Fanfic El ascenso una ninja (Naruko fanfic/AU)

Prólogo: Los artista.



Aclaración del autor: Aún no termino de ver la primera serie de Naruto, estoy en el capítulo 19, así que puedo equivocarme en varias cosas, además este fanfic es el primero que hago de este anime, así que una disculpa adelantada.


---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Ya había pasado algunos días, después del ataque que sufrió la aldea Konoha, por parte del kyubi llamado Kurama, el cual fue derrotado por el cuarto hokage, que lo encerró en el cuerpo de un pequeño bebé, aunque había salvado a la aldea, tal técnica, había hecho que el Salvador de la aldea muriese, el último deseo de aquel Salvador, fue que el bebé, fuese tratado como el héroe que era.



El tercer hokage, tuvo que volver de su retiro como remplazo del cuarto. El líder, se reunió con un grupo de consejeros, para decidir el futuro de la pequeña bebé, que tenía el kyubi en su interior, el líder quería que se respetarse el último deseo de Salvador de la aldea, pero parecía que los consejero, estaba en contra de aquella decisión, ellos temían que la pequeña, se volviese en contra de la aldea, por el kyubi sellado, que tenía en su interior.



—Esa niña, debe morir, no se debe permitir que tal monstruo camine entre nosotros—La mayoría del consejo, tenía esta postura.



—Fue el deseo del cuarto hokage, que la niña debía ser tratada como una heroína—El tercer hokage, trataba de convencer a los presentes.



—Con todo respeto, pero no queremos un segundo ataque del kyubi —Uno de los consejeros, le dijo al hokage y agrego —Bueno, si no eliminas a la criatura, nosotros la mataremos con nuestras manos.



La reunión terminó, y los consejeros, se fueron a su respectivos hogares, dejando al hokage, pensado, no quería matar a la pequeña, no tenía la culpa del contener sellado al kyubi, pero no quería molestar al consejo, y además estaba el peligro de que ellos mismo, mataste a la pequeña. El hokage, estuvo pensado que podía hacer, y se le ocurrió alejar a la bebé de la aldea un par de años, pero con quien debía dejarlo, no podía confiar en los nobles, ni en los habitantes de la aldea.

«Ahora que me acuerdo hace unas semanas, había llegado una familia de artista itinerantes, los contactare» pensó el hokage, que se paro de su asiento, debía hablar con aquellas personas.

Una niña de unos diez años, estaba balanceando una pelota de hule con su nariz, la piel de aquella pequeña, era morena, sus ojos verdes claro, su pelo de un color rojizo como las hojas otoñales, que le llegaba hasta los hombros y tapaban sus orejas, su cuerpo era esbelto, sus piernas eran algo delgadas, y flexibles, sus brazos eran flexibles, la niña, vestía con unos pantalones cortos de color verde oscuros, y una camisa sin manga de color azul, no llevaba zapatos, y en sus manos llevaba unas vendas.

La niña, se encontraba practicando el balanceo de pelota con su nariz, esto lo hacía para mejor su acto que consistía en hacer equilibrio y malabarismo. Un extraño sujeto, se acercó a la niña, que dejó hacer lo que estaba haciendo y miró al hombre, él cual estaba vestido con el uniforme típico de los ninja de aquella aldea, la niña, saludo al aparecido, mientras aún estaba concentrado en su práctica.

—La función es dentro de tres horas—La niña, le dijo al ninja, mientras hacia rebotar la pelota que caía en la nariz.

—No vengo por eso niña, el hokage, necesita la presencia de sus padres—el ninja, le dijo a la niña y agrego—¿Dónde están tus padres?

—Está adentro de la carpa, lo guio—La niña, dejó de rebotar la pelota, y guio al niña a la carpa.

Al rato los padres de la niña, se encontraba en la oficina del hokage, frente al líder de la aldea, el cual, estaba terminando de firmar algunos papeles.

—Necesito, que pedirle un favor—El hokage, terminó de firmar, bajo su lápiz y miró a la pareja, los cuales asistieron con su cabeza, el hokage, dejó la hoja a un lado y le contó lo que había sucedido a la pequeña bebé y termino—Es por eso que necesitamos, que ustedes cuiden a la pequeña, hasta que cumpla cinco años, ya se que es algo fastidioso, tener que cuidar a la niña de otro, pero ustedes son los únicos con lo que puedo contar en este momento, y tranquilo, la aldea pagará la manutención de Naruko.

La pareja, pidieron unos minutos para conversar el tema, después de discutir sobre sí cuidar de aquella niña, decidieron aceptar el trabajo de cuidar de la pequeña Naruko.

La niña piel canela, se encontraba haciendo limpieza a la carpa familiar, cuando vio entrar a sus padres, se dio cuenta que su madre, traía un bebé en sus brazos, la niña, con curiosidad se acercó a su madre y observó a la bebé, era una pequeña niña de piel blanca, ojos azulesclaros, pelo rubio como los dorado rayos del sol.

—Que linda bebe—La niña, estaba muy sorprendida por aquella pequeña criatura y pregunto, con una sonrisa—¿Puedo cargarla?

—Claro, ten cuidado nos pidieron que la cuidarse durante un tiempo—La madre, le pasó el bebé a la niña y agrego—Esta niña es valiosa, entiende Matsuko.

—Sí, mama—Matsuko, cargo a la bebe, la cual al ver a la niña de piel canela, le sonrió.

Naruko, vivió junto con aquella familia de artista itinerario, que viajaba por todas las aldea, divirtiendo a su audición con sus malabares y trucos, pero aunque parecía una familia ideal, padres amables y una hija, que cuidaba muy bien a Naruko, no era tan así, la pareja, siempre discutía por el dinero o porque, el padre llegaba borracho, y esto lo le prestaba atención a la pequeña rubia, la única que la cuidaba era Matsuko, la cual la cuidaba como su hermana, y siempre la alegaba de la discusiones que tenía la pareja, así fue hasta que todo cambió.

El esposo, llegó borracho y después de discutir con su mujer, como siempre, se alejo de la carpa, para nunca volver. La madre, mantuvo el negocio, pero esto duró un año, cuando ya Matsuko, tenía unos catorce años, y la pequeña Naruko unos cuatro años, la madre, no aguanto la presión, quemo la carpa y abandono a las niñas, Matsuko, mantuvo a Naruko, hasta que se había cumplido el plazo, y una carta enviada por hokage, hizo que ya una joven Matsuko, volviese a la aldea escondida entre las hojas, junto con Naruko, que ya era una niña de cinco años.

Cuando ambas se presentaron ante el hokage, este agradeció la ayuda que la familia, le había prestado a la aldea, y después pregunto por los los padres de la joven Matsuko, la cual se mantuvo en silencio, esto respondió la pregunta del hokage, el cual le dio el pésame a la joven, y después de una larga conversación, decidió que Naruko, viviese con Matsuko, ya que ambas tenía una relación de hermandad, y esto para el hokage, era bueno para el desarrollo de Naruko.

—Acepta, ¿está nueva propuesta?—El hokage, le pregunto a Matsuko.

—Claro, después de todo somos como hermanas—Le contesto Matsuko al hokage.

—Entonces, se hará—El hokage, le dijo a la joven Matsuko.

Las chicas, terminaron viviendo en una casa que le proporcionó el hokage, y vivieron como hermanas, mientras pasaba los años, Naruko, creció junto con su hermana, mientras asistía al colegio de ninja, pero aunque contaba con el apoyo de Matsuko, los niños, rechazaba a la niña, esto caló profundo en la pequeña, que creció deseando tener atención y el respeto que quería, por eso se impuso como meta ser una hokage.

Naruko, ya había crecido convirtiéndose en una preadolescente de unos once años, conocida por su compañeros por ser poco femenina, una chica imperativa, una cabeza hueca, que siempre se metía en problema para llamar la atención de sus compañeros, de forma natural, sus recuerdos de sus primeros cinco años, se haba borrado o lo había bloqueado, pero sus recuerdo con su hermana mayor adoptiva, se había mantenido.

Unos ninja, perseguía a una niña de piel blanca, pelo rubio largo y vestida con unos pantalones corto y color naranjo, unos calzados azules, que exponía la mitad de sus pies, y un abrigo naranjo, que en la parte superior tenía el color azul, el cual estaba abierto, revelando una camisa blanca, además en su cabeza llevaba unas gafas de aviador, y en su mano izquierda, traía un tarro de pintura y una brocha en su mano derecha, estos objetos lo utilizó para garabatear las caras de los anteriores hokages, y fue la razón que era perseguida.
Uzumaki.Naruto.(Female).full.1513408.jpg

—Maldita mocosa del demonio, ya verás cuando te atrapemos —exclamó unos de los ninjas.

