+18 Original Fic M/F M/M Divine Descendants

Haydenwolf

Dios Lobo de la Oscuridad y Luz
Registrado
22 Jun 2018
Mensajes
741
Ubicación
Venezuela
Offline
He aqui les traigo un remake de algo viejo pero puesto algo peludo al parecer jeje, disfruten

Hace muchos milenios atrás los titanes quienes derrocaron al todo poderoso Urano, siendo liderados por Cronos su propio hijo quién fue tentado por Gea su madre para que derrocara a su propio padre así que Gea le proporcionó a Cronos un arma a su hijo, un sable para ser exactos pero el sable que le dio Gea a Cronos estaba bañado con la misma sangre de su madre y ya que el sable tenía en sí la sangre de un dios de muy alta categoría el sable le permitiría a Cronos controlar y manipular el tiempo y el espacio a su placer tal y como lo hace naturalmente.

Y junto con los demás titanes portando su nueva arma ellos derrocaron a Urano para entonces tomar su lugar como únicos gobernantes del imperio lo cual duro algo poco cuando Cronos y Rea dieron nacimiento a los dioses del olimpo, quienes para el final casi todos fueron encerrados por el mismo Cronos pero únicamente tres de ellos escaparon y esos tres fueron los dioses mayores del olimpo, Zeus el menor de los tres, Poseidón el segundo mayor de los tres y por último está Hades el mayor de los tres hermanos.

Juntos ellos tres le dieron muerte a su padre tras varios años luego de que el joven hijo de Zeus, Hefesto terminará la construcción del tártaro en donde los tres dioses encierran a los demás titanes excepto por algunos que quedaron libres pero no sólo eso sino que también encerraron allí al cadáver sin vida de su padre para luego entonces Zeus creo la tierra y el monte olimpo en donde viven los dioses pero también es donde este guardó la poderosa arma de Cronos en un lugar que no se puede abrir a menos que alguien sea un heredero directo al trono de Zeus con su sangre puede abrir el lugar en donde el sable está resguardado. Pero lo que no saben es que Cronos será liberado muy pronto de su prisión tras haber sido revivido con la sangre de tres descendientes directos al trono de Zeus, Poseidón y Hades lo cual se hará muy pronto hasta que estos tres vengan al mundo.​

Actualmente ya han pasado muchos años desde los tiempos mitológicos que nos ubica ahora en un mundo avanzado en la tecnología y muy futurista. El mundo de los mortales ha avanzado y progresado mucho en los campos de la tecnología y de la investigación pero en lo que concierne a unos campos totalmente desconocidos las personas aún yacen muy lejos de alcanzarlos o de siquiera poder replicarlos usan un diferente tipo de energía que fue creada hace ya más de 100 años, esta energía es basada en energía eléctrica a la vez que se usa la energía de ondas electromagnéticas (u ondas EM para acortar) que se mantienen siempre en línea con cualquier dispositivo o hasta un simple articulo hogareño, en fin toda esta energía eléctrica y de onda electromagnética mantiene conectado a todo el planeta tierra. Este nuevo tipo de energía fue bautizado “INFINITY”. INFINITY se mantiene totalmente en línea todas las horas del día gracias a tres satélites en órbita que circulan todo el planeta tierra constantemente, estos tres satélites fueron nombrados como aquellos dioses de antaño de la mitología griega pero también comparten la tarea de circular por la tierra junto a otros tres satélites nombrados como tres dioses de la mitología japonesa que llevan por nombre: el satélite Zeus, Poseidon, Hades, Takemikazuchi, Susano’o y Shinigami. El mundo en si progreso mucho pero no es exactamente una pacífica utopía futurista ya que a menudo Infinity se ha visto vulnerables a los virus de una de sus energías que la componen siendo los Virus EM al menos cuando cosas así suceden la policía siempre consigue mantener a raya los virus pero no erradicarlos por completo, hasta algunas personas pueden eliminarlos manualmente con un simple dispositivo de muñeca parecido a un Smartwatch. Una famosa e internacional organización de laboratorios llamada MIRAI cuya sede está en Tokio, Japón se especializa en una investigación para combatir los virus de dichas ondas pero creo que nos desviamos del tema principal…

Justamente en los barrios de Shinjuku en lo que parece una noche bastante fría, alguien que luce una capa de lo más larga pareciendo un abrigo negro con la capucha puesta está llevando entre brazos algo cubierto en mantas que no deja de moverse mientras se escuchan unos sollozos y leves llantos.

"Tranquilo…" dice la figura de negro mientras arrulla y mece a lo que tiene entre las mantas y cubriéndolo mejor del frío. "No llore señorito… no llore, no derrame lágrimas. Sé que quiere el calor maternal pero yo debo ser solamente un espectador de su crecimiento y..." Corta las palabras en lo que aguanta con cuidado a la criatura con un solo brazo alzando entonces su brazo izquierdo en el que se forma una espada con la hoja y filos totalmente negros apuntándole a una figura con un abrigo similar al suyo que le apunta con una espada larga estilo medieval de una sola mano" "¡Quien eres y por qué me sigues!"

La segunda figura aguanta con su brazo zurdo algo envuelto en mantas sin dejar de apuntar su arma con su brazo diestro. "¡Eso debería decírtelo yo a ti!"

"¡Habla ahora o calla para siempre antes de morir!" Anuncia el primero con una advertencia al mismo instante que un ala de color negro se alza en su espalda en el lado derecho.

El segundo de la misma forma que su atacante del lado izquierdo de su espalda se alza un ala blanca. "Esa ala y ese color negro azabache. ¡Tú eres!" Intuyea la segunda persona.

"Lo que me lleva a la misma respuesta." Aclara el primero a las palabras del segundo.

"¡Eres un ángel de la muerte del inframundo! / ¡Eres un ángel de la luz del olimpo!" Dicen los dos al unísono.

La primera figura escucha los llantos de la criatura en su brazo y deja su espada flotando aun apuntándole a su enemigo para mecer a la criatura hasta que dejo de llorar. "Por cómo vas…. Lo que llevas en tus brazos es…" aclaro este consiguiendo respuesta del contrario.

"Es el hijo de mi señor. El más pequeño de todos ellos. ¿Y tú a quien llevas en brazos?" Respondió pero vino a preguntar otra cosa a su contrario.

"Al hijo de mi señor. El más pequeño de los que tiene… ¡Pequeño recién nacido contra el que tu señor atento contra su vida a los pocos segundos después de que nació!" Dijo con ira el primero hacia su contrario que reacciono del mismo modo.

"¡Como osas usar ese tono si TU señor fue el que atento contra la vida de este pequeño que a los pocos segundos de nacer perdió a quien lo dio a luz seguido de la invasión al olimpo que orquesto tu señor!" Dijo el casi exactamente lo mismo que su contrario consiguiendo sorprenderlo.

"¿De qué cosa hablas? Mi señor no haría algo así. Y no sabía nada de ese bebé que llevas en tus brazos." Aclaro el primero en intentando comprende lo que dijo exactamente.

El segundo se confunde y sorprende al mismo tiempo por lo dicho por el ángel de la muerte. "¿Cómo?, él no sabía nada… Entonces mi señor, su majestad tampoco debía conocer nada del que llevas en brazos…" dijo al final el ángel de la luz.

El ser de oscura ala cual azabache se queda callado unos segundos más habla tras unos momentos. "… Aquí hay gato encerrado… según mis cálculos con el argumento que me acabas de proporcionar y con la hipótesis que es más factible en este momento la conclusión final es que… En ambos lados hemos sido engañados y provocaron la ira de nuestros señores para cometer traición mutua." Acabó por decir el ser de negra ala.

El segundo se queda en silencio al dejar de apuntar con su arma sosteniendo con ambas manos al infante. "Engañados pero, ¿por quién?" Pregunto el ángel de ala blanca.

El de ala negra se lo piensa un momento aunque responde al final. "No lo sé exactamente… pero lo que si tengo claro es que tenemos que hacer algo con lo que no estaremos de acuerdo al principio pero nos beneficiara bastante." Aclaro este diciendo cómo algo positivo resultará.

"¿De qué cosa hablas?" Pregunto el segundo con notable intriga.

"Una tregua, alianza, hacer equipo, un dúo. Llámalo como quieras." Explicó el habitante del inframundo al ser de los cielos.

"Tú y yo. ¿Aliados? ¿Un ángel negro y un ángel blanco?" Llegó esa conclusión el del Olimpo mirando a su contrario que le afirma con la cabeza.

"Si y por el hecho de que estas esta noche entre los mortales en estas calles estoy en lo correcto que tu señor del olimpo te ordeno esconder al bebé que traes en los brazos… Por qué… Yo también recibí el mismo mandato que se te dio." Dice el de negro en lo que mece con serenidad al infante envuelto en mantas. "Ocultar a este bebe entre los mortales en el mundo mortal aquí en Japón." Dijo al final.

"Sí. Estas en lo correcto. Se me confío ocultarlo entre los mortales." Afirmó el del los cielos meciendo al infante en sus brazos.

"Entonces acepta mi oferta de alianza. Mientras los bebés estan entre mortales muy ocultos nosotros estaremos entre las sombras investigando y reuniendo información acerca del incidente que ocurrió hace una hora cuando nacieron estos dos infantes." Propuso como oferta el ser los infiernos a su contrario de los cielos.

El de ala blanca suspira en lo que su ala se desvanece con una luz débil y plumas blancas. "… Aceptare tu propuesta de alianza sin rechistar. Pero mi condición para aceptar es solo una. Estos niños deben crecer juntos, separados estarán más expuestos. Juntos estarán más seguros. Esa es mi condición."

"De acuerdo. Aceptare tu pedido…" el primero ve las posibles casas que estan cerca encontrándose con una particular casa estilo dúplex con mucho espacio. "Allí, esta casa es la indicada. Seré un ángel negro pero puedo ver que los corazones de las personas que la habitan esta casa tienen buen corazón." Afirma el ser del inframundo.

"¿Cuántos la habitan?" Pregunta interesado el segundo.

"Son dos familias, dos hombres y dos mujeres aparentemente los hombres estan casados con las mujeres, ambas parejas tienen un infante mortal de 1 año de edad." Respondió el primero dando la información exacta de las personas que hay ahí dentro.

"Así que son 6 personas…" dice seguido de mirar al bebe en sus brazos. "Estarás seguro aquí… Aunque me encuentro indeciso tengo que hacerlo mi príncipe. Procure mantener a salvo a su primo. Yo estaré siempre como un espectador pero usted no me vera ni podrá sentirme. Siempre lo estaré vigilando… Príncipe Sebastian." Dice el ángel al infante en las mantas llamado Sebastian denotando tristeza en sus palabras.

Junto con aquel ángel blanco del olimpo se acerca a la puerta de la vivienda dándole una última mirada al bebé en sus brazos. "Viva feliz, sonría siempre. Si quiere llorar hágalo porque no es bueno tener reprimidos sus sentimientos. Aunque se sienta solo no lo estará, usted no podrá ni verme ni sentirme u oírme pero yo estaré como un espectador, seré su misma sombra mi príncipe… siempre estaré con usted Príncipe Hydesu." Expreso el ángel negro al infante con un toque de tristeza tiene que dejarlo.

Ambos seres angelicales dejan con cuidado a ambos bebés en la puerta de la vivienda junto con una nota encima de las mantas de los infantes que al sentir que los han dejado en el suelo frio comienzan a llorar, ambos seres solo llaman a la puerta con unos ligeros toques pero el ser de ala negra ya no visible decidió tocar el timbre de la vivienda haciendo que haya respuesta inmediata al ver como las luces se encendían por lo que de inmediato el dúo celestial se aleja de allí parándose justo en la punta de un poste que conduce la electricidad. Desde allí observan con un par de lobos adultos de en pijama iguales de color blanco y gris algo somnolientos abren la puerta de su hogar viendo con asombro a los dos infantes llorando a quienes al instante los toman en sus brazos. Al bebé conocido como Hydesu por aquel ángel negro es arrullado en brazos de un lobo de pelaje entre gris y plata que posee ojos con el iris de color café claro brillante de al menos unos 30 años de edad. En cambio aquel conocido como Sebastian es arrullado en los brazos de un lobo de pelaje casi blanco aunque esta con toques de negro que posee ojos de color negro azabache de unos 30 años.

"Pobres pequeños. ¿Yuto ves a alguien?" Dice el primero de los lobos con el pequeño infante Hydesu en sus brazos.

Niega con la cabeza el segundo lobo de nombre Yuto. "No nada. ¿Qué me dices tú Yugo?" Pregunta el ahora a quien nombro como Yugo.

"Lo siento pero tampoco veo nada…" Responde Yugo descubriendo un poco las mantas del infante en sus brazos viendo que se trata de un pequeño cachorro de lobo de pelaje totalmente negro casi de un tono totalmente azabache que abre un poco sus pequeños ojitos dejando ver unos llorosos pero muy adorables ojos azules como el cielo. "Tranquilo cachorrito… no llores." Se da cuenta de una nota entre las mantas. "A ver que pone aquí… <<Cuiden por favor de este pequeño, su nombre es Hydesu, fecha de nacimiento, 5 de mayo del 2101>>, pero eso es hoy, Yuto que dice la…" Estaba por decir algo pero nota al contrario haciendo lo que él hacía.

Descubre un poco las mantas dejando ver a un pequeño cachorro de lobo con el pelaje totalmente de color rubio brillante excepto por una pequeña mecha de cabello blanco bastante notable cerca de su ojo derecho aunque también al abrir un poco sus ojos pudo ver que posee el iris de un color rojo brillante eso y que lee la nota que dice casi lo mismo. "Veamos que dice aquí esta nota… <<Cuiden por favor de este pequeño, se llama Sebastian, fecha de nacimiento, 5 de mayo de 2101>>. Dice casi lo mismo… pobres criaturas, estan recién nacidos. Deben de tener apenas unos minutos o quizás apenas media o una hora por lo menos." Dice el lobo blanco.

Con el soplo de una repentina ráfaga de viento los bebés lloran más alto forzando al dúo de caninos a entrar solo para encontrarse con sus esposas algo somnolientas bajando las escaleras, la primera de ellas es quien parece ser la mujer de Yugo, una bella loba de pelaje café claro con el cabello recogido en una coleta de lado que reposa en su hombro derecho, posee ojos de color verde hierba, tiene al menos unos 29 años de edad y va vestida con una pijama de color rojo bastante claro. La que la acompaña es una loba de también al menos 29 años, de pelaje entre blanco y rojo que posee ojos con el iris de color casi blancos como sí se tratará de algún diamante además de que va vestida con un pijama de color verde además de ser la mujer de Yuto.

"Narumi perdona sí te he despertado amor es que..." Dice el lobo queriendo disculparse.

"Yo también sí te desperté Kanoe es que..." Secunda el otro lobo disculpándose también.

Ambas lupinas posan la vista en los dos pequeños en brazos de sus maridos que sollozan débilmente y por instinto maternal ambas se desabrochan un poco el pecho de sus camisas tomando luego a ambos cachorros a los que comienzan a amamantar gentilmente con suaves sonrisas en sus caras.

"Narumi..." Trata de decir Yugo pero su amigo lo toma del hombro para que no diga más.

"No le digas nada Yugo, tampoco necesitó decirle nada a Kanoe. Lo mínimo que han de estar pensando es que ya deben hacerse la idea de donde encontramos a estas dos pequeñas crías." Menciona el lobo blanco a su amigo.

"Vale pues tienes la razón." Se le acerca a su mujer para rodearla con sus brazos y acariciar al pequeño Hydesu en los brazos de Narumi que sigue alimentado de leche materna.

"Yugo no importa cuál sea la razón pero siento que este pequeño ha pasado por algo bastante malo para él. Pobrecito hasta ni de seguro pudo quedarse mucho tiempo en brazos de su madre para sentir el calor materno." Dice la lupina compadeciéndose del pequeño abrazándolo con más dulzura y dejando que se siga alimentando de su pecho.

Yugo: "Sí. El pequeño ya no estará sólo. Ya no estarás sólo Hydesu, nosotros seremos tú familia. ¿Cierto Yuto?" Pregunta a su amigo junto a su propia mujer.

También abraza desde la espalda a su mujer acariciando entre las orejas del infante Sebastian. "Sí seremos su familia también. No vas a estar sólo Sebastian, yo y Kanoe no te dejaremos sólo. Ni tampoco tú nuevo hermano."

"Siempre vas a estar protegido con nosotros pequeño. No vas a tener que estar sin padre y sin madre. Siempre vamos a estar para ti." Aclara la mujer con una voz dulce y maternal.

"Hydesu, Sebastian. Ustedes no van estar solos siempre van a estar con nosotros." Dicen los cuatro caninos al unísono.

Justamente afuera de aquella casa aquellas dos figuras solamente se miran entre ellas asintiendo con la cabeza como queriendo decir que la búsqueda de información detrás del ataque en ambos lados ha comenzado al igual que ha empezado su tarea de ser la sombra protectora de sus príncipes ha comenzado.

Así la tranquilidad de ambos pequeños niños duro bastante tiempo aunque hubo algunos problemas cuando eran bebés pero no fue nada que las personas que llenan el vacío de su padre y madre pudieran resolver pero recientemente en el momento que los dos niños estuvieron apenas comenzando el 3er grado una tragedia cayó sobre ellos. Narumi y Kanoe sufrieron un accidente automovilístico que se llevó sus vidas y con eso se llevó también las sonrisas de Hydesu y de Sebastian que desde ese día se han confinado en su casa desde 3er grado de primaria hasta 6to grado. El tiempo actual en el que ambos están con 11 años recién cumplidos aunque ese no es el caso están por cumplir los 12 por la simple razón de que casualmente hoy en el año 2113, es 5 de mayo, el día que los niños llegaron a la vida de las familias Shirou y Hyodo.

-5 de mayo de 2113-

Actualmente tanto como Yugo y Yuto están en la sala de estar bebiendo una taza de café con alguien que parece un profesor de un colegio, un humano de unos 39 años de edad de cabello rojo e ojos con el iris de color naranja ámbar vestido con una bata de laboratorio, debajo de ella lleva una playera gris, pantalones negros y zapatos blancos.

"Entonces a que se debe la visita de hoy." Pregunto el lobo gris a la persona frente a sus ojos.

"¿Pasó algo hoy en el colegio con Reiji y con Manabu, profesor Michael?" Quizo anticiparse a saber el otro lobo preguntando por sus hijos mayores.

"No señores no es nada por el estilo, sus hijos son buenos en el colegio en el edificio de secundaria de la institución. Yo solamente soy el profesor encargado del 6-B de la escuela primaria. Es que me llamó la atención que la constante ausencia de dos de mis alumnos." Menciona el humano pelirrojo a ambos caninos.

"Oh habla de mi hijo y del de Yuto. Hydesu y Sebastian." Confirma Yugo.

"Sí señor. Quise venir hoy a hablar con ustedes al respecto y me dijeran la razón." Se explica bien el humano

"Vale. El asunto es que esto está conectado con un incidente que sucedió cuando estaban en 3er grado. El 9 de marzo ocurrió un accidente en el que nuestras esposas fallecieron, ese día que ellas perdieron sus vidas se llevó gran parte de los corazones de nuestros hijos junto a sus sonrisas." Dice Yuto con algo de tristeza y nostalgia por su esposa.

"Y con eso también comenzaron a deprimirse al punto que dejaron de ir al colegio, entendimos la razón de su tristeza en esos días así que no les reclamamos por sí inasistencia a ir. Así que solamente les dijimos "sí no quieren ir por ahora no vayan. Sólo vayan sí sienten la necesidad y voluntad de ir". Desde entonces han estado faltando." Siguo explicandose Yugo.

"Espero que no se disguste de nuestra decisión pero sí viera la cara de esos niños sabría qué es lo que nosotros sentimos al punto que no podemos simplemente obligarlos a algo a lo que ya no le ven sentido." Dijo al instante el lobo blanco para que no haya malos entendidos.

"Ya veo. ¿Han probado con programar citas con psicólogos o con terapeutas para que digan cómo se sienten?" Pregunto el profesor interesado en saber si habian tratado con algo como eso.

"Siempre que lo intentamos ellos salen a alguna parte de la ciudad evitando que los llevemos a una cita así que sólo los dejamos tranquilos." Respondio el lobo gris dando la respuesta lo que concluye en que no lo han logrado en años.

"Desde entonces solamente les hemos dado clases aquí en casa. Sus hermanos que ya están en secundaria les dan clases también cuando pueden. La mayoría del tiempo siempre está tristes o algo melancólicos pero no pasa a mayores." Expreso el canino mientras se acomodaba mejor en su asiento.

Entonces oyen como alguien baja a la planta baja viendo entonces a dos cachorros de al menos 12 años, el primero es de pelaje y cabello todo negro de ojos azules como el cielo que viste una playera azul que encima lleva una sudadera negra del tipo con capucha, pantalón corto hasta las rodillas de color café y zapatos blancos con azul. El otro es un cachorro de 12 años también de pelaje y cabello rubio excepto por un mechón blanco muy notable cerca de su ojo izquierdo, posee ojos con iris de color rojo que viste una camisa de manga larga de color amarilla en las mangas y roja en el pecho y espalda con el cuello abierto en forma de V, pantalón corto deportivo de color café con líneas azules anchas a los lados y zapatillas deportivas de color negro y dorados con rayos en los costados.

"Ah Hydesu, Sebastian saluden tenemos visitas. Él es el profesor Michael Hachimada, trabaja en su escuela." Dijo el lobo dirigiendose a su hijo y al del su amigo con tranquilidad.

Hydesu da unos pocos pasos ocultándose un poco detrás de Sebastian tomándola de su manga. "Sebastian: Hola... Señor Hachimada."

"Hola a los dos." Se levanta del sofá yendo hacia los menores notando que miden al menos 1,56 así que se acuclilla a su altura mirandolos mejor ahora. "Escuché la razón por la que no van a la escuela. Sé que eso es algo que les duele que no es fácil de curar yo también experimente la tristeza de perder a mi madre pero nunca deje que me vieran triste, ¿saben por qué? A mi madre no le hubiera gustado que no me entristeciera ella siempre estaba feliz de verme con una sonrisa en mi rostro. Ah y también escuché que hoy es su cumpleaños niños y decidí ir a comprarles un regaló a los dos unicos estudiantes <<fantasmales>> que nunca asisten." dice con broma para luego sacar de los bolsillos de su bata un libro no tan grande sino algo pequeño, una novela ligera. "Escuché que les gustaban las novelas ligeras por su profesora de 3er grado, así que les compré esto esperando que seamos amigos. En el índice de capítulos escribí mis datos por sí quieren agregarme como un amigo con el enlace de las bandas Brotherhood. Además saben algo, yo era amigo de sus madres antes de ser un profesor." agrega eso como un extra para los pequeños.

"Así que por eso al llegar preguntaron sí Narumi y Kanoe vivían aquí." Pensaron los dos lobos mayores al mismo tiempo recordando lo primero que dijo el profesor cuando llamo a la puerta.

Ambos niños de sólo oír eso solamente asientan con la cabeza mientras solamente encienden sus bandas que parecen ciertamente unos Smartwatch.

"Bien tengo que irme. Debo ir a trabajar, tomé un desvío está mañana para venir a verlos hasta luego y gracias por el café señores Shirou y Hyodo." Dice mientras se levanta y agradece por la hospitalidad a los dos caninos mayores dedicandoles asi una sonrisa los pequeños.

"No se preocupé, puede venir cuando quiera siempre que avisé." Dijo con amabilidad el lobo e incluso invitando al profesor a venir algun otro dia a visitarlos.

"Lo veremos otro día. Vamos digan adiós niños." Dijo el otro lobo e instanto a los niños a despedirse igualmente.

"Hasta... luego." Dice Sebastian mientras que Hydesu sólo asiente con la cabeza.

El profesor entonces humildemente se retira de allí saliendo de la casa dejando a la familia allí para hablar solamente ellos.

"Entonces van a alguna parte ¿Otra vez?" Quizo saber el padre de Hydesu dirigiendoles una pregunta al duo de lobos pequeños.

"Sí lo hacen tengan cuidado de donde andan, tengan siempre a la mano el mapa de sus bandas." Dice el padre de Sebastian recordandoles lo del mapa en caso de que si se pierden pueden echar un vistazo al mapa para orientarse en el camino.

"Sí papá... Y tío Yuto. Lo recordaremos." Responde el pequeño de ojos azules algo cabizbajo en estos momentos.

"Siempre estamos atentos a eso..." Dice también el pequeño lobo de pelaje rubio.

"Así, acabo de recordar algo, tenemos unos regalos de cumpleaños para ustedes... Son de pues... Son de sus madres, ellas los estuvieron guardando mucho tiempo para dárselos cuando cumplieran 12 años." Dice con alegria Yugo queriendo que los dos pequeños se alegren por lo menos al mencionar a sus madres.

"Y claro ese día es hoy. Feliz cumpleaños a los dos. Reiji y Manabu les desean feliz cumpleaños también aunque no estén aquí este día pero ya vendrán después." Dice Yuto también ademas de mencionar a los hermanos de los dos pequeños como con esperanza de que sonrian un poco también.

"Sí además miren sus regalos." Dice Yugo subiendo un momento las escaleras buscando algo entre las cosas del armario y al rato vuelve con unas cajas rectangulares envueltos en papel de regaló. "Feliz cumpleaños cachorros." Les hace entrega a ambos de las cajas de regalo.

Los dos van a la mesa y comienzan a abrir el papel de regaló viendo una nota de sus madres en el que les deseaban un feliz cumpleaños y que estén siempre felices. Ambos medio sonríen débilmente mientras abren las cajas viendo que son unos colgantes sostenidos por una cadena. El de Hydesu es el de un ala de ángel de color negro casi azabache mientras que el de Sebastian es de un ala de ángel de color blanco plata bastante puro. Ambos se los colocan en el cuello al instante mientras sólo alcanzan a susurrar un ligero gracias.

"Papá... Creo que nos quedaremos en casa hoy..." Dice Hydesu sin muchos animos o emocion si quiera.

"De momento ya no queremos salir..." Secunda Sebastian a las palabras de Hydesu afirmando también su estadia en la casa por todo el dia.

"Ya veo. Entonces se quedarán. Entonces quédense en casa. Ya saben que sí tienen hambre pueden cocinarse algo para comer." Dice Yugo como siempre cada vez que se tienen que ir al trabajo dejandolos solos sabiendo que saben cuidarse.

"Y como siempre." Dice el lobo dejando salir un suspiro. "Debemos ir a trabajar hasta tarde en los laboratorios MIRAI. No se vayan a acostar tan tarde. ¿Vale?" Dijo Yuto queriendo que los dos pequeños respondan.

"Vale..." Dicen al unisono los cachorros sin mucho animo pero que se oye claramente.

"Feliz cumpleaños." Dicen los dos padres rodeando en un abrazo a ambos cachorros por unos minutos para después soltarlos y sonreírles tiernamente.

Al rato sólo ven como sus padres se van en el mismo auto al trabajo que en cuestión es en los laboratorios MIRAI, a la distancia desde un punto alto ciertas figuras en abrigos negros observan a los dos menores en la puerta de su casa que luego entran cerrando por completo la puerta.

"Han crecido mucho..." Dice el primero.

"Pero han estado demasiado decaídos estos años desde que murieron esas dos mujeres... Me siento culpable de no haber hecho nada para impedir que sucediera." Dijo el segundo sintiendose culpable de la tristeza de los dos cachorros.

"Ya sabes que fue inevitable... La muerte ya estaba rondándolas a ambas desde antes que nuestros príncipes comenzarán ese nuevo grado de educación al que le llaman 3er grado. No se podía hacer nada al respecto para evadir la muerte." Dijo con autoridad pero calmadamente el primer encapuchado.

¿?°2: "Sí. Algo inevitable que no podía ser pospuesto…. Ustedes dos pueden verlos con claridad…" Dice dirigiendo la palabra a otras dos figuras con abrigos negros a los que no se les ve la cara por la capucha del abrigo.

"Si los vemos…" Responden los dos chicos anonimos

"Ellos son quienes les darán sus nombres y por quienes darán sus vidas prestando sus servicios de una manera muy diferente de la que lo hacemos nosotros dos." Explica con tranquilidad el ángel del inframundo.

"Por el momento solo ustedes serán espectadores al igual que nosotros, el momento en que sus majestades sepan de su origen aún no ha llegado pero llegara más pronto de lo normal." Dice calmadamente el angel del olimpo.

"Si. Lo sabemos." Dicen las dos personas misteriosas junto a aquellos ángeles.

En lo que respecta a ambos niños en la vivienda dúplex ahora se encuentran en la sala sentados en el sofá mirando unos viejos álbum de fotos de sus familias, las fotos vuelan como si de hologramas se trataran ya que se trata de un álbum electrónico que proyecta las imágenes frente a quien abre el libro como si se tratara de uno normal. En algunas de las fotos se pueden ver como el tiempo pasa para los dos niños en especial se topan con una foto reciente de hace un año de cuando sus hermanos cumplieron 13 años, Reiji y Manabu.

Reiji tiene es un lobo de pelaje de color pelaje entre gris y plata al igual que su padre Yugo y posee ojos con el iris de color café claro brillante como su padre, en la foto esta vestido con una sudadera de capucha sin mangas de color negro azulado, pantalón largo de color azul marino y zapatos negros. Mientras que Manabu es un lobo de pelaje casi blanco aunque esta con toques de negro que posee ojos de color negro azabache igual que su padre Yuto además de que va vestido con una playera roja y blanca, pantalón café y zapatos blancos con decoraciones negras. Otra de las cosas es que se topan con una foto de sus madres con ellos lo que causa la reacción de que Hydesu comience levemente a lagrimear bajando la mirada mientras que Sebastian solamente desvía su mirada evitando que su amigo lo vea llorar.

Hydesu solloza con las orejas gachas con ambas patas cubriendo sus ojos. "N-no me importan los regalos que me den yo… yo…" Sujeta con una mano el colgante. "Yo solo quiero a mi mami conmigo aquí. Que me abrace y que me haga sentir seguro. Quiero oír los latidos de tu corazón…"

Sebastian sostiene el colgante mientras con la mirada aun en otra parte también solloza. "También yo. Yo quiero también a mi mamá aquí conmigo. No quiero regalos, no quiero fotos de ella. La quiero solo a ella aquí conmigo, quiero a mi mamá… Mamá."

Ambos cierran el álbum que con su cierre las imágenes flotantes desaparecen mientras ellos toman unos cojines en los que hunden sus caras para callar sus llantos por las personas a las que más quieren y más extrañan pero algo inesperado sorprende a ambos niños.

El espacio de repente parece como si una luz blanca lo cubriera por completo además de que ambos unos brazos los rodean a los dos, una sensación cálida los rodea como eso les dice “no estén tristes”, “no renieguen de lo que tienen”, “aprecien su vida y a los que los rodean”. Esa fue la sensación que dieron aquellos cálidos brazos rodearon a ambos cachorros que al levantar sus miradas algo alarmados notan que todo está completamente normal como si nada hubiera pasado pero lo que si no dejo de estar presente es ese cálido sentimiento que les hicieron sentir las presencias desconocidas que al parecer lograron de algún modo su cometido al ver como los dos ya dejaron de llorar además de que miran hacia varias partes de la sala buscando a las personas que vinieron a consolarlos en su tristeza pero al parecer todo eso fue en vano ya que no encontraron a nadie. Hydesu y Sebastian en ese momento no lo sabían pero algo mucho más grande les esperaba.

herito herito
Dharak the demon boy Dharak the demon boy
Toybonnie Toybonnie
Vulpex Steelx Vulpex Steelx
Noah_S Noah_S
Santi Skater Santi Skater
ElMark4517 ElMark4517
 
Última edición:

Haydenwolf

Dios Lobo de la Oscuridad y Luz
Registrado
22 Jun 2018
Mensajes
741
Ubicación
Venezuela
Offline
Capítulo 2.
Revelación.


Lo que resto de ese 5 mayo es que ambos niños estuvieron viendo casi todo el tiempo la televisión o haciendo algo de la tarea que sus hermanos les dejaban para que hicieran hasta que llegaran de la secundaria y les dejaran nuevos deberes que hacer pero tampoco está la falta de algo del toque paternal en esos deberes puesto que algunos problemas son más difíciles que otros pero nada que Hydesu a pesar de su timidez no pueda manejar y que no pueda explicarle bien a Sebastian para que entienda que debe y no debe hacer. En cuanto les dio hambre lo mínimo que hicieron fue tomar algo de fideos instantáneos del refrigerador para después comérselos como si nada pero entonces les llego el aburrimiento a los dos por lo que con la oreja derecha hacia abajo, Hydesu le dedico una miradita a Sebastian.

"Salgamos a alguna parte." Dice Hydesu que mira tiernamente al amigo que considera su hermano.

"… Vale voy por nuestras mochilas… ¿Cuántos ¥ tienes?" Pregunta el lobo rubio sobre la cantidad de dinero que posee su amigo.

"Pues tengo ahorrados como unos 900¥ desde que aprendí a tenerle valor a mi mesada… ¿Porque quieres saber?" Respondio a la vez que le regresa la palabra con otra pregunta.

Baja ambas orejas y su cola cae entre sus piernas. "Yo solo tengo unos míseros 500¥ ahorrados…" Dice completamente derrotado.

"No te desanimes." Dijo queriendo animarlo.

Al rato que Sebastian subió las escaleras y bajo con las mochilas de ambos le da a Hydesu su mochila azul y Sebastian se coloca su mochila roja para después tomar las llaves de su casa seguido para salir de la vivienda para ir con dirección a alguna parte de la Shinjuku, cualquier sitio menos el colegio así que por lo pronto los dos menores pasearon por las calles de la ciudad sabiéndose guiar bien llegando a un parque recientemente abierto desde hace al menos 2 años, allí como si nada ambos Hydesu encuentra un puesto que tiene los helados en rebaja y le invita uno a Sebastian quien acepta gustoso ya que los helados solo le costaron 10¥.

"Gracias Hydesu." Dijo con normalidad a su amigo y por el gesto del helado.

"De nada, siempre que estas con bajos ánimos un helado es lo único que te anima… o animaba antes…" Quizo parecer feliz pero solo acabo poniendose triste en el acto.

"No sigas…" Dijo el al lamer su helado de vainilla bañado en sirope de chocolate.

Baja las orejas dándole una lamida a su helado de fresa con chispas. "Perdón."

"No yo lo siento. No debí decir eso secamente… Sé que estamos muy distantes de algunas personas… que es difícil en estos días sonreír si quiera por mucho que lo intente pero no puedo…" dice apretando su pecho. "Siempre que quiero sonreír algo aquí me duele."

"No eres el único… También a mí me duele mucho." Compartio tambien ese sentimiento.

"Nos hacen falta…" Dijo el con nostalgia.

"Nos hacen mucha falta y… Sebastian vámonos." Dijo de repente el menor.

"¿Por qué?" Pregunto el otro

"Es Rinko…" Revelo Hydesu apuntado con el dedo a una niña gato de pelaje azul de 12 años, ojos con iris de color rojo cereza vestida con una camisa blanca con una corbata rosa, chaqueta azul, una falda del mismo color, calcetines blancos y zapatos amarillos. "La delegada de la clase en que estamos…."

"¿Cómo sabes eso?" Quizo saber el de ojos rojos

"Aunque no quiera ir al colegio siempre entro al sitio web del colegio y descubrí quienes son los estudiantes del 6-A incluyendo al delegado de clase." Admite el de ojos azules a su amigo.

"Vale… ¿Pero porque debemos irnos?" Intento saber la razon del porque los nervios del lobo azabache.

"Algo me dice que nos busca… Y no es para tener una charla amistosa. Que no te acuerdas de ella cuando aún íbamos a clases…" Revela Hydesu a la pregunta de este.

"…" Se levanta de la banca con su helado aun en la mano tomando de la muñeca a Hydesu. "Vámonos a casa… no quiero hablar con ella ni con nadie y menos con sus dos secuaces que tanto me incomodan." Dice también el lobo rubio disgustado a la simple vista

"¿Solo porque Shinichi te avergonzó en el proyecto de ciencias en 2do grado y porque Saburou te venció en todas las carreras de la clase de educación física y los festivales escolares?" Dijo el lobito azabache sin saber que estaba directamente golpeando a Sebastian en donde mas le dolia.

Tantos golpes a su orgullo hacen que su cara inexpresiva desde hace 3 años se sienta más inexpresiva además de sentir como si flechas imaginarias lo atravesaran mientras lamia su helado y se iba caminando de allí con Hydesu en silencio. "N-no digas más por favor mi querido amigo que quiero mucho como si fuera mi propio hermano menor al que quiero y siempre debo proteger." Dice Sebastian ahora sacando lo de hermano menor como si quisiera molestar a Hydesu en el acto.

Lame su helado para luego inflar sus mejillas un poco resultado de las palabras de su amigo que lo hicieron quedar en verguenza. "No me hagas parecer un niño pequeño, somos de la misma edad."

"D-da igual vámonos de aquí Hydesu." Regreso a decir Sebastian con el tema de irse de regreso a casa.

"Vale…" Responde el lupino negro en lo que mira a Rinko que sigue merodeando por el otro lado del parque y para su mala fortuna aparece Shinichi también, un lobo de 12 pelaje rubio de cabello café claro que usa gafas, tiene dos marcas bajo los ojos, posee ojos con el iris de color azul cian, viste una camisa blanca con una corbata verde en el cuello, pantalón negro y zapatos grises además de que junto a él esta quien parece Saburou, un canino de 12 años casi asemejándose a un lobo que posee un pelaje algo oscuro pero muy claro además de que tiene el cabello negro con un peinado tipo copete pero hoy al parecer no lleva ese peinado tan común, posee ojos con el iris de color melocotón y viste una simple playera blanca, pantalones cortos hasta las rodillas de color azul y negro en los costados y tenis deportivos de color blanco y gris. "Ya vinieron Shinichi y Saburou… Vámonos." Dijo al instante

"Que crees que hago, caminar por donde vinimos." Responde aun caminando con normalidad para que no se vea nada raro.

"Sebastian… Camina más rápido." Dijo nervioso el ojiazul.

"¿Por qué tan de repente pides eso?, ¿tanto pavor le tienes a Rinko?" Quizo bromear con eso para hacer que Hydesu hiciera un puchero.

"No es eso es que siento algo raro. Me duele la cabeza, siento que la cola me tiembla mucho… alguien nos está siguiendo." Revelo el menor con miedo sus suposiciones.

"Estas imaginando cosas." Le dijo tranquilamente el de ojos rojos.

"Hablo en serio tengo miedo." Le dijo con voz temblorosa.

"¿Pero a que le tienes miedo sí, sólo somos nosotros junto mil millones de humanos y fursonas en el parque?, ¿de qué tienes tanto miedo como para temblar como un chihuahua?" Dice Sebastian queriendo saber ya de una vez la fuente de tantos nervios de Hydesu.

"Sebastian quiero irme a casa por favor no bromees." mira a Sebastian a la cara con sus ojos a punto de lagrimear.

Ante eso pone una mirada semi sería. "Camina con naturalidad, no mires a nadie, no me sueltes y no muestres señales de saber que conocemos que nos siguen. Sólo sigue lamiendo el helado como sí no supieras nada de nada. ¿De acuerdo?" Dijo para calmar un poco a Hydesu.

"Vale...." Respondio entendiendo bien lo que dijo.

Sebastian camina con tranquilidad obviamente fingida lamiendo su helado mientras que Hydesu también está imitándolo tratando de actuar lo más calmado posible lamiendo disimuladamente su helado para que quién sea el que los esté acechando en un lugar tan público lleno de personas no sepa que su presencia fue detectada. Lo que no sabían esas personas sospechosas es que ya alguien más estaba bajo su persecución con las de evitar que dañaran de alguna forma a esos dos niños que por tantos nervios seguían caminando como sí nada pero en la cola temblorosa de Hydesu se notaba que estaba muy asustado al punto que disimular que lamia su helado pero, Sebastian permanece firmé en cuanto se trata de aguantar la presión del momento pero sus nervios se hacían notar por unas ligeras gotas de sudor que escurrían de su frente bajando por el pelaje de su cara hasta su barbilla aunque claro trataba de calmar su temor lamiendo el helado.

"Hydesu me lastimas la muñeca con lo fuerte que me estas sujetando. Afloja tú agarré por favor, siento que me cortas la circulación de mi muñeca." Dijo Sebastian.

"Perdón Sebastian." Dice aflojando un poco el agarré de la muñeca de su amigo de ojos rojizos mientras bajaba las orejas. "siento que en verdad hay alguien detrás de nosotros o que nos está mirando desde alguna parte."

"Sólo disimula Hydesu, sólo disimula y todo estará bien." Afirma el rubio

"P-pero Sebastian..." Quizo decir algo mas en contra.

"Cuando te he mentido Hydesu. ¿Dime cuando lo he hecho?" Le pregunta esperando que le dijera tan solo una vez en que lo habia hecho.

Hydesu con ambas orejas gachas asiente con la cabeza como queriendo decir que confía en el mientras lame lo poco que le queda de su helado mientras que ve como Sebastian aparentemente está sonriendo aunque ya claramente no sonríe físicamente pero sabe que lo hace internamente mientras está lamiendo lo poco que le queda de helado y comiéndose el sirope de chocolate que cubre su helado también

"Sí algo sucede no dudare en protegerte... Manabu y Reiji nos dijeron que aunque somos de distintas familias nos criamos juntos haciéndonos algo así como hermanos. Lo que te hace a ti el hermanito al que tengo que cuidar." Le dijo Sebastian a la vez que afirma que en serio sin importar que siempre lo va a proteger.

"Sebastian... gracias..." Agradecio Hydesu en su mente a Sebastian por sus palabras.

"De alguna forma... sé que me está dando las gracias por calmarlo." Penso Sebastian sonriendo sonriendo tan solo un poco.

Ya sea el lobo de pelaje negro o del pelaje rubio alguno de los dos estaba por decir algo pero el infortunio les llegó justo en el momento que un extraño fenómeno provoca que todo el entorno adquiere un ambiente totalmente distinto que ambos niños notan al ver como de extrañó forma la luz del sol desapareció siendo reemplazada por una rara iluminación casi tenue parecida a un atardecer aunque en un tono algo sombrío. El reciente cambio de ambiente deja alarmados a ambos aparte de notar como las personas en los alrededores de algún modo acabaron por desaparecer de la vista de los dos provocando que de inmediato Hydesu entre en pánico dejando caer el cono de su helado ya casi acabado aportar abrazar muy fuerte a Sebastian que también deja caer el cono de su helado poniendo a Hydesu detrás suyo estando de lo más alerta contra cualquier cosa.

"No te alejes Hydesu." Dice el lobo alerta poniendo al otro detras de él.

"N-no i-iba a h-hacerlo. E-en s-sería n-no tengo i-intenciones de alejarme de ti." Dijo con la voz temblorosa al igual que todo su pequeño cuerpo notandose mas precisamente en sus piernas que gracias a dios por eso no perdio el equilibrio y caer al piso.

"Vale pero deja de temblar como gelatina." Sugirio Sebastian a la vez que se daba cuenta de la forma en que estaba temblando su amigo.

"No lo puedo evitar Sebastian. Lo intentó pero no puedo en serío." Dijo el lobo azabache con los ojos casi en blanco del miedo y sudando bien frio por la frente.

"Sólo... no te vayas a mojar." Le dijo una pequeña de mal gusto sabiendo que Hydesu ya no moja la cama... al menos no tanto.

"¡Oye!" Exclamo molesto el lobo negro.

"Sólo digo." Afirmo Sebastian solamente.

"Y te pareció un buen momento para decirlo ahora que estamos en esta extraña situación." Dijo Hydesu queriendo escuchar que cosa se inventa Sebastian en medio de todo este misterioso ambiente y atmosfera.

"Deberías hacerle caso el príncipe del infierno. No es el momento para decir cosas sin sentido, príncipe del cielo." Dijo una siniestra voz que se escucho en el aire.

"¡¿EH!?" Dijeron los dos sobreexaltados por esa inesperada respuesta que llego de la nada provocandoles que todo el pelaje se les eriza el pelaje entero hasta la punta de sus colas y llegando hasta el punto en que se abrazan del miedo.

Por el miedo que ambos comienzan a sentir entonces de forma inesperada el par de cachorros comienzan a girar la mirada lentamente para encontrarse con un ser humano adulto de tez bronceada de cabello corto con una larga trenza que reposa en su hombro y que además esta vestido con una chaqueta de cuero negro, de la que estan hechos sus pantalones y sus botas, va totalmente de negro, eso y que lo acompaña una chica pantera negra de cabello largo pero recogido que es al menos un metro más baja que él y que viste solamente un largo abrigo negro y botas de tacón negro.

"Segura de que son ellos Kitora." Pregunto el humano a la felina azabache.

"Si, las auras que desprenden puedo decir con un porcentaje total de 100% que son ellos. Procedamos a la eliminación, Touma." Respondio la pantera hembra llamada Kitora al humano que llamo Touma que aparentemente es su nombre.

"Bien es hora de que el par de mocosos mueran en nombre del señor del tiempo. ¡Kitora!" Exclamo como si nada Touma el nombre de su compañera extendiendo su mano hacia ella.

"Sí mi amo." Tras su respuesta todo su cuerpo comienza a emitir un brillo hasta tomar la forma exacta de una guadaña de entre colores negros y blancos posándose en la mano diestra de Touma.

El humano gira la guadaña por encima de su cabeza seguido de girarla por su derecha e izquierda para finalmente empuñarla con ambas manos y apuntar el arma contra ambos jóvenes. "Su sangre bañando la hoja de mi guadaña será un lindo trofeo junto con sus cabezas que serán una linda decoración."

"¡EH!" Exclamo sorprendido el lobito negro por lo que acontecio frente a sus ojos.

"H-H-Hydesu camina lento hacia atrás." Dijo Sebastian abrazando mas a su amigo y a continuacion caminar lento para atras.

"S-s-si ya voy... pero n-no me sueltes p-p-por favor no me dejes sólo..." Respondio Hydesu siguiendole el paso a su compañero.

"N-nunca lo haría." Afirmo el lobito rubio caminando todavia hacia atras.

Hydesu aprieta con fuerza el abrazo que le esta dando a Sebastian por el miedo mientras continua a caminando lentamente hacia atrás y también Sebastian camina lentamente hacia atrás siguiendo el ritmo de los lentos pasos de Hydesu claramente con su cola temblando de miedo y por el pánico contenido que está tratando de contener.

"Ya… ya no puedo más. ¡Corramos Sebastian!" Exclama cortando con el abrazo para agarrar con fuerza de la muñeca a Sebastian llevándoselo con el mientras corre.

"¡No espera será peor si huimos!" Exclamo el lobito rubio intentando que le hiciera caso su amigo que sigue corriendo con su muñeca bien sujeta.

Aunque la expresión de Hydesu parezca vacía y melancólica ahora mismo está haciendo notar una expresión de completo miedo a lo que le pueda suceder y también a su casi hermano Sebastian aunque el lobo rubio de ojos color rojo ya sabía que esto iba a ser de lo peor desde que comenzaron a huir. Touma no iba a perder esta única oportunidad dejando escapar a sus presas así de fácil comenzando entonces a perseguir a la carne fresca pero la persecución en sí que recién comenzaba no duro más de 5 minutos cuando entonces en medio del extraño ambiente un haz de luz negro y blanco hace acto de aparición en la escena justo cuando el misterioso Touma estaba por rebanar a los niños con su guadaña revelando ser dos figuras completamente envueltas en un abrigo negro.

"¿Eh?, ¡quienes son ustedes y como se atreven a interrumpirme!" Bramo furioso el humano a las personas en abrigos negros con capucha.

"No permitiré que toques al príncipe…" Dijo el primer hombre del abrigo negro con firmeza y seriedad.

"Lo mismo que dijo el…" Afirmo el segundo hombre del abrigo también.

"¿Y quiénes se suponen que son?" Pregunto Touma sin dejar de estar furioso.

"Touma no te confíes, fíjate bien." Dijo Kitora directamente a la consciencia de Touma estando ella en su forma de guadaña.

"¿De qué hablas Kitora?" Pregunto interesado el humano por las palabras de la felina.

"Ya lo veras si no te cuidas." Advirtio ella.

Ambos seres con abrigos sin previo avisos se quitan las prendas que llevaban revelándose tal cual como son además de ver como a ambos les crecen unas alas angelicales. Aquel que posee alas negras es un gato negro de aproximada mente 22 años, ojos de iris de color naranja vestido con chaqueta negra cerrada con líneas blancas y azules, encima lleva una armadura negra que le cubre el pecho, guanteletes de cuero rojo desgatado y de color negro en los dedos, pantalón negro en totalidad y botas del mismo color rojo desgatado pero en su mayoría negras. Aquel con alas blancas es un gato blanco con marcas negras bajo sus ojos aproximadamente de 22 años, ojos de iris azul neón vestido con una chaqueta blanca cerrada con líneas negras y azules, encima lleva una armadura plateada que le cubre el pecho, guantes negros en totalidad, pantalón blanco con las misma líneas entre negras y azules y botas negras.

"¿Á-ángeles?" Se pregunto Hydesu en voz alta.

"¿M-me volví loco?" Se pregunto igualmente Sebastian en voz alta.

"Takumu aleja a los niños de aquí." Dijo el felino negro a su compañero de alas blancas.

"Eso estaba por decirlo yo Kaizon." Respondio el felino blanco, Takumu a su amigo llamado Kaizon.

"No importa el caso, aléjalos. Él es solo uno sin contar a su tesoro maldito." Dijo el angel de inframundo mirando al frente a Touma.

"Lo sé perfectamente." Con un pasó moderado se acerca a ambos niños suavizando las facciones de su cara. "No tengan miedo príncipes. Nosotros estamos de su parte, los protegemos desde que eran pequeños. Así que sí quieren seguir con vida alejémonos un poco." Dijo gentilmente Takumu para conseguir tranquilizar a los dos.

Sebastian toma de la mano a Hydesu con algo de fuerza para hacer lo que se le pidió junto con este misterioso felino blanco con apariencia angelical.

"Buenos niños" Dijo a la vez que acelera un poco el pasó junto con ellos cubriendo a ambos con su ala izquierda mirando levemente hacia atrás notando la mirada de su compañero de alas negras con una expresión de seriedad. "Puedes luchar sin contenerte Kaizon. No afectaras al mundo real por la barrera que colocó este titán." Dijo Takumu mirando al felino negro sabiendo que lo escucho de algun modo.

"Bien... Mayura acabemos sin piedad con este hombre por atreverse a intentar matar al príncipe." dice mientras desenvaina una especie de espada larga de color gris opaco que se usa de a dos manos y la cual le responde.

"Como ordene mi amo. El príncipe siempre estuvo a nuestro cuidado. Hoy casi fallamos nuestra misión." Respondio una voz femenina directamente hacia la consciencia de Kaizon.

"Lo sé. Por eso no voy a tener piedad hoy haré honor a mi título de ángel de la muerte." Dijo el felino con molestia y rabia en su hablar sin que se notara.

La voz de la mujer chista por la forma en que hablo su dueño. "Siempre tan violento Kaizon." Dijo Mayura.

El felino se rie un poco. "Al contrario hoy es un día especial en el que mi enojó sólo crece y crece con cada año." Dijo el borrando ahora su leve risa de su rostro cambiandolo por una mirada seria.

De sólo hablar de su enojó este bate con fuerza sus alas lanzándose entonces en una embestida bastante potenciada aunque su enemigo al ver venir un posible ataque lleno de intención asesina se apresura a bloquear rápido el corte de la espada con el mango de su guadaña. Cuyo poderoso bloqueo desata una gran onda de fuerza que se deja ver claramente por la poderosa corriente de viento que hace ondear las hojas de los árboles así como los pelajes de los tres espectadores que están presenciando algo increíble aunque sigan estando confundidos a la vez que asustados, Takumu está con ellos pero ni se inmuta para nada viendo como la pelea se desarrolla con Kaizon siendo el que está a la cabeza con sus ataques rápidos y precisos con su espada que no dejan que su oponente tenga oportunidad de poder defenderse ni de un solo ataque por la forma erradica aunque a la vez compleja de los ataques de espada del ángel negro que en su mirada afilada se puede denotar un gran sentimiento de ira que ha estado contenido desde hace al menos 12 años por así decirlo. En si el ataque de Kaizon aumenta conforme la pelea sigue alargándose pero entonces de milagro Touma se alejó del rango de ataque del ángel del inframundo quien no le vio importancia comenzando por concentrar energía en su espada de la cual se desprenden varias luces para luego cortar al aire como si nada manda unas anormales corrientes de aire hacia el titán que si no es por su compañera de armas no esquivaría uno de esos cortes que como si nada corta a la mitad un árbol que estaba a sus espaldas, el ser humanoide entonces se pone de lo más serio al ver que esa arma que posee su oponente es peligrosa y que debe tener cuidado ya sea en el combate a corta o larga distancia está en una muy notable desventaja no. Está en una gran desventaja que lo pone contra las cuerdas de una muerte demasiado brutal si se deja alcanzar por un haz de luz de energía de la espada de Kaizon acabara muy mal parado pero en el peor de los casos. Perder su tesoro maldito.

"Maldición…" Maldijo a lo bajo el humano.

"…." El felino desaparece de la vista de su oponente dejando nada más un sonido parecido al flash de una cámara o la corriente de un fuerte viento.

El de la guadaña se quedo con la sorpresa aun en su cara mirando hacia todas partes buscando al gato con la mirada. "¡Que! ¿En dónde…?"

"¡Touma detrás de ti!" Exclamo la voz de Kitora a la mente de su dueño.

Touma voltea la mirada encontrándose con la fría mirada de odio del gato negro alado que por ser tan lento recibe una fuerte patada en todo el torso que le rompe al menos unas 3 costillas por la fuerza que puso el ser del inframundo en ella haciéndolo retroceder y caer al suelo con un gran dolor en su costado derecho haciéndolo cerrar su ojo derecho por la queja de su cuerpo ante la ruptura de sus huesos. "¡Ngh!" Ahoga un quejido de dolor el humano.

"¡Touma!" Exclamo la voz de Kitora.

"Es muy rápido… No es un ángel común…. debe ser de la elite de la elite del inframundo de un rango completamente inexistente o inalcanzable para ángeles negros normales." decia Touma quejandose todavia del dolor.

"Es mucho para nosotros Touma, tenemos que largarnos." Sugirio la voz de la felina en la mente del humano.

"¡No me iré hasta que haya cazado a mis presas!" Exclamo furioso.

"¡Touma hazme caso maldita sea!" Exclamo ella también.

"¡Prefiero morir peleando en nombre de mi señor que huir como un cobarde!" Exclamo nuevamente y con furia.

Con el sonido de un flash, el felino negro reaparece en frente de Touma. "Pues muere entonces en nombre de tú señor a quien adoras que ya está en la tumba en el tartaro." Dice el gato que de una sola estocada apuñala a su enemigo justo en el corazón, en ese momento Takumu evitó que los niños tuvieran la sola posibilidad de ver como alguien era asesinado mientras que Kaizon sólo se le queda mirando a Touma cuyos ojos poco a poco están perdiendo brillo que hay en ellos.

"¡Touma no!" Exclamo con miedo la felina.

Tose algo de sangre mientras mira a Kaizon sonriendo de forma altanera pero mientras se extingue su chispa de vida. "Larga vida... a Cronos." Dice con su ultimo aliento mientras el agarré de su arma se afloja al punto de que la deja caer al suelo cumpliendo así el miedo de Kitora, su amo ha muerto.

"Que tú asquerosa alma sea eternamente torturada en el más profundo abismo del inframundo por el crimen de haber atentado contra la vida de mi príncipe. Sucio titán... Mayura." Dice friamente el angel negro nombrando a su arma.

"Como usted ordene señor." Dice ella normalmente a la mente de Kaizon.

En ese momento la espada comienza a desprender un leve brillo que cubre momentáneamente también a Touma provocando que todo su cuerpo se ilumine de la misma manera hasta que se comienza a ver como de los pies hasta la cabeza comienza a desaparecer hasta que no queda absolutamente nada dejando solamente atrás a su arma, su “tesoro maldito” que en ese momento al verse sin su amo regresa a su forma física viéndose de lo más asustada justo en frente del amenazante Kaizon con una mirada de lo más fría llena de ira junto a un instinto asesino que procede a ocultar sus alas como si desaparecieran de la vista de todo el mundo pareciendo ahora una fursona casi completamente normal a excepción de la intimidante aura que se puede sentir y la energía negra que esta emanando de todo su cuerpo seguido de que ahora le apunta directamente a Kitora con la espada haciendo que brille nuevamente sabiendo entonces la felina lo que le espera por lo que no muestra ninguna resistencia a la hora de que le llegue su fin.

"<<Ejecución>>". Dijo Kaizon que con un simple corte limpio corta en horizontal a Kitora provocando que desprenda un leve brillo que se expande por todo su cuerpo hasta que se deshace en miles de pequeños de fragmentos de polígonos para luego envainar su espada. "Hiciste un buen trabajo Mayura." Suspira con pesadez y su atuendo actual cambia al atuendo de una persona normal cualquiera siendo un simple abrigo negro, pantalones negros, seguido de zapatos del mismo color finalizando con una bufanda roja alrededor de su cuello. "Regresa Mayura." Como si nada la espada resplandece para luego tomar forma física en figura de una Shiba inu de pelaje negro y blanco de al menos unos 21 años que posee un iris de ojos violetas, usa gafas y va vestida con un chaleco rojo, camisa blanca, pantalón café y zapatos blancos.

Mayura se acomoda las gafas para luego mirar a su dueño. "Misión cumplida. Los objetivos estan a salvo del peligro. Hironobu puedes volver a tu forma corpórea."

Takumu guarda sus alas como si nunca hubieran estado a la vista junto a un cambio en su ropa que ahora es una simple playera blanca de deportes, pants deportivos, tenis blancos y negros de deportes a la vez que alza su espada haciendo que brille adoptando una forma física siendo la de un león de 16 años de pelaje totalmente albino a excepción de que su cabello es decir su melena está totalmente teñida de un color negro azabache vestido con un uniforme de secundaria totalmente negro a excepción de los botones que son de color dorado.

Hironobu se despeina un poco la melena. "Sin ningun daño… la barrera sigue intacta así que no tenemos por qué preocuparnos de que los civiles del mundo humano y fursona nos hayan visto si quiera." Dice con tranquilidad el leon.

"Eso es un alivio y ahora…" Estaba por decir algo mas pero el felino angelical del olimpo es interrumpido.

"WAAAAAAAAAAAAAAAAAA." Hydesu comienza a llorar y también abraza a Sebastian. "¡Quiero ir a casa pase mucho miedo!"

Sebastian palmea la cabeza de Hydesu aun estando muy nervioso y conmocionado por lo que ha sucedido. "Ya, ya está bien estamos a salvo no llores…"

Kaizon se acerca a ambos niños pero Sebastian rodea a Hydesu con su brazo libre de forma protectora mientras el felino negro se pone de cuclillas de cerca de ambos con una expresion suave de gentileza en la cara. "No llore príncipe. Ya paso todo no tiene que llorar más. Tranquilo…" Dice con dulzura acariciando suavemente la espalda de Hydesu a la vez que dirige sus manos a su cabeza logrando calmarlo un poco. "Ya todo está bien."

Hydesu mira a Kaizon notando su tranquila mirada además de que la presión espeluznante antes emitida por el ahora desprende una cálida sensación de tranquilidad. "G-gracias… este…"

"Kaizon para servirte y protegerte mi joven señor, príncipe Hydesu." responde haciendo una leve reverencia con cortesía.

la canina hace una reverencia también. "También estoy para servirle mi joven señor, me llamo Mayura, soy el arma de Kaizon, su tesoro sagrado." Dice ella y muestra como en la palma de su mano esta su nombre.

"U-un placer, ¿pero por qué me dicen príncipe?" Pregunto el.

"Todo a su tiempo." Dijo Takumu.

"Este… Pero me dirías quien eres." Pregunto ahora Sebastian.

"Mi nombre es Takumu, joven señor." Dijo el felino blanco respondiendo la pregunta del lobito rubio.

"Y yo soy Hironobu, el tesoro sagrado de Takumu, joven señor." Dice el felino con melea enseñando como en su cuello esta su nombre.

"Estoy… Estoy muy confundido." Dice Sebastian.

"Sebastian… Fue demasiado hoy, quiero ir a casa." Dice nuevamente el lobito negro.

Te apoyo en eso, también quiero irme a casa. ¿Podemos irnos a nuestra casa por favor?, ya no hay peligro ¿verdad?" Pregunta el de ojos rojos a los dos angeles y los dos tesoros aunque no sepa que es eso.

"No hay peligro alguno por el que deban preocuparse. Si lo hay nosotros estaremos cerca pero tengan cuidado a la hora de que al momento de hablar con nosotros no haya nadie cerca." Responde Kaizon calmando a los dos niños con lo referente al peligro.

"Nadie a excepción de ustedes pueden vernos a los cuatro." Dice Hironobu al mismo tiempo que Takumu.

"En efecto eso es porque… No, este no es el lugar para hablar. Jóvenes señores cuando estén en sus casas solo basta con que digan los nombres de mi amo y del de Hironobu para que se muestren ante ustedes pero asegúrense de estar completamente solos en su casa sin nadie a la vista para no atraer atención innecesaria." Explico la canina acomodandose las gafas.

"Emm…" el lupino negro no entendio bien pero asintio.

"N-no entendí bien pero lo haremos." Tambien afirmo Sebastian.

"Por el momento solo actúen como si nada hubiera sucedido, lo siguiente que hare es quitar esta barrera que nos separa del mundo real." Sugirio el felino negro y explico lo de la barrera.

"Así que vayan directo a su casa." Dijo Takumu.

Ambos asienten con la cabeza mientras son testigos de cómo Kaizon solamente chasquea los dedos haciendo que la gran masa de energía que forma la barrera se haga pedazos provocando que los dos menores cierren un momento los ojos pero solo fue momentáneo ya que al abrirlos notan como todo el ambiente está completamente normal como si nada de nada hubiera sucedido pero lo que menos querían ambos chicos sucede frente a sus ojos justo ahora ya que la mismísima Rinko en persona ya se encuentra caminando hacia ellos junto a Saburou y a Shinichi a sus lados haciendo que Sebastian suelte un gruñido de molestia que se refleja en como tiene las orejas gachas así como su cola está arrastrándose en el suelo de solo ver a Saburou y también a Shinichi, en cambio Hydesu solo se hace unos pasos hacia atrás detrás de su amigo de la infancia hasta que al fin tienen en frente a la felina y los dos caninos.

"Finalmente los encontramos, Hydesu Shirou y Sebastian Hyodo. No me conocen pero me llamo Rinko Tachikawa soy la delegada de la clase 6-A a la que asisten o la que deberían asistir ustedes dos pero no es el caso porque llevan faltando a la escuela exactamente 3 años consecutivos y eso no lo puedo consentir, tienen que asistir a clases." Dijo con autoridad la gatita.

"Delegada déjemelos a mí, yo los conozco a ambos bastante bien desde 3er grado." Explico el canino de gafas a Rinko.

"Si nosotros nos hacemos cargo esta vez delegada, no tiene por qué molestarse en tratar con ellos." Secundo tambien el hibrido entre can y lobo.

"Ugh… ahora parecen sus perros falderos, ya me quiero ir de aquí de solo verlos quiero tirarme en mi cama a ver hacia el techo…" Penso Sebastian con desagrado y molestia juntos.

Shinichi se acomoda los lentes. "Ustedes dos sí que han cambiado desde aquellos días. Espero que no se hayan olvidado de mis seres de inteligencia inferior. El único e inigualable campeón invicto de la feria de ciencias, Shinichi Amano." dijo con superioridad el lobo de pelaje rubio-cafe-

A Sebastian se le forma una pequeña vena estilo anime en la frente. "Estúpido cuatro ojos ladrón de ideas…" penso con rabia.

Saburou se infla el pecho con orgullo. "Tampoco espero que se hayan olvidado de mí. El mejor deportista de todo el colegio capitán del equipo de futbol. Saburou Hanamura." Sonrie claramente con actitud presumida.

Otra vena se le forma a Sebastian. "Obviamente olvidaste tu apodo. Saburou “presumido arrogante” Hanamura." Penso el.

Hydesu solo les desvía la mirada quedandose callado sin nada que decir

"Bien chicos espero que no los dejen fácil y atiendan a buenas razones que deben ir al colegio nuevamente para que así la lista de personas que asistan a la elección del presidente del consejo estudiantil aumente en un 1% y que la delegada por fin cumpla sus sueño de ser la presidenta y en un futuro próximo una muy importante potencia en todo japón, y conmigo y Saburou a su lado claro está." dice el lobo mientras se acomoda las gafas.

Sebastian solo suspira. "Lo siento pero…"

"No estamos interesados en nada de sus asuntos. No nos concierne para nada una razón sin pretexto como esa para que regresemos a <<ese lugar>> otra vez. No regresaremos al colegio sin importar que nos digan, no tenemos lugar ni nunca lo tendremos, eso fue lo que nos planteamos en la cabeza hace 3 años cuando dejamos de ir a clases y a cualquier tipo de evento que organizara la escuela sin importarnos nada…" Termino por decir Hydesu dejando casi en blanco a Sebastian.

Sebastian casi esta en blanco pero se recupera a tiempo para responder. "En otras palabras no tenemos interés alguno de ayudarlos en su plan de dominación y tampoco tenemos intereses en ser los nuevos perros falderos de su nueva amiga así que si nos disculpan nos tenemos que ir a casa antes de que haga más tarde." Se da media vuelta con Hydesu aun aferrado a su brazo con intenciones de irse a casa.

"P-perros falderos…" Dice Shinichi con un tic en el ojo derecho.

"¡Pero como se atreven! ¡Saburou detenlos!" Exclama la felina muy molesta.

Saburou se pone en frente de ambos bloqueándoles. "Escuchen los dos, si o si tendremos que hacer esto de la buena manera o si quieren directamente podemos hacerlo por las malas. Por qué parece que en verdad quieren hacerlo de la otra manera asi que si no lo hacen por las buenas voy a tener que…"

"¿Vas a tener que hacer que cosa Saburou Hanamura…?" Dijeron dos voces conocidas para los dos lobitos negro y rubio.

En eso le llega un sobre salto a Saburou que al voltearse se encuentra con una no muy agradable sorpresa… Reiji y Manabu.

"Hermano… ¿no deberías estar en el colegio?" Dicen al unisono los dos pequeños a sus hermanos.

Reiji les dirige una leve mirada. "Tenemos una hora libre y como sabíamos que no iban a estarse quedando en casa todo el día sabíamos que era cuestión de horas para que decidieran salir a algún lado. Algún lado que casualmente es el parque al que siempre vienen los dos por cual con esta hora libre les quisimos hacer compañía a los dos aunque nos encontramos con esta no muy agradable sorpresa…" expreso lo ultimo con molestia.

Manabu también los mira a ambos por un momento. "Así que ahora los que hacemos preguntas somos nosotros, porque estan molestando a nuestros hermanitos y exactamente qué cosa ibas a hacerles tu Saburou Hanamura si ellos no accedían a hacer lo que sea que iban a pedirlos porque si no mal recuerdo Saburou tu único miedo es tu propio hermano con el que te podemos delatar si no dejas de fastidiar a Hydesu y a Sebastian." Dice Manabu con intenciones de que en serio lo hara.

"Pero, pero, pero…" Dice Saburou entre tartamudeos.

"Es inconcebible que hagamos como si nada hubiera sucedido aquí. Ustedes no tienen autoridad aquí es más ni siquiera es su asunto. Esto es entre la delegada del salón 6-A de primaria o sea yo y estos dos estudiantes que han estado ausentes por quien sabe que ridícula razón desde hace 3 años." Dijo la felinita sin saber nada.

Reiji ante eso se enfada un poco. "Perdón pero escuche mal o llamaste ridícula razón a que mi madre y la madre de Manabu que también son las de nuestros hermanos hayan fallecido hace 3 años exactamente." Revelo el lobo gris.

Shinichi solo muy pero muy traga grueso.

"Les sugiero a los tres que se vayan. Hoy estamos prácticamente de buen humor pero ahora que cierta felina hablo de más nuestro temperamento no es que digamos uno de los mejores." Sugirio Manabu de brazos cruzados mirando por el rabillo del ojo a Rinko.

Saburou se pone en si muy nervioso. "D-d-delegada vámonos ya tendremos otro chance en otro momento para tener conversación." dice apartandose del camino de los dos caninos y toma de un brazo a Rinko además de hacerle señas a Shinichi que la toma de un brazo y ambos se la llevan de allí a paso rápido.

"¡H-hasta otra!" Dice al tiempo que se va junto con Saburou teniendo a Rinko de un brazo.

"¡Oigan que hacen suéltenme aun no termino de hablar con ellos! ¡Qué me suelten que no escuchan ya déjenme! ¡GRAAAA ESTO NO ES LO ULTIMO QUE VERÁN DE MI HYDESU SHIROU Y SEBASTIAN HYODO! ¡LOS HARE REGRESAR AL SALON DE 6TO GRADO DE LA CLASE A DE LA ESCUELA PRIMARIA HASTA QUE SEA LO ULTIMO QUE HAGA O SI NO, NO ME LLAMO RINKO TACHIKAWA LA INSUPERABLE DELAGADA DE LA CLASE A DESDE 5TO GRADOOOOOOOO!" Dice la felina mientras se la llevan hasta perderse de la vista de los cuatro lobos.

Reiji suspira pesado mirando solamente ahora a su hermanito. "Esa niña necesita una buena charla con alguien sobre cómo tratar a las personas."

Manabu también se dedica a suspirar. "Hablando de otros asuntos, ¿ambos se encuentran bien? Porque si Saburou les hizo algo me encargare personalmente de que Kato le dé un buen escarmiento."

"Hermano estamos bien, no nos hizo nada." Aclaro Sebastian.

"Estábamos por irnos a casa cuando ellos tres vinieron con sus… ideas de hacernos ir a la escuela… si supieran por lo estamos pasando desde hace ya mucho tiempo…" Aclaro tambien Hydesu.

"No es culpa de ellos Hydesu, no saben nada de cómo se sienten y lo que sintieron cuando Mama y tía Kanoe fallecieron." Explico Reiji para animar un poco al menor.

"A nosotros nos duele también pero no era el momento de quedarnos con la mirada baja por eso dimos vuelta a la página e ir adelante con nuestras vidas ya que eso hubieran querido ellas si nos hubieran dejado unas últimas palabras y unas para ustedes claramente. Aunque no es que nosotros estemos aquí para darles la típica charla sobre dejar ir el pasado superando aquellos que les causa dolor y tristeza. Solo les decimos lo que pensamos y que ustedes se tomen el tiempo necesario que quieran para sanar." Dijo Manabu diciendo en parte una gran verdad sobre los sentimientos de sus madres.

"Cuando sea el momento adecuado ustedes serán quienes lo vayan a decidir. Así que solo tomen el tiempo que quieran para pensarlo con claridad y claro si necesitan de personas con las que hablar sus hermanos siempre estaremos para escucharlos." Dijo con gentileza demostrando su amor fraternal.

"… Gracias…" Dicen ambos al unisono.

"Vale entonces creo que deberían irse a casa, creo que tendremos más tiempo de estar con ustedes cuando terminen nuestras clases." Dijo Reiji dando una opinion positiva.

"Tengan cuidado al regresar a casa. Y antes de que se nos olvide ¿no han cortado nuestra Brotherhood band verdad?" Pregunto Manabu a los dos.

Reiji se da un ligero golpe con la palma de la mano en la frente. " Claro. Estaba por preguntar eso mismo yo también. Los cuatro somos hermanos desde que tuvimos las Brotherhood band cuando nosotros teníamos 7 años y 8 años."

"¡No!" Nego Hydesu.

"No seriamos capaces de cortar con ustedes… Son los únicos que nos hacen sentir algo de felicidad en nuestra oscura vorágine de la que no podemos salir desde hace un tiempo." Afirmo Sebastian con firmeza y honestidad.

"Exacto, seriamos incapaces de cortar lazos con ustedes. Con las otras personas que más queremos en todo nuestro mundo." Expreso el lobito negro a los dos mayores.

"Si lo que dijo Hydesu." Apoyo Sebastian.

Reiji sonríe amablemente acercándose a ambos acariciándoles algo bruscamente la cabeza a ambos dejándolos un poco despeinados. "Así es como me gusta que estén los dos." dice el y se da media vuelta y se lleva a Manabu con el agarrando su cola. "Nosotros ya nos regresamos al colegio, ustedes regresen a casa. Hasta luego."

"¡Oye! ¡Hasta luego chicos!" Se despidio Manabu.

Ambos se despiden hasta que se van del parque dejando solamente al par de lupinos que al rato también después de tantas cosas que sucedieron quieren tener unas cuantas palabras con esas dos personas llamados Kaizon y Takumu aunque el otro motivo por el que quieren respuestas de ellos es por las palabras formales que tuvieron con ellos durante sus breve encuentro como por ejemplo el hecho de haberlos llamado “príncipes” o “jóvenes señores” por lo que entonces sin nada más que decir o querer hacer en aquel parque en el que levemente ven a unas pocas familias entre esas familias ven a muchas madres con sus cachorros lo cual solo hace que la leve herida que es un hueco emocional en el corazón de los dos niños se haga más grande y profunda de lo que era antes. En medio de su camino a su casa no paran de pensar en lo que preguntara a esos dos felinos que saben más de lo que deberían saber los dos niños que ahora mismo estan dudando de si o no entrar a su propio hogar seguido de decir los nombres de esas dos personas para esperar a que aparezcan una vez que sean nombrados, las dudas en si estan completamente dominando más que nada la mente del frágil Hydesu que está en conflicto consigo mismo acerca de lo que debe hacer y las palabras que debe elegir cuando sea momento de hablar aunque también estan las dudas de cómo será que reaccionara su hermano de Brotherhood band y amigo desde muy pequeños cuando escuche las palabras de los enigmáticos aunque muy misteriosos Kaizon y Takumu. En Sebastian actualmente la duda está muy presente puesto que el caso es que está muy inseguro de lo que va a oír de la boca de aquel dúo tan extraño que lo hace apretar con fuerza sus puños y a la vez que toma la muñeca de su amigo buscando que lo apoye un poco para hacer que su sentimiento de intranquilidad se apacigüe un poco en estos momentos de tanta tensión que siente con el rápido palpitar de su corazón que está soportando demasiado para un niño de solo 12 años pero sin más rodeos que decir ambos entran sin ningun problema a su casa quitándose los zapatos luego de haber cerrado la puerta dejándolos a un lado para luego al sentirse seguros mientras ya estan completamente solos en la sala de estar ambos se miran el uno al otro respirando profundo primero y luego decir nombrar a aquellos dos felinos esperando por la respuesta de la aparición de ambos que casualmente ocurre al rato.

"Dios…." Dijo solamente Hydesu.

"Si aparecieron." Dijo tambien Sebastian.

"Como ustedes los nombraron ellos solo acudieron al llamado de ustedes jóvenes señores." Explico la canina Shiba inu.

"Y como lo prometieron sus respuestas serán contestadas." Dijo el leon albino.

Kaizon se aclara la garganta. "Bien entonces que quieren saber." Pregunto.

Takumu también se aclara la garganta. "Somos todos oídos." Dijo alzando las orejas.

"Bueno…" Dudo en preguntar el lobito azabache.

"Quienes eran esos dos que se nos aparecieron y quisieron matarnos y porque querían que asesinarnos dígannos porque. Respóndannos a esto muy claramente y sin andar sin rodeo alguno porque exijo una clara respuesta. ¡Quienes eran esos dos!" Exigio con desespero Sebastian.

"Eran titanes, al menos aquel que quería matarlos y la mujer era su arma, un alma de una persona muerta que no recuerda su pasado que se convirtió en su fiel compañera pero es lo opuesto a Mayura y Hironobu." Respondio Kaizon.

"Mientras que nosotros somos tesoros sagrados ella es un tesoro maldito. Lo opuesto del tesoro sagrado a lo que ustedes le pueden llamar su lado oscuros por decirlo de ese modo para que lo entiendan." Respondio la canima compañera de Kaizon.

"¿Alguna pregunta más?" Quizo saber el leon.

"Este nos podrían decir exactamente porque nos buscaban de entre muchos niños a nosotros dos…" Pregunto con curiosidad el canino de ojos azules.

Takumu se quedo en silencio unos momentos mirando a Kaizo. "…. Kaizon."

Kaizon afirmo con la cabeza. "Hazlo tú, tienes más delicadeza en estos temas que yo…" Dijo cediendo la palabra a su amigo.

El felino angelical se aclaro la garganta para hablar mejor. "Entonces como se los puedo explicar… niños ustedes de alguna forma o por alguna razón alguien o algo en ustedes no les ha dicho que no son exactamente normales quizás que aparte de que ustedes no son precisamente miembros consanguíneos de las familias en las que estan díganme algo que solo ustedes en el fondo de más recóndito de sus corazones deben de saber… ¿no se han sentido como si fueran personas totalmente diferentes comparadas a las demás? Como que por ejemplo de alguna forma son más fuertes de lo que parecen y que tienen una increíble resistencia al cansancio que casi parece de otro mundo que no les permite cansarse o que de alguna manera cuando sufren lesiones graves al menos con unos 4 o 6 días de descanso ya estan totalmente sanos como si nada les hubiera sucedido o que por ejemplo su tipo de sangre sea uno que los médicos del mundo humano y fursona desconocen totalmente pero que ante las máquinas de este mundo sea registrado como el tipo de sangre A." Dijo el felino esperando algo de los dos niños.

"…….." Hydesu se queda con las palabras en la boca sin poder hablar.

"¿Cómo supiste eso?, ¿quién te lo dijo?" Dijo un muy sorprendido Sebastian.

"Mi papá… y el de Sebastian nos dijeron que no éramos sus hijos pero siempre desde que nos dieron hogar aquí con ellos somos miembros de estas familias…" reveló Hydesu.

"Nunca se lo dijimos a nadie… que nosotros éramos adoptados pero entonces cuando aparecen ustedes aquí en nuestra casa nos dicen algo de lo que nosotros ya sabíamos además de que conocen nuestro más grande secreto. No tenemos explicación de porqué no somos como otras personas o porque somos ligeramente más fuertes que las personas promedio o las que tienen músculos algo exagerados o porque tenemos mucha resistencia de sobra…" dijo el lobito rubio afirmando su secreto.

Hydesu se queda en silencio pero decide que ellos sigan hablando "…. Digan lo que saben por favor queremos saber."

Takumu toma aire y exhala pesado cerrando un momento sus ojos y abrirlos nuevamente mirando a Sebastian. "La respuesta es simple pero está en ustedes el creerlo o no creerlo… Mi señor Sebastian usted es el hijo del más grande de los dioses que domina el cielo y al mismo rayo que gobierna sobre todo en el reino celestial olímpico que vigila a la humanidad desde la antigüedad cuando la gente aun creía en los dioses y a la que sigue vigilando aun después de muchos años cuando ya se olvidaron de la existencia divina… Usted es el hijo del gran rey y dios Zeus." Dijo el ángel revelando una impactante verdad a Sebastian.

"¡¿Qué!?" Exclamo completamente shockeado Sebastian.

Kaizon toma aire de igual forma que su amigo y exhala preparado para hablar también. "Y en lo que a usted le concierne mi joven señor. Usted es el hijo del segundo dios más grande que domina el mundo donde yacen las almas de los muertos y que gobierna la gran utopía paradisiaca en la que las almas puras elegidas por los dioses pueden llegar una vez que les llega su hora de morir, cuya persona es el hermano mayor del gran Zeus y del gran Poseidon que así como sus hermanos el vigila a la humanidad desde la antigüedad hasta la actualidad. Su padre, es el gran dios y rey del inframundo, el gran Hades." Dijo el ángel negro revelando una gran verdad también.

El menor de ojos azules sin poder creerlo solo se queda casi impactado por completo."D-deben estar bromeando…"

"Mi amo Takumu jamás mentiría con algo así de serio jóvenes príncipes." dice el león blanco sin quitar la mirada de los dos menores.

La Shiba Inu de quita las gafas un momento para limpiarlas con un pañuelo y colocarse las nuevamente. "Tampoco lo haría mi amo Kaizon con un asunto de esta magnitud."

Hydesu se queda algo shockeado como si casi no pudiera articular nada sin embargo eso no es del todo cierto. "Pero como es que no somos normales sino que somos algo asi como seres mitológicos que no pueden morir de los que ustedes hablan si nos vemos como cualquier fursona o humano común y corriente en todo el planeta tierra." Protesto el diciendo varias razones.

Sebastian solo asintió nervioso y a la par de asustado. "Estoy con Hydesu como es que somos lo que somos que ustedes dicen si no tienen prueba alguna de que somos en verdad hijos de esos dioses que nos abandonaron a nuestra suerte cuando éramos solo unos cachorros." Dijo el lupino bajando la cabeza y las orejas.

Kaizon suspiro pesado con la pata en su cara pero se da valor de verlos a la cara. "No los abandonaron a su suerte."

"Nosotros sabemos más de lo que ustedes creen sobre el día en el que nacieron y de cómo llegaron a formar parte de esta familia en el mundo mortal. Hace 12 años iniciando desde hoy una persona de lo más maligna que tiene una particular enemistad de muerte con sus padres aun después de muerto orquesto un plan para poner en contra a sus padres unos con los otros causando alboroto en el infierno y el cielo para que ustedes fueran sacados de sus respectivos lugares de nacimiento para que acabaran aquí donde sería más fácil encontrarlos sin protección alguna y matarlos aunque no contaron que no nosotros estuviéramos aquí a su sombra protegiéndolos desde las sombras." Dijo y explicó Takumu a los dos niños.

"De momento en estos años desde que los dejamos con estas familias no solo los hemos estado vigilando, en si reunimos mucha información que es fide digna que hará entrar en razón a sus padres para que dejen atrás los acontecimientos pasados de aquel día en que nacieron pero también necesitaremos que ustedes vengan con nosotros. Es tiempo de que se reúnan con sus padres después de tanto tiempo al ver que ya su escondite ha sido revelado así que su seguridad estará más garantizada en el terreno de los dioses." Dijo con firmeza Kaizon también.

Hydesu se pone totalmente tieso ante esas palabras. "¡Irnos!"

Sebastian se pone tieso pero se opone. "¡Nada de eso de aquí no nos vamos!"

"Sera difícil lo sabemos. Hemos estado viéndolos desde que eran unos bebés." Dijo la canina hembra.

"Podemos hacerles una propuesta… Les daremos unos días más para que puedan calmarse y reflexionar respecto a todo lo que les hemos dicho, tómenlo como un proceso para aceptar la realidad y la verdad sobre sus orígenes." Propuso el gran felino blanco.

"Pienso que es una decisión razonable la que dices Hiro. Niños no lo tomen a mal en ningun momento pero no hacemos esto porque no tengamos nada mejor que hacer pero tengan la certeza de que lo que le estamos diciendo es la completa verdad al respecto así que no renieguen acerca de lo que son o podrían desatar ciertas circunstancias que hará que los titanes los encuentren más fácil de lo que fue hace antes en el parque." Comentó Takumu aceptando la propuesta de Hironobu y advirtiéndoles de eso último aos niños.

Sebastian no sabe que decir más que solo aceptar. "……….. B-bien haremos lo que dicen sin embargo no significa que estamos aceptando lo que nos acaban de decir sobre nosotros, ténganlo claro desde ahora entienden."

Kaizon asiente con la cabeza. "Entendido, ustedes quédense aquí en la casa donde nada les pueda pasar. Estando con sus familiares mortales nada les puede suceder por obra de nuestro poder que protege este lugar de cualquier forma de rastreo por otra divinidad pero les garantizamos que no estarán desprotegidos." Agregó para que no se asusten en caso de que los ataquen en su propia casa.

"Los dejamos por el momento así que no hagan nada que sea innecesario. Nos veremos de nuevo." Dice la canina tranquilamente dándoles un serio consejo.

"Los estaremos observando." Dice el león albino.

Entonces así como de la nada habían aparecido como si nada el cuarteto del supuesto mundo de los dioses desparecen frente a los ojos de Sebastian y de Hydesu que se quedan nuevamente ellos solos pensando sobre lo que acaban de descubrir de la boca de los llamados Takumu y Kaizon aunque lo que les aterro fue que les asusto el momento en el que mencionaron que tenían que irse. Sin embargo de momento ambos niños estan con un acuerdo entre ellos y las cuatro personas antes mencionadas para que puedan procesar todo lo que acaban de saber que casi es como si les lanzaran una bomba directamente en la cara la noticia dejo en shock a ambos pero trataron de actuar con normalidad en lo que quedo de día mientras se hicieron algo para comer y tratando de mirar la televisión en busca de alguna además de que casi lograron entretenerse con un documental que habla de la energía INFINITY que es narrada nada menos que por Yugo y por Yuto, cuyo programa se roba la completa atención de los dos niños aunque en el momento que termina se sumen en sus pensamientos de nuevo. Incluso en el baño donde estan tomándose un momento de relajación para darse una buena ducha en la tina, ambos ni piensan en otra cosa que no sea lo que descubrieron que en serio les hace renegar lo que son pero tratan cuanto pueden de aceptarlo aunque sea muy imposible de asimilar hasta el punto que esas dudas más tarde se hacen unas grandes inquietudes que ni los dejan dormir en la noche de ese mismos día en el que hicieron lo posible para no llamar la atención de sus hermanos o de sus padres para que no se dieran cuenta de la dudas que los rondan ya que no sabrían que decirles al respecto del asunto.

Hydesu se levanta de su cama con su almohada entre los brazos sacudiendo un poco a Sebastian al ir directo a su cama. "Sebastian… Sebastian ¿estas despierto?, no puedo dormir… puedo dormir contigo…" pregunto a su amigo aparentemente dormido.

Sebastian gruñe a lo bajo respondiendo. "Si estoy despierto y tampoco puedo dormir, trato pero no puedo por mucho que cierre los ojos. Tal vez contigo al lado pueda conciliar el sueño… aunque ambos sabemos que siempre ha sido así desde que éramos más pequeños."

Hydesu se sonroja por el mero comentario. "N-no es mi culpa que me de miedo dormir yo solo y que me sienta incomodo sin que alguien me acompañe en mi cama y lo sabes bien Sebastian…" nota como su amigo le hace espacio y este se sube a la cama colocando también su almohada para acostarse boca arriba igual que Sebastian está haciendo en estos momentos al mismo tiempo que enrolla su cola alrededor de la de su amigo. "Entonces… ¿crees que sea verdad lo que nos dijeron Takumu y Kaizon?, que somos ya sabes qué cosa y de que pues que somos familiares."

Sebastian lo duda por unos segundos pero responde honestamente. "A estas alturas no sé si creerlo o volverme loco… No sé qué creer, estoy tan indeciso como lo estás tú. Sin embargo lo de que si estoy seguro es de que no somos como son los dioses en esos libros de historia en los que dicen que son arrogantes, que ven de menos a las personas inferiores a ellos y los desprecian al punto que los castiguen de forma que no puedan escapar de la tortura que les dicten… Eso de verdad no me gusta para nada en el mundo."

Hydesu comparte también su honesta opinión. "Yo… Yo tampoco me creo capaz de ser el hijo del que dicen que es el dios malvado entre los del olimpo… yo no soy malo, para nada lo soy, no acepto que sea hijo del que nuevamente digo dicen que es el dios malvado que gobierna el mundo de los muertos…" dice esto de último bajando sus orejitas.

Sebastian niega rotundamente eso. "Oye no pienses en eso tu no eres malo, en cambio eres tan amable y gentil como cualquier persona normal además desde que de mi punto de vista eres la cosa más pura y adorable de todo el mundo." Dice lo de adorable para molestarlo un poquito.

"N-no soy adorable." Dice el lobito nehro que se sonroja mucho.

Sebastian sonríe y le pica la nariz a su amigo. "Lo ves, con esa personalidad es imposible que te vean como alguien relacionado al tal dios Hades que se supone que es alguien tenebroso y aterrador."

Hydesu sonríe un poco. "Al menos el que supuestamente es tu papa es alguien que dicen que es el bueno por así decirlo, que suerte tienes con eso mientras que yo…"

Sebastian le palmera la cabeza para que no se preocupe. "No pienses en ello quieres."

Hydesu vuelve a sonreir levemente mientras mira al techo de la habitación. "¿Deberíamos ponerle al techo de nuestro cuarto de esas estrellas que brillan en la oscuridad?" Prrgunto el lupino azabache.

Sebastian lo mira con normali cómo diciendo que casualidad y justamente eso dice. "Que casualidad, yo pensaba exactamente la misma cosa al respecto, últimamente no le hemos hecho muchos cambios a nuestra habitación aunque no es que nos haya dado muchas ganas de hacer unos ligeros cambios en el desde hace un tiempo… Más bien desde que… Ya sabes de qué hablo."

"Lo entiendo…" responde el ojo azul con un suspiro. "Sebastian… ¿tú crees que nosotros o al menos si en verdad somos dioses, no crees que deberíamos tener también armas o al menos a esos que Takumu y Kaizon les dicen Tesoros Sagrados?" Pregunto Hydesu curioso.

Sebastian lo piensa hablando en voz alta. "Tesoro sagrado… creo que tenemos la misma duda en estos momentos aunque dudo mucho que tengamos algo así ya que no sabemos nada acerca de almas de personas que ya murieron que nos estén rondando ya que los únicos que rondan cerca son Takumu, Kaizon, Hironobu y Mayura que yo sepa… Es imposible que…"

"Creo que estas muy equivocado en esa parte jejejejeje. Claro que tienen a almas rondándolos solo que no han podido sentirnos porque nos mantenemos ocultos por orden de Takumu-san y de Kaizon-san. Y más que por órdenes de Hironobu-senpai y Mayura-senpai." Dijo una voz en la oscuridad que se escucha ¿risueña y bromista?

Lo que parece un suspiro de fastidio se escucha tambie. "Porque tenías que hablar." Dijo una voz en la que se nota directamente el fastidio.

"¡EH!" Exclaman sorprendidos hydesu y Sebastian al unísono.


 
Última edición:

Haydenwolf

Dios Lobo de la Oscuridad y Luz
Registrado
22 Jun 2018
Mensajes
741
Ubicación
Venezuela
Offline
Capítulo 3.
La nueva vida y complicaciones de Tesoro Sagrado.

En lo que cabe dentro de las cosas normales que sucedieron hace al menos unos 5 días, Hydesu y Sebastian se enteraron de algo que cambio por completo sus vidas cuando recién cumplieron 12 años de edad le dio un giro de 360°grados a las vidas de ambos furros que tardaron un poco en asimilar que sus existencias de furros normales no es exactamente lo que ellos creen que son puesto que ellos en realidad son hijos de dos seres mitológicos de la lejana grecia, hijos de dioses por decirlo de ese modo aunque ellos no son exactamente semidioses sino más bien dioses en el extremo totalmente puros sin ningun rastro de gente del planeta tierra o mundo mortal como le dicen las existencias divinas pero el punto es que esa noche en la que el caótico día de cumpleaños de ambos niños estaba terminando un lobo de pelaje café y ojos de color dorado de unos 16 años casi 17 vestido con un abrigo negro con un pelaje blanco en toda la capucha, camiseta gris, pantalón negro y tenis de futbol junto a un zorro de pelaje blanco con algo de celeste y ojos de color azul igual de celeste de unos 15 años o al menos unos 16 vestido con una sudadera color azul bastante vivo, pantalón jean un poco oscuro, tenis deportivos aparecieron sin aviso alguno en la habitación de los dos en la que vinieron a presentarse como dos almas de personas que habían muerto sin memoria alguna de sus días estando vivos pero lo que sí tienen claro es que estarán atados a Sebastian y a Hydesu, eso y que los dioses son quienes deben darles nombres a las almas muertas que les dan su lealtad al convertirse en su tesoro sagrado es decir su arma. Sin más gracias a unas pocas instrucciones del lobo y el zorro sobre el proceso que debían llevar a cabo ambos niños terminaron dándoles unos nombres al lobo y al zorro así como de la nada luego de haber pensado unos buenos nombres, Hydesu por su parte le toco nombrar al lobo con mal genio que no parece tener cara de muchos amigos quien antes no se mostró que traía consigo unos cascos o sea audífonos algo grandes, el lobo termino por ser llamado por Hydesu como Jeremy Carter mientras que el zorro termino por ser llamado por Sebastian como Osamu Akashi.

Lo que paso al día siguiente fue lo normal en la vida de ambos cachorros que como siempre se quedaron solos en casa después de que sus hermanos se fueran al colegio y que sus padres luego de compartir una amena charla con ellos tras haber comido un desayuno ligero se fueran al trabajo dejando entonces solos en la vivienda a ambos menores con pues bueno con los recién bautizados tesoros sagrados ahora llamados Jeremy y Osamu. Pero con respecto a algo sucedido un día después del pequeño bautizo de sus tesoros sagrados lo que sucedió fue más o menos algo como esto en general por así decirlo de algún modo.

-Un día después…-
-6 de mayo, 8:50 AM-

Reiji totalmente apresurado y vestido para la secundaria muerde sin casi preocupación alguna una tostada con mantequilla untada y traga. "Muy bien, desayuno ligero listo." toma su maleta de estudiante. "Mochila lista. Camina ya Manabu que se nos hace tarde."

"Ya voy, ya voy, tenemos apenas unos 30 minutos de sobra. "Dice algo fastidiando mientras unta una tostada con mermelada de moras dándole después una mordida y tomar su maleta del colegio. "Ahora si estoy listo, papá, tío Yuto ya nos vamos."

Yuto les sirve un cereal ligero y unas tostadas con huevos revueltos a Sebastian y también a Hydesu. "Que tengan buen día los dos." Dice el lobo a su hijo y a Reiji.

"Como siempre que les vaya bien en el colegio a los dos." Dice el otro lobo deseándoles buen día a su hijo y a Manabu.

"Que tengas… buen día Manabu-niichan." Dice Sebastian a su hermano.

"También tu Reiji-niichan." Dice también Hydesu para su hermano.

Reiji sonríe para su hermanito y para Sebastian. "Gracias y quizás volvamos tarde. Tenemos actividades de los clubes escolares en los que estamos inscritos."

"Los… Los esperaremos con comida apartada para ustedes." Dice Hydesu iniciando con casi un tartamudeo pero el estoy lo dice calmado.

Sebastian sonríe gentilmente. "No se preocupen por dejarnos solos mucho tiempo, nosotros…"

Manabu suspira entrecerrando los ojos con fastidio. "Si, si ya sabemos no son cachorros pequeños que necesiten ser vigilados cada 5 minutos para que no destrocen la casa o peor, que la incendien."

Reiji se rie. "Aún recuerdo cuando les enseñamos lo básico para cocinar, toda la casa estaba que echaba humo."

Hydesu se sonroja. "O-oigan…"

Manabu serie un poco pero se acuerda de la hora. "Bueno no hablamos más el tiempo esta en nuestra contra así que adiós."

"Hasta la tarde." Dice el lobo gris menor que toma a Manabu de la manga de su camisa y se lo lleva a la salida de la casa que se cierra como si nada luego de que ellos salieran.

Yugo suspira y mira a los menores. "Bueno nosotros tenemos menos tiempo que ellos, debemos irnos al los laboratorios también."

El otro lobo hace lo mismo que su amigo. "Ya saben que hacer quedándose en casa y presten atención a todo lo que les enseñe el Wizard profesor que les programamos para que estudien en casa ¿de acuerdo?"

Hydesu asiente sonriente con la cabeza. "Si papá."

Sebastian asiente también. "Si papá lo sabemos."

Yugo acaricia las cabezas de ambos. "Pórtense bien." Dice para después tomar un poco de café seguido de darle una mordida a su tostada e irse.

"Espérame Yugo." Dice el y hace rápido lo que tiene que hacer y se despide de ambos niños frotándoles la cabeza y salir apresurado de la casa.

"Adiós…" Dice el lupino prqueño casi sin energías dando una mirada hacia la sala de estar.

Sebastian suspira mirando hacia donde tiene la vista su primo. "Lo que ahora nos deja con…"

Jeremy se sienta en el sofá a escuchar música mientras que Osamu está sentado en otro sofa cambia uno tras otro canal de la televisión.

Sebastian se rasca detrás de la cabeza mirándolos. "¿Qué hacemos con ellos?"

Hydesu en igual condición que Sebastian se rasca la cabeza. "N-no sé, lo único que han hecho es actuar como si nada hubiera pasado a excepción de darnos instrucciones sobre cómo darle nombre a un tesoro sagrada. No han dicho nada más aparte de eso pero esta mañana en el baño creo que me sentí observado por Osamu." Dice avergonzado al mencionar lo del baño.

