Original Fic El amor es bien servido en el bar -FINAL-

I-AM-ROSY!!

O-O¬ Baton pass!!

Registrado
26 May 2016
Mensajes
6,004
Offline
Antes de leer :3 Te invito a leer los fics previos en el siguiente orden:


+18 - Original Fic - Al calor del amor en un bar (Noche Final parte 2) - Fanfics y Roles Yuri | Foros Dz

+18 - Original Fic - El amor en el bar cae mejor con café (15 -parte 2- FINAL) - Fanfics y Roles Yuri | Foros Dz

+18 - Original Fic - Embriagadas De Amor En El Bar (FINAL) - Fanfics y Roles Yuri | Foros Dz




Una pareja de mujeres paseaba por las calles de Roma con una gran sonrisa, pues regresaban a su querido local de encuentros y amistades tras un mes de luna de miel. Julia se veía más preciosa que nunca, con esa gran sonrisa de mujer enamorada y un bronceado completo al haber visitado algunas playas topless en las cuales, Mariela le insistió en estar desnudas. La esposa y mayor en altura de la pareja, poseía un bronceado similar, que le iba muy bien con su cabello castaño, presumiendo un poco su cuerpo junto a su esposa con unos vestidos de verano sin mangas los cuales hacían juego entre ellos.


- Ya quiero ver cómo le ha ido al bar, las chicas no me decían nada cuando les llamaba. -


- Por qué tú les ordenaste que hicieran eso, recuerda como lo dijiste mi conejita, nada de negocios cuando estuviéramos de viaje, igual me pediste que mantuviera mi celular del trabajo apagado todo el tiempo. -


- Es cierto… Pero, es que, sabes que mi bar es como mi bebé, me preocupo mucho por él, y más cuando no supe nada de él durante un mes entero. -


- Vamos, seguro Claire y Aida hicieron un buen trabajo cuidándolo. -


- Sí, seguro todo va…-



Julia se quedó detenida haciendo que Mariela sintiera como su cuerpo era jalado, notando que la cara de su esposa estaba impactada, asustada, sorprendida.


- Mi conejita ¿Qué te pasa? -


- No puede ser.. es…es.. ¡OTRO BAR! -



Mariela volteó y vio que, frente al bar de Julia, estaba un negocio que daba el aspecto de ser un nuevo bar, con la leyenda “Rhapsody Coffee and Bar”. Julia no podía creer que en un mes, un nuevo bar había sido colocado frente al suyo, y el impacto fue mayor al ver que de la puerta, salía Aida y Claire con un par de cafés helados.


- ¡CLAIRE, AIDA! ¡TRAIDORAS! -


- Julia, pensamos que llegarías por la noche. -
Dijo Aida dándole un sorbo a su café helado, siendo sujetada de los hombros por la rubia que la empezaba a agitar.

- ¿Cómo pudiste? ¡Eres mi mejor amiga, mi trabajadora! ¿Y le compras a mi competencia? -


- ¿Esto? No es comprar, es estrategia, así conozco que tiene la competencia. -


- Aida, olvidaste tu tarjeta de puntos. -
Habló Margaret saliendo del otro bar.

- Disculpe, no me llamo Aida, me llamo Victoria Secret. -


- ¿También tú? -


- ¿Yo qué? -


- Julia está indignada por qué están saliendo del otro bar. -


- Am.. Prima, también tú saliste. -


- Yo le insistí a Aida que no entráramos. -


- ¿Y? -


- Es mi esposa, obvio que terminé haciéndole caso. -


- ¿Y tú? Dime que no es cierto, las he consentido tanto, Margaret ¡Incluso me acosté con ustedes! -
Lloraba Julia abrazando a Margaret quien solo se reía. - Y me engañan al ver el primer bar. -

- Julia, eres tan adorable como siempre, no te preocupes, solo vengo por negocios. -


- ¿Negocios?
- Preguntó Julia limpiando sus lágrimas.

- Sí, este negocio me pide ordenes de pasteles para revender, y suelo venir seguido para cuidar a mi sobrina. -


- ¿Tu sobrina? ¿Nile? !Esa linda rubia de tetas de ángel! ¿Está aquí? -


- !Mariela! -


- ¿Qué? Pero si así los tiene. -


- No, otra sobrina, Mississippi. -


- ¿Qué? Pff… ¿Así se llama? -
Rio Mariela aguantando las ganas de carcajearse. - pobre. -

- Missy para nosotras, ya sabes, es tradición en los Mannes que las mujeres nos llamemos como cuerpos acuáticos, una prima me pidió que cuidara un tiempo de Missy, mientras estudia en la universidad, ella insistió en trabajar para pagar sus estudios y como favor, le pedí a la dueña que, como cláusula para mis pasteles, le daría trabajo a ella. -


- ¡Pero Margaret! Pudiste pedirme ese favor a mí. -


- Lo intenté, pero no contestabas al teléfono. -


- Ups. -


- ¡PLAN DE EMERGENCIA! -
Gritó Julia sujetando las manos de Aida y Claire. - Vamos al bar, tenemos que pensar en una estrategia para no perder ventas contra ellas. -

- Pero si me cae bien Missy, es una chica muy bonita. -


- Aida, lo dices por qué te recuerda a la señora Leyte pero con senos grandes. -


- No te hagas ilusiones Aida, ella es una niña, apenas cumplió los veinte, y mi sobrinita ya tiene una fan detrás suyo, aunque sí, es tan despistada como mi prima que no se ha dado cuenta. -



Todas las chicas entraban al Omen Mind, mientras un coche lujoso se detenía en la entrada de Rhapsody, del mismo, bajó una hermosa y alta mujer joven, de elegante vestido negro, que entró al bar y tomó asiento en la mesa VIP, siendo recibida por una linda chica, de largo cabello pelirrojo hasta las rodillas, de ojos cobrizos, de pequeña estatura, pero pronunciados pechos que sobresalían por su lindo uniforme de mesera.



- Buenos días, capitana. -


- Missy, ya te dije que me llames por mi nombre, no soy una señora.
- Dijo la joven sacando un cigarro para fumar y acomodó su cabello. - ¿Y Kashmir? -



- Ella está en la sala de gerencia. -


- No tenemos sala de gerencia. -


- ¿En serio? Ah, pues solo me dijo que iría a esa sala, la que está en el segundo piso a la izquierda. -


- Mmm… Está idiota, Missy, préparame la bebida de siempre mientras voy por esta mujer. -


- ¡A la orden, capitana! -


- Missy,, solo dime por mi nombre, Kataleia, no ocupas ponerme sobrenombres. -


- ¿No? Pero la gerente dijo que así le gustaba que le llamen. -


- Créeme, trata de no tomarle en serio la palabra a esa tipa. -
Dijo Kataleia sacudiéndole el cabello a la pelirroja que no para de sonreír.


Kataleia subió por las escaleras mientras Missy se dio una vuelta al escuchar una campanita, mirando a una linda rubia de ropa casual, de bellos ojos color ámbar y una sonrisa de encanto. Tessa, de 23 años, era una chica que era dueña de una tienda de ropa cercana y estudiaba en la misma facultad que esa jovencita. Empezó a frecuentar Rhapsody, no solo por el rico café que tenían, sino, por qué Missy le había llamado mucho la atención, y supo que sería la mesera de ese lugar. Esa pequeña y curvilínea pelirroja de peculiar nombre, Mississippi Mannes o “Missy” como prefería que le llamaran, era lo que ella quería, salir en plan de amor, pero, parecía que esa chica era algo lenta en entenderlo y no quería asustarla.



- ¿Quién es ella, Missy? Parece que te agrada mucho. -


- Ella es Kataleia, es la dueña de este negocio y quien me dio el trabajo, por eso la aprecio mucho.
- Dijo la pelirroja abrazando la bandeja, haciendo que Tessa tosiera un poco al ver como se le alzaban más los pechos por esa acción. - Disculpa ¿Estaba muy fuerte la bebida? Te juro que le puse solo una cucharada de brandi como me pediste. -

- No, no es eso… Mmm… que lindo cuerpo tienes. -


- ¿Disculpa? No escuché. -


- No, nada, que tienes un lindo uniforme. -


- Gracias, aunque mi tía Gaby lo hizo para mí, no encontré uno que tuviera mi talla. -


- Es cierto, tienes unos pechos grandes para tu estatura. -


- ¿Ah? Hablaba de mi altura.
- Rio apenada la pelirroja rascando su mejilla.