—Jamás me atraparan, son muy lentos—Naruko, se burló de los ninjas, mientras se reía.

Los ninjas, persiguieron a la chica por todo la aldea, pero Naruko, parecía ser más rápida que sus persecutores, que sabía los mejores escondite de la aldea, así que aprovecho sus conocimiento. Los ninjas, perdieron el rastro de la chica, y siguieron buscándola, pasando al lado de ella sin que se dieran cuenta.

«Nunca, me atraparan», pensó Naruko, que salió de su escondite, que consistía en un camuflaje de una reja de madera y agrego—Soy la mejor ninja de todos.

—Naruko—la chica, escucho una voz masculina, que le gritaba desde atrás.

—Iruka-sensei—Exclamó la chica, sorprendida por la aparición de su profesor.

Iruka, era un profesor de la academia ninja, que estaba encargado del curso de la chica rubia, era un sujeto de piel blanca, pelo oscuro, que tenía un extraño peinado, ojos oscuros, y vestía con el uniforme ninja.

—Te saltaste las clases, así que debe venir conmigo—Iruka, tomo a Naruko de su camisa, y se la llevó al aula.
 
Última edición:

THIS IS DZETAAAAA!!!

Registrado
29 Ene 2007
Mensajes
798
Offline
interesante...un universo alterno donde Naruto nació Naruko...no esta mal...me gusto la parte final (todo un clasico) y me pregunto cuantas veces aparecera, y que papel tendra, Matsuko.
 
Screenshot_20200406_194436.jpg




Ep_56244_0.jpg



La chica de los cabellos dorados.

El profesor de Naruko había tomado a la joven de pelo rubio del cuello de su chaqueta, para llevársela de vuelta a la clase pero a mitad de camino, el profesor sintió que su carga se había aligerado mucho. Iruka observó atrás suyo y se dio cuenta que sólo tenía la chaqueta del la pelo rubio, pero no a su dueña y después de unos segundo buscando a la joven Naruko con su vista, se fijo que arriba de un poste de luz se encontraba la chiquilla rubia que estaba asiendo equilibrio con una sola mano arriba de un poste de luz.

—Nos vemos, Iruka-sensei—La chiquilla rubia dio un salto, cayó frente a su profesor, y sonriendo de manera pícara hizo una señal de mano y salió corriendo de su profesor, que miraba sorprendido al profesor de Naruko
.
Iruka se rasco su nuca y después de pensar un poco, salió corriendo para encontrar a la pelo rubio, ya sabía en donde podía encontrarla desprevenida.

Naruko corrió hacia la plaza de la aldea, en donde se había juntado un montón de gente para ver un espectáculo callejero, que tenía como principal personaje a una mujer que estaba montada en un monociclo, mientras hacía malabares con cuchillos de pelo rojizo y piel morena, que vestía con un Leonardo de color verde, unas mallas, unos guantes blancos, unos zapatos de bufón, sobre su cara llevaba puesto un maquillaje de color blanco.

Naruko se unió a la multitud que observaba la función de aquella artista, que hacía movimiento de malabares muy bueno con aquello cuchillos. La artista callejera, observó que la chica de pelo rubio estaba entre los observadores, así que terminó su acto e hizo una reverencia, mientras los espectadores aplaudían y le donaban dinero. Al terminar el acto de malabarismo los espectadores se retiraron del lugar.

—Matsuko-neechan—Saludo Naruko, mientras levantaba su manos para llamar la atención de su hermana mayor.

—Naruko-chan—la chica de los malabares, se acercó a la rubia, la abrazo con mucha ternura, para luego dejar de abrazarse y darle un coscorrón a la rubia, la cual enfada la miró con una cara de “¿Por qué me diste ese coscorrón?, a lo cual la joven artista le respondió—Me enteré que escapaste de clase, niña.

—Espera como lo supiste, neechan—le comento la chica rubia a su hermana mayor, sorprendida por qué su hermana la había descubierto.

Matsuko suspiro con molestia, y en esos momentos desde una esquina sombreada apareció el profesor del curso de Naruko. La rubia al ver a su profesor, supo que su hermana había sido informada de sus travesuras por Iruka, así que la rubia trató de escapar, pero su intento de fuga fue detenido por su hermana, que tomó a la chica del cuello de su camisa.

—Déjame hermana, yo soy la mejor ninja, así que no necesito ir clase—exclamó Naruko a su hermana.

—Si claro—comento de manera sarcástica Matsuko y agrego—Hermana, has reprobado el examen varias veces, así que pones en dudas tu afirmación.

Al final Naruko tuvo que ser amparada por Iruka, para see llevaba de forma obligatoria a la academia. Cuando llegaron al aula en donde el profesor impartía sus clases, dejó a Naruko en medio de la clase y le dio un buen sermón sobre qué había reportado los exámenes, pero la chiquilla de pelos rubios, no escucho lo que decía el profesor, solo se limitó a desviar su mirada hacia otro lado, este gesto de molesto al profesor.

—Por qué tu no pasaste el examen, todos deberán repasar el jutsu de trasformación—el profesor le dijo a Naruko y a la clase.

Se escucho una frustración general en todos los estudiantes, al saber que ellos debían volver a repasar el Jutsu de trasformación por culpa de Naruko. Todos los estudiantes de aquella sala incluyendo la chica de pelo rubio, se juntaron para repasar aquella técnica ninja, la primera en hacer el repaso fue una chica de piel blanca, su cabellos se color rosados eran largos y le tapaba las mejillas, además llevaba una cinta roja oscura.

La chica pelirosada, llevaba puesto un atuendo de color rojo oscuro, un tipo de kimono con aberturas en las piernas y círculos de color blanco en la espalda y en la parte delantera inferior, llevaba mangas cortas con pequeños círculos sobre éstas. Debajo del vestido, traía puestas unas mallas de color verde oscuro. La joven se acercó puso adelante del profesor y junto sus manos para preparar su técnica.
19f23ce85ae373710e0ccc618c172885.png

—Vamos hacer esto, aquí viene Sakura—La pelirosada comentó mientras cargaba su poder, y luego digo—Transformación.

Sakura se transformó en el mismo profesor, esto impresionó al profesor que le felicito por la trasformación, el éxito en esta técnica hizo que la chica, se alegrará mucho.

—Viste eso Sasuke—Sakura le comento a un chico de piel blanca, pelo negro y peinado con forma de punta atrás y pelo tapando sus mejillas pero dejando descubiertas sus orejas, de camisa de manga corta color azul oscuro, que en la parte de atrás estaba diseñado un círculo mitad rojo y mitad blanco, unos brazales blancos con cinturón azul, pantalones que le llegaba hasta un poco más debajo de sus rodilla y unas sandalias azules.
024narutouz0.gif

El chico recientemente mencionado solo ignoro a su compañera, y espero que lo nombrará, para pasar hacer el repaso.

—Siguiente, Uchiha Sasuke— el profesor llamó al alumno de pelo negro y mirada desinteresada.

Sasuke pasó al frente e hizo lo mismo que su compañera, se transformó en una copia de su profesor, el profesor miró a su estudiante y le felicito por hacer bien la trasformación. Después de que Sasuke logra el jutsu de transformación, le tocó el turno a la pelo rubio.

—Esto es una gran pérdida de tiempo, Naruko—Le reclamo un chico de piel blanca, pelo negro amarrado con una cinta, vestido con pantalones oscuros, una camisa en forma de malla y una pilera de manga corta color grisácea con bordes verdes.
1_Shikamaru004.jpg

—Siempre debemos pagar por tus idioteces—Le reclamo una chica de piel blanca, pelo claro amarrado con una cinta, ojos claros, un atuendo de oscuro y brazales blanco.
d845755a00b4c607b08e17b5dbc33326.jpg

—Eso no me importa nada—Le contesto Naruko con molestia al par, mientras se dirigía frente al profesor para realizar el repaso.

Naruko con una sonrisa confiada preparo el jutsu, mientras iba cargando su energía para finalmente liberar su poder.

—Trasformación—Exclamó la chiquilla y después de la dispersión de una niebla blanca, apareció delante del profesor una copa suya, pero parecía una caricatura, orejas más largas de la que el tenía, ojos demasiado saltones y labios gruesos, esto hizo que el profesor se sintiese mucho más molesto de lo que estaba con la chiquilla. Naruko volvió a su forma original y se rio al ver la cara que ponía su profesor—¿Que le pareció mi Jutsu cartoon?