Sebastian siente que casi se cae al suelo por lo dicho. "Si el es… algo activo además de que Jeremy es un poco grosero, la música que está escuchando la tenía en mi reproductor y copio el contenido del mío al suyo sin antes preguntarme." Dice con molestia por lo que hizo Jeremy.

Hydesu inclina levemente la cabeza estilo japones. "Si perdón por eso…"

Sebastian se rasca la cabeza con un dedo. "¿Perdón por qué? Y deja de inclinarte." Dice para luego enderezar a Hydesu.

Hydesu baja las orejas. "En cierto sentido es mi responsabilidad, a la final de esto de tesoros sagrados se supone que yo soy algo así como su amo o eso entendí por la forma tan respetuosa en la que se dirigían Mayura y Hironobu a ya sabes quienes." Explicó el menor.

Jeremy a pesar de llevar auriculares que abarcan todas sus orejas este se los quita seguido de lanzarle una fea mirada como el hielo a Hydesu. "Yo no soy el sirviente de nadie y nadie es mi amo, solo estoy contigo por la bobería de que yo era tu tesoro predilecto cuando tuvieras la capacidad de otorgarme un estúpido nombre, la razón de porque pues es muy simple. Para que mi alma ya muerta no se corrompiera o algo así ya que a alguien se le ocurrió la genial idea de sacarme del paraíso en el que estaba viviendo tan feliz sin preocuparme que fue de mí cuando estaba vivo pero sorpresa ahora me han traído al mundo del que me fui solo para ser el acompañante de un niñito mimado…" Dice el lobo café en un largo discurso no muy amable.

"…." El lobito se sirve más cereal y se va a su cuarto con las orejas gachas junto con su cola entre sus piernas en total silencio.

Sebastian gruñe enfadado por lo que dijo Jeremy de Hydesu. "¡Oye él tiene sentimientos sabes!"

Jeremy se coloca nuevamente los audífonos sin prestarle atención a las quejas de Sebastian que le sigue hablando a pesar de que no le presta atención.

Osamu posa su pata en la cabeza del lobito rubio. "Seba no le sigas el juego, está un poquitín amargado pero ya se le pasara." Fija sus atención en el programa que dejo puesto. "jajaja mira nada más esos dibujos animados que graciosos son jajaja." Dice el zorro blanco con celeste mientras se ríe de programa.

Sebastian se rasca detrás de la cabeza luego de que Osamu apartará su pata y después servirse más cereal e irse a acompañar a Hydesu dejando solos a Jeremy y también a Osamu

Osamu recupera la respiración después de haberse reído un poco junto al hecho de fijar su mirada al lupino a su derecha. "¿Sabes lobito podrías haber sido algo sutil sabes? Son niños pequeños y si uno no se controla con lo que sale de la boca de uno solo puedes esperar que ellos lo tomen mal para finalmente verlos como se abre la llave del agua en sus ojos que te hacen sentir culpable pero sorprende mente parece que tú no te sientes nada mal en lo absoluto y… bla, bla, bla." Continúa hablando el canino pequeño sin imaginar que Jeremy hace caso omiso de su presencia

Jeremy solamente cierra los ojos subiendo entonces el volumen de sus auriculares tratando de no prestar atención a nada de lo que está diciendo el canino pequeño junto a él. "¿Qué me importa?, no es mi asunto nada de lo que pase con ese niño… no pedí volver al mundo de los vivos donde siempre hay personas molestas a mi alrededor… riendo como tontos por cosas sin sentido… caminando por todas partes sin un rumbo fijo u orden alguno… haciendo un insoportable ruido cada vez que hablan, cada vez que ríen, cada vez que hay alguna promoción o evento en el que tengan que usar micrófono y bocinas que amplifican ese insoportable ruido… no me gusta la gente, no me gustan las multitudes, no me gusta tener a nadie a mi alrededor… Porque tuve que perseguir a esa misteriosa voz que me estaba llamando cuando estaba tan feliz y solo en ese extraño lugar lleno de naturaleza y tan solitario, ese paisaje con un fino césped… Porque tuve que seguir esa voz con esa palabras que dijo y cito <<sigue mi voz, sigue mi voz para llevarte con la persona a la que le deberás una gran lealtad y a la que debes proteger, cuya persona siempre estará a tu lado acabando con tus días de soledad llenos de un dolor completamente invisible para ti…>>" dijo pensando en lobo para el solo.

Mayura de la nada aparece detrás de Jeremy estando de espaldas colocando ambas patas en los hombros de este. "Deberías ser un poco más sutil con el joven señor, antes de que aparecieras ante el por sugerencia mía y de Hiro no tenías un nombre pero ahora posees uno…" dijo ella con dulzura como si una hermana le hablara a su hermano menor.

Jeremy sin hacerlo mucho caso a las palabras de Mayura solo le dedica una fugaz mirada de frialdad sin ninguna expresión. "Como si me interesara ser amable con él, solo hago lo que me da la gana puesto que estoy atado a su persona por haberme dado nombre. No hay nada en el contrato que me diga que no puedo decirle lo que se me pega la regalada gana por lo tanto soy libre de decirle lo que quiera." Expresa el malhumorado canino.

Mayura suspira con pesadez apartando sus patas de los hombros del menor. "Este muchacho… Kaizon para que me habrás hecho traerlo. Hubiera sido mejor dejarlo en el elíseo en su estado de alma corpórea pero sin recuerdos. Hubiera sido un mejor camino que el príncipe le hubiera dado su nombre cuando lo lleváramos de regreso a su hogar pero por cosas del destino, el señor Hades dijo que si íbamos a estar vigilando a su hijo necesitaríamos de aquella alma que en un futuro se convertiría en el tesoro sagrado del señorito Hydesu, su arma. Pero este chico por la forma en que el rey Hades hablo de la clase de persona que sería el arma del joven Hydesu pensé que se trataría de alguien comprometido con su papel pero al parecer me equivoque al respecto…" Piensa ella mientras se va del lugar dejando solo a Jeremy y haciendo si ella nos hubiera estado allí.

Osamu nota que Jeremy ni caso le hace por lo que suspira haciendo ademan con las manos para irse directo a donde fue Sebastian seguido de llamar a la puerta. "Sebastian, Sebastian tengo hambre, dame algo de comer anda por favor sé que ya estoy muerto pero todavía tengo las necesidades de un ser vivo. Si me das algo de comer prometo no hacerte una pequeña jugarreta por mera diversión. Con unas tostadas, huevos revueltos y tocino me puedo conformar." Dice el zorro para luego pega la oreja de la puerta tratando de escuchar que pasa ahí dentro oyendo nada mas puras cosas que no se entienden. "¿De que hablaran los pequeños dioses?" Se pregunta el zorro.

★★★★★★★​

La mañana transcurrió un poco lento puesto que ahora no había solo dos personas en la casa de los dos jóvenes sino que se les sumaron otras dos más que a la vista del ojo de las personas comunes nadie puede ver aunque las cosas estuvieron complicadas Hydesu se relaciono un poco con Jeremy que se limitaba a dar solo respuestas cortas en cambio Sebastian le dio a Osamu la comida que quería pero como una pequeña penitencia al no haberle dado algo de comer antes, le puso algo de sal a la leche de su cereal provocando una pequeña pelea entre ellos aunque el zorro no se vio afectado por los indoloros golpes de Sebastian que lo único que le hacían era cosquillas por mucho que intentara golpearlo, aunque la pequeña relación entre ellos era la que parecía crecer en cambio Jeremy apenas hablaba con Hydesu que al parecer se supuso que su compañero no diría más de unas simples palabras y que solo hablaría cuando necesitara algo simple como por ejemplo un simple vaso de agua o algo para comer.

Sebastian solo suspira mientras ve a Osamu rendido en el suelo después de la pequeña pelea cómica que tuvieron hace unos pocos momentos. "Me aburrí, voy a buscar mis cosas, todos nos vamos al parque ahora mismo."

Jeremy detiene la reproducción de su música y se quita los auriculares mirando con algo de desdén a Sebastian. "De aquí no me muevo, no soporto estar rodeado de multitudes asi que olvídate de incluirme en tu pequeño paseo."

Sebastian le regresa la mirada al lobo mayor. "Ni que te fueran a hablar Jeremy, ellos no pueden verte o escucharte, eres prácticamente invisible para ellos asi que deja de quejarte, ve a la puerta, ponte los zapatos y espera con Osamu a que Hydesu y yo estemos listos para salir. ¿Fui claro o no?" Dijo el menor que lo mira seriamente esperando respuesta del lupino mayor que solo chasquea la lengua mientras se levanta del sillón meneando levemente su cola con molestia yendo directo a la puerta además de llevarse arrastrando a Osamu al tomarlo de un tobillo. "Que clase de persona habrá sido ese chico cuando estaba vivo." Pregunto confundido el lobo.

Hydesu se ve como ido pensando en otra cosa. "Debería decirle a Sebastian si anoche el también vio unas extrañas imágenes en su cabeza justo cuando le puso a Osamu su nombre… no tal vez no haya visto nada por qué debió ser imaginación mía ya que en esas imágenes vi a Jeremy con personas que parecían sus padres y otras personas además de que él… siempre andaba solo hasta que…" el menor aprieta sus puños arrugando sus pantalones cortos mientras se le escapan unas pequeñas lagrimas que no pasan por alto por la atención de Sebastian.

"¿Hydesu estas bien? ¿Te duele algo o acaso Jeremy te dijo algo malo que te hizo llorar?" Pregunto el lobo rubio de ojos rojos.

Hydesu se jacta alzando su mirada. "¿Qué?" Nota sus ojos lagrimosos y se limpia las lágrimas. "No tranquilo no me pasa nada, Jeremy no me dijo nada malo." Dice sonriendo para que Sebastian no se preocupe. "¿Por qué empecé a llorar? ¿Habrá sido por esas imágenes que recordé que se quedaron en mi cabeza tras lo de anoche?" Pensó el lobito nehro.

Sebastian expresa una mirada más calmada ahora. "Bueno si dices que estas bien no tengo problemas, ven vamos a buscar algo mas apropiado para salir, no podemos salir usando la ropa que usamos como pijama." Se va escaleras arriba a su habitación para cambiarse de ropa.

"Así ya voy." Dice el de ojos azules que va detrás de Sebastian a la recamara para cambiarse rota a algo más apropiado para salir de la casa e ir al parque.

Al paso de al menos casi 2 minutos y medio, Sebastian y Hydesu ya estan con algo de ropa para salir aunque para mala gana de Jeremy este estaba con mala cara cosa que no le agrado mucho a Hydesu, cuya mala expresión facial no cambio en todo el rato que salieron de la vivienda hasta el camino al parque, Osamu estaba que quería hacer mil y un cosas pero trataba de contenerse por las palabras que le dio Hironobu sobre estar entre multitudes. <<Un tesoro sagrado siempre está al lado de su dios y no causa revuelo alrededor de las personas vivas y tampoco tiene pensamientos impuros o anhelos egoístas que llevan a malos actos que sin duda harán una fuerte punzada en su amo que lo hará sufrir y eso es algo que un tesoro no debe hacer nunca aunque sea por la más pequeña tentación a los pensamientos impuros>>, de ahí el razonamiento por el que Osamu se abstuvo de hacer lo que el quería hacer desde un principio mientras que Jeremy solo mira con repelús a todas las personas que pasan a su alrededor a pesar de saber bien que ninguna persona lo puede ver o escuchar sin importar que hagan al respecto, contando eso y demás no hay mucho que decir sobre lo que paso el resto de ese pequeño paseo además de haber llegado al parque en el que los cuatro se sentaron bajo la sombra de un árbol para disfrutar unos helados aunque Sebastian tuvo que hacer quien sabe que para que el vendedor no le preguntara porque compraba tantos helados por lo que acabaron disfrutando de los helados no obstante quien no parecía estar muy contento seguía siendo el lupino mayor que esta aun en su pequeño y diminuto universo en el que se reduce solo a su persona junto a su reproductor de música acompañado de lo pesimista que esta Hydesu en estos momentos debido a como Jeremy casi no cruza palabras con el por mucho que lo intente, de resto nada los molesta a excepción de una pequeña e inesperada aparición de la siempre molesta Rinko junto a Shinichi y Saburou con la típica charla sobre lo importante que es para la ella que ambos regresen a ir a la escuela otra vez para el primer paso de dominación personal de Rinko en el colegio pero como siempre al igual que el día anterior, el asunto termino en vano para el trio de la escuela que se fue de allí dejando solos a ambos caninos junto a sus tesoros sagrados que fueron testigos de aquello permaneciendo en todo momento neutrales ya que no los podían ver.

Jeremy abre ligeramente los ojos alzando sus orejas obvio con la música del reproductor apagada. "¿Ya se fue de aquí la mocosa patética esa?" Dijo refiriéndose a la felinita.

Osamu se fija en el lobo. "Hace un ratito que se acaba de ir pero no es algo que te importe mucho ¿o acaso si te interesa Jeremy?" Pregunto el zorro queriendo saber.

"Nada que te interese zorro ridículo." Dice el lobo que suelta un bufido desviando un poco la vista de Osamu pero entonces nota como si algo estuviera fuera de lugar haciendo que se ponga de pie con una mirada de lo mas seria para al final notando como en todo el lugar se cierne una gran barrera como la que presencio anteriormente. "Maldita sea…" Maldijo el lobo de ojos dorados quitándose los auriculares.

Osamu se levanta también del pasto. "Oh, oh, estamos en serios problemas, Mayura-senpai y Hironobu-senpai no estan para ayudar en esta ocasión y menos lo estan Kaizon-san y Takumu-san para apoyar también." Confiesa preocupado el zorro de pelaje blanco y celeste.

Hydesu comienza a temblar. "S-S-Sebastian esto es como ayer… tengo miedo."

Sebastian traga muy grueso mientras pone a Hydesu detrás de él aunque claramente está temblando mucho por el miedo creciente junto al rápido ritmo en el que late su corazón junto a su preocupación por si puede mantener a salvo a su amigo.

Justo entonces en frente de ellos una especie de figura en una capa negra de descubre por completo mostrando a lo que parece ser un grifo cubierto por completo por una armadura de color negro que casualmente sostiene una especie de guadaña entre negra y roja en sus manos.

"¿Son ellos?" Pregunta aparentemente el ser mítico a alguien.

"Si, los datos que tenemos de ellos de las vigilancias incluyendo la de ayer es correcta pero la única anomalía son esos dos individuos que estan con ellos. Al parecer han conseguido hacerse con tesoros sagrados bastante peculiares." Responde una femenina voz a la mente del ser mitad águila y león.

"No me importa los matare a ellos y a sus tesoros sagrados, los cuatro son una gran amenaza contra nuestro señor Cronos, el señor del tiempo tiene que ser imbatible una vez que reviva y nadie y menos los vástagos de Zeus y Hades deben unirse para acabarlo. ¡Deben morir aquí!" Dijo con aparente intención asesoría na en su voz.

"Como tú ordenes, mi amo y señor Makai." Dijo la voz femenina llamando por su nombre al grifo.

Makai sonrie. "¡Hagamos de esto un espectáculo de sangre, Morticia!" Dice empuñando bien la guadaña a la que llamo por su nombre esbozando una sonrisa más grande que no se le nota en nada por el casco que lleva puesto cubriendo toda su cabeza y su rostro en totalidad mientras se acerca con naturalidad hacia los cuatro furros caninos que se muestran más nerviosos por parte del mismo Sebastian que parece paralizado temblando con Hydesu detrás de él mientras que Osamu y Jeremy estan parados en frente de los dos menores sin poder hacer nada.

Osamu se pone completamente serio mirando a Jeremy que le regresa una mirada de afirmativa, el lobo se acomoda bien sus grandes auriculares a la vez guarda bien su reproductor mientras junta sus dedos índice y central notando entonces que Osamu hace lo mismo para entonces como si los dos fueran a hacer lo mismo.

"¡Límite: Muro de doble capa!" Dicen al unísono dibujando primero Jeremy una línea en el suelo que se manifiesta en forma de luz creando una especia de pared que les impide completamente el paso a su enemigo en armadura al igual que lo hace Osamu dibujando otra línea después de la que hizo Jeremy.

Osamu pasa el dorso de su pata por su frente. "Eso dará un poco de tiempo para que se retrase."

Jeremy se mete las patas en los bolsillos de sus holgados pantalones mirando a su compañero. "¿No tenías un plan mejor vulpino ingenio?"

Osamu mira Jeremy y le medio sonrie. "Vamos perrito no confías en mis ideas además no tenemos más opción que hacer ya sabes qué cosa." Se fija en Sebastian y se le acerca hasta estar a unos pasos frente suyo. "Sebastian has de tener miedo en estos momentos. Sé que da miedo estar en una situación así y sé que quieres seguir con vida por no importa que tanto esperemos, nosotros somos los únicos con ustedes." Explica el vulpino con una mirada que trata de mantener en calma.

Sebastian baja levemente la mirada. "Pero… Pero que podría hacer yo… Solo soy un niño, uno muy débil que no termina de aceptar para nada que la persona más importante para él desde que era un bebe se fue aquel día y sin importar cuanto intente pasar la página para superar esa pérdida… ¡No puede hacerlo! ¡No puedo superar la muerte de mi mama por mucho que lo intente! ¡Soy un estúpido y un debilucho que no puede hacer nada!" Exclama el menor completamente asustado e impotente por no poder hacer nada.

Osamu conforta al menor con ambas patas en los hombros de este. "Sebastian tienes más fuerza y más valor del que tú crees así que no te sientas inferior. Eres mi amo y dueño predestinado, eres el hijo del más poderoso dios de la mitología griega. Tienes todo lo que necesitas solo que aún no ha conseguido despertar por todos los años que ha estado en un profundo sueño, solo tienes que decir mi nombre con fuerza, confianza y valor, hazlo para así proteger a Hydesu, protegerte a ti mismo y permitirme a mi él protegerte a ti." Explica el zorro dándole valor a Sebastian a la vez que le da la confianza suficiente.

"O-Osamu…." Dice algo bajo Sebastian.

"Dilo más alto y más fuerte hazlo." Dice el vulpino inspirándole más confianza a Sebastian.

Sebastian se queda todavía en frente de Hydesu para entonces inhalar mucho aire y entonces gritar bastante fuerte el nombre que tiene en la punta de la lengua. "¡OSAMU!" Grita muy fuerte el menor.

Osamu sonríe alzando el pulgar. "¡A la orden!" Dice bastante decido y comienza a brillar hasta dejar su forma corpórea siendo ahora un destello blanco que vuela directo a las manos de Sebastian donde toma una nueva forma siendo la de una clase de espada bastante grande con mango de color entre rojo y dorado, está en su mayoría vendada con unas largas vendas blancas y negras desgatadas en la parte de la hoja, del filo y finalizando en la empuñadura además de que lleva como decoración adicional una especie de relámpago con dos alas angelicales

Sebastian siente que la espada le pesa un poco pero de alguna forma siente como el peso se va así de la nada al sostenerla frente a él. "¡O-Osamu que paso!, ¿¡Que hice y por qué eres una espada!?" Exclamo confundido y sorprendido.

"Esta es mi forma al convertirme en tu arma, cuando gritas mi nombre activas la palabra clave para llamar a tu arma. Esta es la forma en la que puedo protegerte." Dijo la voz de Osamu sonando directamente a la mente de Sebastian.

Sebastian recibe otra sorpresa aún más grande que la anterior. "Espérate un momento y pon pausa a tu argumento… ¡Me estás diciendo que tendré que pelear también!, ¡Por qué no me lo dijiste antes!" Dice en tono de queja muy enojado a la espada que es Osamu.

"Ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja por la simple razón de que si te lo hubiera contado desde el principio te hubieras negado y no habríamos llegado a nada je, je, je, je, je, je, je, je." Dice el zorro convertido en espada riéndose a todo pulmón directamente en la mente de Sebastian.

Sebastian se queda como una pared blanca sin pintar solo que más pálida hasta que consigue reaccionar. "EEEEEEEH OSAMUUUU…" Grita en queja muy nervioso mirando directamente hacia la línea que habían trazado él y Jeremy previamente siendo espectador de como aquel grifo esta ya frente al muro y por miedo con la espada en alto se pone en guardia temblando considerablemente tanto como Hydesu que sigue detrás de él.

Jeremy hasta hace unos momentos estaba callado pero eso acaba ahora "…. OYE MOCOSO LLORÓN." Dice eso dirigiéndose al menor con quien cruza miradas.

"¡Q-Qué!" Pregunta sin dejar de temblar el aludido.

El lupino café lo mira con sus penetrantes ojos de color dorado. "¡Di mi nombre y no lo eches a perder!"

Hydesu tiembla mucho de solo pensar en llegar a fallar en algo y entonces hace lo que tiene que hacer sin dudar. "¡J-JEREMY!"

El nombrado suelta un bufido mientras comienza a brillar abandonando su forma corpórea volando en medio de un destello a las manos de Hydesu adquiriendo la forma de una espada de hoja de color totalmente negro de mango negro con algunas vendas blancas desgastadas y está adornada con dos alas angelicales junto al detalle de que tiene colgando una especie de llavero de un ala negra y otra blanca.

"¡E-EH!" Confundido se le queda mirando la espada en sus manos. "¿Este eres tu como un arma J-Jeremy?" Pregunto aún más confundido el menor.

Jeremy suspira con fastidio. "Deja de hablar y ponte recto listo para pelear mocoso llorón, que no tenemos mucho rato, el límite que dibujamos no va a durar mucho con ese mastodonte cerebro de plumas golpeando el muro que se creó." Dijo con molestia el lobo directamente a la mente del lobito pequeño.

Hydesu traga grueso con la espada bien sujeta. "E-está bien l-lo intentare Jeremy…" dijo Hydesu que ahora empieza a pensar en algo, como algo que despierta en el. "Siento algo en mi como si me estuviera diciendo que lo liberara y que me desate de las ataduras que me retienen aunque en realidad no sé qué será este raro sentir en mi…" penso el menor aún con esa rara sensación creo dentro de él.

"Allí viene Sebastian no te descuides, recuerda que me tienes en tus manos. Puedes usarme para defenderte lo que equivale a defenderte a ti." Dice el vulpino para recordarle eso al lobo rubio directamente a su mente.

Sebastian traga grueso asintiendo con la cabeza y apretando su agarre de ambas manos en la espada, también Hydesu traga grueso apretando también su agarre en su espada.

Makai termina por derribar el muro de luz que tenia en frente estando ya sin nada que lo separe de poder hacer lo que tiene que hacer. "¿Pero que tenemos aquí?, las bolas de pelo tomaron las armas con la intención de pelear conmigo, que risa me dan ¿cómo podrán hacerme frente si nunca antes habían sostenido una espada?" Dice en tono de burla el ser alado.

Hydesu traga grueso por segunda vez y temblando con un poco de miedo.

El rubio se fija en su amigo mirándolo con toda la calma que puede. "N-no temas Hydesu estoy aquí contigo, nada te va a suceder." Expresa mientras tiembla aún del miedo con la espada en alto buscando como poder combatirlo, eso y que por algunos programas de televisión es que sabe más o menos como manejar un arma de esta clase. "Bien tener una espada así de grande no debe ser tan difícil de controlar, una vez vi como alguien movía como si fuera una pluma una espada como está, ¿es decir que tan difícil puede ser?" Pensó en voz alta el de ojos rojos.

"Solo cálmate tu puedes hacerlo confío totalmente en ti." Dice el canino pequeño con confianza para su amo.

Hydesu sigue temblando mientras entre tantos de sus temblores corporales comienza a adoptar una ligera pose de de espadachín que viven algún videojuego sujetando firmemente la espada que es Jeremy con ambas patas.

Jeremy de tantos temblores de las patas de Hydesu parece como si ya tuviera una vena palpitandole. "Cálmate y deja de temblar que me dan náuseas de lo tanto qué me tambaleas en tus manos a parte de que no puedo sentir las náuseas en forma de arma, pero es solo una expresión así que te lo digo claro. ¡Deja de temblar cachorro miedoso!" Le réplica con molestia el lobo al más pequeño.

Makai se molesta un poco pero ya preparado. "¿¡Si ya terminaron de decir sus plegarias entonces prepárense para lo que viene ahora!? ¡MUERAN!" Exclama ya con la guadaña lanza un corte al aire que libera una onda de energía en U que va directamente hacia ambos chicos a una velocidad alarmante.

"¡BLOQUEEN RAPIDO!" Dicen los dos caninos al instante directo a las mentes de sus dioses.

Hydesu y Sebastian con rápido acto como si ya fuera algo que conocen y saben ambos bloquean de forma impecable eso ataque por completo bsin sufrir daño alguno solo un pequeño efecto de retroceso que los movió un poquito hacia atrás del sitio en el que estaban parados

Jeremy suelta un bufido esbozando una sonrisa que agradece que nadie puede ver en su estado actual. "Vaya no eres tan inútil como esperaba pero esto aún no cambia nada entre nosotros que te quede claro. Te mantengo con vida solo porqué es mi dichoso y estupido trabajó." Aclara el lupino al menor pero con su sonrisa imaginaria aún en su hocico.

Osamu también esboza una gran sonrisa que se lamenta que nadie pueda ver. "Espléndido Sebastián lo hiciste bien para ser tu primera vez usandome, Takumu-san al parecer tenía razón en sus pensamientos sobre ti. Tus instintos de supervivencia para las batallas acaba despertarse." Elogio el vulpino con avidez.

Sebastian toma el cumplido pero se le un tic en el ojo derecho. "Eso no me ayude en mucho pero al menos no soy un novato en esto sin embargo es un alivio que aún este con vida y sin ningún rasguño."

Hydesu suspira de alivio por el momento. "Menos mal que no me así nada. Sebastian estará raro que escuches esto salir de mi hocico pero… tenemos que hacer lo posible para que no acabe nuestra vida aquí aún si eso incluye que… Matemos a ese hombre." Dijo lo último con duda y miedo mezclados.

Sebastián se exalta con eso dicho. "¡Eh!, esto… no puedo decir mucho excepto que estaré de acuerdo con lo que sea que decidas. Ahora veamos que tanto podemos hacer, sin miedo nos apoyaremos uno al otro, en nuestras manos tenemos a Jeremy y Osamu que nos protegen no obstante somos nosotros quiénes deben hacer el resto." Dijo Sebastian pero sin estar de acuerdo con lo de matarlo.

Hydesu asiente con la cabeza. "Si eso es lo que quise decir…" Explica empezando por respirar hondo buscando calmar con eso los latidos acelerados de su corazón que no para bombear sangre a cada segundo hasta que finalmente consigue tener un ritmo de latidos normal para mirar entonces decisivamente a aquel grifo. "No te tenemos miedo alguno, si queremos derrotarle solo por esta vez tendré que tragarme ese miedo que siento que aún permanece en mi golpeando en mi pecho sin parar… vamos Sebastián." Dice muy decidido para pelear.

Sebastian sonrie ligeramente asintiendo con la cabeza a Hydesu en lo que se pone en guardia.

"Vaya pero miren nada más ¿Acaso se las están dando de valientes par de bolas de pelo sin esperanza de vida alguna?" Dijo el ser mitad ave y felino buscando molestarlos a los dos.

Hydesu y Sebastian ponen una afilada mirada mirando al águila mitad león. "¡No definitivamente en esta pelea nosotros vamos a vivir para ver otro día y los que siguen después de ese!"

Sin ninguna clase de miedo casi en ellos van corriendo completamente decididos a pelear iniciando por un par de cortes cruzados de Sebastián que son parcialmente bloqueados por el grifo aunque eso hace que no vea venir un ataque de embestida de Hydesu que le hace un largo corte justamente en el abdomen desgarrando un poco su armadura pero claro el dolor permanece allí aunque no le haya cortado algo realmente seguido de que ahora Sebastian carga contra el haciendo un placaje que lo manda directamente al piso dónde es asediado por el mismo lupino rubio que busca clavar su espada en su pecho pero cada intento es frustrado por las muchas veces que Makai rueda para evitar cada una de las estocadas hacia su pecho hasta que finalmente destine el paso de la espada de Sebastián usando el mango de su guadaña como medio de defensa y después asestar una fuerte patada que deja sin aire al menor haciéndolo escupir saliva junto al hecho de haber salido despedido por el aire y caer en seco al suelo. Ante aquello Hydesu corre como puede iniciando su ataque de rápidos cortes a Makai que recién se reincorporo tras el placaje del otro canino solo para recibir una combinación de rápidos ataques de espada de de Hydesu que se mueve totalmente bien como si ya hubiera luchado de esta manera con anterioridad pues la causa es la combinación de su recién despertado instinto para el combate junto a su percepción del peligro junto a las indicaciones internas que Jeremy le da sobre cómo pelear, hacia donde apuntar y a donde exactamente debe atacar siendo así entonces que los dos de momento forman un inigualable dúo de usuario y tesoro sagrado totalmente imbatibles que luchan en total igualdad contra el grifo y su tesoro maldito cuyas tácticas no encuentran casi ninguna brecha de descuido entre cada uno de los impecables ataques rápidos a la vez que precisos de Hydesu y en las indicaciones de Jeremy que lo hace bien a pesar de ser un completo pedante que trata mal a Hydesu desde la noche anterior en que recibió su nombre. Dicha escena de combate entre ellos deja impresionado a Sebastián que está atónito de cada uno de los movimientos del amigo con el que vive y ve como su tímido hermanito que protege siempre que ahora parece alguien muy diferente con esa expresión seria en su cara en medio de su pelea aunque nada le impide a Sebastian ponerse en pie con su espada en alto esperando el exacto momento para atacar siendo justamente el momento de entrar al combate gracias una brecha de 7 segundos en medio del ataque de corte descendente de Hydesu que le da la chance pisar fuerte en el suelo e iniciar una rápida carrera entrando al combate dejando sin más aliento a Makai al verlo y más al oírlo decir “¿Puedo unirme?” acompañado de de un fuerte si de parte del lupino de pelaje negro para entonces dar entre los dos un combate en equipo que está dándole problemas al grifo y a su arma cada vez que el combate se alarga mucho más provocando que tanto los menores como sus tesoros sagrados se familiaricen totalmente con los patrones de ataque de Makai y con su forma de moverse mientras ataca dándoles entonces una gran forma de atacar de manera acertada que le da graves problemas y más en el preciso momento en el que recibe una doble patada conjunta en el estómago haciendo que escriba sangre dentro de su casco y que se le agrietar la armadura en la zona del estómago, eso de simple forma hace que Morticia suelte un ligero quejido de dolor que alerta a Makai a la vez que lo asusta ya que nadie ha sido capaz nunca de hacerle una sola grieta a su vestimenta maldita, que eso también asusta a la misma Morticia al sentir como ha sido dañada con su apariencia de armadura.

Makai se aleja un poco de ambos a una distancia bastante prudente aguantandose la zona en donde está la grieta. "Morticia ¿Estas bien que tan grave es el daño de la vestimenta maldita y de tu estado de arma?" Dijo por medio de un pensamiento a su compañera.

"La grieta está en condiciones normales pero corro el peligro de sufrir más daños si permites que te golpeen con la misma cantidad de fuerza. El mango de la guadaña está en perfectas condiciones, la hoja y el filo aún están intactas pero el como estoy pues… lo único que quiero ahora es que decapites con mi hoja a ese par de niños. Nadie consigue dañarme y se queda con vida para ver la luz del día." Informó la voz femenina a la mente del grifo en la armadura.

Makai hace rechinar sus dientes con rabia. "Nadie tampoco se queda impune después de haber hecho que este contra las cuerdas." Pensó aún más furioso a la vez que sus ojos se inyectan en sangre con ganas de asesinar. "Escuchad bien vosotros porque esto va para sus tesoros sagrados también. PAGAREIS POR ESTE DAÑO QUE ME HAN HECHO A MI Y MORTICIA CON SUS VIDAS, ¡VOY A DISFRUTAR BAÑANDO LA HOJA DE MÍ MORTICIA CON SU SANGRE DESPUÉS DE QUE LOS DECAPITE!" Grita de lo más furioso posible alzando sus alas.

Hydesu se queda callado unos momentos sin decir nada. "…." El silencio persiste hasta que respira hondo y lo mira con una expresión seria tomando una pose de guardia. "Te reto a que intentes siquiera venir por mí cabeza." Dijo así sin más Hydesu sonriendo.

Sebastian sonríe sin más de la misma forma que Hydesu adoptando una pose de espadachín tambien. "Es cierto también reto a que intentes venir por mí cabeza si es que eres tan valiente como para hacerlo ¿o será que tienes miedo de que te derroten unos niños?"

Makai se queda callado haciendo entonces hervir su ira. "Bolas de pelo... SUS CABEZAS SERAN MIAS HASTA LO ÚLTIMO QUE HAGA Y QUE SRA NECESARIO PARA DEGOLLARLOS."

"Uuuh está furioso esto se pondrá bueno." Dijo Osamu emocionado a la mente de su dueño.

Sebastian sonríe un poco. "Al contrario es parte del plan que idee para derrotarlo." Respondió a su compañero.

Osamu se interesó entonces. "¿Entonces vas a matarlo?" Quiso saber.

Con la mención de esa parte el lobo rubio lo duda un poco. "Pues no he pensado bien en esa parte del plan pero creo que en alguna parte está el momento en el que tenemos que buscar como terminar con el." Respondió no muy seguro Sebastian a la pregunta.

Osamu suspiro. "Ya me lo suponía. En ese caso porqué no dejas que Jer y yo nos encarguemos de decidir que hacer con ese sujeto una vez este derrotado, ¿estas de acuerdo con la decisión, Seba?" Sugirió de último Osamu.

El menor suspira en forma de derrota. "Bueno… creo que no tengo alguna opción así que lo dejo en tus patas Osamu…" dijo al final el de ojos rojos.

Osamu ahogo una risa de victoria. "Que bien que decidiste rápido porque el cerebro de pájaro está de lo más enfadado y además Hydesu con Jeremy en sus patas se nos adelantaron otra vez jejejejejejejejeje." Mencionó el de ojos azules refiriéndose a los otros dos.

Sebastian parpadeo exactamente unas tres veces seguidas. "¿Eh?" Produjo el para mirar hacia el frente como claramente Hydesu está peleando sin ningún problema contra Makai dándole muchos problemas para encontrar una abertura de la cual aprovecharse para atacarlo, no obstante Sebastian corre hacia ellos para unirseles al combate logrando así presionar más a Makai.

Entonces sin más el par continuo en medio del combate poniendoselo muy difícil a su adversario para atacar ya que una librado del ataque de uno de ellos, el otro lo sorprende nuevamente atacando junto al hecho de que mientras más y más pelean parece como si tanto Hydesu como Sebastian están moviéndose más rápido de lo que lo hacen normalmente siendo esto demasiado para el grifo de la guadaña que de cierto modo es severamente golpeado por un simple puñetazo de Sebastian en toda la cara provocando que su vestimenta sagrada que es parte de Morticia al convertirse en arma, se rompa revelando parcialmente el rostro del grifo que posee unos brillantes ojos azul verdoso junto a un fino hilo de sangre que sale de su pico además de notarse que su plumaje es de color marrón. No obstante Hydesu ahora es quien ataca con un potente corte de su espada justo en la zona del pecho dejándole la marca del corte junto a que el corte si llego a cortar su piel provocándole un grave sangrado que empeoró debido al inesperado ataque del corte cruzado de la espada de Sebastián junto al rápido combo de tajos y el una eficaz estocada d parte de Hydesu que acabo por dejar rodillas en el suelo al grifo que solamente pudo usar como apoyo el mango de la guadaña para no caer al suelo pero el descanso no le duró mucho al levantar la vista quedándose estupefacto al ver cómo de un salto ambos niños ahora están por dar un poderoso corte descendente que sin duda será el fin de Makai pero este al oír una petición impensable decide a regañadientes usar el mango de su arma para bloquear el doble tajo pero…

Con sonoro sonido de corte y el grito de agonía de Morticia combinado al inaguantable dolor psicológico que siente Makai este solamente pudo adivinar una cosa, el par de jóvenes dioses lograron destruir a su tesoro maldito. Acto que se ve en Makai al notar como en cada mano sostiene un trozo del mango de su guadaña junto a cierta herida que ahora está más abierta en su pecho que lo hace escupir mucha sangre que al final lo hace colapsar cayendo con la cara al suelo mientras que el par de lupinos jadea cansados por todo el esfuerzo que hicieron desde que la pequeña pelea comenzó junto al extraño sentir de como de pronto sus cuerpos eran más ligeros que cualquiera cosa en el mundo y que se movían más rápido que cualquier cosa llegando a ser hasta la misma velocidad luz sin mencionar que por alguna razón ahora son capaces de ver las ondas INFINITY en su estado puro. Varios caminos se ven en el cielo conectados unos entre otros yabseba d forma independiente o por las antenas de señales que están alrededor del parque que están en los postes con faroles de luz que se encienden solos en la noche pero el caso es que lograron vencer a un titán ellos dos solos sin la ayuda de Takumu y de Kaizon como la vez anterior que aparecieron de la nada para salvarlos y pues decirles todo desde el principio lo que lleva al ahora en donde Osamu y Jeremy con solo decirles a sus portadores que digan la palabra <<regresen>> ambos caninos regresaron a forma corpórea. Jeremy como siempre desde el día anterior está con su mirada de pocos amigos que se hace más seria al mirar al grifo agonizante en el suelo además de que Osamu solo se sacude un poco su ropa teniendo su expresión de alegría risueña como siempre en su cara sin importarle nada más.

"Lo hicieron bien los dos para haber sido su primer combate además de que gran parte de sus poderes divinos salieron a flote y si no me equivoco ahora han de poder moverse a la velocidad luz como cualquier Dios y también deben de estar viendo justamente ahora la infinidad de caminos de ondas de energía infinity que hay en todo el cielo." Pregunto el zorro blanco de ojos celestes sonriendo un poco.

"Pues si y…" Admitió Hydesu.

Jeremy ahora tenía una vena creciente y palpitante al estilo anime en su frente. "Después cotorrean lo que quieran la pregunta es que vamos a hacer con este sujeto y que diablos vamos a hacer para quitar la barrera que el muy imbecil levantó para que no huyeramos y Osamu que ni se te ocurra decir que el par de niños dioses la quiten ya que dudo mucho que puedan quitarla sueño apenas pueden moverse a la misma velocidad que sus iguales y que puedan ver y/o sentir la energía infinity que hay a nuestro alrededor. La única forma de quitar algo así sería que esos ángeles se dignaran a aparecer pero no ellos no están aquí por qué están haciendo quien sabe que cosa y ¿están detrás de mí no es así y también están Hironobu y Mayura no es cierto?" Pregunto el lobo café ciertamente un poco intimidado al sentir las auras semi amenazantes de los dos ángeles y sus tesoros sagrados.

El lobo azabache se rasco tras la cabeza un poco incomodo. "Pues este si ellos están detrás de ti Jeremy." Admitió.

Sebastian se trataba de no reír. "Y creo que están un poco molestos por lo de <<ángeles de pacotilla>>."

Osamu no se aguanto para nada y se aguanta el estómago para así dejar escapar muchas carcajadas. "Jejejejejejejeje estás en problemas Jeremy si fuera tu desearía estar muerto oh espera ¡ya estamos muertos jajajajajajajajaja jajajajajajaja!" Dijo el zorro aún ahogándose de la risa.

"¡Cállate zorro mentecato!" Bramó el lobo gruñendo.

"Ejem." Tosió ligeramente el felino blanco angelical.

Kaizon se cruza de brazos mirando alrededor y redirigir su atención a los cuatro jóvenes. "Por lo que pasó y por el repentino crecimiento de energía en los jóvenes príncipes creo que tienen mucho que contarnos."

Jeremy suelta un bufido además de que al notar como Hydesu se le acercó y lo está tomando de la mano le saca un pequeño sonrojo por alguna razón. "Más de lo que creen."

Osamu despeina un poco los rubios cabellos de Sebastian con una sonrisa de victoria en su cara. "¿Por dónde deberíamos empezar?"

"Quizá en la que nos dicen porqué este titán aún sigue con vida." Dice como sugerencia el felino blanco de la melena apuntando con la mirada al agonizante grifo tirado en el suelo.

La shiba inu se acomoda las gafas. "Estoy con Hiro en esa opinión."

"No será necesario acabar con el… ya está muriendo, su heridas son graves y morirá por haber estado perdiendo mucha sangre incluyendo la que está perdiendo ahora." Mencionó Kaizon.

"Vaya charco… es inevitable que morirá." Agregó Hironobu.

"Dejando a un lado al moribundo dennos detalles concretos de lo acontecido desde que salieron de la seguridad de la casa." Prefirió decir al final Takumu cruzando sus brazos.

"Pues…" Empezo Hydesu.

"Verán…" Siguió Sebastian.

Entonces así comienzan a decirles cada mínimo pero insignificante detalle am cuarteto mientras que ellos procesan cada palabra que sale de la boca de ambos niños mientras en lo transcurrido Kaizon se deshace del recién hecho cadáver de Makai junto a cualquier rastro de su sangre mientras que Takumu deshace la barrera en la que están haciendo que todo regrese a su estado actual, no obstante siguen oyendo cada parte de la pequeña historiaf Hydesu y de Sebastian hasta que llegan a la parte en que salieron de la casa directos a este parque donde parecía que disfrutaban de la tranquilidad sino hasta que empezaron los problemas y de que no ser por Osamu, todos no estarían aquí ahora ya que él le dio el valor suficiente a Sebastián para poder luchar con tal de mantenerse con vida al igual que Hydesu tomo el valor suficiente para poder pelear también sin miedo alguno. Tanto los dos ángeles como sus tesoros sagrados se impresionaron un poco por la sincronización que tuvieron el par de niños con dos tesoros sagrados principiantes que tienen de amos también a dos deidades que nunca antes usaron su poder divino con anterioridad y que se las arreglaron para vence a un titán que cuando contaba con un elemento adicional siendo la armadura que llevaba puesta otra cosa es que ahora que los niños despertaron gran parte de su poder ahora les corresponde a los dos ángeles enseñarles a como usarlos siendo también un elemento importante en esto la energía infinity la cual tiene un papel más importante de los que ambos niños creen aunque de momento no era tiempo de tocar aún el tema de la energía infinity ya que debían cubrir otros aspectos primero y entre ellos instruirlos en el combate pero no era hoy ese día ya que tenían que volver a la casa para descansar un poco o más después del largo combate que libraron por sus propias vidas en el que salieron ganadores.

★★★★★★★★★​

—en la noche—

"Aaaw" suspira de alivio el zorro que se seca la cabeza. "Nada como estar fresco después de un baño caliente para relajarte."

Jeremy se pone un par de boxers que Hironobu le consiguio. "Oye zorro desnudo ponte algo para que crees que es la ropa que nos trajeron Hironobu y Mayura, ¿para tenerlas como adorno?" Dice lanzándole un par de boxers al pecho al zorro que caen al suelo.

Osamu da un bufido mientras recoge los boxers. "Aburrido." Le enseña la lengua al lupino seguido de ponerse los boxers junto con lo que resta de un pijama blanco con verde. "Pero tú no deberías ponerte pijama también Jeremy."

"Hoy especialmente siento que me incomodaria dormir vestido así que dormiré solo con boxers así que nada de obligarme a ponerme algo." Aclaro el lobo vestido solamente con boxers.

"Quien dijo que te obligaría por cierto parece que Hydesu piensa igual que tú." Menciona el zorro que le señala al lobito que está igual que el lobo mayor además que Sebastian se encuentra en igualdad.


Jeremy chasquea la lengua. "oh por favor… lo dejo pasar esta noche por el baño que tome para relajarme asi que…" Se detiene para irse a acostar en la cama dándole la espalda a Hydesu. "Buenas noches y no se te ocurra abrazarme estando dormido." Finaliza en lo que cierra los ojos quedándose dormido llegando a roncar un poco.

"No le hagas caso Hydesu claro que puedes abrazarlo mientras duerme, en serio hazlo es de lo más suavecito de lo que puedes imaginar. Por lo tanto no tengas miedo y hazlo. Y también invito a Sebastian a que lo haga si el quiere." Sugiere el zorro a su pequeño compañero.

"Ay por favor Osamu ya basta." Le dice al zorro quejándose el lobito.

"Jejejejejejejejejejejejejejejejejeje." Se ahoga en risas el zorro.

"Déjalo Sebastian será algo hiperactivo pero el te ayudo en ese momento así que tendrás que aceptarlo tal cual como es el." Dijo calmado Hydesu.

Sebastian al final solo suspiro. "Si es así no tengo de otra que acostumbrarme aunque creo que eso de ser un tesoro sagrado tiene sus muchas grandes ventajas y desventajas, espero que nos llevemos bien Osamu porque tratare de poder aceptar cada una de tus incidencias." Dijo al final el lobo rubio.

Osamu sonríe de forma inocente. "Yo digo lo mismo aunque yo ya acepte desde el principio quien eres y también te acepte tal cual eres tú así que no tengo nada de lo que lamentarme ni nada así que es un gusto conocerte mi joven amo y dueño, Sebastian." Dijo muy amigablemente el vulpino cerrando los ojos

Sebastian suspira con pesadez mientras oye la pequeña risista de Hydesu que se acuesta con cuidado a un lado de Jeremy mientras gira su vista a Osamu que ya está en la cama instantáneamente dormido así que sin nada más que pueda hacer este se acuesta mientras reza plegarias de quedó día siguiente sea uno completamente normal.

Así fue como terminó el primer día después de que ambos muchachos supieran lo importante de que un dios debe tener a su tesoro sagrado siempre a su lado no solo para que se convierta en su arma sino en un apoyo durante el combate en el que los dos pueden ser muy poderosos si solo proponen pero las cosas no terminan allí ya que esto es solo el comienzo de algo muchos más grande de los que ellos dos ignoran mientras que en alguna parte el enemigo planea sigilosamente su siguiente movida en contra de los dos estando aún en la tierra donde creen que son más vulnerables a se asediados por cualquier asesino que este buscando acabarlos a los dos en nombre de aquella persona a la que los titanes adoran y veneran desde la era mitológica como su rey y a quien perdieron por culpa de sus tres vástagos mayores quvle dieron el supuesto rotundo fin. Sin embargo algo además del asesinato de ambos muchachos está planeando se entre las sombras de lo que nadie sospecha o que aún no ha sido descubierto….


 
Última edición:

Haydenwolf

Dios Lobo de la Oscuridad y Luz
Registrado
22 Jun 2018
Mensajes
741
Ubicación
Venezuela
Offline
Capítulo 4.
La nueva vida y complicaciones de Tesoro Sagrado 2da parte.

-Un día después…-
-7 de mayo, 9:10 AM-

La mañana llego en la casa aunque los primeros rayos de sol llegaron justamente en la habitación de ambos cachorros que casualmente siguen en el sueño profundo junto a sus tesoros sagrados aunque prácticamente para ciertas personas en esa casa no era tan simple como ellos creían.

"¡Se nos hace tarde se nos hace tarde como es que nos quedamos dormidos!" Exclaman apresurados los cuatro lobos, los padres e hijos.

"¡Despertaré a los chicos!" Dijo apurado Reiji.

Manabu lo detiene antes de que si quiera vaya al cuarto. "Espera, espera no lo hagas Reiji, ayer estaban más cansados que otros días que no lo notaste en medio de la cena de anoche."

"Oh si lo olvidaba, será mejor dejarlos dormir." Dijo acordandose el lobo.

"¡Chicos menos habla y más preparación! Si no se dan prisa llegarán tarde. Vayan a vestirse y nosotros nos encargamos del desayuno así que a moverse vamos, vamos, vamos andando." Dijo muy apurado Yuto.

"¡No tenemos tiempo que perder dense prisa y que sea rápido, lo más rápido que puedan hacerlo!" Agregó Yugo.

"¡Si lo sabemos a eso vamos y lo hacemos tan rápido como podemos!" Dijeron los hijos de los dos mayores.

Y así todo fue el pequeño momento en la mañana de las familias de Hydesu y de Sebastian quiénes no despertaron de su profundo sueño sino hasta ya siendo las 10:20 AM que claramente quien fue el que despertó primero fue Jeremy al sentir como algo suavecito y esponjado lo abrazaba de su espalda descubierta ya que la noche anterior solo se vistió con unos boxers para dormir, se empezó a desperezarse al sentir un sentimiento familiar al tener a alguien abrazándolo por la espalda pero eso no fue suficiente ya que este se quita de encima las manos de Hydesu para poderse levantar de la cama seguido de irse caminando campante hacia el baño con todo el pelaje hecho un desastre para hacer sus cosas de la mañana en ir de regreso a la habitación donde los otros tres caninos están aún dormidos como si estuvieran en coma y no en sueño profundo por lo que con ni una sola pizca de delicadeza este como si nada baja un momento a la planta baja para regresar a la pieza con una olla y un cucharón con los que comienza a hacer un infernal ruido que hace gritar en unísono a los tres que casi del susto se pegan del techo como en esos programas de dibujos animados en los que exageran ciertas situaciones.

Ciertamente no fue para nada delicadeza lo que tuvo ya que lo único que consiguió fueron los reclamos de un muy furioso Sebastian desde que se levantó para ir al baño hasta el momento en que se vistieron y finalmente fueron a la cocina a desayunar donde casualmente Hydesu encontró su desayuno ya hecho además de una nota de su papá y su hermano diciendo que se les hizo tarde y tuvieron que irse a toda prisa junto al hecho de que no los despertaron por el cansancio de la pelea por sus vidas de la que sus familiares no saben nada en absoluto y menos sobre sus orígenes o de que tienen dos ocupantes extras en esta misma casa duplex. Entre otras cosas disfrutaron de un normal desayuno con bolas de arroz y unos cuantos bollos de carne de lo más deliciosos junto a unas simples tostadas con huevo a un lado, ninguno se quejó de nada además de que tal parecía que el día era hermoso especialmente en ese momento que parece buen momento para salir o algo asi ya que el mismo Jeremy con un leve sonrojo admitió que es un en bonito día para ir al parque a tomar un poco de aire, ciertamente eso sorprendió y alegro a Osamu pero antes de que el zorro lo atrapará entre sus brazos de inmediato el lupino agrego que solo por esta ocasión es que lo escucharán decir estas palabras ya que por mucho que lo rueguen estos jamás oirán que esas palabras salgan del hocico del adolescente por nada del mundo mundial. No obstante si se hicieron la idea de salir un rato por ahí a alguna parte del parque al que siempre fueron aunque el contra de eso es que Hydesu comenta que por allí siempre se pasa la alocada de Rinko para darles la típica charla de lo importante que es que regresen al colegio y que tan importante es para ella que lo hagan, de solo por eso Sebastian también se incómoda un poco por el sentimiento de molestia que siempre le da Rinko desde que la vio aquel día después de que ellos dos casi se murieran si no es por la inesperada salvación de sus vidas orquestada por Takumu y por Kaizon aunque en serio agradecen de todo el corazón la inesperada ayuda de los dos ángeles pero ya cambiando de tema el cuarteto de hace su pequeño plan de ir al parque nuevamente solo para descansar y disfrutar del buen día que hace por lo sin esperar un minuto más prepararon unos cuantos bocadillos que los dos niños guardaron en sus mochilas seguido de ir a la puerta salir cerrar con llave el cerrojo que a la vez es electrónico e ir caminando al parque, hubieran ido con sus patines puestos pero no lo hicieron ya que no andan solos del todo como para ir patinando.

Casi en todo el camino hasta llegar al parque, Jeremy mostró un poco de menos repelús a las personas además de que lentamente se estaba acostumbrando a tener cerca a Hydesu o al menos dirigirle la palabra aunque en las veces que dice más de dos o tres palabras como ahora siempre le dice algo un poco grosero pero la rabia no dura mucho ya que es solamente algo fugaz a lo que el menor no le ve importancia. Con Sebastian y Osamu es otra cosa, por muy activo que es el zorro con su personalidad y las leves bromas que hace Sebastian está comenzando a llevarse bien con y a vivir con todas las cosas que hace aunque sin embargo solo lleven solo unos cortos 2 días de conocerse pero lo que en serio le agradece al vulpino es que le haya dado ese gran valor que le dio la fuerza suficiente como para poder pelear contra Makai no obstante Osamu no solo le dio fuerza para eso sino que… también le ha dado confianza para tomar una seria decisión que implica que Hydesu también de su propia opinión sobre esto ya que el nunca decidiría algo que no acepte la persona a la que quiere mucho y a quien trata como su pequeño hermano menor…

Sebastian respira hondo preparando bien lo que va a decir. "Jeremy, Hydesu, Osamu quiero decirles algo importante que me ha estado rondando en la cabeza y esto involucra muy fuertemente que des tu opinión en esto Hydesu así que si no es mucho pedir… esto… quisiera que me escucharán atentamente ¿de acuerdo?" Dijo queriendo que lo puedan bien.

Jeremy se quita sus grandes audifonos de sus orejas para girar su cabeza echándole su típica mirada usual de pocos amigos a Sebastian con un poco de molestia. "Si es una simple confesión de amor y que dirás también que eres gay, o sea homosexual y que amas con toda tu alma y quien sabe que comino al llorón este de aquí pasó de oírte, odio las cosas cursis o simplemente me incomodan o me dan una rara sensación de no se que cuando detecto venir una confesión no obstante sigo sin querer escucharte así que resume tu GRAN y aburrido discurso estupido en algo más corto." Se apresuró a decir el lobo café sin esperar a oír lo que iba a decir.

Sebastian se sonroja bastante como si fuera un tomate bien maduro además de que está notablemente muy molesto con el lupino de ojoa dorados. "¡Que eres idiota o que Jeremy no iba decir nada de eso además de que te lo digo claramente, YO soy 100% bisexual! Papá y Manabu me lo explicaron claramente cuando les dije que me gustaban las chicas pero que por alguna razón sentía algo de lo más familiar cuando veía a los chicos y… y… ¡Pues alli tienes!, ¡y para que sepas Hydesu también es bisexual como yo!" Aclaro muchas cosas el lobito amarillo muy molesto por más anteriores palabras de Jeremy.

Hydesu se sonroja de golpe también por las cosas que dijo su amigo además de su preferencia en generos. "¡Sebastian!"

Osamu se aguanta la panza por la incontenible risa que no controla para nada en estos momentos. "Jejejejejeje que dato tan interesante tal vez cuando crezcas podrás tener un gran harem de tanto hombres como mujeres en tu vida de dios inmortal jajajajajajajajajajaja jajaja jajaja."

Sebastian se sonroja aún más y gira su mirada a Osamu con sus orejas en alto junto a todo su pelaje encrespado. "¡Cállate o te rompo el hocico Osamu!"

Osamu se limpia una pequeña lágrima parando ya con su risa. "Ay ya ni que fueras a hacer una cosa así, solo era una broma que no te tragaste para nada bien y que te cayó mal pero fue la diversión. Para mi verte la cara toda roja jajaja."

Sebastian gruñe de una forma un tanto tierna que hace que Osamu suelte un pequeño <<aaw>> pero al instante Sebastian se calma respirando hondo y soltando el aire volviendo a tener un poco de seriedad fijándose que ahora sí lo están mirando con atencion. "Hydesu he decidido que quiero seguir adelante, decidí que quiero pasar la página e iniciar un nuevo capítulo, ni mi mamá ni la tuya hubieran querido vernos sujetos con fuerza aún en el pasado. Nos hubieran dicho que siguiéramos adelante con nuestras vidas, que seamos felices… y ahora te pregunto yo, ¿quieres pasar de página conmigo?" Le preguntó.

Hydesu se le queda mirando aunque desvía sus ojos a otra parte pensando un poco. "Pasar de página… seguir adelante… aún me duele mucho aquí el pecho por el hueco que me dejo mi mamá cuando falleció pero… ella decía algunas veces que si tienes un vacío en el corazón entonces solo llénalo con algo más, algo feliz y muy preciado para ti o de lo que sea inclusive de de tus experiencias en la vida, ya sean las buenas, las malas, las tristes o con las que más te llenan de buenos recuerdos muy preciados sobre alguien muy especial para ti… Sebastian yo quiero llenar este vacío con recuerdos de mi mamá y jamás olvidarlos." Responde sonriendo ligeramente. "Si quiero pasar la página y comenzar un nuevo capítulo en nuestras vidas en vez de estar todo el tiempo lamentandonos, ellas solo se hubieran molestado un poco con nosotros por no hacer nada bueno con nuestras vidas así que quiero honrar sus memorias pasando de página."

Sebastian menea la cola bastante feliz. "Entonces está decidido, pasaremos la página finalmente y entonces…"

"¡No encontramos de nuevo, mi par de inasistentes favoritos!" Dijo una felina voz femenina conocida.

Sebastian en ese momentla cola de Sebastian deja de moverse. "Ugh porqué justo ahora en este preciso momento de este instante en el que hacíamos algo importante tenía que aparecer está…." Piensa con desagrado.

Hydesu se da vuelta viendo llegar al trio. "Hola… Rinko y también a ustedes Shinichi y Saburou…" los saluda a pesar de cómo son.

La niña se les queda mirando con su mirada "Henos aquí una vez más para decirles lo importante que es para mí que vayan a la escuela porque la razón de la que quiero que vayan es totalmente muy simple puesto que necesito que se sumen a mi plan para ser la presidenta del consejo estudiantil de este año para finalmente vencer de una vez a esa creída de Asuka Tenjo de la clase 6-B que ostenta el título desde que estaba en 4to grado." Dice con mucha molestia al solo mencionar a la tal Asuka.

"Lo sentimos pero como ya te hemos dicho varias veces ¡no vamos a ir a la escuela aunque nos obligues que acaso no entiendes o tienen que escribirlo en tu cara para que te acuerdes al menos!" Dice Sebastian queueho suspira pesadamente haciéndole señal a Osamu de que tome a Jeremy para poder irse. "Ahora si no es mucha molestia nos acabas de arruinar el día así que Hydesu." Dice para tomarlo de la muñeca. "Nos vamos de aquí, prefiero a mil estar encerrado en la casa que estar aquí con la gatita presuntuosa está."

A Rinko se le eriza todo el pelaje soltando un bufido de molestia. "Saburou que esperas detenlos justo allí ahora mismo."

"Pero delegada si les tocó aunque sea un cabello tenga por seguro que mi hermano me matará, mi hermano es muy amigo de los hermanos de estos dos." Dice el canino híbrido temeroso de su hermano.

Rinko se enfada más que antes. "Que me importa eso, haz lo que te digo ¡ahora!"

Saburou comienza a sudar muy frio. "Ay Kami lo que hago por la delegada." Dice y luego toma de la cola a Hydesu. "De aquí no se mueven ustedes dos pardillos, quédense quietecitos allí donde están y esperen a que la delegada termine de hablar ¿que no saben que es descortés no esperar a que alguien termine de hablar mientras tú solo te vas dejándo a la persona con las palabras en la boca?" Dijo Saburou queriendo sonar algo dominante.

Hydesu intenta hacer que suelte su cola. "Hanamura por favor sueltame la cola." Pidió el lobo negro.

Jeremy se comienza a hartar decidiendo tomar sus propias medidas de solución. "Esto ya me está hartando, tomare una seria ventanja de eso de que los vivos no pueden vernos ahora mismo." Dice para ir hacia Hydesu y tomar su otra pata haciendola un puño y moviendo su brazo para entonces PUM darle un gancho ascendente a Saburou que lo manda al piso.

Sebastian se queda solamente boquiabierto. "Ah… Ay no." Dice a lo bajo mientras se le pone pálida toda la mirada.

"Jeremy pero que acabas de hacer ahora parecerá que Hydesu fue el que lo golpeó por culpa tuya." Le reclama molesto el zorro.

Jeremy como si no le interesará se da vuelta mientras limpia levemente su oreja izquierda con su meñique de la misma pata. "Mi papel es claramente protegerlo así que lo protegi de este mastodonte que estaba claramente en un intento de bullying contra Hydesu así que de nada por mí pequeña pero muy lista eficiente solución." Dijo sin preocupación el lobo tras deshacerse de la pequeña basura en su oreja.

Osamu suspiro pero sin dejar su molestia de lado. "Eres un perrito de lo más tonto, las cosas así no se resuelven con más violencia ahora metiste la pata de Hydesu en un hoyo bien profundo."

Jeremy ni caso hace tampoco. "Me vale yo tengo mis opiniones de las cosas y el tiene las suyas así que se las guarde y ya, vale." se coloca sus grandes audífonos en las orejas nuevamente.

Osamu niega rotundamente con la cabeza. "Ese perrito solo tiene aire y música en esa gran cabezota que tiene en vez de tener allí un cerebro."

Hydesu se queda un momento como paralizado hasta que al fin reacciona. "Yo… Yo… ¡YO LO SIENTO EN VERDAD LO SIENTO NO ERA MI INTENCIÓN HACERLO, EN VERDAD LO LAMENTO MUCHÍSIMO!" Dice completamente arrepentido y siendo quien ahora es el el que toma de la muñeca a Sebastian y se va de allí corriendo muy rápido pero a una velocidad completamente normal siendo seguidos claro por Osamu y por Jeremy que es arrastrado por el primero.

Rinko bufa del enojo que siente ahora. "Uuuuy y se nos escaparon otra vez que frustración."

Shinichi se acomoda las gafas mientras ayuda a Saburou a levantarse. "¿Saburou estás bien?"

Saburou se frota la barbilla donde claramente fue golpeado. "Si estoy bien pero no me hizo daño alguno, para tener esos brazos sin músculo me pego algo fuerte."

"Agradece que no te tiro un colmillo o sino tendrías un diente menos y quién sabe cuándo uno nuevo reemplazaría el que perdiste." Dijo aliviado el lobo de las gafas.

Saburou afirmo con la cabeza. "Eso hubiera sido lo peor que me podría haber pasado hoy."

Rinko fulmina con la mirada al canino. "Así pues lo peor que te puede pasar el día de hoy es enfrentar mis quejas, ¡que diablos pasa contigo Saburou a pesar de que tienen la misma edad tu eres más alto que él, como te dejas golpear así de fácil para que diantres tienes esos músculos si no los usas correctamente para lo que se te pide!" Bramó ella muy molesta soltando un bufido seguido de darle la espalda a Saburou. "Camina Shinichi." Ordena la felina y se va caminando como si nada.

Shinichi suda frío y con nervios alternando la mirada entre ella y Saburou. "Eh… eh… eh… Delegada esperameeeeeee." Dice y se va tras Rinko dejando solo a un Saburou algo deprimido por las palabras de enojo de Rinko.

Saburou queda allí con la mirada directo al suelo y apreta do sus patas. "Delegada…." susurra para ir tras ellos aunque este algo deprimido.

Mientras que entre las sombras de unos árboles unas partículares figuras entre las sombras observaron atentamente el encuentro de los dos caninos con el trío de la delegada escolar pero mantuvieron su vista fija nada más que en Saburou como si fuera una ficha especial que servirá para un juego que tienen en mente en el que Saburou será la pieza principal en contra ver algo contra Sebastian y especialmente contra Hydesu que es la fuente de la deprimencia pero también del odio que siente ahora mismo Saburou hacia el. Hablando explícitamente de cierto cuarteto estos ahora mismo están claramente recuperando el aliento al lado de una sala de arcades donde exhiben y pueden usarse las máquinas primitivas de hace años para disfrutar de los juegos retro de hace mucho tiempo, actualmente están en una de las esquinas de la sala de recreativos donde nadie los ve bebiendo unos refrescos de frutas aunque el que está más tenso entre ellos es obviamente Hydesu que hasta casi parece que ya se le está cayendo el pelaje es decir que casi parece que ya lo está mudando antes de tiempo mientras que Jeremy sigue campante y tranquilo escuchando música y de vez en cuando tomando un sorbo de su lata de refresco de naranja, no obstante quien si hierve casi literalmente es Sebastian que sigue fulminando con sus ojos rojos a Jeremy mientras que Osamu pues está solo ahí mirándolos a los tres en sus diferentes miserias esperando por algo de lo que reirse o de lo que interpretar como una pequeña broma o un ligero chiste.

Sebastian golpea la mesa con fuerza pero controlando bien su fuerza a la vez que fulmina con ira a Jeremy. "¡Como se te ocurre hacer esa tontería Jeremy no sabes que cosa causaste con tu imprudencia al haber hecho que Hydesu en contra de su voluntad le pegara a Saburou, eres un idiota o solo te haces el completo idiota cabeza hueca!" Brama molesto pero está es especialmente molesto por haber hecho parecer malo a Hydesu.

Jeremy apaga su música y se quita los auriculares para dedicarle algo de fugaz atención. "Solo hago lo que me de la gana no me importa que piensen los demás no obstante no lo hice por ayudarlo, lo hice porque estaba sacándome de mis casillas que siguiéramos allí escuchando el escándalo de esa mocosa mimada que no tiene nada de vida social y quién sabe que otra cosa es más que conste que le quite 10¥ de su bolsillo."

Sebastian se sorprende por lo último que dijo el canino de los auriculares. "¡Que le quitaste que cosa Jeremy!"

"Ugh… " Se queja algo alto el cachorro de ojos azules sientiendo como una punzacion que le hace rascarse detrás del cuello.

Sebastian nota el quejido de su primo. "¿Hydesu que tienes?"

Hydesu piensa rápido en que decir. "N-no es nada solo creo que algo me picó en el cuello y me dolió un poco es todo, no te preocupes." Dijo claramente mintiendo pero fingiendo bien.

Osamu se da cuenta y mira ahora sí muy seriamente a Jeremy pero se levanta con una mirada disimulada con una sonrisa. "Perdón debo ir al baño, ¿que dices Jeremy que también vienes? pues vamos." Dice falsamente y se lleva a Jeremy jalando de la manga de su camisa hasta que entran al baño y allí es donde Osamu se pone serio y mira mal a Jeremy. "Deja de pensar cosas impuras y de hacer cosas malas e incorrectas, le haces daño a Hydesu, pensé que no tendría efecto pero al parecer tu mal acto al hacer que golpeara a ese niño en contra de su voluntad y que robaras dinero a esa niña están haciendo finalmente que punces a Hydesu." Le dice directamente a Jeremy observándolo a sus ojos dorados que para nada llegan a intimidar al zorro.

Jeremy suspira sin interés. "Tch y que además ¿yo no veo que tenga manchas negras o purpuras de la impureza, tu si las ves porque creo que no las ves y creo que solo estás diciendo esto con tal de que me comporte de una vez o acaso me equivoco?"

Osamu le lanza una mirada de lo más seria. "Jeremy te lo digo en serio deja de hacer lo que quieras sin pensar en las consecuencias, Hiro me dijo lo que sucede cuando un tesoro sagrado comete malos actos y también me dijo que lo que se hace cuando llega el momento de hacer <<aquello>> ya no hay otra salida más que confesar tus <<crímenes>> para ser <<purificado>>. Te lo advierto Jeremy deja de hacer esas cosas o terminarás convirtiéndote paso a paso en lo que aquí en Japón le dicen… Ayakashi que significa para nosotros según Hironobu y Mayura… un demonio." Dice el zorro aún siguiendo con su advertencia.

Jeremy a pesar de lo dicho se sigue quedando callado hasta que encuentra algo que decir. "… Tonterías solo estás buscando una forma de asustarme con cuentos de terror inventados, no hay forma de que esa información que me estás dando es fide digna. Así que te lo dire claro déjame en paz Osamu lo que yo haga no te concierne, métete en tus propios asuntos zorro entrometido." Dice para terminar esta conversación y salir del baño seguido de azotar la puerta al salir.

Osamu suspira bajando entonces la mirada con algo de incomodidad. "Que mal maneje esto, ¿ahora que se supone que voy a hacer? No puedo dejar que siga punzando a Hydesu hasta que llegue a la etapa en que verdad lo lastimara… que hago… Hironobu." Dijo este diciendo el nombre del león blanco.

El aludido, Hironobu como si lo llamarán sale de una de los cubículos quedándose detrás de Osamu. "El asunto no ha pasado a asuntos mayores por el momento pero lo que debes hacer es vigilar a Jeremy para que no haga tonterías que se reflejen de forma grave en la apariencia de la impureza a través de Hydesu. Si algo ocurre y Jeremy esta casi en el proceso de convertirse en un demonio tendremos que hacer la ceremonia y que confiese sus pecados para salvarlo tanto a él como a Hydesu en caso de que las cosas se tornen complicadas." Explica con calma el león a su kouhai.

"¿Pero Senpai y si no funciona?" Dice preocupado el zorro aunque con miedo también.

"Tiene que funcionar, Jeremy y tú son almas y tesoros sagrados muy especiales que no deben perderse, son un par de joyas preciosas entre un montón de carbón. Son De esa clase de tesoros sagrados que solo aparecen una vez cada 10 años al igual que los príncipes son de esa misma clase de genios o prodigios. La otra parte del porque son tan especiales es porque ustedes son los únicos tesoros sagrados que no pueden recibir nombre de otro dios. Ustedes son los únicos que no pueden convertirse en <<Nora>> o como se le dice de la manera traducida, <<errantes>>. Por eso es que son tan especiales." Explicó nuevamente el felino grande además de decir exactamente qué tan especial es el mismo y el lupino café.

"Errante… un tesoro sagrado que tiene varios nombres en su cuerpo y está al servicio de muchos otros dueños… por como me hablaste de ello se notaba un poco de repelús en tu tono de voz y tus palabras." Dijo el zorro dando su opinión al respecto puesto que no conocía mucho de los errantes.

Hironobu asintió con la cabeza. "Si estás en lo correcto pero será en otro momento y ocasión que te comenté sobre el tema ahora sigue vigilando a Jeremy y lo más importante, no te separes del príncipe Sebastian."

Osamu hace una pose de firmes al estilo militar con todo y saludo con la cola bien erguida. "Señor sí señor, jejejeje." Sonrie falsamente.

Hironobu sonríe algo ya más calmado. "Tal vez algún día me digas porque a veces te comportas como alguien un poco inmaduro y al otro momento te pones tan serio como estabas hace unos instantes." Dijo como algo naturalbel ver así a Osamu.

Osamu solo se acaricia la mejilla con el dedo. "Ni yo lo sé, si lo recordara te lo podría decir Senpai."

El felino se llega a sonrojar un poco. "No me digas así me da vergüenza que me hagan ver mayor aunque en si nosotros los tesoros somos de un desarrollo completamente distinto, mientras los humanos y fursonas crecen a medida que pasan los días, meses y años nosotros solo maduramos conforme pasan los días y meses manteniendo fija la apariencia y edad que teníamos al momento de morir. Eh, Ejem perdona que te detenga con esta charla sobre esto y aquello, regresa con los otros." Dice sugiriendo que vuelva con el resto.

"A la orden Hiro y descuida nunca me canso de oirte hablar jejejejeje." Dice algo animado y sale del baño.

Hironobu ahora pone una expresión algo más seria pero suavizada. "Bien tengo que seguir haciendo reconocimiento por esta zona de la ciudad, espero Takumu no este pasando por algún peligro como para que me necesite." Se pregunta seguido de salir del baño y se asegura de no pasar por la zona en la que se encuentran Osamu y compañia.

Mientras que con el resto, Jeremy aún estaba con la pésima actitud de hace rato y Sebastian aún seguía fulminandolo con la mirada, Osamu se agradecía internamente que el lupinos no echara más leña al fuego por el asunto del problema que tuvieron con Saburou aunque al sentarse paso fugazmente su atención en Hydesu que al parecer ya se le había pasado el dolor de la punzacion que le dio Jeremy pero no podía mantener la guardia baja para nada, no sabía cuándo sería que recibiera otra pero lo mejor ahora en este momento es permanecer como un simple observador de la situación solamente…

★★★★★★★​

Esa misma tarde siendo apenas la 1 de la tarde con 50 minutos faltando poco para las 2, justamente en lo que parece ser la última planta de un departamento que está equipado con muchas cosas que lo hacen parecer un mirador, solo que esas cosas fueron puestas por un niño y ese niño justamente es Saburou que está boca arriba mirando al cielo azul sin muchas nubes. Pensando únicamente en las palabras de Rinko, esas palabras en serio le hicieron mal, nunca se había sentido así desde que conoció a Rinko, el nunca la había decepcionado pero al parecer el haber recibido un golpe de alguien de su misma edad con menor estatura y menos músculo que el en serio hizo enfadar a su amiga como para decirle eso a su persona provocando su deprimencia además de tirar sus ánimos completamente por la borda hasta tocar mucho más fondo que solamente el suelo…

La mirada del híbrido era algo que se podía decir que es depresión y no solo tristeza. "Delegada tú no puedes ser así… que puedo hacer para que estés satisfecha con lo que hago y que recuperes tu confianza en mi…" pensó en voz alta como si le preguntará a alguien.

"Pues acabar con la persona que te ridiculizó en frente de la niña que idólatras es un gran comienzo y un buen final." Respondió una voz misteriosa a la pregunta de Saburou.

Saburou alertado por esa voz se levanta del piso muy atento mirando a todos lados como si de verdad alguien lo estuviera viendo pero no logra ver quién es. "¿Quien eres, dónde estás y porque solo oigo tu voz pero no te veo?" Pregunta a la nada.

"No me ves pero si me escuchas debido a que aún no estás desarrollado en esa área, o para simplificar aún no puedes más allá de lo que te rodea… hijo de Apolo." Respondió nuevamente la voz y diciendo al final algo muy interesante.

Saburou se confunde un poco por lo último que escucho. "¿Qué? Óyeme no se quién seas o donde estas pero no estoy para tus juegos o que me asocien con un personaje de leyenda de otro país y mitología. Te diré que será mejor que te largues de aquí." Dijo el híbrido claramente serio.

La voz solo se rie un poco para volver a responderle al rato. "Oh muchacho en serio me quieres fuera de aquí, sabes yo tengo respuestas a ciertas preguntas que tú mismo no les puedes buscar sentido alguno… ¿Quizás quieras sabe porque sin importar cuanto te alumbre el sol incluso en el día más caluroso casi ni sudas una gota o porque el sol en medio del mar no te hace sentir que tu piel está lentamente quemándose o eso mismo, porque a pesar de que te has quemado unas cuantas veces en tu cocina nunca sientes el ardor del fuego en tu pelaje y piel?, ¿No quieres saber la respuesta a todo eso y quizás hasta saber que tu propio hermano mayor te oculta por completo las respuestas que quieres saber?" Dijo la voz claramente sabiendo cosas que el niño ha estado escondiendo bastante bien.

Ante aquellas palabras de verdad Saburou siente como una gota fría de sudor le baja por su nuca. "Como sabes todas esas cosas que no le he dicho a nadie y a las que solo le busco una excusa para que no me vean como un bicho raro y como es eso de que Kato-niichan sabe que le ocultaba todo lo que me dijiste…" pregunto con mucha duda el canino bajando levemente sus orejas.

La voz vuelve a reir. "La respuesta a eso yace en la identidad del padre que nunca has tenido desde que naciste, tu madre y hermano saben perfectamente quien es en realidad pero nunca te lo han dicho y yo soy quien te lo dice claramente, tu padre es el dios del sol de Grecia, Apolo." Reveló aquella voz aunque el canino con quién habla no le crea, es la verdad.

"Mientes…" alcanza a decir secamente el menor.

La voz solo suspira. "Muchacho lo que dije es la verdad y ninguna parte es una mentira." Explicó la voz.

Saburou suspira fastidiado negando con la cabeza. "No te creo debes estar loco viejo, y por lo que veo también yo lo estoy. De seguro me comí la última porción de pudín de chocolate que había en el refri antes de dormir y ahora estoy teniendo una pesadilla de lo más loca sin ninguna lógica en ella porque nadie podría saber esas cosas que no le digo a nadie y Kato-niichan tampoco podría saber lo que yo sé, nada tiene lógica." Comentó con fastidio nuevamente el canino de pelaje oscuro.

"Niño, el mundo en si no tiene algunas lógicas del todo concretas además si no fuera cierto que no eres el hijo de quién digo que eres ¿entonces como es que estás hablando con el alma de una persona que ya está muerta?" Dijo la voz pero revelando otro detalle más que deja sorprendido al canino de pelo negro.

"¿Alma de persona muerta, en donde?" Pregunto con curiosidad.

"Cachorro idiota estás hablando con esa alma ahora mismo, tu servidor y portavoz a tus servicios." Dice al principio en burla pero aclarando lo bien.

Saburou abre de par en par los ojos. "¡Estos es totalmente de locos! Y que no sabes que es descortés no decir tu nombre." Dijo este primero expresando su sorpresa pero luego preguntando algo de lo que la voz se burla.

"Alguna vez tuve un nombre pero fue cuando estaba vivo, ya no recuerdo mi nombre pero tú, tu eres un dios de nacimiento y tú puedes darme un nombre a cambio de tenerme siempre a tu servicio. Si me das un nombre seré tu fiel seguidor y tu aliado, y hasta despertar las fuerzas que hay en ti que todavía están dormidas para que consigas el objetivo que quieras alcanzar, hasta incluso carbonizar hasta sus cenizas a aquel contra el que tienes resentimiento… no digas lo contrario ya que puedo sentirlo a la perfección, tu boca y tú cabeza dicen que no pero tú corazón que es donde se alberga tu odio dice si." Dice esta vía queriendo avivar el odio de Saburou.

Saburou no puede evitarlo, lo que esa alma le dice es lo cierto. "… Yo… quiero demostrarle a la delegada que soy útil, que no soy un bueno para nada en serio quiero demostrar mi valía para que confíe de nuevo en mi. ¿Que tengo que hacer para darte nombre?" Pregunto.

El alma se rie complacida."Eso quería oír hijo de Apolo… solamente tienes que apuntarme con la palma de tu mano, en este momento estoy en frente de ti, luego serena tu mente para que puedas sentir mi presencia y entonces solo debes decir el nombre que quieres otorgarme, con eso hecho tomare forma física frente a ti pero solo tú podrás verme u oírme y sentirme." Le informa el alma.

El híbrido de can y lobo asiente con la cabeza. "Entiendo… aquí voy…"

"Pero una cosa más, a cambio de darte mis servicios tienes que no solo mostrar tu valia, también quiero que asesines a ciertas personas." Le dice a último momento para ver su reacción.

Saburou alza una ceja, eso demuestra interés. "… Que puedo perder, prácticamente estoy vendiendole mi supuesta alma de dios inmortal a algo que parece el demonio o el diablo… solo dime quienes." Pidió el canino.

"Los hijos de los dioses Zeus y Hades, tú sabes perfectamente quienes son ellos, son aquellos a los que llamas Sebastian y… Hydesu…" Dijo con.o digiera lo más normal aquella alma sin imaginar lo que ha de sentir el canino.

Saburou aprieta los dientes con molestia notando como ensombrece su mirada mientras levanta su brazo con la palma de la mano abierta apuntando frente a él donde supuestamente se encuentra el dueño de la voz. "Entonces por eso ese golpe no fue normal porque en serio me dolio, bien pues yo entonces les haré sufrir un dolor peor del que recibí yo con ese golpe…" dijo seriamente en lo sé comienza a concentrar serenando su mente tanto como puede provocando que su cuerpo emane una especie de aura con pigmentos rojos y naranjas casi asemejandose al fuego. "A ver que digo… se mi aliado, mi fiel sirviente, acompañante y…."

"Tu tesoro sagrado…" Dijo naturalmente. "Y maldito." Dijo en un susurro casi inaudible.

"Mi tesoro sagrado." Dice Saburou a la vez que inconscientemente dice otra cosa. "Y también mi tesoro maldito…" finalizó a la vez que vuelve a ser consciente de él mismo justo para darle su nombre. "Con eso y el poder que se me ha concebido desde el día de hoy y para siempre tu nombre será Cross." Sentenció el menor.

Una luz entonces se muestra frente a Saburou cegandolo por al menos unos pocos segundos a la vez que una serie de imágenes son proyectadas a la mente del canino menor quedando entonces estás imágenes completamente dentro de sus recuerdos haciendo que una lágrima se le escape pero está al rato se seca y ahora en donde se originó la luz ahora se puede ver a un zorro de 14 años de pelaje negro, cabello del mismo color con herecromia en ambos iris de los ojos, el ojo izquierdo es color café y el derecho es color dorado, lleva en el pecho el nombre que recibió de Saburou escrito en japonés y además está totalmente desnudo sin importarle estar enseñándole todo a Saburou.

El recién aparecido Cross se pone de pie mirando todo su cuerpo como si fuera una maravilla única aunque en parte es porque hace no hace un rato era una simple bola de luz. "Pasando lista, brazos aqui, manos aqui, piernas aqui, pies aqui, orejas aqui, cola aqui, hocico aqui, trasero aqui, funda aqui, bolas aquí y…" abre un poco su funda viendo adentró algo rosado y pero muy rojo allí guardado. "Y pene aqui, todo está aquí no me faltan partes." Suspira de alivio el vulpino azabache.

Saburou se lequeda mirando de arriba y abajo al punto que al fin reacciona. "Oye por la forma en que hablabas pensé que eras mayor de edad solamente pareces como un año mayor que Kato-niichan mientras que a mí me llevas dos años. Y además porque tienes pelaje negro los zorros tienen el pelaje color naranja rojizo como si fuera el atardecer."

Cross se mira el pelaje dándose cuenta. "Ni yo lo recuerdo pero no le tomes importancia es algo normal para mí ya que mori y lo olvide todo de cuando estaba vivo." Dice tranquilamente.

Saburou suspira masajeando su cien. "Bien y ahora… me dices que son todos esos extraños caminos semitransparentes que están en el cielo y de porque de repente me siento… diferente de hace unos segundos." Pregunta con interes sobre el nuevo entorno a sus ojos.

Cross de cruza de brazos mirándolo de forma tranquila y monótona. "Veras mi joven amo esos de allá arriba son caminos de onda Infinity hechos de energía Infinity pura y del porque la rara sensación en todo tu cuerpo es porque al darme mi nombre a mí y hacerme tu tesoro sagrado y tú arma, te has despertado finalmente como un dios." Explica el canino pequeño.

Saburou deja de masajear su cien al oír algo que le intereso. "Despertar eh… momento dijiste que eres mi arma acaso." Hablo ante la duda de eso de arma.

Cross le da la espalda un momento mientras menea su cola dándole leve vistazo a Saburou de sus nalgas redondas y peludas pero poco le importa a Saburou ya que ha visto muchas veces desnudos a sus compañeros del club de fútbol en las duchas. "Oh claro se me olvidó eso pero como se me pudo olvidar, como sea te lo explicaré." ahora se da la vuelta mirando de frente a Saburou. "Solo tienes que decir claro mi nombre y ya verás el resto así que adelante inténtalo, hay que aprender rápido si quieres montar el perfecto escenario para recuperar la confianza de aquella niña de la que hablabas." Explica Cross ya Listo para lo que viene.

"Está bien, supongo que no será nada diferente de cuando me dijiste como nombrarte así que…" Saburou extiende su brazo con la pata abierta. "¡Cross!"

Con solo haberlo nombrado el desnudo zorro comienza a brillar hasta convertirse en un haz de luz que va directo hacia Saburou dejándolo cegado un momento pero al irse su ceguera nota como lleva puesta una capucha y tiene una serie de vendas alrededor de su cuello pareciendo como si usara bufanda además de que en su mano derecha sostiene un espadon con un símbolo de un sol negro y un sol dorado así mismo también lleva colgando un llavero con el mismo símbolo.

"¡Por kami que paso! ¿Cross donde estás, a dónde te fuiste?" Pregunta de lo más histérico pero más sorprendido mezclado con emoción el híbrido.

Cross suspira. "Me tienes en tu mano niño, soy el espadon que estás sosteniendo." Dice el canino sonando su voz en la mente del niño.

Saburou mira directamente a la arma en su pata alzando la a la vista. "Vaaaaale esto ya es muy cosa de un anime shounen pero con tal de que pueda recuperar la confianza de la delegada está misma tarde antes del anochecer estará bien, ya tengo pensado el plan perfecto gracias a una de las ideas de la delegada." Dijo Saburou revelando una posible idea y oportunidad.

Cross de ríe algo emocionado. "Ya quiero oír de que va la idea de esa niña y como la vas a usar a tu favor. Ahora di regresa para que vuelva a mí forma normal." Explica otra vez.

Saburou asiente con la cabeza. "Cross, regresa." Con la sola palabra la capucha, las vendas y el espadon brillan para luego reaparecer como Cross en frente suyo. "Perfecto ahora acompáñame a mi departamento, necesito buscarte algo de ropa, por suerte Kato tiene muchas ropa y zapatos que no usa." Dice Saburou haciendo que el zorro se acuerde de que está totalmente desnudo.

Cross Entonces se mira y fija su mirada en sus genitales. "Así con todo esto no me di cuenta que seguía desnudo." Dice rascándose la cabeza sin despegar su mirada de su funda y bolas.

Saburou siente como si le ha un tic en el ojo derecho. "En serio que eres un zorro extraño…" dice el canino pero también tiene dudas acerca de otra cosa. "Pero que fueron también ese mar de imágenes que me llegaron a la cabeza cuando le puse su nombre… Cross estaba allí junto con otras personas y lo llamaban… agh de repente me duele la cabeza de intentar recordar." Pensó el masajeando otra vez su cien.

Cross so rie risueñamente. "Soy raro pero te vine con un plus, soy a la vez un arma y una genial capucha con bufanda de vendajes incluida." Dice el zorro que infla el pecho con orgullo mientras que sopla la típica brisa del silencio incómodo estilo anime en la que ahora pasa un cuervo diciendo: idiota, idiota.

Saburou siente un ligero sudor estilo anime en su nuca. "Como sea camina vamos a buscar ropa, mi madre y hermano no llegarán hasta más tarde."

Un rato después…
—sala de estar de los Hanamura—

Ahora Cross lleva una playera roja, encima lleva un chándal con capucha de color blanco con estampado de un balón de fútbol en la espalda, pantalón casual de color gris rasgado un poco en la rodilla sin enseñar mucho, tenis deportivos azul metálico y por último lleva una bufanda larga de color negro alrededor del cuello.

"Es ropa que Kato no se pone desde hace un año y se te ve mejor a ti que a él. Y menos mal que unos de sus boxers te sirvieron." Dice Saburou mirando mejor a Cross dandole su visto bueno.

Cross se mira bien en un espejo de cuerpo entero que está en la pared, de solo mirarse sonríe. "Va conmigo a la perfección. Ahora, ¿cual es tu plan?" Pregunta el zorro con ojos de diferente color

Saburou sonrie mientras su mirada se ensombrece nuevamente pero esta vez mostrando un ligero brillo oscuro.

En ese mismo momento En algún punto alto de la ciudad, en lo que parece ser un edificio en construcción se encuentra Kaizon allí solo sentado al borde de uno de los pisos mirando nada más que al horizonte hasta que siente como alguien se le acerca y le ofrece un bento con algo de comida.

"Disfrútalo." Dice la shiba inu que acto seguido se sienta a su lado a comer de su propio bento abriéndolo notando que es arroz con tortilla de huevo y varias pequeñas salchichas picadas como si parecieran pequeños pulpos junto a un poco de curry. "Gracias por la comida." Dice ella y comienza a comer le tranquilamente.

Kaizon sonrie. "Gracias… donde lo conseguiste." Le pregunta al rato.

Mayura espera un momento para terminar de masticar seguido de responder. "Use la ventaja de que las personas y fursonas normales pueden tratarnos como personas comunes en ciertos lugares para comprar la comida y después irme solo para ver cómo el dueño de la tienda miraba a todos lados confundido preguntándose a quien le cobro por dos simples bentos de 140¥." Explicó con mucha sencillez la canina.

El felino se lo piensa y cae en cuenta de que es cierto. "A claro el efecto de presencia y no presencia, si lo queremos podemos hacernos ver y oír ante cualquier persona solo con hablarle pero solo si nosotros queremos ser notados. Explica recordando eso mientras abre el bento. "casi lo olvidaba y dónde conseguiste dinero acaso…" insinuó haciéndose una mala idea.

Al notar la inminente mala idea Mayura deja de comer un momento. "Vi varios anuncios de se busca ayuda temporal en los días digo años que hemos estado en la tierra y he ganado una muy significativa ganancia para sobrevivir y no recurrir al robo ya que si yo robara sería malo para ti y se reflejaría en una punzada y una pequeña porción de la impureza." Explicó con calma al ser celestial.

"Se me había olvidado también eso que acordamos hace años." Menciona el gato negro seguido de comenzar a comer un poco mientras siente la brisa del viento en su cara como si acariciara su pelaje cálidamente.

Mayura deja a un lado los palillos un momento. "¿Que tal todo de tu lado de la ciudad? No he notado movimientos extraños donde me encuentro vigilando a excepción de unos cuantos demonios pequeños que quieren aprovecharse de los sentimientos negativos de las personas." Explica ella con tranquilidad al gato.

Kaizon igualmente que la felina para de comer teniendo la boca manchada con un poco de curry. "Tampoco he notado cosas extrañas pero… note un pequeño aumento de energía como si fuera la energía que desprende un dios pero al momento dejo de emitir esa energía y si pudiera te diría donde lo sentí pero lo olvidé, aunque te puedo decir con exactitud qué al sentir esa energía, los jóvenes príncipes estaban en una localización distinta." Dijo expresando una gran duda reciente.

La shiba inu se acomoda las gafas pensando un poco también lo dicho. "Eso es muy extraño, los dioses de Japón no suelen bajar mucho a la tierra, ellos prefieren permanecer como observadores en los cielos." Explica mientras se lame un poco el pulgar y limpia mancha de curry que tiene su dueño seguido de limpiarse después con una servilleta. "Tal vez debamos estar más atentos que antes, ya son dos ataques seguidos de dos titanes con tesoros malditos que actúan de asesinos para tomar las vidas de los príncipes."

"Si tal vez, no tal vez no, debemos estarlo." Afirma para entonces comer rápido hasta que siente que se le atoro en la garganta.

Se alarma al verlo atragantandose. "¡B-bobo no comas así te puedes ahogar!" Exclama la de las gafas para darle una muy fuerte palmada en la espalda que además de aliviarlo lo deja un poco adolorido—.

El felino logra aliviarse conteniendo las pequeñas lágrimas de solor. "Cof, cof gracias Mayura, me entusiasme un poco y gracias por comprar esto, está delicioso." Agradece en última instancia por la comida.

Mayura se ruboriza ligeramente. "De nada y sabes podrias regresarme el favor comprandome un bento también además también compré unas sodas de naranja." le da una lata a Kaizon y ella abre la suya dando un leve sorbo.

Acepta la lata asintiendo. "Si te regresare el favor algún día o tal vez cocine para ti alguna vez, recuerdas que cocino bien." bebe un poco de su soda después de abrirla y luego sigue comiendo en total calma.

"Si comparado con esto tu comida es mi manjar de dioses personal." Dice ella como halago personal a su dueño.

El felino alza su ceja un poco sorprendido. "Vaya que raro escucharte decir eso, antes solo decías que mi comida era exquisita."

"Eso era porque antes no sabía lo que era estar confinada a comer siempre la comida de la tierra y específicamente la de aquí de Japón, especialmente eso que llaman takoyaki, es muy delicioso pero es algo simple para como lo hacen además de que tienen mucha variedad de fideos y muchas recetas con el arroz en cambio tu siempre tienes ese algo que hace tan especial tu comida." Explica ella a nueva cuenta halagando al felino.

"Así que era eso, no te angusties, algún día podrás probar mi comida otra vez." dice calmada mente mientras se come un poco de las salchichas en su bento después de remojarjarlas un poco en el curry. "Que delicia tengo que hacer una receta personal y de mi propiedad con la simpleza de ingredientes que hay en este bento."

Mayura se adelanta a eso poniendo una libreta con anotaciones al lado de él. "Ya me adelante a tomar notas solo para ti cuando tengas la oportunidad de ponerte a crear y hacer tu magia en una cocina."

"Por eso además de ser mi tesoro sagrado eres mi mejor amiga a la que no podría reemplazar con nadie." le sonríe cálidamente a su compañera en señal de felicidad y gratitud.

Mayura siente a nueva cuenta como si sus mejillas se calentaran y que sus anteojos de alguna forma se empañaran pero tose ligeramente para seguir comiendo en tranquilidad aunque también expresa una linda sonrisa en su rostro que complace a Kaizon.

El gato negro luego fija su atención en su comida que se enfría y la come con tranquilidad en compañía de Mayura mientras siguen mirando al horizonte aunque claramente además de ser solo dueño y tesoros con una relación de amigos puede que haya algo más claro está por la forma en que Kaizon rodea su cola alrededor de la cola de su canina amiga que se sonroja un poquito más al sentir la cola de su gatuno dueño mientras que en otra parte de la ciudad al parecer se encuentran esta vez Takumu y también Hironobu en lo que parece ser una biblioteca pública bastante grande ya que se encuentran en el segundo piso de esta en la zona de lectura inmersos en alguno que otro libro puesto que ya llevan leídos unos 5 libros que tienen a sus derechas. Sin embargo el felino blanco es el primero que cierra su libro juntando sus manos en lo que fija su mirada en el felino grande sentando en frente suyo.

El felino blanco mira a los ojos a su tesoro sagrado. "Hiro porque querías verme estaba en algo importante, algo inusual."

Hironobu cierra su libro ligeramente. "Perdón Takumu, solo quería que hablaramos y también hacerlo estando solos." Explicó excusándose el león blanco.

"Si estás serio así de serio entonces es algo un poco grave no es cierto." Intuye el ángel dando en el blanco claramente.

El felino grande simplemente asiente con la cabeza. "Si… hace no mucho el día de hoy, Osamu se dio cuenta de que Jeremy esta punzando al príncipe Hydesu."

Al escuchar lo de punzar, Takumu se tensa un poco incluso sus bigotes y su cola se alzan un poco al oír eso. "Continua…" espeta seriamente.

El león se aparta un cabello de la cara seguido de aclarar su garganta para empezar a hablar. "Según Osamu y por la discusión que tuvo con Jeremy, por lo que puedo deducir la impureza debe de estar manifestándose en el principe como nada más que una pequeña mancha negra de forma temporal pero… si Jeremy continúa haciendo lo que le plazca ya sea como robar o hacer cosas del todo no muy buenas considerando que el ya no es un ser vivo temo que cause un gran daño en su dueño y que también se dañe a si mismo dando unos pasos en falso y ciegamente para convertirse en un demonio…"

"Así que eso sucede…" el felino blanco suspira mientras se reclina en la silla mirando hacia arriba pero solo por unos segundos y fijar la vista otra vez en el león. "no podemos perder a Jeremy y menos dejar que lastime al príncipe Hydesu. Ellos son prodigios que solo aparecen cada 10 años, únicos en su tipo. Por ahora dejemos que Osamu vigile bien a Jeremy y mantengamos esto entre nosotros, Kaizon podría alterarse si sabe que su joven señor ha sido punzado por su tesoro, no obstante no podemos ignorar a Jeremy así de fácil, Hironobu haz un espacio entre tus patrullas para darle apoyo extra a Osamu pero de manera anónima, mientras el vigilante de cerca tu lo harás a la distancia si algo pasará solo tienes que decir el nombre completo del tesoro sagrado del joven príncipe del inframundo para efectuar la restricción."

Hironobu asiente seriamente con la cabeza. "Entendido, sin embargo ¿que era eso que te parecía tan extraño Takumu?"

El gato blanco cruza sus brazos. "Un extraño aumento repentino de un aura divina pero no era del príncipe Sebastian o del príncipe Hydesu puesto que ellos se hallaban en otra zona distinta de dónde sentí ese aumento de energía que al instante que apareció se desvaneció como si nunca hubiera estado allí, paso muy rápido y no pude memorizar exactamente su ubicación de origen." Explica a su tesoro.

Hironobu acaricia su mentón pensando en algo mas. "Ya veo. No obstante es raro sentir eso en la tierra, los dioses japoneses siempre han permanecido neutrales como simples observadores desde los cielos sin mover un solo músculo a no ser que en verdad algo los haga bajar a la tierra. La única hipótesis es que los japoneses ya sabían acerca de la existencia de los príncipes desde que los escondieron aquí con la gente normal desde hace 12 años pero no han hecho nada ante eso aunque ¿porqué habrán esperado hasta pasar los años para hacer algo?" Espero con esa única duda.

Takumu niega con la cabeza. "No… la hipótesis debe estar mal, en la parte de que los dioses de Japón saben de los príncipes si debe ser correcto pero en la parte donde quieren hacer algo en contra de los niños debes estar mal y tampoco asimiló del todo que esa presencia que sentí sea la de un dios de japon… lo que sentí se sintió muy familiar…"

"¿Familiar dijiste?" Pregunto extrañado.

"Si, se lo que sentí y solo puedo comparar esa energía con alguien muy cercano al príncipe Sebastian pero he de suponer que el no sabe en donde se encuentra el joven príncipe lo cual no tendría sentido para que esté aquí en Tokio, Japón." Explicó honestamente al león.

