Arrastra para posición la imagen de portada

+18 Original Fic M/M Distancia (Furry/Yiff) (1/9)

MondLight

al final, tu adversario, serás tu mismo

Registrado
12 Jun 2014
Mensajes
239
Ubicación
Venezuela
Offline
Hola, he vuelto con un nuevo tema, algo que he querido publicar con muchas ganas pero con poco tiempo, aun asi hare lo mejor... y no, mi primer fic seguira igual.

Distancia

Fic en reparaciones xD


No me olvidare de Ustedes X3

Inserte menciones de furros owo

Espero que les guste... continuare si les gusta :3
 
Última edición:

Blyzz

Que hacemos aqui?... Pues eso averigualo tu =)

Registrado
8 Sep 2015
Mensajes
61
Ubicación
Lota, Región Bio-Bio, Chile
Offline
(Hola, vengo a que este tema aperezca de nuevo en los primeros temas del Furry Zone (???)

Se ve buena la historia, espero continue (?) talvez, quien sabe :v
Y la nutria trabaja en una panadería?............................... *Muchos puntos suspensivos* (??????) ( ͡° ͜ʖ ͡°)
 

MondLight

al final, tu adversario, serás tu mismo

Registrado
12 Jun 2014
Mensajes
239
Ubicación
Venezuela
Offline
por el momento no puedo llenarme tanto... tal vez en un futuro me encargue de esto y lo haga una buena obra escrita ¬3¬
 

MondLight

al final, tu adversario, serás tu mismo

Registrado
12 Jun 2014
Mensajes
239
Ubicación
Venezuela
Offline
Como dije en el FanFic de "Sentimientos ocultos de un Psicopata" voy a darme el tiempo para terminar unas cosas y comenzare a desarrollar este Fic. Lamentandolo mucho sera un Fic corto y no estara tan repleto de Imagenes como TasDT pero aun asi hare mi esfuerzo para publicar bien esta historia. Que conste no la habia abandonado sino que la pospuse xD
 

Xamer Ookami

Los videojuegos son mi vida

Registrado
9 Abr 2016
Mensajes
650
Ubicación
México
Offline
Estas muy ocupado siempre es muy admirable como sacas tiempo de quien sabe donde para continuar con tus fics jejejeje
Pd: cuando saques nuevos caps de alguno de tus tres fics me mencionas plisss
 

feli

soy un zorrito color azul a que no soy kawai ^v^

Registrado
12 May 2015
Mensajes
1,019
Ubicación
colombia
Offline
Como dije en el FanFic de "Sentimientos ocultos de un Psicopata" voy a darme el tiempo para terminar unas cosas y comenzare a desarrollar este Fic. Lamentandolo mucho sera un Fic corto y no estara tan repleto de Imagenes como TasDT pero aun asi hare mi esfuerzo para publicar bien esta historia. Que conste no la habia abandonado sino que la pospuse xD
Eeeee.... siiiiiiiii genial yo queria saber que pasa con el fic enserio me encanta muchos los tres don geniales especialmente el de "Todo a si debido a su tiempo"
 

MondLight

al final, tu adversario, serás tu mismo

Registrado
12 Jun 2014
Mensajes
239
Ubicación
Venezuela
Offline
Bien, lo prometido es deuda, y como dije comenzaria este fic de nuevo y esta vez SI, lo terminare. Al igual como este fic ire publicando otras cosas periodicamente que son parte de mi trabajo, a pesar de estar en cuarentena sigo ocupado y me encantaria estar libre todo el dia para publicar pero se hace lo que se puede. Es te fic es un poco corto pero siempre quise publicarlo con todo y dibujos, y es hora de empezarlo.




Portada del libro Distancia.jpg






Capítulo 1: Prologo (Anderson Contreras)
Sábado, 8 de Septiembre del 2012 – 6:35 Am



Cuando lanzas una moneda, lo haces con la intención de tomar una decisión que tú no puedes tomar o hay cosas en contra que no te permiten tomar un claro camino, puede ser de lo más fácil como una duda y a la vez lo más perjudicial que te pueda pasar en la vida, que afecta tu futuro, tu vida, y la de los demás, pero solo es una moneda, ella no sabe que es lo mejor para ti. Por eso como seres vivientes tenemos que saber que es lo mejor para nosotros, no podemos decir que si a todo y no a todo, ser claro y conciso lleva a una vida segura y como es por mi bien, se perfectamente que hacer. Antes, no era asi, me sentía asfixiado de no poder saber qué es lo que quería, ¿Para qué propósito luchaba en mi vida? Lo quería todo y a la vez nada, era un desastre dentro de mí, hasta que aprendí la lección y seré honesto, no fue paseando por el camino de flores reflexionando y viendo el atardecer, lamentándolo mucho asi nadie aprende, incluso por más que te lo repitan día a día, pero como todo autómata, lo escuchamos y a los cinco segundos lo olvidamos, ¿Quién lo diría?