Todas la clase se quedó callada al ver aquella muestra de irrespeto, que había hecho Naruko a su profesor, mientras que pelo rubio se reía a más no poder.

—Dejaste de tontería, mocosa—El profesor empezó a retar a la chiquilla y terminó con la frase—Esta es la última advertencia que te hago, chiquilla.

Después de clase todos los estudiantes, volvieron a sus hogares menos Naruko, que tuvo que ir al monumento que representaba a los cuatros hokage de la aldea, para limpiar el desastre que había ocasionado al monumento.

—Esto es un maldito asco—Naruko se quejo, mientras estaba en una plataforma limpiando lo que había pintado.

—No te quejes, mocosa—Iruka que hacía vigilancia sentado en la cabeza de uno de los rostros de los hokage, le dijo a Naruko y agrego—No volverás a casa hasta que termine de limpiar el desastre que has provocado.

—Pero profesor es algo complicado —Naruko se volvió a quejar.

Iruka observó mientras que está seguía limpiando. Iruka se sentía algo mal por la situación momentánea de la rubia, pero sabía que ella misma se lo busco al rayar aquel monumento que hacía respetar a los cuatros líderes de la aldea, pero se daba cuenta que la joven necesitaba un incentivo para cumplir su castigo.

—Naruko—Iruka llamó la atención de la rubia y agrego—Si quieres después de esto, te invito a comer un poco de ranme, ¿qué dices?.

El profesor observó a su estudiante, la cual tenía una cara de alegría al escuchar la proposición de su profesor.

—Eso sí me motiva—Exclamó con felicidad la joven Naruko y agrego—Limpiare con rapidez, ya lo verá sensei.

Naruko con la motivación que le había dado su profesor, empezó a limpiar cada una de las cabezas de los hokages esculpidos en el cerro. Después de la afanosa faena que tuvo que realizar para completar su castigo y recibir la recompensa que le había prometido su profesor, ella y el profesor, se distinguieron al puesto favorito de ranme de la joven Naruko, al llegar el profesor le pidió al cocinero del puesto un par de platos de ranme para el y para su estudiante.
 
Última edición:
El examen fallido.

Naruko había aceptado la invitación de su profesor para comer ranme, así que los dos se encontraban sentados y esperando que el cocinero, terminase de cocinar el alimento favorito de la joven de pelo rubio. Mientras ambos esperaban, el profesor comenzó hablar con su estudiante.

—¿Por qué, garabateaste los retratos de los cuatro Hokages?, ¿sabes los importantes que son? —Preguntó Iruka a Naruko, mientras el cocinero que ya había terminado de preparar los platos de ranme, le entregaba los pedidos al profesor a su estudiante.

—Se quienes son, son los más grandes ninjas que ha tenido la aldea—Le contesto Naruko a su profesor, esbozando una sonrisa mientras separaban los palillos para comenzar a comer su plato favorito.

—Entonces, ¿por qué, rayaste sus rostros? —pregunto el maestro a la rubia, antes de proceder a comer su plato.

Naruko al escuchar la pregunta de su profesor, estuvo en silencios unos segundo, para disfrutar los fideos de su plato, y luego de terminar el primer bocado, le dio la respuesta a su profesor.

—Porque quiero demostrar que soy mejor que ellos—Le contesto Naruko a su profesor y agrego con una sonrisa—Quiero ser como ellos, ya que los admiro en especial al cuarto, el cual fue el mejor.

Iruka observó a la joven, estaba sorprendido al escuchar la razón del comportamiento de su estudiante y sonrió, había veces que al profesor le impresionaba las palabras y las acciones de la pequeña rubia. Naruko siguió hablando de las heroicas acciones que había hecho el cuarto hokage, como vencer al zorro de las nueves cola, que había atacado la aldea hace varios años atrás.

«Me preguntó, ¿porque no demuestra el mismo entusiasmo cuando estudia? », pensó Iruka que dio un suspiro y siguió observando a Naruko, que seguía hablando con gran euforia de sus héroes, los hokage.

—¿Le puedo pedir un favor? —Iruka observó a su estudiante pelo rubio y con una sonrisa, le contesto de manera afirmativa, así que la rubia aprovecho la afirmación para preguntarle a su profesor—¿Puede prestarme su bandana, por favor?, quiero sentirme como una genin.

—¿Mi bandana? —pregunto sorprendido el profesor y luego sonrió—No Naruko, si quieres tener uno de esto, debe pasar el examen de mañana.

Naruko estuvo decepcionada por la respuesta de su maestro, pero luego cambió su cara a una sonrisa, y le dijo a su profesor que obtendría la mejor nota. Iruka al escuchar la afirmación prematura de su estudiante, le sonrió a su estudiante y luego le revolvió el pelo a la rubia y le dijo que esperaba mucho de ella.

Cuando terminaron de comer los platos de ranme, el joven profesor, pagó al anciano dueño de aquel puesto, y con una sonrisa se despidió de su estudiante, la cual dejó también su plato, le respondió la despedida a su profesor con una sonrisa en su rostro, y con un gracia por la comida se dirigió a su casa.

Naruko abrió la puerta de su casa, y observó que su hermana adoptiva que llevaba puesto un delantal, estaba cortando una papa con un cuchillo para la cena. La hermana paro lo que estaba haciendo y observó a la rubia.

—¿Cómo te fue en la clase? —pregunto Matsuko, mientras volvía a hacer la cena.

—Bueno…—Naruko se sentó frente al lado de la mesa y con una sonrisa le dijo a Matsuko, que estuvo divertida.

—Hiciste una de tus travesura, ¿cierto? —La joven se sentó al otro lado de la mesa, para conversar con la rubia—¿Me puedes contar, que sucedió?

Naruko le explico a su hermana, la travesura de convertirse en una versión caricaturizada del profesor, y como fue regañada por aquello. Matsuko se rio por imaginarse la figura de Iruka en forma caricaturizada, pero después miró con cierta seriedad a la rubia.

—Aunque admito que es divertido—Matsuko suspiro y agrego—Deberías tomarte más enserio las clases, y en especial este tipo de prácticas.

— Son las clases, son tan aburridas—Naruko le contesto a Matsuko, y agrego—Pará mi, la próxima gran hokage.

—No será una buena hokage, si no vas a clase y te porta como una payasa—Matsuko le aconsejo a su hermana adoptiva y agrego—Es por eso que no puedes pasar el examen.

Naruko aceptó que la joven Matsuko, tenía cierta razón sobre su comportamiento, pero había veces que realmente sentía que las clases no estaban a su altura, pero admitía que había técnica que no hacía bien, como la trasformación, pero sabía ciertas habilidades.

—Bueno, voy a continuar haciendo la cena—Matsuko se paro y volvió a su quehacer.

—¿Vas hacer ranme? —Pregunto Naruko con cierta ansiedad.

—No hermana, me contaste que ya comiste, además mucho ranme te va engordar—Matsuko le contesto a la rubia y agrego—¿Puedes ayudarme?

Naruko afirmó con su cabeza, y fue ayudar a su hermana en la cocina. Al terminar de cocinar, la cena estaba hecha, las jóvenes comieron su cena, y después la rubia fue a su pieza, para preparar todo para el examen del día siguiente.

Después de terminar de practicar una variedad de técnicas, que creía que era parte del examen, le dio las buenas noche a su hermana, la cual estaba cociendo su ropa de trabajo, y se acostó a dormir deseando que le fuese bien el día mañana.

Paso la noche y en la habitación de Naruko, se escucharon unos golpes en la puerta, esto hizo despertar a la rubia, al mismo momento que Matsuko, entraba a su habitación.

—Hermana, apurate que estas llegando tarde a tu examen—Le Exclamo Matsuko a Naruko.

La rubia al enterarse que se había quedado dormida, con susto se levantó de la cama y se apresuró para llegar lo más pronto posible al examen, se visitó rápido y al tomar desayuno casi se atraganto con el pan, y tuvo que beber la leche lo más rápido que pudo, se despidió de su hermana con un gesto vago y se fue corriendo hacia la academia ninja.

—Creo que este es el último—Iruka había terminado de examinar al último de los alumnos que quedaba y pensó, «Naruko no ha llegado todavía»

—Siento llegar tarde—Exclamo Naruko, que abrió la puerta de golpe, sorprendiendo a los profesores, que se encargaban de examen.

