+18 Original Fic M/F M/M Divine Descendants

Haydenwolf

Dios Lobo de la Oscuridad y Luz

Registrado
22 Jun 2018
Mensajes
792
Ubicación
Venezuela
Offline
Divine Descendants Remake Capitulo 020

Capítulo 20
Más familia de la que creía.

-5 de junio del año 2113, martes, 10:00 AM, castillo del inframundo, habitación de Hikaru-

Entre las cobijas de la cama… Hydesu se revolvía hasta que abre de golpe los ojos y se reincorpora en la cama jadeando mientras mira a su alrededor dándose cuenta que está de regreso en la habitación de su mellizo mientras se pregunta si lo que vio, a ese chico, ¿fue un sueño? Aunque pronto llega alguien que daría las respuestas, la puerta de la habitación se abre dejando ver que era nada menos que Perséfone que venía cargando una bandeja circular con el fondo medio hundido.

"Mama…" Dice el azabache teniendo la atención de la adulta que deja en una mesita la bandeja que venía cargando y que aparentemente tenia agua además de que también venía con una toalla pequeña al parecer la cual deja también para sentarse al borde la cama y ver a su hijo. "Dime que lo que vi en la cocina fue un sueño, dime que ese niño que vi en la cocina y que me confundió con Hikaru no me dijo hermanito…"

La diosa le dedico a su hijo una mirada complicada para luego solo sonreírle. "No Hydesu, no fue un sueño." Dijo ella para luego suspirar. "A Hades debería darle vergüenza y también a Hikaru por no haberte dicho nada además fue para nada un sueño mira justo a los pies de la cama."

Hydesu medio se asoma a ver a los pies de la cama mirando que allí estaba alguien, ese alguien es ese mismo niño que de solo verlo y escucharlo hablar, no se pudo contener al punto que se derrumbó. "E-e-e-e-e-ese es el chico…." Dijo tartamudeando.

"Hydesu te lo presento, él es Hyde, tu hermano mayor, o al menos uno de ellos… lamento que no te pueda contestar ahora, la cosa es que se desmayó cuando le dije que eres su hermano también." Dijo ella sudando un poco al estilo anime.

"Mi hermano mayor… momento como que uno de ellos ¿c-c-c-cuanta familia tengo?, dioses, dioses, dioses." La cabeza del azabache ya se estaba haciendo un lio, pues casi literal estaba poniéndose roja y este estaba echando humo por las oreja y sus ojos ya estaban dando vueltas como en espiral al estilo anime.

"Bueno mejor recuéstate y déjame que te explique exactamente lo que paso después de que te desmayaras así no te complicaras a ti mismo." Dice la hembra adulta de pronto haciendo que Hydesu se acueste de nuevo boca arriba mientras busca la toalla que trajo para mojarla y exprimirla un poco seguido de colocarse en la frente a Hydesu. "Bien solo relájate y escucha atento lo que paso antes de que te desmayaras luego de solo haberle visto la cara a Hyde…"

Flashback, hace 1 hora​

"¡Ay dioses, ay dioses, Hikaru, Hikaru que te pasa Hikaru!" Dice el cachorro de 13 años sacudiendo un poco al inconsciente azabache de 12 años en el suelo. "Ay qué hago, que hago ¡Mamá, mamá ayúdame, Hikaru se desmayó!" Exclama preocupado el chico hasta que en la cocina entra la persona a quien llamo. "¡Mamá no sé lo que paso, Hikaru solo se desmayó!"

Perséfone se quedó como confusa mientras miraba al cachorro y a Hydesu en el suelo. "Eeeem Hyde, cariño creo que te estas equivocando, ese chico en el suelo no es Hikaru." Dice la adulta con una pequeña risita cubriéndose a medias la boca mientras ahora Hyde está confundido ahora.

"…. ¿Que no es Hikaru? ¿De qué hablas mamá? Quien si no más seria este niño, conozco a Hikaru desde bebes y ahora dices que no es Hikaru…." Decía el nombrado como Hyde mientras solo veía a su madre reírse un poco más alto. "Mamá… Que cosa no me estás diciendo."

"Ja, ja, ja, ja, ja, ja…. Perdón hijo es que no aguante la risa y ahora que me Rei…. ¡A Hades debería darle vergüenza el que no te haya dicho ni una sola palabra al respecto cuando lo vea le daré un sermón de los buenos!" exclamo algo molesta la adulta mientras su hijo tenía una expresión de confusión tipo anime con los ojos en forma de puntitos al menos hasta que la misma Perséfone se dio cuenta y decidió hablar nuevamente explicándole de forma resumida como es que no sabía que tenía otro hermano hasta que finalmente llega al final. "Y así fue como Hydesu finalmente se reencontró conmigo y con Hades. Y también ese es el por qué Hydesu se parece Hikaru, Hydesu y Hikaru son gemelos idénticos pero son distintos a pesar de ser iguales ¿comprendes Hyde?" Dice ella pero al ver a su hijo solo puede mirar como esta en estado de shock con las cuencas de los ojos en blanco estilo anime. "¿Hyde?" Dice ella solo para ver al cachorro desmayarse también y juraría que está mirando como echa espuma por el hocico. "¡AY DIOSES, HYDE!"

El grito de pánico hecho por Perséfone solo logro atraer más atención al asunto, con atención pues se puede decir que atrajo a cuatro lobas, literalmente.

La primera en llegar a la escena en la cocina es una loba de pelaje y cabello negro con tonalidades púrpuras que posee un iris de ojos de color esmeralda como visiblemente idénticos a los de Perséfone, a la vista se ve que tiene 21 años de edad, viste lo que parece ser una camiseta de tirantes negra mientras que encima de eso lleva un suéter negro que deja a la vista su hombro derecho y su cuello completamente, viste un pantalón color turquí suelto en las piernas que se le ve holgado y unos tenis de color blanco de agujetas negras con el extra de que usa unos clips de cabello para que no le estorbe su flequillo en la cara del lado derecho.

Seguida de ella aparece una loba casi idéntica a la primera solo que su pelaje y cabello negro tienen tonalidades amatistas que posee un iris de ojos de color esmeralda claramente como los de Perséfone, tiene 21 años de edad, viste lo que parece ser una camiseta de tirantes blanca mientras que encima de eso lleva un suéter gris que deja a la vista su hombro derecho y su cuello completamente, viste un pantalón color índigo suelto en las piernas que se le ve holgado y unos tenis de color negro de agujetas blancas con el extra de que usa unos clips de cabello para que no le estorbe su flequillo en la cara del lado izquierdo.

La tercera que llega a la escena es una loba de pelaje y cabello negro con las puntas de todo el pelaje y cabello de un color celeste y cobalto con heterocromia en ambos ojos, el iris del ojo izquierdo es azul como el cielo y el del izquierdo es color esmeralda, se ve visiblemente más joven que las dos lupinas anteriores pues tiene exactamente unos 16 años de edad, viste una camisa de botones rosada a cuatros, debajo lleva una camisa de manga larga blanca, lleva una pañoleta violeta en el cuello, una falda larga de color malva a cuadros que le llega hasta casi las rodillas, calcetines color lila y zapatos tenis de color bermellón con detalles lavanda floral y usa un listón para el cabello de color fucsia ligeramente inclinado a la izquierda.

Y finalmente llega una loba idéntica a la anterior solo que ella posee pelaje y cabello de color negro con las puntas de todo el pelaje y cabello de un color cobalto y cian, como la anterior lupina tiene heterocromia en ambos ojos, el iris del ojo izquierdo es esmeralda y el del izquierdo es color azul como el cielo, igualmente visiblemente tiene exactamente unos 16 años de edad, viste una camisa de botones color carmín a cuatros, debajo lleva una camisa de manga larga blanca, porta una pañoleta amatista en el cuello, una falda larga de color amaranto a cuadros que le llega hasta casi las rodillas, calcetines color lila y zapatos tenis de color escarlata con detalles magenta y usa un listón para el cabello de color morado ligeramente inclinado a la derecha.

"¡Mamá que sucedió!" Exclamó preocupada la primera del cuarteto de féminas.

"A pues Hanako, lo que pasó fue que…" iba diciendo la adulta cuando es interrumpida por la segunda lupina.

"¿Que les sucede a Hyde y a Hikaru? ¿Qué hacen en el suelo?" Pregunto la lupina de pelaje azabache con amatista.

"Akiho si me dejaran explicarles les diría que…" iba diciendo otra vez Perséfone solo para ser interrumpida por tercera en su intento de hablar.

"Un segundo…" empezó a decir la lupina de pelaje celeste-cobalto acercándose a mirar mejor al azabache en pijama. "Chicas, este no es Hikaru, se lo que digo conozco a nuestro hermanito y este no es el."

"¿Estas segura Shana?" Pregunto la última acercándose también más al azabache.

"Si claro que estoy segura Ritsu míralo tú misma, tú también reconocerías a Hikaru y este no es el." Respondió la lupina llamada Shana a la llamada Ritsu por ella.

"¿No será que están mal de la cabeza hermanitas?" Dice una de las lobas mayores, Amigo que se acercó a mirar más de cerca al azabache desmayado a quien tras clavarle la mirada unos segundos está suda estilo anime. "Creo que o estoy mal de la cabeza o estoy alucinando porque ellas dos tienen razón, este no es Hikaru." Respondió ella.

Ante lo dicho por una de las chicas mayores Perséfone y Hanako se miran la una a la otra solamente medio rodando los ojos solo para después hacerse las que no saben nada.

"Si no es Hikaru ¿entonces quién es él y que hace en el suelo con Hyde?" Dijo Ritsu preguntando con una pata en el mentón.

"Creo que yo podría tener la respuesta a eso." Respondió Akiho girando su mirada con una expresión acusadora a su hermana y su madre. "Nee-san, mamá podrían explicarnos quien es este niño, nos gustaría oír todo." Dijo la lupina cruzando sus brazos siendo más firme en su mirada.

"Hades definitivamente Akiho tiene esa mirada que tienes que le hiela la sangre a quienes te temen pero que la use contra mí es otra cosa… tendré que hablar." pensó Perséfone.

En cambio Hanako no parecía ceder ante la mirada de su hermana, al contrario ella estaba aguantando y prácticamente le regresa la mirada y habla. "Creo que te equivocaste hermanita, mamá ni yo sabemos de qué estás hablando."

Akiho solo alzo una ceja. "Creo que me tomas por tonta hermana, yo sé perfectamente que tú y mamá esconden algo, algo que no han querido decir o que…." Iba diciendo hasta que escucha un silbido fuerte a la hace voltear en dirección a su madre al igual que sus otras tres hermanas.

"Chicas ahora tengo la atención de todas ¿Me dejan hablar ahora sí?" Espeto con autoridad la fémina adulta mirando a las cuatro lobas jóvenes que se quedaron en silencio. "Está bien así que será mejor que se preparen para lo que escucharán, en primera porque Hanako ya sabía de esto por supuesto, ya le había contado y juro guardar el secreto así que si van a escuchar no se vayan a desmayar como Hyde."

Las tres lobas miran a su hermano menor de 13 años en el suelo echando espuma por la boca luego miran a su madre. "No somos tan dramáticas mamá." Respondieron las tres al unísono.

Hanako le da una mirada no muy convencida a su progenitora. "Hazlo mamá lánzales la bomba que me lanzaste cuando tenía 18 años." Soltó ella.

Perséfone suspira pesadamente mientras se mentalizaba para volver a contar toda la historia pero de manera más resumida posible pero haciendo buena énfasis además de ser directa con lo que pasó hace 12 años cuando supuestamente las lobas más jóvenes creyeron que solo ese día había nacido Hikaru pero en realidad había nacido otro que por su seguridad Hades lo envío con alguien de confianza para esconderlo en la tierra y ahora mucho tiempo después se han reencontrado.

"Y eso fue lo que pasó y ahí la respuesta de quién es el pequeño desconocido al que ustedes no conocen que por cierto se llama Hydesu, el mellizo idéntico de Hikaru y su hermano mayor ¿Entendieron todo desde la parte de que los titanes planearon todo hace 12 años hasta la parte en que les dije que Hydesu es el hermano de ustedes cuatro? Perdón digo tres porque ya se lo conté a Hanako así que entendieron cada una de mis palabras." Dijo y argumento la diosa mirando a sus tres hijas.

El silencio reina entre las tres lupinas y entonces a Shana y Ritsu se les ilumina la mirada con una sonrisa.

"¡Tenemos otro hermanito más y uno igualito a Hikaru que lindo!" Dijeron las dos al unísono mientras Akiho se daba un facepalm.

"Ay no puede ser solo eso dirán que acaso no van a decirle nada a mamá por…" iba a decir la canina azabache con amatista siendo interrumpida.

"Yo ya me hice todo el número de <cómo pudiste, porque no dijiste nada que acaso una madre no confía en su propia hija como pudieron tú y papá ocultarnos todo esto, ocultármelo a mí> y todo lo demás." Dijo Hanako como si nada mientras se cepillaba la cola.

"En serio Hanako. En serio." Dijo la hermana melliza de la nombrada.

"Si en serio." Respondió de regreso ella dejando su cola a un lado.

"Tenemos otro hermano, tenemos otro hermano." dicen las gemelas Shana y Ritsu aun celebrando.

"Uuuuh ya quiero conocerlo cuando se despierte, quiero saber si es igual o no a Hikaru, quiero saber todo sobre él" dice Shana emocionada.

"Si yo también quiero saberlo todo de él pero ¿sabes a quién quiero conocer yo?" Le dijo Ritsu a su hermana.

"¿A quién?" Pregunto de regreso Shana.

"A nuestro hermano adoptivo gracias a la ambrosía divina, ¿Cómo era que mamá le dijo? así se llama Reiji" dijo Ritsu

Aún en el suelo inconsciente Hydesu se revuelve un poco. "Reiji…. No…. No… déjalo… no… lo… lastimes…." Decía entre sueños el azabache.

De solo por eso todas las chicas suelta un <awww> en coro. "Hasta se escucha igual a Hikaru"

Perséfone preocupada se le acerca al menor y lo carga en sus brazos. "Shh… ya Hydesu estás soñando… duerme." Susurro la lupina escarlata meciéndose de lado a lado arrullando al cachorro. "Chicas podrían al menos ayudarme a llevarlo a la habitación de Hikaru y también sería bueno si nos da un tiempo a solas cuando se despierte y así le digo calmadamente algunas cosas y que no reciba todo de golpe me imagino que se desmayó porque vio a Hyde quien luego se desmayó solamente por haberle dicho porque nunca había conocido a Hydesu en estos 12 años." Dijo la canina a sus hijas recibiendo nada menos que un asentimiento de Hanako que de las cuatro es la más madura.

