? —Preguntó Grey


—Sus habilidades, combinadas con las de los nativos del Digital World podríamos detener a nuestro objetivo, el emperador oscuro


— ¿Emperador oscuro? ¿Nativos? —Preguntó Toka confuso


—Los nativos del Digital World se les conoce como Digimon, son criaturas de diferentes formas, colores y habilidades que viven en ese lugar, cuando digo de diferentes formas son de diferentes formas y sus tamaños pueden variar desde literalmente el tamaño de una moneda hasta el de la Luna, y eso solo los que hemos investigado, actualmente trabajamos e intentamos renderizar a una criatura de grandes tamaños, pero ni con nuestras mejores computadoras podemos, incluso tenemos el apoyo de otros gobiernos y solo hemos podido descifrar parte de su cola y el inicio de su nombre con la letra “E”


— T-tamaño de la Luna—Dijeron casi todos impresionados


—Bien, el emperador oscuro por otra parte es un humano al parecer que logró contactar con el Digital World, con conocimientos de hackeo, ha sido capaz de alterar los datos de diversos Digimon para volverlos bestias caóticas, los Digimon en su mayoría son animales, solo pelean por sobrevivir, pero este sujeto los usa como armas


La explicación seguía y seguía con alguna que otra interrupción de los muchachos presentes, la atención había sido captada especialmente al escuchar que tan fuertes podían llegar a ser algunos de esos seres


—¿Y cómo son algunos de estos Digimon? —Preguntó el chico de chinos orígenes


Con un movimiento, apretó el control que tenía en su mano para mostrar algunas de las criaturas, la mayoría eran reptiles salvo las dos primeras


—Esto es lo primero que tienen que saber, los Digimon se dividen por niveles, el primero es el Digitama o Digihuevo, no es más que un huevo de datos cuyo Digimon resultante podrá variar entre los niveles bebé, bebé II e infantil si es que se le da el cuidado, como dije, el siguiente nivel es bebé, el ejemplo de la pantalla se llama Botamon, su nivel de pelea es nulo y su mortalidad es demasiado alta, al punto de que de 10 solo logran sobrevivir 2 a lo mucho, el siguiente es bebé II y el que ven es Koromon, otro Digimon de bajo poder que al igual que otros bebés solo puede atacar con burbujas


—Con razón los están esclavizando, son realmente patéticos en fuerza, digo, además ¿Qué tan peligroso puede ser un tipo que solo tiene controladas unas bolitas que lanzan burbujas? —Preguntó Toka con una muesca


—Porque el emperador no los controla a ellos, controla a partir de estos


La pantalla mostró a un reptil amarillo y bípedo de gran cabeza que por lo que se veía era más o menos del tamaño de un niño de 10 años


—Infantil es la etapa siguiente, aquí si demuestran poder de pelea, el ejemplo es Agumon, el Digimon más común de todos, su ataque consiste en lanzar bolas de fuego desde su boca, el siguiente es una de las evoluciones de Agumon, Greymon de la etapa adulta, un Digimon altamente inteligente y fuerte, su ataque, la “Mega Flama” es capaz de fundir un tanque de un solo golpe


— ¿Y nos van a enviar contra esas bestias? —Dijo el chico cambiando totalmente su actitud


—Ves que no todos son bolitas de masa lanza burbujas, ahora viene uno de los más peligrosos


Cambiando nuevamente la diapositiva, la imagen del momento era una criatura similar al llamado Greymon, con la diferencia de que tenía prótesis metálicas y su piel azulada


—El ultimo nivel que hemos podido descifrar, el nivel Perfecto, en el ejemplo está Metal Greymon, sabemos que el emperador tiene algunos de estos de su lado pues son robots altamente preparados para ataques


—¿Robots? ¿No parecen robots? Con suerte tienen zonas metálicas —Comentó uno de los presentes


—Y esa es la idea, la variación que ven se le conoce como Metal Greymon (Virus), una versión podrida del Metal Greymon normal, sus ataques son los “Giga Destroyer”, misiles con la misma capacidad de destrucción que una bomba atómica


—Si bien todos tenemos habilidades tenebrosas, dudo que podamos hacer algo contra esas criaturas—Comentó Grey


—No lo sé, quizás mis cristales puedan perforar a esas lagartijas, aunque lo que me interesa es saber de “Que otras formas” son los demás Digimon—Dijo Kaoru con cierto tono que ya dejaba ver sus intenciones


—Sus habilidades funcionaran de apoyo, la mayoría de los Digimon por sobre el nivel Perfecto cuentan con un metal conocido como Chrome Digizoid, un metal con diversas propiedades dependiendo de sus variaciones, el básico es difícil de destruir y se cree que solo otro Chrome Digizoid podría hacerle daño, sabemos que existe además una variación Obsidiana que literalmente podría cortar tus cristales como si de papel se tratasen


— ¿Y no existen más niveles de Digimon? —Preguntó Bran


—Eso tratamos de descubrir, algunos creemos que sí, otros que solo pueden llegar al nivel Perfecto, mi razón para creer que hay más niveles es esta


Una última criatura apareció en la pantalla, era similar a Metal Greymon con la diferencia de que era totalmente de metal con dos cañones en su espalda y una mirada vacía en su cara


—Mugendramon, actualmente lo catalogamos como Perfecto y de ser así debe ser el más fuerte de todos, pero estoy proponiendo un nuevo nivel, el nivel Ultimo, esta bestia que ven aquí es una de las tantas mascotas del Digimon emperador, hasta lo que sabemos está creado a partir de Metal Greymon y otros del tipo Cyborg, además, tememos que esté en su fase beta


—¿Fase beta? —Preguntaron nuevamente al mismo tiempo


—Algunos reportes aseguran que el Digimon emperador está trabajando en una mejora de Mugendramon, hasta lo que nos ha llegado, respondería al nombre de “Proyecto: CHAOS-D”, además se ha visto que muchos Digimon están tratando de generar Chrome Digizoid rojo, una aleación que da una abismal capacidad ofensiva y defensiva a cambio de ser extremadamente lento, no les voy a mentir, esta es una misión suicida, pero los necesitamos


El silencio se apodero de la sala, misión suicida, dos palabras que en la vida habían pensado escuchar en algo que no fuera ficción, la imagen de Mugendramon se grababa en sus cabezas al saber que tarde o temprano se enfrentarían a él o a ellos


—Bueno, nada que una bomba en el estómago de esa cosa y después todos somos felices y nos vamos a la cama a disfrutar—Dijo el chico de cristal de cierta manera que nuevamente ya dejaba ver a donde quería llegar


—Ahora necesito que se alisten y vayan a conocer a sus compañeros Digimon, ellos se encontraran en forma de Digitama y solo se abrirán después de un tiempo al reaccionar con estos dispositivos


— ¿Nos van a hacer pelear contra esas bestias usando usas masitas negras y rosadas? —Preguntó un molesto Toka


—Si ustedes no se entrenan y no los entrenan… sí, serán masitas negras y rosadas


Después de un rato poniéndose trajes militares y demás además de recibir unos dispositivos similares a unos teléfonos, el grupo de chicos fue llevado a una sala donde había diversos huevos.


El dispositivo de Toka era de un color gris carbón con rojo y extrañado de cómo funcionaba, fue el primero que se lanzó a por los huevos


—Nace, ¡Nace!, ¡NACE! —Exclamaba una y otra vez el chico mientras agitaba el artefacto con fiereza


El impulsivo muchacho ponía el artefacto en frente de cada uno de los huevos a medida que sus compañeros entraban y lo encontraban a primera oportunidad, huevos de diferentes colores y texturas hasta que solo quedaba un solitario huevo de color anaranjado con franjas azules


—Supongo que este es el mío—Dijo un resignado Toka


No pasaba nada, el dispositivo no respondía ningún estimulo, no daba ningún gesto de que era el indicado lo cual poco a poco provocaba la ira del chico


— ¡Maldito huevo tú debes ser el mío! —Exclamó el muchacho con furia


Con una fuerte patada, el huevo cayó al suelo alertando a Toka quien asustado lo recogió y revisaba que no se hubiera roto o algo parecido, en ese momento el dispositivo comenzó a reaccionar, pero como si quien se encontrara adentro estuviera molesto pues vibraba de manera muy violenta


—…Está reaccionando… ¡Sabía que tú eras mi compañero! Me pregunto qué clase de Digimon serás, quizás uno que sepa pelear muy bien —Comentó mientras alzaba su huevo el cual parecía no había recibido ningún daño por el golpe aunque eso le traería alguna que otra molestia a futuro
 

Nadie se encuentra a uno mismo sin perderse antes.
Registrado
31 May 2016
Mensajes
30
Calificación de reacciones
47
Puntos
100
Después de recibir una larga explicación sobre el digimundo, nuestra misión, darnos una noción sobre nuestro enemigo, nuestras habitaciones, gracias a “Sin” que era habitaciones separadas, aparte de darnos unos dispositivos llamados digivice, y nos llevaron a una sala en la cual había un montón de huevos, todos ellos de distintos colores y diseños bastante peculiares, de verdad parecían huevos como los que se usan en la pascua occidental.

-Les pido que avancen por el lugar, su Digivice reaccionara ante el digitama con quien tengan más afinidad- nos indico la instructora, y asi lo hicimos, todos nos pusimos a vagar por la habitación entre las docenas de huevos, en eso mi digivice empezó a parpadear de manera errática, y como si fuera un radar o un sonar empecé a apuntarlo a todas direcciones, me di cuenta que el parpadeo se hacia mas rápido en un lugar especifico, me dirigí hacia ese lugar, en el encontré un huevo blanco con un anillo dorado grabado en la cascara, al acercarme el digivice emitió una luz y después se apago, al parecer este seria mi compañero.
-¿Y cuanto tenemos que cuidarlos o cuanto tardan en eclosionar?- pregunte a la guia.

-Bueno, aproximadamente 12 horas, aunque puede variar dependiendo el digimon y el tamer, por ahorita puedes familiarizarte con la base y usar las instalaciones que desees.- me contesto la chica, asentí alegremente, al menos no me aburriría.

Sin esperar a los demás me dirigi a la habitación que me asignaron, sorpresivamente había algunas de mis cosas en ella, al parecer fueron a nuestras casas por algunas de nuestras pertenencias, me pregunto como habrán reaccionado los padres de los que viven aun con ellos, o si siquiera se enteraron, bueno no me voy a mortificar por algo que no me corresponde, coloque el digitama en la cama, utilizando la almohada como base, y me puse a ver que me trajeron, había algo de mi ropa, estaba mi celular aunque como imagine no había señal, mis audífonos, y algunos artículos de uso personal, suspire cansado, no estaba mi laptop, justo cuando ya estaba mi promo a diamante, espero y aquí tenga sala de computo, aunque supongo que es por mera seguridad, a final de cuentas es una base militar o algo parecido al menos.