—Naruko, ¿sabes que hora es? —Iruka regaño a Naruko—Llegaste tarde, no se si es bueno que des el examen.

Naruko miró el suelo cabizbaja al escuchar lo que había dicho su profesor, entonces él otro examinador un tipo de cabello blanco, comenzó a discutir con Iruka, sobre el dejar que la rubia hiciese el examen a pesar de llegar tarde, la rubia al ver que esto sucedía, deseo con todas sus fuerzas que su profesor le permitiese hacer la prueba. Los dos examinadores conversaron durante unos minutos y después estuvieron de acuerdo en dejar que la chica, hacer la prueba.

—Bien te dejaremos hacer la prueba—Iruka le dijo a Naruko y agrego—Aunque te descontaremos algunos puntos por llegar tarde.

Naruko se puso delante de la mesa en donde los dos examinadores se encontraban, el profesor de la rubia, le dijo a la chica, que para pasar deberían ser la técnica de clonación. La rubia al escuchar que debía hacer dicho ninjutsu, se puso nerviosa, ya que era la habilidad que menos sabía controlar, pero se puso optimista y se dijo así misma, que iba anoasar aquella prueba.

«Bien, no te ponga nerviosa Naruko», pensó la rubia que hizo la señal de mano, para hacer dicho ninjutsu, y después junto toda la energía que podía, y exclamo—Clonación.

Un humo envolvió a la joven rubia, y cuando se disipó, se observó el producto de su ninjutsu, era un clon suyo, pero el cuerpo de clonación parecía que estaba muerta, ya que no se podía parar del suelo. Naruko observó su clon con mucho temor, sabía que eso era malo para su examen, y lo podía ver en el rostro de su profesor, que miraba con decepción aquel clon, Naruko, trató de pedir otra oportunidad.

—Por favor Iruka-senei, denme otra oportunidad—Naruko le pidió a su profesor, apuntó de llorar.

—Iruka, ¿por qué no le damos otra oportunidad? —Pregunto el examinador de pelo blanco al profesor.

—Sabes muy bien, que ya le hemos aguantado que haya llegado tarde, además mira como esta su clon—Iruka le contesto a su compañero y agrego—Aquello ni se puede parar.

Al final los examinadores, tuvieron que reprobar a la rubia, la cual salió decepcionada de la sala, de nuevo había desaprobado el examen, y como siempre debía observar como sus compañeros de clases, había logrado lo que ella nunca había podido realizar, la rubia camino por el corredor de la academia, y al salir de esta se encaminó hacia un árbol cercano y se sentó con su espalda apoyada en su tronco mientras observaba a sus compañeros ser felicitado por sus padres y amigos. Matsuko que había llegado hasta la academia, con la esperanza que su hermana adoptiva hubiese pasado el examen, se dio cuenta que la rubia, estaba triste.

—Hermana—Matsuko se acercó a Naruko, y supo al ver la mirada triste de la rubia lo que había pasado—Tranquila, el próximo año será.

Naruko se paro y fue abrazar a su hermana, mientras unas lágrimas de tristeza cayeron por sus ojos, la hermana mayor, acarició la cabeza de la rubia para confortarla.
 
Prepararse para otro año.

Matsuko abrazaba con fuerza a su querida hermana, la cual no había podido pasar el examen ninja, la artista callejera, sabía que su hermana había deseado con fuerza pasar el examen de aquel años, pero su esfuerzo de redujo a esto a nada. La joven observó como dos madre s conversaba sobre su hermana, ella no podía oír la conversación que tenían esas dos mujeres desde su distancia, pero sabía que lo que hablaba era puras burlas hacia la rubia.
—Vamos Naruko, volvemos a casa, te prepare un plato de ranme para pasar este mal momento—Matsuko quería sacar a su hermana menor de aquel sitio que se estaba volviendo tóxico.

La joven Naruko afirmó con su cabeza y siguió a su hermana mayor, cuando llegaron a la casa en que ambas muchachas vivían, la joven rubia fue a su cuarto para poder sacar toda su tristeza, mientras que Matsuko, comenzó a preparar el ranme para la cena. Naruto al llegar a su habitación se sentó en el suelo, apoyando su espalda sobre la puerta, había reprobado otro examen más, no lo podía creer.

«¿Por qué me sucede esto a mí?», se preguntaba la joven Naruko, mientras unas lágrimas caían desde sus ojos y atravesaba sus mejillas para caer al suelo y volvió a pensar, «Cada vez que me esfuerzo, fracaso»

La joven estuvo un total de quince minuto lamentado en su cuarto, cuando su hermana le llamó desde el comedor. Naruko fue al comedor de la casa, aún con su depresión y sus ojos rojizo por las lágrimas, esto fue notado por su hermana que dejó los dos tazones de ranme y luego se sentó en la mesa para poder conversar con su hermanita, mientras comían la cena.

—Tranquila hermanita, tendrás surte la próxima vez, ya verás—Matsuko trato de animar a su hermana menor.

—Matsuko-neechan, ¿crees que Iruka-sensei me odia?, es que nunca he podido pasar examen, y hoy me evaluó con nota negativa—Naruko suspiro y observó Matsuko, mientras revolvía su ranme con sus palillos.

—No creo que sea eso, el no te odia, de hecho quiere que de lo mejor de ti, es por eso que no te dejo pasar—Matsuko le contesto a su hermanita, y agrego—Naruko, ¿sabes porque los hokages son los más fuertes y sabios?

Naruko observó a su hermana, la joven rubia pensaba que sabía esa pregunta, pero después de meditarlo no sabía, cuál era la respuesta ha esa pregunta, la rubia estuvo pensando la respuesta mientras tragaba un bocado de ranme, siempre había ideado a los hokages, como los más fuertes ninja de la aldea, pero no sabía porque.

—Naruko, los ninja más fuertes, buscan sobrevivir a cada combate, así obtiene más sabiduría, mientras más batallas sobreviven más fuertes y sabios se hacen, tanto que logran el estatus de líder de la aldea, ya que conocen como manejar una situación extrema, que pudiesen significar la destrucción de la aldea que lideran, por eso son hokages, no simplemente se necesita fuerza, se necesita sabiduría y empeño, para lograr tu meta, este día no tuviste suficiente empeño, y perdiste esta batalla, pero ganaste más experiencia y para la próxima estudiarlas más y pondrás más empeño a tus práctica, entiendes—Le explico y aconsejo Matsuko a Naruko y agrego—Entiendes, ahora el porqué Iruka-sensei, no te aprobó, el simplemente quiere que logres tener mejor posibilidad para sobrevivir a una batalla, así que decidió que era mejor que te preparase mejor para el examen del próximo año.

Naruko escucho la larga explicación que le había dado su hermana, y encontró razón en lo dicho por Matsuko,debía preparase para el próximo año, así que agradeció a su hermana que le había levantado los ánimos, y después de terminar su tazón de comida, fue a ducharse y a la cama, para poder descansar y prepararse para el día de mañana, ya que quería comenzar a entrenar para lograr pasar el examen la próxima vez.

Había pasado una semana desde que Naruko, había fallado el examen, la joven rubia estaba en el bosque cercano a la aldea tratando de practicar el jutsu que le había hecho fallar el examen, tenía sus manos en posición, sus ojos cerrados y se encontraba concentrada, cuando pensaba que lo tenía, empezó a recordar las palabras para hacer el jutsu, las recitó pero después de ver un humo blanco al lado suyo, se dio cuenta que su clon aún salía fallido.

—Rayos, intentó sacar esta técnica, pero no me sirve de mucho—Naruko suspiro hondo, mientras cruzaba sus brazos, cerraba sus ojos y pensaba como poder realizar el jutsu de clonación.

—Deberías concentrar mejor tus chakras—Una voz masculina le aconsejo a Naruko.

—Concentra mi chakras, ya veo, pero… ¿Qué haces aquí? —Naruko observó con sorpresa al sueño de la voz era Shikamaru.

El joven genin estaba observando a Naruko, sentado en la rama gruesa de un árbol cercano. El genin salto desde su poción y cayó frente a la rubia.

—Solo estaba caminando por este lugar, y te vi practicando—Shikamaru le contesto a la joven, y agrego—Me entere que no pudiste pasar el examen.

—Los rumores van rápido—Suspiro Naruko que apoyo su espada en el tronco de un árbol—Si, no pudo pasar el examen, incluso a veces creo que no tengo mucho talento para ser ninja, pero algo en mi me obliga a continuar, así que estoy practicando para otro examen.