"Está bien mamá, yo me encargo de Hyde." Responde Hanako cargando en brazos a su inconsciente hermano.

Fin de Flashback​

"Y eso fue exactamente lo que pasó." Termino de explicar Perséfone justo para ver la cara de sorpresa de Hydesu.

"Cuatro…. Hermanas…… tengo cuatro…. Hermanas mayores……" dijo casi sin podérselo creer aunque pronto su mirada cambio a una bastante amenazante. "Papá…. Se va a enterar por no haberme dicho nada de que tenía más familia aparte de Hikaru…. Hikaru…. Hikaru…. ¿Como…..? ¿Cómo está el?" Pregunta preocupado aunque también asustado.

Perséfone nota la angustia que atormenta así hijo así que le acaricia gentilmente la mejilla izquierda. "Fui a verlo temprano en el Olimpo, ya está mucho mejor, dicen que ya puede volver a casa para acabar de recuperarse, y además está preocupado por ti, quiere hablarte, no quiere que te sientas tan culpable y dice que no es tu culpa ya que el mismo me dijo que su hermano mayor nunca lo lastimaría y también Reiji dijo lo mismo que Hikaru, que tú nunca lo lastimaría, que el hermanito con el que creció en la tierra nunca podría lastimarlo." Dijo ella con dulzura haciendo que Hydesu por la ola de emociones no pueda aguantar acaba rompiendo en llanto. "Eso, deja que todo salga, no te contentas de déjalo salir Hydesu."

Hydesu deja salir todo el llanto que ha estado conteniendo desde que tan solo el día anterior se encerró sobre sí mismo y sin que se diera cuenta este recibe unas caricias en su cabeza siendo el que lo hace, Hyde que sonríe para su hermano.

"No entendí muy bien pero recién desperté para escuchar la última parte, de que te sientes culpable de algo que te ha estado atormentando pero no tienes que culparte, nadie te ha dicho que es tu culpa incluso Hikaru que es de tan buen corazón no sería capaz de odiarte, ni tampoco yo puedo odiarte, y sabes porque, porque los dos son mis adorados hermanitos, cuando yo era muy pequeño y mamá los estaba esperando yo no sabía muy bien cómo era que iba a tener hermanos pero me puse muy feliz cuando llegó Hikaru a mi vida y también estoy feliz de que tú hayas entrado en ella también aunque ahora tengo que compartir el título de hermano mayor con ese tal Reiji jejeje, pero el caso. Es que te reconozco como mi hermano, como miembro de esta familia." Argumento Hyde aun escuchando los llantos de Hydesu que hace un esfuerzo por limpiarse las lágrimas que corren por sus mejillas sonrojadas por tanto llanto.

"Hyde no es el único." Dijo la una voz que se hizo presente al abrir la puerta de la habitación, dejando ver a un cuarteto de lobas, pero siendo la que hablo Hanako que se acerca hasta la cama para estar justamente al borde con su madre acariciando el hombro de Hydesu. "También eres nuestro querido hermano menor, de nosotras cuatro."

Otra de las cuatro féminas camina por la habitación estando de pie al lado de la cama. "Aunque apenas te estemos conociendo hoy, sentimos que a pesar de haber estado separados, un lazo nos unía contigo, un lazo que no se rompió y el cual te reunió con todos nosotros." Esta vez fue Akiho la que hablo.

Luego el par faltante de féminas entra subiéndose a la cama, una de ellas se posa detrás de Hydesu rodeándolo con los brazos meciéndose lentamente hacia delante y atrás.

"Un lazo bastante fuerte que se llama amor, amor fraternal. Algo en lo que no solamente estan Hikaru y Hyde, sino que también estas tu también." Dijo Ritsu gritándole el otro hombro a Hydesu.

"Si, y siempre lo estarás, siempre y para siempre hermanito." Dice Shana sin dejar se mecerse suavemente de delante y atrás abrazando por la espalda al azabache.

"Y lo más importante Hydesu…" Empezó a decir la loba adulta mientras junta su frente con la de su hijo en pleno llanto. "Es que sin importar que te pase el amor de tu familia te protegerá, y sin importarnos lo que hagas o en quien te conviertas en el futuro, sea lo que sea, siempre te vamos a amar muchísimo. En especial yo, que de no ser por mi tú no estarías en este mundo, por lo cual cada día me agradezco a mí misma por haber tenido la fuerza para darlos a luz a ti y a Hikaru, sé que no era primeriza pero aun así tenía miedo pero me alegro de haberlo logrado. Así que no lo olvides, está fue una importante confesión hacia a ti, sin importar que hagas o en quien te conviertas siempre te amaremos." Termino de decir la lupina mientras sentía claramente las lágrimas de su hijo seguir cayendo.

Pero lo importante es que en medio de esa pequeña reunión familiar, los abrazos no se hacen de faltar ya que la familia allí se dan un cálido abrazo familiar con Hydesu en el centro que poco a poco está aminorando su llanto y sus lágrimas, gradualmente siente como el tormento de su consciencia y su herido corazón están aliviándose gracias a su familia mientras que en el Olimpo se verá exactamente como está llevando Sebastian toda la situación que acaba de suceder hace apenas un día.

-martes 5 de junio del 2113, El Olimpo, habitación de Sero, 10:51 AM-

Sebastian únicamente estaba en silencio mirando por la ventana de la habitación llevando una camiseta de tirantes y shorts cortos por encima de la rodilla además de que tenía algunas vendas y parches en el cuerpo pero estos no eran tantos gracias a su capacidad de recuperación divina y por los tratados que le dieron desde hace un día y hasta hoy. En la cama su hermano Sero que estaba con su piyama e igual que su hermano en lo de parches y vendas se trataba, lo miraba mientras se preguntaba que pensaba su hermano, en la pieza también se halla Manabu vestido con su ropa de siempre ya arreglada pero aún también con parches y vendas además de que la herida que recibió en el pecho ya había sanado claro pero aún llevaba la venda, aunque este también miraba a Sebastian queriendo saber qué pasa por su mente ahora.

"Ese no era Hydesu…. Se lo que digo el jamás sería capaz de hacer eso, sea quien sea no pudo ser Hydesu, mire sus ojos y ese no era el amigo que casi era como mi hermano con el que crecí." Dijo de pronto el lupino rubio sin mirar a sus hermanos.

"Te creo Sebastian, yo también crecí al lado de Hydesu y no puedo decir que ese ser con el que peleamos o al menos intentamos… era Hydesu, era alguien diferente." Apoyo Manabu con sinceridad.

Sero estaba también pensando lo mismo pero no encontraba las palabras hasta que algo por fin pudo salir de su boca. "Si me pongo a pensar yo tampoco lo puedo decir, cuando veo a Hydesu es como si viera un reflejo de Hikaru pero de repente caigo en que no es Hikaru, es una persona distinta a él pero que s tan amable y gentil como siempre ha sido mi mejor amigo por lo que tengo que decir que esa persona de ojos rojos que se divirtió con nuestro sufrimiento hace un día, no era el hermano de mi amigo ni el amigo de mi hermano mayor." Dijo el estando del lado de su hermano gemelo a quien vio girar la mirada para sonreírle.

"Gracias, por no pensar mal de Hydesu a pesar de que apenas lo estás conociendo Sero." Espeto el lobo rubio.

Sero negó levemente con la cabeza. "Con que tú lo conozcas es suficiente para que yo te apoye en decir que quien nos hizo esto no era el, si hubiera sido Hikaru yo saltaría de inmediato a defenderlo."

Manabu sonríe. "Son más parecidos de lo pensé, ambos protegen a la persona que quieren como a un hermano. Son dignos de llamarse mellizos." Soltó con diversión ganando las risas de sus hermanos menores.

Sero les sonríe a sus hermanos también aunque la sonrisa no me fue ya que su oreja izquierda capta cierto sonido que lo hace medio ponerse azul estilo anime. "Ay…."

"¿Que sucede?" Pregunto Manabu.

"¿Sero te duele algo?" Pregunto Sebastian acercándose a su hermano.

"No… no es eso… viene una tormenta…" dice tratando grueso aplanando las orejas.

"¿Tormenta?" Dicen Sebastian y Manabu mirando a la ventana. "¿Pero esta soleado y despejado?" Vuelven a decir los dos aún con confusión.

"No es esa clase de tormenta… es una a la que llamo…." Iba a decir Sero cuando escucha la puerta siendo tocada. "Ay dioses, no hagan ruido, así creerán que dormimos."

Las palabras de Sero dejaron aún más confundidos a los dos hermanos pero la respuesta pronto fue dada cuando la puerta fue abierta mostrando a cuatro invitadas que hacen que Sero se acojone en su cama cubriéndose la cabeza con las cobijas.

Dichas invitadas son cuatro lobas. La primera y más mayor es una loba de pelaje y cabello bastante largo de color ámbar de unos 22 años de edad que posee el iris de los ojos de color dorado, viste siempre una camiseta sin mangas negras que debajo tiene una camisa de mangas largas color azul con rayas horizontales de color blanco, un pantalón jean negro algo ajustado pero suelto con la rodilla izquierda un poco rasgada y usa tenis de fondo blanco con líneas entre fucsia y amarillento.

La que le sigue es una loba de pelaje y cabello largo de color blanco con las puntas del cabello de color amarillo que tiene unos 22 años de edad que posee el iris de sus ojos de color rojo, viste siempre una camisa manga larga negra y un pañuelo blanco con rayas rojas en los bordes, cuya prenda es parecida a las que usan las estudiantes de secundaria, lleva un pantalón jean azul oscuro con la rodilla derecha rasgada, usa calcetines negros muy largos que llegan hasta su falda y usa zapatos tenis de color durazno y con algo beige.

Quien la sigue es una loba de pelaje y cabello largo de color blanco con las puntas del cabello de color fucsia que tiene unos 16 años de edad, que posee el iris de sus ojos de color dorado, viste siempre una camisa manga larga blanca y un pañuelo verde con rayas blancas en los bordes, cuya prenda es parecida a las que usan las estudiantes de secundaria, además usa una falda verde a cuadros con toques negros que llega casi a sus rodillas, usa calcetines blancos muy largos que llegan hasta su falda y usa zapatos tenis de color beige y con algo de durazno.

Y la última es una loba de pelaje y cabello largo de color blanco con las puntas del cabello de color azul marino que tiene unos 16 años de edad que posee el iris de ambos ojos de color dorado, viste siempre una camisa manga larga color celeste y un pañuelo amarillo con rayas blancas en los bordes, cuya prenda es parecida a las que usan las estudiantes de secundaria, además usa una falda roja a cuadros con toques negros que llega casi a sus rodillas, usa calcetines blancos muy largos que llegan hasta su falda y usa zapatos tenis de color beige y con algo de café.

"....... Sero…. Quienes son..." Iba diciendo Sebastian hasta que de pronto una de las lobas lo toma de los hombros con fuerza.

"¡Quien eres y porque le robaste la cara a Sero! ¡Responde ahora mismo!" Dijo la lupina adolescente de pelaje blanco con puntas fucsia agitando al pobre Sebastian.

"Ay, ay, ay, ay ¡AUXILIO! ¡AAAAAAAAAAAAAAAAAH PAPÁ AYUDA, AYUDA ME ATACA UNA CHICA SALVAJE!" Grito el pobre chico.

"S-Sebastian, ¡Oye tú déjalo o te voy a…! Ay no puedo golpear a una chica." Dijo Manabu cuando sintió una pata en el hombro.

"Tranquilo, Alison no lo lastimara." Dijo la otra adolescente de pelaje blanco con puntas azul marino.

"Esto… ¿estas segura?" Pregunto Manabu.

"Si, no tienes que preocuparte Manabu." Respondió ella.

"Momento ¿cómo sabes mi nombre?" Volvió a decir Manabu con otra pregunta.

"Papá nos lo dijo bueno al menos a tres de nosotras menos Alison, por cierto me llamo Annie un placer conocerte hermanito adoptivo." Dijo la nombrada Annie tras haberse presentado.

"Entonces sabes que él es…" iba a decir.

"Si nos sabemos el cuento de como escondió a nuestro hermano Sebastian en la tierra." Dijo una de las lobas mayores, la de pelaje blanco de puntas amarillas. "Soy Anju por cierto y ella es…" iba a decir algo pero.

"¡Ya déjalo Alison si lo sigues agitando así no va a responderte nada!" Exclamó la más mayor del cuarteto de féminas mientras jalaba la cola de Alison alejándolo de Sebastian que cayó al piso con los ojos en espiral estilo anime y estrellitas dándole vueltas alrededor de la cabeza al estilo anime.

"¡Suéltame Anzu que aún no termino el interrogatorio!" Demandó ella casi gritando.

"¡Se puede saber que sucede aquí!" Exclamó una voz en la puerta, haciendo que todos volteara a mirar a la puerta notándose que se trata del gran lobo blanco adulto, Zeus.

"¡Papá!" Exclamaron todos incluso Sero mientras que Sebastian prácticamente se va arrastrando hacia su padre y esconderse detrás de su gran figura.

"Papá ayúdame… no dejes que se me acerque, creo que tiene rabia, te lo ruego que no toque con sus garras porque creo que se me abrieron las heridas." Dice Sebastian temblando de miedo con la cola entre las piernas.

"Eeeem si… está bien. Sebastian pero cálmate no hará daño porque… perdóname que no te lo dijera pero Sebastian te presento a tus cuatro hermanas mayores. Anzu, Anju, Alison y Annie." Dice Zeus tranquilamente.

Sero entonces desde su cama siente como Sebastian le está mirando y también Manabu. "Discúlpenme… se los iba a decir pero no hubo momento para decírselos así que lamento que las cosas hayan sido así." Se disculpó el menor de ojos rojos con destellos dorados.

"Papá… me repites lo que dijiste… hermanas." Dijo Sebastian mirando a su padre.

"Si hijo, eso acabo de decir, ellas son tus hermanas, peor también son las tuyas Manabu, por ti corre la sangre divina de mi familia por todo el asunto de que ingeriste la ambrosía con la sangre de Sebastian en ella para hacerte un dios." Dijo Zeus con demasiada simpleza otra vez solamente para escuchar una sola cosa…

"¡QUEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEE!" Exclamaron al mismo tiempo Sebastian y Alison con las cuencas de los ojos en blanco mirando al gran canino de pelaje blanco. "¡Como que somos familia, porque no dijiste nada antes, cuando nos ibas a decir, cuando no fuera el mejor momento acaso como este preciso momento pues en serio es muy mal momento y tu cállate deja de hablar cuando yo hablo, no tu cállate, cállate, cállate, cállate, cállate, cállate, cállate, cállate, cállate, cállate AAAAAH DIOSES CÁLLATE!" Dijeron los dos peleándose a gritos además de golpearse patéticamente a palmadas intentando darse en la cara mientras los demás los veían peleándose de forma patética.