"¿Pero de quién está hablando?" Quiso saber el felino grande cruzando los brazos con interés.

Takumu hizo un pequeño silencio pero lo rompió al decirlo. "La deidad que gobierna el sol y es un profeta que ve el futuro."

Hironobu al tener eso en mente la idea se le vi o fácilmente a la cabeza. "Apolo, el hermano del príncipe… Ya veo el porque sería ilógico su presencia en esta parte de la tierra."

Takumu concuerda con el asintiendo con la cabeza. "Si y por esa razón tengo que investigar hasta llegar a una respuesta que me aclare las dudas si tan solo pudiera tener un indicio por el cual comenzar a investigar…."

Mientras tanto en lo que parece ser un colegio al que asisten tanto los estudiantes de primaria, secundaria y preparatoria. Ya siendo casi las 4 de la tarde en estos momentos, un canino de 13 casi asemejandose a un lobo que posee un pelaje oscuro pero muy claro además de tener el cabello negro casi un poco largo pero corto y con un peinado en el que la parte del cabello que cae hacia su frente está curvado hacia arriba, posee ojos con el iris de color melocotón que viste una playera negra con las mangas arremangadas hasta los hombros con una letra "K" estampada en el pecho con un pantalón deportivo y que usa unos tenis deportivos verde con naranja y que de por sí posee una complexión física hecha para el deporte resaltandose en los músculos un poco visibles en sus brazos pero lo más increíble de este canino es su parentesco increíble con Saburou…

"¡Hey Hanamura perdón digo Kato!" Grita nada más que Reiji quien llega corriendo hasta el nombrado con su chándal deportivo puesto. "¿Si ya te vas déjanos acompañarte hasta la estación de autobús?"

Manabu también llega también a dónde están y usando su chándal. "Di que sí Kato."

Kato sonrie suavemente asintiendo. "Claro no tengo problemas en que vengan conmigo, Shirou, Hyodo. ¿Y porque traen el chándal del club puesto, no trajeron ropa que ponerse después de las actividades del club de fútbol?" Pregunto dando en el clavo.

Por lo dicho este baja un poco las orejas. "Ah eso pues nos quedamos dormidos esta mañana y como todo paso muy deprisa en nuestra casa se pasó poner ropa de respaldo para cambiarnos después de haber hecho la práctica de hoy del club contra el equipo B." Explicó algo avergonzado Reiji picando sus dedos.

Manabu avergonzado se rasca detrás de la cabeza. "Asi que tuvimos que tomar de nuestros casilleros de la sala de club nuestros chandales."

Asiente el lobo gris en respuesta. "Exactamente." Dice Reiji que sonrie de forma nerviosa.

Kato ríe un poco pero al rato se calma. "Bueno par de atolondrados vámonos y quizás en el camino hablamos un poco." Les dice en lo que comienza a caminar como si nada con los dos lupinos a sus lados hasta la salida del colegio y caminar por la calle. "¿Oigan y que tal lo están llevando con sus hermanos, aún están en plan depresivo sin querer venir a la escuela?" Pregunta de pronto el híbrido por los dos hermanitos de sus amigos.

Reiji frota su mejilla con su dedo índice de su diestra pensándolo un poco. "Bueno si ellos avanzan a su modo, estudian en casa ya sea con un Wizard de aprendizaje o unas cuantas lecciones nuestras o de nuestros padres. Pero no van para nada atrasados siempre entienden todo a la primera explicación o ejemplo que les damos al respecto y hasta hacen las tareas que publican en el sitio web de la escuela, siempre casi en las noches los vemos haciendo las tareas dirigidas a los alumnos de primaria del salón 6-A."

Manabu está en mismo plan Reiji. "Son unos niños bastante aplicados aunque no están del todo bien aún como para tener a tanta gente rodeándolos. No deben sentirse listos todavía como para estar de regreso en el ambiente escolar, hasta una vez nuestros padres les hicieron una prueba de Coeficiente Intelectual y créeme que casi me da un ataque cuando lei el resultado que salió para ambos, era inaudito."

Reiji asiente con los brazos cruzados. "Si papá estaba que le decía a todo el vecindario lo inteligentes que son Hydesu y Sebastian así que a lo mejor también esos niños piensan para que necesitan la escuela a estas alturas si ya podrian ir a la universidad saltándose unos cuantos grados así de fácil y simple como si encestaras un tiro libre en el baloncesto pero da la casualidad que ellos no han dicho ni una palabra de universidad y menos mi papá o tío Yuto, así que estamos sin noticias todavía de si están o no están bien en el sentido mental y emocional como para volver a asistir al colegio."

"Aunque yo admito que me preocupa un poco que vayan al colegio y tengan como compañera de clase a esa niña tan creída y para un plus es la delegada de su clase." Explicó el lobo blanco cruzando los brazos.

Kato al principio no pareció entenderlo pero al escuchar lo de delegada lo capto. "Oh hablan de Rinko Tachikawa pues no sé preocupen ella habla mucho más de lo que puede pero no lastimaria ni a una inofensiva mosca por mucho que la molestara."

El lobo suspira "Si eso dices tú Kato." Responde Reiji.

"Nosotros aún estamos un poco preocupados al respecto y…" sus palabras son cortadas cuando el lobo blanco recibe un correo en su brotherhood band. "¿Un correo de quién será?, mejor lo leo….. vaya, Reiji estaremos de niñeros el resto del día, papá dice que el y tío Yugo no van a llegar a hasta altas horas de la noche y también dice que vayamos a acompañar a Hydesu y a Sebastián a casa, ambos están solos en un parque infantil a 3 calles de aquí." Informó el lobo blanco.

Reiji asiente con la cabeza. "De acuerdo luego de ir por ellos nos vamos todos juntos a casa, ¿Kato no te importa verdad?"

El híbrido niega con la cabeza. "No para nada, hace ya como una década desde mi punto de vista que no veo a sus hermanitos en persona." Dijo el bromeando con lo de década.

"Claro será bueno que vean una cara conocida o al menos una que no han visto en unos años." Secundo amigablemente el lobo gris.

Mientras tanto en aquel mismo parque infantil en el cual se hayan nuestro particular cuarteto a solas en los columpios llegan finalmente a una sensata decidió al respecto de cierto lugar…

Hydesu se mueve ligeramente en el columpio mirando al suelo. "Entonces… Vamos a… ¿darle una oportunidad a la escuela?"

Sebastian asiente. "Es el segundo paso que tenemos que dar si queremos seguir con esto, el primer paso fue admitir que queríamos seguir adelante con nuestras vidas a partir de hoy y los días que le siguen por lo tanto tenemos que darle un chance a ir al colegio…" dice el lobo rubio.

Hydesu alza su mirada ya un poco más decidido. "¿Entonces cuando empezaremos a ir otra vez?"

El de ojos rojos se lo piensa unos momentos. "Bueno… pensaba en que asistiera nos nuevamente después de unos dos o tres días ya que tengo que digerir bien el asunto de volver a estar en un salón de clases y creo que también lo crees así ¿no?" Insinua claramente con la razón.

El menor de ojos azules asiente con la cabeza. "Si tienes la razón en esto. Además quien sabe en qué tipo de locura pensaría Rinko si supiera que al final sí iremos."

Sebastian tiembla de solo imaginarselo. "Solo hagámoslo creer que aún nos negamos a ir por dos o tres días y entonces BAM impacto directo a su ego cuando estemos presentes en el salón de clases, quiero verle la cara cuando pase ¿No crees que hasta se le caigan los bigotes por el susto que le daremos?" Dijo Sebastian con una sonrisa bastante traviesa.

El lobito azabache sido un poco avergonzado por su amugo. "Bueno… No hay que exagerar tanto…"

Sebastian siguió con esa sonrisa sin dejar de inaginar. "Déjame soñar y ya. Osamu tu que dices."

Osamu le alza el pulgar guiñando un ojo. "Estoy contigo completamente jajajajajaja ya me imagino el solo ver la cara de esa <<amiga>> suya cuando se aparezcan como fantasmas así de repente en el colegio jajajajaja." se aguanta un poco el estómago de tanto reír que sin querer se tropieza y cae al piso.

Jeremy se quita sus audifonos un momento para susurrar la palabra: Idiota, pero aparte escucha algo que parece el sonido de un motor y alza la cabeza para ver una especie de vehículo que parece un coche bastante lujoso que aterriza en medio del parque justo frente a Hydesu y a Sebastian. "¿Y esta cosa que demonios es?"

Sebastian por su mirada completamente sorprendida se diría que se que es. "No puede ser es un auto hecho completamente a base de las ondas de energía Infinity, esta clase de cosas solo pueden hacerse si sabes configurar bien tú Brotherhood Band para manipular las ondas de energía intangible para que se convierta en materia sólida. Papá habla un montón sobre esto desde que configuro nuestras Bands para que hicieran esto aunque nunca pobre la función de materialización antes y es la primera vez que lo veo en persona." Dijo con completa emoción mirándolo bien.

"Jejeje es lindo que te guste." —
Dice una fastidiosa voz seguido de que la ventanilla del auto baja para ver que la dueña de la voz es cierta felina petulante y fastidiosa.

La sonrisa y emoción de Sebastian desaparecen al instante para mostrar cara de fastidio. "Hablando del diablo… ¿Así que este cachivache tan bonito es tuyo entonces porque Shinichi está al volante y mejor dicho qué haces conduciendo uno?"

El lupinos las gafas de las acomods un poco además de parecer que estás brillan al estilo anime. "Los menores de edad pueden conducir vehículos solamente hechos a partir de la materialización de la materia sólida de las ondas de la energía Infinity por lo que hablando honestamente no estamos rompiendo la ley."

La felina sonríe con superioridad. "Exacto y para que vean que no soy TAN mala les dejare pasar por esta única vez el asunto del colegio si vienen a pasear con nosotros en mi coche de ondas Infinity sólidas." Dice en lo que hace señas a alguien y entonces del espacio de pasajeros se baja Saburou con una mirada neutral para abrir como si nada la puerta del coche del lado del que están Hydesu y Sebastian. "Solo será un inocente paseo."

El lobo con un mechón blanco entrecierro los ojos sospechosamente. "Esto me huele a trampa…" cruza los brazos sin suavizar su mirada.

Hydesu se levanta del columpio y va a dónde Saburou e inclina levemente su cabeza hacia abajo. "Perdoname por el golpe que te di, no era mi intención hacerlo. Lo siento en verdad Saburou."

Sospechosamente se queda en silencio pero no por mucho. "… Al contrario yo lo siento más por ti… hijo de Hades… y por ti también hijo de Zeus… Tío… Cross ven." Dice Saburou sorprendiendo de por sí a los dos niños y sus tesoros que en ese mismo instante un leve resplandor los ciega a todos de momento y es cuando ahora Saburou tiene a su disposición un gran espadon junto a que viste una capucha y unas vendas alrededor que le hacen de bufanda. "Morirán ante mi."

"Eh." Dice de sorpresa el lobo azabache.

"Qué." También dice de sorpresa el lobo rubio.

"Oh oh." Espeta el zorro apenas poniendose alerta.

"¿¡Un titán!?" Exclama alertado el lobo café.

Saburou sonrie un poco satisfecho. "Ahora los veo, sus tesoros sagrados entonces tal como yo son hijos de dioses, al parecer decías la verdad Cross, entonces tengo que aceptarlo… aceptar mi divinidad como hijo del dios griego del sol y de las profecias, Apolo." Dice nuevamente algo más que sorprende mucho.

"¡Doble QUÉ!" Exclaman al unísono los lobos azabache y rubio.

Rinko: ¡Saburou pero que diantres haces!

Saburou gira su mirada hacia Rinko con una expresión gentil. "Delegada si le demuestro de que soy capaz volverá a confiar en mí pero no permitiré ninguna intervención, sin embargo no se preocupe yo nunca la lastimaria ni a usted iba Shinichi solo tendrán un viaje algo movido." Dice con total calma seguido de que chasquea los dedos apuntando directamente al vehículo de ondas Infinity sólidas haciendo que comience a fallar.

"Kyaaaah ¡Pero que sucede Shinichi has algo!" Exclama en queja la felina a su compañero de las gafas.

Shinichi histérico trata de manipular el el volante y los cambios. "¡No puedo el volante y los cambios de velocidad no responden y tampoco el acelerador ni el freno!" nota que las puertas se cierran solas con todo y seguro seguido de que el coche se comienza a manejar solo y dar vueltas en circulo como loco por encima del parque infantil sin control alguno. "AYUDAAAAAAAA."

"AAAAAAAAAAAAAAAAH." Grita de miedo Rinko también

Hydesu le dedica una mirada preocupada a Jeremy. "Ay no eso está mal. Demasiado mal."

Jeremy chasquea los dientes con molestia. "Esto no me gusta nada, pero no me lo esperaba, como es que los bobalicones de Takumu y de Kaizon no dijeron nada de que el dios del sol tuvo descendencia. Hydesu usame si no quieres morir como un maldito imbecil, está claro que nos quiere matar, está del lado de los titanes." Anuncia claramente Jeremy para que el menor lo entienda claramente.

Hydesu se queda con la duda en el aire aunque... "Pero, pero es… es Saburou jamás podría…" la duda lo domina totalmente al punto que decide tirarlo por la borda. "Lo siento Saburou. ¡JEREMY!" en ese instante Jeremy se convierte en la espada de Hydesu que ahora empuña en sus patas sin dudar. "No quiero hacerte daño pero tendré que golpearte un poco para que reacciones Saburou." Dijo sin más Hydesu con Jeremy en forma de espada en sus patas.

A Sebastian las palabras de Saburou Hanamura se le quedan un buen rato en la mente hasta que repite ciertos fragmentos. "Hijo de Apolo… momento o sea que soy tío y ¿y porque tenemos la misma edad?, grrr a quien le importa esos detalles, ¡Osamu!" Nombra al zorro sin importarle nada más que pelear al mismo tiempo que ve como Osamu se ilumina y aparece en patas de Sebastian convertido en la gran espada que es realmente.

Saburou se queda extrañado por lo último que dijo Jeremy. "No se que es eso de titanes pero no estoy del lado de nadie, hago esto por mis propios motivos, para recuperar la confianza de Rinko y la lealtad de Cross." Respondió solamente Saburou como si nada.

"Saburou Si alguien te llevo a hacer esto cálmate podemos hablarlo y…" está por decir Hydesu pero sus palabras son cortadas.

El canino híbrido de ojos color melocotón alza la mirada molesto hacia Hydesu. "¡NADIE ME FORZO, EL ÚNICO CULPABLE ERES TÚ!" Dice con rabia para luego clavar su espadon en el suelo creando una onda expansiva de energía de fuego que puso alerta a ambos lupinos que saltaron al aire y de alguna forma han conseguido volar manteniéndose allí arriba. "¡Tu eres la causa de mi odio, Hydesu Shirou, te mataré a ti y a Sebastian Hyodo aunque tenga que arriesgarme a mí mismo en el intento!" Declaró totalmente furioso.

Sebastian mira de reojo a Hydesu. "Es inútil Hydesu, tenemos que pelear con el pero tenemos que tener cuidado, ese fuego creo que se sintió igual al sol veraniego y de la playa juntos pero a mucha más intensidad como si el mismo sol estuviera cerca de nosotros, hay que tener cuidado, nos puede quemar." Advirtió el lobo de ojos rojos.

Afirma el lobo azabache con la cabeza. "De acuerdo… y por cierto cómo es que estamos volando." Dijo el dándose cuenta de cómo están flotando.

Sebastian hasta ahors no se dio cuenta. "No lo sé solo salte por instinto después pensé en que no quería tocar el piso y puf ya estoy flotando." Explicó no tan detalladamente la descendencia de Zeus.

Ante la explicación poco detallada este se sonroja frotando su mejilla con su dedo. "C-creo que es lo mismo conmigo." Admitió el menor con vergüenza Hydesu.

Saburou silbo algo fuerte para hacerse notar. "Se acabó la charla, voy por ustedes."

Saburou salta también y se lanza contra ellos comenzando a luchar completamente igualados a a excepción de que ahora Saburou tiene más fuerza mientras que Hydesu y Sebastian de momento tienen la velocidad de su parte mientras que casi cerca de ese mismo parque. Reiji y Manabu en compañía de Kato que no sabían nada de lo que estaba sucediendo de pronto siente unos cuantos temblores que alerta principalmente a los dos lupinos que corren totalmente preocupados por sus hermanos mientras son seguidos por Kato que extrañamente tiene una mirada muy seria al correr detrás de sus dos amigos como si supiera lo que estaba sucediendo mientras que en medio del parque o por así en el aire Hydesu casi es alcanzado por una bola de fuego que le lanzó Saburou mientras que Sebastian intenta atacarlo por detrás pero es sorprendido por como tan simplemente el canino le bloquea el ataque con solo mover su espadon al lugar exacto y momento exacto en su espalda para luego darse vuelta para conectarle una fuerte patada en todo el estómago al lobo rubio que escupe bastante saliva junto a un poco de sangre por la magnitud del golpe. Hydesu de solo ver eso se queda atónito pero se lanza al ataque bastante rápido pero su oportunidad se pierde al recibir un puñetazo del mismo Saburou en todo lado izquierdo de su cara que lo hace escupir un fino hilo de sangre, ambos se quedan aturdidos un poco por los fuertes golpes pero no dura casi nada de solo sentir como de repente Sebastian es tomado de la cola para después ser mandando a volar y chocar contra Hydesu seguido de caer los dos al suelo del parque con un estrepitoso sonido parecido a un poderoso terremoto que lo sacude todo muy violentamente aparte de que deja mayormente aturdido a Sebastián mientras que Hydesu lo trata de hacer reaccionar junto a Osamu que le habla directamente a su mente pero no hay reacción alguna.

El menor sacude constantemente a su primo para hacerlo reaccionar. "Sebastian, Sebastian reacciona, Sebastian por favor di algo regresa en ti. ¡Sebastian!" Dice con desesperación Hydesu llamando a Sebastian.

"Oye no te nos vayas a dormir ahora, reacciona por amor a los dioses. Sebastian despierta, reacciona." Dice desesperado igualmente el zorro blanco a la mente del menor.

Hydesu lo vuelve a sacudir ligeramente. "Sebastian reacciona. ¡Reacciona!" Dice llamandolo otra vez.

"¡Sebastian, Hydesu!" Llaman de sorpresa dos voces conocidas por el lobito azabache.

Alza la mirada dirigiendola a la entrada del pequeño parte viendo que son Reiji y Manabu. "¡No vengan por favor es muy peligroso!, ¡Váyanse!" Les exclama en un alarmado grito el de ojos azules.

El lupino de 13 años de ojos café mira la situación quedando de lo más confuso. "¡Pero que está pasando!" Dice Reiji en una exclamación.

El otro lobo de 13 años de ojos azabache está igual de confuso. "¿Y que le pasó a Sebastián? ¿¡Y porque Saburou está volando!?" Exclama de lo más confundido posible Manabu sin tener respuesta.

"¡Eso no importa por favor hermano, Manabu váyanse de aquí, CORRAN!" Grito otra vez Hydesu a su hermano y a Manabu.

El híbrido de cabello negro sonríe de solo mirar a la invitados. "Pero qué interesante, que puede ser peor que un golpe físico que uno directamente al corazón." Espeto Saburou sonriendo para concentrar bastante energía en su espadon. "Díganle adiós a sus hermanos. Que mal que Sebastian perdió el conocimiento y no podrá ver esto. ¡Adiós Reiji Shirou y Manabu Hyodo!" Grito bien alto en lo que también lanza una lluvia de cortes de energía directamente hacia Reiji y hacia Manabu que no ven como huir de esa lluvia de tajos de energía.

"¿¡NOOOOOOOO!?" Grito Hydesu lleno de completo miedo al ver cómo la vida de dos personas estaba a punto de terminar.

Pero justo en el momento que estaban por ser alcanzados por los cortes de energía una especie de barrera color naranja rojiza bastante grande se alzó para proteger a los dos lupinos que cae de culo al suelo completamente sorprendidos por haberse salvado y más por ver quién fue el que levantó dicha protección que se halla parado en frente de ambos y a la vista de tanto Saburou como de Hydesu y Sebastian que recuperó de a poco la consciencia viendo la escena que está ante sus ojos… Kato está en frente de Reiji y de Manabu con la mano alzada proyectando la barrera que los protege mientras que los más sorprendidos son Hydesu y Sebastian pero quien no se lo esperaba era Saburou ya que el pensaba que su hermano no debía de haber despertado sus poderes pero al parecer se equivocó.

Kato ni cuenta se de cómo las miradas de sus amigos están fijas y desorbitadas solamente en el. "Reiji… Manabu… ¿Se encuentran bien?" Dice volteando un poco para mirarlos.

Reiji y Manabu solo alcanzan a proferir unos casi inaudibles: si pero deciden levantar su pulgares de forma temblorosa para confirmarlo.

Kato suspira del alivio. "Tendrán sus preguntas pero las tengo que responder después, escuchen con atención voy a salir y ustedes quédense aquí no toquen mucho la barrera o desaparecerá yo tengo que encargarme de mi hermanito…" Dijo y ordenó al mismo tiempo con una seria mirada.

Reiji y Manabu no encuentran las fuerzas para hablar puesto que siguen en shock y solo asienten con la cabeza.

Kato asiente también dándoles la espalda. "Bien… Kaiser puedes mostrarte." Ordenó el híbrido.

Ante la mención de ese nombre una pantera de al menos unos 17 años de pelaje casi del todo negro excepto por su cabello teñido en las puntas de color blanco, con el iris de sus ojos de color azul ceruleo vestido con una sudadera de capucha gris muy clara con un estampado de pelota de baloncesto, pantalones holgados que parece que le quedan un poco grandes con tenis de color blanco con líneas negras que lleva colgando una cadena del costado izquierdo de su pantalon que se mantiene enganchada de los pasadores de su pantalon donde deberia pasar un cinturon hace acto de aparición con solo toser levemente para hacerse notar al tocar los hombros de Reiji y de Manabu que se exaltaron de solo sentir las manos de alguien en sus hombros.

La pantera de ojos cerúleo se le acerca a Kato quedando a su izquierda. "Siempre tan sincronizado Kato, así que tu hermano..."

Kato lo mira a la cara. "Después te cuento que esta pasando pero tengo que usarte ahora para darle una pequeña leccion." Dijo solamente para no entrar en detalles.

Kaiser asiente. "De acuerdo adelante."

Kato suspira y hace lo que debe hacer. "Ven Kaiser."

Entonces con un simple brillo, Kaiser ahora se convierte en lo que parece ser un par de guanteletes y botas hechas de algún material desconocido y siendo estás de un color tierra con ligeras alineaciones blancas como si los guantes estuvieran hechos de tierra además de que porta una pañoleta negra larguísima en el cuello y una espada persa reposa en su espalda guardada en una funda de arma para luego entonces abrir la barrera para salir debe está y cerrarla dejando a salvo a los dos lupinos en ella seguido de echarle un vistazo a los dos menores que siguen conmocionados.

"Hydesu y Sebastian verdad, han crecido un montón desde la última vez que los vi, soy amigo de sus hermanos, soy Kato y yo me encargo de Saburou al fin y al cabo es mi hermanito, ustedes detengan ese coche de ondas Infinity sólidas." Dice Kato con bastante seriedad y confianza en que todo saldrá bien.

"Pero como lo podemos hacer." Pregunto Hydesu.

Kato les sonrie amablemente decidiendo explicarles. "El truco es muy simple, solo tienen que encontrar un punto de acceso desde los caminos de ondas del cielo y entonces centrarse en ser uno con la energía Infinity que nos rodea y entonces entrar en el sistema del del vehículo de ondas sólidas, ¿entendieron?."

"Si y… claro que lo intentaremos." Respondió Sebastian.

Kato les alza el pulgar co.o diciendo suerte. "Dense prisa y no se preocupen por mí, yo puedo solo." Ahora solo mira a su hermano y flota en el aire hasta donde está quedándose a unos metros de distancia en el aire de Saburou. "¿Cuando conseguiste despertar tu poder y tener un tesoro sagrado y porque razón quisiste atacar a tus amigos a la vez que volviste loco al coche en el que me supongo que van Rinko y Shinichi o me equivoco?" Dijo Kato con tono de voz seria y calmada.

Saburou solo se queda callado con la cabeza y mirada hacia abajo. "Entonces es verdad… Cross… Mi tesoro sagrado al final tenía razón, tú sabes quién es papá en realidad así que entonces ¡porqué razón tú y mamá no se dignaron a sentarse y hablarlo conmigo cuando siempre me quejaba de no tener un padre!" Reclamo con un tono de voz alto a su hermano.

Kato de solo escuchar hace rechinar los dientes. "¡Claro que si tienes un padre!" Le reclama

El menor le fulmina con la mirada. "¡No es mi padre si el nunca ha estado presente en mi vida!"

"¡Si lo estuvo pero tuvo que dejarnos aquí en la tierra a mi, a mamá y a ti!" Le reclama en contra el mayor.

"¡Y porque razón porque no quiere ni vernos a la cara si quiera!" Le exclama furioso Saburou emanando energía a su alrededor.

Kato se enfada empezando a emanar energía también. "¡Ni siquiera lo conoces y hablas mal de él!"

Saburou gruñe con mucha rabia. "¡Pues perdoname hermano por no conocer al hombre que tú si pudiste conocer pero YO NO!" Dice con su furia al límite y se lanza directamente contra Kato con la intención verdadera de rebanarlo.

Kato como si nada sin ningún esfuerzo detiene en seco el ataque del espadon de su hermano con simplemente una mano cubierta por el guantelete. "No sabes ni lo que dices estás completamente ciego por la ira que alguien te indujo inconscientemente."

"¡Cállate Kato!" Le grita el híbrido desprendiendo una gran aura llameante que envuelve a ambos.

"¡Kato!" Exclaman en un grito todos los presentes.

La preocupación fue fugaz ya que ven como el canino con solo mover su brazo derecho como si abanicara a algo desvanece todo el fuego a su alrededor.

Kato les dirige la mirada a Hydesu y Sebastian "¡Dense prisa con los que les dije arriba de ustedes hay un camino de ondas Infinity que pueden usar para unirse con la energía misma y entrar al sistema del vehículo, una vez allí eliminen todo lo que parezca hostil, los que residen allí se llaman virus, son solo datos ofensivos pero peligrosos así que acaben con el que parezca el líder cuando lleguen a la matriz central del sistema!" Les ordena con seriedad.

Hydesu y Sebastian asienten temblorosamente con la cabeza. "D-de acuerdo."

Ambos suben flotando al camino de ondas por encima de sus cabezas y al solo pararse en el camino sienten una sensación completamente nueva como si estuvieran conectados a todas partes o la facilidad de ir a dónde quisieran pero se calman un poco tratando de que nada los abrume totalmente mientras se intenta concentrar plenamente en el coche de ondas sólidas que sigue en descontrol a la vez que van entrando poco a poco en completa sincronia e armonía con la energía Infinity que pueden sentir a su alrededor.

Saburou se da cuenta de lo que planean. "¡No lo harán!" Va volando con intenciones de impedir su plan.

Kato se interpone en el camino del menor. "Ni lo intentes Saburou si quieres llegar primero a ellos tendrás que matarme a mi antes de hacer lo que te propones." Dice el con los brazos cruzados.

Saburou chasquea con la lengua con fastidio.

"Saburou encarguemonos primero de tu hermano, después perseguiremos a esos dos y terminaremos con el tra… el objetivo que te has fijado y hacerlos pagar con sus vidas." Dice el zorro azabache directo a la mente de su dueño.

El canino híbrido asiente con la cabeza. "Bien hagámoslo así Cross." Acto seguido se aleja de Kato apuntándole con su espadon. "Bien entonces pasaré por encima de ti primero hermano." Anuncia Saburou Co. Voz seria.

Kato se pone en guardia. "Nunca me ganaste en una lucha entre hombres, ni en las clases de karate o de judo que tomábamos de pequeños. Crees que me ganarás cuando estoy muy serio en estos instantes." Dice en lo que su mirada se afila más que antes para luego impulsarse hacia Saburou.

En ese momento Kato da un poderoso puñetazo de lo más concentrado que su hermano sin problemas recibe con su mano desnuda seguido de que intenta alcanzarlo con un corte sin probabilidad de fallas usando su espadon aunque no fue el caso ya que el mismo Kato con su mano libre detiene el ataque cortante para luego dar una fuerte rodillazo que le da directamente a Saburou en el estómago provocando que se desequilibre un poco quedando abierto por unos segundos en los que recibió al menos unos 20 puñetazos y patadas en tan solo unos pocos milisegundos a velocidad luz aunque el mismo Saburou no se queda atrás así que por orgullo de hombría como si nada una funda de arma aparece en su espalda en la que guarda a Cross seguido de que se lanza contra Kato quien al notar lo que insinúa también se lanza ante el y se dan un cargado puñetazo cada quien en su cara haciendo estremecer el lugar seguido de que con sus manos libres se lanzan un segundo puñetazo esta vez al estómago enterrando bien fuerte sus golpes en el estómago de su contrario haciéndolo escupir más sangre que saliva por lo que toman cierta distancia que se acorta al instante en que chocan el uno con el otro descargando una lluvia de solo puñetazos completamente iguales en velocidad, precisión, potencia y fuerza mientras tanto en lo que ellos están luchando, dentro del sistema del coche de ondas sólidas que parece un espacio muy diferente comparado al mundo real por los muchos caminos sólidos que flotan en el aire y la afmosfera que se siente, Hydesu y Sebastian han logrado avanzar lo más que pueden en el interior del sistema aniquilando a varios virus hostiles que parecen como si fueran saludos de videojuegos, eso y que cada vez que derrotan a uno consiguen ganar ¥ por lo cual Sebastian está como un avaricioso matando a todos los virus que se le atraviesen en el camino además de que una u otra forma por accidente pero uno de los buenos Hydesu descubrió que se podían usar las cartas de batalla que la gente tiene en sus Bands para eliminar virus en la vida cotidiana solo que el uso que le dio Hydesu por accidente fue usar una carta de espada que potenció su propia espada haciéndola más grande y teniendo más poder pero aunque fue bueno se ganó un largo griterío mental de queja de Jeremy por haber hecho eso debido a la sensación incómoda según el de sentir como los datos de la carta se funden con el en su forma de arma aunque con Osamu la historia fue diferente ya que tanto el y Sebastian se la llevaron bien en todo el camino usando los Power-ups de las cartas de batalla para abrirse camino entre los virus además de ganará más dinero extra mientras que Hydesu no lo hacía tan repetidamente debido a la "indigestión" de Jeremy al comenzar la fusión con la carta para activar su habilidad pero la cosa se puso complicada al llegar a la matriz central del sistema donde está claramente el virus que está causando los principales problemas en el vehículo de ondas sólidas.

Hydesu traga muy grueso al verlo. "Ese… es un gran toro…" dice nervioso.

Sebastian asiente con la cabeza con las orejas gachas. "Y escupe fuego además… a lo mejor es la representación del estado sin control y sin frenos del coche de ondas sólidas de Rinko, que mejor forma de representarlo como un toro de fuego totalmente robotizado y encima antropomórfico pareciendo una fursonas real."

"Si pero esto parece sacado de videojuego pero no sé de cuál aunque esto parece un poco…" estaba por decir Hydesu pero Sebastian completa la palabra que iba a decir pero mas directa.

"Barato y un poco cliché y anticuado." Completo Sebastian.

De solo oír eso el virus grabde se oscurece cambiando su apariencia hasta tener la apariencia totalmente idéntica de Saburou a excepción de que tiene dos cuernos de fuego en su cabeza.

Jeremy gruñe del fastidio por lo que provocó el lobo rubio. "Bravo imbecil en serio tenías que hacerlo enfadar para que se convirtiera en eso, ¿que tu amigo no puede ser más idiota e inbecil de lo que ya es Hydesu?" Dijo el canino a la mente de Hydesu.

Hydesu suda un poco frio. "Este Jeremy te acaba de decir uno de sus insultos pero mejor que se los diga todos en persona después de que acabemos aqui."

"Si estoy en contigo, después me peleó todo lo que quiera con Jeremy. Osamu que tal otra ronda de ataques usando cartas de batalla para mejorar el rendimiento en combate." Opino Sebastian pregubtandole a su arma.

Osamu responde primero con una risa. "Hazlo será divertido."

Sebastian sonríe feliz. "Pues que empiece la fiesta, una vez vencido este esta cosa sin duda me dará más montañas digitales de ¥ que me gastaré en muchas cosas que no he podido comprar con mis ahorros actuales."

Hydesu se da un ligero facepalm por las cosas que dice Sebastian. "Ay Sebastian no vinimos aquí por dinero vinimos para acabar con el virus que impide que Shinichi y Rinko tomen el control nuevamente del coche de ondas sólidas de Infinity que los tiene autosecuestrados dando vueltas sin control y quien sabe que más." Le recordó el azabache.

Sebastian suspira rendido. "Aaaaah ya está bueno entonces me centraré en solo acabarlo vamos. Carta de batalla, la espada plus, fuerza x40 activadas." Dice el en lo que despliega la pantalla flotante de su Band y selecciona la carta consiguiendo activarla haciendo que su gran espada se vuelva un tanto más grande y larga junto a la activación de la carta de refuerzo.

El ojiazul suspira poniéndose serio tambien. "Bien, perdon Jeremy pero necesito…"

Jeremy chasquea la lengua. "Odio esas malditas cartas… ¡Ya que esperas usarlas para que no nos maten imbecil!"

Hydesu se tensa y hace lo que iba a hacer. "Espada ligera plus, mejora de velocidad y fuerza doble plus activadas." Dice el y también despliega la pantalla flotante al igual que Sebastian para seleccionar las cartas de su elección consiguiendo activarlas haciendo que su arma se alargue un poco más juntobal hecho de sentir un gran aumento de velocidad y fuerza en su cuerpo. "Aquí vamos, ojalá le esté yendo mejor a Kato que nosotros… me preocupa Saburou…"

★★★★★★★★★​

Mientras que los dos muchachos están en pleno combate con el virus. Kato significativamente sigue luchando de igual a igual contra Saburou, los dos están llenos de unos notorios golpes más que nada en la cara y unos cuantos en el cuerpo además de que ahora alrededor de todo el lugar y el área en el que se encuentran Kato levantó una barrera inmensa para que las personas no siguieran entrando en pánico por los continuos estruendos que parecen terremotos o temblores causados por la magnitud de los impactos de golpe de cualquiera de los dos, Reiji y Manabu aún siguen expectantes de lo que está pasando dentro de la protección de la barrera que Kato hizo para mantenerlos a salvo del peligro del combate o del fuego cruzado o de cualquier ataque a traición de Saburou.

Saburou notablemente un poco cansado de tanto combate mano a mano se lanza una última vez contra Kato llegando a acertar dos puñetazos directos a la cara y un gancho ascendente justo en su quijada que desequilibra un tanto a Kato pero se reincorpora fácilmente en el aire para entonces ir de nueva cuenta a darle unos cuantos puñetazos a Saburou más acertados y directos que fallidos acompañados de patadas notablemente poderosas a la vez que se nota como si maniobrara a la hora de hacerlo logrando de ese modo más movilidad según parece junto a los muchos movimientos que ejecuta al dar una patada acompañado de un poderoso combo de varios puñetazos de los que Saburou casi ni escapa a excepción de que el no escapa sino que trata de seguir el ritmo con el que vienen los golpes para interceptar los uno por uno en el momento indicado para no hacerse tanto daño recibiendo los ataques directamente puesto que más la fuerza de su hermano y los guanteletes y botas que lleva encima eso lo hace más letal en sus golpes ya que Saburou solo está luchando con las manos desnudas, podría usar a Cross que está en su espalda ahora mismo pero no quiere que este combate entre hombres sea injusto a pesar de que tiene su meta fijada por lo cual en el preciso momento en que Kato se descuida Saburou se aleja de el tanto como puede para apuntar con ambas palmas de las manos abiertas y lanzar una concentrada ráfaga de muchos disparos de energía condensados que de solo ir llegando el impactando directamente contra Kato que los desvía con las palmas de sus manos sin ningún esfuerzo o también patea algunos desviando del mismo modo su trayectoria aunque algunos llegan a alcanzarlo del todo comenzando a levantar una gran nube de humo en la que no se puede ver nada en absoluto llegando a ser imposible saber si en verdad Kato resultó salir ileso de los ataques o de si alguna forma logro salvarse por poco pero la cosa estaba difícil de saber debido a los continuos disparos de Saburou que siguen y siguen hasta que comienza a disparar con ambas manos dando así un segundo de retraso en el que concentra energía en una mano y en la otra para seguir disparando continuamente hasta que al final acaba por detenerse y tomar unas cuantas bocanadas de aire en lo que se limpia un poco su frente y la barbilla el sudor en lo que busca fijar sus ojos en un punto exacto entre tanto humo para divisar a Kato a ver si en verdad consiguió salir ileso o quizás no tanto después de esa lluvia incontable de disparos sin ningún descanso…

El pelaje de la frente y cara de Saburou está empapado de sudor haciendo que parezca que brille. "Uff… uff… uff…" modera un poco su respiración para entonces esbozar una ligera sonrisa de supuesta victoria en su rostro. "¡Gane!" Dice riéndose bastante alto.

"Yo no estaría tan seguro de que has ganado hermanito, yo aún sigo vivito y coleando." Responde la voz de Kato.

Saburou Abre los ojos casi como si fuera platos por la impresion y paralizado por la resistencia de su hermano.

Kato como si nada abanica toda la nube de humo usando nada más y nada menos que la espada persa que mantenía en su espalda la cual ahora sujeta a dos patas ya que esa espada que tiene en manos es una de las de categoría que usa a dos manos. "¿Probaras mi acero?

Saburou le gruñe con rabia tomando también su espadon de su espalda agarrándolo firmemente con una gran molestia en su ser de solo seguir viendo a su hermano en frente suyo. "Esto terminará contigo a mis pies y con el par de bobos muertos para cumplir mi meta."

Kato alza una ceja dudoso de esas palabras. "¿Tu meta? No yo creo que alguien más te pidió acabar con las vidas de ellos dos para su beneficio a la vez que del tuyo también pero en un sentido que no es para nada el que tú tienes hermano, lo sé a la perfección porqué te conozco y si se que no conociste a papá y yo tengo que decir que mentí, solo tenía un año y no recuerdo muchas cosas de él, mamá pensó que sería mejor para ti no saber nada de él por eso ella me lo contó todo a mí y que tu vivieras creyendo que eras normal mientras que yo solamente fingía ser normal. Al menos tú tuviste más suerte hermanito."

"CÁLLATE DE UNA VEZ." Respondio gritando el híbrido lanzándose a gran velocidad hacia Kato con la intensa intención de acabarlo de un solo corte limpio y certero de su espadon.

Kato suspira con algo de preocupación. "Perdoname Saburou…" Concentra lo más que puede de su poder cerrando sus ojos empezando entonces a sentir su energía emanar de todas partes de su cuerpo incluso pasar hacia su espada que casualmente es Kaiser que siente como lo llena totalmente el poder Kato hasta su punto máximo tanto suyo como de su usuario

"Kato ahora." Comunico la pantera a Kato.

Kato entonces se deshace de su aura y en su lugar una especie de energía naranja como si fuera humo o niebla permanece en su cuerpo y en su espada para luego evadir con una voltereta en el aire el corte letal de Saburou para después moverse a la velocidad luz multiplicada por al menos unas 6 veces dando varios cortes con su arma desde todos los ángulos posibles haciendo que Saburou se quede con los ojos abiertos pensando en la gran diferencia que hay entre el y su hermano así como Cross está perplejo de lo que está aconteciendo, su usuario fue vencido lo que significa que el fue vencido por completo lo cual para nada estaba entre los planes que tenía o que al menos alguien tenía. Kato aún con su ataque vigente continúa su poderosa combo cortante hasta el punto que casi no se puede ver su figura pero entonces con un poderoso golpe de patada circular directamente hacia el suelo que manda directamente a Saburou a estrellarse en el suelo con un estrepitoso golpe da por terminado el combate con su hermano menor…

"Ugh…." Dice Saburou en un quejido de dolor.

Kato baja al suelo observando como si nada a Saburou. "No use toda mi fuerza en esos cortes, evite hacerlos demasiado profundos, aún puedes moverte pero esa patada si que no supe medir la fuerza con la que iba a golpearte así que lo siento por eso."

Saburou mira a su hermano a la cara. "Yo… Perdí…" se levanta pero se queda sentado.

"Esto no está para nada bien…" dice Cross pero consiguiente llamar la atención de Saburou.

"¿Que quiere decir con eso Cross?" Le pregunta el híbrido.

Cross Solo se queda callado sin decir nada.

"Regresa." Dice Saburou haciendo que Cross vuelva a su forma corporea.

Kato se da cuenta de la indumentaria del zorro. "Esa es… mi ropa."

"Kato ahora regresame también." Dice Kaiser.

Kato asiente susurrando el nombre del felino grande y lo hace volver a Kaiser a su forma normal. "Será mejor que comiences a hablar." Dice Kaiser de brazos cruzados.

"Cuéntanos todo lo que sabes no te saltes nada." Pide Kato también.

Saburou mira a Cross tratando de procesar la situación actual y también esperando con una expresión dudativa en su cara que pronto se hace una cara enfadada que hace que Cross trague grueso.

Cross respira con dificultad queriendo decir algo pero siente como si no le saliera nada pero al final cierra los ojos respirando hondo rindiéndose y abriendo los ojos mirando a los tres. "…. Apareci ante Saburou alentando su rabia e irá por el hijo del dios del inframundo hasta que tomo la decisión de nombrarme pero hay algo que no le dije…" Duda pero respira y habla de nuevo. "Alguien me ofreció un trato con tal de hacer que el hijo de Apolo matará a los dos hijo de los dioses mayores y si no lo hacía me harían desaparecer eternamente…" reveló el zorro empezando a temblar. "No pude decir que no, ya estoy muerto y no quería experimentar algo peor que el dolor de la muerte que no puedo recordar así que acepte y entonces apareció ante Saburou convenciendolo de hacer lo que le dije que hiciera y entonces fue cuando le dije como nombrarme e inconscientemente le dije que también aparte de hacerme su tesoro sagrado también me hiciera su tesoro maldito…" reveló también ese detalle dejando sorprendido a Kato pero más a Saburou. "Soy tanto ahora como un arma celestial que pertenece a un dios como un arma maldita que pertenece a una deidad completamente maligna o eso al menos fue lo que me dijeron los que me amenazaron con hacerme ir al olvido y no ir nunca al paraíso…" dijo mientras cae de rodillas al suelo comenzando a llorar desconsoladamente. "Lo lamento tanto… una parte muy grande de mi se arrepintió de hacer todo esto cuando apareció el hijo mayor de Apolo, tu Kato, me arrepentí pero ya no podía detener a Saburou, mi miedo por desaparecer fue más fuerte y no pude hacer nada más que seguir dejando que Saburou me usara hasta que llegamos a esto…" dice entre lagrimas .iebtras sorbe un poco su nariz sin dejar de derramar lágrima por lágrima.

Kato aún permanece serio pero sereno. "Así que eso fue."

El felino permanece sin palabras pero serio. "Semejante acto tan bajo… solo un titán podría hacer eso."

"¿Titanes?" Pregunto Saburou.

"Así se hacen llamar ellos, son dioses que tienen poderes que se equiparan con los del Olimpo incluso con los de nuestro padre. Los titanes son de quienes descienden Zeus, Hades, Poseidón y entre otros dioses griegos. Pero el peor de todos según los libros de historia es Cronos el más poderoso de ellos que controla al mismo espacio y tiempo o más bien era ya que está muerto pero no me explico que hacen sus seguires aún rondando." Explicó Kato a su hermano menor.

Cross solloza un poco tratando de dejar de llorar. "E-ellos los que me encargaron esto… d-dijeron que solamente querían hacer a un lado a los estorbos cuando el plan <<renacimiento>> empiece."

Kaiser alzó las orejas para oír y repetir eso. "Renacimiento… acaso están pensando en…"

"Renacimiento… ¿De que hablan?" Agregó Saburou.

Kato se rasco detrás de la oreja con un dedo. "Renacimiento… Regresar… Revivir… ¡Resucitar!" Dijo de sorpresa el híbrido.

"Maldito mocoso lengua larga has hablado de más de lo que debías." Dijo una voz en los alrededores.

"Nuestros planes secretos ya han sido revelados, no tenemos ninguna otra opción más que matar a los testigos." Le siguió otra voz.

Cross reconoce aquellas voces y comienza a temblar y a derramar más lágrimas, Saburou a pesar del engaño que le fue tendido por Cross, instivamente gateo hasta estar frente suyo para hacer de cubierta.

Kato se pone en guardia una vez más. "¡Kaiser!" nombra a la pantera para que nuevamente tenga en su posesión sus armas caminando al frente de Cross y de Saburou pero más por Cross ya que es como si lo protegiera. "¿Quienes son? Muestrense."

Ante la mención de que se mostrará de la nada aparece un simple coyote adulto seguido por lo que parece una hiena, ambos con un abrigo largo todo negro, la aparición fue asi de sorpresiva que Reiji y Manabu que apenas seguían procesandolo todo.

"Aquí estamos como lo pediste hijo de Apolo. Aquí presentes para matarlos a todos ustedes jejejejeje jejejejeje." Dijo entre varias risas la hiena.

"Joker dejate de juegos y transformarse de una vez para cumplir con esto y esperar a que los vástagos de Zeus y Hades regresen de la matriz tecnológica de ese coche de ondas sólidas." Dijo el coyote.

"Como órdenes Akito jajajajajajajajajajaja." Dice el llamado Joker que brilla para entonces convertirse en un par de pistolas plateadas con el dibujo de una carta del bromista junto a darle también una especie de armadura que reemplazó totalmente el gran abrigo negro, aunque la armadura venía con un extra, un hacha en la espalda.

Akito les apunta con las pistolas. "Si no se resisten mucho ni se mueven me asegúrate de darles una muerte de lo más rápida para que no griten mucho por cualquier bala perdida de un disparo fallido."

Kato aún en guardia sonrie. "Como si fuéramos a quedarnos quietos para que nos dispares todo lo que quieras. Lo siento pero no, eso no va a suceder en este mundo ni en otro así que porque no mejor te…" detiene su diálogo al notar como casi una bala le da directamente en el brazo pero rápidamente el recubrimiento de sus guanteletes se expande por todo su brazo y pecho al igual que el de sus botas abarca ahora todas sus piernas y abdomen, terminado en que la bala solamente rebotó. "veo que no podré razonar contigo hablando."

Akito aún sin inmutarse les sigue apuntando. "Y veo que tú tesoro sagrado tiene muchos trucos que desconozco cómo por ejemplo darte esa armadura a base de tus guantes y botas, no debes poder moverte o si."

"Al contrario, me queda como un guante, puedo moverme con total libertad sin ninguna incomodidad." Dice el híbrido que ahora mira a Saburou. "Quedate con Cross y no interfieras, antes que nosotros el está buscando matar a Cross. Protegelo."

"Hermano…" dice el menor.

"Haz lo que te digo Sabu." Dice el mayor nombrandolo por su apodo.

Saburou infla los cachetes en queja. "B-bueno… Aunque técnicamente solo eres un año mayor… no eres mi jefe."

Kato sonrie burlandose. "Cachorro quejumbroso. No es el momento tengo cosas que hacer. Kaiser espero te queden fuerzas."

Kaiser río en respuesata. "Yo debería preguntarte eso a ti después del combate de dioses que tuviste con tu hermano debes estar agotado." Dice directo a la mente de Kato.

"De eso nada, siento como sigo lleno de energía para un segundo round." Dice el híbrido que ahora se lanza directamente contra Akito.

Akito solo lo mira sin expresión alguna. "Hmnp." comienza por disparar en ráfaga directamente contra Kato y en si fallado cada disparo consecutivo que da haciéndolo enfurecer por lo que dispara ahora acumulando energía en una pistola para luego disparar y hacer lo mismo con la otra una y otra vez solo para ver cómo los disparos fallan uno de cada uno o al menos algunos ya que dos de cuatro disparos le rozaron la cara a Kato pero eso no era suficiente para Akito. "te mueves bien para ser un niño."

Kato se limpia lo poco de sangre de su cara. "Disparas bien para ser un ser con más de varios millones de milenios de edad desde la era del mito ya hace tiempo, perdón creo que la definición correcta sería costal de huesos con polvo."

"Tienes una gran boca, una gran boca que te acaba de meter en problemas muy grandes, primogénito de Apolo." Dice con interés pero más con irritación.

Akito comienza a disparar aún más rápido de lo que lo hizo anteriormente haciendo que Kato haga muchas movidas y maniobras casi imposibles para alguien normal o hasta para el gimnasta o acróbata más experimentados del mundo que Kato está ejecutando con toda la facilidad de su propio mundo evadiendo los disparos de las balas de energía y sin casi sudar unas cuantas gotas. Saburou solo podía quedarse mirando de espectador como su hermano podía seguir peleando a pesar de que el físicamente luego de haber peleado contra su hermano mayor, está casi sin las fuerzas suficientes para otra pelea y lo que no entiende aún es que como Kato está peleando para proteger a Cross qien en primer lugar fue el causante de todo, su enojo, que sin saberlo ahora se da cuenta de la tortura que están pasando Rinko y Shinichi dentro del coche de ondas sólidas que sigue como loco debido a que Sebastian y Hydesu aún no han podido borrar al virus que está adentro, el miedo que hizo pasar a Reiji y Manabu en el combate contra Sebastian y Hydesu además de que también Cross esbel culpable de haberle levantado la mano a su propio hermano, Saburou en serio tenía sus razones para odiar a Cross y ni hasta la fuerza tenía para mirarlo a la cara en cambio el canino se levantó pensando en una sola cosa ahora, arreglar sus errores el solo.

Cross no podía mirar a su dueño, sus orejas estan gachas pero se da el valor para hablar. "S-Saburou que estas haciendo tu hermano dijo que…"

"Cállate no quiero oír ni una palabra de ti y tampoco ni quiero ver tu cara… me engañaste desde el principio y me empujaste a hacer esto, ahora con que cara podré hablarles otra vez a la delegada y a Shinichi y con qué cara pediré disculpas a Hydesu y a Sebastian o a sus hermanos y lo único que puedo enmendar de esos errores es ayudar a mi hermano para enmendar el haber levantado mi puño en su contra ¡por tu culpa! Así que si no te importa voy a ir a ayudar a mi hermano…" dice casi con total frialdad hacia el zorro para lanzarse a atacar a Akito que está desprevenido.

"¡Saburou espera me necesitas, usame DI MI NOMBRE, SABUROU, SABUROUUUUU!" Le grita el zorro pero resultando en algo inutil.

El solo se queda allí mirando como ya está peleando el solo tratando de evitar que lo alcancen algunos disparos mientras el solo se queda allí con la cabeza baja mirando al piso sintiendose impotente sin poder hacer nada.

El miedo lo mantiene casi del todo paralizado. "Saburou… perdoname… se que lo que hice es algo que no puedes olvidar haciendo borrón y cuenta nueva pero en serio lo lamento, yo en serio no quería que las cosas terminarán contigo peleando con tu hermano y que ahora esos dos estén aquí no solo queriendo matarme si no que también a ustedes… de verdad quiero poder hacer algo para cambiar las cosas… algo para arreglar mi error… que hago para arreglar las cosas que hago… que puedo hacer… siento como si algo vago me dijera que no soy ni nunca seré capaz de nada… que solo sirvo para ser un inútil y un cobarde pero… pero… pero… siento también… como si alguien conocido… alguien me diera ánimos de seguir, como si alguien me diera alientos… pero quien… no obstante creo que tiene razón, yo puedo, se que puedo. Tengo la fuerza para hacer esto… voy a arreglar mis errores." Dice con confianza al final para ir a apoyar al resto.

Cross sin más que decir se aproxima hacia donde Akito que sigue disparando sin ningún descanso contra los hermanos Hanamura hasta que sus disparos sin bloqueados del todo por la aparición repentina de un limite trazado en el suelo que lo separa a él y a los dos hermanos, el coyote no se explica quien pudo haberlo hecho al menos hasta que voltea la mirada para ver a Cross parado a unos pocos metros de él y sonríe con la intención de disparar pero se distrae ya que evade una de las bolas de energía que le lanzó Saburou que claramente sobrevoló el límite a un punto en el que el trazo de luz de la barrera no llegaba seguido de evadir un siguiente ataque que vino de Kato que vino en picada desde el cielo encajando bien fuerte su puño en el suelo haciendo un leve cráter y haciendo agrietar el piso por la fuerza del golpe, el canino de las pistolas entonces salta y da unos cuantos giros en el aire mientras jala de los gatillos de sus armas empezando a disparar ante aquello Cross es más rápido en trazar límites para que a ninguno de los tres fueran alcanzados por las balas de energía y menos para que no alcanzaran la barrera en la que aún Reiji y Manabu permanecen en shock sin poder especular palabra alguna por el momento, de solo ver esos molestos límites trazados Akito centra uno de cada disparo con rabia hacia Cross resultando en su distracción en la que ambos hermanos Hanamura se ciernen sobre este con un doble puñetazo en el estómago acompañado de varios golpes del todo muy sincronizados entre ellos puñetazos bastante fuertes en casi toda la zona del cuerpo siendo más que nada ahora poderoso ganchos que lo dejan momentáneamente aturdido recibiendo entonces uno más fuerte que el otro seguido de un golpe de codo directo a la cabeza que le sigue un doble puñetazo a la quijada que lo manda por los aires y acaba con un doble golpe de talón que lo hace hogar con el suelo levantando varios trozos de escombros por el impacto mientras los hermanos solo chocan sus puños como celebrando su victoria a la que tímidamente se les suma Cross.

Kato sonrie solo de tener allí presente a Cross. "Sabía que tendrías la voluntad para poder hacer lo que tenías que hacer en el momento indicado, calculé que no sería cuestión de segundos para que mi hermano desobediente se lanzará a combatir para ayudarme y que eficazmente sucedió dando como resultado que tomarás una resolución definitiva. Proteger a mi hermano." Dijo feliz el mayor de los Hanamura.

Cross Lo mira confundido. "Tu… ¿Confiabas en mi aún después de lo que les hice a los dos?"

Kato vuelve a sonreirle a Cross como si nada. "Alguien que lloraba y que hablaba con sinceridad en cada palabra no podía estar mintiendo y no importa si hiciste que Saburou te nombrará en parte un tesoro maldito, una parte de ti será la que blanda una deidad maligna pero quien es tu dueño es un dios y tú eres su tesoro sagrado, el arma celestial de una deidad pura. Hasta ya te tengo un nombre único, eres el tesoro Géminis de Saburou." Dice el híbrido.

La palabra le intrigó al zorro. "Tesoro Géminis… es algo inventado pero se escucha mejor que tesoro sagrado-maldito." Opino Cross.

"Entonces… hiciste eso solo por protegerme." Pregunto Saburou.

Cross sonrie un poquito. "Si… después de todo tú me nombraste." Responde el zorro que acaricia su pecho donde ha de estar la marca de su nombre en japonés. "Mi nombre es algo que no puedo despreciar… es algo que estoy atesorando mucho en estos momentos."

Saburou le regresa la sonrisa al vulpino. "Entonces… creo que debo…"

Pero antes de algo más Cross ve venir algo, peligro. "¡Cuidado!" Exclama el canino pequeño que se pone en frente Saburou recibiendo un disparo directamente a su corazón haciéndolo escupir mucha sangra a la vez que la vida se escapa lentamente de él mientras cae al suelo.

Saburou se queda helado del miedo como si su mundo se congelará por unos momentos hasta que reacción al fin. "AAAAAAH…" grita de desesperación cayendo de rodillas agarrándose el pecho mientras mira a Cross y estalla en lagrimas. "NO, NO, NO, NO, NO, CROOOOOOSS NO POR FAVOR NO TE VAYAS, ESTO NO TENIA PORQUE PASAR."

Kato mira en la dirección de donde vino el disparo y se enfada empuñando su espada y lanzándose contra Akito que ahora también empuña su hacha en su mano. "¡MALDITOOOOOOO!" Grita furioso el can.

Saburou llora a mares rodeando a Cross con sus brazos. "En serio lo lamento mucho Cross, lamento haberme molestado contigo, lamento no haberte dicho que lo siento por todas las cosas que pensé de ti cuando revelaste tu engaño contra mi, en verdad lo siento pero por favor no te vayas, no te vayas, quedate con nosotros por favor, por favor, por favor, por favor, por favor, por favor, por favor, por favor, por favor, por favor, ¡POR FAVOOOOR!" Grita llorando con la cabeza en el pecho de Cross en el que inesperadamente oye un latido haciendo que se sobresalte y miré que al parecer está volviendo a respirar y que parece que está resplandeciendo provocando que la herida de la bala de energía pura se cierre. Sin embargo Saburou nota algo diferente en el así que lo acuesta en el piso y entonces apunta su mano a Cross esperando que funcione. "¡VEN CROSS!"

Un gran resplandor se cierne completamente sobre Saburou solo para ver cómo ahora Saburou tiene un recubrimiento de armadura en ambos brazos junto a unos guanteletes y recubrimiento en las piernas junto a unas botas que parecen hechos de un material parecido al platino además de que parece tener una cubierta en el pecho y la zona del abdomen y con el plus de que el espadon ahora parece más grande e imponente junto a que ahora el emblema del sol amarillo y negro es reemplazado por los rostros de los gemelos que representan al signo del zodiaco Géminis en los dos lados del espadon, del lado inferior está la cara del gemelo bondadoso y gentil, mientras que del otro lado está la cara del gemelo traicionero y engañoso, las vendas alrededor de su cuello ahora son reemplazadas por una bufanda negra y una bufanda amarilla rasgadas además de largas.

"Me siento más lleno de energía que nunca además de que siento que con esto mi poder de antes está a un nivel distinto." Dice Saburou totalmente sorprendido del gran cambio que sufrió Cross y del incremento de su poder.

"Yo… Yo tampoco se bien que fue lo que sucedió solamente me lancé a recibir ese disparo en tu lugar sin importarme dar mi vida por ti, solo pensaba en arriesgarlo todo sin darle importancia a nada más." Dijo así sin mas el vulpino azabache a la mente de Saburou.

Saburou se alivia de poder oír esa voz otra vez. "Ay Cross… No sabes el miedo que tuve de que en serio fueras a morir pero no hagas algo como arriesgarte así otra vez oíste." Le dijo Saburou a su amigo.

Cross de rie pero asintió a pesar de que ahora solo es un arma. "Entendido, este zorro negro ahora sí será obediente.

Saburou sonrie alegre. "Bien vamos a ayudar a mi hermano."

"Entendió aunque aún no tengo entendido bien que fue exactamente lo que me pasó pero quiero ayudar, quiero seguir ayudándote." Dice sinceramente el canino pequeño.

Kato que está luchando fervientemente contra Akito cuidándose de los ataques de la gran hacha en las manos del titán se sorprende al ver venir a su hermano menor con una indumentaria de combate parecida a la suya junto a un espadon diferente del que tuvo anteriormente seguido de que usando un solo puñetazo hace retroceder al titán dando un rato para que los hermanos puedan mirarse a la cara pero el más sorprendido es Kato.

Kato parpadea unas dos o tres veces sin poder creerlo. "Estoy que no lo creo. Kaiser dime que sabes de esto."

Kaiser parece sorprendido también. "Oí un poco de ello pero nunca creí verlo con mis propios ojos, este es el resultado de lo que sucede cuando un tesoro sagrado antepone su vida poniéndola en riesgo solo para proteger a su dueño teniendo como resultado que el arma evolucione haciéndose más poderoso de lo que era antes debido al poder que obtuvo al hacer un sacrificio por una razón honesta y pura. Cross ya no es un Tesoro Sagrado o Tesoro Maldito común y corriente, ahora es lo que se le llamaría un Bendito. Un tesoro sagrado bendito pero en su caso un tesoro sagrado-maldito bendito. Un tesoro géminis bendito." Dice la pantera.

"Wow eso sí que es una gran mejoría, te sacaste la lotería hermanito, tu tesoro géminis es más poderoso que mi tesoro sagrado, ahora te llamaré Tesoro Géminis Bendito." Dijo bastante alegre y orgulloso el mayor de los hermanos.

Saburou alza ligeramente su ceja derecha. "Por poner su vida en riesgo lo hizo más fuerte eh. Que rara forma y cruel de que un tesoro sagrado tenga más poder del que ya tenía."

"Cruel no, noble, Kato tu hermano tiene mucho que aprender, el que un tesoro sagrado se convierta en un tesoro bendito es una gran dicha para el dios que lo nombró." Comento la pantera.

Kato suspira un poco con fastidio. "Ya Kaiser no quiero estar transmitiendo cada cosa que me dices en mi cabeza para que Saburou la oiga."

Saburou mira con una sonrisa a su hermano. "Luego de esto quiero conocerme mejor con tu tesoro sagrado."

Kato asiente. "Estoy de acuerdo contigo pero primero hagámonos cargo de cierta persona con la que no hemos terminado." Ahora adopta una kata de combate al estilo ofensivo con la defensa en alto sin dejar ninguna abertura.

Saburou asiente con la cabez poniendo una expresión seria. "Si peleó contigo se que no hay nada que nos pare. Juntos somos un gran equipo." Admite en lo que adopta la misma kata de combate que su hermano

"Ahi viene." Dicen Los tesoros al unísono a sus amos.

Akito se levanta de lo más molesto que puede estar llegando a desenfundar sus pistolas comenzando a disparar muchas balas de energia contra los hermanos que de inmediato desvian las balas que vienen directamente hacia ellos con solo usar sus manos cubiertas por sus sus guanteletes a la vez que también usan sus patadas, hacen lo posible por desviar todas las balas cambiando directamente su trayectoria…

Reiji rueda los ojos mirando a su amigo. "M-Manabu tú estás bien, no te falta el aire como a mí."

Manabu no sabe mi que decir aobre como se siente pero lo dice. "Sinceramente estoy muy asustado pero también estoy muy emocionado."

"¿Emocionado porque razón?" Pregunto Reiji.

"Porque esto parece una situación parecida a la de una serie de anime que tanto me gusta y es de lo mejor pero tengo miedo de que si algo sale mal nuestras vidas peligren y porque en primer lugar estoy de lo más preocupado por mí hermano y por Hydesu, temo por ellos y lo que sea que hayan hecho al irse a meter dentro de ese vehículo o más bien su sistema." Opina con sinceridad el lobo.

Reiji suspiro de alivio. "Creí que yo era el único que estaba emocionado porque esto se parece mucho a un anime y asustado de lo que sea que nos puede pasarnos a nosotros y también a Hydesu y Sebastian pero por quien debemos temer para que no pierdan son Kato y Saburou que pelean por su vida."

Manabu chasquea los dedos, pues los había olvidado. "Lo había olvidado, si ellos mueren entonces ese hombre hará lo mismo con nosotros."

"Solo podemos quedarnos aquí sentados y mirar nada más lo que sucede como simples espectadores y nada más. Me siento inútil." Opino Reiji bajando las orejas.

"También yo." Opino del mismo ánimo Manabu.

En cambio ambos hermanos hacen un excelente par combinando bien sus ataques y con sus tiempos de respuesta perfectamente sincronizados a la hora de un ataque en conjunto o de evadir unos cuantos disparos que ahora cambian a ser solo ataques del hacha del coyote que no logra dar ni un simple corte por lo mucho que se mueva tan rápido como puede si por lógica debería tener la misma velocidad que los dos niños pero por alguna razón que no explica pareciera como si ellos fueran más veloces de lo que lo es el. Los hermanos golpe tras golpe acercaban uno tras otro, puño tras puño, patada tras patada y gancho tras gancho, cada ataque sincronizado era de lo más impecable sin dejar una sola grieta de descuido entre ambos por recibir algún ataque a traición a pesar de tener en frente a su contrincante que no encuentra o halla la manera de poder alejarse a una distancia segura del dúo de caninos que continuaban con su formidable combo que ahora sin duda alguna se convirtió en un sin fin de puñetazos del todo acertados en muchos lugares del rostro del coyote que los recibía sin poder ejercer resistencia alguna más que para escupir bastante sangre hasta que se un grito expulsó una fuerte corriente de energía que lanzó hacia atrás a ambos hermanos que rápidamente retoman el equilibrio al verse uno al otro para entonces tomar sus armas y comenzar a correr nuevamente hacia Akito que ahora con sus pistolas nuevamente comienza a disparar sin ningún reparo con muchas intenciones de matarlos a los dos mientras que ellos simplemente desviaban o esquivaban las balas al ritmo que segundo por segundo concentran lo más que pueden de su energía a través de sus armas a la vez que sorpresivamente el espadon nuevo de Saburou se divide en dos que sostiene con cada mano y a los que envía más energia hasta que al punto que están a unos pasos de de este, Kato se lanza primero atacando a gran velocidad con su espada persa asesorando muchos cortes a una gran velocidad a la vez que su arma está potenciada con su propio poder haciendo que el mismo Kaiser ponga más esfuerzo de su parte ejerciendo más de su poder en la hoja de la espada, entonces Saburou con sus dos espadones se suma al reparto de cortes a gran velocidad junto con su hermano seguido que de un fuerte pisotón de Saburou, manda volando hacia arriba a su enemigo que es capturado entonces por la odisea de ataques cortantes de ellos dos seguido de que dan unos poderosos cortes bien centrados justo en el abdomen de este justo entonces para alejarse en medio del cielo apuntando a Akito directamente con sus armas que comienzan a resplandecer de un color rojo fuego para entonces disparar al mismo tiempo y al unisono un doble rayo de energía naranja rojizo.

"¡CONVIERTETE EN CENIZAAAAAAS!" Gritan al unísono los caninos híbridos.

Ambos intensifican la magnitud con la que emiten esa gran descarga de energía haciendo que el poder de los rayos de energía aumenten de manera bastante proporcional mientras que en el centro de aquel rayo Akito solo podía gritar de agonía mientras todo su cuerpo comenzaba a carbonizar y parecer que se hace de roca a la vez que partículas de polvo se comienzan a desprender de su cuerpo hasta que finalmente el efecto de carbonización llega hasta su cabeza que poco después se convierte en una gran pila de cenizas al igual que sus pistolas y su hacha dando claro que tanto Akito como Joker fueron hechos cenizas por completo por las dos descendencias de Apolo.

Saburou jadea cansado bajando lentamente del cielo hasta que sus pies tocan el suelo sintiendo se quiere desplomar al suelo pero antes de que pase es atrapado por Kato y por Cross que volvió solo a su forma corporea.

"Tranquilo hermanito."

"Te tenemos." Finalizó Cross.

"Je gracias. Esto me freno por completo de toda la resistencia física que tenía y ¿Cross como es que tú estas…?" Pregunto al ver a Cross en su aspecto normal.

"Bueno parece que puedo regresar si yo quiero a mi estado corpóreo aunque tú sigues siendo el que puede decir los comandos para usarse y para regresarme a mi estado normal." Comentó sonrojado el vulpino.

"Entiendo." Afirma Saburou para después jadear un poco.

Kato se alivia fugazmente para comunicar otra cosa. "Solo espero que Hydesu y que Sebastian estén bien allí adentró. Así, Kaiser vuelve."

Kaiser regresa a su estado corpóreo. "Ahora que mencionas a los dos niños, mira bien el coche se está deteniendo, el virus que Saburou ingreso en el sistema de la matriz del funcionamiento del coche de ondas Infinity sólidas debe estar perdiendo fuerza, no debe faltar mucho para que lo borren." Dijo el gran felino con la vista en el coche.

Saburou en ese instante se ve en un aprieto. "Que voy a decirle a Rinko cuando salga de ese auto…"

Kato lo mira de manera comprensiva. "Eso lo pensaremos después." Se acuerda de otra cosa así que deshace la protección que ha mantenido a salvo a Reiji y Manabu. "Espero que estén más tranquilos ahora que ya pasó el peligro."

"Pues si algo por el estilo pero seguimos teniendo nuestras dudas…" dicen los dos al unisono.

Mientras tanto…
En el interior del sistema del vehículo.

Hydesu jadea un poco cansado arrodillado en el piso usando como apoyo su espada para seguir en pie.

"Arriba que no es momento para detenerse a tomar un respiro, ya le tenemos justo donde queríamos, solo hay que asestarle un golpe y le habremos borrado así que muévete de una vez." Dice molesto Jeremy inundando la cabez de Hydesu con su voz.

"Ya se Jeremy pero no tienes que ser tan grosero y malo conmigo, seguí todos tus consejos muy bien desde que comenzamos a pelear incluso acate lo de no usar mucho más cartas de batalla para no terminar como Sebastian y Osamu que están pues…" Señala el lobito negro a su amigo fijamente con la mirada.

Sebastian bloquea con dificultad un ataque de fuego que al rato deshace al abanicar con un corte el aire mientras jadea un poco al pasar su mano libre por su frente y su barbilla. "Esas cartas que aumentan la velocidad en serio que son útiles pero al parecer me dejan agotado cuando las uso con mi resistencia corporal estando por los suelos." Explica el lobito jadeando.

"Me estaría riendo ahora mismo si no te diera la razón con lo de la velocidad al igual que con las cartas de ataque eso también me mermó de casi toda mi fuerza y de la tuya." Comentó también Osamu.

El lobo rubio alza la mirada con algo de irritación con el mismo. "Si tan solo tuviera a la mano en mi mano de cartas de combate una carta de recuperación, eso nos ayudaría a los cuatro para terminar con este virus que tiene los poderes y apariencia de Saburou." Dice el de ojos rojos

Osamu suspira con aires de derrota ya que el sabía la dura verdad. "Si pero para la mala suerte de todos, ni tú ni Hydesu tienen esa carta de combate en los mazos de sus Bands."

"No me recuerdes por quinta vez que tengo que modificar las cartas de mi mazo cuando llegue a casa porque ¡YA LO SE!" Finaliza Sebastian enfatizando que la sabe a la perfección.

Osamu se siente con ganas de sonarse la oreja pero no podría por si actual estado. "Ay ya, ya, ya solo estaba jugando y ya, en todo caso levántate si puedes aún no hemos acabado, intenta poner todo lo que te queda de energía en el siguiente ataque cuando veas la oportunidad."

Sebastian le gruñe reclamandole claramente. "Si lo sé, un todo o nada para derrotarlo, ¡oye Hydesu cuando veamos la oportunidad acabemoslo de un solo ataque!"

Hydesu asiente con la cabeza. "S-si, Jeremy ya me sugirió de mala gana lo mismo, estaré listo cuando sea el momento." se levanta manteniendo bien su equilibrio con su espada en alto. "Concéntrate, concentrate…." We repite a él mismo enfocado solamente en hacer surgir su poder y energía llenándose completamente de estos y también a Jeremy en el proceso de todo.

Sebastian se levanta como puede mientras trata de hacer emanar todo su poder y energía hasta llenar cada fibra de su cuerpo junto a su arma.

En lo que ambos están preparando todo para el gran finale, el virus que hasta ahora los ha estado viendo se decide a finalmente lanzarse al ataque lanzando varias bolas de fuego que solamente impactan contra unas barreras de energía que ambos levantaron inconscientemente como protección y que no se interrumpa su concentración, acto que hace que los disparos del virus Saburou sean más violentos hasta el punto que se cansa de estar disparando para bajar en picada listo para el ataque sin esperarse que en el momento que están ya a unos escasos metros de los lupinos estos ven la oportunidad perfecta y entonces hacen estallar toda su energía condensandola en sus armas que adquieren brillos dorados y negros para luego hacer una rápida carrera hacia el virus y con un potente sonido de SLASH… ambos niños dejan una marca en forma de X en el pecho del virus, cuya marca se ve como si hubieran rasgado sus mismos datos causando una gran reacción el virus que comienza a distorsionar se hasta que finalmente estalla nada más dejando unas cuantas partículas de polígonos junto con el hecho de que todo el sistema que hasta hace un momento estaba hecho un desastre vuelva a operar con total normalidad, con eso hecho ambos ahora piensan en como salir concentrándose ahora en sentir su propia esencia regresando al mundo material lo que ocurre al instante al ser envueltos en un haz de luz que lo saca del sistema y los regresa al mundo real en donde se reúnen con todos los demás además de que antes de que Reiji y Manabu dijeran otra cosa solo ven como el coche de ondas sólidas deja de moverse y aterriza en el suelo, al ver en su interior notan como Rinko y Shinichi al parecer están de lo más mareados pero inconscientes debido al shock del momento aunque en un leve momento Rinko abre un poco los ojos teniendo una visión borrosa de quién parece su salvador pero al mis instante que pasa eso ella vuelve a perder el conocimiento. Junto con ello también llegan a la escena tanto Takumu, Kaizon y sus tesoros sagrados quienes al oír todo lo sucedido están que casi no se creen tener en presencia suya a los hijos de Apolo pero lo demás es respondido ahora en la casa de los Shirou y los Hyodo después de haber dejado a Rinko y Shinichi en sus casas, allí mismo en la sala están todos reunidos para poder hablar con toda libertad ya que los padres de Reiji y de Manabu avisaron antes que no volverían hasta ya muy tarde….

El lupino de 13 años, Reiji se lo pensó varias veces con los ojos cerrados hasta abrir la ojos. "Entonces son hijos de personajes mitológicos."

Manabu profiere un largo silbido de impresión. "Esto si que es una muy grande e impactadora noticia. Es difícil de procesarlo a estas alturas."

Hydesu pica sus dedos un poco desviando la mirada. "Sabemos que es difícil pero son conscientes de que lo que vieron no fue producto de sus mentes. Hermano en serio lo siento por no decirte antes…"

Reiji pone su pata en la cabeza de su hermano. "No me pongas esa cara, se que es difícil de creer pero comprendo que un secreto así de grande haya sido muy difícil de mantener oculto y no tienes razones por las que estar triste." Le sonríe amigablemente.

"¡Pero hoy casi te mueres por mí culpa, no, tu y Manabu casi se mueren hoy por nuestra culpa!" Exclama Hydesu diciendo la pura verdad sobre el asunto.

Reiji reacciona de manera que su hermano. "¡Me interesa un demonio si crees que es tu culpa porque no lo es! Ya sabes muy bien que soy incapaz de odiarte Hydesu, aunque por lo que me acabo de enterar. Aunque tengamos padre y madre distintos tú fuiste criado por mi papá y mi mamá, eres mi hermano menor desde aquel día hace mucho tiempo en el que comenzaste a compartir la cuna conmigo y no me digas lo contrario ¡entendido!" Dejo bien claro el lobo al menor.

Hydesu baja la mirada pero sonríe por lo feliz que se siente al oír a su hermano hablar asi. "E-entendido…"

Jeremy solo se rie un poco por eso. "Ja, hasta tu hermano para ser un año mayor que tú es más hombre que tú qué eres un mocoso llorón." Dice el lupino café burlándose.

Al lobo gris se me forma una vena en la frente por ese comentario ofensivo a su hernanito. "Si lo soy, y si Hydesu será llorón pero puedo vivir con eso y tú tendras que vivir con eso también ya que según tengo entendido eres su fiel sirviente por tooooooda la eternidad de su vida inmortal, además eres inmaduro si no aceptas a las personas con o sin sus imperfecciones." Dijo bien en claro el de ojos café haciendo enfadar al lobo de ojos dorados.

Una clara vena doble se formó en la frente del lobo por las palabras del lobo gris de 13 años. "Grrrrrr hmnp." gira la cabeza a otro lado colocándose sus audífonos y escuchar musica mascullando cosas entre dientes.

Reiji niega con la cabeza como diciendo que es un caso perdido. "Lo lamento por ti que tienes que aguantarlo hermanito. ¿Seguros que no se puede consiguir otro, alguien más maduro?" Pregunta para estar seguro.

El felino negro niega rotundamente con la cabez por la pregunta de Reiji. "De mala fortuna no puede, Jeremy Carter, el cual es el nombre que tu hermano le dio a este lobo es un alma única que tiene cualidades innatas como un tesoro sagrado muy preciado y único que sólo aparece una vez cada 10 años igual que con los prodigios. El príncipe es un prodigio único al igual que lo es su Tesoro Sagrado." Contesto Kaizon a la pregunta.

"Prodigio eh, eso explica porque aprende rápido los métodos escolares de aprendizaje." Opino Reiji respecto a la inteligencia de Hydesu.

"Eso estaba por decir yo también de Sebastian." Agregó Manabu también.

"Es bueno que seamos todos amigos y no tengamos que escondernos nada uno del otro no lo creen jejejejejejejejejeje." Dice risueñamente el travieso zorro, Osamu.

Sebastian se da un facepalm ligero. "Ay Osamu por favor ahora no."

"Puedo ver qué se llevan extrañamente bien los dos a pesar de ciertas imperfecciones jaja." Dice Manabu con algo de gracia.

"Entonces…" dice el felino blanco con la mirada clavada en el mayor de los Hanamura. "Kato estás diciéndome lo correcto ¿no es verdad?" Dice Takumu confirmándolo con el canino híbrido de cabello negro.

Kato asiente con la cabeza confirmándolo. "Si, cuando cumplí 10 años, mamá me dijo quien es mi papá y me contó que el no fue el único dios que escondió o tiene hijos dioses viviendo aquí en la tierra. Mamá conocía bien a cada una de las esposas o esposos de los hermanos de mi padre, todos ellos incluida mi madre eran fursonas normales que se enamoraron de un dios o diosa que luego de ingerir la sagrada ambrosía divina y ser una existencia inmortal para que el amor entre ellos no fuera fugaz, contrajeron nupcias y de esos amores con fursonas ahora inmortales nacieron varios niños o niñas incluidos yo y mi hermano, que al parecer por el hecho de que tiene la misma edad que Hydesu y Sebastian, nació cerca del mismo día o una semana antes que ellos o quizás después." Reveló con total tranquilidad el híbrido de pelaje oscuro contrastando con su cabello

Takumu se cruza de brazos con una .irada analítica y sería a la vez. "Ya veo, entonces lo aue sentí parecido a la energía del mismo Apolo fue a tu hermano Saburou cuando le dio nombre a su tesoro." Confirmo el felino blanco angelical suavizando su mirada.

Hironobu también suaviza su mirada. "Eso explica el enigma que te inquietaba." Agrega el felino grande y blanco con melena.

El de ojos azul neón suaviza más su expresión facial. "Me alivia saber que no era nada tan serio." Agregó de última instancia el angel olímpico.

Saburou baja la cabeza inclinándose al estilo jañones. "En serio me disculpó por los problemas que cause…" dice con pena el canino de ojos color melocotón.

Cross También se inclina del mismo modo que su dueño. "También lo lamento." Dice el vulpino con ojos de diferente color.

El hibrido de can y lobo mira ahora a los amigos de su hermano mayor. "Reiji, Manabu no quería herirlos en serio. Y me disculpó humildemente por haberlo intentado." Dice con mucho arrepentimiento inclinándose frente a ambos.

Hydesu al sentirse como el culpable hace que el híbrido se enderece. "Saburou no te disculpes al final todo fue culpa de Jeremy, el fue el que me hizo golpearte. Tu pues solo te viste acorralado por el riesgo de perder tu amistad con Rinko y eso te llevo a aceptar medidas desesperadas." Dijo tranquilamente frente a Saburou apartando sus patas de los hombros de este.

Con esa mención se le prende el foco al vulpino azabache de 14 años. "Entonces el que debe disculparse es Jeremy." Dice en voz alta captando la atención de todos.

Todos miran al lupino café de los grandes audífonos que no los escucha pero sale de su zona cuando alguien le retira el aparato de las orejas, ese alguien fue Mayura quien se había mantenido callada y sin hacer mucho hasta ahora que mira con una mirada severa a Jeremy, una vena latiendo encima de su ceja derecha y con los cristales de sus gafas brillando siniestramente.

"¡Hey qué…!" Estaba por decir alguna palabra el lupino molesto pero se congela L ver la aterradora mirada de la canina Shiba Inu de 22 años que usa gafas.

Mayura se le sigue quedando mirando sin relajar sus facciones. "Estamos hablando de que tienes una disculpa que darle a Saburou por haber provocado que Hydesu lo golpeara cuando TU moviste su brazo e hiciste su pata un puño para luego golpearlo. En pocas palabras tu eres el causante de todo el alboroto de hoy." Dijo muy molesta la canina que hasta hacia un sonido de zapateo constante mirando a Jeremy.

el lupino café nota las miradas de todos los presentes cosa que este hace que baje sus orejas con culpa y miré a Saburou sonrojandose un poco mientras se inclina levemente bajando la cabeza y torciendo la boca un poco. "Lo… lo siento… lo siento por…. Lo siento por haber hecho que te golpearan por mí culpa y que las cosas se saliera de control…. Lo siento….. en verdad." Espeto al fin Jeremy.

"Acepto tu disculpa pero levanta la cabeza, eres cool viejo y no deberías avergonzarte de ese modo." Responde Saburou con una sonrisa más calmada.

Jeremy casi se pone rojo como un tomate y luego tomar sus audífonos de las manos de Mayura y sigue oyendo su musica tranquilamente.

Kaiser le lanza una mirada de interés a Jeremy. "Podria inculcarle una o dos cosas." Sugirio la pantera

Hydesu niega gentilmente con la cabeza. "No, así está bien, se que con el tiempo nos vamos a llevar bien." Responde con normalidad.
"Hablando de otra cosa. ¿Tienen de eso que le dicen ambrosía?" Pregunta de casualidad Manabu.

"Si es verdad porque tenemos una petición." Pregunta también Reiji.

"¿Petición?" Hablan los dos ángeles al mismo tiempo.

"¿De que clase de petición están hablando?" Preguntan también los tesoros de los dos felinos angelicales.

"¡Queremos convertirnos en dioses también para no ser una carga en la mira del enemigo que atenta contra la vida de nuestros hermanos!" Exclaman los dos lobos haciendo que todos se queden con la boca abierta.

"¡QUEEEEEEEEEEE!" Gritan todos al mismo tiempo.

Continuará...

 
Última edición:

Haydenwolf

Dios Lobo de la Oscuridad y Luz
Registrado
22 Jun 2018
Mensajes
741
Ubicación
Venezuela
Offline
Capítulo 5.
La nueva vida y complicaciones de Tesoro Sagrado 3ra parte.

-7 de mayo, 7:20 PM-
-casa de Hydesu y Sebastian-

Las cosas el día anterior estuvieron algo movidas pero tomaron un rumbo totalmente diferente justo cuando creyeron que los sobresaltos ya habían acabado debido a una increíble petición de Reiji y de Manabu que hizo gritar de sorpresa a todos los que estan presentes en el hogar Shirou y Hyodo.

Kato estaba que no se lo creía. "E-escuche lo que dijeron, no es una broma o si ¿verdad Reiji, verdad Manabu?" Pregunto a sus dos amigos alternando de vez en cuando la mirada.

"No fue una broma, queremos ser eso precisamente." Aclaro Reiji.

"Ser lo mismo que nuestros hermanos y hacer la labor de estarlos cuidando al mismo tiempo. No queremos ser una carga para ellos." Dice también Manabu.

"Así que lo que pedimos es que nos den de la ambrosía esa para ser lo mismo que ellos dos." Dijo como palabra final Reiji

Kaizon mira al gato negro a su lado. "Takumu…."

Takumu está en igual estado si mucho que decir. "Yo no sé qué opinar de esto en serio…"

"Kato no crees que tú madre debe sabe de esto." Opino al respecto de esto la pantera negra.

"Ah pues sí, ella ya debe estar terminando su turno de hoy en su restaurante… y creer que ella es la gran chef de todo el lugar. Sin duda esa mujer tiene un don para la cocina que le pasó a Saburou… vendrá más rápido si le digo que es una urgencia…" dice Kato que proyecta una pantalla holográfica y teclado flotante desde su Band comenzando entonces a escribir y recalcando que lo haga rápido junto a la parte en que no se altere para finalmente darle a la dirección y finalmente entonces enviar el correo. "Y listo… perdón hermanito pero le tuve que decir todo exactamente lo que pasó así que lo más posible y viable es que estés en problemas gordos."

Saburou traga grueso del miedo y por los nervios. "Ay no y yo que pensé que me iba a salvar de un castigo pero de un modo u otro mamá siempre descubre que algo pasa y da un paso por delante."

Un rato después, afuera escuchan un auto detener en la entrada de la casa además de escuchar un timbre entonces Hydesu va a abrir y al hacerlo se encuentra con quién parece la madre de Kato y de Saburou, una mujer canina adulta hermosa a pesar de que parece cerca de los 30 años teniendo solamente unos 29 años, es una canina de pelaje y cabello castaño oscuro, posee el iris de sus ojos de color melocotón como los de sus dos hijos, es del tipo que no quiere relatar mucho y por eso usa siempre uno que otro suéter de vestir de colores oscuros o de color naranja, pantalones de cualquier tipo aunque siempre opta por algunos que se ven deportivos y zapatos tipo tenis blancos y rojos. Y además de que viene con quién parece ser su tesoro sagrado debido a la presencia o sensación que Hydesu siente venir de ella, su acompañante es una humana adulta y hermosa de unos 30 años de edad, tez clara, bonitos ojos con la iris color cobalto, cabello blanco y liso, viste lo que parece una playera de manga larga blanca con un cuello cubierto por completo, pantalones deportivos que son cómodos para correr y zapatillas tipo de estar y casual.

Ambas se inclinan levemente. "Buenas tardes."

Hydesu se inclina levemente también. "B-buenas tardes señoras…"

La canina sonríe amablemente. "Que jovencito tan educado, debes ser quien me supongo que eres de quién me habló Kato por el correo, un placer pequeñito, me llamo Shinon, Shinon Hanamura y ella es mi acompañante, Snow, debes de hacerte la idea de lo que es ella verdad."

Hydesu la mira bien encontrándose con algo tatuado en su cuello, un nombre. "U-un tesoro sagrado."

"Si, eso soy. ¿Podemos entrar?" Pregunto la peliblanca.

"A-adelante todos están en la sala." Dice el lobito negro.

Hydesu invita a entrar a las dos mujeres adultas para luego cerrar la puerta, al llegar entonces Hydesu a la sala se encuentra con una extraña situación…

"Ay ay ay mamá me lastimas ay ay ay." Dice en queja el híbrido chillando como cachorro de dolor

Shinon con un aura en llamas y las cuencas de los ojos en blanco al estilo anime aguanta bien a Saburou debajo de su brazo haciéndole coscorrón pero bien fuerte. "¡Como se te ocurre hacer semejante tontería, yo no te crie para que estuvieras haciendo esas cosas, agradece que tú estupidez no lastimo físicamente a tus amigos Shinichi y Rinko además de que tampoco le hiciste nada grave al hermanito de tu padre y al dulce niño llamado Hydesu!, ¡Y para colmo tuve que excusarme de la cocina para irme antes de mi propio restaurante del que soy la dueña y tengo que dar el ejemplo a mis empleados y ellos que saben que soy supuestamente madre soltera me comprendieron cuando les dije <<oh perdonen tengo que irme antes de la hora habitual de cierre, al parecer uno de mis retoñitos tuvo un leve esguince de tobillo en su práctica de deportes pero al parecer si es algo serio ya que parece fracturado así que debo irme>>, como crees que me sentí al mentirles y también para colmo levantaste tú arma y puño contra tu propio hermano!" Dice ella muy molesta sin dejar soltar todavía a su hijo.

"¡Mamá por favor ya me disculpé en serio lo hice, así que por favor mamá, mami suéltame que me lastimas!" Chilla en queja Saburou diciendo que ya se resolvió el asunto.

"¡Nada de mami y…! ¿Que ya te disculpaste? Oh bueno." Suelta a Saburou que cae al suelo llorando estilo anime sobándose la cabeza.

Cross traga grueso bajando las orejas mirando ahora a la madre de Saburou. "E-en mayor parte la culpa es mía señora esposa de Apolo por mí fue que se influenció a hacer todo eso pero también ya me disculpé ¡y por favor no me lastime!" se cubre con los brazos en un inútil intento de protegerse

"Oooh tranquilo, no te culpo de nada a ti, Saburou tiene que responsabilizarse por sus actos sin echarle la culpa a los demás." Dice la canina de color café acariciando la cabeza del zorro azabache.

Cross de sonroja. "O-oh… ya veo."

Shinon ya dejando tranquilo a Cross. "Entonces." Dice y busca a Sebastian con la mirada y lo encuentra en el acto. "Un gusto conocerte, debes de ser mi pequeño cuñado, me llamo Shinon."

"Un placer…" responde el lobito rubio rascándose la mejilla.

Kato se mira con seriedad a su madre. "Mamá… a lo que te pedí venir por favor. Podrías concedernos este favor."

"Claro es cierto." Asiente la canina adulta que mira entonces a quienes ella supone que son Reiji y Manabu. "Dicen que quieren convertirse en dioses…"

"Si señora." Asiente Reiji asintiendo.

"No queremos ser una carga y siempre estar expuestos al peligro al tener una fuere relación familiar con Sebastian y con Hydesu." Dice Manabu muy serio.

Shinon les dedica una mirada fija para entonces suavizarla. "Ya veo… Cuando Apolo me ofreció la inmortalidad como un simple regalo supe que no lo hacía por capricho, él lo hizo por amor y por temor a que algún día yo tuviera que morir así que me hizo una diosa para mantener la llama eterna que es nuestro amor siempre encendido. Y entonces ahora ustedes, quieren aquello que él me dio para tener el poder y fuerza para proteger a aquellos hermanos con los que no tienen relación sanguínea y que ni siquiera son fursonas normales." Dice tranquilamente al igual que su tono de voz suave.

Reiji asiente con la cabeza. "Si, aunque no tengamos relación sanguínea nosotros queremos mucho a los dos y además si no los cuidáramos sentiríamos que nuestras madres no estarían cómodas con eso pero lo importante es que nuestra intención es totalmente pura."

Manabu también asiente con la cabeza demostrando una seria mirada. "Se escuchará vergonzoso pero es amor fraternal lo que estamos demostrando ahora, no podemos vivir sabiendo que ellos siempre estarán arriesgándose para protegernos a nosotros y con tal de que ellos no se lastimen. Deseamos la misma clase de fuerza y poder para permitirnos protegerlos."

La canina hembra hace un ligero silencio. "…. Son buenos chicos… Apolo me confío parte de la ambrosía a mí como un último regalo antes de pedirme que volviera a la tierra y cuidara de los niños. Pero también me dijo unas cuantas cosas sobre cómo usarla. Tengo lo necesario para ese uso que estoy por confiarles a ustedes, a todos los que estamos en esta sala."

"…… Confiamos en usted. Usted es nuestra al ser una diosa y la esposa del señor Apolo." Dice Kaizon asintiendo con la cabeza.

Takumu afirma de igual modo que su amigo. "Estamos a sus servicios ahora que sabemos unas cuantas cosas más sobre el asunto de los hijos ocultos del resto de los Olímpicos."

Shinon asiente con la cabeza en lo que coloca su bolso en la mesa de centro y de él saca algo parecido a una especie de polvera pero al abrirla se ve como contiene algo parecido a una flor de un color dorado. "Está es la ambrosía imbuida en una flor, la ambrosía en su forma pura es una sustancia blanca e incolora que puede administrarse en objetos como está flor pero el más común es en una manzana que al tener en ella la ambrosía hace que se torne dorada y de ahí por qué el color dorado de esta flor. Ahora…" saca de su bolso dos agujas de coser. "Hydesu y Sebastian necesito que se pinche el dedo con esto y dejen caer su sangre en los pétalos de que sus hermanos van a ingerir." Explica con detalle la canina para no saltarse nada.

"Y exactamente qué hará eso mamá." Pregunto al respecto Saburou.

"Eso dará como resultado que al tener impregnada la sangre de Hydesu y de Sebastian, Reiji y Manabu este relacionados con sus hermanos de forma pura y sanguínea." Explicó la madre del híbrido.

Hydesu al escuchar eso alza las orejas asegurándose de que no escucho mal. "Eso significa… ser hermanos de verdad."

Sebastian en si también alza sus orejas como Hydesu. "Es en serio…"

Shinon asiente con la cabeza. "Si, es uno de los usos que tiene la ambrosía de las que me contó Apolo."?

Osamu despeina mucho a su dueño sonriéndole. "Deberías estar feliz Sebastian tendrás un hermano de más a pesar de que has crecido con él estos 12 años jejejejeje."

"Osamu… por una vez estoy feliz por lo que dices." Dice el hijo de Zeus sonriendo.

Jeremy los escucha claramente algo interesado ya que le bajó volumen a su música pero si mantiene totalmente callado.

"Ese es un uso de la ambrosía impresionante…" menciona un impresionado Kaiser.

Snow asiente con la cabeza. "Eso y más. Apolo le confío sus pros y contras a Shinon antes de venir a la tierra." Explicó la humana.

Saburou y Cross asienten a la vez con sus ojos desprendiendo un brillo estilo anime de admiración. "Vaya uso…"

Mayura se acomoda bien las gafas para no perderse nada. "Es la primera vez que veré a alguien usar así la sagrada esencia de los dioses."

Hironobu tampoco desvía su vista de lo que está por acontecer. "También yo…'

Hydesu duda pero aun así toma una rápida decisión. "Bien." toma la aguja. "Por Reiji."

"Y por Manabu." Dice Sebastian y toma la aguja.

Shinon le quita dos pétalos a la flor de la ambrosía y justo cuando ambos se pichan el dedo y sangran un poco ambos dejan caer su sangre en los pétalos que se impregnan con la esencia de ambos seguido de que la mujer ahora se los ofrece a Reiji y Manabu que sin casi titubear ingieren completamente los pétalos dorados de la ambrosía de los dioses tratándolos sin siquiera masticar haciendo que todos los miren fijamente puesto que la tensión subió un punto más en el momento que tragaron…

"¿Entonces que debe suceder ahora?" Pregunta el lobito de pelaje casi dorado.

"La ambrosía varía en su efecto dependiendo de quién la consuma, conmigo tomo un día para que funcionara y cuando desperté al día siguiente me sentía diferente, sabía que ya no era normal, ya era lo mismo que Apolo, un dios." Explicó ella dando los detalles concretos e importantes.

"Entonces solo tenemos que esperar tranquilamente que este día termine y que al siguiente confirmemos si sirvió la ambrosía." Pregunto con duda Reiji.

Shinon asintió en respuesta. "Esa es la decisión más sabía que has tomado. Y entonces muchachos, ¿sus padres ya saben acerca de los verdaderos orígenes de Hydesu y de Sebastian?"

Manabu por la pregunta niega con la cabeza. "No señora, ellos no saben nada todavía, aunque Takumu y también Kaizon piensan que por su seguridad es más sensato que guardemos el secreto entre nosotros solamente. Nuestros padres se pondrían como locos o peor si se enteraran de algo tan grande e inexplicable."

"Ya veo, debe ser muy duro. Kato, cariñito te encargó que les enseñes todo a tus amigos y que les enseñes lo importante de tener un tesoro sagrado en su poder." Dice la adulta al mayor de sus hijos.

Kato le asiente con la cabeza. "Si mamá y si no sabías el tesoro géminis de Saburou se convirtió en un Tesoro bendito o como algunos le dicen de forma antigua, un recipiente hafuri."

La canina abre de par en par sus ojos de la sorpresa. "¡Que eso quiere decir que se arriesgó para sacrificar su vida aunque le costara su nombre para salvar a Sabu!"

"Si, aunque Saburou es el que puede decirte más." Explicó Kato mirando a su hermano.

Saburou confirma con asentimiento. "Me asusté mucho al haberlo creído muerto, llore mucho mientras imploraba diciendo que lo perdonaba a pesar de lo que hizo y entonces fue cuando ocurrió ese milagro del que ustedes dicen que él se convirtió en un tesoro bendito o recipiente hafuri como le dijo aniki hace un segundo." Explicó el con detalle.

Cross Baja un poco sus orejas y las sube otra vez. "Quería enmendar lo que había hecho así que sin importarme más que nada y solamente la persona que me dio este nombre del que siempre estaré orgulloso, recibí esa herida de muerte por mí nombre y bueno lo que sucedió después ya lo pueden adivinar."

Shinon no tiene más nada que expresar con el rostro pues lo que se ve es como está sonriendo. "Oh por los dioses, Sabu, Cross felicidades a los dos por este logro, estoy tan orgullosa que casi todo el enojo que siento se ha ido, pero no te creas mi niño dije casi todo porque aún sigo molesta contigo por lo que estás castigado por una semana, nada de salir con tus amigos y también como castigo debes estar siempre disponible a cualquier favor que te pida tu tío Sebastian y Hydesu."

Saburou se rasca un poco detrás de la cabeza. "Eh… Vale no puedo decir que no, aún tengo que compensar los por tantos problemas que cause y chicos no consideran aún volver al colegio."