—Entiendo, por lo menos no te paso como Sasuke y Sakura—Comento el genin, y agrego—El encargado de su grupo, los mandó de nuevo a la academia ninja, eso sí fue muy vergonzoso.

Naruko estaba sorprendido por lo que habia escuchado, aunque no lo admitía sentía mucha admiración por aquellos compañeros, a Sakura, le encontraba muy inteligente y a Sasuke muy hábil en lo referente a ser ninja.

—Por lo menos no soy el único repitente—Suspiro Naruko y agrego mirando a Shikamaru—¿Y porque me estabas observando?

—Es que me sorprendí, usualmente eres algo perezosa—Shikamaru le contesto a la rubia.

—Me habla la persona que se queda dormido en clases—La joven Naruko le comenta a su compañero.

Shikamaru sonrió al escuchar la respuesta de su antigua compañera, y luego le dijo tuche.

—Oye te aconsejo algo, para poder utilizar la técnica de clones, debes de juntar concentrar tu chakras—El genin le aconsejo a la pelo rubia y agrego—Primero aprende a concentra tu chakra, y luego puede aprender a dirigir esa energía.

—Gracias por el consejo—Naruko le agradeció al chico.

—Bueno, voy a seguir mi camino—Shikamaru le dijo a Naruko y agrego—No es propio de mi, pero… te deseo suerte en el examen del próximo año.

Naruko agradeció a Shikamaru kas buenas vibras que le había mandado, y luego de que el genin desapareciera de la vista de la rubia, siguió los consejo del chico, y comenzó a concentrar su chakra. Después de unas cuantas horas haciendo esto, la joven decidió parar un poco y descansar.

«Esto es cansador, pero después de este pequeño descanso voy a seguir concentrando mi chakra», pensó la joven Naruko.

La noche había caído, y la joven Naruko había vuelto a su casa, su hermana mayor fue a recibirla, con una cena que consistía en un bol de arroz con pescado rojo.

—Gracia por la comida—Ambas chicas agradecieron sus platos y se pusieron a comer.

La joven Naruko comía con mucha hambre y muy rápido, esto fue notado por su hermana mayor, que hizo que la joven pelo rubio parase un poco.

—Tranquilizante hermana, que así no disfrutarás la comida—Matsuko le aconsejo a su hermana.

—Disculpa, Matsuko-neechan, es que tenia lucha hambre—Sonrió la rubia a su hermana, y agrego—Este día he estado entrenado mi chakra y eso me consume mucha energía.

—Es bueno que entrenes, pero debería calmarte un poco, aún queda tiempo para el otro examen—Matsuko le aconsejo a su hermana, y agrego con una sonrisa—En todo caso, ahora te veo un poco mejor que hace días atrás.

Naruko le sonrió a su hermana, mientras se rasca a la nuca con cierta vergüenza por el comentario que había recibido.

—Por cierto esta mañana vino el profesor Iruka, y pregunto por ti—Matsuko le comento a su hermana menor, y agrego—Le dije que estabas bien, aunque algo triste por lo sucedido, y también le comenté que estabas entrenando, para ser que se alegro y comento que el estaba dispuesto a ayudarte, para cualquier tema académico.

—Iruka-sensei, siempre es amable conmigo— Naruko comento mientras baja sus palillos, y luego de meditarlo un poco comento—Tal vez, yo le invite algún día a comer ranme.

Ambas chicas se rieron por el comentario de Naruko, y luego de terminar la cena, las jóvenes recogieron la mesa, y después de un juego de piedra, papel y tejera, el cual perdió Naruko, la joven rubia le tocó lavar la losa, luego de esto, la joven fue a su habitación y volvió a entrenar su chakra, para lograr que este se fortaleciera más.
 
Un día normal de Naruko: La Academia.

El objetivo que se había impuesto la joven Naruko, era graduarse de la academia ninja, ella se había tomado esta decisión después de fracasar en el examen de ninja del año anterior, para eso dedicaba gran parte de sus horas de descanso para practicar, otro de las actividades que hacía la rubia a parte de estudiar y de practicar, era ayudar a su hermana en su trabajo, esto lo hacía por dos razones, uno era para poder servir de apoyo a su hermana, y la otra era para practicar su taijutsu.

La joven había encontrado en Shikamaru, un excelente maestro para practicar y aprender sobre los Jutsus, además gracias a que se juntaba con el había entablado amistad con el grupo de Shikamaru, Ino y Choji, los cuales al principio se mantenía apartados de la rubia, ya que encontraba a la joven una payasa y una molestia, por la actitud que tomaba la rubia, cuando eran compañeros en la academia, pero después de convivir con Naruko, miraron de una forma diferente a la rubia, y encontraron que la chica no era tan payasa, y se esforzaba el doble en su entrenamientos.

El ruido del despertador de Naruko, se escuchaba por toda la habitación de la joven rubia, la chica se despertó con un poco de sueño, ayer por la. Noche estuvo estudiando hasta la madrugada, y prueba de eso era su cuaderno que estaba al lado de su futon. La rubia tomó el despertador, para observar la hora, se fijo que era el momento de levantarse, y prepararse para otro día en la academia ninja, así que se sentó sobre la cama, revelando un camisón de color naranja, la joven bostezo, se desperezo, se rasco na nuca, se refregó sus ojos, y después del segundo bostezo se paro de la cama, y se vistió, luego fue al baño para lavarse su cara.

La chica al entrar al baño, se lavo su cara, se arreglo su pelo y se hizo dos coleta, mientras hacía esto se observó en el espejo, y cruzó por su cabeza la idea de teñirse el cabello del mismo color que su hermana, un color rojizo..

«Tal vez algún día, me lo tiñe de ese color, no me quedaría nada mal, pienso yo», pensó la chica rubia, mientras terminaba de arreglarse el pelo.

La joven bajó por la escalera, para tomar su desayuno, se fijo que sobre la mesa había un plato con sopa de miso y al lado de este un tazón de arroz.

«Ella debió levantarse temprano», pensó la joven refiriéndose a su hermana.

La chica se sentó, dio las gracias y comenzó a probar la sopa de miso, luego de algunos de saborear aquel apetitoso plato, la chica agradeció a su hermana por preparar tan exquisito plato, y cuando terminó su sopa, comenzó a comer el arroz.

—Mi hermana cocina la mejor comida—Comento Naruko, que dejó los platos a un lado, y se paro para terminar con los últimos preparativos antes de salir hacia la academia.

La joven a tener todo listo, salió de su casa con el objetivo principal de ir hacia la academia, pero se dio cuenta que había salido temprano, así que decidió darse una vuelta por la carpa en donde su hermana hacía su rutina de artista callejera. Al llegar donde estaba su hermana, observó que la artista callejera, ya había montado su carpa, y se estaba practicando para la función, balanceando una pelota sobre su nariz, mientras montaba monociclo.

—Hermana—Exclamo Naruko alegre mientras se acercaba a la chica.

—Buen día, Naruko—La chica tomó la pelota, y observó a su hermana, mientras sonreía—Te levantaste más temprano de lo que acostumbras, ¿a caso te caíste de la cama, o algo parecido?

—No, es que quiero llegar temprano—Le contesto Naruko a su hermana mayor.

La joven Matsuko le sonrió a su hermana, y le acarició la cabeza, la rubia se sintió muy bien, al sentir el cariño que su hermana mayor le daba. Mientras ambas conversaban una sombra inquisitiva observaba a la chica.

«El año pasado no funcionó el plan de utilizar a esa bestia, para tomar los pergaminos sagrados», pensó la sombra y volvió a pensar, «Debo de vigilar bien a esa chica, para poder utilizarla para tomar los pergaminos, y si es necesario voy a obligarla a cumplir con mi propósito»

Matsuko sintió que algo andaba mal, pero por más que buscaba con su vista no encontraba la causa del mal presentimiento que tenía.

«No veo que haya problema, pero ¿porque sentí que alguien nos vigilaban?», pensó la joven Matsuko, que miró a su hermana y le dijo con una sonrisa—Bueno es momento que vayas a la academia, no quiero que llegues tarde por mi culpa.

—Tranquila hermana—Naruko le comento a la mayor y agrego—Bueno me debo ir, nos vemos.

—Hoy cenamos salteado de verdura—Le comento Matsuko a su hermana menor.

Naruko hizo una cara de asco al escuchar lo que su hermana iba a preparar para la cena, a la joven no gustaba de la verdura, pero tuvo que guardarse sus quejas al ver el rostro de su hermana.