Decidí salir a familiarizarme con las instalaciones, el huevo no se veía que eclosionaría pronto, procedí a salir de la habitación y comencé a deambular por los pasillos, un rato mas tarde encontré el área de la piscina, me sorprendio dicha área ya que prácticamente era una piscina olímpica totalmente equipada.

-¿Perdido?- escuche una voz desde la piscina.
-No, solamente vagaba por el lugar y ver si me podía entrenar con algo, a final de cuentas nos dieron autorización para hacerlo.- conteste.
-ya veo… ¿eh?...- el chico se quedo trabado.
-Hao, me llamo Hao Féng Yuè .- le hable amablemente.
-Bien, yo soy Hiroki Yamamoto, puedes llamarme Hiro.- me contesto alegre.-¿por cierto no nadas?- pregunto Hiro.

-No ahorita no, quisiera encontrar la biblioteca o el gym, no he hecho mi rutina hoy.- conteste diciendo lo ultimo mas para mi mismo.

-¿Rutina?...¿Que deporte practicas?- pregunto Hiro con curiosidad.

-Se podría decir que soy artista marcial, practico a diario en las mañana, aunque en esta ocasión, digamos que me quede embobado con un videojuego y me salte la rutina.- le conteste con humor, el solo soltó un risa.

-Bueno supongo que el gym no ha de estar muy lejos de aquí ya que también es un área de entrenamiento, en cuanto a la biblioteca, no di con ella, de hecho también estaba buscando una o un área donde pudiera conectarme a internet, pero me encontré con la piscina primero y no me pude resistir.- hablo Hiro.- Y bueno, ¿cual es el tuyo?- lo mire interrogante.- Si tu poder, todos aquí tenemos algún poder, por ejemplo el mío es agua.- dijo mientras con sus manos hacia flotar en el aire un poco de agua.

-Yo controlo las plantas.- conteste sin mas, seriamos compañeros de equipo eventualmente se enteraría.- lastima que no hay nada con lo que lo pueda probar.- finalice.

-Bueno, seguiré buscado, fue un gusto conocerte, nos vemos luego.- me despedí de muchacho y salí del área.

-Nos vemos luego Hao.- contesto Hiro.

Después de caminar un poco finalmente di con el área, al parecer ya había alguien utilizándola, era aquel pervertido que no paraba de comerse con la mirada a cualquier hombre que se cruzaba, vi como usaba cristales para entrenarse a si mismo, por lo que podía ver el área estaba diseñada para aguantar el uso de habilidades, las paredes intactas me lo decían, no le di más vueltas al asunto y entre.

Hice calentamiento básico, ya que había calentado, respire onda y me concentre, si esta área estaba diseñada para entrenarnos, debería estar equipada para poder usar nuestros poderes, por lo pude detectar y saber era un tipo que usaba electricidad, aquella chica pelirroja la cual su temperatura corporal era lo suficientemente alta como para que a su alrededor se sintiera el cambio, Hiro que usaba agua y este chico con sus cristales, seguramente hay un usuario de viento, de tierra y algún otro elemento, me pregunto si podre utilizar los míos, siguiendo la línea lógica yo soy el único que no puede generar su elemento, no puedo hacer crecer plantas si no hay semilla o tierra fértil, tampoco puedo usar madera muerta, como la de los muebles o demás cosas, así que si prepararon esta área para nosotros debería poder usar los míos.
Pasaron unos segundos, suspire, había algunas raíces pero estaban muy enterradas, si llegara a usar mi poder destruiría el piso, era algo un tanto injusto, pero tenia sentido, las construcciones no se lleva con la mayoría de la plantas o maleza, no limpiar el terreno de ese tipo de cosas seria muy malo para la estructura, tendría que practicar solo el ámbito físico, me puse a practicar alguna katas y posturas durante un rato, al terminar, me dirigí hacia algunos sacos de arena que había, practicaría golpes .

Empecé con golpes débiles y muy rápidos, posteriormente di golpe fuerte y sin esperarmelo el saco se reventó por el impacto de mi puño, una carcajada se escucho, era aquel chico de pelo naranja, al parecer le hizo gracia que reventara el costal como si nada.

-Valla pero que fuerza…- hablo con voz lujuriosa.- ¿Así que cual es tu nombre guapo?- pregunto en el mismo tono.
-Me llamo Hao.- le conteste amablemente.
-Yo soy Kaoru.- contesto el pelinaranja.- una pregunta, ¿esa fuerza es tu poder?-
-Bueno no como tal, he entrenado varios años y he aprendido a disponer de mas fuerza de mis músculos, usualmente un humano solo puede usar el 20% de su poder muscular debido a que se puede dañar, lo único que hace mi poder es darme una enorme regeneración, mejor salud y aumentar todas mi resistencia, así que usualmente mi daño muscular suele curarse en segundos, aunque eso varía dependiendo cuanta fuerza utilice, aparte también controlo las plantas entre otras cosas.- conteste, mientras tanto Kaoru quedo meditando profundamente como si intentara resolver los mas grandes secretos de la existencia, entonces vi como poco a poco embozaba una sonrisa pervertida.

-Bueno, en ese caso, ¿que tal si vamos y tenemos un entrenamiento en privado?, que dices lindo.- dijo con el mismo tono lujurioso.

-Lo siento pero no le hago eso.- rechace inmediatamente con nerviosismo de estar enfrente de un ninfómano, ante esa indirecta tan directa, pude ver como puso mala cara y bufo con cierta molestia.
- Bueno si cambias de opinión solo llámame.- hablo.- y que tal si entrenamos aquí, es algo aburrido no tener nada que golpear.- hablo con cierto sadismo, genial alguien que no se toma bien un rechazo, antes de que pudiera negarme y salir del lugar, un cristal voló y me corto la mejilla, la herida no tardo en cerrarse, después me limpie la sangre.

-Valla no era mentira lo de la curación.- comento Kaoru al ver prácticamente intacta mi piel, pude ver como se preparaba a lanzarme mas cristales, rápidamente corte distancia y de una patada lo hice rodar, se levanto claramente adolorido, también note como los cristales que creo se había quebrado al caer al suelo, eran mucho mas débiles que el que me lanzo al principio.

Entonces Kaoru empezó a cubrir su cuerpo con una capa de cristal, sin perder tiempo volví a cortar distancia y le propine otra patada, esta vez se cubrió con uno de sus brazos, el cual ya estaba recubierto de cristal, el impacto rompió el recubrimiento sin embargo absorbió gran parte del daño, lo único que paso es que Kaoru fue empujado por mi golpe.

-Así que entre mas a la carrera crees tus cristales mas frágiles son.- comente, Kaoru solo sonrió y tomo distancia de mi, se notaba algo nervioso, era obvio que en combate cuerpo a cuerpo o a corta distancia, no me ganaría, pero para mi desgracia el tenia ventaja a distancia.
Rápidamente varios cristales se formaron encima de el y sin titubear me los lanzo, me dispuse a esquivar la primera ráfaga, note como se quebraban al tocar el piso, eran prácticamente vidrio, no tenían nada de resistencia, pero estaban sumamente afilados, no seria agradable que me atrapara un ráfaga de esas cosas, era atemorizarte.

Otra ráfaga vino la cual a duras penas esquive, me lleve algunos corte profundos, estos tardarían un poco mas en sanar, sin embargo dudo que el me de tiempo de que cierren mis heridas, y estaba en lo cierto, ráfaga tras ráfaga, Kaoru me lanzaba vidrio, si me llegaba a atrapar en algún momento, probablemente me mate, tendría que usar mi poder.

-Al demonio el edificio.- dije en voz alta.

Corrí lo mas rápido que me permitía la lluvia de cristal, hacia el equipo de pesa que había en la sala, me cubri con uno de los aparato de los vidrios, tome 1 pesa de 15 kg y se la lance a Kaoru directo a su cabeza, Kaoru trato de esquivar, sin embargo, alguna raíces lo había atrapado de los pies, dejándolo pegado al suelo, rápidamente el al no ver posibilidad de esquivar, recubrió sus manos de cristal y desvió de un golpe la pesa, era claro que pese a la armadura le dolió hacer eso, esto causo que ya no me tirara mas proyectiles, aprovechando tome otras 2 pesas, le lance 1 y esta vez Kaoru se agacho, rápidamente el pelinaranja trato de soltarse, esta vez vi como deformo el crista que cubría sus manos, convirtiéndolo en un par de navajas largas, sin pensarlo le lance la otra pesa, esta vez se logro liberar y la esquivo.

Kaoru intento formar mas cristales para lanzármelos, pero esta vez no lo iba a dejar, empezó a evocar raíces, esta salían rápidamente del suelo y trataban de atrapar al chico, quien ágilmente las esquivaba, en eso por reflejo esquivo un proyectil el cual iba hacia mi cuello, ese maldito había creado un cristal y lo lanzo, la diferencia es que este era mucho mas rápido que los anteriores, era casi como una flecha, rápidamente hago salir mas raíces y corro tratando de acortar distancia mientras esquivo sus tiros, el por el contrario sigue disparando y se aleja de mi.

En eso siento un dolor punzante en mi hombro derecho, Kaoru me lanzo una de las navajas de cristal con un puntería casi mortal, saque la navaja rápidamente, antes de seguir esquivando, pude notar que a chico cada vez le costaba mas esquivar las raíces, al punto que de vez cuando tenia que cortarlas para librarse, por si fuera poco el suelo era un desastre, haciendo mas difícil para el evitar quedar atrapado.

Para mi sorpresa Kaoru, salto hacia una pared y ágilmente se impulso hacia mi con su navaja de cristal listo para apuñalarme, un sonido desagradable se escucho, había usado mi mano derecha para cubrirme, había atravesado la palma de mi mano, podía ver como el cristal habia traspasado mi mano, la sangre goteaba de la herida y un dolor me invadió, Kaoru parecía sorprendido por mi acción, rápidamente y con mucho dolor, me clave mas la navaja y sujete con mucha fuerza su mano, podía sentir un como tronaban los huesos de sus dedos por la presión que ejercí sobre su mano, y con un puñetazo en el tórax lo mande volando alguno metros.