- Perdóname, no te lo tomes a pechos, digo, perdona las molestetas, digo. -


- Jejeje, eres muy graciosa. -
Reía Missy mientras Tessa se reía también pensando en lo difícil que era ligar con ella, con otra chica podría ir directa, pero con Missy, era como querer usar fuego con un dulce.

- Missy ¿No piensas invitar a pasar a la chica de la entrada? -




Missy volteó hacia una esquina del local, donde estaba una hermosa y alta joven castaña, que paraba de tocar su contrabajo. Esa chica de apariencia impecable, elegante y con un aire de distinción, era Monique, quien, como Mississippi, era una universitaria que trabajaba a medio tiempo para pagar sus estudios en la carrera de música, misma que cursaba con su amiga Justine.


- ¿Cuál chica? -


- La que tiene rato parada en la entrada. -



Monique señaló la ventana, apuntando a una joven de caperuza y boina roja, que estaba parada en la entrada del bar, resultando ser conocida por Missy quien mostró una gran sonrisa.



- ¡Es Fergie! -


- ¿La conoces? -


- Sí, es una compañera de mi clase, hace rato compró un café, tal vez se le olvidó algo.
- Dijo la pelirroja dejando la bandeja para salir dando brinquitos infantiles hacia la puerta, dejando a Monique y Tessa a solas.

- No lograras nada solo mirándola. -


- ¿A poco se me nota? -


- Vienes todos los días desde que abrimos, solo le diriges la palabra a ella, no dejas de mirarla a donde pase y se te ve la cara de que te gusta.
-Sonrió Monique a Tessa quien se rio apenada. - no te preocupes, no se lo diré, es más lindo cuando una logra decir lo que siente. -

- ¿Acaso eres? -



La pequeña pelirroja salió del bar, sorprendiendo a Fergie quien le volteó a ver con un tenue sonrojo.


- ¡Hola Fergie! ¿Se te olvidó algo? -


- No… Bueno… Sí. -


- ¿Puedo saber? -
Preguntó Missy ladeando su cabeza tiernamente.

- Es que… me gusta esa chica, digo, la música de esa joven, se me olvidó preguntarle cómo se llama. -


- ¡Monique, se llama Monique! ¿Quieres conocerla? -


- Yo… no sé… -


- ¡Claro que quieres! ¡Monique, Monique, tienes una fan!
- Exclamaba la pelirroja jalando de las manos a Fergie, metiéndola al bar.

- Missy, no es necesario, yo… -


- ¿Así que tengo una fan? -


Las miradas de Monique y Fergie se cruzaron, mientras Missy movía su cabeza de lado a lado contenta por pensar que hacía el bien, sin saber que había confrontado a su compañera de clase con la chica que le gustaba de la universidad, a quien conocía muy bien por ser una virtuosa de la música.

Mientras las jovencitas se iban conociendo, en el segundo piso, Kataleia lograba entrar a la habitación que su compañera le había llamado “Sala de gerencia”, encontrándose con una hermosa castaña de ojos marrones, vestida de forma similar a Missy. Esa mujer de 28 años como ella, bebía tranquilamente de una copa de sidra, sonriéndole a Kataleia.



Ella se paró y caminó sensualmente hacia la morena, denotándose que era más alta, rodeó su cuello y mordió su labio inferior de forma erótica haciendo suspirar a la dueña del bar.


- Otra vez borracha. -


- No estoy borracha, solo quiero un besito de ti.
- Decía la castaña mientras la gerente retiraba los brazos de ella de su cuerpo. - Vamos, Katy, desde que abrimos el bar ya ni un besito me dejas darte. -

- Por qué estamos en nuestro negocio, te recuerdo que somos socias y solamente estás perdiendo el tiempo y nuestro dinero al beber todos los días. -


- Solo es una botella, no es para tanto. -


- ¿Una botella?
- Suspiró Kataleia sacando otro cigarro para fumarlo. - Kashmir, llevas quince botellas de vino, tres botellas de tequila, dos charolas de cerveza y dos kilos de limón y una taza de sal. -

- ¿Me llevas la cuenta? ¿A mí? ¿Tú socia? -


- Te recuerdo que solo pusiste el edificio, yo puse todo el dinero. -


- Vamos Katy, no perderemos mucho solo por darnos un gustito. -


- Tu gustito me ha costado… mmm… -
Hablaba la dueña sacando cuentas. - tres mil cuatrocientos doce euros, en tres semanas, me cuesta mucho pagarle a la señora Margaret, si sigues así, tendré que dejar de encargar sus pasteles y sabes que nuestras ventas y fama dependen de ella. -

- ¿Por qué solo piensas en el dinero? -


- Por qué invertí mucho en tu plan del bar.
- Dijo Katy fumando mientras revisaba sus cuentas, sintiendo como era abrazada por detrás, cerrando los ojos al sentir las caricias de Kashmir. - No otra vez, no me convencerás con eso. -

- ¿Lo recuerdas? En la uni, te encantaba hacer el amor conmigo. -

- No sigas… -Susurraba la morena con los ojos cerrados mientras su vestido era desabrochado y uno de sus senos era sacada de su sostén, sintiendo la mano hábil de Kashmir.

- Siempre te has resistido a ser mi novia ¿Crees que voy a aguantar que siempre me llames tu mejor amiga? Así como tú lo dices, tú has invertido mucho dinero en mí, yo he invertido mucho tiempo contigo, Katy. -


- ¡Basta! Ya bájale a tu vicio y ponte a trabajar, la pobre de Missy cocina, sirve bebidas y recibe, y tú muy tranquila aquí, bebiendo.
- Exclamó Kataleia acomodando sus ropas, estando roja y molesta.

- Aguafiestas. -


- Llámame como quieras, pero se acabó, no más sexo hasta que los números sean positivos. -


- ¿Qué? Pero nunca hemos estado tanto tiempo separadas ¿Qué haré sin tenerte conmigo? -


- Ya lo sabes bien, puedes jugar con tus amiguitos que tanto te gusta usar conmigo. -
Dijo la mujer saliendo de la habitación, suspirando y soltando un suave gemido que escondió con su boca, pensando. - Idiota, ya me la pagarás. -


Kashmir se recostó boca arriba en la cama, pensando en que tenía una difícil meta, lograr que el bar tuviera números positivos y con eso, contentar a Kataleia, su mejor amiga, su socia, y la chica que le gustaba desde que eran amigas desde la secundaria. Por una tontería, se le ocurrió convencerla de que abrir un bar sería un gran negocio, ahora, tenía que convencer a Katy, como le decía de cariño, que su idea y dinero no era una mala inversión, y quizá, al contentarla, podría demostrarle que podía ser una mujer sería y así salir por fin como novias.







¿Qué plan tendrá Julia ahora que tiene competencia?
¿Logrará Kashmir demostrarle a Kataleia que es una mujer responsable con el negocio y convencerla de aceptar su relación?
¿Missy entenderá que Tessa va al var por esas tetazas digo por las tazas de café? 7w7
¿Qué ocurrirá con Fergie y Monique?


OAO REABRIMOS EL BAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAR
 

I-AM-ROSY!!

O-O¬ Baton pass!!

Registrado
26 May 2016
Mensajes
6,004
Offline
o3o


NOCHE 2



En el bar, todas las chicas estaban alrededor de una mesa, mientras Julia recibia la información de Aida respecto al nuevo negocio que se había creado frente al suyo. Al parecer, la dueña del negocio, Kataleia, era una joven reconocida por ir creciendo en el mundo de los bienes raíces, y tenía como socia del negocio a Kashmir, su amiga o novia, dato que no habían logrado confirmar tras las visitas a ese lugar. Julia suspiró y miró su cuadernillo pensando en nuevas formas de enfrentarse a su competencia directa, sintiendo las manos de Mariela en su hombro intentando calmarla.