—Bueno, espero con ansia el plato—Naruko fingió una sonrisa, antes de volver a encaminar sus pasos hacia la academia.

Matsuko observó con una sonrisa en su rostro, como su hermana menor se alejaba, y está estuvo fuera de su vista, la pelirroja volvió a observar si había alguna pista de quien le había provocado ese mal presentimiento.

Naruko llegó a la academia y se dirigió a su sala, al entrar al aula se fijo que había compañeros que había llegado temprano, y esperaba al profesor sentados en su sillas, la joven no pudo evitar observar como el más frío y callado de la clase Sasuke Ushiha, como siempre estaba rodeado de chica.

«Ushiha Sasuke, el último miembro de su clan, un prodigio, y un idiota, tiene una variedad de chica alrededor de el y la ignora», pensó la joven Naruko que se sentó en su puesto y observó que entre ese grupo de fans, se encontraba una chica de pelo rosado, «Haruno Sakura, la chica más inteligente del salón y la más estudiosa, aunque yo también estudio una variedad de hora, no podré alcanzar en conocimiento a esta chica, admito que soy algo floja en ese sentido, pero no entiendo porque siempre está tan apegada al frío de Sasuke, como toda las demás, si me preguntan que clase de chico elegiría como un supuesto novio, preferirían alguien como Iruka-sensei o Shikamaru-sensei, en fin que se le va hacer»

Naruko sacó su cuaderno, y comenzó a repasar para las clase de aquel día, unos minutos después llegó el profesor Iruka, todos los estudiantes al ver al maestro de la sala se pararon, para saludarlo. Iruka comenzó a dictar su clase, el estaba explicando lo básico que deben saber los estudiantes a ninja, cuando se escucho una variedad de ronquidos, esto hizo que el profesor parase su explicación y miró a la persona que estaba durmiendo.

—Naruko—Exclamo el profesor a la rubia.

—¿Qué sucede? —Naruko despertó por la voz del enfado de su profesor, cuando se dio cuenta de la cara de molestia de su maestro—Discúlpame.

La mayoría de los estudiantes presentes se rieron de Naruko, mientras que Sakura observó a la rubia y dio un suspiro profundo, a la joven de pelo rosado le molestaba mucho ese tipo de actitud, le desesperaba cada vez que Naruko, interrumpan las clases.

«Esa rubia como siempre, es una payasa», La inner Sakura, se hizo presente en la mente de la chica de pelo rosado.

«Que es imbéciles esta chica», pensó Sasuke, mientras observaba a la rubia.

—Naruko, no puedo pasar por alto esto—Iruka le dijo a la rubia y agrego—Te quedarás después de clase, y hay te pondré tu castigo.

Naruko dio un suspiro y afirmó con su cabeza.

«Maldita sea, y yo quería llegar temprano a mi casa», pensó la joven rubia, y agrego a sus pensamiento, «Pensaba que hoy sería un gran día»

El maestro después de regañar a Naruko, continuó sus clases hablando de los diferentes jutsus, y de sus aplicaciones mientras la rubia se mantuvo callado con la cabeza agachada y anotando apuntes de la clase, ella estaba avergonzada por lo que había ocurrido. Después de las clases todos los estudiantes volvieron a sus casas, mientras que Naruko se quedó limpiando la sala como castigo, vigilado por el profesor Iruka, para que esta no se atraviese a escapar.

—Naruko, tengo una duda—Iruka observó a la chica desde su puesto, y le pregunto a Naruko—¿Por qué te quedaste dormida en clases?

—Bueno, estuve estudiando hasta bien entrada la noche—Le contesto la joven Naruko a su profesora.

—No se, si es una excusa o es una verdad—Iruka le comento a su estudiante y agrego—Después de todo ella lo pasado, no eras muy estudiosa.

Naruko afirmó con su cabeza, y le contestó am profesor que realmente quería pasar aquel año, por eso estaba estudiando mucho, aunque admitía que no era tan estudiosa como algunos de sus compañeros.
 
IMG_20220228_200409.jpg



Un día normal de Naruko: El fin del día.



El maestro ninja Iruka, había castigado a Naruko pies ella se había quedado dormida en clase, el correctivo era limpiar el aula de clase, barrer y pulir las mesas de la sala de clase, mientras hacía esto el profesor aprovecho de preguntarle a su estudiante, el porqué de su conducta en la clase de aquel día. Naruko al escuchar la pregunta del profesor paro un momento de pulir una d ellas mesas y observó a Iruka.

—Siento lo ocurrido, es que anoche me quedé estudiando hasta tarde—Naruko le contestó a su profesor.

—No se si creer en tu excusa, Naruko—Iruka le comento le comento a Naruko.

Iruka le complicaba creer que la rubia, estuviera estudiando hasta muy entrada la noche, ya que Naruko en los anteriores años no había demostrado ser muy dedicada al estudio, aunque si lo pensaba bien, tal vez era cierto lo que decía la rubia, ya que una persona puede cambiar como le había sucedido a él. Iruka para comprobar si era cierto lo que le decía la rubia, decidió hacerle algunas preguntas.

—Oye, Naruko, mientras estás limpiando, por qué no repasamos un poco—Iruka le comento a la rubia y agrego—Yo te pregunto y tu responde, ¿de acuerdo?.

Naruko observó pensativa a su profesor, no era mala idea demostrar que por lo menos tenía un cierto nivel de conocimiento básico teórico sobre ser ninja, así que afirmó a la pregunta de su profesor.

—Bien, te haré algunas preguntas básica, así que empecemos—El profesor le dijo a Naruko y luego le pregunto—primera pregunta, ¿Qué es el chakra?

Naruko estuvo pensativa, ella estaba buscando en su memoria la respuesta de la pregunta, que le había echo su profesor, entonces la respuesta le vino a su mente y no tardó en darla.

—Una definición más corta de lo que es el chackra, es una fuente de energía que es necesaria para general un jutsu-Naruko le respondió a su profesor y luego procedió—O sea, es la energía vital que tiene nuestro cuerpo.

—Respuesta algo vaga, pero aceptable—Comento el profesor y luego volvió a pregunta—Entonces, ¿Cuántos jutsus hay?, y ¿Cuáles son sus nombres?

—Ha esa pregunta es fácil, hay una variedad de jutsus, aunque estos están divididos en tres grupos—Contesto Naruko a la primera pregunta y agrego-Y estas son, ninjutsu, taijutsu y genjutsu.

Iruka al escuchar que la joven había respondido su dos preguntas, supo que era cierto que la joven rubia había estudiado, ya que el año pasado esas dos preguntas no la hubiese respondido o se hubiese equivocado.

—Es bueno que estas tomado en serio tus estudios—Comento el profesor y agrego—Pero para la próxima no te quedes hasta muy tarde, ¿de acuerdo?.

—Trataré—Naruko me respondió al profesor con una sonrisa en su rostro, ella estaba feliz de recibir un cumplido de su profesor favorito, y agrego rascándose la nuca—Pero… no le aseguro nada.

—Bueno, con tal que no te duermas la próxima vez—Iruka le dijo a la chica rubia y agrego—Ahora, termina con la limpieza.

Naruto afirmó con su cabeza, y como lo había ordenado su profesor, que en media hora más debería terminar de limpiar, la joven rubia afirmó de manera desganada y continuó con su castigo hasta terminar los minutos que le quedaba. La joven rubia dejó las herramientas de limpieza, el profesor Iruka, le comento a la chica que quería acompañarla a su casa, ya que por alguna razón tenía un mal presentimiento, así que ambos salieron de academia ninja.

En el pasillo la joven rubia, se acordó de la promesa que le hizo su profesor el año pasado.

—Iruka-sensei, ¿se acuerda de la promesa que me hizo el año pasado? —Naruko observó a su profesor.

El profesor estuvo pensativo durante un rato, tratando e recordar aquella promesa que le había echo a su pupila.

—A me acuerdo, te prometí prestarte mi banda de ninja, cuando pasase el examen—Le contesto el profesor a su alumna.

—Exacto, estoy ansiosa por ese día—Naruko se adelantó a Iruka y esbozo una sonrisa mientras miraba a su profesor—Esta vez, estoy segura que pasaré el examen, me he preparado muy bien, tanto físicamente como teóricamente.

—Veo que estas muy positiva respeto al examen—Iruka-sensei abrió la puerta que separaba la academia del resto de la aldea.

Naruko salió a la calle y observó a su profesor, mientras seguía con su cara de alegría.