Kaoru tocio algo de sangre, al parecer no se podía levantar, le había roto algunas costillas, y por la caída parece que se disloco el hombro, así como le había fracturado algunos dedos de su mano. Me saque el cuchillo de mi mano con mucho dolor, heridas así tardarían algo en sanar si no me las atendía, lo suficiente para desangrarme, por si fuera poco la herida de mi hombro también era profunda y aun no cerraba, Kaoru no estaba mejor, si no se trataba las contusiones pronto corría un gran riesgo de perforarse algún órgano, aparte el dolor que sentía era bastante mayor al mio.

-Me gusta ser tratado con rudeza, pero tu exageraste.- escuche a Kaoru quejarse con cierto humor.

-No quiero escuchar eso de alguien que casi me corta una extremidad.- conteste con algo de sarcasmo y humor, ya me estaba empezando a sentir los efectos de la perdida de sangre, el solo rio ante eso.

-¡Que demonios paso aquí!- grito la mujer que nos había llevado por los digitamas, junto a ella, estaban los demás quienes vinieron por el escandalo de nuestra pelea, habíamos destruido todo el suelo y dejado el lugar hecho un desastre, aparte de que ambos estábamos heridos gravemente.

-Creo que nos dejamos llevar con el combate.- comente.
-Rapido, traigan una camilla y equipo de primeros auxilios.- grito la mujer.

Rápidamente llegaron los paramédico y nos trasladaron al ala medica de la instalación, fue una fortuna que Hiro tuviera habilidades curativas e hiciera mas fácil que me curaran, lastima por Kaoru, las habilidades de Hiro solo ayudaron a mermar su dolor un poco, ya con la herida suturada y cubierta me tomaría un día a lo mucho 2 sanar, los demás nos habían seguido, aunque no se si por preocupación o por morbo.

-Veo que ya estas mejor.- escuche la voz de Bran, la cual estaba sorprendida.

-Si me curo rápido, probablemente mañana ya este 100% curado.- conteste con calma.- ¿y como esta Kaoru?-

-Bueno el pobre no tiene un factor de curación por lo que estará un mes y medio en cama, los huesos tardan en sanar bastante.- contesto la chica, como si fuera lo mas casual del mundo.
-Bueno ven.- le dije a la pelirroja de repente.
-¿A donde vamos?- cuestiono ella.
-Vamos a ver a Kaoru.- le dije.
Unos minutos después entramos a la habitación donde se hallaba de Kaoru, dentro se encontraban Hiro, Yatsu y Toka y su digimon.

-Que hay- salude alegremente a los presentes.- ¿como has estado amigo?- le pregunte.
-Pues que te puedo decir... un enfermero sexy atendiéndome, un chico lindo mermando mis dolores y 2 bombones que se preocupan como sigo, creo que estoy bastante bien, de verdad envidio tu nivel de curación, tu ya estas bien, y que te trae por aquí cariño, reconsideraste mi oferta.- este tipo no podía ser mas descarado, Bran solo se aguantaba la risa, parecía muy entretenida con la conversación.

-Lo vuelvo a decir, no me gustan los hombres, pero dejando el tema de lado, me siento mal por dejarte en ese estado, así que decidí venir, ¿dime quiere recuperarte mas rápido?- pregunte en tono serio a Kaoru, el me miro interrogante.

-Veras no solo puedo curarme a mi mismo, también puedo curar a los demás, suponiendo que te acomodaron bien todo, me tomara un par de horas dejarte como nuevo.- hable con tranquilidad.
-Bueno que estas esperando, adelante cúrame.- hablo Kaoru con emoción.
-Bueno relájate.- dije mientras ponía mis manos sobre las parte heridas, usando algo de mi energía empecé a acelerar su curación.-por cierto olvide decirte algo, esto dolerá, y mucho, pero no te preocupes, es temporal, entre mas sanes menos duele.-
 
Última edición:

Amor?? solo dame una maldita arma y ya.
Registrado
4 Feb 2009
Mensajes
746
Calificación de reacciones
112
Puntos
250
Edad
24
Entre juegos y bromas, una vida casi se acorta.


Que podía decir, la pelea contra el chinito fue epica, realmente me estaba costando no sacar todo mi potencial, claro que lo de su regeneración me quitó un peso de encima pero aun asi me contuve. Tras quedar con algunos huesos rotos y una que otra dislocación me preparo hacer algo nuevo y extraño pero antes de hacerlo el chinito se me acerca arrepentido… bueno, no tan así, pero se le veía preocupado, en verdad fue buena opción no matarlo. Pasamos el rato hablando mientras el me curaba, la verdad si dolía y ya me estaba cansando entonces pido que se detenga unos momentos.


-¿Qué pasa?- preguntó curioso mientras yo sonreía y creaba una placa delgada de Cuarzo cual lupa frente a el.

-mis gemas pueden amplificar las radiaciones, técnicamente me estas irradiando energía, con esto aumentara el efecto- solté mientras el asentía y seguía con su curación.

-…- Poco a poco mi mente empezó a vagar en esto y aquello hasta que recuerdo algo importante –uy, casi lo olvido- comenté casual mientras miraba al chico curarme –esto dolerá como un infierno- me burlé mientras usaba mi brazo bueno y hacía el amago de tirar algo con mis dedos.


De las heridas del joven empezó a salir polvillo brillante que se iban juntando en una pequeña masa que empezó a tomar forma frente a todos, claro que los gritos que daba el joven de vez en cuando delataban que le dolia, era más que obvia aquella reacción.


-si los dejaba más tiempo es posible que te destrozaran algún órgano, tome la idea luego de ver Iron man, lo llamo Diatraya- comenté mostrando el diamante que se había formado en mi mano –en parte es verdad que mis cristales son más frágiles mientras mas rapidos los saco pero eso solo es una pantalla- sonreí mientras el chico respiraba cansado –creo que con esto estamos a mano chinito- sonreí para levantar su rostro y darle un pequeño beso corto en los labios –si ya no quieres curarme no tengo problemas- solté mientras le veía pararse y marcharse, al igual que los demás quienes estaban callados, quedando solo al fin en aquella estancia.


-es lindo, lastima que sea tan normal- solté en la soledad mientras miraba la placa de cuarzo y lo moldeaba hasta crear una piedra que brillaba en color verde esmeralda –el poder de la curación, esto de que mis gemas puedan absorber y guardar algunas propiedades electromagnéticas es genial- sonreí con diversión, ya que era algo nuevo y no sabía si iba a funcionar, gracias al cielo si –ahora lo segundo- comenté mientras me concentraba en mis huesos y creaba una serie de parches de cuarzo con diamante, lo suficientemente resistente como para no romperse con un golpe mal dado y lo suficientemente delgados para que no se notaran en la musculatura. Lentamente me levanté de la cama y moví mis articulaciones, aun dolían pero podía moverlas con seguridad.


Miré los cristales creados, la Diatraya y el cristal de regeneración, nombre recién dado, decidí desmantelar el diamante hasta hacerlo polvillo y moldearlo a una pulsera, mientras que el cuarzo lo remoldeo para que sea más delgado y pareciese una aguja y lo pego a mi collar, el regalo más especial que tenía, si lo llegara a perder… todos morirían por mi locura.

Salí del lugar como si nada mientras miraba a todas partes, mis articulaciones estaban ya más acostumbradas a los cristales, además del collar que emanaba la escencia curativa me ayudaba mucho, puesto que el cuarzo actuaba como imán para la escencia, el problema luego sería sacarlos pero ya me ocuparé de eso… espero.

Seguí investigando el lugar evitando encontrarme con los demás para no asustarles, mucho menos con el chino, de seguro querra darme una tunda… aun que si lo intenta deberé matarlo, sería una lástima perder sus habilidades pero es mi vida o la suya. Caminé y caminé hasta que encontré una habitación cerrada, por mera curiosidad forcé la cerradura y encontré una sala llena de computadores y, con algo de desespero me tiro a prender uno, el Windows era algo obsoleto pero como habían cientos de computadoras y buen internet no tardaría mucho en remodelar una, asi que, usando un manual de internet, empiezo a crear una computadora más potente con todas las piezas, realmente estaba aburrido.

Pasaron 3 horas antes de que terminara y pudiese echar a correr el cacharro con el nuevo Windows 8.1, de milagro no explotó pero ahora tenía mejor memoria, más capacidad grafica y buen uso de internet, lo cual se traducía en una sola cosa: ¡A JUGAR LOL!

Jugué 3 partidas Ranked y al fin obtuve los fragmentos de llaves que necesitaba para abrir una caja de aspecto, menuda suerte me tocó al darme una Dj Sona junto a un cristal hectech, en verdad estaba de suerte, seguí jugando hasta que sentí a alguien detrás mio, rápidamente unas agujas de Rubí estaban apuntando al intruso.


-¿si?- pregunté mientras me giraba y me encontraba al chino -¿no estabas por allí llorando como magdalena por que te robe tu primer beso?- me burlé mientras cruzaba mis piernas y me acomodaba en la silla, realmente estaba divertida la situación.

-¿puedo jugar?- preguntó mientras yo le miraba con los ojos brillantes, al fin un parner.

-¿Cuál es tu nombre de invocador?- pregunté curioso, pero la respuesta que me dio me dejó frio, solo conocía un invocador con ese nombre -¡PUTA RATA DEL HABERNO!- le grité mientras le pegaba como niño chiquito –me costaste la penta esta mañana cabron- parecía una versión chibi de mi mismo pegándole quedito, las cosas de las que se entera uno.

________________________________________________________________________________________

Contí kaka que salió, no tenía mucha imaginación, pero espero nos llevemos bien, si alguien lo necesita está jugando lol con el chino XD
ah! lo olvidaba, te dije que me la iba a cobrar chino xD
 

Art of life
Registrado
8 Sep 2008
Mensajes
1,543
Calificación de reacciones
133
Puntos
250
Hikaru caminaba distraída por el laberinto de pasillos del sotano 1 del cuartel general donde se encontraba. Hacía unos días había conocido a la figura que se encontraba medio somnoliento en sus brazos. Se dirigía a la sala de entrenamiento donde había quedado con su amigo y andaba algo perdida.

-Me dijo Kaoru que tenía que girar en el pasillo 1 y adentrarme por el ala F…o era el pasillo F y ala 1 –miraba los carteles mientras se escuchaba el bostezo de Dorumon.

-Creo que te has vuelto a perder Hikaru –murmuraba mientras se llevaba una garra para taparse la boca –llevamos ya una hora buscando la sala de entrenamiento.

-Lo sé Dorumon..

-¡Hikaru! – escuchó una voz familiar y se volteó para ver a un pelinegro que corría hacia ella. A su lado volaba una especie de halcón, llamado Hackmon.