Me llamo Anderson Contreras, y hace dos días cumplí dieciocho años, soy un gato que ahora ya es adulto y aún vive la flor de la juventud, buen cliché ¿no? Hace dos meses que termine la secundaria y tengo un sueño artístico pero refinado que cumplir, me encanta el arte, siempre pensé que por mis manchas en mis extremidades y mi cara eran obra de arte y aún sigo pensándolo. Vivo con mis padres pero siempre quise ir a la capital del país a la universidad de arte y diseño, estudiar mi carrera soñada y vivir solo e independiente, todo como cualquier sueño de cualquier joven que quiere hacerse una vida ¿Cierto? Hasta que recibes una flecha en el pecho con la palabra “realidad” escritas en mayúsculas, lo mismo cuando despiertas del sueño por un tic molesto en la mañana.

-¿Alguien podría apagar esa alarma molesta? ¿Nadie? Que amables- Decía para mí mismo sabiendo que no había nadie en mi habitación, y tenía que tener determinación para levantarme, apagar la alarma de mi teléfono y no ser arrastrado por la cama de nuevo. Lo cual logre.

Era un día nuevo, y para ser sábado cualquiera diría que estoy loco levantándome a las seis de la mañana, pero no, tengo un trabajo que debo cumplir, asi que no soy un vago que está en cama todo el día.

Mis padres son personajes que están en el trabajo casi todo el día, papá es chef en jefe de un restaurante de la ciudad y mi madre gerente de un banco, no nos va mal pero ellos quieren que trabaje y aprenda a ganar lo que le corresponde a mi necesidad debido a que ya estoy creciendo, tengo un trabajo de medio tiempo en una cafetería como mesero, es un buen sitio, agradable y tranquilo asi que me gusta, no flojeo pero no estoy saturado, no podía pedir más. Con lo que ahorre y un poco más que reciba de mis padres serán mis fondos para encender la máquina de sueños y hacer eso realidad, lo voy a lograr y estaba decidido.

-Buenos días hijo- Me decía mi madre al encontrarme con mi madre en la cocina con su típica prisa en la mañana, respondía de igual manera.
-Buenos días-
-Te levantaste un poco tarde, Andrea tiene clase de danza a las nueve y ya está despierta- Andrea es mi hermana menor de ocho años, los fines de semana iba a clases de danza, también tengo una hermana mayor pero les contare de ella en otra ocasión ya que hay algo interesante en ella.
-¿Me comparas con una niña que va a bailar mientras yo me gano el pan de cada día trabajando? Cuanta humillación- Recibía mi desayuno de costumbre de parte de ella mientras hacia sus preparativos para irse a trabajar, papá se encargara de llevar a mi hermana ya que su turno es tarde-nocturno, nos hicimos una rutina que muy poco varia en palabras y comestibles, la típica familia.

Algo que se nota bastante es cuando hay algo de fuera de la rutina, se pierde ese procedimiento autómata que hacemos diario o pensamos en ello, y sinceramente mi vida y decisiones cambiaron totalmente en menos de un mes, es una historia que les contare del como pase de estar siguiendo una monotonía y dejar que otros decidieran por mí, a yo elegir y valorarme por mi mismo, y sobretodo evitar que un cara o cruz decida por mí.

Como dije anteriormente en mi rutina, tenía un trabajo de medio tiempo en una cafetería como mesero, ocho horas diario era un buen partido de pago estándar para alguien como yo, y el hecho de ganarme mi propio sueldo era suficiente alegría para un gatito como yo. Una vez ya en mi trabajo era hora de comenzar, ya eran las ocho y dejaba mis cosas en mi casillero, incluyendo mi teléfono, no sin antes ver que tenía un mensaje que era de alguien especial para mí, que con solo saber de quién era me hizo sonreír

“Buenos días bebe, espero que te vaya muy bien hoy en el trabajo, te amo y cuídate, te espero en la noche para el espectáculo.”