"Pues… lo hemos pensado y en tres días daremos una respuesta." Revela como si nada Hydesu con un poco de dificultad pero seguridad.

Sebastian afirma con la cabeza. "Así que hasta entonces solo lo estamos pensando bien."

Reiji sonríe feliz por la decisión que tomaron. "Me alivia escucharlos decir eso."

"Estamos orgullosos de ustedes." Expresa felizmente el hermano de Sebastian.

Saburou entonces se acuerda de algo. "Ah claro, chicos antes de que se me olvidé, mañana toda mi clase va a ir a una excursión a los laboratorios MIRAI, me preguntaba si querían venir con nosotros a dar una vuelta, al menos así nuestros compañeros podrán ver que los únicos dos ausentes del salón por 3 grados consecutivos están vivos aún jejeje." Dice en tono de broma el híbrido puesto que es verdad.

Sebastian se lo medita un poco. "Mañana… bueno papá siempre dice que podemos ir a visitarlos en el trabajo siempre que queramos." Menciona el canino.

Hydesu afirma dos veces con la cabeza. "Si y hasta pases VIP nos dieron para que los de seguridad no nos vayan a detener ni nada." Dice normalmente también el otro canino.

Reiji se da un ligero facepalm. "Sí es cierto olvidaba que teníamos de esos desde que teníamos nosotros éramos pequeños."

Manabu le imita puesto que lo olvidaron en totalidad. "Cierto, vayan mañana, no pierden nada con hacerlo. Es buena oportunidad de conocer un poco a su profesor y a sus demás compañeros."

"Que tierno de tu parte invitarlos Saburou." Dice la canina adulta besando la frente de su cachorro.

Saburou se so roja tosiendo fingida. "A-algo tenía que hacer."

Sebastian cambia su mirada calmada por una fija hacia su amigo de ojos color melocotón. "Bueno… pero promete algo primero."

Saburou lo mira confundido pero ya se imagina que cosa va a pedir. "¿De qué…? Oh ya, entiendo mantendré controlada a Rinko para que no los fastidie no se preocupen… aunque creo que también vendrán los niños del salón B de nuestro mismo grado. En todo caso Rinko estará más pendiente de Asuka Tenjo, la delegada de clase del salón B y de su séquito, Shinji y Rei Yukimura." Menciono para calmar a Sebastian.

Hydesu suspira totalmente calmado por oír eso. "B-bueno si podemos ir, aunque creo que mañana, papá dijo que inauguran una atracción al público en los laboratorios, no sé qué es sé que será único e impresionante."

Shinon entonces aplaude atrayendo la atención de todos. "Bueno supongo que no hay más que decir o hacer aquí." guarda sus cosas en su bolso y gentilmente hace el favor de usar una pequeña parte de su poder divino para curar el pequeño pinchazo que se hicieron Hydesu y Sebastian. "vamos a casa." Dice dirigiéndose a sus hijos.

Kato asiente levantándose de donde estaba sentado. "Bueno, los veré mañana en el colegio, les enseñare todo lo que yo sé y también los ayudaré a buscar tesoros sagrados."

"La excursión a los laboratorios es a las 9:30 de la mañana." Les informa Saburou a los dos lupinos menores.

Hydesu le afirma con el pulgar. "Claro, iremos al laboratorio de nuestros papas mañana antes de que ustedes lleguen."

"Entonces estaremos esperándolos." Confirma Sebastian de igual manera que irá.

Saburou sonríe y también les enseña el pulgar. "Eso se escucha bien."

"Nos vemos mañana día entonces." Dijo Cross en tono amable.

"Claro es genial ser amigo de otro zorro aunque no sé porque razón eres todo negro jejejejeje quizás te teñiste todo el pelaje cuando estabas vivo jejeje jejejeje." Comenta divertido el zorro celeste.

Sebastian le da un ligero golpecito en la frente al zorro. "Osamu no seas malo. Perdónalo Cross."

Cross hace ademán con las patas. "No importa, es como tener un hermano mayor divertido y bromista."

Kaiser sonríe con gentileza. "Las personas no son las únicas que tienen amistades, nosotros también."

Snow expresa una ligera mirada de fastidio pero también una feliz. "De mi parte al parecer solo tengo a otro muchacho más al que cuidar."

Todos se ríen un poco mientras que Jeremy levemente se ríe también pero no deja que vean su risa, al rato ya los Hanamura se fueron de la casa dejando solos a los cuatro hermanos, sus dos tesoros sagrados y a los dos ángeles con su tesoros también aunque los cuatro últimos no se quedaron mucho rato ya que se excusan para irse puesto que no pueden dejar atrás sus labores de vigilancia por si algún "invitado" no deseado vuelve a aparecer por lo que se retiran del lugar dejando nada más que a ellos 6 allí solos que luego de tantas emociones el día de hoy los 4 primeros se terminan desplomado en el sofá de la sala con la vista únicamente puesta en el techo.

Reiji finalmente deja salir todo el aliento que mantenía retenido en un suspiro largo sin dejar de mirar al techo. "Fue un día de los más agitados que he tenido."

Manabu hace exactamente lo mismo con la mirada y ojos en un solo lugar. "Y mañana y los que le siguen serán iguales."

Hydesu baja la mirada del techo para mirar a su hermano. "Entonces, en serio harían todo con tal de protegernos…" siente como el brazo de su hermano mayor por un año lo rodea y lo atrae hacia él.

Reiji baja su mirada para juntar su frente con la de Hydesu. "Yo daría lo que sea por proteger a mi cachorrito favorito y mi bobito número uno, no te reemplazaría con nada ni nadie."

Hydesu se sonroja en el acto. "N-no me digas bobito por favor Reiji."

Reiji serie casi a carcajadas. "Sabes que solo juego contigo hermanito."

Sebastian le dirige la mirada también a su hermano. "Entonces tu igual piensas lo mismo, ¿Manabu?" De modo similar siente el brazo de su hermano atraerlo a él y abrazarlo.

Manabu junta también su frente con la del lobo de ojos rojos "Eres mi hermanito, porque no pensaría en protegerte, otros hermanos solo se pelean y quejan entre ellos, pero nosotros pocas veces hacemos eso."

Sebastian y Hydesu sonríen sin ninguna reserva ante la verdad que dijeron sus hermanos.

Reiji una vez más suspira. "Uff oigan saben que, quiero comer algo y darme un baño para irme a dormir."

"Pensamos igual." Afirman los otros tres lupinos.

A Jeremy entonces le gruñe el estómago por el hambre. "Grrr…" mira a los cuatro y sabiendo como es Reiji por lo poco que lo conoce y por como lo molesto sabe que tendría que comportarse por lo que si más se quita los audífonos dejándolos alrededor de su cuello y... "p-por favor harían algo de comer…. t-t-tengo hambre…" pide este con tono avergonzado.

Hydesu parpadea unas pocas veces. "Eh… es la primera vez que dices por favor o dices algo sin ser grosero."

Jeremy cierra los ojos para evitar las miradas. "Por favor no me digas nada, estoy tratando de ser amable ya que no puedo ser como soy con la mirada o presencia de tu hermano clavada en mí. Estoy seguro que me hará escarmentar si soy grosero contigo, por qué ahora sin más preámbulos solo me queda… ser… ser…. ser amable…." Explicó el lobo sin dejar de sentir vergüenza.

Osamu codea a Jeremy con suavidad tres veces. "Este será un bonito espectáculo del que reírme en serio que lo será, Jeremy siendo amable jejejeje jejejejeje."

Jeremy gruñe alejando a Osamu de él al menos unos dos paso. "C-cierra el hocico Osamu, solo lo hago porque no tengo otra opción…." Dice aún con algo de molestia. "Tch espero que no sepan que me le quede haciendo ojos a Cross… un zorro negro es algo que me hubiera gustado ver sin nada…" pensó el lobo café con algo de… lujuria.

Hydesu siente una pequeña picazón detrás del cuello que se rasca disimuladamente mientras que Osamu nota eso en Hydesu y trata de no poner mala cara sabiendo que Jeremy hizo o pensó algo para darle otra punzada a su pequeño amo.

"Bien qué tal si comemos arroz y curry." Sugirió Manabu a los demás.

"¡Eso si es comida!" Gritaron al unísono alzando un brazo con el puño cerrado.

A Jeremy solo le gruñe el estómago haciendo que se sonroje en el acto. Todos terminan por reírse del pobre lobo para un rato después estar todos sentados en la mesa disfrutando de la comida sin reproche o molestia alguna hasta que terminaron de comer finalizando entonces con un relajante pero bien merecido descanso en el agua caliente del cuarto de baño.

"Aaaaaw." Profiere Reiji mientras se relaja hundiendo la mitad superior de su cuerpo dejando solo la cabeza a la vista. "Esto es lo que hace falta después de tanta emoción que tuvo este día."

Manabu se ríe de por cómo está su amigo. "Pareces un anciano quejoso de la vida cuando hablas así Reiji."

Reiji lo mira entrecerrando los ojos. "Cállate Manabu y déjame seguir en el cielo además. Buen cuerpo Jeremy jajajaja." Menciona burlándose de Jeremy.

El lupino café le gruñe al menor de 13 años mientras esté aún está sentado en el banquillo, el cuerpo de Jeremy en si está desarrollado para tener solo 17 años de edad, el cuerpo bien formado del lobo tiene músculos pero no exagerados presentes en los brazos y las piernas, un pecho que a la vista y al tacto están de lo más firmes, sus nalgas aunque no se noten mucho por el banquillo se las ve que están bien formadas, redondas, firmes y suaves a la vista, todo su pelaje en abundancia es de cómo café a excepción de la zona de su pecho hasta sus genitales que es especialmente de color blanco, otra característica es que está muy bien equipado, se ve a simple vista su saco en el que cuelgan sus grandes bolas y también su dotada funda algo regordeta y eso que está sin mostrar señal de erección, su <<amigo>> esta tranquilamente guardado dentro de su prisión peluda. A la vista cualquiera diría que el cuerpo de Jeremy fue esculpido por dioses o por alguien más.

"C-cállate tu… tu… lobo flacucho." Dice a modo de insulto el lupino adolescente de 17 años.

Reiji se levanta abruptamente enseñando todo su cuerpo, un cuerpo normal pero atlético en lo normal para un muchacho de 13 años, su pecho, vientre brazos y piernas están bien trabajadas con músculo no tan desarrollados pero notables, todo gracias a sus continuas prácticas de deportes y los ejercicios que el mismo hace, posee nalgas rellenas y bastante redo dad con una perfecta figura que parecen ser suaves a plena vista, en la zona de su pecho hasta sus genitales y una ligera zona de la parte baja de sus nalgas se le ve que posee un color blanco con una coloración plateada leve, sin mencionar que posee un buen paquete entre sus piernas para solo tener 13 años. Sin mencionar que por el insulto de Jeremy lo que se puede apreciar es que una cara de molestia se dibuja en todo el rostro de Reiji.

"¡A quien le dices flacucho perro malhumorado y de culo gordo, para que sepas yo práctico deportes, juego fútbol y siempre nos ejercitamos bien, y sin contar mis ejercicios personales y con eso es que tengo este cuerpo a comparación de ti!" Reclama con mucho enojo Reiji a Jeremy con otro insulto.

Jeremy se levanta también mirándolo molesto. "¡A quien le dices culo gordo, yo tengo mejor trasero que tú! Apuesto que todos se ríen de ese huesudo trasero que tienes."

Reiji le gruñe como respuesta. "Tu lobo descarado si no me llevarás 3 años de edad y no me ganarás en tamaño ten por seguro que te haría picadillo y te convertiría en pretzel fursona. Y para que conste tú eres el de trasero huesudo." le gruñe nuevamente pero en tono de frustración con su mirada fija en el con claras intenciones asesinas contra él.

Jeremy ahoga una risa presumida por lo que escucho. "Je ni que pudieras conmigo aunque tuviera la misma edad que tú. No lograrías ni hacerme cosquillas aunque lo intentes."

Osamu se coloca entre los dos igual de desnudo que todos con su cuerpo vulpino en todo su esplendor, el cuerpo de Osamu en si es una joya muy preciosa, pelaje en su totalidad blanco con detalles azul celeste en sus hombros descendiendo por la espalda hasta la base de su cola, y finalmente sus pies y finalmente en sus muñecas. El cuerpo del zorro en si es esbelto, tanto que parece delicado porque no se le ve mucha nada muscular puesto que no se le nota, su pecho, vientre brazos y piernas están casi con la misma musculatura que alguien de al menos unos 14 años debería tener y eso que Osamu tiene 16 años, pero lo que más destaca es el equipo que tiene Osamu entre sus piernas, no destaca mucho pero en si cualquiera no aguantaría poner una pata en su suave funda.

"Ya no se peleen porque quien es mucho más que el otro. Está claro que los dos pues se ven deseables para los que los vean así eso sí no lo niego pero si se siguen peleando por tendré que decirles nenes a los dos." Explica a tono de broma pero en serio el zorro blanco.

Jeremy y Reiji se miran con odio señalándose uno al otro con las cuencas de los ojos en blanco a estilo anime. "¡El culo gordo empezó!/ ¡El culo huesudo empezó!"

Osamu da un suspiro ahogando una risita. "Nenes, nenes los dos son bonitos ya dejen de pelearse como cachorritos."

"Grrrrrr hmnp." En el acto ambos se desvían la mirada, Reiji vuelve a hundirse en el agua dejando solo su cabeza a la vista y Jeremy vuelve a sentarse en el banquillo terminando de lavarse bien antes de entrar a la tina de gran tamaño.

"Así los quería ver Jijiji jijijiji." Dice riendo y luego sentarse a un lado de Jeremy que nota como difícilmente se quiere lavar la espalda por lo que el canino pequeño le hace el favor de hacerlo a pesar de los bajos gruñidos de <<déjame solo>> que claramente el vulpino ignora.

"Sebastian no hace falta que me ayudes." Dice Hydesu un poco avergonzado.

En cuanto a Hydesu, el pequeño lobito negro de 12 años posee un cuerpo no muy atlético ni marcado pero se le ve que cuida bien su cuerpo puesto que posee masa muscular en sus brazos y piernas, su pecho en vez de firme parece suave, sus nalgas a la vista son bien redondas con una buena figura, toda la zona de su pecho hasta la zona de sus genitales es de color blanco crema además de que para du edad pues bueno, su saco donde cuelgan sus pequeños testículos no dan mucho que decir pero si funda si se ve un poco regordeta.

"E-en serio puedo hacerlo solo." Vuelve a decir Hydesu

Sebastian solo le sonríe continuando con su pequeña labor meneando de aquí y allá su cola amarilla, el pequeño cuerpo de 12 años de Sebastian es casi similar al de Hydesu solo a excepción de que su pelaje es de un fino rubio brillante pero el pelaje de su pecho hasta sus genitales es de color blanco junto al extra de que tiene unas nalgas del mismo tipo que las de Hydesu y que su funda está un poco regordeta también.

"No veo porque no hacerlo, tu siempre me hacías este favor al bañarnos los dos ¿porque sería diferente ahora?" Menciona amablemente Sebastian.

Hydesu se sonroja mucho. "N-no se es sólo una sensación incómoda, en serio."

Sebastian alza una ceja pero hace ademán con sus hombros. "Si tú lo dices." Siente como si alguien le estuviera enjuagando el cabello y en efecto se trata de Manabu que salió de la tina.

Manabu tararea un poco mientras enjuaga la cabeza de su hermanito, además se nota todo el cuerpo adolescente de Manabu desnudo en todo su esplendor, todo el pelaje en abundancia es blanco pero con unas cuantas zonas de pelaje negro aunque su pecho hasta sus genitales es lo que mantiene de color blanco, de paso que él se ve tan atlético como lo es Reiji.

"Tú también debes lavarte bien antes de entrar al agua." Menciona Manabu aun lavando.

"Manabu… no pares… Uy si, si justo ahí." Dice jadeando el lobo rubio que menea rápido su cola y su pie derecho se sacude junto a su pierna mientras jadea un poco como perrito a la vez que sigue lavando a Hydesu.

"Jejeje parece que te gusta hermanito." Le dice el mayor.

Sebastian solo sigue jadeando mientras menea rápido su cola sin poder responder a nada de lo que dice.

Manabu se aguanta la risa. "Tomare eso como un sí de tu parte jijiji."

Hydesu aún continúa sonrojando nada más. "Hace tiempo que no veía a Sebastian ser domado de esa manera por Manabu, es algo que no se ve a diario. Aunque… que es esa sensación de comezón o irritación que siento cuando Jeremy hace algo indebido… debería… no lo menos que quiero es que haya más problemas." Piensa el lobo negro con cuidado.

Al rato todos estan metidos al final en la gran bañera…

Sebastian suspira de alivio. "Tan bueno para ser verdad… me gustaba como me estabas lavando ¿porque tuviste que dejar de lavarme?"

"Ya tenías mucha espuma en la cabeza lo de menos que podía hacer era lavarte con agua." Le responde Manabu.

Sebastian infla en protesta sus cachetes. "Pero quería que me siguieras haciendo caricias."

"Te las hago después ahora deja que el agua caliente haga su trabajo y por favor… deja de estar meneando tu cola que estás frotando directamente mi funda y lo de menos es que me provoques algo vergonzoso… estoy en la edad en que a la mínima provocación… el asunto sale de mi funda hasta el final…" le dice un poco avergonzado el lobo de 13 años.

"No soy tonto hermano, ya lo sé." Responde Sebastian y aparta su cola de la entrepierna de su hermano. "ya feliz."

"Mucho." Responde y suspira de alivio Manabu para regresar a su relajación.

Reiji se ríe de los dos. "Son tal para cual como hermanos siendo o no siendo de sangre aunque técnicamente ahora si somos familia de sangre." se relaja hundiéndose hasta la cabeza.

Hydesu se ríe un poco de su hermano mayor. "Jeje pareces un viejito hermano."

Reiji solo sonríe puesto que no le importa. "Si lo sé y no me importa que lo digas hermanito."

Jeremy abre sus ojos para dedicarles su característica mirada. "Cállense que no me puedo relajar en silencio."

Osamu le palmea la cabeza a Jeremy. "Vamos Jer cálmate."

Jeremy gruñe de fastidio. "Cállate."

"Jejeje, malhumorado." Dice el zorro.

"Anciano quejumbroso jajaja." Dice en burla Reiji.

Jeremy se levanta. "¡Que dijiste enano!"

Reiji se levanta también mirando furioso a Jeremy. "¡Que dijiste pies apestosos!"

"¡Lo que oíste lobo enano que no crecerá nunca!" Le clama el lupinos café

Reiji le gruñe como respuesta. "¡Eres un presuntuoso al que ahora quiero golpear sin nada de piedad!"

Jeremy vuelve a reírse muchísimo. "¡Ja como si pudieras conmigo niño, ven a verme cuando tengas 15 años, allí tal vez si me des pelea pero como estas ahora no duraras nada contra mí!"

Reiji le vuelve a gruñir. "¡Tengo 13 años tu imbécil, ya soy adolescente!"

"¡Como serás adolescente si ni me llegas a los hombros, eres enano y siempre lo serás por siempre y por la eternidad!" Le reclama nuevamente.

"¡Si como no mira quien habla si tú te quedaras siempre estancado en esa edad por toda la eternidad mientras que Hydesu si crecerá!" Le dice la clara verdad a Jeremy para molestarlo.

Una vena palpita directamente en la frente de Jeremy. "¡TU ENANO!" se truena los nudillos.

Reiji se los truena también. "¡ATREVETE!" Dice y se prepara para pelear.

Manabu los detiene en el acto antes de que hagan algo. "Oigan ya basta los dos, dejen de dar tanto fanservice que miren por su culpa como estan Hydesu y Sebastian." les señala a los dos aludidos con la mirada.

Osamu no se aguanta la risa que se estaba ahogando por lo que acaba en carcajadas. "Es serio, es muy gracioso solo miren como estan los dos jajajaja miren sus caras jajajajaja miren en serio solo miren jajajajajaja qué risa siento que no puedo parar jajajajajajajaja."

Hydesu y Sebastian ambos están totalmente sonrojados con sus manos firmemente cubriendo sus entrepiernas al sentir cierto cosquilleo en sus ingles, particularmente en sus fundas de las cuales ya sentían como estaban saliendo ya las puntas de sus miembros.

"Oh demonios, Hydesu, Sebastian lo siento en serio lo siento." Dice Reiji quien se vuelve a sentar. "Siéntate también idiota."

Jeremy chasquea con la lengua para entonces sentarse cruzado de brazos desviando la mirada de todos.

Manabu suspira algo fastidiado. "Gracias… por kami, ustedes casi me provocan si no tengo el suficiente autocontrol saben."

Osamu con una cara traviesa le da un apretón a la nalga de Manabu haciendo que de un chillido y se levante revelando que tiene una semi erección. "¿Si tenías autocontrol entonces porque casi todo tu pene está afuera de tu funda? Jajajajajajajajajaja."

"¡OSAMUUUUUUUUUUUU!" Grita Manabu de lo más furioso y avergonzado.

"¡PRESENTEEEEEEEEEEEEE!" Responde el zorro alzando la mano.

Un rato después dejaron ya el baño seguido de vestirse y descansar después del día tan cansado por el que pasaron con muchas emociones, obviamente Hydesu y Sebastian una vez más durmieron únicamente en ropa interior, Jeremy por su parte no tuvo negación alguna ya que se acostumbró a la primera verlos así, la noche fue de lo más tranquila dando paso al siguiente día....

-Un día después…-
-8 de mayo, 8:10 AM-

Al día siguiente la cosa estuvo algo complicada ya que antes de que los dos lupinos se fueran a clases, Hydesu y Sebastian les dieron unos cuantos consejos a sus hermanos de cómo debían regular su poder para poder controlar su nueva fuerza por lo que ellos al instante comprendieron que debían hacer en ese tema a la vez que decían que explicaban que lo más seguro es que Kato les daría unas cuantas lecciones más para poder controlarse un poco mejor y también los mayores le desearon un poco de suerte a los menores en su pequeña visita al lugar de trabajo de sus padres ya que no solo sería visita sino que tendrían que dar la cara a la multitud de sus compañeros y su profesor lo cual hace que ambos chicos traguen un tanto grueso pero se calman al ver las cálidas sonrisas de sus hermanos que les transmiten completa seguridad y confianza a la vez que les da valor, los dos lupinos se despiden de sus hermanos después de hacerse unos desayunos improvisados ya que hoy los padres de los cuatro se fueron más temprano hoy a pesar de haber llegado a altas horas de la noche. Pasado un rato los chicos tras despedir a sus hermanos estos se vistieron con su ropa de siempre además de que se hicieron su propio almuerzo para cuando les diera hambre y sea la hora de almorzar, lo siguiente fue que ahora salieron de la casa con tiempo de sobra e ir a esperar el autobús para irse directamente a la sede principal del laboratorio donde trabajan sus padres.

Cuyo sitio al que terminan llegando unos minutos más de sobra siendo apenas las 9 de la mañana ya que al parecer hubo un pequeño retraso sin más lo que tuvieron que hacer en la entrada al lugar fue meramente esperar por la llegada de uno o dos autobuses escolares cuya presencia se hace casi inmediata haciendo que tanto Hydesu como Sebastian se levanten de las bancas al ver llegar los autobuses y entrar al estacionamiento de visitantes al que ellos junto a Osamu y Jeremy van a ver a quienes estarán en la excursión aunque por la información de Saburou ya se sabe que son el 6to grado de primaria de los salones A y B. a primera vista ven como del primer autobús bajan los alumnos del salón A siendo encabezados por Rinko, Shinichi y Saburou aunque también Cross a pesar de que nadie puede verlo también al final se baja quien parecer ser su profesor siendo lo que parece un gato negro de unos 30 y tantos vestido con ropa deportiva de color blanco con naranja. Pero en lo que más resaltaría es como Rinko miran con algo de molestia al otro autobús del que sale quien parece ser Asuka Tenjo, Una niña gato de pelaje naranja con manchas negras de 12 años, ojos con el iris de color rosado suave vestida con una camisa blanca con corbata roja, chaqueta azul marino, falda de color rosa a cuadros, calcetines blancos y zapatos negros. Además de que no está sola ya que la acompañan un par de leones albinos de 12 años que se suponen que son Shinji y Rei Yukimura según Saburou. Shinji es un león albino de 12 años, iris de ojos de color negro brillante, vestido con una sudadera de color azul marino, pantalones deportivos grises y tenis negros y rojos. Rei también es una leona albina de 12 años, iris de color negro brillante iguales a los de Shinji, viste una camisa gris de mangas largas, una falda larga a cuados, calcetines blancos y zapatos de color blanco y negro.

"Bueno… Vamos…" soltó al fin Hydesu.

Sebastian le lanza una mirada nerviosa. "Eso debí decirlo yo…"

Saburou con una gota de sudor a lo anime ve únicamente como Rinko se lanza una mirada asesina con Asuka este nota por el rabillo del ojo a los dos lupinos y les hace un gesto con la mano para saludarlos conforme se acercan. "Vaya entonces si vinieron que bien."

Sebastian sonríe rascándose una oreja. "Ya dijimos ayer que íbamos a venir, no es de extrañar que viniéramos."

Hydesu se fija en la felina. "Si y veo que tenías razón con Rinko…"

"S-si ja, ja, ja, ja, ja…" respondió con risa nerviosa el híbrido.

"Así que vinieron eh" dijo el lobo de gafas que se las acomoda mirando al par. "cuando Saburou lo dijo esta mañana no me lo creí y Rinko solo estaba que se reía, el profesor solo dijo que serán bienvenidos a ser parte de la excursión y a regresar en el momento indicado a clases antes de que termine el año."

"Este… Gracias Amano-san." Respondió Hydesu con nervios.

Shinichi negó con la cabeza y después acomodarse las gafas. "No me llames por mi apellido, dime Shinichi a secas. Aunque raramente veo que se llevan bien con Saburou así de la nada como de la noche a la mañana, ¿por qué será eso?"

Saburou duda un poco frío tratando de pesar en una buena excusa. "Bueno es que lo que paso ayer es que después de que te fueras a tu casa y también Rinko pase la tarde en la casa de ellos dos y pues al final cuando no me fije en la hora tuvieron que venir a buscarme mi hermano y mi madre y sin notarlo los tres nos hicimos buenos amigos además de que Hydesu se disculpó por haberme golpeado aun después de que fui yo el que se buscó el golpe pero ya que lo pasado pisado, borrón y cuenta nueva ¿no lo crees Shinichi?"

Shinichi se les queda mirando fijamente a los tres aunque también esa mirada ponía un poco nerviosos a los tres tesoros sagrados que nadie podía ver ni oír pero entonces este solo suspira como si nada. "Bueno no es de extrañar que al pasar un rato solos los tres se llevaran bien, algún día debo ir a su casa a pasar el rato y llevarnos bien."

Los tres suspiran de alivio por lo ignorante que es Shinichi ahora. "Menos mal que se lo creyó j-jajajaja." Pensaron.

Rinko por el rabillo del ojo fija su vista felina en los dos lupinos. "¡Ustedes dos y….! ¡Eh en serio vinieron! Ejem… así que vinieron a ser parte de la excursión eh, cuando Saburou lo comento no me lo creía así que espero que esto sea una buena oportunidad para que…" decía y estaba por decir la felina pero fueron cortadas sus palabras

"Si dices que si queremos volver a la escuela una vez más iremos directo al laboratorio privado de nuestros padres donde fabrican sus inventos y nos quedaremos allí durante toda la excursión hasta que se vayan así que no termines esa frase." Dijeron al unísono Sebastian y Hydesu dejándole las cosas claras a Rinko.

"D-delegada por favor solo déjalo pasar por esta vez." Mencionó Saburou a su amiga.

"Pero si no lo digo entonces…" estaba por decir Rinko.

"A ver, a ver Tachikawa deja de molestar a tus compañeros especialmente a los dos alumnos especiales de mi clase." Dijo un gato negro que se acerca al grupo de niños.

"P-pero profesor…" iba a decir la felina pero el mayor la interrumpe otra vez.

"No más peros, ve y has que tus compañeros formen una fila, iré en un momento, Hanamura, Amano ustedes también." Ordenó gentilmente el profesor

"Si sensei." Respondieron y los tres tras esa respuesta irían con los demás del salón 6-A para reunirlos.

"En estos años que he sido su profesor desde el primer grado me da gusto verlos otra vez niños. La última vez que los vi eran más pequeños, estan enormes, espero disfruten ser parte de la excursión a pesar de que no han vuelto oficialmente al colegio y por favor perdonen la actitud de Tachikawa, no sé cuándo paso de ser adorable a ser…" estaba por decir el felino negro pero sus palabras son interrumpidas.

"Molesta, gritona, gruñona, fastidiosa e irritante y un completo dolor de cabeza que no se quita ni con el té o pastilla para el dolor de cabeza más fuerte de todos." Dijo Sebastian contando con sus dedos cada una de las cosas que es Rinko.

Una ligera gota de sudor baja por la frente d felino. "E-este iba a decir intensa pero creo que entendí la idea Hyodo j-jajaja. " con una gotita de sudor más grande y a lo anime detrás de la cabeza pero tose un poco para recuperar el tono. "entonces espero que disfruten con nosotros esta pequeña excursión aunque como sus padres trabajan aquí ya habrán visto todo lo que veremos el día de hoy."

"Bueno la verdad es que no hemos venido a los laboratorios en mucho tiempo, lo más probable es que hayan agregado unas cuantas nuevas exhibiciones al público que de seguro podrán disfrutar." Comentó Hydesu felizmente.

"Ya veo espero que sea del agrado de todos." Comento el profesor.

"Y por cierto. ¡Es un gusto verlo otra vez Neko-sensei!" dijo Hydesu con una sonrisa divertida.

Sebastian casi sin aguantar la risa además de que ve como Osamu se ríe un poquito también a la par que Jeremy solamente se cubre la boca que no vean su sonrisa por el apodo divertido. "Jejejejeje aún me acuerdo cuando le pusiste ese apodo en primer grado. Ya que prácticamente es un abreviado de su nombre, <<Nekomaru>> pero tú en ese momento en primer grado alzaste la mano y dijiste <<¿podemos decirle Neko-sensei?>>, eso hizo reír a todos para comenzar a decir Neko-sensei por aquí y allá."

Nekomaru apodado Neko-sensei suspira. "Desde ese día el apodo me quedo y a nadie se le olvida. Pero no me molesta en lo absoluto. Pueden llamarme así siempre que quieran."

Sebastian sonrió. "Siendo esa una forma de decir algo creo que nosotros le respondemos que también lo extrañamos Neko-sensei."

Hydesu sonríe también. "Si lo extrañamos."

"También los extrañe a ustedes, eran y siguen siendo mis alumnos estrella." Comentó Nekomaru sonriendo.

Jeremy se queda callado y pensando. "……… Quisiera tener lo que ellos tienen… que envidia me da de solo verlos y escucharlos….." pensó el lobo.

"Ugh…" Hydesu siente ese pinchazo otra vez pero se aguanta para no demostrarlo y no preocupar a otros.

Osamu nota de inmediato lo que hizo Jeremy. "Jeremy… deja de lastimarlo antes de que sea demasiado tarde, no quiero verte sufrir de esa forma cuando llegue el momento en que sea necesario hacer <<eso>>….." pensó el zorro

Al rato luego de que van tras el profesor, el resto del salón 6-A que antiguamente eran compañeros del par de lupinos se alegran de verlos a los dos después de tanto tiempo sin verse pero la que no puede decir mucho es Rinko que sigue chocando las miradas con Asuka quien claramente esta en lo mismo, siendo esto como si sus miradas lanzaran chispas y estas chocaran, una vez dentro de las instalaciones se llevan la gran sorpresa de ver casi un gran número de muchas exhibiciones que van desde modelos de naves hasta escenas del espacio como un astronauta en la luna pero lo que más resalta son varios inventos de la actualidad. Todo en si llama la atención de los niños que ven cada una de las exhibiciones pero principalmente Hydesu y Sebastian estan en todo momento con Saburou y con Shinichi a pesar de las palabras fastidiosas de Rinko que siempre se cortan a medio decir al notarse cerca de Asuka junto con Shinji y con Rei, cosas que siempre haría reír al cuarteto de amigos pero que se callan casi de inmediato cuando la felina azul les dirige la mirada para después seguir con el “concurso de miradas” con su enemiga jurada por el puesto de presidenta del consejo estudiantil de este año, aunque también la socialización no faltan en esta visita aunque viendo de antemano todo el ambiente feliz entre varios niños hace sentir una extraña opresión a Jeremy en el pecho como si estuviera dolido por algo o es que acaso él está en el fondo de su ser deseando estar así de feliz como los demás chicos a lo cual este solo expresa su envidia de ser tan afortunados de poder tener este tipo de vida, obviamente ese pensamiento y los siguientes le causan un dolor interno a Hydesu que se agranda con cada uno de ellos pero el menor obviamente está ocultando muy bien su dolor para no preocupar a quienes los rodean pero claramente aquel que es Osamu está muy al pendiente de eso notando a primera vista el dolor de Hydesu por las punzadas y claro el vulpino le hubiera dicho acerca del tema Cross pero que no fastidiara a Jeremy o resultaría en algo que lo haría explotar y hacer algo que en verdad no pueda lamentar después.

★★★★★★★​

Ya al menos siendo eso de las 11 de la mañana con unos 30 minutos ambas clases estarían ahora en medio de una pequeña visita guiada por nada más y nada menos que los padres de Hydesu y de Hayden que estan del todo complacidos por guiar a las dos clases del salón de 6to grado además de sonreír al ver a sus hijos rodeados por personas ya que estan felices de verlos lentamente salir de aquel cascaron en el que se habían encerrado desde hace un tiempo tras haber perdido a sus madres aunque desde una vista completamente ciega para ellos alguien más estaba vigilando el lugar siendo alguien de mayor poder que cualquier otra persona que hayan enfrentado Hydesu o Sebastian en estos pocos días que llevan de saber acerca de sus poderes…

"Así que ellos son los niños que tantos problemas han dado…" dijo una voz entre las sombras.

"No solo ellos amo mío… ahora tienen más aliados…" comento otra persona.

"Ya veo… Atento, mi momento para hacerme presente ante ellos será en unos momentos y entonces yo mismo acabare con ellos para eliminar toda amenaza con el proyecto revivir del tiempo…" dijo la primera persona en tono serio.

"Si mi señor…" comento la segunda persona.

Mientras que el resto…

"Por ultimo aquí tenemos nuestra reciente atracción al público, la sala de gravedad cero." Anuncio el padre de Manabu y Sebastian a todos los invitados del recorrido.

"Les pedimos que usen por favor un traje espacial ya que es una sala especial y necesitan estar protegidos." Agregó el padre de Reiji y Hydesu.

Hydesu alzó una ceja. "Vaya eso es nuevo." Pensó.

Sebastian no paraba de temblar de emoción. "Que emoción…" pensó.

"Qué bueno que estamos muertos y que el interior de esa sala no nos afectara si entramos." Dijo Cross del alivio.

Osamu se rasco detrás de la oreja "Cierto jajajaja." Comentó riendo el zorro.

Jeremy baja las orejas. "Si… Muerto… sin que nadie me vea…. No sé ustedes par de zorros pero prefiero quedarme aquí…" estaba por decir cuando siente un jalón en su cola siendo Osamu que se lo lleva adentro de la sala de gravedad cero en la que hay un montón de modelos de los planetas que estan en el sistema solar demás de unos buenos modelos de los 6 satélites que orbitan por el espacio. "Afuera…" termino de decir.

El zorro se muestra feliz abriendo los ojos de par en par. "WOOOOOOOW PERO QUE GRAN SALA ES ESTA, MIRA ESO ALLI ESTA SATURNO Y MARTE Y NEPTUNO Y TAMBIEN ESTAN LOS SATELITES QUE ORBITAN AL PLANETA ESTO ES MUY SUGOIIIIIIIIII." Dice Osamu que mira todo eso con sus ojos literalmente hechos estrellas al estilo anime además de menear con mucho emoción su felpuda cola de zorro de un lado a otro.

Jeremy suspira pesadamente. "Zorro estúpido que siento como si ya conociera de antes cállate de una vez que me lastimas mis sensibles orejas."

Cross alzo un poco las cejas. "¿Y porque no te pones a escuchar música como todo el tiempo haces para evitar tener que oír las conversaciones <<aburridas>> de todos?"

"…….." Jeremy solo se sonroja un poco desviando la mirada. "N-no tengo música nueva que escuchar y eso me aburre mucho, no escucho siempre la misma música una y otra vez de forma repetitiva sabes zorro bobo…"

Cross actúa de lo más normal disimulando a la perfección. "Si claro Jeremy."

Jeremy lo mira molesto. "¡Es verdad!"

Cross se ríe de cómo actúa. "Si, si, si te creo."

Mientras que los demás, toda la clase incluso Hydesu y Sebastian llevarían puestos trajes espaciales flotando por todo el lugar a voluntad propia mirando todo con mucha fascinación.

"WAAAAH cuantos planetas es como realmente estar en el espacio exterior." Dice Hydesu con mucha emoción mirando todos los planetas junto con Sebastian.

"Si es cierto, me pregunto porque no nos habrán dicho nada de esto o de que lo estaban construyendo, nuestros papas sí que son malos con nosotros." Comentó Sebastian sin quitar la emoción de su rostro.

"Si lo son pero no lo digas en voz alta a pesar de que ellos estén hablando ahora mismo con los profesores de aula de los salones A y B." Le dice el lobito negro apuntando con un dedo a dónde están los progenitores de sus hermanos.

Sebastian rueda los ojos pero sonríe tontamente. "Se me había olvidado eso. Además este traje espacial sí que está hecho por completo a la medida para nosotros, casi no me siento para nada incómodo."

Saburou nota como están pareciendo disfrutar por lo cual sonríe. "Se ve que les gustan mucho las cosas del espacio."

Hydesu y Sebastian se miran y sonríen mirando ahora a Saburou. "Es que nos hemos leído muchos libros además de que hemos visto cada noche las estrellas pero no tenemos un telescopio para verlas mejor."

Shinichi se suma a la conversación con una fingida tos. "Algún día deberíamos planear una pequeña salida para que podamos ver todos las estrellas, yo tengo un telescopio que pueden usar si no es molestia que usen algo mío aunque en lo personal a mí no me molesta que lo hagan."

A ambos lobos se les iluminan los ojos de felicidad. "¡En verdad, muchas gracias Shinichi!"

Rinko se mete de improvisto en la conversación. "Y quizás cuando llegue ese día finalmente me den respuesta de si quieren volver a la…." Esta por decir pero le cortan las palabras.

Los dos lupinos voltean a verla seriamente. "¡Jamás!"

Saburou se da un facepalm. "Delegada…."

"¿Vaya así que estos son los únicos de tu salón que siempre han estado faltando para que vayas al punto de obligarlos a asistir a la escuela?" Dice la voz de una niña siendo está, Asuka Tenjo que nota como Rinko y sus dos <<secuaces>> además de Hydesu y Sebastian voltean para verla a ella y a sus dos acompañantes.

"Al fin nos conocemos; Hydesu Shirou y Sebastian Hyodo." Dice el felino albino, Shinji.

"Hemos oído mencionar sus nombres pero nunca los vimos en persona, es la primera vez que nos vemos." Agrega la otra felina albina, Rei.

"Eh… si también es la primera vez que nos vemos." Mencionó Hydesu.

"Nos transfirieron a los tres en 4to grado a esta escuela, precisamente a la clase B." Respondió Asuka a la duda.

En si Rinko mira con total molestia a Asuka quien le regresa la mirada mientras que aquellos que estan allí presentes sienten como si de sus ojos salieran rayos que chocaran además de hacer que la tensión suba de momento a momento incomodando un poco a todos…

Sebastian tose fingidamente. "Pues… Creo que nos iremos a flotar a otro lado…" comenta el alejándose.

"Te acompaño…" agrega Hydesu.

"Yo también…" secundo Saburou.

"Igual yo." Dijo Shinichi.

Shinji asiente con la cabeza. "Si voy con ustedes."

Rei asintió. "Los acompaño."

Rinko y Asuka se siguen mirando muy fijamente tratando de que la afilada mirada felina de la otra penetre en el alma de la otra aunque en serio parece que sus miradas sacaran rayos a pesar de que llevan puesto el casco de astronauta. Por otro lado los demás a una distancia un poco prudente de las dos además de decir en susurro: <<Son como fieras……>>

Hydesu de solo verlas deja escapar un suspiro. "Me pregunto porque tienen tan en mente competir una con la otra por el puesto de presidenta del consejo estudiantil…"

"Aunque no lo creas la delegada se preocupa por todos sus compañeros del salón de clases a pesar de que sea un poco brusca, ella siempre busca hacer lo mejor para que cualquiera de nosotros este en igualdad o en buenos términos unos con otros pero lo que en realidad quiere es hacer algo para que todos los alumnos de la escuela estén todos cómodos unos con los otros además de que también ya tiene listas sus promesas para cuando vengan las elecciones para ser la presidenta." Dice Shinichi tomando un gran respiro una vez acaba su discurso.

Saburou se cruza de brazos asintiendo para confirmar lo que dijo su amigo de gafas. "Si lo que dice Shinichi es verdad. Rinko será tal cual como es por como ustedes la conocen pero ustedes no la conocen como nosotros la conocemos a ella desde que comenzamos la escuela y desde que somos amigos."

Sebastian alza una ceja. "Deben tener una gran relación entre amigos con ella…"

Shinji tose para atraer su atención "Muy bonito el discurso pero Asuka es una buena presidenta aunque no lo crean."

Rei asiente con los brazos cruzados también afirmando con la cabeza. "Si lo que dijo mi hermano, Asuka es buena, muy buena, excepcional en todo lo que hace como presidenta del consejo."

Shinichi le dedica una mirada un poco seria. "Esa es su opinión pero nosotros tenemos la nuestra."

"Cierto." Mencionó Saburou.

"Mejor no comiencen a discutir ustedes también, ya es suficiente con que Rinko y la tal Asuka estén fulminándose con la mirada…" señala Hydesu a las dos felinas.

Los cuatro se continúan mirando fijamente seguido de soltar un simultáneo bufido y desviarse las miradas.

Hydesu y Sebastian solo suspiran con pesadez negando con la cabeza mientras miran de casualidad a una esquina viendo como Osamu está tratando de hacer que Jeremy reaccione a algo mientras que Cross solo está allí mirándolos. "Al menos ellos estan tranquilos…" pensaron.

"¡Te dije que me dejaras en paz Osamu!" Dice muy enojado el lobo café.

"AJA TE ATRAPE…. Eh… ¿me llamaste por mi nombre?" Responde el zorro blanco dándose cuenta de que dijo.

"Obvio idiota que ese no es tu…. Eh…" estaba por decir algo pero Jeremy para de hablar al darse cuenta de que dijo antes.

Osamu sonríe levemente. "Es la primera vez que me llamas por mi nombre o quizás la segunda pero a quien le importa eso, estoy feliz por eso, finalmente estamos haciéndonos buenos amigos." Comenta felizmente el zorro.

Jeremy se le queda mirando a Osamu con una expresión suave y tranquila en su cara a la vez que baja las orejas un poco. "A-amigos…. Amigos…." se cubre un poco la boca desviando su mirada para evitar que vieran su sonrisa sincera a la vez que ahoga un sollozo como de consuelo.

Cross abre la boca como para decir algo y tocar el hombro de Jeremy pero nota como Osamu detiene su mano mirándolo con una sonrisa y negando con la cabeza como queriendo decir <<déjalo>> a lo que este acepta bajando su mano una vez Osamu lo suelta.

"Amigos…. Somos amigos…. Osamu…….. Y también…. ¿Cross?, ¿somos amigos?, este sentimiento…. Este sentir tan cálido y tranquilo…… ¿esto es felicidad acaso?" Pensó el lobo de ojos dorados.

Osamu sigue sonriendo con la vista en Jeremy. "Espero que eso te haga dejar de pensar en cosas malas e impuras por un rato, por lo que vi de la impureza en Hydesu pero sin tocarlo puedo decir que casi está llegando al punto en el que es un riesgo para él y tu… no sé cuánto tiempo te quede antes de que…" pensó amenazando con dejar de sonreír pero niega con la cabeza un poco solo para seguir sonriendo y tratar no mostrarse preocupado.

"Hey Osamu ¿estás bien?" Dijo de Pronto el vulpino azabache para sacar de sus pensamientos al zorro blanco.

Osamu mira a su amigo con su mirada tranquila de siempre. "Eh oh claro que si lo estoy jejejeje." Responde riendo para ocultar sus preocupaciones. "No estoy bien, estoy preocupado pero tengo que mantener una actitud positiva a la vez que vigilo pero también por alguna razón siento como si Hironobu estuviera cerca de vez en cuando… quizás sea cosa de Takumu para que me ayude a vigilar a Jeremy." Dicen pensando para él solo.

Mientras que en lo que parece una sala de control alguien cubierto en una capucha noquea a quien parece ser un humano que es el operador de la sala de gravedad cero…

"Es hora…" dice la primera persona de antes.

Está persona comienza a teclear varios comandos en el tablero de control de la sala de gravedad haciendo lo que quiera a su antojo moviendo algunos comandos y reemplazando algunos números para luego hacerlo completamente permanente.

"Con eso bastara amo, ahora es tiempo." Dijo la segunda persona.

Entonces está figura chasquea los dedos provocando que las luces en la sala se apaguen de momento y también se enciendan unas pantallas holográficas en las que se proyecta la imagen de la persona misteriosa que muestra su apariencia siendo la de un jaguar de unos 30 y tantos años con el iris de sus ojos de color purpura demasiado profundo vestido con lo que parecen puras ropas negras además de que usa una especie de capa bastante larga hasta sus tobillos acompañado de que lleva unas hombreras de hierro en ambos hombros y sus guantes parecen como si fueran unas garras metálicas así como el hecho de que lleva también unas adornaciones de hierro en la cintura como si fueran placas y finalmente sus botas son de algo parecido a hierro también mientras que a su lado esta lo que parece ser un chacal de unos 28 a 29 años de edad con el iris de los ojos de un oscuro color negro carbón a la par que está usando un abrigo del todo negro que le llega hasta los tobillos además de que lleva algunas partes de armadura ya sea en los hombros o que sus botas sean las de una armadura junto al hecho de que lleva guantes negros sin dedos.

"Humanos mi nombre es Japeto, el titán de las dimensiones, mi presencia entre todos ustedes los mortales es por una muy simple razón con un único fin que beneficiara a mis iguales por lo que les diré que es exactamente lo que solicito en este momento… La vida de los hijos de los dioses Zeus y Hades a cambio de que no mate a todos los que estan presentes en aquella sala donde la gravedad es inestable a menos que quieran sufrir serias consecuencias como las de ahora… en este momento he aumentado la gravedad cronometrando que aproximadamente en 1 hora la gravedad aumentara al punto que sean aplastados por ella…. Y mueran al no poder soportar tanto." De solo decir eso nota el terror de todas las personas en la sala de gravedad. "Si quieren una forma de salvarse sugiero que los niños dioses entre ustedes vengan a enfrentarme solo si se atreven ya que solo conseguirán la muerte si vienen a mi aunque si no muestran sus caras ante mí de igual manera todos sus conocidos en esa sala morirán mientras ustedes se quedan mirando como mueren… ahora vengan si se atreven a encarar a la muerte…" dijo Japeto finalizando con su ultimátum.

En eso las pantallas holográficas se desactivan por lo que entonces el pánico comienza a hervir en la sala iniciando primeramente por las niñas de las dos clases de 6to grado a excepción de Rinko y de Asuka que intentan poner el orden junto con sus profesores de aula y los padres de Hydesu y de Sebastian, cuyos cachorros se miran uno al otro sabiendo claramente lo que deben hacer pero pensando entonces como hacer para alejarse del grupo por lo que rápidamente ambos cruzan sus miradas con Saburou que entiende perfectamente sus intenciones por lo que rápidamente el canino busca los dispositivos de la luz y entonces discretamente destruye las bombillas sumiéndolo todo en oscuridad dándoles a los chicos la chance de poder subir a un camino de ondas Infinity que tienen a la vista luego de haberse quitado los trajes especiales que en un principio no necesitaban, sin embargo logran perderse de la vista de todos gracias a la excelente improvisación que tuvo Saburou para darles una chance de ir a enfrentar a quien se supone que es uno de los titanes y a juzgar por su nombre debe ser uno de los originales además de más poderosos ya que es uno de los que estuvo al lado del padre de los olímpicos cuando aún estaba al poder y en la cima de todo el mundo mientras que entre tanto en lo que se supone que hacen ahora mismo Takumu y compañía, debido a cierto estremecimiento interno de ambos decidieron echarlo todo por la borda en lo que estaban haciendo en estos instantes para ir a la ayuda de los príncipes mientras que internamente Kato en su colegio junto con Reiji y Manabu que está enterado de la presencia de Japeto prefiere no decirles nada a sus amigos por miedo a que les suceda algo a pesar de el en serio está muy preocupado de los resultados que se puedan dar ya que Saburou también está en aquel sitio, que conste que no sabe en qué condiciones están los niños en estos instantes, cuya misteriosa situación que lo hace sudar un poco por los nervios que siente además de que no es el único ya que incluso Kaiser está preocupado…

Mientras tanto de regreso con los niños estos se lograron abrir paso por los caminos de ondas Infinity ya con sus compañeros en forma de arma estan de lo más decididos a hacer lo que sea para asegurar la seguridad de sus padres y de sus amigos aunque poco sepan de qué cosas es capaz el titán Japeto al que se enfrentarán…

Sebastian se queda observando la puerta. "Está a de ser la puerta a la sala de control."

"Si lo es, la recuerdo de cuando sin querer entramos aquí cuando éramos pequeños." Comentó Hydesu.

"Sí que tienes buena memoria eh Hydesu." Respondió con un halago Sebastian.

Hydesu se medió ruboriza. "Si lo sé, pero no hablemos más del tema, tenemos al tiempo en nuestra contra ahora mismo y hasta quizás Saburou esta vez no pueda ayudar."

Sebastian asiente saliendo de sus cosas que lo distraen. "Es verdad como está con Neko-sensei y sus compañeros del colegio entonces no está en posición de movilizarse para asistirnos."

"Entonces estamos solos está vez puesto que Reiji y Manabu de seguro aún no están acostumbrados a sus nuevos puntos fuertes." Mencionó Hydesu nombrando a sus hermanos.

"Solo somos tú, yo." Dice Sebastian que empuña bien su espada. "Y también Osamu y Jeremy."

"Si nosotros cuatro…" dice Hydesu que agarra bien su espada. "Jeremy la vida de nuestros papas está en juego así que no me vayas a fallar por nada por favor te lo ruego con todas mis fuerzas."

Jeremy suspira dirigiendo sus palabras directamente a la mente del menor. "Aunque seas un llorón no puedo permitir una muerte y menos muchas otras, es más, si mueres aquí entonces también ese tipo me matará a mi así que es un arma de doble filo, si tú mueres, él también me matará a mí."


Hydesu sonríe aliviado. "El saber qué puedo contar contigo es suficiente Jeremy."

Jeremy chasquea la lengua. "No te equivoques yo solo lo hago porque quiero vivir, no quiero saber lo que pasa cuando se mueren por segunda vez y menos quiero saberlo cuando ya estás muerto." Dijo de momento directamente a la mente de Hydesu.

"Jeremy…." Dice bajo Hydesu pero siente una punzada detrás de su cuello pero lo disimula para ocultar bien su dolor. "V-vamos, tenemos algo que hacer, el tiempo está corriendo." Menciona algo serio el menor.

Sebastian asiente. "Si, a la carga Osamu."

"¡Si a la carga!" Responde el zorro a la mente de su dueño.

Sebastian rebana la puerta con mucha facilidad haciendo que los trozos caigan como si nada al suelo pero al ver el interior de la habitación se quedan con las palabras en la boca al igual que Hydesu.

"¡¿Qué cosa paso aquí porque todo se ve como un raro espacio distorsionado no lo entiendo!?" Brama Hydesu girando la cabeza para mirar a todas partes del lugar.

Sebastian igual de confundido mira a todos lados también. "¡¿Eso lo quiero saber yo pero no tengo una clara respuesta del todo concreta para esto pero lo único viable es que ese titán Japeto sea más fuerte de lo que parece si pudo alterar un cuarto pequeño para hacerlo así de grande, estamos en problemas!?" Exclama en el mismo tono que su amigo.

"Es verdad unos problemas bastante grandes de los que no vamos a poder escaparnos… y quién sabe si lo podemos vencer así de fácil." Dice el lupino de ojos azules

"Solo tenemos que tener confianza, juntos podemos con lo que sea sin importar contra quien luchemos." Responde el canino rubio para darle algo de seguridad a su primo.

Hydesu traga pero sonríe nerviosamente. "Si… Es verdad jejejeje."

Sebastian al final suspira ya listo para lo que viene. "Entonces luchemos de una vez contra ese tal Japeto, nadie se mete con nuestros padres y menos con nuestros nuevos amigos."

Ambos se miran muy decididos por lo que chocan puños y se adentran a la habitación completamente distorsionada por la presencia del enemigo a enfrentar en esta ocasión contra el que de una u otra manera tendrán que si o si derrotar si quieren asegurar la seguridad de sus amigos además de la salvación de estos mismos incluyendo la de sus padres que estan metidos en este lio que se han metido solamente por la mera presencia de los dos niños. Los pasos de ambos resuenan en todo el lugar con solo caminar lentamente pero claramente con la sensación de inquietud aun presente en sus mentes además de los nervios también claramente visto en sus pelajes que estan erizados por el miedo aunque ellos únicos no son la excepción ya que hasta Jeremy y Osamu estan algo nerviosos aunque no lo estén demostrando puesto que estan en sus formas de armas en manos de los dos niños aunque lo principal es que al avanzar sienten como si el espacio distorsionado se redujera y agrandase con cada segundo que pasa, las sensaciones que tienen son variadas aunque lo que permanece es que pueden sentir claramente la presencia de Japeto en el lugar.

Con el paso de unos muy pocos segundos logran llevar un rato casi largo caminando hasta que sienten muy cerca la presencia de Japeto cerca de ellos y precisamente encuentran al susodicho sentado en medio del aire, o mejor dicho flotando simulando como si estuviera sentado en alguna parte, específicamente como si estuviera sentado en un trono…

Japeto abre sus ojos levemente posando su vista en los visitantes. "Al fin puedo hablarles directamente solo a ustedes… Hijos de Zeus y Hades… nietos de mi señor… a los que debo matar en este instante. Gin transfórmate ya mismo para acabar con estas dos hormigas que estorban en el camino del gran señor…"

"Si mi señor Japeto." Asiente el chacal que producen ligero brillo y se transforma en lo que parece una gran espada con forma de dientes de sierra de ambos lados aunque es ridículamente grande y claramente Japeto la sostiene como si no le incomodara por nada en el mundo.

Sebastian y Hydesu se expresan con cara pálida al estilo anime con las cuencas de los ojos en blanco. "¡La sostiene como si nada!"

Japeto les apunta a los dos con su arma. "Ya tendrán tiempo para sus bromas cuando estén muertos niños, este será el último minuto de vida que van a tener aquí, ¿alguna última palabra antes de que los rebane con esta espada?"

"….. No ninguna palabra que podamos decir ya que nosotros seremos los que te vencerán." Responde Hydesu con toda la seriedad que puede

Sebastian se pone serio también. "Además de que salvaremos a todo costo a las personas que pusiste en peligro…"

Japeto alza una ceja. "Ah eso… Mentí… Esas personas no estan en peligro… solamente hackee un poco el sistemas e hice ese anuncio para infundir el miedo y la desesperación de salvar a quienes tanto quieren que los haría venir aquí… esa peste humana jamás estuvo en peligro real a menos que yo lo quiera, puedo lanzarlos a un eterno abismo dimensional que es mucho peor que el farol que prepare para hacerlos venir ante mí en esta habitación de la que no podrán escapar a menos que yo lo quiera." Reveló para mala suerte de los jóvenes.

"En pocas palabras…." Empieza a decir Osamu en la mente de Sebastian.

"¡Fue una maldita y apestosa trampa desde el estúpido principio y ustedes par de enanos imbéciles zetta lerdos sin una sola neurona cayeron estúpida e idiotamente redondos…! ¿Y qué diablos significa zetta lerdo?" Grita bastante enfadado Jeremy desde la mente de Hydesu.

Sebastian suda frío a la vez que traga grueso. "Ay por kami…"

Hydesu también traga muy grueso. "Ya no podemos hacer otra cosa que no sea pelear, Sebastian…. Jeremy no me falles."

"¡Como quieres que no te falle si nuestras vidas estan en peligro maldito mocoso descerebrado que no reconoce una maldita trampa cuando la ve! ¡¿Tu gran IMBECIIIIIL!?" Grita aún más molesto Jeremy a Hydesu desde su mente.

Hydesu se llega una pata a la cabeza acariciando su sien. "Ok, ok pero no grites Jeremy."

Sebastian tiembla de los nervios. "Vale… Osamu no te descuides."

"Jamás lo haré si mi vida y la tuya dependen de ello, no tienes que preocuparte, mientras me uses no tienes por qué tener miedo." Afirma el zorro blanco en su forma de espada a su amigo directo a su mente.

"Gracias Osamu." Agradeció el cachorro de lobo.

"¿Ya terminaron de rezar por sus vidas?" Dice el jaguar que ahora se lanza contra ambos a una velocidad monstruosa deteniéndose justo en frente de los dos empezando entonces por dar una fuerte patada directamente a Hydesu que lo manda a volar.

"¡Hydesu!" Grita Sebastian preocupado por su amigo.

Japeto le apunta con su arma directo a la espalda. "Que descaro y valor tienes para dar la espalda en una pelea y más si tu enemigo es más fuerte que tú…." lanza un poderoso ataque de energía desde la punta de su espada que le da de lleno a Sebastian mandándolo directamente contra el suelo para luego ver cómo Hydesu se le aproxima rápidamente intentando un poderoso corte que detiene como si nada con solo dos dedos. "Patético…" le da una fuerte patada bien hundida que le hace escupir bastante saliva y sangre para luego mandarlo directamente al suelo haciendo que este se agrieto haciendo un leve cráter también. "Y creer que ustedes les causaron problemas a quienes vinieron a acabar con sus vidas, tanto que llegó el punto en que me contactaron a mí para acabar con ustedes dos."

Hydesu se queja un poco del dolor con la cara aún en el suelo. "Fue tan rápido que ni logré verlo cuando se me acercó a golpearme…" pensó

Japeto fija la vista en Hydesu seguido de acercarse hasta él. "Duele no es cierto… déjame ayudarte a deshacerte de ese dolor mandándome directamente al infierno." da una fuerte patada directamente al abdomen de Hydesu varias veces haciéndolo gritar de dolor pero en cierto momento las patadas cesan al ver cómo Hydesu desapareció repentinamente y reaparece detrás suyo asestando exitosamente un corte no muy profundo en su espalda.

Jeremy ríe burlonamente. "¡Ja toma eso tú maldito imbécil!" Dijo victoriosamente este.

"No creo que eso haya sido suficiente Jeremy, lo que hicimos parece haberlo enfadado." Respondió Hydesu a su compañero de armas.

Japeto alza su mirada con una nota le vena en su frente. "Esto no quedará así hijo de Hades."

"¡OYE TE OLVIDASTE DE MI! Grita a la distancia el mismo Sebastian que lanza un sorpresivo ataque eléctrico hacia Japeto que lo toma completamente desprevenido y lo manda volando hasta chocar con el techo mientras que el autor de dicho ataque se reagrupa con Hydesu. "Menos mal que tenía la vista fija en ti, ¿estás bien no te hizo daño?"

Hydesu sonríe con tranquilidad pero se mantiene su seriedad. "Si no me duele mucho pero sus patadas si me dolieron, tuve que esperar a último momento para moverme más rápido y poder darle ese corte en la espalda aunque no obstante debe estar más enfadado en este momento por el ataque directo que le diste."

Sebastian se pone azul del miedo. "Oh cielos…"

Notan de primera mano la aura asesina de Japeto que se recién reincorpora para un nuevo ataque lanzándose directamente contra ambos terminando en un combate de espadas algo disparejo del lado de los chicos que están entre hacer movimientos a la defensiva para encontrar una abertura que los pueda beneficiarse con tal de tener un ataque certero sin embargo para su desdicha están sin esa maravillosa opción por la forma de ataque de Japeto que los pone cada segundo contra las cuerdas, eso complica más la situación en más de un sentido mientras que en la sala de gravedad cero, Saburou siente el choque de las energías junto con Cross, ambos sin poder hacer mucho solo piden que sus amigos puedan salir de este gran problema de alguna manera ya que él no puede actuar con público presente o siquiera alejarse del grupo ya que están sus compañeros del colegio con el profesor del aula, lo mínimo que podían hacer era desear la mejor de las suertes a sus amigos en esta pelea y que por el favor de Kami nobles pase nada grave o algo mucho peor.

La pelea seguía decayendo en contra de Sebastian y de Hydesu a pesar de que tenían una buena guía estratégica con ayuda de Osamu y Jeremy a quienes portan en sus formas de armas de igual modo no es suficiente para superar la abismal habilidad que tiene Japeto sobre ellos especialmente cuando están en un ambiente completamente hecho por el poder dimensional del mismo titán más su poder amplificado por su tesoro maldito que le ha dejado ciertas heridas bastante notables de las que caen unas pocas y delgadas líneas de sangre que se ven a través de las mangas desgarradas de su ropa y unos cortes en sus mejillas, Japeto ante aquella imagen de los dos muchachos solo muestra una ligera mueca de satisfacción mientras que ambos chicos empuñan en alto sus espadas desplegando la pantalla de selección de cartas para usar las cartas de combate de velocidad doble + sumado a una carta de aumento doble de fuerza y ataque que tienen acción inmediata para luego emanar una gran aura de energía blanca y otra negra para después precipitarse a una gran velocidad contra el jaguar dando un gran número de ataques cortantes a gran velocidad contra este que sin ningún esfuerzo bloque o desvía cada uno de los respectivos cortes de estos mismos al punto que cuando saltan para dar un ataque descendente el mismo Japeto convierte se arma en una espada larga de energía y hace con su mano libre junta todos sus dedos en forma de lanza además de crear una larga cuchilla de energía para entonces apuñalar a ambos chicos en sus hombros haciéndolos producir un gran alarido de dolor punzante ante eso y también haciendo preocupar bastante a Osamu y a Jeremy. Luego de eso lanza a ambos lupinos más alto en el aire para entonces seguirlos en el aire y lanzando estocadas a los dos con su espada en su forma de filo extendido y si cuchilla de energía haciéndole muchos rasguños y cortes sangrantes a los dos niños hasta el punto que incluso llega a apurarlos en el pie derecho haciendo que griten de dolor nuevamente seguido de que los manda volando a ambos directamente al suelo mientras que este desde el aire los mira como si los hiciera menos, como unas simples hormigas a las que debe aplastar para darle fin a su mísera y desdichada existencia llena de dolor por lo que entonces justo en el instante que está listo para ir mandando contra ambos niños dos resplandores blanco y negro se le interponen en el camino y son estos los que mandan al mismo Japeto al suelo temporalmente incapacitado mientras que estos dos salvadores le dan importancia ahora a Hydesu y a Sebastian que al reincorporarse notan unas manos que les ofrecen ayuda para levantarse no obstante la sorpresa es ver quiénes son los dueños de esas manos son sus hermanos: Reiji y Manabu.

Los dos lupinos se alegraron bastante de ver a sus hermanos además de que les impresiona el verlos armados para la situación de ahora, Reiji tiene en sus manos una especie de katana japonesa de la clase Yoshiyuki pero es más conocida por otros bajo el nombre de katana Mutsunokami Yoshiyuki (陸奥守吉行) aunque esta tiene el sello único de Reiji siendo que está tiene colgado una cadena con una especie de llavero parecido al colgante de ala negra de Hydesu. Mientras que Manabu tiene en sus manos una katana japonesa conocida como Murasame (村雨) aunque claro es conocida por otros medios con el nombre de Murasame-maru (村雨丸), no se le debe confundir a esta katana con la Muramasa o la Masamune, al igual que la de Reiji está tiene su sello único siendo una cadena con una especie de llavero parecido al colgante de ala blanca de Sebastian. Los menores tienen muchas preguntas que hacer pero los mayores les hacen una seña de "hablaremos después" para en ese mismo momento percatarse de como Japeto se levanta del leve cráter que se formó con su caída por el ataque en conjunto de los dos adolescentes de 13 años, el felino aún a la distancia mira con curiosidad a las dos personas que recién aparecieron percatándose de que tienen una similitud increíble con los dos lupinos menores que no puede explicar pero lo que si puede explicar es su enojo e intenciones asesinas hacia los dos contra quienes ahora dirige sus ataques físicos con su espada en la mano aunque se sorprende cuando de pronto siente como si lo hubieran cortado como unas 14 veces seguidas en la misma zona de todo su pecho y abdomen haciéndolo escupir algo de sangre, en efecto nota detrás suyo como están como si nada Reiji y Manabu con la diferencia es que encima de sus camisas blancas del uniforme de secundaria llevan los que parecen ser unos mantos blanco y negro que antes no traían por lo que la razón más obvia es que sea cosas de sus tesoros sagrados pero eso no es todo puesto que al fijarse de antemano en los dos estudiantes no se dio cuenta de cuando fue que los dos menores arremetieron contra el dando como resultado una patada doble que lo manda directamente al suelo boca arriba seguido de ver como una gran lluvia de energía le viene encima una vez que Hydesu y Sebastian se retiraron del camino, la lluvia de energía comienza con una velocidad estándar pero al rato aumenta la velocidad con la que caen los disparos hasta crear un gran estallido, tanto Hydesu y como Sebastian se sorprendieron de sus hermanos por el poder que ahora poseen y eso que solo llevan siendo dioses desde esta mañana aunque lo más seguro es que Kato y Kaiser tuvieron mucho que ver con el avance de los dos sin embargo el misterio que ahora ronda es como habrán hecho para haber conseguido tesoros sagrados así tan pronto y aparecer en el momento justo cuando más ayuda necesitaban, aunque por lo pronto no podían hacer ni la más mínima pregunta acerca del asunto ya que tienen las patas ocupadas con esta pelea de la que aún tienen que zafarse de algún forma o manera ya que Japeto no se rendirá tan fácilmente sin dar una gran pelea.

Japeto se levanta del suelo mostrando como el daño fue grande por las heridas y cortes en su cuerpo además de su enojo aún presente se prepara para otra oleada más de ataques pero entonces se detiene pensando un poco mejor.

"Amo mío, porque se ha detenido." Quiso saber el tesoro de Japeto.

Japeto adopta una postura erguida mientras se sacude un poco de polvo de su hombro izquierdo y escupe un poco de sangre fijando su sería mirada en el cuarteto en frente de su persona. "Los planes están fuera de mis expectativas, todo lo que planee fue un fracaso en el segundo que aparecieron estás dos personas que no conozco de nada. Tendremos que hacer una retirada táctica o de uno u otro modo puedo terminar pereciendo aquí al haberme visto cegado por mi enojo y no prestar atención a que lo más importante era mantener una actitud fría y calmada ante cualquier cambio en la situación." Responde el titán a la pregunta de su sirviente.

"Entiendo mi señor." Responde Gin sin nada más que hablar.

Japeto expresa una calmada expresión bien fingida. "Tienen suerte descendientes de Zeus y Hades, aprecien este acto de gentileza de mi parte el permitirles que sigan viviendo un poco más de tiempo sin embargo, no piensen muy pronto que estarán respirando de alivio mucho tiempo, si yo no soy quien va a tomar sus vidas entonces lo hará otra persona que no será tan considerada como lo estoy siendo yo. Ese es mi aviso y mi advertencia, ahora si no les importa me retiro pero recuerden mis palabras jóvenes… nos volveremos a ver algún día en un futuro no muy próximo si es que consiguen sobrevivir a todo lo que la vida que ahora tienen les tendrá preparada por delante."

Termina de decir el jaguar y regresa a Gin a su aspecto normal, su forma corpórea para luego alzar el brazo deshaciendo todo el espacio dimensional totalmente retorcido en todo el lugar hasta que vuelve a ser la sala de control de la sala de gravedad seguido de que un raro portal negro aparece a los pies de Japeto y de su acompañante que de inmediato sin cubiertos por este seguido de que desaparecen sin dejar ningún rastro.

Hydesu y Sebastian ahora se fijan primero en sus hermanos. "Hermano…"

Reiji y Manabu dirigen la vista hacia ellos. "Antes de que nos digan algo, regresen con sus amigos y beban esto." les dan dos frascos. "lágrimas de fénix, curan cualquier herida, ahora tenemos que irnos, tuvimos que decir que nos sentíamos mal y fuimos a la enfermería, Kato no nos cubrirá mucho tiempo así que adiós."

Tan rápido como hablaron se fueron dejando allí a Hydesu y Sebastian sin una respuesta pero lo que si es que bebieron de los frascos y casualmente vieron todas sus heridas curarse pero el dolor y la fatiga aún persisten aunque no tanto ya que pudieron volver sigilosamente a donde se encontraban los demás notando sé que ya no estaban tan muertos de pánico, aunque claro para guardar apariencias, los dos se pusieron los trajes espaciales para que no se dieran cuenta de sus heridas, así que sin nada más que decir se quedaron allí haciendo como que estaban asustados hasta que por fin llegó la policía que tras haber hecho una inspección por las instalaciones por fin dieron luz verde a los estudiantes, los profesores y a los padres de los lupinos para que pudieran salir de la sala de gravedad cero lo cual fue un gran alivio aunque de no ser por Saburou casi algunos se dan cuenta de las partes rotas en la ropa de sus dos amigos, Cross También suspiro de alivio junto con Osamu en cambio Jeremy estaba mirando a otro lado, especialmente viendo a varios estudiantes diciendo que pasaron mucho miedo, otros decían que si estaban con sus amigos no había porque temer, había otros que decían que lo único que querían era irse a sus casas a ver a sus padres… <<padres>> esa sola palabra hizo que Jeremy bajará la mirada mientras que un solo sentimiento afloraba en su cabeza y seguía creciendo más de lo que era antes… envidia, celos, anhelo del impuro y el deseo de vivir lo que ellos viven cada día en sus vidas cotidianas… todo ese sentir de inmediato llegan a Hydesu siente muy fuerte esa punzada pero para su suerte nadie logro notarlo, nadie excepto Osamu. Incluso cuando Yuto y Yugo abrazaron a sus dos hijos expresando su preocupación por ambos eso hizo que Jeremy sintiera una gran presión en su pecho que lo hizo darse la vuelta e ir a ocultarse un poco de la vista de todos mientras se decía a si mismo derramando unas traicioneras lágrimas que estaba celoso, sentía envidia y que deseaba no haber muerto quien sabe cómo, que quería volver a estar vivo en vez de estar atado siempre a Hydesu., Osamu estaba al pendiente de oír todo lo que decía desde donde estaba al mismo instante que se daba cuenta que Hydesu recibió otra punzada y esparciendo más la impureza que no se ve para el ojo de los humanos o fursonas de la tierra.

Lo que resto de la visita se desperdició en varios interrogatorios de la policía a los empleados y algunos paramédicos que llegaron al lugar para que revisaran que ninguno de los que estuvieron en la sala de gravedad cero con el planetario este lastimado o que haya algo mal con su salud pero especialmente que no estén lastimados, después de eso y de una llamada del director del colegio a los profesores del 6to grado de las aulas A y B, concluyeron que era mejor que los alumnos regresarán a sus casas, eso no quedo a discusión así que las dos clases subieron a sus autobuses mientras que Hydesu y Sebastian fueron llevados por sus padres en sus automóviles de regreso a su casa, donde una vez ambos lupinos mayores con cara de mucha preocupación preguntan a sus cachorros si en serio están los dos bien a lo que ellos dos con una sonrisa pero claramente llena de mentira les dicen dulcemente que no pasa nada, que no se preocuparan y que podían irse de regreso a los laboratorios, que ambos estarán bien mientras esperan por Reiji y por Manabu, la insistencia de sus padres fue mucha al menos por un minuto pero al final accedieron y con una sonrisa se despiden de los niños y diciendo <<nos vemos luego>> seguido de arrancar en sus autos. Una vez dentro de la casa, finalmente pudieron dirigir miradas hacia Osamu y Jeremy solo para terminar de entrar, quitarse los zapatos, andar en calcetines y tirarse del cansancio en el sofá de la sala solo para sentir los ojos muy pesados y sentir unas irresistibles ganas de quedarse dormidos lo que gradualmente fue sucediendo hasta que se comenzaron a escuchar los leves silenciosos ronquidos de Jeremy….

Más tarde ese día, el sueño del cuarteto fue interrumpido por la llegada de Reiji y de Manabu con quiénes ahora si pueden hablar tranquilamente iniciando primero que nada con los sucesos después de que pudieron sentir unas anormales energías chocando en lo que identificaron como el lugar de trabajo de sus padres y claro luego de que Kato se las arreglaron para salir del salón de clases donde les explico que un titán entro en la escena y que era momento de actuar por lo cual con mucha prisa su amigo les explico cómo manipular la energía que ahora fluye en ellos al igual que usar sus poderes como dioses y la parte más importante que es esta…

Flashback…

"¿Tesoro sagrado?" Dijeron al unísono con intriga Reiji y Manabu.

Kato asiente con ambos brazos cruzados. "Si tesoro sagrado, en otras palabras, sus armas, deben conseguir una, un dios consigue un tesoro sagrado al bautizar con un nuevo nombre alguien que perdió la vida, que aún no ha ido al paraíso y que sigue rondando en el mundo de los vivos sin un cuerpo en forma de bola de luz solamente visible para nosotros los dioses o los que sirven a los dioses aunque también son visibles para algunas personas en este mundo con capacidades para ver o sentir la actividad paranormal."

"Y como buscamos un alma." Pregunto Reiji.

"Yo los ayudaré, pero dependiendo del alma que encuentren tendrán que conformarse porque tiene que ser ya mismo que vayan a ayudar a sus hermanos ahora que Saburou no puede ayudarnos y mucho menos yo que después de esto tengo que seguir cubriéndolos a ustedes para que no se den cuenta de nuestra ausencia." Dijo Kato con seriedad.

Manabu afirma con la cabeza que entendió. "Si Kato lo entendemos bien, ahora dense prisa a encontrar algún alma que esté por ahí."

"Síganme. Usaremos un camino de ondas Infinity del que les hable. Kaiser ven no sé cuándo te necesitaré." Dijo el híbrido a la pantera.

Kaiser asiente con la cabeza. "Siempre estoy para ser de utilidad." Responde en lo que adopta su forma de arma e indumentaria que es ahora portada por Kato.

Kato ya listo sonríe levemente. "Vamos."

Entre los tres salen discretamente de la enfermería por una ventana sin que nadie los vea a tiempo para subir a un camino de ondas en el que van un tanto más rápido de lo que van normalmente y por mucho que querían seguir jugando en el camino tenían que darse prisa en buscar dos almas a las que tomar como sus tesoros sagrados pero de alguna forma luego de unos 7 miserables minutos quedaron envueltos en una persecución con un Ayakashi gigantesco persiguiéndolos después de haber frustrado su intento de haber hecho que una pobre persona inocente se suicidara al ponerse en medio de las vías del tren cuando la señal de que venía el tren estaba claramente presente.

"¡Porque está tan molesto si no lo golpeamos!" Exclama con queja el lobo gris y plata.

"¡Claro que si lo golpeamos y fui yo!" Dice Manabu admitiendo claramente la culpa.

"¡Y porque lo hiciste!" Le reclama el primero.

"¡Esa persona se estaba suicidándose en contra de su propia voluntad, no podía dejar que eso sucediera!" Responde el segundo con ojos color azabache.

"¡Chicos entiendo que estén molestos unos con los otros pero presten más atención a donde vuelan y fíjense posiblemente haya unas almas cerca de aquí!" Exclama gritando el híbrido de can y lobo.

"¡Y qué crees que estuvimos haciendo por 7 estúpidos minutos en los que no encontramos nada más que a este Ayakashi o demonio ave claramente enfadado porque le arruinamos su hora de comer al momento que muriera esa persona!" Gritan molestos al unísono los lupinos de ojos azabache y café claro.

Kato suspira y les regresa la palabra. "¡Vale vale pero no sé enojen conmigo y…! ¡Cuidado!" Advierte y luego los hace a un lado y recibe un zarpazo del demonio provocando que su pelaje tenga una gran herida de color negro que parece expandirse pero antes logra alejar al demonio de un solo golpe dándole tiempo para ir con sus amigos a esconderse. "Ugh…" se queja del dolor.

"¿Kato estás bien?" Dice el lobo blanco con puntas negras.

"¿Que tiene tu brazo?" Dice el lobo gris y plata que intenta acercarse a inspeccionar la herida pero Kato rápidamente se aparta.

"¡No me toques!, No me toques a mí o a alguien que tenga una herida de esta magnitud hecha por la impureza o te contagiaras de ella…" dice Kato que saca de su bolsillo una especie de frasco y lo rocía sobre su brazo que de inmediato deja de estar contaminado por la impureza. "Deben tener mucho cuidado porque si reciben una herida grave y son contaminados de gravedad por la impureza comenzarán a pesar por un gran sufrimiento y dolor hasta que ya no aguanten más e indudablemente mueran, la impureza pueden alcanzarlos de dos formas, una es ser herido por un demonio y la otra…. Es que tu propio tesoro sagrado tenga haya cometido crímenes o haya cometido alguna fechoría o tenga algún pensamiento impuro que de inmediato repercutirá como una punzada a su dueño y lo contaminara con la impureza, y la única forma de que se salven de estar contaminados es rociarse con agua de los santuarios de los dioses de Japón o con lágrimas de fénix, aunque si recibes la impureza de su propio tesoro sagrado la única forma de salvarte es que tú tesoro sagrado reciba una ablución por la mano de otros tres tesoros sagrados y que confiese todos sus crímenes para no convertirse en un demonio si es que su caso está ya muy avanzado." Dice de forma bastante detallada Kato a sus dos amigos.

Reiji asiente con la pata en la barbilla. "Vaya eso sí es información importante pero si lo recordaré la bien."

Manabu está en lo mismo que Reiji pero asiente con la cabeza. "Si no lo vamos a olvidar pero primero que hacemos con el gran pájaro demonio de allá."

"Bueno tenemos que buscar como de.. rro… tarlo… Manabu mira detrás de ti, esos son lo que creo que son…" le señala el lupino de pelaje gris y plata a su amigo.

"¿Que?" Dice el lobo blanco que se da vuelta y efectivamente cerca de una máquina expendedora hay dos esferas de luz color blanco casi tanto como una nube. "¡Almas!"

Reiji sonríe. "Estamos salvados."

El híbrido se les queda mirando a las almas. "A ver… vaya murieron jóvenes esos dos parecen tener… ¡13 años!" Dice asombrado.

"Luego hablamos de eso ahora tenemos que hacerlo." Anuncia Reiji sin dejase nada de rodeos.

Manabu asiente. "Bien es momento."

"Háganlo rápido." Les dice Kato.

Al fijarse en el pájaro demonio, Kato de nueva cuenta se lanza a combatir con este mientras que Reiji y Manabu se aproximan hacia las dos almas y siguen las instrucciones de Kato empezando por…

Reiji y Manabu respiran hondo al unísono a la vez que auras de energía divina emanan de ellos. "Almas presentes aquí sin nombres y sin lugar a donde ir, nosotros aquí les daremos un lugar al que ir, un sitio en el que estar con alguien pero a cambio deben ser nuestros compañeros, nuestros siempre fieles compañeros de armas, hoy aquí presten sus servicios al dios Reiji y el dios Manabu. Los nombres que nosotros les damos, que portarán siempre con orgullo y a los que responderán a nuestro llamado serán ¡Toshiro! / ¡Tetsuya!" Dice ambos y comienzan a escribir en el aire el nombre que acaban de pronunciar que al estar completo la escritura de luz pasa a ir hasta las dos esferas de luz que claramente aceptaron los nombres. "¡Ahora vengan! ¡Toshiro! / ¡Tetsuya!" Exclaman al mismo tiempo y ambas esferas de luz se convierten en un haz de luz que emiten un gran resplandor que a la brevedad revela a Reiji y a Manabu con katanas en sus manos y mantos negros y blancos en sus cuellos. "¡A la carga!"

Ambos se dan vuelta y dan un potente salto emprendiendo el vuelo y dejando atrás a un sorprendido Kato que estaba por comenzar a atacar otra vez se impresiona de nueva cuenta al ver con sus propios ojos como de un movimiento casi invisible sus dos amigos cortan un centenar de veces al demonio que hace rato los perseguía y que ahora tras haber recibido 14 cortes de cada quien luego de que blandieran el aire con sus katanas, el ave comienza a recibir el daño conjunto de ambos.

Kato sonríe pero se acuerda de otra cosa. "¡Ahora, hay que exorcizarlo!" Les dice en grito a los dos quienes le afirman listos para actuar cuando él lo haga.

"¡Alma impura que perdió el camino hoy vuelve a la senda correcta, doblégate ante los dioses Reiji, Manabu y Kato!" Dice el trio al unísono seguido de que dibujan en el aire un kanji japonés que significa purificar que entonces cortan con sus armas y que por consiguiente lanza un rayo blanco de luz que da de lleno al debilitado demonio que comienza a desaparecer hasta que no queda ningún rastro suyo.

Reiji y Manabu sonríen victoriosos. "¡Si lo logramos!, ¡Espera no podemos celebrar aún, tenemos que irnos, Hydesu y Sebastian nos necesitan, Kato te dejamos el resto en la escuela!" Anuncian y se van volando tan rápido como pueden pero antes de eso Kato les da dos frascos de lágrima de fénix que dice que son para Hydesu y Sebastian, con eso dicho dejan atrás a Kato quien decide volver al colegio por los caminos de ondas Infinity.

"¿Qué piensas Kato?" Le pregunta el felino directamente a la mente a su dueño.

"Esos dos consiguieron dos buenos tesoros sagrados de buena calidad y poderosos, no tendrán problema alguno." Respondió el híbrido a su compañero.

Fin de Flashback.

"Y Eso fue lo que pasó antes de haber llegado a los laboratorios MIRAI a salvarlos." Dijo Reiji finalizando con la historia.

"Fue un alivio que no llegáramos muy tarde a su ubicación." Dijo aliviado Manabu una vez más.

Jeremy al final solo deja escapar un bufido. "Pues yo no necesitaba que me salvarán mi peludo trasero par de entrometidos, las cosas ya estaban bajo control antes de que ustedes metiches aparecieran."

Reiji se enfada notando se en la vena de su frente. "¡Perdón pero específicamente fui a salvar a mi hermanito no a ti grosero!"

"Ya, ya hermano, Jeremy no peleen por favor." Dice el lobito negro poniéndose entre ambos

Ambos caninos solo se desvían la mirada con enojo.

Sebastian suspira. "Dejando de lado a estos dos…"

"En serio agradecemos que se mostrarán a tiempo para salvarnos, ese hombre no era como los otros titanes, era más poderoso, el más poderoso al que hemos enfrentado en estos pocos días." Dice el zorro blanco muy agradecido.

Sebastian asiente estando de acuerdo. "Si en eso no te equivocas Osamu."

"Oh hermano, podemos conocer a sus tesoros sagrados, aún no nos han presentado y en su historia no mencionaron como se ven." Pregunta interesado el lobito de ojos azules.

Sebastian chasquea los dedos. "Lo olvidaba, dijeron que después de bautizarlos con esos nombres, directamente los convirtieron en armas para pelear."

"Oh sí eso." Expreso acordándose el lobo de ojos café claro.

"Se nos olvidó ese detalle." Reveló con vergüenza el de ojos azabache frotando su mejilla con su dedo.

"Pues se los presentaremos ahora, están en la puerta de entrada esperando para que les digamos si pueden pasar." Mencionó Reiji con normalidad.

Hydesu se emociona notando se en su cola. "Ya quiero verlos, y serán amigables, dijeron que tienen su edad."

"Aunque técnicamente Kato se equivocó, nuestros tesoros sagrados son niños de 11 años, son menores que ustedes por un año." Menciona Manabu un dato extra

"Y el caso es que son un poco tímidos como ustedes dos." Dice tomando la palabra Reiji otra vez.

Hydesu sonríe gentilmente. "Descuida hermano, seremos buenos amigos te lo aseguro." Dice para darle confianza a su hermano.

Reiji suspira pero dice una última cosa. "Bueno pero no sé impacten mucho."

Manabu los señala a los dos. "En serio no lo hagan."

"Ay vamos Manabu, lo prometemos de verdad no te preocupes." Dice Sebastian sonriente y confiado.

"De verdad prométanlo quieren." Insisten los dos hermanos mayores.

Ambos menores suspiran resignados. "Prometido."

Reiji y Manabu suspira de alivio. "Toshiro, Tetsuya vengan adelante, no sean tímidos, les presentaremos a nuestros hermanitos y sus tesoros sagrados."

Entonces unos pasos tímidos se oyen en el piso y para sorpresa de los dos lupinos ven con algo de vergüenza pero autocontrol porque sus hermanos les dijeron que no se impactarán… frente a ellos están un par de tigres con su típico pelaje naranja pero lo único es que no se ven mucho sus rayas, ya que sus rayas se ven levemente casi terminando sus colas aunque… están desnudos. Hydesu y Sebastian se contienen de solo ver esos juveniles cuerpos de los felinos grandes de pelaje naranja con la zona del pecho hasta su entrepierna de color blanco además de que se les ve que tienen unas nalgas suaves y rellenitas. Era la primera vez los dos veían algo así...

Reiji se ríe como si nada pasara. "Chicos les presente a Toshiro." señala con su mano al felino semi rayado de la izquierda.

Toshiro saluda asintiendo levemente con la cabeza, Toshiro es un cachorro de tigre de 11 años con el típico pelaje naranja a rayas negras pero un pequeño detalle único de su genética es que no tiene rayas en todo su cuerpo a excepción de la zona donde casi termina el pelaje de su cola pero no es que no tenga rayas sino que no se ven ya que son del mismo color de su pelaje por eso cualquiera diría que es un tigre sin rayas, tiene el iris de sus ojos de color topacio, en el cuello lleva un colgante con un dije en forma de una huella de tigre con su nombre grabado en él.

Manabu sonríe igual que Reiji. "Y el otro es su hermano, su mellizo, Tetsuya." señala al felino rayado de la derecha.

Tetsuya saluda de igual forma que su hermano asintiendo levemente con la cabeza. Tetsuya es un cachorro de tigre de 11 años con el típico pelaje naranja a rayas negras pero un pequeño detalle único de su genética es que no tiene rayas en todo su cuerpo a excepción de la zona donde casi termina el pelaje de su cola pero no es que no tenga rayas sino que no se ven ya que son del mismo color de su pelaje por eso cualquiera diría que es un tigre sin rayas, tiene el iris de sus ojos de color ámbar, en el cuello lleva un colgante con un dije en forma de una huella de tigre con su nombre grabado en él.

Osamu los mira con los ojos brillándole. "Woooow tigres pero sin rayas… ¡Que adorables jajajaja!"

Jeremy los mira un poco arriba y abajo pero luego mira a Osamu y le viene un ligero rubor que no deja que le vean. "Voy a tomar un baño, solo." se levanta yéndose escaleras arriba dejando solos al resto.

Sebastian alza una ceja. "¿Y al él que pulga le picó?"

Hydesu se rasca un poco detrás del cuello de manera disimulada. "N-no se… ah y este… Toshiro, Tetsuya porque no vienen con nosotros, tenemos ropa que ya no usamos y se la podemos dar a ustedes."

Sebastian asiente mucho con la cabeza. "C-cierto olvide esa parte, espero puedan disculpar a nuestros hermanos, d-deben estar sintiendo mucho frío después de que los usaron para salvarnos."

Toshiro asiente levemente ruborizado. "S-si… mi hermano y yo tenemos frío…"

Tetsuya asiente con la cabeza. "Nos gustaría mucho que nos dieran algo para abrigarnos."

"Será un placer" dice Hydesu que se levanta del sillón junto con Sebastian de forma calmada para que no se les note un pequeño contorno en la zona de sus entrepiernas a través de sus shorts. "V-vamos." sin miedo le ofrece su mano a Toshiro que la toma sin dudar y se va caminando con Hydesu escaleras arriba.

Toshiro se sonroja un poco mientras camina ya que le vio un poquito el trasero a Hydesu que se le marca un poco con esa prenda de shorts lo que hace que se llevó instintivamente la mano diestra a cubrir su funda.

Sebastian se aclara la garganta. "Bien acompañemos a esos dos, Tetsuya." Se levanta lo toma de la mano yendo también escaleras arriba con el tratando de mantener la compostura aunque sienta que le arde la cara por el rubor que se le hace presente.

Tetsuya traga un poco grueso al sonrojarse notando la suave cola de Sebastian menearse de un lado a otro a la vez que le está mirando el trasero provocando cierta reacción que lo lleva a cubrir su funda con su mano derecha.

Osamu los ve irse hasta que desaparecen por las escaleras y mira a Reiji junto a Manabu que se rasca un poco. "Tranquilos si piensan que esos dos lindos gatitos están pensando cosas impuras no se preocupen no están siendo punzados, no cuenta como pensamiento impuro si la persona a la que miras de ya saben que como sabe que la están mirando de ese modo, eso me lo dijo Hironobu."

Reiji se lleva la pata al pecho soltando el aliento que tenía contenido. "Ah sí que gustó saberlo."

Manabu hace como si se secara el sudor de la frente con el dorso de su mano. "Ya nos estamos preocupando por esa parte."

Osamu entonces alza una ceja con otra preguntan "Además ¿no pudieron buscarles algo para que se vistieran en su escuela?"

Reiji traga grueso pero se calma dando una respuesta. "En mi defensa no había ropa que le quedará a un niño de 11 años entre lo que buscamos."

Manabu asiente confirmando el argumentó. "Si y ni siquiera en cosas perdidas había algo decente de su tamaño, después nos tendremos que disculpar con ellos por haberlos hecho andar desnudos todo el día. Y aunque les dijimos que nadie puede verlos pude notar como se tambaleaban del pánico al estar desnudos en público."

"Pero espero que Hydesu y Sebastian los suavicen un poco para que podamos hablar mejor las cosas con ellos." Expreso el lobo de ojos café claro.

"Lo harán no se preocupen por nada ahora porque no les ayudo a cocinar algo." Responde el vulpino blanco-celeste además preguntar sobre hacer la comida.

Reiji y Manabu se levantan de sus asientos. "A la orden vamos a la cocina."

Mientras que escaleras arriba en el baño…

Se escucha un goteo de la llave cerrada del agua, la bañera está totalmente llena y desprendiendo humo por la temperatura a la que se encuentra pero el goteo de esa llave de agua es de las que están cerca del banquillo frente al espejo en el que casualmente cierto lobo de pelaje café esta principalmente empapado de agua hallándose sentado en uno de los banquillos jadeando bastante con la cara muy sonrojada claramente dándose placer a sí mismo, su prominente miembro canino de buen tamaño para su edad, entre sus jadeos bastante bajos y sus gemidos para que no lo escuchen claramente está moviendo su pata en un rápido movimiento de arriba y abajo por todo su miembro ya lubricado no solo por el agua sino por su pre seminal que ya lleva lo que parece un buen rato cayendo al piso en el que se formó un pequeño charco de él, pero lo que más destaca es que su mano libre está continuamente acariciándose sus propias bolas y en ocasiones muy continuas está apretando su nudo al menos una o dos veces después de 3 o 4 minutos en los que sigue dándose placer a si mismo pero lo que más sorprende es el nombre que sale del propio hocico de Jeremy…

Jeremy está todo sonrojado con una sola cosa en mente. "Osamu… Ahhh… Woof… Osamu."

Entre jadeos, Jeremy mueve más rápido su mano derecha mientras que la derecha está paseándose todavía por sus bolas y aprieta más su nudo para estimularlo y que otro fino hilillo de pre seminal caiga al piso con el resto del charco que se formó, en efecto por lo que dice el lupino café es que tiene la figura del zorro bromista y aunque secretamente serio en su mente sumado a que vio a Osamu desnudo por primera vez el día anterior, la sensual pero atrayente figura esbelta y algo musculosa sin nada de ropa de Osamu está completamente inundando la mente del lupino con un muy fuerte color rosado, todo lo que tiene en su mente es el cuerpo desnudo de Osamu pero fijándose más la imagen de su trasero haciendo que el rubor de su cara se haga más rojizo sintiendo también como si le ardiera la cara.

"Osamu…. Osamu…. Osamu…. Ngh…. A-ahhh." Gime alto el lupinos de ojos dorados que da un último apretón a su nudo para entonces arquear su espalda llegando así a su tan esperado clímax disparando unos buenos chorros de su semilla caliente que por la fuerza con la que vino termino cayendo gran parte en el espejo que tenía en frente suyo, su orgasmos fue de lo más bueno desde los días que no ha podido liberar la presión que tenía acumulada por culpa nada menos que de Hydesu por estar abrazándolo tanto por la espalda provocando que el menor rozara su entrepierna cubierta por sus calzoncillos en su trasero, a pesar de que solo los separaba una sola prenda, él pudo sentir el contorno de la funda de su dueño rozar contra sus nalgas, cosa que tuvo que tener mucho control para que no tuviera una erección muy fuerte, pero la presión acumulado salió con su pequeña y gran masturbación que acabo en un clímax de los buenos que finalmente después de unos 2 minutos su pene termino de chorrear su semilla y lo único que hacia ahora era gotear, palpitar y temblar por lo hipersensible que se encuentra. "Ahhh… Ahhh… Estúpido mocoso por tu culpa tuve que aguantarme muchas veces para que no me diera una erección y para colmo teníamos que bañarnos juntos ese día… Osamu… Tú y tu maldito cuerpo que no dejan de taladrar en mi cabeza… Ni siquiera eres mi tipo de…" acalla sus palabras al notar su propio miembro palpitar más con solo mencionar a Osamu. "Maldito traidor…" sigue tratando de recuperar el aliento iniciando por respirar hondo para comenzar a serenarse pero la calma dura al oír unos bruscos toques en la puerta. "¡¿QUIÉN DEMONIOS ES!?"

Osamu desde el otro lado de la puerta chasquea los dientes varias veces. "Oye pero no me tienes que gritar, soy yo, solo vine a decirte que termines de bañarte, la comida estará lista en unos minutos según Reiji y Manabu, así que no te tardes mucho, si aún estas lavándote te sugiero que entres ahora en la tina y lávate bien los pies, no vas a querer que Reiji te esté insultando por tus patas olorosas jajajajajajajajaja."

A Jeremy se le forma una vena en su frente gruñendo con cierta molestia pero a la vez que nota a su miembro palpitar y temblar un poco de abajo hacia arriba goteando en más cantidad por la sola presencia de Osamu del otro lado de la puerta. "Tú no intervengas maldito traidor." Pensó mirando su polla. "Si, si lo sé solo no me fastidies otra vez quieres zo… Osamu." Dice mientras alarga un poco el brazo para tomar la regadera pequeña y abrir la llave del agua seguido de lavar un poco el espejo para quitarle el semen que le salto por su clímax. "Diles que no me tardo, ahora déjame solo de una vez."

Osamu hace un ligero sonido como de confirmación que se escucha al otro lado de la puerta. "Claro ya me voy tengo que seguir ayudando en la cocina ahora que somos más personas contando por supuesto a Toshiro y Tetsuya, hablando de ellos creo que iré a ver si ya nuestros pequeños dueños les dieron algo de ropa que ponerse. Te dejo solo." Dice al final y se aleja de la puerta dándole cierta seguridad a Jeremy dentro del baño que agradece internamente que se haya ido.

Jeremy suspira. "Que alivio… Maldito Osamu, siempre llegando en el momento que menos me lo espero." termina de lavar el espejo para ahora rociar agua en el suelo para que se vaya por el drenaje del suelo su semen mezclado con el agua además de que nota como su miembro regresa tranquilamente a su funda al ya haberse puesto lo bastante blando y no tan hinchado. "Osamu…. No puedo creer que me masturbe pensando en ti y solo en ti…"

Osamu al otro lado de la puerta atento a lo que dijo Jeremy este solamente se va de puntitas sin hacer mucho ruido. "No sabía que pensara así de mi o al menos no sabía que tenía esos fetiches... No, no puedo decirle fetiche a eso… Debería… hablar con el algún día pero lo que importa ahora es que espero que eso que dijo de masturbarse pensando en mí y… de seguro con mi cuerpo desnudo no haya repercutido en Hydesu… No para nada, eso no podría suceder, no me puedo preocupar por eso." Pensó solo para seguir caminando sin preocupación hasta la habitación de Hydesu y de Sebastian abriendo entonces la puerta sin permiso. "Oigan chicos la comida estará lista en unos minutos así que…" estaba por decir pero se queda tieso o algo así ya que ve de primera mano como Toshiro y Tetsuya estan con unos calzoncillos con estampados de leones y guepardos junto con Hydesu y Sebastian que estan también en calzoncillos pero usando unos que son de colores azul y amarillo con estampados de huellas de lobo negras. "Eeeeeeeeeem…"

Los cuatro se sonrojan como tomates hasta el punto que parece que el rojo es un color natural en sus caras. "¡AAAAAAAAH!" Gritan al unísono los cachorros.