- Toka –saludó alegre- que bueno verte.

-¿Estás bien?, Gray lleva un rato esperándote. No se le ve de buen humor…yo que tú me prepararía para una reprimenda –la dio con el codo de forma amistosa mientras se despedía de ella.

Hikaru suspiró y miró por donde había venido Toka. Arriba del todo, un cartel que rezaba “Sala de entrenamientos 1, ala F” suspiró de nuevo y caminó hacia allí, mientras Dorumon la miraba con una gota en la sien.


Daba unos dos patadas, suficientes para romper el drón, se gira 180º para golpear con el antebrazo a otro de ellos, esquiva un laser que hace una quemadura en la pared y crea un escudo de hielo que impide el paso de otro disparo. Con la otra mano suelta un disco de hielo que corta por la mitad el drón pero deja al descubierto su espalda y el dron que tiene detrás le dispara una descarga que lo hace caer al suelo fulminado.

-demasiado lento –comenta una voz como riéndose.

-Lo sé…tengo que bajar más el ritmo de mis ataques…me iimpiden respirar y me ahogo a la hora de girar.

-Lo que tienes que hacer realmente es centrarte. Miras más hacia la puerta que a tus objetivos. Gray.

-No digas estupideces. Ponme otros tres más Kaoru.

-Lo que digas guapetón.

El chico se quitó la camisa agujereada, dejando ver sus heridas, fruto de las quemaduras de los drones y la tiró al suelo. Se escuchó un silbido de Kaoru y un comentario vulgar para el castaño que solo suspiró mientras se ponía en guardia.

Llevaban ya una semana en el cuartel. La primera pelea entre Kaoru y Hao se dio a conocer a los minutos del fin de esta. Toda la base se enteró y no hubo más que una pequeña reprimenda de Aqua, que era la líder por así decirlo del grupo. Quedó prohibido los combates entre otros miembros y solo se podía entrenar con drones o simulaciones para evitar males mayores, como el que casi causa Kaoru con sus cristales o Hao con su poder.

El primer día fueron todos preguntas. Aqua contestaba lo que sabía durante la cena y las normas, de convivencia sobre todo, para un estado armonioso entre todos. Todo había pasado muy rápido y se necesitaba procesar.

Los digimons les ayudaron. A medida que se iban conociendo, tenían un apoyo en esa base y además, entre digimons se iban haciendo amigos, cosa que propició a que al menos, entre los 9 elegidos, no hubiera más roces.

El general se volvió a poner en contacto con ellos 3 días después. Les explicó la primera misión que tenían que efectuar y cuándo sería.

-“Dentro de 5 días saldréis a un pueblo llamado “pueblo inicio”, allíos reuniréis con mi contacto de confianza, va a caballo…bueno…ya lo entenderéis. El os dirá lo que tenéis que hacer. Hasta entonces, prepararos, porque no va a ser moco de pavo”

Todos entonces miraron a Hao y Kaoru. Ellos ya habían empezado a entrenarse. Despertaron entonces…necesitaban ponerse en forma.

Gaomon empezó a entrenar con Gray. Sólo estaba prohibido enfrentarse a otro elegido, no estipulaba nada de hacerlo con un digimon. Pero Gray dejó de hacerlo, cuando este, le partió la nariz de un gancho. Desde entonces, recurrió a los drones y con la ayuda de Kaoru, que le costó, forma física y consejos para entrenarse.

-Mira quién aparece por allí –Kaoru levantó ambas cejas mientras señalaba a la puerta. La pelirosa entraba a la sala de entrenamiento, acompañada de Dorumon. Gaomon paró de golpear el pujin y se acercó a saludarlo, con un simple gesto de cabeza. Los dos eran fríos.

-Llegas tarde –dijo Gray cargándose un dron de un puñetazo y esquivando el disparo de otro. Se le hizo una señal a Kaoru que paró el funcionamiento de estos.

-Me perdí –dijo la chica –Lo siento.

-Así que nunca habías venido aquí –el pelinegro se acercó y le dio un capón en la cabeza despacito, pero lo suficiente para que la chica se agachara momentáneamente –Habermelo dicho antes.

-Estoy acostumbrada a ir a la sala 2 y 3. Hao me enseña en la dos y en la 3 entreno con Dorumon. –señaló al digimon que ahora pegaba puñetazos al pujin de Gaomon -¿Qué querías?-preguntó directamente la chica viendo como su amigo se secaba el sudor. Por un momento se enrojeció al ver su cuerpo desnudo de torso. Nunca se había fijado, pero tenía los abdominales más marcados y los pectorales.

-Mañana salimos de la base…visitaremos por primera vez este mundo digital. Va a ser peligroso y…bueno…no quiero que te pase nada –el chico balbuceó lo último mientras evitaba mirarla –Quiero ver…

-¡Ya está romeo!, dile a Julieta que se ponga en posición que voy a empezar –Kaoru ya tenía los drones listos. Hikaru le miró a los ojos como no entendiendo nada hasta que vio que se apartaba.

-¿Qué haces? –preguntó, aunque ya se olía lo que iba a pasar.

-No dudo de ti…ni de lo que eres capaz de hacer. Pero quiero saber si estás lista…empieza Kaoru.

4 drones salieron disparados hacía la pelirrosa. El más rápido llegó y disparó sin previo aviso, Hikaru lo esquivó saltando hacía un lado y creando un remolino se libró del vuelo de dos de ellos.

-Recuerda…los drones se adaptan a nuestros poderes –dijo Gray mirando seriamente la pelea.

Hikaru fue dañada por la cuchilla de uno de ellos que pasó como una bala sobre su hombro. Se cubrió con una cortina de aire y vio venir a otro desde atrás. Gray temió por ella al ver que no hacía nada, pero se llevó una sorpresa cuando la chica saltó alto y con el tacón del pie izquierdo destrozó el dron.

Dorumon dejó de golpear el pujin cuando vio como su compañera realizaba esa maniobra. Asintió como forma de aprobación y se sintió orgulloso al ver como de otra patada en el aire elevándose con su poder destrozaba el segundo dron.

El tercero le vino de cara y tuvo que doblar la espalda hacía atrás para esquivarlo. Otro disparó en ese momento dañando su cadera y haciéndola perder el equilibrio. Enfadada se levantó y creó una fuerte ráfaga de aire. No vio que detrás venía otro dron que con la cuchilla cortó su pierna izquierda.

-Hay que parar esto…

-¡¡NO!! –gritó Dorumon –Ella puede.

-Pero… -dorumon no dijo nada. Solo se quedó fijamente mirando a su elegida. Gray vio la confianza que tenía Dorumon en ella y solo se limitó a asentir.

Hikaru tenía dolor en la cadera y en el corte de la pierna izquierda. Pero no había tiempo de lamerse las heridas. Creo otra ráfaga esta vez al suelo para levitar y esquivar el dron de la cuchilla que atacaba de nuevo. Ya en el aire vio el campo y se le ocurrió algo. Al caer, creó una capa de aire debajo de los escombros de uno de los drones fuera de combate y los impulsó con suficiente fuerza contra el dron de la cuchilla que lo hizo caer. Se acercó a él y lo reventó de una patada. Furiosa, repitió el gesto, esta vez cogiendo la cuchilla de ese drón que mandó como una flecha contra el cuarto dron que cayó al suelo echando chispas por el agujero ocasionado al clavarse la cuchilla. Ya no quedaba ninguno más.

-Te has vuelto fuerte –dijo Gray acercándose. –Hikaru… -Gray se preocupó y su cara cambió al ver el corte de la pierna. Era poco profundo, pero había pillado arteria. Necesitaba atención médica urgente.

-Iré avisando de que llevamos un herido –dijo Kaoru. En ocasiones graves, sabía donde no hacer bromas. Cogió uno de los teléfonos que comunicaba con cualquier sitio de la base y avisó a enfermería.

Gray cargó a Hikaru que se quejo del trato.

-Estoy bien…puedo andar.

-No digas idioteces. Deja que te ayudemos. No puedes siempre hacer todo sola –la regañó el castaño mirándola a los ojos. Si no fuera por la gravedad del asunto, se habrían quedado mirándose más rato, pero un quéjido de dolor por parte de la pelirrosa, hizo que Gray mirara hacia la puerta y viese a Dorumon y Gaomon ya preparados para correr hacia la enfermería.

Por suerte las instalaciones eran muy buenas. Si Kaoru se pudo recuperar más rápido, era por la excelente maquinaria de alta gama que tenía la enfermería. El corte se curó muy rápido y la sangre que perdió, la recuperó con una sencilla transfusión.

-Tiene que permanecer esta noche por protocolo más que nada, pero está muy bien –informó la enfermera que salió a avisar al resto que se habían enterado.

-Me alegro, gracias Cristina –contestó Sebas al oír la noticia.

-Imagino que Takashi se quedará con ella –dijo Bran volteando la cabeza –Aquí ya no hacemos nada.

-Espera Bran –Hiro y Yatsu corrieron tras ella.

-No les gustan los trios, así que me voy a ver si cazo algo para que me caliente la cama –Kaoru puso mirada lasciva mientras relamía los labios. Hao acostumbrado a sus comentarios solo le señaló con el dedo pulgar y se fue por otro lado.

-Vamos Hackmon, te haré un rico pastel de postre para la cena –Toka se fue hacia las cocinas y la sala de espera quedó vacia.

Cristina acabó el informe y dejó sola la habitación. Gray en la silla miraba a Gaomon que se entretenía pelando unos cacahuetes. Dorumon estaba como meditando al otro lado de la habitación con los ojos cerrados. Hikaru descansaba tumbada en la cama mirando a la ventana opaca del cuarto.

-No vas a decir nada –comentó Gray cansado del silencio.

-¿Confiaste en que pudiera hacerlo? -preguntó acto seguido la chica.

-Claro..

-Gray…¿Cuándo vas a dejar de intentar protegerme? –esa pregunta tomo de improvisto al chico que se limitó a pasarse saliva y mirar hacia abajo. –Lo suponía…me ves débil.

-No!, para nada…

-¿Creés que no me doy cuenta de cómo me miras? –el chico levantó la cabeza. La pelirrosa ahora le miraba a él. –Te piensas que no debería de estar aquí. Que entorpeceré en la misión. Que soy demasiado débil. Que mi poder…es débil.

-Maldita sea, no es eso Hikaru…

-Déjame Takashi…

-Hikaru…yo… -el chico se levantó de la silla y ante la mirada atónita de Gaomon salió de la habitación. Se quedó unos segundos dudando de si ir o sino, hasta que vio como le miraba Dorumon. Entendió lo que tenía que hacer, y siguió a su compañero hasta afuera.