"..... Son taaaaan patéticos…. Pero tengo que tengo que ser la mayor aquí y…" decía Anzu poniéndose entre ambos y ponerle las palmas en la caras a ambos hasta separarlos un poco pero estos aún querían golpearse inútilmente. "Separarlos, Alison ya deja de pelearte con nuestro hermanito y cálmate para que podamos hablarlo con calma, Sebastian deja de seguirle la corriente a Alison o se pondrá más fastidiosa de lo que está así que haz el favor de calmarte para poder hacer las cosas más fáciles por favor." Decía la mayor haciendo fuerza en los rostros de ambos para mantenerlos separados unos de otros

"Esto será largo de contar…" dijo Zeus sudando al estilo anime.

"Parece… que le agrada a Alison creo." Dijo Sero tratando de aliviar el ambiente

"Y ella se supone que es una de mis ahora hermanas mayores…." Dijo Manabu con el pelaje desaliñado y despeinado al estilo anime.

Unos pequeños momentos después….

"Y por eso es que nunca le mencioné la existencia de Sebastian, pocos lo sabían y así era mejor por su seguridad pero ahora que ha vuelto planeaba decirlo de forma más calmada que la de hace tan solo unos momentos gracias a cierta persona aquí." Dice Zeus observando a Alison que baja las orejas algo avergonzada mientras que luego mira a Sebastian que está sentado en la cama abrazando una almohada y también con Anzu a su lado acariciándole la cabeza entre las orejas.

"Luces pues molesto Sebastian." Dijo Manabu mirando a su hermano menor.

"Tú crees…" respondió mirando a Zeus. "Lo estoy porque alguien espero a último minuto para decirme que tengo cuatro hermanas y que una de ellas es un peligro potencial." Argumento el canino claramente disgustado.

"Ya dije que lo siento." Dijo la aludida.

"Pues disculpa no aceptada." Dijo el de regreso.

"¿En serio este cachorro tan gruñón es nuestro hermano y el de Sero?" Pregunto Alison.

"Ya papá dijo que si y aceptaste toda la historia… loba fea y mandona." Dijo Sebastian a lo último en voz baja.

La oreja derecha de Alison se agita y gruñe tratando de acercarse a Sebastian pero Annie la retiene sujetándola por la espalda antes de que se acercara más. "¡Ya suéltame Annie déjame darle solo un golpe a este maleducado!"

"No vas a golpear a nadie Alison además es tu culpa que sea así contigo, tú fuiste la que hizo que le cayeras mal." Respondió Annie aun aguantando a Alison.

"Alison ya cálmate aún no es tarde para que intentes agradarle a Sebastian así que deberías comenzar por disculparte como se debe por haberlo tratado mal y por no darte cuenta que está convaleciente de lo que parece haber sido una gran pelea, que no recuerdas que papá dijo que hubo una gran pelea en el parque de diversiones de la ciudad, pelea en la que Themis fue la que atacó." Dijo Anju con severidad a Alison que una vez deja de hacer acuerdas finalmente la sueltan y ella se le acerca a Sebastian.

Alison suspira y lo mira a los ojos. "Sé que comenzamos con la pata izquierda pero no es motivo para pues ya sabes, llevarnos mal desde ya sabiendo que somos hermano y hermana así que podría ser que podemos olvidar esto para comenzar desde cero… ¿Te parece buena idea?" Explicó ella siendo lo más sincera posible mientras Sebastian suavizan su expresión enojada hasta verse calmado y sonreír un poco.

El lupino rubio demuestra una sonrisa mirando a la adolescente. "Estaría encantado de hacerlo, así que es un placer conocerte, soy Sebastian Hyodo, soy tu hermano menor." Sonrió más tras decir eso.

Alison sonrió también y le rasca detrás de una oreja. "Un placer conocerte Sebastian, yo me llamo Alison, soy tu, hermana mayor, tu cuarta hermana mayor para ser exactos."

Sebastian solo se comenzó a reír un poco al igual que Alison mientras ahora caía en otro pensamiento seguido de mirar a su padre. "¿Papá cómo está Hydesu?"

La mirada de Dios cambio expresión a una complicada. "Siendo sincero…. Hades me dijo que lo está pasando mal, ayer no quiso ver a nada ni a nadie pero…" guarda silencio pues una pequeña estela de luz aparece frente a él y se materializan varias letras que Zeus comienza a leer para el solo y sonríe para responderle a su hijo seguido de hacer desaparecer las letras. "Está bien, Perséfone dijo que esta mejor, mía sobrinas y sobrino consiguieron hacerlo olvidar los tormentos que puso sobre sí mismo." La respuesta que dio inmediatamente dibujo una sonrisa aliviada en la cara de su hijo.

"Papá y sabes cómo está Hikaru." Esta vez fue Sero el que pregunto.

"Él está bien, volverá hoy a su hogar cuando tenga más fuerzas." Fue todo lo que dijo Zeus causando más sorpresa en Sebastian.

"Espera dijiste mi tía y tus sobrinas y sobrino pudieron aliviar a Hydesu, por sobrino pensé que hablabas de Hikaru pero ¿de quiénes hablabas al mencionar chicas?" Volvió a preguntar Sebastian.

"La cosa es que Hades antes de tener a Hydesu y a Hikaru, tuvo primero dos hijas mayores luego de un tiempo tuvieron a otras dos más a las que se sumaron mi sobrino llamado Hyde." Dijo Zeus.

Sebastian se quedó boquiabierto. "Pobre Hydesu debió darle un ataque cuando conoció al resto de su familia y más si vio a ese tal Hyde ¿De casualidad el es igual a Hydesu o a Hikaru?" Pregunto el menor.

"Bueno digamos que tiene algo de los dos y también tiene exactamente 13 años igual que Manabu y su nuevo hermano adoptivo Reiji." Dijo el adulto respondiendo a su hijo.

Sebastian no dijo nada sino que Manabu fue el que mostró reacción silbando levemente. "Reiji se va a poner celoso ahora que tiene rival en lo de ser el hermano mayor favorito. No quisiera ser el pobre Hyde." Expreso Manabu.

"Que por favor Manabu, Reiji no es la clase de persona que compite por el afecto de Hydesu, ambos lo conocemos bien." Dijo Sebastian.

"El que va a tener que competir eres tú Manabu." Dijo Sero.

"¿De qué hablas?" Pregunto el nombrado.

"Mis hermanas no son las únicas familiares mías ni de mi hermano, y tampoco Apolo es el único, tenemos muchísimos más hermanos y hermanas mayores que son bien mayores de edad." Dijo Sero.

"Espera cómo va a tener muchos hijo, que no todos son de una sola madre como conmigo, contigo y las chicas según lo que pienso." Dijo Sebastian.

"Sebastian, hermanito lindo, adorable e ingenuo pero adorable, papá no es exactamente un santo santísimo ya que muuuucho tiempo antes de siquiera conocer a nuestro madre él era y aún es conocido por ser…" iba diciendo Alison.

"No, no, no, Alison no lo digas." Decía Zeus sudando frio.

Alison mira con brillo siniestro a su padre y mira a Sebastian. "Papá en la era de los mitos además de ser todopoderoso también era conocido por su gran infidelidad y…. Por ser el mayor mujeriego de todos los tiempos y que ha tenido hijos con otras mujeres a pesar de que ya estaba casado con Hera."

Zeus se queda más pálido que nunca a pesar de su pelaje mientras Manabu está ligeramente con la boca abierta y casi mirando con asco a Zeus mientras que Sebastian está solamente con la mirada como perdía y sus garras enterradas en la almohada hasta que esté de pronto se tambalea y finalmente cae de lado en la cama desmayado y echando espuma por la boca por tanta información que procesar, además de que todos al ver la reacción de Sebastian saltan preocupados a verlo y asegurarse de que esté bien físicamente al menos porque el que esté bien en estado mental es otra cosa que tendrá que verse después pero lo importante es que de ambos lados la cosa parece haberse calmado, en el inframundo, Hydesu pudo dejar atrás su culpa mientras proceso él tener más familia de la que pensaba y que le dieran su incondicional apoyo, en el cielo, Sebastian pudo confiar en sus hermanos para confiar en que Hydesu no era quien los había casi matado además de que proceso de una mejor manera que también tenga más familia pero lo que fue lo que colmó el vaso para el pobre Sebastian fue la información concerniente a la legendaria infidelidad y legendarios actos de mujeriego de su padre Zeus en la era mitológica.

Aunque la cosa de saber cómo irá el asunto desde ahora tendrá que esperar a otro momento mientras en la habitación todos están tratando de reanimar al pobre Sebastian pero la cosa se puso peor cuando Manabu también cayó. Pero de resto las cosas entre los jóvenes dioses están bien pero aún deben hablar acerca de las cosas que será algo para otro momento.

 

Haydenwolf

Dios Lobo de la Oscuridad y Luz

Registrado
22 Jun 2018
Mensajes
792
Ubicación
Venezuela
Offline
Divine Descendants Remake Capitulo 021

Capítulo 21
Jeremy, Osamu, Cross, Aoki, los tesoros sagrados y más cosas que procesar.

Al mismo tiempo que Hydesu, esa misma medianoche del 5 de junio, Jeremy tuvo una fuerte pesadilla...

-martes 5 de junio del año 2113, 12:00 AM, castillo del inframundo, habitación de Hikaru-

Mientras el lupino de pelaje café estaba dormido y abrazando protectoramente a Hydesu este comenzó a sudar a mares y a jadear sumido en su sueño que recién empezó todo se convirtió en una pesadilla, pesadilla en la que primero estaba en un día de lo más normal en un campo de césped en una gran colina, se encuentra acostado allí mirando el cielo azul con nada menos que con sus dos amores, sus dos zorros, Osamu y Cross con quiénes al principio está bastante feliz pero al momento de que cierra los ojos brevemente abrazando a ambos vulpinos. Cuando vuelve a abrir los ojos nota que sus parejas no están con él y que todo a su alrededor se ha tornado de un oscuro y sombrío color gris sin olvidar que el cielo ahora está teñido de un fuerte color rojo sangre.

Asustado el canino ya de pie grito todo pulmón los nombres de ambos zorros mientras respira frenéticamente tratando de calmarse pero eso no lo detiene de seguir gritando los nombre del zorro blanco y del zorro azabache, grita y grita a todo pulmón mientras ahora corre por ese deprimente ambiente con cielo rojo sangre además de que ahora escucha la voz del tormento que es nada menos que Yami Jeremy riéndose, riéndose de forma altanera burlándose del sufrimiento de Jeremy mientras el grita que se calle, que se calle y que se muestre para poder romperle todos los huesos hasta dejarlos hechos polvo. Todo eso continua, y continua hasta que todo el paisaje termina por ser una oscuro lugar en el que ahora en medio de imágenes flotantes Jeremy con horror observa las escenas de Yami haciendo sufrir a sus amigos y a sus parejas lastimándolos de manera más brutal de lo que lo había hecho, todo era una ilusión.

Un producto de la pesadilla de Jeremy pero este no podía evitar creerse que eso era real, ese tormento lo carcome desde lo más profundo de su ser hasta quedarse en posición fetal en el suelo, con la cara oculta entre sus rodillas, las patas con las garras al descubierto en la cabeza y la cola entre sus piernas mientras el lupino finalmente roto ante todo eso solo puede decir unas palabras mientras las lágrimas corren por sus mejillas…

"No más…. No más por favor… no quiero seguir viendo esto…. Por favor no más… no más… ayuda…. No… no soy de pedir pero… por favor… ayuda… ayuda… no quiero más de esto… no más por favor…. No más…" decía Jeremy completamente atormentado entre lágrimas y sollozos.

El horrible tormento junto a las risas de Yami siguieron atormentando a Jeremy en todo su sueño hasta que amaneció…

-martes 5 de junio del 2113, 8:00 AM-

Jeremy se despertó con una fuerte sensación de que le pesaba el cuerpo además de notar que estaba un poco sudado, quizás demasiado pero agradeció mil gracias que no manchara la cama ni a Hydesu con sus fluidos corporales. Es más el veía al cachorro aún dormido pacíficamente <¿Quizás está teniendo un buen sueño?> Pensó Jeremy mientras se bajaba en silencio de la cama y lo primero que quería hacer era ir al baño a lavarse la cara junto a asearse el hocico, por suerte ya tenía con él un cepillo dental propio, dicho eso a pesar de cómo se sentía al respecto se armó de fuerzas para tomar una toalla y salir de la habitación en silencio absoluto, notando que todo está en completo silencio, a lo mejor todo el mundo todavía duerme ya que le dio un rápido vistazo al smartwatch de Hydesu para ver la hora marcando las 8 de la mañana.

Pero sin darles muchas vueltas al asunto el lupino ya afuera del cuarto lo primero que hace es pensar en que el castillo lo lleve al baño al que fue el otro día en que llegó con Hydesu al inframundo, de por sí casi luego de unos pasos y vueltas por el pasillo a pata derecha encontró la puerta del baño que de solo abrir la puerta Jeremy se encontró con una visión que no se esperaba, un enorme lobo de pelaje plateado-gris con cuernos negros ondulados con franjas rojas apuntando hacia arriba y enormes alas negras, que anda sin camisa mostrando su cuerpo definido, llevando solo pantalones negros de un pijama que va descalzo se halla frente al lavabo del cuarto de baños terminando de cepillarse los colmillos pero cualquiera que lo vea se asustaría ya que tiene algo de espuma de dentífrico sobresaliendo de su hocico haciendo que parezca que tiene rabia.

"Eeeeeeeem…. D-disculpa creo que mejor." Iba diciendo Jeremy cuando el canino-reptil le alzo un dedo como diciendo espera, el menor obedeció viendo como el dragón escupió en el lavabo abriendo luego la llave del agua para enjuagarse la boca y después escupir seguido de quitarse la espuma de la boca, mojarse bien la cara y secársela con una toalla que tiene colgada en su ala. "Esto…. ¿Usted es el señor Grayson de casualidad?" Pregunto mirando al híbrido ya con la cara seca mirándolo.

El ser solo lo mira y asiente. "Si. Mi nombre es Grayson, mi rey me ha contado acerca de ti y del príncipe Hydesu, un gusto conocerte tesoro sagrado del príncipe Hydesu, Jeremy Carter." Respondió el lobo alado.