—Claro que soy positiva, respecto al examen—Naruko le dijo a su profesor y agrego dando puñetazo y patada al aire—El año pasado falle el examen, pero este año estoy preparada y voy a dar el máximo.

«Vaya, es cierto que Naruko, parece más preparada para el examen», pensó el profesor observando cómo Naruko parecía luchar contra un enemigo invisibles y volvió a pensar, «Parece que su personalidad cambió algo, después del examen pasado»

Mientras caminaba hacia la casa de Naruko, el profesor estuvo conversando con la rubia, sobre los estudios y los temas que habían conversado aquel día, esa conversación parecía ser una clase extra para la joven rubia, pero disfrazada de una conversación informal. Naruko aprovecho esos minutos, para hacer preguntas a Iruka, sobre algunos temas que aún no comprendía a profundidad.

—Ya veo, es por eso que mis clones no eran muy efectivo el año pasado—Comento al mismo momento que llegó frente a su casa.

—Exacto—Le contesto Iruka.

Naruko tocó la puerta de su casa y la puerta fue abierta, la perdí a que estaba detrás de la puerta era Matsuko, la hermana mayor de la joven rubia.

—He llegado—Saludo Naruko a su hermana mayor.

—Bienvenida, hermana-Sonrió Matsuko y luego observo al profesor—Si gusta puedes comer con nosotras, profesor.

—No, sólo venía acompañar a Naruko a su casa—Iruka le contestó a chica y agrego con una nerviosa sonrisa—Bueno, me tengo que ir.

Iruka se alejo d ella casa, mientras era observado por las dos hermanas, Matsuko volvió a entrar a la casa junto con su hermana menor, cuando cerraron la puerta la hermana mayor fue a terminar de preparar el almuerzo, y le dijo a Naruko que pusiese la mesa, la rubia obedeciendo a su hermana, coloco la mesa para la cena. Al rato las chicas estaban conversando en la mesa, mientras disfrutaba de la cena.

—Por eso te demoraste en llegar, para la próxima no te duermas en clase—Le comento y aconsejo la hermana mayor.

—Iruka-sensei, me comentó lo mismo—La joven Naruko le contestó a su hermana y agrego—En todos caso, pensaba que sería la única mayor en clase, pero por suerte esta Sasuke y Sakura, en mi curso, aunque ellos aun me siguen viendo como una molestia.

—Es obvio que puede suceder eso, el año pasado no fuiste la mejor lumbrera, y sabes como son los demás con los que no demuestras muchas luces—Matsuko le comento a su hermana, mientras seguía comiendo de su plato.

Naruko estuvo de acuerdo con su hermana, la joven rubia comió un poco de su salteado de verdura y estuvo pensando en la prueba del año pasado.

«El año pasado, no estaba segura de poder pasar, además había llegado tarde y no pude hacer mi prueba», pensó la joven rubia y luego volvió a pensar, «Pero está vez debo despertarme ante, y prepararme para cualquier prueba que se me presente»

Cómo siempre después de almorzar, Matsuko propuso un juego para ver que lavaba la loza, la chica se paro de la mesa y fue a buscar unas pequeñas pelotas, y me comentó a su hermana menor, que el juego de ese día consistiría en cuanto tiempo se mantenía haciendo el malabarismo con pelotas. Naruko entusiasmada acepto el reto de su hermana, así que fue la primera en comenzar con el reto, al final duro un total de 3 minutos.

Después de Naruko siguió Matsuko, la cual se mantuvo hasta llegar a los ochos minutos, ganando a su hermana menor, la rubia bufo molesta por haber perdido el reto, pero como toda una chica de honor no criticó a su hermana, y fue a lavar los platos de la cena. Antes de lavar la loza, la chica rubia estiro sus manos y sus pies, y después comenzó a lavar los platos de la cena.

Después de la cena la rubia tomó un baño relajante, y luego de esto la chica salió del baño con una toalla, y cuando llegó a su cuarto se puso un camisón negro.
[IMG=ZSN]
Antes de acostarse en la cama, la joven hizo algunos ejercicios de estiramiento, y luego se puso en poción de meditación, con las piernas cruzadas, sus manos apoyadas en estas y sus ojos cerrados. Naruko respiro profundo y estuvo meditando durante una media hora, al terminar volvió hacer ejercicios de estiramiento.

Naruko al terminar sus ejercicios nocturnos, apago la luz de su pieza y se acostó en la cama, para poder dormir, sin saber que alguien estaba observándola desde afuera de su habitación.

Una sombra entró en la habitación de Naruko, se acercó a la cama de la chica y con sus manos tocó la mejilla de Naruko.

—Tu, pequeña Naruko, me ayudaras a tomar esos pergaminos prohibidos—El sujeto que había entrado a la habitación, comentó mientras sonreía.
 
eded05d47a6e14ef62a7c275589f16bb.jpg

Iruka y Naruko VS Mizuki.


Un fuerte grito se escucho por el hogar de Naruko, esto despertó a la joven Matsuko, que estaba durmiendo en una pieza que se encontraba en el primer piso, la hermana adoptiva de Naruko, preocupada por su hermana, salió corriendo hacia el cuarto de la rubia. Al llegar al cuarto de la chica rubia, se dio cuenta que esta no se encontraba en su cama, la ventana y las cortinas estaban abiertas.

—Esto no puede ser—Exclamo Matsuko preocupada por su hermana y luego pensó, «Debo hablar con Iruka»

Iruka se encontraba durmiendo, entonces escucho que alguien golpeaba la puerta de su casa, así que fue abrir, se encontró con Mizuki, el cual estaba agitado.
Screenshot_20220228_150234.jpg

—Iruka, es Naruko—Exclamo el albino que agregó—Ella… ella, ha robado los pergaminos prohibidos.

—¿Qué dices?—Pregunto sorprendido el profesor.

—Iruka—Se escucho la voz de Matsuko, la cual llegó con agitación frente al profesor de su hermana menor—Naruko, ha desaparecido de su cuarto.

El profesor preocupado por lo que le había dicho la pelirroja, apartó un poco a su amigo y palmo el hombro de la mujer.

—Iré a ver lo que esta sucediendo—Iruka le dijo a la joven y agrego—Avisa al hogake, que no mande a nadie, y que yo le encargaré de esto.

Iruka estuvo unos minutos pensativo, y observó a la pelirroja, no sabía si contarle lo que había hecho la joven rubia.

—Olvida que dije lo último, tal vez el hogake ya lo sepa… Matsuko, antes de ir a buscar a Naruko, te diré algo… que puede molestar, ella tal vez haya robado los pergaminos prohibido de la aldea, así que el hokage, ya habrá mandado un grupo de reconocimiento para atrapar a Naruko.

—Yo no creo que ella haya robado intencionalmente esos pergaminos, a pesar de que ella es algo molestosa, se que mi hermana no haría eso—Matsuko me dijo al profesor.

—Yo tampoco—Iruka salió corriendo para encontrarse con Naruko.

La rubia corría por el bosque, mientras llevaba unos pergaminos sobre la espalda, ella no sabía que estaba haciendo, parecía que estaba poseída por algo que le había ordenado robar los pergaminos y huir.

«¿Qué rayos estoy haciendo?», se pregunto la joven muchacha mientras saltaba por las ramas de los árboles y siguió pensando, «¿Por qué estoy haciendo esto?, algo me está moviendo como si alguien me usase como una marioneta.

—Ve, dame esos pergaminos y destruye la aldea, zorro de la nueve colas—La joven rubia escucho una voz en su cabeza, la voz siguió hablando—Dame ese pergamino y comienza a cumplir tu destino, libera el zorro que hay en ti interior.

—Cumplir mi destino—Comento la chica en voz alta, y luego volvió a pensar, «Mi destino… aquella voz ¿que me quiere decir?, el zorro en mi interior, ¿que significa eso?.

Iruka que había encontrado a la joven Naruko, empezó a perseguía para poder hablar con ella.

—Naruko—Exclamo el joven profesor de ninjutsu—¿Qué andas haciendo, con esos pergaminos?.

Naruko a darse cuenta de la parecencia de su profesor, tiro algunas piedras sobre la cabeza de su perseguidor, para poder distraerlo y seguir con la misión que le me ha le había implantado en su cabeza.

«Yo no quería ser eso», pensó la joven Naruko, y luego volvió fijo en su mente, «Algo evita poder moverme por mí voluntad, debo romper ese algo”

Iruka que había utilizado su brazo para bloquear las piedras, tomó unos kunais que llevaba en su bolsillo, y los disparo sin intención de darle directamente a la rubia. Unos de aquellos proyectiles tirado por el profesor, dio sobre los hombros de su camisa de dormir, y la rubia se quedó clavada sobre un árbol.