- Tranquila conejita, tu bar es mucho mejor que ese sitio. -


- Gracias, nunca pensé que a alguien se le ocurriría abrir un bar frente al mío, tal vez, deba de bajar precios o dar más ofertas. -


- Creo que te tomas esto muy en serio. -

- ¡Claro que sí! Tengo competencia. -

- Y tienen un arma infalible, los pasteles de Margaret. -


- La señora Margaret es la mejor repostera del mundo, cada bocado de un postre suyo es un toque al corazón. -


- Muchas gracias por decirlo así, Ofelia.
- Sonrió Mago tomando las manos de Ofelia quien le sonrió ruborizada.

- ¿Pasa algo entre ellas? -


- Digamos que se hicieron muy buenas amigas mientras ustedes estaban fuera y ellas la cuidaron. -


- Volvamos al tema, chicas, necesito saber cómo mantener buenas ganancias aun teniendo la competencia en frente. -


- Julia, deja de preocuparte por eso. -


- ¿Qué? ¿Cómo podría? -


- Fácil, no son tu competencia. -
Habló Gabrielle tomando de su copa de vino. - solo piénsalo, tú restaurant por la mañana saca lo suficiente como para que por las tardes nos dejes el bar solo a nosotras ¿O no? -

- Bueno… así es. -


- Y el local de enfrente está más enfocada a cafetería, no un restaurant de lujo como el tuyo ¿Cierto? -


- Así es. -


- ¿Entonces por qué te preocupas? Tu restaurant está en el top 10 de mejores restaurantes de la ciudad, después de todo, es conocido por ser el lugar favorito para desayunar y almorzar de varias de las mujeres más importantes de Roma. -


- ¿En serio? -


- Conejita, se refiere a ellas. -


- Es cierto, la señora Leyte es la famosa socia de los vinos Rosetti y es una reconocida filántropa, Camelia y Celtic vienen mucho aquí y ellas son muy reconocidas por tener los mejores vinos de Europa. -
Contaba Aida. - Margaret es la mejor repostera de Italia y Gabrielle es la modista mejor cotizada de Europa, no me había dado cuenta. -

- ¡Omen Mind es un lugar famoso! -


- Julia, exijo un aumento. -


- ¿Qué? -


- Es lo debido, ya no trabajo en un bar, sino en un restaurant de cinco estrellas, la paga debe de ser como tal. -


- Pero si dijiste que ganas mejor con tus exposiciones de pinturas. -


- Un dinero extra no viene mal. -


- Oigan, como que falta alguien aquí. -


- Justine y Baltea fueron al café. -


- ¿Qué? ¿También ellas? -


- Mi conejita, aunque sean tus amigas, no puedes prohibirles consumir en otro lado.-


- Justine fue a hacer tarea con una amiga de ella que trabaja allá. -


- No se preocupe señorita Julia, yo nunca compraría en ningún sitio que no sea algo hecho con sus suaves manos.
- Dijo Ofelia tomándole de las manos y mirando con una sonrisa enamorada a la dueña del bar. - por cierto, se ve preciosa con la piel tostada, parece una bella gitana. -

- Gracias, Ofelia, solo contigo puedo contar. -


- Oye, yo también te soy fiel. -


- Ocupas ver a la gerente de ese bar. -


- ¿Esta buena? -


- Lo que le sigue. -


- ¡MARIELA! -


- ¿Qué? -


- ¡Ahora eres mi esposa, contrólate por favor! -
Exclamó la coneja haciendo que todas se rieran al ver como Mariela jalaba el cuello de su camisa como olvidando ese detalle.


En el otro local, Justine y Monique practicaban con la guitarra algunas canciones para un ensayo de la banda universitaria, siendo observadas por Baltea, quien acompañaba a su joven novia, y Fergie, que ponía de pretexto como siempre el café para ver a esa castaña. Detrás de ellas, Kashmir miraba a Missy y a Tessa, pensando en un plan para obtener más ganancias en el café.


- Bien señoritas, ocupamos recuperar algo de dinero ¿Algún plan? -


- ¡Yo, yo! -
Decía Missy brincando como una niña. - ¿Y si deja de tomarse las botellas de la reserva? -

- Adivino, eso te lo digo ella ¿Cierto? -


- Sí, la capitana me dijo que le recordará todos los días eso. -


- Esa mujer es una aguafiestas. -


- ¿Y a mí por qué me pregunta? -


- Por qué eres la cliente número uno de aquí, además, si me ayudas, te puedo dar todo lo que quieras de información de esta señorita.
- Dijo Kashmir rascándole la cabeza a Missy quien se reía por el chiqueo. - ¿Sabías que no alcanza el metro y medio de altura? -

- Oiga, me dijo que solo ocupaba ese dato para mi uniforme. -


- Ups, se me salió de la boca. -


- Ay, Missy es tan tierna, significa que es más pequeña de lo que pensé. -
hablaba para su mente la rubia sin dejar de mirar a la pelirroja.

- ¿Qué dices? -


- ¡Con gusto ayudaré! Mm… ¿Por qué no empieza a contratar más gente? -


- Es que no hay mucho trabajo, Monique a veces me ayuda con el servicio y Missy ya casi aprende a hacer el café correctamente en la máquina. -


- Pero Monique no puede estar todos los días aquí ¿Cierto? -


- En eso tiene razón, Kashmir. -
Dijo la artista acercándose al grupo. - estaré algo ocupada por las clases. -

- Si no les molesta, podría ayudar. -


- ¿Tú, mi señora? -


- Sí, sabes que quiero un trabajo de medio tiempo, ser modelo de Gabrielle está bien, pero no deja de incomodarme un poco.
- Habló la mujer avergonzada. - además, me ayudaría a pasar tiempo con Missy, no la conozco desde que era una bebé. -

- ¡Qué bien! ¿Mi tía puede trabajar conmigo, jefa? -


- No estaría mal, además, es una mujer muy guapa y elegante, seguro atraería a muchos clientes. -


- Oye, oye, ponle una raya a eso, es mi novia de quien estás hablando. -


- ¿Ustedes son novias? -


- Sí, espero no les incomode eso. -


- Claro que no, solo que, es sorprendente, una chiquilla con una mujer madura, hasta parece sacado de una película porno. -


- Jajaja, si ¿Verdad? -


- Justine, no digas eso, me apena mucho.
- Susurró la mujer tapando su rostro.

- ¿Qué es porno? -


- Nada, nada. -
Rio Kashmir sacudiéndole la cabeza a Missy.

- Jefa ¿Por qué no deja trabajar a Tessa también? Ella busca un trabajo de medio tiempo también ¿O no? -


- ¿Yo?
- Preguntó Tessa viendo como Monique le guiñaba un ojo entendiendo el plan. - ¡O si! Podría trabajar. -

- ¿Segura? ¿Qué días puedes? -

- Los mismos que pueda Missy. - Dijo sin pensarlo haciéndole entender a la jefa que deseaba, haciéndole reír.

- Ok, Missy, tendrás una nueva compañera. -


- ¡Sí, nos llevaremos muy bien, Tessa! -
Exclamó la pelirroja abrazando a la rubia mientras veía por detrás de ella como Monique y Kashmir le levantaban el pulgar.

- ¿Me pierdo de algo? -


- Mi señora, creo que tu sobrinita ya tiene a alguien tras de ella, y no es la única ¿O no, Monique? -


- Pues… no lo sé. -
Rio Monique mirando hacia atrás disimuladamente, mientras Fergie tomaba café y le miraba de reojo, pensando. - me pregunto si debo de decirle que también me gusta desde que la vi en la universidad o esperar, se ve que se esfuerza por decírmelo. -






:d ¿CÓMO REACCIONARÁ JULIA AL SABER QUE BALTEA TRABAJARÁ EN FRENTE?
OAO ¿FERGIE INTENTARÁ ACERCARSE MÁS A MONIQUE O ELLA TENDRÁ QUE HACERLO?
¿MISSY SABRÁ LO QUE ES EL PORNO?
 