"El placer es mío y con solo Jeremy me basta, no hay porque llamarme por mi nombre completo…. Momento si eres Grayson no deberías verte como… más mayor, el padre de Hydesu te describió como de 25 años, deberías tener unos…" iba diciendo el adolescente pero lo interrumpió el mayor.

"37 años, si, en efecto los tengo pero me veo así porque es la edad a la que deje de estar vivo además, no me gustaría verme acordé a la misma edad que mi rey por lo que prefiero mantener esta apariencia joven." Respondió el ser alado.

Jeremy agitó levemente una oreja. "Está bien…. Y si me permites.." dice algo como incómodo acercándose al lavabo seguido de verter dentífrico en su cepillo dental para luego humedecerlo un poco y empezar a cepillarse los dientes y los colmillos mientras a sus espaldas estaba Grayson mirándolo.

"No me hagas caso sigue en lo tuyo solo necesito el espejo." Explicó el canino de ojos café-rojizo mientras sacaba de su bolsillo una especie de pañuelo con el que comenzó a frotar sus cuernos, al parecer según Jeremy este le estaba sacando brillo.

A la simple vista Jeremy se sentía mucho más pequeño ahora que tenía en persona al acompañante, aliado, servidor y arma todopoderosa del dios del inframundo, si Hades en su historia sobre Hayden describía al lobo mitad dragón como alguien alto y de figura bien hecha, tenerlo justo detrás es quedarse corto ya que la descripción es del todo correcta y encima porque no lleva camisa dejando que se le viera el grosor de sus músculos, lo fuerte de su pecho y el abdomen bien hecho pero de momento decidió ignorar dichos pensamientos aunque obviamente se sentía nuevamente intimidado y hecho menos por el cuerpo de Grayson aunque sus pensamientos se interrumpieron al darse cuenta que se había estado cepillando algo más de tiempo los dientes y colmillos por lo que se sacó el cepillo y escupió la espuma en el lavabo seguido de abrir la llave para enjuagarse la boca, terminando con volver a escupir dejando que el agua se fuera por el drenaje para finalmente mojarse la cara un poco, cerrar la llave seguido de secarse la cara con la toalla aunque claro lavo igualmente su cepillo dental después pero igual siguió secando su rostro.

"Uuum…" se escuchó del lobo alado mirándose los cuernos en el espejo. "No me convence…"

Jeremy se aclara un poco la garganta. "¿Pasa algo?"

"Creo que no están lo suficientemente bien relucientes mis cuernos pero bueno es lo mejor que puedo hacer." Termina de opinar suspirando al final aunque este luego olfatea un poco el aire primero olfateándose a sí mismo y luego se agacha un poco para olfatear el cuello de Jeremy y debajo de su brazo.

"¡H-hey! ¡Eso es invasión del espacio personal! ¡Y deja de olfatearme!" Exclama Jeremy queriendo alejarse del lobo alado pero de pronto siente el agarre del canino-reptil en su hombro mientras lo olfatea un poco más hasta que siente como la fría nariz del canino se aleja. "¿Q-que pasa?"

"Quítate la ropa." Soltó de pronto Grayson.

"¡Que porque me pides eso!" Soltó en protesta el lupino café.

"Hueles a como si no te hubieras bañado en días, y también porque huelo sangre en ti pero sé que eso no fue tu culpa." dijo y pensó el canino-reptil.

"¡N-no lo haré!" Exclamó Jeremy sin pensar, básicamente ahora estaba perdido por el momento incomodo, lo olfatean sin su permiso y ahora le ordenan desnudarse esto lo molestaba en cierto grado.

"Si no lo haces entonces lo haré yo." Dijo severamente Grayson haciendo que Jeremy tragara grueso y más ahora que sentía como su camisa estaba siendo subida. "¡No espera para!" Exclamó Jeremy.

Grayson ni lo escucho solamente en contra de la voluntad del canino de pelaje café, le levanto la camisa hasta deslizarla por sus brazos y cabeza acabando por quitársela y dejarla en el suelo.

"¡Pero qué crees que haces sin mi permiso!" Exclama un Jeremy entre molesto y avergonzado apartándose de él canino-reptil que ya lo estaba mirando su pecho notándose la gran diferencia de tonificación física.

"Te lo diré solo una vez, quítate el resto de la ropa o lo hare yo" espeta Grayson siendo muy claro y con una mirada intimidante y sombría.

Jeremy tragó saliva al mismo tiempo que suda frio alejándose del canino con alas hasta toparse con la puerta del baño que en algún momento se cerró con llave. "¡Jamás no eres nadie para obligarme…!" Responde nervioso mientras ahora ve al canino acercarse por completo a su fursona y hacerle el típico kabedon, o sea arrinconar a alguien contra una pared con una palma contra la pared y la cara bien cerca de la persona que arrinconan.

"Con que no soy nadie eh, eso ya lo veremos…" dijo este provocando el miedo de Jeremy que se estaba encogiendo hasta quedarse sentado en el suelo mirando al hibrido de canino y reptil. "Ya te lo dije una vez, así que déjame decirte esto, numero 1: No tienes escapatoria, numero 2: Pareces un cachorro malcriado actuando de ese modo y así parece que voy a tener que tratarte, como un cachorro, numero 3: ni pienses en pelear conmigo puesto que yo saldría ganando en una pelea uno a uno. Y numero 4: ríndete. "

Jeremy no respondió solo se quedó tragando grueso por segunda vez pero ve algo, una pequeña oportunidad por la cual decidió no responderle lo que él quería a Grayson, solamente le paso por entre las piernas al mayor que luego ágilmente le impidió el paso de la única forma posible, sentándose encima de Jeremy.

"Agh oye bájate, quítate que pesas, eres mucho más grande que yo, ¡Quítate!" Exclamó el canino pataleando pero en su lugar sentía como le desabrochan el botón trasero del pantalón. "¡Oye, oye, oye qué haces con mi broche trasero, aleja tus patas de ahí!" Las quejas de Jeremy no eran para nada oídas puesto que lo que ahora sucede es que siente como el mayor está deslizando su prenda inferior con ropa interior incluida. "¡Detente!" Exclamó con las mejillas coloradas.

"Deja de ser un cachorrito." Espeto Grayson todavía bajando el pantalón y ropa interior descubriendo las nalgas bien redondas del menor haciendo medio toser al canino alado que siguió bajando el pantalón y ropa interior hasta finalmente realizarlos entre las patas del menor seguido de quitarse de encima de Jeremy que rápidamente se arrastró a un rincón con su cola cubriendo sus partes nobles. "Ah vamos ni que nadie te hubiera visto desnudo antes."

"¡Regrésame mi ropa o te partiré los colmillos!" Ordenó el canino café bastante sonrojado pero solamente el otro canino con las prendas en sus patas las puso en un cesto que tenía cerca. "¡Oye que haces!"

"Vas a darte un baño ahora mismo… hueles como si no hubieras tocado el agua en semanas y además de que hueles a sangre también junto con tu ropa." Espeto Grayson que al ver a Jeremy pudo notar sus orejas caídas junto a su baja mirada y que al parecer se olvidó de su vergüenza puesto que hasta su cola está contra el suelo dejando ver la funda y el saco con sus testículos. "No tienes que decirme nada si no quieres, ya escuche todo de mi señor pero solamente oiré tu versión si quieres hablar."

Jeremy no respondió, juraría que se había lavado bien hasta quitarse la sangre de encima pero que le dijeran que aún olía a dicho líquido rojo y caliente que derramó Yami sobre él durante su atroz acto de violencia lo hacía olvidarse de todo haciéndole sentir culpa aunque en si… quería hablarlo con alguien. "De hecho… Grayson si quiero hablarlo con….." estaba diciendo pero quedando con las palabras en la boca viendo al hibrido de espaldas… con el pantalón abajo entre sus tobillos dejando ver su trasero suave pero igual firme y algo musculoso juntos a que levemente se agachara a recoger su pantalón dándole una ligera vista más reveladora al canino.

Grayson sin darse cuenta de nada voltea a mirar a Jeremy tras haber recogido su pantalón. "¿Te pasa algo, tu cara está roja, estás enfermo?" Pregunto dándose por completo la vuelta dando una vista de su entrepierna que posee un color gris más claro en la funda y el saco.

"¡No! ¡No tengo nada de nada!" Respondió cerrando los ojos un momento para luego sentir como lo toman por el pellejo detrás del cuello como si fuera un cachorro pequeño a la vez que pronto siente que su trasero y pies dejan de sentir el suelo.

"Bien andando entonces." Dijo Grayson con el lobo café sostenido por el pellejo.

Seguido de eso lo lleva directamente a la sección más grande del baño tras haber abierto la puerta corrediza y cerrarla detrás suyo, una vez más Jeremy estaba en ese gran baño otra vez aunque su vista no duro mucho puesto que prácticamente el lobo alado lo suelta dejándolo caer en el agua haciendo un ligero <Splash> que salpica en algo al mayor que luego se mete al agua pero solamente metiendo los pies para sentarse y mirar al lobo café empapado levantarse en la gran piscina de agua para mirarlo molesto por haberlo soltado.

"Grrr me pude haber ahogado ¿Sabías?" Replicó con un gruñido al lobo alado que se humedece ligeramente las partes del cuerpo que no están en el agua.

"Y que, no podrías ahogarte, ya estás muerto para iniciar o me equivoco, cachorro-chan." Respondió para la indignación del lobo café que recibió ese apodo tan vergonzoso. "Ahora deja de estar enseñándolo todo y ven acá para que pueda frotarte bien a ver si logro sacarte esa peste y el olor a sangre." Dijo autoritario.

"Si… sí señor." respondió con las orejas aplanadas caminando hasta estar frente a Grayson que tiene en patas una esponja que sacó de quién sabe dónde y comienza por hacer que se agache un poco para frotarle los brazos.

"Ahora, sabes que no estaría mal que me hablaras acerca de lo que sucedió, como dije, quería escuchar tu versión de los hechos." Dijo el híbrido frotando el brazo derecho del lobo café que alza la mirada para verlo. "Habla con confianza, al final tanto yo como mi señor somos culpables por Hayden." Dijo mirando a la cara también a Jeremy.

Jeremy duda un poco al punto que tiembla con un poco de miedo pero siente una suave caricia en la cabeza entre las orejas que lo calma dándole entonces el valor para hablar por lo cual da una leve bocanada de aire que luego deja ir sintiéndose listo para hablar. "V-Vale…. Está bien… por donde empiezo… No sé si sea de ayuda pero… esta no es la primera vez que ocurre algo así."

"Cuéntame." Dijo el hibrido aun frotándolo.

"Cuando murieron los padres adoptivos de Sebastian y de Hydesu en la tierra, Hydesu al igual que yo al ver a su padre en el suelo, herido a punto de morir… No sé si Hydesu lo escucho… pero escuche una voz idéntica a la de Hydesu y a la mía en mi cabeza y la de Hydesu diciéndonos… <Quieren venganza, ¿si quieren venganza verdad?, pues dejen salir todo, dejen salir toda su furia, rompan las cadenas que los atan y enfurézcanse.> Y eso paso… Hydesu y yo de repente sentimos una gran furia y un gran poder corriendo por todos nosotros que de inmediato nos dio ventaja sobre Japeto junto a Sebastian y Osamu que al aparecer desataron alguna clase de poder que es solo de ellos y de nadie más…" Explico con detalle Jeremy esperando respuesta de Grayson que frota bien el brazo derecho del menor.

El hibrido hace un ligero <ujum> algo largo. "Comprendo… así que el despertar de Hayden…" iba diciendo pero lo interrumpen.

"No solo de Hayden… también de ese otro… otro yo llamado Yami Jeremy… en ese momento… que Hydesu y Reiji perdieron a su padre… no solo Hayden debió haber despertado… sino también Yami…. Eso explicaría mi ira en sincronía con la de Hydesu…" Explico el canino café ahora sintiendo como el mayor le frota el otro brazo.

"Hayden… y una especie de versión oscura de ti… y que papel tenía el exactamente…" Pregunto el mayor.

"Hades digo el señor Hades te debió haberlo dicho…" Dijo el algo desanimado ahora dándose vuelta para que le froten la espalda.

"Pues quiero oírlo de ti." Dijo algo serio dándole una nalgada haciendo exaltar al lobo menor que lo mira por encima de su hombro.

"Bien…. Yami…. Ese tipo…. Ese otro yo…. Yami Jeremy…… Su papel al igual que él mío con el de Hydesu… Tal cual como yo soy el tesoro sagrado de Hydesu…. Para ese tipo… para Hayden… Yami Jeremy es su tesoro sagrado." Dijo Jeremy entre unos cuantos cortes en sus palabras mientras que la expresión de Grayson era del tipo que se sorprendía.

"Hayden despertó y de algún modo…. Un tesoro sagrado despertó con el… esto sí que es una sorpresa…" comento Grayson apretando sin querer una nalga al lobo café haciéndolo soltar un quejido tipo cachorro. "Lo siento." Pero se descuidó y esta vez le tomo por el nacimiento de la cola. "Perdón otra vez no era mi intención."

Jeremy solo lo miro con un tono carmesí en sus mejillas. "Aprovechado." pensó gruñendo.

"Escucha ya dije que no fue mi intención." Volvió a decir Grayson encarando a Jeremy con una seria mirada.

"Si como no." Encaro también Jeremy con una seria mirada.

Ambos ahora estaban en medio de una batalla de miradas, batalla que parece no terminar por un buen rato hasta que sin ningun aviso previo el lupino café pudo sentir claramente un completo tocamiento en su nalga derecha por parte nada menos que del mismo hibrido.

"Vaya… vaya… vaya… Una increíble suavidad que parece de fantasía." Espeto el canino alado sin dejar de frotar la nalga derecha del menor que a pesar de que podría detenerlo para que deje de hacer lo que hace justo ahora sin embargo su cara ahora está comenzando a ponerse de un tono rojizo y sin poderlo evitar deja salir unos pocos gemidos jadeantes. "Parece que eso te está gustando por lo que estoy escuchando incluso por esto de aquí." Fue diciendo seguido de que se pone de pie y con la pata libre, la izquierda envuelve su funda del lupino.

El lobo pudo únicamente seguir jadeando pero alcanza a hablar un poco. "D-déjame… no sigas…"

"¿Por qué?, si te está gustando a simple vista no crees que sería mejor que continuara." Inquirió el hibrido ahora bajando la funda del canino café con el índice y pulgar hasta llegar al final sacando todo el miembro rosado de Jeremy, el cual comienza a masturbar lentamente provocando que del hocico del lupino salga gemidos jadeantes al punto de sacar la lengua también. "¿Me pregunto si debería detenerme justo ahora?, Estoy muy inclinado a detenerme…"

"No…" Espeto un débil Jeremy con las orejas contra la cabeza.