—Ahora si, ¿por qué robaste esos pergamino? —Pregunto Iruka qué observó los ojos d e las rubias y se dio cuenta que había caído en un tipo de jutsu, que le obligaba a obedecer al lanzador de aquel jutsu—Ella está en un estado de hipnotismo, rayos… por eso actuaba tan rara.

«¿Hipnotizada?... por eso no puedo moverme por mi cuenta”, pensó la joven Naruko que luego volvió a pensar, «Si pudiese salir de este estado… debo hacerlo, debo tratar de salir de este estado»

—Tranquila, te sacare de ese estado—Le comento el joven profesor.

La mente de Naruko se tranquilizó, cuando escucho que el profesor la sacaría de aquel estado, Iruka, estaba apuntó de comenzar con un jutsu para bloquear el hipnotismo, cuando escu hi algunas risas.

—Vaya, ¿crees que lograrás bloquear el jutsu que he utilizado con esta chica? —Pregunto una voz que era conocida para el profesor.

—Tu… no puede ser—Iruka observó al dueño de la voz—Mizuki…¿por qué tu?

—Sabes, siempre he anhelado el poder, y por eso quiero esos pergaminos—Mizuki le contestó a su viejo amigo, y luego se rio de una forma desquiciada—Naruko, mata a Iruka.

Una lucha en el interior de la mente de Naruko, se estaba gestado, ella no quería cumplir aquellas órdenes, pero su cuerpo se movía sin hacer caso a los verederos deseo de la rubia, la cual trataba de controlar su cuerpo. Naruko sacó el kunia de su hombro y apuntó a su maestro con este.

—Ahora que piensas hacer, ¿acabarás con tu querida estudiante? —Mizuki sonrió al ver la situación en que se encontraba el profesor.

—Naruko, no hagas caso a lo que te ordena Mizuki, si lo haces… —Iruka cayó cuando se dio cuenta que la rubia, estaba detrás de él y con el kunai sobre su cuello—Por favor Naruko, lucha contra eso que te controla, hazlo por tu hermana, ella está preocupada por ti.

«Matsuko-neechan, eso es cierto, ella siempre se ha preocupado, y siempre me ha apoyado a pesar de mis tonteras y mis derrotas, debo… no, lo haré, luchare contra lo que me está empujando en contra de mi voluntad, por mi neechan y por Iruka-sensei», pensó la joven Naruko que agregó a esos pensamiento, «Vamos Naruko reacciona»

Mizuki estaba riéndose, confiado al ver como controlaba al recipiente de la arma, y de la amenaza más poderosa de la aldea, pero aquel momento de alegría para el traidor de la aldea se terminó cuando el kunai que sostenía la rubia, fue a dar cerca de su mejilla derecha. Naruko se había liberado del jutsu que la controlaba, y aprovecho el momento de confianza del albino, para borrarle aquella alegría, tirándole el kunai de Iruka.

—Maldito, eres un maldito bastado—Exclamo Naruko a un sorprendido Mizuki—Tu… hiciste que casi mataste a mi sensei.

—¿Cómo es posible que te hayas liberado? —Pregunto molesto el albino, pero luego recobro su compostura—No importa, te acabare aquí mismo.

—Naruko, huye—Exclamo el profesor a su estudiante, y agrego al ver que esta no le hacía caso—Rápido, yo me encargaré de él, tu ve a la aldea.

Naruko observó por unos momento a su sensei, y salió corriendo como se lo había ordenado el profesor.

Naruko había salido corriendo, pero a pesar de ser una orden del sensei que estimaba tanto, ella quería ayudar, pero sabía que no tenía tanta fuerza para acabar con ese tipo, entocnes se acordó que tenía los pergaminos prohibidos, y pensó que sería de más ayuda, aprendiese una de las técnicas que salían en aquel pergamino. Naruko con la idea de aprender lo más rápido posible una técnica, se desvío de su camino y se escondió detrás de un árbol.

Mizuki había escapado de Iruka, y estaba buscando a Naruko, mientras que era perseguido por el profesor. El albino llegó frente a Naruko, la cual al ver al traído, se puso en guardia y lo observó con cierto miedo, pero con una furia interna en su interior.

—¿Porque tan molesta?—Le preguntó el albino a la rubia y agrego-Ha cierto, era porque te controle, sabes, puedes entregarme esos pergaminos y venir conmigo, imagínate el poder que tendría si tu te convirtiera en mi estudiante, pudiese desatar al zorro de la nueve coma que esta en tu interior.

«¿Zorro de la nueve cola?», se preguntó Naruko qué manteniendo su poción ofensiva, le preguntó al albino—¿Qué quiere decir?.

—Ha es cierto, nadie te lo había dicho, la verdad que te han ocultado—Comento Mizuki y agrego—Naruko, en tu interior esta el zorro de la nieve cola, el cual sellaron hace varios años atrás, es por esa razón que te han marginado, es que te tienen miedo, todos te odia, incluso Iruka, que perdió a su familia por aquel incidente, pero puedes confiar en mí, puedes unirte a mi, y destruir la aldea, liberar ese zorro.

La información que le había caído de golpe, sorprendió a la joven pelirrubia, la cual bajó la guardia y cayó al suelo de rodilla.

«Entonces el odio que me tiene la aldea, es mi culpa», pensó la rubia que siguió en sus pensamiento, «Por culpa de lo que tengo en mi interior, la familia de Iruka-sensei…»

El albino aprovecho que Naruko, había bajado la guardia para atacar a la rubia, tirándole una gran estrella de voladora que tenía sobre su espalda, cuando esta estaba apuntó de llegar y acabar con la vida de la rubia, Iruka se interpuso en el camino, aquella acción sorprendió a la rubia, que observó a su sensei.

—¿Por qué…? —Pregunto la rubia a Iruka.

—Naruko no te odio, eres igual que yo, antes todos me ignoraban, así que empecé a ser travesuras—Contesto Iruka que agregó—Admito que te odiaba en aquel momento, por contener al zorro de la nueve cola, pero al verte, sentí que no podía odiarte, tu siempre te esfuerzas, a pesar de que fallabas te levantabas, pero aún así tenías un vacío como yo…

Antes de seguir su respuesta, el profesor cayó al suelo a causa de la herida que le había infringido Mizuki, el cual comenzó a reírse y habló de forma negativa sobre Iruka y los sentimientos que mostraba el profesor. Naruko que estaba enfadado con el albino, se paro molesto y observó con una furia renovada a Mitzuko, el cual volvió a sonreír de forma confiada.

—Vaya, veo que estas furiosa, que piensa hacerme—El albino estaba confiado y agrego con aire de seguridad—Después de todo eres una simple niña miedosa, así que olvidemos esto y me entregaras esos pergaminos.

—No lo haré, tu maldito… a parte de controlarme, heriste a Iruka-sensei—Naruko hizo un movimiento con sus manos y comenzó a gritar con fuerza, mientras la energía fluía debajo de ella—Ya lo veras, [jutsu clones de sombra]

La sonrisa de confianza que tenía el profesor traidor, se convirtió en una expresión de terror, cuando observó que estaba rodeado de clones de Naruko, los cuales comenzaron atacar a Mitzuki. Al final la única técnica que Naruko había aprendido de los pergaminos prohibidos, fue necesario para acabar con las ambiciones del albino, que quedó inconsciente tirado en el suelo, y con varios moretones en su cara.

Naruko se acercó a Iruka, para ver cómo se encontraba, el profesor le sonrió a la rubia al ver que ella había derrotado a Mizuki.

—Vaya, resultaste ser una buena estudiante—Sonrió el profesor, el cual agregó—Sabes tengo una recompensa para ti.

El profesor se paro con cierta dificultad, y luego se fuese a sentar apoyando su espalda en un árbol, luego le pidió a su alumna que cerrarse sus ojos, la rubia obedeció al sensei, entonces cuando este le pidió que abriese sus ojos la chica lo abrió, y se dio cuenta de que tenía la banda de ninja de Iruka, al tener esto la joven se sintió feliz, incluso abrazo a su profesor, pero después se lo quito.

—Gracia por permitirme tener esta banda sobre mi frente—Sonrió Naruko a su profesor, entregándole la banda—Pero quiero pasar la prueba.

—Claro—Sonrió Iruka.
 
Arriba Pie