The Wolf
Moderador

Offline
Que buen inicio, arde la competencia entre los dos bares, por ahora mis favoritos son Monique y Fergie porque me gusta la musica que toca Monique y su relacion con Justine. <3

Cuando termine con el fic voy a escribir un fanfic sobre ellas. <3
 

I-AM-ROSY!!

O-O¬ Baton pass!!

Registrado
26 May 2016
Mensajes
6,004
Offline
Que buen inicio, arde la competencia entre los dos bares, por ahora mis favoritos son Monique y Fergie porque me gusta la musica que toca Monique y su relacion con Justine. <3

Cuando termine con el fic voy a escribir un fanfic sobre ellas. <3
Es una pareja linda, Fergie es muy tímida y Monique es una chica muy relajada y muy comprensiva y muy intuitiva (se dio cuenta rápido del interés de Tessa por Missy y sabe que Fergie le quiere) :3
 

I-AM-ROSY!!

O-O¬ Baton pass!!

Registrado
26 May 2016
Mensajes
6,004
Offline
Baltea traidoraaaaa (o eso pensará Julia, supongo yo).
Mariela sigue siendo una ojo flojo lol
XD Julia es algo drámatica jaja.
Y si, Mariela tiene un ojo flojo muy bueno (Y eso que no ha visto a Missy, después de todo, una pequeña pelirroja con buenas curvas no pasaría desapercibida, menos con el parecido que tiene con Kaam y Leyte)
 

I-AM-ROSY!!

O-O¬ Baton pass!!

Registrado
26 May 2016
Mensajes
6,004
Offline
nwn un capítulo algo corto pero muy dulce



NOCHE 3


Todo parecía estar tranquilo en el café, Baltea le enseñaba a Missy algunas recetas de cocina que conocía mientras Tessa no paraba de ver a la pequeña pelirroja, Kashmir revisaba el inventario de vinos y licores suspirando al ver que de seguro sería regañada de nuevo por Kataleia, y en una de las mesas, Justine y Monique hacían tarea, teniendo cerca de ellas a Fergie, quien tomaba café y disimuladamente observaba a la castaña, cosa que notó la amiga, sonriendo.


- ¿Qué te parece si por ahora la dejamos y seguimos luego?
- Sonrió Justine guardando la libreta mientras Monique soltaba una risa cálida al saber sus intenciones.

- Eres tremenda. -


- Vamos, ella o tú, así nunca lograrán nada. -
Dijo la joven de leggings ajustados, levantándose y meneando su cola para ir en dirección hacía su novia.


Monique y Fergie quedando a solas, cosa que provocó los nervios en la chica de boina roja, quien solo le echaba algunas miradas a la otra chica, que no paraba de sonreírle gentilmente.


- Fergie ¿Te gusta mucho este local? -


- Si, el café es bueno. -


- ¿Solo el café? -


- No… Es que… tú me gustas. -
Dijo mordiéndose suavemente la lengua. - digo, me gusta tu música y verte tocar el piano. -

- Lo sé muy bien, nunca faltas a mis presentaciones de la universidad. -



Fergie se puso toda roja al saber que Monique sabía bien de su gusto por su música, y quizá, por algo más. Monique se sentó al lado de ella, viendo como Fergie se terminaba su taza de café y la dejaba en la mesa, mirando colorada a la músico.


- También me gusta tu trabajo.
- Sonrió Monique viendo como su compañera se ruborizaba por el comentario. - eres del club de fotografía ¿Cierto? Me encantan tus fotos de paisajes de la ciudad, eres muy buena. -

- Gra… Gracias. -


- Tienes un don para capturar la belleza de lo más sencillo, desde una taza de café, hasta a mí, dormida debajo de un árbol. -


- ¿Viste esa foto? -


- ¿Cómo no verla? Es el salvapantallas de mi celular. -
Dijo Monique mostrándole su celular haciendo que Fergie sintiera más nervios aún. - eres una chica que te gusta el peligro, no me gusta que me tomen fotos y menos en mi tiempo libre, y aun así, me tomaste esta foto ¿Cómo la llamaste? -

- Mu… Musa. -


- Musa. -



Monique no paraba de sonreír, se acercó más a Fergie y rodeo su cuello para poder tomarse una selfie con ella abrazada, volteándole a ver con una sonrisa cálida como siempre mostraba en su rostro.


- Ahora tengo una foto vergonzosa también de ti. -


- Monique… -


- No eres la única que no deja de ver a la otra.
- Habló Monique sin dejar de tener entre sus brazos a Fergie, quien le miraba fijamente. - dime ¿Por qué vienes a este café? -

- Por… ¿El café? -


- Error ¿Por qué vienes? -


- Por… por… Por ti. -


- ¿Y por qué crees que toco música en esta cafetería? -
Dijo la castaña mientras Fergie tenía los ojos temblorosos y sus labios parecían querer decir algo. - por ti, creí que te sería aburrido tomarme fotos sentada, tomando café. -

- Tú… ¿Lo sabías? -


- Siempre lo he sabido, por qué también no he dejado de verte. -



Fergie sintió su corazón latir aceleradamente por esa confesión, nunca había pensado que ella también la miraba. El cuerpo de la fotógrafa se relajó dejándose abrazar mejor por Monique, quien le levantó el rostro con una suave caricia, sonriéndole con mucha ternura.


- Me gustas, Fergie, en el sentido de gusto, de amor ¿Yo te gusto también en ese sentido? -


- A…
- Fergie se quedó callada y solo contestó con su cabeza un sí, haciendo reír a la pianista quien la acercó más y acarició su mejilla.

- Eso me bastará… ¿Lo digo yo o lo dices tú? -


- ¿Qué… cosa? -


- Mejor lo diré yo.
- Rio Monique mirando fijamente a Fergie. - ¿Quieres salir conmigo? -

- A…-



La chica de boina no supo que decir, solo movió su cabeza nuevamente, deleitada por la sonrisa amable de Monique, quien la abrazó y recostó en su pecho al notar como respiraba agitada, acariciando su nuca para relajarla, besando su frente causándole una gran calma.


- Fue duro para ti no poder decírmelo todo este tiempo ¿Cierto? -


- Yo… nunca he sido buena hablando, no sabía que me gustaban las chicas hasta que tú… no sabía que decir… -

- Tranquila, iremos paso a paso. -

- Gracias. -
Sonrió Fergie abrazando a Monique quien la calmaba al notar que ella era una chica demasiado tímida y solamente estar a su lado le había alterado.


A unos metros de ellas, Justine sonreía al ver que su amiga había logrado sincerizarse con su admiradora secreta, por lo que decidió ahora concentrarse en su novia, esa mujer madura que le enseñaba a su sobrina a preparar un platillo a base de salmón.


- ¿Quedó bien, tía? -


- Quedó perfecto, Missy. -
Sonrió Baltea palpando la cabeza de su sobrina, gesto que le encantaba recibir de todas como si fuese una niña. - no seré tan buena cocinera como Margaret o Nile, pero también tengo mis trucos. -

- ¿Justine no cocina? -


- Digamos que soy más de las que les gusta ordenar comida. -

- En realidad, ella le teme un poco al fuego. -

- ¡Mi señora! -
Exclamó Justine sonrojándose.

- Pero está estufa es eléctrica. -


- ¿En serio? -


- Sí, aquí podrías aprender a cocinar sin temer en encender una estufa normal. -


- ¿Qué dices? ¿Quieres aprender a cocinar mejor? -


- Pues si no me queda ¡Adelante! -







:d Mucha ternura en el café, y del otro lado XD locura.
 

I-AM-ROSY!!

O-O¬ Baton pass!!

Registrado
26 May 2016
Mensajes
6,004
Offline
x3 SEGUIMOS



MAÑANA 4




En la cafetería de Kashmir, una rubia disfrazada acompañada de una castaña en ropa ejecutiva tomaba café tranquilamente. La rubia no paraba de mirar a todos lados, revisando cada rincón del lugar en motivo de espionaje.