El híbrido alza una ceja y moviendo un ala cerca de su oreja izquierda. "¿Perdón pero que dices que no te escuché?" Respondió inocente el mayor sintiendo el pene totalmente de Jeremy que incluso ya le está goteando mucho pre seminal y con su nudo ya formado atrapado firmemente en su funda.

El menor jadea pesadamente casi al punto que se ve su aliento. "Dije… que no te detengas por favor…" Dijo claramente seguido de sentir como si nudo fue liberado de la opresión de su funda seguido de un gemido al sentir un par de dedos resbalosos entrar en su ano, haciendo un leve mete y saca junto a hacer movimientos de tijera también.

"Me da gusto saberlo…" Responde masturbando más rápido a Jeremy mientras introduce un tercer dedo que le saca un gemido al lupino que flexiona las rodillas y da como resultado que el lobo café embistiera al aire. "Por lo que noto te está gustando demasiado, ¿sabes qué más puedo notar?"

Jeremy volteo la mirada entre sus jadeos y gemidos para intentar formular su respuesta. "¿Q-qué cosa?" Dijo claramente.

El ser hibrido le sonríe. "Que tus orbes parecen estar repletos, ¿hace cuánto que no tienes una buena liberación?" Pregunto el lupino con alas haciendo algo más intenso el bombeo en la carne del lupino que deja salir un gemido y que le gotee más pre seminal de la uretra.

"N-no se…. Un… tiempo… semanas…. Tal vez…" Responde Jeremy con la voz entre cortada y el corazón palpitándole a mil sin dejar de embestir a la nada combinado con la sensación de los tres dedos moviéndose en su recto.

"Entonces ¿Qué te parece si hago esto?" Decía dejando de masturbarlo para ahora atacar el nudo con un apretón que rompió el límite de Jeremy provocándole un largo gemido con aullido y que moviera las caderas hacia adelante, justo en el momento que su pene comienza a palpitar al disparar unas buenas cargas espesas de su semen. "Increíble… sí que tenías mucho tiempo sin tener una buena liberación." Dice con asombro mirando como el menor continua disparando unos largos chorros calientes por unos segundos más hasta que como si el tiempo pasara deprisa, la eyaculación de Jeremy duro 1 minuto y 50 segundos hasta que ya solo estaba goteando pre seminal de la uretra. "Conté un total de unos 7 disparos largos hasta que recién acabaste."

Jeremy solo responde jadeando sintiendo como sus piernas estan cediendo mientras Grayson lo deja reposar un poco con casi toda la mitad inferior de su cuerpo sumergido en el agua. "Uff… uff… Tus… dedos… De mi… saca… por favor..." Dice casi sin fuerza en la voz.

"Uuuum se me hace que no Jeremy… ¿dime tienes energías para un 2do asalto?" dice Grayson susurrándoselo a la oreja al lupino provocando que se le ponga de punta el pelaje.

Jeremy traga fuerte. "¿U-un 2do asalto?" suelta algo tembloroso pero con deseos de hacerlo.

"Si. Lo que oíste, te he estado preparando desde hace un rato." Respondió el mayor.

Jeremy dudaba un poco pero en serio si quería, en serio quería, su libido le estaba gritando que dijera que si pero por curiosidad se movió un poco, a una posición en la que sus ojos captaron en primer plano el pene de Grayson totalmente fuera de su funda, totalmente de un color rojo fuerte, venas a la vista al igual que el nudo y para otro deleite, el miembro de Grayson… desde donde comienza el nudo hasta casi la parte baja del pene, tiene una serie de crestas que el lupino café sabía que únicamente presentaban los dragones en sus miembros una vez estan a la vista, no obstante poder tener una mezcla de los aparatos reproductivos caninos y reptil era como una especie de victoria por lograr ver algo así por primera vez en su vida… mejor dicho en su vida como antigua fursona por el hecho de no estar del todo vivo exactamente.

"Entonces ¿quieres tener un 2do asalto, Jeremy?" Pregunta nuevamente el hibrido de una forma ciertamente seductora.

Una vez más Jeremy muestra dudas aunque no tantas como para volver a tragar grueso. "S-si…. Por favor…"

Con una afirmativa Grayson saca sus dedos de la entrada del lupino sacándole un jadeo solo para que después Jeremy pudiera sentir como lo tomaban fácilmente en brazos para salir entonces de la gran alberca de agua humeando. En el siguiente segundo ahora el canino café estaba de espaldas contra la pared con el culo ligeramente levantado, la cola alzada y con el hibrido lamiéndole el ano para lubricarlo mejor, en el baño solamente se escuchaban los jadeos y gemidos de Jeremy acompañado de los sonidos de lamidas de Grayson mientras hacia su trabajo de lubricación.

El canino café jadea con un ojo cerrado y la lengua colgándole de su hocico acompañado de un ligero charco de pre seminal en el suelo formado por la excitación de su pene otra vez duro, Grayson en verdad que sabía cómo hacer lo suyo haciendo jadear y gemir a Jeremy, era muy claro el sentimiento de gusto que está expresando abiertamente sin contenerse.

Aunque pronto la sensación de ser lamido allí atrás para Jeremy cambio cuando siente de pronto algo caliente y puntiagudo comenzar a entrar en el provocándole soltar un gemido bastante alto seguido de la sensación de tener aquello totalmente adentro de su recto con el extra de que sin darle tiempo de acostumbrarse al tamaño empieza a sentir el movimiento lo cual lo sume en el placer.

Grayson tuvo buena intuición al haberlo preparado antes, ahora podía moverse como él quisiera empezando por darle unas buenas embestidas provocando el choque de su pelvis con las nalgas del lobo café aunque no se esperaba escuchar algo que salió de la propia boca de Jeremy.

"Grayson… Por favor… Castígame… castígame…" Pidió el ganándose una risa del hibrido acompañado del sonido de una nalgada.

"¿Eso era lo que querías?" Pregunta en tono seductor dándole otra nalgada seguido de una embestida más que da justo en la próstata de Jeremy sacándole así un jadeo más largo pero también luego de darle otra embestida más le saca un gemido bastante alto y sumiso. "Eso me dice que sí."

Sin esperar un segundo más, el lobo alado comienza a darle unas buenas nalgadas a Jeremy mientras sus embestidas se hacen un tanto más fuertes y que a cada momento la punta de su hombría estimule y golpee la próstata del menor que lo único que hace es apoyarse contra la pared tratando de que sus piernas no pierdan fuerza, esforzándose por no caer al piso y arruinar este momento en el paraíso que está experimentando su cuerpo notándose en como su pene está goteando mucho pre seminal que termino haciendo un gran charco en el piso que ya está por decirlo tocando las patas del menor.

Y sin dejar siquiera respirar a Jeremy, Grayson con su pata libre lo comienza a masturbar sin detener ninguna de sus nalgadas a las que les puso más fuerza tras haberle dado 5 nalgadas moderando su fuerza, por lo que ahora en poco tiempo ya las nalgas de Jeremy estaban casi poniéndose rojas en totalidad por la gran fuerza además de energía que el lobo mitad dragón canalizo en la palma de su pata, mientras que las paredes internas de Jeremy estan del todo pegajosas llenas del pre seminal del mayor, el adolescente no tiene descanso alguno en medio de este acto de placer y dolor a la vez. ¿El dolor dando placer? Quizás Jeremy ahora mismo se esté cuestionando que le gusta que le hagan sentir dolor en pleno acto sexual, a lo mejor hasta ya el mismo podría tacharse de masoquista sin embargo todavía no lo sabía a ciencia cierta aun.

El punto ahora es el inmenso placer combinado con dolor que está recibiendo el joven lobo, que muy a su pesar, estaba algo sensible luego de cómo había sido masturbado antes, su límite estaba cerca, lo sabía, lo podía sentir, y también Grayson lo sentía puesto que él también estaba llegando a su punto limite. Ninguno de los dos lo iba a negar, Jeremy sabía que esta sería una ocasión y sensación que jamás iba a olvidar y Grayson que ahora que había probado en cierto modo a Jeremy no le iba a quitar la vista de encima tan fácilmente, cada uno gozaba del otro desde sus propios puntos de vista. Aunque pensándolo mejor ambos pensaban uno en el otro desde el punto de vista sexual.

Justo entonces en cierto momento llegó la hora, el nudo de Jeremy ya estaba palpitando con bastante furia pero nada comparado al de Grayson que lo chocaba con bastante fuerza contra la entrada de Jeremy, como si este demandara diciendo que lo dejara entrar, que se abriera de una vez para entrar a ese refugio cálido, justo en ese momento como si le diera permiso Jeremy asiente con la cabeza dando como resultado lo siguiente.

Un apretón al nudo de Jeremy hecho por Grayson. Un gemido proveniente del hocico de Jeremy al sentir el nudo del mayor entrando en su entrada. Dos fuertes nalgadas en su ya muy atormentado trasero. Y para broche de oro, un poderoso chorro del espeso semen de Jeremy saliendo de su uretra e impactando contra la pared manchándola aún más de blanco y por el otro lado Grayson aúlla combinando un rugido dragonico en él justo porque siente su nudo ser apretado por las paredes internas del canino que lo hacen disparar una grande y poderosa carga de su espeso semen caliente en todo el interior de Jeremy tras haberle dado un último choque a su próstata.

Así quedaron, ambos sumidos en el placer que les daba ahora tener un orgasmos que sucedió al mismo tiempo mientras se iban lentamente derrumbando en el piso, aunque técnicamente es Jeremy el que se está poniendo al nivel del piso y Grayson lo está siguiente para no quedar mal posicionados o lastimarse, sin olvidar que ambos continúan con los orgasmos más fuertes que han tenido desde que comenzaron con esto. Pero quien de los dos se siente como el ganador de este asunto es Jeremy aunque por otro lado también se siente como un perdedor ya que su lujuria le gano a su cordura que le decía que no… Pero por otro punto de vista, su cuerpo le gritaba que dejara que el lobo hibrido lo hiciera suyo y así fue.

Unos momentos después del penoso momento, ahora Jeremy estaba ya recuperado del acto y libre del abotonamiento del asunto de Grayson en su trasero que ahora que está caminando un poco lento hacia la alberca se le ve como le gotea la blanca esencia del hibrido junto a sus nalgas que estan especialmente rojas.

"Me duele el trasero…" comenta Jeremy entrando finalmente en el agua donde da un ligero salto por intentarse sentar. "Y me arden las nalgas…"

"Pues lo siento, señor <por favor castígame>, eso fue idea tuya." Respondió Grayson que está limpiando el suelo por el charco de semen que dejo el lupino café.

"Pero no me refería a que las dejaras rojas como a un babuino… me duelen por los dioses que mal hermano eres… ah…" Dice de repente Jeremy dándose cuenta de lo que dijo y gira la mirada viendo a Grayson también algo congelado por eso.

"Hermano…" Repite el hibrido.

"No, no era lo que quería decir yo pues..." Decía el lupino confundido desviando la mirada sin ver venir como Grayson de pronto le frota la cabeza con gentileza además de rascarlo detrás de las orejas. "¿Qué?"

"Hermano eh… me gusta cómo se escucha eso… lo decidí…" Decía el hibrido haciendo que Jeremy pusiera una expresión confusa. "Desde hoy serás mi hermano menor y yo tu hermano mayor."

"Que…" Dijo otra vez Jeremy.

"Y como hermano mayor que ahora soy, con respecto a lo que paso con tus amigos, te doy la sugerencia y orden de que te vayas a hablar con ellos, hoy, para que aclares las cosas sobre lo que sucedió cuando el tesoro sagrado de Hayden tomo control de ti." Expreso el hibrido mirando seriamente a Jeremy para luego poner ambas patas en sus hombros. "Y que ni se te ocurra decir que no o te tachare de cobarde."

"¡Yo no soy ningun cobarde!" Dijo al instante el lupino.

"¿Qué te detiene de hablarles a tus amigos entonces?" Preguntó Grayson.

"Nada…. Nada me detiene…" Admitió con vergüenza.

"Entonces no veo el problema." Dijo de regreso el mayor.

-martes 5 de junio del 2113, 8:40 AM-

Al regresar a la habitación, Jeremy primero que nada se comenzó a vestir mientras era claramente vigilado por Grayson para que no pensara en quedarse todo el día en el cuarto encerrado con Hydesu, cosa que no hizo el lupino café, una vez ya vestido lo siguiente que hizo fue escribirle una nota a Hydesu para que no se preocupara cuando se despertara.

Seguidamente ahora el hibrido esta con Jeremy justamente a la entrada de uno de los patios abiertos del castillo del olimpo donde se notaba que la mirada de Jeremy estaba algo complicada ya que en su mente se decía que no tenía el derecho de ver a sus amigos después de lo que sucedió y de cómo los lastimo, o al menos después de como Yami los lastimo usando su cuerpo para hacerlo, aunque para su fortuna o infortunio con el esta Grayson que prácticamente lo empuja para hacerlo entrar patio del palacio olímpico en el que casualmente estan todos los tesoros reunidos, desde Osamu hasta Kaiser aunque entre ellos estan Hironobu y también Mayura que de solo mirarlos al lupino se le hacía un nudo en la garganta al punto de que se da la vuelta para huir de allí pero una fuerte pata lo toma de la cabeza…

"¿A dónde crees que vas?" dice Grayson con una mirada atemorizante estilo anime con los ojos rojos. "Vas a entrar ahí ¡ahora mismo!" Exclamo llamando la atención de los demás mientras hacía que Jeremy se diera vuelta totalmente para literalmente empujarlo de una patada provocando que casi se caiga aunque el empujón demasiado brusco resulto para hacerlo quedar a unos 5 pasos de todos sus amigos.

"E-e-esto…" decía Jeremy.

"Jeremy…" Iba a decir Mayura al igual que Hironobu pero ambos sienten que alguien los toma de los hombros.

"Ustedes dos no tienen nada que pintar aquí así que déjenlos tener privacidad." Explico Grayson mientras empujaba en contra de su voluntad al felino albino y a la canina de las gafas fuera del patio y el yéndose con ellos dándole de ese modo el espacio necesario a Jeremy para mirarlos a todos.

"Yo…" Decía el canino café.

"Jeremy-niisan." Dijeron las amigables voces de Toshiro y Tetsuya que tomaron ambas patas de Jeremy haciendo que este los mirara. "¿Estas bien no te paso nada?"