Con darle una rápida respuesta pero igual de cariñosa, guardaba mi teléfono y empezaba mi día, “A ganarse el pan” como escucho en muchas personas de generación anterior.

La verdad no era muy diferente de lo que hacía aquí diario, esperaba a un cliente, atendía sus órdenes, lo más común que era algún cappuccino o late acompañado de un trozo de pastel y su periódico para leer mientras disfrutaba el buen sabor de la comida, y con el pasar del tiempo ya identificaba a las personas que también hacían su rutina, y nuestra cafetería era parte de ella, llegaban a la misma hora, pedían lo mismo, pagaban lo mismo, no es que me esté quejando pero incluso ellos podrían hacer un esfuerzo por incluso pedir algo diferente, tan simple como decir otras palabras pero no lo hacen ¿No me atrevo a pedir un café diferente por temor a que no me guste? ¿Cómo le darías sabor a tu vida si solo tomas agua? Era lo que no entendía de las personas, quizás ya se habían rendido con lo que querían en sus vidas o quizás ya lo lograron y están conformes, pero yo no lo estaría, soy ambicioso y no solo me conformo con cumplir mi cometido, yo quiero más y lo lograre con todo mi esfuerzo.

La aguja del reloj apuntaba al número cinco y el sol ya estaba cerca de descender lo suficiente como para dejar de ser visto por nosotros, lo que significaba que era hora de irse, y por como costumbre iba por mis cosas y me iba, de los 4 meseros que somos siempre nos turnábamos para que uno se quedara y limpiara las mesas, y hoy era mi turno, la gerente se encargaba de la caja y yo solo me disponía a limpiar pensando en lo que me esperaba esta noche con el remitente del dulce mensaje que recibí esta mañana, y justamente cuando ya estaba terminando mis oídos escuchar en sonido de la campana, que solamente suena cuando es golpeada por la entrada principal del negocio, mis cabeza y mis ojos inmediatamente se habían dirigido a la puerta para ver el causante del sonido y era alguien entrando, y por lo que identifique era un joven león de cabello lacio e incluso tenia cola de caballo, era alto y se notaba un muy buen físico.

-Buenas. Disculpe, ¿Ya está cerrado? Solo venia por un late para llevar.- En ese entonces mire al gerente y el asintió con su cabeza para decirme que aprueba su pedido a pesar de la hora aunque había olvidado cambiar el cartel a cerrado.
-Claro, venga por favor.- Decía mientras dejaba mis artículos de limpieza en aquella mesa y lavando mis manos en la zona de trabajo preparaba el café, bueno la maquina lo hacía.
-¿Tamaño?-
-Grande por favor.- La buena combinación de agua, vapor, leche y café además de otros ingredientes daban un olor provocativo que te hacia quererlo a toda cosa, eso si es que no estás acostumbrado a oler café casi todo el día.
-Serian treinta y cinco.- Mientras recibía el efectivo de su parte no podía dejar de notar que sonreía viendo a su alrededor y a mí de vez en cuando, era curioso.
-Nunca había venido a este sitio, es muy bonito ¿Es nuevo?-
-Tenemos casi un año desde que empezamos.-
-Cool. Aunque enserio no lo había visto y paso mucho por aquí.- Dudaba un poco de ello ya que estamos en pleno centro de la ciudad, pero no siempre todo el mundo es detallista.

Le entregaba el cambio junto con su pedido y se disponía a retirarse, y sin dejar de sonreírme se despedía.

-Muchas gracias, y disculpa que haya entrado tan tarde.-
-No se preocupe, estamos a su orden.- Fue la respuesta de la gerente que me quito las palabras de mi boca aunque pienso que era mejor asi.

Tomando mis bolso y aun pensando en aquel león, no podía dejar de notar que hoy había pasado algo diferente, nadie había entrado en esa hora, justamente estaba viendo un montón de revistas y periódicos viejos y hay uno que me llamo la atención, tenía fecha del lunes, treinta de enero de este mismo años, y como título decía “Joven lobo de 22 años fue atropellado por descuido.” Me preguntaba que tanto había cambiado su vida desde ese entonces, o sigue de la misma forma, quisiera preguntarle pero no lo conozco.

Al volver a casa solo pensaba en que estaba siendo demasiado paranoico con eso y con un suspiro quise seguir con el resto de mi día, y con quien me esperaba esta noche. Ya en mi habitación tomaba mi teléfono y escribía unas palabras a cierta persona.