- Mi conejita, quítate la boina y esos lentes, no es como si fuese malo que vengas aquí. -


- No pueden saber quién soy, pensarán que ando desesperada. -

- Pues disfrazada sí lo parecerás. - Dijo Mariela quitándole la boina y los lentes negros.

- ¿Gustan algo? -



Mariela y Julia voltearon al ver a esa linda y pequeña pelirroja de curvilíneo cuerpo y sonrisa angelical, que era claro que tenía algo que ver con Leyte, Margaret y Baltea, sin dudas, era la sobrina que las últimas dos mencionaron.


- ¡A ti! -


- ¡Mariela! -


- Perdón, es que es preciosa ¿Eres sobrina de Margaret? -
Preguntó Mariela poniéndose de pie mientras la chica afirmaba con la cabeza.

- ¡Sí, ella es mi tía y es con quien estoy quedándome! -

- ¡Conejita, hay que llevárnosla, seguro el bar lucirá mejor con ella! -

- ¡Mariela! -


- ¿El bar? -


- Buenos días chicas ¿Tienen algún problema? -
Preguntó Baltea al salir de la cocina.

- ¿Trabajas aquí? -


- Sí, quería tener un trabajo de medio tiempo y cuido de Missy por Margaret. -

- Que pequeño es el mundo, o mejor dicho, Roma. -

- Dios, si te tienen de cocinera, será complicado competir, tú cocinas tan bien como Ofelia. -

- Mi conejita, no te preocupes. -


Una castaña de buen cuerpo salía de una oficina, mirando a las chicas platicar, fue cuando notó a esa rubia de piel bronceada a la perfección, de redondo trasero y rostro simpático. Kashmir acomodó su cabello y caminó sensualmente hacia la mesa, pensando en que, si Kataleia no quería darle cariñitos, podía divertirse un poco.


- ¿Ocupan algo chicas? -


- No gracias.
- Dijo rápidamente Mariela quien pudo presentir las intenciones de ella.

- No se preocupe jefa, ellas son amigas de mi tía Baltea. -


- Ella es la dueña del bar de enfrente, Julia. -


- ¡Baltea, no lo digas! -


- Oh… Encantada de conocerte, vecina.
- Respondió Kashmir tomando la mano de Julia y besándola como la haría un caballero. - tú restaurant bar es conocido como uno de los mejores de Roma, sería todo un honor que me des consejos para mejorar mi humilde café bar. -

- Ah ¿En serio? No sé qué decir ¿Gracias? -


- Oye, no tengas tanta confianza. -


- Ella es Mariela. -


- Y soy su esposa. -
Habló Mariela abrazando con fuerza a Julia cruzando la mirada con Kashmir como si fuesen dos gatas erizadas.

- Oh, perdón, la vi tan tranquila y solita que pensé que era soltera, perdóneme, señora Mariela. -


- ¿Señora? Hija de… -


- ¿Por qué no traigo algo de café y platicamos tranquilas?
- Dijo Baltea al sentir el aire tenso.

- Con mucho gusto. -


- ¡Yo te ayudo tía!
- Gritó emocionada la pelirroja corriendo dando brincos como una niña hacia la cafetera.


Las tres mujeres se sentaron, era claro que Mariela sentía celos, fuertes celos Kashmir se atrevía a mirar a Mariela con ojos de deseo, y por más preciosa que fuera esa mujer, se había metido en terreno prohibido. Kashmir notaba esos celos, y eso la envalentonaba, sin dudas, Julia era alguien linda y no estaría mal hacerla su amiga, pero sería difícil con esa mujer a su lado.


- Puedes pedir lo que gustes del menú, va por cuenta de la casa. -


- Muchas gracias, y perdóname, venía muy tensa por pensar en que ustedes eran la competencia, pero tienen razón mis amigas, lo mío es un restaurant y lo tuyo es la cafetería. -
Hablaba Julia más relajada por ver la amabilidad de Kashmir sin presentir las intenciones de ella.

- No te preocupes, igual pensaba que eran competencia, pero creo que al ser vecinas podemos llevarnos bien. -


Kashmir no notaba que alguien escuchaba esas palabras al entrar por la puerta, quien miró directamente con reprobación a la gerente del café, y más cuando ella vio con quienes estaba platicando.


- ¿Me puedes explicar que hace ella aquí? -


- Kataleia. -


- ¿Quién es ella?
- Preguntó Mariela a Baltea quien servía el café.

- Es la dueña del local. -


- Buenos días, yo soy. -


- Se quién eres, por eso me pregunto por qué ella te habla tan cómodamente, somos competencia en esta calle.
- Dijo tajantemente Kataleia mientras Mariela sonreía por dentro.

- Ven acá mi conejita, creo que van a regañar a esa chica. -


- ¿Qué? -



Mariela abrazó a Julia haciéndose para atrás mientras Kashmir miraba con miedo a su amiga, quien tenía el rostro lleno de furia, sin dudas, no solo había hecho algo que ella veía mal, Kataleia lo olía, sabía que los ojos de ella se habían asomado a Julia.


- ¿En serio? ¿Así va a ser? -

- Espera, Kataleia, no es así, yo solo tengo ojos para ti. -

- No lo sé. -
Decía la mujer acomodando su cabello con los ojos cerrados intentando mantenerse tranquila. - no sé qué esperar de mi socia quien se da el gusto de invitar a la dueña del restaurant que compite contra nosotras y todavía verla de esa manera, me siento traicionada. -

- Esto se está poniendo bueno. -


- Pobre Kashmir, por nuestra culpa están regañándola. -

- ¿Qué? ¿No sé supone que era tu rival? -

- Mira Mitsu, un café nuevo. -



Mariela y Julia voltearon a la puerta al conocer esa dulce vocecita, mirando como Kaam, la hija de Leyte, entraba al café con una carreola donde llevaba a su pequeña bebé, Shirayuki, estando abrazada de la cintura por su esposa, esa alta y preciosa japonesa, Mitsuki. Kataleia olvidó el coraje al estar sorprendida, dos de las estrellas más grandes del deporte estaban entrando a su cafetería, eso hizo que se le iluminaran los ojos.


- ¡Kaam Goheid y Mitsuki Noihara! ¿En mi cafetería? -


-¡Tía! ¿Qué haces aquí? -
Preguntó Kaam abrazando a Baltea quien sonrió por ver a su sobrina.

- Aquí trabajo de medio tiempo, y cuido de tu prima Missy. -


- ¿Missy? ¿Missipipi? -


- ¡Es Mississippi!
-Exclamó la pequeña pelirroja quien corrió hacia su prima. -¡Kaam, prima! -

- ¡Missy! Hace mucho que no te veo. -


- ¿Mucho? Desde que éramos niñas, casi ni salías a jugar con nosotras por tu papá. -


- Am… es cierto, jeje, era algo preocupón… ¿Y qué haces aquí? -


- Mis trabajadoras ¿Son sus familiares? ¿Puede ser todavía mejor? -
Pensaba Kataleia incrédula.

- Aquí trabajo y voy a estudiar en Roma. -

- Que bien, jeje.
- Decía Kaam tomada de las manos de su prima quien era ligeramente más alta. - Mitsu, ella es mi prima Missy, es de mi edad... amm.. Missy, Mitsu es... mi esposa, jeje. -

- ¿Amm? !Ah, ya! Como mi tía Mago y su esposa Gabrielle! -


- Encantada de conocerte. -


- Guau, que alta eres… ¡Ay que bonita bebé!
- Dijo Missy quien miró a Mitsuki y su rostro giró de golpe al ver a Shirayuki. -¡Ay, esos ojitos son preciosos! ¿Son rojos? ¿De quién? -

- Ah, jeje, es mi hijita, y son cobrizos, aunque a veces se ven rojos, jeje. -


- ¡Señora Noihara!
- Habló Kataleia haciendo que Mitsuki dejara de ver a Missy y Kaam con la bebé. - Bienvenidas a este humilde establecimiento, con gusto pueden pasar a la sala VIP y pedir lo que gusten, somos más que afortunadas al recibir su visita. -

- Muchas gracias… Mmm... Ahorita veré el menú... Mientras, no sé si se tengan ¿Podrían traerme un poco de té de jazmín y a mi esposa un café descafeinado con un ligero toque de vainilla? No tan caliente por favor, con solo una cucharada de azúcar y que sea vainilla líquida, no crema por favor. -


- Con mucho gusto ¡Muevete Kashmir! ¡Tenemos celebridades en nuestro café! -


- ¡Claro!
- Sonrió la mujer al saber que se le había olvidado el coraje a su amiga.