"Toshiro… Tetsuya…" Responde el canino con complicación al observar a los dos felinos que lo admiraban y querían con unos parches y algunos vendajes en las zonas en las que fueron lastimados. "Yo… Yo…"

"Vamos no te quedes allí parado." Esta vez quien hablo fue Kaiser que lo empezó a empujar hasta que se sentara en medio de ellos bajo la sombra de un árbol casualmente enorme.

Jeremy una vez sentado no pudo quitar su mirada de Kaiser se encontraba con vendajes y parches, seguidamente también encontró a Hoshimaru y Loke en igualdad de condiciones que el felino negro, después de él finalmente estaban Osamu y Cross que estaban igual de vendados que los demás pero una ligera palmada lo saco de sus pensamientos, una palmada que provino de Aoki a quien el canino café miro mejor al girar la cabeza, viéndolo bien el puma no estaba tan herido como los demás, al parecer sus heridas no eran serias por lo que solo tenía muy pocos vendajes y ningun parche.

"¿Ya te encuentras mejor sirviente del príncipe del inframundo?" Pregunto de pronto el puma haciendo enojar levemente a Jeremy.

"Es en serio…." Comienza a decir mientras se pone de pie. "Solamente esa basura de insulto me vas a decir…. Eres… eres… eres… Grrrrr." Continuaba diciendo hasta que comenzó a gruñir de la frustración mientras se ponía de pie.

"Si tienes que decir algo escúpelo de una vez." Dijo tan cortante el felino como siempre desde el poco tiempo que Jeremy lo conoce.

"Aoki ten más…" Iba diciendo Cross pero Osamu no lo deja hablar ya que de seguro sería mejor que lo que pasar tenía que pasar para que las cosas puedan avanzar a alguna parte.

"Después de lo que paso en ese momento… por lo que sucedió, el como todos sufrieron por culpa nuestra, todos esos gritos, toda esa destrucción… todo el sufrimiento… todo el dolor… las heridas que les provoco… la sangre que derramaron… sangre con la que yo mismo me manche ya que soy el autor de todo eso… ¡Aun luego de todo eso vienes actúas tan casualmente conmigo sabiendo que hice todas esas cosas!" Le exclama enojado al puma tomándolo de la camisa. "¡Como puedes actuar tan natural frente a mi dímelo! ¡Dime cómo puedes actuar así! ¡Dímelo maldición como puedes! ¡Habla!" exigió el canino agitando al puma unas cuantas veces mientras que los demás los veían solamente. "¿¡Responde cómo puedes!? ¡¿Porque actúas tan natural y engreído además de imbécil e idiota después de que me viste hacer todas esas atrocidades!?"

"Eso es algo que deberías preguntarte a ti mismo…" Respondió únicamente el felino ganándose únicamente que el canino lo agite nuevamente de la camisa.

"¡Tu condenado felino presumido que cree que lo sabe todo! ¡Engreído como siempre desde que te conocí tan solo ayer! ¡Me enoja que actúes así de presumido cuando solo quiero que me digas una simple cosa pero no, tienes que decirme otra cosa que no es lo que quiero escuchar! ¡En serio que eres completamente despreciable al punto que me dan tantas ganas de golpearte de no ser por el hecho de lo arrepentido y tan culpable que me estoy sintiendo por los recientes sucesos que acontecieron! ¡En serio que justo ahora te aborrezco y te detesto a más no poder! ¡Y no te quedes solo en silencio di algo maldito gato!" Exclamo frustrado agitándolo nuevamente consiguiendo nuevamente nada más que el sepulcral silencio de Aoki. "Tu…. Tu… Maldito desgraciado que no dice nada…." Espeta en un tono lastimero lentamente yéndose de rodillas contra el suelo sin soltar para nada a Aoki empezando a sollozar lastimeramente al punto que comienza a derramar lágrimas. "No tienes idea de cómo me estoy sintiendo ahora mismo…. Como me he sentido desde ayer, esta maldita madrugada tuve una maldita pesadilla que me hizo temblar de miedo, me hizo imaginarme lo peor posible torturándome con separarme para siempre de Osamu y de Cross, todo eso mientras escuchaba la maldita risa de ese infeliz que se apodero de todo mi cuerpo seguido de ver las horribles imágenes de esa horrible pelea como si fuera sido grabado por una videocámara, ¡fue horrible, me hizo sentir tan mal que incluso llegue a suplicar que se detuviera! ¡Suplique, suplique, suplique, suplique! ¡Y seguí suplicando interminables veces hasta que por fin amaneció y desperté de aquella terrible tortura en la que para ese momento mi mente y espíritu eran tan frágiles como el cristal que amenazaban con romperse!" Exclamo de lo más frustrado derramando más lágrimas.

Aoki solo podía verlo al lupino con la mirada baja y las lágrimas que caen de sus ojos hasta dar con el suelo pastoso, el puma parecía de lo más callado hasta que por fin formulo una sola palabra. "¿Y? ¿Cómo te sentiste al respecto y cómo te sientes ahora…?" Pregunto sin ninguna pizca de hostilidad.

"¡Sentí miedo vale! ¡Sentí y sigo sintiendo mucho miedo! ¡Podre ser el todopoderoso tesoro sagrado de Hydesu que según el gato ese de Kaizon soy algo especial que solo aparece cada 10 años pero no sé que tengo de especial!, ¡No soy especial, no soy fuerte ni nada por el estilo! ¡Solo era una pobre alma de un furro adolescente desdichado y muerto que de casualidad fue escogido para ser el arma del príncipe del inframundo que antes de que lo conociera era tan solo un inocente y frágil cachorro que ahora tiene las patas manchadas de sangre junto a un horrible sentimiento de culpa y de debilidad que lo torturan tanto como a mí!, ¡Qué no lo entiendes gato súper desarrollado carente de sentimientos idiota e imbécil que solo me quiere hacer sentir más y más coraje por la mierda de arrepentimiento que me estan torturando desde lo bien hondo de mi mente!" Exclama finalmente rompiéndose al soltar la camisa de Aoki para estallar en llanto derramando una gran cantidad de lágrimas, muchas más que las que había derramado antes.

Y Jeremy continua llorando mientras quienes lo miran sienten que el asunto finalmente llego a algo, por lo cual Osamu es quien da un paso adelante primero para abrazar a Jeremy por la espalda rodeando su cuello con sus brazos, siguiéndolo llego Cross que abraza a Jeremy por el brazo derecho con cariño seguido de que Toshiro y Tetsuya se miran unos a los otros hasta que por fin se le acercan a Jeremy para también abrazarlo pero por el frente además de comenzar a ronronear cariñosamente para tranquilizar al lupino café que en efecto rodea a ambos felinos con sus brazos sin dejar de llorar a mares, seguidos de ellos Aoki se agacha hasta sentarse de espaldas contra el brazo izquierdo de Jeremy, Kaiser se le acerca agachándose para acariciar lentamente su cabeza, Loke y Hoshimaru se unen también al grupo acariciando a Jeremy por ambos hombros hasta que terminan apoyando sus frentes contra la espalda del canino, o al menos lo que alcanzan a tener de la espalda del lupino puesto que Osamu tiene todo su cuerpo contra su espalda.

En todo ese llanto que produce Jeremy este llega a decir claramente unas palabras. "¡P-P-Perdonenmeeeeeee!" Dijo el lupino café entre su llanto alzando la cabeza hacia arriba.

Aunque antes de poder seguir hablando, Osamu lo calma susurrándole claramente que no es culpable de nada, que no tiene la culpa de lo que paso, que no tiene que estar sufriendo por algo que no fue hecho por él, que no se sienta culpable de nada puesto que todos ya habían conversado antes la situación llegando al punto en el que él Jeremy que ellos conocen no es alguien que sería capaz de atacar a sangre fría ni de herir de gravedad a los suyos y menos a los que él quiere, incluso Aoki en medio de un semi insulto le dice que deje esa idea patética de que es culpable de estos actos ya que la figura y apariencia que tiene ahora el lupino es completamente patética a los ojos del puma, quien alega que prefiere al lobo en su personalidad normal, la personalidad y forma de ser cuando se conocieron ya que le resulta divertida, aunque lo de divertida no lo dijo directamente sino que dijo que le parece interesante lo que a traducción de los otros tesoros cuenta como el termino para la palabra <divertida> como si estuviera diciendo que le gusta discutir con Jeremy.

Pero en fin todo ese largo rato Jeremy llora con todas sus fuerzas mientras siente la calidez de quienes lo rodean, sintiendo de igual modo como si aquella estaca de culpa clavada en su consciencia estuviera siendo poco a poco retirada así como si en medio de una oscura habitación donde se halla al lupino café abrazando sus piernas y con la cara entre sus rodillas, estuviera siendo iluminada lentamente hasta el punto que alguien le toma de la pata y lo lleva hasta la gran luz en la que se encuentra un sonriente Osamu junto a los demás que también le regresan la sonrisa a Jeremy.

Todo el gran llanto del lupino llena aquel sitio por un largo tiempo hasta que poco a poco el llanto se va apagando….

★★★★★★​

-martes 5 de junio del 2113, El Olimpo, patios del castillo de los Olímpicos, 10:00 AM-

"Y así fue como lo traje aquí…" termino de relatar nada menos que Grayson de cómo consiguió arrastrar a Jeremy hasta el Olimpo pero omitiendo lo del baño.

"Grayson, eres un genio." Dijo Mayura acomodando sus gafas.

"Solamente actúe como un hermano mayor que tenía que oír al menor y darle un pequeño empujón." Respondió el híbrido.

"Entiendo…" está vez hablo Osamu mientras miraba al lupino que de tanto llorar y derramar lágrimas ahora está dormido en sus piernas, mejor dicho con la cabeza en su regazo. "Te lo agradezco, es algo duro para poder sacar las cosas que le son difíciles de decir."

"Sí pero así es como queremos a nuestro novio." Dice Cross al rato que le limpia un rastro de lágrima al canino que tenía en la pestaña. "Parece un cachorro cuando duerme. Solo mira esa cara."

"Estaba por decirlo también, es adorable cuando lo vemos dormir." Responde Osamu.

"Entonces…. Grayson estás tratando de robarme a Jeremy en lo de tener una figura fraternal." Suelta de pronto Mayura mirando al híbrido. "Te recuerdo que fui yo la que lo encontró ese día antes de tener su nombre."

"Y se te olvida que fuimos NOSOTROS quienes lo encontramos, no solo lo encontraste tú, yo fui el que dijo ese día que sentí a alguien más en el Eliseo aparte de ti y de mí." Contraatacó Grayson mirando a la shiba inu que parecía lanzar rayos de sus ojos al igual que el híbrido.

"Muy bien dejen de pelearse por eso. Lo que importa qué Jeremy está mejor que ayer por lo tanto no tiene sentido que se…" estaba diciendo Hironobu cuando de pronto ambos caninos le fijan la mirada. "Ya me callo…." Dijo solamente.

Kaiser suspira. "Parece que esos dos además de serios están tomándose demasiado en serio el tema de ser como el hermano o hermana de Jeremy." Opinó mirando al canino café. "Eres popular sabías, siento algo de envidia de ti." Comentó acabando con una jocosa risa.

"Uuuuum…" hizo de pronto Loke con la pata en el mentón.

"¿Te molesta algo Loke?" Le preguntó Hoshimaru al dingo.

"No nada en especial solo me llega el presentimiento de que estoy olvidándome de algo." Le respondió al zorro cometa.

Hoshimaru agitó una oreja ladea do levemente la cabeza. "¿de qué cosa te estás olvidando?"

"No lo sé, solamente que es algo relacionado con Sero y creo que también contigo y Hikaru pero no se me viene a la cabeza que cosa podría ser." Dijo Loke algo irritado golpeándose la frente con la pata.

"No sería que Manabu está en la habitación con Sero y Sebastian." Dijo Tetsuya revelando en donde exactamente estaba su dueño ahora mismo.

"Ok eso ya lo sabía pero gracias por recordarme lo Tetsuya-chan… pero lo que estoy olvidando es 9tra cosa… algo que debería recordar." Volvió a decir el digo con expresión pensativa.

"Creo que te apoyo en eso Loke, yo también creo que estoy olvidándome de algo importante también." Opinó el león albino que se alejó de la batalla de miradas de Grayson y Mayura. "Pero tampoco sé qué cosa estoy olvidando y me estoy empezando a irritar por eso."

Tetsuya ladea la cabeza solo para luego mirar a Toshiro dormido mientras abraza a Jeremy además de escucharlo ronronear, cosa que le hace entrar el sueño también para acomodarse cayendo en pocos segundos en sueño profundo.

"Algo que sé que están olvidando pero no saben de qué se trata. Sí que está difícil." Opina Osamu poniéndole atención a la conversación que estaba escuchando.

"No será simplemente un pequeño asunto sin importancia lo que están tratando de recordar." Expreso Cross también su opinión al respecto.

"Osamu, Cross creo que no es eso, si los miran bien pueden darse cuenta que debe ser algo especial lo que están intentando recordar, no puede ser algo sin importancia si ellos están así de pensativos." Dijo Kaiser con algo de verdad en sus palabras al respecto.

"Que será ese algo que tratan de recordar." Dijo nuevamente Cross.

Esa pregunta hace que el silencio reine entre ellos escuchándose nada más que los gruñidos de Grayson y Mayura que no se han dejado de mirar con celos el uno al otro, mientras que Jeremy y el par de pequeños tigres dormían tan tranquilos sin que nadie los molestará.

Aunque en cierto momento, pasados al menos unos minutos de molesto pensamiento tratando de adivinar qué era lo que trataba de recodar Loke… Osamu de pronto siente un ligero escalofrío que le hace erizar todo el pelaje e incluso hasta le esponja la cola.

"¿Estás bien Osamu?" Pregunto el vulpino azabache.

"Si solamente creo que sentí un escalofrío o más bien un presentimiento relacionado con Sebastian… que algo le pasó o que está por pasarle y creo que Jeremy sintiendo algo también, sentí que se incomodó de pronto…" dijo el vulpino blanco con sinceridad.

"A Sebastian eh… ¿Qué podría sucederle estando en compañía de Sero y Manabu? Que podría…." Iba diciendo Hoshimaru hasta que….

"¡AAAAAAAAAAAAAAAAAH PAPÁ AYUDA, AYUDA ME ATACA UNA CHICA SALVAJE!" Se escuchó un grito que atrajo la atención de casi todos los tesoros sagrados a excepción de los que están durmiendo.

"Ese fue…." Decía Hironobu.

"¿Sebastian?" Termino Cross.

"¿Chica salvaje?" Dijo Osamu.