Allí vio como Gray golpeaba una máquina de bebidas y apretaba los puños.

-Gray… -susurró Gaomon- ¿Estás bien?

-Sí…tranquilo amigo, vayamos a nuestro cuarto. Aquí…no pintamos nada.


Llegó el día.

Los nueve elegidos se encontraban caminando junto a sus digimon por un túnel. Guiados por Aqua y un marineangemon, atravesaban la puerta que conducía por fin, a tierras del mundo digital. Después de una semana, pisaban suelo del digimundo.

Pero la decepción y el horror se veían en sus caras, sobre todo, en la de sus compañeros digimon.

Tierra de guerra. Bosques arrasados, llanuras oscuras y sombrías y montañas casi destruidas. Lagos contaminados y un cielo que antes era azul violeta, ahora era gris negruzco.

-De aquí a pueblo inicio hay poco camino. La base se construyo cerca de ese pueblo estratégicamente. Si alguno de vuestros compañeros mueren, renacerían en el pueblo. Venga, ya se que es desolador el paisaje…pero animaros –sonrió la chica- sé que conseguiréis que esto vuelva a ser tan colorido y agradable, como era antes.

Aqua siguió caminando mientras el resto asentían y miraban la tierra que pisaban sus pies. A eso habían venido, a salvar ese mundo…y el suyo.

Caminaron un poco más, hasta que Aqua dio el aviso…habían llegado al destino y una figura se acercaba cabalgando hacia ellos…

-Centarumon, somos nosotros –dijo Aqua levantando la mano. Pero Centarumon no paraba…sus ojos rojos indicaban a Aqua que algo pasaba…más su rueda negra clavada en la espalda la avisaba del peligro que corrían. -¡Chicos cuidado!


Bien, aquí os dejo a vosotros.

Las primeras victimas de Centarumon serán quienes quieran abandonar el rol.

Cualquier cosa ya sabeis, aquí estamos!

H Hiro
L Lobito Reindeer
Kirari Kirari
mimi_sakura mimi_sakura
RamenBlaze RamenBlaze
X Xx_davex_xX
L LightShield
D Darkness94
 

Registrado
26 Dic 2016
Mensajes
81
Calificación de reacciones
46
Puntos
350
Edad
23
Reporte feo, algunos golpes, Hackmon debuta, bla,bla,bla[?] sorry si les dí poco diálogo, pero la segunda parte del Vs. Centalmon se las dejo a ustedes xD


一¿Q-Qué es esa criatura? 一Preguntaron varios del grupo al ver al misterioso ser acercarse a toda velocidad

一S-Su nombre es Centalmon, es un digimon del tipo hombre bestia y se supone uno de los nuestros, ¿Porque está así? 一Se preguntaba Aqua algo descolocada por la reacción del Digimon

一Bien, nada que no podamos solucionar ¿Eh, Hackmon? 一Preguntó Toka con ánimo mientras chocaba su puño con su palma

一Tú avisa y yo golpeó

一 ¡Espera, no… 一Trató de detenerlos la de mayor rango

一 ¡Teen Ram!

Con gran velocidad los primeros en actuar fueron Toka y Hackmon, esté último se lanzó a por el descontrolado golpeándole con su cola como si fuera un taladro más mucho daño no le hizo y fue rápidamente sacado del camino con un golpe de las cadenas que poseía el mitológico en sus brazos

一 ¡Hackmon!

一Este chico está loco, Gaomon tu eres veloz, quizás podamos hacer reaccionar a Centalmon一Sugirio Grey

一Entendido ¡Double Backhand!

一No se dejen la diversión para ustedes solos, ¡Labramon! 一Vociferó Kaoru

Los dos digimon cánidos comenzaron a atacar al equino, el primer con rápidos golpes para cansarlo y el segundo con ladridos y mordidas propios de un perro

一 ¿Hay algo diferente con Centalmon? 一Preguntó Hao

一Ese disco incrustado en su espalda, Marin Angemon no creerás que…

一Alguien que está trabajando con Mugendramon obviamente debe tener Hagurumon en sus filas

一 ¿Hagurumon? 一Preguntó el de origen chino

一Son pequeños Digimon mecánicos cuya particularidad es poder controlar a otros Digimon a través de su Darkness Gear, un Digimon conocido como Devimon es conocido por aprovechar aquello一Explicaba el pequeño rosado mientras se ponía en posición de ataque

一Entonces solo debemos sacar esa cosa, será más fácil de lo que creía一Dijo el pervertido esbozando una sonrisa en su rostro

Como si de una ametralladora se tratase, Kaoru comenzó a disparar de sus manos diversos cristales que impactaron en el cuerpo del nivel adulto el cual solo se enrabiaba más convirtiendo una de sus manos en un cañón del cual disparó una esfera de energía

一Destruir… ¡DESTRUIR!... ¡HUNTING...CANNON! 一Gruñía el equipo

一 ¡Fif Slash!

Mientras disparaba salvajemente a todo el grupo, Centalmon fue alcanzado por Hackmon quien lo arañó reiteradas veces con sus sólidas garras.

El mitológico trató de contraatacar pero de un momento a otro no pudo moverse, vio hacia abajo y se percató que su sombra estaba conectada a la de Toka

一 ¿Que están esperando? Sáquenle esa maldita cosa a este idiota 一Ordenó el sombrío tratando de no romper su vínculo con el atrapado

一 Marin Angemon ve

一 ¡Ocean Love!

El pequeño marino lanzó una energía en forma de corazones hacia el equino o más bien dicho al objeto que se encontraba en su espalda, sin embargo algo pasó, a pesar de la diferencia de niveles de poder entre ambos Digimon, la técnica de Marin Angemon no funcionó, desconcentrado así a Toka y siendo aprovechado por Centalmon quien con sus cadenas arrojó al chico y a su Digimon por un barranco que había cercano

一 ¿D-Donde me encuentro? 一Se preguntaba el muchacho quien despertaba al lado de una fogata

一Ya despertaste, te encontré tirado en el suelo一Comentó un ser de heroica silueta cuya cabeza parecía la de un león

一...¡Espera! ¡Hackmon! ¡¿Dónde están los demás?! ¡¿Qué pasó con Centalmon?!

一Tu compañero está descansando, no ví a nadie más en el lugar

一Ya veo… ¿Estarán bien?

一Deberías preocuparte por tus heridas, un humano acá es raro, y si te enfrentaste a un Digimon pues...no deberías estar vivo

一Pues...gracias, creo

一Por cierto no me he presentado, soy Leomon

一Toka, Kazano Toka

一Bien Kazano Toka, no creo que sea bueno que te levantes por un tiempo

一No puedo quedarme, tengo que encontrar a otro grupo de humanos con los que llegué

一Así que ustedes son los que se supone defenderan al Digital World del loco ese一Comentó el león soltando una leve risa

一No llevamos ni un día y ya somos famosos

一Como te dije, los humanos son raros aquí, además los pocos que llegan son presa fácil para Digimon de nivel adulto y los que sobreviven mueren al encontrarse con un perfecto, ahora descansa, mañana buscaremos a tus compañeros, además Hackmon se llevó la mayor parte, cuando los encontré estabas encima de él
 
  • Me gusta
Reacciones: Dark Fallen Angel

Registrado
9 Abr 2014
Mensajes
228
Calificación de reacciones
194
Puntos
250
Nombre: Kazuko Daigo.
Edad: 19 años
Personalidad:
Al principio, ella es descrita como "la sombría" y "la callada"; es retraída, así como observadora, honesta y graciosa (esto último, cuando llega a conocer bien a las personas). Adora a sus pequeños hermanos y abuelos, aún si a veces no lo demuestra. Mayormente se le caracteriza como una joven silenciosa, algo tímida y nerviosa frente a otra gente o más bien apática y poco expresiva. Por otra lado también se muestra protectora y algo agresiva (solo lo necesario para proteger a su familia).
Biografía:
Estudiante universitaria de botánica en la Universidad de Tokio, procedente de la prefectura de Chiba, donde vive con sus hermanos pequeños y sus abuelos. Su infancia fue relativamente normal, pero muy feliz ―ella y su padres―. Todo eso termina cuando sus padres tuvieron un accidente, donde milagrosamente su madre vivió lo suficiente para dar a luz a sus hermanos, posteriormente el inicio de las peleas por la custodia de sus hermanos, por lo que ella arreglo con sus tíos ese problema.
Actualmente además de estudiar es parte de una banda, como guitarrista y trabaja en la panadería de sus abuelos ―siendo de esta forma ella también la aportadora de dinero para los gastos del hogar―. A pesar de a veces no tener tiempo para ella, realmente ella se siente bien el ayudar, así como disfrutar de la compañía de sus pequeños hermanos, niños que a pesar de su problema hacen que nunca se rinda o caiga ante la presión.
Gustos:

  • Preparar pan o cualquier comida.
  • Cantar y componer canciones a sus hermanos.
  • La comida que prepara su abuela.
  • Practicar Hung gar Kung Fu, Jujutsu y Hapkido.

Disgustos:

  • Que le digan aburrida, por no salir mucho.
  • Ser molestada cuando práctica.
  • La gente escandalosa y chillona.
  • Que molesten a su familia.
Elemento:
  • Tierra.
Habilidades:
  • Pared de Tierra: crear una pared de tierra que puede ser tan dura dependiendo de cómo se encuentre físicamente.
  • Balas de Arena: Pequeños proyectiles hechos de arena sólida.
  • Arenas movedizas: Ablandar la tierra alrededor.
  • Lanza de Tierra: Solo puede lanzar una lanza por día.
  • Onda de Tierra: Consiste en que ella coloca su palma en el suelo bajo sus pies provocando que este se mueva de manera similar a ondas. Para usarla debe de estar muy concentrada.
Extra:
  • El acuerdo que hizo con sus tíos, para permitir que se quedara con sus hermanos fue el de casarse con su primo, quien es cuatro años mayor que ella.
  • El ser guitarrista de una banda fue a petición de un compañero de la universidad que la escuchó tocar. Ahora la banda aunque no es muy famosa ha tenido varios conciertos pequeños.
  • No permite que nadie de burle de sus hermanos actuando más como un chico de una pandilla que como una señorita.
  • No tolera el carácter de cierto tipo de personas, por lo que actuara algo cortante con ellas.
  • Ciertos días de la semana ella tiene que visitar a su prometido.
Ficha Del Digimon.
Digimon: Monmon.