Julia tardó en reaccionar y entenderlo ¡Kaam y Mitsuki eran celebridades de talla mundial! Que ellas estuvieran desayunando en ese local le estaba dando realce, podían presumirlo fácilmente, cosa que ella había desperdiciado todas las veces que estuvieron en su bar. Julia cruzó miradas con Kataleia quien le sonrió burlesca ¡ESO ERA! ¡AHÍ ESTABA LA PELEA! El mejor establecimiento sería él que lograba que esa pareja dijera públicamente que era su lugar favorito.


- ¡Kaam, Mitsuki! ¿No les gustaría mejor ir al bar? Con gusto las atenderemos. -


- Am… Muchas gracias, jeje, pero, el aroma al alcohol me marea mucho, jeje. -
Rio apenada Kaam mientras jugaba con sus dedos. - aunque sea muy tenue, basta para marearme. -

- Se te olvida lo delicada que es ella, mi conejita. -


- Sí. -
Dijo Julia sacando su libreta de notas, anotando ese detalle. - Pero sabes que tengo un cuarto especial para que estés tranquila. -

- Ah… es que, con lo del embarazo me siento algo débil y no puedo subir las escaleras sin que me duela, jeje. -


- Oh… bueno… -


- No se preocupe señora Goheid, en mi café tenemos puros sofás de la mejor calidad, para que pueda sentarse cómodamente y hasta recostarse sin sentir dolores por su condición. -
Señaló Kataleia riéndose a espaldas de la rubia.

- ¡Uy! ¿Qué se cree esta? -


- ¡Ven prima, te diré cuál es el sofá más suavecito, lo sé por qué a veces duermo en él! -


- Está bien, Missy. -


Kaam siguió a su prima, empujando la carreola de su bebita mientras era seguida por Mitsuki. Kataleia empuñó su mano en señal de triunfo pensando: “Bien hecho Missy, que sea tu prima nos da una ventaja, sin duda te ganaste un bono”. Kashmir estaba a su lado y le miraba sorprendida la manera tan animada de comportarse de su amiga, cosa que no le había visto así en mucho tiempo.


- ¿Por qué tan contenta? -


- ¿Cómo que por qué?
-Dijo Kataleia dándole un libretazo con el menú del café. - Si ellas dos llegan a decir en algún momento en público que les gusta nuestra cafetería o son fotografiadas por paparazzis, sin dudas nuestras ventas subirán por los cielos. -

- Ja, mi conejita logrará que eso pase antes, después de todo, ellas dos son clientes frecuentes del bar. -


- Mariela, hay un inconveniente, mejor dicho, dos.
- Habló Baltea al acercarse al grupo de charla. - La delicadeza de mi sobrina y que su esposa no le agrada la manera en como la acosas. -

- ¡Mariela! -


- ¿Qué? Yo no he hecho nada en un mes. -


- ¡Por qué estábamos de Luna de Miel! -


- Lo siento, me encantaría seguir en esta platica, pero tengo a unas estrellas del deporte que atender.
-Expresó Kataleia agitando su cabello de manera elegante y presuntuosa, dejando a Julia molesta.

- ¡Uy, esto no se quedará aquí! ¡ESTO ES GUERRA! -






Y así, Kaam y Mitsuki se convierten en el motivo de la guerra XD
 

I-AM-ROSY!!

O-O¬ Baton pass!!

Registrado
26 May 2016
Mensajes
6,004
Offline
Seguimos con más bar :3


MAÑANA 5


Kaam y Mitsuki paseaban a su bebita, Shirayuki, por las calles de Roma. La japonesa había decidido que Kaam estuviera un tiempo en Italia, no solo por tener una mejor atención en la clínica que le ayudó a concebir a su hija, también, para que su esposa pudiera recuperarse de su complicado parto. Al acercarse por la calle donde estaba Omen Mind, fueron sorprendidas al ver a Julia, con su típico disfraz de conejita y con una gran sonrisa.


- Buenos días, Mitsuki, Kaam ¿Vienen a desayunar? -


- Amm… no, jeje, solo paseábamos, pero, tal vez podríamos comer un poco ¿O no, Mitsu? -


- Si tienes antojo, no veo por qué no. -
Habló la japonesa rodeando la cintura de la pelirroja haciendo que se riera nerviosa.

- ¡Entonces pasen, quiero que vean algo! -



Julia guío a la pareja mientras que, por la ventana del café rival, Kataleia miraba como la rubia bronceada volteaba para sacarle la lengua, haciéndole entender que la guerra iba en serio. Al entrar al bar, Mitsuki y Kaam notaron algo especial, algo que hizo que Kaam se pusiera muy feliz.


- Huele a frutos rojos. -


- ¡Así es! Me dijiste que te incomodaba el aroma a licor por lo que mandé a instalar un sistema de circulación de aire en el fin de semana, expulsa los malos olores del bar y la humedad y deja un delicioso aroma a frutos rojos, tu favorito ¿O no, Kaam?
-

- ¡Si! Es mi favorito ¿Cómo lo sabes? -


- ¿Cómo no saberlo si soy una gran amiga tuya? -


- ¡Es cierto, eres mi amiga! -
Habló Kaam abrazando a Julia por el gesto.

- Señora Claire ¿Cómo supieron que el aroma favorito de mi esposa son los frutos rojos? -


- Digamos que tenemos una buena fuente.
- Contestó Claire rotando sus ojos al recordar como Julia chantajeó a Leyte con pudín.

- Pero no es todo, vengan acá.



Julia jaló a la pareja con todo y carriola, mostrándoles al fondo de su local, un área con sofás curvos, mesa con puntas romas, un minibar, y unas paredes de vidrio a prueba de sonido que por fuera eran de color negro y por dentro podía verse hacia afuera. Mitsuki se sorprendió por ese sitio y mostró una sonrisa, cosa que hasta a Kaam le sorprendió, era raro que ella mostrara gusto por algún lugar en especial.


- Me gusta. -


- ¿En serio? -


- Sí, es perfecto, podemos desayunar a gusto sin que nadie quiera molestar a mi princesa. -
Hablaba la japonesa sentándose en un sofá. - el sofá es muy blando y cómodo, es perfecto para cuando ella quiere dormir tras comer algo. -

- Jejeje, si, es un lugar muy bonito. -


- Pensé en que sería bueno para mi bar tener un puesto VIP, y como grandes amigas que somos, ustedes lo van a estrenar, y no es todo, arreglé los baños y ahora hay puestos para bebés, así pueden tener un lugar donde cambiar a su linda bebita si lo necesita. -


- Muchas gracias, entonces ¿Qué vas a querer, mi princesa? -


- Amm… deja veo. -


- Coneja, ven acá. -
Ordenó Gabrielle quien bebía de su copa de vino matutina del sábado al lado de su esposa, quien ya sabía que pasaría.

- Claire, por favor, atiende a nuestras invitadas, después de todo, este es su restaurant favorito. -



Julia caminó contenta hacia Gabrielle, el plan había funcionado a la perfección, ellas estaban contentas y seguro no faltaría mucho para escuchar decir alguna de ellas que era su lugar favorito. En cuanto la coneja rubia se paró frente a la modista, ella tomó el menú y le dio un libretazo en la cabeza a Julia.