Osamu se disculpa juntando sus manos a modo de rezo o oración. "¡Perdón, perdón, perdón!, pero además bonitos calzoncillos jajajajajajajajaja."

Sebastian le mira molesto jurando que su rostro se torna rojo de molestia. "¡OSAMU!"

"Ok perdónenme jejejeje." Se burla el zorro

Sebastian lo mira con mucha más molestia para luego mirar a Toshiro y a Tetsuya. "Descuiden es completamente normal que se comporte de esa manera, es muy bromista y es travieso para la edad que tiene pero no es alguien malo, es una buena fursona, y aunque tiene sus defectos, se puede confiar en él."

Toshiro asiente levemente. "S-si, e-esta bien."

Tetsuya curva una sonrisa. "P-parece amigable."

Osamu sonrie. "Claro que lo soy jajajajaja." Expresa con una risa el canino.

Los cuatro sienten como si unas gotas de sudor al estilo anime aparecieran detrás de sus cabezas.

Cierto peligro estuvo casi acechando hoy la vida de Hydesu y Sebastian pero al final llegaron sus salvadores: Reiji y Manabu, sin contar que ahora tienen nuevos amigos de casi su misma edad siento estos los tesoros sagrados de sus hermanos, los hermanos felinos casi rayados Toshiro y Tetsuya con quienes al parecer los dos lupinos menores pueden llegar a entenderse aunque claro aún está cierto peligro del que solo saben Osamu y Hironobu, un peligro que aún sigue rondando a Hydesu y a Jeremy que está por pasar a mayores…
Continuara...

 
Última edición:

Haydenwolf

Dios Lobo de la Oscuridad y Luz
Registrado
22 Jun 2018
Mensajes
741
Ubicación
Venezuela
Offline
Advertencia, este capítulo puede tener contenido delicado de +18
Capítulo 6.
La nueva vida y complicaciones de Tesoro Sagrado 4ta parte.

-9 de mayo, 8:30 AM-

Otro día más paso, la tranquilidad reina en la casa de Hydesu y de Sebastian, hoy como cualquier otro día, llega una linda mañana, los padres de los 4 hermanos se levantan como de costumbre a hacer las actividades mañaneras seguido de que también se levantan Reiji y Manabu a acompañarlos en el desayuno aunque en la habitación de los dos lupinos menores es otra historia…

Toshiro está en el suelo hecho bolita en el futon que comparte con Tetsuya como si fuera un gatito. Tetsuya claramente está, como se mencionó antes, a un lado de su hermano con su cola enrollada alrededor de la del otro felino casi rayado. mientras que Jeremy ronca levemente durmiendo boca arriba llevando puesta solo una playera blanca y sus boxers con Hydesu solamente con sus calzoncillos durmiendo encima de su pecho y sin darse cuenta con la mano derecha justamente encima de la entrepierna de Jeremy. Hydesu ronca levemente pero con un pequeño estornudo sebabre los ojos de par en par lentamente notando se aún su sueño en el rostro aunque lo adormilado no le dura mucho al sentir algo que crece en su mano diestra, algo duro y cálido, ¿duro? que será se preguntó pero cuya duda fue contestada de inmediato al dirigir su sonrojada mirada a donde su mano esta tocando dándose cuenta de la <<tienda de campaña>> que está creciendo en la entrepierna del lobo café y que Hydesu puede sentir a través de la tela.

"Ah… ah… Ah…. Ah…." Hydesu se comienza a poner nervioso como si estuviera paralizado.

Jeremy se comienza a despertar apretando fuertemente sus ojos y entonces abrirlos lentamente para entonces encontrarse con la carita del cachorro de 12 años con un tono rojo carmesí en sus mejillas. "¿Y a ti que te paso?, ¿Viste un fantasma acaso?" nota que parece como si no anduviera aquí pero pronto Jeremy siente su propio miembro saliendo de su funda lo que le provoca un gran sonrojo de vergüenza que se intensifica al ver la mano de su amo justamente en su entrepierna, justo encima de su semi erección que está pronta a que se haga completa faltando solo un milímetro para que salga su nudo.

Ambos entonces se miran las caras, sus caras se ponen más rojas a cada segundo, cada minuto hasta que el ambiente se pone tenso como si un reloj hiciera el sonido "ding" 5 veces seguidas acompañado de una fuerte inhalación de parte de Hydesu y Jeremy que entonces se convierte en… "AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAH." ambos se separan muy nerviosos sin dejar de gritar, Jeremy rápidamente toma una almohada para cubrirse sus parte nobles que se marcaron en sus boxers y Hydesu que se cubre con la manta para que no vean su propia semi erección.

El lupino rubio solamente en sus calzoncillos se despierta de golpe exaltado. "¡QUE PASO OSAMUUUUU!" Exclama Sebastian nombrando al zorro vestido en boxers y camiseta de tirantes que se despierta alterado que a los pocos segundos es convertido en su forma de arma en patas de Sebastian. "¡Que paso es un titan!, ¡Japeto volvió para matarnos!"

Toshiro y Tetsuya se ponen detrás de Sebastian por los nerviosos que se encuentran.

"¡Dónde está!" Clama nuevamente Sebastian aun con su arma en las patas y con la que apunta a todos lados muy alerta.

Reiji y Manabu entran también de forma estrepitosa al cuarto. "¡Que paso, quien se lastimo, tenemos suerte de que conseguimos echar a patadas a nuestros padres directo al trabajo y nosotros tenemos este día libre, por lo tanto qué pasó!"

Jeremy y Hydesu unicamente tratan de no mirarse mucho mientras siguen escondiendo sus erecciones con lo que tienen a la mano en estos momentos.

"Espera no siento presencia enemiga… no hay nada, perdón Osamu." Dice excusandose el lobo rubio y deshace el estado de arma del zorro que aparece de pie con un flash de luz justo en frente de la cama de Hydesu mirando fijamente tanto al lupino mayor como el menor dándose cuenta de que es lo que se cubren provocándole una sonrisita con un poquito de malicia. "¿Osamu?"

"No pasó nada, no se preocupen de nada, al contrario lo único que sucedió…" dice el zorro blanco-celeste que mira de reojo a los dos dando la impresión de que su ojo destello un brillo siniestro. "Es que este par de aquí tiene un caso normal de erección matutina."

"¡OSAMUUUUUUU!" Gritan el mayor y el menor muy avergonzados.

"Jejejejejejeje." Ante eso Osamu responde con una simple risa.

Reiji ahoga una risa. "En serio solo eso, bueno aunque es algo normal creo que me tengo que burlar de Jeremy porque de Hydesu no soy capaz de burlarme jajajajajajajaja ay Jeremy jajajajajaja." Dice al final riéndose el lobo de pelaje gris-plata.

"Ya basta Reiji, Jeremy podría tomar represalias de tus burlas, solo mírale la cara se le nota que tiene ganas de matarte ahora mismo si nadie se lo impide." Menciona Manabu señalando al lobo café.

Ahora mismo, Jeremy mira con furia a Reiji además de desprender una clara aura maligna y asesina a sangre fría al estilo anime que les saca una gota de sudor al estilo anime a todos los presentes en la habitacion.

Toshiro traga grueso. "Y-ya me dio miedo la cara de Jeremy."

Tetsuya está en lo mismo que su hermsno. "T-también me dio miedo a mi."

Sebastian suspiro para dejar la tension. "Muy bien ya calma todo el mundo, Reiji no te burles de Jeremy y Jeremy tú no vas a matar a nadie aquí por lo tanto lo que vamos a hacer ahora es…" de repente su estómago y el de Hydesu gruñen en coro haciéndolos avergonzarse un poco pero no son los únicos ya que también Toshiro y Tetsuya escuchan sus propios estómagos gruñir. "Bajar a la cocina a comer porqué tengo mucha hambre ahora mismo."

"Vale en eso no te discuto nada, vistanse o si quieren bajen así, de todos modos la casa es de nosotros todo el día de hoy." Responde Reiji con naturalidad.

Sebastian se rasca detrás de la cabeza. "Así que toda la casa eh, este será un día tranquilo para nosotros, sin nadie que moleste y sin nadie que nos quiera matar cada 5 minutos de cada día."

Hydesu ya se calma un poco mientras piensa las cosas bien dándose cuenta de que Sebastian cae en que dice la verdad sobre eso, finalmente un poco de paz. "Si por fin… tranquilidad en un solo día sin miedo a morir."

Sebastian sonrie. "Si ya ves de que hablo Hydesu."

Manabu se lleva ambas patas detrás dea csbeza. "Y como cereza del pastel todos los niños del salón del 6to grado de las clases A y B también les dieron unos días para poder calmarse luego del alboroto que causó Japeto el día anterior. Aunque lo malo es que van a recibir deberes escolares por medio del website de la escuela."

"Si le tengo lástima a Saburou por hace la tarea en casa cuando le regalan un día de estos sin tener que asistir a clases." Menciona el lobo de ojos café nombrando al canino híbrido.

A Toshiro es quien ahora le gruñe el estómago por el hambre. "Perdón."

Manabu baja sus brazos. "Bajemos a comer pero antes hagan sus asuntos mañaneros para después ir a comer."

Un rato despues ya en la cocina y después de comer...

Tetsuya sonríe de lo más compacido. "Estaba delicioso, quisiera más… pero sería un abuso pedirles más."

Manabu sonríe negando con la mano. "No, no al contrario es un gusto aunque lamentablemente si el refrigerador se vacía por completo papá comenzará a hacer preguntas sobre porqué nos comimos todo en un solo día." Mencionó el lobo blanco.

"Oh ya veo perdón no haberlo pensado bien antes." Responde amigablemente el felino de ojos color ámbar y compañero de Manabu.

"No descuida no te preocupes por eso Tetsuya solo demostrabas amabilidad aunque la comida en si no es infinita jajajaja." Responde Manabu con una risita.

Tetsuya sonrie mirando bien a Manabu. "Eres muy amable Manabu."

"Bueno eres dos años menor que yo y además..." menciona el lupino de 13 años corta do un poco sus palabras mientras acaricia la cabeza de Sebastian revolviendole el cabello sin mucha rudeza. "Tengo un hermanito y contigo es como si tuviera uno extra que viene con uno adicional, o sea Toshiro."

"Oye yo iba a decir eso Manabu." Protesta el hermano de Hydesu.

Manabu infla su pecho con superioridad. "Pues yo lo dije primero jejejeje."

Reiji le dedica una mala mirada y se le forma una vena estilo anime en la frente. "Ya verás cuando te la regrese."

"Dudo que lo hagas." Responde el canino blanco como si lo retará.

"Pues si lo haré." Dice el canino gris-plata.

Manabu lo era otra vez. "Inténtalo si puedes."

Reiji gruñe con un poco de molestia. "Ya dije que si lo haré."

Manabu ahoga una ligera risita. "Pues yo no creo que lo vayas a hacer así de simple y lo digo porque te conozco completamente Reiji."

Sebastian gruñe con molestia por como actúan esos dos. "Chicos ya basta dejen de discutir por tonterías por las que solo ustedes se pelean así que si se van pelear por cosas tontas discuta lo en otra habitación."

Osamu enarca una ceja. "Guao alguien se puso serio con su hermano mayor eso sí que es nuevo en ti jejejejejejejeje." Expresa con una risa el zorro.

"Solo lo digo porque recién termino de comer y quiero que ni estómago digiera bien la comida para que no se irrite de tanta palabrería molesta y ridícula de mi hermano por discutir algo sin sentido con Reiji." Explica el cachorro rubio aún con molestia.

"Me hieres con esas palabras hermanito…. Pero ahora verás como me voy a vengar de ti…" dice el lobo posando su mirada siniestra al estilo anime en Sebastian que comienza a sudar frío al ver esa mirada en su rostro.

Sebastian castañea un poco sus dientes por la inquietud que siebte. "Manabu… A-alejate sabes que me asusta cuando tienes esa mirada…" se levanta de la silla caminando lentamente hacia atrás pero con su hermano acercándose lentamente. "Hermano aléjate por favor, no me hagas daño."

"Oh descuida no te haré mucho daño solo te daré una pequeña leccion. Para que tengas respeto por tu hermano mayor." Dice el lobo que sigue caminando lentamente hasta Sebastian que al no poder huir cae de espaldas en el sofá de la sala de estar y entonces hace que la mirada del lupino mayor sea una más siniestra mientras menea sus dedos de forma siniestra.

"P-piedad…" Pide el canino de ojos rojos.

"Jejejeje." Manabu sonrie pero pone cara siniestra. "¡Como si la fuera A TENEEEEER!"

"NOOOOOO." Grita Sebastian.

Manabu se le lanza encima a su hermano comenzando a <<atacar>> sus puntos débiles y haciéndolo reír como loco sin ningún descanso… si así es, le está haciendo cosquillas como un maníaco sin darle ni un chance a Sebastian de respirar, solamente está haciéndolo reír.

Toshiro lade su cabeza un poco. "¿Que hace?"

Reiji se da un facepalm. "Es una tortura que el llama risa infinita. No dejará ir a Sebastian hasta que se haya retractado o se haya disculpado por lo que dijo y conociendo a Sebastian pasará mucho tiempo antes que se rinda dándole así una disculpa a Manabu."

Tetsuya suda un poco al estilo anime. "Le siento lástima a Sebastian, algo puede pasar si no para de reírse de ese modo."

Reiji entonces lleva su puño a su hocico para cubrirlo un poco ahogando una risita que no paso desapercibida por el felino casi rayado. "Si algo jejejejejejejeje."

"¿Algo?" dijo en duda Tetsuya con la diestra acariciando su mentón a la ves que su cola se ligeramente de un lado para otro moderadamente cada 3 segundos. "¿Que es ese algo?"

Osamu entonces se da cuenta de una cosa. "Por como ríe Sebastian lo veremos en unos pocos segundos iniciando a partir de…. Ahora."

Sebastian pronto para de reír al sentir como toda la zona de su entrepierna se humedece hasta hacer una mancha visible. "AAAAAAAAH MANABU ESTUPIDO PROVOCASTE QUE ME HICIERA PIPI ENCIMA, TE ODIO." Grita de lo más molesto y se quita de encima a su hermano para al instante irse corriendo rápido escaleras arriba.

Reiji suspira negando con la cabeza. "Ahí tienes, bien hecho Manabu deberías…"

Manabu esta que ni caso hace, como si estuviera en trance. "Dijo que ne odia, dijo que me odia, dijo que me odia, dijo que me odia." Dice el y se acuchilla en el piso haciendo circulos con un dedo teniendo encima un aura depresiva estilo anime.

"¿Disculparte?" Termino de decir Reiji como que algo confundido.

Jeremy lo mira con una expresión difícil de decir además de un tic en su ojo derecho. "Pero que patético es… le queda esa actitud y no me retractarse por nada en este mundo sin importar que me digan."

"J-Jeremy no seas grosero por favor no tienes que ser así con todo el mundo y menos con Manabu que quiere muchísimo a Sebastian, y el solo escuchar que Sebastian lo odia es…"le réplica Hydesu al lobo café pero es interrumpido

"Un estupido golpe directo al corazón hiriendo sus sentimientos si, ya me se todo el numerito ese de lo sensible y no tengo porqué escucharlo." Respondió el lobo de ojos dorados al cruzar sus brazos con fastidio.

Osamu suspira como diciendo que no hay remedio. "Y ya empezamos otra vez, Jer cálmate quieres aquí nadie está diciendo algo para que te enojes así, si te pones a rabiar mucho te saldrá una ulcera. Y te hará mucho daño."

"Eres tonto o que, nada más nos puede pasará a nosotros, estamos más que nada totalmente y completamente muertos ¿recuerdas?" Dice el malhumorado lobo de pelaje café.

"Pues…" el zorro no sabía ni que decir.

Jeremy chasquea la lengua. "Olvídalo es normal que se te olvidé ya que eres quien eres y no te preocupas por nada solo estás allí pareciendo un tonto que cree que la vida y todo le sonrie tal como el le sonríe a todo y todos… eres patético Osamu." Dice sin sentimiento alguno.

Osamu alza una ceja ademas de bajar una oreja. "Oye Jeremy que pasa ¿te levantaste del lado equivocado de la cama o que?" Pregunta el zorro como queriendo bromear como siempre.

"Solo cállate y déjame en paz quieres… grrr necesito aire fresco no me busquen yo vendré cuando esté de humor." Dice Jeremy soltando un suspiro en lo que se levanta de la mesa yendo por algunas de sus cosas y rato después oírse el sonido de la puerta de salida abrirse seguido de volverse a cerrar pero con un portazo.

"Jeremy…" dice Hydesu a lo bajo y se rasca un poco detrás del cuello.

"Jeremy… Hoy parece estar peor que antes, si algo mucho mayor desata lo que me temo entonces el y Hydesu…" piensa preocupado el vulpino.

Reiji abanicar al zorro varias veces. "¿Osamu, hey hola, tierra llamando a Osamu estás aquí?"

El zorro sale de sus pensamientos prestando atención a Reiji. "¿Eh si? Perdón estaba pensando en algo jejejeje jejejeje."

"Estuviste como ido por unos 2 minutos con una mirada un poco seria aún para ti." Dijo el felino blanco casi rayado y tesoro de Manabu.

Osamu parpadea casi perplejo. "Woow en serio pues lo siento jejejeje."

"¿Seguros que es bueno que Jeremy ande solo por ahí afuera sin Hydesu acompañándolo en estos momentos?" Pregunto Toshiro.

"No hay de que preocuparse tigresito, aunque nosotros no estemos allí afuera de seguro ya sean Hironobu o Mayura o hasta incluso Takumu y Kaizon, te aseguro que no está solo por allí afuera." Dice de lo más calmado Osamu.

Hydesu entonces con eso se acuerda de loa dos angeles. "Hablando de Kaizon y de Takumu parece que sí que están ocupados como para estar cerca de nosotros."

Reiji se da cuenta de eso pero encuentra las palabras correctas para hablar. "A lo mejor es porque saben que mientras nosotros estemos con ustedes no habrá ningún peligro y así ellos pueden ocuparse tranquilamente de vigilar los alrededores de la ciudad en busca de alguna actividad del bando enemigo que quiere hacerte daño y a Sebastian." Termina por decir el lobo gris-plata.

Hydesu asiente con la cabeza. "Si es cierto, ahora que no solo tenemos a Kato y Saburou como aliados también los tenemos a ustedes pero tampoco me olvidaría de la mamá de Kato y Saburou, y de los tesoros sagrados, Kaiser, Snow y Cross mas Los de ustedes, Toshiro y Tetsuya. Tenemos muchas personas que nos protegería en caso de que pase algo malo por obra de mano de los enemigos." Dice el lobito con una sonrisa.

Reiji asiente. "Exactamente hermanito."

Manabu solloza en silencio pero bien alto. "Sebastian, Sebastian, Sebastian… ¡Sebastiaaaaaaaaan!" Llora al estilo anime cosa que enfada a Reiji y le da un fuerte puñetazo en la cabeza haciéndole un chichón ridículamente grande al estilo anime.

"¡Deja de hacer tanto escándalo si no quieres que te dé otro de aplique mi técnica secreta, el puñetazo Reiji!" Dice el lupino de pelaje gris y plata con el puño alzado con una vena en este latiendole.

Manabu se queja en lagrimas del dolor. "Ay, ay ay ay, di las cosas ante de hacerlas genio."

Reiji le mira por el rabillo del ojo todavía con sus intenciones claras. "¿Que dijiste Manabu acaso quieres que te dé otro más?"

Manabu duda frío y rápido niega con la cabeza. "No, no, no, con una ya me fue suficiente muchas gracias pero ya aprendí mi lección por completo es más iré a disculparme ahora mismo con Sebastian por lo que hice hace unos momento." se levanta y va a las escaleras pero antes voltea a verlos a todos. "Deseenme suerte y que consiga aceptar con bien mis disculpas."

Reiji le alza el pulgar. "Rompete una pata."

Toshiro le sonríe. "Mucha suerte."

Tetsuya sonríe también levemente. "Buena suerte Manabu."

"Comienza siendo delicado para que no se enfade tan rápido." Sugirió el hijo del dios Hades.

"Trata de no hacerlo enojar pero en caso de eso solo tienes que hacerlo reír." Sugirió tambien el tesoro sagrado del mismo Sebastian.

Manabu pone mala cara al zorro. "No pienso volverle a hacer cosquillas después de que lo hice orinarse encima."

Osamu se ds cuenta y chasquea la lengua pero con risa. "Que mal pensado, yo decía que le contaras un chiste o algo por el estilo para que se riera."

El lupino blanco lo pensó y sonrió para luego ser serio otra vez. "Ah claro también está eso, bien aquí voy."

El lupino sube las escaleras y está justo a unos pasos de la habitación de su hermanito y de Hydesu a la que duda si debe o no debe entrar pero se calma tomando bastante aire y expulsando para después girar la manija y entrar a la habitación donde encuentra a Sebastian claramente abrazando sus rodillas y claro con otros calzones y pantalones puestos debido al pequeño incidente de hace un rato con las cosquillas. Sebastian al notar a alguien en la habitación posa su mirada en el pero rápidamente enchueca el hocico y gruñe al notar que es su hermano quién solo está con una sonrisa nerviosa enseñando sus colmillos pero claro eso no hace que el menor deje de enchuecar el hocico y menos que deje de gruñirle para luego desviar su mirada volteando la cabeza para no verlo y hasta se pone de espaldas sin dejar de estar sentando en la cama abrazando sus rodillas aunque el mayor en vez de darle su espacio se sienta también en la cama de espaldas y dejando que su hermanito sienta que está volteado también, ambos guardan un silencio un poco sepulcral pero Manabu hace la primera movida con su cola haciendo que se enrolle alrededor de la colita peluda pero larga de su hermanito, aunque no lo veía esa acción de parte del mayor hace sonreír un poco a Sebastian, pero este seguia sin mirar a la cara a Manabu aunque el menor lento se acerca a Manabu hasta que se recuesta en sus piernas con los ojos cerrados dejando que seguidamente el mayor le acaricia suavemente la cabeza y acaricie gentilmente entre las orejas.

Manabu suspira con incomodidad. "Perdoname por lo que hice, no lo hice con malas intenciones. Estuve mal en hacer lo que hice sin darme cuenta de que estabas en las últimas pero fue demasiado tarde cuando ya había pasado pues eso…" dijo con algo, no de mucho arrepentimiento.

Sebastian suspiran un poco tambien. "Sabes que olvidalo." se pone más cómodo sin separar su cola de la de su hermano dejando que también su pata acaricie su cabeza. "Hice un escándalo infantil cuando solo estabas jugando pero en serio fue vergonzoso que me pasará eso."

"Lo se y también es vergonzoso que pase eso, yo también mojaba mis pantalones antes de que tu pero eso quedó atrás para mí pero viendo cómo te paso a ti yo me siento mal ahora." Dice en tono gentil y comprensivo el lupino de ojos azabache.

Sebastian se avergüenza denotando su sonrojo. "Ya Manabu no hables más del tema. Si me sigues acariciando así con tu pata olvidaré mi enojo y te perdono." Le dijo para terminar lo incomodo de la conversación.

Manabu sonrie agitando su cola y la de Sebastian con la suya en el proceso. "Vale."

Sebastian se alegra pero le agrega un extra a su hermano. "Y también deja de ponerte como tonto cuando peleas por tonterías con Reiji."

Manabu sonrie de oreja a oreja. "En eso sí que no puedo prometer mucho pero lo intentaré."

Sebastian sonrie ligeramente bajando sus orejas mientras que Manabu sonrie también sin quitar su pata de la cabeza del menor al que sigue acariciando gentilmente.

Mientras que pisos abajo…

Reiji con su pata en la oreja justamente parado al pie de las escaleras se le dibuja una sonrisa en el hocico retornando entonces al living donde todo mundo está frente a la TV viendo una pelicula. "Las cosas resultaron bien para esos dos, no estarán peleados, Sebastian acepto las disculpas de Manabu."

Osamu silba con alivio por la noticia. "Vaya y yo creía que les tomaría más tiempo a esos dos aceptar las disculpas del otro pero al final todo salió muy bien, al menos así Sebastian no estará de mal humor por el resto de día porque no sabría que hacer para que sonriera, si no sonreía iba a tener que someterlo a muchas de mis bromas para hacerlo reír."

Toshiro lo dudo pero lo pregunta debido a que quiere que le respondan. "¿Pero Osamu si hacías eso entonces no conseguirias solamente que Sebastian se enfade más de lo que estaba?"

Osamu pensó otra cosa entonces mientras sonrie. "Ah pues entonces iba a tener que someterlo a un ataque de cosquillas para que se riera."

Tetsuya entonces es quien da respuesta ahora. "Eso lo habría hecho enfadar muchos de lo que estaba."

Osamu se frota la mejilla pensando. "Oh pues, pues, pues entonces yo… uy se me acabaron las ideas." Admitió.

Hydesu se ríe un poco mientras sigue viendo la película, el vulpino algo avergonzado con una sonrisa en el hocico mira disimuladamente a Hydesu que para su alivio está normal como siempre por lo que da gracias que Jeremy este lejos de hacer cualquier cosa tentadora pero conociendo al lobo debe solamente estar sentado en alguna parte escuchando musica.

Reiji rie. "Si de seguro está en alguna parte escuchando música, un lugar callado donde nadie lo pueda molestar a pesar de que nadie lo pueda ver ni oír."

Mientras….
Secundaria de Reiji y Manabu….

Cierto lobo de pelaje café con cara de pocos amigos se halla sentado en una banca de la cafetería mirando circular a los estudiantes de entre 13 y 14 años de la secundaria en la que estudian Reiji y Manabu, solamente los observa pasar por alli, todos a los que ve parecen felices o bromean de alguna cosa en especial, otros están con revistas hablando acerca de lo dice y hasta otros están con libros gruesos con imágenes de personajes de fantasía que de seguro deben ser mangas otros están con sus modernas consolas de juego y también otros solo están enviándose mensajes o hablando mientras usan la interfaz holográfica de la Brotherhood Band. Todas esas distintas actividades hechas por aquellos chicos en el pleno inicio de la adolescencia hacen sentir a Jeremy un poco celoso de que ellos tienen y de lo que el no puede tener y de que no puede recordar nada debsu vida estando vivo, cosas como por ejemplo ¿como habrán sido sus días en una secundaria cómo está o en otro caso que tan grande habrá sido su ceremonia de ingreso a la preparatoria, si tenía de puro chance amigo o quizás siempre andaba solo?, todas lagunas mentales y llenas de un poco de nostalgia llenan ahora mismo los pensamientos de Jeremy que solamente baja su mirada junto con sus orejas casi sintiendo como si una traicionera lágrima baja desde sus ojos hasta su nariz cayendo finalmente al suelo…

"Que es esta sensación tan torpe e inútil… yo… yo no soy así…" piensa el seguido de ponerse sus audífonos esperando que el sonido de risas despreocupada y de bromas <<tontas>> según se callen de una vez ya que al parrr molestan pero una vez más su cuerpo lo traiciona visiblemente por otras lágrimas más que bajan directamente de sus ojos hasta su nariz y caer al suelo. "Ya basta… detén esto, me duele como nunca antes… aquí…" se lleva la pata derecha a estrujar su pecho donde debe estar su corazón. "Odio tener estos sentimientos, los odio, me repugnan… me lastiman…"

La shiba inu de las gafas sin ninguna señal de su presencia llega a sentarse a su la acariciando suavemente la espalda del lupino más joven que ella. "Como puedes odiar así tus sentimientos, si son la prueba clara de que alguna vez estuviste en los zapatos de los jóvenes que pasan y ríen ante nosotros. Esos sentimientos son la prueba de que fuiste como ellos, la prueba de que estuviste vivo. No tienes que reprimirte más, solo déjalo salir, saca todo lo que tengas que sacar."

Todo el cuerpo de Jeremy tiembla entre unos ahogados llantos de los que deja caer más lágrimas pero no lágrimas comunes, más bien de otro tipo que siente al ver a todos esos niños <<viviendo>> estando vivos, algo que el no podrá recuperar por más que lo desee y lo quiera ya que según su razonamiento su asco de vida no pudo haber terminado siendo tan joven. Al instante de que sentía aún las caricias de Mayura este se aparta de ella para irse corriendo lejos de ella.

Mayura suspira al ver a Jeremy alejarse. "Ese niño…"

Hironobu se acerca a su amiga saliendo desde donde estaba oculto para evitar su presencia. "Si, se que te preocupa pero… pudiste sentirlo al tocarlo verdad…"

"Si…" dijo la canina de las gafas que nota como si pata izquierda con la que acariciaba la espalda de Jeremy esta con un tono más negro de lo normal pero que desaparece luego de que Hironobu le vertiera algo de agua pero no un agua cualquiera sino más bien agua de un santuario japonés. "Gracias, no se qué haría si Kaizon sufriera la impureza por mi culpa…"

"Si eso sucediera el sabría que no fuiste tú la causante de la impureza sino algo más." Responde Hironobu buscando consolarla.

Mayura se quita las gafas un momento y frotar su sien para después ponerse otra vez las gafas. "Tienes razón… entonces tal como me dijiste no quieres que le comenté nada de esto a Kaizon según entendí para ahorrarle preocupaciones concernientes al príncipe Hydesu."

Hironobu suspira pesado pero se tranquiliza ya un poco. "Si, de por sí Takumu está frustrado también por su impotencia al no haber estado presente cuando Japeto apareció en escena atentando contra la vida de los príncipes, yo también me siento frustrado pero aliviado a la vez porque el hijo de Apolo preparado bien a los hermanos adoptivos de sus majestades además de que con su ayuda consiguieron dos buenos tesoros sagrados que pudieron hacer frente al abrumador poder de uno de los titanes más fuertes que esta dentro del circulo de absoluta devoción hacia ese hombre al que hace muchísimo tiempo durante la creación los tres Olímpicos mayores le dieron fin."

Mayura baja la mirada preocupada. "Si… mismo hombre al que buscan como resucitar…"

El felino albino entonces expresa una mirada seria. "Pero lo que no podemos desentrañar es el misterio detrás del método que usarán para resucitarlo y porque ansían tanto asesinar a los príncipes. Hemos estado buscando todo tipo de información que nos sea de utilidad pero no hemos hallado nada que nos sea de vital utilidad. Estamos sin opciones."

Mayura expresa incomodidad. "Si no me lo recuerdes, espero que Kaizon no esté esforzándose más de lo que puede dar."

Hironobu alza una ceja demostrando su curiosidad felina. "¿De repente porque tanto interés en Kaizon?, ¿Estas enamorada de el acaso?"

Mayura se queda con la cara de póker sorprendida, las orejas en alto y las gafas cayéndose le un poco. Pero reacciona rápido y se las acomoda. "¡Que como puedes decir eso Hironobu no digas esas cosas!" se sonroja notablemente apartando la mirada dando así la reacción correcta que buscaba Hironobu.

El león albino demuestra una colmilluda sonrisa propia de él. "Tu reacción me lo confirma, no tienes porqué preocuparte, es muy lindo y tierno que estés enamorada de la persona que es tu amo y dueño pero también se nota que hay una relación entre ustedes que va más allá de solo amigos y de su relación amo-tesoro sagrado."

Mayura se pone mas roja de lo que estaba antes. "¡Ya Hiro no sigas!, Por los dioses para solo tener 16 años sabes hacer sonrojar mucho a las chicas y en especial a alguien mayor de edad como yo."

Hironobu suspira ya que dijo algo en concreto no muy cierto. "Sabes perfectamente que conservo mi cuerpo de 16 años desde hace mucho tiempo, más bien desde el día en que Takumu me dio mi nombre hace mucho tiempo, día que ya no recuerdo pero sé que el jamas olvidaría ya que fue el día en el que me hizo ver que no estaba solo ya que él sabe algo que yo no sé de mi mismo."

Mayura se acomoda las gafas alzando la vista hacia el cielo. "Si, siempre es así, todo dios que le da un nombre a su tesoro sagrado conoce todo acerca de el de cuando estaba vivo pero el más grande tabú es el que nos revelen algo acerca de nuestro tiempo habiendo estado vivos."

Hironobu se peina un poco su blanca melena. "Si, esa es una ley divina que no se puede romper ya que causaría daños irreversibles e inreparables en nosotros."

Mayura baja la mirada pisándole a nueva cuenta en su felino amigo al que nota que su melena negra vuelf a ser blanca a lo mejor se destiñio. "Entonces ahora dime. ¿Es bueno que dejemos a Jeremy solo andando a sus anchas por ahí sin vigilarlo?"

El leon de ojos azabache niega con la cabeza. "Démosle su espacio. Estaba un poco sensible y quizás si se calma totalmente ya no habrá peligro de que suceda algo muy malo y tengamos que recurrir a eso."

"Vale, entonces." Dice la canina que se levanta de la banca estirándose un poco. "Estemos con un ojo avisor en el de vez en cuando pero también tenemos que reanudar nuestras rondas de patrullaje por la ciudad." Sentenció finalmenta Shiba Inu.

"Esperaba que me dijeras eso. Vámonos entonces." Dice el león que ahora mira fugazmente a los demás jóvenes estudiantes. "Algunas veces pienso en que se sentiría ser como ellos pero cuando pienso mejor me doy cuenta de que no puedo se cómo ellos pero lo acepto totalmente ya que no tengo esa clase de anhelos, soy feliz tal como soy, al lado de Takumu."

Mayura expresa una nostalgia en su cara igualmente. "Yo también pienso igual cuando veo a gente de mi edad y me doy cuenta rápido de que lo que tengo ya me es más que suficiente."

Hironobu suspira. "Somos tal para cual."

Mayura sonríe gentilmente arreglandose el cabello. "Si lo somos y por eso eres mi mejor amigo."

Hironobu también le regresa el gesto. "Y tu la mía."

Mientras que en otra parte de la ciudad, el mismo Jeremy esta ahora justo frente a una preparatoria donde hay varios furros, furras y humanos con el mismo uniforme siendo felices riéndose de algunas cosas, bromeando, quejándose de las clases, otros haciendo la tarea juntos, hablando sobre sus planes después de graduarse y etc., Toda esa palabrería hacia hervir los sentimientos del lupino de cierto modo en el que entró a dicho lugar paseando por el campus exterior mirando a todos los que pasaban, incluso paso por el campo de atrás donde ahora mismo se estaba impartiendo una clase de educación física, justo ahora era deporte libre, los chicos jugaban fútbol y las chicas en otra parte de la cancha estaban con un partido de voleibol.

Lo siguiente que hace ahora es pasear por los pasillos del colegio viendo cada uno de los letreros que indican los salones de cada año y clase, entonces casualmente se detiene frente al salón que pone en el letrero <<clase 2-A>>, todas las puertas son del típico corrediza que están en escuelas de japón, al solo abrir la puerta para su asombro ya que no había tocado algo que no fuera las puertas de la casa de de Hydesu, este nota el aula totalmente vacío, <<deben estar en receso o en una clase de deportes>> pensó el lupino mientras entraba y por pura nostalgia pasaba una de sus patas por la superficie lisa de madera de los pupitres, entonces nota como está a la vista un típico abrigo negro con botones dorados que todo los de prepa usan siempre, entonces por pura nostalgia este retira su chaqueta y se coloca el abrigo estudiantil.

Jeremy se acomoda bien el abrigo. "Se siente tan familiar…" suspira para luego arrimar una silla de un pupitre cercano y sentarse mirando al frente haciendo cuenta de cómo si estuviera en una clase para luego levantarse. "De pie… saluden… je como si pudiera hacer esta rutina de la escuela preparatoria… no en mi condición claro. Porque yo estoy… muerto…" se quita el abrigo dejándolo dónde lo encontró y poniéndose su chaqueta pero antes de irse nota como entran los estudiantes de este salón. "Esto no podía ponerse peor…

"Dios eso fue de lo peor." Dice un chico con tono desganado.

"Toda la clase de deportes fue muy entretenida." Dice una boca con tono animado.

"Si y al final nuestro equipo ganó los dos sets en el partido de voleibol no como los chicos que perdieron su partido por 3 a 2." Menciona otra chica mirando el chico que está desanimado.

"No fue culpa nuestra que nuestro portero estuviera distraído." Respondió el varón que hablo primero.

"Sabes que estoy aquí, si te pones así despídete de que te presté mis apuntes para el examen de mañana." Respondió otro chicoque al parecer es el aludido portero.

El primer chico se pone nervioso. "Eh no por favor no, necesito pasar examen, perdoname pero por favor préstame tus apuntes para estudiar, te lo ruego por Kami."

El segundo suspira resignado. "Está bien pero con una condición, me tienes que comprar una soda y también que me prestes el capítulo más reciente del manga de Nanatsu no Taizai."

"Si, si lo sé ya lo se pero solo si tú me prestas el de Samurái 8." Réplica con otra cosa el primer chico a su amigo.

"Bien trató hecho, es un placer hacer negocios contigo." Confirma el segundo alzando el pulgar.

"¡Gracias amigo!" Responde con felicidad el primero.

Ambas chicas suspiran. "Chicos…"

"¿Oye quieres ir al karaoke después de clases?" Pregu ya la fémina a su amiga.

"Claro no me molestaría ir pero solo cantemos unas pocas canciones vale, tengo que ahorrar dinero para algo que en serio quiero costearme." Responde la segunda chica.

"De acuerdo, con tal de que sea contigo será suficiente."

La segunda chica le sonríe a la primera mientras que aún invisible para la presencia de todos ellos. Jeremy se queda en total silencio con una muy clara mirada del todo sombría en su rostro para luego mirar al frente a un grupo de tres furros a los que se acerca a oír de que están hablando.

"¡Que de verdad no estás bromeando!" Dice impresionado un lobo por lo que escucho.

"No, no bromeó. Tengo el paquete DLC nuestro videojuego favorito." Dice un zorro rojo claramente amigo del lobo.

"Que suertudo eres, lo conseguiste primero que nosotros, luego nos tendrás que invitar a tu casa a jugarlo." Dijo un gato de pelaje platinado.

"Claro que los invitaré, pero tendrá que se el día después de mañana, recuerden que tenemos un examen para el que tenemos que estudiar." Respondió el vulpino recalcando lo importante de estudiar.

Entonces se le prendió el foco al lobo de antes. "Entonces porque no nos reunimos los tres en tu casa para estudiar juntos y ayudarnos entre nosotros."

El felino sonrie. "Es una buena idea hagamos eso."

El zorro expresa una sonrisa también. "Vale después de clases vengan a mi casa para estudiar para el examen de mañana."

"Si prometido." Responden felizmente el canino y el felino.

Mientras que aún allí la mirada del lupino café de ojos dorados solo se hace más sombría y decaída al tiempo que se mordía el labio inferior, su siguiente punto de atención fue captado por un muchacho humano y lo que parece un petirrojo junto a oso pardo.

"Miren nada más, este es el juego que ha estado más de moda que todos quieren comprar." Dice el humano con felicidad algo presumida.

"Eres un suertudo, tendrás que dejarnos jugar después." Responde el ave sintiéndose feliz de jugarlo cuando pueda.

El muchavo humano alza una ceja para entonces darles una alternativa. "Para que si puedo pasarles una versión digital del juego directamente a sus consolas de juego."

"¿En serio puedes hacer eso?" Pregunto ahora el ursino.

"Claro es muy fácil transferir los datos del juego desde mi consola de juegos portátil a una consola de juego como las que tienen ustedes, solo tienen que decir que dia y quedó en la casa de alguno de los dos y doy inicio a la transferencia de datos para la creación de una versión digital del juego." Dice y explica además de expresar que en serio quiere hacerlo.

El oso se acaricia el menton. "Se nota que eres un cerebrito si sabes hacer eso."

El varón humano se sonroja un poco. "Oye no soy tan listo pero no soy el único que lo hace, quien sea puede hacerlo también solo si recibe la instrucción correcta sobre cómo llevar el proceso."

El ave petirroja entonces se acuerda de algo referente al tema de conversacion. "Mi hermano me lo comentó, el también aprendió de otra persona como hacer una copia digital de un juego desde tu consola portátil a tu consola de juegos."

El oso silba un poco asombrado. "Vaya hoy todo el mundo es un genio de las máquinas o algo asi."

"De hecho si aunque todo, bueno casi todo es impulsado por energía Infinity." Dice El humano.

"Cierto." Agregó el ave.

El oso pardo se alegra pero al malo le viene a la mente a la vez que algo productivo. "Ah y por cierto qué tal si nos hacemos un plan de estudios despues de clases, hay examen mañana y no quiero sacar una mala nota."

"Oye con nosotros ayudándote no reprobaras." Expreso el chico para subir los ánimos.

"Por eso después de clases nos dedicaremos a estudiar y enseñarte bien el contenido del examen en conjunto con todo lo que hemos visto de clases porque de seguro vendrá dentro del examen." Agregó el petirrojo.

El oso sonríe levemente "En serio les agradezco la ayuda amigos, siempre puedo contar con ustedes para lo que necesite, especialmente si se trata de que me ayuden a estudiar para un examen."

Entre los tres se ríen mucho, Jeremy aún sigue con la mirada de lo más ensombrecida dirigiéndose lentamente a una de las puertas llegando a abrirla lento hasta que esté lo suficientemente abierta para el salir y cerrarla tan lento como la abrió para luego quedarse de espaldas contra esta e irse desplomado lento en el suelo hasta quedarse allí sentado con ambos brazos apoyados en sus rodillas y la cabeza baja junto con sus orejas además de estar maldiciendo internamente porque demonios, porque el mundo es tan cruel al enseñarle cada una de las situaciones que el nunca podría experimentar, el ambiente tan cálido de tener amistades escolares que nunca podría tener aunque lo intentará. Maldecía de cada cosa dando golpeteos al suelo con su cola que se mueve de forma errática de arriba y abajo junto a la expresión molesta del lupino mostrando sus colmillos y apretando los dientes entre varias lágrimas que caen únicamente al suelo mientras algo en Jeremy le susurraba ciertas cosas… cosas de las que no puede lamentarse por hacer y que nadie le reclamaría por hacerlo ya que al fin de cuentas es invisible ante todas las personas, no puede ser sentido, no puede ser visto y no puede ser oido, esa misteriosa insinuación de alguien o algo le hizo sonreír parcialmente a Jeremy de cierto modo…

Mientras que en la casa de Hydesu y Sebastian.

Hydesu de pronto siente una rara perturbacion. "¡Ah!" Chillo el y por accidente dejó caer un vaso de vidrio que se rompió en varios fragmentos en piso.

Reiji entra de sorpresa a la cocina. "¿Hydesu que pasó porque…?" nota el vaso roto en el piso y la mirada como de asustada de Hydesu. "Tranquilo le diré a papá que fue mi culpa, ve a la sala yo voy a limpiar esto, ten cuidado de no pisar ningún vidrio, diles a Kato y a Saburou que les llevaré a todos algo de beber."

Hydesu asiente con la cabeza pero casi sin responder. "¿Que paso…? Sentí como si algo andará mal o que algo malo estaba por suceder, Jeremy donde estás… pero no puedo mostrarme preocupado o los demás comenzarán a preocuparse también, debo mostrarme lo más normal posible y más aún cuando Saburou y Kato están aquí sumados a que también están Cross y Kaiser, por fortuna no está Shinichi." Piensa mientras camina con mucho cuidado hasta salir de la cocina y llegar al living donde están los hermanos Hanamura terminando de hacer unas tareas que se les envío por correo desde la website de sus colegios y que están resolviendo ahora mismo en las interfaces flotantes y táctiles de sus Brotherhood Band. "Perdón chicos, se me cayó un vaso de vidrio y se rompió, Reiji traerá algo para beber en un rato cuando termine de limpiar el agua derramada en el piso y recoja el vidrio roto. ¿Y como van con la tarea?"

Kato asiente sonriendo. "Vale y gracias a las indicaciones que me dio Manabu ya no me falta nada es más ya terminé." Dice ya cerrando la interfaz flotante. "Por fin puedo relajarme y descansar."

Saburou mira un poco celoso a su hermano pero se calma concentrándose en lo suyo. "Pueeeees, Sebastian explicó cómo hacer esto pero me fue un poco complicado pero por ti y la explicación más simplificada que me diste del proceso que debo hacer ya estoy acabando."

Hydesu sonrie. "Que bueno sabe que lo que te enseñe está sirviendote se algo."

Una vena ligera se le forma a Sebastian en la sien. "Me insulta un poco que no hayas entendido claramente mi explicación si no es Hydesu quién te lo simplifica para que lo comprendas mejor, aunque apuesto 10¥ que si Shinichi te lo explica ya lo acabas directamente rápido sin tropiezos."

"Oye no metamos a Shinichi en esto y menos hablemos de él a sus espaldas aunque en un lado tienes razón pero en el lado de que lo acabo directamente sin ningún error te equivocas." Expreso Saburou por lo que dijo Sebastian.

"Así pues entonces me disculpó por lo que dije." Respondió Sebastian.

"Descuida soy de los que no lo entienden si no se lo explican lo más fácilmente posible." Dice el híbrido de ojos color melocotón que vuelve a poner su atención en su tarea dando los últimos toques a lo que necesita terminar.

El vulpino azabachecon heterochromia sonrie un poco. "Menos mal que ya no tengo que pasar por la obligación de tener que ir al colegio."

Kaiser suspira ya que recuerda cierto detalle. "No estarás yendo y mucho menos estoy yendo yo pero a cambio de eso tenemos a Snow como nuestra profesora todos los días de cada semana al menos no los sábados y los domingos."

Cross suspira bajando las orejas. "Ah claro había olvidado por completo esa parte."

Manabu expresa su alegria aunque sea un poco. "Es bueno que estudien ya que quien sabe, a pesar de estar como personas invisibles excepto para nosotros también deben estudiar un poco. Fue una suerte que Toshiro y Tetsuya lleven buen dominio de sus estudios gracias a Sebastian y a Hydesu que les enseñan desde la última parte en la que se quedaron."

"Hydesu se que lo dije antes pero gracias a ti y Sebastian por ayudarnos a mi hermano y a mi a repasar los deberes escolares desde donde nos quedamos, en serio les estamos muy agradecidos por lo que hacen por nosotros." Dice el pequeño tigre sonriendo para Hydesu y Sebastian.

Tetsuya sonríe amablemente como su hermano. "Si su amabilidad es algo que no podemos reemplazar y que al instante por cada cosa que hacen por nosotros quisiéramos devolverles el favor de algún modo pero no sabemos cómo pagar esa amabilidad."

Sebastian niega con las patas haciendo ademán. "No, no, no, nada de eso, la amabilidad no se paga, nosotros hacemos lo que tenemos que hacer porque ahora ustedes dos son parte de esta familia y la familia apoya a la familia… ¿O era la familia ayuda a la familia?"

Hydesu se rasca detrás de la cabeza tratando de pensarlo. "Creo que eran las dos cosas ¿O quizás no?, Ay no recuerdo bien como era el dicho pero lo que dice Sebastian es correcto, ustedes son parte de nuestra familia ahora y por eso siempre los vamos a ayudar en lo que podamos." Respondio el con sinceridad.

Kaiser sonríe levemente mostrando parte de sus colmillos. "Ustedes dos están totalmente en lo correctos, Cross es como mi hermanito y el de Snow y también es como si fuera el de Kato y de Saburou e incluso hijo de la señora Shinon."

Saburou termina entonces sus tarea cerrando al fin la pantalla holografica. "Sip es totalmente acertado eso, mamá lo consiente a veces cuando tiene la oportunidad."

"Y sin importar cuanto me quiera escapar de ella, siempre encuentra el lugar y momento para hacerlo además de que dice que mi pelaje es como una suave nube de algodón que es imposible dejar de abrazar." Dice el canino pequeño con ojos de distinto color suspirando.

Sebastian da la oportunidad de hablar de algo. "Hablando de tu pelaje…" estaba por decir algo más pero el vulpino negro corta sus palabras.

Cross niega con la cabeza. "No definitivamente no me lo teñí o algo por el estilo cuando estaba vivo a lo mejor este color negro sea mi color de pelaje natural desde que nací." Dijo finalmente aclarando dudas.

Sebastian deja salir un sonido como de interés por eso. "Interesante, un zorro negro desde su nacimiento, que sugoi es eso."

Cross asiente unas cuantas veces con la cabeza. "Si es cierto aunque normalmente al ver a otros zorros con sus colores naturales de pelaje naranja me lleno un poquito de envidia pero siempre que sacó ese tema la mamá de Saburou dice que debo sentirme orgulloso de mí mismo por ser único."

Hydesu expresa una sonrisa en su cara. "Que lindas palabras, es lindo que te haga sentir único cuando estás con inquietudes como esa."

Kato cierra los ojos haciendo una mueca de sonrisa. "Mamá es esa clase de madres que quiere que sus hijos no se menosprecien a si mismos y que amén cada parte de lo que son sin renegar una sola. Ella me apoyo cuando le dije acerca de mis inquietudes por mis cualidades anormales por lo que ella me apoyo como toda madre lo haría y después fue que estando más calmado me dijo la verdad sobre lo que soy y lo que es ella y sobre mi padre. No lo creía pero a los pocos segundos fue difícil pero lo termine aceptando."

Hanamura menor baja un poco sus orejas por las palabras de su hermano en cuanto a lo de que supo de su origen de dios. "Que duro debió ser aceptar una verdad así que haría volar la cabeza de cualquiera hermano."

Kato abre los ojos mirando a su hermano "Ni me lo recuerdes por favor."

Reiji llega al living con una bandeja y vasos con jugo de uva y otros con jugo de piña. "Ya estoy aquí en improvise las bebidas, sírvanse." deja la bandeja en la mesa de centro del living para luego tomar un vaso de jugo de uva y por consiguiente ver como todos los demás toman también un vaso cada quien. "Salud por estar todos reunidos y en tranquilidad."

"Salud." Dicen todos al unísono alzando los vasos.

"Salud porque nada nos puede pasará a todos estando reunidos aquí." Dijo Manabu alzando su vaso otra vez.

"Salud." Vuelven a decir todos.

"Salud porque reunidos no dejaremos sin protección a Hydesu y Sebastian, nuestros preciados amigos y familiares que nadie puede reemplazar." Dice ahora Kato.

"Salud." Dicen otra vez.

"Salud por todos los amigos que hice aunque comencé con la pata izquierda cuando quise matar a Hydesu y Sebastian pero que al final acabo bien e inicio nuestra amistad." Dice ahora Saburou.

"Salud." Dicen otra vez.

Sebastian sonríe y ahora es quien habla. "Salud por ser todos amigos."

"Salud." Al unísono dicen otra vez.

Osamu sonríe siendo el que hable también. "Y salud por el bienestar de todos y que nada ni nadie nos arruine este precioso momento."

"Salud." Dijeron por última vez y cuando estan por beber el contenido de sus vasos pero justo antes de que si quiera toquen sus labios, un vaso cae al suelo desparramando el líquido dentro de este.

Reiji silba de alivio. "Suerte que son de plástico… momento…"

Hydesu se lleva ambas patas a sus brazos apretandolos con fuerza para entonces caer al suelo retorciéndose de dolor y dejando salir chillidos.

"¡Hydesu! " Exclama Sebastian que deja el vaso en la mesa pero al intento de solo tocar a Hydesu siente un fuerte dolor como si se quemará o se cortara. "¡Ah!"

Osamu se pone algo pálido. "Podrá ser…"

Kato toma acción también. "¡Todos apartense de Hydesu nadie lo vaya a tocar!, Sebastian muéstrame tu pata ya."

Sebastian extiende el brazo enseñando que la palma de su pata incluso sus almohadillas están ennegrecidas de un anormal color negro y púrpura bastante profundo.

"No puede ser… impureza." Dice el Hanamura mayor y busca rápido en su mochila un frasco de agua embotellada que abre y derrama sobre la pata de Sebastian que en el proceso recupera su aspecto natural. "ya está bien pero como es que Hydesu está con la impureza."

"……. Oh no… ¡Jeremy donde quiera que estés en estos momentos que díablos fue lo que hiciste!" Exclamo Osamu exasperado.

Flashback, unoa momentos antes

Jeremy discretamente entra en la sala de profesores y en uno de los escritorios localiza una billetera a plena vista de la que saca todo el dinero que había alli para luego salir de allí sin que nadie lo notará pues obvio, la sala está con algunos profesores allí pero nadie noto ni sintió a Jeremy cuando hizo lo que hizo, a continuación fue a uno de las aulas de clases donde fácilmente vio como alguien con un par de auriculares en negro guardados en su mochila le llama la atención así que de igual manera abre dicha mochila llevándose ese objeto y casualmente un libro grueso de manga, lo siguiente fue ir directo a los vestidores del gimnasio a forzar uno de los casilleros de las chicas y esconder en alguna parte sus sostenes p sus bragas además de que por puro morbo casi llega a olfatearlas si no fuera por el hecho de tener la imagen de Osamu desnudo clavada en la cabeza, estuvo tentado más noo hizo… al menos no lo hizo más de 3 veces. También iba y escondía la ropa de los chicos.

Cada uno de esos actos los hacia esbozando una gran sonrisa presumida con actitud despreocupada como si no le interesará para nada el asco de mundo que tiene a su alrededor, nada le importaba, no le preocupaba nada de nada puesto, al final será lo mismo ya que no puede ser visto, estar muerto es una gran ventaja ya que puedes hacer todas las cosas que quieras sin recibir un solo castigo pero si quiera antes de poder hacer alguna otra fechoría más Jeremy nota a un grupo grande de chicos riendose muy animadamente, posiblemente la causa de la risa sea alguna broma infantil de ellos o por el hecho de los planes para su diversión que estén planeando. Esas probabilidades provocan en el lupino de pelaje café su rabia e impotencia desatando así su total rabia que vino en un gran grito para por consiguiente encontrar un bat de béisbol con el que comienza a destrozar las ventanas que tiene a su cercanía causando el pánico en la institución seguido de que con el mismo bat golpea los casilleros del gimnasio para luego volver a su principal desquite derabia rompiendo las ventanas sín parar de gritar maldicidiendo todo sin parar de romper las ventanas que encuentre a su paso…

Fin del Flashback, regreso a la actualidad

En estos momentos… el mismo Jeremy esta ahora justamente afuera del instituto detrás del gimnasio jadeando del cansancio con el sudor bajando por su frente y haciendo parecer que su pelaje de su rostro brillaba con la luz del día o al menos con la luz de medio día o quizás atardecer, perdió la noción de cuánto tiempo ha estado rompiendo uno tras otro se los ventanales de cada piso de la preparatoria que detonó e hizo estallar su rabia, en sus patas aún porta el mismo bat solo que ahora está algo abollado e inservible después de tanto uso que le dio el lupino de ojos dorados…

Jeremy jadea del cansancio mirando el bat en sus patas para lanzarlo lejos de él haciéndolo soltar ese sonido metálico robotar levemente con el suelo mientras que este se estaba lentamente desplomado al piso sentándose con la mirada y cabeza baja empapada en sudor. "Que remedio… no me arrepiento de nada… me lleva… no me di cuenta cuando ya estaba comenzando a atardecer… vendré regresando ya en la noche… pero en si me siento mucho mejor, me siento de mejores ánimos después de haber estado solo todo este dia… sin embrago… el maldito sentimiento ese todavía me sigue oprimiendo… no puedo hacer que desaparezca sin importar que maldita cosa intenté… ¡Maldición!"

"¡Jeremy!" Dicen voces del todo conocidas para el lupino.

El canino escucha las voces conocidas de dos vulpinos hicieron que saliera de sus pensamientos internos y palabras solo para el dándose cuenta como los dos dueños de las voces, Osamu y Cross están justo encima de su cabeza, más precisos en el techo del gimnasio del cual saltan cayendo de pie justo frente a el. "Y ustedes qué quieren ahora que no ven que estoy muy cansado, váyanse de aquí y déjenme solo para que recupere fuerzas y me largué."

Osamu mira detenidamente el desastre que hizo Jeremy con las ventanas y mirando también el bat provocando que este cierre con fuerza la pata diestra haciendola puño gruñendo bastante solo después darse la vuelta y darle un puñetazo a Jeremy que lo zarandea hacia un lado además de haberlo hecho escupir algo de sangre quedando un fino hilillo carmesí saliendo de su hocico, mismo líquido carmesí que esta en los nudillos de Osamu ahora que está claramente enfadado y gruñendo mostrando los colmillos junto a su pelaje encrespado. "¡Eres un idiota que no he das cuenta de lo que has hecho, eres un maldito infeliz que no se preocupa por nadie, ni siquiera sabes lo que has provocado al hace esta tontería, cometiste actos totalmente indebidos incluyendo lo más imperdonable que es hacer cosas que alteren el mundo de los vivos y sabes perfectamente que no debemos hacer algo que afecte o que atraiga la atención de los vivos!"

Jeremy se frota la zona del golpe solo para observador muy enojado al zorro. "¡Que te pasa imbecil porque me golpeas, eso en verdad me dolió!"

Osamu gruñe aún más rabioso. "¡Pues te dolerá aún más maldito infeliz!" se lanza contra el quedando encima suyo empezando a darle varios puñetazos a la cara de un lado a otro.

Jeremy le regreso también unos golpes directos a la cría después rodar por el piso quedando ahora el encima del vulpinonal que tiene dominado con sus puñetazos.

"¡Chicos basta ya!" Grita el vulpino negro que ve como ninguno le hace caso en cambio siguen peleando se cómo animales ferales dándose puñetazos y rasguñandose con sus garras pero lo que más veía sin poder hacer nada era darse muchos puñetazos de los cuales quienes sufrían el golpe escupían bastante sangre mientras que con los rasguños de sus garras las heridas sangran y siguen goteando sangre. "¡CHICOS DETENGANSE!"

Ni Osamu ni Jeremy estaban oyendo nada de lo que gritaba Cross para que dejarán de pelear al menos ambos se levantaron del piso y entonces comenzaron a pelear otra vez pero usando ahora la habilidad única de los tesoros sagrados, trazar límites con los que al trazar los en el aire se convierten en filosas cuchillas de luz y energía a la vez, Jeremy da el primer corte que de fortuna el vulpino logro evadir para atacar ahora el trazando u. Límite en el aire que va directo hacia Jeremy que lo evade pero se lleva de por medio un trozo de tela de su chaqueta seguido de qje no ve venir un corte más que se lleva otro trozo de tela de la misma prenda pero en el brazo derecho y otro más que le llega a rozar el pantalón seguido de que ahora el lupino le regresa los ataque de límites a Osamu llegando a herirlo en los brazos pero si ligeros roces al igual que en las piernas aunque uno también le llegó sin fijarse a una mejilla de la cual el corte empezó a sangrar haciendo que el vulpino se enfade dejándose de juegos corriendo directamente hacia Jeremy con la pata izquierda hecha puño al igual que Jeremy corre hacia este con la pata derecha hecha un puño.

Al solo momento de que la distancia se cierra entre los dos, los puñetazos de los dos impactan en la cara de su contrario que después con sus patas libres se dan un golpe en el estómago de su contrario haciéndolos escupir algo de saliva y sangre para después tomar sus distancias para volver a pelear mano a mano seguido de que dada una oportunidad se agarran cada quien a los brazos de su contrario para luego darse invierte rodillazo más fuerte de lo común que hace que ambos escupían un poco de sangrw, en conjunto los dos se alejan un poco aguantandose ambos el estomago pot el dolor pero al solo mirarse las caras su furia se reavivó lo suficiente para darse un fuere cabezazo que los tiro directo al suelo de espaldas por el retroceso del impacto. Cross no se podía creer como ambos seguían peleándose ya que no siquiera ha podido tener la oportunidad de decir para que el y también Osamu vinieron a buscar a Jeremy, por lo que iba a tener que esperar hasta que terminaran de pelear ya que ambos caninos con la frente sangrando les a los dos se levantan para volver a propinarse más golpes consiguiendo el mismo resultado lastimandose más entre ellos que al final termina con ambos caninos jadeando del cansancio y sudando mucho a la vez que seguían sangrando ya sea por la frente o la boca.

Jeremy se limpia un hilo de sangre que salía de su boca adoptando una pose de combate una vez más mirando claramente con furia a Osamu. "¡Te rindes de una vez zorro apestoso!"

"¡Crees que me rendiré sin tener que darte más pelea!, ¡Eres un maldito infeliz por lo que hiciste, pero si algo te pasara el se pondría muy triste así que vendras con nosotros quieras o no!" Espeta furioso el zorro.

"¡No iré a ningún maldito lugar hasta que me digan que diablos sucede y porque de pronton me viniste buscando pelea!" Dice por medio de un gruñido el lobo café.

"¿Jeremy en verdad no se te hace ninguna idea de lo que has causado con lo que has hecho en esta preparatoria?" Le pregunta el zorro azabache.

Jeremy produce otro gruñido de molestia. "¡Como quieres que lo sepa si este me vino a golpear sin antes decir nada!"

"¡ERES UN…..!" grita el vulpino de 16 años y se le intenta lanzar a Jeremy para seguir golpeándolo pero Cross lo agarra por detrás reteniendolo.

Cross have mucho esfuerzo con el solo hecho de tener a su amigo. "¡Osamu cálmate de una vez ya lo golpeaste lo suficiente!"

Osamu se mueve de un lado a otro haciendo el esfuerzo de que Cross Lo suelte. "¡Sueltame Cross el se merece que lo siga golpeando pobló que ha hecho y ahora por su culpa está sufriendo!"

"¡Habla de una maldita vez y hazlo claramente imbecil!" Exige el canino de ojos dorados.

"¡ES HYDESU TU GRAN ESTUPIDO IDIOTA CABEZA HUECA INSENSIBLE QUE SOLO SIRVE PARA ENOJARSE Y QUEJARSE DE TODA LA GENTE QUE TIENE A SU ALREDEDOR COMO SI LE DARA REPELÚS O FUERA ALERGICO A LAS MULTITUDES!" Grita finalmente con toda su ira el vulpino hacia Jeremy.

Jeremy parpadea varias veces sin llegar a comprenderlo. "¿Qué?, ¿Y que le pasa al mocoso llorón ese como para que me importe a mí y para que yo tenga que verme envuelto en tus rabietas que incluyan golpearme?"

Osamu lo sigue observando con ira sin poder creer aue ya se le olvidó aquel tema y conversación. "¡Te lo dije claramente ese día y lo primero que haces hoy es no hacerme caso y por tu idiotez le provocaste una gran punzada a Hydesu y ahora está sufriendo dolor por culpa de la impureza que tu mismo le causaste por este desastre!"

Jeremy baja las orejas y la mirada pero así al instante las alza y mira al canino pequeño. "……. Que me importa…."

"Jeremy por favor no enojes más a Osamu y ven con nosotros por favor en serio necesitamos que vengas." Dice Cross suplicandole.

"¡Ir a dónde si se puede saber porque si este pulgoso zorro me vuelve a golpear lo haré trocitos sin dudarlo por un solo milisegundo!" Brama molesto el lobo café.

"Grrrrrrr solo camina de una vez." Responde con molestia el zorro blanco-celeste.

Jeremy al final chasquea la lengua. "… ¿Y como fue que llegaron hasta aquí ustedes dos?"

Cross aun sigue agarrando a Osamu le empieza a explicar. "En primera ya teníamos fijo tu rastro por tu olor y no es que huelas mal y en segunda es porque tenemos mucha más agilidad que cualquier persona o fursona normal por lo que somos más ligeros lo que nos permite desafiar las leyes de la gravedad. Lo que quiero decir es que podemos hacer varias acrobacias al estilo en el que se mueven los ninjas corriendo y saltando por los tejados o los árboles." Explicó el canino pequeño con ojos de distinto color.

Jeremy asiente con la cabeza como queriendo decir <<ya veo>> para después volver a tener una cara de fastidio pero más bien de rabia al seguir viendo a la cara a Osamu.

Osamu chasquea respira profundo varias veces hasta calmarse de una vez sintiendo como claramente Cross ya aflojó el agarre hasta soltarlo definitivamente, el vulpino ahora miraba con molestia y rabia a Jeremy pero aguantandose el enojo. "bien camina tendremos que ir a un bosque o quizás a alguna parte pero alejados de la ciudad, eso fue lo que dijo Kato que hiciéramos cuando te encontráramos, la casa no era del todo grande para hacer lo que se tiene que hacer."

Jeremy hace una ligera mueca de molestia alzando la ceja. "Hacer exactamen que cosa."

Osamu suspira y responde con fastidio. "Ya lo vas a descubrir cuando lleguemos allí así que no comas ansias quieres, solo tienes que seguirnos pero en serio no comas ansias porque en serio era alho que no quería que sucediera para nada del mundo."

Cross traga grueso. "Si he oido que es temible y horrible además de que es mucho peor si tú eres la víctima de ello."

Jeremy aún sigue sin entender nada de lo que hablan. "No se de que hablan pero no me interesa un demonio lo que sea así que muevan sus culos e indíquenme el camino de una buena vez."

"Si, si ya vamos pero no te creas que te he perdonado aún." Responde el vulpino blanco con fastidio.

Jeremy en alguna parte de su ser detesta en serio que Osamu le guarde odio.

Cross los mira a los dos alternando su mirada. "Vamos. Los demás nos están esperando de seguro."

Los tres entonces dejando de lado los rencores iniciando entonces su camino por los tejados al sitio de encuentro pero claro el lupino es el que es guiado por los dos vulpinos quien no tiene idea de lo que sucederá, en cambio no lo demostraba en su cara pero el mismo Osamu sentía nervios e intranquilidad internamente sin embargo el no es el único ya que también Cross esta con los nervios de punta hasta la nuca sin poder calmarse por mucho que lo quiera disimular pero era inútil está asustado por lo que está por suceder y de ser posible, asustado de si tendrá o no tendrá éxito alguno, mientras que el lupino café no sabe para nada lo que está por esperarle mientras que sigue aún de forma ciega a los dos zorros saltando de tejado en tejado dejando cada vez más atrás las casas en incluso hasta la ciudad llegando finalmente a lo que parece el comienzo de los bosques, por si acaso Cross dice que los padres de Reiji y de Manabu no van a llegar a casa si no hasta lo que sería altas horas de la noche siendo como a la medianoche o la una de la madrugada para que así no hubiera problemas cuando lleguen y encuentren la casa vacia, pero poco le importaba esa información al lobo café de ojos dorados.

Entre tanto en el sitio de reunión que era nada más que un bosque que se ubica apenas saliendo de la ciudad y de los vecindarios puesto que tokio y otra gran cantidad de ciudades en japón han cambiado partes notables de su aspecto como por ejemplo Tokio además de autopistas ahora tiene más vegetación y más bosques debido al uso innecesario de los métodos antiguos y ciertos químicos que le hacen daño al ecosistema del planeta por lo que la gente ahora es un poco más <<verde>> en estos tiempos gracias a la creación de la energía Infinity. Pero omitiendo toda la charla sobre cómo la nueva energía revoluciona en el planeta regresemos a lo principal… el sitio del encuentro donde lo inevitable que temen Osamu y Cross está por suceder.

"¿Entonces fue Jeremy?" Pregunto Sebastian en duda.

Kato cruza los brazos y asiente con la cabeza. "Si lo hizo al hacer lo que no debía. Por suerte pudimos traer aquí a Hydesu a tiempo, este sitio fue una de las primeras casas de nosotros cuando mamá nos trajo a la tierra hace tiempo. Aún está funcional y la fuente de agua es agua bendita de los santuarios aunque mamá hizo su propia fuente para nosotros en caso de llenarnos de la impureza, lamentablemente esa agua no puede hace mucho por Hydesu en el estado ya avanzado en el que está."

"¿Entonces porque si pudimos quitarnos nosotros la impureza con el agua?" Dijo Reiji con duda en su tono.

"Porque ustedes no están tan grave como Hydesu. El sufre por una fuente externa de la impureza que es el mismo Jeremy. Y para que Hydesu se salve de este peligro Jeremy debe se sometido a cierto ritual especial que no es tan bueno que digamos ya que será…" estaba diciendo el felino negro pero corto sus palabras.

"¿Será que cosa?" Pregunto Toshiro.

"¿Y porque luces preocupado Kaiser?" Dijo ahora Tetsuya.

"Es verdad tú también tienes mala cara Kaiser, ¿que sucede?" Dijo Manabu notando como está el felino grande y negro.

"¿Que nos estan escondiendo ustedes dos?" Dijo el lobo rubio en tono serio.

Saburou alterna la mirada entre su hermano y Kaiser. "¿Hermano, Kaiser porque no dicen nada?"

"Es algo delicado de explicarles sin embargo creo que lo mejor es que…" estaba por decir Kato pero le cortan las palabras.

"Ya lo verán ustedes mismos cuando suceda. Osamu y Cross ya deben de estar viniendo hacia acá con Jeremy. Y lo mismo va para Snow, Hironobu y Mayura." Explicó Kaiser con un poco de seriedad.

"¿Y porque los necesitamos a ellos tres si estamos ya nosotros?" Pregunto Sebastian.

"Es porque necesitamos de Tesoros Sagrados con más experiencia que los que estamos aquí para lo que necesitamos." Explicó Kaiser con detalle.

Reiji ante eso le vino la duda de porque no mencionó a los dioses. "¿Y porque solo los tesoros sagrados y no nosotros los dioses?"

"Solo los tesoros sagrados tenemos el poder necesario para hacer esto con uno de los nuestros….. solo nosotros los tesoros sagrados podemos…. Podemos….." decia Kaiser quien estaba por especular palabra alguna con el asunto que no nombró pero en ese preciso momento llegan Osamu y Cross con Jeremy.

"¡TUUUUUUUUU TE DAREMOS LA PALIZA DE TU MALDITA VIDA POR LO QUE LE HICISTE A HYDESU!" Gritaron Sebastian y Reiji encolerizado y se tratan lanzar encima de Jeremy pero Manabu los agarra a los dos de sus colas para que no hagan alguna tonteria.

Manabu pone más fuerza en el agarre para que no se escapen. "Calmense los dos, Osamu de seguro ya le dio una paliza a Jeremy para que se arrepintiera por lo que hizo así que ya dejen de forcejear ¿quieren?"

Sebastian y Reiji asintieron levemente. "Bien…."

Jeremy cansado y molesto mira con molestia a todos. "¡Y, en donde está el lobo llorón!"

Todos al notar como el lobo en ese momento pregunta por Hydesu se hacen a un lado revelando que detrás de ellos en el suelo se encuentra el lobito negro en el suelo retorciéndose de dolor y tratando de acallar sus gemidos por el insoportable dolor a la vez que parece que su pelaje negro está cubierto por una masa negra y púrpura más oscura que cualquier cosa.

"Ugh…. Ngh….." chilla Hydesu que se queja de dolor y se retuerce aún más en el suelo abrazando su propio cuerpo con más fuerza.

Reiji expresa preocupación en su rostro al mirar a su hermano. "Hydesu… resiste."

Manabu lo mira preocupado igualmente seguido de alternar su mirada hacia el lobo "Ves lo que le pasa Jeremy, esto es porque tú fuiste quién lo causó."

Jeremy solamente chasquea la ñengu sin ver mucho. "Que me importa…."

"Grrr ¡Tu!" Gruñe el zorro de ojos celestes amenazando con golpear al lupino.

Cross de apresura a detener a Osamu agarrándolo de la cola. "Ya basta Osamu."

Osamu le gruñe a Cross. "¡No se acaba hasta que lo haya golpeado en su cara hasta dejarlo irreconocible!"

"¡Osamu detente!" Exclamo una firme voz que el vulpino reconoció.

Todos en ese momento que oyen la voz de Hironobu en un tono sería voltean su mirada para verlo parado justo a un lado de Hydesu con Mayura y con Snow.

Mayura mira bien a Hydesu pero sin llegar al punto de tocarlo. "Está muy avanzado… por cuánto habrá tenido que soportar el dolor antes de llegar hasta este punto…"

Snow se aproxima a acercarse y mirarlo bien. "No tengo una cifra exacta del tiempo que lo tuvo que aguantar antes de que se extendiera tanto pero si tengo que decir un momento preciso yo diría que fue después de la cuarta punzada que le provocó su tesoro sagrado."

Mayura se acomoda las gafas mirando algo molesta al lupino. "Jeremy te das cuenta de lo que has hecho verdad, Hydesu hasta…. Podría morir si no hacemos algo."

Sebastian se paraliza al oír esas palabras sintiendo como si corazón empieza a bombear sangre cada vez más rapido. "Morir…. morir…. Es broma verdad por favor díganme qué es broma. ¿Osamu dime si es una broma?"

Osamu no dice nada solo se queda callado con la mirada baja y su cola ya libre de más patas de Cross.

"Osamu….." dijo a secas Sebastian que solo observa al vulpino blanco desviar su mirada.

Saburou mira a su propio vulpino. "¿Cross tu sabes algo?"

Cross bajo sus orejas. "Pues……….. lo siento." Dijo y se calló.

Toshiro mira a todos y cada uno alternando su mirada. "Chicos que saben que no nos están diciendo."

"Porque no quieren decir lo que queremos saber, porque no pueden decirlo." Dijo Tetsuya.

Kaiser suspira resignado. "…… para que decirlo si lo sabrán en cuanto lo vean…. Jeremy debe ser sometido a una ablución, un tipo de purificación…" estaba por seguir hablando pero...

"AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAH." Hydesu profiere un grito de sufrimiento bien alto.

"¡Hydesu!" exclama el lobito rubio e intenta acercar pero Hironobu lo detiene.

"Príncipe no lo toque…" Hironobu lo hace para atrás seguido de que saca de su bolsillo unos guantes que se coloca y levanta la camisa de Hydesu por atras. "Es muy grave, la impureza ya ha pasado de negro a morado muy oscuro, más oscuro de lo que era antes, está demasiado avanzado…."

"Príncipe…. Mi príncipe escuche por favor, tiene que liberar a Jeremy y desterrarlo. ¡No puedes seguir manteniéndolo en tu condición!" Exclamo preocupada la shiba inu.

Hydesu a pesar del sufrimiento la mira y niega con la cabeza. "No… no…."

"Pero príncipe…" dice ella nuevamente.

"Se niega a entrar en razón…" dice la humana.

Kaiser se preocupa más y se denota en su mirada. "A este paso lo único viable es la purificación…"

"Desde un principio eso era lo que ya estaba destinado… Osamu y Jeremy son tesoros especiales que aparecen una vez cada 10 años…" dice el león blanco y ahora mira a Jeremy. "Jeremy confiesa ¿que hiciste?"

Jeremy da un bufido parándose en seco ya que se estaba yendo. "Nada que te importe…"

Hironobu alza una ceja. "¿Entonces porque te ibas?"

"¿Que mas da?" Dice el lupino café.

"¿No Será que te sientes culpable?" Insinuó la mujer peliblanca.

"Jeremy…" dicen al unísono Mayura y Osamu.

Jeremy al fibal acaba enojandose mucho. "¡Ya callense, es porque estoy harto de todos y cada uno de ustedes! ¡Y además no hice nada de nada panda de entrometidos!"

"Así… ya veo, entonces quítate la camisa, YA." Dijo la humana muy seria.

"¡Eh y porque debería hacerlo!" Bramó Jeremy.

Snow ahora mira con una expresión amenazante a Jeremy. "Cállate y hazlo perro pulgoso."

Jeremy se enfada por ese insulto y claramente es por su pelaje erizado. "COMO QUE PULGOSO TU MUJER RIDICULA Y…"

"¡TOSHIRO!" Grito Reiji y una luz emana de Toshiro para convertirse en katana seguido de ser sujetada en sus patas para luego ir directo hacia Jeremy propinándole varios cortes con su espada para luego quedar justo detrás del lupino mientras gira su espada varias veces hasta hacer como si la estuviera envainando en su cintura en pose de samurái. "Hissatsu… Mil Cortes…"

Lo siguiente es que toda la ropa de Jeremy menos sus zapatos se rompe en miles de pedazos revelando todo su cuerpo desnudo y para más vergüenza tiene una erección completa que este de inmediato se tapa pero al escuchar un chillido y ver la cara de susto de todos incluido Toshiro que ya volvió a su forma corporea entran en estado de sorpresa y más al ver que en la espalda de Jeremy hay una gran mancha negra morada similar a la impureza pero lo que más aterra es que está plagada de varios ojos.

"OJOOOOOOOOOOOOOOOOS." Grita todos por la gran sorpresa y susto.

"¡¿MALDITO Y AÚN TE ATREVES A DECIR QUE NO ES TU CULPA!?" Grita en furia la shiba inu de las gafas.

"¡AAAAAAH QUE ES ESTO! ¡AAAAH Y HABLAN QUE MIERDA SON QUITENMELOOOOOOOOS!" Grita Jeremy que sin preocuparse por su desnudez da varias vueltas tratando de quitatselos.

Snow mira a los dos furros. "¿Están listos?"

"Si." Afirma el león blanco.

Mayura asiente con la cabeza en confirmación.

"¡IMBECILES IDIOTAS NO SE QUEDEN ALLI, QUITENMELOS DEPRISA!" Grita de lo más enojado el mismo Jeremy mirándolos fijamente.

"Purificaremos a este espíritu, único en su clase cada 10 años que cuenta con la gracia del príncipe del inframundo, el dios Hydesu, y conservaremos el nombre con el que fue bendecido." Dice la shiba inu que alza su pata con los dedos índice y central apuntando a Jeremy quién está de espaldas.

"¿Qué?" Dice Jeremy que se queda extrañado por eso con las brazos en el aire olvidándose por completo de que está desnudo y con una erección que no se baja de nada.

"Que todo rastro de mal sea purgado, y dejé un alma pura, sincera y libre." Dice el leoblanco y apunta también a Jeremy del mismo modo que hace Mayura.

"Pero la corrupción de la carne debe ser purificada." Dice la humana apuntando también al lobo café.

"¡HAH!" Exclaman y entre los tres dibujan un triangulo de luz mediante el limite.

Jeremy al ver cómo la luz lo cubre de repente siente un gran dolor. "AAAAAAH AAAAAAAAAAAAH AAAAAAH AAAAAAAAAAAAH."

Hydesu siente como de repente el dolor le repercute de igual forma. "AAAAAAAAH AAAAAAAAH AAAAAAAAH."

"Pero que sucede." Dice Tetsuya.

"¡Jeremy!" Exclaman al unísono Saburou, Sebastian y Cross que se acercan pero son detenidos por Kato.

Kato mira con la cabeza al voltear para mirarlos. "Chicos no interfieran."

Kaiser también niega con la cabeza. "Esto es lo que tiene que hacerse y no pueden intervenir."

"¿Pero porque?" Preguntan Reiji y Toshiro.

"¿Y exactamente qué es eso y el que con el triángulo?" Esta vez pregunto Manabu.

"Es una ablución, purga de la carne corrupta. Es un castigo que usa una barrera de 3 vórtices para borrar la corrupción de los tesoros sagrados." Respondió Osamu.

"En otras palabras. Un castigo." Resumio Kato.

"Un… castigo…." Dicen algunos.

El felino grande y negro asiente con la cabeza. "Como antiguos seres fursonas y seres humanos, solo nosotros somos los únicos que podemos juzgar los pecados de nuestros iguales. Solo los tesoros sagrados pueden juzgar a otro tesoro sagrado." Dijo Kaiser.

"¡AAAAAAH DÉJENME SALIR, DÉJENME SALIR, DÉJENME SALIIIIIIIIIIIIIIIIIR!" Grita Jeremy de forma constante.

Kato baja levemente las orejas. "Y lo peor…"

Kaiser se cruza de brazos. "Es que una vez que comienza no se puede detener hasta que se termine. Esto continuará hasta que el tesoro sagrado confiese y se arrepienta de sus pecados."

"¡Jeremy! ¿Que males has cometido? ¡Confiesalos!" Exclama la canina de las gafas a su kouhai.

El lupino de solo oír eso y de paso venir de la boca de Mayura, sus ojos destellan con un brillo rojo leve. "¡CALLATE PERRA! ¡ME VAN A MATAR!" Grita con rabia y cae de rodillas al suelo.

"Pero si él tesoro sagrado no lo hace…" dice la pantera que con la mirada les señala al lobo café y entonces son testigos como de su espalda comienzan a creer dos protuberancias que luego se despliegan mostrando unas alas demoníacas y espectrales de color rojo.

Hydesu abre sus ojos de golpe. "¡NGH AGH!" vomita una gran cantidad de sangre.

Sebastian y Reiji giran la mirada preocupándose. "¡Hydesu!"

Osamu traga grueso a la vez que suda por los nervios. "Por los dioses…."

"¿Q-que es eso?" Dice el hibrido menor de ojos color melocotón.

"¿Porque le crecieron alas?" Pregunto el vulpino azabache.

"Hermano tengo miedo." Dijo Tetsuya pegándose de su hermano.

"Y-yo también." Respondió el segundo felino casi rayado a su hermano.

"¿Que sucede ahora?" Dijo el lupino blanco.

"¡Oh no! ¡La transformación comenzó, se está convirtiendo en demonio, un Ayakashi!" El león blanco les hace una señal a las féminas y se coordina con ambas cerrando más el espacio del triángulo.

"¡AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAH!" Grita de dolor el lupino que ahora comienza a levitar golpeando los muros mientras los ojos en su espalda comienzan a enloquecer igual que el.

"Ugh…. Ugh…" espeta Hydesu en sonidos de dolor pero se mueve un poco logrando voltearse para ver a Jeremy en su continuo sufrimiento. "Je… Jeremy… Jeremy…" escupe otro poco más de sangre mientras alarga un poco su brazo hacia el lupino café y claramente aún escupiendo sangre a cada instante.

Osamu cada vez que mira, cada vez se preocupa mas. "Jeremy… Jeremy… Jeremy…" piensa el vulpino blanco intentando acercarse pero Kaiser le impide dar otro paso.

"¡Quedate donde estás!" Bramó la pantera negra.

"¡Ya basta!" Exclamo el vulpino blanco.

Sebastian tampoco lo puede evitar lo queme implica acercarse un poco. "¡DETENGANSE! ¡Esto es demasiado cruel!"

"¡Es demasiado cruel! ¡Completamente! ¡DETENGANSE!" Grito el zorro blanco bastante fuerte.

Jeremy a pesar de su estado y con notables golpes en su cuerpo y su miembro aún al aire se levanta levemente del suelo mirando a los autores de su tortura. "¿Qué hice para merecerlo? ¡No he hecho nada malo! ¡No soy culpable de nada, DE NADA!" Exclama a gritos a la par que la marca de la impureza se extiende y aparece otro ojo en su hombro izquierdo. "¿Todo esto… solo por el dinero que le robe ese día a la tal Rinko y por quién sabe que más?" Dice mientras siente más dolor. "¡Sí, robe cosas, he robado cosas, cosas de las que ustedes nunca supieron y si también rompí muchas cosas! ¡¿Y que mierda importa eso!?" brama seguido de que se levanta golpeando el muro. "¡Estoy seguro de que me entienden perfectamente! ¡Ya estamos muertos, TODOS ESTAMOS MUERTOS MALDICIÓN! Es que… Es que… ellos… ¡LO TIENEN TODO! ¡TIENEN FAMILIA, PADRES CON LOS QUE DISCUTIR O SENTIRSE FELICES Y AMADOS, HERMANOS A LOS QUE PEDIRLES SU APOYO EN CASI CUALQUIER COSA Y TIENEN AMIGOS, AMIGOS QUE NO SON MOLESTOS Y TAMBIEN RIEN Y SONRIEN SIN NINGUNA PREOCUPACION… Y TAMBIÉN ELLOS TIENEN FUTURO Y RECUERDOS! ¡ELLOS LO TIENEN TODO, ENTONCES PORQUE YO NO PUEDO! ¡¿POR QUÉ NO TENGO NADAAAAAAAAAAAAAA…………!?" Grita bastante fuerte en completa ago ia y tristeza hasta darse cuenta de los hechos. "Cierto…. Lo cierto es que estoy completamente solo. No tengo nada. Solo tengo mis rencores, molestias hacia la gente y todo lo relacionado a estar rodeado de personas… refugiándose siempre en mi pequeño mundo cubriendo mis orejas de todo el ruido del mundo con mis audífonos… pero lo cierto…Es que no tengo nada. Absolutamente nada. Je que tontería esto me hace recordar algo que alguien me dijo aunque no recuerde quien me lo dijo… <<Tienes unos ojos preciosos. Son como un fruto de espino que se mece al son del viento. Pero… ni siquiera los pájaros se lo comen. No son ni dulces, ni amargos, ni venenosos… pero no tienen nada de especial. Son meras cáscaras de fruta sin valor alguno… Nadie se molesta en recogerlos, y a nadie le preocupa que se marchiten y mueran. Pobre lobito.>>" Penso el lupino comenzando a lagrimear aún con las patas en el muro de luz. "¿Y qué sí he robado? ¿Y qué sí los he roto? Todos… tienen que se cómo yo… ¡Y morir!" dijo Jeremy con voz distorsionada y con su ojo derecho tomo la misma apariencia que los ojos de su espalda, enrojecidos y con el iris púrpura muy espeluznante.

Snow llga a pensar lo peor de solo verlo. "¡No, si sigue así…!"

Hironobu chasquea con la lengua. "¡Maldición! ¡Osamu, Cross, Kaiser, Toshiro, Tetsuya, cualquiera cambien a modo de armas y mantenlo!"

"JAMÁS." Gritan aquellos que fueron nombrados.

"No somos capaces de eso." Dice. Los dos tigres casi rayados.

"No me atrevería jamás." Responde el vulpino azabache negándose también.

"Saburou o Kato jamás me lo perdonarian…" responde Kaiser en negación igualmente.

"…… ¡Ni…!" Iba a decir Osamu pero es interrumpido.

"¡Ni lo pienses idiota! ¡Si alguno de ellos haría eso tendríamos que anular la barrera! ¡Además si cualquiera de ellos o hasta Kaizon si estuviera aquí, solo empeoraría las cosas! ¡Tu eres listo no, pues usa la cabeza imbecil!" Grita Mayura en si muy furiosa.

Pero entre tanta discusión la marca de Jeremy que representa su nombre en kanji japonés lentamente comienza a ser cubierta por la impureza.

"¡No, su marca está…!" Dice Snow igual de preocupada

Hironobu gruñe con desespero. "¡Si lo envuelve por completo será su fin!"

"¡No se rindan!" Exclama la canina.

Jeremy solamente está aún en medio de su sufrimiento. "GRAAAAAAAAAAAAAAAA." Grita con fuerza por el dolor.

Hydesu aun desde el suelo meramente consciente logra ver lo que sucede y como el kanji del nombre de Jeremy esta siendo cubierto por la impureza. "Su nombre… necesito… llamarlo por su nombre… antes de que desaparezca…" dice entre sus pensamientos pero también aunque no sepa cómo describirlo todos los momentos que pasó con Jeremy desde esa noche que le dio ese nombre comienzan a aparecer en su cabeza a la vez que siente como si se estuviera alejando. "¡Necesito hacerlo antes de que cruce una línea de la que no podrá volver!, Su nombre… su nombre…" exclama y dice entre pensamientos a la par que cada vez que ve a Jeremy es como si lo viera caminando más y más lejos pero...

"¡Jeremy!" Dice en un grito muy fuerte el vulpino acercándose más a Jeremy.

"Demonios se me escapó." Dijo Kaiser.

"¡E-es peligroso aléjate!" Exclama Mayura para que Osamu se aleje.

"¡Jeremy! ¡No lo hagas, no debes cruzar hacia el otro lado! ¡No debes convertirte en Ayakashi, no te vuelvas un demonio!" Grito bastante fuerte el zorro para hacerse oír.

Jeremy mira a Osamu pero esr solo se acerca gruñendo muy fuerte. "¡GRAAAAAAAAA VETEEEEE!" con solo golpear la barrera manda a Osamu contra el suelo

Osamu es repelido por el golpe de Jeremy y enconsecuencia este se queja de dolor. "Ngh…" se levanta del suelo a duras penas, el golpe fue fuerte aunque no lo parezca. "¡Jeremy, Hydesu siempre estará a tu lado! ¡¿El pensará que puedes ser muy pedante, molesto y gruñón pero el fue quien te dio ese nombre, nombre que debes estar feliz y orgulloso de tener, es casi como si un padre le diera nombre a su hijo recién nacido!?" se detiene notando como está calmando a Jeremy. "Hydesu… Hydesu a pesar de que traicionaste su confianza y no pararas de hacerle daño, decidió soportarlo en silencio aún cuando yo lo descubrí. ¡Pero si de veras vas a traicionar a alguien así, ENTONCES YA NO SERE MAS EL AMIGO EN EL QUE CONFIASTE POR PRIMERA VEZ AQUEL DIA POR MUCHO QUE LO NIEGUEEEEEES!" Grita bien fuerte para que Jeremy lo escuché.

Jeremy lagrimea un poco y con la voz distorsionada responde. "Amigos…"

Hydesu escupe otra gran cantidad de sangre levantándose un poco pero aún estando en el suelo. "¡JEREMY! Es cierto… que ya no… puedes llevar una vida normal como los demás. Pero mirame a mi, yo tampoco puedo vivir tranquila y normalmente desde que me enteré de ni origen pero… Agh… Pero, Jeremy… ¡Yo te di el nombre de una persona! Así que… ¡VIVE COMO UNA PERSONAAAAAAAA! ¡VIVE, JEREMY!" Grita el lobo negro para ser oído.

Jeremy se queda paralizado al mismo tiempo que la marca de su nombre empieza a brillar y provocando su recuperación a su aspecto normal lentamente mientras comienza a lagrimear mucho. "Lo… Lo siento…" solloza al ritmo que la misma impureza y las alas desaparecen sin mencionar que su erección sin saberlo ya bajo bastante solo viendose la punta de su miembro sobresalir. "Lo siento mucho. ¡Lo siento mucho, ha sido todo culpa mía Hydesu! ¡Robe ese dinero a Rinko, robe dinero de otras partes incluso a tu hermano… y con Osamu yo… Una vez no, tres veces quise hacer de las mías con el! ¡Cierta vez robe un skate y sin darme cuenta lo rompí al caer yo con el de algún lado, le robe a esos estudiantes aquella preparatoria y rompí muchas de sus ventanas! ¡Y mentí muchas veces para no tener que meterme en problemas! ¡LO LAMENTO, NO SE REPETIRA! Lo siento… mucho… ¡LO SIENTOOOOOOOOOOOOOOO!"

Así los gritos de Jeremy continúan un rato bastante largo hasta muy altas horas de la noche donde finalmente el castigo concluyó, Hydesu del alivio casi se desmaya pero consiguió mantenerse totalmente te despierto…

Kato palmea la espalda de Hydesu y luego la del aún desnudo Jeremy con una manta en la cabeza. "¡Bien, ya están como nuevos!" Dice sonriendo del alivio.

ambos lobos están con los ojos lagrimeantes y con la nariz moqueando un poco solamente además de estar algo aturdidos. "Pensé que iba a morir."

Kato suspira "Jeremy que idiota eres, ya estás muerto y Hydesu es inmortal."

"Uuuuugh. Es por eso que odio aplicar el castigo." Dice en queja la canina de las gafas que obviamente suelta un suspiro pesado por si su cansancio denotado en su pelaje alborotado, cosa que se nota también en Snow y en Hironobu.

Hydesu voltea a mirarlos. "Gracias por ayudar a Jeremy a pesar de lo gruñón que puede ser a veces pero no lo tomen mal por favor es que… en verdad se los agradezco."

"Y que lo digas." Dice el león que se acomoda su pelaje hecho jirones con algunos enredos en ciertas partes. "pero de ser usted, siempre haré cualquier cosa por el príncipe Sebastian incluso si implica salvarte."

Hydesu ahora mira a Osamu. "Y… Osamu perdón por causarte problemas y que no te haya dicho antes lo que ne sucedía a pesar de que ya estabas enterado… lo que quiero decir es que… es que… Jeremy anda disculpate tu también." baja la cabeza.

Jeremy baja la cabeza también entre lagrimas. "¡Lo siento, Osamu debí haberte hecho caso pero no lo hice, en verdad lo siento por haber hecho que todos se preocuparan!"

"Chicos…. Si no me hubieran traido aquí entonces yo… yo… yo hubiera muerto." Dice Hydesu quién ahora lagrimea mucho. "Osamu en serio te lo agradezco, tú fuiste quién actuó más rápido al haber ido directamente en busca de Hironobu y de Mayura e incluso de Snow… y Osamu si no hubieras estado al lado de Jeremy… si no hubieras estado allí… tu… nos salvaste la vida."

Osamu comienza a llorar mucho y se lanza a abrazarlos a los dos. "¡Par de tontos…! ¡Estoy tan feliz de que esten los dos bien!" rompe en un gran llanto que acompaña al llanto del mismo Jeremy que corresponde a abrazarlo.

"¡Lo siento mucho Osamu en serio!" Exclama entre lágrimas el lobo café.

"Hydesu gran tonto." lo abraza también. "no me hagas algo así otra vez, tenía tanto miedo de que te pasará algo, si algo te sucediera no sabría que hacer y si te perdiera me quedaría solo, eres mi mejor amigo y como un hermano que nadie puede reemplazar." aprieta el abrazo rompiendo en llanto justo en la espalda de su amigo.

"Sebastian…." Dice Hydesu en un tono bajo con u gesto de que esta sonriendo pero rompe en llanto después.

Reiji y Manabu se les acercan casi con la mirada seria pero suavizando se poco a poco. "Vamos llorones cierren la llave que… que." Estaban por decir pero se terminan uniendo al cálido abrazo llorando ellos también del alivio y por consiguiente Toshiro y Tetsuya se les suman también.

Osamu entre tanto llantonse logra detener para hablarles. "Por favor que esto no se repita, prometanlo por favor."

Jeremy llora mas fuerte de lo que lo havlcia antes. "Lo prometo, en verdad prometo que no pasará otra vez."

"También yo lo prometo… ummm." Dijo levemente Hydesu algo exhausto.

Sebastian se jacta del estado de su amigo por lo que toca la frente de este. "Eh… Hydesu estás ardiendo, tienes mucha fiebre."

"Debe ser el estrés que acumuló que está dejando salir después de haber aguantando tanto dolor. Llevemoslo a casa." Dijo Reiji.

Manabu asiente con la cabeza. "Si vámonos."

"Yo… no creo poder irme sino hasta mañana. Me faltan las fuerzas." Dijo en tono bajo el lobo café.

Osamu posa su pata en el hombro del lobo. "No hay problema yo me puedo quedar haciéndote compañía, ¿Kato está bien si usamos esta casa en lo que queda de noche?"

"No hay problema, solo recuerden cerrar bien cuando estén por irse." Respondió Kato.

Osamu asiente. "De acuerdo."

"Bien." ya separados todos del abrazo, la pantera negra carga a Hydesu en su espalda. "Yo lo llevaré así pueden estar tranquilos hasta que lleguemos a su casa."

"Vuelve mañana temprano Osamu." Dice el lobito rubio.

Osamu rie. "Claro no te preocupes porque se que no puedes vivir sin mis bromas." Dice a modo de broma.

Sebastian ríe en respuesta también. "Je cállate zorro bobo."

"Tengan cuidado." Dice el vulpino de ojos azules.

Snow suspira. "Uff de milagro será posible si puedo llegar a la casa."

"Para eso te vamos a ayudar Snow, verdad que sí Cross, hermano." Dice Saburou dirigiéndose a los nombrados.

"Claro que si." Confirman entre Kato y Cross.

Mayura se acomoda las gafas poniéndose de pie. "Nosotros tenemos energía de sobra para regresar con Kaizon y con Takumu."

Hironobu sebpone de pie también. "Si, ya nos tenemos que ir."