  • Línea Evolutiva:
  • Baby: Datirimon.
  • Baby II: Tanemon.
  • Rookie: Monmon.
  • Champion: Apemon
  • Ultimate: Makuramon
  • Mega: Gokuwmon
Apodo: Takao.
Gustos:

  • Las cosas dulces
  • Leer
  • Escuchar a su compañera tocar la guitarra.
  • Jugar con los hermanos de Kazuko.
  • Subir a los árboles.
Disgustos:
  • Las peleas injustas.
  • Que en ciertos momentos su compañera le de miedo.
  • A las personas que se creen superiores a los demás.
  • La falta de expresión en su compañera a su persona.
Extra:
  • Desearía ver más seguido la sonrisa de su compañera.
  • Le agrada ser felicitado, por hacer algo bien.
  • Sobrestima sus habilidades, al sentirse inferior de los demás.
  • Por una extraña razón quisiera ver a su compañera con un vestido o verla un poco más femenina, como las demás humanas.
Dark Fallen Angel Dark Fallen Angel (colocó la ficha, con el permiso del jefe de rol)
 

Registrado
9 Abr 2014
Mensajes
228
Calificación de reacciones
194
Puntos
250
Kazuko Daigo
¡Buen trabajo a todos chicos! ―gritó, con entusiasmo una mujer rubia de cabello corto y vestimenta algo rockera―. No olviden chicos el concierto es la semana que viene. Bueno nos vemos, cuídense nada de excesos, tengan un buen día.


Después de decir eso todos salieron del lugar a excepto dos personas que se hallaban sentadas una escribiendo en varios cuadernos, mientras el otro leía un libro «en serio el profesor se ha pasado esta vez», fue lo que dijo el sujeto que leía el libro al separar su vista de las páginas de este y desplomándose en la silla donde se hallaba. Su acompañante que era una chica de cabello castaño y corto solo asintió ―soltó por unos minutos su pluma y masajeo uno de sus hombros―. No pasó más de tres horas más en las que estuvieron en el cuarto, antes de salir y despedirse en el metro, donde el joven entró.

Hasta este punto todo era normal ―no pasaba de una rutina normal, en su vida―. Ir a los ensayos de la banda, estudiar y hacer los deberes de la universidad, así como ir a su hogar, todo esto era normal y cómodo ―a pesar que algunas personas dijeran lo contrario, ella no lo cambiaría por nada del mundo―… Entonces cómo fue posible que todo esto cambiara a esto, ella caminado en un bosque oscuro, y por lo seco que se encontraban los árboles tenebroso, así como llevar a cuestas en su espalda a un extraño mono de color verde, que anteriormente no era un mono cuando lo conoció. Realmente esto es lo que menos hubiera deseado en toda su vida…

Oí, ¿ya te sientes mejor? ―pregunto al acomodar mejor al animal en su espalda.

Lo siento… ―escucho decir en un susurro al primate―, sino me hubiera fijado por donde trepaba no estarías cargándome ahora. Lo siento, señorita Kazuko.

Kazuko, solo dime Kazuko, no agregues el señorita y lo de recién no debes culparte, nadie sabía que caerías de allá arriba ―dijo con simpleza, sin dejar de caminar.

Después, de eso siguieron en ese bosque ¿por cuantas horas? No lo sabía, solo quería salir de ahí y buscar una manera de volver a su hogar con su familia, con sus pequeños hermanos ―era mil veces mejor que estar en este lugar sobrio―. Y cuando pensó que ese lugar no tendría fin, pero no a lo lejos distinguió algo de luz, así como el ruido de cosas chocando y con forme avanzaba a la salida el grito de ¿humanos? Si humanos, un pequeño grupo, pero seres humanos al fin. Sin embargo antes de pensar en acercarse a ellos vio cómo eran atacados por un centauro, con partes de metal y un casco romano, así como ver como uno de los humanos junto con uno de los extraños animales, eran arrojados a un barranco.

Cuando te diga, dispara una de tus bolas de luz al pecho del chico grande ―pido a su compañero al bajarlo y ella colocar su mano como si esta fuera una pistola―. Y como estamos algo lejos, puede ser que el daño sea más…

La chica colocó una rodilla en el suelo y levantó su mano/pistola frente a ella apuntando a las patas traseras de esa cosa rara que no paraba de atacar y esquivar los ataques de los demás, por lo que tardó más tiempo en pedirá su acompañante que disparara con su honda «¡ahora!» gritó ella y el mono verde disparó después de decir «Swing Swing», la bola de luz fue casi directo al pecho, ya que solo lo rozó, pero ese disparo fue suficiente para que ella disparar sus balas de arena sólida, las cuales solo una impactó en una de las patas traseras logrando el desequilibrio del animal.
Dark Fallen Angel Dark Fallen Angel
@Todos
(Bueno la pequeña introducción)

 

Amor?? solo dame una maldita arma y ya.
Registrado
4 Feb 2009
Mensajes
746
Calificación de reacciones
112
Puntos
250
Edad
24
化物
(Bakemono)
[Monstruo]​



Ya habían pasado 5 días desde que llegamos al mundo digital, los primeros días me la pasé entrenando y jugando LoL junto al chinito, realmente había mucho que hacer, también me entrené psicológicamente, aprendí a sentir los cristales bajo tierra, aumenté el rango de percepción de 1 a 3 kilómetros, he podido usar nuevas aleaciones de gemas que dan mejores resultados, la verdad estaba muy motivado con esto del entrenamiento, sin embargo, a pesar de todo el entrenamiento, aun tenia muchas dudas acerca del verdadero objetivo de mandarnos a nosotros, simples adolescentes, a un campo de batalla, después de todo, la mayoría solo han cometido accidentes o ayudado a las personas, no como yo, que realmente había sido capaz de dejar en aquellas condiciones a esos idiotas.

Estoy claramente consciente de que soy capaz de matar si me lo propongo, solo un poco de cristal y podría causar un gran estrago, ¿seré un arma?, ¿estaré haciendo lo correcto?, ¿es justo que los demás sufran por esto?. Desde que Anubis, mi compañero digital, entró en mi vida me ha hecho ver muchas cosas que no quería, como el hecho de ser emocionalmente más insensible de lo que podría creer, siempre velando por mis intereses, incluso fui capaz de dejar sola a mi familia pero no a ella, la única que no me trato como un demonio por ser diferente al resto, aquella voz que siempre me apoyaba... si ella estuviese aquí conmigo... ¿me diría que hacer?, ¿se opondría o me aceptaría?, ¿me llamaría demonio?... no lo se, quizás algún día obtenga aquella respuesta... algún día...

Este es el cuarto día de entrenamiento, actualmente he sido quien más daño colateral a podido crear en un campo de batalla, según el de cabello largo, dice que soy descuidado y que no calculo, eso es mentira en cierta forma, ya que, lo único que puede hacerme actuar de aquella forma es la ira, la cual no he experimentado desde que llegué aquí.
Cambien he seducido a muchos de estos militares, algunos quedan calientes mientras que otros se aguantan las ganas de golpearme, por que, quienes lo hicieron, han llegado a la enfermería por un hueso roto o traumatismo, incluso por trauma o nervios, en verdad es curioso como mi ser no le teme a casi nada, creo que soy un monstruo después de todo.

Esa misma noche me comunico con el general, aquel rubio que siempre digo que esta buenísimo, necesitaba consejos. La conversación fue larga, le di a ver mis puntos, mis incomodidades, creo que no escuchó ni la mitad de lo que dije pero en cuanto empecé a hablar en estrategias y peleas no dudo en darme algunos tips o consejos, la verdad... a pesar del corto tiempo, me he podido acostumbrar al grupo, han habido sus asperezas y demases, pero... creo que mi soledad me tenia algo deprimido. En la tierra no era popular pero... al menos tenia con quien hablar y poder distraerme, podía tener una vida normal, pero aquí... a falta de eso me he vuelto más pervertido para ocultar mi soledad, mis miedos... y mis anhelos.

Se que es raro que a un hombre le atraiga su mismo genero, nunca había sido bien visto en Japón, pero nunca he seguido las reglas que siempre me imponen, la verdad solo quería enamorarme y vivir tranquilo... es una lastima que aquello que siempre deseo nunca se cumpla, después de todo... un monstruo... es incapaz de sentir amor.

Fui algo tarde a la cama, pude ver como algunos militares se alejaban de mi, otros me miraban con miedo y los demás con asco, simplemente les guiñé el ojo seguido de un beso, no negaré que era divertido, pero aun así sentía ese molesto vacío, aquel que ni la joya más hermosa podría tapar, me sentí desplazado y muy mal... odio tener corazón.

A la mañana siguiente fuimos llevados a la superficie, la vista era desoladora, pero pude sentir el aire fresco del lugar, aquello me recordó a la tierra pero ya no estaba en casa, debía ser fuerte tanto emocional como físicamente, mis heridas ya habían sido curadas gracias al chino, quien no guardaba ningún rencor, cosa que dudaba, pero bueno, no soy él para saberlo. Avanzamos por la llanura por unas horas hasta llegar al supuesto punto de encuentro, momento donde una criatura nos atacó, uno cayó por un precipicio al dárselas de héroe, solo esperaba que estuviera bien. Los demás intentamos hacer algo para detener esa cosa, incluso llegó una chica más para ayudarnos, es muy curioso pero ya no había tiempo, estábamos a punto de domar a esa cosa cuando se escuchó el grito de varios animales más, algunos por el cielo y otros por la tierra, era una trampa.

Rápidamente empezamos a usar nuestras habilidades, lográbamos tirar a algunos enemigos pero aun así seguían viniendo, estábamos en peligro, según los cristales subterráneos pude percatarme que era una tropa de, al menos, 140 monstruos en un rango de 1 kilómetro, si esto seguía así podría ser muy peligroso, el centauro frente a nosotros se había desmayado, aquello me dejaba tranquilo pero parece que el ejercito lo buscaban, esto me estaba llenando de dudas y temores, ¿acaso... sera bueno estar aquí?, ¿lucharán obligados o sera por voluntad propia?, ¿que buscan con esto?, mi cuerpo se empezó a mover solo, sin darme cuenta había creado capsulas de cristal que salieron del suelo, atrapando a mis compañeros junto a sus digimon, todos se quejaron pero nadie pudo hacer nada, ya que las había mandado bajo tierra y dispersado a gran velocidad a 2 kilómetros cada una a la redo. Con una sonrisa triste mire a Anubis, quien no entendía mis acciones, simplemente creé una cúpula de obsidiana para que no viese nada, lo que estaba a punto de hacer... no me lo perdonaría nunca.