- Auch ¿Por qué me pegas? -


- ¿Puedo saber por qué no tuviste esas atenciones con mi esposa? A mi sobrina le extiendes la alfombra roja y arreglas el bar a su gusto, pero para Mago que ha sido tu cliente desde antes que ellas no la tomaste en cuenta. -


- Gaby, no te preocupes por eso.
- Reía la pelirroja al ver el reclamo de su esposa. - es cierto que Julia no me tomó esas consideraciones, pero piensa en una cosa, yo no soy como mi sobrina o como Leyte, ellas son muy delicadas y algo especiales, necesitan mucha atención. -

- Mmm… Es cierto, mi esposa es una mujer fuerte, no necesita ser tratada como si fuese de cristal, por eso también nuestra hija ha crecido tan sana. -

- Así es, así me gusta que pienses. - Rio Margaret viendo como Gaby mostraba una sonrisa orgullosa sin saber que le había seguido el juego a ella.

- Oigan ¿Y Shannon? -


- Mi prima Leyte me la pidió un rato prestada, como es su sobrina más pequeña, quiere convivir con ella por el tiempo que no pudo hacerlo con las demás. -


- Que linda es la señora Leyte, una mujer madura con un toque de ternura en su corazón. -


- Aida, Valentine me dijo que, si sigues con tu obsesión con su esposa, dejarán de venir al bar. -


- ¡Aida, deja en paz a la señora Leyte! -


- Que egoísta es Valentine, solamente admiro a una mujer ejemplar, nada más. -


- ¿Segura? ¿Ya saben las demás que Valentine te sorprendió mirando por la ventana de su casa el otro día? -


- Solo pasaba por ahí, me dio curiosidad ver el interior de su casa. -


- Estabas viendo por la ventanilla del baño. -


- Me daba curiosidad ver que tan lindo era su baño. -


- Aida, por favor, tengo que quedar bien con Kaam y Mitsuki, no me ayuda que tengas esa obsesión con su mamá. -


- Mm… está bien, pero con una condición, quiero fotos de Missy. -


- ¿Qué? -


- La señora Leyte está fuera de mi alcance, pero, Missy es una musa creciente, tiene una sonrisa tan inocente, un cuerpo parecido a una fruta que va madurando y… -
Iba hablando Aida cuando sintió un libretazo del menú por parte de Claire.

- No le hagan caso a mi esposa, a veces creo que debo de llevarla con un psiquiatra. -


- Igual deberías de ir con un psiquiatra, no creas que no noté que te acercaste rápido a atenderlas, tus ojos no se le despegan de esa japonesa. -



Claire no dijo nada, pero sus mejillas rojas hablaron por su cuenta, causando la risa de las demás mujeres. Al menos, esa mañana, Julia había ganado esa mañana.

En el café, Kataleia ardía de coraje por haber perdido esa mañana, pensando en algún plan para poder atraer de nuevo a la pareja estrella, teniendo a su equipo de trabajo al lado.


- Ocupamos algo más, tenemos más clientes hombres gracias a Baltea, pero eso no basta. -


- No diga eso por favor. -
Dijo apenada la mujer madura mientras Kataleia le miraba fijamente.

- No te apenes, tu aire de mujer madura y esa belleza que tienes nos ha ayudado mucho, también vienen por la música de Monique y por la simpatía y ternura de Missy, pero ocupamos más. -


- ¡Yo, yo! ¿Y si nos disfrazamos? -
Preguntó brincando la pelirroja.

- Missy, esto no es una tienda de disfraces. -


- ¡Perfecto, eres tan lista Missy! -


- Jejeje, gracias. -


- ¿Es en serio? -

- ¡Claro que lo es! Esa rubia se viste de coneja y seguro eso ayuda mucho por qué llama la atención, debemos de tener una coneja también… podría ser Baltea, tiene un cuerpo envidiable. -


- Lo siento, pero, tengo un contrato con Gabrielle y no puedo lucir ropa que no sea de su marca. -


- Mm… ¿Monique? -


- No soy de usar atuendos tan extravagantes, además, me apenaría cuando tengo a una fotografa detrás de mí. -
Rio tiernamente Monique al pensar como luciría con esa ropa y la cara que pondría Fergie.

- ¿Tessa? -


- No puedo tampoco, sufro de ataques de pánico cuando me observa demasiada gente. -


- Mmm… ocupamos alguien que irradie sensualidad y ternura al mismo tiempo. -


- Bueno, si es por el café. -


- No estoy pensando en ti. -
Dijo Kataleia dándole el bajón a Kashmir. - es cierto que tu cuerpo es muy sexy, Kashmir, pero tu rostro no tiene nada de ternura. -

- ¿Por qué no lo haces tú entonces? -


- No puedo. -


- ¿Por qué no? -


- Por qué tengo dignidad. -


Hubo un silencio total por las palabras de Kataleia, hasta que otra vez la pelirroja empezó a brincar.


- ¡Yo, yo, yo quiero usar un disfraz! -


- ¡Bien dicho Missy, tu eres perfecta para esto! Tu carita de ángel y esas curvas que tienes tan lindas en tu cuerpo pequeño nos ayudarán. -


- ¿Desde cuándo te fijas tanto en Missy? -


- No empieces con tus celos, que no te perdono que coquetearas con la rival. -


- ¡Iré a buscar un traje de conejo enseguida!
- Exclamó Missy quitándose el mandil para salir corriendo y brincando de alegría.


A la mañana siguiente, nuevamente la pareja Noihara salía a pasear por las calles de Roma, acercándose al bar, pero algo les llamó la atención. Afuera de la cafetería de Kashmir, Missy danzaba al ritmo de “Love Today” con una botarga de conejo blanco y un letrero, invitando a pasar al café.


- ¡Missy, que linda te ves! -


- ¿Si verdad? -
Dijo la prima mientras veía que Yuki se reía. - ¡Ay, mi sobrinita se río! -

- Parece que le gustó el disfraz, jeje. -


- ¿Te gusta la música y el disfraz de tu tía Missy, Yuki? -
Decía Missy cargando en sus brazos a Shirayuki- ay que cosita tan linda ¿Quieres pasar al café a descansar? -

- ¿Podemos, Mitsu? -


- ¿Por qué no? Yuki parece estar encantada con Missy. -
Rio la japonesa al ver a su bebé tan contenta por la música y la botarga de Missy.

- Uy ¡Me ganaron! -


- Bueno… No era el disfraz de conejita que esperaba, pero funcionó. -
Pensó Kataleia al ver como Missy y la botarga de conejo había logrado atraer a las clientes y cerrando la puerta en la cara de Julia.






:d Y la coneja Missy ganó esta vez.
:3 Y así, sabemos Kissu Kissu de quién sacó Shirayuki esa personalidad tan infantil y juguetona (era obvio también por su desarrollo físico y mental pero también tuvo su influencia) :3 y quien le contagió "Love Today" como su canción favorito. Wolfiedato: Love Today no es mi canción favorita de Mika, pero si una de las que más me gustan y no falta en mi celular, XD mi favorita sigue siendo "I see you".
 

تالف و مكسور تماما
Moderador

Offline
- Oigan ¿Y Shannon? -
Eso sonó a "¿Y Perry?" xD
:3 Y así, sabemos Kissu Kissu de quién sacó Shirayuki esa personalidad tan infantil y juguetona (era obvio también por su desarrollo físico y mental pero también tuvo su influencia) :3 y quien le contagió "Love Today" como su canción favorito.
Muy curioso eso, jaja. Me gustan estos detalles.

Ay, no, ganó Missy! Yo siempre estaré del lado de Julia =P
 

I-AM-ROSY!!

O-O¬ Baton pass!!

Registrado
26 May 2016
Mensajes
6,004
Offline
Eso sonó a "¿Y Perry?" xD

Muy curioso eso, jaja. Me gustan estos detalles.

Ay, no, ganó Missy! Yo siempre estaré del lado de Julia =P
xd Muchas referencias jajaja. =3 Ya sabes, este fic es para relajarse y divertirse con cada detalle que uno se puede encontrar. :d Pues van parejas, esperemos que a Julia no le lluevan más libretazos.
 

I-AM-ROSY!!

O-O¬ Baton pass!!