"Un minuto…" Espeto Loke otra vez pensativo y al siguiente minuto… "¡Ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja!" Estalló en carcajadas cayendo de espalda al suelo.

"¡L-Loke que te dio estás bien!" Exclamó Hoshimaru.

"¡SI ESTOY PERO JA, JA, JA, JA, JA, JA, JA, JA, JA, JA, JA, JA!" Siguió el dingo con carcajadas bastante altas.

"Podrías dejar de reír y hablar." Pidió Osamu ya algo harto.

"Lo que pasa ja, ja, ja, ja, es que Sebastian acaba de conocer a sus hermanas eso es lo que pasa ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja." Comenta Loke pataleando en el suelo muriéndose de la risa.

"¿Hermanas? Momento ¡Tiene más familia además de Sero y los otros dioses olímpicos!" Exclamo Osamu sorprendido.

"Ah…" Hizo Hironobu. "Ya me acorde…"

"¡Es verdad entonces!" Vuelve a decir Osamu.

"¡Ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, a Sero debería darle vergüenza no haberle dicho nada a Sebastian de que tenía 4 hermanas mayores ja, ja, ja, ja!" Dice otra vez el dingo sin parar de reírse.

"¡Ay mi dios!" Exclamo Hoshimaru.

"Y a ti que te pasa acaso también…. ¿Ocultas algo?" Pregunto Cross al vulpino.

"La verdad… es que Hikaru tampoco le dijo nada a Hydesu de que… tiene un hermano mayor y 4 hermanas mayores…." Revelo el zorro cometa.

"Es en serio… ¿verdad?" Dijo Kaiser.

"Sí, si lo es. Ahora mismo Hydesu debe haberse enterado sino porque Jeremy se incomodó al mismo tiempo que Osamu." Explico el canino pequeño con vergüenza mientras el vulpino blanco seguía con una expresión de sorpresa en el rostro.

"Presiento que en el algún momento la señora Perséfone va a regañar a mi señor Hades…" Dice Grayson que estaba prestando atención a la conversación.

"Pues yo creo que el señor Zeus también estará en problemas pronto…" Dijo Hironobu estando en lo correcto.

"Los padres de ese par van a estar en serios problemas a la hora de explicar unas cuantas cosas." Espeto Mayura suspirando. "Machos… siempre dejándolo todo a último minuto para que se complique la situación." Acabo suspirando la canina acomodando sus gafas.

"Al menos el señor Poseidón nunca se guarda nada…" Comenta Aoki que había estado callado todo el rato que los demás estuvieron hablando. "Él es más directo y sincero."

"Me compadezco de Christopher por tener un padre como el…" Dice Kaiser con cara de póker al imaginarse la santa y bendita honestidad del dios de los mares.

"Pienso lo mismo Kaiser… Pienso lo mismo." Le responde Cross mientras que Loke sigue muriéndose de la risa por el pobre Sebastian y lo que debe estar pasando ahora mismo en la habitación de Sero.

"Este sí que fue uno de los días que son interesantes." Dice únicamente Grayson.

En fin eso fue lo que aconteció el mismo día en el que Hydesu y Sebastian se llevaron las sorpresas de sus vidas, lo que sucedió cuando los tesoros sagrados estaban supuestamente tan tranquilos en sus propios asuntos, asuntos en los que claramente estaban incluida la pequeña escena que hizo Jeremy de la cual los jóvenes dioses son ignorantes de que sucedió.

 

Haydenwolf

Dios Lobo de la Oscuridad y Luz

Registrado
22 Jun 2018
Mensajes
792
Ubicación
Venezuela
Offline
Divine Descendants Remake Capitulo 022

Capítulo 22
Muchas más sorpresas inesperadas.

-martes 5 de junio del 2113, 12:00 PM, campos elíseos-

Justo después de pasar una interesante mañana, Hydesu estaba, como decirlo, cambiando de aires al punto que ahora está en los campos elíseos, en compañía de nadie más que de su hermano mayor, Hyde a quien recién conoció apenas en la mañana y claro también está en compañía del cachorro de Cerbero, Kohaku que está en brazos de Hydesu a quien está lamiéndole ligeramente la cara para ver si le hace sonreír.

Al final el lobo azabache acaba riéndose. "Je, je, je, je, ya Kohaku que me haces cosquillas."

"Creo que es su forma de decirte que te animes." Le dice Hyde con una sonrisa a su hermano.

Hydesu le sonríe a su hermano. "Entonces para que me estas trayendo aquí, ¿es que acaso hay otro lugar del elíseo que es más lindo que este prado de flores que estamos pasando?"

"Que crédulo eres hermanito, todos los lugares del elíseo son hermosos sin excepción alguna, y segundo, se paciente ya casi estamos llegando a donde te quiero llevar exactamente." Le responde lupino con el pelaje de puntas azules y rojas.

"Está bien voy a ser paciente aunque no tengo la menor idea de a donde me estas llevando ya que es mi primera vez en el elíseo." Responde Hydesu con sinceridad mientras acaricia a Kohaku que está feliz meneando su cola entre sus brazos.

Hyde solo le sonríe con cariño. "Tú solo continua siguiéndome. Y te aseguro que no es un lugar donde pasara algo malo, es decir que cosa mala puede suceder en el elíseo."

"Sabes quería reclamarle a papá por no decirme nada de ti o de las chicas." Comenta el ojiazul con motivo de conversación.

"Ja, ja, ja, ja, de eso se van a encargar mamá y también las chicas, pobre de papá pero en serio debería darle vergüenza por no decirte nada y lo mismo digo de Hikaru, ya vera cuando le hable yo." Espeto Hyde dando a entender que en serio iba a hablarle a Hikaru.

"Hikaru eh… No sé si pueda hablarle a él o a los demás… no después de…" Iba diciendo pero Kohaku le lame la mejilla. "¿Kohaku?"

"¡Woof!" ladra el perro cuadrúpedo.

"Traducción: Anímate. Eso es lo que está diciendo y también yo, no te preocupes, cuando vayas a hablar con él o con tus amigos yo estaré ahí contigo para apoyarte… y asegurarme de que no huyas antes de que si quiera hables con él." Comento Hyde para también subirle los ánimos a su hermano menor sacándole una sonrisa también.

"Muchas gracias Hyde, eres un buen hermano, casi te pareces a Reiji solo espero que no se ponga celoso porque ahora tengo hermanas mayores y un hermano mayor más." Dice él.

"Je, je, je, te aseguro que lo tomara bastante bien, mejor de lo que te puedes esperar, no tienes que preocuparte por eso ya que… deberías preocuparte por eso." Responde el señalando como al final de donde caminan hay un gran árbol que hace sombra y bajo ese árbol están pues todos. "El primer paso siempre es el más difícil pero no temas." Le dijo a la oreja con sus patas en sus hombros estando a sus espaldas caminando directamente hacia el árbol.

El azabache camina nervioso con las orejas aplanadas contra su cabeza más confía en Hyde a sus espaldas y tener el valor suficiente ya que Kohaku le lame un poco la cara para que se anime, por lo cual sin estar casi reacio a querer salir de allí corriendo da paso por paso adelante sintiendo la distancia entre él y sus amigos acortarse hasta que por fin ya están a la sombra del árbol y a la vista de todos.

Hydesu no sabía que poder decirles… Ni Sebastian sabía que decir, Hikaru estaba como decirlo sin poder dejar de mirar a Hyde por lo que se supuso que su mellizo ya sabía de ciertas cosas pero el caso es que no sabían que palabras escoger para por lo menos iniciar la conversación sobre alguna cosa… Al menos hasta que cierta persona es la que da un paso adelante siendo quien menos se lo esperaba…

"…. Ya te encuentras mejor… si te quedabas siempre en cama pensaría de ti que eres alguien débil. Pero me equivoque… primito." Fue nada menos que Christopher el que soltó aquellas palabras.

"Si… Estoy bien… G-gracias por preguntar…" Responde el azabache mirando al príncipe de los mares.

"Sé que no nos estamos llevando bien ni nada… pero no me hace gracia que nos llevemos mal igual que ciertos lobos… Podemos intentar llevarnos bien así que…. Que… maldición porque es tan difícil decir esto… Primero no te culpo de algo que tú no hiciste. Se reconocer a todos los que conozco y ese que le dio una paliza a esa mujer que quiso asesinarnos y que luego la tomo contra nosotros no eras tú… Lo digo solo porque no soportaría verte sufriendo patéticamente cargando con toda la culpa… quedo claro…" Termino por decir el lupino azul rascándose la nuca desviando un poco la mirada ya que se notaba un rubor algo rojito en sus mejillas al no estar acostumbrado a decir palabras para hacer sentir mejor a alguien.

Sebastian se quedó sin palabras que decir aunque antes de que dijera algo mas Reiji fue el siguiente e ir adelante para tomar de los hombros a Hydesu. "No tienes que sentirte mal, nadie te hace responsable de lo que sucedió no te culpo, nadie te culpa, Sebastian no lo hace, ni Sero, ni Manabu, ni Hikaru, ni Saburou, ni Kato. Nadie lo hace."

"Reiji…." Dice el azabache.

"Vamos muéstrame una sonrisa ahora mis…" iba a continuar hablando pero de pronto es abrazado por el mismo azabache sin avisar había puesto en el suelo al canino cuadrúpedo para abrazarlo. "Si, así Hydesu…"

Hyde sonríe. "Eso quiere decir que ya te sientes mejor eh hermanito." Comenta el.

"Perdón pero le dijiste…" Dice Reiji rompiendo el momento.

"¡Momento!" Exclama Hikaru poniéndose entre Hyde y Reiji. "Antes de que surja una posible discusión déjenme explicar unas cuantas cosas ya que Reiji no debe saberlo."

Luego de unos momentos….

"¡Cuatro hermanas y el!" Exclama Reiji con sorpresa a la vez que señala a Hyde.

"Yo me desmaye cuando vi a Hyde…" Admite Hydesu con sonrojo.

"A mí una de las mías prácticamente me zarandeo exigiendo que porque me parecía a Sero…" Admite Sebastian con algo de miedo en su tono.

"Pero fue divertido de ver." Agrega Manabu.

Reiji no dice nada, solo tiene un tic en el ojo pero se decide a hablar. "Ja, pero yo tengo ventaja." Dice mientras acerca a Hydesu a él para rodearlo con sus brazos. "Yo conozco bastante bien a Hydesu, él es mi hermanito en toda regla, creció conmigo, mucha suerte en ganarte el puesto de hermano favorito Hyde."

Ante la ridícula actitud territorial de Reiji, solamente hay un sepulcral silencio junto a una ligera pero refrescante brisa…

"Si sabes que aquí nadie está compitiendo verdad…" Dice Hyde con los ojos en forma de puntitos al estilo anime. "Y antes de que se me olvidé también eres mi hermano ahora."

"Lo que tú digas, pero no pienso compartir a Hydesu, al menos con Hikaru si, él es tierno y amable." Comentó de nuevo el lupino.

"Disculpa pero no soy una cosa o un objeto para que decidas por mí." Responde Hydesu algo insultado.

"Lo siento, solo son los celos de que mi único hermanito se olvide de mí." Admitió este.

"Je, je, je, eso sí es saber querer a tu hermano menor, por lo tanto mientras tú no me robes a Hikaru estamos en paz y tranquilidad." Dice Hyde extendiendo la palma hacia Reiji. "Hermano."

El aludido sonríe luego de dejar libre a Hydesu de sus brazos y estrechar la pata con el otro lupino. "Claro. Hermano."

Hyde le sonríe. "Será bueno ya no ser el único en esta familia, tantas chicas me volvían loco pero ahora están tu y Hydesu, estamos igualados."

Al rato suelta la pata de Hyde. "Bueno, no sé lo que es tener hermanas así que será un nuevo mundo para mí. No me vendrían mal algunos consejos."

"Será un placer." Responde el lupino.

"Se llevaron mejor de lo que pensé." Comentó Hikaru haciendo que Hydesu así fuera lentamente con la cabeza.

"Al menos ustedes están felices." Comenta Saburou algo pesimista.

"Saburou no creo que sea el momento… quizás debas contarles des…" iba diciendo Kato solo para ser interrumpido.

"Decirnos que cosa." Dijo Sebastian.

"Siento que ustedes nos esconden algo." Comentó Christopher cruzado de brazos y la mirada clavada en los hermanos Hanamura. "Hablen ya."

"Es que como se los explicamos… es difícil de decir así como así, no es tan fácil ya que es una gran bomba este asunto así que…" iba comentando Saburou cuando….

"SABUROU HANAMURA." grita una ruidosa voz acompañada de otra más que en ese instante Hydesu y Sebastian se pusieron con el pelaje de punta al punto de pegarse de inmediato a las piernas de Reiji y de Manabu ya que las dueñas de esas voces hacen aparición… Rinko y Asuka…

Todos voltean a ver a las dos felinas incluso Hydesu y Sebastian que no las ven desde que dejaron la tierra pero el punto principal es… que hacen la felina de pelaje azul y la felina de pelaje naranja en el elíseo y para colmo, acompañadas nada menos que por Shinichi, Shinji y Rei también.

"¡Que hacen ellas y ellos aquí!" Exclama Sebastian con los ojos fuera de sus órbitas al estilo anime mientras les apunta.

"Eso queremos saber nosotras, en un momento estábamos con nuestras vidas y todo lo normal posible y al otro momento estamos en este raro mundo sacado de una rara novela de fantasía y nos dicen que no somos de la tierra sino que nacimos en este supuesto sitio llamado Olimpo y mi madre me dice que mi padre es el dios de la guerra, Ares." Comentó Rinko cruzada de brazos mientras se le quedan mirando. "¿Que?"

"Ahora ya veo porque tenía sentido que apalearas a todo el mundo en las clases de karate y Judo. Naciste para ser una guerrera musculosa y violenta." Suelta de la nada Sebastian sin pensar en las consecuencias.

"¡A quien le da violenta, quieres que te vuelva a patear el trasero como cuando de pequeños te peleaste conmigo por ese pudín y tu saliste llorando!" Exclamó la felina de pelaje azul haciendo que Sebastian temblará de miedo.

"¡No dejes que me toque Manabu protégeme!" Exclamó atemorizado el lupino rubio.

"Dejando de lado la violencia de Tachikawa, yo tengo que decir lo mismo que ella y que en última instancia me dicen que mi madre no me abandono y que para colmo… es la diosa del amor y de la belleza, Afrodita." Comento Asuka con un claro tono de vergüenza en su cara.

"Entonces por eso siempre te llegaban tantas cartas y chocolates de los chicos de la escuela en el día de San Valentín, porque tú madre es la diosa de la que todo el mundo se ha enamorado pero jamás durado mucho en una relación con ella. Y que…. Encima es una de mis urgh… hermanas al igual que Ares es mi hermano…" Comento Sebastian solamente para recibir el mismo resultado que con Rinko.