Vi como todos esos monstruos se abalanzaban sobre mí, solo una lagrima rodó antes de hacer crecer cristales a mi alrededor, empalando a la mayoría, pude sentir su sangre brotar mientras algunos desaparecían, pude sentir como aquel liquido se evaporaba en datos, pero ya estaba hecho... había dejado de lado mi humanidad, era hora de ser un monstruo.

En un rápido movimiento empiezo a crear agujas de cristal mientras las lanzaba a mis oponentes, algunas se rompían mientras que otras atravesaban su carne, usaba escudos de diamante o cuarzo, lograba hacer explotar los ataques o los cristalizaba, mi mente estaba bloqueada, mi cuerpo se movía por si solo, ya nada importaba, estaba vació.

Llegó un momento en el cual estuve rodeado, el ambiente lleno de polvillo de diamante y muchos con heridas al igual que yo, creo... que es hora de acabar con esto. Algunos monstruos se me lanzaron mientras me concentraba y sentía el cristal en sus venas, solo fue una orden antes de que los polvillos se empezaran a juntar y crecer dentro de sus cuerpos, rompiendo vasos, órganos y venas, algunos caían muertos mientras que otros gritaban horrorizados, escuchar sus gritos llenos de dolor, su agonía y su miedo me hicieron mirar mis manos, ¿esto era yo?, ¿soy yo el causante de este mal?, ¿después de todo... solo era un monstruo?, una sonrisa amarga apareció en mis labios a la vez que las lagrimas salían de mis ojos en todo este campo lleno de muerte, aun que sus cuerpos digitales desaparecieran, mi conciencia seguía intranquila, alejé a mis... ¿amigos? para poder matar sin que salieran perjudicados, quizás me odien, quizás lo comprendan pero... el daño... ya estaba hecho.

Pasó una hora antes de que todas aquellas criaturas desaparecieran, algunos corriendo por sus vidas mientras que otros desaparecían en datos, no tenia ganas de ir por ellos, simplemente dejé que huyeran, quizás sea un error... pero... el error será que los deje ir o que nosotros hayamos llegado, aun no lo tenia claro pero ya da igual, estaba cansado. sangrando y lastimado, solo quería descansar. Me acerco con lentitud al centauro mientras quitaba la obsidiana, dejándome ver un agujero, Anubis había estado excavando para salir y no me equivocaba, ya que apareció detrás mio, todo sucio y cansado por excavar tanto, simplemente le mire con algunas lagrimas y el rostro neutro, no tenía ganas de hablar, solo debía encargarme de esa cosa. Me acerqué al centauro y me monté en su lomo y, con mis ensangrentadas manos, tomo el engranaje, empecé a tirar con todas mis fuerzas, necesitaba arrancarlo. Luego de fallar varias veces, por la sangre, logro quitarlo y cristalizarlo, ya que había empezado a desvanecerse en el aire, quizás puedan estudiarlo y crear algo para destruirlos, por el momento solo me dejé caer al pasto mientras miraba el cielo, estaba exhausto, podría morir si así lo deseaba, más lagrimas salieron de mis ojos, me sentía sucio, pero mis lagrimas eran por algo más, después de todo... me sentía culpable... por haber disfrutado el haberles matado -un monstruo...- susurré mientras anubis me miraba preocupado, desde que nació a sido muy silencioso, no puedo culparle, casi nunca pasaba conmigo si no era para entrenar, le he descuidado mucho -acaso... ¿un monstruo puede amar?, ¿querer?... ¿proteger?- me cuestionaba mientras lloraba, no tenia ganas de gritar, solo dejaba que mis ojos expulsaran aquello, a pesar de solo estar roto y no importarle a nadie, ¿seré egoísta?, quizás, ¿egolatría?, no lo sé, ¿un monstruo?... creo... que desde siempre. Simplemente cerré mis ojos y me dejé llevar por el cansancio, si muero, no me importa, después de todo, nunca estuve realmente vivo.

_______________________________________________________________________________________________________________________________________________________________
 
  • Me gusta
Reacciones: Dark Fallen Angel

Dama Oscura
Registrado
19 Mar 2007
Mensajes
885
Calificación de reacciones
489
Puntos
700
~Hikaru y Dorumon~
~Gray y Gaomon~


A decir verdad, no esperaba que salir de la base a la primera iban a ser separados de tal manera por un ataque de parte de Centarumon y por otra costandole una dificil batalla para todos ellos, al ser primerizos en tal lugar. Causando que algunos se desprendieran del grupo como en el caso de Hikaru y Dorumon.

Ahora se encontraban caminando dentro lo que parecía ser un bosque muerto por causa del enemigo, esperando no hallarse con algún otro digimon como Centarumon, que los habia atacado inesperadamente. Esperando al menos creer que el resto estaba bien y que en cualquier momento podía toparse con todos ellos o con al menos uno.

― Me cuesta rastrearlos, al parecer nos hemos alejados de ellos o algo impide que pueda localizar a los demás. ―Expreso Dorumon que caminaba justo a lado de su elegida muy alerto ante cualquier posible ataque de digimon enemigo que pudiese ocurrir, como sucedido anteriormente con Centarumon.

Hikaru solo caminaba en aquel bosque tarareando una tenue canción con ellos trataba de mantenerse tranquila y relajada, buscando de lo más tranquila al resto de los chicos. Por buen rato después, seguía sin rastros de ellos, por lo que suspiro para intentar pensar en alguna idea de facilitar la búsqueda del grupo. No obstante un sonido llamo su atención como la de Dorumon.

― Algo se acerca, Hikaru ―menciono Dorumon, el cual enfoco su mirada a todas las zonas buscando aquel sonido que podía escuchar claramente.

― Yo también lo escucho Dorumon... ―respondió ella al percibir el sonido en el aire para dirigir su atención hacia el cielo notandose una criatura en forma de insecto que iba contra ellos.

Sino fuera por Dorumon que empujo a su compañera humana sobre el suelo, aquellos aguijones que repentinamente habian sido lanzados por aquel digimon de seguro hubiese acabado con su vida en unos segundos

― ¡Dash Metal! ―
Como si hubiera esperado aun más el acercamiento de aquel digimon, Dorumon se mantuvo en posición acumulando su ataque para lanzar diversas bolas de metal contra el insecto digimon dando certero en una de sus alas viendolo caer de golpe al suelo.

Hikaru se levanto y con ello observo como el digimon insecto se levanto con gran furía resonando su tono de molestia,que causo que tanto la humana como el digimon se tapasen ante el ruido producido del digimon.

― Se ve muy molesto ―expreso ella para ver como aquel digimon empezó avanzar hacia ellos y siendo sujetada por Dorumon comenzaron a correr en busca de algún lugar que pudiera resguardarlos de aquel digimon.

Flymon avanzaba a diestra y siniestra sin importarle nada en lo absoluto, solo quería como fuese alcanzar y eliminar tanto a la humana como al digimon que se habia atrevido atacarle

― no tendré más opción que luchar contra ese Flymon

― Dorumon, espera...!

La pelirosa no estaba segura de que su compañero digimon tuviese un enfrentamiento contra aquel digimon, no era devota a las peleas, pero sabia que su amigo lo hacia para protegerlos a ambos; por lo que diviso a una distancia una cueva que pudiese ayudarlos en resguardarse de aquel Flymon.

Ella decidió mejor usar un poco de su habilidad elemental girando sus manos al aire para así crear una ráfaga de viento en sus manos que fue contra aquel Flymon golpeandolo y lanzándolo justo entre algunos árboles, derribandolo al instante, aquel momento era para actuar inmediato

― justo un momento note una cueva ―comunico ella señalandolo y no necesito decir más. Dorumon asintió para correr junto con ella directamente hacia la cueva que por el momento los resguardaria de aquel digimon insecto.

Entraron a la cueva notando que este era aun más profunda de lo que se veía a simple vista, por lo que optaron en encaminarse dentro de está sin saber que podrían toparse dentro de ella, atento ante cualquier movimiento o sonidos que escuchasen. Dorumon y Hikaru se adentraba aun más en la cueva lo más curioso es que dentro de está se veía algunas antorchas prendidas que iluminaba el camino hasta que un sonido de pisadas los alerto para ponerse en ofensiva sorprendiendolos al instante al ver que se trataban de Gray y Gaomon; los cuales al verle se acercaron a toda prisa hasta ellos


― Gray...

― ¿estás bien Hikaru?

― Si.―Fue la respuesta de ella que volvió su atención hacia la cueva que seguia siendo aun más profunda.― ¿y tu?

El ambiente entre esos dos era un tanto pesado que incluso los digimon lo notaban, aun así ambos elegidos se sentían aliviados de verse aunque no lo mostraban a simple vista y eso sus compañeros digimon lo sabian

― ¿acaso son los únicos en este lugar? ―pregunto Dorumon queriendo romper el silencio que se formaba en esos dos

― Así es... perdimos el rastro de los demás luego de que Centarumon atacase de tal manera que no nos dió mucho tiempo para defendernos lo mejor posible... ―
Dorumon afirmó solo con la cabeza sabiendo a que se referia, ya que incluso le habia costado defenderse contra aquel digimon.

Hikaru solo escuchaba con atención la conversación de los digimon hasta que su vista se fijo aun más a fondo queriendo seguir caminando a ver que podía encontrar en esa cueva.

― vayamos juntos, talvez encontremos a los demás ―Sugirió Gray, el cual no habia podido llegar al fondo ya que Gaomon habia percibido la presencia de la chica y el digimon; y sin pensarlo él prefirió ir a sú busqueda.

― De acuerdo... ―Fue la respuesta de la pelirosa que comenzó a caminar junto con el pelioscuro, siendo estos seguidos por sus compañeros digitales que de vez en cuando se miraban no sabiendo como ayudaren la relación entre humanos, ya que era algo nuevo para ellos esos comportamientos entre sus elegidos.
.

Dark Fallen Angel Dark Fallen Angel
Tendre que dejarlo hasta aquí, si puedes siguele o sino lo haré en mi siguiente post.
 
  • Me gusta
Reacciones: Dark Fallen Angel

Nadie se encuentra a uno mismo sin perderse antes.
Registrado
31 May 2016
Mensajes
30
Calificación de reacciones
47
Puntos
100
Los dias pasaron, y el digimon de Hao finalmente había eclosionado en un plotmon, sin embargo algo raro paso, un segundo después el canino brillo y su forma cambio, de una apariencia adorabloe, dócil y torpe cambio a una apariencia mas jovial y alegre, su collar que al principio estaba ajustado a su cuello, ahora se veía algo flojo, además de que era un poco mas grande.