Todos entonces cada quien decidió adelantarse y tomar su camino, Sebastian y compañía junto con Kaiser se retiraron en dirección hacia la ciudad a la casa de Hydesu y del mismo Sebastian, Mayura y Hironobu con un poco de cansancio lograron irse de regreso con Kaizon y Takumu mientras que Kato y Saburou ayudaron a Snow a irse cada quien ayudándola desde un lado, finalmente entonces así dejando solos al lupino y al vulpino en aquella vieja casa bien cuidada, ante eso Osamu me dirige una mirada del todo casual a Jeremy sonriéndole mientras que este sigue con unas pocas lágrimas y la nariz moqueando claramente aún muy arrepentido por lo que sucedió junto a las cosas que previamente ha hecho, de las que ya se arrepintió y consiguió su salvación más la de Hydesu incluida en el paquete. El vulpino de bueva cuenta le ofrece su pata a Jeremy para levantarse del suelo e irse los dos caminando directos a la cocina donde al parecer en el refrigerador estan los ingredientes necesarios para preparar arroz junto a una gran olla de curry para acompañarlo, por suerte Osamu sabe cómo cocinar realmente bien gracias a la práctica previa que ha hecho muchas veces consiguiendo casi éxito total pero esta vez sí lo que lo logrará.

En lo que acaba de preparar totalmente el arroz a la vez que hizo el curry una vez hecho y bien condimentado lo sirve correctame en cada plato y los dos cpmen en total silencio hasta dejarlos cuencos vacíos, seguido de que dejan ambos platos en el lavabo y ya más tarde es que los dos están acostados en dos futones separados en la misma habitación, Jeremy esta un poco avergonzado de dormir sin nada de ropa únicamente cubierto por la gruesa tela del futón que es lo único que cubre su cuerpo expuesto, no obstante pese a eso consigue quedarse dormido profundamente hasta el punto que pareciese que no tenía ningún peso encima, que no le sucedía nada que lo incomodar, al menos eso creyó hasta que esté se despierta repentinamente de su plácido sueño solo para encontrar a Osamu acostado a su lado, sin la cobija del futón cubriéndolo y para remate, la pata de Osamu totalmente desnudo haciendo círculos en la funda de Jeremy en la cual se nota su nudo ya formado pero todavía oculto por la gran y pesada envoltura de su masculinidad, en serio se le podía ver el bulto de su nudo a traves de la piel.

"¡¿O-Osamu!?" Dice el lobo totalmente sonrojado.

Osamu lo mira a ma cara totalmente sonrojado pero con… ¿Lujuria ? "Tómatelo con calma, Jeremy. Todo estará bien."

El zorro mientras seguía acariciando la funda del lupino acerco su hocico al de Jeremy y le dio un beso, la lengua de cada uno exploraron el hocico del otro mientras Jeremy gemía del estimulo en su entrepierna. No pasó mucho tiempo antes de que la pata de Osamu pudiera frotar la carne dura y ya expuesta hasta el nudo muy hinchado del lobo.

"Yum, he tenido antojo de carne de lobo." Dijo el zorro relamiendo sus labios.

Osamu se agachó y empezó a lamer la punta del miembro del lobo. Mientras el zorro lamía la punta de la masculinidad de Jeremy, el pre comenzó a filtrarse el cual fue lamido por el zorro mientras escuchaba los gemidos de Jeremy, con una pata empezó a acariciar las bolas del lupino mientras empezaba a engullir su carne. Jeremy gimió al sentir un ambiente húmedo y cálido rodeando su polla. Osamu comenzó a chupar el miembro palpitante tragando el pre que salía de la polla del lobo. Jeremy comenzó a jadear y a gemir por el placer que estaba recibiendo apretando las sábanas con sus patas. Con su pata libre, Osamu comenzó a acariciar su propio miembro mientras chupaba más fuerte la polla. Los gemidos del lobo se hicieron más frecuentes y su agarre se hizo más fuerte. Al ver esto Osamu supo que Jeremy estaba cerca de su clímax y comenzó a acariciarse vigorosamente para estar en sintonía con el lupino. Jeremy no pudo contener el placer que le causaba y arqueó su espalda mientras aullaba mientras de su miembro salían disparados chorros de su semilla en el hocico de Osamu. El zorro intentó tragar todo lo que pudo, pero fue tanta cantidad que sintió que se ahogaba por lo que se apartó del miembro del lobo. Un chorro de semen salió disparado del miembro del lobo golpeando el hocico del zorro antes de que comenzara a guardarse en su funda. Se lamió los labios de los dulces jugos que Jeremy le dio y se acarició aún más rápido. Luego, con un aullido, empezó a correrse, mojando la cama, parte de la cola de Jeremy y la mayor parte de su pata. Jadeando fuertemente se subió al pecho de Jeremy y le dio un beso al lobo jadeante.

Jeremy separa un poco a Osamu de su cuerpo para mirar la sonrojada cara del vulpino. "T-tu…yo quiero…"

Osamu pone un dedo en los labios del lobo. "Shhh se lo que quieres y te lo daré… en parte pero una muy grande es que quería quedarme solo contigo porque… escuche lo que dijiste de mi esa vez en el baño y quiero decirte que… quiero corresponderte… Jeremy tú me… Yo te… te…"

Jeremy termina de recuperar un poco el aliento se digna a responder. "Yo… también te…. Te amo… me gustas Osamu…"

Osamu sonríe complacido pero sonrojado. "Jeremy… también te amo… ¿Entonces s-somos pareja?"

Jeremy se sonroja un poco mientras pega a Osamu más de su cuerpo para que esté sienta lo cálido que está además de sentir el propio calor corporal del zorro. "Si… si quieres verlo así… yo también… Osamu… creo que me estoy poniendo duro otra vez…"

Osamu se sonroja sintiendo también lo mismo. "También yo… ummm y creo que me duele el pene ya que está palpitando mucho.."

Jeremy sonríe traviesamente. "Igual el mío… Osamu ponte en cuatro…"

"¿Qué?" Pregunto el vulpino.

Jeremy le sonríe de una forma más traviesa y a la vez dominante. "No seas inocente, sabes que quiero hacer. Y también levanta bien tú cola."

Osamu traga un poco grueso y nervioso separándose del lado de Jeremy colocándose en cuatro dejando expuesto su culo con la ca alzada dejando ver sus perfectas nalgas peludas y redondas. "¿A-asi?"

Jeremy de solo estar mirando el culo bien firmes y redondo de Osamu con esas perfectas nalgas este jadea un poco a la vez que se levanta un poco y acaricia su polla nuevamente fuera de su funda totalmente dura y palpitante. "Si… Asi…."

Jeremy con suavidad entonces separa las nalgas del canino pequeño dejándole a la vista su apretada y rosada entrada la cual a continuación es <<atacada>> por la cálida lengua del lupino que lame alrededor de esta parte de Osamu que lo hace estremecerse y temblar de solo sentir como esa zona de el es lamida por el camino que le gusta a quien masturbo y bebió su semilla para después mancharlo con su propia semilla como marcando su territorio. El lupino en si solo continúa haciendo lo que debe haciendo estremecer a Osamu hasta el punto de que empieza a gemir algo bajo acompañado de su jadeos pesados y repetitivos que solo ponen a Jeremy con más ganas de seguir haciendo su labor en su entrada, la temperatura en ese mismo cuarto parece su ir o es solo la temperatura corporal de los dos.

Jeremy al poco tiempo de haber estado lamiendo dejando bien lubricada la entrada de Osamu, opta por alejar su boca para entonces con su pata tomar ligeramente su masculibidad y dirigir la punta hacia la entrada del vulpino que suelta un ligero pero ahogado gemido conforme sentia como no solo la punta sino todo el largo pero gran miembro del lupino se abría paso en sus paredes internas, Jeremy por supuesto gemia y jadeaba mucho debido a lo apretado que siente que está su <<pareja>> por dentro hasta que llega hasta el final solamente dejando afuera su gran nudo. Ambos caninos jadean por unos pocos segundos tomándose su tiempo para continuar con su acto de unión, al rato después de que el canino pequeño se acostumbrara al miembro del lupino es cuando esté sujeta al otro de la cintura para empezar a moverse lento y constante por al menos unos 30 segundos muy cortos, puesto que Jeremy comenzó a moverse más rápido al sentir que el movimiento ya se había hecho lo suficientemente resbaladizo para una embestida continua sin ningún paro, cada una de estas le saca muchos gemidos fuertes a Osamu que le provocan también un goteo continuo de pre seminal de su pene que mancha el futón debajo de él.

La embestidas casa vez que eran más fuertes hacen gemir bastante alto a Osamu a la vez que la pelvis de Jeremy choca y choca con las nalgas del zorro haciendo un gran sonido de choque, plaf, plaf, plat, el sonido sigue y sigue al igual que las embestidas pero la situación toma un giro cuando Osamu pone todo en si para tumbar a Jeremy en el futón y quedando ahora el encima de este con su pene aún adentro suyo, el lupino solo tenía una idea de lo que estaba por pasar y eventualmente sucedió, el vulpino empezó a montar el pene del canino con bastante fuerza y velocidad (en velocidad porque Jeremy tomo a Osamu de las caderas para ayudarlo con su movimiento de sube y baja.)

Tanto como Jeremy y Osamu están muy cerca de llegar a su segundo y último orgasmo de esta noche pero al juzgar por sus jadeos junto a las repetidas palpitaciones de su miembros, este clímax será uno de los grandes y más largos, por lo tanto al ya tener en mente la cercanía de sus corridas, estos les ponen más ganas a su actor de union, Jeremy ayudando a Osamu a montarlo con más velocidad y el mismo Osamu poniéndole más fuerzas a su montada, los gemidos, jadeos y pujidos parecen eternos, entonces cuando llega la clara señal del clímax, la primera es que Jeremy mete al fin su nudo dentro del vulpino seguido de levantarse para morder a Osamu en el hombro (clara señal de que lo está marcando) y la segunda es un fuerte gemido lleno de puro placer entre los dos seguido de que el lobo libera su semilla en abundancia dentro del vulpino, y el mismo canino pequeño libera su semilla en una serie de largos y finos chorros blancos que salpican directamente a partes del suelo pero más en el futón.

La corrida de ambos dura al menos unos 6 minutos casi enteros hasta que por fin solo salen pequeños chorros de semen que al final son ahora pequeñas gotas, nótese que por la corrida de Jeremy, este hizo que se le abultara el vientre por la gran cantidad de semen de Jeremy dentro suyo, el lupino por lo cansado que está logra voltear con cuidado a Osamu (claro primero dejo de morderle el hombro) teniendo extrema precaución de no lastimarse el o lastimar al canino pequeño, por consiguiente ahora los dos acaban acostados en un mismo futón sin ninguna manta cubriéndolos, solamente el calor corporal de sus cuerpos desnudos los mantiene abrigados…

Osamu jadea unas cuantas veces por el acto que aconteció entre los dos pero alcanza a hablar. "Jeremy…. Eres… una bestia…. Mi bestia… me llenaste mucho…"

Jeremy que había estado lamiendo la marca de mordida para que no sangre mira a su zorro. "Eso… solo prueba que eres mio y de nadie más… solo yo puedo hacerte esto… entiendes está es una orden directa de tu alfa."

Osamu se ríe un poco por lo que dijo. "Yo diría más bien una orden de mi novio posesivo que hasta me mordió para marcarme."

"N-no me contradigas y lo de la mordida es costumbre entre lobos cuando tenemos pareja." Dijo el lobo mientras se sonroja desviando un poco la mirada del rostro de Osamu.

"Jejejejejejejeje, perrito tontito." dice el vulpino para luego rodear con sus brazos al lobo consiguiendo abrazarlo para mucha más vergüenza y confort del lobo.

Jeremy sonrie levemente mientras también le corresponde al abrazo que le da el vulpino y por un pequeño desliz, el lobo aprieta una de las nalgas del zorro sintiendo la suavidad, textura y lo rellena que está además de la perfecta figura redonda que tiene.

Osamu solo se ríe de lo que hace Jeremy mientras se acurrucan bien al punto de estar bien abrigados con nada más que el calor de sus cuerpos sin contar que Jeremy aún tiene su pene y su nudo dentro de él… ambos al rato de compartir ese calor entre los dos, provoca una inmersión total directo al mundo de sus sueños en los que solamente están soñando con la persona a la que están abrazando y con quién tuvieron su primera vez….


 
Última edición:

Haydenwolf

Dios Lobo de la Oscuridad y Luz
Registrado
22 Jun 2018
Mensajes
741
Ubicación
Venezuela
Offline
lamento la demora tuve que escribir mucho para poner este pequeño epilogo del capitulo anterior espero lo disfruten... algunos si es que pueden resistir lo que van a leer a continuacion.

Capítulo 6.5
Jeremy, el ¿entrenamiento? y Cross y demás.

-10 de mayo, 7:30 AM-

Un evento muy agitado aconteció hace apenas la noche anterior pero a fin de cuentas todo salió bien para el lupino café y para el pequeño lupino negro, actualmente apenas un día después de aquello, Osamu y Jeremy aún permanecen dormidos estando todavía <<unidos>> literalmente aunque prácticamente el nudo de Jeremy se había aflojado bastante en medio de la siesta de ambos caninos.

No obstante un ligero rayo de la luz del sol se posa en los ojos de Osamu que lo hacen forzar un poco la vista hasta parpadear ligeramente adormilado pero obviamente totalmente despierto para mirar al lobo dormido y con la baba escurriendo de su hocico, esa imagen tierna del lupino de 17 años le causó una risita a Osamu.

"Despierta Jeremy, ya es de día, y creo que necesito que… nos separemos, el tiempo que dura el abotonamiento ya paso." Dijo Osamu picando la nariz del lobo dormido frente a él.

"Grrr…" Solamente gruñe entre sueños el lobo hundiendo su nariz en el pecho del vulpino. "dame cinco minutos más… quiero dormir… y ahí dentro de ti está muy a gusto y calientito." Respondió el lupino como queriendo dormirse otra vez.

El vulpino separo el hocico de este de su pecho con suavidad sin quitarle la mirada de encima. "Vamos despierta y después dejaré que me hagas lo que quieras después.

El lobo abre un ojo mirando a Osamu alzando una ceja. "¿Lo que quiera, seguro?" Pregunto con interés.

"Si seguro. Te lo prometo pero tengo que asegurarme de si puedo caminar." Afirmó el zorro dedicándole una sonrisa.

"Considerando lo grande que soy lo dudo mucho." Contesto el lobo de ojos dorados con una sonrisa y risa.

"No lo sabremos hasta que intentes salir." Dijo Osamu como queriendo llevar la contraria de lo que dice el lobo.

"Vale, vale luego no te quejes porque te duele, aunque me dolerá a mí porque soy el que tiene que hacer fuerza para salir." Respondió una vez más Jeremy pero dando una advertencia de que no acepta quejas después.

"Vale…." Dice el zorro respirando tranquilamente preparándose mental y físicamente para lo que pasará pero más bien se prepara más física que mentalmente. "Ok estoy relajado, puedes empezar a ay, ay, ay, ay, ay, ahhhh, ahhhh Je-Jeremy." Escucha como el lupino está gruñendo y jadeando mientras está haciendo su mejor esfuerzo en sacar su polla de su culo hasta que se escucha un <<pop>> que resulta de que Jeremy salió al fin. "Ahhh…"

"Uff, uff, estabas apretado." Dijo el lobo jadeando ligero para darse vuelta quedando boca arriba mientras su miembro flácido y expuesto se va guardando lentamente en su funda pero de pronto siente una pata en su saco masajeando sus bolas. "O-Osamu por fa ya…"

El vulpino se ríe levemente apartando la pata del saco del lobo dejando quietas sus bolas. "No me aguante, tienes un buen equipo allí, equipo que produce mucho y del cual me llenaste hasta abultar mi vientre, lo que me recuerda que voy a limpiarme, ya regreso." Dijo a continuación para levantarse del futon obviamente temblando.

Jeremy se queda allí boca arriba con su paquete guardado en su funda observando el torpe intento del vulpino por caminar tambaleándose hasta desaparecer por la puerta e ir directo al baño, el lobo se queda solo allí mirando hacia arriba con ambas patas detrás de la cabeza, solo allí mirando al techo pasándole por la cabeza todas las cosas que sucedieron ayer, comenzando por como destrozó aquella escuela secundaria que causó la ira de Osamu junto a la de los demás a causa de que sus destrozos a esa secundaria provocaron que Hydesu se pusiera muy mal al punto de que casi lo mata y que el casi se convierte en un Ayakashi, un demonio que tenía que ser asesinado…..

De solo tener ese recuerdo de ayer le hacía tener un nudo en el estómago al lobo, en el fondo se siente mal por aquello, ese solo pensamiento le hace darse vuelta a la derecha en el futon y abrazarse a sí mismo además de ocultar su cola entre sus piernas, el solo tener la imagen de Hydesu cubierto de la impureza la otra noche lo hace ponerse mucho más mal de lo que está, incluso se frota unos pocos lugares en los que recibió por primera vez los puñetazos de su adorado, querido y lindo zorro. Esos golpes de Osamu le dolieron en verdad pero sabe que se le merecía por lo que hizo.

"Me lo tenía bien merecido… pero pudo haberme no golpeado tan fuerte, me dolió… ese zorro tiene mucha fuerza para tener un cuerpo así de pues, simple en comparación al mío que está más desarrollado…" Pensó el lobo todavía acostado del lado derecho del futon abrazándose a sí mismo un poco más, casi pareciendo como si estuviera de pie encorvado. "De verdad que merecía todos y cada uno de esos golpes, todas y cada una de las palabras de insulto de boca de Osamu, las de Reiji y todos los involucrados en mi ablución tan solo ayer pero…" se dijo así mismo el lobo una vez más para el solo en sus pensamientos.

Al rato de que se quedó allí acostado en ese futon, el vulpino regresa a la habitación aún con su temblor en las piernas como secuela
de la acción que tuvieron él y el lobo hace una noche, no obstante le llama particularmente la atención de la posición en que se encuentra acostado en el futon considerando que previamente estaba boca arriba. Las ideas de esa posición y de que también parece encorvado abrazándose a el mismo, a lo mejor el lobo está padeciendo del arrepentimiento del dolor que le causó a Hydesu, esta es la primera vez que puede apreciar como Jeremy está arrepentido de algo.

El vulpino se le acerca por detrás y se acuclilla a pesar de su dolor en el trasero para acariciar suavemente la cabeza de su novio con su pata diestra. "Tranquilo, Hydesu está bien, solo tiene un poco de fiebre, se le pasará con los cuidados de su hermano y de los demás. Estabas resentido por cómo no puedes tener lo mismo que los demás pero, eso ya se quedó atrás, no te sientas mal porque te digo algo: no importa que te suceda o que cosa hagas pero yo siempre estaré contigo." Dijo Osamu con mucho cariño para aliviar las preocupaciones de su novio.

El lobo escuchó al pie de la letra las palabras de su zorrito acabando por quedar atrapado en la dulzura de esas palabras, por la forma como las dijo siente como gradualmente aunque temporalmente sus preocupaciones desaparecen. "Gracias… por tus palabras, me cálmate por lo menos un poco." Respondió más calmado el canino sintiendo como se aligera la carga que le pesa en su consciencia a la vez que abre sus ojos y afloja el agarre sobre el mismo y mirar al vulpino con una leve sonrisa.

"Eso es, me hace feliz que sonrías." Dijo el vulpino expresándose con una sonrisa en el también. "Ahora que te parece si te levantas, te lavas un poco, lavas un poco el futon en el que dormiste y haces lo mismo con el mío y los dejas que tomen un poco de aire mientras que yo me visto para bajar a cocinar algo para los dos." Sugirió el canino pequeño esperando que el lobo acepte.

"De acuerdo, lo haré, ten cuidado cuando estés caminando, pude darme cuenta como se te hace difícil." Dijo el lobo preocupándose por el vulpino seguido de levantarse y tomar de un brazo a su pareja para ponerlo de pie, recoger del suelo la ropa de este y dársela para que se vista. "Vístete abajo, yo me haré cargo del futon."

"¿Pero tú no te vas a ves…?" corto la palabra a medio decir el vulpino llegándole a la cabeza la imagen de Reiji usando a Toshiro en su forma de arma para destrozar toda la ropa de su lobo. "Perdón lo olvidé." Se disculpó el vulpino con una expresión avergonzada.

"Descuida de todos modos es mi merecido por no hacer caso cuando me dijeron que me desvistiera. Ahora deja de estar aquí y ve a cocinar, tengo que poner a lavar estos futon y que se ventilen." Dijo el lobo con autoridad y empujando a su novio afuera de la habitación.

El vulpino una vez fuera del cuarto se va escaleras abajo para empezar a cocinar un desayuno ligero siendo nada más unos huevos fritos, tostar unas tostadas y quizás cortar unas cuantas salchichas para hacerlas de acompañamiento mientras que el lobo en la planta alta se lleva al cuarto de lavado las sábanas de los futones para ponerlas a lavar en el ciclo de lavado normal seguido de que ahora él es quien va a asearse un poco haciendo sus actividades mañaneras y todo haciéndolo pues, desnudo, estaba cómodo andado en pelotas y con funda al aire, no tenía incomodidad alguna aunque por dentro no sabía cómo le iba a hacer para volver a la casa de Hydesu y de Sebastian.

Pasando de las situaciones incómodas el lobo pudo disfrutar del resto de una feliz mañana después de haber hecho lo que le pidió amablemente su zorro, del cual disfruta comiéndoselo con la mirada mientras está cocinando loa últimos detalles para el desayuno, en conjunto del torpe andar del zorro por el dolor de su trasero que lo hace moverse un poco lento, eso le provoca compasión al lupino que se levanta del cojín en el que estaba sentado en la sala, acercarse a la cocina y tomar otro delantal que tiene cerca seguido de que abraza por detrás al zorro acercándose también a su oreja.

"Siéntate, por el dolor de tu perfecto trasero estás muy lento." Dijo este al oído del canino pequeño que suspira un poco derrotado dándole los utensilios que tenía en las patas a su lobo e irse a sentar en una silla.

"Al menos tengo una vista privilegiada de tus perfecto culo." Dijo como un halago el vulpino apoyando su barbilla en las palmas de sus manos mirando esas figuras redondeadas justos debajo de la cola del lobo. "Ten cuidado de que no se cocinen mucho las salchichas, si les salen burbujas entonces ya no me las voy a querer comer." Añadió como consejo al lobo.

"Vale, estoy atento." Afirma el lobo con el tenedor para las salchichas que están cocinándose en la sartén.

El zorro blanco y celeste se ríe mirando como la cola del lobo sin saberlo se está meneando de un lado a otro igual que está meneando a veces su culo como si estuviera intencionalmente dándole un espectáculo a su vulpino, si no fuera por el auto control que tiene sobre su cuerpo, el zorro ya estaría con un prominente bulto atrapado en sus pantalones pero su mente se resiste con mucha fuerza a la tentación pero lo que no se puede evitar es como está de la cara muy ruborizado y suspirando en ocasiones como si estuviera viviendo uno de sus sueños.

Pasado el rato por fin el lobo sirve en un plato las salchichas para él y para Osamu en platos separados obviamente así como también prepara los emparedados de huevo con mucho cuidado, asegurándose de no pasarse con la cantidad de mayonesa que les unta a las tostadas para finalmente ponerles encima los huevos revueltos que previamente hizo el zorro, con el plus de tomar unos vasos y buscar en la nevera algo que de seguro está en el fondo que le implica inclinarse dejando intencionalmente a la vista su culo expuesto para Osamu. El zorro se le queda mirando el trasero a su novio fijándose más que nada en su apretada entrada y de seguro totalmente virgen.

"¿Osamu?" Dice deferente Jeremy como sacando de repente al zorro de su ensueño colocando a la vez los platos en la mesa y dos vasos de jugo de naranja.

"¿Eh qué? Oh qué bien la comida muchas gracias Jeremy ahora a comer jajajajajaja." Dice el canino pequeño cambiando rápido de tema para deshacer el nudo de su delantal seguido de tomar en sus patas el emparejado de huevo y mayonesa para devorarlo rápido.

"No comas tan rápido, te puedes atragantar." Opina el lobo desnudo sentándose al lado del zorro y comiéndose su propio emparedado de huevo y mayonesa.

El zorro calma su manera de comer tan apresuradamente siendo ahora una manera más calmada de comer al igual que su lobo desnudo, los ratos de silencio de la comida son algo incómodos pero para el canino pequeño son como sus sueño hecho realidad, a su vista tiene el gran e imponente cuerpo atlético y musculoso de su lobo en primera fila incluyendo ese equipo que tiene entre las piernas. Jeremy que está justamente a su izquierda se jacta de las ocasionales miradas del zorro hacia sus genitales pero finge que no está mirándolo a pesar de que le gusta que lo admiren, no quiere que el zorro deje de mirarlo.

Disfruta de la ocasional mirada de los ojos celestes de su novio aunque de solo tener la imagen de él mirándolo todo el rato, amenazaba con excitarlo sin embargo su voluntad es más fuerte por lo cual logra resistirse totalmente, al menos un poco. Mientras que la cosa con Osamu no está tan bajo control ya que siente que en cualquier momento podría ponerse duro de golpe, pero logró resistir al menos hasta que por fin acabaron de comer y de lavar los platos estos por fin están descansando justo en la entrada al patio de esa casa. Jeremy está acostado en la entrepierna del Osamu mientras esté está leyendo un libro.

Jeremy en si no tenía sueño solo disfruta de estar acostado encima de Osamu que con cada palabra que sale de boca es como una nana para el lobo café, tampoco le importaba lo que dice el libro que tiene en sus patas o lo que dice, solo está feliz con el sonido de la voz del vulpino leyendo, no obstante el sueño ya le está entrando pero la cosa es que Osamu dejo de leer hacen el lobo abra un ojo para mirar al zorro.

"¿Que sucede, porque paraste?" Pregunto.

"Perdón creí que te habías dormido y por me detuve." Respondió el canino pequeño.

"Pues no veo el porque te tenías que detener sin importar si estaba o no dormido."

"En ese caso voy a seguir leyendo solo para que sigas escuchándome." Dice con una sonrisa el zorro.

"Si pero… Osamu, deberías regresar a casa de esos dos… tienes que estar al lado de Sebastian." Dijo con el lobo café con las orejas abajo.

"Entonces ven conmigo."

El lupino se levanta y niega con la cabeza. "Quisiera pero… no puedo… no así como estoy…. Desnudo…"

"Jeremy no quiero dejarte solo aquí."

"No me va a pasar nada Osamu, nadie ni nada con lo que pueda hacerme daño puede herirme aquí." Responde el lobo de ojos dorados acariciando la cabeza del zorro.

"Jeremy…" dijo a secas el canino pequeño.

"Anda tienes que ir… y dile a Hydesu de mi parte que estaré con el cuándo pueda… vamos dale mi mensaje al lloroncito." Dijo a broma el lobo queriendo darle un apodo al príncipe del inframundo.

El zorro sonríe a medias seguido de acercarse al lobo desnudo y lamer su nariz. "Pediré que traigan ropa y así puedas venir a casa."

"Gracias Osamu."

Un rato después….
Jeremy se encontraba a solas en la casa, hacía poco que le había dicho a Osamu que regresara para que al menos uno de los dos cuidara a Hydesu y Sebastian, en especial porque el primero se encontraba en mal estado por su culpa, y él no podía ir a causa por el hecho de que no tenía ropa como mencionó antes, se sentía un poco tonto ya que nadie aparte de Osamu y los demás podían verle pero aun así no era correcto andar desnudo, en eso escucha que llegan dos personas, al verlos mejor los distinguir bien, un león blanco, Hironobu y una pantera negra, Kaiser con una muda de ropa de la talla del lupino, un gran alivio para el lobo que se levanta y va a recibirlos.

"Gracias a por la ropa, esto no hubiera sido necesario si Reiji no la hubiera cortado en trocitos… pero creo que lo merecía." Respondió el joven lobo.

"A pesar de lo que llegaste a hacer en el fondo te puedo comprender... serás igual a nosotros pero moriste joven, tenías la vida por delante, quisiste resistirlo pero la envidia te venció al final, pero recuerda bien esto, aunque por mucho que lastimaste a Hydesu él siempre se quedó callado únicamente por ti, se quedó callado porque estaba preocupado de lo que podía sucederte." Dijo la pantera con seriedad haciendo que el lobo baje las orejas.

"Lo entiendo ahora, tratare de servirle lo mejor que pueda a partir de ahora...aunque no prometo no decirle llorón de vez en cuando." el joven lupino tomo la ropa y con un ligero sonrojo al recordar que ambos habían visto su miembro fuera de su funda pero aparte de eso comenzó a vestirse. "¿Es… normal que pase lo que me paso?" Pregunto avergonzado el canino.

"Si hablas del que casi te conviertes en un demonio pues, es lo normal si un Tesoro Sagrado ha cometido malos actos o haber hecho algo incorrecto, ¿pero podrías explicar bien de que hablas?" Dijo algo confundido el león albino al no entender. Que se refería el menor.

Jeremy se pone muy colorado de la cara por la vergüenza. "Pues de ponerme duro… no puede ser que no lo vieran… sé que no soy un lobo mayor de edad… pero no estoy mal equipado."

Kaiser abre los ojos ya entendiendo en lo que quiso decir. "Oh hablas de eso, pues a decir verdad, es normal, aunque solamente....." Estaba por decir pero el león toma la palabra.

"Solamente llega hasta el punto que estas semi-duro, pero es la primera vez que alguien se pone totalmente duro como tú." Dice sin pudor el felino blanco.

Jeremy se sonrojado aún más en lo que está poniéndose el pantalón dándose cuenta de un detalle. "... Veo que no me trajeron ropa interior… no importa… ¿les puedo pedir algo?"

Kaiser alza un poco su ceja. "¿Sí que es lo que deseas?"

Hironobu que cree entender que es lo que pedirá deja salir un suspiro. "Si es por información del príncipe Hydesu, pues está durmiendo tranquilamente desde lo de anoche, Sebastian, Reiji y compañía pasaron la noche en vela cuidándolo y por fin estan durmiendo tranquilamente desde hace unas 3 horas."

Jeremy humildemente se inclina al estilo japonés para sorpresa de los dos felinos. "Quiero que alguno de ustedes me entrene para ser mejor tesoro sagrado y ser lo suficientemente fuerte para proteger a los que quiero."

Ambos furros mayores se miran como queriendo decir que estan pensando en algo, ya que por separado no podrían entrenarlo pero una minúscula idea les llega a hacer clic así como alzan levemente sus orejas para volver a mirar al lupino de ojos dorados que sigue inclinado ya que no estará satisfecho sin una respuesta clara de alguno de los dos.

Kaiser cierra los ojos dejándose ver una expresión tranquila en su cara. "Hiro y yo podríamos ser tus maestros si no tienes problemas en que seamos nosotros dos en vez de uno solo."

El lupino los observa a ambos con ojos llenos de esperanza, desde la noche anterior que había pasado lo de la purificación y por los sentimientos que tenía por Osamu quería tener la fuerza de proteger a los que les importaban tal como había dicho previamente.

Jeremy sonríe a los dos. "Se los agradezco a ambos… sino tienen nada que hacer me gustaría comenzar ahora. No es molestia verdad."

Kaiser sonríe confiado. "Con que ahora, bueno admito que eres entusiasta, bien espero estés preparado, no seré tan suave como lo fui con Cross."

Hironobu sonríe algo confiado también. "Espero te prepares, esto será muy distinto de cuando te comencé a entrenar a ti y Osamu con ayuda de Mayura."

Jeremy con una cara de entusiasmo y dejando caer la camisa. "Lo crean o no soy un atleta, pueden ser lo más estrictos que quieran." los mira a ambos con cierto desafío, ahora que estaban a solas los dos machos mayores podían ver claramente el desarrollo físico del lobo.

Ambos machos alzan una ceja al mismo tiempo mirando el físico del lupino con cierto... ¿interés? por así decirlo, ambos siendo felinos grandes, de la misma edad que Jeremy, bueno en edad física y no en apariencia.

Jeremy sonríe un poco. "Espero no les moleste que no use camisa, siento que va a limitar mi cuerpo." con esas palabras se lanza al ataque en contra de Hironobu.

El león de solo notarlo venir solo se hace a un lado para darle una patada ligeramente a Jeremy sin mucha fuerza puesta en esta pero el lobo intercepta la patada con una pata esquivándola, se notaba algo de memoria muscular de su tiempo en vida, el desarrollo muscular no era adorno y eso quedaba claro en sus movimientos de combate, el león albino sonríe un poco por esa rápida reacción aunque no estaba solo ya que el felino negro ahora es quien va a por Jeremy dirigiendo esta vez un puñetazo directo hacia el estómago del lobo que se distrajo hace apenas un momento con la mirada en el león.

A causa del ataque sorpresa el lupino recibe el golpe duramente en su vientre haciendo que tosiera al perder aire y saliva salió disparada de su hocico. "Cof cof." tose el adolescente inclinado en el piso sin aire.

Kaiser chasquea con la lengua sin dejar de estar en guardia y alerta. "Que pasa solo con eso ya te vas a rendir."

Hironobu se truena los nudillos estando en guardia. "Dijiste que fuéramos duros."

Jeremy mira a ambos, levemente tosiendo y sonrojado "Si...esto igual debe ser mi castigo...no puedo dejar que solo sea la purificación."

Kaiser lo mira seriamente. "Entonces ponte de pie, ponte de pie y pelea como el lobo que eres, demuestra que no eres un débil cachorro." Dijo a modo de provocación para el adolescente.

el lobo se lanza algo molesto por ser llamado cachorro por alguien de su edad lanzando un golpe contra el felino blanco, ante eso Hironobu retoma su posición para detener el golpe con su pata diestra y con la zurda mandar un puñetazo a la cara del lobo. Ante aquel golpe el lobo queda en el suelo un momento pero se levanta al instante al dar una voltereta invertida seguido de lanzarse contra Kaiser a quien le dirige un rodillazo directo al estómago pero obvio la pantera no se iba a dejar dominar tan fácil por lo que regresa el golpe también pero no es todos ambos se separan y con un solo paso comienzan a darse varios golpes, aunque la velocidad de los golpes parezca anormal eso no le importa nada de eso le importa a Jeremy que siente como si casi no pesada nada como si fuera ligero como una pluma.

Kaiser sabía que esto era normal, si Jeremy recién empieza a pelear así es porque está despertando aptitudes físicas únicas en tesoros sagrados cuando están peleando sin sus amos, lo que demuestra que no sólo han de depender de los muros límites para luchar, esto era algo que Kaiser y Hironobu se tomarían la libertad de explicar en otro momento porque primero está este combate de entrenamiento y sin que nadie lo invitará Hironobu se interpuso entre ambos sumándose al combate conectando una patada que le da de lleno a Jeremy pero rápidamente el lobo recupera su equilibrio dando como resultado que vuelva a correr hacia ambos y dar un salto seguido de descender dando vueltas para dar dos golpes de talón descendentes.

El golpe en si fue perfecto pero Jeremy no aterrizó bien ya que cayó de espaldas por la caída de espaldas, eso es una clara brecha de descuido que le da a Hironobu la oportunidad de tomarlo de una pierna y lanzarlo por los aires para perseguirlo y darle una patada en C que lo manda hacia el suelo nuevamente pero antes de tocar el suelo Kaiser lo recibe justo con un rodillazo directo al estómago que hace que el lupino profiere un quejido de dolor seguido de escupir algo de sangre y saliva a la vez finalizando con mandar al lobo al suelo a quien amenaza con varios puñetazos pero el adolescente piensa rápido contra atacando con sus propios puñetazos aun estando en el suelo a pesar de que le falta el aire, sin embargo su suerte termina cuando no se da cuenta de que Hironobu aparece en escena para dificultar las cosas por lo que se las ingenia para escapar de Kaiser tomando distancia para recuperar el aliento.

"Los dos son fuertes y saben moverse pero mi cuerpo también lo hace por instinto al igual que yo pero de qué se trata esto, es como si me pudiera mover como lo hace Hydesu. ¿A qué se debe?" Se preguntó el lupino café tratando de respirar tranquilamente sobándose su estómago a la vez que su espalda que no podía fingir que no le dolían.

"Sé que debes estar pensando justo ahora Jeremy, la respuesta a lo que te preguntas es muy simple, así como tienes agilidad para moverte como si no fueras alguien normal también lo tienes en fuerza y velocidad pero no tanta como las que tienen los dioses o ángeles." Dijo Kaiser para disipar las dudas que se le formaron al adolescente.

"Por lo tanto ahora pelea sin dudas." Dice Hironobu con seriedad retomando una pose ofensiva.

"Vale entiendo no me distraeré." Expresa Jeremy ya un tanto recuperado después de tal golpe en el estómago.

"Bien… Kaiser detrás de él ya." Ordena con firmeza el león albino.

La pantera hace lo que ordenó el felino grande y así desde ambos puntos se lanzan contra Jeremy que alterna rápido la mirada entre ambos seguido de verse atrapado en un intercambio de golpes a la misma velocidad pero claramente con diferencia de fuerzas, claro el lobo adolescente es quién es superado en lo que se llama fuerza pero en velocidad está casi dominando pero con ambos felinos de ambos lados es difícil poder alejarse para pensar en algo.

Los momentos para pensar eran claros que no le iban a llegar para nada puesto que primero tendría que seguir lanzando tantos puñetazos y patadas como puede para alejarlos pero resulta completamente en vano el hacerlo por lo que recuerda un detalle más, la línea límite, así que por instancia se aleja para lanzar trazos de luz que sirven como cuchillas que van directo hacia los dos felinos pero en Hironobu quien contrarresta el trazo cortante con el suyo propio.

Sin embargo eso le dio la oportunidad a Kaiser de lanzarse contra Jeremy logrando casi atinarle un golpe al estómago si el adolescente no lo detiene antes de que llegue a su objetivo, eso le saca una sonrisa al lupinos así como al felino negro que después sigue atacando tanto como puede pero no ve venir que por un descuido no ve que Hironobu se aproxima hacia su posición resultando en un ataque sorpresa que lo manda directamente hacia atrás y sin saberlo directo hacia Kaiser que lo atrapa en una llave en la que lo mantiene bien sujeto sin poner mucha ni tanta fuerza, solo la suficiente para no dejar ir al lobo.

"Maldita sea… son fuertes." Se queja el lobo café por la llave que le aplica Kaiser.

"Te advertimos que no sería fácil, estos felinos, no se dejan golpear casi tan fácilmente incluso si eres tú." Anuncio Kaiser cerca de la oreja derecha del canino.

"Lo sé." Respondió Jeremy ahora tratando de soltarse del agarre. "¿Me van a dar una paliza justo ahora verdad?" Pregunto mirando a Hironobu.

Los dos felinos se miran el uno al otro con mirada cómplice con una sonrisa como si tramaran algo más. Entonces el león albino sonríe aún más haciendo que el lupino se ponga nervioso, por lo que ahora Hironobu llega a acercársele a este, se agacha seguido de tomar los pantalones del canino por ambos lados...

Jeremy se pone bastante colorado. "¿Hironobu que haces…? Eso le causará una puntada a Takumu." Dice mientras trata de soltarse resultando inútil al ver cómo le desabrocha el botón y le baja el cierre exponiendo la clara piel de pelaje blanco de su funda y su saco.

"No le pasará nada.... T-Takumu ya sabe que hago estás cosas... Es más él y yo.... Es algo privado... Que bien se ve tú funda de cerca." Dice Hironobu con algo de vergüenza y sonrojo en su rostro.

"No la mires." Dice sonrojado el lupino. "Kaiser suéltame… le darás una punzada a Kato…" gime un poco al sentir un dedo tocar su funda. "Ya me viste duro sabes que tan grande es...."

"Kato también sabe cómo soy yo, lo que ya sabe que hago no le hará daño... Además no nos puedes engañar Jeremy, podemos olerte y sabemos que quieres esto y también podemos oler que tienes algo del olor de Osamu." Comentó con sonrojo el mismo felino negro.

"Pero… pero." vuelve a gemir al sentir como la pata libre de Hironobu le baja el pantalón y con la otra le toca su saco sintiendo el peso de sus bolas. ".... Tenemos la misma edad… Esto parece Bullying." Comenta con sonrojo el lupino.

"Lo dice el lobo con mal genio que se peleaba a discusiones con Reiji ese día en el baño. " dice el felino blanco notando lo sorprendido que esta el lobo por conocer dicha información. "Estuve vigilándote siempre que podía, por esa razón lo sé."

Jeremy vuelve a gemir sintiendo como su funda se vuelve más gorda y se asoma la punta roja de su miembro. "… Sigue por favor… me gusta cómo me toca…" Mira sonrojado al felino albino con melena rindiéndose a sus hormonas y su miembro pronto sale todo de su funda menos su nudo.

"Eso es buen chico, ahora si prometes seguir con esto, Kaiser te soltara y te mostraremos lo nuestro, ¿Es un trato?" Pregunta el león albino esperando una respuesta del canino café.

"Trato… Quiero ver que tan grande son mis sempai." Responde el lobo con una mirada de lujuria hacia el león. "Aunque apuesto que soy más grande."

Ambos felinos sonríen para su gusto, la pantera deja de hacer presión en su llave soltando al lobo que saca los pies de sus caídos pantalones haciéndolos a un lado mientras los felinos grandes se van desvistiendo retirándose primero los zapatos seguido de sus camisas.

"Wow… no están nada mal." Dice el lobo mirando en especial al león blanco que observa como el torso se mezcla con la melena. "¿Puedo tocar?"

"Adelante, toca cuanto quieras… Kouhai." Responde Hironobu normalmente para que el lobo lo haga.

El lupino acaricia la melena del león justo donde se une el pecho. "Que bien se ve..." ahora frota el vientre sintiendo los músculos y llega a tocar la entrepierna del felino blanco. "Y se ve que está bien equipado sempai."

Hironobu le sonríe enseñando sus colmillos guiando al lobo directo al botón de su pantalón haciendo que lo desabroche y le baje su cierre.

"No traes ropa interior, sempai." Dice el lupino bajándole el pantalón para acariciar la funda del felino blanco mientras la otra pata acaricia su trasero, la propia polla del lupino llega a su máximo justo como durante su purificación y jadea cuando siente el toque de la pantera.

"Si, no traemos ropa interior ya que sería injusto para ti… Y vamos yo también necesito ayuda con este pantalón." Dice la pantera que lame ligeramente el cuello de Jeremy haciéndolo temblar.

El lobo obedece ayudando a la pantera aunque físicamente el felino oscuro era más delgado era obvio que estaba en buena forma.

"Bien hecho." Dice el león albino.

"Ahora lo principal, nuestras pollas." Dice ahora la pantera negra.

El lobo en medio de ambos felinos empieza a acariciar sus fundas seguido de besarlos a ambos con pasión, ambos felinos sienten a primera vista que el lobo los quería domar. Claro los dos en estas condiciones no se iban a dejar domar, o eso creen ellos mientras las puntas rosadas de sus miembros empezaron a asomarse y al rato ya estan en su tamaño completo.

Jeremy sonríe empezando a masturbar a ambos felinos. "Para ser mis sempais son más lujuriosos que yo, apuesto que han deseado verme desde y tenerme solo para ustedes, hasta querer mi nudo dentro de ustedes."

Ambos solo se ríen ante el comentario del lobo que los masturba de arriba y abajo, rozando sus almohadillas con las espinas de sus pollas.

"Vamos no me dejen hablando solo… y tampoco no me dejen falto de atención." Dice el lobo café que de pronto ve como los felinos lo ponen en una posición que no esperaba, en medio de ambos y en cuatro patas.

La pantera negra sonríe ante la vista. "Eres tan irresistible que no podemos contener lo que queremos de nuestro kouhai."

El león blanco también sonríe por semejante vista del lobo. "Los dos queremos hacerte esto juntos, no pudimos evitar verte desnudo durante toda la purificación."

"Pero porque estoy en cuatro patas…" Aunque dijo eso Jeremy ya sabía la respuesta, entre sus piernas se podía ver su verga palpitar de ansiedad y el pre le gotea.

"No seas inocente, hasta tu polla lo sabe, sabe lo que viene, mira no más como está goteando." Dijo Kaiser con tono risueño y lujurioso.

"…. Si sempai…. Se lo que tengo que hacer." Sin decir más Jeremy empieza a lamer la polla del felino blanco con melena frente a él gimiendo de forma lujuriosa.

El león gruñe un poco de la ansiedad. "Ahh eso es… Mójala bien, luego harás lo mismo con Kaiser, los dos iremos por ti al mismo tiempo. "

Jeremy continua con su labor mojando bien la polla de Hironobu, esa larga lengua canina se pasea por cada parte del tronco de la masculinidad del león albino y mientras lame la polla del felino blanco su propia polla palpitaba empezando a crear un charco de pre por la excitación, cosa que Kaiser noto a primera vista.

"Mira eso, tu amigo está goteando demasiado solo para estar lamiéndosela a Hironobu, estas bastante caliente verdad." Dijo Kaiser como si quisiera que el lobo lo dijera el mismo.

"Si… pero Kaiser-san… por favor juega conmigo…" Dijo Jeremy admitiendo lo caliente que está pero suplicando que la pantera juegue con él a la par que abre el hocico para meter la verga del león blanco en su interior y chuparlo con ganas.

"Jugar contigo… jeje eres un perrito muy ansioso verdad." Comento así como si nada la pantera.

Dicho eso ahora el felino separa bien las nalgas de Jeremy dejando a la vista la entrada virgen, rosada y apretada del lupino la cual primero con lamerse dos dedos comienza a meterlos dentro de este, y en respuesta Jeremy gime ahogadamente mientras chupaba la polla de Hironobu, su miembro suelta un gran chorro de pre, el lobo sentía su miembro duro como roca, el fuerte aroma del almizcle del lobo llegaba a las fosas nasales de los felinos. Esos gemidos que salen ahogados del hocico de Jeremy solo los pone aún más calientes, ante eso Hironobu toma al lobo de la cabeza y comienza a mover sus caderas en vaivén metiendo y sacando su miembro de la boca del lobo café, Kaiser con más morbo ahora mete el tercer dedo siguiendo con el mete y saca del ano del canino.

El canino excitado por el trato a su trasero gemía sin parar chupando lujurioso la verga del felino blanco ansiando tomar el semen de su sempai, con su lengua masajeaba las espinas disfrutando de los gemidos de Hironobu.

"Eso es, buen lobo… uff… uff Kaiser, quiero que me sienta allí atrás pero estoy que no me aguanto, acabare en su boca si no para ngh." Dice Hironobu mirando al felino negro con un ojo cerrado por la sensación.

El lobo seguía chupando con ganas el miembro de Hironobu ansioso por su recompensa, mientras su miembro palpitaba cada vez más indicando lo cerca que estaba del orgasmo, Jeremy gimió moviendo sus caderas al sentir los dedos de la pantera tocar su próstata. El león albino al sentirse tan perdido en el placer que daba el interior de la boca del lobo no podía seguir aguantando lo que estaba reteniendo, por lo que termina acabando en la boca de Jeremy, su semilla sale de un disparo directo en el interior de la boca de Jeremy. El lobo café empieza a tragar la semilla con ganas, pero era tanta que sintió que se ahogaba por lo que aparto su cabeza, lo que hizo que la semilla del felino le bañara, su rostro sonrojado era un claro indicativo que le había excitado por ser bañado por el semen del león.

"Uff, uff." El león albino jadea por la sensación de su reciente orgasmo mientras ve la cara manchada del lobo. "Así luces bastante adorable, un adorable lobo caliente."

"Gracias Hironobu-san." Responde Jeremy soltando un gemido al sentir la pata de la pantera tocar su nudo.

"Aun no terminamos, aun estas con ganas, y nosotros también, Hironobu aún puede dar más y yo también, tu no piensas lo mismo Jeremy." Dice Kaiser con mirada de lujuria.

Jeremy no responde ya que la pantera mientras hablaba continuaba jugando con su trasero y nudo hasta que alzando la cabeza el lobo gime empezando a eyacular, ambos felinos sonríen de solo ver cómo está eyaculando, Kaiser continua ordeñándolo para que saque todo el semen, Hironobu en su parte solo acerca su pata para tener algo del caliente semen del lobo en ella y lamerlo.

Jeremy gimiendo dice el nombre de la pantera. "Kaiser-san… ngh." Baja su pecho quedando su culo al aire mientras jadeaba por el placer del orgasmo recorrer su cuerpo mientras su semen crea un charco hasta que deja de salir.

Los dos felinos se sonríen uno al otro mientras cada quien levanta a Jeremy, rodeando su hombro con un brazo de este y tomándolo de una pierna con sus pollas apuntando al ya estirado ano de Jeremy.

"¿Esto va a doler no?" Pregunto el lobo café.

Ambos solo sonríen para meter primero las puntas de sus pollas en la entrada de Jeremy, el lobo deja salir un gemido alto combinado con aullido al sentir como los dos entraron al mismo tiempo, la sensación era de como si se fuera a partir en dos o como si estuviera siendo jalado de brazos y piernas en direcciones opuestas con el fin de que se parta en dos, ambas pollas felinas espinosas se abren camino por la dilatada y lubricada entrada hasta chocar con la próstata de Jeremy, no obstante debido a que le dan tiempo acostumbrarse a la sensación, los dos hacen el vaivén de manera continua haciendo que el lupino de ojos dorados gima alto, Kaiser y Hironobu al sentir como les fallaban las piernas estos se dejan caer delicadamente al suelo con Jeremy abajo y ellos dos encima de este sujetándolo de las piernas manteniéndolas levantadas mientras embisten con bastante fluidez chocando muchas veces con la próstata del lupino que inútilmente solo puede rasgar el suelo con sus garras y sentir como su propia masculinidad esta dura nuevamente gotea mucho pre en su vientre.

"Ahhh me estan partiendo en dos." Dice excitado el lobo sintiendo cada embestida del par de felinos que estimulan su próstata. "Por favor llénenme."

Los dos felinos sonríen con mucha lujuria. "¡Te dejaremos bien lleno!" ambos muy excitados embisten más rápido chocando una y otra vez con la próstata de Jeremy provocándole muchos gemidos y palpitaciones en su polla y a su nudo ya bastante hinchado.

Sin poder resistir más las embestidas a su próstata aúlla fuerte empezando a eyacular sobre él bañándose de su semilla y su culo aprieta ambas pollas en su interior. Hironobu pega un fuerte rugido junto a Kaiser que lo hace a su modo comenzando a eyacular al mismo tiempo dentro de Jeremy, ambas pollas disparan mucho semen en cantidades algo grandes dentro del lupino que siente como si sus paredes internas se quemaran por las cálidas semillas de los felinos grandes.

Jeremy se sonroja mucho cerrando los ojos. "Eso… fue… grandioso… gracias a los dos, sempais."

Ambos le sonríen mientras lamen el semen del que se embarro.

"La próxima vez el <<entrenamiento>> no será así de fácil, será más rudo." Dice Kaiser al lobo siendo claro.

"Así que prepárate para cuando nos pidas <<entrenar>> con nosotros otra vez, ¿de acuerdo Jeremy?" dijo ahora Hironobu.

"La próxima vez los dejare a los dos llenos de mi semilla." Dice con lujuria el lobo de ojos dorados.

"Eso lo queremos ver." Responden al unísono los felinos que se ríen entre dientes mientras van sacando sus miembros del culo de Jeremy provocándole gemidos a él y a ellos mismos.

El lobo se queda acostado, a pesar de su reciente orgasmo y su estado de cansancio, su miembro aún estaba expuesto. Eso provoca la risa de Kaiser, pues le da gracia el estado de Jeremy a quien se acerca y le pica su miembro expuesto con el dedo índice.

"Que lobo eres, dos orgasmos y aun tienes bastante para dar, tus bolas deben tener mucho que darnos todavía." Dice con mucha gracia la pantera negra.

"Después de todo soy un tesoro especial jejejeje." Dice con gracia Jeremy mirando a los dos felinos.

"Uno especial que solo aparece cada 10 años, solo que en este caso son tú y Osamu… un tesoro que no puede convertirse en un tesoro errante, en pocas palabras ningun otro dios puede darte nombre." Dice Hironobu aclarando mejor el termino de porque es tan especial.

"Así que tengo que aguantar al llorón para siempre y por toda su vida inmortal, bueno siempre el me dio nombre así que tendré que cuidarlo y enseñarle bien a ser alguien que sea un gran alfa." Dice sin más preocupación Jeremy.

Pero ante esa palabra se les viene a ambos felinos una imagen a la cabeza siento Kaiser el que hable primero pero también Jeremy le dice que le dará una punzada a Kato por hacerse imaginaciones de Jeremy haciendo cosas de mayores con Hydesu sin embargo Jeremy lo aclara bien.

"Solo me refería a que deje de llorar por cualquier cosa, aunque tenga 12 años también debe proteger a su hermano Reiji y también a Sebastian." Dice Jeremy.

Ante eso Hironobu se da un facepalm que se escucha bastante. "Kaiser, eres un mal pensado, en serio creíste que Jeremy haría eso con Hydesu, solo tiene 12 años." Dice el león pero aún tiene la idea presente. "Aunque me lo imagine por un momento… Osamu dijo que cierta mañana el y Hydesu despertaron con una erección…" pensó el felino albino con melena.

"Hiro no te hagas ideas tú también te lo estas imaginando." Dice Kaiser ahora reprendiendo al león.

"Creo que lo hace por espiarme… digo Hydesu me causo una erección…" Dice Jeremy con un poco de vergüenza.

Kaiser entonces le regresa la mirada a Jeremy. "Y tú se la causaste a él o me equivoco."

"Eso pasa por dormir uno arriba de otro… aunque bueno no se puede evitar." Dijo el lobo café que ahora viaja hacia Osamu y lo que hicieron, cosa que hace que una gota de pre salga de su miembro.

Los felinos notan como eso pasa y se ríen por el pensamiento que está teniendo Jeremy sobre su zorro adorado.

"Bueno… es momento de volver a casa." Dice Jeremy rascando su nuca.

"Te acompaño pero no quieres limpiarte primero, los demás podrán olerte y también olerán nuestro aroma en ti." Opino Kaiser dándole una opción al adolescente.

"Bien, pero solo bañarnos… por favor, me duele el trasero." Dice Jeremy con total calma.

"Claro te bañaremos bien, además Osamu cuando llego a casa de Sebastian y de Hydesu, caminaba un poco raro." Comento Kaiser para que Jeremy lo escuchara.

"Considera que ahora sientes lo que tú le hiciste sentir a él, ¿Puedes caminar Jeremy?" Pregunto Hironobu.

"Si puedo… ¿qué me creen?" Dice el lobo seguido para levantarse y en vez de caminar se va cojeando para ir al baño.

Ambos felinos se miran y sudan al estilo anime. "No puede…"

Los dos entonces van con él, recogen la ropa que les pertenece y la de Jeremy dejándola cerca de la entrada y ayudan al lupino a caminar al baño, este se queja ya que lo creen débil pero ante la queja recibe una doble nalgada.

Jeremy se sonroja mientras se empieza a bañar y acaricia con sus patas el pecho de los dos felinos dándose cuenta que son casi del mismo físico. Pero Kaiser le dice en sí que el mismo lobo parece más ejercitado y con más musculo que los dos e incluso se atrevió a decir que se siente flaco cerca de él, aunque en medio del baño el mismo Kaiser confiesa que ya ha hecho esta clase de cosas con Kato cuando llego a la pubertad mientras que Hironobu dice que Takumu fue su primera vez a lo que entre muchas risas el lobo de ojos dorados anuncia que entrenara mucho con Osamu, cabe decir que lo dijo entre comillas. Pero hablando de mas Hironobu le dice que no lo vaya a lastimar mucho cuando lo haga ya que sabe con detalle que fue lo que él y Osamu hicieron hasta incluso Osamu le dijo bestia.

Jeremy termina de bañarse llegando a sonrojarse como un tomate. "Osamu es un bocón y chismoso."

Hironobu como si no pasara nada le lanza una toalla a la cabeza a Jeremy a quien con algo de rudeza innecesaria lo empieza a secar. "Es como mi hermano, el me lo cuenta todo, casi todo, él tiene sus secretos también."

El canino se quita la toalla de la cabeza y lo mira. "Como que me espió una vez en el baño… mientras me daba placer a mí mismo."

"Si no me di cuenta que era el quien tenía… intenciones eróticas." Dijo Hironobu.

"Yo solo me complací jejeje." Dice el lobo café mientras se comienza a vestir con la ropa que tenía al principio, la cual es la que le trajeron los felinos. "Pero no te preocupes Hironobu… amo a Osamu y también me dedicare a cuidar bien del príncipe Hydesu y cuando llegue a la pubertad… le enseñare bien."

Kaiser alza una ceja con sorpresa. "Llamaste príncipe a Hydesu, eso es nuevo en ti, ¿Quién eres y que hiciste con el Jeremy gruñón que siempre escucha música?" Se ríe después entre dientes colocándose su ropa.

"Solo… bueno… quiero cambiar mi forma de ser… no quiero que la señora… me vuelva a ver desnudo y duro." Explico el lobo muy sonrojado picando sus dedos desviando la mirada.

Por señora, Kaiser dudo un momento pero se lo figuro y respondió. "¿Oh hablas de Snow?, nah ella no se preocupa por eso, ella ya me ha visto desnudo así que perdí esa vergüenza hace mucho, exactamente fue cuando Kato me puso nombre, aunque me imagino que Cross debió estar desnudo cuando Saburou le puso nombre también. "

Entonces a Hironobu le viene a la mente algo exactamente del tema. "Eso me recuerda Jeremy, creo que Mayura te vio desnudo cuando te encontró en los campos elíseos, solo que tu no lo recuerdas."

"Ya veo… pero aun así… no es lo mismo a estar desnudo y duro." Responde el canino para finalmente acabar de vestirse.

Ambos asienten al mismo tiempo acabando de vestirse igualmente.

"Bien, Jeremy siempre que quieras algo o quieras otra cosa puedes contar con nosotros." Dijo Kaiser para que el lobo este en confianza.

"Si pero oigan… ¿Hironobu si Osamu es como tu hermano menor entonces yo soy como el hermano menor de Mayura?" Pregunto el lupino.

El león blanco asiente un poco pero claro lo aclara. "Algo asi, aunque Osamu no me ha llamado hermano desde que el padre del príncipe Sebastian lo dejo a mi cuidado y el de Takumu en caso de que el príncipe necesitara de un alma a la cual nombrar y convertir en su tesoro sagrado."

Jeremy asiente con la cabeza. "Mayura siempre me conforto incluso esa vez… pero no lo vi… debo cambiar por el bien de todos… ser el tesoro que debo ser…" dice mostrando determinación en sus ojos. "Y hacer que Hydesu se arme de valor hasta que deje de llorar… bien ya estoy listo vamos a casa."

Hironobu sonríe. "Así se habla y un consejo, no pelees tanto con Reiji, recuerda que él puede hacerte papilla al haberse convertido en dios, y si sé que es un poco molesto pero tenle paciencia."

El lobo café suspira un poco. "No prometo nada, me saca de quicio pero tratare."

Los 3 furros ahora en si se van directo a la casa de los dos lobitos, pero mientras van en camino después de haber cerrado la casa vieja de Kato y de Saburou le dicen a Jeremy que no tiene remedio. Aunque mientras van saltando de tejado en tejado alejándose de la zona boscosa de la ciudad llegando ahora a los sectores rurales de vecindarios más dotados de civilización, en medio del camino el mismo les pregunta a los felinos si también ahora debería cuidar de los demás incluyendo a Tetsuya y Toshiro aunque igualmente estos dos mencionan que Osamu tendría la misma labor de cuidarlos también puesto que como llevan poco tiempo como tesoros sagrados que el lobo café y el zorro estos tendrían que enseñarles bien todo lo que deben saber a lo que el canino asiente con la cabeza diciendo que lo hará pero antes de otra cosa Hironobu se excusa diciendo que debe regresar a sus patrullas por la ciudad si quiere estar alerta y listo para avisar a Takumu que de inmediato alertara al resto, por lo que los únicos que van camino de regreso con los príncipes del cielo e inframundo y los hijos de Apolo son Jeremy y Kaiser, por lo que el lupino le asiente con la cabeza junto a una sonrisa que le es regresada por los dos felinos, aunque al rato el león albino se despide de sus dos kouhai y se va por otro camino mientras que el lobo y el felino oscuro grande siguen saltando de tejado en tejado llegando al fin a la susodicha casa dúplex de las familias Shiro y Hyodo.

El lobo de pelaje café se queda frente a la puerta algo nervioso junto a Kaiser pero se resuelve diciendo algo. "Supongo que debo decir…" formula bien en su mente y lo dice una vez abre la puerta para entrar en la casa con el felino grande. "Hola a todos, ya estoy en casa, Hydesu ya llegue."

Kaiser sonríe por ver que la forma en que lo dijo fue sincera, pero entonces todos los presentes que estan en la casa van a la entrada a recibir a Jeremy, incluso Osamu que se le pega un poco del brazo besándolo en la mejilla para susurrarle <<Bienvenido a casa>>, pero la persona que más importa ahora para el lobo, es Hydesu que está recién bajando las escaleras solamente usando unos calzoncillos y una camiseta blanca de tirantes, cuya primera expresión facial es una sonrisa al ver a su tesoro sagrado y amigo.

"Bienvenido a casa." Dice Hydesu sonriéndole al adolescente.

Sebastian se da cuenta de Hydesu y sutilmente le dice algo. "¿No deberías seguir en la cama?"

Hydesu le regresa la palabra con otra. "Quería venir a recibir a Jeremy."

Reiji lo mira cruzando los brazos. "Aun estas convaleciente, debes volver a la cama hermanito."

Jeremy lo mira comprensivamente y con amabilidad para después quitarse los zapatos e ir donde Hydesu para cargarlo muy fácilmente pero con cuidado, la imagen de eso le saca un <<Aaaw>> a Osamu e incluso a Kaiser y Manabu. "Debes descansar, te llevare a tu cama."

Reiji se queda un poco sorprendido llevándolo a parpadear e insinuar algo. "Esperen… ¿ese no es Jeremy de seguro es un titán que finge ser el o algo así no lo creen?"

Manabu en respuesta aprieta la cola de Reiji. "No empieces Reiji."

Osamu se ríe pero decide elegir la piedad y decirles. "Lo que pasa es que…" iba a hablar pero decide callarse. "Mejor les digo después, solo puedo decir que ahora será más amable y responsable."

Reiji al final se calma pero se pone algo celoso. "Qué envidia yo antes cargaba a Hydesu en mi espalda."

Saburou sonríe por la imagen. "Esto es algo que jamás se me quitara de la cabeza, Hydesu en los brazos de Jeremy."

Kato sonríe igualmente. "Tampoco lo voy a olvidar así de fácil."

Cross no deja de mirar a Jeremy pero para no ser muy tomado en cuenta solo sonríe. "Al menos ahora será una mejor fursona."

Hydesu se sonroja de estar en los brazos del adolescente de 17 años mientras que Jeremy decide ignorarlos a todos aunque sutilmente le dedica un beso a Osamu mientras sube escaleras arriba e ir directo a la habitación y poner en la cama a Hydesu.

"¿No te importa si me quito la camisa, Hydesu?" pregunto Jeremy al menor.

Hydesu le niega con la cabeza mirándolo de frente. "No, no me importa, esta es tu casa, puedes andar como quieras hasta que te sientas cómodo." Respondió el lobo negro con amabilidad pero que también lo lleva a pensar varias cosas. "Es como si fuera alguien más, no quería forzarlo, al parecer mi paciencia a esperar a que se abriera por su cuenta está dando frutos… y porque estará cariñoso con Osamu… será que tiene relación a lo que oi decir de su hocico durante la ablución…" pensó el lobito de ojos azules.

Jeremy entonces sonríe con amabilidad para quitarse la camisa. "Gracias y perdona por ser una mala fursona, o más bien por ser patán y un tesoro sagrado que solo te hizo daño antes… prometo ser digno de ti."

Hydesu se levanta un poco para abrazarlo por el cuello con los ojos cerrados y las orejas abajo. "Yo nunca te vi como mi sirviente y tampoco hables de ti como si lo fueras…. Eres mi amigo Jeremy."

Jeremy sonríe correspondiendo a su abrazo. "Y desde ahora te cuidare como tal y como se debe Hydesu."

Reiji quien está afuera de la habitación tiene la oreja pegada a la puerta para escucharlo todo claramente. "¿Osamu confiesa que es lo que le pasa a ese lobo?, esta distinto, me preocupa."

Osamu muestra una ligera molestia disimulada con una sonrisa además de una vena palpitante al estilo anime en su frente seguido de llevarse a rastras a Reiji por la cola. "Calma, calma, solamente está siendo lo que debió ser desde el principio, está siendo amable, comenzando por cambiar su forma de actuar y pensar."

En la habitación, Jeremy se levanta de la cama y se cambia el pantalón por un bóxer para después mirar a Hydesu. "Descansa Hydesu, lo necesitas." Dice el para después salir de la habitación seguido de ir escaleras abajo y al verlo los demás en especial Cross se sorprenden al verlo en ropa interior mientras Osamu lo ve como algo normal.

Reiji se le queda sorprendido así que es el primero en hablar. "Debo decir… que eso me sorprende más, sé que no eres delgado pero tienes buena forma…"

Manabu mira a Reiji jalándole una oreja. "Shh, no lo molestes Reiji.

Sebastian secunda a su hermano respondiendo con otra cosa. "A lo mejor quiere andar cómodo, esta es su casa también."

Reiji al final termina librándose del jalón de oreja de Manabu. "No lo digo porque anda en ropa interior… eso hasta yo lo he hecho. Es que como siempre lo vi con ropa holgada pensé que era un furro de esos que no tienen musculo, pero es bien fornido el lobo… eso lo pensé cuando nos bañamos todos juntos y en su ablución."

Kato pone una mano en el hombro del lupino. "Y si mejor no recordamos eso, debe ser duro para el recordar esa experiencia y por la vergüenza que paso al mismo tiempo." Nota entonces como le asiente con la cabeza.

Jeremy sonríe un poco al mirarlos a todos pero se da cuenta que a Osamu le pasa algo. "¿Osamu que te pasa, te sucede algo?"

Osamu se da cuenta de su embobada mirada pero se sale rápido del trance. "N-no, no pasa nada jajajajajaja."

Kato alza una ceja como queriendo saber que sucede por lo que también mira a Kaiser buscando una explicación aunque la pantera lo único que hace es responder haciendo ademan con las patas.

Saburou sin querer quedarse afuera decide agregar algo también a la conversación. "Al menos Jeremy está más cambiado y mejor."

Cross también le asiente con la cabeza. "Si eso también es un buen visto."

Tetsuya sonríe mirando a Jeremy de manera amistosa. "Si Jeremy ahora es muy amistoso y ya no da miedo hablarle."

Toshiro sonríe amablemente del mismo modo que su gemelo. "Estoy en las mismas, ahora si podremos ser muy buenos amigos."

Jeremy sonríe por la aviva actitud de los dos tigres casi sin rayas pero aun así decide decir algo por cómo se ha comportado previamente. "Perdonen… por todo lo que he hecho y por mi actitud previa, estaba resentido con todos pero prometo ser distinto."

Reiji riendo le responde. "Se nota." Refiriéndose a que esta semidesnudo.

Jeremy sonríe un poco rascándose detrás de la cabeza. "Hydesu dijo que podía estar como quisiera, además solo ustedes pueden verme."

Ante eso todos lo piensan y asienten con la cabeza en afirmación unánime mientras que Reiji solo se queda callado al punto de solo decir una pequeña palabra. "Sin comentarios." Dijo el.

Entonces el lobo café de ojos dorados decide tocar otro tema en especial. "Respecto al asunto del otro día, que vamos a hacer ahora que ese titán, Japeto nos tiene en la mira."

Todos por eso se ponen algo tensos pero es Kaiser quien es el portavoz para la calma de todos. "En estos momentos y en los anteriores no ha reaparecido en la escena y tampoco hemos detectado su presencia."

Reiji de solo oír mencionar ese nombre sonríe acariciando la cabeza de Toshiro con ternura. "No se ha mostrado desde que Manabu y yo casi le damos una paliza, pero con el claro apoyo de Toshiro y Tetsuya como nuestras armas, amigos y fieles compañeros."

Manabu en respuesta le revuelve el cabello al pequeño tigre que tiene como su tesoro sagrado. "Si no fuera por ellos quien sabe que les pudo haber sucedido."

Sebastian asiente en respuesta con ambos brazos cruzados. "Fue una muy buena fortuna que nos salvaran y la fue aún más que encontraran a dos tesoros sagrados muy buenos y compatibles con ustedes además de ser muy amigables, hasta ya me caen bien y los veo como mis hermanitos."

Toshiro se sonroja un poco ante lo dicho por el lobito rubio. "N-no es para tanto pero también nos agradan ustedes, nos sentimos felices con ustedes a pesar de que no podemos acordarnos de nuestras anteriores vidas cuando estábamos vivos."

Tetsuya continúa con el argumento que dice su hermano. "Pero ahora no nos importa más el pasado, al principio nos sentimos confundidos cuando nos convertiremos en las armas de Reiji y Manabu, aunque aumento más cuando nos hicieron recobrar nuestros cuerpos pero después de llegar a esta casa decidimos que no nos interesaríamos por nuestro pasado así que decidimos ir hacia adelante en vez de ir hacia atrás. En otras palabras, el futuro es lo único que nos importa desde ahora."

Sebastian les sonríe a los dos. "Chicos les aseguro que no estarán para nada tristes con nosotros aquí, siempre estaremos con ustedes y así no pasar malos ratos."

Cross a pesar de haber escuchado todo eso permanece con la mirada fija en Jeremy cosa que le extraño al lupino de ojos dorados. "¿Pasa algo Cross?"

Cross se alarma alzando las orejas en alto pero hace ademan con las patas diciendo que no. "¡No pasa nada, nada de nada, estoy bien en serio lo estoy, jajajajaja!" Los nervios se notan en su forma de actuar.

A pesar de eso Saburou observa y armándose confusión en su mente. "Estas algo raro desde anoche, ¿Estas enfermo Cross?"

El zorro azabache niega con la cabeza unas cuantas veces. "Estoy bien no te preocupes por mi Saburou."

El otro zorro en la estancia se da cuenta por completo de que estaba mirando exactamente Cross por lo que le causa una ligera risa que se nota por todos pero al instante aclara su risa. "Disculpen es que me acorde de algo gracioso en la televisión, solo eso jeje."

Kaiser alza una ceja ya que él incluso se dio cuenta de quién era el dueño de los pensamientos de Cross en estos instantes."

Sebastian entonces deja salir un suspiro. "Bueno chicos como no tenemos mucho que hacer ya que estamos muy tranquilos comenzando por las siguientes razones, numero 1: Japeto casi nos mata a Hydesu y a mí con Osamu y Jeremy incluidos en el paquete pero huyo en cuando aparecieron Manabu y Reiji con Toshiro y con Tetsuya. Numero 2: Estamos algo trasnochados por la aventura que tuvimos anoche hasta esperar que la ablución de Jeremy termina y numero 3: velar por la salud de Hydesu cuidándolo bien toda la noche nos cansó en extremo por lo que para resumir… Ninguno aquí pudo dormir casi nada de nada." Anuncio el lobo rubio obviamente porque si esta cansado.

Toshiro en respuesta bosteza un poco pero se cubre un poco el hocico con su diestra seguido de lamerse un poco la pata y pasarla por su cara como si fuera un gato en vez de un tigre. "Como ayude con Hydesu anoche tampoco pude dormir."

En respuesta el otro felino casi rayado hace lo mismo que su hermano. "Creo que subiré a dormir un poco." Dice Tetsuya ahora como cabeceando.

A Osamu se le ilumina la mirada al verlos. "Oooow se ven tan lindos así y con sueño pero es verdad deberían irse a dormir y tú también Sebastian… ¿Huh?" el vulpino que tenía la vista pegada en Sebastian ahora se da cuenta de que se quedó dormido en el piso hecho un ovillo cosa que lo hacía ver de lo más tierno.

Jeremy sonríe gentilmente a eso. "Jejeje lindo y adorable."

Kaiser en consideración se acerca y lo carga como si nada entre sus brazos. "Yo llevare al cachorro a su cama. Toshiro y Tetsuya vengan conmigo también, ustedes duermen en el cuarto de Hydesu y de Sebastian ¿no es verdad?"

En respuesta mientras se frota el parpado, Toshiro asiente y le responde. "Si, algunas veces dormimos en su cuarto."

Tetsuya en si bosteza cubriéndose la boca. "Si lo que dijo Toshiro-nii."

Con ese asunto zanjado ahora la pantera se lleva a Sebastian en sus brazos al piso superior seguido de Toshiro y de Tetsuya, que en consecuencia deja solos a los demás pero no por mucho ya que Saburou y Kato bostezan ciertamente cansado igualmente junto con Manabu que de por si se van escaleras arriba también dejando finalmente solos a Reiji, Osamu, Cross y Jeremy.

Reiji se aclara un poco la garganta. "Entonces….. Algo que quieran comentar o de lo que quieran hablar."

Jeremy solo va a sentarse en el sillón de la estancia con las piernas abiertas dejando un buen espectáculo para Osamu. "Personalmente solo quiero sentarme aquí y ver la televisión sin levantarme hasta la noche pero haciendo excepciones cuando sea hora de comer."

Cross como si de la misma se tratara de inmediato se sienta a su lado pero no necesariamente cerca solo en un lugar que le da una buena vista. "T-tampoco dormí casi nada anoche pero estoy bien por lo que estaré tranquilamente descansando aquí."

Reiji sin decir nada se va a la cocina unos segundos y al rato regresa con una bandeja con vasos de jugo que deja en la mesa de centro de la sala aunque antes él toma un vaso y se sienta en otro sofá. "Admito que quiero descansar también. Fui el que más se quedó velando por Hydesu anoche, sabes Jeremy, el no paraba de decir tu nombre entre sueños…. ¿Por qué Hydesu no decía mi nombre?, yo soy su hermano…" el lupino ahora baja la cabeza como si lo derrotaran en algo.

Osamu toma dos vasos y uno se lo entrega a Jeremy seguid de sentarse justo a su lado. "Vamos Reiji no te desanimes, Hydesu te quiere muchísimo y lo sabes así que no tienes por qué ponerte triste de ese modo."

Reiji alza la mirada dedicándole un expresión feliz como diciendo que aún tiene esperanza. "Gracias Osamu, por animarme."

Jeremy sonríe por dicha acción de su novio pero un poco celoso de que Reiji tenga otras intenciones con el zorro a pesar de que no sea esa la intención que tiene aunque ahora también el zorro azabache sigue mirando como si nada al lobo en ropa interior pero de manera más disimulada para que no se le viera mucho en la cara lo que estaba haciendo aunque el silencio no les dura mucho ya que ven a Kaiser entrar a la sala de estar seguido de desplomarse como si nada en el suelo puesto que aunque no lo crean, entre la acción que tuvo por cierto lobo y estar en vela toda la noche, lo canso. El lupino café lo pudo ver también, se le nota lo cansado.

El lobo café se aclara la garganta tosiendo un poco y le pregunta algo trivial a Kaiser. "Entonces sempai… se quedaron dormidos."

La pantera alza la vista. "Si, y siento que pronto me quedare dormido también..."

Todos se quedan en abismal silencio hasta dan un ligero suspiro pero eso se llena con el sonido del televisor al ser encendido por Reiji que finalmente encuentra una película cualquiera que todos se quedan mirando por un largo rato hasta que se acaba seguida de otra y otra hasta que llegó el momento de comer algo, para mala y buena suerte, los dos únicos adultos que son los padres de Reiji y de Manabu avisaron que aun estarían fuera de casa por el trabajo por lo que una vez más tienen la casa para ellos solos y sus invitados, por lo que una vez más se afirmó lo aburrido que sería todo el resto del día al menos hasta que llegó la hora de cenar seguido de una pequeña ronda de juegos de cartas que duro muchas rondas en las que casi todas acaba ganando Jeremy y en otras rondas acaba ganando Reiji aunque luego de muchas cosas acabaron todos por cansarse al punto que estaban casi cayendo del sueño, así que en primera instancia Kato, Kaiser, Saburou, Manabu y Reiji se metieron a bañar para salir después e irse directo a la cama mientras que el resto, Jeremy, Osamu, Sebastian, Hydesu, Cross, Toshiro y Tetsuya son los últimos en entrar al baño.

Jeremy gentilmente está lavando a Hydesu cosa que sorprende un poco a Cross por su gran cambio y por la amabilidad con Hydesu. "¿Qué pasa chicos?"

Cross niega unas cuentas veces y hace negaciones con las patas. "N-no es nada descuida Jeremy." Dice el zorro lavándose algo rápido.

Sebastian alza una ceja algo extrañado por cómo se porta Cross además de verlo un poco ruborizado pero Osamu le interrumpe los pensamientos al lupino rubio lavándole la cabeza y claro diciendo algo para él solo. "Se te nota en la cara, Cross, sé que quieres con exactitud."

Además seria imaginación de los tres adolescentes o algo pero claramente Hydesu, Sebastian, Toshiro y Tetsuya los estan mirando fijamente como queriendo saber qué cosas estan pensando junto a lo raro que esta Cross que no deja de mirar a Jeremy y Osamu que esta con esa cara rara de que sabe exactamente que sucede pero que no dice ni una palabra en lo absoluto, un tiempo luego de haber terminado con el baño cada quien está en su correspondiente sitio descansado finalmente en un muy reparador sueño…

Ya muy entrada la noche. Jeremy esta acostado junto a Hydesu en la cama, el cachorro obvio esta encima del lobo mayor semidesnudo quien veía a su zorrito adorado en las mismas condiciones en la otra cama de la habitación a excepción de que el lobito dorado está abrazando su almohada.

Jeremy le sonríe a su zorro sin dejar de observarlo. "Lo siento… sabes que Hydesu solo duerme bien si está abrazándome."

Osamu le sonríe en afirmativa. "Lo mismo digo yo de Sebastian. En ese aspecto se parecen mucho estos dos."

El lupino café sonríe además de acordarse de un pequeño detalle. "Todos me vieron raro por estar en ropa interior, creo que algunos estaban celosos de mi físico jejejeje. "

Osamu en eso le dio la razón respondiendo con calma a sus palabras. "Estas en buena forma, y por cierto Cross no dejaba de mirarte, hasta yo mismo sé qué cosa es la que le está pasando por la cabeza. Tú debes tener curiosidad por saber ahora que Saburou y él se quedaron a dormir aquí."

Jeremy alzo las orejas ante eso resultando en una rápida respuesta. "Podemos ir a despertar a Cross e ir a un sitio privado para que nos lo diga."

Osamu sonríe como si lo aceptara por lo que con cuidado se levanta de la cama dejando dormir tranquilamente a Sebastian. "Claro, vayamos con cuidado y en silencio, los demás estan dormidos."

Jeremy también con cuidado hace que Hydesu se le quite de encima para en consecuencia dejarlo abrazando una almohada, seguido de eso junto con su amado vulpino blanco con celeste salen en silencio de la habitación sin despertar a sus dos lobitos y a los dos tigrecitos tesoros sagrados de Reiji y Manabu, al ya estar en el pasillo van hacia cierta habitación que está justo al lado de la habitación de los dos lobos de 13 años, es claro que es una habitación bien adornada para las visitas si es que decidían pasar la noche en la habitación, Jeremy en silencio abre aquella puerta en la que se ve que en una cama esta Saburou bien dormido y rochando un poco junto con eso esta Kato en otra cama con orejeras para no escuchar nada y también en la misma cama que el Hanamura mayor esta Kaiser con orejeras para evitar los ronquidos, para toque final Cross sigue despierto en la misma cama que su dueño. Sin embargo Cross se despierta por completo al ver la puerta abrirse para darse cuenta de que se trata de Jeremy que le está haciendo señas para que salga, el zorro azabache únicamente con un bóxer negro se levanta en silencio seguido de salir de aquel cuarto cerrando entonces la puerta.

Jeremy sin evitarlo mira el cuerpo semidesnudo del zorro azabache en ropa interior pero se aclara la garganta para hablar. "Bueno, Osamu y yo queríamos hablar contigo Cross."

Cross traga un poco grueso viendo también el cuerpo semidesnudo del lobo café con pecho blanco. "P-pues no veo problema en que hablen conmigo, ¿de qué quieren hablar exactamente?"

Jeremy se acaricia la mejilla con un dedo pensando así que hace una vaga pregunta. "Bueno, ¿te gusta estar con nosotros?"

Ante eso el zorro azabache pica sus dedos asintiendo sonrojado. "Si, si me gusta estar con ustedes."

En respuesta Osamu sonríe pero Jeremy dice entonces otra cosa. "Osamu, tú querías saber que le pasaba, ¿no le quieres preguntar?

Osamu esboza una zorruna sonrisa traviesa y asiente. "La cosa es que quisiera que tú mismo lo dijeras, que digas porque estas mirando tanto a Jeremy."

Cross por la inesperada pregunta se sonroja al igual que el lobo café ya que recordó haber sido visto por todos en su purificación donde estaba completamente duro como roca y palpitando, aunque también el zorro se lleva ambas patas a su entrepierna más sonrojado. "P-podríamos hablarlo mejor en donde no hagamos mucho ruido."

Osamu sonríe mientras hace los lleva a ambos escaleras abajo a la sala donde está el sofá. "Ahora si podemos hablar, sin que se dieran cuenta hice un pequeño truco de tesoros sagrados para neutralizar toda fuente de ruido de esta parte de la casa incluido el que nosotros hagamos así que habla con libertad."

Osamu baja las orejas un poco. "Es solo que pues es que… pues…" decía el vulpino presionando sus patas en la tela de su bóxer en su entrepierna.

Jeremy pone una pata en su hombro. "Adelante Cross puedes contarlo, puedes contarnos lo que sea, somos tus amigos." El lupino mira de reojo a su zorro blanco que sonríe.

Cross estaba en la cuerda floja de los nervios y muy sonrojado hasta que decide soltarlo finalmente. "Buenos este……. Es que…. No aguanto… Jeremy no puedo…. Dejar de pensar en ti desde ayer…. Perdóname es que… verte desnudo y duro en la purificación…." Justo allí corto sus palabras cerrando el hocico y cerrando los ojos con fuerza claro con la cabeza baja.

Jeremy parpadea unas cuantas veces antes mirar a Osamu como diciendo que van a hacer por lo que el vulpino se lo piensa unos momentos con los ojos cerrados, aunque sus pensamientos no duran mucho pues como unos 3 segundos después abre los ojos para mirar a Jeremy con una sonrisa. "Ay mi lobo eres algo lento, ¿Cómo me vas a mirar así sin saber qué hacer?" El lobo se sorprende por lo que dijo el vulpino ya que nunca antes había respondido de ese modo pero lo que dice a continuación lo sorprende más. "Lo que vamos a hacer yo y tu mi novio lupino, es darle a Cross lo que quiere, a ti y un bono especial que soy yo."

El canino pequeño azabache al oír la palabra novio se quedó pálido pero más pálido se quedó junto al sonrojo color carmesí de sus mejillas al escuchar que Jeremy se entregaría a él y también Osamu. "¿E-entregarse?, ¿hablan de…?"

Jeremy sonríe seguido de acercarse a su zorro. "Entiendo amor… Pero solo si estás de acuerdo." Seguido de eso besa al vulpino en los labios mientras sus patas van a acariciar sus nalgas.

Cross se queda muy pálido como una sábana mientras el zorro blanco lame los labios de su lobo y se separa levemente de este aunque junta su frente con la del lupino. "Estoy de acuerdos y tampoco me molesta compartirte… y con compartirte hablo de… ser novio de Cross también." Dijo sin más Osamu sonriendo traviesamente.

El lobo café sonríe seguido de ver a Cross esperando una respuesta suya y claro que la obtiene. "S-si… Yo si quiero eso…. Osamu, Jeremy si quiero." respondió el vulpino negro con determinación sin apartar sus patas de su entrepierna.

Jeremy sonríe picaró. "Estas duro ¿verdad Cross?, no puedes mentirme, puedo oler tu excitación."

El zorro no aguanta más y se rinde revelando su erección finalmente estando muy sonrojado, el lobo dio en el blanco, el canino pequeño de pelaje negro esta duro, al punto de que su polla se marque en sus boxers, ese contorno lo dice todo pero de pura sorpresa ve como Jeremy ya está parado en frente suyo y lo besa en los labios seguido de abrazar su delgado cuerpo, chocando pelaje con pelaje y el cuerpo semidesnudo con cuerpo semidesnudo. La sola sensación de lo fornido del lobo pone más duro a Cross que esta con mucha pena y nervios de estar así de cerca del lobo y más si lo abraza rematando con el sabor del lobo en sus labios, no obstante otra sorpresa más es cuando Osamu se acercó en quien sabe qué momento para besar a Cross clamando que es un beso indirecto con Jeremy.

El lobo sutilmente acaricia el contorno del bóxer de Cross sintiendo la masculinidad de este y lo dura que es, claramente Cross clamaba por Jeremy para que lo haga suyo. El zorro negro con heterocromia en ambos ojos jadea sin poder hablar y acto seguido se acuesta con Jeremy en el suelo cubierto por la alfombra aunque antes de hacer algo más en el suelo, Jeremy se quita su bóxer mostrando a los dos caninos pequeños su funda con parte de su gran miembro ya desenfundado, seguido de eso Cross sin que se lo pidan aunque con los pelos de punta se acerca a tocar tomar con una pata la polla de este, sintiendo lo cálido que esta además de duro junto a sus leves palpitaciones que ponen muy a mil al zorro de pelaje negro y que en si hacen sonreír al zorro blanco.

Dicha acción provoca la salida de todo el miembro del lobo café junto al nudo repleto de sangre y palpitante, Osamu sin querer quedarse fuera se quita su única prenda mostrando su erección completa, su miembro no es tan grande como el de Jeremy pero el nudo en si le palpita como a su novio. Cross al ver también a Osamu se siente fuera de lugar y se desnuda el también mostrando su polla tan dura y erecta con el nudo a la vista de los dos caninos, y con un extra de que Cross ya está goteando pre. Cross duda un poco pero antes de hacer cualquier cosa mientras ve como el par de novios estan juntitos incluso juntado levemente sus colas este lo decide y habla.

"Jeremy… me gustas mucho, no sé qué fue lo que paso exactamente pero después de que todos nos hiciéramos amigos y nos entendimos poco a poco, en mi cabeza llegaron extraños sentimientos que me hacen sentir cosas por ti, como si fueran mariposas en el estómago que no dejan de revolotear, y la gota que colmó el vaso fue durante tu ablución, verte en todo tu esplendor, desnudo y con tu figura definida, musculosa y en especial… tu polla que ahora que la veo más de cerca se ve más grande y dura. Estoy… Enamorado de ti Jeremy y quisiera que… Si podrías… Aceptarme como tu novio también." Expreso con total sinceridad el zorro azabache sin dejar de mirar a Jeremy.

En respuesta el lupino besa al zorro negro seguido de acariciarle la polla al zorro que suelta un gemido después de separarse. "Si Cross, acepto que seas mi novio, a Osamu no le molesta compartirme, compartir a su linda bestia."

Osamu sonríe mientras se les acerca para abrazarlos seguido de que al mirarse Jeremy toma cierta iniciativa y coloca a Cross en cuatro con las piernas abiertas para comenzar a lamerle su entrada haciendo algunos círculos a su alrededor además de que al final termina metiendo su lengua y lamiendo lo que puede del interior de Cross que no deja de gemir y jadear por el placer, Osamu toma si iniciativa y se pone al frente donde le ofrece a Cross su polla que sin dudarlo la empieza a lamer mientras que Jeremy por detrás ya dejo bien lubricada la entrada del zorro negro para entonces meter su miembro lento para que el vulpino negro se pueda ajustar bien. El zorro negro de 14 años ahora mismo solo podía gemir ahogadamente mientras chupa y lame la polla del zorro blanco, por detrás sentía la gran masculinidad de Jeremy entrando de manera placentera hasta tocar fondo seguido de que no pude parar de chupar y lamer la polla de Osamu.

Jeremy entonces ahora toma de la cintura al zorro adolescente para seguir entrando hasta estar finalmente todo adentro menos su nudo que quedo afuera, por los momentos se queda inmóvil sintiendo lo apretado que está su nueva pareja, en su rostro se podía ver como disfrutaba del cálido interior del zorrito negro, lo cual Osamu inmediatamente noto. El vulpino blanco no le podía decir lo contrario pues el mismo disfruta igual puesto que la boca de Cross está caliente casi al punto que siente que su propia polla se derrite adentro mientras está siendo lamida continuamente pero la cosa cambia cuando comienza con un lento vaivén embistiendo la boca de Cross. En cuanto a quien está recibiendo el placer este no podía ni pensar o hablar, la polla de Jeremy en su entrada y la de Osamu en su boca lo hacen sentir un mar de sensaciones en su delgado cuerpo de 14 años que son indescriptibles, además de que el sabor almizclado de la polla de Osamu es algo que no podrá olvidar y tampoco podría olvidar la sensación de lo que es tener la gran masculinidad de Jeremy en su ano.

El lobo se acostumbra un poco pero más bien en totalidad al interior de Cross mientras se comienza a mover en un lento vaivén en el que siente el calor rodear su miembro junto al hecho de decir lo apretado que es su lindo zorrito negro como el cielo nocturno, tan apretado como lo es Osamu, mientras que el zorro blanco continua su propio vaivén lento dentro de la boca de Cross, la sola sensación de como esa lengua baila alrededor de su polla y que lame cada gota de pre que sale de su uretra es única, la sola sensación hace gruñir a Jeremy que se inclina en la espalda de Osamu y lo abraza para embestir como lobo salvaje además de gruñir directamente en la oreja de Cross justo como lo hizo con Osamu antes. Cross de solo sentir ese acelerón en las embestidas aprieta sus patas ahogando un gemido con los ojos cerrados a la vez que Osamu, cuyo zorro blanco también embiste más rápido la boca del zorrito negro.

El sudor comienza a recorrer el fornido cuerpo de Jeremy a medida que su excitación hace que su cuerpo siga embistiendo el trasero del zorro menor llenando su interior de pre seminal caliente, con una de sus embestidas llega a tocar la próstata del zorrito azabache que en acto de reflejo gime mucho y en clara respuesta Jeremy continua estimulando al zorrito negro. En el caso de Osamu él no puede resistirlo más por mucho tiempo, con lo que da una última embestida a la boca del zorro menor metiendo casi toda su polla menos el nudo ya que sería fatal para este, seguido de que llega a su clímax, el mejor orgasmo después del que tuvo en su primera vez con Jeremy, la semilla de Osamu sale disparada en una corriente de presión en la boca de Cross que difícilmente se trataba de tragar cada gota del semen que salía de la uretra de del zorro blanco pero al rato parecía toser, el zorro mayor entonces saca su polla de la cavidad bocal del zorrito azabache y se sigue corriendo un poco más manchando la cara del menor con su semilla. Jeremy igual que su novio Osamu, da una fuerte embestida metiendo todo su nudo para soltar un aullido algo fuerte al sentir su nudo abotonar al pequeño zorro negro seguido de soltar su semilla en su interior, junto con eso lo acompañan unos cuantos jadeos y también se podía ver su torso brillando por el sudor además de su fuerte aroma que llega a las fosas nasales de Osamu y Cross.

Osamu se le queda con la mirada fija a su novio lupino como si le estuviera diciendo que le sienta bien el look de estar empapado de sudor junto al aroma que desprende, pero la cuestión es que ambos estan empapados de sudor y sus olores se mezclan bien mientras que Cross profiere un gemido de excitación a la vez que deja salir una especie de ladrido que solo hacen los zorros mientras el igualmente eyacula grandes cantidades de su propia semilla pero sin dejar de saborear el sabor de Osamu que quedo en su boca y lo que tiene embarrado en su cara, junto con eso siente como si sus paredes internas se derritieran debido a las grandes cantidades de semilla de Jeremy que hay dentro de él.

Casi sin fuerzas Cross se deja caer en el suelo con Jeremy todavía dentro suyo pero claro justo encima suyo, Jeremy antes que nada le da una mordida a Cross en el hombro que deja marca de sus dientes por lo que Cross queda oficialmente reclamado por el lobo café que le lame el cuello y quien dice que ahora es la bestia de otro chico muy lindo y también ahora tiene a otra persona a la que jura proteger y cuidar con todo su ser incluso si eso lo fuerza a usar todas sus fuerzas hasta el límite. Osamu se les une acostándose con ellos en el suelo, ese momento para nada puede ser interrumpido por nadie además de que antes de caer rendidos por el sueño y cansancio, Osamu y Cross dicen al unísono que en verdad Jeremy es el lobo de sus sueños.


 

Haydenwolf

Dios Lobo de la Oscuridad y Luz
Registrado
22 Jun 2018
Mensajes
741
Ubicación
Venezuela
Offline
Bien amigos aqui les traigo un capitulo nuevo, 11 paginas recien hechas, que lo disfruten y disculpen si esperaban que esta vez hubiera accion tipo shonen o algo asi pero espero que me den su opinion y su gusto de esto, saludos les manda a todos este pequeño lobo azul.
Capítulo 7
Una nueva actitud y una brillante estrella, un juramento eterno.

-11 de mayo, 6:30 AM-

Un nuevo día llega en la pues no tan humilde casa de Hydesu y Sebastian puesto que cierto lobo y zorros tuvieron un pequeño acto de placer en su sala de estar por lo que ya casi no le queda nada de pureza a esa casa y quienes encuentran al trio de caninos no son nadie más que sus tres pequeños dueños de 12 años que se quedan con el hocico abierto al ver a sus Tesoros sagrados en esa posición especialmente por Jeremy que tiene su miembro hasta el nudo dentro de Cross, cosa que hace sonrojar mucho a Hydesu.

Saburou se queda sin habla de solo verlos pero por mucho que le cueste rompe el hielo de la incomodidad. "S-solo puedo decir que es normal… Osamu ya estaba muy pegado a Jeremy desde que llego ayer así que me suponía que eran y son pareja pero no me explico porque Cross… bueno… Estoy seguro que se la respuesta."

Sebastian traga un poco grueso. "Lo que puedo decir es que ellos tres… Bueno no puedo decir que tienen un triángulo ya saben que, por cómo se ven sus caras solo puedo decir que estan felices…"

Hydesu mira directamente a Sebastian. "Entonces estas tratando de decir que ellos son…"

Pero antes de que pudiera decir algo, los tres caninos se dan cuenta de cómo Jeremy y Osamu parecen moverse un poco pareciendo que estan por despertarse lo que les hace entrar en alerta a los niños que de inmediato deciden dejar esta conversación para después, tomando así la decisión de subir las escaleras y volverse a dormir hasta la hora del desayuno.

Y justo entonces a la hora indicada ya todos estan en la mesa aunque…

Kaiser mira a casi todos los presentes ya que hay mucho que ver. "Puedo preguntar…. Porque todos estan en boxers y trusas…. Y porque soy el único que lleva pijama…." Dijo tranquilamente la pantera bebiendo un poco de café mirando a los caninos y a los dos felinos en el comedor desayunando.

Todos se miran entre ellos sin olvidar que Hydesu, Sebastian y Saburou estan también mirándose y en unísono con los demás responden. "Sin comentarios…."

El gran felino negro se les queda mirando con una ceja alzada. "Si eso dicen ustedes… les creo."

Todos en ese momento pensaron aliviados que no sospecho que todos se habían quedado dormidos en ropa interior, aunque Kaiser en el interior ya sabía que todos se fueron a dormir en paños menores pero no diría nunca nada para que no les entrara la vergüenza, aunque de resto disfrutaron el desayuno sin problemas, al menos hasta que la tranquilidad fue interrumpida por el sonido del timbre de la puerta, eso les hizo clic a todos para ir corriendo escaleras arriba y bajar después en un parpadeo ya vestidos, entonces arreglándose bien la ropa, Sebastian es quien abre la puerta encontrándose con la sorpresa de que quien llego a su casa no es nada menos que Rinko acompañada de Shinichi y para un plus con Asuka, Shinji y Rei. Eso si sorprendió a Sebastian, ver a la molesta niña de su escuela con una persona que no le agrada mucho en particular.

Casi parecía que Sebastian se quedó congelado hasta que Rinko lo saco de sus pensamientos. "Hey, te pregunte si puedo pasar."

Sebastian sacudió un poco la cabeza hasta que pudo responder. "E-este claro pero que haces aquí y con compañía además."

Shinichi se acomodó las gafas y le respondió. "Para ver las estrellas esta noche por supuesto. Pensé que Saburou te dijo que le envié un correo diciendo que vendríamos hoy."

Sebastian entonces le envió un silencioso gruñido a Saburou. "No, no me lo dijo y ahora la respuesta de porque sus amigos del salón B estan aquí también."

Asuka responde rápidamente a eso pero un poco avergonzada. "Es que… ejem… Quería mirar las estrellas también…. Me gustan como brillan…"

Shinji y Rei igual que Asuka pero Shinji rompe primero el hielo. "T-También yo y mi hermana queremos ver las estrellas esta noche."