“Hey, ya estoy en casa, ¿listo para la acción?”

“He esperado todo el día” No pasaron ni dos minutos cuando recibí esta respuesta.


Al estar ambos de acuerdo, me aseguraba de hacer de mi habitación una zona segura, cerraba la ventana y colocaba el seguro en mi puerta, y encendiendo mi laptop esperaba a alguien, quien a los minutos ya lo podía ver por la pantalla con una sonrisa.


-Hola bebé.-
-¿Cómo estás? Amorcito ¿Te fue bien hoy?-
-Pues de costumbre, lo mismo de todos los días-
-¿Debería alegrarme?-
-Quizás si, alégrate por lo que vendrá.-

El individuo con quien hacia la video llamada tenía como nombre, Víctor Salinas, un zorro de veintiún años, lo conocí hace dos años en un blog de videojuegos y es de otro país, para ser específicos de México, y yo estando a miles de kilómetros en Venezuela, se volvió mi novio. Asi es, soy gay.

-Alegrarme no será lo único que haga.- Veía su guiño.

El aún es un universitario en progreso en el enorme árbol de la medicina, médico en progreso con el sueño de ver a su gatito, a mí.

-Tengo curiosidad.- Soltaba una sonrisa mientras me quitaba el suéter dándole la espalda y dejándola descubierta frente a él. Le gustaba ver mi cuerpo desnudo y sé que lo excitaba.


Distancia Cap1.jpg


-Yo tengo curiosidad de saber con cual jugaras hoy, ¿Qué tal con el dragón?
-Buena opción.- El plan de esta noche era que el viera como jugaba con un dildo mientras él se autosatisfacía con verme por la pantalla.

En ese entonces sacaba el juguete de goma morado de veintisiete centímetros y lo dejaba a su vista, mientras aún seguía desvistiéndome faltando solamente mi bóxer, yo solamente lo veía tocarse y con ganas de liberar su miembro de esa prisión, era lo que yo quería ver y esperaba.

Esto era lo menos que podíamos hacer ya que por nuestra distancia solo podíamos hacer esto, pero teníamos el plan de vernos prontos, Víctor me conto que en dos meses terminaba su semestre y tomaría ese tiempo libre para venir y pasar un tiempo conmigo, y siempre soñábamos en todas las cosas que íbamos a hacer y lo muy felices que pasaríamos juntos asi sea por menos de un mes, pero que mis ojos vean a la persona que amo en carne, pelo y huesos aunque sea un minuto sería más que feliz.

Al ser sábado, Víctor tenía la tarde libre y hacíamos esto cada fin de semana para relajarnos un poco, mis padres no están a esta hora y puedo darle todo un espectáculo a él hasta que estemos satisfechos.

-Quiero ver como lo metes todo, gatito.- Yo estaba en la cama, mis piernas estiradas y una agradable y sensual vista a mi trasero, solo jugueteaba y me preparaba un poco para usar el juguete, mientras Víctor se impacientaba, él ya estaba desnudo con su gran miembro en pantalla y me excitaba lo que veía, lo quería abrazándome y dentro de mí, solo cerraba mis ojos y pensaba en ese juguete fuera su verdadero miembro dentro de mí, de solo pensarlo no resistía soltar algunas gotas notando lo ansioso que estaba, y mis gemidos no eran callados, asi fue durante casi una hora, toda una rutina, con un sueño por delante, todo por la distancia.


Domingo, 9 de Septiembre del 2012 – 8:07 Am


Al día siguiente a pesar de ya estar mi trabajo aun me sentía algo adormilado por ser un domingo, esta semana tenia turno también hoy y mis ganas no se veían en ninguna parte de mi cuerpo, el domingo es para estar todo el día en cama flojeando, pero no hoy. Comenzando con el trabajo en el día de hoy, antes de comenzar a recibir a mi primer cliente del día la gerente me detiene colocándose frente a mí.


-¿Recuerdas al joven león de ayer antes de cerrar?- Yo asentía con mi cabeza.
-Te llama.- lo dijo mientras su pulgar señalaba en dirección contraria a ella, y donde señalaba estaba ese tipo ahí, en una mesa, sentado con un café, sonriéndome igual que ayer, quería que me acercara.
-Ah, está bien.- Me acercaba a él, con un ligero toque de miedo, misterio y curiosidad, y la vez, mi corazón no dejaba de latir cada vez más rápido. ¿Quién es y que quería de mí?


Continuara…
 
Arriba Pie