"¡Me estás diciendo que soy una de esas chicas que solo juega con los sentimientos de los chicos!" Exclamó la enojada felina naranja.

"No era en serio, no era en serio, lo siento." Dice un muy asustado Sebastian.

"Espera un momento." Interrumpió Rei. "Dijiste que El supuesto padre de Rinko y la supuesta madre de la presidenta de clase Asuka son tus hermanos…" dijo la leona mirando a Sebastian quien le asiente con la cabeza.

"Entonces eso quiere decir que nuestra supuesta madre… Atenea es tu hermana también lo cual significa que somos…" iba diciendo Shinji…

"¡Familia!" Exclamó Rinko con tono de tragedia.

"Pues… si… porque… porque… ugh… mi padre es… es… es… es Zeus… el mayor mujeriego de toda la historia de los dioses." Admitió Sebastian con mucho pesar y vergüenza en su voz.

"¡Que!" Exclamó el cuarteto menos Shinichi que prefirió quedarse callado.

"Entonces si son tus hermanos... Entonces en el árbol familia según lo posiciones… Eso convertiría a Sebastian en… nuestro tío…" Dic también Shinji.

"Mi padre un dios… mi abuelo un mujeriego y ahora que este se supone que es mi tío…. Ay dios que otra cosa podría ser más impactante aquí, porque si pasa algo más voy a desmayar, no soporto tanto." Dijo Rinko en queja totalmente al borde de la locura.

"Pues creo que ya empezamos con el pie izquierdo porque… según me dijeron a mi… mi papá dijo que bueno… mi mamá es ciertamente especial ya que… es una persona por encima del supuesto padre de Sebastian… mi madre según me dijo es la diosa Nix, la diosa primordial que gobierna la noche y que aparentemente tengo una hermana un año menor que yo…" admitió el canino de las gafas seguido del sonido de un <plof> hecho por Rinko que definitivamente si se desmayó.

"Genial, la mataste." Dijo Shinji.

"Técnicamente no puede morir, es inmortal." Dijo Hikaru.

"Cierto." Opinó Sero

"Creo que estoy alucinando porque estoy viendo doble Hydesu y doble Sebastian." Dijo Shinichi limpiándose las gafas y poniéndoselas otra vez. "No, no estoy viendo doble porque ahora también veo triple Hydesu."

"Es un halago que me digas que me parezco a mis hermanitos pero está cara yo la tenía primero y a todo, me llamo Hyde." Comentó el lupino azabache presentándose. "El que dijo que tu amiga estaba bien, se llama Hikaru y por como hablas se nota que conoces a Hydesu ¿Eres un amigo suyo de la tierra según parece? Y con Sebastian pues, ese chico se llama Sero y claramente habrás notado que es su hermano pues el caso es que son gemelos y también Hydesu y Hikaru."

"Creo que ahora me le uniré a la delegada…" Aviso el lupino antes de desmayarse el también.

"Antes de que alguien más se desmaye aquí, podrían explicarnos alguien exactamente algunas cosas que desconocemos." Pidió Asuka mirando a todos.

"Tch lo que faltaba más ridículos." Dice Christopher sentándose bajo la sombra del árbol ignorándolos.

"No lo hagan caso, y con gusto les explicaré lo que me dijo mi madre." Dijo ahora Kato.

Entonces así se hace, Kato les cuenta con sumo cuidado pero siendo claro en sus palabras por la información que le dio su madre cuando tuvo que hacerlo, cosa que al principio comienza a sorprender y después algo de cómo decirlo, impacto con algo de difícil digestión para quienes lo estan procesando a su propio ritmo, incluso los ya despiertos Shinichi y Rinko que estan con la mirada casi en blanco sin poder dejar de parpadear, en cambio Asuka, Shinji y Rei parecen manejarlo con total normalidad, tranquilidad y neutralidad que casi daría miedo a cualquiera… aunque otra cosa que agrego Hyde siendo solamente para Hydesu…. La cosa es que tenía más familia de la que cree ya que….

"Otros… Otros dos hermanos más, ya adultos, casados y con familia…" Dice Hydesu parpadeando sorprendido.

"Dos hermanos, si, adultos no tanto exactamente, son casi tan viejos como papá, ya sabes los dioses no envejecen al punto de parecer ancianos, se mantienen jóvenes pero aun así tienen más años de los que tenemos tu y yo o cualquiera de los que estamos aquí." Comento Hyde como lo más normal del mundo.

Todos se quedan un momento callados hasta que Shinichi rompe el silencio. "En definiciones simples, los dioses actualmente deberían ser nada menos que unos viejos ancianos decrépitos y arrugados que lo único que hacen es dormir esperando algún día poder morir en paz ¿eso estabas diciendo?"

"Buena observación gafotas." Respondió Hyde a modo de alabar.

"G-Gafotas…." Repitió el canino de las dos marcas bajo los ojos con un tic notable en su ojo derecho.

"Hyde, a Hypnos y Thanatos no les haría gracia que los llames ancianos, se molestaran contigo y lo sabes." Esta vez fue Hikaru quien hablo.

Ante la respuesta Hyde solo se ríe. "Perdona no lo pude evitar, es que lo dijo con un aire tan simple que no puedo evitar darle la razón."

"Si sigues así, te caerá un mal karma algún día." Le responde Hikaru con los ojos en forma de puntitos al estilo anime.

"Si pero nada me sucederá de momento, soy intocable." Respondió de regreso el mayor inflando el pecho con orgullo causando pues claro que todos lo miraran con caras de póker y con gotitas de sudor al estilo anime.

"En serio este es hermano nuestro…" Dice Reiji mirando a Hikaru.

"Si… Lo es, lo confirme." Respondió a quien Reiji le clavo la mirada.

"Entonces…. ¿Algo más que deba saber?" Pregunto Hydesu.

"Oh claro debes tener cuidado con…." Iba diciendo Hyde al igual que Hikaru hasta que….

"¡Tío Hyde, tío Hikaru es verdad que tenemos otros tíos!" Dijeron unas voces que hizo a los nombrados alzar las orejas.

"Creo que esas son las cosas que debemos saber Hydesu…" Responde Reiji mirando con cara de póker a Hyde.

"Ahora pregunto… Esos que vienen de casualidad son…" Iba diciendo Hydesu.

"Si… son los hijos de nuestro hermano mayor…" Respondió Hikaru.

"Pero de cuál de los dos, ¿de Thanatos o de Hypnos?" Hablo esta vez Reiji.

"Son de Thanatos aunque su esposa bueno, nuestra cuñada le dice Ryu." Respondió Hyde.

Entonces ya a la vista estan de quienes hablaba Hyde. Ante la vista del grupo llegaron un grupo de 5 muchachos en total, y para sorpresa de Hydesu estos son casi de su edad y de la de Reiji.

"Déjenme se los presento. Comenzare por los mayores. El hijo mayor de mi hermano, Kei y su hermano menor aunque gemelo también por unos segundos, Kai." Nombro Hyde tranquilamente mientras caminaba poniéndose entre dos lupinos de pelaje crema pálido y negro respectivamente.

Kei es un lobo de pelaje y cabello crema pálido ligeramente rubio con algo de castaño, posee el iris de los ojos de color azul completamente puro, es de figura esbelta y algo musculoso pero algo robusto también, a simple vista parece tener al menos unos 13 años recién cumplidos, viste una playera de manga corta color blanca con diseño de cuadros negros en la zona de las mangas y hombros, unos pantalones café con bolsillos en cada pierna y un par de zapatillas deportivas azul con adornaciones en forma de líneas de color azul.

Mientras que Kai es un lobo de pelaje y cabello negro ligeramente rubio en las puntas con algo de castaño de igual manera de un tono oscuro algo más profundo del pelaje de su hermano Kei que tiene el pelaje más claro, posee el iris de los ojos de color rojo completamente puro, es de figura esbelta y algo musculoso aunque algo robusto al igual que su hermano, a simple vista parece tener al menos unos 13 años recién cumplidos, viste una sudadera negra con capucha con una gran K roja en el pecho, pantalones grises con un par de bolsillos grandes en ambas piernas y un par de zapatillas deportivas azul con adornaciones en forma de líneas de color azul.

"Vaya, el tío Hydesu es…. Tal como lo imagine. Cuando pregunte como se veía exactamente, papá me dijo que me imaginara a Hikaru pero sin ser Hikaru completamente, ahora veo a que se refería cuando me dijo eso, casi no noto la diferencia pero lo puedo notar con claridad, eso y que sus olores son diferentes." Dijo Kei de una manera amable sin ninguna falta de respeto en su tono.

"¿Siempre tienes que decir todo con tal de no insultar indirectamente a los que te rodean eh Kei? Para mí es tan pequeño que casi no noto la diferencia entre él y cierta fursona que conozco que está aquí mismo…" Dijo Kai mirando a cierta persona que ya le estaba echando mal de ojo.

"Chicos no empiecen." Intervino Hyde. "En fin y por últimos estan Hirata, Haru y Hiroki."

Hirata es un lobo de pelaje y cabello rubio, posee el iris de los ojos de color azul celeste casi pareciendo el mar o el cielo, con un detalle que es un lunar negro del lado izquierdo de su cara siendo más preciso justo debajo de su ojo casi en la mejilla, es de figura algo rellenita mas no gordo, solo algo rellenito y robusto, a simple vista parece tener al menos unos 11 años recién cumplidos, viste lo que parece ser una camiseta blanca manga corta, encima lleva una camisa roja a cuadros, unos pantalones de color negro que le llegan hasta los tobillos y un par de zapatillas deportivas azul con adornaciones en forma de líneas de color azul. También lleva alrededor del cuello unos audífonos algo grandes que se ven algo viejos pero aun funcionales seguido de que en el bolsillo lleva un reproductor mp3 inalámbrico que le corresponde a esos audífonos.

Haru es un lobo de pelaje y cabello de color rubio dorado puro, posee el iris de los ojos de color azul celeste combinado con azul marino puro, tiene como un detalle un lunar negro del lado derecho de su cara siendo más preciso justo debajo de su ojo casi en la mejilla a diferencia de su hermano Hirata que tiene el lunar en la izquierda, es de figura algo rellenita mas no gordo, solo algo rellenito y robusto, a simple vista parece tener al menos unos 11 años recién cumplidos, viste lo que parece ser una camiseta manga larga verde y blanca en las mangas, unos pantalones de color gris que le llegan hasta los tobillos y un par de zapatillas deportivas azul con adornaciones en forma de líneas de color azul.

Y finalmente Hiroki es un pequeño lobo de pelaje y cabello rubio con algo de castaño, posee el iris de los ojos de color azul celeste casi pareciendo el cielo muy parecido a Hirata solo que sin su lunar junto al cabello algo castaño y que comparte la misma figura corporal de Hirata y Haru que son algo rellenitos mas no gordos, solo algo rellenito y robusto, solo que con 10 años recién cumplidos, viste lo que parece ser una camisa gris manga corta, unos pantalones cortos de color negro que le llegan hasta por encima de las rodillas y un par de zapatillas deportivas azul con estampados de engranajes y llaves inglesas.

"Así que no era mentira, esto sin duda era algo que tenía que ver con mis propios ojos." Dijo Hirata mirando muy detenidamente a Hydesu.

"¡Ves te lo dije hermano!" Exclamo Hiroki con aires de haber ganado en algo.

"Si, si lo sé pero que acaso no es válido porque es la primera vez que lo ves también." Comento Hirata casi con algo de sarcasmo.

"Tatsuya no empieces…" Esta vez fue Haru el que hablo.

"Hirata, Hirata es mi primer nombre, dime así por favor Haru." Replico Hirata mirando al lupino.

"Calma, calma, no te molestes, mamá te dice así, no hace daño llamarte por el segundo nombre de vez en cuando." Respondió Haru para que se calme un poco su hermano.

"………… Esto…. Aún sigo aquí y lo estoy viendo todo…." Comento Hydesu con los ojos en forma de puntitos al estilo anime.

"No te preocupes…. En realidad les caes bien pero no lo saben demostrar bien…" Dice Hikaru también con los ojos en forma de puntitos.

"E-está bien." Respondió el azabache mientras acaricia al canino cuadrúpedo en sus brazos.

"Vaya familia tienes Hydesu…. Aunque yo me llevo la peor parte soy el menor de muchos." Comenta Sebastian bajando la cabeza mientras Sero lo consuela palmeándole la espalda.

"No eres el único, no eres el único…" responde el aludido que le palmea la espalda.

"Porque mi vida tuvo que dar un giro como este. ¡Porque a mí!" Exclamo Rinko al cielo mientras era vista por Shinichi y Saburou de forma avergonzada.

"¿La dele-digo exdelegada estará bien?" Pregunta Shinichi a Saburou que le pone la pata en el hombro.

"Lo tendrá que digerir quiera o no. Yo lo digerí cuando aún estaba en la tierra." Comento el canino suspirando.

"Yo lo estoy comenzando a procesar ahora mismo." Expreso Asuka cruzada de brazos mientras miraba nada menos que al cielo. "Hija de una diosa eh… ¡Pero de todas porque Afrodita!" Exclamo ella.

"Se nota que lo estas llevando bien Presidenta del consejo estudiantil." Dijo Shinji mientras suspiraba además de que Rei sudaba al estilo anime asintiendo con la cabeza.

Reiji solo puede sudor estilo anime por como cada quien está procesando las cosas. "¿Qué estarán haciendo Toshiro y el resto en el olimpo?"

"No lo sé, Loke dijo que iba a estar todo el día con Hoshimaru y los demás en uno de los patios del palacio." Dijo Sero respondiendo a la pregunta que hizo Reiji.

"Entonces Jeremy… esta con ellos." Dice Hydesu mirando a Sero.

"No lo sé pero Osamu fue también, pero como ninguno de los otros tesoros sagrados está aquí, entonces hemos de suponer que están todos juntos." Respondió Sero.

"Estamos solos aquí entonces eeeeeh…." Dicen todos al unísono pensando en que hacer incluso Rinko, Asuka, Shinichi, Shinji y Rei

"Este será un laaaaaaaaaaaaargo día." Dice Sebastian.

"Al menos… ya me siento mejor." Comento Hydesu sonriendo.

Uno de los muchos días tranquilos que acontecen, asuntos que terminan por resolverse acabando en reconciliación, encuentro con conocidos y nuevas caras a las que conocer, aun hay tantas cosas que les espera a estos jóvenes.

 
Arriba Pie