Rei asiente un poco tímida pero teniendo en si mucha razón. "Y como tenemos días sin escuela queremos aprovechar el momento antes de que decidan reanudar de nuevo las clases, trajimos nuestras propias cosas para quedarnos esta noche."

Sebastian aún está tratando de procesar todo lo que acaba de escuchar pero no le queda de otra más que aceptar ya que de verdad quiere ver las estrellas esta noche. "E-está bien, pueden quedarse a ver las estrellas esta noche aunque me sorprende el cambio de actitud que tienes Rinko."

Rinko solamente podía estar sonrojada debido a lo que dijo el lobo rubio y pues ahora en lo que es cuestión de minutos todos estan sentados en la sala de estar, y para suerte de algunos agradecen que estos no pueden ver para nada a Jeremy, Osamu, Toshiro, Tetsuya y Kaiser. Con respecto a lo que hacen pues estan compartiendo un pequeño momento amistoso ya que recién les llego un correo de la escuela con las tareas que deben hacer por lo que sin poderse oponer se ponen en plan de estudios haciendo sus correspondientes asignaciones, eso y que tienen a dos chicas en la sala que no los dejaran saltarse las tareas.

Tal parece que este sería un día completamente normal como cualquier otro, al menos eso es una buena señal de que por ahora… solo por ahora no corren ningun peligro, además de que ninguno de los presentes quiere poner en peligro a sus amigos y más Saburou ya que ya una vez le hizo daño a Shinichi y Rinko pero no uno físico sino más bien mental a pesar de que por el shock parece que no lo recuerdan, y la otra parte es que todos sus compañeros del colegio estaban en peligro por culpa del mismo Japeto, por lo tanto no querían que la situación se repitiera.

Al rato las tareas ya estan hechas y las envían a la dirección de correo electrónico del colegio.

Hydesu deja salir un suspiro de alivio. "Libre al fin de la tarea…"

Sebastian suspira de igual forma dejándose caer al lado de Hydesu. "Si por fin libres."

Shinichi solo se arregla las gafas y los mira. "Ni que estuviera difícil, resolvieron todo con gran facilidad como yo."

Asuka y Rinko solo suspiran en negación ya que Saburou está igual de quejoso con la tarea igual que Shinji. "Chicos, siempre se quejan."

Shinji las mira como si se quejara. "Yo no me quejo por la tarea."

Rei suspira un poco por esa simple respuesta. "No mientas, siempre que estamos en casa dices <<que fastidio es la tarea, porque no dejan que nos relajemos por una vez como en el verano que no nos mandan casi tarea, quiero vacaciones eternas de la tarea>>, eso fue lo que dijiste exactamente un cierto día."

El león albino ante eso alza la cola algo nervioso ya que lo atraparon con las patas en la masa. "Hermana porque tienes que decir siempre lo que digo en privado."

Reiji estaba que se quería reír un poco por como conviven los niños en su casa aunque no puede decir niños ya que son solo un año menor y al año siguiente estarán en primero de secundaria por lo que responde con lo primero que se le ocurre. "Bueno, bueno lo que importa es que no dejan la tarea del colegio para último momento, tienen responsabilidad en lo de hacer sus tareas con tiempo."

Rinko al menos asiente con la cabeza ya que está de acuerdo. "Si, si deberían aprender del ejemplo de Reiji-san y compañía que estan en secundaria, tu deberías aprender de tu propio hermano, Saburou y lo mismo para ustedes Sebastian y Hydesu."

Los tres caninos en cuestión bajan las orejas además de que se les forme un aura depresiva estilo anime a su alrededor. "Si… Rinko-sama…."

El canino de las gafas los mira un poco comprensivo. "Rinko mejor no los deprimas." Dijo Shinichi acomodando sus gafas.

En particular esa pequeña escena entre los niños es totalmente observada por el grupo de tesoros sagrados que en si Jeremy es quien está que se ríe por el ridículo en el que quedaron Sebastian y Saburou ya que aunque no lo admita no se atreve a burlarse de Hydesu que fue incluido en el pequeño acto y aunque no quieran hacerlo también Osamu en completa sincronía con Cross se estan burlando pero las risas del trio de caninos son calladas por un golpe directo a la cabeza que les deja un gran chichón estilo anime, el autor de cuyo golpe fue el mismo Kaiser sin embargo ese pequeño sufrimiento de los tres causa la risita de los tigres gemelos que solo se ganan una ligera mirada de Kaiser que cortésmente les dice que no se rían a lo que ellos se disculpan pero los caninos se quejan porque ellos recibieron el golpe y ellos solo unas pequeñas palabras para que aprendan.

Aunque aparte de esa discusión sobre la tarea del colegio, lo que siguió después fue pasar la tarde con normalidad aunque a excepción de las chicas, que estan leyendo unos libros de su elección, los chicos estan viendo que hay en la televisión, quizás algo interesante que les llame la atención aparte de mirar casi fugazmente con los tesoros sagrados estaban jugando cartas en silencio ya que aunque ninguno de los otros presentes pudiera verlos, de igual modo estan algo aburridos sin hacer nada, casi estan deseando algo de acción pero eso significaría algún combate que ponga en peligro las vidas de sus dueños y lo mismo para algunos de los jóvenes dioses que no quieren nada de nada con el mero sentimiento de que sus vidas penden de un hilo. En serio que el aburrimientos algo letal cuando no sabes que hacer o que planear…

"Estoy aburridoooooooooo." Gimió Sebastian con fastidio y estando de cabeza en el sillón en que se encuentra.

"La noche es muy lenta para llegar… ¿Qué hora es?" Pregunto seguidamente Hydesu.

Saburou despliega el reloj holográfico de su band. "Son las 12:00 pm… aún falta mucho."

"Específicamente faltan unas 6 horas para que anochezca." Dijo Shinichi.

"Esperar es de lo peor." Dijo Shinji acompañado de un suspiro.

"No se pongan así, no les sucederá nada porque esperen un poco, las estrellas no se irán a ninguna parte." Dijo Reiji volteando a verlos ya que le puso pausa a su videojuego en su consola portátil.

Manabu le coloca pausa a su consola portátil para aportar su opinión. "Ni que al cielo le fuera a suceder algo para que no puedan ver las estrellas esta noche." Dijo a modo de broma.

"Manabu no es momento para esas bromas de mal gusto, si lo dices entonces puede que suceda…" Dijo Sebastian mirando con los ojos entrecerrados a su hermano.

Manabu solo puede responder bajando las orejas y sudando un poco al estilo anime. "Perdona jajaja."

"Hombres, porque no solo leen un libro, así ni notaran como el tiempo pasara." Sugirió Rinko sin levantar la vista de su propio libro.

"Aunque sea solo por esta vez estoy bastante de acuerdo con Rinko, lean un libro, quizás aprendan algo nuevo o se entretenga." Dijo Asuka pasando la página de su libro.

Rei asiente con la cabeza mirando a los varones a su alrededor incluido su hermano. "Apoyo la moción."

"Hermana… traidora, chicos no creen que ellas eh…" Decía Shinji hasta notar como estan todos, Shinichi ya tiene un libro en sus patas al igual que Hydesu, Sebastian, Saburou, Kato, Reiji y Manabu, todos con libros menos él. "Bueno, bueno ya ustedes ganan también voy a leer. "

Rendido por como los demás estan en plan de leer un libro cede ante eso pidiendo que le den un libro de su gusto para después ponerse a leer mientras los tesoros sagrados una vez más se les quedan mirando sintiendo que el sentimiento de aburrimiento se les hace eterno puesto que la sensación no desaparece y eso que dejaron de jugar cartas hace unos momentos aunque Kaiser les sugirió otra pequeña actividad la cual era jugar otro tipo de juego de cartas pero la decisión fue rechazado en mayoría de votos por los tres adolescentes y los pequeños felinos casi rayados.

Por lo tanto Jeremy quiso proponer algo pero los demás lo miraron y dijeron que si era algo que consistía en hacer ruido o hacer que se mueva algo que lo olvidara ya que no pueden hacer ningun ruido mientras tengan a desconocidos ejem, invitados que no pueden verlos ni oírlos pero si pueden ver como algo se mueve o incluso si ellos los tocan, incluso no podían hacer algo de eso ya que Reiji, Manabu y Saburou les estaban echando las miradas de como queriendo decirles <<No se hagan ruido al mover alguna cosa>> por lo que tuvieron que resignarse por completo, por lo que el aura de depresión y aburrimiento cayó encima de Jeremy ya que no encontraba que hacer hasta que escucho la voz de Hydesu en su cabeza que le decía que si quería podía usar su consola de videojuegos en la habitación pero solo si se ponía auriculares, por lo que Jeremy alabo como nunca a Hydesu internamente ya que lo salvo de aburrirse por completo por lo que tomo a Cross y Osamu del brazo para llevárselos a la habitación de su dueño/amo y el de Osamu pero Tetsuya y Toshiro no quisieron quedarse fuera ya que se trataba de algo que involucra videojuegos, Kaiser por su parte esta que no lo resiste así que va con ellos.

Mientras que afuera de la casa, ciertas sombras la estan vigilando bien, pero nada de qué alarmarse ya que se trata de Kaizon, Mayura, Takumu y Hironobu.

"Entonces ellos más sus amigos estan todos adentro." Dijo el gato blanco mirando a su tesoro sagrado.

El león albino asiente ante la pregunta de su amigo/dueño. "Si todos se encuentran allí, Takumu."

"Hasta el momento nada ha sucedido y aunque no pueda verlo sé que Jeremy ha cambiado, trata mejor a Hydesu." Dijo la shiba inu de las gafas mirando a su compañero felino.

Kaizon solo pudo asentir con la cabeza. "Ese chico sí que ha cambiado desde ese día que lo encontraste en el elíseo y desde que conoció a Osamu y finalmente tras haber sido nombrado por el príncipe."

Hironobu expresa su opinión nuevamente. "Aunque para tener ese cambio tuvo que sufrir…"

Ante eso el felino negro del inframundo mira a su compañera canina de gafas y al león blanco además de al gato blanco. "Lo que me recuerda porque no me dijeron que Jeremy estaba infectando al príncipe Hydesu con la impureza, al menos me hubieran dicho."

"La cuestión es que deduje precipitadamente el modo en el que ibas a reaccionar si te enterabas del estado del príncipe Hydesu que fue causado por el mismo Jeremy." Respondió Takumu que al instante empezó a sudar un poco notando la mirada de Kaizon, sintiendo como si la mirada del felino negro penetrara en su ser. "C-calma Kaizon no me mires de ese modo."

Mayura está que no se atreve a decir nada ya que ella a último minuto que se enteró, se lo oculto para que no hiciera nada y que dejara que la ablución no tuviera su intervención. "Cof, cof, bueno, bueno no nos molestemos lo que cuenta aquí es que el príncipe y Jeremy estan a salvo además de en buenos términos en su relación de dueño-tesoro sagrado." Dijo ella acomodando sus gafas.

"S-si también que tenemos que relajarnos ya que parece que esta vez no habrá ningun problema que relacione a los titanes pero de todos modos no podemos bajar la guardia, mantenernos alerta es lo que mejor podemos hacer en estos caso para que los príncipes no estén en peligro nuevamente." Dijo el felino de melena blanca con esperanza de que el amo de la shiba inu dejara de fulminar con su mirada a su amo felino.

"Si… fuera de peligro." Espeto solamente el felino negro del inframundo desviando lento su mirada dirigiendo su atención a la casa donde estan los niños.

"Salvado menos mal que no pasó nada." dijo en sus pensamientos el gato angelical. "Ejem, a todo esto no podemos alejarnos demasiado de la casa, tendremos que rotarnos los turnos para vigilar mientras los otros van a buscar algo de comer para todos."

"Ese trato si es justo, entonces quien tomara la primera guardia." Dijo como si nada la canina solo para ganarse la mirada de los tres felinos machos. "Vale, vale ya entendí soy la primera en vigilar ahora vayan que esperan para ir a hacer quien sabe qué y traer algo para comer."

Kaizon junta las palmas de sus patas mirando a Mayura. "Lo siento Mayura te prometo que te compensare esto."

"Yo también te lo compensare." Agrego el león albino del mismo modo que Kaizon juntando su patas además de echarle una mirada a Takumu que asiente unas cuantas veces queriendo decir que igual lo hará.

La shiba inu los mira de una forma helada ajustándose bien las gafas. "Más vale que en verdad me lo compensen ya que no quieren conocer lo aterradora que puedo ser ya que soy lo que más teme cualquier hombre… una mujer."

"N-no nos lo recuerdes, todos sabemos que una mujer enojada es el miedo de todo hombre." Dijo nervioso el mismo Hironobu.

"Bien ahora váyanse yo me hare cargo desde ahora hasta que regresen." Sentencio ella y los tres machos se van mientras ella se queda sola. "Al menos tengo tiempo para mi sola aunque esperaba que Kaizon se las arreglará para despistar a esos dos y quedarse conmigo. " pensó ella hasta que siente que alguien le quito sus gafas y ve que es cierto gato negro.

"Creíste que en serio que te quedarías tu sola." Dijo el felino oscuro con una sonrisa traviesa jugando con las gafas de su interés amoroso y claro poniéndolas encima de su cabeza.

La shiba inu deja escapar una risa observando a su igualmente interés amoroso. "Ya deja de jugar y dame mis gafas."

"Te las daré… a cambio de una cita y una cena quizás o mejor… te las cambio por un beso en este preciso momento." Dijo algo travieso el felino.

Mayura en ese preciso momento adquiere un tono carmesí en sus mejillas por lo avergonzada que esta. "B-b-b-beso… Que hago aun no estoy lista para esto se supone que aún no tenemos nada pero…" dijo ella eso último en un pensamiento. "Pero primero cierra los ojos, no hagas trampa o no te daré nada… g-gatito… Kyaaah porque le dije gatito a Kaizon." dijo y pensó sin borrar lo avergonzado de su cara.

"Bien estoy esperando." Respondió el cerrando los ojos esperando sentir los labios de la canina.

Mayura traga grueso y se le acerca a Kaizon para primero quitarle sus gafas y después corresponderle con un beso pero para mala suerte del felino, fue un beso en su mejilla lo cual al sentir donde fue depositado el beso, el ángel del inframundo suspiro decepcionado solo para recibir unas palabras de su tesoro sagrado especificando que el pidió un beso pero que jamás dijo en donde debería dárselo por cual el gato negro suspira de la decepción por no haber escogido bien sus palabras junto a que bajara sus orejas pero como premio de compensación ya recibió previamente un beso de la shiba inu, en su mejilla por lo que igual salió ganando con su pequeña travesura por el solo hecho de un solo beso de Mayura.

Mientras que adentro de la casa todo continua con la mayor normalidad del mundo a excepción del grito de frustración de Jeremy porque perdió 5 veces seguidas en el videojuego y su oponente siempre termina siendo Toshiro o también Tetsuya por lo que sin importar con quien de los dos fuera este acaba perdiendo, lo que causa siempre las risas de sus dos novios y del felino negro de la habitación, por pura suerte su grito fue inaudible para los invitados en casa de los dos lupinos pequeños, quienes junto a sus hermanos y amigos agradecen que los sonidos hechos por el lobo café no se puedan oír o al menos para los mortales…

-unas horas después…-

Finalmente llego la noche que tanto querían que llegara y encima todos ya habían hecho lo que tenían que hacer como comer algo e incluso pues el asunto de distribuirse el tiempo del baño junto al hecho de que Yugo y Yuto pasaron a casa cuando el sol aún estaba en el cielo solo para recoger algo de ropa ya que tendrían que pasar la noche en el laboratorio ganándose entonces los dos una pequeña muestra de agradecimiento de sus hijos menores en forma de unas bien hechas bolas de arroz para sus padres quienes con gusto la aceptaron y volvieron a su lugar de trabajo mientras que ya todos en pijamas estan en la habitación de los dos lupinos que estan ciertamente avergonzados porque tres chicas y personas ajenas a Reiji y Manabu vean la habitación, aunque la principal razón de porque estan en esa habitación es porque es la única que tiene un balcón amplio para poner un telescopio allí, no obstante también estan rodeados de muchos aperitivos y algunos dulces para pasar el rato mirando las distintas constelaciones en el cielo nocturno pero fue más deleite para Hydesu y para Sebastian observar las constelaciones en si también algunas que se sabían a la perfección por el simple estudio de los libros y conocimiento que tienen de haber leído muchos libros además de que por estos momentos parece que los competitivos corazones que poseen Rinko y Asuka se han ablandado ya que no estan para nada incomodas una con la otra seguido de que no han discutido en nada por ninguna cosa por lo que resto del día y menos cuando estaban tranquilas leyendo un libro lo cual casi parece como el fin del mundo para Saburou, Shinichi, Shinji y Rei, no es natural que las dos chicas rivales n° en el colegio se lleven tan bien en una sola noche.

Esto solo puede ser obra de algún ente anormal o alguna divinidad pero que cosa más ridícula llegaron a pensar los que estan en la habitación ya que para los que no saben nada los únicos entes anormales son Jeremy y compañía, además de que los únicos entes divinos son Hydesu y compañía, pero ninguno de ellos ha hecho nada de nada al respecto y que se sepa ningun dios tiene la capacidad de forzar una amistad a excepción de que Eros es el dios griego que incita al amor que hay entre las personas pero no es posible que el este andando por aquí y menos sin que nadie lo esté mirando, sin contar que ninguno de los tesoros sagrados tienen poderes especiales que influencien a las personas vivas, pero lo que nadie sabe es que ellas dos estan en estos momentos llevándose bien de forma secreta pero no tan discreta ya que al parecer tienen un gusto similar en sus tipos de lecturas, tienen muchos géneros literarios que ambas adoran y en los que ellas se pueden entender bastante bien, además de que ambas al ver solamente las estrellas tienen una constelación en particular que les encanta, la constelación de lince mientras que solo Hydesu y Sebastian aunque algunos otros estan únicamente como en trance por la constelación del lobo y del león menor y hasta la del dragón, Shinichi a pesar de que le gustan algunas la que más le interesa es la constelación de la copa. Mientras que afuera de la casa se ve únicamente como Kaizon y Mayura estan justamente en el tejado de la casa de los dos príncipes, acostados en este, tomados de las manos y mirando las estrellas disfrutando claramente de la tan hermosa y romántica vista que tienen aunque ellos no son los únicos que piensan de ese modo ya que los dos felinos blancos que estan con ellos allí también pero no precisamente a su lado sino que estan acostados también pero a una ligera distancia aceptable también tomados de las manos, el cuarteto en el techo no se dice nada ya que solo piensan que el que estén tomados de las manos es suficiente, los residentes del inframundo sonríen un poco ya que parece que ni Takumu ni Hironobu quiere hacer algo en presencia de ellos dos pero mientras ellos estan así de tímidos hay ciertos caninos que no estan para nada tímidos; Jeremy, Osamu y Cross, el lupino con sus dos vulpinos estan sentados bien juntitos los tres aunque al primero le dé pena que estar así con público no le importa para nada por lo para quitarse la pena este acerca su hocico al del su primer amor consiguiendo plantarle un beso a Osamu que toma por completo desprevenido al zorro adolescente que decide continuar con el beso que le planta su novio, no obstante el zorro azabache que está justo a la derecha del lobo de ojos dorados los observa con una cara de obvios celos por el hecho de que se estén besando ellos pero es razonable ya que Osamu es el primer amor de Jeremy mientras que el mismo se denomina a él mismo como el segundo amor del lobo quien sin que el mismo vulpino con ojos de distinto color es atrapado por un inesperado beso en su hocico por obra del mismo lobo de pelaje café, el lupino obviamente en serio lo tomo por sorpresa ya que al parecer su grito interno se escuchó y Jeremy no se olvidó para nada de él.

La noche en si es una de las mejores para el grupo de amigos esta noche además de que a ninguno de los tres caninos les da cosa estar así de cariñosos en presencia de Toshiro, Tetsuya y de Kaiser que solo los miran de vez en cuando para saber en qué estan pero aparte de eso no se meten para nada con el trio de caninos que estan en sus asuntos y cosas de pareja, en especial Kaiser que no los está molestando para nada y eso que él ya sabía de la relación que tiene el lobo con el zorro blanco pero el que ahora tenga una con el zorro azabache es nuevo pero decide no decir ni una palabra al respecto pero eso sí, dejara calvo al lobo si lastima de cualquier forma a Cross, intención que se nota en la mirada que le está lanzando al lupino claramente quemándolo de manera figurativa en la nuca.

"Este…" dijo Hydesu. "Todos los que estamos aquí esta noche… ¿vamos a ser amigos por siempre verdad?, ¿verdad que si?" preguntó Hydesu a lo que todos se dedican unas cuantas miradas incluso los tesoros sagrados se dedican sus propias miradas pensando en una respuesta a las palabras del pequeño lobo azabache de orbes azules.

Saburou se rasca un poco la cabeza pero mira a Shinichi que al parecer ya hizo su decisión interna a lo que el canino habla por ellos dos. "Por supuesto, todos siempre vamos a ser amigos, al menos esa es mi respuesta y la de Shinichi." Respondió el dedicándole a Shinichi nuevamente una mirada en la que este asiente con la cabeza.

Rinko ante la pregunta esta indecisa pero al ver como sus dos… amigos respondieron sin dudarlo esta también le hace una ligera mirada a Asuka que está haciendo claramente lo mismo. "Vale… debido a las circunstancias… en las que estamos y que no puedo negar para nada que este pequeño tiempo que tuvimos este día que está acabando con una bonita vista hacia el cielo lleno de estrellas resulto con una reacción positiva para mí y para…. Asuka…. No nos podemos negar." Dijo la felina seguido de que la palabra la toma ahora su compañera felina.

"En efecto la respuesta que queremos dar es un claro y muy positivo si… si seremos amigos por siempre y aunque la cosa suene algo cursi tendré que decir lo siguiente… nada ni nadie podrá echar a perder la amistad que nació este mismo día…. Si no me entienden iré directo al punto… en serio quiero ser amiga de todos ustedes y no quiero que nada pueda perjudicarnos, los quiero en serio como mis amigos." Dijo la felina de pelaje naranja con manchas negras y claro con las mejillas sonrojadas ya que dijo algo que la avergonzó un poco pero lo que más causo impacto es que Rinko está con la boca bien abierta por lo que escucho de la niña a la que proclamo como su rival.

"A-Asuka…" dijo con un tartamudeo la felina albina.

"Dijo lo que sentía… se expresó…" finalizo el mellizo de la leoncita albina.

"¿Tan raro es que su amiga haya expresado sus sentimientos con respecto a tener una amistad con más personas aparte de ustedes dos?" dijeron al unísono Sebastian y Manabu.

"Ella… nunca había dicho eso más que Rei y a mí, esta es la primera vez que se lo escucho decir a otras personas… pero no obstante si ella piensa y siente eso entonces yo estoy completamente de acuerdo. También quiero que todos aquí siempre seamos muy buenos amigos." Dijo firmemente el león blanco con una media sonrisa ya que todos lo estan mirando, eso le causa una pequeña vergüenza que lo hace desviar la mirada e ir con disimulo hacia el telescopio para ver las estrellas como excusa de que ya no lo miren.

Acto seguido algunos le clavan la mirada a Rei que se le forma un sonrojo en sus mejillas pero antes de poder hablar se aclara la garganta. "Ciertamente mi hermano me robo las palabras que iba a decir así que no me queda más opción que argumentar que estoy completamente decidida a que nada nos estropee nuestra recién formada amistad y encima… ¡porque en esto estan también incluidos los hermanos de Hydesu, Sebastian y Saburou!, y por eso claro que quiero que tengamos una muy buena amistad y más porque tres chicos mayores son amigos nuestros… y no lo digo solo porque podrían ayudarnos con una cosa o dos cuando ya estemos en primero de secundaria…. No me miren así no lo digo porque quiera aprovecharme… ah pero que cosas digo lo siento, la verdad es que si quiero ser amiga de todos por siempre." Dijo al final ella para irse avergonzada a donde su hermano para ocupar también el telescopio y mirar las constelaciones.

"Bueno eso fue raro pero ya que no tengo dudas mi respuesta es la más obvia y será que si, al igual que Manabu y Kato." Dijo muy claro Reiji hablando por sus dos amigos.

"Tal cual como lo dijo Reiji estamos en lo correcto." Respondieron los dos caninos de 13 años.

Hydesu entonces mira a Sebastian esperando la suya pero claro el pequeño lupino rubio le sonríe. "Porque esa mirada, sabes que voy a decir que sí quiero ser amigo de todos por siempre." Dijo simplemente haciendo sonreír a su amigo.

Finalmente ahora todo recae en los tesoros sagrados en la habitación.

"Bueno ya escucharon así que piensen bien y digan…" iba a decir la pantera pero sus palabras fueron interrumpidas.

"Seremos siempre amigos de todos, queremos ser muy amigos de todos ustedes, queremos ser amigos de Jeremy, Osamu, Cross y de Kaiser, de todos ustedes y también del señor Hironobu y la señorita Mayura, queremos ser sus amigos por siempre." Dijeron firmes los dos tigrecitos.

"¿Quién no quería tener una amistad eterna con ustedes?, obvio yo si la quiero y más si siempre y por siempre voy a estar con los dos zorros que más amo y adoro con todo mi ser, lo que significa que por siempre y para siempre voy a ser su novio Además de que siempre voy a cuidar de las personas que más me importan." Dice el lobo arrimando más a los zorros contra su cuerpo mientras dijo eso último en sus pensamientos.

"Nosotros pensamos lo mismo, siempre queremos estar al lado de nuestro lobo, nuestro semental novio pero también queremos ser siempre amigos de todos los demás. Por la eternidad queremos estar con todos ustedes pero más queremos estar con Jeremy." Dijeron los dos vulpinos sin ninguna vergüenza, al menos Cross que tuvo valor para decir lo mismo que Osamu pero en el fondo en serio se avergüenza por haberle dicho semental a Jeremy, se supone que eso solo lo decía en su mente pero ahora lo dijo en voz alta y no solo él dijo eso, el zorro blanco lo dijo también.

Mientras que en el tejado el cuarteto que está allí había escuchado cada una de las palabras del grupo por lo que ellos también hacen su pequeño juramente de amistad eterna solo que un tanto diferente ya que esta vez… Kaizon se arma de valor y mira a los ojos a la shiba inu levantándole levemente las gafas para ver mejor sus ojos seguido de acercar su hocico lentamente al de ella que para su sorpresa no se esperó esto… un beso del felino del que está enamorada, pero no un beso cualquiera sino uno que le dice que siempre estarán juntos pase lo que pase, uno del tipo que es un juramente bajo las estrellas del cielo, lo mismo sucede con el par de felinos a una ligera distancia de ellos que estan igual de cariñosos que ellos, igualmente ellos acercan lentamente sus hocicos hasta que por fin se plantan un sincero beso en el que se juran siempre estar juntos sin importa que sea lo que pase…

No obstante aunque este sea un momento feliz, los momentos de paz ya estan casi cerca de terminar solo que ninguno lo sabe por el momento, no saben que puede esperarles mañana o el día después de ese, lo único que está en la mente del grupo es que este día será uno que jamás se va a olvidar…


 

Haydenwolf

Dios Lobo de la Oscuridad y Luz
Registrado
22 Jun 2018
Mensajes
741
Ubicación
Venezuela
Offline
Aquí les traigo el 8vo capitulo y perdón que no dije antes que las cursivas son los pensamientos, pero bueno no les digo más y que disfruten de este capítulo. Y perdonen si esta un poquito largo.

Capítulo 8
Inconvenientes y problemas en el paraíso.

-12 de mayo, 10:30 AM-

La mañana del día siguiente fue todo normal hasta el momento en el que las dos chicas rivales estaban por irse y justamente cuando Hydesu y Sebastian se despidieron de ellas, justo en el preciso momento que se cerraron la puerta las dos felinas se miran a las caras con expresiones amenazantes, al parecer mandaron todo lo de la amistad al traste en el momento que salieron del hogar de los Shirou y los Hyodo pero antes de ponerse a discutir por alguna cosa trivial los dos se hacen una promesa del meñique que aunque sean amigas aún son enemigas o más bien rivales pero se deciden por ser mejor rivales-amigas ya que si son enemigas de seguro de alguna u otra forma Hydesu sabrá que todo lo que dijeron fue mentira por lo cual hicieron esa promesa con la cual ya hecha se retiran cada quien por su lado hacia su casa acompañadas de sus amigos, obvio Saburou está quedándose de momento con Hydesu y Sebastian, una de las razones por las que se queda es la madre de Saburou y de Kato que está siempre informada por Kaizon y por Takumu de la situación por lo que aunque los dos pequeños lobos no lo sepan, la adulta les dio la pequeña tarea a Saburou y Kato de estar siempre atentos con el par de lupinos al punto que les dio permiso de quedarse algunos días en la casa de estos aunque claro ni Hydesu ni Sebastian saben el por qué los hermanos Hanamura estan quedándose en su casa, solamente Reiji y Manabu conocen esa información puesto que ellos estan también en plan de estar atentos a cualquier cosa con sus hermanos. Pero lo que sucede en estos momentos es otra cosa ya que estan en medio de una pequeña sesión de entrenamiento en la antigua casa de los hermanos Hanamura donde claro Hydesu y Sebastian estan siendo un tanto siendo visiblemente derrotados varias veces por Saburou que les remarca que cosas deben hacer para no estar abiertos a descuidos que les pueden costar, de por si Jeremy esta frustrado igualmente por las palizas que recibe Hydesu y porque sus consejos estan siendo menos precisos de lo que eran antes pero el que Saburou está practicando con ellos es en tiempo pasado ya que ahora es el turno de Reiji y de Manabu para meterse en el papel de entrenadores, o mejor dicho de maestros por lo que con la velocidad y poder que tienen dominan bien la forma en la que pelean con sus hermanos y eso que no estan peleando en serio.

Pero sin importar que tan rápidos o fuertes sean Reiji y Manabu, los dos lupinos menores no se dan por vencidos ya que al fin y al cabo por un lado sus hermanos dejaron de ser mortales para convertirse en dioses gracias a la ambrosia y la sangre de ellos dos, junto a la detonante definitiva de que Hydesu y Sebastian seguirán haciéndose fuertes aunque ellos no lo crean, incluso con este entrenamiento sus fuerzas comienzan a aumentar lentamente pero aunque no hayan hecho progresos de los que se puedan enorgullecer pero obvio si los dos felinos angelicales son los que pueden notar los pequeños progresos que hacen los jóvenes príncipes a pesar de que solo miran como son casi apaleados por sus hermanos muchas veces y más veces por los hermanos Hanamura.

"Ay, ay, como duele, ¡Manabu porque tienes que poner tanta fuerza en lo que haces, esto solo es un simple entrenamiento inofensivo!" exclamo quejándose el lupino rubio.

"Ese es el punto, tengo que hacerte pasar por esto si quieres que tus sentidos para el combate estén más afinados, no solo puedes depender de Osamu para que te diga cuándo debes esquivar o evadir el ataque de tu oponente, lo mismo está haciendo Reiji aunque esté tratando de contenerse con Hydesu." Dice el lobo blanco que señala como Hydesu está tratando de darle pelea a Reiji mientras esta evadiendo algunos de sus golpes o ataques con la espada. "Y eso mismo deberíamos estar haciendo nosotros o más bien específicamente tú, y no me contradigas por la única razón de que te pregunto esto: ¿Qué harás cuando no estés con Osamu y estés luchando tu solo sin tu arma en las patas?, la respuesta es que debes afinar mejor tus sentidos y practicar combate cuerpo a cuerpo sin armas, cosa que haremos después de que estés lo suficientemente acostumbrado a evadir ataques como los míos."

"¡QUEEEEEEE!, ¡ERES EL DEMONIO PELUDO, DEMONIO, DEMONIO, DEMONIO APENAS SOBREVIVO A TUS ATAQUES DE MUERTE!" exclamo Sebastian a gritos.

Justo en ese momento un tic aparece justo en la ceja derecha de Manabu por el pequeño insulto de su hermano mientras que en su mente escucha como se aguanta la risa pero antes de reaccionar a cualquier cosa deja escapar un profundo suspiro para calmar la tensión. "Sebastian, debes entender que esto lo hago para tu bien personal, alguna vez tendrás que pelear solo y lo único que tendrás serán tus puños y tus patadas para defenderte si no tienes a Osamu en ese momento."

El lobo rubio se queda pensando un momento las palabras de su hermano mientras en su propio espacio mental Osamu también piensa un poco en esa posibilidad por lo que no dice nada en contra ya que es algo que será producente Sebastian quien decide abrir el hocico para responder. "Bien…. Tú ganas…. Haremos esto PERO trata de contenerte parece como si ahora tus golpes solo con un puño dolieran más sin mencionar que estas armado ahora."

"Acostúmbrate, tu enemigo no será tan amable por eso tampoco lo estoy siendo yo, así que ahora en guardia y pelea Sebastian." Respondió apuntándole con la katana mientras el lupino rubio se ponía de pie solo para apuntarle también con su espada listo para continuar.

En lo que ellos dos siguen en lo suyo casualmente estan siendo observados claramente por los dos hermanos Hanamura y sus tesoros sagrados que estan en medio de su tiempo de descanso en lo que Reiji está con Hydesu y Manabu con Sebastian.

"Creo que estan siendo un poco duros, Hydesu está aguantando bien pero Sebastian se está quejando un poco…" Comento Saburou.

"Más que un poco yo diría demasiado, esta que quiere lanzarse encima de Manabu para golpearlo en forma de regresarle cada uno de los ataques que han acertado." Continúo Cross dando en el clavo por la obvia expresión de rabia en la cara del nombrado por Saburou.

Kaiser en eso también se fija en la mirada que tiene Sebastian llegando a una conclusión. "Se ve que esta tenso, Hydesu también lo está aunque no lo demuestre, aunque no puedo decir mucho de Jeremy y de Osamu que a pesar de estar convertidos en armas puedo sentir una perturbación en ambos que es señal de una seria tensión. Necesitan relajarse un poco y una vez que ya estén lo suficientemente relajados puedo decir con certeza que todas las presiones con los pensamientos que los agobian habrán sido olvidadas para entonces tener la mente fría."

Kato pone atención a lo que dice su compañero. "¿Cómo van a relajarse estando tan tensos y en especial con esta atmosfera de presión en ellos con todo esta práctica en la que parece que estuvieran pasando por un infierno?"

"Pues es algo muy simple." Respondió la pantera.

"Vamos Kaiser dilo no nos dejes con la intriga y el misterio de tu plan." Rogo Cross con una mirada de cachorro.

"Ni siquiera lo pienses ese truco solo le puede servir a alguien que sea adorable y pequeño." Respondió el felino solo para ser atrapado por la mirada de cachorro de Saburou. "Yo y mi gran hocico…."

"No tienes más opciones Kaiser tendrás que hablar de una vez sobre el plan que tienes." Dice Kato internamente riéndose internamente de su compañero.

Mientras que ellos estan en medio de la conversación, los caninos que siguen en sus combates de practica siguen usando todos los métodos que tienen o los que improvisan para evadir o contra atacar los ataques de parte de sus hermanos para agudizar mejor sus sentidos aunque los ataques sean demasiado pues con mucha fuerza, los dos muchachos muestran buenos resultados, no obstante Sebastian es el único que se queja demasiado en voz alta mientras que Hydesu está demasiado callado y concentrado para quejarse pero la respuesta es muy obvia, en serio quiere quejarse pero se está guardando todo lo cual entre el querer mejorar y evitar decir algo para quejarse lo estan poniendo tenso más el hecho de que Sebastian está quejándose sin guardarse nada contra Manabu.

Aunque claro Manabu no le hace casi ningun caso a las quejas de su hermano que termina por adaptarse a como estan las cosas y seguir practicando.

"Ya no puedo más…" Dice Sebastian desplomándose de espaldas en el suelo seguido de regresar a Osamu a su estado corpóreo.

"Reiji perdón pero estoy cansado." Dice seguidamente Hydesu cayendo sentado al suelo para luego regresar a Jeremy también a su estado corpóreo.

"Reiji eres un imbécil apenas podía esquivar esos cortes y ataques de tu espada, te pasaste de la raya, ahora si te voy a llenar la cara de golpes sin importar lo mucho que Hydesu te defienda." Respondió Jeremy bastante enojado por lo del duro y tosco entrenamiento.

Antes de que siquiera algo pase Osamu no deja que el lobo si quiera se acerque a Reiji. "Tranquilo lobito, sé que estas molesto por este entrenamiento algo extremista, yo también estoy enfadado pero cálmate, asustas a Tetsuya y Toshiro, ellos creen que tienen la culpa de algo también pero no es verdad." Dijo el vulpino blanco haciendo que su pareja mirara con calma a los dos gemelos felinos.

"L-lo siento no quería asustarlos, no era mi intención y tampoco los culpo de nada." Respondió el lupino bajando las orejas.

Osamu les sonríe a los dos tigrecitos para que hagan algo para que Jeremy no se quede así de desanimado. "E-Este Jeremy d-descuida no pasa nada no estamos asustados." Dijo Toshiro acercándose a Jeremy y tomarlo de la pata. "M-me enseñarías a mí y a Tetsuya como usar los muros límites." Dijo el pequeño felino mirando al lupino.

De solo ver esa carita, Jeremy trata de resistir, el lobo será uno de los que son serios y fuertes pero algunas veces no puede evitar sucumbir por ciertas cosas entre ellas lo adorable, ya que por su nueva actitud ahora así son las cosas. "C-claro, les enseñare a ti y a tu hermano con todo gusto, al final este será un pequeño descanso para Hydesu y para Sebastian." Dice mirando a Reiji y Manabu como diciendo <<Descansemos o los golpeare>>.

"Bueno parece que tendremos un descanso, si nadie se opone entonces descansemos, voy a la casa a beber algo y a recostarme en el suelo así que hasta luego." Dijo Reiji algo intimidado por la mirada del lupino de ojos dorados seguido de caminar a paso rápido a la dichosa casa a hacer lo que anuncio que iba a hacer.

Manabu solamente puede mirar a su amigo y sudar por la sien al estilo anime. "En serio Reiji… en serio…" pensó el lobo de pelaje blanco-negro.

"Jejejeje asustaste a Reiji, eres lindo pero a la vez intimidante mi lobo." Pensó Osamu cubriendo un poco su hocico para evitar la risita que se escapa de su boca.

"Hermano Jeremy, vamos por favor enséñanos como usar un muro limite por favor si, si por favor." Dijo Toshiro tirando de la pata de Jeremy ya sin casi nada de miedo.

"Si por favor hermano Jeremy, por favor." Dijo seguidamente Tetsuya tirando de la otra pata de Jeremy.

"Hermano…. Me dijeron hermano… que lindos… no aguanto que sean tan adorables y que ahora me digan hermano, no soporto este nivel de lindura." Dijo Jeremy demasiado sonrojado a la vez que es <<secuestrado>> por los tigres mellizos.

Osamu se cubre el hocico para ahogar una pequeña risa. "Ay Jeremy, esa parte de ti no la conocía." Dijo el vulpino.

Hydesu estaba solamente mirando sin decir nada pero al sentir picazón en la nariz seguido de hacerlo estornudar lo hace romper su silencio. "Jeremy estando así es algo que no se ve todos los días… pero es agradable que esté haciendo esas cosas." Comento agitando animadamente su cola.

"Habla por ti… estoy feliz por Jeremy pero yo estoy cansado… quiero acostarme en mi cama, no antes de eso quiero relajarme, me duelen todos los miembros de mi cuerpo… que incomodidad." Espeto Sebastian con toda la razón.

Kaiser en ese momento tras oír la queja de Sebastian se le acerca a trio de caninos. "Respecto al cansancio yo sé de algo que puede ser útil."

"¿De verdad?" Pregunto el lobito ojiazul.

"¡Habla dime que cosa puede ayudar!" Exclamo Sebastian levantándose casi al instante.

"Bueno se trata de algo secreto que la señora Hanamura nos enseñó a mí y Kato, el mismo Kato no sabía de qué hablaba exactamente hasta que se lo dije y accedió a que lo usáramos todos hoy para aliviarnos la tensión de este día." Comento la pantera. "En cuestión de lo que estoy hablando es de…" Estaba por decir el felino negro pero es interrumpido.

"Son unas aguas termales naturales ¿no es verdad?" Dijo como si nada una muy conocida voz femenina de cierta canina con gafas detrás de la pantera.

"….. ¡Me lleva el….! Bueno si eso es lo que iba a decir pero me quitaste las palabras del hocico, Mayura." Dijo un desanimado Kaiser entrecerrando los ojos con su mirada puesta en la canina.

"Lo siento pero era muy fácil de adivinar que ibas a decir exactamente lo de las aguas termales por lo tanto solo me adelante un poco y lo dije para que no le des tantas vueltas al asunto mientras tratabas de decirlo." Expreso con mucha simpleza la shiba inu.

"Mayura tu…. Bueno ya que cierta mujer abrió el hocico cuando yo iba a hablar ya no tengo porque andar con misterio, lo que puede aliviarlos de sus tensiones son las aguas termales y como dijo cierta fursona, son aguas termales naturales que estan por estos terrenos pero solo la madre de Kato, yo y el mismo Kato saben dónde estan. Pero solo por esta vez estamos completamente de acuerdos en compartir ese sitio con ustedes." Dijo la pantera con total sinceridad haciendo que todos los que lo miraran sonrieran del gusto especialmente Sebastian.

"Termas… Termas…. ¡Si quiero bañarme en las termas!, ¡Vamos, vamos, vamos, vamos llévanos al lugar Kaiser!" Exclamo Sebastian con emoción.

"No tocado el agua de unas termas desde que era más pequeño, ¡Por favor Kaiser llévanos allí!" Exclamo al final Hydesu también solo con el detalle de que sus ojos azules le estan brillando con algo de ternura que son imposibles de ignorar.

"Unas termas, vaya que eres ingenioso Senpai. ¡Oye Jeremy! ¿Quieres bañarte en aguas termales naturales?" preguntó el vulpino blanco a su novio que se encuentra un poco apartado del grupo enseñándoles a los cachorros de tigre a trazar líneas de luz.

Jeremy alza las orejas al oír eso justo después de que diera unas cuantas indicaciones y consejos a los dos felinitos casi rayados para girar su mirada hacia su novio. "aguas termales naturales…. ¡Si voy!, pero solo si puedo lavarte la espalda, Osamu."

"Trato hecho Jeremy." Dice el zorro alzando un pulgar.

"¡No tan rápido yo también quiero que me laves la espalda, Jeremy!" dijo rápidamente el otro zorro pero de color azabache y también pareja del lobo.

"No veo porque no debería hacerlo, hay suficiente lobo para mis dos zorros." Respondió como si nada el canino café.

Cross sonríe de oreja a oreja con intenciones de pegarse del brazo derecho de Jeremy pero dicho lobo se lo impide. "Ahora no zorrito negro después estarás cerca de mi todo lo que quieras." Respondió el lobo negro con su pata en la cara de su segunda pareja que trata de acercársele.

"Por favor Jeremy déjame abrazar tu brazo, solo por un ratito, me gusta estar cerca de ti ¡por favor!" decía el vulpino azabache rogándole a su lobo.

"Jejeje vamos Jeremy no seas así con Cross, hasta no hace pocos días era un zorrito nervioso pero ahora ya casi no se muestra nervioso porque te tiene a ti y a mí." Dijo Osamu acercándose a Cross y frotándole la cabeza.

Jeremy asiente con la cabeza alejando su pata del rostro de Cross. "Vale, vale lo siento pero no demuestres tanto afecto tan de repente eh Cross, no necesito que cambies de actitud, estas bien siendo tú mismo, el mismo zorro al que conocí."

"D-de acuerdo lo que sea lo hare por ti Jeremy." Dijo casi embobado Cross ya que quiere mantener su compostura.

"Ejem… a todo esto vamos a buscar las toallas y después síganme, los guiare al sitio en el que se hayan las aguas termales naturales." Anuncio Kaiser.

Todos responden con una afirmativa a lo dicho por el felino negro aunque no esperaron que incluso Kaizon y Takumu junto a Hironobu se aparecieran anunciando que se unirán al pequeño momento de relajación ya que después de todo lo de estar vigilando siempre cada rincón de la ciudad y estando alerta ante cualquier peligro los tiene un poco estresados por lo que necesitan un poco de descanso a veces, ninguno le reprocho nada a los dos gatos angelicales aunque el único pequeño inconveniente fue la mirada asesina de Kaizon amenazando a todos con que no se atrevieran a ver a Mayura cuando este mostrando la mercancía, claro la misma Mayura que expreso su propia mirada también dio la misma advertencia para que no se atrevieran a verla cuando ya no tenga nada encima cubriéndola.

Nadie dijo nada para contradecir ya que una mujer enojada da mucho más miedo que cualquier otra cosa en el mundo incluso más miedo que la misma muerte, por lo que nadie discutió nada de nada cuando estuvieron buscando unas toallas que pudieran usar y menos discutieron en todo el camino en medio del bosque, al principio todo era nada más que solo muchos arbustos y árboles alrededor aunque no del todo ya que había unas marcas muy conocidas solo por Kato, hasta incluso ciertos aromas que solo reconoció Kato, ciertos aromas en los arboles de los que no quiso hablar al respecto ya que todos lo que olieran ciertos arboles sabrían que son <<propiedad>> de Kato pero omitiendo esos datos, actualmente tras pasar muchas de las señalaciones y marcas puestas por el lugar finalmente llegan al sitio destinado en el que aquellos que apenas la estan mirando por primera vez se quedan sorprendidos por lo grande que es ya que se esperaban que fuera una especia de laguna mediana pero este lugar ¡es ridículamente grande!, ¿cómo es que ha permanecido aquí todo este tiempo y aparte de que como es que solo ha sido descubierto por la familia Hanamura.

La única clara respuesta que les llega a la mente es que de seguro la señora Shinon Hanamura tuvo algo que ver como para usar sus poderes para ocultar semejante lugar puesto que en verdad merece la pena mantenerlo oculto y solo para el uso de los miembros de su familia y también de los dos tesoros sagrados que poseen dos ella y su hijo mayor.

"Este…. Este…. ¡Es el paraíso!" Exclamo Sebastian mirando todo el lugar con los ojos brillándole.

"Esto en serio que es único, no puedo creer que esto estaba por aquí escondido." Dijo Reiji mirando todo también.

"Que malo eres Kato, porque no dijiste nada de esto la primera vez que estuvimos aquí." Dijo Manabu mirando al nombrado.

"Etto pues esa vez teníamos la situación de Hydesu recuerdan así que entre tanta presión y tantos problemas creí que lo mejor sería decirlo en algún otro momento en el que fuera más fácil hablar tranquilamente." Respondió el canino rascándose la cabeza algo avergonzado.

"¿En serio?, ¿estás seguro?" dice Reiji entrecerrando los ojos y con las patas en las caderas e inclinándose un poco para poner presión y tensión en Kato.

"H-hablo en serio no tengo porque engañarlos, en serio K-Kaiser ayúdame por favor." Pidió Kato mirando a Kaiser.

"Lo siento Kato pero en este problema te has metido tú." Respondió con simpleza la pantera.

"Bueno, bueno porque no dejan de discutir y comenzamos a disfrutar de estas aguas termales de una vez." Dijo el felino blanco angelical y de acuerdo por sus palabras el león blanco asiente con la cabeza con los brazos cruzados.

"Quietos parados todos ustedes machos y niños." Dijo la Shiba inu haciendo que todos le presten atención a ella. "Primero entrare yo al agua así que ¡dense la vuelta y no vayan a voltearse hasta que yo les diga!"

Todos se quedan de piedra solamente para asentir con la cabeza y daban gracias que todo aquí este lleno de mucho vapor con el que casi no ven nada, sin más se dan vuelta completa dándole la espalda a la fémina que tranquilamente se comienza a despojar de sus prendas de vestir hasta el punto que y solamente se quita su lencería para después cubrirse con la toalla y por ultimo quitarse las gafas para finalmente meter una pata en el agua cosa que la hace suspirar, seguido de que entra de cuerpo entero dejando solo a la vista desde sus hombros hasta arriba.

"Que bien se siente… me siento como estuviera realmente en el cielo, me siento como si toda la tensión que tenía sobre mí se esfumara con el vapor que desprende el agua caliente." pensó la canina dejando salir un suspiro relajante aunque ciertamente presiente como si algo se le olvidara por lo que gira su mirada a la derecha fijándose en los chicos. "Perdonen casi me olvido de que todos estan allí, ya estoy en el agua así que ya pueden prepararse para entrar ustedes."

"Ah de acuerdo pero tampoco nos vayas a mirar Mayura y… menos a mí." Dijo el gato angelical negro del inframundo.

"Ni que lo fuera a hacer gatito penoso." Dijo la canina girando un poco la cabeza riéndose.

"M-Mayura no nos mirara ¿verdad?" Dijo Hydesu un poco penoso.

"Oh… Descuide príncipe no mirare." Dijo la canina entendiendo más o menos el mensaje que le dio Kaizon antes.

"G-gracias." Agradeció Hydesu mirando a la fémina entre todo el vapor.

"Es un alivio si no nos está mirando es mejor para mí." Comento Sebastian despojándose de sus zapatos.

"Estaba por decir lo mismo Sebastian." Agrego Saburou haciendo exactamente lo mismo que el lobito de pelaje rubio.

El lobo café se quita los zapatos y los calcetines seguido de sus prendas superiores. "Bueno lo único que quiero en estos momentos es meterme a bañar." Comento Jeremy.

Cross al mirar el pecho de Jeremy casi se queda congelado pero sale deprisa de eso para quitarse los zapatos. "S-si yo digo lo mismo, me muero de entrar al agua."

Toshiro junto con Tetsuya estan felices de poder entrar pero aún se le nota a ambos un poco la vergüenza lo que lo lleva a preguntar algo. "Este… en serio tenemos que bañarnos todos juntos." Dijo el tigrecito.

"S-si en serio… tenemos que hacerlo todos nosotros juntos. Da un poco de vergüenza estar así… desnudos… y tan cerca unos de otros." Comento Tetsuya.

"Tranquilos aquí nadie se burlara de ninguno, todos somos amigos aquí." Dijo felizmente Osamu revolviendo las cabezas de los mellizos.

"El vulpino tiene razón, aquí todos somos amigos no tienen nada de qué avergonzarse, además su hermano mayor Jeremy está aquí con ustedes para que no se burlen de ustedes." Agrego el león blanco mirando al lobo café apunto de quitarse el pantalón quien obvio voltea la cabeza para asentir a los dos pequeños.

El felino angelical del olimpo asiente con la cabeza quitándose su camisa. "Si, aquí nadie se burlara aunque si por ejemplo digamos que alguien se ríe o se atreve se las tendrá que ver primero con Jeremy."

"Bueno, bueno que acaso nosotros los amos de los dos tesoros sagrados no tenemos opinión también en lo que se refiere a que nadie se burle de nuestros dos pequeños. Porque nadie dice nada bueno de nosotros." Opino Reiji como si estuviera un poco ofendido de que solamente describieran al lupino de ojos dorados como protector de los felinos gemelos casi rayados. "Manabu tú no te quedes callado tampoco, di algo."

"Sin comentarios." Dijo algo seco el nombrado que se está recién quitando la camisa.

Se hace un pequeño silencio sepulcral que solo es llenado por el sonido de los mayores y menores quitándose la ropa seguido de un sonido de como agua salpicando solo para ver que son Hydesu y Sebastian que se metieron de bala de cañón a las cálidas aguas de las termas.

"P-Perdonen." Dicen los dos al unísono hundiéndose en el agua hasta tener la boca bajo el agua balbuceando haciendo que se vean unas burbujas.

Se siente como si hubiera un ligero silencio que va en conteo de tres segundos como si hubiera tres pequeños puntos imaginarios al estilo anime encima de las cabezas de todos que por consiguiente es seguido del sonido de las risas de todos ya que los dos pequeños sin saberlo sacaron a todos de un pequeño momento incomodo, al rato después todos los chicos del grupo ya estan del todo desnudos pero mostrando solamente del pecho hasta arriba pues el caso es que estan disfrutando de la relajación dejando que toda su tensión se vaya con el vapor del agua caliente esta fuente termal natural al aire libre pero la única cosa que no es rara es que ninguno está cerca de Mayura ya que nadie quiere morir joven a causa de la ira de una mujer por estar cerca cuando esta desnuda.

El momento de relajación de momento no es perturbado por nada ni por nadie en lo absoluto solo por unos breves sonidos además de Jeremy lavándole la espalda a Osamu y también lavándosela a Cross, pero lo otro es solamente los sonidos de los suspiros que ocasionalmente algunos dejan salir solo por la sensación del cálido liquido en cada parte de sus cuerpos llenos de pelaje aunque la paz no dura exactamente mucho tiempo al escuchar un ligero grito junto a un sonido de resbalón y como que algo cae en algo suave casi esponjoso.

Kaizon que reconoció el grito se levantó de improvisto del agua sin importarle estarlo mostrando todo. "¡Mayura estas bien!" exclamo él.

"Ah…. Ah…. Ah… AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAH." Grito la canina ya que hay una cierta situación en su pecho… y casualmente… no es otro que el pobre Sebastian con la cara en los pechos de Mayura. "¡PRINCIPE SEBASTIAN ES UN PERVERTIDO!" Grito ella empujando al desnudo lobito rubio que esta con la cara sumamente roja.

"M-M-Mayura perdóname por favor no era mi intención iba a tomar una botella de leche fría que traje conmigo de la casa de Saburou y Kato pero no me di cuenta que habías salido del agua además de que como estoy mojado me resbale pero en serio lo siento, lo siento." Decía un muy alterado pequeño canino de ojos rojos.

"Grrr… De… De… DE ESTA NO TE SALVAAAAAAAAAAAAAAS." Grito Mayura muy roja de la cara además de molesta y con los dedos índice y central además de concentrar energía en las puntas.

"¡No, no lo hagas perdóname por favor!" Exclamo el canino rubio.

"¡Te arrepentirás!" lo siguiente que paso es que la Shiba Inu comenzó a lanzar energía cortante similar a los limites pero esta vez usado como un medio de ataque y no defensa.

Sebastian grito de miedo al ver todas esas cuchillas de energía volar hacia el por lo que comienza a evadirlas tan rápido como puedo pero por desgracia Sebastian no es el único afectado ya que en su frenesí la fémina no se da cuenta de que está lanzando cuchillas limites por todas partes, con todas partes es decir que también se las está lanzando a quienes estan en el agua que hacen sus mejores esfuerzos en maniobras evasivas para no ser rebanados por las cuchillas de la muy enfurecida Mayura que no tiene nada de piedad con el pobre Sebastian que cayó encima de ella solamente por accidente.

"Ay, ay por favor cálmate en serio fue un accidente." Reclamo él.

"¡Silencio no acepto tus palabras, así que quédate quieto y acepta tu castigo!" le respondió ella aún muy molesta.

"Por todos los cielos yo solo quería una botella de leche fría ¡que hice para que me pasara esto!" reclamo nuevamente moviéndose de un lado a otro evadiendo por su instinto de supervivencia cada posible ataque en contra de su vida además de que comenzaba a notar otro cierto detalle en Mayura… en su… toalla. "Ahhhh no eso no por favor, todo menos eso, si lo digo es más posible que me quiera matar con más ganas." Pensó muy histérico además de con el rostro de un azul sombrío.

"Si esto continua Mayura en serio nos matara sin importarle que yo este entre el grupo de los que quiera matar… pero que hacemos, que nos mate ahora o que nos mate por ver toda su mercancía." Pensó con miedo Kaizon en el mismo estado que Sebastian.

"Esto va muy mal, demasiado mal, estamos bien muertos, si se le cae la toalla es nuestro final pero tengo que hacer algo al respecto con los menores de edad aquí, Hydesu, ni Sebastian, Saburou ni Toshiro y Tetsuya deben sufrir el impacto directo, lo siento Reiji, Manabu pero tendrán que sacrificarse junto con nosotros." Pensó el león albino sin dejar de moverse para evadir uno tras otros de los ataques de la canina.

Y así la cuenta regresiva comenzó por lo que aquellos que notaron la crisis inminente comenzaban a trazar los planes que tenían para que no sucediera nada que pudiera lastimar a los menores de edad y entonces la cuenta comienza ahora. 10, 9, 8, 7, 6, 5, 4, 3, 2, 1 y ¡0!

La toalla de Mayura se desajusta comenzando a caer como en cámara lenta y justo en ese preciso instante como un rayo Hironobu junto con Takumu que pensó lo mismo acercan rápidamente a los niños y principalmente a Sebastian alejándolo de la zona de impacto completo para llevarlo de regreso al agua y con ayuda del mismo Kaiser y del ángel del inframundo junto a Jeremy les cubren los ojos a los niños pero el caso es que ahora ellos junto a Osamu, Cross, Reiji y Manabu reciben por completo el impacto mirando todo el cuerpo desnudo de la canina desde sus pechos, sus pezones y hasta mirar su… vagina lo cual lo único que consigue decir…. Es….

"KYAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAH." Grito ella cubriéndose con su brazo derecho sus pechos y con la mano izquierda cubriéndose su parte más notoria entre sus piernas.

-Rato después del pequeño incidente de regreso en la casa del bosque de los hermanos Hanamura. 12:30 PM-

La canina esta precisamente en la cocina bebiendo un vaso de té caliente, tras dar su primer sorbo esta después deja salir un suspiro. "Ah nada como un té caliente para relajarme." Dijo ella muy calmadamente como si no pasara nada.

Pero ese no es el caso ya que en la sala esta todo el grupo de machos en el suelo con expresiones en sus caras como de que al menos estan vivos pero el dolor de los chichones en sus cabezas es demasiado fuerte y eso que tiene bolsas con hielo para aliviarse el dolor, todos sin excepción incluso los pequeños tienen bolsas con hielos en la cabeza para que se les baje la hinchazón, sin duda todos pensaran dos veces antes de hacer enfurecer a la shiba inu de las gafas pero el lado bueno es que de alguna forma Kaizon ve esto como una clase de victoria ya que vio en primer plano el cuerpo desnudo de su adorada pareja mientras que los demás no lo ven tanto como victoria puesto que sus gustos son otros.

De momento así termina otro tranquilo día en la vida de estos chicos no obstante no acabo precisamente bien, por lo que la lección que aprendieron hoy es que nunca se debe hacer enojar a una mujer y menos si ella es un tesoro sagrado.


 

Haydenwolf

Dios Lobo de la Oscuridad y Luz
Registrado
22 Jun 2018
Mensajes
741
Ubicación
Venezuela
Offline
Aquí les traigo el 9vo capitulo y perdón parece que por alguna razón las cursivas no se notan mucho así que los pensamientos los pondré con la letra en negritas, sin más espero que puedan disfrutar de este capitulo. Y disculpenme que me haya quedado un poquito mas largo de lo que debia.
Capítulo 9
Noche de miedo.

-19 de mayo, Domingo, 10:30 AM-

Unos cuantos días después de lo sucedido con lo de las aguas termales, resulta que en los días que siguieron tras ese todo estuvo o más bien sigue todo relativamente tranquilo y para muy mala suerte de los estudiantes del colegio de Hydesu, Sebastian y de Saburou, las clases volverán a comenzar el día 1ero de junio, lo que en parte fue alivio para Rinko y Asuka que no dejaban de sonreír y de celebrar por volver al colegio seguido por el coro de suspiros de parte de Saburou y Shinji por tener que volver al colegio, mientras que Shinichi celebraba por el solo hecho de volver a clases, Reiji y Manabu en sí que se enteraron de cierto dato de parte de Osamu que les dijo en secreto esperan que todo salga bien con sus hermanos, pero en cuanto a Hydesu y Sebastian….

"El 1ero de junio… en junio… en junio regresaremos a la escuela…." Comento con nervios Hydesu sentado en su cama sin poder dejar de abrazar su propia cola.

"C-c-c-cálmate ya dije que no es nada de otro mundo solo será levantarnos temprano y hacer lo que hacíamos antes de dejar de asistir por… razones familiares." Respondió Sebastian.

"Esos dos sí que estan nerviosos, ¿tanto miedo tienen de regresar a clases?" Pensó Jeremy terminando de devorarse un emparejado de carne molida mirando al par de cachorros mientras él está sentado en el suelo.

"Bueno, bueno no es para tanto solo tienen que poner un pie en la escuela, ver las clases, hacer sus tareas y entre otras cosas, que tan difícil puede ser." Dijo el zorro blanco acariciando la cabeza de Sebastian.

"Dices eso porque casi no recuerdas nada de como eras antes de pues…. Morir y entonces llegar a ser lo que eres ahora Osamu, pero en serio de solo pensar en todo lo que tendré que pasar en la escuela y encima en 6to grado de primaria me hace temblar pero el pobre Hydesu está peor y su propia cola está pagando el precio." Dijo Sebastian dedicándole una mirada al lupino de ojos azules.

"Hydesu ya suelta tu cola te vas a lastimar, y también ya relájate o se te va a caer el pelaje por el estrés." Le dijo el lupino grande al menor dándole otra mordida a su emparedado.

"No puedo…" Respondió el menor.

"¿Cómo qué no?" preguntó el lobo café con una ceja levantada.

"Mis garras no quieren ceder el agarre, estoy demasiado nervioso y no puedo relajarme…. Ya me duele mi colita…" dijo con la voz temblorosa el lupino azabache de ojos azules.

"Esto tiene que ser una mala broma… bueno por el tono de voz que pusiste creo que no es mentira, porque no intentas pensar en otra cosa… por ejemplo algo que te emocione o algo que te ayuda a calmar tus nervios." Dijo como si nada el lupino para después devorar lo que queda de su emparedado.

"¿Pensar en cosas que me guste y que me calmen….?" Dijo Hydesu levantando la mirada para repasar algunas cosas en su mente sobre sus gustos provocando que las primeras imágenes que le vengan a la cabeza sea estar entre los brazos de su difunta madre adoptiva cantándole una canción muy linda y agradable, similar a una nana, de solo hacer que ese recuerdo fluya en su mente este sin darse cuenta esta sonriendo suavemente aparte de que sus garras ya no tienen oprimida a su pobre cola que ya está libre.

Sebastian deja sus nervios a un lado para concentrarse en Hydesu. "¿En qué cosa estará pensando para sonreír así?"

"Mejor no lo interrumpas parece que está feliz por lo que está ahora fresco en su cabeza." Comento el vulpino. "Y por cierto Sebastian, no decías que Saburou te enviaría un e-mail para confirmar si Shinon-san le ha dado permiso para hacer <<eso>> esta noche en su casa." Dijo él.

Ante esa mención las orejas del lobo rubio se alzan. "Hablando de correos…" dijo Sebastian en lo que abre la interfaz flotante de su Brotherhood, que por si se había quedado en el olvido se trata de un dispositivo en la muñeca de su usuario que tiene una apariencia similar a un Smartwatch. "A ver correo…. Ah un mensaje entrante de Saburou."

"¿Qué esperas entonces?, lee lo que dice Sebastian." Dijo el vulpino.

"Ya voy, apenas lo estoy abriendo, bien a echarle un vistazo al contenido…. Ejem… Sebastian, mi madre me ha dado una respuesta positiva esta noche tendremos nuestra noche de chicos, no le he dicho nada a Kato ya que él quiere pasar la noche en casa de ustedes con Reiji y con Manabu, pero en lo que respecta a nosotros tendremos mi casa para nosotros solos, son libres de traer a Toshiro y a Tetsuya si ustedes gustan, la noche será aburrida si solo somos nosotros seis así que porque no subir el número a dos personas más, ahora solo falta que sus papa les den permiso, ah espero es verdad ustedes ya tienen permiso de venir a mi casa bueno, he adjuntado al correo la dirección de mi casa, traigan lo que quieran aunque yo me encargare del resto de los refrigerios, en fin esta noche será una de las mejores. ¡Noche solo para chicos!" finalizo el lupino la lectura del correo enviado por su canino amigo.

"Eso lo está confirmando todo, tenemos nuestra propia fiesta asegurada así que ahora muevan esas patas y pónganse a preparar sus cosas que esta noche será una que jamás vamos a olvidar en la casa de Saburou." Dijo Jeremy con algo de entusiasmo.

"Este… soy yo él está algo <<animado>> por esta situación de la pijamada perdón digo la noche de chicos." Dijo Osamu excusándose por decir eso en un término equivocado.

"Vale, vale en fin es hora de empacar unas cuantas cosas, pero primero iré a decirles a Tetsuya y a Toshiro, deben estar en la sala viendo la televisión, es un buen momento ya que a Reiji y Manabu les toco salir a hacer unos recados de parte de nuestros padres. Ah y que tu o Jeremy saquen a Hydesu de su ensoñación." Dijo Sebastian tras levantarse de su cama y salir de la habitación.

"Bien yo me encargo de sacar a Hydesu de su ensoñación." Dijo como si nada Jeremy seguido de darle unas ligeras pero algo bruscas sacudidas a Hydesu. "Vamos, vamos, sal de tu fantasía que tenemos cosas que hacer y no te dejare ponerte holgazán."

Hydesu ante esas sacudidas solo puede dejar salir unos cuantos sonidos de queja además de parecer que se parece estarse mareando pero al rato de eso incluso después de darle la noticia a Toshiro y Tetsuya, se hicieron las preparaciones que tenían que hacer además de empacar unas cuantas cosas ya que no iban a necesitar mucha ropa ya que es solo una noche aunque se cercioran de que no les haga falta por si sucede algo que los haga quedarse en casa de Saburou por lo que sin más ya con todo listo deciden darles a Reiji y Manabu la excusa de que irán a casa de Saburou a pasar el rato sin embargo los dos ya sabían lo que estaban planeando pero igualmente no les dijeron nada.

Ya pasado al menos un rato después de haber puesto todo lo que necesitaban además de guardar bien los refrigerios estos salieron de casa pero antes se aseguran de que nadie los esté mirando para entonces irse por el camino corto que se trata del camino de ondas de energía Infinity para así no tener que ir en un vehículo para ir unas 6 calles bajarse del dicho vehículo al llegar a la 7ma calle y caminar unas 2 cuadras hasta finalmente divisar un gran edificio de apartamentos nombrado como <<residencias Star>>, pero en lo que respecta a ir por los caminos de ondas solos les basto con seguir un rastro digital de su firma energética divina que Saburou les dejo a sus amigos por si bueno, no tenían ánimos de estar esperando eternamente por alguno de los autobuses en la estación en para recoger pasajeros, pero aparte de las divagaciones por lo del transporte público, el grupo llega en tiempo record a la casa de Saburou, el apartamento en el que vive la familia Hanamura se encuentra en lo que parece ser la última planta de la residencia Star sin embargo lo chocante de la última planta…. ¡Es que es un Penthouse!, quizás el hecho de que la madre de Saburou y Kato sea una exitosa cocinera es el hecho de que tengan esta clase de lugar para vivir.

En cuanto le avisaron a Saburou por una holo-llamada que ya estan frente a la entrada del apartamento este como si nada va a recibirlos con un clásico <<Síganme>> seguido de que van con el hasta el elevador que los lleva hasta el último de los pisos seguido de estar directamente en la puerta de entrada hacia su dichosa casa quedándose entonces de piedra al entrar viendo el tamaño que tiene por dentro especialmente la sala de estar donde está un gran televisor de pantalla de los que son de pantalla plana además de que frente al aparato esta Cross sentado en el suelo con una camiseta de tirantes, unos pantalones deportivos y calcetines además de estar comiendo unas palomitas de maíz ya que está mirando una serie de policías pero este al darse cuenta de la presencia de los recién llegados de inmediato se lanza a abrazar nada más y nada menos que a Jeremy.

El lobo expresa su cariño dándole un beso en la mejilla al zorro azabache que continua pegado de su brazo no obstante él no es el único ya que el mismo Osamu está así con el otro brazo del lupino quien solamente puede soltar un suspiro además de que recién hace unos minutos antes Kato ya se había ido con Kaiser a la casa de los dos lupinos así que en efecto cada grupo tiene la casa de sus amigos para ellos solos la celebración del tiempo para solo ellos inicio primero que nada con una partida de videojuegos masiva en la que cada quien gano o perdió dependiendo de la experiencia que tienen o de la estrategia pero claro está la suerte que en cada una de las partida les viene a alumbrar nada más y nada menos que a Hydesu, Toshiro y Tetsuya lo que hace que la competitividad suba por los cielos hasta el punto en el que todos acaban con un Game Over masivo siendo un total empate aunque siempre está el poder reiniciar la partida lo que resulto en lo mismo para el trio de antes que se llevó la victoria varias veces siendo un total de 29 veces en las que resultaron ganadores.

Así el día se les paso volando mientras tenían el día para ellos además de que para un adicional que no se sabe si será bueno o malo comenzó a llover bastante fuerte por lo que claro ni les importo ya que en estos momentos estaban en un pequeño concurso de comida a ver quién podía comer más y hasta que solo quedara uno, además de que estan bien equipados con muchas cosas para cocinar por lo que no tendrán problemas con la madre de Saburou a no ser que los ingredientes especiales que su progenitora guarda bastante bien bajo llave sean sacados de su escondite porque si eso sucediera allí si tendrían problemas por lo que procuran jamás tocar ninguno de esos ingredientes especiales, puesto que nadie de allí quiere sentir la furia de la esposa de Apolo, puesto que Saburou ya la ha experimentado en primer plano desde que era pequeño y por el simple hecho de que no le hizo caso a la advertencia de su hermano de que no la hiciera enojar por lo que eso hizo que se ganara 3 semanas sin comer nada de dulces o pasteles o galletas cuando tenía 6 años de edad.

Sin más que decir un rato bien largo de espera resulto en que finalmente Saburou terminara de preparar los aperitivos para su noche de solo chicos y claro después de haber pre-calentado las comidas que habían traído Hydesu y Sebastian de su casa, eso y que sus invitados estaban que protestaban por la comida ya que se demoró lo que parecía una eternidad alcanzando el hecho de que recién marcaran las 9 de la noche, para plus todos llevan ya puestas sus ropas para dormir.

Hydesu especialmente lleva su pijama favorito de color azul con estrellas doradas, Sebastian lleva también su pijama favorito con ilustraciones de un héroe enmascarado mientras que Toshiro lleva uno que le regalo Hydesu que es de color azul marino con lunares dorados mientras que el de Toshiro es uno de Sebastian que es lo de color blanco y huellas de lobo de color dorado. Para otro remate por cosa de Takumu y de Kaizon, ahora Jeremy (para su disgusto y ensueño de Cross y Osamu) el lleva puesto un pijama de color blanco en la camisa y el pantalón de color azabache en el pantalón, eso y que lleva desabotonada la camisa dejando ver su pecho, Osamu en el mismo caso de Jeremy también ya tiene su propia pijama siendo un conjunto completo de color celeste y el que lleva puesto Cross es algo que le compro especialmente Shinon siendo una pijama del todo blanca para que así se vea algo más que su pelaje negro. Y para el broche de oro, Saburou lleva un pijama de color naranja en totalidad de atardecer.

-Sala de estar de los Hanamura, 9:10 PM de la noche, 19/05/2113-

Saburou recién deja todo en la mesa siendo muchas cosas que van desde piernas de pollo, filetes bien cocinados, ramen, okonomiyaki, sushi, gyudon, camarones tenpura, yakisoba y takoyaki que solo a la vista hace que todos se queden con la boca hecha agua, en serio Saburou tiene patas para la cocina, eso y que Hydesu y Sebastian trajeron nada unos simples contenedores de ramen instantáneo pero al parecer Saburou se las arregló para hacer de su contenido parte de este gran menú de <<reyes>> no mejor dicho de <<dioses>>.

"¿Y qué les parece?, ¿prepare demasiado solo para nosotros?" pregunto Saburou frotándose la mejilla notándose un poco sonrojado.

"No, no, no, no, nada de eso esto es… esto es… el paraíso." Dijo Jeremy limpiándose la baba que se le cae del hocico.

"Completamente concuerdo con Jeremy." Comento Sebastian en el mismo plan de limpiarse la baba que le cae de su hocico.

"H-huele delicioso…" dice Toshiro completamente en trance y con sus ojos brillando mirando cada plato en la mesa.

"Y todo se ve muy rico también, apuesto que debe tener un gran sabor…" comento igualmente Tetsuya en el mismo trance que su gemelo.

"Que… que… que gran variedad…." Dijo Hydesu babeando y con los ojos brillándole.

"Vaya, vaya, vaya, vaya, Cross no mentía cuando decía que eras talentoso como tu madre que es una cocinera con su propio restaurante, eres como un junior masterchef Saburou." Dijo Osamu elogiando al canino de pelaje y pelo negro de ojos color melocotón.

"Je, je, je y estoy muy orgulloso del talento que tiene Saburou." Dice el zorro azabache inflando el pecho con superioridad ya que esto lo ve como si fuera algo digno de alabanza, eso y que esperaba que Jeremy lo elogiara por este simple hecho.

"G-Gracias al cielo no hice demasiado." Dijo el canino de pelaje oscuro y negro.

"Bueno que esperamos ¡itadakimasu!" Dijeron al unísono Jeremy y Sebastian para comenzar a comer a lo bestia.

"¡Oigan!" dijeron en coro el resto que también comenzaron a hacer de las suyas para comer el menú de dioses que les preparo Saburou.

"Jajajaja, coman es cortesía de la casa." Contesto Saburou preparándose para comer.

"Pensaba que nunca le ibas a hincar el diente a esto Saburou, apresúrate antes de que las bestias se lo coman todo." Dijo el zorro azabache.

"Eso es lo que iba a hacer no tenías que decírmelo." Respondió el dueño del zorro comenzando a comer uno de sus tantos platillos.

"¡Ni se te ocurra dejarme atrás cachorrito!" Dijo el vulpino negro comenzando a comer a montones también.

"E-Esperen no me dejan a mi atrás yo también quiero comer." Dijo apresurado Hydesu a la vez que empieza a comer para que no le quiten nada ya que todo lo que ve le gusta.

Toda la comilona continúa por un buen rato hasta dejar completamente vacíos todos los platos sin un solo rastro de comida hasta los huesos de las piernas de pollo ya no estan puesto que lo único que se ve que quedo el hueso del centro de los filetes que se comieron todos, además de que para un segundo bocado todos se quedan babeando al ver unas galletas de chocolate que parecen 100% hechas en casa por la misma madre de Saburou mas una nota escrita por ella diciéndoles que las disfruten ya que estan hechas con los mejores ingredientes de calidad, por lo que sin ninguna pena y sin contenerse estos comienza a comerse las galletas que tienen un increíble sabor único hasta que ya finalmente no queda nada de nada en el plato a excepción de que Saburou tiene escondido otro plato lleno de galletas hechas especialmente por su madre pero sus amigos no saben nada de eso ya que las quiere guardar para después.

"Estoy lleno." Dice Sebastian sobándose el vientre.

"Ciertamente yo también lo estoy así que ahora que ya comí quiero saber exactamente qué cosa vamos a hacer ahora." Dijo el lupino café con curiosidad.

"Pues esto." Dice Saburou sonriendo mostrando un disco de formato de video de alta definición. "¡Vamos a ver una película de terror en mi reproductor de discos de video de hace 100 años pero completamente modificado!" Dijo el con una tétrica voz que da miedo y junto con eso se escucha el sonido de truenos y relámpagos además del sonido de una fuerte lluvia. "Y qué mejor momento para disfrutar de la película que con un clima lluvioso ¡ja, ja, ja, ja, ja, ja!" finalizo con una tétrica risa.

Con solo esa mención Hydesu comenzó a temblar como gelatina aferrándose a la pierna derecha de Jeremy. "¡P-p-p-p-p-p-película de terror!"

"Uuuh que interesante ¡quiero verla, voto por verla!" comento Sebastian alzando los brazos con entusiasmo.

"Je, je, je, je, je parecen muy entusiasmados pero otros no estan de acuerdo con la decisión que están tomando." Dice Osamu señalando a sus piernas donde estan Toshiro y Tetsuya temblando como gatitos asustados y claramente tratando de encajar sus garritas en las piernas del vulpino.

"Ooooow pobrecitos estan asustados no se preocupen si no quieren ver la película pueden irse a dormir aunque no es culpa nuestra si nos escuchan con la televisión a todo volumen desde la habitación de Saburou." Dijo Cross para intentar tranquilizarlos un poco pero solo consiguió asustarlos más de lo que estan.

"Cross, zorrito creo que no estas ayudando en nada, Hydesu ya me está clavando las garras y aunque no me duela no quiero que este tan asustado." Comento Jeremy.

"Oh lo siento mi error ja, ja, ja, ja, en ese caso no tienen de otra más que mirar la película con nosotros, no tienen otra opción." Volvió a decir el vulpino azabache rascándose detrás de la cabeza ya que no tiene muchas ideas de que hacer al respecto.

"Ay ya esos tres no se asustaran por algo tan simple como una película en la que todo prácticamente actuado, traducción que todos es falso." Dijo Sebastian con toda la facilidad del mundo.

"E-e-e-eso lo dices tú porque tú eres tú y yo soy yo…" Dice Hydesu totalmente asustado.

"Y-y-y-y-yo pienso igual que Hydesu, n-n-no tengo objeciones." Dijo Toshiro apoyando el argumento de Hydesu.

"P-p-p-pienso del mismo modo hermano, c-c-c-chicos por favor veamos otra película que no sea una de terror, por favor." Dijo Tetsuya en el mismo tono de miedo que su hermano y el de Hydesu.

"Lo siento chicos pero la decisión ya está tomada, veremos la película de terror que tengo en mis patas además de que el clima lluvioso con truenos y relámpagos es ideal para ver una película de miedo, eso y que es de noche también cosa que no mencione antes." Dijo el canino sin las intenciones de cambiar su opinión de elegir otra película.

"¡Nooooo!" Gritan los tres niños atemorizados al unísono.

Así sin poder resistirse terminan por comenzar a ver la película titulada <<el espectro de la noche>>, incluso con el título hizo temblar aún más de miedo a los tres únicos furros asustados en toda la sala de estar, desde el principio en el que aún no estaba sucediendo nada de nada el pequeño trio igualmente está temblando de miedo pero cuyo sentimiento salta al punto medio cuando ya llevan media hora de la película en el que sucede el típico cliché de las películas de miedo donde las parejas son las primeras en desaparecer en el tipo de situaciones en el que se encuentran solos y de repente se corta la luz seguido de que se sienten acechados para finalizar con el broche de oro de sus gritos de miedo y que los demás personajes al llegar al sitio de los sucesos se quedan aterrados al ver que de algún modo no hay rastro de sus amigos, seguido de que después de eso viene la angustia y miedo de los otros personajes de la película hasta el punto que solo al final quedan solo dos tras las muchas desapariciones en medio de la tenebrosa oscuridad aunque no todo está perdido puesto que consiguen hallar el motivo de porque el espectro hace lo que hace para al final consiguen como hacer el espectro desaparezca hasta el punto que los deja finalmente en paz y junto con eso encuentran a sus amigos uno por uno por lo cual al reunirse se retiran de forma apresurada de aquel sitio tan remoto en el bosque en esa cabaña en la que se habían adentrado para pasar sus vacaciones de verano aunque al irse de allí a toda prisa justo cuando termina la película se muestra un mensaje que dice que el espectro aún sigue vivo y que la historia aun continua...

Sebastian con solo ver el final de la película se levanta del suelo y se truena los músculos entumecidos de su cuerpo. "Ummm pero que buena película y nada es mejor que verla durante la noche cuando está lloviendo y relampagueando ja, ja, ja, ja y además de que fue muy divertido ver como gritaban y corrían por su vida."

"Si, sin duda esa película sí que fue muy buena y por suerte logre salvar mis piernas de las garras de Hydesu, me disculpare después con él ya que tuve que darle un pequeño golpecito para dejarlo inconsciente." Dijo Jeremy señalando la parte trasera del sofá en el que se ve a Hydesu dormido o eso parece y no está solo ya que también estan con el Toshiro y Tetsuya.

"Vaya ni me di cuenta cuando fue que los pusieron allí." Ese fue Saburou el que dijo eso echando un vistazo detrás del sofá.

"Y se lo agradezco a Jeremy, no es por ser malo pero creo que si no lo hubiera hecho mis piernas habrían sido presas de las garras de esos dos tiernos pequeños tigres." Comento Osamu.

"Bueno no se ustedes pero voy a por algo de beber, ¿vienes conmigo a la cocina, Osamu?" preguntó el lupino café.

Con solo asentir el vulpino fue junto con el lupino a la cocina a buscar algo de tomar para volver al rato y ver que ya habían sacado el disco de la película notando también que el televisor ahora está sintonizando un programa cualquiera aunque de forma sorpresiva Saburou le pone el mute al televisor para mirar a sus amigos. "Oigan y… ¿si les cuento una historia de fantasmas?" dijo el canino con una tétrica mirada.

Esa palabra hizo que los ojos de Sebastian se abrieran como platos y alzara mucho sus orejas junto a que su cola se pongan tiesa. "F-f-f-f-f-f-fantasmas."

Esa reacción hizo resaltar un brillo en el ojo travieso derecho de Cross. "Jo, jo, así que no le tienes miedo a las películas de terror o de fantasmas pero si les tienes miedo a las historias."

"C-c-claro que no. No tengo miedo, adelante Saburou cuéntala." Dijo Sebastian sentándose en el para abrazar un cojín del sofá mostrando claramente su nerviosismo.

"Esto se pondrá interesante de ver." Pensó Jeremy con una sonrisita abriendo una lata de soda.

Saburou primero que nada bajo un poco la intensidad de las luces con un regulador que está en la pared que está recién antes de ir a los pasillos. "Bien…" dice para entonces crear una esfera de luz de energía para alumbrar se la cara para parecer más tenebroso. "Esto será aterrador ya que es la historia del fantasma de un niño que infecta códigos de juegos, mua, ja, ja, ja, ja."

"Jo, jo eso quiero escucharlo." Dijo Osamu con interés.

Sebastian solo traga grueso sacando sus garras enterrándolas en el pobre cojín. "H-hazlo, cuéntala no me importaaaaaa." Dijo el lobito tratando de fingir que no tiene miedo.

"Bien si no te importa aquí voy, está me la contaron unos compañeros de clase de otro salón, en noches de luna llena como está aunque no se puede ver la luna si sé que está en su fase completa hoy ja, ja, ja que buen momento será este para oír gritar a Sebastian ..." Estaba diciendo Saburou pero…

"¡AAAAAAAAAAAAAAH!" Grito Sebastian antes de tiempo.

"¡Pero si aún no digo nada que de miedo!" Se quejó el canino. "Aunque fue un buen grito ja, ja, ja, ja y Cross lo grabo." Pensó con malicia.

"Pero… pero…" iba a decir el lupino de ojos rojos.

"Ya Sebastian deja que Saburou siga." Dijo Osamu para intentar que se calme.

"Cierto deja que siga además ¿como te puedes asustar ya? Te va a gustar ya verás ¡será guay!" Respondió Saburou con entusiasmo.

"¡No digas eso cállate!" Se quejó Sebastian aplastando más el cojín.

"Es inevitable, Sebastian, ¡las historias de fantasmas si ocurren!" Dijo Saburou con total verdad. "Ejem… cuenta la leyenda que tres mejores amigos jugaban juntos todos los juegos que podían. Eran inseparables, luchaban juntos, iban de misión juntos, vendían y compraban juntos. Pero, un buen día, todos iniciaron sesión en su juego favorito de RVMMORPG menos uno. Esperaron horas pero el usuario no aparecía." Decía Saburou muy atento a Sebastian a ver qué hacía.

"¡D-da igual de seguro se resfrío si eso, estaba resfriado! ¡Eso es sin más nada que decir!" Dijo apresurado el lupino con nervios.

"¡Shhh! ¡Silenció Sebastian!" Dijeron al unísono Jeremy, Cross y Osamu.

"Mmmm..." Se quejó Sebastian bajando las orejas y chillando bajito como cachorrito.

"Ese mismo día, el chico había muerto trágicamente en un accidente automovilístico." Siguió contado Saburou. "Como los otros no lo sabían, esperaron y esperaron un montón a que su amigo apareciese. Al final se cansaron, se imaginaron que no había podido venir y se fueron de misión ellos solitos. Cuando terminaron de jugar volvieron a la posada a cerrar sesión, pero… había algo raro. El precio de la habitación era como si estuvieran los tres." En ese momento que Saburou lo dijo cacho a Sebastian hacer un pequeño quejido de miedo. "Una voz distorsionada se escuchó por detrás, susurrándoles como un rumor de hojas secas… <<¿puedo… jugar… ahora?>>" Finalizo Saburou.

"¡AAAAAAAAAAAAAAAH!" Volvio Sebastian a gritar esta vez sí metiéndole sus garras al cojín acabando con su pobre vida de objeto decorativo.

"Que… profundo… está aceptable, le doy un 8 de 10 por el grito de Sebastian." Dijo Jeremy tomando otro sorbo de su soda.

"Yo le daría un 9, estuvo interesante, apuesto lo que sea a que esos pobres chicos gritaron de miedo por completo." Comento Osamu bebiendo más soda.

"Yo le doy un 10 por el factor de la inocencia primero y después el terror al final." Dijo Cross sonriendo además de guiñarle un ojo a Saburou indicando que lo grabo.

"Ji, ji, al menos así me lo contaron. No sé si será verdad o no je, je." Dijo Saburou con una sonrisa.

"¡No puede ser los fantasmas no existen! ¡Nadie lo ha comprobado de manera científica nunca!" Replico el lupino olvidando cierto detalle.

"Sebastian, tonto, yo, Osamu y Cross, y por supuesto Toshiro y Tetsuya SOMOS fantasma excepto para ustedes los dioses lo olvidaste." Explicó el lobo café diciendo lo obvio y con los dos zorros asintiendo en afirmativa.

"¡U-ustedes son una excepción!" Replico otra vez el de ojos rojos.

"Bueno, bueno, no ha pasado nada Sebastian ahora, solo respira hondo." Dijo Osamu instando a calmar a su dueño.

"Pero… pero…" trataba de decir el menor pero no conseguía formular la palabra.

Cross estaba por decir algo pero una visión inesperada le roba el aliento. "Aaah… aaah."

"¿Cross? ¿Estás bien?" Pregunto Jeremy.

"S-Sebastian…. D-d-detrás de tiiii." Dijo Cross con la cara toda azul del miedo.

Saburou mira justo atrás y siente que se le hiela la sangre además de que perdió la concentración para mantener su esfera de luz, Osamu igual se queda sin nada que decir. "¡P-pero qué! ¡¿Cómo?! ¡¿CÓMO?!" dijeron al unísono Saburou y Osamu.

"¡No, no, no! ¡¿Qué?! ¡¿Que pasa que tengo detrás de mí?!" Dijo alterado Sebastian.

A Jeremy de solo mirar se le cae su lata de soda. "S-Sebastian..."

"¿Qué?" Dijo el nombrado casi sin color en su rostro seguido de que estrujando más el cojín se da la vuelta quedándose con corto y con una auténtica expresión de miedo. "¡QUÉEEEEEEEEEEEEEEEEEE AAAAAAAAAAAAAAAH!"

"¡ES REAAAAAAAAAAAL!" Dijeron Osamu y Saburou con expresiones de miedo en sus caras sin darse cuenta que se abrazaron por el momento de miedo.

"¡Por favor no me comas! ¡Por favor no lo hagas! ¡Solo soy una inocente alma ya muerta que no es de este mundo y te aseguro que te sabré muy mal! ¡Así que por favor NO ME COMAAAAAAAS!" Grito Cross rogando por su vida como tesoro sagrado.

"¡¿Pero cómo diablos puede haber un fantasma aquí es completamente ridículo si nosotros tres digo cinco, somos los únicos seres no vivos aquí!?" Exclamó un eufórico Jeremy.

"¡Lo siento! ¡Lo siento! ¡Lo siento! ¡Lo siento! ¡Lo siento! ¡Lo siento! ¡Lo siento! ¡Lo siento! No sé qué sea lo que he hecho ¡pero lo siento muchooooooooooooo!" Exclamó Sebastian empezando a llorar muy atemorizado.

"Uuuum… ¿Q-qué paso? ¿A qué hora me quedé dormido?" Dijo cierta vocecita con un tono algo atontado.

Sebastian ante eso sentía que ahora el aire se le escapa empezando a jadear sin poder contener sus lágrimas. "¡Ay mi madre, ay por todos los cielos! mejor me voy a la cama ay no, no puedo no quiero dormir solo… ¡QUIERO A MI MAMIIIIII!" Grito Sebastian pero antes de perder toda la razón su cerebro empieza a procesar algo reparando en que sabe de quién es esa voz. "Espera… ¿Qué?"

"E-esta voz…" dijo Cross ya casi dejando de temblar.

"¿Hydesu eres tú cachorrito?" Dijo Jeremy ya recuperando por completo la calma.

Y justo entonces alguien reconfigura las luces a su iluminación original para ahora tener mejor visibilidad notando que en efecto si es Hydesu y quién hizo lo de las luces fue Tetsuya además de notar como Toshiro está también despertándose.

"C-claro que soy yo ¿quién si no? Pero quiero saber a qué hora fue que me quede dormido. No tengo la menor idea de cuando fue que sucedió, sé que estaba…. Mirando esa aterradora película y a los pocos segundos me quede dormido o algo." Dijo Hydesu algo confundido rascándose la cabeza.

"También quiero saberlo yo, estoy en el mismo barco que Hydesu. No sé cuándo me quede dormido." Comento Tetsuya frotándose un poco el parpado.

"Por un momento estábamos mirando la aterradora película y al otro ya estaba dormido. ¿Qué fue lo que nos pasó?" pregunto Toshiro también.

"¡N-no nos vengan con tonterías!" Replico Saburou aun exaltado.

"¡Casi nos matas del susto!" replico Cross.

"¿Qué les pasa? ¿Por qué os habéis enfadado tanto conmigo?" Quiso saber Hydesu ladeando un poco la cabeza claramente aun desubicado ante la situación.

"No podías haber elegido mejor momento para despertarte. O peor, no se ¡ja, ja!" dijo casualmente Jeremy ya más calmado después de ese susto y agradeciendo que su soda no se derramo por todo el suelo.

-un rato después, 11:39 PM-

Algunos siguen medio molestos por la situación pero al final lo dejan como agua pasada para seguir disfrutando de la noche pero en el menor tiempo posible no se esperaron que ya se quedaron completamente fritos puesto que uno por uno cayo dormido como troncos, todos menos Hydesu, Sebastian, Jeremy y Osamu.

"Creo que casi todo el mundo se ha quedado frito." Dijo Osamu mirando al cuarteto dormido en los sacos de dormir.

"Pues sí." Contesto Jeremy.

"Hasta Toshiro y Tetsuya han vuelto a dormirse. Y se acababan de despertar al mismo tiempo que yo. Je, je…" dijo Hydesu.

"Son una especie más desarrollada de los felinos al final." Dijo Sebastian.

En eso un bostezo se le escaba a Jeremy. "A mí también ya me está entrando el sueño…"

"Creo que también a mí." Contesto Osamu bostezando seguido de Hydesu.

"¡No se me queden dormidos!" exclamo de pronto el lupino de ojitos rojos.

"¿Por qué?" Pregunto Hydesu ya que no había visto antes así a su amigo.

"Vamos a… em… ¡hablar! ¡de lo que se sea! ¡de lo que quieran!" dijo Sebastian rápidamente para improvisar algo.

"Sebastian ¿te da miedo irte a dormir?" Inquirió Osamu alzando una ceja.

"No… ¡Claro que no!" Dijo el nombrado rápido tratando de ocultar su vergüenza.

"Esta mintiendo con creces." Pensó Jeremy.

"Pero… no quiero que ninguno de los tres se duerma antes que yo." Dijo el lupino rubio de forma algo seca.

Hydesu aun continuaba confundido por lo que solo se rasca un poco la cabeza y le responde a Sebastian. "¿Vale?"

"Je… Bueno." Dijo seguidamente Osamu moviendo los hombros en derrota. "Tiene un miedo que no se tiene." Pensó el vulpino en total silencio.

Al final luego de unos cuantas partidas de cartas y de que Sebastian se empezara a notar cansado hasta finalmente caer rendido en el brazo de Osamu finalmente tanto el vulpino blanco como el lupino café pudieron dormirse tranquilamente ya que Hydesu de solo haber visto <<caer>> a Sebastian el cayo igual para acompañarlo directamente al sueño profundo. La noche de hoy fue entre divertida y algo aterradora para algunos, eso y que afuera sigue lloviendo aunque misteriosamente tras haber apagado todas las luces y el televisor, afuera en la noche lluviosa en frente de la ventana parece como si hubiera una figura espectral de color blanco flotando afuera mirando a los tesoros sagrados y a los pequeños cachorros de los dioses olímpicos con alguna rara intención o solamente estuvo ahí entretenido de ver caras de susto que él no había ocasionado, no se sabe que es lo que pensara pero lo único que dejo allí de su presencia fue que su huella quedo completamente marcada en la ventana que da con la sala no obstante al rato desaparecería de allí y ni los chicos se darían cuenta de su presencia aunque si Sebastian lo hubiera notado allí si le hubiera dado algo.


 

Haydenwolf

Dios Lobo de la Oscuridad y Luz
Registrado
22 Jun 2018
Mensajes
741
Ubicación
Venezuela
Offline
Aquí les traigo el 10mo capitulo. Espero que lo puedan disfrutar, son en total 9 paginas del decimo capitulo aunque mas bien es el 11mo capitulo ya que si cuentan el capitulo 6.5 mas este capitulo son 11, pero bueno no digo mas asi que espero que lo disfruten.

Capítulo 10
¿Qué está pasando aquí? ¡Jeremy Vs Mayura! ¿A que le teme Jeremy?

-22 de mayo del año 2113, miércoles, 10:30 AM-

Unos 3 días después de aquella pequeña noche llena de muchas emociones en la que destaco más el miedo todo gracias a Saburou e incluso de forma inocente de parte del mismo Hydesu, pero en fin una vez más estan de regreso a las labores en lo que se refiere al entrenamiento de Hydesu y de Sebastian solo que esta vez estan entrenando a mano limpia sin el uso de armas con Reiji y con Manabu como sus compañeros así mismo como con Saburou y Kato como reemplazos de los dos primeros mientras que Jeremy y Osamu estan en pleno entrenamiento también solo que a manos de la misma Mayura que no tiene lo que se llama piedad con ellos aunque se trate de entrenamiento, el mismo Hironobu no tiene la más mínima intención de querer meterse entre ellos puesto que él se está encargando de una sesión de practica con Cross mientras que Kaiser está dándoles unas cuantas lecciones a Toshiro y Tetsuya, además de que dicho lugar de entrenamiento es la antigua casa de Saburou y su familia a las fueras de la ciudad. Además de que a la distancia el entrenamiento es supervisado por Takumu y por Kaizon quienes estan de descanso después de estar varios días sin descansar.

"Descanso, descanso, Reiji por favor descanso no puedo más." Dijo Hydesu aguantándose con una rodilla en el suelo jadeando de cansancio.

"Si estoy igual por favor Manabu, en serio." Dijo Sebastian en el mismo estado que Hydesu.

"Bien que sea un descanso de 20 minutos." Dijo Reiji desplomándose de sentón en el suelo.

Manabu hace lo mismo que su amigo. "Admito que han demostrado una mejoría notable en lo que se refiere a mantener una pelea a mano limpia con nosotros. Los felicito a los dos por el avance sin duda estan demostrando que pueden defenderse a mano limpia sin estar armados."

"Je si no aprendíamos ahora entonces cuando lo íbamos a hacer, sería complicado no saber pelear si no tengo a Osamu como mi espada a la mano." Dijo Sebastian sentándose bien en el suelo.

"Si, yo también opino igual, no quiero depender de Jeremy por eso quiero saber pelear yo solo cuando él no esté cerca y no pueda usarlo en su forma de espada." Dijo el lupino azabache sentándose igualmente.

"Ya veo y este Hydesu… estas tomando bien el que… algún día tendrás que conocer a tu verdadero padre y madre." Dijo Reiji con un poco de incomodidad rascándose detrás de la cabeza.

La pregunta tomo desprevenido al cachorro haciéndolo parpadear un poco y de momento desviar la mirada mirando hacia el cielo. "S-siendo sincero… estoy asustado… crecí todo este tiempo contigo y tus… nuestros padres creyendo que en si yo era normal pero el saber que no lo era me puso muy nervioso y me asusto… también estoy dudoso sobre querer irme de aquí para conocerlos…" Dijo este con un sentimiento como de tristeza notándose en su tono de voz casi tembloroso.

Sebastian al solo mirar a Hydesu lo pudo notar a lo que este responde sentándose un poco mejor al punto que está abrazando sus piernas mirando hacia el suelo. "Yo… no quería admitirlo ya que estaba pensando en mantenerme firme pero al final… no puedo ocultar mis inseguridades cuando Hydesu revela las suyas, estoy igual de nervioso y temeroso sobre el conocer a mi verdadera familia ya que… las personas que me criaron son a quienes considero como mi familia…" Revelo Sebastian igual de inseguro que su amigo de ojos azules.