Registrado
26 May 2016
Mensajes
6,004
Offline
:3

MAÑANA 6





En el bar, había una visita inusual, y no se trataban de Kaam y Mitsuki, eran Monique y Fergie, quienes estaban en plan de un desayuno-cita. La fotógrafa estaba nerviosa, había planeado tanto salir con Monique, que al ser la primera cita en la que ella era la que invitaba, no sabía que hacer o decir, a la músico le encantaba esa reacción en ella, pero, queriéndole calmar, le tomó de las manos.


- No tienes que ponerte nerviosa, elegiste un buen lugar, tu vestido blanco te queda bien, me gusta cómo te ves ligeramente maquillada, y que pidieras por mí me pareció un lindo detalle, pues me gustan los platillos sorpresa. -


- Gracias. -
Suspiró Fergie mirando a su novia.- es… es mi primera vez que salgo con una chica, con un chico me parecía fácil, pero, contigo… -

- No pienses que soy muy exigente, cualquier cosa que hagas me gusta, por qué sé que lo haces con la intención de alegrarme. -

- ¿En serio? ¿No te parece poco? -

- Fergie, las dos somos estudiantes, no soy tan sofisticada como piensas y no tenemos para darnos lujos de ir a otros lugares o hacer mucho, esto basta, además, tenemos la suerte de que la dueña del bar es amiga de Justine, dijo que nos atendería con mucho cariño. -


- Así es, así es.
- Pensaba Julia riéndose en un interior. - muerdan el cebo, tendrán un servicio de primera y se olvidarán de ir a ese café. -

- ¡Mira Tessa, son Fergie y Monique! -


Julia volteó y vio a las dos trabajadoras del local de enfrente entrando al bar, la sobrina de Margaret vestía un short de mezclilla y una blusa rosa sin mangas, mientras que la rubia iba con falda tableada negra, mallas y una blusa blanca con un pequeño saco negro.


- ¿Qué hacen aquí, chicas?
- Preguntó Missy sonriendo a la pareja mientras Tessa se sonrojaba al ver que Monique le sonreía.

- Tenemos una cita ¿Ustedes también? -


- Claro que no, aún no es una cita. -


- Es nuestro día libre, están remodelando el café y quisimos salir a pasear, Tessa me dijo que me llevaría al cine ¿Quieren ir con nosotras? -


- No estaría mal, una cita doble ¿Cierto? -


- No sabía que ustedes salían.
- Preguntó Fergie con su voz baja a la pelirroja que le miraba confundida.

- ¿Salir? ¡Ah, sí, salimos juntas! A veces de compras, a veces de paseo, Tessa es mi mejor amiga. -


- Fergie, Missy es algo lenta, es mejor no hacerle entender de golpe las cosas.
- Le susurró Monique a su novia quien solo veía a la pelirroja volteando para todos lados como una niña.

- guau, este lugar es tan bonito ¡Mi prima! ¡Hola, Kaam, por acá! -


- ¡Missy! -



Missy corrió hacia el área vip donde estaba Kaam, Mitsuki y su bebé, Shirayuki, haciendo que Tessa suspirara al pensar que ya eran demasiadas interferencias para su cita no cita. Pensó en sentarse en la misma mesa que sus amigas, pero, no quiso arruinarles su cita, así que decidió seguir a la pelirroja.

Mientras todo esto pasaba, Julia se reía más siendo observada por Aida y Claire con ciertas sospechas.


- Julia, de una vez te digo, yo vi primero a Missy. -


- ¿Qué? ¡Aida, yo no ando mirando a esa niña! -


- Pues te le quedaste mucho tiempo mirando, en verdad es muy bonita. -


- ¡No es por eso! Estaba pensando, si le muestro a ellas dos lo lindo que es nuestro bar, seguro me pedirán trabajo y así les quitaré su estrella a esa mujer. -


- ¿Su estrella? -


- Se refiere a Missy, la sonrisa y cálidez del café de enfrente, con esa sonrisa angelical y ojos tan bellos como el cielo, con un cuerpo lleno de cadencia que se me antoja pintar. -


- Aida, luego me preguntas por qué te dejo el trasero rojo por las noches, y no solo es por nuestros juguetes. -


- Es solo interés artístico. -



Missy tenía en sus brazos a su sobrina Yuki, mientras Kaam aprovechaba para dormitar un poco, estando en las piernas de Mitsuki, quien disfrutaba de acariciarle su rostro al verla dormir. La japonesa notó la mirada de la rubia hacia la prima de Kaam, sabiendo rápido el aura de cariño que tenía por ella, y mientras Missy paseaba por el bar con la bebé en brazos, la oriental quiso intervenir un poco.


- No vas a lograr nada quedándote callada. -


- ¿Perdón? -


- Missy, la prima de mi esposa, es como ella, no comprenden las cosas a la primera, no significa que sean lentas, más bien, su visión del mundo es muy dulce, gentil, siempre sonriendo y pensando en todo el mundo, que cuando alguien se preocupa en verdad por ella más allá del afecto normal de la amistad o familiar, no logran entenderlo, les gusta hablar del amor, pero no logran captarlo cuando se les presenta frente a ellas. -


- Oh… pareces saber mucho de esto. -


- Créeme, amar a alguien como ellas, es de lo más bello, pero de lo más complicado, no solo es buscar las palabras precisas que decirle, sino, encontrarte a ti misma, averiguar qué tipo de persona eres para ella, como siempre le dije a mi princesa, yo quise ser mejor persona no para enamorarla más, quise serlo para sentirme digna de su compañía. -


- Suena complicado. -


- Te lo diré más sencillo. -
Sonrió la japonesa a Tessa- se trata de hacer las cosas no por qué sean necesarias para estar con ella, sino, por qué en verdad te nace hacerlas, tratas de hacer las cosas bien y hacerle ver cuánto la amas, sin que sientas que lo haces por un compromiso, sino, por tu propia voluntad. -

- Muchas gracias… ¿Algún consejo con ella? -

- Averigua sus gustos, sus disgustos, sus miedos, su forma de pensar. -

- Pero no conozco a nadie quien me pueda ayudar con eso. -


- Lo hay. -


- ¿En serio? -

- Ellas. - Señaló Mitsuki a la puerta.


Tessa volteó mirando una pareja de mujeres muy guapas entradas en los cuarenta, una pelirroja de buen cuerpo, con cierto parecido a Missy, al lado de ella, una alta mujer castaña de cuerpo delgado en jeans y una blusa tan elegante que le gustaría tener una así, y de la mano de ambas, una niña de tres años, pelirroja, con un vestido rojo y moño que le hacía lucir como una muñeca.


- ¡Shannon!
- Gritó Missy arrodillándose para abrazar a su prima, sin soltar a Yuki- ¡Ay, te ves tan bonita! -

- Actúas como si nunca vieras a tu prima, Missy, si la ves diario en la mañana. -


- ¡Es que luce hermosa, cada vestido que le ponen la hace ver más linda que ayer! -


- Obvio, no dejaría que mi hija vista cualquier ropa, cada prenda que usa la he hecho personalmente. -
Dijo con orgullo Gabrielle.


La rubia miró fijamente a esas dos mujeres, sin dudas, tenía que ganarse la confianza de ellas dos, para poder obtener información de esa pelirroja tan dulce. Por fin, Tessa se animaría a pasar a la ofensiva.





:3 Go, Tessa, go!!
Mitsuki, consejera en relaciones con pelirrojas tontitas ( :d adjetivo tierno dado por Kissu Kissu )
 

I-AM-ROSY!!

O-O¬ Baton pass!!

Registrado
26 May 2016
Mensajes
6,004
Offline
Me tomó un rato entender que estaban en el bar xD
Y ¡vamos, Tessa, vamos!
Eso pasa cuando Mitsuki está cerca, todo el mundo tiene que estar relajado, en paz, para que su princesa pueda descansar XD. Mitsuki y Kaam traen mucha calma en los capítulos del bar, casi tan ligeros como en el café :3 pero nomas faltan ellas y pasa de todo: Desmadre, indirectas, orgías XD
 
Arriba Pie