En chico trato de analizarlo con el digivice sin embargo no arrojo ninguna razón del cambio de forma, decidio restarle importancia, toda la semana que estuvo Hao en la base, se dedico a socializar y a entrenar con sus compañeros, incluso Hikaru le pidió que le enseñara sobre combate cuerpo a cuerpo a lo cual Hao no se negó.

Durante las mañana se dedicaba a relizar su entrenamiento en artes marciales, a la cual Hikaru se unia, durante las tardes entrenaba con los drones y socializaba con sus compañeros, y en las noches se dedicaba a jugar LOL con Kaoru o irse a leer algún libro.

En cuanto a su Plotmon, el digimon lo seguía fielmente y regularmente insitaba al chico a jugar con el, pese a ser un ser sensible y racional muchas veces se portaba mas como perro que como digimon, sin embargo esta actitud permitio a ambos llevarse bien desde el principio.

Actualmente se les llevo a entrenar al digimundo, el plan original era ir a una aldea, a la cual se le denominado “pueblo inicio”, sin embargo un digimon parecido a un centauro los ataco a medio camino, haciendo que varios se separaran, Hao y Plotmon se encontraban caminando en medio de una frondosa selva, tratando de hayar a sus compañeros.

-Oye Hao, ¿crees que los demás estén bien?- pregunto Plotmon.

-Espero que si plotmon- en eso un ruido de agua corriendo se empezó a escuchar, Hao corrió hacia la fuente del sonido seguido por su digimon, rápidamente llegaron a un riachuelo de agua cristalina, Hao se apresuro a llenar su cantimplora.

-¿Por que nos detenemos?- pregunto el digimon canino.

-Muy simple, no nos dieron suministros necesarios para la supervivencia ya que seguro no esperaban una situación como esta, estoy recogiendo agua por si acaso ocupamos acampar 1 noche, lo ideal ahorita seria irnos haciendo a la idea de que no saldremos de este lugar hoy.- dijo Hao mientras miraba como el sol empezaba a bajar.

-Creo que deberíamos acampar por aquí, olfateo alimento cerca.- comento Plomot.

-Excelente idea Plotmon.- Hao miro a los lados entre la malesa. –Armare un pequeño refugio, deberías buscar comida, con tu olfato debe ser sencillo hacerlo.- comento Hao, les había advertido del los raros comportamientos del digimundo, en muchas zonas del mismo podía aparecer un tormenta de la nada o incluso cambiar el dia por la noche en cuestión de segundo, lo mejor era hacer un refugio por si acaso.

Hao miro las plantas y maleza de la zona, y usando sus poderes hizo crecer algunas hojas improvisando una carpa, y creo con madera un pequeños muros de no mas de un metro de altura que delineaban una habitación de 3x3, la idea de estos pequeños muros era en caso de lluvia no mojarse o que el agua que callera se desviara manteniéndolos secos, además de rompe viento en caso de que haga mucho aire, sin embargo no los protegería de una inundación o vientos huracanados y tornados. Según había escuchado el clima del digimundo era muy impredecible, al punto que había zonas del mismo donde amanecía y anochecía sin transición y de un segundo a otro, para su fortuna la zona donde se encontraban parecía tener una especie de sol.

Un rato mas tarde plotmon regreso con algunas vallas y para ese momento Hao ya había terminado el refugio improvisado y había encendido una fogata, ambos compañeros empezaron a comer mientras veían los últimos rayos de sol ocultarse y dejando ver la un cielo estrellado aunque podía ver algunas extrañas líneas en el cielo, similar a un pequeña malla de luz verde y azul.

Ya entrada la noche procedieron a dormir, sin embargo un rato mas tarde se escucharon ruidos viniendo de la selva, alertando a Plotmon que rápidamente despertó a Hao, los pasos se empezaron a escuchar cada vez mas cerca, de la maleza un Ogremon salió directamente a atacarlos, Hao y Plotmon rápidamente esquivaron el ataque, Ogremon volvió a atacar, esta vez Hao hizo crecer algunos arbustos dejándolos fuera de vista haciendo que el Digimon fallara de nuevo, el tamer rápidamente cargo hacia el digimon y lo golpeo con una patada haciéndolo retroceder un par de metros.

-“Happy Paw”- grito Plotmon, su anillo brillo y rayo dorado salio disparado al ogro, hiriéndolo y haciéndolo retroceder mas, en eso otro ruido se escucho y otro ogremon salio de la selva atacando a plotmon con su hueso quien solo pudo recibir el ataque, el digimon canino salio volado por la fuerza del ataque, Hao rápidamente corrió a atrapar a su amigo.

-Te encuentra bien plotmon.- pregunto Hao preocupado.

-Si, aunque eso si que dolio.- comento Plotmon adolorido.

-Vamonos, tenemos que escapar.- dijo Hao mientras se internaba en la selva con Plotmon en sus brazos, al ver eso los dos digimon ogro los comenzaron a perseguir sin descando.

Plotmon entonces se solto de los brazos de su tamer.

-“Puppy Howling”- grito y entonces aullo emitiendo un sonido muy agudo, ambos digimon calleron al suelo aturdidos, y plotmon empezó a correr.

-Huyamos, eso no los detendrá mucho tiempo.- dijo Plotmon haciendo reaccionar a Hao, y tal como dijo el cachorro, no paso mas de 1 minuto cuando pudieron escuchar a los 2 ogros acercadose.

En eso un par de esferas violetas, salieron disparadas golpeando a ambos de ogremon causándoles un gran daño.

-¡Siganme!- Ambos vieron una silueta en la oscuridad indicándoles que lo siguieran, sin pensarlo 2 veces la siguieron, después de unos momentos salieron de la selva y entraron en un claro, donde pudieron divisar las luces de una pequeña cabaña, así como a quien los saco de ese lio.

Era un chica de pelo y ojos plateados, llevaba un vestido corto de color negro y estilo gotico, media y zapatillas a juego, asi como una Toca blanca cubriendo su cuello y un velo cubría la mayoría de su cabeza, este asemejaba alas de murciélago terminando en orejas de gato.


-Eso estuvo cerca, ¿no creen?- comento la chica en tono alegre.-Que suerte que escuche el alboroto que hacían esos Ogremon.- Al ver sus pupilas Hao se percato que no era humana.

Antes de que alguno de los 2 pudiera contestar notaron que ya habían llegado a la cabaña, la chica toco la puerta y esta fue abierta por una chica la cual era prácticamente un calco de la primera, la diferencia es que esta era un poco mas baja de estatura, su vestimenta era blanca, y al igual llevaba un velo, solo que este parecía un par de alas rosadas y terminaba con la forma de la cabeza de un conejo.


-Nee-san estaba preocupada, ¿estas bien?, saliste tan rápido que ni siquiera supe la razón.- comento la chica mas pequeña en tono preocupado y un tanto triste.

-Disculpa, solo escuche un alboroto y pensé que eran esos sucios ogremon tratando de atacar de nuevo… por cierto tenemos vicitas.- comento la mayor con el mismo tono alegre.-Adelante pasen sin miedo.-

-Disculpe las molestias.- comento Hao.-Por cierto gracias, por lo de antes.-

-No hay de que, esos Ogremon han sido un problema últimamente.- comento la chica mayor mientras los invitaba a pasar.

-Bueno igual gracias, por cierto mi nombre es Hao y este es Plotmon.- se presento Hao, ambas chicas miraron un tanto extrañadas y curiosas a plotmon.

-Bueno yo soy Noir y ella es mi hermana Blanc, y somos las hermanas sistermon.- se prencerto Noir. –Siéntanse libre de pasar la noche aquí, la selva es un tanto peligrosa por las noches.-
 

Dama Oscura
Registrado
19 Mar 2007
Mensajes
885
Calificación de reacciones
489
Puntos
700
El silencio seguía siendo presente en ambos jóvenes donde ambos digimons de vez en cuando se miraban reconociendo que el ambiente seguía siendo tenso y estos no parecían arreglar ese pequeño problemita de hace días atrás, por lo que ninguno sabia como intervenir en ellos, ya que el comportamiento humano era tan difícilmente de comprender, pero no imposible.

Tras un buen rato de caminata ambos elegidos decidieron tomarse un descanso de cinco minutos en el cual Hikaru se encontraba junto a Dorumon acariciando con una sonrisa mientras conversaba con esta; mientras tanto Gaomon de igual manera conversaba con el pelinegro que de vez en cuando respondía con respuesta cortas al digimon.

— Oye Gray, deberías de hablar con ella —murmuro bajo el digimon azulado hacia el joven.

— Eso intento...

— Pues no lo parece —comentó Gaomon algo extrañado, ya que por lo que veía su compañero humano solo permanecía en silencio sin decir ni una sola palabra.

— No es nada fácil Gaomon —Noto la expresión de su compañero el cual le miró no tan conforme a sus palabras— no lo entenderías aunque te lo dijese, será mejor que sigamos.

Hikaru fijo su atención hacia la cueva creyendo haber escuchado algo por lo que se levanto llamando la atención de Dorumon que le miro curioso.

— ¿ocurre algo Hikaru? —Pregunto con gran curiosidad el digimon observando hacia donde miraba la chica.

— Creí haber escuchado algo —Fue la respuesta de está fijando su atención en el digimon y acariciar su cabeza — supongo que debio ser imaginación mía. Solo espero que los demás estén bien —agrego ella con la mirada en su amigo digimon con una leve sonrisa, no pudiendo dejar de preocuparse por sus demás compañeros.

— Estoy seguro que ellos deben estar bien —Hablo Gray al escuchar claramente las palabras de su amiga para acercarse a está— los encontraremos te lo aseguro

— Gray...—miró a su amigo para de esa manera sonreír asintiendo con la cabeza ante las palabras de este— tienes razón

Tras esas palabras ambos volvieron a caminar en el cual el ambiente tenso parecía desaparecer para los digimon que se miraron y sonrieron un poco al saber que esos dos comenzaban a volver a interactuar. Hikaru peli rosa se detuve para observar que en las paredes extraños símbolos comenzaban a verse al igual que el peli oscuro que lo había notado de igual manera. Desconociendo aquellos tipos de símbolos continuaron su recorrido por unos momentos más hasta llegar al fondo de la cueva.




Bien escribi algo corto Dark Fallen Angel Dark Fallen Angel
por lo que los demás pueden seguir continuándolo
 
  • Me gusta
Reacciones: Dark Fallen Angel

Comentarios por Facebook