"Ya veo… perdonen que sacara el tema así de la nada." Dijo Reiji disculpándose con los dos.

"Descuiden, después de todo Takumu o Kaizon no les han dicho nada sobre cuándo deben irse y ustedes aun estan pensando al respecto sobre el asunto. En fin trato de decirles, que tienen el tiempo que quieran para pensar bien las cosas para dar una respuesta." Dijo Manabu con una sonrisa para poder confortar a los dos menores.

Hydesu y Sebastian por la sola explicación que dio el lupino de ojos azabache dedicaron una fugaz sonrisa como si comunicaran que esas palabras los hicieron sentir mejor en relación al asunto de ir con sus verdaderas familias.

Mientras tanto en otra parte del bosque se puede ver al lupino café de ojos dorados con notables raspones en partes del rostro y en su ropa puesto que el entrenamiento de combate con Mayura en serio que es duro y con dificultad este ha logrado asestarle unos cuantos golpes a mano limpia a la fémina de las gafas (bueno sin gafas en estos momentos para que no se dañen a pesar de que puede ver sin ellas), que en si es como una experta en el combate, Jeremy de solo pensar en enfrentarse a ella hace que le venga un escalofrió y lo mismo debe estar pensando el vulpino blanco que se encuentra a dos pasos de él sobre la rama de un árbol manteniendo completo silencio ya que planean tomar por sorpresa a la shiba inu.

Ambos se miran por un instante ya que confirmaron que su objetivo está cerca, allí a unos 30 metros de distancia de ellos, la canina de pelaje blanco y negro con cada paso acorta la distancia entre ella y los dos caninos a los que ya fácilmente localizo pero les otorga el beneficio del factor sorpresa para ver de que estan hechos fingiendo que no se espera que la ataquen desde dos lados distintos.

Dicha estrategia sucede justo cuando ya la distancia se ha acortado lo suficiente al punto que Jeremy sale de su escondite detrás de un árbol para ir directo hacia la canina con las de asestar un puñetazo que con bastante precisión es atrapado por la palma de la mano de la canina que en respuesta da un rodillazo directo al estómago del lupino haciéndolo escupir saliva por la fuerza del golpe pero en si la sorpresa no dura mucho ya que Jeremy logra retenerla y ver como Osamu salta desde la rama del árbol listo para dar una patada teniendo como objetivo la cara de la fémina no obstante con solo la mirada esta logra paralizar a Osamu por completo en medio del aire.

"¡¿C-cómo!?" Dijo un Osamu bastante sorprendido por el hecho de estar así de suspendido.

"¿Qué clase de habilidades tienes?, mejor dicho porque puedes hacer eso además solo trazar muros limites, ¿los tesoros sagrados podemos hacer eso?" Pregunto Jeremy seguido de ser repelido por alguna clase de fuerza anormal que lo hace chocar con un árbol al igual que con Osamu que es repelido hacia otro árbol al lado del mismo en el que quedo el lupino café.

Osamu dejo salir un quejido de dolor por el choque con el árbol pero se logra reincorporar junto con Jeremy. "Mayura, ¿acaso eso fue telequinesis?" Pregunto el canino pequeño.

"En efecto eso fue, los tesoros tenemos unos cuantos poderes ocultos que además del poder de trazar muros de luz y usar ese mismo poder defensivo como trazos de cuchillas luminosas, si bien ustedes también tienen la habilidad para usar estos poderes ocultos pero de momento aun estan inertes puesto que deben despertarlos por su cuenta." Respondió la canina con seriedad antes de volver a adoptar una pose para combatir. "Ahora en guardia los dos, no bajen la guardia ante mí."

Ambos se levantan al instante en guardia no obstante el más desafiante es Jeremy por su mirada. "A ver que nos tienes Senpai."

"Je, a ver de que eres capaz cuando estas serio Jeremy, ah y creer que cuando te encontré eras como una hoja en blanco además de que te estabas des-un-do." Dijo ella para provocarlo.

"¡Q-qué has dicho!" Exclamo sonrojado el lupino al tiempo que se lanza a atacarla yendo primero con unos buenos puñetazos que de por si conectan pero ninguno llega a su objetivo pues todos son bloqueados con toda facilidad que se puede y nada menos que por una mujer.

"Lento, muy lento, demasiado predecible, esfuérzate más. Vamos Jeremy sé que no solo eres poderoso como arma, debes mostrar tu valía en tu estado normal." Dijo la fémina seguido de darle una patada al lobo que va dirigida hacia su derecha haciéndole ligero daño en las costillas superiores de la derecha además de hacerlo acabar en el suelo.

"Ya verás." Se levanta al instante esta vez intentando golpearla una vez más con la misma táctica pero al notar que ella esta del casi todo confiada de que hará lo mismo el lupino pone toda su fuerza en su palma derecha para entonces asestar un golpe de palma que suelta una ligera onda de choque de vacío que hace efecto cuando hace contacto en el abdomen de la canina haciéndola retroceder. "¿Eh?, ¡digo sí! ¡creí que no iba a funcionar cuando lo pensé pero si sirvió ponerla en acción!"

"¿Qué fue eso?, sentí el golpe común de tu palma pero al siguiente fue una especie de onda de alguna hecha con energía." Dijo la shiba inu sorprendida frotando con su pata la zona del golpe.

"Oye, oye Mayura pelea primero y te sorprendes después." Dijo el lobo listo para otro asalto.

"¡Si crees que ese ataque de palma te funcionara estas equivocado!" exclamo ella viendo venir el próximo golpe del lupino y evadirlo al dar una simple vuelta y golpear a Jeremy con su antebrazo en la espalda haciendo que salga despedido a chocar con un árbol otra vez.

Osamu aprovecho la concentración de la canina en su pareja para poder escabullirse en silencio para poder atacar, siendo su oportunidad el momento para concentrar cierta cantidad de poder en sus piernas y pies seguido de que se mueva a una velocidad bastante superior que la de Mayura que trae consigo el resultado de un golpe limpio efectuado por su puño justo en el estómago de la fémina que como resultado la hace retroceder otra vez, cosa que sorprende tanto a ella como a Osamu además de que ella sintió perfectamente una corriente eléctrica en ese golpe.

"Ese golpe… fue del mismo elemento que controla el príncipe al ser hijo del dios que gobierna el cielo y usa los mismos rayos." Expreso la canina.

"Vaya yo también lo hice… ¡Jeremy arriba aún podemos seguir peleando!" dijo Osamu en guardia.

Jeremy se levanta como si nada hubiera pasado seguido de tomar una pose de pelea ofensiva para cargar directamente contra Mayura que al estar perdida en su asombro sale a tiempo de aquello para conectar una fuerte patada en el rostro de Jeremy seguido de ver venir uno de los puñetazos de Osamu para contra atacar tomándolo del brazo con ambas manos para hacer una maniobra de jiujitsu que lo estampa directamente al suelo con un ruido fuerte a pesar de que haya pasto bajo sus pies.

El zorro se queja levemente del dolor por el impacto pero no se deja llevar mucho por ello dando así una ligera maniobra para alejarse al igual que Jeremy para pensar en una posible táctica que usar a continuación contra ella, de momento unas pocas cosas han servido con ella pero al parecer ella es más experimentada de lo que creen. Pero es obvio que tenga experiencia puesto que ni saben cuánto tiempo lleva siendo el tesoro sagrado de Kaizon o si de verdad ella tiene la edad que parece tener ya que el mismo Kaizon puede tener unos cuantos años de más o incluso siglos de edad puesto que como los dioses, los ángeles son casi inmortales y con juventud casi eterna.

De todas formas sin poderlo pensar más Jeremy se decide a dar pelea corriendo directamente hacia ella con el puño en alto esperando conectar seguido de otro puñetazo seguido de unos más que hacen un perfecto ritmo y tiempo en el que atacar pero sin embargo todos esos puñetazos dirigidos a la cara, abdomen, hombro derecho y frente de la canina no llegan precisamente al objetivo deseado puesto que todos son empatados por el mismo puño de la felino o bloqueados solamente con un antebrazo para ser seguido por hacer un rápido movimiento de pies manteniendo como punto central de su eje el pie izquierdo seguido de usar el derecho para hacer la maniobra de medio vuelta encontrándose ahora en el campo de visión derecho de Jeremy seguido de asestarlo un puñetazo en todo el estómago que lo hace quedar nuevamente en el suelo de rodillas sufriendo por la fuerza del golpe.

Seguido de eso Osamu se lanza ahora también en plan de atacar usando nada más que las piernas dando en su unas cuantas patadas que son evadidas y entre desviadas por la canina con un leve toque-empujón de la palma abierta de la fémina pero en cierta brecha que logro captar ella logra hacer el mismo juego de pies dando el mismo giro que dio con Jeremy pero con la sola diferencia extrema de que había adelantado un pie previamente para moverse en ese sentido seguido de usar su cuerpo para rodear a Osamu en lo que se movía hacia atrás para usar ahora sus brazos y pie al mismo tiempo para hacer que Osamu caiga de espaldas.

"Admito que tienen instintos y dotes para la pelea pero no creen que se estan pasando con el darlo todo. Si continúan los lastimare cuando menos se lo esperen, y eso que me estoy conteniendo para que no herirlos." Dijo la canina sacudiendo sus manos.

"Jeremy… que tal un pequeño descanso… esa caída ya me dejo en la opción de lo que la única opción que tenemos es descansar y pensar en un nuevo plan cuando comencemos otra vez a tratar de vencerla." Comento el vulpino aun en el suelo mirando a su izquierda al lobo de rodillas sosteniendo su estómago por el golpe de la shiba inu.

"Cof… cof… por… esta vez apoyo esa opción pero hazme un favor, ayúdame a levantarme, creo que ese golpe me saco el aire cof, cof…" comento Jeremy tosiendo mientras hablaba.

"Vale." Respondió el vulpino levantándose del suelo casi sin dificultad a pesar de que le dolió la caída, seguido de aquello ayuda al lobo a levantarse e incluso lo ayuda a caminar de regreso a la casa aunque claro con Mayura caminando detrás de ellos.

"Jeremy y Osamu se estan volviendo fuertes, no solo cuando son armas sino también en su forma fursona, pero estoy más sorprendida por esas habilidades que desplegaron, ni yo puedo hacerlo y tampoco Hironobu, ¿tendrá relación con los príncipes o el que sean seres únicos que solo aparecen una vez cada 10 años?" Pensó ella mientras caminaba detrás de los dos caninos aunque antes de poder desviar su atención a otra parte, por alguna razón ve como si Jeremy estornudara o algo así, quizás debió imaginárselo pero eso no quita el que va a vigilarlo.

Casi al rato ya estan de regreso con los demás, para vergüenza de los dos caninos estos comentan que Mayura les pateo el trasero peludo otra vez pero que esta vez llegaron finalmente a golpearla, aunque lastimosamente no pudieron ni tocarla por segunda vez a lo que Kaiser dice que solo fue un golpe de suerte para los dos, Hydesu por querer ayudar los trata de consolar acariciándoles la espalda pero cierta extrañeza le llega al notar que el cuerpo de Jeremy… ¿aumento su temperatura corporal?, quizás haya sido cosa suya pero no quiso decir nada. Seguido de eso estan tomando un respiro bebiendo agua a la entrada trasera de la casa, ni Mayura ni Hydesu pueden dejar de estar con la disimulada mirada encima de Jeremy que bebiendo un largo trago de agua hasta que aleja la botella de su hocico soltando un suspiro.

"No sé ustedes pero yo lo que quiero es descansar." Comento el lobo desplomándose en el suelo solo para respirar como si estuviera muy cansado o algo así, algo debe esconder pensaron Hydesu y Mayura.

"¿Jeremy te sientes mal o algo?, ¿estas enfermo?" pregunto Osamu sin tener idea de lo que piensan Hydesu ni Mayura.

Cross fija su atención también en el lobo dejando su botella de agua a su lado. "¿Los muertos se pueden enfermar?, perdón reformulo mi pregunta ¿los tesoros sagrados se pueden enfermar?" pregunto Cross.

"La respuesta es sí, en cierto modo nosotros ya no pertenecemos al mundo de los vivos pero aun así poseemos cuerpo y forma física por lo que técnicamente aun somos capaces de padecer enfermedades y entre otras, a excepción de virus o enfermedades que puedan acabar con nuestras vidas ya que sería inútil puesto que no podemos morir por medios humanos, solo un dios u otra divinidad incluso un muy en extremo poderoso ayakashi puede matarnos pero con lo del ayakashi es imposible así que con lo sí posible es con lo de una divinidad." Dijo Kaiser para luego volver a empinarse la botella de agua para beber el contenido de esta mientras casi todos lo miran con impresión para luego mirar a Kato.

"El solo se luce con ustedes, lo sabe porque el tesoro de mi madre se lo dijo, eso y porque una vez él se resfrió por unos días en los que Saburou estaba en un viaje escolar a unas aguas termales cuando estaba en 5to grado. Pero aparte de eso algo de lo que dijo Kaiser si es verdad ya que lo dijo Snow." Dijo Kato simplemente causando que Kaiser se quede en vergüenza después de todo lo que dijo a pesar de que había verdad en lo que dijo.

"Eso es ridículo no estoy enfermo, y por nada del mundo necesito ir a un médico para confirmarlo y menos que se me acerque un doctor con una jeringa." Dijo Jeremy ciertamente… ¿nervioso?

"Vamos Jeremy solo tienes que decir unas simples palabras y ser honesto. Es todo, no quieres que vuelva a pasar lo de la ablución verdad." Dijo el felino angelical de pelaje blanco mirando a Jeremy y después a Hydesu. "Revisen al príncipe Hydesu, para cerciorarnos de que no esté haciendo algo que no debe que repercuta en el príncipe y que este no quiera decir nada al respecto para proteger a Jeremy."

Sin que Hydesu pueda evitarlo Sebastian le levanta toda la camisa para inspeccionar su cuerpo. "Nada de impureza aquí, está limpio." Dijo el canino rubio dejando a Hydesu ya tranquilo.

"Lo que nos deja solo una sola opción." Dijo Kaizon levantándose mirando a Jeremy. "Le tomare la temperatura."

"¡Qué! Ni de chiste, ya dije que no estoy enfermo." Reclamo el lupino café levantándose tratando de mantener el equilibrio por un raro sentir de como que su cuerpo estaba débil.

"Si no estás enfermo entonces porque no dejas que te tome la temperatura, si no quieres que lo haga Kaizon lo hare yo entonces." Dijo Mayura levantándose y caminando lentamente hacia Jeremy con cierta expresión en su cara, una expresión de cómo decir <<sé que oculta>>

"M-Mayura aléjate de mí… ¡no me llevaras con vida! ¡Sobre mi cadáver me llevaras con un médico, odio los hospitales y en especial…! ¡Odio las jeringas e inyecciones!" Exclamo Jeremy saliendo directamente al patio trasero tras agarrar rápido sus zapatos e huir al bosque.

"¡Vuelve acá pulgoso mentiroso!" Grito la shiba inu seguido hacer lo que él hizo y correr tras el hacia el bosque además de dejar a todos con una rara expresión de <<que paso aquí>>

"E-este acaso el hermano mayor Jeremy dijo algo con relación a los hospitales y las inyecciones." Menciono Tetsuya confundido por lo que menciono a gritos el lupino.

"Quizás yo lo sepa pero si lo digo solo estaría hiriendo el orgullo que tiene ese lobo ya que es algo que para nada quiere revelar por alguna razón y que de seguro reacciono por instinto puesto que algo de su pasado hace que su mente reaccione de esa forma cuando es mencionado aquello que no quiere admitir." Dijo Reiji para luego beber un trago de su botella de agua.

"¿Algo que no quiere admitir?" Repitieron al unísono Manabu y Sebastian.

"¿Quizás sea que el hermano mayor Jeremy le teme a los hospitales o las inyecciones?" Menciono de casualidad Toshiro.

"Umm si tal vez eso sea lo que él no quiere admitir, pobre Jeremy yo también el que no quiera admitir eso." Dijo Hydesu un poquito sonrojado sobre el asunto.

"Así que básicamente el gran y valiente Jeremy, aquel que parece alguien que no le teme a nada entonces le tiene miedo a una simple inyección en un hospital y también le teme a los doctores…" Dijo Sebastian seguido de comenzar a reírse a carcajadas.

"Sebastian no te rías no es gracioso, Jeremy debe mortificado por esto además de estar dándole vueltas a su cabeza sobre cómo decirnos sobre teniendo la cabeza y la frente en alto. En estos momentos lo único que le faltaría para admitirlo debe ser valor, ojala Mayura lo haga tragarse su orgullo y tener el valor para admitirlo." Dijo Manabu reprendiendo a su hermano además de decir algo de verdad con relación a los pensamientos de Jeremy.

"No hay de qué preocuparse, Mayura lo ayudara. Al final ella es como su hermana." Sentencio Kaizon. "Solo si ella no lo lastima… mucho…" dijo eso último en un susurro.

Mientras que en el bosque Jeremy continua corriendo por lo que parece ser su vida huyendo por completo de Mayura que le está lanzando uno tras otro de cortes de luz limite.

"¡Regresa en este mismo instante!" Grito la shiba inu.

"¡Jamás! ¡Se lo que me harán si lo admito y me niego!" exclamo el lupino evadiendo otro corte de luz.

"¡Vendrás conmigo aunque tenga que llevarte arrastrando por la cola!" dijo ella.

"¡Pues me la cortare y seguiré huyendo!" respondió el.

"¡No tienes el valor para hacerlo!" replico ella lanzado otro limite. "¡Esto es ridículo Jeremy, deja de huir y pelea como hombre contra mí!" dijo ella logrando que este deje de correr y voltee a mirarla.

"Así que quieres que te trate como si fueras un hombre y no una mujer, bien pues eso hare, porque estaba haciendo lo mismo en el entrenamiento. ¡En guardia!" dijo el lobo en una pose de combate con la guardia alta.

Entonces así Mayura se acerca para dar el primer ataque siendo un obvio puñetazo que Jeremy a pesar de su estado que le hace entorpecer un poco sus sentidos y equilibrio logra desviar el puñetazo seguido de lanzar un puñetazo también, no obstante antes este mismo es desviado por la misma canina seguido de que le conecta un rápido puñetazo en toda la frente a Jeremy quien a pesar del dolor de ese golpe le regresa el golpe con la misma fuerza y en el mismo lugar a la fémina que se sorprende por aquello. <<Fue suerte>> pensó ella para seguir con otro golpe que da en otra parte de la cara de Jeremy quien a pesar de su desequilibrio ve la oportunidad de repetir aquel golpe con la palma abierta pero poniéndole más poder esta vez para hacer retroceder a la canina quien escupe algo de saliva causando así un descuido que le da la oportunidad a Jeremy de lanzarse a dar una combinación continua de esos golpes de palma abiertas con ese poder acumulado siendo golpes de dos en dos varias veces hasta alcanzar los 32 golpes seguidos con las palmas abiertas.

No obstante la vista de Jeremy se ve un tanto borrosa lo que le da la oportunidad a Mayura de aprovechar esa abertura para dar un puñetazo con dirección al rostro del lupino pero este reacciona a tiempo desviando el golpe cosa de la que parece estar orgulloso pero este de repente se halla sin aire puesto que ese golpe fue un simple farol que ella uso para ocultar el verdadero golpe que efectuó con su mano derecha justo en todo el centro del estómago de Jeremy provocando que escupa una gran cantidad de saliva. Jeremy ante aquello se agarra el estómago a la vez que se aleja un poco de Mayura quien al verlo en ese estado aprovecha que ella está por darle una patada pero el lupino logra atrapar la pierna de esta para hacerle ligero daño en la rodilla junto con el extra de darle un cabezazo en el proceso que la hace dar unos dos pasos hacia atrás que la fuerzan a dar un puñetazo sin pensarlo pero ese fue un grave error, el canino de ojos dorados logra arreglárselas para tomarla del brazo en conjunto para hacer un movimiento con su pie izquierdo para hacerla cambiar el equilibrio de su cuerpo y azotarla contra el suelo haciéndola quedar boca arriba además de con un fuerte dolor presente en el cuerpo.

"Uff… Uff… ¿T-te rindes?" Pregunto Jeremy sentándose en el suelo y con una pata en el rostro jadeando un poco.

"Eso si me dolió… aprendes bien lo que vez, incluso hasta creas tus propias habilidades, me impresionas… pero creo que yo gane." Dijo ella.

"¿Qué pero si yo te tire al suelo?" Respondió el aun jadeando.

Con esfuerzo y algo de dolor por esa maniobra que la hizo acabar en el suelo en conjunto al golpe en su estómago se logra poner de pie mirando desde arriba al lupino. "Digo que gane porque tienes las mejillas rojas y estas sudando no solo por la pequeña carrera y la pelea. Pescaste un resfriado. Sin que lo admitieras yo obtuve la victoria, tu cuerpo hablo por ti."

"Maldición…" Dijo ya en el suelo.

"Te llevare de regreso y más te vale hacer caso a lo que te digamos mientras te damos los cuidados necesarios para curar ese resfriado." Dijo la shiba inu.

Al rato de eso y de una caminata con Jeremy en su espalda esta logra llevarlo de regreso a la casa donde en vez de hablar el, Mayura dice alto y claro que Jeremy esta resfriado, ante eso por puro juego Reiji se va un momento y regresa con una jeringa haciendo que Jeremy se ponga como un loco histérico a gritar y tratar de huir en vano ya que la agarro bien de la cola para que no huya. Reiji solo se ríe a carcajadas mientras dice que solo es una jeringa de juguete que parece muy real, la broma también hace reír a Sebastian pero a los demás no les causo nada de gracia en lo absoluto, menos a Jeremy que esta de lo más avergonzado pero es confortado por Hydesu, Toshiro y Tetsuya.

El resto de ese día algunos se la pasaron entrenando mientras que otros estan atendiendo a Jeremy y por otros es por Osamu, Cross y Hydesu, este es otro día más que sigue y transcurre sin problemas de proporciones bastante altas aunque el único que lo paso mal fue Jeremy además de que supieran de su vergüenza secreta, que le teme a las jeringas y a los médicos en especial a los hospitales, este es el peor día de la vida de Jeremy como tesoro sagrado pero el lado bueno es que tiene a sus dos lindos novios siendo sus enfermeros personales y obvio, sin jeringas.


 

Haydenwolf

Dios Lobo de la Oscuridad y Luz
Registrado
22 Jun 2018
Mensajes
741
Ubicación
Venezuela
Offline
Aquí les traigo el 11mo capitulo (12vo capitulo dentro del conteo total), espero que lo disfruten con esto da un ligero arranque a lo que será el adiós a los días pacíficos en ciertos momentos.
Y disculpenme si lo ven como un poco mas cortico que los otros pero sin mas que lo disfruten
Capítulo 11
El estallido que acabo con la tranquilidad de los jóvenes.

-2 de junio del año 2113, domingo, 10:30 PM-

11 días han pasado, en esos días todo siempre fue entre diversión, entrenamiento en los que se desarrollaron casi a la perfección creando nuevas técnicas además de despertar ciertos poderes que no sabían que tenían y con eso claro se habla de Jeremy, Osamu e incluso Cross, de Toshiro y de Osamu puesto que Kaiser hasta el momento no mostro señales de un nuevo avance en sus poderes como tesoro sagrado puesto que Snow hace tiempo le enseño todo lo que conocía y lo que creía necesario para que el pudiera desarrollar sus propios poderes aparte de los que ya posee un tesoro sagrado. Mientras que en lo que respecta a los dueños de dichos tesoros sagrados, estos se hicieron fuertes a su propio ritmo aunque claro sus avances solamente se mostrarían en una pelea que fuera real y no un simple entrenamiento como los que han tenido estos últimos 11 días de tranquilidad, sin embargo la situación ahora es que ciertos muchachos estan preparándose esta misma noche para volver a la escuela al día siguiente ya que por un mala organización de las fechas, el 3 de junio, día lunes de mañana será el momento en el que oficialmente estos dos, Hydesu y Sebastian pongan un pie en la escuela después mucho tiempo.

Justo ahora en la habitación de Hydesu y Sebastian…

"Bien… pasemos lista de las cosas para mañana." Dijo Osamu con una libreta y un lápiz en las patas mirando a las camas de su dueño y el dueño de su novio.

"Revisen bien que no les falta nada." Comento Jeremy.

"S-sí." Respondió el azabache.

"Sin problemas." Respondió el rubio.

"Bien pasando lista ¡ahora!, ¿libros? a pesar de que no los usen mucho hoy en día en las escuelas." Dijo Osamu anunciando lo primero de la lista.

"Tengo todos mis libros listos." Respondió Sebastian metiendo los libros en la mochila escolar que usa todo estudiante de primaria en japón.

"Si, si tengo mis libros." Comento Hydesu con sus libros ya en su mochila del mismo estilo que la de Sebastian solo que la de Hydesu es de color azul y la de Sebastian es roja.

"Bien. Siguiente: ¿libretas, cuadernos o libreta de anotaciones o como sea que le digan?, usualmente nadie los usaría pero solo lo digo por si acaso." Dijo el vulpino pasando lista por segunda vez.

"Listo por aquí." Confirmo Sebastian.

"T-también aquí." Confirmo también Hydesu.

"¿Lápices y gomas de borrar?, ¿los tienen?" Pregunto Osamu.

"Si aquí los tenemos aunque no se sabe si los usaremos." Dijo Sebastian.

"Lo más probable es que usemos la libreta digital para tomar apuntes de las clases pero es bueno estar bien preparados por si tenemos que hacerlo a la manera antigua, de forma manual con lápices y libretas reales y no blogs de notas digitales con teclados flotantes para escribir." Dijo Hydesu con algo de razón.

"Bueno dejando de lado a ver que sigue en la lista así, jeringas, ¡espera jeringas!" Exclamo Osamu con confusión.

"¡Jeringas donde!, ¡Osamu protégeme!" Dijo alterado el lupino café enganchándose del brazo del vulpino con las cuencas de los ojos abiertas como platos.

"¡Ja, ja, ja, ja, ja! ¡eso lo escribí yo ja, ja, ja, ja!" Comento Sebastian carcajeándose.

"Sebastian eso no estuvo nada bien mira como pusiste a Jeremy." Dijo Hydesu reprendiendo a su amigo además de señalar como Jeremy está temblando colgado del brazo de Osamu.

"¡Lo sé pero es muy gracioso verlo así ja, ja, ja, ja, ja!" dijo entre risas el lobo rubio.

"¡Sebastian ya verás cuando te ponga las patas encima pequeño monstruo!" Dijo Jeremy seguido de gruñir con enojo en su tono.

"Bueno, bueno no tienes por qué enojarte ya es agua pasada, en fin ya tenemos todo lo que necesitamos para mañana no hace falta pasar más lista de las cosas que necesitamos porque ya las tenemos, sacapuntas listo, bolígrafos por si hacen falta listo." Dijo Sebastian completamente atento además de ya preparado.

"Si, en esto apoyo a Sebastian pero estoy en contra del que hayas asustado a Jeremy, mañana después del primer día de regreso en la escuela tendrás que disculparte con él." Dijo Hydesu regañando un poco a Sebastian que solo se rasca detrás de la cabeza con algo de pena y una risa despreocupada.

"No tienes arreglo Sebastian pero esto te lo dejo pasar. Ya que tienen todo listo no hay más razón para que sigamos despiertos, mañana tendrán que levantarse temprano para ir a clases." Dijo el vulpino.

"Pero para mala suerte nosotros tendremos que ir con ellos Osamu, ¿recuerdas?, por palabra de Kaizon y de Takumu estaremos pegados como <<goma>> a ellos dos, puesto que aunque Japeto no se haya mostrado desde ese día, no podemos estar tranquilos y tampoco ellos, menos el resto. Aunque Saburou está en su misma clase igual tendremos que estar alerta… no dejare que ese titán le toque un solo cabello a Hydesu." Dijo el lupino bastante serio respecto a la seguridad de Hydesu.

"Si, si ya lo sé, aunque por una parte algo de todavía sigue nervioso por ir mañana a la escuela." Expresó el canino de ojos rojos.

"Yo también me siento así pero el lado bueno es que mañana, Saburou vendrá a recogernos para ir todos juntos, así no estaremos nerviosos, estaremos con un amigo, digo amigos porque Cross ira también." Dijo muy calmado el ojiazul.

Ante esa mención de Cross, el lupino café recupera su compostura. "Bien si las cosas son así entonces ya no hay nada de qué preocuparse. Solo será un día normal."

"Apoyo las palabras de Jeremy, será un día normal como cualquier otro." Dijo Osamu.

"A menos que pase quien sabe que o que quedemos en ridículo y desee con todas mis fuerzas que a mí me trague la tierra por completo." Dijo Sebastian cruzándose de brazos.

Ante esa rara forma de decirlo los otros tres se terminan riendo mientras el pobre Sebastian es objeto de burla haciendo que se sonroje seguido de que deja su mochila donde pueda encontrarla en la mañana y se cubre con más cobijas de su cama haciéndose el dormido mientras los demás se siguen riendo sin preocupaciones de este mientras que afuera en las calles, precisamente flotando justo en el cielo.

Una singular figura cubierta por una larga capa negra, notándose que es a cierta vista aquel jaguar que causó tantos problemas a los jóvenes dioses, Japeto. En si no está haciendo nada, solo observando en silencio, observando con un sepulcral silencio desde las alturas aquella casa hasta que la única luz que hay encendida es apagada.

"Su felicidad no durará tanto pequeños dioses, la última vez escaparon de mis garras pero no tendrán tanta suerte…." Dijo el jaguar de brazos cruzados y casi notándose molesto pero sin hacer algo para hacerse notar su presencia y alertar a los jóvenes de su presencia. No obstante este siente una leve presencia por lo cual gira su mirada a su derecha notando a una segunda figura a su lado solo que está cubierta por una capa y capucha negra. "¿Tu aquí?, ¿qué quieres?"

"Oye, oye no tienes por qué estar así de mal humor Jape… ¡Solo quería venir a ver a los niños que te causaron tanto problema kyajajajaja!" dijo la enigmática persona flotando al lado de Japeto echándole un vistazo a la casa. "Entonces allí viven, sí que se ven tan inocentes ¡ni saben lo que la vida les depara!"

"Suficiente lárgate de aquí, me estorbas y no formas parte de los planes que tengo… fuera." Dijo el felino con una fría voz mirando fijamente al rostro de la persona bajo la capucha.

"Ay ya, ya cálmate Jape como te dije antes claramente solo vine a ver a los niños insufribles esos, no tengo tiempo para meterme en tus asuntos… por el momento, estoy evaluando a mis próximos juguetes y preparando un nuevo e interesante juego así que ciao, bye, bye." Dijo aquel ser misterioso que desaparece en justo frente a los ojos del jaguar además de escucharse su risa aun después de desaparecer pero con un efecto de eco.

El jaguar solo bufo ante esa forma de desaparecer. "Que insoportable, porque diablos anda a sus anchas… tch no es mi maldito asunto saberlo." Sentencia para sí mismo sin dejar de mirar la casa. "Disfruten lo que tienen de tranquilidad pequeñas vas de pelo porque pronto sentirán la desesperación y el deseo de estar muertos…"

Tras aquello simplemente desaparece en medio de un vórtice como si la realidad se distorsionara hasta que ya no hay nada de él…

-3 de junio del año 2113, lunes, 6:02 AM-

El sueño es totalmente plácido para el grupo de cuatro caninos en la habitación, todos parecen tener cara de estar soñando de lo más lindo posible.

Hydesu está soñando que está dormido usando las piernas de su madre adoptiva como almohada .le tras ella lo acaricia y le canta una hermosa canción.

Sebastian está soñando que le gana en todo deporte posible a Saburou quién está en si fantasía, llorando en el suelo mientras Sebastian está sonriendo de lo más feliz y para plus la escena cambia al gimnasio de la escuela donde esa feria de ciencias y un proyecto cualquiera de Sebastian ves premiado a primer lugar y el de Shinichi en octavo lugar.

Osamu está soñando únicamente con Jeremy pero no solo Jeremy sino un paraíso lleno de sinnúmero de muchos Jeremy que están aquí y allá únicamente llevando boxers o andando desnudos ya que sin importar como estos son un deleite para el zorro blanco que está sentado en un trono con unas cinco copias de su lupinos café diciéndole que lo atienda a él, muchos se pelean por la atención d zorro mientras esté solo suspira de ensueño por esto además de que uno de tantos Jeremy a su lado le da a comer unas uvas. Que más podría pedir Osamu.

Jeremy por su parte como decirlo está en una gran cama rodeado de muchos Osamu y Cross que andan al natural y el lupino no es la excepción a eso pues el también lo está, eso y que a su derecha está el insoportable de Reiji atado y amordazado a una silla con una cubierta transparente en su pene erecto y nudo hinchado siendo ordeñado continuamente, ¿y qué hay de tortura con eso? pues qué el pobre está exhausto y rogando a Jeremy para que lo libere pero como resultado solo se gana el que el lobo chasquee los dedos y que lleguen dos Osamu y Cross con antifaces, guantes y collares negros y un látigo con los cuales le dan un doble azote a Reiji en la espalda para que no hable, haciendo eso que del hocico del adolescente de 13 años salga un gemido ahogado de dolor por el azote.

Cada uno de los cuatro duerme de lo mejor soñando con su propia fantasía aunque la felicidad no dura mucho cuando de un portazo se abre la puerta de la habitación, el responsable de eso no es otro que Reiji que de solo observarlos siente mucha pena por tener que hacer lo que va a hacer, pues en sus patas tiene un cucharón y una olla mediana, y con esas dos cosas comienza a hacer un reverberante sonido hecho por el cucharón golpeando el metal del artículo de cocina.

El solo y único sonido del metal de la olla altera a los cuatro caninos llegando a la exageración de que Hydesu y Sebastian salten de sus camas y se queden flotando en el aire precisamente pegados del techo mientras Jeremy se despierta gritando de la sorpresa a la vez que se tapa su erección producto de su sueño con la almohada que estaba usando y Osamu está igual que Jeremy solo que el cierra las piernas para abrazarlas después seguido de sonrojarse mucho ya que no quería que vieran lo que provoco su sueño.

"¡Maldito mocoso del demonio y el diablo porque nos despiertas así!" dijo Jeremy muy enfadado y presionando fuerte la almohada en su zona especial.

"Ya amaneció, o eso está haciendo, levántense en especial ustedes dos, Hydesu y Sebastian, hoy es su primer día recuerdan, vístanse, lávense y vengan a desayunar. Y lo mismo con ustedes, Jeremy y Osamu, por cierto Jeremy, por como tratas a esa almohada creo que estabas soñando con Osamu ¿verdad?" Dijo este con una mirada picara hacia el adolescente mayor.

"Púdrete y metete en tus asuntos." Dijo Jeremy con un insulto. "Ahora fuera de aquí."

"Si, si solo venía a despertarlos y decirles lo del desayuno." Dijo Reiji seguido de salir de la habitación.

Hydesu y Sebastian que siguen flotando y pegados al techo de la habitación se quedan con una pequeña cara de póker respecto al asunto para después hacer lo dicho por Reiji. Sebastian se pone su típica camisa de manga larga de color amarilla en las mangas y roja en el pecho y espalda con el cuello abierto en forma de V, pantalón corto deportivo de color café con líneas azules anchas a los lados y zapatillas deportivas de color negro y dorados con rayos en los costados, finalizando con su preciado colgante de ala de ángel de color blanco plata bastante puro que siempre está reposando en su cuello. Osamu en seguida se pone una playera blanca primero seguido de su sudadera color azul bastante vivo, su pantalón jean un poco oscuro y sus tenis deportivos blancos. Hydesu se coloca su típica playera azul y poniéndose encima de esta su sudadera negra con capucha, su pantalón cortó hasta las rodillas de color café y zapatos blancos con azul finalizando con su preciado colgante de ala de ángel negro casi azabache actualmente siempre reposando en su cuello. Y finalmente Jeremy se viste con una camiseta gris con su abrigo negro y holgado con un pelaje blanco en toda la capucha, su pantalón negro y holgado seguido de colocarse sus deportivas de futbol. Ya unos minutos después estos estan del todo arreglados tras haber hecho lo suyo en el baño, buscar las mochilas escolares de los dos menores y sus Brotherhood band bajan los cuatro a desayunar en la mesa de la cocina donde encuentran a los otros dos lupino de 13 años vistiendo sus uniformes de la secundaria, además de tener la compañía de los dos gemelos felinos, Tetsuya lleva puesta una camisa manga larga de color roja con una estrella en el lado izquierdo del pecho, unos shorts cortos de color blanco con tonos de gris que le llegan hasta después de las rodillas y zapatos de color platino de tonos grises con detalles de líneas color celeste finalizando con su colgante y dije con forma de huella de tigre con su nombre en él reposando en su cuello. Toshiro está vestido una camisa manga larga de color celeste con una media luna en el lado derecho del pecho, pantalón holgado de color blanco con tonos plateados-grises y zapatos grises con tonos de platino con detalles dorados finalizando con su colgante y dije con forma de huella de tigre con su nombre en el reposando en su cuello actualmente al igual que el de su hermano y los colgantes de los dos lupinos de pelajes azabache y rubio.

Una vez ya estando en la mesa toman tranquilamente el desayuno hablando de unos cuantos temas variados además de poner la conversación en que es un milagro nuevamente y parece que fuera un sueño que los dos menores volverán por fin a la escuela, cosa que hace sonrojar en consecuencia a los dos mencionados no obstante también está el hecho de que para mala suerte solo de Jeremy estará de lo más aburrido estando en el edificio de la escuela viendo y escuchando las clases pero su lado bueno es que estará con Osamu y con Cross para no aburrirse mucho, al rato ya Reiji y Manabu se habían retirado para ir a clases aunque claro Toshiro y Tetsuya se fueron con ellos mientras que unos momentos después de que los cuatro se fueran ya en frente de la casa de los dos lupinos menores ya estan Saburou y Cross esperándolos, el primero lleva su típica playera blanca, pantalones cortos hasta las rodillas de color azul y negro en los costados y tenis deportivos de color blanco y gris. Mientras que el segundo lleva su playera roja, encima lleva un chándal con capucha de color blanco con estampado de un balón de fútbol en la espalda, pantalón casual de color gris rasgado un poco en la rodilla sin enseñar mucho, tenis deportivos azul metálico y por último lleva su bufanda larga de color negro alrededor del cuello. Con ello el grupo está caminando feliz en camino hacia la escuela ya que no les queda muy lejos que digamos ya que son solo como unas pocas calles aunque para no estar como unos ridículos deciden subirse a un autobús que en un lapso de al menos unos pocos minutos los deja justo frente a la puerta del colegio, el edificio es como cualquier otro con la excepción de que es de al menos unos dos pisos, pero lo que si sorprende son las cosas con las que cuenta todo el terreno, está equipada con un campo abierto y campos de beisbol, futbol, una cancha deportiva de basquetbol además de un gimnasio incluso bien equipado, y para el final está el hecho de que toda la institución posee lo último en tecnología por lo cual no le está faltando nada de nada.

Hydesu y Sebastian solamente se quedan allí parados con la boca abierta de solo mirar la escuela y no son los únicos pues Jeremy y Osamu estan igual de sorprendidos mientras que Cross esta normal como si ya supiera que todos se iban a poner así, pero en lo que se refiere a los dos lupinos menores estos son sacados de su impresión cuando de la nada aparece Rinko junto a Shinichi además de que la felina se lleva de ambos brazos a los dos caninos para enseñarles primero que nada donde está su salón que es exactamente justo en el segundo piso ya que en la planta baja estan los salones que les pertenecen a los de primer grado, eso y que también justo abajo esta la cafetería, el primer piso son para las dos clases de 2do, 3er y 4to grado y para finalizar el segundo piso es para los de 5to y 6to grado y sin olvidar que como por fuera no se pudo ver, el edificio del colegio tiene una especie de tercer piso que es mejor conocido como el tejado del colegio donde principalmente el club de jardinería hace sus pequeñas actividades como ocuparse de las plantas y entre otras cosas que hacen allí los clubes, sin mencionar que algunos alumnos suben hasta allí para poder pasar el rato en los tiempos libres en los recesos.

Pero dejando de lado eso Rinko los guía directamente hacia el segundo piso abriendo justamente una puerta que encima de esta tiene un cartel holográfico que identifica dicho salón de clases como el salón de la clase 1 o la clase A de 6to grado, justo allí se encuentran con sus demás compañeros con quienes comparten una que otra conversación, al principio parecían nerviosos y más por Hydesu pero a medida que seguía hablando se le iba la timidez, mientras que para Sebastian ese sentimiento ya se había ido desde ya pasados los 10 segundos en los que comenzaron a hablar de distintos temas junto al simple hecho de que también Rinko contribuyo a hablar de otras cosas en específico además de mencionar su ya muy gastado plan de dominación mundial del que Sebastian se acaba riendo al igual que Hydesu con una risita casi inaudible que solo Saburou alcanza a oír al igual que Shinichi pero no dicen nada ya que es mejor no hacer molestar a Rinko puesto que ya mismo le está dando unos cuantos pero ligeros golpecitos a Sebastian que no le hacen el más mínimo daño cosa que hace reír también a los demás compañeros de clases de estos, seguido de eso se escucha el sonido de la campana de inicio de clases junto a que también en el salón de clases entre el profesor encargado, el profesor Nekomata que una vez pone el orden entre sus alumnos este procede a dar el típico discurso de todo profesor además de presentar a Hydesu y a Sebastian que recién vuelven a la escuela el día de hoy por lo que procuraran tratarlos bien y ayudarlos en lo que puedan, seguido de eso da comienzo a la hora de clase la cual en un rincón del salón parecía una tortura para Jeremy que no paraba de bostezar hasta cabecear y finalmente caer dormido en el hombro de Osamu, los dos zorros se quedaron con la vista de su novio dormido que a simple vista parece como si fuera un adorable cachorro mientras duerme, es un completo deleite para los dos y que siempre lo van a recordar.

De paso la clase continua siendo ahora la hora de la clase de matemáticas, traducción una tortura para algunos de los alumnos mientras que para bueno, Hydesu, Sebastian, Shinichi y entre otros les fue relativamente fácil además de que seguido de eso fue acompañado de un tiempo de lectura en el que siempre prestaban todos mucha atención a lo que es leído en voz alta y clara por su profesor, en si visto de este modo el ambiente de estar en la escuela después de tanto tiempo ya no era nada incómodo para el par de lupinos, en si lo estaban disfrutando mientras que para los tres tesoros sagrados es de igual modo algo que pueden disfrutar ya que pueden seguir mirando el rostro de cachorro dormido de Jeremy que está bien dormido como tronco aun usando el hombro de Osamu como su almohada, seguido de lo que pareció una eternidad al final acabaron llegando finalmente a la hora de un receso junto al sonido de la campana que hizo despertar de golpe a Jeremy mirando a todas partes preguntando en donde es el incendio, consiguiendo solamente la risa de sus dos zorros mientras que los estudiantes van directo a la salida del salón de clases para ir a almorzar, obvio Saburou pensó que ir al tejado sería buena idea por lo que fue allá arriba en compañía de sus amigos, incluso de Rinko está con ellos almorzando a la luz del día y con la refrescante corriente del viento, mientras que por parte del trio te tesoros sagrados estos tienen su propio almuerzo pero almorzando justo encima del grupo de muchachos en una plataforma flotante del camino de ondas de energía Infinity.

Lo que siguió después de ese fueron las clases de japonés y de inglés junto a clases de literatura seguido de otros estudios generales del colegio en los que claro por lo que vuelve a parecer una eternidad, dejan a Jeremy dormido otra vez pero esta vez en el hombro de Cross, poniendo otra vez esa adorable expresión en su cara que lo hace parecer un cachorro cuando está dormido, en general todo fue normal al menos hasta la clase de educación física que fue justo antes de la última clase donde claramente al tener que contenerse en dar unas cuantas vueltas al campo el dúo acabo algo cansado pero el que estaba más hecho polvo es el casi no atlético Shinichi que está prácticamente desplomado en su escritorio del salón con Saburou abanicándolo además de darle una botella de agua al pobre lupino rubio-café que esta mas hecho para las cosas que no requieran cosas deportivas mientras que Rinko esta tan fresca como una flor que recién florece lo cual es envidiado por algunos de los chicos que estan cansados. Sin embargo tras aquello y tras haber prestado especial atención a la última clase del día junto al sonido de la campana que finaliza la jornada de clases por el día que es como música para las orejas de Jeremy ya que al fin por hoy saldrá de esta <<prisión>> y volver a acostarse en la cómoda cama de la habitación del pequeño lupino azabache.

Todos recién recogen sus libros y sus demás útiles escolares guardándolos en sus mochilas escolares mientras hablaban de lo que iban a hacer al salir de las instalaciones del colegio, lo mismo pasa con el grupo de los jóvenes que luego notan como ven saliendo del salón se encuentran con Asuka y su pequeño grupo con quienes deciden caminar hasta la salida de la escuela mientras hablan de como Hydesu y Sebastian se han adaptado bien a la escuela siendo apenas su primer día de regreso después de un largo tiempo de ausencia, eso y que se ríen al contar lo sucedido en la clase de educación física que hace reír incluso a los que quedaron exhaustos tras la clase. Esta clase de risa, esta clase de felicidad, este sentimiento de amistad único que experimentan los dos lupinos en si los hacen sentirse para nada arrepentidos de haber regresado al colegio, cosa que lo reflejan en una sincera sonrisa que de por si es notada tanto por Osamu y por Jeremy, incluso Cross se siente feliz puesto que en serio siente que se ha hecho muy amigo de los dos desde aquel día en que lo perdonaron por haberle mentido a Saburou cuando recién se convirtió en su compañero, al rato la conversación termina ya en la entrada donde cada quien se despide para irse a su casa,

Cada quien se pierde de vista hasta que solo quedan ya Hydesu, Sebastian y Saburou junto a los tres tesoros sagrados que se deciden por caminar juntos a casa o al menos tomar un autobús que vaya o pase cerca de la calle en la que viven, no obstante, la atención de los tres es robada de repente por una increíble presión anormal que los hace ponerse alerta girando la mirada a todas partes al igual que el trio de caninos adolescentes se ponen alerta seguido de pronto cuando se escucha un estallido en medio de una zona de la ciudad, más precisamente en el barrio de Shinjuku que casualmente es donde estan localizados los jóvenes dioses. Ese sonido fue solo el comienzo, el comienzo de un adiós a esos días de tranquilidad para Hydesu y Sebastian….

Continuara…

 

Haydenwolf

Dios Lobo de la Oscuridad y Luz
Registrado
22 Jun 2018
Mensajes
741
Ubicación
Venezuela
Offline
Buenas noches mis amigos furros y algunos no tan furros aquí les traigo el 12vo capitulo (13vo capitulo dentro del conteo total), espero que lo disfruten con esto, aunque pueden que puedan llorar o sentir que les da directamente al corazón (saquen los pañuelos) pero bueno, aquí lo tienen amigos y buenas noches. Disculpenme si el capitulo esta algo largo, queria resumirlo para no escribir tanto pero no lo logre.

Capítulo 12

Adiós días de tranquilidad, adiós vida normal… adiós a nuestros padres.



-3 de junio del año 2113, lunes, 4:33 PM-


El curioso estallido llamo la atención de los jóvenes provocando que se alertaran solamente para pensar en lo solo lo peor de lo peor que puso haber sucedido, además que con solo ese estallido el clima mismo parece haberse nublado en un abrir y cerrar de ojos, en ese momento la presión anormal se hace más fuerte a la vez que se siente como intimida y eso que la fuente de aquella presión no está cerca de ellos.


Jeremy solo podía estar con la respiración casi entrecortada al igual que Hydesu mientras que Saburou y Sebastian al igual que los dos vulpinos estan con un tono pálido en sus rostros mirando el torrente humeante proveniente del lugar de la explosión.


"Hydesu… Vámonos a casa rápido… tengo un mal presentimiento… No sé qué es pero algo anda mal." Dijo Sebastian tras un trago grueso y nervioso.


"Saburou será mejor que los acompañemos, hay algo que me dice que nada está bien…" dijo nervioso Cross sin poder de mirar el torrente de humo.


"Pero que hay de aquella explosión…" dijo de pronto Saburou.


"Lo más seguro es que ya Takumu y Kaizon estén en camino… debieron sentir esa grande y abrumadora presión que presentimos nosotros, por lo tanto nuestra tarea en estos momentos es alejarnos del peligro." Dijo Osamu bastante serio al respecto además de que su cuerpo no puede dejar de temblar.


Hydesu está casi sin palabras aunque solamente de su boca salen unas pocas palabras. "D-donde creen que sucedió ese estallido…" dijo el lupino azabache de ojos azules.


"P-por la distancia y por el hecho de que estamos cerca de las zonas comerciales de Shinjuku y el cruce peatonal yo diría que fue en el barrio de tiendas o quizás en la zona de la carretera cerca de la zona del cruce normal del cruce…" respondió Cross pues lo claro es que un día se había paseado por estas zonas con Kaiser.


"Pero debe haber algo que podamos hacer al respecto." Dijo Hydesu cambiando su forma de pensar por ese preciso momento.


"No, nada de eso Hydesu, si algo te pasa ten por seguro que Mayura y Kaizon querrán mi cabeza, además de que prometí que desde ahora te protegería." Dijo el lupino café.


"P-Pero…" Decía Hydesu.


"Hydesu sé que te sientes con la necesidad de ayudar pero si esa explosión es en verdad algo provocado por lo que más tememos junto a la presión anormal que se sintió hace unos momentos entonces las sospechas que tenemos ahora, así que la definición es que no podemos dejarlos al descubierto en la mira del enemigo que los quiere muertos…" Dijo el vulpino blanco muy serio cruzando los brazos.


Hydesu iba a hablar pero decidió quedarse callado pero una caricia en su hombro lo hace sentirse un poco mejor, siendo Saburou. "Iré a su casa, le avise a mi madre hace unos momentos de que estaría en su casa para asegurar su seguridad, ella también se sintió abrumada por esa presión. También estará alerta." Dijo el canino.


"Bueno que esperamos vámonos de una vez, hablo en serio con lo de que tengo un mal presentimiento y no lo digo solo por esa explosión o por el estado del clima que parece como si de pronto fuera a llover o caer una tormenta eléctrica, en serio es un muy, muy, muy mal presentimiento como…" dijo Sebastian sudando por la preocupación a la vez que estruja su pecho con algo de fuerza. "Siento en verdad que algo malo puede suceder."


De solo decir eso los chicos notan como ya casi no se ve a nadie en las calles pero no por eso se sienten capaces de poder subir al camino de ondas Infinity u ondas IY para acortar el nombre a uno más práctico.


En fin aun con la sola presencia de civiles a los alrededores no estan del todo seguros en el poder subir así como así al camino de ondas, eso y que tienen la misma sensación de preocupación que hace unos momentos por lo cual el camino es hecho solamente a pie pero fijándose de que nadie los vea pero Sebastian ya harto de estar tardando agarra a Osamu de la muñeca, va a un callejón y allí da un salto directo a un camino de ondas encima de este, cosa que claramente imitan los otros dos caninos para seguir a Sebastian puesto que no lo pueden dejar solo, por lo cual lo van siguiendo por el camino de ondas además de que claramente le pisan los talones a pesar de lo veloz que es Sebastian, estos a pesar de todo le siguen bastante el paso llegando a alcanzarlo sin esforzarse en el intento, no obstante sienten una gran presión distinta a la anterior cuando ocurrió el estallido lo cual hace que Sebastian con Osamu aun sujeto y compañía paren en seco en medio de una larga plataforma del camino de ondas. A simple vista parece que no hay nadie pero eso no los tranquiliza en lo más mínimo por lo cual toman cartas en el asunto tomando las armas, en pocas palabras diciendo la palabra para que sus amigos tesoros sagrados se vuelvan sus armas.


"Algo no me gusta…. Esta presión no es normal, nada normal… es menor que la de antes pero en serio no es nada reconfortante eso…" Dijo Saburou estando espalda con espalda con sus amigos.


"No eres el único que lo está pensando Saburou, estoy más nervioso que tú y por eso es que quiero apresurarme para ir lo más rápido posible a casa, estoy demasiado preocupado por ese presentimiento que tengo…" respondió Sebastian con los nervios bien altos.


"Sebastian, Saburou yo también estoy como ustedes pero… tenemos que darle importancia a esto, presiento que no podremos seguir adelante si no nos encargamos de esto…" dijo Hydesu mostrando cierta seriedad en el asunto haciendo que todos lo miraran. "Jeremy me dijo que lo dijera tal cual para que no se preocuparan."


"Chismoso." dijo Jeremy directamente a la mente de su portador.


"Ya decía yo que esas palabras eran algo adultas para ti." Respondió Sebastian.


"Definitivamente es algo que diría Jeremy ja, ja, ja, ja, ja." comento Osamu para Sebastian directamente a su mente.


"Estaría riéndome de no ser porque los pensamientos de inquietudes que tienes ahora Saburou." comento el vulpino azabache haciendo que Saburou se calme momentáneamente por unos segundos.


"Gracias por esas palabras de aliento aunque no sé si ayudaron del todo Cross. Pero de todos modos te lo agradezco." Comento Saburou.


"Vale como todos estamos parcialmente calmados por tanto nervio que hay aquí además de tensión creo que es cosa mía decirles que desde hace un rato… la presión está cerca…." Comento Sebastian sudando frio.


Ante el comentario del lupino estos se ponen aun en más guardia que antes, especialmente Sebastian que está más nervioso que los otros además de Jeremy que puede sentir a través de Hydesu sus preocupaciones, sin embargo Saburou y Cross no se quedan atrás de estar afuera del <<club de los preocupados>> puesto que en este preciso momento comienzan a escuchar una tétrica risa siniestra a su alrededor.


"Ay, ay, ay, ay díganme por favor que se trata solo de un titán y no de un fantasma por favor que no lo sea se los pido chicos díganmelo sí." Pidió Sebastian con un tono de lo más asustado además de estar sudando.


"Me temo que estas bien equivocada, no hay ningun fantasma aquí solo un ser que les desea la muerte a ustedes que estan allí parados como unos cachorros muertos de miedo aunque, no saben lo que es realmente el miedo porque yo personalmente se los voy a demostrar." Dijo una risueña voz perteneciente a un muchacho joven.


"Eso no es una buena señal en ningun sentido…" dijo Saburou.


"L-la presión… es inmensa…" dijo Hydesu.


Ante eso una especie de destello negro desciende del cielo, de este mismo se ve una figura surgiendo de la oscura luz hasta revelarse como una especie de persona cubierta por un abrigo negro con capucha que oculta por completo su rostros, eso y que parece más o menos de la misma estatura que los tres caninos.


"¡¿Quién eres?!" Dijo Sebastian en guardia.


"Una fursona de la que no pueden conocer su rostro por el momento pero… ¡como estoy aburrido decidí venir a jugar un poco con ustedes y que mejor momento cuando estan tan alterados además de frenéticos!" dijo el misterioso joven encapuchado con un tono de voz sádico aunque principalmente calmado. "Además para divertirme aún más peleare solamente usando mis puños y mis pies contra ustedes."


"De solo escucharlo me molesta que nos esté subestimando y considerándonos inferiores de ese modo como para declarar que no tenemos derecho de enfrentarlo armado." Dijo Saburou irritado. "¡Lo siento pero no tenemos tiempo para tus juegos así que hazte a un lado!" exclamo el canino lanzándose directamente a atacar con su espadón tratando de cortarlo por la mitad.


El encapuchado solamente levanta levente la mirada para con una total simpleza detenga el corte horizontal del espadón con un solo dedo. "Puf… ja, ja, ja, ja, en serio eso es todo de ti." Dijo con burla.


"Q-qué… con un solo dedo esta… esta… esta…" decía Saburou meramente en shock.


Seguido de eso un simple puñetazo en el rostro es suficiente para mandar a Saburou al suelo y a los pies de Hydesu y de Sebastian que no pudieron creer lo que vieron, de un solo golpe derribo a Saburou además de ver como este estaba teniendo dificultades para poder levantarse y eso que tan solo recibió un golpe, un simple golpe.


¿Qué paso? ¿Cómo es posible?, eso era lo que cruzaba las mentes de los dos muchachos y de los tres tesoros sagrados en sus formas de arma que no lo podían creer, ¿Quién es esta persona que posee semejante poder y fuerza?


"Que les pasa, ¿van a quedarse como estatuas o tendré que ir yo por ustedes? ¡Aunque mejor seré yo el que vaya por ustedes!" dijo el misterioso encapuchado yendo esta vez a por Hydesu y por Sebastian.


Ambos lupinos no se dan cuenta de cuando ya había desaparecido de su lugar para al instante aparecer detrás de ellos dejándolos sorprendidos seguido de que al reaccionar a tiempo ambos intentan conectar una doble patada directamente al estómago del desconocido pero este con las manos desnudas sujeta los pies de ambos para evitar el ataque que en consecuencia ahora estan a merced de este quien ahora pasa a sujetarlos de los tobillos para comenzar a azotarlos contra el suelo de la plataforma de ondas IY varias veces hasta que comienza a girar aun agarrándolos de los tobillos y lanzarlos al aire seguido de saltar y comenzar con una indiscriminada ráfaga de puros puñetazos demasiado rápidos contra los dos cachorros que no podían en lo más mínimo moverse.


Osamu y Jeremy de ver cómo está torturando de ese modo a sus dueños/amigos, gruñen de la impotencia al solo poder actuar como espectadores en sus formas de armas en las patas de los jóvenes dioses. No obstante la tortura de los puñetazos sigue por lo que parecían unos momentos interminables hasta que de improvisto llega Saburou para atacar por a la misteriosa figura la espalda con los guanteletes resultando en un golpe que parecía de pura suerte pero la realidad es que se dejó golpear, al ya desviar la atención de Hydesu y de Sebastian estos caen con un golpe seco en la plataforma de ondas IY por lo que ahora la pelea es entre Saburou y la figura misteriosa en una desigual pelea mano a mano sin armas puesto que el canino está llevando su arma en la espalda.


Saburou parece en obvia desventaja por la anormal velocidad que posee este encapuchado a la que el trata de adaptarse o igualar pero al recibir cierto golpe muy fuerte en el estómago seguidamente es sujetado del cuello cubierto por la bufanda que le proporciona Osamu al transformarse.


"Porque… ¿Por qué haces esto…? ¿Quién eres…?" Dijo Saburou débilmente intentando zafarse del agarre del desconocido en su cuello.


"Esa es una pregunta que no puedo responder hijo de Apolo… pero solo te diré que no sabrán nada por el momento." Respondió en un tono de lo más tranquilo que resultan inquietante aplicando más presión en su agarre del cuello de Saburou.


"Agh… agh…." Saburou sentía que el aire le faltaba por la presión en su cuello.


"¿Perdón que dices que no te oigo hijo del solecito?" dijo a tono de broma la persona del abrigo.


"¡Él dijo <<suéltame>>!" exclamaron Sebastian y Hydesu llegando de pura sorpresa, conscientes y de pie además de listos para el ataque sorpresa detrás de su misterioso atacante.


El encapuchado ya se esperó aquello por lo cual únicamente lanza a Saburou directamente hacia los dos lupinos que lo atrapan a tiempo aunque n ven venir para nada el siguiente ataque, porque en verdad no lo vieron venir, pues el asunto es que de repente una anormal presión invisible los golpea a los tres seguido de que una inmensa fuerza invisible al mismo tiempo los manda directamente a golpear la plataforma de ondas IY a la vez que el impacto directo al suelo hace que a los chicos se les caigan sus armas estando estas justo a sus pies, la fursona del abrigo aterriza a unos cuantos pasos cerca de ellos y cuando está dispuesto a acercarse a los jóvenes de repente las tres armas resplandecen solo para mostrar a los tres tesoros sagrados en forma de fursona con una expresión de rabia en sus rostros y directamente trazar una línea límite de triple capa impidiéndole el paso al de la capucha.


"Vaya pero que hay aquí… los tres tesoros llegaron al rescate de sus amos, que patético, estúpidas almas muertas ¿creen que unos patéticos muros pueden conmigo?" con solo decir eso este le da una patada al primer muro que seguidamente derrumba los muros como si de vidrio súper delgado y delicado se tratara además de que justo cuando estaba por avanzar Osamu se pone en medio impidiéndole el paso.


"No dejare que sigas lastimándolos, te las tendrás que ver conmigo." Dijo el zorro muy desafiante gruñendo y enseñando los colmillos.


"Pues si eso quieres pasare por encima de ti." Dice como si nada seguido de darle un rodillazo a Osamu haciéndolo escupir saliva a la vez que sangre, el golpe fue más fuerte de lo que espero el vulpino, seguido de eso este ahora que esta tirado en el suelo es pateado muchas veces en el estómago por el mismo encapuchado que se ríe y maldice al tesoro sagrado por su inferioridad. "¡Tesoro inútil quien te crees que eres para hacerme frente, tienes que aprender tu maldito lugar, tu estas por debajo de mi yo soy un ser superior a ti asqueroso antigua fursona viva, asquerosa alma muerta como te atrevas ponerte así en frente de mi te torturare hasta que me ruegues por piedad!"


"¡OSAMU! ¡MALDITO DEJALO!" Grito Jeremy completamente lleno de rabia y rodeado de una aura negra para lanzarse contra el desconocido.


"¡Jeremy!" Exclamo Cross al mismo tiempo que Hydesu.


Jeremy solo pudo lanzarse contra el desconocido que en un parpadeo desvió su atención de Osamu para ponerle atención además de que por alguna razón provoca que todo se esté moviendo como en cámara lenta a excepción de su persona por lo que aprovecha para darle muchos puñetazos en varias zonas del cuerpo y el estómago además de ahora fijarse en darle golpes en ese rostro que ahora repugna bastante por lo cual continua con la lluvia de puñetazos en lo que parece ser cámara lenta hasta que este se detiene seguido de caminar a un lado seguido de que todo de pronto recupere su velocidad de desplazamiento normal que trae consigo que de repente Jeremy recibe un sinfín de vapuleadas en el cuerpo, el hocico y el rostro que lo dejan en el suelo con un hilillo de sangre que cae de su hocico. No Hydesu, Sebastian y Saburou fueron vapuleados, Osamu y Jeremy en su intento de protegerlos también habían caído y solo queda Cross que está temblando del miedo mientras esta aun en frente de los chicos que estan igual de impactados por lo sucedido no obstante el miedo se esfuma momentáneamente con la aparición de nada menos que de dos rayos de luz, uno blanco y otro negro de los que surgen unos Takumu y Kaizon ensombrecidos de la ira portando sus atuendos de batalla y a sus tesoros sagrados en forma de arma.


"Seas quien seas no te perdonare la vida por haber herido al príncipe Hydesu y a Jeremy." Dijo Kaizon totalmente enfurecido apuntándole al encapuchado con su espada además de estar emanando un aura de energía negra.


"Recibirás el castigo de los cielos por haberte atrevido a lastimar el príncipe Sebastian y a Osamu." Dijo Takumu igualmente de furioso apuntando al enemigo con su espada emanando un aura de energía blanca.


"Tch que fastidio, llegaron los estorbos aunque creo que es mejor que me retire, ya le perdí el interés ya que llegaron los guardaespaldas molestos de los principitos consentidos de sus papis…. No obstante deberían estar más centrados en lo que está pasando justo ahora en el lugar al que ustedes le dicen hogar en este mundo." Dijo casualmente el encapuchado captando la atención de los dos lupinos menores que se levantan casi al instante.


"¡De que hablas, a que te refieres dinos!" Exclamo Hydesu extrañamente exaltado.


"¡Habla y dilo, sino no lo dices yo mismo te hare hablar!" Exclamo igualmente Sebastian.


"No, no, si quieren descubrirlo deben ir a verlo ustedes mismos, los juegos de adivinanzas no son divertidos si haces trampas diciendo las respuestas así que bye, bye, sayonara hasta que nos volvamos a ver debiluchos." Dijo el encapuchado desapareciendo al instante del lugar dejando confundidos al grupo.


En parte los chicos estaban preocupados pero viendo la ocasión tomaron la oportunidad de dar una mirada al estado de Jeremy de Osamu, el vulpino blanco parece bien aunque lo malo es el terrible dolor justo en su estómago y abdomen junto a un moretón notorio en la zona mientras que Jeremy estaba sangrando por el hocico junto a que estaba muy golpeado incluso tenía el ojo derecho casi cerrada por lo inflamada que esta su cara por culpa de los golpes del desconocido. Sin embargo Jeremy logra ponerse consciente nuevamente al igual que Osamu ya que las palabras del desconocido los preocuparon por lo cual sugirieron ser convertidos otra vez en armas y que se apresuren a ir rápido a la casa a lo cual los dos menores no se niegan y menos los ángeles y compañía.


Mientras tanto…

El estallido de la ciudad fue solo el comienzo de lo que parecía una pelea, una pelea en la que estan envueltos Reiji, Manabu y Kato con nada menos que el mismo Japeto que esta vez no está para nada de juegos yendo en serio contra los tres caninos que estan justo ahora con algunas partes de sus uniformes rasgados notándose más en el pecho de sus camisas y en las rodillas del pantalón, eso y que hay ligeras líneas de sangre que brotan de cortes en sus mejillas y sus brazos. La pelea en si contra el titán amo de las dimensiones con quien la pelea se ha llevado por algunas zonas de la ciudad siendo algunos barrios y locales en los que causaron más estragos pero por fortuna no ha habido alguna víctima inocente por el momento por lo que actualmente el combate está siendo llevado por distintas zonas hasta llegar unas calles cerca de la casa de Reiji y Manabu que se alteran por el simple hecho de estar cerca de su casa además de que sin saber cómo, estos dos sienten la presencia de sus padres dentro de la casa.


Las cosas no podrían estar peores para los chicos este día, que será lo que habrán hecho para merecer esta clase de infortunios cuando todo parecía ser de lo más normal hasta que casi acababa el día.


-5:06 PM, a dos calles de la residencia Shirou y Hyodo-


Justo entonces Kato recién dispara una especia de esfera de energía solar directamente a Japeto aunque este la desvía con solo darle una simple estocada con su arma. "Que pero como… pensé que si no podía darle ataques normales pensé que uno con energía funcionaria pero no funciono." Dijo Kato sorprendido.


"Kato no te distraigas, no es el momento." Dijo Reiji a modo de consejo seguido de evadir un posible espadazo de Japeto pero que le resulto en otra herida. "Agh… al menos estoy entero."


"Reiji, Kato esto no pinta nada bien, tenemos que buscar como alejarlo de aquí antes de que pase algo demasiado malo." Dijo Manabu reuniéndose con estos.


"Estoy pensando en cómo hacerle para que lo llevemos a las afueras de la ciudad sin que se dé cuenta de lo que planeamos." Volvió a decir Kato.


"¿Y ya tienes algo en mente?" preguntaron los dos lupinos.


En eso el canino aludido se rasca detrás de la cabeza pensando. "Bueno…."


"Menos mal que no puedo decirles directamente a tus amigos que no tienes nada en mente." decía la pantera desde su forma de arma a la mente de su portador.


"Kaiser no es el momento para discutir." reclamo el canino a su tesoro sagrado.


"No tienes nada pensando verdad…" Dijeron los dos mirando fijamente a Kato que solamente baja las orejas en señal de derrota. "Estamos perdidos si no pensamos algo." Dijeron al unísono los lupinos.


"Si ya terminaron de pedir plegarias antes de morir entonces es tiempo que acabe con los tres." Dijo el titán sin aparente intención de tener piedad.


"Lo que nos faltaba, que nos interrumpiera y morir ante él." Dijo Manabu.


Entonces los tres jóvenes más el titán comienzan a expulsar auras de energía para seguidamente tomar la forma de unas especies de luces parecidos a cometas que chocan entre sí por todo el cielo, en el centro de cada luz esta cada uno de los combatiendo contra la cuarta luz que es claramente Japeto, cada choque de luz es cada vez más violento además de que en si por un descuido Japeto termina mandando a volar a los tres jóvenes directamente a la casa de los dos primeros y que en consecuencia atraviesen el techo y aterricen en la sala de estar.


Justamente lo que no querían que pasara sucedió además de traer la atención de Yugo y de Yuto, ambos adultos al ver que sucedía a simple vista se ve que recién volvían del trabajo en el laboratorio puesto que aun ni se quitaban sus chalecos con el logo del laboratorio.


"Ay, maldito Japeto creo que atravesamos el techo de nuestro cuarto, Reiji." Dijo Manabu mirando a su amigo que está concentrado en otra cosa.


"Manabu… doble problema…" respondió Reiji señalando a sus padres.


"Manabu, Reiji que sucede están…" iba a decir el padre de Reiji, Yugo pero es interrumpido.


"Papá se los explicamos después así que por favor pónganse a salvo algo malo esta por pasar." Dijo Reiji alterado mientras se levantaba del suelo en guardia con su arma.


"De que hablan, ¿qué está sucediendo?" dijo ahora el padre de Manabu, Yuto.


"Por favor hablamos en…" iban a decir los dos al unísono pero son interrumpidos por la aparición de Japeto.


El titán no está en lo más mínimo interesado en los adultos pero de un momento a otro capta su atención que Reiji y Manabu se pongan en frente de los dos adultos, cosa que hace extrañar al felino con rosetas hasta que este abre un poco los ojos cayendo en cuenta de quienes son esos mortales a los que dos de sus adversarios protegen por lo que este levemente sonríe de una forma algo escalofriante que alerta a Kato estar en guardia seguido de lanzarse contra Japeto que lo bloquea con solo su pata desnuda, seguidamente el canino les hace una señal para que se lleven a sus padres de la casa.


Estos entienden el mensaje por lo que se llevan rápido a sus padres yendo por la salida más cercana que obvio son los agujeros que hicieron al caer dentro de la casa mientras que Kato trata de contener a Japeto quien al no hacer esfuerzo alguno solo desequilibra al canino seguido de agarrarlo de la cola y aventarlo contra la puerta de salida la cual se lleva por medio derribándola para caer en medio de la calle, al ver esto Reiji y Manabu van a asistirlo mientras que sus padres siguen aún casi sin poder comprender lo que sucede pero el shock aumenta más cuando de repente ven llegar a Hydesu, Sebastian y compañía, pero más es la sorpresa al verlos llegar volando. Sin embargo Japeto sonríe un poco ya que las estrellas principales de este acto ya habían llegado por lo cual de repente este con solo moverse más rápido de lo normal acaba por capturar a los padres de los caninos haciéndolos flotar hasta estar bastante cerca de su persona lo cual solo preocupa a los lobos mientras que sus padres solo los miran con un rostro sereno pero preocupado como tratando de decir que todo está bien, que no teman.


"Ahora les enseñare lo que es la desesperación… vivan con ella, arrepiéntanse de haber involucrado a estas personas, sientan la culpa por toda la eternidad, hijos de los dioses del cielo y el inframundo." Decía el jaguar que en ese preciso momento… hace lo impensable a sangre fría creando una cuchilla de energía en su pata libre mientras que con la otra pata con la que sostiene su espada, estos apuñalan a ambos lobos adultos en el punto que querían haciendo a todos quedarse impactados pero el impacto es más fuerte para Hydesu, Sebastian, Reiji y Manabu.


Los dos adultos claramente habían sido apuñalados en el corazón, seguido de eso el jaguar retira aquello que uso para tal acto tan cruel y vil, mientras que los adultos caen al suelo y justo debajo de estos se comienzan a formar charcos de sangre…


"¡PAPAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAÁ!" gritaron Reiji y Manabu.


"¡Cómo pudiste ellos no tenían nada que ver en esto!" Grito Takumu de lo más molesto.


"¡Esto es imperdonable! ¡Pagaras por esto maldito titán!" Esta vez fue Kaizon quien dijo algo.


"¡De aquí no saldrás vivo!" Exclamaron Kato y Saburou seguido de dar un ligero impulso al lanzarse contra Japeto que únicamente evadió el ataque para flotar en el aire justo encima de ellos.


"¡No escaparas!" Los felinos angelicales fueron esta vez quienes se sumaron a la pelea emprendiendo el vuelo para plantarle cara al jaguar que aun esta con una neutra mirada en su rostro.


"¡Papá!" Exclamo Reiji yendo con su padre luego de regresar a Toshiro a su forma normal. "Papá, papá no te vayas resiste por favor quédate conmigo ¡papá!" Reiji hace lo posible por darle la vuelta además tratar de detener el sangrado pero se le hace inútil lo apuñalaron desde la espalda.


Manabu también se apresura a ir al lado de su padre tras haber regresado a Tetsuya a su estado normal además de que se le hace inútil parar el sangrado. "No, no por favor, papá no cierres los ojos. Quédate despierto, no pierdas la consciencia por favor te lo ruego."


Hydesu y Sebastian aun ni se habían movido, el shock es demasiado que solo estan estáticos sin poder moverse mientras que en el espacio mental ni Osamu ni Jeremy saben que decirles, los cuatro estan en completo silencio hasta que el silencio es roto por un sonido muy pequeño, el sonido de una gota tocando el suelo, esas gotas no eran nada más que las lágrimas de los dos menores, sus lágrimas caen en gran cantidad directamente al suelo mientras algo… algo crecía en ellos… era… la ira. Pero dicha ira crece más en cierto lugar recóndito de la mente de Hydesu, en el que tanto el cómo Jeremy escuchan voces, voces parecidas a las suyas pero con un tono siniestro susurrándoles que hagan lo que tienen que hacer, que no se contengan, que liberen esa ira creciente que hay en ellos en estos instantes pero la voz que persuade a Hydesu es la que más insiste al punto de decirle <<dale rienda suelta a tu oscuridad>>. Lo cual repercute en la realidad siendo primero que todo el cielo se oscurezca aún más empezando a llover y relampaguear….


Terminando con un estridente grito de ira y sufrimiento de Hydesu y de Sebastian haciendo que su poder aumente en gran cantidad, en Sebastian notándose como emana un aura dorada con chispas y rayos a su alrededor además de hacer que se encrespe todo su pelaje mientras que con Hydesu es una muy oscura y densa aura negra además de que anormalmente su ojo izquierdo antes de un puro color azul se tiña de un fuerte color rojo. Aquel grito llamo la atención de todos los presentes además de que también capto la atención de la madre de Saburou y de Kato que ya estaba al tanto del peligro por todo el desastre de la pelea entre Kato, Reiji y Manabu contra Japeto, por lo cual ella recién había acabado de hacer unas cuantas llamadas para finalmente ir directamente al lugar en el que se siente aquella gran energía mientras que de regreso a lo principal, el amo de las dimensiones abrumado por lo que siente no ve cuando fue que Sebastian se había aparecido justo en frente de él asestándole un perfecto puñetazo en todo el rostro, en toda su expresión se podían ver las lágrimas en el rostro furioso del lupino rubio, aunque dicho ataque hace retroceder al titán que no se da cuenta cuando es que vino el siguiente ataque que fue de Hydesu siendo esta vez una serie de tajos con su espada que se notaron justo después de que este apareciera detrás del felino, los cortes se hicieron presentes al mostrarse los muchos cortes en su pecho.


"Qué… de que se trata esto… sus poderes aumentaron de golpe y estan encima de mí, incluso su velocidad es mayor que la de la última vez que luche con ellos…" pensó alarmado el jaguar.


Lo siguiente que se vio era como los tres estan en una lucha casi igualada pues entre la abismal velocidad y fuerza de Sebastian junto a la de Hydesu estan abrumando a Japeto que por cada momento que no encuentra como defenderse este simplemente está siendo usado como un saco de boxeo que ya ha recibido mucho daño sangrando en distintas partes de su cuerpo más el daño previo que le provoco Hydesu, justo en este momento está en lo que parece un ferviente choque de espadas a gran velocidad en el que se escucha el sonido del acero chocando a gran velocidad, incluso el mismo tesoro de Japeto, Gin no podía creer lo que estaba sintiendo, hasta el mismo podía sentir el poder que desprenden además de como Osamu y Jeremy en sus estados de armas parecen haberse fortalecido de repente al mismo tiempo que sus portadores. Las cosas en si no estan para nada a favor del titán ni de su tesoro maldito, los jóvenes por si solos estan superándolos con mucha facilidad por así decirlo recibiendo uno tras otro de los ataques que llegan sin aviso o que vienen directamente sin ni una pizca de duda, por más humillante que sea solo pensarlo otra vez Japeto se ve en la penosa situación de tener que retirarse pero justo cuando esta por desaparecer este ve como tanto Hydesu como Sebastian han unido sus fuerzas para crear una especie de orbe de energía negro y dorado rodeado por relámpagos y relámpagos negros que es disparado directamente al felino que sin poder salir de su estado de la impresión este profiere un grito tras recibir el ataque justo cuando ya su figura estaba entrando su grieta espacial para escapar.


El estallido provoca el levantamiento de una gran nube de humo que al disiparse se ve que Japeto ya no está, al principio para los que lo vieron pensaron que lo habían vencido pero en realidad Kaizon y Takumu sabían que este había vuelto a huir pero esta vez no se fue ileso puesto que recibió un grave daño durante su huida. Pero ahora de regreso con los dos jóvenes tras haberse jactado de la ausencia del titán estos jadean por el esfuerzo que pusieron en esa pelea además de que el poder que hasta hace unos momentos habían estado usando se reduce hasta el nivel que poseían antes, incluso el ojo izquierdo de Hydesu regreso a su color natural e incluso Sebastian dejo de tener el pelaje encrespado, pero su descanso no dura mucho pues se acordaron de sus padres por lo cual acuden a su encuentro tras haber tocado tierra y de regresar a Osamu y Jeremy a sus formas normales, el resto hizo lo mismo con sus tesoros sagrados, Kaizon por suerte materializo una especie de sombrilla encima de todos mientras Takumu hacia lo posible para tratar la herida de los padres adoptivos de los dos lupinos menores pero resulta en vano, ya casi no les queda tiempo, esa noticia en si solo resulta en que Reiji y Manabu estallen en más lagrimas junto a Hydesu y Sebastian que estan sosteniendo las patas derechas de sus padres mientras que Reiji y Manabu las izquierdas.


"Papá….. N-no t-te vayas n-no quiero e-estar solo… N-no quiero q-qué que tu t-te vayas… p-primero se f-fue mamá y-y no quiero que t-te vayas t-también…" Decía Hydesu hipeando y sollozando sosteniendo fuerte la pata de su padre.


"Por favor… quédate… quédate… papá quédate con nosotros…. N-no nos dejes… por favor…. Me dolió cuando mamá nos dejó… y me dolerá más si te vas tu…" Decía igualmente Sebastian hipeando y sollozando apretando fuerte la pata de su padre igualmente.


"Papá… por favor quédate no te vayas, tú lo eres todo para nosotros, eres lo único que nos queda, sin ti estaríamos perdidos. ¡Por favor no te vayas!" Replico Reiji igual de desesperado que su hermano menor, Hydesu sosteniendo fuerte la izquierda de su padre.


"No vayas hacia la luz o lo que sea que estés viendo papá, concéntrate en nosotros, concéntrate en mi voz y en la de Sebastian. ¡Por favor piensa en nosotros!" Replico Manabu también desesperado como Sebastian apretando la izquierda de su padre.


"Príncipes…. Jóvenes Reiji y Manabu… no hay nada que hacer, ya no les queda mucho tiempo… Así que escuchen lo que les tengan que decir, no desperdicien su aliento." Dijo Kaizon puesto este al ser residente del inframundo está claro que siente como el tiempo se le acaba a los dos adultos.


"Reiji…. Escúchame bien por favor…" Decía Yugo solo para ver asentir a su hijo. "Quiero que seas un buen hermano mayor y que cuides bien de Hydesu, aunque ya lo hayas cuidado muchas veces esta vez lo digo con un motivo especial… también me he dado cuenta desde hace días como tanto Hydesu como después cambiaron, no podía explicarlo pero ambos cambiaron, no solo el hecho de que Hydesu se abriera más al punto de tener amigos pero ahora puedo ver que la respuesta de ese cambio que no podía identificar y también… puedo ver a mas que solo a las personas que están aquí… sin embargo eso no me dice mucho a excepción de que solo puedo decir que por eso ya en si te has vuelto más fuerte que tu propio padre… eres un buen chico Reiji…" Decía el adulto con una sonrisa mirando como su hijo acerca la mano de su padre hacia su mejilla. "Y Hydesu… Algo en mi corazón me decía que eras un niño especial y único en su clase, tanto yo como tu madre te quisimos mucho desde el día que tú y Sebastian llegaron a nuestro hogar, fueron el regalo que no esperamos tener pero que aceptamos y criamos con mucho cariño del que solo los padres pueden darle a sus hijos, Narumi te quiso muchísimo y aunque te dolió cuando murió al final en estos días pudiste pasar de página, eso me hace sentir muy orgulloso y también a tu madre quien no quería que estuvieras triste, ah y también quisieras que me hicieras un favor, que cuides de Reiji, ya sabes cómo puede ser a veces así que cuento con que estés allí para enfriarle la cabeza y que piense con la cabeza fría ¿me harías ese favor pequeño?" Pregunto el adulto hasta ver como su hijo asentía con la cabeza además de que ahora este miraba a Jeremy a quien ve claramente. "No sé quién puedas ser pero el ver que estabas cerca de Hydesu me decía… que eres alguien especial para el así que por favor cuídalo bien." Dijo mientras miraba al lobo adolescente que afirmo con la cabeza mientras a sus piernas se aferraban dos pequeños tigres llorando también.


"Sebastian, Manabu… no puedo decir mucho ya que el bocón de Yugo dijo todo lo que yo estaba por decirles… pero lo que si se es que yo también me di cuenta de todas las cosas que el noto, brevemente decíamos que podría haber sido lo que los impulso a tener semejante cambio… lo pensamos por muchos días pero no esperábamos una sorpresa como está a pesar de que este resultado era inesperado, chicos también quiero que los dos… jamás… jamás piensen que esto es todo su culpa… no vivan con el remordimiento de que esto no hubiera pasado jamás si no hubieran llegado a nuestras vidas, lo que sea que dijo ese hombre no lo crean, porque cada día siempre agradecemos que ustedes llegaran… además de que Sebastian…. Manabu… quiero que entre los dos se cuiden mucho, Manabu se cómo eres por lo que por favor trata de no sacar a tu hermano de sus casillas, modera y piensa lo que vas a decirle a Sebastian, y Sebastian sé que piensas que a veces Manabu es algo pesado cuando dice lo que dice pero se preocupa por ti y no debes tomarlo como algo que te moleste, lo hace porque te quiere por el hecho de que eres su único hermano y siente la necesidad de siempre estarte cuidando y protegiendo, así que te pido que le sepas tener paciencia, lo hace porque le importas mucho, más de lo que tú crees que le importas." Termino por decir Yuto mientras solo veía a sus hijos llorar a mares apretando fuerte sus patas.


"Niños también quiero que escuchen esto de mí y de Yuto." Dijo Yugo a lo que Yuto asentía con la cabeza.


"Niños, verlos crecer, criarlos y enseñarles a los cuatro todo lo que sabemos fue de lo más divertido y conmovedor de nuestras vidas, el haberlos criado fue lo más divertido que hemos vivido junto al haber conocido a sus madres y habernos casado con ellas por el amor que sentimos y seguimos sintiendo por ellas, pero como seguimos diciendo… estar con ustedes fue lo más divertido y feliz de nuestras vidas, se los agradecemos mucho por habernos permitido ser sus padres, sean unos buenos niños, cuídense entre ustedes, sean felices, no estén tristes, aunque ya no estemos con ustedes siempre estaremos con ustedes en sus corazones, nosotros, Narumi y Kanoe siempre estaremos en sus corazones… Sean felices, siempre sonrían." Finalizan los dos adultos siendo siempre observados por sus hijos que no paran de llorar y derramar más lagrimas además de que con solo mirar ambos adultos al cielo parece como si una luz estuviera iluminándolos, de dicha luz se puede ver la figura resplandeciente de sus esposas vistiendo un simple vestido blanco dejándoles expuestos los hombros seguido de extenderles las manos a sus maridos como queriendo decirles que si ya estan listos para irse a lo que estos responden con un inaudible sí mientras que en lo que parece la realidad ambos cierran sus ojos esbozando unos grandes sonrisas en sus caras.


"¡PAPAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAÁ!" Grito Reiji mirando al suelo mientras llora aún más.


"¡NO, NO, NO, PAPAAAAAAAAÁ!" Grito Hydesu mirando al cielo derramando más lágrimas.


"¡NO PAPÁ, PAPÁ, PAPAAAAAAAAAÁ!" Grito Manabu al cielo entre muchos llantos.


"¡NOOOOOOOOOOOOO!, ¡NO….! ¡PAPAAAAAAAAAAAAÁ!" Finalizando Sebastian con un gran llanto con la cabeza mirando al suelo.


Los llantos de los cuatro en si eran acompañados por los de Osamu al sentirse mal por no haber podido hacer nada para impedir esto junto a los bajos sollozos de Jeremy mientras apega a su zorro a su pecho dejando que llorara mientras que su pantalón estaban aferrados Toshiro y Tetsuya que se encuentran igual de tristes llorando. Incluso Saburou y Kato lloran ante este triste acontecimiento seguido de que sienten una caricia en sus cabezas y quien se las da es su madre, Shinon que junto a Snow estan igual de afligidas por esto, en parte por no haber llegado a tiempo para impedir este triste escenario bajo la lluvia, hasta Kaiser está que no puede decir nada y menos Cross que va a donde están Jeremy y Osamu a tratar de aliviar este dolor. Seguidamente Mayura junto a Hironobu sienten la necesidad de hacer algo por lo que al ser dos de los mayores aquí estos sin que nadie se los pida abrazan a los cuatro afligidos lupinos dejando que lloren todo el tiempo que sea necesario mientras que Kaizon y Takumu solo miran a Shinon y Snow, aunque las miradas no duran ya que los dos felinos van al encuentro con las dos.


"Ya que esto ha sucedido… es tiempo… ¿esta lista?" Pregunto el felino blanco.


"Si, ya todo está listo… acabo de dar el mensaje a los otros de que el mundo de los mortales ya no es seguro… que preparan todo y que se fueran… hoy… nosotros debemos hacer lo mismo, ellos habrán hecho algo para que la gente que los conocía no pueda recordarlos y yo haré lo mismo…" dijo la canina adulta.


"Nosotras ya hicimos nuestras preparaciones para irnos hoy mismo con ustedes y los príncipes." Informo Snow.


"Si… solo hace falta que ellos preparen sus cosas también." Dijo Kaizon con algo de pesar en su tono al todavía ver llorando a los lupinos. "Estas personas merecen un funeral… algo especial por haber cuidado bien y con tanto cariño de ellos…"


"Estoy de acuerdo… sabemos que hacer." Dijo Takumu mirando a Kaizon que asiente con la cabeza.


Seguidamente ambos felinos dan unos pocos pasos hasta quedar en a los pies de los dos adultos fallecidos para entonces alzar sus patas con las palmas abiertas haciendo que haces de luces aparezcan debajo de los cuerpos, eso hace que todos pongan atención a este acontecimiento.


"habitantes del mundo mortal, ustedes que han hecho cosas buenas en vida más el haber criado y cuidado de los hijos de los dioses del olimpo, les concedemos el completo acceso al paraíso divino donde descansan las almas elegidas por los dioses pero este al ser un caso especial nosotros los ángeles el pase al paraíso conocido como los campos elíseos, allí no tendrán que preocuparse por nada, serán libres de vivir felices allí junto a las dos almas que aman y que siguen amando aun en muerte, Yugo Shirou y Yuto Hyodo, les permitimos la entrada a los campos elíseos." Dijeron en completa sincronía los dos ángeles haciendo que los cuerpos de los dos adultos se comiencen a iluminar al punto que se conviertan en dos esferas de luz que ascienden a los cielos hasta perderse por completo de la vista además de que con eso dos aberturas se abren entre las nubes, las cuales deja ver brillantes luces bastante cálidas.


"Ahora… ellos podrán descansar en paz con aquellas a las que aman." Dijo Takumu.


"Y también es tiempo de que… ustedes nos den su respuesta por mucho que no estén listos para responder." Dijo Kaizon mirando a los príncipes aun con los ojos llorosos. "Es tiempo de que decidan, ¿vendrán con nosotros al lugar del que provienen, el mundo divino?"


Ambos al solo mirarse y pensarlo por unos segundos más el ver a Reiji y a Manabu que tampoco estan dudando en decirles que nada para oponerse, les regresan sus miradas a sus protectores angelicales…


"Sí…. Iremos con ustedes." Respondieron ambos entre lágrimas.


La decisión fue tomada. Este día seria en el que ambos regresarían a su mundo natal, aunque a que se habrá referido Shinon con avisarles a los otros…

Aunque mientras tanto en otro lugar… un desconocido lugar en el que parecía ser una especie de salón con una mesa redonda a oscuras con todo completamente desgastado y algo antiguo se aprecia como en el suelo a pesar de estar a oscuras hay un rastro de sangre… un rastro de sangre que al verse más claramente, le pertenece a Gin, el tesoro maldito leal a Japeto que los pocos segundos comienza a desvanecerse además de también verse como más adelante se ve otro rastro de sangre en el que se ve nada menos que….. A Japeto boca arriba, con una expresión de vacío en su rostro mientras que parado a su lado estan dos figuras identificables portando abrigos negros y cubriendo sus rostros a la vez que ríen de forma inquietante puesto que al tener al amo de las dimensiones debilitado pudieron conseguir lo que querían… además de que esto solo marque el inicio próximo de su aparición y revelación…


No obstante en el mundo mortal…

La lluvia ceso por fin, pero el sentimiento de pena y tristeza aún persiste mientras llevan en sus pensamientos que dejaran atrás el hogar en el que guardaron y experimentaron tantos recuerdos muy felices… Este es el adiós al mundo mortal y la partida al mundo divino.


 

Haydenwolf

Dios Lobo de la Oscuridad y Luz
Registrado
22 Jun 2018
Mensajes
741
Ubicación
Venezuela
Offline
Feliz sabado mis amigos furros y algunos no tan furros aquí les traigo el 13er capitulo (14to capitulo dentro del conteo total), espero que lo disfruten con esto. y disculpenme por si lo ven algo largo, al parecer lo que queria hacer termino por hacer que fueran en total un conteo total de 15 paginas escritas para este capitulo pero bueno, los dejo para que lo lean.
Capítulo 13
Zeus el dios de los cielos, padre e hijo reunidos, deja que fluyan las lágrimas Sebastian.

-3 de junio del año 2113, lunes, 5:06 PM-

No ha pasado mucho tiempo pero con la firme decisión de los dos cachorros de finalmente ir al mundo en donde nacieron se pusieron en marcha, aunque con Saburou hubo unos cuantos problemas ya que no quería irse y dejar atrás a sus amigos sin embargo su madre le explico que hablaría con el sobre eso además de explicárselo con calma mientras que Kato se mantenía sin intervenir en la conversación de su madre y hermano puesto que él sabía algo que ninguno de los menores sabia, incluso lo sabe Kaiser, mientras que por parte de Hydesu y de Sebastian estos a pesar de haber decidido que querían irse estos estan con la vista perdida en las nubes mirando al techo de su habitación acostados en sus camas mientras que con algo de intranquilidad Jeremy y Osamu estan empacando las cosas de los dos menores, aunque ellos no son los únicos, incluso Toshiro y Tetsuya que estan en la habitación de los lupinos estan igual de perdidos, lo que paso los dejo un poco en shock y tristes por lo que lo que pensaron que sería mejor era dejar un rato solos a Reiji y Manabu para que se despejaran además de para que guardaran sus cosas al mismo tiempo.

Mientras que afuera de la casa estan nada menos que Kaizon, Mayura, Takumu y Hironobu vigilando los alrededores desde el tejado de la casa además de poder ver como algunos humanos y fursonas estan alterados por tanto alboroto que aconteció en la ciudad, a distancia casi se puede escuchar el sonido de la policía y las ambulancias en busca de personas heridas que necesiten tratamiento o ser llevadas al hospital en caso de ser algo grave. Sin duda lo que hizo Japeto causo agitación entre los mortales pero lo que en verdad querían saber los dos ángeles era quien podría haber sido esa persona que les dio una fuerte paliza a los tres jóvenes dioses además de lastimar de ese modo a Jeremy y a Osamu, sin duda lo que sería mejor es que todos se fueran ya mismo al mundo de los dioses y específicamente primero que nada al olimpo, la tierra de nacimiento de Sebastian.

Al rato que estos estan vigilando, Jeremy interrumpe el incómodo silencio que mantienen ellos.

"Perdonen si los estoy interrumpiendo o algo pero los demás ya terminaron de empacar sus cosas en esas raras maletas que les dieron." Dijo Jeremy cruzándose de brazos con seriedad.

"Entendido y con lo de las maletas, el asunto es que son mágicas, son muy famosas en el mundo de los dioses, puedes guardar lo que quieras allí sin preocuparte por que se llene, porque no tiene fondo." Dijo Takumu con mucha casualidad.

Kaizon alza una ceja al notar la seriedad del lupino. "¿Estas bien, estas algo serio?"

"¿Qué?, no es nada de lo que tengas que preocuparte solo estaba pensando en cómo estarán Reiji y Manabu con esto de estar yéndose del mundo en el que crecieron para irse a vivir entre dioses ahora que ellos lo son y es más, que por sus venas gracias a la ambrosia impregnada con la sangre de Hydesu y de Sebastian los hace ahora sus legítimos hermanos de sangre pero de distintas madres." Dijo Jeremy con mucha casualidad.

"Oh cierto no pensé en eso. Lo había olvidado por completo." Dijo Mayura tras acomodarse las gafas.

"Vale creo que ahí tienes un buen argumento al que te respondo. Simplemente tendremos que explicar las circunstancias en la que ocurrieron las cosas aunque creo que Sebastian junto con Manabu serán quienes se lo expliquen mejor al señor Zeus puesto que tendremos que irnos primero al olimpo." Dijo Takumu seguido de mirar a Kaizon que asiente en afirmativo con la decisión de ir primero al olimpo.

"Entonces ¿el olimpo es…?" pregunta el lupino.

"El lugar donde viven la mayoría de los dioses, ángeles, seres elegidos por los dioses y pocas almas que deciden no ir al elíseo." Respondió Hironobu a la pregunta de Jeremy.

"Entiendo así que es una clase de paraíso para los que mueren y el hogar de la mayoría de los dioses además de los dioses olímpicos." Dijo el lupino consiguiendo así el asentimiento de Takumu y de Hironobu.

"Bien entonces deberíamos decirle a los príncipes que ya debemos irnos." Dijo la canina de las gafas.

"No, aun no, dejémoslos solos un rato, esta podría ser la última vez que vean esta casa así que debemos cumplirles su último deseo antes de dejar la tierra. Que se paseen en esta casa por una última vez." Dijo el felino angelical negro bajando un poco la mirada para suspirar con pesar. "Que ironía no crees Takumu… nosotros trajimos a sus altezas a esta casa hace 12 años y nosotros somos quienes los regresaran al mundo de los dioses." Volvió a decir el mismo felino.

Takumu solo sonríe casi sin ánimos, de algún modo aunque tanto el cómo su amigo cumplieron la misión de proteger a los príncipes, no pudieron proteger a quienes vieron como sus figuras paternas durante su crianza en la tierra.

En cambio Jeremy esta con un poco disconforme con la mirada de Takumu aunque también disgustado con Kaizon.

"Escuchen bien los dos, usen esas orejas de felinos que tienen que no son solo unos adornos porque lo que tengo que decirles es que ni Hydesu ni Sebastian los estan culpando de nada por la muerte de sus padres adoptivos, tampoco Manabu ni Reiji los estan culpando, las cosas solo sucedieron al punto que no pudimos impedirlo además de que Japeto recurrió a una sucia jugada para infundirles la desesperación, miedo, culpa y arrepentimiento a Hydesu y a Sebastian al igual que a sus hermanos, pero en si lo único que sienten ahora es una gran tristeza además de estar en un ligero shock bastante duradero por la reciente perdido. Pero ellos son fuertes, no se dejaran dominar por ningun mal sentimiento y menos estarán diciendo que el que las personas que más querían murieran por culpa de ustedes dos. Confíen en mis palabras, porque mis siguientes palabras son: no se preocupen, piensen en el futuro y no el pasado." Dijo Jeremy finalizando con su discurso resultando en que los felinos suavicen un poco sus miradas como si hubieran entendido lo que el lobo les quiso transmitir con esas palabras.

"Gracias…" Respondieron a secas los felinos blanco y negro.

Mientras que en el inter